Issuu on Google+

EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. 1.

1

EL TEXTO. 3.5. Verbos. 1.1. Adecuación. 3.6. Adverbios. 1.2. Coherencia. 3.7. Preposiciones. 1.3. Cohesión. 3.8. Conjunciones. 3.9. Interjecciones

2.

NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. 3.10. Locuciones.

3.

4.

MORFOLOGÍA.

LA LITERATURA DEL SIGLO XIX.

3.1. Sustantivos.

4.1. Contexto social.

3.2. Adjetivos.

4.2. El movimiento romántico en Europa.

3.3. Determinantes.

4.3. El movimiento romántico en España. Períodos y tendencias.

3.4. Pronombres. 4.4. Narrativa. 4.5. Poesía. 4.6. Teatro.

1. EL TEXTO. El texto es una unidad de carácter lingüístico emitida por un hablante en una situación comunicativa concreta y con una finalidad determinada. Puede ser oral o escrito y debe tener un significado pleno, es decir, un sentido completo, ya que no toda secuencia de elementos lingüísticos forma necesariamente un texto. Hay una serie de principios que es necesario tener en cuenta para que los discursos que emitimos permitan que la comunicación tenga éxito. Estos principios de construcción son los que conocemos como propiedades del texto: adecuación, coherencia y cohesión. Cada una de estas propiedades está relacionada con uno de los diferentes niveles de estructuración del texto. Así, la adecuación se relaciona con la estructura comunicativa y pragmática, ya que se refiere a los distintos elementos que intervienen en el acto de comunicación; la coherencia se relaciona con la estructura semántica, pues consta de una serie organizada de ideas que el emisor pretende transmitir al receptor; y la cohesión con la estructura sintáctica, ya que los enunciados que constituyen el texto mantienen entre sí relaciones formales y funcionales de distinto tipo que es necesario tener en cuenta a la hora de elaborar y de comprender un texto.

1


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

1.1. Adecuación. 1.2.

La adecuación de un texto es el grado de respeto por parte del autor de las normas sociales, personales, lingüísticas y de situación presentes en un acto comunicativo.

1.3.

Coherencia.

Es la cualidad semántica de los textos que selecciona la información relevante e irrelevante, mantiene la unidad y organiza la estructura comunicativa de una manera específica. Es la propiedad mediante la cual la interpretación semántica de cada enunciado depende de la interpretación de los que le anteceden y le siguen en la cadena textual. Cuando hablamos de coherencia, nos estamos refiriendo además a los mecanismos que permiten concebir un texto como el resultado de un equilibrio entre la progresión y la redundancia informativa. Esos mecanismos se reúnen en torno a dos apartados: Información. Un texto para ser coherente ha de tener un tema principal o idea global del que se derivan temas secundarios. Es lo que llamamos progresión temática o progresión de tema – rema. Estructura. La estructura del texto dependerá de la organización del tema – rema, así como del tipo de texto, es decir, no se organiza igual un texto descriptivo que una exposición acerca de un tema determinado.

1.4.

Cohesión.

Además de resultar coherentes, los enunciados de un texto deben estar conectados o cohesionados entre sí. Así, dos enunciados coherentes pueden no constituir un texto si su relación gramatical es incorrecta. La cohesión se pone de manifiesto en los textos por medio de diversos procedimientos, que pueden ser léxicos, si atienden a las palabras y sus significados, y gramaticales, si se emplean recursos morfosintácticos.

a) Procedimientos léxicos. Se trata de mecanismos que proporcionan una continuidad de sentido al texto a partir de los significados de las palabras. Los principales procedimientos para otorgar cohesión léxica a un texto son la repetición, la reiteración y la asociación. Repetición léxica. Se trata de la reproducción exacta de la misma palabra o expresión en distintos lugares del texto. Reiteración. El sentido de un término se repite por medio de palabras o expresiones diferentes. La reiteración puede contener sinónimos (palabras con forma distinta pero con significados semejantes o idénticos) o hiperónimos (palabras que designan una clase a la que pertenecen los objetos).

2


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

Asociación. Las palabras que aparecen en el texto mantienen un vínculo de sentido por oposición o complementariedad (“no era ni alto ni bajo, y traía en la mano el papel que días antes se había llevado”) o por hacer referencia al mismo campo de la realidad (“visitó ciudades, pueblos, montes, llanuras…”).

b) Procedimientos gramaticales. Elipsis. La elipsis es la supresión de elementos lingüísticos que gracias al contexto (lingüístico o pragmático) son fácilmente repuestos. “Ahora voy a terminar este trabajo, después (terminaré) aquel (trabajo)”. Sustitución pronominal. Un nombre que ya ha aparecido se reproduce después por un pronombre. “María se levanta a las siete. Después ella se va a trabajar”. Deixis. Los deícticos son elementos gramaticales que permiten hacer referencia a las personas, al espacio y al tiempo de la comunicación. Pertenecen a distintas categorías gramaticales (pronombres, adverbios, determinantes, morfemas verbales de persona y tiempo…) y su significado depende totalmente del contexto comunicativo, de quién habla, a quién, dónde y cuándo. Hay tres tipos de deixis. - Deixis personal. Señala a las personas que intervienen en el acto comunicativo: el emisor, el destinatario y la persona de la que se habla. - Deixis espacial. Hace referencia al lugar en el que se desarrolla el acto comunicativo. - Deixis temporal. Indica el tiempo en el que se desarrolla el acto comunicativo. Anáfora / Catáfora. La anáfora consiste en la inclusión de palabras que aluden a elementos ya citados en el texto (“Esta aldea es propiedad del castillo; quien en ella vive o duerme…”). La catáfora consiste en la incorporación de términos que adelantan otros que se van a mencionar (“Le hablo así: „Esta aldea es propiedad del castillo‟”). Marcadores o conectores discursivos. El tema de un texto se desarrolla por medio de diferentes enunciados que mantienen diversas relaciones entre sí; por ejemplo, un enunciado puede ampliar, explicar o corregir lo dicho en el anterior. Los conectores del discurso son palabras o expresiones que hacen explícitas las relaciones que existen entre los contenidos de un texto. Pueden pertenecer a diversas categorías gramaticales: conjunciones, adverbios, locuciones… -

Conectores de adición. Permiten ampliar o añadir información nueva ayudando a la progresión del texto. Suelen aparecer al principio del enunciado y separados de la información anterior por una coma.

y, además, incluso, asimismo, igualmente, encima… -

Conectores de oposición o contraste. Se emplean para introducir argumentos o razones que expresan oposición o contraste respecto a la información anterior. Aparecen frecuentemente en textos expositivos y/o argumentativos al ir reconsiderando la información nueva que se va aportando.

pero, sin embargo, no obstante, ahora bien, en cambio, por el contrario, aún así…

3


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

Conectores de causa y consecuencia. Introducen una información considerada como la causa o la consecuencia de un hecho u opinión expresados anteriormente. Suelen aparecer al principio del enunciado o en medio, entre comas.

por (lo) tanto, por consiguiente, de ahí (que), por ello, pues, en consecuencia, puesto que, así pues, así que, de forma que… -

Conectores o marcadores de introducción o apertura. Se emplean para iniciar un texto o señalar el desarrollo de un nuevo tema.

-

Conectores o marcadores de ordenación secuencial. Relacionan varios elementos que guardan alguna relación en la exposición del tema.

ante todo, para comenzar, antes que nada, con respecto a, en lo que concierne a, acerca de…

en primer lugar, primeramente, además, luego, después, en último término, ante todo, después, luego… -

Conectores o marcadores de conclusión o cierre. Indican que la información siguiente resume lo anteriormente expuesto o argumentado.

para finalizar, finalmente, por último, así pues, en conclusión, en definitiva…

TEXTOS PARA EL ANÁLISIS Cuando uno ve a sus hijos jugando compulsivamente a videojuegos le entra una enorme duda sobre si están perdiendo el tiempo o si al contrario, son tan listos que están en un mundo al que nosotros no podemos acceder y que, además, les prepara mejor para la compleja sociedad en la que tendrán que vivir. Lo normal es que nosotros, adultos, veamos los videojuegos como un riesgo, como un problema. Aunque sólo sea porque ignoramos sus reglas y, peor, su impacto en el sistema de aprendizaje “informal” de nuestros hijos. Y, en concreto, nos preocupa determinar si las horas que invierten en ellos les van a servir para “ganarse la vida” en un futuro. Por ello, y más allá de las meras opiniones, es fundamental disponer de estudios serios sobre si los videojuegos cambian las actitudes y habilidades de los niños y jóvenes, en especial de cara al trabajo. A.CORNELLA, Infonomía. Entre nosotros, la violencia juvenil no ha adquirido las dramáticas dimensiones de otros países, pero el problema existe también aquí: según un estudio de hace dos años en 534 centros públicos de enseñanza, el 80% de los encuestados (alumnos y profesores) se mostraron preocupados por la indisciplina y la falta de respeto en los centros escolares. Y el 60% afirmaron que en su centro se habían registrado agresiones entre alumnos en los tres últimos años. Un informe similar de 1992 en Holanda reveló que el 25% de los niños habían sufrido actos intimidatorios graves (violencia sistemática, física, sexual o psicológica) por parte de otros alumnos.

4


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

Ahora bien, entre los jóvenes rige también una violencia menos visible, que genera igualmente coacción, miedo y sufrimiento. Y refuerza un estilo de relación basado en el dominio, la fuerza y la agresividad, valores muy poco edificantes para personas que se encuentran en pleno proceso de formación y de crecimiento como seres humanos, como entes sociales. Lo más fácil es endosar la culpa de estos comportamientos inexplicables (“pero si no les falta de nada”) a la influencia de Tv, cómic, cierta música, el cine… por la trivialización, cuando no exaltación, con que en ocasiones abordan la agresividad y la violencia. Pero no podemos conformarnos con esta simplista reducción del problema.

El Tour de Francia ha sido durante muchos años una batalla humana contra la geografía de Francia. La idea de “La Grande Boucle”, como llaman con cariño a la carrera los franceses, surgió de la fértil imaginación de un joven periodista, Géo Lefevre, que logró convencer al editor de una importante publicación de la época, L‟Auto, para que patrocinara su iniciativa, con el fin de incrementar la circulación del periódico. La primera edición, que cubrió un recorrido de 2428 km, fue la prueba ciclista más larga que se había organizado hasta el momento. El itinerario condujo a los participantes a las ciudades más importantes, dando preferencia, por razones políticas, a la parte este del país, ya que Francia había perdido Alsacia y Lorena a favor de Alemania en 1871 y no las recuperaría de forma definitiva hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. En la carrera inaugural, 60 corredores rodearon el país en seis etapas de más de 400 km de media, a veces esforzándose durante 20 horas. Para evitar que los participantes cometieran fraude y cubrieran parte de la ruta en automóvil, los organizadores establecieron puestos de control a lo largo del recorrido. Este año, 180 ciclistas competirán en 21 etapas. Pero ahora las consideraciones económicas, tanto como las deportivas, dictan el trazado del Tour y ciudades y pueblos rivalizan para que la caravana pase por sus calles. La carrera, que se televisa para 160 países, requiere cierto dramatismo, por lo que los organizadores tratan de equilibrar etapas en llano con las de montaña y contrarreloj, y procuran que las más espectaculares coincidan con los fines de semana. Desde el punto de vista deportivo, la ruta no debe ser tan difícil como para inducir a los corredores a que recurran a estimulantes ilegales, pues no se desea una repetición de los escándalos que ensombrecieron la carrera en años recientes. Este año la etapa más larga es de solo 252 km, un paseo por el parque para los ciclistas pioneros de 1903. L. GRÉZAUD, National Geographic.

5


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

2. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. Un sistema es un conjunto organizado de elementos relacionados entre sí y que pueden realizar una misma función. Por tanto, una lengua (o código lingüístico) es un sistema, pues es un conjunto organizado de elementos (signos), relacionados entres sí de tal modo que la variación de uno afecta a los demás, y todos los elementos en conjunto tienen la función común de la comunicación. Así pues, todo sistema lingüístico tiene como característica esencial el que las unidades que lo componen se pueden combinar con otras para formar unidades mayores. Estas unidades son (de mínimas a máximas): fonemas (unidades mínimas), palabras (combinaciones de fonemas con significado; están formadas por morfemas), enunciados (combinaciones de palabras que formulan una idea con sentido completo), textos (combinaciones de enunciados formando unidades de comunicación independientes). Por tanto, a partir de un escaso nº de unidades (24 fonemas en español), se pueden formar las alrededor de 83500 palabras que recoge el Diccionario de la R.A.E., y con ellas un número infinito de mensajes. El sistema lingüístico se estructura en cinco niveles: nivel fónico, nivel morfológico, nivel sintáctico, nivel semántico y nivel textual. Nivel fónico.- Abarca las unidades más pequeñas que pueden distinguirse en la lengua. Son unidades que tienen sólo significante, pues hasta que se combinan con otras no adquieren significado. Sus unidades son fonemas y sonidos. Un fonema es la imagen abstracta que los hablantes tienen de un sonido, mientras que el sonido es la pronunciación material y efectiva de un fonema. Por ejemplo, en castellano sólo existe un tipo de o (fonema), aunque los hablantes gallegos lo pronunciemos a veces como abierto o cerrado (sonidos distintos); en cambio, en gallego habría dos fonemas o (abierto o cerrado), pues el uso de uno u otro supone una diferencia: oso/oso (abierto/cerrado) supone en gallego palabras distintas, mientras en castellano sólo existe una palabra con un significado (independientemente de cómo lo pronunciemos). Las disciplinas que estudian, respectivamente, el fonema y el sonido, son la Fonología y la Fonética. Nivel morfológico.- Es el segundo nivel de estudio de la lengua. En él se estudia la forma de las palabras a partir del análisis de sus constituyentes con significado (léxico o gramatical). A estos constituyentes les llamamos morfemas. Por tanto, los fonemas (unidades sin significado) se unen para construir palabras, que están compuestas por unidades con significado (morfemas). La disciplina que estudia este nivel es la Morfología. Nivel sintáctico.- En este nivel se estudian las combinaciones de palabras para expresar ideas mediante estructuras complejas. Un enunciado es un conjunto de palabras (o una única palabra) que expresan una idea o juicio completo; puede tener la forma de una oración (si posee verbo) o de un sintagma. Un sintagma es un grupo de palabras que desempeñan una misma función dentro de un enunciado. Por ejemplo, El niño come las patatas es un enunciado porque desarrolla una idea completa, pero dentro de él podemos distinguir varios grupos de palabras con una función común: El niño (realiza función de sujeto), come las patatas (realiza función de predicado), las patatas (realiza función de CD dentro del predicado). La disciplina que estudia este nivel es la Sintaxis.

6


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

Nivel textual.- Atiende al estudio de los textos, grupos de enunciados que constituyen la unidad superior de comunicación. Nivel semántico.- Estudia el significado, y su unidad mínima es el sema, unidad mínima de significado (sin significante), y que por tanto no puede ir aislada, sino unida a otros semas formando un semema: así, el semema „silla‟ está formado por los semas „con respaldo‟, „con patas‟, „para una sola persona‟... Notemos que el semema (conjunto de semas o rasgos de significado) se realiza básicamente por medio de la palabra. La disciplina que estudia este nivel es la Semántica.

3. MORFOLOGÍA. La palabra es una unidad lingüística significativa (con significado) compuesta por uno o varios fonemas, independiente (aislable) y libre (pues va comprendida entre dos pausas en la lengua oral o entre dos espacios en blanco en la escritura). Además, se trata de la unidad lingüística que un hablante normal reconoce más fácilmente. Por tanto, una palabra (en la escritura) es toda secuencia de letras con significado que está confinada por espacios en su inicio y su final. Además, debe tener cohesión interna, lo que se evidencia en su movilidad posicional y en la inseparabilidad de los elementos que la integran. Por otra parte, aunque toda palabra puede segmentarse en unidades más pequeñas con sólo significante (fonemas), también puede ser segmentada en unidades menores con significante y significado, ya sea este último significado léxico o gramatical (morfemas). En esta unidad vamos a estudiar las clases de palabras o partes de la oración.

3.1.

Sustantivos.

El nombre o sustantivo es una clase de palabra que se puede definir tomando en consideración criterios morfológicos, sintácticos y semánticos. Desde una perspectiva morfológica, se caracteriza por la propiedad de admitir género y número, así como por participar en diversos procesos de derivación y composición. Desde el punto de vista sintáctico, el sustantivo forma grupos nominales a los que corresponden diversas funciones sintácticas (sujeto, CD, término de la proposición, etc.). Y desde el punto de vista semántico, los sustantivos denotan individuos, grupos, materias, eventos y otras muchas nociones que permiten agruparlos en varias clases gramaticales, como se explicará en este capítulo.

Clases de sustantivos a) Comunes y propios. Los sustantivos comunes designan a todos los individuos de una clase (mesa, jirafa, árbol, virtud), mientras que con los propios podemos identificar un ser entre los demás (Carlos, Lima, Everest). b) Contables e incontables. Los sustantivos contables (también llamados discontinuos y discretos) designan entidades que se pueden contar o enumerar (un libro, tres planetas, cuatro formas

7


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

de proceder), mientras que los incontables (también llamados no contables, continuos, de materia, de masa y medibles) denotan magnitudes que interpretamos como sustancias o materias, en lugar de cómo entidades individuales (demasiada testarudez, mucho tiempo, un poco de café). c) Individuales y colectivos. Los individuales denotan personas o cosas que concebimos como entidades únicas (soldado, profesor, oveja, vecino), mientras que los colectivos pueden designar conjuntos de entidades construidos en singular (ejército, profesorado, vecindario). Hay que recordar que esta distinción sólo se aplica de forma tradicional a los nombres comunes. d) Abstractos y concretos. Los sustantivos abstractos son aquellos que sólo podemos percibir mentalmente, normalmente los que se refieren a acciones (amor, descubrimiento) y cualidades (belleza, amargura, fluidez); mientras que los concretos podemos percibirlos a través de los sentidos (camiseta, salero, edificio). No obstante, debemos tener en cuenta que esta distinción se debe a la tradición filosófica y no de significado, por lo que algunos sustantivos ofrecen problemas a la hora de distinguirlos (imagen, música, hambre).

En español, los sustantivos presentan dos géneros: masculino y femenino. No existe el género neutro. Esta distinción de géneros se puede marcar de diferentes formas: Con la oposición –o (masculino) y –a (femenino): gat-o/gat-a, niñ-o/niñ-a. O estas otras: -e/-a (president-e/president-a), Ø/-a (doctor/doctor-a), -or/iz (actor, actriz), Ø/-ina (gallo, gallina), etc. En ocasiones, el idioma se vale de palabras distintas para expresar uno y otro género: toro/vaca, hombre/mujer. Este fenómeno recibe el nombre de heteronimia. El determinante también puede ser una marca diferenciadora en sustantivos que no presentan variación: el pianista/la pianista, el periodista/la periodista. En algunos nombres de animales, conocidos como nombres epicenos, el género gramatical no coincide con el sexo real: ballena, elefante, hormiga, caracol… En estos casos, diferenciamos el masculino del femenino con la distinción macho/hembra. Sin embargo, no todos los sustantivos presentan esta diferenciación gramatical de género: muchos de ellos se adscriben de forma arbitraria y exclusiva al género masculino (arroz, ordenador, pie…) o femenino (contaminación, mano, calle…). Por último, hemos de saber que en algunos casos la oposición masculino/femenino no se emplea para diferenciar géneros, sino para distinguir significados (el orden/la orden, el pendiente/la pendiente, el frente/la frente), tamaños (saco/saca, farol/farola, huerto/huerta) o para marcar diferencias estilísticas (el mar/la mar, el calor/el calor).

8


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

El número expresa la oposición uno (singular)/varios (plural). Existen diferentes modos de expresar esta oposición: Normalmente se usa el morfema Ø para el singular y los morfemas –s, -es para el plural. La variante –s se emplea cuando el nombre termina en vocal no acentuada (mesa/mesa-s, percha/percha-s) o en –a, -e, -o acentuadas (sofá-s, café-s; y la variante –es cuando termina en consonante (camion-es, reloj-es) o –i, -u acentuadas (maniquí-es, tabú-es). Algunos nombres no aceptan el morfema de número y la distinción singular/plural debe hacerse mediante el determinante: la crisis/las crisis, el lunes/los lunes, etc. Pluralia Tantum. Sustantivos que se construyen únicamente en plural: agujetas, celos, comestibles. Singularia Tantum. Sustantivos que solo se suelen construir en singular: caos, salud, cenit. Sin embargo, existen otros en los que se puede usar indistintamente uno u otro número: el pantalón/los pantalones, la nariz/las narices. Estos últimos son los herederos del llamado género dual latino. Como ocurría con el género, también el número sirve para expresar diferencias de significado: la esposa/las esposas, el celo/los celos, el deber/los deberes…

3.2.

Adjetivos.

El adjetivo es una clase de palabra que modifica al sustantivo o aporta varios significados sobre él. En la mayoría de los casos, el adjetivo denota propiedades o cualidades (estrechas, malhumorado, atroz). Los adjetivos tienen género y número al igual que los nombres. El género y el número de los adjetivos depende siempre del nombre al que acompañan.

pájaro verde.- masc. sing.

falda verde.- femen. sing.

niño pequeño.- masc. sing.

niñas pequeñas.- femen. plur.

Hay adjetivos que presentan una sola forma para el masculino y para el femenino. Son adjetivos de una sola terminación:

verde, especial, amable, grande ... Hay adjetivos que presentan formas distintas para el masculino y para el femenino. Son adjetivos de dos terminaciones:

feo-fea, pequeño-pequeña, blanco-blanca ...

9


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

Clases de adjetivos La función principal del adjetivo calificativo es acompañar al nombre, con el que concuerda en género y número. Puede ir situado delante o detrás del sustantivo: "quiero la camisa blanca", "fue a su bonito pueblo". En el primer caso, el adjetivo delimita el significado del sustantivo y selecciona un objeto, la camisa, del total de camisas disponibles; en el segundo, solo funciona como un adorno, de hecho se podría prescindir de él sin que el significado variara sustancialmente. En función de esta realidad existen dos tipos de adjetivos: especificativo y explicativo. Adjetivo especificativo. Van generalmente detrás del sustantivo y delimitan su significado.

En los tiestos grandes había plantadas margaritas (sólo había margaritas en los tiestos grandes). Adjetivo explicativo. Puede ir delante o detrás del sustantivo y sólo señala una cualidad del sustantivo sin ponerlo en relación necesaria con otros.

En los grandes tiestos había plantadas margaritas (había margaritas en todos los tiestos).

Grados del adjetivo Los adjetivos calificativos presentan tres grados para expresar la intensidad en el discurso: positivo, comparativo y superlativo. a) El GRADO POSITIVO expresa una cualidad o un estado sin especificar su intensidad. Se forma solo con el adjetivo.

La lectura es enriquecedora. El río está contaminado a causa de un vertido. b) El GRADO COMPARATIVO expresa la cualidad o de un estado comparándolo con otro referente.

En verano los días son más largos que en invierno (Se compara la duración de los días en verano y en invierno). Pero el grado comparativo también puede expresar la intensidad de dos cualidades en un mismo ser, objeto…

Este coche es más seguro que veloz (Se comparan la seguridad y la velocidad del coche). Existen tres tipos de grado comparativo: • El comparativo de superioridad se forma a través de la estructura más + adjetivo + que.

India es más grande que Pakistán

Me hice una lesión más dolorosa que grave.

• El comparativo de inferioridad se forma con menos + adjetivo + que.

El clima de Andalucía es menos frío que el de Suecia.

10


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

El plomo es menos resistente que pesado. • El comparativo de igualdad se forma con igual de + adjetivo + que o con tan + adjetivo + como.

Este problema es igual de complicado que el anterior. El sillón es tan antiguo como valioso. c) El GRADO SUPERLATIVO expresa una cualidad o un estado en grado máximo.

La monarquía japonesa es antiquísima. El grado superlativo se construye de diferentes maneras: • Con el adverbio muy o con otros equivalentes, como enormemente, extraordinariamente, sumamente, etc.

Saber idiomas es muy necesario.

El reportaje sobre volcanes fue sumamente interesante.

• Añadiendo los prefijos super-, extra-, re-, requete-, archi-, etc.

La nueva aleación es superligera.

El bebé es requeteguapo.

• Añadiendo los sufijos –ísimo o –érrimo. Ejemplos:

El ordenador es una herramienta utilísima.

Es una familia paupérrima.

Existen algunos adjetivos que en sí mismos son comparativos y superlativos, por lo que no se les añade ninguna construcción del comparativo ni del superlativo, son los llamados comparativos y superlativos sintéticos.

COMPARATIVOS Y SUPERLATIVOS SINTÉTICOS POSITIVO

COMPARATIVO

SUPERLATIVO

bueno

mejor

óptimo

malo

peor

pésimo

grande

mayor

máximo

pequeño

menor

mínimo

bajo

inferior

ínfimo

alto

superior

supremo

11


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. 3.3.

Determinantes.

a) Artículos. MASCULINO

FEMENINO

NEUTRO

SINGULAR

el

la

lo

PLURAL

los

las

b) Posesivos. UN SOLO POSEEDOR 1ª PERSONA MASCULINO

FEMENINO

2ª PERSONA

3ª PERSONA

VARIOS POSEEDORES 1ª PERSONA

2ª PERSONA

3ª PERSONA

SINGULAR

mío, mi

tuyo, tu

suyo, su

nuestro

vuestro

suyo, su

PLURAL

míos, mis

tuyos, tus

suyos, sus

nuestros

vuestros

suyos, sus

SINGULAR

mía, mi

tuya, tu

suya, su

nuestra

vuestra

suya, su

PLURAL

mías, mis

tuyas, tus

suyas, sus

nuestras

vuestras

suyas, sus

c) Demostrativos. CERCANÍA SINGULAR MASCULINO FEMENINO

PLURAL

DISTANCIA MEDIA SINGULAR

PLURAL

LEJANÍA SINGULAR

PLURAL

este, esto

estos

ese, eso

esos

aquel, aquello

aquellos

esta

estas

esa

esas

aquella

aquellas

d) Numerales. NUMERALES CARDINALES. Los numerales cardinales precisan el número exacto de objetos.

Un Iibro, treinta sacos, cien caballos.

12

1


1

EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. * Se exceptúan de este grupo: 1) millón, billón, trillón, etc., que siempre son nombres: Un millón de víctimas, dos billones de dólares. 2) cero, que también es nombre, excepto en la expresión cero grados o cero horas donde se comporta como determinante numeral.

Me pusieron un cero

NUMERALES ORDINALES Los numerales ordinales señalan el lugar que un objeto ocupa en una serie ordenada de objetos:

quinta planta, primera ley. También debemos recordar los numerales fraccionarios expresan una fracción de una unidad (medio litro de leche; un cuarto de kilo; etc.) y los numerales multiplicativos expresan el múltiplo de una unidad (doble, triple,

cuádruple)

e) Indefinidos. SINGULAR MASCULINO

FEMENINO

PLURAL NEUTRO

MASCULINO

FEMENINO

SINGULAR

PLURAL

MASCULINO

FEMENINO

NEUTRO

MASCULINO

FEMENINO

un, uno

una

uno

unos

unas

tan, tanto

tanta

tanto

tantos

tantas

algún, alguno

alguna

algo

algunos

algunas

mismo

misma

mismo

mismos

mismas

ningún, ninguno

ninguna

nada

ningunos

ningunas

alguien

poco

poca

poco

pocos

pocas

nadie

escaso

escasa

escaso

escasos

escasas

cualquier, cualquiera

cualesquiera

mucho

mucha

mucho

muchos

muchas

quienquiera

quienesquiera

demasiado

demasiada

demasiado

demasiados

demasiadas

tal

tales

todo

toda

todo

todos

todas

varios

varias

otro

otra

otro

otros

otras

mismo

misma

mismo

mismos

mismas

demás bastante

m) Exclamativos e interrogativos. Qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes...

3.4.

Pronombres.

13

demás bastantes


1

EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. a) Personales. TÓNICOS SINGULAR

PLURAL

SINGULAR

PLURAL

yo

nosotros, nosotras

me, mí, conmigo

nos

tú, usted

vosotros, vosotras, ustedes

te, ti, contigo

os

él

ellos, ellas

lo, la, le, lo, se, sí, consigo

los, las, les, se, sí, consigo

1ª PERSONA 2ª PERSONA

ÁTONOS

3ª PERSONA

b) Posesivos. UN SOLO POSEEDOR

MASCULINO

FEMENINO

VARIOS POSEEDORES

1ª PERSONA

2ª PERSONA

3ª PERSONA

1ª PERSONA

2ª PERSONA

3ª PERSONA

SINGULAR

mío,

tuyo

suyo

nuestro

vuestro

suyo

PLURAL

míos

tuyos

suyos

nuestros

vuestros

suyos

SINGULAR

mía

tuya

suya

nuestra

vuestra

suya

PLURAL

mías

tuyas

suyas

nuestras

vuestras

suyas

c) Demostrativos. CERCANÍA SINGULAR MASCULINO FEMENINO

PLURAL

DISTANCIA MEDIA SINGULAR

PLURAL

LEJANÍA SINGULAR

PLURAL

este, esto

estos

ese, eso

esos

aquel, aquello

aquellos

esta

estas

esa

esas

aquella

aquellas

d) Numerales.

14


1

EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. NUMERALES CARDINALES y NUMERALES ORDINALES

e) Indefinidos. SINGULAR MASCULINO

PLURAL

FEMENINO

NEUTRO

MASCULINO

FEMENINO

SINGULAR

PLURAL

MASCULINO

FEMENINO

NEUTRO

MASCULINO

FEMENINO

un, uno

una

uno

unos

unas

tan, tanto

tanta

tanto

tantos

tantas

algún, alguno

alguna

algo

algunos

algunas

mismo

misma

mismo

mismos

mismas

ningún, ninguno

ninguna

nada

ningunos

ningunas

alguien

poco

poca

poco

pocos

pocas

nadie

escaso

escasa

escaso

escasos

escasas

cualquier, cualquiera

cualesquiera

mucho

mucha

mucho

muchos

muchas

quienquiera

quienesquiera

demasiado

demasiada

demasiado

demasiados

demasiadas

tal

tales

todo

toda

todo

todos

todas

varios

varias

otro

otra

otro

otros

otras

mismo

misma

mismo

mismos

mismas

demás bastante

demás bastantes

f) Relativos. Son pronombres que se refieren a un nombre (antecedente) que ya conocemos dentro de la oración (aunque a veces no aparece dentro de ella). Como sustituyen a un nombre o Sintagma Nominal, realizan las mismas funciones sintácticas que éstos, es decir, Sujeto, Complemento Directo, Complemento Indirecto, etc.

Mohamed me compró el balón // que había en el escaparate

En el ejemplo que - es el pronombre relativo que introduce la proposición subordinada (de relativo o adjetiva). El antecedente del relativo que, es el balón, es decir, que sustituye a el balón.

15


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

Cuando el antecedente (nombre o sintagma nominal) aparece en la oración, se llama antecedente expreso. Si el antecedente al que se refiere el relativo no aparece de forma explícita, se le llama

antecedente omitido. El paraguas que te compré era rojo. (Paraguas es el antecedente expreso del relativo que). El que hable, no irá a la excursión. (El que es un relativo, pero no tiene un antecedente expreso).

RELATIVO

EJEMPLO

QUE (Puede ir acompañado por el artículo y las preposiciones) CUAL

El hombre que me miró era mi tío. El chico del que me hablaste corría mucho.

El amigo del cual te hablé es ingeniero.

(EL CUAL, LA CUAL, LOS CUALES, LAS CUALES) Además pueden ir acompañados por preposiciones:

Encontró una piedra en la cual había una inscripción. Las puertas por las cuales entramos estaban rotas.

CON EL CUAL, DEL CUAL, ETC...

QUIEN, QUIENES

Los primos de quienes te hablé son maños. El presidente a quien me dirigí era turco

(Admite también preposiciones) CUYO, CUYOS

El niño a cuyos padres conozco no está.

(Admite algunas preposiciones)

g) Exclamativos e interrogativos. Qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes...

3.5.

Verbos.

El verbo es la parte de la oración que expresa esencia, pasión, estado o acción de un sujeto. El verbo sitúa al sujeto, generalmente, en un tiempo (presente, pasado o futuro) y tiene tres personas gramaticales para indicar quién realiza la acción (1ª,2ª ó 3ª persona del singular o del plural).

16


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

El verbo es la parte de la oración que más variaciones presenta para expresar sus accidentes: tiempo, modo, número, persona, voz y aspecto. Casi todos estos accidentes están indicados por los morfemas verbales, que pueden presentarse de dos maneras: como desinencias (acompañan al lexema o raíz) o a través de las formas de los verbos auxiliares (haber, ser y estar). LA CONJUGACIÓN. Llamamos conjugación al conjunto de formas en que puede aparecer un verbo, es decir, todos los tiempos de todos los modos. En castellano hay tres conjugaciones, según el infinitivo acabe en -AR, -ER, -IR. Los verbos se nombran por el infinitivo. Según su conjugación, los verbos se dividen en regulares, irregulares o defectivos.

Los tiempos verbales. El tiempo indica que la acción se realiza en un momento presente, pasado (o pretérito) o futuro. Existen tiempos simples (formados por una sola palabra) yo hablo, ellos cantan; y tiempos compuestos (formados por dos o más) yo he hablado, yo había cantado. Las formas compuestas se construyen con la forma del verbo HABER más el participio de la forma que se conjuga. El modo verbal. El modo verbal denota la actitud del hablante con respecto a lo que dice. Existen tres modos en castellano: -

Indicativo. Enuncia el hecho de manera real y objetiva

Pedro estudia medicina en la Facultad de Valencia -

Subjuntivo. Expresa deseo, temor, voluntad, suposición, etc.

Quiero que vengas

-

Temo que llueva

Imperativo. Se utiliza para formular órdenes, expresar un ruego, hacer una petición o dar un consejo

Venid a las doce

Ama al prójimo

Las personas gramaticales del verbo y su número. Cada tiempo del verbo se compone de seis formas (a excepción del presente de imperativo, como hemos visto, y de las conjugaciones de verbos defectivos), que corresponden a las tres personas gramaticales del número singular (yo, tú, él) y las tres del plural (Nosotros, vosotros y ellos). Estas personas gramaticales son los pronombres personales.

17


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO. Las formas no personales del verbo son aquellas que no admiten ningún pronombre personal (yo, tú, él, nosotros, vosotros o ellos) como sujeto.

INFINITIVO (-AR, -ER, IR).

GERUNDIO (-ANDO, -IENDO)

Simple

CANT-AR , BEB-ER, RE-ÍR

Compuesto

HABER CANTADO

Simple

AM-ANDO, BEB-IENDO

Compuesto

HABIENDO AMADO CALLADO, SALIDO, VISTO, HECHO, IMPRESO.

PARTICIPIO (-ADO, -IDO, -SO, -TO, -CHO)

La voz. Un verbo puede presentarse en VOZ ACTIVA o VOZ PASIVA. -

VOZ ACTIVA. El sujeto realiza la acción

Yo doy una conferencia -

VOZ PASIVA. El sujeto no realiza la acción, sino que la recibe.

Una conferencia es dada por mí La voz pasiva se forma siempre a partir de un verbo transitivo, con el verbo ser como auxiliar, más el participio del verbo que se conjuga. Los verbos intransitivos no pueden presentarse en voz pasiva, pues no tienen un Complemento Directo que pueda realizar la función de sujeto paciente. -

Además, en castellano existe una voz media a la que llamamos PASIVA REFLEJA. Se forma con el morfema se y un verbo en voz activa pero al igual que en la voz pasiva el sujeto no realiza la acción del verbo.

La propuesta se aceptó. El aspecto. El aspecto es un accidente gramatical que se refiere al desarrollo interno de la acción. No hay desinencias que marquen los diferentes aspectos. Los verbos en nuestro idioma presentan dos aspectos: -

PERFECTIVOS. Los tiempos perfectivos son los que expresan una acción acabada.

Yo construí una casa Tiempos que expresan aspecto perfecto: Pretérito perfecto simple y todos los tiempos compuestos, tanto del modo indicativo como del subjuntivo

18


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

IMPERFECTIVO. Los tiempos imperfectivos son los que expresan una acción en curso, no acabada.

Yo construía una casa Tiempos que expresan aspecto imperfecto: todos los tiempos simples del modo indicativo y subjuntivo, excepto el pretérito perfecto simple de indicativo

Clases de verbos Según su significado o su naturaleza en el predicado, los verbos se clasifican en: a. Copulativos. b. Predicativos. b.1. Transitivos/Intransitivos.

Perífrasis Verbales. Son construcciones sintácticas de dos o más verbos que funcionan como núcleo del predicado. Sirven para expresar las características de la acción verbal que no pueden señalarse mediante el uso de las formas simples o compuestas. La estructura de las perífrasis es como sigue:

VERBO AUXILIAR

NEXO

VERBO AUXILIADO

Aporta los contenidos gramaticales. Aparece en forma personal

Pueden ser conjunciones, preposiciones o puede no haber nexo.

Aporta el contenido semántico. Aparece en forma no personal (participio, gerundio, infinitivo)

PERÍFRASIS MODALES.- Informan sobre la actitud del hablante ante la acción verbal

DE OBLIGACIÓN

Tener que/ Deber/ Haber de / Haber que

Tienes que concentrarte en tu trabajo.

19

+ INFINITIVO


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. DE PROBABILIDAD O Venir a / Deber de SUPOSICIÓN Ese reloj debe de costar un riñón. Poder

POSIBILIDAD

Seguro que puedes alcanzar tu sueño.

+ INFINITIVO

+ INFINITIVO

PERÍFRASIS ASPECTUALES.- Informan sobre el desarrollo de la acción verbal INGRESIVAS.Indican acción inminente.

Ir a / Estar por / Estar a punto de

Iba a llamarte cuando has llegado.

+ INFINITIVO

Ponerse a / Romper a INCOATIVAS.Indican acción en el momento de comenzar.

Rompió a llorar inconsolable. + INFINITIVO Comenzar a / Echarse a / Empezar a

Me eché a correr en cuanto empezó a llover. FRECUENTATIVAS.Indican acción habitual.

Soler

REITERATIVAS.Indican acción repetida.

Volver a

DURATIVAS.- Indican acción en desarrollo.

TERMINATIVAS.Indican acción acabada. PERFECTIVAS O RESULTATIVAS.- Indican el resultado final que se deriva de la acción.

Suelo llegar al trabajo antes de las ocho.

No volveré a llamarte nunca.

+ INFINITIVO

+ INFINITIVO

Estar / Andar / Venir / Ir/ Seguir

Lleva quejándose desde que empezó el curso.

+ GERUNDIO

Dejar de, acabar de, terminar de/ llegar a/ cesar de

Ya hemos acabado de comer el primer plato; trae el segundo.

+ INFINITIVO

Traer / Dejar / Quedar / Estar / Tener / Llevar / Verse / Sentirse

Ha dejado dicho que le pases a recoger a las cinco.

20

+ PARTICIPIO

1


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. 3.6.

1

Adverbios.

Los adverbios son palabras sin variación de género, número, persona o tiempo, que expresan bien circunstancias de lugar, de tiempo, de modo o de cantidad; o bien expresan negación, afirmación o duda.

aquí, allí, allá, acullá, ahí, arriba, abajo, cerca, lejos, delante,

LUGAR

detrás, encima, debajo, enfrente, atrás, etc...

TIEMPO

ahora, mañana, hoy, después, pronto, tarde, siempre, antes, nunca, jamás, anoche mientras, etc...

MODO

bien, mal, regular, así, como, despacio, deprisa etc...

CANTIDAD

mucho, poco, demasiado, bastante, más, menos, algo, casi, sólo, todo, nada, aproximadamente etc...

AFIRMACIÓN

sí, también, ciertamente, efectivamente, cierto, en efecto, sin duda, verdaderamente, etc...

NEGACIÓN

no, jamás, nunca, tampoco.

DUDA

quizás, quizá, acaso, probablemente, tal vez, etc..

3.7.

Preposiciones.

Las preposiciones son partes invariables de la oración (no tienen género ni número) que tienen la función de relacionar palabras (nombre, pronombre, adjetivo, verbo o adverbio) con su complemento. Pero su presencia es indispensable para el sentido de la oración. Botella de cristal; mesa de madera; café con leche; lejos de aquí; loco de atar; voy hacia París. Preposición

Ejemplo

a

Visitó a la tía Antonia por su cumpleaños.

ante

Dijo ante todos que era cierto.

bajo

Escondió la carta bajo los libros.

Cabe (en desuso)

El banco está cabe la farmacia.

con

El café con leche ya estaba frío cuando llegaste.

contra

Las olas chocan contra las rocas del espigón.

21


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. de

Compró un kilo de limones.

desde

Desde octubre no había vuelto a ver a su padre.

durante

Durante su visita al museo, Juan se maravilló de la belleza de las pinturas exhibidas.

en

Entró en la cárcel por tráfico de drogas.

entre

Dijo que el secreto debería quedar entre nosotros.

hacia

Embarcó en el vuelo hacia Cochabamba.

hasta

La fiesta duró hasta las ocho.

mediante

Resolvió el enigma mediante la ayuda de su mejor amigo.

para

Tengo un libro para Juan.

por

Tengo un libro firmado por el autor.

según

Cocinó la carne según las indicaciones de su abuela.

sin

Llegamos a una calle sin salida.

So (en desuso)

Volvió a su país so pena de ser arrestado.

sobre

Juan puso la manzana sobre el escritorio.

tras

Lo enterró en el árbol que se encuentra tras el edificio.

Vía

Voló de Texas hasta Australia, vía Londres.

1

A éstas se pueden agregar también allende, con el significado de "al otro lado de", como en "allende el océano"; aquende, con el significado de "a este lado de", como en "aquende los Pirineos"; y pro, con el de "en favor de" como en "vino a Madrid e hizo campaña pro damnificados por el huracán Mitch". También en algunos de sus usos se pueden considerar preposiciones las expresiones extra, excepto, salvo, incluso, más y menos

3.8.

Conjunciones.

Las conjunciones son una clase de palabras, vacías de contenido significativo y cuya función es, simplemente, la de servir de enlace entre palabras, entre sintagmas o entre oraciones, (sirven para unir dos o más palabras o dos o más oraciones) y no tienen ningún tipo de incidencia sobre los elementos que unen. Tradicionalmente se ha distinguido entre conjunciones coordinantes y conjunciones subordinantes.

22


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

CONJUNCIONES COORDINANTES. Unen elementos (palabras u oraciones) que están en el mismo nivel jerárquico, es decir, que realizan la misma función o pertenecen a la misma categoría gramatical.

y(e), o (u), pero, ni, sino

-

CONJUNCIONES SUBORDINANTES. Establecen una relación entre dos proposiciones (oraciones) de distinta jerarquía. Una de ellas está subordinada a la otra, es decir, necesita de ella para tener significación plena, y además realiza una función sintáctica de la proposición principal.

que, pues, luego, aunque, porque, como, si…

3.9.

Interjecciones.

Las interjecciones son palabras que expresan sentimientos muy vivos, de dolor, de alegría, de tristeza, etc. Podemos decir que son reacciones del hablante que se materializan a través de la palabra. Estas palabras van siempre entre signos de exclamación.

oh!, ;ay!, ;ah!, ;bah!, ;uf!, ;zas!, ;hala!,

3.10. Locuciones. Son construcciones fijas de dos o más palabras que clasificamos según su función. a) Adverbiales. La locución adverbial consiste en, por su definición, dos o más palabras, y estas palabras normalmente incluyen una preposición y un sustantivo, un adjetivo, o un adverbio. Estudiosos de la gramática indican que “las locuciones adverbiales pueden clasificarse en los mismos grupos que los adverbios: de tiempo, de lugar, de modo, de cantidad, de afirmación, de negación y de duda.”

Repitió la lección al pie de la letra. Todo terminó en un abrir y cerrar de ojos. b) Prepositivas. Las locuciones prepositivas se componen de dos o más palabras y ejercen la misma función que una preposición propia.

debajo de, delante de, tras de, a fuerza de, por junto a, en favor de, debajo de, detrás de, en medio de, en pos de, por delante de,

23


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

c) Verbales. Una locución se caracteriza por ser un conjunto de palabras de las que al menos una es un verbo, y el resto está estrechamente unido a éste; Sintácticamente el conjunto no es divisible y todo él es el núcleo del predicado.

echar de menos, caer en la cuenta, dar que hablar, hacerse cargo

4. LA LITERATURA DEL SIGLO XIX. 4.1.

Contexto social.

El siglo XIX se caracteriza por profundos cambios en todos los órdenes: -

La economía: con la Revolución Industrial (iniciada en el siglo XVIII) surgen las grandes industrias, crece el proletariado y se consolida el capitalismo industrial.

-

La sociedad: se sustituye la vieja sociedad estamental por una sociedad de clases, la posición que el hombre ocupa en la sociedad ya no depende de su nacimiento sino de su riqueza, a mayor poder económico mayor poder político-social; así la nobleza es desplazada por la burguesía que se convierte en la clase dominante gracias a la Revolución Francesa (1789). Paralelamente, el proletariado irá cobrando conciencia de su fuerza como nueva clase.

-

La política: refleja las tensiones sociales. Nacen movimientos políticos correspondientes a distintas clases sociales:

 El liberalismo burgués: defiende la libertad individual, la soberanía popular con la separación de los tres poderes del Estado (legislativo, ejecutivo y judicial) y el sistema económico capitalista (libertad de mercado).  El socialismo del proletariado: se opone al capitalismo liberal y propone la propiedad pública de los medios de producción e intercambio, una organización social en cooperativas. Más tarde, surgirán el comunismo y el anarquismo. Por otra parte, se desarrollan los nacionalismos: las ocupaciones napoleónicas llevaron a los pueblos a tener un sentimiento nacional más fuerte. Fueron varios los escritores románticos que participaron en conflictos de liberación (por ejemplo, el poeta inglés Lord Byron murió en la guerra de Grecia contra el Imperio Turco, Espronceda participó en las barricadas de París de 1830). -

La filosofía: conviven dos tendencias:

 La empírica, con el Positivismo de Auguste Comte (filósofo francés de la primera mitad del siglo XIX) y el Materialismo: solo reconocen la existencia de lo observable científicamente.

24


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

 La idealista, con el Idealismo de Kant: filosofía que reduce la realidad al ser y el ser, al pensamiento. Como consecuencia, conlleva la exaltación del “yo” que lucha con sus limitaciones persiguiendo la libertad. Esta filosofía es la base del Romanticismo.

La Historia de España en este siglo también es bastante agitada. En 1808, la invasión francesa acaba con el reinado de Carlos IV e inaugura un siglo de convulsiones sociales y políticas, en el que se agudiza el enfrentamiento entre partidarios y detractores del Antiguo Régimen. El levantamiento contra la ocupación napoleónica (Guerra de la Independencia) desembocó en la convocatoria de las Cortes de Cádiz y en la promulgación de la primera constitución española (1812). Tras la derrota francesa, Fernando VII rechazó el régimen constitucional, restableció el absolutismo (sexenio absolutista, 1814-1820) y persiguió duramente a los disidentes, lo que dio lugar a actividades clandestinas y conspiratorias. El pronunciamiento de Riego da paso al breve periodo del trienio liberal (1820-1823), época de gran exaltación revolucionaria, que acabará con la intervención francesa de Los Cien Mil Hijos de San Luis, que restauran la monarquía absolutista de Fernando VII (década ominosa, 1823-1833). El Rey suspende la constitución, restaura los privilegios del Antiguo Régimen y establece una dura represión que llevará al exilio a las minorías liberales e ilustradas. En 1833, la muerte de Fernando VII abre un largo periodo de alternancia en el gobierno de liberales y conservadores durante la regencia de María Cristina y el reinado de Isabel II, al tiempo que se inician las sangrientas guerras carlistas y se suceden pronunciamientos e intentos revolucionarios que desembocarán en la Revolución del 68, que derrocó a Isabel II. Tras el breve reinado de Amadeo I de Saboya (1870-1873), se instaura la Primera República en España, pero apenas dura un año. En 1875, el golpe militar que disolvió la República dio paso a la restauración de la dinastía borbónica con Alfonso XII, tras cuyo fallecimiento ejerció la regencia su madre, la reina María Cristina, hasta finales del siglo. Durante la Restauración, el poder quedo controlado por los dos partidos dinásticos, el conservador y el liberal, mediante el caciquismo político. La expansión económica recibió un duro golpe con la guerra con EEUU y la pérdida de las últimas colonias españolas: Cuba, Puerto Rico y Filipinas (1898). La crisis de la Restauración, agravada por los regionalismos vasco y catalán, y el incremento de los conflictos sociales, propiciará, ya en el siglo XX, la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), cuyo fracaso arrastrará la caída de la monarquía y dará paso a la Segunda República española (1931-1936, fecha de inicio de la Guerra Civil).

4.2.

El movimiento romántico en Europa.

La palabra Romanticismo procede del término inglés romantic tomado en el siglo XVII del francés roman, cuya traducción sería `romance`, si bien el término francés no significaba lo que la palabra romance significa para nosotros hoy día (poema en versos octosílabos con rima asonante en los pares

25


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

y los impares sueltos o lengua procedente del latín). Roman designaba en francés un relato extenso caracterizado por lo imaginativo o fabuloso (se empleaba para referirse a las primeras novelas: de caballerías, bizantinas…). Con el paso del tiempo, se emplearon los adjetivos romanesque (francés) y romantic (inglés), que se impuso, para referirse a las emociones provocadas por estos relatos. Así pues, lo importante de la etimología del término Romanticismo es su estrecha relación con lo imaginativo y con las fuertes emociones que podía suscitar. Actualmente, Romanticismo se define como conjunto de movimientos intelectuales y artísticos que,

desde fines del siglo XVIII, hicieron prevalecer los principios de libertad y subjetividad contra las reglas clásicas y el racionalismo filosófico. Fue un movimiento que abarcó todos los órdenes de la existencia (arte, filosofía, religión, política, economía, etc.). En arte, además de los escritores románticos, destacan músicos como: los alemanes Beethoven (puente entre el Clasicismo y el Romanticismo), Wagner, Schumann y Mendelssohn; el polaco Chopin; y los italianos Rossini y Verdi (el más grande de los operistas italianos). Los primeros síntomas del Romanticismo aparecieron a mediados del siglo XVIII en Inglaterra con autores como Percy (Reliquias de antigua poesía inglesa, 1750). La literatura inglesa poseía una gran tradición de libertad y por ello sus autores escribían sin someterse a limitaciones normativas. Esta corriente se frena un poco a finales de siglo, pero resurge renovada a comienzos del XIX con poetas como Wordworth y Coleridge (que escribieron juntos sus Baladas líricas), Lord Byron (prototipo de hombre romántico, autor de Don Juan) y los novelistas Walter Scott (Ivanhoe, novela histórica) y Mary Shelley (Frankenstein, novela gótica), aunque el primer héroe novelesco romántico lo encontramos en Sentido y sensibilidad de Jean Austin (1811). Hacia 1770, en Alemania se produce una rebelión contra el afrancesamiento neoclasicista y surge un movimiento con el nombre de Sturm und drang (tempestad y empuje, título de una tragedia de Klinger) que, influenciado por las ideas de Herder y siguiendo el modelo de los ingleses Percy y Macpherson, busca los temas de sus obras en las antiguas tradiciones germánicas. Con ello, Alemania se pone a la cabeza en la difusión de las nuevas ideas y promulga los conceptos básicos del Romanticismo. Los representantes más importantes del Romanticismo alemán son: - Hoffmann, escritor de óperas y de cuentos fantásticos. - Schiller, escritor de lírica y de dramas históricos. - Hölderlin, Novalis y Heine, novelistas y poetas. - Goethe, dramaturgo y novelista, cuya novela epistolar Los sufrimientos del joven Werther es un emblema del Romanticismo. En Francia, debido al arraigo del Neoclasicismo, el Romanticismo es más tardío que en otros países de Europa. Hay una primera etapa antes de 1820 con los precursores: Madame de Stäel (De Alemania, 1810) y Chateubriand (Memorias de ultratumba, 1809-1841). Pero la etapa de apogeo del Romanticismo francés se da entre 1820 y 1850 con autores como:

26


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

- Lamartine, poeta y novelista. - Víctor Hugo, poeta, dramaturgo y novelista, que en el prefacio de su drama histórico Cromwell (1827) expuso una serie de principios románticos que constituyen el manifiesto del Romanticismo en Francia. Entre sus novelas destacan: Nuestra Señora de París (1831, novela histórica situada en la catedral de París durante la Edad Media) y Los miserables (1862, novela social que se ha convertido en la obra cumbre de la novela francesa). - Musset, poeta, novelista y dramaturgo. - Alejandro Dumas padre, prolífico escritor que destaca con novelas como Los tres mosqueteros (1844) y El conde de Montecristo (1845). - Alejandro Dumas hijo, que destaca por su teatro popular con La dama de las camelias (1848). A partir de 1850 se produce en Francia una reacción contra el subjetivismo romántico que originará el nacimiento de los movimientos artísticos que siguen al Romanticismo: el Realismo y el Naturalismo.

4.3.

El movimiento romántico en España. Períodos y tendencias. Características

1. Libertad en todos los ámbitos: los románticos rechazan las convenciones y normas establecidas tanto en lo social como en lo relativo al arte. Así, frente a los preceptos neoclásicos que defendían el predominio de la razón y la técnica sobre la inspiración creativa, los románticos valoran por encima de todo el genio creador. En este sentido, Kant afirma que el genio es el talento que da la regla al arte (Crítica del juicio, 1790). Esta concepción de la obra artística dará lugar en algunos casos a su fragmentarismo (por ejemplo, poemas que parecen incompletos por ser fruto de un momento de inspiración del poeta). También es habitual la mezcla de géneros literarios, de tonos (seriedad y humor) y de formas textuales (prosa, verso, narración, descripción, exposición, argumentación, diálogo). 2. De esa libertad se deriva el subjetivismo y el individualismo: cada artista tiene su propia forma de ver la realidad, de interpretarla y de expresarla. Los románticos se sienten desengañados ante el rígido mundo que les rodea y desde su experiencia personal van a transmitir vehementemente sus sentimientos, lo que contrasta con la contención neoclásica, si bien fue la actitud racionalista de los neoclásicos la que preparó el camino rompiendo con muchas tradiciones y prejuicios que coartaban la libertad del individuo. El desengaño de los artistas tiene varias consecuencias: - Consecuencia estética: la búsqueda de modelos expresivos que rompen con la proporción neoclásica y que, en su desequilibrio, proporcionan una imagen más exacta de la época: Dante, Shakespeare, Calderón, etc. (Un ejemplo de este desequilibrio romántico, e incluso degradación, lo encontramos en las Pinturas Negras de Goya).

27


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

Consecuencia vital: el desengaño provoca en algunos artistas una angustia existencial a la que se llegó a denominar “el mal del siglo” (el posterior spleen de Baudelaire1) y para la que existen dos salidas: la crítica sarcástica y el aislamiento (en su “torre de marfil”2) que en muchos casos conduce al suicidio; ejemplo de ello es la trayectoria vital de Larra.

Temas literarios:

1. La libertad, la rebeldía y el desengaño: rasgos definitorios del Romanticismo en todos los ámbitos, también aparecen en las obras como temas literarios. En relación con ellos, encontramos otros temas: lo lúgubre, lo macabro y lo grotesco, salida frente al desengaño que refleja la libertad y la rebeldía ante la convención social del buen gusto. Serán frecuente en la literatura romántica los cementerios y las apariciones (explicable o no). Hay quienes incluso hablan del satanismo romántico: la rebelión contra el orden divino como desafío del artista que evidencia la miseria del mundo. Los románticos no ridiculizan las creencias religiosas, pero a menudo critican la corrupción y la falta de caridad del clero. En este sentido, vemos que está presente en algunos románticos la denuncia social como escritores comprometidos. 2. El amor valorado como sentimiento puro y pasional sea o no alcanzable. Es un amor que no transcurre en un clima de felicidad, sino que está rodeado de pasión, melancolía y desesperación. 3. La huida: provocada por el desengaño ante lo cotidiano. Los románticos huyen en busca de otro tiempo y otra realidad; así prestan atención a sociedades diferentes como las orientales o árabes (exotismo) y al pasado medieval. Esta vuelta al pasado había sido preparada en el siglo XVIII con la filosofía de Herder3, con la labor de los eruditos que recuperaban y editaban obras medievales, y con la novela gótica. En relación con el tema del pasado, encontramos el tópico de la contemplación de las ruinas (símbolo de la melancolía y frustración del artista) y el del Ubi sunt? (ahora más desgarrador). En este huida también destaca el refugio del escritor romántico en la naturaleza y en la noche; es una naturaleza solidaria con el sentimiento del sujeto y sublime. Lo sublime designa una categoría estética ya estudiada desde la Antigüedad clásica y que ha sido definida como aquello que, por su grandeza natural, es capaz de producir conjuntamente el deleite y el terror, siempre dentro de los límites de lo explicable naturalmente, ya que, si no fuera así, estaríamos ante lo fantástico. Así, vamos a encontrar en la literatura romántica las fuerzas naturales en todo su esplendor (grandes tormentas nocturnas, altas montañas, profundos abismos, enormes océanos o espectaculares noches estrelladas) 4. El folclore y lo popular: se recuperan las tradiciones y se reflejan las costumbres cotidianas del pueblo. Un ejemplo de ello lo tenemos en la labor de recuperación de la tradición oral 1

Charles Baudelaire fue un autor francés del siglo XIX que escribió críticas de arte, lírica y una novela. Es el creador del Simbolismo: movimiento artístico de finales del siglo XIX que concibe el arte como un medio de conocimiento para descubrir el misterio del mundo, las llamadas “correspondencias” de Baudelaire, secretas afinidades entre el mundo y los sentimientos del artista. El autor tituló una de sus obras “El spleen de París” y con ese término se refiere a la falta de ilusiones que lo mortificaba. 2 La expresión torre de marfil viene del latín torris eburnea que se empleaba como metáfora de la Virgen en ciertos rezos llamados letanías. Poco a poco, la expresión fue adquiriendo el significado de aislamiento e incluso un sentido peyorativo referido al que vive en su mundo despreocupado del mundo real. 3 Johann Gottfried Herder fue un filósofo alemán del siglo XVIII que acuñó el concepto del carácter nacional, señalando que el espíritu de cada nación estaba indisolublemente ligado a su idioma y que su manifestación más pura se revelaba en lo popular. Esta teoría es el germen del nacionalismo.

28


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

llevada a cabo por los hermanos Grimm en Alemania, cuya influencia trasladó a España Nicolás Böhl de Faber, padre de una de las narradoras más importantes de este siglo en nuestro país, Cecilia Böhl de Faber, quien, por su condición de mujer, escribía bajo el seudónimo de Fernán Caballero.

Etapas: El Romanticismo llegó a España de la mano de los intelectuales que se habían exiliado debido a la represión sufrida durante el reinado de Fernando VII, de ahí que el auge de este movimiento en nuestro país sea tardío en comparación con el resto de Europa. No obstante, durante la segunda mitad del siglo XVIII ya encontramos en la literatura española una tendencia al sentimentalismo que prepara el camino para la subjetividad romántica y que incluso ha llevado a algunos críticos literarios a hablar de un “prerromanticismo” en España. Lo que sí es generalmente aceptado por la crítica es la división del Romanticismo español en dos fases: 1. Una primera etapa propiamente romántica para la cual se toma como fecha de inicio 1834 por ser el año del estreno de importantes dramas románticos: La conjuración de Venecia de José Martínez de la Rosa y Don Álvaro o la fuerza del sino del Duque de Rivas. 2. El llamado Posromanticismo de la segunda mitad de siglo, caracterizado por un mayor intimismo con poetas como Gustavo Adolfo Bécquer, Rosalía de Castro o Ramón de Campoamor (escritor realista que tuvo una primera etapa posromántica con su obra de poemas líricos Ternezas y flores).

Tendencias: En la etapa propiamente romántica los escritores se agrupan en dos tendencias: 1. Autores de ideología liberal: sin dejar a un lado la expresión exaltada de sentimientos individuales, se centraron en la crítica social. Los más importantes fueron: José de Espronceda en poesía, el Duque de Rivas en teatro y Mariano José de Larra en prosa. 2. Autores de ideología conservadora: estos escritores, cuyo máximo representante fue José Zorrilla, retomaron en sus textos los personajes y las historias de la tradición española, reivindicando así las glorias del pasado, encarnadas en el espíritu caballeresco de la Edad Media, en la monarquía absoluta y en la religiosidad tradicional.

4.4.

Narrativa.

La prosa narrativa: en ella vamos a encontrar los siguientes subgéneros:

29


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

a.) Novela histórica que, siguiendo el modelo de Walter Scott, presenta las siguientes características: - Lo histórico queda reducido a la ambientación. - La trama principal es ficticia y compleja. - Personajes tipo que expresan con diálogos grandilocuentes sus exaltados sentimientos. - A menudo, empleo de la técnica del manuscrito encontrado y encabezamiento de los capítulos con citas de otras obras. Los principales escritores de este subgénero son: -

Enrique Gil y Carrasco, con El señor de Bembibre. Mariano José de Larra, con El Doncel de don Enrique el Doliente. José de Espronceda, con Sancho Saldaña o El castellano de Cuellar.

Por influencia de este subgénero, surgen novelas interesadas en la historia contemporánea, de poca importancia, pero que constituyen el antecedente de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós. b.) Relatos breves de circunstancias (navideños, políticos, etc.) publicados en la prensa. c.) Narraciones costumbristas. Se entiende por costumbrismo el conjunto de obras que reflejan las costumbres de una región o país. El costumbrismo se había iniciado ya en el siglo XVIII con autores como Zabaleta o Liñán y Verdugo, pero se trataba de un costumbrismo neoclásico con finalidad didáctica. Los románticos reflejan las costumbres del país con intención crítica o meramente documental (no didáctica). La clasificación genérica del costumbrismo es difícil, pues los textos se publicaban en la prensa donde se mezclan artículos con cuadros descriptivos; los primeros se encuadran mejor en la prosa de ideas, mientras que los segundos se aproximan más a la narración. Los principales escritores costumbristas son Estébanez Calderón, Mesonero Romanos y Mariano José de Larra. 3. Prosa de ideas: en ella se engloban aquellos artículos de Larra en los que el autor no se sirve de la narración (artículos de crítica política o literaria).

30


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

MARIANO JOSÉ DE LARRA

Aunque escribió algunas poesías, varias obras teatrales (entre las que destaca Macías) y una novela histórica (El doncel de don Enrique el Doliente), el campo en el que Larra sobresalió fue el periodismo de opinión con sus artículos periodísticos. Se le considera el mejor periodista español de su tiempo y el creador del periodismo moderno. Desde muy joven fundó diversas publicaciones satíricas como El Duende Satírico del Día y El Pobrecito Hablador, y colaboró en importantes revistas y periódicos de su época: La Revista Española, El Español… Los doscientos artículos periodísticos que escribió suelen agruparse en tres grupos: a) Artículos políticos: donde deja entrever su ideología liberal. b) Artículos literarios: en ellos comenta las obras literarias de su tiempo y trazan un sombrío panorama del momento literario español, criticando su dependencia de la literatura extranjera. c) Artículos de costumbres: son los más interesantes y, en su mayor parte, plenamente actuales, los mejores desde el punto de vista literario. En ellos lleva a cabo una sátira mordaz de los defectos de la sociedad española: el atraso, la pereza y la holgazanería, la falta de educación, la hipocresía, la vanidad y la ignorancia. A diferencia de otros creadores de artículos de costumbres como Mesonero Romanos, Larra no realiza una descripción de la realidad sin más, sino que lo que persigue es la crítica de lo que observa con el fin de transformar a fondo el país.

Estos artículos presentan la siguiente estructura: 1. Un exordio o comienzo generalizador donde orienta al lector planteando el problema. 2. Una segunda parte formada por un nudo narrativo con casos concretos (anécdotas, tipos, etc.). Incluso recurre a una narración que él mismo protagoniza o en la que aparece como personaje. 3. Finalmente, la conclusión, donde muestra su opinión acerca de la costumbre retratada. Características: · Lenguaje claro y directo. · Empleo de enumeraciones, ejemplos, caricatura e hipérboles.

31


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

· Abundantes descripciones. · Su principal recurso es la ironía, que, a veces, llega al sarcasmo. Sus artículos más conocidos son “Vuelva usted mañana”, en el que satiriza la pereza y la burocracia española; “Casarse pronto y mal”, en el que critica la vida familiar siendo un reflejo de su triste experiencia matrimonial; “El día de difuntos de 1836”, donde ataca diversos aspectos de la política nacional.

4.5.

Poesía.

La poesía lírica y narrativa: constituyen un vehículo idóneo para la expresión de los valores románticos. Sus características son: - Empleo de la polimetría con tendencia al octosílabo (verso tradicional castellano). - Temática amorosa, social y metafísica: los románticos expresan sus sentimientos, realizan críticas sociales a través de personajes marginales y se cuestionan el misterio de la vida y su sentido. La poesía narrativa combina temas del pasado junto a otros inventados. Los principales poetas románticos son José de Espronceda y José Zorrilla.

JOSE DE ESPRONCEDA

Escribió teatro (Blanca de Borbón) y novela histórica (Sancho Saldaña), pero destacó más en poesía, escribiendo: · El estudiante de Salamanca: poema escrito en 1839 y presentado en forma de leyenda (el autor finge haber oído la historia que cuenta a través de sus versos: “como me lo contaron te lo cuento”). Su argumento es: don Félix de Montemar, un donjuán rebelde, abandona a Elvira después de enamorarla. Elvira desolada muere. Y una noche, siguiendo a una misteriosa mujer, observa su propio entierro y es conducido a una “mansión sombría”. Allí, descubre que la dama es el esqueleto de Elvira y tras casarse con el esqueleto, muere. Sus características son: · Consta de cerca de dos mil versos polimétricos, distribuidos en cuatro cantos, que van de menor a mayor extensión. · Aunque el poema se desarrolla en Salamanca, esta no aparece apenas descrita; se trata de una ciudad que actúa como marco de los hechos. · Los hechos comienzan en la medianoche, lo que colabora a la creación del misterio romántico que adelanta el contacto con el Mas Allá. El poema termina al alba.

32


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

· Don Félix es el prototipo de personaje romántico rebelde, valiente, desengañado del mundo y escéptico. Y doña Elvira es la dama engañada, que se ha entregado de tal manera al sentimiento amoroso que acaba perdiendo la razón. · El diablo mundo: Espronceda pretendía crear un extenso poema de carácter filosófico y social, protagonizado por un personaje simbólico llamado Adán, pero quedó inacabado. Las características de este poema serían: ·Consta de más de ocho mil versos polimétricos, repartidos en una introducción y siete cantos. De todos ellos destaca, el “Canto a Teresa”, una sentida elegía donde el autor recuerda su amor turbulento por esta mujer y se deshace en llanto, más que por ella, por sí mismo. Está escrito en octavas reales (estrofa de ocho versos endecasílabos con rima ABABABCC) y la idea central es el desencanto y consiguiente escepticismo ante la mujer y el amor. · Canciones: poemas en los que el ideal de libertad se materializa en personajes marginales (el verdugo, el mendigo…) De todas ella, destaca “Canción del pirata”, poema muy conocido, lleno de brío en el que canta la libertad individual. El ritmo de sus versos es rápido y alegre, y podría sugerir el movimiento del barco sobre el mar.

4.6.

Teatro.

El teatro: uno de los géneros preferidos por los románticos pues permite reflejar su visión de la vida como conflicto y su mundo de sentimientos y pasiones. Sus características son: - Rechazo de las normas del teatro neoclásico y revalorización del teatro del Siglo de Oro: no se respetan las tres unidades (única acción principal de escasa duración -3 ó 4 horas- y ubicada en un solo lugar); la obra no tiene finalidad didáctica (sino que se pretende conmover y emocionar al espectador) y sí más de tres actos, en los que se mezcla lo cómico y lo trágico, lo elevado y lo vulgar; también se combina la prosa y el verso (con polimetría) y no hay contención en la expresión sino vehemencia y desenfreno, lo que da lugar a momentos de gran lirismo. - Temática amorosa condicionada por un destino fatal, junto a temas sociales. Los dramaturgos románticos reflejan los conflictos de su tiempo: la primacía del individuo sobre los códigos morales, la lucha por la libertad política, las pasiones y los conflictos del alma humana, etc. Esto provocó que un sector conservador de la sociedad española condenara este teatro. - Protagonistas con ansias de libertad y felicidad, condenados a la desgracia. - Escenografía espectacular y lúgubre. Los principales autores del teatro romántico son: -

Francisco Martínez de la Rosa, con La conjuración de Venecia. Ángel de Saavedra, Duque de Rivas, con Don Álvaro o la fuerza del sino. José Zorrilla, con Don Juan Tenorio.

33


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII. -

1

Juan E. Hartzenbusch, con Los amantes de Teruel. Antonio García Gutiérrez, con El trovador.

ÁNGEL SAAVEDRA, DUQUE DE RIVAS

Aunque el Duque de Rivas escribió diversas leyendas en verso, algunos romances extensos y varias obras teatrales, es conocido por su famoso drama romántico Don Álvaro o La fuerza del sino. Se estrenó en 1834, fecha que se considera como el inicio del gusto romántico en la literatura española, aunque la fecha de creación hay que situarla en 1831. En este drama, Don Álvaro encarna al héroe romántico, víctima del destino y del rechazo de la sociedad. El tema principal sería la fatalidad, la incapacidad del ser humano de escapar al dominio de fuerzas caprichosas que gobiernan su vida. Esta obra se caracteriza además por: la mezcla de prosa y verso, la polimetría. variedad de espacios (Italia y España), la mezcla de lo trágico con lo cómico y su división en cinco actos. Su argumento sería el siguiente: don Álvaro está enamorado de Leonor, hija del marqués de Calatrava. Los amantes, al ir a fugarse, son sorprendidos por el marqués, que muere, al dispararse accidentalmente la pistola de don Álvaro. Doña Leonor se retira de penitencia a una gruta, cerca del monasterio de Hornachuelos. Don Álvaro la cree muerta y se enrola en el ejército de Italia. Allí don Carlos, hermano de Leonor, lo persigue y don Álvaro acabará matándolo. Don Álvaro, desesperado, se refugia en un convento en Hornachuelos sin saber que Leonor se encuentra allí. Llega don Alfonso, otro hermano de Leonor, que lo desafía. Don Álvaro se ve obligado a batirse con él y lo mata; pero antes, don Alfonso consigue matar a su hermana Leonor. Desesperado, don Álvaro se suicida en mitad de una tormenta.

JOSÉ ZORRILLA

José Zorrilla escribió lírica, narrativa y varias piezas dramáticas, entre las que destaca Don Juan Tenorio. Se estrenó en 1844 y su tema principal está basado en la tradición literaria del donjuán: famoso aventurero y conquistador de mujeres, ya presente en la obra barroca El burlador de Sevilla de Tirso de Molina. Sin embargo, a diferencia de ésta, la obra de Zorrilla se centra en una sola aventura amorosa y presenta un protagonista que se arrepiente y logra la salvación por medio del amor. Sus protagonistas son:

34


EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES. NIVELES DE ANÁLISIS DE LA LENGUA. MORFOLOGÍA. LA LITERATURA DEL SIGLO XVIII.

1

· Don Juan Tenorio, que no encarna el idealizado apasionamiento amoroso propio de otros personajes masculinos del Romanticismo. · Doña Inés, con carácter opuesto a don Juan, es inocente, dulce y buena, virtudes con las que conseguirá doblegar la maldad del protagonista. Es un “ángel de amor” que actúa como mediadora entre el mundo y Dios. En ella, el autor representa la creencia de la salvación del ser humano y refleja la importancia que la bondad y la fe tienen para serenar la inquietud propia del espíritu romántico. Las características de esta obra son: · Está escrita en verso. · Está dividida en siete actos, los cuales aparecen titulados. · Presenta numerosos cambios espaciales. · Desde un punto de vista externo, se puede dividir en dos partes: una, donde se desarrolla la aventura amorosa y humana; y la segunda, que se centra en el episodio sobrenatural y religioso. Argumento: Don Juan Tenorio realiza una vil apuesta con don Luís Mejía que consiste en conquistar en un tiempo récord a una ingenua novicia y también a la novia de su enemigo José Mejía. Don Juan Tenorio logra cumplir sus objetivos: engaña a la novia de su rival y rapta del convento a la noble muchacha doña Inés de apenas diecisiete años. Pero sucede un hecho increíble: don Juan se enamora perdidamente de la ingenua Inés y decide pedir su mano a su padre don Gonzalo de Ulloa para casarse. Don Gonzalo de Ulloa y don José Mejía van enfurecidos a la casa del seductor don Juan Tenorio para reprocharle su vil conducta al engañar a las dos ingenuas muchachas. Don Juan Tenorio se enfrenta a los iracundos caballeros, logrando matar a los dos. El mujeriego don Juan huye despavorido, abandonando a doña Inés, quien muere de pena. A su regreso, después de muchos años, don Juan Tenorio, se encuentra con un panteón en lo que antes había sido su hogar, allí se encuentran enterrados sus víctimas y su adorada Inés. Don Juan Tenorio, completamente arrepentido, pide perdón. Cuando las almas de sus antiguas víctimas están a punto de llevárselo al infierno, aparece el espectro de doña Inés, impidiendo que se lo lleven y salvando su alma.

35


Unidad 1