Issuu on Google+

Parroquial Hoja

N.º 8 • Domingo II de Cuaresma / Ciclo C

• 24 de Febrero de 2013 • Fundada el 4 de junio de 1930. Registro postal: IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes. INDA-04-2007-103013575500-106

Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

¿Cómo hacerle caso a Dios, ahora?

Y

Abraham le creyó a Yahvéh. Y por esto, Dios le apreció en justicia. La Cuaresma es el tiempo para que cada uno mostremos docilidad, confianza y mejor obediencia a Dios. Es el tiempo para que reacomodemos los caminos de nuestra vida que anden extraviados. Es la oportunidad, “tiempo de gracia”, como oímos el Miércoles de Ceniza, para evaluar y cambiar lo que se haya trastornado, para que las actitudes de maldad se conviertan y se dirijan para el bien. ¡Que podamos decir de forma total y confiada!: “El Señor es mi luz y mi salvación”. Dios es el primero que se compromete, nos corresponde a nosotros una respuesta generosa y convincente. El Señor hace una Alianza unilateral para mostrar su amor. Dios se compromete con lo que Él ha ofrecido y ahora queda representado en ese sacrificio antiguo que hemos escuchado en la lectura del Génesis. La Alianza es para siempre.

Lucas en su Evangelio, es esa manifestación de Jesús, transfiguración; mostrarnos su gloria de una manera anticipada para que creamos en Él. El Padre Dios deja oír su voz para manifestarnos que Jesús es el Hijo verdadero a quien tenemos que escuchar. El único camino para conocer a Jesucristo es empezar a confiar en Él. Paso a paso, iremos descubriendo que Él es fiel. Él ha querido confiar en nosotros. No lo defraudemos.

Dios es capaz de transformarnos Es frecuente que vivamos como enemigos de la Cruz de Cristo; la fuerza del pecado nos arrastra para actuar según el instinto y la inclinación al mal. Es preciso recordar que estamos llamados para ser ciudadanos del Cielo; Dios mismo se encarga de transformar nuestro cuerpo frágil y obstinado en hacer daño, si lo permitimos. No estamos llamados a la ruina; pero si no somos cautos, nos arrastra el mal que no queremos. La lista de transformaciones necesarias puede "Éste es mi Hijo... ¡Escúchenlo!" La primera condición de la conversión es escuchar; ser larga... del odio al amor, de la soberbia a la senpuesto que convertirse no significa seguir haciendo lo cillez, de la violencia a vivir en paz, de la apetencia que yo quiero, sino descubrir lo que Dios quiere de desordenada de nuestros instintos a una limpieza de mí. El Evangelio de hoy es muy puntual y específico corazón y de costumbres, del robo al respeto de los para aclarar nuestros deseos ante las propuestas de bienes ajenos... en fin, de la ausencia de Dios a su Dios. El conocimiento de Jesús es indispensable para presencia querida y respetada en cada ser humano. confiar en Él. Los Apóstoles tenían poco de conocerlo, Queremos una sociedad, una Iglesia y una familia y todavía su fe no se amacizaba, como nos puede mejor, todos tenemos respuestas que aportar. Esto ocurrir a muchos cristianos. Lo que hoy nos cuenta será hacerle caso a Dios.

1


ORACIÓN COLECTA

Señor, Padre santo, que nos mandaste escuchar a tu amado Hijo, alimenta nuestra fe con tu palabra y purifica los ojos de nuestro espíritu, para que podamos alegrarnos en la contemplación de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

SALMO RESPONSORIAL

Salmo 26, 1. 7-8. 9abc. 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? R. El Señor es mi luz y mi salvación. Oye, Señor, mi voz y mis clamores, y tenme compasión; el corazón me dice que te busque y buscándote estoy. R. El Señor es mi luz y mi salvación. No rechaces con cólera a tu siervo, Tú eres mi único auxilio; no me abandones ni me dejes solo, Dios y salvador mío. R. El Señor es mi luz y mi salvación. La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza, y en el Señor confía. R. El Señor es mi luz y mi salvación.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mc 9, 7

R. Aleluya, aleluya.

En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre, que decía: “Este es mi Hijo amado: escúchenlo”. R. Aleluya, aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias, Señor, porque al darnos en este sacramento el Cuerpo glorioso de tu Hijo, nos permites participar ya, desde este mundo, de los bienes eternos de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Lectura del libro del Génesis 15, 5-12. 17-18

En aquellos días, Dios sacó a Abram de su casa y le dijo: “Mira el cielo y cuenta las estrellas, si puedes”. Luego añadió: “Así será tu descendencia”. Abram creyó lo que el Señor le decía y, por esa fe, el Señor lo tuvo por justo. Entonces le dijo: “Yo soy el Señor, el que te sacó de Ur, ciudad de los caldeos, para entregarte en posesión esta tierra”. Abram replicó: “Señor Dios, ¿cómo sabré que voy a poseerla?”. Dios le dijo: “Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos de tres años; una tórtola y un pichón”. Tomó Abram aquellos animales, los partió por la mitad y puso las mitades una enfrente de la otra, pero no partió las aves. Pronto comenzaron los buitres a descender sobre los cadáveres y Abram los ahuyentaba. Estando ya para ponerse el sol, Abram cayó en un profundo letargo, y un terror intenso y misterioso se apoderó de él. Cuando se puso el sol, hubo densa oscuridad y sucedió que un brasero humeante y una antorcha encendida, pasaron por entre aquellos animales partidos. De esta manera hizo el Señor, aquel día, una alianza con Abram, diciendo: “A tus descendientes doy esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río Éufrates”. Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses 3, 17 – 4, 1

Hermanos: Sean todos ustedes imitadores míos y observen la conducta de aquellos que siguen el ejemplo que les he dado a ustedes. Porque, como muchas veces se lo he dicho a ustedes, y ahora se lo repito llorando, hay muchos que viven como enemigos de la cruz de Cristo. Esos tales acabarán en la perdición, porque su dios es el vientre, se enorgullecen de lo que deberían avergonzarse y sólo piensan en cosas de la tierra. Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del Cielo, de donde esperamos que venga nuestro salvador, Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo, en virtud del poder que tiene para someter a su dominio todas las cosas. Hermanos míos, a quienes tanto quiero y extraño: ustedes, hermanos míos amadísimos, que son mi alegría y mi corona, manténganse fieles al Señor. Palabra de Dios.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 28b-36

E

n aquel tiempo, Jesús se hizo acompañar de Pedro, Santiago y Juan, y subió a un monte para hacer oración. Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se hicieron blancas y relampagueantes. De pronto aparecieron conversando con Él dos personajes, rodeados de esplendor: eran Moisés y Elías. Y hablaban de la muerte que le esperaba en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban rendidos de sueño; pero, despertándose, vieron la gloria de Jesús y de los que estaban con Él. Cuando éstos se retiraban, Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, sería bueno que nos quedáramos aquí y que hiciéramos tres chozas: una para ti, una para Moisés y otra para Elías”, sin saber lo que decía. No había terminado de hablar, cuando se formó una nube que los cubrió; y ellos, al verse envueltos por la nube, se llenaron de miedo. De la nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo, mi escogido; escúchenlo”. Cuando cesó la voz, se quedó Jesús solo. Los discípulos guardaron silencio y por entonces no dijeron a nadie nada de lo que habían visto. Palabra del Señor.


3 de Marzo de 2013: Día del Seminario de Guadalajara

En este Año de la Fe, aprendamos de memoria el Credo y recitémoslo como oración todos los días

Credo

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por Quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo; que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

"Soy Médico de profesión, con miras al Sacerdocio por Vocación…"

S

oy Ulises Alejandro Manzo Dueñas. El Señor, por pura misericordia suya, me ha llamado a seguirlo y a acompañarlo íntimamente, tanto en el Tabor como en el Gólgota. Y, ¿cómo fue mi llamado? ...creo que no podría sintetizarlo en unas cuantas líneas, todo el caminar de mi vida, el Señor me ha llevado de su mano providente, respetando mi libertad; me ha atraído hacia Él por la fuerza del amor, de un modo más ordinario que extraordinario. Soy Médico de profesión, hoy Diácono con miras al Sacerdocio por Vocación… estudié en la Universidad de Guadalajara, e hice mi servicio social en Santa Cruz de la Soledad, Chapala, donde mi Señor me invitó a trabajar ya no solo con cuerpos, sino con almas… a las que tanto ama. Nací en el seno de una familia que profesaba e intentaba vivir su fe, cultivando valores cristianos. Tengo muy presente cómo mi padre procuraba reunirnos en familia a orar en algunos momentos del día, principalmente para dar gracias por los alimentos, y en la noche con la lectura de algún fragmento de la Sagrada Escritura y el rezo de oraciones vocales; así como la asistencia juntos a la Misa Dominical… Mi infancia, del todo ordinaria, transcurre en un ambiente de abundante convivencia familiar y con el testimonio de esfuerzo incansable de mis padres por ofrecernos, de entre lo bueno, lo mejor que pueden, siempre de la mano del Señor… y así me llevó Él por mucho tiempo.

Gloria

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

Recuerdo bien que en la etapa de culminación de mi Bachillerato, influyó en la toma de decisión de mi elección profesional, un fuerte deseo de emplear el mayor tiempo posible de mi vida en estar cerca de las personas… No puedo negar que sentía algunas inquietudes en mi interior sobre mi proyecto de vida, pero no supe aclararlas en ese momento y me envolví en un activismo intelectual durante la Universidad, si bien sentí frecuentemente la necesidad de recurrir a momentos de especial soledad e intimidad con mi Creador. Mi Año de Servicio como médico me llenaba de gratísimos e inolvidables momentos de alegría, disfrutaba de bellas amistades, preciosas experiencias… Mi relación médico-paciente rebasaba con mucho las fronteras de un simple consultorio, me donaba… e igualmente recibía, y esto me daba hermosas satisfacciones… y aún así, mi ambicioso corazón no se conformaba, algo le faltaba… Creo que me aprovechó muy bien la Providencia Divina que me puso delante personas muy dignas de mi estima y admiración, y aunque no bien entendí ni atendí en un principio a sus orientaciones, me invitaban a encontrarme, a profundizar y prolongar mis diálogos con Aquél que me amaba y me llamaba, y a responder a su amable voz que me seducía sin violentarme, que satisfacía mis más profundos anhelos, que llenaba lo que mi corazón pedía… Y por esta ocasión, baste este breve esbozo. Es hermosa la aventura de la Vocación…

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre. Amén.

3


¿Qué es la Cuaresma? La Cuaresma es... 4 Una oportunidad para convertirse al Evangelio. 4 40 días para reflexionar sobre lo que creemos. 4 Apertura a Dios por la escucha de su Palabra. 4 Oportunidad de redactar un proyecto personal. 4 Un tiempo de oración personal. 4 Una llamada de Dios al corazón. 4 La preparación para la Pascua. 4 Reconciliarse con Dios. 4 Recolocar la escala de valores. 4 Hacer un espacio a Dios para que ilumine la vida. 4 Afinar el oído para escuchar al hermano.

La Cuaresma no es... 740 días de estar tristes. 7Dejar de comer carne los viernes por costumbre. 7Pensar sólo en Jesús crucificado. 7Preparar las vacaciones de Semana Santa. 7Que te pongan ceniza en la cabeza, sin más. 7Rezar mucho, pero vivir sin que te importe la gente. 7Sacrificarse sólo para fastidiarse. 7Venerar alguna imagen y no vivir como Jesús.

Jubileo Circular 25, 26 y 27: Lunes, Martes y Miércoles Señor de los Milagros, San Pedrito Ntra. Sra. de Talpa Ntra. Sra. de la Salud Sagrado Corazón, San Martín de las Flores La Cruz de la Reconciliación, Col. Indígena Santa Mónica, La Barca San Felipe de Jesús, Ocotlán San Juan, Tecomatlán San Marcos Evangelista, Cocula

28, 1o y 2 marzo: Jueves, Viernes y Sábado Ntra. Sra. de Zapopan, Estadio Jesucristo Rey del Universo Jesús de Nazaret, Zalatitán Monte Carmelo Nuestra Señora del Rosario, Poncitlán El Refugio, Mpio. de Tala Ntra. Sra. de La Esperanza, Juchipila Reina de La Paz, Zalatitán

Director Responsable: Pbro. Adalberto González González Consulta la Hoja Parroquial: Redacción: Pbro. Alberto Ávila / Pbro. Juan Javier Padilla www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones. Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guad., Jal. Tel. 3614-2746 Tels. 3002-6470 • 3002-6471

4

Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento


Hoja Parroquial - 24 de Febrero de 2013 - Num. 8