Issuu on Google+

Parroquial Hoja

P

N.º 20 • Solemnidad: Pentecostés / Ciclo C

• 19 de Mayo de 2013 • Fundada el 4 de junio de 1930. Registro postal: IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes. INDA-04-2007-103013575500-106

Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

«Y empezaron a hablar»

entecostés es una fiesta que nos saca de nuestra mazmorra, de nuestras vergüenzas, de nuestra pasividad; nos da razón y fuerza para actuar en consecuencia de la fe que tenemos. Sabemos que este mundo, para cambiar, necesita “palabras de vida”, no solamente “habladas”. Es decir: razón de nuestras palabras, razón de nuestros comportamientos, razón de nuestra existencia: tenerlas y compartirlas. Esto es lo que hace el Espíritu Santo en Pentecostés y este efecto lo quiere llevar a “toda la tierra”. Hay un cambio profundo de los discípulos silenciosos, llenos de temor, a unos creyentes que se vuelven apóstoles, ya sin miedo, para compartir la experiencia de Jesús en sus vidas.

La fuerza del Espíritu En nuestra vida diaria, hay elementos que nos dan razón de cómo y de qué forma se realiza nuestra existencia; tenemos palabras como vitalidad, fuerza, dinamismo... y algunos decimos: “Se tiene espíritu” cuando hay un impulso vital de energía que invita a “vivir hacia adelante”. En la Iglesia, a esta vitalidad le llamamos el Espíritu Santo, así, con mayúsculas, porque nos dice la teología que no es sólo una fuerza o un vigor pasajero; es “cabalmente una persona”, la Tercera Persona de la Trinidad Santa. Estos renglones únicamente son una metáfora que usamos para entender lo que la Teología Trinitaria nos explica de forma profunda y basta. Nosotros confesamos y estamos en lo cierto de que “El Espíritu es la misma vida de Dios”, que se manifiesta con muchos dones y se nos regala de una manera singular en

la Fiesta de Pentecostés, al término de la Pascua. Pentecostés es una experiencia de vida nueva con dimensiones universales. Una vez iniciada la vida del Espíritu en la Iglesia, en nuestros corazones, no se agota ni se avejenta, no se destruye; al contrario: se multiplica y diversifica para hacer funcionar el Cuerpo Místico de Cristo que formamos todos los creyentes y que gracias a ese Espíritu tenemos fuerza y dirección.

«Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar...» El primer efecto en la Iglesia de los discípulos de Jesús avergonzados, ocultos y temerosos, es una decisión total de empezar a ser testigos, empezaron a hablar de un forma convencida, sin tapujos, sin temblores en la voz, con una seguridad, sabiduría y atrevimiento que ellos mismos sabían no era de su propio ser, sino que era “la fuerza del Espíritu”. Es la fuerza de este Espíritu que les da vigor y diversidad para formar un solo cuerpo, como nos asegura la Carta a los Corintios de este domingo. El Espíritu Santo es el que les enseña y quita su ignorancia, Él es quien les da valentía y les tumba sus miedos; Jesús fue el Enviado del Padre y ahora envía a su Iglesia en la fuerza de este Espíritu para que salga de sus temores y se sienta llamada a dar testimonio. No es un Espíritu elitista, por el contrario: es universal, les da su Paz, su alegría, para que contagien al mundo. No es un Espíritu pusilánime, sino vigoroso, que contagia para realizar el bien.

1


ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que por el misterio de Pentecostés santificas a tu Iglesia extendida por todas las naciones, concede al mundo entero los dones del Espíritu Santo y continúa realizando entre los fieles la unidad y el amor de la primitiva Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo.

SALMO RESPONSORIAL Salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30.31 y 34

R. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya. Bendice al Señor, alma mía; Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor! La tierra está llena de tus creaturas. R. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya. Si retiras tu aliento, toda creatura muere y vuelve al polvo; pero envías tu espíritu, que da vida, y renuevas el aspecto de la tierra. R. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya. Que Dios sea glorificado para siempre y se goce en sus creaturas. Ojalá que le agraden mis palabras y yo me alegraré en el Señor. R. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO R. Aleluya, aleluya.

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

R. Aleluya, aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, Tú que nos concedes participar de la vida divina por medio de tus sacramentos, conserva en nosotros el don de tu amor y la presencia viva del Espíritu Santo, para que esta comunión nos ayude a obtener nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11 El día de Pentecostés, todos los discípulos estaban reunidos en un mismo lugar. De repente se oyó un gran ruido que venía del cielo, como cuando sopla un viento fuerte, que resonó por toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego, que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otros idiomas, según el Espíritu los inducía a expresarse. En esos días había en Jerusalén judíos devotos, venidos de todas partes del mundo. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Atónitos y llenos de admiración, preguntaban: “¿No son galileos, todos estos que están hablando? ¿Cómo, pues, los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay medos, partos y elamitas; otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene. Algunos somos visitantes, venidos de Roma, judíos y prosélitos; también hay cretenses y árabes. Y, sin embargo, cada quien los oye hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua”. Palabra de Dios.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios 12, 3-7. 12-13 Hermanos: Nadie puede llamar a Jesús “Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios, que hace todo en todos, es el mismo. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu. Palabra de Dios.

SECUENCIA Ven, Dios Espíritu Santo, y envíanos desde el Cielo tu luz, para iluminarnos.

Sin tu inspiración divina, los hombres nada podemos y el pecado nos domina.

Ven ya, Padre de los pobres, Luz que penetra en las almas, Dador de todos los dones.

Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos y cura nuestras heridas.

Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma, paz en las horas de duelo.

Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas.

Eres pausa en el trabajo; brisa, en un clima de fuego; consuelo, en medio del llanto.

Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza tus siete sagrados dones.

Ven, Luz santificadora, y entra hasta el fondo del alma de todos los que te adoran.

Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.

EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 19-23

A

l anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría. De nuevo les dijo Jesús: “La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo”. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”. Palabra del Señor.


Jueves 23 de Mayo

En este Año de la Fe, aprendamos de memoria el Credo y recitémoslo como oración todos los días

Fiesta de Jesús, Sumo y Eterno Sacerdote

Credo

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por Quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo; que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

E

l próximo jueves celebramos la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote: en esta conmemoración, la Iglesia nos invita a contemplar el sacerdocio liberador de Jesucristo como la cumbre y el compendio de su acción salvadora en el mundo. Jesús es el Sacerdote de la Nueva Alianza que nos ha reconciliado con Dios y nos ha llamado a formar parte de su Iglesia, haciéndonos hijos del Padre. Por los Sacerdotes Como ha sido tradición desde hace años, en la conmemoración litúrgica de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, la Comisión de Formación Permanente de la Arquidiócesis convoca a todo el Clero, tanto de Diocesanos como de Religiosos, a celebrar esta Fiesta con una Eucaristía en el Templo Expiatorio, y a la vez para dar la bienvenida a los recién ordenados Presbíteros en Pentecostés. La fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, fue introducida no hace muchos años en el calendario litúrgico; inició en

Gloria

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

España a instancias del Siervo de Dios José María García Lahiguera, quien fundó la Congregación de religiosas contemplativas (Hermanas Oblatas de Cristo Sacerdote), quienes tienen como fin ofrecer sus vidas por la santidad de los sacerdotes, y rezar también por los seminaristas. La primera vez que se celebró esta fiesta fue el 6 de junio de 1974, jueves posterior a Pentecostés. Desde entonces, se ha venido estableciendo esta Fiesta en distintos países. Es un día para hablar del sacerdocio y pedir por todos los sacerdotes de la Iglesia Católica.

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre. Amén.

3


Aniversario de la Canonización de los Mártires Mexicanos

E

ste martes 21 de mayo, celebraremos el XIII Aniversario de la Canonización de los Mártires Mexicanos, en Roma, realizada en el marco del Jubileo del año 2000, por su entonces Santidad, ahora Beato, Juan Pablo II. Fueron canonizados 25 mártires mexicanos, de los cuales 22 eran sacerdotes y tres laicos que dieron testimonio de su fe en tiempos difíciles para la Iglesia en México. En 1917 fue promulgada en México una nueva Constitución, firmada por el presidente Don Venustiano Carranza. Estaba inspirada en principios anticlericales y provocó una era de violenta persecución religiosa. En 1926, bajo la presidencia de Don Plutarco Elías Calles, la persecución se hace más violenta con la expulsión de algunos sacerdotes, la clausura de escuelas privadas y de obras de beneficencia. Fueron muchos los fieles que sufrieron el martirio por defender su fe, de entre ellos fueron proclamados santos de la Iglesia Cristóbal Magallanes y 24 compañeros mártires.

Jubileo Circular 20, 21 y 22: Lunes, Martes y Miércoles Sagrado Corazón, San Isidro Santa María Goretti Santa Ana, Calzada del Obrero Padre Eterno Ntra. Sra. de Guadalupe, Col. Jalisco La Cruz Blanca Virgen de Guadalupe, La Yesca Jesús Divino Preso, Zapotlanejo

23, 24 y 25: Jueves, Viernes y Sábado El Tepeyac San Martín de Porres, Frac. Monraz San Alberto Magno San Rafael Arcángel Santo Niño de Plateros María de Nazaret La Divina Providencia, Col. Santa María San Marcos, mismo Mpio. San Felipe Apóstol, Cuquío

Consulta la Hoja Parroquial: Director Responsable: Pbro. Adalberto González González Redacción: Pbro. Alberto Ávila / Pbro. Juan Javier Padilla www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones. Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guad., Jal. Tel. 3614-2746 Tels. 3002-6470 • 3002-6471 Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento

4


Hoja Parroquial - 20 de Mayo de 2013 - Num. 20