Page 1

N.º 18 • III D omingo

Y

de

P ascua / C iclo A

• 4 de Mayo de 2014 •

La frustración se convierte en gozo

a han pasado algunos días después de la muerte de Jesús y hay varios que no han asimilado la muerte de su Señor que conocieron, lo admiraron y hasta comieron con Él. La desesperanza empieza a inquietar, y ya hace estragos en la comunidad de los que creían. Empieza la desbandada. Parece que todo fue un bonito sueño, pero la cruda realidad es que Aquel en el que confiaron que traería cambios importantes en su vida, fue destrozado por la muerte. Los poderosos han vuelto a ganar la partida y el desaliento golpea muy duro a ese pequeño grupo de seguidores que habían empezado a creer... Es cierto, se oyen rumores de que ya no está en la tumba, pero no saben qué habrá pasado. Dos personajes del pequeño poblado de Emaús, hacen su camino de regreso. En medio de la plática tristona que los lleva cabizbajos, alguien se les acerca y comparte la plática. El compañero de viaje tiene otros pensamientos de lo que ha pasado y trata de animar a los que se sienten derrotados... Así es casi siempre la vida: confiamos y de repente se nos caen las alas de las ilusiones. Pero algo va a pasar después de ese encuentro en las veredas polvosas de Israel. Todo se va a explicar en Emaús cuando ese incógnito, compañero de plática, es invitado y parte el pan. Hasta entonces, ¡se les abrieron los ojos!

Superar la derrota Pedro, el Apóstol, en su carta, hace un llamado a mantenerse fieles a Dios aun en situaciones difíciles; en esas circunstancias que duelen y no entendemos. En el mundo, sigue habiendo marginación, dolor, gente que hace mucho daño en una sociedad llena de defectos, con leyes inhumanas, injustas, porque sólo protegen al que paga. Hoy, hay cristianos que se desilusionan incluso dentro de los grupos parroquiales. La Imagen de Jesús como compañero de camino que presenta el Evangelio de Lucas, en cada uno de sus pormenores, puede estimular la confianza, hacer sentir a Jesús cercano en medio de tanto dolor de nuestra Iglesia. Hacen falta testigos En la Primera Lectura, se da cuenta del ánimo que surgió entre los seguidores de Jesús: manifiestan con seguridad que “ha resucitado”. Va a empezar otra etapa muy animosa, se animarán a convencer a todo mundo que resucitó de veras. La confianza no es vana. Los creyentes tienen una certeza: Jesús nos acompaña en las penurias de cada día, es compañero de viaje. La pequeña Iglesia le dio vuelta a la tristeza, cambió la derrota; surge un entusiasmo nuevo... quiere compartir el gozo de haber conocido a Jesús.

1


ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que tu pueblo se regocije siempre al verse renovado y rejuvenecido, para que, al alegrarse hoy por haber recobrado la dignidad de su adopción filial, aguarde seguro con gozosa esperanza el día de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

SALMO RESPONSORIAL

Sal 15, 1-2a y 5.7-8.9-10.11 R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya. Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que Tú eres mi Señor. El Señor es la parte que me ha tocado en herencia: mi vida está en sus manos.

R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya. Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor y con Él a mi lado, jamás tropezaré.

R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya. Por eso se me alegran el corazón y el alma, y mi cuerpo vivirá tranquilo, porque Tú no me abandonarás a la muerte ni dejarás que sufra yo la corrupción.

R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya. Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti.

R. Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 24, 32 R. Aleluya, aleluya.

Señor Jesús, haz que comprendamos la Sagrada Escritura. Enciende nuestro corazón mientras nos hablas.

R. Aleluya, aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dirige, Señor, tu mirada compasiva sobre tu pueblo, al que te has dignado renovar con estos misterios de vida eterna, y concédele llegar un día a la gloria incorruptible de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Lectura del libro de los hechos de los Apóstoles 2, 14. 22-33

El día de Pentecostés, se presentó Pedro, junto con los Once, ante la multitud, y levantando la voz, dijo: “Israelitas, escúchenme. Jesús de Nazaret fue un hombre acreditado por Dios ante ustedes, mediante los milagros, prodigios y señales que Dios realizó por medio de Él y que ustedes bien conocen. Conforme al plan previsto y sancionado por Dios, Jesús fue entregado, y ustedes utilizaron a los paganos para clavarlo en la cruz. Pero Dios lo resucitó, rompiendo las ataduras de la muerte, ya que no era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio. En efecto, David dice, refiriéndose a Él: Yo veía constantemente al Señor delante de mí, puesto que Él está a mi lado para que yo no tropiece. Por eso se alegra mi corazón y mi lengua se alboroza; por eso también mi cuerpo vivirá en la esperanza, porque Tú, Señor, no me abandonarás a la muerte, ni dejarás que tu santo sufra la corrupción. Me has enseñado el sendero de la vida y me saciarás de gozo en tu presencia. Hermanos, que me sea permitido hablarles con toda claridad: el patriarca David murió y lo enterraron, y su sepulcro se conserva entre nosotros hasta el día de hoy. Pero, como era profeta, y sabía que Dios le había prometido con juramento que un descendiente suyo ocuparía su trono, con visión profética habló de la resurrección de Cristo, el cual no fue abandonado a la muerte ni sufrió la corrupción. Pues bien, a este Jesús Dios lo resucitó, y de ello todos nosotros somos testigos. Llevado a los Cielos por el poder de Dios, recibió del Padre el Espíritu Santo prometido a Él y lo ha comunicado, como ustedes lo están viendo y oyendo”. Palabra de Dios.

Lectura de la primera carta del apóstol San Pedro 1, 17-21

Hermanos: Puesto que ustedes llaman Padre a Dios, que juzga imparcialmente la conducta de cada uno según sus obras, vivan siempre con temor filial durante su peregrinar por la tierra. Bien saben ustedes que de su estéril manera de vivir, heredada de sus padres, los ha rescatado Dios, no con bienes efímeros, como el oro y la plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, el cordero sin defecto ni mancha, al cual Dios había elegido desde antes de la crea­ción del mundo, y por amor a ustedes, lo ha manifestado en estos tiem­pos, que son los últimos. Por Cristo, ustedes creen en Dios, quien lo resucitó de entre los muertos y lo llenó de gloria, a fin de que la fe de ustedes sea también esperanza en Dios. Palabra de Dios.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 24, 13-35

E

l mismo día de la Resurrección, iban dos de los discípulos hacia un pueblo llamado Emaús, situado a unos once kilómetros de Jerusalén, y comentaban todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellos; pero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. Él les preguntó: “¿De qué cosas vienen hablando, tan llenos de tristeza?”. Uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¿Eres Tú el único forastero que no sabe lo que ha sucedido estos días en Jerusalén?”. Él les preguntó: “¿Qué cosa?”. Ellos le respondieron: “Lo de Jesús el nazareno, que era un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo. Cómo los sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que Él sería el libertador de Israel, y sin embargo, han Continúa en pág. 3


La Profesión de nuestra

Fe

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por Quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo; que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

pasado ya tres días desde que estas cosas sucedieron. Es cierto que algunas mujeres de nuestro grupo nos han desconcertado, pues fueron de madrugada al sepulcro, no encontraron el cuerpo y llegaron contando que se les habían aparecido unos ángeles, que les dijeron que estaba vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron al sepulcro y hallaron todo como habían dicho las mujeres, pero a Él no lo vieron”. Entonces Jesús les dijo: “¡Qué insensatos son ustedes y qué duros de corazón para creer todo lo anunciado por los profetas! ¿Acaso no era necesario que el Mesías padeciera todo esto y así entrara en su gloria?”. Y comenzando por Moisés y siguiendo con todos los profetas, les explicó todos los pasajes de la Escritura que se referían a Él. Ya cerca del pueblo a donde se dirigían, Él hizo como que iba más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y pronto va a oscurecer”. Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaban a la mesa, tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero Él se les desapareció. Y ellos se decían el uno al otro: “¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras!”. Se levantaron inmediatamente y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, los cuales les dijeron: “De veras ha resucitado el Señor y se le ha aparecido a Simón”. Entonces ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. Palabra del Señor.

LAS VOCACIONES: testimonio de la Verdad

E

l próximo domingo 11 de mayo celebraremos la 51ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. En 1963, el Papa Pablo VI designó la fiesta del Buen Pastor como la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Jesús, el Buen Pastor, nos protege como su rebaño y nos ha prometido la vida eterna. Como seguidores de Jesús, estamos llamados a permanecer fieles

Gloria

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

a la gracia de Dios. Al celebrar esta fiesta, oramos se nos conceda fidelidad a nuestra vocación. La Iglesia nos invita a honrar la vocación que todos los cristianos recibimos en nuestro Bautismo. Que nosotros, que hemos dedicado nuestras vidas a Dios a través de la vocación al matrimonio, sacerdocio, diaconado, vida consagrada o soltería, permanezcamos fieles a nuestros compromisos. Que aquellos que están discerniendo su vocación escuchen y se dejen guiar por la gracia de Dios. Así, el próximo domingo 11 de mayo, IV Domingo de Pascua o Domingo del Buen Pastor, la Iglesia celebrará la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones con el tema y mensaje del Papa Francisco: “Las Vocaciones, testimonio de la Verdad”.

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre. Amén.

3


ORACIÓN POR LAS VOCACIONES Jesús, Divino Pastor de las almas, que llamaste a los Apóstoles para hacerlos pescadores de hombres, atrae hacia ti las almas ardientes y generosas de los jóvenes, para hacerlos tus seguidores y tus ministros; hazlos partícipes de tu sed de Redención universal, en favor de la cual renuevas tu Sacrificio sobre los altares. Tú, Señor, «siempre dispuesto a interceder por nosotros», descúbreles los horizontes del mundo entero, donde la muda plegaria de tantos hermanos pide la luz de la verdad y el calor del amor, para que, respondiendo a tu llamada, prolonguen aquí abajo tu misión, edifiquen tu Cuerpo Místico, que es la Iglesia, y sean «sal de la tierra», «luz del mundo». Extiende, Señor, tu amorosa llamada también a muchas almas de mujeres puras y generosas, e infúndeles el anhelo de la perfección evangélica y la entrega al servicio de la Iglesia y de los hermanos necesitados de asistencia y caridad.

Jubileo Circular 5, 6 y 7: Lunes, Martes y Miércoles Sagrados Corazones de Jesús y María Ntra. Sra. de la Soledad, Tlaquepaque San Alfonso María de Ligorio, Plaza Guadalupe Ntra. Sra. de Belén, San Pascual Bailón, Zalatitán San Isidro, Col. Silva Romero Cristo Rey, Corta Pico San Antonio de Padua, La Quemada

8, 9 y 10: Jueves, Viernes y Sábado La Divina Providencia, Sta. Ana Tepetitlán Ntra. Sra. del Divino Amor San Pablo Apóstol Cristo Rey, Rancho La Cruz Virgen de Guadalupe, San José del Castillo San Antonio de los Vázquez, Santa Teresita del Niño Jesús, La Barca Sagrado Corazón de Jesús, Huaxtla

Pablo VI, 11 de abril de 1964.

Consulta la Hoja Parroquial: Director Responsable: Pbro. Adalberto González González www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Redacción: Pbro. Alberto Ávila / Pbro. Juan Javier Padilla Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Tels. 3002-6470 • 3002-6471 Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guad., Jal. Tel. 3614-2746

4

Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento

Hoja Parroquial - 4 de Mayo de 2014 - Num. 18  

Boletín Semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you