Page 1

Parroquial Hoja

S

N.º 16 • Domingo IV de Pascua / Ciclo C

• 21 de Abril de 2013 • Fundada el 4 de junio de 1930. Registro postal: IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes. INDA-04-2007-103013575500-106

Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

«Mis ovejas escuchan mi voz»

omos víctimas de una lluvia tan abrumadora de palabras, voces y ruidos, que corremos el riesgo de perder nuestra capacidad para escuchar la voz que necesitamos oír para tener vida. ¿Cómo pueden resonar en esta sociedad las palabras de Jesús que leemos hoy en el  Evangelio? «Mis ovejas escuchan mi voz... y yo les doy vida eterna». Apenas sabemos callarnos, estar atentos y permanecer abiertos a esa Palabra viva  que está presente en lo más hondo de la vida y de nuestro ser. Convertidos en tristes "teleadictos", nos pasamos horas y más horas sentados ante el  televisor, recibiendo pasivamente imágenes, palabras, anuncios y todo cuanto nos quieran  ofrecer para alimentar nuestra trivialidad. Según estudios realizados, son mayoría los que ven de dos a tres horas diarias la  televisión, lo cual significa que cuando hayan cumplido 65 años habrán estado 9 años  consecutivos ante el televisor. Envuelto en un mundo trivial, evasivo y deformante, el "teleadicto" sufre una verdadera  frustración cuando carece de su alimento televisivo. Necesita esa pequeña pantalla llena de colores que se convierte, con frecuencia, en una  pantalla, en sentido literal y estricto, entre el individuo y la reali-

dad. Ya no vive desde las raíces de la misma vida. Apenas escucha ya otro mensaje, sino el que recibe a través de las ondas. El hombre contemporáneo necesita urgentemente recuperar de nuevo el silencio y la capacidad de escucha, si no quiere ver su vida y su fe ahogarse progresivamente en la trivialidad. Necesitamos estar más atentos a la llamada de Dios, escuchar la voz de la verdad, sintonizar con lo mejor que hay en nosotros, desarrollar esa sensibilidad interior que  percibe, más allá de lo visible y de lo audible, la presencia de Aquel que puede dar vida a nuestra vida. Según Karl Rahner, "el cristiano del futuro o será un místico, es decir, una  persona que ha experimentado algo, o no será cristiano. Porque la espiritualidad del futuro no se apoyará ya en una convicción unánime, evidente y pública, ni en un ambiente religioso generalizado, sino en la experiencia y decisión personales". Lo que cambia el corazón del hombre y lo convierte no son las palabras, las ideas y las  razones, sino la escucha sincera de la voz de Dios. Esa escucha sincera de Dios que transforma nuestra soledad interior en comunión  vivificante y fuente de nueva vida. 

1


ORACIÓN COLECTA Dios omnipotente y misericordioso, guíanos a la felicidad eterna de tu Reino, a fin de que el pequeño rebaño de tu Hijo pueda llegar seguro a donde ya está su Pastor, resucitado, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos.

SALMO RESPONSORIAL del Salmo 99, 2. 3. 5

R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya. Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Señor con alegría y con júbilo entremos en su templo. R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya. Reconozcamos que el Señor es Dios, que Él fue quien nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño. R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya. Porque el Señor es bueno, bendigámoslo, porque es eterna su misericordia y su fidelidad nunca se acaba. R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Aleluya.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 10, 14 R. Aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor –dice el Señor–, yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí. R. Aleluya, aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Vela, Señor, con solicitud, por las ovejas que rescataste con la Sangre preciosa de tu Hijo, para que puedan alcanzar, un día, la felicidad eterna de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 13, 14. 43-52 En aquellos días, Pablo y Bernabé prosiguieron su camino desde Perge hasta Antioquía de Pisidia, y el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Cuando se disolvió la asamblea, muchos judíos y prosélitos piadosos acompañaron a Pablo y a Bernabé, quienes siguieron exhortándolos a permanecer fieles a la gracia de Dios. El sábado siguiente, casi toda la ciudad de Antioquía acudió a oír la palabra de Dios. Cuando los judíos vieron una concurrencia tan grande, se llenaron de envidia y comenzaron a contradecir a Pablo con palabras injuriosas. Entonces Pablo y Bernabé dijeron con valentía: “La palabra de Dios debía ser predicada primero a ustedes; pero como la rechazan y no se juzgan dignos de la vida eterna, nos dirigiremos a los paganos. Así nos lo ha ordenado el Señor, cuando dijo: Yo te he puesto como luz de los paganos, para que lleves la salvación hasta los últimos rincones de la tierra”. Al enterarse de esto, los paganos se regocijaban y glorificaban la palabra de Dios, y abrazaron la fe todos aquellos que estaban destinados a la vida eterna. La palabra de Dios se iba propagando por toda la región. Pero los judíos azuzaron a las mujeres devotas de la alta sociedad y a los ciudadanos principales, y provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé, hasta expulsarlos de su territorio. Pablo y Bernabé se sacudieron el polvo de los pies, como señal de protesta, y se marcharon a Iconio, mientras los discípulos se quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo. Palabra de Dios. Lectura del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan 7, 9. 14-17 Yo, Juan, vi una muchedumbre tan grande, que nadie podía contarla. Eran individuos de todas las naciones y razas, de todos los pueblos y lenguas. Todos estaban de pie, delante del trono y del Cordero; iban vestidos con una túnica blanca y llevaban palmas en las manos. Uno de los ancianos que estaban junto al trono, me dijo: “Estos son los que han pasado por la gran persecución y han lavado y blanqueado su túnica con la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios y le sirven día y noche en su templo, y el que está sentado en el trono los protegerá continuamente. Ya no sufrirán hambre ni sed, no los quemará el sol ni los agobiará el calor. Porque el Cordero, que está en el trono, será su pastor y los conducirá a las fuentes del agua de la vida y Dios enjugará de sus ojos toda lágrima”. Palabra de Dios.

EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Juan 10, 27-30

E

n aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna y no perecerán jamás; nadie las arrebatará de mi mano. Me las ha dado mi Padre, y Él es superior a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. El Padre y yo somos uno”. Palabra del Señor.


En este Año de la Fe, aprendamos de memoria el Credo y recitémoslo como oración todos los días

Credo

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por Quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo; que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

Celebraremos el 25 aniversario de ordenación como obispo del Cardenal Juan Sandoval

C

on una Misa de Acción de Gracias que se llevará a cabo el próximo martes 30 de abril, a las 12 horas, el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez celebrará su XXV Aniversario de haber sido nombrado obispo. Mons. Manuel Talamás Camandari lo ungió como Auxiliar de la Diócesis de Ciudad Juárez, Chihuahua. Como muestra de agradecimiento a Dios por todas las bendiciones que, a través del servicio del Cardenal Juan Sandoval, ha derramado en los fieles de las Diócesis de Ciudad Juárez y Guadalajara, se llevará a cabo esta celebración Eucarística en las instalaciones del Complejo Panamericano de Voleibol, que se ubica en la Unidad Deportiva Ávila Camacho. Todos los fieles que deseen acompañar al ahora Arzobispo Emérito, podrán asistir a la celebración, en la que estarán presentes el Cardenal Robles Ortega, el Nuncio Apostólico en México, Christoph Pierre, y Obispos de México, así como sacerdotes de la Diócesis. La entrada será libre. D. Juan Sandoval Íñiguez nació el 28 de marzo de 1933, en el pueblo de Yahualica –que pertenece actualmente a la Diócesis de San Juan de los Lagos–, en el seno de una familia integrada por 12 hermanos, de los cuales, uno también es sacerdote: José, que pertenece a los Misioneros de Guadalupe. Realizó los estudios elementales en el instituto "Amado Nervo", en

Gloria

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre. Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

su pueblo natal. Después, ingresó al Seminario conciliar de Guadalajara. Al concluir los estudios en este último, en 1952, fue enviado a Roma, para estudiar en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde obtuvo el grado de Licenciado en Filosofía y doctor en Teología. Recibió la ordenación sacerdotal el 27 de octubre de 1957. Fue consagrado obispo el 30 de abril de 1988, para ser auxiliar en la Diócesis de Ciudad Juárez. Tras su designación como Arzobispo de Guadalajara –en abril de 1994–, fue elevado al grado cardenalicio el 26 de noviembre del mismo año. Recibió el birrete del Papa Juan Pablo II. Presidió esta grey hasta el 7 de diciembre de 2011, día en que fue aceptada su renuncia por el Santo Padre (ahora Emérito) Benedicto XVI, quien, a su vez, nombró como su sucesor al cardenal Francisco Robles Ortega.

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre. Amén.

3


Jubileo Circular 22, 23 y 24: Lunes, Martes y Miércoles María Reina del Palomar La Santa Cruz, Col. El Campesino San Maximiliano María Kolbe, Las Juntas El Señor del Encino Ntra. Sra. de la Caridad del Cobre María Auxiliadora, Tlaquepaque Santiago Apóstol, Ameca San José, Casas Caídas

25, 26 y 27: Jueves, Viernes y Sábado Ntra. Sra. de la Defensa, Toluquilla Inmaculado Corazón de María Ntra. Sra. de Loreto La Quinta Aparición San Felipe Apóstol, Coyula San Agustín, Tlachichila San Nicolás de Tolentino, La Barca

Director Responsable: Pbro. Adalberto González González Consulta la Hoja Parroquial: Redacción: Pbro. Alberto Ávila / Pbro. Juan Javier Padilla www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones. Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guad., Jal. Tel. 3614-2746 Tels. 3002-6470 • 3002-6471 Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento

4


Hoja Parroquial - 21 de Abril de 2013 - Num. 16  

Boletín Semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you