Issuu on Google+

Hoja parroquial Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

N.º 11 • I domingo de Cuaresma, Ciclo A • 13 de Marzo de 2011

Fundado el 4 de junio de 1930. Registro postal IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes INDA-04-2007-103013575500-106

Satanás quiso tener a Jesús

E

mpezamos la Cuaresma, y la Palabra de Dios nos propone, para reflexión, la presencia de las tentaciones en la vida de Jesús y en nuestro caminar diario. Tentación no es lo mismo que pecado. La tentación es una invitación a caer en el pecado. Jesús tuvo tentaciones y, en cambio, no tuvo pecados. Pero ante la tentación somos excesivamente débiles cuando no tenemos presente a Dios. A cuántos cristianos conocemos que sucumben ante las mil tentaciones que nos ofrece el mundo cada día, en cada instante. Meditar sobre las tentaciones debe ser un ejercicio frecuente en nuestra Cuaresma, recién comenzada: ¿Cuáles son nuestras tentaciones más frecuentes? ¿Por qué somos tan vulnerables ante ellas y caemos con tanta frecuencia? ¿Cómo nos quedamos después de caer? Siempre tendremos tentaciones, pero en cada época de nuestra vida se nos presentarán de maneras distintas. Si en la infancia las tentaciones ya nos inclinan a obrar el mal, y en la juventud nos desconciertan de mil maneras, bien podemos llegar a ser adultos con la sensación de que siempre hemos sucumbido a toda invitación al error, y apoderarse de nosotros el vacío de la vida. Las tentaciones no se nos envían para que caigamos en ellas, sino para superarlas y ser mejores que cuando comenzaron. Cada cristiano debería mostrar por medio de la superación de las tentaciones su madurez y fortaleza cristianas. Vencer las tentaciones es

creer de verdad en lo que se dice. Las tentaciones como debilidades del espíritu, son algo así como resfriados del alma. Si reaccionamos con rapidez ante ellas, si no dejamos que avancen un paso más, y si les hacemos la guerra, se diluyen junto con aquellas dudas que nos suelen sembrar. Jesús dice: “...no nos dejes caer en la tentación...”; quizá ésta sea una de las

frases más repetidas por los cristianos de todas las épocas. Bien sabe Jesús que nuestra fragilidad necesita de la ayuda de Dios, para darnos cuenta de que sin Él no podemos hacer nada. El Evangelio de hoy viene cargado de simbolismos: el número cuarenta representa un tiempo considerable. Satanás significa “adversario”. Podemos decir que cada cristiano se encuentra toda la vida con las tentaciones rondándole, y el adversario buscará las formas de hacerle tropezar. Siguiendo el ejemplo de Jesús, podemos salir victoriosos de la prueba con Él. El anuncio del reino de Dios aparece en este Evangelio muy cerca de las tentaciones. Primero son las invitaciones a pecar por parte del maligno y luego la gran proclamación de aceptar el Evangelio por parte de Jesús. La vida del cristiano siempre tendrá estas dos invitaciones, y cada uno deberá elegir con cuál se queda. ¿Tenemos fe? Claro que tenemos fe, pero nunca debemos olvidar que nuestra fe está llena de tentaciones, y que si nos descuidamos podemos sucumbir ante ellas. La permanente ayuda de Dios no nos abandona ni en los peores momentos. Analízate... ¿Qué haces ante las tentaciones? ¿En qué ambientes o situaciones aparecen más frecuentemente las tentaciones? ¿Qué armas eficaces podemos utilizar contra ellas? ¿Cuál es el papel de la comunidad ante las tentaciones? ¿Qué hacer ante las tentaciones constantes que nos asaltan una y otra vez? 1


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 90, 15-16

Me invocará y yo lo escucharé; lo libraré y lo glorificaré; prolongaré los días de su vida.

SALMO RESPONSORIAL del salmo 50

R. Misericordia, Señor, hemos pecado.

Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas. Lávame bien de todos mis delitos y purifícame de mis pecados. R. Misericordia, Señor, hemos pecado. Puesto que reconozco mis culpas, tengo siempre presentes mis pecados. Contra ti solo pequé, Señor, haciendo lo que a tus ojos era malo. R. Misericordia, Señor, hemos pecado. Crea en mí, Señor, un corazón puro, un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos. No me arrojes, Señor, lejos de ti, ni retires de mí tu santo espíritu. R. Misericordia, Señor, hemos pecado. Devuélveme tu salvación, que regocija, mantén en mí un alma generosa. Señor, abre mis labios y cantará mi boca tu alabanza. R. Misericordia, Señor, hemos pecado.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 4, 4

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Mt 4, 4

No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que viene de Dios. 2

Lectura del libro del Génesis 2, 7-9; 3, 1-7

Después de haber creado el cielo y la tierra, el Señor Dios tomó polvo del suelo y con él formó al hombre; le sopló en las narices un aliento de vida, y el hombre comenzó a vivir. Después plantó el Señor un jardín al oriente del Edén y allí puso al hombre que había formado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, de hermoso aspecto y sabrosos frutos, y además, en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. La serpiente, que era el más astuto de los animales del campo que había creado el Señor Dios, dijo a la mujer: “¿Conque Dios les ha prohibido comer de todos los árboles del jardín?”. La mujer respondió: “Podemos comer del fruto de todos los árboles del huerto, pero del árbol que está en el centro del jardín, dijo Dios: ‘No comerán de él ni lo tocarán, porque de lo contrario, habrán de morir’ ”. La serpiente replicó a la mujer: “De ningún modo. No morirán. Bien sabe Dios que el día que coman de los frutos de ese árbol, se les abrirán a ustedes los ojos y serán como Dios, que conoce el bien y el mal”. La mujer vio que el árbol era bueno para comer, agradable a la vista y codiciable, además, para alcanzar la sabiduría. Tomó, pues, de su fruto, comió y le dio a su marido, el cual también comió. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entrelazaron unas hojas de higuera y se las ciñeron para cubrirse. Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos 5, 12-19

Hermanos: Así como por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado entró la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. En efecto, si por el pecado de un solo hombre estableció la muerte su reinado, con mucha mayor razón reinarán en la vida por un solo hombre, Jesucristo, aquellos que reciben la gracia sobreabundante que los hace justos. En resumen, así como por el pecado de un solo hombre, Adán, vino la condenación para todos, así por la justicia de un solo hombre, Jesucristo, ha venido para todos la justificación que da la vida. Y así como por la desobediencia de uno, todos fueron hechos pecadores, así por la obediencia de uno solo, todos serán hechos justos. Palabra de Dios.

EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Mateo 4, 1-11 En aquel tiempo, Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el demonio. Pasó cuarenta días y cuarenta noches sin comer y, al final, tuvo hambre. Entonces se le acercó el tentador y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes”. Jesús le respondió: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en la parte más alta del templo y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, échate para abajo, porque está escrito: Mandará a sus ángeles que te cuiden y ellos te tomarán en sus manos, para que no tropiece tu pie en piedra alguna”. Jesús le contestó: “También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios”. Luego lo llevó el diablo a un monte muy alto y desde ahí le hizo ver la grandeza de todos los reinos del mundo y le dijo: “Te daré todo esto, si te postras y me adoras”. Pero Jesús le replicó: “Retírate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a Él sólo servirás”. Entonces lo dejó el diablo y se acercaron los ángeles para servirle. Palabra del Señor.


Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

¿Quiénes estamos en el Seminario? "Chorro-puños" de seminaristas

E

n el Seminario estamos aquellos adolescentes, jóvenes y hasta adultos que tenemos el sincero y profundo deseo de ser sacerdotes, respondiendo a ese personal llamado que Dios nos ha hecho. Algunos, entre broma y broma, dicen que el Seminario es la escuela o fábrica de padrecitos, pero de mejor manera podemos decir que es la Institución que da formación a los futuros sacerdotes en todos los sentidos, es decir: en lo intelectual, en lo humano-relacional, en lo pastoral, pero principalmente en lo espiritual. Con mucho orgullo, podríamos decir que tenemos el Seminario más numeroso del mundo, con más de 1,600 alumnos, pero la cifra es algo ilusoria, pues aunque somos muchos, se necesitan muchos más para una diócesis tan extensa y tan poblada como es la

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

nuestra. La Diócesis de Guadalajara tiene un poco más de 1,200 sacerdotes, pero para dar una adecuada atención en las parroquias y en todas las pastorales, necesitaríamos al menos tener el doble de sacerdotes. Al Seminario no tienen que ingresar sólo los más santos o inteligentes, los más carismáticos o “capaces”, sino los valientes que quieren responder al llamado de Dios, aquellos que anhelan profundamente la santidad (aunque todavía no la tengan), aquellos que quieren prepararse arduamente para servir al pueblo de Dios, aquellos que quieren consagrar y entregar su vida entera a la causa del Evangelio. Y a ti... ¿te gustaría ser sacerdote?

"Soy yo. Ven y sígueme" 3 de abril, Día del Seminario Diocesano de Guadalajara

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros, porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén 3


Penitencia, oración y caridad:

Pilares de la Cuaresma “Cuaresma”… 40 días de Jesús en el desierto antes de su vida pública; 40 años del pueblo de Israel caminando por el desierto rumbo a la Tierra prometida; para nosotros, 40 días de preparación para la  Pascua  del Señor.   La Cuaresma comienza el  Miércoles de Ceniza  y concluye inmediatamente antes de la Misa vespertina del Jueves Santo. Esta época puede ser como un retiro colectivo de cuarenta días, donde los fieles buscan propiciar un cambio en su vida y se preparan para vivir con mayor fruto los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, mediante la conversión del corazón, el cumplimento del precepto del ayuno y la abstinencia, así como con el de la confesión y comunión frecuente.  Este tiempo es particularmente apropiado para los ejercicios espirituales, las liturgias penitenciales, las peregrinaciones como signo de penitencia, las privaciones voluntarias como el  ayuno  y la limosna (económica, o contribuir en una obra apostólica). La Iglesia invita a hacer de este tiempo un retiro espiritual, en el que la meditación y la oración deben estar sostenidas por un esfuerzo de sacrificio personal, que depende de la generosidad de cada uno. Al vivir bien la Cuaresma, se busca una auténtica y profunda  conversión personal, preparándonos para la fiesta más grande del año: la Resurrección del Señor.

11, 12 y 13 de marzo de 2011

18, 19 y 20 de marzo de 2011

JUBILEO CIRCULAR 14, 15 y 16: Lunes, Martes y Miércoles EL SEÑOR DE LA MISERICORDIA, Miravalle NTRA. SRA. DEL PERPETUO SOCORRO, Col. Moderna SAN MATEO APÓSTOL DULCE CORAZÓN DE MARÍA SAN JUDAS TADEO, Tonalá JESÚS DEL GRAN PODER SAN JUAN BOSCO, La Barca SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, La Estanzuela

17, 18 y 19: Jueves, Viernes y Sábado Te invita a escuchar

“MUNDO FAMILIA” Un programa conducido por Lupita Venegas y Meche Covarrubias Lunes a viernes 11:00 hrs.

1480 AM

Pedidos a domicilio al teléfono: 3613 3043

Pabellón • La Gran Plaza • Plaza Patria • Arboledas • Iteso • Galerías

NTRA. SRA. DE GUADALUPE, Las Juntas LA DIVINA PROVIDENCIA, Arenales Tapatíos SANTA CECILIA EL CALVARIO, Col. Seattle NTRA. SRA. DEL PERPETUO SOCORRO, Huentitán SANTIAGO APÓSTOL, Ixtlahuacán de los Membrillos SANTA MARÍA DE JESÚS SACRAMENTADO, Zapotlanejo SAN RODRIGO AGUILAR, Toluquilla

Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento Director Responsable: Pbro. Adalberto González González Redacción: Pbro. Alberto Ávila, Pbro. Juan Javier Padilla Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guadalajara, Jal. Tel.: 3614-2746

4

Consulta la Hoja Parroquial en nuestra página de Internet: www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones Tels. 3002-6470 • 3002-6471


Hoja Parroquial - 13 de Marzo de 2011 - Num. 11