Ad gentes marzo-abril

Page 1

EN MÉXICO LOS RETOS DE LA misión

Los cristianos, enviados por Cristo, están llamados, por definición, a ser conciencia de paz en el mundo. Papa Francisco

Que el Tiempo pascual sea para todos nosotros la ocasión propicia para redescubrir con alegría y entusiasmo las fuentes de la fe, la presencia del Resucitado entre nosotros.

REVISTA AD GENTES . PUBLICACIÓN BIMESTRAL DE LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES DE MÉXICO A.R. www.ompe.mx $15.00MXN AÑO LVI No. 623 Marzo-Abril 2023
ISSN: 0185-8424

Queridos hermanos y hermanas: En cada momento histórico, en cada cultura, el Evangelio, permaneciendo siempre el mismo, se enriquece de significado. Lejos de descartar, incluye a cada persona que lo acoge. Pidamos a Dios que, en cada tiempo y lugar donde María nuestra Madre nos convoque, demos testimonio de esa íntima unión de la que sólo el Espíritu puede ser artífice.

Mensaje del Santo Padre Francisco con motivo del hermanamiento de los santuarios de la Virgen de Guadalupe

Mensaje del director

P. Antonio de Jesús Mascorro Tristán, MG

Estimados lectores, que el amor y la paz de Dios, manifestados en su Hijo Jesucristo, se derramen en sus vidas, en sus familias y en sus labores diarias. Los encomiendo a la tierna mirada de la siempre Virgen Santa María de Guadalupe, Estrella de la evangelización, para que los cuide con amor maternal en todo momento.

El pasado mes de enero se llevó a cabo la XLIX Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de Misiones, donde contamos con la presencia de 44 directores de misiones representando a sus respectivas diócesis, además del equipo nacional de las OMPE México y de Mons. José Armando Álvarez Cano como Responsable de la Dimensión Episcopal de Misiones.

S. E. Mons. Joseph Spiteri, Nuncio Apostólico en México, estuvo presente en el primer día y sostuvimos un diálogo fraterno con él, donde nos mencionaba, entre otras cosas, que el sacerdocio debe estar al servicio del pueblo de Dios para animarlo a vivir su fe. Finalmente, presidió la Misa de apertura de la Asamblea. Además, tuvimos momentos formativos, de oración, de planeación y de proyección para seguir adelante en nuestra labor misionera.

El 11 de febrero celebramos la Jornada Mundial del Enfermo con el lema: «Enfermos y visitadores en comunión por la Misión»; la Jornada DOMINF el 19 de febrero, con el lema: «En torno a la comunión, gira nuestra misión». Gracias a todos los equipos diocesanos de misiones por su compromiso y participación en estas jornadas.

Con gran gozo, les comparto que se llevó a cabo el XIX CONIAM (Congreso Nacional de la Infancia y Adolescencia Misionera) en la Diócesis de Tampico, los pasados 9 al 12 de febrero. Con la participación de niños y adolescentes, además de catequistas y coordinadores de grupos, venidos de diversas diócesis del país. Todos juntos corearon el lema del congreso: «Niños y adolescentes en comunión a la misión», el cual guío los temas de estudio y las dinámicas de esta gran fiesta misionera. Agradezco a todos los participantes y al equipo anfitrión por el gran esfuerzo y dedicación para que este congreso se realizara sin contratiempos y en un ambiente celebrativo y misionero. Agradezco a Mons. José Armando, Presidente del Congreso, por su hospitalidad y calidez con la que recibió a todos los participantes.

Finalmente, los invito a aprovechar este tiempo litúrgico de Cuaresma para anunciar al mundo la misericordia infinita de Dios y que siempre nos espera para tomarnos en sus brazos y perdonarnos. Que el Espíritu Santo guíe nuestros pasos y nos conduzca para celebrar con fe y esperanza la solemnidad de Pascua.

Propietario OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES DE MÉXICO A.R.

Director General

P. ANTONIO DE JESÚS MASCORRO TRISTÁN, MG

Secretario de la Pontificia Obra de la PF

P. JOSÉ DE LA CRUZ HINOJOSA, MCCJ

Editora

DIANA MONROY RODRÍGUEZ

Diseño CLAUDIA B. CHÁVEZ RAMÍREZ

COLABORADORES

Fernando Daniel Quiñones Ortega

Hna. Gloria Guadalupe Hernández Silerio

REVISTA AD GENTES,

Año LVI, número 623, marzo · abril 2023, es una publicación bimestral impresa, distribuida por Obras Misionales Pontificio Episcopales de México, A. R., Prolongación Misterios No. 24, Col. Tepeyac Insurgentes. Delegación Gustavo A. Madero, C.P. 07020, Tel. (01 55) 57500544, www.ompe.mx, Editor responsable: Antonio de Jesús Mascorro Tristán, MG. Reserva de Derechos No. 04-2008-042412363000-102, ISSN: 0185-8424, Licitud de Título No. 12345. Licitud de Contenido No. 9908, ambos otorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación, Permiso SEPOMEX No. PPO9-1848. Impresa por Editorial Esfuerzo S. A. de C. V. Esfuerzo 16-A, Col. Lázaro Cárdenas, C.P. 53560, Naucalpan de Juárez, Estado de México. Este número se terminó de imprimir el 25 de febrero de 2023, con un tiraje de 10,000 ejemplares.

El contenido de los artículos que aparecen en cada número es responsabilidad de los autores y no compromete la opinión de los editores.

Visítanos: www.ompe.mx

Revista Adgentes

BIBLIA Y MISIÓN

La Pascua del Señor 4

IGLESIA EN SALIDA Eclesiopatia y abuso de poder

MISIÓN Y PERSPECTIVA

Los Retos de la Misión en México

NOTICIAS

AÑO LVI NO. 623 MARZO · ABRIL 2023
LA VOZ DEL PAPA Santa Misa por la paz y la justicia ESPIRITUALIDAD MISIONERA VIACRUSIS 16 28 24 32 10
El cardenal Tagle consagra obispo al padre Emilio Neppa

LA PASCUA DEL SEÑOR

Después de las solemnes celebraciones de la Pascua, nuestro encuentro de hoy está impregnado de alegría espiritual. Aunque el cielo esté gris, en el corazón llevamos la alegría de la Pascua, la certeza de la Resurrección de Cristo, que triunfó definitivamente sobre la muerte. Ante todo, renuevo a cada uno de vosotros un cordial deseo pascual: que en todas las casas y en todos los corazones resuene el anuncio gozoso de la Resurrección de Cristo, para que haga renacer la esperanza.

En esta catequesis quiero mostrar la transformación que la Pascua de Jesús provocó en sus discípulos. Partimos de la tarde del día de la Resurrección. Los discípulos están encerrados en casa por miedo a los judíos (cf. Jn 20, 19). El miedo oprime el corazón e impide salir al encuentro de los demás, al encuentro de la vida. El Maestro ya no está. El recuerdo de su Pasión alimenta la incertidumbre. Pero Jesús ama a los suyos y está a punto de cumplir la promesa que había hecho durante la última Cena: «No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros» (Jn 14, 18) y esto lo dice también a nosotros, incluso en tiempos grises: «No os dejaré huérfanos». Esta situación de angustia de los discípulos cambia radicalmente con la llegada de Jesús. Entra a pesar de

estar las puertas cerradas, está en medio de ellos y les da la paz que tranquiliza: «Paz a vosotros» (Jn 20, 19). Es un saludo común que, sin embargo, ahora adquiere un significado nuevo, porque produce un cambio interior; es el saludo pascual, que hace que los discípulos superen todo miedo. La paz que Jesús trae es el don de la salvación que él había prometido durante sus discursos de despedida: «La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde» (Jn 14, 27). En este día de Resurrección, él la da en plenitud y esa paz se convierte para la comunidad en fuente de alegría, en certeza de victoria, en seguridad por apoyarse en Dios. También a nosotros nos dice: «No se turbe vuestro corazón ni se acobarde» (Jn 14, 1)

4 Marzo - Abril 2023 BIBLIA Y MISIÓN
Rembrant. (1648). La cena en Emaús. CatequesisdeBenedictoXVI
Zampieri. (1607). La Adoración de los Pastores.

Después de este saludo, Jesús muestra a los discípulos las llagas de las manos y del costado (cf. Jn 20, 20), signos de lo que sucedió y que nunca se borrará: su humanidad gloriosa permanece «herida». Este gesto tiene como finalidad confirmar la nueva realidad de la Resurrección: el Cristo que ahora está entre los suyos es una persona real, el mismo Jesús que tres días antes fue clavado en la cruz. Y así, en la luz deslumbrante de la Pascua, en el encuentro con el Resucitado, los discípulos captan el sentido salvífico de su pasión y muerte. Entonces, de la tristeza y el miedo pasan a la alegría plena. La tristeza y las llagas mismas se convierten en fuente de alegría. La alegría que nace en su corazón deriva de «ver al Señor» (Jn 20, 20). Él les dice de nuevo: «Paz a vosotros» (v. 21). Ya es evidente que no se trata sólo de un saludo. Es un don, el don que el Resucitado quiere hacer a sus amigos, y al mismo tiempo es una consigna: esta paz, adquirida por Cristo con su sangre, es para ellos pero también para todos nosotros, y los discípulos deberán llevarla a todo el mundo. De hecho, añade: «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo» (ib.). Jesús resucitado ha vuelto entre los discípulos para enviarlos. Él ya ha completado su obra en el mundo; ahora les toca a ellos sembrar en los corazones la fe para que el Padre, conocido y amado, reúna a todos sus hijos de la dispersión. Pero Jesús sabe que en los suyos hay aún mucho miedo, siempre. Por eso realiza el gesto de soplar sobre

5 Marzo - Abril 2023
Y así, en la luz deslumbrante de la Pascua, en el encuentro con el Resucitado, los discípulos captan el sentido salvífico de su pasión y muerte. Wildens. (1640). Cristo y sus discípulos en el camino de Emaús.

ellos y los regenera en su Espíritu (cf. Jn 20, 22); este gesto es el signo de la nueva creación. Con el don del Espíritu Santo que proviene de Cristo resucitado comienza de hecho un mundo nuevo. Con el envío de los discípulos en misión se inaugura el camino del pueblo de la nueva alianza en el mundo, pueblo que cree en él y en su obra de salvación, pueblo que testimonia la verdad de la resurrección. Esta novedad de una vida que no muere, traída por la Pascua, se debe difundir por doquier, para que las espinas del pecado que hieren el corazón del hombre de-

Jesús resucitado ha vuelto entre los discípulos para enviarlos.

jen lugar a los brotes de la Gracia, de la presencia de Dios y de su amor que vencen al pecado y a la muerte.

Queridos amigos, también hoy el Resucitado entra en nuestras casas y en nuestros corazones, aunque a veces las puertas están cerradas. Entra donando alegría y paz, vida y esperanza, dones que necesitamos para nuestro renacimiento humano y espiritual. Sólo él puede correr aquellas piedras sepulcrales que el hombre a menudo pone sobre sus propios sentimientos, sobre sus propias relaciones, sobre sus propios comportamientos; piedras que sellan la muerte: divisiones, enemistades, rencores, envidias, desconfianzas, indiferencias. Sólo él, el Viviente, puede dar sentido a la existencia y hacer que reemprenda su camino el que está cansado

6 Marzo - Abril 2023
Y MISIÓN
BIBLIA
Caravaggio. (1606). Los discípulos de Emaús.

y triste, el desconfiado y el que no tiene esperanza. Es lo que experimentaron los dos discípulos que el día de Pascua iban de camino desde Jerusalén hacia Emaús (cf. Lc 24, 13-35). Hablan de Jesús, pero su «rostro triste» (cf. v. 17) expresa sus esperanzas defraudadas, su incertidumbre y su melancolía. Habían dejado su aldea para seguir a Jesús con sus amigos, y habían descubierto una nueva realidad, en la que el perdón y el amor ya no eran sólo palabras, sino que tocaban concretamente la existencia. Jesús de Nazaret lo había hecho todo nuevo, había transformado su vida. Pero ahora estaba muerto y parecía que todo había acabado.

Sin embargo, de improviso, ya no son dos, sino tres las personas que caminan. Jesús se une a los dos discípulos y camina con ellos,

pero son incapaces de reconocerlo. Ciertamente, han escuchado las voces sobre la resurrección; de hecho, le refieren: «Algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo» (vv. 22-23). Y todo eso no había bastado para convencerlos, pues «a él no lo vieron» (v. 24). Entonces Jesús, con paciencia, «comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras» (v. 27). El Resucitado explica a los discípulos la Sagrada Escritura, ofreciendo su clave de lectura fundamental, es decir, él mismo y su Misterio pascual: de él dan testimonio las Escrituras (cf. Jn 5, 3947). El sentido de todo, de la Ley, de los Profetas y de los Salmos, repentinamente se abre y resulta claro a sus ojos. Jesús había abierto su mente a la inteligencia de las Escrituras (cf. Lc 24, 45)

Mientras tanto, habían llegado a la aldea, probablemente a la casa de uno de los dos. El forastero viandante «simula que va a seguir caminando» (v. 28), pero luego se queda porque se lo piden con insistencia: «Quédate con nosotros» (v. 29). También nosotros debemos decir al Señor, siempre de nuevo, con insistencia: «Quédate con nosotros». «Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando» (v. 30). La alusión a los gestos realizados por Jesús en la última

7 Marzo - Abril 2023
Jacobsz. (1630). Cena en Emaús.

Cena es evidente. «A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron» (v. 31). La presencia de Jesús, primero con las palabras y luego con el gesto de partir el pan, permite a los discípulos reconocerlo, y pueden sentir de modo nuevo lo que habían experimentado al caminar con él: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» (v. 32). Este episodio nos indica dos «lugares» privilegiados en los que podemos encontrar al Resucitado que transforma nuestra vida: la escucha de la Palabra, en comunión con Cristo, y el partir el Pan; dos «lugares» profundamente unidos entre sí porque «Palabra y Eucaristía se pertenecen tan íntimamente que no se puede comprender la una sin la otra: la Palabra de Dios se hace sacramentalmente carne en el acontecimiento eucarístico» (Exhort. ap. postsin. Verbum Domini, 54-55).

Después de este encuentro, los dos discípulos «se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: “Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón”» (vv. 33-34). En Jerusalén escuchan la noticia de la resurrección de Jesús y, a su vez, cuentan su propia experiencia, inflamada de amor al Resucitado, que les abrió el corazón a una alegría incontenible. Como dice san Pedro, «mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, fueron regenerados para una esperanza viva» (cf. 1 P 1, 3). De hecho, renace en ellos el entusiasmo de la fe, el amor a la comunidad, la

necesidad de comunicar la buena nueva. El Maestro ha resucitado y con él toda la vida resurge; testimoniar este acontecimiento se convierte para ellos en una necesidad ineludible.

Queridos amigos, que el Tiempo pascual sea para todos nosotros la ocasión propicia para redescubrir con alegría y entusiasmo las fuentes de la fe, la presencia del Resucitado entre nosotros. Se trata de realizar el mismo itinerario que Jesús hizo seguir a los dos discípulos de Emaús, a través del redescubrimiento de la Palabra de Dios y de la Eucaristía, es de-

8 Marzo - Abril 2023 BIBLIA Y MISIÓN

cir, caminar con el Señor y dejarse abrir los ojos al verdadero sentido de la Escritura y a su presencia al partir el pan. El culmen de este camino, entonces como hoy, es la Comunión eucarística: en la Comunión Jesús nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre, para estar presente en nuestra vida, para renovarnos, animados por el poder del Espíritu Santo.

En conclusión, la experiencia de los discípulos nos invita a reflexionar sobre el sentido de la Pascua para nosotros. Dejémonos encontrar por Jesús resucitado. Él, vivo y verdadero, siempre está presente

en medio de nosotros; camina con nosotros para guiar nuestra vida, para abrirnos los ojos. Confiemos en el Resucitado, que tiene el poder de dar la vida, de hacernos renacer como hijos de Dios, capaces de creer y de amar. La fe en él transforma nuestra vida: la libra del miedo, le da una firme esperanza, la hace animada por lo que da pleno sentido a la existencia, el amor de Dios.

9 Marzo - Abril 2023
Rubens. (1638). La Cena de Emaús.

Eclesiopatía y abuso de poder

El asunto de los abusos sexuales en la Iglesia nos ha sacudido profundamente porque hemos sido señalados por casos de pederastia y encubrimiento. El tema ha cobrado especial relevancia en los últimos tiempos, no por iniciativa propia, sino de los medios de comunicación y la cultura de estos tiempos, que nos exige hacer algo para frenar este flagelo. Los pontífices, desde Juan Pablo II, han puesto cada vez más atención en este sentido, y el Papa Francisco nos ha exhortado en muchas ocasiones a permanecer en guardia, sobre todo, para detectar lo que hay detrás para que se den los abusos de cualquier tipo en la Iglesia. Esto escandaliza y nos pone en crisis, pero, por eso mismo es una oportunidad para reordenar, integrar y sanar las heridas que esto ha provocado, a nivel institucional y personal.

Ya existe abundante magisterio, investigaciones periodísticas y académicas sobre el tema del abuso sexual cometido en la Iglesia. De entre toda esa bibliografía basaré el siguiente artículo en los postulados del pbro. Daniel Portillo Trevizo en su libro Psico-teología del discernimiento vocacional, una tentativa de prevención del abuso sexual en la Iglesia Católica, abordando la problemática desde lo que el autor llama la eclesiopatía, el auténtico discernimiento vocacional no solo de los candidatos sino de los formadores, y la respuesta pontificia y jurídica para prevenir y sancionar esta terrible conducta en la Iglesia.

Eclesiopatía

Un abuso sexual es, en el fondo, un abuso de poder. Es lo que ver-

10 Marzo - Abril 2023 IGLESIA EN SALIDA
FernandoDanielQuiñonesOrtega,DiócesisdeZacatecas

daderamente lo motiva. El autor define la eclesiopatía como la cultura eclesial que favorece los abusos por el clericalismo, el abuso de poder y traición a la confianza. El principio de cualquier abuso es no sexual, se manifiesta en las personas a partir de conductas abusivas, que se van haciendo más graves conforme se avanza en la vida. Esto es especialmente grave en el sacerdocio, porque se tiene una imagen distorsionada de él, pues se refiere a una persona de poder.

Los abusos surgen del clericalismo, un mal en la Iglesia que va en contra de la eclesiología del Vaticano II que nos pone a todos los bautizados en el mismo nivel, pues compartimos un sacerdocio común, pero cada uno con diferentes servicios. El clericalismo se ha dado en toda la Iglesia, no solo en ciertas diócesis o congregaciones, y ha favorecido que los abusos existan con facilidad y sin consecuencias, porque ve el sacerdocio como ejercicio de poder. Cuando el ministerio ordenado es pervertido en este sentido, ya no se puede llamar servicio.

La crisis de los abusos sexuales a menores en la Iglesia es consecuencia del clericalismo, resultado de la errónea forma de gobernar y de formar a los candidatos al sacerdocio o la vida consagrada. El poder permite al perverso traicionar al pueblo de Dios, humillándolo para su propio beneficio y placer. Y las víctimas de esto son los fieles más vulnerables, en especial los menores.

Discernimiento vocacional

Los abusos sexuales en la Iglesia han venido a poner en crisis a las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y de laicos servidores en la Iglesia. Muchos jóvenes no se sienten atraídos a tener que ver con una institución que se ha mostrado lenta en su respuesta a los abusos sexuales. Además, la eclesiopatía ha permeado en la pastoral vocacional porque muchas veces, en las congregaciones religiosas y en los seminarios se

11 Marzo - Abril 2023

tiene una urgencia y obsesión por llenar, con números altos en vocaciones, lo que nubla el discernimiento adecuado de los formadores. Se dejan pasar a candidatos que muestran signos preocupantes sobre su relación con hombres, mujeres y niños, que buscan poder, vanagloria o seguridad económica.

Los formadores tienen que poner atención en ciertas actitudes que son signos de alarma, citaremos algunos. En este tiempo hay una especie de nostalgia por el pasado, muchos jóvenes seminaristas y sacerdotes buscan volver a presupuestos teológicos y pastorales de otra época, aspiran a jerarquías

elevadas intentando vestir como clérigos de primer nivel, porque les da una identidad de poder frente al pueblo de Dios, origen del maltrato a la feligresía.

Los formadores deben poner especial cuidado en discernir las motivaciones de un candidato, que se manejan entre lo sagrado y el poder. Se dan casos en que los jóvenes rechazados o expulsados buscan lugar en otro seminario, aferrados no al sacerdocio, sino al poder que lleva consigo, llegando a engañar a los formadores y ser complacientes con la autoridad con tal de llegar a las órdenes sagradas. El formador u obispo que evade, omite o deliberadamente niega un foco rojo sobre un candidato se hace cómplice silencioso del abuso que llegue a cometer en perjuicio del pueblo de Dios.

Así mismo, ha habido mucha resistencia para adoptar lo que otras ciencias humanas, como la psicología, pueden aportar para el adecuado discernimiento vocacional y la formación de los jóvenes en los institutos religiosos. Se ignora el problema, y, por lo tanto, también las soluciones.

Magisterio de la Iglesia

Me llena de esperanza lo que el Papa Francisco ha dicho y hecho para prevenir los abusos en la Iglesia. No pocas veces ha afirmado que como Iglesia tenemos que trabajar para recuperar la credibilidad, condición indispensable para anunciar el evangelio. En este sentido, nuestro actual pontífice

12 Marzo - Abril 2023 IGLESIA EN SALIDA

sigue los pasos de su predecesor Benedicto XVI que hizo que los casos de abusos sexuales se llevaran en el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, precisamente porque son delitos tan graves y delicados que ponen en peligro la fe.

Desde que se destapó esta cloaca en tiempos de Juan Pablo II se ha ido trabajando en reformas al Código de Derecho Canónico para hacer más ágil la actuación de la Iglesia en este asunto, exhortando a los obispos a permanecer vigilantes con su clero y a poner atención en la formación de los futuros sacerdotes, diocesanos y religiosos. También los obliga a

no entorpecer las investigaciones que hagan las autoridades civiles, que con todo derecho realizan, al contrario, hay que colaborar con ellas para llegar a la verdad y hacer justicia, partiendo siempre del aquel principio del derecho romano, se es inocente hasta que se demuestre lo contrario

También hay que reconocer el esfuerzo de las universidades católicas y de diversos seminarios por investigar este fenómeno y profesionalizar a los formadores, enviándolos a estudiar psicología y formación sacerdotal. Resalta en este sentido el padre Amadeo Cencini, una verdadera autoridad en lo

13 Marzo - Abril 2023

Conclusiones

referente a la formación sacerdotal y la prevención de los abusos de menores. En resumen, la eclesiopatía son las actitudes permisivas de las autoridades de la Iglesia y de los laicos, que en ocasiones actúan como cómplices silenciosos, permitiendo el abuso del padre porque es el padre. Las autoridades eclesiásticas muchas veces ignoran el problema, si alguna vez se llega a denunciar, puede ser mucho más fácil para los obispos amonestar privadamente al sacerdote, cambiarlo de parroquia y silenciar a las víctimas, con dinero o infundiéndoles miedo.

Hemos sido testigos de esto en México y en diócesis de Estados Unido, por citar dos ejemplos. La Iglesia en estos países está enfrentando bajas vocacionales, bancarrota y demandas multimillonarias por los delitos que cometieron sacerdotes desde los años 70’s, pero que no fueron castigados en su momento por la eclesiopatía. Muchas de estas Iglesias particulares han tenido que rematar los templos para poder pagar las compensaciones económicas. Hay registro de colaboradores laicos que encubrieron, al igual que los obispos, que simplemente cambiaban de lugar al sacerdote.

Un caso emblemático es el de la Arquidiócesis de Boston, que tuvo que ser intervenida por la Santa Sede, para llegar a un acuerdo con

las víctimas, las cuales prefirieron una indemnización a cambio de que los culpables no fueran a prisión. El anterior arzobispo, Bernard Francis Law, fue llamado a Roma y de esa manera se libró de ser llamado a responder ante los tribunales por encubrir a sacerdotes hallados culpables. En este caso en particular queda muy evidente la eclesiopatía, el encubrimiento sistemático desde el poder.

Otra situación que se dio en la Iglesia norteamericana es el del ex cardenal Theodore E. McCarrick, encumbrado hasta las más altas esferas de la jerarquía católica y que fue expulsado del estado clerical por ser culpable de abuso sexuales contra seminaristas. Ante esta situación nos preguntamos ¿los seminaristas denunciaron en su momento? ¿cómo se les acompañó? ¿este abuso pudo haber originado que ellos se convirtieran en abusadores luego? La eclesiopatía es lo que orilló a aquellos jóvenes a callarse el hecho en su momento, no tenían las herramientas para acusar al que era su superior en ese momento.

Para el caso de México nuestro caso más llamativo es el del pbro. Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Este sacerdote verdaderamente engañó a muchos con una doble personalidad y abusó de muchas personas, no solo sexualmente, sino económica y moralmente. Pero él no hubiera podido llegar tan lejos de haber sido por la eclesiopatía, pues incluso San Juan Pablo II fue tardo

14 Marzo - Abril 2023
IGLESIA EN SALIDA

en su respuesta a las acusaciones que se hacían contra Maciel, y no se le condenó hasta el pontificado de Benedicto XVI. Este hombre es una muestra clara de un joven que se aferra al sacerdocio por el poder que representa. Marcial Maciel fue acogido en el Seminario de Veracruz por su tío el obispo Rafael Guizar y Valencia; al morir este fue expulsado y buscó el cobijo de otro tío obispo suyo, Antonio Guizar, obispo de Chihuahua, que lo envió a Montezuma, de donde fue expulsado. Finalmente encontró cobijo en la diócesis de Cuernavaca, y fue ordenado en 1944. Valga esta descripción para confirmar lo que hemos dicho anteriormente.

No tengamos miedo a integrar esto en nuestros itinerarios formativos ni de denunciar los pequeños abusos de poder que luego se puedan convertir en otros abusos. Confiemos en Dios, él nos pone los medios para salir adelante.

15 Marzo - Abril 2023
MISIÓN Y PERSPECTIVA OMPE México

LLAMADOS A SERVIR A LA IGLESIA UNIVERSAL

LOS RETOS DE LA MISIÓN EN MÉXICO

Del 16 al 20 de enero, del presente año, se llevó a cabo la XLIX Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de Misiones. Este espacio, designado al diálogo e intercambio de opiniones e ideas para mejorar la labor de los responsables de la dimensión misionera en cada una de las diócesis, contó con la presencia de S.E.R. Mons. Joseph Spiteri, Nuncio Apostólico en México, quien dedicó un mensaje a los presentes, abordando temas como la importancia de caminar en sinodalidad, las realidades de nuestro país y la gran responsabilidad que tienen las Iglesias locales para hacer frente a ellas.

Mons. Spiteri comenzó su mensaje resaltando la importancia de una Iglesia diversa, al señalar la presencia tanto de Sacerdotes como de religiosos, religiosas y mujeres laicas dentro de la dimensión de misiones; inmediatamente dio paso al que sería el eje de su mensaje: la centralidad de Jesucristo, el amor por Jesús.

Una Iglesia al servicio del pueblo de Dios

La Iglesia no nos pertenece «en el sentido en que podamos sentirnos dueños de la Iglesia —señaló Monseñor— la Iglesia es y será siempre de Jesucristo, nuestro Señor. Y nosotros hemos tenido la gracia, primero por el don del bautismo y después por los dones personales que hemos recibido, de participar en este servicio en la Iglesia, por el mundo, por nuestros hermanos y

hermanas», comentó, refiriéndose a la labor de quienes están al frente de las Obras Misionales en las distintas diócesis.

«Podemos decir que, desde un primer momento, desde el nacimiento de la Iglesia en el misterio de la muerte y resurrección del Señor, con la primera aparición del Señor resucitado, podemos mencionar tres pilares, tres fundamentos de la Iglesia: El Perdón, que es reconciliación, el perdón que abre paso a la comunión en el Espíritu que empuja hacia la Misión; entonces, la misión de la Iglesia en la Iglesia, no es algo accidental, es la esencia de la esencia misma de la Iglesia.

» Ser Iglesia es ser Misión, es estar siempre lanzados, podemos decir, para comunicar, para compartir lo que hemos recibido: el don de la fe, el don del perdón, el don de la reconciliación, el don de la comunión

17 Marzo - Abril 2023

en Jesús con la fuerza del Espíritu Santo; es compartir todo eso, con nuestros hermanos y nuestras hermanas. Y eso lo hacemos personalmente y juntos, en comunión.

» Sabemos muy bien que el Papa Francisco ha estado insistiendo sobre el proceso sinodal. Sinodalidad es caminar juntos, no por el gusto de caminar juntos, sino caminar juntos porque queremos ser guiados por el Espíritu del Señor resucitado. Es el Señor quien va abriendo camino con nosotros. Caminar juntos significa también tener el tiempo para conocernos mejor. Dos personas que se ponen de acuerdo para caminar juntos tienen que compartir, mínimo, el hecho de querer llegar juntos a un destino; el camino sinodal presupone una mayor responsabilidad de cada uno y de cada una de nosotros. Responsabilidad compartida, responsabilidad en la iglesia que todos hemos recibido en la consagración bautismal.

» Entonces, el sacerdocio de los fieles es una participación en la misión sacerdotal de Jesús. Podemos utilizar ahí más la imagen de

María, que es la primera cristiana, la primera que ha dicho “sí” al Señor. En ese sentido, la trayectoria de todos los profetas y todas las santas del antiguo testamento, eh, obviamente, pero para nosotros es el modelo de la verdadera cristiana; el sacerdocio ministerial que nosotros hemos recibido como presbíteros, es estar al servicio de todo el pueblo de Dios; para ayudar a todos a vivir el sacerdocio real, el sacerdocio que nos une a Cristo en su sacrificio, en la ofrenda de sí mismo. Eso es algo que todos estamos llamados a hacer: ofrecernos a nosotros mismos para servir a nuestros hermanos a nuestras hermanas.

» Ahora, ¿cómo comprender todo esto en el contexto de la realidad de nuestra sociedad, aquí en México hoy, cada uno en su diócesis y todos juntos a nivel también nacional? En la respuesta también

18 Marzo - Abril 2023 MISIÓN Y PERSPECTIVA

encontraremos las respuestas de acción misionera que queremos dar para animar al pueblo de Dios a vivir su fe.

» En México es muy importante la piedad popular. Claro, hay piedad popular también en Europa, pero no es lo mismo, como sabemos, hay piedad popular también el los países africanos, en los países asiáticos, cada país, cada región, cada continente tiene su modo de expresar la fe. Ciertamente en América latina y en México, la piedad popular, es un valor muy importante. Pero no debemos olvidar la importancia de la formación espiritual, la formación catequética para nuestros fieles; porque tanto en América latina como en nuestro querido México, el avance de la secularización empieza a ser más evidente.

» Sobre la misión, en México, ustedes como directores diocesanos, junto con el director nacional, están llamados a animar y apoyar la misión universal de la Iglesia; la Misión en América latina y la misión también en otros países, en otros continentes, en Europa que necesita una nueva evangelización, como sabemos. Debemos tener en nuestro corazón esta realidad: no estamos llamados a servir solamente a nuestra parroquia, a nuestra diócesis o a la Iglesia en nuestra nación, sino a la Iglesia universal.

» Alguna vez, cuando nos encontramos, pregunté al director nacional si había misioneros laicos aquí, en México. Sí, hay muchos institutos misioneros, lo cual es una cosa muy buena, pero podemos tener más; podríamos trabajar más para animar a los jóvenes y a los menos jóvenes, sobre todo laicos, ofreciéndoles periodos de unos meses, un año, más años de su vida como servicio misionero en México, en América latina o en otros países.

19 Marzo - Abril 2023

» Toda la actividad misionera debe estar firmemente fundada en la oración; porque no podemos ofrecer lo que no tenemos. Tenemos que alimentar los dones que hemos recibido a través de la oración, para poder verdaderamente compartir estos dones con nuestros hermanos y hermanas».

México, nosotros no tenemos la respuesta, nuestra respuesta siempre es una respuesta de fe, de oración y de entrega al Señor.

«Frente a la situación de violencia, el hecho de que nosotros hemos recibido el don de la fe y que queremos vivir esta misionalidad, no significa que tengamos todas las respuestas. Frente a cierta violencia, digamos, casi un sistema de violencia, de corrupción e injusticia que vivimos hoy en día, lo vemos muy claro en países latinoamericanos, desafortunadamente, no es una cuestión exclusiva de

» Es un tanto de compromiso con las periferias, es lo que nos pide el Papa Francisco, ahora ¿cómo salir a ellas como Iglesia? Ese es el desafío de cada diócesis, de cada comunidad local, diría que cada parroquia tiene que enfrentarse y reflexionar sobre esta realidad. Es bueno reflexionar sobre esto, pero tampoco podemos quedarnos solo en discusiones, hay que pasar a la acción; bastaría tener contacto con una persona, que ya es mucho, para poder comunicar la gracia de Dios para así sembrar, sembrar la misericordia del Señor.

» La migración es otro gran desafío, pero también puede ser una vocación, es decir, una posibili-

20 Marzo - Abril 2023
PERSPECTIVA
MISIÓN Y
Realidades de la Iglesia misionera en México

dad para la Iglesia, hay muchos ejemplos de esto, podemos acoger a los migrantes, lo cual nos enriquece como Iglesia. También está el ejemplo de los migrantes mexicanos, que salen a los Estados Unidos o a Europa, ellos, si están bien formados en la fe, van a dar mucho fruto en la fe también del otro lado de la frontera. Esos son los dones que podemos compartir como Iglesia universal. Y como Iglesia en México, quienes llegan de otros países pueden aportar mucho, claro que a ellos hay que acompañarlos.

» He tenido la gracia de trabajar, no solo en América latina, diez años de mi visa, sino también en África, en Asia, y ahí se ve clara-

mente el gran trabajo de las religiosas en la Misión, en catequesis, en los hospedajes, en las clínicas, atendiendo a los migrantes, los orfelinatos. Aquí vemos una clara realidad que, sin duda, también se ve en México, lo que las mujeres pueden hacer, lo que pueden dar como testimonio en las Iglesia.

» Nosotros, como sacerdotes, no debemos olvidar que el sacerdocio ministerial es un don que hemos recibido personalmente, de manera individual, pero para compartirlo y estar al servicio de la comunidad, al servicio del Pueblo de Dios; no es algo que hemos recibido para nosotros mismos, sino para los demás, así como el Hijo de Dios se hizo hombre por

21 Marzo - Abril 2023

nosotros, entregó su vida por nosotros, resucitó entre los muertos por nosotros, así nosotros debemos recordar que estamos al servicio de la comunidad.

» Retomando lo de la sensibilidad femenina, esta sensibilidad es muy importante para la Iglesia, no es solo el hecho de que siempre veneramos a nuestra Señora, madre de la Iglesia, la Santísima Virgen María, no es simplemente la cuestión de la veneración, es cuestión de seguir su ejemplo; por eso creo que, específicamente las mujeres, sean religiosas o laicas, pueden aportar mucho a la hora de enfrentar ciertos problemas, en el modo de encontrar soluciones que a veces nosotros no vemos, que a veces no nos damos cuenta. Estar a la escucha es muy importante. Desde un punto teológico, el principio Petrino en la Iglesia, es más jerárquico, pero también está el principio mariano, desde la Virgen María, ambos principios van juntos, uno está al servicio del otro. Nosotros a veces nos encerramos dentro del principio jerárquico, que es un principio de autoridad, pero también la autoridad es un don que tenemos que ejercer por el bien de toda la Iglesia.

» Recordando la conclusión del último capítulo del Evangelio de San Juan, ahí empieza la Iglesia, según San Juan, en la misión que recibe Pedro: Después de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?”. El le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas”. Más

adelante cuando Pedro lo vio, preguntó a Jesús: “Señor, ¿y qué será de este?”. Jesús le respondió: “Si yo quiero que él quede hasta mi venida, ¿qué importa? Tú sígueme”. Pedro comprende que Él, que Jesús lo acaba de pones como jefe de la Iglesia, como pastor, más que jefe como pastor de la Iglesia.

» Pero Juan, el discípulo amado, representa la caridad, representa el amor, representa la Iglesia carismática. Entonces, las dos realidades deben de ir juntas; la de los carismas que nos recuerda a nosotros la prioridad del amor ágape, del fruto fraterno del amor, que es la base de la comunión, que es misericordia, que es ternura, pero también nos recuerda que este amor queda bajo la supervisión y la guía del Pastor. Tener presente esto no solo es muy importante para tomar decisiones en cuanto a la Misión de la Iglesia, sino también para abrirnos a todos los carismas.

22 Marzo - Abril 2023 MISIÓN Y PERSPECTIVA

» Tuve la dicha de encontrarme con el Santo Padre en noviembre y he visto el cariño que le tiene a la Iglesia en México y como espera mucho de ustedes, de la Iglesia en este territorio. Él está consciente no solo de los números, porque obviamente en el plan latinoamericano y también mundial, México es uno de los países más importantes en cuanto a población católica; pero, el Papa Francisco, conoce muy bien Latinoamérica y no ve solo la cantidad, ve también la calidad; lo que hemos mencionado, la piedad popular, la centralidad de la Estrella de la Evangelización, Nuestra Señora de Guadalupe.

» La celebración del 12 de diciembre en la Basílica de San Pedro, fiesta de nuestra Señora de Gua-

dalupe, no implica solo la devoción, sino que es un mensaje que él —el Papa— ha recibido y que quiere compartir con todos. Entonces, creo que ustedes tienen una gran responsabilidad».

Mons. Joseph Spiteri concluyó su charla hablando sobre la importancia de trabajar en comunión con el sucesor de Pedro para llevar a Jesús a cada rincón de la tierra, «ustedes —directores diocesanos de misiones— pueden ser esperanza para los hermanos y hermanas en México, pero también para muchísima gente, a ejemplo de Santa Teresa del Niño Jesús.

23 Marzo - Abril 2023

Santa Misa por la paz y la justicia

Bandeko, bobóto [Hermanos y hermanas, paz]

R/Bondeko [Fraternidad] Bondéko [Fraternidad] R/ Esengo [Alegría]

Esengo, alegría: la alegría de verlos y encontrarlos es grande; he anhelado mucho este momento —¡nos ha hecho esperar un año! —, ¡gracias por estar aquí!

El Evangelio acaba de decirnos que también la alegría de los discípulos era grande la noche de Pascua, y que esta alegría surgió «cuando vieron al Señor» (Jn 20,20). En ese clima de alegría y asombro, el Resucitado habla a los suyos. ¿Y qué les dice? Ante todo, estas palabras: «¡La paz esté con ustedes!» (v. 19). Es un saludo, pero es más que un saludo: es un envío. Porque la paz, esa paz anunciada por los ángeles en la noche de Belén (cf. Lc 2,14), esa paz que Jesús prometió dejar a los suyos (cf. Jn 14,27), ahora, por primera vez, es entregada solemnemente a los discípulos. La paz de Jesús, que también se nos entrega en cada Misa, es pascual; llega con la resurrección, porque antes el Señor tenía que vencer a nuestros enemigos, el pecado y la muerte, y reconciliar al mundo con el Padre; tenía que experimentar nuestra soledad y nuestro abandono, nuestros infiernos, abrazar y salvar las distancias que nos separaban de la vida y de la esperanza. Ahora, terminadas las distancias entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre, la paz de Jesús se da a los discípulos.

Pongámonos, pues, en su lugar. Aquel día estaban completamente aturdidos por el escándalo de la cruz, heridos interiormente por haber abandonado a Jesús, escapando; decepcionados por el desenlace de su

historia, temerosos de acabar como él. En ellos había sentimientos de culpa, frustración, tristeza, miedo. Sin embargo, Jesús anuncia la paz mientras el corazón de los discípulos está lleno de escombros; anuncia la vida mientras ellos sienten dentro la muerte. En otras palabras, la paz de Jesús llega en el momento en que todo parecía haber terminado para ellos, en el momento más imprevisto e inesperado, cuando no había atisbos de paz. Así actúa el Señor: nos asombra, nos tiende la mano cuando estamos a punto de hundirnos, nos levanta cuando tocamos fondo. Hermanos, hermanas, con Jesús el mal nunca prevalece, nunca tiene la última palabra. «Porque Cristo es nuestra paz» (Ef 2,14) y su paz triunfa siempre. Por eso, los que pertenecemos a Jesús no podemos dejar que prevalezca en nosotros la tristeza, no podemos permitir que crezca la resignación y el fatalismo. Si a nuestro alrededor se respira este clima, que no sea así para nosotros. En un mundo abatido por la violencia y la guerra, los cristianos hacen como Jesús. Él, casi insistiendo, repitió a los discípulos: ¡La paz, la paz esté con ustedes! (cf. Jn 20,19.21); y nosotros estamos llamados a hacer nuestro y proclamar al mundo este anuncio profético e inesperado del Señor, anuncio de la paz.

Pero, podemos preguntarnos, ¿cómo conservar y cultivar la paz de Jesús?

24 Marzo - Abril 2023 LA VOZ DEL PAPA

Él mismo nos señala tres fuentes de paz, tres manantiales para seguir alimentándola. Son el perdón, la comunidad y la misión.

Veamos la primera fuente: el perdón. Jesús dice a los suyos: «Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen» (v. 23). Pero antes de dar a los apóstoles el poder de perdonar, los perdona; no con palabras, sino con un gesto, el primero que el Resucitado realiza ante ellos. Dice el Evangelio que Él, «les mostró sus manos y su costado» (v. 20). Es decir, les muestra las llagas, se las ofrece, porque el perdón nace de las heridas. Nace cuando las heridas sufridas no dejan cicatrices de odio, sino que se convierten en un lugar para hacer sitio a los demás y acoger sus debilidades. Entonces las fragilidades se convierten en oportunidades y el perdón en el camino hacia la paz. No se trata de dejarlo todo atrás como si nada hubiera sucedido, sino de abrir a los demás con amor el corazón. Esto es lo que hace Jesús. Ante la miseria de quien lo negó y abandonó, muestra las heridas y abre la fuente de la misericordia. No usa muchas palabras, sino que abre de par en par su corazón herido, para decirnos que Él está siempre herido de amor por nosotros.

Hermanos, hermanas, cuando la culpa y la tristeza nos oprimen, cuando las cosas no van bien, sabemos dónde

mirar: a las llagas de Jesús, dispuesto a perdonarnos con su amor herido e infinito. Él conoce tus heridas, conoce las heridas de tu país, de tu gente, de tu tierra. Son heridas que queman, continuamente infectadas por el odio y la violencia, mientras que la medicina de la justicia y el bálsamo de la esperanza parecen no llegar nunca. Hermano, hermana, Jesús sufre contigo, ve las heridas que llevas dentro y desea consolarte y sanarte, ofreciéndote su Corazón herido. Dios repite a tu corazón las palabras que pronunció hoy por medio del profeta Isaías: «Lo sanaré, lo guiaré y lo colmaré de consuelos» (Is 57,18).

Juntos, hoy creemos que con Jesús siempre tenemos la posibilidad de ser perdonados y volver a empezar, y también la fuerza para perdonarnos a nosotros mismos, a los demás y a la historia. Esto es lo que Cristo desea: ungirnos con su perdón para darnos la paz y el valor de poder también nosotros perdonar; el valor de realizar una gran amnistía del corazón. ¡Cuánto bien nos hace limpiar nuestros corazones de la ira, de los remordimientos, de todo resentimiento y envidia! Queridos amigos y amigas, ¡que hoy sea el momento de gracia para acoger y experimentar el perdón de Jesús! Que sea el momento adecuado para ti, que llevas una pesada carga en el corazón y necesitas que te la quiten para poder volver a respirar. Que sea el momento oportuno para ti, que en este país te dices cristiano, pero cometes actos de violencia; a ti el Señor te dice: “Deja las armas, abraza la misericordia”. Y a todos los lastimados y oprimidos de este pueblo les dice: “No teman poner sus heridas en las mías, sus llagas en mis llagas”. Hagámoslo,

25 Marzo - Abril 2023

hermanos y hermanas. No tengan miedo de quitarse el Crucifijo del cuello y de los bolsillos, de tomarlo entre las manos y llevarlo junto al corazón para compartir sus llagas con las de Jesús. Cuando regresen a casa, tomen el Crucifijo que tienen y abrácenlo. Démosle a Cristo la oportunidad de sanar nuestros corazones; pongamos en Él el pasado, todos los miedos y ansiedades. ¡Qué hermoso es abrir las puertas del corazón y del hogar a su paz! ¿Y si escribieran en sus habitaciones, en sus ropas, fuera de sus casas, esas palabras: La paz esté con ustedes? Muéstrenlas, serán una profecía para el país, serán la bendición del Señor sobre aquellos que encuentren. La paz esté con ustedes, dejémonos perdonar por Dios y perdonémonos unos a otros.

Veamos ahora la segunda fuente de paz: la comunidad. Jesús resucitado no se dirige a los discípulos individualmente, sino que se reúne con ellos; les habla en plural, y a la primera comunidad le entrega su paz.

No hay cristianismo sin comunidad, como no hay paz sin fraternidad. Pero, como comunidad, ¿hacia dónde hemos de caminar, hacia dónde hemos de ir para encontrar la paz? Volvamos a mirar a los discípulos. Antes de la Pascua, seguían a Jesús, pero pensaban de forma demasiado humana: esperaban un Mesías conquistador que expulsara a sus enemigos, que hiciera prodigios y milagros, que aumentara su prestigio y su éxito. Pero estos deseos mundanos los dejaron con las manos vacías; es más, le quitaron paz a la comunidad, suscitando discusiones y oposición (cf. Lc 9,46; 22,24). Para nosotros también existe este riesgo; estar juntos, pero caminar por cuenta propia, buscando en la sociedad, y también en la Iglesia, el poder, la carrera, las ambiciones. Sin embargo, de ese modo, en vez de seguir al Dios verdadero, seguimos al propio yo, y terminamos como aquellos discípulos: encerrados en casa, vacíos de esperanza y llenos de miedo y decepción. Pero he aquí que en la Pascua encuentran el camino de la paz gracias a Jesús, que sopla sobre ellos y les dice: «Reciban el Espíritu Santo» (Jn 20,22). Gracias al Espíritu Santo, ya no mirarán lo que les separa, sino lo que los une; ya no irán por el mundo para sí mismos, sino para los demás; no para ganar visibilidad, sino para dar esperanza; no para obtener aprobación, sino para gastar su vida con alegría por el Señor y por los demás.

Hermanos, hermanas, el peligro que tenemos es seguir el espíritu del mundo en lugar del espíritu de Cristo. ¿Y cuál es el camino para no caer en las trampas del poder y del dinero, para no ceder a las divisiones, a las seducciones del carreris-

26 Marzo - Abril 2023 LA VOZ DEL PAPA

mo que corroen a la comunidad; a las falsas ilusiones del placer y de la brujería que llevan a encerrarse en sí mismos? El Señor nos lo sugiere de nuevo a través del profeta Isaías, diciendo «estoy con el contrito y humillado, para reavivar los espíritus humillados, para reavivar los corazones contritos» (Is 57,15). El camino es compartir con los pobres. Este es el mejor antídoto contra la tentación de dividirnos y mundanizarnos. Tener el valor de mirar a los pobres y escucharlos, porque son miembros de nuestra comunidad y no extraños a los que hay que eliminar de la vista y de la conciencia. Abrir el corazón a los demás, en lugar de concentrarlo en los propios problemas o vanidades personales. Recomencemos desde los pobres y descubriremos que todos compartimos la pobreza interior; que todos necesitamos el Espíritu de Dios para liberarnos del espíritu del mundo; que la humildad es la grandeza del cristiano y la fraternidad su verdadera riqueza. Creamos en la comunidad y, con la ayuda de Dios, construyamos una Iglesia vacía de espíritu mundano y llena del Espíritu Santo, libre de riquezas para sí misma y llena de amor fraterno.

Llegamos, en fin, a la tercera fuente de paz: la misión. Jesús dice a los discípulos: «Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes» (Jn 20,21). Nos envía como el Padre lo ha enviado a Él. ¿Y cómo lo envió el Padre al mundo? Lo envió a servir y a dar su vida por la humanidad (cf. Mc 10,45), a manifestar su misericordia por cada uno (cf. Lc 15), a buscar a los que están lejos (cf. Mt 9,13). En una palabra, lo envió para todos; no sólo para los justos, sino para todos. En este sentido, resuenan toda-

vía las palabras de Isaías: «¡Paz al que está lejos, paz al que está cerca! […], dice el Señor» (Is 57,19). A los que están lejos, en primer lugar, y a los que están cerca; no sólo a los “nuestros”, sino a todos.

Hermanos, hermanas, estamos llamados a ser misioneros de paz, y esto nos dará paz. Es una decisión; es hacer sitio en nuestros corazones para todos, es creer que las diferencias étnicas, regionales, sociales, religiosas y culturales vienen después y no son obstáculos; que los demás son hermanos y hermanas, miembros de la misma comunidad humana; que cada uno es destinatario de la paz que Jesús ha traído al mundo. Es creer que los cristianos estamos llamados a colaborar con todos, a romper el ciclo de la violencia, a desmantelar las tramas del odio. Sí, los cristianos, enviados por Cristo, están llamados, por definición, a ser conciencia de paz en el mundo; no sólo conciencias críticas, sino sobre todo testigos del amor; no pretendientes de sus propios derechos, sino de los del Evangelio, que son la fraternidad, el amor y el perdón; no buscadores de sus propios intereses, sino misioneros del amor apasionado que Dios tiene por cada ser humano.

La paz esté con ustedes, dice Jesús hoy a cada familia, comunidad, grupo étnico, barrio y ciudad de este gran país. La paz esté con ustedes. Dejemos que estas palabras de nuestro Señor resuenen, en silencio, en nuestros corazones. Escuchémoslas dirigidas a nosotros y decidamos ser testigos de perdón, protagonistas en la comunidad, personas en misión de paz en el mundo.

27 Marzo - Abril 2023

NOTICIAS

AgenciaFides

28 Marzo - Abril 2023

El cardenal Tagle consagra obispo al padre Emilio Nappa, secretario adjunto del Dicasterio para la Evangelización

«El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo que se nos ha dado». Las palabras del Apóstol San Pablo en el capítulo quinto de la Carta a los Romanos han sido el tema de la liturgia de ordenación episcopal del don Emilio Nappa, celebrada en la tarde del sábado 28 de enero en la Basílica de San Pedro.

El pasado 3 de diciembre, el Papa Francisco nombró a don Nappa como Subsecretario del Dicasterio para la Evangelización con el cargo de Presidente de las Obras Misionales Pontificias, confiriéndole el título de Arzobispo y asignándole la sede titular de Satriano. El lema episcopal elegido por el nuevo Arzobispo, “Caritas diffusa est”, se refiere precisamente al pasaje citado de la Carta de San Pablo a los Romanos. «El don de un nuevo obispo nos asegura que Dios cuida de su pueblo», ha dicho al comienzo de su homilía el cardenal Luis Antonio Gokim Tagle, Pro-prefecto del Dicasterio Misionero, quién ha presidido la concelebración eucarística y conferido la ordenación episcopal a monseñor Nappa.

A la liturgia de consagración, celebrada en el Altar de la Cátedra,

han asistido cientos de familiares, parientes y amigos (muchos llegados desde la provincia Campania, tierra natal del nuevo Arzobispo), junto con oficiales y empleados del Dicasterio para la Evangelización y más de veinte obispos concelebrantes, entre ellos los co-consagradores Edgar Peña Parra, Sustituto para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, y Angelo Spinillo, Obispo de Aversa.

En su homilía, inspirándose en las lecturas de la liturgia dominical (un pasaje del profeta Sofonías, un pasaje de la Carta de San Pablo a los Corintios y el Evangelio de las Bienaventuranzas de Mateo), el cardenal Tagle ha recordado que el servicio del ministerio episcopal sólo puede ser fecundo en virtud de los dones de la gracia, y sólo en la humildad se puede «experimentar la verdadera dicha y la verdadera alegría». Como todos

29 Marzo - Abril 2023

los demás seres humanos —ha reconocido el Pro-Prefecto del Dicasterio Misionero—, también los creyentes en Dios tienen la tentación de buscar el orgullo, siguiendo «una ilusión de grandeza basada en mentiras», que «priva a las personas de asombro, gratitud y alegría» y «conduce a la injusticia, la violencia, la destrucción y la infelicidad». Sólo se encuentra la humildad «cuando aceptamos la verdad sobre nuestra condición humana: que no somos los más sabios ni los más fuertes ni los más nobles a los ojos del mundo», y sin embargo «Dios elige incluso a los sencillos para mostrar su sabiduría y su fuerza». «Podemos ser criaturas pobres y pecadoras —ha continuado el cardenal nacido en Manila—, pero eso no impide que Dios actúe a través de nosotros. Y siendo humildes, no presumimos de nosotros mismos ni glorificamos nuestro nombre. La humildad nos hace alegrarnos y alabar al Señor que hace grandes cosas a través de los pequeños». Por eso «sólo las personas humildes aprecian las bendiciones de Dios y difunden la buena nueva del amor y la misericordia de Dios». Buscar la humildad y «gloriarse en Dios, alegrarse en Dios, exaltarse en Dios», ha señalado el cardenal Tagle, «es el camino hacia nuestra bienaventuranza. Este es nuestro deseo y nuestra oración por monseñor Emilio, y por su ministerio como Obispo». Con razón —ha añadido el Cardenal, dirigiéndose al “querido hermano Emilio”, recordando el pasaje de la Epístola a los Romanos del que está tomado su lema episcopal— «deseas servir

con amor. Pero San Pablo te recordará constantemente que ese amor viene de Dios, a través del Espíritu Santo. Predicarás con amor, no tu propia palabra, sino la Palabra de Jesús. No comunicarás con tu poder, sino la gracia de Dios en los sacramentos. Guiarás, pastorearás y custodiarás la comunidad, no con tus estrategias, sino con el amor de Jesús, el Buen Pastor. Promoverás la misión no con tus propios programas, sino en obediencia al Señor resucitado que envía a todos sus discípulos a ser sus testigos por toda la tierra. Afrontarás las pruebas y las decepciones no con sólo la fuerza humana, sino con el don de la esperanza de Dios».

30 Marzo - Abril 2023
NOTICIAS

Al final de la celebración, el Arzobispo Emilio Nappa, en un breve discurso de saludo y acción de gracias, se ha referido también en la esperanza «que no defrauda» y al amor de Dios «derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo», ambas cosas recordadas en el citado pasaje de la Epístola de San Pablo a los Romanos.

«El encuentro con el Señor Jesús —ha dicho el Arzobispo, refiriéndose al camino de su vida- para mí fue precisamente este: amor y esperanza, transformados en un camino en la Iglesia». «De joven— ha continuado el Subsecretario del Dicasterio para la Evangelización— buscaba respuestas a las preguntas de la vida. No era muy

religioso, aunque sí creyente. Y recibí como regalo en cambio el acceso a la fuente del ser, que es el amor: Dios, que llenaba mi corazón. Esta experiencia luego se convirtió en vocación, y me hizo experimentar la sensación de libertad, que uno busca cuando es joven —pero también hoy— y que a menudo se confunde con otra cosa». Ahora, convertido en sucesor de los Apóstoles, el nuevo obispo se ha reconocido llamado a testimoniar con su ministerio episcopal «esta verdad central del cristianismo, es decir, que Dios es amor que se da, y por tanto es libertad que crea nuevas posibilidades de vida incluso allí donde todo puede volverse estéril. Y la cifra que lo hace creíble es la alegría que produce la revelación de Dios. La Biblia —ha proseguido el arzobispo— es la promesa de un futuro de plenitud, de vida plena y de felicidad. Sin embargo, ya está presente aquí y ahora, si se comparte un destino común como pueblo y como Iglesia. Porque nadie es cristiano por sí solo, y nadie puede ser feliz solo». Concluyendo su discurso, Mons. Nappa ha recordado y agradecido con memoria agradecida a las personas y realidades que le han permitido vivir «esta experiencia de cristianismo», empezando por su familia y su difunto párroco, don Eduardo Barretta. «La persona y el sacerdote que soy —ha comentado el Arzobispo— es fruto del encuentro con los rostros, las historias, las realidades que he conocido y a los que hoy debo decir gracias».

31 Marzo - Abril 2023

VIA CRUCIS

ESPIRITUALIDAD MISIONERA
Esquema del Vía Crucis presidido por el Santo Padre Francisco Coliseo, Roma, 15 de abril de 2022

ORACIÓN DE INICIO

Presbítero: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. R/. Amén.

Lector:

Señor Jesús, en este día consagrado por tu Pasión elevamos nuestras voces a Ti, confiados en que nos escuchas. Te bendecimos porque eres para nosotros fuente de vida, tomas sobre ti nuestros sufrimientos, y con tu santa cruz redimiste al mundo.

Creemos que tus heridas nos han curado, que no nos dejas solos en la hora de la prueba y que tu Evangelio es sabiduría verdadera.

Reconocemos tu cuerpo martirizado en muchos de nuestros hermanos y hermanas, la violencia que sufriste en quien es perseguido, y tu abandono en el suplicio de quien es asesinado.

Tú, que quisiste vivir en una familia, mira compasivo a nuestras familias, acoge sus oraciones, atiende sus gemidos, bendice sus propósitos, acompaña su camino, sostenlas en sus dudas, consuela sus afectos heridos, infúndeles la valentía de amar, concédeles la gracia del perdón y haz que estén abiertas a las necesidades de los demás.

Señor Jesús, Tú que eres el Crucificado Resucitado, haz que no nos dejemos robar la esperanza de una nueva humanidad, de los cielos nuevos y la tierra nueva, donde enjugarás toda lágrima de nuestros ojos y no habrá ni llanto ni dolor, porque lo antiguo ha pasado y seremos una gran familia en tu casa de amor y paz.

33 Marzo - Abril 2023

I ESTACIÓN

La agonía de Jesús en el Huerto de los Olivos

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando llegaron a un lugar llamado Getsemaní, Jesús dijo a sus discípulos: «Siéntense aquí mientras voy a orar». Se llevó consigo a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y angustia. Entonces les dijo: «¡Me muero de tristeza! Quédense aquí y vigilen». Y, alejándose un poco, se postró en tierra y oraba pidiendo que, si fuera posible, no tuviera que pasar por aquella hora. Decía: «¡Abbá, Padre, tú lo puedes todo! Aparta de mí esta copa, pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú». (Mc 14,32-36)

Señor Jesús, que entre olivos apacibles aceptaste rezando sufrir por nosotros hasta la muerte, y muerte de cruz, te pedimos por los esposos jóvenes, ayúdalos a afrontar las dificultades unidos a ti y a todos nosotros concédenos permanecer contigo en la hora de la prueba. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. R/. Amén.

34 Marzo - Abril 2023 ESPIRITUALIDAD MISIONERA

II ESTACIÓN

Jesús es traicionado por Judas y abandonado por los suyos

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando Jesús todavía estaba hablando llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de una gran multitud. De inmediato se acercó a Jesús y le dijo: «¡Te saludo, Maestro!». Y lo besó. Jesús le respondió: «Amigo, ¡hasta dónde has llegado!». Entonces ellos se acercaron, se abalanzaron sobre Jesús y lo arrestaron. En eso, uno de los que estaban con Jesús tomó su espada, la desenvainó e hirió al servidor del Sumo Sacerdote, cortándole la oreja (Lc 22,47-50). Jesús, entonces, lo reprendió: «¡Vuelve tu espada a su lugar!, pues todos los que empuñan espada, a espada morirán». Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. (Mt 26,52.56)

Señor Jesús, que recibiste con amor el beso traidor de Judas, te suplicamos que concedas a las familias en misión la valentía de testimoniar tu Evangelio y a todos nosotros poder responder al mal con el bien, para ser constructores de paz y reconciliación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. R/. Amén.

35 Marzo - Abril 2023

III ESTACIÓN

Jesús es condenado por el Sanedrín

Los sumos sacerdotes y el Sanedrín en pleno buscaban algún testimonio contra Jesús que permitiera condenarlo a muerte, pero no lo encontraban. El Sumo Sacerdote de nuevo lo interrogó: «¿Eres Tú el Mesías, el Hijo de Dios bendito?». «Yo soy», contestó Jesús. Y todos juzgaron que merecía la muerte. (Mc 14,55.61-62.64).

Señor Jesús, que fuiste condenado injustamente, te suplicamos que concedas a los esposos sin hijos poder caminar tomados de la mano, viviendo en plenitud el Sacramento del amor conyugal, y a todos nosotros poder vivir las adversidades con suave firmeza. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

36 Marzo - Abril 2023 ESPIRITUALIDAD MISIONERA
V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum. R/. Amén.

IV ESTACIÓN

Jesús es negado por Pedro

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Mientras Pedro estaba abajo, en el patio interior, llegó una de las criadas del Sumo Sacerdote. Al ver a Pedro calentándose junto al fuego lo reconoció y le dijo: «¡Tú también estabas con Jesús de Nazaret!». Pero él lo negó diciendo: «¡No sé ni entiendo de qué hablas!». Y salió afuera, a la entrada del palacio, y cantó un gallo. De inmediato cantó un gallo por segunda vez. Pedro se acordó de lo que Jesús le había dicho: «Antes de que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres». Y se puso a llorar. (Mc 14,66-68.72)

Señor Jesús, que abres los brazos a quien invoca el perdón, te suplicamos que concedas a las familias numerosas poder superar con alegría cada dificultad y a todos nosotros poder levantarnos siempre después de una caída. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

37 Marzo - Abril 2023

V ESTACIÓN

Jesús es juzgado por Pilatos

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum. Pilato otra vez les preguntó: «¿Y qué quieren que haga con el que ustedes llaman “el rey de los judíos”?». Ellos contestaron a gritos: «¡Crucifícalo!». Pilato les replicó: «Pero, ¿qué mal ha hecho?». Sin embargo, ellos gritaban aún más fuerte: «¡Crucifícalo!». Entonces Pilato, para complacer a la gente, dejó en libertad a Barrabás y a Jesús, en cambio, después de hacerlo azotar, lo entregó para que lo crucificaran. (Mc 15,12-15)

Señor Jesús, que fuiste juzgado por lógicas mundanas, te suplicamos que concedas a las familias con hijos que sufren alivio en las dificultades y a nosotros poder elegir, proteger y amar la vida en toda circunstancia.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

38 Marzo - Abril 2023 ESPIRITUALIDAD MISIONERA

VI ESTACIÓN

Jesús es flagelado y coronado de espinas

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum. Pilato, después de hacer azotar a Jesús, lo entregó para que lo crucificaran. Lo vistieron con un manto de color púrpura, trenzaron una corona de espinas y se la pusieron. Luego comenzaron a saludarlo: «¡Salve, rey de los judíos!». Y le golpeaban la cabeza con una caña, lo escupían y le rendían homenaje poniéndose de rodillas. (Mc 15,15.17-19)

Señor Jesús, que padeciste dolor y desprecio, te suplicamos que concedas a nuestras familias aprender a acoger a quien está herido y a todos nosotros hacernos cargo y aliviar el dolor de los demás. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

39 Marzo - Abril 2023

VII ESTACIÓN

Jesús es cargado con la cruz

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Después de burlarse de Jesús le quitaron el manto de color púrpura, lo vistieron con su ropa y lo sacaron para crucificarlo. (Mc 15,20) Señor Jesús, que convertiste el patíbulo de muerte en fuente inagotable de vida, te suplicamos, haz que los hijos cuiden de sus padres asistiéndolos con gratitud, y a todos nosotros que aprendamos de Ti la alegría de amar y entregarse generosamente. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

40 Marzo - Abril 2023 ESPIRITUALIDAD MISIONERA

VIII ESTACIÓN

Jesús es ayudado por el Cireneo a cargar la cruz

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando se llevaban a Jesús detuvieron a un hombre de Cirene, llamado Simón, que volvía del campo, y lo obligaron a cargar la cruz para que la llevara detrás de Jesús. (Lc 23,26)

Señor Jesús, que nos llamas a llevar las cargas los unos de los otros, te suplicamos que concedas a nuestras familias saber compartir las alegrías y las dificultades, y a todos nosotros crecer en fraternidad activa. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

41 Marzo - Abril 2023

IX ESTACIÓN

Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi. R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum. Seguía a Jesús una gran multitud del pueblo y de mujeres que lloraban y se lamentaban por él. Pero Jesús, volviéndose a ellas, les dijo: «¡Mujeres de Jerusalén, no lloren por mí! Lloren más bien por ustedes y por sus hijos». (Lc 23,27-28)

Señor Jesús, que te encaminaste hacia la cruz con los ojos abiertos y el corazón dispuesto, te suplicamos que concedas a los padres y a sus hijos adoptivos crecer juntos como familias acogedoras y a todos nosotros contribuir a la alegría del prójimo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

42 Marzo - Abril 2023 LA MISIÓN HOY

X ESTACIÓN

Jesús es crucificado

R/. Amén.

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron a Jesús y a los dos malhechores, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús decía: «Padre, perdónalos, no saben lo que hacen». Después hicieron un sorteo y se repartieron sus ropas. El pueblo estaba contemplando. Los jefes se burlaban y le decían: «¡Salvó a otros! ¡Que se salve a sí mismo si este es el Mesías de Dios, el elegido!». Los soldados también se burlaban de él y, acercándose para ofrecerle vinagre, le decían: «¡Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo!». Encima de él había un cartel con la inscripción: «Este es el rey de los judíos». (Lc 23,33-38)

Señor Jesús, que con los brazos abiertos en cruz abrazas a quien está solo y abandonado, te suplicamos que concedas a las familias que sufren la pérdida de sus padres sentirte presente en su dolor, y a todos nosotros saber llorar con el que llora. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

43 Marzo - Abril 2023

XI ESTACIÓN

Jesús promete el Reino al buen ladrón

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron a Jesús y a los dos malhechores, uno a su derecha y otro a su izquierda. Uno de los malhechores le dijo: «¡Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu Reino!». Jesús le respondió: «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso». (Lc 23,33.42-43)

Señor Jesús, que nos has revelado los misterios de tu Reino, donde el más grande es aquel que sirve, te suplicamos que guíes a los padres para que acompañen la vocación de sus hijos y a nosotros concédenos ser fieles discípulos tuyos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

44 Marzo - Abril 2023 LA MISIÓN HOY

XII ESTACIÓN

Jesús entrega la Madre al discípulo amado

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Junto a la cruz de Jesús estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre y a su lado al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: «¡Mujer, ahí tienes a tu hijo!». Luego dijo al discípulo: «¡Ahí tienes a tu madre!». Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. (Jn 19,25-27)

Señor Jesús, que antes de expirar quisiste entregarnos a tu Madre y confiarnos a sus cuidados, te suplicamos que concedas a las familias marcadas por la muerte de un hijo custodiar la gracia recibida con el don de su vida y a todos nosotros, consolados por el Espíritu, aceptar tu última voluntad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

45 Marzo - Abril 2023

XIII ESTACIÓN

Jesús muere en la cruz

R/. Amén.

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

A las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza: «¡Eloí, Eloí!, ¿lemá sabajtaní?», que significa: «¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?». Uno de ellos fue corriendo a empapar una esponja en vinagre y, sujetándola en una caña, le daba de beber diciendo: «¡Déjenlo! A ver si viene Elías a descolgarlo». Entonces Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró. (Mc 15,34.36-37)

Ante la muerte el silencio es más elocuente que las palabras. Permanezcamos por lo tanto en un silencio orante y que cada uno, en su corazón, rece por la paz en el mundo.

Señor Jesús, que de tu costado traspasado hiciste brotar la reconciliación para todos, te suplicamos que concedas a las familias destruidas por lágrimas y sangre creer en la fuerza del perdón y a todos nosotros construir paz y concordia. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

46 Marzo - Abril 2023 LA MISIÓN HOY

XIV ESTACIÓN

El cuerpo de Jesús es puesto en el sepulcro

R/. Amén

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.

R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

José tomó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en el sepulcro nuevo que él había excavado en la roca. Después hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro y se fue. María Magdalena y la otra María se quedaron allí, sentadas delante del sepulcro. (Mt 27,59-61)

Señor Jesús, que descendiste a los infiernos para liberar a Adán y Eva con sus hijos de la antigua esclavitud, te suplicamos por las familias de los migrantes, sácalos del aislamiento que destruye y a todos nosotros concédenos reconocerte en cada persona como nuestro amado hermano y hermana. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.R/. Amén.

47 Marzo - Abril 2023

ORACIÓN FINAL

Presbítero

Padre misericordioso, que haces salir el sol sobre buenos y malos, no abandones la obra de tus manos, por la que no dudaste en entregar a tu único Hijo, que nació de la Virgen, fue crucificado bajo Poncio Pilato, murió y fue sepultado en las entrañas de la tierra, resucitó de entre los muertos al tercer día, se apareció a María Magdalena, a Pedro, a los demás apóstoles y discípulos, y siempre está vivo en la santa Iglesia, que es su Cuerpo viviente en el mundo. Mantén encendida en nuestras familias la lámpara del Evangelio, que ilumina alegrías y dolores, cansancios y esperanzas; que cada casa refleje el rostro de la Iglesia, cuya ley suprema es el amor. Por la efusión de tu Espíritu, ayúdanos a despojarnos del hombre viejo, corrompido por pasiones engañosas, y revístenos del hombre nuevo, creado según la justicia y la santidad. Tómanos de la mano, como un Padre, para que no nos alejemos de Ti; convierte nuestros corazones rebeldes a tu corazón, para que aprendamos a seguir proyectos de paz; haz que los adversarios se den la mano, para que gusten del perdón recíproco; desarma la mano alzada del hermano contra el hermano, para que donde haya odio florezca la concordia. Haz que no nos comportemos como enemigos de la cruz de Cristo, para que participemos en la gloria de su resurrección. Él, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

48 Marzo - Abril 2023
ESPIRITUALIDAD MISIONERA

Oremos

con el Papa

Oremos por los que sufren a causa del mal recibido por parte de los miembros de la comunidad eclesial: para que encuentren en la misma Iglesia una respuesta concreta a su dolor y sufrimiento.

Oremos por una mayor difusión de una cultura de la no violencia, que pasa por un uso cada vez menor de las armas, tanto por parte de los Estados como de los ciudadanos.

Marzo Abril
Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.