La Gualdra 535

Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

NO. 535 /// 11 DE JULIO DE 2022 /// AÑO 11

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

La Sagrada Familia y San Juan Bautista niño. Andrés de Concha (Sevilla, Andalucía, España, ¿?- Ciudad de México, México, 1612) | c 1585 | Óleo sobre tabla | 132 x 118 cm | Fotografía propiedad del INBAL | Museo Nacional de Arte, INBAL. De la exposición Símbolo y Reino, tres grandes colecciones, en el Museo de Guadalupe.

Esta obra es parte de la exposición Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones; se inaugura el 14 de julio a las 19:30 horas en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Guadalupe; en ella, el visitante podrá apreciar una magnífica selección de obras provenientes del Museo Soumaya, del Museo Nacional de Arte (MUNAL), del Museo de Historia del Castillo de Chapultepec, así como del museo anfitrión. [Más de esta exposición y el programa completo del Festival Barroco de Guadalupe, en páginas centrales]


La Gualdra No. 535

2

LA GUALDRA NO. 535 /// 11 DE JULIO DE 2022 /// AÑO 11

Editorial Cuando Rafael Coronel tenía alrededor de 20 años, decía: “La pintura moderna, más que pequeñas obras transportables, la encontramos en murales, nuestro país, nuestros grandes pintores, van señalando el camino que debemos seguir, evolucionando, creando, ya sean nuevas formas de pintar, de actuar, de decidir, en una palabra, nuestra personalidad”. Más de 70 años después de que el artista zacatecano se expresara de esta manera, se inauguró en su museo una sala que lleva su nombre, y ahí nos recibe su mural: “El tastuán y la niña de Jerez”, una obra pintada a finales del siglo XX, en 1998, en la que fuera su casa en la Ciudad de Cuernavaca, Morelos. En el extremo izquierdo, la muerte que todo lo ve y lo abarca, le da la espalda a un personaje recostado con su máscara a un lado mientras bebe de una botella, parece embriagarse. Tal vez este sea el personaje que más pasa desapercibido y, sin embargo, tiene una carga simbólica muy importante. Decía Octavio Paz –en “Todos Santos, Día de Muertos”- que la pobreza del mexicano puede medirse por el número y suntuosidad de las fiestas populares y que siendo su único lujo, durante las fiestas “el silencioso mexicano silba, grita, canta, arroja petardos, descarga su pistola en el aire. Descarga su alma. Y su grito, como los cohetes que tanto nos gustan, sube hasta el cielo, estalla en una explosión verde, roja, azul y blanca y cae vertiginoso dejando una cauda de chispas doradas”, y bebe... Durante las noches de fiesta, continúa Octavio Paz, “los amigos, que durante meses no pronunciaron más palabras que las prescritas por la indispensable cortesía, se emborrachan juntos, se hacen confidencias, lloran las mismas penas, se descubren hermanos y a veces, para probarse, se matan entre sí”, por eso quizá la muerte en el mural de Rafael Coronel está ataviada con esa manta color sangre, abriendo su mano derecha de seis dedos porque con cinco no podría abarcar esa momentánea algarabía que probablemente desembocará en llanto. El personaje azul, un moro, extiende sus manos mostrando la riqueza de sus atavíos, porque en la fiesta, en el

teatro, bajo el vestuario que nos caracteriza para el gozo, somos un poco lo que no podemos ser, lo que anhelamos... atrás de él hay un “borrado”, un personaje de la Judea, fiesta en la que los actores representan a los judíos que vigilan la entrada al kaligüey, el centro ceremonial de coras y huicholes en Nayarit, para detener las fuerzas del bien y evitar que se queden con el poder. Porque todo es lucha por el poder. Llama la atención que en el hombro izquierdo de este personaje aparece una máscara veneciana: al fin y al cabo somos parte de una hibridación cultural. La niña de Jerez aparece en el centro del mural, a sus espaldas, tres personajes tienen máscara; el primero la usa en la parte posterior de la cara; los otros dos son tastuanes -uno de frente, el otro de perfil-, los protagonistas de la fiesta de Santiago el Apóstol, patrono de varias comunidades en el estado de Zacatecas y celebrada durante el mes de julio particularmente en Moyahua. La niña nos muestra su desnudez mientras fuma un cigarrillo... es la Eva de estos tiempos. La niña que regresa a su realidad, que la enfrenta adormecida. Decía que esta obra está llena de detalles simbólicos, otro de ellos es el machete que porta el tastuán de la máscara roja, marcado con la palabra “Jerez” y otra inscripción más que dice “I love LA”. Hay un caballo además al lado de la niña, que ve de frente también... el caballo como representación de libertad. Si acaso todo fuera un sueño, entonces la niña estaría a punto de liberarse de un yugo. No lo sabemos, quienes sí parecen comprenderlo son los dos personajes que aparecen en la esquina inferior derecha. ¿Usted qué más ve en este mural? Me gustaría saberlo. Lo invito, estimado lector, a que visite la Sala Rafael Coronel inaugurada el 8 de julio pasado en el museo que lleva su nombre, en donde podrá apreciar además de este mural, más pinturas de caballete y esculturas del maestro zacatecano, quien también generosamente nos ha dejado el legado de su obra y la colección reunida durante toda su vida. Que disfrute su lectura.

Contenido Cioran o el pensamiento del No activo Por Sigifredo Esquivel Marín

3

21.° Festival Barroco de Guadalupe (del 14 al 22 de julio de 2022) PROGRAMA

4

Exposición Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones en el Museo de Guadalupe

5

Sala Rafael Coronel Por Jánea Estrada Lazarín

6 7

Everything everywhere all at once, de Daniel Scheinert y Daniel Kwan Por Adolfo Nuñez J.

8

Bajo el volcán, de Malcom Lowry Por Miguel Ángel de Ávila González

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Directorio

Carmen Lira Saade Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Roberto Castruita Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3

11 DE JULIO DE 2022

6 Por Sigifredo Esquivel

Marín

E

n conversaciones de café, con Rodrigo Menezes, escuchando samba cerca de Avenida República en Sao Paulo, me ha esgrimido que Cioran no es un autor nihilista ni tampoco un escéptico, sino un pensador de la negación, entonces, queda la pregunta de qué tipo de pensador es. Solo tengo el gusto de la negación, no su don -habría escrito en Silogismos de la amargura-. Siguiendo a Cioran, y más allá de su obra, arriesgo algunas hipótesis en torno a un posible significado del pensamiento de la negación soberana, pensamiento del no activo. Asumiendo toda la carga paradojal que implica y sin rehuir de las aporías que plantea dicho axioma, hurguemos algunas tesis e intuiciones. Haciendo del extrañamiento un ejercicio disciplinado, su pensamiento está en los márgenes de la filosofía y de la literatura, justo en esa zona intersticial fronteriza que comunica y separa sus campos discursivos. Su perspectiva antidogmática lleva lo más lejos que ha podido los conceptos y categorías hasta hacerles tartamudear y hablar una lengua extraña y nómada. Un pensador del no activo, del no actuante, no es alguien que se caza con un dogma, ni siquiera con su negación sistemática, más bien se asume desde la ambigüedad, paradoja e incertidumbre. Escritura en el exilio y desde un exilio ontológico que asume la orfandad cósmica –había

/// E.M. Cioran. Foto tomada de ethic.es

apuntado en Las cimas de la desesperación-. Un exilio que busca abrirse a la alteridad en tanto búsqueda de la propia humanidad. Marginal en el límite de la existencia. Es una marginalidad ontológica auténtica. Juega todas las posibilidades de elucidar un margen activo: soy un marginal, un marginal que escribe para despertar. Mis libros pueden hacer despertar. La forma límite de la benevolencia consistiría en despertar(se) a lo peor, transfiguración de lo infernal. Tomar conciencia de ello invita a la compasión de sí y del otro. Benevolencia como autocompasión de un ser entregado a la fatuidad: “Vivir de verdad es vivir sin objetivo” –propugna la sabiduría oriental, según Cioran-; de la cual se siente próximo y, a la vez, lejano. La no-acción del wu-wei que recoge el pensamiento oriental, no acción en tanto apertura libre sin esfuerzo y sin auto-reflexión, dejar fluir libremente. En su obra El Zen y la cultura japonesa, Suzuki nos recuerda que el samurái “lleva dos espadas, una larga y otra corta, y su profesión consiste en estar entrenado en su uso. Pero no debe pensar en ejercer su poder y recurrir a la espada que mata. Pues siempre existe la tendencia a abusar del poder. La espada, por consiguiente, debe ser un instrumento para matar el ego, que es la raíz de todas las luchas y desavenencias”. En cierto sentido se aproxima a las reflexiones de Henri Michaux (La noche se agita): “Nada de la imaginación voluntaria de los profesionales. Ni temas, ni desarrollos, ni construcción, ni

método. Al contrario, solo la imaginación de la incapacidad para conformarse”. Para Michaux la escritura debería ocurrir como un atardecer o un día lluvioso sin porqué ni para-qué, perezosa, desenfadada y libremente, asimismo en Cioran, de manera particular en el último trayecto, se trataría de escribir hasta poder lograr la invisibilidad, la nimiedad e insignificancia que tanto admiraban Michaux y los orientales. La obra de Cioran, una y múltiple, no deja de estar transida por la crueldad de un ateísmo secular no exento de piedad. La piedad de un ateo gnóstico, sin dejar de ser contradictoria, puntualiza la posibilidad de una relación éticopolítica con el otro: “Todo el mundo me exaspera. Me gusta reír. Pero no puedo reír solo” –había sentenciado en Ese maldito yo-. Reírse con los demás crea una extraña comunidad en la orfandad solitaria irreductible. Es un nietzscheano melancólico que afirma bajo el ocaso de la divinidad la fe radical en una nada enfebrecida, que también huye de la substancialización de la Nada o el Absurdo con mayúsculas, es un pensamiento minoritario que tampoco se refugia en el nihilismo o escepticismo como alternativa, sin alternativa y sin salida hace de la exasperación un ejercicio de hiper-lucidez mortífera no exenta de risa e ironía; jugar al suicida es un recurso menos retórico que de sobrevivencia absoluta. Contemporáneo y extemporáneo, asuma todas las paradojas y para-jodas, en carne propia. Lejos del fatalismo o del pesimismo, Cioran es un maestro inquisitivo, lo suyo es la

impugnación como deporte extremo, pero es un deporte a dúo con el lector, no en solitario, gustar reír y requiere el eco del otro para que su risa cristalice en la mueca de la sonrisa ajena. El no activo, la negación cioranesca resulta, de manera paradójica, una invitación a pensar crítica, dialógica y trágicamente, es decir, desde la afirmación irrestricta de la totalidad del mundo allende la perspectiva humana. En este sentido habría que repensar su negación activa como acicate para replantear una postura ética y política desde el margen que, sin embargo, no excluye la posibilidad del encuentro creador con la alteridad y con el mundo. Una infrapolítica intersticial, siempre con minúsculas y siempre abierta a la autocrítica y dinamitación de las propias ideas y valores axiológicos. En suma, una postura de una tolerancia cósmica más que humanista ilustrada. Tolerancia y compasión por todo lo existente, empezando por su existencia misma. Caminando con Rodrigo por el hermoso Jardín Augusta, un triunfo de la naturaleza sobre la barbarie inmobiliaria financiera paulista, siento la naturaleza en el corazón de Sao Paulo bajo el tiempo detenido, eso imagino que es el Pensamiento del No Activo, una negación soberana en medio de la podredumbre contaminante aciaga y ciega que se expande cada día por el planeta. Una afirmación de vida en estado puro más allá de todo optimismo y pesimismo, una celebración trágica y cruenta de la implacable e impecable vida: ánima del amazonia en el corazón de tecnópolis.

Filosofía

Cioran o el pensamiento del No activo


4

LA GUALDRA NO. 535

Festival Barroco de Guadalupe

JUEVES 14 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos

21.° Festival Barroco de Guadalupe (del 14 al 22 de julio de 2022) PROGRAMA

18:00 h Portería Concierto “Del Renacimiento europeo al Barroco Novohispano” Sarah Ortiz, Diego Cervantes y Jesús Contreras

17:00 h Cafetería Conferencia “Jardín Borda: Imaginario, melancolía y nostalgia” Presenta: María Elena González

MARTES 19 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos

19:00 h Entrada del museo Inauguración del 21.° Festival Barroco Banda Sinfónica del H. Ayuntamiento de Guadalupe

17:00 h Expresarte Ciclo de cine Programa de cortometrajes Asesores educativos

19:30 h Sala de exposiciones temporales Inauguración de la exposición “Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones”

VIERNES 15 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos 13:00 h Ex biblioteca Conferencia “Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones” Presentan: Carmen Gaitán y Alfonso Miranda Moderan: Rosa María Franco y José María Muñoz 17:00 h Ex biblioteca Presentación del libro “La última flecha, Ramón López Velarde en el Colegio Nacional” Presentan: Juan Villoro y Vicente Quirarte Modera: José María Muñoz 18:00 h Sala de exposiciones temporales Recorrido guiado Las voces del MUNAL y el Soumaya en la exposición Símbolo y Reino Presentan: Francesca Conti y Héctor Palhares 19:00 h Ex biblioteca Concierto “Semper Barroco” AMAZ

17:00 h Cafetería Presentación teatralizada Miguel Cabrera, un artista novohispano La corte de los milagros

SÁBADO 16 12:00 y 16:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos 16:00 h Expresarte Ciclo de cine El gran pequeño Asesores educativos 17:00 h Cafetería Presentación teatralizada Miguel Cabrera, un artista novohispano La corte de los milagros

18:00 h Ex biblioteca Concierto In omnia Barroca Coro del Estado de Zacatecas

DOMINGO 17 12:00 y 16:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos 13:00 h Ex biblioteca Concierto “Nueve arias alemanas” Camerata Bardi

16:00 h Expresarte Ciclo de cine Cochochi Asesores educativos 19:00 h Ex biblioteca Concierto “Joyas del Barroco” Ensamble ARAMARA

LUNES 18 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos

18:00 h Portería Concierto “Guitarra al viento” Paula Avilix

JUEVES 21 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos 18:00 h Sala de exposiciones temporales Visita teatralizada Símbolo y Reino Emmanuel Márquez 19:00 h Ex biblioteca Concierto “Abstracciones del Barroco” Dúo de clavecín y guitarra Alfonso Vázquez y Moisés Acosta

17:30 h Cafetería Conferencia “Las huellas del Camino Real de Tierra Adentro en el Museo de Guadalupe” Presentan: Leticia del Río y José Román

VIERNES 22 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos

19:00 h Portería Concierto “Destellos del Barroco” Daniel Escoto

12:00 h Cafetería Conferencia “Rubens y las vírgenes apocalípticas de Símbolo y Reino” Presenta: Ana Leticia Carpizo

MIÉRCOLES 20 10:00 y 14:00 h Expresarte Talleres educativos y actividades lúdicas Símbolo y Reino Asesores educativos

13:00 y 18:30 h Sala de exposiciones temporales Visita teatralizada Símbolo y Reino Emmanuel Márquez

17:00 h Cafetería Presentación teatralizada Miguel Cabrera, un artista novohispano La corte de los milagros

20:30 h Templo franciscano Concierto de clausura “De lo indígena al mestizaje novohispano: chaconas, folias y sarabandas” Horacio Franco


5

11 DE JULIO DE 2022

Los cinco señores. Cristóbal de Villalpando. (Ciudad de México, México, hacia 1649-1714) | c 1705-1714 | Óleo sobre lienzo | 177.4 x 113.2 cm. Fotografía: Javier Hinojosa | 3573 | Museo Soumaya. Fundación Carlos Slim.

Exposición Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones en el Museo de Guadalupe

L

a exposición Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones se inaugura el 14 de julio a las 19:30 horas, en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Guadalupe; en ella, el visitante podrá apreciar una magnífica selección de obras provenientes del Museo Soumaya; del Museo Nacional de Arte (MUNAL); del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec; así como del museo anfitrión. En esta exposición hay obras que pueden observarse con Realidad Aumentada, por lo que les sugerimos seguir las instrucciones para instalar la App en su celular antes de llegar al museo. Aquí mismo les compartimos algunas imágenes con RA que pueden ya ver en su pantalla con esta aplicación tecnológica. ¡La experiencia es única!, visite la exposición.

Símbolo y Reino. Tres grandes colecciones novohispanas Forma expresiva que introduce en las artes figuraciones representativas de valores y conceptos; así es como la Real Academia de la Lengua Española define la palabra «símbolo». Es precisamente esta cualidad la

que se destaca en las sesenta obras novohispanas, por primera vez reunidas en una exposición de tres emblemáticos museos –uno privado y dos públicos– de Ciudad de México: el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, perteneciente al Instituto Nacional de Antropología e Historia; el Museo Nacional de Arte del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura; y Museo Soumaya. Fundación Carlos Slim. En el marco de los 500 años de la Conquista y a cinco siglos del nacimiento de Ciudad de México, los legados sincréticos del mundo virreinal –heredero de la fusión de cosmovisiones mesoamericanas, hispánicas, africanas, judías, y del medio y lejano Oriente– se expresaron mediante un rico lenguaje alegórico que en todo momento encontró en el símbolo la potencia de significaciones que se tradujeron en ideas de un primer mundo global. La estampa fue la Europa portátil, a decir del investigador Rogelio Ruiz Gomar; del espacio acotado del papel y la escala de grises, las y los artistas

novohispanos abrevaron en el grabado para luego iluminar y escalar un lenguaje propio, original y sin parangón en Occidente. Arquitectura, pintura, escultura y artes decorativas mostraron tanto en la tradición civil como en la religiosa, nutridas narraciones, descripciones y alegorías. Bajo las líneas didácticas y evangélicas del Barroco –que más que un estilo artístico se convirtió en una forma de vida–, los símbolos definieron el universo cotidiano de los siglos virreinales. Hoy, las colecciones de tres museos se unen para indagar en algunos de aquellos elementos que articularon el pensamiento y la devoción en Nueva España. Con el Museo Nacional de Arte en Ciudad de México como la primera sede –en la

reapertura de sus salas virreinales–, esta muestra ha sido concebida para llegar a los públicos más amplios a lo largo de la República Mexicana. Grandes pinceles de la talla de Andrés de Concha, Andrés Lagarto, Juan González, la dinastía de los Echave y de los Juárez, Diego de Borgraf, Cristóbal de Villalpando, José de Ibarra, Juan de Sáenz, Francisco Antonio Vallejo, Miguel Cabrera, Nicolás Enriquez y José de Alcíbar, entre muchos otros autores que siguen en constante investigación, orquestan las voces y sensibilidades que acudieron al símbolo como expresión y categoría estética. La curaduría tripartita de Francesca Conti, Erandi Rubio y Héctor Palhares está organizada en cinco núcleos temáticos: De coronas, rosas y espadas; De bondad y malignidad; De libros y saberes; De ajuares e hilos; y De encuentros y sincretismos, donde el símbolo de una identidad criolla lideraría la batalla, justo hace 200 años, hacia el México independiente. [Símbolo y reino. 500 años. Museo Soumaya. Fundación Carlos Slim, p. 4]

Festival Barroco de Guadalupe

Retrato de sor María Ignacia de la Sangre de Cristo. José de Alcíbar (Texcoco, Estado de México, México, 1726-1803) | c 1777 | Óleo sobre lienzo | 200.5 x 125.3 cm | Reproducción autorizada por el INAH, Secretaría de Cultura.- INAH-MNHMÉX | Fotografía: Javier Hinojosa | Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, INAH.


6

LA GUALDRA NO. 535

Sala Rafael Coronel* 6 Por Jánea Estrada Lazarín

E

Arte

l 8 de julio de 2022 fue abierta finalmente la Sala Rafael Coronel en el museo que lleva su nombre. Una serie de esculturas parece custodiar la serie de pinturas que el maestro dispuso fueran exhibidas en el museo que lleva su nombre. Al inicio de la sala un Chaplin da la bienvenida a esta parte del ex convento de San Francisco en el área que fuera la sacristía. Luego los retratos de esos personajes de mirada melancólica tan distintiva del artista; continúa el recorrido y al frente, tres mujeres son protagonistas mostrando la belleza de su desnudez. En el mural de sala central, la figura de la muerte extiende su manto en El tastúan y la niña de Jerez; en él, una serie de personajes portan máscaras, en su mayoría utilizadas en rituales de la cultura popular mexicana, lo mismo el moro que los tastuanes, vistos de frente y de perfil. Esta obra nos sorprende por su colorido, su calidad técnica y la vigencia de los temas que aborda: la migración, la dualidad vida/muerte,

/// Rafael Coronel. Foto de Jorge Perera.

dolor-gozo, fiesta y teatralidad. Ahí, la niña de Jerez, como Eva; las inscripciones en el machete del tastuán cuentan una historia que se repite generacionalmente. Y otra vez... la muerte. En 2011 sería la última vez que el artista zacatecano, nacido en octubre de 1931 y fallecido en mayo de 2019, visitara su tierra. Sus pinturas negras, aquellas que vimos ese año en su exposición Retrofutura, están al fondo. Esta parte de la sala tiene la iluminación precisa para que esos rostros cargados de fuerza establezcan con el espectador un diálogo... Uno casi puede escucharlos: “¿recuerdas? Soy yo, nos conocemos...”. Y en todo el espacio, el recuerdo del maestro Rafael Coronel. Compartimos con ustedes dos de las obras que pueden ser apreciadas en esta sala. Recuerde que el museo abre todos los días, salvo los miércoles, y que los domingos la entrada es gratuita para los zacatecanos. * Ver video con el recorrido por la sala en: https://youtu.be/V55k3VvPrMo


11 DE JULIO DE 2022

7

Arte

/// Rafael Coronel. Foto de Jorge Perera.


8

LA GUALDRA NO. 535 // 11 DE JULIO DE 2022

Everything everywhere all at once, de Daniel Scheinert y Daniel Kwan Cine

6 Por Adolfo Nuñez J.

E

velyn (Michelle Yeoh) es una mujer asiática que vive abrumada por sus tareas diarias que van desde mantener una lavandería hasta organizar sus impuestos. También debe lidiar con los miembros de su familia, con quienes tiene una relación cada vez más distante. Entre ellos se encuentra su padre Gong Gong (James Hong), su esposo Waymond (Ke Huy Quan) y su hija Joy (Stephanie Hsu). Durante una visita a la oficina de impuestos, Evelyn es advertida por una versión alternativa de su esposo sobre la existencia de un multiverso que está a punto de colapsar; este caos es provocado por un ser malvado, Jobu Tupaki, quien tiene la habilidad de viajar entre dimensiones destruyendo todo a su paso. Evelyn tendrá que aprender a conectar con las diferentes versiones de sí misma, que habitan otros universos, para poder vencer al mal y salvar al multiverso. Luego de Swiss army man (2016), su peculiar y atípico debut, los cineastas Daniel Scheinert y Daniel Kwan (cuyo nombre artístico es Da-

6 Por Miguel Ángel de Ávila

González

Libros

L

a novela comienza el Día de Difuntos de 1939, que sirve para recordar circularmente el mismo día, pero del año anterior, cuando murieron el ex cónsul británico Geoffrey Firmin y su mujer Ivonne, quien regresó para rescatarlo y halló la muerte. Hugh, hermano menor del cónsul llegó para encontrarlo terriblemente disminuido por la bebida. En este relato se cuenta la vida, pasión y muerte de Geoffrey, enganchado al tequila y al mezcal -es alcohólico-, quien vive en la ciudad mexicana de Quauhnáhuac. El cónsul es consciente de su situación, pero no puede cambiar; el alcohol le atrapa y le inunda; es la consecuencia de sus verdaderos problemas: vacío existencial, desorientación vital... la caída de un hombre maduro en un mundo carente de referentes morales. Una mañana llega Yvonne, después de haberlo abandonado durante un año; lo encuentra en el Bar Bellavista: “¿No te queda nada de ternura ni de amor por mí? ¿No puedes pensar en otra cosa sino en las copas que vas a beber?”, Geoffrey contesta: “Sí, te amo”. Yvonne observa el zócalo, los juegos mecánicos, la máquina infernal y la rueda de la fortuna detenida, lugares donde les ocurrirán los últimos sucesos de sus vidas. De ahí en adelante la historia durará doce horas, hasta la muerte del cónsul en el Farolito; y de Yvonne, en el bosque de Parián. Los espacios recorridos serán el Hotel Bellavista, la casa del cónsul, la carretera junto a la barranca de Amanalco que lleva al casino de la selva, el jardín, el baño y la piscina, la Torre Laurelle, la mezcalera de la señora

niels) vuelven con una obra que fiel a su estilo maximalista, está repleta de extravagancias, además de mucho corazón. Everything everywhere all at once (2022) es una cinta que, bajo su superficie de épica sci-fi, en realidad se trata de un conmovedor relato sobre las relaciones familiares y sus brechas generacionales. Los realizadores montan una serie de secuencias, tan absurdas como entrañables, llenas de ritmo, color y movimiento.

El filme va mostrando en elaboradas viñetas las diferentes vidas que Evelyn pudo tener, de acuerdo con las decisiones que tomó en distintos momentos de su existencia. Este atractivo visual impide apartar los ojos de la pantalla, y se sostiene gracias a un virtuoso montaje, de una energía y creatividad que le hace honor al título de la película. Los directores elaboran diversos homenajes a filmes clásicos, acordes a las variaciones de universos

en las que se encuentra la protagonista, como 2001: A space odyssey (1968), de Stanley Kubrick; In the mood for love (2000); de Wong Kar-wai; y Ratatouille (2007), de Brad Bird, entre otros. Además de su portentosa propuesta visual y narrativa, el filme de Scheinert y Kwan plantea una interesante reflexión en torno a la caótica era post-internet, donde absolutamente todo se percibe de manera rápida, continua y sin filtros. Dentro de todas esas posibilidades, en todas las diferentes vidas a las que cualquier persona puede acceder de manera casi instantánea, es inevitable que surjan inquietudes o desilusiones sobre lo que es y lo que pudo haber sido. La película abraza esa incertidumbre y confusión, abrumadoras características de los tiempos modernos, y señala la importancia de los vínculos afectivos para no caer en la total desesperación. Everything everywhere all at once es un retrato detallado sobre aceptar la resignación sin perder de vista lo que en verdad importa, así como una maravillosa muestra de la inagotable imaginación que existe en el cine para filmar lo que se considera imposible.

Bajo el volcán, de Malcom Lowry su cobardía al huir cuando la república estaba por caer; y el camino al Parián. La cantina el Farolito donde encuentra a sus asesinos y el caballo número siete, el bosque donde muere Ivonne vapuleada por el caballo y la temible barranca de Amanalco donde el cadáver del cónsul es echado. Poco antes de caer muerto el cónsul tiene tiempo de murmurar: “¡Qué manera tan miserable de morir!”. La novela es un exuberante entramado de cajas chinas, diálogos superpuestos, plasticidad escénica, múltiples voces que se encierran en un mismo párrafo; cada personaje es espejo de otro. El ensamblaje de los doce capítulos es minucioso y provocador. El tiempo de la novela es 1948. Asistimos a las políticas sociales del presidente Cárdenas, presenciamos la corrupción, las continuas alusiones a España, la batalla del Ebro, las brigadas internacionales, la guerra civil china y constantes alusiones y citas a escritores, filósofos o científicos como Conrad, Einstein, Freud, Melville, Shelley, Wilde, Shakespeare, Baudelaire, Goethe, Cervantes y Tolstoi, entre otros. Además, el autor se detiene en la creación, el arte, en todas y cada una de las miserias humanas. El la mejor novela sobre México, escrita por un extranjero. Ha sido considerada entre las cien mejores del siglo pasado. Desgarradora; un halo de fatalismo impregna cada una de sus páginas. Gregoria, la cantina frente a la estación de autobuses, la carretera al pueblo de Tomalín -donde los tres personajes ven la escena que les marcará el destino-. Luego, la plaza

de toros donde Hugh despliega sus talentos como torero y cantor; y el salón Ofelia, donde se jacta de sus avatares en la guerra civil española, es ahí donde el hermano le recrimina

*** Malcom Lowry, Bajo el volcán, Ediciones Era, primera edición en español 1964, decimonovena reimpresión, México, 2009.