La gualdra 271

Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 271 /// 21 DE NOVIEMBRE DE 2016 /// AÑO 6

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Julio Ruelas. Dama. Óleo/lámina de cobre. 19 x 17 cm. Colección de Irma Valerio Quintero.

La Galería Irma Valerio cumple 25 años; con este motivo, el próximo viernes 25 de noviembre abre las puertas de su exposición de aniversario en el ex templo de San Agustín. En ella podremos apreciar, además de la obra de artistas invitados a la muestra, 25 cuadros de su colección particular de pintores zacatecanos, entre los que figuran –por mencionar algunos solamente- Pedro Coronel, Rafael Coronel, Alejandro Nava, Ismael Guardado, Manuel Felguérez, Juan Manuel de la Rosa, Alfonso López Monreal, Emilio Carrasco, Francisco de Santiago y Julio Ruelas. [Irma Valerio. 25 años de la primera galería de arte en Zacatecas, en páginas centrales]


2

LA GUALDRA NO. 271 /// 21 DE NOVIEMBRE DE 2016 /// AÑO 6

La Gualdra No. 271

Editorial

J

ulio Ruelas, nació en Zacatecas en 1870. Siendo apenas un niño, su familia se mudó a la Ciudad de México debido a las actividades laborales de su padre. Ingresó a trabajar a la Revista Moderna gracias a la recomendación de su amigo de infancia José Juan Tablada, con quien compartió además su estancia en el Colegio Militar antes de partir a estudiar al suroeste de Alemania para continuar sus estudios de pintura -iniciados en la Academia de San Carlosen la Academia de Artes de Karlsruhe. Fue después de su paso frustrado por el Colegio Militar, que Julio Ruelas realizó su primer viaje a Europa, pero mantuvo siempre comunicación con José Juan Tablada, quien ya se refería a Ruelas en sus notas periodísticas como la gloria nacional de las artes plásticas. “En Alemania Ruelas no ha tenido más que triunfos. La admiración que despertó hace años en una escuela de México, la ha despertado hoy en una Universidad de Alemania. Su profesor —el Herr Shotellins, un magno artista— un pintor hermano de los Cornelius y de los Kaulbach, ha dicho en carta dirigida a un caballero [...] que se ‘honra de contar entre sus discípulos al Murillo mexicano’, y ese juicio ha caído de los labios de un alemán y de su juicio frío y duro, extraño a la alabanza y al elogio”, decía José Juan Tablada en el periódico El Siglo XIXI, de julio de 1893. A su regreso a México, en 1895, el artista participó eventualmente -entre 1896 y 1904- en los proyectos editoriales encabezados por Rafael Reyes Spíndola, quien “dirigía El Mundo ilustrado junto con los diarios El imparcial y El Mundo”.2 Su relación con Zacatecas fue más que distante, mejor dicho, fue inexistente en ésta y en épocas posteriores, aunque eventualmente se convertiría en un símbolo para los artistas de la región. Pero, en el ámbito nacional, Ruelas ya era un protagonista en los círculos intelectuales y artísticos de la capital del país. En la obra de Ruelas encontramos una marcada influencia de pintores simbolistas con los que entró en contacto en su estancia en Alemania, a saber: Arnold Böcklin, Félicien Rops, Max Klinger y Franz von Stuck. El estilo tan característico de Ruelas en el que son notorios los trazos curvilíneos, la tendencia a realizar composiciones tendientes sobre todo a la asimetría, la inclusión de motivos

Contenido fantásticos, la fijación por la perfección en anatomía humana, el tema recurrente de la muerte y el erotismo en estrecha relación con la literatura, es lo que lo situó como uno de los artistas más propositivos y técnicamente impecables en nuestro país. Julio Ruelas sería reconocido hasta la segunda mitad del siglo XX en la ciudad que lo vio nacer, en gran medida por la labor de promoción y difusión cultural que hicieron los artistas zacatecanos que fundaron los primeros talleres independientes de artes plásticas en Zacatecas, entre ellos Alejandro Nava, quien le dio su nombre al taller que fundara hace 30 años y que sigue funcionando actualmente. Hablamos en esta ocasión de Julio Ruelas, quien falleció en 1907 en París, porque el próximo viernes 25 de noviembre se exhibirá una obra de su autoría en la exposición que Irma Valerio Galerías organiza para festejar su 25 aniversario, en el ex templo de San Agustín. Su óleo sobre lámina, Dama, es parte de la colección particular de Irma Valerio, conformada además por obras de Mario Arellano Zajur, Enrique Barajas Pro, Jesús Cardona, Emilio Carrasco, Pedro Coronel, Rafael Coronel, Javier Díaz Rivapalacio, Manuel Felguérez, Sonia Félix, Luis García, Georgina Gómez, Ismael Guardado, Iván Leaños, Alfonso López Monreal, José Esteban Martínez, Alejandro Nava, José Arturo Ramos, Jesús Reyes Cordero, Juan Manuel de la Rosa, Julio Ruelas, Susana Salinas, Francisco de Santiago, Carlos Alberto Sánchez, Gabriela Suárez del Real y Juan Carlos Villegas. Además de esta colección, usted podrá ver obras de Carmen Alarcón, Raúl Anguiano, Alberto Castro Leñero, Francisco Corzas, Rita Gallé, Luis Nishizawa, Pablo Picasso, Francisco Toledo, Salvador Dalí y de más artistas invitados. Lo invito a que sea parte de la celebración, asista a ver esta muestra que permanecerá en exhibición hasta febrero del siguiente año. Felicidades, Irma Valerio. Que disfrute su lectura.

Amparo Dávila Invención viva Por Mauricio Flores

“Saludos desde esta bella ciudad… Postales de Zacatecas 1890 a 1960” Colección Luis M. Gómez Wulschner Museo Zacatecano

4 5

Irma Valerio 25 años de la primera galería de arte en Zacatecas Por Jánea Estrada

6 7

Darle vuelta a la tortilla Por Eduardo Campech Miranda Los humanitas de José Emilio González (Primera parte) Por Carlos Flores

Desayuno en Tiffany’s, mon ku Festival Fenêtres sur courts, de Dijon Por Carlos Belmonte Grey Castillo de sal si puedes Por Ester Cárdenas

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com Ruiz Caso, Luis, “La palabra cómplice. José Juan Tablada crítico de arte”, Abrevian Ensayos, INBA-CENART-CENIDIAP, México, 2005, p. 14. 2 Saborit, Antonio, “El amigo Ruelas”, en: El viajero lúgubre, Julio Ruelas modernista, 1870-1907, México, INBA-Ediciones RM, 2007, p. 53. 1

Directorio

3

Carmen Lira Saade Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Notas al margen Ganar un premio siempre es una trampa Por José Agustín Solórzano

Como en las mejores familias Por Alberto Huerta ¿A poco sí? Por Pilar Alba

Jánea Estrada Lazarín Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Roberto Castruita y Enrique Martínez Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

8

9

11

12 Juan Carlos Villegas Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3

21 de NOVIEMBRE DE 2016

Amparo Dávila Invención viva

6 Por Mauricio Flores*

Libros

E

n la casa de su pueblo olvidado, la pequeña se adentraba en la biblioteca paterna a dejarse llevar por el manojo de historias ahí contenidas. Un mundo extenso —diverso en colores, papeles, portadas, personajes, texturas, aromas— que sería el origen de otros mundos igualmente únicos. Los universos literarios de Amparo Dávila (Pinos, 1928), que sin importar los años y las vicisitudes de la vida diaria —el olvido de los pueblos y de los hombres y las mujeres— nos siguen maravillando. Fue ahí, una biblioteca tan real como imaginada, donde a partir de sus primeras lecturas descubrió a Dante. La repetida edición de la Divina Comedia, que, ilustrada por Doré, llegó a horrorizarla. De ahí lo dicho por ella misma: “esa constante aventura y un ir y venir entre el cielo y el inferno”. Extensión eterna, imaginada (¿el cielo arriba; el infierno abajo?), que produjo al menos siete libros de relatos (Salmos bajo la lluvia, Meditaciones a la orilla del sueño, Perfil de soledades, Tiempo destrozado, Música concreta, Muerte en el bosque y Árboles petrificados) y con los cuales se le comenzó a señalar como “escritora de culto”. No siempre suficientemente reconocida, la obra de Amparo Dávila puede ahora revisitarse en una nueva edición conmemorativa de Árboles petrificados, bajo el sello de Nitro Press. Libro de cuentos (12) con el que recibiría en 1977 el Premio Xavier Villaurrutia. “Qué importa el tiempo”, dice una voz omnisciente en “La carta”, uno de los cuentos de Árboles petrificados. Qué importa “que transcurra si finalmente es tan solo una línea, una división convencional para ordenar la diaria existencia, situar al pasado o al futuro”. Qué importa (añado) que hayan tenido que pasar muchos años para que la obra de Amparo Dávila sea reconocida cabalmente, y que quienes no tuvieron al alcance la edición original del desaparecido sello de Joaquín Mortiz, tengan ahora esta nueva versión. El libro incluye textos de Jo-

nathan Minila, Alberto Chimal, Karen Chacek, Marianne Toussaint, Bernardo Esquinca y Evodio Escalante, así como el rescate de las misivas que entre 1959 y 1965 le escribiera desde París Julio Cortázar a la autora. Cartas, no exentas de críticas a la obra para entonces publicada, donde se pondera la conformación de un estilo, un tono; además de la tipificación del género al que habría de ceñirse Amparo Dávila. “El cuento es monstruosamente exigente —escribe el autor de Rayuela—, y creo que por eso nos fascina a usted y a mí. Nunca tendremos mejor enemigo, amante más implacablemente rebelde […] Y gracias de nuevo por dedicarme su cuento y por escribir tan bien”. Juicio que constatará el lector en esta nueva entrega de Árboles petrificados, resultado de “esta pasión que nació con mi vida y se irá con ella”, donde mundos imagi-

nados nos abren sus puertas a la sorpresa con una gran sencillez, característica de la alta escritura. En la tradición de nuestra literatura era menester una obra como la de Amparo Dávila. Original, misteriosa, imaginativa, oscura, fantástica, inquietante, terrorífica e inexplicable. Su narrativa nos lleva a universos que de tan insólitos nos resultan propios. Quizá por ello nadie que se haya acercado a cualquiera de sus cuentos pueda mantenerse al margen de esos mundos y esos personajes. Una invención que permanece viva, apuntalada en su estructura casi perfecta, y que como nos recuerda Chacek en esta bella edición conmemorativa, entreteje los mundos exterior e interior. Siendo el resultado un territorio extenso para encontrar las respuestas a las preguntas de siempre —otra de las claridades de la literatura—, incluidas las de mañana.

Literatura vivencial

T

rato de lograr en mi obra un rigor estético basado no solamente en la perfección formal, en la técnica, en la palabra justa, sino en la vivencia. La sola percepción formal, no me interesa porque la forma no vive por sí misma; es, digamos, la sola justificación de la escritura […]. Hay textos técnicamente bien escritos pero que nacen muertos: no quedan en la memoria de quien los lee. No creo en la literatura hecha sólo a base de la inteligencia o la pura imaginación. Creo en la literatura vivencial, ya que esto, la vivencia, es lo que comunica a la obra la clara sensación de lo conocido, de lo ya vivido, y hace que perdure en la memoria y en el sentimiento, y constituye su fuerza interior y su más exacta belleza. Amparo Dávila, Palabras al recibir la Medalla Bellas Artes, fragmento, diciembre 2015.

En el reloj de la Profesa

A

pesar de ser otoño hacía un tiempo esplendido la tarde en que yo caminaba por la colonia Juárez rumbo a la calle de Estocolmo. Allí vivían, en el número 3, desde hacía dos meses, Homero y Betty. Sin embargo, era la primera vez que iba a su departamento. Primero había sido la enfermedad de mamá, que me tuvo a su lado todo el tiempo, como sucedía siempre que algo perturbaba su salud, lo que me había impedido visitarlos. Mamá es de esas personas demasiado aprehensivas a quienes hay que dedicarse en cuerpo y alma, pues si llegan a sentirse poco atendidas o descuidadas caen en fuertes crisis depresivas que ponen en peligro su recuperación. Después, por el trabajo rezagado y la intención de ponerlo al corriente se fue pasando el tiempo, y éramos tan amigos que sólo por inconvenientes así se justificaba que hubieran pasado tantos días sin verlos. En el reloj de la Profesa daban las seis de la tarde cuando toqué el timbre de Estocolmo 3. Casi sin aliento llegué hasta el quinto piso donde estaba el departamento de mis amigos. Amparo Dávila, Árboles petrificados, “Estocolmo 3”, fragmento. Amparo Dávila, Árboles petrificados, Edición conmemorativa, Nitro Press, México, 2016, 160 pp. * mauflos@gmail.com


4

LA GUALDRA NO. 271

“Saludos desde esta bella ciudad… Postales de Zacatecas 1890 a 1960” Colección Luis M. Gómez Wulschner

Exposiciones

Museo Zacatecano

E

l Gobierno del Estado a través del Instituto Zacatecano de Cultura y del Museo Zacatecano, invitan a la inauguración de la exposición “Saludos desde esta bella ciudad… Postales de Zacatecas 1890 a 1960”, Colección Luis M. Gómez Wulschner, la cual se llevará a cabo el próximo jueves 24 de noviembre a las 19:00 hrs. en el Museo Zacatecano. Se trata de una singular muestra de 302 tarjetas postales de la ciudad de Zacatecas que datan de 1890 a 1960 a través de las cuales los espectadores podrán realizar un viaje de aventura visual al pasado y observar sitios emblemáticos o particulares y otros cotidianos: vistas panorámicas que dan cuenta del paulatino crecimiento de la ciudad y otras que tienen por fondo el cerro de La Bufa; el antiguo Jardín Hidalgo luego convertido en Plaza de Armas; la majestuosa Catedral y las transformaciones de su entorno; el Palacio Federal desaparecido durante la “Toma de Zacatecas”; el Teatro Calderón; la Avenida Hidalgo; la Alameda; calles; callejones; plazas y jardines entre otros sitios.


21 de NOVIEMBRE DE 2016

Exposiciones

La colección abarca un periodo de 70 años y en ésta se encuentran postales que fueron enviadas desde Zacatecas no sólo a diferentes lugares de la República, sino también a diversos países como Estados Unidos, Francia, Italia, Inglaterra y otros. La muestra es una de las varias colecciones documentales y de otro tipo que sobre Zacatecas ha reunido el Dr. Luis Gómez Wulschner a lo largo de muchos años con paciencia y esmero, motivado por el entrañable cariño que le profesa a nuestro estado. Si bien es originario de la Ciudad de México, donde actualmente radica, por elección es zacatecano de corazón. Llegó por primera vez a nuestra entidad hace más de 25 años como médico residente de la Unidad Familiar del ISSSTE en Sombrerete y debido a su gran sensibilidad, pronto se percató de la enorme riqueza patrimonial, cultural e histórica del estado y se ha dedicado con pasión a su estudio. Desde el 2010 colabora como asesor y curador honorario de la sala permanente “Casa de Moneda” del Museo Zacatecano. A la fecha, su colección se compone de poco más de 480 postales de entre las cuales eligió las 302 que se presentan. La exposición constituye una valiosa recopilación que se suma al acervo de imágenes que han permitido el registro visual de Zacatecas a través del paso del tiempo, para guardar la memoria de épocas pasadas. En el evento inaugural se contará con la participación del periodista cultural Enrique Salinas Enríquez, del Presidente de la Sociedad Filatélica de Zacatecas Luis Flores Barroeta y habrá una breve intervención musical a cargo de Adrián Villagómez. Recuerde, la cita es el próximo jueves 24 de noviembre a las 19:00 hrs. en el Museo Zacatecano, Antigua Casa de Moneda, Calle Dr. Hierro No. 307, esquina con Callejón de la Moneda, Centro Histórico.

5


6

LA GUALDRA NO. 271

Irma Valerio Arte

25 años de la primera galería de arte en Zacatecas 6 Jánea Estrada Lazarín

C

orría el año de 1991 cuando Irma Valerio Galerías iniciaba sus actividades en Zacatecas, una ciudad concebida como un lugar de arte y artistas desde mucho tiempo antes. Por lo menos 100 años antes, actores culturales como el pintor Manuel Pastrana, habían iniciado no sólo con una labor de rescate del patrimonio, sino con la intención de formar y capacitar a quienes deseaban ser artistas en la ciudad. En un taller improvisado en su casa, Pastrana ofrecía clases de pintura y dibujo desde finales del siglo XIX, y en la Escuela Normal para Señoritas, había implementado un programa académico similar al de San Carlos para capacitar a sus estudiantes. A finales del siglo XX, la ciudad vivía ya un nuevo orden cultural: el Festival Cultural Zacatecas había iniciado con su programa anual; museos como el Francisco Goitia y el Pedro Coronel estaban ya funcionando; el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas estaba ya en operaciones, en él se estaba capacitando una nueva generación de artistas zacatecanos que empezaba a producir sus primeras piezas; todo esto contribuyó en gran medida a que Irma Valerio decidiera a emprender una empresa relacionada con la venta de obras de arte hace ya 25 años. Jánea Estrada Lazarín: ¿Cómo fue que surgió tu idea de poner una galería? Irma Valerio Quintero: De soltera siempre trabajé; luego me casé y tenía la inquietud de dedicarme a algo que alimentara mi espíritu, que me motivara, que pudiera aportar algo. Aquí en Zacatecas siempre seguía las exposiciones, porque el gusto por el arte siempre me ha acompañado. Le comenté a Paco, mi marido, que deseaba trabajar y él me dijo que sí, pero que eligiera algo en lo que yo no tuviera jefe para poder tener libertad de salir cuando así se requiriera; entonces yo pensé que sería bueno tener una galería. JEL: ¿Por qué una galería? ¿Veías mucho movimiento cultural en la ciudad hace 25 años? IVQ: No… precisamente por eso, yo sabía que esta aventura iba a ser en un inicio como sembrar en el desierto y contra todo pronóstico inicié. Ya traía la inquietud por el arte desde que era niña. Nací en Villanueva y allá, el contacto con la naturaleza me predispuso de alguna forma a apreciar la belleza en todas sus formas. Mi padre tuvo un maestro de pintura de Monte Escobedo, llamado don Reveriano, quien fuera también maestro de José Manuel Enciso –amigo de mi padre-, con él hizo dos cuadritos que

/// Rafael Coronel.

estaban en mi casa; crecí viéndolos, con la idea de que algún día tendría en mi casa también cuadros que vistieran mi hogar. Recuerdo también que en Villanueva, además, había tenido oportunidad de ver algunos libros de Picasso, de Rembrandt, de Goya; ya traía desde entonces una inquietud, aproveché que me llegó esa información de arte de manera fortuita. JEL: ¿A principios de los años noventa conocías a algunos artistas que motivaron tu idea de iniciar con el proyecto? IVQ: Sí, conocía ya a Ismael Guardado, amigo

de mi hermano, que había hecho ya para entonces El Prometeo, gracias a la iniciativa de un grupo de universitarios. Además, tenía conocimiento de que el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas, coordinado por Alejandro Nava, estaba ya en operaciones, que había gente de Zacatecas que se estaba formando y estaba produciendo cosas… Pero era todo. Antes de casarme había trabajado en un banco y eso me trajo también muchas enseñanzas que ahora sigo aplicando, lo relacionado con la administración, las relaciones públicas, cosas que se necesitan para llevar adelante una empresa como ésta.

JEL ¿Cómo fue que incursionas en mundo de la venta de arte? ¿Cuál fue el primer proyecto que originó esta empresa? IVQ: Yo siempre digo de broma que me gradué en esto antes de estudiar, porque yo vendí un mural muy grande, antes de tener la galería. Conocí, por medio de un primo de mi esposo, a un ejecutivo de una televisora que estaba construyendo su casa en la Ciudad de México, en la Colina del Perro; yo le dije que tenía la inquietud de poner una galería y me dijo “Consígueme un mural”. Como ya conocía a Ismael, le pedí que me hiciera un proyecto; el cliente me dijo que le gustaba el


7

21 de NOVIEMBRE DE 2016

mar y los delfines, eso y las medidas fue lo único que le dije a Ismael, quien confió en mí y me hizo un proyecto. Presenté el boceto al ejecutivo de televisión ante su junta de 9 arquitectos; le gustó, lo aprobó… y lo demás es de historia. Con ese fondo inicié la galería. Inicié con el pie derecho.

JEL: ¿Te asesoraste en ese primer momento? IVQ: Sí, antes de dejar el Quinta Real, fui con José Esteban y le dije que necesitaba una guía, que quería hacer las cosas bien. Yo lo conocía por una de amiga de Fresnillo. De hecho en el Quinta Real inauguramos con una exposición de José Esteban, luego siguió una de Arnulfo Mendoza y otra de

JEL: ¿Y Paco, dónde está en el logo? IVQ: Paco son las rayas que me sostienen [ríe]. Ya en serio, hace 25 años era muy raro que una mujer emprendiera un negocio así, y debo decir que Paco ha sido el soporte porque me ha apoyado en todo. JEL: Desde el inicio de tus actividades, comenzaste también con las subastas en el Quinta Real y le has dado continuidad a eso hasta nuestros días… IVQ: Sí, las subastas han sido constantes, al principio eran dos por año. Eso y la tenacidad, tenacidad, tenacidad… es mi receta. En mercado del arte tenemos mucho por caminar y por aprender; como galería hemos logrado apoyar y fomentar el coleccionismo. Cuando empecé con las subastas, recuerdo que las piezas eran adquiridas por gente de fuera y que llevaban a sus hijos a ser

parte de esa fiesta. Ahora, tenemos ya a una nueva generación, esos hijos que fueron acompañados de sus padres a las primeras subastas, son ahora los nuevos coleccionistas; y además, debo decir que cada vez más gente de Zacatecas adquiere obras de arte. JEL: Además de las subastas ¿qué otras actividades ha realizado la galería para formar un público específico y para fomentar el coleccionismo? IVQ: Las subastas han ayudado pero también hay que reconocer que la dinámica del arte ha crecido, se ha modificado; nos tocó propiciar que las personas le perdieran miedo a entrar a espacios como éste en la ciudad… Hemos organizado cursos de apreciación estética en nuestro espacio, diplomados, cursos de capacitación en nuevas técnicas, hemos invitado artistas a dar pláticas, a que compartan sus experiencias… la labor es de todos los días. Tener una galería no es nada más abrir las puertas de un espacio en el que se venden obras de arte, sino motivar a la gente a que aprenda nuevas cosas y a que disfrute todas las formas de belleza.

/// Alejandro Nava.

JEL: ¿Cómo ha sido tu relación con los artistas? IVQ: Tengo la fortuna de haber tratado a lo largo de 25 años con puros seres maravillosos; los respeto mucho, no es fácil dedicarse a la creación, yo entiendo eso. He tratado de incluir siempre a artistas de trayectoria, pero también he considerado a los jóvenes talentos. Ésa ha sido siempre una política nuestra, tratar de incluir a personas comprometidas, con talento… independientemente de la trayectoria que tenga, la galería busca talento. La Galería Irma Valerio cumple 25 años; con este motivo, el próximo viernes 25 de noviembre abre las puertas de su exposición de aniversario en el ex templo de San Agustín. En ella podremos apreciar, además de la obra de artistas invitados a la muestra, 25 cuadros de su colección particular de pintores zacatecanos, entre los que figuran –por mencionar algunos solamente- Pedro Coronel, Rafael Coronel, Alejandro Nava, Ismael Guardado, Manuel Felguérez, Alfonso López Monreal, Juan Manuel de la Rosa, Francisco de Santiago y Julio Ruelas.

/// Jesús Cardona. Retrato de Irma.

Arte

JEL: ¿En qué espacio inicias con tu galería? IVQ: En el Hotel Quinta Real. Recuerdo que ahí llegó don Federico Sescosse y me dijo: “La felicito, porque esto a nadie se le había ocurrido. Nada más le voy a recomendar que no se meta con la política, ni con la religión ni con la moral”; ése fue su consejo y yo lo he seguido. Las primeras actividades fueron en el salón San Pedro y en el salón Los Toriles. Después de ocho meses tuvimos ya nuestro propio espacio, en la esquina de San Agustín, ahí permanecimos de 1991 a 1998; luego nos mudamos a un costado de Santo Domingo y después aquí, el lugar en donde tenemos ya diez años.

Mario Arellano Zajur. Me dijo que sí me ayudaba con la condición de que hiciera las cosas profesionalmente. Contratamos a un curador de Bellas Artes que nos ayudó en las primeras exposiciones ya en nuestro propio espacio… y así arranqué, hasta que decidí que ya era tiempo de hacer las cosas por iniciativa propia; ha sido un aprendizaje constante. Fíjate que incluso el logotipo de la galería, que tiene una especie de trébol de cuatro hojas, es diseño de José Esteban; las hojas representan a cada uno de mis hijos…

JEL: ¿Cómo fue que te hiciste del cuadro de Julio Ruelas que se exhibirá en la exposición del 25 aniversario?

/// Manuel Felguérez.

IVQ: Lo tengo hace 7 años. Me lo vendió un pintor que es además restaurador, que lo tenía como parte de su colección y un día me lo ofreció; proviene de una familia que lo resguardaba desde hace mucho tiempo y que se vio en la necesidad de venderlo. Pude adquirirlo y ahora lo tengo conmigo, es parte de mi colección particular. Tengo la idea de seguir conformando una colección que posteriormente pueda ser exhibida en otras partes, porque creo que el arte es para verse, para disfrutarse. La obra de Julio Ruelas data de 1901,

es la imagen que presentamos en la portada de esta edición. Este óleo sobre lámina, de pequeño formato, es la joya de la colección que nos mostrará la galería en el ex templo de San Agustín en su exposición que tendrá una permanencia hasta febrero del siguiente año. Su importancia radica no sólo en la perfección de la técnica, ni en la firma del autor, la obra de Julio Ruelas, de 115 años de antigüedad, es una pieza histórica, una pequeña pero grandiosa muestra de la historia del arte zacatecano que vale la pena conocer. Enhorabuena, Irma Valerio. Felicidades por estos primeros 25 años.


8

LA GUALDRA NO. 271

Darle vuelta a la tortilla Promoción de la lectura

6 Por Eduardo Campech Miranda

M

ucho se ha dicho y escrito, yo mismo lo he hecho, acerca de la existencia de actores que por sus mismos roles sociales o laborales deberían leer. Me refiero en concreto a mediadores de lectura, bibliotecarios, maestros, por mencionar sólo algunos; y que, desafortunadamente, no lo hacen. Repiten frases apologistas de la lectura, lugares comunes, fórmulas de mercadotecnia. En una colaboración anterior, “La lectura como cápsulas”, ahondé un poco en este aspecto. Ahora propongo que demos vuelta a la tortilla y en lugar de hacer un lugar común el decir “tal o cual sector no lee”, pensemos cuáles son las causas de ello. Algunas de éstas pueden ser, en primera instancia, experiencias poco gratificantes derivadas del acto lector. Con ello me refiero a las clásicas interrogaciones, tipo policía ministerial, que se practican en algunas escuelas, pero donde la razón y única creación está en el autor y su texto; además de la costumbre de dejar que el lector resuelva solo los desafíos que representa la lectura. Por otro lado está el estigma que se adquiere automáticamente cuando se comete al errar una respuesta, al leer en voz alta deficientemente, a no dar la respuesta que el maestro tiene en mente.

/// El comal, de Carlos Orduña.

Aunado a lo anterior, la concepción de la lectura como un mero proceso de decodificación, dado por el paradigma teórico que colocaba en el centro del proceso lector al

texto, deja fuera las evocaciones, reminiscencias, relaciones, inferencias, recreaciones, anhelos, proyectos que pueda generar el lector al enfrentarse al texto. Reitero:

volviendo a colocar al texto como único elemento de creación. Si a ello agregamos el uso (y abuso) de las preguntas cerradas para evaluar la comprensión lectora, entonces lejos de ser una actividad atractiva, la lectura se convierte en una frustración. Todo ello puede explicar la nula lectura de un gran sector magisterial. Lo paradójico es que pese a ser producto de métodos tan eficaces para vacunar contra la lectura, se sigan reproduciendo en las aulas. Es aquí donde deseo poner el dedo. Los mediadores, bibliotecarios, maestros, etc., deben buscar en esas experiencias no gratas qué sucedió para que no se siga repitiendo el esquema, pero también para entender al que no lee y ellos desean que lo haga (pidiendo ayuda divina para que salgan inmunes en el ejercicio lector). Entender su experiencia lectora (cualquiera que ésta sea), ayudará a entender la del otro, dejando fuera las descalificaciones fáciles. Se me ocurre pensar en programas y actividades de formación de lectores donde las primeras sesiones rescaten las experiencias y referentes de cada asistente, no sus lecturas, no sus libros favoritos, sí sus canciones, películas, series, telenovelas, y vincularlas con los libros. Mostrar que la lectura está más cerca de nosotros de lo que parece, y dar la oportunidad de nuevos acercamientos a la palabra escrita, pero –primordialmente- a su derecho de leer.

Los humanitas de José Emilio González (Primera parte) 6 Carlos Flores

H

acia 1968 el escritor y poeta puertorriqueño José Emilio González, docente auxiliar del Departamento de Humanidades de la Facultad de Estudios General de la Universidad de Puerto Rico, lanzó un discurso de apertura para una serie de cursos con el título ¿Por qué estudiar Humanidades?, el cual tiene un valor inestimable acerca de estos chismes, pues involucra a los jóvenes en lo que él considera la hazaña humana en el tiempo y el espacio. Entre otras cosas menciona que las culturas muertas (que están lejos de serlo) como los son Grecia, Roma, la Edad Media y el Renacimiento tienen una gran conexión con el mundo contemporáneo, pues en ellas encontramos experiencias religiosas y modos de acercarse a lo divino, pasiones humanas como el afán de poder de Agamenón y el amor fatal de Paris y Helena, grandes amistades como la de Aquiles y Patroclo, profundas posturas ante la Patria como el caso de Héctor y profundas reflexiones acerca del hombre y el conocimiento de sí mismo o

/// Detalle de La Creación de Adán, de Miguel Ángel.

su relación con la naturaleza. Para poder explicar una definición de Humanidades dice: “[...] para intentar la respuesta a esas preguntas, me veo obligado a formularme la siguiente: ¿Qué clase de ser o ente –es este ser, ustedes, yo– y, que entre todos los seres –o entes– resulta ser el único capaz de preguntar, de formular preguntas, de hacerse preguntas, sobre lo que él va a hacer y sobre lo que él va a ser?”. Esto que parece ser tan confuso es la forma de

decir que el hombre es un gran proyecto para sí mismo, pues se tiene la elección de conducirse a sí mismo, o bien, como se hace hoy en día, dejarse conducir. La clave, según deja ver más adelante, es hacerse preguntas todo el tiempo, cuestionar el mundo en que se vive y lo que sucede alrededor, romper con los estereotipos o clisés, “[…] desarrollar […] una actitud crítica, una actitud problemática, frente a todas estas respuestas”. Es por ello que las obras legadas por los clásicos,

“espíritus más lúcidos del pasado”, se convierten en clave para cuestionarse el mundo en que se vive, pues en ellas “se plantean problemas fundamentales que han inquietado al hombre desde siempre, problemas como […] los nexos entre el hombre y la sociedad” y los antes mencionados. Citando a Barrow, menciona que la palabra humanitas significa “por una parte el sentido de dignidad de la personalidad propia, peculiarísima y que debe desarrollarse hasta el máximo. Por otra, significa el reconocimiento de la personalidad de los demás y de su derecho a cultivarla, y este reconocimiento implica transigencia, dominio de sí, simpatía y consideración”. Luego menciona que este concepto ha ido perdiendo validez con los siglos. Esta pérdida de validez es precisamente lo que nos preocupa en el mundo contemporáneo, pues aquéllos que están en el poder pretenden alejar de nosotros estas reflexiones para que olvidemos que somos responsables de nosotros mismos y que tenemos la elección de construirnos como seres críticos y reflexivos, pues quieren despersonalizarnos y convertirnos en una mera fuente de trabajo e ingresos, por ello la única tecnología válida y a la que se le apuesta es a la de producción y evasión, no aquélla sustentable y renovable que podría mejorar las condiciones de vida de los seres humanos.


9

21 de NOVIEMBRE DE 2016

Desayuno en Tiffany’s, mon ku

Festival Fenêtres sur courts, de Dijon 6 Por Carlos Belmonte Grey

Cine

E

l sábado 12 de noviembre tuve la oportunidad de descubrir un festival diferente a los que había visto. Cuando me comentaron-y luego invitaron- de la existencia del Festival Fenêtres sur courts –de una semana de duración, del 12 al 19- me pareció primero una curiosidad y luego sólo pensé que sería un evento de unos frikis cinéfilos franceses. Se trata de un festival dedicado a proyectar sólo cortometrajes. Me sorprendí al ver que la inauguración se haría en el Auditorio Ópera de la ciudad de Dijon, un lugar para 1,400 espectadores. Y otra vez pensé “¡Uff, qué parafernalia para proyectar unos cortometrajes!”. Pero no, al sitio asistieron 1,250 espectadores con boleto pagado para la inauguración del festival con la competición “Humor”. Me quedé asombrado por la cantidad de público, cinéfilo, interesado en descubrir cortos; sí, se podría decir que los cortos son de humor y que eso siempre vende; sí, claro son humor, pero aun siéndolo hay que organizarse y motivar a todo ese montonal de gente. El festival Fenêtres sur courts celebra este año su 21 edición. Durante una semana se proyecta una centena de cortometrajes dentro de las cuatro competiciones: Humor y Comedia; Cortos Regionales de la Borgoña-Franco Condado; Género de Zombis, Horror y Gore; y por último, Europa. Además organizan encuentros con profesionales y montan sesiones especiales para niños. Para los niños han creado la programación

Minoterie la cual todos los días, al mediodía, a fin de despertar la curiosidad y animar la mirada a través del mundo de la imagen, se proyectan y explican cortos. La novedad del festival, Melodías en Cortos, se trata de cortometrajes animados para niños que son musicalizados en vivo con diferentes ritmos (pop, jazz, rock y swing). Este año los programadores del festival, Marta Álvarez, Laureano Montero, Elen Bernard, entre otros más, recibieron 1300 cortometrajes que candidatearon para participar en una de las cuatro categorías. Y, según comenta Bernard, directora del festival, cada año llegan más.

Para la noche de clausura del festival se montó un programa de cortos venidos directamente de Nueva Zelanda, un país cuya producción es más bien rara en los cines comerciales e independientes, y son, por tanto, una mina de oro con ambientes particulares que reflejan la profundidad humana. En todo caso, les puedo contar que los ganadores del premio Humor-Comedia fueron: por el reconocimiento del público Je te tiens, tu me tiens, de Eric Guirado (Francia), basado en una historia de una cena de

parejas fallida pero que gracias a un guion veloz saca las risas de los espectadores. Mientras que el premio del Jurado fue para Le plombier, de Méryl Fortunat-Rossi y Xavier Seron (Bélgica); el corto fue seleccionado por la originalidad de soportar su comedia en los sonidos de fondo y en lo no visto sino sólo sugerido por los “ruidos” fuera de campo. Seguramente, nada más terminen este año su tour de festivales, los podrán encontrar en internet.

Castillo de sal si puedes Leonard Cohen 6 Por Ester Cárdenas

L

eonard Cohen nació en Montreal, Quebec, Canadá, el veintiuno de septiembre de 1934 y murió en Los Ángeles California el siete de noviembre del año en curso, justo mientras dormía. Cohen, enorme poeta que sobresale por el ritmo exótico de sus palabras, por sus imágenes llenas de originalidad, por el vigor de la expresión, y por el tono armónico que ofrecen sus poemas, fue también novelista

y sin duda mi cantautor favorito de lengua inglesa. Comparto con ustedes tres de sus poemas:

tímida como si yo nunca hubiese sido tu amante.

Canción Estuve a punto de acostarme sin recordar las cuatro violetas blancas que coloqué en el ojal de tu jersey verde.

No tienes que amarme (fragmento) Escribí todas estas canciones para ti quemé cirios rojos y negros con formas de hombre y de mujer Me desposé con el humo de dos pirámides de sándalo recé por ti recé para que me amases y para que no me amases.

y el modo como te besé entonces y me besaste tú,

/// Leonard Cohen.

Para Anne Con Anne lejana, ¿qué otros ojos compararé con el sol de la mañana? No es que antes los comparase, sino que lo hago ahora. Ahora que ya se ha ido.


10

LA GUALDRA NO. 271

Tercer Festival de Música Manuel M. Ponce Del 23 al 27 de noviembre de 2016 PROGRAMA ZACATECAS y GUADALUPE Miércoles 23 de noviembre 18:00 Hrs. Recital de piano Luis Herrera Centro Cultural Ciudadela del Arte 19:30 Hrs. INAUGURACIÓN Teatro Fernando Calderón 20:00 Hrs. Recital de cámara Camerata de la Ciudad de Zacatecas Invitado: Luis Humberto Ramos, clarinete Teatro Fernando Calderón Jueves 24 de noviembre 18:00 Hrs. Conferencia: “Manuel M. Ponce: gira por Argentina, Chile y Uruguay (1941)” Imparte: Dr. Jorge Barrón Corvera Centro Cultural Ciudadela del Arte 18:00 Hrs. Recital de cámara Camerata de la Ciudad de Zacatecas Invitado: Luis Humberto Ramos, clarinete Auditorio del Museo de Guadalupe 19:00 Hrs. Concierto especial Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas Dirección: Salvador García y Ortega Teatro Fernando Calderón Viernes 25 de noviembre 18:00 Hrs. Recital de cámara Felipe Marcial, piano Sheila López, soprano Centro Cultural Ciudadela del Arte 20:00 Hrs. Recital de cámara Classic Art Trío

Romana Rudoman, violín Ucrania Laila Kanniña, violonchelo Letonia Mariana Chabukiani, piano Georgia Teatro Fernando Calderón Sábado 26 de noviembre 18:00 Hrs. Presentación de la publicación: “Trío para violín, viola y piano de Manuel M. Ponce” Proyecto Editorial Manuel M Ponce de la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México – 2016 Paolo Mello, coordinador y revisor general. Revisión, edición y notas críticas de Jorge Barrón Corvera y Lidia Ivánovna Usyaopín, docentes investigadores de la Unidad Académica de Artes de la Universidad Autónoma de Zacatecas y miembros del Cuerpo Académico UAZ – CA – 129 Comentan: Paolo Mello & Jorge Barrón Corvera Centro Cultural Ciudadela del Arte 19:00 Hrs. Recital de alientos Trío de Clarinetes Allegro Marino Calva Marco Antonio Cornejo & José Antonio Martínez Teatro Fernando Calderón Domingo 27 de noviembre 11:00 Hrs. Recital de alientos Trío de Clarinetes Allegro Marino Calva Marco Antonio Cornejo & José Antonio Martínez En el marco de la Apertura del Fondo Documental “Don Federico Sescosse Lejeune” Auditorio del Museo de Guadalupe

13:00 Hrs. Recital de piano a cuatro manos Elías Manzo Hernández Antonio Manzo D´nes Foyer del Teatro Fernando Calderón 17:00 Hrs. Recital de cuerdas Orquesta Típica de la Ciudad de Zacatecas Solista: Violeta Lucía Pérez, soprano Alfonso Naranjo, director Casa Municipal de Cultura 18:00 Hrs. Entrega de la Presea Manuel M. Ponce 2016. Al Doctor Paolo Antonio Mello Grand Picco y Premiación del Segundo Concurso Nacional de Composición Manuel M. Ponce a: Ángel Gómez Ramos Teatro Fernando Calderón 18:30 Hrs. CLAUSURA Estreno de la obra del Segundo Concurso Nacional de Composición Manuel M. Ponce Orquesta Filarmónica de Zacatecas Director huésped: Aníbal Robles Kelly Solista: Ángel Gómez Ramos, guitarra Teatro Fernando Calderón Tercer Festival de Música Manuel M. Ponce Del 23 al 27 de noviembre de 2016 PROGRAMA EN FRESNILLO Teatro Echeverría Jueves 24 de noviembre 19:00 Hrs. Recital de guitarra Julio César Jiménez Viernes 25 de noviembre 18:00 Hrs. Conferencia: “Manuel M. Ponce: gira por Argentina, Chile y Uruguay (1941)” Imparte: Dr. Jorge Barrón Corvera

Sala Luis G. Ledesma del Ágora José González Echeverría 19:00 Hrs. Concierto de cámara Camerata de la Ciudad de Zacatecas Invitado: Luis Humberto Ramos, clarinete Sábado 26 de noviembre 19:00 Hrs. Recital de cuerdas Orquesta Típica de la Ciudad de Zacatecas Solista: Violeta Lucía Pérez, soprano Alfonso Naranjo, director Domingo 27 de noviembre

18:00 Hrs. Recital de alientos Trío de Clarinetes Allegro Marino Calva Marco Antonio Cornejo & José Antonio Martínez Tercer Festival de Música Manuel M. Ponce Del 23 al 27 de noviembre de 2016 PROGRAMA EN JEREZ Teatro Hinojosa 18:00 Hrs. Jueves 24 de noviembre Recital de cuerdas

(Entrada general $30.00 Estudiantes con credencial, personas con discapacidad y personas 3ª edad $20.00). AGENDA CULTURAL NOVIEMBRE 2016 SÁBADO 26 / 19:00 horas Sábados en la Cultura Danza, música y teatro Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza MARTES 22 / 11:00 horas ¡Niños manos a la ópera! Ópera en un acto para niños Caperucita Roja Teatro Fernando Calderón Entrada libre JUEVES 24 / 19:00 horas Inauguración de Exposición Temporal “Saludos desde esta bella ciudad...” Colección de postales antiguas de la ciudad de Zacatecas del Dr. Luis M. Gómez Wulchner Museo Zacatecano Permanencia: 28 de febrero de 2017 VIERNES 25 / 19:00 horas Inauguración de Exposición Temporal “Proyecto XXV 25 Años-25 Artistas Zacatecanos e Invitados” Antiguo Templo de San Agustín Permanencia: 28 de febrero de 2017 PROGRAMA NOVIEMBRE 2016, CINETECA ZACATECAS. La función de películas se realiza de manera gratuita con fines culturales y educativos, excepto estrenos

Miércoles 23, 18:00 Hrs. DEEP RED (ROJO PROFUNDO) Dir. Dario Argento Italia/ 1975/ 100 min. Miércoles 23, 20:00 Hrs. Estreno COSMOS Dir. Andrzej Zulawski Francia/ 2015/ 103 min. Jueves 24 18:00 y 21:00 Hrs. Estreno Lugar: Sala Mauricio Magdaleno, Cineteca Zacatecas MALDITO CIELO Dir.Nathan Silver. EUA/ 2015/ 70 min. Jueves 24, 19:15 Hrs. Entrada libre. Ciclo de terror Lugar: Sala Mauricio Magdaleno, Cineteca Zacatecas LA MASACRE DE TEXAS Dir. Tobe Hooper EUA/ 1974/ 83 min. Viernes 25, 18:00 Hrs. Mozart 225. Ópera MITRÍDATES, REY DEL PONTO Director: Mark Minkowski Les Musiciens du LouvreGrenoble Festival de Salzburgo/ 151 minutos Viernes 25, 18:00 Hrs. RELATOS DESDE EL ENCIERRO Dir. Guadalupe Miranda México/ 2004/ 78 min.

Orquesta Típica de la Ciudad de Zacatecas Solista: Violeta Lucía Pérez, soprano Alfonso Naranjo, director Viernes 25 de noviembre Recital de guitarras Ensamble Kanari Sábado 26 de noviembre Concierto Orquesta de Cámara del Estado de Zacatecas Solistas: Olga Ulanova, viola Jorge Alberto González, viola Dirección: Arturo García Cuellar

Viernes 25, 20:00 Hrs. Estreno VALLEY OF LOVE: UN LUGAR PARA DECIR ADIÓS Dir. Guillaume Nicloux Francia/ 2015/ 91 min. Sábado 26, 18:00 Hrs. HASTA EL VIENTO TIENE MIEDO Dir. Carlos Enrique Taboada México/ 1968/ 88 min. Sábado 26, 18:00 Hrs. Estreno MIS MEJORES DÍAS Dir. Arnaud Desplechin Francia/ 2015/ 123 min. Sábado 26, 20:10 Hrs. Estreno VALLEY OF LOVE: UN LUGAR PARA DECIR ADIÓS Dir. Guillaume Nicloux Francia/ 2015/ 91 min. Domingo 27, 12:00 Hrs. LA LEYENDA DE LAS MOMIAS DE GUANAJUATO Dir. Alberto Rodríguez México/ 2014/ 84 min. Domingo 27, 18:00 Hrs. Estreno MEDITERRÁNEA Dir. Jonas Carpignano Italia/ 2015/ 107 min. Domingo 27, 18:00 Hrs. Ciclo de Cine Científico en coordinación con SIZART Domingo 27, 20:00 Hrs. PESADILLA EN LA CALLE DEL INFIERNO Dir. Wes Craven EUA/ 1984/ 101 min.


11

21 de NOVIEMBRE DE 2016

Notas al margen

Ganar un premio siempre es una trampa

Notas al margen

/// José Agustín Solórzano.

6 Por José Agustín Solórzano

A

principios del año decidí comenzar a hacer breves notas de los libros que iba leyendo. Pocas semanas después me di cuenta que algunas de las notas podían ser algo más; es decir, dejaban de referirse solamente al libro en turno y saltaban a otros temas que me interesaban igual o mayormente que la lectura original. Algunas de mis obsesiones empezaron a surgir en los textos y decidí transformar esas notas en una especie de columna semanal que publicaría en un blog personal y en algún diario. La Gualdra, de La Jornada Zacatecas, me abrió sus páginas y en ellas he publicado esas Notas al margen desde entonces, por ahí de febrero del año en curso. Sin embargo, estas breves disertaciones, una vez que empezaron a acumularse, me fueron exigieron otro espacio discursivo, y quizás el más natural para ellas era un libro. Por ello me di a la tarea de recopilar estas notas y organizarlas, revisarlas, agregarles o quitarles. Trabajé en ellas un par de meses y conseguí formar un libro que superaba las 150 páginas. Entonces me enteré de una convocatoria para un concurso de ensayo, en Michoacán (Estado en el que vivo), y decidí participar con un fragmento del libro recién formado. Cuaderno de Ensayo es el título del volumen que envié a ese concurso y que resultó ga-

nador del Premio de Ensayo María Zambrano. Digo esto, primero como una especie de reconocimiento a La Gualdra, pues es en este espacio donde gran parte de los textos surgieron y encontraron sus primeros lectores; segundo, también porque debo aprovechar la situación de obtener un reconocimiento para reflexionar un poco sobre ello. Yo empecé a escribir estos ensayos con pocas expectativas; la mayoría son notas que fueron creciendo y se transformaron en esto, un libro. Con la labor creativa sucede al contrario: se empieza casi siempre con grandes expectativas, se quiere ser “el mejor”, escribir una grandiosa novela, un poema inolvidable; luego las expectativas decaen y, si en el transcurso el talento tuvo tiempo de salir a flote, se escribe luego con ninguna expectativa; lo que se quiere entonces es escribir, así simplemente: escribir. Y es cuando se ha vuelto una necesidad que se empieza a escribir de veras, con una obsesión vital parecida a un desasosiego, a una incertidumbre. Por eso los premios son trampas que nos tendemos a nosotros mismos. Cuando nos dan un “premio” lo que sentimos es una palmada en la espalda que nos seduce y parece decirnos que ya hemos llegado a buen puerto. Nada más falso. El que escribe no debe, no puede llegar a ningún puerto. La escritura es un mar indómito y sin playa para zarpar. Escribir es remar a ningún lado. A fin de cuentas uno boga porque lo necesita, porque le obsesiona

el mar, no porque quiera algún día descansar frente a éste en alguna playa paradisiaca. ¿O sí? Tal vez estoy exagerando. Ganar un premio siempre se agradece, como se agradece un aplauso, un trago o un plato de comida caliente; pero al igual que el abrazo bien intencionado, la cerveza helada o la comida, el premio también debe transitarse. La escritura se hace desde afuera, en los márgenes de la farándula y del ambiente literario; quien escriba con vistas a volverse un animal del proscenio debería mejor hacer otra cosa; los escenarios están bien pero siempre deben abandonarse para ir con uno mismo y hablarse; de eso se trata la literatura, de dialogar primero a solas para luego hablarle al mundo. Mis ensayos tuvieron el honor de obtener este reconocimiento porque de cierta manera el jurado vio en ellos ese lenguaje humano que es la literatura. Agradezco en su nombre, y lamento que los textos no puedan usar el dinero del premio como sí lo usaré yo para engordar y embriagar a quien los escribió. Sin embargo, luego del festejo, lo juro, volveré al rincón donde la literatura sucede, a solas y sin más espectador que uno mismo. Así, estos ensayos que nacieron con cierto dejo y cierto pudor, hoy se abren a los lectores como una plaza pública en la que sólo se puede entrar de uno en uno. Por último, me gustaría decir que espero, honestamente, que el premio se quede en el olvido, pero que el libro permanezca.


12

LA GUALDRA NO. 271 /// 21 de NOVIEMBRE DE 2016

Como en las mejores familias Río de palabras

6 Por Alberto Huerta

D

icen que en todos los pueblos hay un poeta, un loco, un borracho y un músico. En casa, el poeta era mi tío Felipe, el tío Pipis, que a toda hora escribía versos de amor y desesperanza, por supuesto. Nunca en su corta vida, no pasó de los treinta, trabajó. Murió soltero de congestión alcohólica. En él estaban representados el poeta y el borracho. La loca era mi hermana Yola, a la que le patinaba el coco. Estaba toda desnivelada. Ella juraba y aseveraba, que una nave alienígena la secuestró. En aquel viaje intergaláctico se apareó y tuvo tres hijos varones. Que vivió allá, lejísimos, veinte años. Fue regresada a su hogar. Acá se desapareció quince minutos. Nunca volvió a ver a sus hijos, aunque dice que con relativa frecuencia los sueña. El músico es papá. El Bizco Panho. Que toca las maracas en un trío que toca boleros en bares, cantinas, fondas, plazas y congales. También llevan serenatas, mañanitas y gallos. ¿Yo? La Pingüica, soy metiche… que anda siempre metiendo la nariz donde no la llaman. Siempre atenta… No, no, no soy chismosa… ¡M-e-t-i-ch-e! Procurona. No, la chismosa es la abuela Josefa, chirinolera y revoltosa. Mi otra abuela, Teresa, un pan de Dios. Siempre rezandera de larguísimos rosarios y fumadora de cigarros Carmencitas… No, la otra loca, es mi prima Florecita, Flor, La Calientacatres. Se ha casado tres veces. Del primero, el telegrafista, enviudó. El segundo se le fue con la doméstica. El tercero le pidió el divorcio después de encontrarla en la cama, encuerada y bien trenzada con un fulano, un agente viajero. En la familia también hubo otro bien priva, el tío Polo, de oficio carpintero. Siempre anduvo en el agua. Se suicidó en la carpintería. Se colgó de la viga maestra con el cable de la luz eléctrica. En la familia, como en todas, también se cuecen habas. Hay prófugos de la justicia, como el primo Elías. Pervertidos como el tío Pepe que correteaba y toqueteaba niñas en los parques. El abuelo Serafín: un vago sin oficio ni beneficio. Mi hermano Luis en cuanto se tituló de ingeniero agrónomo… pies para que los quiero: desapareció. En la familia, como en todas las familias, hay de todo. Eso sí, no nos podemos quejar. Mi mamá organiza tandas, vende un montón de chunches por catálogo y a todo mundo le debe algo: una lana, huevos, azúcar, café, manteca; bueno, una vez le fueron a cobrar media docena de pantaletas. Mi hermana Tencha es adivinadora de cartas. Lee la mano, cura el mal de ojo y es experta en amarres y limpias. Es la que más gana. Mi hermano Bonifacio, El Boni, es profesor en una escuela primaria. Sus alumnos le dicen El Pachuli. Todas las tardes le quema las patas a Cuauhtémoc y se chupa más de tres caguamas hasta que al filo de la media declama El nocturno a Rosario o La suave patria. Ya bien arreglado. Pachecote. Bien trovo. Como en todas las familias, me cae que sí… Cómo no. ¡A huevoooo!

/// Iván Muñoz A.K.A. Ivanko Moses-Lee. Muscle. 2016.

¿A poco sí? 6 Por Pilar Alba

¿

A poco sí me quiere? Es verdad que así tan de repente, de un minuto para otro le nació el amor de pronto. ¿A poco sí soy lo que siempre había estado esperando, desde que era niño, desde que descubrió el amor y lo que era vivir con una pareja? ¿Que no había visto unos ojos tan lindos, tan limpios y tan claros,

que no se había perdido nunca en una mirada tan cautivadora como la mía? ¿Que nunca se había hallado a platicar tan a gusto con alguien, que nunca nadie antes le había hecho sentir que era realmente escuchado? ¿A poco nunca había sentido un olor tan limpio, que lo llevara a recordar el campo donde pasó su infancia, en donde fue muy feliz porque era inocente y pequeño? ¿A poco el sonido de mi voz tiene un parecido asombroso con el de

su dulce y santa madre? ¿Que haberse topado conmigo fue como experimentar un milagro? ¿A poco usted también está solo, también ha andado como loco buscando con quien compartir su vida, con quien mitigar sus soledades? Mire qué casualidad. ¿Por eso quiere llevarme a su casa, enseñarme su cuarto, dormir conmigo en su cama? Nomás porque dice que ya siente que me ama… ¿A poco?