La Marea 22

Page 1

Índice

2

Editorial

4

Palpitación Neonatal Cardiometabólica

Por Javier de María

32

¿Qué es para mí como paciente la terapia Craneosacral? Por una clienta de Lourdes De La Torre

Por Michael J Shea, PhD

8

34 Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria Por Francisco Sánchez Molinero

16

27

42

La terapia y la vertical de la identidad Por Miguel Iribarren

48

¿Conoces a tu corazón?

52

El Espíritu y sus implicaciones en nuestro trabajo…

Por Rosa Blanco

El corazón y el sistema circulatorio Por Lola cordon

29

Por Jeanine Melanie Schoenke

El sistema nervioso central y sus espacios internos Por Dr. Antoni Tribó i Pascual

Encuentro entre Terapia Craneosacral Biodinámica

La muerte Por María José Gómez Martínez-Piñeiro

EXTRACTO CONFERENCIA

Mike Boxhall

LA MAREA

1


Junio 2018

Editorial

Querida revista “La Marea”: Javier de María Ortiz a eres mayor de edad, acabas de cumplir 18 años, y aún recuerdo con cariño el día de tu nacimiento, cuando en la primavera del año 2000 por fin viste la luz; fuiste tiernamente acogida por nuestra comunidad, que vieron como iba poco a poco formándose ese proyecto, impulsado por el entusiasmo y esfuerzo de un reducido grupo de amigos y compañeros de la TBC, que generosamente empeñaron el tiempo con el firme propósito de ayudarte a nacer. Algunos no te conocieron tan inmadura, otros no recuerdan cómo eras de bebé; pero sabes que puedes volver a mirarte y recordarte, guardamos en tu casa las fotos y artícu-

2

LA MAREA

los que testimonian tu evolución y crecimiento. bit.ly/LaMarea1 Con amor y respeto te deseo un largo y fructífero viaje hacia el futuro... Es probable que quizás experimentes algunos cambios que afectarán tu devenir, confío que favorablemente. De hecho en el mes de octubre, mi querida revista, se concretará la renovación de la Junta Directiva de la AETBC y espero que el nuevo equipo responsable te ayudará a seguir creciendo, para que continúes compartiendo tus enseñanzas y opiniones con todos los que formamos parte del colectivo biodinámico. Ya sé que los cambios a todos nos generan incertidumbre, quizás un poco de estrés; pero es parte del


Muchas felicidades proceso natural, de la evolución de la Vida; por ello no dudes en aplicarte a ti misma, querida revista, esos sabios principios que nos transmites a los demás a través de tus páginas. Aún no conoces como te afectarán, es cierto, pues nadie puede prever lo que va a suceder en el futuro. Por ello quizás es pronto para “pre-ocuparte”, ya que desconoces el alcance o la naturaleza de estos inminentes cambios. Ya sé, te entiendo, quizás puedan resultar diferen-

tes a tus expectativas; pues precisamente ahí tienes una nueva enseñanza que recibir. Y quién sabe, este cambio también puede que vaya más allá de lo que en principio imaginabas y darte un nuevo y refrescante impulso hacia adelante...

¿Si?, pues eso… Con la mayor gratitud y satisfacción por todo lo compartido y aprendido.

No deseo concluir esta carta, mi querida revista “la Marea”, sin reafirmarme y recordarte esa frase que de vez en cuando tu misma nos remarcas con tanto acierto; eso de “Confía en la Marea”.

LA MAREA

3


PALPITACIÓN NEONATAL CARDIOMETABÓLICA Un nuevo paradigma en la práctica Biodinámica Michael J Shea, PhD

Este texto es una parte reducida del artículo completo que Michael Shea entregará y desarrollará, durante el taller que impartirá en Tossa de Mar los días 4,5, 8 y 9 de octubre, en el entorno del VI congreso internacional organizado por la AETBC. (el editor)

cerebro a medida que el endotelio cambia para adaptarse al crecimiento intensivo de las neuronas. Una amplia red de capilares se expande por todo el cuerpo. Altos niveles de cortisol y catecolaminas son necesarios en este proceso para que sea posible la combustión interna que se requiere para hacer el tránsito hacia la vida extra-uterina.

INTRODUCCIÓN

Los pulmones comienzan a llevar oxígeno a la sangre y a expulsar el dióxido de carbono de la sangre que hay en los alvéolos. El corazón también se ve sometido a un remodelado muy profundo, no sólo en la función que desempeñan las células endocárdicas; especialmente sufre cambios en el modo en que la glucosa es convertida. La glucosa no vuelve a ser almacenada nunca más en el corazón (como sí sucedía cuando el bebé estaba en el útero); en consecuencia, la producción

El primer año de un bebé es el periodo más metabólicamente activo de toda la vida del ser humano. Después del parto se producen profundos remodelados del cerebro, pulmones, corazón y los intestinos. Esto sucede de forma muy intensa en diferentes niveles del organismo, desde la microcirculación hasta la conversión de lípidos, e incluso hasta el llenado de los pañales. La microcirculación se incrementa en el

4

LA MAREA


de energía del corazón debe pasar de la glicólisis a la conversión de lípidos. En los intestinos se produce una microcirculación de mucha intensidad para que pueda adaptarse a la nutrición oral. El mecanismo metabólico de la vida comienza con el microbioma de los intestinos, que en primer lugar adquirimos del cuerpo de la madre durante el embarazo y el parto y después a través de la lactancia materna, así como mediante el contacto “piel con piel”. Para que pueda salir leche del pecho de la madre, se requieren

aproximadamente tres días después del parto. Los bebés humanos nacen con fluidos y grasas extra, de tal modo que el bebé utiliza estas reservas durante sus primeros tres días. El infante depende del agua que ha almacenado para poder hidratarse, su abundante grasa parda para darle energía y para la conversión de lípidos. Antes de que llegue una leche de pecho madura, el cuerpo de la madre proporciona diminutas cantidades de calostro, una sustancia gruesa y dulce que es muy rica en términos inmunológicos.

En primer lugar el calostro y, varios días después, la leche del pecho nutren las células vivas y los prebióticos (como los oligosacáridos de la leche humana) para que puedan favorecer el desarrollo del microbioma de los intestinos del infante, la base del metabolismo durante toda la vida y del desarrollo cognitivo normal. Un tratamiento sutil e informado por parte del practicante biodinámico puede servir de apoyo al recién nacido y a la familia en este período tan crucial y metabólicamente activo.

LA MAREA

5


UN PROTOCOLO METABÓLICO Para poder ser de ayuda a este drástico desarrollo metabólico a través del cuerpo y, especialmente, estos cuatro sistemas de órganos, he desarrollado un protocolo para evaluar y servir de apoyo al metabolismo de un bebé recién nacido, particularmente a través del sistema cardiovascular. Los principios básicos del Modelo de la Marea Larga de la Terapia Biodinámica Craneosacral son apli-

6

LA MAREA

cados al sistema cardiovascular del infante. Esto simplemente comienza cuando el practicante in-corpora la Respiración Primaria en su mente, cuerpo y corazón cuando está atendiendo al bebé. Esto no es tanto un protocolo clínico sino más bien un buffet libre con muchos platos fascinantes. En clase, esto se enseña mediante una secuencia lineal. Las progresiones lineales y los sets de herramientas en los protocolos funcionan bien para perfilar

líneas generales de trabajo en clase, así como para publicar artículos. Pero como los terapeutas de pediatría con mucha experiencia deben saber, una vez que el infante llega a los brazos de su respectiva madre o padre, un proceso de adaptación es necesario y una compasión in-corporada es esencial. Para poder facilitar esto generalmente suelo tratar a la madre antes que o junto a su infante. En este protocolo esto es posible gracias a los cambios sencillos en la posi-


ción de las manos y/o la atención. Ahora vamos a seguir el orden de la secuencia, que comienza con los pies y va subiendo hacia arriba. Este protocolo lo voy a presentar como generalmente lo enseño en clase, pero soy consciente de que vosotros lo adaptaréis al sistema familiar concreto. Aquí es de utilidad saber la lógica metabólica subyacente a cada técnica de palpitación. También, permítete a ti mismo sorprenderte de lo que

está sucediendo a un nivel profundo dentro del cuerpo del bebé. El nivel profundo es el nivel metabólico: todo el sistema endocrino. El sistema endocrino incluye al endotelio de los vasos sanguíneos y el microbioma de los intestinos. Si bien la in-corporación de la Respiración Primaria es el principal enfoque, también hay otras terapias biodinámicas craneosacrales que pueden ser (y a veces deben ser) combinadas con el contacto vascular.

LA MAREA

7


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

Francisco Sánchez Molinero Escuela Nayad

“Enseñar a los alumnos filosofía, la técnica es secundaria.”

Andrew Taylor Still (citado durante el primer seminario por Carlos Rodeiro)

l pasado mes de febrero estuvimos en Las Matas en el segundo seminario del curso de postgrado “El sistema cardiocirculatorio en la práctica biodinámica” impartido por el profesor Carlos Rodeiro, enseñanza basada en las investigaciones de Michael Shea y de Carlos Rodeiro en el ámbito de la tradición osteopática y biodinámica. Este novedoso e interesante enfoque biodinámico se desarrolla desde la atención y sintonización con cuatro zonas o campos perceptivos:

8

LA MAREA

ZONA A: El cuerpo fluido del paciente y el terapeuta, la frontera es la piel. ZONA B: La expansión energética del cuerpo fluido, a unos 40-50 cm por encima de la piel. ZONA C: Delimita el espacio en el que nos encontramos (sala, habitación, lugar físico de reunión, etc.) ZONA D: Es la naturaleza hasta el horizonte y el cosmos.


La atención del terapeuta visita estos campos perceptivos y durante gran parte de la sesión, la atención se centra en el propio practicante (80%) y el resto de tiempo se emplea en la observación compasiva del paciente. En el campo D pode-

mos contactar con la Quietud Dinámica que se expresa en la Marea Larga, definida como Respiración Primaria, que baña todo el Universo con movimientos de expansión y contracción. La Respiración Primaria es el principio creativo que mantiene y repara la

vida manifestada. En el campo C contactan, unas con otras, las zonas B de los presentes, todas ellas inmersas en la Marea Larga. El campo B es la expansión del cuerpo fluido y en el se refleja tanto el propio cuerpo fluido como la Marea Media que impregna de Aliento de Vida el organismo, terapeuta y paciente, durante la sesión, solapan e interpenetran sus zonas B. En el campo A, paciente y terapeuta, contactan sus cuerpos fluidos, que albergan toda la información o memoria celular em-

LA MAREA

9


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

brionaria: la matriz original, el cianotipo, en suma la salud inherente. El cuerpo fluido tiene cualidades de flotabilidad y permeabilidad, recordando los flujos líquidos del embrión. La Respiración Primaria o Marea Larga, siempre presente, incluye e impregna a todos los campos. En esta práctica el terapeuta se apoya en el fulcro del pericardio dorsal, que hace referencia a la parte posterior de la cavidad pericárdica (detrás del corazón), que se refleja a través de puentes ligamentosos en el lado izquierdo de la espalda, entre la 4ª y la 8ª vértebra torácica. El pericardio es la envoltura del corazón, y su función es protegerlo. En Medicina Tradicional China el pericardio es el Primer Ministro y protege al corazón, el Emperador, pues en el reside el Espíritu y gobierna la sangre y el psiquismo global, especialmente la alegría de vivir que produce el realizar tu propósito de vida. El pericardio dorsal es un punto de referencia para volver a centrarnos en nosotros mismos. Este viaje perceptivo a través de las zonas, las resonancias entre terapeuta y paciente y un contacto ligero y sutil de las yemas de los dedos sobre el cuerpo del paciente, conducen nuestra experiencia por la senda de rescatar memoria y recur-

10

LA MAREA

sos presentes en los fluidos, para alcanzar un estado adaptativo más saludable. Antes de seguir mostrando algunos aspectos tratados en el curso, me gustaría desarrollar el concepto de salud tal y como lo abordamos en Nayad, para después enlazar este abordaje terapéutico con el binomio salud/enfermedad, considerando la enfermedad un estado adaptativo de salud. Salud, para cualquier organismo vivo, es mantener una adecuada relación con su entorno, lo que implica equilibrio, no una situación estática, sino una relación dinámica, a modo de un equilibrista que para mantenerse en pie aprende a moverse entre los extremos. Nuestro organismo tiene una herramienta evolutiva, todavía en proceso de crecimiento y consolidación,


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

que ha sabido relacional activación (simpático) e inhibición (parasimpático), el llamado sistema nervioso social, vago social o sistema de involucración social, postulado por la teoría polivagal de Stephen Porges. Este sistema dispone de una amplia gama de posibilidades que desplegar en un entorno seguro, desde el juego y el ejercicio físico intenso hasta la tertulia amigable y la total relajación. El Sistema Nervioso Social y su desarrollo, presagian nuevos horizontes evolutivos para la humanidad como especie. En esta relación con el medio que nos ha deparado una evolución tan diversa, en la pirámide de la cual está el animal humano, se producen situaciones inevitables, a la vez que necesarias, de tensión puntual como es el caso de la dinámica presa/predador, la búsqueda de alimento, el impulso reproductor, etc... Estos retos se pueden

resolver con éxito o pueden conllevar la muerte del individuo, en todo caso ambas posibilidades son soluciones aceptables. Una vez resuelta la alerta con una recompensa, satisfacción de la necesidad en cuestión y consiguiente supervivencia, nuestro sistema nervioso central envía un guiño hormonal que actúa sobre el eje hipofisario-adrenal, cesando la segregación de las hormonas del estrés, básicamente adrenalina y cortisol, volviendo todo a la calma. La dificultad viene cuando no hay recompensa ni satisfacción y la presión se mantiene en el tiempo con una conducta sometida e inhibida, tal y como sucede en nuestro mundo civilizado y culturizado. En este caso la corteza suprarrenal sigue vertiendo cortisol que inhibe todos los sistemas orgánicos (inmunológico, reproductivo, crecimiento, etc…) prescindibles durante una situación puntual del peligro, cronificándose el vertido de cortisol y contribuyendo a la aparición de todo tipo de patologías, cada cual según su lecho morboso hereditario. Henri Laborit (La Paloma Asesinada, 1986 Edit. Laia), médico y biólogo francés, que en la década de los años 70 del pasado siglo XX estudió en profundidad estos mecanismos biológicos concluyó que la inhibición de la acción mantenida en el tiempo es el origen de todo tipo de enfermedades. Igualmente Michel Odent, obstetra francés propulsor del

LA MAREA

11


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

parto natural, siguiendo las ideas de Laborit, concluye que la sumisión es el origen de la mayoría de patologías (El Bebe Es Un Mamífero, Edit. Ob Stare, 3ª edic. 2009 ). Laborit explica que para mantenerse en cierto nivel de equilibrio adaptativo, nuestro cuerpo drena la toxicidad bioquímica acumulada, producto de la inhibición y la insatisfacción prolongada, a través de la violencia, el ejercicio físico y el sexo, explicando esto algunos rasgos de nuestra sociedad actual. Es un desahogo de nuestra economía orgánica que nos permite seguir vivos y operativos. En este sentido, son importantes las aportaciones de Robert Sapolsky, profesor de ciencias biológicas y neurología estadounidense, por sus investigaciones con animales en libertad sobre la repercusión del cortisol en la salud (¿Por Que Las Cebras No Tienen Ulcera?, 1994). El precursor de estas ideas ya fue en los años cuarenta del siglo XX Wilhelm Reich que en su obra la Biopatia del Cancer (Edic. Nueva Visión,

12

LA MAREA

Buenos Aires, 1985) nos describía células con biopatías de encogimiento o contracción, con poca vitalidad, que eran precursoras del cáncer y otras patologías, dando como resultado también individuos con carácter retraído y depresivo. Muchos otros autores también recogen la idea de que nuestra relación con el medio es el detonante de los desequilibrios y consiguiente enfermedad, tal y como postulan las escuelas de biodescodificación nacidas de las investigaciones del inhabilitado Dr. Ryke G. Hamer, médico alemán creador de la Nueva Medicina Germánica, y que hacen hincapié en los conflictos biológicos y las traducción simbólica de los mismos a nivel humano. La última vuelta de tuerca al tema se ha dado a nivel del estudio del metabolismo celular. Tenemos los antecedentes de las investigaciones de Bruce H. Lipton, biólogo celular estadounidense (La Biologia de la Creencia, 2007) en relación a la epigenética y el papel de la membrana celular como mediador con el entorno, y las investigaciones de Candace B. Pert (Molecules of Emotion, 1999) también sobre la membrana celular y sus receptores opiáceos que implican la localización de los mecanismos de nuestra conducta emocional en todo el cuerpo y no solo el cerebro.Estas investigaciones pecan, en ambientes científi-


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

cos, de heterodoxas, pero los últimos descubrimientos premiados en 2009 con el Nóbel (Elizabeth H. Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostac) sobre el papel de los telómeros y la telomerasa forman parte, en principio, de la ortodoxia científica aceptada, y apuntan a que la mala relación con el entorno puede deprimir la producción de telomerasa y acortar los telómeros con el consiguiente envejecimiento de las células (senescencia) y la aparición de todo tipo de patologías. Los telómeros son porciones de ADN no genético que protegen los extremos de los cromosomas permitiendo una correcta división celular y, al parecer, son los causantes, al deteriorarse, del envejecimiento. Por su parte, la telomerasa es la enzima responsable de la reposición y buena salud de los telómeros. Muchas investigaciones han demostrado que el estrés tóxico acorta los telómeros, acelera prematuramente el envejecimiento y facilita la depresión del sistema inmunológico y la consiguiente aparición de diversas patologías. Estas investigaciones (La Solución de los Telómeros de Elizabeth H. Blackburn y Elissa Epp, Edit Aguilar 2017) también demuestran que la capacidad de resiliencia colabora al mantenimiento del buen estado de los telómeros y la consecuente conservación de vitalidad y la buena salud, incluso en la ancianidad.

Disculpad si han sido excesivas las menciones a autores, pero en nuestra investigación como Escuela, todas estas aportaciones y algunas otras que dejamos en el tintero, nos han servido como claves para tener alguna claridad y comprensión sobre la dialéctica entre salud y enfermedad, y creemos útil conocerlas. Finalmente, desde todos los ángulos, se van atando cabos y se podemos concluir que nuestra formar de afrontar el estrés ambiental es determinante para nuestra salud. Traduciendo en humano, la relación con el medio debe ser adaptativa y flexible, pero preservando la forma, la función y el propósito de vida, no claudicando a las conductas contractivas y asfixiantes, potenciando nuestra capacidad de resiliencia ante los retos y desafíos de la vida. Una vez analizado el concepto de salud y la relación directa del medio ambiente, nuestro sistema nervioso (central y autónomo) y el metabolismo celular, con nuestro estado de salud, podemos entender que esta nueva disciplina, la biodinámica cardio-vascular, es una herramienta muy interesante para acceder a la información contenida en nuestro cuerpo fluido y alcanzar a través del árbol vascular y su profusa red, cualquier rincón de nuestro organismo.

LA MAREA

13


Contactando con el cuerpo fluido y el despliegue de la respiracion primaria

Las células que encapsulan, en su protoplasma, el océano primordial del que surgió la vida y, a su vez, siguen bañadas por ese fluido salino gracias a la matriz líquida extracelular, se alimentan de una red de conductos de miles de kilómetros (100.000 Km. Aproximadamente, dependiendo de la fuente) que conforma nuestro sistema vascular, que transporta alimento e información a cada una de las células, que a su vez vierten deshechos e información a las vías venosas. Estas células son las piezas primordiales del puzzle corporal y en comunión cooperativa conforman tejidos, que a su vez conforman órganos, que a su vez conforman sistemas, que su vez conforman nuestro cuerpo. Venas, arterias y capilares transportan sangre, liquido rojo y salino que nos conecta con la ancestralidad de la carga hereditaria y, aún más allá, con el lejano pulso evolutivo. Toda esta red vascular comenzó a formarse antes que sistema nervioso central, alrededor del tallo conector del embrión y posteriormente del cordón umbilical, conformando un árbol vascular que intercomunica esta comunidad multimillonaria de células. Y es sobre ese flujo y sus vías sobre el que trabaja la biodinámica cardiovascular, utilizando un contacto muy sutil, relacionándonos con ese cuerpo fluido contenido por nuestra piel, somos un 80-90% agua, en el

14

LA MAREA

que reside la información de nuestra filogenia y de nuestro embrión en desarrollo. Investigaciones como la de Jacques Benveniste, inmunólogo francés, y Luc Montagnier, Nóbel de medicina 2008, muestran como el agua es capaz de transportar información, memoria, sin necesidad de un soporte biológico o químico, como una frecuencia vibracional. Durante el último seminario, con Carlos Rodeiro, nos relacionamos con esta memoria del cuerpo fluido, contactando con los campos metabólicos, previos a la organización orgánica definitiva, en los que se producen movimiento de vida, biocinética, no habiéndose instaurado todavía la biomecánica propia de las vísceras tal y como se entiende en la osteopatía visceral clásica. Con esa palpación sutil podemos sintonizar con estos campos metabólicos y con el árbol vascular, recordando a nuestro organismo vivo la orientación original de nuestra naturaleza y reorganizar nuestros recursos, apoyando la salud y la restauración de un equilibrio dinámico en conexión con un medio ambiente pleno de oportunidades de disfrute y aprendizaje.

¿No es maravilloso?


ANUNCIOS

LA MAREA

15


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

Y SUS ESPACIOS INTERNOS Antoni Tribó i Pascual, Médico y terapeuta biodinámico. Capítulo 1º La importancia de los ventriculos encefálicos y el líquido cefalorraquídeo en las investigaciones biomédicas actuales.

“Es muy probable que el líquido cefalorraquídeo o fluido cerebroespinal acabe desempeñando un papel comparable al que desempeñaron las vías de transporte fluvial y marítimo para las grandes civilizaciones clásicas: la revitalización constante de todas las células con las que entra en contacto” David Bueno, biólogo genetista “No quiero acusar para siempre, ni me mantendré siempre irritado, pues desfallecería el aliento de vida que viene de mí mismo” Isaías s.VIII a.C.

16

LA MAREA

LA VISIÓN NEUROLÓGICA Tanto los ventrículos encefálicos, como el conducto central de la médula espinal y los espacios subaracnoideos contienen líquido cefalorraquídeo (LCR), que actúa como un líquido tampón para absorber y distribuir las fuerzas externas e internas que podrían amenazar el encéfalo y la médula. Mediante variaciones de su volumen, regula la capacidad total del cráneo y el conducto espinal. El LCR tiene una composición forma-


da principalmente por agua con algunos componentes disueltos, con predominancia de proteínas (pero 200 veces menor que el plasma sanguíneo) y vitaminas del grupo B. Cada día se producen entre 430 y 450 ml. de LCR, y cada 6-7 horas se renueva completamente. El LCR se produce en los plexos coroideos (PC). Los PC son franjas de grupos capilares de la piamadre que se invaginan en las delicadas paredes ependimarias de los ventrículos. Los PC de los ventrículos laterales son los mayores y producen la mayor parte de LCR. LA VISIÓN CRANEOSACRAL BIODINÁMICA La vida es movimiento y lo que impulsa la vida es como la chispa del motor, algo que no es material y que no podemos ver. Sutherland llamó a esta chispa “Aliento de Vida” y es el que origina los movimientos craneosacrales. El Aliento de Vida es la fuerza inherente del propio cuerpo. Es la Inteligencia Creativa y saludable en acción. También llamada por otras tradiciones PHYSIS, VIS NATURA MEDICATRIX, PRANA, CHI, FUERZA VITAL. Es la Impronta Esencial o Matriz Original con la Intención de recrearse a sí misma para poder evolucionar. A su vez organiza el espacio para dar

paso a la forma humana. Esta Inteligencia Creadora es la impronta de la Salud Inherente, un patrón de información que dirige el funcionamiento fisiológico de todos los sistemas corporales. Es precisamente en el LCR o fluido cerebroespinal donde la potencia del Aliento de Vida (expresada como biofotones de luz) entra originalmente en el cuerpo a través de los plexos coroideos, secretados mayoritariamente en los ventrículos laterales, para después distribuirse por la totalidad de nuestro organismo. Estos biofotones, llamados también en la literatura biodinámica “luz del mundo”, caen como una cascada por el agujero de Monro y llegan al quiasma óptico (o adherencia intertalámica), situado en el 3er. ventrículo y giran alrededor del quiasma como una dinamo. Es un lugar de referencia en el sistema biodinámico. A este lugar también se le denomina “tormenta de luz” o “hogar del rayo”. Cuando se va profundizando en el movimiento craneosacral, hasta lle-

LA MAREA

17


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y SUS ESPACIOS INTERNOS

gar al nivel de Marea Larga, el Aliento de Vida se percibe como:

“una sensación de temblor y vibración con cualidades de luz”. “un destello sobre el agua (como una luz vibrando sobre el agua)”. “una luz líquida” o “una danza de luz líquida”. “un campo que brilla”. “una ignición”. “una fuente que brilla”. “una permeabilidad de luz en zonas de inercia o oscuridad”. Es un momento muy hermoso porque el Aliento de Vida al permeabilizar los tejidos, “los despierta” y los hace recordar su intención original, que es ser parte de una totalidad. Neurogénesis Después de muchos años de considerar que el cerebro era incapaz de regenerarse, ahora no sólo se confirma que hay células madre, sino que los precursores de las neuronas son capaces de emigrar y movilizarse. O sea, que hay células madre y también capacidad para la neurogénesis (producción de nuevas neuronas). Hasta el momento solamente se

18

LA MAREA

han descrito dos áreas neurogénicas (nichos neurogénicos): la zona subventricular/sistema olfatorio y el giro dentado del hipocampo (una región profunda que participa en el aprendizaje y la memoria y es la que presenta mayor actividad). El origen del proceso está en los ventrículos laterales. Aquí es donde se encuentran las células madre, que a través de una estructura tubular, se trasladan aún sin diferenciar a diferentes centros cerebrales. Las zonas de mayor actividad neurogénica del cerebro se encuentran en contacto directo con el fluido cerebroespinal, lo que permite suponer que este fluido tiene un papel importante e incluso clave en la regulación de la supervivencia y de la proliferación de las células madre neuronales adultas. La ruta seguida por estas neuronas fué captada por técnicas de microscopia electrónica y resonancia magnética. El movimiento de los cilios y la producción de factores repelentes son la consecuencia de esta migración. Estos hallazgos han sido pioneros para investigar la movilización de estas células hasta zonas del cerebro dañadas. Hoy día son numerosos los laboratorios que han confirmado a los astrocitos (células tipo B) como las células madre. Estos astrocitos son los responsables de regenerar completamente la región cerebral destruida.


Hay muchas enfermedades neurológicas que podrían ser sanadas conduciendo neuronas desde el lugar de producción cerebral hasta los centros neurológicos dañados (Alhzeimer, enfermedad de Huntington, epilepsia, derrames cerebrales, traumatismos cerebrales, Parkinson, esclerosis múltiple, etc.) Se ha comprobado incluso que algunas son capaces de desarrollarse en la vejez. El proceso estaría también relacionado con la actividad de las beta-endorfinas, un compuesto químico que levanta el estado de ánimo y que es producido en el hipotálamo y la pituitaria. El placer, el ejercicio físico, un sueño repa-

rador, el aprendizaje, la creatividad, la alimentación sana y exenta de grasas saturadas facilita la neurogénesis. No es así con las emociones como el miedo, la ira, el estrés y la pasividad (recibir información pasivamente, sin resumirla, cuestionarla, trabajarla, explicarla a los demás). Uno de los grandes factores de la activación neurogénica es que te interese lo que estás haciendo, que te apetezca conocerlo. También lo son la aceptación, la valoración, el reconocimiento social, el trabajo cooperativo y colaborativo. La luz como principio del estudio neuronal. Optogenética. A las neuronas les atrae la luz. En el estudio neuronal se emplea la luz láser porque es una luz coherente. La luz coherente tiene la misma frecuencia y oscila al

mismo tiempo. A esa propiedad también se la llama “concordancia de fase”, eso es, cuando los vértices (+) (-) de los diferentes paquetes de ondas se manifiestan en el mismo instante. Esta luz láser estimula el crecimiento del axón (el axón es la terminación de la neurona que se encarga de conectar con otras neuronas y establecer sinapsis). También logra guiar a las neuronas en la dirección deseada. Al incidir el rayo láser sobre las dendritas de una neurona, ésta sigue el camino que le indica el láser. Este descubrimiento fue realizado por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) y del Instituto de Recerca Biológica de Barcelona en el año 2007. El experimento se hizo con microscopía multifotónica. A una distancia discreta del cuerpo de la neurona en desarrollo y sin tocarla, se situó un complejo y

LA MAREA

19


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y SUS ESPACIOS INTERNOS

potente haz de luz láser altamente concentrado. Una micra de diámetro de este láser contiene millones de fotones que funciona con pulsos ultracortos, es decir, que se enciende y se apaga ochenta millones de veces en un segundo. Además de este efecto, también comprobaron que con una exposición prolongada de unas tres horas, del cuerpo de la neurona creció gradualmente un axón completo en la dirección que le va marcando la luz. Este crecimiento se realiza en unas pequeñas ramificaciones que se hallan al final del axón y que se llaman filopodios. Estos filopodio buscan el haz de luz láser. Sería como poner un anzuelo para atraer a las neuronas (podéis ver este interesante experimento en Internet: “El País 16/2/2007regeneración neuronal-”).

20

LA MAREA

El estudio de la activación neuronal a través del láser ha dado lugar a la creación de una técnica llamad Optogenética, que tiene grandes posibilidades para avanzar en este campo.

líquido cefalorraquídeo del embrión hay muchísimas más proteínas que en el adulto, y por lo tanto, si en el embrión hay muchísima más actividad neurogénica, las proteínas serían un factor clave.

Las neuronas jóvenes tienen un alto grado de excitabilidad porque los mecanismos típicos de inhibición no les afectan. No ocurre de la misma manera en el caso de las neuronas maduras.

Estas proteínas son proteínas fotorreceptoras sensoriales que controlan el fenómeno de fototaxis (reacción de orientación de los organismos celulares libres como respuesta a un estímulo luminoso).

El primer paso empleado en Optogenética para “encender” o activar a un grupo de neuronas, consiste en seleccionar una proteína que sea sensible a la luz. El organismo empleado y del que se extrae esa proteína generalmente es un alga.

Se extrae el gen que sintetiza dicha proteína y se inserta, mediante un virus inerte, en la zona del cerebro del mamífero que se pretenda activar. “Mediante técnicas ópticas y genéticas se asegura de que únicamente los subtipos de células de la zona diana escogida

¿Por qué las proteínas y no otros metabolitos? Porque se ha comprobado que en el


respondan al ser iluminadas”. Cuando se emite rayos de luz láser, se consigue controlar a estas células. Los nichos neurogénicos estén en contacto o cerca de los ventrículos laterales. El fluido cerebroespinal (CSF) que está presente en los ventrículos, es un agente de atracción neuronal potente y un activador de la formación y también de la división celular neuronal. Biorresonancia Son interesantes los conceptos físicos empleados en la Biorresonancia porque nos pueden dar más comprensión del efecto de la luz en los seres vivos. La Biorresonancia es una terapia estudiada desde los años 70 y basada en la biofísica y en la teoría cuántica (Max Planck), en concreto en el principio de la dualidad materia-energía. Si las partículas elementales que constituyen la materia y también nuestro cuerpo se comportan como ondas por su naturaleza energética, podemos “interferir” en ellas administrando al cuerpo oscilaciones u ondas electromagnéticas para regular el organismo y mantenerlo en equilibrio. Estos estudios se basan en el conocimiento y aplicación de las leyes de resonancia: “Un sistema que pueda vibrar con una frecuencia determinada, oscila con una amplitud que puede llegar a hacerse muy grande

cuando se le comunican unos impulsos periódicos cuya frecuencia está muy próxima a la del sistema”. Así que para que pueda haber resonancia, las oscilaciones que se aplican deben ser iguales o similares. El cuerpo humano puede actuar como una verdadera caja de resonancia, cuando inciden frecuencias iguales o parecidas. La cooscilación así producida tendría el llamada efecto de resonancia. Sólo se producirán efectos en el organismo cuando se aplica una frecuencia determinada; es decir cuando se produzca verdadera resonancia. Podemos poner como ejemplo un columpio. Solamente tomará un movimiento de amplitud cuando se le comuniquen impulsos que concuerden con sus propias oscilaciones. Este sería un ejemplo de resonancia mecánica. Otro ejemplo de resonancia, en este caso acústica, sería el de la campana. Su vibración ganará intensidad solamente cuando se le haga vibrar con un impulso que concuerde con su propia oscilación. También hay resonancia acústica cuando se emite una vocal ante las cuerdas de un piano que tiene la tapa levantada: las cuerdas que corresponden a la frecuencia del sonido emitido empiezan a vibrar por resonancia, lo que puede comprobarse con el tacto. No cuenta sólo la intensidad de una señal, sino que es necesario igual-

LA MAREA

21


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y SUS ESPACIOS INTERNOS

mente contar esencialmente con el grado de organización particular de esta señal, lo que se aplica por ejemplo cuando la señal en cuestión hace aparecer un fenómeno de resonancia. Eso significa que cuando el grado de coherencia correspondiente es elevada, son suficientes intensidades muy débiles para cumplir las funciones complejas que rigen las célula. La luz coherente es una luz con un alto grado de organización. Los rayos láser producidos por medios técnicos se aproximan a la luz coherente, entrando en juego con los sistemas orgánicos, lo que concierne a su grado de organización, pero estos rayos no llegan a tener un grado de organización tan elevado como el que existe en los sistemas orgánicos. En 1950 el biólogo Von Bertalanffy anunció que con el tiempo llegaría a ser la Teoría General de Sistemas, que anuncia el Principio de Globalidad, también llamado Principio de la Unidad Funcional y Orgánica. Los seres vivos, incluso el ser humano, son considerados en su totalidad según este principio. La vida no es fragmentable. En un organismo vivo la suma de las partes no equivale al todo; cada función influye en las demás, y a su vez, necesita de ellas. A su vez los organismos dependen del medio ambiente que les rodea e influyen en él.

22

LA MAREA

La vida precisa coherencia y orden; un funcionamiento desorganizado o caótico resulta inviable para el flujo de la vida y el mantenimiento de ésta. Como apunta Brugemann: “El paso del estado sano al estado enfermo está relacionado con el paso de un sistema ordenado, coherente, a un sistema desordenado, caótico. El sistema funciona en colectividad, en cooperación. Cuando se pierde la cooperación en un sistema, este sistema se vuelve enfermo. (…) Un sistema biológico se encuentra exactamente en el límite de fase entre un estado caótico y un estado altamente organizado. En el caótico las partes no tienen ninguna relación entre ellas. Las partes del sistema son liberadas por puro azar y no obedecen a ninguna ley. Cuando se da un reencuentro y una redistribución uniforme, se puede entonces considerar que todas las ondas o el sistema, están en el punto de pasar del caos a un sistema altamente ordenado”. Según la Biorresonancia, la enfermedad no es comprendida en un sentido bioquímico, sino por una vía unida a las ciencias físicas: una enfermedad nace de una perturbación de los campos electromagnéticos de la célula. Tal perturbación hace que sobrevenga un desorden, una incoherencia. En palabras de Brugemann: “Una terapia que restaure la coherencia debería restablecer la organización de las señales lumino-


sas. En Física, la coherencia implica que las leyes no sean distribuidas siguiendo las leyes del azar, sino que la coherencia implica igualmente que una parte cualquiera de un todo sea portadora de la información de conjunto de ese todo. La célula hepática, por ejemplo, cumple su función especializada como célula hepática, pero también trabaja al mismo tiempo para el cuerpo entero. Contiene en su núcleo celular, la información genética completa: es coherente” En Biorresonancia existe otro principio interesante llamado principio fenocromático del cuerpo humano, según el cual los transmisores universales de información biológica son los solitones. Los solitotes son emisiones ultrafinas o ultradébiles de radiación electromagnética. Están formados por las colisiones o interacciones del movimiento browniano con los electrones y con los fotones. El movimiento browniano viene determinado por una onda longitudinal, también llamada oscilación del plasma, que se define como: “movimientos irregulares ejercidos en los líquidos por partículas materiales de menos de 0,2 micras”. Este fenómeno se explica como efecto de los choques que cada partícula recibe de las moléculas del líquido en virtud de la teoría cinética de la materia.

Las partículas más voluminosas, al tener mayor inercia, no participan visiblemente de este movimiento, que se observa con el ultramicroscopio, y que constituye una de las características de los cuerpos en estado coloidal. Esta onda longitudinal o movimiento browniano, al encontrarse con electrones, produce la desintegración de éstos, y el resultado es una liberación de fonones (cuantos de sonido, o radiación de Zerenkov). Cuando interacciona con los fotones (cuantos de luz), que también se producen en la desintegración de los electrones, aparecen las oscilaciones denominadas solitotes. Los solitotes se componen pues de cuantos de luz y cuantos de sonido. A través del organismo humano se transmiten casi sin resistencia, y ejercen un control en la transmisión de la información (la física cuántica sostiene que la información es anterior a la materia y a la energía y que es el fundamento del Universo). Según Frölich, el sistema nervioso, por su escasa resistencia, es portador de las ondas de los solitones, que son de alta coherencia, y dan lugar a una transmisión de informa-

LA MAREA

23


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y SUS ESPACIOS INTERNOS

ción electromagnética por todo el organismo. Otros científicos como Fritz Popp y Ross Adey concluyen que los procesos bioquímicos están controlados por los procesos biofísicos. Eso es así porque los procesos químicos son mucho más lentos que las informaciones físicas. Cada célula dispone de unos 3.000 sistemas enzimáticos. Las actividades enzimáticas se realizan con una frecuencia de 6.25 x 10 a la 12 Hz. Se producen entre 30.000 y 100.000 reacciones químicas por segundo por célula. Para que nuestro cuerpo pueda conservar este equilibrio, las moléculas reaccionan a través de procesos nano, femto y picométricos. Un requisito fundamental para mantener la velocidad y el orden de las reacciones químicas necesarias es el entorno en el cual se desarrollan. Los sistemas biológicos admiten, como hemos visto, determinadas frecuencias resonantes que les permiten reorganizarse energética y funcionalmente. En nuestros cuerpos, los fotones transmiten información dentro de una célula y entre las células. Ahora bien, un fotón es una partícula de luz sin masa. Estudios recientes descubrieron que el ADN de las células absorbe, almacena y libera fotones. Estos fotones se emiten en forma de radiación coherente codificada, que garantiza el control de

24

LA MAREA

muchas funciones de la célula. Así que los procesos metabólicos celulares están codificados en el ADN. Pero es importante resaltar que estas frecuencias son inconcebiblemente débiles. La intensidad en estos biofotones (a estos corpúsculos de luz que han sido descubiertos en las células vivientes de los seres humanos y de los animales y también en las plantas, en todo lo que denominamos sistemas biológicos) es cerca de 10 a la 18 veces más baja que la luz del día regular. ¿Cómo es posible que campos tan débiles, más débiles que muchas señales perturbadoras que recibimos actualmente procedentes del entorno, tengan efectos sobre el organismo? La explicación obedece a que: a) son señales periódicas de frecuencias perfectamente definidas; por ello ejerce un efecto superior al de la mezcla confusa de señales parásitas. b) aunque son campos magnéticos débiles, son ricos en armónicos superiores. Popp inventó un multiplicador de fotones, un amplificador de luz residual con pantalla fluorescente. Es tan sensible que puede registrar el resplandor generado por una luciér-


naga a una distancia de 10 km. Con esto, se comprobó que todas las reacciones bioquímicas en los organismos están operadas y reguladas por frecuencias electromagnéticas ultra bajas. En general podemos afirmar que la resonancia se puede definir como un intercambio de energía entre osciladores sincronizados. Los átomos y las moléculas tienen frecuencias resonantes determinadas y sólo son excitados por energía con esas características vibratorias.El campo electromagnético externo influye y estimula los campos electromagnéticos generados por tejidos específicos en el cuerpo, mejorando así la función natural del metabolismo y su poder curativo. Es por eso que se han desarrollado una enorme cantidad de aparatos de biorresonancia empleados en terapia que trabajan en ese sentido.

El papel del terapeuta en Biodinámica. La búsqueda de la coherencia. La coherencia es un principio básico para las funciones vitales. Lo hemos visto en el comportamiento de la luz coherente y cómo influye ésta en el sistema nervioso central y sus espacios internos. Esos espacios, motivo central de comprensión en nuestra terapia, con el líquido cefalorraquídeo y las membranas de tensión recíproca, asociadas a él. También buscamos la coherencia en nuestro trabajo, tanto con nosotros mismos como en la relación terapéutica que creamos con el paciente. El “estar ahí” quizás sea la clave. No siempre es fácil, porque tendremos que trabajar aún con nuestras inseguridades, con

las dudas, y a veces con pocos resultados. Pero “el quedarse ahí” pagando ese peaje, y a la vez comprometiéndose en el trabajo, y al final llegarán los resultados esperados. El “estar ahí” con la intención de sanar, irá creando “un espacio” nuevo, con nuevas posibilidades terapéuticas. El poder sumergirse cada vez más en un estado de mayor quietud y profundidad. El poder escuchar y a la vez permitir que acontezcan y se manifiesten los desarrollos de las formas. Franklin Sills habla de esa tendencia y dirección del “ir quedándose en el neutral”, del “estar ahí”: “A la vez tienes que continuar relacionándote con la dualidad, con la diversidad, y ha-

LA MAREA

25


EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y SUS ESPACIOS INTERNOS

cerlo de la manera adecuada. Es ir buscando en los dos polos: el de la de la unidad y el de la dualidad. Tanto en el equilibrio personal como en el del paciente. Muchas veces sentiremos tirones que van de un lado a otro, que ocurre muchas veces cuando trabajamos con el sistema energético. A veces hay que seguir esos movimientos y no reteniéndolos, sino dejarlos ir. Buscar en definitiva, esa diversidad que es estar en el rayo de referencia que centra y del que surgen las cosas, a la vez que miramos lo que surge de las formas de vida que aún no se han digerido. Me doy cuenta que cada vez tengo que trastear o revolver menos con esas formas, porque cada vez me voy situando más en un lugar donde me siento cómodo.”

Continúa diciendo F.Sills: “Tomar conciencia del rayo de referencia y de la maqueta o impronta original en desarrollo (matriz original). Esa toma de conciencia me ayuda y me simplifica las cosas, porque las leyes esenciales de este estado neutral son válidas en todos los desarrollos posibles, porque en todos y cada uno de los desarrollos estará presente el neutral de la impronta original. Pero para acceder a ese neutral tienes que ser capaz de sostener ese desarrollo y de ser capaz de reconocer ese “fuego” (la intención) que hay en ti para buscar el neutral”.

El Dr. Stone decía que la curación ocurre en el polo neutral. Pero para ello se tiene que ser capaz de mantener y sostener los polos y el punto de equilibrio.

26

LA MAREA


El corazón y el sistema circulatorio

Lola Cordon

Johannes W. Rohen describe así el papel del sistema cardíaco en sus primeras etapas: el desarrollo del corazón embrional es lo que mantiene la circulación de las capas periféricas embrionarias hacia la parte central del embrión y viceversa. l corazón primigenio será el centro de la circulación dinámica del huevo embrional en su totalidad. Esta primera formación está todavía fuera de la capa embrionaria y por encima del polo que más tarde será nuestra cabeza, así podríamos decir que en la fase embrionaria nuestro corazón “flota” por encima de nuestra cabeza. Alrededor del veinteavo día después de la concepción el corazón comienza a latir. La función esencial del corazón y el sistema circulatorio es “conectarse, nutrir y limpiar los residuos”.

El corazón (el sistema circulatorio) será el portal que posibilita la encarnación de la individualidad en el cuerpo, por decirlo de otra manera, el umbral que el espíritu (alma) debe traspasar para llegar desde el “más allá” hasta el “aquí y ahora” del nuevo cuerpo en formación. ¿Qué tiene todo esto que ver con nuestra práctica? Según lo que este famoso científico nos explica resulta que:

El corazón es el portal por el que encarna nuestro espíritu.

LA MAREA

27


El corazón y el sistema circulatorio

El corazón y sus conexiones empiezan a formarse bastante antes que nuestro cerebro y todos los demás órganos.

Sus funciones tienen que ver con la conexión, la nutrición y la eliminación de lo que ya no nos sirve.

Así que cuando nos relacionamos con alguien desde el corazón, lo estamos haciendo desde nuestro ser más profundo y completo. El lugar desde donde somos capaces de sentir compasión y dejar de lado todos los juicios sociales y mentales. El lugar del amor incondicional. Sabemos también que el campo magnético del corazón es casi 400 veces mayor que el de nuestro cerebro, por lo que los campos de nuestros corazones se unen mucho antes de que lleguemos a tocar físicamente a alguien. Además nuestros sistemas circulatorios tienen la facultad de sincronizarse cuando entramos en contacto. Se puede apreciar muy claramente esta facultad en la relación entre una madre o padre y su bebé.

De esta manera si estoy tranquilo, furioso, preocupado o cansado es seguro que esto va a ser percibido por la otra persona, aunque a veces esta percepción se produzca a nivel subconsciente. Pongamos por tanto mucha atención al ritmo de nuestra respiración y al lugar desde el que nos acercamos al otro. Nuestra “presencia” no es igual si mientras estamos en contacto con alguien, en una sesión de tratamiento ó hablando con nuestra familia, estamos conectados con nuestro corazón, enredados en nuestros pensamientos o pendientes de lo que pasa a nuestro alrededor. Practiquemos pues la concentración en nuestro sistema circulatorio y en lo que sentimos en nuestro corazón tanto en nuestro trabajo como terapeutas como en nuestras relaciones personales. Y también por qué no, cuando vamos por la calle o al super a comprar, en la oficina, conduciendo el coche, etc. etc. El universo lo necesita. Nuestros sistemas circulatorios podríamos imaginarlos tal cómo nos mostraba la famosa película Avatar: unos hilillos que salen de nosotros para unirse a los del compañero con el fin de compartir vida, nutrición y apoyo para sobrellevar nuestras cargas.

Un abrazo de corazón.

28

LA MAREA


La Muerte María José Gómez Martínez-Piñeiro

bordo un tema incómodo, tabú, que a todos nos revuelve interiormente, pero que sin embargo está muy presente, porque desde el momento en que nacemos nos vamos acercando a ella. Y lo abordo desde esta revista, La Marea, y desde la biodinámica porque he tenido varias experiencias, algunas de muerte y otras cercanas a la muerte. Siempre he tenido la sensación de que somos un “algo” metido dentro de un cuerpo hecho de músculos, huesos, órganos. Pero que había algo más, “algo” que era lo que me hacía despertar por las noches desde muy niña y hacerme mil preguntas incómodas y que nadie me sabía contestar. “algo” que me guiaba a transitar por caminos complicados y peligrosos, pero muy nutritivos.

Ese “algo” que también percibía en los demás, dentro de sus cuerpos pero no eran sus cuerpos. Un lio que se me presentaba cada vez más evidente. Y, aun por riba, como dicen en mi tierra, había presencias muy claras a mi alrededor, presencias de energías sin el soporte del cuerpo. Estas experiencias me han hecho reflexionar mucho. Y quiero empezar por la que me hizo cambiar el enfoque de mi vida totalmente: nací con una enfermedad congénita del corazón, una tetralogía de fallot muy grave, que, en principio era incompatible con la vida. Contra todo pronóstico viví bastante saludablemente hasta los 22 años, fecha en la que, debido a un gran desengaño amoroso, todo el equilibrio que hasta entonces tenía mi salud se vino abajo. Y tuvieron que operarme a vida o muerte en cuestión de días. El caso es que, tras nueve horas de cirugía, conectada a una máquina de circulación extracorpórea, y con

LA MAREA

29


La Muerte mi corazón en una mesa quirúrgica, terminaron la operación y metieron mi corazón otra vez en mi cuerpo. Y cuando todos mis tejidos estaban cosidos, mi corazón decidió pararse. Y tuve una experiencia de muerte clínica con todo su despliegue de, no sé bien como llamarlo, porque no tenía cuerpo, era solo energía, espíritu, alma o llámalo como quieras. Pero nunca he estado más plena, en calma, en orden, en coherencia y enamorada. Cuando estaba acercándome a una presencia de Amor Total, me dieron la vuelta dos seres de luz inmensos y me dijeron que tenía aún cosas que hacer en esta encarnación. Esto coincidió con un electroshock que me aplicaron en el pecho…y mi corazón volvió a latir. A partir de ahí mi vida cambió totalmente. De estar mirando mi ombligo y mi sufrimiento pasé a mirar hacia afuera y a darme cuenta del sufrimiento ajeno. Y también se confirmaron mis sospechas de que no solo somos un cuerpo físico. Y se me terminó el miedo a la muerte de raíz. Desde entonces tengo confianza plena en que esta vida es solo un plano de conciencia. Que hay más. Y mejor Desde entonces hasta aquí han pasado la friolera de 38 años, durante los que he estado formándome en distintas disciplinas, todas ellas encaminadas a incrementar la salud, a despertar la conciencia, a incremen-

30

LA MAREA

tar la consciencia, primero en mí y luego en los que se me acercan… Y he tenido, en el transcurso de unas sesiones de biodinámica unas experiencias que quiero compartir. Una de ellas era una mujer joven, de 24 años, que llevaba un par de años frecuentando mi consulta. La biodinámica la apoyó para hacer un cambio en su vida tremendo: pasó de experimentar con las drogas y el alcohol a cuidar su alimentación, hacer ejercicio, hacer una formación como profesora de yoga…y a formar pareja con un chico sano. Y se quedó embarazada. Al principio estaba temerosa porque no un embarazo buscado, pero, siempre con ayuda de las sesiones, se fue vinculando a esa niña que llevaba dentro. Un día me pidió cita con urgencia porque tenía un fuerte dolor de cabeza, y, como no quería medicarse por el embarazo, y yo la había ayudado con otros dolores de cabeza, pensó que esa vez también podría ayudarla. Fue una sesión extraña: la Marea se presentaba muy caótica y con mucha fuerza, como con un oleaje inconexo. Ella estaba nerviosa pero fue calmándose. La bebita se movía en círculos dentro de su vientre, como nunca antes había sentido moverse a un feto. Nunca había hecho una sesión con tanto movimiento y tanta potencia en el inte-


rior del cuerpo! Fuimos a contactar con La Quietud y todo se calmó. A ella le desapareció el dolor de cabeza y se levantó de la camilla animada pero tranquila. Aún la recuerdo saliendo por la puerta de mi consulta casi saltando de lo bien que se encontraba! A los dos días murió. Me llamó su madre, con la que me une una gran amistad, para decirme que, a la noche siguiente a la sesión, el dolor de cabeza volvió con gran fuerza, tanto que entró en coma y a las pocas horas murió. De una hemorragia cerebral masiva. Me quedé muy impactada y estuve repasando la sesión, conmigo misma y con mi supervisor. Estoy segura que no hice nada que la condujera a ese desenlace, pero lo que sentí durante la sesión no lo había sentido jamás. Hasta hace un par de meses no lo volví a sentir. Otra vez en el transcurso de una sesión de biodinámica. Con una mujer ya mayor, alumna mía, paciente y amiga. Me llamó porque necesitaba una sesión urgente, tenía una opresión en el pecho muy incómoda. Así que nos vimos en mi consulta. Nada más contactar sentí otra vez esa potencia tremenda que me recordó la sesión con la chica embarazada. Pero lo aparté de mi mente y, como testigo neutral, presencié el desarrollo de la sesión. Una ola depotencia tremenda subía hacia la cabeza, después de girar en su pecho.

Poco a poco todo se fue calmando y entramos en una Quietud que no es de este mundo. Preciosa sesión. Al finalizar lo estuvimos comentando las dos y se fue contenta y tranquila. A los pocos días la encontraron unas amigas en coma en su casa. Vivía sola, y, no sabemos desde cuándo, estaba inconsciente. Había tenido un infarto cerebral masivo. Actualmente está recuperándose muy lentamente, pero su familia la ha separado de todas sus amistades y no se mucho de ella. Lamentablemente. Por suerte, nunca más he vuelto a sentir la Marea manifestándose con tanta potencia. Hace unos pocos días murió mi perrita, tenía 16 años y no dio nunca guerra, ni para morir. Se puso enferma un lunes por la mañana y por la noche murió en mis brazos. Pude sentir la Marea recorrerla durante un par de horas después de que su corazón dejara de latir. Esto me dejó mucha paz y me ayudó a despedirme de ella. Fue una gran compañera. En realidad no sé porque escribo esto, quizá para compartir estas experiencias con colegas que, a lo mejor, han tenido experiencias similares, y, a lo peor, se han sentido tan desconcertados como yo. O simplemente para no sentirme tan sola en este contacto con la vida y con la muerte.

LA MAREA

31


¿Qué es para mí como paciente la terapia Craneosacral?

En principio describir profesionalmente lo que es este tipo de terapia me resulta imposible, pero como paciente puedo decir que lo que yo siento cuando Lourdes de la Torre lo practica conmigo es una relajación absoluta, siento que mis bloqueos tanto emocionales como físicos se liberan, como si mi energía se moviera por todo el cuerpo y se recolocara.

32

LA MAREA

Escrito de una clienta de Lourdes De La Torre a primera vez que Lourdes me practicó la terapia me sentí totalmente confusa desorientada, pero a la vez limpia, liberada, aunque se me quedo un extraño dolor de cabeza, todo el movimiento que pasó por mí me dejó un poco desconcertada, veía las cosas diferentes. Por decirlo de alguna manera, como si me hubieran quitado una venda de los ojos y todo fuera diferente. Evidentemente tenía que seguir dándome este tipo de sesiones, una no es suficiente sobre todo la primera vez. Cuando lo haces de una forma rutinaria y seguida con-


sigues limpiar tu espíritu y recolocar tu cuerpo. Los dolores físicos desaparecen, y sino tienes un dolor físico tu mente se empieza a limpiar. Si lo que quieres es quitar bloqueos emocionales son estupendas este tipo de sesiones, porque los nudos de la garganta desaparecen, se disuelven, respiras diferente después de la terapia, tu respiración se vuelve tranquila pausada serena, en paz. Para mí resultan sesiones liberadoras, pero creo firmemente que el paciente debe colaborar, cuando uno va a este tipo de sesiones que no son las rutinarias como ir a un traumatólogo, a un dentista, vamos a la medicina tradicional del doctor-paciente, las pautas a seguir son totalmente diferentes, pasando por medicamentos, por pruebas radiológicas etc. En cambio cuando practicas este tipo de sesiones, debes tener fe y confianza ser libre de perjuicios, sin pensar que no va a funcionar. Simplemente te tumbas en la camilla cierras los ojos y te dejas llevar por la energía que el terapeuta te pasa con sus manos. Se puede parecer a una sesión de reiki pero no, es más profundo más intenso,

por lo menos esa es mi experiencia, y no es una experiencia anónima me llamo Consuelo Suárez Morata, soy terrenal como cualquier persona que quiera mejorar su calidad de vida. Mi consejo si conocéis a un verdadero profesional en esta materia no lo dudéis y os pongáis en sus manos, literalmente. Pero por favor huir de aquellos que no os ofrezcan confianza, o que veáis que tengan dudas...como todo en la vida hay los buenos profesionales y malos. Que existan malos profesionales no significa que la terapia sea mala, simplemente que hay gente menos cualificada metiéndote en campos donde hay un nivel de preparación y ellos no han llegado o no han elegido el camino correcto para sus vidas...

LA MAREA

33


TERAPIA CRANEOSACRAL EXPERIENCIAL

Encuentro entre Terapia Craneosacral Biodinámica(TCB)

y Focusing JEANINE MELANIE SCHOENKE Terapeuta Craneosacral Biodinamico, Focusing trainer y Focusing oriented therapist, Coordinadora del área de desarrollo personal y salud del Instituto de Comunicación e Interacción Social (INCOINSO), Sevilla www.incoinso.com

34

LA MAREA

La vida se manifiesta como un despliegue de fluctuaciones arriba, abajo, sueño, ganas de trabajar, descansar, etc. Cuando empezamos a sentir que detrás de estas fluctuaciones hay algo inmutable, dejamos de estar perturbados. (Itsuo Tsuda)

¿QUÉ ES FOCUSING? Focusing es un método de desarrollo personal que facilita a través del diálogo con la sabiduría de nuestro cuerpo el acceso a una experiencia profunda acerca de quienes somos y qué necesitamos para mejorar o mantener

nuestro estado de salud. Se puede trabajar de forma individual, en pareja o en grupo. En caso de aplicarlo con TCB es entre un cliente y un terapeuta. Focusing fue creado por el filósofo Eugene Gendlin y sigue en continuo proceso de desarrollo en todo el


mundo. Es un método abierto que combina bien con otros métodos corporales, psicoterapéuticos, de comunicación etc. Se trabaja habitualmente en 6 pasos como proceso experiencial en el aquí y ahora desde una actitud que facilita ponerse en contacto tanto con manifestaciones físicas o dolor, como con emociones y sentimientos desde una sensación corporalmente sentida a la que llamamos “Sensación Sentida”. La sensación sentida (felt sense) nos muestra cómo se siente la globalidad de una situación de nuestra vida que está íntimamente relacionado con aquellos aspectos del pasado no resueltos que, por algún motivo, aún siguen funcionando en el presente, produciendo bloqueos o estancamiento que dificultan el desarrollo de la vida.

Al principio la sensación sentida puede ser vaga, difusa, pero si fijamos bien nuestra atención, se manifiesta generalmente en la zona central entre la garganta y el abdomen y/o también en otras partes del cuerpo. Se presenta como un “algo” o una imagen, que posee cualidades emocionales que, al ser aceptadas y reconocidas respetuosamente, pueden cambiar. Esto permite que la angustia o el dolor vaya disminuyendo tal como va lográndose transformar el pasado a partir de ir resignificando nuestras vivencias. Focusing también se puede definir como la descripción de un proceso de cambio en nuestras vivencias que nos permite vivir con más conciencia y plenitud lo que nos acontece; nos va a ayudar a percibir los detalles y cosas pequeñas, entre otras, que surgen de las experiencias para afrontar un problema

o una situación difícil, y encontrar una solución creativa. Es un método respetuoso, no invasivo, al igual que la TCB.

“Focusing nos abre a un proceso creativo básico que está dentro de cada uno de nosotros…con su método amable y permisivo, nos aporta un contexto seguro a través del cual podemos compartir con nuestra vulnerabilidad lo que está ocurriendo en nuestro mundo interior.” (John Amodeo)

¿COMO COMPLEMENTA FOCUSING CON TCB? Llevo muchos años trabajando en mi consulta combinando la TCB con Focusing con buenos resultados. De hecho, hacer TCB con el acompañamiento del enfoque es como algo ya muy familiar y casi inseparable para mí.

LA MAREA

35


En ambos métodos la clave está en la presencia y la escucha empática, dándole al trabajo corporal un matiz de diálogo verbalizado entre terapeuta y cliente permitiendo al cliente a poner palabras a lo que vaya sintiendo y al terapeuta resonar estas palabras contrastándolas con lo que va percibiendo en el cuerpo del cliente. Mientras el terapeuta escucha y acompaña con sus manos los diferentes ritmos y patrones que se manifiestan, invita al cliente verbalmente a observar y expresar lo que va sintiendo en su cuerpo. A más recursos recibidos, más diálogo posible. Cuando hay menos recursos, el terapeuta confía más en la sabiduría del tratamiento inherente, fomentando la calma y la escucha silenciosa. Este artículo no se centra en las técnicas de TCB, sino en cómo aplicar Focusing en su

36

LA MAREA

contexto. Focusing puede ayudar a explicitar todas aquellas imágenes, símbolos, gestos, guardados en el organismo en forma de sensaciones, tensiones, dolor, fulcros energéticos, etc.

“Entre las orillas del dolor y el placer fluye el río de la vida. Solo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca en las orillas, se convierten en un problema. Fluir con la vida quiere decir aceptación. Dejar llegar lo que viene y dejar ir lo que se va. Tú no eres lo que sucede, eres a quien le sucede”

¿CÓMO FUNCIONA LA SESIÓN DE TCB CON FOCUSING Y LA APLICACIÓN DE LOS 6 PASOS? Después de haberse tumbado el cliente en la camilla y haberse creado un espacio protegido desde donde ambos pueden observar lo que acontece, el terapeuta invita al cliente a observar su respiración y le guía con palabras sencillas por este proceso, haciendo también alusión a aspectos sensoperceptivos (temperatura, olores, sonidos, ropa, contacto con la camilla, etc.) Es así como: “Yo me siento junto a ti y desde ahí acompañamos lo que surge en ti. Estoy contigo en todo momento”. El objetivo principal no es la relajación, sino acompañar a la persona hacia un estado de mayor consciencia


de sus procesos emocionales, fisiológicos y cognitivos, pero aun así se puede producir (y es lo habitual) una respuesta de desactivación autonómica generalizada, sobre todo en los momentos de cambio corporalmente sentido (body shift llamado en Focusing). Después el terapeuta facilita al cliente una guía por su esquema corporal para tomar

conciencia de todo el cuerpo en sus partes y en su globalidad. Se puede empezar por los pies y subir hasta la cabeza o al revés. Después de este repaso global, le invitamos a observar la parte central entre la garganta y el abdomen. Volver a hacer consciente la respiración puede ser clave en todo el proceso. Para quién acompaña lo primero es sentirse cómoda/o

dentro de una/o misma/o: ¡tomate tiempo para respirar! Repasas tu esquema corporal a la vez que lo guías para tu cliente. El primer contacto físico con el cliente se puede establecer antes, durante o después de esta parte. Cuando se establece una sensación de sincronicidad entre ambos, se puede dar el primer paso de Focusing.

6 PASOS Despejar el espacio: El cliente es invitado a reconocer lo que hay en el/ ella en este momento. Se puede preguntar “¿Como te sientes ahora?” o “¿Reconoces alguna sensación en ti, algo que te llama la atención? “etc. Dejamos que el cliente verbalice lo que sea y lo resonamos con sus mismas palabras o cogiendo la esencia de ellas. Alentamos en todo momento una actitud de no-juicio y aceptación. Dedicamos el tiempo necesario para crear el observador/observadora.

Le invitamos a no identificarse con la sensación, sentimiento, tensión, etc. Podemos decirle:” Tú eres a quién le pasa. No eres lo que te pasa ni lo que sientes.” Le proponemos poner a distancia lo que siente, darle un lugar, un sitio que le permite observar sin identificarse. Podemos ayudarle en ello, ofreciendo posibilidades como “quizás te viene bien ponerlo a unos metros de distancia” o “colocarlo en un recipiente” etc. Permitir al cliente estar con lo que hay, a formar la relación. Esto es lo más fundamental: decir “hola”, mantener una actitud respetuosa con un verdadero interés a lo que se presenta.

LA MAREA

37


Crear una frontera frágil y permitir de esta manera un movimiento sanador. Ese primer paso de Focusing de no-identificación con lo que acontece hace que el sufrimiento disminuye y es un enorme aliciente para el cliente. Para mí como terapeuta ha supuesto un proceso de aprendizaje de no tener que hacer lo que no me corresponde y confiar en los recursos del otro, sobre todo cuando se mueven experiencias dolorosas. Estamos compartiendo TCB con nuestro cliente y trabajando con nuestras manos las zonas que el cuerpo nos indica que (curiosamente) coinciden muchas veces con el lugar en el cual siente las sensaciones. Este trabajo con el “despejar un espacio” suele aportar un cambio (alivio) en la percepción. Ya podemos ver con el cliente, si de todo esto que ha surgido, algo pide atención o quizás ha surgido una sensación nueva. El cuerpo elige donde poner la atención. Pueden aparecer ideas, creencias en el cliente acerca de sus asuntos, sentimientos, etc. Es importante distinguir entre lo observado y la interpretación de lo observado. Tratamos de no interpretar.

Formación del felt-sense: Se centra en aquello elegido. Proponemos al cliente a preguntar a su cuerpo de cómo vive todo esto, que elementos hay y describirlo. ¿Dónde lo sien-

38

LA MAREA

te?, “¿Cómo es? “¿Tiene alguna textura, forma, imagen…etc. Le invitamos en todo momento a mantener una actitud abierta, curiosa, amable consigo mismo. Nuestra actitud como terapeuta le ayudará. Y siempre cabe la posibilidad de dejarlo allí, no seguir, si no se puede etc. “Puedes estar con todo esto?”, “¿Quieres seguir? “, “¿Puedes darle un espacio en ti?” A veces nuestro contacto puede estar demasiado intenso o intencionado etc. Estamos haciendo TCB. Ante una expresión emocional fuerte, podemos trabajar con la distancia, la no-identificación e invitar a nuestro cliente a darse permiso para expresar lo que necesite sin dramatizar. Transmitimos: estoy aquí, puedes respirar, siénteme, no estás sola/o, siente mi mano, etc.

Encontrar el asidero: Facilitamos la simbolización de lo que ocurre para nombrar, conocer y profundizar en lo sentido. Acompañamos, reflejamos, esperamos y apoyamos en lo que se despliega. Le ayudamos a formar una relación con lo que acontece. El cliente puede verificar si es eso lo que siente, si encaja. Si surgiesen sensaciones intensas, nuevas, volver a despejar para no identificarse. El proceso de los pasos no es lineal, sino a veces circular, especialmente en combinación con TCB por el


efecto tan profundo del contacto y las sugerencias del terapeuta en relación con los patrones del organismo.

Resonar: Es el momento de significar lo sentido, si es posible. El cambio corporalmente sentido confirma el asidero, la simbolización. Podemos decir: “¿Cómo te hace sentir?” “¿Cómo es para ti darte cuenta de …?” Se precisa más la sensación sentida y la acompañamos en este despliegue verbal, gestual, etc. Pueden surgir reacciones de movimientos, bostezos, suspiros…” Lo acompañamos incluso resonándoselo. “Veo que estas moviéndote o que sonríes. Te ha cambiado la expresión del rostro, etc.” Le ayudamos en el reconocimiento de todo sin juicio. Puede estar bien dejarlo aquí y pasar al 6. Paso del cierre de la sesión. Pero según como va, puede ser de ayuda el 5. Paso de Focusing.

Preguntar: Puede facilitar la profundización en las sensaciones, el avance del proceso, algo que permite un cambio sentido ante la vivencia de todo lo que tiene que ver con…

Podemos sugerir una pregunta: ¿Qué es lo tan… duro, cansado, apretado… (usar la palabra de la persona) de esto?, ¿Qué es lo peor/mejor de esto? ¿Qué sientes que necesitas en este momento? ¿A qué te invita? ¿Hay algún pasito que deseas dar con esto? etc. No son preguntas directas ni directivas. Proponemos al cliente a hacérselo a su sensación. La pregunta que necesita la persona está implícita. Apoyamos a la persona a escuchar en lo sutil, solo la rescatamos, no nos la inventamos. Esperamos a que este proceso se termine suavemente. Podemos decirle que todo esto está ahí y que puede volver sobre ello cuando quiera.

Recibir, proteger y agradecer: La actitud Focusing es de aceptación de lo es, mucho o poco. Está bien así. Invitamos al cliente a recibir lo que ha venido, a proteger su experiencia ante la duda y las voces críticas, agradecer a su cuerpo la comunicación y cuidar lo que ha surgido. Se puede hacer en aquella postura en la que el terapeuta acostumbra a terminar o la que sea de forma natural la del cierre, por ejemplo, de lado en postura fetal suele ir muy bien. Un cambio de postura ayuda a integrar mejor lo que ha vivido el organismo.

LA MAREA

39


La enfermedad es vivir en la rutina, con valores ajenos sin haber estado nunca en contacto con la vida que fluye dentro de cada uno, sin haber sentido la complejidad de las propias experiencias, de donde surgen las alternativas.

Tanto Focusing como TCB requieren un entrenamiento y un profundo interés en la persona y su proceso. Mi intención al escribir este artículo es daros a conocer esa posibilidad de combinar dos métodos cercanos tanto en sus objetivos como en su filosofía. Me dirijo principalmente a personas que trabajan con TCB, pero me encantaría que también llegara a otras personas interesadas. Espero haber suscitado en ti una curiosidad en este método o quizás solo alguna pequeña reflexión acerca de un detalle mencionado.

Te invito a recibir, agradecer y proteger las sensaciones que emergen desde ese lugar sagrado en ti y te dejes llevar por esa inmensa creatividad que llevas dentro.

40

LA MAREA


Libros Co-editados por la Asociación Española de Biodinámica Craneosacral TERAPIA CRANEOSACRAL BIODINÁMICA AVANZADA

··

Michael Shea Ed. El Grano de Mostaza Ediciones, S. L 225 pág. 16€

·

En este magnífico volumen Michel Shea vierte generosamente sus 40 años de experiencia como pionero y formador en el campo de la terapia craneosacral biodinámica, ofreciendo tanto al terapeuta como al estudiante una enorme variedad de herramientas para el desarrollo diario de la práctica y la profundización en el misterio de las mareas de vida que nos inundan.

DANZAR CON EL YIN Y EL YANG

· ·

John Chitty Ed. El Grano de Mostaza Ediciones, S. L 225 pág. 20€

·

Nuestras escuelas

Proporciona una visión apasionada, coherente y ecléctica de cómo el reconocimiento de antiguos conocimientos, de estrategias de tratamiento alternativas y de la neurociencia contemporánea pueden coexistir y ser mutuamente explicativos para la comprensión de la experiencia humana, además de facilitar la salud física y mental.

LA SILLA VACIA

·

Michael Boxhall Ed. El Grano de Mostaza Ediciones, S. L 192 pág. 14€

·

·

Desde un enfoque plural, el autor desgrana su filosofía vital, afín al budismo, abriendo caminos a la sanación del cuerpo y del espíritu. Contiene una variedad de estilos y un ritmo sereno, simple y poético. Este libro es una gema, rico en contenido, de espíritu cálido y amistoso con el lector. Señala de manera simple y clara cómo acceder a la presencia abierta en la vida cotidiana

BIODINÁMICA CRANEOSACRAL Franklyn Sills

· Ed. El Grano de Mostaza Ediciones, S. L · 451 pág. · 36€

La biodinámica craneosacral se enfoca en localizar los ritmos de marea más lentos y profundos generados por la acción del Aliento de Vida dentro del sistema humano. Se considera que el Aliento de Vida es la fuerza organizadora fundamental dentro del mundo natural. Biodinámica Craneosacral sigue la dirección de los últimos trabajos del doctor William Gardner Sutherland y del doctor Rollin Becker, en los que se percibe a la Fuerza de Vida como principio organizador del trabajo. El Volumen I cubre tanto la historia como las ideas conceptuales fundamentales de la Biodinámica Craneosacral, así como las relaciones más complejas de las estructuras y tejidos.

ANUNCIO

LA MAREA

41


LA TERAPIA

Y LA VERTICAL

DE LA IDENTIDAD Miguel Iribarren lo largo de años de practicar la terapia, y sobretodo de estar en compañía de algunos genios de la terapia y poder observarles en su faena gracias a mi condición de traductor, he ido destilando algunas conclusiones que me gustaría compartir. En primer lugar, en general, la terapia tiene que ver con el pasado y con nuestra historia personal, con algo que nos ha ocurrido

42

LA MAREA

y no hemos podido o sabido digerir, con alguna tendencia persona difícil de aceptar o de conciliar, o bien con alguna circunstancia de la vida, con algo “externo” que nos ocurre, como una pérdida importante, que nos golpea y puede desestructurarnos por un tiempo. Para exponer mi comprensión de la terapia, necesito antes ofrecer un pequeño mapa de la identidad humana que nos permita entender de qué esta-

mos hablando. Llamo a este pequeño mapa la “vertical de la identidad”. La identidad es eso que somos. Ahora bien, en distintos momentos de nuestra evolución podemos tener distintas identificaciones, es decir, podemos situar la identidad en distintos aspectos de nosotros mismos. Ordeno estos distintos aspectos de nosotros mismos en una línea vertical. En el esoterismo y en las tradiciones clásicas se suelen distin-


guir tres niveles de identificación, tres niveles de identidad. El camino de crecimiento personal y espiritual consiste de manera aproximada en pasar de un nivel de identificación al siguiente, y después al siguiente. Además, hemos de saber que cuando la persona se identifica con un ámbito “superior”, es decir, cuando traslada su identidad a ese otro ámbito, se desidentifica o niega lo “inferior”. Estos tres niveles clásicos son la personalidad, el alma y el ser. Pasamos a definirlos brevemente. La personalidad es lo que creemos ser inicialmente, lo que nuestros padres, la escuela y la sociedad nos han dicho que somos. Se nos ha dado un nombre y tenemos un cuerpo. Poco a poco vamos desarrollando una historia personal, una biografía. En

este primer nivel nos identificamos con nuestra historia, con los que nos ha pasado, con nuestros triunfos y fracasos, y tenemos un ideal del yo, una imagen de nosotros mismos de la que nos gustaría disfrutar y que nos gusta plasmar (y cuidar) en las mentes de los demás. En este proceso biográfico desplegamos nuestras aptitudes, habilidades y virtudes. Empezamos a vislumbrar el nivel del alma cuando nos damos cuenta de que esta existencia es una escuela y de que hemos venido aquí para aprender algo. La existencia deja de ser completamente aleatoria y sin sentido. Empezamos a ser buscadores. Hemos venido aquí para algo y puede surgir un sentido de misión. También podemos empezar a sospecha que probablemente hemos

LA MAREA

43


venido aquí muchas, muchas otras veces y que hemos ido puliendo nuestra intención. Cuanto más maduros estamos, con más claridad podemos vislumbrar qué hemos venido a hacer esta vez. Muy por encima del nivel del alma está el Ser o el Sí Mismo. La característica fundamental del Ser es que solo hay uno. Compartimos el Ser con todo lo que es, porque es una característica totalmente vertical, vacía y carente de atributos. Aquí la identidad se extiende y lo abarca todo. El Ser se mueve como uno. Para poder hacer este máximo abarcamiento, la identidad tiene que ser muy transparente, tiene que limitarse a la pura conciencia, conciencia desnuda, un sentido de identidad que no establece separaciones. Téngase en cuenta que estas definiciones son, por necesidad, muy breves y limitadas. Volvamos ahora a nuestra intención original: elucidar qué ocurre en terapia. Generalmente tenemos algo en nuestra historia, en nuestra biogra-

44

LA MAREA

fía, que no nos gusta, que se repite contra nuestro deseo, un peso que nos impide brillar. O bien nos ocurre un suceso “externo” difícil con el que tenemos que lidiar inevitablemente. O bien tenemos tendencia a ser adictos a algo, una sustancia o una actividad. Desde el punto de vista de la personalidad, la circunstancia o la cualidad desagradable y no digerida es parte de nosotros. Creemos que tenemos “defectos”, muchas veces asociados con nuestra identificación con el cuerpo y con la imagen corporal. Desde el punto de vista del alma, cada circunstancia y aparente obstáculo o problema nos ayuda a ampliar nuestra conciencia. El sentido de aprendizaje nos ayuda a recontextualizar la experiencia. Desde el punto de vista del Ser o pura concien-


cia, el problema ni siquiera existe: forma parte del “sueño” que estamos soñando aquí en la Tierra. Forma parte del sueño de la separación, que desde el nivel del Ser no existe. Desde ese nivel todo siempre es completo y perfecto, todo está entrelazado y conectado, y se mueve como una unidad. La idea que propongo es que a veces las circunstancias de nuestra vida son tan difíciles y complicadas que nos obligan, casi necesariamente, a dar un salto en la conciencia para comprenderlas, para comprendernos. El rozamiento y la tensión pueden llevar, cuando existe la debida apertura en la mente, a una ampliación de la conciencia. Cuando el sufrimiento es extremo, es, evidentemente, una llamada a despertar, en el sentido de trasladarse por la vertical de la identidad hacia un punto de vista más elevado, por enci-

ma del campo de batalla, que nos permita dar sentido a lo que ocurre. Este traslado en la vertical de la identidad siempre supone una desidentificación con el pasado, con la historia. Desde la personalidad, las cosas que nos ocurren tienen su origen fuera de nosotros y son ajenas a nuestra voluntad. El mundo nos hace cosas. Aquí existe la tendencia a culpar a Dios por las desgracias y por lo que nos pasa. Por tanto, en cierto sentido es normal temer a Dios, aunque es común que este temor se presente como miedo a la vida, miedo a vivir. Desde el Ser, todo lo que nos ocurre lo determinamos nosotros mismos desde fuera del espacio-tiempo, y todo lo que vivimos ha sido elegido por nosotros. Nuestra responsabilidad es total y Dios, que es pura conciencia de unidad, no tiene nada que ver con el viaje del hijo pródigo, que decide marcharse de casa a un país lejano. Dios, el estado de unidad, se queda esperándole en Casa (Cielo) y le recibirá con los brazos abiertos cuando vuelva.

LA MAREA

45


La historia personal, la biografía, es hija de la personalidad. Y el dolor, el sufrimiento, el trauma son formas de atraer la atención hacia la historia personal. Nuestra primera tendencia es arreglar nuestra historia, enderezarla, limpiar nuestra imagen, y todo esto está muy bien. Ahora bien, la mayoría de las modalidades terapéuticas concluyen en que lo más importante que se puede hacer es poner más conciencia, aprender de la experiencia.

46

LA MAREA

La historia traumática queda fijada por un punto de vista fijo, y el primer paso para movilizarla es ser capaz de tomar puntos de vista alternativos para contemplar que el nuestro no es la totalidad de la historia. Podemos llegar a darnos cuenta que lo que recordamos no es lo que sucedió, sino que es lo que hemos elegido recordar. También podemos darnos cuenta de que el recuerdo consciente puede cambiar el pasado. Poco a poco la proyección cede y

empezamos a ver que, en gran medida, todo está en nuestra mente. Esto es una gran oportunidad porque es entonces cuando tiene remedio. Mi hipótesis personal es que, a otro nivel, la conciencia pura, la conciencia en sí, es capaz de borrar la historia personal mediante un tránsito en la vertical de la identidad desde la personalidad al alma, y después al Ser. Este tránsito, este borrar quemar la historia, es la verdadera terapia, la terapia definitiva. Quemar la historia nos deja limpios como pura conciencia, aunque, de algún modo, la pura conciencia sale del ámbito de la historia, que es el ámbito humano. Quemar la historia nos devuelve al Ser, a lo


que no podemos dejar de ser, una dimensión vertical vacía de contenido, de historia. Ahora bien, tenemos que tener en cuenta que la historia es la unidad de significado en el ámbito humano. Estamos rodeados continuamente por las historias de la Historia, por las historias que se cuentan en las películas, por las historias que se cuentan en las novelas, por los cuentos que nos contaron de niños. La historia es la unidad de significado. Todos queremos que nos cuenten una buena historia para identificar-

nos con el héroe o la heroína. Parece que hemos venido a este mundo para ser el protagonista, el héroe de la historia. Este protagonismo que nos hace ser especiales, ser los mejores, los héroes, es lo que deseamos para completar nuestra historia, para tener una historia gloriosa. Sentimos que eso nos completará y nos dejará satisfechos. Ahora bien, en algún

momento nos sentiremos agotados de historias y nos rendiremos a lo que realmente somos, pura conciencia, fuego del espíritu o como se le quiera llamar. Creo que esta idea de una “vertical” de la identidad puede ser de ayuda para los terapeutas porque ayuda a ubicar qué quiere y dónde está el cliente, a fin de poder servirle mejor.

LA MAREA

47


CONOCES A TU

CORAZÓN oy en día consideramos fisiológicamente a la sangre como un órgano fluido de tejido conectivo dinámico que proporciona comunicación, transporte, nutrición y forma parte indispensable para las defensas y la homeostasis del cuerpo. También tiene junto al corazón una gran significación simbólica y ancestral de vida, fuerza, pureza o también violencia o muerte. El corazón es un órgano de conexión, conecta nuestra dimensión de interioridad con nuestra dimensión de exterioridad, el mundo, los otros, las cosas. Nos abre o nos cierra al mundo y en este sentido es un órgano que pertenece a nuestro Sistema Nervioso Social. La resonancia o conexión del campo magnético de nuestro corazón con la naturaleza y sus seres nos propor-

48

LA MAREA

Rosa Blanco

Osteópata Biodinámica y Naturópata ciona equilibrio y salud. Un disgusto afecta también a nuestro biocampo mostrando incoherencia en la transmisión de los impulsos eléctricos cardíacos que pueden llegar a manifestar patologías incluso mortales. Podemos revertir estos efectos con pensamientos y emociones positivas u otras técnicas que regresarán la coherencia a la frecuencia que emite nuestro corazón.


Se nos dijo que William Harvey (15781657), descubrió la circulación de la sangre en 1628, pero en realidad la dedujo. Calculó la cantidad de litros de sangre que fabrica el cuerpo con la capacidad del corazón para expulsarlos y llegó a la conclusión de que un corazón tan pequeño no podía bombear tanta sangre. Treinta años más tarde llegó el microscopio y la posibilidad de observar de forma más profunda el funcionamiento del cuerpo humano. El patrón geométrico de la espiral se encuentra en el corazón del misterio de la vida y podemos observarla por todas partes en la naturale-

za. Visualizando esta forma y gesto de la banda ventricular me vienen a la mente las palabras del embriólogo Jaap Van der Wal: “Los gestos del cuerpo humano son modelos pre-ejercitados para las posteriores funciones fisiológicas y esos modelos fisiológicos son las maquetas de los posteriores movimientos psicológicos”. Estoy convencida de que podemos añadir otras dimensiones como las emociones o movimientos del espíritu, hasta ahora desconocidas por la ciencia. Es realmente especial que sea el corazón precisamente el que manifiesta esta forma y función tan trascendentes en nuestro sistema.

Angiogénesis Como dice el profesor hispano-alemán Carlos Rodeiro, la potencia crea el canal que va generando las primeras células que se dividen en células sanguíneas y células plasmáticas que son las que van a hacer el tubo. En la fase previa al cambio el CF, Cuerpo Fluido va concentrando los movimientos del agua, los canaliza, ese agua se va gelificando y de ese

gel empiezan a surgir las células. Los capilares creados no son un sistema cerrado de tubos, sino que pueden gotear, es un sistema completamente abierto al medio que puede intercambiar con toda rapidez.

En los capilares la sangre tienen su propio movimiento celular por las fuerzas metabólicas a través del contacto con el flujo de agua, por los tejidos, por los vasos, etc. Todavía no hay circulación, solo hay una red de capilares en los que empieza a fluir la sangre a lo largo de los flancos, sobre el saco vitelino hasta llegar a una zona de meso que no le permi-

LA MAREA

49


te ir más lejos de modo que la sangre tiene que parar y dar la vuelta hasta desaparecer con el agua, el tejido,

etc. En este meso, hay una entrada constante de sangre que gira, se detiene, de modo que hay una congestión y

fluye hacia fuera, es el primordio del futuro corazón. Los capilares primitivos se expanden y reaccionan con una contracción.

Embriogénesis cardíaca Carlos Rodeiro simplifica la formación del corazón en 3 estadios de crecimiento:

fuerzas embrionárias nos acompañan durante toda la vida de adultos.

2/ El segundo es el Estadio tubular. El futuro corazón comienza siendo un fluido que formará dos canalizaciones que posteriormente se fusionan en uno solo tubo.

Cuando en el estadio plexiforme se empieza a formar el SCV Sistema Cardio Vascular, los canales de agua que van a llevar a las células en dirección craneal, primero crean el pericardio dorsal, la zona con más quietud, y delante de él se acu-

Hay varias cualidades de movimiento o campos que aparecen en ese flujo antes de que se cree el órgano y que el Dr. Blechschmidt describe en sus leyes de los fluidos, estos movimientos explican muchas de nuestras sensaciones en el transcurso de la sesión, ya que estas

50

LA MAREA

mulan las células sanguíneas y las que van a ser el corazón. Estas características junto a la descripción de la mecánica descrita por el Dr. Torrent Guasp nos dan la explicación de cómo se produce la resonáncia en el sistema de dos personas que creamos con nuestros clientes. Cuando llega el amnión, el polo craneal crecerá sobre el corazón y


el corazón y el cerebro tienen que cambiar de posición, el corazón va a descender en un gesto de espiral “Descensus cordis” (descenso del corazón) y el cerebro ascenderá (Ascensus cerebri). El corazón inicialmente aparece en la zona cervical (C3-C5) pero el plegamiento cefálico y su desarrollo, hace bajar al corazón hasta la región del ombligo, creando un campo de succión que ayuda a descender a otros órganos. Posteriormente, el desarrollo de órganos como el intestino empujan al corazón en su ascenso hasta la re-

gión torácica anterior. Los tubos endoteliales del primordio cardíaco se fusionan, el corazón se convierte en un tubo de flujo unidireccional: el polo caudal recibe sangre venosa y el polo cefálico bombea sangre arterial. El corazón en esta etapa consta ya de tres capas: endocardio, miocardio y epicardio, de una consistencia gelatinosa. El corazón durante su recorrido realiza una série de movimientos y rotaciones que crean el campo de succión que llevará a los demás órganos a sus posiciones definitivas.

El tejido sanguíneo tiene la capacidad por su composición de resonar e intercambiar información de y por todo el sistema. A través de los capilares la sangre conecta con el cuerpo y es informada de su estado. En en el corazón la sangre descansa y entrega la información. El corazón posee su propia inteligencia y conciencia, es la primera cabeza durante el desarrollo embrionário y nuestro centro a distintos niveles. Es el órgano que produce la resonáncia entre nuestra interioridad y el mundo que nos rodea, capaz de cambiar la vibración de nuestro biocampo, y de influir y transformar la biósfera que nos rodea, especialmente si hay conciencia.

LA MAREA

51


El Espíritu

y sus implicaciones

en nuestro trabajo… Extracto conferencia Mike Boxhall (Este texto supone una pequeña parte de la conferencia que impartirá Mike Boxhall en el próximo Congreso de la Asociación de Terapia Biodinámica Craneosacral en octubre de 2018)

52

LA MAREA


egún puedo observar en el panfleto, se supone que debo hablar del Espíritu y sus implicaciones en nuestro trabajo… Permitidme introducir este tema tan extraordinariamente difícil con un par de definiciones, empezando por mi interpretación de la pregunta, “¿Qué es la Terapia Cranesoacral?” Ya he dicho que admiro la forma en la que se enseña el curso fundacional en las distintas escuelas de España. Es esencial que este trabajo de base se haga bien: podremos volar tan alto como nos permita la plataforma de despegue que hayamos integrado. Debe haber una base sólida. Como he podido atestiguar, dicha plataforma existe.

Hay muchos niveles de trabajo Craneosacral y además hay muchas otras disciplinas que son muy válidas y útiles; podemos añadirlas a nuestro repertorio de herramientas de sanación; una no tiene porqué suponer la negación de la otra. Soy un gran creyente en el principio de inclusividad. Uno puede traer al trabajo todo tipo de experiencias para poder beneficiar al paciente. Hoy sabemos de algunas exposiciones muy ricas a las que se ha visto sometido el modelo básico Craneal; sabemos de las potenciales sinergias que surgen con este trabajo. Estoy sobrecogido por las habilidades de la gente y lo que pueden llegar hacer, así como la devoción que ponen en lo que están haciendo. Algunos niveles están firmemente orientados hacia el funcionamien-

to del cuerpo. Bien, al fin y al cabo, es ahí donde están localizados todos los mecanismos del cuerpo. Algunos están más orientados de forma específica hacia la psique y hacia el nivel emocional; bien, después de todo es ahí donde todos los conceptos y los juicios están almacenados junto a las reacciones emocionales que producen malestar en el cuerpo. ¿Qué hay entonces del Espíritu? Aquí debo construir otra definición; pero primero dejadme citar una definición de la Terapia Craneosacral (TCS) que he acuñado… En su forma más sutil, la Terapia Biodinámica Craneosacral es un viaje, hecho en compañía, que facilita la revelación de la salud Espiritual que subyace a toda patología. Las implicaciones de esta afirmación son muy poderosas…

LA MAREA

53


Lo que tratamos de hacer en nuestra práctica, junto a otra persona, es entrar en un estado que está por debajo o a un nivel más profundo del nivel en el que la enfermedad se manifiesta. Un lugar del Espíritu o una “intención original”, aún no expresada, en el que la elección existe cuando nos acordamos de dicha “intención original”; cuando nos acordamos que no somos una víctima de una experiencia vital no digerida y que nos desempodera. El Espíritu es lo que llamo “aquello que subyace y que es la causa última de toda forma de vida”. El genoma no causa la vida, sólo dicta la forma que asume. El Espíritu es el nombre que doy a la fuerza que hace que la forma surja de la vacuidad, junto a la práctica de la vacuidad. Si el practicante se aproxima al cliente desde un espacio lo más profundo que él o ella pueda asimilar, y desde ahí trata de entrar en contacto con el cliente, entonces llegará

54

LA MAREA

a este contacto no con sus manos o su mente (en esencia, las manos son sólo una convención) sino desde ese lugar que ambos han alcanzado con la práctica. Entonces la terapeuta tocará ese lugar profundo en el cliente, lo sepa el cliente a nivel cognitivo o no. Lo que estás alcanzando es un lugar en el que la separación que se describe en la historia de Adán y Eva es, de hecho, una buena descripción de cómo surge el ego personal y el intelecto. Veo en esta historia la primera descripción de la separación de mi yo respecto a mi Fuente –la Fuente que no es el intelecto sino la inteligencia misma. La inteligencia puede se descrita como la vacuidad que contiene un potencial infinito, y ese potencial infinito toma la forma de cualquier forma en la que lo podamos pensar - pensamientos, sentimientos, una casa, un coche, el


viento, el sol, el universo. La inteligencia toma forma y cuando su propósito ha tocado su fin, vuelve a la vacuidad. Podemos aproximarnos al cliente desde un lugar tan profundo que puede que ya no estemos apegados a nuestra separación de la inteligencia. En este nivel, estaremos en relación con el cliente dentro de un nivel en el que ya no habrá ninguna separación entre el cliente y

su propia Fuente. Ya no hay separación de nosotros respecto a nuestra propia Fuente; estaremos en una práctica que está unida al cliente, y entonces, la sinergia de esta unión hará el trabajo. Parafraseando otra vez a Sutherland, “puedes descansar en la marea”. La inteligencia misma está trabajando en ese mismo momento.

El editor

ANUNCIOS

LA MAREA

55


ANUNCIOS

56

LA MAREA


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.