Issuu on Google+

La Seu

PARROQUIA DE SANTA MARÍA • XÀTIVA Hoja Parroquial - Nº 391 Domingo 14 de marzo de 2010 4º de Cuaresma

El Padre era el que más lloraba

Frases del Evangelio eVangeLio SegÚn San LuCaS 15, 1-3.11-32 Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus criados: “Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado.” Y empezaron el banquete. 1


El Abad La Cuaresma es tiempo apropiado para reconocer nuestras faltas, para recorrer nuestro interior y vernos tal y como somos, lo que pensamos, cómo actuamos y lo que hacemos. Y si todo este recorrido alucinante es sincero nos puede hacer un gran bien. Después de realizar este chequeo, sacar consecuencias prácticas. Es decir, rectificar lo que sea, echar fuera de nuestra vida lo que molesta, limpiar todo aquello que esté sucio. Y al ser nosotros cristianos, hacerlo bajo el prisma de la fe, pasarlo por el filtro de la oración, ofrecerlo en sentido penitencial y llevarlo a la confesión, sacramento de la reconciliación, del abrazo de Dios. En nuestra vida espiritual, el examen personal de conciencia es necesario para ver lo que somos; de lo contrario podemos acostumbrarnos a vivir entremezclados con una vida defectuosa o pecaminosa y eso no nos hace ningún bien, todo lo contrario, nos hace mediocres en la vida cristiana. Por eso la necesidad de revisar la vida y todo lo que conlleva. La Cuaresma es el tiempo favorable, es el tiempo de la gracia, es el tiempo de la misericordia de Dios; san Pablo dirá que la gracia de Jesucristo es un derroche para con nosotros. Debemos aprovechar, pues, la Cuaresma de 2010, para mejorar nuestra espiritualidad y reforzar nuestro compromiso eclesial y parroquial. Cuántas veces, después de leer o escuchar algún pasaje de la santa Biblia, hemos sentido la fuerza de Dios, su caricia, su invitación a cambiar, a rectificar, a purificar nuestra forma de ser. ¡Cuánta fuerza tiene la Palabra de Dios! Dejémonos empapar por esa Palabra de vida. Hoy en el Evangelio de san Lucas escucharemos la parábola del Hijo Pródigo: ¡cuánto bien ha hecho esa parábola en el mundo! Tengo testimonios de jóvenes que al escuchar su lectura se han planteado su vida. Les ofrezco uno de ellos que considero precioso y de gran calado: “Hola Padre: tengo 17 años. Soy una de aquellas 52 muchachas que le escucharon durante tres días. No voy a decir mi nombre, pero, para que se haga una idea: si usted preguntara por mí (diciendo mi nombre) a la gente que me rodea, no encontraría muy buenas palabras… aunque espero que pronto cambien las cosas. El primer día, nos dijo que usted se contentaría con que su mensaje llegase a una sola de nosotras. Bien, me creo en el deber de decirle que ese mensaje llegó, por lo menos, a una: a mí. Ninguno de mis amigos (con mi edad, con mis gustos, con mi misma manera de vestir, con mi manera de ver la vida…) me hubiera convencido nunca de cualquier simpleza como usted lo hizo en 3 días, y de algo grande. Y conste que tengo fama de “cabezota”; lo de cabezota creo que ya era inevitable, porque siempre he tenido en torno a mí amigos y familiares que 2


no dejan de repetirme lo guapa, lo inteligente que soy (y creo que se me subió a la cabeza), la verdad es que he tardado demasiado en hacerme mayor. El primer día, por la mañana, esperaba un día de lo más aburrido, y me repetía lo de siempre: a mí no me comen el coco; ahora hay que vivir, cuando cumpla los 60 iré a misa todos los días para compensar. Además, como madre va… Y me puse a jugar a los barcos con mi compañera. Pero llegó usted y empezó a contarnos cosas de chicos y chicas como nosotras, que son capaces de vivir su fe, y, tranquilamente, ponerla en práctica. En seguida me entraron unas ganas enormes de ser como ellos. Yo creía que ya no había gente así. El segundo día fue algo especial. Vi en el vídeo su pueblo, y vi que aquello era real; vi cómo los que hablaban eran poco mayores que yo, y no lo vi tan imposible. Luego nos contó la parábola del “Hijo Pródigo” y, bueno, creo que a cada una nos llega dentro una “cosa” distinta, mi “cosa” fue esa parábola. La había escuchado muchas veces, pero nunca de aquella manera, como usted lo hizo, Padre, sin parecer un charlatán que tratara de vendernos algo. Ya en casa, me dije: ¿a qué jugamos, hermosa? (yo llevaba como dos años sin ir a misa los domingos). Me fui a confesarme. ¿Puede creerse, Padre, que mientras me confesaba, lloré? Yo, que siempre he ido con la cabeza bien alta, estaba llorando de verdad. Me quedé a la misa y comulgué. Al día siguiente tuve la suerte de que me tocara un póster (le pedí a Dios recordarle siempre y ya tengo con qué). Era el último póster pero Él se acordó. Gracias, Padre, porque sin usted, yo nunca hubiera dado este paso. No sé si esta carta le llegará algún día, pero si es así, ánimo, su obra es buena y Dios lo sabe, por eso le ayuda y le mima. Es curioso que en un mundo donde sobran mitos y ejemplos a seguir por la juventud, yo haya encontrado mis ideales en chicos de una parroquia de pueblo. Unos ideales que no me han dado las discotecas, ni el cine, ni Richard Gere, ni Michael Jackson. Me los ha dado usted. Estoy segura que recibirá cantidad de cartas como ésta, espero no haberle aburrido mucho, pero para mí era importante que usted supiera el bien que me ha hecho. Perdóneme por enrollarme y si no ha entendido la letra. Nunca aprenderé a despedirme. Sólo sé decir “adiós”. Un beso”.

Oración de la Misa del Domingo Señor, que reconcilias a los hombres contigo por tu Palabra hecha carne, haz que el pueblo cristiano se apresure, con fe viva y entrega generosa, a celebrar las próximas fiestas pascuales.

Beneiré el Senyor en tot moment, tindré sempre als llavis la seu lloança. La meua ànima es glòria en el Senyor; se n’alegraran els humils quan ho senten.

Salm 33 3


Para saborear durante la semana Tres son, hermanos, los resortes que hacen que la fe se mantenga firme, la devoción sea constante, y la virtud permanente. Estos tres resortes son: la oración, el ayuno y la misericordia. Porque la oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe. Oración, misericordia y ayuno constituyen una sola y única cosa, y se vitalizan recíprocamente. SAN PEDRO CRiSÓLOGO, OBiSPO El alma del hombre tiene que ser pura, como un espejo brillante. Cuando en el espejo se produce el orín, no se puede ver el rostro de una persona; de la misma manera, cuando el pecado está en el hombre, el hombre ya no puede contemplar a Dios. SAN TEÓFiLO DE ANTiOQUÍA, OBiSPO Que ni siquiera la noche interrumpa tus quehaceres de misericordia. No digas: Vuelve, que mañana te ayudaré. Que nada se interponga entre tu propósito y su realización. Porque las obras de caridad son las únicas que no admiten demora. SAN GREGORiO NACiANCENO, OBiSPO

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica ¿CuáLeS Son LoS LugareS faVoraBLeS para La oraCión? Preg. 566, Pág. 197. Se puede orar en cualquier sitio, pero elegir bien el lugar tiene importancia para la oración. El templo es el lugar propio de la oración litúrgica y de la adoración eucarística; también otros lugares ayudan a orar, como “un rincón de oración” en la casa familiar, un monasterio, o un santuario. 4


La Palabra del Papa AUDIENCIA GENERAL Miércoles 3 de marzo de 2010 San Buenaventura Queridos hermanos y hermanas: Hoy quiero hablar de san Buenaventura de Bagnoregio. Os confieso que, al proponeros este tema, siento cierta nostalgia, porque pienso en los trabajos de investigación que, como joven estudioso, realicé precisamente sobre este autor, especialmente importante para mí. Su conocimiento incidió notablemente en mi formación. Con gran gozo, hace algunos meses hice una peregrinación a su lugar natal, Bagnoregio, una pequeña ciudad italiana del Lacio, que custodia su memoria con veneración. Nació probablemente en 1217 y murió en 1274; vivió en el siglo XIII, una época en la que la fe cristiana, que había penetrado profundamente en la cultura y en la sociedad de Europa, inspiró obras imperecederas en el campo de la literatura, de las artes visuales, de la filosofía y de la teología. Entre las grandes figuras cristianas que contribuyeron a la composición de esta armonía entre fe y cultura destaca Buenaventura, hombre de acción y de contemplación, de profunda piedad y de prudencia en el gobierno. Se llamaba Giovanni da Fidanza. Un episodio que sucedió cuando todavía era un muchacho marcó profundamente su vida, como él mismo relata. Se veía 5


La Palabra del Papa

afectado por una grave enfermedad y ni siquiera su padre, que era médico, esperaba ya salvarlo de la muerte. Entonces, su madre recurrió a la intercesión de san Francisco de Asís, canonizado hacía poco. Y Giovanni se curó. La figura del “Poverello” de Asís llegó a ser todavía más familiar para él algunos años más tarde, cuando se encontraba en París, donde estudiaba. Había obtenido el diploma de maestro de Artes, que podríamos comparar con el de un prestigioso instituto de nuestros tiempos. En ese momento, al igual que muchos jóvenes del pasado y también de hoy, Giovanni se planteó una pregunta crucial: “¿Qué debo hacer con mi vida?”. Fascinado por el testimonio de fervor y radicalidad evangélica de los Frailes Menores, que habían llegado a París en 1219, Giovanni llamó a las puertas del convento franciscano de esa ciudad, y pidió ser acogido en la gran familia de los discípulos de Francisco. Muchos años después, explicó las razones de su elección: en san Francisco y en el movimiento que él inició reconocía la acción de Cristo. En una carta dirigida a otro fraile escribía lo siguiente: “Confieso ante Dios que la razón que me llevó a amar más la vida del beato Francisco es que esta se parece a los comienzos y al crecimiento de la Iglesia. La Iglesia comenzó con simples pescadores, y después se enriqueció de doctores muy ilustres y sabios; la religión del beato Francisco no fue establecida por la prudencia de los hombres, sino por Cristo” (Epistula de tribus quaestionibus ad magistrum innominatum, en Opere di San Bonaventura. Introduzione generale, Roma 1990, p. 29). Por lo tanto, alrededor del año 1243 Giovanni vistió el sayal franciscano y asumió el nombre de Buenaventura. En seguida fue destinado a los estudios, y se matriculó en la Facultad de teología de la Universidad de París, donde siguió un conjunto de cursos muy arduos. Obtuvo varios títulos requeridos por la carrera académica, los de “bachiller bíblico” y de “bachiller sentenciario”. Así Buenaventura estudió a fondo la Sagrada Escritura; las Sentencias de Pedro Lombardo, el manual de teología de aquel tiempo; y los autores de teología más importantes y, en contacto con los maestros y los estudiantes que afluían a París desde toda Europa, maduró su propia reflexión personal y una sensibilidad espiritual de gran valor que, a lo largo de los años sucesivos, supo infundir en sus obras y en sus sermones, convirtiéndose así en uno de los teólogos más importantes de la historia de la Iglesia. Es significativo recordar el título de la tesis que defendió para ser habilitado a la enseñanza de la teología, la licentia ubique docendi, como se decía entonces. Su disertación llevaba por título: Cuestiones sobre el conocimiento de Cristo. Este tema muestra el papel central que Cristo tuvo siempre en la vida y en las enseñanzas de Buenaventura. Sin duda podemos decir que todo su pensamiento fue profundamente cristocéntrico. En aquellos años en París, la ciudad de adopción de Buenaventura, estalla una violenta polémica contra los Frailes Menores de san Francisco de Asís y los Frailes Predicadores de santo Domingo de Guzmán. Se contestaba su derecho a enseñar en la universidad, e incluso se ponía en duda la autenticidad de su vida consagrada. Ciertamente, los cambios introducidos por las Órdenes Mendicantes 6


en el modo de entender la vida religiosa, de los que he hablado en mis catequesis anteriores, eran tan innovadores que no todos llegaban a comprenderlos. Se añadían también, como alguna vez sucede incluso entre personas sinceramente religiosas, motivos de debilidad humana, como la envidia y los celos. Buenaventura, aunque rodeado por la oposición de los demás maestros universitarios, había comenzado a enseñar en la cátedra de teología de los Franciscanos y, para responder a quien criticaba a las Órdenes Mendicantes, compuso un escrito titulado La perfección evangélica; en el que demuestra como las Órdenes Mendicantes, especialmente los Frailes Menores, practicando los votos de pobreza, de castidad y de obediencia, seguían los consejos del Evangelio. Más allá de estas circunstancias históricas, la enseñanza de Buenaventura en esta obra y en su vida sigue siendo actual: la Iglesia es más luminosa y bella gracias a la fidelidad a la vocación de estos hijos suyos y de aquellas hijas suyas que no sólo ponen en práctica los preceptos evangélicos, sino que por gracia de Dios, están llamados a guardar los consejos y así testimonian, con su estilo de vida pobre, casto y obediente, que el Evangelio es fuente de gozo y de perfección. El conflicto se apaciguó, por lo menos durante algún tiempo, y, por intervención personal del Papa Alejandro iv, en 1257, Buenaventura fue oficialmente reconocido como doctor y maestro de la universidad parisina. Sin embargo, tuvo que renunciar a este prestigioso cargo, porque en ese mismo año el capítulo general de la Orden lo eligió ministro general. Desempeñó ese cargo durante diecisiete años con sabiduría y entrega, visitando las provincias, escribiendo a los hermanos, interviniendo alguna vez con una cierta severidad para eliminar abusos. Cuando Buenaventura inició este servicio, la Orden de los Frailes Menores se había desarrollado de modo prodigioso: los frailes esparcidos por todo Occidente eran más de 30.000, con presencias misioneras en el norte de África, en Oriente Medio, e incluso en Pekín. Era necesario consolidar esta expansión y, sobre todo, conferirle unidad de acción y de espíritu, guardando plena fidelidad al carisma de Francisco. De hecho, entre los seguidores del santo de Asís había distintos modos de interpretar el mensaje, existía realmente el riesgo de una fractura interna. Para evitar este peligro, en 1260, el capítulo general de la Orden en Narbona aceptó y ratificó un texto propuesto por Buenaventura, en el que se recogían y se unificaban las normas que regulaban la vida diaria de los Frailes Menores. Buenaventura intuía, sin embargo, que las disposiciones legislativas, si bien se inspiraban en la sabiduría y la moderación, no eran suficientes para asegurar la comunión del espíritu y de los corazones. Era necesario que se compartieran los mismos ideales y las mismas motivaciones. Por esta razón, Buenaventura quiso presentar el auténtico carisma de Francisco, su vida y su enseñanza. Por eso recogió con gran celo documentos relativos al “Poverello” y escuchó con atención los recuerdos de quienes habían conocido directamente a Francisco. Nació así una biografía del santo de Asís bien fundada históricamente, titulada Legenda Maior, redactada también de forma más sucinta, y llamada por eso Legenda minor. La palabra latina, a diferencia de la italiana, no 7


La Palabra del Papa

indica un fruto de la fantasía, sino, al contrario, “Legenda” significa un texto autorizado, “para leer” oficialmente. En efecto, el capítulo general de los Frailes Menores de 1263, reunido en Pisa, reconoció en la biografía de san Buenaventura el retrato más fiel del fundador y se convirtió en la biografía oficial del santo. Cuál es la imagen de san Francisco que brota del corazón y de la pluma de su hijo devoto y sucesor, san Buenaventura? El punto esencial: Francisco es un alter Christus, un hombre que buscó apasionadamente a Cristo. En el amor que impulsa a la imitación, se conformó totalmente a él. Buenaventura señalaba este ideal vivo a todos los seguidores de Francisco. Este ideal, válido para todo cristiano, ayer, hoy y siempre, fue indicado como programa también para la Iglesia del tercer milenio por mi Predecesor, el venerable Juan Pablo II. Ese programa, escribía en su carta Novo Millennio ineunte, se centra “en Cristo mismo, al que hay que conocer, amar e imitar, para vivir en él la vida trinitaria y transformar con él la historia hasta su perfeccionamiento en la Jerusalén celeste” (n. 29). En 1273 la vida de san Buenaventura conoció otro cambio. El Papa Gregorio X lo quiso consagrar obispo y nombrar cardenal. Le pidió también que preparara un importantísimo acontecimiento eclesial: el II concilio ecuménico de Lyon, que tenía como objetivo restablecer la comunión entre la Iglesia latina y la griega. Se dedicó a esta tarea con diligencia, pero no logró ver la conclusión de esa asamblea ecuménica, porque murió durante su celebración. Un notario pontificio anónimo compuso un elogio de Buenaventura, que nos da un retrato conclusivo de este gran santo y excelente teólogo: “Hombre bueno, afable, piadoso y misericordioso, lleno de virtudes, amado por Dios y por los hombres... De hecho, Dios le había concedido una gracia tan grande, que todos los que lo veían quedaban invadidos por un amor que el corazón no podía ocultar” (cf. J.G. Bougerol, Bonaventura, en A. Vauchez (a cura), Storia dei santi e della santità cristiana. Vol. vi. L’epoca del rinnovamento evangelico, Milano 1991, p. 91). Recojamos la herencia de este santo doctor de la Iglesia, que nos recuerda el sentido de nuestra vida con las siguientes palabras: “En la tierra... podemos contemplar la inmensidad divina mediante el razonamiento y la admiración; en la patria celestial, en cambio, mediante la visión, cuando seremos hechos semejantes a Dios, y mediante el éxtasis... entraremos en el gozo de Dios” (La conoscenza di Cristo, q. 6, conclusione, en Opere di San Bonaventura. Opuscoli Teologici /1, Roma 1993, p. 187). 8


La santa Cruz de Caravaca (5) Año Jubilar 2010 La Stma. Cruz a lo largo de la historia. Epoca Contemporánea

Debido a la invasión napoleónica, la Cruz fue trasladada desde el castillo a la parroquia del Salvador y allí fue ocultada en una caja enterrada para evitar la rapiña de los franceses. Aquí estuvo desde 1809 hasta quizás 1818, ya que el Castillo fue fortificado para uso militar y la iglesia ocupada en estos menesteres. En el Salvador se celebraría cada año el “Baño del Vino” con la Reliquia. Se evitó el robo de la Cruz durante la estancia de las tropas francesas en Caravaca, pero no el de la custodia, regalo del marqués de los Vélez, la cual fue recuperada después. Durante todo el siglo xix y principios del xx se estructuran definitivamente todos los rituales de la Cruz y las formas de las celebraciones de mayo en su honor, que es el armazón de las fiestas conmemorativas actuales. El hecho más lamentable de toda la historia de la Cruz y de Caravaca fue el acaecido en la noche-madrugada del día doce al trece de febrero de 1934. Fue un robo sacrílego de carácter político-religioso que dejó consternada a la ciudad durante algunos años. Era el miércoles de ceniza cuando, por la mañana, se descubrió el sagrario abierto y vacío sin la Reliquia, habiendo dejado los ladrones la caja-estuche del siglo xiv en donde se guardaba la Cruz. A las 9 del día trece corrió la noticia y la tensión suscitada fue enorme. Las diligencias y pesquisas judiciales y policiales no dieron resultado positivo. 9


Año Vicentino en la Colegiata Sant Vicent de nou a Xàtiva. 1410-2010 (21) Para conocer a sant Vicent 53. Casamiento de Martín, rey de Aragón, Cataluña y Valencia.

Tuvo lugar en Barcelona el año 1409, tomando por esposa a Margarita de Prades, oficiando en la ceremonia sant Vicent y dándoles la bendición nupcial el cardenal Pedro Luna, entonces Papa Benedicto XIII.

54. ¿Dónde fueron Benedicto XIII y sant Vicent después de la boda del rey Martín?

Al Real Monasterio de Nuestra Señora de Monserrat, el santuario más venerado de Cataluña.

Fechas importantes: 17 y 18 de abril. Sant Vicent en Xàtiva. Visita de la Reliquia Insigne a la Colegiata.

Preparemos espiritualmente esta Visita de sant Vicent a nuestra Comunidad cristiana y, como lo hizo en 1410, recibámosle con entusiasmo y fervor. La Reliquia Insigne llegará el sábado 17 de abril a la puerta de la iglesia de sant Francesc a las 7:30 de la tarde y allí se le recibirá con todos los honores. La entraremos al interior de la iglesia y celebraremos la santa Misa. Luego. en procesión. la llevaremos a la Colegiata donde podrá ser venerada por todos los que lo deseen. El domingo 18 permanecerá todo el día en la Seu. Por la tarde se celebrará la Misa solemne en honor de sant Vicent. 10


Especial san José

1. La figura de San joSé inVita efiCazmente a una refLeXión Cada Vez máS honda SoBre eL proVidenCiaL deStino que eL padre deL CieLo Le SeñaLó.

La devoción a san José es tan antigua como la presencia de Jesús en la tierra y me atrevo a decir que aún antes, en el momento en que se conocieron José y María y surgió entre ellos el amor que les llevaría al matrimonio en Nazaret, su pueblo.

Yo trato de imaginarme esta bella pareja de jóvenes, cómo se mirarían, cómo se buscarían para estar juntos y conocerse; cómo hablarían de sus futuros proyectos. Seguro que fue una pareja maravillosa y llena de encanto en la que nunca meditaremos suficiente. Pensemos, pues, que los primeros devotos de José fueron, primero María y, luego, su hijo Jesús, el niño y el joven Jesús. ¡Con cuánta admiración le miraría Jesús! La iconografía nos lo presenta siempre llevando al Niño Jesús en brazos y de la mano, pero siempre juntos. Nunca José contó con mejores y mayores devotos y admiradores. Ellos nos dieron ejemplo de amor y entrega a san José. Luego aparecieron las primeras comunidades cristianas. El código de enseñanzas de estas comunidades está recogido en los Evangelios. San Mateo, que escribió la tradición cristiana vivida por una comunidad compuesta por judíos y paganos, es como el actuario de su pensamiento y de su fe en Cristo. El Evangelista escribe en los dos primeros capítulos de su Evangelio la misión y actuación de José al lado de Jesús y de María. La comunidad para la que escribió Mateo y él mismo se muestra ya devoto de san José y dice de él todas sus grandezas: su papel en la Historia de la Salvación, sus virtudes, su sencillez y su silencio. Luego se extiende sobre José el olvido. Pasan dos siglos en que no se le nombra más que indirectamente. Estas lagunas las llenan los llamados evangelios apócrifos, en los que la fantasía domina 11


Especial San José

todas las escenas. En estos escritos se habla mucho de san José, pero se le desfigura, se le empequeñece. El culto a los Mártires, el único admitido en los primeros siglos de la Iglesia, impide que se le tribute a José, como a María, culto alguno en las asambleas cristianas. Pero la doctrina sobre el esposo de la Virgen María crece ya de manera incontenible desde san Agustín. Y en la Edad Media cobra entidad propia. San Juan Crisóstomo en la Iglesia Oriental influye en el progreso de la doctrina de san José. Santa Teresa de Jesús es una gran devota de san José y contribuirá a la propagación de su devoción. Dirá esa gran mujer y santa que nunca san José ha dejado de concederle nada de lo que le ha pedido, y era mucho lo que continuamente le pedía. El primer convento fundado en Ávila por la Santa lo dedicó a san José.

2. deBemoS aCerCamoS aL San joSé de LaS pequeñaS CoSaS: humiLde, ConStante, Siempre honrado y Creyente, homBre juSto; eL de LaS poCaS CoSaS y grande aLma.

El puesto de san José en la Historia de la salvación tiene una relevancia singular. El Custodio del Redentor; el Custodio de los misterios de la fe, le llama la liturgia del día de la fiesta; servidor fiel y solícito y esposo y padre amoroso también la misma liturgia. La dignidad y la santidad de un ser humano están en proporción directa con su proximidad a la persona y a la gracia de Jesucristo. Y digo, después de la Virgen, ¿hubo alguien más cercano a Jesús que su padre José? San José disfrutó 12

y gozó sobremanera de esa proximidad toda su vida. ¡Ahí radica la grandeza de san José! La cristiandad concedió mayor grandeza y dignidad, primero a san Juan Bautista, seguido de los Apóstoles. A Juan, porque Cristo dijo de él que era el mayor de los nacidos de mujer. A los Apóstoles, porque fueron elegidos por el mismo Jesús para formar el grupo de los Doce y sobre ellos la Iglesia. Y habría que decir que de ninguna manera va contra la Sagrada Escritura que san José fue de mayor dignidad y gracia. La misión de los Apóstoles va relacionada con la Iglesia; la de san José va dirigida directamente a la persona de Jesús. No olvidemos que san José fue llamado por Dios para ser el esposo de María, Madre del Verbo. El Ángel demanda al joven José tres cosas:


• Recibir a María en su casa. • Ser padre de Jesús. • Imponer nombre al Niño. Se dan aquí la llamada, la invitación por parte de Dios y la aceptación silenciosa, pero eficaz de José, que consistió en seguir todo lo que Dios le manifestó por medio del ángel Gabriel. Debemos tener en cuenta algo muy importante en la paternidad y en la misión que Dios da a José. El padre tiene el derecho y el deber de poner el nombre a su hijo, así por ejemplo, Zacarías pone a su hijo el nombre de Juan. El Ángel dice a José: Y tú le pondrás por nombre Jesús. Y también los evangelistas Mateo y Lucas trazan las genealogías de José hasta Jesús y de esa manera demuestran palpablemente que José fue verdadero padre de Jesús. Queda claro que José no engendró a Jesús, pero comparte los cuidados, las vigilias, las inquietudes y desvelos con María hacia el Niño y Joven Jesús. San José fue, además, conforme a los planes divinos de la redención, absolutamente necesario para la venida de Cristo al mundo. José fue una pieza esencial en los planes de Dios para la Encarnación. Bellas son estas palabras del Papa Pablo VI: “Honramos e invocamos a san José: el humilde obrero, esposo de la Virgen, padre legal de Jesús, que dio a Cristo una familia, la patria, la herencia histórica de la estirpe de David, el hogar, el pan, el lenguaje, la educación del pueblo, el trabajo, la profesión, la custodia…” Y no menos admirables las palabras del Papa Juan Pablo II, el Grande, entresacadas de su encíclica el Custodio del Redentor:

“Llamado a ser el custodio del Redentor, José hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer. Desde los primeros siglos, los Padres de la Iglesia, inspirándose en el Evangelio, han subrayado que san José, al igual que cuidó amorosamente a María y se dedicó con gozoso empeño a la educación de Jesucristo, también custodia y protege su cuerpo místico, la Iglesia, de la que la Virgen santa es figura y modelo”. También el Papa Benedicto habló de san José mostrándolo como ejemplo para las familias, con estas palabras: “El ejemplo de san José es una fuerte invitación para todos nosotros a realizar con fidelidad, sencillez y modestia la tarea que la Providencia nos ha asignado. Pienso, ante todo, en los padres y en las madres de familia, y ruego para que aprecien siempre la belleza de una vida sencilla y laboriosa, cultivando con solicitud la relación conyugal y cumpliendo con entusiasmo la grande y difícil misión educativa”. 13


San Francisco de Borja: V Centenario: 1510-2010 (21) Desde la Hoja Parroquial queremos rendir homenaje a san Francisco de Borja, en el V centenario de su nacimiento, ofreciendo rasgos de su vida para que podamos conocer a quien fue Santo y Grande de España.

10. Superior General de los jesuítas

El día 2 de julio de 1565 la Congregación General de los Jesuitas eligió en Roma Prepósito General de la Orden al padre Francisco de Borja, el ex Duque de Gandía, Marqués de Llombai, Grande de España; Cándido de Dalmases nos dice en su obra que el Prepósito Borja escribió a la marquesa de Cenete, María de Mendoza comunicándole la elección que habían hecho de su persona y le manifiesta la importancia que para él tienen “los príncipes de la tierra” –él lo fue– puestos por Dios para servirlos, lema que había hecho regla de su vida. Francisco de Borja ese mismo día escribió en su Diario espiritual “Consolación. Día de mi cruz”. Una nueva vida comienza para Borja, sobre sus espaldas y en su corazón, está toda la Compañía de Jesús y será él quien la impulse y dirija en estos comienzos. La huella, la ilusión, el ímpetu de Francisco de Borja quedará muy patente en la Compañía. Entereza, sabiduría, fuerza de voluntad, vigor y a la vez suavidad, mansedumbre y bondad son elementos que Borja necesita para guiar a los jesuitas por todo el mundo. Y lo hará con mucha valía y solera.

¡Sabe hacerlo y Dios está con él! Comenzó a recibir felicitaciones de todas partes, Borja era muy conocido y él nunca había interrumpido su correspondencia con los Grandes de España y de Europa, lógico era que en este momento le llovieran las felicitaciones. Y resulta curioso estudiar las respuesta de Prepósito Borja, se pueden resumir con estas frases tan significativas que muestran el interés que Borja tiene de recibir ayuda del Altísimo para ejercer la misión que se le ha encomendado: “Ruego a vuestra merced que ruegue por mí y por la Compañía, pues he de llevar esta cruz que el Señor me ha puesto en las espaldas”. También le felicitaron obispos y cardenales y toda clase de curas procedentes de España, Portugal, Alemania y otras naciones. 14


La elección de Borja llegó a España en el mes de agosto y desde luego cayó muy bien a Felipe II y a la familia real, todos aplaudieron y muy pronto se extendió la noticia. Borja, General de la Compañía de Jesús, mostró muchas veces su afecto y cariño, también lealtad hacia Felipe II, lo conocía desde muy pequeño, ahora es el rey de España y la amistad entre ambos no disminuyó un ápice. El Papa Pío V tenía mucha confianza en la Compañía de Jesús y gran admiración hacia Borja, de suerte que Francisco podía moverse con gran libertad. No olvidemos que el Papa, siendo Cardenal Ghislieri, acudía a muchos sermones predicados por el Padre Francisco de Borja. Gozando de la confianza del Papa, Borja extendió muy pronto la Compañía más allá de los Alpes, así como el establecimiento de la provincia de Polonia. Valiéndose de su influencia en la corte de Francia, consiguió que los jesuitas fuesen bien recibidos en ese país y fundasen varios colegios. Muy pronto se vio el espíritu universal que Borja quería darle a la Compañía. Ayudó con capellanes jesuitas a la escuadra y a las plazas africanas, que eran dominio de España. En la misma galera real de don Juan de Austria, el día de Lepanto, se encontraban dos jesuitas enviados por Borja. También en la liberación de Malta, en 1565, intervinieron como sacerdotes varios enviados por Borja. Alemania, Francia, Polonia y el Reino Unido recibieron profesores y misioneros del Padre Francisco. En 1566 la peste azotó cruelmente a Roma y allí estaba el Padre Borja organizando a los suyos en la asistencia a los enfermos; aquella disponibilidad y el servicio prestado por Borja agradó enormemente al Papa Pío V, quien le manifestó su gratitud y aprecio.

Rostros de Cristo Nuestro Padre Jesús Nazareno, venerado en la Colegiata

15


La vida que cuenta el pueblo (21) Siervos de Dios Manuel Casesnoves y Adela Soldevila arturo CLiment Bonafé, aBad de XàtiVa y ViCepoStuLador de La CauSa de CanonizaCión

LLuVia CopioSa de teStimonioS

Voy preguntando por Xàtiva sobre el matrimonio Casesnoves Soldevila y no cesan de contarme cosas, hechos, frases, acciones, cada cual más bonita y ejemplar. Lo cual indica la honda huella que dejó en Xàtiva don Manuel y su esposa doña Adela. Cuentan que su casa era un hogar siempre de puertas abiertas: allí todos encontraban calor, ayuda, amor, comprensión: todo el que se acercaba era siempre bien recibido. Un hogar acogedor, un hogar cristiano. El siervo de Dios Manuel era servicial, entregado; escuchaba con agrado lo que le contabas, prestaba mucha atención. Nada le era indiferente, diríamos hoy que tomaba nota de tus cosas y, sobre todo, te atendía, te ayudaba. Siempre después de hablar con don Manuel, te ibas reconfortado, animado, más fuerte, más feliz. La sierva de Dios, Adela, era amable, dulce, siempre encontrabas 16

en ella una sonrisa, una palabra reconfortante, un consejo eficaz; la fuerza que le daba el contacto con el Señor en su oración y en la santa Misa, la contagiaba tan sólo al mirarte. Su alma era noble, sencilla, pura: era de Dios. Estos recuerdos los guardo en el corazón y quiero darlos a conocer. Me cuenta una persona: “Don Manuel y doña Adela, han hecho mucho, es incontable el bien que han


sembrado en toda Xàtiva y en muchas familias de la comarca, ya que venían de muchos pueblos a su farmacia: los pobres y los necesitados siempre eran atendidos con mucho mimo y atención”. Los comentarios que me llegan sobre el Siervo de Dios son todos muy bellos, me cuentan de su bondad, de su seriedad, generosidad, atención. Y me reafirman que era un cristiano de los de verdad, en él no había maldad, ni falsedad; era de una pieza, te podías fiar totalmente de él, no tenía enemigos y eso ya es decir; su caridad brillaba como el sol; él no lo hacía por eso, sino porque le nacía y porque su corazón era noble, limpio, grande. Un señor ya muy mayor me dice con lágrimas en los ojos: “De don Manuel y doña Adela lo único que puedo decir son cosas buenas. Los dos eran buenísimas personas. Don Manuel era demasiado, ¡cuánto bien hizo desde la farmacia! Yo siempre decía, si no fuera santo, eso es imposible, hasta ahora nadie hacía tanta caridad como don Manuel. Y algo que a mí me llamaba la atención, ni don Manuel ni doña Adela pregonaban lo que hacían, éramos nosotros los que lo decíamos, sí, y salía del alma: ¡Qué buenos son los dos! Mire, ¿sabe lo que le digo? Don Manuel sabrá, y nadie más, el bien que hizo desde la farmacia. Aquel lugar era el cielo, era el salvavidas de los pobres de Xàtiva. ¡Cómo olvidar eso! Yo no lo veré, pero el día en que hagan santo a este matrimonio, en el cielo habrá una gran fiesta, y en Xàtiva también”. Cuando oigo estas cosas que me cuenta gente sencilla de la calle, voz del pueblo, se me pone la piel de gallina,

me emociono y me digo: ¡Antes habría que haber empezado este proceso de canonización! Pero hemos llegado a tiempo, pues la memoria verdadera del pueblo está todavía viva y cada día se enciende más y más, y eso, realmente me alegra mucho. Me han entregado unos papeles en donde figura el Siervo de Dios como Presidente de la Acción Católica de Hombres; era miembro activo de la Adoración Nocturna; pertenecía a las Conferencias de san Vicente de Paúl. Hablando con el Padre Esparza me cuenta una anécdota preciosa que quiero describir al pie de la letra tal y como me la contó el Padre dominico: “El Siervo de Dios Manuel era muy creyente. Todo se lo debe a su esposa doña Adela, que es quien le inició, pero es que luego él tomó tan en serio la vida cristiana que su fe se robusteció de tal manera que llegó a ser un gran creyente. La fe llenaba la vida de Manuel; era muy coherente con la fe que profesaba; esa fe le llevaba a rezar. Era un hombre de oración seria y profunda. Se le veía muchas veces ante el Sagrario, en la capilla de la Colegiata rezando. Además, en casa, rezaba el Rosario, y el Ángelus, estuviera donde fuera y con quien fuera, no se escondía, sonaban las doce del mediodía y él rezaba el Ángelus. Fue clavario del Cristo de la Palma. Y hay costumbre al llegar la imagen a casa del clavario de ofrecer a los acompañantes una “picadeta”, una especie de convite sencillo. El Siervo de Dios Manuel dijo que eso no hacía falta y no estaba en consonancia con el acto. Y no se hizo. Dio un buen ejemplo de cristiano coherente”. 17


Santo Súbito

Ideas claras

El Venerable Juan Pablo II, el Grande

Sí a la vida. El aborto es un crimen

El Papa Juan Pablo II, el Grande, siempre defendió la vida del niño concebido y no nacido. El aborto es un crimen que ningún cristiano puede aprobar. Ésta es una de sus frases: “La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida”. 18

Han sido miles y miles los que han salido por las calles de España, desde todos sus rincones, a pedir al gobierno socialista y a sus compañeros de urna que la ley del aborto que han aprobado es inmoral, inhumana y nefasta: atenta contra la dignidad de la persona, pues asesina a un ser inocente que es el niño concebido y no nacido. El presidente del gobierno que dice escuchar y dialogar, ahora tiene ocasión de mostrarlo: que escuche la voz del pueblo que grita sí a la vida y no al aborto. En el Semanario ALBA del viernes 11 de marzo aparece el testimonio de Joaquín Montero, exconcejal socialista de Paradas, que no tiene desperdicio y vale la pena leerlo. Les ofrecemos algunos párrafos: “Mientras el gobierno celebraba con risas y abrazos la aprobación


de la ley Aído escribí una carta al presidente del partido socialista de España renunciando al partido. Hoy es contradictorio ser católico y militar en el PSOE. Yo soy de izquierdas y católico, pero no puedo aprobar la ley del aborto. No entiendo la postura de quienes se dicen católicos y han promovido la ley con su apoyo en las Cortes. Quienes así han actuado deberían plantearse a quién sirven sus conciencias”. A la pregunta “¿Cuándo hizo suya la fe?” contesta: “Descubrí la fe en el colegio público donde estudié y en la catequesis de comunión en la parroquia de san Eutropio”. ¿Usted reza? Y responde: “No entiendo mi vida sin la oración. Rezo porque necesito recordar continuamente que Dios no nos pide obras inalcanzables, sino nuestra fidelidad, nuestra incondicional fidelidad”. Joaquín Montero nació en 1971 en Paradas, Sevilla. Está casado y tiene cuatro hijos. Se acaba de dar de baja del PSOE.

¿Qué pasa en Medjugorje? Qué nos pide la Virgen María (3)

Ayuno: Ya en el sexto día de las apariciones, la Virgen recomendó ayunar, puesto que ayuda a la fe. Esto es, la práctica del ayuno ayuda y asegura control sobre uno mismo. Tan solo la persona que puede dominar a sí misma es verdaderamente libre, y es capaz de abandonarse a Dios y a su prójimo, como pide la fe. El ayuno le garantiza que su abandono a la fe es seguro y sincero. Le ayuda a liberarse de toda esclavitud, y especialmente de la del pecado. Quien no está en posesión de sí mismo, de alguna manera está esclavizado. Así pues, el ayuno socorre a la persona para refrenarse de buscar placeres desordenados, lo que a su vez la conduce a una vida fútil e inútil, a menudo despilfarradora de los mismos bienes, que son necesarios a los demás únicamente para la supervivencia básica. Con el ayuno recuperamos también en nosotros el don de poder vivificar en nuestro interior el amor real para los pobres y desposeídos, lo cual, hasta un cierto punto, modera la diferencia entre ricos y pobres. Por una parte alivia las necesidades de los pobres y también cura los excesos y super-indulgencia de otros. Y a su peculiar manera, proporciona una dimensión de paz que hoy, de forma especial, está amenazada por la diferencia de ritmo de vida entre ricos y pobres (ej: Norte y Sur). Para sintetizar, podemos decir que los mensajes de la Virgen subrayan que la paz es el mayor de los bienes, y que la fe, la conversión, la oración y el ayuno son los únicos medios para poder alcanzarla. 19


Año Sacerdotal: 150 años de la muerte del santo Cura de Ars (24) Encíclica Sacerdotii Nostri Primordia de Su Santidad Juan Xxiii en el I Centenario del Tránsito del Santo Cura de Ars Dichos y hechos del Santo Cura de Ars

La revolución francesa estalló en 1789. En 1791 entró en vigor la Constitución civil en la comarca de Lyon, pero en 1793 esa ciudad se alzó contra la Convención, levantamiento que llevó a las tropas de la República Francesa a asediar la ciudad de Lyon durante dos meses. La represión fue terrible, la guillotina funcionó sin cesar; la sangre corría y llegaron a morir alrededor de veinte mil lyoneses. El ejército de la Convención pasó sin cesar por Dardilly, pueblecito a las afueras de Lyon, donde el niño Juan María Vianney vivía ese clima de terror a sus siete años. La Convención exigió a los sacerdotes que jurasen la nueva Constitución, separándose de la Iglesia Católica. Los sacerdotes que no juraban, eran encarcelados y ejecutados en veinticuatro horas; para evitarlo, se ocultaban y escondían; quien delataba o descubría a un sacerdote no juramentado recibía cien libras de recompensa. En la casa de los Vianney se refugiaron muchos sacerdotes. El cura de Dardilly prestó juramento, pero en 1794 la persecución religiosa se endureció y la iglesia del pueblo fue cerrada. Los cristianos vivían su fe en la clandestinidad. Juan María hizo su primera confesión con uno de los sacerdotes escondidos. Sus padres lo enviaron a Ecully —a seis kilómetros— a prepararse para la primera comunión con unas monjitas que, en secreto, enseñaban a los niños. A los trece años recibió la primera comunión con otros catorce niños a escondidas: en la ventana pusieron una carreta cargada de heno para que pudiera ocultarlos. Les dio la comunión el sacerdote Groboz, que iba de aldea en aldea, jugándose la vida, impartiendo los sacramentos. Con toda esta experiencia, Juan María vio el mundo dividido en dos: el bien y el mal, la fuerza del bien y la fuerza del mal. Vio personas que hacían el bien, y personas que hacían el mal. Las primeras creaban y transmitían felicidad, amor, paz… Las segundas, lo contrario. 20


Papas de la Iglesia

Santoral de la semana Día 15.- Santa Luisa de Marillac, viuda y Cofundadora de las Hijas de la Caridad. Año 1660. San Raimundo de Fitero, Abad, fundador de la Orden de Calatrava. Año 1163. Día 16.- San Heriberto de Colonia, Obispo. Año 1021. Día 17.- San Patricio, Obispo. Patrono de Irlanda. Año 465. San José de Arimatea. Jerusalén. Siglo i. Día 18.- San Cirilo de Jerusalén, Patriarca de Jerusalén. Año 387. Día 19.- San José, esposo de la Virgen María. Día 20.- Santa Fotina (La Samaritana del Evangelio). Siglo i. Día 21.- Domingo cuarto de Cuaresma. Día del Señor. San Nicolás de Flue, padre de familia, anacoreta. Patrono de Suiza. Año 1487.

Juan Pablo I (7) Ángelus. Domingo 10 de septiembre de 1978. En Camp David, América, los Presidentes Carter y Sadat y el Primer Ministro Begin están trabajando por la paz en Oriente Medio. Todos los hombres tienen hambre y sed de paz; la tienen sobre todo los pobres que son los que más pierden y sufren en los conflictos y las guerras; por esto miran con interés y gran esperanza la reunión de Camp David. También el Papa ha orado, ha exhortado a orar y sigue orando para que el Señor se digne asistir los esfuerzos de estos hombres políticos. Me ha causado muy buena impresión el hecho de que los tres Presidentes hayan querido manifestar públicamente su esperanza en el Señor a través de la oración. Los hermanos en religión del Presidente Sadat suelen decir: «en una noche negra, hay una piedra negra y sobre la piedra, una hormiga insignificante; pero Dios la ve, no la olvida». El Presidente Carter, que es cristiano fervoroso, lee en el Evangelio: «Llamad y se os abrirá, pedid y se os dará. Ni un cabello de vuestra cabeza caerá sin la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos». Y el Premier Begin recuerda que el pueblo hebreo pasó momentos difíciles y se dirigió al Señor lamentándose y diciendo: «Nos has abandonado, nos has olvidado». «No», respondió Dios por medio del profeta Isaías: «¿Puede acaso una madre olvidar a su hijo? Pero si sucediera esto, jamás olvidará Dios a su pueblo». Los que estamos aquí tenemos los mismos sentimientos; somos objeto de un amor sin fin de parte de Dios. Sabemos que tiene los ojos fijos en nosotros siempre, también cuando nos parece que es de noche. Dios es Padre, más aún, es madre. No quiere nuestro mal; sólo quiere hacernos bien, a todos. Y los hijos, si están enfermos, tienen más motivo para que la madre los ame. Igualmente nosotros, si acaso estamos enfermos de maldad o fuera de camino, tenemos un título más para ser amados por el Señor. Con estos sentimientos os invito a rezar junto con el Papa por cada uno de nosotros, por Oriente Medio, por Irán, por el mundo entero.

21


Vida parroquial Cáritas: La Seu

Cáritas La Seu trabaja muchísimo por ayudar a los más necesitados, pero los recursos se van terminando. Hay que llenar los almacenes, por eso piden colaboración. ¿Ha pensado hacerse socio de Cáritas La Seu? ¿Cómo? Aportando una cantidad mensual, trimestral o anual, la que usted quiera o pueda. De esa manera, Cáritas podrá llevar a cabo todos sus proyectos a favor de las personas más necesitadas.

Vía crucis Todos los viernes de Cuaresma en sant Francesc, Vía Crucis a las 6:30 de la tarde. Siguiendo los pasos del Señor ofrecemos esta oración penitencial.

“Curas de Cuerpo entero”: un libro del Sr. Abad para el Año Sacerdotal Con motivo del Año Sacerdotal, el Aula de Cultura Beato Gonzalo Viñes publica un nuevo libro del Sr. Abad titulado “Curas de Cuerpo entero”. Es un sencillo homenaje a 20 sacerdotes, ya fallecidos, algunos santos y otros ejemplares, para seminaristas, sacerdotes y seglares. Todos estos curas dieron la talla, trabajaron por la Iglesia y con entrega sirvieron al Pueblo de Dios. Cuatro de ellos están vinculados a la Colegiata.

Nueva Portada de la Seu en Internet Desde el primer domingo de Cuaresma aparece una nueva portada en la página de la Seu en Internet. Es mucho más moderna, llamativa y con un claro mensaje evangélico que se renueva semanalmente. Es únicamente la Portada, se puede navegar en su rico contenido que siempre hace un gran bien y es recorrido por múltiples visitas como indica el contador. Es una nueva forma de evangelizar, pues estamos convencidos que nuestra página hace una hermosa labor evangelizadora. 22


Nuevo amplificador y dos columnas de megafonía en sant Francesc Su factura asciende a un total de 2.794 euros con IVA. Lo pagaremos en cuatro meses, 698 euros al mes. Pueden colaborar echando su donativo al buzón.

Niño Jesús Imagen de Belén.......................... 600 Portes............................................ 60 Peana de madera.......................... 483 Urna de cristal............................. 192 Total...................................... 1.335 € Donativos........................ 20+5+5+5+ ............................... +15 euros = 50 € Tenemos ya........................... 1.075 €

Horario para la Semana Santa 2010 en La Seu Jueves Santo

Misa de la Cena del Señor: 6 tarde. Hora Santa: 10 noche. Cierre de la Colegiata: 11 noche.

Viernes Santo

Colegiata abierta: 9 mañana. Laudes: 10 mañana. Vía Crucis: 11 mañana. Celebración de la Pasión del Señor: 4 tarde.

Pascua

Vigilia Pascual: 8 tarde.

Domingo

Horario normal.

Lunes, martes y miércoles de Pascua

Agenda de marzo Día 15, lunes. Ensayo del Coro. Día 19, viernes. Solemnidad de san José, esposo de la Virgen María. Fiesta de precepto. Día 22, lunes. A las 6:30 t. Triduo al Cristo del Cachorro. Día 23, martes. Triduo del Cachorro. Día 24, miércoles. Triduo del Cachorro. Día 25, jueves: Solemnidad de la Anunciación del Señor. Día 26, viernes: Vía Crucis. Fiesta a la Virgen de la Soledad. Día 28, Domingo de Ramos en la Pasión del Señor.

Año Vicentino 1410-2010 Para conmemorar el 600 aniversario de la venida de sant Vicent a Xàtiva, la Colegiata ha mandado cincelar en bronce una estatuita de sant Vicent Ferrer que se puede adquirir en la Librería al precio de 200 euros. Se puede adquirir la figurita pagándola a plazos.

Misa 10 mañana en sant Francesc. Por la tarde no habrá celebración. 23


Casa Natalicia

de san Jacinto Castañeda. RESTAURACIÓN La Casa donde nació san Jacinto Castañeda, propiedad de la Iglesia Colegial, se encuentra en muy mal estado y antes de que se estropee más, hemos decidido comenzar su restauración. Hemos terminado una fase con una inversión de 22.957 euros, que ya

Éstos son los regalos que hemos recibido esta semana para san Jacinto: 20+10+15+50 = 95 euros Tenemos: 4. 300 euros. Tota pedra fa paret. hemos pagado con la ayuda de todos. Ahora seguimos con la segunda fase que consiste en la colocación de los ventanales de los cuatro balcones que dan a la calle y restauración de la escalera de la época del Santo. El presupuesto asciende a 7.406 euros.

Es cosa de tots

informe eConómiCo deL meS de feBrero ingreSoS

gaStoS

Colecta domingo 7 .............................633 Semana................................................412 Lampadarios .......................................322 Colecta domingo 14: Manos Unidas..................................1 320 Semana................................................181 Lampadarios .......................................336 Colecta domingo 21 ........................1 200 Semana................................................406 Lampadarios .......................................350 Colecta domingo 28 ...........................566 Semana................................................272 Lampadarios .......................................724 Estipendios..........................................450 Donativo ............................................... 50 Donativo .............................................100 Cuotas de los fieles ..............................640

Personal .............................................2000 Préstamo CajaSur .............................1600 Fondo común diocesano ....................150 Aula de Cultura Beato Gonzalo Viñes.....................................150 Iberdrola..............................................847 Hoja parroquial La Seu.......................300 Casona parroquial...............................230 Entrega colecta Manos Unidas .........1320 Déficit mes anterior ..........................2785

Total ingresos...................... 7.962 euros

Total gastos ......................... 9.232 euros

dÉFiciT .........................1.420 € 24


hp 391