Issuu on Google+


Hola! Me llamo Lenny Lagartija de Lava. Soy un reptil muy pequeño, como se puede ver. Soy un macho y soy más grande y vistoso que las hembras, que son de un color uniforme. Mira mi garganta, hay marcas negras y amarillas. Durante la época de reprodución, las hembras tienen un cuello rojo, como un camión de bomberos. Soy muy valiente, pues no tengo miedo de los humanos. Medo cinco o seis pulgadas en tamaño, que es aproximadamente la medíra de tu mano.


Como varios insectos y plantas. Por eso, soy un omnívoro y me alimento principalmente de insectos pequeños, artrópodos, y material vegetal. iSon muy

sabrósos! Vivo en las zonas áridas de las tierras de las Islas Galápagos. Este lugar tiene muchas rócas donde yo puedo tomar sol. iTambién, puedo cambiar mi color! Además de tomar el sol y cambiar mi color, puedo bailar. Cuando estoy amenazado o si hay un cambio de temperatura, puedo cambiar el color de mi cuerpo. También bailo con mi pareja cuando empezamos a apareanos.


Hablando de apareamiento, quiero presentarles a mi bella esposa, Lizzy. Tengo un harén en mi territorio con dos a cuatro hembras, pero mi hembra favorita es Lizzy, que es tan hermosa como una rosa. Todos los machos se aparean con todas las mujeres que pasan por su territorio. De esta manera, hay más bebés y nuestra población puede crecer. Lizzy póne tres a seis huevos que eclosionan a los tres meses. Estos colocan en las excavaciones profundas del suelo hechas por Lizzy. Mis bebés son del tamaño de un guisante. ¡Yo los amo mucho!


No tengo muchos amigos, pero tengo muchos enemigos. Esto es porque tengo sangre caliente. Mi unico amigo es la iguana marina que se llama Jorge. ¡Pero no estoy sólo! De hecho, soy un animal muy independiente. Él me da la protección y yo límpio su piel. Nosotros tenemos una relación simbiótica. Pero mis enemigos son las águilas, las serpientes, los cucuves, y las garzas.


Cómo el Volcán Ayudó a Las Lagartijas de Lava Hace mucho tiempo, las lagartijas de lava eran sólo las lagartijas comunes. Todas las lagartijas tenían el mismo aspecto. Eran tódas un color de marrón aburrido. Pero, había tres lagartijas que querían ser especiales. Estas lagartijas se llamaban Lizzy, Rosalia, y Lara. Eran mejores amigas, y eran tan cerca como un pie y un zapato. Todas decidieron que estaban cansádas de verse comunes. Por eso, decidieron hacer algo al respecto.

Entonces, se fueron a la casa del Dios y pidieron, “Por favor ayúdenos para ser


especiales.” El dios les dijo que si querían ser especiales necesitában hablar con el espíritu del sol y el espiritu de la montaña.

Lizzy, Rosalia, y Lara se fueron a la casa del sol en el cielo y le preguntaron si podían usar su poder para crear un volcán. El sol dijo que sí y luego las lagartijas se fueron a la casa del espíritu de la montaña.


Entráron a la casa del espíritu de la montaña, le preguntaron si podían utilizar la montaña. El espíritu dijo que ellos podían usar su montaña y las lagartijas le agradeciaron. En este momento, Lizzy, Rosalia, y Lara centrarón todo el poder y el calor del sol en la punta de la montaña . Ellas utilizan el fenómeno de la reflexión. Poco a poco la montaña comenzó a resquebrajárse. Cuando las lagartijas miraron sus cuerpos, vieron que tenían manchas del color rojo brillante en el cuello. Sus manchas eran tan hermosas como una rosa. A partir de entonces, todas las niñas de las lagartijas de lava tenían cuellos rojos. Ahora sabemos que las mujeres de las lagartijas de lavas siempre tenían sus manchas rojas. Pero se vuelvan más prominentes cuando éllas están listas para aparearse y poner los huevos.


La lagartija de Lava