Issuu on Google+

    

(OSLQJLQRQDGDGRU 3RU&U\VWDO.LUVW\&\QWKLD\0DF


#ū/.)#)!,  ķ*),Ňū,3-.&ņū%#,-.3ņū'%(4#ņū3ū3(."#

c+ROD0HOODPR6SKHQLVFXV0HQGLFXOXVSHURPH SXHGHVOODPDUHOSLQJ¾LQR<RVR\EODQFR\QHJUR FRPRXQDFHEUDSHUR\RVR\PX\SHTXH³R0LGR VRODPHQWHVR\FHQW¯PHWURVFRPRXQSHUUR SHTXH³R<RWHQJRDODVSHUR\RQRSXHGRYRODU3RU TX«\RQRSXHGRYRODU"3RUTXHPLVDODVVRQSDUD QDGDU\PLFXHUSRHVP£VJUDQGHTXHPLVDODV\QRVRQOR VXILFLHQWHPHQWHIXHUWHVSDUDYRODU7DPEL«Q\RWHQJRXQSLFR FRUWR\SDWDVSHTXH³DV<RVR\PX\VLPLODUDPLVIDPLOLDUHVHO SLQJ¾LQRGHOD$QW§UWLGDSHURHOWLHQHXQSRFRGHQDUDQMDHQVX FDUD7DPEL«Q\RWHQJRPXFKRVWDOHQWRVFRPRSHVFDUFDPLQDU\ QDGDU  

$P¯QRPHJXVWDORVORERVPDULQRVSRUTXHORVORERVPDULQRV WUDWDQGHFRPHUPHDP¯\DPLVDPLJRV\PL IDPLOLD1RVRWURVVRPRVJULVHVFRQSXQWRV QHJURVHQODHVSDOGD7DPEL«QWHQHPRV


GLHQWHVPX\IXHUWHV7HQHPRVDODVSHURQR SRGHPRVYRODUSRUTXHQRVRWURVVRPRVPX\ JRUGRV0LVDPLJRVVRQRWURVSLQJ¾LQRV\PLV HQHPLJRVVRQORVORERVPDULQRV  3DUDDWUDHUXQFRPSD³HURQRVOLPSLDPRV\ QRVRWURVFDOHQWDPRVQLGRVGHVGHHQHURKDVWD PD\R/RVQLGRVHVWDQDPHWURVGHORF«DQR 1RVDSDUHDPRVSRUODYLGDSRUHVRPL FRPSD³HURQHFHVLWDSURWHJHUHOKXHYRWDPEL«Q/RVKXHYRV VRQKXHYRVSRUGLDV  'HVSX«VGHSRQHUKXHYRVGHERWRPDUSUHFDXFLRQHVSDUD SURWHJHUDORVEHE«V<RVR\FRPRXQOHµQFXDQGR\RHVWR\ SURWHJLHQGRDPLVEHE«V3RUHMHPSORHOVRO SXHGHVREUHFDOHQWDUORVKXHYRV\QRTXLHUR TXHHVWRRFXUUDVL"0XFKRVDQLPDOHVFRPRORV FDQJUHMRVODVVHUSLHQWHV\ORERVPDULQRV SXHGHQFRPHUPLVEHE«V3RUHVRKD\PXFKDV


SUHFDXFLRQHVSDUDSURWHJHUDODVSLQJ¾LQRVP§ VSHTXH³D          




Este leyenda le enseñará por qué los pingüinos pueden volar. Pablo era un pingüino que no podía volar. Los otros pingüinos podía volar, pero Pablo no podia y estaba muy triste. Los pengüinos no podía nadar.

Los pingüinos pensaron que Pablo estaba extraño porque el estaba diferente. -¡Pablo, tu estas muy extraño!Por eso, Pablo estaba muy triste y a el no le gustan los otros pingüinos excepto Paco porque el no puede volar también. Pablo y Paco querieron ir a Mago, el dios de los pingüinos. Ustedes querieron ir a Mago porque ustedes querieron saber por qué no podía volar.

Durante el viaje, Paco se cayó en el océano y Pablo saltó en el océano para rescatar a Paco.

Pablo usaba sus alas para nadar. Para su sopresa, el puede


nadar muy bien. Pablo exclamá que el podía nadar. El padre y madre de Paco están muy felices y le dijo las gracias.

Los pingüinos pensaba que Pablo era un héroe y los pingüinos se olvidaron de volar y los pingüinos comian los peces. El pingüinos vivieron felices para siempre. Este es porque los pingüinos pueden volar.


El pingüino galápagos