La Gualdra 521

Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

NO. 521 /// 4 DE ABRIL DE 2022 /// AÑO 11

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

La exposición 100 Años. Pedro Coronel. Una ruta infinita, de pintura, escultura y memorabilia, se inaugura el sábado 9 de abril en el ex templo de San Agustín, a las 13:00 Hrs. Después de su exhibición en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, la obra de Pedro Encarnación Coronel Arroyo, nacido en 1921, llega a Zacatecas, tierra de este artista de quien nos sentimos muy orgullosos.

[Más sobre las exposiciones programadas en el FCZ 2022 en esta edición]


La Gualdra No. 521

2

LA GUALDRA NO. 521 /// 4 DE ABRIL DE 2022 /// AÑO 11

Editorial En esta Gualdra hablamos principalmente de algunas exposiciones que han sido programadas este mes de abril, con el objetivo de que usted, estimado lector, tenga información a la mano para que posteriormente pueda ir a visitarlas. Por supuesto que no son todas las que el Festival Cultural Zacatecas 2022 ha incluido en esta temporada, pero sí son una muestra de la oferta variada que tendrá el próximo periodo vacacional. Si usted desea saber más sobre las exposiciones que incluimos aquí -y las que por cuestiones de espacio no fueron consideradas-, le recomendamos que visiten el documento completo que en línea puede consultarse.1 Por lo pronto, para complementar, en este espacio editorial mencionaremos tres más que podrá ver en Zacatecas y en Aguascalientes en próximos días. I. Como lo anunciamos la semana pasada, la exposición retrospectiva de Sara María Terrazas se inauguró el jueves 31 de marzo en el Museo Francisco Goitia. Del viento a las raíces es una muestra de arte textil que, en serio, no debe perderse; cada una de las piezas ahí exhibidas, es un tributo a la belleza en su máxima expresión; todas son, finalmente, el reflejo de su creadora: una mujer nacida en Chihuahua quien, además, es zacatecana, porque en esta tierra la queremos como si así lo fuera. Es verdaderamente sorprendente constatar que los 30 años que Sara ha dedicado a la creación han contribuido para consolidar un lenguaje artístico muy potente en su fondo y de una delicadeza y exquisitez notable en sus formas. La variedad de materiales (algodón, papel amate, hojas secas, metales, hojas secas, fibra de coco, solo por mencionar algunos) va sólidamente relacionada con la de las técnicas para crear cada una de sus piezas. Sara es una artista metódica y rigurosa, pero más allá de eso, ha ideado una cosmogonía en donde el universo completo cabe un hilo, una nota musical pintada, un exvoto, una hoja... la suya es una de las mejores exposiciones que he visto en ese recinto cultural. II. Ismael Guardado, artista plástico nacido en Ojocaliente, Zacatecas, cumplirá 80 años el próximo mes de septiembre. Hace 60 años, en 1962, ingresó a la Academia

de San Carlos y desde ese momento no ha parado de producir, de viajar, de aprender, de gestionar. A principios de la década de los 70 vivía en Aguascalientes y fue ahí donde fundó los talleres libres de grabado, entre ellos el José Guadalupe Posada. En Aguascalientes, para celebrar los 50 años de la fundación del primer museo de arte de la región y los 80 de vida de este artista zacatecano se inaugurará su exposición Mitos y presagios, el jueves 7 de abril, a las 20:00 Hrs., en el Museo José Guadalupe Posada ubicado en el Barrio del Encino. La muestra consta de 40 obras -dibujos y gráfica- en gran formato, creadas durante el periodo de pandemia durante el confinamiento obligado. Bien por el Instituto Cultural de Aguascalientes, esperemos que Zacatecas haga lo propio para reconocer también las aportaciones que este artista ha realizado a nuestra historia cultural. III. Pedro Coronel vuelve a casa; es una manera metafórica de decirlo, pero de alguna forma es así. El próximo sábado 9 de abril, a las 13:00 Hrs. se inaugura en el ex templo de San Agustín la exposición 100 Años. Pedro Coronel. Una ruta infinita, de pintura, escultura y memorabilia. Después de su exhibición en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, la obra de Pedro Encarnación Coronel Arroyo, nacido en Zacatecas en 1921, llega a la tierra de este artista de quien nos sentimos también muy orgullosos. Será un verdadero placer ver tantas obras de su autoría reunidas en un solo espacio; estas provienen de diferentes colecciones tanto particulares como institucionales y hacerlas coincidir requirió de un arduo trabajo de gestión; aquí el mérito principal es, y hay que decirlo, de su hijo Martín Coronel Ordiales, quien ideó esta exposición en homenaje a su padre desde hace por lo menos 4 años, y desde entonces no ha dejado de trabajar para que fuera posible primero en la CDMX y para que ahora tengamos el privilegio de poder verla aquí. Gracias, Martín.

Contenido Una ecléctica batalla o la infatigable espiral del tiempo... Por Magdalena Okhuysen Casal

3

Los zacatecanos (exposición colectiva) Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez

4

Utilidad y deleite, trazos de Refugio Reyes. Exposición histórica en el Museo Zacatecano Por Violeta Tavizón Mondragón

5

Aura Múltiple (exposición colectiva) Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez Seres caminantes que yacen aquí Exposición de Eli Cuevas en el Museo Zacatecano Cielo y tierra. Hierofanías Dibujos y estampas de Miguel Ángel Ortiz Los besos en el pan de Almudena Grandes Por Miguel Ángel de Ávila González

Que disfrute su lectura.

Me pesa Por Pilar Alba

Dolores Castro es Lolita Por Tere Velázquez Navarrete La ciudad donde dormimos todos Por Rebeca Mejía López

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com 1

6

7 8

Ver programa competo aquí: https://issuu. com/convocatoriasizc/docs/festival_cultural_zacatecas_2022

Directorio

Carmen Lira Saade Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Roberto Castruita Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3

4 DE ABRIL DE 2022

6 Por Magdalena Okhuysen

Casal

E

ntre los últimos días de agosto y los primeros de septiembre, un esplendor especial se despliega a lo largo de las Lomas de Bracho y de las calles del centro de Zacatecas con la presencia de más de diez mil personas que desfilan luciendo sus vistosos atuendos para participar en una representación casi bicentenaria. Las morismas se desarrollan en dilatados escenarios que se ubican en las faldas del Cerro de la Bufa; durante tres días se desplegarán ahí diversas acciones a cargo de quienes, “generación tras generación”, han formado parte de esta tradición y se encargan también de perpetuarla por el simple y honroso hecho de haber nacido y crecido y forjádose morismeros. Las Morismas de Bracho son una representación monumental y un evento extraordinario. En 2014, la representación fue declarada Patrimonio Inmaterial del Estado. Su puntual periodicidad se ha sostenido por más de ciento ochenta años. Debido tal vez a su carácter súper singular, esta fiesta ha ido reuniendo todo tipo de espectadores —entre los que destacan los cronistas junto con algunos fotógrafos y reporteros que, precisamente por su constan-

cia, han ido aportando fragmentos para construir esta historia—. En 1994, Jesús Romero comenzó a formar parte de este “segundo elenco” y dejó de hacerlo en 2020 por la misma causa que detuvo todo en ese suspenso en el que también se suspendieron las morismas. Durante los primeros veintiún años de su ejercicio alrededor de esta fiesta, Romero habrá reunido tal vez miles de fotografías, así que es ya un primer ejercicio decidirse por la selección que nos presenta aquí al lado de la propia historia de su personaje como fotógrafo: las habilidades básicas de la técnica son puestas a prueba porque es difícil enfocar el lente en un contexto en el que todo se mueve vertiginosamente; se tiene que volver a agudizar el enfoque —por supuesto en sentido metafórico— y lograr una sintaxis visual para dialogar con los espectadores de esta realidad que aquí vemos solo un poco más quieta. Las imágenes de Romero nos acercan a las morismas porque a lo largo de este tiempo de constante ejercicio de observación él se ha acercado a una parte significativa de ellas, así que no es por azar que en esta serie encontremos un discurso visual articulado; en cada fotografía se construye un plano que aclara rutas, formaciones, símbolos que por instantes se integran

a un paisaje que se eterniza en la foto. Otros rasgos se disolverán en interrogantes que van a acompañarnos a lo largo de la muestra; algunas dudas serán resueltas, y esas mismas respuestas sembrarán nuevas preguntas. Porque es una representación compleja; algunas escenas se van ilustrando en un espacio enorme en el que las acciones se despliegan de acuerdo con un guion pautado para la improvisación. Por una parte, el atuendo cumple la misma función que en cualquier obra de teatro: caracterizar a los personajes; y así como el uniforme establece identidad para cada bando, también define un punto de partida y una secuencia para las grandes batallas... Cada morismero sabe de alguna manera qué tendrá que hacer “el gran día” porque ha crecido asimilando la historia que lo congrega alrededor de una misma tradición, una misma idea y una misma cofradía. Así es como la luz de los días con su haz ligero y constante da sentidos nuevos a las imágenes y va puliendo empuñaduras, espadas, cimitarras, yelmos y trompetas con sombras, con reflejos y clamores de batallas... El hombre que hoy se presenta ante el ejército cristiano con su barba espesa es el niño que grita exaltado en los hombros de su padre; los que caen derrotados encuen-

tran en el arte de morir año tras año el misterio del eterno retorno que aún así dispone la siguiente temporada. El moro y el cristiano vive en cada integrante de las familias que cotidianamente le dan forma y evolución. Las morismas son un panegírico a todo lo que se mueve entre las realidades difusas de los ciclos formados por dualidades tirantes de repetición y diferencia. Tal vez nada haya más complejo que la imaginación. Entre los elementos que conforman nuestras historias se mezclan la tradición y el milagro colectivo de la voluntad puesta a prueba en el contexto de este mundo como plataforma escénica de nuestro devenir a veces confundido con nuestros sistemas de creencias. Esta serie de Jesús Romero está ordenada con paciente y cuidadosa observación; no quiere explicarnos las morismas, se contenta con invitarnos a vivirlas.

La exposición El Rey de los Moros. Una ecléctica batalla: Morisma de Bracho, del fotógrafo zacatecano Jesús Happy Romero, se inauguró el pasado 1 de abril en la Fototeca de Zacatecas. No deje de visitarla.

Exposiciones FCZ 2022

Una ecléctica batalla o la infatigable espiral del tiempo...


4

LA GUALDRA NO. 521

Los zacatecanos (exposición colectiva)

Exposiciones FCZ 2022

Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez Inauguración: Viernes 8 de abril de 2020; 13:00 horas. Sala de los Zacatecanos. Alfonso López Monreal, Alejandro Nava, Francisco de Santiago, Ismael Guardado, Juan Manuel de la Rosa, Emilio Carrasco, Juan Nava, Damián de la Rosa, Luis Rolando Ortiz, Francisco Javier Almaraz, Sara María Terrazas, Javier Cortez, Ignacio Vera Ponce, Mónica Romo Rángel, Tarcisio Pereyra, Georgina Gómez, Enrique Barajas Pro, Luis Carrera-Maul, Carlos Alberto Sánchez, Ana Acevedo, Omar Lemus, Rosa Martha Báez e Iván Medrano. Los zacate-

canos es una muestra permanente de pintura y escultura que reúne a varias generaciones de artistas de la entidad exponentes del arte abstracto; todos ellos comparten y dialogan en un espacio de exhibición. Un diálogo intenso que se mantendrá de manera permanente en un espacio de este museo como una forma de rendir tributo a los zacatecanos de ayer, hoy y mañana. Esta colección fue creada a partir de la donación de artistas que han expuesto en las salas temporales del Museo en diversos momentos.

/// Emilio Carrasco, Arco, 1979, mixta sobre tela.

/// Francisco Almaraz, Corpus total II, 204, mixta sobre tela.

/// Juan Nava, Pirámide del Sol, 2010, encáustica sobre tela y madera.

/// Luis Carrera, Sin título, 2017, tinta china sobre papel arroz y lino.

/// Los zacatecanos.


5

4 DE ABRIL DE 2022

6 Por Violeta Tavizón

Mondragón

L

a arquitectura establece un diálogo permanente entre el arte y la técnica, así como la espiritualidad y lo utilitario. Es un lenguaje estético materializado en construcciones funcionales, que reflejan las ideas y cánones estéticos de cada época. En el caso de Refugio Reyes Rivas, el cúmulo de experiencias y lecturas le permitieron crear un estilo fundado en el eclecticismo, en una mezcla de elementos de distintas corrientes entre las que podemos distinguir el gótico, el barroco, el neoclásico, entre otros. Con esta exposición, los Museos Regional de Historia de Aguascalientes y Zacatecano, honran el trabajo de un hombre que desde su infancia aprendió el oficio de constructor, y que como resultado de su tenacidad, prosperó hasta convertirse en el arquitecto más importante de la región.

La exposición consta de 72 objetos de seis coleccionistas particulares, del Museo Regional de Historia de Aguascalientes y del Museo Zacatecano. Cabe señalar que se exhibirán piezas que pertenecieron a la familia de Refugio Reyes, tanto herramientas de trabajo de él, como distintos objetos que formaron parte del menaje de su casa. La curaduría estuvo a cargo del Doctor en Historia Andrés Reyes Rodríguez, catedrático de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; de Violeta Tavizón, directora del Museo Regional de Historia de Aguascalientes; y de Paola Ibarra Villa, quien labora en este recinto museístico de Aguascalientes. Cabe hacer mención de las gestiones de la directora del Museo Zacatecano, la Mtra. Alma Rita Díaz Contreras, ya que para enriquecer la propuesta original, se dio a la tarea de buscar a otros coleccionistas de Zacatecas que además redactaron textos para la exposición, dándole un sabor mucho más local y abordando al arquitecto Re-

fugio Reyes, desde la mirada zacatecana. Este proyecto es un reflejo de la suma de esfuerzos y colaboración entre el Instituto Zacatecano de Cultura Ramón López Velarde, el Instituto Cultural de Aguascalientes, el Museo Zacatecano y el Instituto Nacional de Antropología e Historia a través del Museo Regional de

Historia de Aguascalientes. Aguascalientes y Zacatecas son dos estados hermanos que comparten historias y grandes personajes, como lo fue Refugio Reyes Rivas. Utilidad y deleite, trazos de Refugio Reyes. Exposición histórica se inaugura este 7 de abril a las 18:00 Hrs. en el Museo Zacatecano.

Exposiciones FCZ 2022

Utilidad y deleite, trazos de Refugio Reyes. Exposición histórica en el Museo Zacatecano


6

LA GUALDRA NO. 521

Exposiciones FCZ 2022

Aura Múltiple (exposición colectiva) Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez Sala de Exposiciones Temporales I. Inauguración: Viernes 8 de abril de 2020; 13:00 horas. Manuel Felguérez, Antony Gormley, Carlos Amorales, Francisco Toledo, Vicente Rojo, Fernando González Gortázar, Alberto Castro Leñero, Jan Hendrix, Melanie Smith, Emilio Chapela, Pablo Helguera, Virgina Colwell, Elisa Pinto, Yoshúa Okon, Helen Escobedo, Enrique Jesik, LIán Lieberman, Humberto Márquez y Miguel Rodríguez Sepúlveda. La exposición se realiza en el marco del 20 aniversario de Museograbado, y pretende mostrar una interesante selección de obra, técnica y conceptualmente producida en este taller desde sus inicios hasta la actualidad; contempla además piezas especialmente realizadas por diversos artistas para esta muestra colectiva. La selección de las

obras y autores responde a la forma en que ellos se aproximan a las técnicas múltiples, desde tres diferentes perspectivas: formal, conceptual y procesual. Asimismo, se trata de una producción realizada en el Centro de Formación, Producción e Investigación Gráfica Museograbado, desde su inicio -el 6 de diciembre de 1999- a la fecha; es un proyecto expositivo de producción nacional de artes visuales realizada con el estímulo fiscal del artículo 190 de la LISR (EFIARTES). Reúne proximadamente 50 piezas en técnicas múltiples de gráfica, instalación y performance: a la par de su apertura se presentará el performance “Destino incierto” de Enrique Jesik en punto de las 14:00 horas. La curaduría estuvo a cargo de Plinio Ávila.

Seres caminantes que yacen aquí Exposición de Eli Cuevas en el Museo Zacatecano 6 Por Oswaldo Loera ¿Qué muere y nace a cada paso que damos? ¿No son acaso nuestras elecciones una forma de trazar nuestros mundos y partirlos en un antes y un después?, ¿en un ahora y un nunca? En la obra de Eli Cuevas no solo somos testigos de mundos cruzados, sino que su obra nos invita a habitar el punto fino en donde la vida y la muerte no son lugares opuestos, sino intersecciones que posibilitan que la existencia suceda, como un Dios sin rostro. Tal vez el arte abstracto sea la forma más fiel de pintar la vida, y

de este modo dar cuenta de que esta vida nuestra no está en lo liso y lo puro, ni en lo fijo y lo pulcro, como tampoco en la certeza sin movimiento, sino que este estar-en-elmundo nuestro, se acerca más a un fulgor amorfo, a un despertar mudo, a descubrirnos -como Eli Cuevas- oriundos del viento. Después de todo, ¿quién no ha sido engañado por la primavera? La obra de Eli Cuevas nos muestra que la pregunta por la vida se encuentra en la convergencia de lo aparentemente opuesto, entre lo circular y lo recto, entre la naturaleza que crece hacia los lados como la vida en el campo, y los rectos que cruzan

y parten el abajo del arriba. Tal vez por esto, sería oportuno notar que las obras que presenciamos no se agotan en sus marcos, como tampoco la vida. Mirar es ser acariciado por el mundo. Mirar la obra de Eli Cuevas es dejarse acariciar por sus trazos, por sus texturas, por sus colores, que no es lo mismo que pasar los ojos, sino todo lo contrario, es dejar que la mirada de la artista entre a nosotros y nos dé la vista, mirada que permite ver. Tal vez de este modo, podamos advertir que la obra de Eli Cuevas es de algún modo también, un retrato de nosotros: Seres caminantes que yacen aquí.

/// Eli Cuevas. De la Serie Seres caminantes que yacen aquí.

La exposición Seres caminantes que yacen aquí, de Eli Cuevas, se inauguró el pasado 2 de abril y se encuentra en exhibición en el Museo Zacatecano.

Cielo y tierra. Hierofanías Dibujos y estampas de Miguel Ángel Ortiz Inauguración: Viernes 8 de abril de 2020; 13:00 horas. Sala de Exposiciones Temporales II del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez. Miguel Ángel Ortiz Bonilla se aproxima a las obras a partir de evocaciones y referencias culturales que forman parte de la tradición del arte occidental y de lo sagrado en diversas culturas del mundo. El cosmos, la generación entre el cielo y la tierra. Los ciclos y las mar-

cas. Cielo y tierra es una colección de dibujos que se crean en los años 2020 y 2021 hasta la actualidad. Dibujos de diversos formatos creados con materiales como el carbón, el grafito, la acuarela, pintura acrílica y el collage usando impresiones en relieve y diversos tipos de papel. Se crean con un proceso doble, entre lo gestual y el detalle exaltando a los materiales como forma de expresión plástica. Las obras se crean a partir de

evocaciones al paisaje del semidesierto y con referencias a la eclosión de la vida y los ciclos cósmicos. Como complemento a la propuesta, se impartirá del 9 al 18 de abril el taller Vive la experiencia gráfica en familia, (impresión en placas de linóleo) en la Sala Mayor del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en horario: 10:00 a 14:00 horas. Coordinan: IZC, MAAMF y Taller de Museograbado.

/// Miguel Ángel Ortiz Bonilla. Cielo y tierra, 104. Carbón, acrílico, grafito, tinta y acuarela sobre papel. 96x67cm 2021.


7

4 DE ABRIL DE 2022

6 Por Miguel Ángel de

Ávila González

E

6 Por Pilar Alba

M

e pesa la vida, ¿la vida? No, más bien, me pesa esta peste que de pronto sale de mi boca y estos huesos que rechinan y me delatan. Esta cabeza distraída que a cada rato olvida en la nevera la comida que se echa a perder provocando que el mal olor de mi boca se disperse ahora por toda la casa. Es que estoy solo, ¿que más quieren?, ¿qué otra cosa

solidaridad, son las armas que nos ayudan a tomar ventaja y sobreponernos, llevándonos a valorar todo lo que tenemos, así sea poco, pues como decían los abuelos a los niños pequeños: “se debe besar el pan en agradecimiento para que nunca falte”. Se describe todo lo que acontece en una ciudad, en la que conviven tanto ancianos originarios, como inmigrantes de lugares lejanos que

huyen de la miseria y esperan aquí tener una vida mejor. Asimismo, se narran historias de familias que dejan su añorada casa, que tanto les costó y que compraron con mucha ilusión, por no poder realizar los pagos de la hipoteca, lo cual es una situación difícil de asimilar. También están los casos de las personas que pierden su trabajo, una experiencia terrible, ya que muchas veces es lo único que saben hacer,

*** Almudena Grandes, Los besos en el pan, Tusquets Editores, Colección Andanzas, segunda reimpresión en Andanzas en México, enero 2019.

Me pesa podría esperarse? No hago más que mirar noticias en la tele que llenan con hedor mi cabeza. Ya sé, es por eso que me apesta la boca, porque como la comida podrida, porque la podredumbre de la sociedad que veo en las

noticias se me sale cuando exhalo el aire. Porque miro a la puerta y nadie llega. Pasa una, dos o tres semanas y a veces solo suena el teléfono para decir que hay mucho trabajo, que los compromisos son muchos. Que ahora

sí nos veremos la semana que entra. Tal vez es eso, no es la comida podrida en la nevera, no es el hedor de mis pensamientos. Soy yo, es mi cuerpo. Espero que pronto me encuentren porque ya he muerto.

Río de Palabras

s una novela coral, voces colectivas, en algún barrio de Madrid, distinto pero semejante a muchos otros barrios de cualquier ciudad, calles anchas o estrechas, algunas casas buenas, otras no tanto, con sus plazas, árboles, callejones, héroes, santos y su crisis a cuestas. Es la época franquista, una historia que está enmarcada en el contexto histórico de la posguerra. La narración salta a lo universal: la pobreza es igual en todo el mundo. La condición humana es la misma. Puede extrapolarse a nuestro país, a nuestra ciudad. El argumento se centra en un barrio cargado de historias, de personas diferentes pero unidas por la dificultad y los admirables actos realizados para sobrevivir, que dejan un aprendizaje: se debe ante todo mantener la dignidad y la valentía, lo cual se convierte en un alegato de resistencia ante la crisis. La naturaleza humana es sorprendente y siempre deja ver su lado más valiente y solidario, aun estando en condiciones precarias se lucha por salir a flote. Muchos mueren en el intento. Nos habla de las carencias y de lo que hace una persona para no dejarse llevar por las adversidades. La manera como las parejas, las familias, los que viven solos, los padres, los jóvenes y los más viejos tienen una perspectiva diferente de la crisis. La enseñanza que se desprende es que las personas tienen una sorprendente fuerza interior, el espíritu humano es inquebrantable y la capacidad de adaptarse a las situaciones difíciles es primordial para lograr superar las pruebas que nos presenta la vida. La constancia, la esperanza y la

se sienten desorientados, sin esperanzas y poco a poco sucumben ante a presión de estar sin ningún ingreso fijo. Los comercios antes prósperos, comienzan a cerrar, algunos de estos negocios los han heredado generaciones de comerciantes que han pasado de padres a hijos, ahora las ventas son casi nulas, por lo cual deben cerrar sus puertas para siempre. Los negocios que logran seguir operativos se ven obligados a tener menos empleados y a trabajar más horas al día por menos dinero. El éxito económico anterior y la añorada época de bonanza se terminó y ahora está tocando la puerta una crisis que no perdona a nadie y que a todos por igual les obliga a reestructurar su presente, recordando con cautela y miedo otras crisis ya superadas, otras historias de miseria y privaciones cuya enseñanza es que remontar la situación siempre es posible. Incluso los que vivían con alguna comodidad con unos ingresos constantes como los profesionales, médicos, ingenieros, abogados y sus familias, comenzaron a mermar sus ahorros, motivo por el cual entran en pánico. Los estudiantes de los últimos años que abandonan los estudios para trabajar, haciendo labores fáciles pero que necesitan de mano de obra joven y fuerte; los conocimientos que les faltan los compensan con largas jornadas de trabajo. Es una novela muy apegada a la realidad de lo que nos está pasando. Un libro emotivo que destila amor al prójimo, sensibilidad ante el sufrimiento de las personas. Muy recomendable.

Libros

Los besos en el pan de Almudena Grandes


8

LA GUALDRA NO. 521 // 4 DE ABRIL DE 2022

Dolores Castro es Lolita 6 Por Tere Velázquez

In Memoriam

Navarrete

U

na mujer enamorada de la vida, de la palabra, de la poesía. Una mujer que nunca envejeció en el espíritu. Una mujer ejemplo para todas las mujeres: fuerte, franca, inteligente, soñadora, alegre, vigorosa, comprometida, coherente, feliz. Ya no vio la lima por la ventana de su cuarto este abril. Sus ojos se cerraron el 30 de marzo. “Yo no vivo pensando en que ya me voy a morir, porque lo que quiero es vivir”, decía. Y vivió. Vivió plena y, generosa, escribió lo vivido. Qué importante fue para Dolores Castro la palabra humana. Tanto, que a últimas fechas habilitó un pizarrón para comunicarse. Para seguir leyendo, para seguir conversando y aportar, siempre su sensibilidad puesta a disposición de su amor por su tierra, por su país, por sus ganas de que todo mejorara. Lamentó el deterioro de su oído, pero nunca dejó de escuchar. Quería saber siempre lo que ocurría aunque le doliera México. Lamentó su vista disminuida, pero nunca dejó de mirar. Su hija Lolita, siempre atenta, le agrandaba los textos para que leyera, porque leer para ella fue siempre imprescindible. Miraba su jardín, sentía el vien-

/// Dolores Castro (1923-2022). Foto de Tere Velázquez Navarrete.

La ciudad donde dormimos todos 6 Por Rebeca Mejía López

Cine

L

eo es un adolescente que vive en una pequeña ciudad y que atraviesa distintos duelos con su familia y amistades que lo obligan a crecer y a encontrar su propia manera de ser libre. A través de un viaje onírico e introspectivo por su ciudad el protagonista poco a poco entiende su identidad. Esta es la trama que presenta Donde duermen los pájaros (2022) ópera prima del director Alejandro Alatorre. La película es un tributo a la ciudad de Zacatecas, a sus lugares y personajes más icónicos y a sus costumbres; desde las más tradicionales como las Morismas de Bracho hasta las más cotidianas entre los adolescentes y jóvenes como tomar en los cerros y cuevas o el skate. El director es originario de Zacatecas y ha declarado que la película se siente como una reconciliación con su ciudad al mostrar los lugares que son especiales para él y que fueron parte de su recorrido diario cuando vivía cerca del centro histórico de la ciudad. Un coming of age que retrata muy bien la adolescencia en un contexto tan particular como Zacatecas, pero que también se arriesga a tocar temas universales como el abandono o la brecha entre el amor y la amistad. Además, la ciudad se presenta como un personaje que muestra la vida cotidiana que la

mayoría de nosotros vivimos como adultos, reflejada, por ejemplo, en los padres de Leo; o que hemos experimentado cuando éramos más jóvenes representado por el propio Leo y sus amigos. Es refrescante ver a la ciudad como muchos la conocemos dentro de su dinámica cotidiana y sus recovecos especiales en donde

todos hemos construido recuerdos o nuestro propio recorrido. Esto tomando en cuenta que la ciudad y en general el estado atraviesan un periodo violento que al mismo tiempo se ha convertido en una especie de sombra diaria que, aun así, no termina de eclipsar ese algo tan especial que caracteriza a la ciudad. Se nota el gran esfuerzo en los detalles

to y se deleitaba en sus recuerdos de Zacatecas, donde el viento cantaba, gritaba, reía y lloraba. Mujer guía, siempre dispuesta a la conversación. En nuestras últimas charlas habló de sus preocupaciones: la falta de lectura de los jóvenes, los videojuegos que les atrapan y alejan de valores; de los jóvenes desaparecidos; del desasosiego de sus padres; de la violencia desatada en el país; del terror y el miedo que nos invade; de la pandemia que le impidió salir, de lo atrapada que la hizo sentirse; de las escuelas cerradas. Volvería a escribir. Escribir siempre estuvo es sus planes, abriéndose a las emociones para seguir haciendo poesía. Escribir para la esperanza que nunca la abandonó. De la necesaria esperanza planeó escribir; escribir de la realidad sin abandonar el sueño. Recordaba el México que vivió, su participación en el Grupo de los Ocho; sus vivencias con todos ellos y cantaba. Cantaba al recordar el México que fue, que amó siempre. Y cantaba por la esperanza de que todo mejorara. Dolores Castro Varela, mexicana de Aguascalientes y Zacatecas. Así se reconocía: “Nací en Aguascalientes y me bautizaron en Zacatecas y aquí m aprendí a escribir”. Y escribió una obra que nos acompañará para siempre, en todo momento y para toda esperanza.

técnicos. Y es muy lindo apreciar que dejaron sonidos originales y tan propios de la ciudad como el sereno, el tren, las nieves, etc. La escena en la menudería fue de mis favoritas, así como la de la escultura de Prometeo en la Facultad de Derecho. De igual forma fue conmovedor ver nombres y caras conocidas participando en la película o apareciendo en tomas como las del centro histórico. La película presenta la otra realidad que todos vivimos cuando dormimos o en palabras del director la otra mitad de nuestra vida, aquello que refleja nuestros miedos y anhelos más profundos: soñar. Varios guiños a David Lynch se asoman en el filme como el caballo blanco, el protagonista viendo una película que describe sus propios recuerdos convertidos en sueños, pero quizá lo más significativo sea la línea inicial del protagonista: “Tuve un sueño anoche...”, así el filme se presenta a sí mismo como algo que no debe verse de manera literal. Donde duermen los pájaros estuvo disponible en la plataforma FilminLatino como parte de la muestra del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM 12). Es muy probable que pueda verse próximamente en cinetecas. Las actualizaciones sobre la película y sus proyecciones, así como material del detrás de cámaras se pueden encontrar en sus redes sociales como Facebook e Instagram @Dondeduermenlospájaros. Twitter: @RbkMej