__MAIN_TEXT__

Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

NO. 257 /// 15 DE AGOSTO DE 2016 /// AÑO 6

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Michelangelo Merissi Caravaggio. Los músicos. Óleo sobre lienzo. 91 x 118.4 cm. 1596-1597. Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, Rogers Fund 1952.

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid presenta Caravaggio y los pintores del norte, una exposición sobre la figura de Michelangelo Merisi Caravaggio (Milán, 1571-Porto Ercole, 1610) y su influencia entre los pintores del norte de Europa. Durante sus primeros años en la ciudad, Caravaggio realiza cuadros que vende a través de marchantes por importes modestos. Se trata de escenas de género y naturalezas muertas con frutas y flores, una especialidad que trae consigo desde Lombardía. El cardenal Francesco María del Monte, su primer benefactor, le ofrece alojamiento en el Palazzo Madama, donde pinta Los músicos, la imagen que presentamos en portada.

[Más de Caravaggio y los pintores del norte en páginas centrales]


2

LA GUALDRA NO. 257 /// 15 DE AGOSTO DE 2016 /// AÑO 6

La Gualdra No. 257

Editorial A Víctor Manuel Castro Rosales (1980-2016) Ante la inseguridad, el desasosiego, la incertidumbre, la intranquilidad, pienso que una estrategia para promover la paz es descubrir, re-descubrir, mejor dicho, la belleza. Sé que puede sonar romántico y hasta ingenuo, pero no encuentro otra forma de hacer frente a lo que está sucediendo en el país y más concretamente en Zacatecas; nuestra ciudad se encuentra manchada por la violencia, contaminada por el ruido y petrificada por la indiferencia. Leyendo el artículo recientemente publicado en este diario por la Dra. en Historia Mariana Terán, me he quedado pensando en cuáles son las armas que tenemos los ciudadanos para enfrentar el hecho de que cada vez es más cotidiano escuchar, leer y muchas veces constatar que la inseguridad nos carcome y peor aún, dice Mariana: “Los valores sociales como el respeto, la dignidad, la probidad, la justicia, parecen ser, de manera alarmante, ignorados. La indiferencia se les sobrepone”. Hemos llegado al punto de ver y aceptar como “normales” y nada extraordinarias las noticias que muestran fehacientemente que nuestra ciudad ya no es aquélla que presumíamos hace algunos años como una de las más seguras del país. Eso, si usted vive aquí, ya lo sabe. Hace apenas unas semanas, mientras me encontraba de compras en Soriana, mataron a un joven en el estacionamiento de la tienda. La semana pasada, mataron a un compañero recientemente egresado del Doctorado en Historia en su negocio; llegaron a asaltarlo y como no tenía dinero, los asaltantes decidieron darle dos tiros, lo mataron frente a su pequeño hijo porque no tenía dinero. Víctor era un hombre de bien, no cabe entonces la explicación de que sólo mueren a balazos quienes no lo son; fue becario del CONACyT y recientemente se había titulado como Doctor en Historia con Mención Honorífica; ya no estará aquí para ver su trabajo de investigación publicado, ni estará aquí para ver a sus dos hijos crecer, ni llegará a viejo al lado de su esposa. Víctor fue un buen hombre y no se merecía morir así. Na-

die merece morir así. Y nadie merece vivir en la zozobra. Lo más preocupante del caso es que no creo que hayamos tocado fondo, o dicho de otra manera, que hayamos ya llegado a la cúspide de esta descomposición social; la pregunta es entonces si eso es inevitable y yo creo que no, que algo podemos hacer antes de que esto empeore, porque es evidente que el problema va agudizándose paulatinamente. Este tipo de acontecimientos, está visto, le pueden suceder a cualquier persona, ¿qué nos queda a nosotros? Trabajar para que la incertidumbre no nos petrifique y para recuperar la armonía y la paz. ¿Cómo? Le decía al principio que habrá que redescubrir la belleza. Promovamos la belleza como estrategia, entonces. Cada quien encuentra la belleza a su manera; hay quienes preferirán ir a un museo, otros irán al parque o edificarán su propio jardín; habrá también quienes en su biblioteca encuentren refugio y contagiarán a otros el gusto por la lectura; también, si acaso la música es lo que más les emociona, cantarán, escucharán un buen disco, o asistirán a un concierto; otros harán o verán teatro. Cada quien ha de encontrar la paz en su propio refugio, lo importante es compartir esos pequeños espacios con más personas; hay que decirles que la vida sigue siendo hermosa y que este mundo puede ser todos los días cada vez mejor. Refugiarnos en la belleza nunca será evasión si junto con esto promovemos el sentido de la dignidad y la justicia, con nuestra gente más cercana, con nuestra familia, con nuestros vecinos, con nuestros amigos. No podemos perder el tiempo; una sociedad organizada, educada, sensibilizada, crítica, sería el cuadro más bello que puedo imaginar en este momento. No olvidemos, pero tampoco nos quedemos en nuestro espacio viendo cómo las cosas pasan como si de una película se tratara; vulnerables somos todos, pero no permitamos que nos quiten la esperanza de recobrar nuestra tranquilidad. Que disfrute su lectura.

Contenido Desayuno en Tiffany’s, mon ku Kumbia Boruka “Y desde Monterrey…” a Lyon Por Carlos Belmonte Grey

3

El Templo de las Musas Alegorías de Europa. José Kuri Breña, fotógrafo Por Violeta Tavizón

4 5

Caravaggio y los pintores del norte Exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

6 7

Sexto Informe de Gobierno: ¿y las bibliotecas? Por Eduardo Campech Miranda Mad Max y un futuro no muy lejano Por Carlos Flores Castillo de sal si puedes La Encantada Por Ester Cárdenas Le digo Por Edgar Khonde El Picaporte “Coherencia”, sin más palabras Por Simitrio Quezada

Notas al margen Todos queremos un poeta, hasta que conocemos alguno Por José Agustín Solórzano

A mí no Por Alberto Huerta Tres almohadas Por Pilar Alba

8 9 11 12

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Directorio

Carmen Lira Saade Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Roberto Castruita y Enrique Martínez Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3

15 DE AGOSTO DE 2016

Desayuno en Tiffany’s, mon ku 6 Por Carlos Belmonte Grey

P

edimos disculpas por no hablar de cine una vez más, pero el verano festivalero fue más bien musical y nos dejó buenos sabores de boca y nuevos encuentros. Uno de los más disfrutados fue el que hicimos en el Festival de Jazz de Montreux el 14 de julio, el día de la presentación de Carlos Santana en el Auditorio Stravinsky. Estábamos en el vestíbulo de entrada del Palacio de Montreux, a eso de las 7 de la tarde, cuando escuchamos desde el escenario exterior, El Parque, un sonido “latino” bastante familiar: acordeón, percusiones y ritmo cumbiero con el toque chuntarero. Salimos y vimos que la gente bailaba (a decir verdad algo raro entre el público que asiste) a pesar de la lluvia. Bajamos las escaleras detrás del escenario, le dimos vuelta y nos pusimos justo en primera fila: nos topamos con un cantante vestido de pantalones cargo, playera larga holgada (de “cholo”) y una cachucha verde con la leyenda “México”; a sus costados el acordeonista como su principal guardián. Ni idea de quiénes eran, me puse a buscar en los anuncios promocionales al contorno del parque y nos topamos con la tienda de artículos promocionales de la banda, Kumbia Boruka. Kumbia Boruka fue creado por un par de músicos que normalmente acompañan a Celso Piña en sus tours europeos. Sin embargo, ellos

tienen una peculiaridad: viven en Lyon, ciudad francesa del centro este, no lejos de Suiza. El acordeonista Hernán Cortés -se vino a Lyon por amor a una francesa (historia ya terminada); ha sido percusionista en Monterrey de varios grupos como Bamboo (reggae), Inspector (ska) y Celso Piña desde el año 2000- y su hermano Tadeo –toca el güiro-, ambos de Monterrey, crearon el grupo hace tres años con otros latinos radicados también en Lyon: Rodrigo, de Chile, es el bajista; Andrés, en la guitarra, de Colombia; Hadrián Santos, el baterista; y Bob, franco-chileno, en la voz –se unió apenas hace un año.

El proyecto de Kumbia nació hace tres años en Monterrey, cuando en gira los hermanos Cortés fueron apoyados por Celso Piña, quien les invitó a montar su grupo de cumbia en Francia, dada la buena recepción y fuerte difusión que el estilo estaba teniendo. Hay que recordar que este estilo comenzó a darse a conocer con más intensidad, a inicios del 2000 con los grupos Control Machete, Café Tacuba y el mismo Piña. El estilo es una mezcla de la cumbia colombiana tradicional con reggaetón y el hip-hop. La sorpresa para los integrantes del Kumbia ha sido que apenas en mayo de este año grabaron su primer MP y han conseguido ya ser invitados por las programadoras del Festival de Montreux; un festival normalmente dedicado, como su nombre lo dice, a guitarristas de jazz y algo de rock, o lo que el mismo Hernán califica de “música intelectual”. Además, los organizadores de Montreux tienen la peculiaridad de

tratar con el mismo respeto a los grandes como a los pequeños, y en este caso, a pesar de ser poco conocidos y de reciente creación e interpretar música popular. Así, en El Parque los Kumbias se quedaron sorprendidos al ver a la gente bailar un ritmo que es quizá desconocido, a pesar de que en Europa, sobre todo en los países nórdicos, comenta Hernán, está teniendo mucha fuerza. El MP que han grabado (seis canciones: El grito, La vida de se vive, Ven aquí, El porro magangueleño, Danza negra y El dindun) esperan convertirlo en LP en septiembre y continuar con un tour por algunas ciudades de Francia y España. Además, están en pláticas con el equipo de los Rayados de Monterrey para grabar unas canciones de apoyo el próximo año. Por eso les decíamos, ¡cómo el verano deja cosas lindas!

Música

Kumbia Boruka “Y desde Monterrey…” a Lyon


4

LA GUALDRA NO. 257

Artes Visuales

El Templo de las Musas

Alegorías de Europa. José Kuri Breña, fotógrafo 6 Por Violeta Tavizón

E

l escultor José Kuri Breña se distinguió por su espíritu entusiasta y emprendedor, herencia de su padre, ya que Antonio Kuri Avad hasta aproximadamente 1926 fue uno de los empresarios encargados de montar espectáculos de variedad y proyecciones cinematográficas al Teatro Calderón, tales como la película Fantomas; y recién iniciada la segunda década del siglo XX, invirtió en la construcción del primer cine zacatecano, el Salón Azul. A pesar de no haber tenido una aproximación directa con las artes plásticas, José Kuri Breña desde pequeño tuvo varias experiencias artísticas: estuvo cercano a los espectáculos musicales y cinematográficos que su padre llevó al Teatro Calderón; en innumerables ocasiones, vio las proyecciones de fotogramas que le permitieron descubrir un mundo más allá de Zacatecas; en el ámbito cinematográfico, también se familiarizó con la música ya que se musicalizaban en vivo las proyecciones de cine mudo. De tal forma que para él, el arte siempre fue intuición. Ya establecido en la Ciudad de México, sus primeros trabajos los desarrolló en el gremio de la prensa mientras estudiaba Leyes en la Escuela Libre de Derecho, entre 1934 y 1940. En 1941

/// Retratando el Río Sena, José Kuri Beña, Colección José Kuri Orvañanos.

/// Paisaje en el Río Sena, José Kuri Beña, Colección José Kuri Orvañanos.

José Kuri ingresó al departamento jurídico del Banco de Comercio; sin embargo, el arte ya había florecido en su ser y nunca lo dejó de lado. Trabajaba en el banco pero también estudiaba música en el Conservatorio Nacional, posteriormente ingresó a la Escuela Nacional de Arte para estudiar escultura con los grandes del momento como Ignacio Asúnsolo, Luis Nishizawa y Francisco Zúñiga. Se conoce a Kuri Breña como escultor; no obstante, su faceta como fotógrafo no se ha difundido en Zacatecas, de ahí que por primera vez y gracias a la ayuda de la familia Kuri Orvañanos, quien me facilitó el material que aquí se muestra, se devela otra cara del artista zacatecano. En una dialéctica excéntrica entre el arte y el derecho, entrada la década de 1950, Kuri Breña también estudió fotografía. Probablemente de forma inconsciente, o consciente, todos los fotogramas que había visto en el Salón Azul, quedaron impresos en él, saliendo a la luz un interés particular por la fotografía. Por ello, solicitó un permiso de tres meses en el banco y viajó a Nueva York para estudiar en el Instituto de Fotografía, fundado en 1910. Cabe señalar que Kuri Breña era un apasionado de la poesía, el cine y la historia. Tenían una sensibilidad muy particular

/// Pareja en el Río Sena, José Kuri Beña, Colección José Kuri Orvañanos.


5

15 DE AGOSTO DE 2016

*Curadora.

Artes Visuales

que con el pasar del tiempo lo fue encaminando a su destino. El universo del arte, poco a poco se apoderaba de él, y pidió nuevamente un permiso de dos meses para poder viajar a Europa y retratar cuanta cosa y escena encontrara. El resultado fue una serie de fotografías en las que el artista captó con su lente la Europa de la posguerra. Viajó por Francia, Italia, Alemania, España y otros tantos países que le resultaron apasionantes, provocándole esta experiencia una fisura en su propio mundo. A partir de la observación de la pequeña muestra del universo de fotografías que capturó, podemos desentrañar tres intereses que lo dominaron como fotógrafo: los paisajes un tanto nostálgicos en los que se hace presente la neblina, la desolación y las perspectivas; la actitud en las personas representadas por gestos, así como gustos y oficios de extraños con los que se topó y que lo cautivaron; y por último la arquitectura y la escultura ya sea retratada en primero o en segundo plano. Es indudable que de entonces, la belleza fue un elemento fundamental en la producción artística de José Kuri Breña, quien construyó los cimientos de su obra a partir de un lenguaje plástico inspirado en la naturaleza, en la fotografía y en la música. Esta breve muestra fotográfica incluida en el artículo, nos permite ver la Europa de los años 50’s a través de la mirada de un mexicano. Por tanto las fotografías de Kuri Breña son una expresión espiritual de su propia realidad, son una alegoría que sigue su propio estilo. Desde entonces, el artista no pretenderá romper los paradigmas artísticos o la iconografía de su tiempo, sino que hace una propia. Esto marcará una coyuntura en José Kuri Breña como artista plástico. /// Catedral de Notre Dame (detalle), París, José Kuri Beña, Colección José Kuri Orvañanos.

/// Fontana dei Quatro Fiumi, Roma, (Fuente de los cuatro ríos), José Kuri Beña, Colección José Kuri Orvañanos.

/// Mercado en Roma, José Kuri Breña, Colección José Kuri Orvañanos.


6

Arte

LA GUALDRA NO. 257

/// David vencedor de Goliat. Óleo sobre lienzo. 110.4 x 91.3 cm. 1598-1599. Madrid, Museo Nacional del Prado.

/// El sacrificio de Isaac. Óleo sobre lienzo. 104 x 135 cm. 1606. Florencia, Gallerie degli Uffizi

Caravaggio y los pintores del norte Exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

D

esde el pasado 21 de junio hasta el 18 de septiembre de 2016, el Museo Thyssen-Bornemisza presenta Caravaggio y los pintores del norte, una exposición sobre la figura de Michelangelo Merisi Caravaggio (Milán, 1571-Porto Ercole, 1610) y su influencia entre los pintores del norte de Europa que, fascinados por su pintura, difundieron su estilo. Comisariada por Gert Jan van der Sman, profesor de la Universidad de Leiden y miembro del Istituto Univesitario Olandese di Storia dell´Arte de Florencia, la muestra pone de relieve el legado del artista y la diversidad de las reacciones motivadas por su obra. La exposición abarca el curso de la carrera de Caravaggio, desde el periodo romano hasta las emotivas pinturas oscuras de sus últimos años, junto a una selección de obras de sus más destacados seguidores en Holanda, Flandes y Francia, entre otros. Caravaggio y los pintores del norte traslada al visitante a la época de Michelangelo Merisi y a las décadas que siguieron a su muerte, cuando su fama aún estaba en su punto

más alto, un periodo especialmente rico en hitos pictóricos. Durante sus primeros años en la ciudad, Caravaggio realiza cuadros que vende a través de marchantes por importes modestos. Se trata de escenas de género y naturalezas muertas con frutas y flores, una especialidad que trae consigo desde Lombardía. Con Muchacho mordido por un lagarto hacia 1593-1595 (cat. 2), consigue asombrar a sus contemporáneos tanto por las cualidades miméticas del jarrón con flores, como por la expresión melodramática del joven. Sus representaciones de tipos populares de las calles de Roma, como La buenaventura de 1595-1596 (cat. 3), llaman la atención de pintores y coleccionistas. El cardenal Francesco María del Monte, su primer benefactor, le ofrece alojamiento en el Palazzo Madama, donde pinta Los músicos de 1595-1596 (cat. 4) y Santa Catalina de Alejandría (cat. 6) en las que se puede apreciar la rápida evolución de su técnica, desde la paleta brillante y colorida del primero al marcado

claroscuro del segundo. Su capacidad para dejar de lado las convenciones y abordar temas tradicionales con una sorprendente originalidad queda patente en David con la cabeza de Goliat hacia 1598-1599 (cat. 5). Los años 1596 y 1597 marcan un punto de inflexión en su carrera gracias al encargo de dos lienzos para la Capilla Contarelli en la Iglesia de San Luis de los Franceses –La vocación y El martirio de San Mateo-, en los que el artista combina su predilección por la representación del natural y los tipos populares con un conmovedor dramatismo. Desde el momento en el que se muestran al público -durante el Jubileo de 1600- Caravaggio se convierte en el pintor más solicitado de la Ciudad Eterna y se suceden los encargos tanto públicos como privados para clientes como Maffeo Barberini, futuro Papa Urbano VIII, para el que pinta El sacrificio de Isaac de 1603 (cat. 8) o el banquero Ottavio Costa, que le encarga San Juan Bautista en el desierto de 1602 (cat. 7). Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid


7

15 DE AGOSTO DE 2016

Arte

/// Santa Catalina de Alejandría. Óleo sobre lienzo. 173 x 133 cm. 1598-1599. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

/// San Juan Bautista en el desierto. Óleo sobre lienzo. 172.7 x 132.1 cm. 1602. Kansas City (MI), The Nelson-Atkins Museum of Art. Adquirirdo por el William Rockhill Nelson Trust.

/// San Francisco en meditación. Óleo sobre lienzo. 128 x 90 cm. 1606. Cremona, Museo Cívico Ala Ponzone.

/// Muchacho mordido por un lagarto. Óleo sobre lienzo. 65.8 x 52.3 cm. Florencia, Fondazione di Studi de Storia dell’Arte Roberto Longhi

/// La buenaventura. Óleo sobre lienzo. 115 x 150 cm. 1595-1596. Roma, Musei Capitolini-Pinacoteca.


8

LA GUALDRA NO. 257

Bibliotecas

Sexto Informe de Gobierno: ¿y las bibliotecas? 6 Por Eduardo Campech Miranda

E

n el sexenio de los logros inconmensurables, de las palabras hechas acciones, de los compromisos cumplidos; en el jolgorio que da el placer y la satisfacción de haber cumplido las metas propuestas, las bibliotecas públicas siguen en el anonimato. Nadie habla de ellas porque nunca se planteó en este agonizante sexenio una política hacia las mismas. Las bibliotecas públicas: esos montones de libros (más de tres toneladas diría alguno) ordenados y organizados para que la ciudadanía los encuentre como por ósmosis: ya lo dijo La Diosa de la Cumbia: “Hay que leer: ¡Vamos por un libro!”. Mmmmm, ¿y cuál libro será el adecuado?, ¿acaso ése que dice cómo reparar televisores de transistores?, ¿o ese otro que aún muestra la división geopolítica de los años ochenta, o aquél que todavía contempla al Sistema Solar con nueve planetas?, ¿cuál leería la cantante tropical?, ¿la biografía del Estilista de las Estrellas (Alfredo Palacios)?, ¿Historias de Cronopios y Famas? (por aquello de las Instrucciones para cantar). ¿Cuántos centavos –no pesos- aportó el gobierno estatal para la adquisición de nuevo material? “Pa qué, si naiden lee”, dirán algunos connotados líderes populares. Y esa demanda se hará eje rector de una política pública infame. Si usted, amable lector, considera que

estoy escribiendo esto desde la racionalidad hepática, lo invito a que se mire los informes gubernamentales. Descárguelos y ábralos. Acto seguido, busque las palabras biblioteca pública. Así: pública. Porque si deja solamente el sustantivo se va a encontrar con un montón de acciones a favor de recintos de esta naturaleza: el de la Casa de las Artesanías en Tacoaleche, los de los penales penitenciarios, por ejemplo. ¿Y las bibliotecas públicas? Bien, gracias. Buscando la manera de atraer asistentes para revertir la tendencia en las estadísticas (al final lo que importa son los

números: ¿cuántos entraron a la biblioteca en esta última hora? Como ocho, pero seis iban al baño y uno a las computadoras. –No importa, lo que nos interesa es SUMAR. ¿Sigue sin creerme?, las próximas semanas analizaré algunos indicadores. ¿Cómo estamos en comparación a…? ¡Nosotros mismos! Tenemos una cobertura aceptable en la relación población/bibliotecas públicas. Pues sí, pero ello obedece a factores ajenos a una política bibliotecaria estatal. Dejaron ir una gran oportunidad: desarrollar las bibliotecas (en todas sus aristas) para resarcir el tejido

social (con lo pomposo y mamuco que esto signifique); para hacer de las bibliotecas un nodo de desarrollo comunitario. Ahora se vienen cinco años de una nueva administración. También tiene esta oportunidad en las manos. La clave está en dejar de concebir a la biblioteca como un almacén de libros (y todo lo que ello implica), valorar el rol social que cumple, dejarla de concebir como ese cómodo lugar para pagar favores políticos. Todo eso y más está en las manos de quienes proyecten el horizonte en el próximo lustro.

Mad Max y un futuro no muy lejano 6 Por Carlos Flores

Opinión

A la memoria de Víctor

M

ad Max es una película australiana filmada a finales de los años 70 y dirigida por George Miller; planteaba un futuro no muy lejano donde los criminales se habían apoderado del mundo y el sistema se presentaba como un rotundo fracaso. En el año 2016, sobre todo en nuestro país, somos testigos de que esa teoría es factible, pues vivimos en un ambiente donde la criminalidad es un acto cotidiano y donde las leyes, el gobierno y en general todo el aparato constitucional se han desplomado. Ante un crecimiento desmesurado de la población y un nulo crecimiento de espacios laborales y formas de subsistencia dentro del marco legal, se crean cada vez más redes en los bajos fondos, pequeños grupos de mercenarios que sirven a corporaciones legales e ilegales, pues no podemos negar que existe una gran red

de corrupción en las élites gubernamentales como en las corporaciones empresariales. En aquellos tiempos la película se destacó por la violencia explícita que mostraban las pantallas, por la brutalidad de las muertes que se presentaban y las transgresiones. En la actualidad esas transgresiones son cotidianas: asesinatos a plena luz del día, balaceras, homicidios brutales e indiscriminados, sin duda podemos decir que el planteamiento del filme se ha vuelto una realidad. Los años 80 han quedado muy atrás, y con ellos también la idea de una esperanza en la humanidad. La mentalidad de esos años ha desparecido, ya no más canciones como We are the world, pues los medios de comunicación y la forma en que los seres humanos se relacionan con ellos han dado pie a la individualidad, y es esta individualidad la que permite que el crimen florezca de manera abundante. La transgresión está al alcance de todos, en internet uno se puede topar con las cosas más horrendas que se pueda imaginar, las páginas

de noticias están llenas de escenas explícitas de homicidios, violencia y muerte, lo que hace que para esta sociedad estos eventos se visualicen como algo de lo más normal, y aunque nos asuste y nos espante, entran cada vez más en la conciencia colectiva, se vuelven algo tan corriente como la violencia en la antigüedad. Lo triste es que el móvil de todo esto reside en el hambre de poder unos cuantos, quienes harán todo lo posible por conseguir riqueza y opulencia a costa de los demás; el género humano siempre ha sido desechable, lo fue en el pasado cuando por los deseos de grandeza de un monarca miles de personas se enfrentaban a muerte en el campo de batalla, lo fue en el comienzo de la modernidad cuando los conquistadores aniquilaban culturas completas para robar sus tierras, lo es ahora, cuando los empresarios exprimen a la sociedad para robar hasta el último peso de su trabajo, como los hacendados y sus tiendas de raya. Lo angustiante es que el sistema de gobierno ya no tenga el ideal de justicia y nacio-

nalidad, que no se piense como un pueblo soberano dispuesto a defender su propia riqueza, que se entregue la sangre, el trabajo y la vida de las personas a cambio de un puñado de billetes para engordar a un cerdo en el trono, insaciable, sin corazón mente y alma, mientras que aquí abajo nuestros amigos son asesinados por todo aquello que se ha sembrado.


9

15 DE AGOSTO DE 2016

6 Por Ester Cárdenas

A

L

/// John Constable. Tormenta de lluvia sobre el mar. 1824-1828. Royal Academy of Arts London John Hammoond.

taban bien cuidados y se colocaron unas enormes esculturas talladas en madera que parecen personajes de un bosque encantado, y la cereza en el pastel fue un espacio con juegos atractivos y nuevos para los niños. Todo esto para que los ciudadanos pudiéramos disfrutar solos o con nuestras familias de la naturaleza,

escritura. Voy un poco más lejos: podría no volver a abrir un libro en mi vida. Luego cito a Bukowski: Look, let me put it this way: with me, you’re number one and there isn’t even a number two. Me dice

6 Por Simitrio Quezada

A

La Encantada

divertirnos sin gastar el tan escaso dinero (entonces y ahora). De esto no han pasado más de ocho años y por falta de mantenimiento en ese hermoso escenario hay basura, desorden, suciedad, descuido, una pista de tartán destartalada, no hay vigilancia y el espacio para los niños está medio destruido. No me atrevo

Le digo

6 Por Edgar Khonde

e digo que lo único que me gustaría hacer el resto de mi vida todas las mañanas es prepararle el desayuno. Se lo digo en voz alta desde el umbral del cuarto: podría tenerte el desayuno todos los días. Le digo que es la única certeza que tengo. Incluso, afirmo, podría renunciar a la

Castillo de sal si puedes

Río de Palabras

yer mientras caminaba con Andrea por La Encantada a punto de cruzar el puente súbitamente atronó el cielo y enormes gotas de lluvia cayeron sobre nosotras; muy cerca había una especie de tejabán al cual corrimos a guarecernos; al llegar estábamos totalmente empapadas. La tromba fue impresionante, ahí junto a otras quince personas aun sentía caer la lluvia a través de gruesas goteras. Me quedé viendo el paisaje y no pude menos que admirar su belleza. El parque La Encantada poco tenía que ver con aquél en el cual paseaba quince años atrás con Andrea y el cual dejamos de frecuentar por el estado de descuido en que se encontraba: tierra, polvo, basura, bicicletas sin control, un tren y unas canoas destartaladas, el agua verde y espesa, mosquitos, patos en peligro de fenecer. Unos cuantos años después, siendo gobernadora Amalia García se le dio una vuelta de tuerca al lugar. El parque se convirtió en algo espectacular: pista de tartán, exclusivo para caminata (ahora también las bicicletas transitan por ahí), banquetas, pista para las bicicletas, un teatro al aire libre, pasto verde, cuidado, un hermoso edificio para cafetería y restaurante, un espacio para lectura, un bellísimo aviario, baños, asadores, mesas, bancas, agua limpia, patos bien cuidados, un embarcadero adecuado con diversas embarcaciones (en buen estado), un trenecito nuevo, un pequeño zoológico, se construyeron puestos adecuados para la vendimia, la pista de patinaje se remodeló, los árboles es-

muchos de los que recientemente les da por erigirse como maestros de ética, pero no de gramática, se les antoja repetir eso de que “Fulano no tiene coherencia entre lo que dice y lo que hace”. Expresión redundante.

que por alguna razón que no entiende y que tampoco le interesa, no acostumbra sino el café y cereal con leche. Que prepararle el desayuno no tendría nada de sorprendente ni complicado.

El Picaporte

a asomarme al zoológico, pero me lo imagino. Una inversión con dinero del erario, destinada a remodelar un parque que debía conservarse para los hijos de nuestros hijos, que los habitantes de esta ciudad no hemos sabido cuidar y el gobernante en turno no ha querido preservar. ¡Qué tristeza!

Me salgo del cuarto, pongo dos panes en el comal, hago una preparación de tomate, ajo y oliva; corto en trozos jamón serrano. Luego unto el tomate en el pan, y también el serrano. Me los zampo. Cualquier simio podría llevarle a la cama café y cereal. Así que cuando ella me dice que prenda la cafetera, yo me salgo de la casa y recorro el bulevar en pijama.

“Coherencia”, sin más palabras

lo que se hace” es como si dijera “La lluvia en agua que de arriba para abajo cae desde el cielo”. Es, pues, “coherencia”, sin más palabras.

que se profesan. Así que si yo digo “Coherencia entre lo que se dice y

*Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

La definición de “coherencia” en el Diccionario es: Actitud lógica y consecuentes con los principios


10

LA GUALDRA NO. 257

Festival de Jazz y Blues 2016 Museo Manuel Felguérez Segunda semana Jueves 18 8 pm | Concierto de jazz Santur – Zacatecas 9 pm | Concierto de jazz manouche Hot Club México – México Viernes 19 6 pm | Clase magistral de guitarra y composición Imparte: Juan José Gómez 8 pm | Concierto de jazz – fusión Vocumeri – Zacatecas 9 pm | Concierto de jazz – fusión Xuc Trío – El Salvador / México Sábado 20 8 pm | Concierto de indie jazz & roll Salem - Zacatecas

9 pm | Concierto de blues Shakura S´Aida – Canadá / EEUU Tercera semana Jueves 25 8 pm | Concierto de jazz Arista 5 – Zacatecas 9 pm | Concierto de jazz Ingrid Beaujean – Argentina / México Viernes 26 6 pm | Clase magistral de saxofón Instructor: Pedro Julio Avilés 7 pm | Concierto de jazz Qu - Jazz – Zacatecas 8 pm | Concierto de jazz Euterpe Ensamble – Zacatecas 9 pm | Concierto de Latin Jazz Pedro Julio Avilés - Voyage – Cuba / México

Sábado 27 8 pm | Concierto de blues – rock Moan Blues – Zacatecas

9 pm | Concierto de blues - fusión Scott Henderson Band – EEUU

Segundo Encuentro Urbano

Todo sobre Ruelas 18 de agosto 20:00 horas Casa Municipal de Cultura, Zacatecas. Secretos de Sócrates “Sobre Ruelas” Improvisaciones, slam, rap, guapago y décimas. Vincent Velázquez y los Gorrión Serrano, Frino, Sha Mat, Danger, Euro y Edgar Luna “Money” Revista Moderna Exposición Homenaje a Julio Ruelas. Coordina Taller Rayón 554 Sala de Exposiciones de Casa Municipal de Cultura

19 de agosto 10:00 horas Portal de las Flores, Casa Municipal de Cultura, Zacatecas Acción Madonari Eduardo de los Ríos, David Granados, Pablo Durán, David A. Hernández 17:00 horas Blibliotecas Municipales. Taller de grabado para todos. Coordina Taller de Gráfica “El Batiscafo” 18:00 horas Casa Municipal de Cultura, Zacatecas.

“Julio Ruelas. El transgresor sensual” Conversatorio Ingrid Suckaer y Jánea Estrada 20 de agosto 16:00 horas Plaza de Armas “Encuentro de grabadores. Recordando a Julio Ruelas” Coordina Centro de la Gráfica 20:00 horas Plaza Miguel Auza Ely Guerra Concierto por su 20 aniversario, El Origen


11

15 DE AGOSTO DE 2016

Notas al margen

6 Por José Agustín

Solórzano

/// William Hogarth. The Graham Children (detalle, 1742). National Gallery, Londres.

E

s entre los mismos escritores que la fauna literaria da siempre de qué hablar. Lamentablemente fuera de la manada de gatos que se dedican a escribir (o presumen hacerlo) son poquísimos los que se enteran de los ires y venires de la vida literaria. La selva de los tarzanes intelectuales se balancea entre desgreñadas y mordidas por temas tan diversos como antologías que no incluyeron a perenganito o premios que volvió a ganar merenganito. Sin olvidar que fulanito volvió a escribir una crítica contra chabacanito donde hace gala de un furioso racismo vestido como feminismo progresista. Pareciera que Dios les dio las palabras a los poetas para que las usaran en decir estupideces. La cadena alimenticia del tejado de los Cuatro Gatos está encumbrada por los novelistas más o menos conocidos. Aquéllos que creen que ya la hicieron porque en la tevé y en los diarios les piden la opinión; los mismos que incluso se venden en Sanborns o en los centros comerciales (siempre con descuento porque si no eres Yordi Rosado no eres nadie) y que por tanto ya están en las grandes ligas. Habría que decir que tener éxito en lo literario siempre será parecido a simplemente no tener éxito. La cantidad de lectores a nivel país no puede considerarse un mercado, a lo mucho: un tianguis. Luego de estos especímenes vienen los narradores que tienen un par de premios nacionales, han publicado algunos volúmenes de cuentos y sus coetáneos no les voltean la cara cuando se los encuentran en algún café o cantina. Éstos esperan, con suerte y dos o tres contactos, llegar al lugar de los primeros. En tercer lugar están los poetas multipremiados. Éstos tienen un aura de respetabilidad que les da el hecho de escribir tan pocas palabras a cambio de cantidades estratosféricas de dinero (lo de estratosférico es un decir, claro). Cualquier premio de poesía puede considerarse el apoyo gubernamental para una minoría en situación vulnerable. Al poeta, al menos en nuestro país, se le respeta como se respeta a un discapacitado o a un anciano desahuciado. La diferencia es que los poetas no lo saben y caminan por el zoológico literario moviendo las plumas de la cola con más orgullo que un pavorreal en celo. Obviamente ellos no esperan cosechar costales de dinero, se conforman, sí, con la trascendencia. Por último, y perdonarán mi burda forma

de estratificar a mis colegas, están los gatos que se suben al tejado sin haber sido invitados. Realmente es poco necesario y práctico hacer una distinción entre los escritores inéditos, los poetas con un par de libros publicados, los cuentistas que se reúnen y hacen encuentros culturales, los que han escrito un libro y lo traen engargolado bajo la axila, o los que esperan la fama en la barra de una cantina. Da igual: a ellos nadie los pela. Están en el tejado de los Cuatro Gatos como el eslabón más bajo de la cadena alimenticia. Ellos son los que consumen los libros de los anteriores. Ellos son los que van a los talleres, compran las novelas de los autores jóvenes que están dando de qué hablar; los que creen en la literatura como un medio y como un fin; son ellos, los gatos callejeros que sueñan con ser gatos editados o al menos conocidos en su azotea, los que hacen posible la utopía que llamamos mercado literario o mundo de las letras. Con lo anterior no quiero decir que los primeros sean más escritores que los últimos. Eso es algo que no podemos saber con seguridad. La calidad literaria está deslindada del reconocimiento público; lamentablemente el título

de “escritor” siempre ha estado avalado más por los aplausos y la lambisconería que por una auténtica labor creativa. Esta nota surge de una tertulia a la que llegué por solidaridad con un amigo. En ella había varios felinos callejeros, algunos habían escrito dos o tres textos en su vida, otros estaban ahí porque “les gustaba leer pero no se sentían capaces de escribir una línea”. Una de ellos habló sobre los poetas, había hecho una reflexión en casa a partir de un texto de Octavio Paz y pensaba que el poeta, “para devenir” poeta, necesitaba de una conexión casi divina con el lenguaje; esta conexión trascendental entre el hombre y la palabra era lo que convertía a un ser humano común y corriente en un Poeta. Mientras escuchaba atento a la muchacha, pensaba en algo: Yo conozco a bastantes poetas, y algunos realmente son buenos; de verdad, se los digo: son buenos. Pero no tienen nada de mágico y algunos ni siquiera utilizarían palabras como “devenir” o “conexión trascendental” en su vocabulario. La contradicción entre el arquetipo del poeta y el poeta real además de risa, da de que hablar. He leído libros de hombres de ciencia,

como mediocremente los llamamos, y libros de hombres de letras. Los primeros, debo decirlo, casi siempre tienen una conexión más espiritual con el mundo que los segundos. El poeta, y voy a ceñirme para no caer en exageraciones, al menos el mexicano y el actual, es casi siempre un gato mundano; busca el reconocimiento entre pares y algo de dinero, y la trascendencia que alardea se limita a dejar un montón de libros publicados con su nombre en la portada. La literatura siempre superará a su autor porque un libro no puede ser mezquino o hipócrita (al menos por sí mismo), mientras que el autor casi siempre lo es. Pensaba, mientras me encontraba en esa tertulia, en lo que pensaría esa joven que hablaba con tanta pasión de los poetas si conociera a alguno. Como sucede a veces con las mascotas, probablemente terminaría echándolo a la calle una vez que lo conociera mejor. Cuando se diera cuenta que los poetas, para “devenir” poetas, también deben sudar, comer y cagar. Tal vez la palabra no lo sea todo y debamos empezar a guardar silencio. Hasta ahora no conozco un poeta que no se vea mejor callado.

Notas al Margen

Todos queremos un poeta, hasta que conocemos alguno


12

LA GUALDRA NO. 257 /// 15 DE AGOSTO DE 2016

Río de Palabras

6 Por Alberto Huerta

A

mí no, a mí no me deja con la palaba en la boca. Nomás eso faltaba. A mí no, al rato hasta me va a levantar la mano, y eso sí que no. A mí no. Sobre mi cadáver. A mí no. Antes le rompo la boca y le doy media docena de nalgadas. Sí, sí, antes de que Dios todo poderoso le seque la mano. Porque a los padres no se le pega… y mucho menos a la madre. No… A mí no, a mí no me hace esos desfiguros como a su papá. No, a mí

no. Nomás eso faltaba. Que la señorita se me ponga girita, mocosa del demonio. Igualita a tu padre, igualita. Eres su vivo retrato. Pero a mí no. Mocosa del demonio. Y los dedos como de lagartija de Fabiola Orellana, Fabi, se le engarfian en el celular. Los ojos son dos ascuas que brillan debajo de los cristales de las gafas oscuras. Mueve la pierna nerviosa. Se muerde la punta de la lengua. La niña la mira con ojos mustios y sorbe el moco que se columpia en la nariz.

Tres almohadas 6 Por Pilar Alba

D

esde hace tiempo que me duermo con tres almohadas. No para evitar la asfixia o como prevención de dificultades respiratorias. En realidad no las uso para reposar sobre ellas la cabeza. No, simplemente me duermo junto a esas tres almohadas. Cada una de ellas por cada uno de los hombres que he querido. Las abrazo, dándole a cada una su tiempo. Las aprisiono entre mis piernas, una por una. Susurrándoles en voz baja

sus nombres al oído. Las lleno de besos, de caricias como dice la canción; con la diferencia de que yo sí estoy consciente, y sé que no son más que tres almohadas. A pesar de eso, no puedo evitar provocar los celos entre ellas. Por eso les cuento secretos que nunca me atreví a decirles en su momento, le doy a cada una su tiempo. Les hablo en silencio, las lleno con mis deseos, les hago promesas. Y así como en su momento los hombres que he amado lo hicieron: al amanecer simple y sencillamente las dejo solas.

/// Un día como hoy, pero de 1964, falleció el pintor Gerardo Murillo, mejor conocido como Dr. Atl. En la década de los 50 del siglo pasado, llegó a exponer en Zacatecas gracias a las gestiones de su amigo y colega Francisco Goitia.

A mí no

Profile for La Jornada Zacatecas

La Gualdra 257  

La Gualdra 257

La Gualdra 257  

La Gualdra 257

Advertisement