Page 54

Poema de situación Yo no necesito la muerte de los mártires. No necesito de sus rostros en la ira de la muchedumbre, no preciso sus voces que golpean en la pancarta, en los muros, en las redes, en las piezas de domingo. No me hacen falta sus nombres, la sangre en que crecieron. Sus ojos, sus gritos, no son angustias para mí, no son las furias que hierven en las manos de los otros. Me vale más saber que ellos rieron como yo, que de mi edad sufrieron como yo ahora sufro: Desnudo, Gris, Bebido e Insolente. me vale más saber que somos gemelos de un tiempo donde quizás sus mujeres lleguen a ser las mías y podamos confundirnos en lo febril de las puertas. Me vale más tenerlos como aporte de mis días, como el almuerzo elemental gracias al que vivo, y no en lo solemne, no en lo ya perdido, donde ahora se pasean en un círculo de sombras apuntalando con sus muertes la historia de un país. Yo no necesito la gloria de estos mártires. Poesía ¿Quién ha encerrado en tan breve modo los oros del mundo? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ (1972)

Un Caballo de Troya en el Caribe Lucha tu guerra tú mismo:                   el aliado de ahora                    se volverá enseguida                    tu peor enemigo. (Dice Stephen Crane                    que los mambises estaban                    agradecidos de los gringos:                    gente que monta buenos caballos                    y sabe despreciar a los negros.) Los ingenuos mambises no pudieron controlar                    la ayuda que recibían,                    y los ayudantes se volvieron                    más protagonistas que ellos mismos. Guantánamo era especial por sus condiciones,                    pero si no era Guantánamo                    se iban a coger cualquier cosa. Guantánamo es la prenda de nuestro compromiso,                    el precio por mantener a los españoles                    alejados para siempre. Fin del turismo azucarero en el Caribe. Vayan a buscar mulatas en Marruecos. Dense una vuelta después, cuando tengan                    el látigo largo del euro                    que nos hace felices. Sorprendido una vez, sorprendido dos veces. Los heroicos mambises solo podían luchar                    contra un enemigo evidente:                    después de todo no es fácil resistirse a un caballo tan bonito.

Guantánamo

55

Unidiversidad 22  

Revista de pensamiento y cultura de la BUAP.

Unidiversidad 22  

Revista de pensamiento y cultura de la BUAP.

Advertisement