Issuu on Google+


[Director] Jorge L. Santana Dumas [Subdirector] Jesús Esteban Barranco [Jefe de redacción] Raquel Fernández de Bobadilla [Consejo de redacción] Luciano García Matas Juan José Guerrero Victoria Serrano Blanes César Allende García Victoria Luque Manuel Ortuño Morente [Administración] Josué Santana Neira [Web] Israel Castro Llorente [Gestión] Francisco Esteve Jesús Castro Cortés Fernando Cerezo [Ilustraciones] Rodrigo [Edita] Asociación Bendita María Avda. Pablo VI, 9 - Local 12 A 28224 Pozuelo de Alarcón Madrid Tel.: 91 759 79 68 [Maquetación] Dayenu Grupo de Comunicación S. L. [Imprime] Icono, S.A. [E-mail] info@revistabuenanueva.com [web] www.revistabuenanueva.com [Depósito legal] M-26182-2006

HACIA ORIENTE 3 Ya suena el shofar 4 ARCA DE NOÉ CANTEMOS AL SEÑOR 8 Salmo12 Luis Martínez Mora

TESTIGOS DE LA VERDAD 12 Entrevista a Nacho Calderón Victoria Serrano Blanes

18 Siquieres tú tocar a Cristo Victoria Luque

22 Cuatro hijas Jerónimo Barrio

26 La libertad de los pobres de espíritu Juan Pedro Ortuño Morente

SI HOY ESCUCHÁIS SU VOZ 30 Vosotros sois la sal y la luz del mundo Cesar Allende

FAMILIA DE NAZARET 36 Dios se manifiesta a los hijos a través de los padres Carlos Orlando

40 ¿Casarse y por la Iglesia? Mariano Martínez-Aedo

KERIGMA 45 Memoria histórica Jesús Esteban Barranco

RAZÓN CREADORA 48 Adicción a internet José Antonio Gris

52 De la cultura del corporeísmo a la cultura de la Eucaristía Carmen Álvarez Alonso

SOFISMAS 56 El hombre posmoderno constructor de sí mismo Aquilino Polaino-Lorente

EDUCACIÓN PARA LA VIDA 62 ¿Quién debe educar la sexualidad de los niños y adolescentes? Concepción Medialdea

ESPADA DE DOS FILOS 66 ¡Tengo sed! Antonio Pavía

ALDEA PLANETARIA 72 Entre lo divino y lo humano Carlos Soler Ferrán

76 La nueva intolerancia que se impone Benigno Blanco Rodríguez

LIBROS 81 Jesús y el Escriba 82 En busca de una ética universal SED SANTOS 86 Una heronína de los tiempos modernos José González

MOSAICO 90 ¿Qué entendemos por humanizar? Alejandro Rocamora Bonilla

94 “La Sabana santa es el espejo del Evangelio” Jorge M. Rodríguez Almenar

102 Desde la cima del monte Tabor Santiago R. Sánchez Ruiz

106 Un apostol de Dios en la India Javier Ramos

112 Por la libertad religiosa José Igancio Munilla

116 Cuando sopla el Espíritu Álvaro Menéndez Bartolmé

FUERZA EN LA MIRADA

120 ¿Me busco a mí mismo? LUZ PARA EL MUNDO 124 Querido amigo Juan Pablo Victoria Luque

BENDITA MARÍA 126 Santa María Madre de Dios Munuel Ortuño Morente

ENTRETENIMIENTO 130 Fray Buenaventura 131 ORACIÓN

La Asociación Canónica Bendita María, Editora de la revista Buenanueva, es una asociación sin ánimo de lucro. No está vinculada a ningún grupo, ni movimiento de la Iglesia, ni a ninguna institución. Por tanto, no tiene más ingresos que los derivados de las suscripciones y las aportaciones que graciosamente nos hacen. Todas las personas que trabajan en ella lo hacen gratuitamente, con la única finalidad de anunciar el Evangelio y el Reino de Dios a través de este medio. Si quieres ayudarnos, puedes enviar tu aportación a Asociación Bendita María 0128 019 8 77 010 0 0 0 2814 a través de la cuenta de Bankinter


hacia Oriente

Ya suena el shofar Aparece el tiempo de cuaresma, viene a nuestro encuentro; la esencial defensa y amparo que necesitamos cada año; el tiempo de la Teshuvá, del retorno: “¡Vuelve, Israel!”, pues no van por ahí los tiros. ¿Por qué sigues obcecado en tus propósitos, empecinado en tus afanes? ¿Es que tiene que hacerse tu voluntad por encima de todo...? Quedan las cenizas que has rendido después de haber tropezado en tu iniquidad, en mi necedad, en nuestra arrogancia. Ya hemos andado mucho camino, y nuestras sandalias no han envejecido; miramos atrás y vemos los cadáveres de los que querían nuestra ruina y los huesos secos en el páramo verdeando; el aroma del óleo que resbala por la mejilla, el bálsamo del indulto y la gracia, y sobre todo, la fragancia de los frutos de la tierra esperada. Ahora suena grave el shofar, y nuestro cuerpo debiera temblar: ¿qué es lo que nos pide? Solo esto: “¡Buscadme y viviréis!”. Llega el tiempo favorable; no vamos a nosotros a él, sino que viene a nosotros como perfume suave, se tropieza con nuestra duda, se rompe contra nuestra desidia, y todo para que miremos atrás bajo el ruego desconsolado y roto del mensajero que clama: “¡Vuelve, Israel!”. Ojalá se rasgue el ensalmo del corazón en vez de los vestidos. Ojalá miremos dentro donde está la podredumbre en vez de fijar nuestra mirada en el ojo ajeno. Ojalá no nos sentemos en la ley, en la norma, en la legalidad, en el precepto, en los códigos que nos llevan a condenar, a murmurar, a salir siempre ilesos. Ojalá nuestra única justicia sea la indulgencia y el perdón. ¡Ya suena el shofar! Nos avisa del tiempo de la reconciliación, es el kayrós, el momento propicio; se amplía ante nosotros la senda para no incurrir en la acequia sentados, mostrando la suerte de la vanidad tañida en nuestra frente, justificados por la ignorancia y la necedad; sino más bien dejarnos abatir por la verdad, pues “un corazón roto y oprimido el Señor no lo desprecia”. “Pues quien encubre sus culpas no prosperará, el que las confiesa y abandona obtendrá misericordia”. Es el instante oportuno, el momento justo, el tiempo de la contemplación, de la intimidad con Dios. “¡Abrid vuestros ojos y miraos en Él!, y aprended cuál es vuestra imagen”. Ese día, te tomaré a ti, siervo mío, y te pondré como un sello, porque te he elegido. Esta es nuestra prosperidad: la conversión, el retorno: nuestros ojos fijos en el Señor. Porque tenemos una ayuda inestimable en las armas de la luz: recubiertos de la armadura de Dios, ceñidos con la verdad y revestidos de la justicia de la cruz; calzando siempre el celo por anunciar el Evangelio y pertrechados con el escudo de la fe, empuñando la espada del espíritu, que es la Palabra de Dios e investidos con el yelmo de la salvación, pues Cristo Jesús resucitó y un día volverá, volverá y nos llevará con Él. Jorge L. Santana

3


a rc a d e N o é

¿Cuál es la pena del pecador? Le preguntaron a la Sabiduría: ¿Cuál es la pena del pecador? Respondió la Sabiduría: El mal persigue a los pecadores, mientras que el bien recompensa a los justos (Pr 13,21) Le preguntaron a la Profecía: ¿Cuál es la pena del pecador? Respondió la Profecía: La persona que peca deberá morir (Ez 18, 4) Le preguntaron a la Ley: ¿Cuál es la pena del pecador? Respondió la Ley: Que ofrezca un sacrificio de reparación y será expiada su culpa (cf. Lv. 5, 6). Le preguntaron al Santo –bendito sea-: ¿Cuál es la pena del pecador? Respondió: Que se convierta y será expiada su culpa. Es lo que está escrito: El Señor es bueno y justo.

Mejor dormir que murmurar Cuando yo era niño, era un muchacho piadoso, ferviente en la oración y en las devociones. Una noche estaba yo velando con mi padre, mientras sostenía un libro de oraciones en mis rodillas. Todos los que se hallaban en el recinto comenzaron a adormilarse y no tardaron en quedar profundamente dormidos. De modo que le dije a mi padre: “Ni uno solo de esos dormilones es capaz de abrir sus ojos o alzar su cabeza para decir sus oraciones. Diría uno que están todos muertos”. Y mi padre me replicó: “Mi querido hijo, preferiría que también tú estuvieras dormido como ellos, en lugar de murmurar”.


a rc a d e N o é

El monje y la mujer

De camino hacia su monasterio, dos monjes se encontraron con una bellísima mujer a la orilla de un río. Al igual que ellos, quería cruzar el río, pero éste bajaba demasiado crecido. De modo que uno de los monjes se la echó a la espalda y la pasó a la otra orilla. El otro monje estaba absolutamente escandalizado y por espacio de dos horas estuvo censurando su negligencia en la observancia de la Santa regla: ¿Había olvidado que era un monje? ¿Cómo se había atrevido a tocar a una mujer y a transportarla al otro lado del río? ¿Qué diría la gente? Etc. El acusado escuchó pacientemente el interminable sermón. Y al final estalló: “Hermano, yo he dejado a aquella mujer en el río. ¿Eres tú quien la lleva ahora?”.

El ataque de corazón espiritual El corazón del tío Luis era muy débil y el médico le había aconsejado que tuviera mucho cuidado. De modo que, cuando sus familiares se enteraron de que el tío había heredado mil millones de euros de un pariente difunto, tuvieron miedo de comunicárselo no fuera a ser que le ocasionara un ataque al corazón.

Luis pensó unos instantes y dijo sin el menor asomo de duda:”Le daría a usted la mitad para la iglesia, Padre”. Al oírlo, el Padre Gil sufrió un repentino ataque al corazón.

Así pues, pidieron ayuda al párroco, el cual les aseguró que él encontraría el modo de decírselo. “Dígame, Luis -le dijo el Padre Gil al anciano cardiópata- si Dios, en su misericordia, le enviara mil millones de euros, ¿qué haría usted con ellos?“.

5


a rc a d e N o é

Conocer a Cristo

Ser libre Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey. Y le dijo Aristipo: “Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esta basura de lentejas”.

-¿De modo que te has convertido a Cristo? -Sí. -Entonces sabrás mucho sobre él. Dime: ¿En qué país nació? -No lo sé -¿A qué edad murió? -Tampoco lo sé. -¿Sabrás al menos cuántos sermones pronunció? -Pues no…No lo sé. -La verdad es que sabes muy poco para ser un hombre que dice haberse convertido a Cristo… -Tienes toda la razón, Y yo mismo estoy avergonzado de lo poco que sé acerca de Él. Pero sí que sé algo: Hace tres años, yo era un borracho. Estaba cargado de deudas. Mi familia se deshacía en pedazos. Mi mujer y mis hijos temían como un nublado mi vuelta a casa cada noche. Pero ahora he dejado la bebida; no tenemos deudas; nuestro hogar es un hogar feliz; mis hijos esperan ansiosamente mi vuelta a casa cada noche. Todo esto es lo que ha hecho Cristo por mí. ¡Y esto es lo que sé de Cristo!

A lo que replicó Diógenes: “Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

El perfecto Guardián Un hombre se introdujo en la huerta de un vecino para robarle maíz, llevando consigo a su hijo pequeño para que hiciera de guardián y le avisara si alguien se aproximaba. Antes de comenzar el hurto comprobó que no hubiese nadie en los alrededores. Miró a un lado y luego al otro. Al no ver a nadie se dispuso a llenar la bolsa que llevaba consigo, pero de repente el niño exclamó: “¡Papá, te has olvidado de mirar en otra dirección!” Suponiendo que se acercaba alguien guardó rápidamente la bolsa y le preguntó a su hijo en voz baja: -“¿Dónde?”. Este le respondió: “¡Te has olvidado de mirar hacia arriba!”. Al padre le remordió la conciencia, tomó a su hijo de la mano y emprendió el regreso a casa sin el maíz que había planeado robar.


a rc a d e N o é

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen Por Jaime Mestre En aquel tiempo, cuando el pueblo de Israel cometió pecados, el Santo, bendito sea, dijo a Abrahán: “Abrahán tus hijos han pecado contra mí”. Y Abrahán contestó: “Señor del Universo, destrúyelos en tu nombre” y no rogó para que los pecados fuesen perdonados a Israel. Entonces el Santo, bendito sea, se dijo: “Iré a Jacob que ciertamente tendrá compasión del pueblo de Israel, teniendo en cuenta el largo sufrimiento que tuvo con la educación de sus hijos” Así le habló a Jacob: “Tus hijos han pecado contra mi” y Jacob contestó: “Por tu santo nombre, destrúyelos” y tampoco él intercedió por ellos. Entonces el Santo, bendito sea, se dijo: “Hombres viejos como Abrahán ya no tiene la razón clara y los más jóvenes no tienen razones todavía”, lo que justificaba que Dios no obtuviera ninguna respuesta satisfactoria de ellos. Entonces el Santo, bendito sea, se dijo: “Voy a ir a donde Isaac y escucharé lo que él me diga. Y entonces dijo: “Isaac, tus hijos han pecado contra mí”. E Isaac contestó: “Oh Señor del Universo, ¿acaso son solamente hijos míos? ¿No son también hijos tuyos? ¿Por qué solo los has nombrado como hijos míos? En el tiempo en que recibieron la Torá, ellos dijeron: “Queremos obedecer y actuar en consecuencia”, y tú los llamaste “Israel, mi hijo, mi primogénito”.

Pero ahora que han pecado, los llamas mis hijos y no tus hijos. Y además, ¿de cuántos días dispone el hombre para poder pecar en este mundo? Sesenta años y diez más, y si vive mucho tiempo, llega a los ochenta. Descuéntales veinte, en los cuales el hombre no puede ser responsable, porque uno que tiene menos de veinte no es capaz todavía de cumplir con todos sus deberes. Descuenta pues veinte y solo le quedan cincuenta. Después descuenta todavía otros veinticinco que es el tiempo que lo pasa durmiendo y en este tiempo de inconsciencia no se peca. Entonces no le quedan más que veinticinco años. De ellos restemos doce años y medio más, que son los que el hombre emplea para rezar, para comer y para realizar sus necesidades corporales, quedándole entonces doce años y medio. Entonces, espero que tu querer sea que tomes los pecados de Israel sobre ti, y si para perdonarles quieres que yo tome la mitad sobre mí, sea. Pero si tú deseas que yo tome toda la culpabilidad sobre mi, acuérdate entonces que yo me entregué sobre el altar que había preparado mi Padre Abrahán. Cuando los hijos de Israel lo oyeron exclamaron: “¡Isaac, tú eres nuestro Padre!”. A lo que Isaac respondió: “¡Oh hijos de Israel, dirigid vuestra mirada hacia Él!”. Entonces ellos elevaron sus ojos al cielo diciendo: “¡Tú eres nuestro Padre, desde siempre tú nos has liberado. Amén!”

7


ca nt e m os a l S eñ o r

De

las tinieblas a la

Luis Martínez Mora

¿

luz

Hasta cuándo, Señor, seguirás olvidándome? ¿Hasta cuándo me esconderás tu rostro? ¿Hasta cuándo he de estar preocupado, con el corazón apenado todo el día?

¿Hasta cuándo va a triunfar mi enemigo? Atiende y respóndeme, Señor, Dios mío; da luz a mis ojos para que no me duerma en la muerte, para que no diga mi enemigo: “Le he podido” ni se alegre mi adversario de mi fracaso. Porque yo confío en tu misericordia: Mi alma gozará con tu salvación, y cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.

8


cantemos al Señor

TUS SILENCIOS, SEÑOR, PARA AQUEL QUE HA CONOCIDO LA DULZURA DE TU AMOR Y TU TERNURA, SE HACEN TAN LARGOS, TAN PROFUNDOS…

“¿Hasta cuándo?”. Hasta cuatro veces el salmista hace esta petición casi a modo de reproche. Son los silencios de Dios. Tus silencios, Señor. Parece por momentos que te escondes, te callas, enmudeces, nos dejas solos en medio de nuestro abatimiento. Para aquel que ha conocido la dulzura de tu Amor, tu ternura, esos silencios se hacen tan largos, tan profundos… Tú, Señor, nos pones a prueba, esperando que de nuestro corazón surja un sincero grito de auxilio. Cuatrocientos años estuvo tu pueblo esclavo en Egipto, cuatrocientos años de silencio; y al final tú escuchaste su grito en la aflicción; el grito desesperado de aquel que solo en ti busca su salvación. Por un momento escondes tu rostro, tu presencia y todo se desvanece, todo carece de sentido. ¿No será que quieres educar nuestra paciencia en medio de la tribulación? Pues “la tribulación produce paciencia, la paciencia virtud probada, la virtud probada esperanza, y la esperanza no defrauda” (Rom 5,4). ¡Eso es Señor!, quieres que lleguemos a la esperanza, a esperar confiadamente en ti, en tu venida, tu paso en medio de nuestros sufrimientos, en definitiva en nuestra cruz de cada día. “¿Hasta cuándo seguirás olvidándome?”. Acuérdate Señor que estoy en la angustia, abatido, y sumergido en la soledad a la que me lleva el pecado y no puedo salir si Tú no apareces. “¿Hasta cuándo me esconderás tu rostro?”, el rostro de tu hijo, coronado de espinas, lacerado y golpeado, que me muestra el Amor verdadero, que ha cargado con mis pecados y me ha librado de la muerte. Tu rostro, el más bello de los rostros, que lleva impreso el dolor que yo he causado. ¡Señor no me ocultes tu rostro!

9


ca nt e m os a l S eñ o r

¡no me dejes, que te la juego! Ayúdame Señor porque tengo enemigos que me acosan, que esperan que yo caiga para enorgullecerse. No dejes que se rían, que triunfe el mal. Pero sobre todo líbrame, Señor, del demonio, el enemigo primordial, que desea arrancarme de tu presencia y hacerme caer en la desesperación. Lo sé, Señor, soy débil, y puedo destruir en un segundo lo que Tú has hecho en tanto tiempo…

>>TÚ, SEÑOR, NOS PONES A PRUEBA, ESPERANDO QUE DE NUESTRO CORAZÓN SURJA UN SINCERO GRITO DE AUXILIO

LO SÉ, SEÑOR, SOY DÉBIL, Y PUEDO DESTRUIR EN UN SEGUNDO LO QUE TÚ HAS HECHO EN TANTO TIEMPO 10

“Atiende y respóndeme, Señor, Dios mío”. Mírame con la mirada de Cristo. Esa mirada pura y penetrante con la que miró y amó al joven rico entristecido porque tenía muchos bienes. Como miró a la muchedumbre y la vio abatida como ovejas sin pastor. Como miró a Pedro, su amigo, cuando le negó. La mirada que no juzga, que interpela, que te conoce, que te hace descubrir tu pecado y te otorga el don de lágrimas. Pero sobre todo, mírame como nos miraste en Javier, camino de París en la Jornada Mundial de la Juventud de 1997. Mi matrimonio se desmoronaba, una depresión dominaba nuestra vida, nos destruía y nos dejaba sin esperanza. Rezando a tus pies, Tú nos miraste y nos sonreíste. ¡Oh Cristo de la sonrisa! Tú también has experimentado el abandono, la soledad, la angustia y el dolor. Tu mirada serena en el suplicio de la Cruz, tu sonrisa complaciente nos dice: “Padre a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46). En tus manos pongo mi matrimonio, mis proyectos, mis ilusiones, en definitiva mi vida. Y así fue, solo Tú reconstruiste mi matrimonio, solo Tú hiciste posible vencer la depresión y nos sonreíste con nuestro segundo hijo, Javier. Viéndolo a él, veo que todo lo puedes, veo tu mirada, veo tu sonrisa llena de paz en medio del sufrimiento, en la agonía de la cruz..

cuanto más lleno de ti, más vacío de mí “Da luz a mis ojos para que no me duerma en la muerte”. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano; tu cuerpo entero tendrá luz, pero si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras (Mt 6,22-23). Por ello, dame luz, Señor, dame sabiduría, dame discernimiento, para que no viva en las tinieblas, sin ver tu Amor en mi vida. Dame luz para verte con los ojos de la fe, para amar a mi hermano, para amar como Tú me amas. Si no tengo luz mi vida se oscurece y acabo dormido en el sueño de la muerte y del pecado, viviendo solo para mí, alienado con las cosas de este mundo, condenado a vivir una vida mezquina, abandonado en la soledad y la frustración.


cantemos al Señor Despiértame del sueño de la muerte, como hiciste con la hija de Jairo a la que todos creían muerta. Que yo también pueda escuchar tus palabras “Talitá kum”, para revivir del letargo, del sueño al que me lleva el pecado a causa de mi debilidad. “Mi alma gozará con tu salvación” porque está triste, sola. Tú eres el único con alegría. Devuélveme la alegría de tu salvación, que mi corazón rebose de alegría porque me has sacado del abismo profundo y has dado la espalda a todos mis pecados. ¡Cuántas gracias, Señor, debo darte! Aunque por un momento te ocultes, siempre estás, todo lo llenas. En tantos momentos difíciles de mi vida, en mi matrimonio, en los problemas con los hijos, en enfermedades, dificultades… Tú siempre has estado, no me has abandonado. Por eso yo “confío en tu misericordia”. Mi vida puede descansar en ti porque Tú eres fiel. Yo todo lo estropeo, lo empobrezco, lo destruyo. Tú todo lo haces nuevo, todo lo haces bello. Has tenido a bien fijarte en mí, que no soy nada, que nada puedo darte, solo mis pecados; y, con todo, has cargado con ellos, te has hecho esclavo por mí, para que yo sea libre. Has perdido tu honor para que yo recupere mi dignidad perdida. Has descendido para que yo pueda levantarme. ¡Cuántos bienes! ¡Cuántos prodigios en nuestro favor! Por eso Señor no puedo por menos que cantarte y darte gracias “por el bien que me has hecho”.

“LA TRIBULACIÓN PRODUCE PACIENCIA, LA PACIENCIA VIRTUD PROBADA, LA VIRTUD PROBADA ESPERANZA, Y LA ESPERANZA NO DEFRAUDA” (ROM 5,4)

¿NO SERÁ QUE QUIERES EDUCAR NUESTRA PACIENCIA EN MEDIO DE LA TRIBULACIÓN?

11


t e s t i g o s d e l a ve rd a d

“El verdadero drama te lo encuentras cuando no hay cariño”

Victoria Serrano Blanes

Entrevista a Nacho Calderón, psicólogo reemos no estar preparados para enfrentarnos a la discapacidad; pero, cuando se cruza en nuestra vida, descubrimos, para nuestro asombro, que se puede vivir con carencias y seguir sonriendo. Esto mismo le sucedió a Nacho Calderón, quien, siendo todavía estudiante de Psicología, quiso la Providencia que se centrara en la atención a personas con problemas neuropsicológicos. A partir de entonces, al tiempo que aumentaba su interés profesional, crecía su fascinación por la sencillez de estos enfermos, tan alejada de pliegues y recovecos. Hoy confiesa que es en la adversidad y debilidad donde encuentra más patente el rostro de Cristo. No es de extrañar ya que fue en los olvidados y excluidos en quien el Hijo de Dios más obró sus maravillas.

C

12


t e s t i g o s d e l a ve r d a d ¿Qué es más correcto hablar de discapacidad o de minusvalía? Hubo una convención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que se afinaron los términos para no hablar de minusvalía, sino de personas con discapacidad, aunque todavía no se ha conseguido erradicar esta palabra. ¿Qué se necesita para tratar con estos enfermos además de formación? A priori la discapacidad puede producir rechazo; pero lo que nos define a todos los profesionales es que nos sentimos atraídos por ella. Tratamos un amplio elenco de discapacidades, desde dislexia hasta parálisis cerebral, pero nuestros favoritos a nivel profesional y humano son claramente los más graves. En mi caso no es porque me den más, sino porque me obligan a donarme más, es decir, a salir del propio yo, y eso siempre me ayuda a crecer como persona. ¿Cómo surgió esta vocación hacia los enfermos? Fue providencial. Cuando estaba estudiando Psicología pensaba que nunca trabajaría con niños y tampoco con drogadictos ni con lesionados cerebrales, ya que creía que ambos no tenían solución. En tercero de carrera pidieron voluntarios para traducir del inglés un libro sobre lesionados cerebrales y me ofrecí. El libro hizo que cambiara mi percepción, pues en él se contemplaba por primera vez la posibilidad de hallar soluciones a las lesiones cerebrales. Me atrajo tanto la idea que pensé que si podía haber soluciones, yo quería buscarlas. ¿Qué has aprendido de los grandes profesionales que no está en los libros? La dignidad y el respeto hacia el enfermo. Lo que distingue a un profesional de otro es cómo trata a cualquiera, sea enfermo o no, y eso no se estudia. He tenido la suerte de trabajar con los grandes y ver cómo se ponen a la altura del

enfermo; aunque también hay muchos gigantes que no saben hacerlo. Recuerdo que en una ocasión le dije a uno de estos maestros: “La diferencia entre el resto de los profesores y tú es que no sé cómo lo haces, pero no te pones a la altura del enfermo, tú los elevas”. El matiz es claro y el enfermo y sus familiares son capaces de distinguirlo. ¡No es que yo me pongo a tu altura, es que yo te elevo! Esto es lo mágico.

CONTIGO Y COMO TÚ ¿Prevalece el individuo sobre su enfermedad o es ella quien manda? El que prima siempre es el individuo. Nosotros no usamos diagnóstico; valoramos con la misma herramienta a un disléxico que a un síndrome de Down. Lo que queremos saber es qué funciones puede llevar a cabo y en cuáles falla, y eso puede coincidir en ambos. Cada uno puede tener una gran potencialidad en unas áreas, tenga la discapacidad que tenga. Hemos tratado a niños con síntomas parecidos pero cada uno es diferente, único y especial. La calidad de una sociedad se mide por el respeto hacia los más débiles. ¿Tiene el discapacitado en la práctica los mismos derechos que sus conciudadanos? No, no es así pero con nadie. La misma ley del aborto ya te da la pauta. Por el hecho de que se sospeche una mínima discapacidad se puede abortar a un niño hasta el noveno mes de embarazo y, en cambio, si no la tiene, solo libremente hasta la semana 14. Con la elección de colegios también se discrimina y las compañías de seguros no admiten en la póliza a un niño con discapacidad porque tiene unos costes más elevados y no les sale rentable. El niño discapacitado desgraciadamente es mucho más del Estado que de los padres, sobre todo en el sistema sanitario de salud de la Seguridad Social, donde negarse a un determinado

NO HAY VOLUNTAD EN LA SOCIEDAD PARA ACEPTAR AL DISCAPACITADO, PUES SIGUE PENSANDO QUE ES MEJOR QUE NO EXISTA 13


t e s t i g o s d e l a ve rd a d tratamiento es motivo de expulsión. ¿Cómo se puede ayudar a afrontar el impacto de una adversidad? La resiliencia, que es la capacidad de recuperarse ante la contrariedad, cuesta más en el discapacitado sobrevenido, que es aquella persona sana que un día sufre un accidente, o en los padres del niño discapacitado, que en quien la padece de nacimiento, pues su ventaja es que siempre ha estado igual y no puede comparar. Yo siempre les digo a los familiares: “Yo no echo de menos un BMW porque nunca lo he tenido; ahora bien, ¡me quitan mi “twingo” y me hacen polvo! Trabajar la resiliencia es uno de las terapias para apoyo de todo tipo de gente traumatizada: mujeres maltratadas, emigrantes perseguidos en sus países, discapacitados sobrevenidos etc., con el fin de ayudarles a volver a ser los mismos que eran antes del trauma. Es un concepto que viene de la física: el cristal no tiene resiliencia y en cambio el plástico tiene mucha. Hay gente más flexible que puede volver más o menos a ser como antes y gente más inflexible. Pero en todos los casos se puede trabajar. Todos conocemos el caso de Ramón Sanpedro, al que finalmente ayudaron a suicidarse, y el del sacerdote también tetrapléjico que le animó a seguir viviendo, ya que la peor inmovilidad está en la cabeza. Una vez escuché una frase de un paciente parapléjico que decía: “Mi vida cambió el día que me quité la silla de ruedas de la cabeza y me la puse debajo del trasero”. También conocemos a Camino, una señora leonesa que ha sufrido un derrame cerebral y no puede levantarse de la cama por tener medio cuerpo paralizado. Una vez le pregunté si dormía bien por las noches y me dijo: “Yo por las noches no duermo, yo viajo; voy a mi pueblo, en donde nací, en donde me criaron, a muchos sitios”. Y es que, pienso yo,

PREFIERO LAS DISCAPACIDADES GRAVES PORQUE ME OBLIGAN A SALIR DEL PROPIO YO 14

YO HE PODIDO VER CÓMO NIÑOS QUE NO DICEN NINGUNA PALABRA SON CAPACES DE FARFULLAR EL AVE MARÍA PERFECTAMENTE ¿quién va a impedir que la persona privada de su libertad física conserve la libertad interior? El enfermo debe sentirse amado, respetado, comprendido en su realidad irrepetible. ¿Cómo hacer que esto sea posible? Nosotros tratamos a adultos pero principalmente a niños. Una de las mayores dificultades que vemos en los padres es la apertura a la nueva situación. Hay cosas de los hijos que no nos gustan y además nos sacan de quicio; por eso es un trabajo duro conseguir aceptarlo. En cambio el amor de los hijos a los padres es asombroso porque nos aceptan salgamos como salgamos de defectuosos. Creo que ellos tienen mucha más capacidad de apertura. Al niño no le importa para nada que su madre tenga una verruga en la nariz, ni que su padre, como es mi caso, sea tan gritón que el increíble Hulk parezca un pitufo a su lado, pues les siguen queriendo. A mí me sorprende el aguante que tienen mis hijos con todos mis defectos. Los padres hemos de aprender de nuestros hijos; si ellos nos aceptan como somos, también nosotros hemos de aceptar que tengan síndrome de Down, que sean pesados o unos cursis horrorosos. ¿Hasta qué punto es importante la ternura y el estímulo para el desarrollo del enfermo? Es vital. Si no hay eso, no hay nada de lo demás. Sin apoyo, el enfermo no se recupera. Desgraciadamente esto se ve mucho en adultos con discapacidad sobrevenida. En el caso de Camino, que he comentado antes, su nieta de nueve años, a la que ella ha cuidado de pequeña, se levanta todos los días media hora antes para darle un beso a su abuela antes de ir al colegio. Imagínate cómo espera la abuela ese beso y el bien que le hace. Pero también te-


t e s t i g o s d e l a ve r d a d nemos justo el caso contrario. El verdadero drama te lo encuentras cuando no hay cariño.

sociedad sea permeable y que ayude a las familias, pero que no haga guetos.

He visto padres y maridos que se alejan; en las mujeres no es tan habitual. Recuerdo el caso de una madre cuyo hijo padecía el síndrome X-Frágil porque ella genéticamente se lo había transmitido. Cuando le dieron el diagnóstico, el marido le dijo: “Es por tu culpa. Tú lo transmites, tú te quedas con el problema”. Y se largó. Sin embargo ahí está la madre, entregada a ese niño y dándole afecto y ternura. En lesiones sobrevenidas también ha ocurrido esto. Es terrorífico que el marido, para justificar su distanciamiento, haya alegado que ésta ya no es la persona que amaba.

NUNCA SE DEJA DE SER PERSONA

La familia es indispensable, pero ¿está preparada la sociedad para ayudar e integrar al discapacitado? El problema es que no hay voluntad para que así sea. La sociedad piensa que sería mejor que no existiera el discapacitado. A veces se pretende esconderlos como antiguamente. Es muy triste que haya niveles de personas y los discapacitados están en los últimos. Cuando la gente ve por ejemplo a un niño con síndrome de Down, piensa: “¡Pobrecito, para eso es mejor no vivir!”. ¿Pobrecito? Pobrecitos nosotros que tenemos que trabajar duramente, pagar a Hacienda, nos ponen multas, estamos enfadados, no sabemos disfrutar de lo importante. ¿Desde qué óptica se ven las cosas? Hace falta que la

EN SITUACIONES DONDE EL DESAGRADO ES MUY GRANDE, SIEMPRE ME HA AYUDADO PENSAR QUE ESTOY TOCANDO AL MISMO CRISTO

El discapacitado está revestido de una “dignidad única propia del ser humano” por haber sido creado “a imagen y semejanza” de Dios. ¿Es fácil transmitirlo? No es fácil. Nosotros tenemos una casa de acogida para niños discapacitados graves en Etiopía y otra en Rumanía, de las que se encargan las Hermanas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta. Nuestros voluntarios rezan el Rosario todos los días con ellos y he podido ver allí cómo niños que no dicen ninguna palabra son capaces de farfullar el Ave María perfectamente. ¡Es una experiencia impresionante! Una vez oí decir a un sacerdote que no hacía falta dar la Primera Comunión a los niños discapacitados, puesto que son almas puras en las que ya está Dios en ellas. Otro en cambio me decía que lo importante no es que Dios está ya en esa alma, es que donde mejor va a estar es ahí; no hay mejor sagrario en el mundo. Por eso desde esa óptica asistir a una Misa con discapacitados me parece una experiencia mística muy importante. Cuando un discapacitado va a comulgar pienso, ¡ojalá yo pudiera estar a su altura en estos momentos! ¿Se puede entender que Dios no se “equivocó” cuando creó a un niño discapacitado, sino que es el mismo Cristo sufriente? Yo personalmente también he tenido que hacer un viaje todos estos años en mi vida. Cuando empecé a trabajar con discapacitados, yo mantenía un respeto a Dios pero nada más; no estaba cercano a la Iglesia. Con los años he ido cambiando. En situaciones donde el desagrado es muy grande, siempre me ha ayudado el pensar que no estoy tocando al enfermo sino al mismo Cristo. Inmediatamente todo cambia. Yo

15


t e s t i g o s d e l a ve rd a d soy mucho más consciente que estoy realmente delante de Cristo cuando trato a un paciente que cuando veo, por ejemplo, a Eva Longoria. Efectivamente es una hija de Dios, pero veo más patente a Cristo en la necesidad que en la opulencia. Esto es difícil hacérselo ver a los padres. Todo depende de dónde partan a la hora de enfrentarse a la discapacidad de sus hijos y dónde se pueden colocar después. Hay muchos que la lesión cerebral los lleva a Dios, como les ocurriría con cualquier otro contratiempo, y en cambio están quienes se rebelan y dudan de su existencia. ¿De dónde te viene la fuerza para no desanimarte? Las situaciones que me desaniman no son nunca relacionadas con la lesión cerebral. Ver cómo una persona no avanza me puede molestar sólo profesionalmente, pues sé que el Señor hace los milagros que quiere y cuando quiere. Aquí tenemos casos en los que la probabilidad objetiva de llegar a andar es muy poca, pero eso no me descorazona. Cuando vamos a casa de las Hermanas de la Caridad, donde tratamos lesiones cerebrales gravísimas, para mí es como estar en el cielo, por la paz y el amor que transmiten. A mí lo que me desanima de verdad es el pecado, el mundo, los intereses perversos etc. La fuerza me viene de Dios y de mi mujer. Son los dos pilares de mi vida y además no puedo entender el uno sin el otro. ¿Cómo influye la mentalidad proclive al aborto que se nos impone? Pues hasta el punto de que en el año 2009 nació en Burgos el primer niño con síndrome de Down desde hace años, porque se les había escapado. Recuerdo el caso de una chica embarazada de cinco meses, quien por la prueba de la amniocentesis se enteró que su hijo padecía síndrome de Down. Estaba muy asustada, pues su novio le había abandonado por ello y sus padres la presionaban para deshacerse del niño. Me pidió una cita para hablar conmigo, pero me conmocionó que nunca acudiera, pues finalmente la obligaron a abortar. En otra ocasión, empezando a trabajar, pude presenciar cómo

16

una madre reprochaba duramente a la clínica que hubiera dejado nacer a su hija, que era sordo-ciega y padecía una fuerte lesión cerebral. No olvidaré nunca la escena de ver a una madre tirar a la cara de otros a su hija. ¡Eso no es natural, eso se lo han hecho! ¿Quién ha engañado a esa madre, haciéndole creer que su propia hija merece ser matada? ¿Qué le han hecho para que le tenga ese rechazo antinatural? Y esto va a peor. El famoso genoma humano, que en un principio es un proyecto bueno, se ha desvirtuado hasta tal punto que es claramente eugenésico. Dentro de unos años la “amniocentesis” dirá qué niño será disléxico, miope, y hasta los padrastros que se tendrán. ¿Dónde estará entonces el punto de corte? Puesto que ya que se podrá eliminar libremente a la persona, toda dolencia por insignificante

LAS SITUACIONES QUE ME DESANIMAN NO ESTÁN RELACIONADAS CON LA LESIÓN CEREBRAL, SINO CON EL PECADO, EL MUNDO, LOS INTERESES PERVERSOS, ETC.


t e s t i g o s d e l a ve r d a d DENTRO DE UNOS AÑOS LA “AMNIOCENTESIS” PODRÁ DECIR QUÉ NIÑO SERÁ DISLÉXICO O MIOPE. ¿DÓNDE ESTARÁ EL PUNTO DE CORTE?

que sea será considerada horrible. Y encima esta sociedad del bienestar está convencida de que es para bien.

VIVIR CON MENOS NO ES VIVIR A MEDIAS ¿La Biología influye o determina el desarrollo de las virtudes? La Biología no limita, sino que desde ella se parte para adelante. Teníamos a una niña con síndrome de Down a la que le dimos el alta, puesto que con seis años hacía lo mismo que los niños de su edad; hablaba y escribía bien, incluso leía mejor que los de su clase. Como dice un gran maestro de la Psicología: “Todo el mundo piensa que la Biología y el Medio Ambiente son camisas de fuerza, pero en realidad son trampolines que nos lanzan hacia el futuro”. El protocolo que todavía se utiliza para explicar a los padres qué significa tener un hijo con síndrome de Down, y el cual yo no comparto, es decirles que su hijo no llegará nunca a ser ingeniero. Pero ¿por qué parten del límite? ¿Tan malo es no ser ingeniero? Para mí realmente significa que tendremos que trabajar más de lo habitual para que llegue a donde Dios quiera. La madurez mental y la evolución moral del otro

PARA VER LA MANO DE DIOS EN LA DISCAPACIDAD HAY QUE ENTENDER QUE EL SACRIFICIO ES EL ABONO DEL AMOR

depende de cómo sea tratado. Si es amado va acrecer moralmente y si no lo es va a decrecer, pero eso ocurre con todas las personas. ¿Qué te llevas de bueno de estos pacientes que no lo recibirías de otros? Los logros, pero sobre todo la inocencia, la pureza, la simpleza. En ellos no hay doblez; lo que ves es lo que hay, sin caparazones ni máscaras. Es todo más limpio, aunque eso no significa que los niños con síndrome de Down no sean tan pillos como los otros de su edad. ¿Se puede ser feliz, desde el dolor y la angustia, con una discapacidad? Para mí el concepto de felicidad es tan efímero que prefiero hablar de paz. ¡Y claro que se puede recobrar la paz! ¡Dios te lo pone todo a tu alcance para que la encuentres de nuevo; hay veces que es fácil pero otras cuestan más! Me lo enseñó un hermano mío en unas circunstancias muy dolorosas, cuando perdimos a un hermano en un accidente de tráfico y años después a un primo. Él decía: ¡Mirad, la felicidad ya nunca, pero la paz se recupera! ¿Has visto que Dios se ha servido de la discapacidad para hacerse el encontradizo? Como decía mi madre cuando se mató mi hermano: “¡A Dios no hay dios que lo entienda!”. A veces hay padres que me han dicho que ha sido una bendición y otras todo lo contrario. El dolor está muy mal visto. Tener un hijo es muy sacrificado y con una lesión cerebral todavía más, pero hoy día se asocia sacrificio a sufrimiento. Se los considera sinónimos y no es así. No hay nada más sacrificado que tener un hijo, pero ¡bendito sacrificio! Como decía la Madre Teresa de Calcuta, el amor se alimenta de sacrificio y, si no te sacrificas, realmente no estás amando. Para ver la mano de Dios en la discapacidad es fundamental entender que el sacrificio es el abono del amor. ¿Crees que Dios ha sido bueno contigo? Claro que sí. Ha sido muy generoso y si encima me pones a mí al otro lado, dices: ¡Cuánta misericordia! Me mandó a Gema, mi

17


t e s t i g o s d e l a ve rd a d

Si quieres tú Victoria Luque

“ En m edio de aquel gentío , en medio de t o d a a q u e l l a g e n t e, u n a m u j e r … u n a m u j e r, l e to c ó ” … ( L c 8 , 4 3 - 4 8 ) .

e l Miste rio Esto es algo que siempre me sorprende de Cristo. Que todo él tiene un halo de Misterio. Y esto es lo que me atrae. Su vida, su muerte y su resurrección. Todo empapado en el Misterio. Recuerdo que, cuando hicimos las primeras catequesis del Camino, el sacerdote nos decía: ”Veréis milagros en vuestra vida”. Y yo quería eso, ver milagros. Ver la acción de Cristo en mi vida. Ver que realmente está resucitado, que no es un cuento chino.

18


t e s t i g o s d e l a ve r d a d

tocar a Cristo “ E n m e d i o d e a q ue l g e nt í o , e n m e d i o d e to d a a q u e l l a g e n t e, u n a m u j e r, u n a m u j e r, l e t o c ó … ” y q u e d ó s a n a . La m u j e r t e n í a f l u j o d e s a n g r e, t o c ó s u m a n t o , c a s i ro z á n d o l o , p u e s p e n s ó , s i l o to c o , s a n a r é … ”

¿Y qué tiene esto que ver conmigo? Mucho. El Señor ha estado grande con nosotros. Ha querido que este episodio de la hemorroísa, podamos vivirlo en primera persona. Y sucedió hace casi tres años más o menos. Primero, debo decir que no casualmente acabábamos mi marido y yo de recibir una catequesis sobre este pasaje del Evangelio. La casualidad no existe: “Muchos hablan de casualidad, cuando habría que decir Dios”, señala Chesterton. La hemorroísa era una mujer considerada impura por sus semejantes hebreos, pues sufría de un extraño flujo desde hacía años. Imagino que sufriría muchísimo al percatarse del rechazo, del desprecio, de sus vecinos y familiares… Pero la hemorroísa soy yo: tantas veces se me va la vida a chorros, desangrándome por las calles y las plazas, buscándome a mí misma en lugar de amar a los que salen a mi encuentro; inmisericorde (sin corazón, que es lo que significa esta palabreja), enjuiciando, condenando… viviendo de las apariencias, del dinero, del ego. Yo soy esa mujer impura, esa mujer necesitada del perdón de Dios. Tantas veces. Cada vez me doy más cuenta de que todo es don. Él me sostiene. Y si no me sostiene, entonces me doy de bruces contra todo. Señor, ten misericordia de mí, que soy una pecadora.

YO QUERÍA VER QUE CRISTO ESTÁ RESUCITADO EN MI VIDA, QUE NO ES UN CUENTO CHINO 19


t e s t i g o s d e l a ve rd a d “¿Y quién me ha to ca d o ? ”, d i j o C ri sto a l nota r q ue sa l í a de é l una f u e r z a ex t r a o r d i n a r i a . U n a m u j e r t e m b l o ro s a , a l z a n d o l a vo z , d i j o : “ H e s i d o y o . P u e s s oy u n a m u j e r i m p u ra , q u e s u f r o f l u j o d e s a n g re ”. I n me d i atam e nt e de sp u é s, J e s ú s , m i r á n d o l a a l o s o j o s, l e d i c e : “ M u j e r, t u f e, t u f e t e h a s a l va d o ”. Y n a r r a e l e va n g e l i s t a : “ E l f l u j o , c e s ó ”. “ S i q u i e re s t ú t o c a r a Cr i sto , l o p ue d e s to ca r p o r l a f e ”.

20

A mí aquello de que lo podía tocar “por la fe”, se me quedó grabado. Coincidió en ese tiempo que me di cuenta de que mi fe era prácticamente nula. Que cuando venían mal dadas, en seguida me entraba el pánico. Entonces ya no veía nada, se cerraba el cielo y todo lo quería solucionar con mis únicas y exclusivas fuerzas. Así que le pedí al Señor que yo viera. Que viera, de verdad, que Él estaba resucitado. Que se manifestara de alguna manera. Necesitaba el milagro, el misterio, en mi vida. Y sucedió. Parecerá cuento. Pero sucedió.

TA N TA S V E C E S S E M E VA L A V I DA A C H O R R O S , B U S CÁ ND OME A MÍ MI S MA E N LU G A R D E A M A R A LO S Q U E S A L E N A MI ENCUENTRO


t e s t i g o s d e l a ve r d a d

ex p e d i e n t e C r u z Andaba yo entonces embarazada de Almudena (la novena hija) y estaba en el noveno mes de embarazo. El ginecólogo me pidió unos análisis de sangre, algo rutinario, e incluyó la petición del grupo sanguíneo y Rh. Tengo que advertir que me había cambiado de ginecólogo hacía tres o cuatro años. Y éste ginecólogo era el hijo del anterior. El padre de mi ginecólogo actual era el que me había asistido en el parto de cada uno de nuestros siete primeros hijos. ¿Por qué digo todo esto? Porque para nuestra sorpresa —y la del ginecólogo, que me hizo repetir el análisis tres veces, pues no daba crédito—, yo soy del grupo sanguíneo “0” y RH negativo y mi marido es “0” positivo; es decir, somos incompatibles. En pocas palabras, inaudito que hubiéramos tenido ocho hijos sin haberme puesto nunca la llamada “vacuna”, por la que yo no rechazaría al hijo que llevaba en mis entrañas. Sin esta “vacuna” nuestros hijos —o al menos, algunos de ellos— habrían salido con alguna tara grave, de índole cerebral, o incluso podrían haber muerto durante la gestación. Misterio. Todos nuestros hijos están sanísimos, gracias a Dios. La última, Almudena, también; y debo aclarar que con ella tampoco me pude poner la famosa “vacuna”, porque ya había creado anticuerpos y no hubiera tenido ningún efecto. El ginecólogo, alucinado. Una hermana de José Manuel (mi marido), que es médico, decía que lo que nos había pasado era un expediente X. Pero fue un hermano de comunidad quien dio en el clavo: “No se trata de un expediente X, sino de un expediente Cruz”, nos dijo.

Con este episodio he visto claro que Él nos precede. Que está resucitado. Que está vivo. Que es verdad. Créetelo, es verdad. Ha resucitado. Piénsalo un poco. Vive, y nosotros también viviremos. ¡Qué descanso considerar que todo no depende de mí, que hay Uno que vela por mí! ¡Y por ti! Que los hijos son fruto del amor de Dios. Que José Manuel y yo los cuidamos, los acogemos, pero son queridos y amados por Dios, antes que por nosotros. Del primero al último. Que Cristo tiene poder sobre la vida y la muerte. Que nuestras vidas y las de nuestros hijos están en sus manos. Que no se cae un solo pelo de nuestra cabeza sin que él lo consienta. ¡Ah!, y el tema de la hemorroísa tiene su aquel…, porque me sentía identificadísima con esta mujer impura, que tocó la orla de su manto con fe, porque… Viví durante un mes lo del flujo de sangre, que no se me iba, después de haber dado a luz (como consecuencia de la cicatriz del útero, que no dejaba de sangrar). ¿Casualidad? Otra cosa: Cabía la posibilidad de que nuestros hijos fueran “0” negativos, con lo cual, yo no los hubiera rechazado durante el embarazo. Pero no. El Señor no deja lugar a dudas, es obra suya: Para rizar el rizo, son todos, del primero al último, “0” positivos. ¿Quién da más?

“En medio de aquel gentío… en medio d e to d a a q u e l l a g e n t e, u n a m u j e r … l e t o c ó ”. Lo p u e d e s t o c a r p o r l a f e.

21


t e s t i g o s d e l a ve rd a d

C u a t ro

hijas Jerónimo Barrio

ace algunos días atendí en el Hospital a Pilar, una mujer de 37 años que padece una enfermedad hereditaria llamada Ataxia de Friedreich, una rara enfermedad degenerativa del sistema nervioso que va progresando paulatinamente desde su inicio en la infancia hasta provocar la incapacidad completa de la persona, llevándola a una situación vegetativa y a la muerte, sin que exista ninguna curación posible ni medios eficaces para detener el avance de la enfermedad.

H

22

Pilar comenzó a presentar los síntomas de la enfermedad a los 4 años y ahora está tetrapléjica, no ve, oye muy poco y articula un lenguaje que apenas puede entenderse. Desde hacía dos días presentaba algo de tos y de dificultad respiratoria por lo que decidieron llevarla al Hospital.

al Hospital, ya que Pilar no vive con su madre. Pilar reside en un Centro de enfermos crónicos que precisan cuidados integrales por lo avanzado de sus minusvalías. Ésa es su casa desde hace 17 años, los mismos años que conoce a Marta.

Acompañando a Pilar y sin separarse de su camilla estaba Marta, una mujer de su misma edad que era amiga de Pilar y que la conoce y ayuda desde hace 17 años. Después de examinarla y solicitar algunas pruebas, todo parecía indicar que tenía una neumonía y que necesitaba quedarse ingresada. Marta avisó por teléfono a Sara, la madre de Pilar, para que viniese

Cuando llegó Sara, se acercó a la camilla y dio un prolongado beso a su hija en la mejilla. Con una gran paciencia esperó a que se le informase de la situación de su hija. No mostraba ninguna ansiedad. Escuchó atentamente las explicaciones y con la misma serenidad agradeció las atenciones que habíamos tenido hacia Pilar en su paso por el Servicio de Urgencias.


t e s t i g o s d e l a ve r d a d

paz en la aflicción Siempre me han impresionado las personas que ante el sufrimiento mantienen la serenidad, eso que en lenguaje cristiano se llama paz. Aquella madre era un ejemplo de entereza. A diario visitaba a su hija en el Centro en el que residía y ella misma le daba la comida y le llevaba algún plato especial que sabía era de su gusto. Sara salió un momento y Marta aprovechó para decirme algo que me dejó conmovido. Sara tenía cuatro hijas. Pilar era la mayor. Todas ellas habían heredado y desarrollado la Ataxia de Friedreich. Rut, dos años más joven que Pilar había fallecido el año pasado. María estaba también en el mismo Centro de Crónicos que Pilar y estaba en coma desde hacía un año, recibiendo alimentación por una sonda sin ninguna conexión con el medio.

Ana, la más pequeña aun podía mover algo las manos y se desplazaba en una silla de ruedas, incluso estaba matriculada en la Universidad a distancia, más por deseos de superación y de lucha frente a la enfermedad, que por verdadera capacidad. Estas eran las hijas de Sara. Terminada la historia y sin tiempo para recuperarme emocionalmente volvió de nuevo Sara junto a su hija. Un nuevo beso en la mejilla. Entonces fui yo quien salió de la habitación porque me llené de unos enormes deseos de llorar que tuve que contener con todas mis fuerzas. Nunca me había pasado algo así. Llevo muchos años trabajando de médico y en ambientes incluso más duros que los de un Hospital y nunca había experimentado un sentimiento de tristeza y compasión tan intenso ante un enfermo y su entorno. ¡Qué abismo de sufrimiento el de aquella pobre madre!

C R I S TO E S E L D I O S V E R DA D E R A M E N T E S O L I DA R I O C O N E L H O M B R E , N O DA E X P L I C AC I O N E S AL MISTERIO DEL DOLOR, SIMPLEMENTE LO C O M PA RT E C O N N O S OT R O S

23


t e s t i g o s d e l a ve rd a d

24

En ese momento agachó la cabeza y cerró los ojos. Cuando los abrió de nuevo vi en su mejilla una lágrima, una sola. Volvió a mirar a su hija y la cogió de la mano. No le pregunté nada más. Se me volvió a hacer un nudo en la garganta. Tenía ganas de abrazar a aquella mujer que se había pasado toda su vida viviendo en un mar de sufrimiento.

Cuando me repuse, volví nuevamente a la habitación. Con delicadeza le pregunté por el inicio de la enfermedad de Pilar y ella espontáneamente me comenzó a hablar de Pilar y del resto de sus hijas. Como cualquier madre, recordaba cómo comenzaron a andar y que a alguna ya se le notaba la dificultad para mantener el equilibrio desde muy pequeña. Sin embargo, —las cuatro hicieron la primera comunión de pie— me decía con orgullo. Con una sonrisa muy suave recordaba que sus cuatro hijas sacaban las mejoras notas de la clase en el colegio y que por eso estaban becadas. —Eran unas niñas listísimas—, decía Sara. Sus profesores le aseguraban que llegarían muy lejos …, pero cuando se confirmó definitivamente el diagnóstico de Pilar, Sara empujaba la silla de ruedas de María y ya estaba embarazada de Ana.

Esa madre había contemplado impotente como sus cuatro hijas iban cayendo en las garras de una enfermedad incurable que las llevaría a la incapacidad más absoluta e inexorablemente a la muerte en la plenitud de la vida. Deseaba poder decirle algo consolador pero no encontraba ni una sola palabra de consuelo. No existe consuelo humano para algunos sufrimientos.

D EBE EX ISTIR A LG Ú N LU G A R EN EL QUE LAS MA D RE S QU E N O P UD IE RON V ER C ORR ER A S US H I JOS L ES V E A N S A LTA R D E ALEGRÍA ETERNA

NO PU ED E E XPLICAR P O R Q U É L A V I DA L E H A A P R E TA D O TA N TO H A S TA C A S I A H OGA RLA , PER O HA APRENDI DO A ES PER AR EN AQ U E L Q U E AC E P T Ó E L S U F R I M I E N TO S IN R EB ELAR S E


t e s t i g o s d e l a ve r d a d

m a d e ro d e to rm ento, ár bol d e s a l va c i ó n Los hombres pasamos por la vida con diferentes suertes. Cada vida es un misterio, unas vidas están repletas de alegrías y de bondades. Para otros, todo parece ser dolor y sufrimiento. Me he preguntado muchas veces cómo se puede aceptar el dolor de una situación así sin revelarse contra Dios. He mirado un crucifijo y he visto a Cristo clavado en la cruz, mudo, sin dar explicaciones sobre el dolor incomprensible, pero clavado, como Pilar y su madre, en la Cruz. Creo que se por qué Sara no levanta el puño cerrado al cielo y mantiene sobre su pecho la medalla de la Virgen, símbolo visible de su fe. No puede explicar por qué Dios no le ha dejado sana ni a una sola de sus hijas, por qué la vida le ha salido tan mal y le ha apretado tanto hasta casi ahogarla. No puede explicarlo y tampoco le pide a Dios explicaciones. Ha aprendido a aceptar lo que no podemos comprender y a esperar en Aquel que aceptó el sufrimiento sin rebelarse contra él.

todo el sufrimiento padecido se pague en moneda de gozo,un lugar en el que las madres que no pudieron ver correr a sus hijos les vean saltar de alegría eterna. La esperanza cristiana, la gran esperanza cristiana, a diferencia de las pequeñas esperanzas humanas limitadas en el tiempo y pasajeras, tiene entrañas de eternidad. Sólo allí comprenderemos el sufrimiento que ahora no podemos entender, sólo allí se hará la verdadera justicia que este mundo no puede darnos, aquella en la que los sencillos son grandes, los mansos son coronados y los que sufren se hacen herederos de un reino eterno. Aquel día en el Servicio de Urgencias trabajábamos nueve médicos. Quiso la misteriosa Providencia que fuese yo quien atendiese a Pilar y recibiese esta emotiva lección de aceptación serena de la voluntad de Dios, de la más dura e incomprensible voluntad de Dios. También fue la misteriosa divina Providencia la que quiso que de los nueve médicos aquel día yo sólo fuese al que en casa le esperasen precisamente cuatro hijas, a las que al volver a mi hogar abracé aquel día con especial emoción, en honor y agradecimiento a Sara y a ese nuestro Dios del Cielo que, sin saber cómo, nos ama aun en el dolor que no nos quita.

Cristo es el Dios verdaderamente solidario con el hombre, no da explicaciones al misterio del dolor, simplemente lo comparte con nosotros, ésa es la silenciosa lección del amor verdadero. A mi eso me basta y a Sara creo que también.

Q U I S O L A M I S T E R I O SA P R OV I D E N C I A Q U E F U E S E YO Q U I E N R E C I B I E S E E S TA E M OT I VA L E C C I Ó N D E Al cabo de un rato reuní fuerzas para decirle a AC E P TAC I Ó N S E R E N A D E Sara algo. Debe existir algún lugar en el que L A VO LU N TA D D E D I O S 25


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z

La libertad de los pobres de espíritu Juan-Pedro Ortuño Morente Delegado Episcopal de MCS Archidiosis de Madrid

as bienaventuranzas que Jesús proclamó, tal y como narran los evangelios, no debieron dejar indiferentes a sus oyentes. Muchos de ellos, de hecho, se sentirían íntimamente identificados con esas proclamas. El mundo actual puede distar mucho, en cuanto a las costumbres, cultura y modos, de la época de nuestro Señor. Pero ¿no es cierto que en lo esencial seguimos igual?

L

Jesús se dirige a los que lloran, a los que sufren, a los que son perseguidos, es decir, toda una retahíla de los mismos “parias” de nuestra sociedad, con los que solemos tropezarnos todos los días. Gentes que son discriminadas por su condición, por su falta de competitividad, o por no estar a la altura de las circunstancias, tal y como exigen las modas del momento. Gentes que han gastado sus años en el anonimato, entregando su tiempo a otros, pero sin que esa generosidad sea reconocida. Gentes que supieron superar dificultades sin atropellar a los demás y que supieron guardar silencio ante la crítica injusta. A todos ellos se dirigía Jesús y, al final, les dice: “Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos”.

26

No les promete un premio en la tierra, no les asegura que, tras sufrimientos y carencias, alcanzarán, aquí, en este mundo, un bienestar o una situación económica encomiable. Tampoco les anuncia que cesarán de tener enfermedades, o que serán inmunes a las calumnias e incomprensiones. ¡No!, al terminar su discurso de las bienaventuranzas, los emplaza a una dicha definitiva, auténtica y verdadera, pero en el Cielo, no en la tierra. ¿No murió Cristo en la Cruz para salvarnos de esas situaciones? ¿Acaso no curó a lisiados y leprosos para darles una vida nueva? Entonces, ¿qué nos llega a nosotros de esos méritos de Jesús, que entregó su vida por cada uno de los que aún seguimos sufriendo y padeciendo?


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z

S u ced á n eo s d e f e li ci d a d Escuchamos el evangelio los domingos, o incluso diariamente, pero podemos salir de las iglesias tal y como hemos entrado: con resignación. Lo cotidiano, es decir, la prolongación de la eucaristía en nuestras horas del día a día, es enfrentarnos con las facturas del teléfono, la hipoteca de la casa, escuchar al inoportuno que nos sale al encuentro, el préstamo que no podemos devolver, o el estar dedicados a personas concretas (familia, trabajo, amigos, vecinos…), que requieren nuestra atención. Sin embargo, seguimos mirando de soslayo a ese a quien le tocó la bonoloto, o al ganador de millones en las quinielas, como intentando arañar un tanto de prosperidad, o seguridad, con esa imaginación que nos sugiere dónde hemos de poner nuestro corazón: la felicidad en este mundo.

Por el contrario, si de verdad hemos leído o escuchado atentamente las bienaventuranzas, Cristo no solo remite la dicha al Cielo, sino que ya aquí, en este preciso instante y en el lugar donde nos encontramos, nos anima a vivir con alegría y regocijo las precariedades de nuestra condición humana. Todas esas insuficiencias han sido ya redimidas, desde lo más íntimo de nosotros, gracias al amor de Dios manifestado en su Hijo en la cruz. He ahí lo esencial, lo que puede calmar el agobio y la ansiedad del ser humano, llenándolo de sentido y de paz. ¿No es verdad, sin embargo, que Dios, en muchas ocasiones, nos resulta un estorbo para nuestros empeños egoístas, porque buscamos otros sucedáneos que, en realidad, serán motivo para agobiarnos aún más? ¡Cuánto nos cuesta descubrir que, al apartarnos de Dios en esas situaciones tan cotidianas, estamos consumiéndonos en nuestra propia autosuficiencia!

ESCUCHAMOS EL EVANGELIO PERO SEGUIMOS MIRANDO DE SOSLAYO A QUIEN LE TOCÓ LA BONOLOTO, INTENTANDO ARAÑAR UN TANTO DE PROSPERIDAD O SEGURIDAD

27


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z No son exageraciones. Mira, si no, y pregúntate cuáles son tus verdaderas ambiciones, lo que en este momento desea y anhela tu corazón, y qué estarías dispuesto a llevar a cabo, o incluso dar la vida, por lo que tanto codicias.

a l egr í a y d e sp r e nd i m i e nto La invitación de Cristo, por tanto, no es vivir con resignación nuestro día a día, sino unirnos al mismo misterio redentor por el que Él dio la vida. San Pablo, por su parte, nos recuerda que está presente en nosotros el gran enigma de la iniquidad. Dios permite que su Hijo sea revestido de toda la infamia de la humanidad para reconciliar así lo que estaba perdido. Solo Dios era capaz de reconstruir ese orden hecho añicos desde los orígenes de la creación, y que habría de consumirse hasta las heces, hasta el colmo, allí donde ninguna criatura humana era capaz de llegar. Por eso, la alegría a la que el Señor nos apremia solo la podremos vivir a la luz de ese misterio, escondido a los sabios de este mundo, pero revelado a los sencillos de corazón, que son los predilectos de Dios. Cristo, desde la cruz, nos invita a esa misma redención para que, unidos a Él, vayamos cubriendo lo que aún falta a su pasión: nuestra correspondencia libre y responsable al amor de Dios. Y eso solo se alcanza desde el reconocimiento de nuestra pobreza de corazón. Necesitamos en todo momento rectificar la intención de nuestros actos y, sin caer en espiritualismos, entreguemos nuestra vida tal y como la entregó Jesús: “En tus manos encomiendo mi espíritu”. Jesús da comienzo a sus bienaventuranzas con aquella que habría de ser condición sine qua non para llevar a cumplimiento las demás: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. La pobreza a la que alude el Señor no es otra sino aquel desprendimiento necesario para tener a Dios. Los satisfechos de las cosas del mundo,

28

los llenos del propio “yo”, los que van “perdonando” la existencia a otros, los que se alimentan con la pedantería de sus logros, los que con su jactancia desprecian las buenas acciones de la gente honrada… Todos estos son incapaces de vivir la pobreza de espíritu, porque están vacíos en su interior. En cambio, los que luchan contra su orgullo, y se saben débiles, encuentran la fuerza de la gracia, ese amor de Dios que cubre su existencia.

a m a y o r s e n ci l l e z , m e no r ata d u r a Aquellos que se adentran en el camino de la pobreza de espíritu, lo hacen con libertad. La esclavitud del mundo, la que demanda a gritos la atención de los “fuertes” y “sabios”, los que negaron a Dios, genera avaricia, rencor y envidia. Cuanto más gritan “¡libertad!”, más esclavos son de sus fobias y su mediocridad. En cambio, de la libertad de los pobres de espíritu nace la confianza y la fidelidad. Confianza en Dios, fidelidad al que se anticipó en el amor: Cristo, vencedor del pecado y la muerte. Por eso, san Pablo asegurará: “Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?”. Con esa libertad podremos hacer lo que queramos, absolutamente todo, porque nuestro “límite” será la infinita misericordia de Dios. Tal y como aseguró san Agustín: “Ama, y haz lo que quieras”. ¿Quién puede ofrecer algo semejante en este mundo?

N U ES TR AS I N S UF IC IE NC IA S HA N S I D O YA R E D I M I D A S G R AC I A S A L A M O R D E D I O S , M A N I F E S TA D O E N S U H IJO EN LA C RU Z


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z Son dichosos los pobres de espíritu porque son libres; no están atados a ningún condicionamiento del mundo, sino que lo humano los lleva a Dios. Todo lo que en otros puede significar obstáculo o impedimento, para el pobre de espíritu todo es ocasión para transformar lo efímero y caduco en presencia de Dios. El dolor, la enfermedad, incluso la muerte, son oportunidades para romper ataduras y servilismos. Nadie fue más libre en este mundo que Cristo, muerto en la cruz, quien, a su vez, también experimentó el sufrimiento, el dolor o el llanto. Por ello, aquel que ama la voluntad de Dios, sea cual sea el objeto de la providencia divina (salud o enfermedad, riqueza o pobreza, tristeza o alegría…), vive una libertad que en todo momento le hace tocar la eternidad.

AQ U E L Q U E A M A L A VO LU N TA D D E D I O S , S E A C UA L S E A E L O B J E TO D E L A P R OV I D E N C I A D IVINA, VIVE UNA L I B E RTA D Q U E E N TO D O M O M E N TO L E H A C E TO C A R L A E T E R N I DA D

El pobre de espíritu, que también está sujeto al cambio de lo perecedero, sin embargo, vive inmerso en el mismo eterno presente de la divinidad; no pierde la noción de la realidad en lo más cotidiano, donde la debilidad humana es la excusa para que la perenne ternura de Dios llene ese corazón hambriento. Así fue la vida de la Virgen María, un vacío infinito lleno solo de la gracia de Dios. Junto a su Hijo, nadie en la tierra ha alcanzado una libertad semejante, porque, “Dios se fijó en la humildad de su esclava”, es decir, en la pobreza de espíritu. ¿Seremos capaces tú y yo de decir también a Dios, en todo lo que nos acontece, “Hágase en mí según tu Palabra”? Siendo pobres de espíritu, viviremos la libertad de los hijos de Dios, que es la garantía para buscar en todo momento su voluntad. ¡Qué hermosa manera de transformar los minutos y las horas de nuestra vida en eternidad de Dios!

AQ U E L LO S Q U E S E A D E N T R A N E N E L CA M IN O DE LA POBR EZ A DE ES PÍR I TU , LO H AC E N C O N L I B E RTA D , CON FI A NZ A Y F I D E L I D A D A C R I S TO 29


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z

                         

Esta palabra del Señor lleva a plenitud aquella de Isaías: “¡No habrá ya oscuridad para la tierra que está angustiada!. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló. Acreciste la alegría, aumentaste el gozo. El celo del Señor del universo lo realizará” (Is 8,23; 9,1.2.6)

30


  



   

s i h oy e s c u c h á i s s u vo z

César Allende García

La sal da la salud, previene la corrupción y cura las heridas y magulladuras. Por su parte, la luz posibilita la habitabilidad de un lugar y la viabilidad de un sendero. Para el Antiguo Testamento la leche y la miel eran frutos y signos de la Tierra Prometida; se sabía cuándo se pisaba tierra bendecida por Dios si de esta brotaba la leche y la miel. Nada de esto se ha perdido en el Nuevo; todo lo contrario. A la dulzura y nutrimiento de la tierra antigua se añaden ahora dos elementos que la amplían y enriquecen extraordinariamente: la salubridad y la habitabilidad en la paz, como categorías específicas del Reino de Dios inaugurado por Jesús de Nazaret. Solo con la intención de hacer, quizá, más comprensible el mensaje de Mt 5,13-16, podrían traducirse estos versículos muy apretadamente por “Vosotros sois la sal y luz para Tierra”, como si el Señor comprometiera la salud y habitabilidad de la tierra a una tarea que define la relación que tendrán sus discípulos con Él mismo como Mesías del Reino.

31


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z El Señor, porque tiene autoridad para ello, cambia la miel y la leche por la sal y la luz nuevas. Más aún, este cambio, esta plenitud de lo uno en el otro propone Jesús que se opere en virtud de una extraordinaria transformación de sus discípulos: la sal y la luz son ellos; y nada se exige como condición previa sino la escucha y aceptación de esta palabra. Así, pues, de lo que se trata es de comprender el alcance que tiene la designación de sal y luz como indicadores de una realidad que se opera en los discípulos para bien de toda la tierra. Ya el mismo verbo ser apunta a que se

    

Lo que quiero decir es que si un discípulo (uno de nosotros mismos) escucha de su Maestro que, porque Él así lo declara —recordemos la virtud del “Yo os digo”, de la catequesis precedente—, es sal y la luz, ¿qué entiende de sí mismo?,

trata de transformaciones profundas, más en el orden de la realidad y de la naturaleza que en el de las formas externas de aparecer como tales.

                       32

¿qué cree que el Señor le atribuye, y en función de qué o de quién? Estas preguntas pertenecen a la centralidad misma de Mt 5,13-16. “Vosotros sois sal”. Dos son, ciertamente, los sentidos de “sal”, y son diametralmente contrapuestos: la sal abrasa y esteriliza la tierra sobre la que se siembra, y la sal cicatriza, sana las heridas, reduce las inflamadas articulaciones, y conserva en buen estado los alimentos. En el primer sentido no puede entenderse, en absoluto, el dicho de Jesús. Cuando los discípulos le piden que baje del cielo fuego y azufre para abrasar las ciudades que no qui-

sieron acogerles, la respuesta del Señor es más que una recriminación o reprimenda a sus malos sentimientos; ahonda sus miradas en lo profundo de su corazón para que vean de qué raza de personas pueden proceder semejantes deseos. Jamás el cristianismo como tal ha pretendido “quemar la tierra” de nadie; ni se ha presentado


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z como la sustitución de una religión arrancando otra de cuajo. No se ha impuesto con la sangre de la guerra y de la violencia, sino con la de los mártires. Por eso el calificativo de “guerras de religión” que atribuimos a conflictos antiguos y actuales, es erróneo y contradictorio en sí mismo, al menos en cuanto a lo que las religiones tienen de verdadera expresión del designio de Dios para con los hombres: desde luego del corazón cristiano no nace la guerra en nombre de Dios; nuestro Señor tiene por título de su mesianismo “Príncipe de paz”.

Ahora que tampoco hemos de dar por bueno el sincretismo religioso en el que se amalgaman confesiones de toda índole, vaciando el sentido histórico y encarnacionista de la revelación de Dios en Jesucristo como un hecho o acontecimiento en que todas las religiones cobran su sentido definitivo. En el pasaje de Jesús con la samaritana, narrado en el evangelio de Juan, tenemos claro ejemplo de lo

que vamos diciendo: Palabra y agua de vida son símbolos de la acción fertilizante y purificadora del Hijo de Dios en cada hombre (la samaritana) y en la humanidad entera (los vecinos del pueblo aquel, que creen porque “ellos mismos han oído” (Jn 4,42)

                  

De algo bueno habla el Señor: “Buena es la sal”. Muy buena debe ser porque si se devalúa, nada puede hacerse con ella más que tirarla a la calle, ni siquiera sirve para el estercolero, que ya es decir, como escribe Lucas (14,35), y sabemos desde hace tiempo que solo es pésima la corrupción de lo óptimo. ¡Cuán buena, pues, ha de ser la sal que puede deteriorarse hasta ese grado de corrupción!

Entonces: ¿en qué reside lo estupendo y buenísimo de este ser, aparentemente al menos, tan pequeño, tan sencillo. . . tan “cristalino”. . .?

    En la Sagrada Escritura observamos, también en el tema de la sal y sus efectos, la tensión entre el Antiguo Testamento y el Nuevo: de la consideración de la sal como algo que ha servido como castigo de la maldad e impiedad, y como elemento de conservación,

                                         purificación y Alianza, se va paulatinamente pasando hasta la plenitud de su virtualidad salvífica en Jesucristo; por eso el Señor la recomienda como condimento habitual: “Tened sal en vosotros “ (Mc 9,5).

33


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z De hecho, sal y agua tienen en la Escritura cierta confluencia o convergencia en sus significados salvíficos. Las tierras saladas y las aguas insalubres y no aptas para beber ni albergar la vida, un día se transformarán, en virtud de las aguas que brotan del lado derecho del templo (Ez 47,8s), en hontanar de salud, en corrientes de agua de vida, que sanearán el mal salado, y serán capaces de regenerar la tierra estéril y salitrosa.

Las aguas brotan del lado derecho; del lado donde el Señor, clavado en la cruz, tenía abierta la herida, que era una fuente y manantial de su Amor extremo. El mal salado de Ezequiel y la tierra abrasada por la sal que Abimélec echó sobre la ciudad vencida (Jue 9,45), de modo que ya nada pueda crecer sobre ella (Dt 29,22) son símbolos del pecado, que desertiza y mata. La dialéctica que presentan estas dos imágenes, el agua viva brotando a raudales del Templo y el mar y la tierra muertos por la sal, muestra el drama en que se debate la historia de la humanidad.

La clave para comprender el acontecer histórico en su honda realidad estriba en esta lectura. El sentido bíblico de la historia reside en que los acontecimientos humanos se nos presenta situados en estas coordenadas de lucha y combate en-

tre la vida y la muerte: la fecundidad y la esterilidad. La sal, bien en el agua, bien sobre la tierra, expresa la muerte: la destrucción orgánica que se opera con la sal manifiesta qué clase de muerte acarrea el pecado. Es un hecho confirmado por la experiencia: el pecado mata por desecación, entre otras formas más: absorbe la humedad que se necesita para vivir, calcina las raíces que suministran el alimento.

                   

34

                  

  Incluso escatológicamente tiene la sal, en esta dimensión negativa de que hablamos ahora, su capacidad de explicación de esas cosas que llamamos “últimas” (o novísimos). ¿Podríamos pensar el infierno como lo contrario de aquella tierra fecunda, verde y acogedora, definitivo descanso de nuestro peregrinar? Quizá sí: el infierno —en este imaginario— sería la tierra yerma, seca por la sembraduría de la sal.


s i h oy e s c u c h á i s s u vo z                  

Y por estar llena de tinieblas: La conjunción de tinieblas y extremas aridez conforma un paisaje desolado y desolador, tétrico, fantasmal, en el que los aullidos de los demonios ponen los pelos de punta con sólo imaginarlos. Gracias a Dios apenas podemos barruntar qué es el infierno. Si lo supiéramos bien y pecáramos mortalmente, nuestro corazón se pararía. Por eso para volver del pecado a la gracia nos mueve tanto el miedo al infierno cuanto la atracción del amor de Dios. Y el Cielo, la otra cosa última que podemos tratar de imaginar, es fácil de concebir, sin nada de sal: verdes praderas- donde nos hace recostar el buen pastor. Los alimentos, por otra parte, reciben de la sal una condición que de sí mismos no tienen: perduran, alargan su vida para así nosotros mantener la nuestra. Y además cobran sabor. Es curioso que, si se suministra en su justa medida, la sal no se nota; lo que se nota (y se nota más) es el sabor propio del alimento que ha sido salado. Ya en Lev 2,13 y Ez 43, 24, los sacrificios y ofrendas deben ser convenientemente sazonados con sal. La sal preserva a la ofrenda de insipidez o de encontrarse en mal estado. Es necesario que el alimento ofrecido a Dios se mantenga en buen estado “por una tiempo”, el tiempo conveniente. Este tiempo expresa y confirma la permanencia y fiabilidad de la alianza contenida en la ofrenda (Lev 2,13). Por la parte que a Dios toca, su Alianza es pura, sana y duradera; lo mismo debería ser por parte del hombre. Un sacrificio puro, una ofrenda que sella la Alianza nueva y eterna, indefectible, es el del Cordero de Dios. Por eso la eucaristía es sacrificio pleno y perfecto, y, además, prenda de la Vida del Cielo. Este no será otra cosa que el culto debido a Dios tributado en su forma plena: el Amor de Dios se verá allí correspondido adecuadamente con otro que estará ya libre de las servidumbres propias de nuestra condición de mortales. En el Cielo conoceremos como somos conocidos y amaremos como somos amados, naturalmente a escala nuestra. La resurrección de nuestra carne conocerá el efecto radicalmente transformador de la sal de la Resurrección del Señor.

35


fa m i l i a d e N a za re t

Dios se manifiesta

Padres Carlos Orlando

a 36

a los

Hijos

travĂŠs

de los


f a m i l i a d e N a za ret E L M A L I N T E R P R E TA D O L A I C I S M O H A D E S T E R R A D O L A V E R DA D D E L O S P R O G R A M A S A C A D É M I C O S , LO Q U E H A C E D IF ÍC IL ESCOG ER EL COLEGIO PA R A N U E S T R O S H I J O S

Por el proceso de secularización que vive el mundo es este un tiempo propicio para reflexionar sobre el deber y el derecho de los padres a educar a sus hijos según su propia fe. Los gobiernos intentan implantar una educación “aséptica” de ideas religiosas, la libertad de cátedra se ha entendido como un ataque sistemático a toda forma de religión y de moral, se ha restringido al ámbito privado las manifestaciones religiosas… Ya no resulta extraño encontrar en planes de estudios asignaturas como “educación sexual”, “educación para la ciudadanía”, donde se adoctrina a los chavales en temas tan vitales. En tiempos no muy recientes en los que la sociedad tenía algunos conocimientos de cristianismo, las escuelas eran unos lugares seguros en las que los padres podían confiar tranquilos la educación de los hijos; no sólo existí-

an escuelas confesionales, sino que las escuelas públicas brindaban una educación con valores. El mal interpretado laicismo ha desterrado de los programas académicos la Verdad, por lo que hay que escoger un colegio adecuado para nuestros hijos resulta, hoy por hoy, una tarea para el discernimiento. La verdad sobre la educación no es para nada evidente. Cualquiera que tenga un poco de sensibilidad al abrir los apuntes de clase puede darse cuenta que las “ideologías” han invadido los más impensados rincones de los saberes científicos: el sexo sin restricción, las mal llamadas “nuevas libertades” como el aborto, la eutanasia, las nuevas formas de “familia”, la homosexualidad. En fin, todos los temas morales que afectan a la forma en que los jóvenes se enfrentan a decisiones importantes en su vida, son tratados con trivialidad y utilitarismo.

A L A B R I R LO S A P U N T E S D E C L A S E U N O P U E D E D A R S E C U E N TA Q U E L A S “ I D E O LO G Í A S ” H A N I N VA D I D O LO S S A B E R E S C I E N T Í F I C O S 37


fa m i l i a d e N a za re t

LO S PA D R E S T I E N E N G R AV E S D I F I C U LTA D E S E N C O N T R A R R E S TA R L A “ M A L A E D U C AC I Ó N ” DA DA E N L A E S C U E L A , D O N D E LO S T E M A S M O R A L E S S O N T R ATA D O S C O N T R I V I A L I DA D Y U T I L I TA R I S M O

Los padres tienen graves dificultades en contrarrestar en casa la “mala educación” dada en la escuela, con el agravante de que ser cristiano en el mundo en el que vivimos resulta cada vez más heroico. Lo dicho hasta ahora pone en la razón una pregunta: ¿Qué hacer ante este problema? Dar una fórmula mágica no es la intención de estos párrafos. Lo que deseamos es llamar la atención sobre un tema tan importante.

38

No es posible que los padres cristianos deleguen en los profesores tarea tan fundamental. Algunas claves que pueden ayudar son, por ejemplo, hablar con los niños y los jóvenes sobre los temas expuestos en clase, ofrecer lecturas que brinden otro punto de vista, dar un testimonio de vida cristiana, pues es obvio que los hechos hablan mejor que las palabras. Todas estas no son más que ideas para que los padres no se desentiendan de lo que aprenden sus hijos en la escuela.


f a m i l i a d e N a za ret debemos poner atención a lo que reciben en la escuela. No es bueno delegar sin conocer. En el Código de Derecho Canónico, que es el conjunto ordenado de las normas jurídicas que regulan la Iglesia Católica de rito latino, el canon 226 §2, dice: “Por haber transmitido la vida a sus hijos, los padres tienen el gravísimo deber y el derecho de educarlos; por tanto, corresponde a los padres cristianos en primer lugar procurar la educación cristiana de sus hijos según la doctrina enseñada por la Iglesia”. Si la Iglesia incluye estas palabras en el Derecho, es porque es de vital importancia que los padres trasmitan la fe a los hijos. Son los padres los responsables de que sus hijos entren en contacto con Dios. Como podréis ver la responsabilidad que tenéis no es pequeña. A través de vosotros Dios quiere manifestarse como Padre amoroso a vuestros hijos, sois la única forma que tiene Dios para aparecer en la vida de los pequeños. Esta importante tarea de anuncio del Evangelio ha querido Dios dejarla en manos de los padres, razón por la que no deleguemos en extraños esta trascendental labor.

La me j or h e ren c i a , l a Fe La Iglesia, que es madre, impone a los padres el deber de educar a los hijos en la fe. La razón es sencilla: es en la familia donde los niños tienen el primer contacto con Dios. El día de vuestra boda, el presbítero os interrogó sobre vuestra intención de “recibir amorosamente los hijos” y educarlos según la vida cristiana. Es importante preocuparnos por su buena alimentación, que gocen de buena salud y que estén bien vestidos, pero también

Finalmente, ¿en qué escuela debéis inscribir a tus hijos? ¿En la de más fama o en la de moda? No. El canon 798 os orienta en la decisión: “Los padres han de confiar sus hijos a aquellas escuelas en las que se imparta una educación católica”. ¡Ánimo, papás!, Dios quiere aparecer en la vida de vuestros hijos a través de vosotros; la vida eterna depende en gran medida de vuestra labor. Recordad que vuestros hijos tienen un destino glorioso: el cielo.

Á N I M O PA P Á S , VU ESTROS HI JOS T IENEN UN DESTINO G LO R I O S O , E L C I E LO 39


fa m i l i a d e N a za re t

多Casarse?, 多 y po r la g le s ia?

I

Cuando las ideas llegan a sus u? ltimas consecuencias

Mariano Marti? nez-Aedo

40


f a m i l i a d e N a za ret a c e a ñ o s, n o t a n t o s c o m o p a r a q u e la ge nt e de med ia ed ad no l o re c u e r d e, t o d o e l m u n d o s e c a s a b a y s e c a s a b a p o r l a I g l e s i a , c l a r o . H oy, p a r e c e q u e h a n p a s a d o n o t r e i n t a a ñ o s, s i n o m u c h o s m á s , y c a d a ve z s e c a s a m e n o s g e n t e. La s p a r e j a s d e h e c h o , b i e n p a s a j e ra s o c o n u n c i e r t o c a r á c t e r d e e s t a b i l i d a d , a u m e n t a n c a d a ve z m á s y t a m b i é n s e i n c r e m e n t a e l n ú m e r o d e s o l i t a r i o s, y a s e a p o r d e c i s i ó n p ro p i a , p o r i n c a p a c i d a d , p o r f ra c a s o e n s u m a t r i m o n i o , o s i m p l e m e n t e p o r f r a c a s o s e n t i m e n t a l p r ev i o .

H

Hoy hay en España casi 47 millones de habitantes, de ellos son mayores de 16 años 39,6 millones. De estos, la mayoría están casados (un 56%), un tercio están solteros (31,5%), y los demás están viudos (7,4%) o bien están divorciados o separados (4,6%). Si comparamos la situación con la 1987, vemos que la población mayor de 16 años ha crecido en más de 9 millones (un 31%), los casados y viudos han subido por debajo de la media (19% y 22%), los solteros han subido bastante (un 44%) y los divorciados/separados se han multiplicado por 6 (¡han subido un 502%!). En cuanto a matrimonios, en 1987 hubo 215.771 matrimonios y en 2009 ha habido sólo 175.952 (un 18,5% menos), a pesar de la subida de población del 31% en esos mismos años. La tasa de nupcialidad ha sido de 3,83 frente a la de 5,59 en 1987. Y con una caída muy acentuada en los últimos años: en 2004 todavía fue de 5,04, es decir bajó un 10% en 17 años y un 20% en los últimos cinco.

Fuente: Instituto de Política Familiar a partir de datos del INE

41


fa m i l i a d e N a za re t Si se analiza la forma de contraer matrimonio, el cambio todavía es más rotundo: en 2009 hubo por primera vez más matrimonios civiles que canónicos: 94.993 frente a sólo 80.174. Los matrimonios por otras religiones fueron sólo 785, aunque han subido mucho relativamente (un 112% más que los 358 de 1996), siguen siendo un valor casi anecdótico: menos del 0,5%. Se culmina así una evolución donde los matrimonios civiles van creciendo mientras disminuyen los canónicos. Al analizar estos datos hay que tener en cuenta más parámetros para entender la realidad de esta evolución: 1. Una parte significativa de estos matrimonios civiles (unos 33.400 en 2009, más de un tercio de los matrimonios civiles) corresponden a segundos (o posteriores) matrimonios donde hay algún divorciado, que obviamente no puede casarse por la Iglesia aunque quiera. Sin embargo, su incremento es menor que el del resto de los matrimonios civiles. 2. Un aumento continuado en las rupturas familiares que ha explotado a partir de la “Ley del divorcio-exprés” de 2005, de forma que prácticamente se rompen dos matrimonios por cada 3 nuevos que se contraen. 3. El aumento exponencial de las “parejas de hecho” de cualquier tipo que se está produciendo, especialmente en los últimos años.

L A TA SA D E N U P C I A L I DA D H A CA I DO U N 20 % E N LO S U LT I M O S C I N C O ANOS; DISMINUYENDO AU N M A S E L N U M E R O D E M AT R I M O N I O S CA NON I COS FR EN TE A LO S C I V I L E S Hasta ahora había una tendencia a que un gran porcentaje pasara al matrimonio, una vez que se estabilizaba, pero aparecen indicadores que parecen modificar esta conducta en el futuro.

va c i a r s e d e D i o s, l l e n a rs e d e c u a l q u i e r cosa Estos datos muestran claramente el deterioro galopante del matrimonio en España y, aún más, el tradicional matrimonio por la Iglesia. Se podrían seguir profundizando con más datos, pero creo que es importante pasar a hablar del por qué. ¿Cómo es posible este cambio tan brusco en nuestra sociedad? Unos cambios tan drásticos en tan pocos años mientras que en otras sociedades han necesitado mucho más tiempo, pueden llevarnos a la idea de una revolución súbita, que hubiera cambiado las ideas y los corazones de forma aparentemente “natural” en breve tiempo.

Fuente: Instituto de Política Familiar a partir de datos del INE

42


f a m i l i a d e N a za ret

El fenómeno es complejo e influyen muchos conceptos, por lo que es imposible un análisis completo en este artículo. Por ello, simplemente indicaré algunas grandes líneas que aclaren las raíces de este cambio: 1) Es fundamental negar la idea de una revolución súbita. No, aunque los resultados se han manifestado en los últimos años de forma rapidísima, el cambio profundo en los conceptos, en los valores se ha producido desde hace décadas. Podríamos considerar que España hace cincuenta años era socialmente católica, y que el cambio se ha producido desde entonces, pero realmente ya había algunos gérmenes entonces que han facilitado ese desmoronamiento. Ciertas ideas que se “venden” públicamente se van aceptando, aunque inicialmente se rechacen sus consecuencias más negativas, pero esa aceptación lleva finalmente a la de sus consecuencias, que ahora vamos viendo.

2) También es importante resaltar que no ha sido un cambio “natural” por la misma evolución de la sociedad, sino que ha sido motivado, dirigido y forzado por amplias y poderosas fuerzas internacionales y de presión en distintos ámbitos y con distintos intereses incluso. Sin caer en tópicos de “conjuras internacionales”, la realidad es que ha habido una labor muy decidida para imponer unas ideologías con graves aspectos antihumanos y antifamiliares, y cuya máxima expresión actual es la “ideología de género”. Aquí se encuentran actores tan dispares como los Estados Unidos con su interés en el control demográfico del tercer mundo, los “lobbys” feministas y homosexuales, ciertas multinacionales farmacéuticas o la izquierda marxista reconvertida tras la caída del muro a nuevas revoluciones. Actualmente, la mayoría de los organismos internacionales y de los medios de comunicación son los principales focos de expansión e imposición de estos neovalores antihumanos.

E N A P E N A S 25 AÑ O S LO S D IVO R C I A D O S / S E PA R A D O S E N E SPA Ñ A S E H A N M ULT IP L I CA D O P O R S E IS 43


fa m i l i a d e N a za re t LA “LEY DEL D I VO R C I O - E X P R E S S ” D E 2 00 5 HA PROPIC IADO E L A U M E N TO D E L A S R U P T U R A S FA M I L I A R E S D E M O D O Q U E P O R C A DA T R E S M AT R I M O N I O S N U E VO S S E R O M P E N D O S 3) La decadencia moral del mundo occidental, donde gran parte de las masas abandonan el hecho religioso. En muchos casos se ha edulcorado y rebajado para facilitar su aceptación, pero se ha provocado el efecto contrario de rechazo ante su inutilidad para dar respuesta a las auténticas necesidades del hombre: “Si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente” (Mt 5,13).

legalmente estos valores, es decir que dentro de poco defender la familia natural puede ser considerado “delito de homofobia” o algo similar en este neolenguaje que también es otro paso más en la construcción de un nuevo hombre y una nueva sociedad. Y esto que era ciencia-ficción hace unos años ya es casi realidad.

f i r m e s e n l a Ve r d a d Ante este panorama desolador sólo hay dos actitudes posibles (toda vía intermedia tarde o temprano tendrá que optar necesariamente) o bien rendirse y unirse a la ola que parece imparable humanamente, o bien oponerse a ella. Pero para no ser arrollado, es necesario conocer la verdad y estar dispuesto a trabajar por ella, aunque nos cueste.

4) Como corolario del punto anterior, se ha producido un vacío, donde el cientifismo (y otros “ismos”) han ocupado una posición de prestigio y poder en la mentalidad pública que ha facilitado la aceptación acrítica de estos “nuevos valores”.

Ya no se puede ver los toros desde la barrera, pues cada vez el cerco se estrecha más. En las escuelas buscan inculcar esos valores (Educación para la Ciudadanía, Educación sexual, etc.), en la legislación buscan imponerla por encima de cualquier derecho y libertad. En definitiva, frente a este gigantesco proceso de reconstrucción humana y social, asentémonos en el auténtico valor de la persona y la familia tal como son, sin dejarnos intoxicar.

5) Como consecuencia de los puntos anteriores, asistimos a una sociedad confesional de nuevo cuño, donde los valores indiscutibles, so pena de rechazo social, ostracismo o ridiculización, son esos pseudosvalores que se han ido extendiendo anteriormente. Así, hoy día es un auténtico “pecado” social el rechazar ciertas ideas. Se plantea ya incluso el “defender”

Precisamente ahora que se acercan al triunfo y se van despojando de las máscaras para mostrar en toda su extensión su proyecto, es cuando es posible despertar a la sociedad, a las personas. Si permanecemos firmes, si realmente somos capaces de actuar en la medida de nuestras posibilidades podemos vencer. Es un gran reto pero es nuestro reto.

PA R A N O S E R A R R O L L A D O P O R E S T E GI GAN TE SC O PROC ES O DE RE CON STR U CCI O? N H U M A N A Y S O C I A L E S N E C E SA R I O C O N O C E R L A V E R D A D Y E S TA R D I S P U E S TO A T R A BA JA R P O R E L L A , AU N Q U E C U E S T E 44


ke ri g m a

MemoRiA HiStóRiCA Jesús Esteban Barranco

M

enos mal que ya pasaron aquellos años del racionalismo rabioso, de finales del XIX y buena parte del XX, en que se negaba incluso la realidad histórica de Jesucristo y, por ende, la obra de la redención. Por ejemplo, en la breve frase del ángel a las piadosas mujeres que fueron al sepulcro de Jesús en la mañana de Pascua —“Ha resucitado, no está aquí” (Mc 16,6)—, bastaba cambiar una simple partícula —“No ha resucitado, está aquí—, tergiversando el sentido del texto, para echar por tierra el fundamento de la fe, la resurrección, inaccesible a la razón y, por tanto, inadmisible, según ellos. 45


ke r ig m a Menos mal, que no hay nadie hoy tan poco cuerdo que niegue la existencia humana de Jesucristo. Otra cosa es que lo identifiquen con el Hijo de Dios, con el Verbo encarnado, con el Mesías y, mucho menos, que le concedan la fundación o autoría de la Iglesia y los sacramentos, o que se perpetúe visiblemente en el papado. Nada de extraño, por otra parte: ya muchos de los que le oían en la Palestina de su tiempo lo abandonaron —y para más inri, nunca mejor dicho—, también lo hicieron los suyos en la hora de la crucifixión—. Los judíos esperaban al Mesías, lo tuvieron delante y todavía hoy, después de dos milenios, están a verlas venir; y, por si fuera poco, en los cuatro o cinco primeros siglos del cristianismo se fraguaron casi todas las herejías, que casi siempre tenían por objeto la Persona de Jesucristo, de manera que no es que los muchos disparates o falsas doctrinas que han proliferado sean sólo de nuestra época… Pero de eso hablaremos en otra ocasión.

una memoria histórica fuera de toda ley temporal Aquí me interesa la memoria histórica, una expresión de moda que se ha hecho famosa en nuestros lares hasta adquirir rango de ley. A mí me parece muy loable que honremos a nuestros muertos y los sepultemos cerca de nuestra patria chica, pues tal vez sea en esto donde se cumple al revés aquello de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Precisamente porque los sentimos —a nuestros seres queridos muertos o desaparecidos—, queremos que nuestros ojos los “vean”, que estén enterrados cerca de nosotros, aunque hayan pasado setenta o más años… ¿Y cuando han pasado casi dos mil años? ¿Qué ocurre cuando ha transcurrido ya tanto tiempo? Pues que hemos ido, precedidos por aquellas santas mujeres del evangelio, y nos hemos encontrado con el ángel, que nos ha repetido: “No está aquí, ha resucitado”. Cual otro Nicodemo o José de Arimatea, o como María Magdalena, que pedía el cadáver de Jesús al mismo Jesús confundiéndolo con el “encargado del huerto” (Jn 20,15), hubiéramos querido desenterrar su cuerpo para honrarlo en nuestro propio cementerio, conservando así su memoria histórica.

46

Eso sí que hubiera sido un capítulo especial de una memoria histórica no contemplada en ninguna ley, ni promovida por ningún juez de este mundo que hubiera mandado buscar en no sé qué fosa… Y no es que hayan faltado intentonas de demostrarnos que Jesucristo seguía bien muerto y enterrado, algunos incluso muy recientes.

Jesucristo no es recuerdo histórico, es presencia viva Ocurre, sin embargo, que los difuntos de nuestra memoria histórica sí que están bien muertos —muchos de ellos no bien enterrados—; ocurre que ninguno de ellos ha vuelto del cementerio ni siquiera para recordarnos que no los olvidemos, a pesar de que nuestros camposantos están plagados de piedras que dicen “No te olvidamos” y, si somos sinceros, sí los olvidamos. Ocurre, con todo, que Jesucristo sí volvió del cementerio, sí salió de su tumba: la Magdalena lo vio (Mc 16,9 y Jn 20,11-18), lo vieron las santas mujeres (Mt 28,9-10), los dos discípulos de Emaús (Lc 24,13-33); lo vio Pedro (Lc 24,34), lo vieron los Apóstoles (Jn 20,19-23.26-29; 21,1-14; Mt 28,16-30; Lc 24,50, Hch 1,1-8), lo vio Santiago (1Co 15,7), también Pablo camino de Damasco, primer perseguidor acérrimo de los cristianos (1Co 15,8), y “ más de quinientos hermanos a la vez” (1Co 15,6). Ocurre que la memoria histórica de Jesucristo no empieza en Belén y termina en el Gólgota, sino que “la Palabra que existía en el principio” (Jn 1,1), “por la que se hicieron todas las cosas” (Jn 1,3; Col 1,15), sigue hoy viva por su resurrección, ocurrida ante las mismas barbas de los soldados guardianes dormidos (cfr. Mt 18,11-15), viva porque Él es el origen y meta del universo, el Alfa y la Omega de todas las cosas, el que es el mismo “hoy, ayer y siempre” (Hb 13,8), pues “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt 24,35). De Alejandro Magno, del Cid Campeador, de Colón, Napoleón, Beethoven o Fleming… (y de cada uno de las miríadas y miríadas de seres


ke ri g m a LA MEMORIA HISTÓ RICA DE JESUCRISTO NO EMPIEZA EN BELÉN Y TERMINA EN EL GÓ LGOTA PUES LA PALABRA EXISTÍA DESDE EL PRINCIPIO Y SIGUE HOY VIVA POR SU RESURRECCIÓ N

humanos que nos han precedido en el sueño de la paz) podemos hacer memoria histórica, podemos recordarlos. Sí, podemos hasta celebrar sus efemérides, pero no hacer un memorial. Es decir, no podemos hacerlos presentes y vivos entre nosotros. Esto sólo lo hace Dios y acontece con su Hijo Jesucristo, resucitado de entre los muertos, de una vez para siempre (Rm 6,8-10). Esta sí que es una auténtica memoria histórica: la presencia de Jesucristo, que padeció y murió por nosotros y está vivo, hoy, aquí, ahora.

acuérdate de Cristo resucitado El racionalismo actualizado lo seguirá negando, porque solo admitirá lo que ve y palpa, lo que experimenta y comprueba, sin darse cuenta de que las categorías racionales humanas están muy por debajo y al margen de las categorías divinas de la fe. A Santo Tomás le pasó lo mismito: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré” (Jn 20,25). Jesucristo recogió el guante de este reto y le salió al paso: “Acerca tu dedo y aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente” (v 27). Tomás lo vio, palpó y creyó; y, como respuesta a la confesión de Tomás —la fe sobre la razón, no contra la razón—, Jesús se dirigió a nosotros, hombres de hoy: “Dichosos los que aun no viendo creen” (v. 29). A un corazón límpido y sencillo, sin “pre”-juicios, el Espíritu Santo le incita a ver a Jesús resucitado, vivo en la historia, es decir, en los acontecimientos concretos y prosaicos de la vida diaria.

A UN CORAZÓ N SENCILLO EL ESPÍRITU SANTO LE PERMITE VER A JESÚS EN LOS ACONTECIMIENTOS DE LA VIDA DIARIA

Este anuncio sí que llena de esperanza en medio de este mundo catapultado en olas de muerte por doquier (guerras, aborto y eutanasia); este anuncio nos permite mirar adelante y hacia arriba, conscientes de que “no tenemos aquí una morada permanente” (Hb 13,14) y que, si “corren días malos” (Ef 5,16), lo bueno y lo mejor está siempre por venir, porque Dios es Luz y Amor y no hay sitio para las tinieblas ni el desamor, el odio o la indiferencia. Porque, en definitiva, de nuevo está por venir otra vez Jesucristo, al final de los tiempos, objeto y premio de nuestra esperanza. ¡Esto sí que es una gran memoria histórica! Por eso, “acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos” (2Tm 2,8).

47


ra z ó n c re a d o ra

U

n rec ie 98% nte estud io d Intern e los me demuest ra 72% n e n avega t sin cont ores nav que un Faceb r e ook, u por las re ol de sus gan por padre des s Googl n 14% s; un e. El o c p i o a r You l e uso d s increm Tuent Tube e las e n y t a u d más d redes n 11% i y o por e millon l 70% en so jóvenes y sociales s por e a e lo ción. s de intern un año. E dolescente ha H n s a hacer asta se ha utas, el 65 España ha en y amigo ,2 c s en e reado una % de la po 28 l avió n, se red social blaEL 45% llama para Plane DE LOS ly.

ADOLESCENTES MUESTRA SÍNTOMAS DE ADICCIÓN A LA RED COMO ANSIEDAD, IRRITABILIDAD Y TRISTEZA 48


ra z ó n c re a d o ra

Adicción

a

Internet

José Antonio Gris

Especialista en Psicología Clínica

Un 45% de los adolescentes afirma perder la noción del tiempo cuando se conecta a Internet. Un 82% dice que utiliza Tuenti o Facebook para mantener el contacto con los amigos, un 45% para conocer gente y un 25% para conocer gente nueva o ligar. Las redes sociales se han convertido para los adolescentes en “entornos libres del control de los padres”. Internet tiene muchos peligros para los adolescentes —pornografía, sexo, captación de menores—, que pueden revelar datos personales a extraños, acceso a páginas de contenido lesivo, etc.

presos de un mundo irreal EL 98% DE LOS MENORES ESPAÑOLES NAVEGA POR INTERNET SIN CONTROL DE SUS PADRES

La Comisión Europea da la voz de alarma, afirmando que un 45% de los adolescentes españoles entre 10 y 16 años tiene síntomas de dependencia de Internet, como por ejemplo navegar sin motivo, pasar menos tiempo con amigos, relacionarse menos con su familia, dejar de hacer los deberes y mostrarse irritable si no pueden conectarse a la red. Algunos llegan a perder los amigos y a aislarse. Se dan ya muchos casos de adolescentes que cuelgan en la red fotos suyas o de profesores u otros alumnos sin su permiso. Los adolescentes no tienen la madurez suficiente para ver el riesgo que corren.

49


ra z ó n c re a d o ra Algunos menores llegar a estar doce horas diarias en un videojuego en red. Hoy día hay estudios que han demostrado que Internet incrementa el riesgo de comprar compulsivamente, caer en el juego, el sexo, etc. Cualquier adicción aumenta el riesgo de caer en otra. Esta nueva socialización que crea Internet, acrecienta la sensación del adolescente de pertenencia al grupo, pero un uso inadecuado o excesivo en la adolescencia, incrementa la falta de habilidades sociales, la timidez, el aislamiento, problemas académicos, laborales, económicos, escasa relación con su familia, baja autoestima, cefaleas, dolor de espalda, trastornos afectivos, tendencia a la violencia, impulsividad, inmadurez emocional, insatisfacción personal, se pierden horas de sueño, se alteran los hábitos de alimentación, soledad, reducción del bienestar psicológico, “ciberbulling”, etc. En España, ya hay miles de niños o adolescentes en tratamiento por su adicción a Internet. Los síntomas de abstinencia más frecuentes son ansiedad, irritabilidad y tristeza.

Vivimos en una sociedad muy cambiante. Internet, móvil y videojuegos ocupan un espacio importante en el proceso de socialización y crean comportamientos y actitudes nuevas. Los adolescentes que más usan Internet han encontrado un modo nuevo de relación, de aprendizaje, de comunicación, de satisfacer su curiosidad por cosas nuevas, de ocio y diversión. Muchos adolescentes son incapaces de expresar sus sentimientos hablando y en Internet no tienen dificultad de escribir lo que piensan porque el otro no está cara a cara. Por otra parte, el móvil se ha convertido para los adolescentes en la forma más fácil de relacionarse y de independencia frente a sus padres y para buscar su identidad personal.

Estos son los síntomas más frecuentes de la adicción a Internet: INTERNET, MÓVIL Y VIDEOJUEGOS SE HAN CONVERTIDO EN LA FORMA MÁS FÁCIL DE RELACIONARSE Y DE INDEPENDENCIA FRENTE A LOS PADRES 50

• Cada vez pasa más tiempo en Internet. • Se relaciona menos con familiares y amigos. • Sentimiento de euforia cuando está conectado a la red. • Cambios en el peso, dolores de cabeza o columna. • Miente sobre el tiempo que utiliza Internet. • Cambios en los hábitos de sueño o alimentación. • Ansiedad por pasar más tiempo en la red. • No consigue controlar la dependencia de Internet. • Deja de hacer otras actividades que antes le gustaban. • Internet interfiere con su trabajo o estudios. • Sentimientos de culpa por estar tanto tiempo conectado. • Irritabilidad, ansiedad o tristeza.


ra z ó n c re a d o ra

qué podemos hacer los padres Para que los niños o adolescentes hagan un adecuado uso de Internet, los padres debemos formarnos para orientarles y darles ejemplo de un uso positivo. Poner filtros en el ordenador para que no puedan entrar en páginas negativas o de riesgo. Enseñarles a ser críticos con la red y explicarles el riesgo de algunos chat. Vigilar que no pongan fotos o datos personales en la red. Explicarles los riesgos que conlleva quedar con alguien que ha conocido en Internet. Marcar un horario de uso de la red. Controlar en el historial del ordenador las páginas en que entran nuestros hijos.

INTERNET ACRECIENTA LA SENSACIÓN DE PERTENENCIA AL GRUPO PERO UN USO INADECUADO O EXCESIVO EN LA ADOLESCENCIA INCREMENTA EL AISLAMIENTO

Recientemente, el Papa Benedicto XVI ha dicho que “recemos para que los jóvenes hoy sepan utilizar las nuevas tecnologías de comunicación social para crecer interiormente y servir a los demás”.

ES IMPORTANTE QUE LOS PADRES NOS FORMEMOS PARA ORIENTARLES Y DARLES EJEMPLO DE UN USO POSITIVO

51


ra z ó n c re a d o ra

D e l a c u l t u ra d e l c o r p o re í s m o a l a c u l t u ra

de la Eucaristía Carmen Álvarez Alonso Profesora de la Facultad de Teología san Dámaso (Madrid)

na “cultura del corporeísmo” nos envuelve hoy por todas partes, proponiéndonos, casi de forma constante, una re-valorización —o, más bien, super-valoración— de nuestro propio cuerpo. Pensemos, por ejemplo, en el valor social que damos a la comida, a la salud, al bienestar, a la armonía consigo mismo, a la belleza física, a la moda, a la propia imagen... La publicidad vincula gran parte de su eficacia a la imagen de un cuerpo, casi siempre un cuerpo femenino y, lamentablemente, casi siempre un cuerpo femenino reducido a sus connotaciones sexuales e, incluso, puramente eróticas.

U

Esta cultura corporeísta, que algunos —no sin razón— denominan pansexualista, no deja de tener su vertiente aceptable. Pretende, en efecto, responder y reaccionar ante ciertos esquemas de dualismo antropológico que separan —e incluso contraponen— el alma y el cuerpo, o ante formas de infravaloración unilateral e, incluso, de desprecio de la corporeidad, que antaño —o no tan antaño— imperaron en nuestra mentalidad y educación, incluso, en círculos y ambientes de valorada raigambre cristiana.

52

Y, sin embargo, no es verdad que esa tradicional devaluación del cuerpo se deba exclusivamente al cristianismo, como si fuera una consecuencia lógica de sus principios morales. Como si el rechazo, el prejuicio o el desprecio del cuerpo —y de todo lo que le concierne— hubiera sido cosa de la Iglesia, mientras que ahora, por el contrario, su actual revalorización se presenta como un fenómeno lógico de esa creciente secularización de nuestra cultura. Así lo ha denunciado, más de una vez, el propio Benedicto XVI desde los inicios de su pontificado.


ra z ó n c re a d o ra

es e m a n i p u l a b l e o b j eto d e d es eo Desde una perspectiva laicista, el movimiento corporeísta se nos presenta como uno de los logros más avanzados y revolucionarios del mito del progreso; pero es, en realidad, una sutil forma de reduccionismo antropológico, que lleva a vivir en un continuo relativismo en el que la persona humana se reduce prácticamente a nada. Primero se afirma la procedencia material y biológica de la actividad espiritual del hombre, luego se separa la persona de su propio cuerpo, con lo que el cuerpo queda despersonalizado, vaciado de significado y desvinculado de todo valor objetivo moral y, por supuesto, de la ley natural, para acabar reduciéndolo a un mero material biológico, manipulable, valorado simplemente como material genético o erótico. Sin duda que, entre los aspectos positivos de este corporeísmo está, precisamente, la revalorización de la función comunicadora del cuerpo, su capacidad para expresar el significado y la verdad más profunda de la persona. Y esto es posible porque nuestro cuerpo no es solo pura materialidad, sino que forma una unidad esencial con ese mundo interior de nuestro propio yo. Porque “yo soy mi cuerpo”. Por eso, además de hablar de la corporeidad de la persona, algunos autores hablan también de la “personeidad” del cuerpo. El cuerpo es sacramento de la persona, según expresión de Juan Pablo II. Hay, sin embargo, límites y ambigüedades en esta cultura corporeísta que se asocian precisamente a su carácter reaccionario. Como muchas otras formas de reacción, al final el corporeísmo se vuelve tan unilateral como las instancias y principios contra los que quiere reaccionar. Invierte —con cierto resentimiento— ese dualismo jerárquico del pasado, que consideraba más noble y digno del hombre al espíritu que al cuerpo, y cae en una especie de “monismo antropológico” que concede la exclusividad y la primacía solo al cuerpo, o, más bien, solo a algunos de sus significados y dimensiones. Esta moderna forma de dualismo fácilmente se alía con el relativismo de la cultura de masa que nos invade y termina por anular lo específico y distintivo de la persona humana en su diversidad varón-mujer. Detrás de esta primacía del cuerpo se esconde una concepción objetualizadora de la persona humana: la convierte en hombre-objeto y mujer-objeto, con lo que queda anulada su diversidad y especificidad, es decir, el hombre-padre y la mujer-madre.

53


ra z ó n c re a d o ra

“Dios ha muerto” Naturalmente, el corporeísmo comporta su propia ética hedonista, basada en el único criterio del propio placer. Los principios que rigen su sistema ético se elaboran a partir de las necesidades naturales y espontáneas —pero presentadas como “necesarias” y “constructivas”— del cuerpo, y, en consecuencia, a partir del placer que acompaña la satisfacción de dichas exigencias. En nombre del naturalismo, hay que “liberar” el cuerpo de las normas alienantes socio-religiosas para devolverle su status original de “fuente de placer”. En último término, sólo queda el placer como guía y, por tanto, el más puro utilitarismo y relativismo. Así que el hombre liberado es aquel que escucha su cuerpo, sigue sus deseos y satisface sus “necesidades”. Al final me guío por el principio de lo más fácil: si me apetece y me gusta, lo hago; si no me apetece y no me gusta,

P R I VA R A D I O S DE L MISTERIO DEL HOMB R E A RR A S TRA N E C E SA R I A M E N T E CON SI GO L A P É R D I DA D E L S EN TI DO H U MAN O Y TEOLÓGICO DEL CUERPO

54

no lo hago. Con el agravante de que termino por identificar lo que me gusta y me apetece con el bien moral y lo que no me gusta y no me apetece con lo mal moral. pretende hacer añicos la unidad esencial del hombre, separando y contraponiendo su yo interior y su yo corpóreo. Y es que el derrumbamiento del misterio del hombre, una vez que ha perdido su punto de apoyo fundamental en Dios, necesariamente arrastra consigo la pérdida del sentido humano y teológico del cuerpo. Acorde con esta visión reductiva y biologicista de la persona, el corporeísmo asume también criterios de ese naturalismo que niega lo trascendente y reconoce como únicamente válido el orden natural. Un naturalismo que se construye desde la convicción de que el ser humano no puede abrirse a lo sobrenatural. Nada ni nadie hay por encima de la libertad y de la propia conciencia.


ra z ó n c re a d o ra La consecuencia más inmediata es la anulación y negación de nuestra específica “imagen de Dios”, clave de bóveda que sustenta el arco de la antropología católica. Y así, ni el cuerpo ni la sexualidad humana tienen un significado trascendente: ya no se viven como signo e imagen de Dios en el hombre sino que quedan reducidos a un mero producto material y humano de libre disposición. Y, dada su implicación social, una sexualidad así puede regularse también por el consenso de la sociedad o por la manipulación y conveniencia del Estado, con lo que la sociedad civil o el propio Estado se convierten en fuente más que arbitraria de moralidad.

a nt í d oto v i v i f i c a nt e p a ra l a i n c o r r u p c i ó n Por todo ello, resultará siempre más que escandalosa la ley de la encarnación, es decir, el hecho de que el Verbo de Dios se haya hecho carne. Pero el “escándalo” de la carne y del cuerpo de Dios nunca dejará de sacudir ese antropocentrismo racionalista y ateo que parece campar anchamente en el mundo de hoy. Por eso, uno de los más hermosos retos que nos plantea la actual cultura corporeísta es, precisamente, redescubrir la centralidad de la Eucaristía, ese Cuerpo de Cristo en el que se nos hace “carne”, y pan, todo el misterio de Dios. Ese cuerpo eucarístico sigue siendo hoy el centro de gravedad desde donde irradiar esa “cultura de la Eucaristía” de la que habló con va-

liente insistencia Juan Pablo II y que resulta ser el antídoto más eficaz para esta pandemia corporeísta que tanto está debilitando los fundamentos de la más sana antropología. Así pues, ¿por qué no aprovechar en lo bueno ese contagio de tinte corporeísta que nos llega desde el ambiente cultural en el que vivimos y dejar que ilumine aspectos, quizá nuevos, de ese cuerpo eucarístico de Cristo, tan inabarcable en lo divino y, a la vez, tan profundamente nuestro en lo humano? Ese corporeísmo actual, además de ser un síntoma más que evidente de decadencia antropológica y social, puede servirnos de provechoso acicate para enfocar con detalle y redimensionar algunos aspectos del misterio eucarístico. No olvidemos que en el centro de toda la actividad de la Iglesia, de nuestra vida, está la Eucaristía y que en ese sacramento todo el misterio de Dios se nos hace presente gravitando precisamente en un cuerpo y en una sangre que revisten la apariencia de pan y vino. En el cuerpo eucarístico de Cristo, a la luz del cual el hombre se descubre a sí mismo en toda su prístina belleza, tenemos el contrapeso a ese corporeísmo actual que tanto rebaja e instrumentaliza al varón y a la mujer. ¿No es esta, quizá, una respuesta, hermosa y grande como ninguna otra, a las carencias e interrogantes que se encierran en el seno de esta cultura corporeísta que tanto degrada la sacralidad de nuestro cuerpo y de nuestra persona?

EN EL CUERPO E U CA RÍ S T I C O D E C R I S TO T E N E M O S E L C ONT RA PES O A ES E C ORP ORE ÍS MO AC T UA L Q U E TA N TO R E BA JA E I N S T R U M E N TA L I Z A A L VA R Ó N Y A LA MUJER 55


sofismas

E

l hombre posmoderno se ha entregado con renovadas energías a la construcción de sí mismo. En realidad, el verbo construir cada vez se emplea más. Se construyen los conocimientos (por eso no se habla ya de aprender o crecer), la corporeidad (las dietas, los gimnasios, la depilación, la cirugía estética), los sentimientos (que ahora no se entienden como pasiones). Se construye la educación, la familia, la política y la entera sociedad. Al mismo tiempo que se deconstruye la demografía, el empleo, las pensiones, los nacimientos y las convicciones. Algunos —tal vez los más atrevidos— proponen la construcción de una nueva moral universal, fundamentada en el consenso de todos.

56


s of i s m a s

El hombre

posmoderno constructor de sí

mismo

Aquilino Polaino-Lorente Catedrático de Psicopatología. Facultad de Medicina Universidad CEU-San Pablo

Al fin todos somos “constructores” de nuestros propios destinos. Precisamente en una etapa en que ha estallado la “burbuja inmobiliaria” y se ha dejado de construir. Pero las personas no parece que aprendamos de los propios errores. Nos conducimos como si la construcción que se ha derrumbado y nos ha empobrecido a todos, poco o nada tuviera que enseñarnos. Ahora en lugar de construir casas construimos personas. Como si no fuese mucho más peligrosa la construcción de las personas que la de una urbanización en primera línea de la playa. A fin de cuentas nos hemos salido con la nuestra y continuamos ocupados en la producción de nosotros mismos.

EL HOMBRE CONTEMPORÁNEO TIENE LA CONVICCIÓN la servidumbre de QUE DISPONE DE LIBERTAD l a “ l i b e r ta d ” ABSOLUTA Los antecedentes de tal modo de entender la vida se enen dos corrientes de pensamiento. La más cerPARA LA cuentran cana es el “constructivismo” (Lacan, Derrida y Bobio); la “CONSTRUCCIÓN” más remota es la “filosofía de la sospecha” (Nietzsche, Marx DE SÍ MISMO; y Freud). Una y otra han persuadido y conducido al homQUE NO DEPENDE bre contemporáneo a la errónea convicción de que dispone de una libertad absoluta, especialmente en lo que se reDE NADA fiere a la “construcción” de sí mismo. Se trata de no deNI DE NADIE. pender de nada ni de nadie en el diseño y realización de ¿ES ESTO ASÍ? la propia subjetividad: desde su corporalidad a su estilo de de su proyecto biográfico al diverso uso que hace de ¿HACEMOS vida, sus facultades. El nuevo escultor de sí mismo no se perLO QUE cata de que tal concepción forma parte —y parte imporQUEREMOS? tante— de la ingeniería social en que estamos inmersos. 57


sofismas El resumen de muchas de estas actitudes del hombre contemporáneo es que el afán ansioso de tener, de triunfar, de subir, de divertirse, de llevar una vida fácil y placentera, prevalece con mucho sobre el deseo de saber, de reflexionar, de dar un sentido a lo que se hace, de ayudar a los demás con el propio trabajo, de trascender el reducido ámbito de nuestros intereses vitales inmediatos. Queda casi bloqueada la trascendencia horizontal (hacia los demás y hacia la colectividad) y también la vertical (hacia los valores y los ideales, es decir, hacia Dios). Hoy se invoca la libertad como libertad de abortar, libertad de ignorar, libertad de no saber hablar más que con palabras soeces, libertad de no tener que dar razón de las propias decisiones, libertad de molestar y, ante todo y sobre todo, libertad de imponer a los demás una filosofía relativista, que todos tendríamos que aplaudir como filosofía de la libertad. Quien se niegue a aplaudir será sometido a un proceso de linchamiento social y cultural. Todo le está permitido al hombre contemporáneo, excepto el simple hecho de no someterse a lo “políticamente correcto”. ¿Es esto así? ¿Es nuestra libertad absoluta? ¿Hacemos siempre lo que queremos? ¿Acaso no tenemos experiencia de no querer lo que hacemos y de no hacer lo que en verdad queremos? ¿Es conveniente seguir adelante con esta forma de engañarnos? En estas circunstancias, si la persona no recupere pronto el ámbito y significado de su libertad, ¡estamos perdidos!

l a v e rda d b aj o s o s p e c h a En lugar de la búsqueda de la verdad, lo que ahora mueve a la razón humana es la voluntad de poder, la autorrealización mediante la satisfacción de los instintos, y el culto al yo. Los cuatro puntos cardinales que sirven de referencia al comportamiento humano son el “me apetece, me interesa, me conviene y me gusta”, y las posibles combinaciones entre ellos. En esto asientan las nuevas estrategias para conducir la propia vida.

58

HOY TODO ESTÁ PERMITIDO EXCEPTO EL SIMPLE HECHO DE NO SOMETERSE A LO “POLÍTICAMENTE CORRECTO” Los referentes exclusivos a los que acudir para guiar el propio comportamiento son ahora el dinero, el poder, el placer, el éxito y la popularidad. Mientras tanto, la “cultura del yo” se ha olvidado por completo del otro. Una vez que el “otro” se ha extinguido y no comparece porque no existe —o se vive como si no existiera—, lo que nos queda es el individualismo radical. Como la realidad no existe, sino que cada cual la construye según su entender —como postula el constructivismo—, el respeto reverencial por la realidad se ha desvanecido y transformado en objeto de burla. Si la realidad es incognoscible, si cada persona “construye” su objeto de conocimiento, si el factor determinante de lo que hay es la “construcción social de la realidad”, entonces, sencillamente, la verdad no existe. Pero el escarnio de la realidad así concebida transforma la sociedad en un contexto fantasmagórico, del que nada sabemos. En ese contexto, la persona no puede hacer pie y su vida carece de sentido, porque no es susceptible de saber quién se es, de conocer la verdad acerca de sí mismo. La ausencia de verdad enajena a la persona, por lo que su existencia va dando tumbos de aquí para allá, después de haber extraviado la dirección sobre su propio dominio. Por el momento, la persona se ha quedado sin fuerzas para afrontar su propio destino y conducir su biografía hacia un puerto seguro. Si no hay sujeto de conocimiento —porque nada se puede conocer—, el control de la propia existencia se abandona en manos de las circunstancias y de los ciegos impulsos. Desprovista la persona de convicción alguna acerca de sí misma, del mundo y de la historia —a causa de la imposibilidad de conocer la verdad—, la vida se muda en un mero “pasotismo” circunstancial.


s of i s m a s SI LA VERDAD NO EXISTE, ESTAMOS A OSCURAS. EL SER HUMANO HA PERDIDO EL SENTIDO DE SU PROPIO VIVIR Y SON LAS CIRCUNSTANCIAS LAS QUE “DECIDEN” POR ÉL

s u b s i s t i r c o n l a l u z a pa g a d a Pero en esas mismas circunstancias, la verdad regresa una y otra vez, escapando así a la tiranía y ocultamiento a que tratan de someterla. Entre los numerosos miedos del hombre contemporáneo, es preciso citar aquí el temor a la “sublevación de las máquinas”, al omnímodo poder de una tecnología que puede dominar al hombre, en lugar de ser por él dominado. La tiranía tecnológica emerge cuando la autonomía de la técnica es superior a la autonomía humana y, por consiguiente, deja de estar sometida a la libre decisión humana.

El ser humano ha perdido el sentido de su propio vivir. Un ser al que le suceden cosas a las que “responde” o no. Un ser que es incapaz de comprometerse, libremente, con nada. Son las circunstancias, los aconteceres o los sucesos los que “deciden” por él, pero… ¡Como ninguno de ellos es verdad!, en realidad nadie decide nada; sencillamente “reacciona”. ¿En esto consiste la supuesta libertad absoluta de la persona?

Pero una tecnología que “no obedece” o “se independiza” de la conducta humana, constituye una grave amenaza para el mismo hombre. El hombre pasa de dominador a dominado, y experimenta la impotencia e incertidumbre respecto de unos medios que, por no estar ya sometidos a sus fines, desnaturalizan o impiden su libre comportamiento. Se podrá seguir viviendo “como si” la verdad no existiera. Pero, entonces, ¿por qué ese temor generalizado a

En realidad, lo que hay detrás de todo esto es una revuelta radical contra la razón, contra el Logos. La desconfianza en la razón se ha generalizado. El hambre de saber es, desde luego, hambre de verdad. Pero eso supone que la verdad puede ser alcanzada por la razón humana. Si la verdad no existe, estamos a oscuras. En esta situación de confusión generalizada, a la persona solo le queda conformarse con transformar su hambre de verdad en “ansia de utilidad”.

unos instrumentos que el hombre ha dejado de controlar? ¿No será acaso porque nos hemos topado otra vez con la verdad?

59


sofismas La verdad hoy no interesa. Algunos la descalifican y desprecian al etiquetarla como una “actitud fundamentalista”. Lo único que en realidad importa es lo que “le va a quedar” al hombre respecto de las cosas que hace. Comportamiento humano y utilidad inmediata son una misma cosa en la actualidad. Tal vez por eso, el conocimiento importa ahora tan poco; su valor apenas se limita a lo mercantil. El conocimiento está también en el mercado, pero cotiza sólo como valor de cambio. Ha llegado al fin la hora de los “gestores del conocimiento”. La brutal dictadura de la utilidad hunde a la persona en la enajenación. La razón instrumental se ha adueñado del mapa cognitivo personal y amenaza con la disolución de la subjetividad. El “yo” ha dejado de ser un “yo pensante” para transformarse en un conglomerado fragmentario capaz de acomodarse solo a lo que es útil y ventajoso para él. La principal consecuencia de todo ello es la abolición de la persona. Si toda verdad es relativa, también la verdad de esta proposición “toda verdad es relativa”, se torna relativa. Lo que denota que más bien no hay ninguna verdad. Y si no hay verdad, todo está permitido al hombre. ¡He aquí lo que fundamenta el supuesto de la libertad humana como absoluto! ¿Puede sentirse orgulloso el hombre de construirse a sí mismo, si todo es relativo y nada es verdad?

60

EL AFÁN ANSIOSO DE TENER Y TRIUNFAR DEJA CASI BLOQUEADA LA TRASCENDENCIA HORIZONTAL (HACIA LOS DEMÁS Y HACIA LA COLECTIVIDAD) Y LA VERTICAL (HACIA LOS VALORES Y LOS IDEALES, ES DECIR, HACIA DIOS)


e d u c a c i ó n p a ra l a v i d a

Creemos que son los padres quienes tienen el derecho y con ello el deber de ser los primeros educadores de sus hijos, máxime en lo que se refiere a la sexualidad, pero no los únicos. Los padres son, sin duda, quienes más influyen en sus hijos si ejercen como educadores con iniciativa y competencia en el ámbito familiar. No obstante, los padres necesitan y requieren la ayuda del centro educativo, y en particular de quienes ejercen la tutoría de sus hijos en el ámbito escolar, motivo por el que llevan a sus hijos a un colegio concreto.

62


e d u c a c i ó n p a ra l a v i d a

¿Quién debe educar la sexualidad de los niños y adolescentes? Concepción Medialdea

LOS PADRES TIENEN EL DERECHO Y EL DEBER DE SER LOS PRIMEROS EDUCADORES DE SUS HIJOS, PERO NECESITAN LA AYUDA DEL CENTRO EDUCATIVO

Programa escolar SABE (Sexualidad Adolescente Básica para Educadores) 63


e d u c a c i ó n p a ra l a v i d a Los niños y los adolescentes pasan en el centro educativo muchas horas diarias entre semana durante los primeros dieciséis o diecisiete años de su vida y suelen reconocer su colegio como un ámbito donde reciben una educación fiable. Es indudable que el colegio influye en grado importante en la educación de los alumnos que acoge en sus aulas en años fundamentales para su formación. Los directores de los centros educativos deberían, en consecuencia, asumir su responsabilidad de impartir la educación sexual como materia fundamental, y buscar para ello los mejores programas. La sexualidad es para expresar el amor y transmitir la vida. La sociedad solo será humanizadora si se conforma como una familia de familias, y por ello la educación de la sexualidad no se debe impartir solo en el ámbito privado sino también en la escuela, en el colegio. En nuestra opinión, debe educarse la sexualidad en el lugar de la socialización, para que puedan entender los niños y jóvenes que a los demás también les importa y afecta cómo viven su sexualidad. Que la sexualidad bien o mal vivida es causa de mejora o de empeoramiento personal, y materia por ello que afecta favorable o negativamente a los demás, tanto en el ámbito privado como en el ámbito social.

formación conjunta: familia y escuela Para quienes, una vez leído lo anterior, siguen pensando que solo ellos y en su casa educarán la sexualidad de sus hijos, conviene recordar que la ley de salud reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo de ámbito nacional está en vigor desde junio de 2010 y contempla para el ámbito educativo la obligatoriedad de la educación sexual. Las distintas comunidades que componen España tienen o están poniendo a punto un programa concreto de educación sexual para el ámbito escolar que, si no hay otra alternativa, será impartida obligatoriamente en todos los colegios de la comunidad. Es, por tanto muy bueno que haya otras alternativas para que, si bien la educación sexual escolar es obligatoria en España en el momento actual por ley, los padres puedan, sin embargo, elegir qué tipo de educación sexual prefieren para sus hijos. Lo que parece negativo puede entonces tornarse en positivo. Habrá educación sexual en los centros educativos queramos o no, pero educar la sexualidad en el colegio puede ser estupendo si a los padres se les permite elegir qué educación sexual quieren que sea impartida en el centro al que llevan a sus hijos. Será una buena noticia si los directivos de los centros educativos pueden escoger el programa que consideran adecuado.

LOS NIÑOS Y JÓVENES DEBEN ENTENDER QUE LA SEXUALIDAD BIEN O MAL VIVIDA ES CAUSA DE MEJORA O DE EMPEORAMIENTO PERSONAL, Y QUE TAMBIÉN AFECTA POR ELLO AL ÁMBITO SOCIAL 64


e d u c a c i ó n p a ra l a v i d a En los colegios públicos, aunque parezca lo contrario, los padres tienen más fuerza real para elegir la educación sexual que quieren que se imparta; mientras que en los colegios privados y concertados pesa más la opinión de la dirección del centro. Los directivos de los colegios privados escuchan y se apoyan en las APA, pero las directrices las marca el director o directora. Así pues, los padres que llevan a sus hijos a colegios públicos podrían conseguir, si se asocian y lo requieren con empeño a la dirección, que se imparta la educación sexual que ellos decidan. Mientras que los padres que llevan a sus hijos a colegios privados o concertados, puesto que pagan además de los impuestos un extra al colegio, deberían enterarse de cuál es la educación sexual que el director o directora del centro ha elegido, porque esa será la que sus hijos recibirán, y pueden, en función de ello, elegir el centro.

el SABE Escolar, una respuesta a la educación sexual obligatoria Así las cosas, queremos proponer en este artículo a los padres y a los directores de colegios una educación sexual excelente que prima la ecología del hombre en toda su humanidad, unidad y especificidad. Hablamos del programa SABE Escolar que ha confeccionado el Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF) en el ámbito de la sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre matrimonio y familia. Una educación sexual diseñada para ser impartida en el colegio entre los cinco y los quince años. Nacida para formar parte del currículo escolar, cuenta con materiales adecuados para el profesor y para los alumnos y con programas de capacitación previa, que puede ser cursada a distancia con tutoría personalizada, tanto para los padres como para los profesores que lo van a impartir.

EL PROGRAMA SABE ESCOLAR DEL IVAF OFRECE UNA EDUCACIÓN SEXUAL BASADA EN LAS PROPUESTAS DE LA CONTINENCIA, EL RESPETO MUTUO Y LA PRÁCTICA DE LAS VIRTUDES El SABE Escolar da una respuesta saludable y excelente a los requisitos de obligatoriedad de impartir educación sexual en la enseñanza reglada y ofrece una iniciativa pionera a los colegios de aquellos países donde este requisito todavía no se demanda. Basado en las propuestas de la continencia, el respeto mutuo y la práctica de las virtudes, se conforma como un programa moderno, completo, integrado y eficaz. El SABE Escolar consta de 18 sesiones. Seis para cada uno de los tres grupos de edad (5 a 7 años, 8 a 11 y 12 a 14) correspondientes a cada una de las seis unidades que contempla el programa: 1) La fertilidad humana: su desarrollo y reconocimiento; 2) La familia humana: causa, razón y fin de la sexualidad; 3) La sexualidad responsable: virtudes y defectos; 4) Salud y sexualidad; 5) La representación de la sexualidad en el espacio público y la difusión en medios y rede, y finalmente 6) La diferenciación sexual en al construcción social: equidad, diferencia, respeto y promoción. Los materiales del SABE Escolar están listos de modo que las escuelas y colegios que deseen implantarlo y cuenten con la capacitación necesaria puedan hacerlo a partir de septiembre de 2011.

Más información en: www.ivaf.org; info@ivaf.org; cursos@ivaf.org.


espada de dos filos En ti está la fuente de la vida” (SaI 36,10), proclama el salmista cuando, por obra y gracia del Espíritu Santo, pudo atisbar, aun a través del velo propio del Antiguo Testamento, la bondad y ternura del Dios vivo. El salmista se refiere a la fuente que está junto a Dios, identificada por Juan como la Palabra de la Vida: “En el principio existía la Palabra, la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios... En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Jn 1,1-4).

Dios, manantial de aguas vivas, que así es como se presenta a sí mismo en diversos pasajes de la Escritura, quiere hacer partícipe al hombre de este hontanar que la espiritualidad bíblica considera como la raíz y razón de ser de la inmortalidad. Hontanar que fue anunciado y prometido por Dios por medio de sus profetas. Todo aquel en cuyo seno fluyen estas aguas participa ya de la gloria y la eternidad de Dios. A este respecto, todas las profecías que Dios puso en la boca de sus portavoces ante su pueblo, alcanzan su cumplimiento y plenitud en Jesucristo. En Él la creación se eleva a su más alta cima y esplendor; en realidad se trata de una nueva creación en y por Jesucristo, como dice Pablo. Él es quien, por su muerte y resurrección, nos hace partícipes de sus aguas vivas: “Entonces dijo el que está sentado en el trono: Escribe: Estas son palabras ciertas y verdaderas. Me dijo también: Hecho está: Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le daré del manantial del agua de la vida gratis” (Ap 21,5-6).

66

Nos h ici ste , p ara ti Dios creó al hombre para la inmortalidad, para el amor que no tiene fin; por esto insufló en su corazón la inquietud, algo así como si viviéramos en una especie de “un yo inacabado”. San Agustín describió magistralmente este desasosiego del alma y del corazón del hombre; esta más que sensación de que hiciera lo que hiciera, alcanzara lo que alcanzara, siempre se quedaba a las puertas de la plena satisfacción. Es como si anduviese desnudo por la calle y nada de lo que tuviese en sus manos alcanzase a cubrir su desnudez. Así hasta que encontró —¿o más bien aceptó?— a Dios. Fue entonces cuando dijo: ‘’Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón estará siempre inquieto hasta que descanse en ti”.


! Tengo sed!

espada de dos filos

Antonio Pavía Misionero Comboniano

TODAS LAS PROFECIAS QUE DIOS PUSO EN LA BOCA DE LOS PROFETAS ALCANZAN SU CUMPLIMIENTO Y PLENITUD EN JESUCRISTO

67


espada de dos filos Lo quiera o no, el hombre tiene, se ve obligado, a escoger entre el Todo o la Nada, la Sabiduría o el Absurdo; entre lo que permanece firme en sus manos o entre lo que en esas mismas manos se diluye. Nos podríamos preguntar: ¿Nos deja Dios a merced de nuestra debilidad en esta elección? Si fuese así podríamos pensar que no está muy interesado en que acertemos a la hora de escoger. Es como si tuviera la excusa perfecta para deshacerse de nosotros. Pues no, no nos deja a merced de nuestra debilidad y carencia de discernimiento. En realidad nos ha dado algo que mueve invariablemente la balanza a favor de la elección que nos favorece, a favor de Él, el único que completa nuestro yo inacabado. Nos ha dado lo que en la Escritura se define como “la sed de Él”. “Dios mío, yo te busco, mi alma tiene sed de ti...”, clama el autor del Salmo, 63 buscando ansioso un hueco en Él para poder reposar de sus anhelos, ya desgastados y hasta agrietados por tantas quimeras perseguidas. “Tu amor es mejor que la vida, quiero bendecirte, elevar mis manos hacia ti”. A la luz de esta su oración, podemos ver que para él no es suficiente adorar a Dios en la distancia. Necesita palparlo; sí, locuras del amor. Si las tenemos en nuestra vida normal, ¿qué extrañeza puede causar que David, el autor de este salmo, las tenga con Dios? A continuación David hace como un juego de palabras que nos produce un profundo estremecimiento. Se sirve del deleite que recorre todo su cuerpo ante unos manjares exquisitos para expresar el indescriptible gozo hasta el punto de provocar temblores en su alma cuando se sacia, se empapa de Yahvé. Nos recuerda aquel otro salmista que usando el símil de la dulzura de la miel, hace esta confesión a Dios: “Tus palabras son más dulces que la miel, más que jugo de panales, por eso me empapo de ellas” (Sal 19,11-12).

buscar a Dios Nos podríamos preguntar si la búsqueda de Dios es fácil o difícil, ardua o sencilla. No sé hasta qué punto se puede responder a esta pregunta, pues depende en gran parte de la honestidad de nuestras intenciones; si realmente buscamos a Dios, su Gloria, o un dios para salir del paso de los problemas que nos agobian. En definitiva, depende de si en Él buscamos el Todo que irrenunciablemente necesita nuestra alma, o un dios con quien “ir a medias”, ya que consideramos imprescindible el otro dios: el dinero (Mt 6,24). A todo esto hemos de añadir al Tentador, al Príncipe de la mentira, aquel que nos dice que su oferta es más gratificante y segura que la de Dios. Dicho esto, pasamos a lo que es lo realmente importante para aquel que busca a Dios con rectitud de corazón. Me refiero a la promesa dada a los que, casi desfallecidos y extenuados, se encuentran cara a cara con Él; o mejor dicho, Él les ha mostrado su Rostro. “Yo empaparé el alma agotada, y toda alma macilenta colmaré” (Jr 31,25). En su encuentro con Dios, Él mismo empapará los sequedales de su alma, llenará con su savia todas y cada una de las raíces de su existencia, que desafiaron el peligro de quedar marchitas para siempre, tal y como les insinuaba la persistente tentación de que el Dios a quien buscan no es más que un espejismo. A estos buscadores se refería Jesús cuando dijo a la samaritana: “El que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás” (Jn 4,14). No tendrán sed estos buscadores de Dios porque su Enviado, el Señor Jesús, “hará correr por sus entrañas ríos de agua viva” (Jn 7,38). A la luz de estos comentarios catequéticos, dirigimos ahora nuestros ojos al Hijo de Dios levantado en la cruz, y nos hacemos eco del gemido que, en los estertores de su agonía, salió de sus labios: “¡Tengo sed!” (Jn 19,28).

AL TOCAR LOS VESTIDOS DEL HIJO DE DIOS, LA HEMORROISA, IMAGEN DE LA HUMANIDAD DOLIENTE, ENTRO EN CONTACTO CON LA DIVINIDAD DE CRISTO PARTICIPANDO DE ELLA Y DE SU PODER 68


EN LA PASION DE CRISTO, SU TENGO SED” SE ABRE A UN SIGNIFICADO MUCHO MAS PROFUNDO Y REAL. EN LO ALTO DE UNA CRUZ MALDITA SIENTE LA NECESIDAD DE GRITAR: PADRE MIO, TENGO SED DE TI, DE QUIEN ME QUIEREN ARREBATAR”

espada de dos filos En la misma línea hemos de juzgar la intrepidez de la hemorroísa quien, llena de fe, se acercó a Jesús y tocó sus vestidos, con la firme persuasión de que “si logro tocar aunque solo sea sus vestidos, me salvaré” (Me 5,28). Conocemos lo que sucedió a continuación: “Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal”. Al tocar los vestidos del Hijo de Dios, esta mujer —imagen de la humanidad doliente— entró en contacto con la divinidad de Jesús participando de ella y de su poder.

Con no poca frecuencia y echando mano de un mayor o menor sentimentalismo, se ha querido ver en este grito de Jesús en la cruz su sed de almas. Por supuesto que no hay nada que objetar a esta interpretación por muy sentimental que sea. No obstante y siguiendo la EL NOS CONDUCE línea catequética de la pasión del Señor Jesús, su “tengo sed” se abre a un significaEN NUESTRO do mucho más profundo y real. Pienso que CAMINAR INCLUSO el clamor angustioso de Jesús, a quien el CUANDO NO pueblo santo ha arrojado al último lugar de VEMOS NADA la tierra, al más inhóspito de los abismos: a lo alto de una cruz maldita, va dirigido al Y NOS DA POR Padre, a su Padre de quien dicen ha blasfePENSAR QUE mado. No es, pues, nada aventurado afirmar NADA EXISTE que desde la lejanía de Dios donde los hombres le pusimos, sienta la necesidad de gritar: “Padre mío, tengo sed de ti, de ti de quien me quieren arrebatar”. Coronados de Pongamos un poco en orden los trágicos acontecimientos del Calvario. Mientras los soldados levantan la cruz, Jesús es despojado de sus vestiduras. Tengamos en cuenta que en la espiritualidad bíblica, los vestidos forman una unidad existencial con la persona que los lleva. Recordemos aquel pasaje en el que Eliseo recibe el espíritu profético de su maestro, Elías, al tomar posesión de su manto cuando aquel fue arrebatado al cielo: “Eliseo lo veía y clamaba: ¡Padre mío, padre mío (…) Tomó el manto que se le había caído a Elías y se volvió, parándose en la orilla del Jordán. Tomó el manto de Elías y golpeó las aguas diciendo: ¿Dónde está Yahvé, el Dios de Elías? Golpeó las aguas, que se dividieron de un lado y de otro, y pasó Eliseo. Habiéndole visto la comunidad de los profetas que estaban enfrente, dijeron: El espíritu de Elías reposa sobre Eliseo” (2Re 2,12-15).

gloria

Volvemos al Calvario donde hemos dejado a Jesús despojado de sus vestiduras. El acontecimiento en sí es mucho más que un oprobio, humillación y desprecio. Es, por encima de todo, un atentado a sus locas pretensiones de ser el Hijo de Dios. Juzgan que no lo es, que sus pretensiones son una blasfemia, de ahí que sea levantado en la cruz y expuesto ante el pueblo santo como el más maldito de los hombres. El apóstol Pablo se hace eco de esta terrible y trágica mentira que aconteció aquel día y que ha pasado a la historia con el nombre de Viernes Santo: “Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose él mismo maldición por nosotros, pues dice la Escritura: Maldito todo el que está colgado de un madero” (Gál 3,13).

69


espada de dos filos A estas alturas creo que sobra toda explicación, o quizás falta una, la última: el “tengo sed del Padre” que el ser más desheredado de la tierra, Jesús, grita desde la cruz, recoge todos y cada uno de los clamores de los hombres que desde las sombras, tinieblas y valles oscuros le acompañan en cuanto buscadores de Dios. ¡Tengo sed del Dios vivo, del Manantial de Aguas vivas! Clamores que hemos podido ver a lo largo de esta catequesis. ¿Qué nos queda por decir? Que Aquel que sufrió la sed de Dios como nunca jamás ningún ser humano la sufrió ni la sufrirá, es nuestro buen Pastor que nos conduce al Manantial de Aguas vivas: al Padre de quien le quisieron arrebatar aduciendo locura y blasfemia. Él nos conduce en nuestro caminar, en nuestra búsqueda, incluso cuando no vemos nada y hasta cuando nos da por pensar que nada existe. “Ya no tendrán hambre ni sed; ya no les molestará el sol ni bochorno alguno. Porque el Cordero que está en medio del trono los apacentará y los guiará a los manantiales de las aguas de la vida” (Ap 7,16-17).

70

LA BUSQUEDA DE DIOS DEPENDE EN GRAN PARTE DE NUESTRAS INTENCIONES. SI REALMENTE BUSCAMOS SU GLORIA, O A UN DIOS PARA SALIR DEL PASO DE LOS PROBLEMAS QUE NOS AGOBIAN Nuestro buen Pastor puede conducirnos así porque Él mismo, junto con el Padre, es el río del agua de la Vida del que nos habla Juan en el último capítulo del libro del Apocalipsis: “Luego me mostró el río de agua de Vida brillante como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En medio de la plaza, a una y otra margen del río, hay árboles de Vida...” (Ap 22,1-2). Continúa el apóstol diciéndonos que aquellos que calman su sed en estos manantiales no conocerán maldición alguna, y que ¡verán el rostro de Dios! “Y no habrá ya maldición alguna; el trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad y los siervos de Dios le darán culto. Verán su rostro y llevarán su nombre en la frente” (Ap 22,3-4).


espada de dos filos Juan nos habla de un contemplar el rostro de Dios y poseerle a causa de que su nombre está tatuado a fuego en nuestra frente. Este nombre es su propio sello, el del Dios vivo, sello que confirma nuestra pertenencia a Él así como nuestra participación en su gloria, tal y como había prometido Jesús a sus discípulos: “Yo les he dado la gloria que tú me diste para que sean uno como nosotros” (Jn 17,22). Una última apreciación catequética, bella donde las haya. Acerquémonos con temor y temblor santo a la profecía joánica que acabamos de escuchar: “Llevarán mi nombre en la frente”. La frente, igual que la cabeza, indica y representa la dignidad de la persona. Juan está dándonos a conocer que Dios pone su sello inde-

DIOS PONE SU SELLO INDELEBLE EN NUESTRO SER, SELLO QUE CONFIRMA NUESTRA PERTENENCIA A EL Y A SU GLORIA

leble en nuestro ser; y más aún, está coronándonos con su diadema, tal y como los profetas habían anunciado: “El espíritu de Yahvé está sobre mí pues me ha ungido para anunciar la buena nueva a los pobres... Para consolar a todos los que lloran, para darles diadema en vez de ceniza” (Is 61,1-3). Una última nota acerca de los discípulos de Jesús: ¡Tantas veces sobrellevando, al igual que su Maestro y Señor, la corona de espinas de la burla y el escarnio ... , hasta que Dios la cambia en el momento oportuno por su corona y diadema que proclama la nobleza de su estirpe: ¡Hijos suyos! Ya lo había adelantado el salmista: “Mas tú, Dios mío, escudo que me ciñes, mi gloria, el que realza mi cabeza” (SaI 3,4).

AQUEL QUE SUFRIO LA SED DE DIOS COMO NUNCA JAMAS NINGUN SER HUMANO LA SUFRIO NI LA SUFRIRA, ES NUESTRO BUEN PASTOR QUE NOS CONDUCE AL MANANTIAL DE AGUAS VIVAS

71


al de a pl an eta ri a

ENTRE LO DIVINO Y LO HUMANO Carlos Soler Ferrán

Profesor de Derecho Canónico, Universidad de Navarra

H

ace años Fernando Savater escribía un artículo interesante y respetuoso sobre las raíces cristianas de Europa (El País, 4 de julio de 2003). Quisiera hacer algunas consideraciones sobre el tema. Savater, junto con otros, habla de lo que podemos llamar “deriva laica” del cristianismo, que para algunos autores se convierte en una “deriva laicista”, e incluso en una “deriva atea”. Creo que la “deriva laica” del cristianismo es cierta al menos en un doble sentido. Primero porque el judeocristianismo, al decir que todo ha sido creado por Dios, desdiviniza el mundo, e incluso lo desdemoniza; de este modo muchos terrores y angustias ante fuerzas y seres que se tenían por divinos o demoníacos desaparecen: la afirmación de la creación hace profano al mundo y libera al hombre de muchos dioses y demonios. 72


a ld e a pl an etar i a EL RESPETO EUROPEO POR LA PERSONA ES, EN BUENA PARTE, FE CRISTIANA QUE SE HA HECHO CULTURA

EL JUDEOCRISTIANISMO, AL DECIR QUE TODO HA SIDO CREADO POR DIOS, LIBERA AL HOMBRE DE MUCHOS DIOSES Y DEMONIOS 73


al de a pl an eta ri a En segundo lugar porque ulteriormente el cristianismo profundiza en esa “profanización” distinguiendo lo sacro de lo profano; concretamente, la política sale del reino de lo sacro, junto con otras artes. Esta distinción entre lo religioso y lo político supone una gran revolución del orden clásico; a lo largo de la historia se ha llevado a la práctica este dualismo con mayor o menor acierto;, pero, incluso en los momentos más oscuros, el dualismo, la distinción entre lo político y lo religioso, testimoniaba que sobre el hombre no existe un poder absoluto en la tierra; lo cual era y es una garantía frente al totalitarismo. Una fuente de libertad.

separar no es ignorar Ahora bien, de la “deriva laica” no debemos pasar a una “deriva laicista”, que pasa de “distinción” entre lo político y lo religioso a “mutua ignorancia”. La pretensión de que cada uno de los dos viva como si el otro no existiera no puede ser, porque de hecho existe. Se trata de buscar continuamente un difícil equilibrio, una sana separación sin extremismos. Por supuesto, no hay “deriva atea” en el cristianismo. Se pueden hacer ejercicios académicos en este sentido, pero en el fondo son pura gimnasia intelectual. Hay una obviedad de Perogrullo: los cristianos creemos en Dios (¡faltaría más!), creemos que Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, y que ha muerto y resucitado por nuestra salvación. La cuestión, respecto de las raíces cristianas de Europa, es que todo sistema de derecho ha de basarse en algunos valores, en bienes éticos compartidos. No puede ser algo de contenido meramente económico o geográfico.

74

Y parece que el cristianismo no es totalmente ajeno a los valores o bienes éticos que compartimos los europeos. En particular no es ajeno al principio del inmenso respeto que merece cada persona: la fe cristiana la considera como imagen de Dios y redimida por Cristo, y esto ha dado sus frutos a lo largo de la historia. El respeto europeo por la persona es, en buena parte, fe cristiana que se ha hecho cultura.

LA DISTINCIÓN ENTRE LO POLÍTICO Y LO RELIGIOSO, APOYADA POR EL CRISTIANISMO, ES UNA GARANTÍA FRENTE AL TOTALITARISMO, YA QUE TESTIMONIA QUE SOBRE EL HOMBRE NO HAY UN PODER ABSOLUTO EN LA TIERRA


a ld e a pl an etar i a

libertad y cooperación La constitución española es inspiradora en esta materia. Que yo sepa, España es el primer país en que se ha dado un tránsito pacífico a la democracia: hemos demostrado con los hechos que para alcanzar la democracia no hacen falta guerras ni revoluciones ni procesos traumáticos. Si esto es verdad, se trata de algo muy importante de lo que podemos sentirnos orgullosos. Muchos países han protagonizado después procesos parecidos en todas las latitudes, y pienso que el antecedente español ha ayudado. Pues bien, una de las virtudes más destacadas del proceso constituyente español es, según muchos expertos, que ha “superado” la cuestión religiosa. El tradicional enfrentamiento entre las dos Españas (la que podríamos definir nacional-católica y la que podríamos llamar anticatólica) no se ha resuelto en favor de ninguna de las partes, sino que se ha “sublimado” mediante tres principios: libertad religiosa, laicidad —–que no laicismo—- y cooperación. Fijémonos en este último punto: la Constitución establece que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones religiosas (art. 16). ¿No resulta inspirador? Lógicamente, en otros países no habría que hablar de la Iglesia Católica, sino de las Iglesias cristianas en general; y en otros muchos, de otras religiones. Una sana convivencia en materia religiosa se apoya en algo parecido a este trípode: en primer lugar, libertad religiosa; en segundo lugar, el reconocimiento de la incompetencia religiosa de las autoridades políticas; y, por último, una consideración positiva de las religiones y una disposición a que las autoridades cooperen con ellas.

UNA SANA CONVIVENCIA EN MATERIA RELIGIOSA SE APOYA EN LOS PRINCIPIOS DE LIBERTAD RELIGIOSA, LAICIDAD Y COOPERACIÓN 75


i

L a nueva ntolerancia que se impone

al de a pl an eta ri a

H

Benigno Blanco

ace años que en España y en toda Europa se está pasando del intento de imponer lo “políticamente correcto”, definido por una seudoprogresía que agresivamente decide qué es lo moderno y qué no, qué lo democrático y qué no, a la imposición legislativa de la ideología que subyace en el laicismo de género como obligatoria, en el derecho de familia, en el sistema educativo y, ¡último paso!, en la sanción y persecución de los discrepantes de la nueva ideología. EL SEUDOPROGRESISMO LAICISTA DE GÉNERO SUPONE EL MAYOR RIESGO PARA LAS LIBERTADES EN LA EUROPA ACTUAL, COMO LO FUERON LAS IDEOLOGIAS TOTALITARIAS EN EL SIGLO PASADO

76


a ld e a pl an etar i a

LA SEUDOPROGRESIA EN ESPAÑA HA PASADO DE LA DEFINICION DE LO “POLITICAMENTE CORRECTO” A LA IMPOSICION LEGISLATIVA DEL LAICISMO DE GÉNERO Y LA PERSECUCION DE LOS DISCREPANTES Este último paso se da negando la objeción de conciencia frente al aborto, imponiendo la sedación eutanásica como derecho del paciente, introduciendo ideología en la escuela a través de materias como la EpC o una educación sexual ideológicamente sesgada, y persiguiendo la libertad de pensamiento y de religión con un laicismo agresivo y al amparo de una presunta lucha a favor de la igualdad y contra la discriminación por razón de “orientación afectivo-sexual”.

otra vuelta de tuerca: el homosexualismo politico

La anunciada en España nueva ley sobre igualdad de trato supone una nueva amenaza a la libertad, pues, bajo la aparente bondad de su título, pretende imponer en la vida pública y privada los criterios gubernamentales en temas tan delicados como la valoración de las distintas conductas sexuales.

Esta nueva vuelta de tuerca para la introducción de la ideología de género en España nos invita a reflexionar sobre el intento cada vez más presente en nuestra sociedad de imponer coactivamente en la vida social y, especialmente en la escuela, la visión de la sexualidad de la ideología de género y de lo que en otras tierras se llama “homosexualismo político”. La homosexualidad es un hecho presente en la vida personal de algunas personas, susceptible de distintas opiniones por parte de las ciencias humanas y médicas; la conducta homosexual es un comportamiento propio de la libertad humana, susceptible de juicios morales y antropológicos como todo lo que el ser humano hace libremente.

77


al de a pl an eta ri a El homosexualismo político es cosa distinta: es un ideología política que convierte en agenda pública las exigencias de la ideología de género, es decir, una visión de la sexualidad en que no hay más criterio que el placer y el deseo personal, en la que el sexo es algo puramente genital, externo e intrascendente, donde el único mal posible es el embarazo; una visión de la sexualidad donde en consecuencia homosexualidad, heterosexualidad, transexualidad, masturbación, sobeos y magreos, se presentan como opciones igualmente valiosas que conviene experimentar para ir eligiendo en cada momento las más apetecibles. Para el homosexualismo político lo malo, lo rechazable, lo que debe ser erradicado, es el pensamiento de que la sexualidad tiene algo que ver con la naturaleza humana y su dignidad, que en este campo hay cosas que nos hacen mejores y otras que nos envilecen, que la sexualidad tiene algo que ver con la complementariedad hombremujer y con la reproducción, que la maternidad es algo bueno y la vida digna de respeto. El homosexualismo político es una ideología política tributaria de una antropología, de una visión de la realidad (sexual) como lo fueron las ideologías totalitarias del siglo XX y tan peligrosa para las libertades como lo fueron estas.

el “todo vale” sexual desde el parvulario

En la escuela está siendo especialmente patente el esfuerzo por imponer la ideología de género y la agenda del homosexualismo político. Alegando que existen niños y adolescentes que pueden sentirse discriminados por su tendencia homosexual o transexual, pretenden algunos imponer obligatoriamente que en la escuela se enseñe como evidente la llamada “diversidad afectivo sexual” y que esa diversidad debe ser vista como normal y éticamente positiva. Dicho de otra manera, la propuesta consiste en que a los niños desde primaria se les enseñe que, en materia de sexualidad, todo es igual de

78

LA NUEVA LEY SOBRE IGUALDAD DE TRATO, PESE A LA BONDAD DE SU TITULO, ES UN INTENTO DE IMPONER LA VISION DE LA IDEOLOGIA DE GÉNERO SOBRE LA SEXUALIDAD, EN LA QUE EL SEXO ES PURAMENTE GENITAL Y NADA TIENE QUE VER CON LA NATURALEZA HUMANA NI CON SU DIGNIDAD valioso y que cualquier práctica u “orientación sexual” es digna de aprecio y valoración positiva; que en este campo no existe más criterio que lo que cada uno desee. Se pretende así imponer una normalización social de la homosexualidad y la transexualidad desde la escuela, como si tal visión de las cosas fuese la única legítima y admisible. Y además al servicio de este intento de reingeniería social, el “homosexualismo político” pretende involucrar al Estado y al sistema educativo en claro desprecio a la libertad y el pluralismo. Este planteamiento ideológico tiene una clara matriz totalitaria, pues pretende obviar el dato de hecho de que respecto a la sexualidad (y, por tanto, también respecto a la conducta homosexual) existen visiones u opiniones distintas en nuestra sociedad y que esa pluralidad de visiones cuenta con el amparo de la libertad ideológica y religiosa constitucionalmente garantizada. En una sociedad libre nadie puede imponer a los demás su visión de la sexualidad, ni de las conductas homosexuales en particular, ni pretender que el Estado ponga al servicio de esa imposición la escuela de todos.


a ld e a pl an etar i a

al rescate de una libertad moribunda Es hora de que en Europa y en España particularmente se denuncie esta tentación totalitaria por la que se está deslizando nuestra democracia, al ceder tantas instancias —incluyendo, y esto es especialmente preocupante, los más altos tribunales de justicia— ante las pretensiones de la ideología de género y el “homosexualismo político” de acabar con la libertad de pensamiento en materia de sexualidad. Frente a ello, reivindico y exijo el respeto democrático a:

• la libertad de opinión en todo lo que tiene que ver con la concepción del matrimonio, la sexualidad (y la conducta homosexual) o la moral sexual. • la libertad de los centros escolares para definir proyectos pedagógicos plurales y diversos y la libertad de los padres para optar entre tales proyectos. •

el veto al adoctrinamiento en la escuela pública en una única visión de la sexualidad aduciendo razones infundadas de salud pública.

el rechazo a las propuestas para restringir la libertad de pensamiento sobre la conducta homosexual como si de atentados a una presunta “igualdad de género” se tratara.

la denuncia de los intentos de imponer los prejuicios del “homosexualismo político” como obligatorios, encubriendo —como exigencias de la lucha por la igualdad y contra la “discriminación por razón de orientación afectivo-sexual”— las imposiciones ideológicas del “lobby gay” y sus pretensiones de presencia en todos los ámbitos de la vida social, educativa y empresarial.

79


al de a pl an eta ri a

a más coaccion, más reivindicacion En la sociedad española está brotando una agresiva intolerancia hacia la libertad en materia de ideas sobre la sexualidad (y, en particular, sobre la conducta homosexual), de la que conviene defenderse para preservar la libertad de pensamiento y el pluralismo. Y la mejor defensa frente a los ataques a la libertad es ejercerla, denunciando tales ataques y reivindicando la libertad de pensamiento y el respeto al pluralismo. Es significativo que el mismo Gobierno, que quiere imponer desde el Estado la visibilidad obligatoria en la escuela y la empresa de lo gay, se empeñe con igual pasión en excluir la visibilidad educativa y social —¡no impuesta, sino espontánea!— de lo cristiano. Quizá esta palmaria contradicción ayude a desvelar el trasfondo ideológico de las posturas gubernamentales, que no es otro que el seudoprogresismo laicista de género, que supone el mayor riesgo para las libertades en la Europa actual, como lo fueron las ideologías totalitarias en el siglo pasado. Para hacer frente a esta agresividad ideológica que, en el fondo, pretende sustituir la antropología cristiana que subyace en la cultura occidental por la nueva antropología de género, es imprescindible que no perdamos la batalla de la educación afectivo sexual. Y la primera condición para no perder una batalla es darla. Las batallas que no se dan se pierden, seguro. Por ello es imprescindible que quienes anclamos nuestra visión de la persona y la sexualidad en el humanismo cristiano, nos hagamos presentes en el debate cultural, educativo y político actual sobre la sexualidad, reivindicando y ejerciendo nuestro derecho y obligación de defender, enseñar y propagar nuestra visión de la sexualidad como algo maravilloso e importante, algo con lo que no se debe jugar, precisamente por lo importante que es para la persona; reivindicando y ejerciendo nuestro derecho de formar a nuestros hijos en una visión responsable de la sexualidad,

80

cuyo ejercicio activo debe reservarse para el momento vital en que se está en condiciones de asumir, responsablemente y en el contexto matrimonial idóneo, sus benditas consecuencias positivas: la paternidad y maternidad. No podemos admitir la coacción que supone la pretensión de que solo hay una visión de la sexualidad admisible en las sociedades pluralistas, la visión de la ideología de género, que —nos dicen—, por permitirlo todo como igualmente valioso, debiera ser la única legal. Debemos reivindicar nuestra libertad para defender nuestra visión de la sexualidad y de educar a nuestros hijos en ella, y nuestro derecho a que en la escuela no se transmita a nuestros hijos la perspectiva de género. Y, por lo mismo, debemos reivindicar nuestro derecho a que no se nos imponga la visión de la conducta homosexual como normal. Tenemos derecho a pensar que la conducta homosexual no es aconsejable, y a defender que la relación hombre-mujer en el seno del compromiso matrimonial y abierta a la vida es el óptimo ético y antropológico que merece la pena plantearse como objetivo vital y el ideal en que se debe educar a las nuevas generaciones. Es decir, debemos rechazar la nueva intolerancia con energía, clarividencia y contundencia, pues es mucho lo que nos jugamos.

FRENTE A LA NUEVA INTOLERANCIA TENEMOS DERECHO A PENSAR QUE LA CONDUCTA HOMOSEXUAL NO ES ACONSEJABLE Y A DEFENDER QUE LA RELACION HOMBRE-MUJER EN EL SENO DEL COMPROMISO MATRIMONIAL Y ABIERTA A LA VIDA ES EL IDEAL EN QUE SE DEBE EDUCAR A LAS NUEVAS GENERACIONES


Puedes suscribirte por solo 20 €/año llamando al teléfono 91 759 79 68 o en

www.revistabuenanueva.com


l i b ro s

en busca de una

éu ntiivce ras a l Tomás Trigo

¿Existen valores morales objetivos capaces de unir a los hombres y procurarles paz y felicidad? ¿Cuáles son? ¿Cómo reconocerlos? ¿Cómo realizarlos en la vida de las personas y de la comunidad? Estos interrogantes de siempre en torno al bien y al mal, son hoy más urgentes que nunca, en la medida en que los hombres son más conscientes de formar una sola comunidad mundial (…) Surge así la conciencia de una solidaridad global, que encuentra su fundamento último en la unidad del género humano. Y se traduce en una responsabilidad planetaria (…) En este contexto, la búsqueda de valores éticos comunes vuelve a estar de actualidad.» (n.º 1 del documento).

«

“En busca de una ética universal. Un nuevo modo de ver la ley natural” es el sugerente título del documento elaborado durante cuatro años por la Comisión Teológica Internacional (CTI) y publicado en italiano en junio de 2009. Juan Pablo II y Benedicto XVI se refirieron en muchas ocasiones a la importancia del trabajo que se estaba llevando a cabo; y en el año 2004, la Congregación para la Doctrina de la Fe dirigió una carta a diversos centros académicos del mundo, solicitando su colaboración para un tema de tanta trascendencia para la Iglesia y la sociedad. Todos sabemos el empeño que ha puesto el Papa ac-

82

tual, desde el inicio de su pontificado, en mantener el sólido fundamento de la ley natural, tan denostada en los últimos tiempos, sin dar tregua alguna a cualquier tipo de relativismo, que, en el fondo, socava la base en que se sustenta la ley natural, muchas veces con argumentos apoyados en razones legales porque, democráticamente, han sido votados con corrección política, a veces con ignorancia o menoscabo del bien común, en función del número de votantes y no del contenido de lo votado y, otras veces, no tan democráticamente, sino por el artículo 33 de quienes detentan el poder.


l i b ro s En efecto, en el mundo actual, es más urgente que nunca encontrar unos valores éticos comunes capaces de unir a los hombres y de procurarles paz y felicidad, unos principios morales que todas las legislaciones se comprometan a respetar, una base ética que garantice el respeto a la dignidad de todas las personas, a sus derechos y deberes, por parte de quienes ejercen el poder. Y esos valores fundamentales, que de hecho han sido reconocidos, de un modo u otro, por todas las culturas, son los contenidos de lo que desde hace muchos siglos se ha conocido como ley moral natural. El libro, editado por Tomás Trigo, y publicado por EUNSA, incluye el documento de la CTI traducido al castellano, con una Introducción en la que Mons. Luis F. Ladaria, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, describe el iter del documento. Contiene además siete comentarios de otros tantos profesores de la Universidad de Navarra. Cada uno de ellos aborda uno de los capítulos del documento, excepto el primero, que ofrece una visión general, y el último, que intenta explicar paso a paso el conocimiento de los principios más básicos de la vida moral. Como se afirma en la presentación del libro, la recepción del documento de la CTI no ha respondido, al menos de momento, a las expectativas que se crearon. Solo ha sido objeto de breves comentarios en algunos medios de comunicación, y de muy pocos artículos en revistas especializadas. El hecho resulta, cuando menos, curioso. ¿Será que ha convencido a todos aquellos que hasta hace poco ni siquiera podían hablar de ley natural? ¿Será que los ya convencidos no tienen nada más que añadir? ¿O será que el documento sigue siendo desconocido para unos y otros? Hay un hecho que hace pensar en esta última posibilidad: en la página web del Vaticano, el documento, escrito originalmente en francés, solo está traducido al italiano. Después que esta iniciativa de publicar el documento de la CTI en lengua española con los comentarios de varios expertos en la ma-

T í t u l o : E n b u s c a d e u n a é t i c a u n i v e r s al : un nuevo modo de ver la ley natural. Documento de la Comisión Teológica Internacional y comentarios. Autor: Tomás Trigo (Ed.) PV P: 19 Euros con IVA N.º de Páginas: 256 Colección: Astrolabio Religión E ditorial: EUNSA (www.eunsa.es)

teria, puede ser una invitación a todos aquellos que no se conforman con el statu quo de un positivismo jurídico que concede al Estado el poder sobre el bien y el mal, y desean que, por encima de tantos intereses partidistas, sea la verdad y la justicia quienes garanticen los derechos de los ciudadanos.

83


l i b ro s

Li bros Buena Nueva

La Asociación Canónica Bendita María se constituye con la finalidad expresa y exclusiva de anunciar el Evangelio de Jesucristo. Entre sus diversas actividades está la edición de la Revista Buenanueva, la colección de libros de ensayo LIBROS BUENANUEVA y la colección de libros de narrativa SIGNOS BUENANUEVA. Siempre con el deseo de transmitir en ellos el espíritu del Evangelio y de la Nueva Evangelización.

Títulos publicados

El misterio de la Cruz

Historia de un exilio temporal Luciano García Matas 280 páginas 20 €

La Asociación Bendita María se constituye con la finalidad expresa y exclusiva de anunciar el Evangelio de Jesucristo. Entre sus diversas actividades está la edición de la Revista Buenanueva, que comenzó a publicarse en junio de 2006. En 2009 La Asociación inicia la edición de una colección de libros, bajo la denominación “Libros Buena Nueva”, esperando transmitir en ellos el espíritu del Evangelio y de la Nueva Evangelización.

En 2010 se ha creado una nueva sección, "Signos Buena Nueva", dedicada a la narrativa.

Otros títulos publicados

Colección Libros Buenanueva

La ú n i c a e s p e ra n za

La única esperanza

Daniel Alcocer Desiderio Parrilla

Colección Signos Buenanueva

Títulos en preparación

Títulos en preparación Jesús y el escriba Horacio Vázquez

Jesús y el Escriba

La Nueva Cruzada

Horacio Vázquez

Manuel Ortuño

M i g u e l S u á re z

La Nueva Cruzada

M.I.E.N.T.E.

Manuel Ortuño

Jorge L. Santana

La a l e g r í a d e ser cristiano

La alegría de ser cristiano

Miguel Suárez

Familias en Misión

Ángel Barahona 242 páginas 20 €

8

7

Títulos en preparación

La alegría de ser cristiano

El Siervo de YHVE

Odo Casel 256 páginas 20 €

Miguel Suárez

Jesús Esteban Barranco 256 páginas 20 €

Juan José Guerrero

Hacia un nuevo amanecer

J u a n J o s é G u e r re ro

Prólog o

M o n s. R i c a r d o B l á z q u e z

La dictadura del relativismo Ramón Domínguez Balaguer 192 páginas 20 €

Déjame oír tu voz Antonio Pavía 184 páginas 20 €

La única esperanza Juan José Guerrero 232 páginas 20 €

La alegría de ser cristiano Miguel Suárez 226 páginas 20 €

Para más información y pedidos en la web: www.revistabuenanueva.com o en el teléfono: 91 759 79 68 Asociación Bendita María Avda. Pablo VI, n.º 9 local 12 A 28224 Pozuelo de Alarcón Madrid Cartas de la Iglesia Primitiva Roger LLoyd 224 páginas 20 €

84

Jesús y el Escriba

Horacio Vázquez Cermeño 420 25 €


Jesús y el Escriba Sería empresa vana reducir la figura de Jesús al estrecho margen de una novela histórica, o utilizarla de coartada para la trama de un relato intrascendente, mejor o peor contado. Jesús, además de hombre, es el Hijo de Dios, supremo autor de la historia, y su mensaje, está escrito en la Sagrada Biblia. No hay otro lugar donde buscarlo. Pero Jesús vino al mundo por nosotros. Nació de una mujer virgen, creció pobre en Nazaret, recorrió los caminos haciendo el bien y predicando el amor, y abandonado por todos, murió en la cruz por los pecados de los hombres. La novela JESÚS Y EL ESCRIBA, no es su historia. Es la historia de los hombres que lo vieron pasar por su lado, que le escucharon decir cosas maravillosas, que fueron consolados, curados o resucitados por Él, que fueron sus parientes, amigos, discípulos, o lo siguieron de lejos, y también, que lo espiaron para perderlo, lo acusaron injustamente, lo juzgaron, lo condenaron y lo clavaron en una cruz. Algunos son personajes reales, otros son imaginarios, pero todos nos hablarán de Él. Te esperan en las páginas de la novela JESÚS Y EL ESCRIBA. Algunos tienen fe, otros vacilan, muchos lo siguen, otros lo espían, y los más, quieren su muerte. Tratarán de convencerte para que lo ames, para que lo odies, para que lo admires, para que lo temas, para que lo conozcas, para que lo ignores, para que lo rechaces, o para que lo sientas en tu corazón. Pero no te dejarán indiferente, y si ya amas a Jesús, es posible que puedan llegar a emocionarte con su ternura.

Jesús y el Escriba Horacio Vázquez Cermeño Edita: Asociación Bendita María Páginas: 420 • PVP: 25 € Pedidos: Tel.: 91 759 79 68 web:: www.revistabuenanueva.com


se d sa nto s

Una heroína de los tiempos modernos José González

no conserva, teñido de serena nostalgia, un recuerdo que agradece a Dios: haber conocido y tratado de cerca, en varias ocasiones, a la Madre Teresa de Calcuta. ¿Acaso hubo, en el siglo XX, quince, diez, cinco personas que hayan dejado un recuerdo tan duradero de bondad evangélica, de un gran amor a Jesús por ella identificado y servido en los pobres?

U

De los ochenta y siete años que vivió, hasta más o menos los cincuenta, fue prácticamente desconocida. Si a partir de tal edad se la empezó a conocer, no fue porque tratase de ponerse bajo el reflejo de ningún foco fosforescente. Tampoco fue que la luz de sus buenas obras prendiese de improviso, y aún menos que hasta entonces hubiera permanecido apagada. Intervinieron circunstancias nuevas en una conducta, a la que, desde la primera infancia, había dejado guiar por la Providencia, brillando así con mayor fulgor. Ocurrió como eco del Sermón de la Montaña: “Así luzca vuestra luz entre los hombres para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5,16).

Sus padres pertenecían al escaso diez por ciento de los que eran cristianos entre los aproximados veinte mil habitantes que, a comienzos del siglo pasado, integraban la población de una Skopje entonces sometida a Albania y hoy capital de la República de Macedonia. Dicen quienes la visitan que es una ciudad moderna, atractiva, que solo desde hace algunos años tiene conciencia de haber sido la cuna de la Beata Teresa de Calcuta, otrora llamada Gonxha Bojaxhiu. Lo de Teresa vino cuando, al profesar en la India como religiosa, tuvo que cambiar el nombre de pila, y escogió el de la homónima del Niño Jesús, entonces recién canonizada y dos años más tarde proclamada Patrona de las Misiones.

¿quién no imagina el desgarro que tuvo que significar para la joven Gonxha dar el último beso a su madre y su hermana, intuyendo —lo que fue realidad— que ya no se volverían a ver? 86


se d sa nto s

m a g i s t e r i o d e fe y c a r i d a d La vocación misionera fue lo que empujó a Gonxha, a los dieciocho años de edad, a abandonar Skopje para ingresar en las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto. El hecho supuso en setiembre de 1928 un largo viaje, primero en tren desde Skopje hasta Dublín, donde la Congregación tenía la casa madre, y, un mes más tarde, en barco desde Irlanda hasta Calcuta. Somos conscientes de lo que implicaba tener que cruzar tantas fronteras en tales medios de transporte, y la distancia entre su albanés nativo, único que Gonxha hablaba, y un inglés que desconocía por completo que se hablaba en Calcuta, donde desembarcó un día tan simbólico para su “caminar misionero” como el 6 de enero, fiesta de la Epifanía.

CAMBIÓ SU NOMBRE EN HONOR A SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS, PROCLAMADA POCO DESPUÉS PATRONA DE LAS MISIONES ¿Quién no imagina el desgarro que tuvo que significar para la buena hija y hermana que era la joven Gonxha cuando, en la estación de Zagreb hasta donde la habían acompañado su madre Drana y hermana Aga, le dieron el último beso de despedida, intuyendo —lo que fue realidad— que ya no se volverían a ver? Fundadas en 1630 por una Mary Ward recientemente reconocida como Venerable (19-122009), las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto se conocen también por otras denominaciones: Damas Irlandesas, Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, aunque consten en el “Anuario Pontificio” como Instituto de la Bienaventurada Virgen María (IBVM).

87


se d sa nto s En la Hermana Teresa tuvieron la primera postulante-novicia-profesa eslava en sentido cronológico. Uno no conoce estadísticas ni juicios de calidad de otras religiosas de la misma Congregación también eslavas. Con convencido énfasis, las “lauretanas” se proclaman orgullosas de la que la fundadora de la Congregación Misioneras de la Caridad, hoy más dinámica en crecimiento y hasta en dinamismo testimonial, hubiera sido seguidora fiel de Mary Ward. Lo afirmó ella misma: “En mi corazón soy una hija de Mary Ward y de su Instituto”. Se ofendería el buen sentido del lector explicando que ser misionero consiste solo en tratar de convertir a la fe cristiana a los que profesan otra o ninguna. En tanto fue Hermana de Loreto (virtualmente, toda la vida), armonizado con lo que aún fue más —Misionera de la Caridad—, la Hermana Teresa observó con fidelidad y convicción la regla dictada por Mary Ward. Lo cual, para ella, bien entendido que sumado a las prácticas religiosas, consistió en dedicarse a la enseñanza. En Calcuta tenían dos colegios: uno, el Loreto High School, de enseñanza secundaria; el otro, el Loreto Entally, de cultura general. Cada uno con medio millar de alumnas: las del primero, externas, de pago; las del segundo, internas, gratuito y de familias pobres. La obediencia situó a la Hermana Teresa en el primero. Un día, cuando ya estaba al frente de su nueva Congregación, interrogada sobre su vida en Loreto, la Madre Teresa aseguró que le gustaba enseñar por obediencia, pero que no le correspondía a ella decir si había sido o no una buena profesora. Quienes lo podían decir eran las que habían sido sus alumnas; y que, en todo caso, “bien llevada, la enseñanza es un apostolado muy eficaz”. La enseñanza ya la había ejercido un poco en Skopje, en la parroquia del Sagrado Corazón, que frecuentaban ella y su familia. Lo hizo como catequista y como integrante del coro parroquial. También se prestaba con generosidad a preparar exámenes a coetáneas.

88

En la Loreto High School dio clases de Geografía y de Historia, llegando a desempeñar con solvencia el cargo de directora de estudios. Fue igualmente profesora de Religión, tarea que para ella era bastante más que materia teórica. Hasta donde se lo consentían las normas de clausura, aprovechaba las posibilidades de salir al exterior para visitar y socorrer, dentro de lo posible, las necesidades que se daba cuenta eran muy abundantes. Sin ponerse como modelo, algo innecesario para la mayoría de sus alumnas testigos de su sensibilidad y conducta, las animaba a que no redujesen la materia de Religión a tema nocional, sino que procurasen incorporarla a sus conductas.

“ ven y s é mi lu z” La situación adquirió sumo dramatismo a partir de los años cuarenta, coincidiendo con la hambruna provocada por la Segunda Guerra Mundial, en que la que la India se vio implicada por su condición de colonia británica. Las precarias condiciones de vida del país aún lo fueron más. Fueron los años culminantes de la acción de Mahatma Gandhi, que moriría asesinado en 1948. Antes de que terminase el conflicto mundial, el Colegio Entally fue requisado y convertido en hospital de guerra. La Hermana Teresa, que ya se había entregado en favor de los pobres, se sobrepuso a miedos que nunca había tenido y se volcó en busca de alimentos y de auxilio para las necesidades más desbordantes. Su biografía experimentó por entonces un episodio trascendental. No tuvo mucho que ver, digamos, con la caída de Pablo camino de Damasco. La Hermana Teresa viajaba en tren, en la noche —10 de setiembre de 1946—, de Calcuta a Darjeeling: un tren abarrotado como eran entonces los de la India. Nadie piense que jamás la ex Gonxha Bojaxhiu fuera una visionaria. Iba a hacer ejercicios espirituales, como había ido todos los años desde que en Darjeeling había hecho el noviciado (1929-1931).


se d sa nto s A pesar de todo, no hizo el menor ruido, sino que procedió con total discreción. Pero la estima y cariño que le profesaban sus alumnas y la casi totalidad de sus hermanas de Congregación impidieron que pasasen desapercibidos su “abandono” y su labor de asistencia a los pobres más pobres, en quienes cada vez más veía identificado a Jesús. Tal fue así que enseguida diez de sus alumnas, entre las más preparadas, le pidieron que las admitiese como partícipes de su iniciativa de caridad. Lo cual significaba ofrecer la comida que le surtía la Providencia y alojamiento a enfermos abandonados, la mayoría agonizantes por las calles de Calcuta.

En aquel tren abarrotado, mientras iba rezando el rosario —¡cuántos rosarios rezó la Madre Teresa y enseñó a rezar a sus Hijas!—, tuvo una “inspiración” que las Misioneras de la Caridad siguen conmemorando todos los años como la “noche de la inspiración”. No hay biografía, extensa o breva, que no aluda a ella. La Madre Teresa la describió como “una llamada dentro de la llamada”, que le hizo comprender “adónde tenía que ir pero no cómo llegar”.

la ele cci ón po r lo s m ás po bres Fue algo muy incómodo dejar la Congregación cuando se sentía, en la obra de Mary Ward, “la religiosa más feliz del mundo”. Pero así lo hizo tras oraciones y consultas por carta a sus superioras de la India y de Irlanda, a su director espiritual, al Arzobispo de Calcuta a través del que quiso contar con el juicio y la aprobación de Roma. Ella misma afirmaría haber sufrido más, cuando el 16 de agosto de 1949 traspuso la puerta de Loreto, que cuando, en el ya lejano septiembre de 1928, había tenido que abandonar a su familia de Skopje para seguir la llamada a las misiones.

La Hermana Teresa no hacía proselitismo ni de alumnas que la siguiesen ni de moribundos para convertirlos. A las alumnas les pedía que considerasen las consecuencias de un paso que supondría el abandono de una situación social más que acomodada por una de extrema pobreza voluntaria y la renuncia a saris elegantes por uno de las mujeres pobres. Y les encarecía que, antes de dar un paso tan decisivo, lo pensasen y rezasen mucho, prometiéndoles que también ella lo haría. Lo que se define como “tiranía del espacio” nos obliga a dejar para los números posteriores de la revista Buenanueva detalles sumamente ejemplares de la vida y obra de la que ha sido proclamada, el 19 de octubre de 2003, “Beata Teresa de Calcuta”. Aunque ya en vida, medio mundo y la mitad del otro la proclamaba “santa”. Por cierto, no sin humillación de su parte…

MIENTRAS REZABA EL ROSARIO EN UN VIAJE EN TREN DURANTE LA NOCHE SINTIÓ “UNA LLAMADA DENTRO DE LA LLAMADA”, QUE LE HIZO COMPRENDER “ADÓNDE TENÍA QUE IR PERO NO CÓMO LLEGAR” 89


mosaico

¿Qué por

entendemos

humanizar?

Alejandro Rocamora Bonilla Psiquiatra. Profesor de la Universidad Pontificia Comillas

l pasado 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia Universal celebró el Día del Enfermo, institucionalizado por Juan Pablo II. Con frecuencia afirmamos que este médico, enfermera, psicólogo o psiquiatra es muy humano para indicar que nos atienden con respeto y consideración, teniendo en cuenta nuestro sufrimiento y nuestra angustia. Por el contrario, el profesional deshumanizado es el que considera al otro como si no tuviera derechos y antepone sus propios deseos y, a veces, caprichos a los del ayudado. Pero humanizar la relación profesional de la salud-enfermo es algo más. Veámoslo.

E

90

LOS PROFESIONALES DE LA SALUD CORREMOS EL RIESGO DE “COSIFICAR” AL ENFERMO, CONVIRTIENDO LA ACCIÓN CURATIVA EN UN RUTINA


mosaico

entre el calor humano y la co mpetencia técnica La actitud humanizadora es el punto intermedio entre la cariñoterapia y la tecnificación. Mejor aún: se alimenta de ambas dimensiones. Es decir, no somos más humanos si solamente nos preocupamos del otro en su aspecto emocional, siendo su paño de lágrimas; ni tampoco si proponemos un hospital con todas las comodidades (aire acondicionado, buena comida, exquisita limpieza, etc.), pero olvidamos la preparación profesional de sus trabajadores o no estamos pendientes de los últimos avances de la ciencia médica para atender a los enfermos. De entrada podemos afirmar que la técnica no es humanizadora ni deshumanizadora, sino que depende de cómo se emplee. Cualquier intervención médica (técnicas de diagnóstico o de tratamiento) se deshumaniza si no se hace con respeto y teniendo en cuenta al otro; pero, también, un centro sanitario y sus profesionales que solamente se preocupan de atender a los enfermos con ternura, sería deshumanizador, pues descuidaría la posibilidad de un mejor tratamiento a los pacientes y por tanto les privaría de una posible curación.

HUMANIZAR ES LOGRAR EL PUNTO INTERMEDIO ENTRE ATENDER LAS NECESIDADES PSICOLÓGICAS DE LOS ENFERMOS Y PONER EN PRÁCTICA LOS MEJORES CONOCIMIENTOS Y ADELANTOS PARA SU TRATAMIENTO

91


mosaico En otras palabras: si anteponemos la técnica a las necesidades psicológicas de los enfermos, provocamos una relación perversa, pues estamos instrumentalizando a los enfermos y los convertimos en “objetos” de nuestros conocimientos y habilidades para curar; pero también es cierto que la cariñoterapia (entendida como una preocupación exclusiva de las necesidades psicológicas, sociales y familiares del enfermo) es una forma de paternalismo, donde lo que prima es la dimensión emocional, pero se relega a un segundo plano todo lo que signifique técnica (preparación de los profesionales sanitarios, conocimientos de los últimos avances de la medicina, utilización de los últimos adelantos para la exploración y tratamiento de los pacientes, etc.).

un todo que sufre Esta es la base de toda acción humanizadora: relacionarme con el otro, desde mi condición de persona sana, con otra persona sufriente. En terminología de M. Buber sería una relación “yotú”. En nuestra práctica diaria, los profesionales de la salud corremos el riesgo de que nos relacionemos con el enfermo, no con su totalidad, sino generalmente con su parte enferma: su hígado, sus varices, el tumor cerebral, la hernia de disco, etc.

92

Esto provoca una “cosificación” del enfermo: nos relacionamos con su hígado, sus varices o su tumor, pero “olvidamos” a la persona en su totalidad, que siente y tiene preocupaciones, deseos y proyectos. En estos casos no solamente sale perjudicado el paciente, sino que esa actitud se vuelve contra el profesional y convierte su acción curativa o de cuidados en una rutina.

EN LA RELACIÓN “YO-TÚ” AMBOS ELEMENTOS (PROFESIONAL Y ENFERMO) QUEDAN ENRIQUECIDOS, PUES EL OTRO ES CONSIDERADO UN TODO QUE SUFRE Y NO SOLO UNA PARTE ESTROPEADA DEL ORGANISMO


mosaico LA ENFERMEDAD NO ES UN OBSTÁCULO, SINO EL CAMINO POR EL QUE EL INDIVIDUO VA HACIA LA CURACIÓN; NUESTRO OBJETIVO Un modelo integral supone no solamente considerar al hombre en todas sus partes (cuerpo, ES SERVIRNOS DE ELLA El gran riesgo que corre el hombre enfermo es su degradación en cosa: se calcula cuánto costará a la sociedad su curación, se trata solamente su parte enferma (el hígado, el corazón, etc.). Es decir, el paciente es un objeto, y no un sujeto, al que utilizo, observo y curo, pero ignorando su esencia de persona. Esta relación “yo-eso” (Martin Buber, 1979) lleva en sí el germen de su propio fracaso, pues un vínculo cosificante cosifica también al sujeto, es decir, “el esclavo esclaviza al amo”. Sin embargo, en una relación “yo-tú”, el otro es considerado un todo que sufre, y no solamente un aparato o parte del organismo es el que está estropeado. En este tipo de vinculación ambos elementos quedan enriquecidos. Es decir, se intenta un fin determinado: la curación del paciente, pero en un clima claramente emocional y afectivo.

un camino en compañía El filósofo francés Edgar Morin plantea una concepción del hombre como totalidad, es decir, un ser biológico total, psicológico total y socialmente total, que choca con la idea aristotélica de la simplicidad y de dividir en partes (biológica, psicológica y social) para comprender el todo. Edgar Morin afirma: “Ser sujeto es ponerse en el centro de su propio mundo, ocupar el lugar del ‘yo’. Es evidente que cada uno de nosotros puede decir ‘yo’; todo el mundo puede decir ‘yo’, pero cada uno de nosotros no puede decir ‘yo’ más que por sí mismo. Nadie puede decirlo por otro... Ser sujeto es ser autónomo. siendo al mismo tiempo dependiente. Es ser algo provisorio, parpadeante, incierto, es ser casi todo para sí mismo, y casi nada para el universo”.

mente, espíritu, la cultura, la técnica el medio en el que se atiende, los medios que se utilizan, etc.), sino en algo más. Es partir de la complejidad del universo y cómo el ser humano forma parte de esa complejidad y es un todo (no la suma de partes), sino una realidad que es atravesada toda ella por el vector suceso de la enfermedad. Además, esa nueva realidad que resulta, se interacciona con la totalidad de los demás sujetos, produciéndose una concatenación de vínculos que puede favorecer o entorpecer el proceso curativo.

La condición indispensable es que el médico, enfermero, trabajador social, agente de la Pastoral de la salud… entren en interacción con los sentimientos y las angustias del enfermo, no para “llorar” con él, sino para recorrer el nuevo camino que la enfermedad sugiere. Bellamente lo expone Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke (1993): “El camino del individuo va de lo insano a lo sano, de la enfermedad a la salud y a la salvación. La enfermedad no es un obstáculo que se cruza en el camino, sino que la enfermedad en sí es el camino por el que el individuo va hacia la curación. Cuanto más conscientemente contemplemos el camino, mejor podrá cumplir su cometido. Nuestro objetivo no es combatir la enfermedad, sino servirnos de ella; para conseguir esto, debemos ampliar nuestro horizonte”. Nosotros añadimos que este recorrido no se hace solo, sino en compañía con todas las personas que están próximas al paciente. Por eso es importante contemplar al enfermo como un ser total. Así, podemos concluir que la atención humanizadora no consiste en atender al enfermo en todas sus partes (es una forma de cosificar también al sujeto), sino desde la totalidad del cuidador con la totalidad del ser sufriente, a fin de construir un nuevo vínculo sanador para ambos.

EL MÉDICO, ENFERMERO, TRABAJADOR SOCIAL… DEBEN ENTRAR EN INTERACCIÓN CON LOS SENTIMIENTOS Y LAS ANGUSTIAS DEL ENFERMO, NO PARA “LLORAR” CON ÉL, SINO PARA RECORRER EL NUEVO CAMINO QUE LA ENFERMEDAD SUGIERE

93


mosaico

“La Sábana santa es el espejo del Evangelio” Victoria Serrano Blanes

Entrevista a Jorge M. Rodríguez Almenar, presidente del CES

Cristo se ha dejado fotografiar

EL INTERÉS DE LA GENTE ESTÁ MUY POR ENCIMA DEL TRATAMIENTO INFORMATIVO QUE RECIBAN LAS RELIQUIAS POR PARTE DE LOS RACIONALISTAS RADICALES 94


mosaico

n estos tiempos de escepticismo religioso en los que se pretende arrancar cualquier anhelo de trascendencia de la condición humana, todavía existen personas convencidas de que quien busca la verdad acaba encontrándola. Jorge M. Rodríguez Almenar es presidente del Centro Español de Sindonología (CES), una institución sin ánimo de lucro especializada en el estudio científico de la Sábana Santa, el Santo Sudario de Oviedo y demás reliquias que la tradición cristiana atribuye a la figura de Jesucristo. Aunque todavía quedan por resolver algunas de sus incógnitas, es evidente que todas ellas reflejan la dramática realidad de un hombre fallecido en la cruz después de atroces torturas. Sin duda una ocasión esta para acoger el gran misterio que supone que Dios nos ame de tal manera que no evita que su Hijo, de cuerpo auténtico y real, muera y entre en el sepulcro, para concedernos finalmente con su Resurrección la Vida plena y para siempre.

E

95


mosaico Decimos que la Sábana Santa de Turín, el Santo Grial de Valencia, el Santo Sudario de Oviedo, el “Titulus Crucis” de Roma, son reliquias cristianas. ¿Qué significan para el Centro de Sindonología? Aparte de un recuerdo sentimental, para nosotros son documentos con una información que debemos desentrañar desde un punto de vista científico, independientemente de la creencias de cada cual.

Por lo menos nos permiten buscar al Jesús histórico, una figura que despierta interés en creyentes y no creyentes. ¿Por qué? Indudablemente es el personaje que más ha influido e influye a lo largo de la Historia en la vida de las personas. Por otro lado, la historicidad de Jesús importa muchísimo, pues es la base de la sociedad occidental. Lo quieran o no, estamos imbuidos en la civilización cristiana. El conocimiento de la personalidad de Jesús importa a todos, entre otras cosas porque el cristianismo no es una religión de libro, sino que se basa en hechos históricos, sobre todo en la resurrección de Cristo, que es la base del cristianismo.

¿Qué papel juega la fe en relación con las reliquias? Las reliquias son objetos que, desde el punto de vista teológico, son consideradas “motivos de credibilidad”, es decir, no son esenciales para la fe, pero sí pueden ser un soporte que prueba lo que por la fe creemos.

¿Es relevante el estudio científico para probar su autenticidad? Para nosotros probar la autenticidad de las reliquias es fundamental. Si nosotros nos planteamos las reliquias como documentos históricos que nos informan sobre la personalidad de Jesús, lógicamente primero necesitamos saber si son auténticas o no, y luego conocer la información que aportan. La reliquia tiene un componente sentimental como pudiera tenerlo cualquier objeto de recuerdo, que posee un enlace afectivo con otra persona. Pero nuestra asociación va más allá del recuerdo, ya que nos centramos en el valor de la información que pueda contener. Algunas poseen mucha y otras menos, como ocurre con el Santo Cáliz de Valencia, del que todas las investigaciones coinciden en que probablemente sea el cáliz usado en la Última Cena. En este caso concreto se trataría de un recuerdo que nos relaciona con la institución de la Eucaristía, pero no nos transmite mucha información más al respecto. Sin embargo, la Sábana Santa y el Sudario de Oviedo dicen mucho de la persona que ha estado envuelta en esos lienzos. Lo que nosotros queremos resaltar es que la autenticidad es muy importante, pero no es nuestro objetivo final; solo un paso previo para extraer la amplia información que contienen.

¿Se tiene más veneración en este tiempo que la ciencia y tecnología permiten una cierta certeza histórica que hace siglos, en los que únicamente la tradición las avalaba?

¿Qué lugar ocupan las reliquias en Evidentemente en el siglo XX han sido cientos de millones las personas que conocen la exisla fe cristiana? En nuestra asociación hay creyentes y no creyentes. Hemos conocido la experiencia de personas alejadas de la fe, que, a través del conocimiento científico de estas reliquias, se han encontrado con el Evangelio y, a partir de ahí, con Dios.

tencia de la Sábana Santa y se han acercado a venerarla. Esto mismo en los siglos anteriores era impensable por la dificultad de la difusión y los desplazamientos. Aunque no podría decir si antes había más veneración que ahora o al revés.

LA SÁBANA SANTA APORTA INFORMACIÓN SOBRE UNA MUERTE QUE ENCAJA PERFECTAMENTE CON LA QUE LOS EVANGELIOS Y LA TRADICIÓN JUDÍA RELATAN QUE PADECIÓ JESÚS DE NAZARET 96


prejuicios anticristianos Continuamente han sido trasladadas de un lugar a otro para salvarlas de la invasión de pueblos enemigos. ¿Cuáles son ahora sus enemigos? ¿Existen hoy día prejuicios en torno a ellas? Existen muchos prejuicios. Los medios de comunicación no siempre han hecho ni hacen una labor de difusión positiva, aunque afortunadamente el interés de la gente está muy por encima del tratamiento informativo que reciba. No todos se dejan influir por las opiniones de los racionalistas radicales, quienes presuponen que, por principio, todas las religiones son falsas y todas las reliquias también. Es curioso cómo, por ejemplo, los medios de comunicación han resaltado la buena acogida de la exposición del pintor Sorolla, propiedad de la Hispanic Society of America, que durante sus dos años de recorrido por diferentes museos españoles ha conseguido dos millones y medio de visitantes; y en cambio, cuando tuvo lugar

la última ostensión de la Sábana Santa durante 43 días entre abril y mayo de 2010, alcanzó el mismo número de visitas pero nadie se hizo eco de esta multitudinaria acogida. Por otro lado también podemos afirmar que estas reliquias sufren discriminación en comparación con otros hallazgos arqueológicos. Sin ir más lejos, hace unos años se descubrió una tumba en Macedonia perteneciente a un señor poderoso con una muesca cerca del ojo: sólo con estas averiguaciones dedujeron que se trataba del padre de Alejandro Magno, hombre rico que vivía en ese lugar y muerto por una flecha en el ojo. La Sábana Santa aporta mucha más información sobre una muerte que encaja perfectamente con la que según relatan los evangelios padeció Jesús de Nazaret; y también, tal y como la arqueología, define que era una muerte por crucifixión en esa época histórica; por la marca de los clavos, los agujeros en la cabeza por la corona de espinas, los latigazos en la espaldas, etc. Por tanto la probabilidad de que la persona que cubrió la Sábana Santa sea la misma que relata el Evangelio es muy grande.

97


mosaico ¿Podríamos hablar entonces de un También hay quien opina que la fe no debe basarse en nada. Esto es una barbaridad portrasfondo anticristiano? Indudablemente. Un periodista ha escrito su tesis doctoral sobre el tratamiento informativo de la Sábana Santa en los medios de comunicación y ha llegado a la conclusión de que todos los medios contrarios utilizan un tono amarillista cuando hablan de ella mediante titulares polémicos, información sesgada, verdades a medias, etc.

Esto mismo corrobora que los muchos intentos a lo largo de la historia por eliminar estas santas reliquias persisten en la actualidad. ¿Por qué cree que no se ha conseguido acabar con ellas? Está claro que la Providencia no ha querido que se destruyeran y sí en cambio que permanezcan todavía. Juan XXIII al ver la Sábana Santa dijo que “el dedo de Dios está aquí”. Efectivamente habiendo ocurrido tantos episodios trágicos en torno a ella, hay un deseo claro de Dios de que llegue hasta nuestros días. Cuando damos una conferencia sobre la Sábana Santa no lo hacemos desde un punto de vista emocional ni como una meditación sobre la Pasión, porque nuestro cometido no es ése. Sin embargo, al acabar, mucha gente se acerca llorando y comentándonos el bien que le ha hecho. ¡Es curioso!

JUAN XXIII AL VER LA SÁBANA SANTA DIJO “EL DEDO DE DIOS ESTÁ AQUÍ”

que todas estas reliquias son una fuente de conocimiento que apoyan la fe cristiana. Cuando oigo decir: “yo no creo por una tela”, en realidad esta tela aparece en el Evangelio, concretamente cuando Pedro y Juan van al sepulcro y ven los lienzos caídos. Afortunadamente el texto de la nueva traducción que se ha hecho del capítulo 20 de San Juan, aprobada por la Conferencia Episcopal, ya no dice lo de las vendas tiradas por el suelo, porque en griego no aparecían estas palabras. Traducirlo por “tendidos”, como aplanados, es mucho más parecido a la palabra original en griego que utiliza el evangelista, quien dice que los apóstoles vieron los lienzos “deshinchados”. También Juan se refiere al sudario, que en griego se tradujo como pañuelo para la cabeza, afirmando que no estaba con los lienzos, sino enrollado aparte, y luego el evangelista dice: “Vio y creyó”. Hay una cierta tendencia a considerar que se cree en lo que no se ve, pero queda claramente recogido en el Evangelio que el discípulo vio y por eso creyó, es decir, vio la forma en la que había quedado la tela y le llamó la atención.

Sabemos que la fe, aunque cada uno la sienta en el corazón, viene de fuera, no es algo que nace de la nada. “La fe entra por el oído”. Negar que la fe pueda estar apoyada en cosas materiales es una contaminación protestante, la cual afirma que todo aquel que necesita la historicidad de Jesús es una persona de fe débil. Esto es una herejía.

ciencia, creencia y conciencia ¿Existen casos en los que se confunda reliquia y relicario? Sí, en la gran mayoría. Por ejemplo en la Santa Faz de Alicante lo que está expuesto es el relicario, pues la reliquia está dentro. Con el Santo Cáliz de Valencia sucede lo mismo; como la gente ve el oro y las piedras preciosas, pone en duda que se trate del original, que es el que está dentro, ya que lo que ve es el relicario que lo protege. Igualmente ocurre con la Santa Cruz de Caravaca y con tantas otras reliquias.

98


mosaico Imagino que habrá diversos centros En su caso personal, ¿qué le mueve de sindonología en el mundo. a dedicarle tanto esfuerzo y sacrifi¿Estáis en contacto unos con otros? cio? ¿Qué recibe a cambio? Sí, claro. Existe un centro de referencia, que es el Centro Internacional de Sindonología de Turín, que surgió cuando la Sábana Santa llega a esta ciudad del norte de Italia hace cuatro siglos. Evidentemente primero se crea una cofradía para su custodia y veneración; pero cuando en el siglo XX se realiza la primera fotografía de la Síndone y se descubre en el negativo la forma característica de las manchas, deja de considerarse solo una reliquia para pasar a ser también un objeto científico de primer orden. Entonces dentro de la misma cofradía se crea un centro de investigaciones científicas donde una serie de estudiosos de la universidad de Turín comienzan a interesarse por ella.

Esto mismo nos preguntan a todos los que estamos inmersos en esta aventura. A nivel personal me aporta muchísimo. Cuando uno descubre la maravilla que supone profundizar en este mar sin orillas; que se va ampliando según se avanza, desea conocer todavía más. Evidentemente tiene implicaciones de carácter personal, pero también de misión, porque todos estamos llamados a la búsqueda y defensa de la Verdad, que siempre es más apasionante e interesante que la ficción.

en torno a la Síndone; unas son meramente devocionales, movidas exclusivamente por la veneración del rostro de Jesús, y otras de marcado carácter científico. Nosotros, el Centro Español de Sindonología (CES), con sede en Valencia, surgimos en el año 1987 con un objetivo tanto científico como religioso, pues aunque es una institución aconfesional, estamos abiertos a todos los puntos de vista. Por otro lado, he de resaltar que somos pioneros, y de momento los únicos, en la fundación de una escuela para quienes deseen continuar con la investigación y difusión rigurosa de la Síndone. Desgraciadamente la falta de rigor y objetividad se acusa mucho en el tema de la Sábana Santa, pues son muchos los que opinan sin tener idea de lo que están hablando. A mí no se me ocurre hacer una crítica de una operación a corazón abierto cuando yo desconozco la materia; y, sin embargo, con respecto a la Sábana Santa la gente habla muy a la ligera, a pesar de que no se trata de un tema opinable, sino solo estudiable.

El evangelio de San Juan, como he dicho antes, habla del sudario como una de las prendas mortuorias que se encontraron en el sepulcro vacío. La tradición dice que en el siglo VI unos italianos visitan Tierra Santa y acuden a un monasterio donde siete monjes custodian el Sudario en un arca de madero de cedro, de lo que hay constancia histórica. Años después, para evitar el saqueo de los persas, los cristianos huyen con el arca del Sudario y otras reliquias por el Mediterráneo desplazándose hasta Alejandría, colonia bizantina. De allí viajan por el norte de África al puerto más lejano, que era Cartagena, ciudad tomada por los visigodos. En esta ciudad el arca es custodiada por la familia de San Isidoro de Sevilla, formada por sus hermanos Leandro y Fulgencio, personajes todos muy ilustres de la Iglesia en esa España visigoda y quienes también llegaron a ser santos. Cuando la familia debe huir a Sevilla tras la conquista bizantina de esos territorios, se llevan el arca con ellos. Cuando muere San Isidoro, su discípulo san Ildefonso, consagrado obispo de Toledo, se la llevó consigo a esta ciudad, por entonces capital del reino hispano-visigodo. Los reyes visigodos adquirieron la costumbre de consagrarse como tales delante del arca de las reliquias, como lo hizo el rey David delante del Arca de la Alianza.

más que una prenda funeraria

¿Qué es exactamente el Santo En todo el mundo existen diversas asociaciones Sudario de Oviedo?

LA PROVIDENCIA HA QUERIDO QUE ESTAS RELIQUIAS PERMANEZCAN CON NOSOTROS DESPUÉS DE MUCHOS INTENTOS POR DESTRUIRLAS

99


mosaico Cuando la invasión musulmana avanza, los cristianos huyen con el arca al norte de España para ponerla a salvo y llegan a Oviedo, donde consideran que es un buen escondite. Allí la entierran en una ermita del Monsacro, a diez kilómetros de Oviedo. El rey Alfonso II el Casto mandó construirse un palacio y trasladar el arca a la capilla, llamada “Cámara Santa”, donde permanece todavía. Actualmente esta capilla forma parte de la Catedral gótica de San Salvador, construida en el siglo XIV a partir de este palacio. El Santo sudario está claramente relacionado con el Camino de Santiago primitivo que, como sabemos, pasaba por Oviedo. El hecho de que peregrinos de toda Europa recorrieran andando una orografía tan difícil, nos indica que era un objeto de gran veneración por la cristiandad. Incluso ha quedado constancia de que los peregrinos cantaban: «Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al siervo y deja al Señor».

Hasta la fecha ha habido dos congresos internacionales sobre el Sudario, uno en 1994 y otro en 2007. ¿A qué conclusiones se han llegado? Que estamos ante una tela que ha estado, por las manchas de sangre impregnadas en ella, en la cabeza de un hombre de pelo largo, barba y bigote; que ha muerto en vertical, según revela también la sangre que sale por la boca, y posee heridas punzantes encima de la cabeza, compatibles con una corona de espinas colocada cuando aún estaba con vida y que ha permanecido en su cabeza durante la ejecución hasta el lugar en el que finalmente le quitaron el sudario, que debió ser una distancia corta. Todo lo que se narra en el Evangelio referente a la muerte de Jesús coincide con la información que se desprende del Sudario y también con la tradición judía de aquella época, la cual obligaba a mover el cadáver con la cara tapada para evitar también el derramamiento de sangre pues se creía que en ella se encontraba el alma.

100

Por lo tanto, ¿se atreve usted a decir que el hombre del Sudario de Oviedo es Jesucristo? No lo podemos demostrar al cien por cien, pues en todo existe un margen de error, pero desde luego ya se llamaba Sudarium Domini (Sudario del Señor) desde hacía siglos. Nosotros, con los datos que manejamos, tenemos una convicción moral de que efectivamente puede ser Jesús de Nazaret; si es así, la información del Sudario es valiosísima porque nos añade muchos detalles de cómo se produjo el descendimiento y el entierro de Cristo.

¿Por qué da la sensación de que estas conclusiones no se difunden ampliamente? Una razón clara es porque no le interesan a la gente. Si nos planteamos qué programa de televisión podría incluir este tema en sus contenidos no encontramos ninguno. Únicamente se le ha dado un poco de difusión en programas esotéricos, pero desde otro punto de vista muy distinto al que nos gustaría. Se da la circunstancia que fuera de España los estudios del Sudario de Oviedo sí se han tenido eco y precisamente en programas tan prestigiosos como los de National Geographic, Discovery Channel, Canal de Historia, etc.


mosaico ¿Qué coincidencias y qué diferencias existen entre la Sábana Santa y el Santo Sudario de Oviedo? La Sábana Santa y el Sudario se vienen a corroborar mutuamente. El ADN es una cadena de información tan enorme que si nosotros, por así decirlo, desenrolláramos una célula mediría unos tres metros. Lo que ocurre es que desde el momento en el que muere una persona, su ADN se va fraccionando y desapareciendo. Nosotros hemos encontrado en el Sudario fragmentos de ADN, pero es como si encontráramos dos páginas del libro de El Quijote y sólo por ellas pudiéramos aseverar al cien por cien que estamos ante el libro de Cervantes. La coincidencia de datos entre ambas reliquias es muy grande porque hay manchas prácticamente iguales y seguro que, si lo pudiéramos demostrar por el ADN, la coincidencia de que sean de la misma persona y que sea Jesús de Nazaret sería astronómica.

Por otro lado, comparando ambas reliquias podemos deducir que, con el Santo Sudario estamos ante un cadáver al que se le ha recogido la sangre de la cara. En las mismas circunstancias, si a un muerto se le hace padecer lo mismo obtendríamos iguales manchas de sangre. Pero su diferencia con la Sábana Santa es que esta posee dos tipos de manchas: unas de sangre, que también se podrían reproducir, y otras del cuerpo, las cuales son imposibles de obtener con ninguna de las técnicas conocidas. Este es el hecho insólito de la Síndone; su imagen es un enigma científico no resuelto que, por mucho que se pretenda descalificarla diciendo que es una falsificación medieval o de un muerto cualquiera, no hay forma de obtener una huella semejante, y eso que se lleva más de cien años intentándolo. Aquí hay algo que no encaja. Realmente estamos ante un enigma de primer orden que no sé si algún día llegaremos a descifrar; desde luego si Dios quiere, seguro que sí.

Ya está disponible en España “La Sábana Santa: Evi-

dencia Científica de la Pasión”, el acreditado documental de David Rolfe, ganador del Premio de la Academia Británica, grabado en HD con las últimas técnicas 3D infográficas. Durante 45 minutos el documental responde, con una asombrosa calidad de imagen, a los interrogantes que suscita la tela más famosa del mundo, repasando su historia y reconstruyendo la Pasión de Cristo a partir de las sangrientas huellas dejadas en él como son las llagas de los clavos y de la lanza, las heridas de la flagelación e incluso las punzadas de la corona de espinas. Las dudas sobre la autenticidad del misterioso lienzo se van desvaneciendo al hilo de los últimos datos mostrados en el film. Así, científicos de Oxford restan autoridad a la famosa datación del Carbono 14 que situaba su antigüedad en torno al siglo XIV. Con ello cae la objeción más seria planteada hasta ahora.

Pedidos del DVD: www.goyaproducciones.com productos@goyaproducciones.es

101


mosaico

Desde la cima del monte

Tabor Santiago R. Sánchez-Ruiz

a primera vez que visité Galilea no tuve ocasión de pisar esta singular montaña sagrada. Tampoco me importó entonces demasiado, pues me bastó con tomar unas cuantas fotografías a distancia de su entorno para traerme el recuerdo y colocar así una marca en la lista de “sitios de interés visitados”. Pero no fue hasta hace unos pocos meses, al tener una nueva oportunidad de volver a Tierra Santa, cuando me di cuenta del emocionante suceso que dos mil años antes había acontecido allí.

L


mosaico Unos pobres apóstoles, testigos del decreciente atractivo de Jesús sobre las masas; de los enfrentamientos con los fariseos, incapaces de aceptar la halajah (interpretación) de la Torá enseñada por Jesús; de la enemistad con los saduceos (que ejercían el control del templo y de la vida espiritual y política de Israel), y que subían deprimidos a causa de las palabras que Jesús les había dirigido, tan solo seis días antes en Cesarea de Filipo, estaban de nuevo situados en la cima del mundo: ¡Habían visto el Reino!

UN EMOCIONANTE SUCESO ACONTECIÓ EN ESTE MONTE HACE DOS MIL AÑOS: UNOS POBRES APÓSTOLES QUE SUBÍAN DEPRIMIDOS ¡HABÍAN VISTO EL REINO!

Cerca de Nazaret, en el camino que lleva a Corazín y rodeado por tres pequeñas aldeas árabes, Shibli al este, Umm-el-ghanam al sureste y Daburiya al oeste, se encuentra situado el dorado Monte Tabor (Har Taver, en hebreo; Jebel a'tur, en árabe), o Monte de la Transfiguración. Límite entre Isacar y Zabulón en el reparto de la Tierra prometida, su cumbre, graciosa y aislada, vista de este a oeste (desde Kfar Tabor) es muy aguda, mientras que, si se divisa de sur a norte (desde Afula), es redondeada. Efectivamente una antigua tradición local afirma que fue en aquella montaña alta — cuya altura no se eleva más de cuatrocientos metros por encima de su entorno— en la que se produjo la experiencia de la Transfiguración (Mt 17,1-8). En realidad no es tan sencillo ubicar el lugar de la vivencia. En principio porque la zona queda algo alejada de la falda del Monte Hermón (aproximadamente unos noventa kilómetros), que es por donde andaban los apóstoles durante el episodio ocurrido en Cesarea de Filipo, protagonizado por el impulsivo Pedro (Lc 9,1822). Tan solo seis días después, ya se hallaban en el monte alto (Mc 9,2); esto sin considerar que en el año 29, la cumbre del Tabor estaba ocupada por una fortaleza hasmonea. Por tanto la transfiguración, según varios autores, bien pudo haber tenido lugar en el Monte Hermón (que puede traducirse por monte apartado). Ningún Evangelio nos ha trasmitido el nombre del monte en el que tuvo lugar la Transfiguración, aunque una antiquísima tradición, que remonta al siglo II y que seguramente empalma con los tiempos apostólicos, la ubica en el Monte Tabor. En verdad se trata de una tradición muy antigua y muy digna de fe, aunque es claro que tanto los apócrifos como los Padres y los escritores eclesiásticos no tuvieron mayor interés en localizarla en un lugar mejor que en otro.

103


mosaico PARA PODER SANAR DE SU

luz que transforma

CEGUERA INTERIOR, PEDRO, SANTIAGO Y JUAN TENÍAN QUE VER Y SENTIR PARTE DE LA NATURALEZA DE JESÚS COMO VERDADERO HOMBRE Y VERDADERO DIOS

Para poder sanar de su ceguera interior, Pedro, Santiago y Juan, además de oír al Señor, tenían que ver y sentir parte de esa naturaleza hasta entonces oculta, de verdadero Hombre y verdadero Dios, imposible de experimentar en el contacto diario. Sin duda, la imagen del Jesús que conocían quedaba aún bien lejos de ese Mesías triunfador que estaban esperando. La aparición de los dos testigos, Moisés (dispuesto a que su nombre fuese borrado del Libro de la Vida, a cambio de que no desapareciese el honor del nombre YHVH ni su amado pueblo Israel: Éx 32) y Elías (cuya vida fue un absoluto fracaso por servir a Dios, ascendiendo después al cielo sin ver la muerte: 2 Re 2,11), fue para ellos el signo de que su amado Maestro, se contaba entre los grandes neviim (profetas) de Israel. “Este es mi Hijo, el Amado […]. Escuchadlo” (Mt 17,5). Esas palabras también resuenan fuerte en cualquiera que suba al monte, porque no es menos cierto que en algún momento de nuestra vida se ha cumplido este mandato del Padre, pues de lo contrario difícilmente podríamos haber conseguido alcanzar la cima. Palabras, que no por haberlas oído muchas veces, éramos capaces de otorgarles importancia, pero que poco a poco y a medida que íbamos caminando hacia nuestra teshuvah (conversión), hemos caído en la cuenta de su verdadero significado: que el fracaso puesto en las manos de Jesucristo se torna glorioso (se transfigura); que el camino hacia el cielo, pasa necesariamente por la cruz y el sacrificio. Una experiencia mística indispensable para que sus tres talmidin (discípulos) pudieran mantenerse firmes durante los críticos momentos de Getsemaní.

104


mosaico

¡sea la muer te nuestro mayor nacimiento! “Domine, bonum est nos hic esse” (Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí!»: Mt 17,4). Verdaderamente allí se está muy bien, por eso no me atrevo a imaginar cómo será el cielo prometido que nos espera. Bajo las escenas evangélicas del ábside, la solemne oración del Shemá (Escucha, Israel), al caer de la tarde, resuena en los muros de la Iglesia franciscana y en los corazones de cuantos oran en silencio, en el interior de la cripta. Ya fuera, y mientras la brisa fresca del atardecer galileo te acaricia el rostro con aromas a encinas, algarrobos y pinos, es un verdadero gozo poder contemplar la impresionante panorámica del Valle de Jezreel (Ha’Emek, “El Valle”, en hebreo), el más grande de Israel y el mismo donde la profetisa Débora reunió secretamente un ejército 10.000 soldados israelitas, que, bajo el mando de Barac, derrotó a Sísara en el Torrente Quisón, obligándolo a huir. Girándonos hacia el noreste, la atención se fija de inmediato en las masas gigantescas del Gran Hermón, y luego los ojos se dirigen al Valle del Jordán, al Lago de Tiberíades y a las cadenas montañosas del Hurón, el Basán y el Galaad. Hacia el sur se encuentran Naim y Endor al pie del Jebel Daby o el Monte Moré (Jue 7,1); un poco más allá, se divisa el monte Gelbo. Hacia el oeste, la fértil llanura de Esdrelón se prolonga hasta el Monte Carmelo e innumerables sitios bíblicos e históricos hacen que la imaginación vuele al pasado. Al igual que los discípulos, cuando bajaban del monte, también yo tenía la certeza de que Dios protegía a Jesús como su Hijo, y que tanto Moisés como Elías así lo habían reconocido. Por eso, para nosotros tampoco ya hay lugar para la depresión o la tristeza, pues la enseñanza del Tabor nos asegura que la oscuridad de nuestro cuerpo un día se transformará también en luz; y que incluso hoy y ahora, por encima de nuestras miserias y apariencia, somos templos vivos del Espíritu Santo.

LA APARICIÓN DE LOS DOS TESTIGOS, MOISÉS Y ELÍAS, FUE PARA LOS TRES APÓSTOLES EL SIGNO DE QUE SU AMADO MAESTRO SE CONTABA ENTRE LOS GRANDES NEVIIM (PROFETAS) DE ISRAEL

EL FRACASO PUESTO EN LAS MANOS DE JESUCRISTO SE TORNA GLORIOSO (SE TRANSFIGURA)

105


T

mosaico

al como se nos ha transmitido la historia en nuestras escuelas y familias, da la sensación de que el cristianismo se extendió primeramente hacia lo que hoy son las naciones europeas y, solo a partir de ellas, se extendió más tarde al resto del mundo. Esto no es así. Desde el primer momento, los discípulos del Señor se dirigieron a todo el mundo conocido, según su mandato. Evidentemente la evangelización de América y otras partes del mundo, entonces desconocidas, tuvo que esperar. Es mi intención exponer, a modo de divulgación, la forma cómo se dio aquella primera evangelización del mundo. Es cierto que el Señor organizó la historia de modo que la sede de San Pedro fuera el núcleo más compacto y de permanencia más constante durante los dos milenios transcurridos desde el inicio. Sin embargo, hubo otros muchos lugares donde se predicó el Evangelio y en los que hoy día subsisten más que indicios. Vamos a ocuparnos en primer lugar, de la India, caracterizada por su espiritualidad y en donde el cristianismo se predicó desde el principio.

e l anunc io del E va n g e l i o d e p r i m e ra m a n o El cristianismo es la tercera religión más grande de la India, con aproximadamente 24 millones de seguidores, constituyendo el 2,3% de su población. El cristianismo comenzó en la India hace unos dos mil años a través de la Iglesia Ortodoxa Malankara (Ortodoxa Siria), que fue una de las primeras Iglesias cristianas. Según la tradición de los cristianos e hinduistas locales, fue fundada por el apóstol Tomás, quien llegó a Madrás procedente de Palestina en el año 52 d. C. en misión evangelizadora. Las noticias mas antiguas que fundamentan la predicación de santo Tomás en la India se apo-

106

yan en “Los Hechos de Tomás”, unos textos apócrifos de finales del siglo II, en los que se dice que este desembarcó en Kodungallur en el año 52 y fundó las iglesias popularmente conocidas como “Ezharappallikal” (Siete Iglesias y Media). Estas iglesias eran las de Kodungallur, Kollam, Niranam, Nilackal (Chayal), Kokkamangalam, Kottakkayal (Paravoor), Palayoor (Chattukulangara) y Thiruvithamkode (la media iglesia). “Los Hechos de Tomás” describen en su capítulo 17 la visita de este apóstol de Jesús al rey Gondofares, en el norte de la India. Según este texto (capítulos 2 y 3), Tomás viajó a la India por mar. Escritos como el “Periplo del Mar Eritreo” corroboran la posibilidad de estos viajes y en 1872 se descubrió que el rey Gondofares había existido realmente y cuyo reinado se mantuvo entre los años 21 y 47. Sin embargo, aunque el autor de los Hechos de Tomás manejara datos históricos fidedignos en lo referente a la India, esto no constituye prueba alguna de historicidad.

ES UN ERROR CON SI D ER AR QU E EL CR IS TI AN I S MO SE EXTE ND IO PRI MER O E N LO Q U E H OY S O N L A S N AC I O N E S E U R O P E A S Y S O LO A PA RT I R D E E L L A S A L R E S TO D E L M U N D O


Un apostol de Jesus en la India

mosaico

Javier Ramos

Catedral de Sto. Tomรกs en Madrรกs (capital de Tamir Nadu)

107


mosaico De todos modos, la tradición de que santo Tomás predicó en la India se extendió ampliamente por Oriente y Occidente y aparece en escritores como Efraim, Siro, Ambrosio, Paulino, Jerónimo y más tarde en Gregorio de Tours y otros. También existe la creencia, largamente aceptada, de que santo Tomás realizó sus viajes misioneros por el lejano sur de Mylapore. En esta región todavía se encuentra una cruz, labrada de medio relieve, con una paloma pintada en la parte superior, representando la Venida del Espíritu Santo. Tiene también la cruz unos caracteres antiguos en pahlavi (persa antiguo), los cuales, aunque fueron examinados por expertos enviados por los reyes portugueses, no pudieron descifrarse. Finalmente lo hizo un anciano conocedor de las escrituras antiguas de la India. La escritura confirmaba que en aquel lugar había estado el Santo Apóstol, que hizo una Iglesia y convirtió muchas almas, entre ellos a varios reyes de la costa Malabar y de otros lugares. Para una confirmación del resultado de este hallazgo, los portugueses buscaron a otro anciano docto en las lenguas de la India, quien, después de estudiarla con detalle y sin saber de la declaración del primer anciano, descifró las palabras escritas en aquella cruz, coincidiendo con lo que había declarado el primer anciano.

e l g o zo d e s e r v i r al Senor Gracias a los apóstoles Bartolomé y Tomás, a todos los amigos que los acompañaron, a los hombres de buena voluntad del Oriente que los acogieron y que recibieron el Evangelio, y también a muchos misioneros caldeos, nestorianos y de otras comunidades del Oriente, todos los pueblos de Asia fueron sembrados de comunidades cristianas y el nombre de Jesucristo fue conocido en numerosos pueblos. Sin embargo, con la aparición del Islam, muchas estas quedaron aisladas y rodeadas por las nuevas creencias y por las antiguas religiones orientales, perdiendo la comunión con el resto de la Iglesia, con lo cual muchos cristianos se entregaron a estas filosofías y perdieron el amor a Jesucristo y su Evangelio. Por otro lado, los relatos de Marco Polo permitieron que los reyes de Europa conocieran que en el Oriente había reyes y príncipes cristianos, numerosas comunidades cristianas de los nestorianos, así como un gran número de pueblos cristianos al sur de la India.

Según la tradición, Tomás fue asesinado en la India el 3 de julio del año 72, por esa razón su festividad se celebra este día.

EL CRISTIANISMO COMIENZA EN LA INDIA POR EL ANUNCIO DEL E VA N G E L I O D E L A P O S TO L T O M A S , Q U E LLEGA A MADRAS PROCEDENTE D E PA L E S T I N A EN EL ANO 52 D. C. Mylai Matha, en la catedral de Sto. Tomás

108


mosaico que entre ellos huEstos relatos encendieron el ánimo de biera gente ambiciosa, algunos reyes de Eucomo nos dice la historia; pero el esfuerzo ropa, como los de Portugal, quienes se de la mayoría fue heinteresaron en poroico. Muchos misioneros y escritores han nerse en contacto con los reinos criscreído siempre que las tianos del Oriente. comunidades de Santo Tomás encontraron aliAsí pues, mientras vio y consuelo en eslos castellanos bustos hombres que los caban las tierras de abrazaron como herlas Indias por el camanos de fe y que pomino de Occidente, las expediciones siblemente los salvaCruz de Sto. Tomás, en el Monte de Sto. Tomás, cerca ron de una muerte portuguesas, capita- de Chenai, capital del estado indio de Tamil Nadu segura. neadas por Vasco de Gama, con mucho peligro y esfuerzo, surcaron sobre frágiles embarcaciones los tormentosos mares de u n g r a n l e g a d o las costas de África, el cabo de Buena Espede fe y fi delidad ranza y Sumatra; y, atravesando el Océano Índico, llegaron gloriosamente a las costas oc- En el año 72 Tomás fue atravesado con una cidentales de la India en 1498. lanza mientras rezaba delante de la cruz. Sus discípulos llevaron su cuerpo hasta una ermita Es verdad que el fin de aquellas expediciones no solo era la evangelización, si bien esta era construida por él y allí fue enterrado. En el s. primordial. Para Portugal y Castilla fueron muy XVI el rey de Portugal mandó una expedición costosas en cuanto a dinero, barcos y vidas hu- para encontrar el cuerpo de Santo Tomás, así manas. Los portugueses se lanzaron a esta mi- como todas las pruebas que pudieran esclaresión con el entusiasmo de encontrar en esos cer su asesinato. Los nativos llevaron a los exlugares hermanos cristianos fruto de la evan- pertos portugueses hasta este lugar y, tras mugelización de santo Tomás. Llegaron a las cos- cho esfuerzo, encontraron maravillados el tas de la India y, por su fe, fueron temidos por cuerpo de Santo Tomás, tal y como decía la tramuchos reinos de aquel territorio. Es posible dición cristiana que había sido enterrado. Por orden del rey de Portugal fue construido allí L A S N O T I C I A S M A S mismo un templo en memoria del Apóstol, que aún existe y lleva su nombre.

A N T I G UA S Q U E F U N D A M E N TA N L A P R E D I C A C I O N D E S A N TO TO M A S E N L A I N D I A S E A P OYA N E N “ LO S H E C H O S D E TO M A S ” , U N O S T E X TO S A P O C R I F O S ENCONTRADOS A F I N A L E S D E L S I G LO I I

Esta iglesia, junto con la Catedral de Santiago de Compostela y la basílica de San Pedro en el Vaticano, son las tres únicas iglesias construidas sobre la tumba de un apóstol. En los jardines de la catedral de Santo Tomás se encuentra Mylai Matha, una pequeña estatuilla de Nuestra Señora de Mylapore. Ante esa imagen solía rezar fervientemente San Francisco Javier, el segundo gran evangelizador de la India.

109


mosaico Todos estos testimonios que declaran tanta gloria y tanta maravilla para el Apóstol Santo Tomás, para sus discípulos y para los portugueses que descubrieron su sepulcro, están recogidos y explicados ampliamente en el libro Historia General de la India Oriental, compuesto por Fray San Román. Este libro, impreso en Valladolid en 1603, recoge las hazañas de los portugueses desde que llegaron a la India, capitaneados por Vasco de Gama a finales del siglo XV hasta el año 1557. El citado libro es uno de los muchos ya casi olvidados; está escrito en castellano y contiene mucha información sobre las antiguas comunidades cristianas del Oriente.

e l gigante de la hi storia de las misiones San Francisco Javier es otro gran santo que evangelizó en la India. Con 35 años, el 7 de abril de 1541, zarpa de Lisboa rumbo a Mozambique, lugar en el que permanece hasta febrero del año siguiente. A partir de 1542 se traslada a la India. Después de efectuar escalas en Melinde y Socotora, llega a Goa (ciudad que luego sería capital de la India Portuguesa). Prepara un catecismo divulgativo, traduce textos cristianos al tamil y otras lenguas del país y comienza a predicar la doctrina católica por la ciudad. Por su especial dedicación a la predicación y asistencia a los pobres, moribundos y presos hace de esta ciudad el foco de expansión del cristianismo en Oriente. El 3 de diciembre de 1553

El 7 de abril de 1541 parte San Francisco Javier para la India

110

Iglesia de S. Francisco Javier en Goa

muere a las puertas de China cuando contaba 46 años de edad. El detalle de sus viajes interminables no es el fin de este artículo pero aconsejo su lectura. Su cuerpo es conducido a Goa donde es enterrado, en lo que más tarde será la Basílica do Bom Jesus en Goa, y donde hoy día todavía reposan sus restos. La historia no termina aquí. Todos somos testigos contemporáneos del testimonio evangelizador de Teresa de Calcuta. Hija de la Iglesia Católica, misionera de la Iglesia Católica, que por designio de Nuestro Señor eligió este país para comenzar una de las mayores obras de la nueva evangelización, como siempre, entre los pobres. La historia sigue su curso… solo Dios lo conoce.

En nuestros días se sigue evangelizando en la India


mosaico

Por la libertad religiosa Mons. José Ignacio Munilla Obispo de San Sebastián A estas alturas ya nadie duda de que el cine no es, ni puede serlo, un arte aséptico en lo que se refiere a los valores o contravalores que transmite. La proliferación de películas de marcado acento anticatólico ha sido muy notoria en los últimos años; pero, gracias a Dios, cada vez son más los que, poniendo en práctica el conocido refrán “más vale encender una luz que maldecir las tinieblas”, tienen la osadía de realizar un cine de marcada inspiración cristiana. Se trata de producciones generalmente modestas en su presupuesto, pero que tienen el acierto de trasladar a la pantalla, con notable éxito, testimonios reales y concretos, que contrastan con la abundancia de leyendas negras difundidas en la filmografía sobre la vida e historia de la Iglesia.

Pues bien, entre la amplia oferta que la cartelera cinematográfica nos ofrece en estos días, podemos disfrutar de la producción francesa “De dioses y hombres” del director Xavier Beauvois. En ella se narra lo acontecido en el monasterio cisterciense del Monte Atlas (Argelia) a mediados de 1996, cuando siete monjes fueron secuestrados y finalmente decapitados por la facción radical del GIA (Grupo Islámico Armado). El guión de esta película recoge con fidelidad la buena armonía de estos monjes cristianos con los pobladores musulmanes de aquella región, al mismo tiempo que la irrupción repentina del fundamentalismo islámico, que cambia por completo el escenario de pacífica convivencia. Lejos de ser una película que tome pie del fundamentalismo para satanizar al conjunto del islam, refleja de forma sobresaliente el ideal del diálogo interreligioso propugnado por la Iglesia en el Concilio Vaticano II.

112


mosaico Este filme alcanza especial relevancia y actualidad, por el hecho de que su llegada a España ha coincidido con un momento de notable recrudecimiento de la persecución y el exterminio de las minorías cristianas de tradición milenaria, en países de mayoría musulmana e hindú. El destino de estos cristianos, tanto en Oriente Medio como en el resto de todo el Oriente, se torna cada vez más dramático e incierto, a raíz de la confluencia de tres circunstancias: el resurgimiento de los fundamentalismos, el error y fracaso de la guerra de Irak, y el olvido de las raíces cristianas en Occidente. Los cristianos árabes se encuentran en medio de un peligroso sándwich: sospechosos de complicidad con Estados Unidos, por el mero hecho de ser cristianos; y al mismo tiempo ignorados por un Occidente laicista que se avergüenza de sus raíces.

laicismo y fanatismo, un mismo desequilibrio Recientemente el sociólogo Massimo Introvigne denunciaba que el fundamentalismo islámico y el laicismo son dos caras de la misma moneda. Sin pretender comparar lo que ocurre en Oriente y en Occidente, es un hecho que la libertad religiosa no es respetada ni por unos ni por otros. En el fondo se trata de un desequilibrio entre fe y razón: El laicismo de Occidente difunde un racionalismo antirreligioso, mientras que los fundamentalismos de Oriente impulsan una religiosidad irracional. En Occidente existe una dictadura del relativismo, mientras que desde Oriente emergen los fanatismos intolerantes. El desarrollo de los acontecimientos está demostrando que, en nuestros días, el diálogo interreligioso entre una cultura cristiana y otra musulmana o hindú es perfectamente viable. El verdadero choque de trenes se produce en el encuentro del laicismo, por un lado, y el fundamentalismo, por el otro, que se retroalimentan, hasta el exterminio. Lo malo es que, como dice el refrán, “cuando dos elefantes pelean, sufre la hierba”. Y en este caso, los principales perjudicados de esta situación están siendo las minorías cristianas en países de mayoría musulmana e hindú. Tanto en Occidente como en Oriente, el antisemitismo del siglo XX está siendo sustituido en el siglo XXI por un modo de cristianofobia.

114


mosaico

libertad religiosa, camino para la paz El Papa Benedicto XVI dirigió un mensaje al mundo el primer día de este año, Jornada de la Paz, con el título de “La Libertad religiosa, un camino para la paz”, en el que recordaba aquellas palabras del Concilio Vaticano II: “La libertad religiosa es condición para la búsqueda de la verdad. La verdad no se impone con la violencia sino por la fuerza de la misma verdad” (Dignitatis Humanae 1).

Como conclusión y ejemplo práctico, es emocionante escuchar, en la escena final de esta bella película “De dioses y hombres”, el testamento que el superior de aquella abadía cisterciense dejaba escrito antes de su martirio: «He vivido lo suficiente como para saberme cómplice del mal que parece prevalecer en el mundo; incluso del que podría golpearme ciegamente […]. Conozco el desprecio con que se ha podido rodear a los habitantes de este país tratándolos globalmente. Conozco también las caricaturas del Islam fomentadas por un cierto islamismo […]. Mi muerte, evidentemente, parecerá dar la razón a los que me han tratado de ingenuo o de idealista. Pero estos deben saber que, por fin, seré liberado de mi más punzante curiosidad, y que podré, si Dios así lo quiere, hundir mi mirada en la del Padre, para contemplar con Él a sus hijos del islam, tal como Él los ve. En este “gracias” en el que está dicho todo sobre mi vida, os incluyo, por supuesto, a amigos de ayer y de hoy… Y a ti también, “amigo del último instante”, que no habrás sabido lo que hacías. ¡Sí!, para ti también quiero este “gracias” y este “a-Dios”, en cuyo rostro te contemplo. Y que nos sea concedido reencontrarnos como ladrones felices en el paraíso, si así lo quiere Dios, Padre nuestro, tuyo y mío. Amén. ¡Inshalá! ».

LOS CRISTIANOS ÁRABES SE ENCUENTRAN EN MEDIO DE UN SUMARIOS PELIGROSO SÁNDWICH: SOSPECHOSOS DE COMPLICIDAD CON ESTADOS UNIDOS POR EL MERO HECHO DE SER CRISTIANOS E IGNORADOS POR aunque en los últimos años películas acento anticató UN OCCIDENTE LAICISTA QUEhan SE proliferado AVERGÜENZA DE SUSdeRAÍCES 115


mosaico

Cuando

el

Espíritu sopla L

o pro p i o d e l a a c ci ó n de l c r i st i a n o e s q u e e s t á f i n a l i za d a e n D i o s , g r a c i a s a l d o n p r i m e ro d e l E s p í r i t u q u e l o c o n s t i t u ye e n a m i s t a d c o n É l . To d o h o m b r e e s t á l l a m a d o a e s t a a m i s ta d p o rq u e e l d e s e o d e f e l i c i d a d e s s a l va d o e n t o d o h o m b r e, n o p o r l a s p r o p i a s f u e r z a s h u m a n a s, s i n o p o r e l d o n d e l a a m i s ta d q u e l l a m a a l h o m b re a t ra s c e n d e rs e a s í m i s m o , f i j a n d o e l fi n últ i mo en la c om uni ón c on D i o s . Po r e s t o , l a v i d a m o r a l n o a c a b a c o n l a s v i r t u d e s, c u ya m a dre es l a c a r i da d , s in o co n l o s d o n e s d e l E sp í r i t u S a nt o . S i l a reu ni ón c on Di os es la c ul mi na ci ón d e la v i d a, ¿ q u é d eb e o cu r r i r pa ra q ue la al c anc em os ?

Álvaro Menéndez Bartolomé Profesor de Filosofía

116


mosaico Hemos de hablar, por tanto de los dones del Espíritu, que suponen la perfección previa de la virtud. Si el fin de la vida moral es la reunión con Dios, nuestra virtud es incapaz de ello. Por eso las virtudes encuentran su perfección en los dones. Y es que las virtudes surgen del amor y tienden al mismo que les dio origen. En un primer momento fue el Espíritu derramado en nuestros corazones el que nos dio la capacidad para acoger la virtud, y es por medio de la acción del Espíritu por lo que nuestra virtud se hace plena. Una vez claro el objetivo de la vida moral, ha de decirse que los dones del Espíritu no son de ningún modo superfluos sino esenciales, ya que, sin el don del amor divino, no podríamos alcanzar nunca nuestro hogar: el Reino de Dios. Desde el momento en que descubrimos que la raíz de la virtud es el amor, sabemos que la caridad, que es “quaedam amicitia ad Deum” según la definición clásica, nos mueve a entregarnos, pues sólo llegaremos al Reino si permitimos que sea Dios quien nos lleve a él.

la Redención no está medida por nuestra bondad, sino por la bondad divina 117


mosaico En resumen: el que las virtudes conformadas por la caridad encuentren su plenitud en el don reside en el hecho de que el único amor capaz de Dios es el mismo amor divino. Solo Dios tiene la bondad requerida para llegar a Él mismo. Nosotros alcanzamos al fin la felicidad, fundamentalmente, no por nuestra propia actividad, sino gracias al don del Espíritu; y eso hay que conjugarlo con la verdad que sostiene que es necesario que la felicidad consista en un “obrar”, como enseña santo Tomás de Aquino (cfr. Summa Theologiæ I-II, q. 3 a. 2).

ven, dulce huésped del alma La afirmación de que la perfección de las virtudes está en los dones nos recuerda que la redención no está medida por nuestra bondad, sino por la bondad divina. Desde aquí pueden lanzarse —debe hacerse— los cabos necesarios para comprender en qué consiste el juicio divino y la profesión de fe católica, sosteniendo que Cristo es Juez de vivos y muertos. Pero es una cuestión esta que excede los parámetros de este breve artículo. Así pues, las virtudes tienen como telón de fondo los dones del Espíritu. Las virtudes, guiadas por la caridad —las virtudes de la caridad, podría decirse— tienden hacia ellos porque saben que solamente en ese amor serán capaces de lograr su cometido: establecer la intimidad con Dios propia del Reino. Toda virtud informada por el amor de caridad sabe de la necesidad de otro amor —el del Espíritu— que la perfeccione.

los dones suponen la culminación de las virtudes nacidas de la caridad 118

el Espíritu de Dios plenamente vivo en nuestro interior es el que alienta, dirige y perfecciona toda nuestra vida El que la perfección de las virtudes venga dada en los dones demuestra que la propia virtud se agota en el límite de nuestra acción, agotamiento éste que debe ser entendido como límite positivo, si se me permite el oxímoron. Todo límite, en su comprensión de “atadura” o “no más allá”, conduce al enajenamiento (“ajeno a”, “alienus”). En el caso de la vida moral y espiritual, el límite o los límites personales mal encajados corren ese riesgo. Pero el Espíritu no es ajeno a la caridad: transformarse en Él es lo que le ocurre a la caridad cuando se topa con el límite de la virtud. Es importante entender que los dones no son algo externo a la virtud, sino que suponen la culminación de las virtudes nacidas de la caridad. Es decir, los dones del Espíritu son la más perfecta expresión de las virtudes de la caridad, son la más hermosa expresión de lo que pretende una virtud.

r e g a l o s de pa r t e d e D i o s Entonces, ¿cuál es la distinción entre un don y una virtud? Los dones del Espíritu son parecidos a las virtudes porque también son modos habituales de comportamiento que nos hacen buenos, pero difieren en cuanto el agente del que proceden. En resumen, las virtudes provienen de nosotros y los dones vienen de Dios. El agente (“agens”) de las primeras somos nosotros mismos; el de los segundos, el propio Espíritu de Dios: «Los dones exceden la perfección común de las virtudes, […] en cuanto el hombre es movido por un principio más elevado». Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiæ I-II, 68, 2, ad 1.


mosaico

Dios es el más alto de todos los principios de actuación. Hablar de Dios como el agente de los dones significa que es su propio Espíritu el que realiza estas virtudes en nosotros. Hay algo en los dones que perfecciona al hombre a actos más altos que los de las virtudes, ya que con ellos somos movidos por Dios (cfr. Summa Theologiæ I-II, 68, 1). Es Dios actuando dentro de nosotros. El Espíritu de Dios plenamente vivo en nuestro interior es el que alienta, dirige y perfecciona toda nuestra conducta. Con la efusión de sus dones, el Espíritu de Dios rige nuestras vidas. Dios, para el cual vivimos, con sus dones se convierte también en el poder por el que nos movemos hacia Él. Ser poseído por el Espíritu significa que el amor de Dios se ha convertido en lo más característico de nuestra vida, en lo más íntimo de ella, de tal modo que queda expresado en toda nuestra actividad. Hecho uno con nosotros a través de la caridad, el Espíritu habita en nosotros, no de manera provisional, sino permanentemente, convirtiendo todo lo que hacemos en un acto de perfecta alabanza a Dios.

119


NTES E C S E L O D A A R A P ENCUESTA

f u e r za e n l a m i ra d a

¿Me busco a mí mismo? 1. Estoy tirado/a en el sofá viendo la tele; es fin de semana y mi madre me dice que recoja mi habitación y la ayude a ordenar el salón... a) ¡Qué pesada! Parece que soy el único ser vivo sobre la Tierra. ¿Por qué no se lo dice a otro? ¡Mis hermanos tampoco hacen nada! Yo paso. Estoy cansado. b) Primero voy a desayunar, después diré que tengo que estudiar. Ayer ya hice la cena, ¿qué más quiere? c) Nadie le hace ni caso. La verdad es que todos deberíamos arrimar el hombro; si no, esto parece un estercolero. Voy a hacer un esfuerzo (sobrehumano) y ayudaré. A lo mejor a alguno se le cae la cara de vergüenza y se levanta del sofá. 2. Me apetece mucho salir de marcha este sábado, pero tengo la recuperación de mates el lunes... a) Odio que piensen que soy un empollón. Mi madre está todo el día dándome la vara, así que haré como que estudio; o, mejor todavía, voy a decir que me voy a la biblioteca a estudiar. Así puedo desaparecer de casa unas cuantas horas, y además no se enfadan conmigo. Total, voy a suspender igual... b) Voy a salir, sí o sí. Con sacar un cinco me conformo, tampoco hay que exagerar.

120

c) Si veo que puedo, saldré un rato. Voy a organizar mi tiempo de estudio. Puedo hacerlo y lo voy a hacer. Ya he perdido bastante el tiempo, quiero demostrar a mis padres que pueden confiar en mí. 3. Mi clase ha organizado una salida a la nieve. Pero cuesta un pastón, y sé que mis padres no me van a dar un céntimo, porque estamos mal de dinero. a) Yo quiero ir, y voy a ir. Les diré a mis padres que es obligatorio... y que suelten la pasta. b) Yo quiero ir, el resto de mi clase va; que busquen la manera de conseguir el dinero. ¿No soy su hijo/a? Pues que me den lo que necesito. c) Bueno, como ellos no pueden pagarlo, voy a buscar algún trabajo extra que me ayude a financiarlo, haré algún recado, puedo cuidar niños... si puedo, iré. Si no, tampoco es el fin del mundo. Me quedo en casa y en paz. 4. Me gusta / jugar a los videojuegos (ellos)/ o /conectarme al tuenti (ellas). Puedo estarme, de media, dos horas al día, sin ningún problema. Ha habido días, cuando mis padres no me controlaban, que he estado hasta cinco horas sin parar...; después, me dolía la cabeza y estaba insoportable. Mi padre hoy me ha llamado la atención, y me ha dicho que lo deje ya, que tengo que estudiar.


f u e r za e n l a m i ra d a

las cosas. Hablando se entiende la gente, ¿no? a) Le digo que vale, para que me deje un rato tranquilo/a. ¿Por qué no se meterá en sus asuntos? Estoy en lo mejor, y no pienso cortar. b) Le digo que termino en diez minutos, y lo cumplo. c) Está bien, ya lo dejo. Sé que tengo que controlarme mejor. A partir de ahora, me voy a poner la alarma del reloj para que me avise cuando lleve media hora. Tengo que acabar con esta dependencia, que no me deja hacer otras cosas. 5. Hoy he tenido una bronca con mis padres y me he ido de casa dando un portazo. Dice mi padre que es la tercera vez que le quito el móvil a mi madre, y que digo que yo no lo tengo... No los soporto. No me dejan vivir, no me dejan hacer nada, todo el día preguntándome, dándome consejos... no pienso volver. a) De momento, voy a darles un susto. Me quedaré a dormir en casa de algún amigo, que se preocupen si quieren, a ver si aprenden a respetarme un poco. b) Voy a darme una vuelta a ver si se me pasa el mosqueo. Si en el fondo tienen razón, si es que hablar por el móvil me puede... c) Creo que me he pasado. Tengo que pedir perdón, aunque me cueste. Voy a volver, intentaré suavizar un poco

Respuestas

Si has contestado a las preguntas, con la A, tres veces o más: Tu ego está por las nubes. Baja un poco, si no quieres descalabrarte. Intenta escuchar a los demás, piensa que las personas no están a tu servicio, sino que tú deberías intentar comprender un poco a los demás. Revisa tu vida, tus comportamientos, seguramente tendrás que cambiar muchas cosas en tu forma de actuar y de ser. Quizás te ayude esta frase: “No hagas a los demás, lo que no quieras que te hagan a ti”. Ánimo. Si has contestado a las preguntas, con la B, tres veces o más: Eres bastante egoísta. Si quieres que te respeten, y te quieran, tendrás que cambiar actitudes. Estás en la cuerda floja. Con un poco de tu parte, podrías ser una persona madura, responsable, desinteresada. Mira y atiende las necesidades de los demás. Te irá mejor. Adelante, puedes lograrlo. Si has contestado a las preguntas, con la C, tres veces o más: Estás en el buen camino para ser una persona madura. Enhorabuena. Reconoces tus errores y tratas de subsanarlos. También tienes iniciativa para solventar tus problemas, desde la verdad. Sigue así y no bajes el listón. Repito mis felicitaciones.

121


: s a t o c s a m Te n g o d o s

un periquito y una tor tuga de agua El periquito se llama Green por su color verde, me lo regalaron mis padres el día de mi cumple. Siempre había querido un pájaro, pero se unían dos razones de peso para no tenerlo: la falta de espacio (ensucian bastante), más la circunstancia de que mi madre no es muy amiga de animales, hacían que nunca llegara el momento de tener uno. Mi madre me cuenta que de pequeño tuvimos varios pájaros, pero yo no me acuerdo.


El día que me regalaron a Green se le notaba muy nervioso, no paraba de moverse y no cantaba nada ,al cabo de dos semanas Green ya se ha había acostumbrado a nosotros; ahora está menos nervioso y canta mas. Me encanta levantarme y saludarlo.

La tortuga se llama Squipe, ya hace casi 2 años que la tenemos; ha crecido bastante, en estos momentos está invernando y por lo tanto no come apenas , a no ser que esté el agua caliente. Hace 2 semanas Squipe tenía una compañera Squipa, pero enfermó y se murió.


l u z p a ra e l m u n d o Querido amigo Juan Pablo: Hay veces que te echo de menos. Han sido muchos años juntos, casi todo lo que llevo de conversión... y esto, deja huella. Ya hace seis años que te fuiste, y todavía me emociono cuando veo alguna foto tuya. Da igual; puedes estar en ella pletórico de fuerza, de ganas de vivir... o puedes mostrarte como en tus últimos años, débil, necesitado... anciano. Da lo mismo. Tu fortaleza sigue presente de una u otra forma. Todavía me acuerdo de la primera vez que te vi, casi a un metro de mí... ibas en el papamóvil, en Santiago de Compostela. Fue en la peregrinación al Monte del Gozo. Yo “pasé” de esperarte en el Monte. Y con una amiga decidí ver la catedral —cosa que no pudimos—. De pronto, sin esperarlo, ya de vuelta, en la carretera, cuando no había casi nadie, pasaste bendiciéndonos a todos. Todavía me estremezco, porque sentí que me bendecías a mí. Por aquel entonces yo acababa de pasar por una crisis de fe, y necesitaba encontrarme con Jesucristo. Para mí fue igual que cuando Jesús dice a Mateo, el publicano: “Ven y sígueme”. Y él, dejándolo todo, le siguió. Aquella peregrinación marcó mi vida. Hubo un antes y un después de verte en el Monte del Gozo. En aquella ocasión, una Palabra se me quedó grabada a fuego: “¿Quien dice la gente que soy yo? ‘Unos dicen que Elías, otros que Juan el Bautista, otros que el Profeta...’ Y vosotros, quién decís que soy yo?” Y aquella vez, dije contigo: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Después, siempre que mi fe se ha tambaleado, he hecho memoria de todos los hitos que Cristo ha puesto en mi vida, de todas las veces que he resucitado con él, tras pasar por la muerte más profunda... y entonces he vuelto a decir: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. A los que entonces éramos jóvenes, nos diste alimento y bebida de la que perdura. Me has ayudado a madurar la fe. A discernir. A fundamentar mi vida sobre roca. Recuerdo cómo nos urgías a ser santos, a no conformarnos con una vida mediocre, a buscar los bienes de arriba. Nos pusiste metas altas y nos ayudaste a aspirar a ellas. Nos decías: “Si queréis ser los primeros, sed los últimos. Servid. Amad”. “Dios os quiere libres, felices... haced lo que El os diga”. “No tengáis miedo. Cristo está con vosotros, todos los días, hasta el fin del mundo. Abrid las puertas de vuestro corazón a Jesucristo. El no os defraudará”. Lo mejor de todo es que tú cumplías todo lo que nos decías, en ti mismo. Tú le seguías fielmente, y nosotros lo veíamos. Y nos animábamos a seguir sus pasos, y los tuyos detrás de Él. Podría hablar de cuando te acompañamos en Israel, de lo exultante que estabas, porque habías ansiado tanto pisar la misma tierra de Cristo y de María... Has sido un pastor bueno, y nos has llevado a pastos jugosos. Nos has servido la Palabra y nos has mostrado a Cristo vivo y resucitado. También sufriente. Y lo has hecho carne en tu vida. Y lo has mostrado al mundo. Ahora me dices: Haz tú lo mismo. Recuerdo tu funeral. Impresionante. Jefes de Estado, religiosos, personalidades de todo el mundo, el pueblo de Dios... todos, mostrándote sus respetos. Por tu sencillez. Por tu don de servicio. Por ser “fuerza de Dios”. “Santo súbito”, fue el clamor del pueblo. Yo también lo digo hoy: “Santo súbito”. “Te verán los reyes/ se pondrán de pie/los príncipes de la tierra se inclinarán/ Yo te he elegido/ te he elegido”. Este canto del profeta Isaías se cumplió en tu funeral. Yo tenía una deuda contigo, no haber estado en la plaza de Colón en Madrid la última vez que viniste... aquello era una espina clavada en el corazón —ya había salido de cuentas, en el embarazo de Inés, y no me atreví— . Pero, gracias a Dios, pude despedirme de ti hace cuatro años, en Roma, cuando sin preverlo, nos encontramos de repente delante de tu tumba, en la cripta de la Basílica de San Pedro. Entonces me emocioné y lloré como una Magdalena. Y me despedí de ti, mi hermano querido. Cuando te fuiste al Padre, nos dejaste un poco huérfanos. Victoria Luque

124


l u z p a ra e l m u n d o

125


b en di ta Ma rí a

María Madre Dios

Santa

de

126

Manuel Ortuño Morente

LA MATERNIDAD ES SIEMPRE UNA BENDICION PARA LA MISMA MUJER, PARA EL MATRIMONIO, LA IGLESIA Y LA SOCIEDAD


be nd ita Ma ría d Santa María, mujer y Madre de Dios. “Nacido de mujer” es Jesús. Mujer, con toda su feminidad, es María, la nueva Eva, origen y espejo de toda mujer redimida. Siendo Jesús el Verbo de Dios, resulta obvio que María es la Madre de Dios, la gloria suprema de la mujer. Dios, en su inmensa sabiduría, ha querido vivir la experiencia de tener una madre, de mirarse en la ternura de sus ojos, de acunarse en sus brazos y de ser estrechado en su regazo. Para ser Madre de Dios, María no tuvo que renunciar o dejar al margen nada de su feminidad. Al contrario. La tuvo que realizar en nobleza y plenitud, santificada como fue por la acción del Espíritu Santo. Al nacer de una mujer, Dios ha enaltecido y llevado a perfección “el genio femenino” y la dignidad de la mujer y de la madre. La Iglesia, al celebrar el 1 de enero la maternidad divina de María, reconoce gozosa que María es también madre suya, que a lo largo de los días y los meses del año engendra nuevos hijos para Dios. En el designio de Dios, que es fuente de la maternidad, esta es siempre una bendición: como a María, se puede decir a toda madre: “Bendito el fruto de tu vientre”. Una bendición primeramente para la misma mujer, que mediante la generación da cumplimiento a la aspiración más fuerte y más noble de su constitución, de su psicología y de su intimidad. Bendición para el matrimonio, en el que el hijo favorece la unidad, la entrega, la felicidad.

PARA SER MADRE DE DIOS, M ARI A NO TUVO QUE RENUNCIAR O DEJAR AL MARGEN NADA DE SU FEMINIDAD

DIOS HA QUERIDO VI VI R LA EXPERIENCIA DE TENER UNA MADRE Y SE R ESTRECHADO E N SU REGAZO

Bendición para la Iglesia, que ve acrecentar el número de sus hijos y la familia de Dios. Bendición para la sociedad, que se verá enriquecida con la aportación de nuevos ciudadanos al servicio del bien común.

El “sol” de la casa de Nazaret La madre, “sol de la casa”, expresión que aplicó el papa Pío XII a la madre en un famoso discurso. Como el sol, la madre aporta “calor” al hogar con su cariño y su dulzura; como el sol, la madre ilumina los “ángulos oscuros” de la vida hogareña cotidiana; como el sol, la madre anima, suscita, regula y ordena la actividad de los miembros de la familia; como el sol, en el atardecer, la madre se oculta para que comiencen a brillar en la vida de los hijos otras luces, otras estrellas. La Virgen María fue el “sol” de la casa de Nazaret para su hijo Jesús y para su esposo José. En ella encuentra toda esposa y madre un modelo que imitar, un camino que seguir.

127


be nd ita Ma ría

TODOS LOS TITULOS ATRIBUIDOS A LA VIRGEN SE FUNDAMENTAN EN SU VOCACION DE MADRE DEL REDENTOR, Y POR ELLO MADRE DEL CUERPO MISTICO DE JESUS, QUE ES LA IGLESIA, Y MADRE NUESTRA

En el mundo actual la maternidad pasa por un estado de ambivalencia. Por un lado el fenómeno de la disminución de la natalidad en el mundo, especialmente en Europa y Occidente, es real y evidente, al igual que casi se ha perdido el carácter “sacro” de la maternidad por su colaboración con la obra del Creador y el respeto a las leyes divinas sobre las fuerzas y límites procreativos del hombre y la mujer; por otro, la mujer desea satisfacer a toda costa su vocación íntima a la maternidad, o quiere tener menos hijos para poder dedicarse más y mejor a su tarea de madre educadora, o adopta con amor y decisión hijos “anónimos” o “huérfanos”, a costa incluso de muchos sacrificios.

128

ACOGERLA EL DISCIPULO EN SU CASA ES ACOGERLA EN SU PROPIA REALIDAD, ACEPTARLA EN LA PROPIA VIDA. ESE ES EL TESTAMENTO DEL SENOR


b en di ta Marí a Y todos sabemos que estos privilegios no fueron concedidos a María para alejarla de nosotros, sino, al contrario, para que estuviera más cerca. En efecto, al estar totalmente con Dios, esta Mujer se encuentra muy cerca de nosotros y nos ayuda como madre y como hermana. También el puesto único e irrepetible que María ocupa en la comunidad de los creyentes deriva de esta vocación suya fundamental a ser la Madre del Redentor. Precisamente en cuanto tal, María es también la Madre del Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. Así pues, justamente, durante el concilio Vaticano II, el 21 de noviembre de 1964, Pablo VI atribuyó solemnemente a María el título de ‘Madre de la Iglesia’.

COMO EL SOL, EN EL ATARDECER, LA MADRE SE OCULTA PARA QUE COMIENCEN A BRILLAR EN LA VIDA DE LOS HIJOS OTRAS LUCES Ante esta ambivalencia, simplemente delineada y que por tanto abarca otros muchos aspectos, es necesaria una campaña para que tanto la mujer como la sociedad en general valoren más la maternidad. ¿Qué se puede hacer en tu ambiente para lograr esta valoración? ¿En qué pueden las leyes, los medios de comunicación, las instituciones estatales y eclesiales contribuir a valorar la vocación original y primaria de toda mujer?

Madre de Dios y Madre nuestra Ahora con palabra de nuestro Vicario de Cristo en la tierra, el Papa Benedicto XVI, podemos añadir: “El título de Madre de Dios, tan profundamente vinculado a las festividades navideñas, es, por consiguiente, el apelativo fundamental con que la comunidad de los creyentes honra, podríamos decir, desde siempre a la Virgen santísima. Expresa muy bien la misión de María en la historia de la salvación. Todos los demás títulos atribuidos a la Virgen se fundamentan en su vocación de Madre del Redentor, la criatura humana elegida por Dios para realizar el plan de la salvación, centrado en el gran misterio de la encarnación del Verbo divino.

Precisamente por ser Madre de la Iglesia, la Virgen es también Madre de cada uno de nosotros, que somos miembros del Cuerpo místico de Cristo. Desde la cruz Jesús encomendó a su Madre a cada uno de sus discípulos y, al mismo tiempo, encomendó a cada uno de sus discípulos al amor de su Madre. El evangelista san Juan concluye el breve y sugestivo relato con las palabras: “Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa” (Jn 19, 27). Así es la traducción española del texto griego ( ití ); la acogió en su propia realidad, en su propio ser. Así forma parte de su vida y las dos vidas se compenetran. Este aceptarla en la propia vida ( ití ) es el testamento del Señor. Por tanto, en el momento supremo del cumplimiento de la misión mesiánica, Jesús deja a cada uno de sus discípulos, como herencia preciosa, a su misma Madre, la Virgen María”. (Benedicto XVI, 2008).

? EN QUE PUEDEN LAS LEYES, LOS MEDIOS DE COMUNICACION, LAS INSTITUCIONES ESTATALES Y ECLESIALES CONTRIBUIR A VALORAR LA VOCACION ORIGINAL Y PRIMARIA DE TODA MUJER? 129


e n t re t e n i m i e n t o Fray Buenaventura por Rodrigo

¡Padre, las pipas!

¡Qué tal hermana! ¿Quiere pipas?

No, Padre, me refiero al ayuno eucarístico. Va a decir misa en unos instantes

Pero, hermana, usted no sabe lo que va a durar la homilía y yo si.

130


o ra c i ó n TOMA MI CUERPO LLAGADO Señor Jesús, mi buen amigo, hoy te invoco postrado en la cama. Me aquejan los dolores, mi cuerpo se fatiga, apenas soplo mi último aliento. Presiento que mis días se acaban; que mi estancia con los mortales se agota. Cada surco en mi piel delata el largo tiempo vivido y estoy cansado. Tocan a su fin mis edades, a la extenuación mis esfuerzos. ¡Pero no tengo miedo! Sé que Tú, Señor, das muerte a mi vida, para dar Vida a mi muerte. Aunque por las sendas del error y del pecado he transitado…. Aunque el mundo me ha dado a beber aire y lo he consentido… Aunque a los llantos de mis hermanos mis entrañas no he abierto… ¡De tanta ofensa, Señor, tú me has perdonado!. Nada soy y nada puedo. Solo en tu presencia encuentro alivio. Me cediste una vida y la tomé como propia. A ratos he vivido de espaldas a su dueño sin saber que siempre Él estaba conmigo. Soy polvo negro que asido a ti logra revivir. ¡Ten compasión de mí! Sé que me esperas en un más allá sin término para gozar de tu excelsa compañía. Toma mi cuerpo llagado, llévame contigo para siempre.

131


Una gran manifestación en Madrid será el acto central del Día Internacional de la Vida en España

26 de marzo de 2011

Impulsada por más de 45 asociaciones y entidades cívicas ACdP - ADEVIDA - AEDOS - Asociación de Bioética de Madrid (ABIMAD) - FUNDACIÓN EDUCATIO SERVANDA Asociación Familias para la Acogida - Asociación Medicina y Vida Asociación para la Defensa de las Libertades y Derechos Civíles (LyDC) Asociación para Renovación Cultural y Pedagógica (Arcyp) - ASADE (Asociación Sanitaria Democrática) Centro Jurídico Tomás Moro - CIDEVIDA - CIVICA - CONCAPA - Derecho a Vivir - E-cristians España Educa en Libertad - Evangelium Vitae - FAPACE - Federación Española de Asociaciones Provida Federación Española de Farmaceuticos Católicos - Foro Español de la Familia - Foro Liberal Fundación Derecho y Libertad - Fundación RedMadre - Fundación Tepeyac - Fundación Vida - Grupo Libres Grupo provida (Madrid) - Hazte Oir - HOGARES SANTA MARÍA - Instituto de Política Familiar - Instituto Efrat Madrid Educa en Libertad - Médicos por la VIda - No Más Silencio - Nova Invicta Pacto por los derechos y libertades - Plataforma Cívica en Defensa y Promoción de la Familia Plataforma Ley y Farmacia - Profesionales por la Ética - Provida Alcalá - Red Misión RENAFER - SOS Familia - Unidos por la vida Unión Familiar Española (UFE)

http://sialavida25m.org/


buenanueva nº 27