Page 1


[Director] Jorge L. Santana Dumas [Jefe de redacción] Raquel Fernández de Bobadilla [Consejo de redacción] Luciano García Matas Juan José Guerrero Victoria Serrano Blanes César Allende García Victoria Luque Manuel Ortuño Morente

HACIA ORIENTE 3 Dios pasea por Madrid

ESPADA DE DOS FILOS 66 El final de la jornada

4 ARCA DE NOÉ

72 El corazón del Evangelio

CANTEMOS AL SEÑOR 8 Salmo 138 • Tú me das la vida

76 Realmente..., ¿solo Dios Basta?

Pilar de Antueno Ramón Domínguez Balaguer

Susana Díaz Zaragoza

TESTIGOS DE LA VERDAD 12 Testimonios JMJ • Madrid 2011 Victoria Serrano Blanes

17 Blogueros JMJ 2011

[Administración] Josué Santana Neira

20 La profunda mirada de Cristo

[Web] Israel Castro Llorente

24 Gracias Padre, porque me llevas contigo

[Gestión] Francisco Esteve Jesús Castro Cortés Fernando Cerezo [Ilustraciones] Juan Manuel [Edita] Asociación Bendita María Avda. Pablo VI, 9 - Local 12 A 28224 Pozuelo de Alarcón Madrid Tel.: 91 759 79 68 [Maquetación] Dayenu Grupo de Comunicación S. L. [E-mail] info@revistabuenanueva.com [web] www.revistabuenanueva.com [Depósito legal] M-26182-2006

Vicky Vega Laura Gómez Mercedes Velado

28 La santidad, el adorno de tu casa Javier Ramos

SI HOY ESCUCHÁIS SU VOZ 34 Las aguas de la Vida Antonio Pavía

FAMILIA DE NAZARET 40 La mejor recompensa Carmina García-Valdés

42 La dignidad de la vida humana Gabriel Alonso

RAZÓN CREADORA 48 Adicción a las redes sociales

Juan Pedro Ortuño Morente

ALDEA PLANETARIA 80 Se nos acaba el vino César Valdeolmillos Alonso

86 ¿Quién te consolará Jerusalen? Jesús Esteban Barranco

SED SANTOS 90 Santa María del Parral Victoria Serrano

NUEVA ESTÉTICA 102 Rupnik y la belleza del Evangelio Buenanueva

MOSAICO 108 Destino: la eternidad Horacio Váquez Cermeño

114 La conversión cristiana Juan Alonso

120 Dios llora en la tierra Victoria Luque

124 Carta de Jean Jaurés Buenanueva

LIBROS 126 Últimas novedades

José Antonio Gris

56 Puerta abierta a la eutanasia Fernando Larrain Bustamante

SOFISMAS 62 El desorden del nuevo orden Magdalena del Amo Fernández

ENTRETENIMIENTO 128 Varios 130 Fray Buenaventura 131 ORACIÓN

La Asociación Canónica Bendita María, Editora de la revista Buenanueva, es una asociación sin ánimo de lucro. No está vinculada a ningún grupo, ni movimiento de la Iglesia, ni a ninguna institución. Por tanto, no tiene más ingresos que los derivados de las suscripciones personales y las aportaciones que graciosamente nos hacen. Todas las personas que trabajan en ella lo hacen gratuitamente, con la única finalidad de anunciar el Evangelio y el Reino de Dios a través de este medio. Si quieres ayudarnos, puedes enviar tu aportación a Asociación Bendita María a través de la cuenta de Bankinter 0128 019 8 77 010 0 0 0 2814


hacia Oriente

Dios pasea por Madrid Hemos visto a Dios paseando por Madrid. Algunos han notado una presencia distinta, una brisa suave que invadía de alegría la ciudad y se han contagiado. Otros, los más incrédulos, han presentido que algo grande estaba ocurriendo. Y también, unos pocos, viendo una Iglesia joven, exultante de entusiasmo y felicidad no lo han podido soportar. También ellos son necesarios. Algo está moviéndose en la Iglesia, algo grande debe ser para que cinco mil chicos sientan la llamada de Dios al sacerdocio y tres mil doscientas chicas se levanten para entregarse al Señor a una vida contemplativa. Tal vez el círculo se esté cerrando de nuevo, quizás la experiencia de ser dioses no ha dado resultado y a pesar de hacer siempre nuestra voluntad no hemos conseguido satisfacer nuestros deseos de eternidad. Hemos visto a Dios paseando por Madrid. En las miradas infinitas de júbilo de miles de chicos y chicas, que aparecían por todas las calles. En la sonrisa perenne de Benedicto XVI revelándonos un corazón de niño, un amor inmenso a los hombres, a la criatura que Dios ama hasta la eternidad. En los miles de voluntarios que se han vaciado de sí para mirar al otro, con trabajo y esfuerzo en una misión agotadora. En los sacerdotes, obispos, cardenales, religiosos y religiosas que han venido a ponerse a los pies de Pedro, a decirle a Dios con su sola presencia: “Aquí vengo, Señor, para hacer tu voluntad”. Sí, somos privilegiados porque nuestros ojos han visto a Dios paseando por Madrid. Nuestros oídos han sentido su presencia y han escuchado la voz del Espíritu Santo, también en la tormenta y en el viento recio que hizo volar el solideo del pontífice. “Entonces se formó una nube que les cubrió con su sombra...” Parecía que el Padre, mirándonos decía desde los cielos: “Este es mi Hijo amado, escuchadle”. También la lluvia nos transmitía que se estaba derramando a raudales la Palabra de Dios. Una palabra de ánimo, de esperanza, que no exige, que no reclama, que no condena, que no acusa... más bien propone, augura, ilusiona, invita a una vida inmensa, plena, a un proyecto grandioso, a una aventura sin límites, hasta fundir nuestro diseño imperfecto con la auténtica belleza, con el rostro de Cristo, a encontrar la perla preciosa... “pues estamos convencidos de que Él murió por todos para que no vivamos ya para nosotros mismos. Por lo tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación”. Ha sido una inmensa gracia de parte de Dios, una luz de pábilo titilante entre las sombras de nuestra confusión, una tromba de esperanza sobre la desidia del mundo, una pizca de sal en la insípida crónica diaria, en la corrosiva apatía de los hombres. Ha sido una muestra explícita de que la Iglesia sigue viva y cada día más, de que Dios vela por nosotros y en esta ocasión se ha puesto la mochila y la gorra y hemos tenido la inmensa gracia de verlo paseando por Madrid. Jorge L. Santana

3


arca d e Noé

Todo ocurre para el bien Un día Akbar y Bírbal fueron a la selva a cazar. Al disparar la escopeta, Akbar se hirió en el dedo pulgar. Bírbal le vendó el dedo y le soltó el consuelo de sus reflexiones filosóficas: “Majestad, todo ocurre para el bien. Debemos contemplar todo con ojos de Providencia”. Al emperador no le gustó el consejo y arrojó a su ministro al fondo de un pozo abandonado. El Emperador después continuó caminando por el bosque. Un grupo de salvajes le salió al encuentro en plena selva. Lo rodearon, lo hicieron cautivo y lo llevaron a su jefe. La tribu se preparaba a ofrecer un sacrificio humano y el emperador Akbar era la víctima elegida. El hechicero de la tribu lo examinó y, al ver que tenía el dedo pulgar roto, lo rechazó, ya que la víctima no

podía tener defecto físico alguno. Akbar cayó en la cuenta de lo que le dijo su ministro Bírbal y vió que tenía razón en su reflexión. Le entró remordimiento, volvió al pozo, y sacó a Bírbal a quien pidió perdón. Bílbal contesto: “Majestad no tiene por que pedirme perdón, ya que no me ha causado ningún daño. Al contrario, me ha hecho un gran favor, me ha salvado la vida. Si no me hubiera arrojado a este pozo, hubiera continuado yo a su lado y esos salvajes me hubieran cogido a mí para su sacrificio y habrían acabado conmigo. “Como ve, su Majestad, todo ocurre para el bien. Dejemos que actúe la providencia”.

La rosa y el sapo Había una vez una rosa muy hermosa y bella. ¡Se sentía maravillosamente al saber que era la rosa más bella del jardín! Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos. Un día comprobó que al lado de ella siempre se colocaba un sapo grande y oscuro, motivo por el que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto, le ordenó al sapo que se fuera de inmediato. El sapo muy obediente le dijo: Está bien, me marcho si así lo quieres. Poco tiempo después, el sapo pasó por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. Le dijo entonces: Te veo francamente mal. ¿Que te pasó? La rosa contestó: Es que desde que te fuiste, las hormigas me han comido día a día y nunca he podido volver a ser igual. El sapo sólo contestó: ¡Pues claro! Cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la más bella del jardín.

4


arc a de Noé

El juicio ajeno Un hermano de Scitia cometió un día una falta. Los más ancianos se reunieron y enviaron a decir al abad Moisés que viniese. Pero él no quiso venir. El presbítero envió a uno para que le dijera: «Ven, pues te esperan todos los hermanos». Y vino, tomó consigo una espuerta viejísima, la llenó de arena y se la echó a la espalda. Los hermanos saliendo a su encuentro le preguntaban: «¿Qué es esto, padre?». Y el anciano les dijo: «Mis pecados se escurren detrás de mí, y no los veo, y ¿voy a juzgar hoy los pecados ajenos?». Al oír esto los hermanos no dijeron nada al culpable y lo perdonaron.

El paquete de galletas Una joven esperaba el embarque de su vuelo en un gran aeropuerto. Como tenía una larga espera, decidió comprarse un buen libro, y también se compró un paquete de galletas. Se sentó lo más cómodamente que pudo, y se puso tranquilamente a leer, dispuesta a pasar un buen rato de descanso. A su lado, donde se encontraba el paquete de galletas, un hombre se sentó y se puso a leer. Cuando ella cogió la primera galleta, el hombre también cogió una. Ella se sintió irritada por este comportamiento, pero no dijo nada, solo pensó: “¡Que cara dura!” Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre hacía lo mismo. Ella se iba enfadando cada vez más, pero no quería hacer un espectáculo. Cuando solo quedaba una galleta, pensó: “¿Y ahora qué va a hacer este imbécil?” El hombre cogió la última galleta, la partió en dos y le dió la mitad. Bueno, esto ya era demasiado... Ella estaba muy enfadada. En un arranque de genio, cogió su libro y sus cosas y salió disparada hacia la sala de embarque.

¡Se sintió tan mal! No comprendía como se había podido equivocar... Había olvidado que guardó su paquete de galletas en su bolso. El hombre había compartido con ella sus galletas sin ningún problema, sin rencor, sin explicaciones de ningún tipo... mientras ella se había enfadado tanto, pensando que había tenido que compartir sus galletas con él..., y ahora ya no tenía Se sentó en su asiento del avión, abrió su bolso y, con gran ninguna posibilidad de explicarse ni sorpresa, descubrió su paquete de galletas intacto y cerrado. de pedir excusas.

La humildad Un día, el abad Macario volvía del pantano a su celda llevando palmas. Y salió a su encuentro el diablo con una guadaña. Intentó herirlo con la guadaña pero no pudo. Y entonces le dijo: «Macario, sufro mucho por tu causa, porque no te puedo vencer. Hago todo lo que tú haces: tú ayunas y yo no como, tú velas y yo no duermo nunca. Sólo hay una cosa en la que tú me superas». «¿Cuál es?», le preguntó el abad Macario. Y el demonio le respondió: «Tu humildad, que me impide el que pueda vencerte».

5


arca d e Noé

El ermitaño Se cuenta de un ermitaño, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la soledad del desierto, del bosque o de las montañas para solamente dedicarse a la oración y a la penitencia. Se quejaba muchas veces que tenía demasiado que hacer. La gente no entendía cómo era posible que tuviera tanto trabajo en su retiro. A lo que les contestó: Tengo que domar a dos halcones, entrenar a dos águilas, mantener quietos a dos conejos, vigilar una serpiente, cargar un asno y someter a un león. ¿Dónde están todos estos animales? le preguntaron. Entonces el ermitaño dio una explicación que todos comprendieron. Estos animales los llevamos dentro. Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo. Tengo que entrenarlos para que sólo se lancen sobre presas buenas… SON MIS OJOS. Las dos águilas con sus garras hieren y destrozan. Tengo que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir… SON MIS MANOS. Los conejos quieren ir adonde les plazca, huir de los demás y esquivar las situaciones difíciles. Tengo que enseñarles a estar quietos aunque haya un sufrimiento, un problema o cualquier cosa que no me gusta… SON MIS PIES. Lo más difícil es vigilar la serpiente aunque se encuentra encerrada en una jaula de 32 varillas. Siempre está lista por morder y envenenar a los que la rodean apenas se abre la jaula, si no la vigilo de cerca, hace daño… ES MI LENGUA. El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber. Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día… ES MI CUERPO. Finalmente necesito domar al león, quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero, es vanidoso y orgulloso… ESE ES MI CORAZON.

6

El tiempo —¿Qué tiempo crees que tendremos hoy, buen hombre? Y el pastor le contestó: —“El tiempo que yo quiero”. El otro, se quedó extrañado de la respuesta y le dijo: “—¿Y como estás tan seguro que hará el tiempo que tú quieres?”. Y aquí el pastor le transmitio su sabiduria: —“Mira; cuando me di cuenta que no siempre puedo tener lo que quiero, aprendí una cosa que siempre me ha sido muy útil: querer siempre lo que tengo. Por esto estoy tan seguro que hará el tiempo que yo quiera”.

Los secretarios En una ocasión le preguntaron al Papa Clemente XIV si tenía confianza en sus secretarios. —Son tres y muy callados —respondió. Aquí los tenéis. Y enseñó los tres dedos con los que sostenía la pluma.


arc a de Noé

Chesterton El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán La civilización romana parecía dominarlo todo, y los hombres no pensaban en su fin, como no podían pensar en que se apagara la luz del sol. Sin embargo, Roma pasó y no han pasado las palabras de Cristo. Después, la religión estuvo tan tejida en la malla del feudalismo, que nadie pudo imaginar su separación. Sin embargo, el feudalismo y la Edad Media desaparecieron, y la promesa divina perduró a través del radiante Renacimiento. Se creyó que la religión perecería bajo la intensa y cegadora luz del Siglo de las Luces, y más aún como consecuencia del terremoto de la Revolución Francesa, pero no fue así. Y, cuando los historiadores empiezan a estudiarla como un fenómeno del pasado, asoma de pronto en el futuro. Ahora los hombres siguen acechando al cristianismo para ver si vacila o se equivoca, pero ya no esperan que desaparezca. Saben que antes pueden esperar la colisión con un meteorito o el enfriamiento total de nuestro propio planeta.

7


ca ntemos a l SeĂą or

Susana DĂ­az Zaragoza

se me agolpan en la memoria los prodigios que Dios ha hecho desde que tengo recuerdo 8


c antem os a l Señ or

Te doy gracias, Yahveh, de todo corazón, pues Tú has escuchado las palabras de mi boca. En presencia de los ángeles salmodio para ti, hacia su santo Templo me prosterno. Doy gracias a tu nombre por tu amor y tu verdad, pues tu promesa ha superado tu renombre. El día en que grité, tú me escuchaste, aumentaste la fuerza en mi alma. Te dan gracias, Yahveh, todos los reyes de la tierra, porque oyen las promesas de tu boca; y cantan los caminos de Yahveh: “¡Qué grande la gloria de Yahveh! ¡Excelso es Yahveh, y ve al humilde, al soberbio le conoce desde lejos!” Si ando en medio de angustias, tú me das la vida, frente a la cólera de mis enemigos, extiendes tú la manoy tu diestra me salva: Yahveh lo acabará todo por mí. ¡Oh Yahveh, es eterno tu amor, no dejes la obra de tus manos!

9


ca ntemos a l Señ or

Te doy gracias, Yahveh, de todo corazón… Este salmo es muy especial para mí pues pone de manifiesto el agradecimiento que siento hacia Dios en lo profundo del corazón. Como dice el salmo 40: “¡Cuántas maravillas has hecho, Yahveh, Dios mío, qué de designios con nosotros: no hay comparable a Ti! Yo quisiera publicarlos, pregonarlos, más su número excede toda cuenta”. Se me agolpan en la memoria los prodigios que Dios ha hecho desde que tengo recuerdo. Ha sido un encaje de bolillos que he ido descubriendo a lo largo de mi vida: cómo Dios me ha cuidado desde mi juventud en mi rebeldía, alejada de Dios, escandalizada por el sufrimiento. En todo momento, Dios ha sido paciente, mostrándome mis pecados y, al mismo tiempo, su amor.

... El día en que grité, Tú me escuchaste... Dios me ha escuchado siempre: cuando he sentido que no se podía dar la vida en mí, cuando me he sentido sola, cuando mi marido tuvo una neumonía varicelosa que lo llevó a la UCI y no había cura para él. De repente, empezó a mejorar y a respirar. Se curó y no le quedó ninguna secuela.

... En medio de las angustias, tú me das la vida... En todos los sufrimientos de mi vida, Dios ha ido buscándome para encontrarse conmigo. A veces aparece un acontecimiento de sufrimiento de forma inesperada, que te desconcierta, te confunde, que no puedes abarcarlo,... te sientes profundamente solo. ¡Cuántas veces nos ha ocurrido sentirnos solos ante la historia!, pero en esta soledad existencial, Dios te lleva al desierto, no para destruirte, porque te ama, sino para, entrando en esa soledad, aceptándola, despojándonos de todas las seguridades, los ídolos y afectos, seducirte, encontrarse contigo y poder abrazarle. Es Dios que quiere ser Sólo Él, el Único, el Amado.

...Yahveh, lo acabará todo por mí... Siempre he sido muy poco constante, me cansaba rápidamente de todo, buscando desesperadamente afectos y huyendo de cualquier situación de sufrimiento. Pero intentando llevar mi historia, lo único que he conseguido ha sido experimentar la decepción y el fracaso.

10

Todavía me sorprende haber perseverado en la Iglesia después de tanto tiempo. Es obra de Dios. Él la ha empezado, la ha llenado de contenido y me llena de esperanza pensar que también Él la llevará a término. Hace 25 años que me casé. Éramos muy jóvenes. No teníamos proyectos, solamente pensábamos que nuestro matrimonio debería estar basado en Jesucristo. Empezó una obra con nosotros y no nos ha abandonado nunca. Realmente ha sido una Roca, en la que apoyándonos en ella, hemos podido amarnos, dándonos en una entrega mutua y perdonándonos cada día. En los planes que Dios tenía para nosotros se incluía el que se le diagnosticase a mi marido una enfermedad por la cual no podíamos tener hijos. Después de visitar a varios médicos se confirmó definitivamente el diagnóstico y así comenzó una etapa de muchísimo sufrimiento. Yo no lo acepté en un primer momento: si nos queríamos y éramos jóvenes, ¿por qué no podíamos tener hijos? ¿Era un castigo? ¿Qué sentido tenía? Pero Dios tomó la iniciativa y comenzó a hacer toda una historia de salvación con nosotros, pudiendo descubrir que la verdadera esterilidad era la que se encontraba en mi corazón, que me impedía amar a los demás. Dios quería, con esta sequedad, que yo descubriese lo que había en mi corazón. Al mismo tiempo comencé a ver la paciencia y misericordia que tenía conmigo, a pesar de todo lo que efectivamente había dentro de mí. Esto me llevó a no pedirle cuentas de nada y a entrar en su Voluntad.


c antem os a l Señ or Cuando este sufrimiento cumplió su misión en mi vida, un día, de la forma más inesperada, empecé a encontrarme mal, sin saber qué me ocurría... Nueve meses después nació la primera de los tres hijos que Dios nos ha regalado. Realmente, como dice otro salmo, “... cuando Dios cambió la suerte de Jacob, nos pareció soñar”. Dios ha sido siempre conmigo el Dios de lo imposible y tantas veces ha cambiado la voluntad que tenía pensada para mí. Él es el alfarero y yo soy una vasija en sus manos que va modelando con los acontecimientos de la historia. Todavía, algunas veces me cuesta trabajo aceptar los acontecimientos que no comprendo; otras veces, los rechazo, pero cada vez me resisto menos, porque veo que son la obra de Dios conmigo y que, precisamente aquellos que no entendí en un primer momento, son los que han hecho que me aferre a Dios con más fuerza y que me refugie en la oración, esperando en el Señor, que siempre me escucha y sale a mi encuentro. He descubierto que, aunque aparentemente las cosas no tengan sentido, la historia de salvación que Dios va haciendo conmigo tiene todo su sentido en Él. Se puede ser feliz en la soledad, en el no ser tenida en cuenta, en la precariedad económica,... en la Cruz.

el proyecto de Dios conmigo está lleno de promesas de Vida Eterna

intentando llevar mi historia, lo único que he conseguido ha sido experimentar la decepción y el fracaso

Dios ha cambiado mi suerte Dios le ha dado la vida a mis hijos, a mi marido y a mí. En medio de mis pecados, que me humillan y me hacen pequeña, me concede no una vida chata sino plena, abierta a los demás y en la que el misterio de esta existencia, el sufrimiento, tiene un sentido. Hoy puedo decir, junto con el profeta Habacuc, que “aunque la higuera no echa yemas y las viñas no tienen fruto, aunque el olivo olvida su aceituna y los campos no dan cosechas, aunque se acaban las ovejas del redil y no quedan vacas en el establo, yo exultaré con el Señor, me gloriaré en Dios, mi salvador”. Dios ha cambiado mi suerte. Siento que ha llenado mi sencilla vida de bendiciones y ha llenado mi casa de esperanza, de futuro, porque el proyecto de Dios conmigo está lleno de promesas de Vida Eterna. Y así, desde lo más profundo de mí, brota el proclamar:

Te doy gracias, Señor, de todo corazón.

11


tes ti gos d e la Verd ad Esta JMJ ha sido la primera de mi vida y espero que no sea la última, porque he podido sentir a Jesucristo cerca. Me ha lo Gonza llamado mucho la atención la cantidad Madrid de gente que ha venido a Madrid, lo s o ñ a que me hace ver que no estoy solo, 7 1 ya que ante mis amigos y compañeros de clase muchas veces siento vergüenza de proclamar mi fe. En cambio, en el Parque del Retiro o en Cuatro Vientos, donde me ha tocado trabajar de voluntario, me sentía como en casa, en comunión con todos los peregrinos. Durante estas jornadas no solo no he sentido ningún reparo en llevar el polo de voluntario o la cruz de la JMJ, sino que estaba orgulloso de ser cristiano. Participar como voluntario ha sido una experiencia maravillosa. He podido ser feliz dándome a los demás a pesar del cansancio, el calor, la sed o la barrera del idioma. Es verdad que todo sacrificio, Dios lo recompensa y que recibe más el que más da. El encuentro del Papa con los voluntarios, sus palabras de ánimo, fue el mejor final. Espero repetir en Río.

Testimonios JMJ Victoria Serrano Blanes

Mercedes Madrid 22 años

ante comHa sido muy emocion diferente probar cómo gente tan espíritu. comparte un mismo me gracias Espero que Dios derra en Colonia, sobre mí como lo hizo sterior con donde viví un tiempo po r mucha po s, día mucha paz. Estos sufrido, os yam incomodidad que ha . da no los cambio por na

12

Elen a9

año sM adr id Me ilus ha he ió c gen n esta ho mu te r co cha Pap a. M espera n tanta bien nd e en lo pasé o al de el m Vale las F encue uy ntro ncia amil ver i a e y que as en tos star r í a v con t Ben odos j olu edic to X nVI.


testigos de l a Verda d Llevamos mucho tiempo formando parte activamente de la Iglesia y no podíamos dejar de participar en esta JMJ. Ha venido Benedicto XVI, el sucesor de Pedro, a Gonzalo confirmarnos en nuestra fe y en la de y Merch nuestros hijos, en este momento tan e M adrid especial para nuestra familia por las 53 años duras circunstancias que está viviendo uno de ellos. Merche fue al primer encuentro de jóvenes en Roma, en 1985, germen de estas jornadas, y vino conmovida. La familia que le acogió en aquella ocasión también lo hizo después en nuestro viaje de novios, y mantenemos la comunión con ellos desde hace 26 años. Estos días han sido un claro testimonio de Jesucristo vivo en medio de nosotros. Tanta gente como ha habido y todos estábamos contentos, movidos por un mismo espíritu. He visto cumplirse la Escritura cuando dice que un día las lenguas se separaron en Babel, pero la muerte y resurrección de Cristo ha roto las diferencias y somos un mismo pueblo. ¡El mundo se ha movido! Hemos venido todos buscando el único Amor que nos llena de consuelo, para que nos ayude a seguirle en todo momento. Sigo emocionado tras ver a tantos peregrinos de países muy pobres. ¡El sacrificio que habrán hecho para reunir el dinero y poder estar aquí! Realmente la fe está viva sobre la tierra, la Iglesia está viva y Jesucristo sigue presente entre nosotros.

Tomasz

47 años Zabrzy (Polonia) Franciscano Capuchino

Hubo un tiempo, cuando estaba en el colegio, en el que experimenté una gran soledad y depresión. Incluso pensé en acabar con mi vida. Una noche le pedí auxilio a Dios porque no tenía fuerzas para seguir sufriendo, y Jesucristo vino a mi encuentro en esa oscuridad. Me sentí consolado por Él y retomé la amistad con Dios. Poco después entré en el Camino Neocatecumenal y con el tiempo, cuando escuché la llamada de San Francisco de Asís: “Id y construid mi Iglesia” me sentí llamado a ingresar en la Orden. Más tarde me regaló la gracia de consagrarme como presbítero.

Le doy gracias a Dios por el camino de conversión que me ha permitido recorrer. He venido a esta JMJ con los hijos de mis hermanos de comunidad, lo que considero como una ocasión de dar a Dios lo que antes tan generosamente me ha dado a mí. Yo quiero entregar mi vida a la Iglesia y concretamente a la evangelización en Alemania, donde desde hace un año estoy de itinerante. He estado en todas las JMJ que se han celebrado en Europa y esta ha sido de nuevo impresionante. ¡Hasta el calor sofocante, la lluvia, el viento etc. son señales de que Dios está presente y nos hace vivir la liturgia como Él quiere! Además, gracias a la tormenta pudieron entrar todos los miles de peregrinos que estaban esperando fuera. Fue como el soplo del Espíritu Santo que rompió las cadenas para que escuchara una Palabra quien la tenía que escuchar. Regreso a Alemania cargado de bendiciones y dispuesto a hacer lo que quiera de mí, porque Dios siempre ha sido muy bueno conmigo.

13


tes ti gos d e la Verd ad

Esta ha sido mi primera JMJ. Me apunté sin tener muy claro si finalmente podría venir, pero se fueron presentando los pagos y milagrosamente salía el dinero. He visto cómo Dios me ha puesto los medios para traerme aquí, desde tan lejos, concediéndome pequeños trabajos. El día de antes de volar para España empecé a ser consciente de que iba a venir al encuentro con el Papa, de la oportunidad tan grande que tenía y no debía desaprovecharla.

Jaime

o) (Méxic Puebla 7 años 1

Espero que Dios me conceda las gracias para poder vivir como un cristiano. Estoy muy contento por todo lo que me ha dado y también por lo que, aunque me parecía que me ha quitado, es parte del plan de amor que tiene conmigo. ¡Después de esta JMJ yo ya no me pierdo ninguna más!.

Manuel

53 años Madrid

14

He participado en esta JMJ de voluntario porque el Hijo del Hombre ha venido a servir y no a ser servido. Siempre vale la pena seguir y servir a Cristo, como sea y cuando sea, ayudando al pueblo de Dios, la Iglesia, como también a aquellos que no creen, para que el mundo vea que es posible vivir de otra manera; que se puede ser cristiano, ser moderno, ser feliz… En resumidas cuentas: ¡Vivir en Jesucristo, eso es lo que merece la pena!. Todo lo demás es vanidad de vanidades”.


testigos de l a Verda d (Jesús) A pesar de haber ido a un colegio religioso estuve fuera de la Iglesia durante muchos años. Quiso Dios que me marchara a Polonia el último año de la carrera universitaria por una beca, y allí conociera a Asia. Ha sido un inmenso regalo porque ella, que ha permanecido siempre cerca de la fe, me ha hecho volver a la Iglesia. Tuvimos un noviazgo muy corto y pronto nos casamos; en nosotros había una confirmación de que nuestro matrimonio formaba parte de un plan amoroso de Dios. El encuentro serio con Dios y con su Iglesia nos ha transformado la vida, por eso, cuando hemos pasado por Austria e Italia al venir para Madrid, se lo hemos comunicado a todos los que nos escuchaban. Esta JMJ ha supuesto un diálogo continuo con Dios, que nunca olvidaré”.

ños

31 a ia 32 y spaña) s A y s s (E Jesú Henare de ia) Alcalá (Polon w la c o y Wr

(Asia) Es conmovedor que haya habido gente de países tan lejanos de África, América, Oceanía… y que nos hayamos podido reunir todos aquí con el Papa. Realmente se cumple la Palabra que dice: “Os reuniré de entre los pueblos, os recogeré de las naciones…”. Sin duda este es el mejor sitio en donde puedo estar, la Iglesia. He venido a esta JMJ con la intención de abrirme a la voluntad de Dios y aceptarla en mi vida. Regreso a Polonia con la confirmación de que Dios me ama y me da en cada momento lo mejor para mí. Cuando pasamos por Austria de camino para Madrid me llamó la atención que un hombre comenzara a llorar cuando le dijimos que rezaríamos por él. ¡Se emocionó al pensar que unos desconocidos se interesaban y acordarían de él! Realmente la gente necesita el amor de Cristo en sus vidas y todos los que hemos participado en esta JMJ se lo tenemos que anunciar.

Joana Polonia 25 años

En la misma vida, en cada eucaristía, en el sacramento del Perdón… siento una gran cercanía de Dios. Se trata de un amor tan grande que no me lo puedo guardar para mí, sino que tengo que compartirlo. Por eso tenía mucho interés en vivir esta JMJ. Hemos venido desde Polonia en autobús, pasando por Austria e Italia, evangelizando en cada sitio que pasábamos, rezando por aquellos que tanto lo necesitan, por los que están lejos de Dios y ha sido muy emocionante. Además, sentir a dos millones de personas en comunión, rezando a la vez, no se puede describir con palabras. Sufro una enfermedad incurable en los ojos, con lo que veo muy poco, le pido a Dios fuerzas para sobrellevar mi cruz y sé que Él me las concederá.

15


tes tigos d e l a Verda d

arlos José C ños 19 a

ba Córdo

Perdí la ilusión hace un tiempo y por eso he sido malo en los estudios y un desastre para todo. Cuando un día me dijeron que me iba a Madrid a la JMJ pensé: “Bueno, si se puede sí y si no, pues tampoco pasa nada”. Comenzaron los preparativos y reconozco que actuaba como si la cosa no fuera conmigo. Al principio de este verano mi padre hizo una pregunta a los seis hermanos que nos habíamos inscrito: “¿Tú por qué quieres ir?” Todos le respondieron cosas coherentes, pero yo le daba largas y al final no le respondí.

Ahora sí sabría qué responderle a mi padre porque he recuperado la ilusión. He visto la gracia de Dios patente porque, de nueve hermanos que somos, seis de nosotros hemos podido participar de esta JMJ de Madrid, a pesar de que mi padre lleva en paro un año y medio y el dinero no es precisamente lo que sobre en casa. ¡Dios es providente! Hasta la lluvia que nos cayó en Cuatro Vientos fue una bendición. Días antes de viajar a Madrid recibimos en nuestras casas a indios y mexicanos; ver como unos son reservados, otros espontáneos, pero al final todos formamos parte de un mismo cuerpo, es maravilloso. Además, me ha conmovido estar reunida tanta gente de diferentes países del mundo. ¡Qué maravilla ver a tanto cristiano junto! Yo siempre me he querido quedar en medio, sin pronunciarme ni identificarme como cristiano ni como no cristiano, y he descubierto que eso es lo que me ha destruido. Ya no solo no me avergüenzo de seguir a Cristo sino que quiero hacerlo de verdad. A la próxima JMJ, si Dios quiere, ¡de cabeza!”.

Estoy muy agradecida a Dios porque el Papa me ha hablado de nuevo del amor de Jesucristo, que tanto me ayuda a salir de mí y poder dar ese amor a los demás, especialmente a mi marido y a mis hijos, que es lo que no suelo hacer. Y así voy, de liturgia en liturgia, de confesión en confesión y de JMJ en JMJ. Desde la última que acudí, la de Czestochowa, en 1991, ha pasado muchos años sin poder participar en ninguna porque María los niños eran pequeños. Ahora que vienen ellos 43 año s estoy encantada de acompañarles. Al Papa le seguiMadrid ría adonde fuera porque veo en él al sucesor de Pedro y, a la vez, al mismo Jesucristo que permanece a nuestro lado.

16


testi gos de la Verd ad

Blogueros con el Papa Vicky Vega

Más de cincuenta blogueros católicos venidos de todo el mundo se dieron cita durante la JMJ en el Primer Encuentro Internacional de blogueros con el Papa, para compartir experiencias y “apoyar explícitamente a Benedicto XVI desde una perspectiva novedosa”. El encuentro estuvo marcado por la cordialidad y la comunión, más de trescientas personas conectaron y siguieron en directo el evento a través de twitter. Fruto directo de este primer encuentro ha sido la decisión de organizar un evento similar, en cada país donde se celebren las siguientes Jornadas Mundiales de la Juventud, como una forma patente de apoyar al Papa.

En la mesa redonda sobre Catequesis y Evangelización estaba, Salvador Pérez Alayón (“yosoycreyentecatólico.blogspot.com) quien ofreció a los presentes su propia experiencia personal: “¿Por qué estoy aquí? Porque realmente ardo en deseos de dar a conocer a Cristo... En realidad deberíamos tomar como modelo a Juan el Bautista, y presentar a Jesús a través de nuestra pobre vida; porque evangelizar es descubrir mis propios pecados, mi pobreza, mientras yo no me descubra limitado, carente, la necesidad de encontrarme con un Jesús salvador es casi nula. En la medida en que yo me encuentre con Él, en esa medida trataré de comunicar esto, y estaré evangelizando”.

17


m os tes tigos ai co de l a Verda d Hay una oración del P. Larrañaga que expresa muy bien lo que el bloguero debería ofrecer, dice así: Quisiera ser tan bien intencionado y justo que quienes se acerquen a mí sientan tu presencia. Otra intervención interesante fue la del p. Joan Carreras (familiaenconstruccion.blogspot.com”) quien habló de que la familia cristiana debe estar presente como sujeto social en la red: “Los padres de familia, en el mundo en que vivimos, deben contar con internet, y la familia, como sujeto social tiene mucho que decir en la red. La familia es una realidad pública también, no solo privada; y la familia en la red genera comunidad de una manera maravillosa, está bien que no les dejemos entrar en el dormitorio, pero sí debemos abrir la puerta hasta el salón. Es decir, los blogs familiares católicos ayudan mucho a otras familias, y esto hay que potenciarlo. Yo suelo decir que los padres son inmigrantes digitales, porque no alcanzan a comprender las nuevas tecnologías (cuesta saber qué es o cómo funciona un cañón de vídeo, por ejemplo) mientras que los hijos son nativos digitales, parece que tienen un don para todo esto, nacen sabiendo”. María Jesús (“Desde el 5ºB”) ofreció a este respecto, su testimonio: “Nuestro blog surgió sin pensarlo, cuando mi marido, Luis, intentaba hacer un álbum de fotos en internet. En un determinado momento, él se dio cuenta de que lo que estaba haciendo era algo más que un álbum… tenemos diez hijos y nuestra casa siempre está abierta a amigos, conocidos, siempre hay mucho movimiento… y por los comentarios que nos llegaban me percaté de que muchas familias no sabían lo que tenían entre manos, de hecho, hice un máster en la universidad de Navarra para poder atender a esas personas que nos pedían consejo… Hay personas que piensan que el matrimonio es un sentimiento que al principio une a la pareja, pero que después va decayendo… yo recuerdo que al poco tiempo de casarme cayó en mis manos la Familiaris Consortio y leyéndola descubrí un mundo impresionante: la vida matrimonial tiene sus reglas, y una de ellas es la apertura a la vida (si a un coche no le echas aceite, probablemente se te gripe, esto mismo pasa con la vida de pareja). También he descubierto que cuando nos casamos contraemos una obligación, un deber de amar que también exige muchas renuncias. Y que los hijos son un regalo. Todo esto son cosas que si no se saben, probable-

18

mente la persona pierda mucho. En definitiva, la familia es un bien maravilloso. El blog está lleno de anécdotas, fotos… nos dimos cuenta de que nuestros hijos leían el blog, y aunque solo fuera por eso, nos interesaba mantenerlo y alimentarlo; también he descubierto que me entero mejor de las noticias por los blogs de los amigos que por la televisión.” Resultó también peculiar la aportación de Xhonane Oliva (familiacatólica-org.blogspot.com) quien señaló lo siguiente: “Tengo un blog para vivir la fe en familia, desde un punto de vista creativo, divertido, la fe no debe ser algo triste. Mi marido y yo somos los primeros promotores de la fe en nuestra casa. Es difícil, porque no somos perfectos, pero contamos con la gracia del sacramento y con el ejemplo de centenares de santos a los que invitamos a celebrar con nosotros. Ellos también fueron pecadores y descubrieron el amor de Dios. Y eso es lo que hacemos: celebrar los santos en familia es una aventura, es divertido. El otro día mi hija me dijo “quiero adoptar a santa Perpetua como mi patrona”, a mí eso me anima mucho; que me pregunten: “mamá, ¿a quién celebramos hoy?” La idea es identificarse con ellos, aprender de ellos, por ejemplo, hacemos manualidades (unos lirios blancos de papel, cuando fue el día de santa María Goretti) y oramos con la Iglesia (con la oración especial del santo); cuando celebramos a san Benito, hicimos una galleta enorme con la cruz de san Benito… cuando celebramos a san Juan Mª Ligorio, él solía meterse piedrecitas en el zapato como una pequeña mortificación, nosotros también lo hicimos, para ver qué se sentía… Ese deseo de “quiero ser como él o como ella”, quiero ser valiente, o leal, o generoso… eso es lo que tratamos de transmitirles”. En la mesa redonda sobre la cultura de la vida estaba, entre otros, Francisco Zúñiga, de la Asociación Cidevida, quien en relación con el efecto que las redes sociales han tenido sobre Cidevida, contesta: “Tenemos entradas de todos los países de Iberoamérica, Haití y Las Guayanas, excepto Cuba. En Costa Rica por ejemplo, nos pidieron intervenir a favor de la vida y en contra de un proyecto de ley que pretendía aprobar el Parlamento, nos pidieron que llegáramos a las conciencias de los diputados. Y gracias a Dios lo conseguimos, pudimos pararlo por un voto de diferencia”.


testi gos d e la Verd ad Seguidamente recogemos algunas consideraciones y opiniones personales de los participantes en este encuentro: Jorge. A. Cordero (“Travesíaporlavida”): Yo soy médico docente en varias universidades de Perú. Por los blogs amigos conocemos las realidades que se están viviendo en Europa y USA, y estamos preparados con documentación, información, etc, para contrarrestar la cultura de la muerte que se nos quiere imponer desde el llamado primer mundo. A los blogueros católicos les diría que todo lo que se hace con amor, Dios lo bendice; lo único que no bendice es lo que no has hecho. Incluso Dios actúa sobre nuestros errores y saca el bien. Hay que escribir, encomendarse a la Providencia y difundir la cultura de la vida en internet”. Juanjo Romero (“De lapsis”): “Como cualquier actividad humana, el escribir en un blog es un medio para santificarnos nosotros (los cristianos) y los demás. Como blogueros católicos, hay algo fundamental que debemos hacer: enlazarnos, promocionar a los demás. Yo trabajo, además, en Infocatólica y recojo información del día a día, y es reconfortante ver que está habiendo un proceso de reversión en el tema del aborto, que se está volviendo a la ley natural… hay iniciativas en México, Costa Rica, USA… con legislaciones concretas a favor de la vida. Tengo la suerte de poder informar de todo esto”. Carmen Bellver (“Diálogos en el Ágora”):”Estoy hoy aquí porque he descubierto una vocación, la de comunicador católico. Nosotros los blogueros no tenemos la misión de informar sino que utilizamos esa información para reflexionar en voz alta. Interactuamos entre nosotros y nos leemos los unos a los otros; el blog es un espacio donde poder hablar con libertad de nuestra fe”. Victoria Luque (“Miscosasdehoyydeayer”): ”Mi blog trata temas cotidianos, familiares y también sociales, pero todo desde una perspectiva personal, íntima, tratando de buscar a lo que me sucede cada día ese sentido trascendente… Tengo que decir que el blog me ha ayudado en la fe a mí personalmente, me ha sorprendido que en los momentos bajos, leyendo alguna entrada, me he sentido reconfortada”. P. Lluciá Pou Sabaté (e-aprender.net,alhambra1492.blogspot.com): “En facebook, la página web e-aprender.net tiene unos cien grupos creados, y el ambiente es espléndido. Se trata de una invitación a crear una comunidad educativa, que después se divide en distintos grupos según contenidos e intereses. De estos grupos han surgido libros como “Mi querida misa” o “Carta de un cónyuge con dudas”; están en proyecto: “La pérdida de un ser querido” y “Aprender a sufrir la enfermedad”.

María Martinez Orbegozo (“Arguments.es”): “Nuestro blog significa debate, discusión. Nosotros somos un grupo de 40 jóvenes que hemos grabado 25 vídeos dando respuesta a temas controvertidos que generan debate y que están actualmente en nuestra sociedad. Abordamos las relaciones prematrimoniales, la violación, el aborto, etc. desde la experiencia personal de los jóvenes: hay que ponerse en la piel del otro, porque los que piensan distinto pueden tener parte de verdad y de eso se puede aprender mucho... aunque sean temas delicados, tratamos de no perder la sonrisa porque eso contagia. Es imprescindible respetar las reglas propias del medio, no podemos plantar el “tocho” (perdón por la expresión) del catecismo en la red, sino que hay que jugar con los medios audiovisuales, con sentido del humor, con sencillez, también contamos con el Espíritu santo, y por supuesto, hay que leer y estar bien informados de lo que dice la Iglesia. En realidad, lo que hacemos es catequesis en la red”. Juan Alejandro Rivera (Padrenuestro.net): “Mi página tiene alojados 16 blogs; empezó hace catorce años como forma de compartir recursos para profesores de religión. Actualmente tiene un millón de visitas al mes. Yo me he dado cuenta de que el mensaje de Cristo, para llegar a los jóvenes, hay que adecuarlo al siglo XXI. Por eso utilizamos los recursos audiovisuales que están a nuestro alcance, por ejemplo, difundimos los conciertos de Martín Valverde que, en sí mismos, son una catequesis, o el grupo de rock “La voz del desierto”, que está formado por tres sacerdotes, dos seminaristas y dos laicos”. Esperanza Puente (blog en religionenlibertad): En nuestros blogs hay que hablar bien de la vida; yo definiría el aborto como el mal en estado puro luchando contra la esencia del ser humano, que es la vida. A través de facebook nos llegan casos de chicas que se enfrentan a un embarazo inesperado, nosotros no pretendemos salvar al mundo, pero sí luchar para que el aborto no arrastre a tanta gente. La guerra ya está ganada, la ha ganado Dios para nosotros, nuestra tarea es ganar batallas”. Pilar Gutiérrez (Unidosporlavida): “Existe una especie de síndrome de Estocolmo masivo, referido al aborto. Hay un estudio que dice que por cada mujer que aborta, hay diez personas que han colaborado en ese aborto. Si hacemos cuentas, serían 20 millones de españoles los que de alguna manera sufren este síndrome posaborto. Quien quiera más información puede entrar en “Nomassilencio.com”, “campañaeligelavida”, o en “apóstolesdelavida.es”.

19


tes ti gos d e la Verd ad

la mirada de sus gentes es profunda, intensa y brillante. en este lugar faltan razones para existir, pero sobran razones para vivir

20


testigos de l a Verda d

la

profunda mirada de

Cristo por

Laura Gómez

H

ace ya cinco meses que vivo en el Plan 3000, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, colaborando con el Proyecto Hombres Nuevos, que dirige el Padre Nicolás Castellanos. Es este un barrio pobre y marginal donde los haya: uno de los suburbios más grandes del país. Este enclave fue creado en 1983 para albergar a las familias que se quedaron sin casas tras el desbordamiento del río Piraí; pero casi tres décadas después, de los 3000 habitantes alojados en un primer momento se ha pasado a más de 250.000. 21


tes ti gos d e la Verd ad Aquí no hay asfalto; caminas por arena, barro, sin alcantarillado ni desagües, entre vertidos y basura, que son focos de infección (todo se echa a la calle). Los mercados muestran en sus puestos al aire libre, carne, pescado, pollo y demás alimentos llenos de moscas, mosquitos, gérmenes, polución… Aquí es donde solemos hacer la compra, pues la asignación no llega para comprar en los supermercados, exquisitos y caros, solo asequibles a la gente pudiente. De vez en cuando acudo a ellos, aunque solo sea para admirar la higiene de sus productos envasados y adquirir algún artículo que me haga olvidar por un momento el lugar en el que me encuentro. En el Plan 3000 no existen cafés, bares, ni restaurantes; solo ventitas donde se vende de todo, y en donde las gallinas picotean la fruta y verdura que luego uno compra. Caminar por sus calles es convivir con todo tipo de animales: cerdos, gansos, caballos, vacas, gallinas y sobre todo perros, perros enfermizos y trasmisores de cualquier enfermedad. A veces creo que hay más perros que personas en este barrio empobrecido, hiriente, donde sus gentes intentan sobrevivir día a día. Solo un 20 % de su población hace tres comidas diarias; el resto, una, y otros, de vez en cuando, si tienen la suerte de echar algo a la olla.

nada se planifica; en cada amanecer estrenas vida, pues nunca se sabe lo que puede acontecer

22

en medio del dolor, vidas que desbordan vida Pero lo que más me impresiona es la mirada de sus gentes, profunda, intensa, brillante y llena de vida. Aquí faltan razones para existir, pero les sobran razones para vivir. En nuestro mundo occidental tenemos de todo para vivir y, sin embargo, nos faltan razones para dar sentido a nuestra existencia. Por mi trabajo me acerco a todo tipo de colectivos: niños, ancianos y mujeres. Hay muy pocos ancianos en toda Bolivia; solo un 2 % de su población son mayores de sesenta años, ya que, aunque la natalidad es alta, un pequeño número supera el año de vida. Respecto a las mujeres, son estas las más pobres, esclavizadas, incultas y maltratadas por sus parejas. Aquí el machismo es inmenso y la mujer es considerada un cero a la izquierda. Es habitual encontrarte con mujeres abandonadas por sus parejas y con bastantes críos que sacar adelante. Aquí todo vale: la promiscuidad, el alcoholismo, la prostitución y masticar coca son prácticas normales entre su población empobrecida. Evo, con su política plurinacional, está llevando a este país a la pobreza extrema. En el Plan 3.000 nada se planifica: se vive el día a día. En cada amanecer estrenas vida, pues nunca se sabe lo que puede acontecer. He visitado sus cárceles, hospitales, colegios, sus cuartitos, donde viven hacinados en colchones tirados por el suelo y el más pudiente cuenta con una pequeña cocina donde preparar, al menos, una agüita de té con un panecito. Dada la climatología del país, la gente vive en la calle y solo se acercan a sus cuartos para dormir, hacinados en colchones tirados por el suelo, donde se da todo tipo de promiscuidad.


testigos de l a Verda d si no tengo amor, nada soy" a cualquier gesto de , cercania y humanidad que les haga, su respuesta es siempre desmesurada, gratificante y plena

A pesar de todo soy feliz entre sus gentes. Cualquier cosa que haga, por muy pequeña y sencilla que sea, es inmensa: una sonrisa, un beso, un abrazo, o simplemente escucharles. Tienen necesidad de hablar, y de sentir amor. Han vivido entre el maltrato, el abandono, la promiscuidad, la pobreza; y a cualquier gesto de cercanía, de humanidad responden con profunda gratitud. Por eso uno se siente lleno, pleno y feliz, porque su respuesta es siempre desmesurada, gratificante y plena. Aquí es más fácil encontrar al Dios de Jesús que se acerca a los sufrientes, a los empobrecidos. En sus miradas veo el rostro cercano y amigo del Jesús que se nos presenta en el evangelio, cercano, gratuito y compañero del camino. A veces acusamos a Dios de no solucionar los sangrantes problemas que existen en muchas zonas del mundo, y no es justo. Dios nos tiene a nosotros, a los que decimos creer en Él. Espera que seamos sus manos para repartir y sus pies para ir al encuentro del hermano necesitado.

Otra satisfacción inmensa es trabajar desde la gratuidad, desde la entrega a los demás, desde la vivencia, sin especulaciones salariales, sin presión, sin competitividad, ansiedad o estrés. Aquí todo se hace por pura gratuidad, donación y entrega sin medida, y eso hace que se te ensanche el alma, que te enamores y vivas desde la donación y amor a los demás. Es vivir a contracorriente, desde otra dimensión, esa que en los días de hoy no se entiende. Es darte y entregarte sin más preocupación que amar, solo amar.

en sus miradas veo el rostro cercano de Cristo que se nos presenta en el evangelio, cercano y gratuito

23


tes ti gos d e la Verd ad mercedes velado

gracias, padre, porque

me llevas contigo oviedo, 29-07-2011 ¡Señor, ábreme los labios y mi boca proclamará tu alabanza! Solo después de rezar pidiendo tu ayuda me atrevo a escribir este testimonio, que contará la infinita misericordia que has tenido con nuestra familia. Javier, mi marido, el que tú tenías pensado para mí desde siempre, ha muerto hace unos días en total sumisión a tu voluntad, por un cáncer de colon que se manifestó hace un año. Esta gracia de aceptar su enfermedad también nos la regalaste a nuestros hijos y a mí, y así pudimos vivir cada momento sin dudar nunca de tu amor. Hace ya muchos años que nos llamaste a conocer en profundidad tu Iglesia. Ella ha sido para nosotros madre y maestra, haciéndonos sentir el amor entre los hermanos y dándonos discernimiento para poder vivir nuestro matrimonio y educar a nuestros hijos en la fe. Siempre he sido una idealista, por ello Javier era para mí mi príncipe y yo su princesa. Pero gracias a la preciosa historia de salvación que nos preparaste, llena de debilidades y pecados que estoy segura nos has perdonado ya, pudimos comprobar que solamente éramos dos esclavos llenos de soberbia y egoísmo. Cuando pensaba en escribir los acontecimientos que acabo de vivir, tú sabes que me asaltaba la pretensión de ser aplaudida, pero también conoces que deseo profundamente que brille tu gloria, para que el mundo conozca tus magníficas obras. Así que te pido Señor me concedas la humildad.

24


testigos de l a Verda d nos colmas de gracia y ternura Todavía recuerdo cuando el verano pasado nos dijeron que era un tumor maligno. ¡Qué fuerza nos diste para no proyectarnos y poder vivir el día a día! La comunidad en la que vivimos la fe nos acompañó y, en un marco de oración, Javier recibió el sacramento de la Unción de los Enfermos, que le dio las fuerzas para afrontar la enfermedad. Si el mundo supiese el tesoro que encierran los sacramentos que nos has dejado, anhelaría recibirlos. Has querido llamar también a nuestros hijos: Lorena, Nuria, Raquel, David, Sara y Pablo para subirlos a la barca de tu Iglesia y salvarlos así del oleaje de este mundo, que tantas veces ha estado a punto de ahogarles. Te pido Señor que siempre los mantengas dentro de ella para que puedan sobrevivir a las tempestades que aún les aguardan. Hace casi ocho años nos regalaste un nuevo miembro para nuestra familia: mi cuñada Yolanda, que vino a vivir con nosotros cuando murió su madre. Ella tiene “síndrome de Down” y para mí ha sido el ejemplo más claro y revelador de la existencia de Dios, de tu existencia, pues cada vez que he sido injusta con ella, solo he recibido por respuesta el amor. Su llegada a nuestra casa supuso un cúmulo de bendiciones, entre ellas que nuestro hijo David haya recibido tu llamada para ser sacerdote; que Lorena, Nuria y Raquel hayan respondido a la vocación del matrimonio, formando familias cristianas; que tengamos siete preciosas nietas: Isabel, Sara, Marta, Inés, Ana, Esther y Clara. ¡Cuántas bendiciones! Incluso cuando Javier se quedó en el paro y pudimos comprobar que tu providencia es desbordante. ¡Cómo nos mimaste en aquella situación!

Javier, mi marido, el que tu tenias pensado para mi desde siempre, ha muerto hace unos dias en total sumision a tu voluntad

25


tes ti gos d e la Verd ad en dios confio y no temo …Y empezó la quimioterapia con sus molestos efectos secundarios, sobre todo la pérdida de sensibilidad en las manos, el aborrecer la comida, el tremendo cansancio… Se probó con tres “quimios” diferentes pero no lograron detener el avance de la metástasis. Nos llenó de alegría que eligieses para todo el proceso a una doctora con nuestras mismas creencias. ¡Las cosas son más fáciles cuando se habla un mismo lenguaje que nos une! Nunca olvidaré cuando ella nos dijo, con lágrimas en los ojos, que no se podía hacer ya nada más. A partir de ese momento, Javier rezó todos los días por ella. Hubo una segunda Unción de los Enfermos, esta vez en nuestra casa. Fue un momento inolvidable, unos instantes llenos de Espíritu Santo. Éramos veintiuna personas en el salón. ¡El primer milagro es que hubiese sillas para todos! Después de recibir el sacramento, Javier nos dio su experiencia: te agradeció la enfermedad que le habías dado porque con ella, por fin, se había sentido pequeño y necesitado de Ti. Él, que siempre había sido de los de puñetazo en la mesa. Te bendijo por las fuerzas que le diste para afrontar la enfermedad y se abandonó a tu voluntad. Yo también te di gracias por tu amoroso cuidado. Después hablaron nuestros hijos. ¡Qué emoción sentí, sobre todo, cuando Pablo nos pidió perdón por sus rebeldías! Los yernos, dos hijos más, nos dieron muestras de su cariño. Allí estaban todos: Dani, nuestro querido ahijado, los hermanos de la comunidad… Realmente vivimos la comunión de los Santos. Parecía que Javier estaba esperando la vuelta de David del Seminario; a partir de ese martes, la enfermedad se agravó a pasos agigantados para terminar con la muerte cuatro días más tarde. Le diste fuerzas para arreglar todos los papeleos y poder traspasar la empresa que, con tu ayuda, había levantado. ¡Hasta el último momento pensó en nosotros! Pasaron muchísimos acontecimientos preciosos. Incluso nos enviaste un “ángel de la guarda” extra que nos ayudó en todo momento.

Javier te agradecio la enfermedad que le habias dado porque con ella, por fin, se -o habia sentido pequen y necesitado de ti.

26


testigos de l a Verda d el que cree tiene vida eterna Y llegó el último día. Por la mañana rezamos la oración de Laudes en torno a su cama. Javier estaba siempre adormilado, pero hubo dos momentos en los que abrió los ojos y dijo: “Vosotros sois templos del Espíritu Santo” y “Guía nuestros pasos por el camino de la paz”. Nos enterneció escucharle. El rezo de la oración de Vísperas fue entrañable. Javier volvió a decir dos frases: “Hoy, a última hora” y después sus últimas palabras para Ti: “Gracias, Señor, porque me llevas contigo” (Esta es la frase que vamos a grabar en su lápida). El momento más difícil sucedió a continuación: Javier empezó a agitarse incontroladamente. ¡Era el combate contra el maligno, que quería arrebatarle su fe! Puede que os parezca esto desmesurado a aquellos que no creéis, pero todos los que seguimos a Cristo sabemos que nuestro camino se vive siempre en combate. Inmediatamente nos pusimos a rezar el Santo Rosario y le hicimos la señal de la Cruz sobre su cuerpo. Javier se calmó. Su respiración se hizo agónica y en pocos minutos se durmió en Ti. El sacerdote hizo un responso que nos consoló. Javier pasó a la otra “orilla” rodeado de su familia, dando la mano a sus dos hijos varones y con el consuelo de la oración. Y luego, algo insólito para muchos, David cogió la guitarra y todos pudimos cantar con fuerza el Credo. A todos los que leéis este escrito os deseo que os acompañe siempre la gracia de Nuestro Señor Jesucristo.

27


tes ti gos d e la Verd ad

La

santidad, Javier Ramos

28

el

adorno de tu casa


testigos de l a Verda d

H

oy leo en el salterio: “La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del cordero. Amén. Alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén” (Ap. 7, 10-11).

“LA SALVACIÓN ES DE NUESTRO DIOS, QUE ESTÁ SENTADO EN EL TRONO, Y DEL CORDERO. AMÉN”

Estas palabras, que tanto han condicionado la vida de generaciones y generaciones de seres humanos, e incluso que han llegado a ser motivo de derramamiento de sangre en miles de hombres y mujeres a lo largo de la Historia, continúan vigentes en nuestros días. La Iglesia siempre ha honrado a sus mártires, es decir, a aquellos que han ofrecido su vida generosamente por no renunciar a la fe ni a la naturaleza nueva de la gracia. El modelo es Jesús: “Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida…nadie me la quita, yo la doy voluntariamente” (Jn 10,17-18). Desde los primeros siglos del cristianismo, los restos de estos testigos fieles de la Verdad han sido objeto de culto y destino de peregrinaciones, como signo vivo de esperanza en la vida eterna y de comunión definitiva con Jesucristo resucitado.

semillas de libertad Santo Tomás Moro y San Juan Fisher son dos mártires ingleses cuyos restos se encuentran en la capilla real San Pedro ad Vincula, situada a pocos metros de la Torre de Londres. El primero nació en Londres en 1478. Casado y padre de cuatro hijos, era To-más Moro un humanista y jurista íntegro, ingenioso, alegre y de una erudición extraordinaria. Amigo de Luis Vives y Erasmo de Rótterdam; Enrique VIII le nombró canciller del Reino, siendo el primer laico que ocuparía este cargo. Sin embargo, fiel a sus convicciones cristianas, cuando el monarca inglés le instó a apoyar su propósito de divorciarse de su legítima esposa, Catalina de Aragón, casarse con su concubina Ana Bolena, y asumir el control sobre la Iglesia en Inglaterra, desplazando al Papa, se negó y presentó su dimisión, aceptando sufrir junto a su familia la pobreza y marginación social.

29


tes ti gos d e la Verd ad Para el rey eso no era suficiente y meses después le encarceló en la Torre de Londres, donde fue sometido a una fuerte presión psicológica, pero por la que Tomás Moro nunca se dejó vencer, rechazando prestar el juramento que se le pedía y pronunciando una apasionada apología sobre la indisolubilidad del matrimonio y la libertad de la Iglesia ante el Estado, entre otras cuestiones. Finalmente fue decapitado en Londres 1535.

en ti Señor espero San Juan Fisher, obispo de Rochester, nació en Beverley, Inglaterra, en el año 1469. Desde siempre destacó por su brillantez en los estudios. Fue ordenado sacerdote a los 22 años y poco después asumiría el cargo de vicerrector de la prestigiosa Universidad de Cambridge.

LA IGLESIA SIEMPRE HA HONRADO A SUS MÁRTIRES, SIGNO VIVO DE ESPERANZA EN LA VIDA ETERNA Y DE COMUNIÓN CON CRISTO RESUCITADO Cuando Margarita, esposa de Enrique VII y madre de Enrique VIII, quedó viuda por tercera vez, Santuario de Nuestra Señora de Walsinghan se centró en la vida espiritual, e impresionada por la santidad y la Cuatro siglos después de su martirio, en 1935, el Papa Pío XI lo sabiduría de Juan Fischer, lo eligió elevó a los altares junto con el obispo Juan Fischer y otros cin- como director espiritual. cuenta y tres mártires más. En el año 2000, Juan Pablo II lo proEn 1504 fue nombrado obispo de clamó Patrono de los gobernantes y de los políticos. Rochester, cuando solo tenía 35 años, dedicándose con un entusiasmo no muy frecuente en la SANTO TOMÁS MORO, PATRONO época a su ministerio episcopal. Aunque era obispo y además canDE LOS POLÍTICOS ciller de la universidad, llevaba una Y GOBERNANTES, SE NEGÓ A ACEPTAR vida tan austera como la de un monje. Cuando Martín Lutero EL DIVORCIO DE ENRIQUE VIII empezó a repudiar ciertos puntos de la doctrina católica, el obispo Y SU CONTROL SOBRE Fisher escribió cuatro voluminosos LA IGLESIA EN INGLATERRA, libros que los rebatían, alcanzando por ello gran prestigio.

LO QUE LE COSTÓ LA VIDA

30


testigos de l a Verda d Al igual que ocurrió con santo Tomás Moro, cuando el rey Enrique VIII decidió divorciarse, el obispo Juan Fisher fue el primero en oponerse, con el riesgo que ello suponía de perder sus cargos y ser condenado a muerte. “Yo para salvarme estoy obligado a obedecer lo que mi conciencia me dice, y ella me afirma que este divorcio no lo puedo aprobar”… “Querer reemplazar al Papa de Roma por el rey de Inglaterra, como jefe de nuestra religión es como gritarle un ‘muera’ a la Iglesia Católica”, dijo a voz en grito sin temor a las represalias. Le inventaron toda clase de calumnias, y como no dejara de proclamar sus creencias católicas, lo encerraron en la Torre de Londres. Estando en prisión recibió del sumo Pontífice el nombramiento de Cardenal, pero unos días después los guardias le llevaron al lugar en el que iba a ser decapitado. En sus manos llevaba el Nuevo Testamento, y, tras abrirlo al azar, leyó en voz alta esta frase ante la multitud que le acompañaba admirada: “La Vida Eterna consiste en conocerte a Ti, Padre Dios, y a tu enviado Jesucristo. Padre, yo te he glorificado en la tierra y he cumplido la tarea que tú me has confiado”(Jn 17, 3s). Es fácil imaginarse cuánto le llenaría de ánimo y consuelo esta lectura en tales momentos. Tras esto, comenzó a recitar el Himno Te Deum, en acción de gracias, y en la última frase: “En Ti Señor espero, no sea yo confundido eternamente”, inclinó su cabeza y lo decapitaron. Ambos dieron sus vidas por proclamar con su boca y su sangre las palabras con las que comenzaban estas letras. Ambos repitieron lo mismo que miles de santos, lo mismo que los mártires del Imperio Romano, que los mártires de Córdoba durante la dominación musulmana, los mártires del Japón… y muchos más: “Jesucristo es el Señor” (Fl.2,11).

Santo Tomás Moro

YO ESTOY OBLIGADO A OBEDECER LO QUE MI CONCIENCIA ME DICE, Y ELLA ME AFIRMA QUE ESTE DIVORCIO NO LO PUEDO APROBAR”, AFIRMÓ JUAN FISCHER AUN SABIENDO QUE POR ELLO LE DECAPITARÍAN

San Juan Fisher

Ntra. Sra. de Walsingham Siguiendo con Reino Unido, en el condado de Norfolk, al este de Inglaterra, existe un santuario que, durante la Edad Media, fue uno de los más visitados (especialmente cuando viajar a Roma o Santiago era casi imposible para la mayoría). Se trata del santuario de Nuestra Señora de Walsinghan, fundado en 1061 a petición de

Lady Richeldis, quien contaba que en una visión se le apareció la Virgen y le pidió que construyera una réplica de su casa en Nazaret: “Deja que todos aquellos que estén afligidos o necesitados me busquen en esa pequeña casa que tú mantendrás para mí en Walsingham. Pues los que allí me busquen obtendrán socorro.”

31


mosa ic o SON MUCHOS LOS FIELES QUE ACUDEN A WALSINGHAN PARA SOLICITAR EL SACRAMENTO DEL PERDÓN Y LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS En sus años de esplendor fueron muchos los reyes que lo visitaron, entre ellos destacan las reinas de Inglaterra, ambas españolas, Catalina de Aragón y Leonor de Castilla. Este hecho refleja lo profundamente arraigada que estaba en Gran Bretaña la devoción a María. Tras cinco siglos de intensa peregrinación fue destruido en el siglo XVI en la Reforma Protestante, cuando Enrique VIII ordenó la demolición de todos los oratorios y lugares de culto católicos en el país. La estatua de María fue quemada algunos años después. Sin embargo, en 1934 los obispos católicos ingleses decidieron restaurar una de sus capillas históricas, con el fin de rescatarlo del olvido y reanudar las peregrinaciones. Dos décadas después se coronó la nueva escultura de Nuestra Señora de Walsingham. Una encuesta del año 2003 demostró que el santuario de Walsingham es el más visitado de Reino Unido y son muchos los fieles que allí acuden para solicitar el sacramento del perdón y la unción de los enfermos. En la actualidad existen dos santuarios juntos; uno católico romano y otro anglo-católico. Quizás con el tiempo vuelva a haber uno nada más.

EL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE WALSINGHAN, AL ESTE DE INGLATERRA, FUE FUNDADO A PETICIÓN DE LADY RICHELDIS, QUIEN CONTABA QUE SE LE APARECIÓ LA VIRGEN Y LE PIDIÓ QUE CONSTRUYERA UNA RÉPLICA DE SU CASA EN NAZARET

La violencia del oleaje se desencadena contra el navío mal anclado como el pensamiento de la lujuria sobre la mente intemperante. La lujuria acogerá como aliada a la saciedad, le dará licencia, se juntará a los adversarios y combatirá finalmente del lado de los enemigos 32


rev i s ta p a ra l a n u eva eva n g e l i za c i ó n

mensaje profundo en un lenguaje sencillo Un

Puedes suscribirte por solo 25 €/año llamando al teléfono 91 759 79 68 o en

www.revistabuenanueva.com


La s

si h oy esc uc há is s u voz

a u ag

a d i V a l e d s

An ton io

vía Pa sio Mi

“Manantial ne ro de Aguas vivas”, así Com boni ano es como Dios se define ante Israel, al tiempo que denuncia el esfuerzo inútil de su pueblo por encontrar la vida almacenando aguas en cisternas hechas con sus manos y que terminan por agrietarse (Jr 2,13). Esta es la tentación suprema que tiene el hombre con relación a Dios. No se echa atrás a la hora de construirle templos, celebrarle cultos o cargarse de rezos, sacrificios y promesas; pero nada de depender de Él para tejer el hilo de la propia existencia. 34


si h oy esc uc há is s u voz Una forma de decir que no hace falta que sea Él quien le dé las Aguas de la Vida, se hace efectiva cuando se afana en buscárselas él mismo. Se empeña en actuar así aunque pase toda su existencia construyendo y reconstruyendo cisternas con la esperanza, más bien la quimera, de que la última que han levantado sus manos no se agriete como las demás. Vano intento. La vida que Dios nos ha dado, es mucho más que la mejor, más fuerte o sofisticada obra de nuestras manos. La necesidad continua que tenemos de vivir lleva consigo una expansión que termina por resquebrajar cualquier estatus vital en el que, con no poca necedad y fantasía, nos hemos querido acomodar.

LA VIDA QUE DIOS

Esta es la cuestión, más bien el combate titánico que el hombre enfrenta contra Dios. Lo más grave es que no estamos hablando de un combate abierto en el que los contendientes están nítidamente demarcados. Tampoco estamos hablando de —si así se puede decir— enemigos declarados de Dios. Estamos, en definitiva, hablando de un combate en el que uno de los contendientes, el hombre, practica aquello que en la guerra se llama la táctica del camuflaje, que no otra cosa es la actitud del hombre que, diciendo que sirve a Dios, en realidad busca la vida fuera de Él. En términos bíblicos, decimos que prescinde del Manantial de Aguas Vivas, y se busca, afana y desvive por sus propias aguas. Dios da nombre y apellido a este prescindir de Él. Oigámosle: “Mi pueblo consulta a su madero —ídolos—, y su palo le adoctrina, porque un espíritu de prostitución le extravía, y se prostituye sacudiéndose de su Dios” (Os, 4,12)

NOS HA DADO, ES MUCHO MÁS QUE LA MEJOR, MÁS FUERTE O SOFISTICADA OBRA DE NUESTRAS MANOS

EN SU RELACIÓN CON

tu amor, como torrente en crecida

DIOS, EL HOMBRE

La cuestión es que Dios, que es Amor, no tiene ni la maldad ni el retorcimiento del hombre; por lo que si este no tiende sus pasos hacia las Aguas de la Vida, Él mismo, en su Misericordia, las hará derramar como una bendición sobre él. Oigamos, por ejemplo, esta profecía de Ezequiel: “Me llevó a la entrada del Templo y he aquí que debajo del umbral del Templo salía agua, en dirección a Oriente, porque la fachada del Templo miraba hacia Oriente. El agua bajaba de debajo del lado derecho del Templo al sur del altar” (Ez 47,1)

ADOPTA LA TÁCTICA DEL CAMUFLAJE; DICIENDO QUE SIRVE A DIOS CUANDO EN REALIDAD BUSCA LA VIDA FUERA DE ÉL 35


si h oy esc uc há is s u voz

La imagen mesiánica de esta profecía es de una nitidez más que meridiana. El Templo del que habla Ezequiel, es símbolo del Mesías, el Hijo de Dios. Juan, en el Apocalipsis, confirma esta interpretación catequética, en la descripción que hace del nuevo y glorioso Templo de Dios, identificado con el Cordero, el Hijo (Ap 21,22). Efectivamente, Jesús, es el nuevo Templo de la Gloria de Dios, el que el de Jerusalén era solamente una figura. En Jesucristo habita en su plenitud la Gloria y Santidad de Yahvé, lo que Pablo formula en estos términos: “En Él reside la plenitud de la Divinidad” (Col 2,9) Volviendo a la profecía de Ezequiel, reparamos en que la fachada del Templo citado, está vuelta hacia el Oriente. El Oriente, que en todas las culturas simboliza la luz, y que en la espiritualidad bíblica apunta al esplendor y la Gloria de Dios. He aquí un dato revelador del Hijo de Dios: su mirar continuo al Padre, su estar en comunión con Él de tal forma que el Evangelio que sale de su boca lo recibe de Él mismo (Jn 8,38). No hay paso de Jesús, a lo largo de su misión, que no haya consultado previamente con su Padre (Jn 12, 49-50). En definitiva, su mirarle a Él, ilumina su misión con la humanidad. Nos dice Ezequiel que del lado derecho del Templo salía agua en dirección al Oriente. Son las Aguas Vivas de las que el hombre, en su soberbia y necedad, pensó que podría prescindir. A pesar de este rechazo, Dios, en su Amor, nos las sirve en bandeja por medio de su Hijo. Claro que, puestos a prescindir de Dios, el hombre rechaza también a su Hijo y lo clava en la cruz. Concluida su obra, la del hombre, y para cerrar con broche de oro su ensañamiento con el “Dios que pretende organizarle”…, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua (Jn 19,34).

a donde llegue la corriente habrá vida He aquí la carta oculta del amor inaudito, indescriptible y, diríamos, hasta imposible, que Dios se guardaba al permitir que el hombre descargara sobre el Hijo —y por comunión de identidad, también sobre Él—, toda la aversión que albergaba en su corazón. Lo descargó atravesando el costado y el corazón del Señor Jesús elevado en la cruz. Fue entonces cuando del lado derecho del crucificado, fluyó el torrente de Vida profetizado por Ezequiel. Del lado derecho del Nuevo Templo, del costado traspasado del Salvador, brotó el Manantial del Agua de la Vida, aquel del que tanto miedo o recelo tiene el hombre, ya que piensa que es lo suficientemente poderoso e inteligente para procurarse una vida mejor. De este Manantial brotan las Aguas de la Vida citadas por Juan en el Apocalipsis, que llenan de salvación al mundo (Ap 22,1-2).

36

SI EL HOMBRE TIENDE SUS PASOS HACIA LAS AGUAS DE LA VIDA, DIOS, QUE ES AMOR, LAS HARÁ DERRAMAR SOBRE ÉL COMO UNA BENDICIÓN


si h oy esc uc há is s u voz

Acudimos a los Padres de la Iglesia, concretamente a san Jerónimo, y tomamos prestada la luz que el Espíritu Santo le concedió en su comentario al pasaje que acabamos de citar: “No hay más que un río que mana debajo del trono de Dios, y es la gracia del Espíritu Santo, y esta gracia está encerrada en las Sagradas Escrituras, en ese río de las Escrituras. Este corre dos riberas que son el Antiguo y el Nuevo Testamento, y en cada orilla se encuentra un árbol que es Jesucristo”. El torrente de gracia y de vida que fluye del Hijo de Dios, muerto en la cruz, es la manifestación visible de su victoria sobre el mal del mundo que habita en el hombre. Hemos podido ver este hecho salvífico de Dios que en realidad es la plenitud de lo que ya había revelado por medio de su profeta Ezequiel. Puesto que los prismas catequéticos de las Escrituras son innumerables, nos asomamos ahora a otro profeta que igualmente preanuncia y profetiza el torrente de vida que brotó del Crucificado. Me estoy refiriendo a Zacarías. Oigámosle: “Derramaré sobre la Casa de David, y sobre los habitantes de Jerusalén, un Espíritu de Gracia y oración; y mirarán hacia mí, en cuanto aquel a quien traspasaron, harán lamentación por Él, como lamentación por el hijo único” (Za 12,10). Ezequiel mencionó una abertura en el lado derecho del Templo cuya interpretación catequética ya hemos visto. Zacarías nos ofrece en su texto la misma concordancia mesiánica. Dios va a derramar un torrente, un espíritu de gracia y de oración que provocarán en el hombre la vuelta de sus ojos a Él. A continuación Zacarías pone en escena a alguien a quien nombra como “aquel a quien traspasaron”. Nos podemos imaginar que en Israel se quedarían un poco perplejos ante esta puntualización. Perplejidad que perduró entre sus estudiosos de la Biblia hasta que traspasaron al Mesías, al Hijo de Dios, con la lanza. Juan, testigo ocular de este acontecimiento, da fe del cumplimiento de la profecía de Zacarías testificando que “uno de los soldados atravesó el costado —de Jesús— con una lanza y al instante salió sangre y agua”. (Jn 19,34).

37


si h oy esc uc há is s u voz

en tus manos me llevas escrito Llega el momento de hablar del cumplimiento de las Escrituras también en la Iglesia, o para ser más exactos, en todos y cada uno de los discípulos de Jesús, el Señor. Todo discípulo está llamado, por gracia y misericordia de Dios, a dar vida al mundo por el hecho de encarnar, por la fe, a su Hijo: “Llevamos siempre en nuestro cuerpos, por todas partes, el morir de Jesús, a fin de que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo” ( 2 Co,4, 10). Nuestra unión con Jesucristo implica, al menos en cierto modo, comunión con las profecías mesiánicas; y en este sentido, comunión con las heridas del Mesías, tal y como fueron profetizadas. Es por ello que somos, como dice la Escritura, heridos, traspasados, por los dardos que se arrojan contra Dios: “Acuérdate, Señor, del ultraje de tus siervos: cómo recibo en mi seno todos los dardos de los pueblos” (Sal 89,51). Repito que son profecías que se cumplen en Jesucristo y también en sus discípulos, ya que compartimos con Él causa, misión y destino. Pablo expone esta comunión con el Señor Jesús con suficiente claridad, como para no albergar duda alguna: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿la tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?...Como dice la Escritura: por tu causa se nos mata cada día; tratados como ovejas destinadas al matadero” (Rm 8, 35-36). Somos, pues, atravesados por la lanza del odio del mundo que tanto odió a Jesús. Él mismo hizo este anuncio profético a sus discípulos: “Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo” (Jn 15, 18-19).

heridas de muerte, heridas de gracia Al hablar de la Iglesia traspasada —en sus discípulos— por el odio del mundo, hemos de hacer una especial mención a María de Nazaret, Madre del Señor Jesús, y también nuestra (Jn 19, 26-27). Fue ella en primer lugar, a quien se profetizó por medio de Simeón, que su alma sería atravesada: “Simeón dijo a María, su madre: este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, ¡y a ti misma, una espada te atravesará el alma! (Lc 2, 34-35). Atravesados, traspasados: todos el alma, algunos el cuerpo. Nuestras heridas son gloriosas; y no porque estemos abonados al club del sufrimiento gratuito como si este constituyese un bien en sí mismo. Sin embargo, nuestras heridas tienen su esplendor y su gloria. Ellas son los altavoces interiores que proclaman que amamos a Dios y al mundo en la misma línea y dimensión que Nuestro Señor Jesucristo (Jn 3, 16-17).

38


si h oy esc uc há is s u voz EL TORRENTE DE GRACIA Y DE VIDA QUE FLUYE DEL CRUCIFICADO ES LA MANIFESTACIÓN VISIBLE DE LA VICTORIA DEL HIJO DE DIOS SOBRE EL MAL

A TRAVÉS DE NUESTRAS HERIDAS, DIOS CONTINÚA DERRAMANDO SUS AGUAS VIVAS A LOS HOMBRES Y AL MUNDO, SANEÁNDOLO

Son heridas gloriosas que testifican que no es únicamente nuestra boca la que está en comunión con Jesucristo, sino también nuestra alma, corazón, entrañas, en definitiva, todo lo que somos, espíritu y cuerpo. Todo nuestro yo está en comunión con el Hijo de Dios; y son justamente estas nuestras heridas que dan vida al mundo-, las que testifican esta comunión. Qué claro tenía Pablo que su unión con los sufrimientos de Jesucristo eran el aval de su semejanza con él: “…y conocerle a Él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a Él en su muerte, tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos” (Flp 3, 10-11) El mismo Pablo, lejos de amilanarse por estas sus heridas, se eleva majestuosamente sobre ellas; son su gloria y su orgullo, casi las exhibe como si fueran un trofeo: “ En cuanto a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo!...en adelante, que nadie me moleste, pues llevo sobre mi cuerpo las señales —cicatrices— de Jesús” (Gá 6, 14-17). No nos resistimos a compartir con todos vosotros el comentario que hace san Juan Crisóstomo —nuevamente nos servimos de él—, a este incomparable testimonio de Pablo: “En este pasaje Pablo recuerda las señales que dejaron en su cuerpo las heridas y golpes recibidos en las persecuciones. Por lo cual, la autenticidad de su misión, tan evidente por su espíritu y sabiduría de Dios, resultaba confirmada por esos signos exteriores de la persecución que es el sello del verdadero apóstol “. Son las nuestras, heridas gloriosas, ya que, a través de ellas, Dios continúa derramando sus aguas vivas a los hombres. No se trata de “hacer la competencia” a Jesucristo. En realidad son heridas que nacen de la “Herida del Crucificado”. Su torrente de Agua Viva, es único, mas gracias a su Misericordia, fluye también desde nuestras heridas hacia el mundo, saneándolo. Al igual que Él y con respecto a la humanidad entera, podemos decir: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15,13). Lo podemos decir porque “ya no vivimos nosotros, es Jesucristo quien en nosotros vive” (cfr. Gá 2-20).

Trabaja para este mundo como si fueras a vivir eternamente, y trabaja para el más allá como si hubieras de morir mañana. 39


fa mi li a de Na za ret

La mejor recompensa Hay muchas formas de recibir una gratificación por un trabajo realizado, pero no todas tienen el mismo valor; hay una labor que no tiene precio, ni sueldo, ni remuneración material alguna, y es la de colaborar en una entidad sin ánimo de lucro. Ser voluntario significa dar parte de tu tiempo y de tu entusiasmo para ayudar en una misión solidaria.

in Carm aG

ía arc

V

al dé

40

s

sin ellos no hubiera sido posible la atención a má s de 9.600 mujeres en esto s primero s cuat ro añ os


fam il ia d e Nazaret Es el elemento más valioso para cualquier entidad, y el más necesario también. Sin voluntarios, ninguna Fundación o Asociación podría realmente llegar a cumplir sus objetivos de atención, asistencia, educación, formación, alimentación, etc. a una población determinada. Los voluntarios son los que, en la medida de su capacidad y disponibilidad, conforman la verdadera trama humana necesaria para llegar a personas y lugares, de tan difícil acceso muchas veces. En la Fundación REDMADRE contamos con esa valiosa aportación que es el voluntariado. Nuestros voluntarios vienen desde variados ámbitos sociales, con distintas edades (desde los 18 hasta los 89 años), algunos son jubilados, otros estudian, trabajan… Pero todos tienen algo en común: quieren compartir su tiempo con nosotros para ayudar a cuantas más embarazadas y madres

¡Gracias a todos vosotros!

en dificultades sea posible, ofre- nacimiento y crianza de un ciéndoles de forma desintere- nuevo ser. La mejor recompensa sada su cariño, atención y ayuda. es tomar en sus brazos al bebé recién nacido de una madre a la Las tareas concretas de los voque han acompañado o ayuluntarios son todas importantes dado; o simplemente ver sonreír y necesarias, puesto que inclua una mujer cuando, tras conyen desde la atención directa a versar con ella, ha visto claro que las embarazadas con dificultades, la mejor decisión es seguir adehasta el trabajo en oficina atenlante con su embarazo. La exdiendo el teléfono, recogiendo presión, “recibo más que doy”, es enseres donados para entregarla que más escuchamos de los a las madres que los necesinuestros magníficos voluntarios. tan, ordenándolos en el almacén, acompañando al médico o Aunque por un lado se trata de incluso al parto. una ayuda impagable, paradójicamente por otro, es la labor Aquí todos tienen algo que hacer: hay voluntarios que nos re- “mejor” pagada del mundo, porsuelven dudas legales, nos con- que no se trata de dinero lo que feccionan un logotipo, nos reciben los voluntarios, sino más buscan en Internet documentos amor y más afecto del que posobre la maternidad y las leyes… drían soñar. Por supuesto, también es una colaboración muy valiosa la de los médicos que atienden, con todo el cariño del mundo, a una embarazada en apuros, haciéndole una ecografía de urgencia incluso en festivo o fuera de su horario laboral. No hay dinero en el mundo capaz de compensar esta maravillosa labor que, por pequeña que parezca, supone colaborar en el

Desde estas líneas quiero, en nombre de toda REDMADRE en España, dar las gracias a los cientos de voluntarios que cada día nos “ayudan a ayudar” a las embarazadas y madres en dificultades. Sin ellos no hubiera sido posible llevar a cabo la atención a más de 9.600 mujeres que solicitaron nuestra ayuda en su embarazo y maternidad en estos primeros cuatro años de trabajo.

“recibo má s que doy ” es lo que m ás escuchamos de nuest ro s magn íficos vo luntarios

41


fa mi li a de Na za ret

LA DIGNIDAD DE LA

VIDA

HUMANA Gabriel Alonso Profesor de la Escuela Diplomática

N

os encontramos ante un panorama intelectual profundamente contradictorio frente al valor de la vida humana y, por ello, ambiguo —cuando no relativista o nihilista— a la hora de la defensa de su dignidad. Podemos decir, pues, que se presentan dos grandes concepciones enfrentadas entre sí sobre la consideración de la vida humana; el “evangelio de la vida” y la “cultura de la muerte”. ¿Cuáles son las claves culturales que originan estas diversas consideraciones sobre la dignidad humana y, por lo tanto, sobre su defensa o maltrato?

no todo lo que se puede hacer, se debe hacer; ni todo lo que se logra es admisible 42


fam il ia d e Nazaret

ExIstE UN AfáN DEsMEDIDo Por borrAr DEtErMINADos PLANtEAMIENtos MorALEs tENIDos CoMo bUENos EN LA rEfLExIóN CLásICA y HUMANIstA oCCIDENtAL

Por desgracia, en nuestro país se vuelven a agitar como bandera ideológica debates como el aborto o la eutanasia, con ánimo de utilizarlos como instrumentos de transformación y de cambio de la mentalidad de la sociedad. Tras ello se esconde una agresividad y una radicalización que va mucho más allá de los meros argumentos. A nadie se le escapa que estos debates, lejos del sosiego y la serenidad que precisan, se dan en un contexto de intencionada confrontación y hasta provocación que, en lugar de ser útiles para buscar la verdad y el bien común, sirven para atizar y lanzar las consignas de una determinada cultura y concepción de la vida frente a otra.

un ser humano es más que la suma de sus genes Ya no es que el debate intelectual haya llegado a un punto muerto por ser las posturas éticas ininteligibles las unas para las otras, por partir de fundamentos contrarios y ser radicalmente diferentes, sino que nos encontramos ante un verdadero choque de “antropovisiones”, si se me permite la expresión, donde el afán por borrar del mapa determinados planteamientos morales, tenidos en la reflexión clásica y humanista occidental como verdaderos y buenos, hacen que se mezclen en esta dialéctica pasiones ideológicas, políticas y emocionales que revisten la “cultura de la muerte” de un beligerante proyecto de activismo decostructivo social y cultural.

se cae mucho en el error de valorar la realidad humana como una realidad biológica más, sin diferencia con el resto de los seres vivos 43


fa mi li a de Na za ret En la raíz de esta pretensión de “despersonalizar la vida humana” está la afirmación de que el ser humano no es merecedor en sí mismo, por su propio carácter ontológico, de una consideración diferente al resto de los seres vivos. El término persona había añadido en nuestra tradición cultural un valor intrínseco a la dignidad de los hombres, que la actual cultura de la muerte pretende disolver adoptando una perspectiva puramente biologicista.

no todo logro científico es beneficioso para la humanidad

He aquí, en gran medida, la base de la encrucijada ética en la que nos hayamos. Se tome el problema que se tome referido a la vida humana, siempre nos encontraremos que su resolución dependerá del valor que nos merezca la condición humana y, por tanto, de su dignidad inherente y del respeto a que, en consecuencia, nos obligue. A mi modo de ver, la actual consideración puramente natural de la realidad humana, que la valora como una realidad biológica más, sin una diferencia cualitativa con el resto de los seres vivos, es producto de un reduccionismo epistemológico erróneo y devastador. Los filósofos estoicos no concebían al ser humano como un ser personal, y desde su cosmovisión panteísta confundían su ontología con la del resto del cosmos, pero no por ello eliminaban las consideración cuasi-sagrada de lo humano: “El hombre es una realidad sagrada”. Con ello no es que reconocieran que existía una realidad trascendente, pero sí que la condición de los seres que estamos dotados de la capacidad de reflexionar sobre nosotros mismos y sobre lo que nos rodea poseemos unas características cualitativamente diferentes al resto de los vivos, lo que nos reviste de una cierta dignidad inherente, de la que carece todo lo demás existente.

44

Pues bien, esta concepción materialista pero consciente del “misterio” que implica la vida humana, tan rica y propia de la antigüedad clásica, ha desaparecido por completo en muchos de los planteamientos de la reflexión biológica, ética y antropológica contemporánea. El filósofo Gabriel Marcel insistía en que no podía confundirse el carácter misterioso con el problemático en el análisis de la realidad que somos y que nos rodea. Un problema es algo de lo que contamos con todos los datos y que, mediante el cálculo o la comprobación, obtenemos una solución. Sin embargo, el misterio es algo que nos supera, que se nos escapa y nos desborda. Reconocer que lo humano está dentro de esta última categoría tanto desde el punto de vista filosófico como del científico es un evidencia, pero pretender negar este hecho es empecinarse en un positivismo militante que es más ideología y prejuicio que adecuación a la verdad. La fe ciega en la ciencia y su capacidad de desvelar todos los misterios de la naturaleza no deja de ser también una religión que muchos profesan. Regresar al menos, por prudencia, a la excelsa sabiduría griega no sería mal antídoto para los que luchan encarnizadamente contra la tradición filosófica occidental judeocristiana que, por otra parte, tan armónicamente vibraba con la cultura clásica.

vivimos inmersos en un cientificismo ciego y peligroso que sustituye la razón ética por la técnica


fam il ia d e Nazaret

coronados de gloria y dignidad La vida humana, ¿es un simple mecanismo biológico y por lo tanto un mero problema científico a resolver o es, por el contrario, un misterio y un valor a admirar con asombro y tratar con sumo respeto? Su dignidad, ¿es la misma que otro conjunto cualquiera de células o por el contrario merece una consideración especial respecto al resto de lo existente? He aquí la cuestión, he aquí el nudo gordiano del asunto. Si la realidad humana es meramente actividad biológica, la consecuencia lógica es que puede ser manipulable e instrumentalizable como cualquier otro material de estas características. De ello se deduce que puede ser genéticamente tratado, mezclado con otras especies, congelado cuando adquiere forma de embrión, eliminado cuando empieza a formarse, detenido su crecimiento cuando se gesta en el útero o el seno materno, seleccionado en función de su validez de acuerdo con criterios eugenésicos o muerto cuando, una vez desarrollado no funciona satisfactoriamente de acuerdo con criterios pragmáticos de utilidad o bienestar físico. Si, por el contrario, lo humano es algo que merece más consideración que la pura materialidad animal, por su valor intrínseco, no podrá ser utilizado, manipu-

¿es la dignidad humana la misma que para otro conjunto cualquiera de células o merece una consideración especial? lado, cosificado o dado muerte sin ningún tipo de escrúpulo ni freno. Su especial consideración nos obligará al trato delicado y respetuoso que su valor nos merece. No es necesario entrar en consideraciones ni trascendentes ni religiosas, sino atenernos a los meros hechos y a la fenomenología de la condición humana. Este sentido común mínimo es el que es urgente recuperar y restablecer para no caer en aquello que la propia modernidad ha descrito como el escaso desarrollo de la razón moral o ética, en favor de la razón técnica o instrumental, que se ha hiperdesarrollado en detrimento de la primera. Y no cabe disfrazar el desarrollo excesivo del progreso tecnológico respecto al ético con un barniz de moralina progresista. El avance, sin más, del saber instrumental en materia de la vida humana no se justifica por sí mismo. No todo lo que se puede hacer, se debe hacer, ni lo todo lo que se logra es automáticamente admisible. Es bien conocido a qué extremos esta lógica ha conducido a la humanidad. Sin embargo, se insiste en tachar de conservadores y retrógrados a quienes pretender reflexionar sobre la conveniencia de aplicar determinados avances en materia genética o de ciencia biológica. De nuevo nos encontramos con el error epistemológico, que ahora se convierte en ético, de sacralizar el saber positivo mientras se acusa, paradójicamente, de religiosos fundamentalistas a los que piden prudencia por considerar el respeto que se debe a la vida humana. Este falso juego es tan frecuente hoy en día que abre los ojos sobre la existencia de determinados extremismos fanáticos de nuevo cuño.

45


fa mi li a de Na za ret

desorden científico y moral La reciente historia de la humanidad nos demuestra que no todo avance lo es en la buena dirección y que no todo logro científico es beneficioso para la humanidad. Por ello, predicar de ellos que automáticamente han de ser aceptados y admitidos en aras del respeto a la capacidad humana de adquirir nuevos conocimientos y logros es tan cuestionable, que preocupa muy seriamente pensar que tantos caigan en la trampa del enaltecimiento acrítico de la ciencia y sus posibles aplicaciones.

el ser humano no es reductible a un objeto

ética y humanista, como la igual consideración de la dignidad de los embriones humanos y de los chimpancés (P. Singer), de la igual dignidad de la condición humana y de algunos primates (Proyecto Simio), la real y activa eugenesia que se lleva a cabo con determinados diagnósticos “preventivos” (eliminación de niños con síndrome de Down), la mezcla de materiales genéticos y/o embrionarios de la especie humana con los de otras especies (manipulación genética de híbridos), la pretensión de niños a la carta (mediante selección del material genético), la clonación de humanos, etcétera…

A veces, el debate en estos asuntos se pretende situar entre sensibilidades religiosas y actitudes científicas, o entre progresistas y conservadores en lo moral, sin saberse muy bien qué se quiere decir con ello, si no es más que un subterfugio para descalificar la postura del adversario. Bastaría con atenerse a la sabia tradición humanística occidental (y no solo ella) que es una mezcla de elementos sapienciales, científicos, religiosos y filosóficos, para advertir la necesaria precaución que merece abordar estas graves cuestiones que afectan al futuro Nadie dice que el conocimiento y las conquistas del de nuestra especie. saber no sean beneficiosos para la humanidad, sino que se ha de ser muy prudente a la hora de hacer uso de ellas, pues la naturaleza humana no es, en contra del espíritu roussoniano ilustrado y moderno, benéfica del menosprecio al respeto y filantrópica. La historia más bien nos demuestra lo monstruosidades como contrario, y cuando se trata del respeto a la dignidad la dignidad de la condición humana tener presente esta reflexión es aún más pertinente. El potencial humano ha de ser sometido preprimates (Proyecto simio), viamente al juicio moral. Como todo, depende del uso a la carta, la clonación que se haga y de los criterios éticos que se manejen. Lo demás es un cientificismo ciego y peligroso que sustituye a la razón ética por la instrumental o técnica.

cosificable sin más

El diagnóstico es, pues, que nos encontramos atrapados en un problema filosófico o cultural antes que científico o técnico al referirnos a la cultura contemporánea y el respeto de la vida humana. Y de él se derivan monstruosidades que pretenden anestesiar la sensibilidad

46


fam il ia d e Nazaret

la arrogancia de poner precio a la vida Esta tradición, que acumula una sabiduría acrisolada durante muchos siglos, indica que el ser humano no es reductible a un objeto cosificable sin más, o a un elemento como otro cualquiera del conjunto de la realidad natural. Por el contrario, el asombro y la veneración ante el misterio de la condición humana es un legado irrenunciable que hemos recibido desde la noche de los tiempos. La arrogancia de los cientificistas de nuevo cuño es la que pretende, como aspiraba Laplace, reducir la entraña misma del cosmos o de la persona, a una fórmula matemática o física, o a mecanismos neurobiológicos o químicos o a meros episodios de dinamismos electrofísicos. Sería el logro del sueño de la vanidad humana de descifrar el misterio último de la realidad, del mundo y del yo, para creerse dueña y señora de ella: ser los nuevos dioses, en definitiva. Pretendiendo haber agotado el secreto último de los seres, la razón humana se considera a sí misma cuasi-divina, pues estaría en condiciones de re-crear los mismos o de disponer de ellos desde su nueva condición de conocedora de la totalidad y, por lo tanto, de su supuesta capacidad de disponer de ella como deseara.

de la vida humana, se derivan la igual consideración de humana y de algunos la eugenesia, los niños de humanos, etcétera…

sin entrar en consideraciones religiosas y solo apelando al sentido común se deduce que lo humano es más que pura materialidad animal

El asombro y el sobrecogimiento ante el misterio real de lo que nos rodea y de nosotros mismos, que ni mucho menos está agotado, induce, como les ha pasado a los grandes sabios a través de los siglos e incluso aún hoy, a plantearse con cautela la pretensión positivista de haber desentrañado casi el entramado último e íntimo de las cosas y, por ello, de despojar de la vida humana de su carácter ontológicamente precioso, manipulándola y usándola como si se tratara de algo que nos perteneciera. Este hecho es fruto de trasladar la ilusión niestzchiana de haber dado muerte a Dios al plano de la ciencia y el conocimiento, tan propio del relativismo postmoderno nihilista, que es precisamente el marco cultural e intelectual donde hay que encuadrar la, cada vez más arrogante, “cultura de la muerte” y sus ideologías adyacentes.

47


ra zón c rea dora

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES José Antonio Gris

Especialista en Psicología Clínica

La Organización Mundial de la salud (OMS) reconoce que una de cada cuatro personas presenta trastornos de conducta con la nueva adicción a las redes sociales. En nuestro país, según estudios recientes, el 18% de los españoles es adicto a las redes sociales. Así por ejemplo, el 32% de los usuarios de móviles inteligentes (smartphones), iPhone y Android se conectan nada más levantarse; de ellos, un 19% entra en la red social Facebook, y el 23% restante consulta su correo electrónico. Esta adicción, aunque puede pasar inadvertida porque se desarrolla en un contexto habitual como es el trabajo o la casa, tiene las mismas consecuencias psicológicas que las drogodependencias.

48


raz ón crea dora Los signos que pueden hacer pensar en una adición a las redes sociales varían en intensidad: desde pasar más de dos horas al día conectado o consultar cada 10 o 15 minutos la nueva información en Facebook, hasta los más evidentes de no salir apenas de la habitación o incluso dedicar más tiempo a internet que a las relaciones sociales. Cuando la adicción es seria, el enfermo abandona totalmente la vida social y familiar, llegando a convertirse este medio de comunicación virtual en el sustituto de la vida real. Puesto que se trata de una nueva adicción, los médicos de atención primaria han de ejercer una labor importante en la detección, diagnóstico y tratamiento de esta, ya que los expertos prevén un crecimiento exponencial en un futuro no muy lejano. En EEUU ya existen centros específicos para su tratamiento psicológico.

La iDEa DE QuE SOLO EL DinErO Y EL cOnSumO prODucEn La fELiciDaD, fOmEnTa La aDicción

factores de riesgo Suele comenzar como una conducta más o menos normal pero poco a poco se va convirtiendo en patológica. Como en toda adicción, los pacientes experimentan dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia, llegando a producir conductas negativas, desadaptación social e incluso a sustituir la verdadera relación con los demás por una virtual. El adicto se comunica muy bien por internet, ya que nadie le observa, con el riesgo que ello supone de perder o no desarrollar las normales conductas de asertividad y habilidades sociales de comunicación con los demás.

Los estudios que se han hecho hasta la fecha demuestran que esta adicción produce impulsividad, introversión, baja autoestima, dificultad para relacionarse con los demás, déficit de habilidades sociales, depresión e incluso enfermedades psicóticas. Esta sociedad es un terreno abonado para las redes sociales; la gran oferta de ocio, junto con la idea de que solo el dinero y el consumo producen la felicidad, inciden en que todo se dirija hacia el exterior de la persona y se olvide de su interior, lo que fomenta la adicción.

49


ra zón c rea dora Los más importantes factores de riesgo que se han investigado son: 1. Apoyo social. Las visitas diarias a un determinado chat hace que la persona se sienta más segura por la pertenencia a un grupo. 2. Intimidad. El uso de las redes sociales incita a comunicarse con libertad, sin ninguna inhibición. El anonimato que proporciona la Red es adictivo en varios tipos de personalidad, ya que se obtiene un refuerzo inmediato y una gran percepción de control. 3. Este apoyo y anonimato llena el vacío que tiene la persona por una situación estresante de tipo laboral, social, afectiva, de enfermedad, divorcio, soledad, etc. 4. Las personas, sean adultos o menores, que tienen una personalidad segura usan las redes sociales para mantener sus relaciones, encontrar información, etc., mientras que las personas inseguras o con baja autoestima las utilizan para comunicarse, socializarse y conocer personas nuevas, o pertenecer a un determinado grupo. De esta forma obtienen un triple reforzamiento positivo: apoyo social, realización personal y creación de un nuevo tipo de personalidad no tímida.

paSar máS DE DOS hOraS aL Día cOnEcTaDO O cOnSuLTar caDa 10 O 15

5. Vídeos sexuales que permiten al adicto elegir su fantasía sexual preferida, desde la homosexualidad a las más diversas parafilias. Se sienten libres de practicar sexo seguro, sin problemas añadidos, manteniendo su anonimato. Son muchos los jóvenes o menores que usan Internet para experiencias sexuales, sin que lo sepan sus padres. A esto hay que añadir que las personas que físicamente no se sienten atractivas, o tienen determinados complejos, encuentran en estos chat una forma de liberarse de ellos. 6. Internet permite la creación de una personalidad ideal, ficticia, que en el mundo real es imposible lograr. Es una forma de diseñarse físicamente a sí mismo y de ocultar problemas psicológicos, enmascarando su inseguridad personal. 7. Internet permite expresar rasgos reprimidos de la personalidad, como por ejemplo, la agresividad, la paidofilia, etc. 8. Gran sentimiento de desinhibición. 9. Para los adictos, el tiempo se detiene o pasa muy rápido cuando están conectados. 10. Sensación de placer porque nadie controla lo que hacen. 11. Internet es un medio propicio para aumentar las infidelidades, lo cual puede incrementar el número de separaciones.

minuTOS La nuEva infOrmación En facEbOOk puEDEn SEr SignOS DE aDicción a LaS rEDES SOciaLES

50


raz ón crea dora

Sujetos más vulnerables

Protección frente al “grooming”

Existen ciertos rasgos de personalidad que hacen muy probable que el uso de las redes sociales se convierta en adictivo. La vulnerabilidad psicológica a esta adicción se expresa en los siguientes factores de riesgo:

Resulta alarmante el dato de que en España el 32% de los jóvenes se haya comunicado alguna vez con un desconocido vía internet; de ahí la necesidad de enseñar a nuestros hijos a decir “no” y a pedir ayuda. Hace poco me comentaban unos padres: “Nuestro hijo tiene 16 años y hace tiempo que sabemos que chatea con un desconocido en internet. Él le considera su mejor amigo, aunque no sabe su edad, ni cómo es su cara, a qué se dedica o dónde vive. Incluso no estamos seguros de que el nombre que le ha dado sea el auténtico. A nuestro hijo no le importa; no intuye el peligro”.

1. Problemas de relación interpersonal: timidez y fobia social. 2. Problemas de personalidad: baja autoestima, introversión y búsqueda de nuevas aventuras o experiencias. 3. Adicciones anteriores. Cualquier persona que haya tenido o tenga otra adicción, tiene más probabilidad de serlo de las redes sociales. 4. Trastornos psicológicos: estrés, ansiedad o depresión aumentan también la probabilidad de cualquier adicción. 5. Alteraciones cognitivas. Dificultad de atención y concentración. Falta de control sobre las propias fantasías. Aunque todavía es pronto para evaluar científicamente la in-fluencia de las nuevas tecnologías en el cerebro humano, existen estudios recientes que ya demuestran que la adicción a la red disminuye la capacidad de reflexión, de razonamiento abstracto y altera la estructura cerebral, modificando los circuitos neuronales. Las redes sociales fomentan el pensamiento rápido y superficial, la lectura de baja calidad y disminuyen el razonamiento.

Esto mismo está ocurriendo con mucha frecuencia en España y en otros países. Es lo que los expertos denominan “grooming”. Se define como un conjunto de estrategias que realiza un adulto con habilidad para ganarse la confianza de un menor a través de internet, normalmente con un fin sexual. En la aparente inocencia de esta “ciberamistad” se puede estar escondiendo un pederasta. En Internet, el pederasta se hace pasar casi siempre por un adolescente para ganarse la confianza del joven.

Las personas que se conectan a las redes sociales más de cinco horas al día, presentan una menor creatividad y una forma menos eficiente de realizar las tareas cotidianas, cometen más errores y, aunque tienen una tendencia a hacer todo con una velocidad mayor, disminuye su capacidad de atención y concentración.

EL 18% DE LOS ESpañOLES ES aDicTO a LaS rEDES SOciaLES Y EL 32% DE LOS jóvEnES SE ha cOmunicaDO aLguna vEz cOn un DEScOnOciDO pOr inTErnET 51


ra zón c rea dora Cuando está seguro de haberle conquistado, entonces pide información privada o fotos del menor. En el siguiente paso le obliga a quedar con él, amenazando con difundir las fotos o los datos secretos que previamente ha conseguido. El acosador siempre termina chantajeando al menor hasta lograr quedar con él o ella. Es evidente que se han disparado los casos de acoso por Internet en España, aunque, según la Fiscalía General del Estado, solo se denuncian apenas un 2%. Según un estudio realizado con 23.240 usuarios de la Red de 25 países europeos, el 17,5 % de los menores en España entre 10 y 18 años ha recibido una propuesta sexual y el 36% se encuentra con material sexual que no ha buscado. Son de sobra conocidas las razones por las que los padres han de explicar estos riesgos a sus hijos menores: no hablar con desconocidos, saber decir no y pedir ayuda cuando se encuentren con un problema, antes de que sea demasiado tarde. Debemos concienciar a nuestros hijos de la importancia de saber tomar decisiones y de mantener su privacidad en Internet. Sobre todo, lo más importante es lograr como padres la confianza de nuestros hijos para que nos cuenten el problema y poder tomar las medidas adecuadas o denunciarlo. Para ello, es importante que nuestros hijos tengan la seguridad de que no les vamos a regañar, castigar, o quitarles Internet. Si no logramos esta confianza, no nos lo contarán nunca. Cabe recordar el caso de Chiclana (Cádiz), un ejemplo entre los muchos que ocurren a diario en el mundo, en el que una joven de 16 años fue violada por un adulto, después de quedar con él a través de la red social “Tuenti”. Este fenómeno se agrava al tener lugar en la adolescencia, etapa en la cual quedar con un desconocido puede ser muy atrayente por el factor de riesgo y aventura que supone.

Para minimizar en lo posible el riesgo de “grooming” en nuestros menores, conviene tener en cuenta ciertas pautas: 1. Hacerles saber los peligros de Internet antes referidos, recalcando que es el medio más utilizado por los acosadores y pederastas que se hacen pasar por adolescentes. 2. Explicarles la necesidad de proteger su privacidad: no revelar nunca claves personales, no subir sus fotos y no comunicarse nunca con desconocidos. 3. Enseñarles a proteger sus datos: que nunca rellenen ningún formulario que, bajo el gancho de un sorteo, les solicitan sus datos personales. Tienen que tener claro el enorme riesgo que supone aportar el nombre, dirección, datos de sus padres y hermanos, de los amigos de la familia, etc. 4. Instalar en el ordenador de casa claves o programas de control parental. 5. Colocar el ordenador familiar fuera de la habitación del menor, en un lugar donde se le pueda ver cuando está conectado. En general chatean por la noche y a escondidas de los padres. 6. Que la puerta de su habitación no tenga pestillo, para evitar que se encierre por dentro. 7. No podemos caer en el error de dejarles en el ordenador sin ninguna supervisión; debemos preocuparnos por conocer sus contactos e investigar sus redes sociales.

EL EnfErmO abanDOna TOTaLmEnTE La viDa SOciaL Y famiLiar, LLEganDO a cOnvErTirSE inTErnET En EL SuSTiTuTO DE La viDa rEaL

52


raz ón crea dora

Como ejemplo de los nuevos peligros que surgen cada día en la Red destacamos el nuevo programa que permite descargar un archivo llamado I-Dose, el cual simula los efectos de algunas drogas como el cannabis y la cocaína. Son sonidos en alta frecuencia, que alteran la conciencia y pueden producir daños en la audición o daños más graves, como ataques de epilepsia. Se piensa que es un mecanismo que puede llevar a muchos jóvenes a probar las drogas y a incentivar su consumo.

Síntomas de abstinencia El uso de las redes sociales se ha generalizado hasta tal punto que un 85% de los jóvenes españoles asegura que se conecta a las redes sociales todos los días, llegando a pasar de unas dos o tres horas diarias de media frente al ordenador. El motivo siempre es el ocio, la diversión y comunicación. El 88% de los jóvenes prefiere Facebook, frente a un 12% de los de menor edad que opta por el Tuenti. El potencial de adicción a las redes sociales o a Internet es directamente proporcional a la accesibilidad, velocidad e intensidad de la información. Uno puede convertirse en erte en adicto cuando confluyen ciertas características de su personalidad y ambiente social. Las redes sociales enganchan porque se rompen todas las dificultades que se presentan en las relaciones sociales convencionales: una persona puede dirigirse a otra con absoluta libertad y puede cortar la conversación en un preciso instante sin temor a ninguna represalia. Esa sensación de libertad-privacidad es adictiva. Algo parecido ocurre en el cibersexo. Aunque esta adhesión y entrega desmesurada a las redes sociales o a Internet todavía no figura como trastorno psicológico en la última edición del manual DSM-IV-TR, donde se registran las enfermedades y trastornos psicológicos existentes, los investigadores en cambio ya están estudiando los síntomas y consecuencias de dicha adicción. A menor edad, mayor riesgo de adicción, por eso los jóvenes que no pueden conectarse presentan síntomas de abstinencia como:

LaS rEDES SOciaLES fOmEnTan EL pEnSamiEnTO rápiDO Y SupErficiaL, pErO DiSminuYEn EL razOnamiEnTO Y La rEfLExión

cOmO En TODa aDicción, LOS paciEnTES ExpErimEnTan DEpEnDEncia, TOLErancia Y SínDrOmE DE abSTinEncia 53


ra zón c rea dora 1. Aumento del estrés o la ansiedad. Agitación psicomotriz. Cansancio frecuente, debilitación del sistema inmunitario y deterioro de la salud. 2. Dificultad para controlar sus impulsos. 3. Aumento de los sentimientos de comunicación. 4. Alteración del estado de ánimo, incluso de presión. 5. Tolerancia: Necesidad de incrementar el tiempo de conexión a las redes sociales para obtener una mayor satisfacción. 6. Irritabilidad como consecuencia de haber perdido la conexión a las redes sociales. Esto lo observan mucho los padres en vacaciones, donde sus hijos no pueden conectarse. 7. Alto grado de saliencia: la conexión a las redes sociales se convierte en una de las actividades más importantes de su vida cotidiana. 8. Alteraciones emocionales con síntomas físicos: hipersudoración, cefalea, taquicardias, vértigo, etc. 9. Conflictos interpersonales entre el joven adicto y los que le rodean (área familiar, académica, laboral, social, de ocio, etc).

inTErnET pErmiTE La crEación DE una pErSOnaLiDaD iDEaL, ficTicia, impOSibLE DE LOgrar En EL munDO rEaL, EnmaScaranDO La inSEguriDaD pErSOnaL E incLuSO LOS prObLEmaS pSicOLógicOS 54

10.Influencia negativa en su rendimiento escolar, trabajo, aficiones, vida social. Se reduce el tiempo que el adicto dedicaba antes a actividades de otro tipo, como actividades sociales, deportivas, de ocio, familiares, etc. 11.Síntomas psicológicos como obsesiones o retraimiento social. Se agudizan los aspectos negativos de su personalidad. 12.La adicción a las redes sociales, al igual que otras, es una relación negativa-destructiva que el menor o el joven es incapaz de controlar. El adicto puede haber hecho grandes esfuerzos por reducir su dependencia de Internet, pero nunca lo consigue. 13.La adicción a las redes sociales puede alimentar o incrementar otras adicciones como el cannabis, el alcohol, la cocaína, la ludopatía, etc.


raz ón crea dora 14.Pensamientos obsesivos respecto a lo que no puede ver en Internet. 15.Sueños o fantasías respecto las redes sociales. 16.Tecleos involuntarios: el adicto va por la calle, en el coche, el autobús, tecleando con sus dedos. 17.Privación del sueño, llega tarde a clase o al trabajo, está cansado y no termina sus deberes profesionales. Es incapaz de cortar la conexión, permaneciendo despierto hasta altas horas de la madrugada. 18.Usa las redes sociales como un modo de evadirse o superar una etapa de depresión, buscando nuevas experiencias. 19.Miente a su familia, a su psicólogo, profesor, respecto al tiempo que está conectado, que se incrementa cada vez más.

DEbEmOS cOnciEnciar a nuESTrOS hijOS DE La impOrTancia DE manTEnEr Su privaciDaD En inTErnET

20.El adicto se aísla del entorno y no presta atención a sus obligaciones. Muchos son los casos en los que se ha perdido el trabajo o la promoción profesional por el uso de Internet en el trabajo. 21.Creación de una personalidad virtual con la que conviven día a día conectados contínuamente. Esto puede llevar a graves trastornos psicológicos.

Son evidentes los riesgos que conlleva el uso de Internet y las redes sociales con fines negativos. Pero estas herramientas no son malas de por sí, sino que, como ocurre con todo, depende de su uso o abuso. Si se utilizan para obtener información y relacionarse de forma positiva, entonces se convierten en un instrumento que enriquece al ser humano. Recientemente, el Papa ha abierto una cuenta de Twitter del Vaticano y la reacción ha sido espectacular: más de 570.000 usuarios vieron en un día el primer tuit del Papa. “Queridos amigos, acabo de lanzar www.news.va. Alabado sea nuestro Señor Jesucristo. Con mis oraciones y mis bendiciones. Benedicto XVI”, fueron sus palabras de apertura.

LaS rEDES SOciaLES Enganchan pOrQuE La SEnSación DE LibErTaD-privaciDaD DE LaS rELaciOnES virTuaLES ES aDicTiva 55


ra zón c rea dora

Puerta abierta

a la eutanasia

Fernando Larrain Bustamante Director de S.O.S. Familia

El debate sobre la eutanasia es, por encima de todo, de índole religioso y moral, sin que ello suponga pasar por alto las evidentes implicaciones humanitarias, legales, médicas, sociológicas y económicas. Su disputa es una discusión entre sordos cuando unos creen en Dios y la vida eterna y otros no tienen más meta que la felicidad en esta tierra. Las leyes que se están implantando al respecto pretenden confinar el problema de la muerte a una mera cuestión sanitaria y de derechos, que los gobiernos buscan solucionar por decreto. Y es que en el fondo subyacen los términos emocionales del orden de: “Yo no puedo más ver sufrir a mi madre”, “No quiero ser una carga para mi familia”, “¿Cómo es posible no tratar de abreviar los días de sufrimiento inútil e insoportable de mi padre?”, “Su calidad de vida es bajísima”… Sin embargo, como nos enseña el Papa Benedicto XVI , 1 “la eutanasia es una falsa solución al drama del sufrimiento, una solución no digna del hombre”. 56


raz ón crea dora La respuesta frente a la eutanasia es tajante. El Mandamiento de la Ley de Dios resume de modo simple, perfecto y terminante todo lo que se debe decir respecto a ella: el don de la vida es un beneficio irrenunciable dado por Dios. Está inscrito en la naturaleza humana, por un recto amor a sí mismo y se manifiesta en el instinto de conservación, que todo ser humano posee y debe preservar. La eutanasia implica un homicidio en el caso de quien coopera con ella y un suicidio cuando la víctima lo solicita. Se peca contra Dios, ya que se usurpa su dominio exclusivo sobre la vida del hombre; se peca contra la sociedad, privándola injustamente de uno de sus miembros; y quien pide la eutanasia peca, además, contra sí mismo, pues todo hombre está obligado a cuidar de la propia vida. Matar o acelerar la muerte de heridos graves, ancianos, enfermos incurables o moribundos para que no sufran más es una suprema injusticia que “clama al cielo” por tratarse de la muerte de un inocente. Es el mayor pecado que se puede cometer contra los derechos del prójimo, puesto que quien quita la vida a otro le priva, ipso facto, de todos sus derechos2. Solicitar la eutanasia para sí mismo es un acto de cobardía y de falta de confianza en la Providencia, quien nunca dejará de dar las fuerzas naturales y sobrenaturales para sobrellevar dignamente y con paz de alma los sufrimientos que Ella misma permite para nuestra purificación.

“La EutaNaSIa ES uNa faLSa El Consejo de Ministros, a propuesta de la Ministra Leyre SoLuCIóN Pajín, ha dado luz verde a la llamada Ley Reguladora de los Derechos de la Persona ante el Proceso Final de la Vida, aL Drama DEL con el propósito de poder ser votada cuanto antes por si hubiera elecciones anticipadas. Con esta ley, España se coSufrImIENto” locará al borde del abismo de la eutanasia más radical, aunque expresiones como “muerte digna” y “derechos del pa- (BENEDICto XVI) ciente” traten de camuflarla. Nadie en España necesita una ley para morir con “dignidad”, menos todavía un cristiano, que ama y respeta la vida en cualquier circunstancia. Debemos aliviar todo lo posible los sufrimientos, pero siempre aceptando lo que Dios permite para nuestro bien, pues sabemos que la completa felicidad solo la alcanzaremos en la vida eterna. Tenemos el ejemplo de Holanda, donde el proceso de implantación de la eutanasia ha llegado a extremos increíbles. En ese país, conocido por sus posiciones “avanzadas” y permisivas, los ancianos tienen pánico de ser hospitalizados porque saben que pueden no salir vivos, pues la ley permite que esa “solución” se aplique corrientemente.

1

Ángelus, 1-2-2009.

2

Cf. Fray Antonio Royo Marín, O.P. Teología Moral para Seglares, tomo I, B.A.C., Madrid, 1961, núms. 449 y 562.

57


ra zón c rea dora

CoN La NuEVa LEY, ESPaña SE CoLoCará aL BorDE DEL aBISmo DE La EutaNaSIa máS raDICaL, auNquE tratEN DE CamufLarLa EXPrESIoNES Como “muErtE DIgNa” Y “DErEChoS DEL PaCIENtE”

avanzando en la muerte, retrocediendo en la vida Para no levantar sospechas, la eutanasia es implantada gradualmente. En primer lugar, en los años que van desde el 2000 al 2006 se aprobaron leyes sobre un ambiguo testamento vital. Los obispos españoles vieron entonces la necesidad de redactar y proponer un texto de testamento vital para los católicos, justamente para evitar fórmulas que indujesen a prácticas eutanásicas. En el año 2002, se aprobó la Ley de Autonomía del Paciente, la cual no autoriza el suicidio asistido, pues tal autonomía nunca puede contrariar la ley penal, la ciencia y la ética profesional.

58

Sin embargo, poco a poco se fue introduciendo la idea de los derechos del paciente cada vez más absolutos, hasta llegar en el 2010 y 2011 a la aprobación de tres leyes autonómicas de “muerte digna”, en Andalucía, Aragón y Navarra. En ellas, el testamento vital o las voluntades anticipadas deben ser obedecidos por los médicos aunque sean contrarios a la ética profesional y a lo que les indique la ciencia. En estas leyes se contemplan sanciones a los profesionales sanitarios, calificadas como “muy graves”, por obstaculizar el cumplimiento de la voluntad del paciente.


raz ón crea dora El actual proyecto de ámbito nacional que se espera en breve sea aprobado consolida la idea del derecho del paciente a disponer de tratamientos, sedación y a eutanasia por omisión, al tiempo que contempla la restricción de la libertad de conciencia y de ciencia de los profesionales. De ahí las graves reservas a este proyecto manifestadas por la Conferencia Episcopal Española3.

De igual modo aconteció con la educación sexual, que se ha pasado de una mera y recatada información a los adolescentes a las más depravadas iniciaciones en niños desde los seis años. Las leyes de divorcio también fueron hechas paso a paso, hasta llegar al amor libre y la degradación total del sentido del matrimonio que actualmente sufrimos.

Se trata, sin duda, de una obra ingeniería social preconcebida, pues no podemos imaginar que haya sido pura coincidencia el establecimiento gradual en España de todas las leyes contrarias a la institución familiar y a la vida.

Pienso que por eso, con toda razón, el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ha declarado que es necesaria una “tolerancia cero” respecto de esta nueva ley de eutanasia. Si se permite ahora la eutanasia “pasiva” en “casos muy especiales”, tarde o temprano, terminaremos en las prácticas nazis, estableciendo la eutanasia eugénica (personas con taras o malformaciones) y la eutanasia económica (costosos para la familia o el Estado).

Así, el aborto comenzó solo para ciertos casos extremos y hoy día este crimen se puede llevar a cabo libremente, por menores de edad y, para mayor barbaridad, se enseña obligatoriamente a los niños que se trata de un “derecho”.

EN hoLaNDa LoS aNCIaNoS tIENEN PáNICo DE SEr hoSPItaLIzaDoS PorquE SaBEN quE PuEDEN No SaLIr VIVoS

3

Declaración con motivo de Proyecto de Ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida. 22-6-2011.

59


ra zón c rea dora

aCortar CoBarDEmENtE NuEStraS VIDaS NuNCa SErá La SoLuCIóN, SINo quE aumENtará NuEStra DESESPEraCIóN Y SufrImIENto Eutanasia no es ayudar a bien morir La “muerte digna” se presenta con aires de compasión para evitar sufrimientos a los enfermos. Si fuera esto verdad, no tendría nada de nuevo; ningún médico hoy desconoce ni deja de aplicar los cuidados paliativos, y todos evitan el encarnizamiento terapéutico. Lo único que los profesionales precisan de la Administración Pública es una mejor formación y los medios económicos necesarios para avanzar aún más en los cuidados paliativos de los enfermos terminales. Es también lo único que al proyecto de ley en discusión no le preocupa y tampoco regula. La serenidad, la fortaleza y la esperanza cristiana, como virtudes que caracterizan una muerte digna, nadie las va encontrar por una ley. Los cuidados paliativos y los analgésicos nos podrán ser de gran ayuda en determinado momento, pero acortar cobardemente nuestras vidas nunca será la solución, sino que aumentará nuestra desesperación y sufrimiento. Sin embargo existen otros cuidados paliativos y analgésicos insuperables, que consisten en morir en paz, reconciliado con Dios y con los hombres; con los seres queridos y con los que hice algún mal en mi vida. Pidiendo perdón y perdonando. www.sosfamilia.es

60

Rectificar en unas horas o minutos los caminos errados de una vida entera, es posible. Es fácil, porque Alguien ya pagó por mí esa deuda. Alguien fundó una Iglesia Santa dispensadora de los sacramentos del perdón y de la unción de los enfermos. Un poder divino me confirmará para siempre: “Tus pecados te son perdonados”. Los óleos serán el bálsamo santo que aliviará mis heridas de alma, cuando no de cuerpo. Por la intercesión y la misericordia de la Santísima Virgen tendré la muerte de los bienaventurados, en la paz y serenidad, aunque sea en medio de sufrimientos. Ellos serán soportables, porque no son los de una persona desesperada con mala conciencia, sino de quien la misericordia de Dios le ha perdonado las culpas y sabe que después de la muerte gozará de la felicidad eterna. San José es el patrono de la buena muerte porque fue un hombre justo y tuvo en su última hora los cuidados de María, su santa esposa y la bendición de su Hijo adoptivo, el propio Dios Nuestro Señor. Morir reconciliado con Dios e invocando a Jesús, María y José nos asegurará la inefable paz y tranquilidad que ninguna ley humana nos puede conceder. ¡Entonces sí que tendremos una buena muerte, una santa muerte!

• Solicitar folletos a: sosfamilia@sosfamilia.es • Tfno. 91 552 78 23 • Fax: 91 501 78 25


raz ón crea dora

AL LECTOR: Este trabajo que pone en nuestras manos SOS Familia dirige nuestra memoria a lo afirmado con fuerza por el Beato Papa Juan Pablo II en la carta encíclica El Evangelio de la vida (EV): «Es urgente una movilización general de las conciencias y un común esfuerzo ético, para poner en práctica una gran estrategia en favor de la vida[...] La urgencia de este cambio cultural está relacionada en la situación histórica que estamos atravesando, pero tiene su raíz en la misma misión evangelizadora, propia de la Iglesia» (EV 95). Si la urgencia era grande en el año 1995 lo es más aún en 2011, concretamente en España. El servicio a favor de la vida de SOS Familia se realiza ahora defendiendo la vida amenazada por las leyes llamadas tramposamente «de muerte digna», anticipaciones de leyes de eutanasia. Como enseña el beato Juan Pablo II, esa vida doliente o en fase terminal «no sólo no debe ser suprimida, sino que debe ser protegida con todo cuidado amoroso; [...] en ese amor incluso el sufrimiento y la muerte tienen un sentido y, aun permaneciendo el misterio que los devuelve, pueden llegar a ser conocimientos de salvación; el respeto de la vida exige que la ciencia y la técnica estén siempre ordenadas al hombre y a su desarrollo integral; toda la sociedad debe respetar, defender y promover la dignidad de cada persona humana, en todo momento y condición de su vida» (EV 81).

Manuel Ureña Pastor Arzobispo de Zaragoza

Viendo este servicio incansable de SOS Familia, hemos de manifestar nuestro más sincero reconocimiento y agradecimiento a su labor. Que la difusión de estas palabras, verdadera acción de nueva evangelización, dé fruto abundante en nuestras comunidades cristianas y en la sociedad, en virtud de la victoria de Cristo crucificado y resucitado, fortalecidos por el Espíritu Santo, y con la intercesión materna de la Virgen María.

61


sofis mas

os crímenes nazis fueron un escándalo internacional y de ellos se avergonzaron todas las naciones civilizadas. El proceso de Nuremberg marcó un antes y un despues en la historia del Derecho Internacional.

L

Cuando en 1948 se proclamó la Declaración de las Naciones Unidas, Europa estaba devastada por la guerra y por el crimen de Estado. Se había eliminado a seres humanos en función de su raza y condición física; se había experimentado con personas hasta la indignidad más absoluta. En la conciencia de todos bullía que tales crímenes habían sido posibles por el poder del Estado de privar a los ciudadanos de sus derechos. Era necesario un consenso internacional para salvaguardar a los ciudadanos y que sirviera de baluarte contra las injusticias de los Estados. Se necesitaba un instrumento de “vigilancia” para que estos no pudiesen violar la vida y la dignidad de las personas. Nunca más volvería a suceder lo que en la Alemania del Tercer Reich. La creación de la ONU fue motivo de regocijo entre todas las naciones democráticas del mundo, porque se estaba abogando por la seguridad y la paz entre los países. “Todos tenemos derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de las personas”, dice el artículo 3. Aunque el derecho a la vida es fundamento de todas las religiones, esta Declaración no presume fundamento religioso. El preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos alude al derecho a la vida “per se”, a la dignidad del ser humano y a la igualdad de derechos inalienables de todos los miembros de la familia humana.

62


s ofi sma s

EL

DESORDE N DEL

NUEVO ORDEN Magdalena del Amo Fernández

Como respuesta al Holocausto nazi, el Código Internacional de Ética Médica, adoptado por la Asociación Médica Mundial en 1949 declara que “un médico siempre debe tener presente la obligación de conservar la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte”. El papa Juan XXIII manifestó a propósito de la Declaración: “Deseamos, pues, vehementemente que la ONU pueda ir acomodando cada vez mejor sus estructuras y medios a la amplitud y nobleza de sus objetivos”. Las palabras del papa Pablo VI ante la Asamblea General el 4 de octubre de 1964 dejan ver claramente el objetivo de la organización: “Representa el camino obligatorio de la civilización y de la paz mundial”. Desde 1946 la Santa Sede está representada en las Naciones Unidas por el Estado de la Ciudad del Vaticano ocupando un escaño como observador permanente de un Estado no miembro. Es la única agrupación que goza de este estatus. El no ser Estado miembro es una opción voluntaria de la Santa Sede con el fin de mantener su neutralidad en asuntos puntuales de carácter político. No tiene derecho a voto ni a proponer candidatos en las asambleas generales, pero participa activamente en las conferencias internacionales y es miembro de muchas de las organizaciones subsidiarias de la ONU y en las organizaciones intergubernamentales, como la Organización de Estados Americanos y la Unión Africana.

63


sofis mas

la Iglesia, un estorbo para la agenda antivida Los mayores enfrentamientos entre el Vaticano y la ONU se producen por discrepancias sobre el derecho a la vida y el control demográfico a través del moderno eufemismo “salud reproductiva”; “contradictio in terminis” porque ni es salud, ya que las prácticas que engloba (anticonceptivos, píldoras abortivas, vacunas, esterilizaciones y aborto) atentan contra la salud de la mujer, ni es reproductiva, puesto que va dirigida a la no reproducción. Estas discrepancias son el motivo por el que colectivos contrarios a la jerarquía católica promueven desde hace años campañas para limitar la influencia de la Santa Sede en las Naciones Unidas. La organización Católica por el Derecho a Decidir es la mayor enemiga de la Iglesia en la ONU. En 1999 pusieron en marcha una campaña para minimizar el papel de la Santa Sede en las Naciones Unidas y relegar su categoría a la de una organización no gubernamental más. A esta iniciativa dieron su apoyo más de cuatrocientos colectivos defensores del aborto libre y los derechos sexuales y reproductivos. Entre estos grupos cabe citar el Círculo gay y lésbico, Maurice, el Open Mind (Centro de iniciativa gay, lésbica, trans), la Unión de ateos y agnósticos racionalistas y la Asociación Madres de la Plaza de Mayo. Sin demasiado éxito, todo hay que decirlo, porque en el 2004 los 191 países miembros aprobaron una resolución para reforzar el estatus de observador permanente, otorgándole una participación más activa en la Asamblea. La Santa Sede utiliza, sobre todo, el derecho a “participar en el debate general”, el “derecho a inscribirse en la lista de los que piden poder hablar”, el “derecho a hacer publicar y circular las comunicaciones propias como documentos oficiales”, el “derecho a presentar mociones de orden en sesiones que impliquen a la Santa Sede, y el “derecho a participar en la redacción de borradores de resoluciones”. La Santa Sede también tiene derecho a réplica, aunque nunca lo ha ejercido.

64

La Iglesia ha insistido siempre en la defensa de la dignidad del ser humano. En 1993 Juan Pablo II se dirigió al cuerpo diplomático de la ONU con estas palabras: “El núcleo mismo de la vida internacional no lo constituyen tanto los Estados cuanto el hombre. Compren-demos aquí que se trata sin duda de una de las evoluciones más significativas del derecho de gentes en el curso del siglo XX. El relieve que se da a la persona es la base de lo que se llama derecho humanitario. […] De cualquier forma, como la Santa Sede suele recordar frecuentemente en las instancias internacionales en las que participa, la organización de las sociedades solo tiene sentido si hace de la dimensión humana su preocupación central, en un mundo hecho por el hombre y para el hombre”.

la servidumbre del relativismo: “derechos humanos” invertidos Juan Pablo II lanzó en 2004 un desafío por un nuevo orden internacional, y urgió a la ONU a elevarse cada vez más de la condición de institución administrativa para transformarse en centro moral, y desarrollar una conciencia común y formar una familia de naciones. La propuesta del Papa, no obstante, está muy alejada del Nuevo Orden Mundial que persiguen los “dueños del mundo”: un gobierno mundial, no para el bien del hombre, sino para esclavizarlo bajo una dictadura laicista con una escala de valores de nuevo cuño amparados en una especie de religión universal y pagana, donde el hombre es solo un peón con las alas rotas, sin libertad de acción, ni capacidad para discernir. Los medios de comunicación están siendo los grandes cómplices de los diseñadores del nuevo paradigma


s ofi sma s

La saNta sEDE Está rEprEsENtaDa EN La oNu por EL EstaDo DE La cIuDaD DEL vatIcaNo; No tIENE DErEcho a voto pEro partIcIpa actIvaMENtE EN Las coNfErENcIas INtErNacIoNaLEs

La ONU tiene hoy muchos críticos. Según los movimientos que defienden la vida y la dignidad de las personas, “se ha ido apartando de esos nobles objetivos hasta convertirse durante las últimas dos décadas en una amenaza para la vida y la familia”, sobre todo, en la Conferencia de 1993 en Viena, en la de El Cairo en 1994 y en la de Pekín en 1995. Los planes de acción aprobados en esta última sobre feminismo de género y aborto tienen difícil retorno. Lo que Allan Carlson define como “factor nórdico” fue uno de los motivos influyentes en este desvío de los objetivos marcados en su fundación. Entre 1946 y 1961, época importante en la consolidación ideológica, contó entre sus dirigentes con personalidades de los países escandinavos, primero por no estar afectados como otros países por el fascismo, el nazismo o el colonialismo, y segundo, por estar enmarcados en el socialismo democrático, esa tercera vía entre el comunismo y el capitalismo. (En efecto, no tuvieron regímenes fascistas ni comunistas, pero en los años treinta, aunque no era de dominio público, en los países nórdicos se practicaba el aborto y la eugenesia, en virtud de la cual miles de mujeres fueron esterilizadas sin su consentimiento y muchos fetos asesinados en el útero materno).

el aborto, punta de lanza El peligro ahora radica en que la ONU se ha convertido en un suprapoder cuyas actas, acuerdos, planes de acción y disposiciones tienen casi rango de leyes internacionales. Los acuerdos sobre políticas de la mujer son promovidos por una minoría de feministas radicales que se impone al resto, a veces, desconocedor de su largo alcance e implicaciones. La ONU es la gran culpable de que las naciones desarrolladas hayan legalizado el aborto.

EL NuEvo orDEN MuNDIaL No busca EL bIEN DEL hoMbrE, sINo EscLavIzarLo coN uNa EscaLa DE vaLorEs DE NuEvo cuño

En el 2010, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon puso a la abortista Michelle Bachelet al frente de la nueva agencia de las Naciones Unidas, creada para combatir el machismo e impulsar la ideología de género, “ONU Mujeres”. Ahora, la ignara ex ministra Bibiana Aído, que tanta vergüenza ajena nos hizo pasar a los españoles con sus “boutades”, es decir, sus intervenciones pretendidamente ingeniosas pero bochornosas, se va a Nueva York. ¡a la ONU!, para ejercer de mano derecha de la señora Bachelet. Su elección fue debida a su implicación en el cambio de paradigma social impuesto en la España socialista de los últimos años. Hay que reconocer que currículo no le falta a la señora. Nunca se había llegado a estos extremos. ¡Qué se puede esperar de alguien que dice que “un feto es un ser vivo pero no humano”! Solo nos queda rezar para que no despenalicen el infanticidio.

65


es pa da d e dos fil os

s

er médico y estar en un servicio de Cuidados Paliativos me ha ayudado a valo-

rar de un modo particular la enfermedad y muerte de mi madre, recientemente ocurrida. Aunque había acompañado a personas que iban a morir, nunca

me había enfrentado a la muerte del modo que me tocó hacerlo. Cuando la muerte viene a golpear nuestra puerta muchas cosas cambian dentro de nosotros.

sentimos que nos arrancan la vida de las manos, que se cierran todas las puertas, que no hay más esperanzas. se conocen entonces la soledad y desesperación, la impotencia y la tensión de los más próximos y la propia. Personalmente, esta realidad dolorosa implicó replantearme dónde estaba ese Dios omnipotente en el que siempre había creído.

Al

final

jornada Pil ar

de

An tu en o

de ela

66


esp ad a de d os fi los

sin la esperanza en la vida eterna, nada de lo que hacemos aquí tiene sentido En esas circunstancias difíciles, la ayuda de los profesionales se nos puede parecer distante y poco comprometida. Confiamos en que la medicina, la psicología u otras ciencias nos resuelvan el problemas de la muerte, y es verdad que pueden vislumbrar ciertos horizontes, ayudar a paliar algunos síntomas físicos y espirituales, pero no tienen la última palabra. Frente a la realidad de la muerte, el único horizonte para enfrentarla está dentro de cada uno: es la habilidad de poder dar un nombre a aquello que se deja al morir, y de enfrentar lo que vendrá. Sin embargo, hay una respuesta capaz de sostenernos: la esperanza en un más allá. No una esperanza transitoria en posibles soluciones médicas o en personas que nos den consuelo. Todas estas son esperanzas humanas lícitas, pero finitas como el hombre.

frente a la realidad de la muerte hay una respuesta capaz de sostenernos: la esperanza en un más allá

Cuando experimentamos un gran amor, este es capaz de dar un sentido nuevo a nuestra existencia, pero como todos los amores humanos, es frágil, limitado e igualmente destruido por la muerte. Así se comprueba que el ser humano necesita un amor incondicional, que responda a sus ansias de inmortalidad. Por eso podemos decir que el hombre está hecho para la eternidad. Se trata entonces de una esperanza más profunda, que nos da un sentido y una respuesta frente a la muerte, la cual nos llega a todos, tarde o temprano, y nunca estamos preparados para ella.

67


es pa da d e dos fil os y tras el anochecer, la Luz del alba El hombre es un ser material y espiritual. La vida misma lo comprueba: pensamos, planeamos, amamos…. Esta realidad espiritual nos demuestra que somos algo más que materia; y que, por eso, la muerte no es el final, sino un paso. Podemos estar agonizando, sufriendo mucho en nuestro cuerpo y alma, pero interiormente sobrevivimos si creemos en la existencia de un lugar donde estaremos mejor, donde Alguien nos ama incondicionalmente, desde donde podremos cuidar y acompañar a nuestros seres queridos. Solo esto puede dar sentido a nuestra vida y a nuestra muerte, a todo lo que hemos construido, al para qué amamos. Puede ayudarnos a perdonarnos a nosotros mismos y a los demás. Sin una esperanza así, nada de lo que hacemos aquí tiene sentido. La muerte es una realidad que nos enfrenta a interrogantes tan profundos como el “para qué” de nuestra propia existencia. Hemos recibido el don de la vida, y estamos aquí con una vocación que compete a cada uno descubrir y realizar. No hemos sido puestos en el mundo “por casualidad”. Todos descubrimos en algún momento que nuestra vida tiene un sentido en relación a los demás: a la familia, el amor, la amistad, el trabajo… De algún modo descubrimos que estamos llamados a darnos, y el “otro” forma parte de esa vocación. Marie de Hennezel, psicóloga de una unidad de Cuidados Paliativos en París, afirma: “La vida me ha enseñado dos cosas: la primera es que no evitaré mi muerte ni la de mis seres queridos. La segunda es que el ser humano no se reduce a lo que vemos o creemos ver. Siempre es infinitamente más grande, más profundo de lo que pueden decir nuestros limitados juicios… Siempre avanza, siempre tiene el poder de realizarse; es capaz de transformarse a través de las crisis y de las pruebas de su vida.” 1

nunca me había enfrentado a la muerte del modo que me tocó hacerlo; ¿dónde estaba ese Dios omnipotente en el que siempre había creído? 68

En cuanto a mí, la experiencia cercana de la muerte me ha llevado a continuar trabajando con pacientes terminales con una visión más profunda. Como médicos podemos y tenemos el deber de paliar el sufrimiento físico con un saber científico probado y competente. Pero hay un sufrimiento moral que solo se resuelve aceptando la realidad y dándole un sentido; recuperando una esperanza que resista a todas las desilusiones, que sea capaz de conceder una vida nueva en medio de la difícil realidad que enfrenta. Esta es, sin duda, la mejor ayuda que podemos ofrecer ante la muerte. En la mayoría de las veces, cuando alguien se plantea la eutanasia es porque no sabe cómo enfrentar su dolor, su muerte y lo que conlleva. Por eso no bastan los tratamientos médicos terapéuticos y de sostén. Además de todo lo que científicamente estamos obligados a realizar los profesionales sanitarios, lo más importante es el amor que podamos brindar, el ayudar a encontrar una razón a ese sufrimiento. 1 Marie de Hennezel, “La morte intime”, pág. 28. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, Argentina, 1996.


esp ad a de d os fi los

la mejor ayuda que podemos ofrecer ante la muerte es recuperar la esperanza en una vida nueva

cuando quieras, como quieras, llévame Continúa la psicóloga Marie de Hennezel relatando en su libro: «Ahora llegan, uno después del otro, a la sala de reuniones, los miembros de la unidad.(…). Hoy se habla mucho de todos esos pedidos de eutanasia que nos formulan al entrar en el servicio, o también más tarde, como en el caso de Dominique. ¿Qué esconden esos pedidos? Nos damos cuenta de que expresan lo insoportable de la situación. ¿Se puede descifrar lo que es tan difícil de vivir? (…) Nos parece evidente que hay un intento de comunicación. ¿Qué tratan de decirnos? (…) Al marcharme esa tarde del hospital, pienso en todos esos hombres y mujeres que veo a diario y que están heridos en su integridad física (…). Esos cambios los convierten a menudo en extraños a los ojos de quienes, al no reconocer ya los puntos de referencia familiares, prefieren la huida. Se repiten siempre las mismas preguntas: “¿Hasta dónde llegará esto? ¿Puedo ser amado todavía?” Pienso en la responsabilidad que nos incumbe como testigos de esas degradaciones físicas. Con una mirada, con un gesto, podemos afianzar al otro en la permanencia de su identidad o, por el contrario, confirmarle que ya no es, en efecto, más que algo repugnante, ¡una suerte de desecho del que los demás intentan desembarazarse! 2». Como profesional de la salud y por el tipo de cuidados que brindamos, nos compete muchas veces devolver esa mirada respetuosa al otro, reconocer su dignidad en medio de los problemas físicos y psíquicos que trae la enfermedad; también redescubrirla en medio de los errores morales que uno haya cometido o de los que haya sido víctima. 2 Idem, p. 52.

69


es pa da d e dos fil os Dice Benedicto XVI en la encíclica “Spes salvi”: “Podemos tratar de limitar el sufrimiento, luchar contra él, pero no podemos suprimirlo. Precisamente cuando los hombres, intentando evitar toda dolencia, tratan de alejarse de todo lo que podría significar aflicción, cuando quieren ahorrarse la fatiga y el dolor de la verdad, del amor y del bien, caen en una vida vacía en la que quizá ya no existe el dolor, pero en la que la oscura sensación de la falta de sentido y de la soledad es mucho mayor aún. Lo que cura al hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptar la tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido mediante la unión con Cristo, que ha sufrido con amor infinito” 3

“para

mí el vivir es Cristo

y una ganancia el morir ” La muerte no es un derecho. Nadie tiene el derecho de provocar la muerte a otro ni a sí mismo, por el simple hecho de que nadie ha decidido la propia exisencia. Ningún ser humano se da a sí mismo la dignidad que posee. Somos dignos porque Alguien, fuera de nosotros mismos, nos ha creado, y en esa creación nos ha sido dada la dignidad. A los demás solo compete reconocer esa dignidad en el otro y ayudar a recuperarla si se ha perdido. La muerte es una realidad que se impone y que debemos enfrentar según nuestra dignidad de personas. No ayudamos cuando bregamos por un falso derecho a morir y consentimos en la eutanasia. Quizás no sabemos qué hacer frente a alguien que la pide con desesperación, e incluso puede surgir en nosotros un sentimiento de incapacidad ante el dolor. Sin embargo, si aprendemos a asumir esa impotencia y nuestros propios límites (científicos, emocionales, psicológicos), es posible ayudar con humildad, confianza, alegría, respeto…al que sufre. Ante esas peticiones de eutanasia, ¿no sería mejor ayudar a aceptar la situación y a reconocer que en esa misma realidad de la muerte, sigo siendo quien soy, sigo siendo digno? ¿No es mejor saber dar un sentido real a lo que me pasa, justamente porque la muerte es parte de mi vida, y así como he vivido mi vida puedo vivir mi muerte? Incluso aunque haya vivido mal mi vida, tengo la posibilidad de vivir bien mi muerte. 3 Benedicto XVI, carta encíclica Spes salvi, n. 37.

70

redescubrir el sentido de la enfermedad y la muerte Implica situarse en el mismo plano del que sufre, no desde los pies de la cama, sino a su lado


esp ad a de d os fi los En una de sus obras, Dostoievski pone en labios de un juez estas palabras ante un criminal: “Su acción es baja, lo reconozco, pero usted no es un criminal irremisiblemente perdido. No, no, ni mucho menos. Me preguntará qué pienso de usted. Se lo diré: le considero como uno de esos hombres que se dejarían arrancar las entrañas sonriendo a sus verdugos si lograsen encontrar una fe, un Dios. Pues bien, encuéntrelo y vivirá (…). El sufrimiento no es mala cosa. Sufra usted. Sé que es usted escéptico, pero abandónese sin razonar a la corriente de la vida y no se inquiete por nada: esa corriente le llevará a alguna orilla y usted podrá volver a ponerse en pie.”4 Nietzsche decía que un hombre que ve hondo en la vida, también ve hondo en el sufrimiento y que quien tiene una razón de por qué vivir es capaz de soportar cualquier cómo. Que alguien tenga gran capacidad de sufrir demuestra también su calidad humana, porque implica un gran conocimiento de los propios límites y eso lleva a comprenderse a sí mismo y a los demás. “Sufrir con el otro, por los otros; sufrir por amor de la verdad y de la justicia; sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo. (…) Digámoslo una vez más: la capacidad de sufrir por amor de la verdad es un criterio de humanidad. No obstante, esta capacidad de sufrir depende del tipo y de la grandeza de la esperanza que llevamos dentro y sobre la que nos basamos. Los santos pudieron recorrer el gran camino del ser hombre del mismo modo que Cristo lo recorrió antes de nosotros, porque estaban repletos de la gran esperanza” 5.

aunque haya vivido mal mi vida, tengo la posibilidad de vivir bien mi muerte

Claro que es un camino más arduo. Se necesita paciencia, saber escuchar, comunicarse, dar lugar al otro y respetar sus tiempos. Implica situarse en el mismo plano del que sufre, no desde los pies de la cama, sino a su lado. Supone enseñar a perdonar, crecer en libertad interior y acompañar en ese proceso. Significa así redescubrir juntos el sentido de la enfermedad y la muerte.

4 Dostoievski, Crimen y castigo. 5 Benedicto XVI, carta encíclica Spes salvi, n. 39.

71


es pa da d e dos fil os

El corazón Ramón Dominguez Balaguer

L

as palabras del Sermón de la Montaña las dirige Jesús a todos los hombres pero se encarnan en aquellos que

quieren ser sus discípulos. El corazón del Sermón muestra el ser mismo de Cristo, al que Juan Bautista presentó una vez como “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Jn 1,29). La ley ha sido promulgada para restaurar la justicia conculcada, por eso, establecía un equilibrio: “ojo por ojo y diente por diente”. Sin embargo, Jesucristo

establece

una

disposición

radicalmente “injusta” en apariencia: “Pues yo os digo: no resistáis al mal”.

Jesucristo nos dice: “No os resistáis al mal” ¿Por qué esta extraña recomendación que va en contra de toda lógica humana? 72


esp ad a de d os fi los

del

Evangelio el honor no proviene de lo que a uno le puedan honrar o apreciar los hombres, sino de ser amado por Dios

El reglamento rabínico formula los posibles males que otros puedan infligir a una persona, comenzando por el más grave y terminando en el más leve. Pero el Señor va más allá: “al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra”. Para que el que está enfrente de ti pueda abofetearte en la mejilla derecha ha de golpearte con el revés de la mano, un gesto que indica el supremo desprecio hacia tu persona. Pues bien, Jesús dice que si alguien te quita el honor, déjatelo arrebatar pues, contrariamente a lo que afirma Calderón de la Barca en su obra El Alcalde de Zalamea, aunque el honor es patrimonio del alma y el alma solo se debe a Dios, por amor a Él es preciso darlo todo, incluido el honor, pues este no proviene de lo que a uno le puedan honrar o apreciar los hombres, sino de ser amado por Dios. Como pobre que uno es, nada defiende, ni siquiera su honor, pues el pelear por el honor, como por cualquier otra posesión, no aporta paz sino contienda, odio y destrucción. Sigue proponiendo Cristo: si uno te quiere arrebatar con artimañas injustas la túnica, déjale también el manto (manto y túnica era todo lo que uno poseía). Y si alguien te explota en el trabajo, déjate explotar. Y, finalmente, si alguien te pide lo tuyo, con lo que de algún modo te hace violencia injusta, dale y no le des esquinazo. ¿Por qué estas extrañas recomendaciones que van en contra de toda lógica humana? Para ello hay que entender la “justicia” de Dios. Él envía a su Hijo “para anunciar a los pobres la Buena Nueva, a proclamar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Lc 4, 18-19). La liberación que viene a implantar es radical y definitiva, por eso no se limita a cambiar las estructuras injustas, porque las estructuras injustas provienen del corazón injusto del hombre y, si este no cambia, nada habremos conseguido. Por esa razón, todas las revoluciones habidas en la historia se han limitado a cambiar el collar al perro, por lo que no solo han fallado en su objetivo, sino que han recreado otras estructuras tanto a más injustas que las que pretendían erradicar.

73


es pa da d e dos fil os misericordia quiero y no sacrificio El único y verdadero revolucionario habido en los días de los hombres ha sido y sigue siendo Jesús de Nazaret, el Cristo. Mientras el corazón del hombre esté lleno de riquezas y, por tanto, de reivindicaciones y exigencias, cada vez que reclame una justicia estará infligiendo otras, lo que le llevará a dar muerte al otro, físicamente o en su corazón. Por ello, detrás de toda exigencia de justicia está el Maligno. Cristo aboga por lo contrario: no te resistas al mal, pues de lo que se trata es de erradicar el mal del mundo y el mal del mundo no se elimina devolviendo mal por mal, pues de este modo acabaremos todos tuertos y mellados. Solo hay un modo de extirpar el mal, tal como ha hecho Jesucristo, el mal se anula cargando con él, no devolviéndolo. Como Cordero de Dios, el Hijo de Dios se imputa a sí mismo con los pecados del pueblo y los arrastra fuera del campamento y, con su muerte, da muerte al pecado. No es la reivindicación de justicia sino el amor lo que quita el pecado del mundo. Cuando alguien carga con él, este mal se detiene, no pasa a otro y muere con él. No fue Espartaco quien trajo la libertad a los esclavos, es Cristo el que libera al hombre que está esclavizado por el pecado y que, por el miedo a la muerte, hace el mal y lo desparrama por el mundo. Cuando este pecado llegó a su plenitud con el rechazo mismo a Dios de parte del pueblo elegido y amado, Dios glorificó su Nombre mostrando el amor más grande que existe en la cruz. Es la única solución, aunque para ello se necesita tener el corazón mismo de Dios. Y esto es justamente lo que ofrece Cristo a sus discípulos cuando les invita a amar a sus enemigos y a ser perfectos como es perfecto el Padre celestial. Y la perfección de Dios consiste en amar por igual a justos e injustos, porque su “justicia” se resuelve en su misericordia (Lc 6,36). Dios actúa siempre con misericordia, pero quede bien entendido que la misericordia es un don y para que este sea

74

efectivo, ha de ser recibido; de modo que únicamente quien reconoce su culpa y se humilla alcanza el perdón. Este es el llamamiento que hace Jesús a sus discípulos asociándolos a Él en su ministerio de reconciliación del mundo con Dios. Cuando el pecado del mundo está llegando, como en estos tiempos, a su plenitud; ahora que reniega y se rebela contra Dios y rechaza a su Cristo, es el momento de proclamar la Verdad, anunciar la salvación y cargar con el pecado del mundo sin tomar la justicia por cuenta propia (Rm 12,19), pues la justicia viene del Señor, a Él se deja la venganza (1Co 6,7), Él da el pago en el momento en que su pie vacile (Dt 32,35). Y aunque por el momento haya que pasar por la prueba y el testimonio, llega la hora de mostrar el amor sin límites, pues el amor es lo que salva a todos y, en primer lugar, a los perseguidores.

amar es vivir en libertad Sabemos en qué consiste el primer mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”. Jesús invita a sus discípulos a vivir este mandamiento cuando los llama a practicar el ayuno, la limosna y la oración. Pues ayunar no es otra cosa que amar a Dios con todo el corazón. El corazón del hombre está apegado a muchas cosas y busca en ellas su seguridad: en su familia, su casa, su tierra, sus amigos, todo lo que tiene detrás de sí, lo que le sostiene y otorga confianza. Pero si su corazón está atado a todas estas cosas no puede ser libre para Dios, por lo que es constantemente impelido a salir y dejarlo todo a fin de que Dios sea su único tesoro.

pelear por cualquier posesión, no aporta paz

sino contienda, odio y destrucción


esp ad a de d os fi los No es que Dios necesite de nuestro ayuno, Él quiere nuestra liberación y si nos llama a dejarlo todo es por un doble motivo: porque las cosas en las que confiamos no dan seguridad por ser caducas, efímeras y falibles y porque sin salir no se puede llegar a la meta y sin dejar no se puede recibir. De ahí el llamamiento a ayunar de toda aparente seguridad, absteniéndose de comer, como signo de renuncia a lo que falsamente nos sostiene. Lo mismo ocurre con la limosna para poder amar a Dios con todas las fuerzas. Contamos con nuestros haberes para garantizar nuestro futuro creyendo que con ello lo tenemos asegurado, pero no son nuestras riquezas las que avalan nuestro futuro; es Dios nuestra verdadera garantía, y para ello se nos pide sacrificar, como a Abraham, nuestro hijo, todo nuestro futuro. Cierto que si hemos renunciado a las garantías de nuestro pasado y ahora sacrificamos el futuro, nada nos queda, y esto es, justamente, lo que nos pide Dios, no para despojarnos sino para enriquecernos, pues solamente cuando estamos vacíos del todo puede Él llenarnos del todo. Uno queda emplazado a tomar una decisión aparentemente contra la razón y esta decisión se realiza en el presente, por ello se necesita amar a Dios con toda la mente y entrar en lo que en apariencia es un absurdo. Aquí entra la oración, el combate por aceptar la obra de Dios en nuestra historia, conscientes, contra cualquier insinuación del enemigo, que todo es gracia y cada acontecimiento viene a nuestro favor, de manos de Aquel que rige los destinos de las naciones. Por ello ayunar, dar limosna, como signo de desprecio al dinero y de confianza en la providencia, y orar para aceptar la voluntad de Dios. Y todo ello en secreto porque se trata de las intimidades del alma con Dios, no es para pregonar y ser alabados, es el secreto del Rey que solo los dos implicados han de conocer.

solo hay un modo de

extirpar el mal, cargar con él como ha hecho Jesucristo

Dentro de este contexto inserta Mateo la oración del Padrenuestro, la máxima expresión de la confianza filial, de la vida íntima del cristiano. Su comentario merece un capítulo aparte.

la oración es el combate por aceptar la obra de Dios en nuestra historia, conscientes, contra cualquier insinuación del enemigo, que todo es gracia y cada acontecimiento viene a nuestro favor

75


Realmente...,

es pa da d e dos fil os

omos amenazados constantemente por la provisionalidad de “tener cosas”. Es cierto que nuestros mayores fueron educados con más disciplina y mayor austeridad, pero, estoy convencido de ello, cada época ha tenido sus propias compensaciones. Se trata de todo ese abanico de objetos o afectos que, en mayor o menor medida, hemos ansiado poseer como “indemnización” a nuestro cansancio, la ausencia de comprensión hacia nosotros, el agravio comparativo de lo que otros tienen y que a mí me falta, o, simplemente, la apetencia por algo, creyéndome con el derecho a disfrutarlo.

S 76


¿solo Dios basta ? esp ad a de d os fi los

Juan Pedro Ortuño Morente

La ascética cristiana, por otro lado, siempre nos ha hablado de la necesidad de empeñarnos en el “espíritu de pobreza”, no como un castigo a nuestros deseos, sino como la mejor de las maneras para centrarnos en lo esencial. Ahora bien, aunque más adelante indagaremos en eso de lo “esencial”, hemos de dejar claro que la “pobreza” no la tomamos aquí como una opción fugis mundi (huída del mundo) en el sentido de “perfección evangélica”, tal y como la viven aquellos que eligieron un determinado estado de vida (religioso, conventual, misionero, etc.), sino que se trata de preguntarnos por esa dimensión en la que todo bautizado, sea casado, soltero o célibe, debe vivir su condición de hijo de Dios, aquí, en este mundo.

¡Se vive tan bien cerca de Ti !

si Dios es lo más definitivo en mi ser, ¿por qué vivimos como si Él fuera un extraño?

De esta manera, ya encontramos una primera respuesta a la pregunta sobre lo “esencial”. Es en la filiación divina, esa llamada universal dirigida a todos los hombres y mujeres de la tierra, donde descubrimos un reclamo personal e intransferible, por parte de Dios, para que manifestemos en Él ese fin último de cualquier deseo o felicidad. Esto, que puede sonar a evidente, o puro contenido de catecismo, nos muestra algo que pertenece a lo más cotidiano de nuestras vidas. Si Dios es lo más definitivo en mi ser, ¿por qué vivimos como si Él fuera un extraño? ¿Por qué, incluso, Dios puede resultarnos un estorbo para nuestras ambiciones personales?... O, más extravagante aún, ¿no sería más fácil que Dios no existiera para no tener con quién ajustar mis problemas de conciencia? Así pues, a lo largo de la historia de la Iglesia nos hemos encontrado con todo tipo de posibilidades y argumentos para “acomodar” nuestra relación con Dios. En dos pinceladas (con un cierto riesgo reduccionista, por tanto), podemos asegurar que, siglos atrás, la Iglesia era un instrumento necesario, juez de causas políticas, económicas o culturales, y, sobre todo, religiosas, con el que todo poder establecido debía contar.

77


es pa da d e dos fil os Ahora, en cambio, la Iglesia, más que influir en el orden de lo mundano, parece ser ese “Pepito grillo” al que muchas instancias internacionales, ideológicas o gubernamentales pretenden sacudirse de encima. Lo que ocurre es que la pretendida “solidaridad humana”, es decir, las demagogias de este mundo, aspiran a ver en la institución fundada por Jesucristo el enemigo público número uno de sus demandas “democráticas” (el aborto, la ideología de género, el sexo libre, la destrucción de la familia, la pretendida libertad sin condicionamientos como manipulación de las conciencias, etc.).

¿qué enseñarán los hombres,

que no enseñes Tú en la Cruz?

Llega la hora de recuperar nuestra argumentación inicial. Cuando nuestra fe se debilita solemos sustituir a Dios por otras “cosas”. Decíamos que en todas las épocas “se cuecen habas”, pero, también es cierto, que en la nuestra “se cuecen a calderadas”. Nunca una sociedad como la actual ha tenido semejantes ofertas de consumo, tan variadas y dispares. Podemos mostrar lágrimas de “cocodrilo” ante situaciones de hambre o injusticia en países del tercer mundo, pero eso no es obstáculo para que sigamos engullendo todo tipo de compensaciones (el espejismo del progreso, el aburguesamiento en la política del bienestar, o los sucedáneos masivos de las nuevas tecnologías), porque en definitiva no ¿Cuál es el problema? Si antes el adver- tenemos claro dónde poner nuestro corazón. sario venía de fuera, ahora nos lo enHemos trastocado el genuino valor de lo que significa asecontramos dentro de la misma Iglesia, mejarnos a Cristo, que no es otra cosa que abrazarnos a la tal y como recientemente nos ha recormisma Cruz a la que Él se ciñó, pues desde ella, cualquier dado Benedicto XVI. El Papa ha hablamenudencia que podamos vislumbrar en el mundo como do de falta de fe, de relativismo moral signo de placer o bienestar queda traspasada por un amor y de indiferencia religiosa, problemas más grande y total: la entrega de un Dios que, siendo que pueden entenderse en aquellos Todopoderoso y Omnipotente, se hace de mi misma conmarxistas, ateos, agnósticos… que ata- dición (en esto consiste el gran misterio de la Encarnación) can los valores cristianos, pero parece para que yo pueda ser plenamente feliz. Así de simple… y que esa infección también la encontra- así de complicado. Simple, porque para Dios todo es mos en muchos que moran en el seno posible en su misericordia infinita. Complicado, porque, de la Iglesia. desde nuestra pequeñez, si no es confiando plenamente

la falta de fe, el relativismo moral y

la indiferencia

religiosa son

también problemas de muchos que

moran en el seno

78

de la iglesia

en Él como verdadero Padre que me ama, mis planes en este mundo se confundirán en una maraña de contrasentidos y sinsabores permanentes. Santa Teresa de Jesús decía: “Solo Dios basta”. Y cuando hablaba de ello, lo hacía desde su propia experiencia personal. La santa de Ávila, hablando de sí misma, recordaba lo vanidosa que era en sus años de adolescencia, cómo le gustaban los bailes de salón, o lo afectada que se sentía al ser cortejada. Sin embargo, en un momento concreto de su vida, descubre algo mucho más grande que todas esas compensaciones humanas. Descubre a Jesucristo. Y esa revelación en su vida, que no fue precisamente un camino de rosas, le hace percibir algo que trasciende su vida hasta la eternidad. De hecho, recordará que en su juventud animaba a su hermano a ir a “tierra de moros” para morir mártir. El motivo no era otro sino escoger el camino más breve para ir al Cielo, ya que entonces viviría eternamente dichosa. Y, añadía Teresa de Jesús: “¡Para siempre, para siempre… para siempre!”.


esp ad a de d os fi los

“dame lo que me pides y pídeme lo que quieras”

Esa intuición, que podríamos denominar ingenua en la pubertad de santa Teresa, no esconde otra cosa, sino el deseo que todos llevamos dentro de ser felices. Sin embargo, ante la falta de “evidencias” (lo que no alcanzo a ver o tocar), en cualquier providencia que nos puede venir de Dios (un sufrimiento concreto, una desdicha, una contradicción…), vamos reclamando otros sustitutos que de manera inmediata satisfagan nuestra ansiedad afectiva. Esto es lo que hoy día nos contamina: identificar el mal que sufrimos con la infelicidad, cuando, Jesucristo, por el contrario, llama bienaventurados a los que lloran, a los que sufren o a los que padecen persecución. “Solo Dios basta”. ¡Sí! Así es. Y cuando Jesús invita al joven rico a que venda todo lo que tiene, lo dé a los pobres y le siga a Él, no está pidiendo un imposible. Sencillamente, nos invita a cada uno de nosotros para que, en todo lo que somos y tenemos, sepamos poner nuestra confianza y nuestra lealtad en el Hijo de Dios. Fiarnos de Él significa que nuestra fe no está a merced de las intimidaciones que nos suministran las modas o ilusiones de este mundo, sino que sabemos dónde poner el corazón, aunque nuestra debilidad, nuestras limitaciones y nuestros pecados personales sean manifiestos… Dios cuenta con ello, y su perdón, para que una y otra vez recomencemos, está siempre a nuestro alcance… ¡Cuánto poder en manos de los hombres! Sacerdotes que administran el sacramento de la reconciliación en nombre de Jesucristo, pero hombres en definitiva. Vivir el “espíritu de pobreza” es, por otra parte, contar también con todos esos medios y recursos que Dios pone en nuestro camino, para llevar a cabo así tareas tan necesarias como sacar adelante una familia, organizar mis relaciones profesionales, o emprender tareas apostólicas… y, ¡cómo no!, atender a mis descansos necesarios para seguir trabajando y luchando en este Reino de Dios del día a día. La pobreza evangélica no es tacañería o vida miserable; es, en la medida y estado de cada uno, esa vocación propia a la que Cristo nos invita, viviendo en este mundo cara a Dios, con los dones y cualidades que tenemos, pero con el desprendimiento de que nada, absolutamente nada, me pertenece… porque, al fin y al cabo, ¡solo Dios basta!

la pobreza no es vida miserable;

es vivir cara a Dios con

el desprendimiento

de que nada me pertenece

Dios cuenta con nuestra

debilidad, nuestras

limitaciones y nuestros

pecados,

para que

recomencemos con su

perdón

79


al dea pl an eta ri a

Se nos

acaba el vino César Valdeolmillos Alonso

A

pocos se les oculta que España está inmersa en un proceso global de

descomposición promovido desde el poder, en el que, para perpetuarse en el mismo, se viene atentando contra todo tipo de valores a fin de establecer una sociedad ignorante y como consecuencia, amorfa. Una población que responda dócilmente a la amplificación de las consignas de los que Julián Marías dio en llamar “medios de desinformación”. Pero para lograr este objetivo es preciso, primero desacreditar y por último liquidar, cualquier tipo de obstáculo que se cruce en el camino trazado por ese poder: oposición política, leyes naturales, raíces, tradiciones, estructura del tejido social y por supuesto la Iglesia, sostén de los más trascendentales valores éticos y morales de nuestra civilización. Y para alcanzar este propósito, parece que cualquier procedimiento es válido.

80


a ld ea pl an etari a

Esta ambición de poder, me recuerda a la que dio origen al martirio de Thomas Becket en la Inglaterra del siglo XII. Como es sabido, esta cuestión quedó magistralmente plasmada en “Asesinato en la Catedral”, de 1935, la obra del gran poeta Thomas Stearns Eliot, Premio Nobel de Literatura, que plantea la independencia y “lucha de investiduras, entre la autoridad secular y la religiosa”, personificada en las figuras del arzobispo Thomas Becket, primado de Canterbury, y Enrique II Plantagenet, rey de Inglaterra. En 1967, el autor francés Jean Anouilh, partiendo de este hecho histórico que conmocionó a toda Europa, reflexiona sobre las honduras del alma humana, las tentaciones del poder y la relación entre el poder secular y el eclesiástico en su obra más célebre: “Becket o el honor de Dios”. En ella expone la frecuente discordancia entre dos fuentes de legitimidad: la de la Iglesia y la del Estado, poniendo de manifiesto el dramático esfuerzo del Arzobispo por salvaguardar el honor de Dios frente al presunto honor de su Príncipe.

el hombre, instalado en su ilimitada soberbia, pretende invertir el orden natural, intentando someter al Creador a su servicio

81


al dea pl an eta ri a En una primera lectura, es fácil quedarse con la foto fija de esta inicial exposición. Sin embargo, en mi modesta opinión, si profundizamos en la filosofía que el drama trata de transmitir, esta sobrepasa con mucho los límites de la acción concreta que los autores nos presentan, adquiriendo una dimensión más amplia y ecuménica.

Irónico, contradictorio y vano intento con el que el hombre, instalado en su ilimitada soberbia, pretende invertir el orden natural, intentando someter al Creador al servicio de su obra, en vez de estar esta al servicio de su Hacedor. A este respecto, convendría recordar las palabras del Cardenal Arzobispo Emérito de Valencia, Agustín García Gasco: “Gobernar —como si Dios no existiera— lleva a la desintegración personal y social… Todas las decadencias morales y la gravedad de problemas de nuestro tiempo, como el terrorismo, la violencia contra las mujeres y los niños, la desintegración de la familia y de los vínculos familiares son consecuencia de algunos que se empeñan por construir la vida y el mundo a espaldas de Dios, contra Dios mismo”. Pero nada de esto es nuevo. La confrontación entre lo temporal y lo intemporal es una discordancia que ha existido siempre y que yo me atrevería a decir que es coherente con la hasta ahora menguada capacidad de comprensión del género humano. Es la armonía de la desarmonía que forma parte de un todo. No cabe concebir la existencia del bien sin la presencia del mal. Y es bajo esta concepción —de que nos habla Heráclito— donde hallamos la grandeza de la Inteligencia, que gobierna todas las cosas por medio de todas las cosas.

de espaldas a Dios El contencioso expuesto, no debería sorprendernos. Desde el comienzo de los tiempos, el ser humano sustituyó su infinita ignorancia por su inconmensurable orgullo y así, a través de su organización social —manada, tribu, reino, imperio o república— cometió la abierta afrenta de intentar someter, “por el bien de la comunidad”, el poder divino al poder temporal, manipulando a su conveniencia las apetencias emocionales y materiales de las masas; al igual que los asesinos de Becket, que tachan de traidores y desleales al poder democrático a quienes se oponen a sus ocultos y tendenciosos designios, mientras que sus actos constituyen un atentado permanente contra cualquier tipo de valor que no favorezca los intereses del rey.

82

Partiendo de una situación propia de la época feudal que evidencia el conflicto entre la Iglesia y el mundo, es fácil proyectar luz sobre muchos acontecimientos del presente.

la cobardía ante poder ser tachados de fanáticos hace que muchos cristianos se conviertan en los principales aliados de las tesis materialistas


a ld ea pl an etari a

Dios es quien marca el camino, la roca en que apoyarse y el pie firme contra el eterno flujo de fuerzas encontradas El auténtico drama lo sitúa Eliot en el coro de mujeres —importantísimo en su obra— representando al pueblo que intenta evitar la confrontación y se contenta con el malvivir de la tranquilidad, con la estabilidad de la inestabilidad. Somos nosotros, los católicos descomprometidos los que representamos a ese coro de mujeres que no quiere de ningún modo que Becket regrese de su exilio, no por desprecio a su figura —la Iglesia— sino por los malos augurios que para su actitud acomodaticia a la situación establecida representa; en este caso, la necesidad de mirarnos al espejo y ver, embarazosamente reflejado en el mismo, el egoísmo de nuestra relajación ética y moral y la falta de compromiso con los valores que, supuestamente, afirmamos representar. “¡Oh, Tomás! Vuelve, Arzobispo; vuelve, vuélvete a Francia” (Primera Parte, p.45)

Sin embargo, a diario somos testigos de la mofa fácil, que aunque desacredita a quien la practica y que, quizá carente de argumentos más sólidos, recurre a ese método para denigrar a los no situados en la línea de su pensamiento, es un sistema demoledoramente eficaz con los acríticos o irreflexivos. La razón del triunfo de esta estrategia se produce por falta de sosiego y de formación del individuo, instalándose así el pensamiento dominante a través de consignas repetidas y amplificadas hasta la saciedad. Pero existe una razón mucho más poderosa que las ya expuestas. Y es que la enojosa verdad nos obliga a enfrentarnos con nosotros mismos, y nos negamos a admitir que hemos sustituido a Dios por los ídolos del poder, el dinero, la fama, el sexo, las ideologías, el deseo de ser dioses, etc., deshumanizándonos y apoderándose de nosotros hasta reemplazarlos por los auténticos valores éticos o morales. Como decía Max Scheler: “Nos encontramos en la primera época en la que el hombre se ha hecho problemático de manera completa y sin resquicio, ya que además de no saber lo que es, sabe que no lo sabe”. La egoísta postura de querer acomodar la religión a las conveniencias personales y la cobardía ante poder ser tachados de fanáticos, es lo que hace que muchos cristianos se conviertan en los principales aliados de las tesis materialistas, actuando igual que los sacerdotes de “Asesinato en la Catedral”, que recomiendan a Tomás durante la vigilia que precede al martirio, “que no combata lo que no puede”.

¿Estamos seguros de que no serían estas nuestras palabras si viésemos regresar a Jesús? ¡Dramático contraste el que muchos de nosotros debemos albergar en nuestras conciencias!

acomodarse al mal Es una realidad constatable que, actualmente, a muchos no les importa el honor ni el alma. Quizá porque tampoco Dios les interesa, si no es para alardear de ignorarlo o convertirlo en motivo de chanza. Por fortuna no siempre es así, hay muchísimos que de diversas maneras creemos en un Ser Supremo.

83


al dea pl an eta ri a Con ser muy grave esta actitud, no es la peor y más dolorosa de todas, porque aquellos que hacen más daño —a la Iglesia y a ellos mismos— son los que yo llamo “secuestradores de Dios”: fariseos que cínicamente aparentan cumplir con los preceptos de la religión, frecuentando los templos, rezando ante sus imágenes —algunos llegan a tener la osadía de llamar al crucificado su amigo— y acercándose a tomar el Cuerpo de Cristo, cuyo infinito amor y misericordia, hace que este no se les caiga de las manos.

Mundial de las Familias celebrado en México el pasado mes de enero, bajo el lema: “La familia formadora en los valores humanos y cristianos”: “El carácter propio de la familia cristiana se especifica en la transmisión de la fe a los hijos y en conseguir hacer de la propia familia, una “pequeña Iglesia”. Una Iglesia doméstica, en la que se anuncia el Evangelio de Jesucristo, se celebra la propia fe y se vive el amor cristiano. Un testimonio vivo de la familia cristiana. Un canto a la belleza de la vocación al matrimonio, a la vida humana”.

En la obra de Anouilh, los fariseos están magistralmente representados por la figura del Rey Enrique II cuando, después de haberse dejado azotar por los monjes al pie del mausoleo de Becket, con una majestad hipócrita, manifiesta: “Era necesaria esta mascarada. Conviene que tengamos de nuestra parte el honor de Dios”.

Al igual que Becket, quien en la víspera del martirio sufre la infinita soledad del abandono del pueblo y hasta de sus propios sacerdotes, cuya ambición les induce a mirar hacia otro lado mientras los poderosos de este mundo proyectan destruirle, y solo puede apoyarse en Dios, así la Iglesia soporta en nuestros días una planificada destrucción por parte de sus enemigos, ante la mirada indolente, cuando no cómplice, de una buena parte de su rebaño. Pero aunque continúen produciéndose asesinatos en las catedrales, como el del Arzobispo de El Salvador, monseñor Oscar A. Romero en 1980, o el del Arzobispo de Guatemala, monseñor Juan Gerardi en 1998, ninguna de estas perturbaciones le hará abdicar de la única verdad, la de Dios, que como dice Eliot, es quien marca el camino, la roca en que apoyarse y el pie firme contra el eterno flujo de fuerzas encontradas.

De los fariseos, dice el Evangelio según San Mateo: “Todo lo hacen para que los vean; agrandan las filacterias y alargan los flecos de sus mantos (Mt 23, 5); “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de rapiña e intemperancia!” (Mt 23, 25); “Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, pues sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia! Así también vosotros, por fuera aparecéis justos ante los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad” (Mt 23, 27-28).

“mas mis palabras no pasarán” Viene al caso recordar las palabras que monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, pronunció con motivo del Encuentro

Consciente de que su hora final había llegado, en la homilía de Navidad, Becket dijo: “porque dondequiera que vivió un santo, dondequiera que un mártir dio su sangre por la sangre de Cristo, la tierra se hace sagrada y su santidad no desaparecerá, aunque los ejércitos la pisoteen, aunque lleguen viajeros a visitarlas…”.

[1] Entre los judíos, miembro de una secta que afectaba rigor y austeridad, pero eludía los preceptos de la ley, y, sobre todo, su espíritu. Hombre hipócrita. Hombre alto, seco y de mala intención o catadura. (Diccionario de la Real Academia Española). [2] Cada una de las dos pequeñas envolturas de cuero que contienen tiras de pergamino con ciertos pasajes de la Escritura, y que los judíos, durante ciertos rezos, llevan atadas, una al brazo izquierdo, y otra a la frente. (Diccionario de la Real Academia Española). [3] Entiéndase en este caso por rey, poderes públicos, medios de comunicación y estados de opinión de la sociedad.

84


al dea pl an eta ri a

La persecución que provoca la fe se dirige contra las creencias religiosas en general, aunque en especial contra los cristianos y más específicamente contra la Iglesia Católica. La cosa no es nueva en la era cristiana: ya nuestros padres en la fe, el pueblo hebreo, han sufrido muchos avatares a lo largo de su historia antes de Cristo

Jesús Esteban Barranco

El mismo Señor anunció la persecución a los suyos: “No os soprenda que el mundo os odie” 86

Por resumir brevemente todas aquellas vicisitudes, podemos recordar los principales hitos de su historia en el Antiguo Testamento, como la persecución de los faraones de Egipto (Ramsés II), los cuarenta años del éxodo en el desierto, las diversas dominaciones de los imperios que les iban imponiendo su hegemonía, como los asirios (Salmanasar III), la dinastía babilónica (Nabucodonosor), la dominación persa, la época helenística con el sometimiento por parte de la rama de los Lágidas (los Ptolomeo) y de los Seléucidas (Antíoco IV Epífanes), con los acontecimientos del saqueo del Templo de Jerusalén, gran persecución e instauración del culto de Júpiter Olímpico en el Templo; la oposición de los hermanos Macabeos; la dominación romana (Pompeyo y la toma de Jerusalén, año 63 a.C.); Sosio, gobernador de Siria, y Herodes el Grande, que vuelven a apoderarse de Jerusalén en año 37 a.C.


¿quién te consolará, J erusalén? a ld ea pl an etari a

devastación, hambre y espada Pasando al Nuevo Testamento, nace Jesucristo en tiempos del emperador César Augusto, al que sucederá Tiberio. Hay que advertir en seguida que el mismo Señor predijo y anunció la persecución precisamente a los suyos: ”No os sorprenda que el mundo os odie” (1 Jn 3,13), pues estaba claro: “Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros […]. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15,18 y 20). En efecto: “No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada (Mt 10,34); “el hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán” (Mt 10,21).

Su misión de traernos la Luz de la Verdad como enviado del Padre, lo llevó a la muerte de cruz “como cordero llevado al matadero”

87


al dea pl an eta ri a

Jesucristo ha sido, es y será una figura controvertida en la historia de la humanidad: tan pronto suscita adhesión incondicional como rechazo extremo

El Sermón de la Montaña había prometido la felicidad a quienes padecieran por el Señor: “Bienaventurados los perseguidos por la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos. Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros” (Mt 5,10-12). Pablo, de hecho, recurrió al salmo 44,23 para constatar lo que le pasaba a él y a las primeras comunidades cristianas: “Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza” (Rom 8,36); y San Pedro exhorta a los suyos: “No os extrañéis del fuego que ha prendido en vosotros y sirve para probaros […]. Si os ultrajan por el nombre de Cristo, bienaventurados vosotros, porque el Espíritu de la gloria que es el Espíritu de Dios, reposa sobre vosotros” (1 Pe 4,12 y 14).

El Apocalipsis no escatima profecías de sufrimientos de los elegidos, señalando a Satanás como promotor de esos males: es el “Diablo quien va a meter a algunos de vosotros en la cárcel” (Ap 2,10); “la bestia que sube del abismo les hará la guerra (a los dos testigos del Señor) y los vencerá y los matará” (Ap 11,7). “Y vomitó la serpiente de su boca, detrás de la mujer (la Virgen María, la Iglesia), agua como un río para hacer que el río la arrastrara” (12,15); pero como “abrió la tierra su boca y se tragó el río que había arrojado el dragón de su boca”, despechado este, “se fue a hacer la guerra al resto de sus descendencia, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús” (12,16-17). De hecho, “se le dio combatir contra los santos y vencerlos y se le dio autoridad sobre toda raza, lengua, pueblo y nación” (13,7).

88

“Vi una mujer sentada sobre una bestia de color escarlata, cubierta de títulos blasfemos […], borracha de la sangre de los santos y de la sangre de los testigos de Jesús” (17,3 y 6). Finalmente, “cuando se cumplan los mil años, Satanás será soltado de la prisión […] para la batalla […] y cercarán el campamento de los santos y la ciudad predilecta” (20,7 y 9). En el año 49 Claudio expulsa de Roma a los judíos. En año 70 Tito, por orden de Vespasiano, sitía Jerusalén e incendia el Templo. Más tarde con el emperador Adriano (117138) se sofocarán los últimos reductos de rebeliones de judíos, se tomará definitivamente Jerusalén (año 134), convirtiendo el Templo en santuario de Zeus y Adriano.


a ld ea p la netaria El vientre se nos pega al suelo, ¡rescátanos, por tu lealtad! No vamos a entrar aquí en relatos sobre la persecución que ha sufrido el pueblo hebreo en estos veinte siglos, que ha pasado desde las masacres del Imperio Romano, la diáspora y el genocidio. Una de las páginas negras de la oscura Edad Media fue la enfermedad contagiosa que se propagó por toda Europa contra los judíos (por ejemplo, en pocos meses asesinaron a más de doce mil judíos en Alemania), enfermedad azuzada también por la primera Cruzada, con Godofredo de Bouillón al frente (finales del siglo XII), la expulsión de los judíos de España, los estragos contra los judíos de Ucrania por los cosacos de Chmielnicki, los posteriores “pogromos” (término ruso, “pogrom”, que significa devastación) en la Rusia de los zares (s. XIX) , y en otros países y, de manera especial, el Holocausto: seis millones de judíos asesinados, de los cuales una cuarta parte eran niños.

Curiosamente el odio contra “lo judío” se ha apoyado casi siempre en el prejuicio de que ellos fueron los que mandaron a Cristo al suplicio de la cruz, olvidando que Jesús, la Virgen María, los Apóstoles y las primeras generaciones de cristianos eran de origen judío. Entre todos los hijos de Abrahán, el padre de todos los creyentes, hubo uno, el más destacado entre todos: Jesús de Nazaret, que también fue perseguido, ¡y cómo! Jesucristo ha sido, es y será una figura controvertida en la historia de la humanidad. Tan pronto suscita la adhesión más entusiasta e incondicional como el rechazo más extremo: chocó frontalmente con las autoridades políticas y religiosas de su tiempo. De hecho los evangelios consignan numerosas diatribas y disputas con sus adversarios, lo escribas y fariseos por un lado y los saduceos por otro: ver, por ejemplo, Mc 21-3,6 y 11,27-12,37; o el capítulo 23 de San Mateo.

Aunque la persecución se dirige contra la Iglesia Católica, el pueblo hebreo , también la ha sufrido a lo largo de su historia

Aunque él rehusó siempre todo tipo de violencia, su misión de traernos la Luz de la Verdad como enviado del Padre y mostrarnos en su propia Persona el rostro invisible de ese Padre, lo llevó a la muerte, y muerte de cruz, a donde fue llevado “como cordero llevado al matadero” (Is 53,7). Esta misión era la del Siervo sufriente del Señor, sublimemente descrita en los cuatro poemas del profeta Isaías. En Galilea los fariseos no le dieron tregua y en su pasión fueron los saduceos y la clase sacerdotal de Jerusalén los principales promotores de su condena, bajo el paraguas legal del gobernador romano Poncio Pilato.

89


sed sa ntos

Victoria Serrano Blanes

En el firmamento de la vida contemplativa, once monjes entonan a coro “gloria a Dios” vestidos con hábitos blancos y marrones. Se trata de la comunidad del Monasterio Jerónimo de Santa María del Parral, el único existente hoy día de esta orden monacal española. Dotado de una singular belleza arquitectónica, el monasterio se encuentra en un lugar privilegiado a las afueras de la ciudad de Segovia, junto a la iglesia de la Vera Cruz y muy cerca de la antigua Fábrica de la Moneda, en la orilla derecha del río Eresma. El rey Enrique IV lo mandó construir en el año 1447, tomando el nombre en honor a la Virgen del Parral, cuya escultura románica se encuentra allí, procedente de otro templo anterior.

90


sed sa ntos

Santa María

Parral del

Monjes Jerónimos “LLEGARSE A UNIR CON DIOS OLVIDANDO TODO LO DEL SUELO Y CUANTO NO ES ETERNO” ES EL FIN ÚNICO DE LA VIDA MONÁSTICA EN EL PARRAL

91


sed sa ntos “NO SOLO DIRÍA QUE SE PUEDE SER FELIZ RENUNCIANDO A TODO, SINO QUE SE ES MÁS FELIZ. LA CLAVE ESTÁ EN SER FIEL A LA LLAMADA Y RESPONDER EN EL DÍA A DÍA” (Fray Ignacio de Madrid)

Leyendo en su historia llama la atención los humildes inicios de la Orden Jerónima, cuando, a finales del siglo XIV, varios grupos de eremitas expresaron su deseo de vivir la espiritualidad de San Jerónimo, y el papa Gregorio XI les concedió la bula para hacerlo en la regla de San Agustín. En 1415, veinticinco monasterios se unían para formar la Orden Jerónima. Desde entonces, sus monjes y monjas ocuparon un lugar destacado en España y Portugal al contar siempre con el apoyo de la Monarquía. Tras cuatro siglos de esplendor llegó el luctuoso siglo XIX, en el que la autoridad civil del país luso disolvió la Orden en 1833 y, tan solo tres años después, en 1836, se iniciaba en España una de las desamortizaciones más duras de todas cuantas han tenido lugar en nuestro país, la conocida como Desamortización de Mendizábal, por la que los monjes fueron expulsados de sus monasterios y estos confiscados y mal vendidos.

92

“DEL MONJE JERÓNIMO PODEMOS DECIR QUE ES UN SER PARA QUIEN VIVIR ES DAR CULTO A DIOS” (Fray Ignacio de Madrid)


sed sa ntos Esta expropiación supuso el fin de los jerónimos, ya que, al no poseer casas fuera de España, se vieron de golpe arrojados al mundo exterior sin ningún medio de subsistencia. Algunos lograron rehacer su vida con la práctica de algún oficio, pero la gran mayoría pasó a la mendicidad más absoluta. Afortunadamente, las ordenanzas desamortizadoras no fueron tan severas para la rama femenina. Así, las monjas jerónimas, aunque vieron debilitado considerablemente su patrimonio, no padecieron la exclaustración forzosa como sus hermanos varones.

Pero como la obra de Dios siempre triunfa, aun a pesar de las miserias humanas, cuando apenas faltaban dos años para que se cumpliesen los cien de inactividad exigidos por el Derecho Canónico para que la orden sea extinguida, el joven alcarreño Manuel Sanz sintió la llamada a la vida religiosa en la casi extinta Orden Jerónima. Fueron muchas las diligencias necesarias para lograr su restauración, pero finalmente, con la ayuda divina, en 1925 el monasterio fue devuelto por el Gobierno al Obispado de Segovia, retomando la vida monástica jerónima con seis postulantes. Fueron años de duro trabajo para rehabilitar El Parral, pero de una intensa vida espiritual, a la que se le iban uniendo numerosos jóvenes atraídos por lo contemplativo.

93


sed sa ntos SORPRENDE CÓMO LA VIDA EN SILENCIO Y RECOGIMIENTO NO HACE DE ELLOS PERSONAS HOSCAS Y HURAÑAS. AL CONTRARIO, SERVIR A DIOS MULTIPLICA SU AMOR PARA CON TODAS LAS ALMAS

Llegó la Segunda República y la Guerra Civil, y la intranquilidad de estos tiempos paralizaron el crecimiento de las entradas al monasterio. De nuevo los monjes se vieron flanqueados por muchas dificultades, incluso el martirio, como le sucedió a Fray Manuel de la Sagrada Familia, apresado y fusilado por sacerdote y religioso. Aunque sus ojos no vieron consolidada la restauración definitiva de la Orden de San Jerónimo, por la que tantó oró y se afanó, su sangre derramada por Cristo fue la semilla para la entrada de nuevas vocaciones en los posteriores años de la postguerra, cuando los jerónimos retomaron un fuerte impulso.

94


sed sa ntos

¡quiero vivir a tu lado! Y así, después de tantas contrariedades, llegamos a nuestro presente más inmediato. Si nos acercamos un poco a sus vidas descubrimos que el entregar toda su existencia a la unión con Dios en contemplación, oración y alabanza, les ha colmado de auténtico gozo. “Llegarse a unir con Dios olvidando todo lo del suelo y cuanto no es eterno” es el fin único, propio y directo de la vida monástica en la Orden de San Jerónimo. Por eso, como dice uno de ellos, “del monje jerónimo podemos decir que es un ser para quien vivir es dar culto a Dios”.

“MIL VIDAS QUE TUVIERA, MIL VIDAS QUE CONSAGRARÍA A LA ORACIÓN Y ALABANZA DIVINA”

(Fray Ignacio de Madrid)

95


sed sa ntos

Son hombres humildes, afables y serenos, con un gran corazón y una fe profunda en Dios. Sorprende cómo la vida en recogimiento y silencio no hace de ellos personas hoscas y hurañas. Al contrario, servir a Dios con todo su corazón, con toda su mente y con todo su cuerpo multiplica su amor para con todas las

“NO ES DESDE LA RAZÓN DESDE DONDE SE ALCANZA A DIOS, SINO DESDE EL AMOR” (Fray José de Belalcázar)

96

almas. El trato es amable y cercano, propio de quienes se saben hermanos de sus semejantes, hijos todos de un mismo Padre; “mostrando alegría en el rostro y caridad en las almas”, como decía Fray José de Sigüenza, una figura del s. XVI fundamental para la historia de la Orden.


sed sa ntos

FRAY PABLO SUFRE UN ESTADO MUY AVANZADO DE ALZHEIMER. CUANDO SE DESPISTA ES FÁCIL SABER DÓNDE ENCONTRARLO: SENTADO EN EL CORO O DORMIDO A LOS PIES DEL SAGRARIO La confianza ilimitada en Dios les infiere la seguridad de que el Señor les dará siempre aquello que más les conviene. Por eso el monje jerónimo no se plantea el mañana de un modo acuciante, apesadumbrado, como fuente de preocupaciones y angustias ante las incertidumbres del “futuro”. El trabajo en la carpintería y ebanistería no solo es su medio de subsistencia, sino que además para el monje jerónimo tiene una finalidad ascética, ya que, hecho con intención santa, se convierte en fuente de energía espiritual y de vida interior. Ha sido tradición durante siglos que, al ingresar en la Orden, los monjes perdieran sus apellidos y adoptaran el de la ciudad de nacimiento. Esta costumbre se dejó de practicar tras el Concilio Vaticano II, aunque algunos la conservan.

¡ qué bi en se est á c o nti go ! Comenzamos por Fray Julián de Madrid (Antoranz Merino), el mayor en edad de los monjes, aunque no en permanencia en el Monasterio: tiene 89 años e ingresó a los 26. Aún hoy día, pese a su avanzada edad, se levanta a las 4:45 horas de la madrugada y prepara puntualmente el refectorio para el desayuno. Su fidelidad a los horarios y su rectitud en la palabra dada es proverbial. Es habitual verlo con un libro sobre la vida de algún santo entre las manos. Fray Ignacio de Madrid (Fernández del Amo) nació hace 87 años en el seno de una familia muy religiosa; siendo el cuarto de diez hermanos. De niño vivía enfrente del piso familiar del Padre Llanos, sacerdote madrileño que favoreció

las vocaciones para la vida contemplativa del Parral. Fray Ignacio ingresó en este monasterio el 15 de Octubre de 1941 con apenas 17 años. Durante estas siete décadas ha permanecido básicamente en este lugar, aunque también ha vivido temporadas en los extintos monasterios de Santiponce (Sevilla) y Yuste (Cáceres). En todos ellos ha regido como prior durante largo tiempo. Aparte de las labores de gobierno, se ha dedicado a la redacción de las constituciones y a la documentación histórica de la Orden, consiguiendo elaborar, tras una tarea minuciosa y constante, un auténtico archivo de toda la historia de la Orden, de sus monjes y monasterios.

97


sed sa ntos

“VACARE DEI, LIBRE PARA EL SEÑOR, ASÍ ENTIENDO MI VIDA” (Fray Andrés)

Es frecuente escuchar de este feliz monje jerónimo, el más veterano de todos, que “mil vidas que tuviera, mil vidas que consagraría a la oración y alabanza divina”. Reconoce que su experiencia, aunque no exenta de dificultades, siempre ha sido gratificante: “Estoy plenamente convencido de que la misericordia del Señor nos guía, y todo cuanto acontece y pueda acontecer, viene de su mano. Dios es bueno, buenísimo, y por lo tanto nada malo nos puede venir de Él. ¡Dios! ¡Dios! No solo diría que se puede ser feliz renunciando a todo, sino que se es más feliz. La clave está en ser fiel a la llamada y responder en el día a día”.

¡Oh bendita Cruz, que jamás nos separemos de ti! Fray Pablo Klein tiene 81 años y, aunque nacido en Madrid, es hijo de padres alemanes. Creció en la religión luterana y pasó períodos de su adolescencia en Alemania. Sin embargo, quiso la Providencia que conociera al Padre Morales en sus temporadas en Madrid y se convirtiera al catolicismo. Con tan solo 20 años ingresó en El Parral. Su madre solía visitarlo e incluso tenía permiso especial del entonces obispo de Segovia, Antonio Palenzuela, para que, aun perteneciendo a la confesión Luterana, comulgara. ¡Todo un ejemplo de ecumenismo! Ha sido un fiel servidor de la comunidad durante toda su vida. Nos cuentan que desde su puesto de portero seducía a los visitantes con su ejemplo y talante de hombre profundo, al tiempo que atendía el refectorio, la hospedería, la

98

enfermería y todo cuanto se le confiase, con suma bondad y generosidad. Dotado de una excelente voz y entonación, los monjes destacan la dulzura y unción extraordinaria con la que eleva los cantos a Dios. Desde hace algún tiempo Fray Pablo sufre un estado muy avanzado de Alzheimer. Mira siempre sonriente “desde la inocencia”, dejándose llevar y atender sin dificultad. Cuando se despista es fácil saber dónde encontrarlo: sentado en el coro o dormido a los pies del sagrario. La dedicación al servicio del Señor en la oración y al mismo tiempo a la comunidad, que tan admirablemente ha llevado a cabo a lo largo de su vida contemplativa, lo sigue ejercitando pese a su enfermedad. “En cuanto ve o siente que algo se cae es el primero que se agacha a recogerlo”.


sed sa ntos

Cristo colma todas las aspiraciones Fr. Andrés G.ª Torralvo es el Prior y uno de los últimos en llegar al Monasterio, tan solo hace 11 años. Nacido el 7 de marzo de 1944 y tras 20 años de servicio pastoral como Presbítero en la Diócesis de Córdoba, ingresó en Santa María del Parral en el año 2000. Confiesa que su vida de sacerdote le satisfacía; se encontraba a gusto con la gente y las mil labores de las diversas parroquias que atendió tanto en la provincia como en la capital. No obstante, sentía en su interior que le faltaba algo en su entrega al Señor. Pese a su absoluta dedicación a las almas, añoraba un “plus” en la vida de oración. “No fue fácil el salto pues no todos veían la decisión acertada al ser yo de carácter

activo y comunicativo. Pero como no podía permanecer con ese interrogante, aun a fuer de equivocarme, me lancé”. Fray Andrés reconoce que está feliz en el Parral, tal vez añorando los tiempos de novicio y recién profeso en que no tenía tan grandes responsabilidades de atención al monasterio, lo que le permitía una dedicación mayor a la formación y estudio de la historia del Monacato y de los textos de espiritualidad específica, Santos Padres, patrística, etc.… Pero saber que todo el día lo tiene libre para el Señor le lleva a la plena felicidad. “Vacare dei, libre para el Señor, así entiendo mi vida”. Él, como tantos otros, ha encontrado la Perla preciosa.

me saciarás de gozo en tu presencia Fray José de Belalcázar es el alma del monasterio, como lo define el Padre prior. Nació hace 77 años en Belalcázar, un pueblo del norte de la provincia de Córdoba. A punto de acabar la

carrera de Farmacia decidió sustituir las fórmulas magistrales y los medicamentos por la oración y alabanza a Dios en la vida contemplativa. Y así, con 26 años, ingresó en el Parral.

99


sed sa ntos

“FUERA DE DIOS LA VIDA ME PARECE NADA, FALTO DE GARRA, SIN LLEGAR A ENTUSIASMARME” (Fray Mauro)

Como buen Administrador, se deshace en atender los mil detalles de esta gran casa, sin que ello le reste tiempo para la lectura, meditación y profundización en la vida monástica, a la que dedica las tardes enteras en su celda. También es uno de los músicos de la comunidad, que toca y entona en el coro y actos litúrgicos. Fray José confiesa que es un gran enamorado del Parral y no concebiría su vida sin la pertenencia al Señor, al que busca con ansia. Al proceder del ámbito científico no puede evitar cuestionar e interpelar la fe, para terminar comprendiendo que “no es desde la razón desde donde se alcanza a Dios, sino desde el amor”.

100

Fr. Alfonso de Olivares es un simpático sevillano que ingresó en la Orden a los 18 años y lleva 44 dedicado a la meditación, la alabanza divina y la Liturgia, que es su pasión. De ella nutre su vida con un entusiasmo y una alegría extraordinaria. Fr. Mauro Carulli, un italiano que dejó hace tres años su trabajo de ingeniero en Milán al conocer el estilo de vida de los monjes jerónimos por Internet. Se acercó “buscando lo auténtico”, como señala él, y encontró la plenitud. “Fuera de Dios la vida me parece nada, falto de garra, sin llegar a entusiasmarme”.


sed sa ntos Fr. Antonio de las Palmas, Fr. José de Kerala (India), Fr. Julián de Aldea Nueva, el hermano lego Emilio… Como podemos apreciar, compartir un rato de su apacible vida es gustar de la verdadera paz, aquella que solo Dios puede dar. Son nuevamente tiempos de incertidumbre para la Orden en cuanto a su continuidad se refiere, pues entre los once monjes que habitan El Parral se encuentran cuatro octogenarios, y el más joven de todos es un novicio de 38 años. Sin embargo, la confianza plena de que Dios abrirá nuevos horizontes para la Orden les hace vivir tranquilos.

101


nu eva estétic a

Rupnik

y la belleza del

Evangelio Buenanueva

El pa dre Ru p n i k a fi rma que la evang eli zació on fracasa si no s e muest ra con la v i da “la b elleza del mensa j e del Evang eli o.” El j esu ita, recalca la i mportancia fun damental de las i mp licaci on es teo lo gicas del m osaico. D estaca que el R eino de D i os no pue de s er an uncia d o so lo con argumentos d e r a z o n , s i n o a t r av e s d e l “testi m on i o v i vo de la b elleza del mensa j e de D i os en nosot ros. Para Ru p n i k este es el m oti vo del f raca s o de

de

la

e van g e l i zac i o n

h oy, q u e ca e m o s o e n e l

“a rg u me n t i s m o”rac i o n a l i sta o en el “s enti mentali s m o reli gi oso, en lugar de t rans m iti r la b elleza del mensa j e de J esucri sto. S eg u n

el

p u lp i to s

s ac e r d ot e, se

ha

de s de

ca i d o

en

lo s e st e

m orali s m o raci onal y no s e h a m ost ra d o con la v i da la b elleza del mensa j e del Evang eli o.

102


nu eva estétic a

la evang eli zació on fracasa s i no s e m uest ra con la vi da “la b ell eza del mensa j e del Evang eli o.

103


nu eva estétic a

El mosaico que nace en la parte oriental de Grecia hace unos 3000 años fue considerado por la Iglesia en el Concilio de Nicea (787), “entre las artes que transmiten la palabra de Dios”. Sin embargo, con la llegada del Renacimiento, que considera más perfecto el arte “cuanto menos se ven las piedras”, llegará la muerte de este tipo de arte. Para Rupnik el mosaico es como el “lenguaje de las piedras” y se trata de un “trabajo colectivo”. El padre Rupnik tiene un total de 12 colaboradores, cada uno con un estilo; trabaja con ellos en un clima de comunión y colaboración pero dejando a cada uno su propia individualidad creativa. El P. Marko Ivan Rupnik nació en el año 1954 en Zadlog, Slovenia. En 1973 ingresa en la Compañía de Jesús. Después de sus estudios en filosofía, entra en la Academia de Bellas Artes de Roma. Concluye con una tesis titulada Luigi Montanarini y el problema de la interpretación. Siguen los estudios de teología en la Gregoriana, Roma. Aquí se especializa en misionología, con una tesis de licenciatura denominada Vassilij Kandinskij como acercamiento a una lectura del significado teológico del arte moderno a la luz de la teología rusa.

104

Es ordenado sacerdote en 1985. En 1991 consigue el doctorado en la Facultad de misionología de la Gregoriana con una tesis dirigida por el P. Špidlík titulada El significado teológico misionero del arte en la ensayística de Vja eslav Ivanovi Ivanov. Desde 1991 vive y enseña en el Pontificio Instituto Oriental de Roma, Centro Aletti, del que es director. También enseña en la Pontificia Universidad Gregoriana. Desde 1995 es Director del Taller de arte espiritual del Centro Aletti. Desde 1999 es consultor del Pontificio Consejo para la Cultura. A las actividades de artista y de teólogo añade desde siempre la de pastoral, sobre todo mediante conferencias y la dirección de numerosas tandas de ejercicios espirituales. “Rupnik es un artista del color. El color es la luz de la materia del mundo que el artista busca. Al principio estuvo cerca de las conquistas de las vanguardias de este siglo, pero su itinerario artístico es una continua búsqueda del significado unificador de toda la vida. La vida es antinómica, y la unidad no debe destruir la diversidad, anular las personalidades. Por eso, el color de Rupnik es puro, intenso y a menudo sus cuadros se construyen sobre la regla de los contrastes entre los colores.


nu eva estĂŠtic a

EL fracaso de la evang eli zaci on de h o y e s e l a rg u me n t i s m o� rac i o n a l i sta o el s enti mentali s m o reli gi oso en lugar de t rans m iti r la b elleza del mensa j e de J esucri sto

105


nu eva estétic a Su arte consiste precisamente en encontrar la armonía, la fascinación del conjunto. Por eso, muy pronto, en su período no figurativo —caracterizado por la espátula, por la pastosidad— empieza la búsqueda del Rostro eterno y personal que está bajo todas las culturas. Estudia las culturas de los indios, de los eslavos antiguos, de los chinos, de los comienzos del arte cristiano. Desde hace algunos años, su arte está decididamente comprometido en una relación dialógica entre los frutos del arte occidental y del arte iconográfico. Se trata de una relectura del punto de vista del iconógrafo, pero con toda la riqueza instrumental de la pintura occidental de los últimos siglos.

Se trata de una relectura del punto de vista del iconó ografo, pero con toda la ri queza instrumental de la pintura occidental de los ulti mos siglos

Su arte consigue unir la tradición y la modernidad. La pintura de Rupnik nos confirma que la pregunta fundamental en el debate artístico contemporáneo no se puede agotar en las alternativas convencionales como, por ejemplo, arte figurativo o abstracto. Se trata, pues, de redescubrir el arte como servicio, como liturgia.

106


Convocatoria nov.-

P re c

pa io Es

€ ña 3 is Rev

ara ta p

ue la N

va E

010 dic. 2

ge van

5 n.º 2

liza

ción

t a nte del ins os e Irene ultura c • La c vista a Mar la Bestia v a n t ar tre ge edo le wking • En • Cuando ru me pu s Ha U Hoy no del azar de ación de ON las escuela cia o bl i el o s en La ciensesión antip ías sexuale turanza: el c n g L a ob Ideolo tima bienave La ú l

La Asociación Canónica Bendita María, editora de la revista Buenanueva, busca voluntarios para las distintas ciudades de España como Directores de zona, para difundir la revista, buscar articulistas, colaboradores, suscriptores, relaciones con los medios, con la Iglesia, hacer entrevistas, etcetera. Buscamos personas a las que les guste este medio y que tengan algún tiempo libre para dedicarlo a esta labor tan reconfortante. Es un trabajo sencillo, tranquilo, para ocupar un tiempo muchas veces vacío y que podemos llenar ayudando a la Evangelización. Ya tenemos el proyecto funcionando en algunas ciudades y está siendo muy provechoso, tanto para la Revista como para la persona que ocupa una parte de su tiempo trabajando para el Reino de Dios.

Pre ci

o Es p a

ña 3 € ene.-f Rev

ista

pa ra

la N ue

va E va

eb. 20 11

nge

lizac

nº 2 6

ión

Entrev Un Monte ista a Antonio San , Cátedr a y Catedr z Camarero • Del sex La ten al o al gén Sabrás qu denciosa aso • El Dios que la ero cie cia e Medjugo yo soy Dios, tu ción entre religió ncia no puede atr Dio apar rje: Un regalo pro s • Iglesia y año n y violencia digioso • Adoctrin de la biodivers idad amiento ideológic o

P rec io E sp añ a3€

j u l - a g o 2 010 nº 23

Rev i s t a p a ra la Nu ev a E va n g e l iz

ación

“La úl ti ma ci m ¿T ien e s entid a”, entrevista a s u d ire ctor o su f r ir ? • I de o lo g ía de Gé n C ó mo ed uc a r a lo s hi jo s • ero El h um o d e S La única fami a ta n á s lia • Gráb ¿ Dij o J e sús q a me en tu c orazón ue Él e ra D ios Bie nave ntura ? d o s l os q u e t ra baja n por l a paz

Con los seleccionados, se tendrá una reunión un fin de semana en su ciudad, para informarles del método a seguir. Precio España: 3,5 €

Aquellos que estéis interesados enviadnos vuestros datos a nuestro correo info@revistabuenanueva.com o llamando al tel.: 91 759 79 68 y nos pondremos en contacto con vosotros. ¡Ánimo! Urge manifestar al mundo el amor de Dios y este es un modo excelente para hacerlo.

año 5 - julio 2011- n.º 29

Revista

para

la

Nueva

Evangelizac ión


mosa ic o

Destino:

la eternidad Horacio Vázquez Cermeño

a figura humana que el Señor modeló en barro con el

L

“polvo del suelo”, era un objeto inanimado, y no se trans-

formó en un ser viviente hasta que le “insufló en las nari-

ces el aliento”, el soplo del Espíritu Divino, la exclusiva fuente de

la vida. Así se relata poéticamente por Moisés en el Génesis, y así fue creado Adán, padre de los hombres, que transmitió ese aliento divino a sus descendientes. Somos, pues, las criaturas más perfectas de Dios, y así lo proclamamos agradecidos frente a los que, huyendo de toda trascendencia, afirman que la presencia del hombre en la tierra es el fruto de una casualidad afortunada, o en todo caso, la consecuencia natural de la evolución biológica de seres inferiores e irracionales.

108


mosa ic o

LA DESOBEDIENCIA DE EVA y LA CONDESCENDENCIA DE ADáN

Pero ese soplo del espíritu, el que da la vida al hombre, se aloja y late para siempre en un alma inmortal, nunca perece. La esencia vital que Dios nos transmite a través de los padres, permanecerá inalterada por los siglos de los siglos. Su destino es la eternidad. Solo el barro del que fuimos modelados volverá al polvo del camino de donde lo tomó el Creador. Y es que Dios nos creó para la vida.

FRuSTRARON Considerad la ternura de Dios con nosotros. Plantó un

jardín en Edén, al oriente, y en él “colocó al hombre que

EL PLAN DE DIOS había formado”. Aún no había crecido la hierba en el PERO, ¿ABANDONó suelo, ni habían brotado los árboles, pero Dios se hizo DEFINITIVAMENTE jardinero para procurar la felicidad de sus criaturas preSuS PROyECTOS feridas. Después le encargó a Adán que lo cultivase,

pues no quería un hombre holgazán y desocupado, y le

DE uNA VIDA buscó una compañera que compartiera su vida, y le SIN MuERTE entregó la primera ley del género humano: “no comerás PARA EL hOMBRE? del árbol de la ciencia del bien y del mal”. Ya sabemos lo que ocurrió después, y cómo por la desobediencia y el pecado entró la muerte en el mundo.

109


mosa ic o La vida que nunca acaba Sería aventurado discurrir sobre una vida sin muerte en el Paraíso. El Edén estaba en un lugar desconocido, y era un jardín de delicias, un huerto de árboles buenos para comer con frutos suculentos que se podían tomar con solo alargar la mano. Allí el hombre podía ser eternamente feliz y no conocería el dolor, ni el sufrimiento, ni la muerte. Ese era el maravilloso plan de Dios. Un plan que se frustró con la desobediencia de Eva y la condescendencia de Adán. Pero, ¿abandonó Dios definitivamente sus proyectos de una vida sin muerte para el hombre? Antes de indagar sobre los casos en que Dios dispensó tan especial prerrogativa a los que estaban destinados para la corrupción del sepulcro, debemos meditar sobre el maravilloso diálogo de Jesús resucitado con Pedro y Juan (Ver Jn 21,18-23). El corazón de Pedro, a punto de recibir el encargo de Jesús para apacentar el rebaño de la iglesia, se angustiaba y enternecía ante las preguntas reiteradas del Maestro y la confesión arrepentida de su amor, tantas veces declarado ahora entre sollozos, como fueron sus negativas en la noche del dolor. Y Jesús le anuncia su martirio, como aquella otra vez lo hizo con Juan y Santiago que disputaban por los mejores puestos en su reino: “Pero cuando llegues a viejo—le dijo—, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará a donde tú no quieres”. ¿Os imagináis el corazón de Pedro al escucharlo? Después, Pedro se volvió y vio a Juan, el que había recostado su cabeza en el pecho de Jesús, y conmovido le preguntó a Jesús: “Señor, y este, ¿qué?”. La pregunta era directa e impertinente. Pedro quería conocer la suerte del compañero después de conocer la suya.

Y Jesús le responde de un modo enigmático y sorprendente, como solo puede hacerlo el que es dueño de la vida y de la muerte. “Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿qué te importa? Tú sígueme”. Junto al velado reproche de Jesús y el tono airado de su respuesta, late esa porción del misterio sagrado que siempre nos desborda, la certeza de que Jesús puede hacer que Juan permanezca hasta la parusía gloriosa del Hijo del hombre. Se corrió la voz entre los hermanos “de que este discípulo no moriría”, pero es el propio Juan el que nos aclara, que Jesús no dijo a Pedro “no morirá”, sino, “si quiero que se quede hasta que yo venga”, como una mera hipótesis que depende de su santo designio. Y curiosamente va a ser Juan el que describa en el Apocalipsis esa segunda venida de Jesús, la definitiva, la que anunciaron los ángeles en su Ascensión gloriosa. Y Juan, que murió bajo el Imperio de Trajano hacia el año 104, ejercerá para siempre ese papel trascendente de “testigo vivo de la palabra de Dios”, que escribió con la guía del Espíritu.

EL SOPLO DEL ESPíRITu LATE PARA SIEMPRE EN uN ALMA INMORTAL PORquE DIOS NOS CREó PARA LA VIDA 110


mosa ic o LA DISTANCIA ENTRE DIOS y EL hOMBRE SOLO SE ACORTA CON LA CONDESCENCIA DIVINA y LA huMILDAD huMANA aquel que agradó a Dios De Henoc se dice en Génesis 5,21-24, que “anduvo con Dios”. Esta expresión tan sublime, que también se utiliza para referirse a Noé, presupone la perfecta sintonía del corazón del hombre con Dios. Henoc, descendiente de Set, el tercer hijo de Adán, fue el padre de Matusalén y vivió 365 años, los días de un año solar completo, “y desapareció porque Dios se lo llevó”. Los Padres de la Iglesia entienden que no murió y que regresará al final de los tiempos para convertir a los gentiles, como Elías lo hará con los judíos, y San Judas Tadeo (primo de Jesús por ser sobrino nieto de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen) nos lo presenta en la carta a los judíos cristianos como el profeta del juicio de Dios (Judas 14). Esta noticia maravillosa se confirma en Eclesiástico 49,16, donde se dice que: “Nadie hubo en el mundo igual a Henoc, pues fue arrebatado de la tierra”, y San Pablo, en Hebreos 11,5, elogiando la perseverancia en la fe, nos dejó otro testimonio de ello: “Por la fe, Henoc fue arrebatado en vida y no experimentó la muerte”. Pero, ¿dónde lo colocó Dios?, ¿adónde lo llevó? Es un misterio. Santo Tomás de Aquino nos habla de un limbo de los Patriarcas donde los justos esperaban la Redención de Cristo, y Lucas 16, 22, nos dice que el pobre Lázaro ”fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán”, pues el cielo estaba cerrado. Henoc fue hombre excepcional que inventó la escritura, la aritmética y la astrología, pero el Señor no lo eligió por esas cualidades para la inmortalidad. Su mérito fue “agradar a Dios” en todos sus actos y pensamientos.

Santo Tomás dice que Henoc fue trasladado por Dios al Paraíso. Pero, ¿qué paraíso? ¿Quizá el Paraíso Terrenal? ¿Será acaso aquel de donde fue expulsado el hombre, y que custodia un querubín de espada flamígera? Solo Dios lo sabe. Pero Henoc fue salvado de la corrupción por designio divino, y fue glorificado antes del Juicio Final.

testigo humilde y fiel ¿Qué le ocurrió a Moisés? ¿Dónde reposa el “salvado de las aguas”, el cortesano de Egipto que huyó al desierto, el pastor de Madián, el confidente del Señor en las cañadas del Horeb, el elegido de Dios para liberar a sus hermanos, el único hombre que contempló la espalda de Dios, el juglar místico de la Torá, el poeta que escribió en los velos del firmamento, el legislador de Israel, el juez de su pueblo, profeta y sacerdote del Altísimo, Patriarca del que dice el Eclesiástico 45,1: “Por su fidelidad y humildad lo santificó, lo eligió de entre todos los vivientes. Le hizo oír su voz, y lo introdujo en la oscura nube”? ¿Murió realmente Moisés?.

SOMOS LAS CRIATuRAS MáS PERFECTAS DE DIOS, y ASí LO PROCLAMAMOS AGRADECIDOS 111


mosa ic o Así se dice en el Deuteronomio: “Allí murió Moisés, siervo de Yahvé, en el país de Moab, como había dispuesto Yahvé. Lo enterró en el Valle. Nadie hasta hoy ha conocido su tumba”. Dicen los Santos Padres que Dios envió a sus ángeles para que lo enterraran, pero en la dicción de la Biblia es el Señor quien le da sepultura. El Señor lo enterró. Dios acompañó hasta el sepulcro a su enviado más poderoso, al guerrero fuerte de Yahvé. En el pleno vigor de su vida le concedió el descanso, antes de llegar a la Tierra Prometida el Omnipotente lo escondió de la mirada de los hombres. ¿Acaso no están Abrahán, su mujer y sus hijos enterrados en la cueva de Macpelá, frente a Mambré, en la tierra de Canaán? ¿No son allí venerados por sus descendientes? Pero nadie conoce la tumba de Moisés. Quizá su muerte no fue como la de los demás hombres. ¿Murió Moisés como Henoc?

En él se inspiró San Judas (9,15), para describir la lucha entre el arcángel Gabriel y el diablo por el cuerpo de Moisés, que provocó muchas especulaciones sobre su resurrección y asunción a los cielos. En todo caso, las citas a Moisés y Elías como testigos del Señor abundan en estas especulaciones. Así cuando aparecen hablando con Jesús en el episodio de Tabor, y cuando se refiere a ellos el Apocalipsis (11,47): “Mandaré a mis dos testigos para que profeticen… Ellos tienen el poder para cerrar el cielo y que la lluvia no caiga…y sobre las aguas para tornarlas en sangre”. Se deduce fácilmente su personalidad por la precisa cita de los acontecimientos en que intervinieron. Y así, cuando Juan describe a los ángeles que portan las copas que rebosan de la cólera divina dice que entonaban “…el cántico de Moisés, siervo de Dios…” (Ap15,3), lo que destila un fuerte aroma a glorificación del que se nombra como “siervo de Dios”. El Señor lo sabe.

de lo efímero a lo inmortal La distancia entre Dios y el hombre solo se mide con el amor. Tan grande en apariencia, como la calidad que distingue al Creador de la criatura, se acorta no obstante cuando la humildad del hombre y la condescendencia divina vibra en sus extremos. Así se escribieron las vidas de Moisés y de Elías, y ambos aparecen unidos históricamente por la teofanía del Monte Horeb, donde recibieron las consignas de Dios refugiados en la misma cueva que los protegía del esplendor de su gloria

En 1861 se descubrió un manuscrito del siglo VI d.C., titulado “La Asunción de Moisés”, que reproduce otro del siglo I que se menciona POR LA BIBLIA SABEMOS quE EL SEñOR ES en los catáloquIEN DA SEPuLTuRA A MOISéS; ACOMPAñó gos apócrifos hASTA EL SEPuLCRO A Su ENVIADO MáS que manejaron Orígenes y Gelasio. PODEROSO, AL GuERRERO FuERTE DE yAhVéh

112


mosa ic o Elías se nos presenta como el paradigma fiable de todos los profetas, no solo por los milagros que obró en Sidón y en el Carmelo, sino por el aura de hombre de Dios que lo envuelve. Así lo señala Ocozías: “Es Elías el tesbita”, “un hombre vestido de pieles y faja ceñida a su cintura”, la misma descripción que Jesús realiza del Bautista, el profeta que lo sustituye en el oráculo de Miqueas como precursor del Mesías. Al final de su tiempo Elías recibe la noticia de que será arrebatado del mundo. El anuncio es escalofriante. Dejar la tierra sin que la muerte nos cierre los ojos. Alcanzar la gloria con la vestidura del cuerpo que no necesita resurrección. Por la mañana en la tierra, y por la tarde en el cielo. De la finitud a lo infinito, de lo efímero a lo eterno, directamente a la presencia de Dios. Pero este regreso del hombre al Paraíso, este retorno a la inocencia inicial, se realiza de un modo impresionante. Así se relata en el Reyes 2: “Iban hablando mientras caminaban, cuan-do de pronto un carro de fuego con caballos de fuego los separó a uno del otro. Elías subió al cielo en el torbellino” (2,11). Dios lo quiso y Eliseo lo vio.

LA ASuNCIóN DE MARíA EN CuERPO y ALMA A LOS CIELOS ES uNA CREENCIA FIRME y ARRAIGADA DESDE LOS PRIMEROS TIEMPOS DE LA IGLESIA, AuNquE NO hAyA MENCIóN ExPRESA EN LOS LIBROS SAGRADOS

María, llena de gracia No hay mención expresa en los libros sagrados sobre la Asunción de María en cuerpo y alma a los cielos, pero desde los primeros tiempos de la Iglesia es esta una creencia firme y arraigada Dice el Catecismo: “Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo…”. ¿Murió realmente la Virgen y resucitó gloriosamente para ser llevada a los cielos por los ángeles de Dios, o acaso, sin pasar por la muerte, fue llevada hasta la gloria en los brazos de su Hijo? Recordemos que en el año 44, morando en la casa de Juan, fue transportada por el Espíritu a las orillas del Ebro para consolar a su hermano Santiago y confortarlo en su apostolado. El catecismo nos habla de la Asunción de María como “…una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos”, y parece decantarse por la primera posibilidad. La tradición cristiana nos habla también de su muerte real en Éfeso o Jerusalén, a la edad de 63 ó 68 años. El discípulo Juan que la acogió en su casa estaba con ella cuando sucedió, pero lo que vio está guardado en su corazón. Para nosotros queda el misterio inefable, donde caben los más bellos pensamientos, porque Dios la quiso hacer suya en cuerpo y alma para la eternidad.

113


mosa ic o

La

conversión

Juan Alonso

a reciente JMJ vivida en Madrid ha supuesto para miles de jóvenes encontrarse con Cristo vivo y convertirse a su Palabra. No es algo nuevo. Sin ir más lejos, el siglo XX ha dejado en sus páginas una constelación de conversos célebres: escritores e intelectuales, artistas, científicos, activistas sociales, políticos… Sus historias son todas atractivas e impactantes, únicas y originales. Algunos abrazan la fe tras un dilatado proceso de búsqueda; en otros, el cambio se produce de manera repentina; los hay que llegan a Cristo por la cabeza y quienes lo hacen por el corazón; quienes encuentran o retornan a Dios después de una crisis existencial, y quienes lo alcanzan sin turbulencias interiores; quienes estudian la razones de la fe antes de dar el paso, y quienes solo después de darlo sienten la necesidad de conocer más y mejor aquella fe a la que ya se han entregado totalmente. Ante estos fenómenos tan comunes y, a la vez, tan extraordinarios, cabe preguntarse: ¿Qué es la conversión? ¿Qué implica y cuáles son sus rasgos más característicos?

L

114


mosa ic o

cristiana

un horizonte luminoso

El deseo de conversión es una constante antropológica universal ligada a la búsqueda de verdad y de sentido. La historia de la humanidad atestigua un inconformismo general del hombre y de la mujer ante la ignorancia, el error o la mentira, tanto en el orden teórico como en el práctico. La tensión entre lo que soy y lo que debería ser es el detonante, desde el punto de vista antropológico, de la aspiración constante de conversión y de mejora – renovarse o morir- del ser humano. Como decía Ortega y Gasset, «la vida es inexorablemente invención».

La fenomenología religiosa y la antropología cultural han descubierto en los pueblos antiguos algunas expresiones de este anhelo humano, como son los “ritos de expiación y purificación” para reparar las rupturas de la comunidad con los dioses, o los “ritos de iniciación” que expresaban la ruptura con la antigua vida y la entrada en la nueva. La tragedia griega constituye también una importante expresión cultural del deseo humano de conversión a través de su peculiar dimensión catártica, como ya señaló Aristóteles en su Poética. El espectador ve proyectada su vida en la representación de los actores, de manera que las propias pasiones y culpas salen a la luz sin tapujos provocando en él una mezcla de sentimientos de piedad y temor que impulsan a la catarsis, es decir, a la purificación interior y a la necesidad de conversión para alcanzar un renovado estado existencial.

cada historia de conversión es única y original.

Algunos abrazan la fe tras un dilatado proceso de búsqueda; en otros, el cambio se produce de manera repentina

115


mosa ic o

una respuesta gozosa

En sentido religioso, el término conversión expresa una realidad rica y múltiple como dinamismo espiritual del hombre hacia Dios. Son diversas sus modalidades: el paso de la increencia a la fe; la adhesión a una nueva religión; el retorno a una religión abandonada anteriormente por rechazo o indiferencia; la reconciliación del pecador arrepentido con Dios; la reincorporación a la vida eclesial y comunitaria; o incluso –según un sentido clásico ya en desuso- la entrada en el estado religioso. También en el lenguaje común se emplea ese término para referirse a la incorporación a la Iglesia Católica de un bautizado en otra Iglesia o Comunidad cristiana, aunque ese uso no es teológicamente ni preciso ni acertado. La conversión cristiana –que en la Biblia es descrita principalmente con los términos epistrophé y metánoia- se integra en la teología de la alianza de Dios con los hombres. En referencia a los hombres, la alianza aparece siempre como un proyecto en devenir, nunca acabado. La historia de la alianza es agitada y frecuentemente dramática. Por eso, la apelación de los profetas del Antiguo Testamento a la conversión es un recurso primordial para mantener la alianza viva y actualizada, ya sea como advertencia para poner en guardia contra el riesgo de olvido o negligencia de ese pacto, o bien en ocasiones, como denuncia ante una ruptura ya consumada.

En la predicación de Jesús se produce un giro importante en la relación entre conversión y salvación. Ahora la salvación no es tanto una recompensa ante un esfuerzo humano previo, sino un regalo inmerecido que Dios otorga de modo magnánimo. La conversión no es primeramente una condición de salvación, sino una respuesta lógica y gozosa ante la Buena Noticia que Jesús proclama. El apremio a la conversión no viene ahora por vía de inquietud o amenaza, sino a través de la lógica del amor. La conversión cristiana no es, en definitiva, la vuelta a lo antiguo; es un salto hacia adelante, el comienzo de una nueva vida. Un encuentro con Jesús.

hemos encontrado al Mesías

La conversión cristiana es un asunto de amor y, por tanto, cuestión de dos: Dios y el hombre, siendo Dios quien tiene la iniciativa. Refiriéndose a su conversión, el periodista italiano Vittorio Messori comenta: «Por lo general, se hacen buenos proCuando Jesús inicia su ministerio público en Galilea no pósitos de cambio de vida. Yo no la campretende simplemente enseñar una nueva doctrina o un bié. Me fue cambiada». arte de vivir. Su intención es proclamar un acontecimiento extraordinario, el Evangelio de Dios, que Él sintetiza con un doble anuncio: «El tiempo se ha cumplido, el Reino de la salvación no es una Dios está cerca»; al que sigue una doble exhortación: «convertíos y creed en el Evangelio» (Mc 1,14-15). Adviértase cómo la conversión presenta ahora un marco bien distinto del que tenía en la exhortación profética del Antiguo Testamento. En la predicación de los profetas – también en Juan el Bautista- había una relación causal entre conversión y salvación: convertirse significaba “volver hacia atrás”, invertir el propio rumbo para retornar a la alianza y obtener el perdón de Dios después del pecado y la infidelidad (Zc 1, 3-4; Jr 8, 4-5). Lo que motivaba el cambio de corazón era el deseo de recuperar nuevamente la predilección de Dios. La conversión era así una exigencia y una condición de la salvación.

116

recompensa ante un

esfuerzo humano, sino un regalo inmerecido que Dios otorga


mosa ic o convertirse significa

ante todo nacer a una vida

nueva

la conversión

cristiana es un

asunto de amor entre Dios y el hombre, siendo Dios quien tiene

la iniciativa Por parte del hombre, la conversión auténtica no es el resultado de modas o de caprichos. Tampoco es pura cuestión de sacrificios y renuncias. Como afirma Benedicto XVI en encíclica Deus Caritas est, «no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida». Indudablemente, la vida nueva que abraza le exige al converso abandonar aspectos negativos de su vida anterior. Pero -contrariamente a lo que pudiera pensar un observador superficial- el corazón del convertido no está presidido por un sentimiento de triste abnegación. Al contrario: son nuevos aires de verdad y libertad los que llenan desde entonces su naciente existencia. «El convertido no es uno que renuncia: es uno que conquista» (Igino Giordani). No es un perdedor, sino un ganador; no un infeliz, sino un afortunado que ha respondido a un Amor que le ha salido al encuentro y le ha conquistado.

La conversión cristiana reúne aspectos de varios términos bíblicos que expresan diferentes significados: inversión de dirección, retorno, comienzo de una nueva ruta, cambio de mentalidad, arrepentimiento, penitencia,… En una palabra, la conversión significa un cambio efectivo en la manera de pensar, una nueva visión de la realidad. Se trata de abandonar una visión anclada en lo material y visible para adoptar otra perspectiva cimentada sólo en Dios. Convertirse significa aceptar que «la realidad de las realidades es Dios», según unas palabras recientes de Benedicto XVI. El converso ha hecho de Dios el criterio de todos sus pensamientos, palabras y acciones.

117


mosa ic o

Tatiana Goritcheva, la joven comunista que encontró a Dios a los veintiséis años mientras hacía yoga y recitaba el padrenuestro como un simple mantra, lo expresa de la siguiente manera: «Si alguien me pregunta qué significa para mí el retorno a Dios... y cómo ha cambiado mi vida, puedo contestarle con toda sencillez y brevedad: lo significa todo. Todo ha cambiado en mí y a mi alrededor. Y, para decirlo con mayor precisión aún: mi vida empezó sólo después de haber encontrado a Dios». La conversión es una gracia de Dios, pero también una tarea para el hombre que dura toda la vida. Así lo expresa San Agustín: «No te contentes nunca con lo que eres, si quieres llegar a lo que todavía no eres. Porque allí donde te consideraste satisfecho, allí te paraste. Si dijeres: “¡Ya basta!”, pereciste. Crece siempre, progresa siempre, avanza siempre» (Sermón 169, 18). Siguiendo el encargo de Jesús, la Iglesia recorre el mundo anunciando el Reino de Dios e invitando a la conversión. Y lo hace a todos, también a los mismos bautizados, para quienes la conversión es una dimensión permanente de su vida cristiana, un rasgo esencial de la llamada universal a la santidad que está conformada por constantes conversiones sucesivas: «La conversión es cosa de un instante; la santificación es tarea para toda la vida» (San Josemaría Escrivá).

118

el Reino de Dios ha llegado ya

En el cristianismo, convertirse significa ante todo nacer a una vida nueva: llegar a ser hijos de Dios Padre en el Hijo por el Espíritu Santo. Ese nuevo nacimiento tiene en el bautismo su expresión fundamental, como bien lo manifiestan los ritos y signos de la celebración bautismal en la vigilia pascual desde los primeros siglos del cristianismo: el expresivo juego de oscuridad y de luz, el despojamiento de los vestidos a los catecúmenos antes de ser sumergido en el baptisterio, la inmersión en el agua bautismal como signo de la muerte con Cristo al pecado y la salida del agua como señal del nacimiento de una nueva criatura, la invocación a la Santísima Trinidad, el vestirse con hábitos blancos, la entrega del cirio encendido, la imposición de las manos y la unción que hace el obispo con el crisma, la procesión de entrada en la Iglesia y la presentación del bautizado a la asamblea, la leche y la miel que se le da como símbolo del alimento del recién nacido…

quien experimenta la belleza de la conversión comprende también la necesidad de la evangelización


mosa ic o

el encuentro con Jesús

es un salto hacia adelante,

el comienzo de una nueva vida Difícilmente pueden expresarse mejor la naturaleza y los principios esenciales de la conversión cristiana: la iniciativa de Dios Uno y Trino; su dimensión eclesial: ese nuevo nacimiento se realiza y desarrolla en la Iglesia como dispensadora de los misterios de Dios y como comunidad de convertidos; la libertad del hombre para optar por Dios renunciando a la ilusión de la autosuficiencia; su carácter totalizante e integral, por afectar a todas las dimensiones humanas: la conversión no sólo es moral o cultual o intelectual, sino una aceptación de Dios como principio rector de toda la existencia, como ocurre en todo verdadero enamoramiento; su proyección universal, puesto que los hombres y las mujeres de todos los tiempos están llamados a la conversión y a la fe. «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura» (Mc 16,15). Estas palabras de Jesús son el fundamento de la missio ad gentes y, por tanto, de la tarea que la Iglesia ha recibido de invitar a la conversión. Quien experimenta la belleza de la conversión personal o ajena, comprende también la necesidad de la evangelización. Como ha señalado Benedicto XVI «en un mundo marcado por la indiferencia religiosa, e incluso por una creciente aversión a la fe cristiana, es necesaria una nueva, intensa actividad de evangelización, no sólo entre los pueblos que nunca han conocido el Evangelio, sino también en aquellos en los que el cristianismo se difundió y forma parte de su historia».

Título: La conversión cristiana.

Estudios y perspectivas, Autor: Juan Alonso Edita: EUNSA, Pamplona, 2011 Páginas: 256 Estas y otras ideas son tratadas por el autor en este libro recién publicado. El volumen recoge un conjunto de estudios sobre la conversión en perspectiva predominantemente teológica que, si bien pueden ser leídos de manera independiente, se han ordenado de tal modo que todo el conjunto constituya una unidad armónica.

119


Victoria Luque

mosa ic o

DIoS tIErra LLora EN La

hace pocas semanas, estuve una tarde entera, hasta las diez de la noche, en una Jornada sobre la Libertad religiosa en el mundo, que se celebraba en la universidad San PabloCEu. Desde entonces, con insistencia, vuelven a mi cabeza ideas, pero sobre todo, personas que me han impresionado enormemente. Personas que han acrisolado su fe bajo el sufrimiento y la persecución. Personas con nombre y apellido a las que no merezco atar ni el cordón de sus zapatos... Yo ya sabía de la situación de vida o muerte que viven muchos cristianos en Irán, Irak, Egipto, India, China, Pakistán, Nigeria... pero no les había puesto rostro, no conocía sus vivencias descritas en primera persona, no conocía la tragedia encarnada en tiempo real... por fin, la toqué. Pero lo mejor de todo fue que estas personas me transmitieron esperanza, no desolación. Estos hermanos nuestros en la fe están firmes, sostenidos por la oración de la Iglesia y por quienes les muestran su apoyo implicándose en denunciar las injusticias que sufren, mientras Occidente mira hacia otro lado.

Espíritu Santo... si no, no podemos recibir educación... hay matrimonios forzados entre cristianas y musulmanes, los cristianos tienen los trabajos peor pagados, son de segunda clase, están discriminados; por supuesto, no pueden pensar en ser miembros del gobierno, presidentes o jefes de Estado; los cristianos son acusados falsamente Jamshed Safdar, paquistaní, fue de blasfemia, queman nuestras uno de los que relató su experiiglesias, nuestras casas...” encia en este foro: “En mi país, Pakistán, solo hay un 3 o 4 por Y seguidamente comienza a reciento de cristianos, somos una latar su experiencia, esa por la minoría religiosa al lado de una que ningún ser humano quisiera gran comunidad mulsumana. pasar: “mi esposa y yo hemos Nuestros hijos están discrimina- estado trabajando en Pakistán dos en la escuela, obligados a es- con verdadero celo y fe en favor tudiar el Corán, muchos tene- de la igualdad de la mujer con mos que escribir contra Jesús y el el hombre, en favor de los dere-

120

chos humanos, de la planificación natural de la familia; hemos hablado con las familias para que llevaran a las niñas al colegio... hasta el 3 de marzo de 2007 en que hubo una reunión de nuestra comunidad y se nos acusó de que tratábamos de convertir a las mujeres musulmanas al cristianismo, nos acusaban de que habíamos hablado contra el Islam y contra el profeta Mahoma, es decir, de blasfemos (esto está penado con la muerte); también nos dijeron que a las mujeres les estábamos enseñando los valores occidentales y poniéndolas en contra del Corán... como consecuencia de todo esto, tuvimos que abandonar el país. El gobierno español nos ha dado protección”.


mosa ic o

quINCE mIEmBroS DE mI famILIa haN SIDo aSESINaDoS

Lo quE EStรก SoStENIENDo a LoS CrIStIaNoS EN Irak ES La Voz DEL PaPa, EL aPoYo DEL VatICaNo, DE La IgLESIa

121


mosa ic o La mesa redonda fue muy enriquecedora. Hubo otros ponentes, pero los voy a obviar, porque me quiero centrar en los testimonios, impresionantes, que dieron este paquistaní, y este otro católicocaldeo irakí, Raad Salam Naamán. Este irakí ha trabajado y sigue haciéndolo, en favor de la paz y contra el radicalismo islámico. Tiene asilo político en España, desde 1992. Su ciudad natal es Basora. Pero que él mismo cuente su historia: “Pertenezco a la comunidad sirio-caldea, en Irak, la antigua Mesopotamia. Irak cuenta entre 25 y 27 millones de habitantes. Es un país multicultural, multireligioso, multiétnico, en el que el 96 por ciento son musulmanes y el 3 por ciento cristianos (entre sirios y caldeos). El 1 por ciento restante serían judíos… Santo Tomás pasó por Mesopotamia en el siglo I, camino de la India, y dejó en Mesopotamia a dos discípulos suyos que evangelizaron todo el territorio que estaba bajo el dominio de los persas. En los siglos II-III los persas mataron de 200.000 a 300.000 cristianos.

Y prosigue: “Avanzando en el tiempo, constatamos que la presencia árabe en Mesopotamia data del año 638 d.C. Será el segundo califa ortodoxo Omar quien extendió el islam por Mesopotamia, Jerusalen, Egipto, Persia... con la espada. El califa Omar mató igualmente a toda su familia. Decir esto en mi país, me costó un mes de cárcel y muchas palizas”. Continúa: “El régimen de Husein me condenó a muerte tres veces, y me persiguió durante diez años ; como verán, Husein no es santo de mi devoción, sin embargo, con este rey los cristianos teníamos la libertad de practicar nuestra fe, había algunos choques, pero estábamos mejor que ahora. Ahora el régimen es una dictadura política con el añadido de una dictadura religiosa.

122

Con las leyes islámicas actualmente todo está prohibido. Mataron muchísimo... quince miembros de mi familia han sido asesinados. El resto de mi familia está fuera del país. Solo tengo hoy por hoy, dos hermanos en Basora. Quisieron matar a mi hermana, a su marido y a sus dos hijos, a ella por no querer ponerse el velo, a él, por tener una discoteca... tuvieron que huir a Siria. Se está dando un éxodo continuo de cristianos iraquíes a Siria y Jordania; los cristianos iraquíes están pidiendo socorro, ayuda internacional porque están perseguidos, tienen que huir y no tienen medios para subsistir”. A continuación Raad detalla, año por año, las barbaridades sufridas por los cristianos en territorio iraquí; a modo de ejemplo, anoto: 2004: “Son quemadas cinco iglesias en Bagdad, 3 en Basora y 2 en Nínive. Cuarenta y tantos muertos”.

SI uN CrIStIaNo SE CoNVIErtE aL ISLam, éStE ENCuENtra toDoS LoS aPoYoS PoSIBLES, PEro SI uN muSuLmáN SE CoNVIErtE aL CrIStIaNISmo, ENtoNCES SErá PErSEguIDo Y CoNDENaDo a muErtE Mayo 2007: “Nuestro cardenal lee un informe de los sacerdotes de Bagdad, Basora y Nínive pidiendo socorro. Respuesta del régimen: mataron 4 sacerdotes en la puerta de una parroquia”. 2009: “Asaltantes criminales musulmanes violan y asesinan a dos monjas. Mientras las violaban recitaban versos del Corán (como si estuvieran haciendo algo bueno)”. La lista de asesinatos, quema de iglesias, bombas en autobuses, casas, etc. es impresionante. Al parecer, provocando el terror, se pretendía que los cristianos abandonaran el país y se modificara la ley que les otorga una ridícula representación parlamentaria como minoría religiosa.


mosa ic o Raad continúa: “ Yo personalmente he traído a Europa varias familias amenazadas de muerte, que habían huido a Siria y Jordania… En todo el mundo los emigrantes musulmanes tienen sus derechos, derecho a recitar sus oraciones, derecho a expresarse, a reunirse, también tienen derechos políticos, incluso pueden formar partidos y presentarse a las elecciones... en algunas ciudades tienen partidos islámicos, por ejemplo en Granada. Y a mí me parece muy bien, y casi doy la vida por defender esto, pero también ellos tienen que aprender a dar libertades a los que vivimos en minoría y no somos emigrantes, sino originarios de Pakistan. Y para redondear el marco dibujado, señala: “Si un cristiano se convierte al Islam, éste encuentra todos los apoyos posibles, pero si un musulmán se convierte al cristianismo, entonces será perseguido, y condenado a muerte. Se está produciendo un verdadero genocidio en Irak, y esto tiene que saberlo todo el mundo”.

En el turno de preguntas, al paquistaní le preguntan si tiene futuro el cristianismo en Pakistán: “Yo creo que sí, aunque el musulmán más radical del mundo está en Pakistán. Todas nuestras familias son cada día más practicantes, tenemos más fe que antes. El viernes santo pasado se juntaron en un lugar de mi país, 20.000 personas para rezar, para expresar su fe en Cristo. Si se reunían, las iban a matar, pero se dijeron, vale, nos matarán a 20.000 juntos...” (prorrumpe un fuerte aplauso en la sala). Al iraquí le preguntan si tiene algún familiar todavía en Irak: “Tengo dos hermanos en Basora; egoístamente, me gustaría que no abandonaran el país porque se perderían nuestras raíces familiares, pero sé que ellos están sufriendo mucho, ellos pagan un tributo a unas tribus en Basora para que les protejan... viven como en el siglo VII. La única solución es hablar, contar lo que está pasando en Irak, no sé por qué se tiene tanto miedo de hablar del radicalismo islámico.

SaBEr amar haSta a quIEN tE oDIa, EStE ES EL maNDato DE CrISto. Y Yo SoY CrIStIaNo Y procede a leer una carta de los Grupos Radicales Islámicos, enviada a las familias iraquíes cristianas. La carta lleva circulando por la red, tres años: “Esta es la última advertencia de abandonar Irak de forma colectiva inmediatamente... Nuestras espadas están afiladas y legítimas sobre vuestros cuellos. Y Dios es testigo, no hay excusa. Estáis avisados.” –“Esta es la libertad religiosa que hay en los países bajo la Sharia” (ley islámica), concluye Raad. P.D. La asociación que está trabajando en favor de los cristianos perseguidos en el mundo, es Ayuda a la Iglesia Necesitada. En la red hay colgados vídeos de distintos países, con testimonios reales donde se muestra la situación límite que están viviendo nuestros hermanos allí. Es necesaria y urgente una concienciación social y una acción política a nivel mundial para que se detenga toda esta violencia.

Lo que está sosteniendo a los cristianos en Irak es la voz del Papa, el apoyo del Vaticano, de la Iglesia, esto es lo que necesitan porque de no ser así, se perdería la comunidad cristiana en Irak”. Por último, y en respuesta a una pregunta del público, Raad, el cristiano caldeo iraqui, matiza un punto fundamental, por si sus palabras pudieran conducir a error: “Yo he hablado sobre los Grupos Radicales Islámicos. Yo no soy violento contra los musulmanes, jamás. Me condenaron a muerte dos veces por no llevar armas en la guerra de Irak, y perdonaba a los que me apuntaban. Tengo amigos musulmanes, son gente pacífica. Yo no odio. Saber amar hasta a quien te odia, este es el mandato de Cristo. Y yo soy cristiano.”

123


mosa ic o

ateo francés ta s li ia c o s l e e Carta qu del periódico r o d a d n fu s é r Jean Jau a su hijo: ió ib r c s e ” é it n “L’Huma Querido hijo : Me pides u n justificante que te exim un poco por a de cursar tener la glori religión, a de proceder que la mayo de distinta m r parte de lo anera s condiscípulo bién un poco s y temo qu para parece e tamr digno hijo no tiene co d e u n h o mb nvicciones re re lig que iosas. Este ju hijo, no te lo stificante, qu envío ni te lo erido enviaré jam ás. No es porqu e desee que seas clerical, hay en esto a pesar de q ningún pelig ue no ro, ni lo hay feses las cre tampoco en encias que q u e te proe tengas la ed xpondrá el ad suficiente profesor. Cu a p n ar do a juzgar, será libre pero, te s completam ngo empeñ o decidido e n te y tu educaci en que tu in ón sean com strucción pletas, y no tudio serio d lo serían sin e la religión un es. Te parecerá extraño este lenguaje de tan bellas de spués de ha claraciones ber oído sobre esta cu declaracione estión; son, s buenas par hijo mío, a arrastrar a tán en pugn algunos pero a con el má que ess elemental sería comple b uen sentido ta tu instrucc . ¿Cómo ió n sin un conoci de las cuest iones religio miento sufic sa iente s sobre las cu discute? ¿Qu ales todo el isieras tú, po m u r ndo tu ignoranci der decir un a voluntaria a palabra so , no pobre estos asu soltar un dis ntos sin exp parate? onerte a Dejemos a un lado la p olítica y las lo que se re discusiones fiere a los co y veamos nocimientos debe tener indispensab un hombre les que d e ci logía para co erta posició n. Estudias mprender h mitois to ria y la civiliz gos y de los ación de los romanos y ¿q grieu é comprend de Europa y erías de la h del mundo is e to ntero despu ria conocer la és de Jesucr religión, que isto, sin cambió la fa dujo una nu z del mund eva civilizaci o y proón? En el a las obras ma rte ¿qué será estras de la n para ti Edad Media dernos, si n y de los tiem o conoces e p o l motivo que s moideas religio las ha inspir sas que ella ado y las s contienen ?

124


mosa ic o En las letras ¿puedes dejar de conocer no sólo a Bossuet, Fenelón, Lacordaire, De Maistre, Veuillot y tantos otros que se ocuparon exclusivamente de cuestiones religiosas, sino también a Corneille, Racine, Hugo, en una palabra a todos estos grandes maestros que debieron al cristianismo sus más bellas inspiraciones? Si se trata de derecho, de filosofía o de moral ¿puedes ignorar la expresión más clara del Derecho Natural, la filosofía más extendida, la moral más sabia y más universal? –éste es el pensamiento de Juan Jacobo Rousseau-. Hasta en las ciencias naturales y matemáticas encontrarás la religión: Pascal y Newton eran cristianos fervientes; Ampere era piadoso; Pasteur probaba la existencia de Dios y decía haber recobrado por la ciencia la fe de un bretón; Flammarion se entrega a fantasías teológicas. ¿Querrás tú condenarte a saltar páginas en todas tus lecturas y en todos tus estudios? Hay que confesarlo: la religión está íntimamente unida a todas las manifestaciones de la inteligencia humana; es la base de la civilización y es ponerse fuera del mundo intelectual y condenarse a una manifiesta inferioridad el no querer conocer una ciencia que han estudiado y que poseen en nuestros días tantas inteligencias preclaras.

prenderlas para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancia que les son debidas. Nadie será jamás delicado, fino, ni siquiera presentable sin nociones religiosas. Querido hijo: convéncete de lo que digo: muchos tienen interés en que los demás desconozcan la religión, pero todo el mundo desea conocerla. En cuanto a la libertad de conciencia y otras cosas análogas, eso es vana palabrería que rechazan de ordinario los hechos y el sentido común. Muchos anti-católicos conocen por lo menos medianamente la religión; otros han recibido educación religiosa; su conducta prueba que han conservado toda su libertad. Además, no es preciso ser un genio para comprender que sólo son verdaderamente libres de no ser cristianos los que tienen la facultad de serlo, pues, en caso contrario, la ignorancia les obliga a la irreligión. La cosa es muy clara: la libertad exige la facultad de poder obrar en sentido contrario. Te sorprenderá esta carta, pero precisa hijo mío, que un padre diga siempre la verdad a su hijo. Ningún compromiso podría excusarme de esa obligación. Recibe, querido hijo, el abrazo de TU PADRE

Ya que hablo de educación: ¿para ser un joven bien educado es preciso conocer y practicar las leyes de la Iglesia? Sólo te diré lo siguiente: nada hay que reprochar a los que las practican fielmente, y con mucha frecuencia hay que llorar por los que no las toman en cuenta. No fijándome sino en la cortesía en el simple ‘savoir vivre”, hay que convenir en la necesidad de conocer las convicciones y los sentimientos de las personas religiosas. Si no estamos obligados a imitarlas, debemos por lo menos com-

Jean Jaurès, cuyo nombre completo era Auguste Marie Joseph Jean Léon Jaurès (*Castres, Francia, 3 de septiembre de 1859 – París, 31 de julio de 1914), fue un político socialista ateo francés 125


li bros

Últimas novedades El Arca de Noé Edita Asociación Bendita María Páginas: 196 Madrid 2011 Precio: 18 € Pedidos: En el Tel.: 91 759 79 68 o Web: www.revistabuenanueva.com La Asociación Canónica Bendita María se constituye con la finalidad expresa y exclusiva de anunciar el Evangelio de Jesucristo. Entre sus diversas actividades está la edición de la REVISTA BUENANUEVA, la colección de libros de ensayo LIBROS BUENANUEVA y la colección de libros de narrativa SIGNOS BUENANUEVA. Siempre con el deseo de transmitir en ellos el espíritu del Evangelio y de la Nueva Evangelización.

Libros en preparación Amor feroz Manuel Ortuño El tapiz de la Historia Jorge L. Santana El aleteo de Dios

La colección “Signos Buenanueva” se congratula en acoger este nuevo libro, “El Arca de Noé”, cuyo título está muy bien asignado, y que, a su vez, se hace eco de una larga lista de “especies literarias” que se han ido recogiendo desde hace cinco años. Se trata, en efecto, de una recopilación de textos, por lo general, muy breves, y que merodean por todos los géneros literarios y estilos (cuentos, “midrash” hebreos, poesías, relatos de diversa índole, pequeños dramas, comedias e incluso tragedias, chistes o anécdotas graciosas, etc.), como corresponde a un clásico y tópico cajón de sastre en el que cabe toda clase de retales de telas preciosas y preciadas y otras de más andar por casa. Este libro es para leerlo dejando al lado cualquier preocupación; está al alcance de cuantos no queremos calentarnos los cascos con lecturas más o menos sesudas o complicadas. Agradecerán sus páginas tantas amas de casa y padres y madres de

126

Cuando la Palabra sabe a Dios Antonio Pavía Familias en misión Daniel Alcocer Desiderio Parrilla

familia en ratos Juan Pedro Ortuño Morente de descanso de sus inacabables tareas domésticas o profesionales, los pensionistas y jubilados que a veces no saben cómo llenar su tiempo libre, los jóvenes que no quieren líos cuando se deciden a coger un libro entre las manos; todos aquellos, en fin, que quieren disfrutar de una lectura agradable y distendida. Este se lee sin esfuerzo y sin necesidad de esclarecer grandes argumentos o raciocinios, lo que no quiere decir que carezca de enjundia. Sus relatos son como esos alimentos que parecen escasos de nutrientes y vitaminas y entran solos en la boca, aunque no vayan aderezados con ambrosías delicadas o virguerías culinarias, pero agradan tanto o más al paladar y, sobre todo, alimentan que da gusto. El resultado es esa sensación de paz después de haber leído unas cuantas páginas del libro, poniendo una señal en sus páginas para seguir otra vez mañana, cuando se necesite recuperar otro rato de sosiego después del ajetreo de la vida cotidiana. Es evidente que en todos estos escritos hay una moraleja parenética en el más puro estilo evangélico, pero sin ceder terreno ni al moralismo legalista ni al sentimentalismo infantil y ñoño. Y por seguir con esta misma línea de comparaciones, entre los mosaicos, ninguno más prestigioso, creo, que la famosa catedral de Monreale (en el extrarradio de Palermo, Sicilia, Italia), con su imponente y bellísimo Pantocrátor. Pues esto es lo que se ha querido reflejar en esta recopilación de breves artículos: el rostro de un Cristo majestuosamente humano y divino.


li bros

Luz de mediodía Jesús Esteban Barranco Asociación Bendita María 332 páginas PVP.: 20 €

Signos y prodigios de la Palabra César Allende García Asociación Bendita María 206 páginas PVP.: 18 €

El autor abrió la colección de Libros Buenanueva con el título “Hacia un nuevo amanecer”, en la idea de ofrecer una trilogía a sus hijos y nietos como herencia en lugar de otros bienes cuantificables y caducos. Con este libro pasa de la luz mañanera del amanecer a la luz del mediodía, en pleno sol. Es un buen pretexto para ofrecernos una cincuentena de diversos artículos, que, de un modo relativamente convencional, ha dividido en cinco secciones: crónicas, recensiones, argumentos teológicos, anuncios kerygmáticos y catequesis. En algunos se aprecian facciones de su rostro, en la medida que relata “cosas” personales; pero, en la mayoría, hay un hilo conductor del que él mismo confiesa gozosamente tirar de él y no separarse nunca de él: la Sagrada Escritura: “No sé moverme en otros ámbitos —nos dice en la presentación—; en cambio aquí me encuentro en mi propio hábitat”. Así lo confirma el prologuista del libro, Mons. José I. Munilla: “Él conoce muy bien la enseñanza que destilan los Padres de la Iglesia sobre cuál es la mejor hermenéutica de las Santas Escrituras: la misma Escritura Santa”. Puede decirse que, más que de una miscelánea, se trata de una excelente oferta catequética para el hombre de hoy.

Ya en el AT recurre una fórmula para hablar de los “mirabilia Dei” (las obras maravillosas de Dios en el Éxodo) con los términos “milagros, prodigios y signos”, que luego los Apóstoles usan en sus primeras predicaciones (ver, Hch 2,22). El autor de este libro, en esa misma línea puramente evangélica, nos ofrece un precioso abanico de textos, en los que, valiéndose de la Palabra escrita y encarnada en Jesús de Nazaret, resuena potente y claramente el eco de aquella Palabra, produciendo hoy en quien la escucha aquellos mismos signos y prodigios que ocurrieron en el Éxodo —todo lo que sucedió allí es figura de lo que acaece en el peregrinar de todo hombre por este mundo— y en la Iglesia primitiva, de modo que se sigue reproduciendo en cada “Oyente de la Palabra” esa acción maravillosa del Espíritu Santo, auténticos “signos y prodigios”. Mención aparte merece el manípulo de los diez últimos artículos dedicados a la Bienaventuranzas, que forman un bello conjunto de catequesis actual en este mundo, en el que, cada día, priva más el dinero, el poder, la búsqueda insaciable del placer, la belleza, el pasarlo bien por encima de todo y de todos.

Pedidos: en el teléfono 91 759 79 68 o en la web: www.revistabuenanueva.com

127


entreten im iento Toca la bocina si amas a Dios

Querido nieto: El otro día tuve una experiencia religiosa fantástica. Fui a la librería y compré una calcomanía para el coche que decía: “TOCA LA BOCINA SI AMAS A DIOS”. La coloqué en el cristal de mi coche. Al salir, llegué a un cruce. La temperatura era de 37 grados y la hora de salida de las oficinas. Allí esperé, porque el semáforo estaba en rojo, pensando en el Señor y en lo bueno que era. Descubrí que al igual que yo muchos otros aman al Señor porque inmediatamente comenzaron a sonar las bocinas. La persona que estaba detrás de mi auto era sin duda muy religiosa, ya que tocaba la bocina sin parar y gritaba: —¡¡¡Dale, por el amor de Dios…!!!

Dirigidos por él, todos hacían sonar la bocina. Yo les sonreí agradecida. Vi que otro muchacho me saludaba levantando sólo el dedo medio de la mano. Le pregunté a tu hermano, que estaba conmigo, qué quería decir ese saludo. Me dijo que era “un saludo hawaiano” de buena suerte. Entonces yo saqué mi mano por la ventana y saludé a todos de la misma manera. Dos hombres de un coche cercano se bajaron y comenzaron a caminar hacia mi coche, creo que para rezar conmigo o para preguntarme a qué templo iba. Pero en ese momento fue cuando vi que la luz estaba verde. Entonces, saludé a todos mis hermanos y hermanas y pasé el semáforo. Después de cruzar, noté que el único coche que había podido pasar era el mío, ya que la luz volvió a ponerse en rojo, y me sentí triste de dejarlos allí después de todo el amor que habíamos compartido. Por lo tanto, paré el coche, me bajé, saludé a todos con el saludo hawaiano por última vez y me fui. Ruego a Dios por todos esos buenos hombres y mujeres. Besos. Tu abuela.

La primera confesión Al Padre Pascual le estaban haciendo su cena de despedida por 25 años en la Parroquia. Un político miembro de la comunidad fue invitado para dar un breve discurso. Como el político tardaba, el sacerdote decidió decir unas palabras para llenar el tiempo.. —Mi primera impresión de la Parroquia la tuve con la primera confesión que me tocó escuchar. Pensé que había llegado a un lugar terrible, ya que la primera persona que se confesó me dijo que había robado un televisor, que les había robado dinero a sus padres, había robado también en la empresa donde trabajaba, además de tener aventuras sexuales con la esposa de su jefe. También en ocasiones se dedicaba al tráfico y a la venta de drogas. Y para finalizar, confesó que le había trasmitido una enfermedad venérea a su propia hermana. Me quedé asombrado, asustadísimo… Pero cuando transcurrió un tiempo, fui conociendo más gente y vi que no eran todos así, vi una parroquia llena de gente responsable, con valores, comprometida con su fe. Y así he vivido los 25 años más maravillosos de mi sacerdocio.

128

En este momento llegó el político, por lo que se le concedió la palabra. Por supuesto, pidió disculpas por llegar tarde y empezó a hablar diciendo: —Nunca olvidaré el primer día que llegó el Padre Pascual a nuestra Parroquia… Para mí, fue muy importante, ya que tuve el gran honor de ser el primero en confesarse con él…


entreten imi ento No todo es lo que parece La pequeña nieta estaba pasando unos días con su abuela. Llevaba un rato jugando fuera con otras niñas cuando entró en la casa y le preguntó: —¡Abuela! ¿cómo se llama cuando dos personas duermen en la misma habitación y una de ellas está encima de la otra?

Al otro día volvió a entrar y dijo toda La abuela se quedó un poco sorprendida, pero decidió enfadada: decirle la verdad. —¡Abuela!, no se llaman relaciones sexuales, se llaman LITERAS, y la pro—A eso se le llama tener relaciones sexuales, cariño... fesora quiere hablar contigo. La pequeña contenta salió a jugar con las otras niñas.

En el cielo Después de medio siglo de matrimonio, él muere. Al poco tiempo ella también y se encuentran en el cielo. —¡Alberto! ¡Qué bueno encontrarte! ¡Podremos pasar toda la eternidad juntos! Y él responde: —Siento decepcionarte Cristina, pero el cura, en la boda, fue muy clarito: ¡HASTA QUE LA MUERTE OS SEPARE!

Shaw y Churchill

—Mi marido y yo no discutimos nunca. —¿Ni siquiera cuando él tiene razón? —No sé. Eso no ha sucedido nunca.

Invitación de Bernard Shaw a Churchill: Tengo el honor de invitar al digno primer ministro al estreno de mi obra Pigmalión. Venga y traiga un amigo, si lo tiene. Bernard Shaw Respuesta de Churchill a Bernard Shaw: Agradezco al ilustre escritor la honrosa invitación. Infelizmente no podré concurrir a la primera presentación. Iré a la segunda, si se realiza. Winston Churchill

129


entreten im iento Fray Buenaventura

por José Manuel

El novicio que acaba de entrar en el convento le presenta a Fray Buenaventura una idea Buenaventura, voy a enviar una carta a Dios y que nos envie dinero para arreglar el tejado del templo

¡Vale!

Querido Dios: Te escribo porque el tejado del templo se está cayendo y no tenemos dinero para repararlo, te pido que nos ayudes con 1.000 euros, tu que lo puedes todo. Atentamente, Fray Inocencio

Escribió la carta y la echó al buzón

Estaban en correos separando las cartas cuando un operario ve la carta ¡Mira! alguien manda una carta a Dios. ¡hay que ser inocente!

A los empleados les dio pena e hicieron una colecta, sacaron 500 € y se los mandaron. A la semana siguiente vieron otra carta dirigida a Dios, la abrieron creyendo que era la respuesta de agracecimiento a Dios.

Querido Dios: Gracias por lo que me mandaste, pero la próxima vez me lo mandas con mensajero que los ladrones de correos se han quedado con la mitad. Atentamente,

130

Fray Inocencio


orac ión

"Señor Jesucristo: Te alabamos y te bendecimos desde la profunda emoción que embarga nuestro corazón, por el inmenso favor que has hecho a tu Iglesia y a España al visitarnos en la figura de tu vicario Benedicto XVI. Te pedimos que muevas los corazones de todos cuantos han vibrado al escuchar tu Palabra en estas celebraciones de la JMJ, para que su conversión de todos los días sea un testimonio vivo que acerque a Tu presencia a cuantos aún no te reconocen, te niegan o te persiguen. Por intecesión de tu Madre santísima que tanto ama a toda la humanidad. Amén.

131


Leccionario Bíblico-Patrístico para la liturgia de las horas * Ciclo bienal para el oficio de lectura * Evangelio del día * Ciclos A, B y C del Evangelio Dominical * Catequesis del Evangelio Dominical * Propio de los Santos * 8 tomos * PVP 17 €/ud. Envío gratuito

Pedidos: en www.revistabuenanueva.com, rellenando el formulario que aparece. Llamando al teléfono: 91 759 79 68 o en la editorial: Avda. Pablo VI n.º 9, L-12A, 28224 Pozuelo de Alarcón. Madrid


Buenanueva nº 30  

- Dios pasea por Madrid - Salmo138 • Tú me das la vida - Testimonios JMJ • Madrid 2011 - Blogueros JMJ 2011 - La profunda mirada de Cristo...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you