Issuu on Google+

BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:20

Página 1

buenanueva Revista para la Nueva Evangelización Precio 3 € • sep-oct 2008 • nº 12

Jornada Mundial

de la Juventud

Sidney 2008 Ahí tienes a tu madre • Túnica sin costuras Sidney, aldea planetaria • No te rindas Nos han cambiado el agua • El botellón


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

[Director] Jorge Luis Santana Dumas [Subdirector] Luciano García Matas [Jefe de redacción] Raquel Fernández de Bobadilla [Consejo de redacción] Jesús Esteban Barranco Juan José Guerrero Victoria Serrano Blanes M.ª Pilar Moíño Carrillo César Allende García [Administración] Josué Santana Neira [Web] Israel Castro Llorente [Gestión] Francisco Esteve Jesús Castro Cortés Ricardo Garcés Fernando Cerezo [Publicidad] Enrique Iglesias [Ilustraciones] Rodrigo [Edita] Asociación Bendita María Avda. Pablo VI, 9 L-12 Pozuelo de Alarcón Tel.: 91 759 79 68 [Maquetación] Dayenu Dyseño S. L. [Imprime] Icono, s.a. [E-mail] info@revistabuenanueva.com [web] www.revistabuenanueva.com [Depósito legal] M-26182-2006

2/9/08

15:20

Página 2

ALDEA PLANETARIA 58 Sidney, la aldea global

1 EL ARCA DE NOÉ 7 HACIA ORIENTE Ciudadanos del cielo CANTEMOS AL SEÑOR 8 Salmo 40 TESTIGOS DE LA VERDAD 14 Sidney 2008 20 Entrevista a Patricia Pellus SI HOY ESCUCHÁIS SU VOZ 26 Su túnica era sin costuras FAMILIA DE NAZARET 32 El botellón RAZÓN CREADORA 38 La belleza salvará al mundo 42 ¡No te rindas! 48 Hoy hombre, mañana mujer, pasado depende 52 Mendel

NUEVA ESTÉTICA 64 La coronación de la Virgen MOSAICO 68 Ir al cielo 72 Nos han cambiado el agua 78 El ósculo de la paz 82 Liturgia y cocina BENDITA MARÍA 86 Ahí tienes a tu madre ESCUELA DE BENDICIÓN 90 Un soplo de humanidad en la prisión de la barbarie 94 Las charlas del abuelo ENTRETENIMIENTO 96 Fray Buenaventura 97 Buenagrama

ESPADA DE DOS FILOS 54 ¿A quién vamos a ir?

Nihil obstat : Censor D. Carlos Aguilar Grande Imprimatur : Ilmo. Sr. Vicario General D. Joaquín Iniesta Calvo-Zataráin Arzobispado de Madrid Madrid, 12 de noviembre de 2007

En Buenanueva trabajamos gratuitamente personas de varios movimientos y realidades de la Iglesia Católica. Necesitamos tu ayuda para seguir anunciando el Evangelio a través de este medio. Puedes enviar tu aportación a Asociación Bendita María a través de la cuenta de Bankinter 0 1 2 8 0 1 9 8 7 7 0 1 0 0 0 0 2 8 1 4


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:20

Página 1

Arca de Noé

P o r q u e d o n d e e st á n d o s o t r e s r e u n i d o s e n m i n o m b r e , a ll í e s t o y y o e n m e d i o d e e l l o s (M t 1 6 , 2 0 )

bn n

como sobre

alas

de águila ¿Por qué el águila es diferente de todos los otros pájaros? Los otros pájaros llevan a sus hijos entre las patas, porque temen a las rapaces que vuelan más alto. El águila, al contrario, teme solamente al hombre, que podría alcanzarla desde abajo. Por eso no lleva a sus pequeños entre las patas, sino sobre el dorso, sobre sus alas. Prefiere ser golpeada ella antes que su pequeño.

¿Esto cuenta...?

huele

Así Dios ha llevado a su pueblo: “como sobre alas de águila”.

a Dios

Un frío viento de marzo llevaba un olor a muerte aquella noche mientras llegaba el doctor. La operación de cesárea, después de 24 semanas de gestación, había tenido graves complicaciones: Pilar había nacido con 11 centímetros de altura y apenas 714 gramos. “No creo que logre sobrevivir”, dijo el médico poco después de entrar en la habitación. “Hay solamente 10% de posibilidades de que pase la noche; y si sale de esta, su futuro podría ser muy cruel: nunca caminará, nunca hablará, probablemente sea ciega y ciertamente sea propensa a otras condiciones catastróficas, desde parálisis cerebral a un completo retardo mental”. El sueño de Isabel y David, su esposo, por dar una hermanita al otro hijo de cinco años se diluía. El sistema nervioso de Pilar era tan endeble que no soportaba ningún beso o caricia; ni siquiera podían darle el pecho. Todo lo que ellos podían hacer era rezar.

Sin embargo, Pilar alcanzó los dos meses de vida, ganó algunos gramos de peso y sus padres pudieron abrazarla por primera vez. A los cuatro meses sus expectativas de vida seguían siendo casi igual a cero. Se la llevaron a casa… …Cinco años después Pilar era una pequeña pero festiva niñita. Una tarde del verano de 2007, cerca de su casa, Pilar estaba sentada sobre las rodillas de su mamá, mientras su hermano jugaba al baloncesto en el parque. La niña no paraba de hablar con su madre; la gente animaba a unos y a otros. De pronto se quedó callada, cruzó sus brazos sobre el pecho y le preguntó:“¿Hueles eso?” “Sí, huele a lluvia”, dijo la madre viendo que se acercaba una tormenta. Pilar movió la cabeza, se acarició sus delgados hombros con las manitas y le dijo a su madre: “Huele a Dios”. Toda la familia había vivido aquellos años con la convicción de que durante aquella primera etapa de su vida, era Dios quien abrazaba a la niña en su pecho y que era el aroma de su amor lo que ella recordaba tan bien. Siempre que la niña se sentía amada, lo repetía: “Huele a Dios”. 1


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:20

Página 2

Arca de Noé

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente muy feliz. —Paje, ¿cuál es el secreto de tu alegría? —Majestad, no tengo razones para estar triste. —Si no me dices ahora mismo el secreto, te haré decapitar. El rey estaba como loco: llamó al más sabio de sus consejeros y le contó su conversación de la mañana. —¿Por qué él es feliz? —Es que él está fuera del círculo del 99: dentro de él se es infeliz; fuera se es feliz. —Pues obliguémoslo a entrar. —¿Está dispuesta Su Majestad a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del círculo? En este caso necesito una bolsa de cuero con 99 monedas de oro. Ambos hicieron que la bolsa con el dinero apareciera en casa del paje y se quedaron ocultos espiando cerca. El paje empezó a hacer montoncitos de 10 monedas; mientras iba sumando: 10, 20, 30, 40... hasta que formó la ultima pila. ¿Qué? ¿99 monedas? —No puede ser, me falta una moneda. El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma. Tomó papel y lápiz y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que estar ahorrando para adquirir su moneda número cien? Sin darse cuenta hablaba en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitaría trabajar más. Acabó el cálculo: si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en doce años juntaría lo necesario.

del 99

el círculo

—Doce años es mucho tiempo —pensó y repitió muchas veces en voz alta, casi fuera de sí. Le pediría a su esposa que se pusiera a trabar; incluso él mismo, después de acabar su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría buscar otra ocupación hasta la noche y conseguir algún dinero extra. Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. Pero seguía siendo demasiado tiempo, ¡qué rabia! El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99. Durante los siguientes meses, el sirviente puso en marcha sus planes tal como había planeado aquella larga y triste noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas y refunfuñando malhumorado. —¿Qué te pasa? —preguntó el rey cortésmente. —Nada, no me pasa nada —respondió agriamente. —Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo. —¿Hago mi trabajo, no? —mientras se decía para sus adentros a ver qué tonterías se le antojaban ahora a Su Majestad. Poco tiempo después el rey despidió al sirviente. No era agradable tener un paje que estuviera siempre de mal humor. El paje había sido incapaz de darse cuenta de la trampa que él mismo se había tendido y en la que torpemente había caído, la trampa de no saber valorar lo que tenemos y sufrir por lo que no tenemos: nadie es más feliz por tener 100 que 99.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:20

Durante los duros años de la revolución, en un pueblo pequeño de Aguascalientes, México, solía parar en la tienda del Sr. Muro para comprar productos frescos. Un día me estaba despachando unas patatas. De repente me fijé en un niño pequeño, delicado de cuerpo y aspecto, con ropa roída pero limpia, que miraba atentamente un cajón de peras frescas y maravillosas. —Hola Toño, ¿cómo estás hoy? —le preguntó el dueño al chico. —Hola Sr. Muro. Estoy bien, gracias. Solo admiraba las peras... —Sí, son muy buenas. ¿Hay algo en que te pueda ayudar? —Sólo estaba mirando las peras, pero no tengo con qué pagarlas. —Bueno, ¿qué tienes para cambiar por ellas? —Lo único que tengo es esto, mi canica más valiosa.

lascanicas

rojas

Página 3

—El único problema es que ésta es azul y a mí me gustan las rojas. —¿Tienes alguna como esta, pero roja, en casa? —No exactamente, pero casi igual. —Hagamos una cosa. Llévate esta bolsa de peras a casa y la próxima vez que vengas me enseñas la canica roja que tienes. La señora del tendero se me acercó y con una sonrisa me dijo: —Hay otros dos niños más como él en nuestro pueblo. A Salvador le encanta cambiar cosas con ellos por peras, manzanas, tomates o lo que sea. Por mi trabajo me mudé a Guadalajara, pero nunca me olvidé de aquella experiencia. Al cabo de algunos años volví a Aguascalientes. El Sr. Muro acaba de morir y quise ir al velatorio. Se acercaron tres hombres jóvenes a dar el pésame a la viuda: uno iba con su uniforme militar y los otros dos llevaban unos preciosos trajes oscuros con camisas blancas: abrazaron y besaron a la Sra. Carmelita; luego, junto al féretro, acariciaron con sus manos cálidas la fría mano del difunto. Al darle yo mi pésame, la Sra. Muro me reconoció y me condujo al ataúd. —Esos tres jóvenes son aquellos tres chicos de los cuales le hablé aquel día. Me acaban de decir cuánto agradecían los “trueques” de Salvador. Ahora que él no podía cambiar de parecer sobre el tamaño o color de las canicas, vinieron a pagar su deuda. Nunca hemos tenido riqueza, pero ahora Salvador se consideraría el hombre más rico del mundo. Con una ternura amorosa levantó los dedos sin vida de su esposo. Debajo de ellos había tres canicas rojas exquisitamente brillantes. 3


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:06

Página 4

Arca de Noé

la

transfusión de sangre

Vuelves del trabajo a casa un viernes y oyes por la radio que en un pueblo lejano de la India han muerto tres personas de una rara gripe. El lunes siguiente, mientras te afeitas, escuchas que ya no son tres, sino 30.000 los muertos. El martes ya es la noticia más importante de los periódicos, porque ya no solo es en la India, sino también en Pakistán, Irán y Afganistán.

puedas reaccionar, se lo llevan corriendo. Después de cinco minutos, los médicos salen llorando y riendo. Es la primera vez que en una semana se ve reír a alguien. El médico más veterano te dice: “Gracias, señor; la sangre de su hijo nos vale para hacer el antídoto; pero no pensábamos que el donante sería un niño y necesitamos que firmen este protocolo para darnos el permiso de usar su sangre”. “¿Cuánta sangre?”, pregunto. “La necesitamos toda… Usted no entiende: estamos hablando de la cura para todo el mundo. Por favor, firme”. En silencio y sin poder sentir los mismos dedos que sostienen el bolígrafo en la mano, firmas. Te preguntan:“¿Quiere ver a su hijo?” Caminas hacia esa sala de emergencia donde está el niño sentado en la cama diciendo: “Papá, mamá, ¿qué pasa?” Tomas su mano y le dices: “Hijo, tu mamá y yo te queremos y nunca dejaríamos que te pasara algo que no fuera necesario, ¿comprendes eso?”

Europa cierra sus fronteras, pero se cuela la noticia de que en un hospital francés ya ha muerto un hombre por causa de la “fiebre misteriosa”. Pasa un día más y el presidente de los Estados Unidos cierra las fronteras a Europa y Asia, para evitar el contagio en el país. La gente reza en las iglesias. Ya han muerto dos mujeres en New York. Parece que la enfermedad se va a extender por todo el mundo. Los científicos siguen trabajando para encontrar el antídoto, pero nada funciona. Y de repente, viene la noticia esperada: se ha descifrado el código del ADN del virus. Se puede fabricar el antídoto. Se va a necesitar sangre de alguien que no haya sido infectado y todos deben ir al hospital para hacerse un análisis de sangre. ¿Será este el fin del mundo? De repente el doctor sale gritando un nombre y resulta que es del más pequeño de tus hijos, que está a tu lado, te agarra la chaqueta y dice: “Papá, ese es mi nombre”. Antes de que 4

Y cuando el doctor regresa y te dice: “Lo siento, necesitamos comenzar; hay gente en todo el mundo que se está muriendo...”, tú ¿te puedes ir? ¿Puedes darle la espalda a tu hijo y dejarlo allí, mientras sigues oyéndole decir: “¿Papá, mama, por qué me abandonáis?” A la semana siguiente, cuando hacen una ceremonia para honrar a tu hijo, muchas personas se quedan dormidas en casa, otras no vienen porque prefieren ir de paseo o ver un partido de fútbol y otras vienen a la ceremonia con una sonrisa falsa fingiendo que les importa. Pero la mayoría no saben quién es ese niño. Desde aquel primer Viernes Santo, Dios Padre está diciendo: “Mi hijo murió por vosotros. ¿Todavía no sabéis cuánto os amo? “El no perdonó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros” (Rm 8,32). “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único” (Jn 3,16).


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:06

Página 5

Arca de Noé

bn n

¿Por qué quien recibe la Torá se vuelve sabio?

Porque tiene siempre cerca a Dios

decálogo

Una nave pagana navegaba por el Mediterráneo. Entre los pasajeros había también un muchacho hebreo. Se desató una fuerte tormenta y la nave se abatía entre las olas. Cada pasajero aferrado a su ídolo, lo invocaba con gritos y lágrimas pero no servía de nada. Viéndose perdidos pidieron al muchacho hebreo que se hallaba dormido: “ ¡Invoca a tu Dios, dicen que escucha a quien lo implora!” El muchacho se levantó e invocó al Señor. El Señor lo escuchó y el mar se calmó. ¡Estaban salvados! La nave pudo llegar a puerto y todos descendieron para hacer compras menos el muchacho hebreo. Le dijeron: “¿No vienes a comprar alguna cosa? Él respondió: “¿Qué queréis que me compre, soy un pobre extranjero?” Nosotros sí somos extranjeros en este puerto, porque nuestros dioses están en Roma o en Babilonia. ¡Pero tú, tú conoces un Dios que, donde vayas, te está cercano!”

para formar un delicuente

El popular juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias educativas y orientadoras, ha publicado un libro, “Reflexiones de un juez de menores”, en el que inserta este “decálogo”: 1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece. 2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente. 3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas. 4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad. 5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura. 7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño; así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre. 8. Déle todo el dinero que quiera gastar: no vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar. 9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones. 10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo. 5


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:06

Página 6

Cartas a Buenanueva

viviendo

una experiencia

singular

Vivo una experiencia un poco singular a mis 51 años, sin un empleo formal, con una familia que mantener, con deudas... Aunque tengo las preocupaciones normales de un padre con 4 hijos, hay algo más, un amor que me sostiene. No se puede ver ni tocar, pero lo llevas dentro, en el alma. Y me siento feliz. Esta felicidad no es mía. No sería natural. Proviene de la presencia cotidiana de Dios. Es su gracia. Su amor. Perdonar. Comprender.Tener caridad. Por mí mismo, jamás podría. No tengo otra forma de explicarte mi curiosa actitud. Procuro vivir en su presencia amorosa. Paso en constante oración interior. Es una necesidad. Es como estar en la cima de una montaña muy alta, donde el paisaje es sobrecogedor. Llegas agotado, casi sin poder respirar y en tu mente pasa un solo pensamiento: “gracias, Señor”. Es lo que pienso a diario, agradecido con

Dios: por la vida, mi familia, por sus gestos de amor. Hay que experimentar el amor de Dios para comprenderlo. Debes darte esa oportunidad. Recuerdo una vez que una persona se me acercó. No sabía qué hacer con su vida. “Deja que Dios te ame”, le respondí, “porque viviendo en su amor todo tendrá sentido”. Al tiempo le encontré más feliz, cambiado.“Esto es una maravilla”, me dijo, “no paso un día sin saludar a Jesús antes de irme al trabajo”.“Y si encuentro la Iglesia cerrada, lo saludo desde el auto”. Esta experiencia, San Agustín es el que mejor la ha sabido describir:“Tarde te amé, ¡oh, belleza siempre antigua y siempre nueva, tarde te amé! He aquí que Tú estabas dentro de mí, y yo estaba fuera de mí mismo y fuera te buscaba... Tú estabas conmigo pero yo no estaba contigo. Me retenían lejos de ti, precisamente aquellas cosas que, si no estuvieran en ti, no existirían”. Por Claudio de Castro

g r a ci a s Fue el 17 de enero de 2004, en la capilla de las madres carmelitas de Aldehuela. Presidió la ceremonia nuestro querido y recordado Obispo, D. Francisco (qepd). Han pasado unos años. Llega el momento de dar gracias al Señor públicamente por el don que me ha concedido, el don de consagrarme a Él en el Orden de las Vírgenes Consagradas en la diócesis de Getafe.

Fue un “sí, quiero” muy deseado por mí. Nuestro querido obispo en su homilía insistió: “Los dones o regalos de Dios no se conquistan, se esperan. Has esperado el tiempo en el que hablar de Dios se hace luz en lo profundo del corazón. A Dios, dicen los estudiosos, se le conoce por muchos medios: por la razón, por la fe y sobre todo cuando el Espíritu habla en el interior del corazón”.

Dios sabe muy bien que siempre he buscado algo que llenase mi espíritu inquieto. Él ha permitido muchos avatares en mi vida, hasta que este maravilloso encuentro, por fin, llegó y colmó mis deseos.

Doy gracias al Señor por tantas maravillas. Siempre bendeciré al Señor por este don que me ha regalado y pediré su misericordia hasta el fin de mi vida y cantaré unida a la Santa Virgen Madre mi personal “Magníficat”.

El sábado consagrado a la Santísima Virgen fue un hermoso día para mí. A pesar de la niebla exterior, en lo profundo de mi ser brillaba un sol radiante. Algo me hacía experimentar una gran paz y gozo.

6

M . ª Ca r m e n Z u r e r a Virgen consagrada


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:06

Página 7

Hacia Oriente

bn n

Ciudadanos del Cielo Nuestra mirada acampa en lo alto, en la tienda blanca de la alianza. En su Templo los vientos se ciñen con la verdad y luce revestida de justicia; se asienta sobre una inmensa alfombra cubierta con el celo por anunciar el evangelio y empuña en sus defensas las adargas de la fe; su bóveda es la redención para los que se refugian a su sombra y solo conquista y convence con la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Porque nuestro afán no está entre las cenizas, ni en el sonido de los caudales, ni en las coronas de laureles, ni en esta tierra nuestra que desaparecerá... La esencia de los sentidos perderá su ámbito y ya no habrá llantos ni lamentos. A qué rebuscar en la carroña como buitres extenuados; cómo seguir insistiendo en gemir por los despojos del rencor y la soberbia…¡si se nos va la vida en menudencias! Se nos escapa de las manos como agua, sin poderla retener, y lo que era fundamental se vuelve vano; lo imprescindible, abolido; lo superlativo, minúsculo y la ansiada panacea, frustración… Porque se pudre el pan de la miseria y ya no sacia ni a Epulón; los silos rebosan putrefacción y miseria con el maná del sabbat; el agua se vuelve amarga como en Meribá. Entonces, ¿qué beberemos…? Vamos una y otra vez al pozo de Jacob, pero el agua se evapora; luego a vender baratijas al Templo, al trapicheo; y más tarde a tocar la flauta como si la tibieza se adueñara de nuestra voluntad. Así pues, el verdadero tesoro no proviene de la carne, sino del espíritu y nuestro cauce no se dirige al mar, sino al cielo. De ahí la mirada en lo alto, fija en la cima del monte, donde el soplo nos hace desenmarañar las confusiones que turban el discernimiento. Nuestra naturaleza, con toda la naturaleza, también gime con dolores de parto la manifestación de los hijos de Dios y de esta forma vernos liberados de la esclavitud de la corrupción. Esta es nuestra esperanza, y también la de cada hombre, “morar en la Casa de Yahvéh por días sin término” (Sal 27,4). “¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte?” (Rom 7,24) ¿Y esto es, acaso, motivo de escándalo…? Para los sabios y los justos entre los hombres, es probable; mas para los llamados, lo mismo sabios que justos, este cuerpo se esconderá en lo oculto de su tienda, se recostará en la dulzura infinita del Padre; donde Jesús nos ha preparado una estancia, una gruta excavada en la roca, que es María; y en ella, definitivamente, podremos descansar. Somos ciudadanos del Cielo; por eso deseamos partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor. Jorge L. Santana

7


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:07

Página 8

Cantemos al Señor

De la

Muerte obt i enes l a

Vida

40

Salmo

por Joaquín Díez Macías

Licenciado en Farmacia

D i ch os o el qu e cu i da d el p o b r e y d e s v a l i do; e n el d í a a ci a g o l o p o n d r á a s a l v o e l S e ñ o r . E l S eñ o r l o g u a r d a y l o co ns e r v a e n v i d a , p a r a q u e s ea d i ch o s o e n l a t i e r r a , y n o l o e n t r eg a a l a s a ñ a d e s u s e n e m i go s . E l S eñ o r l o s os t e nd r á e n el l e ch o de l d ol or, ca l ma r á l o s d ol o r es d e s u e nf e r m ed a d. Yo d i j e: “ S e ñ o r, t en mi s er i co r d i a , s á na me, p or q u e he p e ca d o co nt r a t i ”. M i s e n e mi go s m e d es e a n l o p e o r : “ A ve r s i s e m u e r e y s e a ca b a s u a p e l l i d o”. E l q u e v i e ne a v e r me h a b l a con f i ng i m i e nt o, d i s i m u l a s u ma l a i nte n ci ó n y, cu a n d o s a l e a f u e r a , l a d i ce. M i s a d v er s a r i o s s e r e ú n e n a mu r m u r a r co nt r a m í , h a ce n cá l cu l os s i n i e s t r os : “ P a d e ce u n m a l s i n r e m ed i o, s e a cos t ó p a r a no l ev a nt a r s e”.

DIOS ME LO HA DADO, DIOS ME LO HA QUITADO,

BENDITO SEA E L N OM B R E D E L S E Ñ OR

I n cl u s o mi a m i g o, d e q u i e n y o m e f i a b a , q u e com p a r t í a m i p a n, e s e l p r i me r o e n t r a i ci o n a r m e. P e r o tú , S e ñor, a p i á d a te d e mí , h a z q u e p u e d a l e v a n t a r m e, p a r a q u e y o l e s d é s u m er e ci d o. E n es t o co n oz co q u e m e a m a s : e n q u e m i e n em i g o n o t r i u n f a d e m í . A m í , e n ca m b i o, m e co n s e r v a s l a s a l u d , m e m a n t i e n e s s i e m p r e e n t u p r e s e n ci a . “ B e nd i t o e l S e ñor, D i os d e I s r a e l , a h o r a y p o r s i em p r e. A mé n , a m én . ”

8


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:08

Página 9

Cantemos al señor

Cuando el Señor inspiró a David este salmo había una creencia generalizada en que la enfermedad era un castigo de Dios por los pecados cometidos, creencia que, de hecho seguía en pie en tiempos de Jesús, cuyos discípulos, en el episodio de la curación del ciego de nacimiento, se empeñan en preguntarle: “Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres para que haya nacido ciego?” (Jn 9,2); a pesar de que ya antes, en el libro de Job, se intenta dar un nuevo sentido a la enfermedad y a las desgracias que ocurren en la historia de cada hombre. Job está enfermo, pobre, han muerto sus familiares y tres amigos van a visitarle: ellos sostienen que todas las desgracias que le ocurren son debidas a sus pecados, que se lo merece, que es un castigo de Dios. De igual modo sucede cuando algo que no nos gusta, como una enfermedad, falta de dinero, una muerte de un ser querido etc. ocurre en nuestra vida y el demonio nos sugiere siempre que Dios no nos quiere y, si permite esa desgracia, es para fastidiarte la vida, puesto que, si te amara de veras, no hubiera permitido esa cruz en tu vida.

bn n

PERO TÚ, SEÑOR, APIÁDATE DE MÍ, HAZ QUE PUEDA

LEVANTARME

Job se defiende diciendo que es inocente y que todo lo ve como don de Dios: “Dios me lo ha dado, Dios me lo ha quitado, bendito sea el nombre del Señor” (Jb 1,21). Y reconoce una cosa importantísima que hemos heredado los cristianos: todos los acontecimientos que nos suceden, ocurren para nuestro bien, son una visita del Señor a nuestra vida, una Palabra viva de Dios, particular para nosotros; por eso Job puede proclamar: ”Antes conocía a Dios de oídas, pero ahora le han visto mis ojos” (Jb 42,5). 9


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:09

Página 10

Cantemos al señor

DO N DE ES T Á

E L E S P Í R I T U DE D I O S HAY LI B ER TA D

Yo he experimentado este salmo en mi vida, especialmente desde hace tres meses cuando me diagnosticaron un cáncer de colon; y, después de ser operado, estoy siendo tratado con quimioterapia durante al menos seis meses. El Señor me llamó en mi adolescencia a la Iglesia y me sentí atraído por Él. Su gran Amor me ha llevado a seguir caminando durante casi treinta y cinco años, experimentando su cercanía. Me ha hecho saber que yo le importaba, que había dado su Vida por mí gratuitamente. En el seno de su Iglesia me he casado, he tenido cinco hijos, he visto cómo el Señor ha hecho grandes maravillas en mis hermanos y en mí mismo.

E N E S T O CO N OZCO

QUE ME AMAS: E N QU E M I E NE M I G O

NO TRIUNFA DE MÍ Pero hace tres meses ha tenido a bien visitarme en la enfermedad. ¿Qué puedo decir? Después de un primer momento de desasosiego —¡Señor!, ¿qué va a ser de mí?; tengo miedo al dolor físico, tengo miedo a la muerte. ¡Ayúdame tú, Señor!—, soy consciente de que ha llegado la hora en que todo lo que me ha dado en estos años dé fruto. ¡Ha llegado mi hora, para esto me llamaste tan joven, Señor! Os puedo decir que a partir de este primer momento de angustia, el Señor escuchó mi grito y me ayudó. He experimentado los momentos más felices de mi vida, ya que me he sentido amado por Él, que Cristo está vivo a mi lado, que el dolor tiene sentido en Él. Tu sufrimiento te asocia al de Cristo en la Pasión y se vuelve un sufrimiento salvífico, porque es el mismo dolor de Cristo. Dios Padre se compadece de ti, porque está viendo en ti a Cristo, de nuevo sufriente por la humanidad, y nuevamente se repite la acción salvadora de Dios sobre la muerte. Te saca de la muerte, de la angustia, resucitándote con su Hijo. Por eso en el cristianismo se puede ofrecer el dolor por la salvación del mundo, o por una intención privada, ya que tiene un inmenso poder porque está asociado a la Pasión de Cristo.

10


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:12

Página 11

Cantemos al señor

bn n

CUA N D O S U CE D E

A LGO QUE NO NOS GUS TA —U N A E N F E R M E D A D, FA LTA D E D I N E R O, LA MUERT E DE U N S E R Q U E R I D O E TC. —,

E L D E M ON I O DI CHOS OS A LOS QU E

E L S E Ñ O R E N CUE N T R A P R E PAR A DOS

En el lecho del dolor he sentido la brisa suave de su Espíritu Santo en tantos momentos, que me ha hecho pararme y decir: “Señor, estoy contento con mi lote y mi heredad, qué bien haces la historia” (cfr. Sal 15). ¡Cuántas veces en mi vida no he sido pobre! Al contrario, he estado lleno de mí mismo, creyéndome mejor que los demás. Pero el Señor en su pedagogía me está haciendo pequeño, desvalido, necesitado de ayuda, de la oración de mis hermanos. Es su voluntad que requiera de la visita de su Espíritu para abatir mi hombre viejo soberbio, grande, y que aparezca Jesús dentro de mí, pequeño, desvalido y pobre. Ahora sé que preciso este acontecimiento para hacerme humilde, ya que “de los pequeños es el Reino de los Cielos” (Mt 5,3) y “la puerta del Reino es estrecha” (Mt 7,14).

NOS S UGI ER E S I EMP R E

QUE DIOS NO NOS QUIERE ¡Qué bien haces las cosas, Señor! Cómo entiendo ahora todo. Durante estos años te he entregado mi inteligencia y mi mente. Te he confiado mis fuerzas y desvelos, mis noches sin dormir, mi corazón y mi amor por tus cosas. Pero yo no me había entregado. Ahora sé que me amas tanto que deseas mi vida entera. “Señor, te la doy, haces tan bien las cosas que la pongo en tus manos: haz lo que quieras conmigo”. Cuando te abandonas en el Señor plenamente experimentas una alegría tan grande, que sabes que eso es la Vida, la Vida Eterna que empiezas a saborearla aquí. Descubres que “el Amor es más fuerte que la Muerte” (Ct 8,6) y entonces descansas. Estás verdaderamente en Paz. 11


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:15

Página 12

Cantemos al señor

CR I S T O J E S Ú S

AVANZA A TU LADO, NO T E A B A ND O N A

Dice el salmo:”En esto conozco que me amas, en que mi enemigo no triunfa de mí”. Esto es verdad, ya que el maligno te tienta continuamente diciendo: ¿Por qué a mí? ¿Por qué tengo que sufrir? Sin embargo, sientes que, cuando llega el momento, esas voces se desmoronan y aparece otra más fuerte que te dice: ¡Ánimo, yo te quiero, estoy contigo! Entonces el enemigo huye y la paz de Cristo aparece. De este mismo salmo se acuerda Jesús cuando Judas le traiciona en la Última Cena: “Mi amigo, de quien yo me fiaba, que compartía mi pan, es el primero en traicionarme”. Hay una hora en que todo hombre necesita estar solo frente al Señor, como Jesús. En la enfermedad, aunque estés casado, con hijos, en una comunidad eclesial, te encuentras solo frente a la pregunta: ¿Dios me quiere? Entonces sientes que es verdad, que Él te ama hasta el colmo de dar su vida por ti y te lleva a decir: “Bendito el Señor, Dios de Israel, ahora y por siempre”.

12

Puedes proclamar a las personas que te rodean que Dios es Amor, que te ama en todo momento y en todos los acontecimientos. No hay por qué tener miedo, ya que no estamos solos. Él está con nosotros y nunca nos abandonará. Precisamente en esos acontecimientos de dolor, de enfermedad y de muerte, Él es capaz de sacar la Vida, la Resurrección y la felicidad. ¡Bendito eres, Señor!

AHORA SÉ QUE ME AMAS TANTO QUE QUIERES MI VIDA ENTERA. “SEÑOR, TE LA DOY, LA PONGO EN TUS MANOS: HAZ LO QUE QUIERAS CONMIGO”


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:15

Página 13

Suscripcion 1

a Buenanueva En Buenanueva encontrarás espacios para toda la familia: catequesis para adultos, niños y jóvenes, testimonios, experiencias, cuentos y anécdotas, entretenimiento... Todo para que puedas recibir la alegría y la esperanza de la Buena Noticia de Jesucristo, que es la única que trae la salvación a nuestra vida.

Suscríbete por sólo 20€/año y recibirás Buenanueva en tu casa


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:15

Pรกgina 14

Jornada Mundial

de la Juventud

Sidney 2008 M i s i o n e ro s d e l a m o r d e D i o s e n u n a h u m a n i d a d s e cu l a r i z a d a por Carlos Ortega Fresneda Licenciado en Historia del Arte


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:16

El peregrino en su viaje recibe unos dones especiales. El peregrinar ha sido, a lo largo de la historia de la Iglesia, un camino cuya meta es el encuentro con Cristo. Muchas han sido las vías que a través de los siglos se han recorrido para pedir al Señor una gracia o para agradecer la gracia obtenida. Ermitas, templos, santuarios... han sido tradicionalmente el destino de las peregrinaciones. Pero esta vez era otro el término del viaje. En esta ocasión, los miles de peregrinos de los cinco continentes que se dirigieron a Sidney no buscaban a Cristo en un lugar consagrado, sino en una sociedad secularizada en la que no existe prácticamente cultura católica. Y Cristo allí los esperaba en la persona de Su Santidad Benedicto XVI.

EL ESPÍRITU SANTO DA EL

V A LO R D E V I V I R Y PROCLAMAR EL EVANGELIO

El Papa eligió la capital australiana para la XXIII Jornada Mundial de la Juventud precisamente por esa condición secularizada: para realizar allí la misión apostólica a la que todo cristiano está llamado. Por eso la evangelización fue el tema central del mensaje que dirigió a los jóvenes. Una cita del primer capítulo de los Hechos de los Apóstoles fue el punto de partida de su predicación: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros y seréis mis testigos” (Hch 1,8). Siendo éstas precisamente las últimas palabras que Jesucristo dirigió a sus apóstoles antes de ascender a los cielos. De la misma forma que el Santo Padre sucede a Pedro, nosotros somos sucesores de aquellos apóstoles que dieron su vida por llevar a las gentes la buena noticia. Y con este sentido evangelizador se concibió este vigesimotercer encuentro pastoral de la cabeza de la Iglesia

Página 15

con los jóvenes, como un nuevo Pentecostés, como una venida del Espíritu Santo sobre los peregrinos que allí acudimos, para poder, con su fuerza, llevar el mensaje de Cristo a todas las naciones. Sólo con la fuerza del Espíritu Santo se puede realizar esta misión; por eso fue la tercera persona de la Santísima Trinidad la que ocupó la mayor parte del mensaje de Benedicto XVI. El Espíritu Santo, como dijo el Papa, es quien da cohesión y unifica la Iglesia guiándola por el camino de la verdad plena, derramando sobre ella sus dones gratuitamente a través de los sacramentos: “El Espíritu Santo desciende nuevamente en cada Misa, invocado en la plegaria solemne de la Iglesia, no sólo para transformar nuestros dones del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre del Señor, sino también para transformar nuestras vidas, para hacer de nosotros, con su fuerza, un solo cuerpo y un solo espíritu en Cristo”.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:16

Página 16

EL P ER EG R IN AR HA S IDO,

A LO L AR G O DE L A H I S TO R I A D E L A I G L E S I A , U N CA M IN O CU YA M ETA ES EL

E NCU EN T R O CON CR I S TO

Una vez recibidos, estos dones no exigen más que la aceptación, lo cual constituye uno de los misterios más profundos de la vida cristiana y uno de los pilares en los que se asienta el cristianismo: dar gratis lo que gratis recibimos, y aceptar estos dones con alegría y con responsabilidad apostólica. “Percibimos aquí algo del misterio profundo de lo que es ser cristiano. Lo que constituye nuestra fe no es principalmente lo que nosotros hacemos, sino lo que recibimos”, apuntaba el Santo Padre.

TESTIGOS DE LA SALVACIÓN,

BDEELA NEALEGRÍA FICIADE R IO S LA FE

Fieles a este mensaje, los jóvenes que acudieron a la Jornada Mundial de la Juventud dieron testimonio de su fe por toda Australia. Su presencia fue un testimonio para el pueblo australiano, que vio reflejada en ellos la alegría que el Espíritu Santo suscita. Pero este testimonio no fue sólo presencial, ya que muchos de ellos recorrieron calles, plazas y parques, dando prueba de su fe y contando a los que por allí pasaban las maravillas que Cristo resucitado ha hecho en sus vidas. No es fácil evangelizar en una plaza pública, no es fácil proclamar las obras de Jesucristo en una lengua extranjera, “pero el Espíritu Santo media entre quien habla y quien escucha” —exhortaba una catequista—: el mismo Espíritu Santo del que habló el Papa, el mismo que suscitó sobre el Colegio Apostólico el don de lenguas en el día de Pentecostés para hacer universal el mensaje de Cristo.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:17

Página 17

Como aquel día en Jerusalén, en este verano de 2008, en los seis estados y los dos territorios del continente australiano se anunció el mismo mensaje salvífico ante la indiferencia de unos, el escepticismo de otros y la alegría de otros muchos. Los peregrinos que emprendieron esta nueva evangelización en Australia estaban guiados por el referente de los mártires de Oceanía, que durante el siglo XIX derramaron su sangre por amor al mensaje de Cristo y a su Iglesia. Pero tenían otro referente más cercano en las familias que allí se encuentran en misión, familias que, igual que aquellos mártires, ofrecen su vida a la Iglesia, llevando al pueblo australiano la buena noticia, y aceptan con la ayuda de Jesucristo las dificultades que tiene la evangelización en aquel continente. Por eso su tarea se vio reforzada con la presencia en Australia del Sumo Pontífice y de los miles de peregrinos que lo acompañaron, ya que su misión es la misión de toda la Iglesia, que necesita tanto a estas familias misioneras como a los jóvenes peregrinos en su tarea de renovación.

EL PA PA E L I G I Ó SI D NE Y PA R A LA X X I I I JOR NA D A M UNDI A L DE L A JUV E NT U D P OR SU CON DI CIÓN S ECU L A R IZ ADA: PA R A R EA LI ZA R A L LÍ LA MI SI Ó N A P OST ÓL I CA A L A QUE

TO D O C R I S T I A N O E S T Á L L A M A D O


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:17

Página 18

“Estoy firmemente convencido — aseguraba Benedicto VXI— de que los jóvenes están llamados a ser instrumentos de esta renovación, comunicando a sus coetáneos la alegría que han experimentado al conocer y seguir a Cristo, y compartiendo con los demás el amor que el Espíritu infunde en su corazón, para que también ellos queden llenos de esperanza y gratitud por todos los bienes que han recibido de Dios, nuestro Padre celestial”.

“ LO S JÓV E NE S ES TÁ N LL A MA DOS A COMPA R T I R CON LOS DE MÁ S EL

A M OR QU E EL ES P Í R I T U I NF UNDE EN S U CO R AZÓN, PAR A QUE TA MB I ÉN ELLOS QU EDEN L L E NOS D E E S P E R A NZ A Y G R AT I T U D ”


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:17

Página 19

Un testigo de la Verdad Pablo Martínez Serrano Me llamo Pablo, soy de Oviedo, tengo 25 años y procedo de una familia humilde, siendo el mayor de nueve hermanos. Soy ingeniero informático He ido a Sydney con un grupo de jóvenes del Camino Neocatecumenal de distintas parroquias de Asturias, Cantabria y Burgos, siguiendo el lema de recibir la fuerza del Espíritu Santo. Viendo mi corazón —duro, incapaz de amar a los demás, imposibilitado para dar la vida, para perdonar, etc.—, me doy cuenta de cuánto necesito a Dios. El poder ver a tantos jóvenes de todo el mundo cómo se desplazaban hasta Australia, para recibir este espíritu, para ser testigo del amor de Dios, para fortalecer su fe es una de las cosas que más me han ayudado en esta ocasión. Sin embargo, lo más grandioso de este viaje ha sido el poder ser testigos. Nosotros podemos corroborar y dar fe de lo que hemos visto, que no es más que el amor de Dios, un amor incondicional, que nos ama tal y como somos, en las cosas concretas de la vida de cada uno de los que allí fuimos. No es un Dios alejado, distante, indiferente, sino un Dios que se ha hecho carne en Jesucristo y del que hemos sido testigos en nuestra existencia, permitiéndonos ver que la vida es una bendición, un regalo, porque somos resucitados de la muerte que produce en nosotros el pecado.

En mi vida, en concreto y con pocas palabras, he podido comprobar cómo, a pesar de haber sido tartamudo, lo cual me causó bastante sufrimiento de pequeño y de no aceptar ser el mayor de tantos hermanos por lo que ello conlleva de trabajo, responsabilidad, compartir, privaciones, etc., esto tenía finalmente un sentido. No me resultó fácil, pero he visto que donde yo no me aceptaba, en lo que nadie me quería allí estaba Cristo. En todo lo que he buscado la felicidad —dinero, el ser, el tener, el amor y la amistad de los que me rodean, etc.—, sólo hallé vacío. La verdadera felicidad la he encontrado en Jesucristo, en su Iglesia, en una comunidad y en una familia cristiana. Esto mismo anunciamos en Sydney, es decir, el amor de Dios, la salvación, la felicidad que todo hombre busca incesantemente. Allí nos encontramos con experiencias estupendas de personas que nos escucharon y quedaron conmovidas. Como cabe esperar, también muchos que nos veían quedaban indiferentes pero nosotros regresamos con el trabajo realizado: haber sido testigos en Australia del amor de Dios.

“ H E V I S T O Q U E D ON D E YO NO M E ACE P TA B A , EN LO QU E NA DI E M E QU ER ÍA,

A LLÍ E S TA B A CR I S TO”


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:18

Página 20

Testigos de la verdad

El enigma de la muer te, desvelado desde la fe Antonio y Patricia con sus cuatro hijos, Israel, Sara, Juan y Judit

P Patricia Pellus Entrevista a

por Victoria Serrano Blanes

periodista

atricia sabe que tiene un hijo en el cielo intercediendo por ella y su familia, tan menudo en estatura como grande en hacerles presente el amor de Dios. Durante 23 semanas lo llevó en su seno, soñó con él, lo cuidó y alimentó; pero el proyecto de Dios diseñado para Manuel era otro.

Con poco más de cinco meses de gestación quiso salir del vientre de su madre. El parto daba comienzo cuando ni él, ni su madre siquiera, estaban preparados para afrontar semejante proceso. Con la pérdida de líquido y las primeras contracciones se iniciaba el calvario de sufrimiento que desembocó finalmente en el triunfo de la vida sobre la muerte. “Ha sido un tiempo muy duro —explica Patricia—, pero también un memorial para siempre. De nuevo he experimentado cómo en la cruz te encuentras con Jesucristo y Él no te abandona”. 20


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:19

Página 21

Testigos de la verdad

E L D E S P R E CI O

ABSOLUTO A LA VIDA N O R EN TA B LE

En esta sociedad donde se preconiza la rentabilidad y todo se valora en términos de utilidad, una vida truncada no tiene sentido. Se trata de un episodio molesto que conviene olvidar cuanto antes para dar paso a lo que realmente cuenta, lo placentero, lo ventajoso. A Patricia y su marido Antonio la cultura de la muerte les quería envolver en su maraña de eufemismos y artillería directa; pero la fe en la vida eterna ha salido en su defensa y de nuevo la esperanza ha triunfado.

¿Cómo se iniciaba este acontecimiento? Aunque estaba embarazada de 23 semanas, empecé a notar pérdida de líquido. En el hospital me advirtieron que estaba de parto. Tenía la bolsa prolapsada, lo que significaba que el niño podía nacer en cualquier momento.

bn n

¿Cuál es el protocolo en estos casos? Me ingresaron, aunque nadie sabía cómo iba a acabar todo, pues podía ser cuestión de un día o de tres meses. Me pusieron una inyección para madurar los pulmones del bebé, ya que eso aumenta notablemente las posibilidades de supervivencia en prematuros. Pedí medicación para detener el parto, pero me dijeron que el útero no responde antes de las 25 semanas de gestación. La doctora me invitó a no hacerme ilusiones, a pesar de que insistí en que tenía otra niña de nueve años también prematura. Me preocupaba la intendencia de los otros cuatro hijos que tenemos, pero decidí dejarlo en manos de Dios. Esa noche la pasé tranquila, acompañada por una amiga, pues mi marido se quedó con los niños y no ocurrió nada especial.

¿Cuándo comenzó entonces el proceso? La segunda noche estaba sola y cansada, pero no conseguía dormir. Mientras mi hijo y yo velábamos, me venía a la cabeza un himno pascual: “¿Qué ves en la noche?, dinos, centinela: Dios como un almendro con la flor despierta. Dios que nunca duerme, busca quien no duerma.” Sabía que había mucha gente rezando por mí. Comenzaron entonces las contracciones, cada vez más fuertes y, al amanecer, noté como se rompía la bolsa. El personal sanitario se lo tomaba con mucha tranquilidad, pues para ellos era un caso perdido. Yo rezaba insistentemente y me acordaba del canto “Aquedah” de Isaac:“Atame, átame fuerte, Padre mío, que yo no me resista”.

PATRICIA SABE QUE MANUEL E STÁ

EN EL CIELO INTERCEDIENDO POR Foto real del niño en el útero

ELLA Y SU FAMILIA

21


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:23

Página 22

Testigos de la verdad

¿Qué sentisteis entonces? “ EN EL MUNDO TE NDR ÉIS AFLICCIÓN;

PERO CONFIAD,

YO HE V ENIDO AL MUNDO”

¿Cuándo nació el niño? Al fin me llevaron al paritorio. Nació en seguida. Era muy pequeño, pero estaba perfectamente formado y le latía el corazón. Lo cogí y con mis lágrimas yo misma lo bauticé con el nombre de Manuel; lo abracé, le di un beso y se lo llevaron envuelto en un paño estéril verde. Me quedé en observación, temblando aunque también sintiéndome acompañada por Dios en todo momento. La matrona que me asistió me comunicó, poco después, que el pequeñín había sufrido un neumotórax, es decir, tenía aire alrededor de los pulmones y estaba muy mal.

¿Avisaron a tu marido? Sí, aunque cuando llegó, ya había pasado el parto y no lo pudo ver. Subió a la planta de neonatos para informarse, pero nadie le atendió. Media hora más tarde volvió y le dijeron que habían tenido que drenarle y estaban haciendo todo lo posible para que viviera. Cuatro horas después nos comunicaron que había fallecido.

ERA MUY PEQUEÑO, PERO ESTABA FERFECTAMENTE

F OR M A DO Y LE LATÍA EL COR AZÓN.

CON MIS LÁGRIMAS YO MISMA LO B AUTICÉ Y L E P U S E E L N O MB R E

D E M ANUE L 22

Aunque yo estaba preparada para lo peor, pues el personal sanitario, al no considerarlo viable, así me lo daba a entender, la muerte siempre es dolorosa. Hubo un gran cúmulo de desatinos por parte de todo el personal, pero “de todo se sirve Dios para bien de los que le aman”.

¿Cómo fueron los momentos posteriores al fallecimiento? En realidad, a partir de entonces comenzó una situación tan surrealista que parece mentira que pueda ocurrir en España y en estos tiempos. Cuando preguntamos qué se hacía con el cuerpo del bebé, nos contestaron que, puesto que el niño tenía menos de 25 semanas y había muerto en las primeras 24 horas de vida, los padres no teníamos derecho legal sobre él y debía ir al Instituto Anatómico Forense. Esto aumentó nuestro dolor porque es nuestro hijo y queríamos darle sepultura.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:26

Página 23

Testigos de la verdad

bn n

LA TR Á GICA

ACEPTACIÓN SOCIAL

DE LA CULTUR A DE LA MUER TE

Qué pasó después? Mi sorpresa fue cuando entró una chica del personal y me preguntó si quería despedirme de Manuel. Para mí fue como un ángel enviado por Dios, ya que me permitía rezar unos minutos con él. Cuando yo le conté mi tristeza por tener que cederlo obligatoriamente, me informó que eso no era así, que debía haber una equivocación, puesto que los padres teníamos tres opciones: incinerarlo, enterrarlo o donarlo para investigación. Sentí de nuevo el consuelo de Dios y le planteamos al médico nuestro deseo de enterrarlo.

¿Reconoció abiertamente su error? Parece mentira, pero el médico seguía empeñado en hacernos desistir de la idea de entregárnoslo. Argumentaba que era un proceso largo de papeleo, que nos iba a costar una suma importante de dinero, que con esto prolongábamos el duelo y que por ello era mejor donarlo para investigación. Cuando le pedimos por primera vez que nos firmara el acta de defunción, él se negó. Al día siguiente, tras mucho insistir accedió al fin a rellenar los papeles y firmarlos. Con el tiempo pegado a los talones, pues el plazo de 72 horas que establece la ley para retirar un cuerpo del hospital estaba a punto de acabar, los llevamos a admisión y al tanatorio, pero no llegamos a tiempo. Además los papeles estaban mal rellenados.

DES DE E L PR IMER MOMENTO

M A NUEL FUE, COMO DICE UN

CANTO A CRISTO SUFRIENDO EN LA CR UZ, “ MENOSPRECIADO, ES TI MADO

EN NADA, DESPRECIADO,

D E S E CH O DE LOS HOMB RES ˝ Pero bueno, ¡qué obstinación en negar algo que al fin y al cabo no era de su incumbencia! Eso pensábamos nosotros. Yo le pedía a Dios discernimiento para saber si estaba en lo cierto o me empeñaba en algo que no era oportuno. La respuesta la tuve cuando en la segunda lectura del Oficio de ese día, que era de la “Carta a Diogneto”, se especificaba que los cristianos, igual que todos, se casan y engendran hijos, pero no se deshacen de los hijos que conciben. Eso me dio fuerzas para seguir insistiendo. Con un permiso de Sanidad, el tanatorio del hospital amplió el plazo 24 horas más y finalmente pudimos presentar los papeles debidamente cumplimentados. 23


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

bn

2/9/08

15:28

Página 24

Testigos de la verdad

E L DOLOR , FUER A DEL EVA NGELIO

APLASTA;

D E S D E L A F E , E D IF IC A

¿Conseguisteis dar sepultura a Manuel? Por fin tres días después, acompañados por toda la gente que nos quiere, pudimos realizar una ceremonia preciosa y enterrarlo junto con un rosario y un trozo de la palma de la victoria del Domingo de Ramos. Ese día y los siguientes, el Señor me permitió disfrutar de una paz que no venía de mí, sino de la certeza absoluta en la resurrección de la carne.

¿Qué percepción te llevas de este acontecimiento respecto al mundo que nos rodea? En primer lugar he podido ver a qué velocidad está avanzando en nuestra sociedad la cultura de la muerte. Desde el primer momento Manuel fue, como dice un canto a Cristo sufriendo en la cruz,“menospreciado, estimado en nada, despreciado, desecho de los hombres”. En el fondo todo se reduce al dinero. Sacar un prematuro adelante cuesta mucho dinero. De hecho en el informe médico de alta no consta “parto prematuro”, sino “aborto tardío”. Por eso también el médico y el personal sanitario, interesados en que donáramos el cuerpo para investigación, trataban de enredarnos animándonos a ahorrarnos el dinero. Nos decían: “Piénsenlo bien, que si lo donan, el hospital se encarga de todos los gastos”. Para ellos nuestro hijo no era más que material de desecho.

¿Cómo has vivido estos acontecimientos desde la fe? Ha sido una experiencia dura por la muerte de un hijo y por el cúmulo de negligencias y desatinos, debido el escaso interés que mostraban en sacar a Manuel adelante; pero también bonita a la vez, pues en todo momento he sentido a Dios como un Padre que me ha ido mimando. 24

EN LOS MOMENTOS EN QUE ME V ENIA AB AJO,

M E P ON Í A A R E Z A R Y S IEMPRE ENCONTRAB A

UNA PALABRA DE ALIENTO En los momentos en que me venía abajo, me ponía a rezar y siempre encontraba en el salterio una palabra de aliento.

¿Crees que, pese al sufrimiento, Dios ha sido bueno contigo? Sí, por supuesto. Cuando pienso con calma y escruto los hechos, puedo discernir que ha sido un milagro tener la certeza absoluta de que Dios existe y que es Él quien lleva nuestra historia, puesto que el demonio enreda continuamente, y más en los momentos de angustia. Sólo le pido que nos siga dando ojos para ver su obra en nuestras vidas. Además, que todo haya ocurrido en el tiempo pascual también es de agradecer. Si a mí me preguntaran cuándo quisiera morirme, diría que en ese tiempo. Como dice la Escritura, «No fue Dios quien hizo la muerte, ni se recrea en la destrucción de los vivientes; Él todo lo creó para que subsistiera» (Sb 1,13-14). Antonio y Patricia, junto con sus hijos Israel, Sara, Juan y Judit confían en esta gran promesa de resurrección.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:32

Pรกgina 25


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:34

Página 26

Si hoy escucháis su voz

Su túnica

era sin costuras

Un amor más allá de la muerte por César Allende García Profesor de Religión

Y

26

a en otra ocasión escribí que la paradoja habita de asiento en nosotros. Simón Pedro es un buen ejemplo. No tenía nada de cobarde y sí mucho de bravucón; fue una piedra y, a la vez, una caña temblona. Si no fuera porque es una irreverencia, podría hasta decirse que fue un poco “cantamañanas”; aunque quien cantó al amanecer de aquella mañana fue un gallo. En todo caso, y esto es lo importante para la reflexión, Pedro es un universal: en él estamos todos.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:34

Página 27

Si hoy escuchaís su voz

bn n

L A T Ú NI C A D EL S EÑOR N O T IE NE N I COS T U R A

NI R E V E R S O, O S EA,

QUE E L AM OR DE DI OS “ N O T IE NE V U ELTA DE H OJ A”

NUESTRA VIDA TEJIDA POR

UN A T RA M A

DE AMOR ILIMITADO

Del año 30 de nuestra era, el 13 de Nissan fue jueves, según los expertos. El viernes 14 Jesús de Nazaret fue crucificado. Aquella noche del día 13 fue una “noche fría”. En el patio de entrada a la casa de Anás, sacerdote del Sanedrín, había un intenso ajetreo. Y dentro de la casa se había organizado una buena a cuenta de la detención (¡por fin!) de aquel galileo. Alrededor de unas brasas se calentaban criados y guardias (Jn 18,18). Simón Pedro aguardaba a la puerta a que otro hombre le permitiera poder pasar dentro. El “otro discípulo”, como era conocido del dueño de la casa, habló a la portera e hizo pasar a Pedro al interior. ¡En qué momento! En el relato de Juan, las horas se entretejen formando la inconsútil túnica del tiempo, de modo que es imposible separar los hilos y paños sin

destruir el tejido: la vida nos ocupa y nos hace, implicando de modo inextricable nuestra libertad y el Amor —indefectible— de Dios: según San Pablo, Dios interviene en todo para bien nuestro (Rm 8, 28). Nuestra existencia tampoco tiene costuras porque el hilo del actuar de Dios y el hilo de nuestro querer están imbricados perfectamente. Incluso cuando el pecado rasga nuestra vida, el roto tiene remedio; aun cuando sea un pecado cuyo saldo es la muerte. Dios nos ama por encima, más allá de la muerte misma. ¡En qué hora el discípulo aquél habló de Pedro a la portera de Anás! Si uno va recorriendo con el dedo, en el relato de la pasión según San Juan, como si de un mapa se tratara, los vericuetos por los que los acontecimientos llevan a Pedro durante aquellas horas de la noche del jueves al viernes, se queda estupefacto. Todos los caminos le conducen a una puerta cerrada que se abre para complicarle enormemente la vida hasta extremos insoportables. 27


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:36

Si hoy escucháis su voz

Es un itinerario parecido al de Judas. Los dos, en definitiva, caminan hacia una “hora”, un momento en que el amor de Jesús se verá sometido a una tensión extrema e increíble. Jamás el corazón del Maestro hubo de hacer un esfuerzo tan tremendo; pero lo cierto es que su corazón resistió, y amó a Pedro y a Judas. Los dos fueron traidores, pero en la orilla de acá vemos a Pedro personado y, en la de más allá, el destino final del insidioso Judas. En mi opinión, Jesús perdonó en Pedro a todos los Judas que en el mundo han sido, empezando por el de Iscariote. Y ese Amor nos muestra cómo es la túnica del Señor por el lado del revés. La inmensa sorpresa es que no tiene tampoco vuelta: ni costura ni reverso, o sea, que el Amor de Dios “no tiene vuelta de hoja”.

LA MISERICORDIA DIVINA,

M U Y S U P ER IO R

A LA REBELDÍA HUMANA

San Pablo que sabía mucho de estos perdones escribió a los romanos que “no se trata de querer o de correr, sino de que Dios tenga misericordia” (Rm 9,16). Y hablando de los que caen, preguntaba: “¿Es que han tropezado para quedar caídos? ¡De ningún modo! (Rm 11,11). Porque “Dios encerró a todos en la rebeldía, para usar de misericordia con todos” (Rm 11,32; ver Gal 3,22).

INCLU S O CUA NDO

E L P E CA DO R A S GA N UE S T R A V I D A ,

DI O S NO S A M A P O R E N CI M A ; MÁS ALLÁ

DE LA MUER T E M I SM A 28

Página 28

En verdad nos es imposible la otra orilla de Dios, por mucho que braceemos: ni por su anchura, ni por su insondable profundidad (Rm 11,33). Muchas veces me he preguntado si entre las muchas moradas que hay en la casa del Padre (Jn 14,2) no habrá alguna para los Pedros y los Judas. Habría de ser una estancia muy especial; tan especial que fuera justo lo contrario de esos “lugares aparte” en que antes se enterraba, en nuestros cementerios, a los suicidas. Como si éstos durmieran un sueño extraño, inquieto, ¿sobresaltado?, que a la fuerza hubiera de incomodar el de los demás, impidiéndoles el “merecido descanso” al final de la jornada. La orilla del allá del Amor del Señor Jesús no podemos verla. ¡Mejor para nosotros! Sobre todo para cuantos —creo que muchos— amamos a dos aguas, en un braceo desesperado tantas veces, dudando, traicionando, queriendo a rabiar que esta vez sea la última en que pecamos, y… volviendo a las andadas de nuevo; para cuantos somos incapaces de corresponder a aquel Amor con éste nuestro amor ¡tan así!


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:39

Página 29

Si hoy escuchaís su voz

UN OCÉANO INMENSO

D E CL EMENCI A Y PERDÓN

En la hora aquella del jueves 13, del año 30, del mes de Nisán, la portera acercó a Simón Pedro a unas brasas para que se calentara. La pregunta le llegó a Pedro justo cuando el gallo empezaba a despertar: “¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?” (Jn 18,17). Y la respuesta estalló en pleno rostro de Jesús, dentro de la casa, como una tremenda bofetada de un criado:“¿De qué hombre?; ¿quién?, ¿yo? Si te refieres al que acaban de meter atado, y a palos, en la casa “no lo soy” (Jn 18,17b). La pregunta y la respuesta del patio coinciden con la pregunta de Anás y la respuesta de Jesús, dentro de la casa, precisamente acerca de sus discípulos y su doctrina. El requerimiento del criado que golpea a Jesús va también para Pedro: “¿Así respondes?” Jesús oyó en el puñetazo decir a Pedro:“No lo conozco”.Y prepara para él una mirada que es como el océano inmenso, todo de amor y perdón.

bn n

Simón Pedro sigue calentándose: ¿por qué a veces hacemos tanto daño a quien más queremos? Es seguro que Simón daría su vida una y mil veces por Jesús…; y, sin embargo, lo golpea en la cara tanto o más que el criado de Anás. Juan debió hacerse esta misma pregunta y, en busca de la respuesta, retoma la narración de las negaciones con aquella expresión tan vigorosa y fuerte que es sólo comparable con el dramatismo de lo que está contando: “Estaba allí mismo de pie Simón Pedro” o “Estaba Simón Pedro allí erguido”. Caben diversas versiones, pero en todas se aprecia una estridencia en la actitud de Simón respecto de su respuesta a la criada: como si no se hubiera dado cuenta de lo que había dicho. Esta expresión encabeza la segunda negación y va detrás del envío de Jesús a Caifás, Sumo Sacerdote aquel año y yerno de Anás. Si examinamos el relato de Juan y lo entrelazamos con los sinópticos —con Lucas, en concreto—, como si de una sola historia se tratase, salta a la vista una clara intención evangélica, sobre todo en el cuarto evangelio. A través del proceso de Jesús y su inicua condena, aparece el juicio a que se ve sometida la humanidad entera: aceptar o rechazar a Dios en la persona de Cristo Jesús. 29


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:40

Página 30

Si hoy escucháis su voz

El mismo Pedro se enfrenta a esta situación: las preguntas que se le hicieron en el patio mientras se calentaba alcanzan a todo ser humano frente a la Verdad radical de la vida. La imagen y semejanza con que toda persona es creada adquieren su dimensión última como una opción definitiva. La Verdad podrá adquirir una fisonomía u otra, pero el juicio está planteado. La Bandera se ha alzado y no se puede ser neutral (Lc 2,34; Jn 1,9).

LA DÉBIL CONDICIÓN QUE NOS

H AC E NAD A R A DOS AGUAS

El Padre Ignace de la Potterie, uno de los más importantes exégetas de los últimos tiempos fallecido en 2003, llegó a una conclusión parecida examinando las perícopas del relato joánico sobre la pasión en su libro “La Pasión de Jesús según S. Juan” (BAC, Madrid 2007, cap. IV). El drama del ateísmo contemporáneo es que sólo ha logrado escamotear la gran cuestión sobre Dios, pero anunciar su muerte no ha anulado el problema. Veamos: Pedro, mientras se calienta con las brasas, se queda helado con las preguntas de los criados. Sus juramentos acerca de no conocer a “ese hombre” manifiestan una lucha interior desgarradora: se defiende del “frío profundo” negando la verdad y a la Verdad. Mientras se calienta por fuera, el miedo le congela la vida. Este pánico a seguir y compartir la suerte de aquel por quien un día lo dejó todo (Mt 10,28) es la paradoja humana destilada en su más pura esencia; esto es lo que somos: una sublime contradicción.

La debilidad de la condición humana nos abre a un abismo de miedo sin fondo; Judas y Pedro llegaron hasta abajo del todo. Pedro se calentaba helándose, o se congelaba calentándose. ¿Cómo puede ser que pequemos, si pecar es lo contrario, lo que nos niega, lo que nos anula, cerrando la vida en el frío? No es, desde luego, ninguna broma esta predisposición esquizoide óntica. Y tampoco es de recibo. Desde Sócrates hasta la ética postmoderna (en donde lo ontológico y metafísico ya no puede sostenerse más) venimos buscando abrigos y cobijos al pánico que la contradicción ha instalado en las fibras más delgadas y últimas de nuestra alma. Freud también lo vio, sobre todo desde las pulsiones de Eros y Thanatos, es decir, desde la fuerza de la vida y el instinto de la muerte. Sin duda, vivir es desafiar repetidamente la muerte en un juego que tiene elementos del ajedrez y de la ruleta rusa. Pero el Eros freudiano no es el Agapé o Amor del Crucificado. Ni mucho menos.

¡OH SUBLIME PARADOJA;

S ER A BA J A DO

PARA SER LEVANTADO

Al acabar el gallo su canto, los ojos del Señor buscaron y hallaron a Pedro (Lc 22,61). Las expresiones “antes que”, “hoy” y “me negarás” de este versículo encierran toda la historia. Ahí se evidencia todo su pasado, presente y futuro: Jesús es el Señor del Tiempo y su sentido. Cuando lo levanten en la peña del Gólgota y la Cruz quede recortada e impresa en el cielo cárdeno, amoratado, de la oscuridad de las tres de la tarde, todos los pedros y los iscariotes, los buenos ladrones y los malos, los de la derecha y los de la izquierda, los echados para adelante y los que se acobardan, todos, serán arrastrados a un Amor más allá de la muerte. Sólo quien sea Señor puede vencer la muerte amando. A nadie le salva ni la Ciencia ni la Ley. La Palabra en la Cruz, el Logos en la Kenosis


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:41

Página 31

más profunda, habiéndose abajado totalmente en la carne para levantarse hacia el cielo en la Cruz (¡que maravillosa paradoja!) no es una explicación o hermenéutica frente a lo que hay y su pragmatismo; no es un planteamiento ético sobre bases de consenso entre interlocutores tolerantes. Esta Caridad en carne crucificada no es una moral para postmodernos. Es una Caridad que hace nuevas las cosas, que transforma la noche aciaga de la traición en un amanecer nuevo: el gallo canta ante todo para anunciar a Pedro y a Judas, y a ti y a mí, que viene el día de la vida y del Amor; la advertencia del pecado cometido queda ahogada en la grandeza de un Amor así. Pero esto no lo vio Judas. Dice Juan que, cuando Jesús pasa de Caifás a Pilato, “era de madrugada” (Jn 19,28). También lo era cuando se apareció resucitado a María Magdalena y al esperar a Pedro y a los otros en la ribera de Tiberiades con unas brasas en las que asaba un pez (Jn 21,4.9), momento en que le pregunta Jesús a Pedro durante tres ocasiones si lo ama. A las tres preguntas seguirá la promesa de amor más allá de la muerte:“Otro te llevará donde tú no quieras…”, indicando con qué muerte debía Pedro glorificar a Dios (Jn 21,18-19).

“ESPERARÉ EN TU NOMBRE,

PORQUE ES BUENO, DELANTE DE TUS SANTOS”

Dios nos quiere con un cariño que no tiene revés, que no conoce la vuelta de hoja, que es para siempre y sin arrepentimiento. Una tradición bien hermosa dice que fue la Virgen Santísima quien tejió de una sola pieza la túnica que Jesús llevó toda la vida, desde niño, hasta que un soldado romano se la quedó para él en el Calvario; porque la túnica crecía con el Señor. ¿Quién, sino María, iba a saber tejer una túnica inconsútil y crecedera? Yo me lo creo.

María educó a Jesús en el Amor a Dios y a su Santo Nombre. Lo que el Espíritu Santo le concedió sin medida ella lo desbordó en el corazón de su Hijo. Los Padres de la Iglesia han relacionado la túnica sin costura de Jesús con la misma Iglesia, íntegra y universal a pesar de los problemas y dificultades que ha vivido: por eso María es Madre de la Iglesia y Amparo de cada uno de nosotros. Importa de veras que nos haga una túnica así, para lucirla toda blanca en el día aquel en que el Señor vuelva definitivamente. María, sentada en la Asamblea, reza con nosotros, encabezando el salmo 51 con la antífona “yo confío en la misericordia del Señor por siempre jamás”. Todos respondemos, dando voz a todas las criaturas:“Te daré gracias, Señor, siempre, porque has actuado. Proclamaré delante de tus fieles: tu nombre es bueno con los que te aman”. Cristo fue hecho ministro de la veracidad de Dios, para que los gentiles glorifiquemos a Dios en razón de su misericordia (Rm 15,8-9) y, de este modo, todas las naciones, junto con su pueblo, nos regocijemos y alegremos en Él (v. 10; Dt 32,43). La alegría y el gozo de sentirnos amados por Dios misericordioso abunda en nosotros más y más la esperanza por la fuerza del Espíritu Santo (Rm 15,13).

U N A H E R M O S A T R A D I CI Ó N D I CE Q U E F U E L A V I R G E N Q UI E N T E J I Ó D E U N A S O L A P I E Z A L A T ÚN I C A Q U E J E S Ú S L L E V Ó TO D A L A V I D A , P O R Q UE L A T ÚN I C A CR ECÍ A CON EL S EÑ OR 31


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:46

Página 32

Familia de Nazaret

El

botellón por José Antonio Gris

Especialista en Psicología Clínica

E

n España, el 30% de los jóvenes de 14 a 18 años admite haber consumido alcohol y el 42% lo hace de forma habitual los fines de semana. En este mismo tramo de edad, un 45% regresa a casa los fines de semana a partir de las 2 de la mañana, y un 15% llega a la mañana siguiente. ¿Por qué necesitan beber? Un 36% afirma beber para evadirse de los problemas o superar dificultades; un 28% para vencer sus propias limitaciones de relación con los demás, y un 24% lo hace porque está insatisfecho con su vida.

32


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:47

Página 33

Familia de Nazaret

bn n

Todos conocemos muy bien los efectos de la “cultura del botellón”: borracheras, comas etílicos, discusiones, peleas, conflictos con padres, amigos o hermanos, dificultad para trabajar o estudiar, accidentes de tráfico, dependencia del alcohol, embarazos no deseados, etc. ¿Cómo entender el fenómeno del botellón? En mi opinión, el botellón se ha convertido para los jóvenes en un ritual de transición o rito iniciático de la edad adolescente o joven a la edad adulta. Es un mecanismo de integración en el grupo. Muchos jóvenes superan así su estrés en las relaciones con los demás y olvidan o compensan sus experiencias de frustración durante la semana, en el ámbito escolar, laboral, familiar, social, etc. Para otros, el botellón se puede convertir en un signo de pertenencia al grupo. Los jóvenes experimentan, además, que son los dueños de la misma calle que durante el día ha sido ocupada por los adultos. Los jóvenes actuales tienen menos tolerancia a la frustración, y esto les hace buscar la satisfacción inmediata que produce el alcohol, que además es la droga más barata. Unos beben para desinhibirse y sentirse mejor y otros por la presión del grupo, para ser aceptados por los demás. Otro factor importante que influye en esta tendencia abusiva es que en dos generaciones hemos pasado de una educación excesivamente autoritaria a otra excesivamente permisiva, en la que se ponen pocos límites. Por este motivo, creo que el fenómeno del botellón tiene que ver con la crisis de la familia: la falta de educación en valores, en el esfuerzo, en la responsabilidad, la incomunicación entre padres e hijos, etc.

33


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:47

Página 34

Familia de Nazaret

R IESGOS DE L

CONSUMO DE ALCOHOL

Se trata de la droga más consumida y los jóvenes que beben lo hacen en cantidades cada vez más altas. A dosis bajas, el alcohol produce un efecto relajante, reduce la tensión, disminuye los reflejos y la coordinación, y empeora la concentración. En dosis medias, altera las emociones, produce somnolencia y dificulta el habla. Ingerido en altas dosis origina dificultad respiratoria, vómitos, alucinaciones, convulsiones, estados de inconsciencia y coma. Son muchos los riesgos que ocasiona el abuso del consumo de alcohol. Hasta la fecha los investigados son: • Problemas de relación en la familia y en el colegio. • Disminución de la capacidad de memorización y de aprendizaje. • Fracaso escolar. • Conducta de alto riesgo, como por ejemplo, conducir tras ingerir alcohol, que ocasiona la primera causa de mortalidad en este tramo de edad. • Conflictos con el entorno: peleas, agresiones o problemas de orden público.

• Aumento de relaciones sexuales. • Diarrea, vómitos, temblores, arritmias, caídas, etc. • Entrar en coma y sufrir un paro cardiaco por hipotermia. • La intoxicación etílica, según la cantidad ingerida, puede variar entre desinhibición, coma, depresión respiratoria y muerte. • El consumo excesivo en la adolescencia baja los niveles de hormonas sexuales (estrógenos, hormona luteinizante y testosterona) y de la hormona de crecimiento. • Elevación de las enzimas hepáticas y disminución de la densidad ósea. • El alcohol genera dependencia física y psicológica, y tolerancia. • En el cerebro, el alcohol actúa como una droga depresora, afectando a la formación reticular, médula espinal, corteza cerebral y cerebelo, alterando infinidad de sistemas de neurotransmisión. Los daños más frecuentes en el cerebro son: lesión de los lóbulos frontales, disminución del tamaño del cerebro, deficiencia vitamínica por la dificultad de absorción de la vitamina B1. Esto puede producir el síndrome “Encefalopatía de Wernicke”, que se caracteriza por la pérdida de memoria y falta de coordinación, y también el “Síndrome de Korsakoff”, que produce apatía, amnesia y desorientación.

E N ES PAÑ A

E L 42 % DE LO S

J ÓV E NE S

D E 1 4 A 1 8 A ÑOS CONS U M E DE

F OR M A H A B I T UA L

A LCOHOL 34

LOS FINE S DE S E M A N A


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:48

Página 35

Familia de Nazaret

bn n

E L B OT E LLÓN E S U N

ME C ANI S MO DE INTEGRACIÓN EN E L G R UP O, DONDE M U CHOS OLV IDA N O COM P E NS A N SUS EXPERIENCIAS DE

F R U S T R AC I Ó N DU R A N T E L A S E M A N A EN EL ÁMBITO ESCOLAR, LA B OR A L, FA MI LIA R ,

¿Q UÉ P OD E M OS

S O CI A L , E T C.

HACER LOS PA DRES?

Los padres tenemos un importante papel que jugar en este tema, aunque la sociedad pretenda adelantarnos en la jugada. Primeramente debemos enseñar a los hijos valores importantes desde que son pequeños, les hará menos vulnerables a los problemas y tendrán más habilidades para afrontar las dificultades que les vayan apareciendo en el camino. En segundo lugar, la prevención debe ir unida a desarrollar la maduración personal y social de los hijos. No olvidemos que un problema que para un adulto es insignificante, para un adolescente puede tener una importancia máxima. Estas son mis recomendaciones para prevenir el consumo de alcohol: • Potencia siempre en tu hijo valores positivos. Tu hijo "introyectará" los valores de la familia, escuela, amigos, medios de comunicación, etc., que orientarán su vida y condicionarán siempre su comportamiento. Los valores negativos que transmite esta sociedad como el hedonismo,

el individualismo, la hipercompetitividad o el consumismo, se ha demostrado que son valores facilitadores del consumo de drogas. Por el contrario, valores que puede transmitir la familia como el amor y respeto a los demás, el ayudar al otro, ser comprensivo, la superación personal, etc., se ha comprobado que ayudan a evitar el consumo de drogas. • Procura ser el principal modelo de salud para tu hijo. Si tu hijo sabe que no fumas ni bebes, será más fácil que dé credibilidad a tus palabras. • Informa a tu hijo sobre los efectos del alcohol u otras drogas. Si no se lo enseñas tú, lo aprenderá de fuentes menos fiables, como medios de comunicación, amigos, hermanos, etc. • Se ha demostrado que lo más importante con los hijos es la comunicación. Si logras una buena comunicación con tu hijo le estás educando en el aprendizaje de pautas de comportamiento social con valores de amistad, solidaridad, respeto a los otros, etc. Una adecuada comunicación con tu hijo exige saber hablar y escuchar, ser asertivo, saber hacer y aceptar las críticas. Le estás enseñando en casa cómo se tiene que comunicar en la calle. 35


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:49

Familia de Nazaret

• Fomenta siempre su autoestima y autoconfianza, aspectos muy importantes para la formación de su personalidad. • Procura siempre que tus hijos se sientan libres para expresar en casa sus ideas, temores o dudas que tengan. • Tus hijos necesitan sentirse queridos y aceptados, así serán más seguros. • Procura conseguir un ambiente familiar en el que tu hijo se sienta libre para expresar sus vivencias, dudas, preocupaciones y opiniones. De este modo se sentirá más apoyado y comprendido por su familia. • Intenta siempre desarrollar su capacidad y habilidad social o personal. • Demuestra interés por sus problemas preguntándole y sobre todo expresándole todo el afecto que puedas. • Procura conseguir una buena relación afectiva con tus hijos y que se sientan aceptados en la familia. • Si se consideran apoyados y comprendidos en la adolescencia, desarrollarán una mayor estabilidad emocional para superar su inseguridad • Evita siempre juicios sobre tu hijo, por ejemplo “eres un vago”, o compararle con otros. Nunca le ridiculices, insultes o amenaces. • Enséñale que para tomar decisiones hay que valorar primero las ventajas e inconvenientes de esa decisión.

36

Página 36

• Edúcale siempre para que desde pequeño sepa ser independiente, y así sabrá afrontar la presión de los amigos o la publicidad. • Enseña a tu hijo a manejar el estrés o la presión para que no tenga que recurrir a las drogas como una vía de escape. • Proponle a tu hijo actividades saludables y, más aún, comparte actividades con él para que te vea como un modelo saludable a seguir. • Enséñale a que las cosas importantes en la vida se consiguen con esfuerzo y a largo plazo, para que no busque el premio inmediato. • Establece normas adecuadas a cada edad y personalidad. Deben ser reglas razonables que contribuyan a mejorar la vida familiar. Recuerda serán más eficaces si las razonas con ellos y se las explicas. • Contrólale el horario de vuelta a casa. Debes fijar una hora claramente. Tu hijo siempre te dirá que a sus amigos les dejan más tiempo. Habla con los padres de los amigos de tu hijo. A medida que tu hijo se vaya haciendo más responsable iremos flexibilizando la norma.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:49

Página 37

Familia de Nazaret

S ON M U CHOS LOS R I ES G OS

DE L ALCO HOL: PR OB LEMAS DE R ELACIÓN EN LA FAM ILIA Y EN EL COLEGIO,

FR ACA S O E SCOLA R , P E L E A S , AG R E S I O N E S , D I A R R E A , V Ó M I TO S ,

T EMB LOR ES , A R R IT M IA S , C A Í D A S , E TC • Controla el dinero que le das. En mi consulta, muchos jóvenes me han reconocido que no beben más porque no tienen dinero. • Cuando hables con tu hijo, nunca utilices un tono autoritario o al contrario, muy permisivo. Se ha demostrado que estos dos estilos de comunicación no funcionan. • Debes utilizar siempre el que personalmente llamo “tono afectivo de apoyo”, para que tu hijo sobre todo perciba que le quieres y te interesas por sus problemas. Ser padre es una difícil tarea para la que nunca se está suficientemente preparado. Entre el sentido común y las buenas intenciones se sale adelante en esta complicada misión, pero existen algunas formas de actuar nada recomendables. Estas son:

bn n

AQ UELLO Q UE LO S

PADRES SIEMPRE HEM OS DE E V I TA R

• No afrontar o ignorar los problemas de los hijos. • Nunca hagas que tu hijo dependa de ti para todo. Le estarás generando una personalidad insegura. • Hablar antes de escuchar sus opiniones y vivencias. • Mostrar actitudes excesivamente coactivas o autoritarias, o excesivamente permisivas. • Hacer que el hogar familiar sea un espacio de constante tensión para tu hijo. • Lo más importante es evitar las contradicciones entre el padre y la madre (que uno sea muy autoritario con opiniones muy rígidas y otro sea excesivamente permisivo).

LOS PA DR ES T E NEM OS UN I M P OR TAN T E

PA P E L QU E J U GA R , AU N QU E L A

S OC I E D A D P R E T E ND A

A DE L A NTA R NOS E N L A JU G A D A

37


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:50

Página 38

Razón creadora

La belleza

salvará al mundo

(el culto al feísmo) José Ignacio Munilla Obispo de Palencia

38


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:51

Página 39

Razón creadora

bn n

HOY DÍA EXISTE

UNA R EB E LI ÓN CONTRA LA BELLEZA,

D

ice el refrán que sobre gustos no hay nada escrito. La expresión es falsa en su literalidad, pero además parece sugerir erróneamente que el gusto estético es un sentimiento arbitrario, sin que quepa establecer relación alguna de causa-efecto entre nuestros gustos y los valores objetivos que sustentan nuestra vida. ¡Nada más lejos de la realidad! Frente a quienes piensan que la verdad es ajena al mundo del arte y que “no hay que mezclar las filosofías con la estética”, sostenemos que la belleza tiene una fuerza pedagógica para introducirnos en el misterio de la verdad, hasta el punto de que la belleza llega a ser transparencia de la verdad y de la bondad.

LA ARMONÍA Y LA ELEGANCIA, COM P LACI ÉN DON OS EN

LO ZAFIO, BURDO Y ABSURDO EL CULTO AL FEÍSMO, SIGNO DE LA

DE C AD ENC I A, MORAL PRESENTE

Cuando escuchamos una determinada pieza musical y llegamos a emocionarnos al experimentar su belleza, o cuando contemplamos algunas obras de arte que son elocuencia viva del misterio que representan, no nos cabe duda de que la expresión estética es el reflejo de la interioridad del hombre. Sin embargo, formulando este mismo principio en negativo, lo mismo cabría decir de tantas expresiones “estéticas” que parecen despreciar la belleza y hasta se regocijan en un “culto al feísmo”: la fealdad es la expresión del nihilismo y de la vaciedad de nuestra cultura. 39


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:53

Razón creadora

¿Cómo tenemos que interpretar el enorme apoyo a determinados engendros estéticos, del estilo de esa canción tan manida, que últimamente se escucha en todas partes y a todas horas, por poner un ejemplo de nuestros días? No creo exagerar si digo que estamos ante una rebelión contra la belleza, la armonía y la elegancia, complaciéndonos en lo zafio, burdo y absurdo. La opción por lo antiestético es expresión de la negación del sentido armónico de la existencia y, en consecuencia, de la posibilidad del gozo contemplativo. La fealdad procurada es lo más parecido que conocemos al placer del pirómano, que disfruta con la destrucción de la creación. Frente a esta crisis cultural de fealdad, el cristianismo está llamado a continuar su ancestral vocación de “tutor” o “abogado” de la expresi��n estética. Ciertamente, la Iglesia ya no puede ejercer de “mecenas” del arte, en el sentido económico del término. Pero existe otro tipo de mecenazgo más determinante, cual es la conjunción de los tres transcendentales: belleza, bondad y verdad. En efecto, estamos plenamente convencidos de que “la belleza es el esplendor de la verdad”, al mismo tiempo que “la santidad es la belleza absoluta”.

L A E X P R E S I Ó N E S T É T I CA

E S EL R EF LEJ O D E L A I NT E R I O R I D A D DE L HO M B R E, LA FEALDAD ES LA EXPRESIÓN DEL NIHILISMO Y LA VACIEDAD

DE NUESTRA CULTURA 40

Página 40

Conjuntamente con las tradicionales vías racionales para el conocimiento de Dios, la Iglesia siempre ha sostenido otro tipo de vías existenciales, como es el caso de la llamada “via pulchritudinis”, es decir, la belleza como camino para descubrir a Dios. Efectivamente, nosotros creemos que la belleza es “aparición” y no “apariencia”. En realidad, “lo primero que captamos del misterio de Dios no suele ser la verdad, sino la belleza”, afirmaba el sacerdote y eminente teólogo suizo Hans Urs von Balthasar.

LA HERMOSURA DE LA CRUZ,

S AL V A C IÓ N

PARA EL HOMBRE

En resumen, la belleza es una clave fundamental para la comprensión del misterio de la existencia. Encierra una invitación a gustar la vida y a abrirse a la plenitud de la eternidad. La belleza es un destello del Espíritu de Dios que transfigura la materia, abriendo nuestras mentes al sentido de lo eterno. Traemos a colación una conocida cita de San Agustín: “Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del aire que se dilata y se difunde, interroga a la belleza del cielo... interroga a todas estas realidades. Todas te responden: Nosotras somos bellas. Su belleza es una profesión” (Libro de las Confesiones). “Estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién las ha hecho sino la Suma Belleza no sujeta a cambio?” (Sermón 241,2). El título elegido para este artículo es una conocida frase de la novela “El idiota”, de Dostoievski: “La belleza salvará al mundo”. Pero “¿qué belleza salvará el mundo?”, pregunta un personaje de esta novela, que se debate desesperado en medio del dolor.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:56

Página 41

Razón creadora

La respuesta a su pregunta se presenta como la tesis de la novela de Dostoievski: ¡Jesús crucificado! Sí, ciertamente, la belleza salvará el mundo; pero la belleza ha de ser descubierta, no solamente en la gloria del Tabor, en el momento de la Transfiguración, sino también en la figura sufriente del crucificado. En efecto, nosotros no identificamos la belleza con la “guapura”, lo “atractivo”, lo “placentero”… En realidad, la belleza no es para nosotros una mera experiencia estética, sino que el concepto pleno y consumado de la belleza se identifica con la misma “santidad”.

bn n

ES UN DESTELLO DEL ESPÍRITU DE DIOS QUE TRANSFIGURA LA MATERIA

Y ABRE NUESTRAS MENTES

A LA ETERNIDAD Por ello, no tendría sentido que buscásemos la belleza en meras manifestaciones artísticas, tales como la pintura, escultura, música… si al mismo tiempo dejásemos en el olvido que la vida de los santos es la realización y la manifestación más perfecta de la belleza. Por el contrario, a la luz de la fe comprendemos que la fealdad por antonomasia no es el rostro sufriente del hombre, ni tan siquiera la misma muerte, sino el pecado. No en vano, el refranero cristiano enfatiza aquello de “¡es más feo que un pecado!”, al mismo tiempo que invoca a María —la preservada del pecado, la inmaculada concebida— como “la criatura más bella de la creación” o “la obra maestra del Creador”. Por algo decía Von Balthasar, conocido como el “teólogo de la belleza”, que “María es el esplendor de la Iglesia”.

LA FEALDAD POR ANTONOMASIA

E S E L P E CA DO ; POR ESO MARÍA —LA INMACULADA CONCEBIDA—

E S L A CR I AT U R A M ÁS B E LL A D E L A C R E A CI Ó N 41


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:57

Página 42

Razón creadora

La vida es un maravilloso regalo

¡No te rindas!

por Juan Sánchez Sánchez

Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo

42

D

emasiadas veces se construye una sociedad que invita a no aceptar la cruz —el sufrimiento— y a rendirse, es decir, a intentar cambiar la historia personal según nuestro propio guión. En esa clave están las separaciones y divorcios: el otro no es como yo lo había imaginado y, ante las diferencias, cada uno tira por su camino; está también el aborto y, cómo no, la eutanasia. Somos tan dueños de nuestro destino que hasta podemos decidir sobre nuestra vida o nuestra muerte.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:59

Página 43

Razón creadora

bn n

LA HOJA DE R U TA

Q U E M O L DE A

E L P E NS A M I E NT O S O CI A L

Estos días estamos contemplando una nueva ofensiva para implantar socialmente la idea de la eutanasia. Pero el mal siempre se disfraza y sus promotores no hablan abiertamente de eutanasia: utilizan la expresión “muerte digna”, como uno de los nuevos derechos que el Poder está reconociendo a los españoles y se lanza como bandera un cierto amor al otro. ¿Cómo vamos a permitir a esa persona que sufre que viva amargada, presa del dolor, del sufrimiento físico o psicológico? ¿Para qué prolongar inútilmente la vida de una persona condenada a morir antes o después?, son algunos de los interrogantes que pretenden justificarla. La utilización de la propaganda, de los medios de comunicación e incluso de instrumentos de cultura como el cine o la literatura, constituyen la hoja de ruta para modificar el pensamiento social. Como en otros tantos temas (divorcio, infidelidades, homosexualidad…), lo que inicialmente era juzgado como una conducta negativa, pasa a ser algo normal. De pronto nos enteramos de que incluso personas creyentes justifican su divorcio e inician una nueva vida con otra pareja.

Igual ocurre con los políticos: cuando alguien que milita en un partido teóricamente en la órbita de los valores cristianos hace pública, por ejemplo, su condición homosexual, es un elemento más que se pone sobre la mesa para expresar la normalidad y hasta bondad de esas conductas. Un ejemplo: se da mayor importancia mediática a la caravana del orgullo gay por las calles de la capital de España que a la gran fiesta de la familia, o a una manifestación de dos millones de personas protestando contra la orientación de las políticas educativas. La película “Mar adentro” se ha convertido en uno de los símbolos de la lucha para que la persona decida libremente sobre su destino. Y ha hecho mucho daño. Hace más de veinte años trabajé en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, donde tuve la fortuna de conocer historias maravillosas de personas que aceptaron la paraplejia o la tetraplejia en sus vidas, aferrándose con fuerza a su nueva situación. Unos prosiguieron sus estudios y hoy son investigadores, escriben libros…; otros tuvieron hijos; muchos encontraron en el deporte la fuerza motivadora para superarse cada día… Una actitud, en suma, de no rendirse; de aferrarse a la vida plenamente y colaborar en su transformación, en la extensión del amor a los demás. No podemos juzgar a quien decide que quiere morir o a quien ayuda a morir a otra persona; sólo Dios tiene ese poder. Pero la eutanasia, como el suicidio, no son sino un acto de cobardía, de miedo a vivir, de cansancio y hastío de la vida.

43


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:00

Razón creadora

P ROG R AM A R

E L M A L S I E M P R E S E DI S F R AZA :

L A M U ERT E:

UN HO MICI DIO EN CU B I ER TO

¿Cómo luchar contra esa corriente? Pues con la Buena Nueva del amor de Cristo. ¡No tengas miedo!, como repitió Juan Pablo II. ¡No tengamos miedo a vivir! Agarrémonos a nuestra cruz y pidamos a Cristo que nos ayude a llevarla. En esa labor todos tenemos que participar activamente. Nuestras experiencias de vida, las historias que con ayuda de Dios y en su Iglesia se han convertido en una cruz gloriosa, proclamadas, expresadas públicamente, pueden servir de orientación para quienes se encuentran en la difícil travesía del sufrimiento. Personalmente me maravillan esas personas que dedican parte de su tiempo a acompañar a enfermos, a compartir la soledad y el sufrimiento de aquellas personas que a veces están cansadas de vivir y tienen la tentación de rendirse. Están a su lado y les gritan: ¡No te rindas! ¡Dios te ama y quiere que seas feliz! ¡Lo esencial en tu vida es que sientas el impresionante amor que Dios te tiene en tu vida! Sin duda esa evangelización con el testimonio tiene una fuerza transformadora.

44

Página 44

U T I LI Z A N E L T É R M I N O

MUER T E DIGNA COMO UN NUEV O DER ECHO; LO QUE INICIALMENTE ER A

UNA CONDUCTA NEGAT IVA,

PASA A SER ALGO NOR MAL Nuestros obispos llevan hablando de la eutanasia décadas. Me sorprende, por ejemplo, la actualidad de una declaración de la Conferencia Episcopal Española de hace diez años, titulada “La eutanasia es inmoral y antisocial”, que invito a leer y en la que se manifestaba: Se suele presentar el reconocimiento social de la eutanasia como una novedad, como una “liberación” de la opresión ejercida por poderes reaccionarios sobre los individuos libres que, gracias al progreso y a la educación, van tomando conciencia de sus derechos y van exigiéndolos cada vez con mayor decisión. Pues bien, hemos de recordar que la aceptación social de la eutanasia no sería ninguna novedad. En distintas sociedades primitivas, y también en la Grecia y la Roma antiguas, la eutanasia no era mal vista


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:00

Página 45

Mosaico

por la sociedad. Los ancianos, los enfermos incurables o los cansados de vivir podían suicidarse, solicitar ser eliminados de modo más o menos “honorable” o bien eran sometidos a prácticas y ritos eugenésicos. El aprecio por toda vida humana fue un verdadero progreso introducido por el cristianismo. Lo que ahora se presenta como un progreso es, en realidad, un retroceso que hay que poner en la cuenta de ese terrible lado oscuro de nuestro modo de vida de hoy, al que el Papa ha llamado “cultura de la muerte”.(Conferencia Episcopal Española:“La eutanasia es inmoral y antisocial”, Declaración de la Comisión Permanente de la CEP de 19-2-1998, núm. 5: disponible en: http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/Conferencia/eutanasia.htm).

¡ N O T E NG A M O S M I ED O A V I V IR ! ,

A GA R R É M O N O S A N U E S T R A CR U Z Y P I D A M O S A C R I S TO

QUE NOS AY UDE

A LLEVAR LA

bn n

L A F U E R ZA

TRANSFORMADORA D E L A M O R A CR I S T O

En el mismo documento se contiene una definición de lo que es realmente la eutanasia: … la actuación cuyo objeto es causar la muerte a un ser humano para evitarle sufrimientos, bien a petición de éste, bien por considerar que su vida carece de la calidad mínima para que merezca el calificativo de digna. Así considerada, la eutanasia es siempre una forma de homicidio, pues implica que un hombre da muerte a otro, ya mediante un acto positivo, ya mediante la omisión de la atención y cuidados debidos”. Esta es la “eutanasia en sentido verdadero y propio”,es decir,“una acción o una omisión que por su naturaleza y en la intención causa la muerte, con el fin de eliminar cualquier dolor”. La eutanasia, así entendida, es calificada por el Papa Juan Pablo II como “una grave violación de la Ley de Dios en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana”. El “no matarás” (Ex 20,13) también está referido a la propia vida. Como ha declarado Monseñor Fernando Sebastián, arzobispo de Pamplona, 45


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:23

Página 46

Razón creadora

L A V I DA E S UN M A R AV I LLOS O

R E G A LO D E L S E Ñ O R , QU E NOS I NV ITA A V I V I R L A E N P L E N I T UD

HA S TA QUE É L NOS L L A M E

“el quinto mandamiento del Decálogo expresa en forma normativa que la vida del ser humano no está a disposición de nadie, pues no es propiedad exclusiva de nadie, sino de Dios” (“La amenaza de la eutanasia”, en: Semanario Alba del tercer milenio, n.º 188, 4 a 10 de julio de 2008, pág. 4). Nuestros obispos siempre han hablado nítidamente: Nuestra sociedad está a tiempo de abandonar el camino que lleva a la práctica de la eutanasia. Para ello tenemos que trabajar con empeño y confianza, sin olvidar que en esto los políticos tienen una singular responsabilidad. En primer lugar, tenemos que ofrecer nuestro apoyo, compañía, y los medios médicos lícitos para aliviar el dolor y sufrimiento de los enfermos cuya vida sufre un grave deterioro. A la vez que les descubrimos el valor de su sufrimiento unido a la Cruz de Cristo, tenemos que sostenerles en su lucha contra la tentación de la desesperación o el suicidio y aliviar su sufrimiento con los medios que la actual medicina paliativa nos ofrece. 46

A LA CA S A DE L PA DR E Hay que generar una cultura de la dignidad de la persona enferma y del valor de su vida, que despierte en nuestra sociedad la conciencia de la inmoralidad de la eutanasia” (Conferencia Episcopal Española, “Por una cultura de la vida”, Mensaje de los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida de 19-32007, capítulo quinto, titulado “La gravísima amenaza de la eutanasia”). Pero en esta misión, los cristianos no caminamos solos. El mismo Cristo nos acompaña y tenemos que confiar plenamente en Él, que es nuestra esperanza. Él nos dará también fuerzas para poder dar sincero y humilde testimonio de la obra del Señor en nosotros mismos y en tantas personas: la vida es un maravilloso regalo del Señor, que nos invita a vivirla en plenitud hasta que Él nos llame a la casa del Padre. Y no somos los hombres quienes decidimos el momento, sino el mismo Dios, que traza con amor y misericordia nuestra historia.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:24

Pรกgina 47


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:25

Página 48

Razón creadora

hombre, mañana mujer, pasado... depende

Hoy

M.ª Pilar Moiño Carrillo

Licenciada en Ciencias de la información

L

os movimientos feministas en pro de la “liberación de la mujer” —con sus aciertos y sus errores— comienzan a finales del siglo XVIII, con la Ilustración, y continúan a lo largo de los siglos siguientes, aunque con distintas características. Resumiendo mucho se podría hablar de un feminismo igualitario, en que la mujer reclama derechos que ya el varón poseía, como son el derecho a estudiar, a votar y a participar en la vida pública y social. Recordemos a las famosas “sufragistas”, quienes gracias a su lucha consiguieron el derecho al voto de la mujer, que comienza en Inglaterra y Alemania, en 1918, y termina en Suiza en 1971. En España este movimiento por conseguir que la mujer acceda a las urnas data de 1931, cuando en la Constitución de este mismo año se contempla este derecho. 48


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:06

Página 49

Razón creadora

DE LA EQUIPARACIÓN ENTRE SEXOS

A L A C O N S T R U C C I ÓN ARTIFICIAL DEL SER HUMANO

Hacia mediados del siglo XX el feminismo se radicaliza y no sólo exige una equiparación de derechos jurídicos y sociales entre varón y mujer, sino que se aspira a una igualdad funcional de los sexos, y la eliminación de los roles que tradicionalmente se les asignaban, rechazando la maternidad, el matrimonio y la familia, como causas de la subordinación y opresión de la mujer. Aquí se inscribe el famoso “Le deuxième sexe” publicado en 1949, por Simone de Beauvoir, existencialista, cuyo eslogan “la mujer no nace, se hace” resume su pensamiento y alerta contra la “trampa de la maternidad”, animando a la mujer a liberarse de las “ataduras de su naturaleza”. De ahí la recomendación de las relaciones lesbianas, el aborto y hasta el traspaso de la educación de los hijos a la sociedad. De este feminismo igualitario, es decir, de imitación de lo masculino, del deseo de la mujer de “ser como el varón”, que en el fondo esconde un complejo de inferioridad, se pasó, en las décadas siguientes, a ensalzar la “nueva feminidad”. En este caso se estableció una cierta alianza entre feminismo y ecologismo que se formaliza en la Conferencia Mundial sobre Ambiente y Desarrollo de Río de Janeiro, en 1992. Aquí se subraya la pretensión de que la mujer, que vive en estrecha armonía con la naturaleza, es la que debe liberar la tierra, ya que la racionalidad y el ansia de poder masculinos han llevado a su destrucción. La actual meta, como señala la profesora de la Universidad de Navarra, Jutta Burggraf, teóloga laica alemana, ya no consiste únicamente en emanciparse del predominio masculino, ni en liberarse de las funciones concretas femeninas y maternales,

bn n

HOY DÍA SE HABLA DE CINCO GÉNEROS: H E T E R O S E X UA L M A S CU L I N O, H E T E R OS E X UA L F E M E N I N O, H O M O S E X UA L , L E S B I A NA Y B I S E X UA L .

INCLUSO ALGUNOS AÑADEN EL INDIFERENCIADO

sino que se pretende eliminar la misma naturaleza, cambiar el propio cuerpo, llamado “cyborg”, que expresa mejor al ser humano artificialmente mejorado. Aquí se inscribirían la clonación, los “bebés a la carta”, híbridos y un largo etcétera, que no tienen en cuenta la dignidad de la persona, y constituyen experimentos bastante alejados de la moral cristiana y, en ocasiones, hasta aberrantes. 49


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:07

Razón creadora

SERES SEXUADOS A LA CARTA

SEIS GÉNEROS

PARA ELEGIR

Hoy lo que está más en boga es la llamada id eo l o gía de g én e r o, en la que masculinidad y feminidad no están determinadas fundamentalmente por la biología, sino más bien por la cultura. Se trata de la liberación de todo determinismo biológico y de la eliminación de la idea del sexo como constitutivo del ser humano. Por lo tanto, las diferencias entre el varón y la mujer no corresponderían a la naturaleza sexuada con la que se nace, sino que serían meras construcciones culturales, según los “roles socialmente construidos”, y que, por tanto, hay que “deconstruir”, para “reconstruirlos” de nuevo a gusto del consumidor, de manera que le permita determinar la propia identidad sexual a su antojo, o según sus preferencias, sin tener en cuenta lo que la propia naturaleza ha inscrito en la persona humana. Así, hoy día se habla de cinco géneros: heterosexual masculino, heterosexual femenino, homosexual, lesbiana y bisexual. Incluso algunos añaden otro más a la lista: el indiferenciado. Se trata, pues, de crear nuevos “contravalores” propios de la postmodernidad, es decir, de liberarse del matrimonio y la maternidad que

50

Página 50

—dicen— tanto han oprimido a la mujer; de abogar por la libre reproducción, creando un nuevo estilo de vida y de cultura que afecta a la familia y que propugna el aborto; apoyar la inseminación artificial, fomentar los mal llamados matrimonios homosexuales, e incluso la adopción por estas parejas, defender la promiscuidad y el sexo separado del amor y de la reproducción. Contravalores todos ellos que hoy han calado perfectamente en la sociedad, en parte gracias a la difusión de una buena parte de los medios de comunicación social. Pero además del apoyo de los “mass media”, la estrategia para cambiar los prejuicios sobre los roles tradicionales exige a la postmodernidad “deconstruir” la educación. En este contexto se inscribe la famosa Educación para la Ciudadanía, nueva asignatura obligatoria con la que se pretende adoctrinar a los educandos no sólo en materia sexual, fieles a la ideología de género, sino también en el relativismo y nihilismo más radicales. Ejemplos tenemos de los contenidos de esta asignatura, que llegan al esperpento. Por supuesto se considera la religión y a la Iglesia como un invento, una “construcción” de los hombres para oprimir a la mujer, que hay que “deconstruir” para ser modernos.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:07

Página 51

Razón creadora

MÁS QUE ESTAR JUNTOS: EXISTIR

RECÍPROCAMENTE EL UNO PARA EL OTRO

Esta ideología se adopta en la Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Pekín en 1955, pero sus raíces hay que buscarlas en la “revolución sexual”, cuyos máximos representantes son Wilhelm Reich (1897-1957) y Herbert Marcuse (1882-1941), promotores de la liberación sexual, los cuales mezclan el feminismo radical con teorías marxistas y estructuralistas; sin olvidar también las influencias de Freud y su visión pansexualista. Para corroborar la teoría —errónea— de que el sexo depende más de la educación que de la naturaleza, un psiquiatra americano, John Money realizó en los años setenta un terrible experimento con dos gemelos varones. A uno de ellos, a través de cirugía plástica —aprovechando un accidente después de nacer— lo transformó en un cuerpo aparentemente femenino. Indicó a sus padres que mantuvieran en secreto su sexo original y que le educaran como a una niña. Toda su vida fue una tortura y en 2004 se suicidó. Verdaderamente la naturaleza reclama sus derechos. Si no se respeta la verdad inscrita en cada ser sexuado, hombre o mujer, y en sus dos modos de vivir la masculinidad y feminidad, que les hace diversos y complementarios, y cuyas diferencias reclaman la unión y entrega de uno al otro, es decir, su carácter nupcial, afirmando a la vez la igualdad en su dignidad personal y en sus derechos, el precio que se paga es muy alto. La ruptura con la biología no libera a la mujer. Es camino de perversión que conduce a lo patológico.

bn n

LA LLAMADA

I D E O LO G Í A D E G É N E R O PROPUGNA QUE LA MASCULINIDAD Y FEMINIDAD

NO ESTÁN DETERMINADAS FUNDAMENTALMENTE

POR LA BIOLOGÍA, SINO MÁS BIEN POR LA CULTURA; DE MANERA QUE EL SER HUMANO

PUEDA ELEGIR SU PROPIA IDENTIDAD SEXUAL

A SU ANTOJO están llamados a vivir en comunión de amor y reflejar la comunión de amor que se da en Dios. No existir sólo uno al lado del otro, o simplemente juntos, sino existir recíprocamente el uno para el otro (…). Dios confía a la mujer de un modo especial al hombre… sobre todo en razón de su feminidad, ello decide su vocación. (…). La igualdad en la unión matrimonial exige el respeto y el perfeccionamiento de la verdadera subjetividad personal de ambos. La mujer no puede convertirse en objeto de dominio y de posesión masculina”. Sobran los comentarios y la comparación entre ambas posturas.

Quisiera terminar recordando al Papa Juan Pablo II, tan buen conocedor de la mujer, quien en su encíclica “Mulieris dignitatem” afirma: “Hombre y mujer creados como unidad de los dos en su común humanidad, 51


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:10

Página 52

Razón creadora

N monje

Mendel, y biólogo La armonía entre oración e investigación por Jesús Amado Moya

Catedrático de Física y Química

ingún argumento mejor para mostrar la armonía entre ciencia y fe, que recordar el ingente número de personas que, habiendo consagrado sus vidas a Dios, han desarrollado simultáneamente una labor científica universalmente reconocida. Entre estos, justo es señalar a Gregor Johann Mendel, nacido en 1822 en un pequeño pueblo del Imperio austrohúngaro, que hoy pertenece a la República Checa, y que se consagró como fraile y sacerdote en la orden de san Agustín, llegando a ser abad en el monasterio de Brünn, Austria. E L S OB E R B I O

UNA M UES T R A D E LA A R MO NÍA ENT R E

CIENCIA Y FE E S EL GR AN NÚME R O DE P E R S ON A S QU E,

E S T Á N D O CON S A G R A D A S

A DIOS, H A N DE S A R R OL L A DO U N A

L A B O R CI E N T Í F I C A UN I V E R S A L M E N T E R E CON OC I DA

DESCUBRIMIENTO

D E U N M ON J E M OD E S TO

En el año 1900, tres científicos europeos convergieron en una encrucijada de la investigación: cada uno de ellos, sin previo conocimiento de la labor de los otros dos, había hallado las reglas que gobiernan la herencia de caracteres físicos por los seres vivos. Los tres se aprestaron a anunciar al mundo su descubrimiento, pero decidieron comprobar antes si existía alguna publicación previa al respecto. Su asombro fue mayúsculo cuando encontraron con que el monje Gregor Mendel, 35 años antes, había publicado ya los mismos fenómenos que ellos acababan de descubrir. Los tres tomaron la misma decisión y, con una honradez que es una de las mayores glorias de la historia de la ciencia, abandonaron toda pretensión de originalidad y llamaron la atención sobre el descubrimiento de Mendel. Los tres científicos se limitaron a exponer su labor como mera confirmación de las teorías del monje agustino.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:13

Página 53

Razón creadora

bn n

CUA NTO MÁ S LE JOS ,

M Á S CE R C A ;

CUANTA MÁS CIE NCIA, MÁ S FE

Efectivamente, mediante un trabajo paciente y concienzudo, iniciado en 1857 y que se prolongó hasta 1865, Mendel fue descubriendo, a partir de experimentos de cruzamientos con guisantes efectuados en el jardín del monasterio, las denominadas leyes de la herencia, razón por la cual se le considera justamente el padre de la genética. El 10 de marzo de 1984, con ocasión del centenario del fallecimiento de Mendel, el Papa Juan Pablo II tuvo una intervención refiriéndose a él en estos términos: «Fue a la vez hombre de fe, de cultura y de ciencia. ¿Acaso no es propio de la cultura saber conjugar armoniosamente los modos de vivir con las razones de vivir, saber enraizarlas entre sí, en síntesis profundamente creativa? Mendel fue un hombre de cultura cristiana y católica, en cuya existencia la oración y la alabanza sostenían la investigación del paciente observador y la reflexión del científico genial. Muy al contrario de oponerse a la fe, la verdadera ciencia se alía con ella en una simbiosis fecunda, en la que el conocimiento y el amor se unen. Como expresa san Agustín,“lo que has descubierto en la criatura es la voz que te lleva a alabar a Dios, su creador”».

M E ND E L , CONSIDERADO, EL PADRE

D E L A G ENÉ T I CA , FUE UN MONJE AGUSTINO QUE UTILIZABA PARA SUS

EXP E R I MENTOS LOS

GUIS ANT ES DEL JARDÍN DE SU

M ONA S T ER I O

53


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

Página 54

Espada de dos filos

“A quién vamos a ir.

Tú tienes palabras

de vida eterna” por P. Antonio Pavía

Misionero Colombiano

54

16:15

E

n el número anterior de Buenanueva , en el artículo “Si conocierais el don de Dios”, partíamos de algunos textos proféticos en los que hemos visto de forma progresiva la misión sacerdotal en el seno del pueblo elegido. En esta ocasión abrimos la puerta y entramos en el Nuevo Testamento. A la luz del Hijo de Dios, comprenderemos la plenitud de todo lo que le fue revelado a Israel con respecto a la misión fundamental de los sacerdotes de Jesucristo.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:15

Página 55

Espada de dos filos

E L V E R DA DE R O

ALIMENTO,

EL PAN DE LA F E Empezamos por señalar que, si bien las obras de misericordia en general son campo apostólico de todos los miembros de la Iglesia, hay una de ellas específica que es parte de la esencia de los llamados al sacerdocio: saciar las almas hambrientas con el pan del Rostro de Dios oculto en el Evangelio, en la Palabra. El sacerdote desentraña este Pan oculto con el que alimenta su alma, al tiempo que alimenta las almas hambrientas. Por supuesto que todos los sacerdotes también se deben a los sacramentos, pero en la catequesis presente estamos haciendo hincapié en este prisma inherente y esencial a su ministerio: la predicación que alimenta y sacia el alma. Cuando hablo del Pan del Rostro de Dios oculto en la Palabra, me estoy refiriendo al alimento del Hijo de Dios. Él alimentó su alma a lo largo de su vida con la Palabra que recibía del Padre. Él mismo dice que predica según oye y ve al Padre (cfr. Jn 8, 28y 38). Este alimento, fuerza y sabiduría para poder cumplir su misión, estaba todavía oculto incluso para sus discípulos. Recordemos cuando se quedó hablando con la samaritana junto al pozo y sus discípulos fueron hasta la ciudad para comprar comida. A su vuelta, le ofrecieron de lo que habían comprado, y Él les respondió: “Yo tengo para comer un alimento que vosotros no conocéis” (Jn 4,32).

LA FE NACE

DE LA PREDICACIÓN

D E L E VA N G E L I O, PA N D E L A L M A Q U E J E S Ú S D A R Á A CO N O C E R P R O G R E S I VA M E N T E

A SUS DISCÍPULOS

bn n

“ S I CO NO CI E R A S

EL DON DE DIOS Y Q U I É N E S E L Q U E T E D I CE :

¡VEN Y SÍGUEME!” Éste es el Pan de la fe. Recordemos que Pablo afirma que la fe nace de la predicación del Evangelio (cfr. Rm 10,17), Pan del alma que Jesús dará a conocer progresivamente a sus discípulos. Después de su Resurrección, abrió sus inteligencias para que pudieran comprender la Palabra (cfr. Lc 24,45). En definitiva, y saboreando la espiritualidad bíblica, sabemos que lo que hizo fue abrir sus espíritus a fin de que fueran aptos para recibir el alimento del Evangelio y pudiesen así crecer en el discipulado.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:27

Página 56

Espada de dos filos

E MPA PA R É E L A L MA DE LOS S ACE R DOT E S

Y MI P UE B LO

S E S AC I A R Á D E M I S B I E N E S Volviendo a la específica y esencial misión sacerdotal de la que estamos hablando, hacemos ahora referencia al milagro de la multiplicación de los panes. Como todos los textos de la Escritura, también éste tiene sus múltiples interpretaciones catequéticas. Nosotros abordaremos aquella que expresa, por la riqueza de su simbología, la obra de Jesucristo que subyace detrás de este milagro, el alimento preparado por Él y que los hombres todavía no conocen: el Pan del Rostro del Padre. Repasamos el cuadro escénico siguiendo el texto de Mateo. Toda una muchedumbre sale de sus pueblos para encontrarse con Jesús. Él se compadece de todos estos hombres y mujeres, pues ve que sus almas están hambrientas y desfallecidas. Llegado el atardecer, antes de despedirlos a sus casas, decide multiplicar unos panes que están a mano, haciendo presente el paralelismo de las dos formas de padecer hambre: la del cuerpo y del alma.

En el texto evangélico encontramos un dato catequético por el que encuadramos este milagro con la profecía ya anteriormente citada de Jeremías: “Empaparé el alma de los sacerdotes y mi pueblo se saciará de mis bienes” (Jr 31,14). Veamos la sucesión de gestos de Jesús, y comprenderemos que el pan multiplicado en sus manos es signo del alimento del que Jesús dijo a sus apóstoles que todavía no conocían: el alimento que sacia el alma. Vayamos a un extracto del milagro: “Tomó Jesús los cinco panes y los dos peces, y, levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente” (Mt 14,19). Jesús levanta los ojos al cielo, lo que quiere decir que entra en comunión con el Padre. A continuación parte los panes y los da a sus discípulos, es decir, les empapa el alma. Estos, a su vez, los ofrecen a la multitud, esto es, también empapa el alma a la muchedumbre. Todos se saciaron del alimento desconocido. Todos; tanto los apóstoles como las gentes, que, en ese lugar de escucha, personifican a la Iglesia, el pueblo de Dios.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:27

Página 57

Espada dos filos

bn n

LOS SACERDOTES ES T ÁN L LA M A DO S A S ACI A R L A S A L M A S H A M B R I E N TA S CON E L PA N

DE L R OS T R O DE DI OS OCULTO EN EL EVANGELIO

E L E S P Í R I T U,

FU ENT E DE V I DA

PA R A E L H OM B R E

Jesús mismo señala que las palabras que el Padre ha puesto en su boca y que constituyen el Evangelio, son alimento del espíritu. Escuchémosle:“El espíritu es el que da Vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son Espíritu y son Vida” (Jn 6,63). El Hijo de Dios proclama esta extraordinaria y bella noticia en la catequesis que sigue a la multiplicación de los panes narrada por Juan. Por supuesto que el escándalo que surgió en el seno de sus oyentes fue mayúsculo, hasta el punto de que se alejaron de Él (cfr. Jn 6,66). Nos podemos imaginar la situación angustiosa que se creó. Los apóstoles, que apenas un poco antes se frotaban las manos ante el espectacular triunfo de Jesús delante de su pueblo, ahora se sienten decepcionados, cuando en la escena solamente quedan ellos y Jesús. Éste les lanza una pregunta que más parece un dardo: “¿También vosotros queréis marcharos?”, es decir, ¿también vosotros pensáis que hablo por hablar, que mis palabras no tiene más valor que las de cualquier maestro de Israel? ¿Pensáis, como los que se han marchado, que no hay Espíritu y Vida en ellas?

Conocemos la respuesta de Pedro: “¿A quién vamos a ir?” No nos interesa otro tipo de palabras por muy seductoras o atrayentes que sean. Necesitamos palabras que sean Espíritu y Vida, y sólo tú las tienes. Sólo ellas alimentan nuestro espíritu, sólo ellas revelan el Misterio, sólo ellas son el Pan del Rostro del Padre…”Sólo tú tienes Palabras de Vida Eterna” (Jn 6,68). He escrito estas páginas con el deseo de presentar la vocación, la llamada al sacerdocio, incidiendo en la esencia y núcleo de este ministerio. Acariciándolo y acogiéndolo como una gracia que no tiene precio, se entenderá progresivamente la buena noticia de Jesús: Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ¡Ven y sígueme! (*). Por poner sólo un ejemplo, diremos que Mateo conoció, valoró y amó con toda su alma y todo su corazón, el don de Dios en aquel día bendito de su vida en el que su Hijo se detuvo ante él y le propuso: ¡Ven y sígueme! (Mt 9,9).

NECESITAMOS PALABRAS QUE SEAN ESPÍRITU Y VIDA, Y SÓLO JESUCRISTO LAS TIENE. NO NOS INTERESAN OTRAS, POR MUY SEDUCTORAS QUE SEAN

(*) Para profundizar más este tema, puede consultar el libro “El Buen Pastor”, Editorial San Pablo, del mismo autor.

57


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:28

Página 58

Aldea planetaria

Sidney

la aldea global

por Ángel Barahona Plaza Doctor en Filosofía

L

a llegada a la Darling Bay es un espectáculo sobrecogedor venga uno de donde venga: frente a la pequeñez del espectador que lo contempla se yerguen edificios enormes, abigarrados, en formas geométricas atrevidas, un alarde de prepotencia de la humanidad, todo de cristal, como si la trasparencia del vidrio dejase entrever que no hay nada que ocultar: todo es externo, visible, todo está explícito. La Bahía de la ópera tiene la misma pretensión: romper el equilibrio de la naturaleza exhibiendo el poder babilónico de la arquitectura, la ingeniería, las finanzas… el culto al becerro de oro. Nada que objetar a la capacidad del hombre para dominar la naturaleza y someterla incluso con belleza. 58


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:28

Página 59

Aldea planetaria

bn n

ESPERANZA PERDIDA, LÁGRIMAS

D IS F R AZ A DA S

DE FALSAS SONRISAS

La misma melé de edificios se apreciaba en las calles, como en el footy australiano (una mezcla de fútbol-rugby), montones de personas iban y venían por las calles silenciosas de la city a pesar de la efervescencia, sorteándose en una especie de orden desordenado, respetando semáforos, señales, de manera muy educada pero distante, fría y silenciosa. Sólo se veía alterado el silencio por el ruido de los coches y algún que otro grito de homeless que se meten con un interlocutor imaginario, o borrachos —numerosos—, orientales dicharacheros. Los pueblos y ciudades pequeñas, sin embargo, aislados, vacíos, de casas dispersas de una sola planta, como ciudades fantasmas asoladas por el frío o las inmensas distancias, en un país donde el terreno no es el problema: 7.686.850 km² para 21 millones de habitantes. El ruido lo ponen los inmigrantes, en su mayoría chinos, que pululan por las calles haciendo los trabajos que una ciudad necesita y que hace tiempo no cubre por las políticas antinatalistas, esa especie de esquizofrenia política que consiste en prohibir los nacimientos y necesitarlos, esgrimiendo un derroche de libertad y tolerancia, que se apoya en el crimen de estado de todos los gobiernos pragmáticos y postmodernas: el aborto.* Hace falta “gente” para mantener los niveles de crecimiento imparables del neoliberalismo mundial. Si no hay población que consuma y produzca a la vez, en una paradoja keinesiana alucinante, el sistema colapsa. Un panel publicitario en una parada de autobús, decía: “289 lenguas, 178 nacionalidades, cinco estados, una comunidad”; en él, una madre nacida en la India introducía a su hija la necesidad de sentirse parte de un país multicultural, abierto. La publicidad busca un signo de identidad que dé a estos hombres sin patria, de procedencias innumerables, un asidero que les dote de la sensación primitiva y necesaria para el hombre de sentirse “perteneciendo a…” cualquier familia, cualquier territorio… Un país que en sus orígenes colonizadores era playa de recogida de presidiarios del imperio británico, acoge ahora a los buscadores de trabajo, con mil historias detrás, sin duda, de desarraigo, soledad y necesidad, que buscan un hueco en un espacio aparentemente sin límites para el crecimiento y que los necesita, y poder mantener así en la reserva a los aborígenes pobladores primitivos de estas tierras.

* Algunos de los que viven allí nos decían que los que han intentado entrar con hijos con síndrome de Down se les ha prohibido la entrada con un obstáculo sutil: “si puede usted demostrar que tiene tantos dólares mensuales para mantener durante toda su vida a ese ser, entonces, bienvenido; si no… el Estado no se va a hacer responsable de su decisión de haberlo traído al mundo…”; y lo mismo si nace dentro del país… Se le hace un cálculo de los gastos que supondrá y se le conmina a que sea responsable y solidario… con el resto de los ciudadanos… ¿Lo puede usted mantener?

59


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:28

Aldea planetaria

Un 20% del territorio, como unas cien veces Suiza, necesita mano de obra para atender servicios de primera necesidad. Una paradoja de la humanidad del nuevo milenio que también está presente en esta aldea planetaria: asociaciones de protección de los animales, que impiden tradiciones que manifiesten un mínimo de crueldad contra ellos (la caza indiscriminada del canguro), argumentando que el hombre sensible debe ponerse de parte del débil e indefenso animal, choca con una indiferencia feroz con el sufrimiento de los otros; el ecologista no logra tampoco aquí ponerse de la parte del débil en el caso de los fetos humanos. También asociaciones de defensores del suicidio o de la muerte dulce dan una idea de esta sensación de pueblo sin alma: innumerables suicidios asolan a una población, tan rica, que ha agotado todos los mecanismos de la novedad en las experiencias, y que decide encarnar el sinsentido quitándose de en medio. Ya han experimentado todo: ¿hay algo más que vacío, soledad y sufrimiento? No esperan ninguna otra respuesta: les han robado la esperanza. Los españoles que emigraron allí y que ansiosos al oír hablar en español nos asaltaban por las calles uniéndose a nuestros cantos repetían la misma frase: vivo desde hace cuarenta años en el mismo barrio y

FRENTE A LA PEQUEÑEZ DEL ESPECTADOR SE YERGUEN EDIFICIOS ENORMES, UN ALARDE DE PREPOTENCIA DE LA HUMANIDAD… EL CULTO AL BECERRO DE ORO 60

Página 60

no he sido capaz de romper el hielo con mis vecinos. Han hecho dinero, pero ni una amistad verdadera. Un riguroso control aduanero para la introducción de plantas y animales no autóctonos, con penas de cárcel exageradas, quiere preservar una naturaleza impoluta, virgen, como en una burbuja de cristal para generaciones de hombres que ya no quieren apreciarla: viven para trabajar, para hacer dinero, enriqueciéndose para vivir encerrados en su soledad contando sus monedas, viendo la televisión en sus ratos de

EL HOMBRE HACE DINERO,

P ER O EL D IN E R O

NUNCA HACE AL HOMBRE

ocio, incluso cuando hacen camping, una tradición arraigada en un país tan inmenso. Viajar de un sitio a otro, llenarse los ojos de sensaciones bellas, experimentar un leve matiz de diferencia entre más de lo mismo, parece ser la única aspiración de un ser agotado.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:28

Página 61

Aldea planetaria

Todo vale, todos somos supervivientes de un naufragio que nos arrojó a estas playas como podrían haber sido otras, todos somos animales en competencia por un territorio en el que tienen que aprender a sobrevivir; no se puede confiar en nadie y no hay más allá que mi jardín. Cualquiera que altere el aire de mi burbuja no es bienvenido. La indiferencia y la antipatía de policías, implacables en la interpretación de las órdenes recibidas, anclados en la seguridad de que si la ley es la ley todo irá bien, y la frialdad de los excelentes servicios ciudadanos, chocaba con la calurosa acogida de unos pocos. Ha calado el sentir progresista y postmoderno: el naturalismo (no somos más que un animal complejo fruto del azar y la causalidad), el relativismo (no hay ninguna Verdad especial, ni ninguna Fe absoluta o diferente, ni nada distinto de un sitio a otro), el inmanentismo (todo está aquí, todo es materia y sus desarrollos son a partir de sí misma) y el egoísmo, son la predeterminación de la naturaleza para que el hombre sobreviva en un medio hostil. Las consecuencias no se hacen esperar: todos los demás son objetos de usar y tirar (como empleados o como seres sexuados), vivamos para nosotros mismos; todos tienen su verdad y, por tanto,

bn n

todo intento de defender el buscar Una, es una imposición totalitaria. Tolerancia, aun con la inmoralidad, es el lema mal entendido de una sociedad plural; si no hay nada trascendente, lo único importante es cumplir la ley, no ser pillado, y esperar que el dolor y la muerte lleguen tarde; el objetivo logrado es que nadie invada mi territorio y que pueda vivir para mí sin ser incomodado.

NECESITADOS DE NUEVA SAVIA

R EG ENE R AD A

POR EL AMOR Y LA VERDAD

Por eso el Papa ha venido a este país para celebrar la XXIII Jornada Mundial de la Juventud. Porque vivir así es eliminar del hombre, por decreto, injustificadamente, una de sus dimensiones inalienables: el ansia de sentido, de trascendencia, de sentirse ser en tránsito; porque creer que no hay Verdad, sino sólo problemas que resolveremos tarde o temprano con la ciencia ahoga la dimensión espiritual del hombre; porque el dogmatismo de estas posiciones, que se definen como modernas, mata en el hombre lo más genuino de su ser: realizarse en el amor al otro. En definitiva, porque esta concepción de la vida está agotada: conduce al aburrimiento existencial, a la desidia, al suicidio psicológico y físico, al abuso de unos por parte de otros, a la justificación de la violencia de los que luchan por la supervivencia, a hacer de la vida un infierno a la defensiva, lleno de miedos, de sorpresas desagradables que no tienen sentido, de soledad… construyen una sociedad sin alma. Porque los hombres han asumido que esto es así, vivimos como vivimos. El que logra alienarse lo hace sólo por un tiempo; cuando la historia (la salud, la soledad, el fracaso, la vejez) le cerca, se apea de este tren que no lleva a ningún sitio.

MONTONES DE PERSONAS IBAN Y VENÍAN POR LAS CALLES SILENCIOSAS, DE MANERA MUY EDUCADA PERO DISTANTE Y FRÍA

61


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:29

Aldea planetaria

Y por eso el mensaje papal se cifra en tres puntos, a propósito de la sociedad australiana, pero con una dimensión universal, porque casi todo el mundo va camino de la misma vivencia, porque no es muy diferente el hombre austral del de cualquier parte: 1 . El hombre debe liberar los dones derramados por el Espíritu Santo y ponerlos a trabajar por este mundo; para ello propone que dejemos a Dios “penetrar en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestro cansancio espiritual, de nuestro ciego conformismo con el espíritu de nuestro tiempo. Sólo entonces podemos permitirle encender nuestra imaginación y modelar nuestros deseos más profundos”. Lanza una pregunta provocativa para romper el hielo antártico del dogmatismo del mundo moderno:

SI NO HAY NADA TRASCENDENTE, LO ÚNICO IMPORTANTE ES CUMPLIR LA LEY, NO SER PILLADO, Y ESPERAR QUE EL DOLOR Y LA MUERTE LLEGUEN TARDE

62

Página 62

EL DOGMATISMO DE ESTAS POSICIONES, QUE SE DEFINEN COMO MODERNAS, MATA EN EL HOMBRE LO MÁS GENUINO DE SU SER: REALIZARSE EN EL AMOR AL OTRO “¿Cómo estáis usando los dones que se os han dado, la «fuerza» que el Espíritu Santo está ahora dispuesto a derramar sobre vosotros? ¿Qué herencia dejaréis a los jóvenes que os sucederán? ¿Qué os distinguirá? ¿Estáis construyendo vuestras vidas sobre bases sólidas? ¿Estáis construyendo algo que durará? ¿Estáis viviendo vuestras vidas de modo que dejéis espacio al Espíritu en un mundo que quiere olvidar a Dios, rechazarlo incluso en nombre de un falso concepto de libertad?” Porque sólo la fuerza del Espíritu Santo puede cambiar el corazón endurecido del hombre de hoy: Esta fuerza puede crear un mundo nuevo: puede “renovar la faz de la tierra” (Sal 104,30). 2 . La visión profética de Benedicto XVI alumbra un futuro que hemos descrito a través del presente de nuestra peregrinación a Australia: la necesidad que tiene el mundo de la Verdad, de la Esperanza y de la Fe para que la vida del hombre se llene de sentido:


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:29

Página 63

Aldea planetaria

“El mundo tiene necesidad de esta renovación. En muchas de nuestras sociedades, junto a la prosperidad material, se está expandiendo el desierto espiritual: un vacío interior, un miedo indefinible, un larvado sentido de desesperación. ¿Cuántos de nuestros semejantes han cavado aljibes agrietados y vacíos (cfr. Jr 2,13) en una búsqueda desesperada de significado, de ese significado último que sólo puede ofrecer el amor? Éste es el don grande y liberador que el Evangelio lleva consigo: él revela nuestra dignidad de hombres y mujeres creados a imagen y semejanza de Dios. Revela la llamada sublime de la humanidad, que es la de encontrar la propia plenitud en el amor. Él revela la verdad sobre el hombre, la verdad sobre la vida”. 3 . La esperanza libera del egoísmo que en lugar de realizarnos nos destruye, nos anquilosa, nos disminuye, nos torna miedosos. Esa esperanza viene de lo alto, es un don del Espíritu Santo. (La continua recurrencia al Espíritu Santo tiene que ver con el primer nombre recibido por esta tierra de un español que fue el primero en poner pie en una gran isla (Vanuatu) de la tierra austral: Pedro Fernández de Quirós).

bn n

SÓLO LA FUERZA DEL ESPÍRITU SANTO PUEDE CAMBIAR EL CORAZÓN ENDURECIDO DEL HOMBRE DE HOY “…una nueva generación de cristianos está invitada a contribuir a la edificación de un mundo en el que la vida sea acogida, respetada y cuidada amorosamente, no rechazada o temida como una amenaza y por ello destruida. Una nueva era en la que el amor no sea ambicioso ni egoísta, sino puro, fiel y sinceramente libre, abierto a los otros, respetuoso de su dignidad, un amor que promueva su bien e irradie gozo y belleza. Una nueva era en la cual l a es p er a n z a n os l i be r e d e l a s u p e r f i c i a l i d a d, d e l a a p a t í a y e l eg oí s m o que degrada nuestras almas y envenena las relaciones humanas. Queridos jóvenes amigos, el Señor os está pidiendo ser profetas de esta nueva era, mensajeros de su amor, capaces de atraer a la gente hacia el Padre y de construir un futuro de esperanza para toda la humanidad”.

“EL SEÑOR ESTÁ PIDIENDO PROFETAS DE ESTA NUEVA ERA, MENSAJEROS DE SU AMOR, CAPACES DE DE CONSTRUIR UN FUTURO DE ESPERANZA PARA TODA LA HUMANIDAD” (B EN ED I CT O X V I ) (La s cita s son ex t ra ct os de la Homilía de B ened ict o X V I en la Euca r is tía de clausura d e la JMJ en S yd ney, 20 -07 -2 00 8).

63


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:18

Página 64

Nueva estética

Diego Velázquez

La coronación la Virgen

Óleo sobre lienzo

por Pilar Gordillo Asanza

Licenciada en Historia del Arte

E

l lienzo de la coronación de la Virgen, que hoy se encuentra en el Museo del Prado de Madrid, fue pintado por Velázquez en 1641 para el oratorio de la reina Isabel de Francia, primera esposa de Felipe IV, en el Alcázar madrileño. El asunto elegido, la coronación de la Virgen en el cielo, es un acontecimiento de la vida celestial de María, que sigue inmediatamente a su Ascensión y que se fusiona con ésta.La creencia de que María, como verdadera Madre de Dios, había sido asunta o elevada al cielo en cuerpo y alma se remonta a los primeros siglos del cristianismo, aunque el dogma fue declarado por el Papa Pío XII en 1950. 64


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:18

Página 65

Nueva estética

La coronación de María como Reina y Señora de los Cielos es el acontecimiento inmediatamente posterior a la Asunción de María a los cielos tras su Tránsito o Dormición. Ambos, íntimamente unidos, se superponen hasta fundirse en el arte como manifiesta esta pintura. Sin embargo, a pesar de ser tan popular en el arte cristiano, no aparece en las Escrituras, puesto que se trata de categorías humanas para describir realidades espirituales. La exaltación de la Virgen por la Trinidad es relatada por Melitón de Sardes (siglo II), Gregorio de Tours en el siglo VI y la “Leyenda Dorada” de Santiago de la Vorágine en el siglo XII.

VEN, AMADA MÍA, YO TE COLOCARÉ

SRESPLANDECIENTE O BR E UN T R O N O

La sensación inicial que percibimos al contemplar la pintura es de equilibrio, armonía, perfección, orden en las figuras, gestos, geometría y color. Sin perder este efecto ascensional, reforzado tanto por los pequeños ángeles, que entre cabecillas de querubines empujan con sus brazos, como por las pinceladas blancas que animan las nubes y las dotan de movimiento, nos encontramos con unas figuras dispuestas en un triángulo perfecto y una irradiación de luz a través de los rayos dorados que emana una paloma, y que, a la vez, atrae y recoge hacia el interior, y más concretamente hacia la mujer, todas las miradas. No es casual la elección de esta composición por parte del pintor. Las tres cabezas forman un triángulo isósceles invertido en el que las alas de la paloma y los rayos horizontales que desprende contribuyen a reforzar la figura geométrica del triángulo, símbolo del Dios uno y trino. Estamos en presencia de la Trinidad y asistimos al acontecimiento más grandioso de ensalzamiento de un ser humano.

bn n

De alguna forma somos atraídos por la luz blanca del ángulo inferior izquierdo hacia lo alto con María. Los ángeles la rodean, la sostienen, la elevan. Ella está firmemente asentada en el espacio, sentada sobre el sencillo trono de nubes, y su mirada, gesto y el dibujo de su figura romboidal, contribuyen a dotarla de un hermetismo y concentración que nos atrapa y nos transporta hacia el interior de su ser. El elegante gesto de su brazo abierto nos recuerda aquel de turbación en la anunciación. Sin embargo, la mano derecha, al igual que al principio de su vida, reposa sobre el pecho. Asiente, consiente, afirma:“Hágase“ De nuevo vuelve a ser la esclava del Señor y, por ello, es ensalzada porque se humilló a sí misma y el Poderoso enaltece a los humildes (Lc 1,52).

LA CR E EN CI A DE QUE

M A R Í A , M A DR E DE DI O S , HA B ÍA S IDO E LE VA DA A L

CIELO EN CUERPO Y ALMA S E R EM ONTA A LOS P R I M ER OS S IG LOS DEL CR I S T I A NI S MO, AU NQ UE F UE

D E CL A R A D O D O G M A P O R

P ÍO X I I EN 1 9 5 0 El arte medieval francés es el primero que comienza a representar a la Virgen coronada en el cielo sentada a la derecha de Cristo que la bendice. Primero será un ángel quien la corone, después el propio Cristo, hasta llegar a ser coronada por la mismísima Trinidad.

65


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:30

Nueva estética

Ahora es Reina del Cielo. Su trono no está entre los coros de las Vírgenes, los Confesores, los Apóstoles, los Patriarcas, los Profetas, ni siquiera entre los mismos Ángeles y Arcángeles. Todos dirigen la mirada hacia la Santa Trinidad y es allí muy cerca donde se encuentra María, Reina y Señora. Pero Ella es y se siente la Sierva del Señor, a quien servir es reinar. Padre, Hijo y Espíritu Santo le imponen la corona, que corresponde a su vocación y misión. Ella es la Hija predilecta del Padre, es la Madre verdadera del Hijo Redentor del hombre, es el Templo vivo del Espíritu Santo. Entre ellos la luz del Espíritu Santo nos deslumbra y sobrecoge con su estallido de gloria y, de nuevo, todas las líneas, todas las miradas se posan en la cabeza de María, que va a ser coronada. La corona de flores está suspendida en el aire a punto de producirse el desenlace esperado. No podemos escapar de la obra, el cielo nos devuelve de nuevo a la Trinidad y ésta a María. Los borbotones de luz de las nubes de la parte inferior junto con los rayos luminosos del Espíritu estallan, pero no nos dispersan, porque una fuerza poderosa, una perspectiva cromática a base de rojos que sobresalen del espectro cromático nos atrapan, una geometría perfecta nos retiene, una corona sobre un rostro femenino nos seduce. Todo es atraído hacia sí.

ES TA M OS E N P R E S E NCI A

DE L A T R I N I D A D Y A S I S T I M OS A L ACON T ECI M I E N TO

M Á S G R A N DI O S O DE E N S A L ZA M I E N TO DE

UN S E R H UM A N O 66

Página 66

Los rostros ensimismados, concentrados en el acto de la imposición de la corona para resaltar la dignidad y el honor de tal galardón. María, con un rostro ovalado enmarcado por el cabello castaño peinado de nuevo con orden y geometría a ambos lados de la frente y ensalzado por la blancura del velo de desposada, de nariz recta, tez sonrosada, boca menuda y párpados entornados, resume la belleza de la humildad, su suavidad, su dulzura.

¡OH MADRE DE LA LUZ, RUEGA

PQUE ORABANDONAS! E S TE M UN DO

María es Reina porque es la Madre de Cristo Rey. La primera razón de la Realeza de María es su Maternidad divina, porque al Hijo que concebirá “el Señor Dios le dará el trono de David su padre, y reinará en la casa de Jacob eternamente y su reino no tendrá fin” (Lc 1,32-33). Cristo reina desde la Cruz. Ella está junto a la Cruz de su Hijo, el Redentor (Jn 19,25), no sólo como Madre, sino como Asociada. Junto a Cristo, el Nuevo Adán, está María, como Nueva Eva. En palabras del Papa,“María ha de ser proclamada Reina no sólo por su maternidad divina, sino también por la parte singular que tuvo, por voluntad de Dios, en la obra de nuestra salvación eterna” (n. 14). También María es Reina por su gracia y virtudes y participa del poder de Cristo para dispensar los tesoros del Reino de Dios e interceder maternalmente por todos los hombres. Al recorrer su figura nos elevamos hacia el Padre y el Hijo, sentado a la derecha del Padre. El primero sostiene en mano la bola de cristal imagen del mundo creado; el segundo sostiene el cetro de mando, porque le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. El Espíritu Santo en forma de paloma, tal como apareció en la escena del Bautismo, se sitúa entre ellos, porque es el flujo de amor eterno entre el Dios eterno y el Verbo eterno encarnado y hecho hombre en el seno de María.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:31

Página 67

Nueva estética

El arte cristiano cometió la osadía de representar a su Dios porque se hizo hombre, entró en las coordenadas espacio-temporales de la historia de la humanidad, con carne que tocar y rasgos físicos que representar. Después los artistas buscaron una imagen para la Primera de las Personas divinas y encontraron en la Escritura, entre las visiones del profeta Daniel, un anciano de cabellos blancos y trono de llamas de fuego, ante el que sirven miles y miles y ante el que se presenta alguien parecido a un ser humano, al que “dieron poder, honor y reino y todos los pueblos y naciones le servían” (Dn7, 9.13-14). Atrás quedaron los colores terrosos y el tenebrismo caravaggiesco de la etapa sevillana de Velázquez. La huella de su paso por Italia ha hecho que se iluminen los ambientes y se llenen de color vivo e intenso. Es sorprendente cómo con una paleta cromática tan escasa se puede expresar tanto: blancos dispersos por todo el lienzo que animan y divinizan, ocres amarillentos que expresan la glorificación, azules para el manto de María en clara alusión a su Inmaculada Concepción y, sobre todo, el rojo púrpura, propio

bn n

de príncipes y reyes, tan magistralmente matizado en diferentes tonalidades en mantos y túnicas, para revestir a todas las personas divinas y también a María, porque ha entrado en el ámbito de la divinidad. Estamos ante sencillas formas entre lo humano y lo divino llenas de una indescriptible sensación de paz y misericordia que trasciende más allá de la belleza.

AS IE NT E, CONS I ENT E, AF IR M A:

“ HÁGAS E ”. DE NUEV O V UELV E A S ER L A

E S CLAVA DEL S EÑOR Y, P OR ELLO, ES ENSAL ZADA,

P OR QU E S E H UM I L LÓ A S Í M I S M A Y E L P OD E R O S O ENALT ECE A LOS HUMI LDES


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:33

Página 68

Mosaico

por Juan Guerrero Roiz de la Parra Coronel DEM

N

o es frecuente oír hablar del Cielo ni siquiera en las iglesias. Al vulgo en general le resulta mucho más comprensible y atractivo el cielo que preconizan los musulmanes, con toda su carga erótica, que el de los cristianos, del que se sabe que es tan maravilloso que nadie puede ni siquiera imaginar “lo que el Padre tiene preparado para los que le aman” (1Co 2,9).

68

Tampoco ayudan mucho las descripciones que llegan a través del Apocalipsis y que en definitiva favorecen la idea estática de un lugar en el que se canta eso de “Santo, Santo, Santo” y todos, con vestiduras blancas, están alrededor del trono del Cordero. Francamente, dicho así, resulta demasiado aburrido y nada apetecible.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:35

Página 69

Mosaico

Por eso es muy conveniente programar y desarrollar unos estudios serios, teológicamente bien fundamentados, en los que se muestre el atractivo del verdadero y único Cielo, al que están llamados todos los hombres, de manera que cautive a las personas, las haga desear alcanzarlo y contribuya poderosamente a la conversión. Naturalmente, hay que partir del convencimiento de que es imposible que en esta vida se pueda ni siquiera llegar a vislumbrar su naturaleza. En este sentido, las palabras de Benedicto XVI en su encíclica “Spe Salvi” son sumamente ilustrativas y podrían servir de punto inicial para el estudio propuesto. Dice así: “Podemos solamente tratar de salir con nuestro pensamiento de la temporalidad a la que estamos sujetos y augurar de algún modo que la eternidad no sea un continuo sucederse de días del calendario, sino como el momento pleno de satisfacción, en el cual la totalidad nos abraza y nosotros abrazamos la totalidad.

bn n

Sería el momento de sumergirse en el océano del amor infinito, en el cual el tiempo —el antes y el después— ya no existe.”

LA CREACIÓN, UN DERROCHE DE AMOR

DE QUI EN E S AMOR INFINITO

La gran dificultad para que nuestro pensamiento pueda salir de la temporalidad y augurar ese “momento pleno de satisfacción” estriba, en primer lugar, en que no existe ninguna palabra para definir ese “momento”, ya que momento se entiende como un lapso pequeñísimo de tiempo; o sea, que está dentro de la temporalidad, pero la eternidad no es eso. Por otra parte, tampoco es como una fotografía fija e inamovible que dura siempre. Pensé que era conveniente partir de otro enfoque para descubrir la riqueza que encierran las palabras del Papa: Dios, desde toda la eternidad, es infinitamente feliz en su vida trinitaria. No necesita de nada ni de nadie, todo lo tiene en sí y el núcleo de su felicidad está en ese amor infinito que podemos interpretar como su propia esencia. Es el amor de quien todo lo da sin necesidad de recibir nada, el amor en el que no cabe ningún temor porque es permanente e imperecedero, inalcanzable para cualquier tipo de maldad. Ese amor constituye la vida íntima de la Trinidad.

EL CIELO ES TAN MARAVILLOSO QUE NADIE PUEDE NI SIQUIERA IMAGINAR

“LO QUE EL PADRE TIENE PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN” 69


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

15:36

Mosaico

CAÍDO EL HOMBRE POR EL MAL USO QUE HACE

DE SU LIBERTAD,

SÓLO SE PUEDE ACCEDER

A LA VIDA ETERNA A TRAVÉS DE

JESUCRISTO,

EL ÚNICO SALVADOR Toda la creación es el producto de un derroche de ese amor. El mundo es el mejor que se podía haber hecho, pues, como Dios es infinitamente poderoso, de haber sido posible otro mundo mejor, ése es el que habría creado. El culmen de la creación es el hombre: “hombre y mujer los creó, a su imagen y semejanza” (Gn 1,27). Libres, como Él es libre; y destinados a compartir con Él su propia vida trinitaria por estar hechos a su imagen y semejanza, y habernos adoptado como hijos al tomar el propio Dios la naturaleza humana mediante la encarnación de la segunda persona de la Santísima Trinidad: Jesucristo.

EL CIELO ES PARTICIPAR

D E L A V I D A Í NT I M A DE LA TRINIDAD

Caído el hombre por el mal uso que hace de su libertad, ha sido liberado de la corrupción del pecado por Jesucristo, único ser que pudo salvarlo al tener en su persona, íntimamente unidas, la naturaleza humana y la divina. Así, todos y cada uno de los hombres pueden acceder a la vida eterna a través de Jesucristo, el único salvador. 70

Página 70

De esta manera, el Padre tiene a su Hijo Único completo formado por Jesucristo como cabeza y el resto de los hombres como su cuerpo místico. Esto quiere decir que cada persona humana, al acceder al Cielo, participa de la vida íntima de la Trinidad, personalmente y en unión de todas las demás, pues es parte integrante de Jesucristo. Como esa vida es amor sin límites, todos con Dios estarán sumergidos es ese océano infinito de amor, abrazados y abrazando a la totalidad. Por otra parte, hay que considerar que ese estado celestial no es más que la plenitud de todo lo que desea el corazón humano. En efecto, en esta vida se disfruta en muchas ocasiones de unos momentos muy especiales de felicidad en los que se tiene una inmensa alegría interior producto de una comunión perfecta con otras personas. Se experimenta entonces una felicidad indescriptible, nada perturba la acogida, el buen humor; la fiesta que se lleva dentro estalla en risas, canciones, bailes y un sinnúmero de expresiones que denotan que se está en la cumbre de la realización


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

15:37

Página 71

Mosaico

humana. Otras veces esa felicidad interior se resuelve en apertura del corazón hacia el otro, en una dulce serenidad que apacigua el espíritu y le invita a desbordarse de amor, al tiempo que la persona que se dona se siente querida.

HIJOS DE DIOS, COHEREDEROS

DE LA PLENA

FELICIDAD ETERNA

De todo esto hay una infinitud de experiencias como se demuestra en casos concretos, por ejemplo, cuando un niño, pletórico, confiado y sin preocupaciones, ríe jugando con sus padres; o cuando dos jóvenes enamorados abriendo sus corazones para compartir ilusiones, se traspasan con la mirada desbordante de amor ante un futuro que se les antoja prometedor; o cuando varios amigos están reunidos en torno a una mesa y en la conversación surgen puntos de afinidad, agradables recuerdos de antiguas vivencias y situaciones cálidas que ponen a flor de piel maravillosos sentimientos de camaradería; incluso, también, cuando alguien

bn n

absorto en la contemplación de la belleza en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, siente que su espíritu se eleva, transportado a esa zona indefinida de la conciencia en la que percibe el aleteo de Dios… y en tantos y tantos momentos en los que se hace incontenible el deseo de esponjar el corazón , dándose uno hacia los demás con cariño y gratitud, al mismo tiempo que se experimenta lo importante que se es para el otro, pues no se duda de que se es querido, sin que en esta relación de afecto sincero, al menos en ese momento, medie ningún tipo de interés económico, sexual o de cualquiera otra índole que pueda corromper la pureza de lo que se está dando y se está recibiendo. Esta felicidad humana que alcanza cimas a las que no llegan las palabras para poder describirla y que, en mayor o menor grado, toda persona ha experimentado, o, al menos, ha deseado conocer en lo profundo de su ser, en esta tierra siempre es imperfecta, bien por la corta duración de esos instantes, bien por la dificultad de abrirse a los demás con palabras cuando uno desea comunicarse con muchos a la vez —me refiero a dialogar y no a discursear—, bien por el temor de que se pueda perder esa dicha cuando se tiene, pues se sabe que, inexorablemente, se han de presentar otros momentos luctuosos. Pues esa felicidad vislumbrada en el mundo de manera imperfecta y tan evanescente ha de ser la que en el Cielo dure para siempre, con una intensidad y plenitud totales. Y esto es así, por la inmejorable comunicación, por la riqueza de vida y por la constante novedad que se da en las relaciones entre Padre, Hijo y Espíritu Santo, de las cuales el hombre participará por ser parte del Hijo encarnado.

E L E S TA DO CE L E S T I A L

E S L A P L E NI T UD D E TOD O LO QUE DESEA

EL CORAZÓN HUMANO


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:40

Página 72

Mosaico

Nos han

cambiado

el agua por Jesús Esteban Barranco

Doctor en Teología Dogmática

EL CONCILIO VATICANO II SUPUSO UN CAMBIO DE AGUAS, P E R O M U CH O S H E M O S V ENI DO AR R A S T R A NDO

UNA INERCIA EN LA FE Y UNA RUTINA

EN NUES T R AS V I D A S CR I S T I A N A S QU E PA R E CE V I V I M OS D E R E N TA S

72

¿

Quién no ha tenido alguna vez una pecera o un acuario? o, en todo caso, ¿quién no se ha entretenido en algún estanque mirando los peces de colores? De vez en cuando hay que echarles comida y cambiarles el agua. Pues eso es exactamente lo que ocurre y ha ocurrido en la Iglesia, lo que nos ha pasado a los cristianos, lo que nos ha sucedido concretamente a nosotros. Cada cierto tiempo se cambiaba el agua en que vivíamos, un agua que más o menos siempre tenía los mismos componentes. En la segunda mitad del siglo XX, el Concilio Vaticano II —iniciado en 1959 y clausurado en 1965— supuso una inflexión en la vida de la Iglesia, un cambio de aguas, pero muchos hemos venido arrastrando una inercia en la fe y una rutina en nuestras vidas cristianas que parece vivimos de rentas de la fe y la moral acuñadas en el siglo XIX, cristalizadas en el XX, cuyas aguas, a partir del Concilio y, principalmente, del empuje de los últimos papas, han empezado a removerse, permitiéndonos salir de esa inercia y de esa rutina.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:41

Página 73

Mosaico

bn n

• Al igual que los posos caen al fondo, muchos R EMOV E R LA S AG UAS

PAR A LIMPIAR

E L F ONDO ES TA NC ADO

¿Significa esto que estamos mejor que antes? Habrá quien diagnostique que no, aportando un montón de datos:

• Se ha perdido el sentido de lo sagrado.

sacerdotes, religiosos y religiosas no encontraron su identidad y abandonaron las aguas de arriba.

• Muchos cristianos dejaron de ser practicantes porque la Iglesia ya no les decía nada; tal vez porque tampoco antes les había dicho nada o ellos no habían “escuchado” nada, viviendo a gusto en aguas estancadas…

• Las vocaciones empezaron a decaer, despoblándose seminarios y conventos.

• Ha crecido un potente proceso de se-

• Por un tiempo siguió manteniéndose una

cularización al mismo ritmo que el de descristianización.

pastoral de sacramentos que acabó por diluirse en ausencia de los mismos, en parte porque una generación de gentes mayores, “practicantes de toda la vida”, iba desapareciendo y, en parte también, porque las nuevas generaciones ya no estaban catequizadas ni ganas tenían de ello.

• En consecuencia se ha adueñado del mundo una gran crisis de fe que, en muchos casos, ha desembocado en un agudo laicismo. Los cristianos vivíamos como en una gran pecera, cuya agua había sido suministrada por seculares corrientes eclesiales. El Concilio cambió aquella agua por otras más claras y, en el cambio, se produjo una primera decantación:

• Se dejó de bautizar a muchos niños, de hacer la primera comunión y confirmarse, de casarse por la Iglesia y, recientemente, hasta se tiene a gala “borrarse” de la Iglesia, una forma de apostasía de la fe. 73


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:44

Página 74

Mosaico

Y así podíamos seguir. Pero no paró ahí la cosa. Efectivamente, los Estados y la sociedad civil cobraron un nuevo protagonismo y, a su vez, “han cambiado el agua” de la forma de vida de sus propios ciudadanos, entre ellos, naturalmente, también de los cristianos inmersos en la misma sociedad, en algunos casos, como en España, introduciendo leyes, criterios y normas que chocan frontalmente con la fe y la moral.

E L R E LAT I V I S MO A LA CAR TA S U PR I ME LOS

C AR R I LE S M OR AL E S , TODO ES DI ÁFAN O

En efecto:

• Se parte de una base de pensamiento que obvia, ignora o, sin más, desprecia la ley natural, aceptando un relativismo a la carta, donde los conceptos de verdad y bien quedan supeditados al “cómo me va hoy”; aunque muchas veces sea triste constatar que los comportamientos se guíen por el volumen de hormonas o adrenalina, o que sean su consecuencia.

• Se idealiza la democracia como la mejor forma de organizar la “polis”, la urbe, de modo que ciudadano correcto es quien no depende de ataduras que impliquen ninguna dimensión transcendente del hombre. Es un nuevo “aggiornamento” o puesta al día del viejo aforismo de Marx: “la religión es el opio del pueblo”.

• Ya no se trata de poder convivir una aséptica laicidad con la religión —donde se da a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César—, sino que sólo es válido lo de “tejas para abajo”. Y hay que poner todo el énfasis en ese “sólo”, pues lo demás ni es válido, ni se le concede carta de naturaleza y tampoco es políticamente correcto. Con lo cual, si alguien mantuviera otra postura abierta a lo transcendente estaría “al margen” de la “polis” y, en todo caso, se le permitiría encerrarse en sus sacristías o, posiblemente en un futuro, sobrevivir (o no) en nuevas catacumbas.

• Es decir, la laicidad, que de por sí es químicamente pura, se convierte en un acérrimo laicismo —nada novedoso dado el carácter de “comecuras” que desde antiguo se vive en España— que, aunque en un principio de manera soterrada, quiere luego abrirse camino sin tantas máscaras. Y todo esto siempre con la amable etiqueta de democracia y progreso, que no parece ser ni lo uno ni lo otro.

LOS ESTADOS “HAN CAMBIADO EL AGUA”

INTRODUCIENDO LEYES QUE CHOCAN,

F R ON TA L M E N T E CON LA LEY NATUR AL D E L HO M B R E 74


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:46

Página 75

Mosaico

bn n

NO SE TRATA DE UNA ASÉPTICA LAICIDAD, • Nada de extraño que en este contexto, sin límites para la resucitada diosa razón y sin carriles morales, todo tenga cabida. Es decir, las prisas, por ejemplo, de sacudirse el corsé de represión sexual —que supuestamente había impuesto la Iglesia desde siempre— han desembocado en una libertad sexual omnímoda, que se va traduciendo en relaciones con quien cada cual quiera, como quiera y cuando quiera. Dando paso en seguida al divorcio y al aborto —en los primeros momentos con ciertas condiciones y más recientemente casi sin ninguna cortapisa—, a la unión de parejas de todos los colores, destruyendo previamente el concepto y realidad milenaria de matrimonio.

• Todo ello conlleva o arrastra la homosexualidad, el lesbianismo, la ideología de género, por la que cada uno o cada una, independientemente de su condición de nacimiento, puede escoger el rol que mejor le cuadre, en el que le eduquen o que le impongan (hombre, mujer, homosexual, bisexual, transexual, etc.), siendo declarado “homófobo” y posible reo penal quien no esté de acuerdo.

S I NO QUE S ÓLO ES V Á LI DO LO DE

“ T E J A S PA R A A B A JO ”. CUALQUIER POSTURA TRASCENDENTE ESTÁ AL

MAR GE N D E L A “ P O L I S” • A ello se añade, y lo permea todo, una pretensión absolutista de imponer una determinada forma de pensar, que, durante las etapas educativas de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, se llama Educación para la Ciudadanía, y, para todos en general, consiste en dar vida otra vez a la vieja utopía de suprimir toda religión para que el pensamiento único de los detentores del poder se convierta en la única religión, la religión del Estado, en nombre de la susodicha democracia y del cacareado progreso. 75


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:48

Mosaico

• Y no hay que equivocarse: el dios de tal religión es siempre el dinero, con todos sus comparsas y comodines de poder y placer. Todo lo que no sea rentable deja de tener carné de identidad en esta “urbe”. Todo se hace por el afán del dinero y en función del dinero: las guerras, la pugna por el petróleo, el tráfico de armas y la criminal difusión de las drogas, la trata de blancas y de otras “negras” esclavitudes — como el trabajo de niños, su prostitución, la negación de medicamentos a los países débiles y pobres, el abuso sobre la inmigración—, la hipócrita ecología de los llamados “sandías” (verdes por fuera y rojos por dentro), que olvidan que es el hombre quien tiene el señorío sobre la Tierra, animales y plantas, y no al revés.

• De nuevo el neomaltusianismo, que deniega principalmente a los más desfavorecidos e inermes el derecho a tomar parte en el banquete de la vida, y, dentro de poco, como un hito gozoso

76

Página 76

de algunos de nuestros líderes políticos, falsos demócratas y progresistas, la eutanasia, que está a la vuelta de la esquina —como un día lo estuvo el aborto y el divorcio— y que, en el fondo, hunde sus raíces en este ídolo del dios dinero: al fin de cuentas los viejos ya no engrosan ninguna cuenta. ¿Tal vez las próximas generaciones encontrarán el camino hecho para suprimir, por la misma regla de tres, a aquellas etnias o grupos de gentes que no les resulten rentables, sean incómodas o simplemente antipáticas, resucitando el nazismo?

E S M O M E N T O D E P O S I CI O N A R S E :

QUI E N NO S I E M B R A DES PA R R AM A

Así pues, la sociedad en que vivimos “nos ha cambiado el agua” a los cristianos. Volvamos a la pregunta de antes: ¿significa esto que estamos mejor o peor que antes? Nos encontramos con una doble respuesta:


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:50

Página 77

S E I M P ON E U N A DE T E R M I N A DA FO R M A DE P E NS A R QU E DU R A N T E

LAS ETAPAS EDUCATIVAS DE NUESTROS NIÑOS, ADOLESCENTES Y JÓVENES, SE LLAMA

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA • Hay un grupo que no acepta este cambio de aguas y, por así decir, se sale de la pecera para vivir su vida, quiero decir su fe, en la nueva pecera de la Iglesia con el agua límpida que sigue aclarándose después del Concilio. Para ellos, aunque todavía hay partículas en suspensión que obstaculizan nadar con fluidez, toda esta “revolución-remoción” de aguas, dentro y fuera de la Iglesia, les ha servido de acicate para purificarse y profundizar en su fe. Han salido de la anestesia, quizá, de siglos anteriores y han tomado nítida posición por el Evangelio, sin componendas ni apaños.

Mosaico

bn n

Pues bien, esta gran masa de “creyentes” son objeto de la Nueva Evangelización: necesitan como agua de mayo un cambio de aguas, un encuentro vivo y personal con Jesucristo resucitado presente en la Iglesia. Necesitan impelentemente un anuncio de la salvación, de la Buena Nueva, que los saque de esa asfixia narcotizadora. Necesitan el colirio del Espíritu Santo que les limpie los apagados ojos de pez inerte y recobren la vista ante Jesús de Nazaret, como el ciego de nacimiento. Necesitan recuperar la ternura del amor de Dios Padre quenuevamente quiere recrearlos insuflando sobre su faz un hálito nuevo de vida divina.

LA GRAN MASA DE CRISTIANOS

POR I NER CI A O

COMODI DAD SE H AN ADAPTADO A ESAS AGUAS EN MEDI O DE UNA TRISTE

FLOJER A ESPIR IT UAL

• Hay otro grupo, la gran masa de cris-

tianos, que por inercia, indolencia o comodidad se han adaptado a esas aguas que beben y de las que filtran los nutrientes de su alimentación. Han quedado embebecidos por el entorno y, aunque no les guste la comida que les echan, tampoco le hacen ascos ni tienen reparos en convivir con todo ello, en medio de una triste flojera espiritual y deplorable acedia.

“ E L DI O S DE L P E N S A M I E N TO Ú N I CO E S S I E M P R E E L D I N E R O ”


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:54

Página 78

Mosaico

El ósculo

de la

paz E

por Rodrigo Ávila Ávila

l rito de la paz es el más antiguo de los gestos litúrgicos cristianos. Aludido por San Justino en su “Apología”y realizado en el marco de la celebración eucarística, posee una importancia no menor en atención a la reforma litúrgica y recuperado por ésta para la celebración. Pese a ello, hoy parece un gesto frío y al que poca importancia se le confiere. Este gesto de fraternidad que tan tempranamente entró en la liturgia, es atestiguado como “acción santa” ya por el mismo san Pablo (Rm 16,16; 1Co 16,20; 2Co 13,12; 1Ts 5,26), acción que parece diluirse al entenderse en muchas ocasiones de modo equivocado en una praxis incorrecta.

78


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:55

Página 79

Mosaico

Prácticamente desconocido por los fieles desde el siglo XII, la Iglesia vio la necesidad de su recuperación y plasmó así en el Misal de Pablo VI la posibilidad de realizarlo nuevamente. Hasta entonces el rito era una acción reservada a los ministros: el sacerdote daba la paz a quien oficiaba de diácono y éste a los demás ministros. Sólo en casos de misa solemne, el pueblo participaba someramente de él a través del objeto llamado “portapaz” u “osculatorium”, que era una placa de metal, madera o marfil con alguna imagen o signos en relieve, que en las misas solemnes se besaba en la ceremonia de la paz.

bn n

S I GNO DE F R AT E R NI DA D Y COMU NI ÓN

QU E S E A N HE L A Y SE P IDE

Este mismo rito es realizado en la actualidad de manera diferente. La oración presidencial que abre el rito —«Señor Jesús que dijiste a los apóstoles: “Mi paz os dejo, mi paz os doy…”»—, es hoy hecha de manera pública como un gran avance, abriendo este gesto a toda la asamblea. Sin embargo, esta parte de la liturgia tiende hoy a ser mal comprendido por los fieles, producto de una falta de catequesis al respecto. Este saludo de paz no es un acto de urbanidad o buenas costumbres, sino que va más allá: es signo de fraternidad y comunión, que se anhela y pide. La invitación que hace el celebrante, ha sido suplicada previamente y, por parte de toda la asamblea, es deseada y transmitida. La diversidad que puede o suele haber en la comunidad cristiana hace que surjan diferencias, desacuerdos y divergencias, como es lógico, pero su fe en Cristo la lleva a conseguir la paz y querer este gesto de comunión. No hay que olvidar que la Eucaristía exige la común-unión, la celebra a la vez que la realiza y la promueve, quedando expresada en la “comunión” de pan y vino. De ahí la ubicación que tiene en la liturgia este rito: después del Padrenuestro, que es la oración de los hijos antes de presentarse a la mesa —“perdona nuestras ofensas como también nosotros…”—, así como en la fracción del pan partido y compartido en unidad.

E L R I T O D E L A PA Z E S E L M Á S A N T I GU O D E LO S G E S T O S L I T Ú R G I CO S C R I S T I A NO S , E L M I S MO

S A N PA B LO SE REFIERE A ÉL COMO

“ ACCI ÓN S A N TA” 79


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

16:57

Página 80

Mosaico

Este gesto es también reconciliación, recordando las palabras del Señor (Mt 5,23s): “Deja tu ofrenda allí delante del altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano” Este pasaje ha hecho que algunos crean conveniente trasladarlo a su lugar original, es decir, después de la Liturgia de la Palabra y antes de la anáfora. No hay que olvidar que así fue hasta el siglo IV, puesto que en el siglo V, en la carta de Inocencio I a Decencio (416), se recoge el traslado del rito de la paz después de la plegaria eucarística, pero antes del Padrenuestro. Sólo más tarde fue ubicado en el lugar que hoy se le asigna, relacionándolo con la comunión. (*) Estos cambios afectaron exclusivamente a los ritos romano y africano, no así a los ritos orientales, mozárabe o ambrosiano. La praxis y tradición original ha llevado hoy al Papa a pedir que “los dicasterios competentes estudien la posibilidad de colocar el rito de la paz en otro momento, por ejemplo, antes de la presentación de las ofrendas”; si bien, en cualquiera de los dos lugares se trata del mismo rito y significado.

LA PAZ DE CR I S TO

ES EL SALUDO DEL S IE R V O

Hay que destacar, antes de hablar de la forma, de cómo se llevan a cabo dos aspectos del rito. El primero es su carácter facultativo, es decir, no se trata de un rito obligatorio, sino que se puede omitir a criterio del celebrante. Sobre esto hay que tener en cuenta que, muchas veces por la poca sinceridad con la que es hecho este gesto, lleva a muchos a plantearse su omisión, debido a lo embarazoso de algunas situaciones en que parte de la asamblea no pide ni desea la paz. El segundo punto es sobre la forma de realizarlo. No existe una manera única, sino que es facultativo de las respectivas conferencias episcopales, tomando en cuenta el carácter del lugar. A tenor de estos puntos creo necesario señalar algunos aspectos negativos que se dan en esta parte de la celebración. Lo realmente preocupante hoy es la manera cómo se realiza: con desgana o exageradamente. Una de las primeras cosas que un observador percibe es el carácter de recreo con que este rito se ha revestido. Es común que aquí se genere un desorden inmenso en el que personas pasean de un lado a otro del templo y el murmullo generalizado diste de corresponder a la fórmula “la paz del Señor”. Durante este rito la paz se da a los más cercanos, no a toda la asamblea o “al compadre” o “amigo” presente. Este gesto no es sinónimo de buenas maneras o amistad; es la paz de Cristo manifestada a los hermanos.

E L S A LU D O D E L A PA Z NO ES UN ACTO DE URBANIDAD,

SINO LA PAZ DE CRISTO M A N I F E S TA D A A LO S F I E L E S 80

* Esta praxis y tradición original ha llevado recientemente al Papa a pedir que los Dicasterios competentes estudien la posibilidad de colocar el rito de la paz en otro momento, por ejemplo, antes de la presentación de las ofrendas: Benedicto XVI, “Sacramentum Caritatis”, 49, nota 150.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:58

Página 81

Mosaico

bn n

ESTE GESTO

ES RECONCILIACIÓN, COMO SEÑALAN LAS PALABRAS DE JESÚS:

“ D E J A T U OF R E N DA A L L Í DELANTE DEL ALTAR

Y VETE PRIMERO

A R E CON CI L I A R T E

CON TU HERMANO”

Con lo cual su realización debe ser sobria, aun cuando no se dé de una manera específica. No es positivo hacerlo con muestras exageradas o saludos de tipo informal, sino que el gesto ha de ser verdadero y sincero. En todo esto no solo los laicos tienen participación. Es necesario recordar que en la voz del sacerdote para proceder al rito se puede observar muchas veces que él mismo participa del desorden, saliendo del presbiterio, cuando debería permanecer en él “para no crear confusión en la celebración. Lo mismo ocurre cuando por una causa razonable quiera dar la paz a algunos pocos fieles”. Es realmente hermoso, expresivo y necesario, el gesto que la liturgia ha recuperado. Nadie niega que debe ser festivo —cómo no serlo—; pero es una pena que hoy se parezca más a un recreo de expresiones poco adecuadas en el templo. Además, debido a que antecede a la comunión, no debe dar la apariencia de interrumpir la celebración o restarle solemnidad.

Como ya he señalado, no existe forma explicitada en las rúbricas, solo la fórmula en la que “se puede decir: la Paz del Señor sea siempre contigo. A lo cual se responde: Amen”. Es importante que así como no se ha de exagerar, tampoco conviene realizarlo fríamente, sin ganas o indiferencia, sino con convicción para que sea un gesto verdadero. Sobre la manera de acompañar a estas palabras existe la libertad de las conferencias episcopales: es común, por ejemplo, el darse un apretón de manos, un leve toque de hombros o un breve abrazo. En mi opinión sería bueno recuperar, al menos en parte de la Iglesia occidental, “el ósculo de la paz”, es decir, el beso expresivo de verdadera caridad y comunión entre los hermanos y muy en consonancia con las descripciones del Nuevo Testamento. Sea como sea que el gesto se realice, es oportuno recordar que no es una paz como la del mundo, sino en la plena convicción de que en la Eucaristía nos acercamos como hijos de Dios, en comunión con Él y transmitiendo lo que nos ha dejado, teniendo siempre presente sus palabras: “Os dejo mi paz, mi paz os doy” (Jn 14, 27).

81


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

17:00

Página 82

Mosaico

H

ay en Zaragoza un monasterio de monjas cistercienses, en el que por diversos motivos —que tienen que ver más con la Providencia que con la casualidad, el azar o una carambola— vine a parar hace un par de años con mi esposa, una hija y el que hoy es su marido. Durante tres días tuve la ocasión de ver de cerca —y me atrevería a decir “bastante de cerca” por conocer suficientemente cómo se desenvuelve la vida religiosa— los momentos de oración, trabajo y ocio de esa recordada y querida comunidad de monjas, entre las que descuella alguna de ellas por su dotes artísticas nada comunes, aunque ella es una más entre todas (y de ella no vamos a hablar aquí).

Liturgia y

cocina por Buenanueva


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:02

Página 83

Mosaico

bn n

sobre todo, el trajín de fregar cacharros, todo tipo de perolas, cazos y sartenes, fuentes, cucharones y cuchillos, etc.; y, además, dejar limpia la cocina, como los chorros del oro (fogones, hornos, suelos…) también tres veces al día, después de cada servicio, sabiendo, por otra parte, que una cosa es cocinar para unos cuantos, mi familia, y muy otra para una comunidad numerosa; que una cosa es cocinar a tu aire y otra a horas determinadas y con el tiempo medido.

EN LA S E NCI LLE Z COT I DI A NA

A L A B A N ZA

Y E NT R E G A A L S E Ñ O R

Una cosa me llamó profunda y gratamente la atención. Al final de la misa principal del domingo, tiene lugar una sencilla ceremonia: se adelantan las monjas que han estado de servicio en la cocina durante la semana que acababa de concluir para pasar los trastos — digamos mejor, para ceder el ministerio— a las nuevas que se encargarán del servicio en la semana entrante. Todo se hace en medio de un gran recogimiento, silencio y expectación de los asistentes, mientras los dos grupitos de monjas implicadas hacen pública confesión de humildad y, con profundas reverencias ante el altar y el resto de la comunidad, muestran y profesan su disponibilidad de servicio a las demás. (También hay ritos parecidos para la lectora en el comedor, para cuando alguna debe emprender un viaje, etc.). Me parece algo estupendo y encomiable: quien tenga alguna experiencia en cocinar, sabe lo que todo eso conlleva: pelar patatas y cebollas, limpiar y aliñar el pescado, quitar las partes más grasientas de la carne, lavar verduras y hortalizas, tener la comida a punto todos los días a las mismas horas y,

Incluir todas estas tareas dentro de una vida litúrgica y de trabajo —”ora et labora” (ora y trabaja) es el antiquísimo lema monacal—, no deja de tener un significado especial: es introducir la vida “ordinaria” (lo que normalmente llamamos nuestra vida terrena o cotidiana) en la dimensión de la vida “extraordinaria” (la vida espiritual). Es hacer liturgia de nuestro trabajo y servicio, es decir, no solamente hago una acción litúrgica cuando estoy rezando en el coro el oficio divino o participo en la celebración eucarística dominical, sino también cuando me ocupo de las tareas más triviales y, muchas veces, más engorrosas y penosas.

” O R A E T L A B O R A”, E L A N T I Q U Í S I M O L E M A M O N A CA L

ES INTRODUCIR LA VIDA

“ORDINARIA”

EN LA DIMENSIÓN DE LA VIDA

“EXTRAORDINARIA”.

E S H A CE R L I T U R G I A DE NUE S T R O T R A B A J O Y S E R V I CI O

83


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

17:04

Mosaico

San Francisco de Sales, aquel santo que nos enseñó a armonizar la verdadera devoción, vida de unión con Dios, con cualquier estado de vida, lo decía también:“haced las cosas ordinarias extraordinariamente bien”. Si la liturgia es ni más ni menos el ejercicio del sacerdocio de Cristo, “cocinar” es para estas monjas una acción más de Jesucristo, al servicio de sus hermanos y hermanas. Por eso decía Santa Teresa que Dios está también entre los pucheros.

¿ E S E S O UN A L I T UR G I A TAMB IÉN PAR A MÍ O UNA TAR EA M Á S, CUANDO NO UNA CA RG A ?

84

Página 84

ES HACER

LITURGIA

DE NUESTRO TRABAJO Y SERVICIO:

HACER LAS COSAS ORDINARIAS EXTRAORDINARIAMENTE

BIEN

Muy bien, me diréis: eso está fenomenal para las monjas, pero nosotros no lo somos. Es verdad, no todos los lectores o lectoras de Buenanueva somos monjes o monjas, pero sí todos, o muchos, somos “cocineros”, o limpiadores de nuestras casas, o niñeros o recaderos para la compra semanal… Y ahora viene la pregunta: ¿es eso una liturgia también para mí, un acto de culto, o es simplemente una tarea más entre todas, cuando no una carga que ojalá me la quitaran de encima?


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:05

Página 85

Leccionario Bíblico-Patrístico para la liturgia de las horas

* Ciclo bienal para el oficio de lectura * Evangelio del día * Ciclos A, B y C del Evangelio Dominical * Catequesis del Evangelio Dominical * Propio de los Santos * 8 tomos * PVP 14 € volumen

Pedidos: en www.nuevaevangelizacion.es y rellenando el formulario que aparece. Llamando a los teléfonos: 91 759 79 68 y 639 664 499 o en la editorial: Avda. Pablo VI n.º 9, L-12A, 28224 Pozuelo de Alarcón. Madrid


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:07

Página 86

Ahí tienes

a tu MADRE

“ La Morada de Dios entre los hombres” Mons. Juan Antonio Martínez Camino Obispo Auxiliar de Madrid

Jesús, al ver a la madre, y de pie junto a ella al discípulo al que prefería, dice a la madre: “Mujer, mira, es tu hijo”. Luego dice al discípulo: “Mira, es tu madre” Y, desde aquella hora, el discípulo la acogió como riqueza suya (Jn 19,26-27). Una madre es una riqueza inconmensurable. Y más una madre como aquélla. Jesús ha pedido el perdón del Padre para quienes lo escarnecen, le ha dado la Gloria a quien le había pedido tan sólo un beneficio, y ahora, a punto ya de entregarse a la muerte, le revela a Juan que, en adelante, “la madre” —así llama aquí el evangelista a María Santísima— será también “su” madre. Jesús no puede dar ya más: perdón del Padre, gloria del Hijo (en el Espíritu) y amor de Madre. Es lo último que hace antes de morir en aquella muerte horrible de la cruz. Las madres están siempre, como la Madre, como María, junto a las cruces de sus hijos. Pero ¿quién estará junto a las cruces de ellas?


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:08

Página 87

S OCIE DA D OPULE NTA

PERO FEROZMENTE A NT I MAT E R N AL

Esta sociedad nuestra occidental, opulenta y malamente satisfecha de sí misma, está alimentando una inaudita y cruel “cultura de la muerte”, ferozmente antimaternal. Ahí están los hechos. Nos estamos acostumbrando a un modo violento de vivir, sin Padre que perdone y sin Gloria que ilumine, como si eso fuera bueno, natural e inteligente. Pero ahí están los hechos. Europa y, en particular, España no tienen hijos, envejecen sin nadie de casa a quien entregar la antorcha de la vida. ¡Nunca había pasado eso!: que en circunstancias de bonanza económica y sanitaria, la población disminuyese sin parar. ¿Qué está pasando? Las madres tienen hoy muchas cruces que llevar y muy pesadas. Tienen que trabajar y que hacerse valer, frecuentemente con los mismos parámetros que los varones. Tienen que retrasar la maternidad o renunciar a ella. Tienen, por eso, que violentar sus cuerpos de mil maneras. La maternidad no encuentra su sitio: forzada, fragmentada, retrasada, negada. Y, luego, tal vez lo más terrible y lo que menos desea el corazón de una madre: verse, en tantas ocasiones, casi obligada a arrancarse el fruto de sus entrañas. ¡Sobre un millón de vidas humanas segadas por el aborto, en España, desde que se profetizó hace veinticinco años que las nuevas leyes acabarían por reducir su número! También como consecuencia de esa maternidad acosada y tantas veces humillada, ¿cuántos embriones, es decir, seres humanos incipientes, son utilizados como cobayas para la experimentación, o condenados al hielo y al destino incierto que para ellos determinen sus prepotentes productores? Ni siquiera lo podemos saber. Decenas y decenas de miles. Pero ¡aunque fuera uno solo!...

No. No son las madres las protagonistas de la cultura de la muerte. Son los ideólogos e ideólogas de tal aberración: son quienes promueven esa mentalidad antimaternal que se empeña en hacernos creer que no está mal —o es, al menos, es justificable— disponer de la vida de los seres humanos más indefensos. Son a su vez quienes trabajan por convencer a la sociedad de que todo eso es progreso y que no perjudica a nadie: mentira que encubre la muerte culpablemente causada y que nos atrapa en sus garras letales. Porque, naturalmente, una sociedad que mata a sus hijos como si no pasara nada, es una sociedad gravemente enferma de egoísmo. Es una sociedad que, así, no tiene futuro; que no es solidaria con los suyos y que, por eso, no puede serlo tampoco con los pobres del mundo. Sí, el hambre que mata a tantos niños en los países más pobres tiene difícil solución, si la cultura de la muerte sigue haciéndonos egoístas e insolidarios. 87


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

17:11

Bendita María

M A R Í A , H IJ A D E S I Ó N :

MADRE TIERNA

Y P ODER OS A P R OT E CTOR A

¿Y qué decir de la eliminación de la palabra “madre” del Código Civil (también de la palabra “padre”)? Nuestras leyes se han convertido en leyes injustas que ni siquiera contemplan la realidad humana del matrimonio en su especificidad, pues el matrimonio no es hoy en España la unión de un hombre y de una mujer ¿No es éste también un síntoma muy preocupante del triunfo pírrico de la cultura de la muerte? ¡Todo un entramado de anticultura! Anticultura que, además, se intenta imponer a nuestros hijos en el sistema educativo, como forma mental y de conciencia, a través de una asignatura obligatoria para todos los centros y todos los alumnos. Cuando las madres son presionadas y sufren, es el ser humano quien padece y es la sociedad la que se ve amenazada en el hontanar más entrañable y profundo de su humanidad. Pero ellas, especialmente ellas, han de saber y saben que la Madre, María, está junto a su cruz de hoy. La que estaba en pie junto a la Cruz de Cristo, su madre, es, desde entonces, nuestra madre, la madre de todos aquellos a quienes Él nos la entrega el Viernes Santo. Pero ella es, de modo muy particular, la madre de las madres; de las madres que tienen que aguantar hoy la pesada cruz de una cultura de la muerte hostil a la maternidad: de las madres maltratadas física y espiritualmente; de las que trabajan en casa y fuera de casa; de las que, a lo mejor, se han visto arrastradas por la presión cultural y la soledad espiritual a acciones o actitudes contrarias a su genio de mujeres y de madres.

CUANDO LAS MADRES

SON PRESIONADAS Y SUFREN, ES EL SER HUMANO 88

Página 88

QUIEN PADECE

María está hoy aquí sobre todo para ellas y, a través de ellas, para todos los adultos y niños del mundo. La vida que Jesús nos está dando con su muerte, es la que su Madre le había dado a Él, por la fuerza del Espíritu, Señor y dador de Vida. Porque en ella ve la liturgia de la Iglesia a la Hija de Sión (cfr. Za 2), convertida en Morada de Dios con los hombres (cfr. Ap 21). María es la mujer fuerte, la nueva Eva que da a luz a la nueva Humanidad, renacida de la sangre de Cristo. Esa Humanidad que tiene a Dios como Padre y la Gloria como patria. Una humanidad más fuerte que la muerte.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:14

Página 89

Bendita María

bn n

NOS ESTAMOS ACOSTUMBRANDO A UN MODO

VIOLENTO DE VIVIR, La Virgen está dolorida junto a la Cruz; pero no vencida. Ella no es la imagen de la resignación fatal ni de la sumisión no emancipada. Por el contrario, sus dolores espirituales son los del parto de un mundo nuevo, del Pueblo nuevo, del “Pueblo de la vida”. ¿De qué vida? De la única vida del hombre: la que recibimos de Dios por medio de un padre y una madre. Es la vida que gozamos en este mundo, en fraternidad con todos los hermanos; la misma que, transfigurada, gozaremos para siempre en el Cielo, en comunión con Dios y con sus santos. Porque “la gloria de Dios es que el ser humano viva y la vida del hombre es la visión de Dios” (SAN IRENEO DE LYON, Adv. Haer. IV,20,7).

Maternidad de Jesús Arévalo

Talla directa en cedro 133 X 40 X 40 Cms.

S I N PA D R E QU E P E R DO N E Y SIN GLORIA QUE ILUMINE, COMO SI ESO FUERA BUENO, NATURAL E INTELIGENTE Tenemos una Madre, tierna y poderosa protectora; a ella encomendamos a los miembros de su Corte de Honor, con sus familias y bienhechores; bajo su amparo ponemos a todos las madres de Madrid y a todos los madrileños. Que ella nos muestre a todos a su Hijo ahora y en la hora de la muerte. Amén.

LA NUEVA EVA QUE DA A LUZ A LA NUEVA HUMANIDAD,

RENACIDA

DE LA SANGRE DE CRISTO 89


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

17:15

Página 90

Escuela de Bendición

Un soplo de

humanidad en la prisión de la barbarie por Ignacio Rodríguez

S

iguiendo nuestro viaje por el “Túnel del tiempo” esta vez se trataba de aprender. Desde hacía mucho tiempo, ya no nos avisaban con antelación si el viaje consistía en una misión o un entrenamiento. Nosotros mismos, contemplando el escenario al que nos enviaban, debíamos deducir si se trataba de una cosa u otra. Era evidente que al estar el almacén abierto, ya habían sido capturados los que allí se escondían y sólo nos quedaba por hacer una única cosa: buscar el diario de Ana y aprender.

Conociendo el margen de error con el que contábamos siempre para el viaje a través del túnel del tiempo, sabíamos por los datos históricos, que tenían que haber pasado muy pocas horas desde que hubieran sido descubiertos y apresados por los nazis. No teníamos más que subir a la planta superior y buscar.

LA E SP E R ANZA, CAPAZ DE

DE R R I B A R MU R O S DE H OR M IGÓN

En memoria de

Ana Frank

90

Andrés e Isabel comenzaron por la planta baja, donde aún estaba caliente el bidón que utilizaban como estufa y cocina al mismo tiempo. En la planta baja de no más de cuarenta metros cuadrados se situaban dos dormitorios, la cocina, el único cuarto de aseo (por llamarlo de algún modo) y lo que podríamos considerar como un salón. No había tabiques; sólo cortinas que marcaban las diferentes zonas de distribución y servían para, en cierta medida, preservar la intimidad; y digo en cierta medida, porque los sonidos, olores y luces se mezclarían continuamente en el transcurrir de los días.


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:17

Página 91

Escuela de Bendición

Si a esto le añadíamos dos catres, una destartalada alacena y algo parecido a un armario, más los muebles y enseres de la diminuta cocina, el espacio vital se veía reducido enormemente. Yo subí a la planta superior, abuhardillada y más estrecha; no más allá de treinta metros cuadrados distribuidos en tres habitaciones, a las que también había que añadir algunos muebles. Me acerqué a la que probablemente había sido la habitación de Ana, equipada con su jergón, el pequeño armario y la mesita donde se supone que cada día escribía en su diario. Me senté, cerré los ojos e intenté revivir todas las sensaciones que allí se habían experimentado. El entrenamiento consistía en eso: captar vibraciones, olores, pensamientos, sensaciones, experiencias. Un sin fin de energías vitales que habían emanado de las personas que durante tanto tiempo cohabitaron el lugar. Y las había; a fe cierta que las había. Yo ya empezaba a sentirlas.

L A FU E RZ A D E DI OS

DI F U M I N A

E L D E S A L I E N TO H U M A N O

¿Cómo era posible que en una cárcel de apenas nueve metros cuadrados se pudiera vivir la sensación de libertad que reflejaba su diario? Imaginaba a Ana encerrada en aquel lugar tantos días, sin poder elevar la voz, sin poder

bn n

YA HABIÁN SIDO CAPTURADOS,

LOS QU E AL L Í S E

E S CONDÍ A N Y SÓLO NOS QUEDABA POR HACER

UN A Ú NI CA COS A: B U S C A R E L D I A R I O DE

A N A F R A NK

cantar ni gritar, ni enfadarse; con la angustia de no poder hacer ruido ni encender luces. Y, sin embargo, flotaba una libertad concentrada sin poder expandirse más allá de las paredes del almacén. ¿Cómo era posible cantar cada mañana a la vida, tener luminosa la mirada, mantener el optimismo y la alegría? Fue entonces cuando llegué a la conclusión, al porqué de ese diario que ha conmovido a tantas personas desde su primera publicación en 1947. Lo que escribía Ana era un canto a la esperanza, empujada por la fe que su padre le transmitía y enseñaba cada día, a pesar de que, en realidad, lo que vivieran cada día encerrados en aquel almacén fuera todo lo contrario. 91


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

2/9/08

17:20

Página 92

Escuela de Bendición

En aquel hogar no había paz, tal vez sólo las primeras semanas. No existía un atisbo de convivencia; ni siquiera de un intento porque la hubiera. La impaciencia, la avaricia, el egoísmo, la soberbia, la gula; hasta la lujuria, flotaban continuamente. Subían y bajaban de una planta a otra haciendo mella en el carácter de cada uno de los habitantes de aquella casa. Todo eran desacuerdos y contradicciones, dudas de unos con otros y peleas, juicios, murmuraciones. Sin embargo, Ana, encerrada en las páginas de su diario, ampliaba todas las dimensiones de manera defensiva, contra todo aquello que estaba destruyendo la vida de su familia y la de los demás acompañantes de la casa.

S ÓLO DI OS T R A NS F OR MA LA CÁ RCEL

E N P Á R A MO S DE LI B ER TA D

Pero el milagro ocurría cuando Ana comprobaba cómo se ampliaban ante sí las dimensiones de su estrecha libertad, por medio de la inmensa soledad que se abría ante una nueva página en blanco. Cuando estaba ante su cuaderno disminuía la inaguantable presión por medio de la infinita oscuridad de la noche. Era el escape, la ausencia de límites, la desaparición de todas las barreras que causaban esa —para una niña de su edad— inexplicable angustia vital. Entonces era cuando Ana se transformaba en una chica feliz y llena de esperanza en virtud de todo lo que su padre le había inculcado; porque, delante de su diario, ella no escribía exactamente, simplemente rezaba. Sí rezaba con fuerza, llena de esperanza y de valor, ilusionada por un futuro distinto. Y rezaba al Dios que conocía, en el que creía y en el que depositaba toda su confianza; el Dios de sus mayores, lleno de amor y misericordia, incluso para sus enemigos. Cada vez que escribía, recibía la paz que anhelaba y no encontraba en ningún lugar de la casa. Cada vez que rezaba, encontraba una libertad sin límites dentro de la cárcel en la que vivía. Cada vez que escribía, y por eso era lo más importante para ella, no se encontraba sola, pues sentía a su Dios con ella.

¿ CÓM O E S P O S I B L E Q U E E N U N A CÁ R CE L D E A P E N A S N U E V E M E T R O S CU A D R A D O S

S E P U DI E R A V I V I R L A S E N S ACI ÓN D E LIBERTAD Q U E R E F L E J A B A E N SU DIARIO? 92


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

17:21

Página 93

Escuela de Bendición

¿Qué más, por tanto, aprender de ella? Tal vez su Dios —mi Dios— pensó Octavio, permitió la barbarie para no cortar la libertad que a los hombres había dado en origen —pues Dios no puede ir contra sí mismo—. Tal vez su Dios podría haber evitado que Ana muriera; pero esa respuesta no nos corresponde darla a nosotros, como no nos corresponde responder al porqué de tantas muertes sin sentido. Pero Dios vio en esta jovencita una oportunidad más para clamar a los hombres, para mostrar sus lágrimas ante la violencia y se volcó con ella en un canto más de esperanza, en una nueva posibilidad —como otra más— de avisarnos a todos de su presencia. La lección aprendida está en acudir a Él, que es el único capaz de transformar una triste vida, una cárcel tenebrosa y un mundo trágico, en un canto de esperanza, como Ana hizo al escribir su diario.

bn n

DELANTE DE SU DIARIO,

ELLA REZAB A CON FUER ZA

A L D I OS QU E CONOCÍA, EN EL QUE CREÍA Y EN EL QUE DEPOSITAB A TODA SU CONFIANZA;

E L DI O S

DE SUS MAYORES

Gracias, Ana Frank.

Ana escribía un canto a la esperanza, empujada por la fe que su padre le transmitía y enseñaba cada día

93


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

<

2/9/08

15:46

Las charlas del abuelo El hombre tras la caida (II) —Fíjate, Celia, que Dios todo lo va a hacer por amor a los hombres. Pero antes, debes saber que cada uno escogerá lo que le parezca; unos harán caso a Dios y otros se dejarán llevar por lo que les dice el diablo. Estos, al no aceptar el plan de Dios, no se podrán salvar y Dios les tendrá que respetar su decisión. Sin embargo, Dios lo preparará todo para que la mayoría quiera salvarse. —Pero, abuelo, ¿cómo es que no quieren salvarse? —preguntó extrañada Celia.

<

<

Página 94

—Pues porque les ocurre como tantas veces os pasa a vosotros. Prefieren hacer lo que a ellos les da la gana antes que obedecer. Eso es tanto como negarse a aceptar el regalo de Dios. Es como si yo os compro entradas para el cine y uno de vosotros la acepta y va, pero el otro no la quiere. La entrada está ahí, pero yo no puedo obligarle a que la coja. Pues eso pasa con Dios; en su plan de salvación cabemos todos; pero si alguno no lo quiere tomar, no le sirve de nada que Dios se lo ofrezca; ese se queda sin salvación por mucho que lo quiera Dios. Además, daos cuenta de que, cuando Dios manda algo a los hombres, es por su bien; si no obedecen, se hacen daño ellos mismos y, muchas veces, también hacen daño a los demás.

por Buenanueva

—¿Cómo es eso de que se hacen daño? No lo entiendo —volvió a comentar Celia con su candor habitual. —Se hacen daño al no obedecer a Dios, porque Dios sólo prohíbe las cosas malas, lo que perjudica a los hombres. Dios nos ama a todos, nos trata como a hijos y desea que nos queramos entre nosotros; igual que a papá y a mamá les gusta que os queráis y se ponen tristes cuando os peleáis. Lo que va contra el bien de todos es lo único que Dios prohíbe. Cuando el hombre no le hace caso se hace daño a sí mismo; por ejemplo, cuando se emborracha, que se ríen de él por las tonterías que hace al estar bebido y luego, además, le duele la cabeza. Otras veces también hace daño a los demás, como cuando roba a otra persona o cuando habla mal de alguien. ¿Lo entendéis ahora? —Sí, abuelo. Me doy cuenta de que es mejor obedecer a Dios. Pero ¿cómo sé lo que quiere que haga yo? —insistió nuevamente Celia. —Pues porque dentro de ti, como ocurre a todo el mundo, hay una especie de vocecita que te dice lo que debes hacer y lo que no. Eso se llama conciencia y la ha puesto Dios en todos los hombres.

<

<

< <


2/9/08

15:47

Página 95

<

<

BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

<

—Entonces es muy fácil comportarse bien atendiendo a esa vocecita ¿no? —terció Rufo. —Pues no tanto como tú crees. Todos hacemos cosas que están mal, muchas veces cada día. Eso es lo que se llama pecar. —¿Seguro que no hay nadie que no haga pecados? —Seguro, Rufo. Y, además te voy a decir otra cosa: Cuantos más pecados hace una persona, más difícil es que deje de hacerlos. La conciencia se le emborrona y, al final, no sabe distinguir lo que es bueno de lo que es malo.

<

—Por otra parte, no olvidéis que, como dije antes, todos tenemos junto a esa conciencia otra vocecilla, esta vez del demonio, que nos dice que lo pasaremos mejor haciendo lo que nos gusta, aunque lo prohíba Dios. Por eso siempre estamos luchando entre lo que quiere Dios y lo que quiere el diablo. Eso es lo que les pasó a Adán y a Eva y lo que les pasa ahora a todos los hombres. Me miraban pensativos, como si estuvieran tratando de asimilar el serio problema de la elección que, a todo hombre, se le plantea en la práctica, debido a la libertad de que goza. Para hacerles aterrizar un poco, opté por preguntarles: —¿Tú quieres ser siempre buena, Celia? —Pues sí, me gustaría mucho. —¿Y tú, Rufo? —Yo también. Y creo que lo voy a intentar desde ahora.

—Me alegro de que tengáis tan buenos propósitos y no pretendo desanimaros. Sin embargo, creo que no os será posible. Os lo digo para que no os desalentéis cuando veáis que no podéis, pues eso le pasa a todo el mundo: la gente quiere ser feliz haciendo lo que le gusta a Dios, pero, al mismo tiempo, muchos no se pueden resistir a sus caprichos porque han heredado de Adán la rebeldía. Así que, queriendo ser felices, hacen todo lo contrario de lo que deben hacer para conseguirlo: se tienen envidia, se insultan, se pelean por quitarse las cosas y, en definitiva, todos son muy desgraciados. Esto lo habréis visto un montón de veces en la “tele” y en las películas, ¿no es verdad? —Pues sí, y no me había dado cuenta —se sinceró Rufo. —Retomando el hilo de la exposición e interesado por la acción de Dios en la historia de los hombres —aunque sin ser muy consciente de ello—, Rufo me lanzó con su habitual estilo directo la siguiente pregunta:

<

—¿Nos vas a seguir contando el plan de Dios? —Sí, pero como es un poco largo y veo que ya estáis algo cansados, creo que es mejor que os vayáis a jugar un rato y que lo dejemos para otro momento. ¿Os parece bien? Les debió parecer estupendamente porque se levantaron de un brinco y diciendo “sí, sí”, se esfumaron por la puerta camino de sus respectivos cuartos.

<

< 67896789


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

n bn

Entretenimiento

2/9/08

16:20

Página 96

Fray Buenaventura

por Rodrigo

¡Adelante! Pasen y siéntense, que ahora les atiendo

Tres frailes con graves problemas sicológicos vienen a visitar a Fray Buenaventura en la esperanza de que les ayude y les cure de sus manías. ¡Ya no aguanto más! A mí, a Napoleón que he vencido en mil batallas no se le hace esperar una hora

Ya llevamos aquí una hora. Esto es indignante

¡Oye, perdona!, pero yo no he hecho esperar nunca a nadie

¡Pues imagínate yo! A mí, Moisés, solo me hizo esperar Dios cuando me dio las Tablas de la Ley

96


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:20

Página 97

Buenagrama

Entretenimiento

Asamblea, junta

Infractores

Reposa, descansa

Torá, norma

Descreídos

Senda, vereda

Contenta, alegra

Para, frena

Kyrios

Continúa

Piensa, reflexiona

Individuo

Perversos

Dichoso

Recomendación

Realiza

Crepúsculo

Orilla

Tronco

Beneficio

Sembrar, poblar Periodo

bn n

Resuelve las preguntas y trasládalas al cuadro superior en su color correspondiente. No están todas las palabras; hay cuadros blancos que deberás descubrir sin ayuda. El texto es parte de un Salmo.

97


BUENANUEVA 12.qxd:BUENANUEVA4.0.qxd

2/9/08

16:20

Pรกgina 98


buenanueva nº 12