Issuu on Google+

buenanueva Revista para la nueva evangelización

Precio 2,50 € - septiembre 2007 - Nº 6

Ojalá escuchéis hoy su voz Yo doy la muerte y doy la vida La vida por un vaso de agua Iglesia doméstica Homilía de Mons. Carlos Osoro La felicidad de la tele El combate diario La caída “Ite misa est”


[Director] Jorge Luis Santana Dumas

53

[Subdirector] Luciano García Matas [Jefe de redacción] Raquel Fernández de Bobadilla [Consejo de redacción] Jesús Esteban Barranco Juan José Guerrero M.ª Pilar Moíño Carrillo César Allende García Fernando Cañamares Leandro [Administración] Josué Santana Neira [Web] Jesús Castro Cortés

[Gestión] Francisco Esteve Juan Antonio Hernández Fernando Cerezo Víctor Virgillito La Mazza Ricardo Garcés [Publicidad] Enrique Iglesias [Director de arte] Jorge Santaballa [Edita] Asociación Bendita María Avda. Pablo VI, 9 L-12 Pozuelo de Alarcón Tel.: 91 759 79 68 [Maquetación] Dayenu Dyseño S. L.

1

EL ARCA DE NOÉ

5

EDITORIAL

CANTEMOS AL SEÑOR 6 Salmo 95

ARTE Y LITERATURA 58 Arte religioso

TESTIMONIOS 7 11 Francisco, ser vital 16 Predicar con la vida 20 Misión joven

EDUCACIÓN Y CULTURA 64 Educación para la ciudadanía 70 La “felicidad” de la tele

CATEQUESIS 26 La vida por un vaso de agua 30 Suicidio, ¿ Por qué? FAMILIA 36 Iglesia doméstica 33 40 El combate diario BIOÉTICA 44 3er Congreso Internacional 50 Provida “Yo doy la muerte y doy la vida” 56 Campos de la ciencia y de la fe

[Imprime] Icono, s.a.

ESCRITURA 74 La caída LITURGIA 78 Qué lío con el año litúrgico 84 Misa en latín LUZ PARA EL MUNDO 86 La universalidad de la liturgia BENDITA MARÍA 89 María, maestra del silencio 92 MOSAICO 95 ENTRETENIMIENTO

[E-mail] info@revistabuenanueva.com [web] www.revistabuenanueva.com [Depósito legal] M-26182-2006

7

19

En Buenanueva trabajamos gratuitamente personas de varios movimientos y realidades de la Iglesia Católica. Para la impresión de la revista necesitamos tu ayuda. Con tu aportación seguireros anunciando el Evangelio a través de este medio. Urge manifestar al mundo el amor de Dios P u e d e s e n v i a r t u a p o r t a c i ó n a A s o c i a c i ó n B e n d i t a M a r í a a través de la cuenta de Bankinter 0128 0198 77 0100002814


bn

el arca de noé

¿Dónde está el ci el o? El sacerdote, en la homilía de ese domingo habló sobre el cielo. Por la tarde, cuando paseaba por el pueblo, se encontró con uno de los feligreses. –Padre, –le dijo– usted habló ayer sobre el cielo. Pero... no nos dijo dónde está. –¡Ah! –dijo el sacerdote– Me alegro de tener ahora la oportunidad de decírtelo. Acabo de venir de esa colina. En lo alto hay una casa donde vive una mujer, miembro de nuestra comunidad. Está enferma en cama con fiebre; sus dos hijos pequeños están enfermos en otra cama, y no tiene calefacción, madera,

harina, azúcar ni pan. Vaya a una tienda y compre provisiones, lléveselos y dígale: “Hermana, le traigo estos alimentos en el nombre de nuestro Señor y Salvador”. Luego lee el Salmo 23 y rezad. Quédate haciéndole compañía 15 minutos ayudándola en lo que necesite; y si no ves el cielo, yo pagaré el coste de lo que has comprado. A la mañana siguiente el joven fue al sacerdote y le dijo: “Hice lo que me dijo y tenía razón. Pasé 15 minutos en el cielo y hoy voy a volver.”

á n gel es en el callejón Diana, una joven estudiante cristiana de la universidad, estaba en casa en el verano. Fue a visitar algunos amigos y por quedarse de charla se le hizo muy tarde, más de lo que había planeado, y tuvo que caminar sola a su casa siendo ya de noche. No tenia miedo porque vivía en una ciudad pequeña y a solo unas cuantas manzanas del lugar. Mientras se dirigía hacia su casa oró a Dios para que la mantuviera sana y salva de cualquier peligro. Cuando llegó al callejón que le servía como atajo, decidió tomarlo; sin embargo, cuando iba por la mitad, vió a un hombre parado al final del callejón y parecía estar esperándola. Diana se puso nerviosa y empezó a rezar a Dios. Al instante un sentimiento de tranquilidad y seguridad la envolvió; sintió como si alguien estuviera caminando con ella. Llegó al final del callejón, miró al hombre y pasó delante de él hasta llegar a su casa. Al día siguiente, leyó en el periódico que una chica había sido atacada en aquel mismo callejón unos 20 minutos después de que ella pasara por allí. Se sintió muy mal por esa tragedia y pensó que pudo haberle pasado a ella. Llorando dio gracias a Dios por haberla cuidado y le pidió que ayudara a la otra joven; decidió ir a la policia, pensando que podría reconocer al hombre y les contó su historia.

El policía le preguntó si estaría dispuesta a identificar al hombre que vió la noche anterior en el callejón; ella accedió y sin dudar reconoció al hombre en cuestión. Cuando el hombre supo que habia sido identificado se rindió y confesó. El policia agradeció a Diana su valentía al pedirle si había algo que pudieran hacer por ella, la joven rogó que le preguntaran al hombre por qué no la había atacado cuando pasó por el mismo callejón. El policía preguntó al hombre, él contestó: “Porque ella no caminaba sola, iban dos hombres altos a cada lado ”.

1


bn

el arca de noé

venta de restos de serie Como necesita adaptarse a los nuevos tiempos, Satanás decidió hacer una liquidación de gran parte de su stock de tentaciones. Puso anuncios en los periódicos y atendió a los clientes en su oficina, durante todo el día.

Era un stock fantástico: piedras para que los virtuosos tropezaran, lentes que aumentaban la importancia personal, gafas que disminuían la importancia de los demás. Colgados de la pared, algunos objetos llamaban mucho la atención: un puñal de hoja curva, para ser usado en la espalda de alguno, y grabadoras que sólo registraban chismes y mentiras. –¡No se preocupen por el precio!– gritaba el viejo Satanás a los potenciales compradores. –¡Llévenselo hoy, paguen cuando puedan! Uno de los visitantes observó, colocadas en un rincón, dos herramientas que parecían muy usadas y que casi no llamaban la atención. Sin embargo, eran carísimas. Intrigado, quiso saber la razón de esa aparente discrepancia. –Están gastadas porque son las que más uso– respondió Satanás, riendo. –Si llamaran mucho la atención, la gente sabría cómo protegerse de ellas. “Sin embargo, ambas valen el precio que pido por ellas: una es la Duda y la otra es el Miedo. Todas las otras tentaciones siempre pueden fallar, pero estas dos siempre funcionan.”

nuestra d eud a “El reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y (…) le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. Mas éste, no pudiendo pagar, se echó a sus pies y postrado, le decía: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor, movido a misericordia de aquel siervo, le soltó y le perdonó la deuda. Y saliendo aquel siervo, halló a uno de sus deudores, que le debía cien denarios; y trabando de él, le ahogaba, diciendo: págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba, diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso; sino que le echó a la cárcel hasta que pagase la deuda” ( Mt 18,23-35 ). El salario de un jornalero en la época de Jesús era de un denario. Un talento eran 6.000 denarios. Esto supone que 10.000 talentos valdrían a 60.000.000 de denarios. Si hoy el salario de un jornalero viene a ser aproximadamente de 30 €, quiere decir que 60.000.000 de denarios serían hoy 1.800.000.000 €, cantidad que el rey perdona a su deudor según la parábola. O sea, Dios a nosotros.

2

Después de haber condonado nuestra inmensa deuda nos encontramos con una persona que nos debe 100 denarios, o sea, 3.000 € y lo agarramos del cuello y lo llevamos a los tribunales y lo metemos en la cárcel para que nos pague. Nos han perdonado 1.800.000.000 € y nosotros no podemos perdonar 3.000 €. El que tenga oídos que oiga. “Más bien, sed bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Ef 4, 32).


una historia a pa s i o na nt e Durante una conferencia, un profesor en la Universidad de Berlin propuso un desafío a sus alumnos con la siguiente pregunta: ¿Dios creó todo lo que existe? Respondieron que si. Si Dios creó todo lo que existe –argumentó entonces– también creó el mal, pues el mal existe. Todos quedaron callados, confundidos, sin saber qué decir. Un estudiante joven levantó la mano y dijo: –¿Puedo hacerle una pregunta? –Claro, –dijo el profesor. –Profesor, – preguntó el joven– ¿el frío existe? –Por supuesto, –respondió– acaso nunca sentiste frío? –En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la física, todo cuerpo u objeto es factible de estudio cuando por su calor posee o transmite energía. Por tanto el frío es sólo la ausencia de calor. ¿ Y la oscuridad existe? –Preguntó de nuevo el joven –Claro que existe– respondió el profesor. –Señor, la oscuridad no existe– dijo el alumno–. Sólo es la ausencia de luz. La luz, la podemos estudiar; la oscuridad, no. A través del prisma de Nichols se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores, con sus diferentes longitudes de ondas. La oscuridad, no…

¿Cómo se puede medir la oscuridad de un espacio determinado? Sólo en base a la cantidad de luz presente en ese espacio. La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre cuando hay ausencia de luz. –Señor– preguntó el alumno–, ¿el mal existe? –Como afirmé al principio –contestó el profesor–, vemos en el mundo estupros, violencia, asesinatos, pedofilia, egoísmo, etc. todo eso es mal, ¿no? –El mal no existe– respondió el alumno, –al menos en sí mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien. De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios. Dios no creó el mal. El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos. Es igual que lo que ocurre con el frío cuando no hay calor o con la oscuridad cuando no hay luz. Todos los alumnos se pusieron de pie y aplaudieron al joven. mientras el profesor permanecía en silencio. El Director de la Universidad que estaba presente en el aula se dirigió al joven y le preguntó: “¿Cuál es tu nombre? –Me llamo Albert Einstein, señor.

¿te gustaría ser s a nt o? Ser santo... ¿Acaso hay algo más deseable? El mismo Dios ha sembrado esta semilla en nuestros corazones, con la esperanza de que nos atrevamos a cultivarla. La santidad inspira, ilumina, es contagiosa. Por eso la Iglesia ha puesto a tantos santos como ejemplos de vida. He leído las biografías de los santos y siempre me sorprendo al darme cuenta que en sus inicios eran como yo y como tú. Personas comunes y corrientes, con grandes defectos y problemas cotidianos. “Ser santo es ser amigo de Dios”, ha dicho el Papa Benedicto XVI. El santo es amigo de Dios, por eso confía y espera en la Providencia. Por eso su serenidad y alegría. Sabe que nunca quedará defraudado. Qué forma más simple y hermosa de seguir a Dios, de ser santo. Ser amigo de Dios y ser amado por Dios.

3


bn

el arca de Noé

s i n ma no s, s i n p i er na s. . . Nick Vujicic es un joven que el 4 de diciembre de1982 nació en Melbourne (Australia), sin extremidades. Los médicos no se explicaban esta anomalía, ya que no existían al parecer motivos científicos. Sus padres, buenos cristianos, aceptaron esta terrible prueba que recibían sin advertencia ni tiempo para prepararse: Nick era el primer hijo. Pensaron al principio que moriría pronto, pero sus órganos vitales eran los de fuerza para no hacer caso a quienes me maltrataban y para tratar de hacer amigos. un bebé normal. Yo sabía que en mi interior era igual que los Todos se preguntaban –dice Nick en su tes- demás”. Poco a poco se va integrando: “Dios timonio–“por qué si Dios es un Dios de me bendijo con buenos amigos...” amor, permitió que esto le sucediera a un matrimonio tan cristiano y dedicado a Él.” A los quince años confiesa haber entregado Los padres consternados, con el dolor y el su vida entera a Cristo después de leer en miedo a lo que podría esperarle en la vida, Juan 9 la curación del ciego de nacimiento, se dedicaron al cuidado del niño. Así él donde Jesús dice, ante las preguntas de sus discípulos por la razón de la ceguera, resllegó a la edad de ir a la escuela. ponde que “era para que a través de él se La ley en Australia no permitía la integra- conocieran las maravillas de Dios.” ción en la escuela pública a los discapacitados físicos, pero “como siempre Dios les dio “Su Gloria ha sido revelada. Él me está usanla fortaleza, sabiduría y coraje necesarios, y do como soy,” dice Nick, porque “en todas mi madre luchó porque esa ley fuera aboli- las cosas Dios trabaja para el bien de aqueda. Fui uno de los primeros estudiantes dis- llos a quienes ama." capacitados que ingresaron en las escuelas Nick estudió Comercio Contabilidad y comunes.” Planificación Financiera. Viaja, da conferenAunque le gustaba ir a la escuela tuvo que cias a los jóvenes como mensajero del soportar rechazos y burlas que le hicieron amor y la esperanza en Dios. Tiene un monsufrir tanto que, incluso, pensó en dejar la tón de sueños, proyectos y metas, entre escuela. Pero sus padres le ayudaron “a ellas escribir un libro con el título. “ Sin adquirir y desarrollar aptitudes; me dieron manos, sin piernas y sin problemas”.

¿ A p u es t a s p or u na a l i men t a ci ón sa na y n a t ur a l ? E l i ge u na a l i men t a ci ón má s q ue n a t u r a l : ¡ s ob r en a t ur a l ! S u s cr í b et e a B uen a n uev a

4


bn

editorial HA SIDO UN AÑO DE GRACIA Y DE BENDICIONES, PUES ANUNCIAR EL EVANGELIO, YA CONTIENE SU PROPIA RECOMPENSA.

El pasado mes de julio Buenanueva cumplió un año. En este tiempo, esperamos haber contribuido a reflejar, aunque sea tímidamente, el caudal inagotable del amor de Dios. Sólo hemos querido y queremos mostrar la Verdad, en estos tiempos en que la verdad se difumina con la nueva religión del relativismo; indicar el Camino cuando los nuevos dogmas laicistas nos aseguran que la dirección buena es la que decide cada uno; y mostrar la Vida en un mundo que nos impregna de hedonismo como único ideario y fuente de la felicidad. Buenanueva quiere hacer honor a su nombre proclamando la Buena Noticia de Jesús resucitado. Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y en Él está la auténtica felicidad para el hombre. El que se lo cree puede degustar ya en el combate diario el sabor de la vida eterna. Ha sido un año de gracia y de bendiciones, pues anunciar el evangelio, aun por este medio escrito, ya contiene su propia recompensa. Hemos visto la gracia de Dios ante nuestra debilidad; la sabiduría de Dios sobre nuestra ignorancia; el poder de Dios en nuestra incapacidad; su espíritu en los momentos de desánimo, su victoria en las adversidades y también su corrección en las equivocaciones. Hoy vemos con tristeza cómo los cristianos estamos siendo confundidos y hay contradicción de opiniones en problemas cruciales, que parecen ya superados por la acción manipuladora y sistemática de los poderes político-mediáticos, como son el aborto, el divorcio, la ideología de género, los anticonceptivos, las células madre, la eutanasia... «Dame pan y dime tonto», dice el refrán. Mientras tengamos piso, trabajo y vacaciones en verano, el resto ¿qué más da? Pero a nuestros hijos... ¿es ésta la herencia que les vamos a dejar? La revelación de Dios en Jesucristo y nuestra propia experiencia nos aseguran que esto no es lo que hace feliz al hombre.

Es hasta cierto punto lógico que quien no cree en la vida eterna, porque no la ha experimentado, se aferre a ésta, intente vivir lo mejor posible y se procure el máximo placer; piense que todas estas cosas de Dios son relativas, y pertenecen a las distintas opciones individuales que cada uno decide y elige... así molestan menos. Pero el sufrimiento aparece en un hijo que se droga, en un cáncer, en un accidente de tráfico, en la ruptura de un matrimonio... Entonces, ¿cómo encontrar la respuesta? Para el cristiano esta vida es un tránsito, una senda que nos lleva al Padre y que nos ha marcado Jesucristo con sus huellas, senda en la que el Espíritu Santo nos permite ya saborear las alegrías de la vida eterna. Por eso nace Buenanueva: no tanto para los alejados, sino para los que estamos dentro de la barca azotados por las tormentas, para ayudar a que la sal no se desvirtúe, para llevar un poco de aceite a los que se les apaga el pábilo, para avivar el fermento que se muere de frío. Entonces, tal vez los alejados crean: «…para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado» (Jn 17,21). Somos los cristianos los que debemos dar testimonio del amor de Dios, mostrando que nos ama infinitamente en la enfermedad, en un hijo con síndrome de Down, en una vejez improductiva, con una tetraplegia, sin trabajo, con cáncer, sin una vivienda digna, sin que nos admiren, etc. Porque el amor de Dios supera todas las perspectivas. Aparece un tiempo nuevo y nueva tierra donde Dios quiere manifestarse y lo realiza a través de nosotros, los cristianos. «Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?» Él respondió: «¿Quién eres, Señor?» Y él: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues» (Hch 9,4-5). Damos gracias a Dios por este año de gracia con que nos ha bendecido a través de Buenanueva. Jorge L. Santana Dumas

5


bn

cantemos al Señor

ESTE SALMO, QUE PARECE ERA UN SALMO PROCESIONAL, ES EL QUE, BAJO LA DENOMINACIÓN DE INVITATORIO A LA ALABANZA DE DIOS, PONE LA IGLESIA COMO

Salmo 95

INICIO O APERITIVO DE TODAS LAS ORACIONES DEL DÍA, DEL “HOY”, DEBIDO AL ESTRIBILLO “SI HOY ESCUCHÁIS SU VOZ, NO ENDUREZCÁIS VUESTRO 6

CORAZÓN”

por Jesús Esteban Barranco Doctor en Teología Dogmática


cantemos al Señor

V eni d, acl a mem os a l S e ñor, d e m o s v í t o r e s a l a R o ca q u e n o s s a l v a ; E nt r e mos e n s u pr es e nci a dá nd ol e gr a ci a s, acl a má ndol o con ca ntos. P o r q u e e l S e ñ or e s u n D i o s g r a n d e , s ob e r a n o d e t o d os l o s d i o s e s : t i e n e e n s u s m a n os l a s s i m a s d e l a t i e r r a , s o n s u y a s l a s cu m b r e s d e l o s m o n t e s ; s uy o el ma r, por q u e él l o hi z o, l a t i e r r a f i r m e q u e m o d e l a r o n s u s m a n os . E nt r a d, pos tr émonos por t i e r r a , be ndi ci end o a l S eñor, cr e a dor nu e s tr o. P o r q u e é l e s n u es t r o D i o s , y n os o t r o s s u p u e b l o, el r eb a ñ o q u e él g u í a .

ESCUCHA ISRAEL: EL SEÑOR ES NUESTRO DIOS, EL SEÑOR ES UNO

O j a l á e s cu ch é i s h o y s u v o z : « N o e ndu r ez cá i s el cor a z ón como en M er i bá , como e l d í a de M a s á en e l d es i er t o, cu a nd o v u es t r os pa dr es me pus i er on a pr u eba y m e t e n t a r on , a u n q u e h a b í a n v i s t o m i s o b r a s . Du r a nt e cu a r ent a a ños aq u el l a ge ner a ci ón me a s qu e ó, y d i j e : “ E s u n pu ebl o d e cor az ón ex t r av i a d o, qu e no r econoce mi ca mi no; por es o e n he j ur a d o en m i cól er a qu e no entr a r á n e n mi d es ca ns o. ” »

7

bn


bn

cantemos al Señor En su afán materno la Iglesia pone a sus hijos, cada mañana, en disposición de estar atentos a la voz del Señor, que nos habla, hoy, a través de los acontecimientos concretos de nuestra vida cotidiana. Escuchar la voz del Señor en lo más prosaico (arreglar la casa, poner lavadoras, hacer la comida, la rutina en la oficina o en el taller, el cuidado de los hijos o de los padres enfermos…) o en lo más íntimo y personal (esa situación de mi casa o de mi vida que me trae por la calle de la amargura, esa enfermedad que sospecho me está carcomiendo, esa hija que se me va de las manos, esos “amigos” o familiares que me hacen el vacío…). ¿Qué es lo que nos están indicando las dos invitaciones de los verbos “venid” y “entrad”? Primero el salmista invita a congregarse, a venir y concentrarnos; luego, ya juntos, nos exhorta a entrar. ¿Recordáis esa madre que tiene a sus hijos en el parque bajo la ventana de su casa y, a la hora de la cena, los llama (“venid”) para que acudan a cenar (“entrad”)? ¿Y para qué nos convoca el salmista? Nos lo dice en seguida: para aclamar al Señor y darle vítores o aplaudirle por cuanto ha hecho con nosotros. Razones no faltan para ello: Dios es grande, y el cantor echa mano de su majestad y poder manifestado en la creación, como las honduras de la tierra y las cimas de los montes, los mares y los continentes.

Una vez que la primera entonación del salmista nos ha agrupado, nos añade y repite: “Ahora entrad”. ¿Entrar a dónde y para qué? Hemos dicho que repite su invitación, porque ya en el tercer verso del salmo nos ha explicitado que entremos a su presencia para darle gracias. Ahora lo reitera con otras palabras que nos llevan a la adoración, postrándonos por tierra para bendecirlo. Y nuevamente aduce las razones: porque es nuestro creador, nuestro Dios y porque entre Él y nosotros hay la misma distancia (y el mismo cariño) que entre el pastor y sus ovejas. Llegamos así al corazón del salmo: “Ojalá escuchéis hoy su voz”. Y siguen dos estrofas en las que el salmista, por boca de Yahvé, nos previene para no imitar al pueblo, recordando aquellos episodios de la disputa y querella (que eso significan “Meribá” y “Masá”), cuando se amotinaron contra Moisés, exigiéndole agua aquí y ahora, planteándose si existe Dios o no existe (cfr. Ex 17,1-7), a pesar de haber sido testigos directos de las “maravillas divinas” (las diez plagas de Egipto y el paso del Mar Rojo, principalmente).

UNA DE LAS RAZONES PARA NO ESCUCHAR ES NO QUERER, OTRA ES, AUN DESEÁNDOLO, NO PODER ENTENDER EL LENGUAJE.


cantemos al Señor Sobre la dureza del corazón, el texto hebreo sugiere directamente que “siguieron sus caprichos”. Por eso anduvieron errantes cuarenta años por el desierto, no como castigo, sino para darles ocasión de ablandar ese corazón de piedra. De hecho, aquella generación que salió jubilosa de Egipto, no entró en la tierra prometida, sino que lo hicieron sus hijos. Y esto ¿por qué? “Porque dudaron de mí”. Es la duda perpetua que acompaña al hombre, desde su nacimiento a su muerte, desde el primer hombre hasta el último al fin del mundo: ¿Existe Dios o no existe? ¿Y si no existe? Pero ¿y si existe? Y así todas las mañanas, al levantarnos, ya nos espera el Maligno con ese dilema, a ver si nos seduce y consigue no dejarnos entrar en la presencia de Dios, impidiéndonos comenzar nuestro “hoy” con la alabanza divina. No nos asustemos de que nos asalten las dudas, pues la Iglesia nos enseña que nadie puede ser tan presuntuoso de creerse confirmado en la gracia de Dios: eso fue solo privilegio de la Virgen María. Es nuestra batalla diaria que va con el sueldo de ser hombres. Así, pues, “Ojalá escuchéis hoy su voz”. ¡Oh!, cómo se nota el suspiro profundo del salmista anhelando para nosotros escuchar la voz de Dios, después de recordar lo ocurrido con los padres en el desierto! Si hay algo que el pueblo de Israel reivindica a todas las horas, defendiéndolo a macha martillo, es la

SEPUEDE OÍR Y NO ESCUCHAR

unidad y unicidad de Dios que lo ha escogido como pueblo de su pertenencia y al que ha hablado como a un hijo. De ahí la permanente insistencia de escuchar, porque cuando Yahvé habla, hay que dejar todo, absolutamente todo de lado. Ser el hombre que repite diaria e insistentemente, antes de oír los Diez Mandamientos, “Escucha, Israel”: ¡escucha!, porque solo entonces habrás creado en ti el recipiente capaz de contener la Palabra que te viene de lo alto, como un fluido vital que solo puede ser recibido y contenido en un determinado recipiente, de modo que si éste no existe, no cabe la posibilidad de verter ese fluido vital. Y dime, Israel; dime tú, nuevo Israel: ¿qué tienes que escuchar?, ¿por qué está tu oído atento?, ¿por qué todo tu ser es un “oyente de la Palabra”?, ¿dónde está esa Palabra?, ¿cómo la reconozco en medio de tantas voces que me aturden y buscan mi alienación?, ¿qué es o, mejor, quién es esta Palabra?: “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios (…). Y la Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre (…) y la Palabra se hizo carne” (Jn 1,1.9.14).

bn


bn

cantemos al Señor La Palabra, pues, es Jesucristo, Hijo de Dios vivo, el Verbo Eterno del Padre, la Segunda Persona de la Trinidad, encarnado en el seno de la Virgen María, muerto y resucitado. El Padre sólo tiene una Palabra, no varias o muchas como nosotros (la mayoría huecas y superfluas), que hablamos tanto para apenas decir algo, perdiéndonos en una barahúnda de nociones y cosas. Dios, en cambio, con una sola Palabra lo ha dicho todo, de una sola vez y para siempre. El Verbo divino fue pronunciado (engendrado) eternamente en el seno del Padre y, como comentan los Padres de la Iglesia y los santos, “ya no tiene más cosas que decirnos” (San Juan de la Cruz). En Jesucristo se acabó toda la revelación.

es el mismo ayer, hoy y siempre” (Hb 13,8). Por eso el cantor del salmo nos llama al alba, nos saca de la noche y del sopor del sueño (“ya es hora de levantaros del sueño”: Rm 13,11) y nos empieza a envolver con la luz de la aurora (“sois hijos de la luz e hijos del día”: 1Ts 5,4), nos habla para hoy, para ahora. Descorred todos los velos que os impiden ver hoy el rostro de la Palabra, el Rostro del Padre, quitad los tapones de vuestros oídos y dejad libre el canal divino por donde llega su Voz. No repitamos la historia de nuestros antepasados rebeldes y niños caprichosos en el desierto”. Y todo esto “hoy”, porque a Jesucristo “lo he engendrado hoy para ti” (Sal 2,7; Hb 1,5; 3,15; 5,5), porque para ti “vuelvo a señalar un nuevo hoy” (Hb 4,7).

El salmista, que sabe que el alfa y omega de su vida es Dios, nos invita a escuchar hoy a Jesucristo. Hoy, sí; porque ayer ya pasó y mañana no existe. Es la condición humana: nuestro tributo a la caducidad, a la finitud de nuestro ser fugaz. Dios está fuera del tiempo y no tiene un “antes” y un “después”. Dios “es” (“Soy el que soy”: Ex 3,14) absoluta y simultáneamente el poseedor perfecto de toda vida. Si la nuestra fuera una línea, sería de lo más discontinuo, variable y menos recto que pudiera darse: somos tan inestables que hoy podemos dejar de ser lo que fuimos ayer y mañana ya veremos…, mientras “Jesucristo

“Carpe diem”, decía el pagano romano, esto es, “aprovecha el hoy” —sugiere el salmista—, pues con esta invitación te llamo a escuchar su voz a lo largo de las horas del día, para que, como el profeta, cada vez que hoy encuentres palabras suyas, las devores (Jr 15,16), porque “no solo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4,4), y la Palabra o Pan divino es el mismo Jesús: “Yo soy el Pan de vida” (Jn 6,35). Por eso el “carpe diem” pagano quedará bautizado, por así decir, en el banquete eucarístico de hoy, comiendo su Pan y escuchando su voz”.

10


testimonio

Francisco, ser vital

FRANCISCO, COMO TODO HOMBRE CON SU VIVIR, NOS DEJÓ UN MENSAJE QUIZÁ IRREPETIBLE, COMO SIEMPRE QUE DE HOMBRES SE TRATA. TODOS SOMOS IRREPETIBLES, PERO EN EL CASO PRESENTE, MUCHO MÁS

por Felicidad Ramírez filóloga

Caminaba ensimismado en pensamientos lejanos, cuando tuvo la dicha de oír aquel “grito” del Cristo de San Damián: “Francisco, repara mi Iglesia...” Y Francisco , como un “loco”, debió entender tan bien el mensaje, que se puso de inmediato a reconstruir, a levantar, a edificar lo que se venía abajo. Iglesia herética la de su época. Rebeliones en contra de la mala administración, de los bienes comunes, de los cargos eclesiásticos, de la palabra evangélica... ¿Quién se acordaba de que Jesucristo y su doctrina era fuerte, enérgica, poderosa desde el Espíritu, no desde la “carne”...? ¿Quiénes llevaban el mensaje a “cara descubierta” entre los hombres...? ...Y Francisco se “atrevió” a presentarse en Letrán a abordar al Papa y a decir verdades; en pocas palabras: a decir la verdad. 11

bn


bn

testimonio ¡Oh, altísimo y poderosísimo Señor, que haces maravillas...! Y las maravillas fueron surgiendo en torno a él, el santo de Asís.

Y Francisco exclamó: “...¡Loado seas mi señor, con todas tus criaturas... Loado por el hermano sol y por la lluvia y por el viento...! ¡Alabad y bendecid a mi Señor todas sus criaturas, y dadle gracias y servirle con gran humildad!”

Su fuerza arrolladora le llevó muy lejos en el planteamiento de su doctrina, que no era otra que la ya expuesta, vivida y voceada por el Maestro y por sus primeros discípulos. Francisco supo captar todos los valores de una sociedad derruida y a la vez vertida en nuevas doctrinas, en nueva cultura y sin olvidar la nueva línea trazada por sus primeros pasos universitarios, los cuales se extenderían de una nación a otra y de reino en reino. Su fuerza evangélica se posó en el vértice total de la Iglesia y dio comienzo a una nueva era de evangelización desde: “Yo hago, haced vosotros lo mismo”,

SU FUERZA EVANGÉLICA SE POSÓ EN EL VÉRTICE TOTAL DE LA IGLESIA Y DIO COMIENZO A UNA NUEVA ERA DE EVANGELIZACIÓN DESDE: “YO HAGO, HACED VOSOTROS LO MISMO”

La fraternidad del santo no era ninguna vuelta engañosa, era lo que los primeros cristianos intentaron vivir, aun dentro de sus debilidades y fallos. La pobreza –excesiva tal vez– , le marcó con un poderoso “ejército” en torno a él, tanto que él mismo se asombraba. Los poderosos, mayores y los mínimos, o minores, se asocia a su Orden, porque Francisco nunca despreció a nadie y se hizo amigo de todos intentando llegar hasta el otro en el acompañamiento, en la alegría, en la pesadumbre... Su don admirable y bondadoso le hizo grande desde el Hombre hasta la hermana Tierra para contarlos, definirlos como algo que deja el Creador en su paso por el más acá y premiará en el más allá, la vivencia evangélica de una doctrina un tanto ol vidada en su época. 12

Y LAS MARAVILLAS FUERON SURGIENDO EN TORNO A ÉL


Leccionario Bíblico-Patrístico para la liturgia de las horas * Ciclo bienal para el oficio de lectura *Evangelio del día *Ciclos A B y C del Evangelio Dominical *Catequesis del Evangelio Dominical * Propio de los Santos * 8 tomos * PVP 13 € volumen

Pedidos: en www.nuevaevangelizacion.es y rellenando el formulario que aparece. Llamando a los teléfonos: 91 759 79 68 y 639 664 499 o en la editorial: Avda. Pablo VI n.º 9, L-12A, 28224 Pozuelo de Alarcón. Madrid


“ Los embr i ones huma nos congel a dos. Un desa f í o pa r a l a bi oét i ca ” E u n s a , M a d r i d, 2 0 0 7 . Roberto Germán Zurriaráin. Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra, Máster en Bioética y Derecho por la Universidad de Barcelona y Licenciado en Estudios Eclesiásticos por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Ha publicado varios artículos sobre el tema. Actualmente es profesor del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de La Rioja. Desde un análisis profundo y, a la vez, apto para todo tipo de lectores, el libro entra de lleno en el debate acerca de una de las cuestiones más acuciantes en la actualidad: los embriones humanos congelados. Éstos son los embriones “sobrantes” en un proceso de fecundación in vitro. A hilo de esta cuestión central se tratan otros temas como la clonación terapéutica y reproductiva, el uso de células madre embrionarias y adultas, los bebé-medicamento, la legislación española vigente en esta materia... Es indudable el interés que despiertan estos temas, pues la investigación en medicina regenerativa y sus posibles aplicaciones terapéuticas con células madre está suscitando en la opinión pública muchas expectativas de curación de enfermedades. Expectativas que, sin embargo, van acompañadas de fuertes tensiones de carácter ético-antropológico. La más determinante, sin duda, es la utilización de embriones humanos para investigación. El autor a lo largo de cuatro capítulos responde a la pregunta qué hacer con los embriones congelados. La respuesta se articula desde el estudio, en el primer capítulo, del origen del problema: la fecundación in vitro. En el segundo, analiza los aspectos biológicos presentes en la discusión sobre cómo y cuándo un organismo humano individual se forma y se desarrolla. En el tercer capítulo, desde una perspectiva filosófica, se responde a la pregunta qué es el embrión humano. Finalmente, en el cuarto capítulo, se exponen y analizan las principales soluciones que se proponen al problema de los embriones humanos congelados.

TE OFRECEMOS EL MEJOR SPA PARA MANTENER EN FORMA TU ESPÍRITU Aguas termales inagotables y a temperatura constante

Un manantial de agua que salta hasta la vida eterna

SUSCRÍBETE A BUENANUEVA


“ Mi t o y ver da d del peca do or igi na l ” L u ci a n o G a r cí a M a t a s E d. D a y e n u , M a d r i d, 2 0 0 6 P V P : 1 5 e u r os P ed i d o s : 9 1 7 5 9 7 9 6 8 El libro consta de tres capítulos con un total de 36 apartados. El primer capítulo es un análisis antropológico bastante pormenorizado (quince apartados) sobre la naturaleza humana caída. Destaco dos: el de la finitud del hombre y el de la libertad. Montañas de papel y ríos de tinta han usado tantos y tantos escritores para describir la pobre condición humana: la verdad es que no hacía falta tanto “ruido” para reconocer que este material averiado que es el hombre es fruto del pecado original. La psicología, la sociología, la psicopedagogía, el psicoanálisis, etc. se jactan de haber puesto una pica en Flandes para llegar a la conclusión de la fragilidad humana, del dominio de los fantasmas del pasado, de los condicionantes del entorno o de la herencia genética, etc., cuando la Biblia, desde hace muchos años, y la Iglesia, desde hace dos mil, lo repite y enseña machaconamente: se debe al pecado original. El apartado dedicado a la vertiente de la finitud humana hace diana en la respuesta a qué es el hombre. En cuanto a la libertad quizás le haya faltado al autor completarla, con San Agustín, como la capacidad para escoger el bien; nunca para escoger entre el bien y el mal ni tampoco la de escoger, entre dos males, el menor. El segundo capítulo, compuesto de diez apartados, nos adentra en la descripción-definición del pecado original, ofreciéndonos una buena ocasión para perder el miedo, de una vez por todas, para hablar del mito como género literario y bucear un poco más en los conceptos de libertad, tentación, caída y expulsión del edén. Que la rebelión de la criatura ante su Hacedor se exprese con este o aquel mito no resta un ápice a la realidad del pecado original: lo que importa, en un regalo, es su contenido, no la envoltura o los perifollos del papel celofán. Y el contenido, en este caso, es que el hombre es un ser averiado en su raíz, y —¿por qué no?— un “ser para la muerte”, aunque nosotros añadamos: “y también para la resurrección”. Cuando el autor hace exégesis de los textos bíblicos del relato del pecado original, conviene aclarar que no es un tratado de exégesis bíblico-teológica, sino una interpretación seria y profunda de lo que dicen esos textos leídos por un creyente hasta los tuétanos, como explícitamente se confiesa el autor, que se interroga a sí mismo y sobre sí mismo desde la angustia de su propio ser, angustia que igualmente experimentamos cada uno de nosotros y que tantas veces la disimulamos o nos alienamos para escapar de ella. Sin embargo, el autor no se sale de la hermenéutica bíblico-teológica y, menos, se opone a ella; antes bien, con gran respeto

ante el texto —mítico hasta aquí o hasta allá—, examina y sintetiza ideas que muchas veces nosotros mismos hemos querido expresar y no hemos sabido cómo. El tercer capítulo, compuesto a su vez de once apartados, es un análisis de la situación posterior al pecado original: Dios ha dado un remedio al Adán caído, no lo ha dejado tirado en la cuneta, se compromete con nuestro destino de recuperar aquella prístina pureza, con tal de que el hombre no se empecine en permanecer en su pecado, que ya no sería solo original, sino además opción personal de persistencia en el mal. Este capítulo se lee con más soltura y desarrolla los argumentos tratados entrelazando aspectos filosóficos, teológicos, catequéticos e incluso ascéticos. Tres puntos podemos resaltar: el referente al arrepentimiento, que no tiene nada que ver con el remordimiento, el sentido de la culpa y la recuperación del concepto de salvación, tan frecuentemente denostado en nuestra cultura actual laicista-relativista-progresista. En resumen: es un libro ciertamente recomendable para quien quiera ver en su interior, como en un espejo pulido, cuanto va leyendo en cada página. Quizá no sea una lectura para todos, de la misma manera que no cualquier alimento es apto para todos los estómagos, pues a veces requiere una cierta cultura. Este libro, con toda seguridad, sentará bien a quien pierda el recelo de enfrascarse en la meditación del amor, la verdad y la gracia de Dios, superiores al leviatán, a la serpiente ancestral, al pecado y a la muerte. Jesús Esteban Barranco 15


bn

testimonio

JOSÉ ANTONIO DE MIGUEL Y SARA SANTAMARÍA VIVEN EN NORUEGA HACE DOS AÑOS COMO FAMILIA EN MISIÓN EN LA FRÍA CIUDAD DE KRISTIANSUND, UNA ISLA CON 17.000 HABITANTES. ESTÁN EN UNA COMUNIDAD NEOCATECUMENAL HACE 20 AÑOS. TIENEN 6 HIJOS, EL MAYOR, ALEJANDRO, 8 AÑOS. NO HAN IDO A HACER PROSELITISMO, SÓLO A VIVIR COMO UNA FAMILIA CRISTIANA EN UNA SOCIEDAD INDIVIDUALISTA, DONDE LA FAMILIA ESTÁ EN UN AUTÉNTICO PELIGRO DE EXTINCIÓN 16

Predicar con la vida


testimonio

BUENANUEVA: ¿Cuántos hijos tenéis? SARA: Tenemos seis hijos: Alejandro (10), Sara (8), Gonzalo (6), Santiago (5), Rodrigo (3), Álvaro (3 meses ) y dos más en el Cielo, pues he tenido dos abortos. BUENANUEVA: ¿Cuándo os levantasteis para la misión? SARA: Fue el 9 de noviembre de 2003, el día de la Almudena. Y en una convivencia con las familias el 29 de mayo de 2005, día de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, fuimos enviados por sorteo a Noruega. Así que, desde el principio veo que la Virgen ha estado en presente en la misión y nos acompaña.

BUENANUEVA: ¿Cómo sentisteis la llamada del Señor a salir a la misión? JOSÉ ANTONIO: Sara tenía esa idea en mente hace tiempo, aunque yo estaba reticente. En una convivencia, me di cuenta de que del mismo modo que toda vida es un riesgo desde que es una pequeña célula, ser cristiano también lo es. Nuestro hijo mayor tenía 8 años y vi que era el momento favorable (kairós), se lo dije a Sara y ella aceptó. SARA: Nosotros sólo queremos hacer la voluntad de Dios, no tenemos ningún empeño en hacer nuestra historia. Si el Señor quiere, vamos a Noruega o a cualquier lugar; si no, no.

17

bn


bn

testimonio

BUENANUEVA: ¿Cuál es vuestra situación ahora en Noruega? JOSÉ ANTONIO: El obispo de nuestra demarcación Mons. Müller nos está ayudando mucho, aunque al principio era un poco reacio. Nos envió a una iglesia que tenia vacía donde un cura iba una vez a la semana o cuando podía. Formamos un equipo con otro matrimonio, otras dos chicas que llevan 14 años en Escandinavia, y un presbítero de El Congo. BUENANUEVA: ¿Tenéis trabajo allí? JOSÉ ANTONIO: Yo limpio cristales esporádicamente en limpiezas de final de obra. Sin el idioma es muy difícil trabajar allí. En España trabajaba en Telefónica-Data de operador de red, como ingeniero de telecomunicación, en un trabajo fijo. SARA: Yo era profesora de economía y contabilidad en una universidad privada. BUENANUEVA: ¿Cómo está la gente en Noruega? JOSÉ ANTONIO: La sociedad está completamente descristianizada, pero no existe el rechazo que estamos viviendo en España. La familia está destruida. El concepto de familia no existe. Hay bastantes niños en la casa, pero de varios padres, a veces de tres, cuatro, o cinco. 18

Los niños llevan su llave al cuello y llegan a casa a la una, cuando salen del cole, y están allí solos hasta las cuatro o las cinco, que vuelve algún adulto. Hay muchos niños solos que no saben lo que es una familia. Los amigos de nuestros hijos se sorprenden de que estemos el padre y la madre en la casa, de que hagamos la comida en familia, cuando ellos comen su pizza en solitario. BUENANUEVA: ¿Habéis visto algún fruto de la misión en estos dos años? JOSÉ ANTONIO: Sí, pequeños signos, sobre todo en la iglesia. Acabamos de tener una celebración de Primera Comunión y se han reunido más de cien personas, en una iglesia que estaba vacía. La gente ha vivido la Pascua con una alegría enorme, nueva. Ven la Iglesia más viva. Van polacos, filipinas con sus maridos noruegos... SARA: La gente se siente muy interrogada. Ven que somos personas muy normales, sociables, abiertas, que no levitamos. Creo que nuestra misión ahora es, simplemente, estar allí, ser sal y ser luz. Creo que el simple hecho de estar allí dando mi vida por la gente tendrá su fruto, aunque yo no llegue a verlo. Así, mientras nosotros morimos el mundo recibe la vida.


testimonio

BUENANUEVA: ¿Cuál es vuestra experiencia personal en este tiempo? JOSÉ ANTONIO: Veo que el Señor nos ayuda en nuestra debilidad. La vida allí no es fácil. Es duro el invierno, esa noche continua, con cuatro horas de luz que no es luz, con unas temperaturas de menos 9º ó 10º C. Está todo el día lloviendo, nieve, hielo, nubes. Acostumbrados a España, nos cuesta. Y además, Sara, que tiene mucha facilidad, ya conoce el idioma, pero a mí me cuesta mucho. Pero nos han acogido muy bien. También me ayuda ver a mis hijos contentos, que están mamando la misión. Ellos saben que estamos allí por Dios, se sienten misioneros, hablan de Dios a sus compañeros, a sus profesores. Les preguntan: Y tú, ¿crees en Dios? SARA: Yo he experimentado cómo Dios elige a lo débil para confundir a lo fuerte. El demonio allí tienta muchísimo. Ya nos dijeron que intentaría destruir la familia porque vamos como familia en misión, y esto es verdad. Allí he redescubierto que soy pecadora, lo que me hace vivir cada vez más en humildad, pero que a pesar de eso, Él me ha elegido para estar allí, para dar mi vida por los demás, y lo que yo he recibido gratis, poder darlo gratis. Estoy contenta porque veo que estamos haciendo la voluntad de Dios. Esto es lo importante en la vida, no hacer grandes obras a los ojos de los hombres, sino hacer la voluntad de Dios.

BUENANUEVA: ¿Cómo viven los niños esta situación? SARA: Los niños tienen ganas de volver a Noruega; para ellos, es su hogar. Ahora, nosotros en España estamos errantes. Ésta es la casa de mis suegros, a Fuengirola vamos a casa de mi madre...

ASÍ, MIENTRAS NOSOTROS MORIMOS, EL MUNDO RECIBE LA VIDA

Ya no pertenecemos a ningún sitio. Eso nos hace sentirnos ciudadanos del Cielo, abandonarnos en las manos de Dios. La preocupación que tenían algunas personas de nuestra familia por el bienestar de los niños se ha desvanecido al comprobar lo bien que están allí, ellos y nosotros. Estamos felices, y veo que les estoy dando a mis hijos lo único que puede hacerles felices, la mejor herencia: la fe.

19

bn


bn

testimonio

“ID Y HACED DISCÍPULOS A TODAS

Misión joven

LAS GENTES BAUTIZÁNDOLAS EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO, Y ENSEÑÁNDOLES A GUARDAR TODO LO QUE YO OS HE MANDADO” (Mt 28,19)

20

por Carlos Ortega


testimonio

Siguiendo las palabras de Jesús, comenzaba en Madrid a finales de 2006 la Misión Joven, que ha vivido uno de sus acontecimientos centrales en la Peregrinación a Roma y la audiencia con el Santo Padre de los jóvenes de las diócesis de Alcalá, Getafe y Madrid en el pasado mes de agosto. Más de 5000 jóvenes madrileños acompañados por el Cardenal Antonio M.ª Rouco Varela y los Obispos de Getafe y Alcalá de Henares acudieron como peregrinos al sepulcro de San Pedro y al encuentro con su sucesor. Allí proclamaron delante de la Iglesia como ya hicieran por las calles, plazas, colegios y lugares de reunión de la capital que solamente Jesucristo puede dar sentido a sus vidas. Algunos de ellos leyeron sus experiencias ante el Sumo Pontífice que se mostró agradecido por la numerosa presencia de feligreses madrileños que llenaban las Villas Pontificias de Castelgandolfo.

bn

Aquellos que intervinieron dieron testimonio delante de Benedicto XVI de que la fe en las diócesis de Madrid es una fe viva aunque no siempre se llenen los templos. Esta realidad de fe se ha manifestado a través de jóvenes misioneros que guiados por el Espíritu Santo han proclamado el amor de Jesucristo fieles a su vocación apostólica. El Papa animó a los que allí se congregaron a perseverar en esta vocación y a “colaborar en la apasionante tarea de hacer llegar a vuestros coetáneos la dicha indescriptible de saberse amados por Dios, el único amor que nunca falla ni termina”. Por último terminó recordando la necesidad del encuentro personal con Cristo para poder seguir el llamamiento a la santidad de todos los bautizados.

21


bn

testimonio

Misión joven

He tenido la suerte de asistir a todas las peregrinaciones que Dios ha previsto en estos últimos años, desde Paris en el 97, hasta ésta última en Roma. Y en todas ellas, a pesar de mi corta edad, he recibido infinidad de gracias, la mayoría de las cuales ni siquiera he podido apreciar, y de las que sólo me quedan en el recuerdo poco más que unas cuantas anécdotas. El regreso a lo cotidiano hace mella y el tiempo pasa factura. Además, en esta última, un añadido: días antes de salir, mantuve una conversación acerca de la utilidad de estos encuentros: ¿De verdad crees que sirve de algo hacer un viaje de estas características, cuando se puede emplear el dinero en ayudar a los más pobres? ¿Acaso no es en los pobres donde más descarnadamente puedes encontrar a Cristo y no haciendo peregrinaciones turísticas por Europa? “Pobres siempre tendréis con vosotros, pero a Mí no siempre me tendréis”

de predicar a las puertas del Coliseo, allí donde tantos mártires han dado su vida por Cristo, sangre que han derramado también San Pedro y San Pablo, cuyos sepulcros son el testimonio histórico de la autenticidad de la fe que vivieron nuestros mayores en los inicios del cristianismo. Los frutos de estos primeros mártires han llegado hasta mí, veinte siglos más tarde, haciéndome partícipe de la esperanza en la misma salvación. El encuentro con el Papa lo tengo por valiosísimo, a pesar de haberme quedado a las puertas de Castelgandolfo –¿qué derecho habría yo de tener?–: todo ha sido un regalo.

Dejando a un lado estas cuestiones y ahora que todavía lo tengo fresco, todo en este encuentro ha sido gracia, una tras de otra. Poder celebrar la Eucaristía en la basílica de San Francisco de Asís y en el Vaticano; hemos tenido ocasión, también,

Sin embargo, parece que de esta romería me llevo lo que de las anteriores, pasa el tiempo y todo se queda en eso, un recuerdo, tres o cuatro anécdotas, nada que supere la sabiduría de Cohélet: “todo es atrapar vientos”

22

por David Rodríguez de Vera


testimonio ¡No es verdad! Por un lado, estoy convencido de que el fruto de tantas peregrinaciones se concreta en la experiencia de haber salido por las calles, a viva voz en los vagones del metro, en los colegios… Dar limosna está bien, pero no soluciona el conflicto existencial del hombre, el anuncio del amor de Cristo va mucho más allá. Sintetiza, todas en una, las obras de caridad. De manera, que el dinero del viaje bien ha merecido la pena. Por otro lado, es cierto que conoces personas afines a tus ideas, cuyas vidas se entrelazan en algún punto con la tuya; disfrutas de experiencias nuevas,

DISCURSO DEL PAPA BENEDICTO XVI A MÁS DE 5.000 JÓVENES DE LA DIÓCESIS DE LA PROVINCIA ECLESIÁSTICA DE MADRID QUE PARTTICIPAN EN LA “MISIÓN JOVEN”. EL 9 DE AGOSTO DE 2007 EN EL ENCUENTRO QUE TUVO LUGAR EN EN EL PATIO DE LA RESIDENCIA PONTIFICIA DE CASTELGANDOLFO

conoces países distintos; pero, por encima de todas estas cosas, de sentimientos, que al fin y al cabo se van tal como vinieron, por encima de avatares y desengaños, prevalece la historia que va dejando un sello indeleble en tu morral de peregrino. Ver iluminada tu historia a la luz del amor de Dios es tocar con mis propias manos la fe sembrada en el bautismo por la que estos santos dieron su vida. Si, merece la pena gastar todo el oro del mundo por saborear, aun de lejos, esta fe. Más aún, dar por esta vivencia de Dios todos los bienes de mi casa seria como despreciarlo.

Q u e r i d o s h e r ma n o s y h er ma n a s . Q u e r i do s j ó v e n e s m a d r i l eñ o s : Con sumo gusto os recibo hoy, queridos jóvenes que habéis participado en la “Misión Joven” de la archidiócesis de Madrid y las diócesis de esa Provincia eclesiástica. Habéis venido acompañados por el Señor Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, al que agradezco las amables palabras que me ha dirigido en nombre de sus Obispos Auxiliares, y de los Obispos de Getafe y de Alcalá de Henares y, naturalmente, de todos vosotros. Habéis querido manifestar vuestro afecto al Papa, Sucesor del apóstol Pedro, así como vuestro compromiso de entrega y servicio a la Iglesia de Jesucristo. Os doy mi más cordial bienvenida y os agradezco vuestra presencia aquí, tan numerosa, y de modo especial todo lo que hacéis como fruto de esa i n te n s a ex p er i e n cia e cle s i a l y de f e q u e h a b éi s v iv id o.

23

bn


bn

testimonio Algunos de vosotros han dado antes un ex pr e s i v o te s t i mo n i o de ella, que he seguido con atención. H e a p r e ci a do l a i nt e n s i da d co n qu e s e h a v i v i d o la con d ici ó n de l m is i on e r o y e l co l or i d o q u e a d q u i e r e n ci e r t a s f a ce t a s d e l a v i d a cu a n d o s e d e ci d e a n u n ci a r a C r i s t o : e l e n t u s i a s m o de s a li r a l d es cu bi e r t o y co m pr o ba r con s o r p r e s a q ue, co n tr a r i a m e n te a lo q u e mu ch o s p i e n s a n , e l E v a n g e l i o a t r a e p r of u n d a m e n t e a l o s j ó v e n e s ; e l d e s cu b r i r e n t o d a s u a m p l i t u d e l s e n t i d o e cl e s i a l d e l a v i d a cr i s t i a n a ; l a f i n u r a y b e l l e z a d e u n a mo r y un a f a m i l i a v i v i d a a n t e l o s o j o s d e D i o s , o e l d e s cu b r i m i e n t o d e u n a i n e s p e r a d a l l a m a d a a s er v i r l o po r e n t e r o con s a gr á n d o s e a l m in i s te r io s a ce r d o ta l. V i s i ta n do l o s l u ga r e s do n de Pe dr o y P a b l o a n u n ci a r o n el E v a n ge l i o, donde dieron su vida por el Señor y donde muchos otros fueron también perseguidos y martirizados en los albores de la Iglesia, h a br é i s p od i do e n te n d er m ej or p or qu é l a f e e n J e s u cr i s t o, a l a b r ir h or i z on t es d e u n a v i d a n u e v a , d e a u t é n t i ca l i b e r t a d y d e u n a e s p e r a n z a s i n l ím i te s , n e ce s i t a l a m i s i ó n , el e mp u j e qu e n a ce de u n co r a z ón e n tr e ga d o g e n er os a me n te a D i os y d e l t es ti mo n i o v a l i en t e de A q ue l qu e e s e l Ca m i n o, l a V er da d y l a V i da . Así ocurrió aquí, en Roma, hace muchos siglos, en medio de un a m bi e nt e qu e d e s con o c í a a Cr i s t o , ú n i c o S a l v a d o r d e l g é n e r o h u m a n o y de l m u n do; así ha ocurrido siempre, y ocurre también hoy, cuando a v u e s t r o a l r e de d or v ei s a m u ch o s q ue lo h a n o l v i da do o qu e s e de s en t i en d en de É l , ce ga do s po r ta n to s s u e ñ o s p a s a j e r o s q u e p r o m e t e n m u ch o p e r o q u e de j a n e l co r a z ó n va cí o.

Os animo a p er s ev e r a r en el camino emprendido, dejándoos guiar por vuestros Pastores, colaborando con ellos en la apasionante tarea de h a ce r ll e ga r a v ue s tr o s coe t á n e o s l a di ch a i n de s cr i p ti b l e d e s a be r s e a ma do s po r D i os , e l ú n i co a mo r qu e n u n ca f a l l a n i te r m in a . No dejéis de cu lt i v a r vosotros mismos e l e n cu en t r o p er s o n a l con Cr i s to, de tenerlo siempre en el centro de vuestro corazón, pues así t o da v ue s tr a v i d a s e co n v e r t i r á e n m i s i ó n ; d e j a r é i s t r a s p a r e n t a r a l Cr i s t o q u e v i v e e n v o s o t r o s . Como jóvenes, estáis por de ci d ir v u es t r o f ut u r o. Hacedlo a la luz de Cr is to, p r egu n t a d le ¿ q u é q ui e r es d e mi ? y s eg u i d l a s en d a q u e É l o s i n di q ue co n ge n e r o s id a d y co n f i a n z a , s a b ie n d o q u e, co m o ba u t i z a do s , t o do s s i n di s t i n ci ón e s t a m o s l l a m a d os a l a s a n t i d a d y a s er m i em b r o s v i v o s d e l a I g l e s i a e n cu a l q u i e r f o r m a d e v id a qu e n o s co r r es p on d a . L a V i r g e n M a r í a , R ei n a d e l o s A pó s t o l es y M a d r e d e l a I g l e s i a , fue presentada por el Concilio Vaticano II como “eej em pl o de a qu e l a mo r d e m a d r e q u e d eb e a n i ma r a t o d o s l o s q u e co l a b o r a n e n l a m i s i ó n a p o s t ó l i ca d e l a I g l e s i a p a r a e n g e n d r a r a l o s h o mb r e s a u n a v id a n u ev a “ (“Lumen gentium”, 65). Que s u i n te r ces i ón m a te r n a l os acompañe y o s h a g a s e r f ie l e s a l o s co m pr om i s o s qu e, dó ci le s a l E s pí r i tu S a nt o, h a b é is a s u m id o p a r a g lo r i a de D i os y e l b i en de v u e s t r os h er m a n o s . Que os s ea también de a y u da l a B e n di ció n A p os tó l i ca que os imparto con afecto. M u ch a s gr a ci a s p o r v ue s tr a v is i ta . Benedicto XVI


mosaico M o ns e ñ o r Fr a nci s co P é r e z G o n z á l e z n u ev o A r z o b i s p o d e P a m p l o n a La mañana del 31 de julio de 2007 la Nunciatura Apostólica ha dado a conocer el nombramiento por parte del Santo Padre Benedicto XVI de Monseñor Francisco Pérez González, Arzobispo Castrense, como Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela. Monseñor Francisco Pérez González fue uno de los primeros en manifestar su apoyo a nuestra humilde labor en la Revista Buenanueva. Con su artículo sobre San Francisco Javier, publicado en el número 1 de la revista, y sus palabras de ánimo nos han impulsado a continuar trabajando de este modo para la evangelización. Desde aquí queremos desearle una fructífera misión para él y para todas las almas a su cuidado, que redunde en bendiciones para toda la Iglesia. “ PA DR E , QU E T OD OS S E A N U N O PA R A QUE EL M U N DO CR EA “

Algunas de sus primeras palabras como Arzobispo: “No voy a vosotros con pretensiones especiales, sino que voy como un humilde servidor para llevaros el d on má s gr a n d e qu e t e n em o s lo s h u m a n o s: el Amor de Cristo y de su Iglesia”.

“Y voy también en nombre de la I gl e s i a a l a qu e q u i er o con p a s ió n, como se quiere a una madre, consciente de que mi misión será la de llevaros todas las gracias y dones que en ella se contienen. Me siento pequeño y pobre, pero al mismo tiempo rico, porque estoy seguro de que Dios nos ama y de que, como buen Padre, está siempre abierto al perdón y a la misericordia. En él pongo todos nuestros afanes”. “El lema de mi episcopado se fundamenta en la oración de Cristo al Padre: “Padre que todos sean uno para que el mundo crea“. En la u n i d a d y pa r a la u n id a d qu i er o v i v i r y siempre en comunión con el Papa y mis hermanos Obispos”. “No tengo otra divisa ni otra motivación; ésta es la única que me atrae y me urge para que Dios sea glorificado, adorado y amado siempre en medio de nosotros”.

¿ N O E S T Á S CA NS A D O D E L A S M OM I A S D E NAT I O N A L G E OG R A P H I C? ¡ S U S C R Í B E T E A B U E N A N U E VA ! H A B L A M O S D E V I V O S

bn


bn

catequesis H AY Q UI E N S E A H OG A E N UN VA S O DE AG UA ; H AY QU I E N , P E R T U R B A D O P OR U NA S ED EX TR E M A , V E AG UA DON DE N O H AY M Á S QU E A R E NA A R D I E NT E; H AY QUI E N S E M U E R E DE S E D Y D E S H I D R ATA CI ÓN E N M ED IO D EL I NM ENS O OC É A N O; Y H AY QUI E N P OR DA R UN VA S O DE AG UA F R E S C A R E CI B E COM O PAG O L A V I D A PA R A S I E M P R E (M t 1 0, 42 )

(Jn 4,1-42)

La vida por por César Allende García

26


catequesis

bn

Aquél debió ser un día caluroso, probablemente del verano del año 25 d.C., cuando Jesús entraba en Sicor. Además, era mediodía (Jn 4,6). Dice Juan que “allí estaba el pozo de Jacob” (v. 6). Todo en este relato del Evangelio de Juan tiene que ver con el agua. El evangelio urde una trama sutilísima con unos pocos elementos: el calor, un pozo manantial, la fatiga y la sed..., y el extraordinario “allí había” (en el texto griego, en de ékei). “Allí” es un punto inextenso en la cruceta del tiempo y del espacio, según los ve Dios. Delgado o diminuto como el extremo de la más puntiaguda aguja, es, empero, consistente como la misma roca del desierto de la que brotó agua, como la misma peña del Gólgota que sostuvo de pie la Cruz. “Allí” es justo donde el Dios sabio, Espíritu y Verdad por definición (vv. 23-24), hizo coincidir la historia de Jesús y la de la samaritana. “Allí” significa la confluencia del camino humano, sediento y reseco, con el torrente en crecida de agua viva que es el Hijo del Hombre. Otro “allí” nos ha dejado el evangelista en Jn 2,6: en una casa de Caná de Galilea había un lu ga r donde seis tinajas de agua se iban a convertir en un vino extraordinario. Al pie de la Cruz, señala también otro “allí”: Juan utiliza una expresión de inmenso significado y que podríamos traducir por “había por allí dejada una vasija llena de vinagre”. Este vinagre era la conocida «posca», una mezcla de agua y vinagre para que los soldados romanos aliviasen su sed (Jn 19,29).

DICE JUAN QUE "ALLÍ ESTABA EL POZO DE JACOB"

El vinagre llena la vasija: el dolor llena el mundo; como el amor llena el corazón de Jesús, hasta el punto en que “ya todo estaba cumplido” (Jn 19,2830). Obviamente, al abrir el soldado el corazón del Señor con la lanza, no podía salir sino agua y sangre. Hay todavía otros “allí” (Jn 19,42; 20,14). Juan incluye este adverbio, “ékei”, en sus relatos de una manera magistral. Los objetos están donde están por una razón concreta, inmediata; pero lo están también por otra: el pozo, la tinaja, la vasija de vinagre, estaban en su lugar por una razón objetiva, si bien Juan maneja la realidad inmediata en función de otra no menos real, aunque subyacente al dato histórico. Sin anular éste, hace una deriva semántica y logra una urdimbre literaria en la que se trasluce el orden trascendente del actuar de Dios. Da la impresión de que las cosas están “allí” de pasada, esperando cumplir su verdadera misión, una vez satisfecha la inmediata. El manantial de Jacob estaba allí, cerca de Sicor, al pie del monte Ebal, para que se produjera, suavemente, sin estridencias ni violencias deterministas, el encuentro del Maestro con la mujer, según el beneplácito de Dios. 27


bn

catequesis Es un pozo de unos treinta metros de profundidad que aún se conserva hoy dentro de una iglesia de origen bizantino. Se trata de un pozo hondo. También el corazón humano lo es. Le costaría a Jesús llegar al fondo del corazón de la samaritana. ¿Yqué encontró en él? Lo que hay en todos: fatiga, cansancio y recelo. Tener que venir todos los días a por agua cansa. Y nos cuesta admitir que alguien nos ayude: resulta difícil creer que “todo nos es dado por añadidura” (Mt 6,25-34; Lc 12,22-34; Si 11,14). El Reino de Dios y su Justicia (Lc 12,32) es el tesoro que indica el “allí” de nuestro anhelante e insatisfecho corazón samaritano (v. 34). El problema es que en un corazón del todo ocupado por el esfuerzo, el anhelo y la fatiga, sólo hay lugar para una cosa que, ciertamente, es lo contrario de Dios: la soledad. Tenemos un “espíritu samaritano”. Jesús llega al brocal del pozo a las 6 horas del cómputo de aquel tiempo: las 12 nuestras, el mediodía. La samaritana llega con 6 maridos y un caldero. El punto “allí” de la cruceta Jesús-mujer es

la sed en un brocal. Jesús lleva la conversación al terreno donde la mujer pueda descubrir mejor cuál es el tesoro que su corazón envuelve: “Llama a tu marido y vuelve acá” (Jn 4,26). La mujer contestó no tener marido (v. 17). Incluso pudo, no obstante, pensar:“No tengo marido, pero sí un caldero para sacar el agua; y tú no”. Al responderle Jesús: “...en eso has dicho la verdad” (v. 18), le interpreta su historia: «La verdad de tu vida es una afán incesante; tus cinco maridos de antes, y el que ahora hace el número 6 son tus trabajos y ocupaciones y desosiegos día a día (Mt 6,34). Tienes la semana tan ocupada que no te queda tiempo para el día 7. Date cuenta: ¡Yo soy tu día séptimo! ¡Yo soy tu descanso!». “Yo mismo que hablo contigo” (v. 26). La mujer iba de asombro en asombro. Sigue el Maestro: «Te crees rica y dichosa porque tienes marido y caldero» y “no te das cuenta de que eres desgraciada, digna de compasión: pobre”. (Ap 3,17). «Ni Jerusalén ni Garicín, sino Dios en Espíritu y Verdad. Yo soy tu hora y llegada, tu vida verdadera; y el amor de tu vida» (vv. 21 y 23). Creyó la mujer la palabra de Jesús y en ella se produjo una reacción semejante a la de Bartimeo de Jericó: como éste tiró su manto a la llamada de Jesús (Mc 10,50), ésta abandona su cántaro y corre a la ciudad (v. 28) con el rostro encendido por el gozo de ver cumplido el anhelo de su existencia.


catequesis

TENER QUE VENIR TODOS LOS DÍAS A POR AGUA CANSA. Y NOS CUESTA ADMITIR QUE ALGUIEN NOS AYUDE: RESULTA DIFÍCIL CREER QUE “TODO NOS ES DADO POR AÑADIDURA”

Viéndola correr a su gente, Jesús anuncia a sus discípulos que la sementera se ha unido a la siega: «Con levantar los ojos veréis amarillear los campos. Vosotros estáis de recogida de lo que otros sembraron» (vv. 35-38). Y todo por un vaso de “agua”. Todo por creer la Palabra que ahonda hasta el “allí” donde tienen frontera común la carne y el espíritu (Hb 4,12). También Job supo lo que era ser tocado hasta el interior de los huesos, hasta el límite que obliga al ser humano “a dar cuanto posee por su vida” (Jon 2,4). Hay un “agua que cala hasta los huesos”. Agua que forma la marisma en que crece el papiro y el junco, la caña pensante que es el hombre (Jb. 8,11 y Pascal). El trabajo diario, tributo a dioses extranjeros, produce en la samaritana un cansancio enorme; y en cualquiera. En cualquier corazón “maleado por la apostasía del Dios vivo” (Hb 3,12) se da la experiencia de Israel, que camina cuarenta años para acabar casi todo él tendido en el dique seco del desierto (Nm 14,29, citado por Hb 3,17-19). ¡Cuarenta años para nada!; se dice pronto. O toda una noche de brega en el mar sin coger nada (Jn 21,3). Incluso habiendo el Señor ya resucitado, los siete días de la semana pueden ser del todo estériles. No nos lo puede decir Juan más claro: siete son los discípulos que se afanan toda la noche y... ¡nada!, un puro fracaso. Entrecruzando el relato de Sicor, verano del 28, con el de Tiberiades, abril del año 30, salta a la vista, o mejor, al oído, el mensaje de quien estuvo allí y fue testigo. Sólo Él, vuelto de la muerte y vivo para siempre, tiene palabra o agua de Vida.

En un punto concreto de la ribera de Tiberiades, resuena la llamada del Resucitado: “Venid a comed” (Jn 21,12). En aquel “allí” había unas brasas un pez y un pan (v. 9): una Eucaristía preparada. Dios ha querido hacer de la Humanidad fatigada, crucificada y resucitada del Hijo del hombre un punto o lugar de encuentro. Dios se encuentra con nosotros en el “allí” de su Hijo resucitado, Eucaristía que se come y se bebe. No hay ya otro lugar de reunión. La Iglesia, con la Madre del Señor, espera en este tiempo el cumplimiento de la Palabra: “Si alguno tiene sed (decía Jesús gritando), venga a mí y beba el que crea en mí; como dice la Escritura; de su seno correr��n ríos de agua viva”, o sea, el Espíritu Santo sin medida (Jn 7,37-38). María Santísima, de cuyo seno brotó el Agua viva misma, hará que acudamos los “sedientos todos a por agua de balde” (Is 55,1).

Nota: A veces pongo en boca del Señor palabras que no están en el Evangelio literalmente; en estas ocasiones las escribo entre comillas angulares («»). Cuando son palabras de Jesús tomadas literalmente del Evangelio, o palabras de cualquier otro pasaje de la escritura, van citadas entre comillas redondas (“”).

29

bn


bn

catequesis

EDUCAR EN VALORES, SABER QUE LA VIDA ES UN DON QUE SE NOS HA DADO GRATUITAMENTE DE LO ALTO Y QUE NO PODEMOS JUGAR CON ELLA,

Suicidio ¿Por qué?

NI SOMOS DUEÑOS DE ELLA, NI SIQUIERA DE LA NUESTRA 30

por Joaquín Díez Macías


catequesis

ES MEJOR COJEAR POR EL CAMINO QUE AVANZAR

El otro día leí que el suicidio es la cuarta causa de muerte en el mundo entre los 15 y los 44 años. ¿Qué es lo que alguien puede sentir para quitarse voluntariamente la vida? ¿Hasta que grado de insatisfacción o de hastío se puede llegar para desear acabar con todo y desaparecer?

A GRANDES PASOS FUERA DE ÉL. PUES QUIEN COJEA EN EL CAMINO, AUNQUE AVANCE POCO,

LA FE TIENE LA LLAVE DE LA VIDA, YA QUE NOS HACE EXPERIMENTAR QUE DETRÁS DE LOS MOMENTOS DE SUFRIMIENTO, ESTÁ DIOS ESPERÁNDONOS A TRAVÉS DE SU HIJO JESUCRISTO

SE ACERCA A LA META, MIENTRAS QUE QUIEN VA FUERA DE EL, CUANTO MÁS CORRE MÁS SE ALEJA

Y parece ser que en España el problema es todavía peor, ya que entre los menores de 25 años hay más muertes por suicidio que por accidentes de tráfico y el 30% de las muertes de universitarios es por suicidio. Hace años, cuando se hablaba de estas cosas, todos mirábamos hacia Suecia y los países nórdicos…¡Ay que ver!, ¡cómo se suicidaban allí! Aquí en España estábamos libres de ese mal y nuestros jóvenes tenían otras cosas en las que pensar. ¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué nuestra tasa de suicidios es ahora más alta que la de los países nórdicos? ¿Por qué nadie habla de esto? Somos los más progresistas, los punteros en aprobar “leyes modernas”, queremos ser los primeros en democracia, en libertad, en felicidad…; pero nadie dice que también somos de los primeros en suicidios de jóvenes. Parece ser que este modelo no sirve a mucha gente. ¿Qué sociedad les estamos ofreciendo? Y, sobre todo, ¿qué soluciones estamos aportando?

31

bn


bn

catequesis

Se mejoran las leyes para proteger a los trabajadores de los accidentes laborales, se mejoran las carreteras y se buscan soluciones como el carné por puntos para disminuir la mortalidad en las carreteras, se endurecen las leyes para los maltratadotes…: bien; pero ¿qué se hace para que un joven no se suicide?, ¿en qué estamos basando nuestra sociedad? Quizás es que reconocer y enfrentar esta realidad supone asumir un fracaso de nuestros dirigentes, de nuestra sociedad; que nadie está dispuesto a asumir ya que estamos deslumbrados por la democracia, por la libertad, por el placer, por hacer lo que nos apetece; y esto es un punto negro… ¿Será que la felicidad no nos la dan las cosas de fuera? ¿Será que por mucho que tenga o por muchas cosas que me dejen hacer, la felicidad y las ganas de vivir vienen de AMAR? Sí, AMAR, con mayúsculas. ¿En qué escuela, en qué asignatura se enseña esta verdad? Una parte de la sociedad actual quiere reducir la fe, la experiencia de Dios al ámbito privado, a las sacristías, cuando la fe es un tesoro que no nos podemos guardar para nosotros mismos, pues la fe lleva implícita la comunicación, la transmisión de la propia experiencia, la evangelización para llevar a los demás la salvación de sentirnos amados por Dios y, por lo tanto, capaces de amar por encima de nuestros defectos, de nuestros pecados.

32

La fe tiene la llave de la vida, ya que nos hace experimentar que detrás de los momentos de sufrimiento, de frustraciones en los estudios, en el amor, en la familia, en el trabajo, con el dinero…, en definitiva, que detrás de nuestra cruz, está Dios esperándonos a través de su Hijo Jesucristo que ha sufrido todo por amor a nosotros, y nos hace pasar de nuestro sufrimiento a la vida, a la felicidad. Detrás de la cruz siempre está la vida, la cruz de cada uno se hace gloriosa. Dice el salmo 42: “Espera en Dios que volverás a alabarlo”; y el salmo 37: “Aguarda un momento, desapareció el malvado, fíjate en su sitio, ya no está”. Todos necesitamos trascendernos en esos momentos malos y esperar que el Señor actúe y la fe nos dice que lo hará… pronto. Esto nos permite tener capacidad de sufrimiento, cosa que le falta a mucha gente que ha perdido la fe en esta sociedad hedonista y consumista donde nadie sabe sufrir un poquito y, por eso, un joven se suicida, por ejemplo, porque saca malas notas y nadie le ha enseñado a soportar el fracaso; otro se suicida porque le ha dejado su novia y no sabe sufrir, y otro porque ya lo ha probado todo en la vida –droga, sexo, alcohol, placeres…– y se ha quedado vacío y sin ilusiones.


catequesis

Es cierto que hay suicidios relacionados con las enfermedades mentales, como la depresión o la esquizofrenia, donde por alteraciones de la serotonina o de la dopamina, el enfermo tiende a las ideas suicidas o autolesivas: aquí la solución está en los fármacos o en la psicoterapia o en ambas cosas a la vez, pero estos suicidios son siempre un pequeño porcentaje entre los enfermos mentales. Sin embargo, hay sociólogos como Émile Durkheim que, a finales del siglo XIX, ya escribía que “el suicidio es el indicador de la constitución moral de la sociedad”, y por lo que se ve, mal vamos de moralidad hoy en día, ya que el indicador está rojo. En estos suicidios relacionados con la falta de referentes para los jóvenes, con la mala educación, la sociedad materialista y hedonista, la violencia, etc. es donde se puede actuar. Ahora que hay tanta polémica con la asignatura “Educación para la ciudadanía”, ¿no sería mejor una asignatura llamada “Educación para la vida”?

lo alto y que no podemos jugar con ella, ni somos dueños de ella, ni siquiera de la nuestra, saber que la vida aun de los no nacidos es importante para Dios, como también la de los ancianos, de los enfermos, de los que ya no valen, no se valen o no son rentables para la sociedad. Para atajar este problema, esta sociedad debe legislar a favor de los pequeños, de los que no pueden defenderse, cosas que no se logran favoreciendo el aborto, la eutanasia y todas las “modernidades” que queremos asumir para convencernos de lo demócratas que somos o, echando mano del parangón de lo actual, pavoneándonos de hasta dónde hemos llegado en lo “in”, en lo que está de moda. Educar a nuestros hijos, a nuestros jóvenes, no es darles todo lo que quieren y hacerles unos tiranos consentidos a los que nadie les puede llevar la contraria, ni siquiera los acontecimientos de la vida, aunque ya se encargarán éstos de hacerles morder el polvo de la contrariedad.

Educar en valores, saber que la vida es un don que se nos ha dado gratuitamente de

33

bn


bn

catequesis

Ya lo dice un refrán: “Hijo mimado, hijo estropeado”, y también el Eclesiástico hace ya más de 2100 años: “El que mima a su hijo, vendará sus heridas, hijo consentido, sale libertino). Educarlos es ayudarlos a crecer como personas, sabiendo que la felicidad está más en dar que en recibir y que, detrás de cada frustración, de cada acontecimiento de sufrimiento, está Dios dándonos la posibilidad de crecer como personas y de ser cada día mejores. En el tiempo en que has leído este artículo, dicen las estadísticas que se han intentado suicidar 240 personas, ya que lo hace una cada minuto en todo el mundo. Este es un gravísimo problema que no está de moda, porque nadie habla de él, pero en el que tenemos que poner toda la carne en el asador. ¿Qué podemos hacer? ¿No será abrir el cielo a la gente? ¿Anunciar que no todo acaba aquí? ¿Proclamar que el amor es más fuerte que la muerte? Hablemos de trascendencia en nuestra sociedad materialista. La misión de los cristianos es evange-

lizar, proclamar que Cristo ha vencido la muerte y nos da la Vida gratuitamente. Merece la pena vivir la vida porque no se acaba, es eterna y no importa que algún contratiempo, algún sufrimiento parezca que la acorta, porque no es así, sino que tenemos Vida y Vida en abundancia, ya que Cristo la ha ganado para nosotros.

EN EL EVANGELIO... El Evangelio nos muestra las figuras de Judas y de Pedro y cómo respondieron cada uno de ellos a su error, a su pecado. Pedro niega a Jesucristo tres veces delante de una criada y de unos siervos: está atenazado por el miedo a que lo descubran, a que lo hagan sufrir, a que lo maten… y se deja llevar por la cobardía. Judas vende a Jesucristo a unos sacerdotes creyendo que así aceleraría la manifestación del Mesías: cree que lo hace por una buena causa. Cuando se dan cuenta de la magnitud de sus actos, Pedro se deja juzgar por Cristo que ya se lo había predicho en la Última Cena y se da cuenta que Cristo ya sabe cómo es, conoce sus debilidades, sus miedos, sus errores y, aun así, lo elige, lo ama y, después de llorar sus actos, se siente perdonado y vuelve a empezar con más ímpetu si cabe. Judas, en cambio, al darse cuenta de que Cristo se entrega sin luchar, que el reino en el que creía no existe, no se deja juzgar por Cristo que también se lo había predicho, no se deja amar por Cristo gratuitamente, no soporta su error, su equivocación, su traición y se suicida.

34


catequesis

TENEMOS LA CERTEZA DE SABER QUE CRISTO NOS AMA TAL Y COMO SOMOS, CON NUESTRAS DEBILIDADES, CON NUESTROS DEFECTOS

Es esta certeza de saber que Cristo nos ama tal y como somos, con nuestras debilidades, con nuestros pecados, con nuestros defectos, lo que nos lleva a amarnos y a aceptarnos también a nosotros mismos, así, débiles, pecadores. En esta sociedad no se acepta lo débil, lo que no produce, lo averiado, en seguida hay que cambiarlo, hay que actualizarlo, y esa catequesis del mundo va llegando a nuestros espíritus, a los de nuestros jóvenes y, cuando se sienten débiles, frustrados, errados, sabiendo que han hecho algo mal, en vez de acudir a la Misericordia, no soportan su error, su frustración y atentan contra su vida: parece que una vida con errores ya no merece la pena ser vivida. Todo hombre se equivoca, a veces hace las cosas mal, traiciona a los demás por egoísmo, tiene envidia, necesita que lo quieran y lo busca por en-

cima de todo; pero cuando se da cuenta de que no es perfecto, palpa sus defectos y ve que no puede amar a nadie, solo a sí mismo, tiene dos opciones: o tener la actitud de Judas y no aceptarlo, rebelarse, no soportar su propia debilidad, su fracaso, sus suspensos, que le ha dejado la novia… y la vida se convierte en un infierno que no merece la pena ser vivido, o tener la actitud de Pedro, que, cuando se da cuenta de lo mal que lo ha hecho, que él solo no puede, que no sabe amar, que ha traicionado lo que más quería, se deja inundar por el AMOR de Cristo, que nos ama hasta el colmo, hasta el máximo de dar su Vida por nosotros y entregarnos la Vida para que la podamos vivir aun por encima de nuestras pequeñas o grandes muertes diarias, de nuestros pecados, porque Él nos perdona, Él nos justifica y, teniendo misericordia de nosotros, hace que nuestras miserias se transformen en amor y que en Él y por Él podamos dar fruto y fruto abundante.

35

bn


bn

familia

LA FAMILIA CRISTIANA ESTÁ LLAMADA A SER UN PEQUEÑA COMUNIDAD COMO AFIRMA EL CONCILIO VATICANO II AL RECUPERAR LA

glesia

EXPRESIÓN DE “IGLESIA DOMÉSTICA”. EN ELLA

HAN DE VERSE LOS SIGNOS DEL EVANGELIO MARCANDO TODA SU VIDA Y LA ESTRECHA RELACIÓN ENTRE SUS 36

MIEMBROS

por Clemente Toledano Dorado


familia

bn

La familia no solamente es el “grupo primario” de cualquier sociedad, como afirman los sociólogos. Es su célula y su corazón, que emite latidos de amor y amistad entre sus miembros. La familia cristiana está llamada a ser una pequeña comunidad como afirma el Concilio Vaticano II al recuperar la expresión de “iglesia doméstica” (LG, 11). Esta idea es desarrollada por Juan Pablo II en el número 49 de su encíclica “Familiaris Consortio”, denominándola “iglesia en miniatura”.En ella han de verse los signos del Evangelio marcando toda su vida y la estrecha relación entre sus miembros, puesto que el cristianismo no es solo una filosofía, sino mucho más una forma de ser, una nueva forma de vivir, ya que el cristiano es engendrado de lo alto. Esta pequeña iglesia tiene las siguientes características: - En ella se dan los valores cristianos. - Es educadora y, si nos situamos en en el ámbito de la fe, los padres son los responsables de la evangelización interna de la misma mediante la oración (diálogo y escucha), la lectura de la Palabra y la participación en los sacramentos. En esta función también recibirán ayuda de la comunidad eclesial, por ejemplo, con las catequesis. - Colabora y participa en la vida de su comunidad parroquial.

LA FAMILIA ES EL PRIMER Y MAYOR LUGAR EDUCATIVO

Pero ¿qué funciones sociales realiza la familia?: ¿es una isla dentro de la sociedad o colabora con ella en su desarrollo y por consiguiente en el del ser humano? a) La familia es el espacio donde normalmente las personas maduran. Es el escenario donde suelen ocurrir la mayoría de las crisis, acontecimientos y transiciones más importantes de nuestra vida, con los que vamos a crecer, madurando como personas capaces de vivir en sociedad. Se aprende a desafiar los retos, a asumir responsabilidades, a encontrar las bases para afrontar el futuro, convirtiéndose incluso en un referente que puede dar el sentido de la vida a otros miembros o familias de la la sociedad en que vive. b) La familia es el primer y mayor lugar educativo de comportamientos y valores, al ser el mayor espacio temporal de convivencia. c) Es la principal fuente de socialización. Ella, junto con el colegio, es quien prepara al niño para adaptarse a la sociedad transmitiéndole normas.

37


bn

familia d) La familia es la red protectora y amortiguadora de problemas, tensiones, situaciones críticas, etc. Por ejemplo, el pronóstico o futuro incierto de los niños nacidos de madres adolescentes depende estrechamente del apoyo familiar; cuando los abuelos, por el paso inexorable del tiempo, se ven abocados a la enfermedad o la soledad, o a ambas cosas a la vez, los hijos pueden librarlos de esa seria amenaza de precariedad o abandono; si se dan situaciones de desempleo, ahí está la familia, etc. e) También es el contexto natural donde se produce el encuentro intergeneracional del pasado (abuelo), el presente (nosotros) y el futuro (hijos y nietos), decisivos para el desarrollo como personas y enriquecimiento mutuo de los diversos miembros de todas estas generaciones. f ) La familia es el espacio donde se dan las relaciones de apego, de cariño, que favorecen el desarrollo de la vida y proporcionan seguridad emocional. El tipo de relaciones que mantenga un niño con sus amigos estará influenciado por el modelo establecido con los padres. En las familias donde se dan manifestaciones de afecto, de aceptación incondicional, de entrenamiento y potenciación de la autonomía, los hijos se sienten seguros y confiados para explorar el mundo y avezarse en él. Por el contrario los hijos que crecen privados de este ambiente familiar, aunque su desarrollo y crecimiento físico se produzca con regularidad y sea bueno, las deficiencias psicológicas, afectivas, emocionales, intelectuales y sociales anidan en su interior. g) La familia comparte con la escuela la responsabilidad de educar. Los niños apoyados y valorados, tratados con muestras de cariño, se sienten más seguros en el colegio, influyendo positivamente en su actitud hacia el aprendizaje. La adaptación a la escuela es

38

más rápida y más convincente para los alumnos que prolongan y reflejan en sí mismos los valores que tiene y vive la familia; en cambio, la desconexión entre ambas instituciones genera muchos perjuicios sin beneficio alguno.

LA FAMILIA ES EL ESPACIO DONDE SE DAN LAS RELACIONES DE APEGO, DE CARIÑO, QUE FAVORECEN EL DESARROLLO DE LA VIDA Y PROPORCIONAN SEGURIDAD EMOCIONAL

h) La familia, más en concreto el clima de relación entre sus miembros, influye en muchas ocasiones en la elección de los amigos, momento de suma importancia en el desarrollo de los niños y adolescentes. Cuando el clima es hostil o frustrante, los hijos buscarán relaciones que mantengan valores opuestos a los de la familia, pudiendo entrar en grupos problemáticos.


familia ¿Cómo se pueden cumplir estas funciones sin llegar a cansarse de los demás miembros, sin “explotar” de rabia ante situaciones de ira y repetitivas en exceso, cansándose de todo y tirarlo todo por la ventana? ¿No parece todo esto muy bonito pero impracticable e irreal y arrebatador de la libertad individual?

La solución está en Jesucristo, porque es verdad que tantos acontecimientos diarios desbordan al hombre, pero “para Dios no hay nada imposible” (Lc 1,37).

bn


bn

familia

EL MATRIMONIO ES UN COMBATE DIARIO, PERO NO CONTRA EL CÓNYUGE, SINO CONTRA EL DEMONIO. DIOS ES EL JUEZ Y JESUCRISTO EL ÁRBITRO QUE SE PONE DE NUESTRA PARTE, DE LA PARTE MÁS DÉBIL 40

El combate diario por Luis M.ª Mathieu


familia

El divorcio no es un derecho, es una desgracia. Recuerdo cuando se aprobó la ley: muchos de los falsos profetas de nuestro tiempo –psicólogos, pedagogos, sociólogos, incluso filósofos y, sobre todo, políticos– saltaban de alegría y de satisfacción confiados en la vana esperanza de que la felicidad que no se había logrado en el matrimonio, ahora se iba a conseguir. ¡Ya era hora! Miles de matrimonios infelices, podrían, lícitamente, romper ese contrato que les obligaba a estar unidos de por vida. ¡Menos mal! Ya no tendré que aguantar más a esa foca malhumorada. Ni estaré obligada a acostarme con ese obseso sexual. Ya no tendré que aguantar a la suegra. Ni soportar las manías, ni las neurosis, ni la soledad, ni las humillaciones, ni el sexo a cuenta gotas... ¡Ya soy libre! Ahora voy a ser feliz. Se acabó la frustración, el sometimiento y la esclavitud. Podré dar rienda suelta a mis verdaderos sentimientos, apagados y silenciados durante tantos años. Se han roto mis cadenas. Hoy, cuando se van a cumplir 26 años de la primera ley de 1981, la idea paradisíaca del divorcio ya no vende igual. La historia, en estos años, nos ha corregido y nos ha enseñado que el divorcio, más que un derecho, es sobre todo un fracaso. ¿O acaso es un derecho estar enfermo? ¿ No es esto absurdo? En España, cada tres minutos y medio se produce una ruptura matrimonial. Y los miles de parejas que se iban a liberar del peso conyugal, a día de hoy se han convertido en más de un millón. Los complejos, la envidia y la frustración, características inequívocas de la idiosincrasia de los españoles del último siglo, nos hacen estar a la cabeza de Europa en número de divorcios. La reforma de la ley, lo que se ha denominado “divorcio exprés”, va a producir 160.000 rupturas para este año. Y en el año 2010 se igualará el número de divorcios con el de bodas. La baja natalidad tampoco ayuda, ya que los hijos siempre han sido un freno fundamental ante la ruptura. Mejor así. Si no hay hijos, un problema menos.

EL DIVORCIO NO ES UN DERECHO, ES UNA DESGRACIA

Las consecuencias del divorcio son terribles. Queda dañado el deseo profundo del ser humano de amar como armadura frente a las adversidades y sufrimientos de la historia, como progreso hacia Dios, y en su lugar queda un poso de amargura, un vacío agrio recubierto de tibieza. No existen divorcios amistosos. Tal vez no se manifiesten los odios y las rencillas, pero están. Quizá no se note el sufrimiento, pero existe. Nadie puede desgajarse un trozo de sí mismo sin que le duela (Mt 19,4).

41

bn


bn

Es un dolor profundo, que aparece después, cuando cada uno de los cónyuges experimenta la soledad. Se da cuente que tiene los mismos problemas con la nueva pareja, cuando no mayores, o que su vida se ha dado la vuelta como un calcetín. Pero sobre todo, lo que queda es una experiencia de muerte: he sido incapaz de amar. Porque, si el hombre fue creado para amar; si la máxima realización del ser humano está en amar, si la verdadera felicidad se encuentra ahí, él y ella han visto ahora secarse la fuente de la que bebían. A partir de entonces late un rumor profundo en su interior: nunca podrás amar. EL DIVORCIO ES UN DRAMA QUE TODA LA SOCIEDAD SE AFANA POR DESDRAMATIZAR, PUES TODA ELLA ESTÁ INMERSA EN ÉL

El dolor que aparece desde el primer día es el de los hijos. Ese dolor va en aumento según pasa el tiempo, porque también va en aumento el dolor de ellos, la necesidad que tienen de vivir con sus padres, las carencias formativas y educacionales que se producen, la manipulación de que son objeto demasiadas veces para herir al ex-cónyuge y, sobre todo, cuando se les hace partícipes del odio, de los problemas y de las rencillas hacia el otro; de forma que toman partido por uno de ellos y la relación paterno-filial se rompe.

42

Muchos dirán que ellos no actúan así. Que delante de los niños nunca muestran sus diferencias. Que ante ellos, se comportan amistosamente. Pero a los niños no se les puede engañar, ellos están más cerca de Dios y, por tanto, de la verdad. Ellos ven la llana realidad:“No se aman. Mis padres, de quienes yo recibía la vida, en quienes yo veía el reflejo del amor verdadero, del amor para siempre, se odian, y hasta tal punto, que no han sido capaces de permanecer unidos, ni siquiera por mí. El amor no existe. Y si existe, no es para mí”. Ésta es la indeleble marca que queda en los hijos. Hoy en día, después de muchos años de divorcio, se pueden ver las consecuencias en esos niños que han vivido su infancia y su adolescencia en familias rotas. Niños solitarios e introvertidos, hiperactivos y violentos, apocados y apáticos, temerosos, hipermaduros de papel... Al fin: con inmensas carencias afectivas que desembocan en caracteres complejos y frustrados. Por eso, hoy se puede afirmar, a la luz de estos años de experiencia, que el divorcio no es un derecho, sino una desgracia. Que los miles de matrimonios que anhelaban esta ley como única salida para conseguir la felicidad, ya no piensan igual que entonces. Que quizá hubiera sido mejor hacer un esfuerzo, aguantar un poco más, soportar algunas injusticias, incomprensiones, etc. tal vez la recompensa hubiera sido mucho mayor.


familia Esos falsos profetas que dominan los medios de comunicación, imbuyeron en nosotros unos conceptos del amor y del matrimonio erróneos, como son: “el amor se acaba” “el matrimonio no puede ser para toda la vida”“ya no estoy enamorada” “es preferible que los niños no vean nuestras peleas” “si no nos queremos, mejor es separarse”... No. Si no nos queremos, lo mejor es empezar a querernos. ¿O no estabas ya pensado en empezar a querer a otro o a otra? Claro que en el fondo de todo hombre subyace la incapacidad de amar. La dificultad de morir uno mismo para dar vida al otro, de cargar con la injusticia, de coronar de espinas la razón. El cónyuge se transforma en nuestro enemigo, parece que todo lo que hace es en nuestra contra, para hacernos daño. Por eso dirá San Pablo “gran misterio es este…” (Ef 5,31). El amor en un matrimonio no se acaba, pues ni siquiera ha empezado. El enamoramiento no es amor, es el reclamo a esa vocación insustituible del corazón humano, la llave de entrada. Pero una vez dentro, hay que empezar a construir, limpiar y arreglar esa casa llena de egoísmos, de taras, de complejos, de frustraciones… y entonces, poco a poco, va creciendo el amor, mientras los dos se van haciendo una sola carne ( Gn 2,23-24). Nosotros sabemos que esto no se puede conseguir sin Dios. El hombre se encuentra indefenso

bn

ante las argucias y tretas del maligno. No tenemos, en nosotros mismos, la más mínima posibilidad de hacerle frente “ porque sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5). Pero sí podemos, con el Señor. Jesucristo es el garante de nuestro matrimonio. Él se ha comprometido con nosotros: “En verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y las hará mayores aún, porque yo voy al Padre” (Jn 14,12). LA DIFICULTAD DE MORIR UNO MISMO PARA DAR VIDA AL OTRO, DE CARGAR CON LA INJUSTICIA, DE CORONAR DE ESPINAS LA RAZÓN. EL CÓNYUGE SE TRANSFORMA EN NUESTRO ENEMIGO

Él nos defiende, nos justifica, nos alienta, nos envía su Espíritu Santo, para caminar sobre las brasas del mundo sin quemarnos, para ver en la oscuridad, para andar por encima de las aguas de la muerte. El matrimonio es un combate a muerte diario, pero no contra el cónyuge, sino contra el demonio. Dios es el Juez, Jesucristo el árbitro; los esposos en una esquina del ring, el maligno, en otra. Empieza el combate. Y Jesús, el árbitro, viendo la superioridad manifiesta del contrario sobre nosotros, no se ha mantenido imparcial, sino que se ha puesto de nuestra parte, dándonos la vida eterna, vida que podremos seguir regalando sin miedo a que se nos acabe, porque sale de un saco que no tiene fondo. El inagotable amor de Dios.

43


bn

bioética

3 Congreso Internacional Pro Vida er

LOS REPRESENTANTES DE ORGANIZACIONES NACIONALES E INTERNACIONALES, DEFENSORAS DE LA VIDA, LA FAMILIA Y LA DIGNIDAD HUMANAS, PROVENIENTES DE DIFERENTES PARTES DEL MUNDO, REUNIDOS EN MÉXICO DEL 23 AL 25 DE MARZO DE 2007, EN EL TERCER

DECLARACIÓN DE MÉXICO 2007

CONGRESO INTERNACIONAL PROVIDA (CIP), EN CONTINUIDAD CON LOS CIP, REALIZADOS EN MADRID Y EN LIMA, LOS AÑOS 2003 Y 2005, RESPECTIVAMENTE 44

por buenanueva


bioética

bn

NOS DIRIGIMOS A: TODOS LOS GOBERNANTES, PODERES DEL ESTADO, LÍDERES POLÍTICOS, MIEMBROS DE ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL, INSTITUCIONES DE SALUD, INSTITUCIONES QUE TRABAJAN POR LA FAMILIA Y LA EDUCACIÓN, Y MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN, TODOS ELLOS RESPONSABLES DE DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS, Y A HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD,

CONVENCIDOS DE QUE: 1. La dignidad del ser humano, desde el momento de la concepción/fecundación y hasta la muerte natural debe ser promovida tal como se establece en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (diciembre, 1948), la cual inicia afirmando que “el fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo consiste en el reconocimiento de la dignidad de todos los seres que pertenecen a la familia humana y en su igualdad y derechos inalienables”, así como en la Declaración sobre los Derechos de los niños y las niñas de las Naciones Unidas. 2. De este principio de igualdad se desprende que la dignidad del ser humano nos hace trascendentes del ámbito material y que este alto valor no admite graduaciones. Implica que el ser humano es siempre un fin en sí mismo y nunca un medio, es siempre un sujeto de derechos y no un objeto, siempre una persona y nunca una cosa. 3. El primer derecho humano fundamental es el derecho a la vida, sin ningún tipo de discriminación por sexo, edad, raza, credo, situación socio-económica, estado de salud o cualquier otra condición. 4. Por tanto, todo ser humano debe ser protegido y respetado desde el momento de la concepción/fecundación, esto es, el momento en que científicamente comienza la vida humana, la cual seguirá un proceso de desarrollo –continuo, individual y autónomo– dentro y fuera del útero, tal y como lo reconoce la Convención Americana sobre Derechos Humanos. 5. Por ello, la dignidad del ser humano desde el momento de la concepción/fecundación y hasta su muerte natural debe ser salvaguardada mediante leyes fundamentadas en estos principios básicos, emanados de dicha dignidad, como lo son: la unidad en la totalidad, el derecho a no ser usado como un objeto, la inviolabilidad, la fidelidad, la solidaridad y el derecho a recibir cuidados y atención médica de calidad. 6. La familia basada en el matrimonio de varón y mujer, monogámico, indisoluble y abierto a la vida, es el espacio natural para que se engendre, ame y eduque todo ser humano.

RECONOCIMIENTO DE LA DIGNIDAD DE LOS SERES HUMANOS

45


bn

bioética

A ELLOS LES EXIGIMOS QUE SE OBLIGUEN A: 1. Respetar y hacer respetar toda vida humana, desde la concepción/fecundación y hasta su muerte natural. El ser humano debe ser tratado como persona, desde el momento inicial de su existencia. 2. Eliminar toda práctica abortiva, eugenésica, eutanásica, mutilante, de procreación artificial, de crioconservación o comercio de embriones, fetos y gametos, así como cualquier tipo de manipulación, desmantelamiento, rediseño, recomposición y/o experimentación genética o biológica de seres humanos. 3. Aprobar leyes y generar las condiciones económicas, sociales y culturales a fin de garantizar la estabilidad del vínculo matrimonial y la procreación de los hijos dentro de éste. 4. Respetar y promulgar leyes que salvaguarden el derecho fundamental a la objeción de conciencia tanto a nivel institucional como a nivel personal. 5. Respetar el hecho de que se nace hombre o mujer y de que la identidad y comportamiento propio de cada sexo está biológicamente determinado. 6. Reconocer que la naturaleza biológica del ser hombre o mujer no es producto de alguna construcción social, pues la naturaleza personal también incluye la realidad biológica. 7. Promover soluciones humanas y solidarias que siempre respeten y afirmen la vida, para las necesidades de mujeres y varones, tales como: • Embarazo adolescente y enfermedades de transmisión sexual: promover y financiar programas que fomenten la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad dentro de él. • Proveer a los seres humanos en las etapas iniciales de su vida intrauterina y a sus madres de las condiciones físicas, emocionales, ambientales, sociales, institucionales y jurídicas para que tengan una gestación y un parto dignos y saludables. 46

• Crear leyes que velen por la dignidad de los embriones crioconservados y los protejan de todo comercio, manipulación y experimentación. • Establecer programas educativos que proporcionen información integral, científica y veraz sobre el origen y desarrollo de la vida humana. • Atención terapéutica: entendida como la protección y el tratamiento necesarios para el mantenimiento de la salud. La responsabilidad terapéutica implica la licitud de la atención médica en la fase prenatal y la obligación de estos cuidados cuando son ordinarios y proporcionados en relación con los efectos secundarios. Toda intervención debe ser curativa y no perjudicar la salud del embrión exponiéndolo a riesgos desproporcionados. Toda intervención médica o de diagnóstico debe respetar la dignidad personal del embrión y ser benéfica para él. • Impedir cualquier daño o modificación sobre el embrión, ya sea genética o sobre su integridad biológica, que no tenga por objetivo directo salvar su vida o curarlo de alguna enfermedad. Este daño o modificación no será válido aun cuando se pretenda el bien de otros.


bioética • No simular o disfrazar como anticonceptivos drogas o dispositivos que en realidad tienen efectos abortivos con el fin de que la sociedad acepte su uso. Tal es el caso de la llamada “anticoncepción de emergencia”, el Dispositivo Intrauterino y la pastilla RU486. • Establecer y financiar instituciones de salud con todos los recursos de que dispone el avance científico para atender embarazos de alto riesgo y facilitar el acceso oportuno, en todas las instituciones de salud pública, a todas aquellas mujeres que requieren esta atención especial. • Brindar el apoyo médico, económico, psicológico, social y cultural a las personas con capacidades diferentes y a sus padres, a fin de promover su desarrollo integral y su plena inserción en la sociedad. • Desarrollar y utilizar aquellas terapias éticas y humanas que permitan la prevención, diagnóstico y cura de enfermedades prenatales, perinatales y neonatales. • Proveer el marco jurídico necesario que impida el uso de técnicas de procreación artificial contrarias a la dignidad del ser humano: fisión gemelar, clonación, partenogénesis, la implantación y gestación de embriones en úteros de alquiler, traspasar los límites de edad reproductiva de la mujer, generación de embriones “supernumerarios”, ya que hoy no existe o es deficiente.

• Promover y proteger mediante leyes claras y precisas el recurso de adopción para matrimonios con la capacidad de brindar una educación integral a niños sin padres, lo cual permita a su vez subsanar su imposibilidad para procrear hijos biológicos. • Establecer sanciones jurídicas y fiscales tales como la inhabilitación para recibir recursos públicos o privados para aquellas instituciones o centros que estén conectados con actividades ilícitas de investigación o experimentación en contra de seres humanos. Incluso si alguno de sus miembros está implicado en ello, la institución debe asumir su responsabilidad por esto. • Propiciar que las instituciones adopten protocolos de transparencia, regular las actividades médicas y de investigación, incluyendo la obligación de aprobar evaluaciones éticas (públicas), establecer un régimen serio de autorizaciones administrativas y de control, establecer sanciones en aquellos casos de falta de cumplimiento de los protocolos o colaboración por parte de las instituciones. • Circunscribir la investigación e implementación de terapias celulares al uso de células totipotenciales provenientes del cordón umbilical, la placenta, el líquido amniótico o tejidos adultos y aquellas fuentes descubiertas o por descubrir que no conlleven la producción, uso o destrucción de seres humanos.

47

bn


bioética

NOSOTROS NOS COMPROMETEMOS A:

bn

1. Estar atentos, acompañar, proponer y servir de manera permanente a las instituciones del Estado, para la implementación de políticas que salvaguarden el derecho a la vida y respeto a la dignidad humanas. Denunciar públicamente a quienes violen este derecho fundamental. 2. Crear organismos nacionales e internacionales de monitoreo a partidos y dirigentes políticos, organizaciones de la sociedad civil, medios masivos de comunicación y a quienes los financian, como paso previo para informar y documentar a la población, de modo que le permita iniciar las acciones judiciales, sociales y políticas pertinentes. 3. Promover y crear instituciones de bien público que den prioridad, entre otras, las siguientes acciones: • Presentación de proyectos normativos que promuevan la vida, la dignidad humana, el matrimonio y la familia. • Difusión de métodos naturales sobre la fertilidad humana. • Difusión de un enfoque humanista de la sexualidad basado en una educación en virtudes y para el amor. • Multiplicación de centros de ayuda para la mujer. • Creación de centros de orientación familiar. • Tratamiento humanitario del síndrome postaborto.

• Apoyo a las familias, para la atención prioritaria de la niñez en situación vulnerable. • Promover la adopción como opción digna para los niños por nacer, para las madres en situación de embarazo inesperado y para los matrimonios sin posibilidad de procrear hijos biológicos. • Crear propuestas jurídicas para cada país de Iberoamérica que impidan la experimentación, manipulación y comercialización de embriones humanos. • Estudios interdisciplinarios que generen una bioética del ser humano. • Capacitación dirigida a padres de familia, para la adquisición de hábitos saludables de higiene, alimentación, estimulación temprana y otras, durante el embarazo y la crianza de los hijos.

Firmantes: Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay,

En México, a los veinticinco días del mes de marzo de 2007


El número premiado en el sorteo de Buenanueva es el 4 3 8 2 que corresponde a las cuatro últimas cifras del sorteo de la ONCE celebrado el día 7 de septiembre de 2007 La persona agraciada póngase en contacto con Buenanueva a través del Teléf.: 91 759 79 68 o en el correo: info@revistabuenanueva.com


bn

bioética

LA EUTANASIA ES UNA GRAVE VIOLACIÓN DE LA LEY DE DIOS, EN CUANTO ELIMINACIÓN DELIBERADA Y MORALMENTE

Yo doy la muerte y doy la vida

INACEPTABLE DE UNA PERSONA HUMANA

50

por Francisco Javier Zufía García Médico, Máster en Bioética


bioética

bn

Quiero empezar mi reflexión sobre la eutanasia con las palabras de Juan Pablo II en su encíclica Evangelium Vitae: “La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término: nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”. Ya en el Antiguo Testamento vemos esto mismo en varias ocasiones, como en Dt 32,39: “Yo doy la muerte y doy la vida”. Para poder deliberar en torno a la eutanasia, es necesario, en primer lugar, clarificar el concepto: por eutanasia, en sentido verdadero y propio, se debe entender una acción o una omisión que por su naturaleza y en la intención causa la muerte, con el fin de eliminar cualquier dolor. Es decir, en la eutanasia, un ser humano da muerte a otro, consciente y deliberadamente, por muy presuntamente nobles o altruistas que aparezcan las motivaciones. Por tanto, es una forma de homicidio, pues implica que un hombre da muerte a otro, ya mediante un acto positivo, ya mediante la omisión de la atención y cuidado.

SOLO DIOS ES SEÑOR DE LA VIDA

Las nuevas técnicas de soporte vital permiten hoy día la prolongación de la vida durante un cierto tiempo, en condiciones en muchos casos precarias. Por ello, es necesario dejar claro que desde el punto de vista moral no es igual matar que dejar morir. Así, dice también la Evangelium Vitae: “Cuando la muerte se prevé inminente e inevitable, se puede en conciencia renunciar a unos tratamientos que procurarían únicamente una prolongación precaria y penosa de la existencia, sin interrumpir, sin embargo, las curas normales debidas al enfermo en casos similares”.

51


bn

bioética

“Ciertamente existe la obligación moral de curarse y hacerse curar, pero esta obligación se debe valorar según las situaciones concretas; es decir, hay que examinar si los medios terapéuticos a disposición son objetivamente proporcionados a las perspectivas de mejoría. La renuncia a medios extraordinarios o desproporcionados no equivale al suicidio o a la eutanasia; expresa más bien la aceptación de la condición humana ante la muerte”. Es decir, no es eutanasia renunciar a un tratamiento que lo único que logra es prolongar el sufrimiento y la agonía, porque en este caso, estamos dejando que sea la enfermedad la que cause la muerte. Permitir que alguien muera de una enfermedad de la que no somos responsables, y que no se pueda curar, es dejar que la enfermedad, es decir, la naturaleza, sea la causa de la muerte. Nadie está moralmente obligado a aplicar un tratamiento que no supone beneficio para él como persona. No debemos olvidar que el cristiano no tiene aquí su morada permanente. Debe vivir con los pies comprometidos en la tierra, pero con los ojos puestos en la vida eterna. Amar la vida es cristiano, pero aferrarse a ella como si fuese la realidad definitiva, no lo es.

52

Una de las mejores maneras de combatir la eutanasia es dar una asistencia médica adecuada hasta el final de la vida, con el máximo desarrollo posible de la medicina paliativa. Esta medicina apuesta por la vida, por una vida lo más confortable posible dentro de la enfermedad y, a la vez, contemplando la muerte y el morir como un proceso natural. Ya decía W. Reich que es una pena que dediquemos nuestras mayores energías éticas a los problemas más controvertidos sobre la terminación de la vida y, sin embargo, descuidemos lo que con toda seguridad es la cuestión moral más importante: la de cuidar a los moribundos en un sentido mucho más amplio que el de la asistencia como tratamiento.

UNA DE LAS MEJORES MANERAS DE COMBATIR LA EUTANASIA ES DAR UNA ASISTENCIA MÉDICA ADECUADA HASTA EL FINAL DE LA VIDA

El arte de cuidar a los moribundos es el arte de no abandonarlos, de acompañarlos con sensibilidad y con interés, para ayudarles a cuidarse de sí mismos, a prepararse para vivir los últimos días conforme a su propia espiritualidad, que ellos mismos deben descubrir. Acompañar significa estar preocupado o inquieto por el moribundo y ocuparse día a día de sus necesidades médicas, paliativas, espirituales y emocionales. En este aspecto, quiero destacar la licitud del recurso a analgésicos que son necesarios para suprimir el dolor, aunque de su uso se pueda derivar un acortamiento de la vida. Este acortamiento no es directamente querido ni provocado. Ya Pío XII afirmó que es lícito suprimir el dolor por medio de narcóticos, a pesar de tener como consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida, si no hay otros medios y si,


bioética

Otro aspecto que se ha de tener en cuenta es que la eutanasia, para ser tal, debe ser realizada por un médico. Esto choca frontalmente con el propio Código Deontológico que dice: “El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste”. Ya en el Juramento Hipocrático se decía: “A nadie daré una droga mortal aun cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin”.

en tales circunstancias, ello no impide el cumplimiento de otros deberes religiosos y morales. Cuántas personas han fallecido con dolores insoportables por la falsa creencia de que darles el tratamiento adecuado era una forma de eutanasia. En esta situación, la persona que sufre puede voluntariamente solicitar que no se le administre analgesia, por el sentido salvífico del sufrimiento, pero la Iglesia considera que esta actitud es heroica, y que, por tanto, es digna de elogio, pero que no es obligatoria para todos.

A mí, como médico, me cuesta entender que sea un médico el que haga una acción directa con la intención de dar muerte a un enfermo, en lugar de tratar de proporcionar alivio, cuidado y ayuda para prepararse ante el momento final. La experiencia nos enseña que muchos pacientes con fuertes sufrimientos que desean la muerte, cambian la visión cuando se les presta una asistencia médica adecuada, que les ayude a mitigar el dolor y los múltiples síntomas que aparecen en esta fase avanzada de enfermedad, acompañados de afecto y comunicación cercana. En muchos casos, vemos una “conspiración de silencio” de los familiares allegados, que dificulta la relación entre el enfermo y su familia.

bn


bn

bioética

Creo que para un momento tan crucial de nuestra existencia, es necesario estar adecuadamente informado del pronóstico de vida y de las condiciones en que vamos a encontrarnos. Cuántas reconciliaciones pueden darse en este momento tan sensible de la vida, cuántas conversiones. No me parece correcto privar al moribundo de la posibilidad de prepararse para la muerte, de recibir los sacramentos como ayuda al tránsito. QUE OPINA LA IGLESIA: Después de todas estas apreciaciones, concluimos con otro texto de la Evangelium Vitae: “Confirmo que la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana”. Quiero terminar la reflexión incidiendo en la dignidad de toda persona humana, dignidad que le viene de ser creado a imagen y semejanza de Dios, y que no pierde por mucho que se deteriore física y mentalmente. Estamos necesitados de que en nuestra sociedad actual se recupere el valor de toda persona por encima de cualquier otro argumento utilitarista que condicione la dignidad a la calidad de vida. No debemos olvidar que nuestra meta es el Cielo.

La iglesia defiende el derecho a una muerte digna, que incluye: • Derecho a no sufrir inútilmente. • Derecho a que se respete la libertad de su conciencia. • Derecho a conocer la verdad de su situación. • Derecho a decidir sobre sí mismo y sobre las intervenciones a que se le haya de someter. • Derecho a mantener un diálogo confiado con los médicos, familiares, amigos y sucesores en el trabajo. • Derecho a recibir asistencia espiritual.


bn

bioética

Campos de la ciencia y de la fe por Jesús Amado Moya Todos, en uno u otro momento, hemos oído afirmaciones como las siguientes: “La Ciencia ha demostrado que Dios no existe; que el hombre no tiene alma; que no hay vida después de la muerte...” Y es bueno aclarar que la Ciencia no puede demostrar ninguna de esas cosas porque todas ellas quedan fuera del método científico. Miremos a los diversos útiles o herramientas manejados por el hombre: el bisturí del cirujano, el pincel del pintor, el cincel del escultor, la gubia del carpintero, la azada del labrador... Cada uno de ellos posee un campo concreto de aplicación y no se nos ocurre utilizarlo para un campo diverso del específico. ¿Qué haría un labrador con la herramienta de un carpintero?


bioética HAY CAMPOS QUE SÓLO PUEDEN SER ABARCADOS POR EL FILÓSOFO, EL PSICÓLOGO, EL ARTISTA O SIMPLEMENTE EL HOMBRE ANIMADO POR SU FE RELIGIOSA

Imaginemos un lago lleno de peces, de los cuales queremos conocer sus características. Nos embarcamos, lanzamos una red y, arrastrando esta a la orilla, comenzamos a analizarlos y sacar conclusiones. Supongamos que medimos la longitud de cada uno de los peces así extraídos e hiciésemos la afirmación siguiente: “En este lago no hay peces de longitud inferior a dos centímetros”. ¿No sería absurda tal afirmación? Bastaría con hacerle ver que el dimensionado de la red imposibilita que peces de tamaño más pequeño queden atrapados. Utilice una red de inferior reticulado y atrapará peces de menores dimensiones. De modo análogo, la metodología propia del científico le posibilita estudiar las realidades materiales, pero estas no agotan la riqueza del ser humano. Hay campos que sólo pueden ser abarcados por el filósofo, el psicólogo, el artista o simplemente el hombre animado por su fe religiosa. Hay en ese lago realidades muy diversas, no sólo la de los peces. La misma agua por la que se desplazan, ¿no resulta inatrapable por la red? Invisible es el aire que nos rodea, pero perfectamente real e incluso vital. Pues no olvidemos la afirmación de san Pablo en el Areópago de Atenas, centro de la sabiduría griega, indicando que Dios “no está lejos de cada uno de nosotros, ya que en Él vivimos, nos movemos y existimos” (Hch 17,28).

De modo semejante, cada parcela de la sociedad o del saber humano progresa mediante una metodología propia: la entidad bancaria por el voto de los accionistas, el arte por la creatividad, el deporte por el entrenamiento, la filosofía por el raciocinio. ¿Para qué le sirve al filósofo la destreza manual o el cálculo?

¿QUE HARÍA UN LABRADOR CON LA HERRAMIENTA DE UN CARPINTERO?

Pues bien, también la Ciencia posee un ámbito de desarrollo y una herramienta de prospección. Su campo es la Naturaleza material y su herramienta el método científico. Se dice, y acertadamente, que la Ciencia sólo puede estudiar aquello que puede medirse. Entendemos, pues, que realidades como el dolor, la pasión, la belleza, el amor, la sencillez, la generosidad, la simpatía... escapan del ámbito de lo cuantificable. 57

bn


bn

arte y literatura

SI DECIMOS QUE EL ARTISTA IMPREGNA INEVITABLEMENTE SU OBRA DE SÍ MISMO,

Artista y Arte religioso

PARA PODER REPRESENTAR A DIOS, EL ARTISTA DEBE HABER EXPERIMENTADO A DIOS EN SU VIDA,1 CON UNA EXPERIENCIA TRANSFORMADORA DE SU PROPIO SER. 58

por Jesús Arévalo


arte y literatura

bn

Pincel del Creador Miguel Ángelse explica así: “Para, imitar en parte la venerada imagen de Nuestro Señor, no es suficiente ser un diestro pintor y excelente maestro. Creo que debe ser además un hombre de vida irreprochable e incluso en lo posible un santo, para que el Espíritu Santo ilumine el entendimiento […], pues sucede a menudo que las imágenes mal pintadas distraen la atención de los fieles y les hacen perder su devoción, al menos a los que no tienen mucha; mientras las que están divinamente pintadas, excitan la devoción de los poco devotos o les lleva a la contemplación y las lágrimas, y su austera belleza les inspira gran reverencia y temor”. La teoría pura y sin vivencia de un artista no puede generar una obra de arte sagrado, quizá podrá conseguir una obra de temática religiosa.2

Nunca deja indiferente Una obra religiosa no deja impasible al espectador, aunque se contemple en un museo –fuera de contexto– porque la tremenda fuerza e importancia del mensaje que transmite tiene poder para mover el corazón. El rostro de Dios en un pantocrátor, su mirada no dejan indiferente,3 sino que interpelan al que lo contempla.

EL ARTE RELIGIOSO NO ESTA REÑIDO CON LAS TECNICAS PICTORICAS ACTUALES PERO SI CON LA FALTA DE ESPIRITUALIDAD

“Espiritualidad” sin espíritu Últimamente hemos asistido a la aparición de obras que pretenden ser espirituales, pero que se reducen a meros efectos de nihilismo, de la nada que embarga al hombre. Así, los actos en memoria del 11-M son signos y liturgias que representan muy bien su contenido y su doctrina: la nada. No hay esperanza, no hay rumbo, no hay solución al sufrimiento, no hay explicación, no existe el sentido que Dios da al dolor del hombre. Esta espiritualidad atea y nihilista se apoya en un arte que es su fiel reflejo, aséptico y desvinculado, sólo ligado a la subjetividad del artista, al criterio de un individuo.

CATEDRAL DE PALMA DE MALLORCA ESPIRITUALIDAD SIN ESPÍRITU

59


bn

arte y literatura También hemos asistido a manifestaciones de fe teórica, no vivencial, como ha ocurrido en la Catedral de Mallorca con Barceló. En el altar se ha erigido una obra que carece de lo fundamental: que el autor crea en lo que hace. Es una farsa, arte vacío. No es arte religioso, pues el que acuda a la Iglesia con necesidades reales, con angustias, con deseo de rezar y de encontrarse con Dios sólo se encontrará un monumento al ego del artista, su subjetividad incuestionable y sus argumentos irrefutables, por estar imbuidos en la presunción de elitismo (soy élite, soy especial, soy inalcanzable...).

Tú eres la belleza La gente se pregunta: ¿Por qué hay actualmente tanto arte feo...? Y el arte religioso ¿por qué, además de feo, aparece cutre y rancio? En el arte moderno, la belleza se concibe como algo superado, un lastre academicista como la perspectiva o la anatomía del que el artista debe liberarse. Ya no es necesario que la obra sea bella.

San Francisco, después de haber recibido los estigmas de Cristo exclamaba: “¡Tú eres belleza…tú eres belleza!” San Buenaventura “contemplaba en las cosas bellas al Bellísimo y, siguiendo las huellas impresas en las criaturas, seguía a todas partes al Amado”. En la espiritualidad oriental Cristo es El Bellísimo, la belleza superior a todos los mortales.

El mensaje en el espejo El arte religioso no tiene que ser un reflejo de la sociedad de su tiempo; sino un reflejo de Dios. Mientras el arte moderno pretende desprenderse de todo contenido y llegar al arte por el arte, en el arte sagrado el contenido es lo importante. No puede ser ignorado y tampoco puede ser representado sólo a través de la intuición. Esto es un grave error, que conduce a una obra vacía de sentido. Dostoyevski en su obra “El idiota” escribe: “La belleza salvará al mundo”¿Qué belleza es ésta...? Jesucristo. El Salmo 45 canta:“Eres hermoso, el más hermoso de los hijos de Adán”. La belleza nos hace presente a Dios, porque Él es la máxima belleza. 60


arte y literatura

Si la obra hace presente el amor de Dios, la obra será bella. Pero este amor no se puede representar si no se vive. La obra tiene que manifestar un amor concreto, real y verdadero, la experiencia del amor de Dios en el artista. Así la obra se podrá convertir en arte religioso, y un creyente se podrá identificar en la obra de otro creyente. Es el principio de causa-efecto, que aquí cobra una importancia vital; la causa es la fe y el efecto es la obra religiosa. Si se pretende obtener directamente el efecto, se consiguen efectismos: el efecto icono, el efecto Salcillo, el efecto Miguel Ángel… Dios nos amó siempre, antes de que nosotros le amáramos a Él. Éste es el contenido que da razón de ser y forma a la obra, y la impregna de tal modo que la convierte en algo sagrado y bello; no pretencioso ni deslumbrante, sino iluminador.

Descendiendo a la humildad Es fundamental la humildad del artista religioso. El artista humilde espera a que el Espíritu Santo le ilumine4 a través de la oración.

Así, el artista de arte sagrado se transforma en catequista. Para ello, ha de convertirse cada día; pedir a Dios que le guarde y le conceda la fe . Si no vive en el Amor, creará una obra de mayor o menor calidad, pero nunca plasmará el hecho concreto de este Amor, sino sucedáneos y aproximaciones, fracasando su razón de ser. El artista ha de combatir, y no podrá combatir tanto arte contrario, tanta contra-catequesis, con un arte ambiguo, blando, sentimental, que no refleja la experiencia del amor de Dios, que no conlleva una conversión y que no cree en lo que representa.

La obra más bella El cristiano es la obra de arte más bella. Se puede considerar como un icono cuando en él se ven los dones que Dios le ha regalado, cuando en él reluce la belleza del amor de Dios de una manera no teórica, sino real y existencial.

( 1 ) Pintura religiosa de Nolde, los iconos de Rublev, canonizado por la iglesia ortodoxa. ( 2 ) “Hijo pródigo” (1635) es una obra de temática religiosa. Rembrandt se autorretrata vestido ostentosamente como el hijo entrando a un burdel e invitando al espectador a hacer lo mismo. En “El regreso del hijo pródigo” (1662) pintado veintisiete años después, Rembrandt muestra su conversión, su experiencia de Dios. Es una verdadera obra de arte religioso. (3 ) Al final de la II República española o en la Rusia comunista, los iconos estaban guardados bajo llave y ocultos en cámaras en la galería Tetriakov por temor a la influencia que podían ejercer en quien los contemplara.

C a te dr a l d e P a l m a d e M a l l o r ca , a r te s i n e sp í r i t u .

( 4 ) Fray Angélico, una vez acabados los cuadros, no los volvía a retocar jamás, porque ¿cómo iba él a retocar lo que Dios había querido inspirarle?

61

bn


DI P LOMA E N DOCT R I NA SOCI A L DE L A I GL E S I A I n s t i t u t o CE U d e H u m a n i d a d e s Á n g e l Ay a l a Ti t ul a ció n con el r econo ci mi ento o f i ci a l d e l a U n i v e r s i d a d CE U S a n Pa b l o

La Cátedra «Ángel Herrera Oria» de Doctrina Social de la Iglesia del Instituto CEU de Humanidades «Ángel Ayala» instituyó en 2006 un ciclo de estudios de postgrado dirigido a aquellas personas que deseen adquirir una formación general sólida, sistemática y actualizada en Doctrina Social de la Iglesia: el DIPLOMA EN DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, título reconocido por la Universidad CEU San Pablo. Los estudios se desarrollan en dos cursos, organizándose las enseñanzas de modo tal que su normal seguimiento sea compatible con el desempeño de otras actividades. En el PRIMER CURSO se imparten los fundamentos filosóficos y teológicos básicos imprescindible para abordar con rigor el estudio de la Doctrina Social de la Iglesia. El SEGUNDO CURSO está consagrado al estudio general de la Doctrina Social de la Iglesia. Está dirigido a todas aquellas personas que quieran adquirir una idea sistemática y precisa sobre la Doctrina Social de la Iglesia en general y en particular, qué relación existe entre antropología cristiana, ciencias particulares y praxis política, económica, y jurídica. También, para aquellos que quiere realizar una práctica profesional o política con fundamento, estos estudios les brindarán una oportunidad única de poner en conexión la «concepción cristiana de persona y sociedad», y el mundo laico, intelectual y práctico. Y por supuesto, para los que tengan un interés específico en la Doctrina Social de la Iglesia y su aplicación, las ventajas son obvias.

Información e inscripciones Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala P.º Juan XXIII, n.º 6; 28040 Madrid Teléf.: 91 456 84 06 Correo electrónico: ihuman@ceu.es 62


bn

educación y cultura

La educación para la ciudadanía EXTRACTO DE LAS

Adoctrinamiento por “papá-estado” o “Apoderarse del alma de los niños” (*)

“REFLEXIONES PARA LA VALORACIÓN JURÍDICA

I. El Estado de la cuestión

Y ÉTICA DE UNA NUEVA

“Educación para la ciudadanía” es el nombre que la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE) da a una nueva materia de enseñanza obligatoria, introducida en los currículos de la Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato.

ASIGNATURA EN EL SISTEMA ESCOLAR ESPAÑOL”, DEL CARDENAL-ARZOBISPO DE MADRID D. ANTONIO M.ª ROUCO VARELA

64

El anuncio de la nueva asignatura y el conocimiento más detallado de sus presupuestos doctrinales y de sus características pedagógicas y didácticas, después de la publicación de los Reales Decretos de aplicación, han suscitado un vivo debate en la opinión pública. (*) Rodolfo Llopis, Director General de Enseñanza Primaria del Gobierno Republicano-Socialista, y después Segretario General de PSOE, el que lanzó en aquel momento político la conocida y tremenda consigna: “!hay que apoderarse del alma de los niños!”.


educación y cultura

La Conferencia Episcopal Española se hacía eco de esta inquietud, perceptible sobre todo en los ambientes de las organizaciones católicas de padres de familia y de padres de alumnos, en su Instrucción Pastoral “Orientaciones Morales ante la situación actual de España” del 23 de noviembre de 2006 tras constatar que algunos sectores de la sociedad pretenden… “acelerar la implantación del laicismo y del relativismo moral como única mentalidad compatible con la democracia”, “con el riesgo de una inaceptable intromisión del Estado en la educación moral de los alumnos, cuya responsabilidad primera corresponde a la familia y a la escuela” La Asamblea Plenaria la califica de “una formación estatal y obligatoria de la conciencia”, en la que se “impone el relativismo moral y la ideología de género”, extrayendo la siguiente conclusión: “esta ‘Educación para la Ciudadanía’ de la LOE es inaceptable en la forma y en el fondo: en la forma, porque impone legalmente a todos una antropología que sólo algunos comparten y, en el fondo, porque sus contenidos son perjudiciales para el desarrollo integral de la persona”

II. Los rasgos normativos de la nueva asignatura “Educación para la Ciudadanía” en el actual sistema escolar español Destaca, en primer lugar, su carácter de una asignatura obligatoria. Podría habérsela concebido muy bien como optativa, en relación, por ejemplo, con la clase de Religión y Moral Católica (y de las otras confesiones religiosas reconocidas por el Estado Español).

D. ANTONIO M.ª ROUCO VARELA

bn


bn

educación y cultura

La configuración de la nueva materia “Educación para la Ciudadanía”, en definitiva, se presenta en la ley y en la ordenación normativa que la desarrolla y aplica, no sólo ni principalmente como un instrumento pedagógico al servicio de una cultura o educación política y cívica, sino, sobre todo, como una asignatura independiente y obligatoria dirigida a inculcar una educación en actitudes y valores éticos tanto en el plano de las relaciones sociales como en el del propio comportamiento personal, basada en una explícita antropología. Es decir, se concibe y programa como una teoría o doctrina sobre el SER y el DEBER SER del hombre en su doble dimensión personal y social. En la exposición resumida de sus objetivos y contenidos se reconoce sin ambages que se parte “de lo personal y del entorno más próximo: la identidad, las emociones, el bienestar y la autonomía personales, los derechos y responsabilidades individuales, la igualdad de derechos y las diferencias. De la identidad y las relaciones personales se pasa a la convivencia, la participación, la vida en 66

común en los grupos próximos. Finalmente, se abordan la convivencia social que establece la Constitución y los derechos y las responsabilidades colectivas. Por tanto, el recorrido va de lo individual a lo social”. (...) con el fin de que se posibilite a los alumnos y alumnas que “construyan un pensamiento y proyecto de vida propios”, tratando de ayudarles a “construirse una conciencia moral y cívica, acorde con las sociedades democráticas, plurales, complejas y cambiantes en las que vivimos”. La fijación de los objetivos –¡trece en total!–, que se presentan como comunes a las dos partes de la materia, delata esta característica de una asignatura organizada como una doctrina sobre el hombre y los principios y valores éticos que han de presidir su conducta en todos los ámbitos de la vida, limitándose a añadir a modo de una información conclusiva para el alumno un capítulo sobre el orden político-jurídico de España, visto en el contexto de los organismos internacionales.


educación y cultura

Con esta nueva asignatura obligatoria en la etapa de la Educación Secundaria se confiesa expresamente la pretensión de conseguir de los alumnos, desde el “reconocer la condición humana en su dimensión individual y social, aceptando la propia identidad” y “desarrollar y expresar los sentimientos y las emociones, así como las habilidades comunicativas y sociales”, (...) “identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales o figurados, las situaciones de discriminación hacia personas de diferente origen, género, ideología, religión, orientación afectivo-sexual y otras, respetando las diferencias personales y mostrando autonomía de criterio”. En la regulación temática de los contenidos y de los Criterios de evaluación de “la Educación éticocívica” (...) el segundo Criterio de evaluación de la asignatura se define por la capacidad de “diferenciar los rasgos básicos que caracterizan la dimensión moral de las personas ( las normas, la jerarquía de valores, las costumbres, etc.) y los principales problemas morales”, a la vez que el quinto trata de verificar la capacidad de “comprender y expresar el significado histórico y filosófico de la democracia como forma de convivencia social y política”, admitiendo que “mediante este criterio se trata de comprobar si se comprende el pluralismo político y moral...”

¿Qué resulta jurídicamente, en orden a la caracterización legal de la nueva materia “la Educación para la Ciudadanía”, del análisis sistemático de la Ley (LOE), que la impone como obligatoria en el sistema escolar español y de los Reales Decretos que la desarrollan normativamente? La respuesta nos parece evidente: el carácter de una materia escolar concebida en su orientación, estructura y desarrollo académico y pedagógico como una teoría general sobre el hombre y los principios éticos que han de modelar su existencia y regir su conducta individual y social; (...) Teoría que se presenta en el fondo, inequívocamente, como una doctrina en la que se excluye sistemáticamente toda referencia a la dimensión trascendente del hombre y de la sociedad y a la correspondiente perspectiva explícita filosófico-teológica para su completa comprensión y explicación. No puede llamar la atención, que al tratarse de una materia obligatoria, surja inmediata y explicablemente la sospecha de su posible manipulación teórica y práctica como “ideología” y, por consiguiente, la pregunta por su valor o legitimidad jurídica y ética.

III. Valoración jurídica de “la Educación para la Ciudadanía” La nueva asignatura “Educación para la Ciudadanía”, obligatoria para todos los alumnos de las etapas de Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato, en la forma en que es regulada por la Ley Orgánica de Educación y, sobre todo, por los Reales Decretos que la desarrollan, se enfrenta con obstáculos constitucionales a nuestro juicio insalvables: el del derecho a la libertad de enseñanza y el de la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y comunidades, tal como se recogen y consagran en la Constitución y como fueron interpretados por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

67

bn


bn

educación y cultura

El Art. 27 de la Constitución establece con meridiana claridad a quién pertenece el derecho fundamental de la formación religiosa y moral de los menores de edad. Recordemos el tenor literal de su parágrafo 3: “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones”. Parece obvia una primera conclusión interpretativa del mismo respecto al problema que nos ocupa: el Estado no puede introducir como obligatoria en la Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato una asignatura cuyos principios inspiradores, objetivos pedagógicos y contenidos, junto con los criterios correspondientes de evaluación, vayan dirigidos teórica y prácticamente a la formación MORAL de los alumnos; (...) y menos aún puede permitirse el Estado sub-introducir a través de los presupuestos antropológicos explícitos e implícitos de dicha asignatura una concepción del hombre, de la vida y del mundo que equivalga a una doctrina o ideología obligatoria que venga de hecho a competir con la formación religiosa elegida libremente o a suplantarla subrepticiamente.

La conclusión es válida naturalmente tanto para la escuela pública como para la privada o de iniciativa social, “concierte” ésta con la Administración del Estado las condiciones organizativas, pedagógicas y financieras de su funcionamiento o no lo haga. El Estado no es ni la fuente de donde surge el ser del hombre, ni la instancia última para definir su personalidad y, consiguientemente, para determinar los elementos y aspectos que configuran su pleno desarrollo. Tampoco podría deducirse la competencia del Estado para establecer una enseñanza obligatoria de una materia antropológica y ética en el sistema educativo del Artículo 1.1 de la Constitución según el cual “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”, y/o del 10.1:“La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”;


educación y cultura

Nadie dudaría de la legitimidad de su competencia y poder jurídico para obligar a los ciudadanos, a que conocieran, aprendieran y supieran valorar la estructura jurídica-política de la sociedad y comunidad política concreta a la que pertenecen (...) Pero de ahí, pretender pasar a la dimensión de la formación doctrinal sobre el hombre y a los principios y normas ético-morales que han de presidir y regir su conducta y “su sitio en la vida”, significaría propugnar una concepción ideológica del Estado –en nuestro caso, laicista-radical–, que nos retrotraería a períodos de la historia política de la Europa del siglo XX y que habríamos de suponer definitivamente superados, y, lo que es más grave, abriría paso a una realización injusta del orden político-constitucional.

IV. Valoración ética de “la Educación para la Ciudadanía” (... ) “Se pretende imponer por esta nueva materia escolar la educación –teórica y práctica– en la llamada “teoría de género” para explicar debidamente –según se dice, a la altura de los tiempos–, una dimensión con un significado tan constituyente para el ser humano y para las realidades sociales primarias como es la sexualidad. Se señala, también, la omisión de una expresa referencia al matrimonio y a la familia como temas de la nueva asignatura. Lo más importante, sin embargo, desde el punto de la valoración ética de “la Educación para la Ciudadanía” en la versión legal que conocemos, no son esos aspectos concretos de la programación que

bn

preocupan tanto a padres y a educadores, cuanto la existencia misma de la asignatura en la forma legal en que se ha planteado, es decir, dado su carácter obligatorio para todos los alumnos y, por consiguiente, para todos los centros. Porque, como hemos visto en los apartados anteriores de nuestra reflexión, así planteada, se convierte en un problema fundamental de auto-concepción del Estado. La historia de las ideas políticas y la historia de los hechos políticos enseñan al unísono que, cuando el Estado se propone y quiere actuar y actúa como educador de la sociedad y de la nación y no digamos como educador del hombre, se coloca en la peligrosa pendiente jurídico-política de caer en la tentación de un TOTALITARISMO radical, más o menos ENCUBIERTO. Una cuestión de viva actualidad y de un interés doctrinal indudable, al menos para los católicos, es el de los recursos jurídicos posibles, incluso desde el punto de vista de la legalidad positiva, a los que pudiesen acudir legítimamente en primer lugar los padres de familias y padres de alumnos (...) En cualquier caso, a tenor de la jurisprudencia constitucional y jurídico-internacional comparada, no puede negarse a los padres de familia y a los alumnos mayores de edad el recurso legítimo a la objeción de conciencia.

Buenanueva necesita un/a periodista que quiera colaborar realizando entrevistas, redactando titulares, escribiendo artículos de opinión, etc. Interesado/as escribir al e-mail info@revistabuenanueva.com


bn

educación y cultura

La felicidad de la TELE por Jerónimo Barrio Gordillo

VISTAZO RÁPIDO: ¿QUÉ ENTIENDES POR FELICIDAD? disfrutar de la vida no pasar penas ni dolores hacer siempre lo que te apetece tener dinero y gastarlo en lo que te mola sentirte bien con la persona que te atrae tener mucha salud ser gente guapa y tener muchos amigos y amigas que te quieran la felicidad de la televisión

70


educación y cultura

bn

Cuando un presentador guapo y sonriente nos invita a ser felices desde la pantalla de televisión, ¿a qué se refiere? Cuando se acaba el programa de la televisión, ese presentador guapo, ¿sigue sonriendo?, ¿sigue tan guapo o era todo maquillaje? ¿Dónde está la felicidad que nos venden? ¿Qué es la felicidad? Si preguntamos a la gente qué entiende por felicidad, la mayoría nos dirá que es disfrutar de la vida, no pasar penas ni dolores, hacer siempre lo que te apetece, tener dinero y gastarlo en lo que te mola, sentirte bien con la persona que te atrae, tener mucha salud, ser gente guapa y tener muchos amigos y amigas que te quieran porque eres alguien guay: la felicidad de la televisión. Pero el que busca la felicidad de la tele en esta vida, es como el mosquito que se golpea una y otra vez contra el cristal de la bombilla por intentar llegar al filamento. El alcohol y las drogas son un ejemplo de estas sustancias generadoras de felicidad efímera y fugaz. Pasan factura siempre y a veces tan cara que no compensa la felicidad que se compró con ellas. Estos brotes de felicidad son como la sonrisa del presentador de la tele, que finalizado el programa, la guarda, quizá hasta la próxima grabación, porque puede que en su vida no haya otro motivo para sonreír salvo la obligación de su contrato televisivo.

LA FELICIDAD DE LA TELEVISIÓN PUEDE LLEGAR A SER GRIS

“Me he jubilado anticipadamente para disfrutar más de la vida, para ser más feliz y, a los dos años, me veo ingresado en un hospital porque he perdido mucho peso, me encuentro mal y no sé lo que me pasa”. Así me hablaba hace poco un hombre que esperaba la felicidad de una buena indemnización por una jubilación anticipada. Pronto habrá que decirle que la razón de su malestar es un tumor avanzado que le dejará vivir unos seis meses, a pesar del tratamiento. No contó en sus planes con el regalo permanente de la salud, un regalo de Dios, como todo lo que recibimos en cada instante. Otros apoyan su felicidad en un coche deportivo, que a los dos años les parece pasado de moda y ya sueñan con cambiarlo. Una chica guapa puede hacernos feliz, pero cuando los años la hacen menos guapa, ya no somos tan felices. La casa de mis sueños, decorada a mi antojo, se convierte en una jaula, un antro de profunda soledad, porque mi mujer me ha abandonado…

71


bn

educación y cultura

Para otras personas, la felicidad es un simple fin de semana divertido: bailar, beber, reírse mucho, practicar sexo y todo eso que todos hacen, imitando la felicidad de la tele, la de las chicas y chicos majos y sonrientes que no tienen ningún problema y son siempre muy simpáticos y amables. Esos que nunca envejecerán ni padecerán sufrimiento alguno. Esa felicidad es un auténtico fraude, pero consigue que todos nos la creamos y que corramos trás ella, estrellándonos contra el cristal una y otra vez. Hace poco, un hombre que acompañaba a su mujer gravemente enferma de cáncer y que había sufrido una recaída de su estado general, me comentaba con sencillez que tenía en casa a una hija 72

con una enfermedad neurológica tan severa que permanecía en la cama inmóvil desde hacía 30 años y precisaba ayuda para todo. También me contó que tenía nueve hijos, pero que a uno le atropelló un coche cuando tenía cinco años y aún no lo olvidaba. No vi reproche en su rostro. Sabía sonreír y agradecer. No había rebeldía ni desesperación en su vida. Sus palabras estaban llenas de sosiego. Pensé: ¿Cómo se puede vivir una vida así con serenidad? El hombre me miró con dulzura y me dijo estas sencillas palabras del Evangelio: “Señor, si es posible pase de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.Yo asentí emocionado y él no tuvo que decirme nada más. ¿Era feliz ese hombre? Sin duda, para muchos, ese hombre era un pobre


educación y cultura

SI MI VIDA DISCURRE JUNTO A DIOS, LA FELICIDAD ESTÁ JUNTO A MÍ, AUNQUE NO TENGA SABOR A VAINILLA, COMO LA TELE ME DICE.

desgraciado, porque su felicidad no era de televisión y anuncio. Pero ¿qué era lo que tenía ese hombre que le permitía afrontar tantas desgracias sin sentirse desdichado? Tenía a Dios en su vida. Si mi vida corre sin Dios, buscaré algo que llaman felicidad fuera de Él y no encontraré al final a ninguno de los dos. Si mi vida discurre junto a Dios, la felicidad está junto a mí, aunque no tenga sabor a vainilla, como la tele me dice.

SER FELIZ... LA VERDADERA VIDA FELIZ ES LA QUE SE ENFOCA Y ORIENTA DESDE LA VERDAD, LA QUE CAMINA POR EL SENDERO DEL AMOR VERDADERO Y DEL BIEN, LA QUE SE VIVE EN DIOS Y HACIA DIOS. PUEDE DESARROLLARSE POR SENDEROS FÁCILES O DIFÍCILES. TORCERSE AL FINAL O TORCERSE DESDE EL PRINCIPIO, COMO LOS NIÑOS DISCAPACITADOS O LOS QUE SUFREN ACCIDENTES EN LA JUVENTUD. PUEDE QUE AL CAMINAR POR ESA SENDA EXPERIMENTEMOS DOLOR, PLACER, INDIFERENCIA, GOZO, SUFRIMIENTO O ALEGRÍA. ESO ENTRA DENTRO DEL MISTERIO DE CADA VIDA AL QUE NO TENEMOS ACCESO, PRECISAMENTE, PORQUE NO SOMOS DIOS, SINO CRIATURAS

Al final, siempre es preferible tomar algo bueno y de calidad, aunque sepa amargo, que el dulce sabor de la mentira. 73

bn


bn

escritura y tradición

DECÍA PASCAL QUE EL MÁS IMPENETRABLE DE LOS MISTERIOS ES EL PECADO ORIGINAL,

La caída

PERO QUE SIN ÉL SE HACE EL HOMBRE TODAVÍA MÁS IMPENETRABLE.

74

por M.ª Pilar Moíño Carrillo


escritura y tradición

No le faltaba razón. De hecho, en todas las religiones se observa, por parte del hombre, una necesidad de reparar la situación de culpa y alejamiento de Dios, de “religar” --que eso significa religión-- mediante actos expiatorios un nuevo acercamiento del creyente con su Dios. Ya que el cristianismo es revelación de Dios que toma la iniciativa y se dirige al hombre, vamos a analizar lo que nos quiere manifestar en el tercer capítulo del Génesis (1-14), perteneciente a la tradición yavista, que, con ropaje literario próximo a la literatura sapiencial de su tiempo (siglo X a.C.), nos ilustra acerca de la caída.

GÉNESIS 3, 1-14

El relato nace de la reflexión teológica, guiada por Dios, sobre la existencia del mal y del pecado en el mundo que, no son fruto de Dios al crear al hombre, sino que nacen de la libertad humana y de la tentación de Satanás, aquí representado por una serpiente, que comienza por introducir la “sospecha”, la desconfianza en la mujer con la pregunta:“¿Cómo es que os ha dicho Dios que no comáis de ningún árbol del jardín?”, y continúa: “No moriréis. Bien sabe Dios que cuando comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios en el conocimiento del bien y del mal”. Se observa aquí una falsa imagen de Dios: un Dios celoso que abusa de su omnipotencia y teme que el hombre le iguale y deje de servirle. Es el poder como dominio. En realidad se está atribuyendo a Dios los esquemas humanos; por eso se le considera como rival y antagonista.

75

bn


bn

tiempo litúrgico

Es la misma tentación de Jesús en el desierto, al que Satanás tienta para que utilice sus prerrogativas divinas en provecho propio. Pero, para el Dios del amor, el poder es obediencia y servicio, incluso en la aceptación del sufrimiento, del hambre y de la cruz. Es debilidad y entrega. De tal manera que Adán, que siendo hombre quiso ser Dios, se contrapone al “nuevo Adán”, Jesús, que siendo Dios se hizo hombre, obediente al Padre y entregado por los hombres. Así es el amor de Dios y así es la soberbia humana, el abuso del poder, la desconfianza y desobediencia por parte del hombre. DIOS NO ABANDONA A SU CRIATURA Y, AUNQUE EL HOMBRE SE ESCONDE PORQUE HA PECADO Y TIENE MIEDO, EL CREADOR LO BUSCA PORQUE NO DEJA DE AMARLO

Con gran agudeza, explica el teólogo Evely, que ser como Dios, en el mejor sentido de la imagen y semejanza que el Creador quiso para el hombre, constituye la plenitud humana. Toda nuestra vida no es más que el camino para llegar a esa semejanza y para irradiar la imagen de Dios a nuestro alrededor. Ser “otros Cristos”,“el mismo Cristo”. Esa es la esencia humana y la meta a la que todos estamos llamados, como hijos que desean parecerse al Padre. 76

Otra cosa bien diferente es querer ser como Dios, pero sin Dios y contra Dios, lo que origina la muerte del propio hombre y una vida sin esperanza, llena de soberbia y rencor. En el relato del Génesis se nos indica que Dios no abandona a su criatura y, aunque el hombre se esconde porque ha pecado y tiene miedo, el Creador lo busca porque no deja de amarlo. Tras la sentencia y el castigo, para que aprenda bien la lección, viene la promesa del Salvador, en lo que se ha denominado protoevangelio. Se indica, en la narración yavista, que Dios, ante la desnudez de Adán y Eva, los viste con unas pellizas que simbolizan la gracia que nos ha traído la redención de Cristo.


escritura y tradición

Pero volvamos de nuevo a la primera parte para extraer algunas enseñanzas más. A Eva “el fruto le pareció apetitoso, atrayente y deseable (…) tomó del fruto y comió y ofreció a su marido, el cual comió”. No es extraño al actuar humano preferir lo fácil, el bien más próximo, que esforzarse y buscar “el Reino de Dios y su justicia”. Tanto Adán como Eva, tratan de justificarse y echar la culpa al otro.“La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí”. Parece que quisiera echar en cara a Dios la elección de su mujer que, antes de la ruptura, era amada y admirada. También ésta se excusa:“La serpiente me engañó y comí”.

Si nos referimos a la segunda parte de la tentación, “el conocimiento del bien y del mal”, también se observa aquí una falsa imagen del conocimiento utilizado como poder. Pero ¿no es positivo que el hombre conozca el bien y el mal? Incluso es la perfección humana, por eso decimos que la conciencia es la voz de Dios, que debe ajustarse a la ley divino-positiva –los Mandamientos–, que coincide con la ley natural inscrita en el corazón de todo hombre y, por tanto, es universal y responde a la esencia humana. Sin embargo, el hombre de hoy sólo acepta la verdad fruto del consenso, construye su propia verdad de acuerdo con sus apetencias y utilidad. Así conoce, crea el bien y el mal

a su antojo. Todo ello desemboca en un relativismo al que sigue un profundo escepticismo. Si hay muchas verdades, la verdad no existe. Naturalmente el tema del pecado original aparece en otros muchos lugares de la Sagrada Escritura. El de la transmisión a todos los hombres se debe fundamentalmente a San Pablo, ateniéndose al carácter universal de la redención. “Como por un hombre vino la muerte, también por un Hombre vino la resurrección de los muertos. Y como en Adán hemos muerto todos, también por Cristo somos vivificados” (1 Co 15,21).

Estas últimas palabras nos muestran que el pecado del hombre no tiene la última palabra. Es el amor de Dios el que viene a curarnos hasta entregar a su propio Hijo, Jesucristo, que, con la cooperación de la Virgen María –“nueva Eva”–, aludida ya en el Génesis, vence al pecado y a la muerte. De ahí que con Cristo todos somos vivificados, hechos criaturas nuevas; por eso se dice del pecado original “feliz culpa” que fue lavada y redimida por nuestro Salvador.

77

bn


bn

liturgia

¡Qué lío con el año litúrgico! por Jesús Esteban Barranco Doctor en Teología Dogmática

CADA SIGNO DESPIERTA EN NOSOTROS ACTITUDES Y SENTIMIENTOS ACORDES CON LOS DIFERENTES TIEMPOS DEL AÑO LITÚRGICO 78

EL TIEMPO ORDINARIO Tengo un familiar de escasa formación y cultura religiosa, pero de buen natural y mejor corazón, que en cierta ocasión me decía: “¡Pobre Jesús, que todos los años nace, en seguida se bautiza de mayor y a los pocos meses muere en la cruz…!”


liturgia

El año litúrgico, en principio y al principio, consistía solo en el memorial de la Pascua. Poco a poco, con el correr de los años y de los siglos, se fue rellenando y enriqueciendo con otras celebraciones, hasta llegar a la estructura actual, básicamente constituida por los ciclos de Adviento-Navidad-Epifanía, Cuaresma, Pascua con su cincuentena pascual coronada por Pentecostés, luego la Ascensión…, añadiendo después de Navidad y de Pentecostés el ciclo que llamamos tiempo ordinario, dividido en dos partes: desde después de la Epifanía hasta empezar la Cuaresma y desde el lunes de Pentecostés hasta Adviento. Para aumentar la confusión, ese relleno o enriquecimiento se fue completando con numerosas fiestas del Señor, de la Virgen y los santos; por otra parte, el año litúrgico no coincide nunca con el año civil, en cuanto que la fiesta de Pascua varía de un año a otro, coincidiendo con el fin de semana del tercer plenilunio del año.

LA ACCIÓN LITÚGICA SE DESARROLLA SEGÚN EL CONTEXTOS PRECISO DE CADA TIEMPO Y LUGAR

Para la mentalidad popular no es necesario dar muchas explicaciones sobre el sentido del tiempo de Navidad y de Semana Santa, y, por eso, no nos entretendremos aquí, si bien en los últimos años se va haciendo hueco el tedio y el aburrimiento en estas fiestas, que la sociedad de consumo aprovecha para escapar de su contenido e irse de vacaciones.

79

bn


bn

liturgia

No ocurre lo mismo, por ejemplo, con el tiempo de Adviento: tan pronto nos parece que sus cuatro semanas son un resumen de toda nuestra vida entendida como espera del Señor en su segunda venida al fin del mundo, como conmemoramos el aniversario de su nacimiento hace dos mil años, o mezclamos ambos aspectos. Incluso hablamos de una tercera venida, que no tiene nada que ver directamente con ninguna de las dos parusías: la “visita” de Jesús al alma, que puede ocurrir en Adviento o en cualquier otro tiempo, momento, día, semana, mes o año.

Y si hablamos del tiempo de Pasión-Pascua, estamos diciendo principalmente que hacemos memorial de lo ocurrido en el Gólgota o al alba del domingo de Resurrección, y lo celebramos cada vez que nos reunimos a “partir el pan”, semana tras semana, y sin cesar, de oriente a occidente, de modo que continuamente es tiempo de cruz y de gloria. 80

LA NATURALEZA HUMANA ESTÁ COMPUESTA POR UN MOSAICO DE SENTIMIENTOS MÚLTIPLES Y, A VECES, CONTRADICTORIOS: ¿QUIÉN NO CONOCE, POR EJEMPLO, LA SUTIL FRONTERA ENTRE EL ODIO Y EL AMOR?


liturgia

compuesta por un mosaico de sentimientos múltiples y, a veces, contradictorios: ¿quién no conoce, por ejemplo, la sutil frontera entre el odio y el amor? No somos una línea continua y, como un sismógrafo a cámara lenta, trazamos muchos altibajos, de modo que, alcanzada una experiencia fruitiva, propia por ejemplo del tiempo de Navidad, la podamos mantener por largo tiempo sin pagar tributo a nuestra condición de finitud y caducidad con una mezcla de tristeza o angustia. La verdad, la realidad, es que nos hacemos a nosotros mismos a base de baches en el camino recto o curvo, con trompicones, escarpaduras y, también, con tramos rectos.

Si nos referimos a Pentecostés, una vez que Jesucristo torna al seno del Padre, es el Espíritu Santo el protagonista de la historia de la salvación; Él es quien ocupa el tiempo hasta que vuelva otra vez el Señor y conduce con seguridad a la Iglesia sin que las puertas del infierno prevalezcan contra ella, haciendo que los creyentes puedan confesar que Jesús es el Señor, atraídos a Él por el Padre. Así pues, parece que cualquier día del año puede ser Adviento, Cuaresma, Pascua…, pues, ¿qué impide que un día cualquiera de Adviento me concentre en la celebración gozosa y festiva de la eucaristía o que un día de la cincuentena pascual llore por mis pecados? ¿Acaso el día de la Ascensión no podré añorar la ausencia del cielo y esperar ardientemente a que este mismo Jesús que sube a los cielos vuelva? No podemos ser tan asépticamente intocables o químicamente puros que no podamos mezclar nuestros sentimientos más profundos, de manera que en los días pascuales no quepa un resquicio de dolor o que en Cuaresma no me atreva a saltar de júbilo porque Jesucristo ha vencido el pecado, la muerte y a Satanás. Esto sería desconocer la naturaleza humana, que por causa de nuestra finitud, está

De aquí que, por una parte, cualquier tiempo litúrgico podría parecerse a los demás; mas, por otra, necesitamos distinguirlos, necesitamos sus signos litúrgicos distintos, para mover nuestra inestable antena o actitud hacia un horizonte marcado concretamente por el calendario. La acción litúrgica se desarrolla según el contexto preciso de cada tiempo y lugar. Y el tiempo ordinario, entonces, ¿qué es y qué pinta en nuestras vidas? Negativamente respondemos que el tiempo ordinario (que todos saben que no quiere decir vulgar) es el resto del año que no se identifica con ninguno de los otros tiempos, que llamamos fuertes (Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua…). Positivamente diremos que es un tiempo uniforme, sin distinciones especiales, como una autopista sin mojones, sin algún que otro monumento artístico al lado, lo que no significa que el paisaje deje de ser igualmente agradable, confortable y sosegado. Es el tiempo en que, asimismo, cabe hacer memorial de algún mojón u obra de arte pasado o por llegar, es decir, tiempo en el que podemos revivir aspectos esenciales, por ejemplo, de Navidad del Señor, de su Encarnación o Pasión y, evidentemente, hacer Pascua con Él cada semana, entrando así en el tiempo santo creado por Dios: necesitamos dejar todo de lado para entrar en el día del Señor. 81

bn


bn

liturgia

Al llamarlo tiempo ordinario estamos llamando tiempo extraordinario al resto de los tiempos del año litúrgico. Vista esa interacción entre los diversos tiempos litúrgicos, caemos así en la cuenta de su aspecto acomodaticio, dado que en cualquier momento del día y en cualquier día del año podemos hacer penitencia, dar gracias, hacer fiesta, vestirnos de saco y ceniza, saltar de alegría o ayunar estrictamente, cantar himnos de alabanza o lamentarnos por Jerusalén, aparte de que siempre es tiempo de oración y limosna. Porque, en el fondo, de lo que se trata es que en cada uno de nuestros “aquí y ahora” entremos en la voluntad de Dios: se trata de aprovechar la intromisión divina en nuestra historia (o lo que es lo mismo, que Dios se mete en nuestras vidas hasta en la caída de un cabello, por lo que es justo y saludable que nosotros lo metamos hasta en la sopa, deshaciendo de una vez por todas aquel dicho popular de que “no hay que meter a Dios hasta en la sopa” --pues ¡claro que sí!--) y santificar ese “aquí y ahora”. Nuestro día de 24 horas está repleto de miles de momentos de “aquí y ahora”, en los que somos solicitados a engancharnos a la locomotora de la gracia o a dejarnos, acaso, arrastrar por el tractor demoníaco que nos empuja denodadamente al mal.

82

El tiempo litúrgico, ordinario o extraordinario, nos ayuda con sus signos específicos a mover nuestros pies y nuestras manos para ascender/trascender a ese tren divino que pasa en todo momento ante nosotros. Somos como las plantitas que cuidamos en nuestra casa, cuyo desarrollo marcan las estaciones climáticas con cuidados diversos: las exponemos al sol o las dejamos a la sombra, las regamos abundantemente o las dejamos sin gota de agua varios días, les cortamos una hojita seca o les echamos algún abono… LA LITURGIA... La liturgia es el ejercicio del sacerdocio de Cristo y su actuación se realiza mediante signos y símbolos diversos según los tiempos: no es lo mismo el color verde que el morado o el rojo; no es lo mismo cantar el aleluya que suprimirlo; no es lo mismo que haya flores en el altar o que esté desnudo; no es lo mismo orar de rodillas que de pie o tumbado rostro en tierra; no es lo mismo el miércoles de ceniza que Pentecostés: cada signo despierta en nosotros Y EL TIEMPO ORDINARIO, ENTONCES, ¿QUÉ ES Y QUÉ PINTA EN NUESTRAS VIDAS?


liturgia

bn

actitudes y sentimientos acordes con ellos. En cambio, la Eucaristía sí es la misma el primer domingo de Adviento que el cuarto de Cuaresma, el tercero de Pascua o el décimo del tiempo ordinario… En definitiva, cada tiempo litúrgico nos invita a santificar el tiempo de nuestra vida, cada tiempo, cada momento, cada “aquí y ahora”, mientras llega el instante de trasplantar nuestra flor al Jardín Eterno de donde una vez fuimos expulsados. El tiempo ha sido lo primero que santificó el Señor al crear el sábado como corona de la creación: a nosotros nos toca entrar en ese tiempo, con la prosa o poesía de nuestra vida, para que su nombre sea santificado en la tierra como en el cielo, dándole gracias en todo tiempo y lugar. Esto es lo que hacemos en los tiempos litúrgicos valiéndonos de sus propios signos específicos y, en el tiempo ordinario, desde el primer segundo del día hasta el último de la noche: nos da esa flexibilidad de revivir en su larga duración el misterio pascual. El tiempo ordinario nos hace presente con monótona insistencia nuestro destino: entrar en el día de reposo y de santidad.

A todos nuestros lectores Necesitamos que os suscribáis a Buenanueva. Solo son 15 € al año. Recibiréis la revista en vuestro domicilio y a la vez colaboráis con la Nueva Evangelización. Podéis hacerlo enviando el boletín o simplemente llamando al teléfono 91 759 79 68 o 639 664 499 para dar vuestro nombre y dirección.


bn

liturgia

EL “MOTU PROPRIO” DE BENEDICTO XVI SOBRE LA POSIBILIDAD Y CONVENIENCIA DE CELEBRAR MISAS EN LATÍN HA SUSCITADO UNA CONSIDERABLE CANTIDAD DE COMENTARIOS EN LOS MEDIOS –A VECES POR QUIENES NI SIQUIERA SE HABÍAN TOMADO LA MOLESTIA DE LEER EL TEXTO DEL DOCUMENTO, ESCRITO PRECISAMENTE EN LATÍN–, QUE OSCILARON DESDE UNA ENTUSIASTA ACOGIDA POR GRUPOS MINORITARIOS A UN RECHAZO TOTAL BASTANTE GENERALIZADO, QUE FUE APROVECHADO PARA ATACAR A LA IGLESIA CON LAS DESCALIFICACIONES DE COSTUMBRE. 84

Misa en latín por Juan Guerrero Roiz de la Parra


liturgia

Por ello, hemos creído conveniente presentar algunos textos sobre el tema que ilustran la postura papal y pueden ayudar a deshacer todo mal entendido en las personas de buena voluntad –sean o no creyentes– que quieran conocer la verdad sobre la cuestión del idioma más apropiado para la liturgia. Es de destacar que no se trata de volver a permitir nada que antes haya sido prohibido, así como también la buena disposición del actual pontífice para tender puentes que propicien el entendimiento con quienes, dentro de la propia Iglesia, se opusieron totalmente a lo que consideraban posturas inaceptables del Concilio Vaticano II. En este documento se palpa sobradamente la misericordia de Benedicto XVI que, unida a la firmeza en su fidelidad a la doctrina de siempre, garantiza la estabilidad de la única Iglesia en la que reside la totalidad de la verdad revelada y que permanecerá inconmovible ante los embates de las fuerzas desatadas por Satanás, siempre dispuesto a aprovechar cualquier motivo coyuntural para destruir el cuerpo místico de Jesucristo. No es la primera vez, ni será la última, que se estrellen los inútiles esfuerzos del enemigo contra la nave capitaneada por el Espíritu Santo.

DOMINUS VOBISCUM

85

bn


bn

luz para el mundo

EN UNA ENTREVISTA QUE EL CARDENAL RATZINGER CONCEDIÓ AL CANAL CATÓLICO EWTN EN SEPTIEMBRE DE 2003, SE EXPRESABA RESPECTO A LA REFORMA LITÚRGICA EN GENERAL Y, MÁS CONCRETAMENTE, AL TEMA DEL LATÍN EN LOS SIGUIENTES TÉRMINOS:

l a

u n i v e r s a l i d a d

d e

l a

l i t u r g i a

e s

e s e n c i a l

Generalmente, diría que la reforma litúrgica no se implementó bien (en el Concilio Vaticano II) porque era algo general. Ahora, la liturgia es algo propio de una comunidad. La comunidad se representa a sí misma y la creatividad del sacerdote o de otros grupos será lo que cree sus propias liturgias. L a l i tur gi a a ctua l es má s l a ex pr esi ón de s us pr opia s i dea s y ex per i enci a s q ue del encuentro con l a pr es enci a del S eñor en l a I gles i a . Y con es a cr ea ti v i da d y pr esenta ci ón per s ona l de l a comuni da d, des a pa r ece l a es enci a de l a l itur gi a. Porque en esencia podemos ver a través de nuestras experiencias y recibir lo que no es parte de nuestra experiencia, pero como un don de Dios. Pienso que debemos restaurar algunas ceremonias, pero l a i dea es en ci a l de l i tur gi a es q ue n o n os p r es en ta mo s a no s otr os mi s mo s s i n o q u e r eci bi mo s l a gr a ci a de D i o s en l a I gl es i a del Cielo y la terrenal. La universalidad de la liturgia es esencial. La definición de la liturgia y el restablecimiento de esta idea también podrían ayudar a obedecer mejor las normas, no con un positivismo jurídico, sino compartiendo realmente lo que se nos da en la Iglesia a través del Señor. 86


luz para el mundo A LA PREGUNTA SOBRE UN RETORNO AL LATÍN EN LA MISA RESPONDIÓ:

Diría que podría ayudar ya que es una tradición de los tiempos de los Apóstoles, y no es sólo una norma sino la expresión de la dimensión cósmica e histórica de la liturgia. Celebramos con el cosmos, con el mundo. Es la dirección del futuro del mundo, de nuestra historia representada en el sol y en las realidades cósmicas. Generalmente, p i e ns o q u e f ue b ue no t r a du ci r l a l i tu r gi a en l a s l en gu a s l oca l es porque la entendemos, participamos también con nuestras mentes. P e r o l a p r e s e nci a de l l a tí n e n a l gu n o s e l e ment os a y u da r í a a da r l e u na di me n s i ó n u ni v er s a l , darle la oportunidad a la gente para que vea y diga “Estoy en la misma Iglesia”. El futuro documento (sobre la Misa tridentina) no son nuevas disposiciones sino la interpretación de normas ya dadas. Sólo tenemos que interpretar o aclarar lo que es abuso y lo que es aplicable en la liturgia… P i en s o q u e l a a nt i g u a l i t u r g i a no s e p r oh i b i ó n u nca . Sólo necesitamos normas para que, pacíficamente, se aplique de modo que la liturgia reformada sea la liturgia habitual de la Iglesia. Y q u e q u e d e cl a r o q u e l a o t r a s i e m p r e s e r á v á l i d a , s i emp r e siguiendo el Magisterio de la Iglesia y del Santo Padre. Es importante estar abierto a la posibilidad de demostrar también la continuidad de la Iglesia. N o s o mo s pa r te de u na I gl es i a di s ti n ta a l a de h a ce 5 0 0 a ñ os . Siempre es la misma Iglesia. La Iglesia siempre es Santa, nunca ha dejado de serlo, es imposible.

EN PERFECTA SINTONÍA CON ESTA MANERA DE PENSAR, EL SANTO PADRE BENEDICTO XVI REDACTÓ LA CARTA DIRIGIDA A LOS OBISPOS, CON LA QUE ACOMPAÑABA SU “MOTU PROPRIO” SOBRE EL USO DE LA LITURGIA ROMANA ANTERIOR A LA REFORMA DE 1970, DE LA QUE A CONTINUACIÓN SE EXTRAEN ALGUNOS PÁRRAFOS SIGNIFICATIVOS Es necesario afirmar en primer lugar que el Misal, publicado por Pablo VI… obviamente es y permanece la Forma normal –la Forma ordinaria– de la Liturgia Eucarística. La última redacción del Missale Romanum, (de 1962) anterior al Concilio... podrá, en cambio, ser utilizada como Forma extraordinaria de la Celebración litúrgica. No es apropiado hablar de estas dos redacciones del Misal Romano como si fueran “dos Ritos”. S e tra ta , más bi en, de un doble us o del mis mo y único Ri to . Por lo que se refiere al uso del Misal de 1962, como Forma extraordinaria de la Liturgia de la Misa, quisiera llamar la atención sobre el hecho de que es te M i s a l no ha si do nunca j ur í dica mente a br oga do y, por consiguiente, en principio, ha quedado siempre permitido. En el movimiento guiado por el Arzobispo Lefebvre, la fidelidad al Misal antiguo llegó a ser un signo distintivo externo; pero la s r a z ones de l a r uptur a q ue de a quí na cí a s e encontra ba n má s en pr of undida d… en muchos lugares no se celebraba de una manera fiel a las prescripciones del nuevo Misal, sino que éste llegó a entenderse como una autorización e incluso como una obligación a la creatividad, lo cual llevó a menudo a deformaciones de la Liturgia al límite de lo soportable.

87

bn


bn

luz para el mundo En las discusiones sobre el esperado Motu Proprio, se expresó el temor de que una más amplia posibilidad de uso del Misal de 1962 podría llevar a desórdenes e incluso a divisiones en las comunidades parroquiales. Tampoco este temor me parece realmente fundado. El uso del Misal antiguo presupone un cierto nivel de formación litúrgica y un acceso a la lengua latina; tanto uno como otro no se encuentran tan a menudo. Ya con estos presupuestos concretos se ve claramente que el nuevo Misal permanecerá, ciertamente, la Forma ordinaria del Rito Romano, no sólo por la normativa jurídica sino por la situación real en que se encuentran las comunidades de fieles. L a s dos For ma s del us o del R i to r oma no pueden en r i q uecer s e mutua mente: en el Misal antiguo se podrán y deberán inserir nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios... En la celebración de la Misa según el Misal de Pablo VI se podrá manifestar, en un modo más intenso de cuanto se ha hecho a menudo hasta ahora, aquella sacralidad que atrae a muchos hacia el uso antiguo. L a ga r a ntí a má s s egur a pa r a q ue el M i s a l de P a bl o V I pueda u ni r a l a s comu ni da des p a r r oq ui a l es y s ea a ma do p or el l a s con s i s te en cel ebr a r con gr a n r ev er enci a de a cu er do co n l a s pr es cr i pci on es ; esto hace visible la riqueza espiritual y la profundidad teológica de este Misal.

Mediante este “Motu proprio”, s e tr a ta de l l ega r a un a r eco nci l i a ci ó n i nter na en el s eno de l a I gl es i a. Mirando al pasado, a las divisiones que a lo largo de los siglos han desgarrado el Cuerpo de Cristo, se tiene continuamente la impresión de que en momentos cr í ti cos en los q ue l a di v i si ón esta ba na ciendo, no se ha hecho l o suf i ci ente por pa r te de l os r es ponsa bl es de l a I gl es ia pa r a cons er v a r o conqui sta r l a r econcil i a ci ón y la uni da d; se tiene la impresión de que las omisiones de la Iglesia han tenido su parte de culpa en el hecho de que estas divisiones hayan podido consolidarse. No hay ninguna contradicción entre una y otra edición del Missale Romanum. E n l a h i s tor i a de l a L i tu r gi a ha y cr eci mi ento y pr ogr es o p er o ni nguna r uptur a . Lo que para las generaciones anteriores era sagrado, también para nosotros permanece sagrado y grande, y no puede ser improvisado o totalmente prohibido o incluso perjudicial. Nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oración de la Iglesia y de darles el justo puesto. Obviamente para vivir la plena comunión tampoco los sacerdotes de las Comunidades que siguen el uso antiguo pueden, en principio, excluir la celebración según los libros nuevos. En efecto, no sería coherente con el reconocimiento del valor y de la santidad del nuevo rito la exclusión total del mismo.

N o s omos pa r t e d e u na I gl es i a d i s t i nt a a l a de ha ce 5 0 0 a ños . S i e mp r e e s l a mi s ma I g l e s i a . L a I g l e s i a s i e mp r e e s S a n t a . . .

88


bendita María

VIVIMOS EN UN MUNDO CARACTERIZADO POR LA PRISA. PARECE QUE CORREMOS HACIA NINGUNA PARTE, SIN META, SIN DESTINO. LA FRASE DE SAN AGUSTÍN ”CORRES MUCHO, PERO FUERA DE CAMINO” DEFINE NUESTRO VIVIR HOY. ¿NO SE TRATARÁ DE UNA HUIDA DE NOSOTROS MISMOS?

María, maestra del silencio por M.ª Pilar Moíño Carrillo

89

bn


bn

bendita María Al hombre de nuestro tiempo “le viven su vida”, pues carece de reposo, de silencio fecundo para encontrar su identidad y sentido profundo en su que hacer diario. Es un hombre alejado de sí mismo, que vive superficialmente, en la piel de las cosas. “Que me arrancan mi yo”, decía Michelet. Demasiadas horas frente a la televisión… Hoy, más que nunca, podemos encontrar en la Virgen María, el silencio y el sosiego para ir madurando en nuestra vida interior. Seremos así más felices, y recobraremos nuestra identidad, que, a veces, se encuentra bajo mínimos. Recordemos que en el evangelio de San Lucas, se nos indica, por dos veces, que “María conservaba todas estas cosas dentro de sí, ponderándolas en su corazón”. Es el mejor compendio de la vida de Santa María. Esta actitud meditativa de María no tiene que ver nada con la pasividad, ni con simples recuerdos sentimentales, sino que trata de profundizar en los acontecimientos, para descubrir su mensaje, su significado y, en todo caso, y entrando en la dimensión sobrenatural, atisbar los designios de Dios sobre ella. Éste era el camino de la “llena de gracia” para estar más íntimamente unida a su Señor. Éste era también el modelo que su pueblo seguía para averiguar lo que Yahvéeh les indicaba en su historia de pueblo elegido. Y así hicieron también los discípulos de Jesús que, tras su ausencia, después de la resurrección y ascensión, comprendieron mejor sus enseñanzas y desentrañaron mejor su misterio.

90

Lo mismo ocurre con la Iglesia, que va profundizando en el depósito de la fe y explicitando lo que estaba oculto. Y esa debería ser también nuestra actitud. Dice Julien Green:; “Dios no habla, pero todo habla de Dios”. Y, en un sentido bastante similar, en El Rey Lear, se afirma: “Ama y guarda silencio” . Silencio y recogimiento, por tanto, para encontrar el “hombre interior” que todos llevamos dentro, allí donde reside la Verdad, para no dejarnos arrastrar por el activismo como pobres muñecos rotos y huecos, autómatas y presas fáciles para la manipulación. Pero, como dice el Eclesiastés, “hay un tiempo para callar y un tiempo para hablar”. También María habló y preguntó al Ángel Gabriel en la Anunciación para comprender mejor cóomo se podría compaginar su vocación a la virginidad y su maternidad. Jean Guitton, en un magnífico libro sobre la Virgen, se extraña que una mujer judía hiciese voto de virginidad, cuando todas deseaban ser fecundas en la esperanza de dar a luz al mesías esperado. Nos lo responde muy bien Juan Pablo II en la su encíclica Redemptoris Mater:. María se abandona en Dios en una cooperación y disponibilidad perfecta a la gracia. Su consentimiento, su fíat, a la maternidad es, sobre todo, fruto de la donación total a Dios en la virginidad. “ María aceptó la elección para ser madre del Hijo de Dios, guiada por el amor esponsal nupcial que consagra totalmente una persona a Dios. Une y funde el amor de la virginidad y de la maternidad”.


bendita María María también nos regaló la bella acción de gracias que es el Magnificat. Y la Virgen habló también a su hijo tras su pérdida en Jerusalén, en lo que fue casi un reproche que los cristianos de a pie agradecemos cuando pedimos a Dios cuentas de nuestros infortunios… Pero, sobre todo, nos sentimos muy dichosos al leer en el evangelio que la Virgen María, como mujer observadora y dotada de una gran sensibilidad para las cosas pequeñas, hace notar a su Hijo, que falta vino, en las bodas de Caná, o sea: la alegría. ¿Puede haber algo más humano que Jesús realice el primer milagro, a instancias de su Madre? La última frase de María va dirigida a los criados, pero es también para todos los hombres: “Haced lo que Él os diga”. Porque si lo hacemos tendremos la auténtica alegría, el vino de la nueva alianza, el vino del Reino de Dios. Es todo un programa de vida. Seguir su Camino, para conocer la Verdad y vivir con plenitud la Vida que se nos ha dado. Si debemos imitar a la Madre en el silencio y recogimiento, otro tanto debemos hacer cuando haya que hablar. No avergonzarnos de nuestras creencias, llamar bien al bien y mal al mal, y, sobre todo, saber ser portadores de la alegría cristiana como hombres nuevos con nuestro testimonio y entrega a los demás, en lo grande y también en lo pequeño, como María. Aprender a decir sí, siendo cooperadores de la Verdad, con la plena libertad de los hijos de Dios.

RUEGA POR NOSOTROS, BENDITA MARÍA

L A R E V I S TA B U E N A N U E V A H A N A C I D O D E U N G R U P O D E P E R S O N A S P E R T E N E C I E N T E S A V A R I O S M O V I M I E N T O S Y R E A L I D A D E S D E L A I G L E S I A CAT Ó L I C A CO N E L F I N D E O F R E C E R U N A S O R I E N TA C I O N E S E N A Q U E L L O S T E M A S D E A C T U A L I D A D Q U E P U E D E N C R E A R C O N F U S I Ó N A C A U S A D E L A P R E S I Ó N D E L P E N S A M I E N T O R E L AT I V I S TA , H E D O N I S TA Y L A I C I S TA Q U E N O S L L E G A CO N F U E R Z A E I N S I S T E N C I A A T R A V É S D E L O S M E D I O S D E C O M U N I C A C I Ó N S O C I A L . N U E S T R O Ú N I CO D E S E O E S M O S T R A R E L A M O R D E D I O S , M A N I F E S T A D O E N E L R O S T R O D E J E S U C R I S T O, N U E S T R O Ú N I C O S A LV A D O R Y A N U N C I A R Q U E D I O S E S T Á P R E S E N T E E N L O S S U F R I M I E N T O S D E L H O M B R E Y Q U E N O S E S P E R A S I E M P R E CO N L O S B R A ZO S A B I E R T O S PA R A D E S C A N S A R E N É L . S I E S T Á S I N T E R E S A D O E N CO L A B O R A R CO N E S T E M E D I O E N L A N U E V A E V A N G E L I Z A C I Ó N , E N V Í A N O S U N E - M A I L A I N F O @ R E V I S T A B U E N A N U E V A . C O M Y N O S P O N D R E M O S E N CO N T A C T O C O N T I G O . P U E D E S CO L A B O R A R D E M U C H A S F O R M A S . “ L A M I E S E S M U C H A Y L O S O B R E R O S P O C O S ”. 91

bn


bn

mosaico

A r z o b i s p o d e O v i ed o

Reavivar la fe

CAMINO

MARÍA

p o r M o n s e ñ o r C a r l o s O s or o S i er r a T R A S R E COR DA R QU E E N 2 0 0 8 S E CE L E B R A R Á U N S Í N O D O D I O CE S A N O E N A S T U R I A S Y Q U E E S E AÑ O S E R Á A ÑO S A N T O E N LA CAT E D R A L Y E N E L S A NT UA R I O D E COVA DO NG A , Y D E P R OP O NE R A L A A S A M B L E A S U E X H OR TACI ÓN DE R E AV I VA R L A F E , O F R E CE M O S E L CO NT E N I D O D E S U H OM I L Í A E N L A S OL E MN I D A D D E NU ES T R A SE ÑO R A D E COVA DO NG A . B A S Í L I CA D E CO V A D O N G A , 8 D E SE P T IE M B R E DE 2 007

D E E S P E R A N Z A CO N

Realizando el mismo itinerario de la Santina, permitidme que os proponga tres tareas que nos permitan vivir con intensidad este segundo y último año de preparación para las sesiones del Sínodo Diocesano y la celebración del Año Santo de las Cruces de la Victoria y de los Ángeles. M I S I ON E R OS CON A R D OR , M É TOD O Y E X P R E S I ÓN NU E V OS Com o M a r í a en tr ó en l a ca s a de I s a b e l , e nt r a tú en l a v i d a d e t od os l os h om b r e s . Cuando llegó María a casa de Isabel, percibió la presencia de Dios. Hermanos, nosotros tenemos una gran tarea: debemos tener el atrevimiento de custodiar y alimentar la fe del Pueblo de Dios. María, en el camino, cuando entró en casa de Isabel, hizo saltar de gozo en el vientre de su madre a un niño no nacido. Con la ayuda de María, nuestra Madre, estamos llamados en virtud de la vida recibida en el Bautismo a


mosaico ser discípulos y misioneros. Hay que entrar en la vida de todos los hombres y mujeres de este mundo, ya que un nuevo momento de la historia se está inaugurando; un momento en que se abren desafíos y exigencias nuevas que se caracterizan fundamentalmente por la situación de muchas personas, afectadas por un desconcierto generalizado, que se propaga de manera turbulenta y se manifiesta en la difusión de un cultura lejana y hostil a la tradición cristiana. Sin embargo, hay sed de Dios en nuestra cultura. Ello se manifiesta en la emergencia de variadas ofertas religiosas que precisamente tratan de responder a esa sed de Dios. ¿Estaremos los cristianos de Asturias sin capacidad de reacción en estos momentos, cuando vivimos una época histórica en la que los hombres quieren ver un nuevo semblante y oír una voz nueva? La oportunidad que tiene la Iglesia para anunciar la novedad del Evangelio en una sociedad desgastada, en la que hasta las palabras pierden su contenido real, es única, porque los hombres y las mujeres de nuestro tiempo quieren saber de la Verdad. Y la Verdad es Jesucristo. ¿Conocéis alguna otra que sea siempre así o más bien nos dejamos aprisionar por verdades relativas que hoy nos dicen sí y mañana no? Decidirse por vivir con la Verdad es una ocasión única y siempre nueva para el ser humano. La Santina de Covadonga se nos acerca hoy para decirnos que Ella está en las grietas de la roca, que quiere seguir acompañando a los hombres y mujeres de nuestro tiempo para eliminar las turbulencias que llegan a la vida personal y a la historia de los hombres, cuando se decide vivir de espaldas a quien es Camino, Verdad y Vida, Jesucristo. E L P O D E R T R A N S F O R M A DO R DE D I O S E N L A H I S TO R I A R eco ge d l a b e n d i ci ón qu e l l e g a a e s t a t i e r r a con q u i en es l l ev a n a D i o s en s u v i d a . «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre». A este mundo llega la bendición, la gracia, la fuerza que se construye siempre, con hombres y mujeres que llevan a Dios. Cuando pensamos en hacer grandes transformaciones en la vida histórica, no podemos olvidar que las verdaderas llegan con hombres y mujeres nuevos cuya novedad no procede de ellos mismos, sino que les viene dada de parte de Dios. Esto es lo que llevaba María a casa de Isabel y Zacarías. ¿Sabéis cuál es la mayor amenaza para este mundo y también para la Iglesia?: ser grises. Es decir, vivir una vida cristiana en la que aparentemente todo es y se vive con normalidad, pero la fe está desgastada, no es viva, se queda sin fuerza y sin capacidad de cambiar lo que hay a su alrededor, y degenera así en una especie de mezquindad. Los

cambios y embates del tiempo no los pueden resistir unos cristianos que reduzcan la fe a un elenco de normas y prohibiciones, a prácticas devocionales fragmentadas o adhesiones selectivas según el gusto o la carta del momento; tampoco a participaciones ocasionales en la vida de fe, a repeticiones miméticas de principios doctrinales o a moralismos blandos o crispados que no convierten a nadie. ¿Sabéis por qué Isabel pudo decir a María aquella expresión −«porque en cuanto tu saludo sonó en mis oídos, el niño saltó de alegría en mi seno»- y que tanto nos dice? Porque se había encontrado con Jesucristo que vivía ya en el seno de María. Como nos dice el Papa Benedicto XVI: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y con ello, una orientación decisiva » (Deus Cáritas est, 1). Por tanto, la bendición llega a nuestras vidas cuando nos encontramos personalmente con Jesucristo. Abridle vuestras vidas. Mirad el patrimonio más valioso de esta tierra de Asturias: es la fe que desde hace tantos siglos sostiene que Dios amor y que tantos han sabido llevar a otros lugares, para que hombres y mujeres de otras tierras pudieran vivir con esta herencia que construye, realiza, afronta, genera, decide, suscita, cambia, trae presente y futuro y siempre da esperanza. CON EL DI O S

M É TO D O DE L

E V A N G E L I O, S I E N D O T E S T I G O S

D E L A M O R DE

P a s a r p o r l a v i d a a n u n ci a n d o, v i v i e n d o y s i r v i e n d o co n l a s m i s m a s a ct i t u d e s d e l a V i r g e n M a r í a : « Mi a l ma gl or i f i ca a l S eñ or y mi es p í r i tu s e r egoci j a en D i os mi s a l v a do r » . Ello requiere que hagamos un esfuerzo por radicar y hacer madurar en toda la Iglesia, y por tanto en todos los cristianos, la certeza de que Cristo, el Dios de rostro humano, es nuestro verdadero y único salvador. Como Iglesia, hemos de entregarnos del todo a evangelizar. La misión de la Iglesia es evangelizar y sus actitudes para hacerlo han de ser las mismas que nos describe el evangelio: «Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las gentes, sintió compasión de ellas, porque estaban desechas y abatidas como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, y los obreros pocos, pedid al dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9,35-38). Anunciar a Jesucristo con obras y palabras; estar al lado de todos los hombres, pero como Jesús, con sus modos, sentimientos y actitudes; sentir pasión por todos los hombres y por todas sus situaciones; y sentir la urgencia del mandato de Jesús: tenemos necesidad de sacerdotes. Que toda la Iglesia Diocesana asuma esta escasez y pida al Señor que mande obreros a su mies.

93

bn


bn

mosaico ¿ CÓMO

G LO R I F I CA R A L

S EÑOR

CO N N U E S T R A V I D A ?

Con estas actitudes y tareas: 1. Sentid l a a l e gr í a d e s e r d i s cí p ul os mi s i on er os de Jesucristo. Esa alegría que nace de sentir el cariño de un Dios que nos ha amado tanto que cuenta con nosotros para servir a los hombres la única noticia que trae la gloria del hombre, ya que la gloria del hombre es Dios mismo. 2. Tomad como tarea fundamental de vuestra vida e l a nu nci o d e l E v a n g el i o d e Cr i s t o e n to d os l o s l u ga r e s donde estéis: familia, trabajo, responsabilidades públicas. Todo ámbito de actividad es bueno para el anuncio, el testimonio y el compromiso cristiano. Cada uno verá, según su sensibilidad, cómo lo ha de realizar. Nada, ni nadie, pueden hacernos avergonzar del Evangelio en que creemos. Siguen teniendo vigencia las palabras de Jesús, «el que se avergüence de mí delante de los hombres, tampoco yo no le reconoceré delante de mi Padre» (Mc 8,38). 3. Toda nuestra vida tiene que ser un a n un ci o d e l a B u en a N uev a d e l a d i g ni d a d h um a n a descrita por Jesucristo. El hombre es imagen de Dios. Ninguno puede maltratar esta imagen. La dignidad humana tiene su origen en quien nos creó. Nadie puede poner recortes a quien ha sido creado a imagen misma de Dios. 4. A través de nuestra vida, tenemos que a nu nci a r l a B u en a Nue va d e l a v i d a . Hoy la vida está cuestionada por una cultura que, marginando a Dios, elige seguir los consejos y decisiones de los hombres y no del Dios de la Vida. Los cristianos formamos parte de la cultura de la vida, ahí está nuestra identidad. No somos hombres y mujeres que construimos la cultura de la muerte, sino de la Vida. A pesar de todas las inconsecuencias que a través de la historia hayamos tenido los discípulos de Cristo, no se puede dudar que hemos sido sostenedores de la cultura de la vida. Hace muy pocos días visitaba los campos de concentración de Auschwitz, donde pude conversar con una persona que tenía conocimiento de la actividad desarrollada por una comadrona en el campo de Auschwitz II-Birkenao. Tenía la orden de que todos los niños que ayudara a nacer, los hiciera morir inmediatamente; fueron unos 3000 niños los que vinieron al mundo por sus manos. Sin embargo, se negó rotundamente a matar a ninguno y los salvó a todos. El médico que dirigía el paritorio la respetó y no se atrevió a eliminarla por contradecir sus órdenes, dicen que por la convicción interna que tenía de la defensa de la vida. Con todo, los nazis se encargaron después de acabar con la vida de aquellos 3000 niños, de los que sólo 30 llegaron a sobrevivir. Ante este hecho horroroso, esta mujer supo ser un testigo de la Vida en un mundo absurdo que implantaba la cultura de la muerte.

5. Anunciad l a B u en a Nue va d e l a f a mi l i a f un d a d a en l a un i ón d e l un h om b r e y un a mu j e r . Quienes defendemos la cultura de la vida sabemos que ésta sólo existe cuando se dan y se unen dos laderas: padre y madre. Sin ellas no hay vida, ni cultura que la haga posible. La Fiesta de la Familia Cristiana y la Marcha de Familias a Covadonga, que desde hace dos años venimos realizando, concentrando centenares de familias, son un dato pastoral elocuente de este servicio a la vida y que hoy quisiera poner de relieve. 6. Anunciad l a B ue na Nu ev a d e l a a ct i v i da d hu ma na . Todo lo que hace el ser humano es para el desarrollo de todas sus dimensiones. No deshagamos la concepción integral del hombre, basada en su armónica relación con el mundo y con Dios. El gran error de algunas tendencias dominantes de este último siglo está en excluir a Dios del horizonte de todo. Así, se genera una falsificación de la realidad y se engendra una actividad humana en la que sus referentes exclusivos resultan ser los mismos hombres y, entre ellos, la de quienes más poder detentan o acaparan, provocando esclavitudes y dependencias subyugantes cada día más evidentes. 7. Anunciad que esta tierra es para vivir el amor y hacer crecer la esperanza, en un mundo en el que el d e s ti n o un i v er s a l d e l os b i e ne s d e l a t i er r a sea una realidad permanente. Pensemos que el desarrollo no es una simple acumulación de bienes y servicios. Es mucho más, e implica el desarrollo de todas las dimensiones de la persona humana entre las que está su dimensión trascendente. De ahí la importancia que adquiere la educación de los niños y adolescentes, tal como nos pide el Concilio Vaticano II: «Los niños y los adolescentes tienen derecho a que se les estimule a apreciar con recta conciencia los valores morales y a prestarles su adhesión personal y también a que se les estimule a conocer y amar más a Dios. Se ruega, pues, encarecidamente a todos los que gobiernan los pueblos o están al frente de la educación, procurar que la juventud nunca se vea privada de este sagrado derecho» (GE 1). Queridos hermanos y hermanas, la Virgen María nos entrega a su Hijo Jesucristo. El Señor se va a hacer realmente presente aquí, en este altar, en el Misterio de la Eucaristía. Pidamos a la Santina de Covadonga que Asturias recobre el fervor espiritual que la hizo siempre grande. Roguemos, para que los cristianos tengan la audacia apostólica que les haga capaces de ser protagonistas de este nuevo paso de la historia, ofertando con palabras y obras a Jesucristo Nuestro Señor, el Hijo de María. Santina de Covadonga, ruega por nosotros. Amén.

*La homilía se ha extractado. Se puede encontrar en su totalidad en la web www.iglesiadeasturias.org

94

+ Carlos, Arzobispo de Oviedo


entretenimiento

El hermano Buenaventura

por Rodrigo

-no tengo nada para darte, pero si me dejas hacer algĂşn cambio en tu mensaje...

vale, de acuerdo

Que el SeĂąor te bendiga

hoy empieza la primavera pero yo no puedo verla

bn


bn

entretenimiento LA PIRÁMIDE

LÓGICA Ana, Beatriz y Carmen. Una es tenista, otra gimnasta y otra nadadora. La gimnasta, la más baja de las tres, es soltera. Ana, que es suegra de Beatriz, es más alta que la tenista. ¿Qué deporte practica cada una?

A M O R C N

El caballo de Pepe es más oscuro que el de Juan, pero más rápido y más viejo que el de Jaime, que es aún más lento que el de Luis, que es más joven que el de Pepe, que es más viejo que el de Juan, que es más claro que el de Luis, aunque el de Jaime es más lento y más oscuro que el de Juan. ¿Cuál es el más viejo, cuál el más lento y cuál el más claro? Tenemos cuatro perros: un galgo, un dogo, un alano y un podenco. Éste último come más que el galgo; el alano come más que el galgo y menos que el dogo, pero éste come más que el podenco. ¿Cuál de los cuatro será más barato de mantener?

ANAGRAMA

E I A T S M Ir colocando anagramas con las mismas letras de la anterior más la que ya viene colocada en su lugar, para que al final nos de un sinónimo de 12 letras de basáramos, estructuráramos. Para realizarlo correctamente hay que rellenar todas las casillas.

LASOCIN B E N E S TA LOFINAR ETOMITO TROLEBA INULOCA GICIANO

Los anagramas que aparecen en el cuadro izquierdo son nombres de varón, que van colocados en su cuadrícula derecha. En la columna sombreada aparecerá el nombre que se busca de un personaje del Antiguo Testamento.

SUDOKUS 9

7

13

8

10

6

3

14

18

10

3 1

5

9 4

2

7 3 7

96

4

3

1 9

3

7 6

1

5

10

6 13

3 1

8

2

4

9

22 13

4 13

12

5

13 4

4

5 18

13

16

18

15

10

4

8

6

11 18

17 15

16

4

8

9


entretenimiento JEROGLIFICOS

SI

LU LA

YO

E A O I U

LO

LI LE

¿Eres tú más joven que Juan?

¿Como vuelve tu hijo pequeño?

¿Han venido tus hijas?

S O PA D E L E T R A S M A R C A

Partiendo de la palabra citada,poner palabras cambiando una sola letra para que en la casilla inferior aparezca el nombre de un Apóstol

Poner en cada cuadrícula un número del 1 al 15 de forma que la suma siempre sea 33 vertical, horizontal y en oblicuo

BUENAGRAMA

Resuelve los enunciados y llévalos a su color en el cuadro grande. Ellos te ayudarán a descubrir un pasaje de un Salmo.

v i s d j t d r t s

e d q e a r a s i s

m a s e s j a c o b

o e u s y o e u o m

i

l s a n s o n e a

Cuida las ovejas.

La... es grande y los obreros pocos.

Caldo para entrante. Líquido elemento pl.

Da forma, ajusta.

e i e u a a i e r a

s l m a m o s b a r

i s a a c a f u i b

n o e i r s s r n a

Encuentra 11 nombres del A.T. y con las letras que sobran se podrá leer un pasaje del libro del Eclesiástico sobre la Sabiduría

...tierra soñada por mí. Salto grande de agua. Desigual, lleno de tropiezos. Cortan mieses.

s m e e h e m n f h

Regenta la portería.

Virtud de saber esperar. ¿Qué es eso? Eso es...

97

bn



buenanueva nº 06