Contact Center - 93

Page 78

customer EXPERIENCE

LA EXPERIENCIA DE CLIENTE EN BOCA DE UN TRIUNFADOR KIKE SARASOLA, PRESIDENTE DE ROOM MATE HOTELS, DESTACA LOS VALORES QUE LE HAN CONDUCIDO AL ÉXITO PROFESIONAL: “LO PRINCIPAL ES PENSAR EN EL CLIENTE”

K

KIKE SARASOLA, PRESIDENTE DE ROOM MATE HOTELS Kike Sarasola levanta siempre expectación. Su estilo directo atrae a mucho público y en Contact Forum no fue una excepción. Más de 120 personas se acercaron a escuchar al presidente de Room Mate Hotels. Y fue tan polémico como se esperaba. “No somos una cadena hotelera. Somos más que eso. Pero tenemos una filosofía: trabajamos la atención al

cliente. Cuando voy a los congresos, nadie habla del cliente, de la persona a quien vas a vender tu producto”, añadió. Por eso, aconsejó a todos los asistentes que no se equivoquen, que lo principal es pensar en el cliente.“Hay que reinventarse, atreverse a soñar. En cinco años no vamos a creer cómo ha cambiado nuestra vida” matizó, y recordó que su cadena

Kike Sarasola durante su ponencia en Contact Forum

78

comenzó con apenas 30 habitaciones y hoy ya cuenta con 1500. Y todo con mucho esfuerzo, pero también arriesgado. SABER QUÉ NECESITA EL CLIENTE “Quiero sentir a mis clientes, oír qué necesitan”, explicó Sarasola. Y remarcó algunos de los servicios que ha implantado gracias a las solicitudes de los huéspedes. “Fuimos la primera cadena en tener wifi gratis en toda la ciudad, gracias a WiMate, una conexión wifi que el cliente lleva en el bolsillo”. A esto, le sumó, por ejemplo, el desayuno hasta las 12 de la mañana. “¿Por qué se tienen que acabar a las 10? Hay que romper moldes. Me puse en la piel del cliente que sale por la noche y tiene que madrugar para desayunar. A mí eso me fastidia”. Para finalizar, Sarasola hizo un llamamiento a la búsqueda de la felicidad, ya que “es muy rentable”. Porque al final, esa rentabilidad va ligada a que los clientes estén contentos. “Las personas han de estar siempre en el centro y hay que arriesgar porque, como decía Rooselvelt, existe algo peor que el fracaso y es no haberlo intentado”.