Page 1

Llévala Gratis

Turismo l Cultura l Ecología l Gastronomía l Negocios

Año Nº1 l Nº8


MI TIERRA

04

Una joya con historia

08

Vallegrande

CAFÉ BATIDO

Ciudad de la integración

14

Atrapemos al Gato Negro

18

Festival de Vinos y Quesos Un milenario Deleite para los paladares Exquisitos

CIUDAD EN COSNTRUCCIÓN

VIDA Y VALORES

Un sueño hidalgo hecho de nostalgia

DESTINO SUGERIDO

Vallegrande

DE FERIA

10

TURISMO AVENTURA

DESTINO SUGERIDO

CONTENIDO

20 TECHO

22

Casa de la Moneda Un lugar de aventura con historia

26

Parapente Volando como las águilas


VIDA Y VALORES

Una joya

con Historia

Fotos: Manfredo Parada

04


el cariño es duplicado o triplicado… ahora viene en camino mi segunda nieta, se llamará Florencia" y sonrió con un brillo especial al decirlo, casi casi pude adivinar una lágrima de felicidad en su mirada.

Fanny Jiménez - Gerente General Joyería Andrea

Por: Yssel Joffré

E

n estos meses comencé a recordar con insistencia mi niñez, una época de mi vida que realmente me apasiona, tal vez porque tuve una hermosa relación con mi abuela paterna, que me enseñó con paciencia el nombre de muchos insectos y de las flores que plantaba en su jardín, desde las más simples hasta las más exóticas como la 'Pico de Gallo', tan extraña como su nombre y cuyos colores van desde el azul fuerte y morado en la base, hasta un increíble anaranjado en la especie de cresta puntiaguda que forman sus pétalos. Ella amaba la naturaleza y en especial los árboles, tenía un lugar exclusivo en su enorme huerta para diferentes especies como la higuera, el naranjo y el manzano que

le dieron mucha sombra a mis expediciones infantiles y a todas las meriendas que compartimos juntas. Quizá todos estos recuerdos me llevan a percibir de forma particular y profunda la joya que ahora tengo el placer de observar, tan delicada en su diseño como en su significado. Se trata de dos árboles de plata uno grande y frondoso y el otro pequeño que crece a la sombra del anterior, detrás de ellos está el horizonte como insinuando el futuro, diseñada y pensada especialmente como un homenaje de los nietos para los abuelos. Cuando entrevisté a su creadora, la señora Fanny Jiménez, me contó primero que ella es una abuela dichosa, haciendo referencia al nacimiento de su primer nieto. "Yo lo escuché llorar y me di cuenta que al tener un nieto

Curioseo un poco más las vitrinas de Joyería Andrea; y me doy cuenta de que cada joya es el balance perfecto entre el arte, la elegancia y sobretodo el mensaje que se transmitirá a través de estos diseños únicos. La señora Fanny toma en sus manos la pieza de los dos árboles que yo estaba observando y comienza a explicarme el proceso creativo que ha seguido y el profundo deseo de "reflejar el sentimiento de abuela en una joya, ese amor indisoluble que hay entre el nieto y el abuelo, esa herencia genética que se va transmitiendo, ese amor cómplice que son los mimos las caricias, las golosinas y sobretodo que el nieto crece a la sombra del abuelo y uno le va transmitiendo la experiencia ya vivida" el tono de su voz se va fundiendo con los destellos suaves liláceos y vainillas que salen de las vitrinas. Recorro con la mirada los dos árboles de la joya, su emotivo diseño me sigue transportando en el tiempo y sé que a mi abuela le hubiera gustado mucho tenerla y lucirla como un regalo mío, aunque ahora ella ya no está físicamente conmigo, no puedo evitar que mi mente vaya hacia atrás y soy feliz recordando nuestras tardes juntas. Sé que hay muchos nietos que tienen la dicha de compartir la vida con sus abuelos y este es un detalle ideal para decirles "te amo", cualquier día del año, a un paso de la Plaza 24 de Septiembre, en Joyería Andrea, descubrí por ti mismo esta maravillosa joya con historia.

05


Yvyporã ama Bolivia, Bolivia es Yvyporã

El viaje interior

"A los doce años sabía dibujar como Rafael, pero necesité toda una vida para aprender a pintar como un niño" Pablo Picasso PORTADA PARAPENTE Foto: Gustavo Castro

DIRECTORA GENERAL Elva Nagashiro EDICIÓN Y PRODUCCIÓN Yssel Joffré DIRECTOR CREATIVO Manfredo Parada FOTOGRAFÍA Manfredo Parada Josué Hernández Marco Aruquipa Gustavo Castro COMERCIALIZACIÓN Fernando Joffré Patricia Bacherer Oswaldo Parada CONSEJO EDITORIAL Arturo Lora Maggy Talavera Julio César Caballero Oscar Puky Gutiérrez COLUMNISTAS INVITADOS Edson Hurtado Rubén García Josué Hernández Gustavo Castro DISEÑO

Cada número de Yvyporã destacamos siempre la belleza de Bolivia, tanto en su variada geografía, como en su deliciosa gastronomía y sobre todo en su gente pluricultural; y con estos magníficos pretextos animamos a los turistas bolivianos y extranjeros a conocer, explorar y disfrutar nuestra Tierra Hermosa, nuestra Yvyporã. Pero ahora además de esto, este mes queremos sugerirte también un viaje interior, un viaje de reencuentro con los viejos sueños, con los deseos simples, con la felicidad de aquellos primeros años. ¿Cómo podemos hacer este viaje interior? La respuesta a esta interrogante es bastante subjetiva, porque cada quien entiende estos términos según las condiciones en las que vive y se desarrolla diariamente. Para la mayoría de nosotros un viaje significa alejarnos físicamente de nuestro hogar, recorrer muchos kilómetros conociendo nuevas culturas y experimentando aventuras interesantes. Hacer todo esto sin salir de casa resulta extraño y hacerlo dentro de uno mismo parece aún más raro. Sin embargo si hilamos fino sobre la frase de Pablo Picasso, el aprender a pintar como un niño seguramente le ha significado esa misma búsqueda, ese viaje interior. Se trata de un hábito que jamás termina, como Picasso mismo afirma, es un aprendizaje de toda la vida. Para llegar al momento presente, indudablemente hemos atravesado por distintas etapas y experiencias que nos enseñan a crecer como seres humanos. La conexión entre todos estos aprendizajes, ese movernos desde una etapa a la otra, desde un aprendizaje hacia el otro es el viaje interior del que hablamos, un viaje que siempre debiera tener una parada obligatoria en la niñez. Recuperando no la edad, porque obviamente es imposible, pero sí la sensibilidad, la posibilidad de estar contentos sólo por ver un nuevo día (aunque suene ñoño), la fe en los seres humanos y en Dios, la contemplación de los colores del sol y de los animales, el disfrute del viento, de las pompas de jabón, de los juguetes, de la creatividad y de tantas cosas que vamos dejando atrás porque ya CRECIMOS. ¡¡¡Crezcamos también hacia adentro, viajemos mucho interiormente y seguro que disfrutaremos más cuando nos toque viajar hacia nuestro exterior, a explorar nuestra Tierra Hermosa, nuestra Yvyporã!!!

Yssel Joffré Editora y Productora Revista Yvyporã Dirección: Av. Ovidio Barbery C/Padre R. Melgar # 10 Teléfonos: (591 3) 341-1037 Móviles: 770-58568 - 709-40567 Email: yvypora@cotas.com.bo Santa Cruz - Bolivia La publicididad y las notas personalizadas son responsabilidad de cada anunciante y colaborador, no expresando la opinión de Yvyporã

06


MI TIERRA

08


Vallegrande,

ciudad de la integración

Por: Edson Hurtado / Periodista y escritor De su historia e Hidalguía

H

ace un poco más de cuatro siglos, se fundó esta ciudad, que en un principio fue un fuerte de contención y enclave comercial que sirvió como nexo entre La Plata, Santa Cruz de la Sierra y Lima. Por mandato del Virrey del Perú, Don Juan de Mendoza y Luna, Marqués de Montes Claros, se decidió la creación y fundación de la Ciudad de Jesús y Montes Claros de los Caballeros del Vallegrande. El Virrey del Perú le encomendó la misión a su sobrino, el Capitán Pedro Lucio Escalante y Mendoza, quien llevando la Cédula Real que ordenaba la fundación, partió de Lima con treinta familias de españoles, las cuales fueron aumentando a su paso por Potosí y lo que entonces se denominaba como Charcas, hoy conocido como el Departamento de Chuquisaca. Actualmente se desconoce la fecha exacta de fundación de Vallegrande, al carecer de documentos históricos fidedignos que la demuestren, por lo que se ha asumido la fecha de emisión de la Cédula Real, expedida el 30 de marzo de 1612, como fecha de fundación. Una de las características históricas de Vallegrande, es el título nobiliario que les fue concedido por Felipe III, quien les otorga el rango de "Hijos hidalgos y Personas Nobles de Linaje y Solar Conocido, a cada uno de los habitantes de este pueblo, elevando su rango social y dándoles tal prebenda, como un estímulo a la fidelidad con que se mantuvieron y debían mantenerse esta ciudad de blancos", tal y como reza en la Cédula Real conservada en la Casa de la Cultura Hernando Sanabria Fernández de Vallegrande.

De sus páginas y letras La Ciudad de Vallegrande tiene entre sus hijos a grandes escritores que han reflejado en sus letras las vivencias, costumbres y tradiciones de toda la región. Sus obras abarcan los distintos géneros, especialmente el teatro costumbrista, la novela, el ensayo, la poesía y el cuento. Desde esas creaciones, es posible entender un poco más realidad de la Provincia, así como la idiosincrasia de los habitantes de uno de los pueblos más singulares de Bolivia, tanto por su mestizaje como por su cultura. Uno de los grandes intelectuales vallegrandinos, que ha sido reconocido a nivel nacional por sus trabajos de investigación, es Hernando Sanabria Fernández (Vallegrande, 12 de diciembre de 1912 - Santa Cruz, 10 de agosto de 1986). Su enorme obra abarca estudios sobre historia, crónicas, cuentos, poesía e investigaciones sobre lingüística entre muchas otras. Se trata quizás, del escritor más valioso que Vallegrande posee. Fue poeta, abogado, periodista, geógrafo, historiador, ensayista, y un entusiasta cultor de las bellas artes y el folklore regional. Dentro de la poesía, uno de los poetas más curiosos, no sólo por su personalidad, sino por su obra es don Neftalí Morón de los Robles (Vallegrande, 1916 - La Paz, 1993), fue conocido en todo el país por su excéntrica personalidad y su llamativa apariencia. Sus escritos, que transitan entre la poesía, la crónica, el ensayo y la política, se mezclan casi de manera caótica para mostrar un huracán intelectual que a veces despista y confunde. En el género del teatro costumbrista, las obras de Pastor Aguilar Peña (Vallegrande, 10 de agosto de 1923), han logrado descubrir

el carácter de los vallegrandinos, y a través de sus diálogos, ha plasmado las relaciones sociales, así como la problemática del campo y de los campesinos. De su insurrección y del Che El mito del Che Guevara ha influido a Vallegrande de diversas formas. El símbolo en que se ha convertido, odiado por algunos, amado y venerado por otros, se ha transformado en muchas ocasiones. Hoy en día, es posible escuchar en la Catedral de Vallegrande misas en honor al alma de "San Ernesto de la Higuera" o "San Che", que según muchos pobladores, especialmente del área rural, es quien los acompaña en la cotidianidad de sus vidas. Guevara llegó a Bolivia, encabezando un grupo de guerrilleros que buscaban generar un foco de insurrección continental desde el país, que pueda extenderse por los países vecinos y liberar estas tierras a manos de sus propios ciudadanos. Desde su hallazgo en 1997, en el lugar de la fosa común se ha construido un mausoleo, en el que finaliza la ruta que el Che Guevara, que comenzara en "La casa de calamina", en 1966. Hoy es posible visitar tanto la lavandería del Hospital Señor de Malta, donde su cuerpo fue expuesto el 67, como viajar a la localidad de La Higuera y encontrarse con el mismo paisaje en el que Guevara vivió sus últimos días. La figura del Che está ligada íntimamente a Vallegrande. Su pensamiento político sigue siendo estudiado, y su incursión armada sigue siendo discutida, pero sin duda alguna, el Che forma parte de la historia, la tradición y la cultura de todas y todos los vallegrandinos.

09


DESTINO SUGERIDO / VALLE GRANDE

Un pueblo hidalgo hecho de nostalgia

Fotos: Manfredo Parada

10


SANTA CRUZ UBICACIÓN A 241 kms (7 horas en transporte público y 5 horas en transporte particular) al sudoeste de Santa Cruz.

Plaza 26 de Enero

DATOS HISTÓRICOS Fundación: 30 de marzo del 1612 por el Capitán Pedro Lucio Escalante y Mendoza.

TRANSPORTE Compra de pasajes: Plazuela Oruro (3er. anillo interno y Av. Grigotá). Pasaje en Bus: 30 Bs. Pasaje en Trufi: 40 Bs.

CLIMA Templado con una temperatura media de 18ºC

¿QUÉ LLEVAR? Llevar zapatos cómodos y resistentes, cámara fotográfica, ropa cómoda y abrigada.

¿QUÉ COMPRAR? Fuente y palmeras

Por: Yssel Joffré Recién llegados

U

na sinfonía de techos 'coloraos' nos reciben anunciando nuestra llegada a este valle, donde el tiempo se ha detenido en cada balcón, en cada muro y en sus estrechas calles empedradas. Oficialmente estamos en Vallegrande, generosa cuna de literatos y poetas. El clima frío ensancha la nostalgia que flota aquí entre los antiguos lugareños que parecen estar cubiertos de un polvo fino y centenario. Mi memoria graba para siempre los rostros peculiares de muchos ancianos ataviados con sombreros y bastones que nos miran apostados desde puertas, esquinas y ventanas. En la Plaza 26 de Enero, lo primero que vemos son flores de colores vivos, sus pétalos aún destilan el rocío de la madrugada, mientras un grupo de señoras y niños pasan agitados en dirección del mercado. Al centro una

Capitán Don Pedro Lucio Escalante y Mendoza

hermosa fuente de piedra custodiada por dos enormes palmeras, me hace pensar que bien podría pedir un deseo, lo hago lógicamente sin cerrar los ojos y evitando el ritual de lanzar la dichosa moneda.

Asadito colorau, k'jaras, aviones vallegrandinos, pan vallegrandino, chajmas, buñuelos, pasteles de carne, empanadas con dulce de lacayote, mermeladas, rimpollo, licores, vinos pateros y artesanías en chala de choclo.

¿DÓNDE IR?

Al costado se alza casi imponente el monumento al Capitán Don Pedro Lucio Escalante y Mendoza, fundador de Vallegrande, quien desde lejos se nota que lleva la típica vestimenta de conquistador español: un capacete en la cabeza, bandoleras sobre los hombros, media armadura para cubrir la parte del pecho, una portentosa espada y una especie de pantaloncillos cortos llamados greguescos, amén de las calzas y los zapatos de tirilla que completan su indumentaria. Hacemos esta descripción para ir a tono con el orgullo que sienten los lugareños por la sangre ibérica que llevan. Me parece que es la única plaza boliviana en la que está el monumento al fundador y no al libertador.

se yergue inmutable ostentando ante los transeúntes la centenaria piedra con que están construidas sus paredes. En uno de sus costados luce llamativos vitrales que cuentan historias de santos y héroes de la fe. al frente observo con curiosidad su alta torre de cuatro pisos que, según dicen, es la más alta de Bolivia. El interior se caracteriza por su arquería y su decoración sencilla.

Su catedral Dulce Nombre de Jesús, más conocida como Iglesia Matriz de Vallegrande,

Las calles empedradas de Vallegrande están llenas de gente diáfana que sigue el ritmo de sus

Capilla Señor de Malta, Iglesia Matriz, Museo Arqueológico, Casa Municipal de Cultura, Mausoleo del Che, Lavandería del Hospital Señor de Malta, Mercadito Central, Comunidad La Higuera.

11


La gente conserva en su fisionomía rasgos españoles

Iglesia Matriz de Vallegrande

Artesanías en chala de choclo

Gran variedad de panes y horneados

Aviones vallegrandinos

12

Licores típicos vallegrandinos

Escabechi de chancho


La fosa común donde fueron encontrados los restos del "Che" y sus compañeros

actividades acicalada, la mayoría de ella, con el típico sombrero vallegrandino que acentúa más aún su aire español. Sus movimientos son pausados y calmos como si no existiera prisa alguna para llegar a su destino. Esas mismas expresiones han sido captadas por artesanos que elaboran los famosos personajes hechos de chala u hoja de choclo puesta a secar al sol y pintada luego a mano, contando las historias de la ciudad. Aromas y sabores En el mercado el primer aroma que impregna el aire es el de los panes típicos y las galletas que rebosan en sendas canastas ordenadas en fila. Las serenas vendedoras llaman a sus clientes para que lleven a casa alguna de sus codiciadas delicias. Un poco más al fondo, en el sector de comida, está el puesto de la señora Lola de Taboada, una vallegrandina de facciones redondas y de hablar calmo. Aquí se sirve asadito, chicharrones, los típicos aviones y el 'escabechi'; todos hechos a base de cerdo y condimentados con hierba buena, ajo y pimienta. A doña Lola se la reconoce por los hoyuelos que se forman en sus mejillas cuando sonríe. La nostalgia del Che Después de visitar el mirador de la ciudad y disfrutar de una vista privilegiada, nos dirigimos hacia el Mausoleo de Ernesto

Lavandería donde fue exhibido el cadáver del "Che"

Guevara. Una sensación inexplicable me subía desde la columna vertebral, hasta la nuca, me inundaba un cosquilleo en todo el cuerpo. Había cantado la mitad de mi vida las canciones que hablan de las hazañas del Che, había leído mucho sobre su ideología y por supuesto en un momento de mi vida estuve alineada con esa forma de pensamiento. Aquí y ahora recordaba todo eso, caminé sin prisa los 200 mts. que me separaban del mausoleo, el nudo en mi garganta se hacía aún más fuerte, hasta que llegué al sector donde hay un pequeño jardín con árboles plantados por diferentes líderes de la Revolución Cubana y hasta por una de las hijas del Che, Aleida Guevara March. Aquí las melodías de trova y las imágenes se fundieron como en un remolino en mi cabeza, ganas de llorar, apretar el nudo en la garganta y seguir avanzando hacia el ingreso. El fuerte olor de los eucaliptos, me llamó de nuevo al presente. Frente a nosotros estaba Gonzalo, nuestro guía turístico, vallegrandino de tradicionales ojos claros y pequeña estatura, quien revivió con sus palabras toda la historia de la Guerrilla del Che en Bolivia, desde fines del 66 cuando empezó su travesía en Ñancahuazú, hasta octubre del 67 cuando fue capturado y asesinado en La Higuera. Nos contó los detalles sobre la ejecución, la posterior exhibición de su cuerpo y el de sus seis compañeros en la lavandería del "Hospital Señor de Malta", como si se tratara de un trofeo de guerra. Durante 28 años la gente

ignoró que los restos de estos guerrilleros fueron enterrados aquí, justo en el lugar que pisan nuestros pies ahora, nuevo cosquilleo en la espalda y en la garganta, humedad en mis ojos. En aquel tiempo este lugar lleno de mística era un territorio secreto, una base militar. En el año 97, después de dos años de intensa búsqueda, se descubrieron los restos de los guerrilleros y ya en 2007 se terminó de construir este sitio en homenaje a Ernesto Che Guevara. De aquí nos llevamos en la memoria el eterno aroma a eucaliptos junto al indeleble recuerdo del Che. En nuestro camino de vuelta hacia Santa Cruz, presenciamos un espectáculo maravilloso. El cielo comenzaba a oscurecerse, y un potente rayo de luz se destilaba entre las nubes, acariciando a su paso árboles y sembradíos. Parecía la misma mano del Creador bendiciendo estás tierras hermosas y fértiles.

El árbol que plantó la hija del Che

13


ATRAPEMOS AL GATO

NEGRO

Fotos: Manfredo Parada

14


CAFÉ BATIDO le habían puesto por nombre Maradona. El papá de esa dulzura puntiaguda, como ya te estarás imaginando, era Federico Morón más conocido como el Gato Negro. Esta sola rareza me bastó para seguir sus aún más raros estados de `feis´, en los que el humor negro y la crítica política coyuntural eran el pan de cada día. Frases como "Los dictados producen dictadores" o "Atención… atención este país está retrocediendo" o mejor aún "Del cáncer del alma sólo te puede salvar una QUINOterapia" son habituales en la mente freak de este artista del 'feis', que ha plasmado cientos de sus estados en dos libros que llevan el mismo título: Los estados del Gato Negro. "Cada libro es un concepto, el primero por ejemplo es el coraje, es animarse a. El segundo es la rebeldía y se vienen dos conceptos más…" dice Federico entre divertido y misterioso, mientras yo pido un jugo de durazno con un brownie y él un café. #Flashback.to.la.infancia#los.juguetes#la. creatividad

Por: Yssel Joffré Canciones sugeridas por el gato negro para escuchar, antes, durante y después de leer esta entrevista.

Advertencia para el lector: esta es una entrevista muy diferente a las que estamos acostumbrados a leer, no digo esto por vanidad, sino absolutamente por todo lo contrario, la idea es recuperar el aprecio por lo simple de la vida. Por ello vale la pena sugerirte que hagamos algunas cosas antes de comenzar: démosle off por un momento al dispositivo de nuestra cabeza, que clasifica los hechos como correctos o incorrectos, al termostato que marca la cordura y la locura, relajémonos y comencemos a recordar un

poco nuestra infancia, nuestros juguetes favoritos, nuestros sueños, también nuestros miedos y aquello que nos hacía reir. ¡Alístate para jugar a ser un poco niño y un poco loco! Sólo así podrás engancharte con esta sana demencia temporal que te proponemos mi invitado y yo. Y no te olvides de darle play a las dos canciones que están en código QR, que serán como una brújula para terminar de descifrar al animal de este cuento, tal vez para terminar de construirlo. ¿Ya las tenés? Ok., entonces empecemos (nadie dijo que las canciones no te parecerían bizarras, pero estate atento a la letra). #Comienza.el.juego#qué.nervios#atrapa. al.gato. negro El objetivo de esta entrevista es `atrapar´ al Gato Negro, o mas bien capturar su esencia, para subir al nivel de este niño grande, que es publicista divertido y escritor no declarado, que para los efectos del caso resulta lo mismo. Pero antes deja que te cuente como me enteré yo de la existencia de este personaje. Hace como dos años ví en 'feisbuc', la colección completa de fotos de un erizo al que bañaban y arropaban como un bebé,

Lo conocí personalmente para la presentación de su segundo libro, hace un par de meses. Y fue allí que me percaté de que además de todas las palabras que se decían o los chistes con que Chichi Kim entretuvo generosamente a la audiencia, había un otro momento en off, algo aparentemente tan absurdo como un par de juguetes puestos en la mesa al lado del autor. Este cuadro atrapó mi atención por completo y entendí que este Gato ocurrente y escurridizo estaba dando indicios muy personales al público de esa noche, era casi una invitación a ser descifrado. "Los elementos que yo llevé el día de la presentación son muy personales y estaban ahí por razones personales y muy profundas además, era una forma de estar y no estar porque no explicaba qué era cada cosa… estaba el juguete donde jugaba mi hijito Maradona… un erizo africano que se murió el año pasado", me explica sensiblemente mi invitado y aún añade que esto caló durísimo en él "porque no hay cómo explicarle a un loco que las mascotas no son hijos". Agrega que entre los juguetes que llevó ese día también estaba Batlecat el gato que acompaña siempre a He-man en sus aventuras. Él usa la infancia como parte fundamental de su proceso creativo y trata de realizar con frecuencia el ejercicio de la nostalgia acudiendo para ello a un gran tesoro: su enorme colección de juguetes. "Vivo rodeado de juguetes en mi casa que me gatillan a la infancia todo el tiempo… bajo ese pretexto crear es mucho mejor" #Le.tímido#le.gato#le.negro Mientras saboreo un pedazo más de brownie de chocolate, me entero que Federico cuando era niño tenía un apego particular por un

15


Al tiempo que enciende un cigarrillo me dispara otra de sus locas teorías, el piensa que no son las personas las que botan sus juguetes, son los juguetes los que abandonan a la persona. "Encontrarlos de vuelta y traerlos a casa es muy divertido, es muy lindo. Es algo que hago todas las semanas. Hay días gloriosos cuando encuentro cinco cosas, hay otros días cuando encuentro sólo una y semanas que no encuentro nada". De hecho, admite inclusive, por raro que parezca, que tiene un área de juguetes minusválidos a los que les falta alguna parte del cuerpo. "Nadie quiere comprar un juguete incompleto, le doy la oportunidad al juguete de tener un hogar". #Contraflechitud.con.sentido#es.bien

animal: el gato negro (aunque no es difícil intuirlo). Le llamaba la atención que siempre estaba ahí como escondido, como lejano, esto tenía mucho que ver con su personalidad. "Yo siempre he sido tímido… prefería estar encerrado en mi cuarto. Toda la gente le tiene miedo al gato negro por un tema de la suerte, por el color… entonces a mí me gustaba creer cuando era chico que el gato negro era el que comenzó el chisme para que la gente se aleje de él… me gustaba irme a la perspectiva del gato negro sabiendo de que está ahí y nadie lo molesta" A sus 15 años, después de una intensa búsqueda, quiso tener un tatuaje y decidió que la mejor figura para grabar en su brazo era la de aquel gato negro que tanto lo fascinaba, y ya en la universidad siguió con esa especie de instinto firmando su primer trabajo como el Gato Negro. #La.máscara#alter.lego#si.lego.leiste.bien El café de mi invitado se enfría, en este par de horas que compartimos de tertulia, casi no lo ha tocado; tiene muchas palabras, ideas e imágenes en la cabeza, mirarlo me divierte y me conecta directamente con mi

infancia, por el toque lúdico que le pone a las cosas que hace, como el caso de usar una máscara de lucha libre mexicana para representar a su personaje, ese misterioso superhéroe. "La máscara nace cuando me doy cuenta de que voy a hacer un libro y que alguien va a poder leer lo que yo pienso, allí me sentí desnudo… (risas) entonces dije: ¿cómo me escondo?, ¿cómo puedo tapar esta desnudez? Y para mí tapar esta desnudez fue la máscara… la máscara es mi 'alter-lego' porque yo la uso para jugar, para divertirme con esa posibilidad que Federico Morón no tiene, de ser un poquito más suelto" dice mi enmascarado amigo, mirando el horizonte a través de sus gafas oscuras, como buscando más pretextos para ser feliz. #La.búsqueda.del.tesoro#nivel.avanzado Federico tiene una interesante colección de juguetes usados, que busca metiéndose literalmente debajo de la multitud de cosas de segunda mano que tienen sus 'caseros', hasta descubrir la joya que llevará a casa esta vez, para sus propósitos creativos. "… en mi proceso creativo mezclo juguetes, un snorkel con un He-man por ejemplo o un GI Joe con un peluche, cosas así extrañas".

La tarde se acaba en el Café República junto con el último sorbo de mi jugo de durazno. Hay un poco de desorden en nuestra mesa, están los restos de nuestro pedido, los libros de Federico, la máscara y una que otra miguita de brownie. Creo que este juego ha sido muy divertido, hemos atrapado un poquito la esencia de este Gato escurridizo y además seguro que nos han invadido los recuerdos de la niñez, estamos un poco más felices, tal vez mucho más. Y es aquí cuando mi querido invitado aprovecha para descargar su última frase gatuna sobre la 'contraflechitud', esa costumbre rara que tiene él de ir contracorriente. "Cuando las cosas apuntaban y se volvían normales, yo trababa de hacer justamente lo contrario y en ese choque de hacer lo contrario, que normalmente me iba mal, descubría nuevas cosas. Es lo que yo le llamo ahora ejercer la contraflechitud, mi libro es eso. Todo el mundo está en eso de compartir mensajes, fotos, likes y se ha vuelto tan efímero el facebook que yo dije ¿Y si todo esto tan avanzado, tan 2.0, tan efímero, tan tecnológico, lo vuelvo un librito totalmente básico?". Su pregunta se quedó unos segundos como colgada en el aire. Era verdad se trataba de una especie de 'contraflechitud' con sentido, que se servía de algo tan efímero e inmediato como un estado de 'feis' para plasmarlo en un soporte más duradero, más tangible y más humano como sus libros. Me despedí con nostalgia de este niño grande e intuyo que ambos nos alejamos con el espíritu más liviano, con esa certeza de comprender y de haber sido comprendido. A lo lejos noté que él dobló la esquina, seguí caminando y entonces la ví, casi al descuido, al pararme ante el reflejo de una vidriera… mi niña había vuelto, estaba allí. ¿Cuál es la búsqueda constante del Gato Negro? Entérate aquí:

16


DE FERIA / SANTA CRUZ

Festival de Vinos y Quesos Un milenario Deleite para los paladares

Exquisitos

Fotos: Manfredo Parada

18


ácido. Fases que nosotros, como buenos catadores aficionados, pusimos en práctica sin dudarlo desde el primer momento. El gozo de los sentidos Nuestro paso por los stands fue un deleite total para los sentidos, algo así como una pintura de bodegón del famoso pintor Paul Cezanne que cobra forma surreal ante nosotros. Encontramos enormes y cremosos quesos redondos cuya corteza color café tostado prepara cualquier paladar para la degustación, también saboreamos unas dulcísimas uvas negras colocadas en grandes copas de cristal a manera de entremés. La fruta limpia el paladar de los sabores anteriores y permite seguir probando los nuevos. Gran cantidad de gente asistente en los cuatro días del festival

Llegamos a un sector en el que los perniles estaban colgados prácticamente a la altura de nuestros ojos, el olor de la carne ahumada llegaba hasta nosotros mientras degustábamos el fino corte que se deshacía en el paladar. Probamos quesos de untar y también otros untables artesanales de sabores exóticos acompañados con pan danés y otras clases de panes deliciosos.

Por: Yssel Joffré Un milenario tesoro líquido

E

l vino ha sido desde los inicios de la humanidad una mercancía de valor en diferentes culturas. Los egipcios, los sumerios y los pobladores del cercano oriente fueron los primeros cultivadores de uva en la Edad de Bronce; y las primeras producciones del líquido elixir se dieron alrededor del año 6000 al 5000 A.C. Dicho de otra manera llevamos al menos 7000 años tomando vino y esta costumbre se ha extendido por diversas regiones de la tierra adoptando nuevos sabores y aromas. En Bolivia, una de esas ocasiones memorables en las que el vino se acompaña con la buena gastronomía es sin lugar a dudas el Festival de Vinos y Quesos, que en su versión 2013 y en cuatro días de intensa actividad, permitió a miles de visitantes degustar los mejores vinos bolivianos y también los de países como Chile, Argentina, Italia, España y Francia; amén de una variedad de quesos, embutidos,

Hacia el final de nuestro recorrido, nos encontramos con un casi inverosímil personaje que cataba su vino con el ritual de los expertos catadores y con gestos de mimo, parecía brindar con algún personaje imaginario y llevaba una boina al mejor estilo francés.

Los perniles ahumados fueron los más solicitados

jamones y productos exóticos que hacen de este evento el mejor de los deleites para los paladares más exquisitos. Cata de vinos para amateur

El fondo musical de nuestra deliciosa travesía lo pusieron los acordes que interpretaba Soledad Pastorutti, la artista argentina conocida cariñosamente como 'la Sole' quien es uno de los fuertes atractivos de esta feria completamente pensada para el disfrute, la complacencia y el gozo de los visitantes que le dan continuidad a la milenaria tradición que tiene el ser humano de deleitarse con este líquido elixir.

En nuestra excursión por este festival, observamos desde la entrada una delicada atención a los visitantes, quienes al llegar recibían una copa de cristal como regalo, que luego sería llenada con diferentes clases de vino, de acuerdo al recorrido y al interés de cada persona.

Gran variedad de quesos

Los conocedores en la materia de la cata de vinos, aconsejan 3 fases para poder disfrutar a plenitud esta aventura. La primera es la fase visual, "miramos" para apreciar el color, brillo y limpieza del vino. La segunda es la olfativa, "olemos" para valorar los aromas primarios, secundarios y terciarios que se refieren a la variedad de uva, la fermentación y la crianza del vino respectivamente. Y la tercera es la gustativa, "saboreamos" un pequeño sorbo de vino, moviéndolo con la lengua de un lado a otro de la boca para distinguir los cuatro sabores básicos: salado, dulce, amargo y

Catador de vinos

19


s

Fotos: Manfredo Parada

Por: Rubén García

P

uede sonar a utopía que más de mil voluntarios tomen los espacios públicos de La Paz y Santa Cruz de la Sierra, con el objetivo de recaudar 300 mil bolivianos para la construcción de viviendas. Puede parecer extraño que, estos mismos jóvenes voluntarios, dediquen su fin de semana, cada cierto tiempo, para construir ellos mismos las viviendas. Puede sonar como algo increíble, también, que más de dos millones de bolivianas y bolivianos viven en situación de extrema pobreza en la actualidad: es más del 20% de la población.

20

Este año, asumí que esta realidad es posible de cambiar: dejé a un lado la indiferencia y decidí hacer algo. Comencé a participar como voluntario en Techo en diciembre del año pasado, en ocasión de la Colecta 2012 en Santa Cruz. El objetivo, sólo en Santa Cruz de la Sierra, era de colectar 60 mil bolivianos, pero se logró recaudar más de lo esperado: fueron más de 138 mil. Este hecho y la cantidad de amigos y familiares comprometidos ya con la causa, me motivaron a unirme como voluntario permanente de Techo-Bolivia. Bueno, dejaré en claro que no soy escritor, soy un voluntario más entre los miles que hay en toda América Latina. De todos modos,

intentaré contarles amenamente la experiencia de un voluntario de Techo en Santa Cruz. ECO (Escucha a las Comunidades): Las reuniones de los jueves por la noche se convirtieron en citas fijas en mi agenda. Ya me encontraba trabajando como voluntario activo en el área de Formación y Voluntariado de Techo-Bolivia. Nos tocaba planificar la ECO, una actividad donde los voluntarios encuestamos en los asentamientos para obtener información respecto a las condiciones de vida, acceso a servicios básicos, ingresos económicos y sobre todo, las necesidades que los pobladores consideran más importantes


CIUDAD EN CONSTRUCCIÓN / SANTA CRUZ a Santa Fe y los que fueron a 4 de noviembre (en Paurito). Todos, tanto los experimentados constructores como los novatos, estábamos muy emocionados por la construcción que inició el día siguiente. Había llegado el día y a primera hora de la mañana nos levantamos a desayunar y fuimos directo a nuestro lugar de trabajo; un martillo, un flexómetro, guantes de construcción y buenas vibras era todo lo que necesitábamos. Conocimos a 'nuestra familia' en Santa Fe y con ellos compartimos el fin de semana. Una pareja joven comandaba la familia, y un montón de pequeños soldaditos curiosos nos acompañaron todo el fin de semana. El primer día, Don Saúl, el padre de la casa, no estuvo presente por cuestiones laborales, pero Doña Elsa, su esposa, nos acompañó y preparó una comida espectacular. El trabajo comienza por la parte más difícil, colocar los pilotes. Estas columnas de madera representan la base de la vivienda y tienen para ellos. Es esta la actividad previa a una construcción, la que define a qué familias se les construirá prioritariamente, y se me encargó la tarea de ser uno de los jefes a cargo de que todo fluya con normalidad. Fue un fin de semana lluvioso y frío, no sé si debería sorprenderme la inestabilidad del clima en Santa Cruz. De todos modos, todos los voluntarios, centralizados en la comunidad guaraní de Jorori, nos distribuimos para emprender viaje a Santa Fe y Paurito; comunidades muy cercanas, pero a las cuales, la lluvia nos dificultaba mucho el acceso. Los vehículos se convirtieron prácticamente en anfibios, para poder llegar a encuestar en las comunidades. Pero, a pesar de las dificultades, lo logramos, y dos meses después, doce familias se verían beneficiadas por la construcción de sus viviendas de emergencia.

que estar milimétricamente colocadas para que el resto del molde de la vivienda encaje. Justo antes de situar el primer pilote, una vez cavado el agujero, hicimos un ritual que consistía en que Doña Elsa, comandante del hogar, escribiera en un papel todos los sueños y todas las metas a futuro que tiene para su familia. Éstos quedaron sepultados bajo el primer pilote y toda la vivienda. Almorzamos con nuestra familia, compartimos sobre su estilo de vida, sus costumbres y las dificultades que tienen para crecer económicamente y, una vez acabado el almuerzo, proseguimos con el trabajo toda la tarde. Doña Elsa y su madre nos invitaron el más delicioso mate -"ka'ay" en guaraní- que jamás he probado. Al día siguiente se nos unió Don Saúl, el hombre resultó ser un experto con los clavos y nos terminó demostrando cómo se hace esta labor. De un momento a otro habíamos puesto los paneles (paredes) y faltaba nada más 'techar', el último paso para concluir la construcción. Bastaba con que dos voluntarios suban a clavar las calaminas y voilá, terminábamos con nuestra construcción en menos tiempo de lo previsto. La entrega de la nueva vivienda fue tan emocionante para mí, como lo fue para mi familia guaraní en Santa Fe. La meta se cumplió y las doce viviendas que se erigieron en la construcción de invierno, ahora son un techo para doce nuevas familias beneficiadas.

¿Cómo podés ayudar? Entérate aquí:

Construcción de Invierno (Junio 2013): Una construcción suele ser una de las actividades más esperadas por los voluntarios, probablemente por la aventura que implica, y en este caso, me encontraba más que emocionado, pues se trataba de mi primera construcción. Mis compañeros me habían hablado sobre las construcciones pasadas, no sólo en Bolivia, sino en territorios de nuestros vecinos latinoamericanos. La noche que fuimos a las comunidades, mis revoluciones estaban altísimas. Tenía que asistir a una actividad importante en la universidad, y se me hacía tarde para llegar al encuentro con los voluntarios. Luego de la actividad extracurricular, fui volando a casa a buscar mi improvisada mochila, pasé a recoger a un amigo, que también tendría su primera construcción y nos dirigimos hacia el encuentro con los voluntarios. Una vez allá, nos dividimos en dos grupos: los que fuimos

21


DESTINO SUGERIDO / POTOSÍ

Casa de la Moneda, un lugar de aventura con historia

Fotos: Josué Hernández

22


POTOSÍ

UBICACIÓN Ubicada a 4.070 msnm a los pies del Cerro Rico (Sumaj Orcko) en la Provincia Tomás Frías del departamento de Potosí. El mascarón de la Casa de la Moneda

DATOS HISTÓRICOS Fundación: 1 de abril de 1546 por Don Juan de Villaroel, los capitanes Diego de Centeno y Santandia, y el Maestre de Campo Pedro Cotamito. Fecha cívica: 10 de noviembre (gesta libertaria)

TRANSPORTE Taxis: 4 Bs. diurnos y 5 Bs. nocturnos Buses urbanos: 1,30 Bs.

CLIMA Clima frío y seco con una temperatura media anual de 10ºC.

¿QUÉ LLEVAR? Llevar zapatos cómodos y resistentes, cámara fotográfica, ropa cómoda y abrigada. Calle colonial

Monedas acuñadas

quechuas satinados de palabras y expresiones irreconocibles, que surgieron en la mirada de los que sí entienden cantos a la vida, la naturaleza y la armonía del Ayllu.

Por: Josué Hernández El inicio de la aventura

E

s una mañana soleada en la capital Sucrense. Las últimas valijas se colocan en el portaequipajes del Cielito Lindo, nombre común para los taxis que hacen el servicio de transporte de Sucre - Potosí, que empieza a calentar motores con destino a la Villa Imperial o Potosí. El viaje comienza, como es costumbre, con nuestros amenos chóferes que ponen música propia de Chuquisaca empezando con la famosa cueca, pasando por los huayños de los K'jarkas y terminando con cánticos

Las Pampas de Lequezana, planicies que engalanan la vista con su contraste, marcando una línea divisoria entre el azul de cielo y el pálido amarillo del suelo. Se añaden a este paisaje, a forma de adorno, las rocosas cumbres de Betanzos, cuyo paso es obligado para llegar a la capital potosina, y allí por fin, de entre tanta planicie y tanta loma, emerge imponente el Cerro Rico de Potosí, ícono multicolor del que alguna vez dependió todo el imperio de la península para su manutención. En sus faldas Potosí, la ciudad más grande del mundo durante la monarquía española. Hoy la gloria pasada ha dejado tal huella que aún persiste formalmente, el legado que hace de esta urbe no sólo un lugar rico en historia, sino que impregna al visitante de la vivencia y del nivel de sofisticación con el que contaba Potosí, en comparación con las vecinas ciudades del Virreinato de la Plata.

¿QUÉ COMPRAR? Para comer: Salteñas potosinas, fritanga, chacchu, laguas, chambergos, sopaipillas y Tawas. Recuerdos: Textiles y artesanías en plata.

¿DÓNDE IR? Los tres atractivos principales son: El Cerro Rico de Potosí, la Casa de la Moneda y la Catedral. También existen gran cantidad de museos para visitar.

La Casa de la Moneda, un pasado rico y tormentoso Según nuestro guía, que lleva 25 años trabajando en este rubro, la construcción de la Casa de la Moneda fue la segunda en la Villa; demoró alrededor de 14 años (1759 - 1773) y su costo fue tan elevado que el mismo rey Carlos III pensó que se construiría de plata pura. Una vez terminada la construcción, se

23


Platería fina

Recreación de las inhumanas condiciones en las que trabajaban los indígenas

instaló la tecnología más avanzada en acuñación de monedas, de aquel tiempo, para el procesamiento del argento extraído del cerro. Me impresiona ver el tamaño de los engranajes, en el salón de máquinas. Engranajes que están hechos totalmente de madera y que eran movidos por bestias y hombres. Nos cuenta el guía que la mayoría de las mulas no sobrevivía más de seis meses bajo estas condiciones y el promedio de vida de los hombres era de 55 años. Me conmueve pensar en todas las familias que por 200 años estuvieron destinadas a trabajar aquí. Sin duda debió de ser un infierno en vida para quien era esclavo y se le destinaba a condiciones de trabajo tan deplorables. Me imagino que debido a esas mismas condiciones algunos trabajadores ingerían el mineral para después evacuarlo en lugares señalados de la ciudad con el fin de que los familiares recogieran y examinaran los excrementos, recuperando el mineral para venderlo. Este método fue descubierto por la corona, que puso guardias para evitar el engaño de sus esclavos. La rica y fina platería en las vitrinas del museo es muestra de la gran riqueza que ostentaban las familias españolas residentes en Potosí. Se rescatan también los motivos andinos junto con sus costumbres como el bastón de mando o kori wara y la fauna típica del altiplano. En los cuartos interiores, adecuados para ser museos, existen restos humanos de los antiguos incas, chullpas o monumentos funerarios encontrados en la ciudad. También hay muestras aquí, de una era donde los dinosaurios hicieron su paso por la Villa Imperial, tal vez en el tiempo cuando el clima era cálido y abundaba la vegetación, prueba de ello es el caparazón del quirquincho gigante de 150 cms. de largo por 60 cms. de ancho, que descansa entre estas paredes de cristal. El Museo de Minerales y la Oploteca o Museo de Armas de la Casa de la Moneda están bastante bien conservados y ricos en contenido, ya que existe un muestrario bastante amplio en ambos casos.

24

Los engranajes eran movidos por hombres y mulas

Caparazón de quirquincho gigante

Están todos los minerales que pueden encontrarse en el territorio boliviano resaltando a su más preciosa piedra, La Bolivianita. Los retratos de personalidades de la época del Virreinato reflejan el aire español en su totalidad, los cuales hicieron de Potosí la Villa Imperial consolidada en base a cuatro siglos de saqueo y esclavitud. Después de hacer unas fotos con mi cámara,

me dirijo al Mercado Central y tomo un rico api caliente que me devuelve un poquito de calor en estas bajas temperaturas. La próxima vez visitaré Pailaviri, la mina más accesible del Cerro Rico. Potosí y su Casa de La Moneda, por su gente amable y su inmensa riqueza cultural e histórica, es un destino recomendado para todo aquel que disfrute de la historia con aventura. Potosí es Tierra Hermosa, es Yvyporã.


TURISMO AVENTURA

ParaPente

Foto: Marco Aruquipa

Por: Gustavo Castro

F

ue una decisión instantánea, lo tenía en mente hace mucho, pero sólo cuando estuve en La Paz me acordé que el parapente era una de las aventuras de la vida que

26

quería experimentar (después de ello, hay muchas mas jojojo...), así que busqué el contacto en el 'feisbuc' hasta encontrar a mi amigo Marco Aruquipa Zenteno y en la portada estaba su teléfono. Lo llamé inmediatamente, la cuestión fluyó, tenía un salto programado para el domingo, así que me podía sumar al grupo. Madrugué a las

6:30 a.m. y nos dimos encuentro en la plaza Eduardo Avaroa a las 7:00 am. Bajamos a la zona sur a buscar a 2 personas más que harían una nota para la red PAT sobre este deporte. Seguimos camino rio abajo unos 45 minutos mas o menos, pasando Mallasilla, el Zoológico, el Golf Club, hasta llegar a un valle casi en las faldas del Illimani, de hecho


Foto: Marco Aruquipa

¿Quieres aprender a volar? Entérate aquí:

momento de estar en el aire... y ahí, apareció la cara de 'opa' que ponés cuando estas frente a la mujer que te gusta.

Foto: Marco Aruquipa

se lo puede ver muy cerca desde arriba. Ese valle que se extendía rio abajo era la pista de aterrizaje, marcamos la zona para esto y comenzamos a subir 1800 mts. hasta la pista de despegue o salto. La subida fueron unos 20 minutos, mas o menos, hasta llegar a Yanari, un pueblito en la cima del cerro que subimos en un infinito de zetas. Al llegar ahí identificamos la pista, no eran más de 50 mts. de corrida y de ahí el salto al vacio, a los 1800 mts. que subimos, deli!!! jajaja. En el camino de subida, Marco nos fue capacitando con variada información, los compañeros periodistas también hacían sus preguntas para la nota, eso nutria la charla y la capacitación. Lo más importante para

hacer el deporte radica en el preparativo del equipo y el estudio del lugar. Los vientos y la temperatura los elementos de variantes naturales que determinan mucho la factibilidad del vuelo. ¡Bueno! ya estábamos ahí... con el traje puesto, un tándem o traje de salto doble, yo estaba mas alegre y tranquilo... emocionado por estar en el aire de una vez... el clima era ideal y el segundo salto era mi turno. Me puse el traje y Marco se ocupó de todos los cuidados y revisiones, la corrida era al vacio con tu confianza puesta totalmente en El Parapente... y todo lo demás es paz... una de las tranquilidades mas rotundas que he sentido en toda mi vida. La corrida desapareció de mi cabeza al

En el aire, el Illimani al frente un poco a mi derecha, la ciudad de La Paz a mi izquierda y a lo lejos, abajo, un paisaje nuevo, el aire frio y el sol mas brillante que nunca. Fueron los 20 minutos mas rápidos y pacíficos de mi vida... yo creo que por eso deben tener esa serenidad las águilas, allá arriba sin motor ni ruido cercano la paz es absoluta. El aterrizaje fue bastante tranquilo, después de leer las señas del viento en los banderines que tienen puestos los sembradíos del valle. Parecía un acto de magia en el que me encontraba envuelto, ¡el vuelo es lo mío! Recomendable desde todo punto de vista, después comimos una sopita de maní al retornar por Mallasa. ¡Fantástico!

27


Revista Yvyporã Nº8  
Advertisement