Page 1

AÑO 8 No. 52 EDICIÓN

AGOSTO 2018

www.lavozdemaria.ec

Nuestra Señora de la Merced Siempre bajo su amparo


Mensaje

Revista

“Con la alegría del amor”

Siem bajo su amparo

EDICIÓN No. 52 AÑO 8

2018 AGOSTO

ec zdemaria. www.lavo

Nuestrraa Seño de la Merceprde

Foto portada: dilmitadotorg.wordpress.com

Es una publicación católica dedicada a la nueva evangelización, con temas doctrinales, de oración, formativos, y de información y difusión. Para sugerencias, comentarios y publicidad, favor comunicarse al correo electrónico: revistasalveregina@ hotmail.com

2

Director General Ing. Marcelo Muñoz S. Gerente Sra. Patricia Ramos R. Editor Sr. José Vera Donoso Coordinadora Sra. Elsy Espinoza de Vera Distribución Lic. Cristóbal Flores B.

Queridos hermanos en Cristo y María: Reciban todos, un cordial y fraternal saludo. En esta edición trataremos diferentes temas de interés para todo el pueblo católico. Principalmente en agosto y septiembre, meses en los que hay diversas fechas para recordar y celebrar a Santa María, madre de Jesús y madre nuestra. Conoceremos más de hombres y mujeres que con su vida, nos dieron ejemplo para vivir como buenos cristianos: santa Clara de Asís, santa Mónica quien con más de 30 años de oración, logró con sus lágrimas y con su amor, la conversión del hoy conocido como san Agustín, su hijo, doctor de la Iglesia. Además como en el inicio de la cristiandad, el conocido martirio de san Juan Bautista, el precursor y también la exaltación de la Cruz, esa Cruz que nos dio la salvación. Entre los temas tenemos los 800 años de la Congregación de la Merced en el mundo y la labor de los sacerdotes, bajo el amparo de la Virgen de la Merced, patrona del Litoral. Se contará el milagro eucarístico de san Genaro, la sangre del patrón de Nápoles, que vuelve a licuarse cada año coincidiendo con la fecha en que fue decapitado hace diecisiete siglos, esta vez el milagro sucedió en las manos del Papa Francisco. Haremos un repaso del V Congreso “La conversión de la Iglesia Misionera en América” celebrado en Bolivia y sus frutos. Además del próximo Encuentro Mundial de las Familias, el cual se enfocará en temas claves relacionados a las enseñanzas del Papa Francisco reflejadas en “La Alegría del Amor “(Amoris Laetitia). También queremos agradecer de todo corazón, a quienes estuvieron presentes, a quienes ayudaron, donaron su granito de arena, para el bingo mariano, celebrado año a año, donde hay una sana diversión a los asistentes, mil gracias hermanos. Deseamos seguir pidiéndoles a todos nuestros lectores y voluntarios sus oraciones para nuestro país, para los hermanos que sufren, para los perseguidos por amar a Cristo y a su Iglesia, por todos ellos, sigamos orando y pidiendo a Dios un mundo mejor. ¡Que María Santísima, nos cubra siempre con su manto de amor! Eucaristías en Capilla Espíritu Santo

Lunes 17h00 Martes 12h00 Miércoles 15h00 Jueves 17h00 Viernes 17h00

RADIO LA VOZ DE MARÍA

88.1 F.M.

Tus aportaciones a la Radio La Voz de María, la puedes hacer en: Produbanco y/o Servipagos cuenta corriente a nombre de Ramor S.A. # 1049161000 Banco Guayaquil cuenta de ahorros a nombre de Ramor S.A. #15311139 Banco del Barrio cuenta de ahorros a nombre de Ramor S.A. #15311139 (hasta $ 300) En nuestra isla Corazón de Jesús en el C.C.Albán Borja, frente al supermercado o en nuestras instalaciones:

Cdla. Bolivariana Calle Andrés Bello y Av. El Libertador Mz. A Villa 9 Telf: 2598860


Con tus Perlas y AvemarĂ­as

Coronemos a MarĂ­a


800 Aniversario de la fundación de la Orden de

4

Este 10 de agosto la Orden Mercedaria cumple 800 años desde su fundación por san Pedro Nolasco que inició en Barcelona, la Orden de la Virgen María de la Merced de la redención de los cautivos, con la participación de Rey Jaime I de Aragón y ante el Obispo de la ciudad, Berenguer de Palou.

Foto: www.guayaquilesmidestino.com

Nuestra Madre de la Merced


En el marco del gran Jubileo mercedario es propicio reconocer que la historia de nuestra República del Ecuador está unida a esta advocación de nuestra Madre María, desde los albores de la llegada de los españoles a estas tierras. María de La Merced en Ecuador El origen de la imagen de Nuestra Madre de la Merced, que se venera en la Basílica de la Merced de Quito, es maravilloso y lleno de misterio. Cuando llegaron los españoles, en 1527 encontraron en la Isla de la Plata una imagen, que los nativos la tenían a manera de ídolo, acudían a ella en sus enfermedades y en toda necesidad. Hacían ofrendas de plata de los miembros enfermos y le ofrecían a la imagen. Tanta cantidad de devotos encontraron los españoles, que por eso la llamaron “Isla de la Plata”. Los religiosos mercedarios que vinieron con los conquistadores vieron en esa imagen algo más que un ídolo, era una imagen de María, la consagraron como Nuestra Madre de La Merced y después la trasladaron a Quito. La imagen es de piedra, labrada con mucha belleza, no se sabe quién, ni cuándo, ni dónde la hicieron. Actualmente se encuentra en el altar mayor de la Basílica de la Merced de Quito. Indudablemente que es la imagen más célebre de todo el Ecuador. Siendo la primera imagen mariana en Quito, y por su acción taumatúrgica, los conquistadores al realizar la repartición de tierras le asignan unas propiedades como si fuese una persona, razón por demás para que el cabildo de la ciudad de Quito la reconozca, como Fundadora, Vecina, Primera Colona y Protectora de la Ciudad. Posteriormente, por la protección que demostró en los terremotos y en las erupciones volcánicas, que eran tan frecuentes, recibió el título de “Virgen del Terremoto” y “Virgen del Volcán”. La historia del Ecuador está relacionada muy estrechamente con la historia de esta imagen. Su protección nos consiguió la independencia en la Batalla de Pichincha. El General Sucre se acogió a su amparo y le entregó su espada después del triunfo. Con su socorro García Moreno triunfó sobre el ejército peruano en la Batalla de Guayaquil el 24 de septiembre de 1860, a raíz de lo cual la Convención Nacional la declaró Patrona y Protectora especial de la República, de la Armas y se comprometió a celebrar su fiesta “con asistencia de primera clase en la iglesia en que aquella se venera”. Posteriormente, primero la FAE y luego las Fuerzas Armadas, la de-

clararon Patrona y Generalísima de las Fuerzas Armadas. Cinco decretos que van desde 1575 hasta 1992, entre tantos otros de mucho valor, dan a conocer la importancia histórica y religiosa de esta portentosa imagen: 1.- El 15 de septiembre de 1575, “reunidos los cabildos (eclesiástico y civil) hicieron Voto Solemne de celebrar perpetuamente una fiesta de acción de gracias a la Santísima Virgen de la Merced, cada año el 8 de septiembre, día en que en 1575, Quito se salvó milagrosamente de la erupción del volcán Pichincha”. “…habiendo amanecido dicho día sobrevino tanta oscuridad, como si fuera noche tenebrosa, y que entendieron que estaba a punto de perderse la ciudad por la ceniza que llovió, venida del volcán, con truenos y relámpagos de fuego”. Y todo se resolvió con la protección de la Virgen de la Merced. 2.- La Convención Nacional de 1851 ratifica la declaración anterior y la declaró Patrona y Protectora especial de Quito contra los terremotos: “se reconoce a la Santísima Virgen María, en su advocación de las Mercedes, como Patrona y Protectora especial de esta ciudad contra los terremotos. La fiesta de la expresada advocación (24 de septiembre) se declara cívica para esta capital y se celebrará con asistencia de primera clase”. Ejecútese y Promúlguese (f). Diego Noboa. 3.- La Convención Nacional de 1861, declara a la Santísima Virgen de la Merced, Patrona y Protectora de la República del Ecuador, después del triunfo de la Batalla de Guayaquil, el 24 de septiembre de 1860: Artículo 1: se reconoce a la Santísima Virgen María en su portentosa advocación de Mercedes como Patrona y Protectora especial de la República”. Artículo 2: “se declara Cívica la Fiesta de la enunciada advocación, y se mandará a celebrar el 24 de septiembre con asistencia de primera clase, en la iglesia en que aquella se venera” (f) Gabriel García Moreno. En 1963 la Junta Militar de Gobierno la declaró Patrona y Generalísima de las Fuerzas Armadas del Ecuador: “Reconózcase a la Santísima Virgen María de la Merced, como Patrona y Generalísima de las Fuerzas Armadas del Ecuador; y entréguese por medio del Señor Ministro de Defensa Nacional a la imagen que se venera en el Templo Histórico Nacional – La Basílica de la Merced de Quito – la Espada y la Banda Tricolor que le acreditan como Generalísima de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas”. 4.- En 1970 el Papa Paulo VI la declaró Patrona principal de la Arqui-

5


Nuestra Madre de la Merced diócesis de Guayaquil y de las demás Diócesis del Litoral ecuatoriano. 5.- En 1992 la Conferencia Episcopal del Ecuador la declaró como Patrona y Protectora de las cárceles del Ecuador: Artículo1: declarar a Nuestra Señora de la Merced como Patrona y Celestial Protectora de presidios y cárceles del Ecuador. Artículo 3:  celebrar la fiesta de Nuestra Señora de la Merced en todas las cárceles del Ecuador. + Antonio González Zumárraga Arzobispo de Quito Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Estos cinco decretos, entre otros, nos demuestran como vienen ligadas la historia nacional con la advocación de la Virgen de la Merced, en lo social, en lo militar, en lo político y sobre todo en lo popular.

ORACIÓN LITÚRGICA A NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED LIBERADORA

Foto:theartmarket.es

6

¡Oh Dios! que, con tu singular providencia, has dado a tu pueblo el patrocinio de la Santísima Madre de tu Hijo, concédenos por intercesión de la misma Virgen María venerada bajo el título de la Merced, Liberadora, que, libres por la justicia y la caridad, nos encaminemos con gozo a tu encuentro. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.


Foto: www.sanginesdesanxenxo.com

nos dice...

“El Evangelio de la Familia: Alegría para el Mundo”

El Encuentro Mundial de las Familias 2018 será un acontecimiento gozoso y enriquecedor para adultos, jóvenes y niños. Durante estos cinco días, habrá tiempo para reunirnos y compartir, rezar y reflexionar, crecer en la fe y en el amor, celebrar, así como reunir fuerzas para proseguir el viaje de la vida. El Encuentro Mundial de las Familias se enfocará en temas claves relacionados a las enseñanzas del Papa Francisco reflejadas en “La Alegría del Amor “(Amoris Laetitia). La ciudad de Dublín, Irlanda, ha sido elegida por el Papa Francisco como sede del Encuentro Mundial de las Familias que se llevará a cabo del 21 al 26 de agosto de 2018, bajo el lema “El Evangelio de la Familia: Alegría para el Mundo”.  Este evento internacional que se realiza cada tres años congrega a familias de todo el mundo para celebrar, rezar y reflexionar acerca de la importancia del matrimonio y la familia como piedra angular de nuestras vidas, la sociedad y la iglesia. Momentos centrales del evento: 21 de agosto, Apertura Nacional del Encuentro Mundial de

las Familias 2018. Se realizará en forma simultánea en todas las diócesis de Irlanda. 22 al 24 de agosto, Congreso de tres días, con reflexión diaria sobre el tema “El Evangelio de la Familia: Alegría para el Mundo” elegido por el Santo Padre. El congreso comprenderá un programa enriquecedor para adultos con importantes oradores, talleres, charlas, testimonios y debates; un programa motivador y apasionante para los jóvenes y actividades divertidas para los niños. También habrá celebración diaria de la eucaristía, actividades de oración, ferias, eventos culturales y conciertos de música. Sábado 25 de agosto, Festival de las Familias. Comprenderá un evento estilo concierto en un ambiente de alegría, reflexión y oración. Familias de todos los continentes compartirán historias personales de fe. Domingo 26 de agosto, Solemne Celebración Eucarística. Cierre del Encuentro Mundial de las Familias 2018 con una misa que reunirá a miles de personas de Irlanda y el mundo entero.


Milagro eucarístico en Nápoles

La sangre de san Genaro

Foto: www.artehistoria.com

8

Foto: www.mendozapost.com

Fiel a la tradición, la sangre del patrón de Nápoles, San Genaro, vuelve a licuarse cada año coincidiendo con la fecha en que fue decapitado hace diecisiete siglos, durante la persecución de los cristianos por el emperador Diocleciano, y en dos ocasiones más que explicaremos a continuación. Tres retos a la ciencia: El milagro de la licuefacción. Contrariamente a toda ley conocida, un cambio ocurre en los contenidos del recipiente herméticamente cerrado. La licuefacción ocurre tres veces al año: 1. El sábado que precede al primer domingo de mayo, porque se conmemora el traslado de las reliquias del santo a Nápoles. 2. El 19 de septiembre, aniversario de la decapitación del mártir. 3. El 16 de diciembre, día en que se recuerda el aniversario de la catastrófica erupción en 1631 del volcán Vesubio, en Italia. Sobre la autenticidad de la sangre de san Genaro, un grupo de científicos de la Universidad de Turín aseguró hace años, que la sustancia contenida en las dos ampollas que guarda el relicario es sangre auténtica. Los científicos reconocieron entonces que no podían explicar por qué el polvo se vuelve sangre un día determinado


Foto: forosdelavirgen.org

y luego de nuevo polvo, hasta la precisa fecha siguiente. Este es el milagro, la Iglesia permite el culto y los napolitanos no admiten dudas al respecto. En estas tres fechas, el milagro suele ocurrir después de que el relicario, que contiene en polvo la sangre del santo, haya sido expuesto en el altar mayor de la catedral de Nápoles. También, como manda la tradición, un pañuelo blanco agitado desde el altar mayor de la catedral anuncia el milagro a los varios miles de napolitanos que rezan en el templo y que rompen en aplausos. Tres puntos sostenidos por investigaciones recientes parecen merecer especial atención: Parece que el primer registro seguro de la licuefacción de la sangre de san Genaro data de 1389. (ver de Blassis, “Chronicon Siculum incerti auctoris”, Nápoles, 1887, 85) y no de 1456 como se suponía antiguamente. En 1902 se le permitió al profesor Sperindeo pasar un rayo de luz a través de la parte superior de la redoma durante la licuefacción y examinarlo espectroscópicamente. El experimento arrojó líneas distintivas del espectro de la sangre. Esto, sin embargo, solo prueba que existe alguna cantidad de muestras de sangre en el contenido de la redoma. Lo más notable de todo es que la evidente variación en el volumen de la reliquia llevó entre 1902 y 1904 a una serie de experimentos en los cuales todo el relicario fue pesado en una balanza bastante exacta. Se encontró que el peso no era más constante que el volumen, y que el peso del relicario cuando la sangre llenaba toda la cavidad de la redoma excedía por 26 gramos el peso de la redoma cuando parecía medio llena. Esta gran diferencia hace que sea imposible creer tal variación substancial en el peso se deba a un error de observación. Estamos obligados a aceptar el hecho de que, contrariamente a toda ley conocida, un cambio ocurre en los contenidos del recipiente

herméticamente cerrado, que los hace más pesados o más ligeros en proporción aproximada a su volumen aparente. (Cavène,333-39). La realidad del milagro de san Genaro ha sido repetidamente sujeto de controversia. Ha tenido que ver con muchas conversiones al catolicismo. Sin embargo, desafortunadamente se han hecho alegaciones de veredictos favorables expresados por hombres de ciencia de nota, que no siempre son comprobables. El supuesto testimonio del gran químico sir Humphry Davy, que aparentemente expresó su creencia en la autenticidad del milagro parecer ser uno de estos casos. El 21 de marzo de 2015, el cardenal Crescenzio Sepe anunció el inicio del prodigio de la licuefacción de la sangre de san Genaro al final del encuentro del Papa Francisco con el clero, los religiosos, y los diáconos de la catedral de Nápoles. La sangre del patrono de Nápoles, que se licúa habitualmente en la fiesta de San Genaro, se repitió este sábado de forma extraordinaria con la visita del Papa Francisco. “La sangre se ha licuado a medias”, anunció el cardenal Crescenzio Sepe y el Papa añadió de inmediato, respondió jocosamente: “El arzobispo dijo que la sangre se licuó a medias. Esto significa que el santo nos ama hasta a la mitad. Todos tenemos que convertirnos un poco más para que él nos ame más”.

9


10

Conclusiones del V Congreso Americano Misionero

La conversión misionera de la Iglesia en América

Foto: www.infoans.org

La Iglesia Católica en América ha celebrado su V Congreso Americano Misionero (V CAM) en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) del 10 al 14 de julio de 2018. Con el lema “América en Misión, el Evangelio es alegría” se llevó a cabo esta asamblea extraordinaria en la que se espera fortalecer el sentido misionero de toda la Iglesia Católica y encontrar vías de renovación y de conversión misionera de la misma en América. En el documento conclusivo se destaca por ejemplo que “La realización del V CAM, ha sido sin duda un momento de gracia para la Iglesia en América, a través del cual se puede avivar la misiones de toda la comunidad católica para hacerse presente en todas las realidades del mundo con la fuerza transformadora y con la alegría del Evangelio, que nos impulsa a trabajar abriendo vías de comunión y de reconciliación en los ámbitos sociales y políticos, interreligiosos y eclesiales. Con sentido misionero y evangelizador y con audacia profética, este Congreso va a fomentar a partir de ahora cambios en las actividades y en las estructuras eclesiales, de modo que esta Iglesia “en salida” responda con fidelidad a Dios en su misión abierta “Ad Gentes”, especialmente a los pobres y a los descartados, a los que no conocen ni a Cristo ni los valores que emanan del Evangelio de la Alegría”. PROPUESTAS DE CONVERSIÓN MISIONERA PARA LA IGLESIA EN AMÉRICA Educar en la alegría del Resucitado y de las Bienaventuranzas: Potenciar al máximo entre los servidores de la Palabra de Dios, el conocimiento y la profundización en el misterio central de la fe cristiana, que es el Misterio Pascual de la muerte y resurrección de Jesús y compartir sistemáticamente con nuestro Pueblo de Dios la preeminencia del mensaje de las Bienaventuranzas (IL 236-259), que constituyen la verdadera antología del Evangelio y que resumen la alegría de todo el mensaje cristiano y de los valores del Reino de Dios y su justicia, fomentando la opción preferencial por los pobres y la creación de espacios de atención a los que sufren y a los excluidos. Salir a las periferias del mundo, para ir al encuentro de los “otros”:

Es preciso fomentar espacios de diálogo y de alegría en nuestras comunidades e ir a las periferias del dolor, de la marginación y de la pobreza. Crear medios, métodos e instrumentos para ir a los alejados de la fe y transmitirles la alegría del Evangelio con un corazón abierto a la universalidad, especialmente en medio del sufrimiento. Fomentar el conocimiento de la Biblia y de los Evangelios:


Se propone promover el conocimiento de la Biblia y especialmente de los Evangelios como fuente de renovación cultural, de encuentro entre culturas y pueblos y como camino de paz entre las diversas religiones, y buscar un espacio público, abierto y plural desde el punto de vista teológico en la Universidad pública de los países de América (IL 267-270). Promover las comunidades de vida Misionera: Se propone promover y apoyar al máximo las comunidades de Vida Misionera, desde las comunidades Eclesiales de base como desde otras formas de vida comunitaria eclesial y de movimientos eclesiales, como forma concreta de vivir la dimensión misionera de la Iglesia, inmersa en el mundo y en las realidades humanas, sociales y políticas con el método de la Revisión de Vida, con sus tres pasos fundamentales (ver, juzgar y actuar), como instrumento de análisis y de transformación personal, eclesial y social desde la fuerza del Espíritu (IL 274). Promover la comunión de bienes en la Iglesia y con los pobres: Asimismo, crear, fomentar y desarrollar la institución de Cáritas en todas las comunidades cristianas parroquiales y no parroquiales, con el fin de hacerse presente desde la práctica de la caridad y de todas las obras de misericordia de manera organizada y estructurada ante las necesidades materiales y sociales de nuestra población, especialmente entre los más pobres y necesitados, tanto de cerca como de lejos (IL 275). Promover la Reconciliación en todos los ámbitos de la vida: En primer lugar hay que fomentar el sacramento del perdón y de la misericordia de Dios así como promover, cuidar y atender la Reconciliación en el ámbito familiar desde nuestras comunidades y parroquias (IL 280-289). Es urgente educar para la reflexión, la escucha, la valoración mutua, el respeto, la comunicación y el encuentro, el amor, el perdón, el olvido, la alegría sana, la felicidad compartida, la serenidad, la lucidez, la armonía. Asimismo, hay que promover el diálogo entre las religiones orientado a la Reconciliación y la Iglesia debe ayudar a que todos los actores sociales y políticos participen activamente en los procesos de la misma. Sobre todo, se debe consolidar la opción por los pobres como vía

de Reconciliación, y, no en último lugar. Derechos humanos, sociales, políticos y económicos en todos los países de América: La evangelización de la familia como clave cristiana de la transformación social y cultural. Trabajar en un diseño específico de atención a la institución de la familia y a los problemas familiares desde la Iglesia. A imagen de la familia trinitaria y de la familia de Nazaret las familias cristianas deben ser comunidades domésticas de vida y de amor auténticamente cristiano. Para ello es preciso trabajar en el campo educativo y catequético en la formación de los jóvenes, para que experimenten la vivencia madura del amor como entrega total al otro. Es necesario trabajar sistemáticamente en la atención eclesial desde las parroquias a los problemas de las parejas, antes, en y después del matrimonio. Es urgente consolidar el respeto a la dignidad de la persona en el marco familiar, para que ningún miembro de la familia sea maltratado, particularmente las mujeres y los niños. Promover y cuidar las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa: Es preciso promover y cuidar las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa como formas de vida netamente evangelizadora y profética en el mundo actual. Para ello hay que elaborar proyectos de formación en los seminarios y en los institutos religiosos en los que la entrega misionera para vivir la radicalidad del envío de Cristo muerto y Resucitado sea presentada, cuidada y desarrollada con entusiasmo, con ilusión y con la inmensa alegría del Espíritu de las Bienaventuranzas. Celebrar la fe y la religiosidad popular en clave misionera: Hay que cuidar mucho todas las celebraciones de la Eucaristía, cumbre y fuente de nuestra vocación cristiana, y de los sacramentos, y prepararlas con esmero. Especialmente hay que cuidar mucho más la preparación y celebración del sacramento del Perdón y de la reconciliación. Hay que atender con esmero los demás sacramentos, como el Bautismo, el Matrimonio, la Unción de los enfermos, sin descuidar la importancia enorme de los funerales. Se debe depurar y orientar según el Evangelio la rica religiosidad popular y la devoción a la Virgen María de nuestros pueblos.

11


Fiesta 11 de agosto

El triunfo de la Eucaristía

Santa Clara de Asís Clara fue la primera y única mujer en escribir una regla de vida religiosa para mujeres. En su contenido y en su estructura se aleja de las tradicionales reglas monásticas. Sus restos mortales descansan en la cripta de la Basílica de santa Clara de Asís. Fue canonizada un año después de su fallecimiento, por el papa Alejandro IV.

12

Nació en Asís, Italia, 16 de julio de 1194, religiosa y santa italiana. Seguidora fiel de san Francisco de Asís, con el que fundó la segunda orden franciscana o de hermanas clarisas, Clara se preciaba de llamarse la “humilde planta del bienaventurado Padre Francisco”. Después de abandonar su antigua vida de noble, se estableció en el monasterio de san Damiano hasta morir. Clara fue la primera y única mujer en escribir una regla de vida religiosa para mujeres. En su contenido y en su estructura se aleja de las tradicionales reglas monásticas. Sus restos mortales descansan en la cripta de la Basílica de santa Clara de Asís. Fue canonizada un año después de su fallecimiento, por el papa Alejandro IV. Tradicionalmente se representa a santa Clara con el hábito propio de las clarisas. Este consiste en un sayal marrón y un velo negro, sujeto con el tradicional cordón de tres nudos de cuyo cinturón sale un rosario.  Los atributos tradicionales de la Santa son la custodia y el báculo. La primera derivada del enfrentamiento a las tropas sarracenas en 1230, siendo la primera vez que se la representó con este atributo en un fresco de san Damiano, actualmente bastante deteriorado, en el cual se ve a santa Clara con el Santísimo Sacramento enfrentándose resoluta a los sarracenos que huyen despavoridos. El báculo proviene de haber sido Santa Clara abadesa mitrada.  Otro atributo característico lo constituye el lirio, flor que representa la pureza y la virginidad. En el cuerpo incorrupto de la Santa, expuesto en la Basílica de santa Clara de Asís, la Santa sostiene entre sus manos un lirio de metal precioso. Por su parte, en el escudo de las clarisas, lirio y báculo se entrecruzan en sotuer (forma de X).  El 17 de febrero de 1958, el papa Pío XII declaró a santa Clara

patrona de la televisión y de las telecomunicaciones. También lo es de los clarividentes, de los orfebres y del buen tiempo. Murió el 11 de agosto, rodeada de sus hermanas y de los frailes León, Ángel y Junípero. De ella se dijo: «Clara de nombre, clara en la vida y clarísima en la muerte». La noticia de la muerte de la religiosa conmovió de inmediato, con impresionante resonancia en toda la ciudad. Acudieron en tropel los hombres y las mujeres al lugar. Todos la proclamaban santa y no pocos, en medio de las frases laudatorias, rompían a llorar. Acudió el podestá con un cortejo de caballeros y una tropa de hombres armados, y aquella tarde y toda la noche hicieron guardia vigilante en torno a los restos mortales de Clara. Al día siguiente, llegó el Papa en persona con los cardenales, y toda la población se encaminó hacia san Damián. Era justo el momento en que iban a comenzar los oficios divinos y los frailes iniciaban el de difuntos; cuando, de pronto, el Papa dijo que debía rezarse el oficio de las vírgenes, y no el de difuntos, como si quisiera canonizarla antes aún de que su cuerpo fuera entregado a la sepultura. Sin embargo, el obispo de Ostia le observó que en esta materia se ha de proceder con prudente demora, y se celebró por fin la misa de difuntos.  Muy pronto comenzaron a llegar verdaderas multitudes de peregrinos al lugar donde yacía la religiosa, popularizándose una oración a ella dedicada: “Verdaderamente santa, verdaderamente gloriosa, reina con los ángeles la que tanto honor recibe de los hombres en la tierra. Intercede por nosotros ante Cristo, tú, que a tantos guiaste a la penitencia, a tantos a la vida”.


Foto: forosdelavirgen.org


Cristóbal Flores Borja Solemnidad 15 de agosto

La Asunción de la Virgen María

14

No hace mucho tiempo me encontré con un amigo que es protestante, en la conversación que teníamos, un diálogo tranquilo y sobre todo con respeto, surgió una pregunta: ¿Por qué dicen los católicos que María subió a los cielos? Cuando no hay ninguna prueba, ni documento. Entonces viendo la necesidad de que no solo los hermanos separados tienen estas dudas, sino también muchos católicos y al pedido de escribir un artículo sobre esta fiesta de la Asunción de María que se celebrará el próximo 15 de agosto, me remito a compartir lo siguiente, para tener razones de nuestra fe y conocer que los cristianos desde el principio tenían claro este tema. ¿Por qué los católicos dicen que María subió a los cielos sí esto no está en la Biblia? Comencemos aclarando que si seguimos esta lógica tiene que pensar también que “José no murió”, pues la Biblia no nos habla de este hecho, sin embargo la lógica nos dice que sí ocurrió. La Asunción de María no se encuentra en los Evangelios pues el fin de los Evangelios es anunciar el señorío de JESUCRISTO y la Salvación. Muchos hechos de la historia de la Iglesia no se encuentra en los Evangelios, tales como la muerte de Pedro y Pablo, hechos importantísimos de la Iglesia primitiva, el mismo hecho de que JESÚS se le apareció primero a Pedro no lo narra los Evangelios, sin embargo Pablo lo da por cierto (I Corintios 15, 5). La Asunción no está en las Escrituras, pero ella no contradice a esta, pues antes de María hay otras dos personas que subieron en cuerpo y alma a los cielos y a nadie le causa escándalo decir que Enoc (Gen 5, 24) y Elías (II Reyes 2, 11) fueron llevados al cielo en cuerpo y alma. Todas las Iglesias primitivas (Caldea, Copta, Asiria, Armenia, Ortodoxa) aceptan la Asunción y la celebran. Una de las primeras fiestas de la Virgen que se celebró fue la de la Asunción que ya en el Siglo IV se celebraba en Jerusalén y en esa época una capilla ya marcaba el

lugar donde hoy se encuentra la Iglesia Griego-Armenia de la Asunción en el monte de los Olivos. De la Asunción de María ya se habló en la tradición de la Iglesia de Jerusalén: “Transitus Mariae”, cuyo núcleo originario se remonta a los siglos II y III. - Melitón de Sardes (año 180 DC). Melitón viajó a Jerusalén para informarse de la tradición eclesiástica y escribió con profusión sobre una gran variedad de temas. El autor imagina que Cristo pregunta a los Apóstoles qué destino merece María y ellos le dan esta respuesta: “Señor, elegiste a tu esclava, para que se convierta en tu morada inmaculada... Por tanto, dado que, después de haber vencido a la muerte, reinas en la gloria, a tus siervos nos ha parecido justo que resucites el cuerpo de tu Madre y la lleves contigo, dichosa, al Cielo”. - La carta de Dionisio el Aeropagita al obispo Titus (363), el “Joannis liber de Dormitione Mariae” …Los Apóstoles inflamados enteramente en amor de Dios, y en cierto modo, arrebatados en éxtasis, lo cargaron cuidadosamente sobre sus brazos, como a la Madre de la Luz, según la orden de las alturas del Salvador de todos. Lo depositaron en el lugar destinado para la sepultura, en el lugar llamado Getsemaní. “Durante tres días seguidos, ellos oyeron sobre aquel lugar los aires armoniosos de la salmodia, ejecutada por voces angélicas, que extasiaban a los que las escuchaban; después nada más”. “Eso supuesto para confirmación de lo que había sucedido, ocurrió que faltaba uno de los santos Apóstoles al tiempo de su reunión. Este llegó más tarde y obligó a los Apóstoles que le enseñasen de una manera palpable y al descubierto el precioso tesoro, es decir, el mismo cuerpo que encerró al Señor. Ellos se vieron, por consiguiente, obligados a satisfacer el ardiente deseo de su hermano. Pero cuando abrieron el sepulcro que había contenido el cuerpo sagrado, lo encontraron vacío y sin los restos mortales. Aunque tristes y desconso-


Foto: forosdelavirgen.org

15


La Asunción de la Virgen María

16

lados, pudieron comprender que, después de terminados los cantos celestiales, había sido arrebatado el santo cuerpo por las potestades etéreas, después de estar preparado sobrenaturalmente para la mansión celestial de la luz y de la gloria oculto a este mundo visible y carnal, en Jesucristo Nuestro Señor, a quien sea gloria y honor por los siglos de los siglos. Amén”. - San Epifanio de Salmina (371) Coloca en la profesión de fe que María (v.) fue siempre virgen (PG 43,233). Y en una carta habla de la Dormición y Tránsito de María. - San Juvenal, Patriarca de Jerusalén, carta a la Emperatriz Pulquería 451 “Al tiempo que la Sagrada Virgen espiró, se oyeron cantos de ángeles, y que se prosiguió la música y melodía hasta que el cuerpo santo fue llevado por los Apóstoles, que también cantaban con voces acompañadas de lágrimas y suspiros, a Getsemaní, y allí puesto en un sepulcro. Ni por estar el santo cuerpo sepultado cesó la angelical melodía, antes se oyeron cantar himnos celestiales por tres días continuos, y pasados estos, no se oyó más. Y porque llegando a esta sazón el Apóstol Santo Tomé, y pedir a los demás Apóstoles se abriese el sepulcro para ver y reverenciar el santo cuerpo, concediendo con su petición, se abrió el sepulcro, y no pareció el cuerpo santo. Estaban allí los lienzos en que fue envuelto, y salía un olor suavísimo y de gran recreo, y otra cosa alguna no fue vista. Quedaron los Apóstoles admirados de ver semejante acaecimiento, y vinieron a este parecer todos, y afirmaron que el Señor, que había tomado carne de ella y héchose hombre en sus entrañas, quiso prevenirla, resucitándola antes de la Universal Resurrección, y trasladarla en cuerpo y alma a los Cielos”. - San Germán de Constantinopla (710): “Cuando dejaste la tierra, evidentemente subiste al Cielo; pero debo decir que antes no estabas excluida de los cielos, y que después, al elevarte por encima de los coros celestiales, mostrándote muy superior a las creaturas terrestres, no dejaste la tierra; en verdad, al mismo tiempo embelleciste los cielos e iluminaste la tierra con una gran claridad, ¡oh Madre de Dios! Tu vida en este mundo no se tornó extraña a la vida celestial; tu tránsito tampoco ha modificado tus relaciones espirituales con la humanidad. Por eso, podemos estar bien seguros de que así como durante tu estadía en este mundo permanecías junto a Dios, tu cambio respecto de la condición humana no ha sido motivo para que abandones a los que están en el mundo. Todos oímos

tu voz, y todas nuestras voces llegan a tus oídos atentos; tú nos conoces cuando nos socorres y nosotros reconocemos tu auxilio siempre magnífico, y que nada -hablo de tu muerte- ha podido constituir un obstáculo para el conocimiento mutuo entre tú y tus servidores”. - San Juan Damasceno (726) Madre de la gloria (Homilía 2 en la dormición de la Virgen María, 2 y 14) ASUNCIÓN/DAMASCENO Convenía que el cuerpo de la que había guardado una virginidad sin mancha en el alumbramiento, fuera también conservado poco después de la muerte. Convenía que la que había llevado en su regazo al Creador hecho niño, habitase en los tabernáculos divinos. Convenía que la Esposa, elegida por el Padre, viviese en la morada del Cielo. Convenía que la que contempló a su Hijo en la Cruz, y tuvo su corazón traspasado por el puñal del dolor que no la había herido en el parto, le contemplase, a Él mismo, sentado a la derecha del Padre. Convenía, en fin, que la Madre de Dios poseyese todo lo que poseía el Hijo, y fuese honrada por todas las criaturas. Es de fe la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al Cielo; sobre si Nuestra Señora sufrió o no la muerte corporal, el Magisterio de la Iglesia no se ha pronunciado. Datos antiguos de la celebración de la fiesta de la Dormición o Asunción: De acuerdo a la vida de San Teodosio (m. 529) se celebraba en Palestina antes del año 500, probablemente en agosto (Baeumer, Brevier, 185). En Egipto y Arabia, por otra parte, se mantuvo en enero, y dado que los monjes de las Galias adoptaron muchos usos de los monjes egipcios (Baeumer, Brevier, 163), hallamos esta fiesta en las Galias en el siglo sexto, en enero [mediante mense undecimo (Greg. Turon., De gloria mart., I, ix)]. La Liturgia Gala la fija el 18 de enero, bajo el título: Depositio, Assumptio, or Festivitas S. Mariae (confrontar las notas de Jean Mabillon en la Liturgia Gala, P. L., LXXII, 180). Esta costumbre permaneció en la Iglesia de las Galias hasta el momento de la introducción del Rito Romano. En la Iglesia Griega, parece que algunos mantuvieron la fiesta en enero, como los monjes egipcios; otros en agosto, con aquellos de Palestina; por lo cual el Emperador Mauricio (m. 602), si es correcto el relato de “Liber Pontificalis”(II, 508), fijó la fiesta para el Imperio griego el 15 de agosto.


Santa Mónica y San Agustín

Foto: museoamparo.com

P. Amable González, OSA Fiesta 27 y 28 de agosto

La fiesta de estos dos santos, apreciados por la historia de la Iglesia, se celebra respectivamente los días 27 y 28 de agosto de cada año. Santa Mónica era celebrada hasta poco después del Concilio Vaticano II (1962-1965) el día 4 de mayo, ya que era la fecha más próxima a la fiesta de la Conversión de Agustín (24 de abril). Esta fecha, sin embargo, se trasladó al 27 de agosto para enlazar con el día propio de la fiesta de san Agustín que se celebra el 28 de agosto, día de su muerte. Detalle importante este, porque para comprender la conversión de Agustín a la fe católica es necesario, antes que nada, entender las lágrimas y ferviente oración de Mónica por su hijo: “No es posible que se pierda el hijo de tantas lágrimas”, le dijo el obispo Ambrosio -quien también es santo- cuando ella desesperaba porque su hijo se había alejado de los caminos de Dios y transitaba por la senda del maniqueísmo, una de las herejías de aquel tiempo. Por esta razón era necesario celebrar casi en un mismo momento estas dos fiestas religiosas. Para nuestra época, el testimonio de santa Mónica es claro ejemplo de lo que significa perseverancia y total confianza

en la voluntad de Dios. Mónica no dejó nunca de orar por su hijo y esperó pacientemente hasta que Dios le toque el corazón: “Nuestro corazón estará inquieto mientras no descanse en Ti”, escribirá Agustín en sus Confesiones... ¿Acaso lo de Mónica no es algo que sucede también en nuestros días? La respuesta es sencilla, sí: En todo momento encontraremos una Mónica que llora o lamenta la pérdida de un hijo -o hija; una madre que sufre, espera y no se cansa de elevar sus oraciones a Dios por hijos que viven atrapados en vicios, o son víctimas de pasiones desordenadas, las cuales les hacen sentir vacíos e insatisfechos ante la vida. Cuántos “buenos cristianos” son un permanente dolor de cabeza para sus familias; cuántos hijos que sin medir la consecuencia de sus actos son causa, incluso, hasta de la muerte de sus padres. Muchos de ellos sucumben ante la impotencia de no poder hacer nada más que orar y pedir a Dios por sus hijos. “Cuánto dolor le causé a mi madre, cuántas lágrimas, cuánto sufrimiento”, decía san Agustín en sus escritos. Por su obstinada manera de entender la vida, fue en verdad, causa de dolor y sufrimiento para su madre. Las lágrimas de Mónica son el reflejo del amor que solo puede entender una madre que ama y desea lo mejor para sus hijos. Agustín después de muerta su madre, supo dedicarle en sus escritos palabras de sincero y agradecido reconocimiento… Así como él, cuántos que solo reaccionamos, abrimos los ojos y asimilamos las cosas cuando ya nada se puede hacer, cuando los padres mueren, y cuando el sufrimiento que les causamos terminó con sus esperanzas… La oración de Mónica pudo vencer la barrera que la soberbia había interpuesto entre lo que Agustín entendía sobre la vida y lo que Dios esperaba de él. La oración y las lágrimas de Mónica fueron logrando en Agustín su conversión. Por eso para Mónica ver a su hijo hecho cristiano fue su mejor y única recompensa. Ella murió poco después que Agustín recibió el bautismo. Al celebrar la fiesta de san Agustín y santa Mónica no hacemos otra cosa sino reconocer en ellos lo que Dios puede hacer en nosotros. Nos corresponde confiar en Dios, y saber esperar… ¡Santos Mónica y Agustín, intercedan por nosotros!

17


Fiesta 8 de septiembre

18

Foto: anacatalinaemmerick.blogspot.com

La Natividad de la Santísima Virgen María El 8 de septiembre la Iglesia celebra la fiesta de la Natividad de nuestra Madre la siempre Virgen María, aprovechemos este espacio para conocer nuestra fe, María nació sin mancha de Pecado. Se sabe hoy que cuando una niña es concebida desde el primer momento ya tiene genéticamente definido los óvulos que serán fecundados un día, si María hubiese sido concebida dentro del pecado, entonces estos óvulos hubieran transmitido el pecado a Jesús, cosa imposible. Cuando se habla con sectarios o protestantes recuerdo su gran contradicción: niegan el Bautismo porque dicen que los niños NO tienen pecado, pero entonces niegan que Santa María nació sin mancha de pecado (Dogma de la Inmaculada concepción), pues dicen que ella nació con pecado, aquí vemos que son totalmente incongruentes. Hay quien dice que la Iglesia “inventó” el término de la Inmaculada Concepción en el Siglo XIX. Falso, en el siglo XIX esta doctrina se declaró “Dogma” o Doctrina de la Iglesia, pero era un concepto que venía desde los albores del cristianismo y que se atesora en las Iglesias orientales. San Lucas en el capítulo 1,28, el ángel llama a María KECHARITOMENE que fue traducido por San Jeróni-


En lugar de borrarle el pecado original, la preservó de contraerlo, y en lugar de perdonarle sus pecados personales, le dio la Gracia de no cometerlos jamás. Por eso María puede y debe llamarlo “mi Salvador”, con tanta o más razón que nosotros. mo como “Gratia Plena”. Veamos, la palabra griega la cual indica “Gracia permanente o perfección de Gracia” este verbo griego es usado en “pasivo perfecto” lo cual denota una continuación completa de acción, con lo que se quiere decir que María nunca estuvo en contacto con el pecado, esto como dijo el Papa Pío IX en el texto de declaración del dogma: “Todo esto en atención a los méritos de JESUCRISTO, Salvador del género humano”. La persona de la cual JESÚS tomó carne y sangre, no pudo estar jamás en poder del enemigo de la raza humana. DIOS no es compatible con el pecado. Era un concepto hebreo que el pecado se transmitía por la madre (salmo 51). Es por esto y en honor a JESÚS que la Iglesia dice que por un privilegio especial María fue eximida del pecado original. En la Escritura se le llama a Esteban “lleno de Gracia” pero la palabra Gracia que se utiliza en Esteban es Xapis (Karis) que es la misma que se utiliza cuando el ángel le dice a María que “ha hallado gracia ante Dios” (Lucas 1,30) y que en este caso si habla de que Dios le ha sido favorable (ojo una acción puntual que no es el Kekaritomene de Lucas 1,28). O sea que en San Lucas 1,28 se expresa una acción interna permanente donde no hay cabida al pecado, pero en Hechos 6, 8 se refiere a una acción recibida en un momento y dada por Dios y aunque es en el espíritu es momentánea y se puede perder como dice San Pablo en Romanos 1, 5 “y RECIBIMOS gracia y el Apostolado”. María exclama en el Magnificat “me alegro en el Dios que me salva” y muchos de esto deducen que María cometió pecado. Primeramente sería bueno recalcar que María a pesar de ser concebida sin Pecado Original es redimida como Criatura junto a toda la creación y que su concepción sin pecado la podemos definir como una “Redención anticipada” ya que fue Concebida

en este término por los méritos de Jesús, pero San Agustín define preciosamente esto en sus escritos. En ellos San Agustín da gracias a Dios por salvarlo de los pecados que cometió y también de los que no cometió. De los primeros lo salvó perdonándoselos y de los segundos dándole la gracia para no cometerlos. Es como si yo agradeciera al Dr. Sabin (descubrió la vacuna) por haberme salvado de la poliomielitis que nunca tuve (gracias a su vacuna). María ha sido redimida por el Sacrificio de Jesucristo en la Cruz del Calvario, tal como cualquiera de nosotros pero de una manera más excelente. En lugar de borrarle el pecado original, la preservó de contraerlo, y en lugar de perdonarle sus pecados personales, le dio la gracia de no cometerlos jamás. Por eso María puede y debe llamarlo “mi salvador”, con tanta o más razón que nosotros. Los cristianos no católicos suelen tener dificultad en aceptar que nosotros veneremos a María como concebida sin pecado y al mismo tiempo afirmemos que ha sido redimida por Jesucristo, pero como hemos visto, no hay contradicción alguna en ello... Ella misma lo proclama, en Lucas 1,46 María canta: “Me alegro en el DIOS que me salva”. Aún faltan 33 años para la redención y María se proclama redimida, salvada. En “atención a los méritos de su hijo” esto es la Inmaculada Concepción. El mismo san Judas nos dio la clave en su Epístola cuando dice: “Al que es CAPAZ de guardarlos inmunes de caída y de presentarlos sin mancha ante su gloria con alegría” San Judas 1, 24. Dios es capaz de guardar inmune a quien quiere, si no a su Madre ¿a quién? ¿A ti? ¿A mí? que hemos hecho por el cómo no sea pecar. Sobre la Inmaculada el sentido común nos dice: ¿Dios lo puede? La respuesta es SÍ. Pues si lo puede y además lo quiere lo hace.

19


La Virgen de los Dolores, firme junto a la Cruz, con la elocuencia muda del ejemplo, nos habla del significado del sufrimiento en el Plan Divino de la Redención.

Foto www.esacademic.com

Fiesta 14 de septiembre

La exaltación de la Santa Cruz y su relación con la festividad de la Virgen de Dolores

20

Un 14 de septiembre del año 335 fue consagrada la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén y en ese mismo día en el siglo VII, las hordas cristianas recuperan la reliquia de la Santa Cruz de Cristo de las manos de infieles persas. Esto motivó que toda la cristiandad unida en un solo corazón en aquella época celebrara la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

La fiesta de la Exaltación de la Cruz es una invitación a rememorar la pasión del Señor, la Santa Madre Iglesia une al misterio de la Divina Redención, el misterio de los Dolores de la Augusta Co-Redentora de la humanidad: María Santísima. Así como al día siguiente en que la Iglesia homenajea con toda solemnidad el Sacratísimo Corazón de Jesús, celebra el Inmaculado Corazón de María, une el amor de dos corazones por el mundo; ahora en septiembre la Iglesia nos invita a meditar unido el dolor redentor de Jesús en la Cruz (14 de septiembre), con el dolor de su Madre la Siempre Virgen María (15 de septiembre). Podemos tener la seguridad que la Iglesia nos presenta estas dos celebraciones litúrgicas que nos invitan a realizar una peregrinación espiritual hasta el Calvario: la Exaltación de la Santa Cruz y la Virgen de los Dolores. Ambas nos invitan a unirnos a la Virgen María en la contemplación del misterio de la Santa Cruz. La memoria de la Virgen de los Dolores nos recuerda los dolores que sufrió la Madre de Jesús, sobre todo el día de la Pasión y Muerte de su Hijo, dolores que fueron profetizados por el anciano Simeón, cuando en el templo de Jerusalén dijo a María que “una espada le traspasaría el corazón”. La piedad popular ha representado a la Virgen Dolorosa con un corazón traspasado por siete espadas que simbolizan otros tantos dolores de María (hasta hace pocos años, esta conmemoración se denominaba “Los siete dolores de la Virgen María”). El tema de los dolores de la Madre de Jesús ha sido, en el correr de los siglos, fuente de inspiración para el arte cristiano. Pinturas y esculturas, poesías y cánticos tienen como motivo los dolores de la Virgen, entre ellos sobresale la antífona “Stabat Mater”, que ha inspirado a grandes maestros de la música. La Virgen de los Dolores, firme junto a la Cruz, con la elocuencia muda del ejemplo, nos habla del significado del sufrimiento en el Plan Divino de la Redención. Ella fue la primera que supo y quiso participar en el misterio salvífico “asociándose con entrañas de madre a su sacrificio consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que Ella misma había engendrado” (Lumen Gentium 58).

,


Muerte de San Juan Bautista

El martirio del Precursor

Foto: maribelsansano.blogspot.com

Fiesta 29 de agosto

Cada 29 de agosto la Iglesia Católica conmemora el Martirio de San Juan Bautista, quien murió decapitado por anunciar y denunciar la verdad. Juan Bautista es el único santo en la Iglesia a quien se le celebra su nacimiento (24 de junio) y su muerte por medio del martirio. Esta memoria “se remonta a la dedicación de una cripta de Sebaste, en Samaria, donde, ya a mediados del siglo IV, se veneraba su cabeza. Su culto se extendió después a Jerusalén, a las Iglesias de Oriente y a Roma, con el título de Decapitación de san Juan Bautista”, según explicó Benedicto XVI en 2013.  Añadió que “en el Martirologio romano se hace referencia a un segundo hallazgo de la preciosa reliquia, transportada, para la ocasión, a la iglesia de San Silvestre en Campo Marzio, en Roma. Estas pequeñas referencias históricas nos ayudan a comprender cuán antigua y profunda es la veneración de San Juan Bautista”.

El relato de la muerte de San Juan Bautista está en el Evangelio de San Marcos, capítulo 6, del 17 al 29, en el que narra el banquete ofrecido por Herodes por su cumpleaños, donde danzó Salomé, hija de Herodías, la esposa de su hermano con quien tenía una relación adúltera. Según el relato del evangelio, “Herodes había mandado poner preso a Juan Bautista, y lo había llevado encadenado a la prisión, por causa de Herodías, esposa de su hermano Filipos, con la cual Herodes se había ido a vivir en unión libre. Porque Juan le decía a Herodes: ‘No le está permitido irse a vivir con la mujer de su hermano’. Herodías le tenía un gran odio por esto a Juan Bautista y quería hacerlo matar, pero no podía, porque Herodes le tenía un profundo respeto a Juan y lo consideraba un hombre santo, y lo protegía y al oírlo hablar se quedaba pensativo y temeroso, y lo escuchaba con gusto”. El baile le gustó tanto a Herodes que le prometió a la joven cumplirle cualquier deseo. Por eso ella, a sugerencia de su madre, pide la cabeza de Juan Bautista, la cual le fue entregada en una bandeja. San Juan Bautista, mártir de la verdad El 30 de agosto de 2012, Benedicto XVI dedicó su catequesis de la Audiencia General a esta memoria. “La Iglesia celebra hoy la memoria del Martirio de San Juan Bautista, el precursor de Jesús, que testimonia con su sangre su fidelidad a los mandamientos de Dios. Su vida nos enseña que cuando la existencia se fundamenta sobre la oración, sobre una constante y sólida relación con Dios, se adquiere la valentía de permitir que Cristo oriente nuestros pensamientos y nuestras acciones”, dijo. Benedicto XVI destacó que “celebrar el martirio de san Juan Bautista nos recuerda también a nosotros, cristianos de nuestro tiempo, que no se puede descender a negociar con el amor a Cristo, a su Palabra, a la Verdad. La Verdad es verdad y no hay componendas”. “La vida cristiana exige, por decirlo de alguna manera, el ‘martirio’ de la fidelidad cotidiana al Evangelio, es decir, el valor de dejar que Cristo crezca en nosotros y sea Él quien oriente nuestro pensamiento y nuestras acciones. Pero esto solo puede suceder en nuestra vida si la relación con Dios es sólida”.

21


Buenas Noticias Dos eventos de evangelización que movieron corazones en Guayaquil Guayaquil vivió un feriado diferente, 750 guayaquileños tuvieron un encuentro verdadero con Jesús resucitado a través de la predicación del P. Tomás Guerrero. Dos eventos, Taller de evangelización y sanación que duró dos días, viernes 10 y sábado 11 agosto; y el Encuentro Internacional de evangelización para la familia que se realizó el viernes 10 de agosto. El P. Tomás Guerrero que nos visitó desde México trató en el Taller el tema: “Es tiempo de amar” que nos llevó a través de las Escrituras a descubrir ese Amor de Dios por nosotros y así aprender a amar a los hermanos; y en el Encuentro de familia el tema: “El Matrimonio una alianza de tres” que ayudó a muchos matrimonios a restaurar. ¡Mil gracias, Dios se los pague! El 18 de julio, en los salones del Club de Leones de Urdesa, se desarrolló con éxito el Bingo Mariano 2018. Agradecemos a todos quienes nos apoyaron, bendiciones.

22 PRH Dos eventos de evangelización que movieron corazones en Guayaquil Dos eventos de evangelización que movieron corazones en Guaya


¡ALMA DE CRISTO, UNA BELLA ORACIÓN! Ven aprende conmigo a rezar esta hermosa plegaria, que se la puede recitar en la misa, después de la Comunión. Con ella lo abamos y le pedimos a Jesús que nos cuide y proteja de todo mal. ¡Anda reza conmigo!

Ilustración: www.pinterest.es

Aprendamos con

23 De lunes a viernes en “La Hora de los Niños” de 4 a 5pm. en el dial 88.1 FM

Revista "Salve Regina" edición # 52  

Revista de formación e información. Católica. Radio La Voz de María 88.1 fm

Revista "Salve Regina" edición # 52  

Revista de formación e información. Católica. Radio La Voz de María 88.1 fm

Advertisement