Page 1

AÑO 8 No. 51 EDICIÓN

JULIO 2018

Virgen María Ruega por el Ecuador

www.lavozdemaria.ec


Mensaje La Santidad del Sacerdote

ec zdemaria. www.lavo

Revista

JULIO 2018

Virgen Maríar

EDICIÓN No. 51 AÑO 8

Ruega po r el Ecuado

Foto portada: dilmitadotorg.wordpress.com

Es una publicación católica dedicada a la nueva evangelización, con temas doctrinales, de oración, formativos, y de información y difusión. Para sugerencias, comentarios y publicidad, favor comunicarse al correo electrónico: revistasalveregina@ hotmail.com

2

Director General Ing. Marcelo Muñoz S. Gerente Sra. Patricia Ramos R. Editor Sr. José Vera Donoso Coordinadora Sra. Elsy Espinoza de Vera Distribución Lic. Cristóbal Flores B.

Queridos hermanos: Un fraterno y cordial saludo en Cristo y María. Es para nosotros una gran alegría seguir compartiendo una edición más de nuestra y vuestra revista ¡Salve Regina! En este número revisamos algunas de las más importantes fiestas y solemnidades de la Santa Iglesia: Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, rememoramos a San Pedro y San Pablo, y conoceremos más de la vida de los santos: San Camilo de Lelis, patrono de los enfermos y precursor de la Cruz Roja, Santiago Apóstol, patrono de la ciudad de Guayaquil. También conoceremos al santo universal San Antonio de Padua, patrono de los pobres. Queremos agradecer a todos los voluntarios, hormiguitas, colaboradores, amigos de la Radio La Voz de María, que se acercaron a las instalaciones a dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas por el Señor, donando su granito de arena, para que de esta manera, se continúe con la obra de evangelización que se mantiene durante casi 18 años de forma ininterrumpida. Mil gracias, que Dios les bendiga y les devuelva con creces su aportación. Asimismo los invitamos el viernes 22 de Junio, a la capilla “Espíritu Santo” en las instalaciones de la radio, que tendremos la gratísima visita del señor arzobispo de Guayaquil, Mons. Luis Gerardo Cabrera, quien desarrollará el Coloquio Exhortación Apostólica “Alegraos y regocijaos”, tema que también revisaremos en la revista, para conocer la carta escrita por el santo Padre el Papa Francisco. Además en nuestras páginas, veremos un mensaje especial, que nos lleva a pedir y reconocer la santidad del sacerdote, para lo cual nosotros somos también responsables, ya que la Virgen María siempre nos pide que recemos por ellos y por todos quienes sirven a la santa Iglesia Católica. Hermanos, les pedimos estar en constante oración por los sacerdotes, por los servidores de la Iglesia, por todos nosotros, por el pueblo de Dios. ¡Que María Santísima siempre nos tenga bajo su manto de amor! Eucaristías en Capilla Espíritu Santo

Lunes 17h00 Martes 12h00 Miércoles 15h00 Jueves 17h00 Viernes 17h00

RADIO LA VOZ DE MARÍA

88.1 F.M.

Tus aportaciones a la Radio La Voz de María, la puedes hacer en: Produbanco y/o Servipagos cuenta corriente a nombre de Ramor S.A. # 1049161000 Banco Guayaquil cuenta de ahorros a nombre de Ramor S.A. #15311139 Banco del Barrio cuenta de ahorros a nombre de Ramor S.A. #15311139 (hasta $ 300) En nuestra isla Corazón de Jesús en el C.C.Albán Borja, frente al supermercado o en nuestras instalaciones:

Cdla. Bolivariana Calle Andrés Bello y Av. El Libertador Mz. A Villa 9 Telf: 2598860


Con tus Perlas y AvemarĂ­as

Coronemos a MarĂ­a


nos dice... Carta apostólica “Gaudete et Exsultate”

Una llamada a la santidad en lo cotidiano Con respecto a esta carta del Sumo Pontífice, tenemos mucho que comentar, discernir y meditar. El Papa Francisco nos recuerda la esencia de la vida cristiana: la santidad. Así lo leemos ya en el número primero de la exhortación: “Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada”.

4

Foto: www.kienyke.com

El papa Francisco hace resonar en esta exhortación apostólica, la llamada a la santidad en el actual contexto social y cultural. No solo nos convoca a una santidad heroica, sino también a esa otra santidad cotidiana de quienes crían con amor a sus hijos, trabajan para llevar el pan a casa o aceptan con una sonrisa la vejez y la enfermedad. Todos estamos llamados a ser reflejo de la presencia de Dios, viviendo con caridad e identificándonos con Cristo y su empeño por construir un reino de amor, justicia y paz. Las bienaventuranzas, como señala el papa Francisco, son la clave de una buena práctica cristiana y de la genuina felicidad. El pedido de hacer un resumen de la Exhortación es muy difícil, ya que cada una de las palabras son importantes, por esto,


antes de entrar a poner las ideas principales de la Exhortación, les sugiero leerla completa. Dicho lo anterior, entremos a leer el resumen: 1. “El Señor lo pide todo y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la que fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada” (nº 1). 2. “Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad ‘de la puerta de al lado’, de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, ‘la clase media de la santidad’” (nº 7). 3. “Muchas veces tenemos la tentación de pensar que la santidad está reservada solo a quienes tienen la posibilidad de tomar distancia de las ocupaciones ordinarias, para dedicar mucho tiempo a la oración. No es así. Todos estamos llamados a ser santos, viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra” (nº 14). 4. “Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo con pequeños gestos. Por ejemplo: una señora va al mercado a hacer las compras, encuentra a una vecina y comienza a hablar, y vienen las críticas. Pero esta mujer dice en su interior: ‘No, no hablaré mal de nadie’. Este es un paso en la santidad. Luego, en casa, su hijo le pide conversar acerca de sus fantasías, y aunque esté cansada se sienta a su lado y escucha con paciencia y afecto. Esa es otra ofrenda que santifica. Luego vive un momento de angustia, pero recuerda el amor de la Virgen María, toma el rosario y reza con fe. Ese es otro camino de santidad. Luego va por la calle, encuentra a un pobre y se detiene a conversar con él con cariño. Ese es otro paso” (nº 16). 5. “Nos hace falta un espíritu de santidad que impregne tanto la soledad como el servicio, tanto la intimidad como la ta-

rea evangelizadora, de manera que cada instante sea expresión de amor entregado bajo la mirada del Señor. De este modo, todos los momentos serán escalones en nuestro camino de santificación” (nº 31). 6. “No tengas miedo de la santidad. No te quitará fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser. Depender de Él, nos libera de las esclavitudes y nos lleva a reconocer nuestra propia dignidad” (nº 32). 7. “Lo que mide la perfección de las personas es su grado de caridad, no la cantidad de datos y conocimientos que acumulen (nº 37). Una cosa es un sano y humilde uso de la razón, para reflexionar sobre la enseñanza teológica y moral del Evangelio, otra es pretender reducir la enseñanza de Jesús a una lógica fría y dura que busca dominarlo todo” (nº 38). 8. “Muchas veces, en contra del impulso del Espíritu, la vida de la Iglesia se convierte en una pieza de museo o en una posesión de pocos. Esto ocurre cuando algunos grupos cristianos dan excesiva importancia al cumplimiento de determinadas normas propias, costumbres o estilos. De esa manera, se suele reducir y encorsetar el Evangelio, quitándole su sencillez cautivante y su sal. Es quizás una forma sutil de pelagianismo, porque parece someter la vida de la gracia a unas estructuras humanas” (nº 58). 9. “Las bienaventuranzas son como el carné de identidad del cristiano. Así, si alguno de nosotros se plantea la pregunta: ‘¿Cómo se hace para llegar a ser un buen cristiano?’, la respuesta es sencilla: es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice Jesús en el sermón de las bienaventuranzas” (nº 63). 10. “Volvamos a escuchar a Jesús, con todo el amor y el respeto que merece el Maestro. Permitámosle que nos golpee con sus palabras, que nos desafíe, que nos interpele a un cambio real de vida. De otro modo, la santidad será solo palabras” (nº 66). 11. “La medida que usemos para comprender y perdonar se aplicará a nosotros para perdonarnos. La medida que apliquemos para dar, se nos aplicará en el cielo para recompensar-

5


nos dice...

“La vida cristiana es un combate permanente. Se requieren fuerza y valentía para resistir las tentaciones del diablo y anunciar el Evangelio. Esta lucha es muy bella, porque nos permite celebrar cada vez que el Señor vence en nuestra vida” (nº 158)

6

nos. No nos conviene olvidarlo” (nº 81). 12. “Cuando encuentro a una persona durmiendo a la intemperie, en una noche fría, puedo sentir que ese bulto es un imprevisto que me interrumpe, un delincuente ocioso, un estorbo en mi camino, un aguijón molesto para mi conciencia, un problema que deben resolver los políticos, y quizá hasta una basura que ensucia el espacio público. O puedo reaccionar desde la fe y la caridad, y reconocer en él a un ser humano con mi misma dignidad, a una creatura infinitamente amada por el Padre, a una imagen de Dios, a un hermano redimido por Jesucristo. ¡Eso es ser cristianos! ¿O acaso puede entenderse la santidad al margen de este reconocimiento vivo de la dignidad de todo ser humano?” (nº 98). 13. “También es nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, comunista, populista. La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada. Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria” (nº 101). 14. “Quien de verdad quiere dar gloria a Dios con su vida, quien realmente anhele santificarse para que su existencia, glorifique al santo, está llamado a obsesionarse, desgastarse y cansarse, intentando vivir las obras de misericordia” (nº 107). 15. “También los cristianos pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aún en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena. Así se produce un peligroso dualismo, porque en estas redes se dicen cosas que no serían tolerables en la vida pública, y se busca compensar las propias insatisfaccio-

nes descargando con furia los deseos de venganza” (nº 115). 16. “No nos hace bien mirar desde arriba, colocarnos en el lugar de jueces sin piedad, considerar a los otros como indignos y pretender dar lecciones permanentemente. Esa es una sutil forma de violencia” (nº 117). 17. “El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es gozo en el Espíritu Santo” (nº 122). 18. “Dios siempre es novedad, que nos empuja a partir una y otra vez y a desplazarnos para ir más allá de lo conocido, hacia las periferias y las fronteras. Nos lleva allí, donde está la humanidad más herida y donde los seres humanos, por debajo de la apariencia de la superficialidad y el conformismo, siguen buscando la respuesta a la pregunta por el sentido de la vida. ¡Dios no tiene miedo! ¡No tiene miedo! Él va siempre más allá de nuestros esquemas y no le teme a las periferias. Él mismo se hizo periferia” (nº 135). 19. “La vida cristiana es un combate permanente. Se requieren fuerza y valentía para resistir las tentaciones del diablo y anunciar el Evangelio. Esta lucha es muy bella, porque nos permite celebrar cada vez que el Señor vence en nuestra vida” (nº 158). 20. “Quiero que María corone estas reflexiones, porque Ella vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús…La Madre no necesita de muchas palabras, no le hace falta que nos esforcemos demasiado para explicarle lo que nos pasa. Basta musitar una y otra vez: “Dios te salve, María…” (nº 176). No olvidemos que ser cristianos, es ser santos. Que al decir: ¡Ven Espíritu Santo! Decimos que queremos ser santos. ¡Alabado sea Jesucristo! Por Cristóbal Flores Borja


El santo universal

San Antonio de Padua

Fiesta 13 de junio San Antonio de Padua

Foto: painting-mythology.blogspot.com

Nació en Lisboa en 1195. A los 27 años se hizo franciscano y tomó el nombre de Antonio, en recuerdo de san Antonio Abad. Los padres de san Antonio eran muy ricos y querían ver a su hijo como distinguido hombre de sociedad. Él, en cambio, quería ser pobre por amor de Cristo. Antonio era un gran predicador. Lo mandaron como misionero por numerosas ciudades por Italia y Francia. Convirtió a muchos pecadores sobre todo con su buen ejemplo. Cuentan que mientras oraba en su habitación se le apareció Jesús, le puso las manitas al cuello y lo besó. Antonio recibió esta gracia extraordinaria, porque mantuvo su alma limpia incluso del más mínimo pecado y amaba mucho a Jesús. Cuando Antonio enfermó, se retiró a un monasterio en las afueras de Padua, donde murió a la edad de 36 años, el 13 de Junio de 1231. Treinta y dos años después sus restos fueron trasladados a Padua. Su lengua se conservaba íntegra, sin haberse corrompido mientras que el cuerpo estaba aniquilado. Sucedieron muchos milagros después de su muerte. Aun hoy en día, le llaman el Santo “de los milagros”. Su fiesta se celebra el 13 de junio. El entusiasmo popular ha hecho que san Antonio, más que otros, sea universalmente reconocido por los fieles de todo el mundo. “Santo Universal” le llaman. Durante los siete siglos ya transcurridos desde su muerte, millones de personas se han sentido atraídas a este gran “Franciscano Milagroso”. Fue otro franciscano, san Buenaventura, quien dijo: “Acude con confianza a Antonio, que hace milagros, y él te conseguirá lo que buscas.” Oremos: ¡Dios todopoderoso y eterno!, Glorificaste a tu fiel confesor Antonio con el don constante de hacer milagros. Concédenos que cuanto pedimos confiadamente por sus méritos estemos ciertos de recibirlo por su intercesión. Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor. R. Amén. http://www.ewtn.com

7


Santiago de Guayaquil

La ciudad de los Sagrados Corazones

8

Llegó junio, mes dedicado al Santísimo Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Nuestra ciudad vive estas fiestas con celebraciones de santa Misas y procesiones. Cuando hablamos de los Corazones de Jesús y de María, pensamos en ellos bajo el aspecto de la riqueza de la vida interior de los dos. Especialmente en su amor hacia el Padre celestial y hacia nosotros, los hombres. Jesús y María son una comunidad de amor. Por obra del Espíritu Santo fue formado Jesús como hombre, con un corazón humano en el vientre de la Virgen María. Los dos Sagrados Corazones, estuvieron unidos desde el principio de una manera maravillosa. El Corazón de María fue el primero en adorar al Corazón de Jesús y el que comprendió más cabalmente la profundidad de su amor. Ella, como educadora, modeló el Corazón de su Hijo. En el momento en el que el Corazón


de Jesús fue traspasado en la cruz por la lanza del soldado, el Corazón de María sufrió las heridas producidas por la espada de los dolores. En el Corazón de Jesús se refleja el Corazón de su Madre. A veces se olvida que María ha sido asunta al Cielo en alma y cuerpo; es un dogma de fe, proclamado por Pío XII, el 1 de noviembre de 1950. Así el Corazón de carne de la Virgen Madre está en la gloria, enteramente transfigurado a semejanza del de su Hijo. Él sobre la tierra ha tomado sus rasgos humanos, Ella en el Cielo ha recibido del Hijo los rasgos de gloria que son típicos de Él: ¡como Él, también Ella está con su cuerpo en el Cielo! El culto al Corazón de María se fue desarrollando en la Iglesia en forma paralela al culto al Corazón de Jesús. La fiesta del Corazón Inmaculado de María, está inmediatamente después de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, lo que da cuentas de su íntima unión. Monumento al Sagrado Corazón en el cerro del Carmen Fue elaborado por el escultor español Juan de Ávalos e inaugurado en 1973. Su historia se remonta a 1954, cuando la Iglesia Católica representada por el obispo de Guayaquil, monseñor César Antonio Mosquera, decidió su construcción para conmemorar los cien años de la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, que fue hecha en la administración del presidente Dr. Gabriel García Moreno. La obra tuvo varios inconvenientes que demoraron su construcción. Desde el día en que se decidió su realización, hasta su inauguración pasaron 19 años. Finalmente, el 8 de octubre de 1973, fue inaugurado por el arzobispo de la ciudad, monseñor Bernardino Echeverría, el mismo día que se celebraban los 100 años de la consagración del Ecuador al Corazón de Jesús. Como complemento al monumento, se edificó una base de concreto de once metros, hecha en 1965 por el arquitecto español Juan Antonio Orús, sobre la cual se asienta la estatua y escalinatas que permiten llegar a lo más alto de la obra, es un símbolo para la urbe, que sirve también como mirador. Atrae la imponencia de la imagen de cobre y hierro de 27 metros de altura (15,6 del monumento y 11,6 de

la base) y las catorce estaciones del via crucis que se recorren a pie y que están en las escalinatas de subida al Corazón de Jesús. Se aprecian en bajorrelieves las catorce estaciones del vía crucis de Jesús. Las esculturas, son obra del chileno Jorge Muñoz, mentalizador de las piezas de resina y fibra de vidrio, que fueron dadas forma por el escultor Hans San Andrés Tábara. Poseen una estructura de hierro, de 1,50 metros de alto por 2,50 de ancho, que tiene dos postes de madera, que se insertan en dos bases de acero. La consagración del Ecuador al Inmaculado Corazón El expresidente Gustavo Noboa Bejarano precisa que la Virgen María fue declarada patrona de la República, a través de su Inmaculado Corazón, antes que se hiciera lo propio con el Sagrado Corazón de Jesús. El Dr. Noboa comenta que su tatarabuelo, el también ex mandatario Diego Noboa Arteta, ejecutó la decisión, que a su vez había adoptado la entonces Convención Nacional, que era el equivalente de la actual Asamblea Nacional. Entre sus pertenencias, Noboa Bejarano posee una copia de la edición del 25 de marzo de 1851 de El Nacional, que ahora se llama Registro Oficial. Allí se reseña que el 8 de ese mes y año, la Convención decretó que “la Purísima Virgen María, en el misterio de su Inmaculada Concepción, será reconocida como patrona y especial protectora de la República”; y que el 17, el presidente Diego Noboa le dio el “ejecútese y promúlguese”. Su tataranieto explica que la decisión atendió a un pedido que el entonces Papa Pío IX hizo a los gobernantes de los países católicos del mundo, a propósito de que elaboraba un dogma sobre el tema. “Esto se fue olvidando y lo que quedó en la mentalidad de las personas fue la consagración del Ecuador al Corazón de Jesús”, dijo en alusión a lo dispuesto por Gabriel García Moreno en 1873, durante su segunda presidencia. ¡Sagrado Corazón de Jesús! ¡En vos confío! ¡Inmaculado Corazón de María! ¡Sed la salvación del alma mía!

Foto: Pinterest

Consagración individual al Inmaculado Corazón de María Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones. Quiero ser como tú quieres que sea, hacer lo que tú quieres que haga. No temo, pues siempre estás conmigo. Ayúdame a amar a tu hijo Jesús, con todo mi corazón y sobre todas las cosas. Pon mi mano en la tuya para que esté siempre contigo. Amén.

9


Fiesta 14 de julio

San Camilo de Lelis, fundador de los Siervos de los enfermos

Evangelista hasta laRoja muerte Precursor de la Cruz

Padre Camilo, siervo de los pobres enfermos. Vida aventurera y un tanto alocada, hasta que encontró su vocación de servir a los pobres enfermos. Como él decía “en los enfermos vemos a Dios”. La llave del hospital en el que desempeñaba su ministerio, fue la llave que le abrió las puertas del cielo.

Foto: Wikipedia

10

Empezaré por la santa caridad, raíz y complemento de todas las virtudes, con la que Camilo estaba familiarizado más que con ninguna otra. Y, así, afirmo que nuestro santo estaba inflamado en el fuego de esta santa virtud, no solo para con Dios, sino también para con el prójimo, en especial para con los enfermos; y esto en tal grado que la sola vista a ellos, bastaba para enternecer y derretir su corazón y para hacerle olvidar completamente todas las delicias, deleites y afectos mundanos. Cuando servía a algún enfermo, lo hacía con un amor y compasión tan grandes, que parecía como si en ello tuviera que agotar y consumir todas sus fuerzas. De buena gana hubiera tomado sobre sí todos los males y dolencias de los enfermos, con tal de aliviar sus sufrimientos o curar sus enfermedades. Descubría en ellos la persona de Cristo con una viveza tal, que muchas veces, mientras les daba de comer, se imaginaba que eran el mismo Cristo en persona y les pedía su gracia y el perdón de los pecados. Estaba ante ellos con un respeto tan grande como si real y verdaderamente estuviera en presencia del Señor. De nada hablaba con tanta frecuencia y con tanto fervor, como de la santa caridad, y hubiera querido poderla infundir en el corazón de todos los mortales. Deseoso de inflamar a sus hermanos de religión en esta virtud, la primera de todas, acostumbraba inculcarles aquellas dulcísimas palabras de Jesucristo: “Estuve enfermo, y me visitasteis”. Estas palabras parecía tenerlas realmente esculpidas en su corazón; tanta era la frecuencia con que las decía y repetía. La caridad de Camilo era tan grande y tan amplia que tenían cabida en sus entrañas de piedad y benevolencia, no solo para los enfermos y moribundos, sino con toda clase de pobres y desventurados. ¡San Camilo de Lelis, ruega por nosotros!

,


Su nombre es Santiago de Guayaquil

Después de la crucifixión de Jesús, el apóstol Santiago se dedicó a predicar la nueva fe, contribuyendo a la difusión del cristianismo en occidente. Una tradición española no documentada, supone que Santiago viajó a Hispania, para predicar por encargo del propio Jesucristo y que se le apareció la Virgen María en Zaragoza (en el lugar en donde luego se levantó la basílica del Pilar). Santiago murió decapitado durante las persecuciones contra los cristianos que ordenó el rey de Judea, Herodes Agripa I (es el único apóstol cuyo martirio aparece recogido en los Hechos de los Apóstoles). Según otra tradición medieval igualmente difícil de comprobar, su cuerpo llegó hasta Galicia y fue enterrado en el Campus Stellae, cerca de Padrón; allí se erigió un templo en el siglo IX, hacia el cual se encaminaron las peregrinaciones del Camino de Santiago; en torno al templo y a las peregrinaciones surgió la ciudad de Santiago de Compostela. Santiago fue tenido por patrono de la reconquista cristiana de la Península contra el Islam (dando nombre a una importante orden militar) y, ya en la época contemporánea, tanto la Virgen del Pilar como el propio Santiago, se convirtieron en símbolos nacionales de España. Apóstol Santiago: pídele a Jesús que seamos muchos, muchos, los que como tú, nos dediquemos con toda valentía y generosidad a propagar por el mundo la religión de Cristo. Amén. Foto Santiago: infovaticana.com

Guayaquil, en el mes de julio, celebra los 471 años de la culminación de su proceso fundacional, hecho acaecido el 25 de Julio de 1547, cuando el Capitán español Francisco de Olmos, la establece de manera definitiva en el lugar donde se erige altiva y progresista; flanqueada por el cerro Santa Ana, el río Guayas y el estero Salado. Desde el 15 de agosto de 1534, en que se funda Guayaquil en la llanura de Liribamba, la ciudad sufrió una serie de traslados y reubicaciones, hasta su asiento definitivo en 1547, como Santiago de Guayaquil. El 25 de Julio, celebramos también a Santiago Apóstol, patrono de la ciudad, cuya devoción llega con los conquistadores españoles y quienes la tenían arraigada entre ellos. De allí que algunas otras ciudades del nuevo mundo y al igual que Santiago de Guayaquil; tales como Santiago de Chile, Santiago de Cuba, Santiago de los Caballeros en República Dominicana, Santiago de Querétaro en México, etc., también ostenten el nombre de este santo, considerado Patrono de España. Breve datos biográficos del apóstol Santiago Uno de los doce apóstoles de Jesucristo. Era hijo de Zebedeo y hermano de San Juan Evangelista, autor del cuarto de los Evangelios y otro de los doce apóstoles. Los dos hermanos eran pescadores del mar de Galilea, donde los reclutó Jesucristo; desde entonces, Santiago formó parte del círculo más cercano al maestro.

Foto: www.eluniverso.com

,

Fiesta 25 de julio

11


Foto Santiago: infovaticana.com

El sacerdocio es el amor del Corazón de Cristo

Esta definición de San Juan María Vianney parece ser una de las más profundas y adecuadas para citar en estos tiempos que vivimos en nuestra Iglesia de Guayaquil. No hay otra frase que mejor sintetice la esencia misma del sacerdocio. Sin embargo, una definición abstracta es inútil, si no se le acompaña con el testimonio. El sacerdocio se puede entender solo a partir de la vida del sacerdote. Veamos a algunas vidas de sacerdotes…


El sacerdocio...

14

El santo cura de Ars decía que el Foto: adoracion eucaristica ar.pinterest.com un don para los demás. “El sacerdote sacerdocio es “de Cristo”. Es Él quien no es sacerdote para él. No lo es para llama. La iniciativa no viene de los homél, lo es para vosotros”, decía el cura bres. Es Dios quien, según las palabras de Ars. Al acercarse por primera vez del cura Vianney, “coloca al sacerdote a su futura parroquia, el santo francés como otro mediador entre el Señor y el preguntó a un joven si le podría indicar pobre pecador”. Dios llama y elige. Así el camino de Ars. El joven se lo indicó llamó al campesino Vianney, al duque de y el santo le dijo: “Tú me has mostrado Gandía (san Francisco de Borja) y al solel camino de Ars, yo te mostraré el cadado Íñigo de Loyola. mino del cielo”. El sacerdocio es para El sacerdote es un hombre ordinario, los demás. No tiene sentido si no está tomado entre los hombres, para una mirelacionado con el amor por las almas. sión extraordinaria. Es Dios quien invita. El sacerdote verdadero tiene solo dos La iniciativa es “de Cristo”. Los llamaamores: Dios y las almas. A ellos dedidos, pobres o nobles, fuertes o débiles, ca toda su atención. El sacerdote exisdeben libremente responder a la voz te para amar al hombre como Cristo le amorosa de Dios. amó, hasta el fin. San Juan María Vianney subraya “El sacerdocio es el amor del Coraque el sacerdocio no solo es de Cristo, zón de Cristo”. Llamado por Dios, idensino “del Corazón de Cristo”. En otra ocasión, el santo dice que tificado con Él por medio de la oración y los sacramentos. El sa“este sacramento eleva al hombre hasta Dios”. La relación con cerdote vive para hacer visible el amor de Cristo a los hombres. el Creador es fundamental para el sacerdocio. “Cuando veáis al Se trata de un inmenso misterio, como decía el cura de Ars “el sacerdote, pensad en Nuestro Señor Jesucristo”. Sin esta relasacerdote solo se comprenderá en el cielo”. ción personal con Cristo, con su Corazón, la vida del sacerdote En este tiempo que vivimos es una ocasión maravillosa para no tiene sentido. amarlo más, respetarlo como se merece y sobre todo orar por Pero, ¿cómo puede el sacerdote mantener esta relación? ellos todos los días. Con la oración y con los sacramentos, con la Eucaristía y la Recordemos que la santidad de la parroquia depende muconfesión. El grado de identificación con Cristo, la santidad del cho de la oración de su sacerdote y la santidad del sacerdosacerdote, está toda aquí. te, depende mucho de la oración de su parroquia. Oremos Sin embargo, los sacramentos, estos signos de la presencia los unos por los otros, cada cual por su hermano y por todos. de Cristo real y verdadera, no son solamente fuentes de amor Confiemos a nuestros sacerdotes a la Virgen María, Madre de Cristo para los sacerdotes. Si el sacerdocio es “el amor del de los sacerdotes, a quien Juan María Vianney recurría sin cesar Corazón de Jesús”, si los sacerdotes aman, los sacramentos son con tierno afecto y total confianza. Para él esto era un ulterior también para los demás. Por ello San Juan María Vianney pasaba motivo de acción de gracias: “Jesucristo ―decía― tras haberen el confesionario hasta 18 horas al día, feliz de poder ser minos dado cuánto nos podía dar, quiere aún dejarnos en herencia nistro de “un sacramento que cura las heridas de nuestra alma”. lo más precioso que Él tenía: su Santa Madre” El sacerdocio se perfila así en su última grande característica: ¡Señor, danos sacerdotes santos, según tu corazón!


R.P. Antonio Cabrera

El sentido y la misión de la familia El mundo parece, en algunos casos, un desierto espiritual, con grandes zonas de escepticismo y de desánimo. Las dificultades, problemas, que hoy vive la humanidad; nuestra sociedad, en las crisis familiares, divorcios y familias incompletas, es un hecho con el que nos enfrentamos todos los días. Ahora bien, si son graves y numerosas las amenazas son también grandes las esperanzas. Si hay muchas sombras, se aprecia el rumbo positivo de tantos hogares, que a pesar de las dificultades externas e internas a su propia familia, han sido fieles a su vocación y a su misión. Familias que viven con plenitud el sacramento del matrimonio. Familias donde se dice un sí a Dios, al amor, a la vida, a la verdadera , libertad y al respeto mutuo. ¿Cabe hablar de una misión de la familia? O más bien cada familia tiene su misión, su identidad. ¿Hay algunos valores que están en la base de la identidad y misión de la familia?, ¿O estos valores pueden fácilmente cambiar sin perjuicio del desarrollo de la fa-

milia, de la sociedad y de la Iglesia? Para dar respuesta a estos interrogantes y profundizar en el sentido y la misión de la familia en el mundo, actual debemos girar alrededor de dos grandes temas: El designio de Dios sobre el matrimonio y la familia. Las tareas o cometidos generales de la familia ¿De dónde proviene la tendencia hacia el matrimonio y la familia?, ¿La tendencia del hombre y la mujer a unirse en una convivencia conyugal? En primer lugar podemos decir que el matrimonio o la familia no es simplemente una costumbre social, o una forma que impone la autoridad o un remedio para las debilidades humanas. La respuesta la encontramos en el mismo designio de Dios sobre el hombre: “Dios ha creado al hombre a su imagen y semejanza: Llamándolo a la existencia por amor, lo ha llamado al mismo tiempo al amor; (FC No. 11). De aquí se desprenden varias Foto: mvcweb.org

15


El sentido y la misión de la familia *El único “lugar” donde se hace posible la donación total de un hombre a una mujer es el matrimonio, es decir, en esa elección consciente y libre con la que el hombre y la mujer aceptan la comunicación íntima de vida y amor que Dios mismo ha querido.

16

consecuencias: *Que somos criaturas: Dios es el Creador y nosotros las criaturas. Dios tiene un plan sobre mí que soy criatura. Este plan, esta llamada personal que Dios me hace la inscribe en mi ser y por consiguiente la capacidad y la responsabilidad de amar y de comunicarme. El amor me viene de lo alto. *Que somos criaturas llamadas a realizar algo: por tanto el amor es la vocación, la llamada fundamental e innata de todo ser humano. *Que somos criaturas llamadas, pero libres de elegir y que la verdadera libertad está en elegir esta vocación al amor. * Que Dios tiene dos modos de llamar: uno de los dos modos, para realizar esta vocación es el matrimonio, el otro ser célibes. *Que soy criatura con un cuerpo y un espíritu: El hombre está llamado al amor en su totalidad unificada, es decir, alma que se expresa en un cuerpo. En virtud de esta unión sustancial con un alma espiritual, el cuerpo no puede ser reducido a un complejo de órganos, tejidos y funciones, sino que es parte constitutiva de la persona, que a través de él se manifiesta. El amor abarca también al cuerpo. *El único “lugar” donde se hace posible la donación total de un hombre a una mujer es el matrimonio, es decir, en esa elección consciente y libre con la que el hombre y la mujer aceptan la comunicación íntima de vida y amor que Dios mismo ha querido. En contraposición a lo que hemos dicho, el mundo en que vivimos rechaza muchas de estas ideas: se puede hablar de justicia, de familia, de amor pero no tienen como punto de referencia a Dios. Al hombre de hoy le gusta ser “creador”. Hacer uso de su cuerpo y de su intimidad según su “plan creador”, no como criatura. Su “libertad” está en definir irracionalmente las reglas del

juego. Ir contra su misma naturaleza. En una palabra, no aceptar el designio de Dios sobre el matrimonio, la familia y la propia persona. Y como dice Víctor Frankl: “Cuando la gente vuelve la espalda a Dios, ocurre lo que está ocurriendo: se llega al desprecio de la vida”. Las tareas o cometidos de la familia cristiana En el designio de Dios la familia no solo descubre su identidad como una “íntima comunidad de vida y amor”, sino también su misión, su cometido que es el de custodiar, revelar y comunicar el amor de, Dios por la humanidad. Bajo esta luz unitaria hay que ver las cuatro tareas de la familia cristiana en las que se expresa su misión y vocación: Bajo el prisma del amor. Y en ese sentido cada una de esas tareas no es, sino la explicación de ese designio de Dios sobre la familia, y que consiste en esta llamada al amor. Como dice Juan Pablo II en la Familiaris Consortio: Familia “Sé” lo que eres. ¿Cuáles son estas tareas? * En primer lugar vivir, crecer, perfeccionarse hacia dentro como esposos, padres e hijos y de ahí sale el primer cometido: Formar una comunidad de personas. *En segundo lugar crecer, perfeccionarse para servir a la vida. Primero, por una parte: participando en el amor de Dios y en su poder de Creador “mediante la cooperación libre y responsable de la transmisión del donde la vida humana”. Segundo, por otra, parte educando a los hijos hasta la madurez. *En tercer lugar esta experiencia de comunión, fuerza y cohesión vivida dentro de la familia debe proyectarse a la sociedad, siendo el motor del desarrollo de la misma. Este es el tercer cometido: su participación en el desarrollo de la sociedad. *Y una cuarta tarea, no menos importante, consiste en la edificación del Reino de Cristo en la historia, mediante la participa-


ción en la vida y misión de la Iglesia. Los dos primeros cometidos están encaminados a fortalecer y robustecer esa comunidad de personas, al servicio de la vida, que después se proyectará en el mundo exterior como primera célula de la sociedad y como Iglesia doméstica. A) La formación de una comunidad de personas: Si la vocación, la misión de la familia, cómo ya hemos dicho, es la de custodiar, revelar y conservar el amor, será precisamente el amor, el principio interior, el motor, la fuerza que construya esta comunidad de personas. ¿Qué vendría a ser una familia sin amor?, ¿Un hotel?, ¿Un cuartel?, ¿Un conglomerado, más que una íntima comunión de personas y cuántas veces un purgatorio y no pocas un infierno? El amor va creando esa atmósfera de comunión y de espontánea libertad en la que se desarrolla armónicamente la personalidad humana de toda la familia: entre esposos, entre padres e hijos y demás familiares. Se forma un hogar propio, sin oler a leña de otro hogar, como dice la canción. 1) La primera comunión que se instaura es la de los cónyuges que hunde sus raíces en el complemento natural que existe entre el hombre y la mujer, animados por compartir lo que tienen y sobre todo lo que son. Es una comunión que se caracteriza por su unidad y por su indisolubilidad. Como nos dice la Gaudium et Spes no. 48: “Esta unión íntima, en cuanto donación mutua de dos personas, lo mismo que el bien de los hijos, exigen la plena fidelidad de los cónyuges y reclaman su indisoluble unidad”. Esta indisolubilidad es un deseo expreso del Señor: “Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”. Y uno de los deberes más preciosos y urgentes de las parejas cristianas de nuestro tiempo. El hombre y la mujer están llamados a esta comunión para complementarse. Están llamados a sumar sus capacidades, a apuntalar sus limitaciones y a armonizar sus esfuerzos. Son iguales en dignidad, son como la cara y la cruz de una moneda que es el ser humano.

Sobre la base de la comunión entre los cónyuges se construye la unión más extensa entre todos los demás componentes. La comunión entre los cónyuges son los cimientos sobre los que se construye la familia. 2) El amor entre ellos se desborda en la familia, empezando por los hijos. La familia cristiana, Iglesia doméstica, es tarea de todos, pequeños y grandes, son arquitectos, albañiles y constructores del hogar. Pero no olviden que los cimientos son los esposos y que la varilla y el hormigón son el amor y la donación mutua. Esto exigirá tener muy presente el valor del amor que exigirá sacrificio y disponibilidad, comprensión y perdón abundante y sincero. Saber ceder una y otra vez por el bien mayor. El que cede no es el más débil, sino que tiene más capacidad de respuesta, más amor. Y el amor como decía Pascal: “Es un artículo maravilloso: cuanto más se da, más le queda a uno”.

17 Ilustración: FANO


Solemnidad 29 de junio

Solemnidad de Pedro y Pablo

18


Foto El Greco www.museunacional.cat

La Iglesia celebra la fiesta de San Pedro y de San Pablo, la cual que nos remonta a los orígenes del cristianismo y al inicio de la predicación, de los que recibieron la tradición más original de Jesús de Nazaret. Pensar en Pedro es pensar en el Apóstol que confesó dentro del grupo de los doce a Jesús como el “Cristo, Hijo de Dios vivo”». Pero también es pensar en el discípulo de la negación. Pedro encarna al apóstol que amó a Jesús con un amor de amigos, con el philéo, “te quiero” y no con un amor de causa, agapáo, “te amo”. Pedro es el proclamador del evangelio en el mundo judío, un mundo difícil para ese anuncio, ya que la tradición judía estaba muy arraigada en la vida del pueblo escogido, y no aceptaron en su mayor parte, la predicación que Pedro hizo del acontecimiento Jesús el Cristo. Pedro debe ser nuestro ejemplo para confesar a Jesús y volver a él con humildad, a pesar de nuestras negaciones. Pensar en Pablo es pensar en el Saulo de Tarso, perseguidor de la Iglesia y asesino de cristianos. Pablo, llamado por el mismo Jesús después de su resurrección, asume el reto y anuncia al mundo no judío, el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. Gracias a la misericordia de Dios que tuvo con él al llamarlo a la vida verdadera y gracias a su compromiso con la predicación a tiempo y a destiempo, el cristianismo se extendió y fue conocida la Buena Nueva de la Salvación en los pueblos que no eran judíos. Pablo, el Apóstol de la inclusión de todos los pueblos y de todos los sujetos históricos en el amor de Dios, es testimonio para la Iglesia en general para que tengamos la valentía de aceptar a todos los que desean ser fieles al plan de Dios, para que se desarrollen integralmente dentro de nuestras comunidades. La Festividad de San Pedro y San Pablo recuperada como “unidad litúrgica” según el testimonio del Calendario romano más antiguo (a. 354) la puso en práctica el Misal de Pablo VI, 1969 -, nos hace recordar a estas dos “columnas” de la Iglesia primitiva en Roma donde, según la tradición, sufrieron el martirio. Las iglesias construidas en los lugares de su martirio respectivo en que se veneraban (la colina del Vaticano para Pedro y la vía Ostiense para Pablo) abrazan, a su manera, la urbe. Así fueron, a su vez, estos dos “apóstoles” que llegaron a enfren-

tarse en Antioquia (Gal 2,11ss), pero que nunca rompieron la “comunión” en la gracia y el evangelio que había de transformar el mundo. Ellos también sufrieron una transformación en sus vidas por causa de Jesús, el Señor, y así lo ofrecieron al mundo. Tiempo de la iglesia, tiempo del Espíritu El evangelista Lucas, al dividir su obra en dos partes - Evangelio y Hechos de los Apóstoles, y este segundo que prácticamente tiene como protagonistas a Pedro y Pablo, parece querer mostrar que, en el proyecto revelador del Padre, al tiempo del Hijo “narrado en el Evangelio” sigue el tiempo del Espíritu. Así, si el Evangelio termina con la Ascensión, el verdadero punto de partida del libro Hechos de los Apóstoles está en Pentecostés. Es el tiempo de la Iglesia, el tiempo anunciado por los profetas del Antiguo Testamento: “Derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas... haré prodigios arriba en el cielo y señales abajo en la tierra...” (Hch. 2, 17-19) El Espíritu Santo es quien dice en nosotros “Jesús es Señor”. Y nadie puede decirlo, si no es desde el Espíritu de Dios: “y nadie puede decir: “¡Jesús es Señor! Sino con el Espíritu Santo”. (I Cor. 12,3). El Evangelio, en el que se evoca el primado de Pedro - “Sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia”-, nos recuerda que el primado de Pedro viene precedido por su confesión de fe en la divinidad del Hijo. Esa confesión es la piedra sobre la que edificará la Iglesia, como nos dice Fray Miguel en el comentario bíblico. Una confesión que “ALGUIEN” hace desde él. “¡Dichoso tú, Simón hijo de Jonás! Porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el Cielo. Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia, continúan estimulándonos a “combatir el combate de la fe”, a superar los miedos, complejos, esclavitudes, o prisiones que sufrimos en el tiempo y lugar en que vivimos. El secreto parece estar en la capacidad para abrirnos a la acción del Espíritu que en nosotros y desde nosotros sigue repitiendo que “Tú eres el Hijo de Dios”.

19


Buenas Noticias Exhortación Apostólica

GAUDETE ET EXSULTATE Del Santo Padre Papa Francisco Sobre la llamada a la Santidad en el mundo actual

Te invita a participar en el Coloquio junto a Mons. Luis Gerardo Cabrera, arzobispo de Guayaquil

Exhortación Apostólica

“Alegraos y regocijaos” Viernes 22 de junio

Conferencia: 16:00 Santa Misa: 17:00

Lugar: Capilla Espíritu Santo (Retira tus pases) Para asistir es necesario inscribirse y confirmar asistencia al:

20

Cdla. Bolivariana Calle Andrés Bello y Av. del Libertador Mz A villa 9.

(04) 2-59-88-60 (+593) 96-008-29-00

¡Bienvenido! P. José Luis Vélez, director espiritual de La Voz de María Compartimos esta gran noticia que nos llena de gozo y alegría, Mons. Luis Gerardo Cabrera, arzobispo de Guayaquil, nombró como director espiritual para la Radio al Rev. P. José Luis Vélez. Todos los que conformamos La Voz de María recibimos al Padre con mucho cariño y agradecimiento a Dios y a nuestro Arzobispo por el nombramiento. Estimados hermanos los invitamos a orar siempre por el P. José Luis y por todos los sacerdotes.

Escríbenos en las redes sociales: radiolavozdemariaec www.lavozdemaria.ec

Visita del P. José Antonio Fortea a las instalaciones de La Voz de María El pasado 2 de mayo el P. José Fortea, visitó las instalaciones de la Radio, el Padre compartió una entrevista y después bendijo a los colaboradores e instalaciones de la Radio. Se vivió momentos de gracia y bendición.


Aprendamos con

¡JESÚS ES NUESTRO MEJOR AMIGO! Él nos habla de corazón. Es importante hacer silencio para poder esccuchar los que Él nos dice. Cuando estamos frente a Él, además de escucharle, también podemos hablarle, contarle los que nos pasa, darle gracias por las cosas buenas y pedirle que nos ayude a quererlo como Él nos quiere a nosotros. También podemos pedirle perdón por las cosas que hicimos mal, y prometerle hacer una buena acción diaria, como regalo para Él. Texto: aprendemosencatequesis.blogspot.com Ilustración: Pinterst

De lunes a viernes en “La Hora de los Niños” de 4 a 5pm. en el dial 88.1 FM

21

Revista Salve Regina. Edición # 51  

Revista de formación e información. Católica. Radio La Voz de María 88.1 fm

Revista Salve Regina. Edición # 51  

Revista de formación e información. Católica. Radio La Voz de María 88.1 fm

Advertisement