Issuu on Google+

Año I / Numero 1 / abril 2011

faltaenvido

gorilas en la

docta

LA DERECHA EN CÓRDOBA ROSSI Y HOFFMAN Entrevista especial

ESCRIBEN:

Norberto Galasso, Domingo Ighina, Luis Rodeiro


faltaenvido 3

Equipo Director: Pablo Heredia Secretarios de Redacción: Juan Arrieta y Juan Garrido. Consejo de Redacción: Matías Barnes, Gina Fanchín, Ana Testa, Ezequiel Rogna Diseño: Hernán Cappelletti Ilustraciones: Hernán Cappelletti Fotografía: Gina Fanchín Colaboradores: Domingo Ighina, Luis Rodeiro, Norberto Galasso, Diego Quinteros, Titi Scandogliero, Samir Juri, Alan Gudiño.

EL MAMELUCO Y LA PIEDRA

5

Comunicate con nosotros enviando un correo a

correodelectores@revistafaltaenvido.com.ar

-Derecha, derechitos y ordenaditos -La ideología dominante y la necesidad del pensamiento revolucionario en la actual explosión juvenil -Oscar Aguad, candidato: El perfil renovado de un perfecto gorila -Cordoba : ¿la isla de ramoncito o parte de un Proyecto Nacional?

MANO A MANO

31

-Rossi y Hoffman -Kunkel en cordoba

MORDISQUITO CULTURAL

45

-Nada se puede hacer con la tristeza -Revolución, el cruce de los andes -Mordisquito maradoneano

LA HORA DE LOS PUEBLOS

65 Agradecimientos: Sabru Rezzónico, Gonzalo Lopez, María Luz Villegas, Luis Fanchín, Daniel Vaschetto, compañeros de la Corriente Discépolo, Juan Ramia, Gastón Testa, SIESE, a toda la juventud peronista y kirchnerista, y a los compañeros Kapiangos.

EDITORIAL

77

-Elpueblo, la historia y la decición por America del Sur -Reportaje a Taiana

DERECHOS HUMANOS -La medida de los justos

POLÉMIKAS

83 95

-Un ensayo sobre el progresismo -Vargas Llosa vs. Borges

JAURETCHEANAS -El gorila o la imaginacion del poder

CLICLEE SOBRE LOS NÚMEROS PARA ACCEDER A LA PÁGINA CORRESPONDIENTE Faltaenvido/ abril 2011

2


La derecha no es solo unas pocas ideas alrededor del sostenimiento y control de la economía por parte de un sector minoritario de la sociedad, ni una mera fórmula, o una plataforma, ni siquiera ese lugar desde donde se dice y se hace “política” (no siempre “coherentemente”); sino también, y quizás con mayor relevancia, es una mentalidad que acarrea un comportamiento con sus formas, sus gestos y sus identidades sociales. A lo largo de este número, FaltaEnvido desarrollará críticamente algunos postulados, prácticas y devenires de esa derecha que hoy ha vuelto a poseer una identidad definida debido a su rol opositor al proyecto nacional y popular del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Ahora bien, no es fácil pararse frente a ella para descubrirla, no en el sentido de falta de coraje o de sentido común en el acto de la per-

cepción, sino para capturarla, ya que su don de ubicuidad y también de bilocación (perdón por los santos) es tan lábil, aceroso y volátil, que corremos el riesgo de perdernos en su propia lógica de combate. En otras palabras, y con referencias concretas, es muy fácil identificar la derecha en el PRO, en la Coalición Cívica, en la UCR-Córdoba (al menos en su ostentosa dirigencia), y en algún otro engendro que ellos crean o amontonan, el Peronismo Federal incluido (que no sabemos por qué lo de “peronismo” como tampoco lo de “federal”); pero, por ejemplo ¿y el Proyecto Sur o nuestros Luis Juez y José Manuel De la Sota? Preguntarles por su identidad política implicaría situarlos en un galimatías de meras palabras que solo serviría para abusar de una nueva ubicuidad más desopilante, sobre todo cuando la contrastamos con

editorial

jauretcheanos) que han jugado con esta funcionalidad a la derecha a cambio de ni siquiera una pizca de poder; mediocres y tilingos que escupen para arriba y que cuando toman conciencia, creen que los está orinando San Pedro… y dicen: ¡Pero es San Pedro! El proyecto nacional y popular debe constituirse en un proceso de construcción en que participen todos los sectores de la producción, nacionales y populares. La derecha puede ser nacionalista, pero nunca nacional; puede ser populista (palabra que en boca de ellos adquiere el significado de una denigración de la democracia), pero jamás popular. La derecha no siempre es burda en sus manifestaciones; manipuladora de conciencias puede asumir el rostro de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. FaltaEnvido trabaja para identificarla y discutirla, cara a cara, palabra por palabra, acción por acción, calle por calle, gestión por gestión, con alegría y sinceridad. Aunque en este número no hayamos agotado el análisis crítico de toda la derecha cordobesa: ¡Que tiemble el gorilaje! Porque sigue siendo nuestro turno.

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Editorial

sus respectivas gestiones de gobierno. Las coyunturas políticas ceden ante la imposición de la Historia que el proyecto nacional y popular kirchnerista está sosteniendo en y para Córdoba. Ellos, alguna vez militantes peronistas, comprenderán y evaluarán su embanderamiento con la causa popular. En principio, no toda la oposición al proyecto nacional y popular es de derecha. Al fin de cuentas la derecha, en el aspecto que asume la voz política de las corporaciones mediáticas, quiere que recojamos ese discurso para convertirnos en la última rémora de la “intolerancia”, el “autoritarismo” y “la censura” de la democracia. Quizás nuestra inteligencia, o al menos nuestra destreza práctica como militantes peronistas, consista en captar aquellos potenciales aliados que no se mueven procazmente por las derechas de turno, aunque hayan naufragado más de una vez adoptando una funcionalidad a la política de las corporaciones antipopulares. La derecha es una práctica política que se identifica en su relación con el poder real. Hasta qué punto podemos juzgar e impugnar a aquellos dirigentes (medio pelos

4


el mameluco y la piedra

EL MAMELUCO Y LA PIEDRA

Las derechas Derecha, derechitos y ordenaditos/ Pablo Heredia La ideología dominante y la necesidad del pensa miento revolucionario en la actual explosión juvenil/ Norberto Galasso Oscar aguad, candidato El perfil renovado de un perfecto gorila/ Luis Rodeiro Cordoba : ¿la isla de ramoncito o parte de un Proyecto Nacional?/ Juan Garrido

“Me decido ahora y arrojo este cascote al espejo de las aguas: ¿cómo detener las ondas concéntricas en su centrifugación y su peligrosidad? Vuelvo a sentir esa “furia del verbo” que me asaltó en algunas fronteras de mi alma laborante y que se traduce por algo VOLVER AL ÍNDICE

así como una “bronca demiúrgica”. Y el “mameluco” y la “piedra” que acabo de soltar, al parecer sin razón alguna, ya están justificando mis temores.” Leopoldo Marechal

Ilustración: Cape

Faltaenvido/ abril 2011

6


el mameluco y la piedra

Derecha, derechitos y ordenaditos: radiografía del gorila

E

de izquierda (en muchos casos, despectivamente, “zurdos”, y casi siempre con el agregado “de mierda”); pero la izquierda se asume izquierda, y con orgullo embiste a la derecha como tal aunque éstos continúen sin asumirse. Cabe acotar que muchos agentes de la derecha, si bien no se asumen de derecha, casi nunca lo desmienten: no recordamos haber escuchado alguna vez a Macri, a Grondona, o a Aguad, decir públicamente “no soy de derecha”. Sin embargo, en todo este escenario semántico, muchas veces estéril, no basta con la designación sino por lo que representan concretamente cada polo antagónico. Y se puede embrollar aun más cuando observamos, a lo largo de los últimos cien años, que muchos dirigentes-militantes han cambiado de bando. Y nuevamente se pro-

duce la misma lógica anterior, solo que por medio de algunas manipulaciones perversas. Citemos un par de casos: Leopoldo Lugones, a fines del siglo XIX, formó parte de la fundación del Partido Socialista (junto a Ingenieros y Juan B. Justo), unos años después se unió a los liberales más conservadores, e inmediatamente después se unió al fascismo golpista de Uriburu (concluyó su vida en un ostracismo político que aun no se sabe cabalmente si hubo algún arrepentimiento); Jorge L. Borges emprendió un camino ideológico

semejante (aunque nunca se enroló en una militancia concreta), desde su juventud “roja” en España, pasando por su yrigoyenismo en los años veinte, hasta su largo final “conservador” a partir de la década del treinta. Nunca, directamente, se asumieron de “derecha”, y tampoco hicieron una autocrítica de su “pasado” socialista, o de izquierda. Veamos en la inversa a través del caso Rodolfo Walsh. Militante marginal de la Revolución Libertadora, con la investigación de los fusilamientos de León Suárez, tomó conciencia, Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

n el discurso político la designación “derecha” para nombrar a un antagonista es patrimonio de la matriz semántica de la izquierda. Es decir, nadie de aquellos que la izquierda ha identificado como de derecha se asume como tal. Ni Macri ni Grondona (el periodista), por citar dos esterotipos representativos de ese campo semántico, se atreverían, al menos en público, decir “somos la derecha”. Por ejemplo, Borges, el “último intelectual de derecha” (Piglia dixit), se identificaba como “conservador”. En fin, la izquierda es izquierda (aunque dentro de ella se luche por la asunción de diversos grados de legitimidad identitaria en el campo político), pero la derecha no es derecha. Lo pensemos ahora al revés. La derecha, que no se asume de derecha, tilda a aquellos de izquierda como

Ilustración: Cape

Por Pablo Heredia

8


venientes del ámbito denominado “progres” (Zlotogwiazda, Caparrós, Tenembaum). Aliverti señaló el año pasado que para ellos les había resultado fácil ser “progres” en los noventa; algo así como que en la era Menem cualquiera con dos dedos de frente y con un poquito de destreza práctica para obedecer el manual del periodista ético, podía demostrar que había una corrupción sistemática que estaba al servicio de la estructura neoliberal. Si ahondáramos en un recorrido por las posturas de estos periodistas en los años noventa (como así también en algunos intelectuales provenientes de la academia), en relación directa con sus posiciones actuales, podríamos llegar a la conclusión de que siempre fueron gorilas: su supuesto antimenemismo no significaba estar parados en la izquierda, y menos aun en un sector mayoritario del campo nacional y popular. Para ellos, mostrar la corruptela estructural del menemismo no significaba de ninguna manera hablar desde la izquierda. En realidad, mostraban el

Faltaenvido/ abril 2011

el mameluco y la piedra

neoliberalismo desde una categoría, que si bien es patrimonio de la “humanidad”, se ha inscripto como eslogan (siempre superficial) de la derecha que nunca explicita en su discursividad su proyecto político de fondo: la “honestidad”, que bien puede traducirse como purismo liberal. La derecha, pensemos en la hipocresía de Aguad o en el pragmatismo voraz de Carrió y de Juez, nos habla de honestidad, de no robar y de corruptela generalizada, obviamente siempre coordinada por un supuesto tirano autócrata (se olvidan siempre de mencionar que elegidos por el Pueblo): Yrigoyen, Perón (y Kirchner, postmortem, todavía en proceso de derrocamiento), para la tradición de estos exégetas de la pureza almibarada de pudor inmaculado, fueron derrocados por provocar ese desorden corrupto que llevó al caos que hizo necesario el orden del fascismo militar. Nunca supimos cómo piensan Carrió o Juez, solo sabemos que son “puros” y que según ellos si se acaba la corrupción la Argentina y el universo se salvan. Solo podemos saber dónde están parados, como también

VOLVER AL ÍNDICE

paulatinamente, de que la derecha actuaba a través de los militares y que el sistema liberal se constituía en la base de su sustento existencial político. Walsh elaboró, en cambio, una autocrítica que le valió el cierre del circuito cultural “oficial” optando, en consecuencia, por la militancia política en el campo de la izquierda peronista. En la actualidad no sucede de manera diferente. Dos monigotes: Patricia Bullrich y Jorge Lanata. Desde la militancia en la izquierda peronista más o menos hasta mediados de los 80 y su actual protagonismo en la derecha más recalcitrante, Bullrich nunca ha convencido a nadie (no se recuerda que lo haya hecho), acerca de su cambio radical. Si bien el caso de Lanata es diferente porque proviene del campo del periodismo, su traslado tampoco ha convencido demasiado con el argumento de que nunca estuvo parado en ninguna parte. Y esto nos lleva a introducirnos en otro aspecto que alcanza al campo de otros periodistas expágina12, pro-

10


el mameluco y la piedra Izquierdas puras Pero la izquierda tampoco es tan reconocible en la praxis política. Identificada muchas veces bajo la denominación “progresista”, también se ha movido por el entramado de la pureza (hablamos en pasado porque da la sensación de que se está deslizando hacia otros rincones). Jauretche la describió irónicamente a través de la parodia

de personajes tales como Alfredo Palacios y Victorio Codovila, dirigentes del partido socialista y comunista respectivamente, quienes en nombre de una revolución “limpia” conducida por una vanguardia “aseada” se aliaban siempre con la derecha (radicales “del pueblo”, jerarquía de la iglesia católica, liberales variopintos). Y esto nos lleva a considerar otro aspecto, también recordando a Jauretche cuando le refrendaba a los jóvenes fubistas la falta de tacto para percibir en dónde hay que estar parado en los momentos críticos de inflexión política. En la actualidad, desde el campo nacional y popular kirchnerista le enrostran a los sectores de izquierda opositores al gobierno nacional que se equivocan en la construcción de su destino al posicionarse en el mismo lugar de la derecha. Burócratas de la ideología se ubican en la práctica política “haciéndole el juego a la derecha”, o bien siendo funcionales a ellos.

Oligarcas y gorilas

posicionamientos locales. La “oligarquía” representaba a la El peronismo posee una tradición sociedad tradicional que detendiferente, que aun hoy se con- taba el poder real, a través de una serva sobre todo en la campo de alianza entre la vieja aristocracia la militancia. La doctrina peronista que poseía las grandes corporano niega directamente la dialéc- ciones con la alta burguesía en tica izquierda-derecha, porque ascenso (industrial); también, en históricamente, allá por los años lenguaje jauretcheano, se la de40 y 50, la guerra fría obligaba a nominó “cipaya”, en tanto se los países “periféricos” alinearse constituían como el sector social en algunos de los polos represen- local que actuaba al servicio dotados por el capitalismo liberal o mesticado del imperialismo de por el marxismo comunista sovié- turno (inglés primero, yanqui destico. La Tercera Posición era el re- pués). Un pequeño burgués no sultado de una estrategia política era un oligarca (no le daba el que fundamentaba la anulación cuero), sino un tilingo (como tamde esa oposición, en tanto la ma- bién cualquier clasemediero antiyoría de la izquierda argentina, peronista), un medio pelo que no antiperonista, miraba con buenos podía mirar más allá de sus nariojos a la Unión Soviética, mien- ces y que escupía para arriba. tras que la derecha lo hacía con Todos ellos estaban encuadrados los Estados Unidos. En conse- en la designación “gorila”: racista cuencia, el diccionario popular empedernido que veía en el peropasó a designar localmente las nismo la amenaza de perder ese distintas variantes que asumía el lugar “social” (que era económico) antiperonismo en sus respectivos siempre tan tambaleante que lo Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Aguad (aunque la UCR cordobesa tiene un programa conocido), por las alianzas que establecen con la derecha. Porque la derecha, al final de cuentas, más allá de que se sostenga ideológicamente en la disminución del poder del Estado, del individualismo como motor del crecimiento económico, etc., etc., se define en la posición que asumen en la práctica política: enlazados con las corporaciones económicas que constituyen el poder real de la política argentina.

12


Luego de casi veinte años reaparecieron los “gorilas” y la vieja oligarquía como los zombies de las películas clase B, y por ende, también, resurgieron en el diccionario militante. Porque después de todo, siempre estuvieron protagonizando la historia de la iniquidad social, solo que sus nombres se habían dormido en el sueño de los puros y snobistas neoliberales. La designación derecha les cupo históricamente a los que detentaron, protegieron o fueron amanuenses del poder real en posesión de las grandes corporaciones que todavía hoy sostienen el modelo de un país para unos pocos bajo la discriminación de los muchos que han padecido el insomnio de la exclusión y el hambre. Y por último, bienvenidos los progres de raíz gorila y los meros gorilas que hoy se entusiasman con el proyecto nacional y popular en marcha.

el mameluco y la piedra

Después de todo…

VOLVER AL ÍNDICE

El término “gorila” nace pocos meses antes de la Libertadora. Anteriormente, los peronistas designaban “contreras” a la oposición polarizada, aquellos estaban “en contra” sin motivos o razones fundamentales. En un programa de radio llamado La Revista Dislocada, cuyo libretista era Aldo Cammarota y estaba conducida por Délfor Dicásolo, se hacía una parodia sobre una película de Hollywood que transcurría en África. Allí, el protagonista, mientras avanzaba por la selva, al escuchar ruidos que lo alteraban exclamaba “deben ser los gorilas, deben ser…”. A partir de allí, a lo largo de 1955, cuando los peronistas se sorprendían ante la posibilidad de un golpe militar, remedaban la frase del programa radial, “deben ser los gorilas, deben ser…”. El gorila pasó a designar al antiperonista que conspiraba junto a los militares para derrocar a Perón.

obligaba mirar hacia la oligarquía como una ilusión exasperada de alcanzarla utópicamente y que a la vez temía incontrolablemente descender a un lugar siempre posible al alcance de la mano. El gorila no se consideraba Pueblo, aunque por su lugar en la sociedad le correspondía formar parte de él. Mordisquito, el gran Discepolín que los llamó “contreras”, se los advirtió con frases tales como “¡Ay, Mordisquito, qué desmemoriado te vuelve el amor propio!” La derecha, para el peronismo, asumió el carácter de oposición al proyecto nacional, en el que estaban insertas todas las clases sociales. Fue a través de los años posteriores al derrocamiento de Perón en 1955 que el peronismo asumió la palabra izquierda cuando debió resolver internamente su lugar revolucionario frente a la burocracia sindical. “Peronismo de izquierda” se ligó a una izquierda nacional que no abandonó las banderas que nutrían los usos de las designaciones oligarquía, gorilas y tilingos, quienes coyunturalmente simpatizaron con Vandor y sus acólitos, traidores que sin embargo no fueron ubicados dentro de las filas de la oligarquía.

Faltaenvido/ abril 2011

14


el mameluco y la piedra

La ideología dominante y la necesidad del pensamiento revolucionario en la actual explosión juvenil

L

minoría parasitaria que derrochó la renta agraria diferencial en viajes a Europa y construcción de fabulosos palacetes y un pueblo “de pata al suelo”, sometido y expoliado. A esta organización semicolonial le correspondió una ideología colonial: la historia mitrista, la economía liberal, el enciclopedismo escolar, el planisferio británico con la Argentina abajo y a un costado, la geografía enseñada minuciosamente para Europa o Estados Unidos pero desconocedora del propio país, el complejo de autodenigración y el antilatinoamericanismo, en fin, una concepción que puede calificarse de liberalismo conservador pro imperialista, pero que en los momentos de crisis asumió rasgos de nacionalismo oligárquico o fascista, como en los años treinta.

Ilustración: Cape

a clase dominante se con solidó, en la Argentina, des pués del triunfo mitrista de Pavón, confluyendo los estancieros de la pampa húmeda con el gran comercio del puerto, en alianza con el Imperio Británico. Allí se construyeron las bases del país semicolonial, economía complementaria de la británica, según la concepción de la división internacional del trabajo. Allí, Argentina quedó sentenciada durante décadas a no tener industrias, ni explotar sus minas ni sus ríos ni su riqueza marítima, a carecer de flota, a no manejar autónomamente el aparato financiero, en fin, a ese país deforme con una cabeza enorme sobre el puerto y el cuerpo raquítico de las provincias interiores, un país para pocos, una

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Norberto Galasso

16


el mameluco y la piedra

para hacer una Argentina nueva, es preciso que esa movilización se acompañe con el contradiscurso respecto a las viejas ideas dominantes que aún subsisten en “los medios”, los nombres de calles y plazas, los cuadros de los próceres escolares e inclusive la enseñanza universitaria. De aquí viene la necesidad de robustecer el pensamiento antiimperialista o como diría Jauretche “pensar en nacional” que se convierte en pensar revolucionariamente al poner en cuestionamiento las fábulas y mitos del orden vigente. El recupero de los pensadores antiimperialistas (o nacionales, como quiera llamárselos) es necesario para nutrir esa maravillosa praxis que llevó a los adolescentes a trepar las gradas de la cancha de Huracán últimamente. Así se cambian los países: con el triunfo en las urnas, el triunfo en las calles y el triunfo en las ideas. Y es preciso advertir que si esa lucha ideológica debe centrarse en desnudar la falsedad de la derecha oligárquica, también debe dar batalla contra las deformaciones de la iz-

quierda pues también hasta allí ha llegado la deformación atrapando los mejores anhelos de futuro de muchos jóvenes en el callejón sin salida de la izquierda abstracta, que a menudo se convierte en derecha concreta. El desafío es grande y por eso, precisamente, es preciso asumirlo porque es el único camino para que la victoria popular se desarrolle y profundice hacia el Hombre Nuevo.

VOLVER AL ÍNDICE

(Por supuesto, el proimperialismo fue respecto a Gran Bretaña hasta 1945 y respecto a Estados Unidos a partir del 55 y nuestro ingreso al FMI). Esta dominación semicolonial –un país con himno, bandera y escarapela, pero dependiente durante la mayor parte de su historia- necesitó (pues no se trataba de sumisión colonial con ejército de ocupación extranjero) el férreo control de esa ideología que la legitimaba o lo que es lo mismo: para mantener sus privilegios “las ideas dominantes en una sociedad son las ideas de la clase dominante”, según lo enseñó Marx, que, en este caso era ese pensamiento antinacional y oligárquico que llevó a muchos argentinos a “pensar en inglés”, “en francés”, o en “yanqui”, e inclusive a la izquierda a “pensar en ruso, chino, vietnamita y otras variantes” seudorrevolucionarias que resultaron funcionales al sistema. De allí que cuando se produce una explosión de entusiasmo juvenil como en estos días, incorporados chicas y chicos, con entusiasmo, al mundo político

Ilustración: Cape

Faltaenvido/ abril 2011

18


el mameluco y la piedra

Oscar Aguad, candidato El perfil renovado de un perfecto gorila guad, Oscar. 61 años. De que debió escapar en helicóptero, complexión firme, con mús reservándole el triste papel de reculos desarrollados en la presor de la rebeldía popular en las práctica juvenil del rugby que -aun- jornadas históricas del “que se que seguramente menguados- to- vayan todos”. Actualmente dipudavía lo acompañan. De andar tado nacional y aspirante a la goaltanero y desafiante. Gesto sober- bernación de Córdoba. bio que calza exacto con su apodo: Como suele ocurrir en algunos poel “Milico”. Abogado, con cualida- líticos, el pasado real no existe. des oratorias, posiblemente cince- Sólo el presente. Un discurso de ladas en algún curso intensivo. El abstracciones, de generalidades; otro yo del Dr. Mestre, a quien un discurso propio del “partido de acompañó como secretario gene- la nostalgia”, con aires de “miral de la Municipalidad, cuando longa”, como tan bien definiera aquél fue intendente; como minis- John William Cooke, y letras balbitro de Asuntos Institucionales nescas que sólo sobrevuelan la recuando aquél fue gobernador; alidad. Con apelaciones simbólicas como interventor de la capital co- a Don Amadeo Sabattini, pero con rrentina cuando aquél fue interven- acciones más cercanas al “alveator federal en Corrientes, además rismo”, que aquél combatió, nede reemplazarlo como tal, cuando gándose a consentir la farsa de el Jefe fue elevado a ministro del aquella Unión Democrática del 45, Interior, durante la presidencia del antinacional y antipopular, que con

A

dedicación Aguad intenta recrear ahora con similares perfiles. Se declara enemigo acérrimo del “populismo”, al que identifica con el peronismo y los gobiernos populares de América Latina, que desde su miraje gorila lo ataca –vaya paradoja- con similares calificativos que usaban los alvearistas y los conservadores, contra Yrigoyen y su causa, que sin duda forma parte de la tradición nacional y popular. Su muletilla es una referencia a una imprecisa democracia social, que sólo podemos precisar a partir de su historia política. Algunos botones de muestra. Junto a su Jefe, el entonces gobernador Mestre, ostenta el privilegio de haber rebajado en 30 % los salarios a los empleados públicos y jubilados, haciendo pagar la crisis que había dejado Angeloz, a los sectores más

débiles, en una política típica del neoliberalismo hegemónico. El actual defensor del 82 %, parece olvidar que el gobierno del que participaba, pagaba a los jubilados provinciales sólo un 67 % respecto del activo. La implantación de la doctrina del “ajuste”, los llevó al cierre de las salas de cuatro años de la educación inicial, la unificación de la dirección del nivel inicial y primario, la clausura de numerosas escuelas rurales y la fusión de grados, la introducción del presentismo en el salario docente y la modificación del régimen de suplencias. Imposición autoritaria, sin diálogo alguno con los gremios, que provocó la manifestación histórica más numerosa en defensa de la educación. El mismo criterio se aplicó en salud, con el cierre de hospitales y Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Luis Rodeiro*

20


Mestre y su equipo, donde sobresalía el Milico Aguad. Sólo ejemplos. Podríamos agregar el gran negocio de la privatización del agua o la liquidación del Banco Social. Y, muy especialmente, la imposición del mismo modelo neoliberal del ajuste cordobés, en Corrientes; sin anestesia, insistían gozosos. De eso no habla. Tampoco de su clara protección al “Tucán” Yanicelli, un temible represor y torturador, integrante de la tristemente famosa D2, a quien promovió como jefe de

Faltaenvido/ abril 2011

el mameluco y la piedra

primera con Cobos, el mismo que hace de la traición una virtud ética, y su deseo no correspondido de que el periodista militante de la derecha desestabilizante, Pablo Rossi, lugarteniente de Mariano Grondona y portavoz de Cadena 3, lo acompañara en la fórmula como vicegobernador. Señales. Como dice La Runfla de Rufianes, en Cbanoticias: “Este político de mano dura que se indigna cuando alguien le recuerda su pasado, dice que hay que construir una Alianza pero que sea diferente a la que fracasó… aunque se construya con casi los mismos actores y sin más premisa que meter en la misma bolsa sin distingos ideológicos (El caballito de moda entre la derecha pseudo-pragmática); lo cual es un pasaje sin retorno al fracaso y un escalón más abajo hacia el descrédito de la política como verdadera herramienta de cambio democrático”. Oscar Aguad, El Milico. Candidato del Orden Conservador, como De la Sota o Juez. Candidatos locales de la Restauración del Modelo Neoliberal. Habrá que seguir trabajando para sumar a Córdoba al proyecto nacional, popular y democrático.

VOLVER AL ÍNDICE

Ilustración: Cape

la trágica hazaña de “la noche de las incubadoras”, con el desalojo por la fuerza del hospital de niños, utilizando incluso balas de goma, contra 22 pacientes internados en el área de obstetricia y 16 niños del sector neonatología, que fueron trasladados por personal del Éter y de la Guardia de Infantería, además de la represión de médicos, personal de salud y familiares de los enfermos. Sin anestesia, se ufanaban. Ya los electores habían sancionado con su voto la concepción paternalista y autoritaria de

Inteligencia Criminal de la Policía de Córdoba considerándolo un policía ejemplar y “eficiente”, hoy juzgado por delitos de lesa humanidad. Y la foto con Menéndez. Pero el pasado que calla se entrelaza con el presente. Lejos del pensamiento de Sabattini, que propiciaba una revolución agraria que conduciría “al fin del capitalismo imperialista, monopolista y parasitario” y que implicaba la redistribución de la propiedad y un rol activo del Estado, el alvearista Aguad se convirtió en un vocero de los intereses de la patronal del campo, rechazando las retenciones a las ganancias extraordinarias propiciada por el gobierno nacional como parte de un proyecto de desarrollo con inclusión social. En nombre de su lucha contra el populismo, se opuso a la nacionalización de las AFJP, que venía a clausurar una gran estafa a los intereses populares. Del mismo modo que fue una voz encendida en la defensa del Partido Mediático, bajo la hegemonía del Grupo Clarín, beneficiario de un privilegio monopólico otorgado por la dictadura. Para completar este perfil de un gorila neoliberal activo, enemigo acérrimo de las causas populares, bastaría mencionar su alienación

22


el mameluco y la piedra

Córdoba: ¿La Isla de Ramoncito o parte de un Proyecto Nacional?

R

amoncito Mestre parece obstinado en hacernos vivir en Córdoba el ananá fizz del menemismo, una farsa de una tragedia en copas de cristal radical. Se identifica como un joven de la política pero no puede desprenderse ni un pelo de la vieja dirigencia noventista que viene a proponer para Córdoba una restauración del más crudo neoliberalismo. Es la muestra más clara del deterioro de la UCR, que ya no es una fracción orgánica de las clases medias o populares como lo fue a principios del siglo pasado sino que es un conjunto de galopines y mandaderos electorales. Los radicales no forman parte de un bloque histórico, son sólo una corporación

de las corporaciones. Es que tampoco Ramoncito es un joven -fiel a los designios de su padre y al de los radicales más conservadores-, es solo un deseo que dice que cuando se hable de Córdoba, se vuelva a hablar de una isla. Pero nadie piense en la “isla democrática” de Sabattini en la década infame de los años 30, nadie piense en la isla de los patos de la que tanto se ufanó Martí, sino en lo que nos proponen: el más puro aislamiento del proyecto de nación que se viene gestando desde 2003 en Argentina. La Isla de Ramoncito es un archipiélago con cuatro principios políticos fundamentales:

Ilustración: Cape

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Juan Garrido

24


de la Terminal de Estación de Ómnibus; en la clausura de hospitales públicos como la “Casa Cuna”; en la privatización en el `97 de la Dirección de Agua y Saneamiento, entre otros intentos de privatización y descentralización de servicios. Además Ramoncito dice tener el principal antecedente en el gobierno de su padre, en sus políticas de ajuste que lo llevó a generar uno de los mayores conflictos gremiales de la historia de la provincia, alcanzando un pico histórico en aquella marcha que reunió a 50 mil cordobeses en agosto de 1996, en contra de una reforma educativa que proponía, entre otras cosas, una fuerte reducción presupuestaria, el cierre de los establecimientos preescolares, de las escuelas rurales y de los colegios técnicos. Yo era pendejo, pero todavía me acuerdo de la mano de mi vieja deslumbrado entre una multitud llena de antorchas. Quién

Faltaenvido/ abril 2011

el mameluco y la piedra

tica franja estudiantil. Así aprendió a lucrar con los litigios relacionados con el poder. En el estudio que lleva su apellido realiza cobranzas masivas con cuentas como Tarjeta Naranja, ejecutando a sus deudores, en su mayoría trabajadores cordobeses. Es el defensor de nuestros verdugos. Ramoncito es un usurero, un parásito rodeado de los acaudalados de nuestra ciudad, que ahora quiere montar su empresa en la municipalidad de Córdoba. * El segundo principio lo anticipa en sus campañas publicitarias como las de candidato a Intendente en 2007 y a Senador en 2009, en las que repite incesantemente fórmulas como “Más Orden, Menos palabras” o “Hacer y hablar poco”. El significado real de estos Spots, que aún hoy Ramoncito sostiene en su página oficial, se vio reflejado como nunca en aquella histórica sesión del Senado de la Nación donde se aprobó la Ley de Matrimonio Igualitario. El año pasado, ese 14 de julio, Ramoncito, votó en contra, como prometió: el cobarde no emitió una sola palabra en sesión. El voto en contra de una minoría

VOLVER AL ÍNDICE

* El primero de los principios, ordenado directamente por la familia del establishment cordobés, la Fundación Mediterránea, plantea la profundización de las relaciones carnales con los grandes capitales privados sin ninguna intervención estatal. La Fundación Mediterránea, a la cual Ramoncito ha ido en reiteradas oportunidades a almorzar con más de dos cubiertos y pedir su bendición (una de las últimas a finales de 2010 acompañando al ex-presidenciable Cobos), es el centro de difusión ideológica de los grupos locales más concentrados y el punto de ensamblaje donde se almidonan los proyectos políticos pasándolos por la plancha implacable de la economía neoliberal. Este principio de priorizar lo privado sobre lo público, tiene sus antecedentes en el Radicalismo de Córdoba: en la concesión de la Escuela Olmos (devenida en centro comercial), del Complejo Ferial y

puede apostar por un gobierno cuyos principales enemigos fueron nuestros maestros y médicos. Y Ramoncito ya se insinuó a través de su asesor Raúl Faure –un viejo enemigo de los trabajadores cordobeses- el mismo que ahora viene a implementar la misma estrategia, prometiendo mano firme contra el Suoem. Está tratando de recolectar votos bajo la vieja rabia clasista del medio pelo, en la exaltación del usuario enojado, esa “indignación” que la derecha alimenta en la búsqueda de agrietar los cimientos de lo público. Pero claro, si Ramoncito es ese tipo piola que abrió la página www.queondaconlaciudad.com.ar diciéndonos: “Ahora tenés tu lugar para expresar tus problemas y debatirlos. Si no te bancas el estado de tu ciudad dejanos tu queja" (dixit). La queja es el relato que amplifican los destituyentes, y los mismos que sólo entienden la política como un servicio. Ramoncito no pateó una sola calle de nuestra ciudad en su vida. Su cultura pro la hizo entre los boliches chetos del Chateau y la militancia en el feudo radical de la Facultad de derecho, en esa raquí-

26


el mameluco y la piedra

país y sus reglas democráticas. Como si los jueces no fueran también un poder de turno. El Radicalismo de Córdoba tiene antecedentes de una justicia adicta. Así lo clarifica la investigación periodística de Lázaro Llorens para la Revista Veintitrés que salió en noviembre de 2010, y que no fue difundida en Córdoba: “Mestre (Padre) y Aguad designaron como Fiscal General de la Provincia a Miguel Ortiz Pellegrini. Un abogado radical, que luego saltó a las filas del juecismo, y que el año pasado renunció a su banca de legislador tras comprobarse que, además de representar al Estado, litigaba contra él, en el juicio de los ex choferes de TAMSE, lo que le dejó honorarios por seis millones de pesos. El tándem Aguad y Ortiz “Peligroso” –así lo llaman sus detractores– modificó sustancialmente tres aspectos clave de la Justicia mediterránea que favorecieron su control por parte del Poder Ejecutivo. Primero, con amenazas de pedidos de Jury, lograron remover a casi todo el Tribunal Superior de Justicia que respondía al angelo-

Fotografía: Gina Fanchin

cismo, poniendo en su reemplazo a amigos. Así, imitando a Menem, lograron tener un Tribunal Superior de Justicia adicto, que avaló cada una de sus medidas de gobierno. Además, cambiaron la manera en que se tramitan las causas penales en la Justicia. Hasta la llegada de Mestre, las causas penales las diligenciaban los fiscales que estaban de turno en el momento de su inicio. Con la reforma de Aguad y Ortiz “Peligroso”, la jurisdicción de los fiscales pasó a ser por distrito. De esa manera, en los distritos donde se podían generar denuncias que salpicaran al gobierno, sobre todo en el que incluía a la Casa de Gobierno, ubicaron como fiscales y jueces a sus amigos. Por último, en un hecho que la Corte Suprema actualmente cuestiona, Aguad y Ortiz Pellegrini designaban a los jueces y fiscales a dedo y en comisión. Es decir que ocupaban de manera provisoria el cargo, y a criterio exclusivo del Eje-

cutivo, lo cual era evidentemente un reaseguro para que los jueces o fiscales hicieran buena letra con el Poder Ejecutivo, si querían conservar el puesto.” Entre estos historiales Ramoncito forja las espaldas de la impunidad, el único camino para reponer el viejo orden neoliberal. * El cuarto de los principios: una política represiva. Mestre sostiene su propuesta de seguridad sobre la exclusión, el castigo y el encierro, no sobre la inclusión, la distribución del ingreso y la reparación de los tejidos sociales. Allí está preparando las cámaras del control poblacional para salir a repartirlas por las calles de la ciudad. Perdón, me olvidaba, Ramoncito tiene una propuesta educativa inclusiva y las lanzó en su página oficial: “para la currícula de las Escuelas Municipales quiero informática e inglés”. Es alarmante la coincidencia con la política que llevó a cabo Macri en Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

argentina, y en contra de toda la diversidad sexual y cultural de nuestro pueblo, simboliza su principio de Orden, bien aferrado a la Córdoba oscurantista. Ramoncito no es un dirigente que sostenga relaciones políticas o de culto con la religión católica u alguna otra, como cualquier político argentino puede hacer en su justo derecho, sino que sostiene un lazo ideológico con la Córdoba de las Campanas, esas que sonaban en la Catedral mientras a la vuelta, en el centro clandestino de detención conocido como la D2, torturaban militantes populares. Lazo que anuda su compañero de campaña, el “milico” Aguad, del que ya son públicas sus relaciones políticas con los principales responsables de la dictadura, como el “Tucán” Yanicelli. * El tercer principio de este archipiélago radical es la complicidad con el Poder Judicial, que a pesar de conformar la tercera pata de la República Argentina bajo los mismos fundamentos democráticos que el Poder Legislativo y Ejecutivo, actúa como fuerza trascendente en los conflictos de nuestro

28


estos últimos años en la Capital Federal. Ramoncito hace política cuidando las matrices de ciudadanía que se manejan entre los estudios de Cadena 3, Canal 12 y Radio Mitre. Se termina de delinear por moralistas como Miguel Clariá, o por viejas melancólicas de una vida oligárquica nunca cumplida como Rebeca Bortoletto. Por no hablar del liberal de Petete Martínez. Todos ellos insisten cada mañana, en despertar a individuos atemorizados con la necesidad de desayunarse con una restauración conservadora. Mestre quiere ser la proa de esa revancha represiva or-

questada entre las filas de la derecha cordobesa y sus publicistas. Si nos queda alguna duda, habría que preguntarles a los hermanos correntinos de las políticas de su padre y su aliado de campaña, Aguad, durante la intervención de su provincia en 1999, designados por Fernando De La Rua. Allí estaba su hijo, tomando notas a su lado de cómo “solucionar” los conflictos sociales: en la noche de su nombramiento, Gendarmería desalojó a los balazos a un pueblo desesperado del puente General Belgrano (que une Corrientes con Resistencia) y provocó la muerte de dos jóvenes manifestantes. La

Faltaenvido/ abril 2011

el mameluco y la piedra VOLVER AL ÍNDICE

Montage: Gina Fanchin

antesala de la masacre que llevó a ción de la propuesta de Mestre es cabo el gobierno de la Alianza du- la medida de nuestras dificultades rante el estallido del 19 y 20 de di- y de nuestras batallas. Hay que ciembre de 2001, en el cual desbaratar sus pretensiones resRamón Mestre era Ministro del In- tauradoras con toda nuestra inteliterior. En honor a esta trayectoria, gencia y organizarnos para su hijo, armó la Fundación Ramón derrotarlos con toda nuestra volunBautista Mestre que “ha elegido tad. comprometerse con la sociedad, haciendo honor a su nombre y teniendo presente los valores y principios que movieron a este hombre público en su accionar político diario: la honestidad, el compromiso, la solidaridad, el esfuerzo, la inteligencia y el coraje.” Al homenaje le respondo con el tango de los muchachos del Buenos Aires Negro: “no se llama democracia / vender la patria es traición”. Ramoncito no viene a proponer nada distinto a lo que ya vivimos los cordobeses con el tristemente célebre Germán Kammerath, ni lo que después vino con el juecismo. La ciudad, desde el Palacio Municipal 6 de julio, debe realizar un cambio a la altura del que Néstor y Cristina cumplieron a nivel nacional. Hay que desarmar las fronteras de la Isla que nos propone la UCR. La dimensión de la acepta-

30


l interés que despierta el proceso llevado adelante por el espacio kirchnerista santafecino nos condujo hasta la capital de la her mana provincia donde tuvimos oportunidad de conversar con Agustín “el Chivo” Rossi, presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria y precandidato del PJ a gobernador, y con su compañero de fórmula, el dirigente sindical Jorge Hoffman, Secretario General de ATE. La fórmula Rossi-Hoffman, que competirá como Frente para la Victoria en las internas abiertas del PJ, impulsa también una lista de candidatos a Diputados Provinciales de la juventud kirchnerista. La comitiva de Falta Envido, Luz, Cape, Juan, Juan, agradece la hospitalidad santafecina de Daniel Vaschetto y la brújula del Gon que nos condujo sin “pifiar” en esa tarde calurosa.

E

Entrevista a Agustín Rossi y a Jorge Hoffman

El proyecto Santa Fe

nacional

en dad es una sociedad muchísimo

¿Cómo caracterizaría el proceso que vive actualmente la Argentina? Jorge Hoffman - Lo importante es entender que estamos viviendo un proceso de cambio de cultura que hace que el lenguaje político, los temas de agenda, la manera de militar, sean totalmente distintos a la forma en que se lo hacía ocho o diez años atrás, y por eso nuestras preguntas y nuestras formas de resolver la realidad también tienen que ser distintas. Esta socie-

mejor que la de hace una década, es una sociedad que está discutiendo en la agenda pública temas que surgen de demandas concretas. Por primera vez desde el 55, se están debatiendo temas de preocupación ciudadana: el matrimonio igualitario, el monopolio mediático, la violencia de género, la unidad latinoamericana, que siempre fueron un problema pero no habían formado parte de la agenda política. Al incorporarse y resolverse, están generando una nueva sociedad que ya nunca va a tolerar caminar en la calle con los represores. Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Nunca perder la alegría

mano a mano

MANO A MANO

32


mano a mano ¿Como se ha dado la incorporación de los jóvenes a la militancia gremial y política?

¿Como evalúa el proceso llevado adelante en Santa Fe? Agustín Rossi - En primer lugar debemos decir que logramos un objetivo muy importante que era el de encolumnar el justicialismo detrás del proyecto nacional, objetivo facilitado por el extraordinario cambio social que vive la argentina. Nosotros somos tributarios de ese cambio. En respuesta a ese cambio el kirchnerismo tiene hoy una fortaleza importante en la provincia

de Santa Fe y creo que vamos a ganar la primaria y vamos quedar muy bien posicionados para la general. A lo largo de la provincia logramos construir una lista con la participación de varios sectores, no solo por la presencia del ATE a través de Jorge Hoffman está representada la CGT, sino también el Secretario General de la UOM, representantes de la mayoría de las Intendencias de la Provincia, el partido de Sabatella, y la participación importante de la juventud.

Jorge Hoffman - La incorporación de jóvenes a la política se ha dado de manera casi natural junto al proceso de cambio y transformación de la sociedad, que se ha llevado adelante a través del proyecto encabezado por Cristina. Hay que poner atención en que el deseo de los jóvenes de militar en la actividad gremial y política, se produce a partir de la emergencia de nuevos valores, ausentes, postergados, en las décadas anteriores, principalmente en la de los noventa. Esos jóvenes se incorporan por primera vez a la militancia en un país que está saldando la deuda histórica con los derechos humanos, pero no solo con los setenta, sino también con los pueblos originarios, con la matanza de obreros de la Patagonia, con los bombardeos a la Plaza de Mayo en

el 55. Esa juventud ve que hay un Estado que al dar nuevamente el debate sobre los derechos humanos recupera la dignidad del pueblo; esa juventud puede visualizar más fácilmente a los actores que se mueven, por ejemplo, en torno a la ley de medios o la ley de matrimonio igualitaria. Esto es algo inédito en la historia argentina, donde la sociedad está experimentando una apertura, una mayor comprensión de la diversidad. ¿De qué manera surge la idea de conformar una lista de la juventud? Agustín Rossi - Para nosotros el tema de los jóvenes es trascendente, no se da todos los días, se da cíclicamente, hubo un momento en los setenta, otro en los ochenta, y ahora. No hay que olvidarse que hace ocho años las consignas de esta sociedad eran de repudio total a la política, y el grupo etario más escéptico era el de los jóvenes. Entonces, ante la enorme afluencia de la militancia juvenil, nosotros Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Juventud y militancia

34


Jorge Hoffman - Creo que mientras haya un pobre, un desocupado, la nación no terminará de realizarse, por eso la tarea de profundizar el modelo debe apostar fuertemente a las políticas iniciadas de inclusión social. Pero creo que también nuestros sueños deben orientar nuestra práctica política. Hace diez

La alegría de la juventud ¿Qué diferencias encuentra entre su militancia de juventud y los jóvenes militantes de hoy? Agustín Rossi - Una de las diferencias que veo acerca de cuando yo militaba en la juventud peronista en la década del ochenta (lo que me pone muy contento), es que ahora militan con mucha alegría. En los ochenta el concepto de militancia estaba muy ligado

mano a mano

¿Cuáles serían las batallas fundamentales que las generaciones próximas deben librar para profundizar el modelo?

al concepto de sacrificio, casi todo era estoicismo, y yo no digo que no haya que poner sacrificio y que no haya que poner ganas, pero nunca perder la alegría, la alegría de ustedes motiva, la alegría de ustedes conmueve.

años, nada de lo que hoy sucede y que acabo de enumerar, estaba en nuestros sueños. Por eso, construir una sociedad mejor no solo implica saldar deudas con el pasado sino además darse el lugar para pensar la sociedad del futuro y trabajar para realizarla. Es decir, soñar los nuevos cambios para no quedar atrás en los procesos de transformación, y no quedarse militando con los viejos valores. Hay muchos temas pendientes pero también hay otros que no están en la sociedad como problema y sin embargo lo son. Claro que para pensar el futuro es necesario poner en marcha definitivamente la democratización real de los diversos espacios de la sociedad, como los medios de comunicación, o la Universidad, que debe ser efectivamente pública y gratuita. A esta altura, por ejemplo, la procedencia del hogar del estudiante no puede ser un condicionamiento para su acceso.

Hoffman: el rol de las organizaciones de los trabajadores ¿Cuáles serían las tareas aun pendientes en el sector de los trabajadores? Jorge Hoffman - En materia laboral hay cuestiones pendientes muy duras que no dependen solo del Estado, sino también de otros actores sociales. En algunas situaciones el Estado aparece un paso adelante de los sindicatos en la pelea por los derechos de los trabajadores, como en el caso de Uatre, donde es el Estado el que tiene que salir a denunciar el empleo en negro porque el sindicato perdió el rol más elemental, el mínimo que puede tener un sindicato, que es la denuncia. Hay también otras cuestiones que no se terminan de saldar en el terreno del capital y del trabajo, como la cuestión de la distribución de ingresos. Si bien los ingresos de los trabajado-

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

quisimos darle una respuesta novedosa, auspiciar su participación, jerarquizarla. Por eso, además de la lista del Frente para la Victoria, hemos confeccionado una lista de candidatos a Diputados Provinciales menores de 35 años, en donde están representados jóvenes de los 19 departamentos de la provincia, militantes de sectores de derechos humanos, de agrupaciones de género y jóvenes del sector sindical.

36


¿Cuáles son los sectores sociales que buscan obstaculizar el proceso de cambio y la resolución de esas tareas pendientes? Jorge Hoffman - Hay una fuerte resistencia a perder privilegios en las grandes corporaciones económicas, que aunque les vaya bien, en general no confían en la democracia y tienen el temor de que se ensanche el espacio de derechos de los trabajadores. Desde 2003 esas grandes corporaciones perdieron poder político, ya que aparece un presidente que gobierna la Nación en función de la representación popular y de sus convicciones políticas y no en función de los intereses económicos. Hay que sumar a esto las corporaciones tra-

Por último, ¿cómo vive un militante de los movimientos sociales y del movimiento sindical la incorporación a la disputa dentro del PJ? Jorge Hoffman - Mi incorporación a la fórmula, además de las motivaciones producidas por la visión compartida de un proyecto nacional, se da en gran medida por las características de un dirigente como el “Chivo” Rossi, que ex-

mano a mano

dicionales, la Iglesia católica, que niega el derecho de los ciudadanos a ser felices si no se apegan a sus normas, y a parte de la corporación sindical, que vinculada al poder económico se convierte en su representante ante los trabajadores, en vez de funcionar como representante de los trabajadores ante los poderes económicos. También hay que sumar a parte de la clase política que busca legitimación respondiendo a los intereses del poder, y obedece al complejo mediático, a las instrucciones de la Iglesia Católica y a la Sociedad Rural. Es decir, la fuerzas que van a contramano del proceso histórico.

presa la síntesis en la provincia de lo que en el orden nacional representan Néstor y Cristina; recoge lo mejor de lo que significa este proceso de cambio, pero también lo mejor de las estructuras tradicionales del PJ. Como dirigente que viene de la militancia social, gremial, de derechos humanos, ajeno a la militancia partidaria, esta incorporación significa una apertura que va más allá del peronismo. Por eso no lo vivo sólo como una disputa interna dentro del Partido Justicialista. Si bien nuestra expresión tiene su raíz fundamental en el justicialismo, representa mucho más que eso. Además, al ser una interna abierta votan los afiliados pero también los que no están dentro del partido y que se ven representados por el proyecto nacional. El propio nombre de nuestro espacio es el de Frente para la Victoria,

que expresa el proceso que vive la argentina, por lo menos para quienes estamos enamorados del proyecto que inició Néstor en 2003. No debería sorprendernos que se den este tipo de situaciones en la Argentina actual. El asentimiento para formar parte de esta fórmula no fue fruto de un pacto o un arreglo, sino de que ambos representamos lo mismo desde distintas perspectivas. Estar afuera, no aceptar la consolidación de este espacio, hubiese sido también quedar afuera de este proceso que vivimos, en los márgenes de esta perspectiva histórica.

Por Juan Arrieta y Juan Garrido

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

res han mejorado sensiblemente, esa mejora tiene que avanzar mucho más, incluso se tiene que pensar en el mundo del trabajo en toda su integralidad. En ese sentido, por ejemplo, hay que pensar en mecanismos que hagan que los hijos de los obreros vuelvan a tener la posibilidad de ingresar en la Universidad.

38


mano a mano

Retrospectivas de Febrero.

Carlos Kunkel y el cumpleaños de Néstor en la Casa de Kapiango Por Juan Arrieta

“Los jóvenes deben hacer su participación y discusión política mirando hacia afuera de sus propias organizaciones, deben ponerse como objetivo masificar sus ideales, ampliar sus bases”. arlos Kunkel conoció a Néstor Kirchner “más o menos por el 69”, en La Plata, cuando Néstor se incorporó a la Federación Universitaria por la Revolución Nacional (F.U.R.N.). En ese entonces Kunkel era el jefe de la agrupación y Néstor recién se iniciaba en la militancia. Hay que tener en cuenta, dice este “flaco”, que “él hubiera cumplido hoy (25 de Febrero) 61 años y yo tengo 65, ahora por ahí no se nota tanto la diferencia, pero yo me estaba recibiendo y era el jefe de la agrupación y él estaba empezando a estudiar y se iniciaba en la militancia como muchos otros”.

C

Kunkel en Córdoba El 25 de febrero pasado, el Diputado Nacional por el Frente para la Victoria Carlos Kunkel llegó a Córdoba para protagonizar la primera de una serie de Conferencias organizadas por el Ateneo Manuel Ugarte (Siese) y apoyadas por Kapiango y la Mesa de la Juventud Nacional y Popular de Córdoba. Antes de la Conferencia el flaco visitó la casa de Kapiango en Barrio Observatorio y compartió con la juventud militante la emoción de recordar a Néstor en lo que hubiese sido su cumpleaños número 61. En la Casa de Barrio Observatorio,

sorprendido por la fuerza de esa juventud, dijo: “Lo maravilloso del proceso histórico que estamos viviendo -nos dice- y que es tal vez el mejor regalo que nos dejó Néstor, es que se crearan las condiciones, después de tantos años de frustración y escepticismo, para que se vuelva a creer que la solidaridad y la participación es el camino para buscar mejores condiciones de vida para cada uno y para el conjunto de la sociedad, para recuperar la dignidad como seres humanos y como pueblo”. En esa charla cálida e informal el flaco se animó a conjeturar algunas tareas de la juventud en las

nuevas instancias de participación, que no puede quedar sólo en acompañar a tal o cual dirigente, sino que además debe “animarse a generar, a partir de la realidad, sus propios mecanismos de discusión y participación”, “discutir apasionadamente sin perder el horizonte principal”, lo que significa generar nuevas “líneas de acción hacia el resto de los jóvenes, hacia el medio social donde cada uno se mueve, hacia los barrios, del lugar de trabajo, de estudio”. Porque la “representatividad”, dijo, se gana “aumentando hacia afuera los adherentes”. Si logramos sumar a docenas, centenas y después miles

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

40


mano a mano Néstor y el proyecto nacional Ya en la Conferencia, realizada en el Auditorio principal de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (UNC), y donde la militancia cordobesa concurrió de forma masiva, Kunkel enfatizó los objetivos de profundizar el modelo nacional. Entre esos objetivos, hizo especial hincapié en la necesidad de una “expansión productiva”, profundizando el proceso de “reindustriali-

que es lo único que asegura la continuidad de un modelo productivo y mejora concretamente la situación de la gente”, que es en definitiva lo que persigue el proyecto nacional. El afianzamiento de este modelo sólo podrá hacerse efectivo si logramos superar la “falta de convicción”, otra de las tantas herencias que nos dejó el “proceso cívico militar inaugurado por José Alfredo Martínez de Hoz y Jorge Rafael Videla” y de que, por el contrario, “con participación y compromiso se puede incidir en la transformación de nuestra sociedad”. A esas rémoras que se están superando, pero que aun funcionan en nuestra sociedad, hay que sumarle las campañas mediáticas de desprestigio sistemático de la dirigencia política, sindical, social, comunitaria: “el liberalismo tiene la costumbre de corromper a los dirigentes y a las expresiones del campo nacional y popular y luego exponerlo, porque su objetivo central es desalentar la participación popular en cualquier instancia de organización y de generación de Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

de personas, seguramente vamos a tener la maravillosa oportunidad de realizarnos mejor como militantes, pero también como seres humanos. Las concepciones que tratan de “alambrar” para que no se incorpore más gente, diferenció Kunkel, son por naturaleza y definición “concepciones oligárquicas” que se caracterizan y definen como una “minoría” que no discute ni se cuestiona y que, principalmente, “cierra la participación”.

zación” hasta recuperar algunos resortes esenciales de la economía. Por ejemplo, en el transporte de nuestros granos y de nuestra producción agrícola, “entre los años 1953 y 1954, la flota argentina era la cuarta flota de banderas del mundo, trasportábamos nuestra producción en nuestro barcos, lo cual significaba un impresionante ahorro”. Sin embargo, Kunkel sugirió que su propuesta no sería la de un Estado omnipresente, gerente de todas las áreas de la economía, sino que precisó la necesidad de construir un modelo económico mixto donde esté presente el Estado, pero donde participe también, y de forma “responsable”, el sector privado, cumpliendo las “normativas laborales”, el “trabajo en blanco”, el respeto a “los mecanismo de discusión de las condiciones y el salario de los trabajadores”, el pago de los “impuestos correspondientes”. En este orden de cosas, Kunkel puso además especial acento en la “mejor redistribución de la renta,

42


mano a mano Fotografía: Gina Fanchin

llegó con su conducción, lo que aparece como objetivo principal es el de generar y garantizar la participación. Pero no solo la de todos “los buenos peronistas que están ahora en función o pueden integrarse, porque hay que aprovechar toda la vieja experiencia”, sino también, como eje central, el de la consolidación, en los próximos cinco años, de los canales de participación para que la fuerza de la juventud pueda “encausarse armónicamente y pueda sintetizarse con nuestra experiencia de

tantos años”. Según Kunkel, el momento de esa “síntesis”, absolutamente necesaria para consolidar el modelo nacional y darle proyección en el tiempo, es el que junto a Néstor “considerábamos como el momento más grande”, y es el de estos próximos cinco años. El periodo que por fin nos permita consolidar “la continuidad de este proceso por un espacio verdaderamente largo, que nos haga definitivamente salir de los habituales ciclos de ocho, nueve o diez años de gobiernos nacionales y des-

pués la destrucción liberal, por dictaduras o por defecciones de quienes son elegidos enarbolando las banderas populares y luego las traicionan sistemáticamente”.

VOLVER AL ÍNDICE

solidaridad”. El Diputado Nacional nos contó también que el día que se estaba velando a Néstor en la Casa Rosada, lo llamó Cristina para conversar, “pero arriba, porque parece que yo tenía el semblante un poco desmejorado y le pareció que estaba mal; charlamos un rato largo y caímos en la cuenta de que Néstor nos había dejado una agenda completa por cinco años”. En esa agenda, además de marcar el rumbo y la profundización de las medidas y lugares hasta donde se

Faltaenvido/ abril 2011

44


mordisquito

Mordisquito cultural "¿Por qué no pensás un poco vos también? Yo no te pido que inventés una escuela filosófica o que leas a Einstein y te vayas a dormir con el teorema puesto. Yo te pido que abandones tu posición de terco y pienses... pienses en lo que estaba pasando y en lo que pasa ahora. Tenías una patria como una rosa, pero esa rosa no perfumaba tu vida sino que estaba

VOLVER AL ÍNDICE

deshojando en el ojal de los otros. Ahora la solapa de tus enemigos está vacía y la rosa es tuya..." Enrique Santos Discépolo Faltaenvido/ abril 2011

46


Carnaval en Córdoba: mordisquito

“Nada grande se puede hacer con la tristeza”

Hace pocos días Chávez estuvo en Argentina. Lleno de euforia y alegría propia del Caribe desarrolló sus lecturas coyunturales e históricas sobre la región y el mundo. Vino a recibir el premio “Rodolfo Walsh Presidente Latinoamericano a la Comunicación Popular” que entrega la Universidad Nacional de La Plata. Durante el discurso de agradecimiento Chávez recordó aquella ocasión en la que con Fidel Castro estuvieron en Córdoba hablando para una multitud de jóvenes: era 2005 y acá, todavía, Menéndez y Videla no habían sido condenados. Los padres del terrorismo de Estado no habían sido condenados en la ciudad de Talleres y Belgrano. Mientras lo escuchaba a Chávez

1.

pensaba lo lejos que parecía 2005. Y a la vez pensaba en Chávez ahí parado, tirando palabras a la tribuna, llenando de moral al pueblo, cantando el himno argentino, riendo, y al mismo tiempo pensaba en esos otros infelices cargados de odio que arrasaron con la autoestima popular. Pensaba en los enemigos del pueblo. En los que se encargaron de humillarnos y desmoralizarnos, de meternos miedo y llenarnos de tristeza. Regla concreta: Llegó la dictadura y se fue la fiesta. Se clausuró el carnaval. 2. En 2006 se crea en Córdoba el Archivo Provincial de la Memoria donde funcionaba el Departamento de Informaciones. Se aprueba por unanimidad la ley

9286, la “Ley de la memoria”. Ahí comienza una parte de este relato. Se recupera un espacio. Se llena de vida, de gente, se llena de objetos, de voces, de calor, de caminatas, de caminatas a ojos descubiertos. Se carga de recuerdos a paredes, a muros pelados, vacíos, descascarados, manchados de silencio, represión y sangre. Con el archivo se busca recuperar la memoria de lo destruido. Se busca reproducir memoria. La memoria viva como pedazo de historia latiendo. 3. "Los detenidos estaban en el D2 y la orden era que debían estar vendados y esposados al fondo del edificio. Había detenidos que estaban en resguardo que después los llevaban los militares con

órdenes firmadas por el comandante del área 311 (correspondiente a la jurisdicción) o por un juez militar". Declaró Ramón Zabaleta, ex comisario retirado, en el juicio a Videla. En septiembre de 1975 Gloria Di Rienzo es detenida y trasladada al Departamento de Informaciones (más conocido como D2). En el juicio a Menéndez y Videla declara: "Nos sacan al patio, con los niños pequeños, nos hacen desnudar, nos hacen un simulacro de fusilamiento y nos quitan las cosas de las celdas, y quedamos totalmente aisladas afectiva y legalmente, y a partir de allí comenzamos a sufrir malos tratos y tormentos por parte del personal militar". En su testimonio de aquella mañana Di Rienzo agregó: “me

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Matías Barnes

48


4. La presidente Cristina Fernández de Kirchner decide acabar con la proscripción de la fiesta y

vuelven los carnavales al calendario de la patria. El 4 de marzo de 2011 se festejó en el centro de la ciudad, en el pasaje Santa Catalina, el carnaval cordobés. El pasaje se llenó de guirnaldas que cruzaban las paredes de lado a lado, con banderines de todos los colores. Del techo del archivo llovía papel picado y los niños corrían apretando los aerosoles de espuma. Las madres jóvenes reían y bailaban con sus hijos en los brazos. Las abuelas se movían con la juventud. El pueblo en

Por eso quiero terminar este relato con alegría. Con la felicidad de saber qué se ha recuperado. Con la felicidad de saber que nos estamos levantando con nuestra presidenta a la cabeza. Por eso quiero dejarlos con ella, con sus

Faltaenvido/ abril 2011

mordisquito

negro. Entremedio de todo el festejo pensaba en las paredes de las celdas de la D2. En el dolor que sintieron los detenidos. En la impotencia por la impunidad. Pensaba en algún detenido apoyando la oreja al muro y oyendo el silencio. El no tener a quién gritarle, o gritar en vano. Y en cómo todo ha cambiado. En cómo ahora la calle de ese pasaje colonial estaba lleno de vida. Lleno de voces cerrando una herida y aprendiendo a tomar la alegría otra vez como bandera de victoria, como bandera de derecho ganado. Porque un país sin alegría es un país difunto, y los países difuntos están predispuestos a hacer cualquier cosa por y para el enemigo. Están dispuestos no sólo a matar a su pueblo por mano propia a través de una cúpula de asesinos cipayos, sino también, están dispuestos a mandar a sus hijos a una guerra para morir a manos de los ingleses.

VOLVER AL ÍNDICE

torturaban. Durante esos días fui violada, picaneada y quemada con agua caliente, además de hacerme el submarino y la mojarrita”, contando también cómo Mirta La Cuca Antón, “en circunstancias que me torturaban, tenía especial predilección en retorcerme los pezones”. La ex D2 es hoy el Archivo Provincial de la Memoria.

el pasaje tenía antifaces con la consigna “CFK 2011”. La noche iba cayendo y las lucecitas de colores se encendían para iluminar el encuentro. Se cantaba. Sonaban trompetas. Desfilaban las murgas con sus trajes de tonos de fuego y sus pasos festivaleros. Algunas murgas hacían bailes andinos con pequeños llevando el ritmo de sus pasitos cortos. De alguna forma, por un instante, sentí que estaba viviendo en el primer peronismo que entendió que los niños deben ser los únicos privilegiados de la patria. Y acá la diferencia con el pasado. Porque ahora lo que se está privilegiando es la alegría. Se privilegia la alegría en la lucha. El contagio de la alegría. Porque los que pensamos como el viejo (Arturo) Jauretche, pensamos que “nada grande se puede hacer con la tristeza”. Donde antes había injusticia, tortura, complicidad y pérdida de vida, hoy hay un espacio abierto que reconstruye la memoria. Aquel pasaje cerrado entre la Iglesia Catedral y el ex Departamento de Informaciones se llenó de euforia, de harina tirada al aire, de tambores, de voces cantando a la vida, nunca más callando la voz para ser cómplices del pasado

50


Vamos recuperado el derecho a la alegría, el derecho a desarrollar nuestra propia cultura del pueblo. Por ello no podemos ceder terreno de nuevo a los fomentadores de la tristeza que deprime el ánimo, porque el pueblo quiere volver a vivir en los días más felices y seguir el camino de la liberación de la Patria Grande.

Revolución, el cruce de los Andes

mordisquito

CINE NACIONAL

Entrevista a Leandro Ipiña ueves 7 de abril. Cine Gran Rex de Córdoba. Le andro Ipiña vino a presentar la película que dirige. Una propuesta que había nacido con la idea de realizarse en unos pocos capítulos como parte de un documental sobre San Martín para Canal Encuentro. Este proyecto, resultado de un gran equipo de trabajo, le llevaron a su director cinco años de investigación histórica exhaustiva. Desde Rodrigo De la Serna hasta el último extra, están en la consideración de este realizador que estudió cine en Córdoba y se fue para Buenos Aires en 2002. Al hablar con Ipiña a uno le queda la sensación de que está hablando con alguien que conserva una serenidad terrible para no marearse. Con naturalidad posee un concepto del trabajo en conjunto bien marcado en el que respeta el trabajo de cada uno de sus compañeros. Estamos hablando del

J

director de la superproducción más grande que se ha hecho en la Argentina sobre La Revolución de un pueblo encabezada por el Libertador de América José de San Martín. Un San Martín sin tenor romántico. Un San Martín sin maquillaje. La película definitivamente es una apuesta federal sobre la posibilidad de desarrollar la idea de un Cine Nacional. Por eso el estreno, con sus protagonistas presentes – director y actor principal–, se hizo desde la capital de esta ciudad y en 70 salas más de todo el país en simultáneo. FaltaEnvido habló de Revolución, “su” película, Canal Encuentro, La Nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la televisión digital, el clima cultural de época, del general que luchó por la Patria Grande y Libre, y de Paka Paka, el canal para los niños que no quiere Cablevisión.

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

palabras sobre lo recuperado: “La verdad que creo que es una verdadera reconquista de la alegría popular, porque si uno piensa que a los pocos días del 24 de marzo de 1976, que casualmente dentro de unos días vamos a recordar el Día de la Memoria, ese 24, a los pocos días, porque fue en los días de abril, no había pasado mes del golpe y ya habían... ¡fíjense que cosa tan simbólica! ¡tan fuerte! ¡qué significación! no habían pasado 30 días y bajaron como primera medida las fiestas del carnaval. Era porque para sojuzgar a la gente - entre otras cosas- lo primero que hay que hacer es sacar la alegría porque la alegría del pueblo también es rebeldía, es vitalidad, es ganas de vivir”.

52


Primero te queríamos preguntar cómo fue mutando el proyecto hasta convertirse en una película… ¿Cómo se genera ese momento particular en el que te dicen esto va a pasar? Siempre es de manera caótica, esas cosas son caóticas, porque siempre en el medio de una efusión, de un sentimiento muy efusivo, hay una alegría intensísima ¿Y cómo lo encarás? Rápidamente… Creo que esos momentos son los momentos de mayor lucidez, donde te baja una energía, donde laburás cinco mil veces más con una alegría enorme. Después al tiempo te agarra obviamente un buen miedo, pero lo encaras poniéndote sistemático. Es funda-

mental cuando encarás un proyecto la sistematicidad, como por ejemplo tener horarios exactos para laburar. Laburar muy temprano a la mañana cuando hay poco ruido y cortar en algún momento del día, sistemáticamente. Empecé a escribir y leer mucho a la mañana, haciendo bajadas para luego volver a escribir. Cada uno tiene su método. Disciplina, mucha disciplina. Estado y proyecto cultural Acerca del Estado, la mirada de que existe otro contexto más favorable en lo que concierne a un nuevo proyecto cultural, la designación de Tristán Bauer, la creación de Canal Encuentro, con todo

El cine es un hecho cultural ante todo y es la posibilidad de que un pueblo pueda autodefinirse, de mostrarse a sí mismo. Tanto como tiene que existir una literatura nacional, tiene que existir una radio nacional, una televisión nacional, un cine nacional. Si bien existen, es cierto, la cuestión es federalizarlos mejor. Desde este contexto, en el que estoy inmerso gracias a dios, puedo ser parte –una parte muy pequeñita– de todo este proceso. La verdad es que lo vemos con esperanza, hay un cambio, un camino que nosotros recorrimos porque lo vimos posible. Cuando nosotros empezamos, éramos nada, y va en serio. En sus comienzos, Canal Encuentro era nada, éramos nadie, y pocos… éramos cualquier cosa. Pero teníamos un conductor impresionante como Tristán, con una cabeza gigantesca, con una capacidad de trabajo abrumadora que a veces te daba ganas de que “por dios” se quede dormido, que hoy no venga… de una generosidad enorme y con una capacidad de la-

mordisquito

buro alucinante que, creo, allí estaba la clave. Se trata de toda esa capacidad de trabajo que contagió a todo el canal para lograr realmente un contenido educativo de calidad. Y esa nota fue lograda pero con creces… y tenía que ver con el trabajo, con la disciplina, con no cejar ni un cachito ante los inconvenientes. Siempre para adelante, siempre con creatividad, siempre construyendo. La palabra “construcción” era algo que repetía permanentemente: construir, de a poco, desde la nada. Era como decir que “tengo que hacer una casa, bueno, tengo cuatro ladrillos”: el piso son los cuatro ladrillos, después voy consiguiendo el resto. El punto clave es eso: tener clara la meta y construir, y darle y darle y darle. La verdad que en ese sentido Tristán fue un conductor de la puta madre. ¿Y a la vez sentís la sensación de lo colectivo, lo que implica una nueva visión? Por supuesto. El Canal Encuentro dio lugar a Educar, que es la entidad del Estado que dio luz a Paka Paka, un canal extraordinario; y ahora está generando, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, lo que va a ser el canal Tecnópolis. Toda la gente que trabaja en esto

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

lo que desde ahí se ha producido ¿cómo ves dentro de ese contexto el pensar un Cine Nacional –como se viene hablando-, la posibilidad de empezar a difundirlo en el marco de un pensamiento?

54


Nos enteramos que se están produciendo series locales para la televisión digital, lo que lleva a proponer contenido propio… Eso es alucinante, increíble. La televisión digital es una maravilla. Creo que eso va a generar una conciencia, primero, de pertenencia a un lugar, fundamental ahora que hay que llenar de contenido una grilla. Está buenísimo porque te exige laburar. Es una ley que te exige a laburar. Hasta hace poco tenías un sistema que no te permitía laburar y ahora una ley que te exige laburar. Es el mejor momento para nosotros. No puedo creer lo que está pasando. ¿Sabés que es lo más alucinante? es que te das

La batalla cultural ¿Sentís que se está dando la batalla cultural? Por supuesto, claro que se está dando, se está dando y se está recontra ganando la batalla cultural. No es que se está dando nada más. Se están tomando varias posiciones, si queremos hablar en términos bélicos. Hay millones de posiciones tomadas y tiene que ver mucho con la formación desde abajo, desde la nada, de la gente que trabaja; y cuando hablamos de formación no significa que llega alguien de arriba y forma: la formación es una construcción, una construcción de conjunto. La gente de Paka Paka, de Tecnópolis, viene del riñón de Encuentro, conoce la forma de producción, que comprende exactamente la manera de producir. Es gente brillante que se formó en el canal y que a la vez también formó al canal. Cuando se habla de construcción, no es construir y laburar como esclavo o como un obrero ciego en una fábrica sin nombre, sino como un constructor. Todos levantamos el edificio y el tipo que pone el ladrillo es fundamental. Yo

creo que es emulable, y es fácil; de hecho nosotros estamos trabajando con varias casas productoras de acá de Córdoba, aunque fue muy difícil al principio entenderse en la forma de producir, pero después comprendieron y se dieron cuenta de que era mucho más fácil y económico. Producir de esa manera es más económico y todos laburan, todos cobran, todos la pasan bien, porque también no se gasta plata en pelotudeces. Esa es la forma de producción de Encuentro.

pero sin embargo la de Güemes está espectacular, es brillante, como también Martín Fierro. Moreira… Es una genialidad de un demente que es Favio, un artista imposible.

Hay una escena en la película en la que aparecen las ramas de una copa de árbol seco que me hizo acordar a Moreira. Pero sí, claro. Abreva de todo ese cine. Obviamente tratando de utilizar códigos nuevos. No se puede usar lo mismo, pero la verdad que las imágenes de Favio son muy Cine nacional y el género épico evocativas. Uno lo que también intenta en algún punto es ser un Volviendo un poco a la película, la poco como Favio, lograr esa cosa cuestión de la narración fílmica, en de iconoclasta, de romper un poco tanto plantea una épica ¿tuviste en el molde y ver qué onda de nuevo, cuenta en ese sentido la trayecto- generando imágenes que sean diria narrativa del cine argentino? fíciles de sacártelas de la retina. Eso creo que es el logro máximo Sí, claro. Yo soy ante todo cinéfilo, del cine: una imagen que te quede me gusta mucho el cine. Me pa- dando vueltas en la cabeza durece que es un medio alucinante y rante un tiempo. Es fundamental. obviamente vi todo. No solamente De todas maneras, si bien obviaporque iba a encarar esta película, mente abreva de todo ese cine, no sino también porque me gusta el es el mismo tampoco. Intenta no género. Pampa bárbara me pa- serlo porque también ese cine rece maravillosa, las películas de pecó. Abusó de ese código, abusó (Lucas) Demare son increíbles, de un tipo de código que después muchas incluso de Torres Nilson terminó siendo solamente el cóque, pobrecito, no pudo hacer digo, y ahí es justamente donde el nada con El santo de la espada, cine épico pierde porque sola-

Faltaenvido/ abril 2011

mordisquito

cuenta que es posible, no es una quimera.

VOLVER AL ÍNDICE

se formó, de algún modo, del riñón de Encuentro, que es un modelo muy interesante para formar televisoras que no tienen el presupuesto de las grandes televisoras haciendo cosas de calidad. Hace un rato le decía a los chicos que lo único que exigía Encuentro (de hecho aún está en los pliegos porque ahora nos pusimos un poquito más coquetos) era una cámara HD, un microfonista, una isla de edición y chau, nada más. A partir de allí, todo tenía que estar bien narrado, tenía que ser lindo lo que se viera, tenía que ser interesante.

56


No son tan descendientes ellos. Son senegaleses, algunos peruanos, algunos cubanos, uruguayos, de Costa de Marfil, de Haití. Esto también es un elemento político e hstórico importantísimos, en donde de nuevo la Argentina es destino de la inmigración como estaba en su preámbulo. El preámbulo argentino dice “para todo hombre del mundo que quiera habitar el suelo argentino”. Eso no lo dice ningún preámbulo en ningún lado. Nosotros estamos desde la base, desde el inicio, diciendo “tenemos las puertas abiertas para el que quiera venir a vivir, tenemos la

No. Lo conocí por la película. Tristán (Bauer) le ofrece a Rodrigo para Canal 7 una serie y bueno… en un momento le dice a Rodrigo, “sabés qué, esa serie me chupa un huevo, no me importa un carajo, pero lo que sí realmente me importaría, y me gustaría, es que hicieras San Martín”, y entonces ahí se lo propuso y le contestó “Sí, de una”. Entonces lo conocí y nos hicimos amigos, después de un tiempo, porque primero había unos roces debido a que ambos teníamos que marcar la cancha. Es un genio el chabón. De todo el trabajo de investigación documental que implicó la película, como cuando San Martín da el discurso frente a los regimientos antes de lanzarse a batalla, momento en donde estalla todo y al espectador le dan ganas de salir a

gritar “Viva la Patria” y quemar a todos los traidores, ¿qué es lo que no entró y te hubiese gustado que apareciera? Me hubiese gustado que entre un poco más el pueblo de Cuyo armándose. En principio tenía un guión que era un poco demente, donde aparecía todo el armazón del pueblo de Cuyo cuando entra en estado de revolución para ganar la dignidad. El momento cuando un tipo extremadamente pobre y abandonado, gana dignidad. Había una transformación de un pueblo totalmente abandonado en un pueblo pujante. En realidad eso pasó, en la película se transforma en un pueblo revolucionario que empieza a pintar los uniformes, las chicas

están chochas, muy coquetas, todos se ponen coquetos y hay alegría, porque un pueblo en revolución es un pueblo alegre -eso se sabe-, ya que todo es posible, el ascenso social y la mejora de las condiciones de vida. ¿Algo de San Martín que te haya volado la cabeza? En realidad hay cosas un poco violentas que me volaron la cabeza. Como el mandar a fusilar a 10 soldados, lo cual demuestra que San Martín era un general revolucionario. Estaba dispuesto a matar por la revolución.

Por Matías Barnes Fotografías Gina Fanchín

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Otro quiebre narrativo que hace la película es la inclusión de los descendientes afroargentinos en el proceso de liberación. ¿Hicieron un casting de más de doscientos personas?

mordisquito

mente forma parte de un código, y casa abierta”, y en este momento en realidad no dice nada, no hay tenemos senegaleses, chinos, conada adentro, no están diciendo un reanos, bolivianos, peruanos, urucarajo, están mostrando gente. Lo guayos, paraguayos; es una de Pampa bárbara es una película maravilla viejo, es una maravilla… bastante fascista, pero es honesta Eso somos. Esa mezcla funday eso hace que sea para siempre. mental y hermosa. Ideológicamente puedo no estar de San Martín, la revolución y la aleacuerdo, pero es honesta. Es gría como Grondona, va a estar siempre, es honesto, es un hijo de puta, ¿Lo conocías desde antes a Ropero es honesto. drigo de La Serna?

58


Que Maradona vuelva cuando se le canten las pelotas

maradoneanas

Mordisquito maradoneano

"La va a tocar para Diego: ahí la tiene Maradona; lo marcan dos, pisa la pelota Maradona. Arranca por la derecha el genio de fútbol mundial, y deja el tercero ¡y va a tocar para Burruchaga! Siempre Maradona... ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta... ¡Goooooolll!! ¡Goooooolll! ¡Quiero llorar! ¡Dios santo! ¡Viva el fútbol! ¡Golaazo! ¡Diegooooo! ¡Maradooona! ¡Es para llorar, perdóneme! Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos, barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste? Para dejar en el camino tanto inglés, para que el país sea un puño apretado, gritando por Argentina... Argentina dos; Inglaterra cero. ¡Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona! Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por éste... Argentina dos; Inglaterra cero." Victor Hugo Morales

anto es lo que se ha dicho y escrito respecto a EL durante tanto tiempo que pretender intentar una mirada original caería inmediatamente en un fracaso estrepitoso que rozaría lo ridículo. ¿O acaso alguien va a tirar una mirada “novedosa” respecto de esa zurda inigualable, de ese guante inmaculado que es una patada en el culo para las clases “bien pensantes” de nuestra patria? No existe en la física, ni newtoniana, ni cuántica, ni cualquier otra, la explicación de las relaciones materiales que existen entre esa pierna y la pelota. Para superar a Maradona en la cancha hay que aprenden a volar. Lo demás es pura paja. Sin embargo, no es esta la discusión en

T

la que nos queremos meter. Quienes intentan proponer que un nene de jardín, mimado e idolatrado (esta vez sí por las clases “bien pensantes” de nuestro país), que la mueve, no vamos a decir que no, porque la pisa el pendejo, puede superar a Maradona, revela en ellos un claro síntoma evidente de un mal funcionamiento neuronal o de una patente ceguera y clara evidencia de la inexistencia de una masa que haga las veces de cerebro. En mi barrio diríamos que tiene la cabeza llena de mierda, que volá de acá muerto de hambre, cómo vas a decir semejante pelotudez ¿vos no lo viste al Diego en una cancha? ¡Si el hijo de puta ese era pura pasión! ¡Era la sangre de todos los argentinos Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Ilustración: Cape

Por Diego Quinteros

60


juntos y pechando! ¡El tipo ese jugaba con el alma! si cuando en el 94 el doctor le dijo “Diego, no te puedo infiltrar más porque no tenés más lugar en ese tobillo para que te pinche”, el hijo de remilputa le dijo ¡“deme doctor”!, y ahí nomás se clavó la aguja y salió a la cancha; “pero no patiés fuerte que se te desarma”, le gritó el tordo, y el genio del fútbol no le dio ni pelota y les dio una clase de zamba a los brazucas llorones que no podían creer cómo hacía ese argentino de mierda para mostrar que el fútbol es un arte: ¡deporte las pelotas! En el tobillo tenía una pelota número 5, estaba deforme. El alma en la cancha. Lo mejor de todos nos-

otros y nuestro “¡Oh juremos con gloria morir!” manifestado en ese tipo que nos dio todo lo que tuvo, que se nos entregó para que sintamos en la piel el orgullo de ser argentinos. ¡La reputa madre! O cuando nos silbaban el himno los italianos y el Diego traducía lo que millones decíamos atrás del televisor “¡Hijos de puta, la concha de su madre!” ¡Qué maestro que sos dieguito! ¡Qué hermoso que seas argentino hasta las pelotas! Pero como los argentinos clasemedia-bienpensantes-chetoputos somos unos caretas, unos hipócritas, creímos que teníamos la altura moral (¡qué hijos de putas, loco!) para cuestionar los tropezones del

Faltaenvido/ abril 2011

maradoneanas

bién viajaba. La clasemedia-bienpensante-chetoputa nunca le perdonó que no se amoldara a las reglas de etiqueta y buenas costumbres, que tampoco practican los muy forros pero creen que pueden exigir a otros. La merca era una excusa. No podían decir que les molestaba lo otro, sus ideas, lo que era. Metían la excusa de la merca para ocultar su odio profundo a la manifestación de un pueblo que tiene voz e ideas (¿cómo van a pensar si son negros villeros?). Para ocultar su odio profundo al pueblo que no es como ellos, que toma toro en caja, come falda, escucha cuarteto y que no tiene la más puta idea que hay más de una variedad de caviar y ni qué hablar de qué gusto tendrá esa mierda cara, carísima. Que no reconociera con qué tenedor se come la ensalada y en qué copa va la soda y en cuál el vino. En definitiva, nunca le perdonaron que no sea un careta como ellos, que no sea un hipócrita como ellos, que no sea blanco como ellos ni con doble apellido como ellos. Nunca le perdonaron que esté al lado del pueblo, que se supiera pueblo, que muchas veces hablara por el pueblo cuando los dueños de las palabras públicas nos escondieran.

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

Diego. Lo obligábamos a ser lo que nosotros creíamos que tenía que ser. “Adentro de la cancha, el mejor, pero afuera…” decían las viejas paquetas y los pelotudos alegres de la recoleta y cuanto barrio cheto haya en nuestra patria. ¿Qué mierda te importa forro? ¿Quién carajo te nombró juez de la ética? No le perdonaron que no se olvidara que era uno más de los que salió de una villa pobre hasta las tetas, que no se olvidara de donde viene, que en el fondo siguiera siendo un “negrito de mierda”. Nunca le perdonaron que no se amigara con cuanto puto poder de turno lo llame: los Grondona, los Blaters, los Avelanges, los Pelés. No le perdonaron nunca que sea un irreverente y que dijera lo que pensaba siempre. Que sea amigo de Chavez, de Fidel, del Evo, que se lo tatuara al Che, que criticara a los yanquis por imperialistas, invasores y asesinos, y a la estructura eclesiástica por versera (“hablan de pobreza y se sientan en inodoros de oro”, blasfemó el 10 cuando volvió de conocer al Papa), que fuera parte de todo el armado que Néstor y el resto de los líderes de nuestra América soberana hicieron para hundir el A.L.C.A. con ese famoso tren en donde él tam-

62


mos conocido en el pecho. Las clasemedia-bienpensanteschetoputos sonrieron. El negrito de mierda no iba a hacernos pasar más papelones, que se vaya a la casa y que deje a uno que sabe, Los maliciosamente. dijeron demás lo bancamos. Néstor, que estaba aun con nosotros, pidió que el Diego siga como DT. Cristina también. Ellos saben de pasión. Mierda no van a saber si cambiaron el país a puro huevo y ovarios. Los otros, los demás, nos abuchearon y hasta algunos se alegraron de que nos vaya mal. Creían probar que tenían razón en su odio. ¡Pero qué mierda saben ellos de códigos y de pasión! ¿Qué mierda saben?

Y ahora estamos heridos. Estamos agazapados y heridos. Esperando una oportunidad más. Una oportunidad que merecemos, que nos ganamos, que vamos a tener en algún momento. Y todos los otros, los giles, los caretas hipócritas, los chetos hijos de puta, síganla chupando muertos, que la van a tener toda la vida adentro.

Ilustración: Cape

Faltaenvido/ abril 2011

maradoneanas

mos con gloria morir!!!!!”, gracias por todo muchachos, y gracias Diego, el pueblo te aguanta, vamos para adelante, en Brasil 2014 les rompemos el orto a todos y tenemos nuestra revancha. Y ahí le estábamos agradeciendo al Diego por darnos una pasión que nunca vivimos, con él en el banco, con las 11 fieras en la cancha más los 40 millones de argentinos en cada pelota dividida, en cada tiro al arco, en cada atajada, en cada gambeta. Pero nos mintieron y nos traicionaron de nuevo. “Vos te quedás, pero tu cuerpo técnico se va”, le dijo el forro de Grondona. Eso era echarlo. Nadie en nuestra patria tiene más códigos y lealtad que Diego Maradona. Y eso era echarlo. “Daría mi brazo por ser DT de la selección” dijo el 10. Y apuesto mi vida que lo daría. Pero los códigos y la lealtad no. Eso no se negocia. Eso no se puede. Así que nos echaron. Quedamos huérfanos de selección. Quedamos acéfalos de selección. Pagó el diez por todos nosotros, por todos los que vivimos algo que no había-

VOLVER AL ÍNDICE

Le quisieron exprimir la magia y después desecharlo como si nunca hubiese existido. Negarlo como se niega a lo que nos espanta. Grondona, que por una única vez interpretó el grito silencioso del pueblo, lo puso de técnico de la selección y todos los que somos amantes del fútbol sentimos algo que no habíamos sentido nunca. Se nos iba la piel con cada partido. Lo teníamos todo. Y él, D10S, estaba preparado para el desafío. Laburaba como nuca laburó. Sufría como nunca sufrió. Si hasta se curó de la mierda que lo atormentaba para poder ponerse el buzo de DT y llevarnos, una vez más, de nuevo, a la gloria. Y nos salió mal, para la mierda. ¡Alemanes culpadazos! ¡Nos hicieron el orto! Ese día los argentinos lloramos, nos abrazamos, nos igualamos en el silencio y el sollozo. Pero no importaba ¡Mierda iba a importar! Fuimos con la frente arriba y volvimos con la frente más arriba aun. 20.000 argentinos fuimos a recibirlo y decirle que no traicionamos nuestro “¡Oh juremos con gloria morir, oh jure-

64


l camino transitado desde la enunciación colectiva “que se vayan todos” de diciembre de 2001 a la afirmación nacional de una opción por América del Sur, cuyo símbolo máximo fue la asunción de Néstor Kirchner, en Mayo de 2010, como Secretario General de UNASUR, debe llevarnos a una serie de reflexiones que excede la sola enunciación de políticas económicas y sociales. En el discurso de asunción a la presidencia, Néstor Kirchner señaló un porvenir cercano que pocos advertían y que muchos profesionales de la política y la vulgata mediática desestimaron: “Por mandato popular, por comprensión histórica y por decisión política ésta es la oportunidad de la transformación, del cambio cultural y moral

E “…ya soplan vientos de fronda para los contumaces reaccionarios de otros tiempos: comienza ya “la hora de los pueblos”, caracterizada por la liberación de las naciones del yugo opresor de los imperialismos como por la supresión de la injusticia social”. Juan Domingo Perón

la hoa de los pueblos

Por Juan Arrieta

que demanda la hora. Cambio es el nombre del futuro”. Auguraba además la necesidad de una práctica política más cercana a las necesidades del “pueblo”. La cita sirve de guía para esta escritura. A la hora de asumir la historia, Kirchner descifra la situación de principios de siglo desde el deseo de una política cercana a las “necesidades del pueblo” y postula lo impensable para los agentes del poder: el “cambio cultural y moral”. Esa transformación augurada por Kirchner tiene su costado más profundo en el retorno a las necesidades del hombre concreto como parámetro fundacional de una nueva ética de gobernabilidad, que se traduce en la asunción de la responsabilidad por los “humildes” Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

La hora de los pueblos

El pueblo, la historia y la decisión por América del Sur

66


por parte del Estado. Desde esa perspectiva, la posibilidad de enunciación de medidas como la Asignación Universal por Hijo, la estatización de las AFJ, la ampliación y mejoramiento de la Jubilación, la Ley de Medios, la Política de Derechos Humanos o la opción por América del Sur, no radica sólo en la decisión política de un gobierno que resuelve superar los parámetros del neoliberalismo aún dominante en un mundo cada vez más dependiente de Occidente y un Occidente cada día más conservador. En esas medidas está presente también la afirmación de una sociedad, un pueblo, que al hacerse protagonista de la historia

lucha por disminuir las brechas de desigualdad y reconstruir su destino como comunidad. La construcción de esta nueva ética de gobernabilidad no es privativa de Argentina, ni sus parámetros de posibilidad están condicionados a sus fronteras internas. Los “cambios” en varios países de la región muestran al Cono Sur de América como la plataforma operativa de toda transformación sostenible. Los procesos iniciados en Bolivia, Brasil, Ecuador, Venezuela, Argentina y Uruguay, a diferencia de las políticas de reducción del gasto público y de represión de la inmigración llevadas adelante en Occidente, exponen de qué ma-

Las dictaduras argentinas y la opción por Occidente. En 1965, en un discurso enunciado en la Escuela Militar de West Point, el General Juan Carlos Onganía argumentaba el derecho a la intervención del ejército en la política interna de Argentina “cuando el modo de vida tradicional argentino se encontrase amenazado”, y definió ese modo “tradicional” como el “occidental y cristiano”. Con “occidental y cristiano”, Onganía significaba una preeminencia

De sollozos y genuflexiones. Una práctica política vergonzante. La derecha actual, nostalgiosa de

Faltaenvido/ abril 2011

la hoa de los pueblos

étnica, una pertenencia religiosa, y la subordinación al capitalismo internacional conducido por Occidente (Europa y Estados Unidos), como factores fundantes de una clausura de los caracteres legítimos de la Nación Argentina. La opción por Occidente en un plano de subordinación económica y cultural, plataforma de un feroz colonialismo interno, fue una de las afirmaciones más persistentes de las dictaduras argentinas. Aun a fines del año 1981, Leopoldo Galtieri creía, en “el plano de la política exterior”, que la situación de Argentina en el mundo no era “compatible” con “posiciones equívocas” susceptibles de “debilitar nuestra raíz occidental ni con devaneos o coqueteos ideológicos que desnaturalicen los intereses permanentes de la Nación”. En esa perspectiva aconsejaba además la definitiva salida de la Argentina del grupo de Países No Alineados.

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

nera en el siglo XXI los movimientos de masas logran traducir su potencial disruptivo en disputas y programas políticos para presidir y administrar el Estado, y desde allí democratizar la sociedad. La opción por América del Sur desde 2003, la democratización de la sociedad y la asunción de Néstor Kirchner como Secretario General de UNASUR, tienen el componente común, necesariamente común, de apoyarse en el protagonismo del pueblo, en sus profundas tradiciones históricas, en su perdurable decisión por América.

68


nas),

emergente

en

2005 sobre los antecedentes de la Comunidad Sudamericana de Naciones y el Mercosur, congrega a la totalidad de países de América del Sur. No sólo promueve las relaciones económicas de la región sino también la integración social, política y cultural. Un hecho destacable de UNASUR es la introducción de temas de la agenda

social

como

igualdad, equidad y justicia, inexistentes en la mayoría de las iniciativas de integración.

Siglo XIX, señales y caminos.

La Revolución de 1810 descerrajó una serie de reivindicaciones sociales y proyectos políticos que señalaban a Hispanoamérica como posibilidad de Libertad, Igualdad y Justicia. En el “Ensayo...” de 1824, Bernardo de Monteagudo, siguiendo la inaugural praxis bolivariana, indicaba la necesidad de una federación de Estados hispanoamericanos que respaldasen “independencia, paz y garantías”, para consolidar “los derechos de los pueblos, y no los de algunas familias que desconocen, con el tiempo el origen de los suyos”. A El Kirchnerismo y el retorno a mediados de siglo XIX la Confedeuna política nacional americana. ración Argentina liderada por Juan Manuel de Rosas, cuyo “poder”, En aquel 2003 pocos sospechaban escribe Alberdi, “no duerme sobre que la mentada “debilidad” electo- bayonetas mercenarias” sino ral con que asumía la presidencia “sobre el corazón del pueblo”, emNéstor Kirchner encontraría forta- prende una decisión americana leza inédita en lo mejor de las tra- que culminaría en la Batalla de la diciones populares argentinas. A Vuelta de Obligado. Esa tenacidad los improvisados del discurso me- de Rosas le valió el reconocimiento diático y a los inacabables figuro- de San Martín, quien en 1819 nes de la política habría que había escrito en una carta que recordarles que las grandes trans- nunca llegó a las manos de Artiformaciones histórico-culturales gas: “Cada gota de sangre ameriseñalaron siempre en nuestro país cana que se vierte por nuestros el camino de América. disgustos me llega al corazón”. La justa reivindicación de la batalla de Faltaenvido/ abril 2011

la hoa de los pueblos

Naciones Sudamerica-

personeros eran recibidos por la Oficina de Relaciones Exteriores británica. Allí se reunieron Oscar Aguad (UCR-Córdoba), Paula Bertol (PRO), Adrián Pérez (Coalición Cívica) y Walter Agosto (PJ Federal). La presencia del candidato a gobernador por Córdoba, Oscar Aguad, señala para nosotros una brújula cercana a la ausencia de toda dignidad nacional en algunos referentes locales, e indica un hecho que Hernández Arregui sintetizó de manera contundente: “Los hombres algunas veces transforman en ideología sus pequeñas vergüenzas”.

VOLVER AL ÍNDICE

La UNASUR (Unión de

viejas épocas, abroquelada en su falta de creatividad, y con una pobreza discursiva que sugiere el necesario soporte del guionista permanente, gimotea la máxima de “volver al mundo”. El axioma rememora los destierros metafísicos de aquellos que negando la vida americana se proclamaron “europeos en América”, y reproduce la vocación “occidentalista” de los años tristes, los silenciados setenta o el festejado ingreso al Primer Mundo a través del Consenso de Washington. No es casual que esos personajes lloren la ira de ya no ser en oficinas de segundo orden del mundo “civilizado”. Recordemos los sucesivos “viajes de trabajo” de Eduardo Duhalde y Elisa Carrió a Estados Unidos. Recordemos los documentos descorchados por Wikileaks, donde Mauricio Macri y Ernesto Sanz exhuman aromas rancios y piden mano dura al gobierno yanqui para aplacar el “caos” de América del Sur. Recordemos más. En febrero de este año, mientras Cristina Kirchner pujaba en el Grupo Río por el rechazo latinoamericano a la decisión de Gran Bretaña de emprender la explotación petrolífera en Malvinas, algunos de estos

70


Obligado llegaría recién de la mano de Perón en 1974, al instituir el 20 de Noviembre como Día de la Soberanía Nacional. Pero antes de dejar el siglo XIX, hagamos entrar la voz de Felipe Varela que en 1866 reagrupa al gauchaje federal, se levanta contra la Triple Alianza, y proclama: “Nuestro programa es la práctica estricta de la Constitución jurada, el orden común, la paz y la amistad con el Paraguay y la unión con las demás Repúblicas Americanas. ¡Ay de aquel que infrinja este programa!”. Siglo XX, alumbramientos y continuidades. A principios de siglo XX, Hipólito Yrigoyen, primer mandatario fruto del voto popular, recupera lo mejor de las tradiciones federales y “seguro de interpretar el sentimiento nacional” envía al Congreso un proyecto, vetado por la patria liberal, para devolver trofeos de guerra

y declarar “extinguida” la deuda pública que Paraguay reconocía a la Argentina. Ese primer gobierno popular interpreta desde la emergente democracia la causa americana y se solidariza con el pueblo de Nicaragua y la espada de Sandino, mantiene la neutralidad durante la Gran Guerra, se niega a formar parte de una Sociedad de Naciones dirigida por los vencedores y trabaja al mismo tiempo por una política internacional concertada con las demás Naciones Hispanoamericanas. Aquel proyecto yrigoyenista de reparación del pueblo paraguayo lo concretaría en 1954 el gobierno conducido por Juan Perón. Apoyado en la ampliación inédita de derechos para los sectores medios y populares y en la visión antiimperialista de hombres como Manuel Ugarte, Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortíz, la política exterior del peronismo avanzó hacia la formulación de una estrategia integra

cionista de América del Sur. En el discurso pronunciado en la Escuela de Guerra en 1953, notable antecedente de MERCOSUR y UNASUR, Perón advertía acerca de la necesidad y los beneficios de una integración que debía comenzar por la coordinación de las economías, los pueblos y los gobiernos de Argentina, Brasil y Chile. Perón entendía esa necesidad como una obra “permanente”, y aconsejaba por ello trabajar desde y con “los pueblos”, que son los que quedan, mientras los gobiernos y los políticos pasan. En 1974 en el Discurso ante los cancilleres de la IV Conferencia de la Cuenca del Plata, organismo que intentaba nuclear a Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina, Perón retomó después de dieciocho años de proscripción el proyecto de integración regional, y remarcó que “necesitamos partir de nuestros problemas, de nuestras necesidades (...) la integración de la que hablo no se agota en el simple intercambio o compraventa de bienes de consumo”. Apostaba así a un proceso de “integración social, cultural, laboral, técnica y política de nuestro continente”.

Las palabras de Perón aún sirven de guía para la política Argentina del siglo XXI. Hoy, después de casi nueve años de trabajo constante en la construcción de un nuevo proyecto popular, se puede vislumbrar que las transformaciones anunciadas en el discurso de asunción de Néstor Kirchner en 2003 tuvieron como horizonte implícito la reorientación de la Nación hacia América del Sur. La definitiva derrota del ALCA en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata en 2004 y la consolidación de UNASUR como el organismo regional de mayor trascendencia, señalan el rumbo de nuestra política internacional y confirman la iniciativa por la construcción conjunta de un proyecto de igualdad social y equidad económica para nuestros pueblos. En estas tierras la opción por América reaparece cuando se hace palpable el horizonte de una comunidad más cohesionada, más justa y solidaria, con rituales compartidos, con pluralidad de visiones, con heterogeneidad de identidades. Un horizonte que se pone en marcha hoy desde los Estados Latinoamericanos y que renueva la utopía de que “otro mundo es posible”.

Faltaenvido/ abril 2011

la hoa de los pueblos

Siglo XXI, aquí y ahora.

VOLVER AL ÍNDICE

El ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) fue la propuesta neoliberal de integración de mercados de los países americanos lanzada en 1994 por Bill Clinton en la Cumbre de las Américas de Miami. La propuesta estaba asociada a los procesos de reforma estructural y de apertura comercial de los Estados “dependientes”, impulsadas en la década del noventa por el llamado “Consenso de Washington”.

72


la hoa de los pueblos

JORGE TAIANA Y LA ARGENTINA EN EL MUNDO

“Lo que no se conoce no se puede amar” Fotografía: Gina Fanchin

n Villa de Carlos Paz, Provincia de Córdoba, militantes del Frente para la Victoria de esa Ciudad invitaron el Licenciado Jorge Taiana, ex Canciller y referente histórico del Peronismo, a desarrollar una charla de formación política con el fin de apoyar las aspiraciones de los candidatos de ese espacio en las próximas elecciones. Luego de la disertación del ex Canciller, FaltaEnvido tuvo oportunidad de conversar y conocer más a fondo las opiniones de un experto en Política Internacional, reconocido por su actividad en diferentes embajadas y por su apuesta por un diálogo sincero y respetuoso entre las naciones.

E

Mundo árabe, juventud, cambios en ciernes Los sucesos que sacuden a algunos países árabes y musulmanes son noticia constante en diarios y revistas que tratan de explicar el fenómeno como una simple rebelión “vía internet”, debido al alto uso de tecnologías virtuales y los espacios comunitarios de la Red (facebook, twitter, etc.). Lo que no explican algunos medios de comunicación es el alto porcentaje de pobreza estructural de estos países, como así tampoco los altos índices de población menor a los 25 años, dato que según el ex Canciller habla de los “ni ni”, cantidades de jóvenes que ni estudian ni tra-

bajan, librados a su suerte con Estados que no proporcionan los espacios para que estos jóvenes pueden insertarse, lo cual propicia el descontento por estos regímenes. De igual manera se encuentra un sector que se a formado en el estudio y no cuenta con instituciones acordes a su capacitación; esto se suma a una visión de la población “que mira con cierta perspectiva crítica a gobiernos que han permanecido en el poder durante mucho tiempo y que han sido lejanos y restrictivos en sus libertades”, dice Taiana. Una juventud que se ha manifestado masivamente se configura en un dato importante de estas rebeliones en Medio Oriente; juventud que ha crecido con Gobiernos de facto, muchos de ellos apoyados por la potencia mundial capitalista, Estados Unidos. Mientras en los centros de poder las poblaciones

envejecen y se marchitan, en el mundo de la periferia se alzan voces de Liberación, Igualdad y Lucha. Peligros de la integración latinoamericana Los desafíos que se presentan en el horizonte de la integración de los pueblos latinoamericanos han sido los mismos desde que los países colonizados decidieron ser libres. La diferencia que el ex Canciller marca es la expresa voluntad política de los máximos dirigentes de ir hacia un camino de Unión que exprese las diferencias, que sea diverso en su composición, pero que marque pautas de acción comunes para la construcción de una realidad latinoamericana, basada en las similitudes que existen aunque muchos niegan. Taiana señala que grandes políticos que han camFaltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Samir Juri y Alan Gudiño

74


la hoa de los pueblos construirla”, refiriéndose al pasado Acto en la Cancha de Huracán, donde la Presidenta exhortó a la juventud a no dividirse por pequeñeces y luchar juntos por la Patria que está siendo forjada desde el 2003. La formación política de esta juventud protagonista es algo imprescindible. El ex Canciller apela a la lectura de libros de contenido histórico, y por sobre todo, para todo militante del campo nacional y popular, la lectura de Apertura de

Sesiones Ordinarias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, como así también los discursos de asunción de ambos presidentes, sin dejar de lado el trabajo de rastrear en la historia argentina los elementos que iluminen los signos de lucha del pueblo por un presente digno. Allí están las claves de toda formación, en las fuentes, en las patas.

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

biado la realidad al interior de sus sea sustentable en el tiempo, y fronteras, también han tenido me- aquí Taiana pone el acento, nuevadidas superadoras en el plano lati- mente, en los jóvenes, en la impenoamericano, señalando a la riosa tarea de compartir las UNASUR (Unión de Naciones experiencias para crear una noción Sudamericanas) como producto de de Sudamérica: “lo que no se coesas decisiones políticas de posi- noce no se puede amar y sobre cionamiento global. Las dificulta- todo no se puede entender”. des para esta integración, señala el ex Canciller, son los intereses de Juventud: unidad ante todo ciertos grupos que siempre van a atentar contra las aspiraciones de El rol de la Juventud en el armado autodeterminación de los pueblos. electoral es algo que ronda todos Para ello, destaca, es necesario los debates actuales. La pregunta superar ciertas prácticas y expe- sobre los espacios de poder que la riencias políticas, ya que las diver- Juventud debería ocupar ha sido sas naciones poseen diferentes matizada por la urgencia de un realidades conformadas por tra- proceso de unidad de los diferenyectorias, historias, formas de con- tes espacios de juventud. “Más allá cebirse culturalmente, y de las diferentes identidades, creo “compatibilizar esas cosas no son que la unidad daría un dinamismo tareas sencillas”. enorme a todos los espacios, eso La necesidad de conocernos, de la haría mas visible aun; hay que sabernos hermanos, es vital para impulsar la unidad y el 11 de Marzo que toda política de integración fue una buena oportunidad para

76


derchos humanos

La medida de los justos Por Gina Fanchin y Titi Scandongliero

Por suerte tuvimos las voluntades, aun aquellas que no pertenecen a nuestro espacio político, que pudieron sobreponerse a eso de la oposición por la oposición misma, y apoyar algo que había sido largamente demandado por muchísimos sectores políticos y sociales de la República Argentina. (Cristina Fernández de Kirchner)

ctubre es el mes del peronismo. Bueno, en realidad todos los meses son del peronismo. Pero es generalmente en octubre cuando el peronismo remacha la historia. En octubre del 2009 se produce una de las medidas de redistribución de la riqueza más importante de la política Kirchnerista y de los últimos sesenta y tantos años años: la Asignación Universal por Hijo (AUH). El 29 de ese mes, a través de un

O

decreto de nuestra presidenta, se dispuso abonar una asignación no remunerativa a todos los “niños, niñas y adolescentes residentes en la República Argentina, que no tengan otra asignación familiar prevista por la presente ley y pertenezcan a grupos familiares que se encuentren desocupados o se desempeñen en la economía informal.” Los fondos que posibilitan estos pagos surgen de los aportes, contribuciones y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Régimen

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Derechos humanos

78


Previsional, del Impuesto sobre Bienes Personales y los recursos adicionales que anualmente fije el Congreso de la Nación en la Ley de Presupuesto. En suma, como señala la Presidenta, el beneficio se consigue "porque en algún momento decidimos que los recursos de los trabajadores deben servir a los trabajadores y a los que todavía no han conseguido trabajo”. En definitiva, el pasado ayuda al futuro para mejorar el presente.

Esta es la segunda vez que el peronismo produce una redistribución tan importante de la riqueza social: hace más de medio siglo, en diciembre del 45 se dispuso que todos los trabajadores de la Argentina cobraran, a partir de ese momento, 13 sueldos por año, en lugar de los 12 que establece el calendario. ¡Vaya si no fue una medida de redistribución de la riqueza social! Los dueños de todas las cosas, entonces, como ahora, vocearon el

Faltaenvido/ abril 2011

derchos humanos

bución de la riqueza y de promoción de los sectores excluidos merece similares consideraciones por parte de los sectores reaccionarios, y claro también de algunos que se rotulan progresistas o revolucionarios. Los opositores a la AUH han aullado con críticas feroces: “Es sacarle a los pobres jubilados para darle a los pobres chicos”, “fomenta el clientelismo” (Elisa Carrió, ex titular de la Coalición CívicaARI); “Que el dinero de los piqueteros se destine a los chicos, no el de los jubilados" (Federico Pinedo, Diputado Pro); “Es un derecho y no una concesión otorgada por un gobierno como en este caso, y no tiene nada que ver con nuestra propuesta” (Silvia Augsburguer, Partido Socialista); “por la Asignación Universal por Hijo aumentaron el consumo de droga y el juego” (Ernesto Sanz, candidato a la presidencia por el partido radical). Estas son algunas de las expresiones que fueron enunciadas luego de que la Asignación se pusiera en marcha. Ninguna merece un análisis profundo ya que todas son exponentes del imaginario de la reacción liberal desde diferentes posiciones partidarias. Sin embargo, la última poco feliz frase del

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

Apocalipsis: el Estado y la sociedad y las empresas y el futuro del país, se abismaban a la destrucción de los valores fundamentales. La medida solo se justificaba por la “ambición demagógica del régimen”. En efecto, a solo seis días de la sanción del sueldo anual complementario o aguinaldo, el 27 de diciembre de 1945 la Unión Democrática, con el apoyo de la Unión Industrial Argentina y la Sociedad Rural, junto a los partidos políticos, entre ellos algunos que se decían populares, como la UCR, el Partido Socialista y el Partido Comunista, con la bendición del embajador de los EEUU, denostaron la medida, a la que entendió como una "cruda demagogia electoral". Dicen: "Lo importante en el decreto mencionado es la maniobra nazifascista típica que pretende acabar con los sindicatos obreros y convertirlos en simples instrumentos de la nueva oligarquía que pretende someter al pueblo argentino a sus designios. El aguinaldo es el sebo para engañar, es el anzuelo, pero el propósito es domesticar a la clase trabajadora para luego utilizarla con fines bastardos.” Hoy esta nueva medida de redistri-

80


como parte de un proyecto de país que plantea una redefinición de las políticas sociales encarnadas por el Estado, y que interviene en la construcción de un orden más equitativo con plena vigencia de la justicia social, en el cual este se ubica como garante de la ampliación de derechos y de ciudadanía. Esta reformulación del Estado está estrechamente relacionada con una concepción de la economía subordinada a la política y a lo social. Es una medida orientada a reducir la pobreza, la indigencia y la desigualdad, ya no mediante la transferencia de planes sociales, sino mediante la extensión de un derecho adquirido al grueso de la población. Según el director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio, “pasar del otorgamiento del plan, a un derecho, es una concepción universalista de la política social y es un nuevo paradigma”. La desburocratización del cobro de este beneficio también permitió desvincular las mediaciones clientelares de punteros y dirigentes de turno a la seguridad social. Por otra parte, la AUH viene a terminar de desnudar el viejo paradigma liberal y sus

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Senador Sanz nos recuerda otra expresión tan retrógrada y antigua como la del padre del darwinismo social, Spencer, “Se supone que todos los pobres son buenos; en realidad, muchos son vagos. La pobreza es el castigo natural de su inconducta; querer separar la pena del mal comportamiento es ir contra la naturaleza. Los culpables de estos sufrimientos son, sin embargo, los legisladores y filántropos que, aparentando favorecer a los pobres, asilan vagabundos. El bienestar social no implica necesariamente el socorro gratuito, que es el remedio artificial.” (El hombre contra el Estado) Esta frase escrita hace más de un siglo atrás, representa la concepción alineada con un pensamiento retrógrado que condena y estigmatiza a los pobres con el vicio y la vagancia, poniendo al descubierto toda una concepción de exclusión y descalificación hacia los sectores populares. La AUH debe ser analizada en el marco de un modelo político, dentro de un conjunto de políticas de Estado que promueven una mayor redistribución y justicia social. Esta medida solo puede ser examinada

chos de salud y educación, en la forja de un porvenir más equitativo. En suma, estas predicciones basadas en prejuicios no eran más que mentiras egoístas para ocultar el exceso de ganancias, para solamente permitir el aumento de plusvalía desmesurada o posibilitar que la vida de los más siguiera siendo mala o aun peor.

Fotografía: Gina Fanchin

Fotografía: Gina Fanchin

falsas promesas, ya que la reducción de los índices de indigencia y pobreza se debe a la incorporación del derecho de la asignación por hijo a aquellos trabajadores en negro, desocupados, empleadas domésticas y monotributistas sociales. Es una medida que tiene incidencia directa sobre el poder adquisitivo de una familia, provocando la movilización de las economías locales. Según Demián Panigo, del Conicet, viene a representar lo opuesto a la teoría del derrame de los años ´90, ya que “En aquel caso se proponía que las ventajas del crecimiento económico generado por una cúpula cayeran sobre el resto de la sociedad. Ahora, el dinero aparece por abajo –con todos los reparos que tenemos por esa expresión- y derrama hacia arriba con un aumento de la demanda para la industria alimentaria, textil, de juguetes, para el comercio y otras actividades”. Esta medida no es más que ampliar el sentido de la ciudadanía, es equiparar al conjunto de la sociedad, es posibilitar el acceso a los derechos planteados formalmente en la Constitución. La AUH permite que sectores en situación de vulnerabilidad social, históricamente marginados, accedan a los dere-

derchos humanos

Para acceder a información sobre como obtener la asignacion universal ingrese a la página del ANSES www.anses.gob.ar

82


Polémikas

polémikas

Un ensayo sobre una hipótesis del progresismo

esde hace aproximada mente dos años nos encon tramos con algunas interpretaciones del kirchnerismo que si bien son onerosas para el modelo que lleva adelante el gobierno nacional, no deja de sembrar algunas dudas acerca de la pervivencia de ciertas perspectivas vinculadas a un antiguo antiperonismo que proviene de las filas del “progresismo”. Esta vieja postura que resurge ahora sobre el kirchnerismo y el pueblo peronista amerita, por lo menos, una reflexión. En este caso, nos referiremos a un artículo de Emmanuel Biset, Desmitologizar y Articular. Tres hipótesis sobre el kirchnerismo, publicado originalmente en circo-analisis.blogspot. com, pero que llegó a mis manos junto a otro artículo que escribió

Ilustración: Cape

D

para la Revista X de “La Voz” del Interior como representante de los intelectuales "kirchneristas". Lejos de afirmar que el mencionado académico sea antiperonista, aunque algunos de sus argumentos provienen de ese “sector intelectual”, me voy a concentrar en solo una de las tres hipótesis que desarrolla: la segunda. Hemos pagado demasiado caro la ilusión de poder vivir sin ilusiones. El progresismo y cierta izquierda, con sus viejos prejuicios iluministas, les entregaron siempre los mitos populares a los fachos, perdiendo una de las dimensiones fundamentales de la vida social, y desconociendo las formas desmesuradas y originarias que nos damos los pueblos para vivir en sociedad. ¿Acaso se puede vivir po-

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Juan Garrido

84


líticamente sin templos, sin mitos? No es la primera vez que en Argentina, desde los gabinetes universitarios en nombre de la “crítica” (que sacan de sus maletines y no de los dramas sociales de la realidad) se homologan las expresiones del peronismo (palabra (no)extrañamente ocultada en las hipótesis de Biset) y sus mitos, con el riesgo del totalitarismo. Como si la crítica y su apología no corrieran el mismo riesgo. Como si la crítica pudiera sustraerse de las exigen-

cias de la conquista y de la conservación del poder. Ahí están, tratando de escribir El kirchnerismo dentro de los límites de su mera razón. El mito de Néstor en particular, porque a decir verdad son muchos los mitos que constituyen el kirchnerismo, no se vislumbra para Biset como dimensión creativa que pueda tejer las expectativas y posibilidades de los hombres, sino que su constitución se percibe sólo como ejercicio de simulación, do-

Faltaenvido/ abril 2011

polémikas

nacimiento de un mito, como aquél del 27 de octubre, que en lugar de fijar fronteras permitió la incorporación masiva de los más diversos sectores a una identidad común y abierta, sin dejar de recordarnos la persistencia de ciertos antagonismos excluyentes, que revelan la impronta contestataria de la cual ha surgido esta identidad. El mito kirchnerista y peronista surge de las complejidades del mundo concreto, no las sustituye sino que las expresa; el mito de Néstor vino a mostrar una realidad (entre otras la de la juventud en la plaza) y no a ocultarla; el mito de Néstor arrojó un esperanza en medio de la mezquindad, el hambre y la desesperación, le dio otra intensidad a la vida. Pero la crítica académica, lo sigue viendo como represión de lo genuino, ilusión, anestesia de las mentes (para no retomar la vieja empatía que establecen siempre entre peronismo e irracionalismo); y fíjense que hablo de la academia y no de la totalidad de las universidades con las que el gobierno nacional, ha iniciado una reparación histórica de una relación política, cultural y estratégica. Es necesario tomar nota del significado de la

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

minación y conservación de lo que hay. Separando el mito de la crítica, Biset se equivoca y le resta toda la impronta liberadora que juntas pueden resguardar ambas dimensiones de la vida social. Es que algunos prefieren permanecer en la posmodernidad de la deconstrucción y el sentido extinguido, mientras otros consideramos que hace falta que la emancipación ofrezca un rostro a contemplar, para que los individuos desmigajados de los ´90 existan como sujetos de un discurso colectivo que dé sentido a la multiplicidad de sus combates. Emmanuel Biset nos dice: “Por paradójico que resulte, la mayor debilidad de esta posición política [la del kirchnerismo] no se encuentra en la embestida de una oposición enclenque, de medios fagocitados por la pérdida de su aura, ni un campo que teme por su riqueza extraordinaria, no, la debilidad surge de la construcción de un mito que no sólo fija las fronteras en una especie de identidad cerrada, sino que termina por hacer del hombre y del movimiento algo fuera de las complejidades del mundo concreto.” Pocas veces se ha visto el

86


polémikas

blema a resolver en el drama colectivo de la política argentina, pero en ningún caso negarlo, porque es negar una de las expresiones que eligen los pueblos para su vida pública. No es con un solo plano de discernimiento que comprendemos la diversidad del mundo, y eso es lo que pretende Biset, subordinar a su razón “blanca” a los que han decidido construir desde un mito fundante, catalogado por él como acrítico. Sólo voy a dar un ejemplo de la criticidad del movimiento kirchnerista al interior de la historia argentina: frente a la trágica muerte de Mariano Ferreyra, la juventud y las principales filas del peronismo nacional y popular evidenciaron un intento destituyente de la derecha argentina y no respondieron con un solo gesto que pudiese iniciar un espiral de violencia; frente a ésta, su reacción fue el repudio y el pedido de juicio y castigo. Hay que estar empeñado para no ver semejante autocrítica histórica en las concepciones de las organizaciones del campo popular. El mito de Néstor no actúa como legitimación del orden social que vivimos, esa es la lectura de Nelson Castro y de todos los lacayos

Fotografía: Gina Fanchin

columnistas de Fontevecchia, cuyo paralelo con las preocupaciones de Biset es por lo menos inquietante (http://www.perfil.com/ contenidos/2011/03/12/noticia_0060.ht ml). La figura de Néstor nos da la posibilidad de ir más allá de lo dado, es una apertura que vivimos todos los días, cargada de tristeza y alegría, porque su recuerdo es presente y su muerte no es un trasto viejo como estima Biset, o estima que han logrado provocar los medios sobre su muerte. Hay que dejar de medir los tiempos sociales y públicos con la métrica mediática, aún para realizar su crítica, porque queda entrampada y niega la vida que eligen los pueblos, para quien la muerte de Néstor sigue

doliendo más que la mierda. Pero aquí el dolor asume distintas formas de valentía, entre ellas, la de nuestra presidenta, la más impresionante de todas. Donde el dolor y el coraje van juntos y no separados como quieren los cobardes acongojados o los valientes de mármol, ambos personajes bastantes ajenos a la política. Pero Biset insiste “hoy por hoy la debilidad, el riesgo, se encuentra en la fagocitación del mito. Contra eso: la crítica.” Vuelve a leerse el temor infundado de algunos sectores de clase media. Temen perder sus privilegios simbólicos y representativos en el avance de las mayorías y sus propias representaciones. La crítica se

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

apertura de una nueva universidad bajo el nombre de Arturo Jauretche. Pero Biset sigue: “El riesgo es, para decirlo con brevedad, querer hacer de ese momento mítico una mitología. Esto significa, ante todo, hacer del kirchnerismo una especie de religión que no sólo conlleva la construcción mitológica del hombre excepcional, sino de un dogma que demanda una creencia absoluta y que tiende a reducir la pluralidad, la complejidad, y así la riqueza, de eso que podríamos llamar el kirchnerismo. El riesgo actual, entonces, está no en la crítica al kirchnerismo, sino en su constitución como un mito que sólo posibilita una identificación apologética. Digámoslo de otra forma: el mito no fortalece, sino que debilita la misma constitución del kirchnerismo.” El verdadero riesgo es abandonar el mito, exorcizarlo desde los pedestales de la crítica contemplativa que tanto molestaba a Marx, y no asumir que el mito es parte de esa pluralidad, complejidad y riqueza que tanto le preocupa defender a Biset. En todo caso, la crítica tendrá que mostrar que el poder del mito es y siempre fue una creación humana, un pro-

88


polémikas tiene que ejercer sobre aquello que se levanta como dominación; el problema es que Biset identifica todo aquello que escapa a sus representaciones como pérdida de la libertad, riesgo, debilidad y no con la profunda transformación del imaginario político argentino y, fundamentalmente, de su realidad. Entendamos la crítica con el mito no contra el mito, permitiendo que el mismo siga siendo un motivo de movilidad de lo real y no su sojuzgamiento. Biset luego afirma que “algunos

quisieron luego de la muerte de NK salir a cazar brujas con una especie de carnet de identidad que poseerían los verdaderos kirchneristas”. No sé en que país estaba, pero lo que se vivió y vive es la incorporación masiva de nuevo sectores a la militancia kirchnerista y no su exclusión; que las distintas organizaciones pretendieran y pretendan un protagonismo distintivo no es un dato alarmante, es una de las tantas dificultades que impone estar dispuesto a disputar el poder real en

gui, en el de Scalabrini, en el del gordo Cooke, en el de Astrada… y en el de todos aquellos que comprendieron que los hombres crean cuando una fe los mueve, pero que es una fe que forma a los hombres y mujeres no en la renuncia y la debilidad, sino en la fuerza y en la acción. La tarea no es desmitificar, la tarea es reconocer el papel de lo imaginario como parte del devenir histórico y no como su negación, es recordar constantemente el origen histórico del mito kirchnerista y peronista, habitado por múltiples tiempos y particularidades. Y no olvidar que la política tiene en la vida en común de un país una relación con lo insondable que para comprender habría que volver a emocionarse.

VOLVER AL ÍNDICE

Fotografía: Gina Fanchin

las relaciones de fuerza actuales y no sólo ser un espectador desde el cordón de la vereda que resguarda a las “almas bellas” de la multitud que serpentea conflictivamente por la calle. A Biset lo que le faltó, porque siempre le falta a la intelligentzia, es una hipótesis creativa sobre las prácticas constituyentes de las masas y una perspectiva de reconstrucción del poder, donde un mito es cierto que puede enmascarar la dominación pero también puede ser el lenguaje en que se expresa la lucha de los excluidos. Acá hay una apuesta. Un hombre común que fue presidente en situaciones extraordinarias origina un mito laico, profano, precario, absolutamente reparador y es una identidad colectiva que no menoscaba a los sujetos sino que recupera para ellos una vitalidad perdida, oprimida. El mito de Néstor y de todo el kirchnerismo se reconstruye sobre viejas poéticas emancipatorias, en el mito de la voluntad nacional y popular de Gramsci, en el de la huelga general de Sorel, en el mito de Mariáte-

Faltaenvido/ abril 2011

90


polémikas

Vargas Llosa vs. Borges Por Pablo Heredia

a polémica Vargas LlosaHoracio González sirve, como otras veces ha sucedido, para discutir un problema que está en la base del inicio del debate, y que, de hecho, salió a la luz a través de las diversas participaciones periféricas de otros intelectuales: la relación entre literatura y política. En el ámbito académico de las “letras” no siempre se ha

L

constituido en un debate que lograra cierta legitimidad en la agenda de la crítica especializada. Suele llegarse a un punto muerto en las discusiones cuando se plantea la pregunta ¿desde qué categorías partimos para entender esa relación? O bien ¿desde qué perspectivas o teorías hablamos de política en la literatura? Entonces las subjetividades en pugna se tornan

Ilustración: Cape

antagónicas y se estancan en el bien puede soslayarse, para emimaginario de las poéticas que prender la tarea de leer lo mismo cada crítico sostiene para reflexio- desde una perspectiva más “asépnar sobre la literatura. tica” en que el lenguaje se dice a sí Leer lo político en la literatura im- mismo y libra a la enunciación de plica cierto convencimiento de que todo tipo de “ideologizaciones” que el acto de la escritura es un acto entorpecen lecturas “interesadas”. político: se escribe para decir algo Sin descartar esta perspectiva, que sobre los hombres (no sobre el es una posibilidad que cubre un mundo, como sostenía Arendt), y aspecto del acto de la escritura, lo en la producción de ese saber que político, sin embargo, se configura está en juego cuando se dice algo en un registro que permite leer la está presente la relación entre literatura dentro del universo cultuellos, sea amorosa, psicológica, ral en que transcurre y circula y existencial, o económica; siempre que, aun cuando pase el tiempo, se trata de una relación constitutiva transcurrirá y circulará por otras de poder. Muchos podrán entender coordenadas culturales, pudiénque en esta relación lo político es dose leer entonces lo político a trauna injerencia del lector-crítico que vés de diversas proyecciones. Tal Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

“Si me lo encontrara a Perón, mi obligación sería matarlo. Sí, si tuviese coraje, lo mataría.” (Pregón, 20/03/1964) “Hablé con Pinochet acerca del hecho de que aquí, como en mi patria y en Uruguay, se están salvando la libertad y el orden, sobre todo en un continente anarquizado y socavado por el comunismo… Le expresé mi satisfacción como argentino de que tuviéramos aquí, al lado, un país de paz y orden, que no es anárquico y no está comunizado.” (La Razón, 23/09/1976) “Este gobierno, el de Videla, es un gobierno de caballeros. Después de haber sido gobernados durante tanto tiempo por el hampa, rufianes y tahúres. Necesitamos un gobierno militar… Somos indignos de la democracia. (La Razón, 24/12/1976)

92


mejor escritor que Vargas Llosa (creo que solo los une el cambio “ideológico” que experimentaron a lo largo de sus vidas), pero tampoco podemos dudar que si estuviera vivo sería más despiadado que su par peruano, solo por pocos motivos. Liberal a ultranza y portavoz de las derechas más recalcitrantes de occidente, Vargas Llosa al menos exhortó a los argentinos “a votar” como lo hacían antes (supuestamente en los 90), no imaginamos a Borges arengando a ese acto democrático: el apoyo a Aramburu-Rojas con sus fusilamientos justificados (hecho que hasta ahora no muchos se han arrepentido) y a los genocidas Pinochet y Videla, aun varias décadas después, no lo redimen de su confraternidad con los militares. Esto en cuanto a sus lugares como intelectuales en la sociedad, lo que no es poco ¿pero en cuanto a su escritura? En sus novelas, Vargas Llosa trabaja sobre la reflexión de algunos problemas latinoamericanos que entiende son radicales para comprender lo político que entraña el desarrollo de las culturas “nacionales”: la corrupción, la subestimación, el esnobismo revolucionario, entre otros. Incluso en algunos planteos parecería contradecirse con lo que sostiene públi-

camente a la prensa, sobre todo en el caso argentino, quizás, como dicen algunos de los polemistas, porque está mal informado por la derecha local. Los textos de Borges, en cambio, transcurren directamente por un planteo discriminatorio (racista) hacia los sectores populares más desprotegidos y excluidos del sistema; Perón fue la excusa (como también Rosas en el siglo XIX) que utilizó para denigrar a ese pueblo que emergía con una identidad que en ningún momento hizo un poco de esfuerzo para tratar de comprender. El desprecio por el pueblo fue su leit motiv porque al final de cuentas los “tiranos” eran intercambiables y siempre iban a surgir otros nuevos que lo representaran. Vargas Llosa ya habló y en su discurso inaugural de la Feria del Libro de Buenos Aires no se despachó contra el gobierno; sus palabras transcurrieron más o menos por la “inteligencia” meridiana de quienes lo recibieron y lo invitaron a diversas reuniones "liberales". Y sigamos leyendo a Borges, con el placer que despierta su astucia intelectual y la enseñanza que nos brinda al mostrarnos los artilugios “racionales” que históricamente ha puesto en escena la derecha argentina. Faltaenvido/ abril 2011

polémikas

más ricos son aquellos en que su visión del mundo permea lo político en un registro mucho más rico que en otros textos, y es allí quizás, para los “asépticos” de la crítica literaria, que radica su “genialidad” como escritor, incluso su “universalidad”. ¿Es que no son políticos sus textos que proponen una relectura del “Martín Fierro”? Los volúmenes de cuentos El Aleph y Ficciones contienen páginas memorables que reflexionan sobre la oposición Civilización/Barbarie desde una visión del mundo que desprecia cualquier tipo de originalidad creativa de la cultura popular. Pero quizás el libro más “político” de Borges sea “El Hacedor”, escrito en aquel 1960 cuando el peronismo arrasaba en las elecciones fragmentadas que había convocado Frondizi. Mi referencia a Borges solo viene a colación porque ha sido mencionado en el debate “intelectuales argentinos/Vargas Llosa”, en el que, en general, el contraste torció la balanza hacia el escritor argentino para mencionar más que nada casos hipotéticos. Y ya que estamos en el juego, proyectemos hacia el presente la posible actitud política de alguien que ya no está entre nosotros. No cabe duda, según mi entender, que Borges es

VOLVER AL ÍNDICE

vez en esto radica la calidad de una obra y sus posibilidades de canonización. Ahora bien, el problema más radical que conduce, según algunos, a una esterilización de la discusión, consiste en la inmersión de la vida pública (y a veces personal) de los escritores, cuando declaran, opinan y exclaman autorreferencialmente sobre política, literatura, cultura, en la prensa (revistas literarias, suplementos culturales de periódicos, radio, televisión, blogs). Y como en esta polémica apareció la referencia a Borges, no lo podemos dejar de lado. Sabemos que Borges fue un reaccionario feroz, y que representó a los intelectuales de derecha, “conservadores” diría él, porque quizás fue el más “inteligente” (no es común la destreza de la argumentación en la derecha, comprobémoslo en Posse o Aguinis) a través de sus ironías y sarcasmos construidas desde el lugar de un outsider de esa misma derecha, siguiendo a algunos críticos que han participado en esta polémica. En el ámbito académico se suele postular que esa “vida” de Borges no es relevante y no está presente en su obra, que es lo importante porque es la que va a perdurar. Volviendo al comienzo de este planteo, los textos de Borges

94


El gorila o la imaginación del poder

jauretcheanas

jauretcheanas

e Los profetas del odio (1957) el capítulo quizás menos recordado sea el último, el quinto. Ese escrito final de la primera edición (diez años después Jauretche le agregaría la poderosa segunda parte: La yapa: la colonización pedagógica) va contra Silvano Santander y Julio Irazusta. El capítulo no es citado frecuentemente porque los objetos de la demolición de Don Arturo son intelectuales de ningún eco entre nosotros. Silvano Santander (1895-1971) fue un periodista y político radical cuyos méritos máximos fueron ser diputado radical hasta 1952 –formó parte del grupo que calificó a la bancada peronista como bárbara bruta y parte del “aluvión zoológico” –frase de Francisco Sammartino, su correligiona-

D “Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías. Porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor". Arturo Jauretche

rio por Entre Ríos, como él-, y escribió un libro, Técnica de una traición, que inauguró la literatura “científica y objetiva” que demostraría que Perón y Evita recibieron toneladas de oro nazi para amparar a los genocidas vencidos. Julio Irazusta (1900-1982), algo más conocido, fue un mediano estanciero, historiador revisionista rosista, antidemocrático, que denunció a sus primos ricos por ser demasiado funcionales al capitalismo británico. Irazusta, quien escribía en conjunto con su hermano Rodolfo, al mismo tiempo se pensaba a sí mismo un político de fuste porque intentaba aplicar los principios de la Acción Francesa de Maurras en Argentina, distinguiendo entre democracia y república, para justificar golpes y Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

Por Domingo Ighina

96


dictaduras varias. Fue uno de los responsables del derrocamiento de Yrigoyen en 1930. Sin embargo Jauretche le guardaba un resto nimio de respeto, en tanto fue este nacionalista revisionista quien dio los primeros pasos para señalar los alcances del imperialismo en nuestra sociedad. Pero en este caso, en este capítulo, Jauretche se dedica a destrozar ambos personajes porque han ejercido la imaginación. Irazusta en Perón y la crisis argentina (1956) ataca al gobierno popular porque desarrolló una obstinada política anti-industrial (¿?) y acusa a Perón de lograr cierta prosperidad en su mandato por ser un espía alemán que al ser descubierto y para salvarse, se convirtió en un obsecuente pro-británico –por eso compró los ferrocarriles o negoció la deuda inglesa: para salvar el propio pellejo ante la reina-. La

fuente de Irazusta es un librito de Santander, Técnica de una traición, del imaginativo Silvano Santander, quien para fortalecer su tesis incluso tuvo acceso a los archivos soviéticos y de la desaparecida cancillería de Berlín, aunque nunca mostró ni su certificado de escolaridad. Ante todo eso responde Jauretche: “A una obra de imaginación no se la puede contestar y eso es todo el resto del trabajo […] El experto Irazusta no se conforma: prefiere la imaginación” (Los profetas del odio). Esa aseveración define a un gorila: ser gorila es ejercer apasionadamente la imaginación. En el número de marzo de 2011 de “Le Monde Diplomatique”, su director, José Natanson, plantea en la nota editorial que la clase media nació antiperonista pero no es automáticamente un gorila de zoológico. ¿Cuál es la sutil diferencia?

Podríamos adelantar que es la clase media la que carece, en grandes porciones, de imaginación. Así, ser gorila no es asunto de clase o grupo, sino una inclinación de la psiquis. Complementa otra que explica Don Arturo. Porque el gorila no es cualquier contrera, sino aquél que como Irazusta o Santander sólo pueden impugnar la historia de la liberación en Argentina mediante una extensa narración ficcional que incluye zapateos en el Banco Central sin oro, asados con el parquet de departamentos nuevos, la valija de Antonini Wilson y el ataúd vacío en la Casa Rosada. Ser gorila es tal vez una rama de la literatura, una suerte de ciencia ficción de la colonialidad que resuelve la realidad por el expediente desaforado de la imaginación abigarrada. Dos hipótesis completan este hallazgo del gorila como artista. Si el

gorila es de derecha –categoría usual pero no única- su gorilismo es un remedo de poética ante la pobreza constante de recursos vitales para comprender su suelo. Un gorila de derecha cree en las razones objetivas, en la economía como ciencia, en la sociología y la estadística como llaves absolutas de comprensión de lo social. Sólo funciona la relación causa-efecto como explicación universal. La función de los argentinos y los latinoamericanos es inimaginar; sólo podrían achicar la frase de Alberdi y repetir como loros “La América aplica lo que la Europa piensa”. No es menor el dato de que el máximo gorila de la derecha haya sido Jorge Luis Borges –ahora lo es Mario Vargas Llosa-, nuestro escritor más famoso. Como un conjuro imaginativo el modelo de gran primate derechoso es alguien que imagina, pero como Pierre Menard.

Faltaenvido/ abril 2011

jauretcheanas VOLVER AL ÍNDICE

Ilustración: Cape

98


jauretcheanas aislamiento internacional, sobre el enojo norteamericano por nuestra política internacional, sobre la demolición presidencial de nuestras amadas instituciones decimonónicas, sobre las ententes bárbaras con los sanguinarios dictadores de Venezuela, Bolivia o Ecuador, sobre una inminente invasión a Uruguay –porque ya lo hizo la primera tiranía, y la segunda casi, ¿por qué no la tercera?-, cuando de eso y de Apocalipsis a mano oigamos, sepamos que estamos frente a un gorila, es decir frente a un breve escritor vanguardista, sutil y progresista quizás, pero siempre fiel a las pompas de su afiebrada lengua y su pastosa mirada. Como contrapartida los que ni por mentas aceptamos o toleramos esa literatura debemos pensar

desde “la realidad expresada por su agente humano y natural [el pueblo], lo que supone integrarse en el mismo abandonando la presunción básica de la “intelligentzia”, que es su atribución de un status de carácter intelectual diferenciado del pueblo” (Los profetas del odio). El gorilismo es la imaginación queriendo el poder de aniquilar la realidad. El kirchenrismo es hoy una poética de la realidad. Y eso es el pueblo: un poema espeluznante.

Faltaenvido/ abril 2011

VOLVER AL ÍNDICE

creacionismo de Huidobro, ¿no?”. Borges confunde su ignorancia, o falsía, histórica con creacionismo. Que él no sepa por qué el título de Rosas, no convierte a La Mazorca en una corriente iconoclasta. Borges, adjudica a otros la actitud vanguardista que él y los gorilas ejercen. La segunda: el Gorila es también de izquierda, sólo que es más triste e ineficaz y ni siquiera advierte que puede pararse en un suelo. Basta con mencionar que cree hallar las claves de nuestro país hoy en las crisis del mundo árabe y en la guerra civil libia. Son estos primates, como los progres de Montevideo hace 170 años, los promotores de ejercicios conjuntos de las armadas francesa e inglesa, sin querer queriendo. Tienen por costumbre juntarse de a cinco a vociferar contra otros grupos como ellos y contra la “secta”, según ellos, que compone la mayoría popular desde hace una década. Cuando se escuchen teorías complejas sobre crisis energéticas inminentes desde 2003, sobre el

Ilustración: Cape

Borges, recreando y empujando la imaginación, suple la pobreza poética del gorila, aunque no elude los ejercicios furtivos de su imaginación. En diálogo con Osvaldo Ferrari en 1992, Borges dijo: “Y, un destino triste, ¿eh? [un “destino sudamericano”, a propósito del “Poema Conjetural”]; un destino de dictadores. Pero parece que estamos de algún modo predestinados: ningún continente ha dado personas que han querido que las llamen “El Supremo Entrerriano”, como Ramírez; “El Supremo”, como López en el Paraguay; “El Gran Ciudadano”, como no sé quién en Venezuela; “El Primer Trabajador”, que no es necesario explicar. Es muy raro, en los Estados Unidos no se ha dado eso: posiblemente hubo algún dictador –yo creo que Lincoln fue un dictador-, pero no se adornó con esos títulos. O “El Restaurador de la Leyes”, es más raro todavía: nadie sabe qué leyes fueron, y nadie ha tratado de averiguar tampoco; basta con el título no más. Vendría a ser un ejemplo de lo que llama

100


La asignacion universal por hijo es justicia social

Comunicate con nosotros enviando un correo a

correodelectores@revistafaltaenvido.com.ar


Año 1 - Num 1 - Abril 2011