Page 1

Editorial Gestionar  por  decreto     Bienvenido  al  tercer  número  de  ATC  today,  la  revista  de  APCAE.     En  este  nuevo  número  hemos  realizado  algunos  ligeros  cambios   con   el   fin   de   hacer   la   revista   un   poco   más   atractiva,   menos   recargada.   El   esquema   de   colores   inicial   azul-­‐amarillo   ha   sido   sustituido   por   otro   más   sobrio   negro-­‐gris,   más   acorde   con   los   gustos   de   nuestros   lectores.   Aún   así,   continúa   siendo   un   diseño   en   fase   “beta”   sobre   el   que   seguiremos   trabajando   hasta   que   encontremos  nuestro  propio  estilo.  No  hay  prisa.  

También  hemos  creado  dos  canales  de  video;  uno  en  “Vimeo”  y  otro  en  “Youtube”,  desde   donde   el   lector   puede   tener   acceso   a   interesantes   videos   didácticos   sobre   el   control   y   la   gestión   del   tráfico   aéreo.   Y   ya   sea   desde   su   vertiente   informativa,   gracias   a   la   serie   “Fly”   producida   por   Eurocontrol   en   colaboración   con   Euronews,   como   desde   su   vertiente   formativa,   gracias   a   “ATCast”,   una   serie   de   videos   producidos   por   la   asociación   SATCA   (Students   Air   Traffic   Controller   Association)   de   la   Universidad   de   Dakota   del   Norte,   EEUU,   esperamos  que  nuestros  lectores  los  encuentren  de  utilidad.     Este   nuevo   número   de   ATC   today   lo   hemos   realizado   sin   mucha   ilusión,   la   verdad.   El   control   aéreo   español   pasa   por   sus   horas   más   bajas,   al   igual   que   la   Constitución   Española,   la   democracia   o   la   libertad   de   expresión.   Todas   ellas   vapuleadas   por   nuestros   inefables   políticos,  ninguneadas  por  unos  medios  de  comunicación  claramente  comprados  a  saber  con   qué   y   para   qué,   y   consentidas   por   el   borreguismo   latente   del   pueblo   español,   contento   siempre   de   tener   a   quien   lapidar   para   ahogar   sus   penas   y   aliviar   sus   frustraciones.   ¿Cómo   podría  justificarse  si  no  tanto  desatino?     Resulta   curiosa   la   frase   del   presidente   del   Gobierno:   “nosotros   no   gobernamos   con   decretazos”,  cuando  precisamente  ha  sido  un  decretazo  de  su  incompetente  gobierno  el  que   se  ha  cargado  sin  miramientos  ni  contemplaciones  nuestro  Convenio  Colectivo  desoyendo,   incluso,  el  dictámen  emitido  por  la  Abogacía  del  Estado.     También  resulta  curioso,  que  para  no  gobernar  con  decretazos  la  empresa  pública  Aena  haga   referencia   a   uno   cada   vez  que  se  dirige  ahora  a   los   controladores   aéreos,   ya  sea   por   SMS,   carta,  comunicación  interna  o  Burofax.  Lo  mismo  da.  Como  también  lo  es  que  nos  digan  en   una  larga  y  aburrida  exposición  de  motivos  para  justificar  lo  injustificable,  que  de  lo  que  se   trata  es  de  devolverle  a  Aena  la  organización  del  trabajo,  cuando  se  está  demostrando  que   no  sabe,  no  puede  o  no  quiere  organizarnos.  Porque  tratar  como  esclavos  a  sus  trabajadores   no  es  organizarlos.  Eso  es  otra  cosa  y  tarde  o  temprano  esta  actitud  pasará  factura.     A  pesar  de  todo,  los  controladores  aéreos  españoles  estamos  demostrando  de  qué  material   estamos   hechos.   Ni   somos   un   colectivo   cualquiera,   ni   nuestro   trabajo   –por   mucho   que   algunos   pretendan   asegurar   que   lo   puede   hacer   hasta   un   niño,   como   si   esto   del   control   [ATC  today]   [Número  3.  Marzo  2010]  


aéreo fuera  un  videojuego  infantil-­‐  se  parece  a  ningún  otro.  Nadie  parece  darse  cuenta  de  la   responsabilidad   que   recae   sobre   nuestras   espaldas   y   nadie   parece   tampoco   querer   darse   cuenta  que  el  camino  elegido  no  es  el  adecuado.     El   intento   de   degradar   el   nivel   profesional   del   controlador   aéreo   al   de   funcionario   de   manguitos   y   visera,   tal   y   como   está   siendo   planteando   por   el   partido   político   que   sustenta   a   un  gobierno  de  la  Señorita  Pepis  que  juega  al  monopoly  con  los  aeropuertos  y  al  scattergoris   con   sus   trabajadores,   que   tienen   que   aceptar   “memo”   como   ministro   de   Fomento,   es   una   auténtica   tropelía.   Ahí   están   las   165   páginas   de   enmiendas   al   decretazo,   en   realidad   una   enmienda  a  la  totalidad  de  la  que  a  duras  penas  se  salva  el  logo  del  BOE,  demostrando  con   ello   que   lo   de   menos   era   el   contenido,   que   lo   importante   era   el   teatro.   Ya   veremos   cómo   acaba  todo  esto.     Podríamos   intercambiar   nuestro   trabajo   durante   sólo   una   hora   con   el   de   cualquier   profesional  de  la  rama  que  sea  –exceptuando  a  los  pilotos,  por  supuesto-­‐  y  luego  contamos   las   víctimas.   Es   duro   el   ejemplo,   quizás   muy   inapropiado,   pero   es   el   que   mejor   se   puede   poner  para  que  todos  los  mindundis  de  la  política  –ellos  saben  quienes  son  porque  también   los   hay,   rara  avis,   competentes  y   honestos-­‐  y  para   que  todos  esos  ciudadanos  rencorosos,   sordos  y  ciegos  de  entendederas  abran  de  una  puñetera  vez  los  ojos  y  su  estrecha  mente  a  la   realidad  de  una  profesión  vital  para  la  economía  nacional  y  para  la  seguridad  de  los  viajeros,   que   ha   sido   utilizada   como   cortina   de   humo   para   transformar   un   sector   hasta   extremos   que   aún  ninguno  de  nosotros  puede  atisbar,  aunque  sí  sospechar.  Está  por  ver  el  daño  colateral   infringido.     La  dignidad,  el  honor  y  el  buen  hacer  de  este  colectivo  se  han  puesto  en  entredicho  de  forma   peligrosa,   persistente   y   frívola.   Un   mal   precendente   que   deja   entrever   lo   que   les   espera,   quizá  con  menos  fanfarria,  a  otros  profesionales.  Avisados  estáis.     Y   en   cuanto   a   la   libertad   de   expresión   y   al   derecho   a   la   información   recogidas   en   nuestra   Carta   Magna,   qué   decir.   Los   ataques   sufridos   por   las   páginas   de   internet   de   sindicatos   y   asociaciones  de  controladores  o  por  el  portal  Aviación  Digital,  que  tanto  apoyo  en  defensa   de   nuestra   causa   nos   ha   prestado   desde   el   principio   como   solitario   bastión   de   la   decencia   frente  a  tanta  inmundicia,  sólo  merece  nuestra  más  alta  consideración  y  agradecimiento.     Pero  no  os  preocupéis,  que  el  futuro  hablará.  Para  todos.     Nos  vemos  en  dos  meses  con  lo  mejor  de  lo  mejor  del  control  del  tráfico  aéreo  nacional  e   internacional.     O  quizá  no…       Jorge  Ontiveros   Editor   atctoday.editor@gmail.com        

[ATC today]   [Número  3.  Marzo  2010]  

Gestionar por decreto. Editorial ATC today nro. 3  

[ATC
  today]
   [Número
  3.
  Marzo
  2010]
   Editorial