__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

05 AÑO 3 / NÚM 5

Evaluación auténtica para empoderar la integridad académica (pág. 06)

La integridad académica en trabajos creativos (pág. 14)

La creatividad responsable: Un reto ético para la educación (pág. 17)

CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

CONSEJO EDITORIAL Rocío Mier y Terán Sierra, María del Carmen García Higuera, Universidad Panamericana campus Ciudad de México; Gonzalo Pizarro Puccio, Pontificia Universidad Católica de Chile; Jean Gabriel Guerrero Dib, Adriana Lizeth Barberena Cerda y Elmi Salazar Báez, Universidad de Monterrey; María Alejandra Calderón Swain, Universidad Panamericana, campus Guadalajara; Nathalia Franco Pérez, Universidad EAFIT; Pablo Ayala Enríquez y Daniela Gallego Salazar María, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey; Raquel Villarreal, Turnitin. Edición Armando Alemán Juárez aalemanj@up.edu.mx

Esta revista es un esfuerzo conjunto de la Universidad Panamericana en alianza con las siguientes universidades:

Diseño Arturo E. Becerra Mariscal abecerra@up.edu.mx Centro de Innovación Educativa mx_cie@up.edu.mx http://cie.up.edu.mx Integridad Académica Octubre 2018 / Año 3 / Número 5

2

Universidad Panamericana Augusto Rodin 498 Col. Insurgentes Mixcoac 03920. Del. Benito Juárez, CDMX Créditos de recursos gráficos: Freepik.com Pexels.com commons.wikimedia.org

INTEGRIDAD ACADÉMICA, año 3, número 5, octubre 2018, es una publicación semestral editada por CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. (propietaria de la Universidad Panamericana), con domicilio en calle Jerez No. 10 Col. Insurgentes Mixcoac, Delegación Benito Juárez, Ciudad de México, C.P. 03230, Tel. (55) 54 82 16 00. Editor responsable María del Carmen García Higuera, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo 04-2017-121117154000-203, ISSN 2594-0236, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Responsable de la última actualización de éste Número, María del Carmen García Higuera. INTEGRIDAD ACADÉMICA. Copyright 2018 © Todos los derechos reservados. El contenido de la presente publicación no puede ser reproducido, ni transmitido por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, ni registrado por ningún sistema de recuperación de información, en ninguna forma y por ningún medio, sin la previa autorización por escrito de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. no tendrá responsabilidad alguna por las lesiones y/o daños sobre personas o bienes que sean el resultado de presuntas declaraciones difamatorias, violaciones de derechos de propiedad intelectual, industrial o privacidad, ni responsabilidad por producto de negligencia. Tampoco asumirán responsabilidad alguna por la aplicación o utilización de los métodos, productos, instrucciones o ideas descritos en el presente material, seguir los consejos y/o recomendaciones, incluidos en ellos es responsabilidad de quien lo hace y de quien lo recomienda. Todas las ideas expresadas en los artículos incluidos en esta publicación, son de cada autor. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. y el comité editorial no asumen responsabilidad alguna sobre las ideas expresadas en los artículos publicados, toda vez que estos no necesariamente expresan la ideología, opinión ni la interpretación de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C., de sus Directivos, empleados, ni del equipo que dirige esta publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C.

Agradecemos a nuestro patrocinador:


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

EDITORIAL

E

ste número de la revista trata sobre la creatividad, la cual entendemos como la facultad de traer a la existencia algo que sea inusitado, y especialmente la posibilidad singular de crear algo desde el intelecto.1 Si bien una creación intelectual debe ser novedosa, es importante entender que cualquier idea surge de algo previo. De modo que la originalidad que caracteriza a la creatividad, radica más bien en su naturaleza de tomar algo ya existente y añadirle algo más. En ese sentido, pensamos el concepto de creatividad como transformación. La creatividad es una acción que tiene algo de individual, que expresa algo propio del autor que la concibe. "Es cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente, o que transforma un campo ya existente en uno nuevo.”2 En esa acción transformadora, es donde debe radicar la reflexión ética; pensar y entender que, cuando se contribuye a una idea antes planteada, hay que reconocer a la persona que acuñó esa idea. Visto de esta forma, la creatividad no está peleada con hacer uso de otras fuentes, pero tiene que reconocerlas y al mismo tiempo demostrar cómo el autor modifica y utiliza la idea original. Es así como se crea valor en el conocimiento; puede concebirse así a la creatividad como una innovación con fundamentos éticos. En esta línea, dos académicas de la Universidad de Calgary explican en el primer artículo qué es la evaluación auténtica y la relacionan con la integridad académica, definiéndola como un acercamiento del estudiante a posibles soluciones de problemas reales, en un intento flexible de medir las competencias y el aprendizaje. En el segundo texto, Yordanka Masó presenta algunas consideraciones respecto al papel que juega la integridad académica en la propiedad intelectual, demostrando cómo los derechos de autor protegen las creaciones intelectuales. La autora también explica la necesidad que hay de formar éticamente a los alumnos ante el plagio. En el tercer artículo, mediante un breve recuento de obras artísticas, María de Lourdes López hace una reflexión sobre el proceso creativo y su relación con la integridad académica. Además, argumenta por qué la práctica de reproducir algunas obras pictóricas no está considerada como plagio. Daniela Gallego concibe, en el cuarto artículo, una muy atinada especulación sobre cómo educar de manera ética en la creatividad. Infiriendo a partir de una lógica argumentativa, Daniela explica el papel de la creatividad en la deshonestidad y demuestra cómo las personas ciertas veces cometen fraude debido a intereses personales. De la misma manera, el equipo editorial de Turnitin explica en una infografía qué es una paráfrasis y cómo se puede elaborar una en seis pasos. Finalizamos la revista con un artículo de Nathalia Franco, en donde relata el inicio de la Red Latinoamericana de Integridad Académica. La autora describe cómo se formó la Red a partir del esfuerzo de cinco universidades. Hace también una reflexión sobre el problema del fraude en instituciones de educación superior en la región de América Latina.

Armando Alemán Juárez

Mihaly Csikszentmihalyi, Creatividad: El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención (Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, 1998), 41-47. 1

Csikszentmihalyi, Creatividad, 47.

2

3


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

CONTENIDO 06

EVALUACIÓN AUTÉNTICA PARA EMPODERAR LA INTEGRIDAD ACADÉMICA

ÚNICO ROBADO

FALSO

09 PROPIEDAD INTELECTUAL DESDE LA ARISTA DE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA

4

14

LA INTEGRIDAD ACADÉMICA EN TRABAJOS CREATIVOS

17

LA CREATIVIDAD RESPONSABLE: UN RETO ÉTICO PARA LA EDUCACIÓN

21

SEIS PASOS PARA ELABORAR UNA PARÁFRASIS

22

FORJANDO LAZOS DE INTEGRIDAD


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

La creatividad es inventar, experimentar, crecer, tomar riesgos, romper reglas, cometer errores y divertirse.

- Mary Lou Cook

5


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

EVALUACIÓN AUTÉNTICA PARA EMPODERAR LA INTEGRIDAD ACADÉMICA Sarah Elaine Eaton1 y Cristina Fernández Conde2 seaton@ucalgary.ca - cristina.fernandezco@ucalgary.ca Assistant Professor, Werklund School of Education, University of Calgary. 1

MSc Student, School & Applied Child Psychology, Werklund School of Education, University of Calgary. 2

INTRODUCCIÓN

6

L

a integridad académica es responsabilidad de varios actores dentro de una institución educativa: el personal administrativo y docente, las diferentes escuelas y facultades, y los alumnos, por mencionar algunos. Aunque diversos factores impactan la manera en la que los estudiantes hacen frente a sus tareas, es un hecho que la incidencia de plagio y otros actos de deshonestidad académica en universidades son una fuente de preocupación para instituciones de educación superior alrededor del mundo (Cheung, Elander, Stupple y Flay, 2016). La idea de que el profesor puede diseñar tareas o exámenes que son completamente inmunes a la

deshonestidad académica es un mito (Bretag, 2017). Sin embargo, es posible enfocar el aprendizaje y su evaluación de manera que se basen en la vida real. Para esto, es necesario incluir seis principios fundamentales de la integridad académica: honestidad, confianza, justicia, respeto, responsabilidad y coraje (ICAI, 2017). La integridad y la evaluación se enfocan en el desarrollo del ser humano en su totalidad, como una entidad compleja. En la vida diaria, una persona debe tomar múltiples decisiones guiadas por la integridad o la deshonestidad. Pedagógicamente, existen estrategias que pueden ser implementadas por


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD el personal docente para fomentar la transparencia y el valor de la integridad académica (Elander, 2015). En la evaluación auténtica del aprendizaje, existe un contrato implícito entre el profesor y el alumno, en el que lo que importa es el desarrollo del ser humano a través del aprendizaje. Así, el profesor se compromete a apoyar y guiar al estudiante paulatinamente.

¿QUÉ ES LA EVALUACIÓN AUTÉNTICA?

DIEZ PRINCIPIOS DEL DISEÑO DE UNA EVALUACIÓN AUTÉNTICA

La evaluación auténtica muestra la habilidad del alumno de aplicar lo que sabe, y lo que puede hacer, de una manera práctica dentro de un contexto real. En una evaluación tradicional, se obliga al alumno a Estos diez principios del diseño muestran algunas memorizar datos y recordarlos en un examen de “de- formas en las que la evaluación auténtica se diferencisión forzada”. El profesor puede optar por utilizar cia de la tradicional (Ahumada, 2005; Darling-Hamejercicios como verdadero/falso u opción múltiple mond y Snyder, 2000; Mueller, 2018; y Wiggins, 1990): (Mueller, 2018). La evaluación tradicional se basa en 1) Es práctica y aplicable en contextos verdaderos; respuestas correctas o incorrectas y, en general, no 2) desarrolla un ciudadano integral y productivo; toma en cuenta un margen de error, lo que limita la 3) prepara para resolver problemas reales; medición no solo de los conocimientos adquiridos 4) desarrolla habilidades prácticas y útiles; 5) emplea sino de la capacidad del alumno para utilizarlos en su múltiples instrumentos para evaluar el aprendizaje; vida profesional. 6) es transparente y evidente; 7) incluye elementos Este tipo de evaluación prácticamente invita de evaluación, autoevaluación y coevaluación entre a la trampa y, sobre todo, manda el mensaje al alum- pares; 8) incorpora oportunidades formativas para no de que tener las respuestas correctas es más im- mejorar y aprender; 9) reconoce el error como un proportante que tener habilidades visibles y útiles. ceso natural y una oportunidad para mejorar; y 10) Por el contrario, la tarea auténtica presenta empodera al estudiante para que demuestre creatiun reto para el estudiante ya que lo invita a mostrar vamente lo que sabe. su maestría del conEn general, la evaluación tenido y sus comauténtica promueve la petencias de una integridad académica manera creativa porque no depende “La tarea auténtica e individual. En de la imitación (Muepresenta un reto una evaluación ller, 2018). También para el estudiante auténtica no hay busca preparar indiya que lo invita a respuestas correcviduos que canalicen mostrar su maestría tas ni incorrectas, sus conocimientos del contenido y sus sino acercamientos a y habilidades de forcompetencias de soluciones y problemas. ma constructiva (Mueller, una manera creativa Este tipo de evaluación re2018), tomando en cuenta e individual.” quiere que el alumno soluel aprendizaje personalizacione problemas compledo para fomentar la indejos, haciendo más difícil la pendencia y la originalidad tarea de hacer trampa. Por (Manoharan, 2016). Así, se lo tanto, intenta medir las atienden varios de los factores competencias y la capacidad cognitiva del ambientales que impactan el actuar ético de alumno, haciendo que la evaluación en sí los estudiantes (Stiles y Gair, 2010). misma se base en la integridad.

7


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

8

La evaluación auténtica puede inspirar y guiar el diseño de una materia por completo, con varias tareas contribuyendo a cada fase del proceso de planeación, buscando integrar el aprendizaje y la evaluación (Ahumada, 2005). Es común desarrollar rúbricas que miden criterios específicos de la tarea a través de varios niveles (Mueller, 2018), que evalúen el éxito estableciendo lineamientos para el alumno. Sin duda, planear y desarrollar una evaluación auténtica es un arduo trabajo que exige más esfuerzo y tiempo, por parte del instructor, precisamente porque es menos técnico y más complejo. Este proceso de planeación vale la pena cuando el instructor cree que su trabajo no es determinar si el alumno sabe la respuesta correcta, sino empoderar al estudiante a desarrollar un conocimiento profundo del tema y ser capaz de mostrar su nivel de maestría y capacidades. De este modo, los resultados de una evaluación auténtica son útiles y significativos en contextos diarios fuera del aula.

REFERENCIAS

HERRAMIENTAS DE APOYO

Elander, J. (2015). In search of an authorial identity. Psychologist, 28(5), 384–386.

1

Authentic Assessment Toolbox http://jfmueller.faculty.noctrl.edu/toolbox/ whatisit.htm

2

Blog con ejemplos de evaluaciones auténticas en proyectos finales de estudiantes de maestría. https://drsaraheaton.wordpress. com/2018/09/01/language-learning-andtechnology-showcase-of-student-work/

3

Indiana University Bloomington – Autentic Assessment https://citl.indiana.edu/teaching-resources/ assessing-student-learning/authenticassessment/

4

Evaluación auténtica https://coralelizondo.wordpress. com/2016/06/26/evaluacion-autentica/

Ahumada, A. P. (2005). La evaluación auténtica: Un sistema para la obtención de evidencias y vivencias de los aprendizajes. Perspectiva Educacional, Formación de Profesores, 45, 11-24. Recuperado de http://www.redalyc. org/pdf/3333/333329100002.pdf Bretag, T. (2017). Good Practice Note: Addressing contract cheating to safeguard academic integrity. Tertiary Education Quality and Standards Agency. Recuperado de https://www.teqsa.gov.au/latest-news/publications/ good-practice-note-addressing-contract-cheating-safeguard-academic Cheung, K. Y. F., Elander, J., Stupple, E. J. N. y Flay, M. (2016). Academics’ understandings of the authorial academic writer: A qualitative analysis of authorial identity. Studies in Higher Education, 43(8), 1468–1483. https://doi. org/10.1080/03075079.2016.1264382 Darling-Hammond, L. y Snyder, J. (2000). Authentic assessment of teaching in context. Teacher and teaching education, 16, 523-545.

International Center for Academic Integrity (2014). The fundamental values of academic integrity (2a ed.). Recuperado de https://academicintegrity.org/wp-content/ uploads/2017/12/Fundamental-Values-2014.pdf Manoharan, S. (2016). Personalized assessment as a means to mitigate plagiarism. IEEE Transactions on Education, 1-8. doi:10.1109/TE.2016.2604210 Mueller, J. (2018). Authentic Assessment Toolbox. Recuperado de http://jfmueller.faculty.noctrl.edu/toolbox/ whatisit.htm Stiles, C. A. y Gair, G. (2010). Examining the Culture of Academic Integrity: A Study of Risk Factors. Journal of College and Character, 11(1). https://doi.org/10.2202/19401639.1010 Wiggins, G. (1990). The case for authentic assessment. Recuperado de https://eric.ed.gov/?id=ed328611


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

PROPIEDAD INTELECTUAL DESDE LA ARISTA DE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA Yordanka Masó Dominico Doctora en Gestión Educativa, coach transformacional y abogada de propiedad intelectual. / yordanka_maso@hotmail.com

ÚNICO ROBADO

FALSO

9

“NO ES CAYÉNDOSE AL AGUA COMO SE AHOGA UNO, SINO QUEDÁNDOSE EN ELLA.” – EDWIN LUIS COLE

E

l mundo actual se caracteriza por el cambio constante, la transformación y la expresión de opiniones opuestas, que han sido ocasionados por el avance de la tecnología y la modificación de perspectivas en las distintas generaciones (Masó, 2015). Es un mundo cada vez más hiperconectado e interdependiente, donde las transformaciones que acontecen son tan profundas que


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

10

ponen de manifiesto la necesidad impostergable de analizar el comportamiento humano que se muestra tan frágil como peligroso para la convivencia humana (Moya y Martínez, 2015; Raij, 2017). El planeta colapsa por cuestiones de conciencia; el egoísmo, la apatía y la avaricia salen a relucir como causas de cualquier problemática, independientemente de la perspectiva o esfera en la que sea abordada. Temas como el de la Propiedad Intelectual (PI) no escapan de estos males de conciencia, especialmente cuando su resurgimiento se empodera en el ámbito de la cuarta revolución industrial, caracterizada por la brecha abismal que distancia las naciones en el terreno de la innovación tecnológica, y con un enfoque cada vez más digital; mismo que ofrece la “oportunidad” para que personas débiles de conciencia se aprovechen de las ventajas y facilidades para acceder a la información y, agazapados en la vorágine del Internet, cometan actos deshonestos para el mundo académico, como el plagio. La PI es la categoría jurídica que se encarga de proteger las creaciones intelectuales que emanan de la mente de las personas, reconocidas por las naciones como un monopolio exclusivo para aquel que las registre bajo su titularidad. Se integra de dos categorías: propiedad industrial y derechos de autor. Esta última es la que protege las obras artísticas y literarias originales, hecho que permite establecer comparativos cuando está en duda la esencia de la individualidad resultante de un trabajo académico de cualquier nivel.


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD A pesar del progreso humano gracias a la tecnología, es imposible negar el complejo escenario educativo en materia de plagio, un fenómeno social que ha tomado fama en el discurso público y académico, y que resulta en un impacto negativo para la formación de valores en los estudiantes y egresados (Becerra, 2012; Kinberg, 2008; Masó, 2011; Masó, 2015; Prensky, 2001; y Reina, 2012). Lo cierto es que, más que reprimir y condenar la conducta en sí, lo cual en ocasiones es más que necesario y urgente; los docentes debemos asumir el reto que representa la docencia situada. Exigiendo incorporar y propiciar en el aula una actitud

crítica, reflexiva, analítica, pero sobre todo consciente en cada uno de nuestros alumnos. Ello incidirá en acrecentar el interés por la superación del propio ser, desde su desarrollo y crecimiento humano, incitándolo a mantener conductas íntegras y honestas, que no solo apunten a las meras entregas académicas, sino logrando que ello se convierta en una forma de comportamiento social. Es decir, un individuo consciente es aquel que ha revisado dentro de sí y cultiva una vida interior plena que traslada al modo de comportarse con otras personas.

11

REFERENCIAS Becerra, M. (2012). El trabajo académico, plagio y derechos de autor. En Fernando Cano Valle, Alberto Campos Campos, Enrique Cáceres Nieto y Enrique Díaz-Aranda (coord.), Dispraxis, México, D.F., Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Kinberg, M. (2008). Publish or perish. Nueva York, Estados Unidos: Strategic Book Publishing. Masó, Y. (2011). Plagio, política y ciencias: Un ajiaco alemán. En El Sol de Zacatecas [Documento en línea]. Recuperado de http:// www.oem.com.mx/elsoldezacatecas/notas/n1973944.htm Masó, Y. (2015). El Plagio a la Luz de la Educación Virtual y de las Normas de Derecho de Autor en México: Consideraciones desde la Perspectiva Docente. Revista Propiedad Intelectual (18), 128-147. Recuperado de http://www.redalyc.org/ html/1890/189045574008/

Moya, L. y Martínez, M. (2015). Escucha tu cerebro. Madrid, España: Editorial: Plataforma. Prensky, M. (2001). Digital Natives, Digital Immigrants. On the Horizon. MCB University Press. 9(5),1-6. Recuperado de http:// www.marcprensky.com/writing/Prensky%20-%20Digital%20Natives,%20Digital%20Immigrants%20-%20Part1.pdf Raij, S. (2017). Mindfulness: Recupera tu paz interior. Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidós. Reina, M. F. (2012). El plagio como una de las bellas artes. Barcelona, España: B-EDICIONESB.


Califique múltiples asignaturas Presentaciones, imágenes, documentos y más…

Evalúe múltiples tipos de trabajos, de cualquier asignatura Los estudiantes e instructores pueden enviar cualquier tipo de archivo a Turnitin Feedback

Studio para su revisión de similitud, para dar retroalimentación en línea o distribuir un trabajo en clase para su revisión entre pares.

Los tipos de archivos que se pueden enviar a Turnitin Feedback Studio incluyen presentaciones en PowerPoint, hojas de cálculo, PNG, JPG, y códigos HTML. Turnitin Feedback Studio acepta cualquier tipo de archivo que los estudiantes utilicen para realizar sus trabajos.

Esta capacidad permite que Turnitin Feedback Studio sea utilizado por un rango amplio de instructores:

• • • • •

Literatura: Ofrezca retroalimentación a presentaciones en formato PowerPoint. Ciencias: Use rúbricas para estandarizar la retroalimentación entre varios profesores. Matemáticas / Estadísticas: Revise los procesos de pensamiento de sus estudiantes al calcular respuestas. Artes visuales: Personalice la retroalimentación para estimular la creatividad de sus estudiantes.

Economía: Genere una biblioteca personalizada de comentarios para dar retroalimentación sobre conceptos abstractos.

¿No hay documuento para enviar? ¡No hay problema! A veces, sencillamente no es posible que los estudiantes “envíen” su trabajo – cuando el trabajo consiste de un espectáculo de baile o un recital de música, por ejemplo. Turnitin Feedback Studio le ofrece a los instructores la opción de utilizar plantillas de calificación especiales para evaluar el trabajo de los estudiantes sin que se envíe un archivo. © 2017 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados. Todos los productos y servicios mencionados en este documento son marcas registradas de sus respectivos propietarios. SS20150600005R1. PowerPoint es también una marca registrada o marca registrada de Microsoft Corporation en los Estados Unidos y/o en otros países.


Califique desde cualquier dispositivo

Califique desde donde esté con Turnitin Feedback Studio Turnitin Feedback Studio para iPad® es compatible con la tecnología en línea más efectiva para mejorar la escritura estudiantil y la pone al alcance de la palma de su mano.

Arrastre y suelte comentarios de retroalimentación enriquecedora, inmediata y significativa a sus estudiantes. Utilice:

• • • • •

Reportes de Similitud Comentarios QuickMark® Comentarios de Texto Comentarios de Voz Rúbricas Interactivas … y más.

Es sencillo usar Turnitin Feedback Studio en una computadora o una tableta electrónica. Simplemente

sincronice los trabajos entre estos dispositivos y estará listo para evaluar y calificar dondequiera que se encuentre, tanto con conexión a internet como sin esta. Turnitin Feedback Studio para iPad puede ser utilizado en conjunto con los principales sistemas de gestión de aprendizaje.

Para mayor información visite www.turnitin.com/es o contáctenos en latam@turnitin.com Debe contar con una cuenta de Turnitin a través de su institución para usar Turnitin Feedback Studio para iPad.

© 2017 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados. Todos los productos y servicios mencionados en este documento son marcas registradas de sus respectivos propietarios. SS20150600005R1. Apple, el logo de Apple y iPad son marcas registradas de Apple Inc., registrados en los Estados Unidos y/o en otros países. App Store es un servicio registrado de Apple Inc.


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

14

LA INTEGRIDAD ACADÉMICA EN TRABAJOS CREATIVOS María de Lourdes López Gutiérrez / mllopezg@up.edu.mx

Secretaria Académica de la Escuela de Comunicación, Universidad Panamericana, Ciudad de México.

Adán y Eva, Tiziano


E

CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

n las formidables salas del Museo del Prado, los visitantes pueden encontrar dos cuadros prácticamente iguales: Adán y Eva en el paraíso en el momento en el que son tentados por la serpiente. La diferencia entre ellos son detalles mínimos. Uno es de Tiziano, el pintor favorito del Rey Felipe IV, y el otro de Peter Paul Rubens, el pintor barroco conocido sobre todo por sus voluptuosas Tres Gracias. ¿Cómo es posible que existan dos cuadros idénticos de diferentes pintores? ¿Quién copió a quién? La copia de obras pictóricas ha sido una práctica frecuente entre los aprendices del arte (Barroso, 2017). Rubens pasó largas horas reproduciendo copias casi exactas de su admirado Tiziano (Díaz et al., 1987). ¿Es esto plagio? No exactamente. El Museo de Louvre y el del Prado reciben anualmente un par de centenas de “copistas”, estudiantes de pintura que obtienen el permiso de los museos para entrar a copiar obras de los grandes maestros bajo algunas condiciones: la obra copiada debe ser de tamaño diferente a la original y es imprescindible dar siempre crédito al autor. Copiar tiene en este contexto, un objetivo formativo. Para los pintores modernistas de principios del siglo XX, fue muy importante el acceso al Museo de Louvre, de quien Paul Cézanne decía que era el “libro del cual aprendemos a leer”. Pintores tan consagrados como Picasso formaron alguna vez parte de los copistas del famoso museo (Barroso, 2017). ¿Por qué no es plagio? Por una sencilla razón: se da crédito al autor. El copista acepta que está haciendo una reproducción, pero el nombre del maestro prevalece como el talento principal de la obra. Un copista del arte lo que busca es ir desarrollando la técnica, pero también su propio estilo. Llegará un momento en que se despegue del maestro para hacer sus propias creaciones y entonces, será un autor con todos los derechos sobre su obra (Álvarez). La creatividad de un artista se alimenta de muchas fuentes, la inspiración no es algo que venga de la nada y la historia de los copistas en el arte es un buen ejemplo de ello. Lo importante es distinguir cuándo estamos incurriendo en plagio y cuándo estamos vulnerando la autoría de alguien más. En el mundo académico, hay muchas actividades que provienen de un proceso creativo. Todos estos trabajos tienen como génesis una idea inicial que se genera movilizando todos los referentes de su autor, es decir, el bagaje que tenemos en nuestro haber alimenta la generación de ideas creativas. Lo importante es entender que el plagio de un trabajo creativo ocurre cuando se reproduce la

misma idea, aunque sea en un formato diferente, sin dar ningún crédito al autor de la obra original. También cuando se toman fragmentos de otras obras, como frases musicales o imágenes para integrarlas a una nueva propuesta. En 2008, un cortometraje mexicano fue premiado en una sección paralela al festival de Cannes: "Historia de un letrero". Tiempo después salió a la luz que era plagio de un corto español llamado “Una limosna por favor”. Los dos cortos cuentan la misma historia; sus diferencias "El Museo de Louvre radican en la y el del Prado reciben forma como anualmente un par de fueron procentenas de “copistas”, ducidos. El autor del corestudiantes de to mexicano pintura que obtienen argumenta el permiso de los nunca haberse adjudicamuseos para entrar do la autoría a copiar obras de los de la historia, grandes maestros bajo solo de la dialgunas condiciones: rección del corto, fotola obra copiada grafía, musidebe ser de tamaño calización y diferente a la original los elemeny es imprescindible tos propios dar siempre crédito al de la realización cineautor." matográfica. Si bien no se da crédito al autor de la versión española, Francisco Cuenca, éste negó haber sido plagiado dado que es una historia que circula en la red desde hace tiempo. El plagio se hubiera consignado si la historia hubiera sido contada de la misma manera y si el original hubiese contado con la protección del derecho de autor (El Universal, 29 de mayo de 2008). Una forma de protegerse contra el plagio es mediante el derecho de autor. En México, el derecho de autor está tutelado por el artículo 28 constitucional del cual se deriva la Ley Federal de Derechos de Autor. Todas las obras producto de un proceso de creación pueden quedar protegidas a través de su registro. Lo que debe tomarse en cuenta es que no se puede registrar una “idea”, sino una obra terminada. Cuando se plagia la idea no opera el derecho de autor, pero sí la integridad académica de quien copia, pues se trataría de una falta de ética si no se da crédito al autor.

15


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5 La integridad académica no pertenece solamente al terreno de los trabajos escritos, los ensayos, las tesis y las investigaciones. La dinámica universitaria produce un sinnúmero de productos provenientes de la creación. Es necesario vigilar los derechos de los creadores, respetar su autoría y privilegiar la acción ética sobre la facilidad de extraer ideas de otros y mostrarlas como propias.

HERRAMIENTA DE APOYO 1

16

Internet ha generado nuevos escenarios para la operación de los derechos de autor. Una forma innovadora de proteger a los creadores en la web son las licencias Creative Commons, que permiten reutilizar recursos disponibles en la red y tener movilidad de los productos creativos sin vulnerar la autoría. https://creativecommons.org/

REFERENCIAS Álvarez, J. (s.f.). Influencia del Museo del Prado en el arte del siglo XIX. Museo Nacional del Prado [Sitio web]. Recuperado de https://www.museodelprado.es/aprende/ enciclopedia/voz/influencia-del-museo-del-prado-en-elarte-del/f266b7e1-0db6-4a5a-884d-d0dffeb195f8 Barroso, M. C. (2017). Los copistas del Museo del Prado: La revalorización de la copia de maestros en el aprendizaje del artista [Tesis doctoral]. Universidad Autónoma de Madrid. Recuperado de https://repositorio.uam.es/ handle/10486/679907 Díaz, M., Pérez, A., Mena, M. (coord.), Rocha, F. J. (ed.), Ugarte, M. J. (trad.) y Cavalli-Blörkmann, G. (1987). Rubens: Copista de Tiziano. Madrid: Museo del Prado. El Universal (29 de mayo de 2018). Genera polémica corto de mexicano que ganó en Cannes [Periódico en línea]. Recuperado de http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/510570.html Logan, C. (1988). Paul Cézanne 1839-1906. En Creative Copies: Interpretative drawings from Michelangelo to Picasso. Nueva York: Sotheby’s the Drawing Center.


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

LA CREATIVIDAD RESPONSABLE:

UN RETO ÉTICO PARA LA EDUCACIÓN Daniela Gallego Salazar María / daniela.gallego@itesm.mx Formación ética y ciudadana, Tecnológico de Monterrey (ITESM).

H

istóricamente, la creatividad ha estado ligada al arte, destacando el poder creador de la imaginación y la fantasía para la invención de cosas nuevas (Obradors, 2007). A partir del siglo XX, se reconoce que la creatividad es posible en todos los ámbitos de la producción humana: el científico, el técnico, el cultural, el social, entre otros; en tanto que se trata de un proceso relacionado con la generación de elementos nuevos socialmente reconocidos. “Una idea o trabajo creativo debe ser novedosa y debe ser considerada como socialmente valiosa por la comunidad” (Sawyer et al., 2003, p. 20). Este último planteamiento es particularmente relevante en un contexto global abocado a la innovación, obsesionado con la rentabilidad, el pragmatismo y el corto plazo; porque nos dice que el proceso creativo es valioso en la medida en que constituye un aporte para el bienestar de la comunidad que lo reci-

17


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

18

be. Sin embargo, no todas las producciones creativas parecen atender a este imperativo ético, pues algunas tienden a poner todo su ingenio al servicio de intereses egoístas o proyectos que pueden generar daño social. Tal es el caso de la “contabilidad creativa”, una práctica que se dio a conocer ampliamente en 2001 a raíz de la quiebra de dos de las empresas más icónicas de los Estados Unidos: Enron, un corporativo gigante de electricidad, y Arthur Andersen, en aquel momento la mayor empresa auditora del mundo. Durante años, Enron ocultó pérdidas millonarias, presentó beneficios inflados e introdujo nuevos mecanismos y medidas fraudulentas para la contabilización de sus activos y pasivos. Todo ello con el apoyo y colaboración dolosa de Arthur Andersen, la empresa que precisamente estaba llamada a certificar la validez de aquellas cuentas (Sastre, 2014, p. 119-126). A la quiebra de Enron y Arthur Andersen, le siguieron una serie de escándalos contables como los de WorldCom, en 2002, HealthSouth, en 2003, y Lehman Brothers, en 2008, entre otros, que además de acabar con la vida de estas empresas, constituyeron el preámbulo a la más grande de las crisis económicas de los últimos tiempos. Estos casos son un triste ejemplo de cómo la creatividad puede convertirse en veneno o arma arrojadiza cuando las consecuencias de su aplicación atentan contra los propios fines de la profesión o el bien común. En este contexto, vale la pena cuestionarnos: ¿cuál debe ser el abordaje de la educación ética en relación con la creatividad? La pregunta es relevante dado que la actualidad presenta una transformación económica y laboral, en la que se anuncia el fin de la era del trabajo tal y como lo hemos conocido hasta ahora y se apuesta por el emprendimiento y la innovación como respuestas laborales para las nuevas generaciones. ¿Qué puede hacer la educación para asegurarse de que las nuevas propuestas sean consecuentes con las más apremiantes necesidades humanas y no se conviertan en prácticas tendentes a la instrumentalización de las personas? Tal y como sucedió en el caso de los fraudes contables.

Para contestar estas preguntas, es oportuno revisar la investigación realizada por Ariely (2012), en su libro: The Honest Truth About Dishonesty: How We Lie to Everyone - Especially Ourselves, donde explora las tendencias básicas, los estímulos, las motivaciones y los razonamientos que impulsan a las personas a hacer trampa. El autor sostiene que las acciones deshonestas, en su gran mayoría no suelen estar motivadas exclusivamente por la realización de un cálculo costo – beneficio, sino que buena parte de las veces están relacionadas con la activación de ciertos resortes psicológicos irracionales, en los que al parecer, un poco de deshonestidad está permitida, siempre y cuando nos siga siendo posible mantener una imagen positiva de nosotros mismos (2012, capítulo 1). Entre los detonantes para cometer acciones fraudulentas identifica a la creatividad. Ariely presenta una correlación entre el nivel de creatividad y el nivel de flexibilidad moral (2012). Afirma que, en general, las personas tendemos a hacer elecciones que responden más a nuestras inclinaciones viscerales que a un análisis racional de lo que queremos. Con frecuencia nos ganan las preferencias y eso activa un proceso de “gimnasia mental”, dentro del cual articulamos todo tipo de justificaciones para obtener lo que realmente deseamos y, al mismo tiempo, mantener la apariencia de que estamos actuando de acuerdo con preferencias bien razonadas. Esta tendencia o correlación está más pronunciada en las personas creativas, pues poseen una habilidad aún más marcada para armar buenas historias que justifiquen intereses egoístas (2012, capítulo 7). Para demostrarlo, diseñó una serie de situaciones ambiguas en la que era factible hacer trampa y ganar algo de dinero sin tener que confrontar una sanción o consecuencia negativa por ello. En todos los casos, las personas más creativas hicieron más trampa que las menos creativas (2012). Ahora bien, en un contexto donde el poder creativo de la imaginación es esencial para superar los grandes desafíos que enfrenta una sociedad compleja, en la que los problemas de siempre se profundizan y aparecen otros nuevos, cabe preguntarnos,


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD ¿qué criterios educativos hay que considerar para que la creatividad se invierta en proyectos que solucionen necesidades sociales urgentes y que no se ponga al servicio de proyectos que están de espaldas a la realidad? Adela Cortina (2001) nos ofrece algunas pistas al señalar que- por el hecho de ser personas, contamos con una estructura moral que nos obliga a ser libres, lo cual implica tener que decidir qué hacer y construir una justificación que legitime la elección que hayamos realizado. Para decidir correctamente es necesario, en primer lugar, poner un pie en la realidad, “tratar de conocerla lo mejor posible, tomarla en serio y asumir el imperativo ético de hacernos cargo de la realidad, cargar con ella y encargarnos de ella para que sea como debe ser” (p. 524). A partir de esta relación, puede surgir la motivación recta y la coherencia, elementos constitutivos de la integridad académica. Para formar profesionistas éticamente comprometidos, necesitamos alimentar la imaginación creadora, que según la autora es la que parte de la realidad, la conoce, se deja afectar por ella y trata de ampliarla proyectándose desde lo que hay. Cuando esta relación no se produce se dan las condiciones para que florezca la imaginación pueril, que desconoce lo que sucede y vive de espaldas a la realidad. Siguiendo a la autora podemos identificar tres tipos de actitudes con relación al vínculo con la realidad: 1) La conformista, que se cierra ante los retos y dificultades, acepta con resignación lo que hay y renuncia a la innovación; 2) el idealismo patológico, que es consciente de la realidad pero que la instrumentaliza, buscando servir a intereses egoístas para no tener sin-

sabores; y 3) el idealismo positivo, que conoce bien la realidad, su centro y su periferia, sabe de las urgencias a las que nos enfrentamos, no se resigna a lo que hay, construye modelos, plantea preguntas y trata de ampliar lo real desde lo que ya es. La propuesta educativa es, entonces, promover una educación que genere las condiciones para que surja la creatividad responsable; que cultive los vínculos con la realidad en todas sus dimensiones, sobre todo con los más desfavorecidos y discriminados; en la que los estudiantes desarrollen la capacidad de preocuparse por el otro, el reconocimiento, la reciprocidad y la empatía. Es necesario entrenarse en la toma de decisiones consensuadas y razonables. En este sentido, es fundamental que aprendan a comunicarse, a deliberar sobre las diferencias que puedan tener con otros y a experimentar la vivencia de la creación colectiva; de esta manera los participantes aprenden conjuntamente, generan nuevas alternativas, construyen significados e inauguran nuevas prácticas sociales. La motivación diligente, orientada a fines, consciente, libre y justa, que es fundamental para la integridad, puede surgir en el marco de esta relación con la realidad.

19

REFERENCIAS Ariely, D. (2012). The Honest Truth About Dishonesty: How We Lie to Everyone-Especially to Ourselves. Londres: Harper Collins Publishers.

la práctica creativa en el cine y la publicidad. Valencia: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Valencia.

Boch, M. y Cavalloti, R. (2016). ¿Es posible una definición de integridad en el ámbito de la ética empresarial? Revista empresa y humanismo, 19(2), 51-67. ISSN: 1139-7608.

Sastre, F. (2014). La responsabilidad contable en las crisis económicas: Cuestiones éticas. Icade, Revista cuatrimestral de las Facultades de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales, 91, enero-abril. 119-143. ISSN 1889-7045.

Cortina, A. (2001). Somos inevitablemente morales. Realidad: Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, (82). 519-527. ISSN-e 1991-3516.

Sawyer. K, et al. (2003). Emergence in Creativity and Development. Creativity and Development. New York: Oxford University Press.

Obradors, M. (2007). Creatividad y generación de ideas: Estudio de


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5 1. ¿QUÉ IMPLICA LA INTEGRIDAD EN LA ERA DIGITAL? Implica pensar cómo vamos a formar al ciudadano digital, un ciudadano que habita mundos virtuales, que al no sentir la presencialidad, piensa que todo se puede en esos espacios. Necesitamos de una formación en valores como la integridad que, en este caso, tenemos en la cúspide. Hay que trabajar mucho más por el tema de la autoría, por el acceso que tienes a la información, a la vida privada de las personas, la facilidad para difundir información falsa o que se preste a distintas interpretaciones. Se trata de formar a ese ciudadano digital como una persona íntegra. También hay que educar a los padres frente a todas estas tecnologías para que dosifiquen, entiendan y enseñen a sus hijos cuándo y cómo utilizar estas herramientas.

20

2. LA TECNOLOGÍA PUEDE CONVERTIRSE EN UN FACTOR DE DESARROLLO Y DE APRENDIZAJE, PERO TAMBIÉN EN UNA VÍA PARA VIOLAR LOS DERECHOS DE AUTOR O PARA HACER FRAUDE ACADÉMICO. BAJO ESTE CONTEXTO, ¿CUÁLES SON LOS RETOS QUE ENFRENTAN LOS PROFESORES EN CUANTO A LA INTEGRIDAD? La principal competencia está en la ciudadanía, pero cuando yo estoy en un proceso de enseñanza-aprendizaje vienen otras, por ejemplo: el manejo de la información y cómo utilizarla para crear nuevo conocimiento. En suma, se trata de cómo trabajo con esa información para mostrar una nueva construcción desde allí. 3. ENTONCES, LAS COMPETENCIAS PARA EL CASO DE LOS PROCESOS EN ENSEÑANZA-APRENDIZAJE, SERÍAN: (A) EL MANEJO DE LA INFORMACIÓN, (B) LA INTERPRETACIÓN DE LA MISMA, ¿QUÉ OTRA PODRÍAS CITAR? El uso de las herramientas tecnológicas: uno tiene ciertos derechos de uso y de modificar esas herramientas; en el proceso de aprendizaje que estás haciendo y de nuevas construcciones. 4. HAY UNA FRONTERA MUY DIFUSA ENTRE LA ESFERA ACADÉMICA Y LA VIDA PRIVADA DE CUENTA DE LAS

REDES SOCIALES. ¿CÓMO FOMENTAR EL RESPETO, LA INTIMIDAD Y LA TOLERANCIA EN ESTE CONTEXTO? Técnicamente uno diría que los espacios no tienen por qué mezclarse. Puedo tener Facebook para mi red social con mis amigos, en donde yo defino el nivel de entrada que le voy a dar a la gente. Para hacer esto, uno tiene que ser ciudadano de la red. Educar para esta ciudadanía y habitar las redes, pues no enseñamos a utilizar estas herramientas sociales. Cuando se maneja Twitter, que es más de opiniones, la persona también está siendo observada ahí. Hacer parte de las redes sociales, entonces, puede darte una posibilidad de participación, pero también debes ser consciente que lo que subes se vuelve público. 5. ¿CUÁLES CREES QUE SON LAS OPORTUNIDADES DEL DOCENTE PARA PROMOVER EL APRENDIZAJE EN LA ERA DIGITAL? Oportunidades las hay todas, porque la tecnología permite traer el mundo al aula y llevarla a cualquier lugar; porque tú puedes acceder a sitios que tienen cámaras, por ejemplo, puedes navegar por Nueva York. Ya hay muchas ciudades que en sus centros principales tienen cámaras y puedes manejarlas desde aquí, enfocándote en cosas como la Estatua de la Libertad u otros sitios, como si estuvieras allá. Entonces, llevo el aula a ese mundo o puedo traer el mundo a mi salón de clases. Puedo decir: “Analicemos lo que está sucediendo en este momento en esta ciudad”. Es como sucede muchas veces en la bolsa de valores, todas las transacciones las tengo en línea, como también aquí en el Laboratorio Financiero. Puedo hacer las simulaciones más espectaculares con la tecnología. En suma, hay montones de oportunidades. La facilidad con que puedo acceder a un video y a todas las herramientas que hay en las aplicaciones, me permite hacer que los estudiantes logren llevar a cabo muchas cosas. El límite aquí es la creatividad y la imaginación. Un buen uso de la tecnología puede permitirle al estudiante hacer grandes creaciones, que el aprendizaje sea muy experiencial y significativo. Evitar simplemente que el alumno escuche cierta información y no sepa qué hacer con todo eso.


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD

21


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

FORJANDO LAZOS DE INTEGRIDAD Nathalia Franco Pérez / nafranco@eafit.edu.co Jefe del Centro de Integridad de la Universidad EAFIT en Medellín, Colombia.

E 22

n octubre del 2016, en el marco del IV Congreso Nacional de Integridad Académica organizado por la Universidad de Monterrey (UDEM), en México, tuvieron lugar las primeras conversaciones que llevaron a la creación de la Red Latinoamericana de Integridad Académica. En ese entonces y por una acción generosa de la Universidad Panamericana (UP), campus México, y el apoyo de la empresa Turnitin, decidimos unirnos varias instituciones de educación superior (Universidad Panamericana, Universidad de Monterrey, Tecnológico de Monterrey, Pontificia Universidad Católica de Chile y

la Universidad EAFIT, de Colombia) a una iniciativa que la UP había recién lanzado: una revista sobre integridad académica. Fue así como un grupo de profesores y empleados administrativos dedicados a promocionar la integridad en estas cinco universidades preparó el segundo número de la revista, que además de brindar unos contenidos que permitieran comprender mejor el fenómeno, se constituyó en el inicio de la Red Latinoamericana de Integridad Académica Si bien la integridad académica ha sido estudiada en Estados Unidos, Canadá, Australia y en algunos otros países desarrollados desde la década de los 90 del siglo pasado, en América Latina el fenómeno solo se ha empezado a estudiar en los últimos años: La integridad académica es un tema reciente y poco estudiado en el continente y, particularmente, en Colombia. Prueba de ello es que no existe una expresión unívoca para hablar de este tema, como es el caso de los países anglosajones, en

La Red Latinoamericana de Integridad Académica surge en el contexto del Centro Internacional de Integridad Académica (ICAI, por sus siglas en inglés), que nace en 1992 en Estados Unidos, bajo el liderazgo de Donald McCabe, profesor de negocios de Rutgers University y que ha contado hasta con más de 200 universidades como miembros a lo largo de su historia. Diversos proyectos se han adelantado en estos años, entre los cuales se destacan el de Valores Fundamentales y la guía de evaluación de la integridad académica. Asimismo, se realiza cada año un congreso internacional en Estados Unidos o Canadá, donde durante tres días se presentan investigaciones, experiencias educativas y publicaciones sobre la integridad académica. El próximo encuentro tendrá lugar en Nueva Orleans, del 8 al 10 de marzo de 2019.


CREATIVIDAD: DE UNA CULTURA DE COPIA A UNA CULTURA DE ORIGINALIDAD donde la expresión “integridad académica” cumple esta función desde hace ya varias décadas. En América Latina, en cambio, cuando se quiere hacer alusión a este asunto se habla de fraude, de trampa, o simplemente de incumplimiento de deberes en el mundo académico. No hace falta resaltar que esta diferencia de etiqueta pone de presente un contraste entre la mirada positiva que evoca el término “integridad” y la mirada negativa que evoca los términos “fraude” y “trampa” (García-Villegas, M., Franco, N. y Cortés, A. 2015, p. 2). ¿Por qué entonces ha comenzado a generar tanto interés el tema de la integridad académica en algunas universidades latinoamericanas en los últimos años? Una de las hipótesis que se suele citar es que, aunque tradicionalmente siempre se ha sabido que algunos estudiantes incurren en fraude académico, solo hasta hace relativamente poco se empezó a hacer más evidente con la gran disponibilidad de contenidos en Internet, el uso de teléfonos inteligentes y, por supuesto, una mirada puesta más sobre el resultado y menos en el proceso (García-Villegas, Franco y Cortés, 2015). Otra razón se podría atribuir al hecho de que en varios países latinoamericanos las últimas décadas fueron muy convulsionadas en términos políticos y, por ende, temas como los derechos humanos, el narcotráfico, el surgimiento de las guerrillas y el paramilitarismo, los altos índices de homicidio o las crisis económicas ocuparon las agendas de los gobiernos y los titulares de los medios de comunicación. En la medida que los problemas de algunos de estos países fueron transformándose, el tema de la corrupción comenzó a tomar un lugar cada vez más importante en la agenda política y económica de muchas naciones de la región (García-Villegas, Franco y Cortés, 2015). Si bien el fraude académico no puede considerarse en su sentido literal sinónimo de corrupción3, puesto que la trampa en un examen o la presentación de una excusa médica falsa, para evadir una responsabilidad académica, no representa un abuso de recursos públicos para beneficio privado, sí existen algunas intencionalidades y factores morales similares en ambos casos: deshonestidad, ilegalidad y privilegiar el fin sobre el medio. De ahí que, en la agenda actual de algunas universidades públicas y privadas, el estudio de la ética y específicamente de la integridad académica se haya convertido en asunto prioritario. Según la ONG Transparencia Internacional (2018), la corrupción es el abuso o uso indebido de los recursos públicos para beneficio privado. 3

RECURSOS EXTERNOS 1

Para conocer el sitio del ICAI, ingresa aquí: https://academicintegrity.org/

2

Para saber cuáles son los valores fundamentales, ingresa en esta liga: http:// espanol.academicintegrity.org/wp-content/ uploads/2017/12/Fundamental-Values-2014.pdf

3

Para conocer la guía de evaluación de integridad académica: http://espanol.academicintegrity. org/survey-assessment-guide/

4

Para acceder al cuarto número de la revista y los anteriores, da clic aquí: http:// integridadacademica.org/

5

Para ingresar al Facebook de integridad académica, da clic aquí: https://www.facebook. com/integridadacademica/

6

Para volverse miembro del ICAI, escribe a Amanda McKenzie: amckenzie@ academicintegrity.org

7

Para conocer más sobre la conferencia del ICAI del 2019, ingresa aquí: https://academicintegrity. org/2019-conference/

Si tú o tu universidad están interesados en unirse a la Red Latinoamericana de Integridad Académica, por favor escribe al correo de Nathalia Franco Pérez: nafranco@eafit.edu.co

REFERENCIAS García-Villegas, M., Franco, N., Cortés, A., (2015). Perspectives on Academic Integrity in Colombia and Latin America. En Handbook of Academic Integrity, Singapur: Springer. International Center for Academic Integrity, ICAI (2017). Fundamental Values of Academic Integrity [Sitio web]. Recuperado de https://academicintegrity.org/fundamentalvalues/ Revista Integridad Académica (2018). Revista [Sitio web]. Recuperado http://integridadacademica.org/ Transparencia Internacional (2018). What is corruption? Transparency International [Sitio web]. Recuperado de https:// www.transparency.org/what-is-corruption

23


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 3 / NÚMERO 5

Turnitin Feedback Studio

24

Su aliado en la educación

Fomente la excelencia académica con integridad

Profile for Centro de Innovación Educativa UP

Integridad Académica Año 3 No. 5. Creatividad: De una cultura de copia a una cultura de originalidad  

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded