Integridad Académica Año 5 No. 10. Integridad Académica en la "nueva normalidad"

Page 1

10 AÑO 5 / NÚM 10

¿Quién eres realmente?

Voces de la integridad académica

(pág. 06)

(pág. 10)

Experiencias y aprendizajes sobre integridad académica en la "nueva normalidad" (pág. 16)

INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LA "NUEVA NORMALIDAD" EXPERIENCIAS Y APRENDIZAJES


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

CONSEJO EDITORIAL Rocío Mier y Terán Sierra, María del Carmen García Higuera, Universidad Panamericana campus Ciudad de México; Gonzalo Pizarro Puccio, Pontificia Universidad Católica de Chile; Jean Gabriel Guerrero Dib, Adriana Lizeth Barberena Cerda y Elmi Salazar Báez, Universidad de Monterrey; María Alejandra Calderón Swain, Universidad Panamericana, campus Guadalajara; Nathalia Franco Pérez, Universidad EAFIT; Pablo Ayala Enríquez y Daniela Gallego Salazar María, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y Stephanie Goldberg, Turnitin. Edición Armando Alemán Juárez aalemanj@up.edu.mx Diseño Arturo E. Becerra Mariscal abecerra@up.edu.mx Centro de Innovación Educativa mx_cie@up.edu.mx http://cie.up.edu.mx

Esta revista es un esfuerzo conjunto de la Universidad Panamericana en alianza con las siguientes universidades:

Integridad Académica Enero - Junio 2021 / Año 5 / Número 10

2

Universidad Panamericana Jerez 10 Col. Insurgentes Mixcoac 03920. Del. Benito Juárez, CDMX Créditos de recursos gráficos: Freepik.com Pexels.com commons.wikimedia.org

INTEGRIDAD ACADÉMICA, año 5, número 10, es una publicación semestral enero - junio 2021 editada por CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. (propietaria de la Universidad Panamericana), con domicilio en calle Jerez No. 10 Col. Insurgentes Mixcoac, Delegación Benito Juárez, Ciudad de México, C.P. 03920, Tel. (55) 54 82 16 00. Editor responsable María del Carmen García Higuera, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo 04-2017-121117154000-203, ISSN 2594-0236, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Responsable de la última actualización de éste Número, María del Carmen García Higuera. INTEGRIDAD ACADÉMICA. Copyright 2021© Todos los derechos reservados. El contenido de la presente publicación no puede ser reproducido, ni transmitido por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, ni registrado por ningún sistema de recuperación de información, en ninguna forma y por ningún medio, sin la previa autorización por escrito de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. no tendrá responsabilidad alguna por las lesiones y/o daños sobre personas o bienes que sean el resultado de presuntas declaraciones difamatorias, violaciones de derechos de propiedad intelectual, industrial o privacidad, ni responsabilidad por producto de negligencia. Tampoco asumirán responsabilidad alguna por la aplicación o utilización de los métodos, productos, instrucciones o ideas descritos en el presente material, seguir los consejos y/o recomendaciones, incluidos en ellos es responsabilidad de quien lo hace y de quien lo recomienda. Todas las ideas expresadas en los artículos incluidos en esta publicación, son de cada autor. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. y el comité editorial no asumen responsabilidad alguna sobre las ideas expresadas en los artículos publicados, toda vez que estos no necesariamente expresan la ideología, opinión ni la interpretación de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C., de sus Directivos, empleados, ni del equipo que dirige esta publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C.

Agradecemos a nuestro patrocinador:


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes

EDITORIAL

L

a computadora se ha convertido en el pan de cada día de muchos —si no es que de todos— los estudiantes y profesores de educación superior. Los alumnos y los docentes pasan largos periodos de tiempo trabajando desde una pantalla. Este fenómeno ha hecho que surjan distintos retos y también ha minado el campo de la integridad académica. En el número anterior, escribimos sobre estos desafíos y cómo los han vivido distintas personas. Esta vez, mediante el esfuerzo de varias universidades de la región, hemos elaborado un número muy reflexivo y que está abocado a invitar al lector no solo a pensar en las vivencias, los aprendizajes y las propuestas de integridad académica en la educación en línea, sino también a darse cuenta, en cierto sentido, que todos estamos viviendo situaciones similares. Esta semejanza ha permitido reconocernos mutuamente y es el punto de partida para superar cualquier reto que se avecine. El primer texto que presentamos tiene por título: “¿Quién eres realmente?” En este artículo, Margot Guerrero Mata, estudiante de 4° semestre de Ingeniería Industrial, de la Universidad de Monterrey (UDEM), y el doctor Jean Guerrero Dib, director del Centro de Integridad de esta misma institución, conducen al lector hacia la idea de que puede ser más difícil asegurar la integridad académica en las clases en línea a diferencia de las clases presenciales. La propuesta de Margot y Jean es reflexiva, y busca hacer pensar en las razones intrínsecas de la deshonestidad académica y, en última instancia, en la noción de la persona humana definida en una parte por su comportamiento. Los autores además comparten 10 razones de por qué actuar con integridad académica. Presentamos por segunda vez, la sección “Voces de la integridad académica”. Invitamos esta vez a estudiantes de la Facultad de Empresariales, de la Universidad Panamericana (UP), a escribir sus reflexiones y vivencias en la educación en línea; específicamente, de lo que entienden por integridad académica y sobre cómo se ha vivido en la "nueva normalidad". Los alumnos también comparten sus impresiones sobre algunas estrategias que la UP ha implementado para promover ser honestos en esta modalidad. Turnitin presenta en una infografía algunos de los tipos de trabajo no original más comunes. Los profesores pueden encontrarle un uso didáctico a esta infografía, pues en ella no solamente se explican las modalidades de creación de contenido no original, también se presentan estrategias pedagógicas para asegurar que los estudiantes elaboren trabajos originales. En el siguiente texto, “Experiencias y aprendizajes sobre integridad académica en la “nueva normalidad”, continuamos con la realización de entrevistas que iniciamos en el número pasado a distintas personas de la comunidad universitaria de la región. En una instancia anterior, la intención fue exponer las ideas de directivos de universidades latinoamericanas respecto a los desafíos a la integridad académica en la pandemia. En esta ocasión, buscamos la reflexión del lector y que se genere un diálogo en torno a las perspectivas y los aprendizajes de estudiantes, profesores y directores de carrera, al vivir la educación en línea con integridad. Se presentan más de 50 respuestas de estos participantes, categorizadas en distintos subtemas. Elmi Salazar Báez, Coordinadora de Proyectos del Centro de Integridad de la UDEM, finaliza este número con la noticia de lo que sucedió en el 8° Congreso de Integridad Académica de la UDEM, que fue virtual y contó con más de 550 asistentes. Elmi menciona que el congreso representó una oportunidad de aprendizaje y un espacio para profundizar en el conocimiento de distintos temas sobre integridad académica. Algunos ponentes compartieron estrategias para detectar trabajos deshonestos o contenido no original; otros expositores hablaron sobre distintas plataformas que facilitan la enseñanza y la evaluación original. También se presentó el tema de la psicología del estudiante sobre por qué hace trampa.

Armando Alemán Juárez

3


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

CONTENIDO 06

¿QUIÉN ERES REALMENTE?

GUÍA D EL DOCENT E

Los 12 tipos de trabajo no original más comunes Conoce las doce modalidades más frecuentes de creación de contenido no original. Estar familiarizado tanto con formas nuevas como tradicionales de mala conducta académica puede ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, con el objetivo de que elaboren trabajos auténticos. Ctrl

C

Pensamiento original El estudiante envía un trabajo propio, creado con ideas originales y sustentado con fuentes correctamente citadas.

4

Autoplagio

Colusión estudiantil

Copiado y pegado

Elaborar en pares o en grupo un trabajo individual.

Copiar y pegar contenido de internet u otra fuente sin usar citas.

Reutilizar un trabajo propio anterior sin atribución, ya sea usando el trabajo completo o citándolo en exceso.

Plagio mosaico Mezcla de frases y texto de fuentes distintas, editando y uniendo enunciados sin comillas o atribuciones.

Plagio involuntario

Paráfrasis sin atribución

Plagio de código Alteración de programación de fuentes

Omisión de citas o comillas por descuido, o parafraseo involuntario.

Parafrasear las ideas de una fuente sin atribución adecuada.

Copiar o adaptar código fuente sin el permiso o el crédito del autor original.

Incluir información incompleta o imprecisa sobre las fuentes para que no se puedan encontrar.

texto con software

Compra-venta de trabajos

Tomar contenido de una fuente y pasarlo por una aplicación (como spinners y traductores en línea) con la intención de evadir la verificación de similitud.

Solicitar a un tercero (usualmente mediante un pago) que elabore un trabajo para después presentarlo como propio.

manual del texto

de datos

Manipulación de texto (por ejemplo, reemplazo de caracteres o espacios con texto blanco) con la intención de engañar al software antiplagio.

Adulterar o fabricar datos, o apropiarse indebidamente del trabajo de alguien, poniendo en riesgo la reputación de un investigador, institución o publicación.

Estrategias pedagógicas y apoyo tecnológico que pueden utilizar los instructores para garantizar la originalidad en sus clases.

10

VOCES DE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA: PERCEPCIÓN DE ALUMNOS DE EMPRESARIALES SOBRE INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LAS CLASES EN LÍNEA

15

Tipo de trabajo no original

¿Por qué ocurre?

¿Qué pueden hacer los educadores?

LOS 12 TIPOS DE TRABAJO NO ORIGINAL MÁS COMUNES Pensamiento original

Los estudiantes producen trabajos originales al comprender el valor de la integridad académica y saber que sus ideas originales tienen respaldo.

La originalidad es una habilidad que los educadores pueden cultivar al proporcionar oportunidades constantes de aprendizaje y crecimiento. Las habilidades de pensamiento original son esenciales para el éxito académico, personal y profesional de los estudiantes.

Plagio involuntario Colusión estudiantil Paráfrasis sin atribución Copiado y pegado

Desconocimiento de los conceptos básicos, académicos y de redacción, como paráfrasis, fuentes, citas y bibliografía.

Los educadores pueden incluir lecciones sobre citación, parafraseo y colaboración en sus clases para promover la integridad y mitigar el riesgo de deshonestidad académica.

Plagio de código de programación Autoplagio Alteración de fuentes Plagio mosaico

Falta de entrenamiento en los distintos formatos de citación o presión para entregar el trabajo a tiempo.

Los educadores pueden profundizar en las diferentes formas de plagio para que los estudiantes entiendan que, incluso si usan sus propias ideas y su propia investigación, si no citan correctamente, también pueden incurrir en mala conducta académica.

Desmotivación y carencia de ética debido al desconocimiento de las consecuencias personales y profesionales de las faltas graves a la integridad académica.

Los docentes pueden educar a los estudiantes acerca de estas formas deliberadas de deshonestidad académica para crear conciencia y para que sepan que la integridad académica se toma en serio.

del texto con software

Los educadores también pueden utilizar una herramienta de detección de similitud para reforzar las habilidades de integridad académica de los estudiantes.

Los educadores pueden utilizar una herramienta completa que, además de detectar similitud, también identifique alteración de fuentes o plagio de código.

Compra-venta de trabajos

Los docentes pueden adoptar nuevos estándares y soluciones de integridad académica que aborden tanto problemas tradicionales de similitud de texto como nuevas formas de deshonestidad, como modificación de caracteres y compra-venta de trabajos.

www.turnitin.com/es | ©2020 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados.

16

EXPERIENCIAS Y APRENDIZAJES SOBRE INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

26

8° CONGRESO DE INTEGRIDAD ACADÉMICA


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes

En la medida en que realmente pueda llegarse a superar el pasado, esa superación consistiría en narrar lo que sucedió.

-Hannah Arendt

5


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

¿QUIÉN ERES REALMENTE?1 Margot Guerrero Mata Alumna de Ingeniería Industrial y de Sistemas en la UDEM, 4° semestre.

Jean Guerrero Dib | jean.guerrero@udem.edu.mx Director del Centro de Integridad, UDEM.

Integridad es hacer lo correcto incluso cuando nadie te está viendo. -C. S. Lewis

6

Q

uizá, a estas alturas resulte cansado leer sobre la pandemia; sin embargo, es inevitable hacerlo, pues es parte de la realidad actual. La “nueva normalidad” ha obligado a migrar la educación a un formato en línea. Estudiantes y profesores hicimos un gran esfuerzo por adaptarnos y lograr, en tiempo récord, restablecer el proceso de enseñanza y aprendizaje en un entorno virtual. Hay que reconocer y aplaudir esta gran labor. Uno de los aspectos más relevantes que la educación en línea ha vuelto a poner sobre la mesa, es el tema de la evaluación. La costumbre y los reglamentos señalan que es necesario demostrar, como estudiantes, que hemos aprendido, que hemos adquirido los conocimientos previstos y que hemos desarrollado las competencias señaladas en los programas académicos. Los profesores emplean distintos instrumentos para demostrar estos aprendizajes, tales como la entrega de trabajos, el desarrollo de proyectos y la aplicación de exámenes. A pesar de estos

Se publicó una primera versión de este artículo en el sitio 360° de la UDEM: https://360udem.mx/fraude-y-plagio-universitario-quien-eres-realmente/. Se han modificado algunas cuestiones de estilo para esta segunda versión. 1

esfuerzos, en la educación en línea algunos desafíos de la evaluación se han acentuado más. Por ejemplo, esta modalidad obstaculiza, entre otras cosas, que los profesores puedan asegurarse de que quien entrega un trabajo o quien presenta un examen, sea quien dice ser, quien está inscrito en la materia.

EL TRIÁNGULO DEL FRAUDE Y LA EVALUACIÓN EN LÍNEA

El “triángulo del fraude”, de Donald R. Cressey (1961), explica que existen tres factores para que un fraude o una trampa se materialice: 1) Un incentivo o estímulo; a saber, el beneficio buscado o la presión ejercida por conseguir un bien determinado; 2) una oportunidad de hacerlo, que ofrece el contexto; y 3) la racionalización o proceso de justificación para “autoconvencernos” de que hay una razón “que nos hace sentido”, para actuar incluso en contra de lo que dictan nuestros principios, valores o aquello que señala nuestra conciencia o brújula moral. Dan Ariely (2013), en su libro “The Honest Truth About Dishonesty”, explica el Modelo Simple de Crimen Racional (SMORC, por sus siglas en inglés). A partir de este modelo, el autor sostiene que los delin-


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes cuentes hacen una especie de análisis costo-beneficio antes de cometer un crimen, en el que consideran: los beneficios que pueden conseguir, los posibles costos (es decir, la severidad de las posibles consecuencias) y la probabilidad de ser descubiertos (la efectividad de los mecanismos de vigilancia o control). De acuerdo con el triángulo del fraude y el modelo SMORC, es probable que la oportunidad de hacer trampa en la evaluación en línea aumente y que la probabilidad de ser detectado disminuya. En otras palabras, si estos modelos teóricos, sobre el fraude y el crimen, se aplican a la vida universitaria en el formato digital, los actos de deshonestidad podrían aumentar. Desde luego, la comunidad universitaria no está compuesta por criminales ni por gente fraudulenta, sino por personas interesadas en aprender.

LA INTEGRIDAD ES LA CLAVE. NUESTROS ACTOS HABLAN DE NOSOTROS Si es más fácil hacer trampa en las clases en línea, porque “nadie” nos está viendo; ¿qué nos queda por hacer? La clave radica en la integridad. Si soy de los que actúan diferente cuando alguien me está viendo que cuando estoy solo, ¿quién soy realmente? Si necesito ojos ajenos para hacer bien las cosas, ¿no me convierto en una especie de “doble cara”?, ¿en una persona que muestra una personalidad diferente, dependiendo de las circunstancias?, ¿en un tipo moderno de esclavo del entorno que termina decidiendo por mí? Nuestro comportamiento debería poder contestar de manera consistente a la pregunta de quién soy en realidad, independientemente del contexto en el que nos encontremos. Y si bien un error no nos define, nuestros actos hablan de nosotros, ¡más los que se vuelven hábito!

¿QUÉ NOS QUEDA? El Centro de Integridad de la Universidad EAFIT, de Colombia, lanzó una campaña para promover la honestidad académica en estos tiempos de educación en línea. Nos pareció muy interesante la forma creativa y aguda en la que expresa algunos argumentos sobre la importancia de la integridad. A continuación, presentamos algunas de las ideas de la campaña. En el supuesto de que el profesor no se va a dar cuenta, pido apoyo a un compañero para responder un examen, cabe preguntarse, ¿qué me queda?, ¿aprendizaje?, ¿remordimiento?, ¿satisfacción por haberme “hecho el listo”? Si necesito recurrir a un medio ilícito para aprobar un examen, es muy probable que no haya desarrollado el aprendizaje necesario y, por lo tanto, no contaré con las bases para seguir construyendo los fundamentos de mi práctica profesional.

¿CUÁL ES MI LÍMITE? Supongamos que pido una pequeña ayuda para mejorar la calidad de un trabajo académico y minimizo esta acción, al justificarla, porque así será más fácil pasar una materia “difícil”. ¿Cuál es mi límite? ¿Qué sigue después de eso? ¿Qué tanto es tantito? Ariely (2013), comenta también sobre el concepto de “pendiente resbaladiza”, refiriéndose al fenómeno que ocurre cuando una falta menor nos lleva luego a faltas mayores. Nuestra conciencia o proceso de racionalización va siendo cada vez más flexible. Los políticos corruptos, los narcotraficantes y los asesinos, ¿habrán nacido robando y matando gente?

¿SOY COHERENTE? Los que vivimos en México, casi por seguro que estamos hartos de la corrupción. No hay día que no encontremos al menos una noticia en los medios que esté relacionada con este mal que sufre el país y que tantas consecuencias provoca, como la pobreza y la desigualdad. Incluso, nosotros mismos o alguno de nuestros familiares probablemente habremos sido

7


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10 víctima de un acto de corrupción: haber tenido que hacer un pago “extra” para conseguir un permiso legítimo, haber recibido un servicio de mala calidad en un hospital, porque los recursos que debería recibir son desviados a cuentas de algunos influyentes, o haber sufrido la decisión injusta de un juez que ha sido comprado en un juicio, por mencionar algunos. Si bien la corrupción implica un abuso de poder, también involucra a alguien que está dispuesto a colaborar en el acto de corrupción. Si nos quejamos de la corrupción, ¿qué tan coherentes seríamos si hacemos trampa en nuestros estudios? Orosz et al. (2018), identificaron una fuerte relación entre el índice de copia en exámenes, que fue autorreportado por los mismos estudiantes, y el nivel de corrupción del país, expresado en el índice de percepción de corrupción, publicado por Transparencia Internacional. Nuestra responsabilidad principal es estudiar; hagámoslo bien, de la mejor manera posible; nos lo debemos a nosotros mismos, a nuestros padres, que nos dan esta oportunidad y a la sociedad, que espera nuestra contribución.

¿A QUIÉN ENGAÑAS?

8

Supongamos que tú o el amigo de un amigo, pagan para que alguien les haga un trabajo o proyecto, o para que un pseudo servicio profesional les conteste las preguntas de un examen. Peor aún, supongamos que contratas a alguien para que resuelva un examen en tu lugar, cuando tus padres, probablemente con mucho sacrificio, se esfuerzan por pagar tu colegiatura. ¿A quién engañas?, ¿al profesor?, ¿a tus padres?, ¿a ti mismo?, ¿a la sociedad? ¿No te parece un absurdo que tus papás paguen para que tú aprendas y que tú pagues todavía más dinero para no aprender? ¿No sería más sencillo y justo simplemente ahorrarles todo ese esfuerzo a tus padres?

LA DESHONESTIDAD COMO VIRUS LETAL Mucha información ha circulado sobre los efectos que el virus COVID19 ha tenido sobre la salud y la economía mundial. Pese a que existe gente que se niega a creer en el virus, lo cierto es que los hospitales se han saturado, miles de personas han muerto y las economías de todos los países se han colapsado (Nandy et al., 2020). No hay duda de la letalidad del COVID19; sobre todo, en aquellas personas que, por sus condiciones de salud o edad, son más vulnerables. ¿No

podríamos decir lo mismo de la deshonestidad, de la mentira, de la trampa y de la corrupción? ¿No son incluso más dañinos? Una de las principales causas de la deshonestidad académica, según Ariely (2013), es la percepción del comportamiento deshonesto de nuestros pares; si percibimos que los demás hacen trampa, es más probable que nosotros también la hagamos y, viceversa, si pensamos y percibimos que los demás rechazan la deshonestidad y actúan con integridad, es posible que también lo hagamos nosotros. Si nuestro comportamiento ético está, en cierta forma, ligado al comportamiento ético de los demás y el de los demás al nuestro, ¿quién empieza primero? ¿No tenemos una gran responsabilidad? ¿No tendríamos que ser los primeros en lavarnos las manos, guardar la distancia, usar cubrebocas y seguir las recomendaciones para que los efectos nocivos del virus no se sigan propagando? Terminamos este artículo presentándote 10 razones de por qué actuar con integridad académica: 1 Se aprende más y mejor. 2 Se desarrollan hábitos, como el esfuerzo y el tra-

bajo bien hecho, que servirán para el futuro.

3 La probabilidad de perder empleabilidad es mu-

cho menor, ya que uno se prepara profesionalmente y con eficiencia.

4 El valor de los títulos académicos es verdadero,

pues habrán sido “bien merecidos”.

5 No habrá consecuencias indeseadas. La desho-

nestidad no es juego, nadie quiere una marca de “DA” en su expediente, ni ser expulsado de la universidad.

6 Se evitará perder el tiempo entregando trabajos

de muy mala calidad y que estén plagiados o que provengan de sitios web de dudoso origen.

7 No se pasará vergüenza frente a los otros estu-

diantes. Ellos también quieren justicia y no aprecian la deshonestidad.

8 No se desperdiciará el dinero de la colegiatura. 9 Es probable que haya más confianza en la rela-

ción con los profesores.

10 Se conserva la paz y la tranquilidad, ya que uno

no debe preocuparse porque alguien más lo “agarre” haciendo trampa.


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes

Siempre es momento adecuado para hacer lo correcto. -Martin Luther King Jr.

9 REFERENCIAS Ariely, D. (2013). The Honest Truth About Dishonesty. New York, USA: HarperCollins Publishers. Cressey, D. R. (1961). The Prison: Studies in Institutional Organization and Change. New York: Holt. The International Center for Academic Integrity (s. f.). Top ten reasons not to cheat. Recuperado de http://www.academicintegrity.org/icai/assets/TopTenReasonsNottoCheat.pdf Nandy, K., Salunke, A., Pathak, S. K., Pandey, A., Doctor, C., Puj, K., ... y Warikoo, V. (2020). Coronavirus disease (COVID-19): A systematic review and meta-analysis to evaluate the impact of various comorbidities on serious events. Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews, 14(5), 1017-1025.

Orosz, G., Tóth-Király, I., Bőthe, B., Paskuj, B., Berkics, M., Fülöp, M. y Roland-Lévy, C. (2018). Linking cheating in school and corruption. Revue Européenne de Psychologie Appliquée, 68(2), 89–97. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j. erap.2018.02.001 Universidad EAFIT (s. f.). Centro de Integridad. Recuperado de http://www.eafit.edu.co/centrointegridad


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

VOCES DE LA

INTEGRIDAD ACADÉMICA PERCEPCIÓN DE ALUMNOS DE EMPRESARIALES SOBRE INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LAS CLASES EN LÍNEA

Universidad Panamericana

10

Si en algo pueden asimilarse entre sí las voces de la integridad académica en Latinoamérica, es en la multiplicidad de opiniones respecto a la educación en línea. Hay diversas convicciones sobre las experiencias que han vivido profesores y alumnos en esta modalidad. En algunos puntos, las perspectivas pueden diferir entre sí; sin embargo, en otras cuestiones, sus deducciones son bastante similares. Quizá, aquello en lo que muchos podrían estar de acuerdo, es en que las clases en línea han presentado retos en diferentes flancos, desafíos tales como interferencias en la comunicación entre alumno y profesor, la sensación de solitud en el espacio digital, problemas en el uso de la tecnología y el incremento de situaciones estresantes o que producen ansiedad. En esta ocasión y siguiendo la línea de pensamiento del párrafo anterior, la temática de este número, para la sección “Voces de la integridad académica”, se pensó con la finalidad de darles voz a los estudiantes universitarios, en relación a sus vivencias de integridad académica en las clases en línea. Los participantes pertenecen a la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana (UP), campus Ciudad

SIGNIFICADO PERSONAL DE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA

de México. Durante el semestre agosto-diciembre 2020, el doctor Germán Roberto Scalzo Molina, profesor investigador de ética profesional y metodología de la investigación, impartió un taller de investigación a más de 130 estudiantes de esta facultad. Estos alumnos estuvieron repartidos en cuatro grupos para el taller y pertenecen a alguna de las siguientes carreras: a) Administración y Finanzas, b) Administración y Mercadotecnia, c) Administración y Negocios Internacionales, d) Administración y Recursos Humanos y, e) Contaduría. Al inicio del semestre, se impartió una plática sobre integridad académica y plagio, a cada uno de los grupos del taller de investigación. Unas semanas después de estas charlas, se les pidió a los estudiantes escribir una reflexión en torno a tres puntos: 1) el significado de la integridad académica para cada alumno, 2) las descripciones sobre cómo se vive la integridad académica en las clases en línea, y 3) las medidas que la UP ha tomado para promover la integridad en el formato digital. Para este texto, se han seleccionado algunas de las respuestas más ilustrativas, las cuales se presentan a continuación:

Maximiliano Yosef Guzmán Pérez La integridad académica para mí es la voluntad y la constancia de no corromperse a tomar malas decisiones, que nos alejen de ser buenos estudiantes. Aldo Estrada Sámano Para mí, es un sentido personal de la autorrealización para lograr las cosas. Fátima Sánchez Fernández Para mí, es cuando las personas trabajamos de manera honesta y justa en los trabajos, tareas y exámenes…


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes Mario Antonio Hernández Salbitano La integridad académica es un conjunto de valores y prácticas, que son las correctas moralmente y que además deberíamos de seguir, no por obligación, sino porque es el camino del bien y además es una herramienta para llegar a la honestidad y a la plenitud moral. Almudena Ramos Bolde Para mí, la integridad académica es trabajar y adquirir conocimientos de manera honesta y justa, aceptando la responsabilidad de nuestras acciones y sus consecuencias. Si actuamos de manera correcta, entonces obtendremos buenas recompensas. Pero si actuamos de forma deshonrada, entonces tenemos que ser capaces de afrontar las consecuencias. Francisco Amaré Pastor Se trata de valores únicos, como el respeto, la honestidad y la templanza; ya que nos merecemos como estudiantes ser íntegros en todos los aspectos de nuestra vida, tanto estudiantil como profesional. Daniela García Hoffmann La integridad académica es tener la oportunidad de recorrer el camino fácil (como copiar o preguntar por las respuestas) y no hacerlo; en lugar de eso, recorrer el camino que tú mismo vas forjando.

CÓMO SE VIVE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LAS CLASES EN LÍNEA

Saraí Victoria Crisóstomo Feria Creo que los recursos electrónicos son importantes en este tema. Sabemos que son una herramienta fundamental en nuestro día a día; sin embargo, hay veces que se abusa de ellos, ya sea consultando alguna pregunta por Internet o chats. La falta de integridad es grave ya que podría traer consecuencias como expulsión de la escuela o reprobar la asignatura. José Suinaga Sada La pandemia ha sido un fenómeno que ha puesto a prueba la integridad académica de los alumnos, ya que han tenido la oportunidad de cometer actos deshonestos de una manera más fácil. Francisco Esteban Cervera Medina Se vive a la hora de realizar proyectos y escritos, cuando los profesores nos recuerdan lo importante que es siempre citar y referenciar la información. No creo que

Daniela Rodríguez Perdomo La integridad académica es la búsqueda y formación del conocimiento, especialmente en el ámbito educativo, de manera justa y honesta. Es fundamental la confianza y el respeto, así como la aceptación de la responsabilidad y de las consecuencias de las acciones propias, sean buenas o malas. Yatziry Hernández García La integridad académica no solo tiene que ver con el hecho de si copias en un examen, sino también con los valores y principios de un individuo. Por ejemplo: ponerle atención a un profesor, no ocupar el celular en clase, no faltarle el respeto ni a profesores ni a compañeros, etcétera. María Met Salvador López Para mí, la integridad académica no es solamente honestidad. Creo que, si somos honestos en todo momento, podemos demostrar una integridad académica impecable, porque creo que la honestidad va de la mano con muchas cosas que tienen que ver con la integridad académica.

se haya visto afectada la integridad por la pandemia, ya que se puede seguir señalando a los alumnos, cuando estos no estén cumpliendo con algo relacionado a su integridad. Sebastián Cisneros Ramos En estos tiempos que nos hemos visto obligados a hacer uso de la tecnología para continuar con nuestro plan académico, me parece que la integridad académica se ha visto afectada. Las clases, al igual que los exámenes, se aplican en línea y los alumnos se pueden ver tentados a realizar algún tipo de trampa. Sin embargo, las consecuencias de faltar a la integridad académica pueden ser muy malas a futuro, pues se graduarán menos profesionistas que estén realmente preparados y que representen los valores de la universidad. Fernando Bonilla Leyva En las clases en línea, se han preocupado mucho por que los estudiantes seamos íntegros. La tecnología está hecha para ayudar al ser humano y cada uno decide como usarla, de manera responsable o no. Las consecuencias de un uso inadecuado podrían ser incluso hasta expulsión o reprobar la materia, de modo que no resulta conveniente hacerlo. Ana Karla Ramírez Olivares En estos tiempos de pandemia, la integridad académica se ha visto afectada, de cierta manera, pues es fácil consultar apuntes o sitios de Internet para responder

11


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10 cuestionarios o tareas, en donde está prohibido hacer uso de ellos. En las clases en línea, algo que nos ayuda para ser íntegros es que nos dan acceso a varios recursos de consulta electrónica que son válidos, como varios sitios de la biblioteca virtual que contienen información científica. Ana Cecilia Quijano Meza La integridad académica se vive al ser honesto y responsable, no cometiendo acciones fraudulentas. Creo que se ha visto afectada ya que, estando en tu casa, es más fácil poder buscar información al instante. La falta de integridad puede traer varias consecuencias; por ejemplo, un estudiante deshonesto podría reprobar una materia, en el menor de los casos, o tener una mala calificación en un trabajo. Así mismo, en el peor panorama, podría ser expulsado de la institución. Yamir Alejandro González Ledesma En las clases en línea, la integridad académica más bien se trata de valores que tenga cada alumno, al realizar los exámenes o trabajos que pide la universidad. No todo es responsabilidad de los profesores; la responsabilidad es más del alumno. Las consecuencias podrían ser muchas pero el cambio está en uno mismo.

12

MEDIDAS DE LA UP PARA PROMOVER LA INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LA MODALIDAD EN LÍNEA

Juan Pablo Cué Félix La integridad académica implica nuestra honestidad como estudiantes y la confianza que los profesores de cada facultad nos otorgan en las clases en línea. Durante esta pandemia, creo que sí es más fácil faltar a la integridad, pero creo realmente que la responsabilidad está en nosotros como alumnos y en cómo queremos crecer como personas; esto queda dentro de la conciencia de cada uno de nosotros. Eduardo Espinosa Suárez La universidad es el mejor lugar para empezar a practicar la integridad, debido a que la integridad es algo que nos enseñan y somos nosotros quienes tomamos la decisión de ser personas íntegras o no. Debido a las clases en línea, la integridad académica ha representado un verdadero reto; algunos alumnos ven más fácil hacer trampa o copiar para sus exámenes. Como siempre, nuestras decisiones afectarán el futuro de nuestras vidas; cada uno elige qué decisión tomar, la de una vida íntegra o la de una vida patética.

Mayte Silva Hinojosa En la UP, es muy castigada la deshonestidad y yo creo que es totalmente justo ya que muchas veces uno hace su trabajo y otros simplemente lo copian por flojos. Creo que la universidad sí ha tomado medidas para revertir el problema, como el uso de cámaras en los exámenes… Jaime Portilla March La universidad ha actuado bien en adaptarse lo más rápido posible a la modalidad en línea. En la universidad, el decir la verdad entre alumno y profesor, te abre un margen mucho más amplio de facilidades y de tranquilidad en todos los aspectos. Daniela Ramírez y Diego Yo considero que en la universidad se han tomado medidas para que las faltas a la integridad sean mínimas. Los profesores nos piden en exámenes tener nuestras cámaras prendidas, para tener mejor control sobre las pruebas. También están atentos a que las respuestas no sean iguales entre estudiantes.


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes Aranza Huerta Domínguez Creo que, en la UP, la integridad académica es muy importante, ya que sancionan gravemente al que no actúa con integridad académica. Ellos buscan que tengamos valores, sobre todo respeto y honestidad para que algún día podamos tener un trabajo digno y honesto. Susana Isabel Ruíz González En la Universidad Panamericana, la integridad académica es algo que se invita a practicar día con día. Quizá, cuando las clases eran presenciales, había una comunicación más obvia sobre este tema pues, ahora que estamos en casa, la integridad académica es más difícil de cumplir. Ante esta situación, la integridad se ha tenido que trabajar de manera personal y, sobre todo, de una manera constante. Considero que la universidad intenta todo con tal de seguir transmitiéndonos el mensaje y ayudarnos a formarnos como personas íntegras. La universidad nos sigue dando su apoyo y ha tomado medidas para mantener un rango de integridad académica, para disminuir las probabilidades de que se realicen y se tomen actitudes inmorales y fuera de la filosofía institucional. Sebastián Rueda Ortega La Universidad Panamericana es muy estricta en este aspecto y es un valor integral por ser miembro de la institución. Mi escuela ha innovado y mejorado aspectos tecnológicos para combatir este problema, sin embargo, siempre queda en nosotros, como alumnos, respetar y hacer valer la integridad académica, no solo por las consecuencias de expulsión o por el no pasar materias, sino por el hecho del cómo sentirse (conciencia) después de haber hecho el acto. Mauricio Ramos Vega A pesar de que existan actos deshonestos, no solo en la UP, sino en cualquier universidad, sí creo que en nuestra institución existen quienes luchan contra ello y quienes buscan conseguir un cambio. Son ellos quienes prefieren andar por caminos más complicados, pero al mismo tiempo más honestos. La UP sí ha tomado cartas fuertes para contrarrestar este asunto, con métodos correspondientes a los exámenes y pruebas en línea.

Leonardo Said Infante Banderas En la Universidad Panamericana, está muy presente el hecho de ser honestos al hacer trabajos y se castiga de manera dura alguna falta a la integridad académica. La universidad se ha dado cuenta de que aumenta el riesgo y ha implementado distintas medidas, como preguntas diferentes en cada examen y la disminución del tiempo para contestar un examen. El tener una falta a la integridad académica en la UP, puede ir desde reprobar el examen o la materia, hasta incluso una baja escolar; las sanciones se ponen dependiendo la gravedad de la falta. Miguel Alejandro De la Mora Ruíz La UP ha colaborado en la integridad académica de los alumnos a partir de la manera que nos concentramos; en las formas de estudio. También se toman las medidas correspondientes dependiendo de la falta. Gerardo González Cuen Siento que la UP ha implementado mucho el cuidado para que no ocurran deshonestidades, modificando formatos de exámenes e impulsando el uso constante de cámaras y micrófonos. La falta de integridad provoca que el estudiante piense que todo lo va a lograr haciendo trampa, y resulta en dos cosas, que el individuo fracase por sus trampas o que se vuelva alguien corrupto.

13


Guía a los estudiantes hacia una escritura académica de calidad Turnitin Draft Coach™ ayuda a los estudiantes a pulir su escritura y sus habilidades de investigación. • Fomenta la independencia y la autogestión: Los estudiantes revisan la similitud y gramática de su trabajo antes de enviarlo. • Enseña a citar: El asistente de citación encuentra citas faltantes y enseña a formatearlas correctamente. • Promueve la integridad: Draft Coach revisa en busca de similitud mientras el estudiante teclea su texto. • Ahorra tiempo al evaluar: Al encontrarse con menos errores de

Conoce más sobre Turnitin Draft Coach™ * *Draft Coach se ofrecerá como parte de Turnitin Originality y Feedback Studio con Originality ©2020 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados.

.


GUÍA D EL D OCENT E

Los 12 tipos de trabajo no original más comunes Conoce las doce modalidades más frecuentes de creación de contenido no original. Estar familiarizado tanto con formas nuevas como tradicionales de mala conducta académica puede ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades de pensamiento crítico, con el objetivo de que elaboren trabajos auténticos. Ctrl

C

Pensamiento original El estudiante envía un trabajo propio, creado con ideas originales y sustentado con fuentes correctamente citadas.

Autoplagio

Colusión estudiantil

Copiado y pegado

Elaborar en pares o en grupo un trabajo individual.

Copiar y pegar contenido de internet u otra fuente sin usar citas.

Reutilizar un trabajo propio anterior sin atribución, ya sea usando el trabajo completo o citándolo en exceso.

Plagio mosaico Mezcla de frases y texto de fuentes distintas, editando y uniendo enunciados sin comillas o atribuciones.

Plagio involuntario

Paráfrasis sin atribución

Plagio de código Alteración de programación de fuentes

Omisión de citas o comillas por descuido, o parafraseo involuntario.

Parafrasear las ideas de una fuente sin atribución adecuada.

Copiar o adaptar código fuente sin el permiso o el crédito del autor original.

Incluir información incompleta o imprecisa sobre las fuentes para que no se puedan encontrar.

texto con software

Compra-venta de trabajos

Tomar contenido de una fuente y pasarlo por una aplicación (como spinners y traductores en línea) con la intención de evadir la verificación de similitud.

Solicitar a un tercero (usualmente mediante un pago) que elabore un trabajo para después presentarlo como propio.

manual del texto

de datos

Manipulación de texto (por ejemplo, reemplazo de caracteres o espacios con texto blanco) con la intención de engañar al software antiplagio.

Adulterar o fabricar datos, o apropiarse indebidamente del trabajo de alguien, poniendo en riesgo la reputación de un investigador, institución o publicación.

Estrategias pedagógicas y apoyo tecnológico que pueden utilizar los instructores para garantizar la originalidad en sus clases. Tipo de trabajo no original

¿Por qué ocurre?

¿Qué pueden hacer los educadores?

Pensamiento original

Los estudiantes producen trabajos originales al comprender el valor de la integridad académica y saber que sus ideas originales tienen respaldo.

La originalidad es una habilidad que los educadores pueden cultivar al proporcionar oportunidades constantes de aprendizaje y crecimiento. Las habilidades de pensamiento original son esenciales para el éxito académico, personal y profesional de los estudiantes.

Plagio involuntario Colusión estudiantil Paráfrasis sin atribución Copiado y pegado

Desconocimiento de los conceptos básicos, académicos y de redacción, como paráfrasis, fuentes, citas y bibliografía.

Los educadores pueden incluir lecciones sobre citación, parafraseo y colaboración en sus clases para promover la integridad y mitigar el riesgo de deshonestidad académica.

Plagio de código de programación Autoplagio Alteración de fuentes Plagio mosaico

Falta de entrenamiento en los distintos formatos de citación o presión para entregar el trabajo a tiempo.

Los educadores pueden profundizar en las diferentes formas de plagio para que los estudiantes entiendan que, incluso si usan sus propias ideas y su propia investigación, si no citan correctamente, también pueden incurrir en mala conducta académica.

del texto con software

Los educadores también pueden utilizar una herramienta de detección de similitud para reforzar las habilidades de integridad académica de los estudiantes.

Los educadores pueden utilizar una herramienta completa que, además de detectar similitud, también identifique alteración de fuentes o plagio de código.

Desmotivación y carencia de ética debido al desconocimiento de las consecuencias personales y profesionales de las faltas graves a la integridad académica.

Compra-venta de trabajos www.turnitin.com/es | ©2020 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados.

Los docentes pueden educar a los estudiantes acerca de estas formas deliberadas de deshonestidad académica para crear conciencia y para que sepan que la integridad académica se toma en serio. Los docentes pueden adoptar nuevos estándares y soluciones de integridad académica que aborden tanto problemas tradicionales de similitud de texto como nuevas formas de deshonestidad, como modificación de caracteres y compra-venta de trabajos.


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

EXPERIENCIAS Y APRENDIZAJES SOBRE INTEGRIDAD ACADÉMICA EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

16

En el noveno número de la Revista de Integridad Académica, publicamos una serie de entrevistas realizadas a cinco directivos de universidades latinoamericanas. El tema trató sobre los desafíos de integridad académica que están viviendo las instituciones educativas, debido a la migración digital por la contingencia sanitaria. En esta ocasión y a partir de un esfuerzo colaborativo de seis universidades, continuamos con este tema, al recopilar las reflexiones de estudiantes, profesores y directores de carrera, de distintas universidades en Latinoamérica1, al vivir la educación en línea con integridad académica. Fueron cinco las preguntas que se hicieron a cada participante, cuyas respuestas se han agrupado en tres categorías: estudiantes, profesores y directores de carrera. Cada una de las preguntas tuvo como finalidad recopilar la perspectiva personal de los participantes respecto a distintas temáticas de la integridad académica en la educación en línea, a decir, sobre: 1) los desafíos para la enseñanza y el aprendizaje, 2) el significado que le dan a la integridad académica, 3) la forma en que han afrontado los retos, 4) los aprendizajes de estas experiencias y 5) las recomendaciones que hacen para promover la integridad académica en la región. El objetivo de estas entrevistas es compartir con el lector las experiencias y los aprendizajes de algunas personas de la comunidad educativa en la región; buscamos con ello invitar a la reflexión y al diálogo sobre integridad académica en la educación en línea.

Desde tu punto de vista, ¿cuáles han sido los desafíos más importantes que ha planteado la educación en línea para la enseñanza y el aprendizaje? ESTUDIANTES Mariana Olguín Olvera / Animación y Arte Digital / Tercer semestre / Tecnológico de Monterrey Creo que lo más difícil ha sido encontrar la motivación, manejar nuestro tiempo y, más que nada, la falta de interacción. No tenemos una motivación clara al estar en nuestras casas, y no poder estar en la escuela e interactuar con todos nos ha estado afectando bastante. Hay quienes ya no se interesan tanto por las clases, pero hay otros que le echan ganas, entonces es muy ambiguo.

Las universidades que participaron en este trabajo son: El Tecnológico de Monterrey, la Universidad Panamericana, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Monterrey, la Universidad EAFIT y la Universidad Tecmilenio. 1

Gonzalo Ronzón Carniado / Ingeniería en Tecnologías de la Información / Octavo semestre / Universidad Panamericana Ha sido muy complicado, ya que al no contar con un espacio que solo esté dedicado al estudio, uno se distrae más, por lo que se aprende menos y es lo mismo en la enseñanza; de por sí costaba trabajo como profesor mantener la atención en el salón, ahora se les dificulta más, ya que no pueden usar sus métodos cotidianos para dar clases. María Paz Arteaga Aldunate / Derecho / Décimo semestre / Pontificia Universidad Católica de Chile Durante este año, la pandemia vino a hacer más presente las desigualdades vividas entre los diferentes estudiantes, lo que se percibe en la conexión a Internet, la disponibilidad de dispositivos tecnológicos para poder realizar las tareas correspondientes, el contar con espacios aptos para el estudio y el trabajo, y los ambientes familiares diversos, entre otros. También se ha perdido el sentido de comunidad, tan necesario en el ambiente universitario; se tiene la impresión de estar bajo los desafíos de una manera solitaria, sin posibilidad de conectarse verdaderamente con nuestros amigos, compañeros y profesores.


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes Jorge Antonio Martínez González / Ciencias de la Educación / Quinto semestre / Universidad de Monterrey Desde mi punto de vista y relacionado a mi carrera (educación), uno de los desafíos más importantes ha sido saber cómo aterrizar la información, o la teoría vista en clase, de manera práctica. En la mayoría de mis clases trabajamos con la metodología de aprendizaje por proyectos o proyectos relacionados a la formación de personas, porque nos permite aterrizar la teoría y la investigación de manera práctica en el aula. Sin embargo, con toda esta modalidad, pues las ideas y los proyectos planteados se han visto limitados en su aplicación. Manuela Ruiz Morales / Psicología / Recién egresada / Universidad EAFIT Yo creo que el reto principal es cómo los estudiantes nos acercamos a la clase y nos conectamos con lo que se esté haciendo o diciendo, aunque no nos estén viendo. Usualmente, la dificultad que yo veía en la clase era que muy pocas personas, de vez en cuando prendemos la cámara; entonces, siento que eso quitaba un poco de responsabilidad a la hora de participar en la clase y que daba pie a que uno se distrajera mucho también en el celular o haciendo otro tipo de cosas. Siento que fue un reto y personalmente también lo viví; entonces, le tocaba a uno como decir: “Si quiero concentrarme tengo que, de verdad, quitar toda distracción”, porque es una gran tentación. Ángel Eduardo García Andrade / Ingeniería Mecatrónica / Primer semestre / Universidad Tecmilenio El ser humano es un ser completamente sociable, por lo que depende de la constante interacción con otros. Se ha demostrado científicamente que un estado de aislamiento provoca estrés y depresión. El poderse adaptar al aprendizaje en línea y el saber manejar las cargas emocionales y de estrés, es lo que considero como los mayores desafíos para los estudiantes, hoy en día. La recompensa para todas aquellas personas que logren superar estos desafíos, será el ser más resilientes y autodidactas, las cuales son dos características muy importantes tanto para nuestra vida profesional como para la personal.

PROFESORES Miguel Nájera / Humanidades y Educación / Tecnológico de Monterrey Yo creo que el principal reto es mantener el nivel académico de las clases y que en poco tiempo tuvimos que adaptarnos y capacitarnos, tanto física como emocionalmente. Otro reto ha sido lograr el contacto con los alumnos, hacer que prendan sus cámaras y captar su atención con varias técnicas. También la evaluación es un reto, porque en esta modalidad hay situaciones en las que los estudiantes se ven más tentados en hacer trampa, como pasarse las respuestas por WhatsApp y utilizar recursos sin una autorización previa. Natalia Tommasi Garza / Pedagogía / Universidad Panamericana El hecho de no verlos; no saber si están. Eso es un tema y un reto; varios tienen la cámara apagada, no sabes si están o no. Otro desafío es el acompañamiento emocional, porque estamos viviendo la pandemia y en clases presenciales, si un alumno estaba bien o mal emocionalmente, te dabas cuenta de forma más fácil. Aquí es más difícil que te digan si algo les está pasando. También, si alguno no entiende algo de la clase, es difícil que te des cuenta.

Jan Kiwi / Matemáticas / Pontificia Universidad Católica de Chile A lo largo de los años, he ido construyendo un repertorio de recursos compatibles con mi personalidad para convertir la sala de clase presencial en una experiencia intelectual y emocional que promueva el aprendizaje. Muchos de estos recursos están destinados a promover la reflexión individual de los estudiantes y a detectar si las ideas matemáticas importantes que quiero transmitir son recibidas y entendidas adecuadamente. Repentinamente, estos recursos se desvanecen como posibilidad. Tratar de ir construyendo nuevos recursos aplicables en el contexto de la educación remota ha sido (y sigue siendo) el desafío más complejo que he enfrentado en la docencia universitaria. Brenda Carolina González Pineda / Derecho y Ciencias Sociales / Universidad de Monterrey Los desafíos más relevantes son la motivación y la comunicación. Las reglas del aprendizaje tradicional implican un ambiente controlado, espacios destinados para la enseñanza, la convivencia con personas que experimentan situaciones similares. Con el distanciamiento social, las cosas son muy diferentes, tanto para profesores como para estudiantes. En muchos casos, las clases se toman en espacios personales que podían estar destinados al descanso o al entretenimiento; sin una motivación adecuada, las tentaciones son muchas y difíciles de evitar. Los profesores deben encontrar la motivación necesaria para impartir las clases, con las limitantes a las que se enfrentan y con la responsabilidad de motivar a quienes toman su clase. Qué hacer y cómo hacerlo; qué patrones modificar sin que se desnaturalice la finalidad de la clase… son preguntas que no tienen solo una respuesta. Alex Garzón Lasso / Departamento de Organización y Gerencia / Universidad EAFIT El desarrollo de empatía, la conexión entre estudiantes y profesores para poder así aprender juntos. El aprendizaje ya hace tiempo que se replanteó, de un formato en donde solamente el profesor provee información, que los estudiantes deben asimilar para poder presentar un examen, a uno en donde se promueve la construcción colectiva. Sin embargo, en esta construcción se puede perder empatía; el reto está en el momento del contacto, cuando los grupos superan una gran cantidad de estudiantes. Rocío Guadalupe Jaramillo Ruiz / Artes, Cultura y Humanidades / Universidad Tecmilenio La adaptabilidad a las nuevas formas de trabajar, de estudiar, de dar o tomar clases ahora desde el hogar; la complejidad de la conexión a Internet y la disponibilidad para estar en constante comunicación, a pesar de la distancia física.

DIRECTORES DE CARRERA Adrián Fernando González Zambrano / Negocios Internacionales / Tecnológico de Monterrey Para mí, el principal desafío ha sido utilizar la tecnología como herramienta que apoye a elevar la capacidad de análisis, investigación y aplicación práctica de conocimientos, en lugar de que se vuelva un impedimento. Eso quiere decir que usemos la tecnología como herramienta para poder analizar la información, para investigar mejor y para aplicar de forma práctica esos conocimientos. Yo creo que el principal reto es evolucionar al formato digital, rediseñar todos los contenidos, las presentaciones y todo lo que se necesite de forma visual.

17


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10 Claudia Ortega Barba / Pedagogía / Universidad Panamericana Desde mi punto de vista, uno de los desafíos más importantes que ha planteado la educación en línea, en donde confluyen los procesos de enseñanza y aprendizaje, es la evaluación, pues esta ha de reflejar los aprendizajes de los estudiantes en su nivel de logro, atendiendo a la dimensión sumativa. Sin embargo, si la entendemos también, no sólo como resultado, sino como corrección de trayectoria, estaremos atendiendo a la dimensión formativa; la dificultad está en preguntarse, ¿cómo lograrlo sin perder a nadie en el camino? Marco Antonio González Iturria / Derecho / Pontificia Universidad Católica de Chile El desafío más importante es abordar por otras vías el rol fundamental que juega la relación presencial entre profesores y estudiantes, en la actividad académica de la Facultad, tanto en el desarrollo de las clases como en el resto de las actividades. Emma Catalina Garza Alanís / Mercadotecnia y Estrategia Creativa y Mercadotecnia Internacional, de la Escuela de Negocios / Universidad de Monterrey Conocer y dominar las técnicas para poder impartir clases online, con la finalidad de brindar una clase amena; cumplir con los objetivos de aprendizaje; mantener la atención de los alumnos y cuidar la exigencia académica.

18

Adolfo Eslava Gómez / Humanidades / Universidad EAFIT Entre muchos otros, destaco dos: la vida y la calidad de la educación. Lo primordial es la vida, tanto la salud física como la salud mental de todas las personas. Ahora bien, atado a esto aparece la calidad de la educación. Para que las personas estén dispuestas a la interacción a través de pantallas, tienen que contar con esos mínimos de salud física y salud mental; puesto que diferentes circunstancias impiden la conexión informal propia de la presencialidad, esto necesariamente va a golpear la calidad de la educación en todos los niveles. Luis Rosas Cobos / Ingeniería y Tecnologías de Información / Universidad Tecmilenio Considero que uno de los grandes desafíos de la educación y el aprendizaje en línea, tiene que ver con la adaptación de las clases presenciales a su versión en línea. Este proceso de adaptación ha buscado replicar los métodos de enseñanza-aprendizaje tradicionales de una manera virtual. Esto ha implicado que no se puedan aprovechar al máximo las bondades de la modalidad en línea.

¿Qué significa para ti la integridad académica y cómo la vives en la educación en línea? ESTUDIANTES Marian Lomelí Alcalá / Estrategia y Administración de Negocios / Tercer semestre / Tecnológico de Monterrey Es aprender y demostrarme a mí misma que conozco los temas, sin copiar, estudiando y todo; para mí, es eso. La vivo poniéndome tiempos para estudiar, para estar preparada para algo, para sentirte lista, para poder hacerlo por ti misma; necesitas darte este tiempo de pre-estudio, de poner atención en clase. Y en

exámenes, ha sido quitar distracciones que me puedan tentar a algo; entonces, el teléfono dejarlo a un lado para estar concentrada porque es muy fácil copiar ahorita por estar en línea; es quitar distracciones que me hagan sentirme tentada. Raúl Sánchez Hernández / Ingeniería en Animación Digital / Noveno semestre / Universidad Panamericana Es brindar una formación profesional con carácter ético, fomentada en valores y en la búsqueda constante por formar un criterio. En mi caso, mis profesores siempre han buscado la mejor forma de enseñarnos y generar un pensamiento crítico, donde el entendimiento es primordial. Begoña Torres Kurth / Ciencias Naturales / Octavo semestre / Pontificia Universidad Católica de Chile Hay una tarea importante en entender la integridad académica como base central de nuestra formación, como futuros profesionales. Es aquí donde debemos trabajar conjuntamente alumnos, profesores y autoridades para impregnar en el sello del egresado de la UC la integridad académica. Ser estudiantes íntegros para ser profesionales íntegros. La educación en línea ha puesto en la palestra el tema de la integridad académica, la falta de presencialidad implica una responsabilidad en entender que el no cumplir con el estándar de integridad académica o respetar el código de honor no significa solo recibir sanciones, sino una pérdida importante para nuestro aprendizaje y formación. Miguel Alejandro Mena Hernández / Dirección y Administración de Empresas / Séptimo semestre / Universidad de Monterrey Para mí, la integridad académica significa ser fiel a mi futuro profesional. Es un compromiso que como estudiante debo tomar para hacer las cosas bien, y desarrollar un conocimiento de forma honesta, ya que, si es el caso contrario, puede tener diversas implicaciones negativas en el futuro. En lo personal, vivo la integridad académica en línea, recordando todos los principios que el Centro de Integridad nos ha inculcado desde mi primer semestre presencial. Considero que esta nueva modalidad no debería ser diferente para seguir respetando los lineamientos de integridad que se nos han enseñado; yo lo vivo desde acciones muy sencillas, como no utilizar diferentes plataformas a las establecidas durante un quiz o un examen, hasta no comunicarse informalmente con alguien más durante una prueba. Jonathan Armijo Perea / Contaduría Pública / Sexto semestre / Universidad EAFIT Yo la siento como una actitud constante frente a la honestidad que debemos tener los estudiantes en cuanto a nuestro proceso académico, el cual debemos entender como nuestro y no de la universidad o del docente; precisamente porque es el proceso a través del cual adquirimos conocimiento. Así, la integridad académica es la actitud ética que asume el estudiante frente a la adquisición del conocimiento. ¿Cómo la vivo en la educación en línea? Hablando con mis profesores y compañeros sobre cómo se evalúa y cómo nos enfrentamos al examen de una forma más tranquila, de manera que no haya una tentación hacia el fraude académico, sino que verdaderamente entendamos cuál es el trasfondo de la evaluación y podamos, a partir de ello, asumir una actitud basada en la ética. Brenda Segura Ruiz / Comercio y Negocios Internacionales / Primer tetramestre / Universidad Tecmilenio Representa de manera firme quiénes somos y hacia dónde va-


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes mos a nivel personal, de modo que ponemos en práctica la educación que hemos aprendido y, al mismo tiempo, aprendemos a mejorar nuestras áreas de oportunidad de manera social. Es interesante pensar que, en línea, no existan trampas en las tareas o inclusive en las materias sin examen, pero la realidad es que en este formato es mucho más sencillo cometer plagio. Sin embargo, cuando tenemos que comparar respuestas y darnos retroalimentación en los breakout session rooms, mi forma de empezar es desde el planteamiento hasta llegar al desarrollo y, por último, a la respuesta. Esto me hace desarrollar mi habilidad para no prestarme a ningún tipo de trampa o pase de tareas.

PROFESORES Virginia Ruth Rodríguez Muro / Humanidades y Educación / Tecnológico de Monterrey La integridad es hacer bien las cosas cuando nadie te esté viendo. Es como si fuera mi nombre, como soy abogada, nosotros manejamos atributos de la persona y la principal es el nombre. Es muy rudo cuando entras a un salón de clases y los estudiantes dicen, “ay, con los abogados todo se vale”; entonces, si yo no practico la integridad todos los días, es como no respetar mi nombre. Para mí es muy significativo. Natalia Tommasi Garza / Pedagogía / Universidad Panamericana Es complicado, yo empecé este semestre hablando con los alumnos porque tengo que confiar en ellos. Tengo dos hermanas más chicas y me doy cuenta de que en sus escuelas hacen trampa; tienen Internet. Entonces, la idea es tener mucha apertura de mi parte: si tienes dudas, te puedo ayudar, porque además es difícil las clases en línea. No tienes un pizarrón u otros medios, como en la clase presencial; hay que ser flexibles. Me ha tomado más tiempo calificar, todo, desde descargar los trabajos escritos en la plataforma. Tania Zaviezo Palacios / Agronomía e Ingeniería Forestal / Pontificia Universidad Católica de Chile La integridad académica para mi tiene que ver con la honestidad y el respeto, principalmente. Pero no tanto hacia el profesor, como con ellos mismos y sus pares. Para mí, el que copia o hace plagio, se lo hace a sí mismo. Formarse académicamente es una inversión personal; entonces, desaprovechar esta oportunidad única, a veces con grandes sacrificios económicos, no tiene sentido. Luego es la honestidad y respeto para con tus pares. Es el fair play, que ojalá tus notas sean reflejo de tus aprendizajes, compromiso y dedicación. No hacerlo y obtener una buena nota con y por trampa, mientras que, por otro lado, el que hizo todo el esfuerzo y aprendió más, tenga una calificación menor por ser honesto, lo encuentro muy poco respetuoso. Sumar todo esto a un escenario en línea es aún más complejo, porque las oportunidades de hacer trampa son más y uno como docente tiene pocas pistas de lo que ocurre realmente, así como pocas herramientas para tratar de evaluar justamente a los estudiantes. Además, en este escenario uno tiene que pensar que hay dificultades y separar las dificultades reales de las excusas es muy complejo. Francisco Antonio Treviño Elizondo / Psicología / Universidad de Monterrey La integridad académica es actuar con honestidad y apego al código de honor, por convicción y principios. No porque el profesor esté vigilándote, eso no ayuda al desarrollo de un pensamiento

moral. He tenido que confiar más en los estudiantes, aunque he recurrido en los exámenes a poner un límite de tiempo estrecho, para no dar oportunidad a que se consulten las respuestas. Diana Constanza Orozco Gallo / Ciencias Biológicas / Universidad EAFIT Yo creo que la integridad académica implica varias cosas: 1) Primero, ser honesto con uno mismo, porque finalmente es mi proceso de enseñanza o de aprendizaje; entonces, yo como profesor quiero que mis estudiantes aprendan y saquen lo mejor de la experiencia, por lo que diseño experiencias de aprendizaje, tanto sincrónicas como asincrónicas para que el estudiante pueda realizarlas. 2) Lo segundo, creo que es una cuestión de responsabilidad, de preparar ese material antes de clase. Para el estudiante, la responsabilidad está en entender esos conceptos, preparar las lecturas de clase. Yo pienso que algo muy importante es el respeto y nosotros, como docentes, debemos tener eso claro y poner esas reglas del juego. 3) Un último punto es el tema de la empatía, que también debe hacer parte de la integridad de este proceso de aprendizaje y enseñanza digital. Adriana Ivette Villarreal Torres / Artes, Cultura y Humanidades / Universidad Tecmilenio La integridad académica es actuar con honestidad y responsabilidad sobre lo que hablo y escribo, proporcionando a quien me escucha o a quien me lea, la información que requiera saber, sobre cómo obtuve los datos, el conocimiento o el aprendizaje del que hago mención, para que puedan evaluar ellos mismos si creer o no en aquello que les comunico. Y que puedan saber dónde ampliar más esa información, si les interesa. En la educación en línea, vivo la integridad académica de manera similar a la presencial, cuidando siempre de mencionar las fuentes cuando estoy hablando con los alumnos y de enamorarlos de que ellos también lo hagan, tanto cuando hablen como cuando escriban. También siendo responsable de cada cosa que menciono y buscando que mis palabras tengan fundamentos, en lugar de venderles ideas obtenidas a través de suposiciones.

DIRECTORES DE CARRERA Luz Graciela Castillo / Humanidades / Tecnológico de Monterrey Para mí, la integridad académica significa que el estudiante, de alguna manera, exprese a través de su trabajo lo que realmente ha aprendido. Algo que me parece muy importante en este aspecto es que uno tiene que buscar actividades que se adecúen a los estudiantes, para que en realidad proyecten lo que ya saben, lo que van aprendiendo. Estamos buscando, por ejemplo, que tengan vivencias y que puedan hacer referencia a esa experiencia, plasmándola en su trabajo. Es muy importante porque es una manera que tenemos para evaluar el aprendizaje. También, por eso considero que es muy importante contextualizar los trabajos, es decir, no hay que dejar siempre el mismo trabajo, hay que buscar adaptar las actividades a las circunstancias, para que los estudiantes tengan esa oportunidad de expresar lo que ellos aprendieron. Claudia Ortega Barba / Pedagogía / Universidad Panamericana Para mí, la integridad académica significa un estilo de vida; una postura de crecimiento personal y así es como la vivo en la modalidad en línea. Donde muestro confianza a mis estudiantes, pues busco concientizarlos sobre su propio aprendizaje en torno

19


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10 a los conocimientos, habilidades y actitudes a desarrollar. Son ellos los responsables de su propio crecimiento. El docente es una guía, un ejemplo, un apoyo, pero son ellos quienes han de mostrar lo que saben, saben hacer y hacen por convicción. Matías Hube / Ingeniería / Pontificia Universidad Católica de Chile Para mí, la integridad académica tiene que ver con respetar y promover valores fundamentales del ser humano, que dentro de un ambiente académico se hacen aún más importantes. Los valores fundamentales relacionados con la integridad académica son: la honestidad, la confianza, el respeto, la justicia y la responsabilidad. En un ambiente de educación en línea, donde se pierde el contacto presencial con estudiantes, es aún más importante para los académicos promover estos valores de integridad académica. Juan José Martínez Rodríguez / Dirección Estratégica de Capital Humano y Dirección y Administración de Empresas, de la Escuela de Negocios / Universidad de Monterrey Para mí, la integridad implica ese conjunto de variables que colaboran a que pueda potenciar mi capacidad de aportar al mundo, como ser humano, a través de vivir mis valores y predicar con ellos, de forma que pueda marcar un cambio. Me ha tocado vivir la integridad de forma que tengo que ser más organizado, honesto, disciplinado, a través de las relaciones que se establecen a distancia, buscando ver al otro como ser humano en proceso de adaptación.

20

Catalina Gómez Toro / Economía / Universidad EAFIT Integridad es ese conjunto de valores, pero ante todo de acciones que propenden por un actuar, siempre buscando el bien común, sin aprovecharse de las circunstancias. ¿Cómo la vivo con la educación en línea? Yo lo he vivido desde un punto de vista muy tranquilo, o sea, en el sentido de que se ha hablado mucho con los estudiantes sobre “es su decisión, es su tiempo”. Uno trata de ser muy abierto, pero en realidad yo creo que la cuestión de la integridad y la moral van más allá de lo remoto. Se debe generar como un vínculo de confianza y hacer que, en los resultados de aprendizaje, el estudiante tenga que mostrar algo de su parte. Jorge Francisco Hernández Saldívar / Director de Profesional Semestral / Universidad Tecmilenio Si yo aprendo, todo lo que deba hacer para aprenderlo debe reflejar mis características y mi propio proceso; es mío y de nadie más. Ahí es donde reside la integridad y podré seguir aprendiendo en la medida en que sepa en qué estoy bien y en qué no. Si alguien lo hizo por mí, si lo copié de algún lado, si no doy crédito a los autores, me estaré apropiando de algo que no es mío; es decir, no estaré siendo íntegro. ¿Con quién es injusto? Primero, conmigo, al estar falseando quién soy, y con los demás, a quienes se les está quitando lo que es suyo. Si una persona falsea el quién es, ¿a quién engaña? A ella misma.

¿Cómo has enfrentado los retos relacionados con la integridad académica en la educación en línea?

ESTUDIANTES Héctor Andrés Cortés González / Preparatoria / Cuarto semestre / Tecnológico de Monterrey Para evitar la tentación de copiar, recurro a mi honestidad personal y a la justicia; pensar que no es justo obtener mejores notas haciendo trampa. Sobre la desmotivación, es necesario cambiar de mentalidad, porque si no te va a ir mal, tienes que adaptarte, sino el mundo te va a comer vivo. Sobre las fallas tecnológicas para descargar los exámenes, estaba en una materia avanzada y la tuve que dar de baja porque no iba a alcanzar el promedio para aplicar a una beca para universidad, entonces la llevé nuevamente en verano. Yo recomendaría siempre, para temporada de exámenes, reiniciar la computadora todos los días, a ser muy precavido, a medirme con los tiempos, a ser más responsable. Mityel Ortega Encarnación / Administración de Instituciones / Universidad Panamericana Por mi lado, me he comprometido a un horario más organizado y a una nueva estrategia de estudio; además, muchos de mis profesores han optado por evaluaciones más prácticas y menos teóricas. Pedro Felipe Iñiguez / Ingeniería Comercial / Octavo semestre / Pontificia Universidad Católica de Chile Yo creo que lo primero es entender que la copia no está mal solo porque esté prohibida o por el castigo; si te descubren, es muy estricto. Hay un primer paso en entender lo dañino que son prácticas como estas, para nuestra propia formación y nuestro posterior desarrollo como profesionales. En ese sentido, la mejor forma de entender el desafío de ser íntegros, es teniendo claro que dicha actitud nos trae una retribución gigante como estudiantes para nuestro futuro. Seremos mejores profesionales si somos mejores alumnos; y ser mejores alumnos, parte por ser coherentes con esa integridad. Andrea Zertuche Maldonado / Arquitectura / Quinto semestre / Universidad de Monterrey Una de las formas en las que he podido enfrentar los retos, es teniendo el constante recordatorio de que la decisión entre cruzar la delgada línea sobre actuar o no actuar con integridad, la tengo yo. Y es estarse cuestionando constantemente si lo que estoy por realizar refleja mi valor, mis capacidades y aporta en mi persona y en mi crecimiento. En momentos de incertidumbre, es válido no tener las respuestas, pero es aún más válido preguntar y buscar la forma de solucionar y complementar aquello que nos hace falta. Nicolás Calle Henao / Derecho / Sexto semestre / Universidad EAFIT Bueno, es complejo porque cada situación es muy particular. Los retos son en abstracto, pero se materializan en situaciones particulares. Yo creo que la mayor herramienta para que uno pueda enfrentar todos estos retos que plantea la virtualidad, con respecto a la integridad académica, es la fortaleza en el carácter. Una fortaleza en el carácter que me permite decir que no, cuando tengo que decir que no, y que me permite decir que sí, cuando tengo que decir que sí; que permita apropiarme del conocimiento y ser responsable con ello.


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes Brenda Segura Ruiz / Comercio y Negocios Internacionales / Primer tetramestre / Universidad Tecmilenio He tenido que ponerme límites en muchos horarios, ya que solía extender unos minutos más a dedicarle tiempo al arreglo personal, a convivir con la familia, a ver la televisión, a leer otro libro que no sea el de la materia. He puesto límites más estrictos para cumplir con mis deberes.

PROFESORES Virginia Ruth Rodríguez Muro / Humanidades y Educación / Tecnológico de Monterrey Algunos alumnos piensan que todavía hay profesores que no leemos lo que entregan, pero los profesores sí se están tomando el tiempo para hacerlo. Otra estrategia es invitar al profesor a poner una leyenda al inicio del examen; alguna frase como, “haz el bien y no mires a quién”. Mi área, que es Derecho, se presta a este tipo de acciones. Siempre trato de poner frases de Derecho, relacionadas con la omisión o con la idea de que el plagio puede llegar a ser un delito, que la compraventa es una situación deshonrosa. Natalia Tommasi Garza / Pedagogía / Universidad Panamericana En el primer parcial, tengo el grupo de los lunes, primer semestre, y los martes tengo a sexto, séptimo y octavo semestre. En total, tengo 55 alumnos. A todos los grupos les hice un examen escrito. A los de primero, les hice cuatro exámenes en Moodle y para los de séptimo y octavo, hice un examen más práctico, en donde presentaran una vivencia. Sí, te das cuenta cuando alguien copia y te da pena y coraje, pero debo tener mucho cuidado, porque no es tan fácil decir “copiaste un examen”, frente a otro. Para la segunda evaluación, voy a hacer un examen oral sobre lo que han aprendido. Hablé con ellos, somos pedagogos, la evaluación no tiene que ser de memoria, que no sea punitiva, sino sumativa y formativa. Fue un dilema que tuve ahí. Lo importante es confiar en ellos, ellos se dan cuenta cuando confías. Yo con eso me quedo. Siempre van a buscar formas de hacerlo, por eso es mejor confiar en ellos y replantear los exámenes de memoria. Tania Zaviezo Palacios / Agronomía e Ingeniería Forestal / Pontificia Universidad Católica de Chile Por un lado, haciendo un conjunto de evaluaciones de distinto tipo. Tengo quizzes optativos, con alternativas donde pueden juntar puntos para pruebas, presentaciones de grupo, trabajos e informes en grupo. Las pruebas grandes las cambié por varios controles de desarrollo. Entonces, para los quizzes, acoto el tiempo y hago bancos de preguntas, y están estructurados de manera rígida (no se puede volver a las preguntas, salen al azar, etcétera). Los controles, los diseñé de desarrollo y de pregunta abierta, por lo que es más difícil que copien. Por último, tomé una decisión de mencionar, en las instrucciones de los quizzes, que se permitiría tener apuntes, especificando que las respuestas no podían ser copias textuales. Creo que esto es simplemente sincerar lo que pasa y, por una parte, les baja la culpa a ellos; por otro lado, yo puedo hacer preguntas de mayor dificultad, que involucren procesos de pensamiento crítico. Brenda Carolina González Pineda / Derecho y Ciencias Sociales / Universidad de Monterrey Lo primero y más importante fue abandonar la idea de que puedo controlar igual que en el salón. Uso las herramientas de las

que disponemos, las que la universidad facilita (Turnitin, Blackboard, el Centro de Integridad y el Centro de Éxito Estudiantil), pero también las que están en Internet, disponibles para cualquier persona. Google Docs, Slides y Sheets son herramientas de mucha ayuda para prevenir acciones deshonestas, por el registro de movimientos que deja cada edición o ingreso a los documentos. Si se utilizan para ciertas pruebas, ese registro al que tengo acceso genera un desincentivo para quienes sean más propensos a no seguir las reglas. Para mejorar mis evaluaciones en línea, he leído, tomado webinars y creado mis propias herramientas; eso implicó menos tiempo libre y es un proceso de prueba y error. Alex Garzón Lasso / Departamento de Organización y Gerencia / Universidad EAFIT El ámbito de la materia que acompaño permite que el sistema de evaluación no sea un sistema tradicional. Ahí el reto es que el estudiante comprenda las herramientas para poder citar adecuadamente; el profesor se vuelve un mentor que lo acompaña para saber cómo expresar el conocimiento que tiene y qué ha aprendido de otros, y muchas veces, eso requiere saber citar, pero la cita es una herramienta. Cuando en ese proceso aparece una cita mal hecha, el estudiante hace un proceso de reflexión, acompañado por el profesor, donde encuentra la importancia de respetar la autoría y de comprender cómo se cita. Entonces, el profesor tiene que ir más allá de solamente hacer la corrección, debe también acompañar en la reflexión. Rocío Guadalupe Jaramillo Ruiz / Artes, Cultura y Humanidades / Universidad Tecmilenio Una forma de enfrentar los retos es organizando mejor mis actividades, con base en la disciplina. Llevarle a los estudiantes el conocimiento con ejercicios que sean comprensibles, muy prácticos y que se resuelvan en el tiempo de la clase.

DIRECTORES DE CARRERA Adrián Fernando González Zambrano / Negocios Internacionales / Tecnológico de Monterrey La parte de la empatía se ha enfrentado generando conversaciones; abrir el espacio de comunicación entre el profesor y el alumnado, como grupo o de manera individual, para fomentar que se entienda que estamos aquí para apoyarlos y al mismo tiempo, que esperamos el apoyo de ellos a cambio, para que podamos llevar nuestra clase y nuestro proceso al mejor nivel posible, en ambos sentidos. El abrir ese tipo de conversaciones y aclarar cualquier tipo de duda que se pueda tener, para que el alumno, en lugar de llegar y pedir la tarea a alguien, pues te pregunte a ti y resuelva. Creo que ese es muchas veces el impedimento, que no sienten esa confianza. Sobre la evaluación, lo que he tratado de hacer es repensarla y ver qué competencia en realidad quiero que desarrolle el alumno, para llevarlo a ejemplos prácticos, a casos analizados. Incluso, se ha incorporado el concepto de investigación en mis evaluaciones. Antes yo no le podía pedir al alumno que durante los exámenes se pusiera a hacer una investigación real sobre un caso y hoy lo puedo hacer gracias a las herramientas, y se espera que el alumno tenga conectividad y que esté disponible en una computadora. Estas situaciones nos han llevado a evaluaciones mucho más prácticas. Claudia Ortega Barba / Pedagogía / Universidad Panamericana La forma en que he enfrentado los retos es haciendo conscien-

21


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10 tes a los estudiantes sobre su propio aprendizaje y generando en ellos la autoconfianza para atender a los retos que se les van presentando a lo largo de su trayectoria académica. “A nadar se aprende nadando y a escribir se aprende escribiendo”; es más valioso un 6 mío que un 10 de otra persona, ese 10 no desarrolló en mí procesos de pensamiento como el análisis; en cambio, el 6 sí y además me permite corregir trayectoria. Marco Antonio González Iturria / Derecho / Pontificia Universidad Católica de Chile La Facultad tiene una política muy clara en este ámbito, que es velar por la plena observancia del Código de Honor de la Universidad. Este código le da prioridad a una labor formativa en torno a los valores en que se sustenta y en las consecuencias que tiene para profesores y estudiantes, en su desempeño diario. Lo segundo, es partir de una actitud general basada en la confianza en los integrantes de la comunidad universitaria, que sirva de impulso para la responsabilidad personal y para tener una cultura centrada en el respeto y la veracidad. Lo tercero, es hacer una revisión oportuna de los casos de infracciones, conforme al marco previsto por la universidad, con una finalidad formativa y de cuidado por la vigencia de los valores fundamentales de la convivencia universitaria. Emma Catalina Garza Alanís / Mercadotecnia y Estrategia Creativa y Mercadotecnia Internacional, de la Escuela de Negocios / Universidad de Monterrey Destacando la importancia de la integridad para toda la comunidad de la UDEM y promocionando las actividades del Centro de Integridad y de los embajadores de la integridad.

22

Adolfo Eslava Gómez / Humanidades / Universidad EAFIT Una frase que no es hipótesis es tesis; “conversar es mejor”, literalmente, porque lo hemos estudiado y lo hemos puesto en práctica. Esa ha sido una gran lección. A pesar de estar mediados por una pantalla, la conversación se reclama. La conversación naturalmente es colectiva, entonces, esto exige disposición previa, pero luego requiere de involucrarse en el diálogo y plantear allí con franqueza, pero también con cordialidad, buscando cómo remediar aquello que más nos afecta. Yo diría que lo que más nos inquieta, es estar encerrados en casa y luego estar todos volcados a seguir formándonos de la mejor manera; eso también tiene unas consecuencias y la conversación permite evidenciarlo, pero además permite encontrar criterios de respuesta y caminos comunes para hacerle frente a esos retos. En una frase, “conversar es mejor”, antes, durante y después de la pandemia. Luis Rosas Cobos / Ingeniería y Tecnologías de Información / Universidad Tecmilenio Con respecto a la atención plena, se ha sugerido que las clases sean más dinámicas y participativas, donde las y los estudiantes no sean pasivos, sino que tengan un rol activo en las clases. En cuanto a la honestidad, se han implementado actividades con tiempo reducido para realizarlas, para evitar la consulta de fuentes externas y para que las respuestas requieran ser inmediatas.

¿Qué has aprendido sobre integridad académica en la “nueva normalidad”?

ESTUDIANTES Benancio Aguirre Rosas / Quinto semestre de bachillerato internacional / Tecnológico de Monterrey Lo que más he aprendido es que la integridad académica no depende tanto del docente, sino que el principal factor es el alumno, por el amor a la enseñanza, al aprendizaje y al hecho de si te apasiona lo que estás viendo. Esas cosas te van a ayudar a mantener la integridad académica, pero si tú no tienes ese amor, vas a buscar la manera de resolverlo sin poner tanto esfuerzo. Daniela Lozoya Zamarripa / Pedagogía / Séptimo semestre / Universidad Panamericana Nuevas maneras de evaluar; encontrar mejores estrategias para motivarse; no dejarme llevar por estar “cómoda en casa”; y estrategias de estudio y organización para mejorar la integridad académica. Gabriela Contreras / Derecho / Décimo semestre / Pontificia Universidad Católica de Chile He aprendido que la integridad académica debe ser el eje central de nuestro desarrollo y aprendizaje, sobre todo en un formato en donde el contacto ya no es directo y donde paradójicamente nos encontramos más desconectados que nunca con la realidad del otro. Mantener conductas de honradez, respeto, cuidado o confianza solo pueden contribuir a nuestra comunidad. Debemos ser conscientes de nuestras acciones y ser respetuosos con el otro, puesto que en periodos de pandemia todos estamos enfrentando diversos desafíos y debemos apoyarnos. Anette Alejandra Narváez Santos / Economía / Tercer semestre / Universidad de Monterrey Entre los principales aprendizajes que me ha dejado esta modalidad, es que, sin duda, la integridad académica no es una moda o una actitud que se debe tomar en público, es una cultura que se debe vivir incluso sabiendo que nadie observa; son valores que, como individuos responsables y morales, debemos aplicar en todo momento. Anónimo / Ingeniería Matemática / Sexto semestre / Universidad EAFIT Normalmente, lo que hago es, si dicen “tal hora del examen”, apago el celular y me desconecto como de canales de comunicación, los cuales sé que se pueden prestar para ese tipo de cosas. Francisco Javier Cárdenas Castañeda / Administración de Negocios / Primer tetramestre de maestría / Universidad Tecmilenio El confirmar que hacer lo correcto es más gratificante y de mayor valor.

PROFESORES Miguel Nájera / Humanidades y Educación / Tecnológico de Monterrey He aprendido a brindar confianza a los alumnos, a platicar con ellos por todas las vías: Zoom, WhatsApp, teléfono… He aprendido a preguntar con mayor intensidad y con mayor sentido, y he aprendido a diseñar actividades evaluativas en donde pueda valorar sus competencias, entre ellas, la escritura, en cómo expresan sus ideas, porque seguido les pasa que están pensando en una respuesta, pero les falta vocabulario, les falta la parte lingüística para poder expresarse, ya sea verbalmente o por escrito.


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes Natalia Tommasi Garza / Pedagogía / Universidad Panamericana Que hay muchísimas formas de aplicar la integridad académica, por ejemplo, centrarse en el plagio. Sin embargo, más que buscar el plagio, buscar que el alumno sea académicamente íntegro; son muy creativos. En la preparatoria de mi hermana están usando Classroom y funciona; el primero que se conecta es el gestor de la sesión, los profesores no tienen la opción de manejar toda la videollamada. Están utilizando la tecnología para otras cosas. Lo que me impacta más es que haya softwares para combatir esto, la mentalidad. Jan Kiwi / Matemáticas / Pontificia Universidad Católica de Chile Todos vivimos situaciones difíciles y es justamente en tiempos difíciles que aparecen los dilemas éticos, en torno a los cuales tenemos que reflexionar. Si bien como profesor, creo que hay que ser empáticos con las dificultades que viven nuestros estudiantes, tenemos el deber de poner el aprendizaje al centro de nuestra docencia y desestimar toda justificación explícita o velada para lo inaceptable. Francisco Antonio Treviño Elizondo / Psicología / Universidad de Monterrey Por ejemplo, en los exámenes, que uno debe confiar más en los estudiantes, a diferencia de forzar a que se porten "con honor", porque los estás vigilando. En la nueva realidad, tendrían más opción de hacer trampa, así que tiene más valor si actúan con rectitud. Diana Constanza Orozco Gallo / Ciencias Biológicas / Universidad EAFIT Creo que lo que he aprendido es que, si nosotros queremos que los estudiantes de verdad aprendan y de verdad afiancen el conocimiento, es más importante ver el proceso. Pero ¿cómo vemos el proceso? Diseñando actividades de clase o diseñando otro tipo de evaluaciones. El semestre pasado, nuestra evaluación final fue un estudio de caso, en donde los estudiantes analizan un problema desde diferentes puntos de vista, desde el punto de vista del proceso químico o de las reacciones químicas como tal, pero también veían de dónde venía el problema, cuáles eran las industrias que estaban generando este problema, cuáles eran los impactos económicos y sociales que tenía esa problemática, y finalmente, daban una solución. Yo creo que una evaluación debe contener la parte específica que estamos estudiando, pero también debe ir más allá, poner al estudiante a pensar. Adriana Ivette Villarreal Torres / Artes, Cultura y Humanidades / Universidad Tecmilenio Que ha dependido mucho de lo que cada escuela haya vivido, con respecto a la integridad académica, antes de este suceso. Porque conozco casos de escuelas en donde esto no era tema de trabajo, y ahora les ha sido muy difícil, de un momento a otro. Contagiar a los alumnos de la importancia de la integridad académica, como el no copiar en exámenes o el ser responsables en sus palabras, escritas o habladas.

DIRECTORES DE CARRERA Luz Graciela Castillo / Humanidades / Tecnológico de Monterrey Algo muy importante que nos pone la pandemia y quizá puede ser una ventaja, es que, como todos estamos en las mismas circunstancias, hay un sentido de empatía, que sensibiliza al pro-

fesor para esa situación; es decir, el profesor puede preguntarse ¿cómo lo hago mejor?, ¿cómo lo entrego mejor?, ¿qué otro tipo de recursos busco?, ¿cómo los apoyo para hacer esto? Y ojalá se quede esto un poco más enfático en el futuro… Claudia Ortega Barba / Pedagogía / Universidad Panamericana He aprendido que la forma fundamental de promover la integridad académica es a partir de la confianza en el otro, es la conexión con el otro, para lograr la sensibilización que le permita por convicción al estudiante asumir la importancia de la integridad como una forma de vida personal. Es ser consciente como docente de cuáles son las evidencias de aprendizaje que el estudiante ha de configurar, para mostrar lo que sabe y lo que sabe hacer, en dónde el estudiante encuentra sentido a las distintas actividades que se le piden a lo largo de su paso por las aulas virtuales. Matías Hube / Ingeniería / Pontificia Universidad Católica de Chile He aprendido que promover la integridad académica en un ambiente online es más fácil de lo que imaginé. Con los estudiantes de mi curso, hablo sobre estos temas y de lo relevante que es la integridad académica, tanto para el aprendizaje, como para el ejercicio de la profesión y para la vida. Me ha sorprendido positivamente lo bien que se toman los estudiantes este tema y lo responsables que son cuando se dan cuenta de lo relevante que es la integridad académica. Concluyo también que, si yo hubiese tenido una actitud displicente respecto a la integridad académica, y que les hubiese demostrado que no me interesa que aprendan, ellos también habrían tomado una actitud diferente. En un caso así, estoy seguro de que hubiesen valorado menos el aprendizaje y de que estarían mucho más tentados a cometer actos deshonestos con el fin de aprobar un curso. Juan José Martínez Rodríguez / Dirección Estratégica de Capital Humano y Dirección y Administración de Empresas, de la Escuela de Negocios / Universidad de Monterrey Que la integridad académica es clave para la supervivencia. En estos momentos, muchas personas tienen oportunidad de ignorar sus quehaceres y sacar excusas, sin embargo, me he topado con que son más las personas que están buscando hacer el bien y ser honestos y comprensivos con los demás. Catalina Gómez Toro / Economía / Universidad EAFIT Esa capacidad de autorregularse y de gestionar el tiempo, desde el punto de vista de empleado y para los estudiantes. También, uno de estos grandes retos es detectar esta población vulnerable que, al no verlos cara a cara, como cuando estás en un salón y ves a alguien, te das cuenta más fácil quién faltó o quién no volvió a clase, o quién no se ve bien anímicamente. Al no estar presencialmente, no ves algunas cosas escondidas. Integridad es formarlos a ellos de una manera íntegra, de apoyarlos, de ayudarles, de generarles las adecuaciones; entonces, estar en esta “nueva normalidad” implica de verdad un reto muy grande para detectar esas situaciones particulares y que tal vez requieran de nuestra ayuda. Jorge Francisco Hernández Saldívar / Director de Profesional Semestral / Universidad Tecmilenio Que la integridad toma nuevas formas; que hay mucha creatividad para no hacer lo que deben hacer, y que cuesta mucho forjar el valor de la integridad, que es esencial, elemental e indispensable para avanzar como sociedad; es decir, ser uno y no ser otro.

23


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

Desde tu punto de vista, ¿qué se podría hacer para promover la integridad académica en las universidades de Latinoamérica? ESTUDIANTES Mariana Olguín Olvera / Animación y Arte Digital / Tercer semestre / Tecnológico de Monterrey Creo que se debe permitir a los estudiantes que tengan su propio tiempo para poder aprender y buscar maneras para que ellos solos encuentren esa motivación para poder cumplir con sus estudios. Si tienen motivación y una meta en claro, nosotros los estudiantes vamos a hacer todo lo posible por cumplir con esas metas y, por lo mismo, con la integridad académica. A pesar de las circunstancias, siento que hay estudiantes que en verdad le están echando muchas ganas y no se están dejando llevar por la misma situación, trabajan más duro. Gonzalo Ronzón Carniado / Ingeniería en Tecnologías de la Información / Octavo semestre / Universidad Panamericana Buscar hacer evaluaciones prácticas o, en su caso, hacer un número determinado de preguntas y que no aparezcan todas en los exámenes.

24

Begoña Torres Kurth / Ciencias Naturales / Octavo semestre / Pontificia Universidad Católica de Chile La promoción del aprendizaje integral, de la integridad académica, debe ser una bandera transversal de toda la comunidad. Como alumnos, debemos comprometernos por el bien de nuestra propia formación, de nuestro propio conocimiento, para ser estudiantes ejemplares en este ámbito. Así mismo, desde las autoridades, debe haber compromiso de valorar la integridad académica, una universidad de excelencia es solo aquella que forma profesionales de estándar ético, a la altura de los desafíos de países como el Chile de hoy. La formación de buenos profesionales requiere ante todo del compromiso de que nos formemos como buenas personas y que, dentro de la misión educativa de nuestra universidad, esa tarea tenga un papel fundamental. Jorge Antonio Martínez González / Ciencias de la Educación / Quinto semestre / Universidad de Monterrey Siento que es súper importante que los alumnos puedan entender la relevancia de vivir bajo la integridad académica y más allá de solo comprender, saber de manera práctica qué acciones tomar cuando se presente alguna situación de riesgo. El que los estudiantes cuenten con una lista de acciones concretas de qué hacer, cuando se presenten situaciones que pongan en riesgo la integridad académica, les va a servir bastante y los va a incentivar a seguirlas. Por ejemplo: ¿Qué hacer si me pongo nervioso en un examen en línea y se me olvidó todo lo que estudié? Algunas acciones que podrías tomar: tómate un tiempo para respirar, relájate, lee la pregunta y analiza qué es lo que te pide… Manuela Ruiz Morales / Psicología / Recién egresada / Universidad EAFIT Me acuerdo mucho de una experiencia que tuve en primer semestre, con un profesor que nos puso a hacer el primero o segun-

do examen de la materia, se salió y dijo: “Yo voy a ir a tomarme un café, ya queda esto en manos de ustedes, ustedes son los que se engañan a ustedes mismos”. Qué impresión, se fue y todos seguimos juiciosos en el examen, nadie miró a nadie; yo creo que es como apelar a la conciencia de los estudiantes, a ayudarles a formar esa conciencia. Pienso que es importante, si queremos tener una sociedad justa, que recalquemos los valores, sin relativizarlos y que, si todos los cumpliéramos, viviríamos mucho mejor. Ángel Eduardo García Andrade / Ingeniería Mecatrónica / Primer semestre / Universidad Tecmilenio La integridad se puede promover con el ejemplo, porque las personas tienden a seguir a otras que han demostrado un verdadero interés por el cambio, un compromiso real y honesto. Las personas deben aprender a seguir a otras que representen todo lo que una persona debería de ser. Recomiendo ofrecer conferencias con las personas interesadas en promover las actitudes y posturas correctas. Hay que hacer que las demás personas se sientan inspiradas, que quieran ser como aquéllas que asumen la responsabilidad por un cambio positivo en nuestra sociedad.

PROFESORES Virginia Ruth Rodríguez Muro / Humanidades y Educación / Tecnológico de Monterrey Educar e informar en la integridad, transmitir y no cansarse de hacerlo; preparar a los profesores en esto. Si el profesor no sabe o carece de información, es necesario llevarlo a que se acerque a alguien que pueda ayudarlo a él o a sus alumnos. Natalia Tommasi Garza / Pedagogía / Universidad Panamericana Hacer todo un cambio de cultura. Algo que aprendí mucho es la confianza. La conexión con los alumnos y la confianza. Tú puedes poner todas las medidas, pero siempre van a encontrar una forma de hacer trampa. Decirles, tú no vas a copiar porque sabes, darles ese voto de confianza. Darles el papel, porque los profesores podemos ser muy autoritarios y reprobarlos, pero hay que darles la vuelta, decirles: “no vas a copiar, porque tú sabes”. Jan Kiwi / Matemáticas / Pontificia Universidad Católica de Chile En una región caracterizada por la falta de confianza en sus instituciones y líderes, debemos enfatizar el sentido de urgencia que tiene la promoción de la integridad académica. Por el rol que cumplen nuestras universidades en sus respectivos países, creo que es imposible subestimar el impacto que tendrían comunidades universitarias en constante reflexión acerca del actuar académico íntegro. Un primer paso es seguir estimulando dicha reflexión. Brenda Carolina González Pineda / Derecho y Ciencias Sociales / Universidad de Monterrey Primero, se debe aceptar que sucede, que hay patrones socialmente aceptados que promueven la deshonestidad; la negación nunca es el camino correcto. Siempre lo escuchamos y resulta inconveniente porque el cambio y los resultados no son automáticos, pero se debe educar en integridad; de lo contrario, lo que hacemos es tratar los síntomas y no la enfermedad. También es necesario hablar de integridad, que se creen vías de comunicación con estudiantes, profesoras/es, instituciones educativas y el gobierno, crear conciencia del problema, escuchar los proble-


Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes mas y buscar soluciones que vayan más allá de las sanciones. Claro que eso no implica que las sanciones no son importantes, mientras trabajamos en las causas, tenemos que afrontar lo que pasa, que se necesita un esfuerzo conjunto y que el mensaje debe ser claro. No podemos poner en peligro el desarrollo de nuestras sociedades, ni la educación y eso requiere de combatir la deshonestidad académica. Podemos aprender de las experiencias de Australia o Ecuador, e incorporar leyes que prohíban acciones deshonestas y que promueven la integridad. Alex Garzón Lasso / Departamento de Organización y Gerencia / Universidad EAFIT Iniciar con un propósito, porque desde el punto de vista del fortalecimiento del carácter, la ética, según Adela Cortina, está definida como esa capacidad de fortalecer el carácter para tomar decisiones prudentes y justas. Ella misma propone que lo primero que tiene que hacer la empresa, en la “Ética de la Empresa”, es proponer un fin, ¿cuál es el fin último que justifica las acciones de las empresas?; pues hagamos lo mismo con los estudiantes, ¿cuál es el fin para estudiar?, ¿cuál es el fin para aprender?, ¿cuál es fin de la educación? Cuando comprendemos ese fin último, asociado a la transformación de la sociedad, comprendemos que no es posible transformar la sociedad desde la trampa, no es posible transformar la sociedad desde hacerle daño al otro; entonces, cuando usted parte de un propósito superior, despierta más fácilmente la conciencia, que solamente desde la norma. Rocío Guadalupe Jaramillo Ruiz / Artes, Cultura y Humanidades / Universidad Tecmilenio Pues primero, fomentar el amor por el aprendizaje, después trabajar en comunidad, en la búsqueda de un conocimiento o aprendizaje que se dé de manera honesta y justa para cada persona. También, recordar la importancia de la responsabilidad, saber que nuestras acciones tienen consecuencias y, por último, propiciar un ambiente de confianza en la institución educativa.

DIRECTORES DE CARRERA Adrián Fernando González Zambrano / Negocios Internacionales / Tecnológico de Monterrey Pensando desde todos los puntos de vista, yo creo que la clave está en apoyar a los profesores, en tener y desarrollar técnicas didácticas actualizadas; en tener y apoyarse de las herramientas tecnológicas y además con capacitación, sobre cómo crear esa empatía, para que se aterricen esos conocimientos del curso a una nueva generación que es cada vez más digital; es decir, creo que mucho está en nosotros como profesores acoplarnos a lo que viene con la nueva generación. Claudia Ortega Barba / Pedagogía / Universidad Panamericana Desde mi punto de vista, una estrategia para promover la integridad académica en las universidades de Latinoamérica es la formación docente, ligada a la práctica reflexiva y en donde se distinga entre una evaluación punitiva y una evaluación ligada al aprendizaje y a la confianza entre los interlocutores del proceso de enseñanza-aprendizaje. Marco Antonio González Iturria / Derecho / Pontificia Universidad Católica de Chile Como universidad católica, creo que lo fundamental que debemos hacer es demostrar en la práctica que la antropología cris-

tiana constituye un sustento que da una base sólida y un sentido a los valores propios de la integridad académica. Nuestra universidad tiene ahí una oportunidad enorme, de demostrar que hay valores que se oponen al utilitarismo o al relativismo moral, que tanto daño ha hecho a nuestras sociedades, y que podemos contrarrestar con una formación sólida para nuestros estudiantes y con un esfuerzo constante para que todos los integrantes de la comunidad universitaria practiquen estos valores. Lo segundo, es compartir experiencias y aprender de las estrategias que han dado mejor resultado para esta labor formativa y preventiva, porque cada día surgen nuevos e inesperados desafíos, como la pandemia o los conflictos sociales que afectan a nuestros países. Juan José Martínez Rodríguez / Dirección Estratégica de Capital Humano y Dirección y Administración de Empresas, de la Escuela de Negocios / Universidad de Monterrey Pienso que sería importante comenzar a identificar las variables que provocan desconfianza, para empezar a cambiarlas por algunas que fomenten la confianza en la relación entre los profesores y alumnos, y en todas las personas. Tenemos que apuntar a que exista una mentalidad que observa y vive con confianza de que se van a hacer las cosas sin caer en la ceguera. En pocas palabras, tenemos que trabajar esos lazos de honestidad que ayuden a fortalecer la confianza en las relaciones interpersonales y esto se logra a través de liderar con el ejemplo y hacerlo saber, no quedarse callados, conversar y promover que se hacen bien las cosas, un enfoque positivo, para que en nuestra mente esté que somos más los que hacemos el bien y lo buscamos. Adolfo Eslava Gómez / Humanidades / Universidad EAFIT Dijimos, “conversar es mejor”; ahora, a esa conversación yo le sumaría el criterio de proximidad. No somos ingenuos, por supuesto, la educación en línea nos genera muchos retos, muchas dificultades, pero también trae una ventaja: la conversación se puede activar, es más, la conversación está activada y si le sumamos ese criterio de proximidad, entonces estamos hablando de que no hay excusa para conversar con nuestros colegas, pueden estar en un huso horario distinto, pueden estar en un clima distinto, pero otras condiciones para la conversación están dadas. Vale la pena enfatizar en eso, en una conversación que permita la transferencia de proximidad, la transferencia entre distintos que celebran el desencuentro. Luis Rosas Cobos / Ingeniería y Tecnologías de Información / Universidad Tecmilenio Considero que la integridad académica debe promoverse en todas las instituciones educativas, de todas las formas posibles. El reforzamiento de los valores es algo que debe hacerse siempre. Pero también se requiere que se les presenten casos a las y los estudiantes, de acuerdo con las situaciones que están viviendo, para que, cuando se encuentren en una situación donde el camino corto parece ser la opción más atractiva, sepan cómo reaccionar cuando ya lo vivieron primero en simulación.

25


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 5 / NÚMERO 10

8º CONGRESO DE INTEGRIDAD ACADÉMICA1 Elmi Salazar Báez

elmi.salazar@udem.edu.mx Coordinación de Proyectos de Integridad Académica, Universidad de Monterrey (UDEM)

26


L

Integridad académica en la “nueva normalidad”: Experiencias y aprendizajes

os retos de la integridad académica en la educación a distancia son posibles de vencer y esto se demostró en el 8° Congreso de Integridad Académica: “Conecta y transforma con integridad”, llevado a cabo el pasado 24 y 25 de septiembre. Este evento reunió a más de 550 personas de 11 países, quienes de manera entusiasta y con gran apertura, escucharon las conferencias a través de la pantalla y participaron interactivamente entre ellos. Conferencistas de gran trayectoria en el tema de integridad académica y representantes de universidades de reconocido prestigio, como Thomas Lancaster, de Imperial College London; Irene Glendinning, de Coventry University (Londres); Sarah E. Eaton, de University of Calgary (Canadá); y Rowena Harper, de Edith Cowan University (Australia), compartieron diversas estrategias para detectar trabajos que han sido “comprados” por estudiantes. También presentaron algunas prácticas que sirven para promover las ventajas de un aprendizaje libre de trampa y sin atajos, el cual permita a los estudiantes dar lo mejor de sí y que al mismo tiempo se reconozca a la integridad académica como un camino de éxito para su vida académica y profesional. Conectar e interactuar con los alumnos parece ser fácil; no obstante, lograr involucrar y evaluar a los estudiantes requiere de estrategia y creatividad. Así lo expresaron Alejandra Calderón, de la Universidad Panamericana (México) y el doctor Douglas Harrison, de University of Maryland (Estados Unidos), al mostrar las diferentes plataformas y herramientas tecnológicas para enseñar de una manera más activa y evaluar de forma más justa. Por su parte, Jennifer Wright, de University of South Florida (Estados Unidos), señaló lo importante de involucrar a los estudiantes para lograr un programa de integridad exitoso. En esta misma línea, el doctor David Rettinger, de University of Mary Washington (Estados Unidos), mencionó que hay que conocer la psicología del por qué hacen trampa los alumnos, para poder comprenderlos y apoyarlos. El doctor Paul Sopcak y Courtney Cullen, de MacEwan University (Canadá) y University of Georgia (Estados Unidos) respectivamente, coincidieron en que la trampa y la deshonestidad académica no definen a un estudiante, sino que podrían representar oportunidades para continuar con su formación académica. Paul y Courtney recomendaron gestionar

Esta misma nota se publicó previamente en el blog del ICAI y se encuentra en su sitio oficial: https://www.academicintegrity.org/blog/spotlight/8-congreso-de-integridad-academica/. (Únicamente se realizaron modificaciones de estilo). 1

este tipo de acciones a través de la justicia restaurativa, para llevar a los estudiantes a la reflexión y a un crecimiento académico y personal. La maestra Antonieta Martínez, de la Universidad Panamericana (México), la doctora Sandra Gudiño, del Tec de Monterrey (México) y el ingeniero Jean Guerrero, de la Universidad de Monterrey (México), compartieron los resultados de algunas investigaciones sobre integridad académica, un tema que debe considerarse tarea urgente. Del mismo modo, hablaron del aspecto ético y educativo de las evaluaciones en el nuevo entorno digital y mencionaron que la valoración del aprendizaje es una responsabilidad compartida para construir una cultura de integridad académica. Amanda McKenzie, de University of Waterloo (Canadá), platicó su experiencia sobre cómo incentivar a otras universidades a construir redes colaborativas y proporcionó distintos elementos para hacerlo. El rector José Antonio Herrera, de la Universidad Vasco de Quiroga (México), habló sobre los esfuerzos que se están realizando en el Estado de Michoacán por impulsar la integridad académica entre las universidades que forman parte de la “Red Juntos Por Michoacán”. En el programa hubo también un momento en donde se reconoció el trabajo exhaustivo de uno de los pilares de la integridad académica en el mundo: la doctora Tracey Bretag, de University of South Australia. Indudablemente, muchos de los conferencistas, y también en la Universidad de Monterrey, están agradecidos por su apoyo y acompañamiento para fortalecer este importante tema en Latinoamérica. Sin duda alguna, el 8° Congreso de Integridad Académica fue un espacio de mucho aprendizaje. Esperamos coincidir nuevamente en la novena edición que se llevará a cabo en el 2021. En tanto, seguiremos trabajando en sumar esfuerzos para continuar permeando la cultura de integridad académica.

27


Cómo salvaguardar y elevar el factor de impacto Un reporte de iThenticate En este reporte examinamos los elementos que contribuyen al aumento de citas y al prestigio tanto de investigadores como de publicaciones académicas. Ofrecemos un panorama de los factores de impacto actuales y hablamos sobre la creciente importancia de la integridad académica en la investigación. Descarga el reporte aquí: go.turnitin.com/factor ©2020 Turnitin, LLC. Todos los derechos reservados.