Page 1

11 AÑO 6 / NÚM 11

Apuntes para armonizar la originalidad con la integridad en la escritura académica (pág. 06)

Voces de la integridad académica: escritura e integridad académica (pág. 9)

Formación en investigación e integridad académica (pág. 16)

INTEGRIDAD ACADÉMICA: PRÁCTICAS Y DESARROLLO DE HABILIDADES


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

CONSEJO EDITORIAL Rocío Mier y Terán Sierra y María del Carmen García Higuera, Universidad Panamericana campus Ciudad de México; Gonzalo Pizarro Puccio y Cecilia Arce Maillard, Pontificia Universidad Católica de Chile; Jean Gabriel Guerrero Dib, Adriana Lizeth Barberena Cerda y Elmi Salazar Báez, Universidad de Monterrey; María Alejandra Calderón Swain, Universidad Panamericana, campus Guadalajara; Isabel Barreneche Giraldo, Universidad EAFIT; Pablo Ayala Enríquez y Daniela Gallego Salazar María, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey; Stephanie Goldberg, Turnitin.

Edición Armando Alemán Juárez aalemanj@up.edu.mx Diseño Arturo E. Becerra Mariscal abecerra@up.edu.mx Centro de Innovación Educativa mx_cie@up.edu.mx http://cie.up.edu.mx

Esta revista es un esfuerzo conjunto de la Universidad Panamericana en alianza con las siguientes universidades:

Integridad Académica julio - diciembre 2021 / Año 6 / Número 11

2

Universidad Panamericana Jerez 10 Col. Insurgentes Mixcoac 03920. Del. Benito Juárez, CDMX Créditos de recursos gráficos: Freepik.com Pexels.com commons.wikimedia.org

Revista de Integridad Académica © 2021 by Centros Culturales de México A.C. is licensed under CC BY-NC-ND 4.0 INTEGRIDAD ACADÉMICA, año 6, número 11, es una publicación semestral julio - diciembre 2021 editada por CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. (propietaria de la Universidad Panamericana), con domicilio en calle Jerez No. 10 Col. Insurgentes Mixcoac, Delegación Benito Juárez, Ciudad de México, C.P. 03920, Tel. (55) 54 82 16 00. Editor responsable María del Carmen García Higuera, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo 04-2017-121117154000-203, ISSN 2594-0236, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Responsable de la última actualización de éste Número, María del Carmen García Higuera. INTEGRIDAD ACADÉMICA. Copyright 2021© Todos los derechos reservados. El contenido de la presente publicación no puede ser reproducido, ni transmitido por ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magnética, ni registrado por ningún sistema de recuperación de información, en ninguna forma y por ningún medio, sin la previa autorización por escrito de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. no tendrá responsabilidad alguna por las lesiones y/o daños sobre personas o bienes que sean el resultado de presuntas declaraciones difamatorias, violaciones de derechos de propiedad intelectual, industrial o privacidad, ni responsabilidad por producto de negligencia. Tampoco asumirán responsabilidad alguna por la aplicación o utilización de los métodos, productos, instrucciones o ideas descritos en el presente material, seguir los consejos y/o recomendaciones, incluidos en ellos es responsabilidad de quien lo hace y de quien lo recomienda. Todas las ideas expresadas en los artículos incluidos en esta publicación, son de cada autor. CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C. y el comité editorial no asumen responsabilidad alguna sobre las ideas expresadas en los artículos publicados, toda vez que estos no necesariamente expresan la ideología, opinión ni la interpretación de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C., de sus Directivos, empleados, ni del equipo que dirige esta publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de CENTROS CULTURALES DE MÉXICO, A.C.

Agradecemos a nuestro patrocinador:


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades

EDITORIAL

E

n relación a la literatura sobre deshonestidad académica y principalmente respecto al plagio, las investigaciones demuestran que es conveniente promover un enfoque positivo, que esté centrado en brindar soluciones pedagógicas a esta problemática (Chankova, 2019). Un ejemplo es abordar, de manera formativa, las carencias en habilidades y en conocimientos que muchos estudiantes universitarios tienen sobre escritura académica y otras habilidades afines, con el objetivo de que aprendan (Chankova, 2017). Es bajo esta óptica que hemos trabajado este número de la revista; para que el lector conozca algunas buenas prácticas en el desarrollo de la escritura académica y de la citación científica. En el primer artículo, Pablo Ayala, Director de Formación Ética y Ciudadana del Tecnológico de Monterrey, en Monterrey, México, recomienda una solución innovadora al fenómeno de la trampa académica, principalmente aquella que ocurre en línea. Pablo propone el método CREER, que tiene un enfoque formativo y que se trata de una estrategia didácticamente holística, la cual contempla distintas etapas de acción: Conversar, Revisar, Explorar, Estudiar y Redescubrir. Este método es una guía, con la cual las instituciones de educación superior pueden manejar casos de deshonestidad pero también promover la escritura creativa. Es la tercera ocasión que presentamos la sección “Voces de la integridad académica”. Esta vez, invitamos a una profesora de la Universidad Panamericana, en Guadalajara, México, a compartirnos un texto en donde proporciona algunas reflexiones sobre la experiencia de enseñar escritura académica a estudiantes universitarios. También compartimos las buenas prácticas de una profesora y de un estudiante de la Universidad EAFIT, en Colombia, en cuanto a la escritura académica y el desarrollo de habilidades afines. En el siguiente texto, Emerson López, profesor investigador de la Universidad Linda Vista, en Chiapas, México, narra las buenas prácticas en la enseñanza de la investigación científica que se han llevado a cabo en esta misma institución. Bajo una perspectiva de integridad académica y desde un enfoque educativo basado en la socioformación, Emerson describe las distintas fases que conlleva el proceso investigativo para formar jóvenes investigadores. El autor ejemplifica cada etapa con una cita textual de alguno de los estudiantes. La Universidad de Monterrey, en México, y la Pontificia Universidad Católica de Chile, en Santiago, Chile, han elaborado una infografía en donde mencionan las ventajas de citar adecuadamente las fuentes de información de textos académicos. En la infografía también se comparten recomendaciones sobre cómo citar adecuadamente y cómo dar el reconocimiento apropiado a cada idea, palabra, frase u otro tipo de información. Turnitin, por su parte, comparte una breve nota sobre cómo dar retroalimentación efectiva en los trabajos académicos. En el texto, se hace énfasis en la recomendación de evaluar y retroalimentar de manera positiva, dentro de un ambiente de respeto y con el objetivo de formar a los alumnos. En el texto final, María Ordóñez, profesora de la Universidad del Istmo, en Guatemala, subraya la importancia de la originalidad en la elaboración y en la publicación de libros, a partir del análisis de un cuento infantil guatemalteco, que ganó el primer lugar en la convocatoria iberoamericana PrimeBook en 2014, realizada por la Pontificia Universidad Católica de Chile y Skills Up de Japón. La autora también analiza brevemente el concepto de originalidad y su significado en distintas épocas.

Armando Alemán Juárez

3


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

CONTENIDO 06

APUNTES PARA ARMONIZAR LA ORIGINALIDAD CON LA INTEGRIDAD EN LA ESCRITURA ACADÉMICA

4

09

VOCES DE LA INTEGRIDAD ACADÉMICA: ESCRITURA E INTEGRIDAD ACADÉMICA

13

FUENTES DE INFORMACIÓN Y USO DE CITAS

16

FORMACIÓN EN INVESTIGACIÓN E INTEGRIDAD ACADÉMICA

20

LA IMPORTANCIA DE LA ORIGINALIDAD EN LA PUBLICACIÓN DE LIBROS


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades

Piensa como un hombre de acción, actúa como un hombre de pensamiento. –Henri-Louis Bergson

5


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

APUNTES PARA ARMONIZAR LA ORIGINALIDAD CON LA INTEGRIDAD EN LA ESCRITURA ACADÉMICA Pablo Ayala Enríquez | pabloayala@tec.mx Director de Formación Ética y Ciudadana. Vicepresidencia de Inclusión, Innovación Social y Sostenibilidad, Tecnológico de Monterrey.

6

N

o se equivoca Paul LeBlanc, presidente de la Universidad de Southern New Hampshire, al señalar que si hoy preguntáramos a un grupo de 50 estudiantes universitarios si consultó Google al momento de hacer un examen o tarea, lo más seguro es que su respuesta sería afirmativa (6 de febrero de 2021). ¿Qué podemos hacer ante tal escenario? ¿Indignarnos y “rasgarnos las vestiduras”? ¿Iniciar una cacería para dar con todo aquel que haga trampa? ¿Endurecer las sanciones vigentes para disuadir a quien intente ser deshonesto? O, ante la complejidad del fenómeno, ¿dirigir nuestra mirada hacia otro lado?

Siguiendo a LeBlanc (6 de febrero de 2021), el fenómeno que estamos presenciando, básicamente, está relacionado con cuatro factores: 1) las facilidades que vienen de la mano de un nivel de hiperconectividad en el que cualquier pregunta encuentra su respuesta a través de uno o dos clics; 2) el tiempo que el estudiantado permanece frente a la pantalla, a causa de la pandemia; 3) la ansiedad y el estrés derivado de continuar los estudios en la modalidad en línea, teniendo cuidado de no bajar el promedio o las notas exigidas por los reglamentos de becas, en ocasiones empleando medio tiempo del día para trabajar, con el

propósito de ayudar económicamente a sus familias; y 4) la amplísima gama de productos que han salido al mercado para facilitar la trampa académica. Si antes de la pandemia, la industria del fraude académico movía cifras millonarias, hoy las ha multiplicado por cinco, con lo cual, como dice LeBlanc, las condiciones de semicuarentena cesarán, pero la trampa y la deshonestidad académica se mantendrán. Pensando en soluciones que vayan más allá del facilismo al que nos conduce endurecer las sanciones, aumentar el número de dispositivos para vigilar a los estudiantes mientras realizan los exámenes o, incluso, expulsarlos de la universidad si se demuestra que hacen trampa, sin duda, las estrategias deberán apostar por tener un carácter más formativo que punitivo. Independientemente de cuál sea el conjunto de alternativas previsto por cada universidad, es importante que este forme parte de una política institucional ex professo, reconocida e impulsada por las máximas autoridades de la institución que, además de legitimidad, dote de los recursos necesarios para poner en marcha las estrategias planteadas, porque, sin lugar a dudas, la numeralia del fraude académico mantiene su ritmo ascendente.


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades En el ánimo de pensar rutas para enfrentar el fenómeno del fraude académico en el contexto de la postpandemia, queremos compartir con ustedes el método que se embebe en el acrónimo CREER, el cual, pensamos, podría servir para articular una estrategia estructurada, flexible y rápida de implementar por las distintas universidades. C La letra C representa la acción de conversar con los distintos

actores, con el fin de comprender la dimensión y el nivel de afectación del problema. Así pues, estudiantes, docentes, consejos académicos, departamentos de psicología, madres y padres de familia y, entre otros, empleadores, podrían ser consultados para conocer su punto de vista con relación a la manera en que el fraude académico ha impactado las clases desde que inició la pandemia.

R La R está asociada a la necesidad de revisar las fuentes y los

lugares de impacto en donde la trampa se vuelve más aguda. Esta acción permitirá reflexionar en torno a las unidades de formación y a las políticas académicas donde convendría hacer algunos ajustes; por ejemplo, en lo que se refiere al diseño de los instrumentos de evaluación y al puntaje que se le asigna a un examen y a las tareas en el conjunto de la nota final, por mencionar algunos ejemplos.

E La letra E significa explorar nuevas ideas y prácticas en for-

matos híbridos, que permitan el desarrollo de formas más adecuadas para generar evidencias relacionadas con la construcción del aprendizaje.

E La segunda letra E tiene que ver con la necesidad de estudiar

las estrategias de innovación implementadas, con vistas a evaluar su eficacia en el marco de la enseñanza y el aprendizaje en su modalidad a distancia e híbrida, y hacer los ajustes correspondientes en caso de requerirse.

R Por último, la letra R significa redescubrir los caminos para

promover en los alumnos la imaginación y la originalidad, que vienen de la mano del pensamiento creativo que está detrás de las obras propias.

En la renovación de la apuesta por la singularidad en la escritura, es que los valores propuestos por Guillermo Martínez pueden servirnos a modo de faro orientador para diseñar algunos contrapesos que eviten el uso inadecuado de la enorme oferta de contenido de libre acceso al que cualquier estudiante puede acceder en la red. De los valores señalados por Martínez, se destaca lo siguiente: 1) Originalidad: entendida no como mera novedad, sino como aquello que lucha por abrirse paso entre la marea de lugares comunes, de lo ya dicho, de lo que alguna vez fue expresivo y ahora sólo es retórica. […] 2) Resolución: que también

podríamos llamar maestría en la ejecución. Es decir, la suma de elecciones en cuanto a punto de vista, tono, registros del lenguaje, ángulo, etcétera, que dan la ilusión platónica de que la idea adoptó una forma perfecta y única. […] 3. Escritura: no es solamente una herramienta, sino el médium en el que vive el texto. Si no hay ideas originales, ningún alarde de escritura podrá solucionarlo, pero del mismo modo, toda idea languidece si no se manifiesta en la escritura algo también único, hecho y reinventado cada vez de nuevo, la retórica propia de la obra en particular. (2011, párrs. 3, 4 y 5) Si bien es cierto que hay una discusión sobre si la creatividad puede ser enseñada y evaluada a través de la escritura, también es verdad que las últimas dos décadas “confirman no solo la particular necesidad expresiva de las nuevas generaciones, sino el propósito de adquirir una de las competencias profesionales más demandadas en todos los entornos” (Vega, 2020, p. 2), impulsando la creatividad más allá de lo innato, a través de programas que las universidades pueden desarrollar para dicho efecto. En este sentido, podemos decir que cualquier estrategia para procurar lo original y lo creativo en la escritura, deberá promover habilidades que permitan al estudiantado, por un lado, expresarse de manera clara, organizada, correcta y, por el otro, hacerlo con autenticidad, de modo divergente y disruptivo (Vega, 2020). ¿Estamos, pues, ante una vía que podría servir a modo de contrapeso ante el incremento del fraude universitario? Teniendo en consideración la magnitud del fenómeno, ¿puede ser la escritura creativa una vía realmente efectiva? Sin dejar de reconocer que, frente a la complejidad del problema referido por LeBlanc, a simple vista la escritura creativa podría parecer un instrumento, digamos, modesto; no obstante, si la pensamos a la luz del método CREER descrito anteriormente, nos daremos cuenta de que sus potencialidades son muchas. A continuación, comparto un ejemplo ficticio para ilustrar la idea. Imaginen que uno de los estudiantes más notables de la universidad para la cual trabajan, les escribe un correo expresándoles su preocupación por la cantidad de trabajos plagiados que sus compañeros han venido entregando a lo largo de la pandemia. “No tiene sentido denunciar a nadie profesor”, -dice el estudiante- “porque aquí todos copian, pegan y entregan. Me siento frustrado, porque es imposible se-

7


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11 guir actuando de modo honesto cuando todos a mi alrededor hacen trampa”. El mensaje también fue recibido por el rector de la universidad, la junta de vicerrectores, el consejo académico y las sociedades estudiantiles. De un momento a otro, la carta de uno de los estudiantes más reconocidos en la universidad, se volvió tendencia en las redes sociales y en varios medios de comunicación. ¿Qué hacer? Si las autoridades hubieran seguido el método CREER, probablemente, estas hubiesen dado los siguientes pasos:

Seguramente otros ejemplos podrían ilustrar mucho mejor la cuestión. Sin embargo, el que acabamos de compartir nos permite esbozar una estrategia que, sin exigir a la universidad cambios drásticos o realizar inversiones económicas onerosas, representa una oportunidad realista para vérselas con un problema que, sin ser nuevo, la pandemia ha recrudecido. La idea está dada, ahora toca a las universidades discutirla y ver la manera en que, desde sus propios contextos, sea llevada a la práctica.

1 Reunirse para conversar entre sí y desplegar una serie de fo-

REFERENCIAS

2 Una vez entendida la profundidad de las aristas del proble-

LeBlanc, P. (6 de febrero de 2021). Addressing Academic Integrity in A Hyper-Connected Pandemic World. Forbes. Recuperado de https://www.forbes.com/ sites/paulleblanc/2021/02/06/addressing-academic-integrity-in-a-hyper-connected-pandemic-world/?sh=14dac42e738d.

3 Se convocó a un grupo de estudiantes y docentes para que,

Martínez, G. (2011). Originalidad, resolución, escritura. Escritores del mundo. Recuperado de https://escritoresdelmundo.art.blog/2011/11/01/originalidad-resolucion-escritura-por-guillermo-martinez/.

cus groups, entre los distintos grupos de interés, para conocer la percepción de cada uno. ma, se revisaron a profundidad las áreas donde se había recrudecido la trampa a nivel curricular.

8

de manera colegiada, exploraran distintas alternativas que permitieran el diseño de un plan piloto para “evaluar producciones académicas originales”. Esta nueva propuesta de evaluación debía contener cuatro elementos: a) una nueva rúbrica de evaluación, donde se le diera mayor importancia a la dimensión creativa, más que al uso de las referencias bibliográficas directas; b) una evaluación por pares; c) una autoevaluación; y d) un replanteamiento del valor del documento escrito, asegurándose que nunca rebasara el 50 % de la nota parcial o final del curso.

4 Tras un mes de haber puesto en marcha el piloto, se organi-

zaron reuniones con el equipo diseñador y con los docentes y estudiantes que probaron esta nueva forma de evaluar, para estudiar sus resultados.

5 A partir de las sugerencias, se realizaron ajustes a la nueva

forma de evaluar, redescubriendo formas para llevarla a otras experiencias de aprendizaje.

Vega, P. (2020). La evaluación de la escritura creativa en el contexto universitario. Arbor, 196(798): a579. https://doi.org/10.3989/arbor.2020.798n4003.


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades

VOCES DE LA

INTEGRIDAD ACADÉMICA ESCRITURA E INTEGRIDAD ACADÉMICA

Universidad Panamericana La temática de este número para “Voces de la integridad académica”, versa sobre la reflexión de distintos actores educativos en cuanto a la enseñanza y el aprendizaje de la escritura académica en educación superior. Presentamos primero un breve texto de Ruth Román, profesora de la Universidad Panamericana, México, donde reflexiona sobre su experiencia al enseñar el proceso de escritura académica a jóvenes universitarios, y también resalta las necesidades de formación y recursos que requieren los estudiantes de posgrado en cuanto al desarrollo de textos académicos.

LA IMPORTANCIA DE LA ESCRITURA ACADÉMICA EN EL CONTEXTO DE LA INTEGRIDAD

Ruth Román / rromanm@up.edu.mx Bibliotecaria académica del área de Humanidades y docente de Historia de la Cultura en el Departamento de Humanidades de la Universidad Panamericana, Guadalajara, Jalisco.

Hemos añadido además dos entrevistas sobre buenas prácticas de escritura académica en la Universidad EAFIT, Colombia. Paulina Yepes, profesora del Departamento de Humanidades y Timoteo Giraldo, estudiante de séptimo semestre de la licenciatura en Comunicación Social, comparten sus opiniones respecto a la experiencia de enseñar o aprender sobre lectura y escritura académica. También mencionan las habilidades que creen ser necesarias para escribir, en un contexto científico, así como algunos de los retos a los que se han enfrentado en el proceso. Finalmente, los dos brindan recomendaciones para el desarrollo de la lectoescritura con un enfoque en la integridad.

Tengo la fortuna de trabajar en la Biblioteca de la Universidad Panamericana, campus Guadalajara, y me buscan de distintos departamentos para impartir talleres de escritura académica. Siempre es una grata experiencia poder interactuar con los estudiantes de diversos grados, para compartirles algunas recomendaciones de escritura académica; porque solo puedo darles eso, recomendaciones de mi experiencia en la escritura, ya que como dice el adagio “a escribir se aprende escribiendo” y es eso precisamente lo que deben atreverse a hacer los alumnos por ellos mismos. Recientemente, he tenido la oportunidad de trabajar con alumnos de posgrado y ha resultado muy gratificante descubrir cómo tienen un gran interés por plasmar la efervescencia de sus ideas en productos con nivel académico, sin embargo, no siempre cuentan con las herramientas adecuadas para hacerlo. Ahí es donde puedo poner mi granito de arena. Sigo descubriendo que, a pesar de ser personas adultas, responsables, con un prestigio profesional y exitosos

9


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

10

en su trabajo, eso no garantiza que sepan expresarse con un lenguaje especializado, ni que lo hagan con ética. Tampoco quiere decir que busquen plagiar porque no tengan ideas propias o porque quieran darse el crédito intelectual que no les corresponde, sino que, redunda en un dato que refleja la carencia de habilidades para el manejo de la información y la necesidad de contar con recursos de fácil acceso que les permitan referenciar y citar sus aportaciones, para hacerlo éticamente. No es de extrañarse que existan estas carencias, ya que, si bien los alumnos desarrollan diversas habilidades durante sus años de educación superior, también quedan grandes huecos en el área de investigación. Esto, aunado a la cantidad de sistemas de citación existentes para referenciar un trabajo académico – nimio detalle que puede llegar a confundir a un estudiante-, y el tipo de cosmovisión que impregna el actuar de culturas latinas -en las que la ética se convierte en un asunto privado y la moral rige los actos internos, y por lo tanto, si no se exterioriza el error, tendemos a pensar que no pasa nada-, influyen en la dificultad de desarrollar hábitos de integridad académica. El fenómeno anterior contrasta con un sistema de valores como el anglosajón, en el que la ética y la moral son asuntos de dominio público y por eso es importantísimo conservar un orden hasta en lo más básico, como lo es en el tránsito.

BUENAS PRÁCTICAS DE ESCRITURA Y DESARROLLO DE HABILIDADES RELACIONADAS

Cuéntanos alguna experiencia específica que hayas vivido en un proceso de acompañamiento de lectura y escritura. Quiero destacar un proceso que tuve con unas estudiantes de Economía [que] tenían que entregar su monografía. Fue una experiencia muy bonita porque ellas desarrollaron sus habilidades de la carrera en Economía, aprendieron mucho de políticas públicas y, desde el CELEE, les pudimos ayudar con esa par-

Afortunadamente, cada vez más, estamos inmersos en una cultura global que nos permite identificar nuestros puntos de mejora y trabajar sobre ellos, apoyados de herramientas tecnológicas que agilizan todo el proceso de gestión de la información y que nos facilitan un compromiso con la integridad académica como estilo de vida. Nada más importante en el desarrollo de la escritura académica como la integridad. Concluyo esta reflexión recordando que, precisamente la honestidad es el fundamento para reconocer que nuestras ideas no se construyen de la nada, sino que se trata de análisis, conclusiones, síntesis, abstracciones o cualquier proceso intelectual que resulta de un background que, como profesionales, nos permite sostener una postura sobre un tema. Parafraseando la célebre frase de Bernardo de Chartres, somos enanos en los hombros de los gigantes (Salisbury, 2009) que nos han precedido, y sin ellos, no seríamos posibles nosotros.

REFERENCIAS Salisbury, J. De. (2009). Metalogicon (L. P. J. Vrin (ed.)).

Entrevista a Paulina Yepes Villegas Docente del Departamento de Humanidades de la Universidad EAFIT, acompaña la coordinación del Centro de Lectura y Escritura -CELEE-.

te de la escritura. Al final estaban muy preocupadas, sobre todo porque les daba mucho susto el plagio. Entonces, empezamos a revisar detalladamente, acudimos a Turnitin [herramienta anti plagio], [que] nos ayudó mucho. [Al finalizar], se sentían realmente orgullosas del trabajo que habían entregado.


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades ¿Qué tipo de habilidades consideras que son necesarias para la escritura? Diría que la primera habilidad para la escritura es la lectura comprensiva, porque [con ella] se logra una comprensión global del texto, una comprensión local sobre las distintas partes del texto, y porque la ortografía [y] la redacción mejoran. También está la planeación: la búsqueda de fuentes, tener claras las ideas principales a trabajar, saber qué tipo de texto voy a abordar, reconocer quién escribe, para qué escribe, cómo lo escribe, [y cuál es el público]. Ya luego es la escritura en sí misma, donde apuntamos al objetivo que queremos lograr. En el sentido personal, diría que es importante la constancia. Si yo quisiera lograr un buen texto –académico, [de] literatura, o de divulgación–, tengo que tener esa persistencia y esa disciplina para poder hacerlo bien. También [es] importante entenderme a mí misma y manejar mis emociones, para saber cómo quiero transmitir las ideas. ¿Qué retos has enfrentado en estos procesos de acompañamiento en la lectura y escritura a estudiantes? Clasificaría esos retos en tres: El reto con el estudiante que escribe súper bien y que en clase llega con el texto perfecto. Es un reto, porque obviamente obliga a uno a ser cada día mejor. Está el reto con el estudiante contrario, y es el que realmente no ve los problemas, no los quiere ver, pero es súper gratificante cuando el alumno va mejorando su proceso. Y otro reto es que realmente sí apliquen los conocimientos de la clase: que escriban bien, busquen buena información, la citen bien, y lo reflejen en otras materias de su carrera en la universidad. ¿Qué recomendaciones prácticas harías a los profesores, tanto en el desarrollo de la escritura como en la orientación a la integridad? La recomendación es que siempre partan de cuatro principios del lenguaje claro. El primero tiene que ver con la planificación, que es ese proceso de preparación. [El] segundo [es] la escritura en sí; tener en cuenta todas las normas básicas de escritura, puntuación, redacción, ortografía. En tercer lugar, la revisión: acostumbrarnos siempre a releer, a revisar; la lectura en voz alta es fundamental para eso. El último es la verificación, consiste en [que] una persona más lo lea, o dejar reposar el texto y retomarlo [posteriormente].

Desde la integridad, es muy importante ver la importancia de la citación: no es citar por citar, es que realmente estoy validando una voz, le estoy dando importancia. En términos prácticos, creo que las herramientas como Turnitin son súper útiles. La integridad es pensar en muchas cosas, una de esas es cómo le debo dar la voz adecuada al otro. Además, me gustaría destacar las campañas en pro de la integridad académica. Por ejemplo, recuerdo una de EAFIT que fue muy efectiva, se llamó “Atreverse a pensar”. Esa estrategia nos invitaba a todos a no cometer plagio y a citar de manera adecuada con el fin de reconocer el trabajo del otro. Para finalizar, me gustaría reiterar ese trabajo conjunto entre estudiantes y docentes, yo creo que eso es lo más importante para todas las habilidades, y desde la misma integridad. Saber que nos podemos equivocar, pero que también podemos aprender, y que la lectura y la escritura son un proceso constante de enseñanza – aprendizaje. Entrevista a Timoteo Giraldo Correa Estudiante de séptimo semestre de Comunicación Social en la Universidad EAFIT, becado del programa “Nivelatorio con aportes de empleados” y monitor del Departamento de Humanidades.

11 Cuéntanos alguna experiencia en el proceso de acompañamiento: ¿qué te llevó a ese espacio y cómo lo viviste? En principio, creo que las personas nos acercamos a CELEE porque tenemos dudas en cuanto a la redacción y a la ortografía; cualquier inconveniente que tengas con la escritura, ellos te ayudan a revisarlo, te lo corrigen y te enseñan por qué cometiste el error, cómo lo solucionas y cómo mejoras. Dentro del proceso también me di cuenta que trabajaban todo el tema de citación; en CELEE, te explican que en realidad, si tú no citas de manera adecuada, es un tipo de fraude, porque tú te estás atribuyendo algo que no es de tu autoría intelectual, entonces, creo que eso es muy determinante para entender cómo debemos escribir íntegramente. ¿Qué tipo de habilidades crees que aprendiste en el proceso de acompañamiento de escritura? Estoy convencido de que la escritura te ayuda muchísimo a desarrollar el pensamiento crítico; lo escrito


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11 te da la oportunidad de pensar un poco más. [Ayuda en] la estructuración del pensamiento, en la claridad de las ideas, [a] tener más organizado lo que piensas. La aproximación a la escritura cambia completamente [cuando conoces cosas] tan simple[s] como que hay diferentes tipos de párrafos, que cuando te aproximas con preguntas, es más fácil desarrollar tus ideas; que antes de escribir, debes hacer un proceso de preescritura, [donde] desarrollas tus ideas, haces una investigación y sacas referencias, conceptos claves, todo ese tipo de cosas. También [la importancia de preguntarte] qué vale la pena ser escrito, y cómo lo abordamos de una manera en la que no se ha abordado. ¿Qué retos has enfrentado en tus responsabilidades académicas, en cuanto a la lectura y escritura, donde haya sido útil este acompañamiento?

12

Frente a los retos que uno puede encontrar en el procedimiento, yo lo comparo un poquito con la medicina; si tienes algo, lo primero que haces es buscar en Internet, pero esa información por más confiable que sea, nunca se va a adaptar a tus necesidades, entonces, tener el acompañamiento es ideal porque esa persona va a conocer tu contexto y tu realidad. Dentro de la escritura, también hay un tema como de ética. Muchas veces uno tiene una idea, y resulta que alguien ya [la] desarrolló], [y necesitas buscar formas de] abordarla de otra manera. Eso no lo vas a encontrar en Internet, por ejemplo, no le puedes preguntar a Google “oye, ¿esto será ético

o no?” Jamás. Entonces el acompañamiento de una persona experta que no solo edita, sino que también ha producido sus textos, creo yo que es fundamental con esos retos que uno muchas veces encuentra. ¿Cómo crees que se relacionan el proceso de escritura y la integridad académica? Cuando tú te estás enfrentando al hecho de escribir, te enfrentas a unos retos muy similares a los que te podrías enfrentar en otros ámbitos: te enfrentas a problemas éticos. Para mí, [la] escritura es esa aproximación, es ese escenario, en el que te haces esas preguntas, reflexionas y cuando te enfrentes a un problema mayor, lo vas a pensar y te vas a acordar de eso -realmente tú no te vas a acordar de la citación-, pero el hecho de citar va más con los valores, con la honestidad, con la integridad, entonces como que se abstrae un poquito del mero hecho de escribir, y aplica a otras cosas. Para terminar, la escritura desarrolla habilidades de investigación, de enfrentarte a problemas éticos, y a hacer lo que tú necesitas en ese momento. [Es importante] que se reconozca la escritura más allá del simple hecho de escribir y se asuma como un proceso de aprendizaje para otros ámbitos de la vida profesional y de lo personal.


Implementa evaluaciones remotas con integridad Conoce los desafíos de integridad académica más relevantes y algunos consejos para enfrentarlos con base en las mejores prácticas de evaluación.

Hojas de respuestas

Colusión estudiantil

Diseña exámenes a libro abierto para evaluar la capacidad de los estudiantes de utilizar críticamente la información. Adicionalmente, los programas de bloqueo de navegador ayudan a impedir que los estudiantes vayan a otros sitios durante un examen.

Crea varias versiones de la misma evaluación o cambia la secuencia de preguntas cada vez que administres un examen. Además, soluciones de evaluación como Gradescope pueden ayudar a detectar patrones en las respuestas y revelar una posible colusión.

Suplantación de identidad

Bancos de exámenes

Valida que el estudiante que obtiene crédito en una evaluación ha elaborado él mismo su trabajo. La tecnología de revisión de identidad utiliza información biométrica para confirmar la identidad de los estudiantes.

Al diseñar tus evaluaciones, evita utilizar pruebas de libros o preguntas de exámenes anteriores. Los estudiantes pueden acceder fácilmente a sitios que difunden exámenes completos. Fomenta las respuestas originales al incluir preguntas abiertas y de razonamiento complejo.

Dispositivos electrónicos

Motores de búsqueda y apps

Limita el tiempo que los estudiantes tienen para realizar un examen. Hacer esto es fácil con una plataforma de evaluación como Gradescope. El tiempo asignado debe ser cómodo para los alumnos que estudiaron, pero no tan generoso como para que los estudiantes puedan recurrir a dispositivos externos para encontrar respuestas.

Pide a los estudiantes que expliquen sus respuestas, ya sea adjuntando un video donde expongan su razonamiento o usando un campo de respuesta libre (ambas opciones son posibles con Gradescope).

Plagio

Exámenes robados

Promueve la originalidad en los ensayos con herramientas de retroalimentación formativa, como Turnitin Draft Coach. Ve más allá e implementa una solución completa de integridad, como Turnitin Originality, con la que puedes verificar la similitud de texto y código, además de encontrar manipulaciones al texto.

Algunas personas llegan al extremo de hackear cuentas o servidores escolares. Practica una buena higiene cibernética y protege tus materiales y cursos: establece contraseñas seguras, cámbialas con frecuencia y guarda tus evaluaciones en un sistema institucional confiable.

Conoce más sobre Turnitin Draft Coach en: go.turnitin.com/draft-coach-latam www.turnitin.com/es | ©2021 Turnitin, LLC. Derechos reservados.


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades

CÓMO PROMOVER LA ESCRITURA ORIGINAL Y LA AUTOGESTIÓN CON UN ENFOQUE FORMATIVO Turnitin | www.turnitin.com/es

Uno de los pilares de la integridad académica en la elaboración de trabajos escritos es la retroalimentación formativa. Los comentarios ofrecidos en un ambiente seguro y que buscan promover la autogestión, y el crecimiento de los estudiantes, siempre serán más efectivos que el simple señalamiento de errores. Ahora bien, para que la retroalimentación sea realmente formativa, debe ser oportuna. Según un estudio1, la efectividad de la retroalimentación depende en gran medida del momento en que los estudiantes la reciben. Sesenta por ciento de los estudiantes dijeron tener una gran probabilidad de incorporar la retroalimentación, si la reciben mientras realizan un trabajo o inmediatamente después de haberlo terminado. La probabilidad de que utilicen la retroalimentación baja drásticamente, si se les da más tarde. Aunque los docentes quisieran proveer retroalimentación para cada trabajo y para cada estudiante, realísticamente esto es casi imposible. Sin embargo, existen herramientas a disposición de los profesores que facilitan esta labor. Turnitin Draft Coach ayuda a los estudiantes a mejorar sus habilidades de redacción e investigación, al brindarles retroalimentación en el momento adecuado. Mientras redactan sus ensayos en Google Docs o Microsoft Word online, los alumnos reciben comentarios instantáneos sobre sus citas, y pueden revisar su trabajo en busca de similitud, al cotejarlo con la amplia base de datos de Turnitin. Así, los estudiantes comprenden el valor de la originalidad mientras elaboran su trabajo y ello puede colaborar para investigar y redactar con integridad. ¿De qué otras formas apoya Draft Coach a los estudiantes? Turnitin (2015). From here to there: Student’s perception on feedback, goals, barriers, and effectiveness. Recuperado de http://go.turnitin.com/paper/student-feedback-goals-barriers. 1

iempo el t a n a t n e r Enf oluntario. plagio invs ven los reportes

1.

nte Los estudia ente en d directam u de similit ft Word, cs y Microso se Google Do esta forma dactan. De sis, a fr rá a p mientras re s, ta e que las ci el aseguran d lementos d e s o tr o y s e n cos e ti m n té sú u re os y a n adecuad l. a n trabajo sea nvío fi antes del e

2.

Mejor habilid an las citaciónades de .U

tecnolo gía de m tilizando achin de últim a genera e learning Coach a ción, Dra yu ft a identi da a los estudia ficar refe ntes rencia faltante s en sus s y citas textos.

Desarrollan habilidades de investigación. La

3.

orientación formativa de la aplicación ayuda a los estudiantes a pensar de una manera crítica sobre cómo utilizar diferentes fuentes de información.

Con el apoyo de herramientas de retroalimentación formativa, los estudiantes se vuelven partícipes de su proceso de escritura, adquieren confianza y se hacen responsables de su aprendizaje. Por su parte, los docentes disponen de más tiempo para planear e impartir sus clases, y pueden concentrarse en los temas y en los alumnos que necesitan de una atención más personalizada.

15


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

FORMACIÓN EN INVESTIGACIÓN E INTEGRIDAD ACADÉMICA Emerson López López | emerson.lopez@ulv.edu.mx Profesor investigador en la Universidad Linda Vista, Chiapas, México. Maestro en Educación por la Universidad de Montemorelos, N. L. México. Maestro en Pedagogía por la UNAM y Doctorando en Socioformación y Sociedad del Conocimiento, por CIFE, México.

16


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades

E

s cuestionable que exista algún ámbito en la vida humana, en donde no esté presente la corrupción. Sin embargo, en las prácticas científicas como la investigación, definitivamente se requiere de experiencias de integridad. Integridad y corrupción, son dos conceptos y prácticas mutuamente excluyentes que nacen, se desarrollan y mueren dentro del ser humano; debido, por una parte, a la naturaleza imperfecta que este posee y también por causa de factores externos con los cuales la persona se vincula en su diario relacionar; por ejemplo, en el hogar, en la escuela y en otras esferas de la vida social.

propósito de mejorar la calidad de vida personal y social, mediante principios éticos sólidos y experiencias prácticas fundamentadas en necesidades reales (Tobón, 2007). Dentro de este enfoque, se encuentra la metodología para formar investigadores, que consta de: a) Compartir con los estudiantes la visión del proyecto por investigar, b) realizar el diagnóstico de los conocimientos previos que tienen sobre el problema, c) diseñar el marco teórico, d) seleccionar o elaborar los instrumentos para recolectar los datos, e) ejecutar la metodología, f) sistematizar los resultados y elaborar el artículo, g) mejorar el texto con base en observaciones de expertos, y h) socializar los hallazgos ante la No es extraño que también exista la corrup- comunidad académica y científica para nuevos avances de la disciplina esción académica, aprendida muchas veces tudiada (López- López dentro del seno de la familia y reproducida fuera de su contexto. Aunque tiene varios "la deshonestidad y Tobón, 2019). factores causales (Lecuona, 2020), ciertas académica ocurre Dicho enfoque socioformativo, se ha veveces la deshonestidad académica ocudentro de las nido aplicando desde rre dentro de las instituciones educativas instituciones hace algunos años en porque los profesores actúan copiando a la Universidad Linda sus pares o, en otras ocasiones, porque los educativas Vista, en Chiapas, Méestudiantes asimilan actividades deshoporque los xico, en las asignaturas nestas de los docentes. Ante esta realidad profesores actúan de investigación. Por que se ha ido sofisticando en la población copiando a sus lo que la experiencia estudiantil, se han presentado distintas que hoy se narra, se estrategias para afrontar los retos (Pinpares o, en otras to-Bustamante y Gómez-Córdoba, 2017). ocasiones, porque refiere a la elaboración de investigaciones y Sin embargo, sigue siendo imperativo que los estudiantes la formación en inteestudiantes y agentes escolares se asimilan gridad académica con conviertan en promotores de actividades estudiantes de séptila práctica de la integrimo semestre de Condad académica, en deshonestas de taduría Pública y Adlas diversas áreas los docentes." ministración, durante de formación huel semestre de febrero mana (por ejema mayo de 2020; resplo: cognoscitiva, paldada con observaciones, entrevistas abiertas, afectiva o valoral, artículos y carteles científicos terminados que se conductual y de poseen, así como participación con ponencia en convivencia sola Primera Jornada Virtual de Investigación efectuacial), en los nida en las instalaciones de la mencionada universidad. veles educativos La experiencia en integridad académica y la (educación básica, formación en investigación, comienza desde el primedia superior y superior), y en las distintas modalidades de estudio (presencial, a distancia, en línea, mer día del semestre comunicando los lineamientos didácticos y el producto final esperado que puede ser entre otras). La promoción de la integridad académica, en- un artículo y/o cartel científico terminados. También tre una amplia variedad de opciones, puede hacerse se comparten los pasos para elaborarlos: el diseño de también desde la socioformación, porque es un enfo- la investigación, metodología, recolección de datos, que educativo que nace y se desarrolla en el contexto análisis e interpretación de estos, publicación y práclatinoamericano, a partir del año 2002 (Prado, 2018). tica de la integridad académica durante todo el proBusca formar integralmente a los educandos, con el ceso. A pesar de que este proceso sea desgastante,

17


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

18

también es gratificante. Desgastante porque requiere de compromiso, esfuerzo, observación detallada, esmero, dedicación, perseverancia y espíritu de mejora continua. Implica poner el corazón, la mente y las manos en el estudio que se está realizando. Es gratificante, porque se construye con la confianza de que el trabajo que se está realizando carece de prácticas deshonestas que deterioran la integridad académica, la imagen del profesor, del estudiante y de la institución. Pero ¿cómo se logra la integridad académica para la formación de investigadores en los cursos de investigación? El primer elemento que interviene es la experticia del profesor en cuanto al dominio del contenido que el estudiante investiga, que es fundamental para guiar el aprendizaje y profundizar el tema. El docente enseña al estudiante a elegir el tema, a encontrar información relevante en las bases de datos de revistas científicas y le acompaña continuamente durante el trayecto; todo esto como primer filtro de la práctica de integridad académica. Uno de los estudiantes (E) lo resume así: Esta forma de encontrar artículos, es completamente distinta a la que nos enseñaron durante el bachillerato. Además, los mismos contenidos de los artículos son diferentes a los libros que usamos para las tareas (E1). Una vez que el estudiante ha identificado los artículos que utilizará, el profesor los verifica, valorando que cada una de las fuentes seleccionadas corresponda al tema en estudio. A continuación, el profesor le pide al alumno leer los artículos cuantas veces sean necesarios para lograr la comprensión del tema e interiorizar los conceptos para que formen parte del bagaje personal del estudiante y, como dice Elander, Pittam, Lusher, Fox y Payne (2010), el alumno pueda plasmar las ideas con sus propias palabras, citar y referenciar las fuentes utilizadas, como evidencias de sus razonamientos, reflexión, síntesis, verbalización y escritura de la esencia de lo dicho por los autores; filtros, también potentes para la integridad académica. Otro participante lo expresó así: Releer los artículos me hace sentir como que estoy dialogando con el autor a quien puedo preguntarle lo que no entiendo y él me lo responde a medida que sigo leyendo. Y cuando logro expresar sus ideas con mis propias palabras, es como que mi mente se abre a la comprensión. Definitivamente, requiere también de mí, mucha capacidad de observación para hacer la referencia dentro del texto y al final del artículo (E9). Aunque formador y sujeto en formación están comprometidos, el compromiso por parte del formador es fundamental porque implica revisiones

continuas de su parte, del texto y valoración de si se está desarrollando con honestidad la metodología, la transcripción fidedigna de los datos, la aplicación de las normas de redacción académica y de otros factores intervinientes. Estos compromisos cobran relevancia debido a que la investigación representa un continuo ir y venir del estudiante al profesor y de este hacia aquél. Es como que pareciera que nunca vamos a terminar (E5), pero ¿verdad maestro que es lento pero seguro? (E2). Como es evidente, las revisiones son desde un principio, cada vez más rigurosas y amplias. Lo que ya se revisó y está aceptable, se conserva; aunado a lo que se viene mejorando, de acuerdo con la etapa de avance de la investigación en la que se encuentre el estudiante. Aunque existían períodos establecidos por la institución para realizar las evaluaciones sumativas de los cursos de investigación con el propósito de rendir cuentas sobre el avance del aprendizaje del alumno, por los tiempos de pandemia, el formador consideró la flexibilidad para aprender y lograr de todos modos los productos señalados en los objetivos al inicio del semestre. De esta manera, algunos lograron terminar el artículo y otros un cartel para alguna jornada de investigación. Como se observa, en todo el proceso de formación en investigación y en integridad académica, la evaluación es altamente formativa o auténtica como la llama Bertram (2017). Es también retroalimentadora con oportunidades de mejora mediante ejercicios metacognitivos. Por ejemplo, que el alumno observe y reflexione si lo que escribió es lo que quiso decir el autor original, o que valore en cuáles áreas de su investigación se considera fuerte o débil; siendo el propósito de estos ejercicios que se autoanalice para determinar qué recursos cognitivos necesita emplear en las diversas fases del proyecto. Una estudiante afirmó: ¡Esto sí que es un desafío! Aunque las oportunidades de aprender y mejorar que se me dan, me ayudan a comprender mejor lo que leo y escribo y a darme cuenta en qué necesito mejorar mi trabajo (E7).


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades Al unir la formación investigativa junto con la retroalimentación, la metacognición y la integridad académica, se busca comprometer al alumno con la práctica de la verdad desde la concepción platónica: “el discurso verdadero dice las cosas como son, mientras que el falso, las dice como no son” (citado por Abbagnano, 1986, p. 1180). La práctica de la verdad significa que el investigador, en calidad de autor, proteja su dignidad e identidad al ser fiel en lo que extrae, deduce y expresa de las fuentes de información; protegiendo a la vez la identidad de los autores al citar y referenciar correctamente y con exactitud las obras, hasta que estas actividades las interiorice y las convierta en hábitos que formen parte de su cultura personal e institucional. Como dijo otra alumna: El artículo es como mi fotografía, refleja mi manera de ser como persona y como quiero que hablen bien de mí, me esforzaré por hacerlo correctamente (E2). Si se empodera al estudiante y a la comunidad universitaria mediante los compromisos y prácticas señaladas, se espera que la institución forje en su mayoría, egresados que representen dignamente la integridad en el ámbito académico a partir de las investigaciones que lleven a cabo; de modo que toda información o datos que obtengan, formulen o reelaboren, lo hagan con honestidad en lugar de fabricarlos engañosamente, otorgando el crédito de las ideas a quienes correspondan en lugar de presentarlas como propias y evitar el plagio. Lo señalado hasta estas líneas del presente artículo, lleva a decir, que la experiencia acontecida con los estudiantes de la Universidad Linda Vista en Chiapas, México, en lo que respecta a la práctica de la integridad académica en los cursos de investigación, dejó al final del semestre indicado tres productos en forma de artículos de revisión, que iban a ser sometidos a revistas indexadas; cuatro carteles, de los cuales dos se someterían para el Congreso de Investigación en Contaduría Pública a realizarse en la Universidad Autónoma de Chiapas, campus Comitán; mientras que los otros dos estaban destinados a someterse para el Congreso de Innovagogía a celebrarse en España, los cuales no fueron sometidos por la crisis pandémica generada por el COVID-19; de los cuales solo uno logró presentarse en la Primera Jornada Virtual de Investigación, organizada por la propia Universidad Linda Vista, con miras a someter los artículos y carteles que no se presentaron, a congresos posteriores una vez que se den las condiciones propicias.

Los estudiantes refieren la experiencia como gratificante en cuanto al aprendizaje, porque además de adentrarse en el proceso investigativo, valoraron la importancia de elaborar los trabajos con integridad: La verdad, es que trabajamos intenso, fuerte y concentrados. Aunque me daba mucho nerviosismo, finalmente me encantó la experiencia. Estar frente a otros demostrando lo que sabes de tu tema, te hace sentir única, y más, al responder las preguntas que te lanzan (E11). Estos logros se han alcanzado sustancialmente, por el acompañamiento constante y personalizado del instructor pese a que los cursos se imparten a nivel grupal y con temáticas diferentes de acuerdo con los intereses de cada estudiante. Por lo tanto, se concluye que es factible promover la integridad académica en los cursos de investigación a nivel de pregrado en la educación superior.

REFERENCIAS Abbagnano, N. (1986). Diccionario de filosofía. México: Fondo de Cultura Económica. Bertram-Gallant, T. (2017). Academic integrity as a teaching & learning issue: from theory to practice. Theory into practice, 56(2), 88-94. Doi: https://doi.org/10.1 080/00405841.2017.1308173 Elander, J., Pittam, G., Lusher, J., Fox, P. y Payne, N. (2010). Evaluation of an intervention to help students avoid unintentional plagiarism by improving their authorial identity. Assessment & Evaluation in Higher Education, 35(2), 157171. Doi: 10.1080/02602930802687745 Lecuona de, I. (2020). La integridad científica en las instituciones de educación superior en el siglo XXI. Dilemata, Revista Internacional de Éticas Aplicadas, 31, 95-107. Recuperado de https://www.dilemata.net/revista/index.php/ dilemata/article/view/412000332/660 López-López, E. y Tobón, S. (2019). Formación de investigadores en educación superior desde el enfoque de la socioformación. En L. Juárez-Hernández, J. Luna-Nemecio y C. Guzmán (Coords.), Talento, investigación y socioformación (pp. 77-110). USA: Kresearch. Doi: 10.24944/9781945721304 Pinto-Bustamante, B. J. y Gómez-Córdoba. A. I. (2017). La integridad académica: el dilema de la formación médica. Revista Educación y Desarrollo Social, 11(2), 162-188. Doi: http://dx.doi.org/10.18359/reds.3248 Prado, R. A. (2018). La socioformación: Un enfoque de cambio educativo. Revista Iberoamericana de Educación, 76(1), 57-82. Doi: https://doi.org/10.35362/ rie7612955 Tobón, S. (2007). Ejes esenciales de la sociedad del conocimiento y la socioformación. USA: Kresearch.

19


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

LA IMPORTANCIA DE LA ORIGINALIDAD EN LA PUBLICACIÓN DE LIBROS María Ordóñez Garza | mordonez@unis.edu.gt Docente de la Facultad de Humanidades, Universidad del Istmo, Guatemala.

Ilustraciones: Jessica Pérez Espinoza, Toti y la Luna, 2017

20

P

ara explicar la importancia de la originalidad en la publicación de libros, en el siguiente artículo analicé un libro publicado en Guatemala por una escritora de este país. Defino qué es la originalidad, comparo este concepto y su significado en diferentes épocas. El plagio se ha ligado en algunos casos con la noción de originalidad, por lo que en este texto también describo el origen de la palabra plagio en las antiguas civilizaciones. Adicionalmente, incluyo las habilidades necesarias para el escritor en cuanto a originalidad e integridad académica en el desarrollo del contenido, de los personajes y de la originalidad del tema. Me basé en el libro Toti y la Luna, de Jessica Pérez (2017), porque recibió el premio al primer lugar en la categoría de Historia Original, en la convocatoria iberoamericana PrimeBook en 2014, realizada por la Pontificia Universidad Católica de Chile y Skills Up de Japón (Find Creatives). Este libro tiene los ingredientes principales para alcanzar el éxito: la originalidad y la verosimilitud. ¿Qué es ser original? La originalidad debería ser una cualidad de todas las publicaciones, pues cada publicación no debe deri-

varse, al menos en su totalidad, de otra obra, lo que la hace única. La originalidad de la obra está relacionada con la idea de origen. Etimológicamente, originalidad está «formada con raíces latinas y significa “cualidad relativa al comienzo”» (Etimologías de Chile, febrero de 2021); es decir, se denomina a una obra original por su procedencia. Si la obra es una recapitulación de temas publicados con anterioridad, no es original en sí, sería más bien una compilación (RAE, 2021). Si la obra es una traducción, tampoco es original, sería la adaptación de una primera a otra (RAE, 2001). Si escribo con mis palabras La leyenda de las lágrimas del Sombrerón (Lara Figueroa, 2000), esa no sería una obra original, sino una versión, es decir, una obra derivada (Ley de Derecho de Autor y Derechos Conexos de Guatemala). Aunque podría indicarse que no se “inventa el agua azucarada” con una nueva obra, esta no es más que una débil excusa para la generación de textos ordinarios y carentes de imaginación. No solo es un insulto al lector tratar de venderle la idea de que el escrito es propio, cuando no lo es, también puede haber repercusiones legales. En tiempos previos a la Modernidad, lo usual era la creación de obras textuales que partían de la tradición y de las doctrinas particulares de distintas comunidades (Dock, 1974). No obstante, desde hace siglos, existe evidencia de


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades cómo la carencia de originalidad puede producir problemas. Un buen ejemplo es el acontecimiento que relata Dock (1974) que ocurrió en Egipto en el siglo II a.C., en donde los poetas recitaban sus creaciones frente a un grupo de jueces y a un público. El faraón en aquella época, Ptolomeo Filadelfo, escuchó a los concursantes y al final preguntó por el veredicto. Aristófanes el gramático, uno de los jueces, señaló que se debía premiar al poeta que declamó los peores versos, argumentando este era el único que no había recitado versos de otros líricos, que era el único que había escrito y referido sus propias composiciones. Como existía la duda de esta afirmación, el faraón y su séquito se dirigieron a la Biblioteca de Alejandría (la más grande del mundo Antiguo). Allí, Aristófanes comparó los versos de los participantes con fragmentos de otros autores y reveló que eran similares. El faraón, hijo del fundador de la biblioteca, ordenó que los presuntos poetas fueran encerrados por robo. En el siglo I a. C, se empieza a utilizar la palabra plagio en el derecho romano como sinónimo de secuestro, al referirse al robo de ideas (Timal López y Sánchez Espinoza, 2017). De allí que se atribuye al poeta Marcial el estudio del plagio en el contexto del derecho de autor, como robo de ideas y no de cosas tangibles (Timal López y Sánchez Espinoza, 2017). Estos mismos autores mencionan que, en la actualidad este tema es común en los ámbitos de literatura y otras artes, debido a la vulnerabilidad de este tipo de obras de ser copiadas, imitadas o robadas, con el propósito de hacerlas pasar como propias. La originalidad es un concepto que se ha valorado mucho a partir del siglo XVIII por la cultura occidental (Lynch, 2006); muy contrario a épocas anteriores, en donde era habitual buscar una similitud con las obras clásicas, y en donde el canon marcaba lo bello y lo conocido, la estructura rígida y formativa, dando muy poco espacio a la invención. Además, en casi toda corriente artística y literaria existe una contra corriente. Por ejemplo, en el libro de ensayos Les Poètes Maudits (Los poetas malditos), Paul Verlaine (1884) expone cómo la genialidad, la originalidad y la forma única de expresión, hacen que estos poetas caigan en la desgracia económica, porque en su contexto social se salían del canon. Verlaine relata cómo, años más tarde, estos artistas llegaron a ser nombrados innovadores del estilo y generadores de cambio, rompiendo así el molde para modificar una forma de pensar y en ello impactar a la cultura. La originalidad de estos poetas marca un antes y un después. De manera que un libro auténtico contribuye a nuevas temáticas, a interpelar y abrir a las personas

a nuevos paradigmas, a visualizar problemáticas contemporáneas y crear soluciones. Podría decirse que la originalidad es la herramienta que ha marcado y cambiado el pensamiento en diferentes épocas. Esto no solo ocurre en los libros de literatura, sino también en las publicaciones de todo tipo: educativas, científicas, culturales, entre otras. Este tipo de obras contribuye al desarrollo de las sociedades, cambiando su filosofía y su forma de ver el mundo o el universo. Tanto puede cambiar la percepción de las personas, que hoy, por ejemplo, es posible vetar textos donde el racismo de una época quedó retratado, como es el caso reciente de algunos de los libros del Dr. Seuss, que fueron retirados de circulación (Pratt, 2021). Esto no resuelve el problema del racismo, solo lo evidencia; pero son esos escritos originales, que muestran el sentir de una época, de un tiempo y de una cultura. Aunque eliminar los libros no es el camino, es también importante preservarlos para no repetir errores. Dentro del mundo editorial, los textos originales son tan valorados, que a la obra final autorizada por el autor para su reproducción mecánica (impresa) o digital, se le denomina edición príncipe (RAE, 2021). Tener entre las manos, por ejemplo, la edición príncipe del libro Alice's Adventures in Wonderland (Alicia en el país de las maravillas), de Lewis Carroll (1908), puede despertar dentro de algunas personas el deseo de copiarla, más debería ser la fuente de inspiración para la creación de una obra original que perdure en el tiempo. Originalidad del contenido Dos formas para evaluar la originalidad de distintos textos es considerar su 1) singularidad estilística y su 2) belleza textual (Díaz, 2012). 1) La singularidad estilística se refiere a que cada persona tiene una manera muy particular de redactar, es decir, escribir lo que se está contando desde la propia voz y desde las experiencias propias. Se refiere a lo que se está contando, lo que se escribe desde la propia voz y propias experiencias. Para el escritor narrativo, por ejemplo, es imposible no plasmar de alguna forma su punto de vista sobre la vida, sus más profundas heridas o sus más grandes expectativas. En este sentido, el acto de escribir es un acto sanador e introspectivo, un viaje que nos permite a través de los personajes comprender al ser humano. Lo anterior no quiere decir que el autor no busque fuentes de inspiración; por el contrario, el autor debe sumergirse en distintas fuentes y publicacio-

21


INTEGRIDAD ACADÉMICA | AÑO 6 / NÚMERO 11

22

nes existentes para orientarse. No para escribir como los demás, sino para encontrar la particularidad de un escrito, preguntándose durante la lectura: ¿Qué me atrae de este libro? ¿Qué aprendizaje me deja? La intención de estas cuestiones sirve, en parte, para resolver, como un investigador, el misterio de la conexión entre el lector y el libro; también para resolver las preguntas: ¿Qué aporta mi libro de diferente a otros textos?¿De qué manera novedosa contribuye al mundo editorial? 2) La belleza textual se refiere a plasmar en la forma de expresión gracia y naturalidad. Un buen ejemplo de estas dos características se encuentra en el previamente citado libro Toti y la Luna (Pérez, 2017). En esta historia, parece imaginativo el modo en que Toti, una bebé ballena, persiste constantemente en llegar a la Luna. Y Pit, una pequeña ave, se embarca en la aventura de ayudar a resolver el dilema con soluciones descabelladas, divertidas e ingeniosas. Esta forma de belleza explica por qué en el libro Harry Potter y la Orden del Fénix (Rowling, 2011), existe un hechizo para reparar los objetos, pero no para curar la miopía. Entre más extensas y claras sean las reglas del mundo en que se colocan a los personajes, más verosímil será la narración. Regresando al libro de Toti y la Luna (Pérez, 2017), Pit logra amarrar unos globos alrededor de Toti, y es así como logran comunicarse entre los dos. En el mundo de Toti, los animales hablan entre ellos, a pesar de no pertenecer a la misma especie. Son las reglas de ese mundo lo que permiten estas particularidades. Siguiendo con el tema literario, algo a tomar en cuenta que puede ser de mucha ayuda, al desarrollar la trama de la historia, es el recorrido que atravesará(n) el(los) personaje(s). En el caso de las novelas, uno puede apoyarse del mito único de Joseph Campbell, plasmado en su libro El héroe de las mil caras (1949). Después de analizar muchos mitos en diversas regiones del mundo, Campbell deduce que todos estos pueden ser estructurados en un solo mito. Este mito está compuesto por 17 etapas, en las cuales el héroe recibe un llamado a la aventura, pasa por varias hazañas, pone en peligro su vida, y finalmente logra una recompensa, para después regresar a su nueva vida. Estas etapas, nombradas por Camp-

bell, pueden utilizarse para darle mayor complejidad a la historia que se está escribiendo. Originalidad del desarrollo de los personajes Existen ejercicios que permiten a los escritores ubicar a los personajes en el espacio-tiempo y darse cuenta de la singularidad de cada uno de ellos. Este es el primer paso para que la escritura tenga una estructura única. Hay que considerar el desarrollo particular de la personalidad de cada personaje, además de definir a cada uno en términos psicológicos (aspectos emocionales, comportamientos, etcétera) (Paris, 1997). Jessica Pérez, la autora de Toti y la Luna, comentó a la autora de este artículo, que ella no quería que su libro tuviera animalitos de granja, porque deseaba salirse de lo convencional, y que cualquier niño de cualquier lugar del mundo pudiera relacionarse con Toti, el personaje principal. Este detalle es característico de una escritura original, algo que se sale de lo común y que puede ser entendido por todo el público. En este libro, Toti es de color celeste, es persistente, llora y ríe, tiene clara su meta. Estas características proporcionan a un personaje sólido, con motivaciones propias, objetivos claros, emociones que hacen que uno se conecte con el personaje. Estas emociones tan humanas, permiten que el lector se conecte a la historia, experimentando junto con el personaje sus logros y fracasos. Como cada escritor tiene una personalidad diferente, el pasar estas emociones a los personajes puede dotar de originalidad a los mismos y al escrito. La diversidad de personajes también permitirá que el libro tenga su propia singularidad. En Toti y la Luna, se presenta una variedad de personajes, como la madre de Toti, los peces que se burlan de sus intentos por llegar a la Luna, Pit su amigo que le apoya para alcanzar su meta, y la Luna, comprensiva, observadora y amigable que da cierre a la historia. En el video Escribir una novela: 25 ideas para crear un personaje (31 de marzo de 2020), Martínez explica que el personaje también necesita de un conflicto pues, alguien que no tiene problemas, seguramente será considerado como un personaje aburrido. También debe tener algo por qué luchar, aquello que permita mantener la tensión durante la trama.


Integridad académica: prácticas y desarrollo de habilidades Las virtudes y los defectos son necesarios, ya que la perfección del personaje lo hace menos verosímil. Originalidad del tema Cuando se presentó por primera vez a concurso Toti y la Luna, los autores podían elegir el tema a desarrollar (Bases del concurso Prime book, 2014). La autora eligió la inteligencia emocional como tema para su libro, porque era un tema poco tratado en libros infantiles orientados a la educación. Ella quería que los niños, por medio de Toti y la Luna, pudieran entender que no se debe dejar de luchar por los sueños propios. Esta intención hizo que la elección del tema motivara su decisión de publicar. Debido a su originalidad, este texto debía ver la luz y ser publicado. Yo no conocía ningún libro infantil, escrito por una guatemalteca, que lograra dejar ese mensaje tan profundo y universal. Es importante, por lo tanto, que, al escribir un libro, se lean muchos otros, para poder encontrar la forma de abordar el tema. El texto puede ser muy innovador, es decir, que plantee algo novedoso y de mucho valor, pero también puede ser planteado bajo un contenido ya existente, siempre y cuando se dé un argumento diferente, un punto de vista original, o unas particularidades propias; y principalmente citar todo aquello que pertenezca a otro autor. La ficción tiene el poder de cambiar la realidad, porque: Las historias tienen el poder único de cambiar el punto de vista de la persona. Los estudiosos han encontrado que la historia tiene el poder de cambiar la cultura. Mucho de lo que creemos respecto a la vida, no viene de los hechos, sino de la ficción y de nuestras ideas sobre la clase, matrimonio e incluso género. [Estas ideas] son relativamente nuevas y muchas ideologías se han mantenido por siglos (23 de agosto de 2012, Wise). Lo cual deja un gran peso en los hombros del autor, debido a que, con un gran don, hay una gran responsabilidad. Aquello que se deja escrito para la posteridad, puede ser fuente de vida o muerte para las generaciones siguientes.

REFERENCIAS Bases del concurso Prime book (junio 2014). Recuperado de http://pb-contest. skillupjapan.net/how_to_apply Campbell, J. E. (1949). El héroe de las mil caras, psicoanálisis del mito. España: Fondo de Cultura Económica. Carroll, L. (1908). Alice's Adventures in Wonderland. United Kingdom: Thomas Nelson and Sons, LTD. Diaz, M. F. (2012). Modelo didáctico del desarrollo de la originalidad en la producción de textos escritos por escolares de sexto grado de la Educación Primaria. Tesis en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas, Universidad de Ciencias Pedagógicas Frank País García, Santiago de Cuba. Dock, M. C. (1974). Génesis y evolución de la noción de propiedad literaria. RIDA - Revue Internationale du Droit d’Auteur. Histoire internationale du droit d´auteur, des origines á nos jours, LXXIX, 130. Etimologías de Chile (febrero de 2021). Radicación de la palabra Originalidad. Recuperado de http://etimologias.dechile.net/?originalidad Find Creatives (s. f.). Toti y la Luna. Recuperado de https://www.findcreatives.com/ jessicaperez/toti-y-el-mar Lara Figueroa, C. A. (2000). Las lágrimas del Sombrerón. En C. A. Lara Figueroa, Leyendas de misterio, amor y magia, (pp. 11-29). Guatemala: Artemis-Edinter. Ley de Derecho de Autor y Derechos Conexos de Guatemala (s. f.) Artículo 4. Recuperado de http://mcd.gob.gt/wp-content/uploads/2013/07/ley_derechos_de_autor_conexos_01.pdf Lynch, J. (2006). The Perfectly Acceptable Practice of Literary Theft: Plagiarism, Copyright, and the Eighteenth Century. Recuperado de https://www.writing-world.com/rights/lynch.shtml Martínez, N. S. (31 de marzo de 2020). Escribe una novela: 25 ideas para crear un personaje [Video]. Recuperado de https://youtu.be/HskR0sZdtXc Paris, B. J. (1997). Imagined Human Beings: A Psychological Approach to Character and Conflict in Literature. New York: NYU Press. Pérez, J. (2017). Toti y la Luna. Guatemala: Independiente Editorial Digital. Pratt, M. (2021). 6 libros del Dr. Seuss no se publicarán por imágenes racistas. Los Angeles Times. Recuperado de https://www.latimes.com/espanol/entretenimiento/articulo/2021-03-02/6-libros-de-dr-seuss-no-se-publicaran-por-imagenes-racistas Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, RAE. (2021). Compilación. Recuperado de https://dle.rae.es/compilación Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, RAE. (2021). Edición. Recuperado de https://dle.rae.es/edici%C3%B3n Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, RAE. (2001). Adaptar. Recuperado de https://www.rae.es/drae2001/adaptar Rowling, J. K. (2011). Harry Potter y la Orden del Fénix. Barcelona, España: Publicaciones y Ediciones Salamandra. Timal López, S. y Sánchez Espinoza, F. (2017). El plagio en el contexto del derecho de autor. Tlamelaua, 11(42), 49-66. Verlaine, P. (1884). Les Poètes Maudits. Paris, France : Léon Vanier Libraire-Éditeur. Wise, J. (23 de agosto de 2012). Cómo la ficción puede cambiar la realidad [Video]. Recuperado de https://youtu.be/ctaPAm14L10

23


Turnitin Draft Coach™ Retroalimentación formativa Turnitin Draft Coach™ ayuda a los estudiantes a mejorar su escritura académica y habilidades de investigación al ofrecer retroalimentación instantánea al momento de redactar, directamente en su procesador de texto. Conoce más en: go.turnitin.com/draft-coach-latam

Profile for Centro de Innovación Educativa UP

Integridad Académica Año 6 No. 11. Integridad Académica: prácticas y desarrollo de habilidades  

En relación a la literatura sobre deshonestidad académica y principalmente respecto al plagio, las investigaciones demuestran que es conveni...

Integridad Académica Año 6 No. 11. Integridad Académica: prácticas y desarrollo de habilidades  

En relación a la literatura sobre deshonestidad académica y principalmente respecto al plagio, las investigaciones demuestran que es conveni...

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded