Page 1


CONTENIDO

Índice

Lunes 10 de Junio de 2019

3

Univerdanza: dos décadas de creación, difusión e investigación de la danza

8

La divulgación de la cultura mediante textos escritos por Alan Fernando Pérez

por César Barrera Vázquez

5

Divagaciones de una mente sin reposo por Sugey Navarro

6

Con todo respeto, entre la ficción y el humor agresivo por Víctor Gil Castañeda

11 Letronauta por Wilberto Palomares

12

¿Amar la trama o el desenlace? por Karina Ortiz Bonales

Las opiniones firmadas por sus autores no son responsabilidad de quienes editan este semanario ni de la U de C.

Fuente/ picswe.net

DIRECTORIO

Fotografía/ Cristian Jackson “Aleks Syntek “

M.A. José Eduardo Hernández Nava Rector Christian J. Torres Ortíz Zermeño Secretario general Vianey Amezcua Barajas Coordinadora general de Comunicación Social Jorge Vega Aguayo Director general de Información

El Comentario Semanal José Ferruzca González Director del periódico El Comentario Yadira Elizabeth Ávalos Rojas Coordinadora de edición Brenda Rosales Peña Información y corrección Ma. Guadalupe Venegas Peregrina Diseño

e-mail:comentariosemanal@gmail.com

2

Síguenos en

El Comentario Semanal


Danza

Lunes 10 de Junio de 2019

Univerdanza:

dos décadas de creación, difusión e investigación de la danza

La directora de esta compañía de danza, de la Universidad de Colima, adelantó que vienen grandes sorpresas en la segunda etapa de celebraciones por el 20 aniversario

Por César Barrera Vázquez*

P

or cerca de dos décadas, Univerdanza ha construido todo un entramado para la creación, difusión e investigación de la danza en el estado de Colima y se encamina, a través de ese proceso de perfeccionamiento, a convertir en un centro de las artes escénicas, afirmó la directora de esta compañía de danza contemporánea de la Universidad de Colima, Adriana León Arana. En entrevista exclusiva para El Cometario Semanal, la maestra en Artes Escénicas y licenciada en Artes por la Universidad Veracruzana, dio a conocer el homenaje monumental que durará todo este 2019 para conmemorar las dos décadas de trabajo de Univerdanza, la cual surgió en 1999 bajo la dirección del maestro Rafael Zamarripa Castañeda. Adriana León asumió la dirección de Univerdanza a partir del 2009 y Alejandro Vera el codirector, juntos participaron desde una etapa germinal, cuando se pensó como un proyecto donde los estudiantes de la Licenciatura en Danza Escénica del Instituto

Universitario de Bellas Artes (IUBA), de la Universidad de Colima, pudieran expresar su pasión por la danza contemporánea. “Algunas cosas se pudieron hacer a plazo inmediato, como la creación y la difusión, pues cinco días después de la rueda de prensa -en agosto de 1999- se presentó el primer programa de Univerdanza que se llamaba “Óperas Primas”. El tema de la investigación ha llevado más tiempo; ha sido necesario un trabajo mucho más profundo, pero se han mantenido estas guías en nuestro trabajo”. Adriana León explica que este trabajo de investigación lo empezó a impulsar en el 2008, cuando fue aceptada para cursar en la primera Maestría en Artes Escénicas que se abrió en el país en la Universidad Veracruzana. “Cuando planteé mi primer proyecto de investigación lo hice como un espacio para analizar a Univerdanza desde todas sus perspectivas. Este proyecto de investigación se desarrolló en la Maestría de Artes Escénicas, que es una maestría como posgrado de calidad del Conacyt y que a la fecha ha dado cinco generaciones de egresados, cuyos integrantes son de muy alto

nivel en la investigación artística”. Un resultado concreto de esta ardua labor responde a la publicación del libro Univerdanza, Compañía de Danza Contemporánea de la Universidad de Colima: procesos de organización, metodología y creación. Este libro se basa en la experiencia de 10 años de la compañía y cuyas fuentes de información se remiten al archivo. Adriana León expone que en términos de investigación está el libro, pero también se tiene una cultura de registro, a través de la cual se registra la actividad cotidiana de Univerdanza: los artículos de periódico, los programas de mano, la bitácora, los videos, las fotografías, y que sirven para realizar todo un análisis y construcción de categorías para una microhistoria. Después de esta investigación del libro Univerdanza, el maestro Alejandro Vera realizó su propia investigación en la primera Maestría en Danza que surgió en el país, en el Centro Nacional de Investigaciones y Documentación de la Danza en México. Ambas investigaciones están en línea y son los dos principales trabajos iniciales, en materia de investigación, emprendidos desde la compañía Univerdanza.

3


Danza

Lunes 10 de Junio de 2019

Esta obra de investigación artística está reconocida por la propia Secretaría de Educación, lo que a su vez les da el reconocimiento a los profesores investigadores de Univerdanza de perfil deseable, y les abrió las puertas a pertenecer al cuerpo académico orientado a la investigación, difusión y creación de las artes. “Todo lo que nosotros hacemos como profesores de tiempo completo está vinculado al espacio de Univerdanza y todo lo que hacemos al mismo tiempo se sube a las plataformas y es evaluable y evaluado, cada acción que hacemos. Mi productividad académica tiene que ver con creación, difusión e investigación de la danza”.

Veinte años de Univerdanza Adriana León explica que con motivo de este 20 Aniversario de la creación de Univerdanza se decidió que la forma de celebrar tenía que abarcar lo más posible, por lo que todo este año, 2019, se plantean actividades relacionadas con la interpretación, creación, docencia, difusión e investigación de las danzas. “Diseñamos un calendario que cumpliera con todas estas aristas. Es un calendario muy amplio, ambicioso, que hasta ahorita a todo hemos logrado poner palomita de sí se logró. Comenzamos en Los Cabos dando una función, el maestro Alejandro Vera y yo, junto con una ex integrante que radica allá, en una Casa de las Artes en Cabo San Lucas”. El programa presentado se llama “Letanía de amor” y está basado en textos de Letanía erótica para la paz, de Griselda Álvarez. Ese programa forma parte de la celebración del 20 Aniversario de Univerdanza, por la importancia que reviste la literatura de la primera gobernadora en el país. “No lo podíamos dejar fuera”, expresa León Arana. - Y luego ese sincretismo tan interesante de poesía y danza, los dos con un componente erótico muy sugestivo. - Sí, este programa de “Letanía de amor” nos ha dado muchas satisfacciones y nos ha dado posibilidad de moverlo mucho. Porque es un programa con pocos intérpretes. Entonces, la primera vez que Univerdanza fue a Europa presentó ese programa en el auditorio de Tenerife, en Islas Canarias, España. Este auditorio de Tenerife es considerado uno de los más importantes de Europa como espacio

4

cultural. Es un lugar bellísimo y se presentó ahí en 2011. Posteriormente se ha seguido presentando como programa y participó en el circuito centro occidente, donde Univerdanza estuvo en ocho estados del centro occidente del país, dando tres funciones durante un mes, con el apoyo del Fondo Regional para la Cultura y las Artes. Sin embargo, en piezas separadas, explica Adriana León, Univedanza también ha participado en Estados Unidos, en festivales como el de “Bates”, uno de los más importantes de la danza contemporánea en EUA, así como el de “Berston”, entre otros muchos más, motivo por el cual se decidió iniciar la celebración en Cabo San Lucas. También se han realizado presentaciones en el foro “Pablo Silva”, con la participación de jóvenes coreógrafos de Univerdanza, además de que se logró tener como invitados a una delegación de la Facultad de Danza de la Universidad Veracruzana. “Y es esta conciencia de que Univerdanza es más que dar funciones. Entonces ayer tuvimos unos de los eventos más significativos, que fue la titulación de dos de nuestros integrantes: Ángel Roa y Luis Arturo Bastar. Arturo fue por Obra Artística y Ángel por Tesis. Lo significativo es que fueron las primeras del IUBA en esas modalidades. Y son integrantes de Univerdanza”. Adriana León explica que esto también es una manera de celebrar, y aunque no signifique que Univerdanza los haya formado, sí dio el espacio para los ensayos y asesoramiento de tesis. “Y nosotros como maestros en la Licenciatura en Danza Escénica, que tenemos nuestra carga de investigación en el Laboratorio de Univerdanza, pues es también parte de la licenciatura”.

“Hemos logrado un tejido -agrega la catedrática- en 20 años que fortalece las artes escénicas, local y nacional. Son muchos años, rigurosos. Por lo que se merecía esta celebración”. Para cerrar con broche de oro, Adriana León adelantó la segunda parte de esta celebración por el vigésimo aniversario de Univerdanza. “Viene la doctora Christine Dakin, quien ha sido nuestra asesora en técnica Graham, desde el inicio hasta la fecha. Es doctora Honoris Causa por la Universidad de Colima, y también fue primera bailarina de la ‘Martha Graham Dance Company’”. Con ella se participó en un proyecto denominado “La voz del cuerpo/ The body speaks”, documental de la técnica Graham, y en el cual participaron integrantes de Univerdanza, así como dos personas de Nueva York y dos más de Querétaro, más los músicos acompañantes. Y este proyecto tuvo un apoyo previo de Harvard. “Ella fue becaria de Harvard y el producto de esa investigación es este documental. Este proyecto consta de dos partes. Uno ya se presentó en el 2013, que es un pequeño documental de 20 minutos, y la segunda parte constituye una serie de frecuencias de la técnica Graham, en donde nosotros somos monitores y ella las explica y narra”. Adriana León expone que la doctora Crihstine Dakins decidió dar la primicia en Colima, en el marco del 20 aniversario, a principios de noviembre, por lo que cerrará el aniversario con broche de oro y consolidará aún más la relación de Harvard con la Universidad de Colima.

* Periodista egresado de la Falcom.


Creación

Lunes 10 de Junio de 2019

Divagaciones

de una mente sin reposo

Alergia Por Sugey Navarro

S

í, estoy destinada a las deformidades, doctor. No trate de hacerme entrar en razón, le digo que es cosa de tiempo. De pequeña, sí, ya le había contado, pero tiene relevancia se lo prometo. Sí, sé que hay otros pacientes que lo esperan, pero de verdad que tiene relación esto que le cuento. De pequeña, un enjambre de abejas me dio alcance, fueron innumerables los piquetes en el cuerpo, parecía que la piel me reventaría, que no cabía en mi propia funda, ¡imagínese! No sé cuánto tiempo duré internada, en realidad nunca es preciso preguntarle a un niño del paso del tiempo, que unas

horas pueden parecer eternidades, más cuando éstas se experimentaron con dolor y la garganta cerrada como si unas manos pretendieran ahorcarme. Es cierto, pero ese no era el punto, de verdad que hay un punto, doctor. No, no me ha vuelto a picar una abeja desde ese entonces, sólo quedó en el aire la advertencia de los doctores acerca de un futuro piquete: consideramos que sería un ataque fatal, repetían pretendiendo dejar en claro las prevenciones. El punto es que sé cuando una abeja está cerca de casa, incluso rondando este edificio de consultorios; mi piel comienza a manifestar un enrojecimiento y la sangre se acelera como ante el rechazo de un cuerpo extraño, siento las mejillas encendidas y sé que tengo que correr a encerrarme al baño o sitio seguro más cercano. La alergia es

una advertencia que aseguro, me ha salvado de muchas. Doctor, no lo veo anotando y quiero que quede registro de ese hecho relevante para mi historial médico. ¿Cómo? ¿Cómo que no es posible anticiparse así a los hechos y tener una reacción? A ver, no entiendo, no me gusta la forma en que se refiere a mi enfermedad, ¿cree que esto es psicológico? ¡vaya y dígale a su padre que es psicológico que se le vayan hinchando y enrojeciendo diversas partes del cuerpo así, en reacción a algo, sin más ni más! No me…no me diga. ¡Doctor, no se le ocurra salir por esa puerta! Recuerde cómo se me puso el rostro con el abandono de mi exmarido, recuerde que soy alérgica también a las partidas…

5


Cultura

Lunes 10 de Junio de 2019

Con todo respeto, entre la

ficción y el humor agresivo Por Víctor Gil Castañeda

R

oberto Huerta Sanmiguel, hijo de colimenses, es originario de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, donde nació en 1955. Fue coordinador de la revista Palapa editada por la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Colima, donde se desempeñó como director. Ha publicado en diversos suplementos culturales y revistas nacionales como Cero, Parota, Ágora, Cartapacios y La media luna. Obtuvo su doctorado en Arquitectura por la UNAM y ha sido conferencista en eventos internacionales. Entre sus libros publicados podemos señalar: El blues de la avenida Alcalde, De mala nota: Apuntes del periodismo colimense en el siglo XIX, Lucio Uribe: alarife de Colima. La Universidad de Colima le publicó su libro Con todo respeto, donde reúne una serie de relatos que se caracterizan por el uso constante de la ficción y el humor agresivo.1 En una entrevista concedida a un suplemento local, dijo que sus primeros cuentos fueron fábulas, realizadas cuando recibía clases de español en la secundaria. “La primera experiencia que tuve fue con una maestra a la que yo le debo el gusto por la literatura. Cuando estudié Arquitectura me olvidé de todo esto, porque aquella es una disciplina pesada. Y sólo volví a tomar la literatura en el estado de Hidalgo, y a partir de una situación que viví -tan tensa-, dedicado la mayor parte del tiempo al trabajo burocrático, esa experiencia me encontró otra vez con la literatura y la escritura”.

6

El estilo y sus características

Son catorce los cuentos que integran el libro de Roberto Huerta. En ellos utiliza como recursos narrativos el monólogo interior, la superposición de planos en referencia a los personajes, el diálogo interrumpido, la alternación temporal, el sueño y la narración en primera persona. Con todo respeto mantiene un elemento constante y continuo, aparece en cada relato; se manifiesta en cada personaje la imaginación y la fantasía al servicio de los temas más insospechados, ya sean el suicidio, la persecución o visión fantasmagórica, el erotismo como agresión emanada de la represión política, el mundo cotidiano y aburrido, así como irónicas imágenes hacia la burocracia. La ambientación de sus cuentos mantiene una cercanía estilística con los relatos de Julio Cortázar, García Márquez o Kafka. Sin embargo, las atmósferas no siempre se equilibran, el lenguaje varía y es posible encontrar alternancias técnicas. El factor más identificable con los autores antes mencionados es el recurso de lo “imaginativo-fantasioso”, es decir, se convierte la realidad en una imagen más real y posible. Se adentra en el curso de los acontecimientos de forma que, la visión obtenida de aquel hecho, resulta una metáfora de mayor contenido, angustiante y hasta cierto grado poseedora de un doble sentido. El texto constituye un camino de amplias interpretaciones. La realidad que nos muestra aparenta un contenido más rico que los mismos hechos cotidianos, aunque jamás llegue a superarlos porque transforman la realidad en un objeto de contemplación que hace despertar la conciencia y golpea los sentidos en un ritmo acorde a las mismas intenciones de la escritura. Este recurso lo encontramos sobre todo en cuentos como “Una mañana sin desayuno”, “La visita”, “No hay paso”. Pero se puede afirmar que este elemento aparece en todos los relatos.

Los temas narrativos

Haciendo un resumen de los temas y las historias que maneja en sus cuentos tenemos la siguiente relación: 1.- “El costurero”: un cuento sobre el crimen cometido contra unas cartas. Las rompe y las destroza. 2.- “Una mañana sin desayuno”: un hombre “normal”, cotidiano y aburrido sale a pasear, queriendo distraerse de su trabajo de burócrata. Entra a una tienda de ropa donde ve y escucha la conversación de unos maniquíes que cobran vida. Al final, él se convierte en uno de ellos. 3.- “El patio de las Pérez”: un cuento sobre la soltería y la viudez de las tías y hermanas llamadas Pérez. Siempre andan de luto, beatas, muy religiosas y fanáticas. Una de ellas, llamada Esperanza, se cae. Su único hijo termina de homosexual y drogadicto. Mujeres mártires y sufridas, típicas de un medio reprimido. 4.- “La colina”: el crimen y la humillación contra un candidato de la oposición, Pancho, quien se hace guerrillero y es perseguido por el gobierno. 5.- “La visita”: un relato breve sobre la llegada de la muerte. La fantasía al servicio del presentimiento. 6.- “Buenas noches querido Franz”: juego imaginario sobre el derrumbe de un techo que cae encima del joven Franz, quien permanecía en vela sin poder dormir. Y otros ocho relatos donde podemos recrear la imaginación y los sentidos. El sexo, la política y el insulto, son claves en la ubicación del texto. __________ 1 HUERTA SANMIGUEL, Roberto. Con todo respeto. Ed. Universidad de Colima. (Col. Parota). México. 1986, 78 pp.


Fotografía

Lunes 10 de Junio de 2019

Deportes Por Brenda Rosales

C

uando escuchamos la palabra “Deportes”, inmediatamente viene a nuestra mente el bullicio de una cancha o un estadio abarrotado, pensamos en personas con vistosos colores en plena faena. Pues bien, esta semana en el Club Fotográfico de Colima, dedicamos este espacio para congelar esos fugaces momentos de color y fiesta. Celebramos a las y los deportistas que día a día cultivan su disciplina y nos regalan estampas maravillosas como detenidas en el tiempo. Uri Álvarez.

Alma Delia Chávez.

Enrique Rabelo.

Ernest Iglesias Briceño.

Miguel Ángel León Govea.

Dorian Torres Barajas.

Rafael Ruiz Contreras.

7


Libros

Lunes 10 de Junio de 2019

La divulgación de la cultura mediante textos escritos Por Alan Fernando Pérez*

La cultura en la sociedad Somos lo que hemos leído, O seremos, por el contrario, la ausencia que los libros han dejado en nosotros. Tomás Eloy Martínez

E

l concepto de cultura es amplísimo, con al menos ciento sesenta y cuatro definiciones diferentes inevitablemente relacionadas entre las más sofisticadas y entendidas en el ámbito cotidiano se encuentran dos: -El conjunto de creencias, conocimientos y códigos de convivencia de determinado grupo social, con los que resuelven problemas de interacción. -El refinado gusto por las humanidades y las artes. En este texto se hará referencia a

la segunda acepción, aunque para mayor precisión se preferiría llamarla alta cultura, sin embargo, priorizando la economía, se tratará sólo como cultura. Esta nomenclatura se da por analogía, como cada que nuevos conceptos se originan y requieren un nombre para definirse. Su etimología pues, viene del latín colere, “trabajar la tierra”, compartiendo raíz con cultivo, de ahí que se le llame culta a aquella persona que aprecie las bellas artes como la pintura, el teatro o la poesía, ya que está cultivando su espíritu y su mente, tal como el agricultor que cosecha bienes y alimentos. Antaño, los privilegiados con el conocimiento eran muy pocos. En las sociedades ancestrales de Medio Oriente sólo los muy sabios tenían acceso a la lectura y escritura, por lo que este fenómeno elitista le era esquivo al pueblo llano. Por ende, para

los de estratos sociales bajos, la percepción de la realidad era muy inferior que la de los sacerdotes, escribas y bibliotecarios que tenían en su poder los textos escritos. Aun así, no hay que confundirse, pues las tablillas y papiros son nada en sí; la escritura por sí misma no es más que un instrumento, de la misma manera que una llave no apretará un tornillo por si misma ni un rifle asesinará si no hay quien jale el gatillo. Lo que era apreciado era el contenido, la información ahí preservada, pues en ella recae el valor de la palabra escrita. Antes de la aparición de las letras, todo era oralidad, y por alguna razón hay cierto placer para el humano escuchar al lenguaje moldeado en sensualidad, con canciones y poemas. Así toda la tradición se transmitía, y cada generación repetía los cantos escuchados y recitados por los abuelos y los abuelos de estos.

compararse a una erupción volcánica. La imprenta permitió la producción de textos y divulgación de conocimientos de manera monstruosamente rápida. La espera por meses para un solo manuscrito se reducía a unos días, y con varias copias a su vez. Décadas después de la consolidación de la imprenta, pensadores renacentistas y ya cercanos a la Ilustración llegaron a remotos sitios donde sus pensamientos se escudriñaban y germinaban en nuevas ideas en los cerebros de sus lectores. La literatura transmitía cultura, y aquellos que podían recibir de ella lo que ofrecía eran afortunados. El libro comenzó

a conceptualizarse como una sagrada forma, y sus características se alaban como si de un regalo divino se tratase. Quién no ha escuchado a un bibliófilo extasiado proclamar su placer por el aroma a libro nuevo, o mejor, a libro viejo, esa oxidación de la lignina que deviene en acidez y que tiñe los folios de un llamativo y nostálgico color amarillo. Benito Taibo, rememorando a Orwell y Bradbury, menciona que un gobierno autoritario no quiere lectores, pues son peligrosos. Esta frase tan ambigua fundamenta el comportamiento cansino y prepotente de aquellos que leen, ignorando

Los formatos divulgadores La humanidad creció en sabiduría cuando los eruditos resguardaron su saber en soportes como la madera, la piedra o el papel. En hombros de gigantes, llegó a decir Newton, las bases del pasado que aún con sus errores y aciertos, en la actualidad siguen manteniendo en pie nuestras ciencias. Sin embargo, para sus contemporáneos, el acceso a ese conocimiento, a esa información, seguía siendo muy restringido. Todo cambió en fechas cercanas al final del Oscurantismo. Johannes Gutenberg ejecutó, para la cultura occidental de valores europeos judeocristianos, una ruptura digna de

8


Lunes 10 de Junio de 2019 que la idea subyacente no refiere a leer por de que desde temprano se haga hincapié en leer. Aquel mentado gobierno no teme a lo necesario, pero en sentido obligatorio, de lectores, sino a pensadores, a seres racionales tener cultura, hace esquivos a los niños, y sólo y analíticos, cualidades que cualquier los que son bien encaminados en ello pueden humano nacido sin defecto cerebral puede encontrar información y conocimiento en desarrollar con ayuda de las herramientas cualquier presentación, ya sea en un libro, en adecuadas, entre las que están los libros, una pintura o una película. la literatura. Pero ha de repetirse, las letras Respecto a los nuevos formatos, por si mismas son nada. No olvidemos que parecen figurar, en distintos grados, lo que la única función de los libros es preservar Richard Wagner dijo de la Obra Maestra ideal, información, y no es el único formato capaz. la cual es una mezcla óptima y equilibrada Actualmente se han desarrollado nuevas de la música, teatro, artes visuales y una formas de cultura y de divulgación de esta, profunda inmersión del espectador. Primero como los videojuegos o el cine. se hablará de Youtube, una plataforma en la La cultura no es elitista ya, se mayor biblioteca de la Humanidad, donde democratizó hace bastante tiempo, y junto los creadores de contenido tratan temas con ella la lectura. Se mantiene cierto de todo tipo y para todo público. Se puede semblante de exclusividad por meros aprender cómo funciona una herramienta paradigmas sociales. Hombres de alcurnia, eléctrica mucho antes de comprarla y nacidos en el seno de familias conservadoras, viendo cómo ejecuta su función. Los avances o desdichados que encontraron en las científicos son noticia en diversos idiomas, y historias escritas el refugio para huir de su los que hablan de ello ofrecen incluso una realidad. Ambos extremos demuestran que reflexión sobre las implicaciones. Existen no hay trabas para el acercamiento al arte, también los que sin querer han fundado pero la tradición, y el recién nacimiento de un nuevo género en la divulgación: el video la cinematografía o los videojuegos respecto ensayo. Esquizofrenia Natural o Quetzal a las bellas artes, impiden que se les aprecie son excelentes ejemplos de ello, pues sus como divulgadores. creaciones tienen todo lo que el género La cultura se ve en la actualidad como escrito referido requiere, tales como citas, un deber. En una sociedad tan acelerada, analogías y alegorías, una opinión personal donde todo el tiempo uno está propenso a recibir información por todos lados, surgen propuestas bohemias donde se recomienda darse un tiempo para ir al teatro, leer o visitar una galería de arte. Y está bien, pues las bellas artes alcanzaron el epíteto por llevar alegría y placer al alma humana. Pero no se logra esto último cuando la velocidad e industrialización en la que viven la mayor parte de las personas les impide apreciar los detalles más significativos de una obra. El tema del momento (Virilio, 2006) dicta que el tiempo y el espacio para la asimilación y el asombro deben ser instantáneos, de otra manera, el espectador se aburre. Ante tal panorama, ni videojuegos, películas o incluso videos de Youtube pueden hacer gran cosa para culturizar a sus espectadores, si éstos sólo esperan algo efímero, de moda y Fuente/ experimenta.es sin gran trascendencia. El hecho

Libros subjetivamente debatible que se puede cuestionar en la caja de comentarios y una mezcla de banda sonora con su respectiva licencia que hace reflexionar al espectador sobre la genuina dedicación con la que el autor, o youtuber, realizó el video. El cine, las películas, ese arte narrativo que se beneficia de transmitir experiencias audiovisuales, una extraña mezcla que bebe del teatro y la música, con la adición de poder manejar con sumo cuidado lo que el espectador debe ver, entrever y deducir de lo que no aparece en cuadro. El enfoque y los planos son una herencia de las artes plásticas como la escultura y la pintura, pero con el movimiento de las artes escénicas, dando en cada escena una narrativa única mediante la cual se esconden detalles inherentes a la trama (o no) que pueden pasar desapercibidos, pero que en una revisada aclaran tanto. El cineasta es aquel que sabe contar una historia, mostrar las imágenes imprescindibles y necesarias, y es capaz de inferir qué no debe aparecer para intrigar al espectador, atrayéndolo, sumergiéndolo y obligándolo a analizar qué le están contando. Por otro lado, la musicalización es curiosa en este arte, pues hay obras que cuentan orquestas enteras realizando piezas memorables,

9


Libros las cuales son el sello reconocible del filme, mientras que otras son minimalistas, comúnmente compuestas de uno o dos instrumentos de cuerda, siguiendo una misma partitura. Aquí no es un factor relevante para narrar, pero la habilidad para saber en dónde y cuándo colocarlas dentro de la narración brinda una nueva posibilidad de conexión con el espectador. Por último, el videojuego, la alternativa de transmisión cultural que pareciera más cercana a la concepción de Wagner, por la necesaria inmersión del espectador, que al interactuar con este formato entra a formar parte de él, introduciéndose a su mundo. Toma lo mejor de la narrativa del cine, su juego de enfoques, movimientos de cámara y una banda sonora que, debido a su naturaleza personal, penetra más en la empatía del espectador. Pero lo que hace más profunda

Lunes 10 de Junio de 2019 la interacción, es un aspecto que para el aprendizaje de un humano es imprescindible: el juego. La ludopatía es inherente a nuestra especie, la simulación de eventos fortalece la sinapsis, y combinado con la empatía, crea experiencias muy profundas que se arraigan en el componente gnoseológico. Y para hacerlo aún más interactivo, se ha insertado una característica de la antinovela, cuyo mejor ejemplo hispano puede ser Rayuela, de Julio Cortázar, que dijo que con esta ruptura de narrativa lineal buscaba «ver de otra manera el contacto entre la novela y el lector», creando así un diálogo entre lector y autor. Así, videojuegos como “The Witcher” (2007), del estudio polaco CD Projekt Red, tienen hasta siete finales distintos, donde, dependiendo de la moralidad de las decisiones tomadas por el jugador, pueden ser desenlaces ‘buenos’, ‘malos’ o intermedios. Por otro lado, y apartándose del

enfoque competitivo natural en la sociedad y en gran parte de los juegos, aparece el título de “Journey”, cuyo objetivo es claro desde el principio: llegar de un punto A a un punto B, sin enemigos, sin barra de vida, sin mapa. Lo único necesario es controlar la sencilla mecánica de juego y aprender de cada paso y cada obstáculo para superar el siguiente. El jugador ve reflejado su aprendizaje tanto en el juego como en su vida. La experiencia de la que se jactaba la literatura como única dadora de ésta, es compartida con los juegos. Los videojuegos son un referente por excelencia de esta época, y las relaciones entre autores y jugadores son cada vez más íntimas, la empatía por los personajes y sus motivaciones es más cercana. Incluso la musicalización de escenas del mencionado T”he Witcher” puede conmover tanto como la prosa redactada por Andrzej Sapkowski a finales del siglo pasado, cuando sus novelas aun no eran adaptadas por CD Project Red.

una actividad tal que el flujo de sangre incrementa casi como si la escena narrada estuviera siendo ejecutada por el lector. Esta es una de las ventajas sobre otro arte como la pintura o la música, pero recordemos que la literatura es considerada dentro de las bellas artes por crearla, no por consumirla. El uso armonioso del lenguaje, la semántica y la palabra es lo atractivo de ella, tal como de una pieza musical es el contraste entre

sonidos y silencios. Pero como elemento que ayuda a cultivar el alma, es muy bueno. Por ello es preciso saber presentarla, no como una imposición, sino como una oportunidad de descubrir saberes y maravillarse con la impecable redacción, pues con constante interacción uno puede llegar a dominar el lenguaje y a través de este, comprender la realidad.

La lectura en el futuro No entremos en pánico ni auguremos un desastre cultural venidero. No es una tragedia la aparición de los libros electrónicos. El libro obtuvo un pedestal altísimo, merecido por su labor en la democratización de la cultura y por extender y resguardar el conocimiento, pero cualquier perpetuación en lo más alto es enfermiza. La tecnología se actualiza todo el tiempo, y no olvidemos que el libro es una pieza invaluable, pero mero artificio. Las letras, el papel y la tinta son herramientas creadas ante una necesidad que fue bien cubierta, y ahora debe dar el cambio generacional. El humano es nostálgico, y el libro como objeto es una remembranza del pasado, de la época en que muchas ideas se originaron mas no tenían otra forma de divulgarse. Pero ahora hay varias, las suficientes por ahora. Permitamos pues, la interacción de las nuevas generaciones con las nuevas tecnologías que no están peleadas con la divulgación de la cultura, el trabajo de cineastas y desarrolladores ha sido galardonado con esmero y crítica, buscando al mejor exponente, como en cada disciplina que busca superarse. Que se demuestre que por medios audio visuales también hay calidad y compromiso. La lectura como práctica es de las pocas que pueden brindarle al cerebro

10

Fuente/ 970universal.com


Libros

Lunes 10 de Junio de 2019

¿Amar

la trama o el desenlace?

Supervisor de nubes Por Karina Ortiz Bonales

L

a imaginación es una herramienta poderosa. Los sueños de cosas imposibles en los juegos, aquello que perdemos a medida que crecemos, la realidad del mundo adulto que considera inverosímil todo lo que creíamos de pequeños. Las historias infantiles nos remiten a colores, formas, situaciones que son imposibles de creer desde la muralla adulta, por eso esta semana nos sumergimos en el universo infantil de Supervisor de nubes, libro de cuentos para niñas y niños que escribió Wilberto Palomares, un adulto que no lo es tanto o al menos eso parece. Sabemos que Wil ha colaborado en suplementos culturales como Ágora, del Diario de Colima, y El Comentario Semanal, de El Comentario, que formó parte del grupo de escritores del Encuentro de Cuento en Comala en su edición 2016; que de formación estudió Derecho, pero el escritor ha estado ahí y ahora también a través del activismo con Avión de Papel A.C. agrupación de jóvenes dedicada a la creación y difusión de las artes,

con un enfoque incluyente, ocupados por contribuir al desarrollo cultural de Colima, realizando diversas actividades como talleres de creación, exposiciones y muestras plásticas. Supervisor de nubes son siete historias que con un tono melancólico nos remiten a imágenes preciosas que seguramente nos han pasado por la cabeza en alguna ocasión: amigos imaginarios, libros en blanco que describen las aventuras que quisiéramos vivir, leyendas sobre personas que por alguna razón se convierten en figuras de piedra, ángeles que descubren que no han olvidado las palabras. Sí, seguramente las hemos imaginado, pero Wil las dibuja y describe hasta que las podamos sentir que las tocamos, que vemos sus colores. Mención aparte merece el cuento que da título al libro, porque ese trabajo de supervisar nubes ha cautivado toda mi atención; Iván tocó mi duro corazón de adulta y me sacudió ¿Cuándo dejamos de soñar? ¿Hasta dónde llega la inocencia y la ilusión? Que bello acto el de dar color a las nubes, asignarles tareas, nombrarlas, reconocer que los humanos necesitamos de nubes negras para atisbar las tormentas.

La forma de narrar de Wil es cautivadora porque el relato se desliza como mantequilla mientras volamos entre nubes, y luego viene la tormenta. Sin duda, la historia de Iván y Lucy, una aprendiz de supervisora de nubes, nos demuestra que a pesar de ser un número más en la lista de empleados, el corazón es necesario en todo lo que se realiza. Estoy convencida de que es un libro de cuentos para niños que los adultos deben leer. Supervisor de Nubes tuvo su primera edición en 2015. Fue editado a través de Conaculta y tuvo un tiraje de 300 ejemplares que se repartió en Salas de Lectura y a niñas y niños que asistían a charlas de presentación de libro. Para su segunda edición, el libro cuenta con ilustraciones de Alejandra Herrera y está editado por Puertabierta Editores.

__________

Puedes escuchar la reseña semanal a las 11 AM todos los viernes por 94.9 FM en Universo Radio durante el programa “Aquí entre nos”.

Fuente/ Facebook Wil Palomares.

11


Creación

Lunes 10 de Junio de 2019

Letronauta

Aviones de papel Por Wilberto Palomares

C

on sólo una hoja de papel, algunos dobleces hechos con la precisión que sólo un niño puede tener en simetría y aerodinámica, se puede hacer magia. Siempre que veo un avión de papel me viene a la mente mi amigo Saúl. El día que murió, de lo primero que me acordé fue de su avión de papel que voló durante más de dos minutos, exactamente dos minutos y catorce segundos. Con la memoria tan distraída que tengo resulta raro que me acuerde del tiempo que estuvo el avión volando sobre las viejas bancas del parque, pero así es, lo recuerdo perfectamente. Los dos mirándolo asombrados, yo con el cronómetro de mi reloj Casio, y él sonriendo orgulloso. Hacíamos buenos aviones de papel, pero ninguno voló como aquel. Siempre nos poníamos en la esquina del parque, junto a los columpios. Era ya nuestro punto de lanzamiento. Lanzábamos los aviones y contábamos en voz alta el tiempo que aguantaban en el aire. Aquel momento fue casi mágico; comenzó a dar vueltas en círculo cerca de uno de la resbaladilla que pretendía ser un pulpo con sombrero y no caía, bajaba, y cuando parecía que iba a aterrizar en algún matorral,

12

volvía a subir. El día que mi madre me dijo que mi amigo Saúl había muerto en un accidente de moto, de eso hace unos diez años, me asomé a la ventana y vi el avión dando vueltas, volando, y lo vi a él feliz y orgulloso, y se me vino de golpe la tristeza. No llegamos a ser los mejores amigos, pero lo quería mucho, y sé que él a mí también. Saúl era demasiado sincero, una sinceridad que llegaba a ser cruel en algunos momentos. Era muy buen chico, siendo mayor que los demás jamás se aprovechó de eso, jamás humilló a ninguno, no abusó de su supuesta superioridad, ahora, escribiendo, estoy intentando recordar, y creo que nunca lo vi pelearse con nadie. Hace poco fui a tomar café al centro de la ciudad. El dueño, es un hermano suyo. Fui directo a la mesa más próxima a la barra, llevaba muchos años sin entrar allí. Justo delante de mí vi una pequeña fotografía pegada con cinta en los azulejos. Me sentí muy mal, no lo reconocía, murió hace diez años, pero hacía algunos más que no lo veía y ahí estaba, mirándome. Tuve la sensación de que seguro él a mí sí me hubiese reconocido. Me dio mucha pena verlo ahí, al lado de un polvoso libro, cerca de la cafetera. Casi nadie de los que entran en el bar lo reconocerán y por

supuesto no lo echarán de menos cuando la cinta se gaste y ceda a la gravedad. Siento vértigo pensando en lo insignificante que somos, en lo que el tiempo termina convirtiéndonos antes de hacernos desaparecer. ¿Volaría su foto si la doblase? Me la imagino dando vueltas cerca de los columpios. Fragmentos de su cara convertidos en alas mirando hacia el cielo. Algún día no habrá cafetería, algún día no estará su foto despertándome recuerdos, algún día no estaré yo, y los dos minutos y catorce segundos no significarán nada para nadie. Sin embargo, me gustaría creer que, igual que la energía no se destruye, con la amistad pase algo parecido, y que algún día dos niños paren un cronómetro, asombrados y orgullosos de su capacidad para desafiar a la física. Probablemente no te lo creas, pero me acuerdo mucho de ti, me caías muy bien. ¿Sabes? se siguen vendiendo los Casio con cronómetro, pero ya no se hacen tantos aviones de papel, y por supuesto ninguno vuela dos minutos treinta y catorce segundos, sigues teniendo el récord. Hace poco hice un avión, llevaba mucho tiempo sin hacer uno. No tenía reloj, y menos mal, porque cayó en picado... ahora soy un adulto, Saúl.


Cine

Lunes 10 de Junio de 2019

Cine-Arte

“La Melancolía” de Lars von Trier Por Lía Llamas

¿

Cómo se imagina usted el final del mundo? La mitificación apocalíptica en la gran mayoría de las películas gringas hace que sean muy previsibles las historias o sus desenlaces. Para el cineasta danés Lars von Trier, eso es pan comido: imagínese el final de sus días disfrutando a todo volumen, muy berrinchudo, a Wagner con Tristán e Isolda, mientras una estrella a toda velocidad colapsará con su planeta para que en ese momento desaparezcan todas las salas favoritas de cine o las franquicias de KFC; ya no se verá usted obligado a pagar impuestos, ni a cumplir la dieta de la luna llena porque no habrá más luna que admirar. El díptico entregado en esa obra parece sensible o inverosímil: es una boda cuyos personajes burgueses, en su intento de perfección, celebran la vida sin pensar siquiera que todo será reducido a cenizas en un par de horas. Allí nacen diálogos incrustados entre mil imágenes oníricas, casi dionisiacas, en cada escena. Lars quiso con “La Melancolía” hacer una invitación artístico-reflexiva, ya que en la película son más atractivos los diálogos que

la tierra diluyéndose en trillones de pedazos. La tonalidad de la trama va desde fotografía artística hasta a un escenario desolado con muchos discursos inacabables, por lo cual, si eres un lector ávido, estarás sin titubear un segundo. Y que aun a riesgo de sonar pretencioso y de recibir tantas críticas en diversos foros donde presentó su obra, con “La Melancolía” el danés entronca la manera de mirar el final de toda existencia humana de una forma filosófica, obviamente usando el surrealismo como escaparate adecuado, logrando un poco de felicidad entre tanta tristeza. Con ese filme su trabajo se abisma a una simulación que termina en una abstracción cuyo resultado es despojar al viejo cine de todo lo común y hacer que incluso Hollywood tiemble de envidia. El proceso recesivo me causó tal empatía que por supuesto me declaré fan de hueso colorado. El paradigma filosófico central del Nuevo Cine Arte va construyendo cada vez más resonancia en la pantalla grande, donde parece necesario hasta un guion poético para tener sustancia de la cual los críticos hacen puré y después lo comen con críticas destructivas.

Algo que me estancó mucho es que muestra, en uno de sus personajes principales, la cara agonizante de la depresión en los momentos donde la catástrofe parece funcionar de disfraz ante la perspectiva real del fin, el cual esa enfermedad siempre lo busca. Usa Lars von Trier esa simbológica metáfora: un alma torturada por fin logra respirar al saber que su deseo de vivir será concedido. Von Trier manifestó que su locura cineasta es siempre una manera de proyección personal, pues su ser psicológico es abrumador, por solo mencionarlo. Vaya que el fin del mundo sucede siempre, diría yo recapitulando mi percepción de paralaje ante tanta belleza cinematográfica, imitando aquí a mi Slavoj Zizek tan querido, pero, entonces, ¿el fin del mundo parece no ser no suficiente para ensombrecer el desorden cósmico? No nos es suficiente la vulnerabilidad de la vida, ni la mortalidad, el amor, o la tecnología para la melancolía de Lars que solo se encuentra a la orilla de la muerte. ¿Cuándo una estrella va rumbo a tu casa para darte descanso de tanta calamidad mundana?

La tonalidad de la trama va desde fotografía artística hasta a un escenario desolado con muchos discursos inacabables, por lo cual, si eres un lector ávido, estarás sin titubear un segundo.

13


Historia

Lunes 10 de Junio de 2019

Acoso sexual, 1778: Un caso insólito Por Mirtea Elizabeth Acuña Cepeda

E

n la antigua Villa de Colima, apenas iniciaba el año de gracia de 1778, un 23 enero, precisando, cuando una esclava se apersonó solicitando justicia ante el teniente general don Antonio López Gascón, “Juez de Mediamata”; nombramiento otorgado por don Miguel Pérez de León, capitán comandante y alcalde ordinario de la Villa. La esclava, de nombre María Josefa González, había sido comprada en propiedad por doña María González de Islas, divagando -es posible que por eso ella llevaba el apellido González-. Luego, doña María la había vendido -a un año y siete meses- a don Antonio Alcaraz, en $140.00 (ciento cuarenta pesos) que fueron pagados a modo de trueque, en terrenos y efectos de campo. En el Archivo Histórico del Estado de Colima se resguardan los viejos y corroídos papeles del expediente de 4 fojas, número 17 (AHEC, Caja 23, asunto 6, con 4 fojas), donde quedó asentado el caso que hoy, a más de 240 años, podemos revisar. En las fojas no se hace mención del grupo étnico al que pertenecía la esclava, pero ya que no era común la existencia de esclavos blancos en Colima, se podría sospechar que era negra o mulata. Después de leer aquellas hojas que resumen el caso, las preguntas se apelotonaron en mi mente, dado lo escueto del lenguaje referido sólo a los términos legales. De modo que muchas preguntas quedan sin respuestas, una es sobre la raza o apariencia de la esclava; pues en el escrito no se describe el físico de la mujer, pero sí quedó asentado su nombre. Usando la imaginación histórica y mediante la figura retórica de la écfrasis, lanzarme a una representación verbal de María Josefa González, la visualizo joven, gozando de galanura y cierta belleza, más aún me atrevo a pintarla con una cara de hermosas facciones, donde brillaban unos ojos grandes y negros, sus labios un poco gruesos añadían sensualidad y su tez de atractivo color oscuro le confería al conjunto un aire exótico, ese rostro sumado a un cuerpo esbelto y bien formado que se movía con la cadencia nata de la gente africana, resultaría un conjunto femenino lo bastante atrayente para el amo, el propietario de una mujer, que siendo esclava tiene la característica

14

de un objeto asequible, según la capacidad pecuniaria del comprador; no obstante, en este caso, la vemos transformarse en sujeto y actuá como tal al proceder en contra del amo en demanda justicia. Es un hecho histórico que aparece suspendido en el tiempo y en el AHEC, pareciera que se detiene la vida de estos dos personajes; quizá asombre que una esclava novohispana, en el siglo XVIII, se haya atrevido a presentarse ante un juez para establecer sus derechos frente a la injusticia de un amo. Llama la atención esta disparidad. Sin embargo, en las fojas está anotado que ella solicitó una justa indemnización porque “el tal su dueño, don Antonio Alcaraz” le había prometido concederle la libertad si ella aceptaba ciertos requerimientos, los cuales son expresados por María Josefa de la siguiente forma: “Yo le facilitaría (a don Antonio) una familiar amistad (la que ya) conmigo había contraído” y que, “pasado un año me daría la libertad (…) y lo segundo gravísimo, lo padecía con mi alma (pues él tenía) su esposa e hijos…” Esto no era todo, falta agregar que al requerir el cumplimiento de lo prometido, el amo, agravando los hechos, lejos de concederle la libertad a la esclava, fue más allá y quiso venderla a un tercero en Autlán. No se necesita demasiada clarividencia para comprender que el amo quisiera alejar la esclava de la Villa de Colima, pues quedó asentado que era casado; aunque no queda constancia de la opinión o querellas de la señora de Alcaraz, es posible hacer suposiciones al respecto, pero hasta ahí se llegaría, conjeturas y nada más. Ante el juez, María Josefa sigue narrando la situación: “Como pobre cautiva temerosa hice fuga al pueblo de Zapotlán”, en donde buscó refugio con el alcalde del lugar, don Juan Ventura Solórzano. Pero apenas se sentía segura cuando don Antonio se presentó ante el alcalde de Zapotlán y lo engañó, asegurándole que cumpliría el compromiso que había contraído con la esclava, por lo que el confiado alcalde de Zapotlán, hoy Ciudad Guzmán, entregó a la esclava para que, ya en la Villa de Colima, gozara de su libertad. Podemos visualizar el retorno, y en un nada breve paréntesis, recordando una anécdota de las muchas que corren por Colima, ésta la escuché hace ya bastantes años, allá por los sesenta del

siglo pasado, de voz del licenciado Manuel Ahumada. Se trataba de un caso judicial en que los padres de una joven pretenden que el novio sea castigado, ella había sido raptada en Coquimatlán y llevada a Colima por el muchacho. En el juzgado, durante el interrogatorio para asentar los hechos, ella, con ingenuidad juvenil, respondió que durante el trayecto no sucedió ¡nada!, y continúa narrando: “Apenas saliendo de Coquimatlán mi novio me dijo: -¡Mira que arbolitos tan bonitos, vamos a descansar!y lueguito nos bajamos del caballo… Luego me dijo -¿No sientes mucho calor?-, y nos quitamos la ropa… Luego me dijo: -Me dejas darte un besito, nomás un besito- y le dije que sí. ¿Qué sucedió después? Preguntó el juez al ver que la raptada se quedaba callada, y ella muy satisfecha contestó -¡Nada! nomás ¡Vóitelas!” Al continuar el interrogatorio, resultó que a medio camino, a tres cuartos del camino y casi llegando a Colima, en cada lugarcito que el novio veía propicio, se repitió el ¡Vóitelas! Acaso este picaresco cuento venga desde tiempos del Virreinato y se ha repetido agregando y cambiando, como sucede con todos los relatos que van siendo sazonados por los distintos transmisores del chisme, porque, ya en la realidad de los personajes que permanecen atrapados en el expediente del AHEC, María Josefa afirma en su testimonio que don Antonio, ya en camino de Zapotlán a Colima, la hizo bajar del caballo y la obligó “a íntima amistad”, es decir ¡Vóitelas! Uno de los muchos eufemismos para no decir limpia y claramente las cosas por su nombre, de los cuales hay muchísimos ejemplos en el lenguaje coloquial, que se utilizan para evitar una realidad que nos impresiona por su crudeza, o bien, debido a esa doble moral que no impide hacer lo que avergüenza nombrar. Al llegar a Colima, la esclava se refugia en el hogar de su antigua dueña, doña María González de Islas. De nuevo se precisa de la imaginación a falta de datos y supongo que esta señora aconseja a la joven para que presente la demanda. Lo cierto es que lo hizo, pues quedó asentado que María Josefa solicitaba, con base “en todo lo dicho”, se le cumpliera el ofrecimiento de libertad, de acuerdo con la “promesa del tal don Antonio”, y sobre todo por ser


Opinión

Lunes 10 de Junio de 2019

De faldas y desigualdades Por Naomi Arelí Villafuerte Martínez* El estudio “El uso de la falda escolar” indica que el uso obligatorio de falda escolar puede ocasionar desigualdades en la educación de las niñas. El 85% de ellas indican que al usar pantalones se sienten bien porque pueden correr, saltar y jugar. El 79% desearían que se eliminara el uso obligatorio de la falda. El 53% consideran incómodo vestir una falda como parte del uniforme.

H

ablemos de faldas. Desde niñas, el uniforme escolar nos ha acompañado a lo largo de nuestra educación básica: camisa tipo polo, falda de color, calcetas blancas y zapatos negros. En kínder y primaria, tanto niños como niñas son muy inquietos; corren, brincan, trepan, escarban. Sin embargo, he aquí la primera traba: las faldas no son amplias, por lo que restringen el movimiento. Y ya sin saberlo, comenzamos a sufrir limitaciones debido a nuestro sexo. Kínder y primaria: muchos niños se tiran al piso a vernos los calzones, lo hacen con tanto ímpetu que pareciera que el que viera más se sacaría la lotería. Secundaria y bachillerato: hay que cuidarse de los espejos y las cámaras, de las manos sueltas y miradas. Hay que dejar en claro que las faldas no son lo suficientemente largas como para impedir que la ropa interior se nos vea cuando realizamos movimientos bruscos. Y claro, si algún accidente sucede, las sancionadas suelen ser ellas, que “lo enseñan todo” o “no saben comportarse”. En invierno la falda no cubre,

“ilícita amistad y contra la fe cristiana”. El acusado fue citado y declaró ante el juez que todo sucedió tal y como la esclava lo había manifestado, afirmó que había tenido con ella “incontinencias por dos años” sin estar seguro del tiempo exacto que duraron las “incontinencias”, y también aceptó ser verdad que cuando la bajó del caballo “tuvo acto carnal” con la esclava. Al día siguiente, el 24 de enero, el juez, don Antonio López Gascón, condenó a don Antonio Alcaraz a “guardar carcelería”, a conceder libertad a la esclava y a pagar una multa de indemnización de 50 pesos. El

en verano son muslos rozados. Siempre obligadas a sentarnos apretando las piernas, incómodas, viendo a nuestros compañeros varones sentarse en el suelo de lo más normal. Viviendo incómodas las primeras menstruaciones, estigmatizadas, después de que en clase nos dijeran que es normal, pero aprendiendo a pasar a escondidas una toalla higiénica, cual droga. Una falda “manchada” es una burla segura. Vergüenza, señalamiento. Las faldas escolares son uno de los primeros decretos sobre las mujeres que facilitan el acoso en escuelas y calles. Justificando una clara agresión como levantarle la falda a la compañera con un “son cosas de niños”, seguido de una carcajada, es una buena manera para que un niño aprenda que puede transgredir la intimidad de la otra y habrá quien le festeje. Ella, en cambio, aprende que nunca hay que bajar la guardia. Desde pequeñitas, las niñas suelen usar pantaloncitos cortos o mallas bajo la falda, aún con calor, incomodidad y sudor; dificultando el acoso de otros niños, docentes y adultos. Y cuando una niña no usa alguna de estas estrategias es tachada como descuidada, mal vista. Como si ella fuera la que debiera ser cuidadosa, como si la responsabilidad fuera suya. Esta pedagogía sexista se aplica en la sociedad en general. La falda es un instrumento de sexualización que se convierte en fantasía de pederastas y pedófilos. En sitios web y revistas pornográficas abundan las imágenes de niñas y mujeres portando faldas escolares, donde asquerosamente se anuncian “sexy colegiala”, “azotes a niña desobediente”. Bajo el contexto de un país como México donde se mata y viola a niñas por el hecho de ser niñas,

acusado “respondió estar presto a obedecer y no firmó por no saberlo hacer”. Don Antonio López Gascón dictaminó que, de acuerdo a la Ley Real, “sean libres los esclavos que por sus amos se requieran”, esto significa que las leyes penalizaban el abuso sexual de los esclavos y que de sufrirlo, inmediatamente recuperarían su libertad. Con base en esa Ley el juez ordena que “María Josefa González queda libre ella y sus descendientes”. El amo, don Antonio, juró “no volvería a solicitar y requerir” esclava alguna. Firmaron como testigos Pedro Victoria, José Teodoro de Anaya y Miguel Machao, vecinos de la Villa de Colima.

81 feminicidios infantiles en el 2018. Hace unos días ocurre que en una demarcación la Ciudad de México instaura la posibilidad de que las niñas porten pantalón y la respuesta no tardó en explotar. Si las niñas pueden usar pantalón, lógicamente y por “equidad de género”, los niños podrían usar falda. Entonces los medios se llenan de titulares: “Faldas para los niños en las escuelas”. Así se comienzan a estimular los discursos de odio insinuando que se trata de “feminizar” a los niños, o de imponer de lo que mal llaman “ideología de género”. Sobre todo invisibilizan el verdadero motivo de esta disposición que es en pro del bienestar de las niñas. Nuevamente, la historia, el contexto y las necesidades concretas de las niñas se silencian y se hacen a un lado. A las niñas de hace décadas y a las de ahora se les deben, se nos deben disculpas por todo lo padecido. Porque la falda limita, incomoda, por la vergüenza, los acosos, los tocamientos, la sexualización, la pedagogía de opresión sexista ligada a la imposición de una prenda. Porque es tan anticuada esta diferenciación falda-mujer/pantalónhombre, pues las mujeres de hace tiempo conquistaron el derecho a usar pantalones. Porque así es la historia, hemos tenido que pelear por obviedades, insignificancias, por cosas que suenan ridículas, pero que se nos niegan por ser niñas y mujeres. Y la verdad sí, es una victoria para las mujeres. Así de chiquita, y así de grandísima. * Estudiante del Bachillerato Número 1.

Este ejercicio de la justicia parece no sólo insólito, sino además expedito, pues se concedió la libertad a la esclava, se le indemnizó y se le protegió contra futuro acoso sexual del que fuese su dueño; todo quedó zanjado en menos de 24 horas. Bastante se podría aprender del juez, don Antonio López Gascón. Hoy en día hay casos que no duran días, sino años. Y también sirva el caso para reflexionar en la entereza de María Josefa y el buen consejo de otra mujer para demandar justicia. mirtea@col.mx

15


Lunes 10 de Junio de 2019

16

Profile for elcomentario2019

Número 378  

Número 378 de El Comentario Semanal, suplemento del periódico El Comentario de la Universidad de Colima.

Número 378  

Número 378 de El Comentario Semanal, suplemento del periódico El Comentario de la Universidad de Colima.

Advertisement