Page 1


Enero-Junio 2017. No.10

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. Entre-Nos-Otros. Enero-Junio 2017. no.10 ISSN 2339-3580 Iniciativa de investigación formativa y de articulación de las asignaturas del Programa de Comunicación Social y Periodismo, liderada por los estudiantes y docentes. Editora Adriana Guzmán Acosta Comité Editorial Angela Lopera Molano Adriana Guzmán Acosta Irene Rodríguez Paula Camila Pachón María José Cuesta Diseño logo Pamela Castro Larsen Diseño y Diagramación Marcela Morado

(Editorial)..............................................1 (Perfil)

Un sueño llamado música Zully Karina González ......................................2

(Crónica)

Historias de zapatos Sonia Molina y Pilar Sevillano ..............................5

(Investigación) Reconstrucción de la memoria colectiva en Rovira Tolima. Entre el olvido y la historia Juan Camilo Montaña Montaña, Gerson Silva Hernández y Cristhián Fernando Ortegón Gutiérrez .....................8

(Aula)

Proyecto falso. Re-acción pedagógica a la posverdad que circula por los medios de comunicación Andrés Felipe Ortiz Gordillo ..............................14 Rector Hans Peter Knudsen Quevedo Vicerrectora Gloria Piedad Barreto

(Artículo principal)

Museo de Arte del Tolima. Un museo para todos María Margareth Bonilla , Omaira María Ramos .........16

(Reportaje gráfico)

Decana (e) Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales Nidia Chaparro Cuervo

Ibagué musical: Carrera Tercera Juan Manuel Sanabria Novoa, José Reinaldo Morera Molina, María Fernanda Moore Acosta y Juan David Pastor Quevedo ..........................................23

Directora Programa de Comunicación Social y Periodismo Luz Dary Espitia Hernández

(Ensayo)

Impresión León Gráficas LTDA Contacto entrenosotroscsp@unibague.edu.co Los artículos publicados son responsabilidad de sus respectivos autores y no comprometen a la Institución. Universidad de Ibagué Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales Programa de Comunicación Social y Periodismo Ibagué, Tolima, Colombia

Editorial

ÍNDICE

Proyectos de comunicación para reconstruir sociedad Daniela Calderon, Nicolás Arturo Melgar ................20

E

n las últimas décadas, varias publicaciones han sentido el peso de la era digital y han volcado su contenido impreso a producciones virtuales; en algunos casos con el fin de ahorrar costos o tener la posibilidad de un mayor alcance. Pensar que sus escritos viajarían cientos de kilómetros era una utopía alentada por un tiraje corto y un presupuesto limitado.

Migrar a lo digital parece un ejercicio casi obligatorio que exigen algunos lectores más inquietos, más ávidos de contenidos hipermedia, pese a ello, aún sobreviven aquellos que disfrutan una experiencia más cercana con el papel. Su olor, a veces a tinta fresca, a veces a madera húmeda. La sensación al tacto, el paso delicado de cada página, o la extrañeza con la que una sola hoja rasga la piel, se convierten en sensaciones que acompañan una buena lectura. En nuestro caso, no hemos sido ajenos a los cambios y transformaciones que el mundo de las publicaciones requiere. Nuestra revista, ahora disponible también en la plataforma www.elanzuelomedios.com, se ha convertido en una vitrina para conocer el trabajo que hacen jóvenes periodistas en formación, sin embargo, aún nos resistimos a desaparecer como medio impreso y privar a nuestros lectores de la experiencia sensorial que implica leer en un soporte físico. En esta décima edición la revista Entre-Nos-Otros evidencia cuánto ha evolucionado: desde la forma en como el público participa y se empodera de la publicación, hasta la forma en que nuestra imagen se ha transformado para proyectar mejor nuestra naturaleza. A pesar de resistir a algunas aristas del mundo contemporáneo, también aceptamos retos y evolucionamos para crecer y construir un medio más cercano a los intereses de la comunidad con la que los estudiantes del programa de Comunicación Social y Periodismo interactúan semestre a semestre. Vendrán más cambios, vendrán más aciertos para Entre Nos Otros.

(Reportaje)

La industria textil: resistiendo desde los años 90’ María Paula Núñez .......................................24

(Entrevista)

La música andina, una expresión de nuestras raíces María Fernanda Moore Acosta, José Reinaldo Morera Molina ...................................................29

(Nueva imagen de Entre-Nos-Otros) ...34

1


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

G

ustavo vive con sus padres y tiene cuatro hermanos, él es menor de todos. Su relación con ellos ha sido buena, y aunque dos de ellos no viven con sus padres, y los otros dos si, resultan ser una familia muy unida, sobre todo para la navidad cuando se reúnen para compartir.

A partir del 16 de diciembre, fecha en la que empiezan las novenas de aguinaldos, su familia se organiza con el objetivo de realizar la novena y compartir con los vecinos, se reparten distintos roles, unos se encargan de las meriendas para los asistentes y por su parte, Gustavo se encarga de amenizar el ambiente con su guitarra, interpretando los villancicos. El gusto musical de Gustavo surge desde su infancia, cuenta él una vez en el colegio observó que una persona se encontraba tocando el saxofón en el patio junto a la cancha de fútbol donde el solía disputar algunos partidos. Ese fue su primer encuentro frente a frente con la música. Años más tarde, cuando se encontraba cursando el grado noveno de bachillerato, tuvo la oportunidad de acercarse a un saxofón que habían olvidado en un salón, ya que desde su primer encuentro, había anhelado siempre tocar ese instrumento. Gustavo en el 2008 inició un proceso de aprendizaje por su cuenta siendo autodidacta para poder llegar a interpretar instrumentos como el piano, aunque su fuerte siempre ha sido el saxofón. Durante ese mismo año se presentaron diferentes cambios en la familia Sierra, como la muerte de su tío producto de un accidente de tránsito. Este ha sido un recuerdo que hasta el día de hoy sigue en la memoria de Gustavo, y que según él, le brindó la oportunidad de ver la vida de una manera muy distinta, apreciando cada momento que se vive y utilizando el tiempo en las cosas que en realidad son importantes, como la música. A partir de ese momento, ‘Tavo’ como le dicen sus compañeros del Conservatorio, se vinculó por primera vez a la música de concierto, dejando atrás todas las viejas presentaciones escolares que solía hacer cuando tocaba la guitarra en su salón para sus compañeros del colegio. Su ingreso al Conservatorio estuvo determinado por tres pruebas, la primera de ellas era una prueba musical que examinaba la afinidad que tenían los aspirantes con la música, ‘Tavo’ interpretó en su saxofón la canción ‘Que lloro’ de la agrupación México-Argentina ‘Sin bandera’, aunque en este caso la suerte no estuvo de su lado, y le fue regular. La Segunda prueba por la que tuvo que pasar, fue de electro escritura, esta consistía en el racionamiento, interpretación y deducción de notas que eran ejecutadas desde un programa especial. En esta prueba tampoco le fue muy bien.

2

Música Gustavo presentó la última fase que determinaría si era aceptado o no en el Conservatorio, por medio del desarrollo de un taller práctico que medía la capacidad de improvisación de notas en el saxofón al compás de una pista determinada. Gracias a su habilidad de interpretación y valiéndose de un oído que para él sigue siendo su mejor arma, logró ser aceptado para iniciar sus estudios en licenciatura en música.

Gustavo Adolfo Castiblanco Sierra, un joven ibaguereño de 26 años que actualmente cursa octavo semestre de Licenciatura en música en la Facultad de Educación y Artes del Conservatorio del Tolima, y quien ha participado en eventos musicales como el Festival de Música Colombiana, considera que la música se hizo no sólo para ser escuchada, sino también para hacerla sentir.

Toda la vida de Gustavo se había centrado en desarrollar al máximo dos de sus aficiones, por una parte la musical y por otra la del deporte, aunque esta última tuvo que ser descartada luego de que en el año 2013 sufriera una lesión a causa de un golpe en la rodilla durante un partido de futbol, desde entonces la música se ha convertido en su objetivo principal.

Pero no siempre para Gustavo todo fue tan fácil. Cuando se encontraba estudiando música, su familia atravesó por una de las etapas económicas más difíciles. Debido a esto el joven tomó la iniciativa de trabajar para seguir con sus estudios. Comenzó haciendo eventos con papayeras, y orquestas, todo con el objetivo de cumplir su sueño de convertirse en un profesional que pudiera aportarle conocimiento a su región, aunque no descartaba la posibilidad de obtener oportunidades en otras ciudades, o incluso, fuera del país.

La vida de Gustavo siempre estuvo marcada por buenas calificaciones en las áreas de lenguaje, fruto de su buen desempeño académico. Cuando asistía a la escuela era de los niños que más participaba en la clase de inglés, siempre le ha gustado este idioma y lo domina muy bien, esto se debe porque cuando pequeño sus padres hacían actividades con todos sus hermanos, compartían juegos de mesa que estaban originalmente en versión americana o en francés. Al jugar siempre le ganaba a sus hermanos mayores, desde ahí sus padres le pagaron clases de inglés ya que veían que era muy bueno.

3

[perfil]

[perfil]

Texto: Zully Karina González* Fotos: Gustavo Adolfo Castiblanco

OTROS

Un sueño llamado

Enero-Junio 2017. No.10


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Para este joven la carrera musical es todo un sacrificio no sólo por el esfuerzo que tiene que hacer el estudiante al invertir tiempo en sus ensayos, sino también en los innumerables esfuerzos económicos que se deben realizar para poder salir adelante. De igual forma comenta que últimamente en Ibagué lo están apoyando económicamente, aunque ha sido testigo de que a las agrupaciones no les pagan lo que se merecen, “hay plata, pero es muy poca para que se divida entre todos los integrantes de la agrupación, además también se tienen gastos necesarios como los que se requieren para los transportes, manutención y recursos para la adecuación de nuestro instrumentos musicales”.

*Estudiante de V semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

Historias entre

zapatos

Textos y fotos por: Sonia Molina y Pilar Sevillano*

A

las cinco ya va rumbo a cualquier parte, se dispone a correr 5 kilómetros y así cada día practica esta rutina que sin duda es la clave para que 60 años no se noten en su andar. Luego de una hora de ejercicio regresa a casa con la vitalidad para empezar un nuevo día de trabajo.

[crónica]

[perfil]

Aunque uno de sus sueños más anhelados es presentarse en países como Francia, Italia e Inglaterra, considera que hay que trabajar con lo que se tiene, desde abajo, con mucho esfuerzo, para así poder construir un sueño llamado música.

Enero-Junio 2017. No.10

Miguel se dedica a uno de los oficios más antiguos: es zapatero. Un zapatero de los que quedan pocos, de los de antes, un zapatero tradicional. Su negocio no tiene nombre ni lo necesita, pues está a la vista de todos los que transitan por la carrera cuarta con calle quinta, en el barrio La Pola de Ibagué. Aprendió esta labor desde muy niño cuando conoció al padre de un compañero de escuela que la ejercía. El señor le notó sus deseos de aprender y decidió enseñarle, oportunidad que Miguel aprovechó, pues desde el primer momento se sintió atraído por este oficio. Jamás pensó que esta sería la actividad que le daría el sustento a su familia.

Un zapatero deportista

porque lo encontró en andanzas: “nunca he sido infiel, ni mi esposa me ha pillado nada”, -dice- y vuelve a sonreír con la convicción de que no le hemos creído mucho sobre su fidelidad.

Nació en Ibagué por azares de la vida; es un hombre vigoroso pero tranquilo, confiado, disfruta charlar y tomar tinto con sus clientes. Es delgado, de mediana estatura, de cabello gris, en su rostro se empieza a notar de a poco el paso de los años. Tiene una cicatriz muy cerca de su ojo derecho: “esto fue un accidente que tuve hace siete años cuando en navidad me cayó la vara de un volador, por poco me quedo ciego”. Fue un mal momento, recuerda Miguel, pero sonríe cuando cuenta la historia, pues las personas suelen molestarlo diciéndole que fue su mujer quien le golpeó

4

Recuerdos de infancia Viene de una familia muy numerosa: trece hermanos y sus dos padres. Vivían y laboraban en el campo en una finca de la Vereda El Corazón, ubicada por el Cañón del Combeima, a cinco horas de camino. Fueron víctimas del desplazamiento debido a la violencia que para entonces se apoderaba de este sector.

5


y su radio Sony que aún conserva, se dispuso a reparar los zapatos de sus vecinos, sus primeros clientes.

Luego la limpia con un trapo húmedo y hace una última limpieza con un cepillo de dientes para remover por completo cualquier suciedad.

Con los ahorros que tenía del trabajo como tapizador de muebles logró comprar un puesto de zapatos más elegante y cómodo: “Le compré este negocio a un amigo que lo tuvo por 25 años aquí en este sitio, pero como él ya estaba muy anciano y cansado me lo vendió por $200.000, de esto hace ya doce años”.

Amistades ambulantes Durante los 12 años que Miguel lleva en este lugar ha hecho grandes amigos: Manuel es uno de ellos. Se trata de un personaje de 82 años que recorre las calles de Ibagué con un canasto lleno de bizcochos de achiras traídos del Huila, bizcochos calentanos y mantecos que le traen de Natagaima.

Desde entonces todos los días a las 8:30 a.m. llega con su carrito zapatero – como suele llamarlo- para recuperar los malos pasos de quienes a diario caminan estas calles. Agradece a Dios porque con su oficio pudo sacar a delante a sus hijos.

Él también tiene sus historias para contar, pero su sordera y sus padecimientos debido a su avanzada edad le juegan malas pasadas, pues inicia una historia, hace una breve pausa, y continúa con un nuevo suceso. Es difícil identificar cuál es la parte real y la ficticia de sus historias; sin embargo, esto no es impedimento para querer saber más sobre él. Nos inspira ternura, admiración y algo de compasión al verlo tomar su canasto y continuar su camino dejándonos ver en su rostro que tiene muchas cosas interesantes por decir. Esa podría ser otra crónica, pero lo dejamos ir, no sin antes preguntarle si creía en el amor. Con quién sabe cuántos hijos y después de enviudar hace 5 años, Manuel nos responde con firmeza: “El amor sí existe, pero el mío hace tiempo se fue al cielo”.

El padre de Miguel decidió traerse a su familia para Ibagué. Alquiló una casa en el barrio El Libertador y allí fue donde se desarrolló su adolescencia. De la gran familia ya no quedan sino 11, sin embargo, Miguel aun habita en esa casa que con el paso de los años su padre pudo comprar. Vive con su esposa, sus tres hijos y sus nietos.

Un arreglo bien hecho! Su carrera como boxeador la abandonó debido a que el dinero no le alcanzaba para sostener a su familia recién formada y ayudarse con los gastos para la participación en las competencias a las cuales debía asistir.

Retornando a sus recuerdos comenta que a sus veintitantos años partió hacia Bogotá con la intención de buscar un mejor vivir. Ya tenía familia por la cual responder, a quienes tuvo que dejar en Ibagué, pues no podía llevarlos con él.

Ahora repara los zapatos como aprendió en su infancia. Anteriormente se usaba un almidón de yuca para pegarlos, ahora se usa un pegante transparente que deja muy bien el arreglo: “yo no uso bóxer amarillo, si uno lo aplicaba mal manchaba el zapato y en ocasiones se los tiraba, porque se salía y untaba la capellada o el tacón”.

Allí aprendió otro oficio: tapizar y pintar muebles; trabajó durante cinco años. Aunque sus ingresos mejoraron, su estado de ánimo estaba decayendo debido a la lejanía con su familia: “soy un hombre muy hogareño y el estar tan lejos de mis hijos y mi señora me sentía muy mal, esto me hizo retornar a mi hogar. No aguanté la soledad”.

Y así, se va alejando lentamente con sus pasos cansados y debilitados por el peso de los años. Lo que inicialmente se pensó como una entrevista a Miguel Vanegas se ha ido convirtiendo en una charla amena, llevamos dos horas hablando y nos hemos tomado seis tintos, conocimos un poco de ese ser humano y sencillo que hay dentro de un “zapatero de calle”. Quizás es posible pensar que es una persona ordinaria, algo vulgar o agresiva; la verdad es que nos equivocamos por completo, contrario a eso, vimos un hombre respetuoso, amable y calmado, que nos recibió siempre con una sonrisa cordial, con la dulzura de un adulto que ha vivido lo suficiente como para entender que nuestra intención no es juzgarlo ni menospreciar su oficio, más bien exaltar su valiosa labor y su don de gente. Su oficio poco a poco se irá extinguiendo con el paso de los días, no solo por la falta de fortaleza en su persona, sino porque los zapatos ya casi no se remiendan, se botan y se reemplazan por unos nuevos. *Sonia Molina y Pilar Sevillano son estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Tolima. La crónica fue escrita en el marco de la asignatura Géneros periodísticos, orientada por el docente Mauricio Santana. La zapatería de Miguel

Arreglo de sandalia

Enero-Junio 2017. No.10

De un momento a otro se acerca una señora, ella es Rosalba, una clienta esporádica que va pasando junto al carrito zapatero, su sandalia se ha despegado. Miguel con una gran sonrisa y amabilidad la saluda y lo ofrece una de las dos butacas que tiene a lado y lado de su silla de trabajo: “por favor, siéntese y póngase cómoda mientras reviso que le pasó a su zapato”.

Miguel vuelve a su ciudad natal y decide probar suerte en el oficio que aprendió en su niñez.

Después de examinar el daño de la sandalia, Miguel limpia la suela con un trozo de madera rectangular recubierto con papel de lija, toca suavemente con sus dedos para comprobar que las superficies a pegar están libres de residuos del pegante anterior.

Un día despertó con la idea de montar una zapatería, lo discutió con su familia y se fue a comprar materiales y herramientas para empezar a laborar. Mientras su esposa vendía arepas que ella preparaba, él se instaló a un lado de su puerta y acompañado de una butaca, sus herramientas

6

[crónica]

[crónica]

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

7


E

En este sentido, para el municipio de Rovira, ubicado en el centro del departamento del Tolima, resulta fundamental reconstruir la memoria colectiva para conocer su historia, ya que durante muchos años sufrió directamente el conflicto armado interno colombiano. “Los liberales perseguían a los conservadores para matarlos, y los conservadores perseguían a los liberales, para lo mismo: matarlos” (Lozano, 2016). Los objetivos que se plantearon para esta investigación han sido: primero, comprender cómo la toma guerrillera del año 2002 ha sido un recuerdo común en la memoria de los habitantes de Rovira, ello, a partir de narraciones y testimonios, que permitan entender la experiencia y el resurgimiento de las víctimas del conflicto armado interno que se vivió en este municipio. Segundo, visibilizar los procesos y dinámicas alrededor de las peleas de gallos en el municipio de Rovira, a partir de relatos, testimonios y talleres que den cuenta de la violencia bipartidista; y tercero: identificar el paisaje agrícola a partir de narraciones y talleres que den cuenta del contexto en el municipio

8

evidenciar la puesta en práctica del Periodismo Ciudadano y de la Gestión en comunicación, que son las dos líneas de profundización en las que se centra el programa y es la posibilidad de aplicar y poner en práctica lo aprendido en las aulas de clases. Finalmente, el contexto que se vive en el país y el departamento con el post-acuerdo, resultado de los diálogos de La Habana, permite abarcar aspectos importantes para la sociedad como la memoria colectiva de poblaciones afectadas por el conflicto armado interno, debido a ello se hace necesario e importante la reconstrucción de aquellos relatos que sirvan para evidenciar sus vivencias y lograr mantener vivos los recuerdos; que hechos como la toma guerrillera sufrida en el año 2002 aún tengan vigencia y no queden en el olvido.

Como estudiantes, los asistentes de investigación se han hecho partícipes de este proyecto por diversas razones. Primera, ser parte de un grupo de investigación de la Universidad de Ibagué (Grupo Horus) y con esto, hacer aportes desde el campo de la comunicación a las comunidades, en este caso al municipio de Rovira, teniendo presente que estos aportes ayudarán a conocer, analizar y difundir las diferentes narraciones que han sido el resultado de las actividades y talleres desarrollados con esta comunidad. Segunda, resulta importante para la Universidad de Ibagué que tres de sus estudiantes del programa de Comunicación Social y Periodismo estén desarrollando su modalidad de trabajo de grado como asistentes de investigación de un proyecto como este, en el cual se reflejan los conceptos aprendidos desde la academia y gracias a ello realizar un trabajo que se contraste entre la práctica y la teoría. También es importante para el programa de Comunicación Social y Periodismo,

9

NOS

l proyecto, “Observatorio regional para la Construcción de Paz” pretende lograr un escenario de post-acuerdo positivo y demanda la construcción de estrategias que permitan la reparación de las víctimas, reintegración de los combatientes y de reconciliación. La preocupación de este estudio es que, si bien existe información sobre el impacto de la reparación, el proceso de reinserción y las actitudes de la ciudadanía frente al proceso de paz, aún no existe información suficiente que permita entender el impacto en las víctimas de estos acuerdos, las necesidades que tienen los grupos para reintegrarse a la vida civil, y cómo y de qué manera se han formado las actitudes de la ciudadanía frente a los acuerdos de La Habana. Por esto, se requiere información estratégica y canales de apropiación de estos aspectos, para la formulación de políticas y agendas ciudadanas que permitan la construcción de la paz desde el departamento del Tolima.

Textos y fotos: Juan Camilo Montaña Montaña, Gerson Silva Hernández y Cristhián Fernando Ortegón Gutiérrez.*

Entre el olvido y la historia

Reconstrucción de la memoria colectiva en Rovira, Tolima.

Enero-Junio 2017. No.10

[investigación]

[investigación]

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

¿Qué pasó ayer? ¿Qué ocurrió allí lejos? ¿Qué le ha sucedido a tal persona? Quiero saberlo y quiero que me lo cuente alguien en quien confío. Prefiero que me dé la razón de lo que pasó mi padre, mi pareja, mi hija. Pero si ninguno de ellos estuvo allí, escojo que lo haga un señor, una señora o un medio de comunicación del que me fío porque ya me han contado muchas cosas hasta entonces. Y todas han sido ciertas, he comprendido lo que me decía, porque me lo ha explicado bien y, además, han sabido ofrecerme diferentes puntos de vista (Pág. 122). Con esta referencia, se deja en claro que una de las motivaciones para realizar este trabajo, ha tenido que ver con el interés en el contexto y en el pasado de una región como el municipio de Rovira y que para llegar a conocer estos dos aspectos se ha tenido que realizar un trabajo exhaustivo para profundizar y comprender, a partir de testimonios de personas que han convivido en este contexto, lo que ha pasado, de qué forma ha sucedido y quienes y de qué manera han resultado afectados. Cabe resaltar que, como parte del proceso de investigación, se realizaron diferentes productos comunicativos. Estos fueron: 1 perfil, 1 reportaje y 1 video, que sirven como apoyo para complementar y evidenciar no solo desde la teoría sino desde la práctica con diferentes voces, la historia de este municipio. La Comunidad Europea de Periodistas (2005), indica que “toda acción periodística debe estar dirigida al bien espiritual, social, intelectual y moral de la comunidad” (Herrán y Restrepo, Pág. 149), lo que quiere decir es que, si bien el tema de memoria colectiva del conflicto armado lo atraviesan diferentes ejes que, emocionalmente pudieron afectar a los participantes de estas actividades, el ejercicio del periodismo responsable exige que la sensibilidad de las personas sea lo menos posible afectada, ya que fue un ejercicio concebido para ser un aporte positivo para la comunidad.

En este punto, vale la pena mencionar que el trabajo de investigación está sustentado en la línea de profundización del Periodismo Ciudadano, que implica en sí mismo el trabajo con la ciudadanía y los colectivos sociales. Con base a ello, el programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué en los lineamientos de profundización (2016) define este como “el rescate de lo comunitario y lo ciudadano, para avanzar hacia la construcción y consolidación de una democracia en la región, y que se posibilite y fundamente en la responsabilidad social” (Pág. 2), es decir, se convierte en un aporte valioso para las comunidades con quienes se trabajen ya que se pueden generar cambios en sus dinámicas sociales. Esta investigación también se sustenta en la línea de profundización de Gestión en comunicación que el programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué define como algo “donde se generen escenarios posibles que abarquen la gestión y el liderazgo para el desarrollo y la comunicación organizacional” (2016, Pág. 2). Este sustento se logra ya que en la presente investigación se abordaron diferentes elementos aprendidos durante el proceso de la carrera y que tienen que ver con el periodismo ciudadano y la gestión en comunicación. En el primer capítulo se presenta la introducción, la descripción y el contexto del municipio de Rovira. En este apartado se mostrará su historia y la relación de esta con el conflicto armado interno, desde la guerra bipartidista, hasta la época reciente de los últimos 30 años. En el segundo capítulo se aborda el diálogo conceptual y el marco teórico. Memoria, periodismo ciudadano, construcción de ciudadanía, son conceptos claves en el desarrollo de este trabajo. De la misma manera, se presentan las orientaciones metodológicas que dan cuenta de la recolección y análisis de relatos e información obtenida, ¿el cómo se llegó a las organizaciones y comunidades?, la

10

[investigación]

[investigación]

Menciona Izquierdo, (2013) en su texto ¿Para qué servimos los periodistas? (hoy) que:

Enero-Junio 2017. No.10

realización de los talleres y la fundamentación de los métodos y metodologías implementados para ello. Así mismo, se presenta el estado del arte, con la citación de algunos trabajos que dan cuenta de antecedentes similares a este que evidencian diferentes escenarios de reconstrucción de memoria colectiva en Colombia. Parte de estos trabajos tienen que ver con el contexto, la metodología y las experiencias en este campo de estudio. En el tercer capítulo se desarrollan los tres objetivos de la investigación: el primero comprende, la toma guerrillera del año 2002 como recuerdo común en la memoria de los habitantes del municipio de Rovira. En el segundo, se visibilizan procesos y dinámicas alrededor de las peleas de gallos en el municipio, por medio de la presentación del estudio de caso de producción radial realizado por jóvenes de la Institución

Educativa Técnica Francisco de Miranda. De la misma manera, se identificará el paisaje agrícola, y la transformación de este aspecto, por medio de la presentación del caso de expresión artística por parte de jóvenes de la Institución Educativa Técnica La Ceiba. Finalmente, se hace el cierre de la investigación con la presentación de los resultados, las conclusiones y los anexos. En éste último apartado, se evidenciarán los diferentes productos, resultado de las actividades y talleres llevados a cabo, evidencias de trabajo de campo y otros. En esta medida, se plantean como hipótesis que: la toma guerrillera del año 2002 ha sido un recuerdo común en la memoria de los habitantes del municipio de Rovira; la pelea de gallos es un escenario desde el cual se hace memoria de La Violencia bipartidista y el paisaje agrícola del

11


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

municipio de Rovira ha sufrido transformaciones debido a la siembra de cultivos ilícitos, como resultado de la presencia de grupos armados ilegales. En este sentido, el término “La Violencia” hace referencia a quizás, la época más cruel de la guerra en Colombia en sus más de 200 años de independencia. Por esto, durante el trabajo aparecerá este término para referirse específicamente a esta época de la historia colombiana. Para Sánchez (1991) La Violencia fue una época en la que “una serie de símbolos cobran fuerza: el fusil, el machete, la bandera, el caballo, son dignificados por doquier en panfletos, coplas y en la poesía popular” Pág. 38. Para este autor, conocedor del conflicto armado interno colombiano, estos símbolos significaron el inicio de una lucha en los campos, especialmente en el departamento del Tolima, para que el Estado hiciera presencia y se diera cumplimiento con las necesidades básicas de esta región como la educación, la salud y los servicios públicos. Resulta fundamental no dejar de lado conceptos de especial relevancia para el municipio de Rovira como es la memoria colectiva, teniendo como referencia el contexto histórico que presenta esta región, gracias a testimonios de sus habitantes sobre la guerra, el conflicto, y actualmente, la paz. Por esto, fue esencial participar, escuchar y recolectar estos testimonios de las comunidades

¿Cuál es la importancia de evidenciar los relatos, narraciones y testimonios de los habitantes del municipio de Rovira en la reconstrucción de su memoria colectiva? Es la pregunta que se intentó responder en la presente asistencia de investigación.

[investigación]

[investigación]

y a partir de ello generar procesos comunicativos para y con los habitantes de esta región. Este trabajo fue de gran relevancia, porque sirvió como medio para visibilizar estas historias a partir de la reconstrucción de la memoria colectiva en el municipio de Rovira como aporte para la consecución de la paz y con el objetivo de que ésta sea duradera.

Conclusiones Como resultado del trabajo realizado, surgieron diferentes productos que dan cuenta, no sólo del proceso llevado a cabo, sino de la puesta en práctica de lo aprendido por parte de los integrantes de los diferentes grupos, especialmente, resultado de las actividades desarrolladas con las dos instituciones educativas. Con estos productos, un perfil, un reportaje y un video, se pretende que haya difusión en las dos instituciones educativas, con el grupo de adultos mayores y en general con la mayor parte posible de la población del municipio. Esto, para que tengan conocimiento sobre el trabajo que se desarrolló para que sea una oportunidad de reconstruir la memoria colectiva del municipio de Rovira. Es significativo el logro alcanzado en el transcurso de cinco meses de trabajo con los diferentes grupos, los adultos mayores y las dos instituciones educativas. En este sentido, cabe rescatar la activa participación de la mayoría de los integrantes en las actividades propuestas por parte de los asistentes de investigación. En primer lugar, en la Institución Educativa Técnica Francisco de Miranda, la participación fue notoria.

12

El proyecto se vinculó con la iniciativa de reabrir el espacio de emisora escolar. A pesar de las múltiples dificultades presentadas durante todo el proceso, quienes participaron en los talleres siempre estuvieron motivados en aprender aspectos y conocer herramientas para hacer parte de la emisora una vez esta fuera abierta. Para el grupo de la Institución Educativa Técnica La Ceiba, uno de los principales aprendizajes fue conocer un poco más acerca de su historia, a partir del ejercicio realizado con los dos adultos mayores en la cual ellos compartieron alguna de las experiencias vividas en décadas pasadas, y que tuvieron relación con eventos como “La Violencia” y otros hechos ocurridos en el municipio. Para terminar, algo importante es que este proceso tenga continuidad en las instituciones educativas. En este sentido, resultaría importante

para la comunidad estudiantil ya que a través de estos ejercicios, se permite tener un panorama un poco más claro sobre lo que ha sido la historia del municipio y sus hechos más representativos.

*Juan Camilo Montaña Montaña, Gerson Silva Hernández y Cristhián Fernando Ortegón Gutiérrez son estudiantes de Comunicación social y periodismo de la Universidad de Ibagué. El artículo hace parte del trabajo de grado titulado “Reconstrucción de la memoria colectiva en Rovira Tolima. Entre el olvido y la historia” desarrollado como asistencia de investigación, bajo la orientación del docente Jhon Jairo Uribe. Los estudiantes obtuvieron una calificación de sobresaliente.

13


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Proyecto Falso

Re-acción pedagógica a la posverdad que circula por los medios de comunicación

Enero-Junio 2017. No.10

Hasta aquí “la realidad”. Una vez los estudiantes hacen la identificación, el rastreo temático y el análisis, intervienen la información, cambiando algunos de sus datos constitutivos. Para este caso, a la información se le introducen nuevos elementos: en respuesta a los comentarios de Bergoglio, “Álvaro Uribe lanzó un comunicado refiriéndose al papa Francisco como máximo jerarca del castro chavismo…” La información falsa viene acompañada de una serie de artefactos comunicativos (notas de prensa, twits, entre otros) que intentan darle “mayor credibilidad a la información, a la hora de salir a la calle a hacer sondeos de opinión, es decir, a consultar a los “ciudadanos del común” sobre el tema de actualidad identificado y falsificado.

Por: Andrés Felipe Ortiz Gordillo*

E

[aula]

[aula]

l ejercicio parece, inicialmente, sencillo. Se trata de salir a la calle a hacer sondeos de opinión sobre información de actualidad, en la lógica de: “qué opina usted sobre…” Pero hay una pequeña variación en la propuesta pedagógica: la información que sustenta el sondeo de opinión o la entrevista es falsa. Falsa sí, pero no imposible. Se trata de rastrear temas de actualidad mass mediática (temas de la agenda setting, como se diría técnicamente en los estudios comunicativos), seleccionarlos, explorarlos en su composición: fuentes, enfoques, etc., y, a partir de una consulta temática a profundidad, falsificar algunos de los datos claves de la información. Así, el tema corresponde a la actualidad, efectivamente, pero algunos datos sustantivos han sido modificados intencionalmente. Por ejemplo, en la reciente visita del papa Francisco a Colombia, uno de los hechos que llamó la atención de los medios y, por extensión, de la opinión pública, fue el llamado del pontífice a “no perder la paz por la cizaña”. Así registró la información el periódico regional El País (08/09/2017):

Ilustración 2. Nota de prensa y twits falsos. Artefacto de apoyo a implementación de ejercicio de Noticia Falsa.

Ilustración 1. Nota de prensa del periódico El País, de Cali, sobre la visita del Papa a Colombia. El País (08/09/2017)

Inmediatamente se da el hecho, algunos medios de comunicación, analistas de medios y ciudadanos en general identificaron la cizaña con la figura del ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez.

14

Como resultado del ejercicio, los estudiantes producen notas televisivas que, al modo de los informes que se presentan cotidianamente en los telenoticieros, dan cuenta de los resultados de las consultas hechas. Como este no deja de ser un ejercicio académico, la estructura de las notas toma como referente los siguientes aspectos: primero se hace una presentación del ejercicio y de la información que ha sido falsificada. A continuación se presentan las consultas hechas a los ciudadanos (sondeo de opinión), para finalizar con un análisis sobre los resultados del ejercicio, intentando responder a preguntas como: ¿por qué los ciudadanos emiten opiniones sobre temas que no conocen, o no conocen a profundidad? Y, ¿qué dicen los ciudadanos cuándo, al finalizar el ejercicio, se enteran que la información sobre la que opinaron era falsa? *Educador e investigador social. Profesor de la Universidad de Ibagué. El proyecto completo se encuentra publicado en www.elanzuelomedios.com

15


Museo De Arte Del TolimA , Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

museo de todos para todos Textos y fotos: María Margareth Bonilla Morales y Omaira María Ramos Morales*

[artículo principal]

[artículo principal]

El Museo de Arte del Tolima, en sus 14 años de funcionamiento se ha constituido en un Patrimonio Artístico, Cultural y Turístico de la región, proyectándose y consolidándose como uno de los museos más activos del país, liderando la Red de Museos del Tolima, representándolos en la Mesa nacional de Museos y formando parte del Programa de Fortalecimiento de Museos del Ministerio de Cultura. Desde su construcción en el año 2003 generó un cambio fundamental en los procesos culturales de la ciudad, el departamento y la comuna 2 donde está ubicado. En lo que va corrido del año 2017, el MAT ha realizado importantes exposiciones de artistas tolimenses, colombianos y extranjeros. Inició el año con la muestra Arcadio del artista Tolimense (pintor, dibujante y escultor, Arcadio Gonzales, el 26 Salón Tolimense de fotografía con las exposiciones Armero la Pompeya colombiana del fotógrafo inglés Francois Dolmetsch, “Exteriores+gente+Inmóbiles”, del fotógrafo Ramón Giovanni. Fanny Sanín, muestra itinerante del Museo nacional de Colombia de la reconocida pintora colombiana Fanny Sanín. Siempre Volveré a vivir, los dibujos de los niños de Terezin, realizada en alianza con la Asociación Colombo-Checa ASOCHECA y la embajada de Checoeslovaquia, complementada con algunos poemas, que dan testimonio de la barbarie nazi contra el pueblo judío en ese campo de concentración. El V Salón BAT de Arte Popular - Colombia Pluriétnica y Multicultural de la Fundación BAT Colombia, una muestra itinerante con 58 obras de artistas empíricos de todo el país, “Envolventes” la exposición itinerante del escultor antioqueño Pepe Toledo, Dibujos y Rasguños una bella muestra de dibujos de varios de los artistas más importantes en la historia del arte colombiano de los siglos 19 y el siglo 20 como, Fernando Botero, Edgar Negret, Epifanio Garay, Ricardo Acevedo Bernal, Darío Morales, Luis Caballero, Hecho a mano: recuerdo de un territorio de la ibaguereña Adriana Arango y la curaduría de Laura Zarta , Nuevos Huéspedes, un selecto grupo de obras de grandes artistas bastante reconocidos del arte gráfico mundial como Andy Warhol, Joan Miró, Carlos Cruz Diez y Antonio Saura entre otros. Desarrolla variados programas de formación de públicos, el Museo Libre se ha constituido como un espacio gratuito con actividades como conciertos, danza, cine, y bioastronomía. “El Museo a través de los sentidos”, dirigido a personas con discapacidad, “Vecino conoce tu museo” enfocado en los habitantes del sector y de toda la ciudad y programas académicos como talleres en arte, fotografía, audiovisuales entre otros en donde el estudiante articula su aprendizaje con la experiencia de estar en un lugar cuyo centro son las artes. *María Margareth Bonilla Morales es directora del Museo de Arte del Tolima. Omaira María Ramos Morales es directora de comunicaciones.

16

17


[artículo principal] Ibagué musical: Carrera tercera Por: Juan Manuel Sanabria Novoa, José Reinaldo Morera Molina, María Fernanda Moore Acosta y Juan David Pastor Quevedo. Estudiantes de tercer semestre. Las fotografías hacen parte del especial Ibagué musical, realizado desde las asignaturas de redacción periodística y semiótica, en el semestre A del 2017.

Raíces acústicas De arriba abajo pasan las personas que a su vez hacen parte de este espectáculo que allí puede apreciarse. Una guitarra siendo tocada de manera apasionada que va repartiendo música a cada transeúnte del lugar. Un buen contraste de la música y el panorama urbano que está tras bambalinas.

ABBA en flauta de pan Sonó la flauta de pan, entonces, las personas de alrededor se agruparon hipnotizadas. No era el flautista de Hamelín el que tocaba chiquitita para conjurar a las personas y sacarles el dinero de sus bolsillos o el grupo ABBA tocando en vivo desde la plazoleta Darío Echandia. Era un grupo

de ecuatorianos vestidos con plumas de colores los que tocaban en instrumentos andinos música de los 80’s. ¿En donde más se ve algo igual si no es en una tarde dominguera de la Tercera?

Contraste y arte El negocio formal y el trabajo callejero, tan distintos pero ambos tan cerca. El esfuerzo de algunos por ganar algunas monedas mostrando lo que hacen por horas y algunos aplausos es una realidad que día a día está inmersa en la tercera.


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

Proyectos de comunicación para reconstruir sociedad [ensayo]

[ensayo]

Texto: Daniela Calderón y Nicolás Arturo Melgar.* Fotos: Cristian Ortegón y Camilo Montaña.

La historia de Colombia desde antes de su independencia ha sido una de terror, sangre, conflicto, desigualdades y desplazamientos; en la cual ejércitos de distintos bandos han luchado por décadas y lo único que han conseguido es romper cada vez más el tejido social que los colombianos han construido en los momentos de calma. En el 2016, durante el mandato de Juan Manuel Santos se concretaron algunos acuerdos de paz con el grupo armado al margen de la ley FARC, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia; el cual venía golpeando con distintas formas de violencia a la población e infraestructura colombiana desde hace más de 54 años. Ahora nos encontramos en el tiempo del pos acuerdo, el cual no significa paz como tal, sino un tiempo de adaptación a las nuevas dinámicas sociales, culturales, políticas y económicas que se acordaron, y que se llevarán a cabo a cambio del cese definitivo del conflicto armado con este grupo guerrillero. Ahora la responsabilidad no es sólo de los actores involucrados directamente en este proceso de paz, Estado y FARC, sino que todos los colombianos deben contribuir a mejorar la convivencia para la soberanía del país, porque es la única forma de en verdad vivir en comunidad. En este sentido, la paz se construye desde todas las comunidades e igualmente se debe tener en cuenta que este no es un proceso que se desarrollará por sí mismo. También, hay que generar herramientas desde las universidades, que fomenten el desarrollo social, cultural político y económico de las comunidades, y en este caso desde las facultades de comunicación social y periodismo del país a través de la indispensable comunicación para el cambio se puede trabajar para que las personas se animen a trasformar ésta realidad que viven. Según la UNESCO, la comunicación debe ‘‘fortalecer el sentimiento de pertenecer a una misma comunidad. La comunicación vincula en el hombre (…) sus aspiraciones más nobles de una vida mejor” (citado por Enz, A.; Franco V. y Spagnuolo V., 2012). Lo anterior, demuestra la importancia de la comunicación para generar vínculos y relaciones entre las personas que hagan parte de un contexto específico. Pero, en el pos acuerdo se necesita una comunicación que se especialice en reconstruir el tejido social y genere empoderamiento a los miembros de las mismas comunidades. Aquí es donde entra la comunicación para el cambio social debido a que esta se entiende según Mendevil como “un proceso de dialogo público y privado a partir del cual las gentes deciden quienes son, cuáles son sus aspiraciones, qué es lo que necesitan y cémo pueden administrar colectivamente para alcanzar sus metas y mejorar sus vidas” (citado por Buitrago, H.; Betancor, C. y Zuluaga. E. 2016), que supone el reconocimiento de la necesidad y el deseo de transformación de la realidad que no funciona (citado por Buitrago, H.; Betancor, C. y Zuluaga. E. 2016); y según Bonilla es la encargada de “elaborar significaciones y representaciones sociales y políticas, construyendo imaginarios que pueden abogar por una salida creativa del conflicto” (citado por Buitrago, H.; Betancor, C. y Zuluaga. E. 2016).

La comunicación para el cambio social tiene similitudes con la comunicación para el desarrollo en cuanto a ‘‘la preocupación por la cultura y las tradiciones comunitarias, el respeto hacia el conocimiento local, el dialogo horizontal entre expertos del desarrollo y los sujetos del desarrollo’’ (Pereira, J. y Cadavid A.2011). Pero, se caracteriza por la preocupación que tiene hacia la apropiación del proceso y contenidos comunicados por parte de los miembros de las comunidades, por fortalecer el sentido comunitario, por hacer a la comunidad agentes de su propio cambio y gestores de su comunicación,

20

21


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

por promover el diálogo, el debate y la negociación desde el seno de la comunidad, por sus resultados que van más allá de comportamiento individuales, por fortalecer la identidad cultural, la confianza, el compromiso, la apropiación de la palabra y el fortalecimiento comunitario, y por rechazar el proceso lineal de comunicación (Pereira, J. y Cadavid A.2011). Además, desde la comunicación se puede reconstruir el tejido social desde cuatro dimensiones ‘‘como proceso de información y de formación de opinión pública, en la construcción de sentido colectivo, como proceso de argumentación y deliberación para la construcción de acuerdos colectivos y como acción estratégica para la movilización y el cambio social’’ (Buitrago, H.; Betancor, C. y Zuluaga. E. 2016).

El objetivo de este proyecto es fortalecer y recuperar los valores y las costumbres de la población, que en su mayoría son desplazados y han sido golpeados por la violencia de otras formas, por medio de la construcción de crónicas radiales que cuenten las historias de vida, de resistencia, progreso y costumbres de la comunidad (Universidad Autónoma del Caribe, 2015). Este proyecto es participativo, surge por iniciativa de la comunidad y se basa en su propia cultura. Debido a su iniciativa, la Universidad Autónoma del Caribe, realizó un breve producto audiovisual tipo documental para evidenciar el trabajo de los niños de este municipio. La propuesta surge por la necesidad de conservar las tradiciones y costumbres de San Onofre para las futuras generaciones. Aunque la meta más importante en la vida de los niños de San Onofre es sacar a sus familias adelante, no quieren dejar atrás el pueblo de sus amores, desde allí se están empezando a cumplir sus sueños a partir de la construcción del sentido colectivo. Este trabajo realizado por los niños de San Onofre, busca además que las personas se empoderen como actores con voz e incidencia en las diferentes dinámicas sociales que surjan en el municipio para poder visibilizarse, y así generar vínculos, opciones y oportunidades que mejoren su calidad de vida. Además, según Mendivil Calderón, la comunicación interpersonal y la dinamización de los medios alternativos y populares tuvieron un efecto resiliente en la manera como las poblaciones se sobrepusieron a sus miedos y retornaron la capacidad de interactuar y comunicarse (2015)., entendiendo la resiliencia en dos componentes según Vanistendael (citado por Mendivil 2015). “La resistencia frente a la destrucción, esto es, la capacidad de proteger la propia integridad bajo presión; por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad para construir un conductismo vital positivo pese a circunstancias difíciles” (citado por Mendivil 2015).

Bibliografía Enz, A.; Franco V. y Spagnuolo V. (2012) Manual de comunicación para organizaciones sociales: hacia una gestión estratégica y participativa. Asociación Civil Comunia. En línea http://antezanacc.com/docs/ Manual_de_comunicacion_para_organizaciones_sociales.pdf Buitrago, H.; Betancor, C. y Zuluaga. E. (2016). Medios de comunicación para el cambio social y comunicación para el fortalecimiento del tejido social. UPB. En línea https://revistas.upb.edu.co/index. php/comunicacion/article/viewFile/6775/6199 Julieta Imberti (Coor.) (2006) Elaborando proyectos de comunicación para el desarrollo. UNICEF. En línea https://www.unicef.org/argentina/spanish/EDUPAScuadernillo-2(1).pdf Pereira, J. y Cadavid A. (edit.). (2011). Comunicación, desarrollo y cambio social – interrelaciones entre comunicación, movimiento ciudadanos y medios. En línea http://www.javeriana.edu.co/unesco/pdf/ comunicacion_desarrollo_cambio_social2.pdf recuperado el 30 de marzo del 2017 Mendivil Calderón, et. al. (2015). El papel de la Comunicación para el cambio social: empoderamiento y participación en contextos de violencia. Revista Encuentros, Universidad Autónoma del Caribe, 13 (1), pp. 11-23. En línea http://www.scielo.org.co/pdf/encu/v13n1/v13n1a01.pdf recuperado el 30 de marzo del 2017 Universidad Autónoma del Caribe (productor). (2015). Documental Reporteritos de Paz (YouTube). De https://www.youtube.com/watch?v=G_leMTnmzr0 *Daniela Calderón y Nicolás Arturo Melgar son estudiantes de VI Semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. El ensayo fue realizado en la asignatura Gestión de proyectos de la comunicación, orientada por la docente Tatiana Ávila Barbosa.

En conclusión, la comunicación para el cambio social aplicada en proyectos de desarrollo, es la mejor opción para generar una reconstrucción de la sociedad colombiana en este tiempo de pos acuerdo, debido a que eliminaría la barrera imaginaria que se presenta actualmente entre los civiles y los desmovilizados. Además, que las facultades de comunicación social y periodismo deberían cambiar su enfoque que es más hacia lo comercial y preocuparse por lo comunitario, para poder construir país con menos desigualdades sociales. Es así como se puede contribuir por una Colombia en paz.

22

23

[ensayo]

Dentro de la comunicación para el cambio social existen proyectos de desarrollo, los cuales tiene como principal característica la práctica de los derechos humanos por medio de la intervención de los todos los beneficiarios (Julieta Imberti, (2006). Un ejemplo de este tipo de proyectos es ‘‘Reporteritos de Paz’’, un programa radial que tiene un espacio en la emisora comunitaria Playa Mar Estéreo del municipio de San Onofre, Sucre, y es realizado por niñas y niños entre 9 y 14 años (Universidad Autónoma del Caribe, 2015).

Enero-Junio 2017. No.10


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

Textos y fotos: María Paula Núñez Rubio*

Ibagué, ciudad de la confección La industria textil durante varias décadas se ha configurado como uno de los sectores de la economía que más empleos otorga a la sociedad; este sector integra diversas actividades las cuales están orientadas a la fabricación y a la obtención tanto de fibras, hilado, tejido, tintado y por supuesto al acabado y confección de las distintas prendas que se elaboran. La importancia de abordar este sector radica en que, si bien los productos que se comercializan gracias a las actividades que se desarrollan por la industria textil, están implícitos dentro de la cotidianidad de la sociedad, esta última tiene una carencia de conocimientos acerca de la historia de la industria textil, tanto en el mundo como en nuestro país y más concretamente en Ibagué. Así mismo, se desconocen sus implicaciones sociales y económicas, el tratamiento de la información por parte de los medios y el involucramiento de la mujer en la industria; este precisamente es el abordaje temático que realiza el presente reportaje. Situación textil actualmente El sector textil, según el Dane, genera más de 466.000 empleos formales, aunque expertos plantean que hay otro tanto que está vinculado al negocio pero de manera informal, lo que quiere decir que aproximadamente un millón de personas

trabaja directamente con la industria textil y otros cuantos millones dependen de la buena marcha de la actividad. Pese a esto, la industria está pasando por uno de los momentos más preocupantes desde que se puso en marcha hace más de un siglo. Existen diferentes factores por los cuales hay una crisis en el sector textil que afecta a millones de personas que dependen económicamente de esta actividad. Una de ellas es la apertura económica que se realizó a finales de los años 80´y comienzos de los 90´, lo que produjo un desequilibro en el sector textil así como en muchos otros sectores de la economía. Esta apertura que se fomentó sin tener en cuenta las condiciones particulares del país, tuvo grandes consecuencias que hoy tienen aún daños colaterales en las micro y macro empresas colombianas, dado que se dio el cierre de cientos de empresas, aumentó el desempleo, desestabilizó la economía y llegaron al país productos fuera del país más exequibles a las personas. Otro de los factores es que hasta el año 2004, el mercado mundial de textiles y confecciones, según la Organización Mundial del Comercio (OMC), se regía por cuotas, pero esas cuotas se eliminaron y por ende la oferta de productos se disparó en todo el mundo, en su mayoría telas y ropa procedentes del continente asiático, lo que causó que los precios se desplomaran en los demás países.

24

Ibagué La capital del departamento del Tolima por supuesto no era ajena a estos sucesos que acontecían en el país y la cantidad de competencia textil que llegaba a la ciudad. Alrededor de 20 a 30 empresas textiles de confección y comercialización existían en Ibagué a finales de los años 80´, de esas muy pocas lograron sobrevivir a esa crisis que aún no cesa y que perjudica con la gran demanda de centros comerciales que llegan a Ibagué y con ellos empresas textiles que provienen de otros países. Si bien la crisis que afectó a las empresas textiles, no solo en Ibagué si no en los demás municipios del Tolima fue de gran trascendencia, las personas no dejaron a un lado esta práctica y muchos otros decidieron comenzar a crear sus propias micro empresas con el conocimiento que habían adquirido siendo trabajadores de las empresas ya liquidadas. Hoy en día la industria en Ibagué ha cobrado vida por los eventos textiles

que se realizan cada año, lo cual incentiva a las multinacionales y a las micro empresas a cooperar en estos espacios. Ibagué, así como otras ciudades se ha logrado posicionar dentro del sector textil, destacándose por el tejido de punto y por la calidad de sus productos. Desde el año 86´ se fortaleció la industria de confección y diseño y para continuar con ese auge, la Cámara de Comercio hace un año maneja al clúster textil de la ciudad, el cual establece estrategias para innovar la competitividad y fortalecer la diferenciación en el diseño y generar nuevas empresas en Ibagué. Según el Dane, actualmente el sector textil genera 11.000 empleos y en cuanto al departamento, existen aproximadamente 174 mil millones de empresas activas al clúster. Cristian Gutiérrez, encargado de clúster textil del Tolima, afirma

25

[reportaje]

[reportaje]

La industria textil: resistiendo desde los anos 90'


que en Ibagué hay 133 marcas propias, una sola empresa encargada de la comercialización de insumos (telas, hilos, etc.), 36 talleres de confección y maquila, 11 empresas de paquete completo y dotaciones entre otras, para un total 606 empresas del sistema de moda. Por otro lado, con ayuda del Sena y de la Universidad CUN, se logran realizar los diseños, acabados, confecciones y la comercialización que es el punto central del clúster.

La política de apertura de la economía colombiana, en ejecución desde principios de la década de 1990, se ha centrado principalmente en la liberación del comercio exterior, que ha producido efectos importantes sobre las industrias nacionales en términos de reestructuración, modernización, alianzas, fusiones, ventas a consorcios internacionales, ingreso de capitales, modificaciones en la estructura financiera y aceleración de obras de infraestructura.

Otro punto a destacar, es que las mujeres microempresarias de todo el departamento del Tolima tienen la oportunidad de generar ingresos al legalizar su taller de confección y que además, hoy en día el clúster y la Cámara de Comercio le apuestan a establecer vínculos con universidades, para brindar estudio a sus hijos y reconocer los esfuerzos que han realizado estas mujeres en su profesión de modista.

Aquellas empresas que estaban de acuerdo con la apertura económica eran quienes tenían el capital para competir a nivel internacional con las empresas del exterior y aquellas que se rehusaban eran aquellas que simplemente no tenían el capital para hacerle frente a una empresa internacional que llegara al país con los mismos productos que dicha empresa comercializaba pero con precios sumamente bajos, dado que se habían eliminado prácticamente los costos con el fin de que estas empresas realizaran un cambio en el país.

Pasado – presente de la industria textil y costurera Con el fin de profundizar acerca del comienzo de esta crisis que afronta el sector textil es necesario ahondar acerca de la apertura económica que como ya se había planteado antes, afectó no sólo el sector textil sino los diversos sectores de la economía colombiana. Antes de la apertura económica, el país presentaba los aranceles (impuesto que se cobra sobre las importaciones) más altos de la zona andina 38.6%, por encima de Venezuela 17%, Bolivia 9.8%, Ecuador 32.8% y Perú 32.1%, lo que impedía la competencia de los mercados internos con la competencia externa, se aislo así la economía del país frente la competencia mundial. Esto significaba para el país un rezago tecnológico y un limitante frente a la innovación, la productividad, las oportunidades de exportaciones, los niveles de empleo y en general el bienestar de la población, estas fueron una de las causas por las cuales se empezó a hablar de apertura económica y posibilitar la salida de productos colombianos a otros países y esperar la llegada de productos y empresas internacionales.

Aquellas empresas que no pudieron afrontar esta apertura económica vendieron sus empresas a las multinacionales extranjeras que llegaban al país y a las distintas ciudades capitales, mientras que otras simplemente apagaron maquinas o se dedicaron a la comercialización y no a la fabricación textil. Desde que la apertura económica se puso en marcha hubo una lucha constante en las empresas que pudieron sobrevivir, dado que la mayoría de las empresas colombianas no estaba preparada económicamente. En todos estos 25 años desde que sucedió esto en el país ha sucedido lo mismo y es más las multinacionales que llegan al país a comprar las empresas que han decaído que las empresas colombianas que han podido codearse con las empresas extranjeras en otros países de América o incluso Europa. Eventos históricos Aparte de Ibagué Negocios y Moda, se creó el Instituto Técnico Femenino en la ciudad de Ibagué, este instituto otorgaba a las mujeres un certificado de capacitación de cursos como el de

26

Enero-Junio 2017. No.10

corte y confección, brindando de esta manera a las mujeres una capacitación para que pudieran desarrollar sus habilidades aprendidas allí y tener una posibilidad de empleo en diversas empresas de la ciudad como por ejemplo Fibratolima. Fibratolima fue creada a comienzos de los 90´, cuando el gobierno decidió implantar las exenciones tributarias para las empresas que se desarrollaran en las zonas afectadas por la avalancha del Nevado del Ruiz, la familia de origen judío Abadi, dueños de textileras de la talla de Hilacol, fundó en Ibagué este proyecto industrial que era considerado el más importante del departamento del Tolima. Se decidió a la ciudad de Ibagué por su ubicación geográfica, centralidad con salida al puerto de Buenaventura y la cercanía con ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, y por su puesto la mano de obra que salían de las capacitaciones dadas entre otras por el Instituto Técnico Femenino, hacia posible la estadía de esta empresa textil. Ibagué, tejiendo historias desde los medios de comunicación Mientras la crisis textil, el surgimiento de institutos y de empresas textiles que se rehusaban a dejar caer el sector textil en Colombia, los medios tanto locales como nacionales abordaban estos acontecimientos. Se realizó un rastreo de medios locales en El Cronista y Tolima 7 Días con la finalidad de observar el tratamiento periodístico que le daban a la noticia, se seleccionaron nueve (9) noticias de manera aleatoria y se pudo observar que:

abordaron la temática del ATPA son los siguientes: “Primera prueba de la red ATPA” (s.f), “El ATPA: La esperanza” (2002) y “Fibratolima, lista para el ATPA” (2002) Así mismo se encontraron (2 de 9) noticias relacionadas con la fuerza que estaba tomando la industria textil y que consolidan a Ibagué como una de las ciudades que más ha impulsado el sector textil en el país. Los titulares de las noticias que abordaron la temática son los siguientes: “Los hechos económicos” (2002) e “Ibagué marca la pauta” (2002). Por otro lado los medios también abordaron temáticas como el apoyo a la industria textil por parte del Ministerio de desarrollo, las necesidades del sector textil y destacaron la labor del Instituto Técnico Femenino de Ibagué. Rol de la mujer Dentro del rastreo periodístico que se realizó observando el tratamiento periodístico de los medios locales frente al sector textil, se puede apreciar que no hay un contenido que aborde

Las noticias (3 de 9) abordaron el tema del ATPA. El ATPA, es el Tratado de Preferencias Arancelarias para países Andinos, la finalidad del ATPA, es promover el desarrollo de los países ofreciendo un mayor acceso al mercado estadounidense, y estimular la inversión en sectores no tradicionales con el fin de diversificar la oferta exportable de los productos andinos. Prácticamente es un programa de comercio unilateral diseñado para promover el desarrollo económico a través de la iniciativa del sector privado en Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú. Los titulares de las noticias que

27

[reportaje]

[reportaje]

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

La música andina, una

expresión de nuestras raíces

Partiendo de esa base se encontró el caso de Luz Marina Londoño, quien lleva trabajando en el sector textil alrededor de 12 años, “este talento lo empecé a desarrollar desde muy joven y me empezó a gustar por una vecina que trabajaba en este negocio” (2017) cuenta a si mismo que gracias a una diseñadora de modas que le dio la oportunidad de trabajar con ella y le enseño “trucos” como ella lo llama para defenderse en esa profesión. Si bien la labor que ella realiza contribuye de una u otra forma a que el sector textil progrese en la capital del Tolima, este sector así mismo le da la posibilidad de tener propósitos y metas en la vida, “mi mayor propósito ha sido trabajar para vivir bien y feliz, además, sacar a mis hijos adelante”.

La industria textil ha resistido frente a las dificultades que se le han presentado desde los años 90’, ha encontrado en empresarios y en personas “echadas para adelante” el boleto para no dejar derrumbar este sector, a pesar de todos los trances que se han plasmado en este reportaje, si bien se encuentra en ciudades como Medellín una apuesta doble por contribuir a la industria,

Él sonríe y después inicia la entrevista. Bebe un sorbo de café y nos dice que es ‘súper Teto’. Teto Quintero se desborda. Habla de sus orígenes, de la música andina y el trabajo que realizó con el grupo Tama.

la ciudad de Ibagué no se queda atrás y desde la micro empresa y eventos anuales como “Ibagué Negocios y Moda” encuentra una posibilidad para vincular más personas al sector textil y atrayendo compradores, para que junto con multinacionales y micro empresas la industria textil llegue más lejos de lo que se han propuesto.

La pasión por la música la fue adquiriendo a lo largo del tiempo, Teto fue un ‘sordo’ hasta que decidió escuchar la música en su vida. “En la danza se movía más un maní en un tarro de arequipe, en teatro tenía más expresión una piedra y cuando llegué a pintura me estrellé con el dibujo técnico, eso era totalmente desgastante para un niño. Mi única alternativa era la música”. Y así empezó su recorrido desde la iglesia del Carmen hasta la República Checa, con su tiple en la mano y sus raíces bien firmes en la tierra ibaguereña. - ¿Cómo fueron sus inicios en la música? Todo inició desde el colegio. Estudié en el Comfenalco desde quinto de primaria, aquí en la ciudad de Ibagué. Ahí teníamos cuatro opciones de arte: danza folclórica, dibujo, música y teatro. Yo pasé por todas y a lo último terminé en música porque en las otras no me fue muy bien.

*María Paula Núñez. Estudiante de cuarto semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. El texto hace parte del reportaje multimedia ‘Ibagué en el hilo de la historia’ realizado desde las asignaturas Periodismo digital y Géneros periodísticos.

28

Yo hacía todo lo que el maestro me indicaba, me decía que yo era muy buen músico, pero yo no le entendía, solo hacia la tarea y no más, en ese momento no era consciente de tener un talento o pasión. Él insistía tanto que hasta lo creí.

-¿Cuándo se formó la pasión por la música? Me acuerdo que hubo una presentación en un teatro, no me acuerdo cual. Yo siempre tocaba xilófono, para esa presentación toque en un piano vertical, de esos que están en las casas de la ‘high people’ de la ciudad. Pensaba hacer solo lo que me indicaban, pero en ese momento se abrió el telón, estaba oscuro, había luces solamente en el escenario, tocamos y nos fue bien.

29

[entrevista]

Actualmente el país está atravesando por una época de reconciliación y de paz, a esto se le sumo una empresa textil ibaguereña la cual ha venido realizando un proyecto con la finalidad de hacer realidad los sueños de personas en proceso de reintegración, víctimas y victimarios de la guerra, dándoles empleo en el campo textil-confección, hasta el momento le brinda empleo a 30 mujeres quienes en su mayoría son cabezas de familia. Esto y diversos proyectos que se adelantan en el país llevan a pensar que las mujeres si tienen un papel protagónico dentro del sector textil pero que aún no ha sido puesto en escena ni reconocido concretamente.

Por: María Fernanda Moore Acosta - José Reinaldo Morera Molina* Fotografías suministrada por Teto Quintero.

[ entrevista ]

[reportaje]

la temática de la mujer como protagonista y como emprendedora en el sector. La labor de un periodista es profundizar sobre algún aspecto determinado y mirando más allá de lo que cuentan los medios y las fuentes oficiales llegando a los casos particulares y vinculando a la comunidad como protagonista.

Enero-Junio 2017. No.10


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Enero-Junio 2017. No.10

¿Y cuando decide estudiar música?

¿Qué es Tama y qué fue en un principio?

Cuando yo terminé el colegio quería estudiar ingeniería industrial, pasé a la Tolima. No pude empezar a estudiar porque estaba viajando con el grupo del colegio en Perú, ya era la segunda gira, la primera había sido en Ecuador. Desde el colegio ya habíamos empezado a tener proyección internacional haciendo música nuestra, música andina colombiana.

Habíamos notado que queríamos hacer algo que tuviera mucho carácter y potencia como la música nuestra. Nosotros viajamos al exterior y nos dimos cuenta que éramos más aplaudidos cuando hacíamos nuestra música que cuando hacíamos música extranjera. Conocimos el grupo de la Universidad Arturo Prats de Chile que tocaba muy chévere esa música de la Isla de Pascua, una cosa encantadora. Nos dimos cuenta que todo lo que hacían ellos era porque les pertenecía, y por más que lo intentáramos lo haríamos pero no iba sonar como ellos.

[entrevista]

Ya después me metí al Conservatorio a tocar saxofón, estudié dos años. No tenía instrumento así que era muy difícil y me desanimé. Después llegaron los aplausos. Yo creo que desde ahí me fui enamorando, esos aplausos representaron las sensaciones que tuvieron los espectadores, eso hizo que empezara a mirar la música no como el niño disciplinado sino como el apasionado, y ahí arranque.

¿Qué otros lugares marcaron su amor por la música en vivo de la ciudad?

-¿Ahí decidió enfocarse en la música?

Yo iba de estación en estación, mirando tocar y eso me parecía maravilloso. A lo último terminaba en la pizzería Domus. Las pizzerías Domus en Colombia se caracterizaban por llevar música en vivo pero era mucho más tranquila y estilizada.

-No, realmente no me costaba esfuerzo. En ese tiempo estudiaba en la tarde, salía a las 6:20. Vivía en Árcala y el colegio quedaba en la calle 14 entre carrera 7 y 8, eran los dos extremos de la ciudad, sin contar con el pésimo transporte. La ciudad en ese entonces tenía mucha música en vivo, yo me bajaba a pie por la Quinta. El colegio tenía convenio con la parroquia del Carmen, yo había tomado como costumbre ir a la parroquia, la única que tiene arquitectura rusa en Colombia. Seguía bajando como un espíritu bohemio, en la 25 con 5 había una zapatería y en la esquina había un cafetín donde se hacían los viejos a tocar guitarra, bandola, tiple y yo prácticamente era un niño, me hacía en la puerta con el uniforme a mirarlos tocar, me parecía fascinante.

Había un lugar en la 44 donde está una bomba de gasolina de Texaco, se llamaba El Triángulo, era un lugar muy famoso y tenía música en vivo.

Yo me sentaba en el andén del restaurante que quedaba frente a la puerta de los músicos que tocaban en vivo, a verlos tocar. Luego, cogía el bus cuando era de noche calculando la hora que mi mamá llegaba del trabajo. ¿Qué le dejó para su vida esa rutina? De tanto que iba con los músicos, me hice amigo de ellos, les preguntaba ¿cómo se toca esto? Y así aprendí a tocar guitarra, bongos, quena, congas, bajo eléctrico. Mirándolos.

30

Pero terminé muy joven y empecé a estudiar licenciatura en música en el Conservatorio. Empecé a estudiar música por intentarlo, porque tenía que hacer un examen, y yo era músico empírico, no era músico académico, sin embargo me presenté y quedé de segundo, quien quedó de primeras fue otro músico empírico que se llamaba ‘Totoya’. Lo más duro es que éramos un par de sordos, ella al final no pudo continuar. -¿Cómo surgió la idea del grupo Tama? Fue en el 2001. Un día que nos llamó la música, estábamos aburridos.Hacíamos cosas diferentes a la música. Los amigos del colegio llegaron a mi casa y me dijeron – qué tal Teto, vamos a tomar-. Yo en realidad estaba muy apático. Ninguna tomada ni nada, era una trama para crear un grupo. En medio de nostalgia dije que sí. Queríamos creer en la difusión de la música nuestra. Ahí empezamos con Tama desde los colegios, fuimos 9 los que fundamos Tama, en este momento solo sigo yo, todos ya se fueron. No hay ninguno que siga aquí.

Empezamos a pensar qué nos podría dar a nosotros un sello característico entre los músicos a nivel mundial. Todo el mundo puede montar una banda de rock, el rock es el folclor del mundo ¿a quién no le gusta? mientras tanto en Yucatán, Garzón y Collazos fueron, y les gustó el bambuco que se asentó como género musical, igual que la cumbia en Argentina, pero no suena igual a la cumbia o bambuco colombiano. ¿Qué significa la palabra Tama? Tama es una palabra colima, colima es el lenguaje Pijao, los Pijaos son descendientes Caribe, que viene de Mesoamérica. Los Pijaos tenían una reverencia especial a la serpiente, ‘Tama Nama’ significa madre serpiente. Tama significa serpiente, Nama significa madre. La serpiente era una guía, prudencia y sabiduría, entonces nosotros tomamos ese nombre por ser del Tolima, Tolima no se llamaba Tolima sino Colima. Como el nevado Colima. Además de tomarlo como nombre también lo tomamos como filosofía, de prudencia y sabiduría. La prudencia para poder saborear algo de sabiduría, porque usted nunca va a poder llegar por allá jamás.

31

[entrevista]

Entré a la CUN a estudiar cine, televisión y video. Me gradué en Bogotá porque la resolución no estaba. Cuando terminé hice algunos trabajos. Trabajé con alguna producción de Jorge Ali Triana y también tuve becas de Lucho Rozzo.


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Teniendo cuenta la información general en el perfil del grupo Tama afirman que: “Sus líneas de acción han sido el trabajo directo con comunidades deprimidas y la formación artística e integral a niños y jóvenes de los diversos estratos socioeconómicos”

Nosotros hicimos con Tama muchos trabajos sociales. Yo creo que el más grande que hicimos fue uno que se llamó Red Departamental de Jóvenes, nosotros íbamos a los municipios y enseñábamos liderazgo a los jóvenes. Empezamos a crear 4 módulos donde enseñamos desarrollo humano e identidad territorial, y todo esto a la par de la música, ese era el gancho para que los jóvenes tomaran apropiación de su territorio y de su folclor. Ese es el proyecto más grande en su momento, pero el más duradero fue ‘Tamitas’. Ese grupo ‘Tamitas’ era un semillero. Empezamos en los barrios y nadie pagaba por estar ahí, el grupo empezó en Árcala y la Gaviota. Ese grupo lo empezamos a madurar, fue un espacio de ocho o nueve años. Realizamos un evento por la comunidad que se llamaba ‘El arte por mi barrio’; pusimos una tarima un sonido, era una tarima abierta, nos salió un grupo cristiano cantando, un grupo de baile, un grupo de danza. ¿Cuándo logró ver la apreciación de nuestra música en el exterior? Nosotros vimos una vez en Praga un grupo y vimos unos instrumentos que eran de la época barroca. Eran cuatro gatos tocando una música, por Dios que bello lo hacían. Y nosotros éramos como 6 y sacamos los instrumentos y nos pusimos tocar. Estábamos cansados porque eran una gira en Republica Checa y Polonia, sacamos para tocar lo básico, todo el mundo con la boca abierta, diciendo ¡que música tan buena! ¿cómo lo hacen? y nosotros solo estábamos saliendo del paso.

Ya uno se da cuenta que es bueno cultivar unos aires universales porque hacen parte del patrimonio universal. Toca tener en cuenta la música que nos han inculcado. ¿Qué hace diferente nuestra forma música?

de hacer

A la hora de tocar la otra música los europeos dirán como los latinoamericanos tocan nuestra música, nos miraran como unas cosas exóticas, minimizados, mientras si llevamos nuestros instrumentos para hacer lo nuestro, cosa que los demás músicos no han podido hacer, no tienen cómo hacerlo, ahí si quedamos a la par de respeto. Polduri fue profesor del Conservatorio, y puso al concertino que es el primer violín a que dirigiera la última canción, porque era una canción colombiana. ‘A duri le quedó duri’. El concertino dirigía de manera oculta la orquesta, él no tiene el sabor, nada de eso. Es ese sabor que tampoco nosotros tenemos al tocar la música de ellos, aunque algunos de nosotros han podido llevarla a cabo porque ha habido maestros colombianos que sí han logrado resaltarse en eso.

Si nosotros tenemos la idea del prejuicio perdemos la oportunidad de ver diferentes expresiones, toca tener apertura y permitirse alimentar de todo ello. Yo por ejemplo me alimento de música andino colombiana porque he vivido de ella, pero también he dirigido una orquesta de Tacuba. Yo he tocado de todo.

convierten en personas de consumo y más ahorita que están estudiando por competencias, solo consumen lo que les da la emisora, la publicidad y no lo que tienen ni le pertenece como patrimonio.

¿Cómo es la acogida de la música andina en los ibaguereños? Yo creo que es muy buena, sobre todo en los colegios, por ejemplo el Santa Teresa, Comfenalco, son colegios que cultivan bien su música y su arte. Allá hay espacios para eso, la etapa en donde más se disfruta la música colombiana es en la juventud porque después estos muchachos se nos

*María Fernanda Moore Acosta y José Reinaldo Morera Molina son estudiantes de IV semestre de Comunicación Social y Periodismo. La entrevista hizo parte del especial sobre Ibagué musical, en el marco de la asignatura Redacción periodística, orientada por el profesor Jorge Mendoza en el semestre A del 2017.

Pero hay vuelvo a lo otro, nosotros hemos sido invadidos de eso porque nosotros tenemos la información genética y podemos lograrlo desde la perfectibilidad del ser humano. Nosotros tenemos la información de españoles. ¿Hay espacios dedicados en la música en Ibagué? Los hay, está el Festival de Piano, el Festival Internacional de Guitarra, el Festival de Jazz. Lo que pasa es que no nos hemos permitido ser unas personas de apertura. Tú vas a lo que te gusta y no vas a conocer otro ambiente, ese sería un limitante para la ciudad musical. Si se generan los espacios, pero nosotros solamente consumimos lo que nos interesa, y no apreciamos ni justipreciamos lo que tenemos. En la diversidad que es lo rico de la ciudad.

32

33

[entrevista]

[entrevista]

¿Cómo hace eso desde un ensamble musical andino?

Enero-Junio 2017. No.10


Nueva imagen de Entre-Nos-Otros Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

E

n el semestre B de 2016, la revista Entre-Nos-Otros realizó una convocatoria para buscar su nueva imagen. El concurso recibió más de 14 propuestas de estudiantes provenientes de diferentes programas de la Universidad de Ibagué, como Diseño, Comunicación Social y Periodismo, Ingeniería, arquitectura y Administración de Negocios Internacionales. Queremos compartir con nuestros lectores algunas de las propuestas preseleccionadas y agradecer a todos los estudiantes que participaron.

José R. Morera M. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Lina Guevara. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Juan E. Leguízamo. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Juan M. Sanabria N. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Jeison Jhair Aragón Gutiérrez. Estudiante de Arquitectura

Valentina Rojas S. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

34

Enero-Junio 2017. No.10

Después de analizar las propuestas recibidas, el jurado del concurso conformado por Jaime Jiménez, Magister en Educación - Profesional en Mercadeo y Publicidad, Consultor en Branding, creatividad y Medios Interactivos; Margareth Bonilla, directora del Museo de Arte del Tolima y el Comité editorial de la revista seleccionaron la propuesta de Pamela Castro Larsen como la nueva imagen de Entre-Nos-Otros.

Pamela Castro Larsen. Estudiante de Administración de Negocios Internacionales

35


Entre Nos Otros no 10  
Entre Nos Otros no 10  
Advertisement