Page 1

Entre

Revista del Programa de ComunicaciĂłn Social y Periodismo de la Universidad de IbaguĂŠ. Julio-Diciembre 2014. no.5

nos otros

ISSN 2339-3580


Editorial

ÍNDICE (Editorial)...............................................1 Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. Entre-Nos-Otros. Julio-Diciembre 2014. no.5 ISSN 2339-3580 Iniciativa de investigación formativa y de articulación de las asignaturas del Programa en Comunicación Social y Periodismo, liderada por los estudiantes y docentes. Editora Angela Lopera Comité Editorial Angela Lopera Claudia Carrero Gerson Silva Juan Camilo Aranzales Natalia Cubides Sergio Forero Diseño y Diagramación Marcela Morado

(Perfil) Paulina: una mujer que demuestra que “la condición de discapacidad más que física es mental”. Tatiana Calero ..............................................2

(Reportaje) El papel de las instituciones gubernamentales y de la ciudadanía en la promoción del festival “Ibagué Ciudad Rock”. Gustavo Parra Rondón......................................6

(Artículo principal) Radio la Bemba, voces que avanzan. Etnografía sobre una radio comunitaria en un ex centro clandestino de la dictadura militar en Buenos Aires, Argentina. Diomedes Acosta Mora ...................................11

(Reportaje gráfico) Tradiciones locales Mónica Acosta............................................16

(Investigación) Rector Alfonso Reyes Alvarado Vicerrectora Gloria Piedad Barreto Decana Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales María Victoria Whittingham Directora Programa en Comunicación Social y Periodismo Angela Lopera Molano

La colosa: intereses sobre el territorio, movimientos sociales y derechos humanos. Stiven Báez, María Alejandra Castro, María José Jauregui, Andrés Murillo, Laura Naranjo, María Alejandra Reyes, Sebastián Rico y Lady Trujillo.............................18

(Ensayo) Recepción crítica televisiva: una mirada desde la educación Gerson Silva Hernández...................................22

(Crónica)

Impresión León Gráficas LTDA

La última vez que papá habló Marleny Oyuela

Contacto entrenosotroscsp@gmail.com

(Entrevista)

Los artículos publicados son responsabilidad de sus respectivos autores y no comprometen a la Institución.

Sergio Andrés Forero Machado

Universidad de Ibagué Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales Programa en Comunicación Social y Periodismo Ibagué, Tolima, Colombia

.............................................25

“Porque somos afrodescendientes, afrocolombianos y afrotolimenses“

...............................28

(Columna de opinión) Una historia en bicicleta: una travesía cultural María Alejandra Reyes Parga.............................30

Durante el mes de febrero de 2015 el portal de noticias Razón Pública y Semana.com publicaron dos artículos sobre el informe de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (grupo conformado por 12 intelectuales), en el que se planteaban la pregunta por la raíz del conflicto armando en Colombia. El historiador Medófilo Medina escribe en Razón Pública que “entre los elementos comunes se destacan la tierra, las precariedades del Estado, las profundas desigualdades y la prolongada ausencia de una reforma social. También desde distintos puntos de vista se denuncia o se admite la responsabilidad del Estado en el surgimiento y persistencia del paramilitarismo y se analiza el impacto del narcotráfico sobre el conflicto interno y sus actores centrales”. Por su parte, Semana.com, en el análisis crítico que presenta, incluye como factores que agudizaron el conflicto los siguientes: “la debilidad institucional, la precaria y a veces traumática presencia del Estado en el territorio; la desigualdad social; el problema agrario; la cultura sectaria que se ha expresado en la adhesión partidista antes que a un proyecto de Nación; la combinación de armas y urnas; y la privatización de la seguridad y la justicia”. Sin poder lograr definir una sola causa central del conflicto armado en Colombia, los dos artículos y los informes presentados por la Comisión Histórica dejan abierta la discusión y plantean los retos que vive ahora el país en los diálogos de paz en La Habana. Este tema del conflicto armado y la necesidad de hacer memoria del mismo, se ha convertido en uno de los ejes centrales del ejercicio académico que ha definido el programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué, para trabajar con los estudiantes en los diferentes semestres. Los artículos arriba referenciados y el informe del grupo de Memoria Histórica ¡Basta ya!, han sido textos discutidos en el marco de las asignaturas. El tema central del trabajo documental que están realizando los estudiantes de octavo semestre es la reconciliación, por eso uno de los artículos publicados en esta edición plantea el tema del conflicto y la minería, en el marco de La Colosa, desde los actores que en Cajamarca han generado oposición pacífica al proyecto. A esto se le une la experiencia directa que nuestros propios estudiantes tienen con el conflicto armado. Pero memoria también tiene que ver con la violencia política que se ha generado en América Latina, como en el caso de Argentina con los medios de comunicación; o la violencia de género, raza o por condiciones de discapacidad. Esta nueva edición de la revista Entre-Nos-Otros expone algunos de los resultados del trabajo realizado desde el semestre B de 2014, los cuales han logrado plantear en la academia y en el ejercicio periodístico universitario la actualidad del tema de los diálogos de paz, su proyección hacia adelante (la reconciliación) y hacia atrás, a partir del re-conocimiento y la capacidad de hacer memoria del conflicto. Referencias: Medina, M. (2015, 23 de febrero). Las diferentes formas de entender el conflicto armado en Colombia. Razón Pública. Recuperado de http://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/8274-lasdiferentes-formas-de-entender-el-conflicto-armado-en-colombia.html Semana (2015, 14 de febrero). ¿Cuándo empezó esta guerra? Semana.com. Recuperado de http://www.semana. com/nacion/articulo/cuando-empezo-esta-guerra/417890-3


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Julio-Diciembre 2014. No.5

Paulina:

y derechos humanos; también en Comfenalco ha tomado clases de tarjetería navideña y culinaria. Recuerda haber tomado un curso de guitarra, que es una de sus actividades favoritas. Se presentó en el Festival Folclórico, en la Concha Acústica, en Comfenalco y en Estados Unidos, en el Día de la Hispanidad en 2004. Es una mujer fuerte y decidida; eso se hace evidente en sus palabras y actitudes, pues cuenta con orgullo cómo ha sorteado los obstáculos que se le han presentado, uno de ellos son los prejuicios que existen sobre las personas con discapacidad. En carne propia vivió la discriminación de esta sociedad, pues muchas personas al verla en silla de ruedas le cerraban las puertas ya que creían que no era capaz de cumplir ciertas labores y que no tenía los conocimientos suficientes para desempeñarlos.

una mujer que demuestra que “la condición de discapacidad más que física es mental”

Después del accidente se ha sometido a 33 intervenciones quirúrgicas, de las cuales 16 se han hecho en Estados Unidos. Su madre la ha acompañado durante las cirugías y las terapias. Actualmente está pensionada y continúa siendo una figura importante en su vida, al igual que sus seis hermanas, su hermano y sus sobrinos. Además, siempre ha contado con la ayuda de personas que rápidamente sienten un cariño hacia ella; ella los llama angelitos.

Fotografía suministrada por el personaje

Paulina es una mujer que, como muchas, ha atravesado diversos momentos de dificultad durante su vida, pero no se ha derrumbado ante ellos; al contrario, estos han servido para afirmar su fe, su esperanza y su anhelo de seguir adelante.

al culminar el bachillerato académico; disfrutaba de actividades como la danza, cumplía con sus deberes y su vida transcurría con tranquilidad. El 13 de mayo de 1983, Paulina se dirigía en la noche a su hogar en el barrio Ambalá, después de terminar sus clases. Tomó un bus y se ubicó en la primera silla al lado de la puerta, sin sospechar que en cuestión de minutos la vida le cambiaría drásticamente.

A los 17 años era una adolescente común, estudiaba en el colegio Alfonso Reyes Umaña, ubicado en el barrio Belén de Ibagué. En ese momento adelantaba un curso de secretariado comercial, modalidad que ofrecía la institución

El exceso de velocidad del colectivo en el que iba y la imprudencia de otro conductor que

2

Fue en esa etapa de su vida cuando apareció el primer ángel, Manuel de la Pava, quien en esa época era el gerente de la empresa Gavitolima, una trilladora de café. Durante un año y medio, él se encargó de enviar a una persona para que le hiciera terapias en la comodidad de su casa; así pudo recuperar poco a poco la movilidad de sus brazos. Asimismo, como describe Paulina con una sonrisa en su rostro, “fue la primera persona que me dio la oportunidad de trabajar en lo que había estudiado”, en referencia a su secretariado comercial. Así se incorporó al mundo laboral como auxiliar contable. Con ello se sentía útil y le dio fuerzas para luchar y, como ella dice, nunca dejarse pisotear.

OTROS

(perfil)

Por: Tatiana Calero*

manejaba un camión con las luces apagadas, se encontraron en su destino. El conductor del bus intentó frenar, pero la velocidad jugó en su contra y ocasionó que se volcara. Paulina salió despedida por la ventana y, en primera instancia, la dieron por muerta. Cuando las autoridades se disponían a practicar el levantamiento del cadáver, soltó un quejido que alertó a un policía; así pudieron enviarla al Hospital Federico Lleras. Como consecuencia del accidente, Paulina sufrió lesiones en las vértebras c4, c5 y c6, que la dejaron cuadripléjica. Su pronóstico no era favorable. Durante seis meses permaneció hospitalizada y según los médicos era poca la esperanza de recuperar la movilidad. Inicialmente le decían que iba a permanecer en estado vegetativo y luego le dieron una probabilidad de vida de máximo dos meses. Sin embargo, Paulina no es una mujer que se deje vencer por las adversidades. Con el ánimo de lucha que la caracteriza, inició sus terapias en el Hospital Federico Lleras.

Paulina se describe como una mujer activa que prefiere mantener su mente ocupada, por ello ha realizado cursos en el SENA, de primeros auxilios Fotografía suministrada por el personaje

3


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

en 1999 fue elegida reina de las personas con discapacidad en el marco del Festival Folclórico Colombiano; del mismo modo, en el año 2000 fue nombrada como uno de los 10 personajes más influyentes del Tolima, por la gestión en los programas que lideró en la Secretaría de Salud. Un nuevo reto

Con esa persistencia y determinación que la caracterizan llegó a liderar los proyectos en pro de las personas con discapacidad en la administración de Carmen Inés Cruz, en quien halló otro angelito para su vida. La ex alcaldesa, al hablar del desempeño de Paulina la describe como una persona que trabaja “con enorme dedicación. Gracias a su gestión y liderazgo fue mucho lo que se logró hacer por las personas en condición de discapacidad”. Asimismo tuvo muy buen desempeño como monitora en el programa Avancemos de la Universidad de Ibagué, iniciativa que posibilita la escolarización de adultos. Según Carmen Inés, “su presencia en aquel entorno fue un estímulo para quienes concurrían a estudiar superando dificultades de diverso tipo, pues veían que si ella, reducida a su silla de ruedas y con serias dificultades de movilidad de sus piernas y brazos, mantenía el ánimo en alto, una actitud positiva y la firme decisión de ayudar a otros, también ellos podían superar sus propias limitaciones”.

Hace 13 años a Paulina le diagnosticaron osteomielitis, una infección crónica de los huesos, que en su caso se radicó en el brazo derecho. Con tristeza recuerda los tratamientos a los que se sometió para salvar su brazo que no parecía mejorar. Tras varias cirugías, la infección empeoró, las posibilidades de sanar eran pocas y con el pasar de los días una opción iba tomando fuerza: la amputación de su extremidad. No obstante, Paulina no desfalleció. Por sus medios y con la ayuda de sus angelitos Libardo Mejía, quien era el gerente administrativo de Caribe Café, y su esposa Nilsa de Mejía, a quienes llama cariñosamente padres adoptivos, inició una investigación sobre probables tratamientos. Sus búsquedas dieron resultados, encontraron un lugar donde tratar su enfermedad: en Tampa, Florida. Su posible cura se encontraba a miles de kilómetros de Ibagué, pero eso no fue impedimento para alguien acostumbrado a luchar, así que envió sus exámenes, cartas de médicos y la historia clínica con la esperanza de obtener una respuesta. Después de dos meses, las buenas noticias llegaron, habían aceptado su caso.

Con todas las actividades que realizó en la ciudad, Paulina dejó un legado de inspiración y motivación a quienes la rodearon. Por ello,

Aunque no tenía un familiar o una persona conocida en Tampa, la vida le puso un nuevo ángel en su camino, Julio, un hombre generoso nacido en República Dominicana. Solucionado ese problema, quedaba el de los recursos, pues un viaje como ese conllevaba muchos gastos. Según Carmen Inés Cruz, Paulina tiene la “habilidad de expresión y capacidad de convocatoria, logra motivar a otros para que apoyen sus iniciativas que siempre buscan el beneficio de quienes sufren pobreza y otras limitaciones”; así que fueron esas habilidades las que permitieron que sus angelitos la apoyaran haciendo colectas para que ella pudiera viajar.

Fotografía suministrada por el personaje

Paulina se desplazó a Estados Unidos. Allí ya tenía dos ángeles: Julio y Luz Marina Bischoff,

4

presidenta de las damas voluntarias colombianas en Tampa, quien, como todas las personas que llegan a su vida, sintió un gran cariño por ella. Aunque estaba en otro lugar, el destino se encargó de recordarle a su país, los nuevos médicos eran colombianos. De nuevo su personalidad los acercó y así iniciaron su tratamiento. La situación de Paulina era crítica, el dolor era tan fuerte que en ocasiones le producía desmayos y no había gran avance en la curación de la infección.

y compartir con Paulina. Llevan nueve años de casados y doce de ser pareja. Paulina, junto con su esposo, decidió no tener hijos tiene muchos adoptivos: sus sobrinos, a quienes quiere como propios. En Estados Unidos la vida le cambió drásticamente, pues mientras en Colombia las personas con discapacidades se enfrentan a los prejuicios, a la falta de solidaridad y de garantías, allá son respetados y sus derechos tienen relevancia. En Colombia ha vivido situaciones como la de intentar cruzar calles sin que los carros se detengan, o que los buses de servicio público no tengan las condiciones óptimas para garantizar la comodidad de una persona con discapacidad física.

Quince días antes de terminar su licencia para la estadía en Estados Unidos, los médicos le informaron que a pesar de los esfuerzos y medicinas la situación de su brazo no era la mejor, tenía una herida abierta del tamaño de un huevo y de tal profundidad que se podía ver su hueso. Ahora quedaban dos opciones: desarticular el brazo, es decir que podía conservarlo pero sin movilidad ni sensibilidad, o amputarlo. La alegría que había sentido unos meses atrás parecía derrumbarse, Paulina entró en depresión y en esos días eran frecuentes los llantos, la tristeza y los calmantes.

Estos son escenarios que entristecen y causan dolor a Paulina, pues por experiencia propia ha vivido esas y otras situaciones; por ello desde la distancia gestiona ayudas para las personas con discapacidad que habitan esta región. Con entusiasmo, persistencia y por medio de su trabajo independiente, Paulina ha logrado incentivar la solidaridad de otras personas en Estados Unidos que han donado suministros como pañales y sillas de ruedas; no obstante, al enviar los contenedores con las donaciones, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, DIAN, los decomisa y les cobra a los beneficiaros impuestos millonarios que no pueden pagar. Así han sido tres contenedores que se han perdido.

Doce días después sucedió lo que se podría considerarse un milagro. En la mañana, al quitarle los vendajes, la herida había reducido su tamaño, pasó a ser del diámetro de un huevo al del ojo de una aguja capotera. Los médicos no encontraron explicación a su curación, pero ella sí sabía a qué se debía: esa era la respuesta a sus oraciones. Entre Colombia y Estados Unidos Después de su travesía durante un año en Estados Unidos, regresó a Colombia pero su estadía fue de sólo dos meses. Esta vez no sería la salud la que la llevaría de regreso al país que había dejado, sino el amor.

A pesar de los intentos fallidos, la esperanza y el compromiso de ayudar a quienes lo necesitan sigue presente, por eso no desfallece, pues como ella dice “cuando una persona cuenta con todos esos angelitos alrededor no puede defraudar a la gente, sino que hay que seguir adelante para demostrar que no importa la discapacidad o la situación en la que se esté”.

Julio, el ángel de Tampa que le había brindado su hogar, también le ofreció su corazón. La solidaridad y el apoyo se convirtieron en amor; así, en Julio encontró un compañero para su camino y en Estados Unidos un nuevo hogar. Actualmente, él se encuentra retirado de su trabajo de reparador de equipos electrónicos y sólo algunas veces acepta trabajos que le solicitan las empresas con las cuales ha trabajado; la mayor parte de su tiempo lo dedica a cuidar

*Comunicadora social y periodista, egresada de la Universidad de Ibagué.

5

(perfil)

(perfil)

Muchos, ante esa situación podrían caer en una actitud derrotista, pero Paulina no es así. Aunque se le cerraron puertas, con perseverancia tocaba otras, pues tenía muy claro que cuando una persona quiere salir adelante lo puede lograr. Sin ánimo de parecer presumida afirma que “aún en silla de ruedas, era mucho más que ellos”.

Julio-Diciembre 2014. No.5


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Julio-Diciembre 2014. No.5

Ibagué, Capital Musical de Colombia, tiene el honor de contar con el segundo festival de música alternativa más antiguo del país después de Rock al Parque, realizado en Bogotá.

(reportaje)

Por: Gustavo Parra Rondón*

El Festival Internacional Ibagué Ciudad Rock contribuye a la escena musical en Ibagué desde su creación en el año 2002, ya que es un incentivo para que artistas, empresarios y público interesado vean que este movimiento musical alternativo se está gestando con el fin de que la ciudadanía se movilice en ese sentido. Un ejemplo claro es que cada año las agrupaciones musicales locales y regionales tienen que prepararse para ser seleccionadas, tener un espacio y contar con el privilegio de presentarse con bandas nacionales e internacionales, para consolidar su reconocimiento como agrupaciones musicales de calidad. Esto es fundamental a la hora de promocionar aquellos proyectos artísticos musicales y solidificar la cultura, mediante la música en el departamento del Tolima.

mueven por sí mismas. Por otro lado, se realiza una contribución a la economía que se genera en la ciudad alrededor de los ‘ensayaderos’, distribuidores de instrumentos, producciones musicales y merchandising de las bandas. Simón Romero, joven de 24 años de edad, músico y profesor de inglés, considera que “la música es sencillamente el mejor estilo de vida y por ende el más noble. En la escena musical de Ibagué hay mucho talento y poca visión”. Para Simón la solución está en que la gente realice lo que piensa y dice, “que se arriesguen los jóvenes y le metan seriedad al asunto”.

Según la página oficial del Festival, ibagueciudadrock.com, aunque éste llegó a su versión número 12 en realidad tiene 13 años de historia, ya que en el 2006 no pudo realizarse por falta de garantías al estar destituido el alcalde de ese entonces. Esta cifra lo hace el segundo festival de rock con más tiempo en el país, solamente precedido por Rock al Parque.

La escena musical de Ibagué es fuerte y ha crecido con el paso del tiempo, esto se ve evidenciado en la cantidad de músicos que hay en la ciudad. Juan Pablo Villalobos, estudiante de Comunicación Social y Periodismo y baterista ibaguereño de 23 años, opina que “Ibagué tiene músicos jóvenes con convicción y entusiasmo por hacer arte y por mostrar todo tipo de sentimientos. Pero carece de espacios donde se pueda difundir esta música, ya que solo existe Ibagué Ciudad Rock y es una vez al año”.

El Festival es un escenario que ayuda al desarrollo de los proyectos musicales desde que se están concibiendo. Desde que la banda empieza a ensayar, a realizar grabaciones, a generar una imagen, se propician unos procesos musicales y se conforman bandas que se

El Festival Internacional Ibagué Ciudad Rock aporta en hacer visibles los artistas y músicos de la región. Este es el escenario, la plataforma promocional y el espacio que da a conocer un artista de la escena alternativa, ya que por la cercanía que se tiene con los medios de

6

Foto: Juan Lozano. Archivo fotográfico del Festival Ciudad Rock

(reportaje)

El papel de las instituciones gubernamentales y de la ciudadanía en la promoción del festival “Ibagué Ciudad Rock”

7


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

y gestionar un desarrollo integral para sus habitantes, la diversificación y participación activa de los jóvenes como población importante a nivel demográfico, en un nivel de movilización y transformación”, afirma Santiago Cuitiva (2013). “El ciudadano se construye para que la sociedad se transforme y ese proceso de construcción ciudadana es un proceso de transformación social” (Ministerio de Educación, 2004, p.148). Los ciudadanos cumplen un papel importante en el Festival Ibagué Ciudad Rock como organizadores y asistentes, en conclusión son ellos los beneficiados de este evento. Son personas que gustan de la música alternativa. Son, en algunos casos, ciudadanos de a pie o, en otros casos, ciudadanos activos que buscan gestionar y generar espacios de diversidad como procesos de transformación social.

Tomás Sierra, joven guitarrista de 26 años y profesor de Física, asegura que “la música es el motor, y sin baile no hay alegría. La escena musical en Ibagué ha empezado a tener cierto reconocimiento en la última década, a raíz de los nuevos medios de comunicación que permiten la masificación de nuevas ideas y nuevas formas de vivir, falta tiempo, pero el amor ya está sembrado”.

El papel que juega la ciudadanía en la promoción del Festival se ve reflejado en las redes sociales, “todo el tema de publicidad que ellos manejaron de compartir imágenes construyendo memes con respecto al festival, a la realización y al desarrollo del mismo fue realmente bueno, porque uno se encarreta en el tema, le pone

Otro aporte que genera el Festival es la construcción de cultura ciudadana alrededor de los espacios de expresión artística y musical. Daniel Giraldo, jefe de prensa del Festival, se refirió a este tema: “el Festival no pretende ser el último escaño, ni el único lugar en el cual se puedan presentar los artistas, por el contrario queremos que la gente conozca las bandas, se acostumbre a ir y sepa cómo debe comportarse en él. La construcción de cultura alrededor de los conciertos y alrededor de los músicos es el otro aporte importante que tiene el festival Ibagué Ciudad Rock”.

más humor y el humor acapara más gente. Me parece que la organización hizo unas entrevistas previas con las bandas y con la gente, ese sería el papel de la ciudadanía vinculándolo o relacionándolo al tema de la promoción”, afirma Cuitiva (2013). Esto repercute en la asistencia de la ciudadanía al Festival que ha ido en aumento. En el año 2013 se contó con una asistencia de 5 mil personas, comparada con el año 2014, que contó con 7 mil personas.

Se requiere unidad entre la Alcaldía y la Dirección Departamental de Cultura para que se logre una articulación con los organizadores del Festival y se avance en el crecimiento del mismo, “invitaría a las entidades departamentales o nacionales y a aquellas instituciones, no solamente públicas sino también del sector privado para que piensen que este también puede ser un escenario propicio para que inviertan en temas de promoción y publicidad de sus marcas, teniendo en cuenta que la afluencia de público es bastante grande”, afirmó Edgar Bárcenas Lombo, Secretario Encargado de Cultura, Turismo y Comercio.

Frente a los aspectos positivos que trae el fomento de la música, existen dificultades a la hora de realizar eventos de música alternativa en una ciudad como Ibagué, “Ese proceso con los entes gubernamentales ha sido algo difícil, no obstante recibimos un apoyo si hablamos de porcentajes de un 20 o 30% de lo que equivale la producción general del festival de parte de la Secretaría de Cultura, Turismo y Comercio de la Alcaldía de Ibagué. De parte de la Gobernación el apoyo es más pequeño y de alguna forma la sumatoria de estos dos porcentajes llegaría quizá a un 30% de lo que corresponde la producción total de un festival internacional, que lleva 13 años de historia”, señala Juan Carlos Otavo, director del Festival.

Santiago Cuitiva (2013), en su texto Los jóvenes hoy: Nuevas perspectivas sobre la diferencia, señala que “la escena cultural en esta ciudad ha sido nutrida por su tradición musical y la existencia de un Conservatorio de Música y un Festival Folclórico Colombiano que resalta elementos tradicionales de la cultura del Tolima grande (Tolima-Huila) como bundes, bambucos, coplas y demás. Pero la falta de estrategias y políticas que gestionen elementos para consolidar otros escenarios desde lo juvenil ha sido uno de los obstáculos presentes no solo en la región, sino en la mayoría de contextos en los que hace presencia el rock”. El equipo de periodistas de Ecos del Combeima publicó el primero de mayo de 2014 un artículo titulado “Institucionalizado el Festival Ibagué Ciudad Rock”, en el que se destaca: “Fue aprobado por el Concejo Municipal el Proyecto de Acuerdo que busca integrar a los jóvenes alrededor de este género musical de bastante aceptabilidad por los ibaguereños, sin duda, esta será una noticia de agrado para los jóvenes que constantemente reclaman espacios como éste y que se patrocinen, incentiven e institucionalicen este tipo de actividades por parte de las autoridades civiles, para que podamos decir que Ibagué realmente es la Capital Musical de Colombia y que algún día podamos tener festivales medianamente comparables a Rock al Parque o Altavoz”.

Néstor Parra, propietario del bar ROCK en la ciudad de Ibagué, piensa que “a la hora de generar escenarios para el rock en la ciudad falta por lo menos un escenario público para eventos masivos, una conciencia del público sobre el valor que infiere producir piezas musicales, conciencia de los músicos por el valor que tiene su trabajo, más apertura cultural de parte de los ciudadanos y, posteriormente, promotores dispuestos a vender los eventos ante empresas privadas locales y nacionales”.

Espacios musicales para la construcción de Ciudadanía

Por otra parte, hay que entender que una cosa es lo que está en el papel y otra es lo que se ve reflejado en la realidad de la ciudad y lo que acontece en ella. Este evento no es el único institucionalizado por acuerdo y se entiende

“Los jóvenes en su ejercicio ciudadano configuran lógicas y espacios que transforman o resignifican pautas ciudadanas. La población juvenil necesita estrategias y políticas encargadas de promover Foto: Juan Lozano. Archivo fotográfico del Festival Ciudad Rock

8

9

(reportaje)

(reportaje)

comunicación y la creación de una red nacional de festivales, tiene la capacidad para que el artista que se sube a la tarima de este evento, tenga muchísimas posibilidades de salir a otra ciudad, y darse a conocer en otros festivales nacionales como lo son Manizales Grita Rock, Galeras Rock de Pasto, Convivencia Rock de Pereira, e incluso internacionales.

Julio-Diciembre 2014. No.5 Julio-Diciembre 2014. No.5


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Al respecto Juan Carlos Otavo, señaló que: “entendemos que nos corresponde una pequeña parte de una gran colcha de retazos, pero de alguna forma es importante que la ciudad entienda que no se puede seguir haciendo eventos de clase alta, clase media y clase baja, o sea, debe haber una uniformidad en producción de los eventos de la ciudad para que de alguna forma se potencialice el turismo y se potencialice la cultura. Si es vital lo del acuerdo municipal, pero sería más vital que las mismas autoridades culturales entendieran que hay que materializar lo que dice el documento”. Teniendo en cuenta las perspectivas de las instituciones gubernamentales y el papel de la ciudadanía en la promoción que se le da al Festival Internacional Ibagué Ciudad Rock, es importante que las instituciones y, sobre todo, los jóvenes de Ibagué participen activamente y propongan estrategias para poder lograr tener nuevos espacios y hacer más visibles y sólidos los que se tienen actualmente. De esta forma se afianzará el nombre de Ciudad Musical de Colombia, que se ha perdido o está en duda actualmente.

bandas y en la producción de manifestaciones culturales alternativas por parte de la ciudadanía que quiere hacer la diferencia y contribuir dejando en claro que Ibagué sí es la Capital Musical de Colombia.

Referencias Ministerio de Educación (2004). “Estándares Básicos de Competencias Ciudadanas: Formar ciudadanía, si es posible”. Bogotá DC. Recuperado de: http://www. mineducacion.gov.co/1621/articles-116042_archivo_ pdf4.pdf. Cuitiva, S. (2013). Los jóvenes hoy: Nuevas perspectivas desde las diferencias. Bogotá: Universidad Santo Tomás. Ecos del Combeima (2014). “Institucionalizado el Festival Internacional Ibagué Ciudad Rock”. Ibagué, Tolima. Recuperado de: http://ns1.ecosdelcombeima. com/cultural/nota-40206-institucionalizado-elfestival-internacional-ibague-ciudad-rock Ibagué Ciudad Rock (2014). “Historia ICR”. Ibagué, Tolima. Recuperado http://ibagueciudadrock.com/historia/

del de:

RADIO LA BEMBA, VOCES QUE AVANZAN

Etnografía sobre una radio comunitaria en un ex centro clandestino Cristhian Camilo Barbosa Alfonso* de la dictadura militar en BuenosPor:Aires, Argentina.

Por: Diomedes Acosta Mora*

Entre las décadas de 1960 y 1970, América Latina vivió una explosión de regímenes dictatoriales como estrategia de dominio y represión de gobiernos locales o militares con apoyo de los Estados Unidos. Lo anterior se llevó a cabo en el marco de la lucha anticomunista durante el periodo llamado “La Guerra Fría”, que tuvo como objetivo principal no dejar avanzar las corrientes de pensamiento izquierdista que, después de la revolución cubana (1959),fueron abanderadas por jóvenes y ciudadanos de este lado del mundo. Una de las estrategias de represión fue encerrar a estos jóvenes intelectuales en lugares aislados para que denunciaran a sus compañeros y divulgaran los planes que tenían en contra del régimen. Estos sitios se construyeron de forma clandestina y fueron llamados, posteriormente, centros de detención, tortura y exterminio en Argentina durante el periodo de dictadura militar, debido a que eran manejados por las fuerzas militares.

“El Festival ya tiene un padrino que es la Alcaldía, hemos estado casados sin el Acuerdo, y ahora con el Acuerdo estamos casados mucho más, de parte de nosotros seguiremos apoyando el Festival. Hay que apostarle a esta clase de música también ya que es apostarle al desarrollo musical de la ciudad. El título de musical nos lo dan a toda la ciudad y la ciudad somos todos”, añadió el Secretario Encargado de Cultura, Turismo y Comercio. El llamado de atención es hacia los entes gubernamentales de la región, para que se genere más interés y desde allí se proponga tener una mesa de diálogo con todos los que ponen su grano de arena para que el Festival Internacional Ibagué Ciudad Rock se realice y desde allí se generen ideas nuevas, estrategias en todos los campos y nuevos procesos para que la ciudadanía participe. De esta forma se seguirá avanzando en la conformación de públicos, en la producción del evento, en la participación de

*Estudiante de IX semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo. Reportaje periodístico realizado en la asignatura Metodologías de la Investigación Periodística, orientada por el docente Mauricio Santana.

10

Panorámica general del ExCentro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio “Olimpo”, en medio del barrio Floresta, Buenos Aires, Argentina. (Portada del libro oficial del Olimpo).

11

NOSOTROS

(reportaje)

claramente que los recursos de estampilla procultura, no son los más amplios.

Julio-Diciembre 2014. No.5


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Este artículo da cuenta del resultado de una investigación social cualitativa que revisa el desarrollo del proyecto comunitario para realizar Radio La Bemba, una radio comunitaria en un ex centro de detención, tortura y exterminio llamado “El Olimpo”, durante el periodo de 2011 y 2012, tiempo después de ser recuperado por los vecinos del sector aledaño al predio del lugar en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Lo que buscó la indagación Esta experiencia de realización de una radio comunitaria en un excentro clandestino de la dictadura, está mediada por la investigación etnográfica desarrollada para revisar qué aspectos comunicativos y colectivos se pusieron en escena al momento de llevar a cabo el proyecto comunitario que sustentó una emisora radial en el “El Olimpo”, segundo y más grande espacio para la memoria recuperado en Buenos Aires.

Julio-Diciembre 2014. No.5

constituida por los organizadores del espacio de memoria, quienes coordinaban qué se hacía y qué no allí dentro; la agrupación Venas Abiertas, coordinadores de la radio, y los colectivos realizadores de cada programa radial que a su vez constituían la asamblea general de la radio Ese momento de identificación de los actores involucrados en el proceso y de la clasificación del lugar a su interior (Ver croquis del lugar) con un espacio privado “El Pozo”4y otro público “Resto del Predio”5, permitió que desde la investigación etnográfica se fijaran puntos de abordaje sobre lo encontrado y se empezaran a buscar ponderables6 para entender cómo se desarrollaba en ese sitio la comunicación para hacer lo comunitario en torno a la emisora radial La Bemba. Croquis del Excentro de Detención Tortura y Exterminio “Olimpo”. Lo resaltado con verde pertenece al “Pozo” y en Blanco el “Resto del predio” lugar en el que se instaló radio La Bemba(Tomada del libro oficial del Olimpo).

En Argentina, luego de 1980, las radios comunitarias se convirtieron en escenarios de representación de las comunidades que desde el periodo posdictadura (1990-2000), hicieron su apuesta por volver a dinamizar los mecanismos para recuperar lo que se había perdido en tiempo de no democracia. Muchas propuestas fueron surgiendo y llevándose a cabo para alzar su voz contra la represión y el olvido. Radio La Bemba, una emisora comunitaria en un ex centro clandestino de la dictadura militar Argentina, fue el proyecto que la Agrupación Venas Abiertas empezó a desarrollar a finales del año 2010, con la intención de abrir un espacio desde el cual se reivindicaran los derechos humanos de todas las víctimas de la dictadura y de la comunidad que se vio o se vería afectada por esta situación. Para realizar la reflexión sobre los aspectos comunicativos y comunitarios que hicieron posible la creación y posterior desarrollo de la radio comunitaria, se llevó a cabo un proceso de inmersión etnográfica que como método de investigación cualitativa permitió relevar información e interactuar con el entorno directo en el que se desarrolló la situación (Guber, 2011). En esa medida, el ejercicio de observación participante implicó una apuesta por revisar los aspectos que en la interacción marcaban la forma de relacionarse de los integrantes de la radio con el entorno y con los discursos que en éste se sostenían por los procesos políticos y sociales que se han dinamizado en los últimos 15 años desde la crisis del 20011 y, más exactamente, durante el periodo del Krishnerismo2 en el país austral. La aplicación del método de investigación etnográfico permitió el encuentro con los actores involucrados en la gestión y realización radial de la emisora, pero también con quienes coordinaban el espacio de memoria en general, que se constituyeron en los principales protagonistas de los encuentros que se desarrollaron en torno a la concreción de la propuesta desde el punto de vista institucional. La mirada etnográfica que se realizó permitió definir un panorama de cómo estaba constituida la estructura del proceso social para hacer posible la emisora radial comunitaria que se desarrollaba dentro del lugar de memoria “El Olimpo”, en esa medida, el esquema partió de presentar en la cima de la organización del espacio a la institucionalidad, representada por el IEM3; luego de una mesa 1

La crisis del 2001 es entendida como el periodo en el cual el país del sur entró en recesión económica, generando una profunda herida en la vida social argentina que permitió la colectivización de procesos sociales y retomar prácticas populares como el trueque a la salida de esa situación. 2

Desde el año 2003, el Krishnerismo ha sido la opción política que ha tenido el poder y bajo la perspectiva de centro izquierda, han desarrollado su proyecto de gobierno, lo que ha implicado énfasis en la reivindicación de los Derechos Humanos y en ese marco, se propone la emisora Comunitaria La Bemba en el excentro Clandestino “El Olimpo”.

3

IEM, Instituto Espacios para la Memoria, es la entidad oficial del gobierno de la ciudad de Buenos Aires que se encarga de los Lugares de Memoria como “El Olimpo”.

12

Croquis del Excentro de Detención Tortura y Exterminio “Olimpo”. Lo resaltado con verde pertenece al “Pozo” y en Blanco el “Resto del predio” lugar en el que se instaló radio La Bemba(Tomada del libro oficial del Olimpo).

Del relato etnográfico al comunitario La investigación etnográfica se basó en poner la mirada sobre las relaciones comunicativas establecidas entre los integrantes de los diversos colectivos que hacían parte del proyecto general. La mirada se centra en esos elementos que permiten la construcción colectiva y cómo se gestiona un medio de comunicación radial de forma comunitaria y las implicaciones que tiene hacerlo en un lugar de memoria como “El Olimpo”. 4

“El Pozo” fue el lugar dentro del Olimpo en el cual se hacían las torturas a los jóvenes durante la dictadura, era privado y encerrado. Hoy es un lugar en el que se hacen los recorridos con la gente que hace la visita porque quiere conocer el lugar. 5 “El resto del predio” fue el espacio dentro del Olimpo en el que se llevaba a cabo un taller de arreglo de autos de la policía y fue en donde se instaló Radio la Bemba, emisora comunitaria. 6 Desde la etnografía, planteada por Rosaba Guber (2011), los ponderables son aquellos puntos de fuga que el investigador detecta y que son fundamentales para conocer el objeto de la indagación en todo su contenido y sustancialidad.

13


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Dentro de este lugar de memoria, las emisiones de la radio comunitaria La Bemba empezaron en marzo de 2011; tenían como discurso la promoción de los Derechos Humanos. Reunidos los integrantes del proceso de la emisora, se dieron los intercambios discursivos que iban desde los postulados de la izquierda latinoamericanista, el bolivarianismo, la reivindicación del discurso de género, entre otros muchos planteamientos que se desarrollaron a través los contenidos de los programas radiales que más adelante fueron el soporte de la parrilla de programación. En esa medida, la apuesta por poner en escena los derechos humanos y tomarse el lugar para gestionarlo como un centro de memoria, pero al mismo tiempo como un espacio cultural, hizo que las reacciones por parte de la institucionalidad fueran de diferencia frente a lo que estaba planteando la coordinación del medio radial (La agrupación Venas Abiertas) y, en contraposición a eso, se propuso mantener un cierto orden legal y la reivindicación de derechos que tuvieran que ver con lo que allí había sucedido: las torturas y masacres. El anterior altercado fue el primer desacuerdo que surgió en el proyecto colectivo. Por esta razón, la comunidad iba a empezar a fragmentase por la toma de distancia de una parte de los integrantes (Mesa), hacia la otra parte (Venas Abiertas), por las formas en las que discursiva, política y culturalmente se pensaba el proceso, esto generó que poco a poco y en aras de la organización de la comunicación, la agrupación coordinadora de la radio (Venas) hiciera un plan de gestión que no involucraba de lleno a la comunidad participante para controlar la radio hasta que estuviera fortalecida, lo que produjo molestia entre los realizadores, dividiéndose el proceso y los colectivos a su vez en dos grupos que querían que Venas dejara la coordinación. La construcción del proceso comunitario en torno a la realización de la radio comunitaria, empezó a quebrantarse por desarrollarse con la comunidad real que eran las personas involucradas y que participaban desde sus anhelos, discursos y espacialidades, la comunidad realmente existente como plantea Bauman (1990), fue la que presentó inconformidades frente a la concentración de poder y a los límites que cada una de las instancias que manejaban la radio Bemba ponían en escena. Esto permitió determinar que al interior del proceso de construcción de la emisora comunitaria se generaba una suerte de microfísica del poder retomando el planteamiento de Foucault (1980), en la que ninguna parte cedía por querer imponer lo que quería que fuera el manejo del lugar de memoria y, por ende, la radio.

Julio-Diciembre 2014. No.5

las formas de organización directa que establecen como individuos, pero también como organización colectiva que va a consolidar formas de relacionarse, de intercambiar la cultura que han instalado como legitima y las diversas maneras en las que se congregan para llevar a cabo una propuesta comunicativa, pero desde lo que han concertado socialmente. Colectivos de radio en plena emisión de Radio La Bemba en vivo y en directo. En el proceso de radio La Bemba, emisora comunitaria, las diversas partes que estuvieron involucradas, se fragmentaron al no ver la posibilidad de conciliación entre el discurso institucional y lo alternativo que presentaba la agrupación Venas, como una opción para hablar del tema de derechos humanos y memoria como el elemento principal y articulador del proyecto. En esa medida, para el caso de esta investigación etnográfica, las posibilidades de consenso se limitaron a reuniones que permitieron el diálogo y la confrontación entre las partes, pero de acuerdo al desarrollo comunicativo vertical que se había implantado, fue imposible que los acuerdos se hicieran y la radio tuvo que migrar a un lugar en el que no estuviera limitada a la revisión institucional. En ese sentido, las dinámicas comunicativas usadas para la conformación del proceso comunitario de la emisora radial, estuvieron atravesadas por las formas particulares de concebir los proyectos colectivos, por un lado, pero también, por la necesidad que tienen los argentinos de poner en escena sus apuestas discursivas y no permitir que éstas sean impuestas y no deliberadas. Estos aspectos fueron encontrados como resultado de la inmersión en el campo durante un año y medio en excentro clandestino “Olimpo”, revisando la comunicación y relaciones que establecían los participantes de la radio, argentinos y algunos extranjeros, entre ellos yo, para llevar a cabo esa propuesta.

Conclusiones La realización de una investigación etnográfica no pasa sólo por la experiencia que se desarrolla en el campo como el eje fundamental de la apuesta metodológica, el involucramiento del investigador con las experiencias que releva, hace que los aspectos que se encuentran le signifiquen en el contexto en el que los captura, pero también resignifican una forma de ver y entender la realidad, en este caso, de la vida social argentina vista por un colombiano migrante que al entrar tuvo elementos generales desde la sociología y la comunicación para interpretar lo que veía, escuchaba y experimentaba, pero que por no ser “nativo”7, tuvo otro tipo de comprensión sobre los fenómenos organizativos y colectivos desde la comunicación en la sociedad argentina. Referencias bibliográficas Bauman, Zigmund, (1990), Pensando sociológicamente, Fondo de Cultura Económica, Mexico. Foucault, Michel, (1980). Microfísica del espacio. México, Editorial Fondo de Cultura Económica. Guber, Rosana, (2004), La etnografía, método, campo y reflexividad, Buenos Aires, Siglo XXI editores

Colectivos de radio en plena emisión de Radio La Bemba en vivo y en directo.

Los desacuerdos generados en el proceso de constitución de Radio Bemba, estuvieron mediados por los intereses políticos de las partes que se involucraron para su realización desde el punto de vista comunitario. Por eso, desde la mirada etnográfica es evidente cuando se hace revisión de grupos sociales, que las prácticas culturales que han construido al interior de cada uno de ellos, determina

14

*Docente de Tiempo Completo del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural, del IDAES (Instituto de Altos Estudios Sociales) de la Universidad Nacional de San Martín en Buenos Aires, Argentina y Especialista en Comunicación y Periodismo Radiofónico de la UNLP, la Plata, Argentina. Este artículo es una síntesis del proceso de investigación de la tesis para optar por el título de Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural desarrollado por el autor.

7

“Nativo” (Guber, 2011), hace referencia a los investigadores que no hacen parte de la comunidad que estudia y por esa razón deben realizar determinados procesos para entrar al campo e interactuar con ese grupo social.

15


Mรณnica Acos

ta


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Julio-Diciembre 2014. No.5

LA COLOSA: INTERESES SOBRE EL TERRITORIO, MOVIMIENTOS SOCIALES Y DERECHOS HUMANOS Por: Stiven Báez, María Alejandra Castro, María José Jauregui, Andrés Murillo, Laura Naranjo, María Alejandra Reyes, Sebastián Rico y Lady Trujillo*

Resumen

Palabras clave Derechos Humanos, Conflicto, Territorio, Desarrollo local, Anglo Gold Ashanti.

La llegada de Anglo Gold Ashanti y el Conflicto en Cajamarca El conflicto en Cajamarca se relaciona con la llegada de la multinacional Anglo Gold Ashanti a partir del año 2007, cuando tras la instalación de la base militar del ejército para resguardar a la empresa, aparecieron muertos tres campesinos. Sin embargo, la Multinacional llegó a Colombia y a Cajamarca como filial legalmente constituida en 2003, pero solo se dio a conocer como empresa a finales de 2007, cuando el ex presidente Álvaro Uribe, al enterarse del gran yacimiento de oro de La Colosa, hizo pública la exploración minera en Cajamarca. Anglo Gold Ashanti ha señalado a los ambientalistas y miembros de movimientos sociales que se oponen a la explotación minera como “guerrilleros”, vulnerando así su derecho a la protesta. De igual forma, se han cometido crímenes sistemáticos contra los miembros de movimientos sociales, como César García, Daniel Humberto Sánchez y Juan Camilo Pinto, extendiéndose así un miedo generalizado en la población civil, con un Estado ausente y una multinacional que lo reemplaza.

18

Las fotografías hacen parte del documental producto de la investigación “El agua brilla más que el oro”.

Contexto de Cajamarca Cajamarca es un municipio del Tolima fundado en 1912, situado a 35 km de su capital, Ibagué, sobre la Vía Panamericana. Ubicado en la parte alta de la cordillera central, limita al norte y al oriente con Ibagué, al sur con Rovira y Roncesvalles, y al occidente con el departamento del Quindío. Cajamarca es conocido como la “Despensa Agrícola de Colombia”, debido a que la base de su economía es la agricultura, con cultivos de arracacha, café, fríjol, arveja, maíz hortalizas y frutícolas. Gracias a sus suelos francos, franco-arenosos y arenosos ricos en materia orgánica, así como a su gran potencial hídrico. El calificativo de “Despensa Agrícola de Colombia” parecía muy merecido, hasta que la multinacional sudafricana Anglo Gold Ashanti inició exploraciones mineras en el año 2007. Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia de 2002 a 2010, otorgó grandes zonas del país a empresas mineras a través de concesiones como parte del “Plan Nacional de Desarrollo Minero y Política ambiental Visión Colombia 2019”, lo cual tiene relación con otras políticas impulsadas desde su gobierno para garantizar la seguridad a las multinacionales, con el fin de que pudieran ejercer sus operaciones sin riesgo alguno. Durante el gobierno siguiente, Juan Manuel Santos posicionó la locomotora minera como política de desarrollo económico, en la búsqueda de la globalización económica, impulsando la minería como la mayor fuente del progreso del país. Como consecuencia de estos antecedentes, el Gobierno Nacional ha permitido la presencia de Anglo Gold Ashanti en Cajamarca. Esta estrategia transnacional para aprovechar la demanda internacional de minerales, explotándolos en los países llamados del “tercer mundo” para alimentar la industria de los países “desarrollados”, sigue el mismo modelo a partir del cual nace el discurso del desarrollo como un

19

NOS

A partir de la llegada de la empresa minera Anglo Gold Ashanti a Cajamarca han surgido diferentes movimientos sociales en contra de la explotación de oro a cielo abierto. Estos movimientos defienden la protección del medio ambiente y, por ende, la vida, ejerciendo su legítimo derecho a la protesta. Sin embargo, este derecho ha sido violado sistemáticamente, ya que los miembros de los movimientos sociales han sido víctimas de desapariciones, amenazas y asesinatos, lo que ha generado el nacimiento de un conflicto territorial entre una multinacional que llega a explotar los recursos naturales de un país, apoyada por el poder institucional, y los habitantes de un municipio que defienden el valor intrínseco, cultural y social de la naturaleza.


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

proyecto colonialista, en el que fue necesaria la invención del “tercer mundo”, que necesitaba la ayuda de los países del “primer mundo” para salir de su precariedad, para justificar la necesidad de los países industrializados de obtener materias primas baratas.

El nacimiento de los movimientos sociales A partir de la llegada de la multinacional AngloGold Ashanti, han surgido diversas organizaciones ambientalistas con el objetivo común de concientizar, educar y organizar a la comunidad para hacer resistencia a la explotación minera como fuente de profundos daños al medio ambiente, así como responsable de numerosas violaciones a los Derechos Humanos. Así, nace la manifestación como forma de apropiación de la esfera pública. Los movimientos sociales que han surgido en Cajamarca se han caracterizado por ser pacíficos y por luchar por intereses colectivos y gremiales, más allá de intereses particulares, y por la preservación de los recursos para las futuras generaciones. Una de estas organizaciones es el colectivo socio-ambiental, COSAJUCA, un grupo de jóvenes del municipio de Cajamarca que promueve la defensa de la vida en todas sus dimensiones. Según el colectivo, desde que llegó la Multinacional ésta ha sido responsable de múltiples violaciones a los derechos humanos. En esta medida, el colectivo promueve el desarrollo sostenible. Desde su fundación en el año 2010, han existido varios casos de miembros desaparecidos y asesinados en distintas circunstancias. El colectivo apoya la Marcha Carnaval, evento en contra de la explotación minera en Cajamarca realizado en Ibagué desde el año 2008. En la Marcha Carnaval miles de personas de todos los sectores (jóvenes estudiantes, campesinos, educadores, indígenas, familias, gente del común, e incluso dirigentes políticos) salen a marchar como manifestación de rechazo al proyecto minero La Colosa. La marcha se caracteriza por contar con expresiones artísticas creativas que promueven el desarrollo sostenible en el territorio. Anglo Gold Ashanti y otras entidades que promueven sus intereses emplean un discurso sistemático para disuadir, ridiculizar o descalificar a los opositores del proyecto minero. A su vez, el gobierno nacional promueve el discurso de minería limpia de Anglo Gold Ashanti, afirmando que la minería no tiene efectos perjudiciales en el ambiente y que no se puede acabar con “La Gallina de los Huevos de Oro”, como ha llamado el presidente Juan Manuel Santos a la mina de La Colosa. En el segundo semestre del 2010 se configuró, en Ibagué, el Comité Ambiental en Defensa de la Vida, como un conjunto de organizaciones, iniciativas ciudadanas, colectivos, grupos ambientales, estudiantiles, académicos, universitarios y ciudadanos independientes en contra del proyecto minero de La Colosa. En contra del derecho constitucional a la libre conciencia y a la manifestación, se han realizado varios hostigamientos a los opositores del proyecto. En Cajamarca existe una situación de intimidación y estigmatización hacia los movimientos sociales y hacia el trabajo de los líderes comunitarios que critican y se oponen al proyecto minero de forma pacífica, siendo estos estigmatizados como “guerrilleros” por parte de quienes defienden la mina. La Multinacional se beneficia de estos hostigamientos y no hace nada para impedir estas violaciones a los derechos humanos. Los jóvenes de COSAJUCA han reportado acciones de intimidación por parte de la policía local. Cuando se han organizado foros en contra de la minería, la policía ha detenido arbitrariamente a asistentes del evento y los han llevado a la estación de la policía. De igual forma, varios integrantes del grupo han desaparecido o aparecido muertos en extrañas circunstancias. El Comité Ambiental de Ibagué señala también amenazas e intimidaciones a través de sus teléfonos personales e internet. El hostigamiento generado por las personas y organizaciones anónimas con mensajes de texto y “perfiles falsos” se encuentra en la impunidad. Las autoridades estatales no han logrado encontrar los autores de amenazas, y tampoco han mostrado voluntad de prevenir el hostigamiento de los líderes comunitarios. De igual forma, se ha realizado hostigamientos a periodistas que publican artículos contra la minería y a funcionarios de Cortolima.

20

Julio-Diciembre 2014. No.5

APARCA, la Asociación de Productores Agropecuarios de la Región de Cajamarca, una organización sin ánimo de lucro creada con el fin de agrupar a todas las asociaciones que estén interesadas en mejorar su calidad de vida para el bien de la región, es otra de las organizaciones que se ha declarado en contra de la presencia de la Multinacional Sudafricana. APACRA, Asociación de productores Agroecológicos de la Cuenca del Río Anaime, que está a favor del comercio justo y el desarrollo equitativo, también se ha declarado en contra del megaproyecto, al igual que otras organizaciones del gremio como “Conciencia Campesina”. Estas luchas sociales dejan entrever múltiples redes de conflictos en las cuales están inmersos diversos grupos sociales que actúan dentro de ellas, que temen los impactos ambientales y sociales que van asociados con el proyecto minero. Estos movimientos evidencian la lucha contra la involución del desarrollo local al vulnerar la autonomía de las comunidades para decidir sobre su propio modelo de desarrollo, de forma que no existe una unión entre los intereses regionales y locales en juego y los grandes intereses económicos. Las luchas sociales se inscriben dentro de un discurso ecosocialista, como una lucha ecológica contra la explotación, en este caso, transnacional. De igual forma, se toman elementos del discurso culturalista para darle un valor inherente a los recursos naturales como el agua como elemento vital y de cohesión social (Escobar, 1993).

Movimientos sociales y su lucha ecológica en Cajamarca “La racionalidad ambiental es concebida como un proceso transformador, un proyecto social que surge como respuesta a la insustentabilidad y la irracionalidad del mundo actual” (Eschenhagen, 2008, pág. 6). En esta crisis ambiental por la que está atravesando Cajamarca como una expresión visible de la crisis del modelo de modernidad y de las contradicciones del neoliberalismo, la racionalidad ambiental promovida por estos movimientos sociales es fundamental para alcanzar el desarrollo sostenible y, consecuentemente, el desarrollo local y humano. A través de las diferentes formas de comunicación, como el ejercicio del derecho a la manifestación en el espacio público y en el espacio virtual, la organización de debates, mesas ciudadanas, pancartas y volantes explicando el impacto del proyecto La Colosa a la naturaleza, estos movimientos están invitando a todos los sectores de la comunidad a pensar ambientalmente y no sólo económicamente. ¿Qué está por encima, una política nacional o el derecho político inherente al ciudadano? En la situación por la que atraviesa Cajamarca se identifica la imposición de un modelo de desarrollo vertical, planteado de arriba hacia abajo, consecuente con el modelo neoliberal. La construcción de significados comienza a partir de la interacción del ser humano con su mundo natural y social. La transformación de las comunidades afecta la forma en que se producen los significados. Este conflicto abordado desde la comunicación para el desarrollo es fundamental para comprender cómo una comunidad se relaciona con su entorno y se apropia del mismo, generando la construcción de nuevas significaciones de desarrollo construidas de abajo hacia arriba, a través de la acción colectiva, apoyando la generación de espacios para que el debate sobre el desarrollo sea público y genere incidencia política nacional. BIBLIOGRAFÍA Eschenhagen, M. (2008). Aproximaciones al pensamiento ambiental de Enrique Leff: un desafío y una aventura que enriquece el sentido de la vida. ISEE Publicación Ocasional No. 4, Sección Filosofía Ambiental Sudamericana. Escobar, A. (1993). Desarrollo Sostenible: diálogo de discursos, En Revista Foro, p.p. 98-111.

*Estudiantes de noveno semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo. Ponencia y documental realizado en el marco de la estrategia didáctica de las asignaturas: Producción en Televisión, Periodismo Ciudadano y Comunicación y desarrollo de octavo semestre.

21


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Julio-Diciembre 2014. No.5

Recepción crítica televisiva:

una mirada desde la educación

El 13 de junio de 1954, en el gobierno de Rojas Pinilla, llegó la televisión a Colombia. Para 1979, el 1 de diciembre, en el gobierno de Julio César Turbay, llega la televisión a color la cual es inaugurada con una trasmisión de fútbol entre Brasil y la antigua Yugoslavia. Después, en 1998 nacieron los dos actuales canales privados, Caracol Televisión y RCN Televisión y, con los años, sufrieron grandes cambios, que van desde pertenecer, cada uno, a dos de los grandes monopolios económicos del país, hasta disputar con la Autoridad Nacional de Televisión la transmisión o no de sus señales en alta definición con los cable operadores. Con todos estos cambios en los formatos de la televisión en Colombia surgen algunas dudas: ¿cómo es el accionar de la sociedad a la hora de exigir parrillas televisivas que contengan programas educativos? ¿Es crítica la sociedad colombiana frente a los contenidos televisivos? ¿Es necesaria una recepción crítica sobre los programas que salen en nuestras pantallas? ¿Cuál es el sentido de educación en los medios masivos de comunicación?

García (citado en Sandoval y Arenas, 2010, p.26) sostiene que hoy, especialmente con los jóvenes, emerge un tipo de sujeto, el internauta, que combina en sí mismo y casi siempre de manea simultánea la condición de lector, oyente y espectador, pero que también es productor de contenidos. Entonces, es fundamental que esté formado con bases críticas hacia los contenidos que observa. Y para ello Sandoval y Arenas (2010), mencionan que: Lo que se trata con la educación en medios de comunicación en el contexto escolar, especialmente en la formación en recepción crítica, es que esto sirva en la formación de los jóvenes, pero igualmente de los docentes pues ellos mismos tienen mucho que aprender en relación al uso y apropiación crítica de los medios, convirtiéndolos en objeto de estudio (...) la formación en recepción crítica es una actividad que no puede circunscribirse a lo que puede hacer única y exclusivamente con los medios masivos de comunicación, sino que requiere tomar en cuenta el contexto social, político, económico, cultural en que se insertan escuela, docentes y estudiantes, problematizando las distintas relaciones que pueden establecer sobre ellos (p.29). Es importante interesarse por el modelo actual de los medios, y cómo estos pueden de una u otra forma contribuir al aprendizaje, ya que, como lo menciona Shepherd (citado en Morduchowicz, 2003), “la educación en medios es uno de los componentes necesarios para la construcción de una sociedad democrática. Y no sólo por el hecho de que las campañas

22

políticas se desarrollan principalmente en los medios de comunicación (...) sino que estos suelen establecer la agenda de discurso público, definen temas y fijan prioridades (p. 108). Ferguson (citado en Morduchowicz, R. 2003) señala que “no se trata de ignorar a los medios, sino comprometerse con ellos (...) la educación en medios es una actividad que reconoce que los medios, de una u otra forma, serán probablemente la manera más significativa de comunicación e información en nuestras vidas” (p. 82). Es decir, si bien los medios han estado focalizados en la cultura del entretenimiento, la idea no es dejar de mirarlos, escucharlos o leerlos, sino iniciar procesos para que los contenidos sean de mayor calidad y utilidad. Entonces, para hacer más fuerte la relación entre educación y comunicación, es importante implementar un modelo que cambie la estructura de lo actual como el que plantea Piette (citado en Morduchowicz, R. 2003), cuando señala que “la sola adquisición de conocimientos no es suficiente, La escuela debe enseñar a tratar la información, antes que a memorizarla. Los alumnos deben ser capaces de analizar esta información y de saber comunicarla eficazmente. La misión de la escuela no es brindar al alumno una multiplicidad de informaciones, sino enseñarle a aprender. Lograr que el alumno adquiera su propia autonomía intelectual, que construya un pensamiento crítico autónomo” (p. 132).

El ejercicio de la televisión educativa en Colombia vio la luz en 1960, precisamente con el nombre “Televisión Educativa”, cuyo programa, según afirma García (2012) servía para perfeccionar los métodos educativos que se empleaban en muchas escuelas (...) en el cual se trasmitían clases de matemáticas, biología y música. Pero Piette (citado en Morduchowicz, 2003) expresa que “no es posible hablar de una verdadera educación en medios si esta enseñanza no se inscribe en el marco de un enfoque pedagógico que fortalezca las habilidades críticas del alumno en su propia relación con los medios de comunicación” (p. 131). Pérez Tomero (citado en Sandoval, y Arenas, 2010) expresa que la comunicación y educación se convierten en un campo determinante para la transformación de la cultura y la educación, que a pesar de ser relativamente nuevo se nutre de fuentes que tienen tradición y cierto nivel de consolidación como son la comunicación, la pedagogía y la didáctica. Considero, entonces, que es importante la relación entre comunicación y educación, porque hay un intercambio de sentidos y de valores, los cuales tienen como finalidad hacer análisis sobre la realidad de la sociedad, y qué es lo que se presenta en los medios. Comparto también lo que sostiene Soarez (citado en Sandoval y Arenas, 2010) cuando menciona que “la propia educación debe ser entendida de aquí en adelante como

23

(ensayo)

(ensayo)

Por: Gerson Silva Hernández*


un espacio de comunicación dentro de la cultura que emerge en la era de la Información” (p. 24) Sobre la actualidad de la relación entre comunicación y educación, se manifiesta Omar Rincón cuando menciona que “aunque hay más horas de información, su calidad es muy baja: sensacionalismo y carroña, los grandes temas de nación no existen. Lo perverso es el duopolio de Caracol y RCN. Y es que el Estado está dominado por ellos. Entonces, ante la falta de más oferta, estos canales no deben esforzarse por innovar, experimentar y crear otros modos de hacer televisión” (2014). La esperanza estaría en los canales regionales, donde los valores muchas veces están por encima de la pauta y los patrocinadores, como el trabajo que realiza Teleantioquia, con el programa “Serenata”, cuya temática consiste en “recordar y resaltar la música andina colombiana (...) en este espacio se dan cita ritmos como: el pasillo, el bambuco, el bolero, la samba, el tango y otro” (2015). También sobre los nuevos formatos y propuestas en la televisión colombiana, respecto a la educación, se pronuncia Omar Rincón, al asegurar que “deben haber muchos más programas, como El profesor Súper O, pero la verdad, es que no tenemos un canal público con concepto y diseño de canal. Por ahora, la televisión pública es solo algunos buenos programas” (2014). Y si no se tiene un canal, donde no sólo resaltan dos o tres programas, pues es muy difícil pensar en que pronto habrá un canal con un alto porcentaje de contenidos educativos. Es difícil imaginar un programa que sólo maneje temáticas educativas, por ahora existen espacios como “Defensor del Televidente” del Canal Capital, dirigido por Gustavo Castro Caicedo, el cual, más que responder dudas y comentarios de inconformidad respecto a las parrillas de programación, tiene como objetivo “brindar herramientas de juicio para que los televidentes puedan asumir una actitud crítica ante los contenidos que ven en televisión, con el fin de aportar al desarrollo de una teleaudiencia responsable” (Canal Capital, 2014). La idea no es dejar a un lado los medios masivos de comunicación, sino día tras día hacernos partícipes de las dinámicas de éstos para que en

un futuro resulten nuevos y mejores contenidos, que de una u otra manera contribuyan a formar y educar receptores críticos.

Bibliografía: Canal Capital, (2014), “Defensor del televidente”, [en línea], disponible en: http://www.canalcapital.gov.co/ defensor-del-televidente, recuperado: 7 de marzo de 2015. García, A. (2012), Televisión en Colombia: Surgimiento de los canales regionales [trabajo de grado], Medellín, Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, Carrera de Comunicación Audiovisual. Morduchowicz, R. (coord.), (2003), Comunicación, medios y educación, Barcelona, Octaedro. Rincón, O. (2006), Narrativas mediáticas, Barcelona, Gedisa. Rincón, O. (2014), “60 años: mucha calidad y algunas perversiones” [en línea], disponible en: http://www. eltiempo.com/entretenimiento/cine-y-tv/60-anosmucha-calidad-y-algunas-perversiones-el-otro-ladoomar-rincon/14124134, recuperado: 7 de marzo de 2015. Rincón, O. (2014), “La buena televisión pública” [en línea], disponible en: http://www.eltiempo. com/entretenimiento/cine-y-tv/la-buena-televisionpublica-el-otro-lado-omar-rincon/14533064, recuperado: 7 de marzo de 2015. Sandoval, y Arenas, (edit.), (2010), “mirando cómo miramos: una propuesta desde la Comunicación y la Educación para Multiplicar Miradas”, Bogotá, Universidad Santiago de Cali. Teleantioquia (2015), “Serenata”, [en línea], disponible en: http://www.teleantioquia.co/ programas/serenata/#.VPvRpo6gyNg, recuperado: 7 de marzo de 2015.

*Estudiante de V semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo. Ensayo realizado en el marco de la asignatura Seminario de Comunicación y Educación, orientado por la docente Claudia Carrero.

24

Julio-Diciembre 2014. No.5

La ultima vez que papa hablo Por: Marleny Oyuela*

Han transcurrido más de 12 años y aún no puedo evitar que broten unas cuantas lágrimas al recordar la tarde del 19 de marzo del 2002 en la vereda El Vergel, municipio de Ortega Tolima, la vida de una familia cambio para siempre. Ese día asesinaron a mi padre. Era de noche y la casa estaba llena de gente como nunca lo había estado, pero no era una fiesta. “¿Qué pasa?, ¡No quiero llorar más!, era lo que pensaba a mis seis años, mientras mi madre, con lágrimas en sus ojos y un aspecto envejecido en su rostro, dijo ‘hija de ahora en adelante haré el papel de mamá y papá’”. Con un nudo en la garganta solo pude responder afirmativamente agitando la cabeza. Esa fue la primera vez que sentí furia, impotencia, perturbación y todo eso que, supongo, causa la muerte.

gallina y, lamentablemente, hasta el asesinato de alguien. Pero no todo es malo, en tiempo de ferias, fiestas y festividades decembrinas es alegre y acogedor. En El Vergel los niños juegan, los ancianos en sus butacas beben café, otros señores beben cerveza mientras oyen música de alguna emisora popular, las vecinas se reúnen para adelantarse en chismes, las jovencitas coqueteando y los carros y motos pasan dejando un tierrero siempre.

El Vergel, antes llamado Sacabarro, es una vereda de clima muy fresco. Su carretera es destapada, sus casas son de bareque, otras en concreto y no tienen direcciones. A la vista se ven las montañas de la cordillera central, donde se cultiva café, cacao y caña. La gente así no te distinga, te saluda. Los vergelunos, algunos, visten muy sencillo: machete, ruana, sombrero. Casi siempre salen a trabajar en compañía de uno o más perros de raza criolla. Las ancianas andan con bastón, utilizan vestidos largos y coloridos. Esta vereda ha presenciado la rivalidad bipartidista, aun se siente tensión cada cuatro años, el conflicto armado y la delincuencia común.

Fotografía suministrada por el autor

(ensayo)

Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Allí se han vivido muchas historias, como se supone que pasa en cualquier pueblo, desde el nacimiento de un bebé, el robo de una 25


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

“Estoy muy contenta ya pronto será Semana Santa, no tendré que madrugar para ir a la escuela y por fin viajaremos en familia. ¡Qué extraño! nunca antes habíamos salido juntos. Mi papito salió al pueblo muy temprano, de seguro me traerá esos dulces de panela congelada y trozos de coco, él sabe que me gustan. Qué raro mi papito no llegó a la hora del almuerzo, por esperarlo fui la última en terminar y me tocó lavar mis platos. Jugaré con mi hermanito menor, me divierte mucho, es cabezón, pequeño y de piel muy blanda. Antes temía que mi papá lo quisiera más a él, pero no es así, no me pega tanto como a él. ¿Qué pasará? Mi mamá anda como de malgenio, yo me asomo cada vez que escucho el ruido de una moto para ver si es mi papito y salir corriendo para preguntarle ¿qué me trajo? pues siempre me trae algo”, eso pensaba a los seis años, inocente y mimada, horas antes de perder a mi papá.

“Eran casi las 5:30 p.m., yo estaba arrimando la ropa. Sentí que corrieron la cerca de alambre. Enseguida arrojé la ropa, me puse al frente de ellos dándole la espalda a Gustavo y suplicando por su vida. Pedí hasta tiempo para que nos dejaran ir, que pensaran en los niños, que me mataran a mí y no a él”, narra mi madre. Pero las suplicas fueron en vano hasta amenazaron con matarla. “Quítese o si no la pelamos a usted también”, dijo el asesino.

Ese martes fue soleado, los gallos me sirvieron de despertador, el lechero pasó en su caballo, el aroma del café por la mañana era el mismo, todo parecía normal. En la carretera risas de los niños camino a la escuela Mixta El Vergel, mientras los papás iban a trabajar. Esa mañana recuerdo que iba a estudiar, de la mano con mi papá, el director de la escuela. En la tarde, mi mamá María estaba angustiada porque mi papá no llegaba, pero ella sintió alivio cuando papá llegó y yo igual, porque me trajo un yogurt.

Yo continúe con la cabeza inclinada, mi hermanito se encontraba de la mano de mi papá. Enseguida mamá nos tomó en sus brazos y nerviosa nos llevó dentro de la casa. Yo, entre el espacio del abdomen de mi mamá y su brazo que me acobijaba, pude ver cómo mi padre estaba postrado en la silla, su vida llovía por su espalda y los perros de la casa, Pantera y Negro, la lamían. El tercero de los asesinos se encontraba afuera, entró para asegurarse, propinó el último y tercer disparó en el pecho. Después se marcharon riéndose a carcajadas a bordo de un carro.

No tengo presente lo que dijeron los asesinos cuando ingresaron. Solo recuerdo que levanté el rostro y vi dos hombres armados, luego incliné la cabeza, segundos después oí disparos pero aun así no me atreví a ver. Creí que era una broma pero habían disparado al rostro y al pecho de mi padre. Recuerdo tanto cómo sonó el eco de los disparos, parecía que las balas fueron al techo, me reí. Pocos minutos después, la confusión y el pánico se apoderaron de mí.

Traté de comprender una y otra vez. Pero era consciente de que papá estaba muerto y jamás lo volvería a ver, ni hablar, ni tocar. -¿Cómo así mami? -Si la llama queda quieta es porque no quiere que la apague y si se mueve la apagas-, me explicó ella. Me quedé viendo y la apagué porque se movió. Para mí esa fue la última vez que papá habló. Ahora me causa gracia pensar que mi respiración cerca hizo que se moviera. Creo que es inevitable acordarme de esa escena cada vez que me acerco a soplar una vela, eso sucede en mis cumpleaños; esta vez no tuve vela, mamá reemplazó la torta por arroz chino. Hoy cumplí 19 años, otro cumpleaños en que mi papá no está. Me doy cuenta lo extraño que me parece pronunciar la palabra “papá”. Me hubiera encantado que mi papito pudiera haber probado alguna vez algo preparado por mí, que en mis 15 años hubiera cambiado mis sandalias y bailado

conmigo, también imagino que sería el típico padre celoso con su hija y no tendría novio aun. Me sentí culpable varios años por haberme reído esa vez, pero gracias al tiempo supe que era estúpido sentirme así, además logré superar el miedo a los sonidos de disparos. Actualmente hay varias versiones de la causa de su asesinato pero ninguna comprobada. Solo se sabe que los asesinos probaron de su propia medicina, según unas horrorosas fotografías de los “agentes” que llevaban el caso. Lo que no me causa ningún alivio o alegría. Sinceramente, al conocer la noticia pensé en que los hijos de los asesinos quedaron sin padre. Y también, que su caso ahora solo hace parte de una cifra más, de los 5,7 millones de desplazados del país, de Colombia.

*Estudiante de VI semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

Días después dejé de ser la niña consentida de papá para pasar a ser la “huérfana”, así me sentía, estaba jugando sola por la casa. El altar para el novenario me causaba mucha curiosidad, lo creía muy lindo. Esa variedad de flores y su aroma me parecía agradable. Tocar la espuma verde, el oasis, me era muy divertido. Supongo que era normal para una niña que jamás vio adornos florales en su casa. En una mesa que se utilizó para altar, quedaba sólo una vela encendida de color amarillo y de débil llama.

Fotografía suministrada por la autora

Ya almorzado y reposando, papi se sentó en su silla mecedora mientras mi madre arrimaba la ropa. Todo parecía tranquilo esa tarde en el ante patio de la casa. Papá en una pantaloneta verde, su panza al aire, sostenía parte del periódico. Gustavo Adolfo, mi hermano de 23 meses jugaba a su alrededor y yo a un metro de él, en una silla haciendo planas.

Uno de ellos colocó el arma sobre el hombro izquierdo de mi mamá y disparó dos veces, impactando el pómulo izquierdo y molar izquierdo de mi padre Gustavo. Papá no emitió ninguna palabra, ni se movió de la silla. Actualmente mamá presenta molestias en su oído izquierdo. De ese hecho mi hermano Gustavo Adolfo no recuerda mucho, cuenta que vio sombras de ojos rojos que disparaban láser.

Julio-Diciembre 2014. No.5

-¿Puede apagar la vela?-, pregunté a mi madre. -Si su papito quiere, sí-, contestó ella.

26

27


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

Por: Sergio Andrés Forero Machado*

Ser afrodescendiente en el Tolima es el resultado de todo un proceso histórico, implica ser descendiente de una cultura milenaria, de los esclavos negros traídos por los colonizadores hace siglos y que, en su búsqueda de libertad, la selva fue su refugio. Implica el autoreconocimento de una identidad, ya que ser negro es mucho más que un color de piel.

(entrevista)

Yolanda Varona Mina**, presidenta de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Población Afrocolombiana del Tolima, Fundafrot, nos cuenta sus percepciones sobre temas relacionados con discriminación racial y gobierno local. Sergio Andrés Forero: ¿Cuáles fueron las razones por las cuáles asumió la presidencia de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Población Afrocolombiana del Tolima, Fundafrot? Yolanda Varona Mina: Porque había demasiada discriminación racial en el Departamento. Tuve unos inconvenientes con la Universidad del Tolima, porque mi hijo aspiraba a un cupo para el Programa de Medicina, él tenía buen puntaje en el ICFES, se presentó por primera vez y no lo aceptaron, pero en los resultados habían recibido a dos integrantes de comunidades indígenas, con un promedio menor al de mi hijo, por comunidades afrodescendientes. Uno de los objetivos de la Fundación es luchar contra la discriminación racial y el bienestar de la comunidad afrodescendiente en el Departamento del Tolima. S.A.F.: Considera que cuando se hace referencia a una persona afrodescendiente, utilizando el término “negro”, ¿es una forma de racismo? Y.V.M.: Sí, porque nosotros a nadie llamamos “oye mestizo” u “oye blanco”, entonces ¿por qué nos tienen que tratar por nuestro color de piel?, sobre todo hay personas que usan el término en una forma despectiva, queriendo hacer sentir mal a la persona. A veces, de acuerdo al tono de

voz uno “aguanta” un poquito, te pueden decir “hola negro” con cariño, pero el sólo tono de voz te lo expresa. Pero por lo general, si llamas a un compañero nunca le dices “blanco”, tú tienes un nombre y unos apellidos. Es otra razón por la cual estamos luchando, ahora está de moda el término afro, nos están diciendo afro, pero es algo que va dentro de nuestra condición porque somos afrodescendientes, afrocolombianos y afrotolimenses, y así sería aceptable el término. S.A.F.: En una entrevista del periódico El Espectador a la modelo afrodescendiente Belky Arizala, ella expresó: “Colombia discrimina y es hipócrita porque se niega a aceptar que discrimina”, ¿qué opina usted de esto? Y.V.M.: Sí, realmente la esclavitud se acabó hace 156 o 157 años más o menos, dicen “se acabó” y, sin embargo, seguimos siendo discriminados, aunque no lo quieran reconocer. En la Administración anterior tuvimos un ministerio, en esta no nos han dado cabida en el Gobierno Nacional, ni departamental, ni municipal, es una forma de discriminación, no dejarnos participar de los proyectos, de las políticas del gobierno y ellos dicen que nos aceptan, nos aceptan pero no nos lo demuestran, entonces Colombia es una país discriminador.

y la diversidad étnica que está presentando nuestra comunidad ya no somos tan puros, no tenemos ese color de piel tan marcado como era anteriormente cuando recién llegados los africanos, pero sí tenemos rasgos que nos hacen diferentes, que nos hacen afrodescendientes y, sobre todo, que haya autoreconocimiento. Sin embargo, estas personas que están ocupando esos puestos ni siquiera se reconocen como afrodescendientes, no sé porque llegaron, ni tampoco sé qué medios habrán utilizado para ocupar esos cargos públicos. La pelea va bien, en estos días hubo un debate en el Senado, ojalá ganemos y que sean realmente afro los que ocupen esos puestos y no necesariamente tienen que ser afro de piel oscura. S.A.F.: ¿Qué tanto se siente representada por María del Socorro Bustamante como la legisladora de las comunidades afro? Y.V.M.: (risa) Sinceramente no me siento representada para nada, empezando porque es una persona que nunca ha hablado con las comunidades afro. Para uno ir a buscar un cargo público de esos y hablar de representación de comunidades afro, ella debe desplazarse por todo el país, ir departamento por departamento.

No le pido que se reúna con cada uno de los grupos que existan, pero sí al menos con los líderes que representamos a las comunidades afro en los departamentos y al Tolima ella nunca ha venido. S.A.F.: El ICETEX posee el programa “Fondo Especial de Créditos Educativos para Comunidades Negras”, cuyo objetivo es financiar y apoyar el acceso al Sistema de Educación Superior. ¿Es necesario que una persona afrodescendiente esté inscrita formalmente en una comunidad afro para tener acceso o hacer uso de este beneficio? Y.V.M.: Sí, por ejemplo si vas a participar por un crédito el ICETEX te pide un aval de la organización a la que tú estés afiliado. El crédito es condonable porque debe hacer un trabajo con esa comunidad a la que tú estás representando, es por esto que exige que la persona esté inscrita en una comunidad para tener la seguridad de que mientras tú estudias, vas a estar realizando labor social con la comunidad. En Ibagué y el departamento del Tolima aún la comunidad afrodescendiente lucha por tener unas mejores condiciones de vida. Por esto, el papel del periodismo es de vital importancia para la consolidación de una cultura ciudadana íntegra e incluyente.

S.A.F.: En los comicios del domingo 9 de marzo del año pasado, fue elegida María del Socorro Bustamante como la legisladora de las negritudes, sin ser ella afrodescendiente. Si una persona quiere representarlos en el Congreso de la República, ¿cuáles son las condiciones o características debe tener esta persona y cómo se le otorga ese aval? Y.V.M.: A través de la Fundación ayudé a unos compañeros que están peleando esas curules que son para afrodescendientes en Bogotá. Nosotros al referirnos a los afrodescendientes no especificamos que tiene que ser una persona de piel oscura, porque debido al mestizaje

28

*Estudiante de V semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué. Entrevista realizada en el marco de la asignatura Redacción Periodística l, orientada por el docente Carlos Mauricio Santana.

Yolanda Varona Mina, lideresa Afro Foto: Sergio Andrés Forero.

**Presidenta, desde 2008, de la Fundación para el Desarrollo Integral de la Población Afrocolombiana del Tolima, Fundafrot. Fundación creada desde 2004 y reconocida por el Ministerio del Interior en 2006.

29

ENTRE-VISTA

“Porque somos afrodescendientes, afrocolombianos y afrotolimenses“

Julio-Diciembre 2014. No.5


Revista del Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué

(columna de opinión)

UNA TRAVESÍA CULTURAL SOBRE RUEDAS Una Historia en Bicicleta es un programa en el que el fotógrafo Nicolás Fernández y la comunicadora social y cantante Giselle Ramírez viajan por nueve departamentos alrededor de Colombia en sus “burros de acero”, mostrando aspectos desconocidos de pueblos remotos, personajes e historias. El programa lleva al televidente por una travesía con paisajes inolvidables que muestran personajes de la vida cotidiana de los diferentes ambientes, tanto urbanos como rurales, siendo éste un espacio de construcción de identidades culturales a partir de las significaciones cotidianas de los actores. Ganó el premio India Catalina 2014 a mejor serie documental, y es mencionado por Ómar Rincon en su columna “Los canales más buenos del 2013/ el otro lado”, publicada el 20 de diciembre de 2013 en El Tiempo, como uno de los programas que sobresalen en el canal 13, al que llama “el mejor canal” por ser el más rebuscador e innovador. Este programa construye cultura a partir de su modo de ver la realidad desde la bicicleta como un símbolo de descentralización y multiculturalidad. Según Jesús Martín Barbero (2000) “Sólo es verdaderamente cultural aquella televisión que no se limita a la transmisión de la cultura-ya-hecha sino que trabaja en la creación cultural a partir de sus propios “modos de ver” la vida social, de sus recursos, lenguajes

y potencialidades expresivas” (p.2). El modo de ver la realidad en este programa es desde una bicicleta. Climas, paisajes, personas y miles de percepciones desde la experiencia de recorrer el país en una cicla como símbolo de un viaje para los sentidos, al estar en contacto con la naturaleza, sentir el terreno, los olores y los colores en movimiento. Una historia en bicicleta es también un programa alfabetizador en saberes tanto culturales, construidos desde sus actores a partir de las significaciones otorgadas a su vida cotidiana, como en saberes audiovisuales, mediante el lenguaje de la fotografía, con bellos paisajes capturados de una forma artística a través de la lente en una mezcla de ambientes y cultura. Giselle y Nicolás se consideran viajeros. Cada uno nos muestra lugares de Colombia que muchos no conocíamos, la forma en la que vive la gente, lo que deben hacer para transportarse de un lugar a otro, para ganarse la vida, la forma en que se divierten y en la que viven sus paisajes. En este programa se observa una clara descentralización al salir de las capitales de los principales departamentos del país, dando protagonismo tanto a la periferia y sus actores, como a los paisajes urbanos.

30

Julio-Diciembre 2014. No.5

En este sentido, se logra hacer una conexión entre la Colombia rural y la urbana, con un discurso multicultural que atraviesa trasversalmente todo su contenido. En el recorrido por el Tolima, por ejemplo, desde el centro de Ibagué como un paisaje que mantiene intacta la arquitectura republicana hasta Doima. De la ciudad se pasa a la zona rural, identificando la transición en los terrenos y en el clima, hasta llegar a los arrozales para contarnos cómo es la vida de un arrocero desde la visión del campesino, experimentando con él la forma de trabajar en su tractor, y viajando con él como compañeros en bicicleta, medio de transporte en el que muchos campesinos, como éste, regresan a casa después de un arduo día de trabajo. A través de un recorrido por la zona rural, Giselle transita por la ruta CundinamarcaBoyacá-Casanare-Meta-Guaviare, construyendo su historia a través de la experiencia de niños, adultos y ancianos en lo que ella considera “Dejar atrás la civilización para llegar a la Colombia real”. De Machetá a Tiribita y desde allí a la Represa Chivor en Boyacá, a través de su bitácora, Giselle reflexiona sobre las banalidades de la vida a la que está acostumbrada, que deja atrás junto con las comodidades de las ciudad para encontrarse con otro mundo y con diferentes tipos de feminidad, como la “feminidad guerrera sin límites”. Así, a través de esta travesía en bicicleta, que transita permanentemente entre lo rural y lo urbano, se construye la cultura desde sus actores y no a partir de la cultura ya hecha, experimentando nuevas percepciones y reflexionando sobre la multiculturalidad de un país, haciendo que el monstruo de la televisión que crea hombres “desarraigados del pasado y desilusionados del futuro”, como lo plantea Armando Silva (1995) en Los Fantasmas De Nuestra Televisión, ya no sea el objeto de consumo, donde se muestran las muertes en directo, los actores como las víctimas y la acentuación de las diferencias culturales que hacen ver a el otro como el extraño y el lejano. Una historia en bicicleta es

Por: María Alejandra Reyes Parga*

un ejemplo de programa que busca vencer ese monstruo de la televisión y emprender un viaje hacia una verdadera Colombia construida desde sus actores y no desde el efecto de realidad (Volli, 1995) causado por la televisión comercial. Bibliografía Martín-Barbero, J., Rey, G., Rincón, O. (2000). Televisión pública, cultural, de calidad. Revista Gaceta, 47, 50-61. Volli, U. (1995) “Los juegos de la Imagen. Información Espectáculo”. En Los juegos de la Imagen. Los fantasmas de nuestra televisión. Bogotá: Instituto Italiano de Cultura. Rincón, O. (2013, diciembre 22). Los cinco canales más buenos del año / El otro lado. El Tiempo. Recuperado en http://www.eltiempo.com/entretenimiento/tv/ ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-13312045.html

*Estudiante de décimo semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

31


DOCUMENTALES

RADIO

El eterno retorno

Feria Radial

Ambalema

Juntas

Periodismo ciudadano, Comunicación y Desarrollo, Producción en televisión Octavo semestre

Séptimo semestre

CONSULTORÍA ORGANIZACIONAL

DOCUMENTALES

El agua brilla más que el oro Cajamarca

Periodismo ciudadano, Comunicación y Desarrollo, Producción en televisión Octavo semestre

Fundación Te Deum Fundación La Fe SENA Fundación MAS Cámara de comercio, Ibagué Terminal de transportes Jardín de los abuelos Comité de cafeteros Segundo y séptimo semestre

COMUNICACIÓN

Feria Comunicativa Comunal Barrio Cañaveral Primer semestre

DOCUMENTALES

La pugna: diversidad de género en el conflicto armado DOCUMENTALES

COMUNICADORES SOCIALES Y PERIODISTAS TRABAJANDO

Valle de San Juan, memoria y conflicto armado Valle de San Juan

Periodismo ciudadano, Comunicación y Desarrollo, Producción en televisión Octavo semestre

IBAGUE

Bogotá y Tolima

Periodismo ciudadano, Comunicación y Desarrollo, Producción en televisión Octavo semestre


Revista Entre Nos Otros no 5  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you