Issuu on Google+

C A BA L L E RO S D E C O L Ó N

AGOSTO 2009

COLUMBIA


Las más altas calificaciones durante 34 años consecutivos. Pero ¿y quién lleva la cuenta?

A.M. Best ha calificado a Seguros Caballeros de Colón como A++ (Superior) durante 34 años consecutivos. Standard & Poors nos ha calificado como AAA (Extremadamente Fuerte) durante 17 años consecutivos. Y hemos sido certificados por la Insurance Marketplace Standards Association por nuestras prácticas comerciales éticas y honradas, una vez más.

Seguros. Confiables. Presentes cuando más se necesitan. Así son los seguros de Caballeros de Colón. Para aprovechar su estabilidad y solidez, visite kofc.org y entre a “Encontrar un agente,” o llame al 800-345-5632.

U N B E N E F I C I O F R AT E R N A L

SEGUROS DE VIDA

SEGURO DE CUIDADO A LARGO PLAZO

A++ (Superior) A.M. Best

ANUALIDADES

AAA (Extremadamente Fuerte) Standard & Poor’s

Certificados por IMSA


C A BA L L E RO S D E C O L Ó N AGOSTO 2009

VOLUMEN 89

NÚMERO 8

COLUMBIA ARTículOS

8 Obras de Misericordia Por medio de su servicio social y sus obras caritativas, la Iglesia cumple con su misión de servir a los necesitados. POR ANDREW Y REBECCA SICREE

14 Servicios de salud católicos: una vocación de amor Como líder en el progreso de los servicios de salud, la Iglesia Católica participa en el ministerio de curación de Cristo POR AMBER DOLLE

20 Caridad Mundial Las organizaciones católicas desempeñan un papel determinante en la labor caritativa a nivel mundial POR SCOTT ALESSI

22 La educación católica en Estados Unidos Históricamente la Iglesia ha promovido que se cultive el conocimiento y la fe POR JOSEPH O’BRIEN

PAINTING: St. Lawrence Giving Alms, by Enrico Pollastrini (1817-1876)/© DeA Picture Library/Art Resource, NY

29 La Lucha por la Libertad Caballeros de Colón y la Iglesia Católica de Norteamérica han luchado incansablemente por la libertad religiosa POR ANDREW WALTHER

San Lorenzo, diácono y mártir del siglo III, aparece dando limosna con una mano y sujetando un crucifijo con la otra. Su fiesta se celebra el 10 de agosto.

D E PA RTA M E N T O S 3

Construyendo un mundo mejor

6

La nueva carta encíclica del Papa ilumina los grandes mandamientos de amor.

11

Aprender sobre la fe, Viver la fe Instituidas por Cristo, la jerarquía y la estructura visible de la Iglesia son parte del plan de Dios. PORELOBISPOWILLIAME. LORI, CAPELLÁNSUPREMO ADEMÁS El Hombre católico del mes

Los Grados Colombino

Padres para Siempre

33

Construyendo un mundo mejor un consejo a la vez.

34

Mantenga viva la fe

Cinco pasos para una mejor vida (eterna)

POR CARL A. ANDERSON, CABALLERO SUPREMO

4

Noticias de los Caballeros de 32 Colón

POR EL PADRE LARRY RICHARDS

13

del

Ideal

El Año Sacerdotal El Padre McGivney y el llamado para ayudar a los necesitados POR EL PADRE DOMINICO PETER JOHN CAMERON

AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦ 1


La Caridad, el Hombre y la Sociedad LA MAYORÍA DE LOS CABALLEROS de Colón sabe que caridad, unidad y fraternidad fueron los principios que se eligieron para fundar la Orden en 1882. Sin embargo, pueden preguntarse por qué los eligieron. Algunos quizás pensarán que fue de manera arbitraria, entre las innumerables virtudes, o que no son más que sentimientos o ideales positivos que algunos deciden adoptar y otros no. Sin embargo, al reflexionarlo más detenidamente, vemos que las virtudes colombinas pertenecen a las verdades fundamentales sobre el origen, el destino y el papel del hombre en el mundo. El Papa Benedicto XVI lo resume de manera maravillosa en su última encíclica, Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad), cuando analiza una idea clave que él llama “la lógica del don”. El Papa escribe lo siguiente: “La unidad del género humano, la comunión fraterna más allá de toda división, nace de la palabra de Dios-Amor que nos convoca” (34) En otras palabras, el propio fundamento de nuestra identidad — como individuos y como sociedad — reside en el hecho de que recibimos nuestra existencia de Dios y hemos sido creados a semejanza de Él. En cambio, observa el Papa Benedicto XVI, “A veces, el hombre moderno tiene la errónea convicción de ser el único autor de sí mismo, de su vida y de la sociedad.” (ibid) De hecho, el mundo moderno ha heredado la idea falsa de que la sociedad, la religión y la familia son instituciones voluntarias, y no naturales. Esta concepción fue perpetuada por los influyentes pensadores del siglo XVII Thomas Hobbes y John Locke, quienes imaginaron al hombre primero como un individuo que concluye un contrato social por miedo a la injusticia o la incomodidad. Pero ésta nunca ha sido la concepción de la Iglesia sobre el papel del hombre en la sociedad.

2 ♦ COLUMBIA ♦

AGOSTO 2009

Incluso varios siglos antes del cristianismo, en su libro La Política, Aristóteles escribió esta frase famosa “el hombre es por naturaleza un animal político”. El don de la vida y la unidad de la raza humana encuentran su expresión natural en la sociedad, cuya célula básica no es el individuo, sino la familia. De esta forma, las tres virtudes primordiales de la Orden no están desvinculadas del Cuarto Grado — el patriotismo — que consiste en el servicio generoso hacia su país y el bien común. Este número especial de Columbia celebra las aportaciones de la Iglesia Católica a la sociedad contemporánea, y como tal, conviene recordar lo que hace única la labor de la Iglesia. Con Cristo llegó la revelación del Padre y el Espíritu Santo, iluminando el origen y destino sobrenaturales de las relaciones naturales del hombre. Así, además de reconocer el llamado a la caridad, unidad y fraternidad como algo esencial para nuestra calidad humana, el creyente encuentra una expresión nueva y definitiva de este llamado en el mensaje del Evangelio. Cualquiera que sea la forma del servicio de la Iglesia, entonces, su significado debe ser una manifestación de la “caridad en la verdad”. ALTON J. PELOWSKI SUBDIRECTOR

COLUMBIA PUBLICADOR Caballeros de Colón ________ FUNCIONARIOS SUPREMOS CABALLERO SUPREMO Carl A. Anderson CAPELLÁN SUPREMO Mons. William E. Lori, S.T.D. DIPUTADO CABALLERO SUPREMO Dennis A. Savoie SECRETARIO SUPREMO Donald R. Kehoe TESORERO SUPREMO John “Jack” W. O’Reilly Jr. ABOGADO SUPREMO John A. Marrella ________ EDITORIAL SUBDIRECTOR Alton J. Pelowski alton.pelowski@kofc.org DIRECTOR ASOCIADO Patrick Scalisi patrick.scalisi@kofc.org TRADUCTORES Centro Angloamericano de Cuernavaca S.C. DESIGN Lee Rader

El Padre Michael J. McGivney (1852-90) — Apóstol de los jóvenes, protector de la vida familiar cristiana y fundador de los Caballeros de Colón, intercede por nosotros. ________ EN CONTACTO CON NOSOTROS CORREO REGULAR: COLUMBIA

1 Columbus Plaza New Haven, CT 06510-3326 TELÉFONO: 203.452.4398 FAX 203.452.4109 E-MAIL columbia@kofc.org LA PÁGINA DE INTERNET: www.kofc.org DPTO. DE ATENCIÓN AL CLIENTE: 1.800.380.9995 ________ ¿SE MUDA? Notifique a su Consejo local. Envíe su nueva dirección a: Caballeros de Colón, Dpto. de Registro de Miembros, PO Box 1670 New Haven, CT 06507-0901 ________ Copyright © 2009 All rights reserved ________ EN LA PORTADA El Arzobispo Alfred C. Hughes de Nueva Orleans toma la mano de una de las pacientes de una residencia católica cuando ella, junto con otros evacuados, regresaron tras el huracán Gustav en 2008.

COVER: Frank Methe, Clarion Herald

E D I TO R I A L


C O N building S T RU Y E N DaO better U N M Uworld NDO MEJOR

La Verdadera Caridad La nueva carta encíclica del Papa ilumina los grandes mandamientos de amor. por Carl A. Anderson La encíclica reciente del Papa Benedicto puede ser simplemente la de amasar XVI, Caritas in Veritate (La Caridad en la Ver- tanta riqueza como podamos. Más dad), debe servir como recordatorio de bien, nuestras acciones deben reflejar la la importancia del primer principio de realidad de nuestra relación familiar nuestra Orden. con nuestro prójimo, y debemos evaEn su introducción a la encíclica, el luar la forma en que todo lo que hacePapa escribe “La caridad es la vía maes- mos afecta a otros. De hecho, ser tra de la doctrina social de la Iglesia”. cristiano significa ser un hombre o una Luego especifica que la nuestra debe ser mujer para otros. encamina hacia la negación y la supreuna verdadera caridad. “Sin verdad, dice, Éste es el hermoso mensaje de la sión de la vida, acaba por no encontrar la caridad cae en mero sentimenta- encíclica. la motivación y la energía necesaria lismo.” Por otro lado, “vivir la caridad Por desgracia, no todos se centrarán para esforzarse en el servicio del veren la verdad lleva a comprender que la en este mensaje. Algunos tratarán de ver dadero bien del hombre. Si se pierde adhesión a los valores del cristianismo la encíclica como un documento la sensibilidad personal y social para no es sólo un elemento útil, sino indis- político, como un respaldo de sus pre- acoger una nueva vida, también se pensable para la construcción de ferencias o de su filosofía en materia de marchitan otras formas de acogida una buena sociedad y un verdadero de- política. Pero se perderán lo impor- provechosas para la vida social” (28, sarrollo humano integral.” tante. Como lo afirma el propio docuénfasis del original). Podríamos ver a la luz de esto Además, el Santo Padre señaló la Oración del Señor, que proque la libertad religiosa es tamDebemos evaluar la forma en nunciamos con frecuencia. El bién un componente clave para el que todo lo que hacemos afecta desarrollo. Escribió “La religión Papa Benedicto XVI cita las dos primeras palabras — “Padre a otros. De hecho, ser cristiano cristiana y las otras religiones Nuestro” — al final de su pueden contribuir al desarrollo significa ser un hombre o una encíclica. Si las tomamos en serio, solamente si Dios tiene un lugar en la entonces debemos darnos cuenta esfera pública, con específica refemujer para otros. de que todos nosotros somos rencia a la dimensión cultural, somiembros de una misma familia. cial, económica y, en particular, Desde esta perspectiva, nos resulta mento, “La Iglesia no tiene soluciones política.” (56, énfasis del original) más fácil ver cómo pueden re- técnicas que ofrecer y no pretende ‘de En este número de Columbia, explosumirse la ley y los profetas en los ninguna manera mezclarse en la ramos la aportación de la Iglesia en las dos grandes mandamientos de política de los Estados’. No obstante, áreas de la salud, el servicio social, la Cristo: amar a Dios de manera total tiene una misión de verdad que educación y la libertad religiosa. El éxito y al prójimo como a sí mismo (ver cumplir” (9). de cada una de estas empresas ha sido Mt. 22, 37-40). Así podemos hablar La cuestión no es si esta encíclica va- resultado del compromiso de personas de “caritas in veritate”. lida nuestro punto de vista, sino cómo católicas con la caridad en la verdad. Cuando comprendemos que todos puede ayudarnos a crecer en nuestra fe Honremos su legado, así como el llasomos miembros de la misma familia como hijos de Dios y miembros de la mado del Papa, renovando nuestro humana y aceptamos estos dos man- familia humana. Todos los seres hu- compromiso también con la verdadera damientos, entonces ya no podemos manos, incluyendo los nonatos, forman caridad. preguntar como Caín “¿Acaso yo soy el parte de esta familia. El Papa lo expresó ¡Vivat Jesus! guardián de mi hermano?” (Gen 4, 9). muy claramente en su encíclica: “La Por el contrario, debemos darnos apertura a la vida está en el centro del ver- CARL A. ANDERSON cuenta de que nuestra libertad no dadero desarrollo. Cuando una sociedad se CABALLERO SUPREMO

AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦ 3


APRENDER SOBRE LA FE, VIVIR LA FE

Los Fieles Cristianos Instituidas por Cristo, la jerarquía y la estructura visible de la Iglesia son parte del plan de Dios. por el Obispo William E. Lori EN LAS COMPAÑÍAS, la estructura organizada está diseñada para reforzar la unidad y alentar el trabajo en equipo. De la misma forma, los miembros de una familia unida tienen papeles diversos, que son complementarios y contribuyen a la unidad de la familia y al bien común. Algo parecido puede decirse de la estructura visible de Iglesia, que tiene su origen en Cristo. San Pablo nos enseñó a ver cómo las diferentes vocaciones, ministerios y dones del Espíritu Santo trabajan juntos en el amor para construir el Cuerpo de Cristo. Estas vocaciones existen para la unidad y el bien común de la familia de Dios. Los miembros de la Iglesia, llamados “los fieles cristianos” son aquellos que han sido incorporados a Cristo por el bautismo y que por lo tanto forman parte del “Pueblo de Dios”, frase que tiene sus raíces en la noción del pueblo elegido del Antiguo Testamento. Cumpliendo con las promesas de Dios, Cristo estableció una alianza nueva y definitiva en su sangre. Los bautizados participan del sacrificio de amor de Cristo y son llamados a proclamar y vivir la verdad del Evangelio. Este llamado a la santidad es universal. Hablamos, por lo tanto, de “una verdadera igualdad en su dignidad de hijos de Dios.” (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 177).

La entrega 18 del programa de formación en la fe del Capellán Supremo Obispo William E. Lori analiza las preguntas 177-193 del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. Los artículos anteriores pueden encontrarse en www.kofc.org.

4 ♦ COLUMBIA ♦

AGOSTO 2009

LAS SANTAS ÓRDENES Entre las diferentes vocaciones, “por institución divina, hay ministros sagrados , que han recibido el sacramento del Orden y forman la jerarquía de la Iglesia” (178). Estos ministros ordenados incluyen a los obispos, los sacerdotes y los diáconos. Cristo instituyó la jerarquía de la Iglesia para cuidar a su pueblo con verdad y amor. Él eligió, llamó y formó a los Apóstoles. Sobre todo, Jesús les envió al Espíritu Santo y les ordenó apacentar a su rebaño. Al ejercer su ministerio, los obispos y sacerdotes hablan y actúan en la propia persona de Cristo, para alimentar al pueblo de Cristo con su propia vida divina. Los diáconos sirven al pueblo de Dios predicando y enseñando la Palabra, asistiendo en la liturgia de la Iglesia, y sobre todo por la caridad, en especial, al servicio de los pobres y los necesitados (179). Como sucesores de los Apóstoles, los obispos son llamados a servir en la unidad de la fe y el amor como parte del colegio mundial de obispos en comunión con el Santo Padre. Los sacerdotes son los colaboradores más cercanos de los obispos. Ejercen su sacerdocio como parte del “presbiterato” de una diócesis, unidos con todos los sacerdotes “en comunión con su propio obispo y bajo su guía” (180). Recordamos que Jesús nombró a San Pedro cabeza de los Apóstoles. Sus sucesores, los papas de todos los tiempos, constituyen “el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia.” (182). Como Vicario de Cristo y cabeza del colegio de obispos, el papa manifiesta, encarna y promueve la unidad que el Señor deseó para sus seguidores. El papa es el pastor supremo del pueblo de Dios y por voluntad de Dios ejerce “la potestad plena, suprema, inmediata y universal” sobre

toda la Iglesia (ibid). El colegio de obispos, siempre en unión con el papa, “ejerce también él la potestad suprema y plena sobre la Iglesia.” (183). Cada diócesis es una manifestación local de la Iglesia universal, y el obispo diocesano gobierna para el bien de la Iglesia en general, Así, la Iglesia es como las partes interconectadas de un mismo organismo vivo. EL MAGISTERIO En unión con el Santo Padre, los obispos ejercen una función triple: enseñar, santificar y gobernar. Con la enseñanza, junto con los sacerdotes, los obispos conducen al pueblo a la fe explícita, los sacramentos y la obediencia al mandamiento de amor de Cristo. Los bautizados, por su parte, han recibido del Espíritu Santo un sentido sobrenatural de la fe, que los ayuda a aceptar y vivir la fe según lo indica el Magisterio, que es el organismo vivo de enseñanza de la Iglesia (184). El Magisterio es el encargado de interpretar de manera auténtica la Palabra de Dios en las Escrituras y la Tradición, y sirve para garantizar la transmisión de la fe de los Apóstoles. En ocasiones, esta función de enseñanza se ejerce de manera infalible, como cuando el papa y el colegio de obispos proclaman con acto definitivo una doctrina relacionada con la fe o la moral. Los fieles deben aceptar estas enseñanzas con la obediencia de la fe (185). Aun cuando las doctrinas no sean proclamadas con acto definitivo, deben aceptarse “con religiosa sumisión del es-


píritu” (ver Lumen Gentium, 25). Es importante que reflexionemos sobre este aspecto de las enseñanzas de la Iglesia, pues vivimos en una época en la que muchas personas disienten despreocupadamente de lo que enseña y cree la Iglesia. EL LAICADO Y LA CONSAGRACIÓN La mayoría de los miembros de la Iglesia pertenecen al laicado, término que proviene de la palabra griega que significa “pueblo”. Mientras que los miembros del laicado comparten la vida pastoral de la Iglesia, su vocación principal es promover el crecimiento del reino de Dios en este mundo, aun

I Nholy T E N C Ifather’s ONES DEL

cuando pensemos llenos de esperanza en la vida eterna. Con una razón iluminada por la fe, buscan construir una civilización del amor según el plan de Dios (Compendio, 188). El laicado también participa de la función sacerdotal, profética y regia de Cristo. A menudo esto se realiza cuando los padres educan a sus hijos en la fe mediante el testimonio discreto pero efectivo de una vida de santidad en el hogar y en el trabajo. Finalmente, aunque definitivamente no en último lugar, se encuentran los fieles, tanto ordenados como laicos, que son llamados a dedicarse a la vida consagrada (“religiosa”). Estos hombres y mujeres hacen votos y dedican su vida a

Dios por los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia. A menudo viven en comunidad, portan alguna vestimenta distintiva (hábito) y persiguen un apostolado común, como la enseñanza, el cuidado de la salud, el servicio a los pobres o una vida de oración contemplativa. Por su forma de vida, los fieles consagrados anuncian la perfección del amor que nos espera en el cielo. Conducen a todos los miembros de la Iglesia a una mayor santidad y dedicación a Cristo y su misión (Compendio, 192-193). POR EL OBISPO WILLIAM E. LORI CAPELLÁN SUPREMO

E L building H O M B R E CaAT better Ó L I C O world DEL MES

S A N TO PA D R E

PHOTOGRAPH OF POPE: CNS photo/Tony Gentile, Reuters

ILLUSSTRATION: Detail of Saint-Jean Eudes (1955), by Claude T. Picard

Ofrecidas en solidaridad con el Papa Benedicto XVI GENERAL Que la opinión pública se solidarice con los millones de desplazados y refugiados, y urja soluciones concretas para su tragedia. MISIONAL Que los países donde se persigue y discrimina a los cristianos reconozcan los derechos humanos y permitan la libre profesión de la fe.

San Juan Eudes (1601-1680) Día festivo: 19 de agosto San Juan Eudes nació en una familia de granjeros en la región de Normandía en el norte de Francia. Desde temprana edad mostró signos de santidad e incluso hizo votos de castidad a los 14 años. Eudes se unió a los oratorianos a los 21 años y fue ordenado sacerdote a los 24. Los primeros años de su vida sacerdotal los dedicó a servir a las víctimas de la peste y llevó el Evangelio a las desconsoladas mujeres que habían caído en la inmoralidad. Después de que una devota mujer lo acusó de tener una piedad vana, Eudes estableció un albergue y una comunidad religiosa para prostitutas convertidas. En 1643, Eudes fundó la Congregación de Jesús y María, comúnmente conocida como Eudistas. Los sacerdotes de la congregación no hacían votos religiosos pero se esforzaban por hacer más eficiente al clero diocesano desde dentro. Con este fin, mejoraron la formación de los sacerdotes así como de los laicos, mediante seminarios y misiones parroquiales. Entre 1653 y 1670, Eudes estableció seminarios en cuatro de las principales ciudades francesas. Durante su vida, también

predicó 110 misiones, lo que no es una proeza menor si se considera que una misión podía durar hasta 10 semanas. Las predicaciones y los escritos de Eudes se caracterizaban especialmente por la devoción al corazón de Jesús y María. Escribió liturgias para la celebración de dichas fiestas así como devocionarios. Creía firmemente que Jesús es la fuente y el centro de la santidad y que imitar a Cristo debía penetrar en las dimensiones más profundas del corazón. “El cuidado y ocupación principal de todo bautizado consiste en formar y establecer a Jesús dentro de nosotros, en hacer que allí viva y reine su espíritu, su devoción, sus afectos, sus deseos y su disposición”, insistía Eudes. El testimonio de San Juan Eudes nos lleva de regreso a nuestro principal propósito y al corazón de Jesús. Hoy, al resonar su enérgico llamado para que mantengamos a Cristo como centro, escuchemos y respondamos.

AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦ 5


N OT I C I A S D E LO S C A BA L L E RO S D E C O L Ó N

La Orden celebra el ‘Año del Voluntario’ y el ‘Año Sacerdotal’ EL AÑO FRATERNAL 2009-10 será para cambiar los corazones, las mentes y la cultura, dijo el Caballero Supremo Carl A. Anderson, dirigiéndose a los diputados de estado nuevos o renovados durante su reunión anual en New Haven, Conn., del 11 al 14 de junio. En su discurso inaugural, Anderson subrayó los logros de la Orden durante el año pasado y definió su rumbo para el año que inicia. Alabó especialmente a los miembros por establecer una marca histórica en horas de trabajo voluntario y donaciones caritativas (ver artículo página 12). Al analizar la iniciativa de Caballeros para el “Año del Voluntario”, Anderson señaló la amplia presencia de la Orden, así como su historial de respuesta ante las crisis. “Somos la organización sobresaliente que puede encabezar esta acción”, dijo. “Tenemos la red, los recursos que han hecho una aportación enorme, y tenemos la oportunidad de contribuir aun más en un momento en que nuestras comunidades lo necesitan.” ‘UN GRAN BENEFICIO FRATERNAL’ El Caballero Supremo también alabó a la Orden por su continua solidez como empresa de seguros. Al llamar a Seguros de Caballeros de Colón un “gran beneficio fraternal”, dijo que entre los cientos de aseguradoras de Estados Unidos, la de Caballeros se encuentra entre las únicas cuatro que han recibido tanto una certificación de Insurance Marketplace Standards Association como las calificaciones más elevadas de Standard & Poor’s y A.M. Best. Finalmente, animó a los delegados a colaborar estrechamente con los agentes generales y de ventas, quienes están comprometidos con la Orden y son un punto positivo para el crecimiento de la membresía. ‘EL BRAZO DERECHO FUERTE DE LOS PÁRROCOS’ Además de que 2009 es el “Año del Voluntario” de Caballeros, el Papa Benedicto XVI también ha inaugurado el “Año Sacerdotal” que comenzó el 19 de junio. “La Iglesia crece o se empequeñece según la vitalidad de la vida parroquial”, dijo Anderson. “Así que si hemos de ser el brazo derecho fuerte de la Iglesia, también debemos ser el brazo derecho fuerte de nuestros párrocos.” Los Caballeros deben estar presentes en cada parroquia, añadió el Caballero Supremo, y también apoyar a los seminaristas dentro de sus jurisdicciones. “Los conmino [a] relacionar a Caballeros de Colón con cada uno de los futuros sacerdotes de nuestros países”, dijo. Finalmente, el Año Sacerdotal es una oportunidad para incrementar la conciencia sobre la canonización del Venerable

6 ♦ COLUMBIA ♦

AGOSTO 2009

El Caballero Supremo Carl A. Anderson se dirige a los diputados de estado durante su reunión organizativa en New Haven, Conn., el 12 de junio.

Michael McGivney. “Su testimonio, su virtud, es una aportación a la Iglesia universal,” dijo Anderson sobre el fundador de la Orden, insistiendo en que el ejemplo del Padre McGivney no es solo para los Caballeros. ‘DEBEMOS CAMBIAR LOS CORAZONES’ Una parte importante del discurso del Caballero Supremo estuvo dedicada a la participación de la Orden en los asuntos sociales clave. Aunque las encuesta muestran que cada vez hay menos personas a favor del aborto sin restricciones, “no basta con cambiar las mentes”, dijo Anderson. “Debemos cambiar los corazones, debemos cambiar la cultura.” Añadió que se sintió reconfortado cuando, durante la Convención Suprema del año pasado, los delegados votaron por unanimidad para establecer un Fondo para la Cultura de la Vida. La donación subsiguiente de aparatos de ultrasonido por parte de la Orden a los centros de atención de mujeres embarazadas es un ejemplo tangible de la forma en que los Caballeros pueden transformar la cultura. Además de defender la dignidad de la vida, los Caballeros no pueden “hacerse a un lado” cuando se trata de defender el matrimonio, dijo Anderson, honrando a cada uno de los diputados de estado que se han encontrado en la vanguardia de esta lucha. “Vamos a construir una cultura mejor”, concluyó Anderson, y tendremos que mostrar “valentía para defender la vida y el matrimonio.”♦


la

PRÁCTICA de la ‘CARIDAD en la VERDAD’

El Papa Benedicto XVI firma un ejemplar de su encíclica Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad) en el Vaticano el 6 de julio.

nspirada por la fe y reconociendo las verdades más profundas

PHOTOGRAPH; CNS photo/L’Osservatore Romano via Catholic Press Photo

Idel ser humano, históricamente la Iglesia ha estado a la van-

guardia de la atención de una miríada de necesidades humanas en Estados Unidos y el mundo entero. Las aportaciones de la comunidad católica han sido trascendentales, por ejemplo, para el desarrollo de los sistemas educativos y de salud, innumerables programas caritativos y la promoción de los derechos y la dignidad del ser humano. El Papa Benedicto XVI explicó en su primera encíclica, Deus Caritas Est (Dios es Amor), que la misión de la Iglesia es la del Buen Samaritano: un corazón que “ve dónde se necesita amor y actúa en consecuencia.” (31) En su encíclica más reciente, Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad), el Papa señala también que “toda la Iglesia, en todo su ser y obrar, cuando anuncia, celebra y actúa en la caridad, tiende a promover el desarrollo integral del hombre” (11, énfasis del original). En las páginas siguientes, Columbia examina algunas de las muchas formas en las que la Iglesia practica la caridad en la verdad y se esfuerza por construir una civilización del amor.♦

AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦ 7


8 ♦ COLUMBIA ♦

AGOSTO 2009


OBRAS de

MISERICORDIA Por medio de su servicio social y sus obras caritativas, la Iglesia cumple con su misión de servir a los necesitados.

por Andrew y Rebecca Sicree ay problemas de todas dimensiones, y por medio de la Iglesia, los católicos están

Hcapacitados para enfrentar casi cualquier forma de dificultad: Una madre soltera

PHOTOGRAPH: Thomas Upshur

tiene dificultades para pagar la renta y comprar ropa para su bebé; un refugiado llega de su país desgarrado por la guerra, solo y abrumado; o una anciana vive año tras año en un asilo sin un solo visitante, sin una llamada ni una tarjeta. En estos y muchos otros casos, las organizaciones y las personas católicas intervienen para seguir a Cristo en la realización de las obras de misericordia corporales: dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, dar posada al peregrino, visitar a los enfermos, asistir al preso y sepultar a los muertos. Tan solo en Estados Unidos, el alcance de la labor caritativa de la Iglesia es extraordinario, Catholic Charities USA (CCUSA) es una organización con miembros a nivel nacional que representa diversos programas de Caridades Católicas en más de 170 diócesis de todo el país. Más de 300,000 personas, las tres cuartas partes de las cuales son voluntarias, trabajan con la organización, que celebrará sus cien años de existencia en 2010. Unas 8 millones de personas recibieron ayuda de Caridades Católicas en 2008. Esto no incluye las obras de otras organizaciones católicas, como la Sociedad de San Vicente de Paul, ni las parroquias católicas, ni tampoco las comunidades y familias religiosas. AMA A TU PRÓJIMO Sin embargo, no es la magnitud de la labor caritativa de la Iglesia lo que la hace única. Más bien, es que en el corazón mismo de la labor de la Iglesia se encuentra el mandamiento evangélico de amar al prójimo y el reconocimiento de que toda persona está hecha a imagen y semejanza de Dios. Jesús nos advierte que en el Juicio Final se nos dirá “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. (Mt 25, 40). Por lo tanto, la caridad no es optativa, sino que es inseparable del llamado bautismal

El Hermano Franciscano de la Renovación Padre Pío María Hoffman (der.) atiende a los hombres en el Refugio Padre Pío del Bronx, N.Y.

AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦ 9


PARA ATENDER LAS NECESIDADES INDIVIDUALES La Sociedad de San Vicente de Paúl, que es probablemente la sociedad caritativa más conocida de Estados Unidos, se basa en conferencias de nivel local. Aunque sus tiendas de segunda mano generan millones para sus obras benéficas, — sin contar con la ropa y los bienes que entregan a los pobres — menos del una de cada diez de las más de 4,700 conferencias de San Vicente de Paúl en todo el país opera una tienda. Sus fondos provienen todos de las colectas de las parroquias y los cepillos para ofrendas. La sociedad donó a los pobres más de $573 millones de dólares en bienes

Los vicentinos crecen en santidad al tiempo que ayudan a su prójimo

y servicios durante 2008. A pesar de este dato impresionante, Mike Syslo, director ejecutivo asociado del Consejo Nacional de San Vicente de Paúl, explica que la sociedad es ante todo una organización espiritual, que ayuda a sus miembros a crecer en santidad al proporcionarles la forma de ayudar caritativamente a quienes lo necesitan. A diferencia de la mayoría de las organizaciones de beneficencia, que se

Un voluntario recoge fresas en una instalación de la Sociedad de San Vicente de Paul en Phoenix. de cada uno y de la naturaleza misma de la Iglesia. Este énfasis es la diferencia entre la labor caritativa cristiana y los programas oficiales. “El acto real de dar un plato de sopa a una persona hambrienta puede ser el mismo, pero la motivación, la dignidad y el respeto con el que se lo dan son diferentes,” explicó Patricia Hvisdston, vicepresidente de comunicaciones de CCUSA. “Somos ‘Caridades Católicas’ no ‘caridades para católicos’, añadió Hvidston. “Atendemos a todos con base en su dignidad humana, como lo enseña la Iglesia. Tenemos la obligación moral de hacerlo.” De hecho, el Papa Benedicto XVI, en su primera encíclica Deus Caritas Est (Dios es Amor) dejó bien claro que la labor caritativa de la Iglesia no es solo una forma más de asistencia social. Más bien “Cuantos trabajan en las instituciones caritativas de la Iglesia deben distinguirse por no limitarse a realizar con destreza lo más conveniente en cada momento, sino por su dedicación al otro con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su riqueza de humanidad.” Por esta razón, dijo el Papa, “Un primer requisito fundamental es la competencia profesional, pero por sí sola no basta.” (31) Las órdenes religiosas realizan en gran media la misma labor caritativa que las demás organizaciones católicas, pero contribuyen con un carisma especial a su labor gracias a sus votos religiosos y su vida comunitaria. El Hermano Franciscano de la Renovación, Padre Pío María Hoffman, vive cerca del Hogar Padre Pío que dirige en el Bronx, N.Y. “La Iglesia opta por los pobres. Los franciscanos optan por ser pobres”, bromeó el Padre Hoffman. “Este refugio es mucho mejor que 10 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

rigen por programas, la Sociedad de San Vicente de Paúl sencillamente se centra en las necesidades de cada persona. “Lo normal es que la actuación de las organizaciones se vea definida por su límite presupuestal. El gobierno federal requiere que traten a todos de la misma manera,” explicó Syslo. “Dentro de una organización privada como San Vicente de Paúl, podemos tomar decisiones sobre casos particulares,” prosiguió. “Esto es lo que queremos lograr: Adaptar nuestra labor caritativa a las necesidades de cada uno. Es parte de nuestra regla: Ninguna obra de caridad es ajena a la sociedad.”

el lugar donde vivo.Yo duermo en un saco de dormir en el suelo. Cuando los hombres que vienen aquí se dan cuenta de esto, cambia su modo de percibir las cosas.” El Padre Richard Roemer, otro franciscano que dirige la Residencia St. Anthony para la Renovación que se encuentra cruzando la calle, se muestra de acuerdo. “Los huéspedes forman una pequeña comunidad aquí. Nuestra hermandad como franciscanos es el fundamento de su hermandad en el refugio”, dijo. “Uno aprende las bases del perdón y la comunicación. Los religiosos son llamados a ser expertos en comunión.” UN SERVICIO EFECTIVO La estructura de la Iglesia, así como la motivación de su labor, es un modelo eficiente para ayudar a los necesitados. Piense en el hecho de que durante el año que terminará en octubre de 2009, los Servicios para Inmigrantes y Refugiados (MRS, por su siglas en inglés) de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) habrán reubicado a unos 20,00 refugiados, más de la cuarta parte de todos los que llegan, además de ayudar a las víctimas extranjeras del tráfico de seres humanos. Todd Scribner, coordinador de extensión educativa de MRS, señala que la Iglesia está mejor organizada para enfrentar los problemas nacionales que otras agencias, “La misión y visión de la Iglesia están respaldadas por su estructura institucional: su sistema de parroquias, sus diócesis, órdenes religiosas y organizaciones no lucrativas”, dijo. “Su capacidad institucional es más diversificada y amplia que la de otras agencias de reubicación.” De hecho, MRS no solo reubica a más refugiados que ninguna otra agencia, sino más que ningún otro país, exceptuando Canadá.


PHOTOGRAPH: CNS photo/Theresa Laurence, Tennessee Register

Un anciano refugiado de Somalia trabaja en un jardín comunitario de la Iglesia Holy Name de Nashville, Tenn., al tiempo que un representante de los Servicios para Inmigrantes y Refugiados de Caridades Católicas ayuda a un refugiado recién llegado a plantar lechugas. Al Barber, director de Caridades Católicas de Fairfield County, Conn., dijo que la Iglesia también es un buen modelo para los contribuyentes. A pesar de que Caridades Católicas actúa como el brazo caritativo de cada diócesis, lo sorprendente es que solo el 4% de su presupuesto operativo proviene del apoyo diocesano. El ingreso gubernamental, en cambio, es de 65% en promedio. “Constituimos un proveedor de servicios de bajo costo”, explicó Barber, quien es miembro del Consejo Father John H. Stapleton 2287 de New Canaan. “Podemos proporcionar servicios de manera más eficiente que otros. La gente cree en lo que hacemos.” Kurt Bartley, director de Caridades Católicas de Denver y miembro del Consejo Ave Maria 7880 de Parker, Colo., explicó también que es más fácil que las grandes instituciones administren los programas de beneficencia con gastos fijos elevados. “Se necesitan construcciones para los refugios y maestros certificados para el programa Head Start,”, dijo. La documentación necesaria para las subvenciones gubernamentales o los programas de energía corporativa resulta menos pesada a nivel diocesano de lo que sería para cada una de las diócesis. Esta forma de operar permitió que Caridades Católicas de Denver abriera el hogar Samaritan House. Este hogar está atendido por frailes capuchinos, y es uno de los

EL CENTRO DE LA NECESIDAD Merton Center proporciona una amplia gama de servicios sociales Al Barber, director de Caridades Católicas en Fairfield, Conn., considera que el Centro Merton Thomas de Bridgeport es un programa modelo. Situado en el sitio donde estuvo la Iglesia de St. Joseph, una parroquia polaca-alemana que cerró hace 20 años, su campus aloja ahora un comedor benéfico, un banco de alimentos, un centro familiar, una clínica médica y unidades habitacionales subsidiadas, tanto para individuos como para familias. Existe incluso un fondo para pagar la educación en escuelas católicas de los niños protegidos por el programa. Los huéspedes que asisten al comedor toman sus alimentos rodeados por los vitrales de la antigua nave de la iglesia. A pesar de todos los servicios sociales que ofrece, Merton Center tiene una filosofía diferente de la de la mayoría de las agencias de atención. “A menudo, los trabajadores sociales se ven limitados por lo que la fundación o su contrato los obliga a hacer,” explicó Grasso. “Quieren arreglar a todo el mundo. En Merton Center funcionamos con una filosofía católica: Queremos ayudar a todos, pero atendemos a la gente en la situación en que se encuentra.”

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 11


EL DR. ANDREW SICREE y su esposa, Rebecca, escriben desde Boalsburg, Pa., donde viven con sus 10 hijos. Dr. Sicree es miembro del Consejo Father O’Hanlon 4678 de Sate Collage.

La Parroquia San Vicente de Paul en Andover, Kan., donó $55,000 dólares y trabajo voluntario para ayudar a construir un hogar en Wichita, por medio de la organización de Hábitat para la Humanidad Internacional.

primeros refugios de las Montañas Rocosas que no es solo una bodega adaptada, sino un edificio especialmente diseñado como refugio. Bartley señaló que cada una de las personas que allí sirven lo hace “envuelta en el amor de Cristo”. TODO TIPO DE BUENAS OBRAS Hay problemas que afectan a personas que no se encuentran en la misma área geográfica. Algunas organizaciones caritativas católicas privadas se especializan en ayudar a personas que tienen problemas específicos y se encuentran en todo el país. Por ejemplo, la Sociedad Calix ayuda a los alcohólicos en recuperación a renovar su vida espiritual por medio de los sacramentos. La red Coming Home Network (CHN) apoya a los ministros protestantes y sus familias que ponen en riesgo su medio de vida al convertirse al catolicismo. Además, no toda la labor caritativa de la Iglesia es realizada por organizaciones caritativas. Los niños católicos recolectan alimentos durante las campañas de Thanksgiving; grupos de jóvenes y adultos viajan en las misiones de Hábitat para la Humanidad y son voluntarios durante las Olimpiadas Especiales; los comités provida auspician baby showers para las jóvenes madres que requieren ayuda. Este tipo de actividades forma parte de la Iglesia tanto como las obras de beneficencia oficiales. Al atender las diversas necesidades del mundo, la Iglesia practica el principio de subsidiaridad, que dice que las comunidades de diferentes tamaños tienen capacidades diferentes y pueden resolver problemas diferentes. En su encíclica más reciente Caritas in Veritate (Caridad en laVerdad), el Papa Benedicto XVI explicó que esto “favorece la libertad y la participación a la hora de asumir responsabilidades”. Añade “La

Ron Charles (izq.) y Dan Hayes del Consejo Our Lady of the Hills 5959 de Martinsville, N.J., carga una donación de alimentos en una camioneta para entregarla al Banco de Alimentos de Somerset County. Los Caballeros organizaron una campaña de emergencia que reunió más de 2,000 libras de alimentos para ayudar a surtir el banco cuando la crisis económica aumentó drásticamente la demanda. 12 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

LLEGARON LOS RESULTADOS Caballeros de Colón establece una nueva marca en aportaciones económicas y horas de servicio voluntario Como la mayor organización de servicio fraternal del mundo, Caballeros de Colón tiene una capacidad incomparable para organizar obras caritativas y participar en ellas. El mes de febrero de este año, la orden auspició una cumbre sobre el voluntariado en la Ciudad de NuevaYork, lanzando una iniciativa llamada “Año del Voluntario”. Pero para todos los Caballeros, cualquier año es bueno para aportar algo a las comunidades en las que se encuentran presentes sus unidades. El 12 de junio, el Caballero Supremo Carl A. Anderson, anunció los resultados de la Encuesta anual de la Orden sobre Actividades Fraternales durante una presentación a los miembros de la junta de directores y a los líderes estatales en New Haven, Conn. A pesar del peor desplome económico de las últimas décadas, una vez más los Caballeros rompieron las marcas de servicio caritativo y voluntario. Para el año que terminó el 31 de diciembre de 2008, el total de las aportaciones caritativas alcanzó $150,036,865 dólares, más de $5.1 millones de dólares por encima del año anterior. Los Caballeros también donaron 68,783,653 horas de servicio voluntario, 87,885 más que el año de 2007. Durante la última década, la Orden ha donado más de $1,325 millones de dólares a obras caritativas y proporcionado casi 626 millones de horas de trabajo voluntario en apoyo de obras benéficas.

CONSTRUCTION PHOTOGRAPH: CNS/Christopher M. Riggs,Catholic Advance

subsidiaridad respeta la dignidad de la persona, en la que ve un sujeto siempre capaz de dar algo a los otros.” (57) La labor caritativa de la Iglesia es en sí una hermosa ilustración viva de este principio. El propio tamaño de la Iglesia Católica en Estados Unidos — más de 68 millones de católicos, esto es, 22 por ciento de la población — junto con su estructura jerárquica son garantía de que, sin importar el tamaño o alcance de un problema humano, siempre habrá una parte de la Iglesia preparada para enfrentarlo.♦


PA D R E S PA R A S I E M P R E

Marcar la Diferencia Cinco pasos para una mejor vida (eterna)

PHOTOGRAPH: CNS photo/Mary Ann Wyand, The Criterion

Por el Padre Larry Richards Literalmente, existen miles de libros de autoayuda en las lib- nosotros. Si Dios es amor, entonces sus seguidores deben ser un rerías, pero casi ninguno se ocupa del día más importante de pueblo de amor. ¿Es Usted un hombre de amor? Yo lo animaría nuestra vida, el día en que muramos y nos encontremos frente a escribir una carta a cada uno de sus hijos y a su esposa para al Dios del universo. ¿Qué está Usted haciendo para prepararse decirles cuánto los ama y por qué. Luego decídase a decirles que para ese día? ¿Vive Usted su vida con los ojos puestos en la meta los ama todos los días. No se va a morir por eso, y puede de la vida eterna, o simplemente trata de vivir bien por el mo- brindarle una perspectiva de la vida totalmente nueva. mento? 4. SEA UN HOMBRE DE SERVICIO. Debe poder decir que realiYo creo que el problema actual es que zó al menos un acto desinteresado al la mayor parte de los hombres no endía. ¿Es Usted un hombre de servicio? frentan el reto de convertirse en los Son demasiados los hombres que deshombres que Dios quiso que fueran. ¿Es perdician su vida centrándola en sí Usted un hombre o un enclenque espimismos: una gran casa, un buen auto, ritual? Ser un hombre significa que debe los aparatos más modernos. Pero el dejar de ser espiritualmente flojo y Señor nos dice “El que trate de salvar comenzar a vivir para Dios y los demás. su vida, la perderá; y el que la pierda, He aquí cinco pasos que lo ayudarán a la conservará” (Lc 17, 33). ¿Cree Usted dejar la flojera espiritual y tomar el en esto? Entonces viva una vida de sercamino de la vida eterna. vicio. ¡Nunca podrá superar la geneRecuerde que con cada paso la Iglesia rosidad de Dios! puede brindarle la mejor ayuda espiri5. CAMBIE EL MUNDO POR CRISTO. tual por medio de la Misa y los sacraCuando estaba en el seminario, me mentos. De hecho, la mejor forma de quejé con mi confesor sobre lo malo empezar sería hacer una buena confeque era el mundo. Se volvió hacia mí y sión sacramental y luego recibir la Eume dijo “Larry, tú reniegas de la oscaristía. curidad más que nadie que yo 1. RÍNDASE. No suena muy viril, ¿verconozca. ¿Por qué no enciendes una dad? Pero rendirse a Dios puede ser lo luz y eres diferente?” Creo que una de más difícil que ha hecho jamás. ¿Quién las preguntas que Jesús nos hará controla su vida, Usted o Dios? Espero cuando nos encontremos frente a él en Jeff Ellenberg de Greenfield, Ind. da una beso a su el juicio final será “¿Dónde están tus que sepa que ser cristiano no es hacer hijo mientras su hija está arrodillada junto a él hermanos?” ¿Cuál será su respuesta? cosas buenas o simplemente vivir con moralidad. Es dejar que Cristo viva su durante una Misa en la iglesia Holy Spirit de In- Puede acercar a otros a Jesús rezando vida por medio de Usted. Esto solo se por ellos, amándolos y luego hablándianápolis. puede dar si se rinde cada día a Dios. doles de él. 2. ORE CADA DÍA. ¡SIN EXCUSAS! Cuando predico en las reuniones Éstos son cinco pasos básicos que lo llevarán a una vida mejor, de hombres y escucho las confesiones, siempre pregunto: “¿Ora la vida eterna. La cuestión es ¿va Usted a tomar estos pasos y Usted todos los días?” La respuesta más común es “Lo intento”. convertirse en el hombre que Dios quiso que fuera? Jesús y su Luego pregunto a los penitentes si simplemente intentan comer propia familia cuentan con Usted.♦ todos los días. Claro que dicen que siempre tiene tiempo para comer. Señores, orar es mucho más importante que comer. EL PADRE LARRY RICHARDS, párroco en Erie, Pa., es un reconoComprométanse a pasar al menos cinco minutos al día a solas cido orador y autor. Es también miembro del Consejo con Dios. Nunca adapte a Dios a su día, sino que organice su día Francis V. Kloecker Jr. 13602 de Erie, y fundador de The en torno a Dios. Reason for Our Hope Foundation (Fundación La razón 3. SEA UN HOMBRE DE AMOR. No hablo de ese amor de película de nuestra esperanza) (www.reasonforourhope.org). cursi, sino del tipo de amor que llevó a Jesús a la cruz por ENCUENTRE MÁS ARTÍCULOS Y RECURSOS PARA LOS HOMBRES CATÓLICOS Y SUS FAMILIAS EN WWW.PADRESPARASIEMPRE.ORG. AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 13


14 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009


Servicios de salud católicos: una vocación de amor Como líder en el progreso de los servicios de salud, la Iglesia Católica participa en el ministerio de curación de Cristo por Amber Dolle

o que empezó como un peligroso viaje a través del océano a una tierra extran-

PHOTOGRAPH courtesy of archives of the Congregation of the Sisters of St. Joseph of Carondelet, St. Paul, Minn.

Ljera, llevó a la fundación de un próspero sistema de servicios de salud que hoy

atiende a la población de EE.UU con una dedicación compasiva. El 7 de agosto de 1727, doce Hermanas Ursulinas se hicieron a la mar desde su convento enclaustrado en Francia con destino a Nueva Orleans con una misión: ayudar a los necesitados. Después de siete difíciles años, las Hermanas abrieron el Hospital de la Caridad, el primer hospital católico de propiedad privada en lo que sería Estados Unidos. De este modo se inició la tradición de los servicios de salud católicos de Estados Unidos, que desde entonces se ha dedicado a ayudar a los más necesitados. Por su naturaleza, la Iglesia Católica posee una profunda percepción de lo que significa servir al prójimo. Este entendimiento se manifiesta de manera elocuente en la enseñanza de la Iglesia sobre las obras de misericordia. El Catecismo de la iglesia Católica dice que “las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales socorremos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales” (2447). Guiada por este mandato, la Iglesia se ha dedicado a la misión de curación de Jesucristo a través de la palabra y la acción. Mucho ha cambiado desde que las Hermanas Ursulinas emprendieron su primer viaje en 1727. Hoy, existen cerca de 60 sistemas de servicios de salud católicos en todo Estados Unidos, incluyendo más de 600 hospitales católicos. Juntos, atienden a más de 90 millones de pacientes al año. De acuerdo con la Asociación de Servicios Católicos de Estados Unidos (CHAUSA por sus siglas en inglés), uno de cada seis pacientes se atiende en un hospital católico, y las instalaciones católicas suman más del 20 por ciento de las admisiones en unos 20 estados en todo el país. Más aún, los hospitales católicos y los médicos atienden a personas que no tienen otro lugar

Esta foto de 1906 muestra el quirófano del Hospital St. Joseph en St. Paul, Minn. Las Hermanas de San José de Carondelet establecieron el hospital a orillas del Río Mississippi en 1853, como respuesta a una epidemia de cólera. AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 15


CRONOLOGÍA Desde el Siglo XVIII, las comunidades religiosas y otras instituciones católicas han sido determinantes para el desarrollo del sistema de servicios de salud de EE.UU. Para 1872, la Iglesia Católica operaba 75 hospitales en Estados Unidos, y en 50 años este número se quintuplicó. Actualmente, existen más de 600 hospitales católicos y casi 1,500 centros de atención de largo plazo en todo el país. 1727 – La Hermanas Ursulinas llegaron a Nueva Orleáns. Un año más tarde, fundaron el primer hospital católico de Estados Unidos. 1842 – Se funda Sisters of the Holy Family (Hermanas de la Sagrada Familia), una comunidad religiosa para

16 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

Los Servicios de Salud Católicos en Estados Unidos mujeres de color. Las hermanas establecieron el Asilo Lafon Asylum of the Holy Family, el primer centro de cuidados de largo plazo en Estados Unidos. 1847 – Las Hermanas de la Misericordia abren el primer Hospital de la Misericordia en Pittsburgh. 1861 – El Presidente Abraham Lincoln instituye el primer Providence Hospital, operado por la Hijas de la Caridad en Washington, D.C. 1886 – Se abre la primera escuela de enfermería de Estados Unidos en St. Joseph’s Hospital en Springfield, Ill. 1900 – El Hogar Gratuito para enfermos incurables de cáncer, el primer centro para enfermos desahuciados, es fundado en Nueva York por las Her-

manas Dominicas de Santa Rosa de Lima. 1915 – Se funda Catholic Hospital Association. Luego su nombre cambia a Catholic Health Care Association de Estados Unidos en 1977. 1933 – St, Mary’s Infirmary de St. Luis se destina a hospital para afroamericanos, convirtiéndose así en el primero de esta zona en aceptar a pacientes negros. El mismo año abre la escuela de enfermería para cuidado de los negros. 1939 – La Hermana Mary Ignatia Gavin, C.S.A., es cofundadora de Alcohólicos Anónimos, en el hospital St. Thomas de Akron, Ohio. Adaptado de Catholic Health Care Association of the United States, www.catholichealthcare.us


Una enfermera atiende a un niño en el hospital Provena St. Mary en Kankakee, Ill. Este hospital forma parte de un sistema de salud católico auspiciado por las Hermanas Franciscanas del Sagrado Corazón, las Siervas del Sagrado Corazón de María y las Hermanas de la Merced de las Américas. al cual recurrir. La Iglesia Católica considera el servicio de salud como un derecho humano y, desde su introducción en la cultura de Estados Unidos, ha protegido consistentemente este derecho.

PHOTOGRAPH: CNS courtesy of the Catholic Health Association of the United States

A LA VANGUARDIA DE LA EXPANSIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD

No existe duda alguna de que la Iglesia Católica ha sido una fuerza impulsora detrás de la expansión de los servicios de salud en Estados Unidos. Empezando con el Hospital de la Caridad en Nueva Orleans, las órdenes religiosas prepararon el terreno para otras instituciones médicas. “En los inicios de este país, existía una gran necesidad de servicios de salud — especialmente por parte de la comunidad de inmigrantes — y la Iglesia respondió a dicha necesidad”, dijo la Hermana Carol Keehan, presidente y directora general de CHAUSA. “Las hermanas religiosas estaban en la primera línea de esta respuesta, brindando a las personas cuidados médicos, emocionales y espirituales”. Muy pronto la Iglesia se encontró en medio de un rápido crecimiento en el terreno misionero. Para 1920, existían 412 hospitales católicos en Estados Unidos y Canadá, y su crecimiento aumentó hasta incluir centros de capacitación médica. “Quedó muy claro que la Iglesia debía expandirse más allá de la simple atención del prójimo enfermo”, dijo la Hermana Keehan. “El papel de la Iglesia en los servicios de salud es importante para la integridad de sus principales enseñanzas”. Entre algunas de las órdenes religiosas que jugaron un papel decisivo para introducir a Estados Unidos los servicios de salud católicos, se encuentran las Hermanas de la Caridad, las Hermanas de la Misericordia y las Hermanas de San José. Estas mujeres, junto con el clero católico y los laicos, fueron esenciales para la atención médica en este país durante las guerras, las epidemias y la segregación racial de los hospitales. “La forma en que los hospitales católicos atendían a los pacientes era única”, agregó la Hermana Keehan. “Esta amorosa forma de atender el cuerpo y el alma de los pacientes ha definido los servicios de salud católicos a lo largo de la historia”. CUIDADO DEL CUERPO, LA MENTE Y EL ESPÍRITU Actualmente, los hospitales y médicos católicos se distinguen por la rica tradición establecida tiempo atrás. “Además de haber sido moldeados por nuestra distintiva creencia en la Trinidad, la Encarnación y la Eucaristía, los hospitales y médicos católicos, así como otros proveedores de servicios de salud, se benefician de la naturaleza tradicionalmente sólida de la organización de la Iglesia”, dijo el Dr. John Brehany, director ejecutivo y asesor moral de la Asociación Médica Católica y miembro del Consejo Blessed Sacrament/Msgr. Newman 11038 en Sioux City, Iowa. “Esto sigue permitiendo un testimonio estable e integral de los valores católicos en la medicina”.

UN CAMBIO DE PRÁCTICA MÉDICA El Dr. Tim Field, ginecobstetra en Bryan, Texas, experimentó una verdadera transformación por medio de su profesión. Después de ejercer exitosamente durante más de 25 años, Field tomó la decisión de dejar de prescribir métodos anticonceptivos: un acto de valor en la actual sociedad que favorece los anticonceptivos. Abandonó su consultorio en el este de Texas y se mudó a Bryan para dedicarse a los servicios de planificación familiar natural (PFN). Field, quien trabaja con el Centro de Salud Regional St. Joseph y es miembro del Consejo Our Lady of Sorrows 11530 en Jacksonville, ahora ofrece servicios integrales de ginecobstetricia, así como servicios de salud rural en toda la región. “Ha sido un peregrinaje asombroso, pero no siempre fácil”, dijo Field. “Mis hijos influyeron enormemente en mi decisión de cambiar mi práctica médica. Ser testigo de su fidelidad a las enseñanzas de la Iglesia me hizo detenerme y pensar. Para mí era el momento de adoptar por completo mi fe católica dentro de mi vida profesional”. Con la orientación del Dr. Thomas Hilgers en Creighton University en Nebraska, Field obtuvo la certificación para enseñar el Modelo Creighton de planificación familiar natural. Hilgers, quien es director del Instituto Paulo VI para el Estudio de la Reproducción Humana y miembro del Consejo St. John Vianney 7740 en Omaha, ha dedicado más de 30 años a la investigación de la regulación natural de la fertilidad y de la medicina reproductiva. “En la medicina, siempre debemos esforzarnos por buscar lo mejor para el paciente”, explicó Field. “Y como católicos, debemos esforzarnos por vivir nuestra fe en todos los aspectos de nuestra vida. Comprender esta verdad me ayudó a aceptar mi profesión no solo como un trabajo, sino como una vocación”. “Es fácil dejarse atrapar por los avances científicos, pero no debemos romper los vínculos con nuestras raíces espirituales”, continuó. “Los hospitales y los médicos católicos tienen la oportunidad de servir como faros de esperanza y cambio”.

El Dr. Tim Field, aquí con sus nietos Bailey, Seamus y Bridget, recibió la inspiración de cambiar su enfoque de la medicina.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 17


AMBER DOLLE es una escritora independiente de McKinney, Texas.

EL IMPACTO SOBRE LOS SERVICIOS DE SALUD A NIVEL MUNDIAL Una breve historia de los servicios de salud católicos Aunque los inicios de los servicios de salud católicos en Estados Unidos datan de principios de los años 1700, desde mucho antes la Iglesia influyó en la comunidad médica. En todo el Imperio Romano mucha gente recurría a las comunidades religiosas en busca de servicios médicos. En el Siglo III, San Cosme y San Damián, hermanos gemelos, estudiaron medicina en la región de Siria y trataron a los enfermos sin nunca pedir dinero por sus servicios. Estos hombres santos, que después murieron como mártires, hoy son los santos patrones de los profesionales médicos. A medida que la Iglesia crecía en número y en organización, también crecía la práctica de la caridad. Donde

18 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

las plagas, las guerras y los desastres naturales paralizaban a la sociedad, las comunidades religiosas asumían su papel de proveedores de servicios mediante la creación de albergues para ocuparse de los enfermos y los necesitados. A principios del primer milenio, las abadías y los monasterios de todo el mundo servían como hospitales. Se cree que el primer hospital católico en el Continente Americano fue el Hospital San Nicolás en República Dominicana, construido en 1503. El Hotel-Dieu en Quebec, erigido en 1639 y manejado por la orden religiosa de los Agustinos, fue el primer hospital del Canadá contemporáneo. Aunque las órdenes religiosas con-

tribuyeron enormemente a difundir los servicios de salud a nivel mundial, existen innumerables católicos que, a nivel individual, dejaron una marca indeleble en el mundo de la medicina. Por ejemplo, el químico francés Louis Pasteur, un conocido católico, realizó descubrimientos para la prevención de enfermedades a través de su estudio de las bacterias en los años 1800. Jérôme Jean Louis Marie Lejeune (19261994), un pediatra y genetista francés, fue fundamental para el estudio de los cuidados prenatales. A Lejeune, amigo cercano del Papa Juan Pablo II, se le atribuye, entre otros logros, el descubrimiento del vínculo entre las enfermedades y las anomalías cromosómicas.

PHOTOGRAPH: CNS photo by Gregory A. Shemitz, Long Island Catholic

Una estatua de Santa Catalina de Siena a la entrada del centro médico que lleva su nombre en Smithtown, N.Y. Este hospital y centro de atención sin fines de lucro está operado por Los Servicios Católicos de Salud de Long Island.

Actualmente, las instituciones católicas ofrecen servicios que van desde los ministerios de vida asistida, de salud a domicilio y centros de cuidados paliativos, hasta los cuidados de terapia intensiva, tratamientos avanzados y cirugías. Pero la atención de alta calidad no es el único objetivo del sistema católico. “Además de seguir las enseñanzas éticas básicas y de ofrecer servicios de salud competentes, los médicos católicos son llamados a encarnar la misericordia, la gracia curativa del Evangelio en sus interacciones con pacientes, colegas y el público”, dijo Brehany. La definición de un “doctor católico” incluye una sólida adherencia a las enseñanzas de la Iglesia en los aspectos morales y éticos. Por esta razón, son de vital importancia los esfuerzos para proteger la conciencia de los trabajadores de la salud en el mundo de la medicina, en constante cambio. “Como médicos católicos debemos buscar la verdad en todo lo que hacemos”, dijo el Dr. Joseph Garcia-Prats, profesor y neonatólogo en Baylor College of Medecine en Houston, Texas. “[Las cláusulas de protección de la conciencia] permiten a los médicos — no solo católicos –defender la visión de Cristo en nuestro trabajo y reconocer que todo ser humano es valioso”. A medida que los tiempos cambian, surgen otros desafíos. A pesar de las transformaciones que ha experimentado la sociedad a lo largo de la historia, la respuesta de la Iglesia permanece constante. Siempre se ha mantenido a la vanguardia en el cuidado de los enfermos y los necesitados en todo el mundo. “Como trabajadores de los servicios de salud católicos, siempre debemos adherirnos al mandato del Evangelio de servir hasta al más pequeño de nuestros hermanos”, explicó la Hermana Keehan. “Cuando lo hacemos, estamos sirviendo a Cristo verdaderamente”.♦


E L A Ñ O S AC E R D OTA L

Sirviendo a uno, sirviendo a todos El Padre McGivney y el llamado para ayudar a los necesitados por el Padre Dominico Peter John Cameron EN 1880, EL DIARIO NEW HAVEN EVENING REGISTER publicó económica a las familias de los miembros fallecidos”. una historia que decía: “Hoy en New Haven, son muchos los Otros se vieron afectados de manera más personal por las acniños irlandeses que necesitan ayuda, ayuda moral así como ciones del Padre McGivney. Alfred Downes, por ejemplo, era un física. Cientos de jóvenes irlandeses de uno y otro sexo crecen adolescente cuyo padre falleció dejando atrás muchos hijos y entre nosotros, en una pobreza indecente, en medio de la in- nada de dinero. De acuerdo con la ley de la época, cuando una mundicia, la miseria y el crimen por falta de ayuda y com- familia no poseía una fuente de ingresos, el tribunal testamenpasión”. Nos preguntamos si leyó este artículo el joven coadjutor tario asumía el derecho de asignar a los hijos de la familia a inde la Iglesia de St. Mary, pues dos años después el Padre Michael stituciones públicas. Este habría sido el destino de Alfred Downes J. McGivney fundó Caballeros de Colón en el sótano de esa igle- el 6 de febrero de 1882 de no haber sido porque una persona sia de New Haven. de 19 años de edad se ofreció para asumir la responsabilidad y El Padre McGivney poseía una aguda sensibilidad hacia el ser su tutor. Esto fue justamente lo que hizo el Padre McGivney. mundo que lo rodeaba y ésta lo llevó a reconocer precisamente El Padre McGivney opinaba que no había razón para que no lo que se necesitaba y cómo responder. Y la necesidad de dicha pudiera aplicarse la fuerza entera de la fe a los laicos católicos “ayuda y compasión” era mayúscula. Durante la vida del Padre norteamericanos en el camino de su vida diaria e infundirles McGivney, la población de New Haven aumentó de 40,000 a ahí los principios católicos. Como padre espiritual, generó en 108,000 habitantes. En la otros la convicción de ciudad había 62 pensiones. que la ciudadanía New Haven, una ciudad incatólica debe convertirse dustrial, albergaba 216 fábrien la norma de la solicas en las que trabajaban daridad cívica, del servicerca de 5,000 hombres y cio social y de la fuerza 3,000 mujeres. Eran lugares de la sociedad. crueles y peligrosos en los Todo esto se resume que diariamente ocurrían en las palabras de un tesdevastadores accidentes y timonio entregado en el muertes laborales. primer servicio conLa fe del Padre McGivney memorativo del Padre le dijo que dichas condiMcGivney en 1890: “Era ciones exigían acciones conun hombre del pueblo. cretas y compasivas. “La Era celoso del bienestar VISIÓN FUNDADORA: El Padre Michael J. McGivney y los Caballeros vocación del hombre a la vida del pueblo y toda la bonde Colón, por Antonella Cappuccio (Museo de Caballeros de Colón). eterna”, enseña el Catecismo dad de su alma sacerdotal de la Iglesia Católica, “no se mostraba con mayor suprime sino que refuerza su deber de poner en práctica las vigor en sus incesantes esfuerzos por mejorar su condición”. energías y los medios recibidos del Creador para servir en este En este Año Sacerdotal, damos gracias a Dios por haber conomundo a la justicia y a la paz” (2820). El Padre McGivney fue cido al Padre McGivney y pedimos por que todos los santos modelo de esta vocación para el mundo. sacerdotes de Dios sean bendecidos para que compartan cada En octubre de 1882, el Padre McGivney leyó un informe bien vez más el decisivo carisma de este Venerable Siervo de Dios. publicitado de un profesor de Yale que afirmaba: “En New Haven encontrará muchas viudas con entre tres y nueve hijos cada una, que luchan solas y se esfuerzan sin esperanzas por mantenerse EL PADRE DOMINICO PETER JOHN CAMERON es editor en jefe de Magnificat, dia ellas mismas y a sus hijos”. Es decir, “sin esperanzas” hasta que rector de predicación de la Provincia Dominica de St. Joseph y autor de conocieron al Padre McGivney, quien dijo que fundó Caballeros Jesus, Present Before Me: Meditations for Eucharistic Adoration (Jesús, presente de Colón para “ayudarnos unos a otros en tiempos de enfer- ante mí: Meditaciones para la adoración eucarística), (Servant, 2008). Es medad; para brindar entierros decentes y para prestar ayuda miembro del Consejo St. Thomas More 13500 en New Haven, Conn. CELEBRE EL AÑO SACERDOTAL CON UNA TARJETA DE ORACIÓN ESPECIAL QUE PUEDE OBTENER EN WWW.KOFC.ORG AGOSTO 2009

♦ COLUMBIA ♦

19


Caridad Mundial Las organizaciones católicas desempeñan un papel determinante en la labor caritativa a nivel mundial

ara los católicos, el mandamiento de amar a su prójimo llega

Pmucho más allá de su entorno inmediato. En todo el mundo, las organizaciones católicas llevan un largo tiempo mostrando el amor de Dios a los millones que enfrentan la injusticia, la pobreza, el hambre y otras formas de sufrimiento humano. Una de estas primeras organizaciones humanitarias, Caritas, fue fundada en Alemania en 1897. Otros grupos similares fueron surgiendo en otros países, hasta que se llegó a crear Caritas Internationalis, una red formada por 162 miembros nacionales. Actualmente, Caritas consta de 440,000 empleados y 625,000 voluntarios que atienden a 24 millones de personas en más de 200 países. Uno de los miembros más conocidos de Caritas Internationalis es Catholic Relief Services (CRS), la organización de ayuda humanitaria oficial de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. Fundada en 1943 para ayudar a los refugiados europeos después de la Segunda Guerra Mundial, CRS se ha convertido en una organización que atiende a los más pobres entre los pobres en los aspectos de salud, educación, agricultura y procesos de paz. Las oficinas centrales de CRS se encuentran en Baltimore, pero tiene oficinas locales en países de todo el mundo, y se asocia con agencias locales, tanto católicas como no católicas. Tan solo en 2008, esta organización proporcionó $488 millones de dólares en ayuda a más de 100 millones de personas en el mundo entero. Según su presidente, Ken Hackett, la labor de esta organización es una manifestación de las enseñanzas sociales de la Iglesia. “Hemos tomado los elementos de las enseñanzas sociales católicas — promover el bien común, dar preferencia a los pobres, solidaridad — y

Una jovencita en la Diócesis de Pondicherry, India, durante una distribución de alimentos y otros artículos auspiciada por Catholic Relief Services. Esta diócesis, localizada en la costa sureste del país, fue particularmente devastada por un tsunami en 2003. 20 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

tratado de identificar de manera muy consciente cuál es su papel en términos de lo que realizamos en países de todo el mundo,” dijo. Otras organizaciones eclesiásticas, incluyendo la Agencia Católica para el Desarrollo Internacional, con base en Londres, comparten esta misión de atender las grandes necesidades de los pobres y los marginados. Otras tienen metas más específicas, como Catholic Medical Mission Board (Junta de la Misión Médica Católica), que proporciona medicinas y programas de salud en 40 países, así

PHOTOGRAPH Dave Snyder/CRS

por Scott Alessi


como la Comisión Católica de Migración, que ayuda a instalarse a los refugiados y lucha contra el tráfico de seres humanos. SUSTENTABILIDAD A LARGO PLAZO Aunque la ayuda inmediata en casos de desastres naturales o hambrunas forma parte de la labor de las organizaciones humanitarias, muchos de sus proyectos se dirigen a proporcionar soluciones a largo plazo para problemas permanentes. Por ejemplo, en Timor Oriental, país desgarrado por la guerra situado en el Sureste de Asia, CRS trabaja junto con las agencias de Caritas y grupos diocesanos locales para traer la paz a lo que se ha llamado una “cultura de la violencia”. Las organizaciones católicas han desempeñado un papel fundamental en la apertura de un diálogo entre las facciones rivales. Han trabajado en especial para que los jóvenes busquen un futuro más positivo. “Tratamos de dirigirnos [a los jóvenes] primero para que se dediquen a actividades constructivas, esperando lograrlo antes de que se involucren en toda esa violencia en la que ya se ven envueltos los que son un poco mayores y los adultos jóvenes,” dijo Jason Belanger, representante de CRS en Timor Oriental. “Éstas son acciones de muy largo plazo y es un compromiso con el futuro de este país.”

CRS también ha desempeñado un papel importante en la transformación de la vida de las familias en las paupérrimas áreas rurales del sur de Egipto. A través de un programa de micro financiamiento para las mujeres, muchas de ellas han sido capaces de ayudar a mantener a sus familias al iniciar sus propios negocios. Según Laura Sheahen, directora de información de CRS para Europa y Medio Oriente, solo se necesitan pequeños préstamos para que las mujeres inicien un criadero de pollos, abran un negocio de venta de alimentos o vendan artesanías, lo cual a su vez mejora su calidad de vida. Realmente ayuda a las personas a sentar las bases económicas de su vida para que no tengan que vivir al día y no teman tanto el futuro,” dijo Sheahen. ESFUERZOS EN PEQUEÑA ESCALA La participación de la Iglesia en la ayuda internacional no requiere forzosamente una gran organización multinacional para realizar obras de caridad. Los programas a nivel de la parroquia o la diócesis a menudo son igualmente efectivos para transformar vidas. La Parroquia St. John Vianney de Prince Frederick, Md., ha desarrollado una relación especial con tres parroquias de la Diócesis de Huejutla, México, donde han ayudado a construir dos capillas, han entregado ropa y comprado artículos escolares para los niños. Esta parroquia también ha ayudado a construir pozos comunitarios en Camerún, África Occidental, y actualmente trabaja para construir 18 casas en San Juan Limay, Nicaragua. La oficina local de Catholic Charities de la Diócesis de Metuchen, N.J., ha establecido un Equipo de Solidaridad formado enteramente por voluntarios, quienes han viajado a la Diócesis de Santa Rosa, Guatemala, así como a la Diócesis de Thanjavur, India. Durante los últimos cinco años, este equipo ha brindado atención médica a los residentes de Santa Rosa y llevado agua corriente a dos pueblos. En India, lo que comenzó como un esfuerzo de reconstrucción tras el tsunami de 2004 ha llegado a convertirse en una sólida asociación entre ambas diócesis. “Sentimos que el Equipo de Solidaridad de Catholic Charities cierra esa brecha tan amplia que separa al donador o benefactor en Estados Unidos y el miembro del personal de campo que trabaja en el extranjero”, dijo el Padre Joseph J. Kerrigan, director del equipo. “Participamos en los proyectos, viajamos y mantenemos una relación constante con los actores clave del país anfitrión. Hemos tratado de adaptar en miniatura los principios de Catholic Relief Services a la medida de nuestro grupo de voluntarios.”♦

SCOTT ALESSI escribe desde New Jersey.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 21


PHOTOGRAPH: CNS photo/courtesy of Georgetown University Library, Special Collections Research Center

La educación católica en Estados Unidos Históricamente la Iglesia ha promovido que se cultive el conocimiento y la fe por Joseph O’Brien odría decirse que la Iglesia Católica inventó la educación, al menos hasta donde sabemos hoy. Ninguna otra institución en el mundo ha tenido una influencia igual en el sistema educativo elemental, secundario y superior. En el Siglo XII, durante el apogeo de la Edad Media, empezó a surgir un tipo particular de instituciones en lugares como Oxford, París y Bolonia. De acuerdo con Thomas E.Woods Jr., autor de Cómo la Iglesia Católica construyó la civilización occidental (Ed. Ciudadela, 2007), sin este invento medieval — la universidad — no habría sido posible la enseñanza secular como la conocemos hoy. “La Universidad fue un fenómeno absolutamente nuevo en la historia europea”, escribe Woods. “Nada similar existió en la antigua Grecia o Roma”. A partir de la estructura de los cursos, los exámenes y los niveles, el mundo occidental pronto se comprometió en la gran búsqueda formal del conocimiento con el fin de comprender mejor la naturaleza humana, el mundo natural y la fe católica. Cuando los católicos llegaron al Nuevo Mundo, trajeron con ellos el mismo modo de pensar. Aunque las escuelas secundarias y primarias ya estaban bien establecidas, los educadores católicos probaron que la forma podía adaptarse para atender a los estudiantes que deseaban ser buenos ciudadanos tanto en este mundo como en el siguiente.

P

PHOTOGRAPH: ALADDIN COLOR, INC./ Corbis

EL SISTEMA EDUCATIVO CATÓLICO El deseo de buscar el conocimiento y la verdad condujo al establecimiento de las escuelas secundarias y elementales en Estados Unidos. Muchos de los primeros católicos inmigrantes que deseaban educarse estaban acompañados por miembros de varias órdenes religiosas: Jesuitas, Hermanas de la Misericordia, Do-

Izq.: Adolescentes en un salón de clases de la escuela católica St. John Villa Academy. Arriba: El Arzobispo John Caroll de Baltimore (1735-1815) en un retrato por Gilbert Stuart. El Arzobispo Carroll fue el primer obispo de Estados Unidos y tuvo un papel decisivo en la creación del sistema educativo católico de este país. AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 23


PHOTOGRAPH: CNS photo by Nancy Wiechec

Arriba: Santa Elizabeth Ann Seton en un vitral de la capilla de Emmitsburg, Md. Como pionera de la educación católica, Seton se convirtió en la primera santa nacida en Estados Unidos cuando fue canonizada en 1975. Izq.: Un profesor y estudiante del programa del Consorcio Universitario para la Educación Católica ayuda a uno de sus estudiantes.

AYUDA EDUCATIVA El programa nacional inculca el sentido de vocación y asiste a los marginados en la educación católica Reconociendo la importancia de la educación católica en Estados Unidos, la comunidad académica ha construido un vínculo entre la educación superior y los sistemas escolares de los que provendrán muchos de sus futuros egresados. Desde el año 2002, la Corporación Universitaria para la Educación Católica (UCCE por sus siglas en inglés), ha ayudado a estudiantes a hacer realidad su potencial proporcionando profesores católicos donde más se necesitan. De acuerdo con Joyce Johnstone, directora de la UCCE, las raíces de ésta se encuentran en la Alianza de Notre Dame para los Educadores Católicos (ACE por sus siglas en inglés). Dicho grupo, formado en 1994 para asegurar que las escuelas católicas marginadas — principalmente en zonas pobres de

24 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

Estados Unidos — tuvieran un apoyo de profesores académicos católicos. Poco después, Boston College University de Dayton, Ohio, y University of Portland, Ore. — todas instituciones católicas — iniciaron programas similares. Johnstone, quien también es directora de extensión académica a los necesitados para la ACE, dijo que con la ayuda de subvenciones federales y privadas, la UCCE reunió dichos programas con otros 11. Cada programa envía a sus estudiantes para realizar dos años de servicio en escuelas marginadas de Norte y Sudamérica. A diferencia de la experiencia general estudiantil en la enseñanza, los estudiantes de la UCEE viven en comunidad, normalmente de cuatro a seis participantes en un alojamiento

proporcionado por la diócesis huésped. Los profesores llevan una vida sencilla con un régimen estable de oración, adaptado en gran medida de las tradiciones de las órdenes religiosas. Reciben una remuneración de $ 1,000 dólares mensuales (más alojamiento gratuito), que, entre otras cosas, se usa para pagar la colegiatura y otros gastos. Aunque este consorcio solo tiene siete años, ya posee un excelente historial de éxito entre sus estudiantes. “Uno de los indicadores observados es el índice de conclusión de estudios entre nuestros estudiantes”, explicó Johnstone, y agregó que el 95 por ciento de los participantes en la UCCE permanecen en las escuelas designadas durante los dos años del programa. De ellos, más del 80 por ciento sigue como profesor en escuelas católicas.


LA LUCHA POR EL DERECHO A ELEGIR LA EDUCACIÓN Debemos defender los derechos de los padres que desean una educación católica para sus hijos La matrícula de las escuelas católicas ha ido disminuyendo continuamente hasta llegar a menos de la mitad en relación con su punto máximo de hace 40 años. Desde hace ya algún tiempo, las escuelas católicas enfrentan serios problemas económicos provocados por diversos factores: el desplazamiento de muchos católicos de las grandes ciudades hacia las áreas suburbanas donde no existen escuelas católicas, el cambio del profesorado que pasó de ser mayormente religioso a casi enteramente laico, la menor capacidad de las parroquias para brindar apoyo económico a sus escuelas y el aumento de las colegiaturas. En muchos casos, las bruscas caídas recientes en la matrícula se pueden explicar por el desplome de la economía, que ha afectado la capacidad de los padres para pagar la colegiatura y la de las parroquias para proporcionar apoyo. Es cierto que en ciertos estados existen ya desde hace varios años formas de apoyo gubernamental. Éstas incluyen el transporte, préstamos para libros de texto, exenciones de los impuestos estatales y algunos tipos limitados de cupones y servicios de salud. Todos estos esfuerzos son encomiables, pero limitados en comparación con otras formas más sustantivas y equitativas de ayuda a los padres, como las exenciones fiscales federales y especialmente los cupones que cubran un porcentaje importante del pago de la colegiatura. ¿Por qué tiene que ser así? Los millones de padres cuyos hijos asisten a escuelas católicas y otras instituciones que no son públicas podrían convertirse en una poderosa fuerza política. Pueden resolverse los obstáculos constitucionales, sobre todo si la ayuda se centra en los padres y no en las escuelas directamente. En el caso de 1925 Pierce v. Society of Sisters, la Suprema Corte de Estados Unidos unánimemente revocó una ley de Oregon que pretendía que todos los niños asistieran a escuelas públicas. Con palabras memorables, la Corte declaró que “El niño no es simplemente una criatura del Estado; quienes lo cuidan y dirigen su destino tienen el derecho, junto con la insigne tarea, de reconocerlo y prepararlo para otras obligaciones.” Esta clarísima afirmación de los derechos de los padres en materia educativa fue un hito. Sin embargo, poco se ha hecho para permitir que los padres, quienes asumen prácticamente todos los costos de la educación privada, ejerzan estos derechos. Para millones de padres, esto ha sido imposible. En efecto, se han visto — y se ven — obligados a enviar a sus hijos a las escuelas públicas, exactamente lo que la decisión Pierce quería impedir. Hace más de 30 años hubo una campaña nacional para obtener exenciones fiscales federales por enseñanza para los padres de estudiantes de escuelas privadas. Fue un amplio esfuerzo bien organizado, dirigido por una coalición que representaba a la mayoría de las escuelas privadas del país. Sin embargo, esta coalición abandonó su campaña cuando no logró que el Congreso aprobara la legislación que proponía. Con esto solo quedaron los esfuerzos locales y estatales para obtener ayuda pública. Algunos sintieron que era imposible vencer la oposición a las

exenciones fiscales federales, y no hubo ya ningún esfuerzo de largo plazo para organizar y apoyar esta propuesta durante años. En cambio, la aprobación de las leyes sobre derechos civiles de los años sesenta fue resultado de un esfuerzo bien organizado y persistente para educar al pueblo y seguir con la batalla legal ante las desilusiones y los fracasos. Son muchos los que afirman que no puede pensarse en una ayuda económica a los padres en tiempos de gran presión económica. Sin embargo, según las cifras publicadas en enero por la Asociación Nacional de Educación Católica (NCEA), tan solo las escuelas católicas ahorran a la nación $19 100 millones de dólares al año en costos operativos. En realidad, el cierre de estas escuelas y la transferencia de sus alumnos a las escuelas públicas incrementarían en gran medida el costo de la educación para los gobiernos estatales y federal. De cualquier modo, el reconocimiento efectivo de los derechos de los padres debe sobreponerse a las objeciones de orden financiero. Además de las preocupaciones financieras, el cierre de las escuelas católicas costaría al público mucho más en términos de la educación que proporcionan a miles de estudiantes. El éxito de las escuelas católicas se ha visto demostrado con frecuencia con los resultados de los exámenes nacionales, los informes y las investigaciones oficiales. Las escuelas católicas y otras instituciones educativas privadas han contribuido grandemente al bienestar de un sinnúmero de personas y de la sociedad en general. Además, las escuelas católicas sirven como comunidades de excelencia para contribuir al desarrollo moral y personal de los jóvenes. Al integrar la fe con el aprendizaje y los valores morales, las escuelas católicas mantienen el énfasis en el sentido de responsabilidad, la formación del carácter y un sólido programa académico que muestra un alto desempeño y una tasa muy baja de deserción. Sin embargo, a diferencia de otras naciones occidentales, Estados Unidos no proporciona una verdadera ayuda para que los padres puedan elegir la escuela. En épocas recientes, los papas y los obispos han insistido a menudo en la importancia de las escuelas católicas como el instrumento educativo más efectivo. A fin de cuentas, se trata de salvar una fuerza moral y educativa enormemente valiosa, y de obtener justicia para los padres. Es una lucha cuyo resultado depende en especial de los millones de padres que hoy se ven privados de trato equitativo por las políticas públicas. ¿Cómo responderemos entonces a esta crisis? ¿Limitaremos nuestros esfuerzos a la consecución de formas de apoyo que son buenas, pero limitadas? ¿O lucharemos por los derechos de los padres como principales educadores de sus hijos? EL PADRE JAMES G. FANELLI fue superintendente de escuelas para la Arquidiócesis de Hartford, Conn. Actualmente está jubilado, vive en Bloomfield y es miembro del Consejo St. Christopher 4 de East Hartford.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 25


minicos, Franciscanos y Hermanos Cristianos por nombrar solo algunos. También había educadores católicos nacidos en el país, como Santa Elizabeth Ann Seton (1774-1821) y el Arzobispo John Carroll (1735-1815) y ambos jugaron un papel decisivo para establecer el sistema educativo católico del país. De acuerdo con Thomas Hunt, un historiador de la educación y profesor en la Universidad de Dayton, Ohio, el éxito del sistema educativo católico en Estados Unidos fue casi milagroso. La gente que contribuyó inicialmente a la educación en Estados Unidos era aquella “que no poseía mucho dinero, y sin embargo, financió las escuelas y dedicó su vida entera a trabajar como voluntaria”, explicó Hunt. Hoy, las escuelas católicas de todos los niveles de enseñanza han superado algunos tiempos difíciles cuando fueron agredidas por desafíos culturales, económicos e incluso espirituales. A pesar de todo, estas mismas instituciones continúan sirviendo a nuevas generaciones tanto de católicos como de no católicos. Durante el año académico 2008-2009, había en Estados Unidos 7,248 escuelas secundarias y elementales que empleaban a 157,615 personas. En estas escuelas fueron educados aproximadamente 2.2 millones de estudiantes; cerca del 15 por ciento no eran católicos y el 29 por ciento pertenecían a minorías. “Históricamente las escuelas católicas protegieron la fe de una población inmigrante perseguida”, dijo Hunt. “El caso ya no es así, pero muchas son evangelizadoras y sirven como testigos del Evangelio de Jesucristo en las zonas urbanas deprimidas. El impulso de la justicia social de las escuelas no se ha perdido, solo ha cambiado”. CONSTRUIR COMUNIDADES “Una escuela católica tiene la oportunidad de ser una verdadera comunidad”, dijo Karen Ristau, presidenta de la Asociación Nacional de Educación Católica (NCEA por sus siglas en inglés). “Los padres

CRONOLOGÍA 1606 – Los Franciscanos españoles abren la primera escuela católica en St. Augustine, Fla., “ para enseñar a los niños la doctrina, a leer y a escribir”. 1634 – Los misioneros jesuitas ingleses fundan la Provincia de Maryland y poco después establecen su primera escuela en Calverton Manor. Aunque Calverton se ve finalmente obligada a cerrar, prepara el terreno para que abra en 1789 la primera universidad católica de Estados Unidos: Georgetown University. 1718 – Cuando los colonos franceses establecen la ciudad de Nueva Orleáns, los franciscanos abren una escuela para niños. Nueve años después, las Hermanas Ursulinas abren ahí mismo una escuela para niñas.

26 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

eligieron este tipo de educación para sus hijos. Decidieron conscientemente cuál es la escuela en la que desean que sus hijos reciban su educación”. De hecho, la decisión de enviar a sus hijos a una escuela católica tiene sus raíces en el reconocimiento de la Iglesia de los derechos y responsabilidades de los padres, como lo afirma el Código de Derecho Canónico (793): “Los padres católicos tienen también la obligación y el derecho de elegir aquellos medios e instituciones mediante los cuales, según las circunstancias de cada lugar, puedan proveer mejor a la educación católica de los hijos”. A pesar de los tiempos difíciles que en años recientes tuvieron que enfrentar las escuelas católicas — cierre de escuelas y presión para enviar a los niños a la escuela pública — las escuelas católicas están construyendo sólidas comunidades tanto dentro como fuera del salón de clase. De acuerdo con el Padre Sal Pilato, superintendente de escuelas para la Arquidiócesis de Los Ángeles, la educación católica se encuentra en medio de una especie de renacimiento. Un estudio reciente conducido por la Escuela de Educación de la Universidad Loyola Marymount (LMU por sus siglas en inglés), muestra que las escuelas católicas urbanas de la ciudad son muy capaces de enfrentar los desafíos. El estudio, publicado en mayo de 2009, indica que los estudiantes menos privilegiados están teniendo éxito en escuelas que reciben financiamiento de la Fundación Educativa Católica (CEF por sus siglas en inglés). De acuerdo con dicho informe, la CEF proporciona aproximadamente $80 millones de dólares a 88,000 estudiantes. Shane Martin, decano de la Escuela de Educación de la LMU y uno de los coautores del estudio, considera que el compromiso entre los profesores y los administradores católicos para enfocarse en cada uno de los estudiantes establece importantes relaciones. Además, afirma que las escuelas católicas están mejor equipadas para enfrentar el efecto negativo de la cultura y la pobreza de los barrios céntricos deprimidos

La educación católica en Estados Unidos

1749 – El franciscano español Junípero Serra (beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1988) inicia el establecimiento de un sistema de misiones en la California actual; una parte sustancial de ella incluye la educación de nativos norteamericanos. 1782 – St. Mary’s School, considerada la primera escuela parroquial en Estados Unidos, abre sus puertas en Philadelphia. 1792 – El Obispo John Carroll de Baltimore, el primer obispo de Estados Unidos, publica una carta pastoral acerca de la educación católica. 1809 – Con la ayuda del entonces Arzobispo Carroll, la Madre Elizabeth Ann Seton funda las Hermanas de la Caridad de St. Joseph, la primera orden

religiosa nativa en Estados Unidos, e inicia el establecimiento del sistema de escuelas parroquiales católicas. Más tarde, en 1975, la Madre Seton se convertiría en la primera ciudadana nacida en Estados Unidos en ser canonizada. 1829 – El Primer Consejo Provincial de Baltimore recuerda a los padres su deber como principales educadores de sus hijos, especialmente en lo que a la fe se refiere. 1831 – Elizabeth Lange se convierte en la Madre Mary Elizabeth como cabeza y fundadora de las Hermanas Oblatas de Providence. Nieta del propietario de una plantación haitiana, Lange establece la orden para educar a afroamericanos en tiempos en los que, en el sur, el esclavismo es aún una forma de vida.


PHOTO OF GRADUATES: JILL MABRY/COURTESY NCEA PHOTO OF POPE: CNS PHOTO/GREG TARCZYNSKI PHOTO OF SCHOOLCHILDREN: CNS PHOTO/POOL VIA REUTERS

de la ciudad al presentar un contrapeso cultural. “La identidad religiosa de la escuela no solo funciona para los estudiantes católicos, sino también para los estudiantes de otra fe que asisten a escuelas católicas y participan activamente en los rituales y en las tradiciones de una escuela católica”, explicó Martin. “Posee un poderosa manera de unir a una comunidad”. En combinación con un compromiso por la excelencia académica, este ambiente positivo tiene resultados asombrosos. La NCEA informa que en general las escuelas católicas funcionan considerablemente mejor que sus homólogas públicas, si se considera que se gradúa el 99 por ciento de los estudiantes y que el 97 por ciento asiste a la universidad. UN LLAMADO MÁS ELEVADO A fin de cuentas, el éxito de la educación católica no se mide con los exámenes nacionales y las estadísticas académicas, sino por su ca-

1834 – Con el incremento de los inmigrantes católicos a Estados Unidos (aproximadamente 2.5 millones de 1821 a 1850), el partido Know-Nothing encabeza levantamientos anticatólicos contra instituciones católicas. 1852 – En el Primer Consejo Plenario en Baltimore, los obispos de Estados Unidos adoptan la preferencia de la educación católica como política oficial, ordenando que toda parroquia en la nación abra una escuela católica. 1875 – La Congregación para la Propagación de la Fe emite una instrucción a los obispos de Estados Unidos acerca de la importancia de la educación católica. 1885 – El Papa León XIII emite su encíclica Immortale Dei, en la que

Izq.: El Padre Vicentino David M. O’Donnell, presidente de la Universidad Católica de América, saluda al Papa Benedicto XVI a su llegada al campus de Washington para reunirse con educadores católicos el 17 de abril de 2008. Sup.: Estudiantes de la escuela elemental de St. Raphael Catholic School de Rockville, Md., esperan que pase el Papa Benedicto XVI por una de las calles de Washington. Arriba: Los estudiantes por graduarse de la Escuela Media Superior Católica Juan Diego en Draper, Utah, fuera de la Catedral de la Madeleine en SALT Lake City

reafirma definitivamente que los derechos de la Iglesia superan a los del estado, lo que refuerza la aprobación papal del sistema de escuelas católicas. 1887 – Con la aprobación de León XIII, los obispos de Estados Unidos establecen la Universidad Católica de América. Esta escuela, independiente de toda orden religiosa, es la única universidad de su tipo en el país. 1893 – Después de una gran controversia acerca de si los católicos pueden o no asistir a las escuelas públicas, León XIII escribe una carta al Cardenal James Gibbons otorgando a cada uno de los obispos el derecho a decidir cuándo es apropiada la asistencia a la educación pública.

1906 – Se crea la Asociación Nacional de Educación Católica (NCEA por sus siglas en inglés) para brindar a los educadores católicos la oportunidad de mejorar la educación católica. 1925 – La decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos Pierce vs Society of Holy Name of Jesus and Mary (Sociedad del Sagrado Nombre de Jesús y María), anuló una ley de Oregon que requería la asistencia obligatoria a las escuelas públicas. De este modo estableció los derechos de los padres a determinar la educación de sus hijos. 1965 – Al concluir el año, el Consejo Vaticano Segundo emitió su documento sobre la educación: Gravissimum Educationis. Fuentes: NCEA, Thomas Hunt

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 27


JOSEPH O’BRIEN es un escritor independiente que vive en una granja rural en Soldiers Grove, Wis. Es miembro del Consejo St. James the Greater 12606 en Gays Mill.

Estudiantes de una Escuela Jubilee de la Diócesis de Memphis juegan durante el recreo.. 28 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009

LA CELEBRACIÓN JUBILEE DE LA EDUCACIÓN De cómo la educación católica rejuveneció en la Diócesis de Memphis El programa de las Escuelas Jubilee de la Diócesis de Memphis, Tenn., está demostrando que, en Estados Unidos, el futuro de la educación católica sigue siendo un proyecto prometedor para la Iglesia. En 1998, Mary C. McDonald, educadora católica desde hacía más de 40 años, fue elegida por el obispo J. Terry Steib de Memphis como superintendente de escuelas. De acuerdo con McDonald, en ese tiempo la Diócesis de Memphis solo tenía en operación 15 escuelas católicas. El mismo número de escuelas ya había cerrado y, durante el año, otras más estaban en peligro de cerrar. Estas dificultades se complicaban con otros factores: la diócesis no contaba con dinero para aliviar la situación y el Obispo Steib deseaba extender el compromiso de la diócesis con la educación católica para incluir a todos los niños de Memphis, a los niños católicos y no católicos por igual. Aunque en ese momento McDonald no lo sabía, la decisión del Obispo Steib de ampliar el mandato de la educación católica llegaría a atraer a algunos de los dirigentes empresariales y los filántropos más acaudalados. En mayo de 1999, McDonald recibió una llamada telefónica. Un grupo de donadores anónimos estaba por aportar una “suma superior a $ 15 millones de dólares” para gastos iniciales con el fin de ayudar a reabrir escuelas y beneficiar a los niños pobres de Memphis. En julio del mismo año, la Diócesis de Memphis anunció que estaba reabriendo su primera escuela en el programa Jubilee Schools. Además de financiamiento, McDonald dijo que la diócesis también había atraído a la zona a órdenes religiosas para ayudar a proporcionar personal para las escuelas, incluyendo a los Hermanos Cristianos y a las Hermanas de la Sagrada Familia. Desde entonces, otras siete Jubilee Schools han reabierto y mediante el programa se salvaron otras dos escuelas que corrían el riesgo de cerrar. Además, las Jubilee Schools han tenido un efecto positivo para las tres escuelas católicas de educación media superior. Noventa y nueve por ciento de los estudiantes egresados de las escuelas católicas de educación media superior se gradúa — lo que significa una tasa de deserción de prácticamente cero por ciento — y 95 por ciento continúa su educación a nivel universitario.

PHOTOGRAPH: Courtesy Diocese of Memphis

pacidad para integrar la fe y la formación intelectual. En este contexto, el Papa Juan Pablo II abordó en su Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae (“Nacida del Corazón de la Iglesia”) la responsabilidad de las universidades católicas de comprometerse institucionalmente a buscar la verdad y la auténtica enseñanza católica. Asimismo, el discurso del 17 de abril de 2008 del Papa Benedicto XVI en la Universidad Católica de América (CUA por sus siglas en inglés) en Washington, D.C., reflejó el deseo de la Iglesia de ver que sus escuelas, en todos sus niveles, mantengan una sólida identidad católica. “Docentes y administradores, tanto en las universidades como en las escuelas, tienen el deber y el privilegio de asegurar que los estudiantes reciban una instrucción en la doctrina y en la praxis católica”, dijo el Papa. “Esto requiere que el testimonio público de Cristo, tal y como se encuentra en el Evangelio y es enseñado por el Magisterio de la Iglesia, modele cualquier aspecto de la vida institucional, tanto dentro como fuera de las aulas escolares”. El Padre David O’Connell, presidente de la CUA, agradece que el Papa reafirmara la necesidad de que los educadores católicos renueven constantemente su misión para enseñar la fe en todas sus facetas. “La identidad católica es el distintivo de nuestras escuelas católicas y contribuye de manera especial al proceso del aprendizaje armonizando la vida, la cultura y la fe”, dijo el Padre O’Connell. Las escuelas católicas son llamadas a “impartir una visión de la fe que permita a los estudiantes buscar la verdad...acerca de Dios, la naturaleza y la persona humana. En palabras del Papa Benedicto XVI, la educación católica ‘está integrada a la misión de la Iglesia de proclamar la Buena Nueva’”.♦


J U S T I C I A PA R A TO D O S

La Lucha por la Libertad Caballeros de Colón y la Iglesia Católica de Norteamérica han luchado incansablemente por la libertad religiosa por Andrew Walther Hoy en día, la libertad a menudo se da por sentada en Estados Unidos, donde sus ciudadanos gozan de libertad de expresión, prensa y religión. Sin embargo, a lo largo de la historia, la Iglesia Católica de este país ha luchado sin cesar por la libertad religiosa y los derechos civiles. Como participante inseparable de esta lucha por la libertad ha estado siempre Caballeros de Colón, establecido apenas 100 años después de la firma de la Declaración de Independencia. Juntos, los Caballeros y otros católicos se han enfrentado a los sentimientos anticatólicos de grupos despreciables y xenófobos, como el Ku Klux Klan, los Know Nothings, los Nativistas y los eugenistas. Esto quedará claro con algunos ejemplos generales. La constitución estatal de Nueva York de 1777, redactada por John Day, el primer presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, prohibía explícitamente otorgar la ciudadanía a los inmigrantes católicos que no renegaran del papa. Siete

décadas más tarde, en 1855, el Proyecto de Ley Putman de Nueva York obligaba a los miembros del clero a ceder su derecho de administrar sus parroquias. A pesar de ciertos patriotas católicos destacados, incluyendo al Obispo John Carroll, quien fue delegado de Estados Unidos en Canadá durante la Guerra de Independencia, la Iglesia Católica a menudo ha tenido problemas para ser aceptada. De hecho, el nombre de “Colón” fue elegido para C de C porque Cristóbal Colón era el único

De Izq. a Der.: Luke E. Hart, Martín Carmody y el entonces Caballero Supremo James A. Flaherty se reúnen con el Presidente Calvin Coolidge y otras personas para analizar la persecución de la Iglesia Católica en México a fines de los años veinte. Tanto Hart como Carmody fueron caballeros supremos durante las décadas posteriores.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 29


J U S T I C I A PA R A TO D O S

tablecieron unas instalaciones donde pudieran trabajar estos médicos. Esta empresa, el hospital St. Raphael, atrajo el apoyo de toda la comunidad católica con el apoyo económico de sus feligreses. EL FANATISMO ANTICATÓLICO Así como los hospitales católicos cubrían las necesiAl combinarse una inmigración masiva de católicos y varios renombrados esfuerzos patrióticos y de servicio so- dades de los marginados y los pobres, los educadores católicial, incluyendo el programa de Cabañas del Ejército de Ca- cos avanzaban en la protección de la libertad religiosa. En 1922, el futuro de la educación católica vivió moballeros de Colón durante la Primera Guerra Mundial, fue cambiando la perspectiva negativa que tenían muchos de la mentos de incertidumbre cuando un referendo en Oregon amenazó con declarar ilegales las escuelas parroquiales. Esta Iglesia. A pesar de todo, la hostilidad no cesó. Cuando Alfred medida recibió un fuerte apoyo del KKK. Sin embargo, los católicos de Oregon no se dejaron E. Smith, Católico y Caballero, fue candidato a la presidencia en 1928, se encontró con las cruces en llamas del Ku Klux aplastar tan fácilmente, y las Hermanas de los Santos NomKlan (KKK), simplemente a causa de su fe. Más adelante, bres de Jesús y María — que se habían dedicado a la eduJohn F. Kennedy, quien también era Caballero, tuvo que de- cación desde que Oregon se convirtió en estado en 1859 — entablaron un juicio con la fender sus convicciones reliayuda de la Arquidiócesis de Pórtgiosas en contra de aquellos land. El Arzobispo Alexander que consideraban que no eran Christie de Pórtland pidió ayuda apropiadas para un presidente. a los Caballeros. Con apoyo En muchos aspectos, la elececonómico de la Orden, las herción de Kennedy aplacó la manas llevaron su caso hasta la “controversia católica”, y acCorte Suprema de Estados tualmente los norteamericanos Unidos, que falló unánimemente encuentran normal que en en su favor el 1º de junio de todas las ramas y todos los 1925. niveles del gobierno haya funÉsta fue una de las decicionarios católicos. siones legales más importantes Los obstáculos que han para los católicos de Estados enfrentado los católicos en EsUnidos, ya que el referendo de tados Unidos han sido grandes Oregon no fue un caso aislado. En en ciertos momentos, pero su Nueva York, las medidas discricontribución ha sido aun minatorias en la contratación de mayor. La lucha de la Iglesia en profesores para las escuelas públicontra de los prejuicios es una cas no se resolvieron sino hasta parte a menudo ignorada — 1918, cuando Caballeros de aunque importante — de la Colón llevó la controversia hasta historia de este país, y resulta la legislatura estatal. La ley que de claro que ciertos católicos vaella resultó no se limitó a declarar lientes han construido los ilegal la discriminación anticimientos de los derechos sin Al Smith, Católico y Caballero, saluda durante un recorrido católica, sino que prohibió la dislos cuales ya no concebimos la en tren para promover su campaña por la presidencia, ca. criminación de los empleados vida actualmente. 1928. Su campaña se topó con una feroz oposición del Ku públicos con base en su raza o Por ejemplo, resulta difícredo. cil imaginar una época en que Klux Klan y otros grupos similares debido a su fe. los médicos norteamericanos DENTRO DE LAS FRONTERASY MÁS ALLÁ católicos y judíos no podían Durante las primeras décadas del siglo XX, la Orden con ejercer su profesión. Sin embargo, fue realidad a unas calles del lugar donde fue fundado Caballeros de Colón en New frecuencia denunció la mala situación que enfrentaban los inmigrantes católicos, quienes formaban casi el 75 por Haven, Conn. Como lo describe City: Urbanism and Its End (2003) (La ciento de la población católica de Estados Unidos en la déCiudad: el urbanismo y su fin), un libro del profesor de Yale cada de los veinte. Estas acciones se encuentran profusaDouglas Rae, los médicos católicos y judíos de esa zona se mente documentadas en las páginas de Columbia y de su veían excluidos de los hospitales. En 1907, el Dr. William antecesor Columbiad. En uno de sus artículos, Edward McSweenewy condenó Verdi y las Hermanas de la Caridad de St. Joseph espersonaje católico reconocido y venerado en la historia de Estados Unidos cuando la Orden fue fundada en 1882.

30 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009


J U S T I C I A PA R A TO D O S

K OF C ITEMS Available from the following designated official suppliers CAPES, CHAPEAUX, SWORDS, FLAGS, PLAQUES AND MORE Call THE ENGLISH COMPANY INC. at 1-800-444-5632 or visit www.kofcsupplies.com. Free catalog available. ROBES, FOURTH DEGREE ITEMS Call LYNCH AND KELLY INC. at 1-888-548-3890. Catalog available FOURTH DEGREE TUXEDOS Approved K of C Dress Code Call CHILBERT & CO. at 1-800-289-2889 or visit www.chilbert.com. Free catalog available.

OFFICIAL AUG. 1, 2009:

To owners of Knights of Columbus insurance policies and persons responsible for payment of premiums on such policies: Notice is hereby given that in accordance with the provisions of Section 84 of the Laws of the Order, payment of insurance premiums due on a monthly basis to the Knights of Columbus by check made payable to Knights of Columbus and mailed to same at PO Box 1492, NEW HAVEN, CT 06506-1492, before the expiration of the grace period set forth in the policy. In Canada: Knights of Columbus, CASE POSTALE 935, Station d’Armes, Montréal, PQ H2Y 3J4 ALL MANUSCRIPTS, PHOTOS, ARTWORK, EDITORIAL MATTER, AND ADVERTISING INQUIRIES SHOULD BE MAILED TO: COLUMBIA, PO BOX 1670, NEW HAVEN, CT 06507-0901. REJECTED MATERIAL WILL BE RETURNED IF ACCOMPANIED BY A SELF-ADDRESSED ENVELOPE AND RETURN POSTAGE. PURCHASED MATERIAL WILL NOT BE RETURNED. COLUMBIA (ISSN 0010-1869) IS PUBLISHED MONTHLY BY THE KNIGHTS OF COLUMBUS, 1 COLUMBUS PLAZA, NEW HAVEN, CT 06510-3326. PHONE: 203-752-4000, www.kofc.org. PRODUCED IN USA. COPYRIGHT © 2009 BY KNIGHTS OF COLUMBUS. ALL RIGHTS RESERVED. REPRODUCTION IN WHOLE OR IN PART WITHOUT PERMISSION IS PROHIBITED. PERIODICALS POSTAGE PAID AT NEW HAVEN, CT AND ADDITIONAL MAILING OFFICES. POSTMASTER: SEND ADDRESS CHANGES TO COLUMBIA, MEMBERSHIP DEPARTMENT, PO BOX 1670, NEW HAVEN, CT 06507-0901. CANADIAN POSTMASTER — THIRD-CLASS POSTAGE IS PAID AT WINNIPEG, MB, PERMIT NO. 0100092699. PUBLICATIONS MAIL AGREEMENT NO. 1473549. REGISTRATION NO. R104098900. RETURN UNDELIVERABLE CANADIAN ADDRESSES TO: KNIGHTS OF COLUMBUS, 505 IROQUOIS SHORE ROAD #11, OAKVILLE ON L6H 2R3 PHILIPPINE S —FOR PHILIPPINES SECOND-CLASS MAIL ATTHE MANILA CENTRAL POST OFFICE. SEND RETURN COPIESTO KCFAPI, FRATERNAL SERVICES DEPARTMENT, PO BOX 1511, MANILA. SUBSCRIPTION RATES — IN THE U.S.: 1 YEAR, $6; 2 YEARS, $11; 3 YEARS, $15. FOR OTHER COUNTRIES ADD $2 PER YEAR. EXCEPT FOR CANADIAN SUBSCRIPTIONS, PAYMENT IN U.S. CURRENCY ONLY. SEND ORDERS AND CHECKS TO: ACCOUNTING DEPARTMENT, PO BOX 1670, NEW HAVEN, CT 06507-0901. OPINIONS BY WRITERS ARE THEIR OWN AND DO NOT NECESSARILY REPRESENTTHEVIEWS OFTHE KNIGHTS OF COLUMBUS.

08/09

E N T R E A L G RU P O E N P RO D E L PA D R E M C G I V N E Y Escribir con letra de imprenta:

NOMBRE DIRECCIÓN CIUDAD ESTADO PAÍS llene este cupón y envíelo a: The Father McGivney Guild, 1 Columbus Plaza, New Haven, CT 065103326 or enroll online at: www.fathermcgivney.org.

la Ley de Inmigración de 1924 como “fundamentalmente basada en la teoría de que ciertos grupos raciales, en especial los judíos, italianos y japoneses, son ‘inferiores’.” En su respuesta a los prejuicios comunes de esa época, McSweeney — quien dirigió la comisión histórica de Caballeros de Colón en la década de los veinte — supervisó la serie de publicaciones de la Orden sobre temas raciales. Estos libros analizan las aportaciones de los judíos, afroamericanos y alemanes a Estados Unidos, en una época en que estos grupos a menudo eran tratados con hostilidad y pocos consideraban importante la tolerancia racial. También es importante señalar que los católicos norteamericanos ampliaron su lucha por la libertad religiosa más allá de sus fronteras. La Orden respondió cuando el gobierno mexicano comenzó a perseguir a la Iglesia Católica en 1926, matando a numerosos sacerdotes, entre los que se encontraban varios Caballeros que desde entonces han sido beatificados o canonizados. Los Caballeros de Estados Unidos de inmediato iniciaron la recaudación de un fondo de $1 millón de dólares y trataron de despertar la conciencia pública sobre la situación al sur de su frontera. La Orden también colaboró con las diócesis de Estados Unidos que recibían a los refugiados mexicanos. El KKK — que en esa época contaba con más miembros que Caballeros de Colón — no tardó en apoyar al gobierno mexicano. Según el historiador Jean Meyer “El Klan denunció el plan de los Caballeros y ofreció dar $100 millones de dólares al gobierno mexicano para su lucha en contra del ‘papismo’.” Del mismo lado que el Klan en contra de la Iglesia se encontraba Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood. Alabó “el intento del Presidente Calles por sacudirse el yugo de una institución medieval [la Iglesia Católica].” Entretanto, el régimen de Calles apoyaba en México la distribución de cientos de miles de ejemplares de uno de sus panfletos más populares y controvertidos sobre el control natal. Los artículos de Columbia en los años treinta critican abiertamente el plan de control natal de Sanger, y particularmente la esterilización obligatoria de las mujeres consideradas como “indignas” de ser madres. LA LUCHA CONTINÚA A pesar de que el anticatolicismo de los siglos XIX y XX ha quedado atrás, la Iglesia aún se esfuerza por preservar la libertad religiosa y los derechos de los más indefensos. La Iglesia y los Caballeros han colaborado con decisión para promover los temas provida y los derechos de conciencia de los trabajadores del sector salud. También han luchado con éxito para proteger a la Iglesia de las leyes discriminatorias, como sucedió este año cuando los legisladores de Connecticut propusieron despojar a los sacerdotes y obispos de su autoridad administrativa. De no ser por los valientes hombres y mujeres de ayer, que defendieron a su Iglesia, el mundo sería diferente hoy en día. Debemos mantener este legado — combinando la labor caritativa con un sólido compromiso con la libertad religiosa — para lograr que la Iglesia prosiga con su gran labor el día de mañana.♦

ANDREW WALTHER es director de relaciones con los medios de comunicación de Caballeros de Colón y miembro del Consejo Holy Family 8882 de New Haven, Conn. Este artículo también cuenta con las contribuciones de MAUREEN HOUGH Y ELIZABETH ELA.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 31


LO S G R A D O S D E L I D E A L C O LO M B I N O

Fraternidad LOS NUEVOS MIEMBROS del Cuarto Grado de la Asamblea Cardinal Carter de Woodbridge, Ont., se preparan para recibir sus espadas. La asamblea auspició una ceremonia de bendición de las espadas que ofreció el Padre Gregory Ace para los nuevos miembros de la reciente ejemplificación del Cuarto Grado. Los nuevos Señores Caballeros también cantaron en un coro durante la Misa de ejemplificación. • EL CONSEJO BISHOP CLEMENT SMITH 838 de Webster City, Iowa, organizó un desayuno con omelet en beneficio de uno de sus miembros que tiene cáncer de páncreas. El evento, que también incluyó una venta de pasteles y una subasta silente, recaudó $7,500 dólares.

Caridad

Unidad

Patriotismo

CHARLES DURKEE, del Consejo Cardinal Bernardin 12263 de Bluffton, S.C., y su esposa, Victoria, reparan un pasamanos durante una excursión con el Campamento de Trabajo Catholic Heart. Los Caballeros brindaron supervisión y trabajo voluntario a los jóvenes que hicieron reparaciones en casas de personas de la tercera edad y de escasos recursos. Los Caballeros también donaron materiales de construcción para el proyecto. • EL CONSEJO ST. MICHAEL THE ARCHANGEL 13227 de KailuaKona, Hawai, donó $500 dólares a West Hawai Foster Families para un almuerzo en honor de los padres y los hijos adoptivos.

UNA GUARDIA DE HONOR de la Asamblea Mary Magdalene de Humble, Texas, observa, mientras el Padre Rafael Becerra del Consejo Father Angelo Moscota 11438 de Houston dedica un nuevo jardín de oración en la iglesia St. Leo the Great. La capilla y el jardín fueron fundados y construidos por el consejo 11438. • EL CONSEJO ST. JOAN OF ARC 13051 de Boca Raton, Fla., organizó su campaña semestral de recolección de alimentos para los miembros necesitados de la comunidad. Los Caballeros distribuyen bolsas de papel entre los fieles y les piden que las llenen con alimentos no perecederos y donaciones en efectivo. Cada año, los Caballeros reúnen varias toneladas de alimentos y unos $9,000 dólares.

MIEMBROS DEL EJÉRCITO DE FILIPINAS llevan ofrendas al altar durante la Misa de agradecimiento auspiciada por el Consejo María Cristina 3343 de Iligan City, Mindanao. Los Caballeros patrocinaron este evento en honor del aniversario de la fundación del Ejército de Filipinas y para agradecer a las fuerza armadas de su país por sus servicios. • EL CONSEJO SHEPHERD OF ARS 6028 de Hacienda Heights, Calif., auspició un rosario del consejo en solidaridad con la Mesa Redonda St. Thomas the Apostle en Camp Victory, Irak. Los Caballeros en ambos países rezaron para que terminara el conflicto del Medio Oriente. Esta mesa redonda está patrocinada por el Consejo St. Paul 11634 de Colorado Springs, Colo.

32 ♦ C O L U M B I A ♦

AGOSTO 2009


Tthe HC E AK knights NL IG T S Sof ODFEcolumbus CCOOLU MNBU S BA LH E RO LÓ

Construyendo un mundo mejor un consejo a la vez. Cada día en el mundo entero, se les da a los Caballeros oportunidades para que ellos hagan la diferencia. Sea a través de servicios comunitarios, recaudando dinero para sus parroquias u oración. Elogiamos a todos y cada uno de los Caballeros por su fuerza, su compasión y su dedicación para construir un mundo mejor.

Mons. Jerry Sherba (der. en el podio) bendice el nuevo patio de la Catedral del Sagrado Corazón de Raleigh, N.C. El Consejo Father Thomas F. Price 2546 donó $2,500 dólares para comprar una de las cinco bancas del atrio, que celebra los cien años de la Escuela de la Catedral del Sagrado Corazón. La banca que compraron los Caballeros está dedicada a Mons. Sherba, quien ha servido en la Catedral del Sagrado Corazón durante más de 30 años.

ENVÍA LAS FOTOS DE TU CONSEJO PARA USARLAS EN LA SECCIÓN CABALLEROS DE COLÓN EN ACCIÓN. PUEDES ENVIAR LAS FOTOS VIA E-MAIL A COLUMBIA@KOFC.ORG, O POR CORREO A 1 COLUMBUS PLAZA, NEW HAVEN, CT 06510-3326.

AGOSTO 2009

♦ C O L U M B I A ♦ 33


POR FAVOR, HAGA TODO LO POSIBLE PARA ALENTAR LAS VOCACIONES SACERDOTALES Y RELIGIOSAS. SUS ORACIONES Y SU APOYO SON MUY IMPORTANTES.

M A N T E N G A V I VA L A F E

‘EL SACERDOTE, EN ESPECIAL, DEBE IRRADIAR JÚBILO PARA QUE OTROS PUEDAN DISCERNIR ESTE DIGNO LLAMADO’ Cuando era niño, mis padres frecuentemente invitaban a sacerdotes. A menudo se encontraban en el comedor de casa el párroco del momento y los anteriores, así como otros amigos sacerdotes, para compartir deliciosas comidas caseras que precedían animadas partidas de cartas. Eran los hombres más felices que conocía. Hablaban con fervor acerca de la importancia de la fe y de la alegría de su ministerio sacerdotal. Desde temprana edad me dejaron una impresión positiva. Hoy, 12 años después de ordenarme, mi constante esperanza es ser capaz de inspirar y asistir a otros jóvenes en el discernimiento del llamado al sacerdocio. Una de las marcas que definen a un católico cristiano debe ser la alegría por su propia redención en Jesucristo. De manera particular, el sacerdote debe irradiar alegría para que otros puedan discernir este digno llamado. Como Caballero del Cuarto Grado, pasado gran caballero de mi consejo y pasado capellán de estado de Iowa, la vida y el ministerio con los Caballeros de Colón han aportado una inmensa alegría a mi vida. Al orar, servir y aprender juntos, descubro continuamente en los Caballeros el rostro de Cristo, y vivo la satisfacción de mi vocación sacerdotal.

PADRE DENNIS QUINT Holy Family Parish, Parkersburg Arquidiócesis de Dubuque, Iowa


Columbia Agosto 2009