Page 1

Carlos Pellicer (1899-1977)

GE

Un paisaje hecho poema

Octavio Paz lo describió diciendo: “Gran poeta, Pellicer nos enseñó a mirar el mundo con otros ojos y al hacerlo modificó la poesía mexicana. Su obra, toda una poesía con su pluralidad de géneros, se resuelve en una luminosa metáfora, en una interminable alabanza del mundo: Pellicer es el mismo de principio a fin”.1 De aquel hondo tumulto de rocas primitivas, abriéndose paso entre sombras incendiadas, arrancándose harapos de los gritos de nadie, huyendo de los altos desórdenes de abajo, con el cuchillo de la luz entre los dientes, y así sonriente y límpida, brotó el agua. […] Y éste es el canto del Usumacinta que viene de muy allá y al que acompañan, desde hace siglos, dando la vida, el Lakantún y el Lakanjá. Ay, las hermosas palabras, que sí se van, que no se irán!... 2 José Juan Tablada también lo describe con luminosos enunciados: “Ese predominio de la sensación -que para mí explica toda la obra de Carlos Pellicer- se descubre también en sus actos: en la despreocupación, por ejemplo, con que sus risas de claro metal, su voz de violonchelo, rompen, con alarma de mi pusilanimidad, los discretos silenciosos parisienses; hasta en su necesidad fisiológica de llevar algo en las manos: paquete, libro o, como Barres, un abominable paraguas. Se encuentra todavía en el periodo prensil de la evolución humana; los bolsillos le maravillan con el descubrimiento de inesperadas posibilidades para guardar ‘cosas’ -esas ‘cosas’ que son fundamentales en su poesía-. Es ese predominio sensorial el que hace de sus versos, ante todo, una música densamente perfumada de nardos, de jazmines, de gardenias, brillante de colores puros”. 3 Trópico, para qué me diste las manos llenas de color. Todo lo que yo toque se llenará de sol. En las tardes sutiles de otras tierras pasaré con mis ruidos de vidrio tornasol. Déjame un solo instante dejar de ser grito y color.

1

http://amediavoz.com/pellicer.htm Pellicer, Carlos El canto del Usumacinta, 1947 3 http://www.tablada.unam.mx/poesia/ensayos/hora20.html 4 Pellicer, Carlos Seis, siete poemas, 1924 5 Musacchio, Humberto Gran Diccionario Enciclopédico de México Visual, México 1989. 2

Déjame un solo instante cambiar de clima el corazón, beber la penumbra de una cosa desierta, inclinarme en silencio sobre un remoto balcón, ahondarme en el manto de pliegues finos, dispersarme en la orilla de una suave devoción, acariciar dulcemente las cabelleras lacias y escribir con un lápiz muy fino mi meditación. ¡Oh, dejar de ser un solo instante el Ayudante de Campo del sol! ¡Trópico, para qué me diste las manos llenas de color! 4

Salirle al paso a l con un libro en la Carlos Pellicer

G

ermán Dehesa, con todo y el cansancio que traía a cuestas de un viaje a Coatzacoalcos, Veracruz, tuvo la gentileza de recibir en su estudio a Club de Lectores y nos habló del poder mágico de las palabras y los libros. El poder mágico de la palabra “Alfalfa”. (Del griego: Alfa = comienzo) Seguramente esa palabra debe tener un poder mágico tremendo, puesto que puede convocar, puede incitar un volver a comenzar algo. Entonces yo se la recomiendo mucho a aquellos amantes que tuvieron alguna ruptura, pero que tienen franca voluntad de volver a comenzar, de tener una segunda oportunidad, que se miren a los ojos y se digan “alfalfa”, y se abracen y verán como todo comienza otra vez.

Cofundador de la revista San-Ev-Ank (1918) y de Un nuevo ateneo de la juventud (1919). Fue secretario privado de José Vasconcelos. En agosto de 1921, junto con Vicente Lombardo Toledano, Diego Rivera, José Clemente Orozco y Xavier Guerrero entre otros, fundó el Grupo Solidario del Movimiento Obrero. Colaboró en las revistas Falange (1922-23), Ulises (1927-28) y Contemporáneos (1928-31). Fue profesor de poesía moderna en la UNAM y director del Departamento de Bellas Artes. Organizó los museos Frida Kahlo, el de La Venta, y el de Anahuacalli. En 1976 fue elegido senador de la República por el PRI.

ERMÁN GG ERMÁN D EHESA DEHESA

Autor de Colores en el mar y otros poemas (1921), Piedra de sacrificios (1924), Seis, siete poemas (1924), Oda de junio (1924), Hora y 20 (1927), Camino (1929), Cinco Poemas (1931), Esquemas para una oda tropical (1933), Estrofas al mar marino (1934), Hora de junio (1929-1936) (1937), Ara virginum (1940), Recinto y otras imágenes (1941), Discurso por las flores (1946), Subordinaciones (1949), Sonetos (1950), Práctica de vuelo (1956), Material poético 1918-1961 (1962), Dos poemas (1962), Con palabras y fuego (1963), Teotihuacan y 13 de agosto: ruina de Tenochtitlán (1965), Bolívar, ensayo de biografía popular (1966), Noticias sobre Nezahualcóyotl y algunos sentimientos (1972) y Cuerdas, percusión y alientos (1976). Luego de su muerte han aparecido Reincidencias (1978), Cosillas para el nacimiento (1978), Cartas desde Italia (1985) y Cuaderno de viaje (1987). Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1953. En 1964 recibió el Premio Nacional de Literatura. En 1981, Luis Mario Schneider realizó la edición de sus Obras (poesías).5

México D.F. Otoño de 2006. Año 5 Número 17

Nació en Villahermosa, Tabasco y murió en el D.F. De oficio poeta. Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria y en Colombia adonde fue enviado por el gobierno de Venustiano Carranza.

Salirle Salirle al pasoalapaso a la vida,lacon un con un vida, libro en la mano libro en la mano Atención a clientes: 01 800 001 5337 / www.clublectores.com

¿USTED DIRÍA QUE LOS LIBROS TIENEN UN GRAN IMPACTO EN LA VIDA DE LAS PERSONAS? ¡Enorme! No porque haya lecciones inmediatas, ni moralejas; todo eso es muy trivial, es como la epidermis de un libro. La forma es la que siempre acaba pegando, te hace entender que hay un milagro en todo. Porque yo no veo una rosa y digo: ¡Ah, mira! Una rosa divina que en gentil cultura /es con su fragante sutileza/ magisterio purpúreo a la belleza/ enseñanza nevada a la hermosura; yo ya me conformo con saber que es una rosa, pero Sor Juana… la veía y encontraba en ella un amago de la humana arquitectura y simplemente esa música que ella creaba con las palabras, hace darme cuenta de que se puede hacer una flor de puras palabras, es decir, Sor Juana termina, no hablando de la rosa, sino edificando una rosa verbal. Y eso es ¡alucinante! Entonces se puede ir creando una especie de mundo paralelo y entendiendo mejor este mundo. Casi como el lobo de Caperucita, para entenderte mejor… para eso leo, para eso escribo, para mirarte mejor... Seguramente pasé por la etapa narcisista de la lectura donde uno al leer se está buscando a uno mismo. Es decir, el libro funciona como un espejo y el libro que más nos gusta es el que nos refleja mejor. Leía en la infancia, febrilmente, a Los tres mosqueteros, porque en mis delirios imaginativos pensaba que podría haber sido uno de ellos, que sólo las circunstancias de espacio-tiempo ya no me permitían ser D’Artagnan, Aramis, Porthos o todos juntos. Era para mí un gran espejo. Hay lectores que mueren en esta etapa narcisista, de “espejito, espejito, dime que soy bello, dime que soy valiente o el más malo de toda la región”. Pero


Germán Dehesa

¡QUÉ MODOS! USOS Y COSTUMBRES TENOCHCAS Dehesa describe en este libro que los mexicanos tenemos modos muy extraños, códigos que sólo unos cuantos iniciados pueden leer, somos amorosos para rechazar y ásperos para declarar nuestros afectos. 240 págs.

GERMÁN DEHESA

Dos nuevos títulos se unen a nuestra colección Un viaje a… descubra a los pueblos más importantes de latinoamérica en: Un viaje a El Imperio Inca y Un viaje a aztecas y mayas. 64 págs. c/u

Nº 231059 169 PESOS/PUNTOS

Salirle al paso a la vida, con un libro en la mano

Germán Dehesa

¿CÓMO NOS ARREGLAMOS? PRONTUARIO DE LA CORRUPCIÓN EN MÉXICO

por Susana Garduño

Toda corrupción comienza por el lenguaje; toda lucha por extirparla también tendrá que comenzar –aunque no agotarse– en las palabras... Así, me di a la tarea de recolectar todas las palabras que en el español coloquial de México se utilizan para tramitar un acto de corrupción. Muy pronto descubrí que la tarea era inmensa y que amenazaba con desembocar en una obra mucho más voluminosa que la Enciclopedia Británica. Germán Dehesa. 150 págs.

debería haber siempre un momento en que descubres que no hay tal, que más que un espejo, el libro es una ventana. En el momento en que la ventana te es revelada, la lectura se vuelve absolutamente imprescindible. Porque desde ahí tienes el mejor mirador hacia el mundo. Aprendes a leer, para leer mejor a tu pareja, para leer mejor a tus amigos, para entender mejor a tu país. Para ubicarte de mejor manera en el mundo, hasta donde eso es posible. Tomar conciencia del misterio, no resolverlo, pero por lo menos, adivinar las orillas del misterio o, como proponía Sor Juana, “Rotular el silencio”. Esa es nuestra tarea.

N° 209024 98 PESOS/PUNTOS Germán Dehesa

LAS NUEVAS AVENTURAS DE EL PRINCIPITO Éstas son historias de niños y adultos. Ambas etnias tienen graves problemas de comunicación. Si un niño dice futuro, está nombrando un vastísimo universo: cuando yo digo futuro, me refiero a unos cuantos días […] Hemos invocado la mediación de El Principito de Saint-Exúpery para que actúe como sonriente mediador poético. Germán Dehesa. 243 págs.

Nº 209026 149 PESOS/PUNTOS

Germán Dehesa

NO BASTA SER PADRE Desde la desaparición de Pedro Páramo, ser padre en México es una tarea cada vez más compleja y fatigosa. En la época de oro, el padre asistía por brevísimos minutos a la concepción de la criatura y luego recuperaba la vertical y se perdía en el horizonte. A mí ya me tocaron remuneraciones muy escasas y nulas prestaciones. Germán Dehesa. 227 págs.

Nº 231015 169 PESOS/PUNTOS

USTED ES UN GRAN ADMIRADOR DE SOR JUANA, ¿VERDAD? LA CITA FRECUENTEMENTE. Sor Juana, Quevedo, Lope de Vega, Fray Luis de León. Son nuestros poetas. Pero también de pronto Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, el humor implacable de Cortázar y tantos y tantos autores que pasan por tu vida. Hay veces que regresas a tu casa después de una jornada en la Ciudad de México y de veras te sientes Ulises regresando a Itaca. Tratando de recuperar a una Penélope que ya no te reconoce, como ocurre en el libro original. Él se fue 20 años. Tú te vas un día y ya no te reconocen de la friega que te pone un día en esta ciudad. Entonces tienes que darles pruebas de que sí eres tú, como lo hace Ulises. ¡En fin! Los libros atraviesan por mi vida y yo voy circulando entre los coches y los libros y alcanzando la vida y queriendo siempre salirle al encuentro. El mexicano siempre está sentado, a ver qué le trae la vida. Y así nos ha ido. Creo que lo que tenemos que hacer es salirle al paso a la vida, no esperar que llegue, sino encontrarla, agarrarla de buenas y con un libro en la mano, porque el libro te va a permitir descifrarla mejor. EN SU LIBRO ¡QUÉ MODOS! USOS Y COSTUMBRES TENOCHCAS, USTED CITA COMO ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN A: EL BUEN HOMBRE, LA BUENA MUJER… ¿EN QUÉ CONDICIONES CREE QUE SE ENCUENTRE EL BUEN LECTOR? También amenazado. Las formas electrónicas de comunicación, están arrinconando e imponiéndole una aparente obsolescencia a la lectura. Aunque siempre es el impacto de lo nuevo. Creo que el libro tiene con qué resistir. Pero nuestro problema no son los autores, ni los libros. Nuestro problema es hasta

cierto punto de librerías, pero ya estamos mejor que hace treinta años. Creo que el problema básico son los lectores, que no creamos lectores. Entonces, ¿para qué más autores, para qué más libros, para qué más esfuerzos por reunir bibliotecas si no hay quien lea, quien se acerque a los libros? Lo nuestro tiene que consagrarse a la formación de lectores y la única manera de formar al lector es explicándole que leer es la segunda forma de recreo que tiene el ser humano. La primera se cumple entre hombre y mujer y no voy a dar detalles. Pero la otra es la lectura. La conversación con los difuntos / en músicos callados contrapuntos, como decía Quevedo. ¿CREE USTED QUE LOS LIBROS DEBIERAN TAMBIÉN EVOLUCIONAR EN ALGUNA MANERA? Sí yo creo que ya hay ciertos géneros que se van quedando viejos. Ciertos géneros a los que les hemos concedido demasiada importancia por demasiado tiempo. Pienso sobre todo en la novela, que ya prácticamente ser escritor equivale a ser novelista. Cuando se pueden escribir estupendas crónicas. Juan Villoro, entre nosotros, es un cronista sensacional. Se puede escribir excelentes ensayos y tenemos ensayistas de primera: Federico Reyes Heroles, Silva Herzog Márquez, Lorenzo Meyer. Te puedo dar el nombre de muchos extraordinarios ensayistas. No es por la vía de la ficción por la única que se accede al conocimiento. Tampoco quiero que desaparezca la novela, sino que atemperemos y nos demos cuenta de que El buen lector siempre terminará leyendo poesía. Previamente hay que convencerlo de que aquello que nos decían de que leyendo tienes más poder, leyendo aprendes más… en el fondo te están diciendo “y entonces más pronto te convertirás en el Fidel Velázquez de tu grupo y controlarás a todo mundo”. Borrar eso y decirle: “Tú olvídate, tú métete a un libro como quien se mete a una fiesta, si en la página 70 la fiesta no te interesa, no sabes ni de qué se trata, tienes todo el derecho de largarte, no todos nacimos para todos los libros”. Aunque sean obras maestras, yo, a las 15 páginas de leer a James Joyce dije: “no nací para esto, mi vida es otra”. Y me dediqué a leer otros autores que me decían más y me resultaban más intelegibles. Tampoco hay que castigar o censurar. Por ejemplo, imponen “lecturas obligatorias”. Eso es terrible. Es como el matrimonio, donde tienes que ser feliz a ‘güevo’, no se puede. A veces uno es feliz, a veces uno tiene promontorios de serenidad, y luego de pronto también unas llanuras de depresión, todo eso es el caminar por la vida. Y lo mismo pasa con la lectura. ¿Cómo “lectura obligatoria”? ¡No! Cuando yo fui maestro de literatura en preparatoria, mi táctica era ofrecer por lo menos 100 libros y decirles: Este es breve y trata de esto… este es largo y este… tá-tá-tá. Y no les voy a pedir que me hagan una monografía. Yo voy a venir todas las tardes y quiero que vengan, cualquiera de

Philip Steele

Fiona Macdonald

UN VIAJE A… EL IMPERIO INCA

UN VIAJE A… AZTECAS Y MAYAS

Nº 101151 155 PESOS/PUNTOS

Nº 101150 155 PESOS/PUNTOS

¡OFERTA! UN VIAJE A…LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS (10 TITULOS) MÁS PROYECTO TRINEO PRIMER GRADO DE EDUCACIÓN PRIMARIA Nº 101167 1550 PESOS/PUNTOS

¡A NAVEGAR EN LAS AGUAS DE LA HISTORIA!

UN VIAJE A… LAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS Desde la Edad de Piedra hasta el mundo vikingo, haciendo escala en cada una de las civilizaciones claves de la historia del mundo, los niños realizan Un viaje a…las civilizaciones antiguas, en el que conocerán algunos de sus grandes hechos, sus personajes célebres y el papel que jugaron en el tiempo y el espacio. Esta colección es un viaje al pasado a través de imágenes. Propone actividades que ayudan a los niños a comprender cómo vivían, en qué creían y con qué herramientas trabajaban las diversas civilizaciones antiguas que perfilaron la historia de la humanidad. Diez títulos impresos a todo color. Tapa dura. 64 págs. c/u.

Charlotte Hurdman

Daud Ali

UN VIAJE A… LA EDAD DE PIEDRA Nº 101019 155 PESOS/PUNTOS

UN VIAJE A… LA ANTIGUA INDIA Nº 101021 155 PESOS/PUNTOS

Richard Tames

Philip Steele

UN VIAJE A… LA ANTIGUA GRECIA Nº 101024 155 PESOS/PUNTOS

UN VIAJE A… EL IMPERIO CHINO Nº 101020 155 PESOS/PUNTOS

Lorna Oakes

Philip Steele

UN VIAJE A… MESOPOTAMIA Nº 101025 155 PESOS/PUNTOS

UN VIAJE A… EL ANTIGUO EGIPTO Nº 101026 155 PESOS/PUNTOS

Philip Steele

Philip Steele

UN VIAJE A… EL IMPERIO ROMANO Nº 101022 155 PESOS/PUNTOS

UN VIAJE A… EL MUNDO VIKINGO Nº 101023 155 PESOS/PUNTOS


esas tardes a contarme de algún libro de los que hayan leído. Si leen cinco, están del otro lado, si no leen esos cinco, ni siquiera se presenten a examen. Y si leen 25 tampoco se presenten a examen porque ya están aprobados. ¡Y no sabes qué deleite! ¡Se hacían las colas inmensas de muchachos para irme a contar su experiencia de lector y compartirla! Y que yo les dijera lo que a mí me había dicho el libro. O muchas veces cacharlos en que ni habían leído. Les decía: –Y, ¿qué pasó, te acuerdas cuando se le viene encima la piedrota a Porthos? –¡Ah, sí qué momento! –Y le digo “No hay ninguna piedrota, baboso, vete a leer” ¡Y ya! Pero esa idea de que es una obligación… ¡No, hombre, si es lo más divertido de este mundo leer! ¡Lo más tranquilizante! Bueno… por ejemplo, tenía la horrible costumbre de leer el domingo por la noche El Proceso (de Kafka) y no dormía, me quedaba con los ojos pelones hasta el lunes. Entonces mejor tengo a San Juan de la Cruz, mejor tengo a Jaime Sabines, mejor tengo a Juan Ramón Jiménez. Hay libros que no hay que leer en la noche, porque de veras, se le meten a uno en los sueños. Si es que llega uno a tener sueños. esto, ni lo pienses, ni te pongas a escribir. Si no estás dispuesto al gran impudor… porque escribir es encuerarse y si no estás dispuesto a eso… Me acuerdo que me pasó una vez con una alumna talentosa en un taller de literatura que yo tenía, que llegó con una propuesta para una novela. Y le digo: es una propuesta excelente, pero tú eres una señora y las señoras no cuentan estas historias. Entonces pregúntate: ¿quieres ser escritora o quieres ser señora? Porque las dos cosas no se pueden. Entonces, si estás dispuesta a la indecencia de encuerarte, nos vemos la semana que entra. Y llegó la semana siguiente y me dijo “¡Ya! Ya hablé con mi familia, y les dije que voy a perder toda compostura”. Y fue un libro muy bonito que se llama Quién como Dios que ya está traducido como a ocho idiomas. Y le fue muy bien, pero pues Doña Eladia, alias Lali, renunció a ser señora. UN MENSAJE A NUESTROS LECTORES: ¡Que se pongan a leer! ¡Que lo disfruten! Es un gozo inmenso, es la gran compañía, lo que nunca te falta. En los momentos de soledad, es lo único que te ilumina cuando de pronto

¿QUÉ LE ACONSEJARÍA A QUIEN QUISIERA CONVERTIRSE EN ESCRITOR? En escritor… pues que trate de ser un excelente lector. Que no tenga miedo de imitar a alguien a quien le conceda autoridad magisterial. Que es cierto que en literatura, la única manera de superar una influencia, es cediendo a ella y asimilándola a tu estilo. De esa manera, poco a poco podrás ir encontrando tu voz. Pero si quieres ser escritor, primero pregúntate: “¿tengo algo qué decir? ¿Qué herida traigo?” Y si no traes herida… ¡los que no traen herida no escriben! Todo escritor habla por la herida. De algún modo la vida, la realidad, lo lastimó. Si no, no se proponen la tarea de recomponer esa realidad. Psss… está a toda madre, está muy bien instalado, ¿cuál es el problema? Pero cuando de pronto te atropella la vida, cuando traes una herida, ¡de muchos tipos! Porque además, ahora todo mundo pensará: “me tiene que abandonar un ser amado” No, no, no, ¡espérate! De muchas maneras la vida te desacomoda y necesitas de las palabras, las “palabras mágicas”, para reacomodarte. Si no tienes

ya te apagaron la luz, o ya te la cortaron (la luz). Entonces ahí está la literatura, ahí están los poetas. Y ya desde los poetas empezamos a navegar. Porque los poetas son las cumbres y todos los demás como que escurren desde esas cumbres que son los grandes poetas. Y más México, que en el siglo XX, ¡qué lujo de poetas tuvimos! Pellicer, Novo, Villaurrutia… es una nómina que remata con Octavio Paz y Jaime Sabines y dice uno: De veras, qué sabia es la condición humana que se da cuenta de que en un país donde la palabra va a ser violentamente agredida y prostituida por los medios de comunicación, pero sobre todo, por los políticos, es necesario generar anticuerpos. Y esos anticuerpos son los poetas, son los que le devuelven su pureza original, los que alivian a las palabras y las vuelven otra vez mágicas. Por eso hay que leerlos, disfrutarlos. Y luego regalarle el poema a alguien que amemos y firmarlo nosotros. De aquí a que se entera ya hasta hijos tuvimos con ella. ¡Que hagan lo que quieran! Pero yo he sido muy feliz leyendo y escribiendo.


LEGAL

Bienvenido a Club de Lectores Club de Lectores constituye un sistema para la consecución de fines culturales donde se anima a descubrir y compartir el gusto por la lectura, facilitando la adquisición de buenos libros con la intención de formar e incrementar el acervo de las bibliotecas familiares. Club de Lectores trata de acercarse, particularmente, a personas o comunidades que en razón de su situación social, física o cultural no pueden acudir a otras instancias.

Director Administrativo Miguel Echenique

Una vez que seleccione los libros de su agrado comuníquese al 01 800 001 5337 o ingrese a www.clublectores.com y utilice sus pesos/puntos para adquirirlos y recibirlos en el siguiente envío mensual. Al solicitar el canje, le sugerimos confirmar la equivalencia en pesos/puntos y la existencia de los libros elegidos, ya que éstas pueden variar sin previo aviso debido a cambios de políticas en las distintas editoriales que proveen a Club de Lectores. Asimismo, la presentación de los libros que usted reciba puede ser diferente de la que se muestra en esta revista, debido al frecuente lanzamiento de nuevas ediciones. Todo lo ofrecido en esta revista será válido únicamente del 1 de septiembre de 2006 al 30 de noviembre de 2006.

Coordinación del fondo editorial Virginia Krasniansky

Agradecemos su confianza y esperamos que disfrute de las excepcionales facilidades que Club de Lectores ofrece para hacer de la lectura una actividad de deleite familiar.

En Club de Lectores nos pareció oportuno comunicarles, aunque sea brevemente, algunas de las novedades de nuestra producción editorial, que presentamos en este número de la revista. La oferta es muy variada, ya sea por la temática que aborda, como por las edades a las que están dirigidos nuestros nuevos títulos. Veamos de qué se trata. Para los más pequeños, comentaremos tres novedades: ¿Quién soy?, Juanito friolento y Juanito fotógrafo (página 30). Los tres libros llevan de la mano a los de menor edad, y no sólo a ellos, sino a todos los interesados en el hermoso y poco conocido mundo del arte fotográfico, de manera divertida y didáctica. Para los que están en los primeros años de primaria, Una familia como las demás (página 52), permite que los niños se inicien en la lecto-escritura y el pensamiento matemático, además de invitarlos a reflexionar sobre los valores familiares. Estamos seguros que los lectores de la colección Mochilas (página 29), no importa la edad que tengan, quedarán maravillados con el recorrido por hermosos y remotos lugares de nuestro planeta para conocer exóticas y fascinantes culturas actuales. La colección 100 cosas que debes saber sobre... (página 53), permite a los de los últimos grados de primaria,

secundaria y también a los de cualquier edad, conocer sobre inventos, el cuerpo humano, el clima, la ciencia, el planeta y los océanos. Son 6 libros y cada uno contiene 100 cosas que debes saber. Para estas mismas edades, presentamos tres novedades más. Por un lado para todos los que gustan de la Astronomía, nada mejor que La luz de las estrellas (página 52). En este libro, el lector encontrará información precisa y detallada sobre estos luminosos astros. Nuestra ya conocida y prestigiada Colección Un viaje a...las civilizaciones antiguas, se amplía con dos nuevos títulos: Un viaje a... El Imperio Inca y Un viaje a... Aztecas y Mayas (3era forros). Con estos dos nuevos volúmenes, podemos viajar a las culturas más importantes de nuestro continente y de nuestro país. Para el público en general y para los docentes en particular, Un cuerpo para comprender y aprender y Reflexiones sobre la geometría y su enseñanza (página 35), ayudan respectivamente, el primero, a reflexionar sobre nuestro cuerpo a la vez que nos brinda ideas sobre cómo darle espacio en la escuela, mientras que el segundo nos conduce a darle continuidad a la enseñanza de la geometría desde preescolar hasta secundaria. ¡Conozcan y disfruten de estas novedades! Club de Lectores

Nuestros socios opinan Quiero felicitarlos por tan atinada idea para hacer de México un país de lectores, y desearles éxito en esta labor. Joaquín Alberto León Cen

Estoy muy feliz de pertenecer a Club de Lectores, ya que este sistema me permite tener acceso a varios textos de mi interés personal y cultivarme en mi hogar. María Guadalupe Castillo Galicia

2

OTOÑO 2006

Corrección de estilo Virginia Krasniansky Miguel Echenique Información y textos Susana Garduño Soto Diseño, formación y fotografía digital Pedro Zúñiga Montes Asistente de Diseño César Herrera Vergara

Algunas novedades de Club de Lectores

Martha Pérez Santana

Director Ignacio Uribe Ferrari

En Club de Lectores trabajamos para procurarle una gran variedad de libros cuyas características —así como nuestras promociones— se dan a conocer en nuestra revista trimestral y en nuestra página web www.clublectores.com

Para cualquier aclaración, o para realizar su canje de pesos/puntos, también puede recurrir a la sección "Use sus pesos/puntos" en www.clublectores.com

Estimado Club de Lectores: Les doy mi más entera felicitación por su club.

Club de Lectores Revista trimestral Año 5 Núm. 17 Septiembre 2006

Fotos Germán Dehesa Paulina Díaz Albarrán Editor responsable Nelson Uribe de Barros El contenido de las colaboraciones es responsabilidad exclusiva de sus autores. ©Club de Lectores es una publicación trimestral editada por Edilar S.A. de C.V. con domicilio en Blvd. Manuel Ávila Camacho 1994, Desp. 403, Torre Ejecutiva Satélite, Tlalnepantla, Edo. de México, C.P. 54055. Teléfonos (01) 55 53 61 96 11, larga distancia sin costo 01 800 001 5337. Fax (01) 55 53 62 08 51. Correo Electrónico: club@clublectores.com, dirección en Internet: www.clublectores. com. Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2002090919153500-102. Número de Certificado de Licitud de Título: 12203. Número de Certificado de Licitud de Contenido: 8858. RFC: EDI000424HP8. Editor Responsable: Nelson Uribe de Barros. Edición computarizada: Edilar, S.A. de C.V. Impresión: Pressur Corporation S.A. Zona Franca Colonia Suiza, Ruta 53, Km. 120.500, Nueva Helvecia Departamento Colonia. Uruguay Teléfonos: 00 598 55 476 70 / 71 • informes@pressur.com


EDITORIAL

EL PASTO

DE LA LITERATURA

H

abrá de leerse por placer. Dictan Montaigne y Borges.

poesía no haya narración, personajes, situaciones apetitosas, en

Cualquiera otra razón es improcedente. O anodina. No

una palabra hilo narrativo, existe en cambio la concentración de la

sería exagerado decir que, acaso, la lectura es uno de los

belleza, de la condición humana, de las sensaciones y actitudes del

placeres más rotundos a que tiene acceso un hombre. Ya se sabe que hay quien lee por identificarse con los

hombre; de su miseria y alegría. Lo cual provoca el arrobamiento del lector, aun del más escéptico.

personajes; por vivir aventuras sin par; por conocer otros ámbitos,

La lectura, sin embargo –y he aquí lo más interesante–,

otros mundos –que ese lector jamás llegaría a conocer de no ser

difícilmente conduce a sitio alguno. Por más que se lea. Por mejores

por la lectura–; por sentir en carne propia una declaración de

lecturas que se acometan. Quien lee, si es lo suficientemente

amor o la fría aplicación de una venganza. Todas esas razones son

sensible, enriquecerá su existencia. Así, un buen libro será capaz

igual de legítimas y felices. Porque en todos y cada uno de estos

de transformar la vida de sus lectores; y del mismo modo que su

lectores –de estos individuos que caminan hasta la librería, que se

protagonista ha sufrido cambios drásticos al final de la historia, el

detienen en la contemplación de las portadas, que leen con avidez

lector será otro cuando concluya la lectura. Pero esto, se insiste, es

las solapas y las cuartas–, en todos y cada uno de estos señores yace

excepcional. Porque la mayoría de los lectores, qué bueno, sólo se

el pasto de la literatura. Se trata de individuos generosos, capaces

acercarán al libro para pasar el rato. Lo cual es envidiable, pues

de sentarse a charlar con Poe, Flaubert o Tolstoi, por el solo hecho

esos lectores se encontrarán en un estado de asombro continuo

de leerlo –tal es el gusto que imprimen en la lectura, la fruición con

–que en cierto modo recuerda al estado de una mujer durante el

que leen. Son generosos porque ceden parte de su tiempo al acto

embarazo, que cada día suma una nueva sensación a la anterior–,

sagrado de leer. Porque podrían estar haciendo algo más cotizado

exento de contingencias extraliterarias.

–hacer publicidad, recorrer un centro comercial jinetear cuentas bancarias–, y, sin embargo, están ahí, con el libro en las manos, siguiendo línea tras línea, hilvanando los párrafos, las páginas (de pronto subrayando alguna expresión que los conmueve). Y, desde luego, tejiendo la historia. A su modo. Sufriendo, gozando, viviendo con el escritor las hazañas, la tragedia, las ilusiones con que dotó a sus personajes. Y que los tornan memorables.

Curioso: tal como el escritor selecciona un género –muchas veces no por voluntad propia, sino por las afinidades, las inclinaciones, los gustos o los traumas– en el cual se siente a sus anchas, lo mismo ocurre con el lector. Piénsese cuántos lectores hay que en su vida no han leído más que novela policiaca; otros, que únicamente se han asomado a la poesía, o los que desde luego nada más se han detenido en las novelas de ciencia ficción. De todos y cada uno

Cualquiera podría pensar que la poesía y el ensayo, por su propio

podría decirse lo mismo: felices ellos. Porque persisten. Porque

carácter literario, revestido –en apariencia– más de pensamiento

quien lee, piensa; y quien piensa, lee. Y porque, cuando menos

que de anécdota jugosa, de austeridad que de entretenimiento,

hasta que terminen lo que están leyendo, tienen un motivo más

quedarían excluidos de la lectura fascinante. Pues no. Las emociones

para vivir.

son distintas, la experiencia es otra, el entusiasmo cambia, pero el placer es el mismo. Aunque, por ejemplo, prácticamente en la

EUSEBIO RUVALCABA*

* eusebius1951@cablevision.net.mx CLUB DE LECTORES 17

3


Carlos Pellicer (1899-1977)

GE

Un paisaje hecho poema

Octavio Paz lo describió diciendo: “Gran poeta, Pellicer nos enseñó a mirar el mundo con otros ojos y al hacerlo modificó la poesía mexicana. Su obra, toda una poesía con su pluralidad de géneros, se resuelve en una luminosa metáfora, en una interminable alabanza del mundo: Pellicer es el mismo de principio a fin”.1 De aquel hondo tumulto de rocas primitivas, abriéndose paso entre sombras incendiadas, arrancándose harapos de los gritos de nadie, huyendo de los altos desórdenes de abajo, con el cuchillo de la luz entre los dientes, y así sonriente y límpida, brotó el agua. […] Y éste es el canto del Usumacinta que viene de muy allá y al que acompañan, desde hace siglos, dando la vida, el Lakantún y el Lakanjá. Ay, las hermosas palabras, que sí se van, que no se irán!... 2 José Juan Tablada también lo describe con luminosos enunciados: “Ese predominio de la sensación -que para mí explica toda la obra de Carlos Pellicer- se descubre también en sus actos: en la despreocupación, por ejemplo, con que sus risas de claro metal, su voz de violonchelo, rompen, con alarma de mi pusilanimidad, los discretos silenciosos parisienses; hasta en su necesidad fisiológica de llevar algo en las manos: paquete, libro o, como Barres, un abominable paraguas. Se encuentra todavía en el periodo prensil de la evolución humana; los bolsillos le maravillan con el descubrimiento de inesperadas posibilidades para guardar ‘cosas’ -esas ‘cosas’ que son fundamentales en su poesía-. Es ese predominio sensorial el que hace de sus versos, ante todo, una música densamente perfumada de nardos, de jazmines, de gardenias, brillante de colores puros”. 3 Trópico, para qué me diste las manos llenas de color. Todo lo que yo toque se llenará de sol. En las tardes sutiles de otras tierras pasaré con mis ruidos de vidrio tornasol. Déjame un solo instante dejar de ser grito y color.

1

http://amediavoz.com/pellicer.htm Pellicer, Carlos El canto del Usumacinta, 1947 3 http://www.tablada.unam.mx/poesia/ensayos/hora20.html 4 Pellicer, Carlos Seis, siete poemas, 1924 5 Musacchio, Humberto Gran Diccionario Enciclopédico de México Visual, México 1989. 2

Déjame un solo instante cambiar de clima el corazón, beber la penumbra de una cosa desierta, inclinarme en silencio sobre un remoto balcón, ahondarme en el manto de pliegues finos, dispersarme en la orilla de una suave devoción, acariciar dulcemente las cabelleras lacias y escribir con un lápiz muy fino mi meditación. ¡Oh, dejar de ser un solo instante el Ayudante de Campo del sol! ¡Trópico, para qué me diste las manos llenas de color! 4

Salirle al paso a l con un libro en la Carlos Pellicer

G

ermán Dehesa, con todo y el cansancio que traía a cuestas de un viaje a Coatzacoalcos, Veracruz, tuvo la gentileza de recibir en su estudio a Club de Lectores y nos habló del poder mágico de las palabras y los libros. El poder mágico de la palabra “Alfalfa”. (Del griego: Alfa = comienzo) Seguramente esa palabra debe tener un poder mágico tremendo, puesto que puede convocar, puede incitar un volver a comenzar algo. Entonces yo se la recomiendo mucho a aquellos amantes que tuvieron alguna ruptura, pero que tienen franca voluntad de volver a comenzar, de tener una segunda oportunidad, que se miren a los ojos y se digan “alfalfa”, y se abracen y verán como todo comienza otra vez.

Cofundador de la revista San-Ev-Ank (1918) y de Un nuevo ateneo de la juventud (1919). Fue secretario privado de José Vasconcelos. En agosto de 1921, junto con Vicente Lombardo Toledano, Diego Rivera, José Clemente Orozco y Xavier Guerrero entre otros, fundó el Grupo Solidario del Movimiento Obrero. Colaboró en las revistas Falange (1922-23), Ulises (1927-28) y Contemporáneos (1928-31). Fue profesor de poesía moderna en la UNAM y director del Departamento de Bellas Artes. Organizó los museos Frida Kahlo, el de La Venta, y el de Anahuacalli. En 1976 fue elegido senador de la República por el PRI.

ERMÁN GG ERMÁN D EHESA DEHESA

Autor de Colores en el mar y otros poemas (1921), Piedra de sacrificios (1924), Seis, siete poemas (1924), Oda de junio (1924), Hora y 20 (1927), Camino (1929), Cinco Poemas (1931), Esquemas para una oda tropical (1933), Estrofas al mar marino (1934), Hora de junio (1929-1936) (1937), Ara virginum (1940), Recinto y otras imágenes (1941), Discurso por las flores (1946), Subordinaciones (1949), Sonetos (1950), Práctica de vuelo (1956), Material poético 1918-1961 (1962), Dos poemas (1962), Con palabras y fuego (1963), Teotihuacan y 13 de agosto: ruina de Tenochtitlán (1965), Bolívar, ensayo de biografía popular (1966), Noticias sobre Nezahualcóyotl y algunos sentimientos (1972) y Cuerdas, percusión y alientos (1976). Luego de su muerte han aparecido Reincidencias (1978), Cosillas para el nacimiento (1978), Cartas desde Italia (1985) y Cuaderno de viaje (1987). Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1953. En 1964 recibió el Premio Nacional de Literatura. En 1981, Luis Mario Schneider realizó la edición de sus Obras (poesías).5

México D.F. Otoño de 2006. Año 5 Número 17

Nació en Villahermosa, Tabasco y murió en el D.F. De oficio poeta. Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria y en Colombia adonde fue enviado por el gobierno de Venustiano Carranza.

Salirle Salirle al pasoalapaso a la vida,lacon un con un vida, libro en la mano libro en la mano Atención a clientes: 01 800 001 5337 / www.clublectores.com

¿USTED DIRÍA QUE LOS LIBROS TIENEN UN GRAN IMPACTO EN LA VIDA DE LAS PERSONAS? ¡Enorme! No porque haya lecciones inmediatas, ni moralejas; todo eso es muy trivial, es como la epidermis de un libro. La forma es la que siempre acaba pegando, te hace entender que hay un milagro en todo. Porque yo no veo una rosa y digo: ¡Ah, mira! Una rosa divina que en gentil cultura /es con su fragante sutileza/ magisterio purpúreo a la belleza/ enseñanza nevada a la hermosura; yo ya me conformo con saber que es una rosa, pero Sor Juana… la veía y encontraba en ella un amago de la humana arquitectura y simplemente esa música que ella creaba con las palabras, hace darme cuenta de que se puede hacer una flor de puras palabras, es decir, Sor Juana termina, no hablando de la rosa, sino edificando una rosa verbal. Y eso es ¡alucinante! Entonces se puede ir creando una especie de mundo paralelo y entendiendo mejor este mundo. Casi como el lobo de Caperucita, para entenderte mejor… para eso leo, para eso escribo, para mirarte mejor... Seguramente pasé por la etapa narcisista de la lectura donde uno al leer se está buscando a uno mismo. Es decir, el libro funciona como un espejo y el libro que más nos gusta es el que nos refleja mejor. Leía en la infancia, febrilmente, a Los tres mosqueteros, porque en mis delirios imaginativos pensaba que podría haber sido uno de ellos, que sólo las circunstancias de espacio-tiempo ya no me permitían ser D’Artagnan, Aramis, Porthos o todos juntos. Era para mí un gran espejo. Hay lectores que mueren en esta etapa narcisista, de “espejito, espejito, dime que soy bello, dime que soy valiente o el más malo de toda la región”. Pero

Club de Lectores 17 - Otoño 2006  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you