Issuu on Google+

gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 1

La Gaceta de Chozas DICIEMBRE 2010

Asociación Cultural Chozas de la Sierra

El destacamento penal de Chozas

Además en este número

Un fragmento de nuestra historia Editorial (pág. 2) La cultura, ¿gasto o inversión? (pág. 6) Los retos del siglo XXI (pág. 10) Entrevista con el grupo poético Sexta Vocal (pág. 12) Entrega de premios del VII Certamen de Narrativa (pág. 14) Allí donde el Camino del Valle termina su sinuosa senda, al pie del conocido como Puente de los Once Ojos, todavía se pueden ver las ruinas de la que fue primera cárcel de Soto del Real: el destacamento penal de Chozas de la Sierra. Sólo unos escasos restos

Relato ganador del VII Certamen de Narrativa (pág. 16)

de edificaciones, hoy aparentemente en desuso, señalan el lugar donde vivieron recluidos los constructores del puente y de la vía férrea en los difíciles años 40. Un lugar sobre el que pesa el olvido de la Historia, un engañoso silencio que intentaremos romper en

Rutas de campo (pág. 19)

estas líneas. (Sigue en pág. 3)

Miguel Hernández Ejemplar gratuito

100 años de poesía Miguel Hernández nació en 1910, hijo de

Entre pucheros (pág. 22)

campesinos, y se inició en la poesía desde los 20 años; publicó su primer libro Perito en lunas en 1933 y el último Cancionero y roman-

Próximas actividades (pág. 23)

cero de ausencias, poco antes de morir. Uno de nuestros socios nos cuenta su viaje

Número 21

Habla, pueblo, habla (pág. 21)

a Orihuela para celebrar el Centenario del poeta. (Pág. 8)

Última hora: reapertura del Hotel Prado Real (pág. 24)


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 2

Asociación Cultural “Chozas de la Sierra” Plaza de la Villa, 18 - primer piso 28791 Soto del Real Equipo de redacción: Ana Aranda Vivi Castañares Raquel G. Rojas Marian Lorenzo José Miguel González Colaboran en este número: Máximo Aláez Almudena Sánchez Irene Regidor

“A

llí donde el Camino del Valle termina su sinuosa senda, al pie del conocido como Puente de los Once Ojos, todavía se pueden ver unos restos de antiguas edificaciones. Son las ruinas de la que fuera la primera cárcel de Soto del Real: el destacamento penal de Chozas de la Sierra. Sólo unos escasos restos de edificaciones, hoy en desuso, señalan el lugar donde vivieron recluidos los constructores del puente y de la vía férrea en los difíciles años cuarenta”.

Ina López Palacios Grupo Sexta Vocal Hotel Prado Real Fundación Lumière Junta directiva Ana Aranda

Miguel de Unamuno utilizaba la palabra “intrahistoria” para referirse a la vida tradicional que sirve de decorado a la historia más visible. Comparaba este escritor la Historia oficial con los titulares de la prensa, en oposición a esa intrahistoria como hechos que ocurrían, pero no publicaban los periódicos. Historias menos llamativas o impactantes que sucedían a la sombra de lo más conocido históricamente:

Julio Emilio García Raquel G. Rojas Fernando Romero Marisol García Mª José Bernabé Irene Regidor Juan Barrado José Miguel González Publicidad en La Gaceta 680 21 80 90 (Vivi)

La Gaceta de Chozas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus colaboradores Nº Depósito Legal:

“Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de los millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna, esa labor que como la de las madreporas suboceánicas echa las bases sobre las que se alzan islotes de la historia. [...] Esa vida intrahistórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentira que se suele ir a buscar al pasado enterrado en libros y papeles, y monumentos, y piedras” (Miguel de Unamuno, En torno al casticismo, 1895). En esos parajes aledaños al Puente de los Once Ojos, se vivieron efectivamente muchas microhistorias, o historias desde abajo, cuyos protagonistas fueron los grupos sociales más desfavorecidos, invisibles en su mayor parte para los registros históricos habituales. En la Historia que había empezado a tejerse a raíz de los últimos acontecimientos en nuestro país no había cabida para ellos.

M-30603-2010 Tirada: 600 ejemplares

Imprenta: Grupo MundoPrint Impreso en papel 100% reciclado

Creemos que para la tradición local de Soto del Real, antes Chozas de la Sierra, es importante conocer y conservar aquellos momentos que formaron parte del día a día de muchos de sus habitantes de entonces. Asociación Cultural Chozas de la Sierra


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 3

El destacamento penal de Chozas de la Sierra y el Directo Madrid-Burgos

E

n 1939, el Ministerio de Obras Públicas del Régimen franquista decidió reemprender las obras de infraestructura del ferrocarril Directo Madrid-Burgos (comenzadas en 1926), con el fin de conectar la capital del Estado con una de las principales ciudades del bando nacional durante la Guerra Civil. Para ello se decidió utilizar mano de obra reclusa, además de obreros contratados, con la instalación de nueve destacamentos penales en el tramo comprendido entre las localidades madrileñas de Chamartín y Gargantilla de Lozoya. Entre 1941 y 1957, se utilizó mano de obra de prisioneros políticos de la Guerra Civil y de “la victoria” (aquellos que fueron detenidos en las redadas represivas una vez terminada la guerra) en los municipios de Colmenar Viejo, Miraflores, Valdemanco, Chamartín, Chozas de la Sierra, Garganta, Bustarviejo, Fuencarral y Las Rozas, para obras de explanación, construcción de túneles, viaductos, estaciones, apeaderos, muelles de mercancías y carreteras de enlace. El sistema del Patronato para la redención de penas por el trabajo Los destacamentos penales, como el resto de establecimientos dedicados a los trabajos forzados de prisioneros políticos y presos comunes, se crearon para ejecutar obras públicas calificadas de interés nacional (trabajos mineros, agrícolas e industriales y labores de reconstrucción de infraestructuras), de las que fueron beneficiarias numerosas empresas privadas y públicas. A mediados de los años 40 sumaban 121 destacamentos, con cerca de 16.000 presos. Con ello, el Estado franquista empleaba, u ofrecía a las compañías interesadas, una mano de obra barata y eficiente. El recluso re-

cibía un pequeño porcentaje de su sueldo, pagado por el empresario, y el resto de lo que le correspondía iba a parar a las arcas estatales. La reclusión en los destacamentos penales forma parte del llamado Patronato para la Redención de Penas por el Trabajo, que fue instituido a través de la Dirección General de Prisiones para responder, en principio, al problema de la cuantiosa población reclusa de la posguerra en el marco más general de las medidas tomadas para la represión y reconstrucción. De la concentración y reclusión de presos y prisioneros se pasó al uso de su fuerza de trabajo, conocimientos y destrezas en los talleres penitenciarios, dedicados a los trabajos intramuros (en campos y prisiones), y en los destacamentos penales y las Colonias penitenciarias militarizadas, dedicados a los trabajos en exterior. Una parte de estos trabajos iba a ser organizada desde el Patronato Central de Redención de Penas por el Trabajo, creado en 1938 (orden de 7 de octubre).

1 Garganta de los Montes 3 Bustarviejo 5 Chozas de la Sierra 7 Tres Cantos 9 Las Rozas

2 Valdemanco 4 Miraflores 6 Colmenar Viejo 8 Fuencarral

Mapa del noroeste de la Comunidad de Madrid, con la vía del tren Madrid-Burgos y los destacamentos penales construidos durante la posguerra (en negro).

Masonería. La cuantía de días reducidos variaba según el establecimiento penitenciario, el periodo y el rendimiento en el trabajo, pero en el caso del Directo se estableció en general un día o dos de condena por un día de trabajo, de modo que las condenas de 30 años se podían reducir a 8. En muchos casos ésta supuso para los presos su última parada o “estación” en aquel “turismo penitenciario”. Los

En muchos casos ésta era para los presos su última “estación” en aquel “turismo penitenciario”. Este sistema ofrecía específicamente la posibilidad de reducir la condena a los presos políticos detenidos y juzgados al final de la guerra y en la inmediata posguerra, valorando ciertos criterios: pena ya dictada, “buena” conducta, examen de religión, certificados médicos de vacunación y juramento de no haber pertenecido a la

destacamentos penales eran el último paso en una larga experiencia penal que comenzaba, habitualmente, en el campo de prisioneros cerca del frente de batalla. La estancia en el destacamento era el último paso antes de la depuración definitiva del rojo, que podía después reincorporarse a la nueva sociedad.

3


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 4

era escasa y de mala calidad y las familias, mujeres y niños que abandonaron sus lugares de procedencia para seguir y acompañar a los presos e instalarse junto a los barracones, compartían la misma suerte que los reclusos.

Restos de los barracones destinados a los presos en el angtiguo destacamento penal de Chozas de la Sierra. (© Raquel García)

Desde 1944 se incluyó en el sistema a los presos comunes (condenados, por ejemplo, por estraperlo); precisamente uno de los destacamentos del ferrocarril Madrid-Burgos, el de Lozoyuela, inauguró esta modalidad. Los trabajadores en todos los casos fueron hombres, aunque en los talleres penitenciarios trabajaron muchas mujeres presas (que llegaron a constituir del 8 al 10% de la población reclusa de la posguerra), si bien casi nunca se reconocía su trabajo como un medio para reducir sus condenas. Los barracones Los destacamentos penales eran, en su mayoría, barracones construidos a pie de obra, con un número varia-

El establecimiento de los familiares en el espacio del complejo penal, según los testimonios orales recogidos en las distintas localidades de la vía, parecía tratarse de un proceso espontáneo que respondía al hecho de que los presos estaban en el último paso antes de conseguir su libertad. A ello hay que añadir que cobraban un pequeño salario con el que podían permitirse un cierto aunque mísero mantenimiento de sus familias.

Los presos y sus familias habían quedado señalados en sus lugares de origen y sus vidas echadas a perder como consecuencia de la guerra y del sistema represivo posterior. ble y aproximado de entre 30 y 400 presos, regulados en colaboración entre las empresas contratistas, los funcionarios de prisiones y la Policía Armada. Los presos trabajaban de lunes a sábado para redimir un día o dos de condena por cada jornada de ocho de la mañana a seis o siete de la tarde, con variaciones que dependían de las circunstancias climatológicas. Con el hambre de la inmediata posguerra, la alimentación en prisiones como la de Chozas de la Sierra

Todos ellos habían quedado señalados en sus lugares de origen y sus vidas echadas a perder como consecuencia de la guerra y del sistema represivo posterior. Asimismo, la presencia de los familiares debió de ser clave para suavizar la deshumanización de los trabajadores y, en cierta manera, podría verse como un elemento de resistencia al esquema de represión diseñado por el poder. Por: Almudena Sánchez

Bibliografía consultada: FALQUINA, Álvaro; FERMÍN, Pedro; GONZÁLEZ, Alfredo; MARÍN, Carlos; QUINTERO, Alicia; ROLLAND, Jorge (2008). Arqueología de los destacamentos penales franquistas en el ferrocarril Madrid-Burgos: El caso de Bustarviejo. Revista Complutum, 2008, Vol. 19 Núm. 2: 175-195. QUINTERO MAQUA, Alicia (2009). El trabajo forzado durante el primer franquismo: destacamentos penales en la construcción del ferrocarril Madrid-Burgos. Comunicación presentada en las Cuartas Jornadas Archivo y Memoria. La memoria de los conflictos: legados documentales para la Historia. Madrid, 19-20 febrero de 2009. <http://www.archivoymemoria.com>

4


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 5

El testimonio de uno de nuestros vecinos

“Y

o entonces era un chavalillo, ocho años nada más ¡qué años tan duros, cuánta hambre pasamos, cuánta miseria…!

Cuando acabó la guerra escasamente alcanzaba los 11 años y había que trabajar como fuese, había que comer. Éramos cinco hermanos, el mayor tenía 14 y el más chico tan sólo cinco. A mi padre lo habían matado, como a tantos otros al acabar la guerra, pero ¿por qué? Entre mi padre y otros del pueblo habían decidido ayudar al cura, eran años difíciles para un religioso si vivía en zona roja y Soto del Real (entonces Chozas de la Sierra) y Colmenar Viejo lo eran. Le consiguieron un salvoconducto y pasó al bando nacional, pero una vez allí, los denunció y los llevaron presos. Estuvieron primero en Soto, donde el salón de baile que estaba situado en los bajos del primer ayuntamiento (hoy edificio donde se localiza el bar “La Chopera”) se transformó en cárcel. Allí se custodiaba a los presos de guerra antes de que fueran enviados a Miraflores y de allí a Colmenar, Madrid o donde tocase. En su caso el paseo se interrumpió muy pronto, pocas comidas tuve ocasión de llevarle, enseguida fue asesinado. Soto era un pueblo pequeño, antes de la guerra no llegaba a reunir 70 familias, la mayor parte ganaderos y agricultores. Mi padre también lo era, procedía de Segovia y había venido a vivir a Soto unos años antes de comenzar la guerra, yo contaba tres años. Al perder a mi padre hubo que vender las ovejas y las pocas vacas con que contábamos para poder sobrevivir. Comenzó una etapa muy difícil en mi vida, como en la de tantos otros, el ser hijo de cerraba todas las puertas. No sólo te pesaba el sufrimiento por la pérdida de un padre, y el hambre atroz de aquellos años, sino que además eras considerado mala persona, nadie te

daba trabajo, te perseguían y vigilaban continuamente para ver si encontraban algo de lo que acusarte. Tenía un asno y me fue de gran ayuda, gracias a él conseguí trabajo en el destacamento penal, les hacía múltiples encargos, traía y llevaba continuamente cosas, como los pistoletes para la dinamita y mucho otro material que necesitaban para la obra. Además estaba mejor suministrado de víveres que el pueblo, pues allí había oficiales, lo que en ocasiones me reportaba algún extra que venía muy bien a mi familia. Como era un crío, entraba y salía sin problema, me dejaban meterme por todas partes y conocía a muchas personas, a mucha buena gente que estaba allí simplemente porque tenía otras ideas. Habría unos 100 presos y los vigilaba la policía armada. He sabido después que, en otros destacamentos, las familias de algunos presos vivían muy próximas y que las casas las construían los propios presos. No estoy seguro de que eso fuese así en Soto. Sí recuerdo que los presos hicieron algunas construcciones para cuando venían sus mujeres, pero no estoy seguro de nada más”. Según nos contó nuestro vecino, al que desde aquí agradecemos profundamente que nos acercara a esa parte de su vida y de nuestra historia, el destacamento penal surgió de repente, nadie sabía en el pueblo lo que allí se estaba construyendo. Hoy sucede algo parecido: ¿cuántos sabíamos que esta parte de la historia también se escribió aquí? Yo he de confesar que no sabía nada, pero estoy convencida de que debemos conocer nuestra historia para poder seguir avanzando. Por: Marian Lorenzo

Estos muros hoy ruinosos rodeados de misterio no son de un monasterio ni de un castillo famoso no tienen fama ni gloria ni recuerdos de su historia mas son testigo elocuente y evocan enmudecidos los duros tiempos vividos en la construcción del puente. Una de nuestras vecinas nos ha hecho un bonito regalo: conoce de memoria este poema que vio escrito en uno de los muros de los restos del destacamento cuando era niña, hace 40 años, cuando la edificación ya se encontraba abandonada.

5


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 P��gina 6

La cultura: ¿gasto o inversión?

V

ivimos tiempos confusos en los que se corre el riesgo de que con la apelación genérica a “la crisis” como excusa nos llevemos por delante cosas que poco tienen que ver con la dichosa crisis y que, incluso, pueden ayudar a una salida sostenible de la misma. Un ejemplo de ello lo tenemos en el terreno de la actividad cultural. Por todos los lados y administraciones (unas más que otras, bien es cierto), estamos asistiendo a recortes o, directamente, a la eliminación de las partidas relacionadas con el fomento de la cultura, apoyándose seguramente en el argumento de que “la cultura” es algo de lo que podemos tranquilamente prescindir sin que la estructura y cohesión social sufran. Un adorno, en el mejor de los casos. Probablemente, incluso hay gestores públicos que agradecen la coartada porque, en el fondo, están convencidos de que todo lo que tiene que ver con el sector creativo y cultural no deja de ser un incordio y los agentes culturales, en genérico, una cuadrilla de sospechosos que parasitan los aledaños del poder. Buena oportunidad para deshacerse de tanto vividor improductivo. Sin embargo, ¡oh paradoja!, no es esto lo que indican los fríos datos. Resulta que según los indicadores económicos oficiales, la aportación de lo que se conoce como industria cultural al producto interior bruto (PIB) de España en 2010 ronda nada menos que el 3% (sin

6

considerar actividades vinculadas a la cultura como el Diseño o la Publicidad, que elevarían esa aportación hasta el 5%). Como referencia comparativa, digamos que la cultura tiene en el PIB del país un peso superior al que posee el sector energético (con un 2,7% del PIB) y similar al agrario (un 3,7% del PIB). El dato puede resultar llamativo o sorprendente, pero en ningún caso es sospechoso; procede de la Cuenta Satélite de la Cultura, sistema de medición económica perteneciente al Plan Estadístico Nacional que proporciona información estadística en el ámbito cultural y en el de las actividades vinculadas con la propiedad intelectual a partir del análisis sistemático de la contabilidad nacional. Hablamos, pues, de cifras oficiales que permiten estimar el impacto de la industria cultural sobre el conjunto de la economía española que, por cierto, es superior a la aportación media en el conjunto de la Unión Europea, donde alcanza el 2,6% del PIB; esto es, para los expertos, una consecuencia de la riqueza de la cultura española, una de las más importantes del mundo. En la Tabla 1 podemos ver el peso relativo de los distintos sectores que se incluyen en el ámbito cultural. Hay otros dos datos que merecen ser destacados en este repaso a los números. El primero indica que la evolución del PIB de las actividades culturales ha mantenido un crecimiento continuo en España a lo largo de la última década y

Sector

Peso relativo en su aportación al PIB

Libros y prensa

40,9%

Radio y televisión

18,2%

Cine y vídeo

10,6%

Artes plásticas

10,2%

Artes escénicas

4,7%

Patrimonio

2,6%

Música grabada

2,0%

Archivos y bibliotecas

1,7%

Tabla 1. Aportación relativa por sectores culturales (Cuenta Satélite de la Cultura, Ministerio de Cultura). Para el análisis se tienen en cuenta las diferentes fases que conforman la cadena de producción, que engloba desde la creación y fabricación hasta las actividades de promoción o las educativas.

que, como sector, está resistiendo bien la crisis siendo considerado, no sólo en España sino en toda la Unión Europea, uno de los sectores económicos más dinámicos (Libro Verde, Comisión Europea, abril 2010). Se podría afirmar que los productos culturales son una parte esencial de la vida cotidiana de los ciudadanos en una sociedad del bienestar que, en situación de crisis, renuncian a otros lujos antes que al consumo cultural. Este nuevo comportamiento de la sociedad respecto a la cultura significa que ésta, de ser un placer escaso, ha pasado a convertirse en una exigencia de muchos ciudadanos; de ser accesoria, a


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 7

fundamental; de ser un producto para la distracción, minoritario y elitista, a su consumo en masa. Eso, al menos, sugieren los datos que reflejan la trascendencia económica de estos nuevos comportamientos. Y un segundo aspecto, en absoluto desdeñable en un panorama como el actual, es su comportamiento en relación con el empleo; según los datos, la crisis apenas ha afectado al empleo en el sector de la cultura, quizás debido a que el nivel educativo de los empleados en el sector es alto (un 50% de universitarios y otro 44% con educación secundaria), y a que hasta uno de cada cuatro trabajadores del sector son autónomos. El dinamismo de la industria de la cultura resulta, pues, evidente. Pero, con ser importante el potencial económico del sector, su aportación social trasciende los puntos que aporta al PIB. Me refiero a su aportación a los elementos intangibles del desarrollo que tienen que ver con el crecimiento del individuo y del conjunto de la sociedad. El Libro Verde de la Cultura elaborado por la Comisión Europea recoge este aspecto cuando incluye entre sus conclusiones que los poderes públicos deben ser conscientes del carácter estratégico de la cultura y contribuir activamente a su desarrollo porque de lo contrario se pierde una magnífica oportunidad que no sólo afecta a la economía sino también a la cohesión del conjunto de la sociedad y a su mismo desarrollo. Y da pistas sobre algunos

aspectos que deberían recibir mayor atención de los poderes públicos cuando señala que, de todas las actividades o fases en que se puede dividir la actividad cultural, el que tiene menor desarrollo es el conformado por las actividades educativas vinculadas a la cultura. En otras palabras, el reto pendiente lo constituye la sociedad, el público (o, si preferimos, el cliente). Aunque se ha avanzado en lo referido a la participación cultural, falta aún mucho para completar el proceso de democratización de la cultura, más aún si tenemos en cuenta a los nuevos ciudadanos producto de los fenómenos migrato-

un taller de pintura, de escritura creativa, o de lectura, etc., se está realizando una contribución esencial a este objetivo de educación y difusión de la cultura como bien colectivo, favoreciendo el consumo de productos culturales y, sobre todo, contribuyendo a la cohesión de la comunidad en la que se desenvuelve. No es posible hoy día seguir entendiendo la cultura, de manera simplista y miope, como un adorno superfluo, una actividad improductiva o un gasto (como tal, prescindible cuando hay problemas económicos), o como un adorno festivo para cuando la economía va bien. En definitiva, como una actividad

Es necesario desarrollar el capital cultural esencial que permita a todos ser activos en el campo de la cultura. rios. Esto es: es necesario desarrollar el capital cultural esencial que permita a todos ser activos en el campo de la cultura. El proceso de democratización del acceso a la cultura posee importantes lagunas, y las acciones educativas y de mejora de la accesibilidad de las poblaciones son fundamentales para lograr el objetivo de que la sociedad en su conjunto, y no sólo los sectores más elitistas, puedan disfrutar de los bienes culturales. Deberíamos ser más conscientes de que, cuando desde un pequeño Ayuntamiento o desde una asociación cultural aún más pequeña, se pone en marcha

improductiva propia de gentes ociosas que explotan el mecenazgo o la teta del Estado. Los datos que hemos repasado permiten sostener justo lo contrario: es una actividad económica rentable, un sector económico dinámico que genera empleo de calidad, y un factor fundamental de cohesión y vertebración social. Por eso, cuando desde una administración se reduce el apoyo a la cultura se está contribuyendo a su propio empobrecimiento en un doble sentido: en un sentido tangible (reducción de potencialidad económica) e intangible (menor cohesión social). Por: Máximo Aláez

7


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 8

Hace 100 años nació Miguel Hernández Ayudadme a ser hombre

E

ntre 1937 y 1939, en plena guerra incivil, Miguel Hernández escribe un libro: El hombre acecha, que estuvo a punto de perderse entre los estertores de la contienda y que sólo vio la luz en 1981, seis años después de que el sapo iscariote descendiera en el Valle. Los poemas del libro nos alertan del hecho cierto de que la guerra embrutece a sus contendientes, más allá de la causa que defiendan: He regresado al tigre. Aparta o te destrozo. Hoy el amor es muerte, y el hombre acecha al hombre. Pues bien, hoy quiero hacer una glosa de un imponente poema de ese libro: “El hambre”. Siempre han estado presentes los animales en la poesía de Miguel “Perro que ni me deja ni se calla”. Pero este poema es un verdadero animalario, un

zoo donde las fuerzas más potentes se encuentran encerradas. “El hambre paseaba sus vacas exprimidas… los años de abundancia, la saciedad, la hartura, eran sólo de aquellos que se llamaban amos”. Y así aparecen los que miran la vida como un botín sangriento: como los tiburones, voracidad y diente, panteras deseosas de un mundo siempre hambriento. Y el hambre muerde como un lobo sus rebaños de cuervos, de tenazas, de lobos, de alacranes. Hambre insaciable, criminal, omnívora. “Lucho contra tantas barrigas satisfechas: cerdos con un origen peor que el de los cerdos”. Sois como perros agonizantes, indiferentes a la llamada del hambre, pero en cada casa, un odio como toro que tiembla, rompe por los tejados, os cerca y os embosca y os destruye a cornadas.

Hay días en que uno podría estrangular pájaros o ahogar palomas en nieve fría. Es fieramente humano: “La fiera late en todas mis fuerzas, mis pasiones. A veces he de hacer un esfuerzo supremo para acallar en mí la voz de los leones. Me enorgullece el título de animal en mi vida, pero en animal humano persevero. Por hambre reaparece la fiera, recobra sus instintos, sus patas erizadas, sus rencores, su cola”. Y baja a sus abismos interiores: “Arroja los estudios y la sabiduría, y se quita la máscara, la piel de la cultura…regresa a la pezuña, retrocede al dominio del colmillo, y avanza sobre los comedores. Se ejercita en la bestia y empuña la cuchara dispuesto a que ninguno se le acerque a la mesa. Entonces sólo veo sobre el mundo una piara de tigres, y en mis ojos la visión duele y pesa”. Hasta el tigre, llama ardiente, se ha convertido en un cerdo gregario. Pero, a pesar de tanto tigre y chacal que tiene prohijado, se siente solidario. Y termina con un ruego admirable: “Ayudadme a ser hombre: no me dejéis ser fiera hambrienta, encarnizada, sitiada eternamente”. Por: José Miguel González

8


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 9

Recuerdo de Orihuela Centenario de Miguel Hernández

Y

o descubrí la poesía a los 16 años, leyendo un soneto impecable que dice: “Umbrío por la pena, casi bruno, porque la pena tizna cuando estalla…” Aquella noche la poesía y yo nos acostamos juntos por primera vez y aunque, a veces, reñimos y nos ignoramos, siempre volvemos a encontrarnos y eso se lo debo a Miguel. Como todos sabéis el 30 de octubre último se ha cumplido el primer centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Con tal motivo, el Grupo Literario Encuentros de Tres Cantos, del que formo parte hace ya una docena de años, organizó una visita literaria para conmemorar el centenario del poeta en Orihuela, una luminosa localidad presidida por numerosas iglesias, un casino y una penosa reconstrucción de la casa natal del poeta. Comenzó la visita con un recorrido por la catedral, donde Miguel realizó sus estudios primarios antes de que el padre decidiera que Miguel era más útil ordeñando cabras que estudiando libros. Luis Almarcha, canónigo de la catedral, fue quien proporcionó al poeta sus primeros libros y también quien le chantajeó cuando ya agonizaba, haciéndole saber que si renunciaba a sus creencias y adoptaba el credo del legendario psicópata legionario, le dejarían ir al hospital. Miguel se negó y a los pocos días falleció.

Tuvimos ocasión de recitar junto a un destacado grupo de ingleses residentes en la zona de Orihuela, que se habían tomado el trabajo de traducir al poeta al inglés, cosa que no dejó de sorprenderme. Y que demuestra lo mal que defendemos nuestro patrimonio cultural en el exterior. El día del aniversario, acompañados por dos encantadores miembros de la Aso-

Visitantes en la Casa de Miguel Hernández en Orihuela en la celebración del centenario de su nacimiento. (© José Miguel González)

ciación Miguel Hernández, recorrimos los lugares más simbólicos del pueblo, incluida la plaza donde Miguel recitó a su malogrado amigo Ramón Sijé la famosa elegía: “Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que habitas y estercolas…” Por la tarde, en un momento muy emotivo, recorrimos su casa y su huerto, con la higuera centenaria. Allí cantamos y recitamos. “He poblado tu vientre de amor y sementera…” Por la noche, el concierto de Serrat, a ratos sobrio, a ratos popular, con unos músicos sobresalientes.

A la mañana siguiente, la etapa final, en el cementerio de Alicante. La gente nos miraba con curiosidad, invitamos a las familias que visitaban a sus seres queridos a que leyeran algún poema o alguna estrofa. Al principio reacios, poco a poco se fueron animando y aquello terminó siendo un precioso homenaje al poeta del pueblo: “Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté, escríbeme a la tierra que yo te escribiré”. Por: José Miguel González

9


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 10

Los retos del siglo XXI Cuidar nuestro planeta

E

n los albores del siglo XXI la humanidad ha dado pasos de gigante en muchos aspectos. En otros, desgraciadamente, ha ido hacia atrás. El problema más acuciante al que ahora debe enfrentarse y que nos afecta a todos, tanto si queremos aceptarlo como si nos negamos a ello, es la destrucción del entorno que ha hecho posible nuestro desarrollo en el hermoso planeta Tierra. ¿Estamos todavía a tiempo de evitar la destrucción? Pienso que así es, pero no se puede perder ni un minuto, hay que comenzar a actuar ya. Tampoco pueden ser actuaciones aisladas, sino un compromiso que afecte tanto a los gobiernos como a los gobernados. Básicamente, habría que actuar en los entornos que se relacionan a continuación.

¿Falta agua? No debería ser así, puesto que el planeta azul tiene una superficie mucho mayor de agua que de tierra. El problema es que no toda es agua dulce que pueda ser utilizada por el hombre en su estado natural. También es un problema que cada vez seamos más humanos y cada vez gastemos más agua. El estilo de vida de los países más desarrollados es insostenible y aísla al hombre de la Naturaleza.

El agua

Es un error querer solucionar el problema del agua por medio de más pantanos o trasvasando los ríos. El agua debe gestionarse en función de la capacidad de renovación de los ecosistemas acuáticos que los mantienen. Lo realmente importante es no romper la cadena que permite el ciclo natural del agua en los ecosistemas.

El agua une a la humanidad con el resto del planeta. En la Tierra hay vida porque hay agua en los tres estados. Es posible que haya más vida en el Universo, pero los humanos todavía no han descubierto ningún otro planeta que reúna las mismas condiciones que el nuestro. Somos por tanto muy privilegiados.

Dicen que si la sed pudiera saciarse con palabras, la escasez de agua no sería un problema. Para nuestros bolsillos, el agua no es cara, pero cuando el pozo se seque, sabremos cuál es el verdadero valor, que no el precio, del agua.

La energía El planeta funciona gracias al flujo de energía que nos llega del sol. La luz del sol llega a las plantas que, mediante el proceso de la fotosíntesis, la transforman en azúcar productora de energía. Por ahora, esta fuente parece inagotable. Pero energía es también la capacidad para hacer un trabajo. Todo lo que hacemos consume energía. Sin energía no es posible ningún tipo de acción. Durante siglos, los seres humanos utilizaron para ayudarse en sus tareas la energía de los animales domésticos o la fuerza del agua y del viento. Con la industrialización, se complicaron las cosas y fueron necesarias energías más potentes. La electricidad y los hidrocarburos cumplieron su misión. El problema reside en que cada día necesitamos más electricidad y, para generarla, se necesita agua. El petróleo, por su parte, además de no estar repartido por igual en todos los países, parece que tiende a su fin. No obstante, pienso que el ser humano encontrará (o ya está encontrando) otros recursos de energías optativas que puedan sustituir en breve a las hasta ahora utilizadas. Gracias a la ciencia, conseguir nuevas energías no debería ser un problema irresoluble. El control de los deshechos y la contaminación

En poco tiempo una de cada tres naciones tendrá escasez de agua permanente. (© Yves Picq)

10

Nuestra sociedad de consumo produce tantos desechos que eliminarlos se ha convertido en uno de los principales problemas. Pero lo más grave para el planeta y sus habitantes es contaminar aquello que más tarda en renovarse, es decir, el agua,


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 11

mana. Su falta de calidad está en el origen de un gran número de enfermedades. En general, interpretamos la Naturaleza según nuestros deseos, pero ella es como es, no como nosotros queremos que sea. Los fenómenos hay que saber enfocarlos desde todos los ángulos. Sólo una sociedad que tiene individuos críticos puede evolucionar. Para tomar decisiones correctas, es preciso romper la tiranía de los sentidos.

Los paneles fotovoltaicos tienen un rendimiento del 15 % y son muy apropiados para instalaciones sencillas en azoteas y de autoabastecimiento. (© Fernando Tomás)

que es la fuente de vida de personas y animales. También es sumamente importante el control de la calidad del aire, puesto que se trata de un elemento totalmente indispensable para la vida hu-

Los colapsos de las grandes civilizaciones han coincidido por lo general con catástrofes naturales. Para evitar el colapso de nuestra civilización actual, si es que ya no es demasiado tarde, hay que comenzar a actuar. Debemos comenzar por conocer la Naturaleza, porque de esta manera nos conoceremos a nosotros mismos. Debemos aceptar que todos somos viajeros de la misma nave. Hay que comenzar a diseñar los valores que nos permitan pa-

sar de un mundo competitivo a un mundo cooperativo. Para ello, se impone no quebrantar las siguientes reglas: • No hay nada gratis, todo cuesta energía. • La energía se transforma, pero no se destruye. • La energía pierde calidad al transformarse. • La energía no es reciclable. • Cuanta más energía usemos, más calor emitimos al ambiente. En resumen, habría que señalar que el ser humano no va a destruir la vida en el planeta, porque la vida es mucho más fuerte que él. Lo que sí va a ocurrir, y además a corto plazo, es que se verá obligado a cambiar de estilo de vida, porque el que lleva no es sostenible. Por: Irene Regidor Doñoro

Consejos para cuidar el planeta desde nuestro hogar Ahorrar en calefacción • Una temperatura entre 19 y 20 ºC es suficiente para mantener el confort en una vivienda. Por la noche, para sentirnos cómodos es suficiente entre 15 y 17 ºC. Por cada grado que aumentemos la temperatura, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%. • Por la mañana, no enciendas la calefacción hasta no haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas, con 10 minutos es suficiente para que se renueve el aire. • Si te ausentas durante unas horas, reduce la posición del termostato a 15 ºC. • Las válvulas termostáticas y los termostatos programadores son soluciones accesibles, fáciles de colocar y que pueden amortizarse rápidamente por el importante ahorro de energía que conllevan (entre un 8 y un 13%).

• No cubras los radiadores ni coloques ningún objeto pegado a ellos. Esto dificulta la adecuada difusión del aire caliente. • No esperes a que se estropee el equipo, un mantenimiento adecuado de nuestra caldera individual te ahorrará hasta un 15% de energía. • Cuando los radiadores están sucios, el aire contenido en su interior dificulta la transmisión del calor. Deben limpiarse (purgarse) una vez al año, antes del inicio de la temporada de calefacción. En el momento en que deje de salir aire y salga sólo agua, estarán limpios. • Cerrando persianas y cortinas de noche se evitan importantes pérdidas de calor.

11


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 12

La entrevista Grupo poético itinerante Sexta Vocal

H

ay proyectos culturales que no deben pasarse por alto por su frescura e inquietud. “Sexta vocal, poesía itinerante” es una de esas conjunciones artísticas que aúna creatividad, ilusión y comunicación, algo de lo que estamos necesi-

tados. La Gaceta de Chozas ha compartido con este grupo poético unos momentos con el ánimo de darlo a conocer en nuestra localidad y potenciar una actividad en la que la poesía encuentra su máxima expresión: la palabra viva.

La Gaceta de Chozas. Contadnos un poco sobre vuestros inicios como grupo poético, ¿cómo surge la idea y qué motivaciones os unen? Grupo Sexta Vocal. Bueno, en realidad somos un grupo muy heterogéneo, diferentes edades y profesiones..., no hay un hilo conductor más que el de que todos escribimos y nos gusta la poesía y la literatura actual. Lo que de verdad queremos es volver a jugar más por la belleza y por la búsqueda de un poco de alegría y comunicación. El arte busca el compromiso con uno mismo, transforma actitudes y muchas veces encuentra soluciones a problemas viejos. Por lo tanto, Sexta Vocal es sólo una lluvia de buenas ideas en un lugar donde se reciben bien esas nuevas ideas. Se podría decir que en el grupo somos miles… pero no vienen todos a la vez, ¡la Sierra no puede con tantos! GC. Los poemas que recitáis en las representaciones son propios, vosotros mismos sois poetas. ¿Habéis recitado en alguna ocasión obras de autores conocidos?

Montajefotográfico con distintas imágenes de las actuaciones del grupo Sexta Vocal. (© Jokin)

anterior encuentro recitamos a Juan Gelman y Miguel Hernández. GC. Por lo que hemos podido apreciar en vuestras actuaciones, conviven estilos muy diferentes, e incluso se integran otras artes como la música. Háblanos un poco de esto.

Francisco Cenamor, poeta y colaborador habitual del grupo, los define como “un soplo de aire limpio en la sierra”.

SV. Por supuesto. Además de nuestras propias creaciones, solemos recitar autores que nos gustan. En el

12

SV. El grupo surge como un simple juego en el que la poesía es el vínculo que lanza a las otras artes, la perfor-

mance, la música, la pintura, el teatro… y van vinculándose en espacios pequeños cuya principal función es llegar a la gente y crear con la gente. Nos gusta mucho lo que se está haciendo en poesía actualmente y cómo va interaccionando con unos valores comunes y con diferentes medios y nosotros nos unimos a esa actualidad efervescente en todas sus dimensiones. Estamos pensando también en meternos en el mundo de la edición digital y atrevernos a editar también nuestras experiencias. Pero claro, esto supone tiempo y de momento estamos valorándolo. GC. ¿Pensáis que lo que hacéis es entendido por el público, qué sensación os transmite la gente que va a veros?


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 13

SV. El público de nuestros recitales es también parte de Sexta Vocal, por lo que entiende o deja de entender lo mismo que sus miembros. La sensación que nos transmite es que son también creadores y creativos y siempre pensamos en buscar formas que les animen a actuar con nosotros y participar en la experiencia del individuo que lee un poema o ríe o siente cuando escucha.

están realizando actividades parecidas a las nuestras en diferentes lugares y el feedback es continuo. Las nuevas tecnologías son útiles para la creación; para la comunicación, sin embargo, la difusión resulta mucho más eficaz a través de la realidad más directa, como dice Jokin, “a gritos en la plaza”, o a través de medios locales, como es vuestra revista, la radio, carteles, etc.

GC. Sabemos que tenéis una página en facebook con bastante actividad ¿cuál es el papel que puede tener hoy en día la tecnología a favor o en contra del arte o la cultura?, ¿resulta útil sólo para la difusión o influye también en la creatividad?

GC. ¿Cuándo tendremos otra vez ocasión de veros?

SV. La nuevas tecnologías nos acercan la actualidad de una manera inmediata, tenemos muchísimos contactos con grupos y personas que

SV. Bueno, ahora nos llamamos Sexta Vocal Poesía Itinerante… y estaremos en Guadalix de la Sierra en el mes de diciembre. En enero, después de Reyes, estaremos en Manzanares, Colmenar Viejo y, posiblemente, en El Escorial. GC. ¿Cómo puede la gente interesada contactar con vosotros y cono-

cer vuestras actividades de forma más directa y actualizada? SV. Pues la gente viene de aquí, del barrio de toda la vida, cerca del metro, nos conocemos del búho. Bueno, la verdad es que no hay tácticas concretas, vienen amigos, vecinos, mamás, nos conocen a través de la web, de Madrid, no sé. Cada vez viene más gente ¡pero no sabemos de dónde salen! Siempre colgamos carteles por todas partes y anunciamos nuestras próximas actividades en el facebook. Entonces animamos desde aquí a todos nuestros lectores a que os busquen en la web. Muchas gracias por compartir con nosotros un poquito de vuestra creación, esperamos que tengáis un largo recorrido y que con ello se contribuya a promover el arte y la poesía contemporáneos en nuestras localidades. ¡Hasta siempre!

13


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:06 Página 14

VII Certamen de Narrativa Chozas de la Sierra Acto de entrega de premios

E

l pasado sábado 27 de noviembre celebramos la VII Gala de entrega de Premios de Narrativa de nuestra Asociación. De una forma neutral y sin dejarme llevar por mi filia hacia Chozas, os voy a contar cómo transcurrió la noche. ¡Fenomenal! La Pequeña Banda de Chozas abrió la reunión con un toque musical, aunque este cuarteto empezó a tocar como dueto y terminó como terceto (¡Iberia siempre tiene la culpa!) alegrando al personal asistente. Y de qué manera. Nos sorprendieron y todos pensamos que estos chicos van a dar mucho juego en nuestros saraos ¡Enhorabuena! Según avanzaba la noche, nos íbamos encontrando con más sorpresas agradables. El coloquio con la novelista invitada, Pilar Adón, y el editor de su último libro en Impedimenta, Enrique Redel, fue distendido, informativo, divertido y superlativo. Es estupendo que en una noche cualquiera, un sábado de noviembre con un frío pelón que helaba las calles, puedas encontrar unas personas tan interesantes. Pilar Adón, pequeñita de figura, con sus anécdotas, respuestas y un don de palabra fascinante, fue creciendo más

14

y más hasta llenar la sala. Enrique Redel no le fue en ningún momento a la zaga. Ambos, con su ingenio, nos hicieron corta la velada. Para mí todo esto fue una sorpresa hiper-megasuper-agradable. Nuestra profesora del Taller Literario, Raquel, fue la moderadora del coloquio y, siendo como es, no lo pudo moderar mejor. ¡Pero esto ya no es ninguna sorpresa!

Pilar Adón y Enrique Redel en un momento de la charla.

Y llegó el momento álgido de la noche. Marian, presentadora oficial, pasó las plicas al jurado, se abrieron, y ¡por fin conocimos a los ganadores del VII Certamen de Narrativa! • El Primer Premio recayó en Ina López Palacios, de Colmenar Viejo, con su escrito “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”. • Este año el jurado declaró desierto el Segundo Premio. • La Mención de Honor fue para Máximo Aláez, con su relato “Cosas que ocurren porque sí”.

Un año más hemos sacado nuestro Certamen adelante. Y es que en Chozas hay mucha gente entusiasta, que ama la cultura y dedica muchas horas a promover estas actividades. De momento, y con todo lo que está cayendo, eso es lo importante. La filia, de la que hablaba al principio, y el entusiasmo que que se respira en nuestra Asociación. Señores, empecemos a preparar el VIII Certamen, que lo tenemos ahí mismo. Por: Ana Aranda


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 15

Entrega de premios VII Certamen de Narrativa Álbum de fotos

Izquierda: El acto fue un éxito de público, que se mostró además muy participativo. (© Rafael García)

Derecha: La Pequeña Banda de Chozas nos deleitó con la interpretación de varias piezas a lo largo de la noche. (© Rafael García)

Izquierda: Pilar Adón entrega un obsequio a Máximo Aláez, autor del relato galardonado con la mención de honor, “Cosas que ocurren porque sí”. (© Rafael García)

15


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 16

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida Relato

H

e llegado esta mañana treinta minutos, dos autobuses repletos y cinco paradas de metro tarde al trabajo. Es la tercera vez en lo que va de mes. Mi jefe, muy puntilloso, ha insistido en verme en su despacho. Yo, empleada solícita, me he santiguado tres veces y, con aire decidido y expresión perpleja, he entrado en el sancta santorum de la empresa.

–Con su edad y su escasa preparación… Está visto que tres años de experiencia en el manejo de la fregona no tienen ningún peso a la hora de rellenar solicitudes de empleo, ¡qué le vamos a hacer! –Encontrar otro trabajo no le resultaría nada fácil. No obstante, y teniendo en cuenta su antigüedad en la empresa…

–Señorita, considero su actitud desconsiderada e irrespetuosa para con sus compañeros.

Vaya, le he pillado en ese día tonto del mes.

Yo, como empleada de la limpieza, no pensaba que mis compañeros me tuvieran mucho en cuenta, así que reafirmo mi ego y atuso el plumero.

–He decidido darle otra oportunidad, espero que la aproveche, es la última.

–Sepa usted, señorita...

Puntilla y vuelta al ruedo.

Marta, me llamo Marta. Años bailándole el polvo y no sabe mi nombre. Ni que decir tiene que no se lo recuerdo. Bajo la cabeza y me mimetizo aún más con la tapicería del sofá.

Salgo del despacho más bajita y con cinco kilos más de humildad. Su secretaria me sonríe desde su metro setenta de altura. Seguro que su currículum tiene un contorno de caderas perfecto y unas largas y bien torneadas referencias.

–... que esta actitud suya no le beneficia en absoluto… Esto es que pensaba ascenderme a directora ejecutiva. –Es más, le perjudica enormemente… Adiós al crucero promocional por el Caribe. –Son varias las quejas que me ha dado su encargada… Ya decía yo, ¡qué mala es la envidia! –Si persiste en su actitud, me veré en la obligación de… ¿Recompensarme con un paquete de acciones y un sustancial aumento de sueldo? –... despedirla. Me ha debido de cambiar la cara. ¿Sorpresa? Su sonrisa de autocomplacencia denota que se ha dado cuenta de mi súbito cambio de actitud. Me tiene donde quería: contra la barrera. –En los tiempos que corren, tiene que ser consciente de lo afortunada que es… Sí, supongo que limpiar inodoros y vaciar papeleras es todo un lujazo hoy en día.

16

No hay nadie en los pasillos, así que aprovecho para pasar la mopa a mi libre albedrío. Hoy me duelen las rodillas, signo inequívoco del día: viernes. Salgo una hora tarde procurando que la encargada me vea, me deshago en disculpas y promesas. Pierdo el autobús. Hace un frío que pela, camino hasta la boca de metro más cercana. Veinte minutos. El vagón está atestado de gente, empujones, apreturas, entro rápidamente en calor. Estoy mayor, una niña me ha cedido el asiento, no sé si alegrarme. A mi lado, una señora está concentrada haciendo un sudoku. Yo me entretengo repasando la lista de todo lo que tengo que hacer al llegar a casa. Salgo a la calle. Son las siete menos cuarto, está lloviendo a mares, con suerte mi madre se habrá acordado de recoger la ropa que he dejado tendida esta mañana. No me hago ilusiones, últimamente sus lagunas son cada vez más frecuentes. Me preocupa, me preocupa mucho. Tiene setenta y cinco años, una pensión no contributiva… y alzhéimer. No me cruzo con nadie en el portal. Subo los tres tramos de escalera con trabajo e inquietud. Se ha vuelto a fundir la bombilla del descansillo y me ha desaparecido el felpudo, habrá alguien que haga colección. Van tres.


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 17

Desde que don Julián se jubiló y recalificaron su portería como “apartamento ideal para una parejita joven”, esto no es lo que era. Y pensar que cuando los abuelos compraron la casa, que tuviera portero y ascensor denotaba distinción y categoría... ¡Si levantaran la cabeza! Mi abuelo era magistrado, con chaleco, pajarita y generaciones de orgullo. Madre mía, quién le iba a decir a él que su nieta, su única nieta… La culpa de todo la tuvo mi padre, un vivales, un bala perdida que dilapidó la herencia familiar en casinos, malas inversiones y mujeres. Al menos eso decía mi madre, las tías de mi madre y ahora, de vez en cuando, yo, cuando observo las curiosas y siempre cambiantes formas de las goteras en el techo de la salita de recibir. Porque dinero no, pero salita para las visitas, sí. Clase y abolengo, lo único que mi padre no pudo jugarse a las cartas. Y mi única herencia. También tenemos salón comedor, cuatro dormitorios, dos baños, aseo, habitación de servicio, cocina, despensa y tres balcones a la calle. Todo muy soleado y con olor a rancio. En fin, mi padre, origen de todas nuestras desgracias, pasó sus últimos años en paradero desconocido, en el extranjero, lejos, allende los mares. Gastándose la herencia y juventud de mi madre con una pelandusca. Lo contaban mis tías, que como todos sabemos, porque todos tenemos alguna, son las más enteradas y poseedoras por decreto divino de la razón. Las de mi madre, además, por ser de gente bien, el moño italiano más alto y la lengua más afilada. Las recuerdo de negro, agrias, sentadas en el borde del sillón muy comedidas, muy decentes, tomando chocolate con picatostes y poniendo a caer de un burro a mi padre. El tiempo todo lo cura, o con el tiempo todo se olvida. Y cuando un día te llaman y te dicen que fulanito de tal, tu padre, ha fallecido, casi no te sorprendes y apenas te inmutas. Es un desconocido, un tema recurrente en conversaciones pasadas. No le puedes poner cara porque no le recuerdas y tu madre ya no… Al entrar en casa noto el calorcillo y ese olor tan característico a cera y maderas viejas. Mi madre me espera como siempre, sentada en el sillón de orejas que fue de mi abuelo. No se ha vestido. Me mira confundida durante un instante hasta que me reconoce y sonríe. Cuando lo hace se le ilumina la cara. Sigue siendo guapa, con esa belleza serena que da el olvido, conserva el porte y la prestancia que da la buena educación. Se atusa el cabello y se recompone el camisón. Quien tuvo, retuvo.

Llamo a Pilar, es la vecina de enfrente, estudiante a distancia y de paciencia infinita. Se queda con ella mientras yo estoy fuera. –No ha querido que la vistiera, me ha dicho no sé qué de una cena de gala en el consulado y que esperaría a que viniera la modista para hacerle la prueba del vestido. Me ha despedido con cajas destempladas, pero quédate tranquila, he entrado a ratitos y le he dado la comida y la merienda. No te queda leche, acuérdate de comprar. Le doy las gracias mil y una vez. No sé qué haría sin ella. Un baile en el consulado, qué ironía. Su memoria conserva el esplendor del pasado, egoístamente me alegro por ella, es más fácil así. Qué vueltas da la vida. Sé que es una frase muy manida, pero refleja con exactitud la realidad, lo cotidiano de los días, los suyos. Porque, cómo explicas a una persona que no tiene presente que su pasado tampoco es tan idílico como ella lo recuerda. Afortunadamente, la naturaleza humana es sabia y filtra y colorea los recuerdos. Para los que tenemos memoria y cicatrices, no es tan sencillo. Es la lluvia, no lo puedo evitar, estoy tan nublada como el día. Me quito los zapatos y las medias. Tengo los pies hinchados y doloridos. No he renunciado a los tacones, me puede la chulería. Estoy preocupada, sé que lo de esta mañana sólo ha sido un toque de atención, pero no dejo de darle vueltas. La encargada me tiene en su punto de mira y eso no es nada bueno. Me tiene enfilada desde el primer día, no lo entiendo. Entré en la empresa por casualidad. Miento, desesperación. Cansada de que me dieran con la puerta en las narices, opté por disfrazar mi currículum. Nada de estudios ni de idiomas. De todas maneras, nunca daba el perfil, ¿el perfil de qué? Es cierto que llevaba años sin trabajar, no me había hecho falta. Se vive muy bien en la cómoda despreocupación, y en la ignorancia, y si no que se lo pregunten a mi ex, o mejor, al ex de su secretaria. Pero la vida te viene dada, y la mía estaba envuelta en papel de regalo. No hice las cosas bien, no peleé lo suficiente. En realidad, nada. Dejé mi casa, herida, tragándome el orgullo y un acuerdo de divorcio irrisorio. Es lo que tienen las separaciones de bienes y las suegras lagartas con titulo nobiliario. “Nada traes, nada te llevas”. De buenas a primeras me vi en la calle, de un barrio residencial, pero en la calle. Me fui de mi (su) casa en silencio, sin escándalos ni alborotos, con mil preguntas y tres maletas llenas de incredulidad y desengaño. Con un “ya no te quiero” y un cheque firmado por la mala conciencia de quien durante doce años había sido mi marido.

17


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 18

Volví a casa de mi madre, la de los abuelos. Me acogió con los brazos y la nevera abiertos. Me preguntó, y no supe contestarle. Al parecer mi vida se había ido desmoronando poco a poco y en bajito a mis espaldas. No, no sospeché nada. Es lo que tiene la alta sociedad, hasta los cuernos se ponen educadamente. El caso es que con cuarenta años me vi obligada a buscar empleo, algo que me parecía la mar de fácil. Soy una mujer culta, con estudios, buena presencia. Pues no, no es fácil, es imposible, es agotador, es frustrante y no doy el perfil. Tengo el doble de perfil o de edad, vete tú a saber. Así fue como acabé limpiando oficinas. Me presenté a un puesto de secretaria de dirección y me quedé a limpiar los secretos de la dirección, de la recepción y de los baños. En fin, sigo sin saber por qué le caigo tan mal a la encargada. De ahora en adelante procuraré ser más cuidadosa. Parezco una niña con propósitos de enmienda. Es tarde y necesito dormir. Con suerte mañana no llueve y sale, y me sale, el sol. ¿Qué es esto?, ¡qué paquete tan bonito!, ¿lo has envuelto tú, mamá? Pero si hoy no es mi cumpleaños. Vale, ya lo abro. ¡Tres felpudos! ¡Qué sorpresa! Pseudónimo: Fantaguiró Ina López Palacios Primer Premio VII Certamen de Narrativa (2010)

18

Ina López (a la derecha), ganadora del Primer Premio del Certamen, junto a la presidenta del jurado de esta edición, Cristina Minguillón.(© Rafael García)


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 19

Rutas de campo La sierra de los Porrones

L

a ruta que hoy proponemos comienza en el Collado de Quebrantaherraduras, donde podremos dejar el coche en un aparcamiento preparado para ello. El aparcamiento está a unos dos kilómetros aproximadamente de la entrada del Parque Natural de la Pedriza. Si es un día muy bueno y se ha completado el turno de los coches, se puede acceder caminando desde la entrada por un sendero bien señalizado que nos supondrá una media hora más caminando. El sendero comienza ascendiendo por unas escalerillas de roca junto a una fuente seca y continúa en dirección oeste hacia el cordal. Está bien señalado con vallas y a los pocos metros nos encontraremos con el mirador de Quebrantaherraduras donde unos carteles explicativos nos muestran el nombre de lo que nuestra vista contempla: al fondo está la parte más alta de la sierra, la Cuerda Larga. En el valle se divisa Canto Cochino y el Cancho de los Muertos y a la derecha Peña Sirio y el Yelmo.

Los excursionistas hacen un descanso en el camino.

hasta el Collado del Terrizo, desde el que se divisa una estupenda panorámica de la Pedriza. Tras un breve descenso comienza una suave y prolongada ascensión entre jaras, pinos y cipreses. Veremos una bifurcación a la izquierda que no tomaremos y encontraremos algunos arroyos que dependiendo de la época del año pueden estar secos. Al encontrarnos con un caño de agua el camino hace un giro radical

Merece la pena detenerse un momento a disfrutar de las vistas en el mirador de Quebrantaherraduras. Una vez recreada la vista continuamos por el sendero que zigzaguea entre rocas graníticas para llegar en unos cinco minutos a una parte llana con mesas de picnic entre la sombra de los pinos conocida como Riscos de la Higuera. Bordeamos la zona de picnic por la izquierda y enseguida se despeja el pinar y se ve a lo lejos el risco La Torreta de los Porrones. Tras dejar a la izquierda una roca con forma de cartel, el camino torna a la derecha

a la izquierda al que le sigue otro a la derecha que se prolonga hacia el noroeste hasta llegar al cortafuegos. Lo atravesamos y continuamos un corto tramo más hasta que el camino se cruza con la pista asfaltada, antigua carretera de circunvalación que hoy está cerrada al tráfico de vehículos a motor. Un cartel nos indica que en el sendero por el que hemos llegado están prohibidas las bicicletas, no en la pista asfaltada donde te sueles encon-

trar a ciclistas a prueba de amortiguación, pues sus baches son de aúpa. Llevaremos recorridos unos 4 km de nuestro itinerario y podemos descansar en la pradera del final del camino a cuya izquierda hay una fuente, aunque no siempre tiene agua. Tras la paradita, si ha sido necesaria, cruzamos la pista asfaltada y seguimos la senda por el cortafuegos de enfrente, que nos conducirá tras un prolongado ascenso hasta el cordal donde se encuentra la Torreta de Porrones (1.371 m). A los 10 minutos del esforzado ascenso se abandona el cortafuegos en una bifurcación a la derecha que reconoceremos por el derrumbe de piedras de la valla que hay a la izquierda. No está indicada la bifurcación, por lo que hay que ir pendientes de la valla y de los hitos (montoncitos de piedra para señalar el camino). Ahora, al abandonar el cortafuegos, nos adentramos de nuevo en el pinar de pino silvestre hasta encontrar enseguida una nueva bifurcación donde tomaremos el ramal iz-

19


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 20

Siguiendo dentro del pinar, nuestro ramal izquierdo va zigzagueando en continuo ascenso hasta que en la parte alta de la ladera enfila dirección noroeste hasta el Collado de Valdehalcones donde veremos de frente el Porrón de Peña Blanca (1.159 m) que queda por encima de nosotros. El sendero va entre gayubas y matorrales más o menos llano girando por su ladera este hacia el Collado de la Lobera. Sigue después el trazado por la parte alta de la ladera del Berzosillo pasando bajo el Cancho de las Porras En esta ruta se puede disfrutar de un paisaje rocoso pero amable. donde comienza a girar en dirección noroeste. Alquierdo, dejando el ancho de la dere- canzada la divisoria se llega al Collado del Porrón, donde se pasa de cha que baja de nuevo a la pista.

20

vertiente norte a sur. Aquí se divisa una vista de la Pedriza excepcional. Continúa la marcha por la divisoria en suave ascenso y superando unos doscientos metros de desnivel llega a la Maliciosa baja (1.935 m) cota más alta de nuestro recorrido. Una vez aquí, solazaremos el espíritu con las magníficas vistas y nos regocijaremos aún más si nos tomamos algunas viandas que nos sabrán a exquisiteces de altura aunque sean tan humildes como la tan socorrida tortilla de patatas con pimientos. Habremos caminado hasta aquí unos 7 km. Podemos volver sobre nuestros pasos para regresar o bien hacerlo bajando hasta el collado del Porrón para tomar aquí la pista que sube al collado de los pastores en dirección contraria, cogiendo los atajos que nos evitarán las pronunciadas zetas. Por: Vivina Castañares


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 21

Habla, pueblo, habla Los efectos del bromo en las piscinas

A

djunto a esta carta la queja que presenté el 28/10/10 ante el Ayuntamiento con la idea de que pudieran tomar algún interés por el tema y a su vez hacerla llegar a la gestora de la piscina. Por parte del Ayuntamiento, hasta el día de hoy, interés cero. Estuve practicando natación en la piscina cubierta de Soto entre los meses de octubre y diciembre del año 2009, es decir, nada más abrir sus puertas. En el vestuario ya empezaba a oir a algunas personas que decían que les salían manchas en la piel. En principio no le dí importancia, pero en el mes de enero me salieron manchas rojas en los brazos, la parte trasera de las rodillas, la zona de los cuádriceps y los tobillos.

Algunos compañeros y amigos a los cuales les ha pasado lo mismo me decían que se quitaba por sí solo. En mi caso, lo he intentado tanto con homeopatía como con medicina oficial y hasta el momento el resultado es casi nulo. Es más, tengo amigos que se les quita, descansan unos meses y cuando regresan les vuelven a salir las manchas. Los médicos, después de realizar análisis y dos biopsias, han determinado que se trata de "dermatitis urticariforme". Conozco incluso una persona a la cual le produce ahogo, problemas respiratorios y congestión nasal. Estos son casos de los que día a día me voy enterando y me consta que la gente no remite ninguna queja al Ayuntamiento ni a la Gestora. Algunos me han dicho que han hablado con el encargado de la piscina pero sin una

Queja presentada ante el Ayuntamiento por un vecino afectado. (Se han borrado los datos personales).

respuesta clara. En mi caso, se lo comenté en su día y me dijeron que ellos no tenían ninguna queja de nadie. Esto es en esencia lo que conozco sobre el tema, en la queja al Ayuntamiento adjunté un artículo publicado en el diario digital La Verdad de Albacete el 12 de febrero de 2010 donde hacían referencia a la piscina municipal de bromo y la veintena de personas afectadas por sus efectos (1).

Lo triste del tema, que se puede leer en otro artículo de La Verdad, es que han cambiado la citada piscina de bromo a cloro y los efectos seguramente son incluso peores. Nos quedan las piscinas de sal, como la de Colmenar Viejo, que al parecer no causan este tipo de problemas. Por: F. H. L.

1. URL del artículo mencionado: http://www.laverdad.es/albacete/v/20100212/albacete/sufren-quemaduras-piel-bromo-20100212.html

21


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 22

Entre pucheros Pescado fresco, fresco

H

oy, y sin que sirva de precedente, no voy a daros una receta culinaria. Os voy a dar una Regla de Oro para saber si el pescado que vais a comprar está fresco o no. Y va dedicado a los que empiezan a ser amos o amas de casa, solos o en compañía. Para aprender a comprar un buen pescado hay tres puntos importantísimos que hay que tener en cuenta. •

Punto número uno: Debes fijarte muy bien en sus ojos. Si mantiene tu mirada sin inmutarse y con un brillo especial en ellos, está fresco y puedes comprarlo, pero si te mira con ojitos opacos y desvaídos, no es que esté triste, no, está pasado ¡Fuera! Punto número dos: ¿Presenta una piel tersa, brillante, dura? Está fresco. Compra. ¿Apa-

22

rece flácido y mustio a pesar del hielo que tiene alrededor? Está pocho ¡Fuera! •

Punto número tres: El pescadero. No hace falta que le mires a los ojos, porque como te mantenga la mirada con ojos brillantes, el que va a estar fresco o fresca vas a ser tú… ¡es broma,

hombre! Simplemente, si el pescadero es amiguete y te inspira buen rollo, fíate de él y compra… por supuesto teniendo siempre en cuenta los puntos uno y dos. Que a veces los amiguetes se “distraen”. ¡Buena compra y buen provecho! Por: Ana Aranda


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 23

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

La Asociación Cultural Chozas de la Sierra presenta: LAS MUJERES EN LA OBRA DE SHAKESPEARE Un inolvidable recorrido por sus personajes femeninos principales. "Echa el cerrojo al ingenio femenino y se escapará por la ventana. Cierra la ventana y huirá por el ojo de la cerradura; tápalo y con el humo se escapará por la chimenea". Rosalinda (Cuando queráis). Dirige el curso: José Miguel González Alonso Los interesados pueden pedir información enviando un correo a: josemitarraga@yahoo.es

Y además... • Taller de escritura creativa y autoedición. El taller puesto en marcha esta primavera sigue adelante y os podéis reenganchar en cualquier momento. Si estáis interesados en informaros, escribid un correo a: raquel_grojas@yahoo.es. Podéis participar también a través de nuestra red social en Ning, ¡fácil y a vuestro ritmo! • Próxima publicación del libro “Pajaritas, relatos y poemas”, obra recopilatoria de los certámenes literarios de la Asociación: relatos del VI Certamen (2009), poemas del III Certamen de Poesía (2010) y cuentos infantiles (2010). Permaneced atentos a nuestra lista de correo y a la página de Facebook, donde publicaremos el enlace para poder comprar el libro, este año autoeditado por la Asociación a través de la plataforma digital www.bubok.es • Senderismo y rutas de montaña. La Comisión de Senderismo y Excursiones sigue preparando las rutas más interesantes de nuestra zona, tanto para principiantes como para iniciados, siempre teniendo en cuenta las condiciones climatológicas y la participación. • Tradicionales cenas navideñas. Organizadas como siempre por la Comisión de Festejos para deleitarnos el paladar en estas fechas tan señaladas. • Hogares Verdes. Próximamente tendremos más información sobre esta interesante iniciativa a la que nos acerca la Comisión de Cambio Climático. • Y por supuesto, nuestras acogedoras y entretenidas tertulias quincenales de los viernes, ¡no os las perdáis! Cada 15 días los organizadores nos pueden sorprender con interesantes temas de debate y, en todo caso, con buenos vinos y grata compañía.

23


gaceta21_diciembre2010:gaceta 18_junio2009 30/11/2010 1:07 Página 24

El Hotel Prado Real reabre sus puertas al más puro estilo Hollywood El pasado viernes 5 de noviembre tuvo lugar la reapertura de este hotel de Soto, tras el cambio de propietarios.

C

omo en los mejores estrenos de cine, la premiere del Hotel

grafía que se creará en Soto del Real y en la que este hospedaje,

Prado Real fue un viernes. En concreto, el viernes 5 de no-

cuya decoración ya adelanta su futura relación con el Séptimo

viembre en el Salón Manzanares el Real del Centro de empresas

Arte, se convertirá en Colegio Mayor, como así adelantó Antonio

anexo al propio hotel. Unas 150 personalidades del mundo de la

Mayoralas, Presidente de la Fundación Lumière y uno de los

cultura, empresarios y políticos asistieron a la reapertura de este

principales valedores de este proyecto, junto a numerosas insti-

emblemático negocio de la Sierra de Madrid. Un proyecto que

tuciones públicas y privadas.

ha cambiado de gestores y de orientación. La implicación de empresarios de distintos sectores ha supuesto un nuevo enfoque para este edificio, que funcionará como hotel sólo durante su primer año. El objetivo último es unir el destino de este hotel con la futura Escuela Internacional de Cinemato-

Entre otras caras conocidas, esa noche contamos con la presencia de Encarnita Polo, Tony Isbert o el ganador del Goya, Saturnino García. En definitiva, un reestreno de cine para un Hotel de película.

Fundación Lumière


La Gaceta de Chozas n. 21