__MAIN_TEXT__

Page 1

Foto Martin Harvey / Titi cabeciblanco

EL CARIBE: POTENCIAL PARA CONSERVAR Bosques territorios de oportunidad

DIRECCIÓN TÉCNICA

ALIADO

Fascículo

05

APOYAN


Bosques territorios de oportunidad

Desde la plata hasta el nevado

HASTA EL MAR DE LOS SIETE COLORES 1.

La Región Caribe colombiana incluye los departamentos de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre, además del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Su parte continental representa casi el 12% de la superficie terrestre del país y su población corresponde aproximadamente al 27% del total de los habitantes del país. Este territorio cuenta con una gran diversidad de

Pág 34

especies tanto marinas, como terrestres, incluyendo a la marmosa guajira: un marsupial que cuida a sus pequeñas crías en una bolsa en su abdomen, al igual que los canguros. Cuenta con diversas elevaciones, como la Serranía del Perijá, los Montes de María y la Sierra Nevada de Santa Marta, la montaña costera más alta del mundo. Pese a ello, es la región que registra la menor superficie de bosque.


2.

CARIBE DIVERSO Existen 150 letras distintas del vallenato que hacen referencia a aves de cuatro especies, 37 géneros y 23 familias.

Foto Day’s Edge Productions/ Parque Nacional Natural Tayrona

La fibra natural de la caña flecha es la materia prima con la que se tejen artesanalmente los sobreros vueltiaos.

5.000 Km2

es el tamaño estimado de la Ciénaga Grande de Santa Marta, un complejo de humedales con dos parques nacionales en su interior.

25%

38%

del total de hectáreas ocupadas por cuerpos de agua en el país están localizadas en el Caribe, demostrando su importancia hídrica.

de la población del departamento de La Guajira pertenecen a la etnia wayuu, que vive entre Colombia y Venezuela.

Pág 35

Koguis, wiwas, arhuacos, arzarios y kankuamos son algunas de las comunidades indígenas que habitan la Sierra Nevada.

Las playas del Parque Nacional Tayrona; hay 14 en 15.000 hectáreas, son considerdas como las mejores del país.

Tan sólo en el Parque Nacional Natural Paramillo, en Córdoba, se pueden encontrar 1.436 especies de flora y fauna.

Algunas aves endémicas del norte de la región son el colibrí cienaguero, el pijui barbiblanco y el batará encapuchado.

Fotos 1) Tatiana Rodríguez / aves Cienaga Grande de Santa Marta 2) Tatiana Rodríguez / aves Cienaga Grande de Santa Marta


Bosques territorios de oportunidad

Patrimonio

UN BOSQUE QUE DESAPARECE El bosque seco tropical cubrió en algún momento más de 9 millones de hectáreas en la región Caribe. Actualmente apenas queda un 8%. Este tipo de bosque se da en zonas de suelos muy fértiles, lo cual ha generado que durante décadas se deforeste para realizar actividades agrícolas, ganaderas y de otro tipo. Pese a ello, el bosque sobreviviente cumple con servicios fundamentales para las comunidades humanas, como la regulación del agua, la salud de los suelos, la captura de carbono y hasta ser el hogar de insectos que ayudan en el control de plagas. Este bosque se desarrolla en zonas donde las lluvias se presentan en períodos específicos, por lo cual su vegetación está adaptada a la falta de agua con estrategias como la pérdida de hojas durante la época de sequía.

100%

costeño. El tití cabeciblanco sólo habita este tipo de bosque, presente en Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba y el Urabá antioqueño.

2.600

especies de plantas se pueden encontrar en el bosque seco tropical de la región Caribe. 83 de ellas son endémicas.

433

hectáreas de fragmentos de bosque seco tropical se estima que existen todavía en la región Caribe colombiana.

DIRECCIÓN TÉCNICA

ALIADO

Pág 36


MACONDOS, COROZOS Y CAÑAGUATES Corozo, palma real, del vino o de corúa: diferentes nombres que se le dan al árbol más representativo de este bosque.

Esta palma tiene muchos usos. Con sus hojas se elaboran techos y mochilas desechables. Su savia sirve para hacer vino.

Otro famoso árbol de este bosque es el macondo del Caribe. De gran tamaño, tiene una madera tan liviana como el balso.

Foto Tatiana Rodríguez / San Pedro de la Sierra

El macondo se adapta a la sequía perdiendo su follaje. Así evita la pérdida de agua y sobrevive a largos períodos secos.

APOYAN

Pág 37

La especie más florecida del bosque seco es el cañaguate. Su característica flor cubre al bosque con un manto amarillo.

Esta flor amarilla es tubular y sólo se asoma cuando el cañaguate está desprovisto de hojas.


Bosques territorios de oportunidad

Oportunidades culturales

CULTURA IRREPETIBLE

La región Caribe le otorga a Colombia varias de sus representaciones culturales exclusivas, como el vallenato o el sombrero vueltiao. Sin embargo, ese territorio también es rico en frutos no tan conocidos por el resto del país, como la piñuela, el pebre momposino o la boronía, que tienen múltiples usos gastronómicos y medicinales. Varios pueblos indígenas también llaman hogar a esta zona del país: koguis, wiwas, arhuacos, arzarios, kankuamos, wayuus, kinquis, ikas, embera-katíos, son algunos de ellos.

CARIBE EN RIESGO

82%

de las ciénagas colombianas están en la región Caribe. La falta de control sobre tala, quema y contaminación las pone en alto riesgo.

61

de las especies de fauna silvestre presentes en el parque Nacional Natural Paramillo en Córdoba están bajo alguna categoría de amenaza.

40%

del agua que llega a la Ciénaga Grande viene de los ríos Frío y Sevilla. Su sobreexplotación es una gran amenaza.

Fotos Getty

El cambio climático ha generado en el caribe colombiano un aumento de los incendios forestales y sequías más prolongadas.

TRADICIONES QUE SIGUEN VIVAS

Los chimillas, uno de los pocos grupos indígenas que aún tejen hamacas de algodón, habitan en el Alto Sinú y San Jorge.

Más de 40.000 pescadores artesanales de la región se abastecen de las más de 600 especies de peces allí presentes.

Pág 38

En Bolívar y Córdoba, más de 300 familias trabajan con la hoja de bijao, utilizada para envolver tamales y otros alimentos.


Oportunidades económicas y sociales

TESOROS POR DESCUBRIR La Región Caribe no es sólo playas y ciudades turísticas. Hay un territorio que ofrece oportunidades únicas y poco conocidas, donde la biodiversidad sorprende. En el Parque Nacional Tayrona, por ejemplo, también existe la posibilidad de avistar mamíferos como el mico maicero, el venado colorado, el ocelote y más de cuarenta especies de murciélagos. Por su lado, en el Parque Nacional Natural Macuira (La Guajira) hay un ecosistema de bosque nublado único en el país, donde habitan más de 140 especies de aves, 17 de las cuales son endémicas.

UN TURISMO DIFERENTE Los Corales del Rosario y de San Bernardo (Bolívar) alojan 84% de los arrecifes coralinos de nuestra plataforma continental.

En estos corales se practica activamente el buceo. Es una zona donde se han identificado al menos 513 especies de peces.

En el Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos, ubicado en La Guajira, es posible conocer estas majestuosas aves de color rosa.

Desde Cartagena es fácil visitar Los Colorados, un área protegida que recibe su nombre por el mono aullador colorado.

Bosques de mangle, ciénagas y playas se pueden contemplar en la carretera que va de Barranquilla a Santa Marta: es una vía parque.

En el Parque Natural Macuira se puede conocer el bosque seco tropical y especies como el caraño, el trupillo o el dividivi.

Pág 39


Bosques territorios de oportunidad

Oportunidades de conservación

UN CARIBE MÁS VERDE PARA EL FUTURO

Foto Tatiana Rodríguez / Pescadores en la cienaga Grande de Santa Marta

El territorio Caribe es un espacio de gran importancia social y económica para el país, pero también lo es ambientalmente. Sólo en la región Caribe hay 165 especies de aves acuáticas, 39 de anfibios, 129 de reptiles, 14 de mamíferos marinos y 3.151 de plantas. Unos de sus espacios más importantes son las ciénagas, las cuales regulan el flujo de agua y energía, y son las responsables de la estabilización y recarga de los ríos. Como ejemplo está la ciénaga de la Zapatosa, la cual atraviesa los municipios de Chimichagua, Curumaní, Tamalameque, en Cesar, y El Banco, en Magdalena. Cuenta con una extensión de entre 30.000 y 40.000 hectáreas en verano y 70.000 hectáreas en invierno. Es el hogar temporal de gran cantidad de aves migratorias que llegan para reproducirse y alimentarse.

GUAJIROS DEL BOSQUE

OASIS EN MEDIO DEL DESIERTO

BAILE DEL AMOR

En los bosques secos de La Guajira se pueden encontrar el venado cauquero, el oso mielero, el tigrillo y el morrocoy.

El Parque Nacional Natural Macuira funciona como un regulador hídrico para la aridez guajira, sosteniendo su fauna y flora.

El saltarín lanceolado macho, típico del bosque seco tropical, danza sobre las ramas bajas para atraer a la hembra.

Pág 40

Profile for BIBO

El caribe: potencial para conservar  

El caribe: potencial para conservar  

Advertisement