Page 1

URUGUAY / Tercera época / Año XLI / Nº 2 / Abril 2019 / www.issuu.com/bsuru

Alfonso Igarzábal “Los jóvenes podemos ser protagonistas, pero eso requiere esfuerzo y la ayuda de los otros”

Leticia Macedo “No importa de dónde vengas sino la fuerza que tengas para poder llegar a eso que querés”

¿D e q u i é n e s l a v i d a?

JÓVENES PROTAGONISTAS


SUMARIO PÁG. 3 CARTA DEL DIRECTOR Los jóvenes, ya no son jóvenes ¡Son Juventudes!

PÁG. 10

PÁG. 8

PÁG. 4

FAMILIA EN OBRA Victoria Fagúndez “Armen lío… dejemos que armen lío”

¡SÍ, HAY ALGO NUEVO BAJO EL SOL! Tamara González y Eugenia Camargo de “Nueva Generación” La unión hace la fuerza

MÁS HUMANOS, MÁS FELICES Ping Pong a P. Pedro Incio sdb y Paula Bonfiglio

PÁG. 9

SINTONIZANDO CON DON BOSCO Don Ángel Fernández Artime Bienaventuranzas de la Familia Salesiana

PÁG. 12 VALE LA PENA VIVIR ASÍ Agustina Álvarez Soñar valorando el camino recorrido

PÁG. 16 CON NOMBRE Y APELLIDO Adriana Rodríguez La animación como forma de vida

PÁG. 23 ME GUSTA, COMENTO, COMPARTO P. Francisco Lezama sdb “¿Por qué el joven?”

PÁG. 22 GALERÍA DE FACEBOOK Y TWITTER

PÁG. 29 SABOR A BUENAS NOCHES P. Adrián García sdb “Abriendo caminos”

PAG. 21 SINTONIZANDO CON DON BOSCO Madre Yvonne Reungoat fma “Una sociedad en continuo cambio”

PÁG. 24 AQUÍ Y AHORA Los protagonistas

PÁG. 30 DEL ÁRBOL SALESIANO Alfonso Igarzábal “Los jóvenes podemos ser protagonistas, pero eso requiere esfuerzo y la ayuda de los otros”

PÁG. 32 UNA MANO AMIGA Leticia Macedo, exalumna de la Escuela de Oficios y Talleres Don Bosco “No importa de dónde vengas o cómo vivas, sino la fuerza que tengas para poder llegar a eso que querés”

Boletín Salesiano Revista de información sobre la Familia Salesiana y de cultura religiosa Director: P. Sergio Álvarez sdb Redactora Jefe: Adriana Porteiro Columnistas: P. Francisco Lezama sdb, Prof. Victoria Fagúndez y P. José Adrián García sdb Equipo de redacción y responsables de secciones: P. Daniel Bernardoni sdb, Hna. María Baffundo hma, Sofía Cayota, Lic. Natalia Roba, Lic. Marcelo Hernández, Lic. Joaquín Castro, Ramiro Pisabarro, Nicolás Vilche y Juan José Malvárez. Fotografía: Sebastián Andión, Sofía Cayota, Martín Freire y Juan Pablo Sánchez, de Pixabay y fotos de archivo Corrección: Graciela Rodríguez Diseño: gustavo@tanganika.com.uy

Impresión: Mosca Departamento Comercial: Luis Gómez E-mail: boletinsalesianouruguay@gmail.com Celular: 092 432 286 Dirección, redacción y administración: Av. Agraciada 3181 CP 11800, Montevideo; tel. 2209 4521 Sitio web: www.issuu.com/bsuru Email: boletinsalesianouruguay@gmail.com Afiliado a la Cámara Uruguaya del Libro. / Depósito Legal: 366.191

PÁG. 35 GALERÍA DE INSTAGRAM

salesianosuy


P. Sergio Álvarez sdb

CARTADELDIRECTOR

LOS JÓVENES, YA NO SON JÓVENES

¡SON JUVENTUDES! Son diferentes, algunos se parecen entre ellos, no tanto en sus historias sino en sus sueños, que tampoco son iguales, calcados, son esencialmente parecidos. Anhelan ser ellos mismos…y serlo para los demás, jugar la vida para los otros habiéndose encontrado a sí mismos y conociendo quiénes son, darse auténticamente. “¡Matizá un poco!”, podrías decirme…pero no me animo. Porque si no es tan así, es que lo buscan, lo necesitan, si bien no siempre lo hacen o lo demandan… es cierto. Leí con urgencia, porque la estaba esperando hace mucho tiempo, la Exhortación Apostólica postsinodal “CRISTO VIVE” del Papa Francisco A LOS JÓVENES Y A TODO EL PUEBLO DE DIOS. Como quien sabe que hay un gran tesoro escondido en un campo y vende todo lo que tiene y compra el campo, me llenó una alegría que creo que es bien parecida a la de Isabel cuando se encontró con María. Así que lleno de gozo, leí esta afirmación del Papa Francisco en el n. 135 de “Cristo vive”: “Dios es el autor de la juventud y Él obra en cada joven. La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo. Es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza. Apreciar la juventud implica ver este tiempo de la vida como un momento valioso y no como una etapa de paso donde la gente joven se siente empujada hacia la edad adulta”. Este Boletín Salesiano desborda de testigos de estas palabras del Papa Francisco… ¡léelo, te vas a encontrar! ¡Que seas feliz en la Pascua de Resurrección! En nombre del Equipo, un abrazo…

!

!

AL MISMO PRECIO QUE 2018

Suscribite ¡te vas a encontrar! TU PUENTE CON LA VIDA SALESIANA Completá el cupón con tus datos, sacale una foto con tu celular y mandalo al celular 092 432 286 o llamanos al mismo número.

Cada ejemplar: $130 Consultar por compra de varios ejemplares

Nombre completo: Dirección: Teléfono: Mail: 3


ยกSร,HAYALGONUEVO BAJOELSOL!

4


LA UNIÓN HACE LA FUERZA Tamara González y Eugenia Camargo son pioneras de “Nueva Generación”, un grupo integrado por jóvenes del barrio Albisu de Salto, quienes se proponen sortear obstáculos dando todo de sí para poder sacar adelante a la gente de su zona.

5


Hace poco más de un año el Director de Oficina y Juventud de la Intendencia de Salto le propuso a Tamara González, una joven salteña del barrio Albisu, de 17 años, conformar un grupo de jóvenes entre 14 y 29 años para participar de actividades recreativas y armar propuestas solidarias en el barrio. Fue así que ella decidió reunir a distintos jóvenes que podrían motivarse con la iniciativa y formó el grupo “Nueva Generación” cuya primera misión fue arreglar las dos plazas del barrio, haciendo de ese lugar un espacio para que las familias pudieran disfrutar. Eugenia Camargo, de 20 años, quien también forma parte de este grupo, comenta que la propuesta consiste tanto en realizar actividades en el barrio como ayudar a quienes lo necesitan.

6

fueron a compartir su experiencia con el barrio y se generó un vínculo muy lindo. La idea es poder continuar con ese proceso poniendo en práctica todas las enseñanzas que se fueron dando a lo largo de esos días.

“Hasta ahora hemos realizado varias actividades como arreglar y mantener ambas plazas del barrio. Colaborar para pintar la policlínica. Buscamos donaciones para comprar alambrado y poder cerrar la escuela ya que esta no contaba con los fondos necesarios para realizarlo. Conseguimos donaciones de alimentos, vestimenta y productos de limpieza para solidarizarnos con los evacuados de Salto en las inundaciones. También juntamos fondos para ayudar a una familia que necesitaba viajar por un tratamiento. Realizamos ventas de empanadas, pasteles y organizamos un baile de Halloween para poder recaudar fondos”.

JUNTOS PODEMOS “Nueva Generación” tiene un mensaje muy claro y concreto: entre todos se puede afrontar cualquier situación siempre y cuando trabajen juntos. Sus integrantes consideran que por más mínimo que pueda llegar a ser el aporte todo suma, ya que uno no tiene dimensión de cuánto puede repercutir ese gesto en los demás. Buscan trabajar en equipo por algo que es de todos, generar en el otro ganas de realizar un cambio y poder cuidar los espacios y a la comunidad.

Además, sobre finales de marzo, Tamara y Eugenia junto con un par de jóvenes más, dieron comienzo a un oratorio que quedó como legado de la última misión realizada por jóvenes salesianos que

Tamara destaca que esta actividad es una manera de crecer y aprender como personas. Permite ver más allá de uno mismo aportando un granito de arena y allí es donde radica el cambio: “El mensaje que


queremos trasmitir es el de la unión. Miremos como se encuentra el mundo entero hoy, ¿lo podemos cambiar? Por supuesto que sí, la unión es la única herramienta para hacerlo. Queremos hacerle llegar a los jóvenes del Uruguay que se puede comenzar de cero, como lo hicimos nosotros y poder lograr muchas cosas. Tendrán altas y bajas, peleas y discusiones, como lo pasamos nosotros, pero juntos y unidos lo solucionarán.” La propuesta está abierta para todos aquellos jóvenes que deseen formar parte de un grupo donde todos los días se aprende algo nuevo, teniendo en claro que mientras más numeroso sea el equipo y haya un compromiso real, más beneficioso será para Albisu. Los resultados obtenidos fueron uno de los principales disparadores para que más jóvenes quisieran formar parte del grupo y hacer algo diferente por y para el barrio. Eugenia, por su parte, reconoce que esta actividad es algo que le genera mucha satisfacción, aportar y ser un instrumento para los demás, pero nutriéndose a sí misma en cada gesto: “La empatía es algo que todas las personas deberían conocer y más allá de

eso hay que ponerla en práctica, creo que hacerlo nos ayuda mucho a crecer como personas. Participar de esto me fortaleció mucho, sobre todo en lo emocional.” LOS JÓVENES HOY Reflexionando en torno a las vivencias de las juventudes de hoy Tamara comenta que a muchos no los ve bien, ya que están optando por ver el lado negativo de las cosas sin querer asumir un protagonismo en la propia vida ni en la de su entorno. “Nos estamos equivocando en muchas cosas, como jóvenes (me incluyo), muchos se están tirando a la perdición: al alcohol, las drogas, dejan el estudio, roban, cometen delitos, etc. Hay muchas oportunidades para que cumplamos nuestras metas, pero muchos solo vemos el lado malo y no lo positivo de todo lo que tenemos por delante”, puntualiza. Reconoce que actualmente son muchas las posibilidades que tienen para cumplir sus metas, con un abanico mucho más amplio al que había en otras épocas y que está en cada uno el decidir qué camino realizar.

“Corramos la voz y así juntos poder mejorar nuestra juventud y las que vienen”, subraya. Eugenia observa a la juventud de dos maneras muy distintas. Por un lado, ve a jóvenes con ganas de superarse, de hacer cosas nuevas y ayudar a los demás, siendo libres para acercarse a Jesús y por sobre todo para darlo a conocer. Pero, por otro lado, constata que hay jóvenes que buscan otros caminos, vinculados a las drogas y la delincuencia, generando miedo en la sociedad. “Creo que las oportunidades para que los jóvenes cumplan sus metas han ido aumentando en cuanto a estudios, es decir, hay más variedad de carreras para elegir, pero quizás para aquellos jóvenes que su meta es conseguir un trabajo, las posibilidades se ven más limitadas”, manifiesta al referirse a las oportunidades a las que acceden las juventudes. No obstante, da un mensaje final: “Me gustaría que nunca dejen de soñar ni de creer en sí mismos. Cuando tengan la oportunidad de mirar al otro y aportar su granito de arena, háganlo y verán que todo cambia.” 7


FAMILIAENOBRA

Armen lío…

dejemos que armen lío “Los jóvenes tienen la fuerza de la inquietud, del inconformismo, sean inconformistas, hagan lío, no dejen que la historia se escriba afuera mientras miran por la ventana, no balconeen la vida, pónganse las zapatillas, salgan con la camiseta de Cristo y juéguense por sus ideales”. Con estas palabras el Papa Francisco resumía ese llamado al protagonismo juvenil que se plasmó finalmente en el Sínodo de los jóvenes durante el 2018. Se hace un llamado al trabajo colectivo, a que los jóvenes se la jueguen por lo que piensan y reclamen lugares de participación al mundo adulto. Pero para esto es necesario que puedan plantearse ideales, sueños, proyectos por los que jugársela, en resumidas cuentas, empoderarse, tanto de su vida como a nivel social. En el primer capítulo del documento final del Sínodo, se plantea la necesidad que tienen los jóvenes de ser escuchados. Por un lado están llamados continuamente a tomar decisiones que orientan su existencia; expresan el deseo de ser escuchados, reconocidos y acompañados. Pero muchos sienten que su voz no es considerada interesante ni útil en el contexto social y eclesial. En varios ámbitos se observa una escasa atención a su grito, en particular al de los más pobres y explotados, así como la carencia de adultos 1

Mensaje del Papa Francisco a los jóvenes del II Encuentro Nacional de la Juventud, Rosario, Argentina. Mayo 2018. Documento completo en www.synod2018.va 3 FANDIÑO PARRA, Yamith “Los jóvenes hoy: enfoques, problemáticas y retos”. Revista iberoamericana de educación superior. Volumen 2 no.4. México mayo. 2011. 2

8

dispuestos a escuchar y capaces de hacerlo. Desafortunadamente, muchos de nuestros jóvenes están marginados de la ciencia, de las posibilidades de trabajo, la participación política, la recreación y las posibilidades de expresión. A su vez carecen de referentes claros y confiables. “Muchos de los jóvenes no cuentan en sus contextos familiares con figuras claras que sean interpretadas como referentes de autoridad respetables, ni con un sistema de relación afectiva que les permita sentirse reconocidos como sujetos ni definirse como seres capaces de asumir lo que les corresponde, organizar sus vidas y responder adecuadamente a sus deberes”. Podemos hacer un llamado al protagonismo juvenil, pero si no somos capaces como sociedad adulta a generar un entorno que favorezca este empoderamiento, nuestro llamado será en vano. ¿Cómo podemos fomentar (habilitar, autorizar) desde el mundo adulto el empoderamiento juvenil? Por un lado, generando espacios de reflexión crítica sobre los procesos sociales, culturales, económicos del mundo que nos rodea (familiar, institucional, comunitario, global, etc.), permitiendo la emancipación de los esquemas preestablecidos y abriéndoles paso a pensar nuevos mundos. Por otro lado, generando instancias

de poder compartido (coparticipación) en calidad de igualdad con el mundo adulto, que reduzca el dominio y alienación, y que genere auténticos aportes a la comunidad. En definitiva, para que los jóvenes puedan ser protagonistas de sus propias vidas y del mundo que los rodea es necesario que el mundo adulto dé un paso al costado y se permita caminar junto a ellos, prepararlos, escucharlos, dejarlos decidir, darles participación, confiar en ellos, dejarse interpelar por ellos y sobre todo, ponerse al servicio de sus iniciativas. En esto se ve la verdadera humildad del mundo adulto que acompaña y da lugar, sin interferir. Basta mirar un sinfín de experiencias juveniles de empoderamiento, tanto en el ámbito educativo como en el político, por ejemplo, para darse cuenta que la clave es darles el espacio y dejar que ellos hagan.

Victoria Fagúndez Profesora de Historia egresada del IPA. Docente en Secundaria y en el Instituto Juan XXIII. Integra el equipo pastoral del Instituto Juan XXIII.


SINTONIZANDO CONDONBOSCO En el mes de enero hemos celebrado las Jornadas de Espiritualidad de la Familia Salesiana con personas de 28 naciones. Es un encuentro de formación que se viene realizando desde hace ya 37 años y que cada vez es más significativo. Al igual que el año pasado, Valdocco (en Turín), es decir, los santos Lugares Salesianos, han sido nuestra sede. El tema que nos ha ocupado, en sintonía con la llamada que el Papa Francisco ha hecho a toda la Iglesia en la Exhortación Apostólica “Gaudete et Exultate” es la invitación a la santidad, una santidad sencilla, de lo cotidiano, esa que viven de modo anónimo millones y millones de personas que nunca llegarán a ningún altar pero que hacen todo un camino hermoso de vida cristiana ¿Quizá tú amigo lector o amiga lectora…? Pues bien, fruto de la reflexión compartida en aquellos días han sido estas Bienaventuranzas de la Familia Salesiana, que son una síntesis de vida salesiana a la que hemos llegado consagradas, consagrados, laicos de la Familia Salesiana de todo el mundo y jóvenes. Estas siete Bienaventuranzas dicen así: 1. Feliz la Familia Salesiana que encuentra la alegría en la pobreza. Llena de la gracia de Dios, Él obrará milagros entre los jóvenes más pobres y marginados. ¡Esto es santidad! Puedo asegurarles, por todo lo que he vivido y visto en estos cinco años de animación por todo el mundo salesiano, hasta hoy en 85 naciones, que ciertamente cada día Dios sigue haciendo verdaderos “milagros de vida” en la existencia de tantísimos muchachos, muchachas y jóvenes, especialmente los más pobres y marginados. Son milagros que nada tienen que ver con los medios económicos y sí con el trato personal lleno de autenticidad, de afecto, de acogida y escucha verdadera ante la situación de cada joven, situaciones que no pocas veces encierran verdaderos dramas. 2. Feliz la Familia Salesiana que, con la mansedumbre y la caridad del Buen Pastor, acoge y acompaña con amor a los jóvenes, los educa en el diálogo y recibe a los diferentes . ¡Esto es santidad! Qué importante me parece educar a los jóvenes en el diálogo y la acogida de quien es diverso, diferente. 3. Feliz la Familia Salesiana que, al lado de otros, cura las heridas de quienes sufren y da esperanza a quienes la han perdido, trayendo el gozo de Cristo resucitado. ¡Esto es santidad! La esperanza, una de las virtudes cristianas y palabra talismán que tanta falta nos hace hoy

P. Ángel Fernández Artime / Rector Mayor de los SDB

Bienaventuranzas de la Familia Salesiana en día. A veces no se pueden resolver los problemas de las personas, pero se puede estar al lado, se puede transmitir acogida y respeto, se puede ayudar a curar heridas. 4. Feliz la Familia Salesiana que, hambrienta y sedienta de justicia, acompaña a los jóvenes a llevar a cabo su proyecto de vida plena en la familia, en el trabajo, en el compromiso político y social. ¡Esto es santidad! En todas las partes del mundo adonde he ido y con los jóvenes con los que me he encontrado les he preguntado si tienen ideales de vida, sueños, proyectos, porque una vida sin sueños, sin proyectos, sin ideales corre el riesgo de habituarse solamente a “sobrevivir”. Por eso una de las cosas más hermosas que tiene la misión salesiana es la de acompañar a los jóvenes, a todo joven, sea cual sea su situación, a hacer camino en su pequeño o grande, sencillo o sólido proyecto de vida. 5. Feliz la Familia Salesiana, que vive una experiencia de misericordia, abre los ojos y el corazón para escuchar, para perdonar, para convertirse en un hogar que acoge. ¡Esto es santidad! Si una palabra no es muy del uso común en nuestras sociedades es la palabra “misericordia”. Nuestro modo de entender la vida y la educación pasa ante todo y principalmente por una mirada de comprensión y de compasión, de misericordia, y pasa ante todo por la acogida y la escucha. Cuánta falta nos hace en la vida, ¿no creen?

6. Feliz la Familia Salesiana que busca ser auténtica, integral y transparente, cultivando una mirada que va más allá de las apariencias y reconociendo en cada persona la gracia operante de Dios. ¡Esto es santidad! Es más fácil aparentar, ponerse del lado de quien tiene la fuerza o el poder o el éxito, más que del lado de la verdad y de lo que es justo… Por eso nos sumamos a la buena gente, que también existe, y que cree en la autenticidad, en la transparencia, en la honestidad. Y finalmente... 7. Feliz la Familia Salesiana que, a partir de la verdad del Evangelio, fiel al carisma de Don Bosco, se convierte en levadura para una nueva humanidad, aceptando con alegría también la cruz por el Reino de Dios. ¡Esto es santidad! Seguimos creyendo que el carisma de Don Bosco, este don de Dios para la Iglesia y el mundo, es tan actual y necesario como ha podido serlo antes. Seguimos creyendo que aunque es muy cierto que hace más ruido el árbol que cae que el bosque que crece en silencio, queremos ser bosque que crece en silencio pero que albergará a tantos bajo su sombra para alivio de todos. Seamos felices. Seamos bienaventurados.

9


70 años / Salesiano de Don Bosco Vive en Montevideo

¿Qué te hace feliz? Momentos de interioridad con Dios y con las personas, en especial con los jóvenes educadores. ¿Cuál es tu mayor miedo? Ser engañado por cercanos o lejanos. Se me aprieta el corazón cuando… Veo a jóvenes desquiciados por la tristeza y/o la soledad y optan por formas alienadas de vivir: pasotismo, no hacer nada, el aburguesamiento, adicciones (la más común, la del celular). ¿Qué hacés cuando alguien no te cae bien pero tenés que interactuar igual? Intento acercarme con el mayor de los intereses por la novedad que pueda descubrir en esa persona. Todavía no lo hice, pero me gustaría… Saltar en paracaídas. ¿Cuál es tu mayor orgullo? Haber logrado estabilidad de ánimo. Si tuvieras que elegir un acontecimiento que te marcó, ¿cuál sería? Un momento de crisis y reflexión en el que definí lo que deseaba ser y hacer de mi vida. ¿A quién admirás? A Jesús y al Papa Francisco. También a Gandhi. ¿Qué te cuesta entender? Un mundo cada vez más desigual. Este sistema capitalista reproductor de concentración de riquezas en cada vez menos manos. Lo que más me gusta de Uruguay es… La cordialidad de su gente y sus acogedoras playas. Lo que menos me gusta de Uruguay es…

10

Que siendo tan pocos sigamos teniendo las brechas de la desintegración tanto residencial como social. ¿Qué música escuchás? Intento escuchar toda la que aparezca, sobre todo si es instrumental o popular latina. ¿Qué hacés en el tiempo libre? Escucho música o miro cine que me interesa. ¿A los adultos les cuesta ceder sus espacios? Esto habría que demostrarlo. Por otra parte, me parece que al ser sus espacios no tienen que cederlos. La sociedad tendrá que pensarse más equitativa, solidaria y participativa donde cada sector tenga la posibilidad de reconocer, activar y ocupar espacios que les correspondan. La sociedad y la humanidad son un todo formado por diversos con varias capacidades; sistemas abiertos donde cada cual tiene un espacio de ser y poder que ocupar. En ese sentido, son los propios jóvenes quienes deben crear y luchar por los espacios. ¿Cuál es la importancia de una juventud que se sabe empoderada? No solo se sabe empoderada sino que crea espacios propios, donde se hace actor de procesos y resultados. En ese sentido, los jóvenes tienen un rol dinámico en la sociedad de manera que el empoderamiento, que muchas veces lo interpretamos como una dádiva que nos viene de los “otros”, ha de surgir como procesos de protagonismos autogenerados y regulados en el marco de una sociedad que va expresándose como más igualitaria y participativa. De ese modo se descubre y sabe como portadora de una misión y vocación. Ser semilla y vector de futuro, y constructores de esperanza y novedad para una humanidad que, sin ellos, se adormece en la rutina de lo ya construido. Si pudieras cambiar el mundo, ¿por dónde empezarías? Por las motivaciones y las conciencias. Seguiría por las estructuras de poder lógico para finalizar por las estructuras del trabajo y de la distribución de los productos del trabajo y el capital. Soy hincha de… La fraternidad y las relaciones igualitarias en la sociedad. En el deporte, de todos los que actúan con dignidad. En el fútbol, de Peñarol.


Paula BONFIGLIO 22 años / Estudia Comunicación Social Vive en Montevideo

¿Qué te hace feliz? ¡El oratorio! Este año comienzo mi quinto año animando en el Oratorio Don Bosco K16, un lugar de encuentro y vínculos donde me descubro a mí misma a través de los otros. ¿Cuál es tu mayor miedo? Quedarme en mi zona de confort. Se me aprieta el corazón cuando… Veo a los jóvenes del oratorio riendo, disfrutando y participando en dinámicas que les proponemos. ¿Qué hacés cuando alguien no te cae bien pero tenés que interactuar igual? Disimulo y con paciencia me lo banco. Todavía no lo hice, pero me gustaría… Recorrer África y Asia. ¿Cuál es tu mayor orgullo? Los jóvenes que se comprometen con hacer el bien a los demás, incluso a quienes no conocen. Si tuvieras que elegir un acontecimiento que te marcó ¿cuál sería? Un retiro del año pasado con los gurises del oratorio. Me conmovió verlos hacer silencio para mirar internamente y luego felices compartiendo su vida con los demás. ¿A quién admirás? A la acompañante de mi comunidad en la Parroquia San Pedro, Loli. Es un gran testimonio de fe. Admiro su camino recorrido y su perseverancia y confianza en Dios. ¿Qué te cuesta entender? Las actitudes egoístas. Lo que más me gusta de Uruguay es… Los mates en la Rambla. Lo que menos me gusta de Uruguay es… Que todo es muy caro. ¿Qué música escuchás? Me gusta escuchar música muy variada. Lo que más me gusta es el rock argentino y uruguayo.

¿Qué hacés en el tiempo libre? Me gusta tener muchas actividades y los ratos libres dedicarlos a estar con amigos, familia y novio. ¿Creés que los jóvenes tienen los espacios dados para ser protagonistas en lo que hacen? Queda mucho por recorrer para que los jóvenes puedan ser protagonistas en todos los ámbitos de la sociedad. El mercado laboral y la política son espacios fundamentales en donde se le quita valor a nuestro rol. Hay otros espacios, como movimientos sociales o instituciones, donde tenemos más protagonismo. ¿Cuál es la importancia de una juventud que se sabe empoderada? ¡Es fundamental! Este año participé de la JMJ y el Papa Francisco nos invitó a no procrastinar nuestra misión. “Son el presente, ustedes jóvenes son el ahora de Dios”. Los jóvenes tenemos energía y una mirada renovada para anunciar. Si pudieras cambiar el mundo ¿por dónde empezarías? Cambiando la conciencia de todos para que cada uno entienda que desde su lugar puede ayudar al que tiene al lado. Soy hincha de… Oratorio Don Bosco K16. 11


VALELAPENAVIVIRASÍ

12


P R O TA G O N I S M O

J U V E N I L

Agustina Álvarez tiene 27 años, estudia Trabajo Social y pertenece a la comunidad salesiana de Colón. Allí integró grupos juveniles y se formó como animadora, para luego integrar la Mesa Permanente del Movimiento Juvenil Salesiano (MJS). Para ella, el protagonismo se traduce “en valorar el camino que se va recorriendo” y en “no desalentarse ante las frustraciones”.

13


El Papa les dijo a los jóvenes en la JMJ: “Ustedes jóvenes deben pelear por su espacio hoy, porque la vida es hoy. Tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy” ¿Es posible para los jóvenes tener su espacio? ¿Cuáles son los condicionamientos para lograrlo?

14

Cuando el Papa dice que los jóvenes tenemos que salir hoy a pelear, a buscar, y no esperar años para llegar a tener nuestros espacios, creo que se refiere a los condicionamientos que tenemos, a nivel general y mundial, desde el punto de vista social.

cen de experiencia y tienen una mirada muchas veces poco crítica, podríamos decir simple sobre muchos temas. Esos condicionamientos son los que muchas veces no nos permiten tomar nuevos roles en espacios más significativos. Pero creo que con los años esto ha ido cambiando, y hoy muchos jóvenes tienen roles más protagónicos en la sociedad y son capaces de llevar ideas y proyectos por sí solos. Por lo tanto, la imagen de inmadurez con la que se asocia a la juventud ha cambiado y tiene que seguir en ese camino.

Se suele tener el preconcepto de que los jóvenes no asumen responsabilidades, care-

¿Los jóvenes en sus elecciones están condicionados porque saben que no tienen opor-

tunidades para realizar sus sueños? Hoy el joven, en general, tiene una mentalidad negativa sobre las oportunidades que se le presentan. En el fondo, adapta su vida y sus proyectos a las oportunidades reales que tiene frente a él, se pone metas menos ambiciosas, relegando aquellos planes que llevan más tiempo. Hoy los jóvenes optamos más por el corto plazo, restringiendo los sueños a aquellas cosas que nos aseguran que no tendremos decepción por el fracaso. Y, muchas veces, quedamos por el camino, sin valorar ese camino recorrido, dejando que nos invada la decepción por lo que no alcanzamos.


Hoy ¿sentís que podés ser protagonista? ¿En qué ámbitos? Creo que sí, no sé si protagonista, pero me siento parte de un grupo de jóvenes que está intentando llevar acabo un cambio, con ideas y convicciones, con objetivos. Trabajar en la Escuela de Oficios me permite estar en contacto directo con gente que quiere salir adelante, acompañada de un grupo de compañeros excelente, hasta ser parte de una Parroquia que me vio crecer, donde tuve durante mucho tiempo voz y voto, y veo que hoy en día eso se renueva y hay nuevos jóvenes que transitan ese camino. Veo cómo tiramos abajo los prejuicios de que los jóvenes no adquieren responsabilidades, y que en realidades sociales complejas son los primeros en estar acompañando situaciones de vulnerabilidad, poniendo todo de sí para encontrar soluciones.

Y vos ¿con qué soñás? En realidad, el sueño que tengo hoy día es poder recibirme de Trabajadora Social. La carrera me llevó unos años más, recién ahora estoy haciendo las prácticas. Quiero recibirme de lo que me gusta y seguir trabajando en eso. Hoy tengo dos trabajos, uno de ellos no tiene nada que ver con el trabajo social, pero estoy contenta por el gran grupo de compañeros que me acompaña. Por lo tanto, el sueño que me proyecto es poder poner mi granito de arena desde mi trabajo, destinando mis fuerzas y ganas en eso.

En la nota que te hizo El Observador sobre tu experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá, destacaste la siguiente frase del Papa: “Un discípulo no es solamente el que llega a un lugar, sino el que comienza con la decisión de hacerlo, el que va sin miedo de arriesgar y caminar”. ¿Hacia dónde caminás vos hoy? Cuando la dijo me quedó resonando muchísimo. Me parece que es parte de esto que mencionaba antes, no pensar solamente en los resultados, ni sobre cuándo voy a llegar, sino en el empeño que pongo y valorar el camino que estoy recorriendo. Hoy camino hacia una vida independiente, donde pueda acompañar a otros, y con ganas de cumplir desafíos y metas que tengo por delante. Nunca perder la fe, mirando con esperanza lo que viene. Formaste parte de la Mesa Permanente del Movimiento Juvenil Salesiano ¿Son realmente protagonistas los jóvenes en ese espacio? Durante dos años estuve en la Mesa y considero que efectivamente los jóvenes son los

protagonistas de ese espacio. Se trata de buscar una integración que abarque varias miradas de la realidad juvenil del Movimiento y que todos los temas que se abordan en ese espacio tengan la perspectiva de los jóvenes. El joven es el que propone y es el que lleva adelante las distintas iniciativas. Además, es el nexo entre las casas y el acontecimiento pastoral que se vaya a desarrollar. Considero que estos espacios están muy buenos, y esta forma de trabajo se tiene que seguir extendiendo a más casas, ya que es muy valedero y rico el intercambio de opiniones y visiones que se genera. En tu historia de vida ¿alguien te alentó a ser protagonista? Sí, creo que sí, quizás no tengo una figura definida ni tampoco fue una sola persona, pero sin duda mis padres y mi hermana me dieron confianza para poder expresar mi opinión y hacerme escuchar. Después, ayuda formar parte de grupos de jóvenes y sentir que tenés tu propio espacio, donde descubrís que no solo sos escuchado, sino que llevás a cabo tus propuestas y vas compartiendo esa vivencia. Te hacen sentir protagonista, “parte de”, y en eso fueron pilares muy fuertes los referentes, animadores y salesianos de la Parroquia de Colón. 15


CONNOMBREYAPELLIDO

16


Entrevista | Adriana Rodríguez

LA ANIMACIÓN

una forma de vida Conoció a los salesianos en La Capilla San Juan Bautista de Melo cuando tenía 12 años, y fascinada por esa alegría que alberga cada seguidor de Don Bosco fue haciendo su camino como animadora de grupos asociativos y en la Juventud Misionera Salesiana. Comenzó trabajando como Auxiliar de Servicio en la Obra Social “Picapiedras”, y gracias a lo que recibió de quienes cataloga como sus “maestros”, Derby y Alejandro, hoy puede hacer, en el Instituto Monseñor Lasagna de Melo lo que, asegura, le llena la vida después de su familia.

17


¿Cómo conociste a los salesianos? Los salesianos llegaron a mi barrio cuando yo tenía 12 años. Se instalaron en la Capilla San Juan Bautista y comenzaron con actividades recreativas y meriendas. Yo participaba junto con mis hermanos. En ese entonces, hace ya 23 años, acompañaba el Padre “Panchito” y un grupo de animadores. Pasamos momentos muy lindos y divertidos que quedaron guardados para siempre en lo profundo de nuestros corazones. Nos encantaba ir a la “Capilla” como le llamábamos, ya que aparte de la escuela no teníamos otro lugar para ir. ¿Qué es lo que más rescatás del carisma? Lo que más rescato es la alegría. Todos los momentos que he compartido con los salesianos, ya sean reuniones, talleres, misas, retiros, convivencias, campamentos, etc. en todos se mantiene la misma forma alegre de llevar adelante la propuesta. Eso para mí es muy importante y me siento muy feliz de vivirlo y compartirlo. 18


"Que no se apague nunca la llama del amor, de la alegría, de la fe, de la amistad, de los valores, el dar a otro de corazón” ¿Cómo nace tu vocación? Yo comencé a trabajar en la Obra Social salesiana “Picapiedras" como Auxiliar de Servicio y a fin de año me invitaron al campamento del Club de Niños en Aguas Blancas. Fui a dar una mano en la cocina y en la primera noche, siendo espectadora de la velada, me fasciné con lo que se vivía. Me encantaron todas las actividades. Regresando a Melo les comenté a dos compañeros, Derby y Alejandro, lo mucho que me había gustado la velada, las actividades que habían preparado y cómo las llevaron adelante. Un tiempito después me invitaron a participar de las actividades de grupos y recreación. Y ahí comenzó todo lo que me llena en la vida después de mi familia. Dejé de ser Auxiliar de Servicio, trabajo del cual me siento muy agradecida y orgullosa, y empecé a dedicarme a trabajar con los gurises y a conocer la familia salesia-

na junto con lo que Don Bosco nos enseñó. Sinceramente, me encantó. Ya hace un par de años que me dedico a esto que tanto me gusta y que me hace mucho bien. Tuve dos maestros, Derby y Alejandro, a quienes les debo todo. Ellos me transmitieron todas sus experiencias de una manera muy especial y linda, haciéndome sentir protagonista en muchas actividades en las que me fui fortaleciendo, no solo como animadora sino como persona. Ellos dos fueron los impulsores de mi vocación. ¿Cómo viviste el tema del protagonismo cuando eras más joven? Cuando era más joven no fui muy protagonista, creo que hace un tiempo atrás no nos dejaban serlo por el solo hecho de que teníamos que hacer lo que nos decían nuestros padres, maestros.

19


Al igual que los jóvenes de los cuales me rodeaba no llegábamos a ser protagonistas, ya teníamos nuestra vida o rutina armada y era muy difícil salirse de eso y hacer algo diferente. ¿Por qué los jóvenes no terminan de ser protagonistas en esta sociedad? ¿O creés que sí lo son? Para mi sí lo son. Porque hoy en día tienen más posibilidades de hacer cosas nuevas, de plantear, de debatir, de llevar adelante, de elegir cosas o actividades que antes no hacíamos. ¿Qué actitud tendrían que tener los adultos para darles protagonismo a los jóvenes? Creo que ya hay adultos que logran que sus hijos o alumnos sean protagonistas con solo darles el lugar y el tiempo de escucharlos, de dejarlos expresarse y darles la importancia y atención que se merecen. Brindarles el espacio que les permita charlar sobre todos sus deberes. ¿Qué dificultades encontrás en ese sentido? A veces los adultos no contamos con el tiempo suficiente como para estar con ellos cuando nos necesitan. Como madre les puedo decir que es muy difícil contar con el tiempo para acompañarlos. El multiempleo en las familias es una dificultad muy común.

"Creo que ya hay adultos que logran que sus hijos o alumnos sean protagonistas con solo darles el lugar y el tiempo de escucharlos, de dejarlos expresarse y darles la importancia y atención que se merecen” ¿Como ves a las juventudes de hoy? A los jóvenes los veo un poco consumidos por el uso excesivo de la tecnología. Obvio que no todos, pero teniendo en cuenta las juventudes de mi entornos lo que percibo. Es todo un tema la atención que le brindan a la tecnología. Es muy difícil atraparlos o encantarlos con otra cosa. Creo que ese mal uso los ha atrapado y quitado protagonismo porque como tienen todo hecho en el celular o en la computadora, les quita el don de crear. ¿Cuáles son tus sueños? Mantener a mis familias (la mía propia y la salesiana) como el regalo de forma de vida que nos dejó Don Bosco. Que no se apague nunca la llama del amor, de la alegría, de la fe, de la amistad, de los valores, el dar a otro de corazón. 20

+ DE ADRIANA RODRÍGUEZ EDAD: 35 años. Este año cumple su décimo año vinculada a la animación. LUGAR DE TRABAJO: Instituto Monseñor Lasagna. HOBBIE: Disfrutar de las actividades de campo. ¿Qué soñás para los jóvenes de hoy? Que puedan mantener viva la luz del protagonismo, que puedan ser capaces de crear, de debatir, de hacer. ¿Qué dificultades identificás en la convivencia entre jóvenes y adultos? Una de las dificultades que más identifico es que los adultos queremos cambiarles su mundo, un mundo que es nuevo para nosotros, pero que es el de ellos, al cual tendríamos que adaptarnos, compartirlo con ellos y hacerlo nuestro.


SINTONIZANDO CONDONBOSCO

Sor Yvonne Reungoat Superiora General de las FMA

UNA SOCIEDAD EN CONTINUO CAMBIO Queridos amigos de la Familia Salesiana de Uruguay: El cambio es un dato permanente en la cultura y en la sociedad de hoy y la velocidad de las innovaciones, a las que asistimos continuamente, produce estupor por los grandes progresos científicos y tecnológicos, pero también incertidumbre y desorientación. La crisis económica, fenómeno generalizado que tiende a ser permanente, trastorna de diferente modo los equilibrios dentro de la sociedad y de los Estados golpeando a los más débiles, las mujeres, los jóvenes, los niños, los ancianos, creando zonas de pobreza cada vez más extensas, haciendo dramática la falta de casa y de trabajo. El fenómeno migratorio, impulsado sobre todo por la búsqueda de situaciones mejores de vida, o bien a causa de las discriminaciones raciales o religiosas y de las guerras, provoca el desarraigo de la propia tierra de poblaciones enteras, a menudo las más marginadas de cada continente. La política, llamada a promover el bien común de los pueblos, padece problemas ligados a la corrupción, a los intereses individuales y a la búsqueda del beneficio perso-

nal. Por esto los jóvenes, con frecuencia decepcionados ante el modo de administrar la "cuestión pública" por parte de personalidades acreditadas, tienden a alejarse cada vez más del compromiso político. Hoy advertimos también la gran importancia del reto de la comunicación, que incide sobre el cambio antropológico con graves repercusiones en la esfera de las relaciones interpersonales. El cambio que se está produciendo, en efecto, no es solo cultural, social, económico. Afecta a las dimensiones fundamentales de la persona, a su identidad, al modo de relacionarse. Las amistades online se multiplican y las comunicaciones en red crean nuevos entornos donde estar juntos. Al mismo tiempo las relaciones tienden a debilitarse, incluso en el ámbito familiar, a hacerse distantes, precipitadas, superficiales. A los indiscutibles logros de la cultura de la comunicación, van unidas nuevas formas de pobreza: pobres hoy son también aquellos que no poseen los medios y los instrumentos para conocer y usar las nuevas tecnologías comunicativas. La falta de conocimiento y formación en esta cultura se convierte en un

DEOTROSLARES "Cap Coeur": un coro interreligioso para la promoción de la paz Cuarenta niños y jóvenes de Argenteuil, una comuna poblada y a veces turbulenta en las afueras de París, unen sus voces para dar una oportunidad a la paz. Tienen entre 5 y 15 años y diferentes creencias religiosas, pero comparten la misma pasión por la música y se han reunido en un coro llamado "Cap Coeur", animado por un joven salesiano, el P. Benjamín Dewitte. El video clip de su primera canción "Miséricorde", compartido en redes sociales, comenzó a ser replicado y difundido. Fueron invitados a los programas "The Voice Kids" y "La Francia y un talento increíble", y el éxito fue creciendo a medida que pasaban los días. Hoy, unas cuarenta personas se reúnen cada domingo por la tarde para compartir la misma pasión, y se han convertido en los "Cap Coeur". Fuente: ANS

factor discriminante que se suma a muchos otros. ¿Cómo educar a la generación de lo virtual, la generación "invisible" del móvil, del ordenador, del empleo de las redes sociales? Es un reto importante para nosotros, educadores de jóvenes. La pobreza de muchos rostros abre espacios inéditos al servicio de la caridad: la proclamación del Evangelio nos compromete como Iglesia a estar de parte de los pobres y a hacernos cargo de sus sufrimientos, como Jesús. La sociedad profundamente cambiada ofrece a la Iglesia la oportunidad y el impulso para reconsiderar su propia presencia en el mundo. En este desafío la Familia Salesiana tiene mucho para dar, nos sentimos particularmente interpelados por las necesidades profundas de los jóvenes a los que miramos con confianza porque, como dijo Don Bosco, son la parte más débil y más frágil de la sociedad, pero también la esperanza y la fuerza, el presente y el futuro.

San Lorenzo de Almagro, un club con raíces salesianas El 1 de abril, el Club Atlético San Lorenzo cumplió 111 años de su fundación. Entre sus seguidores se cuenta nada menos que el Papa Francisco, poseedor del carné número 88235N-0 de socio. San Lorenzo, nació en la Ciudad de Buenos Aires, en el Oratorio Festivo "San Antonio” que dirigía el querido Padre Lorenzo Bartolomé Martín Massa, sacerdote salesiano. Según el mismo Padre Lorenzo, los colores de la camiseta del equipo de sus muchachos fueron tomados de una imagen de María Auxiliadora que él atesoraba en el Oratorio. El club fue creciendo y el Padre Lorenzo fue enviado a otros destinos para continuar su obra evangelizadora. El Padre Raúl Entraigas, asesor espiritual de San Lorenzo de Almagro, escribió poco después del paso a la inmortalidad de Massa: “Su amor por el club San Lorenzo de Almagro fue su vida y su muerte, su alegría y su drama. San Lorenzo fue su hijo espiritual. El Padre Massa lo amaba no como un padre, sino como una madre. Exultaba por sus triunfos y sufría por sus derrotas".El P. Lorenzo Massa falleció en Buenos Aires el 31 de octubre de 1949.Fuente: ANS y Salesianos Cooperadores Argentina

21


MEGUSTACOMENTOCOMPARTO


MEGUSTACOMENTOCOMPARTO

¿Por qué el joven llega primero? Esta página se refiere al inicio del Evangelio según San Juan (20,1-9) proclamado en la Misa del 21 de abril, Domingo de Pascua de Resurrección.

“Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”: este puntapié inicial que da María Magdalena la mañana de Pascua genera una corrida, la de Pedro y el otro discípulo, que está entre las más célebres de la historia, junto a otras como la de Filípides desde Maratón a Atenas o la del pequeño Forrest Gump huyendo de sus acosadores. “Corrían los dos juntos”, nos dice el narrador, que es presuntamente uno de ellos, y sería simplemente una bella imagen si no apareciera a con nuación un ma z: “Pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes”. El verbo que u liza el evangelista en griego es una composición no muy usual: es la misma que usó Lucas para pintarnos al pe so Zaqueo que corre rápidamente para adelantarse y subirse al árbol para ver a Jesús pasar desde un lugar privilegiado. ¿Por qué corrió más rápido el otro discípulo, aquel a quien Jesús quería? Ha habido muchas interpretaciones a lo largo de la historia. La más popular recuerda una tradición, según la cual este discípulo sería el

más joven. Aplicando criterios entonces meramente fisiológicos, podríamos deducir que Pedro estaba en desventaja respecto al otro discípulo para mantener la velocidad inicial. Pero convengamos que basta conocer al cuarto evangelista para sospechar: di cilmente un detalle como este en su narración va a ser solamente una referencia superficial o un detalle casual. ¿Habrá algún otro mo vo por el cual Pedro perdió la carrera? Algunos proponen la pasión y el deseo de ver a Jesús como una mo vación extra que habría impulsado al discípulo amado en esta corrida, tal como lo mostró en la Úl ma Cena con el ín mo gesto de apoyar su cabeza contra su corazón. Pero hay un elemento más en la historia narrada por el evangelista que puede explicar el desenlace de la carrera, de una manera muy prác ca y al mismo empo hondamente significa va. El discípulo amado corrió adelante ¡porque era el único que conocía el lugar!

todos huyeron. Allí, al pie de quien estaba dando su vida por amor, estaban su madre, otras mujeres, y el discípulo P. Francisco Lezama sdb amado, recibiendo la preciosa herencia. Y allí mismo, cerca de donde había sido crucificado, en una tumba en medio de un huerto, fue sepultado el Hacedor del Universo. Pero solo el discípulo amado y las mujeres podrían ir, porque eran quienes habían perseverado hasta el final. Es entonces este relato, también, una invitación a todos los que formamos parte de la Iglesia (representados por Pedro) a que nos dejemos guiar por los jóvenes, y en especial por los que han probado la cruz de Cristo, porque conocen un camino que tenemos, sí o sí, que recorrer juntos.

En el momento di cil, a la hora de la cruz, 23


AQUÍYAHORA

24


LOS PROTAGONISTAS 25


“Lejos de esa imagen de joven apático, que no se compromete con la sociedad, lo que vemos es lo contrario: Uruguay tiene una juventud de la cual sentirse orgulloso”, afirma Federico Barreto, director del Instituto de la Juventud del Uruguay (INJU) para señalar que los jóvenes no están ausentes de los lugares que les importan y dice que sería imposible pensar en las grandes transformaciones sociales si no es con la participación de las juventudes. En su opinión dos ejemplos en los que los jóvenes lideraron fueron la marcha del 8 de marzo por el Día de la Mujer de la que participaron miles de jóvenes pidiendo igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres; y cuando se llevó a cabo el plebiscito para bajar la edad de imputabilidad de los menores de 18 a 16 años, en 2014, y se movilizaron para evitar que se reformara la Constitución. De todos modos, Barreto reconoce que todavía queda mucho por hacer en cuánto a darles espacio a los jóvenes para que sean de verdad protagonistas y que ello implica que los adultos “tengan el coraje de dar un paso al costado”. “Tal vez no hemos sido lo suficientemente finos a la hora de adaptar

las propias estructuras (de las organizaciones) para incorporar a más jóvenes”, admite. En ese sentido cuenta que en el grupo político que integra hubo un debate a la hora de conformar el movimiento juvenil sobre si el liderazgo tenía que ser de los de su generación que tiene 30 años, o dar un paso al costado y dejar a mujeres jóvenes de 19 años, y optaron por este camino. “Estamos haciendo nuestro esfuerzo para dar un paso al costado para que se haga realidad lo de darles protagonismo a los jóvenes”. PREPARADOS PARA INTERPRETAR EL PAPEL Según la definición de la RAE, protagonista es la persona o cosa que en un suceso cualquiera desempeña la parte principal, y también es el que encarna el papel principal en una obra literaria o cinematográfica. Para desempeñar ese papel principal el actor se prepara, estudia y ensaya durante meses, por lo que no existe la improvisación. Para que los jóvenes ocupen ese papel central tampoco y hay que prepararlos y prepararse.

Federico Barreto

26

Los jóvenes deben hacer un proceso que los lleve “a la autodeterminación y autogestión acompañados por educadores pastores que les brindan herramientas para el discernimiento en una participación transformadora de la realidad”, como se señala en el Cuader-

no de la Pastoral Juvenil Salesiana. El documento agrega que esta dinámica implica la confianza absoluta en su potencial para propiciar y expresar que “ellos pueden”. En la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, en enero pasado, el Papa Francisco les dijo a los jóvenes que se habla de que son el futuro, pero no. “Son el presente, ustedes jóvenes son el ahora de Dios. Él los convoca y los llama en sus comunidades, los llama en sus ciudades para ir en búsqueda de sus abuelos, de sus mayores; a ponerse de pie y junto a ellos tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó”, les manifestó. Habló también de que los jóvenes no puedan caminar solos sino que deben vivir “la riqueza de la escucha entre generaciones, la riqueza del intercambio y el valor de reconocer que nos necesitamos, que tenemos que esforzarnos en propiciar canales y espacios en los que involucrarse en soñar y trabajar el mañana ya desde hoy. Pero no aisladamente, sino juntos, creando un espacio común”. Nicolás Arenas, coordinador de los proyectos del Centro Bosco de La Tablada, explica el trabajo que hacen para que los jóvenes sean protagonistas. Por un lado, afirma que por decisión educativa y para seguir la línea


de Don Bosco se les asignan responsabilidades. “Los más mayorcitos pueden monitorear a los más chicos, y colaborar en las tareas necesarias, por ejemplo, cuando tienen un paseo uno se encarga de llevar el agua, o cuando se organiza un taller otro se encarga de llevar el material recreativo”. “Y después está la escucha: cuando un chiquilín se siente en su casa se mueve como pez en el agua y empieza a expresar sus ideas y a hacer propuestas y es importante darle cabida a su idea, siempre y cuando no implique gastos excesivos, es una buena manera de que se sienta parte”, asegura. En el Centro Bosco han incorporado varias ideas y propuestas de los niños o adolescentes desde instalar una cancha de volleyball en tal lugar o “colocar un bidón con agua fría afuera para que cada uno se sirva”. Y por último, el educador agrega algo fundamental para darle protagonismo a los jóvenes: confiar en ellos. “Un chiquilín al que le depositas la confianza en general responde. Se siente apoyado. Hay parte del campamento anual que organizamos que se prepara con ellos -hay otras cosas que nos gusta preparar a los educadores para que sea

`para ellos´, pero siempre los involucramos”, dice y cierra: “Para crear un ambiente familiar se necesita de la participación de todos”. Luego en el plano personal, es importante darle herramientas al joven para que sea capaz de tomar sus propias decisiones. La indecisión es una característica de la juventud: falta “la falta de algo”, no se crea la

energías. Al respecto Arenas cuenta que hace años incorporaron en Centro Bosco el Taller de proyecto de vida, donde se tratan temas que son de interés cotidiano de los jóvenes, y “se les dan pautas sobre como armar un currículum para presentarse en un trabajo, hasta

“Sin educación es difícil soñar futuro, sin trabajo es muy difícil soñar futuro, sin familia y sin comunidad es casi imposible soñar futuro. Porque soñar el futuro es aprender a responder no solo para qué vivo, sino para quién vivo, para quién vale la pena gastar mi vida. Y eso lo tenemos que facilitar nosotros, los mayores” Papa Francisco angustia que lleva a la búsqueda y a la elección, a menudo se confunde necesidad con deseos creándose deseos en necesidad. Para lograr eso hace falta desarrollar la identidad, el ¿quién soy yo? Según explica el documento sobre Pastoral Juvenil, se trata de identificar qué cosas despiertan interés, cuáles generan responsabilidad, curiosidad, o confianza para transformase en actores y autores de la propia vida. El hombre tiene que desarrollar una brújula interior que le diga dónde está el norte y en qué gastar las

como conjugar la amistad y el noviazgo porque muchas veces se ennovian y dejan de lado a los amigos, o educación sexual. Se les van dando herramientas para que puedan tomar decisiones con una reflexión atrás y con valores”, afirma. Otro aspecto importante para ser protagonista es ser capaz de dialogar e interactuar en cualquier ambiente. En ese sentido, el documento desarrolla un concepto que es el de la educomunicación que define como la pedagogía para que las personas puedan

27


“Para crear un ambiente familiar se necesita de la participación de todos” Nicolás Arenas comunicarse desde ellos mismos, con capacidad de realizar la transformación personal y de la sociedad. “Queremos acompañar la formación de honrados ciudadanos y buenos cristianos que sean capaces de encuentro y diálogo para transformar con otros la realidad de las personas, la Iglesia, y la sociedad”, afirma el mismo texto. Y menciona que en un contexto social, dominado por lo virtual es importante propiciar encuentros personales, diálogos cara a cara, para ser “reconocidos” todos y cada uno en su propio camino de búsqueda de sentido y plenitud de vida. El Papa Francisco expresó en el discurso que dio en la Vigilia de la JMJ: “Lo sabemos bien, no basta estar todo el día conectado para sentirse reconocido y amado. Sentirse considerado e invitado a algo es más grande que estar`en la red´”. Significa encontrar espacios en el que puedan con sus manos, con su corazón y con su cabeza sentirse parte de una comunidad más grande que los necesita y que también ustedes jóvenes necesitan”. Para sentirse parte de una comunidad el joven debe tener herramientas y tanto el estudio como el trabajo se las proporcionarán. El Papa también incluyó este tema en la JMJ. En la vigilia sostuvo: “Sin educación es difícil soñar futuro, sin trabajo es muy difícil soñar futuro, sin familia y sin comunidad es casi imposible soñar futuro. Porque soñar el futuro es aprender a responder no solo para qué vivo, sino para quién vivo, para quién vale la pena gastar mi vida. Y eso lo tenemos que facilitar nosotros, los mayores, dándoles trabajo, educación, comunidad, oportunidades”. Y dirigió una pregunta a los mayores: “¿Qué hacés vos para generar futuro en los jóvenes de hoy?, ¿sos capaz de luchar para que tengan educación, para que tengan trabajo, para que tengan familia, para que tengan comunidad? Cada uno de los grandes respondámonos en el corazón”. El director del INJU reconoce que en Uru28

guay el desempleo entre los jóvenes es un problema ya que entre menores de 30 años es más de tres veces mayor que el desempleo de la población general que cerró el año 2018 con 7,3% de desocupación. Pero además, en materia laboral, señala, es donde se dan las mayores desigualdades, donde la calidad de empleo más se resiente porque hay mayor informalidad y mayor siniestralidad. UNA FE PERSONAL, LIBRE Y RESPONSABLE En el plano de la fe la propuesta salesiana que se intenta transmitir a los jóvenes también es que sean protagonistas y que se viva una pastoral “con” ellos en la que vivan un encuentro pastoral y gratuito para que entren en contacto con Jesús y con quienes lo han encontrado. “No se trata del encuentro con una doctrina, con una gran idea o con una moral, sino con una realidad viviente que intriga, es portadora de significado y promesa de vida plena”, afirma otro documento del Movimiento Juvenil Salesiano. De ese encuentro con Jesús surge en los jóvenes una “fe personal, libre y responsable”. En tiempos de crisis y de una Iglesia que viaja por zonas de turbulencias, se afirma que el desafío es salir de ella renovados y purificados. El texto señala que “santa pero formada por hombres y mujeres débiles y falibles, la Iglesia debe vivir en permanente estado de conversión”, y a su vez debe “aprovechar las sorpresas de cada época para renovarse”. Se trata de que la Iglesia sea más humana y refleje “la humanidad de Dios”, de un Dios que se humanizó en Jesús y nos revela su amor, su misericordia y su compasión, que se reconoce por la cordialidad, la alegría y el entusiasmo que transmiten las jóvenes en cada comunidad. “Hacemos la apuesta por una moral responsable, en la que nadie pretende constituirse en conciencia de los demás, sino todos, la comunidad, pretende acompañar en un discernimiento responsable, a fin de que todos se sientan protagonistas de sus deci-

Nicolás Arenas

siones, de sus vidas y de la de los demás”, dice el texto. Pero esto no quiere decir que no existan normas morales, que son como semáforos que ayudan a acertar en el buen camino, sino que se trata de vivir una moral “cuyo valor fundamental es la persona humana concreta que debe ser respetada en su dignidad y jamás utilizada como medio u objeto para un fin particular”. En definitiva, se trata de vivir una vida inspirada en Jesús, su estilo de vida, sus ideales, sus sueños. El Papa Francisco subrayó en su mensaje previo a la JMJ de este 2019 a los jóvenes: “Las propuestas de Dios para nosotros, como la que le hizo a María, no son para apagar sueños, sino para encender deseos; para hacer que nuestra vida fructifique y haga brotar muchas sonrisas y alegre muchos corazones. Dar una respuesta afirmativa a Dios, es el primer paso para ser feliz y hacer felices a muchas personas”.


SABORABUENASNOCHES

Abriendo caminos Anhony Núñez es un niño muy especial, inmediatamente delatado por su particular tono de voz, espontaneidad, una fe sencilla con expresiones entusiastas y una gran energía. Un niño rural como tantos, de mirada trasparente y una especial calidez en el trato. Hasta ese momento varias de estas características no eran aún por él (y otros) reconocidas como cualidades.

que esto haya generado en él la apertura de una ventanita, para saber que hay más cosas de las que él tiene a mano, y así como nosotros al verlo hemos sido removidos por dentro, estoy seguro que le comenzarán a pasar cosas, que deseamos sean para tener una más linda vida y un mejor futuro…”.

Preguntando a Anhony si notaba algún cambio en él, percibí su centralidad y sorprendenTuvo un encuentro inolvidable con Juan Car- te madurez, me decía: “Yo sigo siendo el los López y salió en su programa, Americanmismo de siempre, en todo. Lo que noto es el do. La entrevista se hizo viral en las redes. Los gran cambio en mi gente, cómo me tratan, lugares que esto lo llevó a estar, la forma en porque ahora me tratan bien. Eso me gusta que luego fue apoyado y la popularidad, mucho, ahora sí me respetan, me valoran y generó en el niño algo jamás por él sospecha- sobre todo, ahora me quieren, esto a mí me do. Lo dice frente a la cámara, “¡mi sueño hace muy feliz”. hecho realidad, no puedo creer!”, mientras se tapaba y destapaba los ojos con sus manos, Su tiempo de popularidad en los medios de asegurándose que aquello no fuera otra comunicación y en los eventos que participó ilusión. Anhony deja entrever, con exagerano le agregó cualidades que no tenía, sino das expresiones, cómo varios de sus sueños que esto le ayudó a descubrirse tal cual es. se caían al pensar que nunca iban a realizarse Emociona escucharlo decir con sus propias por su pobre condición y por rasgos de su palabras: “Siempre me quise, mis padres me apariencia, que algunos se lo remarcaban quieren también, nunca me van a dejar de negativamente. querer, pero yo fui muy bajoneado, muy discriminado, llega un momento que uno no Pasado este fuerte fenómeno mediático, este aguanta. Entonces cuando me vi en la tele niño ha vuelto a la rutina, y probablemente por primera vez, sentí emoción, sentí orgullo, hoy es el de siempre. Podrán decir que fue sobre todo de mis padres. Porque gracias a un sueño, algo fugaz, sin ninguna incidencia ellos soy lo que soy. Pobre, pero humilde, en su presente y menos en su futuro, solo por honrado y respetuoso. Ahora me han sabido haber salido en la tele. Estoy seguro que fue descubrir y valorar tal cual soy. No es que yo un antes y un después en la vida de él. fuera antes un delincuente ni un niño malo, pero al verme en la tele y de la forma que Al respecto, Lopecito dice: “Me encantaría ellos me tratan, ahora sí que soy feliz. ¡Por-

que antes era feliz, pero ahora soy espectacularmente feliz! Al quererme un montón, ahora me he decidido más, tengo más coraje por buscar un futuro nuevo para mí. Todo gracias a nuestro Señor Jesucristo y el encuentro con Americando…”. Anhony tuvo la dicha de ir por primera vez a la Patria P. Adrián García sdb Gaucha y subir al escenario con Lucas Sugo. Lucas dijo que para él también fue muy significativo haber conocido a este niño tan especial, decía: “Miro a Anhony y me veo a mí también”. Así como para Lucas este niño fue un espejo para reconocerse y valorar su historia, tú también puedes mirar hacia atrás y no perder de vista a quienes te han brindado posibilidades para descubrirte, valorarte y salir adelante. Ahora con un corazón agradecido también vos podés ser ese puente que tienda una mano a tantos “Anhony Núñez” que viven en el anonimato y con tan solo un encuentro sincero puedan “pasarle cosas”, que abran caminos nuevos y hagan de su vida mucho más feliz. ¿Te animás?


DELÁRBOLSALESIANO

ALFONSO IGARZÁBAL

“Los jóvenes podemos ser protagonistas,

pero eso requiere esfuerzo y la ayuda de los otros” Tiene 20 años, es oriundo de Durazno, y proviene de una familia dedicada a la producción rural. No vacila al afirmar que su experiencia en el Instituto Paiva Irisarri fue determinante en la elección de su vocación. Hoy vive en el Hogar Universitario Salesiano de Salto y estudia Agronomía. Si bien el estudio acapara la mayor parte de su jornada, encuentra tiempo para animar en el Oratorio Domingo Savio, en el Barrio Burton. Alfonso Igarzábal tiene el firme propósito de concretar sus sueños, pero quiere hacerlo extendiendo su mano a cuantos la necesiten. 30


aunque capaz que arranco a ayudar a profesores en el campo en las maestrías. Además estoy animando oratorios en Salto durante el fin de semana. Y mi idea cuando me reciba es trabajar en el interior.

¿Cómo fue tu experiencia en el Paiva? La vivencia fue espléndida. Aprendí valores y a vivir con sentido. Pasé de convivir con dos personas a tener que hacerlo con más de 80, lo que me obligó a negociar conmigo mismo y con los otros. La experiencia que viví ahí me definió al 100% a querer ser agrónomo. Al terminar mis estudios de Ciclo Básico y en la Escuela Agraria, entre las opciones que tenía, decidí irme a Salto a estudiar Agronomía en la Universidad de la República, donde tengo compañeros que son del Litoral. ¿En qué etapa estás de la carrera? ¿Hacés otras cosas? Estoy terminando materias de 3°. Después que apruebe esas materias, la otra parte de la carrera la seguiré en Paysandú. Y en este momento estoy solo estudiando,

El Papa les dijo a los jóvenes en la JMJ: “Ustedes jóvenes deben pelear por su espacio hoy, porque la vida es hoy. Tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy”. ¿Es posible para los jóvenes tener su espacio? Creo que los jóvenes podemos ser protagonistas, pero eso requiere esfuerzo y la ayuda de los otros. Está en uno el poder esforzarse y comunicarse para ser ayudado y ser apoyado por otras personas, como hacen los salesianos. El tiempo va en cada uno. Te pongo de ejemplo el estudio: hay algunos que lo hacen rápido y otros necesitan más tiempo. El tiempo es de cada uno y no te podés enloquecer. El tema es tener claro el objetivo y sortear las dificultades a medida que uno se siente preparado. Hay que tener claro que hay cosas que a veces no te salen como querés y por eso no vas a dejarlas. Hay que hacer más esfuerzo y seguir para adelante. Tengo claro que cueste lo que me cueste voy a salir adelante. ¿Es muy importante el apoyo familiar en la toma de decisiones? Sin duda. Mi familia me apoyó en todo. Mis padres siempre me dijeron: “Vos seguí lo que quieras, lo que te gusta, porque la vida es tuya”. En muchos casos la familia tiene una tradición, que el abuelo fue tal cosa, el padre tal otra y quieren que el

hijo siga ese mismo camino. Eso no está bueno, porque somos todos diferentes. El tema es ser feliz en lo que se hace. Tengo compañeros que eligen hacer una especialización porque les da más dinero, y eso cambia tan rápido, que terminás mal porque lo hiciste por ganar más y no porque te sentías mejor haciéndolo. ¿Quiénes más han sido determinantes en tu camino? Estoy haciendo lo que hago gracias al apoyo de mis padres y de los salesianos, que me guiaron en el camino que me he marcado. Si no hubiera arrancado en el Paiva no sé en qué andaría hoy y qué estaría haciendo. ¿Con qué soñás para tu futuro, qué anhelás? Quiero primeramente terminar la carrera que estoy haciendo y después trabajar en eso, ayudar a mis viejos, a mi familia, y más adelante formar mi hogar. Y sin olvidar de tratar de ayudar a otras personas que hoy están en mi lugar. Muchos, incluso personas salesianas que no me conocían, ni sabían nada de mí, me apoyaron, apostaron por mí, y estoy haciendo todo lo mejor posible para que algún día se sientan satisfechos con lo que he logrado. ¿Sentís que vos podés ser protagonista hoy aportando tu granito de arena? ¿En qué? Creo que sí. Pero quiero concretar mis sueños sin olvidar extenderle la mano a los que vienen detrás de mi. Es clave dar una mano sin pedir nada a cambio. 31


UNAMANOAMIGA

32

“… si estos jóvenes hubieran tenido un amigo que se preocupara por ellos, los acompañara y les mostrase el amor de Dios, quien sabe si no se hubieran alejado de esta vida que llevan…” Don Bosco (MO)


LETICIA MACEDO

“No importa de dónde vengas o cómo vivas, sino la fuerza que tengas para poder llegar a eso que querés” Leticia Macedo tiene 19 años y asegura que hubo un antes y un después en su vida tras la oportunidad de estudiar en la Escuela de Oficios y en Talleres Don Bosco, donde descubrió la felicidad de darse a los demás. Cuando era pequeña vivió en el barrio del Padre Cacho y luego se mudó a Unidad Casavalle donde vive actualmente. Tiene muchos sueños y todas las fuerzas y ganas para hacerlos realidad: ingresar a la Facultad de Economía el año próximo, comenzar un emprendimiento propio, seguir sumándose a instancias de voluntariado y, en un futuro, formar una familia y tener hijos que se eduquen en ambientes salesianos.

¿Cómo llegaste a la Escuela de Oficios Don Bosco? Cuando estaba en 6° de escuela era muy reservada y tímida y no me veía en un liceo público. A mi madre le gustó cómo trataban a los gurises en la Escuela de Oficios y cómo se relacionaban con ellos. Estando adentro, cada vez me gustaba más porque los profesores no solo te enseñan sino que son tus amigos. Allí hice el básico con cocina, pero no me veía trabajando en eso. Entonces le hablaron a mi mamá de los Talleres Don Bosco, que también era un lugar salesiano, con ese mismo ambiente. Fui allá a terminar el Bachillerato y confirmé que era el mismo clima y además tuvimos varias salidas. Estuve de voluntaria en los Animandos, y eso me gustó mucho, porque más allá de las materias, nos enseñaron valores como ayudar al otro sin esperar nada a cambio. Además me ayudaban a mí también a salir adelante, porque cuando estaba estresada con los estudios y demás, iba a Pastoral, donde estaban todos los animadores, me daban una mano, me descargaba y me aconsejaban. Ellos me decían que cuando estaban estudiando les había pasado lo mismo, y que era una etapa de la vida, que lo iba a superar. ¿Estudiando ahí te fuiste vinculando con varias tareas de voluntariado? ¿Cuáles? Me sumé a un grupo que funcionaba en Talleres. Dos fines de semana por mes hacíamos una salida a un barrio a ayudar, por ejemplo, a una escuelita a pintar, arreglar bancos, etc. Y tres veces al año íbamos al interior a ayudar a la gente. El primer año fuimos a San José a dar una mano para arreglar casas que habían sufrido inundaciones. Pintamos paredes, las revocamos, arreglamos techos, la electricidad, y lo que más me gustó fue la sensación que me dio al ver la sonrisa de los niños y de los padres. Me daban ganas de estar ahí, y de seguir ayudando. Veía a alguien al que no le salía algo y de corazón me surgía ir a ayudarlo. Al transcurrir ese camino de la salesianidad se despertó en mí eso que si hubiera ido a otro lado no se me habría despertado. 33


“En mi familia siempre me inculcaron grandes valores, pero hay un antes y un después luego de entrar en la familia salesiana y haber estudiado en la Escuela de Oficios y en Talleres Don Bosco. ¿Ese descubrimiento se dio naturalmente? ¿Te acordás cuando hiciste el clic? Se dio naturalmente y el clic fue ver a los animadores del grupo de voluntariado como se esforzaban tanto por ayudar a que las personas tuvieran su casita en condiciones. Ellos mismos buscaban las soluciones, no esperaban por otros. Eso me voló la cabeza, ver personas tan metidas en poder ayudar a otros. ¿Eso que veías e ibas haciendo te fue encaminando hacia una sensación de plenitud y felicidad? Sin duda. Soy feliz viendo la felicidad de los otros. Es como un combustible. Había momentos en que se nos complicaba ir, y eso era medio bajón. Pensaba en la decepción de los niños y de las maestras, era devastador. También me marcó en una de las salidas que nos dieron un frasquito con sal con la frase “¿Vos que tenés para dar?”. Esa frase la tengo pegada en mi cuarto, y cada vez que me levanto pienso en qué puedo ayudar a los demás. Es fundamental ayudar a los otros para crecer. Tras salir de la Escuela de Oficios ¿qué estudiaste en Talleres Don Bosco? Hice tres años de Administración de Empresas, pero me quedó Sociología, que este año estoy cursando en UTU. El año que viene quiero empezar la carrera de Administración en la Facultad de Economía. ¿Ese es uno de tus sueños? Sí. Hacer una tecnicatura y luego la carrera en la Facultad. Pero tengo otros sueños. Hace dos años conocí a una persona cuyo sueño es abrir una pequeña empresa de videojuegos y café, y con mi formación de Administración, los dos juntos, sacar adelante esa idea, lo que sería muy lindo. También quiero seguir sumándome a otras instancias de voluntariado de los salesianos. ¿Esa es tu fuerte apuesta al futuro, crecer en lo profesional y en lo personal, sin dejar de lado ayudar a otros? Lo principal que me dejó la vida salesiana es eso: el ayudar y preservar esos valores. ¿Sufriste algún tipo de condicionamiento para perseguir tus sueños? Algunas veces, cuando me preguntaban de donde era me daba cosa decirlo. Pero después vi que no importaba de donde era, sino cómo salía adelante con mis familiares y amigos que me apoyaban. Nunca fue un impedimento para mí, sino un impulso para decirme que puedo lograr una meta. Mostrar que a pesar de todo, uno puede salir adelante, estudiar lo que quiera. Me genera impotencia ver que generalizan porque hay gente buena y mala como en todos los barrios. Padres que quieren sacar adelante a sus hijos. Y ahora estoy a punto de entrar a Facultad y eso me genera mucho orgullo.

34

En tus logros ¿qué importancia tiene haberte formado en dos instituciones salesianas? Cuando tengo que tomar decisiones importantes siempre pienso en todo lo que aprendí en esos dos lugares salesianos. En mi familia siempre me inculcaron grandes valores, pero hay un antes y un después luego de entrar en la familia salesiana y haber estudiado en la Escuela de Oficios y en Talleres Don Bosco. Un 70% de mi vida la he pasado dentro de instituciones o haciendo cosas con salesianos. Mi sueño es formar una familia y que mis hijos se eduquen en instituciones salesianas y valoren y aprendan lo mismo que yo. No importa de dónde vengas, ni cómo vivas, sino la fuerza que tengas para poder llegar a eso que querés, y las personas positivas suman, como las personas salesianas que tuve alrededor mío y que me ayudaron mucho.


INSTAGRAM

35


“Con María, mujer creyente” El 24 de abril se celebran los 150 años de la fundación de ADMA por Don Bosco.

Profile for Boletín Salesiano Uruguay

Boletín Salesiano Uruguay Abril 2019  

"¡Por favor, no permitas que otros sean los protagonistas del cambio! ¡Ustedes son los que tienen el futuro!" Este es el pedido que el Papa...

Boletín Salesiano Uruguay Abril 2019  

"¡Por favor, no permitas que otros sean los protagonistas del cambio! ¡Ustedes son los que tienen el futuro!" Este es el pedido que el Papa...

Advertisement