__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

08 de octubre del 2020 Escrito por: Rodrigo Pellecer Benavides www.emagica.com

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Para Dios, mis padres, mi esposa y futuros hijos, si Dios me los concede; También, mis verdaderos amigos. Serán la fuente de mi alegría; los propulsores que me impulsan a dar lo mejor de mí.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Acerca del libro Al crecer, muchos de nosotros olvidamos los eventos que vivimos de niños. Incluso olvidamos los mundos mágicos a los que nos conectamos. Ahora tendrás la oportunidad de regresar y caminar por un mundo imaginario junto con Charlie. Un mundo mágico donde no querrás volver. Estás a solo minutos de entrar en este maravilloso mundo en el que te gustaría conectarte. Ven, acércate y descúbrelo.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

PRIMER VIAJE MÁGICO

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

El Mundo Mágico de Charlie "Encontrando el Salón de los Sueños" ¿Estás preparado para unirte a Charlie en su viaje para descubrir el mundo de los sueños? Este es el primer libro, espera y prepárate para este fantástico primer viaje. Fantasía, imaginación y aventura esperándote.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Estimado visitante: Bienvenido al mundo de criaturas fantásticas creadas por la imaginación y

al

lugar

donde

los

sueños

se

hacen

realidad. Usted ha sido uno de los pocos que ha logrado conectarse desde sus sueños con este sitio; son afortunados. En

el

curso

de

su

visita

pocos los a

este

magnífico mundo, será elegido para realizar una importante misión._ Si es elegido, le espera un largo viaje en el que deberá enfrentar grandes desafíos y verá cómo, ante sus ojos, sus mayores temores se harán realidad. Sin embargo, al final, se dará cuenta de que la recompensa será muy grande. En el curso de su visita descubrirá más sobre esta misión.

Buena suerte y esperamos que disfrute su estadía en este maravilloso y espectacular mundo imaginario. Recuerda que lo que ha esperado tanto está a punto de llegar. Estaremos en contacto, Princesa Valentina

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 1

En este capítulo, Charlie comienza a tener contacto con el mundo mágico con el que se conectará. Nadie lo entiende; yo me sentía como él al principio. Charlie descubre un mundo que solo él puede presenciar. Muchas veces nos sentimos incomprendidos como Charlie. Sin embargo, aun sintiéndonos así, siempre seremos especiales.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Era la madrugada del catorce de Julio y algunos amigos de Charlie habían llegado a su casa para celebrar el Día de su cumpleaños. La fiesta terminó tarde y Charlie estaba tratando de dormir, pero un sueño extraño invadió su mente. En el sueño, visualizó a un hombre misterioso dándole una nota y, en el preciso momento en que intentaba leerla, sintió que estaba entrando a un mundo desconocido. Asustado abrió los ojos, e inmediatamente, su habitación se iluminó y llenó de luces espectaculares, con cantidad de colores y ruidos de chicharras que, parecía que estaba en un bosque. Las paredes se elevaron y la habitación era como una cúpula de iglesia. -¡Qué sorprendente!

Dijo, mientras trataba de encontrar alguna explicación para lo que le estaba

sucediendo. Se

levantó

de

la

cama, encendió su

computadora y comenzó a buscar información relacionada con misteriosos sueños. Encontró varias páginas en Internet y fue impactado por el testimonio de una chica que dijo que encontró un mundo fantástico a través de sus sueños. Lo más curioso es que la niña, unos días antes, había presentado síntomas muy similares a los que él estaba sintiendo. -¿Me va a pasar lo mismo? Murmuró muy preocupado. Lo más raro de todo era el sueño que tenía; este sueño no estaba relacionado con nada de lo que había vivido antes. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Pensó que en el transcurso del día sería capaz de informase más y aclarar la situación. En medio de sus pensamientos, se acostó en su cama y, después de un rato, logró dormir. El despertador sonó a las seis de la mañana y Charlie no podía creer que fuera esa hora; acababa de quedarse dormido. abrió las

persianas

y

se

dio

cuenta de

que

Vaciló, estaba

amaneciendo. Observando el amanecer, vio a un hombre misterioso con un traje muy singular caminando en la acera. Le llamó la atención, porque llevaba una gabardina gruesa en julio, que es tan caliente en Orlando Florida. - ¡Que extraño! Pensó.

-¿Quién podría ser este señor? Era alto y con barba negra; la gabardina de un tono azul brillante y los zapatos puntiagudos, como los de un antiguo medieval. En las manos llevaba un libro y parecía un tanto desorientado, como si buscara una dirección. Bajó las escaleras y se dirigió al comedor. Su casa era de dos pisos; no era grande, pero tenía el tamaño ideal para que dos personas pudieran vivir cómodamente. Era hijo único; vivía con su madre; su padre había fallecido en un accidente de tránsito cinco años atrás.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Tenía trece años... Esta fue una experiencia dura para él y, desde ese momento, la vida le cambió drásticamente: su madre tuvo que dedicarse a trabajar para sostener su hogar. Ella iba a trabajar muy temprano; sin embargo, solía dejarle el desayuno listo. Esta vez le cocinó panqueques, cortó trozos de piña y sandía y los colocó en un plato. Los panqueques estaban recién hechos y tenían un delicioso aroma a arándanos. Se sentó a la mesa del comedor y, mientras comía, pensó en el misterioso sueño que había tenido. Lo que no entendió fue por qué había visto su habitación

iluminada

con

diferentes

colores. ¿Sería

una

alucinación? Estaba inquieto y preocupado; encendió la computadora y continuó buscando más información sobre el testimonio de la niña. Cuando abrió la página, notó que su correo electrónico apareció en nombre,

la esquina

Tifanny. Ansiosamente

inferior; escribió

el

su correo

electrónico. Su mensaje decía: Querida Tiffany: Hola, te escribo porque vi tu testimonio en Internet y quiero conocer más sobre tu sueño. Creo que tengo síntomas similares a los tuyos y me gustaría que me ayudaras a descubrir por qué tengo sueños con un mundo desconocido. Saludos, Charlie White

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Se quedó en el comedor intentando encontrarle sentido al singular sueño y al hombre misterioso; se recostó en la mesa y se quedó dormido. Por suerte, esta vez logró dormir durante tres horas, hasta que el sonido del timbre lo despertó. Fue Lucas, su vecino y mejor amigo, quien lo buscaba para ir a la pista de Freestyle. -¡Ya voy! Le gritó y corrió a abrir la puerta. Lo saludó y Lucas le dijo que debía darse prisa, ya que todos sus amigos estaban reunidos en la pista. Tenían una competencia próxima y debían prepararse bien. Él era un año mayor y estudia en la misma escuela. Charlie era alto para su edad, grandes ojos azules, nariz grande respingada y cabello castaño. Medía un metro setenta y dos, era bastante alto para su edad. Lucas, por otro lado, era lo contrario: piel oscura, ojos pequeños color marrón, nariz pequeña y plana, cabello negro rizado y estatura corta. Se conocían desde hacía cinco años y compartían la misma afición. La pista estaba a diez minutos de su casa; se apresuraron a tomar un atajo que cortaba la ruta a la mitad. Charlie quiso contarle a Lucas sobre el sueño, pero este estaba tan ansioso por subirse a la bicicleta que ni siquiera le prestó atención. Se quedó pensativo y luego se dijo: -¡Bueno, esto es suficiente! ¡Dejaré de pensar en el sueño y me concentraré en las prácticas! Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Sus amigos ya estaban reunidos y varios de ellos iban en sus bicicletas. Charlie fue el primero en salir a la pista. Comenzó con varios trucos difíciles, que muchos de sus amigos, sorprendidos, celebraban. En la fase final él quería terminar con un truco difícil de realizar y, en el momento en que lo iba a hacer, observó en las gradas un hombre misterioso: barba negra y gabardina azul que se puso de pie. Era el mismo que había observado caminando por el vecindario. Al verlo con cuidado,

lo reconoció como el caballero barbudo en

su sueño. Él lo miró con una mirada penetrante; le causó un gran susto y, como estaba en el momento crucial de su pista y quería realiza el último truco, perdió el control y cayó. Lucas sorprendido preguntó: -¿Qué te ha pasado? Charlie no sabía qué responder. Observó las gradas para ver si podía identificar al señor de nuevo, pero se había ido. Lucas lo notó bastante angustiado y le preguntó: -¿Estás bien? Charlie lo llevó a un lugar alejado de la pista y le dijo: -Sí, pero tengo que decirte algo. -¿Qué? Y le relató lo que recordaba de su sueño:

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Soñé con un castillo y, al entrar, encontré un techo alto y una sala grande. Tenía muchas fotos de diferentes lugares fantásticos, que al mirarlos cuidadosamente me dio la sensación de estar realmente dentro de los lugares. El techo era alto y acristalado. A través de este podías visualizar un espléndido cielo de intensos colores azules, donde aves multicolores pasaban volando de un lugar a otro. Después de estar un tiempo indefinido en el lugar, apareció un señor alto con barba negra, quien me entregó una nota. En el momento de recibirla, pude leer un mensaje que decía: "Lo que esperaste tanto tiempo está por llegar". Entonces tuve una sensación muy extraña, como si me estuviera desconectando del mundo, lo que me preocupó, hasta el punto de despertarme. -¿Y qué crees? En el momento de hacer el último truco, este hombre misterioso de mi sueño apareció sentado en las gradas de la pista, me miró a los ojos como si tratara de decirme algo, por eso perdí el enfoque y caí al suelo. Lucas lo miró y le dijo: -¡Qué sorprendente sueño! -Sí, realmente raro, pero lo más misterioso es que el señor de mi sueño apareció en las gradas. -Sí, pero, ¿crees que haya sido él? -Sí, estoy totalmente seguro. Es más, ahora que lo pienso, me vio con

la

misma

mirada

intensa

del

sueño,

como

si

intentara transmitirme algo importante. Algo también raro fue la

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

frase que pude leer en la nota, ni siquiera sé qué puede ser lo que estoy esperando tanto. Todo esto es muy extraño. Pronto sus amigos vinieron a buscarlo para felicitarlo por los excelentes trucos que había realizado. Charlie les agradeció y les dijo que debía irse, que tenía algo importante que hacer. Se despidió de todos y le preguntó a Lucas si podía ir con él a la biblioteca para investigar un poco más sobre su sueño. Lucas, que estaba preocupado por él, dijo que sí. Dejaron sus bicicletas recomendadas y tomaron el autobús. Por suerte no viajaba mucha gente y pudieron sentarse en la primera fila. En el camino, Charlie escuchó un ruido desconocido y, al mirar hacia atrás, notó que a dos filas de donde estaban sentados, dos criaturas, que parecían haber sido sacadas de un cuento, aparecieron. Se asustó mucho y le dijo a Lucas que las observara, pero no vio nada. Estaba asustado; pensando que tal vez se estaba volviendo loco. - ¡Estás seguro! ¿No ves las criaturas extrañas? -No, Charlie, no hay ninguna criatura; es tu imaginación. Charlie se quedó en silencio y pensativo durante el resto del viaje. Era una biblioteca pública, por lo que pudieron entrar sin ninguna dificultad.

Lucas le preguntó si estaba buscando un libro en

particular; Charlie le respondió que solo necesitaba libros sobre Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

sueños. Como no sabían dónde estaban, decidió ir a preguntar a alguien de la biblioteca. Charlie por otra parte fue a la sección de libros de ficción para ver si habían sacado libros nuevos. Pudo observar varios de ellos, que parecían interesantes. Cerca de los libros más famosos observó a un hombre misterioso, pero que no le prestó atención. El caballero se le acercó y le dijo: -¡Oye! Sé que tu nombre es Charlie y también sobre el mundo que existe en tus sueños. Al oír esto, se asustó y prestó atención al señor que sabía su nombre. Al observarlo, identificó que era el misterioso caballero barbudo de su sueño. Palideció y no dijo nada. Entonces, el hombre le entregó un libro y desapareció. Pronto llegó Lucas, que ya había descubierto dónde se encontraba la sección de libros sobre los sueños. - ¿Has visto un señor con barba negra y un abrigo azul?

Lucas respondió: -No, no vi a nadie. Charlie, creo que debes estar cansado; tal vez sea mejor que nos vayamos ahora. Desanimado por lo que estaba pasando; miró el libro cuyo singular hombre le había causado curiosidad y recapacitó en el título:

El

Mundo de los Sueños. Abrió el libro y comenzó a ver un asombroso mundo imaginario; se asustó y con pánico lo cerró. Luego, con cautela, lo abrió de nuevo para mostrarle a Lucas lo que estaba viendo; se dio cuenta de que en el momento en que lo

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

veía, todas las páginas que había visto animadas, estaban totalmente en blanco. -Qué raro. Pero si recientemente vi... Bueno…

Tomó el libro y lo llevó al mostrador para alquilarlo. Lucas, estaba sorprendido de que Charlie hubiera encontrado un libro tan rápido y que estuviera en blanco; él preguntó si todo estaba bien y el asintió; sí. La señora que lo atendió miró el libro y se dio cuenta de que no tenía código. Buscó el título en el sistema y no encontró que ningún libro se llamara igual. Le informó que el libro no le pertenecía a la biblioteca. Charlie tomó el libro y, como el misterioso caballero se lo había entregado, decidió llevárselo. Al empezar a caminar, Lucas hizo varias preguntas que evitaba responder. Charlie

dijo que

debía

ir

a

su

casa

inmediatamente. Lucas no entendió por qué o lo que le estaba pasando; desde la mañana estaba actuando extraño y diferente. Sin embargo, decidió escucharlo y tomaron el primer autobús que los llevaría de regreso a la pista de Freestyle, donde habían dejado las bicicletas. En el curso del viaje de regreso, Charlie observó varias criaturas que caminaban por la acera; vio que un insecto se subía al autobús y, al observarlo con atención, frente a sus ojos, se transformó en un hada. Asustado, decidió ver el suelo y vio una ciudad fantástica con criaturas en miniatura. Realmente no podía creerlo. Miró a Lucas y le dijo: -¿Lo has visto? Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-¿Qué? -Las criaturas que caminan por la acera, el hada y la gente en una fantástica ciudad en miniatura. -¿No lo has visto? Lucas estaba bastante asustado y negó con la cabeza. Finalmente, llegaron, Charlie tomó su bicicleta y se dirigió apresuradamente hacia su casa. Lucas, en el camino volvió a preguntar: -¿Qué sucede contigo? -No sé Lucas, pero cuando lo descubra, te lo diré. Llegó a casa, se despidió de su amigo y, al entrar, se apresuró a comprobar si Tiffany, la chica que decía haber encontrado un mundo fantástico en sus sueños, había respondido el correo. Lo abrió y encontró la respuesta de la niña. Ansioso y emocionado comenzó a leerlo.

Estimado Charlie: Me alegra saber que alguien más está pasando por lo que yo viví. Lo primero que tengo que decirte es que no te asustes, ya que estás a punto de encontrar un mundo imaginario que muy pocas personas han tenido la oportunidad de ver; es tan extraordinario, que ni siquiera lo imaginas. Pronto lo sabrás. Este mundo

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

espectacular es accesible para todos los que creen en él. Cree y verás. Saludos, Tiffany Entusiasmado y sorprendido por lo que la niña había escrito, fue a su habitación y, al entrar, se dio cuenta de que, inexplicablemente, hacía mucho frío, por lo que decidió ponerse un sudadero que era de su padre. Se recostó en su cama, abrió el libro, pero estaba completamente en blanco. Lo miró y comenzó a sentir un fuerte cansancio. Cerró los ojos, poco después, comenzó a ver de nuevo las imágenes del castillo con el que había soñado la noche anterior y, al igual que la otra vez, dentro del castillo, el señor de barba negra le entregó una nota. La recibió y, cuando intentó leerla, comenzó a tener una extraña sensación, pero decidió continuar. La nota todavía no se enfocaba bien y luchaba por leerla; luego cayó en un sueño profundo.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 2

Charlie se conecta con su mundo de fantasía y su historia imaginaria está por comenzar. El libro representa la conexión con el nuevo mundo mágico de Charlie. Muchas veces la vida presenta oportunidades que cambian nuestro mundo.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie inexplicablemente, después de acostarse en su cama, apareció en un carnaval, con una pulsera y en sus manos tenía una nota, el libro y dentro de este, un mapa. Estaba sorprendido de poder visualizar perfectamente la nota. Era la misma con la que había soñado antes y la que había tratado de leer, sin entender lo que estaba diciendo. Dudó entre leer la nota o el libro primero, pero como sentía curiosidad por desentrañar el misterio del libro, decidió comenzar a leerlo. Buscó un lugar tranquilo y apartado para comenzar la lectura esperada. Volvió a leer el título: El Mundo de los Sueños. Lo abrió y se dio cuenta de que ya no estaba en blanco. Cada palabra del libro estaba acompañada por imágenes extraordinarias, que surgieron de las mismas páginas y sorprendentemente invadieron su mente. El libro se lee así: Miles de años, antes de la existencia de los seres humanos, había un mundo oculto conocido como el ''El mundo de los sueños''. Este mundo fue gobernado por varias dinastías de reyes; uno de los reyes que trajo mayor prosperidad a su pueblo fue Enrique Dimitri. Enrique se casó con Ruby, el amor de su vida y tuvo tres hijos a los que llamó: Agustín, Sofía y Tristán. Desde pequeños, les inculcó la caridad y los instruyó para que un día, uno de ellos Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

tomara su lugar. Los planes del rey eran formar una ciudad increíble llena de lugares maravillosos, donde todos sus habitantes tuvieran todo lo necesario para tener una vida mejor. Llamó a esta ciudad “Coneria”. Él y sus hijos trabajaron arduamente para hacer realidad este sueño. Luego de muchos años de esfuerzo, Coneria fue construida y para proteger la ciudad, formó un poderoso ejército de guerreros conocido como Jytsis. Enrique estaba feliz y satisfecho, y Sofía su única hija lo apoyó en toda la creación. Enrique resguardo a su hija en un lugar secreto y la alejó de todo mal. El decidió hacer un largo viaje, y al marcharse, dio a selección del pueblo que escogiera un nuevo rey.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

El pueblo eligió a Agustín. Charlie recibió un fuerte empujón y el libro cayó de sus manos. Se volvió rápidamente para averiguar quién era y se dio cuenta de que habían sido malabaristas que acababan de llegar al lugar donde estaba leyendo. Aunque quería continuar con la lectura, dejó de leer, porque atrajeron a varias criaturas que se agolpaban dónde estaba y solo tenía un espacio pequeño para salir. Prácticamente se arrastró hacia afuera y recibió varios empujones y moretones. Después de este desagradable episodio, se fue en busca de un lugar tranquilo donde pudiera seguir leyendo. Tenía muchas preguntas y todavía no encontraba la respuesta del porqué estaba en este lugar excepcional y fantástico. - ¿Tal vez el libro me da esta respuesta?

Pensó. Lo descubriría muy pronto en la parte del libro que no había leído. Muy cerca de donde estaba, encontró otro lugar aparentemente tranquilo y, tratando de sentirse cómodo, iba a continuar con la lectura del libro, pero varias mariposas gigantes de colores exóticos aparecieron para distraerlo. Cerró el libro y dijo: -Bueno, tendré que encontrar otro lugar para continuar con la lectura. Al decir esto, sacó la nota con la que inicialmente había soñado y que el misterioso caballero del abrigo azul le había dado. Cuando dejó

caer

el

libro,

también

había

tirado

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC

la

nota,

que


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

estaba manchada y arrugada. Después de limpiarla y estirarla un poco, se dispuso a leerla.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 3

El carnaval es el lugar donde todos queremos estar. Al principio, todo es hermoso antes de enfrentar la adversidad. Disfrutemos de nuestros momentos de carnaval.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie sostuvo la nota y con gran ansiedad, comenzó a leerla apresuradamente. La nota decía: Estimado visitante: Bienvenido al mundo de criaturas fantásticas creadas por la imaginación y lugar donde los sueños se hacen realidad. Usted ha sido uno de los pocos que ha logrado conectarse desde sus sueños con este sitio; son pocos los afortunados. En el curso de su visita a este magnífico mundo, será elegido para realizar una importante misión. Si es elegido, le espera un largo viaje en el que deberá enfrentar grandes desafíos y verá cómo, ante sus ojos, sus mayores temores se harán realidad. Sin embargo, al final, se dará cuenta de que la recompensa será muy grande. En el curso de su visita descubrirá más sobre esta misión. A continuación se muestra un mapa de la ciudad de Coneria, donde está actualmente; deberá usarlo para encontrar un lugar muy especial llamado: El Salón de los Sueños. Buena suerte y esperamos que disfrute su estadía en este maravilloso y espectacular mundo imaginario. Recuerda que lo que ha esperado tanto está a punto de llegar. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Estaremos en contacto, Princesa Valentina -Eso es curioso. ¿Qué podría ser lo que he esperado tanto? Confundido y emocionado, observó cuidadosamente el mapa en el que encontró una calle llamada "Calle del Carnaval", cuya apariencia y referencias eran similares al lugar en el que se encontraba. Analizó el mapa de nuevo y encontró el Salón de los sueños. Según el plano tenía que seguir la calle del carnaval, pasar por la feria y luego llegar a la plaza central. Aquí era donde el Salón de los sueños estaba localizado. Guardó el mapa en una de las bolsas de su pantalón, el libro y la nota los colocó en una de las bolsas de su sudadero y comenzó a caminar. El lugar estaba lleno de criaturas que nunca había visto; tal vez solo en los libros de cuentos y en su imaginación desbordante. En medio de la calle, un desfile de juguetes pasaba y cuando se acercó a él, encontró un hombre muy pequeño vestido con un traje raro con hojas secas interminables de diferentes tipos de árboles y colores desconocidos; todo pegado de manera desordenada y la cabeza cubierta por una capucha con un visor también con hojas; todo cortado por la mitad verticalmente. Incapaz de ocultar su asombro, dijo: -¡Qué raro está vestido! No solo él, sino la mayoría de los que están en este lugar.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Cada uno tenía un estilo diferente. Nunca antes en su vida había visto seres que vistieran tan raro, ni siquiera en las películas. El hombrecito se dio cuenta de su expresión; lo miró y, para su sorpresa, se le acercó, lo saludó y le dijo: -Hola, mi nombre es Snorf y soy un Wart. Charlie se sorprendió de la actitud amistosa, ya que en su país, o más bien en su mundo, nunca lo habrían recibido de esa manera; se sintió mal después de haberlo juzgado por su ropa, como lo había hecho. Le dio la mano alegremente y un poco avergonzado lo saludó: -Hola, soy Charlie, del planeta Tierra. Supongo. -¿Qué es el planeta Tierra? Estaba muy atento a la respuesta que le iba a dar. Por un momento se asustó, ya que estudió Ciencias Naturales durante más de dos años y no supo qué responder. Finalmente dijo: -El planeta Tierra es donde viven los humanos; es el tercer planeta del sistema solar y el único donde existe vida; bueno eso es lo que supe hasta que aparecí en este lugar. Iba a seguir hablando sobre el planeta Tierra, pero el pequeño hombre lo interrumpió y le dijo: -¡Oh! Entonces eres un humano; es la primera vez que he hablado con uno; los he estudiado pero nunca los he visto, solo en fotos, pero no te pareces a uno de ellos.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Al decir esto, el hombrecito misterioso sacó una foto de su capucha y dijo: -Mira, tengo uno conmigo; míralo y verás que son diferentes a ti. -Así que, según este hombrecillo, soy yo el extraño...¿No se ha visto en un espejo? Pensó Charlie. Para su sorpresa, la foto era de un simio y dijo indignado: -¡Oh no! Estás en un error, esta fotografía es de un simio, no de un ser humano. -¡Qué curioso! El informe que tengo, habla muy bien de estos seres. Dice que son extremadamente inteligentes, ya que viven en los árboles y los han convertido en su hábitat. Pensativo y sin saber qué decir, reflexionó un momento; se avergonzaba de no poder decir lo mismo de los seres humanos, en términos de su relación con los árboles y la naturaleza. Así que prefirió cambiar la conversación y le preguntó: -Así que eres un Wart. ¿Quiénes son los Warts? -Los Warts vivimos en el Norte, nuestro territorio se compone de varias regiones donde se encuentra la famosa región de los seres pequeños; es de dónde vengo. Además, habitan Lerds, quienes viven en el Sur y su territorio se compone de diez regiones, incluida la favorita de la mayoría, conocida como "La región de la imaginación". Al Este está el territorio de los combatientes y al Oeste, el de los sabios y el palacio real. Por si no lo conoces estamos en el Mundo de los Sueños. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-¡Oh! Entonces, definitivamente me encuentro en el Mundo de los Sueños. -Bueno, entiendo que estamos en la calle del carnaval, en qué región está esta. ¿Es el territorio de los Warts o de los Lerds? -Ahora estamos en Conería, la ciudad donde la imaginación cobra vida. Es en este lugar donde ambos Warts y Lerds de diferentes regiones se juntan. Aquí está el Coliseo, la Plaza Central, la feria, la Calle del carnaval y otras calles, donde puedes encontrar tiendas de lo que deseas, así como restaurantes diferentes: Coma y vuela, donde todo vuela a tu alrededor y hoteles como el castillo del emperador de los seres pequeños, donde todo es mucho más pequeño en tamaño. Queriendo saber quién era el hombre misterioso de sus sueños, comenzó a describirlo para ver si lo conocía y, cuando el hombrecito iba a responderle, varios niños que jugaban, pasaron corriendo y empujando; el que llevó la peor parte fue el hombre pequeño, quien se marchó. Charlie buscó por todas partes, pero era inútil, ya que había muchas criaturas y era difícil encontrar a alguien entre la multitud, principalmente porque solo tenía unos noventa centímetros de altura. De repente, se dio cuenta de que desde las carrozas del desfile lanzaban bolas de colores de tres colores: rojo, azul y verde. Miró que los niños se reunían para recogerlos y para su sorpresa uno de ellos dijo: -Recoge los rojos, son los que más valen. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Todavía no sabía para qué servían o por qué valían más, pero decidió participar en el juego e intentar atrapar algunas; Siguió a los niños precipitadamente. Emocionados, él y los niños esperaron atentamente hasta que pasaron nuevamente lanzando bolas. Charlie miró una pelota que venía directamente hacia donde estaba; extendió la mano y la atrapó; no era roja, sino verde; para él, lo mismo le daba un color que otro, ya que no sabía para qué eran. Los niños siguieron corriendo durante todo el carnaval esperando más carrozas que tiraran más pelotas y pensó: -Bueno, al menos descubriré para qué sirven. Sujetó a uno de los niños y le preguntó: -Perdona ¿para qué son las bolas? -¿No lo sabes? -¡No! -Por cada pelota que atrapas obtienes una sorpresa, las mejores son cuando atrapas las bolas rojas. -Bueno, cogí un verde. ¿Me darán algo bueno? -Las verdes son el segundo mejor; si quieres cambiarla, sígueme a la tienda de juguetes y te llevaré; también tengo que cambiar las mías. El niño tenía dos bolas en sus manos: una verde y la otra azul. Él no había respondido que sí, cuando el niño ya había corrido al lugar. Charlie sintió curiosidad de saber lo que le darían y decidió seguirlo. Los niños Wart lo condujeron por la calle donde se encontraba la tienda de juguetes. Para cruzar la calle pasaron por un túnel Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

subterráneo. Estaba realmente impresionado con el lugar; nunca había visto algo tan hermoso. Tuvo la impresión de que era un parque temático. El túnel estaba hecho de espejos y, cuando miró cuidadosamente a través de ellos, visualizó imágenes de diferentes personajes del lugar. Entre ellos estaba quien le había dado el libro y la nota. Cuando lo vio, sonrió y apareció un mensaje que indicaba su nombre: "Agustín". Charlie pensó: -¡Oh! Así que tú eres el personaje en el libro. Lo que todavía no entiendo es qué quieres de mí. Algo que lo sorprendió fue que podía entender todo lo que las criaturas de este mundo decían, al igual que ellas a él. Al parecer, todo era traducido al mismo idioma. Pronto llegaron al lugar. Esta era una enorme tienda de juguetes llamada: “Juguetería del Rey Enrique”; tal vez la más grande que jamás haya visto. Había todo tipo de juguetes, cualquiera que él pudiera imaginar. En la entrada estaba una colección inmensa de muñecos de todos los tamaños. Fue a observarlos y se dio cuenta de que había algunos que se movían y otros que hablaban. Observó que justo cuando quería entrar, un tren de juguete estaba pasando. La tienda estaba dividida en varias secciones: juegos de mesa,

muñecas,

carros,

aviones,

barcos

de control

remoto, helicópteros, trocitos, rompecabezas… Entre otros se encontraba la sección de trenes, videojuegos, robots, pelotas y los misteriosos, que nunca se imaginó que existían. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Los juguetes eran extraordinarios y, mientras los observaban asombrados, el niño le dijo que podría escoger entre todos los que tenían una señal del color de la pelota que había atrapado; había tantos que era muy difícil elegir. Charlie seleccionó un telescopio, pensando que podría ser útil en su viaje, especialmente porque tenía la función de visión nocturna y le permitía ver a través de las paredes. Afortunadamente, la etiqueta era del mismo color que la pelota que había atrapado;

muy

emocionado lo tomó. El niño, que lo había llevado a la juguetería, había

elegido

dos

muñecos

que

representaban a

luchadores. Charlie miró los muñecos y le preguntó: -¿Te gustan los luchadores? -Sí, bastante, los colecciono. Dicho esto, el niño lo invitó a seguirlo a la sección de muñecos luchadores. Cuando él estaba en este sector, comenzó a señalar, enseñar y decir el nombre de los diferentes muñecos de pelea; se dio cuenta de que entre todos, había uno que representaba al misterioso señor de sus sueños. Charlie lo tomó, lo interrumpió y le preguntó: -¿Él es Agustín? ¿Lo conoces? El niño le dio una mirada extraña y cuando movió la cabeza respondió: -Sí, es él. -No lo conozco, pero sé que Agustín es la máxima autoridad y pocos son los afortunados que lo conocen. Por cierto, dicen que es muy Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

poderoso y que si luchara en el Coliseo, vencería a cualquiera de los luchadores que colecciono. Pocos lo han visto pelear, pero cuentan varias historias de él; una de ellos dice que en uno ocasión derrotó a tres dragones solo con su espada, sin ayuda de nadie. Charlie se sorprendió, recordó que tenía que ir al Salón de los sueños y le dijo al niño: -Me encantaría quedarme contigo viendo el resto de los muñecos, pero debo ir al Salón de los sueños. -No te preocupes, también me tengo que ir; Todavía necesito doce muñecos de luchador y tengo que seguir recogiendo bolas para completar la colección. Charlie ya quería dejar la juguetería y le preguntó al niño: -¿A quién le entrego la pelota? El niño lo llevó a un mostrador y le dijo: -A ellos. Había duendes verdes en el mostrador, con cuatro orejas y una barba morada. Llevaban un gorro rojo, muy pequeño del que sobresalían

las

cuatro

orejas. Tenían

una

nariz

plana

y

caída. Apresuradamente, sin perder un minuto más, se acercó y le entregó el telescopio que había elegido a uno de los duendes. -Son cinco Cons. Estaba sorprendido, no tenía idea de lo que era un Con. -¿Qué es un Con? -Es la moneda de Coneria, pero no te preocupes solo tienes que dar la pelota. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie le mostró la pelota al duende, él tomó una bolsa que parecía mochila, colocó el artículo y viéndolo con desagrado dijo: -Siguiente. Vio detrás de él y notó que había cinco niños más en la fila. Ni siquiera se había dado cuenta cuándo habían llegado. Volvió a ver al duende y pensó: -¡Qué antipático! Tomó el libro, la nota y el mapa con el que había aparecido en este mundo y lo guardó en la mochila. Cuando se estaba yendo de la juguetería, le preguntó al niño: - ¿sabes cuál es el camino más corto para llegar al Salón de los sueños? -Toma el teleférico, puedes abordarlo a cinco cuadras de donde estamos. No te acompañaré, porque debo seguir recogiendo bolas. Se despidió del niño y continuó su camino. Sintió que la mochila comenzó a vibrar y, al ver, se dio cuenta de que era el libro. Asustado, lo sacó, buscó un lugar tranquilo y lejos de la multitud lo abrió. Se sentó en una banca para continuar leyendo. De todos modos, todavía tenía varias preguntas; tal vez en el libro encontraría las respuestas.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 4

Charlie descubre que no todo es tan maravilloso como se lo imagina. El

mal

aparece

como

la

maleza en

las

plantas. Constantemente tenemos que vivir una vida donde la existencia del mal es inevitable. Seamos siempre luz en nuestra vida y en la de los demás.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie abrió el libro en el lugar exacto donde se había quedado y comenzó a leer. Como la vez anterior, cada palabra del libro era acompañada de imágenes extraordinarias. El libro continuó así: Tristán su hermano, lleno de envidia y resentimiento, nunca aceptó la decisión, ya que consideró que él era el indicado por ser el mayor. Lleno de odio, se retiró a un lugar distante y se llevó consigo la mayor

parte

de Jytsis. Cada

día

se convertía en un ser más ambicioso;

que

pasaba, Tristán

finalmente, decidió

secuestrar a su hermano, inventando una historia que se difundió entre todos los habitantes; dijo que había sido devorado por uno de los doce dragones de las afueras de la tierra habitada. Que había ocurrido mientras visitaba una de las aldeas más remotas del reino. Tenía planes de asesinarlo, pero los consejeros de Agustín nunca creyeron la historia; sospecharon desde el principio que era mentira y de su ambición por ser rey. Tristán junto a miles de Sniglers (criaturas salvajes que habitan en un pueblo remoto en las afueras de la ciudad) y una buena parte de Jytsis, formó un ejército poderoso. Sus planes eran tomar posesión de Coneria y cada una de las regiones existentes y formar un régimen autoritario. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Después de varios meses de búsqueda, finalmente lograron identificar el lugar donde estaba encarcelado. Era un oscuro calabozo utilizado en regímenes anteriores para sacrificar a guerreros desobedientes, todavía se encontraban los restos de varios de ellos. Después de enfrentar a una pandilla de miles de sniglers que rodeaban el lugar y atacaban con pequeños arcos de flechas, los guardias de Agustín lograron rescatarlo. Estaba débil y desnutrido; su rostro se veía pálido y tenía varios golpes y quemaduras en el cuerpo. Le tomó tres largos meses recuperarse física y mentalmente; en el momento oportuno, uno de sus consejeros le dio a conocer los planes que tenía Tristán. Decepcionado de su hermano y preocupado por el futuro de su reino, buscó soluciones. Sabía que necesitaba mucho poder para derrotar al ejército de su hermano. Sabía que formar un ejército bien preparado tomaría tiempo y tenía que actuar rápido. Pensando en varias opciones

recordó que su padre había

mencionado la existencia de un libro mágico, que estaba escondido en un antiguo palacio rodeado de un laberinto. Este libro tenía el poder de crear un poderoso ejército extraído de criaturas imaginarias. El libro era conocido como El libro del rey Hurton. Su padre había mencionado su existencia en caso

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

de una emergencia;

Agustín pensó que había llegado el

momento. El libro era un secreto que solo el rey Enrique Dimitri sabía y poco antes de partir lo compartió con su hijo Agustín. Tristán por otro lado, desconocía su existencia.

Recuperar el libro era mucho más complicado de lo que parecía; solo unos pocos podían lograrlo. El Palacio del Rey Hurton estaba en un área de memoria y los únicos que podían acceder a estos puntos eran seres ajenos al Mundo de los Sueños, con una gran capacidad de imaginación. Los únicos que se sabía que tenían estas cualidades eran los humanos. Además, este laberinto que lo rodeaba, conocido como "El laberinto del terror", se considera un lugar extremadamente peligroso del que nadie ha podido salir. Los únicos humanos que se entrelazaron con el Mundo de los Sueños eran niños y solo aquellos que tenían el regalo especial podían hacerlo. El rey pensó en varias opciones para resolver su problema, que era que los únicos seres humanos que poseían el don de entrelazarse con el mundo de los sueños tenían menos de trece años; Además, las oportunidades de que se entrelazaran eran pocas y no se conectaban al mismo tiempo.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

También lo preocupaba la edad promedio de los que se vinculaban, era de ocho años. Sabía que para tener éxito tenía que tener adolescentes o preadolescentes; de lo contrario, sería casi imposible llevar a cabo esta importante misión. Además, debían ser inteligentes, perseverantes, rectos y, al mismo tiempo, puros de pensamiento y corazón. Los registros indicaron que el ser humano más antiguo que había podido conectarse al mundo de los sueños lo había logrado a los doce años. Agustín, que lo sabía, estaba muy preocupado. El laberinto que rodeaba al palacio del rey Hurton conocido como "El laberinto del terror" es un lugar extremadamente peligroso; debería encontrar una excelente estrategia para obtener el libro. Sabiendo lo delicada e importante que era la misión, elaboró un plan para atraer a este lugar al mayor número de jóvenes que poseían este don especial. El plan era darles una nota en sus sueños, exactamente en el punto en que pudieran relacionarse con este mundo. Para lograr esto, tendrían que estar en un sueño de movimientos oculares rápidos y tendrían que llegar a este punto en menos de quince minutos, algo difícil de lograr. Agustín creía que si tenían suficiente imaginación, visualizarían la nota y, al leerla, alcanzarían este estado de sueño en un corto tiempo, que les permitiría entrelazarse. El proceso de selección era extremadamente importante; tenían que ser adolescentes o casi adolescentes. Su principal preocupación era que aquellos

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

que poseían este don especial eran generalmente niños menores de nueve años. Cambió de página y vio la imagen de un personaje que tenía la cara de una calavera con ojos de fuego, pelo trenzado y, en lugar de piel, parecía tener escamas de pez. Su hocico era puntiagudo, con dientes afilados y una risa malvada. Era espantoso. Se asustó y se preguntó: ¿Quién podría ser? ¿Por qué no hay información de él en el libro? Pronto comenzó a sentir que la banca donde estaba sentado se estaba moviendo. -¿Qué raro? De repente, se dio cuenta de que la banca comenzó a hablarle. -¡Vaya! ¡Eres pesado! ¿Qué crees que eres para sentarte encima de mí? Se asustó e inmediatamente se levantó. Al principio, pensó que era su imaginación, pero luego se dio cuenta de que la banca le estaba hablando.

Después de todo lo que había visto, podía esperar

cualquier cosa. -Bueno, ¿no eres una banca? - Para tu información, no soy una banca sino un Smerg. Mientras decía esto, cambió de forma y se convirtió en una especie

de tórtola de varios colores. -Por cierto, mi nombre es Nify y he estado muy cómodo y tranquilo en este lugar, hasta que decidiste sentarte encima de mí. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie, preocupado, se disculpó y sorprendido le preguntó: -¿Qué haces para cambiar de forma? -Cada una de nuestras especies puede cambiar a diez formas diferentes y tú quién eres. -Me llamo Charlie -¿Y qué te trae por aquí? -Eso es lo que trato de descubrir. Todo lo que sé es que debo ir a un lugar llamado El Salón de los Sueños, ¿lo conoces? -Sí, pero nunca he entrado. El Salón de los Sueños es un lugar en el que muy pocos han tenido la oportunidad de entrar y, por lo que he escuchado, es impresionante, mágico y lleno de sorpresas inigualables. -Espero que tengas razón, ya que me dirijo allí. Al decir esto, la criatura cambió de forma a una mariposa. -¿Has visto a mis parientes que son similares a mi apariencia actual? -Creo que sí, recientemente acabo de ver cuatro mariposas que se parecen a la forma que tienes ahora. Al decir esto, explicó dónde los había visto; la criatura se despidió alegremente y voló en esa dirección. Mientras observaba cómo la criatura se elevaba por los cielos, vio pasar a una chica humana, que iba muy rápido y antes de perderla de vista, decidió seguirla.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 5 Una nueva amiga se une al viaje de Charlie. La vida es más entretenida cuando alguien nos acompaña. Charlie descubre que su viaje no será tan fácil como pensó. En la vida muchas veces tendremos que enfrentar momentos adversos, pero es parte de lo que cada héroe tiene que vivir. Cada uno de nosotros es un héroe potencial.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

La niña no se detuvo y al seguirla vio varias tiendas. Había una donde las paredes, también las ventanas y todo lo que había dentro, estaban hechas de caramelo. Luego pasó por una chocolatería hecha de chocolate. Incluso podía ver a algunos niños comiendo parte de la puerta principal. Llamó su atención una tienda de algodón, caramelo y manzanas acarameladas, otra de sombreros, rompecabezas, paletas, palomitas de maíz y bebidas exóticas, hasta que finalmente la niña se detuvo. Era de piel morena clara, cabello castaño, ojos grandes y constitución atlética. También tenía un brazalete. La chica tropezó y Charlie logró sostenerla antes de que cayera al suelo. Ella le dio las gracias y le preguntó: -¿Eres un humano? -Sí -¿Y quién eres tú? - Soy Julie, también soy humana. -¡Qué gusto conocerte! - ¿Sabes dónde puedo encontrar el Salón de los Sueños? Tengo que ir a este lugar y perdí el mapa que me dieron donde indicaba cómo llegar. -Vaya, qué coincidencia, porque también lo estoy buscando. -Tengo una idea de cómo encontrar este lugar y si quieres te guiaré, ya que también iré allí. No sé si te sucedió lo mismo que a mí, pero me imagino que apareciste en este lugar fantástico con un libro, una nota y un mapa en la mano. -Sí, y lo más curioso es que había soñado antes con la nota. Al principio soñé que entré en un castillo de cristal y luego un caballero Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

de barba negra me entregó la nota, que se veía borrosa, así que traté de leerla, pero no pude. Traté de recordarme la nota y cuando lo hice, aparecí en este lugar. Charlie, sorprendido, respondió: -¡Qué casualidad! Me pasó casi lo mismo. -¿Te ha gustado el lugar? -¡El lugar es increíble! Nunca imaginé que algo así existiera. Es como en los sueños. Por cierto: ¿Ya conoces el cuarto oscuro? -No, no tengo idea. ¿De qué se trata? -Es fabuloso, entras y todo brilla. Caminas por un jardín en el que todo es fosforescente y miles de insectos parecidos a las luciérnagas te rodean cuando caminas; luego subes algunos escalones que te dan la sensación de que estás entrando al espacio. Al final, sales y llegas a un área donde puedes ver un espléndido cielo, donde pasan cientos de aves de diferentes colores. Luego llegas a algunas cuevas, y dentro hay un restaurante que parece estar esculpido en piedras de colores brillantes, que emanan un sorprendente resplandor de luz. La verdad es increíble. Charlie no tuvo la oportunidad de entrar al cuarto oscuro, pero sí a la tienda de juguetes, le preguntó: -¿Has entrado ya a la juguetería? -No, aún no, pero qué te pasa estás más loco que una cabra. ¿Por qué voy a entrar en una tienda de juguetes, si todo el desfile es sobre juguetes, juguetes y más juguetes?

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Charlie se sorprendió de la forma inesperada en que Julie respondió; más aún con la poca confianza que tenían. Todavía no conocía a Julie y le pareció un abuso. Respondió molesto: -Bueno, eso es lo que dices, porque no has entrado. Te cuento un poco más para que te informes. Mientras Charlie intentaba contarle a Julie cómo era la tienda de juguetes y su experiencia con las bolas de colores a su nueva amiga incrédula, un hombre pasó a repartir volantes. Los folletos eran de una tienda de mascotas que estaba a una cuadra de donde estaban. Decía: -Si buscas la mascota de tus sueños, la tenemos. Julie, que estaba fascinada por los animales, muy entusiasmada, le dijo que la acompañara a esa tienda. Desde pequeña, era amante de las mascotas. Tenía doce años y vivía en San Diego, muy cerca del famoso zoológico. Su padre era un veterinario de reconocido prestigio y trabajó como director de cirugía en el zoológico; por razones de trabajo tenía que llevar diferentes animales a su hogar. La ilusión diaria de Julie era ver qué nuevo animal había llevado. Había tenido la oportunidad de ver varias aves, leones, iguanas, cebras e incluso una jirafa. Su padre, en muchas ocasiones, trajo animales recién nacidos y tenía una habitación con incubadoras, a la que Julie ingresaba en secreto y los acariciaba sin que su padre se diera cuenta.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Ella tenía dos perros que recogió en la calle, una nutria escondida en la bañera de su habitación, que misteriosamente hizo desaparecer de un camión, un gato tuerto, una colección de peces, una cabra que se alimentaba de las plantas ornamentales (de los jardines vecinos), un mono inteligente de muy buenos modales, dos tortugas fuera de lo común, un pavo que se salvó del Día de Gracias y una guacamaya habladora, que imitaba las noticias. Todos estos animales eran sus mascotas. Siguieron las indicaciones del volante y casi de inmediato lo encontraron. Julie estaba ansiosa por entrar, corrió apresurada hacia la entrada, donde estaban algunas guacamayas, pero con combinaciones de colores muy vivos, que nunca había visto, ni siquiera en los libros de aves que tenía su padre. Había peces exóticos, delfines en miniatura, perros con cuerpos de foca, canarios con tres patas, iguanas con colores fosforescentes, ratones con orejas de conejo y otros animales muy extraños. A Julie le llamó su atención unos gekos que hablan. Tenían un

vocabulario peculiar y la hizo reír cuando llamaron a Charlie niño orejón. Parecían loros y uno de ellos repitió varias veces: -Niño orejón, sácame de aquí. Charlie, estaba preocupado, se tocó las orejas para ver si era verdad. Luego le dijo a Julie: -¡Qué criatura tan desagradable!

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Ella, que por el contrario pensaba que era agradable, quería tenerla e insistió en comprarla. Charlie le dijo que era imposible, porque no tenían dinero. En lo que estaban discutiendo, uno de los empleados de la tienda les dijo: -Me di cuenta de que te gusta el Lich. -¿Qué es un lich? -Es el animal que acabas de ver. Los liches son animales amigables, que gustan de compartir con sus amos. Como te habrás dado cuenta, hablan, cambian de color, también tienen la ventaja

de

vivir

del

aire,

por

lo

que no es necesario

alimentarlos. Son las mascotas favoritas aquí en Coneria. También tienen la capacidad de curar heridas. Charlie le creía todo al hombre excepto que ella era amigable. El hombre tomó el lich y comenzó a acariciarlo. Mientras lo acariciaba, el animal se durmió. Julie lo miró con ternura y un suspiro se le escapó y una expresión de anhelo por tenerlo. El hombre se dio cuenta y dijo: -Si lo quieres, puedes tenerlo, -Sí, pero cómo, si no tengo dinero para comprarlo. -Si eres humano, no importa, solo muestra tu tarjeta y podrás comprar lo que quieras. -¿Que tarjeta? Preguntó tocando las bolsas de los pantalones. Entonces se dio cuenta de que en una de ellas tenía una tarjeta de plástico. -¿Es esto? Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Sí, eso es. La tarjeta tenía la foto de ella y el nombre en cursiva. Estaba sorprendida, porque nadie se lo había dado. Realmente no tenía idea de cómo se había metido en la bolsa de sus pantalones; estaba feliz de conseguir el animal. Tomó la extraña criatura y le dijo: -Bueno, ahora te daré un nombre. ¿Eres hombre o mujer? Creo que eres una chica, ya sé, te llamaré Lucy. Charlie lo había escuchado todo y en burla repitió: -Lucy. ¡Qué lindo! ¿Y si fuera un macho, por qué no, excremento de cocodrilo? Julie frunció el ceño y lo vio con algo de rabia. Sin embargo, estaba feliz de poder poseerlo; así que tomó el lich y lo colocó en una pequeña mochila y, después de hacer esto, se acercó al empleado de la tienda para hacerle más preguntas sobre el animal. -Disculpe señor, ¿puedo hacerle algunas preguntas? El hombre asintió. En ese momento, Charlie salió de la tienda y, cuando se fue, sintió las vibraciones del libro dentro de la mochila. Se sentó en la banqueta, lo abrió y buscó el lugar exacto donde se había quedado. Pasó a la página donde había visto al misterioso personaje y lo volvió a ver. Esta vez llevaba una espada con la insignia de un escorpión en la mano derecha. Tenía una mirada firme y penetrante y una risa malvada. Se asustó y cambió de página; se dio cuenta

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

de que faltaban cuatro páginas que parecían haber sido arrancadas. La que seguía tenía un mensaje que decía: "Se acerca la gran batalla. " Escuchó un ruido agudo y un elfo negro encapuchado apareció de la nada, se le acercó y le preguntó: -¿Eres Charlie el de la profecía? -¿Qué profecía? -Una farsa que llevan difundiendo desde hace miles de años. Dicen que cierto Charlie derrotará a mi maestro. Ya hemos aniquilado a todos los Charlie´s que han aparecido en este mundo y tú eres el siguiente. Prepárate para morir. El elfo de capucha negra rio y desapareció. En la mano izquierda de Charlie

se

era imposible.

formó

una

letra

L. Intentó

Asustado tomó el libro y lo

borrarla

pero

guardó en la

mochila. Había muchas cosas que aún no entendía. El libro menciona que Agustín tenía que prepararse para un enfrentamiento con su hermano Tristán, pero el ser mencionado por el elfo de capucha negra parecía ser otra persona. Además, todavía no entendía por qué el libro mencionaba que el humano más joven que había podido conectarse con el mundo de los sueños tenía doce años y él tenía trece. -¿Quién podría ser el amo de este duende encapuchado? De repente, escuchó un gran escándalo en la puerta de la tienda y logró diferenciar los gritos del gerente, quien reprendió a Julie para que saliera de inmediato. Exclamó con

actitud grosera que

presentaría una queja al corresponsal por tan mal trato y Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

abuso. Finalmente, ella tomó su nueva mascota y varias bolsas con accesorios y utensilios que había comprado para el Lich, y salió de la tienda furiosa. Charlie se le acercó para preguntarle qué había pasado. -Cuando dejaste la tienda, el hombre que nos atendió me trató muy mal. Lo único que hice fue preguntarle algunas cosas sobre Lucy, tales como: ¿Por qué no comía? ¿Cuántas horas dormía? ¿Si tenía familia? ¿Si debería comprar algo más para cuidarla? ¿Cuántos años vivía y si realmente era hombre o mujer? y Si ... -Bueno, bueno. -Te habrá sacado por tantas preguntas que hiciste. -La verdad es que hasta ese momento me trató muy bien, incluso me dio todas estas cosas que traigo y que elegí cuidadosamente.

Charlie, incrédulo, observó la gran cantidad de bolsas y preguntó: -Pero, qué tienes dentro de esas bolsas. -Algunas cosas necesarias para cuidar adecuadamente a Lucy. -Pero qué te pasa, ¡estás loca! ¿Cómo crees que vamos a poder caminar con todo esto?,

ni siquiera sabemos cuánto falta para

caminar. Imagínate, si apenas pudiste sacarlos de la puerta de la tienda hasta aquí. No creo que todo esto que elegiste sea realmente útil. -¿Cómo crees que no es necesario? Lucy es solo un bebé y necesita muchas cosas.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Muéstrame lo que se supone que es tan necesario para este animal. Veamos… -¿Y esto qué es? -Es un recipiente para sus necesidades biológicas. -¡Qué! ¡Elegiste una bacinica, si ella ni siquiera come! -¿Y esto qué es? -Es una hamaca o columpio portátil; es muy útil para su estabilidad emocional. -¿Qué dices?, esa cosa espantosa y habladora nunca podrá tener estabilidad en nada. ¡El empleado de la tienda estaba realmente en lo cierto al sacarte! -¿De qué estás hablando? -Si no me sacó por lo que tomé, creo que se molestó cuando le pregunté por qué sus pies eran tan grandes, o tal vez ..., cuando le pregunté de dónde sacó esos zapatos enormes, mmm..., pero creo que finalmente fue cuando vi que tenía un bulto que llevaba detrás, dentro de su traje y pensé que había robado algo de lo que había seleccionado, así que le dije que me mostrara lo que había escondido. -Pero, ¿qué hiciste? -No tenía nada oculto, era una gran joroba. -¡QUÉ VERGUENZA! -¡Qué lástima! Tenía razón de estar molesto. -Bueno, ahora tendrás que ir a devolver todas esas cosas absurdas, incluida la horrible criatura; debemos irnos lo antes posible, de lo contrario, llegaremos tarde a nuestro destino. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Ni loca devolvería a Lucy. -Está bien, no devuelvas a Lucy, pero todo su absurdo equipaje, es más, lo dejo yo personalmente. -Bien dicho. -Hazlo tú, porque yo ya rompí relaciones con esta tienda. -Creo que sí. Con coraje se llevó todos los bultos, caminó hasta la tienda para enfrentar tal vergüenza. Llegó al lugar, saludó de manera amistosa y extremadamente nervioso; al entrar, pidió hablar con la persona a cargo del área de mascotas; llegó el hombre jorobado. Después de ofrecer interminables disculpas por todos los comentarios torpes de su compañera, devolvió todos los artículos que Julie había elegido. Al final, el empleado le dio un collar especial para Lucy, como regalo, y le dijo que cuidara y se asegurara de que Julie la tratara bien; le dio una serie de recomendaciones. Charlie salió de la tienda y le entregó el collar a Julie para ponérselo a su mascota; le dijo que el jorobado le había dado el regalo y también le había dado recomendaciones que en su momento le compartiría. Qué partieran ya hacia el Salón de los sueños. Charlie sabía que la forma más cercana era tomar el teleférico; le dijo a su nueva amiga que estuviera atenta. Afortunadamente, una cuadra después apareció el teleférico. Ambos se alegraron y salieron corriendo en su búsqueda. Eran pocos usuarios, por suerte, les tomó poco tiempo pasar por la línea. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Adelante, pasen. Les dijo un conejo gigante azul con una cara blanca. Luego, otro conejo del mismo color les dijo: -Esperen a que el vehículo se detenga por completo, tomen asiento. Era la segunda vez que Charlie se subía a un teleférico. La primera vez había sido con su padre y sus primos, en Bush Gardens . Este viaje había quedado guardado entre sus recuerdos para siempre. Su padre era vendedor de seguros y, cuando hacía una buena venta, solía llevarlos a los parques de diversiones que estaban muy cerca de su casa. Su parque favorito era Epcot Center y su atracción favorita era Test Trac. El auto era moderno y tenía dos filas de asientos, cabían seis personas. Desde el carruaje se podía ver toda la calle del carnaval y el desfile: soldados marchando, osos de peluche gigantes, muñecas de todo tipo, perros, payasos, pelotas y otros juguetes. Todo el desfile estaba sincronizado; los juguetes se movían al ritmo de la música de las carrozas. Parecía que estaban compitiendo para ver cuál era el mejor. A Charlie le gustó uno de payasos y mimos, era muy divertido. En la distancia lograron ver una plaza que tenía una figura artística en el centro, en forma de espiral y letras gigantes que decían: “Plaza Central de Coneria.” Charlie le dijo a Julie que seguro ese era el lugar donde se encontraba el Salón de los Sueños. Para la suerte de ambos, el Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

teleférico los llevaba en esa dirección. Tras la calle del carnaval pasaron por la feria. Allí observaron puestos de comida, un circo con una gran carpa y sus alrededores, varios trapecistas haciendo prácticas. Después de un largo viaje, finalmente, el teleférico se aproximó a una parada. Charlie miró el mapa y se dio cuenta de que había cambiado. Ahora no aparecía la calle del carnaval, sino otras calles, y había un punto en una de ellas, que se llamaba "La Calle del Paseo". Según el mapa, “La Calle del Paseo” los llevaría directamente a la plaza central, por lo que todo lo que tenían que hacer era tomarla. De todos modos, ya estaban cerca de allí. Cuando se bajaron del teleférico, Charlie notó a un joven que parecía un ser humano. Lo señaló para mostrárselo a Julie y en el preciso momento en que ella lo observó, entró en una heladería y lo perdieron de vista. Se quedó mirando Julie. -Bueno, al menos creo que no somos los únicos.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Capítulo 6

Encontrar el Salón de los Sueños era algo que Charlie, Julie y Jack esperaban con anhelo. Muchas veces esperamos alcanzar nuestros objetivos como si estuviéramos buscando el Salón de los Sueños. Como Charlie, Julie y Jack disfrutaron el viaje de la misma manera deberíamos encontrar nosotros la alegría del viaje.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

En la calle del paseo ellos observaron varios comercios al aire libre como: restaurantes, cines, espectáculos, entre ellos: obras de teatro, espectáculos de mascotas, mimos y payasos. También vieron muchas tiendas de alimentos y, al observar una de pasteles, Julie asombrada corrió al lugar y Charlie la siguió. La tienda era enorme, al entrar, se dieron cuenta de que en el centro había un pastel gigante donde obsequiaban muestras. En los alrededores había miles de pequeños pasteles de todo tipo y las criaturas del lugar tomaron cestas donde colocaron los pasteles seleccionados para llevarlos. Dentro de esta tienda encontraron al niño que Charlie había visto desde el teleférico. Por la forma en que estaba vestido, se dieron cuenta de que era un ser humano. Había seleccionado varios pasteles en miniatura, estaba pagando, usó su tarjeta. Algo que también llamó su atención fue que llevaba una pulsera como ellos. Julie estaba ansiosa por hablar con él. - ¿También estás buscando el Salón de los Sueños? -¡Sí, es correcto! Me imagino que tú, como yo, apareciste en este lugar desconocido con esta nota en tu mano. Bueno, finalmente estamos cerca. Según el mapa, esta calle nos lleva directamente a la plaza central. Por cierto, mi nombre es Jack. ¿Y quiénes son ustedes? -Soy Charlie y ella es Julie; si quieres puedes venir con nosotros. -Gracias, la verdad es que sería más emocionante y alegre. Se pararon por un momento en silencio y luego Jack dijo:

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-Por cierto, no sé qué he hecho para estar en este lugar. Tal vez leí muchos libros de fantasía. También le gustaban los cómics y ya colección bastante grande.

había completado una

Tenía once años y vivía en

Shanghái. Era alto para su edad, cabello delgado color negro, ojos color miel rasgados, nariz pequeña y llevaba lentes con aumento. Era inteligente y asistía a una escuela especial para niños y jóvenes con un coeficiente intelectual superior al normal. A pesar de ser excelente alumno, tenía muchos amigos y le gustaba jugar al fútbol. Lucy no dejó de presentarse. Salió de la mochila y dijo: -Hola niño boca de rana. Eres tan delgado que pareces un azadón. ¿Nos acompañarías como el niño de grandes orejas? Jack se sorprendió al escuchar los comentarios del animal y Julie murió de la vergüenza y se disculpó con ellos. Tomó a Lucy y la colocó en su mochila. Al salir, encontraron una extraña criatura que parecía un mono blanco vestido de payaso; la criatura se acercó a ellos y pregunto: -¿Son seres humanos? -¡Sí! Respondió Charlie -¿Por qué Preguntas? - Por curiosidad. Es la primera vez que miro a tantos de ustedes. Todos parecen estar entrando al famoso Salón de los Sueños. Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-¿Están ustedes también dirigiéndose a este lugar? -Sí, es correcto. -Que dichosos. El Salón de los Sueños se utiliza para celebraciones y ferias; las organizan de una manera espectacular. Celebran la Feria del Niño. Ya he visto cientos de ellos pasar, pero ustedes son los primeros en usar una pulsera. Por curiosidad, ¿alguien se las dio? Charlie respondió: -No, nadie. Aparecimos en este lugar con ella en la muñeca. ¿Qué crees que significa? -No lo sé con certeza. Lo que puedo decirles es que están convocando a humanos para llevar a cabo una importante misión. Es algo secreto y los únicos que saben son los asesores del rey y. por supuesto, su alteza Agustín. Tal vez ustedes son algunos de ellos. Por cierto, El Salón de los Sueños está muy cerca de aquí. El mono señaló a una figura artística de una espiral y les dijo: -Aquí es donde deben dirigirse. Diciendo esto, sacó tres paletas de caramelo y tres pitos, y se los entregó mientras decía: -Pruébenlos y úsenlos, son para celebrar. -Lo haremos. Los tres recibieron los regalos del mono; le dieron las gracias y se despidieron.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Al degustar las paletas se dieron cuenta del exquisito sabor que tenían. Julie había sido la primera en intentarlo y le había provocado un ataque de risa. Charlie, para hacerla reír más, contó chistes y los tres se divirtieron mucho. Después de una larga caminata llegaron a donde estaba la figura artística en forma de espiral. Estaba en la plaza que habían visto desde el teleférico. La plaza era grande, con figuras artísticas abstractas que parecían espirales de todos los tamaños. Observaron preciosas fuentes

con agua de colores, todo

cubierto con flores similares a los girasoles, donde un exquisito aroma de pétalos de rosa era difundido. Alrededor de la plaza central se encontraban embajadas de cada una de las diferentes regiones del lugar. Cada una tenía su propia decoración especial, así como sus propios especímenes, que atendían personalmente a los visitantes y daban todo tipo de información. Hasta el fondo, se podía ver un coliseo de magnitud nunca vista, enormes muros que se asemejaban a la muralla China. A muchos kilómetros

de

distancia

era

difícil

de ver, ya

que

estaba diseñado de tal manera que se perdía en el horizonte para ser parte del paisaje. Miraban todo con gran asombro, pero no pudieron encontrar el Salón de los Sueños; Hasta que por fin oyeron un grito agudo. Era Julie quien finalmente lo había encontrado. Emocionada por su descubrimiento, gritó: Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

-¡¡¡Ahí está!!! Charlie y Jack se acercaron a ella felices, celebrando, haciendo sonar los silbatos, aplaudiendo y sonriendo con alegría.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Agradezco a:

 Ana Maria Valdeavellano Pinot correctora de ortografía y estilo.  Lizardo Porrez Velázquez corrector de ortografía y estilo.  Alvaro Pellecer Cheves, Padre quien me apoyó en los inicios del libro con la redacción de ciertos capítulos.  Marcela Fernandez Overall amiga, maestra de primaria y secundaria por sus valiosos comentarios.  Adela Antillón Gonzalez por sus valiosos comentarios.  Mi esposa por motivarme al igual que amigos y familia.

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC


Si quieres conocer más sobre nuestros libros ingresa a: www.emagica.com

Libros Actuales de la Serie del Mundo Mágico de Charlie: Primer viaje mágico: • LIBRO 1: Encontrar el Salón de los Sueños • LIBRO 2: Las páginas perdidas y los elegidos • LIBRO 3: Encuentro con Agustín y Darkatraff Segundo viaje mágico: (MUY PRONTO) LIBRO 4: Entrenamiento extremo LIBRO 5: El laberinto del terror LIBRO 6: El Rescate del libro del Rey Hurton Tercer viaje mágico: Libro 7: Ejército Imaginario del Rey Hurton Libro 8: Darkatraff se enfrenta al ejército de Tristian Libro 9: Batalla entre Darkatraff y el ejército del Rey Hurton Cuarto viaje mágico: Libro 10: Charlie descubre el misterio del anillo Darkatraff Libro 11: La última batalla Libro 12: El nuevo régimen

Escrito por: Alvaro Rodrigo Pellecer Benavides Certificado de obras literarias no: 2019-00020 DAC

Profile for RodrigoPellecerBenavides

El Mundo Mágico de Charlie: Encontrando el Salón de los Sueños  

PRIMER VIAJE MÁGICO El Mundo Mágico de Charlie "Encontrando el Salón de los Sueños" ¿Estás preparado para unirte a Charlie en su viaje para...

El Mundo Mágico de Charlie: Encontrando el Salón de los Sueños  

PRIMER VIAJE MÁGICO El Mundo Mágico de Charlie "Encontrando el Salón de los Sueños" ¿Estás preparado para unirte a Charlie en su viaje para...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded