Colas de sueños

Page 1

El campamento al que nos han traído es como una gran ciudad de tiendas de campaña. Todo está lejos, siempre hay mucha gente en todas partes y para cualquier cosa hay que esperar en una cola muy larga. Papá no lo sabe, pero con lo que yo sueño de verdad, de verdad, es con una cola que nos lleve de vuelta a casa.

ISBN 978-84-18972-05-8 ISBN 978-84-17440-94-7

9 7 8 8 4 1 8

9 7 2 0 5 8

9 788417 440947

Un cuento sobre la crisis de los refugiados a través de los ojos de un niño encerrado en un campo de acogida. Inspirado en el pequeño Alan, que apareció ahogado en una playa de Turquía.


Al pequeño Alan y a todas las criaturas refugiadas. A todos aquellos que no se olvidan ni nos dejan olvidar. R. S.

Nací en Oporto, una noche de luna llena de un año del Dragón. Crecí con una cinta muy azul en el pelo y los ojos anclados en el mar. Desde muy pequeña hablo más de lo necesario y me llevo las manos a las caderas (especialmente cuando leo las noticias). Me dicen que soy muy del lugar de donde vengo, y eso para mí es un cumplido. Cuando era niña los adultos me mandaban donde los libros para descansar de mí, y muy pronto comprendí que los libros eran el mejor lugar para descansar de ellos. Hasta ahora funciona. Ser escritora era mi juego favorito. Todavía lo es, en realidad, pero ahora juego más en serio. Creo con todo mi corazón que mi lugar en el mundo es escribir y contar historias; no sabría ser de ningún otro lugar. Según dicen, estoy pasando una fase más rebelde; de hecho, más o menos desde que nací. Y para mí que debe de ser por eso que en mis sueños más secretos soy también una revolucionaria.

Vivo y trabajo frente al mar, en el pueblo donde crecí. Los domingos por la mañana, observo a la gente que pasea, unos hacia el puerto y otros hacia el río. Las tardes de invierno, veo pasar las barcas seguidas por nubes de gaviotas. De madrugada, cuando todavía mezclo colores, no veo el mar, pero lo oigo. Cuando miro el mar, recuerdo a mi padre, que sabía decir qué viento soplaba. De pequeña ya miraba el mar y soñaba con no recuerdo qué. Ahora miro el mar y pienso en los niños y niñas, solos o acompañados, que lo atraviesan, muertos de miedo y con los pies mojados. Delante del mar he ilustrado esta historia, tan dura y al mismo tiempo tan tierna.

Publicado por AKIARA books Plaça del Nord, 4, pral. 1ª 08024 Barcelona info@akiarabooks.com

Primera edición: febrero de 2022 Colección: Akialbum, 23 Traducción: Teresa Matarranz Dirección editorial: Inês Castel-Branco

www.akiarabooks.com/es

Impreso en España @Agpograf_Impressors Depósito legal: B 3.578-2022 ISBN: 978-84-18972-05-8 Todos los derechos reservados

© 2022 Rita Sineiro, por el texto © 2022 Laia Domènech, por las ilustraciones © 2022 AKIARA books, SLU, por esta edición

AKIARA trebaja con criterios de sostenibilidad, buscando una producción de proximidad y minimizando el uso de plásticos y el impacto ambiental. Este producto está hecho con material proveniente de bosques certificados FSC® bien manejados y de materiales reciclados. Este libro ha sido impreso sobre papel Offset Coral Book White de 140 g/m2, y la cubierta sobre papel Imitlin E/R55 Tela Neve de 125 g/m2. Se ha usado la familia de fuentes Frutiger LT Std.


Texto de Ilustraciones de Traducción de


Los señores de la guerra estaban cada vez más enfadados y discutían lanzando balas y bombas. —Ha llegado la hora de hacer la maleta. ¡Nos marchamos! —dijo una noche mi padre. Cogió la maleta más grande que teníamos en casa y me metió dentro. En aquella maleta iba todo cuanto necesitaba salvar, repetía por el camino.



Un muro gigante de piedra y personas de uniforme, todavía más duras que la piedra, nos impidieron pasar. Papá me explicó que era culpa suya. Con las prisas, se había olvidado la invitación en casa. En aquel país tan perfecto solo se entra con invitación.



Dimos la vuelta. ¡Seríamos marineros! Papá me compró un chaleco naranja con superpoderes. Él no lo necesitaba. Me dijo que sus músculos bastaban (y eso que eran invisibles, pensé yo). Éramos tantos a bordo y debíamos pesarle tanto, tanto, al mar, que se hartó de cargarnos y volcó el barco con una tempestad furiosa.






Después de ducharnos, tenemos que pisar el barro para llegar a nuestra tienda. Y, en la larga cola que tenemos que hacer en la oscuridad para lavarnos los dientes, soñamos con el país más limpio del mundo, donde quien tira un papel al suelo paga una multa.


El campamento al que nos han traído es como una gran ciudad de tiendas de campaña. Todo está lejos, siempre hay mucha gente en todas partes y para cualquier cosa hay que esperar en una cola muy larga. Papá no lo sabe, pero con lo que yo sueño de verdad, de verdad, es con una cola que nos lleve de vuelta a casa.

ISBN 978-84-18972-05-8 ISBN 978-84-17440-94-7

9 7 8 8 4 1 8

9 7 2 0 5 8

9 788417 440947

Un cuento sobre la crisis de los refugiados a través de los ojos de un niño encerrado en un campo de acogida. Inspirado en el pequeño Alan, que apareció ahogado en una playa de Turquía.