El Eafitense

Page 1

2010

ISSN 0124-3624

101 Medellín ›› Colombia ›› Suramérica

Universidades del siglo

XXI

La acreditación, esa marca que dice tanto, pero ¿qué tanto dice? ¡A estrechar lazos de cooperación! Los mejores días de EAFIT están por venir


RECTOR VICERRECTOR SECRETARIO GENERAL

Juan Luis Mejía Arango Julio Acosta Arango Hugo Alberto Castaño Zapata

COMITÉ EDITORIAL

Juan Luis Mejía A. Félix Londoño G. Nathalia Franco P. Ana María Cano Juan Carlos López D. Juan Darío Restrepo A. Juan Camilo Piedrahita Jorge Giraldo R. Sonia López F. Catalina Suárez R. Juan Carlos Luján S.

COLABORADORES

Diego Agudelo G. María del Rosario Escobar P. Sandra Gaviria M. Manuel Gómez Alejandro Gómez V. Santiago Gutiérrez J. Rafael Mayo Bibiana Andrea Moná G. Jonathan Montoya C. Andrés Moreno E. Guillermo Núñez Juan Diego Restrepo T. Liliana Salazar B.

DIRECCIÓN

Departamento de Comunicación y Cultura

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN

Área de Diseño. Fabián Rivero C.

FOTOGRAFÍAS

Róbinson Henao Archivo EAFIT

FOTO PORTADA

Róbinson Henao

EDICIÓN

No 101, 2010 Campus principal Universidad EAFIT Carrera 49 7Sur - 50 Teléfono: (57) (4) 2619500 Ext. 9883 Medellín, Colombia EAFIT Llanogrande Kilómetro 3.5 Vía Don Diego - Rionegro Teléfono: (57) (4) 2619500 Ext. 9562 - 9188 EAFIT Pereira Carrera 19 12 - 70 Megacentro Pinares de San Martín Teléfono: (57) (6) 3214115 EAFIT Bogotá Carrera 16 93 - 46 Teléfono: (57) (1) 6114618 www.eafit.edu.co COMENTARIOS csuarez7@eafit.edu.co

eafitense

el

2

ISSN 0124 - 3624

MISIÓN La Universidad EAFIT tiene la Misión de contribuir al progreso social, económico, científico y cultural del país, mediante el desarrollo de programas de pregrado y de posgrado -en un ambiente de pluralismo ideológico y de excelencia académicapara la formación de personas competentes internacionalmente; y con la realización de procesos de investigación científica y aplicada, en interacción permanente con los sectores empresarial, gubernamental y académico.


UNIVERSIDAD EAFIT

3

Foto: R贸binson Henao

Universidades del siglo XXI


De cara a una universidad del siglo XXI

Ahora el desafío son las maestrías y los doctorados

Instituciones de rango mundial asumen el reto de los idiomas La acreditación, esa marca que dice tanto, pero ¿qué tanto dice?

¡A estrechar lazos de cooperación! Ciclos técnicos y tecnológicos, un camino para ampliar la cobertura

La tarea va mucho más allá de transmitir conocimiento

Universidad, empresa y Estado: una suma de voluntades donde todos ganan

Docentes que sepan, enseñen e investiguen

La responsabilidad social llegó para quedarse


Contenido Se buscan innovadores Un campus que también forma Universidades para el bienestar de sus integrantes

Esa simbiosis entre educación y tecnología En sintonía ambiental

La U, epicentro y oasis de la cultura

La formación continúa Los mejores días de EAFIT están por venir El vínculo no termina al graduarse


editorial

De cara a una

universidad del siglo XXI

Juan Luis Mejía Arango Rector Universidad EAFIT

C

umplir años es una oportunidad para mirar hacia atrás y revisar lo hecho, poner la mirada en el horizonte y fijarse nuevas metas a alcanzar. Este 2010, durante la celebración del cincuentenario de EAFIT, festejamos con toda la comunidad los logros alcanzados hasta el momento, desde esos primeros días de la escuela de administración y finanzas hasta la universidad de docencia con investigación que hoy hemos ido consolidando. Sin embargo, aunque podemos decir con satisfacción que se ha hecho un buen trabajo, sabemos que muchas son las transformaciones y los desafíos que surgen en el camino que nos fijamos hace ya medio siglo. Y es que como el escalador que alcanza una cima, sentimos satisfacción por haber logrado llegar a estas alturas, pero al volver la vista hacia el otro costado, contemplamos las imponentes montañas aún más agrestes que faltan por conquistar. Y por eso, porque conmemorar es también una oportunidad propicia para mirar el futuro, tenemos el derrotero, una hoja de ruta que nos conduzca a la excelencia en la academia y la investigación, pero también a una mejora permanente en lo administrativo que fortalezca las bases y que permita avanzar con firmeza en la construcción de una universidad del siglo XXI. Es el momento, no solo para EAFIT, sino también para toda la educación superior en Colombia, de actualizar sus retos de cara a una nueva centuria. El país necesita instituciones fuertes en lo académico, pero también con perfil investigador, de alta calidad y con proyección internacional, entre otros objetivos que se debe fijar en la formación de profesionales y ciudadanos. eafitense

el

6

En el terreno académico la oferta tiene que potenciarse más allá de los pregrados. Maestrías y doctorados deben pesar más en la balanza de la formación, y recae sobre las instituciones de educación superior (IES) la obligación de brindar opciones de estudio que no solo satisfagan la demanda de los profesionales, sino que respondan a las necesidades del país. Es decir, se requieren de posgrados pertinentes, acordes con las realidades de la nación, y es un compromiso de las universidades conocerlas para poder darles respuestas. La oferta educativa, ahora y en el futuro, debe sustentarse en la calidad. Y si en el presente hablamos de registros calificados y acreditaciones, el futuro nos impone la obligación de elevar los estándares. No es suficiente ya el cumplir con los requisitos mínimos de calidad, se trata de superarlos con creces. Ese es el verdadero compromiso en el campo de la excelencia, que además debe abarcar todos los ciclos de formación, pues es necesario garantizar tanto la calidad de los pregrados como de los posgrados. El camino de alcanzar la calidad pasa por contar con una adecuada planta profesoral. Para formar mejores profesionales se requieren maestros que sean capaces, no solo de impartir conocimiento, sino de incentivar en los estudiantes las actitudes necesarias para que se planteen las preguntas correctas y no cese la producción del saber. Para alcanzar esa condición se necesita cualificar a los docentes. Una universidad del siglo XXI debe propender a que éstos tengan la preparación en maestrías y doctorados, sin que eso los aleje de las aulas y de los educandos, sino


Foto: Róbinson Henao

mero espectador y consumidor de conocimiento generado en otras latitudes. El presente, pero con la vista en el futuro, también exige fortalecer la educación continua, la formación en otros idiomas, el bienestar universitario dentro de los campus del país y darle sentido a la responsabilidad social para tener instituciones mucho más diversas, más plurales, más heterogéneas socialmente, gracias a múltiples mecanismos internos y externos que permiten a estudiantes de varios estratos acceder a la educación superior. También es deber para las IES aportar en el campo cultural, no solo en contenidos, sino en formación de públicos, para ofrecer una agenda particular y diferente dentro del ocio creativo de las ciudades. Además, trabajar en el concepto de Universidad de tercera generación, entendida como aquella que no solo trasmite y genera conocimiento, sino que además contribuye al desarrollo de la región donde está ubicada. Esta convicción motiva la tríada Universidad-empresa-Estado. Estos y otros retos no son exclusivos de instituciones públicas o privadas, pues lo que diferenciará a las universidades del siglo XXI no es el origen de sus recursos financieros, sino la calidad de sus programas y el compromiso con el que asuman los desafíos. Y EAFIT está trabajando para pertenecer, sin duda, a las universidades del nuevo milenio. Las experiencias acumuladas en este medio siglo son los cimientos de la Institución del futuro. Por eso hemos configurado esta celebración alrededor de un lema con esperanza: ¡Los mejores días de EAFIT están por venir!

e

todo lo contrario, que les sirva para producir en los alumnos un mayor interés por la búsqueda del conocimiento donde la pedagogía siempre esté presente. El país también ha arado el camino para permitir la flexibilidad y, tímidamente, se ha empezado a sembrar en este campo. Sin embargo, parece que no estamos todavía en tiempo de cosechas. Falta reforzar en lo que se decidió llamar ciclos propedéuticos, que avalen los conocimientos adquiridos y faciliten la formación de los estudiantes. Es necesario, pues, que se fortalezcan los programas técnicos profesionales y tecnológicos en el país, un reto que ya, incluso, está planteado desde las políticas educativas nacionales. En este tema de la flexibilidad EAFIT tiene su experiencia a través del denominado sistema Metro que permite reconocer conocimientos vistos en los pregrados para favorecer el tránsito hacia los posgrados. Los primeros años de esta nueva centuria han demostrado que las tecnologías de la comunicación y la información dejaron de ser un entretenimiento para articularse al día a día de la gente. No puede ser diferente en las aulas, donde la manera en que estas herramientas se usen puede fortalecer la calidad de lo que se enseña. No es descalificar el tablero y sacarlo de los salones de clase, se trata de articularlo con las nuevas herramientas existentes para avanzar en el objetivo de establecer universidades ubicuas. La sumatoria de estos elementos debe llevar a la construcción de universidades de espíritu investigativo, no solo de transmisión del conocimiento, sino la generación de éste para convertir al país en actor de su propio desarrollo, y no

UNIVERSIDAD EAFIT

7


La acreditación, esa marca que dice tanto, pero

No es solo buscar carrera o encontrar una universidad que la ofrezca, es también analizar cuál es la apuesta de esa institución frente a la calidad, ítem que va ligado a aquello que se conoce como acreditación, sea de programas o institucional, un avance del sistema universitario nacional del que se comenzó a hablar hace unos 12 años. eafitense

el

8

Fotos: Róbinson Henao

¿qué tanto dice?


¿

mar al ver la evolución que ha tenido la demanda para este tipo de servicio en Colombia, un indicador que ha crecido desde 1998”. Fue en 2004 cuando se dispararon las solicitudes porque, en voz de Chaparro, hasta ese momento se acreditaban unos 20 o 30 programas por año, mientras que a partir de ahí se pasó a cerca de 150, es decir que casi se triplicó. El funcionario recalca el hecho de que este proceso es voluntario, como normalmente lo es en todos los países, y está ligado al mejoramiento continuo del sistema de la educación en Colombia, para que así todos los programas satisfagan no solo los niveles mínimos de calidad, sino que se muevan en la dirección de alcanzar niveles internacionales.

Qué se trae entre manos eso que se conoce como calidad? Aparte de esto, ¿cómo se liga a esa palabra un concepto como el de acreditación?, ¿juntas significan algo?... ¡Significan mucho!, y si la idea es asociarlas al ámbito universitario se requiere que, siendo exagerados, vivan juntas, coman juntas, trabajen juntas, sean la una para la otra. Ahora, para encontrarle el sentido a este “matrimonio”, es necesario empezar a entender cómo ese término de acreditación permeó el sistema universitario colombiano para, luego de más de una década de recorrido, llamarlo a que rinda cuentas. La protagonista es la calidad Y van los antecedentes… Desde 2003, cuanEntre los que coinciden con el ex viceministro do se entregaron las primeras acreditaciones y con el integrante del CNA, en que el sistema institucionales en Colombia, se recompensa con ha ayudado a tomar conciencia de la importaneste reconocimiento el esfuerzo voluntario de cia de la calidad, están José María Maya Mejía, las universidades que certifican su alta calidad. rector de la Universidad CES; y Kary Cabrera Pero cinco años antes, en 1998, fue el prograDoku, directora de la Oficina de Calidad y Proma de Medicina de la Universidad CES el que yectos Académicos de la Universidad del Norte recibió la primera acreditación de pregrado en (Barranquilla). el país. De esa forma se daba la bienvenida a Para el rector el sistema ha fortalecido la aueste propósito. torregulación de las instituciones responsables El tiempo corrido es suficiente para mirar socialmente y ha permitido que éstas rindan qué se ha conseguido con este sistema y cómo es posible mejorarlo, tanto que algunos rectores, como El establecimiento del concepto de calidad en la es el caso de Carlos Angulo Galvis, rector de la Universieducación superior en el país es uno de los logros dad de Los Andes, creen que alcanzados por el Sistema Nacional de Acreditación. esta política cumplió un ciclo y amerita cuestionamientos. cuentas a la sociedad de la forma como prestan No obstante, aunque se reclamen cambios, el servicio público de la educación. lo cierto es que el establecimiento del concepto La encargada del proceso en Uninorte, plande calidad en la educación superior en el país tel que obtuvo el mérito en 2003, tampoco tiene es uno de los logros alcanzados por el Sisteduda de que se ha consolidado una cultura de la ma Nacional de Acreditación, destaca Gabriel calidad, pues estos procesos, cuando se cumBurgos Mantilla, ex viceministro de Educación plen cabalmente, con genuino compromiso de Superior, quien cree que esto ha llevado a una las directivas de las instituciones y con la particicompetencia sana entre las instituciones que pación de la comunidad universitaria, necesariase preocupan por hacer inversiones, mejorar la mente culminan en experiencias valiosas. planta física o capacitar docentes. Otra motivación de algunas universidades Lo que sí es claro es que existe voluntad de que buscan la acreditación es un compromiso las universidades para acreditarse, sea desde ético con la sociedad. Es el caso de la Univerlo institucional o desde los programas, según lo sidad CES, donde esperan tener el número de explicó Fernando Chaparro Osorio, integrante cohortes necesarias para conseguir la acreditadel Consejo Nacional de Acreditación (CNA), a ción del mínimo de programas requeridos para la Agencia de Noticias EAFIT en septiembre de luego aspirar a la institucional. 2009. “Voluntad existe, y eso se puede confirUNIVERSIDAD EAFIT

9

Alta calidad

Alejandro Gómez Valencia Juan Carlos Luján Sáenz


nión al no ser un proceso obligatorio lo siguen quienes están convencidos de que están haciendo las cosas bien y siempre han creído en la calidad. Por su parte, Fernando Chaparro Osorio enfatiza en que el proceso debe tener como meta acercarse a los ya mencionados estándares internacionales. Su posición es que de manera gradual se vaya profundizando en el sistema para seguir cubriendo programas y universidades, porque más que un sistema de control es de mejoramiento continuo.

Al filo de los 1.000 programas acreditados

Unos 9.000 programas con registro calificado hay en Colombia. De ese número unos 3.500 son acreditables. En la imagen la Universidad Pontificia Bolivariana, que en 2006 obtuvo la Acreditación de Alta Calidad por cuatro años.

Eso sí, tendrán que recorrer el mismo camino de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, primera acreditada del país en septiembre de 2003, donde el padre Joaquín Emilio Sánchez García, su rector, cuenta que el proceso autoevaluativo demandó un trabajo muy importante para lograr que los lineamientos del Consejo Nacional de Acreditación pudieran traducirse en planteamientos metodológicos e instrumentales que hicieran viable la propuesta. En el caso de la Universidad de los Andes, el rector Carlos Angulo Galvis considera que la acreditación no significó un esfuerzo adicional porque los procesos de autoevaluación hacen parte del sistema de aseguramiento de calidad de su institución. En lo que cree que ayudó fue en fortalecer instrumentos como, por ejemplo, los estudios de apreciación de los miembros de la comunidad como profesores, estudiantes, egresados y empleados. La apreciación de Alberto Jaramillo, director de Planeación de EAFIT, es similar. En su opieafitense

el

10

Hasta mayo de 2010, según la última información publicada en la página oficial del CNA, un total de 932 programas recibieron la acreditación, estadística que incluye los que optaron por la renovación. Un número cercano a esa cifra estipuló el anterior Gobierno como meta, lo que significa que con este reconocimiento cuenta en la actualidad con entre un 15 y un 20 por ciento del total de acreditables en el país. Cabe destacar que en Colombia hay cerca de 9.000 programas con registro calificado (la exigencia mínima que necesita un programa para poder funcionar), de los que alrededor de 3.500 son acreditables (el requisito mínimo de la acreditación son dos cohortes). Con este aval a la alta calidad había, hasta noviembre de 2010, 18 instituciones, siendo EAFIT la primera que recibió la renovación de su acreditación por ocho años, en marzo de 2010 (ver recuadro, página 14). La cifra, a modo de ver de los expertos, es razonable por tratarse de una cultura nueva y no obligatoria. Ante un panorama como este, el rector de la Universidad de los Andes analiza que la acreditación ha sido acogida por las instituciones de calidad del país, pues son las únicas que cumplen con las condiciones establecidas. A juicio del director de Planeación de EAFIT, el número no es mayor, porque en el ámbito regional hay instituciones muy débiles que no alcanzan a cumplir, por ejemplo, con la cuota de profesores de tiempo completo y con formación de posgrado, mientras que en otras tienen dificultades porque son muy grandes y tienden a ofrecer muchas áreas del conocimiento. Para Cecilia María Vélez White, ex ministra de Educación Nacional, estos procesos de acre-


La Universidad de Antioquia hizo parte, en 2003, del grupo de las primeras instituciones de educación superior acreditadas en el país. UNIVERSIDAD EAFIT

11

Alta calidad

ditación son la oportunidad para que las univerCon base en esto, el Gobierno que encabeza sidades se revisen, crezcan, miren sus avances el presidente Juan Manuel Santos lanzó la poy las experiencias que los consolidan en el tema lítica Educación de Calidad, el camino para la de la calidad. prosperidad, en la que la calidad será el común Precisamente, en uno de sus discursos de denominador. despedida, destacó que en educación superior Su objetivo se centra en mejorar este aspecel gran logro en ese ítem (calidad) está en la to como una tarea prioritaria que deben asumir consolidación del Sistema de Aseguramiento. en conjunto todos los estamentos de la socie“Éste, completamente en manos de los acadédad. Sus postulados se refieren, entre otros micos, se ha cuidado de las injerencias políticas puntos, a que el asegurar este propósito tomay de las amenazas del tráfico de influencias”. rá no solo esta sino varias administraciones y La ex funcionaria aseveró, al terminar los ocho años Hasta mayo de 2010, según la última información de su periodo en el Ministepublicada en la página oficial del CNA, un total de 932 rio, que se tienen amplios resultados en el mejoraprogramas recibieron la acreditación, estadística que miento de las instituciones, incluye los que optaron por la renovación. en la dedicación y formación de los profesores, en mayores soportes con bibliotecas y laboratorios, generaciones. No obstante debe asumirse para y en mejores infraestructuras. que el país no se vea abocado al atraso y al subdesarrollo futuro. Como estrategias para avanzar en este senEl balón quedó en el nuevo Gobierno tido se propone que todos los programas técBajado el telón del anterior Gobierno, es la nuenicos y tecnológicos tengan registro calificado, va administración (2010-2014) a la que le correslo mismo que los programas de formación para ponde continuar con los proyectos primordiales el trabajo. y plantear mejoras de acuerdo con las necesidaOtra meta es consolidar el Sistema de Asegudes de las instituciones de educación superior. ramiento y Fomento de la Calidad en Educación


Superior, conformado por la acreditación de alta calidad y el registro calificado como elementos centrales, así como por el Observatorio Laboral para la Educación (Ole), el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies) y los Exámenes de Calidad de Educación Superior (Ecaes). En su espectro están, además, los sistemas de información, las nuevas tecnologías y el acompañamiento a planes de mejoramiento.

Lista de tareas

En el Sistema Nacional de Acreditación (que hace parte del gran sistema) existen puntos por mejorar, algo a lo que se refieren los representantes de las universidades, pues, aunque los avances son notorios, es mucho lo que debe mirarse de cara al futuro y al perfeccionamiento de estas políticas. Para empezar, los directivos mencionan con insistencia la creación de alicientes que animen a las instituciones a participar y retribuyan en algo el esfuerzo de las que ya lo están haciendo. El rector de la Pontificia Universidad Javeriana propone, por ejemplo, la creación de un

sistema de estímulos. Algo parecido sugiere el rector de Los Andes, al hablar del apoyo financiero o focalización de créditos del Icetex. “En Colombia la acreditación institucional sirve como parte de un proceso de autoevaluación, pero más allá no existe un reconocimiento que se refleje en incentivos”. Frente a este tema, Gabriel Burgos Mantilla, ex viceministro de Educación Superior, reconoce que la acreditación requiere unas inversiones y que mantener unas condiciones de calidad y excelencia implica unos costos más altos que las que no las tienen. En el caso de las universidades públicas se hace necesario, por ejemplo, otorgar incentivos financieros, mientras que las privadas podrían recibir plena autonomía para ofrecer programas nuevos sin someterlos a trámites de registro calificado. “De lo que sí tenemos claridad es que deben darse unos estímulos porque la calidad cuesta y la gente merece que se le reconozca”. La flexibilidad es otra temática que está en la lista de peticiones. La idea es que el proceso sea más adaptable y reconozca la diversidad de

En 2010 el Consejo Nacional de Acreditación inició el proceso para acreditar programas de posgrado en el país (maestrías y doctorados). La foto es de la Universidad EAFIT. eafitense

el

12


En cuanto a la internacionalización, el CNA trabaja con la Red Iberoamericana para la Acreditación de la Calidad de la Educación Superior (Riaces), en el Proyecto Piloto para la Acreditación Internacional (Regional) de Programas de Pregrado. Burgos Mantilla dice, en ese sentido, que el sistema de acreditación del país disfruta de buena referencia en América Latina y que una de las metas es presentarlo a evaluación de

condiciones mínimas en profesores y recursos de tecnología y de información. Otros, como la directora de la Oficina de Calidad y Proyectos Académicos de la Universidad del Norte, consideran que los posgrados son relativamente nuevos en el país y no se podría medir aún su impacto en la sociedad, pero contempla que tal vez este proceso mejore la oferta. Entonces, ¿resuelta la inquietud del famoso “matrimonio” entre acreditación y calidad? En parte sí, pero aún el tema, en un país como Colombia, está por desarrollarse.

e

Hacia estándares internacionales

UNIVERSIDAD EAFIT

13

Alta calidad

instituciones, como las que son tecnológicas, así como las universidades de pregrado o universidades de investigación. Entre los que hablan de este aspecto está el rector de la Universidad CES, quien cree que el proceso, además de ser largo y lento en su desarrollo, se equivoca al pedir para la acreditación institucional el mismo número de programas acreditados a las instituciones grandes y pequeñas. Por eso sugiere que, más bien, se exija un porcentaje alto acreditado sobre el total de programas que ofrece cada una. En el asunto de la metodología también hay observaciones. Rodrigo Gómez Giraldo, rector de la Universidad de Caldas, señala que la que se utiliza podría ser más eficiente si se disminuyeran la cantidad de indicadores y se lograran identificar unos pocos de gran impacto. El problema, a juicio de la directora de la Ofiacreditadores internacionales de países como cina de Calidad y Proyectos Académicos de la Estados Unidos. Universidad del Norte, es que el modelo orgaPrecisamente, el rector de la Universidad de nizado por factores, características, aspectos, los Andes recomienda buscar más equivalencia indicadores y criterios de calidad definidos de o comparación con sistemas de aseguramiento manera muy amplia complican el ejercicio de de calidad sólidos como los norteamericanos, autoevaluación y, en consecuencia, se puede que le dan un valor alto a los resultados de los perder el foco de atención. procesos de aprendizaje del estudiante. Para la directiva es relevante mejorar en la preparación de “De lo que sí tenemos claridad es que deben darse los pares académicos para que mantengan el foco de atención unos estímulos porque la calidad cuesta y la gente de la acreditación en referenmerece que se le reconozca”. cia con la misión definida por la institución o el programa. En su opinión sería deseable la inclusión de un par inOtro de los objetivos del CNA es la consoliternacional dentro de los designados para acredación de la acreditación de los posgrados que ditación de carreras. comenzó con las maestrías y tiene el objetivo de El rector de la Universidad Javeriana apoya llegar hasta los doctorados. la propuesta de mejor capacitación de los paCarlos Angulo Galvis argumenta que se trares y pide mayor transparencia en los criterios ta de una estrategia, de un proceso necesario e indicadores que sustentan las decisiones de para garantizar la calidad de esta oferta, que la acreditación. cada día tiene más programas que no ofrecen


Instituciones de educación superior con acreditación voluntaria

eafitense

el

14

Institución de educación superior

Acto de acreditación

Vigencia

Pontificia Universidad Javeriana

Resolución 1320 2003-06-12

8 años

Universidad de Antioquia

Resolución 2087 2003-09-05

9 años

Universidad EAFIT

Resolución 1680 2010-03-16

8 años

Universidad Externado de Colombia

Resolución 4506 2004-12-02

7 años

Universidad del Valle

Resolución 2020 2005-06-03

8 años

Universidad Industrial de Santander

Resolución 2019 2005-06-03

8 años

Universidad Tecnológica de Pereira

Resolución 2550 2005-06-30

7 años

Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario

Resolución 2567 2005-06-30

6 años

Universidad de Los Andes

Resolución 2566 2005-06-30

9 años

Universidad de La Sabana

Resolución 6700 2010-08-04

6 años

Universidad de Caldas

Resolución 7518 2007-12-03

4 años

Escuela Naval de Suboficiales ARC Barranquilla

Resolución 3737 2008-06-20

4 años

Universidad de La Salle

Resolución 5266 2008-08-20

4 años

Universidad de Medellín

Resolución 5148 2009-08-03

4 años

Escuela de Ingeniería de Antioquia

Resolución 2203 2010-03-30

4 años

Universidad Nacional de Colombia

Resolución 2513 2010-04-09

10 años

Universidad Icesi

Resolución 4304 2010-05-31

4 años

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia

Resolución 6963 2010-08-06

6 años


Universidades del siglo XXI

Investigar. Ese es el verbo que conjugan muchas instituciones de educaci贸n superior. Unas lo declaran como prioridad y otras lo articulan con la docencia. Existe la gente, las ganas, pero faltan recursos. UNIVERSIDAD EAFIT

15

Fotos: R贸binson Henao

La tarea va mucho m谩s all谩 de transmitir conocimiento


Andrés David Moreno Estrada

¿

Solo universidades? No. Ahora algunas instituciones transitan por el camino de ser universidades de docencia con investigación e incluso otras, que revaluaron su esencia, quieren ser reconocidas como universidades de investigación. Estas transformaciones implican para estos planteles que, además de mantener actualizados sus programas de pregrado y formar profesionales, destinen una parte considerable de su presupuesto y capital humano al desarrollo de actividades de investigación, como parte de un sistema de posgrados, así como el desarrollo de proyectos en interacción permanente con el medio que benefician a los sectores productivo y social. Resumir en el papel esta premisa puede resultar sin muchas complejidades, claro, si no se tiene en cuenta que se trata de un pilar fundamental en el desarrollo de un país, pues es lo que alimenta el crecimiento en ciencia, tecnología e innovación (CTI), factores que, a su vez, determinan los índices de productividad y competitividad. ¿Y qué tan fácil es avanzar en este objetivo? La repuesta: nada fácil y menos en países como Colombia que destinan el 0,16 por ciento del PIB en investigación; cuando en Brasil, por ejemplo, se invierte el 1,7 por ciento. Eso sí, para estar en el pódium de la investigación nacional las exigencias cada vez son mayores. Colciencias reconoce a los grupos de investigación solo en el momento en que tienen producción académica, lo que implica generar y desarrollar productos de investigación que como las publicaciones, los libros y las patentes, entre otros, resultan ser todo un reto debido a las difíciles condiciones de infraestructura, financiación y trámites que se convierten en una muralla para la gestión y el desarrollo de iniciativas en algunas universidades nacionales. La ley 1286 de 2009 estipula la consolidación y la construcción de otros tipos de formas organizativas que se suman a los grupos, como los semilleros, encargados de cultivar inicialmente competencias para la investigación bajo un enfoque formativo; los centros de excelencia, que están conformados por un colectivo de grupos y trabajan en temas especializados; los institutos, que se concentran en temas específicos como eafitense

el

16

En Colombia solo el 0.16 por ciento del PIB se dedica a la investigación.

el Instituto del Plástico y del Caucho de EAFIT; y los centros de pensamiento, parques tecnológicos, entre otras figuras. Estas asociaciones solucionan en primera instancia algunos inconvenientes de carácter organizativo e institucional, pero no representan el remedio que facilite los recursos para mantener el objetivo de la investigación académica que, para Félix Londoño González, director de Investigación y Docencia de la Universidad EAFIT, es “construir capacidades de creación de nuevo conocimiento, y las competencias para hacer investigación”.

Una bocanada de aire fresco

En 2009, gracias a la ley 1286 del mismo año, Colciencias pasó de ser un instituto dependiente de Planeación a transformarse en un departamento administrativo de orden nacional que depende de la Presidencia de la República, con el fin de fortalecer el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) en Colombia. Uno de los proyectos más ambiciosos que trae esta nueva era de Colciencias es lograr que el 10 por ciento de las regalías se destinen a la financiación de investigaciones en CTI del país,


Un ambicioso plan de Colciencias busca que el 10 por ciento de las regalías del país se dedique a investigaciones en ciencia, tecnología e innovación. UNIVERSIDAD EAFIT

17

Investigación

“Soy moderadamente optimista, creo que lo que representaría alrededor de unos 600.000 el proyecto va bien y tiene el respaldo político, millones de pesos, aunque con el desarrollo aunque uno no sabe en el Congreso donde se minero del país y con la demanda internacional pueda tropezar y enredarse el proceso. Es claro de carbón, oro, ferroníquel, coltán y petróleo la suma podría ascender a los 800.000 millones de que necesitamos su aprobación porque uno de los ejes fundamentales del asunto es el de la pesos, advierte Jaime Restrepo Cuartas, direcfinanciación, lo que ayuda enormemente en la tor de Colciencias, a la revista Semana. participación de investigación en el PIB”, señala Este dinero se destinará en 2012 a proyectos Félix Londoño González. estratégicos como la formación de nuevos docDe acuerdo con las proyecciones de Colcientores (la meta es pasar de 700 a 1.500 por año); la mejora de infraestructura en laboratorios y centros En 2009, gracias a la ley 1286, Colciencias pasó de ser de investigación; y el auun instituto dependiente de Planeación a transformarse mento de la cobertura de financiación que, conforme en un departamento administrativo de orden nacional con las palabras del direcque depende de la Presidencia de la República. tor de Colciencias, “se presentaron 10 mil proyectos, cias, una vez sea tangible la aprobación del 10 se aprobaron 6 mil, y solo se financiaron 300”, por ciento del Fondo Nacional de Regalías para una cruda realidad que se espera cambiar en investigación, se piensa concentrar la distribulos próximos cuatro años al pasar del 6 al 50 por ción de estos recursos en cuatro áreas estratéciento de los proyectos financiados. gicas para el actual Gobierno Nacional. La puesta en marcha de este proyecto de acto La primera es el sector agrícola que contemlegislativo demoraría cerca de dos años, puesto pla medioambiente, biodiversidad, biotecnoloque debe pasar ocho debates en el Congreso para que luego se expida una ley reglamentaria. gía y protección del agua, debido a la necesidad


de ahondar en temas que lindan con la riqueza natural del país; la segunda es la minería y la energía, dadas las condiciones favorables para potenciar iniciativas en el sector; otra son las tecnologías de la información y la comunicación (TIC); y, finalmente, hay una cuarta línea, que se relaciona con lo social como salud, educación, vivienda, saneamiento básico, violencia y seguridad. Un asunto que destaca el director de Investigación y Docencia de EAFIT es que hoy se está tratando de trabajar el tema de CTI de una manera integral porque ha habido tensión, por ejemplo, en el caso Sena-Colciencias, sobre los fondos de ley 344 de 1996. Y se pregunta: “¿qué tanto de eso va a innovación?, ¿qué tanto a ciencia? En estos temas no se debe hacer diferencia o fragmentación.

No es gratuito que la ley 1286 de 2009 plantee un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, por lo que este nuevo enfoque exige una actividad científica que hace tránsito entre estos tres temas que ocupan la agenda”.

Otras alternativas

A los temas de prioridad para el Gobierno en el caso de financiación de proyectos, se suma otra de las aspiraciones de Colciencias manifestadas en diversos escenarios por su director: invertir el 1 por ciento del PIB en ciencia y tecnología. En el presente, países como Estados Unidos destinan el 3 por ciento del PIB a la investigación; y en América Latina otros como Chile y México reservan ese 1 por ciento anhelado por el Gobierno colombiano. El lineamiento de la nueva administración de Colciencias se encamina a tener una mayor autonomía y A los temas de prioridad para el Gobierno en el caso mayor campo de acción desde de financiación de proyectos, se suma otra de las el punto de vista presupuestal, aspiraciones de Colciencias manifestadas en diversos porque con proyectos como el de las regalías se puede asescenarios por su director: invertir el 1 por ciento del pirar a una mayor solvencia financiera. PIB en ciencia y tecnología. Lo dice Londoño González: “Detrás del tema y de todas las reformas, se buscan mayores elementos de articulación y coordinación, y poder participar en el plano ministerial”. Otra de las acciones propuestas por el director de Colciencias estipula que los recursos que los ministerios destinan para investigación se utilicen, a través de este departamento, en el Fondo Francisco José de Caldas. Siendo los ministerios quienes definan en qué aspectos se invierten estos dineros, así como las áreas estratégicas de implementación. Colciencias haría las convocatorias. También se desea concretar la implementación de un decreto que reglamente la regionalización de la ciencia en el país, con el fin de disminuir la brecha existente entre las universidades de mayor desarrollo en infraestructura, personal y capacidad presupuestal, que tienen ventajas competitivas frente a universidades más pequeñas. Uno de los avances en este punto ya comienza a evidenciarse, con el establecimiento de centros de desarrollo tecnológico, que según lo anunciado por Restrepo Cuartas “potencian las fortalezas de cada región” y cita como eafitense

el

18


Investigación La entrega de patentes es otro punto importante en el que hay rezagos en territorio colombiano. Alrededor de cuatro años puede demorarse una para inventos, y dos años y medio para modelos de utilidad.

ejemplos los centros en La Guajira con el carbón y el proyectado para el Chocó con el tema de biodiversidad.

Las patentes

Una patente, en palabras sencillas, es un certificado de propiedad intelectual otorgado por el Estado que acredita una serie de derechos de un titular sobre su objeto, proceso o procedimiento inventado. La realidad en este campo subraya que Colombia también presenta grandes rezagos en comparación con otras naciones. En el país hay 2.569 patentes vigentes. Hasta 2009, el número de solicitudes fue de 1.674 y se concedieron 478, de acuerdo con el balance entregado el año pasado por la Superintendencia de Industria y Comercio, encargada de otorgar estos títulos de propiedad. Aunque tramitar una solicitud puede costar cerca de 350.000 pesos (la tasa más barata después de Ecuador) obtener la concesión de la misma puede tardar hasta cuatro años para inventos, y dos años y medio para modelos de utilidad.

Por eso, no es fortuito que indicadores del Banco Mundial muestren que Colombia presentó en 2009 una cifra de 2,84 requerimientos de patentes por millón de habitantes, frente a 20,12 solicitudes por la misma cantidad de habitantes en Brasil. Estados Unidos ostenta el 20,5 por ciento de las solicitudes tramitadas en el mundo. La lentitud de los trámites, sumada a una legislación que no favorece el proceso investigativo para el caso de proyectos con material biológico (donde previamente se deben tramitar hasta cuatro permisos con otras dependencias), se convierte en un obstáculo de difícil solución para los inventos, pues pasados dos o tres años dejan de ser productos de impacto tecnológico, innovadores y competitivos. Incluso, se dan los casos en que otros países ya han lanzado el producto al mercado y han aprovechado comercialmente la patente. Por ejemplo, en la oficina de patentes de los Estados Unidos, una vez se tienen en poder los documentos de solicitud, se tardan entre tres y seis meses para dar respuesta a la petición; en raras ocasiones se extienden a un año este tipo de trámites. UNIVERSIDAD EAFIT

19


La Universidad Nacional, una de las instituciones que anualmente presenta más solicitudes a Colciencias, tiene actualmente 15 patentes en trámite, ocho le han sido otorgadas, pero solo dos permanecen vigentes.

Los retos

El director de Investigación y Docencia de EAFIT apunta que es fundamental continuar avanzando en el desarrollo de las capacidades de hacer investigación, haciendo énfasis en las capacidades de generar, tanto conocimiento óptimo de nivel internacional, como conocimiento aplicado que contribuya a la solución de las problemáticas regionales. Así, explica, que uno de los grandes retos de las universidades es el de crecimiento y fortalecimiento de sus sistemas de posgrados como “unidades productivas de conocimiento”. Otro desafío que menciona es la La financiación de la investigación en Colombia no debe limitarse a entes gubernamentales. La consecución de fuentes externas debe ser una inserción de los sistemas institucioprioridad para las instituciones de educación superior. nales en los circuitos internacionales de investigación y de creación de nuevo conocimiento. Es decir, incrementar Son estas algunas de las causas que menla actividad de proyectos con pares internaciociona Félix Londoño para explicar las razones nales y, de manera particular, los procesos de por las cuales en la academia los trámites de publicación en coautoría con pares en otros paípatentes llegan solo hasta el punto de conceses. sión y aprobación, pero no se aprovechan coY hay más: continuar avanzando en el fortamercialmente. lecimiento aunado de las capacidades interinsEs por ello que el director de Colciencias aspititucionales (universidad-empresa) en investigara a fortalecer la alianza Universidad–Empresa– Estado, con el fin de que el conocimiento científico generado Indicadores del Banco Mundial muestran que en las instituciones trascienda Colombia presentó en 2009 una cifra de 2,84 del ámbito de las publicaciones indexadas, y prospere en el requerimientos de patentes por millón de habitantes, mercado social y comercial. frente a 20,12 solicitudes por la misma cantidad de “Considero que la Superinhabitantes en Brasil. tendencia debería agilizar los procesos así como ampliar el espectro de resultados a patención, desarrollo tecnológico e innovación. tar. En EAFIT tenemos siete patentes concedidas Estos retos, aclara, deben considerarse deny actualmente hay otras seis en proceso. Creo tro del marco de las agendas de regionalización que es un buen número y nos ubica, si no estoy de la ciencia, la tecnología y la innovación. mal, como una de las universidades mejor posiPara Jairo Humberto Restrepo, vicerrector cionadas en el país”, dice Londoño González. eafitense

el

20


La investigación en EAFIT En EAFIT el proceso con patentes inició en la década del 2000. Actualmente presenta siete patentes relacionadas con mecatrónica, mecánica, producción y bioingeniería. El panorama es optimista, puesto que la Universidad cuenta en su grupo de doctores con el 30 por ciento del personal docente, lo que se traduce en 100 profesores con doctorado, de los 308 de tiempo completo con que cuenta EAFIT. Además, en la Institución existen 2 grupos categoría A1 de Colciencias, 5 categoría A, 13 categoría B, 8 categoría C y 12 categoría D, para un total de 40 grupos registrados y clasificados.

UNIVERSIDAD EAFIT

21

Investigación

que es lo que se busca ahora a través de las regalías y que es lo que le está faltando al sistema, aunque se dio un paso importante para la consolidación del mismo con la ley 1286 de 2009. “Esto hace un llamado no solo a que esté vinculada la universidad privada, sino también la empresa y, en general, el sector privado, pues ha sido un actor olvidado en el sistema y escasamente se ha pensado en ella para que aplique algunos beneficios tributarios”, agrega Restrepo. Las universidades como la de Antioquia, expresa su vicerrector, deben hacer un esfuerzo por no olvidar el acceso a recursos de la comunidad internacional, bien sea por la vía de las becas o las opciones de realización de posdoctorados de vital importancia para la financiación de investigaciones. “Es importante que no nos quedemos mirando solo a Colciencias y solo una renta, y que seamos capaces de incrementar el acceso a fuentes externas”. Y de frente a este panorama en el que se vislumbran algunos avances, así como una inmensidad de retos, surgen más interrogantes. Por ejemplo, ¿acaso la investigación no fomenta la creación de nuevas industrias?, ¿esto no generaría un mayor número de empleos?, ¿impactaría el desarrollo científico la productividad y competitividad del país? Las respuestas son obvias.

e

de Investigación de la Universidad de Antioquia (U. de A.), las instituciones de educación superior deben persistir en la necesidad de revisar el número de grupos como un indicador de logro de éxito y ser capaces de plantear que, si bien importan tales grupos, hay indicadores más finos como personal destinado a investigación, proyectos en curso y agendas de investigación. “Nos quejamos de que el sistema sufre de una atomización, donde existen muchos grupos que son pequeños, con poco desarrollo y lo ha mostrado nuestro modelo con poca probabilidad de éxito. Así que el reto apunta a que consolidemos unos grupos e, incluso, una nueva forma de hacer investigación, a través de los consorcios y los centros de excelencia”, comenta en una entrevista concedida a la Emisora Cultural Universidad de Antioquia. Los directivos universitarios insisten en el tema de las limitaciones del presupuesto. “Naturalmente que una de las dificultades es la de asegurar recursos que permitan ir avanzando de manera sistemática, sostenible y viable en el proceso de fortalecimiento de los sistemas de investigación universitarios”, dice Félix Londoño. Frente a este asunto el vicerrector de la U. de A. reconoce que en los últimos años Colciencias recibió un fortalecimiento en su presupuesto, pero su petición es que exista un ingreso permanente,


Docentes que sepan, La cualificación docente es un tema que se pasea orondo por las universidades colombianas en busca de una respuesta acertada. Para entrar a la sociedad del conocimiento se requiere que las instituciones tengan profesores con maestrías y doctorados, no obstante, ¿es suficiente con cumplir este requisito?

eafitense

el

22

Fotos: Róbinson Henao

enseñen e investiguen


E

En palabras del académico, son pocas las instituciones que no han entrado en esta dinámica, aunque de esto dependa su supervivencia en todos los niveles. En este diálogo está presente Félix Londoño González, director de Investigación y Docencia de EAFIT, quien, por esa misma línea, opina que si se quiere contribuir al desarrollo regional se necesita de un grupo humano del más alto nivel, desde un punto de vista técnico, académico y científico. “Las universidades son entidades de conocimiento y una de las cosas que reclama el país es que se contribuya a la creación, precisamente, de conocimiento”.

n el aula suele sentirse, en ocasiones, la tensión. “Sí, maneja el tema, lo conoce, pero no lo transmite, no es claro y nos enreda”, dicen los estudiantes frente a un profesor apto desde los títulos, aunque con pocos recursos pedagógicos para despertar esa mística propia de cada programa. ¿Y si en vez de este caso, el que se da es el de un maestro repleto de experiencias, pero que nunca cambia su discurso porque simplemente no renueva sus conocimientos? Está bien, ninguno de los dos le hará bien al estudiante e impactará su proceso de aprendiRemando contra la corriente zaje, por lo que se hace indispensable fortalecer Es inevitable hablar de cualificación y no refeun modelo que permita, por un lado, llevar al rirse a que Colombia cuenta con alrededor de docente a ciclos más avanzados de su conoci5.000 doctores, mientras que un país como Bramiento y, por otro, dotarlo de herramientas para sil gradúa, solo en un año, unos 10.000 o más. despertar el interés en ese alumno. “Este es un tema del que se habla desde la Lo cierto es que ante los desafíos que en la Misión de Sabios por allá en los años noventa. actualidad trae la educación superior y su inserAdemás hay un agravante, y es que de esos ción en un mundo globalizado, es una necesi5.000 que tenemos se debe analizar cuántos dad sonante que las instituciones tengan más van a jubilarse en el corto y mediano plazo”, esprofesores con títulos de maestría y doctorado pecifica el directivo de EAFIT. para que así se conjuguen y se complementen factores que unen el saber, el enseñar y el investigar. Se hace indispensable fortalecer un modelo Eso sí, no solo se tiene con que que permita, por un lado, llevar al docente a haya “más”, de hecho se requiere que el plural “mejores” se sume a una ciclos más avanzados de su conocimiento y, por conversación que es moderada por otro, dotarlo de herramientas para despertar el un denominador llamado cualificación docente, el punto en cuestión. interés en ese alumno. Y a la hora de asumir posiciones sobre este tema, clave en el momenEsfuerzos hay, inclusive se han incrementado to de pensar las universidades de cara a la époen los últimos años, tanto que desde Colfuturo ca en que se vive, se escucha la voz de Juan existen iniciativas como el programa de becas. Guillermo Pérez Rojas, decano de la Escuela de En esas estrategias, asevera Londoño GonzáEducación y Pedagogía de la Universidad Ponlez, se observa un interés por formar doctores, tificia Bolivariana (UPB), quien considera que la aunque en su opinión el más ambicioso de los capacidad de la universidad para seguir siendo programas es la Generación Bicentenario, que competitiva como organización de conocimiento lanzó Colciencias y que involucra estos proyecdepende de la habilidad que tenga para desarrotos nacionales con el continuar formando un llar su mayor recurso intelectual: los profesores. buen número de doctores en el exterior. El hecho es que, como lo expone el decano, La idea es involucrar a unos 500 por año desde ni las universidades ni los mismos profesores ahora hasta 2019, cuando se celebran 200 años pueden evadir el tema de la cualificación, pues de la independencia definitiva de Colombia. es la única manera de que unos y otros mejoren El asunto es que a pesar de los esfuerzos su posicionamiento en el medio y la calidad de -que frente a otros Estados siguen siendo balo que se produce en docencia, investigación y jos- el país no ha podido superar el rezago de transferencia. UNIVERSIDAD EAFIT

23

Cualificación docente

Juan Carlos Luján Sáenz


comenzar tarde la formación de alto nivel, pues como lo explica el documento La oferta y la demanda de Formación avanzada en Colombia, de Colciencias y el Departamento Nacional de Planeación, el tema apenas se consolida hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX. En ese momento se crean las primeras maestrías, y solo hasta finales de ese siglo se gestan los primeros programas de doctorado en la nación. No obstante, para Jerónimo Castro, director ejecutivo de Colfuturo, el país avanza en el frente de la cualificación, utilizando una mezcla de estrategias, como por ejemplo enviar el mensaje de que las personas que logran sus títulos de maestría y de doctorado, y que se vinculan a la academia, son razonablemente bien remuneradas y tienen contratos indefinidos. “Si se ve que en la docencia hay una posibilidad de carrera profesional apreciada y respetada, más personas se motivarán a seguir ese camino”, dice. En este punto es interesante atender lo que dice Marta Lorena Salinas Salazar, ex decana de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, quien responde que lo fundamental en la cualificación es buscar programas acor-

des con los intereses de los docentes así con la naturaleza de cada institución. La directiva se refiere a que hay una búsqueda importante -que es bien delimitada- en términos de que el profesor se forme en aquello que será útil a esa naturaleza universitaria, pero que se compagine con sus propios intereses y con sus deseos en términos del mundo de la academia. Es válido preguntarse, entonces, si en el reto de la cualificación se tiene una determinación por aprender o por cumplir un requisito que pueda anclarse al tema de las acreditaciones de programas o institucional, o a la presión reinante en el medio para que se avance en los ciclos por un fin meramente circunstancial. Para Félix Londoño, directivo eafitense, la coyuntura pasa porque se ha incrementado el nivel de motivación, sumado a que hay más facilidades. De igual manera, se ha venido creando conciencia de que formarse como investigador es un atractivo y una oportunidad laboral. “Está también la presión del sistema, pues antes uno se podía pasar toda la vida con un pregrado, pero eso ya no es suficiente. Hoy se requiere tener estudios de idiomas, hacer es-

Algunos expertos señalan que en Colombia se tienen muy buenos profesores en las diferentes áreas del conocimiento, sin embargo se requiere que su número aumente. eafitense

el

24


Los estudiantes deben exigirles a sus instituciones que les entreguen profesores que combinen conocimientos y herramientas pedagógicas.

Lo que queda claro tras leer con detenimiento las posiciones asumidas por los expertos es que así como existe la mencionada presión del medio, sí se necesita de la optimización de la cualificación, pues de lo contrario, entre otras cosas, el estudiante no tendría ese vínculo con docentes que han recibido una preparación más acorde con la sociedad del conocimiento. “Sería inconcebible que se tengan estudiantes de doctorado que no fueran acompañados por docentes con esa formación. Lo mismo ocurre con las maestrías, donde se debe contar con alguien que posea, por lo menos, maestría u, ojalá, un doctorado”, enfatiza el director de Investigación y Docencia de EAFIT, que a esto le agrega el que ese formador cuente con una trayectoria investigativa relacionada con este tipo de programas. Por lo anterior, la docente del Alma Máter reitera que todo académico o profesor, en cualquiera de los niveles educativos, tiene que convertir su vida en un proyecto ligado al conocimiento, y eso pasa por la institucionalidad, por hacerse magíster y por hacerse doctor. En este aspecto, recuerda que es asumir el entorno de otras maneras, algo que se convierte en un punto de doble vía, pues por un lado están las exigencias del mundo globalizado, pero por otro está poner su conocimiento al servicio de la sociedad. Es, en palabras sencillas, lograr un equilibrio que permita nivelar uno y otro aspecto, así

pecializaciones, hacer cursos de tecnologías y adelantar diplomaturas (o diplomados)”. A su vez, la ex decana de Educación de la Universidad de Antioquia indica que no se puede generalizar al pensar que hay un prurito por ser doctor, aunque reconoce que lo hay, ya que las circunstancias en el ejercicio y en el medio de la academia ponen al docente en un lugar que es muy demanEs válido preguntarse, entonces, si en el reto de dante, pero afirma que en toda la cualificación se tiene una determinación por la existencia humana ha habido una serie de vanidades que no aprender o por cumplir un requisito que pueda es fácil vencer, como el anhelo anclarse al tema de las acreditaciones. de reconocimiento. “El poder tener el título de doccomo entender que un escenario ideal sería el tor a veces hace que se descuiden las necesidaque une conocimiento y pedagogía, necesidad y des institucionales”. convicción, toda vez que, como lo reseña Juan La profesora acota, como punto negativo, Guillermo Pérez Rojas, decano de la Escuela de que muchas universidades se han visto enfrenEducación y Pedagogía de la UPB, en muchas tadas a la necesidad de hacer indicadores por la universidades se contrata a los mejores profevía de la formación de profesores universitarios sionales que luego deben salir del sistema por en términos de maestrías y doctorados, en lo malos docentes. que ella califica como una apuesta competitiva, En esa línea de acción, el académico piensa lo que puede desembocar en que haya docenque el mayor esfuerzo que debe hacerse está en tes que no responden a una naturaleza o a una la profesionalización del docente universitario, tarazón de ser de la universidad, por lo que sugierea que está aún por resolverse en el país. re debe ponerse un freno. UNIVERSIDAD EAFIT

25

Cualificación docente

Tras la búsqueda de un equilibrio


En la discusión se presenta algo que Jerónimo Castro, director de Colfuturo, cree que es fundamental. Se refiere a las cargas investigativas, pedagógicas y administrativas que puede llegar a tener un maestro. El funcionario centra su atención en lo que él denomina “permitir la especialización, y es que aquellos docentes que tengan una gran producción en artículos indexados, investigaciones o patentes deberían poder reducir casi a cero su carga administrativa y, a un pequeño porcentaje, su carga como profesor”. Por el contrario, propone que aquellos que son consistentemente votados por sus estudiantes como de excelencia podrían tener una carga invertida, es decir, más concentrada en la docencia, con un pequeño componente de investigación y algo de administración.

Y en ese orden de conceptos referidos a la calidad, aparecen las capacitaciones que todo proceso docente debe cumplir para involucrar cursos ocasionales o regulares relacionados con pedagogía, aunque, como lo señala Félix Londoño, este es un tema controversial porque existen personas que, de manera innata, cuentan con esa capacidad para enseñar. Su opinión se enfoca a que todo profesor sume a su formación un mayor conocimiento sobre la utilización de herramientas de tecnología de información y comunicaciones (TIC). De lado tampoco puede quedarse aquello que apunta a que, así como se forman profesionales, es una obligación pensar en el estudiante como ser humano o como ciudadano, un elemento primordial que toca Marta Lorena Salinas y que se liga a la formación de sujetos políticos, éticos y democráticos. eafitense

el

26

¿Y los de cátedra qué?

La pregunta les suena a todos, sin embargo, ¿cuál debería ser el papel de estos docentes en las instituciones de educación superior? De entrada se conoce que son ellos quienes mantienen el vínculo permanente con el sistema productivo, clave para un estudiantado que requiere elementos venidos de este sector. En ese sentido, Juan Guillermo Pérez asevera que el profesor de cátedra permite la conexión directa con los contextos de desempeño profesional, y ayuda a las instituciones a liberarse de la endogamia que produce el discurso y la práctica institucional. Félix Londoño los califica como adecuados y convenientes para el sistema, pues están vinculados con las compañías, y tienen experiencia y trayectoria empresarial con la que no cuenta el docente de planta. “Sí, buen profesional, pero también buen profesor”. Esta podría ser una conclusión luego de mirar todo este ir y venir de opiniones, pues no solo basta saber, se hace necesario hacer entender, hacer comprender, motivar y promover, pues los datos están, si se quiere, en Google, pero la estela que deja un excelente docente en la existencia de todo alumno no se encuentra tan fácil.

Un escenario ideal sería el que une conocimiento y pedagogía, necesidad y convicción, toda vez que, como lo reseña Juan Guillermo Pérez Rojas, decano de la Escuela de Educación y Pedagogía de la UPB, en muchas universidades se contrata a los mejores profesionales que luego deben salir del sistema por malos docentes.

e

Frente al tema, señala: “La calidad de la formación depende, en un altísimo porcentaje, de la calidad de la docencia… Los buenos profesores forman a los buenos profesionales, de allí que se requiere de un ejercicio de reflexión pedagógica en relación con los saberes específicos en los que se ha formado el profesional que quiere ser docente universitario. Es que hacer estudios avanzados de maestría o de doctorado significa asumir su labor como un direccionamiento académico, intelectual y ético ante los estudiantes”. Pérez Rojas defiende el que deban contratarse profesionales con las mejores condiciones para la docencia y cualificarlos pedagógicamente para hacer de ellos expertos profesoresinvestigadores, capaces de potenciar el saber propio y la práctica profesional, así como el brindarles condiciones adecuadas para su trabajo.


Universidades del siglo XXI Fotos: Róbinson Henao

Ahora el desafío son las maestrías y los doctorados La investigación y la producción de conocimiento son la brújula que marca el norte hacia el desarrollo y el progreso de Colombia. Cada vez más, las universidades del país le apuestan a la formación de investigadores que revelen los nuevos adelantos de la ciencia y lo hacen con el fortalecimiento de ofertas de posgrado. UNIVERSIDAD EAFIT

27


Juan Diego Restrepo Toro

C

ontar con más y mejores posgrados es necesario para Colombia. En esta última década se han creado y fortalecido programas soportados en la investigación, que formen gestores del conocimiento –los knowledge managers en voz anglosajona-, personas con el liderazgo suficiente para emprender búsquedas; y académicos que usen, apliquen y desarrollen nuevos saberes. Eso solo lo permite el estudio de especializaciones, maestrías y doctorados. Este es uno de los retos de la educación superior, un asunto donde se encuentran y desencuentran políticas que afectan a todo el sistema educativo. Es necesario, entonces, partir de un esfuerzo público y privado, nacional, regional y local, coordinado con redes internacionales e implementado en un país que en el pasado siglo XX desarrolló pocos programas en estos ciclos de formación. Al hacer la radiografía nacional, la situación, comparada con otros países de la región, no es la mejor. Mientras México, Brasil, Argentina y Chile le apuestan a una mayor inversión en maestrías y doctorados, Colombia se ha concentrado en la creación de especializaciones. De 2.419 doctorados ofrecidos en otras naciones de América Latina, Colombia ofreció 102 programas en 2008, 830 por debajo de Brasil y 509 menos que México, según cifras publicadas por el Consejo Nacional de Acreditación (CNA).

País

Número de doctorados

Brasil

932

México

611

Argentina

324

Chile

136

Venezuela

133

Colombia

*102

Perú

83

Puerto Rico

37

Costa Rica

21

Panamá

19

Uruguay

18

Bolivia

3

Ecuador

0

Rep. Dominicana

0

Total

2.419

Formación doctoral en América Latina. Datos tomados de los informes realizados por cada país para Cinda – Universia (2006) *Snies 2008. Suministrados por Alberto Roa, vicerrector académico de la Universidad del Norte, de Barranquilla.

En Colombia el total de doctores sigue siendo bajo en comparación con los indicadores de otros países iberoamericanos con un nivel de desarrollo similar. eafitense

el

28


Posgrados En un informe reciente Colciencias planteó la meta de formar 500 doctores anualmente: 300 en doctorados colombianos y 200 en el exterior.

Los desafíos que tiene el sistema nacional en este tema también se revelan en los datos recientes del Observatorio Laboral para la Educación que muestran que de 1.361.348 títulos de educación superior otorgados entre 2001 y 2009 solo 669 fueron de doctorado (0 por ciento), 24.786 de maestría (2 por ciento), 242.167 de especialización (18 por ciento), 850.520 de universitaria, 168.391 de tecnología (12 por ciento) y 74.815 de técnica profesional (6 por ciento). Pero es claro que para disparar estos indicadores de más doctores y magísteres se necesitan ingentes recursos durante un tiempo considerable. “Se presenta como una inversión a mediano y largo plazo que abrirá vías para el desarrollo de la sociedad colombiana”, confirma Rodrigo Muñoz Grisales, coordinador del doctorado en Administración y de la maestría en Ciencias de la Administración de EAFIT. En sus palabras las universidades son conscientes de la necesidad de incrementar la producción de conocimiento e investigación haciendo que “el país trate de alcanzar ritmos de graduación cada vez más altos”.

La pirámide de la formación

Una de las implicaciones que tiene para el país el fortalecimiento y ampliación de cobertura de los posgrados es que quienes se forman y

quienes investigan pueden liderar iniciativas de localización, generación y transferencia del conocimiento. En este siglo XXI las universidades tratan de consolidar una pirámide académica que tiene como base los pregrados, y le siguen las especializaciones, las maestrías y los doctorados. El padre Vicente Durán, vicerrector académico de la Pontificia Universidad Javeriana, afirmó a la revista Semana que el nivel de doctorado es “la cúspide del conocimiento. Sus tesis deben ampliar el saber con un aporte sobre algo que no se tenía y que desarrollen la ciencia”. Actualmente, según el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies) en el país hay 173 doctorados, 940 maestrías y 5.089 especializaciones. Si bien hay más doctorados y maestrías en los planteles oficiales, la proporción cambia cuando se trata de especializaciones donde las universidades privadas tienen 2.4 veces más programas que las oficiales. Nivel académico

Oficiales

Privadas

Total

Doctorados

121

52

173

Maestrías

509

431

940

Especializaciones

1.494

3.595

5.089

UNIVERSIDAD EAFIT

29


El reto de las universidades

tal. Uno de los problemas de nuestros estudiantes es que para dedicarse solamente al prograSin embargo, la Ley 30 de 1992 que regula la ma de doctorado tiene que pagar”. educación superior no tuvo lineamientos preciEste es el gran motivo de la deserción, asesos para la creación de especializaciones y las gura el coordinador del doctorado en Adminisinstituciones obtuvieron fácilmente el registro tración y de la maestría en Ciencias de la Adcalificado otorgado por el Ministerio de Educaministración de EAFIT. “Se trata de los recursos ción Nacional, como lo constatan los estudios económicos que han invertido y las capacidades del CNA. profesionales de quienes se están formado, en “Las universidades deberán hacer énfasis en este caso particular, de 29 estudiantes del docla oferta de programas de formación superior torado 2 han desertado, en la maestría se estiavanzada, principalmente en niveles de maestría ma una proporción del 10 por ciento”. y doctorado”, apunta Hernando Velásquez EcheLos indicadores de deserción de Universidad verri, director de posgrado de la Universidad de de Antioquia revelan porcentajes de un 10 por Antioquia, institución que cuenta con 23 doctoraciento en doctorado y 15 por ciento en maestría. dos con más de 100 líneas de formación. “El reto final de nuestros posgrados es gaEl directivo menciona el viraje que tuvo Corantizar la sostenibilidad financiera mediante la lombia: de la proliferación de las especializaciogestión de recursos con entidades nacionales e nes, idea tomada de la medicina, se ha pasado internacionales”, manifiesta Velásquez Echevea buscar más maestrías y doctorados con los que se puede profundizar en el conocimiento sin perder la De 1.361.348 títulos de educación superior visión del todo. otorgados entre 2001 y 2009 solo 669 fueron de Y afirma que los segundos y terceros ciclos son considedoctorado (0 por ciento), 24.786 de maestría (2 por rados como instrumentos esciento) y 242.167 de especialización (18 por ciento). tratégicos de desarrollo, particularmente en lo que tiene que ver con el conocimiento (capital cognitivo) y con el capital intelectual como factores de crecimiento económico, de productividad, de competitividad y de poder geopolítico, que es a lo que apuntan los países de América Latina. Pero la cocción de un doctor se hace a fuego lento y con tiempo suficiente para realizar una investigación científica y desarrollar nuevos saberes. “Se trata de programas de muy alto costo que implican traer profesores, hacer infraestructura… es una inversión a futuro que hacen las universidades”, agrega Rodrigo Muñoz. Los candidatos a doctor, incluso a magíster, también deben hacer una gran inversión en tiempo y dinero. Y aunque Colombia no cuenta con los recursos financieros de los países desarrollados, se pueden poner en marcha estrategias que han dado resultado en otros lugares y eso lo tienen claro las universidades. Doris Santos, coordinadora del proyecto de autoevaluación de posgrados de la Universidad Nacional, compartió su posición con la Revista Semana: “La infraestructura en la que se basa un doctorado en cualquier parte del mundo debe De 2.419 doctorados ofrecidos en Latinoamérica, apenas tener un buen componente de financiación esta102 se dictaban en Colombia en 2008. eafitense

el

30


Posgrados

rri, quien además es director ejecutivo de la Red Colombiana de Posgrados. El funcionario cuenta que el costo de formación de un estudiante de doctorado en el país hoy es del orden de 220.000.000 por los cuatro años de dedicación exclusiva a su formación.

Abierta al mundo

La Universidad EAFIT tiene en sus programas de maestrías y doctorados un porcentaje de profesores extranjeros que fluctúa entre el 40 y el 50 por ciento. Así mismo, los posgrados son una opción para estudiantes extranjeros que escogen a Medellín para sus estudios, vienen de países como Perú y México. La Institución ofrece 2 doctorados, 15 maestrías y 63 especializaciones. Y con el fin de aumentar la producción académica, para el año 2011 pondrá a disposición las maestrías en Derecho Penal, International Business (MIB) y en Física Aplicada.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) posibilitan abordar algunos contenidos de manera virtual, en donde se personaliza el proceso de aprendizaje.

Graduados posgrado de EAFIT en los últimos cuatro años Programas

2006-2

2007-1

2007-2

2008-1

2008-2

2009-1

2009-2

Administración

340

269

362

329

389

397

388

Ingeniería

83

53

96

57

104

53

112

Ciencias y Humanidades

24

6

58

58

38

31

43

Derecho

32

20

54

3

27

9

1

Extensión

81

69

150

93

120

184

162

Total

560

417

720

540

678

674

706

Las TIC, un apoyo a la cobertura

Al usar las herramientas de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) las universidades se encuentran ante la posibilidad de abordar algunos contenidos de manera virtual, personalizando el proceso de aprendizaje. Por ejemplo, la Universidad de Norte ofrece programas virtuales de posgrado por medio del proyecto Uninorte Virtual. El vicerrector académico de esta institución, Alberto Roa, explica que la iniciativa pretende crear varios programas de educación continuada para suplir las necesidades de formación en lugares donde no siempre la universidad presencial puede llegar o si llega los costos pueden ser elevados para muchas personas.

De la misma manera, las TIC contribuyen con el propósito de internacionalización de los posgrados y, claro, de las universidades. Para los grupos de investigación, las relaciones de cooperación con grupos pares de otros países garantizan la actualización de contenidos y calidad de los productos de investigación. La internacionalización es otro de los objetivos de las universidades en el siglo XXI. En el caso de los posgrados, a través de este reto, se busca la actualización de docentes, metodologías y conceptos, apuntando a la transferencia del conocimiento. Además, los estudiantes reciben visiones sobre saberes específicos y tienen oportunidad de salir al exterior, mientras las instituciones tienen UNIVERSIDAD EAFIT

31


e

la posibilidad de mejorar las redes de coopedécada es pasar de 42 programas de doctorado ración. Para lograrlo, por ejemplo, se ofrecen a 152, y que de 3.854 graduados, 1.564 sean programas doctorales conjuntos entre varias docentes. universidades o periodos de investigación de La calidad en los posgrados es otro de los estudiantes en el exterior. debates que no puede dejarse de lado, pues si En este sentido, construir y fortalecer las rebien la acreditación de pregrados tiene un bades de cooperación entre universidades es una lance positivo, en los niveles más avanzados meta de quienes buscan el desarrollo de los este desafío apenas comienza. posgrados en Colombia. Incluso, solo a partir del 15 de julio del preHernando Velásquez Echeverri cree que es sente año se inició formalmente la acreditación necesario impulsar un modelo alternativo de unide alta calidad de maestrías y doctorados en versidad que tenga como características la proColombia. ducción y la transferencia del valor social de los conocimientos. El costo de formación de un estudiante de Y agrega que “este modelo se doctorado en el país hoy es del orden de sostendría en la transformación 220.000.000 de pesos por los cuatro años de de las estructuras en redes y en la cooperación horizontal que da dedicación exclusiva a su formación. prioridad a los proyectos conjuntos (o interinstitucionales), a la más amplia movilidad ocupacional del personal La inquietud surge precisamente de la necesiacadémico y de los estudiantes, a la homologadad de aumentar la cobertura en estos ciclos de ción de cursos y títulos, a la coparticipación de formación, un incremento que no se puede hacer recursos y a una orientación educativa social a expensas de la calidad y más si el propósito es solidaria”. que estos programas sean de rango mundial. Con estas estrategias se pretende que CoEl camino está trazado para la universidad lombia tenga para el año 2019 el 30 por ciento en el país y América Latina. Por esta razón, las de los docentes de posgrados con formación ofertas de posgrado están sufriendo cambios y doctoral. En números reales, dice el informe de buscando nuevas maneras de transferencia de la revista Semana, la esperanza para la próxima conocimiento.

Tres tipos de posgrados La Ley 30 de 1992 que regula la educación superior en Colombia determinó como programas académicos de posgrado las especializaciones, las maestrías (que incluyen las especializaciones médicas, clínicas y quirúrgicas), los doctorados y los post-doctorados. Los programas de especialización son aquellos que se desarrollan con posterioridad a un programa de pregrado cuya finalidad es brindar conocimientos y entrenamiento profesional en un campo del saber afín al de la profesión. También sirven para reorientar los intereses profesionales que no se lograron en el pregrado. Las maestrías buscan ampliar y desarrollar conocimientos para la solución de problemas disciplinarios, interdisciplinarios o profesionales, y dotar a la persona de los instrumentos básicos que la habilitan como investigadora. Existen dos tipos: de investigación y de profundización. En las primeras el carácter es investigativo en contraste con las de profundización, cuyo énfasis, es el fortalecimiento de competencias profesionales en un campo del saber. Los programas de doctorado y post-doctorado tienen la investigación como fundamento y ámbito necesario de su actividad, se concentran en la formación de investigadores de nivel avanzado. Estos programas, en la vanguardia de la investigación, toman como base los conocimientos adquiridos por la persona en los niveles anteriores de formación buscando avanzar, desplazar o aumentar las fronteras de un campo del conocimiento.

eafitense

el

32


Universidades del siglo XXI

¡A estrechar lazos de

Fotos: Róbinson Henao

cooperación!

Este es otro de los retos de las universidades del siglo XXI. Estudios en el exterior, doble titulación, convenios académicos y redes de investigación son algunas de estas expresiones de globalidad que supera el tema de movilidad. ¿Cómo avanza Colombia y América Latina en este asunto? UNIVERSIDAD EAFIT

33


Guillermo Núñez

L

a primera década del siglo XXI muestra que la internacionalización de la educación superior está en constante desarrollo. Innovaciones y cambios permanentes son características propias de este campo y constituyen todo un desafío para gobiernos e instituciones. Se trata de un proceso que fomenta los lazos de cooperación e integración de las instituciones con sus pares en otros lugares del mundo y tiene impacto en las políticas del ámbito nacional e institucional, a partir de las múltiples interconexiones que se generan. En una conferencia dictada en agosto de 2007, Sylvie Didou Aupetit, investigadora del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de México, señalaba que la internacionalización de la educación superior, tal como se entiende ahora, no existió como materia específica, ni era objeto de reflexiones especializadas ni de inversión pública, hasta los años noventa. Desde entonces, el rol promotor asumido por los gobiernos, junto a la iniciativa propia de las instituciones involucradas, provocó un cambio de escala significativo. Sin embargo, no siempre se cuenta con estadísticas actualizadas, lo que hace que muchas veces resulte complejo saber a ciencia cierta cuál es el estado actual de la cuestión en una determinada región o país. Desde la perspectiva del Ministerio de Educación Nacional de Colombia (MEN) a los mecanismos de enseñanza e investigación de la educación superior se les confiere una dimensión internacional e intercultural, a través de la movilidad académica de estudiantes, docentes e investigadores; la formulación de programas de doble titulación; el desarrollo de proyectos conjuntos de investigación y la internacionalización del currículo; así como la conformación de redes y la suscripción de acuerdos de reconocimiento mutuo de sistemas de aseguramiento de la calidad, entre otros.

Convenios y movilidades

Una de las bases de la internacionalización es el establecimiento de alianzas estratégicas con instituciones y entidades extranjeras. Pero, eafitense

el

34

como señala un informe elaborado en 2006 por la Red Colombiana para la Internacionalización de la Educación Superior (RCI), no necesariamente un mayor número de convenios conlleva a una internacionalización más profunda o más activa, todo depende de la dinámica que se imprima a las relaciones interinstitucionales de colaboración, a la pertinencia de los vínculos que se establezcan y al seguimiento que se hace de los acuerdos, una vez estos se han suscrito. En el caso de las instituciones colombianas, el documento de la RCI señala que entre los 10 países con mayor cantidad de convenios, 6 son americanos y 4 europeos, según los siguientes porcentajes: España 23.83 por ciento, Estados Unidos 8.97, Francia 8.08, México 6.62, Cuba 6.46, Brasil 5.25, Chile 4.36, Argentina 4.04, Alemania 3.63 e Italia 2.91. Es notable el predominio de España, posiblemente debido al factor idiomático, los lazos históricos y las misiones que sus universidades envían a América Latina en búsqueda de contactos. La movilidad académica (ya sea de estudiantes, docentes o investigadores) es considerada otro punto clave en los procesos de internacionalización. La Conferencia de Ministros de Educación Superior de la Comunidad Europea, celebrada en marzo de este año, refrendó la intención de conseguir que en 2020 el 20 por ciento de los graduados universitarios del Espacio Europeo de Educación Superior hayan disfrutado de experiencias de movilidad. Según declararon, la movilidad de la comunidad universitaria “mejora la calidad de los programas y la excelencia de la investigación y fortalece la internacionalización académica y cultural de la educación superior europea”. Según estadísticas de la Unesco, hacia principios del siglo actual la movilidad de los estudiantes latinoamericanos se daba principalmente hacia Estados Unidos (55.70 por ciento del total), y luego hacia España (8.98), Francia (5.65), Reino Unido (5.19) y Alemania (4.89). Esa repartición territorial revela que la movilidad se articulaba principalmente en torno a zonas anglófonas y a países desarrollados. Si bien la tendencia se mantiene, entre 2005 y 2007 (último año con estadísticas disponibles)


Internacionalización Promover la internacionalización de la educación en todos los niveles (movilidad de estudiantes y docentes, currículos, reconocimiento de títulos y acreditaciones) es una de las estrategias previstas en la política Educación de calidad, el camino para la prosperidad, que presentó el actual Gobierno Nacional.

programas de movilidad tales como Iaeste y las se ha registrado un descenso en el número de becas para extranjeros del Icetex. estudiantes que se trasladan hacia los Estados Así mismo, el informe de la RCI muestra que Unidos para cursar sus estudios. de acuerdo con las universidades que reportaron La RCI revela que, durante el año 2004, 903 extranjeros en sus instituciones durante el año estudiantes colombianos realizaron programas 2004, los programas de mayor acogida fueron en el exterior a través de convenios y acuerdos establecidos por sus instituciones. Desde entonces, la moNo necesariamente un mayor número de convenios vilidad internacional saliente y conlleva a una internacionalización más profunda entrante de estudiantes muestra una tendencia en aumento, o más activa, todo depende de la dinámica que se tal como lo indica, por ejemplo, imprima a las relaciones interinstitucionales de el caso de la Universidad Nacional, cuya movilidad saliente colaboración, a la pertinencia de los vínculos que pasó de 42 estudiantes (2004) se establezcan y al seguimiento que se hace de los a 610 (2009), mientras que la acuerdos, una vez estos se han suscrito. entrante pasó de 45 (2004) a 498 (2009). La movilidad hacia Colombia los de pregrado con un 35 por ciento, seguidos también ha crecido, favorecida por el establecimiento de programas para extranjeros que propor los cursos de español con un 27 por ciento, el mueven la visita de estudiantes de otros países. semestre de intercambio con el 20, las prácticas Muchas de estas iniciativas han surgido de los universitarias con un 7, y el programa de becas para extranjeros del Icetex con un 2 por ciento convenios internacionales, de la participación en asociaciones y redes académicas, de los de participación en el total. Según una encuesta UNIVERSIDAD EAFIT

35


Colombia, y particularmente Medellín, se ha convertido en una plaza donde muchos extranjeros llegan a aprender español. La Universidad EAFIT, precisamente, recibió de parte del Instituto Cervantes de España la certificación para enseñar este idioma en la ciudad y en el país.

realizada por Ascún y la RCI, en 2006 se recibió la visita de 1.424 estudiantes extranjeros. Es destacable la labor del Icetex al promover la participación de estudiantes de otras naciones en diversos programas de movilidad. Gracias a iniciativas que han sido apoyadas financieramente por esta institución, entre 2002 y 2006 se recibieron 970 estudiantes para realizar posgrados, participar como profesores visitantes, realizar cursos y trabajar como asistentes de idiomas. Otras cifras: entre 2007 y 2009, un total de 293 extranjeros recibieron becas del gobierno a través del Icetex que contemplan el ciento por ciento de la matrícula en la universidad colombiana, seguro médico, visa de cortesía, gastos para libros y estipendio mensual. Además, existen otros programas de becas como el de Colfuturo que apoya profesionales de todas las áreas de estudio. Un total de 669 beneficiarios cursaron estudios en administración, 542 en ingeniería, 669 en derecho, ciencias políticas y relaciones internacionales, 339 en ciencias sociales, 230 en arquitectura y diseño, y 168 en ciencias de la salud. eafitense

el

36

Desde su creación en 1991 y hasta la convocatoria de 2009, el total de beneficiarios de esta entidad fue de 3.194. De éstos, 627 corresponden a doctorados y 2.567 a maestrías. En 2009 fueron seleccionados 854 estudiantes, 752 para maestrías y 102 doctorados, de los cuales 135 son docentes. Por otro lado, unos 45 colombianos reciben becas Fulbright cada año para realizar estudios de posgrado, trabajar en investigación, dictar clase en universidades y colegios, y participar en otras actividades profesionales y académicas en Estados Unidos. Al mismo tiempo, 25 estadounidenses entre estudiantes, investigadores y profesores viajan a Colombia como becarios Fulbright, programa que apoya el intercambio cultural y educativo entre Estados Unidos y Colombia. La movilidad internacional de docentes también registra un aumento. En 2009 la Universidad Nacional, por ejemplo, tuvo 51 docentes entrantes y 94 salientes; en 2008 la Universidad de Los Andes recibió 245 entrantes; y en ese mismo año EAFIT registró 128 entrantes. En este sentido, el documento de la RCI señala que el reto para las universidades está en


Quedarse o partir

ción pierden la posibilidad de experimentar otras culturas y confrontar con otros puntos de vista. En cuanto a la parte académica, pierden la capacidad de obtener recursos y redes de contactos en el exterior. ¿Y… qué tanto gana el país con estas experiencias? En términos económicos, la llegada

¿Qué gana el que se va? La actividad académica en el exterior presenta una serie de ventajas. Se trata de una experiencia que amplía horizontes personales y profesionales. A La movilidad hacia Colombia también ha la posibilidad del intercambio cultural, el enriquecimiento intelectual y el acceso a crecido, favorecida por el establecimiento de conocimiento especializado, se agrega la programas para extranjeros que promueven la oportunidad de establecer contactos con visita de estudiantes de otros países. personas que comparten mismos intereses y proyectos, y eventualmente posibilita ejercer la profesión en otro país. de extranjeros representa beneficios para todos Además, acreditar estudios en el exterior los sectores, ya que pagan por sus estudios, y otorga reconocimiento y se convierte en una generan ingresos por consumo y turismo. carta de presentación valiosa que aumenta las A los colombianos que viajan al exterior les posibilidades de obtener trabajos que requieran permite apreciar y valorar mejor al país propio al competencias o conocimientos específicos. compararlo con otros contextos. En este sentido ¿Qué pierde el que se queda? Quienes no aporta a la construcción de identidad e interculparticipan de alguna forma de internacionaliza-

¿Fuga de cerebros? ¿Retorna el conocimiento o se queda en el extranjero? Dentro de la migración calificada, es decir de graduados universitarios, la parte correspondiente al personal científico y a los titulares de un posgrado es la que se denomina “fuga de cerebros”. Su tamaño y relevancia no son fáciles de establecer ya que, a escala regional, no se cuenta con indicadores homogéneos y comparables. Sin embargo, es un problema que evidentemente afecta a toda Latinoamérica. Existen iniciativas nacionales para remediar esta situación. En 1992, Colciencias instaló la Red Caldas para el intercambio de conocimientos científicos y tecnológicos entre los investigadores colombianos que se encuentran fuera del país y la comunidad científica nacional, con el fin de vincularlos a las actividades de ciencia y tecnología del país. Fue reestructurada en 2001. Desde 2003, Colombia nos une tiene como objetivos “la identificación y caracterización de los diferentes grupos de colombianos en el exterior; la continuación de los programas de asistencia a estas comunidades; la búsqueda de posibles acuerdos de migración laboral y seguridad social; la promoción de asociaciones de colombianos y el apoyo a mecanismos orientados a facilitar el ingreso de sus remesas y canalizarlas hacia ahorro e inversión, entre otros”.

UNIVERSIDAD EAFIT

37

Internacionalización

facilitar los procesos para recibir los extranjeros, mejorar la calidad de sus programas y fortalecer las oficinas de relaciones internacionales.


turalidad. Por otra parte, la estadía en el extranjero contribuye a derribar estereotipos, en la medida en que cada uno es portador de la imagen del país. Además, favorece el desarrollo económico a partir del establecimiento de relaciones que generan oportunidades de negocios.

Cuestiones a resolver

definición de criterios específicos para la homologación de los títulos, y la instalación de mecanismos efectivos de orientación y de información a los ingresantes a la educación superior. La internacionalización de la educación superior está en marcha y en el camino hacia un

El documento de la RCI señala que el reto

e

La doctora Didou remarca algunos de los para las universidades está en facilitar los principales problemas que se presentan en los procesos de internacionalización procesos para recibir los extranjeros, mejorar de la educación superior. la calidad de sus programas y fortalecer las Uno de ellos es el de la democratización de las oportunidades. La mayoría oficinas de relaciones internacionales. de los actores universitarios permanecen ajenos a estos procesos, en particular los estudiantes procedentes de familias con memayor intercambio de conocimientos, transfenos recursos. Por otra parte, resulta complicado rencia de tecnologías e investigación. acreditar a los proveedores transnacionales de Y, como proceso en construcción, institucioeducación virtual y controlar la oferta de progranes de educación superior y gobiernos deberán mas en articulación. proseguir sus esfuerzos para la formulación e Por esta razón, se hace necesario el aseguimplementación de respuestas eficientes a los ramiento de calidad de la oferta de formación, la desafíos planteados.

Formas de internacionalización • • •

• • •

Estudios en el exterior: implica el traslado a otro país para vivir y estudiar en una institución extranjera. Doble titulación: se trata de acuerdos entre dos instituciones de países diferentes para ofrecer programas conjuntos que les permitan a los estudiantes obtener un título por parte de ambas instituciones, o un diploma de cada institución. Programas conjuntos: programas ofrecidos por una institución local con la colaboración de una universidad extranjera en temas como diseño de currículo, profesores extranjeros, homologación de créditos cursados. No conduce a título por parte de la institución extranjera. Programas de educación a distancia: se imparten de forma semipresencial, o sin presencialidad, a través de medios tecnológicos diversos. La educación virtual es hoy una de las modalidades más difundidas de este tipo de programas. Franquicias: la universidad que otorga el título autoriza a una institución en otro país a brindar un programa que eventualmente cumplirá con los requisitos requeridos para la obtención de un título de la universidad otorgante. Articulación: mediante convenios entre instituciones, estos programas permiten a los estudiantes realizar estudios en una institución local, mientras que a su vez obtienen créditos en una universidad extranjera, que le permiten culminar sus estudios en la Universidad local. Programas corporativos: algunas compañías ofrecen programas a través de las fronteras.


Universidades del siglo XXI

Universidad, empresa y Estado: una suma de voluntades donde todos ganan

Fotos: R贸binson Henao

Si bien es cierto que esta relaci贸n ya demostr贸 sus beneficios, a煤n es necesario que se fortalezca la confianza y se creen nuevas redes de trabajo. El camino recorrido es bueno, reconocen los directivos, pero es susceptible de mejorar. UNIVERSIDAD EAFIT

39


Bibiana Andrea Moná Giraldo

E

l desarrollo y progreso de un país se sustenta en la relación fuerte, real y duradera que establezcan tres pilares de la sociedad: universidad, empresa y Estado. El país ya tendió puentes entre estos tres actores, pero son apenas el inicio de un camino que se empieza a recorrer. Incluso, parte de las políticas nacionales ponen ya su mirada en el fortalecimiento de estas relaciones, con miras a consolidar la oferta académica y la investigación, de acuerdo siempre con las necesidades productivas y sociales del país. “Ahora, independientemente, hay unas capacidades investigativas que permiten a la sociedad apropiarse de ese conocimiento y generar desarrollo económico, y el Estado apoya sus iniciativas”, afirma Juan Camilo Quintero Medina, director de la Corporación Tecnnova. Así lo deja ver el Plan Nacional Decenal de Educación 2006-2016, en el que es fundamental el acercamiento entre los sectores educativo, productivo y gubernamental como una forma no solo de proyectar a una Colombia competitiva internacionalmente, sino también de enriquecer el conocimiento y las capacidades instaladas de los planteles educativos. Arturo Infante, ex rector de la Universidad de los Andes y consultor del Consejo Nacional de Acreditación (CNA), aduce en una publicación emitida por el Ministerio de Educación Nacional, en julio de 2010, que hoy el acercamiento entre los sectores educativo y productivo está motivado por la necesidad de responder a las exigencias del mercado. “Estamos ad portas de un cambio diferente, y es que en América Latina necesitamos ser capaces de generar desarrollos industriales propios y completamente novedosos”, dice. Y así lo ratifica la introducción que hace el ejemplar número 37 de la revista Claves para el debate público, publicada por la Universidad Nacional de Colombia en junio de 2010, en el que el tema central es Universidad, empresa y Estado en Colombia, altos y bajos en la transferencia del conocimiento en menos de una década. Allí se menciona que el trabajo conjunto de estos sectores “ha generado, en muchas ocasiones, resultados altamente favorables para la humanidad a lo largo de los últimos 65 años”. eafitense

el

40

Pero, pese a estos resultados, en Colombia esta relación y sus frutos son muy jóvenes aún. Es un proceso que ha tenido una evolución sustancialmente importante, y tanto empresas como Estado y academia avanzan con pasos marcados por la confianza que se va fundando, precisamente, en el éxito de algunos proyectos. Es esta triada la que tiene mayor movilidad de recursos económicos para financiar proyectos investigativos. En cifras, el Observatorio de Ciencia y Tecnología, en su publicación Indicadores de Ciencia y Tecnología de 2009, muestra cómo en el ámbito nacional las empresas invierten alrededor del 40.21 por ciento, las instituciones de educación superior el 25.11 por ciento, y las entidades del gobierno el 20.70 por ciento, sumando entre sí el 86.02 por ciento de los 1.873 millones de pesos movilizados.

Comités UEE

Esta es una evidencia de la participación que tienen estas tres esferas en la ciencia del país. Y una, todavía más palpable en la unión de esfuerzos, se da en la conformación de los comités Universidad-Empresa-Estado (UEE), instancias regionales que nacieron como iniciativas de los planteles educativos, y que hoy generan proyec-


Tecnnova es una propuesta que involucra intereses públicos y privados en búsqueda de mayores dividendos para la investigación, la ciencia y la tecnología.

Voces desde la empresa

Jaime Heriberto Pérez Naranjo, jefe del Área de Ingeniería del Metro de Medellín, cree en las apuestas que la academia ofrece al sector empresarial. Manifiesta que en la medida en que la universidad se adentra en los problemas del sector productivo y conoce de los beneficios que el Estado proporciona a quienes realizan

tos de investigación aplicada para dar solución a las necesidades del entorno. Asuntos de orden tecnológico, de mejoramiento de procesos productivos e industriales, de cambios organizacioA la fecha, según el Ministerio de Educación nales en instituciones públicas y privadas, ya son tenidos en cuenta como Nacional (MEN), en el país existen ocho prioridad en las agendas de las adcomités, ubicados en las regiones de Bogotá, ministraciones públicas, en las juntas empresariales y en los consejos de la Antioquia, Valle del Cauca, Santanderes, academia. Eje Cafetero, Costa Caribe, Tolima-Huila y A la fecha, según el Ministerio de Nariño-Cauca. Educación Nacional (MEN), en el país existen ocho comités, ubicados en las regiones de Bogotá, Antioquia, Valle investigación, desarrollo e innovación, se genedel Cauca, Santanderes, Eje Cafetero, Costa ra mayor impacto no solo en sus beneficiarios Caribe, Tolima-Huila y Nariño-Cauca. directos, sino en la generación de innovación. En estos participan 158 instituciones de Por su parte, Juan Fernando Márquez, proeducación superior y 294 empresas. Todos se fesional de gestión de la innovación de UNE constituyen en una estrategia de conocimiento EPM Telecomunicaciones, explica que cada recíproco y trabajo conjunto, que bajo la calificavez se genera un ambiente de mayor entendición del MEN, “se proyecta en el futuro como un miento, pese a que siguen siendo las grandes impulsor de proyectos y políticas que posibiliten organizaciones las que han tenido proyectos la apropiación social del conocimiento en beneconjuntos con las universidades. ficio del desarrollo de la comunidad”. UNIVERSIDAD EAFIT

41

Universidad de tercera generación

Tecnnova, una estrategia regional que se ha extendido a otras zonas del país, en palabras de su director, fue diseñada para generar ese ambiente de confianza que instaura relaciones más fluidas entre la universidad, la empresa y el Estado. Y ese ambiente ha evolucionado, sobre todo en los últimos ocho años del surgimiento del comité UEE, hacia relaciones mucho más naturales que, “desde ese punto de vista, vislumbran una innovación colaborativa que va a jugar un papel preponderante en la competitividad de las organizaciones”, comenta el directivo. No está tan lejos de la verdad, pues el número de empresas involucradas en procesos de innovación y transferencia de conocimiento va en aumento. Muestra de su interés por conocer la oferta que tienen las universidades para la solución de sus problemas productivos son las más de 475 compañías nacionales que hicieron presencia en la VI Rueda de Negocios de Tecnnova, que se realizó en septiembre de 2010.


“La relación se hace más evidente en la forCarlos Fernando Arboleda Hurtado, coormación de pregrados y posgrados porque se redinador de Transferencia de la Universidad quiere recurso humano competente. A cierta disPontificia Bolivariana (UPB), considera que tancia está el interés por los servicios de extentanto el Estado como el sector productivo sión, como asesorías y consultoría en temas técnicos o de gestión y, Empresarios y gobernantes deben darse cuenta de finalmente, están los proyectos de I+D+i, mediante los que pueden qué es lo que puede hacer la universidad y cuáles crear o potenciar sus capacidades de los problemas que tienen son los que se pueden de innovación en forma competitiresolver desde las aulas y los laboratorios. va y, sobre esto, se ha empezado a mostrar mayor interés en años recientes”, apunta. Para Márquez, las universidades son más buscan conocer sobre lo que sucede en la conscientes ahora de la pertinencia e impacto academia, pero “lo que se debe preguntar essocial y económico que imponen los entes fipecíficamente es ¿sobre qué específicamente nanciadores de ciencia y tecnología a la hora están interesados?”. de elegir proyectos. De igual forma, las empreEn su opinión, algunos empresarios y funsas saben de la importancia de la innovación, cionarios del Estado hablan de las universidaque demanda ciertos niveles de investigación y des con el mismo discurso del siglo pasado y desarrollo. “Esto hace que la relación se dé en aún no han visto en profundidad los grandes términos más apropiados”. avances de las IES y sus grupos de investigación. “Le interesa al Gobierno y a las empresas que la academia entregue a la sociedad persoAcercamiento nas para el empleo, generadores de nuevo coPero, a pesar de que el interés es latente, cabe nocimiento, una oferta científica y tecnológica la pregunta de qué tan interesadas están las que contribuya al desarrollo del país, o ¿qué empresas en los temas específicos que tienen otro interés tienen?”. en la agenda las universidades.

Según el Ministerio de Educación Nacional, en Colombia existen 158 instituciones de educación superior y 294 empresas involucradas en los comités universidad-empresa-Estado. eafitense

el

42


UNIVERSIDAD EAFIT

43

Universidad de tercera generación

Agrega que empresarios y gobernantes deben darse cuenta de qué es lo que puede hacer la universidad y cuáles de los problemas que tienen son los que se pueden resolver desde las aulas y los laboratorios. “Lo que aparentemente había era una distancia más de lenguaje y hoy las mismas empresas se han adentrado en los campus universitarios para tener conversaciones específicas en relación con las posibilidades de desarrollar actividades de investigación”, comenta Félix Londoño González, director de Investigación y Docencia de EAFIT. El directivo explica que, sin ir muy lejos, en esta Universidad se cuenta con la presencia de Argos, con quien desarrolla actividades conjuntas de investigación. Y más adelante llegará Hewlett Packard con su nuevo centro de innovación que operaEmpresas y universidades poco a poco se han ido sincronizando en un rá desde allí. lenguaje que beneficia a ambos. Londoño González expone otra razón por la que las empresas se acercan a las universidades: “hay un beneficio económiPor su parte, Jairo Lopera Pérez, director del co para ambos, y parte de la clave del clima de Centro de Investigación para el Desarrollo y la confianza que se ha ido construyendo es que Innovación de la UPB, aduce que se requiere hay un gana-gana, no solo en términos monetrabajar de manera mancomunada y esto debe tarios, sino también de conocimiento, y fruto de partir desde la misma formación. esto se da un beneficio social de apropiación Apunta que en su institución se está dansocial del conocimiento”. do un cambio en el currículo académico, en el Por la misma línea se orienta Adrián Santaque la investigación, la innovación y el trabajo maría, jefe de gestión tecnológica de la Universien red es un asunto transversal. “Esto es clave dad Nacional (sede Medellín), quien afirma que porque ya no es una universidad meramente a las IES, como entes públicos, les interesa no académica sino una universidad investigadora solo el mercado sino la sociedad, “y para impace innovadora”. tarla se necesitan alianzas con otros actores”. Es claro que hoy las universidades creen en David Betancur, ingeniero del área de transsu papel en el desarrollo local, regional y nacioformación e innovación en tecnología de la Vinal, y que tienen mejor oferta tecnológica. Como cerrectoría de Investigación de la Universidad de lo argumenta Arboleda Hurtado “lo que se deMedellín, refuerza este concepto y le da un matiz muestra es que la Universidad se está reinvenacadémico, donde el emprendimiento hace su tando para ser una respuesta y no una pregunta aparición. Para él, no solo el desarrollo social tiepara esta nueva sociedad”. ne aportes para la investigación: “Los mismos estudiantes de pregrado y posgrado pueden ayudar Algunas dificultades en la solución de los problemas de la sociedad. Como en toda relación siempre faltan asuntos Necesitamos sinergias hasta con esta misma”. por afinar y mejorar. Hay que buscar algunos in-


Entre las necesidades primordiales del sector productivo, según la última edición de la rueda de negocios Tecnnova, se encuentra el tema de la contaminación, de producir empaques mucho más biodegradables, y de tratar de reutilizar los procesos energéticos para disminuir el consumo de la energía.

los apoyos del Estado que, sobre todo para las universidades privadas, es bajo, y la poca articulación entre las disciplinas. Estas situaciones no permiten realizar un trabajo más coordinado. “Aún se observan algunas faltas de sincronismo entre los intereses de los tres sectores. Pero todo se puede salvar si existen voluntades y personas con ganas de “Hay un beneficio económico para ambos, y innovar para la solución de problemas parte de la clave del clima de confianza que se y para proyectarse en el ámbito mundial”, señala Pérez Naranjo. ha ido construyendo es que hay un gana-gana, Andrés Montoya Isaza, director Ruta no solo en términos monetarios, sino también N, concluye diciendo que “a veces los mundos son distintos, pero todos tede conocimiento”. nemos que ceder y dar pasos hacia el otro, porque sin esa unión podrán existir casos exitosos, pero el grueso de lo que se por los ritmos en los tiempos de los proyectos, la velocidad con que estos se desarrollan, la falta puede lograr se pierde”. Pero, agrega, que más allá de los números y de decisión (en algunos casos) del sector privado, y el desconocimiento de algunas necesidade los datos estadísticos, se trata de entender des, de un lado, y capacidades, del otro. cómo valorar el conocimiento, a qué ritmos tra“Hoy todas las instituciones de educación subajar, y hacia dónde van a evolucionar estas relaciones respecto a las tendencias mundiales. perior tienen formas distintas de gerencia y modelos de gestión propios de su naturaleza, no Es claro que, como lo dice Arboleda Hurtado, solo jurídica sino de su orientación vocacional y “se hacen mejor las cosas hoy que hace 10 años, y probablemente se harán mejor en 2025”. misional”, comenta Arboleda Hurtado. Otros asuntos que se pueden mencionar, y Los propósitos serán de orden político, econóque hacen evidentes ciertas dificultades, son las mico, pero, por supuesto, de orden social. Será la estructuras existentes en la región para generar comunidad la mayor beneficiada y lo cierto es que capacidades de innovación, como la falta de deen esta relación UEE, el compromiso decidido y terminación de los intereses de todas las partes, la suma de voluntades están sobre la mesa.

e

tereses comunes para que cada parte obtenga algo de este intercambio, y en esto se hace necesario conocer al otro. Y es que aunque hoy se puede hablar en un mismo lenguaje entre universidades y empresas, aún existen dificultades. Estas están dadas

eafitense

el

44


Universidades del siglo XXI Fotos: R贸binson Henao

Instituciones

de rango mundial asumen el reto de

los idiomas

Este es un tema que no solo debe ser un esfuerzo de la educaci贸n superior, tambi茅n viene desde los ciclos de formaci贸n anteriores. En algunas universidades tener el dominio de una segunda o tercera lengua es un requisito de grado.

UNIVERSIDAD EAFIT

45


Sandra Gaviria Monsalve

D

La meta hace parte del documento Visión Colombia 2019 que plantea que los estudiantes de undécimo grado deberán alcanzar un nivel intermedio de competencia en inglés, el equivalente a B1 según el Marco Común Europeo. Para la educación superior se definió un sistema de evaluación por medio de las pruebas Ecaes en 2007, cuyo componente de inglés mide el nivel de competencia de esta lengua de acuerdo con los niveles del Marco Común Europeo.

el tema de los idiomas se habla desde tiempo atrás. Razones para adquirir la competencia en lenguas extranjeras hay por montones y, por solo mencionar una, surge el argumento contundente de la globalización. Sí, se trata de ese mundo de fronteras abier¿Responsabilidad de quién? tas donde de forma permanente se dan alianExpertos como Arturo Celis, especialista en zas, fusiones, exportaciones e importaciones, neurolingüística, argumenta que el tema de y donde las nuevas tecnologías y la virtualidad bilingüismo no es una responsabilidad de la obligan a interactuar en un lenguaje común. educación superior sino de la primera infancia, Rigoberto Castillo, profesor de la Universipuesto que es el momento en el que cualquier dad Distrital, recuerda que desde la década del lengua se adquiere sin esfuerzo. ochenta, el Ministerio de Educación Nacional Otra visión tiene Gerriet Janssen, profesor de (MEN) ha formulado recomendaciones curricula Universidad de Los Andes, quien piensa que lares para la enseñanza del inglés. “Se hizo cael idioma debe ser un esfuerzo de la educación pacitación por medio del Instituto Electrónico de superior, etapa en la que se debe trabajar hacia Idiomas del MEN en colaboración con los Fonhabilidades académicas y laborales para que el dos Educativos Regionales (FER). La preparaalumno tenga un desarrollo avanzado y maduro ción de los capacitadores se realizó en colabode la lengua. ración con el Consejo Británico en las décadas del ochenta y noventa”. Luego, en 2004, el Ministerio Se trata de ese mundo de fronteras abiertas donde planteó el Programa Nacional de de forma permanente se dan alianzas, fusiones, Bilingüismo 2004-2019 y en 2006 publicó los Estándares básicos exportaciones e importaciones, y donde las nuevas de competencias en lenguas extecnologías y la virtualidad obligan a interactuar tranjeras: inglés, en convenio con el British Council, que por primeen un lenguaje común. ra vez formularon una política de Estado que significó que, independientemente del gobierno de turno, el proClemencia González, docente de la Universigrama continuara. dad Tecnológica de Pereira, y Rigoberto Castillo Estos estándares generaron adeptos, pero comparten una postura más neutral, al comentar también opositores que cuestionaron que se que se trata de un asunto que se debe trabajar hubiesen redactado a la luz del Marco Común en todos los ciclos de la educación. Europeo. Según entrevista en Eleducador.com “Los docentes siempre culpan a los del nia Rosa María Cely, asesora académica del provel anterior del desempeño de los estudiantes. grama, se miraron referentes y estándares ausHasta que todos los docentes no enseñen de tralianos, británicos, estadounidenses, españouna manera adecuada -clases completamente les, irlandeses y canadienses antes de decidirse en inglés, gramática implícita, cero traducción y por el modelo europeo. no aprendizaje memorístico- no se podrá lograr En la carta de presentación de dicha iniciaun cambio real con un trabajo mancomunado tiva, Cecilia María Vélez White, ex ministra de de todos”, asegura Gabriel Obando, director del Educación, dice que se espera que los niños Departamento de Lingüística e Idiomas de la puedan demostrar haber alcanzado los estánUniversidad de Nariño. dares al final de la educación media, para desPretender que todos los estudiantes lleguen envolverse de manera efectiva en el mundo escon el nivel adecuado a la educación superior tudiantil y laboral. eafitense

el

46


EAFIT y la Universidad de Antioquia, con el Instituto Confucio de Medellín, abrieron en la ciudad la posibilidad de ofrecer el idioma mandarín, mayoritario en China. UNIVERSIDAD EAFIT

47

Idiomas

no se ha logrado, según Adriana González, por curriculares de las instituciones, en la inversión diversas situaciones críticas. Una de estas, dice, en formación de docentes y en la motivación de ocurre en la educación pública primaria, donde la población. los docentes dictan todas las materias, incluyen“Lo más difícil de controlar es su implemendo inglés. tación, por las circunstancias tan diversas y “Para la gran mayoría es una situación muy complejas de la enseñanza del inglés en el país complicada porque no tienen la formación en el que no se pueden controlar con una norma. La idioma. Además, con una hora semanal no es política no ataca todas las situaciones probleposible preparar a los alumnos en los estándamáticas como la falta de recursos, el sobrecupo res básicos del nivel A1 del Marco Común Euroescolar o los problemas asociados a la calidad peo. Ellos mismos no tienen el conocimiento que están impartiendo”. Hasta que todos los docentes no enseñen de En lo que sí coinciden estos exuna manera adecuada -clases completamente en pertos es que al hacer el balance inglés, gramática implícita, cero traducción y no general de estos años la conclusión es la misma: sigue siendo pobre. Enaprendizaje memorístico- no se podrá lograr un tre sus argumentos figuran razones cambio real. como el desconocimiento, la falta de voluntad política para aplicar estrategias que funcionen, la falta de profesores cade la educación”, señala Adriana González. pacitados y los currículos adecuados, especialPor su parte, Clemencia González reconoce mente en las instituciones del sector público. que dentro de la política de Estado el proyecto de mejoramiento de los programas de licenciaAlgunas iniciativas tura que inició en 2007 tiene lineamientos claros Sin embargo, los beneficios de la política de Coy concretos. Con esta iniciativa se espera que lombia Bilingüe se ven reflejados en los cambios los egresados de las escuelas de licenciatura en


básicas de comunicación en inglés como segunda lengua”. Gerriet Janssen considera que esta política, como todas las políticas, es anticuada. “No quiero sonar odioso, pero el estado del arte siempre va a estar adelante de las políticas de Estado o por lo menos así lo es en el sector privado en Bogotá. Sin embargo, es necesario admitir que estas políticas están impulsando cambios en las escuelas públicas”.

Actualmente, en muchas de las instituciones estatales y privadas ya existe un requisito de segunda lengua. Universidades como Los Andes, La Sabana y EAFIT exigen entre B2 y C1 al momento de graduación, demostrable a través de exámenes internacionales. cesidad de hablar otra lengua en Colombia”. Esta no es la posición de Rosa María Cely, quien aduce que en el contexto colombiano “cuando nos referimos a ‘bilingüismo’, y para el caso del inglés, significa que tenemos una primera lengua muy fuerte, el español en nuestro caso, y que queremos mejorar las habilidades

Atrás quedaron los tiempos en que una sola lengua bastaba para desenvolverse en el ámbito laboral. La apertura de nuevos mercados, como el asiático, es una ventaja para que las nuevas generaciones incursionen en otras culturas y, por ende, aprendan otros idiomas. eafitense

el

48

No solo para negociadores

Otro de los puntos en los que se encuentran los expertos consultados es en que el aprendizaje de un segundo idioma no es una responsabilidad exclusiva de los estudiantes de Negocios Internacionales, pues profesionales de otras áreas tienen la necesidad, en sus sitios de trabajo, de leer artículos especializados, escribir reportes y comunicarse e interactuar, especialmente en inglés. Clemencia González afirma que el tema del inglés deber ser de interés para toda la academia, la empresa privada y el sector público. Actualmente, en muchas de las instituciones estatales y privadas ya existe un requisito de segunda lengua. Universidades como Los Andes, La Sabana y EAFIT exigen entre B2 y C1 al momento de graduación, demostrable a través de exámenes internacionales. La Salle y La Javeriana exigen B1, y la mayoría de planteles más pequeños exigen un A2 o no lo exigen. No solo por normas como el Decreto 1001 de 2006 para posgrados que estipulan el requisito de una lengua extranjera es necesario establecer requerimientos exigentes de lengua extranjera. Hoy, más que antes, se ve la alta movilidad estudiantil y de ahí se hace necesario que los encargados de la educación superior promuevan el aprendizaje de una segunda lengua. Por lo pronto, la situación en las instituciones públicas seguirá dependiendo de los presupuestos y planes de capacitación de las secretarías de educación, y de los nombramientos y traslados de los docentes. En ese sentido, las instituciones privadas corren con más suerte y, por tanto, son más autónomas. Algo sí queda claro, como asegura Arturo Celis, “si a todos nos hubiesen enseñado una o más lenguas desde la infancia, no estaríamos en esta discusión”.

e

idiomas de todo el país no solo se gradúen con conocimientos pedagógicos, sino también con un nivel B2 de suficiencia, como mínimo. Para Gabriel Obando, el Programa Nacional de Bilingüismo tiene una mala concepción, incluso desde el uso del término bilingüismo que, a su parecer, está mal empleado. “Se debería hablar del mejoramiento de la competencia comunicativa y tratar de contextualizar la real ne-


Universidades del siglo XXI

Ciclos técnicos y tecnológicos, un camino para ampliar la cobertura

UNIVERSIDAD EAFIT

Fotos: Róbinson Henao

En 2019 Colombia celebrará el bicentenario de la Batalla de Boyacá y también es la fecha planteada para alcanzar nuevas metas en educación como lograr el 50 por ciento de cobertura en el ciclo superior, donde el 60 por ciento de esta proyección sea para formación técnica profesional y tecnológica. 49


Diego Agudelo Gómez

E

n el relato Ante la Ley Kafka imaginó a un personaje condenado a esperar por un tiempo indefinido el acceso a un sistema de justicia que se veía perfecto, pero inalcanzable. El guardián del umbral de entrada constituía un impedimento pertinaz e insalvable para alcanzar aquella justicia anhelada y aunque al final del relato queda la sensación que tarde o temprano se cumpliría el objetivo, la atmósfera de este mundo kafkiano estaba más saturada de incertidumbres que de certezas. La metáfora bien podría aplicarse a cualquier tipo de utopía. En el ejercicio de reemplazar la ley de ese cuento por cualquier otro sistema o concepto las paradojas encajarían como un guante hecho a la medida. ¿Qué tal si el cuento kafkiano tuviera por título Ante la educación? Sería una crítica válida para algunos sistemas y una advertencia que en el escenario más ideal despertaría en el interés colectivo los ánimos para doblegar al gélido centinela que separa de la utopía. Una buena

noticia es que en Colombia ese gigante parece tener los días contados y faltan poco más de nueve años para verlo morder el polvo. Para el año 2019 el Gobierno se trazó metas que diluirán en gran parte algunos de los problemas críticos que se mantienen estancados en la sociedad colombiana: violencia, corrupción e impunidad, pero también problemas estructurales como la economía subterránea, la marginalidad del sector agrícola, la deficiencia en la prestación de servicios públicos, el desabastecimiento en los recursos energéticos no renovables, entre otros. Dichas metas se agrupan en cuatro grandes objetivos: una economía que garantice mayor bienestar, una sociedad más igualitaria y solidaria, una sociedad de ciudadanos libres y responsables, y un Estado eficiente al servicio de los ciudadanos. Y aunque las proyecciones que atañen directamente a la educación superior se concentran en el propósito número dos, constituyen realmente un eje transversal alrededor del que cobran sentido todos los demás, pues no porque sea un lugar común el discurso que señala a la educación como el motor más poderoso de

El Politécnico Jaime Isaza Cadavid es una institución que ofrece programas tecnológicos. eafitense

el

50


Un listón muy alto

del Gobierno de turno) busca celebrar el segundo centenario de la Batalla de Boyacá, una carta de navegación timoneada con gran protagonismo por la educación superior.

La magnitud de este desafío podría salirse de las manos si se tiene en cuenta que para el año 2019 el país tendrá 10 millones de habitantes más y que, por ejemplo, para alcanzar la cobertura deseada la matrícula debería ser cercana a los 2.200.00 estudiantes, una cifra que casi puede duplicar la matrícula actual, estimada en 1.642.891 alumnos en educación superior. Pero han pasado cinco años y al parecer todo marcha a pedir de boca pues las proyecciones a medio camino se están alcanzando según los reportes del Ministerio de Educación Nacional, que para este año esperaba alcanzar una cobertura del 31,4 y que superó el listón con un 37 por ciento, contando la matrícula del Sena.

acciones, fomentar la formación técnica profesional y tecnológica, así como ampliar y fortalecer la regionalización y la flexibilidad de la oferta de educación superior. Sin embargo, las ambiciones nacionales frente a este tema siguen estando por debajo de otros países que desde tiempo atrás se acercaron a las tasas que Colombia sueña tener para dentro de nueve años. En las Políticas y Estrategias para la Educación Superior en Colombia 2006–2010, que UNIVERSIDAD EAFIT

51

Flexibilidad

desarrollo implica que el postulado carezca de sentido. Al contrario, está demostrado que las sociedades que lo repiten y después lo aplican alcanzan mejores condiciones de vida. Para lograr este objetivo la Presidencia de la República, a través del Departamento Nacional de Planeación, presentó a finales del año 2005 un documento que, de cumplirse a cabalidad, podría sellar con broche de oro 200 años de vida política independiente y marcar el inicio de una nueva era de bienestar para el país. Visión Colombia II Centenario 2019 es la propuesta con la que el Estado (independiente del Gobierno de turno) busca celebrar el segundo centenario de la Batalla de Boyacá, una carta de navegación timoneada con gran protagonismo por la educación superior, pues se pretende alcanzar una tasa de cobertura bruta del 50 por ciento, compuesta por un 60 por ciento en forEn ciudades como Bogotá, Medellín y Cali se ha incentivado el acceso a este tipo de educación a los estratos 1, 2 y 3. En mación técnica y tecnológica, y un 40 por ciento la imagen aparece el Tecnológico de Antioquia. restante en universitaria. Al margen de la cobertura, otras metas tienen que ver con la disminución de la deserción, De hecho, en el plan Educación de calidad que hoy está en el 45 por ciento por cohorte y se para la prosperidad, como se denomina la polítiespera reducirla a un 25 por ciento; el aumento ca educativa del nuevo Gobierno Nacional, se inde los programas con acreditación de alta calicluye la meta de llegar a una cobertura del 47 por dad del 5 por ciento actual a un 35 por ciento; un ciento y la creación de 480.000 nuevos cupos en mayor acceso de la población de estratos 1, 2 y el ciclo superior, como una manera de cerrar las 3 a la educación superior, alcanzando una partibrechas de inequidad con un enfoque regional. cipación del 35 por ciento; y, entre otras estratePara lograr este cometido se fijan, entre otras gias, el aumento de la inversión en actividades de ciencia y tecnología, al destinar por lo menos el 1,5 por ciento del Visión Colombia II Centenario 2019 es la PIB, inversión que en 2005 solo alpropuesta con la que el Estado (independiente canzaba el 0,53 por ciento.


se presentaron en 2005 por la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún), es clara la situación del país frente a otros de la región con índices de desarrollo similares. La cobertura para 2005 apenas había mostrado un crecimiento de cuatro puntos porcentuales en tres años al llegar a 24.6 por ciento, mientras que naciones como Argentina (60 por ciento), Panamá (51), Chile (47), Costa Rica (44), Venezuela (43), Uruguay (41), República Dominicana (37), Perú (34) y Cuba (34) rebasaron esa cifra en 2003. Ahora bien, si la comparación fuera con los países desarrollados estas metas podrían percibirse aun más lejanas e inalcanzables. La Unesco señala en su informe Hacia las sociedades del conocimiento, citado en las mismas políticas de Ascún, una “gran disparidad entre países ricos y pobres en lo que respecta al número de estudiantes matriculados en educación superior”. Mientras que en Europa las tasas de matrícula pasaron de un 2,2 por ciento en los años sesenta a un 59 por ciento en 2002, y en Norteamérica de un 7,2 por ciento a un 55 por ciento en el mismo periodo; en los países menos adelantados solo aumentaron del 1,3 al 4 por ciento. No obstante, el panorama para América Latina es menos oscuro que el dibujado en las naciones más pobres de África, pues en la región el crecimiento pasó del 1,6 al 29 por ciento, casi que pisándoles los talones a los más adelantados. Todo lo anterior demuestra que la intención de llegar a la sociedad del conocimiento dejó de ser un proyecto y se convirtió en una realidad que más le vale alcanzar cuanto antes a países que aún tengan acceso limitado a la educación superior. Según las cifras arrojadas en los últimos años Colombia está haciendo bien la tarea, pero aún tiene mucha tela por cortar.

Técnicas y tecnologías

El fortalecimiento de la educación técnica y tecnológica, y su articulación a la educación universitaria a través de los ciclos propedéuticos ha permitido un crecimiento en el número de estudiantes, la cantidad de programas acreditados y la percepción positiva sobre este tipo de educación. El músculo de la oficialidad ha dirigido sus esfuerzos en ciudades como Bogotá o Medellín a dar incentivos más fuertes a la población de estratos 1, 2 y 3, pues los sistemas de subsidios eafitense

el

52

y créditos educativos se han fortalecido, lo que aunado a las inversiones en infraestructura y espacios para la educación contribuye a disparar las cifras de cobertura. Un caso cercano es el del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM), debido a que en los últimos ocho años ha triplicado su población estudiantil, al pasar de cerca de 7.000 estudiantes en 2002 a unos 23.000 alumnos en la actualidad. Y es que con la Ley 749 de 2002 se introdujo la formación de ciclos con carácter propedéutico, especialmente en áreas como ingeniería, tecnologías de la información y administración, hecho que facilitó a la vez el acceso progresivo a distintos niveles de profundización y la temprana inmersión en el mundo laboral. En ese orden de ideas, son consecuentes las conclusiones del Observatorio Laboral de la Educación que reconoce no solo el incremento en la demanda por la educación técnica y tecnológica, sino que indica un aumento mayor de las remuneraciones para los egresados de estos programas que los de otros niveles de formación. Sin embargo, subyace un problema de imaginarios negativos alrededor de estas carreras. Los jóvenes próximos a graduarse muchas veces consideran estos ciclos como de segunda


El Observatorio Laboral de la Educación reconoce el incremento en la demanda por la educación técnica y tecnológica, y un aumento mayor de remuneraciones para sus egresados.

categoría y así se difunde la creencia de que esta formación es “pobre y para pobres”. Un obstáculo más para derribar si el país quiere entrar por la puerta grande de la educación.

Educación para talentos

El fortalecimiento de la educación técnica

José Marduk Sánchez, ex rector del y tecnológica, y su articulación con la ITM, señala que las instituciones que educación universitaria a través de los ciclos se preocupan por acreditar sus programas tecnológicos hoy son las llamadas propedéuticos, ha permitido un crecimiento a cambiar esta mentalidad, pues cuanen el número de estudiantes. do trabajan con “lo más avanzado de la ciencia para vincularlo con la producción y la economía, y luego ofrecen una formación sustentada en principios teóricaMaría Vélez White, ex ministra de Educación mente afianzados sobre un campo específico, de Colombia, durante la clausura del Foro puede hablarse de una verdadera enseñanza Nacional Educativo que tuvo lugar el pasado tecnológica”. 29 de julio, pocos días antes de la posesión del Este esfuerzo por lograr la alta calidad supera, nuevo Gobierno. incluso, otra de las metas del Gobierno Nacional Este es el verdadero ruedo en el que las actual referente a que todos los programas técinstituciones de educación superior pueden ser nicos y tecnológicos tendrán registro calificado. más eficaces a la hora de aplicar de manera Por otro lado, Gabriela Cadavid Alzate, direcsimultánea los tres principios sobre los que se UNIVERSIDAD EAFIT

53

Flexibilidad

tiva del ITM, considera que desde la misma ley y las prácticas institucionales, el tema de la educación técnica y tecnológica es menospreciado, lo que le resta efectividad al modelo de los ciclos propedéuticos. “Han tenido muchos tropiezos a nivel normativo, porque la ley 749 sigue considerando la tecnología como un campo instrumental y operativo, desconociendo que esta formación es condición obligada de desarrollo. Por otro lado, porque faltan más estrategias de articulación para los ciclos, un referente de calidad fundamental para cualquier institución. La educación tecnológica no es para pobres, es para talentos”, dice. La articulación entre los diferentes niveles y modalidades de educación es una de las estrategias planteadas por Ascún en las políticas que formuló hace ya cinco años, pues conciben que ésta tiene el propósito final de “garantizar la formación integral de personas, como respuesta a las cambiantes necesidades de los sectores económicos y sociales en el contexto regional, nacional e internacional”. Los procesos en que las instituciones reformulan el diseño curricular de sus programas e involucran tanto a docentes como alumnos y funcionarios en procesos de autoevaluación con miras a conseguir la acreditación institucional, son modos de hacer efectiva esa estrategia. “El reto para la educación superior está en profundizar la flexibilidad para que la formación responda a los diferentes tipos de estudiantes y a sus necesidades... Y a los requerimientos de formación del mercado”, apuntó Cecilia


e

Así, pertinencia más calidad debe ser una suma cuyos resultados se deberían reflejar en la cobertura. Y aunque en este comportamiento el papel de la educación técnica y tecnológica todavía no es protagónico, pues alcanza una porción inferior al 20 por ciento, el aumento es progresivo en departamentos como Antioquia, donde la tasa de cobertura creció del 26,1 por ciento en 2002 al 34,7 en 2009 con 206.782 alumnos matriculados, de los cuales el 38,9 por ciento corresponden a estos niveles de formación. Para John Romeiro Serna, rector de Esumer, quien también oficia como par académico de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad (Conaces) y del Consejo Nacional de Acreditación (CNA ) este sistema de calidad ha permitido no solo el mejoramiento de las instituciones de educación superior sino que posibilita mayor seguimiento y acompañamiento, algo que las “universidades han acogido de buena manera porque hacer autoevaluación con fines de acreditación es El Instituto Tecnológico Metropolitano es una alternativa importante tomar conciencia de tener estándares para los estudiantes de bajos recursos de Medellín. de calidad altos. El mismo entorno hace los cobros respectivos a las instituciosustentan las proyecciones del país para 2019: nes que no se han acogido a esos estándares”. calidad, cobertura y pertinencia. Fortalecer los procesos de ar“El reto para la educación superior está en ticulación entre todos los niveles educativos es también una estraprofundizar la flexibilidad para que la formación tegia de la política Educación de responda a los diferentes tipos de estudiantes y a calidad para la prosperidad del sus necesidades”. actual período presidencial de Juan Manuel Santos Calderón. Programas tecnológicos diseñados de acuerdo con las necesidades de los Cobros que, como señala, repercutirán más sectores productivos no van en contravía de los tarde en que los mismos estudiantes, padres altos niveles de especificidad requeridos a la de familia y docentes excluirán a las instituciohora de abordar temas tan volubles como la tecnes no acreditadas, para marginarlas al mismo nología o la innovación, que cada día se renuetiempo de esa sociedad del conocimiento en la van, se actualizan y, por tanto, requieren profeque Colombia espera entrar plenamente dentro sionales creativos con la habilidad de generar de nueve años, una cuenta regresiva que en su nuevos usos para las tecnologías, de modo que hora cero tendrá al desarrollo científico, humael impulso a la economía y el bienestar general no, social y económico del país orbitando alrede la sociedad sean objetivos viables. dedor de la mejor utopía posible: la educación. eafitense

el

54


social

llegó para quedarse

Fotos: Róbinson Henao

Cómo interpretan las universidades del país esta nueva forma de gestión y hacia dónde la orientan. Varios especialistas ofrecen una mirada sobre el tema. Algunas universidades también comparten su visión, así como las iniciativas que materializan este desafío de las IES del siglo XXI.

UNIVERSIDAD EAFIT

55

Universidades del siglo XXI

La responsabilidad


Rafael Alonso Mayo

U

n concepto que cada vez gana más importancia en el país y en el resto del continente es la Responsabilidad Social Universitaria (RSU). De ahí que cada día más instituciones de educación superior (IES) busquen promover esta práctica en su quehacer cotidiano. Así lo advierte el profesor François Vallaeys, especialista en el tema y docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú, cuando, al hacer referencia a esta creciente tendencia, señala que la RSU “está en pos de volverse uno de los temas prioritarios en la agenda universitaria latinoamericana”. (Universidad de las Américas de Puebla). Voluntariados, proyección social, servicios de extensión, formación de los estudiantes en valores y programas de apoyo para que más jóvenes puedan sumarse a la posibilidad de obtener un título profesional son algunas iniciativas que las instituciones del país adelantan para avanzar en este reto. Dicho desafío promueve un concepto que abarca temas mucho más complejos que la mera filantropía o unas cuantas actividades de orden social. Al menos eso es lo que sugieren varios especialistas. Entonces, ¿de qué se trata la Responsabilidad Social Universitaria y hacia dónde enfocarla? Esas parecen ser las preguntas que en estos tiempos se reflexionan en muchas instituciones del país. No en vano es un concepto que viene tomando fuerza pero que, sin duda, llegó para quedarse.

Diferentes concepciones

“Este es un concepto que tiene muchas formas de ser interpretado. Hay universidades que lo entienden simplemente como proyección social, pero cuando la RSU va más allá”, explica Mario Enrique Vargas Sáenz, coordinador de la especialización en Gerencia de Entidades para el Desarrollo Social de la Universidad de EAFIT y director de EAFIT Llanogrande. Según su opinión, la RSU hace parte de una gestión en la que interviene un conjunto de principios que están enmarcados en el objeto de la entidad que los cumple. Con ésta se pretende no solo ser responsable en la generación de valor en las instituciones, sino también incidir eafitense

el

56

El programa de la Universidad de los Niños de EAFIT es un proyecto de responsabilidad social que inició en 2005 y que cuenta en la actualidad con 200 niños inscritos de colegios públicos y privados. Los pequeños se acercan al conocimiento por medio de la pregunta.

positivamente en la formación de ciudadanos responsables y enfrentar los problemas sociales del entorno. De esta manera su impacto generará un desarrollo equitativo, innovador y sostenible, lo que solo se logra con la formación de profesionales competentes y comprometidos, insiste el especialista. Y señala: “En la formulación de la última Misión de la Universidad, en 2008, aparece claramente su compromiso de contribuir al progreso social, económico, científico y cultural del país”. El sacerdote Julio César Ceballos, vicerrector de Pastoral de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), coincide en el balance que las IES del país están trabajando la Responsabilidad Social Universitaria. “Uno ve que hay muchos esfuerzos desde todo orden, unos le hacen más énfasis a una parte y otros a otras”.


Universidades del siglo XXI

Para el directivo es claro que cuando se habla de RS en componentes como la defensa de los derechos humanos y la protección del medio ambiente, se integra la proyección social. En su institución, la RSU “es una transversalidad en todos los elementos fundamentales como la innovación, la investigación y, por supuesto, la proyección social. Eso está envuelto en el carácter misional de la Universidad, que es todo lo que se hace para el servicio de la comunidad”. Por su parte, Iván Ramos Calderón, rector de la Universidad del Valle, cree que este modelo de gestión constituye una nueva manera de vislumbrar la conexión entre las tres grandes áreas de las universidades modernas: docencia, investigación y extensión, y la manera como éstas se articulan con sus respetivas sociedades a través de convenios, contratos de tipo bilateral o mediante redes y grupos de convergencia.

“Este es un concepto que tiene muchas formas de ser interpretado. Hay universidades que lo entienden simplemente como proyección social cuando la RS va más allá”. Además, complementa, que “en el caso colombiano, en el que se presentan grandes fracturas sociales y existen muchos cuestionamientos a la legitimidad de las instituciones públicas, universidades públicas regionales como la Universidad del Valle son vistas como un espacio de construcción social en el que convergen distintas fuerzas, es una garantía de objetividad, neutralidad y tratamiento riguroso de los asuntos públicos”. De ahí que la responsabilidad social se ejercite como una mediación entre actores y sectores que de otra manera difícilmente tendrían puntos de acercamiento.

Una labor propia de las universidades

Los especialistas coinciden en que este desafío que enfrentan las universidades del siglo XXI no pueden separarse de la filosofía propia de la labor universitaria, cuya misión es formar profesionales competentes y con un sentido ético para aportar al desarrollo de las sociedades. UNIVERSIDAD EAFIT

57


Foto: archivo

“La Universidad EAFIT, desde sus orígenes, las comunidades donde tiene influencia. Y, aún siempre ha creído que la RS es inherente a su más, si empiezan a articular estrategias de Resgestión”, anota en este sentido Mario Enrique ponsabilidad Social Universitaria, como muchas Vargas. lo vienen haciendo en el país. Lo mismo opina el Rector de la Universidad Entre ellas se encuentran la Universidad del del Valle, al señalar que “la universidad es en sí Rosario que, además de trabajar con voluntarios misma un acto de responsabilidad social”. Para estudiantiles para desarrollar labores con comuello argumenta que el trabajo de ser creadora y nidades vulnerables de Bogotá, donde el plantel transmisora de conocimiento tiene un alto valor tiene influencia, han implementado cátedras inpara la construcción de la sociedad que no poterdisciplinarias para debatir sobre el tema. dría desarrollarse al margen de ésta. “Tenemos dos cátedras electivas, la primera “Es imposible la tarea universitaria si ésta no es la Cátedra Colombia en la que los estudianse realiza en un marco de Responsabilidad Social”. Las universidades del siglo XXI no pueden Esta es también la apreciación separarse de la filosofía propia de la labor de Yheny Erica Jiménez, asistente financiera y de proyectos de Exuniversitaria, cuya misión es formar profesionales tensión de la Universidad del Rocompetentes y con un sentido ético para aportar sario, quien expresa que todas las al desarrollo de las sociedades. IES tienen actividades naturales de Responsabilidad Social. “El reto es articularlas para generar unos impactos interdisciplinarios que puetes hacen una serie de análisis respecto a la RS dan transferir ese conocimiento a la comunidad, en el país; y la segunda es la Cátedra interdiscia su entorno; en ese ejercicio estamos en la Uniplinaria de RSU, donde se analizan temas como versidad”, dice. los Objetivos del Milenio y la teoría de Stakeholders”, explica Yheny Erica Jiménez. Acciones de algunos planteles La idea de los cursos es realizar investigaPor ser una labor propia de las universidades, ciones teórico–prácticas en las que no solo se su impacto es notorio en sus estudiantes y en presente el diagnóstico de los principales pro-

Estudiantes y egresados beneficiados con el programa de becas Fondo Social Andi-EAFIT. eafitense

el

58


Foto: archivo

No obstante, en el esfuerzo que en este campo realizan las universidades del país, aún hay un largo camino por recorrer, así como muchos temas pendientes. Una de las metas, analiza Mario Enrique Vargas, es sensibilizar los currículos y a las personas que hacen parte de las comunidades estudiantiles, para que el tema social pueda trascender y permear todas las estructuras. “Otra es optimizar las redes de voluntariado juvenil y docente en proyectos específicos que contribuyan al desarrollo del país, como transferencias tecnológicas, consultorías, asociaciones estratégicas, entre otras”.

intervención, sino también medir su impacto. Es importante, enfatiza, hablar sobre RSU, pues considera que son pocas las instituciones que tienen políticas sobre este asunto. “Creo que las universidades deben hacer pronunciamientos institucionales”. Por último, señala que aunque la RSU ha tenido un gran impacto a través de las empresas, las universidades están entrando a conocer qué es el concepto en todos los términos de demanda y auditoría social, y cuáles son los retos importantes para enfrentar. “Todas las universidades estamos aprendiendo y estamos evaluando cómo generar esos diálogos con cada uno de los actores involucrados. Pero el reto es empezar a hacerlo ya”.

e

Los retos

UNIVERSIDAD EAFIT

59

Responsabilidad social

blemas de los grupos vulnerables, sino también las posibles alternativas de solución. Mario Enrique Vargas enumera algunas de las iniciativas que viene trabajando EAFIT. “En el área de desarrollo humano están todos los programas de bienestar estudiantil, entre los que sobresalen los programas de becas, de consultoría y de desarrollo estudiantil. Para los profesores y empleados administrativos también hay una cantidad de programas que tienen que ver con esto”. Otro de los programas que destaca es el acompañamiento de la Universidad a la Institución Educativa Benedicta Zur Nieden, de la Comuna 13 de Medellín, que le ha permitido mejorar los estándares de calidad en todos sus procesos. Incluso, esta labor ha sido reconocida por la Secretaría de Educación de Medellín como un modelo a seguir. A eso se agrega el acompañamiento que En la Institución Educativa Benedikta Zür Nieden, en EAFIT Llanogrande hace al Oriente antioqueño, el barrio San Javier, comuna 13 de Medellín, la tríada apoyando el trabajo de las empresas rurales; y EAFIT-Grupo Nacional de Chocolates-Colegio Montessori los programas de asesoría del Centro para la Inle ha llevado beneficios a la comunidad. novación, Consultoría y Empresarismo (Cice) a diferentes comunidades, como a los artesanos de la cerámica, para impulsar el desarrollo regional. Para Yheny Erica Jiménez, uno de los retos De igual forma, la UPB desarrolla su trabajo de las universidades es empezar a desarrollar de proyección social con las distintas unidades programas sociales a mediano plazo, para que de prácticas, de servicios sociales y consultorios tanto jurídico, de ar“Todas las universidades estamos aprendiendo y quitectura como de trabajo social, lo estamos evaluando cómo generar esos diálogos mismo que desde el Centro de Desarrollo Empresarial. con cada uno de los actores involucrados. Pero “Pero también en un aporte de orel reto es empezar a hacerlo ya”. den solidario, asistiendo a las comunidades más vulnerables”, añade el vicerrector de Pastoral. no solo se pueda desarrollar el diagnóstico y la


Se buscan

innovadores

“La investigación científica alcanza su máximo sentido si pensamos en la universidad además proyectada hacia la vida y hacia el futuro, marco en el cual los conocimientos deben tener un destino final: enriquecer la calidad de vida de la sociedad y de sus integrantes”.

Fotos: Róbinson Henao

Miguel Ángel Tréspidi Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina)

eafitense

el

60


L

El llamado también lo hace el nuevo Gobierno Nacional en la política Educación de calidad, el camino para la prosperidad: “Necesitamos que nuestros empresarios practiquen la innovación y le abran las puertas al talento y a la creatividad de nuestra gente en sus empresas”.

as palabras son de Andrés Montoya, gerente de Ruta N, durante una exposición en la Universidad de Antioquia, en octubre del año en curso: “Siento que los astros se están alineando para que el conocimiento se vuelva Implicaciones del término una palanca fundamental en el desarrollo de la ¿Pero qué es innovación? Es importante definir sociedad”. el término porque como enfatiza Adrián SantaLa innovación es considerada el motor del maría, jefe de Gestión Tecnológica de la Univerdesarrollo y el eje que une a diversos actores sidad Nacional (UN) de Colombia Sede Medesociales, que históricamente han trabajado de llín, “no todo el mundo entiende lo mismo, este manera dispersa. Para llegar a este punto, unies el primer escollo”. versidades, empresa y Estado han debido recoEsta universidad toma la definición del Marrer un largo camino. nual de Oslo que se refiere a la innovación como En las últimas décadas la universidad le ha nuevos procesos, productos, servicios puestos sumado a su labor académica la tarea investien el mercado y al servicio de la solución de progativa y la extensión. blemas sociales. Félix Londoño González, director de InvestiEn el concepto coincide Pablo Patiño Grajagación y Docencia de EAFIT, explica esta tranles, docente de la Universidad de Antioquia (U. sición como consecuencia de factores como el de A.) y coordinador asesor de Expouniversidad impulso a los posgrados, un mayor número de 2011: “Investigación es generar conocimiento, la doctores y docentes con esta vocación en las innovación parte en gran medida de eso, pero aulas, activación de trabajo en redes internaciose diferencia en que impacta a la sociedad”. nales, movilidad de estudiantes de posgrado o Jorge Alonso Cano Restrepo, director de Deconvenios, y valoración en el ranking universisarrollo Tecnológico e Innovación de Colciencias, tario mundial. A la par de esta transformación, el gobierno asumió políticas para impulsar La innovación es considerada el motor del estas nuevas tendencias y realidades. desarrollo y el eje que une a diversos actores La semilla fue plantada en Colombia sociales, que históricamente han trabajado de hace 40 años, pero es con la Ley 29 de 1990 cuando se crea el Consejo Naciomanera dispersa. nal de Ciencia y Tecnología, y se adoptan acciones de fomento para promoción, orientación, planeación y apoyo financiero. explica que en la Universidad de Antioquia la inEl decreto 585 de 1991 reorganiza el Instituto novación no se circunscribe al producto, sino que Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la va desde la investigación, pasa por el mercado y Tecnología (Colciencias) y en enero de 2009 se llega hasta la apropiación de la sociedad. expide la Ley 1286, que convierte a esta entidad Y aclara: “La investigación la necesitamos en Departamento Administrativo y se fortalece para resolver problemas, no podemos seguir el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e teniendo a la investigación cuyo único fin sea Innovación (SNCTI). la publicación en una revista, que si bien es La visión 2019/2032 pone al conocimiento una cosa importante desde el punto de vista de como valor agregado de la política de comaportes al conocimiento global, tiene que termipetitividad. La primera década del milenio se nar el ciclo de aportar a solucionar problemas de caracterizó por el trabajo en red del SNCTI, la la sociedad en sus distintos ámbitos”. planeación y una búsqueda de mecanismos que Destaca que la innovación es una inversión incentiven la investigación y la transferencia. de futuro y no se puede seguir viendo como Es así como Colombia llega a hablar de innoun gasto. vación como elemento clave para la generación La importancia de la innovación se resume, de desarrollo y un elemento para la solución de según Patiño Grajales, en más réditos y avanlos problemas sociales de inequidad. UNIVERSIDAD EAFIT

61

Innovación

Liliana Salazar Barrientos


Entre otras definiciones, la innovación es entendida como nuevos procesos, productos, servicios puestos en el mercado y al servicio de la solución de problemas sociales.

ce en la productividad desde el punto de vista económico y en solucionar problemas desde la sociedad.

Pon uno, toma dos, pon tres

El asunto requiere de la participación de todos los actores del SNCTI. Juan Pablo Ortega, gerente de Comunicación y Cultura de Ruta N, asegura que en este reto las universidades juegan un papel fundamental, pues son grandes generadoras de conocimiento base a través de sus grupos de investigación. “Se puede hacer mucha innovación en términos organizacionales, sociales, políticos, de proceso. Desde esa perspectiva, las universidades pueden aportar mucho a la innovación, de igual manera a la formación de profesionales con una mentalidad innovadora. Incluso que algunos de esos profesionales o derivaciones de actividades de investigación puedan resultar en la generación de emprendimientos, o de spin-off o de nuevos procesos empresariales”, expresa Félix Londoño. Su apreciación va por la misma línea de la “innovación integral” de Colciencias. Por su parte, David Betancur, jefe del área de Transformación en Tecnología de la Universidad de Medellín, amplía el panorama introduciendo la formación y el aporte a los estudiantes de pregrado y posgrados, el emprendimiento, y los proeafitense

el

62

gramas y las ferias que incentivan la creación. Para el ingeniero Santamaría, de la Universidad Nacional, el aporte entonces de la educación superior a la innovación es la generación de nuevos conocimientos, e incluye a la academia y a la extensión. “Esta es una visión más holística del tema”, añade. Jairo Lopera Pérez, director del Centro de Investigación para el Desarrollo y la Innovación (Cidi) de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), opina que el cambio de la universidad, y el uso masivo de las tecnologías y la productividad de la sociedad del conocimiento produce cambios en la utilización de la investigación y la innovación. Esto, en sus palabras, hace que el éxito de las innovaciones dependa de las capacidades de las personas. Lo anterior significa que se debe trabajar en red. En este punto concuerda con Santamaría, quien afirma que la innovación pocas veces se hace en solitario dentro del campus, pues se necesita de varios actores. “La UN es la institución más grande del país, pero sabemos que no lo podemos todo solos, de ahí la importancia de la unión universidad-empresa-Estado. Necesitamos sinergias hasta con la misma sociedad”. Puede deducirse, entonces, que la clave de la innovación es el conocimiento generado por la educación superior en todas las áreas. Pero el mercado y el escenario social son la segunda parte de la historia, es allí donde entran los demás actores.

Panóptico

Ruta N ve un panorama positivo en la región en lo referente a este tema de innovación. “La ciudad viene trabajando en la construcción de una economía del conocimiento, pero faltan muchas cosas, es apenas un camino que estamos comenzando”, aduce el gerente. De igual forma, el gerente de Comunicación y Cultura de Ruta N agrega que las universidades han dado un paso grande en el papel que les corresponde en innovación y destaca la creación de grupos o dependencias en las instituciones educativas que orientan la investigación y la tecnología. La clave, según el directivo, es trabajar en el pragmatismo porque hay planes y programas, pero hay que hacerlos realidad. “Muchas veces debemos acrecentar la tolerancia al fracaso”.


UNIVERSIDAD EAFIT

63

Innovación

liendo del esfuerzo de personas en todas partes Jorge Alonso Cano Restrepo, de Colciencias, del país y del gobierno. también ve un escenario positivo, en el que hay apuestas en marcha en el ámbito regional. Sin “La respuesta de los empresarios es que ya estamos listos para tomar el reto. Ya entendiembargo, aunque destaca algunas experiencias exitosas, invita al sector productivo a que se mos que esto se necesita para ser más comacerque más a este norte. petitivos”, opina, pero reconoce que se deben estudiar algunos temas para avanzar, como los Jairo Lopera, de la UPB, apoya la moción. Dice el director del Cidi que se han dado granbeneficios tributarios y el tema de patentes, proceso no tan simple en el país. des pasos en el trabajo con la empresa, pero Y si bien algunas empresas comienzan este aún falta mucho camino por recorrer, que garancamino, debe mirarse a la pequeña y mediana tice un flujo permanente de transferencia. industria, donde hay muchas tareas pendientes. En el debate entra la voz de Camilo Restrepo Restrepo, gerente de Investigación e Innovación de Procesos en Cementos “Investigación es generar conocimiento, la Argos, al asegurar que el sector productivo está dispuesto a jugársela por la innovación parte en gran medida de eso, pero tarea de innovar, al punto que muchas se diferencia en que impacta a la sociedad”. empresas ya han constituido grupos en innovación. El directivo manifiesta que Colombia está llegando a un punto de transformación en Pese a lo que pueda faltar, varios actores el que aparecen oportunidades que están sadan un parte positivo en este proceso, como Jairo Humberto Zea, vicerrector de Investigación de la Universidad de Antioquia: “Estamos en un momento de desarrollo del SNCTI muy interesante, con unas esperanzas y oportunidades que arrancan por una nueva Ley, expedida el año pasado, que entre otras cosas, concibe un sistema unificado, donde hace claridad en el sentido de la unidad o la relación, digamos, que debe mantener la investigación y la innovación, con una claridad: no toda investigación da lugar a una innovación y no toda innovación proviene de la investigación”. De estos avances habla Félix Londoño, al considerar que las universidades cada día participan en procesos de innovación y en contribuir en el desarrollo de ésta. David Betancur, de la Universidad de Medellín, resalta esfuerzos de las instituciones como la U. de A. y EAFIT, y de empresas como EPM y Haceb, así como la creación de centros de excelencia y el apoyo a estructuras de redes sociales que apoyan la innovación como Ruta N. “La Universidad de Medellín y otros planteles tenemos casos exitosos”, recuerda y aclara que es apenas el comienzo del camino. Desde la UPB creen que se dan grandes e importantes pasos, comenzando por el cambio El pregrado en Ingeniería de Diseño de Producto, que solo en los campus de la misión meramente acadéofrece EAFIT en el país, es un programa dedicado, entre mica a una investigadora e innovadora. El direcotros aspectos, al desarrollo de prototipos. Semestralmente tor del Cidi confirma que ahora hay una nueva los estudiantes exhiben, en una muestra, sus avances.


conciencia de la investigación aplicada, que debe ser utilizada para transformar la sociedad al solucionar sus problemas. “Es ahí donde viene la innovación”. “Aunque estamos empezando, vamos bien. Siempre que logremos articular esfuerzos logramos objetivos de mayor valor, lo complejo es saber cómo lo hacemos”, expone el jefe de Gestión Tecnológica de la Universidad Nacional.

Tampoco desconoce los problemas que se han presentado hasta el momento, debido a que en este tema apenas se dan los primeros pasos, pero pone como ejemplo a Brasil, que ha logrado un proceso exitoso, no solo con disponibilidad de recursos sino también con trabajo colaborativo.

Acciones para apoyar

El Gobierno, desde Colciencias, tiene diversas estrategias para el apoyo a la CTI en Colombia, como el Fondo Francisco José de Caldas, que agilizó sus procesos para mayor movilidad. Así mismo, gestionó bePor su parte, el gerente de Ruta N destaca neficios tributarios para empresas que inviertan la transformación de Colciencias, el compromiso en innovación. “Son herramientas para llegar al de las administraciones departamental y munifamoso 1 por ciento del PIB que queremos y cipal, las acciones emprendidas por las empreque la mayoría de los países en desarrollo tiesas, las iniciativas de emprendimiento y las incunen hoy para garantizar un ritmo de crecimiento badoras, los centros de desarrollo tecnológico. apoyado en CTI”, señala Cano Restrepo. Igualmente, se determinó trabajar en la planeación de las acciones en CTI cada cuatro años, con lo que se espera optimización de recursos, y articulación y motivación para la creación de instancias coordinadoras en las regiones. Además, se trabajará en capacitación, absorción laboral, transferencia y apropiación de las CTI por parte de las sociedades. El trabajo de la nueva entidad se apoya en los programas educativos del Municipio como Medellín la más Educada y Enlazamundos. Y se soporta en la cultura del emprendimiento como Parque E en la U. de A. Ruta N trabajará en programas, plataformas de innovación, gestión de redes, gestión del conocimiento, patentes y nuevos negocios basados en el conocimiento, con una hoja de ruta a cinco años. Se enfocará en temas estratégicos como energía, salud y TIC. “Dentro del Plan de Desarrollo quedó que la ciudad iba a invertir cerca del 1 por ciento de su presupuesto municipal en CTI, a mi juicio se ha La transformación de Colciencias, así como el apoyo de las superado con creces”, concluyó el geadministraciones departamental y municipal (Antioquia y Medellín), le rente de Ruta N. han dado un impulso a la innovación en la región.

e

La clave de la innovación es el conocimiento generado por la educación superior en todas las áreas. Pero el mercado y el escenario social son la segunda parte de la historia, es allí donde entran los demás actores.

eafitense

el

64


Universidades del siglo XXI

Esa simbiosis

entre educación

y tecnología

Fotos: Róbinson Henao

El diseño de ambientes innovadores con el uso de las TIC enriquece y le da sentido a los procesos pedagógicos en la educación superior. En esta tarea los docentes son los llamados a dar ese primer paso para, con el apoyo de las instituciones, motivar a los estudiantes a aprovechar la tecnología, no solo como diversión, sino para aprender a aprehender.

UNIVERSIDAD EAFIT

65


Catalina Suárez Restrepo

L

as anotaciones quedaron plasmadas unas tras otras. Las mismas que el profesor apuntó durante cerca de hora y media. Al final, cuando culminó la clase, un estudiante que no quiso escribir en su cuaderno sacó el celular y le tomó una foto al tablero. La escena de este hecho, que fue real, ilustra un desafío para las universidades del siglo XXI: frente a los métodos de los docentes, los estudiantes se sienten más cómodos cuando pueden construir, investigar, interactuar y diseñar, que cuando se sientan a escuchar a alguien o a copiar del tablero. Esta es la apreciación de Claudia María Zea Restrepo, coordinadora de la Línea de Informática Educativa de la Universidad EAFIT y asesora del Ministerio de Educación Nacional en temas de tecnología y pedagogía, quien insiste que ahora los estudiantes buscan ambientes de aprendizaje diferentes. El contexto también trae desafíos, como lo constata la directiva. “La competitividad, la globalización y la tecnología imponen en este momento una transformación importante que tiene que empezar desde la educación”. Por eso, no es en vano que la edición iberoamericana del Informe Horizon de 2010, que hace un análisis de las tecnologías que tendrán mayor impacto a corto, mediano y largo plazo en educación superior, plantee que uno de los retos críticos es que están cambiando el papel de la academia y la manera como se prepara a los estudiantes para su futuro. El estudio cita, a su vez, un informe de la Asociación Americana de Universidades y Colegios Universitarios que recomienda que los estudiantes usen tecnologías emergentes como apoyo para ganar experiencia en investigación, experimentación, aprendizaje basado en problemas y otras formas de trabajo creativo. “Corresponde al mundo académico adaptar las prácticas de docencia y aprendizaje para satisfacer las necesidades de los estudiantes de hoy; enfatizar la investigación crítica y la flexibilidad mental y proporcionar a los estudiantes las herramientas necesarias para hacer estas tareas; conectar a los estudiantes con cuestiones sociales amplias mediante la implicación cívica, y animarles a aplicar lo aprendido para solucionar problemas complejos a gran escala”, recomienda la última edición de Horizon. eafitense

el

66

Otro de los retos de las universidades del siglo XXI es formar a los docentes en ambientes innovadores para que puedan hacer transformaciones pedagógicas.

Contenidos abiertos, tecnologías móviles, redes…

Frente a estos retos tecnológicos que enfrenta la educación superior, Claudia Zea señala que es clave generar aprendizajes y ambientes innovadores en los que puedan sumergirse los estudiantes para desarrollar sus competencias de innovación, digitales y de trabajo colaborativo, así como su creatividad. Un desafío que implica usar y apropiarse de la tecnología para poder fortalecer, antes que los procesos de enseñanza, los procesos de aprendizaje. Y ahí también hay un cambio de paradigma. “Los estudiantes de hoy, desde que nacen, tienen acceso a la tecnología, por eso los llamamos nativos digitales. Lo que para nosotros es todo un proceso de apropiación para ellos es una cuestión completamente natural”, dice la asesora del Ministerio de Educación, quien participó en la elaboración del Informe Horizon. Se trata, entonces, de un ciudadano que está en contextos muy diferentes y al que hay que llegarle con mensajes mediados en una forma distinta.


UNIVERSIDAD EAFIT

67

Tecnología

¿Y cómo asumir esta tarea en medio de un Libros electrónicos, realidad aumentada, alto volumen de información? Ese es, precicomputación basada en el gesto y análisis de samente, otro de los desafíos de la educación datos visual son las otras tecnologías de mediasuperior, según Claudia Zea, al afirmar que es no y largo plazo que, según el Informe Horizon, prioritario enseñarles a los estudiantes que, impactarán la educación superior. además de buscar la información y facilitarles el acceso, la analicen, la profundicen y la aproveEl papel de los docentes chen para aprender a aprehender. El mayor reto, sin embargo, es cómo aprove“Está demostrado que en la medida en que char todas estas herramientas, y ahí los docenellos tengan más acceso a los contenidos edutes son actores claves en el diseño de ambiencativos se transforman muchísimo sus prácticas tes de aprendizaje innovadores que incorporen de estudio en sus procesos de aprendizaje, enlas tecnologías para que los estudiantes puedan tonces cada vez hay mayor fomento a la producser también innovadores. ción de contenidos libres”. En Colombia hay avances “La competitividad, la globalización y la tecnología importantes en este sentido. Está, por ejemplo, Redecol imponen en este momento una transformación que tiene más de 22.000 conimportante que tiene que empezar desde la educación”. tenidos en bancos de objetos y cerca de 6.000 catalogados. Además, las bibliotecas digitales y otros portales educativos con miles de Pero esto no lo puede hacer un docente solo, contenidos disponibles. sino en equipo y con un apoyo institucional muy Por esta misma línea, la investigadora eafifuerte, precisa Claudia Zea, quien alerta sobre tense habla de la computación en la nube (cloud una situación particular: los profesores de educacomputing), esa tecnología ubicua que se aloja ción superior no se forman para ser docentes. en servidores que están en cualquier parte del mundo y que permite el acceso a los contenidos desde todo momento y lugar. El Informe Horizon 2010 destaca otra herramienta protagonista en el corto plazo: las tecnologías móviles, que consisten en el uso de dispositivos capaces de operar en red y que la gente lleva consigo a cualquier lugar. Si antes era complejo acceder a la información e interactuar con ésta en un computador, ahora muchos estudiantes acceden a través de su celular, por tanto se hace necesario diseñar contenidos para estos dispositivos. Y, sin duda, otro gran reto son las redes sociales que aunque nacieron más para un intercambio, como explica la coordinadora de la Línea en Informativa Educativa de EAFIT, tienen un alto potencial como redes de conocimiento y de aprendizaje. “El Twitter es una herramienta valiosísima porque los estudiantes pueden seguir a esos personajes que son sus referentes. Poder saber esa persona en qué está pensando, qué está haciendo, qué está leyendo, qué está planteando cada día y que esa información le El volumen de información disponible en la actualidad genera un reto en los docentes y en las instituciones de llegue se puede aprovechar en una forma imrevisar su papel como educadores. presionante”.


y la metodología que va a implementar. Luego, los estudiantes son quienes escogen con cuál docente desean tomar la materia. Experiencias similares se replican en otros lugares como Japón, Corea y Australia. Y en otros, como Inglaterra, es una política nacional. En el ámbito nacional hay varios planteles que ya están creando estos centros o están en proceso. Es el caso de La Sabana, Los Andes, la Pontificia Javeriana y la Universidad de Ibagué. No obstante, según comenta la asesora del Ministerio de Educación, cada institución está haciendo su apuesta en silencio y falta crear una red en este sentido.

Proyecto 50

En las nuevas pedagogías el tablero y la tiza siguen teniendo su función. Es necesario combinar y darle sentido a esos ambientes de aprendizaje.

“Ellos se forman como profesionales de un área de conocimiento, pero no para enseñar. Por eso seguimos teniendo la clase magistral como el método que se privilegia, porque fue así como nos formamos todos”. Antes, relata, era fácil porque si el maestro conocía muy bien su tema se paraba y lo recitaba, pero hoy, además de eso, necesita poner al estudiante en una situación problema, para que él resuelva, diseñe y construya. “Esto genera en los profesores temor y resistencia al cambio”. Para contrarrestar esta situación, algunas universidades, consideradas de talla mundial, están implementando centros de excelencia docente o centros de innovación docente para brindarles formación en el área específica, en las competencias pedagógicas y en las competencias digitales. Harvard, por ejemplo, tiene un centro que acompaña a los profesores en toda la producción de sus contenidos y en los cambios de metodología. Incluso, en este mismo plantel se realiza una especie de feria donde cada profesor presenta su curso, los recursos que va a utilizar eafitense

el

68

En el contexto regional, EAFIT desde este 2010 y luego de cerca de tres años de investigación, puso en marcha Proyecto 50, una iniciativa que se estructura sobre tres grandes estrategias: Desarrollo de competencias para la innovación educativa, Innovación en la gestión y el desarrollo curricular, y Desarrollo tecnológico centrado en el aprendizaje. Se trata de una política institucional que ya evidencia sus primeros avances: nuevos espacios físicos donde la tecnología es protagonista, como la Fábrica de Contenidos, el Laboratorio de Aprendizaje y el Aula Tecnológica; documentos preliminares acerca de las competencias digitales y en la gestión del conocimiento para docentes y monitores de docencia; comunidad virtual de docentes; así como algunos borradores de lo que debe ser la ingeniería de los procesos pedagógicos que empiece a organizar la gestión del currículo. Y se plantea una meta mucho más ambiciosa: transformar la cultura organizacional, lo que implica cambios en las funciones de un monitor, en el escalafón docente, en la forma de matricularse y en las movilidades, por solo mencionar algunas. “La idea es avanzar hacia la universidad ubicua y ese es el camino, sin que estemos pensando en universidad virtual”, aclara la directora de la Línea en Informática Educativa de EAFIT, dependencia que lidera el proceso. En este punto se hace necesario realizar un balance de cómo están las instituciones de educación superior (IES) del país en infraestructura tecnológica. “Todavía falta mucho, hay restricciones tecnológicas por los tipos de tecnología, las conexio-


Tecnología

Tecnologías emergentes que impactarán la educación superior El Informe Horizon identifica y describe las tecnologías emergentes que probablemente tendrán un fuerte impacto en la docencia, el aprendizaje o la investigación creativa en facultades y campus universitarios en los próximos cinco años. La última edición para Iberoamérica menciona las tecnologías a corto, mediano y largo plazo. En el corto, es decir dentro de los próximos 12 meses, son la computación móvil y el contenido abierto. El segundo horizonte de implantación se establece en el periodo de dos a tres años, dentro del que el estudio prevé implantaciones generalizadas de dos tecnologías muy consolidadas que se han disparado con la utilización de redes celulares globales: los libros electrónicos y la realidad aumentada simple. Y en el horizonte a largo plazo, establecido en cuatro o cinco años, se menciona la computación basada en el gesto y el análisis de datos visual.

nes, por prohibiciones tecnológicas. Además, el tema de la TV digital está muy crudo. Esto genera unas situaciones a resolver”, reconoce Zea Restrepo, quien menciona que aunque en muchos casos están las herramientas y los recursos, no hay un aprovechamiento mínimo de éstos, como sucede con Renata que, pese a llevar seis años, todavía no tiene la acogida suficiente entre los docentes.

e

bajar, tanto desde el campus universitario como desde su casa. “La calidad de lo virtual no es mala, a veces es más exigente y propicia muchos más espacios de interacción con los compañeros que los que se tendría en un aula de clase”, expresa. También está el caso de un estudiante de escasos recursos que tiene que desplazarse desde el otro lado de la ciudad para ir a la universidad a las actividades face to Si el maestro conocía muy bien su tema se paraba face. En este escenario, contar con la y lo recitaba, pero hoy, además de eso, necesita intermediación de recursos tecnológicos le permitiría economizar tiempo y poner al estudiante en una situación problema. recursos que puede invertir en otras necesidades básicas, y solo estar en el campus para actividades que sí reY hace claridad en que en este camino de quieren de un punto de encuentro. transformación deben ir juntos tres elementos Porque como se ha concluido en diferentes principales. Estos son la didáctica y la pedagolugares en los que se da esta discusión, no es lo gía, la tecnología y el conocimiento. mismo disfrutar de una obra de arte o de un concierto por internet que hacerlo de manera preVirtualidad versus presencialidad sencial. Hay otras experiencias en los campus En medio de estas reflexiones surge otra inquieacadémicos e investigativos que son valiosas y tud: ¿qué papel juega la presencialidad versus que enriquecen el concepto de universidad. la virtualidad? Así, la conclusión podría ser que en educaAntes de responder a dicho planteamiento es ción no hay absolutos, que las herramientas esnecesario evaluar cada situación. Así lo advierte tán para usarse y para sacarles el mejor provela coordinadora y líder de Proyecto 50 al citar cho, de acuerdo con las necesidades. Quizás las los casos de países con estaciones, donde la nuevas tecnologías por sí solas no promueven tecnología facilita que los procesos educativos mejores estudiantes, pero sí permiten una nueva no se suspendan, debido a que los contenidos manera de enseñar y, lo que es más importante, están disponibles para que la gente pueda trauna nueva forma de aprender. UNIVERSIDAD EAFIT

69


La formación continúa Los programas de educación continua se fortalecen en las universidades. ¿Pero, por qué estos cursos tienen tanta acogida? Su rápida capacidad de respuesta a las necesidades de formación de los estudiantes, la brevedad y la especificidad de sus contenidos son algunas de las explicaciones.


Fotos: Róbinson Henao

Jonathan Montoya Correa

C

iento ochenta horas de estudio y, luego, el diploma. De 50, de 100 o, incluso, de 16 horas. Depende de si se trata de una diplomatura, un curso o un seminario. Y su demanda va en ascenso. En la actualidad, el Centro de Educación Continua (CEC) de EAFIT cuenta con cerca de 700 cursos al año, 12.000 estudiantes inscritos y alrededor de 30.000 horas dictadas en diferentes áreas como la administración, las humanidades, el derecho y la ingeniería, entre otras. Sin embargo las de finanzas, mercadeo, y organización y gerencia siguen siendo las más apetecidas. En palabras de Luis Fernando Rendón Cortés, director de Educación Continua de EAFIT, el atractivo de este tipo de formación avanzada se ha incrementado debido a dos caracte-

¿Y la calidad?

Este es un factor de importancia, ya que a través de los contenidos dictados lo que se busca es darle respuestas rápidas a la sociedad y alcanzar un alto grado de profundización sobre saberes específicos. Esta modalidad, por supuesto, como señala el directivo de la Pontificia Javeriana no puede reemplazar los programas formales. Su experiencia como secretario general de la Red de Educación Continua de América Latina y Europa (Recla) le permitió identificar que aunque el crecimiento e impacto de estos programas ha experimentado un incremento, no existen cifras consolidadas para establecer indicadores de crecimiento o cubrimiento. Por este motivo, el trabajo de la Red ha estado enfocado precisamente en apoyar a las instituciones de educación superior para que puedan encontrar la forma de medir el impacto de su extensión académica y orientar la calidad de cada uno de sus procesos. UNIVERSIDAD EAFIT

71

Educación continua

rísticas principales: la exigencia personal y la rapidez con la que se pueden adquirir nuevos conocimientos. “Hacer un pregrado en una universidad implica cinco años y un posgrado otros dos o tres. Un curso de educación continua puede durar de dos a ocho meses y eso es lo que muchas personas están buscando”, afirma el directivo. Rendón Cortés no se refiere solo a la brevedad del tiempo, sino también a las competencias y conocimientos específicos que se imparten en estos. En la actualidad estos cursos están dirigidos tanto a estudiantes regularizados en programa de pregrado o posgrado, como a personas particulares. Con respecto a la actualización curricular, Federico García Méndez, director del Área de Educación Continua de la Pontificia Universidad Javeriana, de Bogotá, indica que las posibilidades son tan amplias que permiten ampliar y renovar constantemente la oferta temática, lo que facilita diseñar programas a la medida. A su vez, los participantes de este tipo de alternativas tienen la posibilidad de profundizar en los conocimientos de sus carreras, llenar los vacíos que les quedaron de algunas asignaturas, o acercarse a otros temas que no se abordaron en sus respectivos pensum.


Las metodologías también pueden ser tan diversas como el número de programas e, incluso, adoptar sistemas especiales para los cursos de música, finanzas o mercadeo. En el CEC de EAFIT, la simbiosis de la práctica con la teoría es un factor diferenciador que les posibilita a los estudiantes acceder rápidamente a las habilidades y aptitudes que necesitan adquirir.

¿Y cuál es el beneficio de estudiar un programa de educación continua? La respuesta según el directivo de EAFIT es que, una vez adquiridas las nuevas habilidades, los asistentes pueden aplicar a otro tipo de cargos que significarían mejores retribuciones económicas.

Para todas las edades

e

El contexto internacional también ha ido develando que la extensión ha logrado ampliar el A la medida de las empresas mercado educativo, extendiéndose ahora a toda Pero no solo los estudiantes y los particulares clase de públicos. encuentran respuestas en la extensión académi“La edad tampoco es un inconveniente. Teca. Las empresas, de igual forma, acuden a esta nemos niños de tres años en cursos de música modalidad para lograr la capacitación de sus y adultos mayores en los programas de Saberes empleados en alguna habilidad específica, y en de Vida”, expresa el director de Educación Conel caso del CEC de EAFIT el reto ha sido enfocar tinua de EAFIT. esta labor hacia la formación en alta gerencia. Precisamente María Victoria Manjarrés Ibarra, coordinadora de Saberes de comprende los alcances Los participantes de este tipo de alternativas tienen Vida, de este tipo de educación en la posibilidad de profundizar en los conocimientos todas las edades. La Institución tuvo la oportunidad de partide sus carreras, llenar los vacíos que les quedaron cipar en el primer intercambio de algunas asignaturas, o acercarse a otros temas de adultos mayores, gracias a un convenio con la Universidad que no se abordaron en sus respectivos pensum. Complutense de Madrid. En 2009 los estudiantes coPara este fin se realizan convenios con las lombianos tuvieron la oportunidad de conocer la diferentes compañías, por medio de lo que se cultura madrileña, mientras que en este 2010 los españoles se acercaron a la historia y a la literapuede pactar si las clases se realizan en las instalaciones de la empresa o en la Universidad. tura hispanoamericana en su arribo a Medellín. “Las empresas nos pueden solicitar capacitaciones para sus vendedores, para los directores El balance de ventas o para los gerentes, todo depende de El panorama para estos directivos es promelas competencias que deseen mejorar”, explica tedor. Coinciden en recalcar que cada vez las Luis Fernando. universidades le dan una mayor importancia a El proceso formativo también incluye la cala educación continua. lificación, la evaluación y el acompañamiento “Pero se necesita más apoyo por parte del Miposterior, para verificar que los conocimientos nisterio frente a la regulación y la unificación de quedaron debidamente asimilados en los asiscriterios, que permitan garantías de calidad y así tentes, e incluso en algunos casos, se debe rese puedan marcar pautas diferenciales con las currir a la ayuda de académicos externos, para instituciones que no están reguladas por ningún suplir las falencias en aquellas áreas que no tipo de control”, opina Federico García Méndez. maneja la Institución. A modo de conclusión, el director de Educa“Tuvimos el caso, por ejemplo, de una empreción Continua de EAFIT precisa: “La extensión sa de optometría que nos solicitó la capacitación no puede existir sin universidad, porque a pesar de sus optómetras en Bogotá, Cali y Medellín. de ser una dependencia autónoma, se nutre de Realizamos entonces un convenio con la Unisus conocimientos y hace uso de sus recursos e versidad CES para que ellos aportaran el cominstalaciones. Nuestra savia es la academia, porponente médico y nosotros nos encargamos de que en las universidades siempre se están genela parte gerencial”, cuenta Rendón Cortés. rando nuevos conocimientos e innovaciones”. eafitense

el

72


Universidades del siglo XXI

Universidades

para el bienestar de sus integrantes

UNIVERSIDAD EAFIT

Fotos: Róbinson Henao

Para obtener la Acreditación Institucional no solo bastan las cifras de publicaciones, el número de investigaciones o el nivel de formación de los docentes. El tema del bienestar universitario también es un factor importante al momento de lograr este reconocimiento público a la alta calidad. 73


Bibiana Andrea Moná Giraldo

L

o que se conoce como bienestar universitario en las instituciones de educación superior (IES) en Colombia no es ni la mitad de lo que realmente representa este organismo, tanto desde su filosofía, como desde su funcionalidad. Este tema, a pesar de la modernidad, de los cambios estructurales de los planteles y de los nuevos accesos a redes académicas y sociales, cada vez abre más espacio al desarrollo del potencial humano de quienes hacen parte de la vida universitaria. Sin embargo, existen diferencias en la concepción de bienestar universitario entre una institución y otra, en muchos casos generadas por la unidad que lo administra, lo que indica que la responsabilidad y el enfoque del bienestar no es un tema definido ni en el interior de las universidades ni en su conjunto. Pero, a pesar de que existen diferencias en la gestión, en el enfoque, en la cobertura y en la designación de recursos, lo que sí es un común denominador es que todos aquellos aspectos físicos, psíquicos, sociales y espirituales que afectan al ser humano, son prioridad de estas unidades institucionales, que con el tiempo han dejado de ser dependencias asistencialistas de eventos específicos, para ejercer una labor más estratégica y transversal en la vida académica y social de los actores universitarios. Esta posición que hoy tienen las dependencias encargadas del bienestar no se logró de la noche a la mañana, han pasado algo más de 60 años para que su importancia sea reconocida, pero sobre todo, entendida como un compromiso de cada individuo consigo mismo y con su entorno. Se puede afirmar que cada vez hay mayor conciencia del bienestar como un proceso cultural que atraviesa todas las instancias institucionales y se instala como un ejercicio individual que permite a cada persona hacerse dueña de su propia calidad de vida.

La evolución

En Colombia se comenzó a hablar del tema en la segunda mitad del siglo XX, pero el concepto ya estaba implícito en la Ley 63 de 1935, en la que se daba norte sobre el desarrollo estudiantil y el Estado cubriría ciertas necesidades báeafitense

el

74

Como su nombre lo dice, el bienestar universitario busca que todos los estamentos de las instituciones de educación superior disfruten del entorno en el que trabajan o estudian.

sicas de los alumnos que les permitía realizar sus estudios. Pese a esto, hubo un prolongado silencio frente al tema en años siguientes, pues bienestar universitario no se constituía aún como una cuestión de interés para las universidades, preocupadas fundamentalmente por la actividad académica. Ya para principios de los años setenta se hizo un pronunciamiento sobre la necesidad de adoptar una política general universitaria en materia de vida y bienestar estudiantil. Es allí donde surge el concepto de educación integral que incluía un bienestar como complemento de actividades académicas, aunque su funcionamiento se limitaba a pequeñas inversiones. Con la reforma universitaria de 1971 el asunto cobró un carácter más asistencialista y se avanzó, además, en la definición de políticas desde el Ministerio de Educación, pero a su vez enmarcaba nuevamente sus acciones solo a la atención estudiantil. Es así como el concepto de bienestar integral aún no lograba insertarse en todos los ambientes y cubrir a todos los actores de la comunidad universitaria. Solo se transforma esta concepción con el Decreto 80 de 1980, expedido por el Icfes, concediéndole un carácter de obligatoriedad al bienestar social en las IES. Aquí la persona pasa a ser el centro del proceso y se comienza a ampliar


La realidad de una labor loable

Hoy las estrategias de bienestar universitario hacen parte de la labor misional de las universidades, son su cuota fundamental para que estudiantes, docentes, administrativos, e incluso

de medios, espacios e infraestructura pertinente para el desarrollo de servicios de calidad”. En el caso de EAFIT los servicios del bienestar están al alcance de toda la comunidad. Estudiantes, empleados (administrativos y do-

EAFIT ha sido una institución que apoya al deporte universitario mediante la entrega de becas a estudiantes de alto rendimiento y beneficio a los alumnos para que representen los colores de la Universidad. UNIVERSIDAD EAFIT

75

Bienestar

el objetivo de bienestar como aquel ente responegresados tengan una permanencia digna en sable del desarrollo físico, psíquico, espiritual y la que se promuevan sus potencialidades, tanto social de todos los integrantes de la comunidad dentro del campus como fuera de este. universitaria. Ángela Echeverri Restrepo, directora de Luego, el concepto de asistencialismo inicial Desarrollo Humano-Bienestar Universitario de evolucionó hacia un desarrollo humano que se EAFIT, constata lo anterior al ver el bienestar insertó como parte de la estructura orgánica, lo como un reto de toda la comunidad y no de una que permitió a las universidades gerenciar sus instancia administrativa en particular. funciones y articularlas a la vida académica. “Se trata de asumirlo desde cada una de las No obstante, a partir de 1992, a través de la personas que participan en la Universidad, con definición de la Ley 30 de ese mismo año, el políticas institucionales que propicien la reflexión, bienestar es visto como una condición esencial el reconocimiento y la responsabilidad a través para el desarrollo del ser humano y tanto la representación de los orLas oficinas de bienestar universitario han dejado ganismos que lo promueven, como sus funciones, deben intervenir en de ser dependencias asistencialistas de eventos todos los estamentos de la comuniespecíficos, para ejercer una labor más estratégica dad universitaria. Esta norma valora el dos por y transversal en la vida académica y social de los ciento de destinación al tema sobre actores universitarios. el presupuesto de funcionamiento, lo que amplió los recursos.


centes), jubilados y las familias de todos estos se benefician de las ventajas que la Universidad les otorga. Sus más de 900 empleados tienen acceso a servicios de psicología, medicina general, nutricional y odontológica sin costo, a diversos espacios de recreación y deporte, y al disfrute de actividades artísticas y culturales. Además, las becas para empleados en un ciento por ciento para estudios de pregrado y el 50 por ciento para los hijos, se suman a la lista de beneficios. “La Institución se preocupa por brindar un amplio abanico de posibilidades, planeando con pertinencia y con base en las necesidades detectadas y monitoreadas de manera continua. Cada quien, de manera individual y con responsabilidad propia, elige su participación en los programas que apuntan a su desarrollo biopsicosocial y espiritual”, señala la directiva. De otro lado están las preocupaciones actuales que trascienden lo institucional y se instalan en instancias de orden social como lo es, por ejemplo, el acceso a la educación superior a través de matrículas de menor costo para estudiantes de estratos 1, 2 y 3, acción que no estaba en manos de las universidades hasta hace poco tiempo. Éstas incluyen un trabajo perma-

El concepto de asistencialismo inicial evolucionó hacia un desarrollo humano que se insertó como parte de la estructura orgánica, lo que permitió a las universidades gerenciar sus funciones y articularlas a la vida académica. eafitense

el

76

nente de las IES para evitar la deserción de la población estudiantil. Así lo ratifica Isnardo Ardila Rueda, jefe de Bienestar Universitario de la Universidad Industrial de Santander (UIS), quien indica que el 85 por ciento de los estudiantes de este plantel son de estos estratos socioeconómicos. “No es suficiente el hecho de que los estudiantes ingresen a la vida universitaria, se requiere apoyo en la dimensión socioeconómica de estas personas para que ese factor no los excluya y no terminen engrosando el listado de estudiantes desertores”, apunta el directivo de la UIS. Realizar exenciones económicas para la matrícula de los estudiantes no garantiza como resultado un ciudadano graduado con su título universitario, y totalmente inserto en la vida social y laboral. Hay otros factores que acompañan esa acción inicial y consiste en facilitar su sostenibilidad en términos de alimentación, de acceso a la salud, al deporte, al arte y, en muchos casos, de otros elementos para la manutención, como el transporte y los implementos de estudio.


Políticas institucionales que propicien la reflexión, el reconocimiento y la responsabilidad a través de medios, espacios e infraestructura pertinente para el desarrollo de servicios de calidad (por ejemplo para el deporte), es una de las premisas del bienestar universitario.

Así lo hace la Universidad Nacional de Colombia bajo un sistema que contempla la articulación de estrategias de bienestar en sus cuatro sedes andinas (que para agosto de 2010 contaba con Hoy las estrategias de bienestar universitario hacen más de 40.000 estudiantes de parte de la labor misional de las universidades, pregrado, donde casi la mitad son de estratos 1 y 2) y tres son su cuota fundamental para que estudiantes, sedes de presencia nacional docentes, administrativos, e incluso egresados (con aproximadamente 380 estudiantes en este nivel unitengan una permanencia digna. versitario), donde lleva a cabo una serie de esfuerzos que sobrepasan ese dos por ciento públicas para favorecer a esta población en sus que exige la ley para la gestión de bienestar. necesidades primarias y dejar que las universiSon 24.000 millones de pesos los que invierdades enfoquen sus esfuerzos a otros campos te cada año esta institución de educación supede acción que apoyen estas iniciativas”, opina rior, de los que el 55 por ciento se destinan a Rafael Rueda Bedoya, director de Bienestar cubrir el tema socioeconómico y, aun así, solo el Universitario de la Universidad Nacional de Co14 por ciento de los estudiantes de estratos 1 y lombia Sede Medellín. 2 logran beneficiarse. “Mientras las universidades debamos atenJuan Camilo Restrepo Gutiérrez, director nader con el presupuesto asignado al bienestar cional de Bienestar Universitario de la Universiasuntos que deberían ser políticas de Estado, el dad Nacional de Colombia, aduce que se reciben UNIVERSIDAD EAFIT

77

Bienestar

a todos aquellos estudiantes indígenas y afrodescendientes que nunca han tenido afiliación a régimen subsidiado de salud y que en el escenario universitario logran tener acceso a esto. “Cuando hablamos de estratos bajos o de municipios indígenas o comunidades afro, donde aun no llega el sistema de seguridad social en salud, estamos hablando de que cubrimos acciones que le corresponden al Estado, y eso lo hacemos bajo la concepción de que a la Universidad Nacional no le interesa formar estudiantes, le interesa formar ciudadanos”, explica. En este sentido coinciden tanto las IES públicas como las privadas. Por ello ofrecen además de las becas, ayudas económicas durante el periodo de estudio, programas de monitorías que les proporcionan descuentos o dinero adicional, convenios con entidades del gobierno que subsidian parte de la carrera, comedores estudiantiles, entre otras acciones que buscan garantizar la retención estudiantil. Son conscientes de que en el ejercicio de promover esta formación no académica muchas veces sobrepasan los límites, pues las políticas públicas no alcanzan a cubrir las necesidades de la población y es a través de las universidades como muchas personas alcanzan beneficios. “Hay que hacer una crítica a las políticas de Estado que tienen puestos sus ojos en otras prioridades, pues esta es la razón por la cual el país no avanza como debería. El reto es hacer el salto cualitativo y cuantitativo en las políticas


El reto de las universidades para el siglo XXI seguirá siendo dar prioridad a la necesidad de que cada miembro de la comunidad se haga responsable de su propia calidad de vida.

tema de la sostenibilidad del estudiante seguirá siendo crítico, pues el gobierno se ocupa en parte de asegurar los cupos, pero luego, ¿cómo se sostienen los estudiantes?”, expresa Ana Lucía Sánchez Gómez, directora de Bienestar Universitario de la Universidad de Antioquia. Esta directiva insiste en que hay una gran inquietud en los distintos actores del sistema de educación superior sobre esto, y argumenta que este no es un tema de bienestar, es un tema de calidad de la enseñanza, de orientación vocacional, de condiciones socioeconómicas, pero que a la vez tiene que ver en muchos casos con episodios de la vida del sujeto social, como duelos afectivos y estructura curricular, y allí las universidades son las llamadas a hacer parte de la solución. Finalmente, todos estos esfuerzos se compensan cuando se entrega a la sociedad personas transformadas que sufren procesos de aculturación positiva y con expectativas muy fuertes de desarrollo. La idea es cumplir el objetivo, que en palabras de Ginna Pezzano de Vengoechea, directora de Bienestar Universitario de la Universidad del Norte en Barranquilla, es entregar “un grupo de profesionales idóneos, con vocación de servicio, comprometidos con la promoción de valores institucionales y con el desarrollo de la sensibilidad social y la conciencia ciudadana”. eafitense

el

78

La necesidad de un bienestar de calidad

Para que la sociedad reciba estos nuevos ciudadanos, conscientes de su responsabilidad con el desarrollo social, se hace necesario que las IES adopten procesos de calidad y modelos de gestión que permitan más capacidad en la resolución de conflictos y más creatividad para atender las necesidades de su población. Por esto, a partir de la expedición de la Ley 30 de 1992, se creó un Sistema Nacional de Acreditación que lleva a las IES colombianas a intensificar sus esfuerzos de autorregulación, monitoreo y control de su desarrollo, mediante el uso de indicadores de gestión. El Consejo Nacional de Acreditación (CNA) tiene un modelo que incluye autoevaluación, evaluación de pares y evaluación final. Los lineamientos del Consejo de Educación Superior (Cesu) dan soporte al proceso, tanto de programas como institucional. De otro lado, el Sistema de Universidades Estatales (SUE), a través de una comisión técnica, elabora propuestas de indicadores de gestión para las universidades públicas. El modelo concebido por el CNA reconoce que el bienestar universitario es un elemento que toca todos los aspectos de la vida de las instituciones universitarias y considera de vital importancia aspectos como el clima institucional, la estructura y los recursos para brindarlo.


e

UNIVERSIDAD EAFIT

79

Bienestar

De otro lado, las IES, para el caso de servi“Lo que se debe hacer es trabajar, no por cios de salud, deben contar con el aval del Mila acreditación, sino porque con eso servimos nisterio de la Protección Social y certificaciones a otros, mejoramos el servicio y mejoramos la como la ISO, o el cumplimiento de las políticas calidad de vida; ahí lo que se ve es la excelende bienestar aprobadas en el Acuerdo 5 de 2003 cia”, asegura monseñor Carlos Luque Aguilera, del Consejo Nacional de Rectores de Ascún. jefe de Bienestar Universitario de la Universidad Así, la construcción de indicadores es ahora Pontificia Bolivariana. parte vital del manejo del bienestar universitario. El reto de las universidades para el siglo XXI “Medirse en este tema genera más oportunidaseguirá siendo dar prioridad a la necesidad de des de ser más pertinentes en la gestión, de apuntarle a las El modelo concebido por el CNA reconoce que verdaderas necesidades de el bienestar universitario es un elemento que toca la comunidad, de administrar todos los aspectos de la vida de las instituciones mejor los recursos y eliminar lo que no esté funcionando”, conuniversitarias y considera de vital importancia sidera la directora de Desarroaspectos como el clima institucional, la estructura y llo Humano de EAFIT. De esta forma los indicalos recursos para brindarlo. dores de bienestar deben dar cuenta del diseño e implementación de una política, de la definición de prograque cada miembro de la comunidad se haga mas y líneas de acción, y de la evaluación del responsable de su propia calidad de vida. impacto generado. Pero aun así, si no se conEste desafío, por supuesto, no corresponde tara con acreditación, la misión sería la misma: a una instancia administrativa en particular, sino servir a otros. que se trata, como lo resalta Pezzano de Vengoechea, de crear la cultura para que cada quien lo asuma “como protagonista de su propio destino, de acuerdo con las necesidades del mundo globalizado y de su momento evolutivo”. Será entonces una educación que no solo privilegie el desarrollo de habilidades y competencias profesionales, sino que reconozca la integridad del hombre. Un bienestar que, como quedó dicho en el XXX Pleno Nacional de Bienestar Universitario, realizado en 2009 en Paipa (Boyacá), “tenga coherencia entre la realidad cotidiana de su quehacer y los desafíos de una educación en continuo proceso de transformación, que enmarca nuevos enfoques de gestión, soportados en las tecnologías de la información y la comunicación”. Será el bienestar que se sustenta en las investigaciones de alto nivel para permear todas las esferas institucionales, que acude al individuo y lo involucra en el diseño de sus propias estrategias. Será el bienestar que se construye en conjunto, que se vive y evoluciona con Los niños son un público al que llegan algunos de los programas de el hombre mismo. bienestar universitario en las instituciones de educación superior.


La U, epicentro

y oasis de la

cultura

Fotos: R贸binson Henao

Las instituciones de educaci贸n superior, adem谩s de generar conocimiento, son llamadas tambi茅n a convertirse en espacios en los que emana la actividad cultural. Agendas, estudios y puntos de encuentro son los mejores aliados para congregar a la comunidad en torno a estas manifestaciones.

eafitense

el

80


E

y actividades al aire libre. Se trata, sin duda, de un aporte a eso que se conoce como “crear”, mencionado por Mariluz en la revista Pensar Iberoamérica. Ejemplos como estos, de esa relación academia-cultura, también se pueden observar en instituciones como la Universidad Nacional sede Medellín, la Universidad Pontificia Bolivariana, la Universidad de Antioquia y la Universidad de Medellín, donde de forma permanente se programan actividades como festivales de cuentería, recitales de poesía, obras de teatro, visitas guiadas o ciclos de cine. Lo cierto es que en EAFIT, para mostrar en detalle la experiencia que se propuso construir, la primera acción se encaminó en configurar rutas de trabajo que estuvieran basadas en políticas tales como la gestión cultural como una manera de comunicación, la cooperación como principal forma de trabajo, la inclusión como principio, la comprensión de la cultura desde su sentido más amplio, y la investigación sobre el pasado y sus tradiciones, a la par de la búsqueda de los conceptos más contemporáneos, para así convocar a la comunidad universitaria y a la sociedad en torno a una agenda constante que llevara a los espectadores a través de actividades de formación, interacción y entretenimiento. De igual manera, es fundamental entender

n ese mismo lugar en el que se ofrece la ingeniería, se piensa la administración, se estudian las ciencias básicas o se habla del derecho es también en el que, hace casi una década, existe una orquesta sinfónica formada por músicos profesionales, con una temporada regular, una directora preparada y fogueada por el mundo, y un público cautivado que asiste a sus presentaciones. Y así como su Orquesta Sinfónica tiene una permanente actividad, EAFIT, institución cincuentenaria que nació como una escuela de administración y finanzas en 1960, es en la actualidad una universidad generadora de cultura, en la que no pasa un día sin que haya una representación artística, de cualquier género, a la que pueda asistir la comunidad, en la mayoría de los casos de manera gratuita. El ejemplo eafitense es traído porque es por ese sendero, por donde debe plantearse la reflexión que relaciona a la academia con la actividad cultural, en la que pintores, músicos, escultores, cinéfilos o literatos encuentren el lugar apropiado, no solo para ser transmisores, sino también para que ejerzan lo “Con la construcción de un diálogo cultural que más saben hacer: crear. se hace posible que la ciudadanía participe En ese sentido, se comparte lo dien actividades culturales y formativas con cho por Mariluz Restrepo en la revista cultural Pensar Iberoamérica, en la que entrada libre a través de espectáculos en artes afirma que pensar la universidad como escénicas, música, danza, literatura, cine, entre mediadora para que el ser humano pueda desplegar su propia naturaleotras manifestaciones”. za como inaugurador, como iniciador, como permanente creador, la ubica como una institución privilegiada en el desarroque las elecciones que realizan para su agenda llo del proyecto de la humanidad y le otorga la corresponden a la interpretación del presente con posibilidad de ser forjadora de comunidades. una proyección hacia el futuro. En la conjugación Y continúa: “Esto implica que a través de la de tiempos se afinca la curaduría y se trabaja a universidad se ponen en juego los sistemas simfavor del registro y la conciencia de futuro. bólicos, los sistemas normativos y los sistemas de expresión de las diversas localidades donUna pareja necesaria de están insertas; lo que da a los individuos un La dupla que establece una universidad entre arraigo y unos fines”. educación y cultura debe entenderse como un El asunto es que, hace ya más de 12 años, proceso complejo de transmisión y renovación EAFIT se propuso ser un epicentro cultural para cultural. Por tal razón, las instituciones de edula ciudad y el país, algo que hoy se refleja en excación superior ocupan un papel privilegiado, posiciones, recitales, conciertos, obras de teatro UNIVERSIDAD EAFIT

81

Cultura

María del Rosario Escobar Pareja Juan Carlos Luján Sáenz


aunque no es el único, en el caso del estudio, la Trabajo en equipo comunicación y el análisis de la cultura. Para mostrar cómo la actividad cultural también Como centros culturales, epicentros de cotiene un espacio destacado en los claustros edumunicación, lugares de conservación y espacios cativos, en la edición de noviembre de 2010, la de análisis, las iniciativas culturales universitarevista Opción Hoy de Medellín publicó un inforrias pueden ser un espacio de interacción interme especial que tituló “Las universidades como disciplinaria, con objetivos a corto, mediano y hacedoras de cultura”. En éste hizo un análisis largo alcance, y con un gran impacto. sobre lo que se ofrece en la ciudad y los objetivos Así, la universidad debe plantearse el reto de que impulsan a las instituciones a establecer proser mediadora en la construcción de cultura, facilitadora en el ejercicio creaLa universidad debe entender, como parte tivo de otros, gestora de las iniciativas de los talentos y resguardo de las acciode su proyección social, el alentar procesos nes culturales significativas del pasado. comunicativos y culturales para una sociedad De esta manera, el proyecto educativo que requiere de opciones creativas y nuevas que da sustento a esta institución también se ve ampliado y complementado salidas a la información y la circulación del a través de la gestión que desde los dipatrimonio. versos estamentos se realice. De igual forma, a partir del campus como un escenario cultural en su totagramaciones y a generar espacios donde se dislidad, es posible hacer de los diversos espacios cuta la cultura alrededor de la realidad nacional. académicos y artísticos un sitio de cultura, en Y aunque el único fin de las universidades con donde la apropiación de sentidos se realiza en respecto a este tema no se centra en una iniciaun ambiente en el que el arte y la estética se tiva meramente relacionada con la agenda cultucomunican de manera fluida. ral, el informe señala, entre otros análisis, que las En ese mismo camino, las políticas culturaactividades ofertadas desde los departamentos les trazadas desde el saber universitario están de extensión cultural tienen un enfoque de forbasadas en el sistema cultural y las prioridades mación de públicos, y un espacio de creación y que la ciudad y el entorno presentan. promoción artística. eafitense

el

82


En EAFIT se realizan grandes exposiciones, como es el caso de la que le rinde homenaje al fotógrafo antioqueño Jorge Obando y que hasta febrero de 2011 se cumple en el Centro de Artes.

“Con la construcción de un diálogo cultural se hace posible que la ciudadanía participe en actividades culturales y formativas con entrada libre a través de espectáculos y certámenes en artes escénicas, música, danza, literatura, cine, entre otras manifestaciones”, explica el artículo. A su vez, pondera el hecho de que las universidades de Medellín le hayan dado vida a la Mesa Cultural, organizada y promovida por la Universidad de Antioquia, que realiza -dice el escrito- “un ejercicio de articulación interinstitucional donde se convoca a todas las instituciones de educación superior de Antioquia, públicas y privadas, gubernamentales y no gubernamentales, con el objetivo de potencializar su fuerza cultural en la región y posicionar los claustros como centros de desarrollo cultural para la ciudad, entre otros”. Lo expuesto por la revista Opción Hoy deja claro que el diálogo entre la universidad y su entorno es una asignatura en perpetuo perfeccionamiento, a partir del establecimiento de espacios de construcción cultural y comunicacional, de los que se valen las instituciones para abrir sus puertas, y compartir proyectos, estudios, investigaciones, incertidumbres, y respuestas con públicos renovados y siempre en expansión.

Así se proyecta

Y si se habla de interdisciplinariedad y cooperación es porque la actividad cultural no puede ser

El Encuentro de Música EAFIT se cumple cada año. Asisten grandes artistas nacionales e internacionales. UNIVERSIDAD EAFIT

83

Cultura

exclusiva de quienes habitan las universidades. Por eso, cobra valor el concepto de proyección exterior, uno de los propósitos que deben buscarse, con el ideal de poner en común la investigación y la vida cotidiana, el entorno cultural y aquello que la universidad establece como prioritario de su medio ambiente. Este querer tender puentes entre el interior de la institución y la sociedad establece una dinámica que hace que se supere su cotidianidad propia para llegar a ser un agente dinamizador y enriquecedor de las expresiones culturales. Es, más bien, según la experiencia eafitense, un punto de cruce, un diálogo sostenido que señala rutas de entendimiento, puntos de unión en los que se ubica y orienta, se asienta, se resguarda y protege. Con esto también se hará posible llegarles a los estudiantes y a las nuevas generaciones, a través de mediaciones innovadoras y accesi-


Lo que se puede generar

bles que permitan el acceso a los contenidos propuestos desde diferentes medios y nuevos lenguajes, de manera tal que sea posible multiplicar el impacto y el diálogo entre creadores y públicos. Y ese propósito común, según lo relata María Adelaida Jaramillo, directora de Extensión Cultural de la U. de. A en el artículo de la revista Opción Hoy, se busca en la Mesa Cultural de Medellín. “Se está potenciando la investigación en cultura y la utilización de los medios universitarios, como las emisoras culturales universitarias, los procesos de producción de televisión y prensa y las agrupaciones artísticas que tienen casi todas las universidades, que vienen trabajando más en difusión para los públicos internos”. En este punto, Alexander Otálvaro Villada, periodista de la Emisora Cultural de la Universidad de Antioquia, considera que esa relación academia-cultura es parte de su deber con la sociedad, tanto de las universidades públicas como privadas, porque desde éstas se puede fortalecer una propuesta cultural calificada y con criterios académicos, que complemente la ofrecida por los demás planteles de la ciudad. “Igualmente las universidades fortalecen su relación con la comunidad al brindar espectáculos de calidad con un ingreso subsidiado a determinados públicos. De esta manera democratizan el acceso a la cultura y apoyan la formación del público”, opina el comunicador. eafitense

el

84

Pero no son solo este tipo de medios. Al proponer mediaciones entre los artistas y los espectadores en formación es posible establecer nuevos campos de investigación, otras relaciones y proyectos con la academia, pero sobre todo, utilizar las herramientas que están al alcance de cualquier joven para que sea la información cultural la que se desplace hacia él y, con esto, la experiencia artística se amplíe hacia nuevas fronteras. Ese es el reto que la gestión cultural universitaria tiene entre manos. En este movimiento pendular de interacción entre el adentro y el afuera, lo propio y lo ajeno, es en el que EAFIT valida su acción como testigo del presente. Ahora bien, no es solo EAFIT, pues volviendo sobre el informe de la revista Opción Hoy, se explica que las actividades que se organizan desde las instituciones, y que se enfocan a un público ajeno a estas, poseen un componente de reconocimiento y retroalimentación, pues es necesario saber qué les gusta a las personas, cuál es la demanda y, con base en esto, cons-


Cultura Actividades como el concurso de fotografía Salón de Arte Fotográfico UPB, las visitas guiadas de la Universidad de Antioquia, la completa programación del Teatro de la Universidad de Medellín, los cuenteros de la Universidad Nacional sede Medellín y el Encuentro de Música EAFIT son solo algunos de los eventos que se programan en las instituciones educativas más importantes de la región. La oferta es muy grande.

e

truir e implementar acciones que fortalezcan sus preferencias culturales sin dejarlas desvanecer. En resumen, la universidad debe entender, como parte de su proyección social, que el alentar procesos comunicativos y culturales para una sociedad requiere de opciones creativas y nuevas salidas a la información y la circulación del patrimonio. Debe considerarse la cultura como forma de comunicación, como un puente capaz de alcanzar, de cierta manera, el ideal de una síntesis comprensiva que proporcione acercamientos a la actividad simbólica e ideológica del pensamiento contemporáneo. Y, por supuesto, la actividad cultural es una forma de comunicar y, además, de educar, de transmitir, de hacer conocer, porque de la misma manera en que la universidad le apuesta al conocimiento, a la proyección, a la investigación, esta actividad le da un nuevo sentido al campus a la hora de invitar a una película o de abrir una exposición que recuerde determinado momento de la historia. En una frase, se vale aprender, pero también admirar.

UNIVERSIDAD EAFIT

85


De doble vía debe ser la relación que universidad y egresados establezcan para beneficio de ambos. A través de programas e iniciativas que se incluyen por cada institución en el país, los graduados envían mensajes al medio que permiten analizar su situación laboral.

Fotos: Róbinson Henao

El vínculo no termina al graduarse


Manuel Alejandro Gómez Rueda

A

trás quedaron los tiempos en que el egresado desaparecía para su universidad cuando la institución le entregaba el título como profesional. La suerte, buena o mala, estaba echada para ese ser humano en el ámbito laboral, quien solo se remitía a los recuerdos para establecer una relación cercana con su claustro formativo. Por eso no todo tiempo pasado fue mejor, como dirían los abuelos, y hoy la llave universidad-egresado tiene un papel claro de cara al desarrollo del país, del propio graduado y de la proyección universitaria. Entonces, temas como salarios, avances en los ciclos, carreras con más demanda, estudios y ubicación en el medio fueron relegando al mismísimo pasado esas malas relaciones y, esta vez, esos conceptos se imponen en una sinergia que requiere de la presencia de ambos para que la fórmula dé resultados.

UNIVERSIDAD EAFIT

87

Egresados

¿Cifras? Sí, están a la orden del día, y según el Observatorio Laboral para la Educación Superior (Ole) 1.550.763 pesos obtienen, en promedio, las personas con algún nivel de formación en educación superior (programas técnicos profesionales, tecnológicos y pregrados). Además, el 75.7 por ciento de quienes entran en dicho rango cotizan en salud y pensiones. Para quienes avanzan hacia los posgrados, la cifra de ingresos casi se duplica. En 2.905.824 pesos se calcula el término medio entre los que se han vinculado a empresas; aquellos que tienen título de doctorado llegan a un pico de 5.337.841 pesos. Y sí, quienes están inmersos en estas cifras, más exactamente en el estudio de Situación laboral-Vinculación 2009 revelado por el Observatorio, tienen un aspecto en común: son egresados de instituciones de educación superior. Con base en la anterior situación, resulta obligada la pregunta: ¿cuál es el papel que juega el egresado frente a la institución que le otorgó un título profesional? Para responder esa inquietud deben resolverse, antes, otros aspectos implicados: ¿cómo se está midiendo la situación laboral de los egresados?, ¿qué acciones han tomado las instituciones de educación superior para establecer o mantener la relación con esta comunidad?, ¿en qué procesos de los planteles es necesaria la intervención de los graduados?, ¿qué resultados pueden esperarse de dicha intervención? Hay que tener en cuenta otro hecho: la universidad que entrega los profesionales de hoy se está transformando, además, los niveles y programas académicos se han refinado en sus tiempos y alcances, motivados por procesos de acreditación que han intentado estandarizar aspectos de la formación que, a su vez, repercuten en la vida laboral de los profesionales. Por otro lado, desde las mismas instituciones se han visto esfuerzos por diversificar la oferta de programas, atendiendo a un análisis de su entorno para que, de esa manera, se formen profesionales con conocimientos que resuelvan necesidades específicas dentro del mercado laboral. En aspectos como los ya mencionados, los egresados tienen una participación importante, porque es la evaluación que ellos hacen de los contenidos y de las herramientas que recibieron en las aulas la que lleva, en parte, a establecer la pertinencia de la oferta que se tiene.


A medida que los egresados avanzan en los estudios superiores aumenta su ingreso.

El papel del egresado

Mira a su institución

En octubre de 2007, en desarrollo del SeminaLa actividad del egresado frente a su institución rio Internacional sobre la Pertinencia de la edueducativa -puede afirmarse preliminarmente- es cación, Alberto Jaramillo Jaramillo, director de aportar la información necesaria basada en su Planeación de la Universidad EAFIT, expuso el experiencia o ejercicio profesional (o la carencia doble papel del egresado. del mismo), para determinar el perfil curricular Por un lado, explicó que el graduado es evadel plantel. luado en aspectos como tasas de desempleo, En muchas universidades se tiene muy clara nivel salarial, categoría del cargo, reconocimienesta actividad. Nolverto Enrique Terraza Mártos, trayectoria profesional, interacción social, quez, coordinador del Programa de Egresados estudios de posgrado y empresarismo. de la Universidad Nacional sede Medellín, conTambién habló de que el egresado debe tefirma que, en el caso de esa institución, la parner un papel de evaluador que, dependiendo de ticipación del egresado se evidencia desde el su juicio de calidad, califica en aspectos como Consejo Superior, elegido por el Presidente de satisfacción, pertinencia, reconocimiento de la la República, y se extiende con voz y voto en los universidad y posibilidades laborales, principal aporte de la formación La universidad que entrega los profesionales de y competitividad. Así mismo, el Ministerio de Eduhoy se está transformando, además, los niveles cación Nacional se ha preocupado, y programas académicos se han refinado en sus en los últimos años, por tener datos tiempos y alcances. estadísticos claros de la situación laboral de los colombianos. A través de un sistema de información (el Observatorio Laboral para la Educonsejos de facultad, los comités asesores de cación, establecido a finales de 2005) se han pregrado y posgrado, y el Consejo de Bienestar obtenido datos estadísticos sobre los salarios, Universitario, y se puede, inclusive, presentar la facilidad para encontrar empleo, los aportes a candidatos a decano de facultad. seguridad social y el entorno de trabajo de graEn esta universidad los egresados que duados de todos los niveles educativos. participan activamente son tenidos en cuenta, Con este sistema, que se mide por medio de tanto para actividades administrativas como encuestas, se publica información útil para que académicas. tanto los mismos egresados como los estudianOtro ejemplo viene de la Universidad del Nortes de bachillerato y padres de familia tengan te, en Barranquilla, donde Elisama Dugarte Coll, acceso a datos sobre competitividad, pertinendirectora de la Oficina del Egresado, expone el cia y posición dentro del mercado laboral de los lugar que el graduado tiene en ese plantel eduprogramas ofrecidos. Al mismo tiempo, sirve a cativo. “Podemos destacar la participación de las universidades para evaluar su oferta. estos en los comités de currículo de los difereneafitense

el

88


Las relaciones

¿De quién es la responsabilidad de velar porque el egresado no sea un ente pasivo frente a esta situación?, ¿de la universidad?, ¿del Estado?, ¿del sector productivo?, ¿del mismo egresado? El establecimiento de las relaciones con los egresados ha sido, tradicionalmente, una actividad autónoma de cada institución. Existen universidades, por ejemplo, que motivan la creación de asociaciones de egresados, o agrupaciones de los mismos que se establecen sin control de la universidad. En este punto, independientemente del medio, se convierte en una necesidad el establecimiento, restablecimiento o mantenimiento de la

relación con los egresados. Y, como ejemplo, es pertinente dar una mirada al proyecto Gradua2. Desde febrero de 2004, con la coordinación del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, se integraron los esfuerzos de 21 universidades de Europa y América Latina para apoyarse en la elaboración de estudios sobre sus egresados. El objetivo del proyecto, respaldado por el programa de Cooperación Regional Alfa, de la Comisión Europea, dicta que la relación entre la educación superior y el mercado laboral es uno de los factores clave para mejorar la calidad y la eficiencia en las instituciones. Por esto, el seguimiento sistemático de graduados se convierte en un elemento estratégico para las universidades. En 2006 esta iniciativa cumplió uno de sus objetivos con la publicación del Manual de Instrumentos y Recomendaciones sobre el Seguimiento de Egresados. En la publicación se establece que uno de los temas a tener en cuenta al realizar un estudio con graduados es la relación

El graduado, según unos últimos estudios es evaluado en aspectos como tasas de desempleo, nivel salarial, categoría del cargo, reconocimientos, trayectoria profesional, interacción social, estudios de posgrado y empresarismo. UNIVERSIDAD EAFIT

89

Egresados

tes programas, donde se logra una retroalimentación y aportes fundamentales a la estructura curricular, que permite que los nuevos profesionales cuenten con las competencias y conocimientos que exige el mercado laboral”. Es también de gran importancia, señala Elisama, cuando el egresado regresa a la universidad a compartir su experiencia con los estudiantes. Esto enriquece y beneficia los procesos de aprendizaje y logra que los jóvenes entiendan muchos contenidos con ejemplificaciones del mundo real.


con la institución de egreso, y, dentro de esta, aspectos como la satisfacción con la formación recibida (calidad de los docentes y plan de estudios). Y la satisfacción con las condiciones de estudio (servicios, infraestructura, entre otros). Parafraseando el capítulo de introducción del Manual, queda establecida la relación que, efectivamente, tiene la universidad con los esquemas laborales y las condiciones económicas de los países y, de ahí, la necesidad de motivar procesos de innovación y desarrollo de tecnologías a través de programas que impulsen la formación continua antes que la simple obtención de un título. Gloria Yaneth Vargas, directora de la Oficina de Egresados de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, apoya las relaciones entre los planteles y sus graduados, al esperar de ellos promoción de la calidad de la formación de la institución, y la contribución con el acercamiento entre dicha universidad y el sector productivo.

La información

Los datos que se obtienen de los estudios a egresados tienen la capacidad de repercutir en

la orientación y contenido de los currículos. Sin embargo, es importante resaltar que no todas las universidades hacen un seguimiento adecuado de sus egresados y no todos ellos muestran interés por divulgar la información requerida. Volviendo al caso del Observatorio Laboral para la Educación, en su último estudio refleja, por ejemplo, la forma en que se distribuyen laboralmente los egresados de las diferentes regiones del país. Por ejemplo, de los 2.155 egresados de la Universidad EAFIT que entraron en la muestra analizada en 2009, el estudio indica que 1.850 se han ubicado en el departamento de Antioquia. Así mismo, 125 de ellos se encuentran en Bogotá y números más reducidos en otras regiones. Tomando el caso de otra universidad, de los 5.836 egresados de la Pontificia Universidad Javeriana (en las ciudades de Bogotá y Cali), que entran en la muestra de 2009, el ciento por ciento se ubicaron en la ciudad en la que estudiaron. Esta información es importante tanto para las instituciones como para las empresas públicas y

Los datos que se obtienen de los estudios a egresados tienen la capacidad de repercutir en la orientación y contenido de los currículos. eafitense

el

90


Enlaces de interés

Egresados

Observatorio Laboral para la Educación. Información general y datos estadísticos. www.graduadoscolombia.edu.co Proyecto Gradua2. Información general y Manual de Instrumentos y Recomendaciones sobre el Seguimiento de Egresados. www.gradua2.org.mx Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (SNIES). www.mineducacion.gov.co/sistemasdeinformacion

privadas, porque les permite tener un panorama más claro en cuanto a cuáles programas ofrecer (para la primeras), de acuerdo con las empresas de la región, y el tipo de profesionales que se encuentran disponibles en determinadas áreas del país, (para las segundas).

Solórzano aporta, además, que la toma de conciencia por parte de las universidades con respecto a la situación de sus egresados ha llevado a la creación de redes colaborativas entre estas (las instituciones), las empresas y el Estado, lo que ha desencadenado la creación de clústeres empresariales y el apoyo Según el Observatorio Laboral para la Educación a los proyectos de innovación, empresarismo y avance tecnológico.

Superior (Ole) un total de 1.550.763 pesos obtienen, en promedio, las personas con algún nivel de formación en educación superior.

La universidad del siglo XXI, como se ha visto, necesita también egresados activos que reconozcan la importancia de la información sobre su situación, y lo vital de sus aportes para el mejoramiento educativo y para el diagnóstico de las competencias y ofertas académicas. Lo anterior porque, como asegura Gloria Yaneth Vargas, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, son los egresados los que dan fe sobre la calidad que imprime la Universidad, son la voz viva y el elemento tangible de la institución, son un medio efectivo de divulgación para los procesos de Acreditación y registro calificado. “El egresado constituye un factor importante en el proceso de mejoramiento continuo”. Dugarte Coll, de la Universidad del Norte, finaliza afirmando que aquellas actividades que se realizan de acuerdo con los objetivos estratégicos de la institución se traducirán en beneficios para los egresados y para la universidad. Así, teniendo como base estos datos y estas cifras, se confirma que la relación egresadosuniversidad ya no solo se basa en recuerdos.

e

Las aplicaciones informativas del Observatorio también posibilitaron discriminar los datos por área de formación y sexo, con lo que incluso los estudiantes de bachillerato pueden decidir el programa de formación seguir. A propósito de este tema, Bertha Alicia Solórzano Chacón, jefa del Centro de Egresados de la Universidad EAFIT, opina que el graduado debe tener una conciencia de responsabilidad consigo mismo, con la institución y con la sociedad. En ese sentido, es él quien busca a la universidad. Y agrega que los estudios que han realizado sobre la situación de este público también han facilitado hallar los verdaderos valores de cada uno de los niveles de educación superior, comenzando en las carreras técnicas, dando respuesta, o incluso, asesorando a las empresas sobre el tipo de profesionales que necesitan. De ahí que exista, actualmente, un auge en la formación en el nivel técnico y tecnológico, y su consecuente entrada al mercado laboral con salarios competitivos.

En conclusión…

UNIVERSIDAD EAFIT

91


Un campus

que también

forma

Fotos: Róbinson Henao

Las universidades del siglo XXI tienen el desafío de brindar espacios físicos que piensen en seres humanos completos. La concepción que asocia a los edificios que las albergan con sitios exclusivos para el estudio ahora es incompleta. eafitense

el

92


L

Algunos planteles sustentan su orgullo en las edificaciones que las han representado por siglos, pedirle a éstas que los abandonen sería de alguna manera alejarlas de su esencia. Sin embargo, para Blyth, más bien se trata de generar espacios en las universidades que respondan más claramente a las interacciones humanas, espacios que respondan a las nuevas tecnologías y a las formas de interactuar que estas imponen. “De esta forma generar espacios flexibles, que se adapten a las necesidades de los estudiantes que son quienes le dan la apropiación final a estos”. La utilización de nuevas tecnologías, como el computador portátil, hace que los estudiantes hoy hagan una apropiación informal de algunos espacios dentro de las universidades, aunque estos no presenten las condiciones para hacerlo. Hoy parece normal ver a jóvenes estudiando en canchas, espacios de circulación o cafeterías, dinámicas que deben ser observadas y adaptadas.

as universidades son lugares para aprender, para cultivar el intelecto. Así lo han sido por siglos. Su conceptualización tiene referentes en culturas antiguas como la romana, la griega o la arábiga, sin embargo dicha concepción está ligada a las de antiguas estructuras medievales, bases rígidas que se mantienen, pues a pesar del paso de los años se considera que la universidad, tal y como se conoce, ya estaba establecida para el siglo XII. Una concepción que asocia a los edificios que las albergan con sitios exclusivos para el estudio. Una visión unidimensional que ahora parece incompleta ante fenómenos que afectan de manera directa la institución de la universidad: globalización, interdisciplinariedad o usuarios que parecen más abiertos a diferentes intereses. Nuevos retos que han llevado a los arquitectos e ingenieros a buscar construcciones que se Más espacios para aprender relacionen con quienes las utilizan permitiendo El reto según Marco Aurelio Baquero, arquitecto un equilibrio entre lo funcional y lo cotidiano. y decano de la Facultad de Artes y Diseño InPara los estudiantes de hoy las universidadustrial de la Universidad San Buenaventura de des son mucho más que un lugar en donde Medellín, es potenciar los espacios tradicionales recibir instrucciones sobre diferentes áreas del en la parte tecnológica y en las nuevas maneras conocimiento. Éstas se convierten en espacios de estudiar. “Los estudiantes hace muchos años determinantes en el que no solo se alcanza el dejaron de aprender en las aulas, ahora lo hadesarrollo académico, sino en el que se conscen en todas partes dentro del campus.” truye un sitio propio en la sociedad. Por eso, cada vez es más necesario generar una infraestructura física que Las universidades se convierten en espacios responda a esta búsqueda personal y determinantes en el que no solo se alcanza colectiva, que piense en seres humanos completos. el desarrollo académico, sino en el que se Alastair Blyth, consultor francés deconstruye un sitio propio en la sociedad. dicado a valorar el impacto de las construcciones para la educación, afirma: “La sociedad globalizada trajo personas Esto exige que, de manera paralela al diseño del mundo recorriendo diferentes espacios, lo de recintos cerrados propicios para el estudio que exige a las universidades ser cada vez más formal, se construyan espacios públicos abieruniversales para responder a las expectativas tos que permitan la interacción (cafeterías, punde los estudiantes diversos que llegan”. tos de conexión de redes, soporte técnico, más En otras palabras, deben ser más amables energía, más subestaciones, más aulas inforcon las personas, respetando su individualidad, máticas). De ahí que Baquero hable de menos potencializando sus virtudes y facilitando la sutablero y más interacción con el mundo, con las peración de sus limitaciones. experiencias de las carreras y sus profesiones Esto no significa, necesariamente, generar en el futuro. nuevos y modernos espacios, sino entender a Esto parece ejemplificarse en el trabajo adela universidad como un todo que influencia a los lantado por él a la hora de diseñar los laboratoseres que la intervienen. UNIVERSIDAD EAFIT

93

Infraestructura

Santiago Gutiérrez Jaramillo


rios de ingeniería de sonido de la universidad para la que hoy trabaja, considerados unos de los más modernos de Latinoamérica. Es un espacio que se encuentra pensado, sobre todas las cosas, para la experimentación. Ahora bien, las limitaciones son muchas y van desde lo económico y cultural hasta lo geográfico, pero el camino, más que realizar costosas obras civiles, es reconocerse y entenderse. A partir de allí será más sencillo hacer funcional lo antiguo u original, a pesar del impedimento físico del entorno. En Medellín, donde el espacio cada vez se hace más limitado, algunas universidades han decidido emigrar hacia la periferia, unos pocos han podido sacar provecho de sus grandes terrenos y otros, especialmente en los ubicados en el centro de la ciudad, han construido “campus verticales”, edificios renovados que buscan satisfacer las necesidades adaptándose al entorno. De esta forma cada institución puede ser leída desde sus espacios y el uso que de estos se hace. Ellos se convierten casi que en el ADN de la misma, los que permanecen con el paso del tiempo y adquieren vida con la vibrante intervención que hacen las diferentes generaciones, haciéndolos cambiantes y dinámicos. Y claro, conforme cambian estas relaciones de los espacios con quienes los utilizan o intervienen, el entorno de las universidades evoluciona sus expectativas. Cada vez es más cierto que las universidades son pulmones para las pobladas ciudades, que son espacios abiertos para la disertación y la investigación, lugares propicios para la lúdica y las artes, sitios que se identifican con las ciudades que las rodean, que las contienen. Tal vez por ello, pensar hoy en una universidad de espaldas a la realidad de las urbes en las que se encuentran es minimizar su impacto. Una universidad de cara a la comunidad debe ser amable en sus espacios para que esta pueda apropiárselos y, para ello, debe estar en coordinación con su crecimiento. Hablar hasta hace unos años de planeación urbana en un centro educativo parecía una exageración, hoy resulta necesario.

Algunas experiencias

Experiencias como las de las universidades de Antioquia, Los Andes, y la Nacional, sedes Medellín y Bogotá, que establecieron hace unos eafitense

el

94


Cada institución puede ser leída desde sus espacios y el uso que de estos se hace. Ellos se convierten casi que en el ADN de la misma, los que permanecen con el paso del tiempo y adquieren vida con la vibrante intervención que hacen las diferentes generaciones, haciéndolos cambiantes y dinámicos. Medellín y Bogotá. Bibliotecas pensadas como parques, museos que se pueden tocar y palpar, espacios coordinados con el medio ambiente predispuestos para quedarse, no solo para transitar. Se habla, entonces, de parque museos, parques biblioteca o universidades parque. En Medellín este último concepto lo lidera EAFIT que, desde 2001, ha comenzado un proceso para hacer de su campus un lugar más amable con el entorno. Un proyecto con el que su rector, Juan Luis Mejía Arango, se ha comprometido desde su llegada al cargo. De la mano de la empresa Mesa y Uribe Paisajistas asumió el reto de convertir los espacios de la universidad en verdaderos lugares de experiencia sensorial, lugares donde se pudiera estudiar, sí, pero también contemplar y sentir. Jorge Mesa, de la firma Mesa y Uribe Paisajistas, define su experiencia como un proceso gratificante. “Era claro que el campus de EAFIT no era una ciudad universitaria, sino una universidad incorporada a la ciudad. Se habló entonces de la responsabilidad ambiental y de exaltar la maravillosa naturaleza de nuestra geografía”, explica mientras intenta resumir en pocas palabras estos años de trabajo.

¿Pequeñas ciudades?

Pero lejos de estas experiencias exitosas, los retos que tienen las instituciones de educación superior aún son muchos. El entender lo público y lo privado como espacios diametralmente diferentes, y hasta opuestos, parece complejo en la idea de proyectar las universidades hacia las ciudades. Muchos planteles hoy siguen siendo espacios encerrados, con barreras que parecen difíciles de derribar. “Estamos lejos mientras las condiciones de seguridad y respeto a lo ajeno sean como las que tenemos ahora”, expresa el arquitecto Samuel Vélez, profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. De esta forma las universidades asumen los retos que el nuevo siglo les impone, los de convertirse en pequeñas ciudades donde el estudiante encuentre respuesta a diferentes aspectos de su vida. Casos cercanos como los campus en Argentina o en México, donde las instituciones tienen centros comerciales en su interior y una dinámica social propia, pueden marcar una tendencia. El arquitecto Vélez define estos retos simplemente con la búsqueda de “espacios donde converge la vida”. Con esto se refiere a lugares donde los alumnos puedan pasar más tiempo haciendo diferentes actividades, lugares más confortables, más iluminados, con fácil acceso y sobre todo con alta flexibilidad. Edificios que le den vida a las universidades y se llenen de la vida de estas. Edificios que se puedan aprehender para aprender mejor. UNIVERSIDAD EAFIT

95

Infraestructura

Para llevarlo a cabo dice haberse inspirado en el trabajo adelantado, a comienzos de la década del cincuenta, por el arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva en la Ciudad Universitaria de Caracas, que es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Este proceso, que comenzó con la idea de hacer más amable el entorno de la universidad, fue creciendo poco a poco. Hoy es un proyecto en el que se conectan experiencias, un sueño que no se detiene y cada vez trae ideas más vanguardistas que buscan convertir a EAFIT en un lugar único. La iniciativa se hizo merecedora del premio Lápiz de Acero en 2008, en la categoría Espacios Públicos.

e

años un marco para regular y manejar su espacio físico, han sido replicadas cada vez con mayores exigencias. En la Universidad del Magdalena, por ejemplo, la renovación de toda la planta física fue pensada desde sus necesidades y la proyección de su esquema institucional; mientras que la Universidad Autónoma de Pereira elaboró un Plan de Ordenamiento Territorial que direcciona su crecimiento, cumple con la misión institucional y se alinea con el Plan de Ordenamiento del Municipio. Parece que esta forma de ver espacios para la educación como referentes sociales y culturales de las regiones ha cambiado la concepción urbana en Colombia, en especial en ciudades como


En los últimos años, varias universidades del mundo han liderado las estrategias para lograr una conciencia ambiental responsable. En Colombia el proceso ha ido un poco más lento y las primeras iniciativas han estado enfocadas en fortalecer programas y liderar acciones específicas en esta área. La investigación es el siguiente paso a seguir. eafitense

el

96

Fotos: Róbinson Henao

En sintonía ambiental


L

as universidades son como ciudades, unas más grandes que otras pero al fin y al cabo comportan, reproducen y replican las mismas dinámicas sociales de las urbes. Por esta razón, tienen que contrarrestar los problemas de cualquier centro urbano y esa podría ser una motivación para unirse a la causa ambiental, al descubrir que, así como las empresas, el Estado y otros actores también puedan aportar en este tema. Fue hace algunas décadas cuando el mundo entero despertó de su adormecimiento y enfiló sus baterías en defensa del medio ambiente, buscando controlar y revertir los efectos -¿o estragos?- que el cambio climático estaba causando. Las universidades no fueron ajenas a la situación y se unieron a este propósito. La panorámica actual del sector y los planes con los que se enfrenta a las amenazas ambientales también es válida, justo en el año internacional de la Biodiversidad, para tratar de descifrar si las metas quedaron fijadas solo en campañas de sensibilización o si ya se emprendieron verdaderas acciones.

Responsabilidad que trascienda las aulas

A las campañas de concientización que se imparten en las aulas se han sumado de manera paulatina otros esfuerzos concretos, como la implementación de lámparas ecológicas en lugar de las que tradicionalmente se habían usado con un alto contenido de mercurio, la utilización de aguas subterráneas para jardinería y la adquisición de mecanismos de aire acondicionado que no contaminan la capa de ozono, como lo hacían los antiguos refrigerantes. “Esta Universidad maneja una gran cantidad de personas y gasta muchos recursos, es hora de empezar a retribuirle algo al medio ambiente”, comenta el estudiante de Psicología, Emerson Ruíz Martínez, quien además agrega que esta es una entidad que trata de educar a las personas y el medio ambiente debe ser un factor prioritario, de otro modo, no tendría una razón de ser.

Formación e investigación, de la mano

Otra experiencia es la de la Universidad de Medellín que, desde hace aproximadamente 15 años, cuenta con la carrera de Ingeniería Ambiental y con una amplia experiencia en el campo de la investigación. Esto le permite a Luz Doris Bolívar Yepes, vicerrectora de Investigaciones, afirmar que la lucha se realiza desde todos los frentes de la formación universitaria. La directiva enfatiza en la necesidad de fortalecer las alianzas con las empresas y el Estado para generar un desarrollo amigable con el medio ambiente. “Debe existir una conexión intersectorial con la industria, el gobierno, la cultura

Si se continuara la comparación de las universidades con los conglomerados urbanos, la Universidad de Antioquia podría referenciarse como una “metrópolis”, no solo por la superficie del campus y sus estructuras sociales, sino también por su com“Debe existir una conexión intersectorial con portamiento, que con el paso de la industria, el gobierno, la cultura e incluso la los años se ha ido modificando. El Alma Máter produce tres religión, para lograr una perspectiva global del toneladas diarias de basura y problema y encontrar soluciones”. esta situación ha obligado a sus directivas a pensar en estrategias eficaces. Según Marta Cecilia Lopera Restrepo, gestora ambiental de esta instie incluso la religión, para lograr una perspectiva tución, el plantel pagaba hace cinco años una global del problema y encontrar soluciones”. tasa de aseo de 12 millones de pesos, por las La vicerrectora reconoce, sin embargo, que tres toneladas de residuos producidas cada día. falta mucho trabajo por realizar y aspira a que Actualmente esta cifra ha disminuido a 7 milloalgún día el medio ambiente se convierta en nes, debido a la intervención sanitaria que realiuna necesidad básica del ser humano, que se zan con este material, del que logran recuperar “trascienda el materialismo clásico de la superuna tonelada en reciclaje y otra en compostaje vivencia y los hombres sean más armónicos con para ser utilizado en las zonas verdes. el entorno”. UNIVERSIDAD EAFIT

97

Medio ambiente

Jonathan Montoya Correa


Otra iniciativa para destacar se encuentra en la Sede de Investigación Universitaria (SIU) de la Universidad de Antioquia, donde el grupo de Medio Ambiente y Sociedad lleva cerca de 20 años estudiando la interacción del ser humano con el medio ambiente y el impacto que genera su alteración en las comunidades. Para Erika Torrejón Cardona, directora del grupo, Colombia es un país que está en la perifeEl concepto de Universidad-Parque, asumido por EAFIT, convirtió el campus ria de la producción académica, de la Institución en un lugar en el confluyen varias especies. el presupuesto para la investigación es muy reducido y no apunta a la visión que deben tener las universiEse es precisamente el entorno que quiedades. “Tenemos muchos jóvenes con la volunre Juan Pablo González Bolívar, estudiante de tad de trabajar, pero hay una serie de factores Administración de Empresas en este plantel, al de tipo presupuestal y cultural que lo impiden”. asegurar que la conciencia ambiental ya está creada, pero el verdadero problema ha sido mantenerla. “Hay que destinar más recursos a la Dentro de la misma línea de invesinvestigación. El Estado tiene que reconocer el tigaciones en asuntos ambientales trabaja la Universidad San Buenatema del medio ambiente como una prioridad ventura. El énfasis de su carrera de de las sociedades”. Ingeniería Ambiental es la gestión territorial, pero el hecho de que una de sus sedes esté en pleno corazón de la ciudad los ha llevado a proyectar sus esfuerzos hacia la Semillero de iniciativas prácticas contaminación por ruido, la movilidad del transOtras instituciones como la Corporación Uniporte urbano, el tratamiento de residuos sólidos versitaria Lasallista y la Universidad Católica de y otra serie de aspectos afines. Oriente (UCO) tienen dentro sus directrices proGermán Mauricio Valencia Hernández, coorfesionales el programa de Ingeniería Ambiental, dinador del pregrado, menciona que se han pero este tipo de propuestas educativas no son realizado modelaciones para identificar las prinexclusivas de las instituciones universitarias, cipales fuentes de emisión de ruido, gases y matambién existe un componente de participación terial particulado. El ingeniero ambiental explica por parte de los estudiantes de carreras tecnoque ya existen los mecanismos para controlar lógicas y técnicas. las problemáticas, pero se necesitan políticas La vicerrectora de investigaciones de la más claras y una intervención certera por parte Universidad de Medellín expresa que en estos de las autoridades. primeros ciclos de la educación superior hay En cierta medida los esfuerzos se han quemuchas oportunidades, debido a su capacidad dado cortos, porque mientras una carrera en el de experimentación y a su enseñanza desde la área administrativa recibe un promedio de 200 práctica. “Es una franja educativa que no se pueestudiantes por semestre, el pregrado en Ingede descuidar porque desde allí se encuentran niería Ambiental inscribe solo a 20. formas concretas para resolver problemas”. A lo anterior se suma el escaso apoyo que reEl Tecnológico de Antioquia ha dado pasos cibe este sector. “Hay que destinar más recursos importantes en el tema, incluso tiene una facula la investigación. El Estado tiene que reconocer tad de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambienel tema del medio ambiente como una prioridad te. “Paralelo a la capacitación profesional, dede las sociedades”, dice Valencia Hernández. sarrollamos proyectos para el manejo adecuado eafitense

el

98


Universidades del siglo XXI

del recurso hídrico y paisajístico, el ordenamiento de la jardinería y arborización, y el tratamiento de residuos sólidos”, expone el decano Alberto García Galeano. Antes de la conformación de la facultad, en 2009, se realizó un diagnóstico en el que descubrieron que el 88 por ciento de la comunidad estudiantil no tenía un conocimiento básico sobre educación ambiental, y por ende, no se había implementado ninguna medida. Un año después, la institución había logrado capacitar a todo su personal administrativo, reducir el consumo de agua en un 40 por ciento y posicionar su parte investigativa en varios municipios del departamento. “Quiero ayudar a mi comunidad de Vigía del Fuerte porque allá hay muchos terrenos que no son aprovechables y utilizar la formación académica que he recibido con ese objetivo”, comenta Enrique Herrera Chalá, alumno de la Tecnología Agroambiental, quien con un grupo de estudiantes trabaja en el rescate de una microcuenca en Jericó, Antioquia.

Diferentes visiones

e

Desde 1999, EAFIT cuenta con una maestría en Ciencias de la Tierra, desde la que se abordan aspectos como la geología, los hidrocarburos, la oceanografía, la erosión de las cuencas fluviales y muchos otros temas, todos desde una perspectiva ambiental. En palabras de Juan Darío Restrepo Ángel, su coordinador, este es un importante nicho para generar investigaciones, así como una oportunidad para generar reflexiones en torno a las acciones que se realizan en la tierra y proponer soluciones aplicables. Restrepo Ángel está convencido de que la independencia académica de las universidades y la capacidad para comentar sin ningún tipo de sesgo político o económico permite que se consolide una conciencia crítica más fuerte. Voces diferentes se escuchan desde otras instituciones. Para Valencia Hernández, de la Universidad San Buenaventura, aunque haya una conciencia ambiental en las universidades, falta financiación para realizar proyectos de investigación y poder convertirlos en realidad. En el Tecnológico de Antioquia consideran que el camino para revertir los procesos del cambio climático ya comenzó a andar, pero el Estado tiene que estar más comprometido e implementar leyes más rigurosas de protección. Por su parte, Luz Doris Bolívar Yepes piensa que no existirá una universidad en Colombia con un verdadero compromiso ambiental hasta que no haya una generación de egresados que lideren la causa en todas las esferas de desempeño laboral. “Mientras tanto no la hay ni la habrá. Por ahora me la sueño”, concluye. UNIVERSIDAD EAFIT

99


Los mejores días de EAFIT están por venir A lo largo del año la Universidad realizó diferentes actos para celebrar su cincuentenario. Estos fueron algunos de los momentos y los eventos con los que la comunidad eafitense festejó cinco décadas de existencia. Un cumpleaños que se cuenta con imágenes.

Fotos: Róbinson Henao

el

100 eafitense


Universidades del siglo XXI

Un día clásico que se vivió con sentimiento y emotividad

P

lazoleta del Estudiante. 4 de mayo. Hay torta, velas y centenares de eafitenses entonando el cumpleaños feliz. La música la puso la Banda Sinfónica Estudiantes de EAFIT. Luego, aplausos y abrazos. Fue sencillo, pero emotivo. En esta ceremonia participaron, entre otros, Jorge Iván Rodríguez Castaño, presidente del Consejo Superior; Juan Luis Mejía Arango, rector de EAFIT; Bernard J. Hargadon, primer profesor que dictó clases en la Universidad. También se hicieron presentes directivos, empleados, estudiantes y algunos egresados. Los cuatro decanos ( Jorge Giraldo Ramírez, Alberto Rodríguez García, Hugo Alberto Castaño Zapata y Francisco López Gallego) se unieron luego para acompañar este significativo comienzo de la celebración cincuentenaria.

Uno de los momentos más emotivos fue el discurso del profesor Bernard J. Hargadon, primer profesor de la Universidad, quien emocionado recordó la época en la que inició labores en la Institución.

La comunidad eafitense se hizo presente en el comienzo del programa de celebración de los 50 años de la Universidad EAFIT. UNIVERSIDAD EAFIT

101


En honor de los fundadores

O

rgullo, responsabilidad y humildad fueron los sentimientos expresados en el homenaje que se rindió, el 4 de mayo, a los 19 fundadores de EAFIT durante el acto central de celebración de los 50 años. Tras cinco décadas de recorrido, la Universidad es hoy referente académico de Colombia, un país que la ha tenido como aliada a la hora de pensar en cambios que no solo incluyen lo privado sino también lo público, lo que redunda en beneficio de una población que también fue partícipe de esta conmemoración.

Juan Luis Mejía Arango, rector de EAFIT, le entregó el libro de los 50 años al profesor Hargadon.

En el evento Álvaro Uribe Vélez entregó a la Universidad la Cruz de Boyacá, máximo galardón que el gobierno de Colombia concede a militares, ciudadanos y entidades destacadas por su servicio a la patria. el

102 eafitense


Universidades del siglo XXI

El Concierto de aniversario: un exclusivo estreno mundial

L

os empleados de la Universidad disfrutaron el 5 de mayo de una noche de gala con la Misa de los Cantares, obra compuesta por Andrés Posada, interpretada por la Orquesta Sinfónica EAFIT y dirigida por Cecilia Espinosa. “En completa soledad y en contacto con la naturaleza”. De esta forma fue concebida y escrita esta composición, según Andrés Posada.

Multitudinaria fue la asistencia de los empleados de EAFIT, quienes tuvieron la oportunidad de presenciar un concierto de primer nivel en estreno mundial.

Los artífices de esta obra musical reciben el reconocimiento de la comunidad eafitense.

La Orquesta Sinfónica EAFIT, bajo la dirección de Cecilia Espinosa, presentó esta primicia mundial, para el disfrute de los empleados eafitenses. UNIVERSIDAD EAFIT

103


El reconocimiento fue para todos

C

omo ya es tradición en la celebración del cumpleaños de la Universidad, se hizo reconocimiento a los empleados que cumplieron 10, 15, 20, 25, 30 y 35 años de labores. Luego, los empleados compartieron en familia de un almuerzo en la Plazoleta del Estudiante, donde también recibieron el libro de los 50 años de historia de EAFIT, escrito por el profesor Juan Carlos López Díez, integrante del grupo de Historia Empresarial.

Juan Luis Mejía Arango, rector de la Institución, brindó por los jubilados y por los empleados en este encuentro como familia eafitense.

Así fue el encuentro de la familia eafitense, que en esta ocasión, y con motivo de los 50 años, convocó a todos los empleados a un brindis. el

104 eafitense


Universidades del siglo XXI

De sol a sombra

L

a Banda La República, Puerto Candelaria, Mr. Bleat, Gordo’s Project, Coffee Makers y Parlantes fueron los grupos que pusieron a cantar y bailar a los estudiantes en el concierto De sol a sombra, otra de las celebraciones de los 50 años de EAFIT. Los grupos musicales están integrados por egresados de EAFIT que, en la actualidad, se encuentran experimentando con la música colombiana desde diversos géneros, como electrónica, rock, pop, jazz y folclórica del Caribe, pero en fusión con otros ritmos nuevos y estilos especiales.

La Plazoleta del Estudiante se vistió de fiesta y dejó, por un día, su porte académico.

El concierto hizo honor a su nombre. De sol, porque las primeras horas de la tarde le dieron la bienvenida al jolgorio; y de sombra, porque la última nota musical salió de los instrumentos a eso de las 8:30 p.m. UNIVERSIDAD EAFIT

105


Alcampus 2010: El encuentro de egresados de EAFIT

M

ás de 2.000 egresados volvieron a vivir su universidad. El sábado 23 de octubre se celebró Alcampus 2010, un encuentro organizado para egresados de todas las generaciones con el que culminó la conmemoración de los 50 años de EAFIT. Los graduados de los diferentes programas académicos recibieron de parte de las directivas y docentes una calurosa bienvenida, cargada de información y novedades sobre la Universidad. El evento contó con 13 diálogos académicos con 24 líderes en el país. También ofreció a los egresados programación cultural, reencuentros con compañeros y profesores, recorridos para conocer las novedades del campus, y una variada oferta gastronómica.

Generaciones completas de todas las escuelas tuvieron una cita oficial en los reencuentros de Alcampus 2010, uno de los momentos más emotivos y esperados por los eafitenses de todas las generaciones. En la foto, egresados de Ingeniería de Sistemas 2008.

Grupos de tres, de cuatro, incluso de más de 10 personas se abrazaron en pasillos, en salones, en auditorios, en terrazas y hasta en parques y parqueaderos de la Institución, donde tuvieron lugar los reencuentros de profesores y compañeros de todas las generaciones de Alcampus 2010. el

106 eafitense


VALORES INSTITUCIONALES Responsabilidad Capacidad para identificar, prever y afrontar las consecuencias derivadas de cualquier acción realizada. Tolerancia Actitud y capacidad para escuchar al otro, para analizar, compartir y aún para discrepar de sus opiniones, dentro del reconocimiento y respeto del pluralismo. Integridad Preocupación constante por el cumplimiento a cabalidad de las tareas asumidas, bajo el respeto de valores éticos universales. Audacia Capacidad para generar y proponer nuevas ideas en los ámbitos académico, empresarial, cultural y social; al igual que para liderar procesos necesarios para llevarlas a cabo. Excelencia Compromiso para buscar siempre el logro de las acciones emprendidas bajo condiciones de alta calidad.


el

108 eafitense


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.