Page 59

POR ALBERTO BRESSAN Magister en Gestión Empresaria, asesor de Externo en Ministerio de Hidrocarburos, Profesor Universitario.

Todo riesgo cuantificable, aún remoto, puede ser cubierto con un seguro. El único requisito es poder determinar la probabilidad de ocurrencia y contar con una contraparte dispuesta a cancelar la obligación de ocurrir. LOS CONTROLES DEL SISTEMA De igual manera que ocurre con el sistema financiero, en donde el banco central es el órgano rector, la superintendencia de seguros rige la manera de hacer en temas de seguros en nuestro país. La necesidad de controles se debe al diferimiento entre la percepción de los fondos y su uso para la cobertura de los siniestros o hechos asegurados. Por lo que las aseguradoras son entidades que captan fondos de los particulares y empresas para hacer frente a obligaciones contingentes.

LA VIDA, EL TRABAJO Y LOS SEGUROS Los seguros de vida, que en realidad son seguros en caso de muerte, usan una herramienta muy importante que se denomina Tabla de Mortalidad. Este instrumento presenta una cierta cantidad de población teórica que empieza por edad cero (nace) y va disminuyendo con el transcurso del tiempo hasta extinguirse totalmente. Con este “patrón de supervivencia” puede calcularse la probabilidad que alguien llegue vivo a determinada edad, o la probabilidad de estar vivo dentro de 10 años. La ciencia que estudia estas tablas se denomina Biometría. Establecida la probabilidad podemos realizar todos los cálculos financieros que se requieran para calcular: el valor a pagar mensualmente para obtener una jubilación, el valor para el pago de una indemnización a los familiares en caso de muerte, que es el conocido como “seguro de vida” y todas las combinaciones posibles. De igual manera estableciendo probabilidades y montos es como funciona el sistema de resarcimiento de accidentes laborales cubiertos por las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART). Si bien dejamos de lado el análisis de la correspondencia del valor de las indemnizaciones (indemnizaciones tarifadas), éstos valores junto con las probabilidades de ocurrencia son los elementos claves del sistema.

LAS COBERTURAS DE RIESGO FUERA DE LAS ASEGURADORAS Aunque en nuestra concepción natural los

seguros sean el pago mensual para resarcirnos de algún siniestro, el sistema de cobertura de gastos derivados de salud es parte de los cálculos relacionados a seguros. Podemos analizar desde la óptica de los seguros a los fines de poder comprobar lo enunciado arriba. ¿Existe un riesgo a cubrir y puede ser cuantificable? Sí, el riesgo de una enfermedad es cuantificable a partir de las estadísticas sanitarias, y su valor o costo monetario de tratamiento es determinable, aunque sea en los casos promedio. Cuando hacemos el pago de una prepaga o nos descuentan el valor de una obra social estamos pagando un seguro de salud, el cual necesita volumen de pagos para afrontar las prestaciones a los afiliados. Por supuesto el papel de los controles es fundamental para el funcionamiento de este sistema que recauda fondos para hacer frente a obligaciones futuras derivadas de la pérdida de salud en las personas.

LOS OTROS SEGUROS Otro tipo de seguros, o bien de cobertura corresponden a las operaciones o contratos de futuros. En los futuros, la cobertura de riesgo se produce entre dos partes individuales cuya concepción diferente acerca de lo que sucederá en el futuro les permite arribar a un acuerdo, en el que como toda compra existe un bien y un precio, pero en este caso se difieren la entrega de ambos. El papel de un tercero como es la Bolsa de Comercio permite asegurar en ambas partes el pago diario de las diferencias que arroje el valor del bien día a día. De esta manera ambas partes pueden dar certidumbre en cuanto a la entrega y el cobro del bien transaccionado y así evistar el riesgo de precio

LOS SEGUROS SOBRE HIPOTECAS Y EL METALENGUAJE Cuando se estudia lógica en cualquiera de los niveles, secundario o universitario, surge el problema del lenguaje, en este caso podemos identificar palabras que nombran cosas como “auto” o “casa”, pero también pueden existir oraciones que no nombren a cosas sino que nombren al propio lenguaje.

· EL CAMPO PROFESIONAL · Existe una profesión de Ciencias Económicas cuya formación permite el cálculo y análisis de lo relacionado a seguros y riesgos. Si bien no tan difundida en una de las clásicas carreras del sistema universitario argentino, los actuarios. Con una fuerte formación en matemáticas estos profesionales son expertos no sólo en casos de seguros sino en todo tipo de modelos complejos aplicados a las ciencias económicas.

En este orden de ideas “Juan dijo que fue a casa”, nos nombra un hecho “ Juan dijo” , pero después referencia a lo que dijo haber hecho, es decir referencia al lenguaje, no al hecho en sí. Esta referencia a algo creado con el lenguaje es el metalenguaje. Ahora bien, ¿qué relación tiene esto con finanzas? Tiene una relación bastante fuerte. Si tomamos un crédito hipotecario, el banco asume la garantía del inmueble como el bien que cubrirá nuestra posible insolvencia. Pero el banco podría hacer una transferencia de nuestro crédito a otro banco o bien tomar un seguro para cubrir la parte de la deuda que no se pague con el inmueble. ¿Y si hace ambos? Volviendo a nuestro ejemplo del lenguaje, la hipoteca es el lenguaje y la transmisión a otro banco tomando un seguro sería el metalenguaje (palabras de palabras). Así tenemos una operación financiera, cuyo riesgo baja por estar asegurada por el inmueble y el seguro. Pero, ¿qué pasaría si no alcanza ni el inmueble, ni el seguro? Se evidencia una falla en los controles de dicho tipo de operaciones y puede ser el comienzo de una crisis, tal como sucedió en la crisis de las subprime en 2008, donde se abusó del metalenguaje.

PARA EL FINAL Múltiples operaciones cotidianas pueden analizarse desde la perspectiva financiera de un seguro, lo importante es poder cuantificar riesgo, pagos y volumen para asegurar que dicha operación llegue a buen puerto. ABRIL 2016 (Socios) 59

Revista Socios Nº19  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you