Page 14

Soy demasiado  perezosa  incluso  para  pensarlo  siquiera.  Tardo  entre  siete  y  nueve  meses  en  escribir  una  novela  en  un  mundo  real,  ¿cuánto  imaginas  que  puede  costarme  si  tengo  que  inventarme  parte  de las localizaciones, sociedad, personas…? Ni me  lo quiero imaginar.   ¿Y en erótica?  Tampoco  por  ahora.  Soy  muy  mala  lectora  de  erótica;  las  veces  que  lo  he  intentado,  me  he  descubierto al final del libro pasando las hojas de  las escenas de sexo porque me interesaba más la  trama y la relación entre los protagonistas.   ¡Ojo! Con esto no quiero decir que no me gusten,  que  lo  hacen,  pero  prefiero  antes  una  novela  donde  se  palpe  el  erotismo  en  las  situaciones  cotidianas  que  muchas  escenas  explícitas  sin  erotismo alguno.  ¿Qué estás escribiendo ahora?   He  terminado  una  novela  ambientada  entre  el  norte  de  Burgos  y  Vizcaya  a  principios  del  siglo  XVI  y  ahora  me  he  puesto  con  una  contempo‐ ránea  situada  en  Asturias.  Para  quién  se  haya  leído  «Es  por  ti»  (por  ahora  solo  en  digital,  pero  que saldrá en papel el próximo septiembre), será  la historia de Irene, la hermana pequeña de Luz.  La  he  cogido  con  mucho  ánimo  así  que  espero  terminarla en unos meses. Y después, habrá que  moverla.  Y por último, ¿Cuál es tu  modus operandi a la hora  de  escribir?  ¿Estructuras  un  guión,  dejas  que  la  historia  fluya  a  su  libre  albedrío,  o  son  tus  personajes  quienes  deciden,  aún  en  contra  de  tus órdenes?   Establezco una rutina y me siento a escribir todos  los días. Cuando trabajaba, escribía por la noche.  Ahora,  por  las  mañanas.  Si  lo  dejara  para  los  momentos de inspiración, no me pondría nunca.  Con  los  personajes  nada  de  «libre  albedrío»,  los  tengo atados y bien atados. (Y mejor que sea así, 

porque cuando  los  he  dejado  irse  de  paseo,  he  tenido que corregir un montón de cosas).  Soy  escritora  de  mapa.  Antes  de  empezar  con  la  historia, escribo una lista de todas las escenas de  la  novela  y  lo  que  sucede  en  ellas.  Siempre  empiezo por la primera y acabo por la última. No  me centro si no lo hago así. Necesito tiempo para  ir  adaptando  mi  forma  de  pensar  a  la  de  los  personajes y soy incapaz de escribir la historia de  forma salteada.  ¿Alguna  manía  a  la  hora  de  escribir?  ¿Papel  y  boli u ordenador?  Necesito  silencio  a  mi  alrededor,  que  no  me  interrumpan  porque  me  descentro.  A  veces  me  pongo música, pero la mayoría de los días ni me  acuerdo.  Escribo  directamente  al  ordenador.  Hacerlo  en  papel  me  parece  perder  el  tiempo  porque  tardo  el doble. Solo escribo a mano cuando estoy fuera  de  casa,  de  viaje,  en  la  sala  de  espera  del  den‐ tista…  o  algo  así  porque  no  tengo  más  remedio.  Pero odio tener que copiarlo después.  ¿Cómo es Ana cuando no está escribiendo?  En una entrevista que me hicieron en Románticas  al Horizonte, me definía así:  «No me gusta cocinar, me encantan las plantas, me

muero por trabajar, me gustaría vivir junto a los míos, hace más de ocho años que no salgo de España y tengo «mono» de viajes, me apasiona leer, apenas veo la tele, cuando salgo, tomo vino y prefiero el monte a la playa (aunque soy de costa),…» Con otras palabras: soy una persona  normal a la  que  le  gusta  tumbarse  a  leer,  la  vida  familiar  y  salir con los amigos.   Muchísimas  gracias  por  concedernos  esta  entrevista, ha sido un placer.   Muchísimas  gracias  a  vosotras  por  pensar  en  mí  para  esta  sección  de  la  revista.  Para  mí  es  un  sueño, poder estar en estas páginas.   

RománTica'S 14

Romanticas 024  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you