Page 1


Sumario Actualidad Entrevista a Lucía Arca Una tarde con Ana Iturgaiz Conocemos a Maya Banks Cazamos a Cox y Tailor Nuevas incorporaciones: Autoras y Editoriales Especial Danielle Steel Series y Sagas: Charley Davidson Dioses del Olimpo Espacio JR Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Romances reales Ocio y Placer Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Chus Nevado Eva Rubio Loli Díaz Marina Capilla Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Rocío Muñoz Tamara Arteaga Violeta Lago Yuliss M. Priego Y, colaboración especial de: Regina Roman Eva Olaya (prensa Versátil) Andrea Tomassini (prensa Terciopelo)

Editorial Queridas lectoras:  Un  bimestre  más  os  presentamos  nuestra  publicación  que  esperamos  os  resulte  amena  y  entretenida.  Este  nuevo  número  viene  cargado  de  gran  cantidad  de  novedades,  curiosidades  y  artículos  que,  estamos  seguras,  os  harán  pasar  más  de  un  buen  rato  más  que  divertido.   Descubre  con  nosotras  y  Regina  los  Audiobooks.  No  te  pierdas  las  jugosas  entrevistas  que  han  aportado  Carolina, Noelia y Yuliss ni el artículo firmado por Regina  Roman aparte de mucha información de interés como la  convocatoria  del  VIII  Premio  Terciopelo.  ¡Mira  sus  bases!   Nuevas  incorporaciones  tanto  de  autoras  como  de  editoriales y dos autores que esperamos se incorporen  a  nuestro  panorama  literario  si  a  las  editoriales  les  parece bien.   Merche  Diolch,  en  la  sección  de  «Series  y  Sagas»,  nos  trae  a  unos  personajes  que  han  irrumpido  en  nuestras  vidas como ciclones: arrasando.   ¿Queréis  saber  qué  protagonista  ha  entrado  a  formar  parte  de  nuestro  especial  Olimpo?  No  os  perdáis  la  sección  «Dioses  del  Olimpo»  tenemos  un  highlander  inolvidable.  Como  siempre  hemos  trabajado  en  las  secciones  que  creemos  señas  de  identidad  y  esta  vez  os  proponemos  una cápsula muy especial. Viajamos a los locos años 20  y  compartimos  inquietudes  con  dos  personajes  a  los  que la marabunta les ha unido.  Y,  en  la  sección  de  «Ocio  y  Placer»  hacemos  un  recorrido muy singular por Almagro junto a un ejemplar  de  la  novela  española  más  importante  de  la  literatura  universal.  ¿Sabrás  encontrar  los  guiños  que  le  hace  Alfredo al Ingenioso Hidalgo don Quijote?  Os deseamos a todos un FELIZ inicio del VERANO.  Gracias una vez más por vuestra confianza.  Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


LUCÍA ARCA    Blogger  juvenil   conocida desde hace unos  años gracias a «La pluma  del ángel caído», entre  otros blogs. Ha  colaborado en varias  antologías, como la  reciente «Catorce Lunas»  (también de Kiwi ed.).   Una entrevista de…  Carolina I. Quesada 

Empezamos nuestro verano literario con sangre, acción, romance y lóbrego glamour en Edimburgo. ¿Hay una manera más interesante de hacerlo? Todo ello gracias a la autora que tenemos el placer de conocer hoy, Lucía Arca, y su bilogía «Clanes», cuyo primer libro, «Los iniciados», ya podemos encontrar en triple edición digital y cuyo segundo libro, «Los arcanos», muy pronto llegará a nosotros; ambos de la mano de Kiwi ediciones. Muchos estamos descubriendo, gracias a «Clanes», que Lucía Arca también es una autora de gran talento y potencial, humilde, cercana, solidaria, escritora incansable y muy amante de la literatura y el cine. «Clanes» es la saga que me hizo decir: «Yo quiero ser Lucía Campbell» (su protagonista). Sería todo un placer estar en su piel… Conozcamos a su creadora: Me encanta  empezar  el  verano  tan  bien  acompañada. Yo ya te conozco y sé que eres una  gran autora, muy prometedora, y mejor persona,  pero  para  que  el  gran  público  tenga  una  idea  también  de  cómo  es  la  persona  detrás  de  la  autora,  cuéntanos:  ¿Quién  es,  en  su  día  a  día,  Lucía Arca? 

Pues soy  lo  que  veis  en  Facebook,  la  verdad  es  que  eso  de  la  las  dos  caras  no  es  para  mí,  lo  del  doble fondo lo dejo para mis novelas: personajes  con  varias  facetas,  cosas  que  no  son  lo  que  parecen  a  simple  vista,  tinieblas  disfrazadas  de  claridad, etc. Pero en la vida real soy simplemente  una  persona  a  la  que  le  encanta  leer  novelas  de  ficción  (normalmente  juveniles),  ver  series  en  cadena  e  ir  al  cine.  Colecciono  películas  (mis  favoritas  son  las  ochenteras).  Paso  la  semana  buscando trabajo, escribiendo (cuando las musas  y mi voluntad se ponen de acuerdo), discutiendo  amistosamente  con  mi  padre  y  hablando  con  mi  perro (que entiende todo menos lo de «No hagas  pis  ahí.  Ahí  NO»).  Los  sábados  y  domingos  estoy  con mi pareja y salgo con mis amigos.  

A C T U A L I D A D

Y, ¿qué  hay  de  esos  orígenes  nobles  que  dejan  entrever  tus  apellidos  completos:  Lucía  Arca  Sancho‐Arroyo?   Mi  madre,  que  en  paz  descanse  (y  lejos  de  este  mundo,  para  que  no  vea  todo  lo  malo  que  sucede…),  desciende  de  una  familia  ¿noble?,  bueno, supongo que podría decirse que lo era. El  apellido  compuesto  es  fruto  de  la  unión  del  de  mis bisabuelos (creo recordar, soy terrible para la  historia  ¡incluso  para  la  mía!).  Uno  de  mis  ante‐ pasados fue alcalde de Zaragoza, una pequeña ca‐   

5 RománTica'S


lle lleva por nombre Sancho‐Arroyo en honor a él.  De  todas  formas,  las  riquezas  debieron  quedarse  por  el  camino  (o  fundirse,  lo  más  probable).  No  tengo  un  alto  castillo  (menos  que  limpiar)  ni  ostento  título  (¿te  imaginas?  Condesa  Lu,  uhmmm ¡no suena bien! Y no haría juego con mis  deportivas y mis leggins).  Volviendo  al  terreno  mundano,  ¿cuál  serías,  Lucía, si fueses…?  Una  canción:  ¡Mis  favoritas  son  todas  deprimentes!    Acabo  de  darme  cuenta  (Under  the Water de The Pretty Reckless,  Echo de Jason  Walker,  etc)  Veamos…quizá  Skyscraper,  de  Demi  Lovato,  porque  me  caigo  para  después  alzarme  como un rascacielos.  Una película: Jóvenes y brujas, porque soy young  y  algo  brujilla  (además  de  que  me  han  rodeado  unas  cuantas  y  no  de  las  que  hacen  hechizos  precisamente).   Un sabor de helado: Si fuese para comerme a mí  misma,  chocolate  con  caramelo,  pero  ¿que  me  defina?  Yo  diría  chocolate  con  menta  (un  toque  dulce,  otro  amargo  y  un  punto  picante  y  refrescante)  Un postre: El Banana Split, con de todo un poco,  como  yo  (soy  tan  ecléctica  como  Campbell,  mi  protagonista)  Un  personaje  literario:  Me  siento  algo  identificada  con  la  protagonista  de  Obsidian,  aunque  nadie  me  representa  mejor  (solo  en  parte)  que  mi  propia  creación,  Lucy,  a  la  que  he  donado algunos de mis gustos.  Una palabra: Espontánea  Comencemos  a  hablar  de  tu  Saga  Clanes,  pues  estoy  ansiosa,  tras  devorar  su  primer  libro  «Los  iniciados»  y  confirmarme  como  fan  incondicional.  ¿Qué  va  a  encontrar  el  lector  en  esta  saga,  en  general?  ¿Y  qué  nos  espera  en  su  segunda parte: «Los arcanos»?  Las  páginas  de  Clanes  están  impregnadas  de  suspense  y  misterio,  pero  sobre  todo  de  amor  y  amistad. Los Iniciados es la historia de una chica,  una  adolescente  que  tiene  que  hacer  frente  a  muchos  cambios  y  otras  tantas  revelaciones,  algunas  de  las  cuales  la  llevarán  al  borde  de  la  locura.  Lucía  es  una  chica  con  mucha  personalidad:  sensitiva  y  amable,  aunque  muy  irónica.  Una  persona  con  las  cosas  claras,  al  menos  hasta  que  llega  a  Edimburgo  y  al  nuevo  instituto,  a  partir  de  ese  momento  las  dudas  la  embargan. Se encuentra de pronto con una nueva 

RománTica'S 6

vida, amigos  que  difieren  de  los  que  tenía  en  su  ciudad  de  origen,  un  mundo  de  lujo  en  el  que  cree  no  encajar  y  un  fuego  cruzado  en  el  que  se  ve envuelta, una guerra fría entre dos chicos que  llaman su atención de distinta forma.  Pregunta  maliciosa  y  con  toda  la  intención:  ¿Tu  educación católica ha tenido algo que ver con tu  gusto  actual  por  la  literatura  oscura,  erótica  y  llena  de  bebedores  de  sangre  o  te  viene  esto  (que compartimos ambas) de otra parte?  Reconozco  que  fui  a  un  colegio  público  de  monjas.  A  continuación  estuve  en  un  Instituto  Diocesano y para terminar tengo dos tías abuelas  que  pertenecen  a  la  Iglesia  Católica,  pero  no  suelo  hablar  de  estos  temas,  es  algo  que  me  enseñó  mi  madre  (y  de  lo  poco  que  intento  aplicar).  Cada  uno  es  libre  de  creer  en  lo  que  quiera,  siempre  y  cuando  a  la  hora  de  actuar  no  dañe a los demás, al entorno ni a sí mismos. Ese  es mi único dogma.  Mi  vínculo  con  el  vampirismo  nace  de  algo  primario: el miedo a la vejez, a la enfermedad y la  pérdida; a la muerte. El temor a lo que habrá –o  no–  cuando  nuestros  párpados  se  cierren  por  última vez.  Y si a eso le añadimos la sensualidad  inherente a la mitología vampírica, ¡la locura sería  no sentirse atraído!   Estoy de acuerdo. Volviendo a la bilogía, ¿qué te  inspiró a comenzar Clanes?  Horas  de  aburrimiento  en  un  call center  de  llamadas  entrantes.  Tan  pronto  trabajaba  a  destajo, como no tenía ningún cliente con el que  tratar. Dicen que el ocio es el aliado del diablo, yo  digo que en ocasiones lo es de la creatividad.  Edimburgo,  con  su  arquitectura  y  leyendas  oscuras,  ya  acaparaba  mis  pensamientos  desde  hacía  días,  cuando  investigué  por  la  red  mi  genealogía,  que  me  llevaba  (seguramente  por  error)  hasta  las  Highlands,  de  las  que  me  enamoré:  el  folklore,  sus  verdes  praderas,  los  gloriosos  atardeceres  cárdenos,  anaranjadas  y  rosas, etc.  La escena con la que comienza Los Iniciados vino  a  mí,  como  si  hubiese  sido  invocada  y  la  plasmé  en una hoja de papel. A partir de ahí comenzó la  que sería mi primera novela.    ¿Cuál  es  la  historia  de  esta  saga?  Es  decir,  ¿cuánto  has  luchado  para  llegar  a  verla  publicada de mano de Kiwi ediciones? Pues creo  que no ha sido un camino de rosas… 


Ha sido  un  camino  de  rosas…rosas  marchitas  y  espinas hirientes (demasiado dramático, lo sé). Lo  cierto es que no ha sido fácil, pero dicen que las  cosas  buenas  se  hacen  esperar,  y  esta  es  una  de  ellas, sin lugar a dudas.  Escribí una novela sin proponérmelo, empezando  en la página 1 y terminando casi en la 300. No era  mi  intención,  simplemente  sucedió.  A  continuación  intenté  buscarle  hogar,  desconociendo  el  mundo  literario.  Como  primeriza  me  equivoqué  y  lo  pagué  caro.  Por  suerte  el  tiempo  me  ha  proveído  de  paciencia  y  experiencias  que  me  han  ayudado  a  crecer  a  todos  los  niveles,  cosa  que  espero  seguir  haciendo  por  mucho  tiempo.  Cada  día  aprendo  algo  nuevo  y  eso  me  enriquece,  no  solo  a  nivel  literario.  En  2008  fue  concebida  esta  historia  y  desde  entonces  he  peleado  porque  saliera  a  la  luz  con  dignidad, como se merece.  ¿Cuál  ha  sido  la  mayor  alegría  tras  ver  Clanes  publicado? ¿Qué dice tu entorno, tu familia etc.?  Creo que era uno de los sueños de tu madre.   Mi madre estaría feliz. Ella era mi mayor fan y mi  mejor amiga, además de hacer las veces de musa,  crítica  y  conciencia.  Ella  siempre  apostó  por  mí,  incluso cuando nadie más lo hacía. Era mi brújula,  la que siempre me indicaba el Norte.  No  tengo  una  gran  familia,  pero  es  más  que  suficiente.  Casi  siempre  somos  mi  padre  y  yo.  Él  me  apoya  a  su  manera.  Su  forma  de  prestarme  ayuda es dejarme hacer, no impedirme luchar por  mi sueño, pero sí recordarme que de momento es  solo  eso,  algo  hermoso  por  lo  que  puedo  luchar,  pero sin olvidar que hay un mundo ahí fuera, una  realidad en la que se necesita ingresos, unos que  de  momento  no  obtendré  con  mi  pasión,  está  claro.  Otro  gran  apoyo  son  mis  amigos,  ellos  siempre  están  ahí  para  escuchar  mis  ideas,  leer  mis  historias  y  acudir  a  eventos  a  los  que,  de  otra  forma,  quizá  no  asistirían,  así  que  desde  aquí  GRACIAS, por ser y estar, sin más.  Mi mayor soporte ahora mismo es mi novio, que  ejerce de Beta tester y siempre tiene una palabra  de aliento y un «Confío en ti». Pocas frases tienen  tanto poder como esas, créeme.  ¿Podemos  dar  la  exclusiva?  ¿Esta  saga,  que  comenzó como e‐book, salta al papel?   De  momento  no  hay  nada  oficial,  pero  espero  tener  noticias  muy  pronto.  Ya  terminé  de  revisar 

Los Arcanos  y  aunque  no  hay  fecha  de  salida,  puedo asegurar que verá la luz. Por fin tendréis la  historia  completa  y  sabréis  que  les  depara  a  los  personajes.  Algunas  barrabasadas  y  cambios  de  escenario, ya os pongo sobre aviso.   No  solo  como  autora  publicada,  sino  como  blogger  querida  y  seguida  por  mucha  gente,  ¿cuáles  crees  realmente  que  son  los  pros  y  los  contras de publicar hoy día?  Los  pros:  la  cantidad  de  personas  a  las  que  puedes  llegar  gracias  a  las  redes  sociales,  comunidades,  blogs,  etc.  Los  contras:  lo  mismo;  es  tan  sencillo  compartir  con  el  mundo  tus  inquietudes,  pensamientos  e  historias,  que  hay  un  exceso  de  información:  novedades,  noticias,  autores.  Cada  semana  nos  bombardean  con  varios  correos  o  anuncios  mostrándonos  novelas  en  cuya  presentación  se  lee  «El  mejor  libro  del  año».  Eso  sin  contar  las  mil  veces  mentadas  editoriales  piratas.  Empresas  que  prometen  la  luna y ofrecen mentiras en un bello envoltorio.  Mójate:  ¿Qué  necesita  aún  el  panorama  romántico español para llegar a la potencia que  tiene, por ejemplo, el inglés? Porque me consta  que autores con talento sobran.  Que  los  lectores  crean  más  en  el  producto  nacional.  Talento,  como  bien  dices,  sobra.  Encuentras  buenas  historias  en  los  lugares  más  insospechados,  algunas  incluso  mejores  que  las  mostradas  en  muchos  de  esos  autodenominados  «mejores libros del año».  Nos  falta  confianza:  en  nosotros  mismos  y  en  lo  que tenemos que ofrecer.  ¿Qué escritores han sido tus referentes, aquellos  que  has  admirado  siempre  y  que  te  han  inspirado?  Me  encanta  Ende.  La  historia  Interminable  me  marcó.  Me  hizo  soñar  como  pocas  novelas,  pero  lo  cierto  es  que  no  he  leído  nada  más  de  este  autor.  Me  gusta  mucho  la  delicada  pluma  de  Lauren  Oliver  en  Si  no  despierto,  los  mensajes  y  las  reflexiones  de  Alyson  Noël  en  la  Saga  de  los  inmortales,  la  espontaneidad  que  derrocha  C.J.Dauguerty en Night School, la pasión de la que  dota Némesis Fuster a Goetia, el toque tenebroso  con  el  que  envuelve  L.J.Smith  a  sus  Crónicas  Vampíricas, la fuerza que Suzanne Collins imprime  en  Los  juegos  del  hambre  y  la  ironía  que  destila  Daniel Waters en Generation dead. Podría seguir 

7 RománTica'S


enumerando y siempre me faltaría espacio.  ¿Destacarías  a  algún  escritor  del  panorama  español actual?   Ya  he  nombrado  a  Némesis  Fuster,  pero  tengo  muchos  más  que  añadir.  La  elegancia  que  exuda  Jose  Luís  Romero  Campillos  en  Lágrimas  de  una  eternidad  carmesí,  la  equidad  entre  historia  y  misticismo  que  Carolina  Iñesta  muestra  en  El  guardián  de  los  secretos,  el  humor  y  la  comedia  en  común  unión  que  Megan  Maxwell  nos  regala  en cada nueva historia o la acción combinada con  erotismo  que  encontramos  en  El  pozo  de  todas  las  almas  de  Amaya  Felices.  Estos  son  solo  unos  pocos ejemplos.  Tengo entendido que escribes porque realmente  lo  disfrutas  y  porque  entiendes  y  adoras  este  mundillo,  pero,  si  ponemos  la  cabeza  en  las  nubes:  ¿Alguna  meta  soñada  que  aún  desearías  alcanzar?  La verdad es que nunca podré entender del todo  este  mundo,  ni  aspiro  a  ello.  Entre  historias  hermosas y autores cercanos, hay claroscuros que  no acaban de convencerme. Como te he dicho, lo  de la doble cara no va conmigo y por desgracia, a  veces  tengo  la  sensación  de  que  es  la  última  moda…  ¿Meta  soñada?  Seguir  creando  y  plasmando  en  papel (o en digital) y que este llegue a las manos  de voraces lectores. Que lo que escribo arranque  una sonrisa a alguien triste, o dé valor a quien se  sienta  hundido.  Que  quien  decida  imbuirse  en  mis  historias  encuentre  entre  sus  personajes  un  alma  gemela  o  alguien  con  quien  se  identifique.  Espero  seguir  soñando  e  invitar  a  otros  a  esos  mundos de los que soy arquitecta.  Antes  de  finalizar,  suelo  hacer  a  todos  los  escritores un par de preguntas que me hicieron a  mí en su día y que me encantó responder:  a) ¿Cuál es el sitio más extraño en el que, llevada  por  las  musas,  te  has  puesto  a  leer,  a  tomar   

RománTica'S 8

notas o directamente a escribir?  Hoy  he  tenido  un  arrebato  de  inspiración  en  la  ducha.  No  he  podido  tomar  nota,  pero  sí  repetir  la  idea  concebida  reiteradamente  hasta  poder  apuntarlo en el móvil una vez he salido del agua.  b)  Imagina,  por  último,  una  gran  cena  a  la  cual  pudieras  invitar  a  cualquier  autor,  de  cualquier  época y país. ¿Quiénes se sentarían contigo a la  mesa  y  en  qué  lugar  se  celebraría  ese  interesante banquete?  Estoy convencida de que me quedaría embobada  escuchando a William Shakespeare, me entreten‐ dría sobremanera con las corrosivas críticas socia‐ les  de  Oscar  Wilde  y  Daniel  Waters  y  disfrutaría  hablando de inmortalidad con Alyson Noël y L. J.  Smith.  Júntalos a todos y ponlos en un precioso cenador  en  mitad  de  la  naturaleza,  al  anochecer  y  con  vistas a un castillo en ruinas y un hermoso lago. Si  sirven helado de caramelo, tarta de chocolate, un  buen  vino  tinto  e  invitan  a  cantar  a  Tarja  Turunen… creo que muero de la impresión.  ¡Me apunto a la cena! Ahora, hemos de finalizar,  háblanos  de  dónde  podemos  seguirte  y  encon‐ trarte.  Y,  por  supuesto,  deja  el  mensaje  que  desees  a  los  lectores.  Muchísimas  gracias  por  estar con nosotras, Lucía, y te deseamos, de todo  corazón,  que  todo  el  mundo  se  anime  a  descu‐ brirte,  porque  si  lo  hacen,  sin  duda,  a  partir  de  ahora lloverán los éxitos.   Muchísimas gracias a ti Carolina, por la entrevista,  tu cariño y tu amistad.  Echa un vistazo a su booktrailer:   http://www.youtube.com/watch?v=Cy9WdbZGLcc 

Lee su blog: https://novelasclanes.blogspot.com  Busca en Facebook  https://www.facebook.com/pages/Los‐Iniciados/285954519250 

Sus hastags en Twitter:  #Clanes #DonovanLombard #BastianMacAllister

Cómpralo en Amazon


9 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 10


ANA ITURGAIZ    Amiga y compañera…   de letras, vizcaína nacida  en Getxo que  actualmente reside en  Madrid. Licenciada en  historia, su experiencia  laboral ha girado en torno  a las bibliotecas y los  archivos...   Una entrevista de…  Noelia Amarillo 

Ana Iturgaiz  escribe  desde  hace  algunos  años,  siendo  finalista  del  I  Concurso  de  Relato  Corto  RNR  y  del  IV  Certamen  de  Relatos  Breves  de  RENFE.  En  2010  quedó  finalista  del  II  Premio  Novela  Romántica  organizado  por  Vergara  y  Rincón de la Novela Romántica con su obra «Bajo  las  estrellas»  que  fue  publicada  por  Vergara  en  2012. A esta le han seguido «Es por ti» y «Be my  Valentine»  (B  de  Books)  y  «Acordes  de  seda»  (Vergara 2013).    Es  un  verdadero  lujo  poder  entrevistarte,  Ana,  muchísimas gracias.   Gracias  a  ti,  Noelia,  y  a  todo  el  grupo  que  participa  en  la  revista.  Hacéis  una  labor  estupenda de difusión de la novela romántica. Os  aseguro que me la descargo todos los meses y la  leo de pe a pa.  «Acordes  de  Seda»  es  un  libro  que  cuenta  con  un  planteamiento  muy  original  dentro  de  la  novela  romántica,  sus  protagonistas  principales  no  solo  no  pertenecen  a  la  nobleza,  sino  que  además, sus profesiones, al menos la de él, son  bastante  inusuales  en  el  género  romántico.  Nicolás es Cantor Principal de la Capilla Musical  de  Felipe  II,  y  Clara  es  una  bordadora  que 

intenta abrirse  camino...    ¿Cómo  se  te  ocurrie‐ ron  estos  personajes  tan  peculiares?  ¿Puedes  hablarnos un poco sobre ellos?   Lo primero que se me ocurrió fue lo de la Capilla  Musical.  Yo  estaba  haciendo  un  curso  de  documentación musical y la profesora comenzó a  hablarnos  sobre  la  historia  de  la  música.  En  cuanto comentó que en todas las cortes europeas  había una capilla musical, me dije: «ahí es donde  voy a ambientar mi próxima novela».  Como  los  músicos  y  cantores  de  dichas  capillas  eran hombres, no me quedaba más remedio que  fuera el protagonismo masculino el que estuviera  ubicado  en  la  misma.  Y  ya  que  estaba,  no  iba  a  ponerlo  como  un  simple  tañedor  de  vihuela  así  que  decidí  que  sería  el  mejor  en  su  profesión.  (Además  estaba  decidida  a  obligarlo  a  cambiar  sus  prioridades  a  lo  largo  de  la  novela.  Para  ello  necesitaba  que  empezara  siendo  un  triunfador  para luego…).  Con  respecto  a  Clara,  la  verdad  es  que  no  sé  cómo se me ocurrió. Supongo que necesitaba una  excusa  para  hacerla  entrar  en  la  corte  y  me  pareció una buena idea que fuera una costurera.  Si  alguien  necesitaba  un  arreglo  urgente  y  escondidas… 

Una tarde con… Ana Iturgaiz

.

11 RománTica'S


Nicolás... ¿Tiene miedo al amor?   ¿Miedo? No, para nada. Lo que ocurre es que el  amor no forma parte de su vida. Nicolás procede  de Flandes (Holanda). Lo separaron de su familia  de niño y lo obligaron a formar parte de los niños  cantores de la corte española. Nunca ha recibido  amor,  sí  disciplina  y  reconocimiento,  pero  no  amor. Lo más cerca de él que ha vivido ha sido la  amistad incondicional de su amigo Joos.  Lo  que  le  pasa  también,  es  que  tiene  sus  metas  muy  claras  y  para  alcanzarlas  no  puede  enamo‐ rarse.  Para  él,  el  amor  es  una  gran  piedra  en  el  camino que le impide llegar a la cima, así que ni  se  plantea  buscarlo  o  caer  en  él.  (Al  principio,  claro…)  Y Clara... ¿Qué oculta en su interior?   Una parte de valentía, otra de orgullo y mucho de  superación.   Clara  es  de  esas  mujeres  que  guardan  sus  tristezas,  porque  las  tiene,  en  su  interior,  pero  que cuando las cosas llegan al límite, se levantan  y siguen adelante. Conozco a varias que son así y  siempre  me  sorprende  la  entereza  que  demues‐ tran  en  los  peores  momentos.  Así  que  pensé  en  rendirles tributo y crear una heroína silenciosa.  Sé  que  mis  personajes  son  más  anti‐héroes  que  héroes  y  heroínas,  pero  es  lo  que  me  gusta.  Cuando  leo  una  novela,  me  encanta  sentirme  identificada con la protagonista y no lo hago si se  trata  de  una  chica  guapísima,  estupendísima,  listísima y riquísima. Así que yo prefiero que mis  personajes sean gente común (aunque Nicolás es  probablemente  es  el  personaje  de  más  alta  condición de todos los que he escrito).   Las  historias  de  amor  de  las  personas  corrientes  también  merecen  una  oportunidad  y  yo  intento  dársela.  He leído en RH una anécdota en la que cuentas  que no  tienes ni idea de  música... ¿Cómo  te las  apañaste  para  documentarte  sobre  la  profesión  de  Nicolás?  Porque,  no  es  lo  mismo  la  música  actual  que  la  del  siglo  XVIII,  tuvo  que  ser  muy  complicado.   Antes  de  tener  la  historia,  empecé  con  las  actas  de  un  congreso  sobre  la  Capilla  musical  de  los  Austrias y, poco a poco, fui pensando en la trama  e incluí las cosas que iba encontrando.  Después, localicé un trabajo sobre la Capilla Real  y  la  música  en  los  siglos  XVI  y  XVII  (Enrique 

RománTica'S 12

Castaño Perea,  2009),  que  me  dio  las  pistas  de  cómo era el palacio real por dentro.   Esos  dos  libros  y  otro  sobre  usos  y  costumbres  del Madrid de la época, fueron mis manuales de  cabecera.  Para  todo  lo  demás,  me  salva  internet.  Soy  una  googleadicta.  Encuentro  de  todo  de  forma  inmediata.   Sobre  lo  que  comentabas  de  la  música,  en  internet hay miles de referencias a compositores  de  aquella  época  con  enlaces  a  podcast.  Escuché  bastantes  y  me  hice  a  la  idea  de  cómo  sonaba.  Después,  de  lo  que  se  trató  en  la  novela  no  fue  tanto  plasmar  los  sonidos  como  las  sensaciones  me transmitían.  El libro comienza con la fiesta de casamiento de  Felipe II y Ana de Austria, lo que nos sitúa en un  contexto  histórico  real  muy  específico.  ¿Te  costó,  a  la  hora  de  crear  la  trama,  el  tener  que  seguir una línea histórica temporal delimitada...  o dejaste volar un poco la imaginación?   La  trama  histórica  y  muchos  de  los  personajes  que aparecen existieron.   Me  encanta  pensar  que  la  historia  de  mis  personajes pudo suceder y procuro  encuadrarlos  en tiempo y lugares reales.   Por  ejemplo,  existió  Bonmarché,  el  antiguo  maestro  de  Nicolás,  también  el  empresario  teatral  Cristobal  de  la  Puente  y  el  marido  de  la  hermana  de  Justa.  Eso  sí,  la  personalidad  y  el  comportamiento  de  todos  ellos  es  mera  invención.  Por  otro  lado,  la  ambientación  histórica  de  la  novela  es  exquisita,  no  solo  por  los  datos  que  aportas sino, sobre todo, porque a través de tus  palabras  podemos  ver,  oler  y  sentir  el  entorno  que  rodea  a  los  personajes...  ¿Cómo  te  inspi‐ raste?   Pepe  de  la  Rosa,  el  primer  profesor  de  escritura  que tuve, me dijo una vez que de lo que se trata  es  de  imaginar  las  escenas  como  si  las  estuviera  viendo  en  una  película.  Eso  es  lo  que  intento.  Imagino lo que hay alrededor de los personajes y  lo  describo,  aportando  además  situaciones  y  detalles concretos para hacerlo más verosímil.  Procuro que todos los detalles sean reales: datos  sobre  el  teatro,  monedas,  comidas,  ropa,  orde‐ nanzas,  etc.  Me  siento  mucho  más  segura  si  sé  que son ciertas.  


En resumen: lo hago así porque no sé hacerlo de  otra manera. (Risas)  En  «Acordes  de  seda»  hay  tres  escenarios  muy  definidos.  El  Alcázar  de  Segovia,  Valsaín,  y  Ma‐ drid. ¿Por qué? ¿Obligaciones del guión histórico  o simplemente te gusta hacer viajar a tus perso‐ najes?   Obligación, obligación. Es la ruta que siguieron los  reyes después de casarse en Segovia (aunque en  realidad  se  había  casado  por  poderes  en  Praga  meses antes).   La ceremonia se celebró en Segovia y después se  fueron  a  Valsaín  a  pasar  la  luna  de  miel.  Valsaín  pertenece  al  municipio  de  La  Granja  de  San  Ildefonso  y  el  primer  palacio  de  descanso  de  los  reyes  estaba  allí.  (Ahora  solo  quedan  unas  cuantas  paredes  porque  cuando  trasladaron  el  palacio a La Granja, quedó abandonado.)  Después  de  la  luna  de  miel,  se  fueron  al  Palacio  Real  de  Madrid.  Si  los  reyes  hubieran  decidido  pasar  una  temporada  en  la  costa  levantina,  Nicolás y Clara los hubieran acompañado.  Has  escrito  dos  novelas  históricas  (Acordes  de  Seda, y Bajo las Estrellas) y una contemporánea  (Es  por  ti).  ¿En  qué  época  prefieres  moverte?  ¿Tienes predilección por algún género?    La verdad es que no lo sé todavía.   Ahora que lo pienso la primera novela que escribí  era  una  mezcla  de  contemporánea  e  histórica;  era un viaje en el tiempo a los locos años 20.  Cuando escribo contemporánea me parece que la  historia  es  más  fluida.  Escribo  más  diálogos  y  yo  me  encuentro  muy  cómoda.  No  me  hace  falta  acudir  tanto  a  la  documentación  sobre  los  detalles  cotidianos,  que  es  una  de  las  cosas  que  más me preocupa cuando escribo histórica.  Pero  con  la  histórica  me  parece  que  soy  más  yo  misma.  Me  sale  la  vena  poética  (risas)  y  las  historias que me salen son más intensas.   Así que como ves, no me decanto ni por la una ni  por la otra. Espero poder mantener las dos líneas  si a los lectores les siguen interesando mis libros.  ¿Te leeremos en paranormal, por ejemplo?   No creo. (Risas)   Yo siempre digo que no tengo imaginación y que  por eso me aferro a las certezas. Crear un mundo  nuevo,  una  raza  nueva  de  hombres  y  mujeres,…  no es para mí.  

13 RománTica'S


Soy demasiado  perezosa  incluso  para  pensarlo  siquiera.  Tardo  entre  siete  y  nueve  meses  en  escribir  una  novela  en  un  mundo  real,  ¿cuánto  imaginas  que  puede  costarme  si  tengo  que  inventarme  parte  de las localizaciones, sociedad, personas…? Ni me  lo quiero imaginar.   ¿Y en erótica?  Tampoco  por  ahora.  Soy  muy  mala  lectora  de  erótica;  las  veces  que  lo  he  intentado,  me  he  descubierto al final del libro pasando las hojas de  las escenas de sexo porque me interesaba más la  trama y la relación entre los protagonistas.   ¡Ojo! Con esto no quiero decir que no me gusten,  que  lo  hacen,  pero  prefiero  antes  una  novela  donde  se  palpe  el  erotismo  en  las  situaciones  cotidianas  que  muchas  escenas  explícitas  sin  erotismo alguno.  ¿Qué estás escribiendo ahora?   He  terminado  una  novela  ambientada  entre  el  norte  de  Burgos  y  Vizcaya  a  principios  del  siglo  XVI  y  ahora  me  he  puesto  con  una  contempo‐ ránea  situada  en  Asturias.  Para  quién  se  haya  leído  «Es  por  ti»  (por  ahora  solo  en  digital,  pero  que saldrá en papel el próximo septiembre), será  la historia de Irene, la hermana pequeña de Luz.  La  he  cogido  con  mucho  ánimo  así  que  espero  terminarla en unos meses. Y después, habrá que  moverla.  Y por último, ¿Cuál es tu  modus operandi a la hora  de  escribir?  ¿Estructuras  un  guión,  dejas  que  la  historia  fluya  a  su  libre  albedrío,  o  son  tus  personajes  quienes  deciden,  aún  en  contra  de  tus órdenes?   Establezco una rutina y me siento a escribir todos  los días. Cuando trabajaba, escribía por la noche.  Ahora,  por  las  mañanas.  Si  lo  dejara  para  los  momentos de inspiración, no me pondría nunca.  Con  los  personajes  nada  de  «libre  albedrío»,  los  tengo atados y bien atados. (Y mejor que sea así, 

porque cuando  los  he  dejado  irse  de  paseo,  he  tenido que corregir un montón de cosas).  Soy  escritora  de  mapa.  Antes  de  empezar  con  la  historia, escribo una lista de todas las escenas de  la  novela  y  lo  que  sucede  en  ellas.  Siempre  empiezo por la primera y acabo por la última. No  me centro si no lo hago así. Necesito tiempo para  ir  adaptando  mi  forma  de  pensar  a  la  de  los  personajes y soy incapaz de escribir la historia de  forma salteada.  ¿Alguna  manía  a  la  hora  de  escribir?  ¿Papel  y  boli u ordenador?  Necesito  silencio  a  mi  alrededor,  que  no  me  interrumpan  porque  me  descentro.  A  veces  me  pongo música, pero la mayoría de los días ni me  acuerdo.  Escribo  directamente  al  ordenador.  Hacerlo  en  papel  me  parece  perder  el  tiempo  porque  tardo  el doble. Solo escribo a mano cuando estoy fuera  de  casa,  de  viaje,  en  la  sala  de  espera  del  den‐ tista…  o  algo  así  porque  no  tengo  más  remedio.  Pero odio tener que copiarlo después.  ¿Cómo es Ana cuando no está escribiendo?  En una entrevista que me hicieron en Románticas  al Horizonte, me definía así:  «No me gusta cocinar, me encantan las plantas, me

muero por trabajar, me gustaría vivir junto a los míos, hace más de ocho años que no salgo de España y tengo «mono» de viajes, me apasiona leer, apenas veo la tele, cuando salgo, tomo vino y prefiero el monte a la playa (aunque soy de costa),…» Con otras palabras: soy una persona  normal a la  que  le  gusta  tumbarse  a  leer,  la  vida  familiar  y  salir con los amigos.   Muchísimas  gracias  por  concedernos  esta  entrevista, ha sido un placer.   Muchísimas  gracias  a  vosotras  por  pensar  en  mí  para  esta  sección  de  la  revista.  Para  mí  es  un  sueño, poder estar en estas páginas.   

RománTica'S 14


MAYA BANKS    Una ávida lectora…   que sabe muy bien lo que  quiere ofrecer al público.  Sus historias, como ya  descubriréis por vosotras  mismas, no son para nada  ñoñas ni previsibles.  Aterriza en España por  partida doble.   Una entrevista de…  Yuliss M. Priego 

Oh, Nueva  York,  Nueva  York…  ciudad  donde  el  lujo  va  y  viene  y  los  multimillonarios  son  reales.  Ahí es donde me dirigía ahora.  ¿Para qué? Os preguntaréis. Bueno… podría decir  para  ir  de  compra  o  por  simple  placer,  pero  la  verdad era que Maya Banks me estaba esperando  para que la entrevistara.  ¿No era increíble?  Había insistido en que me encontrara con ella en  las oficinas HCM una vez que me hubiera instala‐ do en el hotel y pudiera descansar del largo viaje.  ¿Estarían Gabe, Ash y Jace allí también?  Esperaba  que  sí.  Me  estaba  muriendo  por  preguntarles  unas  cuantas  cosas,  mayormente  sobre  sus  actividades…  sexuales.  ¡Una  nunca  se  encontraba  con  hombres  como  esos  todos  los  días!  Maya  me  informó  que  la  limusina  estaría  esperándome  abajo  en  exactamente  dos  minutos,  pero  yo  aún  no  estaba  preparada  para  el  gran  momento.  ¿Qué  pasaba  si  todo  ese  lujo  era  demasiado  para  mí?  Podría  haber  cogido  perfectamente el metro…  Riiiiiiing. Riiiiiing.  Me  moví  hacia  el  teléfono,  lo  descolgué  y  me  lo  puse en la oreja.   

—¿Sí? —Señorita, su limusina ya ha llegado, y la señora  Banks  y  el  señor  Hamilton  la  están  esperando  aquí —dijo la recepcionista.  ¿Qué? ¿Gabe también?  —Gracias  —respondí  con  los  nervios  apoderán‐ dose de mí—. Bajaré en un minuto.  Me monté en el ascensor para bajar hasta recep‐ ción.  Intenté  respirar  hondo  y  darme  confianza  en  mí  misma  frente  al  espejo,  pero  una  vez  las  puertas se abrieron, salí y me dirigí hacia la gran  limusina  negra  que  me  esperaba  con  la  puerta  trasera abierta. Una vez me senté, alcé la mirada  y  la  respiración  se  me  cortó.  Intenté  actuar  profesional,  así  que  me  aclaré  la  garganta  y  saludé  a  Maya  Banks  y  a  Gabe  Hamilton  sin  comérmelo mucho con los ojos.  —Bueno —comencé—, pasemos de las frases de  cortesía y empecemos con lo bueno, ¿sí?  Maya  Bank  se  rio  mientras  Gabe  asintió,  su  expresión meramente divertida.  —Señora Banks…  La autora me interrumpió y rápidamente me dijo  que la llamara simplemente Maya.  —Vale,  Maya,  ¿cuál  fue  tu  inspiración  para  esta  serie? —pregunté con el boli y la libreta en mano. 

Entrevistamos a… Maya Banks & Cía

15 RománTica'S


La trilogía Sin Aliento nació de mi amor por mi serie  Sweet (una serie de romántica erótica que comencé  a  escribir  en  2006)  y  por  Harlequin  Desire,  línea  para  la  cual  publiqué  ocho  novelas.  Los  libros  de  Harlequin  Desire  son  más  cortos  y  bastante  divertidos  de  escribir.  Normalmente  tienen  héroes  dominantes y ricos. Me encantó tanto AMBOS tipos  de  libros  que  decidí  que  sería  divertido  incluir  los  elementos  de  ambas  series  en  una  sola  trilogía.  ¡Y  así nació la trilogía Sin Aliento!  Me  gusta  llamarlos  a  los  libros  de  la  trilogía  como  una versión más larga y erótica de los que tengo en  Harlequin  Desires,  que  incorpora  mis  temas  y  elementos favoritos de mi serie Sweet. Esta era más  erótica e incluía temas de dominancia y sumisión y  además otros como los ménages.   Tres  personajes  masculinos  bastante  fuertes  me  vinieron a la mente y supe que sus historias te‐nían  que  contarse.  Tres  personajes  ricos,  alfas  y  MUY  dominantes  que  eran  solteros  y  que  vivían  con  el  lema  de  «Juega  todo  lo  que  puedas  y  vive  libre».  ¡Eso  es  hasta  que  conocen  a  la  mujer  de  la  que  se  enamora  cada  uno!  Y  AHÍ    es  donde  hizo  que  la  diversión apareciera en la trilogía.   —Ya  veo.  Básicamente  veremos  lo  que  tú  —miré  directamente a Gabe—, Jace y Ash vivís.  Gabe  asintió  levemente.  Yo  alcé  una  ceja,  no  me  desanimé e intenté que se explicara un poco más.   —¿Tú respuesta es solo un asentimiento? No pensé  que estarías de acuerdo con eso.  Tras unos minutos de silencio, Maya respondió por  él. Yo se lo agradecí silenciosamente. Escribí página  tras  página  de  notas,  sonriendo  mientras  sentía  cuánta pasión ponía Maya Banks en su trabajo.   —¿Qué  hace  que  esta  trilogía  sea  diferente  en  el  género? ¿Qué la hace destacar?  Creo  que  una  historia  puede  ser  igual  y  a  la  vez  diferente.  Suena  confuso  pero  tiene  muchísimo  sentido.  Un  autor  puede  coger  la  misma  temática  que  hay  en  muchos  otros  libros  y  hacer  que  sea  propio  incorporándole  su  toque  único.  Todo  se  centra  en los  personajes  y  para  mí  el aspecto  MÁS   importante de mis novelas es la emoción. Me gusta  que haya mucha emoción y que los lectores puedan  conectar  con  los  personajes  aunque  no  les  gustara  desde el principio.   Esa es la realidad. No a todo el mundo le gustan los  mismos  personajes  desde  la  primera  página.  Lo  divertido  es  todo  ese  viaje  donde  se  redime  al  personaje  tras  haber  cometido  errores  y  el  factor  más  grande  es  cómo  lo  compensan  por  haberlos  cometido. Mi esperanza como escritora es que para  el final de la historia, me haya ganado a los lectores  y que puedan entonces volver a mirar al principio y 

RománTica'S 16

ver por  qué  los  personajes  tomaron  las  decisiones  que tomaron y cómo evolucionaron y maduraron a  lo largo de la historia.  Aun  cuando  las  historias  son  eróticas,  el  punto  principal NO  es el sexo. Sí, es importante y es una  gran parte de la historia, pero no es el centro de la  misma.  El  centro  es  la  emoción  y  el  romance  para  que pueda funcionar bien. Si escribes una escena de  sexo  verdaderamente  buena  pero  no  la  sigues  con  los sentimientos y el romance, además del desarro‐ llo del personaje, entonces simplemente se convier‐ te en un libro con sexo sin sentido, y para mí, como  lectora, es bastante aburrido.   Me  reí  mientras  me  ponía  un  mechón  de  pelo  detrás  de  la  oreja.  Mientras,  Gabe  seguía  callado y  cauto,  creo.  No  había  hablado  nada.  Dirigí  mi  siguiente  pregunta  a  él,  esperando  que  me  diera  algo con lo que poder seguir.  —Ya  sabes  que  una  vez  que  el  libro  salga  muchas  mujeres  se  pondrán  de  rodillas  deseando  ser  Mia.  ¿Cómo te sientes al saber eso?  Gabe se rió entre dientes y sonrió con tristeza.  No  sé  si  desearán  ser  Mia.  Cometí  errores…  —la  tristeza se pronunció más en su expresión—. Luché  contra mi atracción y mi amor por ella y la alejé de  mí. Fui un idiota. Pero ella me dio bien en el trasero  y desde el momento en que comenzó  una relación  conmigo, mi mundo cambió drás‐ticamente. Gracias  a  Dios  que  ella  quiso  perdo‐narme  y  me  dio  otra  oportunidad.  No  conozco  muchas  mujeres  que  hubieran soportado todos los estúpidos errores que  cometí  y  que  me  siguieran  amando  incondicional‐ mente. Estoy muy agradecido de tenerla en mi vida,  y  si  me  salgo con  la  mía,  nunca  pasará  otro  día sin  saber lo mucho que significa para mí. Planeo pasar  el resto de mi vida mostrándole que puede confiar  en  mí  y  que  nunca  traicionaré  su  confianza  o  su  amor. Ella es eso para mí. Es mi «para siempre». No  puedo explicarlo mejor.  Chapó,  pensé  mientras  apuntaba  lo  que  había  dicho.   —Maya,  ¿hay  algún  mensaje  especial  que  quieras  compartir con los lectores con estas novelas?  Solo  quiero  que  los  lectores  estén  satisfechos  cuando  terminen  de  leer  la  trilogía.  Quiero  darles  ese  suspiro  feliz  que  te  da  cuando  lees  una  novela  romántica buena con un final increíble. Espero que  sigan leyéndome hasta el final y que quieran seguir  conociendo  a  esos  personajes  que  cometen  esas  malas  elecciones  y  errores  humanos,  tal  y  como  todos  y  cada  uno  de  nosotros  hacemos  en  la  vida  real, y que puedan verlos cambiar y evolucionar a lo  largos  de  las  páginas,  y  que  crean  en  los  finales  felices cuando aparezcan. 


Al fin  y  al  cabo,  todo  lo  que  puedo  hacer  es  poner  toda mi alma y corazón en cada libro que escribo y  escribir  la  mejor  historia  posible  que  pueda  en  el  momento.  Una  vez  que  el  libro  está  terminado  y  fuera  de  mis  manos,  con  el  editor,  el  resto  ya  depende  de  los  lectores.  El  éxito  de  un  libro  está  determinado  absolutamente  por  los  lectores.  Un  escritor puede escribir el mejor libro de la historia,  pero si los lectores no responden bien a él, o no les  gusta,  entonces  no  habrá  éxito,  sin  importar  lo  «bueno» o «malo» que pueda ser.   Los lectores son el componente más importante en  la carrera de un autor. No el agente. Ni el editor. Ni  siquiera la editorial. Todos son importantes, pero la  clave  son  los  lectores.  Punto.  Sin  los  lectores  no  importa  lo  maravilloso  que  sea  un  agente  literario,  un  editor  o  una  editorial,  porque  el  autor  no  va  a  tener éxito.   Esa  es  la  razón  por  la  que  yo  valoro  y  quiero  muchísimo  a  mis  lectores.  Yo  reconozco  que  sin  ellos,  no  tendría  carrera.  No  podría  hacer  lo  que  más  me  gusta.  Escribir  historias  que  me  salen  del  corazón.  Cada  libro  que  escribo,  si  tiene  éxito  siempre  le  doy  crédito  a  mis  lectores.  Cada  libro  que  llega  a  la  lista  de  bestsellers  siempre  se  lo  atribuyo  a  mis  lectores  y  siempre  les  digo  que  son  ellos los que llegan a las listas porque son ellos los  que  los  compran,  leen  y  recomiendan  a  otras  personas.  Yo  no  puedo  simplemente  expresar  en  palabras cuánto aprecio a mis lectores que me han  apoyado  a  lo  largo  de  los  años.  Y  mi  más  sincera  gratitud  a  todos  los  nuevos  lectores  que  se  han  unido  recientemente  mientras  sigo  creciendo  en  seguidores.  Sonriendo  bajé  la  mirada  para  leer  la  siguiente  pregunta.   —¿Tienes  algún  hábito  o  manía  a  la  hora  de  escribir?  No  tengo  en  realidad  ninguno.  Pero  soy  terroríficamente  lineal  en  mi  escritura.  No  puedo  escribir  escenas  sin  orden.  No  puedo  trabajar  en  más  de  un  libro  a  la  vez.  Yo  envidio  a  los  autores  que  pueden  escribir  escenas  sin  seguir  el  orden  y  luego armar el libro al final y también envidio a los  que pueden trabajar en más de una historia a la vez.  Simplemente  no  puedo.  Cada  libro  obtiene  mi  atención y concentración absoluta.  Mientras estoy  escribiendo  una  historia,  ese  libro  se  lleva  toooda  mi  concentración.  Es  muy  importante  para  mí  que  cada libro obtenga lo mejor de mí y de lo que puede  ser.  A  veces  fallo  en  eso,  pero  no  es  por  falta  de  esfuerzo.  Es  simplemente  que  algunos  libros  son  mejores  que  otros.  Es  un  hecho  del  negocio  y  el  resultado  de  escribir  cerca  de  60  novelas.  No  cada 

Nueva York, ciudad cosmopolita donde las haya es el escenario inmejorable de esta entrevista

17 RománTica'S


libro será  «¡el  mejor  libro  de  la  historia!». No  es  posible.  Y  los  lectores  son  todos  diferentes  y  no  tienen los mismos gustos, lo cual hace que todo sea  más  divertido  porque  cada  persona  tiene  una  reacción diferente a cada libro. Yo solo espero que  suficientes  lectores  estén  satisfechos  con  los  libros  para que pueda continuar escribiendo más.   —Ah,  ya  veo  —asentó  y  la  limusina  se  paró.  Sorprendida, miré a través de las ventanas tintadas  y  me  di  cuenta  de  que  ya  habíamos  llegado.  Después  de  que  el  conductor  abriera  la  puerta,  salimos  y  nos  dirigimos  a  la  oficina.  Cuando  llegamos saludamos brevemente a Eleanor. Una vez  Gabe  cerró  la  puerta  detrás  de  nosotros,  vimos  a  Mia esperando, sentada en su silla. Inmediatamente  vino hacia nosotros y no dudó en envolverme en un  abrazo.  Parpadeé  y  la  rodeé  con  mis  brazos,  agradecida  de  que  al  menos  ella  pareciera  más  abierta.  Después  de  tomar  asiento  y  esperar  a  que  Jace  y  Ash  llegaran,  miré  a  Mia  y  le  pegunté  si  estaba  de  acuerdo  con  añadirla  a  la  entrevista.  Ella  asintió  y  esperó a mi pregunta.  —¿Te  imaginaste  alguna  vez  que  terminarías  así,  con un hombre como Gabe a tu lado?  El  calor  se  apoderó  de  las  mejillas  de  Mia  y  miró  rápidamente a Gabe. Sus ojos se llenaron de amor y  brillaron de felicidad. Se giró de nuevo a mí con una  sonrisa brillante en el rostro.  —¿Que  si  me  lo  imaginé?  Bueno,  sí,  supongo  que  soñé  con  ello.  Tenía  un  enamoramiento  bastante  grande  con  Gabe  desde  que  era  una  adolescente,  cuando era demasiado joven para un hombre como  él. Pero siempre estaba en mis fantasías, claro.  Gabe  le  envió  a  Mia  una  mirada  que  me  hizo  estremecer  debido  a  su  intensidad.  Era  obvio  que  Gabe  no  tenía  ningún  problema  con  que  Mia  admitiera  que  había  estado  en  muchas  de  sus  fantasías  cuando  era  más  joven.  De  repente  me  sentó  como  una  intrusa  dentro  de  un  momento  extremadamente íntimo y personal.   —Pero para responder más claramente, no. Nunca  soñé con que Gabe se sintiera atraído por mí o que  pensara  en  mí.  Pensé  que  estaba  destinada  a  que  ese  amor  no  fuera  correspondido.  No  pensé  que  alguna  vez  me  miraría  como  algo  más  que  la  hermana  pequeña  de  su  mejor  amigo.  ¡Gracias  al  cielo  que  al  final  despertó  y  abrió  los  ojos!  — terminó con una risotada.  Gabe  puso  los  ojos  en  blanco  pero  sonrió  en  la 

RománTica'S 18

dirección de Mia.  —Mientras te vea a ti cada mañana, nena.  Mia brilló de felicidad y, una vez más, sentí como si  fuera  la  intrusa  en  algo  infinitamente  personal.  Ya  había  tomado  bastante  de  su  tiempo,  así  que  empecé a ir terminando la entrevista.  —Vale,  creo  que  ya  tengo  suficiente  con  eso.  Gracias  a  todos  por  cooperar  —miré  directamente  a  Gabe,  pero  luego  me  giré  hacia  Maya—.  ¿Hay  algo que te gustaría decirle a tus fans españoles?   Estoy ENCANTADÍSIMA de que la trilogía Sin Aliento  se  vaya  a  traducir  y  a  publicar  en  español.  Estoy  deseando ver qué piensan los lectores españoles de  la  trilogía.  Espero  que  les  guste  y  que  quieran  continuar  leyéndome  cuando  publique  mi  próxima  trilogía. Acabo de firmar otro contrato para escribir  otra  trilogía  que  saldrá  en  el  2014  en  Estados  Unidos  y  estoy  cruzando  dedos  para  que  mi  editorial  española  quiera  publicar  esa  trilogía  también  para  que  los  lectores  en  España  puedan  tener más de mis historias.  Les  envío  mucho  amor,  cariño,  abrazos  y  besos  a  todos mis lectores españoles. ¡Me encantaría saber  de  ellos!  Pueden  visitarme  en  mi  página  de  Facebook  www.facebook.com/authormayabanks  donde  suelo  postear  adelantos  de  libros  antes  de  que  se  publiquen  para  que  los  lectores  puedan  tener  pistas  de  más  o  menos  qué  tratarán  las  historias.  También  discutimos  novelas  y  nos  lo  pasamos  bien  con  los  debates,  así  que  por  favor,  ¡pasaos  y  dadle  a  me  gusta  en  la  página  para  que  podáis uniros a la diversión!  También  podéis  seguirme  en  Twitter.  Allí  soy  @maya_banks  con  una  barra  baja  entre  maya  y  Banks.   Y  por  supuesto  siempre  podéis  mirar  mi  página  web,  www.mayabanks.com  para  encontrar  información de los próximos libros y en el que estoy  actualmente  trabajando.  Tengo  una  página  de  los  «próximamente» que  mantengo  actualizada  al  minuto.  Tan  pronto  como  obtenga  la  información,  ¡la  comparto  con  mis  lectores  para  que  no  tengan  que esperar!  —Gracias,  Maya.  Me  aseguraré  de  darles  el  mensaje  —dije, sonriendo  a modo de gratitud. Me  habían  estado  tratando  como  una  princesa;  me  había  quedado  en  el  hotel,  totalmente  mimada,  y  ahora  teníamos  todo  un  día  entero  para  visitar  Nueva  York  y  disfrutar  de  mi  estancia.  No  podía  esperar.    


19 RomรกnTica'S


Marisa Grey. Así es ella  Nacida en Francia, me vine a España a los veinte y muchos, ahora  vivo en Cartagena, cerca del mar. Estoy casada con un hombre que  me hace reír (lo considero primordial en nuestra relación) y tengo  una  hija  adolescente  que  me  vuelve  loca,  además  de  tres  hermanos y cuatro cuñados.  

CADENA DE FAVORES  Marisa Grey  Abandonada  por  su  marido,  Emily  Coleman  vive  con  su  hijo  en  un  rancho  aislado  en  medio  de  una  tierra  violenta  y  des‐ piadada,  acosada  por  las  deu‐ das y por los hombres que codi‐ cian sus tierras. Si quiere sobre‐ vivir,  tendrá  que  cruzar  Kansas  para  vender  su  ganado  en  la  peligrosa Dodge City.  Sam  Truman,  un  hombre  de  pasado  turbulento  que  apare‐ cerá  de  manera  inesperada  en  su vida, emprenderá con ella un  viaje  lleno  de  imprevistos  y  peligros  en  el  que  aprenderá  a  ser  dueña  de  su  destino  y  des‐ cubrirá  que  el  amor  puede  ser  una  tortura  y,  a  la  vez,  la  más  dulce de las esperanzas..   EDITORIAL: Vergara   

RománTica'S 20

Soy una lectora compulsiva, necesito leer todos los días, como una  pequeña dosis de mi droga. De leer a escribir solo fue cuestión de  dar un paso ya que una de mis manías es contarme historias antes  de  dormirme.  Llegó  el  día  en  el  que  sentí  la  necesidad  de  exteriorizar  todos  esos  personajes  que  circulaban  en  mi  mente.  Desde entonces no he dejado de escribir pero hasta hace poco sin  muchas  expectativas  de  publicar.  Ahora  Cadena  de  favores  se  ha  convertido en una realidad, un libro que miro y ojeo al menos diez  veces  al  día  porque  todavía  me  cuesta  creerlo.  Para  mí  significa  que los sueños más alocados se hacen realidad, incluso los que ni  siquiera sabemos que tenemos… 

Marisa Grey, flamante finalista del III Premio de Narrativa Romántica VERGARA - RNR Échale un vistazo para ir abriendo boca…   Siguió lavando al herido con gestos meticulosos para no infligirle más dolor. Con un esfuerzo lo puso de lado y siguió por la espalda hasta que su mano se quedó en el aire. Al desnudarlo no se había fijado, pero en ese momento le llamaron la atención las laceraciones que presentaba la piel. Pasó el índice por una de esas líneas. Eran marcas antiguas, blancas e irregulares. En algún momento del pasado lo habían azotado. Eso la llevó a estudiar el cuerpo grande e inmóvil. No eran las únicas señales: el hombro derecho mostraba una cicatriz de bala, otra línea le cruzaba el costado izquierdo transversalmente, y en el muslo derecho lucía una quemadura. Todas aquellas cicatrices la impulsaron a mirarlo con otros ojos. ¿Quién era ese hombre y qué vida había llevado hasta entonces?.


Lis Haley. Así es ella  Nací  en  la  ciudad  de  Sevilla,  aunque  a  día  de  hoy  vivo,  junto  a  mi  marido Gabriel, en un ático monísimo situado en la isla de Mallorca.  Un lugar que, si tenéis ocasión, os animo a que conozcáis.   Me  dediqué  durante  años  a  la  creación  de  jardines,  proyectos  de  acondicionamiento  de  exteriores  y  sistemas  de  irrigación  automatizados.  Por  tanto,  era  por  las  noches  cuando  tenía  tiempo  para  consagrarme  a  mi  gran  pasión:  la  escritura.  Algo  que  no  he  desvelado  hasta  hace  poco,  y  que  tan  solo  conocían  los  más  allegados a mí.  Me  considero  una  mujer  muy  positiva  y  dinámica.  Me  gustan  los  desafíos y conocer  gente nueva. Mi gran afición es la lectura. Pero  también  me  gustan  la  fotografía,  el  dibujo  y  el  cine,  sobre  todo  las  películas de terror. Aunque luego, la verdad, paso mucho miedo.  Cautiva y seducida es mi segunda novela, la primera fue “El mejor de  los juegos”, con la editorial Vestales, y en breve saldrá a la venta una  tercera,  que  espero  que  os  guste.  Si  os  apetece  saber  un  poquito  más  sobre  mí  y  sobre  mi  trabajo,  no  dudéis  en  pasaros  por  mi  Facebook o por mi blog, seréis bienvenid@s.  http://lishaley.blogspot.com.es 

Palabras de la autora…   Escribí esta novela con un solo propósito: transportar a la lectora a un lugar donde todo podía ocurrir (incluso caer en las redes de un enigmático y atractivo hombre). El relato tiene muchas sorpresas, que por supuesto, no voy a desvelar, pero que darán un giro inesperado a la historia. Tiras y aflojas, idas y venidas, y una pizca de acción en la que se mezclan escenas llenas de erotismo, con momentos de ternura. Mi deseo: que os sintáis por un ratito como si fuerais la maravillosa (y algo cabezota) protagonista de este relato, conozcáis al seductor Amir Eljall, y os dejéis seducir entre las dunas del desierto libio.

Aventura, erotismo y exotismo se combinan en este sensual relato para dar cuerpo a una apasionada historia de amor, de la que será testigo privilegiado la cálida arena del desierto.

CAUTIVA Y SEDUCIDA  Lis Haley  Amir  Eljall  podía  disponer  de  todo un harén, pero solo dese‐ aba a la bellísima y escurridiza  Abie Sanders y estaba dispues‐ to a todo para conseguirla.  Tras  una  desagradable  ruptura  sentimental con su prometido,  Abie  Sanders  decide  abando‐ narlo  todo  y  centrarse  en  su  trabajo.  Viaja  a  la  excavación  arqueológica  que  dirige  su  hermano  en  el  desierto  libio  sin  imaginar  el  gran  peligro  que le aguarda: es secuestrada  y  posteriormente  vendida  en  un mercado de esclavos.  Abie  es  el  nuevo  capricho  de  Amir  Eljall,  un  sensual  y  pode‐ roso  líder  tuareg  que  guarda  un  perturbador  secreto.  A  pe‐ sar de intentar escapar y de lu‐ char contra su nueva situación,  Abie  acabará  rindiéndose  al  irresistible atractivo de su apa‐ sionado  y  seductor  amo.  Los  ardientes  encuentros  bajo  la  luna  del  oasis,  la  interminable  entrega  sexual  a  la  que  es  so‐ metida,  el  trepidante  juego  de  pactos y posesiones, darán pa‐ so a una compenetración dulce  y  respetuosa,  con  la  que  Abie  convertirá  a  Amir  en  suyo,  en  cuerpo y alma, para siempre. 

21 RománTica'S


S. D. Rice: Así es ella 

MECTb: VENGANZA  S. D. Rice  En  1991,  en  la  ciudad  de  Petro‐ nov,  una  niña  de  diez  años  ve  como  sus  padres  son  brutalmen‐ te  asesinados  bajo  el  nombre  de  Viktor; un rey upyr.  Dieciocho  años  después,  decide  tomar  venganza  contra  él.  Cada  noche  recorre  la  ciudad  de  San  Petersburgo, cazando vampiros e  intentando  conseguir  informa‐ ción  que  la  lleve  hasta  él.  Pero  todo  se  complica  cuando  se  ve  envuelta en un complot contra el  propio Viktor y acaba trabajando  para el hombre que más odia en  el  mundo.  Esto  desencadenará  un torbellino de sentimientos, no  antes conocidos, en Miranda.  Por otro lado, Viktor no entiende  como  una  mujer  humana  quiere  dar  con  él  con  tanta  desespera‐ ción,  por  lo  que  la  contrata  para  trabajar  para  él,  como  una  más  de  sus  guardias  reales,  al  mismo  tiempo  que  intenta  averiguar  el  porqué  de  su  busca.  Pero  nunca  hubiera  imaginado  que  acabaría  enamorado de ella.  Mientras tanto, la ciudad de San  Petersburgo  se  verá  cubierta  de  traiciones, venganzas y sangre.  

RománTica'S 22

Con diez años descubrí a los vampiros al ver la película de Anne Rice  «Entrevista  con  el  vampiro»  desde  entonces,  esos  seres  de  la  noche  son  mi  obsesión.  Con  once  años  me  quedé  como  finalista  de  un  concurso de cuentos que organizaba la biblioteca de mi ciudad, con el  cuento «El unicornio negro». Aunque sea una persona muy soñadora,  nunca me había propuesto la idea de escribir un libro hasta que tuve  un  sueño  relacionado  con  los  vampiros.  De  ese  modo  descubrí  la  novela  romántica‐  paranormal,  una  de  mis  pasiones  y  salió  las  primeras pinceladas de MECTb (Venganza)    Con  MECTb  y  mi  serie  Guardias Reales  me  embarco  en  este  mundo  editorial.    Soy  adicta  a  las  pelis  de  ciencia  ficción,  fantasía  y  comedias  románticas, como a los dibujos anime. Adoro viajar y conocer nuevos  lugares y costumbres.   

Échale un vistazo a este extracto de la novela  —¿Quién eres? —pregunto Miranda, intentando parecer despreocupada. Él se quedó pensativo por un momento. —Edyk... mi nombre es Edyk, y ella es Shasa —confesó — ¿Quieres un poco de agua? Ella afirmó con un movimiento de cabeza. Viktor le acercó la botella a su boca. Cuando terminó, Miranda probó a ponerse en pie, pero el mareo y el dolor eran cada vez más fuerte. Su intento de incorporarse le salió por la culata. Se tambaleó hasta caer en los brazos de Edyk. No podía creer que existieran ángeles así. El ángel más bello que nunca había visto. Miranda levantó la cabeza hacía el dueño del rostro que le había ayudado. Era muy atractivo. Demasiado atractivo.

Una historia trepidante, llena de acción y personajes inolvidables.


Diana Al Azem. Así es ella  Mi  nombre  es  Diana  Al  Azem  y  nací  en  Granada  en  Mayo  del  ‘77.  Estudié Filología inglesa en la Universidad de Murcia, donde me fue  concedida  la  Beca  "Erasmus"  para  acabar  mis  estudios  en  la  Universidad de Essex en UK.   Soy  una  lectora  incansable  de  literatura  romántica  y  juvenil.  Administro  la  página  en  Facebook  «Leo  lo  que  quiero»  y  el  blog  «Escondidos entre aulas». En mi tiempo libre realizo conferencias en  institutos de secundaria sobre como publicar una novela.   Actualmente me encuentro escribiendo mi segunda obra «Evadne, la  sirena  perdida».  «Escondidos  entre  aulas»  es  mi  primera  novela  auto‐publicada. La podéis encontrar en Amazon.es.  Visita mi blog. www.escondidosentreaulas.blogspot.com   Visualiza mi  tráiler: http://www.youtube.com/watch?v=PxhEE1CXEIk 

Échale un vistazo a este extracto de la novela…   El chico se levantó de su asiento y avanzó hacia mí con paso firme y duro. Le sostuve la mirada intentando disimular cómo mis piernas empezaban a temblar. Aquel chaval alto y fuerte se plantó frente a mí, y pude advertir que era mucho más alto que yo, casi me sacaba la cabeza, lo cual hizo que me flojearan aún más las piernas. A pesar de estar totalmente inmovilizada por el pánico, quise mantenerme inalterable. El muchacho me miraba fijamente con sus ojos negros y profundos, y me vi a mí misma un corderito a su lado. El resto de los alumnos observaban, incrédulos y temerosos, la escena. —¿No piensas dejarme salir de aquí?- dijo amenazándome. —Pues no, estoy cansada de la misma bromita todas las semanasintenté controlar mi voz temblorosa. No podía creer que fuera tan estúpida, me estaba enfrentando a un chaval mucho más grande y fuerte que yo, y todo para que los demás alumnos comprobaran que no me dejaría doblegar por nadie; tenía la certeza de que si lo hacía, me perderían el respeto por el resto del curso. —Pues yo no pienso quedarme aquí, tengo clase en otra aula- intentó apartarme de la puerta acercándose tanto a mí, que nuestros cuerpos casi se rozaron, pero no moví ni un sólo pie de mi sitio. Pensé que necesitaría algo de ayuda para resolver aquella situación.

ESCONDIDO ENTRE AULAS  Diana Al Azem  Raquel  es  una  joven  profeso‐ ra  de  matemáticas  con  desti‐ no  en  un  instituto  de  Algeza‐ res. Echa de menos tener una  relación  estable  con  un  hom‐ bre  que  la  haga  feliz,  y  para  suplantar  ese  vacío,  se  refu‐ gia  en  sus  clases  y  sus  alum‐ nos.   En  este  nuevo  curso,  Raquel  conocerá  a  alguien  que  le  desbaratará todos sus planes.  Scandar,  un  alumno  conflic‐ tivo de último curso, le ense‐ ñará el significado del amor y  la pasión. Una relación prohi‐ bida por el sistema educativo,  en  la  que  Raquel  y  Scandar  tratarán  de  guardar  su  secre‐ to ante los ojos de profesores  y alumnos, ¿pero lo consegui‐ rán?     

23 RománTica'S


OZ. Así son ellos…  ¿Por qué editamos ciencia ficción y fantasía?

 

NACE OZ EDITORIAL Oz Editorial, bautizada con el  nombre de uno de los reinos  fantásticos  más  famosos  de  la  Literatura,  surge  de  nues‐ tro  amor  por  la  fantasía  y  la  ciencia  ficción,  pero  también  de  nuestro  convencimiento  de  que  estas  son  las  novelas  que hoy demandan los lecto‐ res.   Liderada por la joven editora  Melanie  Rostock  y  con  el  apoyo del equipo de Ático de  los  Libros  y  Principal  de  los  Libros,  Oz  Editorial  salió  al  mercado  en  el  mes  de  abril  con tres potentes títulos que  están  arrasando  en  las  redes  sociales:  Susurros,  de  A.  G.  Howard (con más de cincuen‐ ta  reseñas  positivas  en  blogs  desde  su  publicación  el  mes  de  abril),  Los indeseables,  de  Maureen  McGowan,  y  La hermandad Hojanegra,  del  sevillano J. A. Ramírez. 

RománTica'S 24

En Oz  nos  apasionan  los  libros  de  todos  los  géneros  de  la  fantasía  y  la  ciencia  ficción.  El  ouroboros,  el  dragón  que  se  muerde  la  cola  en  la  O  de  nuestro  logotipo,  es  símbolo  de  renacimiento.  Creemos  que  ahora  estamos  ante  uno  de  esos  renacimientos:  el  del  interés  por  la  literatura  de  mundos  mágicos o futuros entre lectores de todas las edades. Y es que  nos hemos dado cuenta de que nuestro público objetivo no son  sólo los jóvenes, sino que una gran parte del target de este tipo  de  libros  lo  componen  adultos  de  entre  30  y  54  años  (según  datos del estudio realizado por Bowker, presentado en la Feria  de Bolonia de este año). En definitiva, nos encontramos frente  a  un  fenómeno  que  trasciende  generaciones  y  comporta  un  auténtico cambio de paradigma en el gusto del lector.

¿Qué pueden esperar los lectores de nuestros próximos lanzamientos? Si  nuestros  lectores  se  han  quedado  con  ganas  de  más  aventuras, acción y romance, les proponemos un par de libros  para  el  próximo  trimestre  que  los  mantendrán  enganchados  hasta la última página. Nuestro próximo lanzamiento es Nacida a medianoche,  de  C.C.  Hunter,  la  saga  de  romance  paranormal  que  arrasa  en  Estados  Unidos,  y  que  pronto  tendrá  su  versión  televisiva.  Esta  primera  entrega  de  la  saga  Shadow  Falls  tiene  por protagonista a Kylie, una adolescente que es enviada a un  extraño  campamento  para  jóvenes  problemáticos,  donde  pronto descubrirá que sus compañeros no son chicos normales,  y que tienen poderes sobrenaturales.   También  editaremos  la  obra  de  Terry  Brooks,  el  heredero  de  J.R.R Tolkien, y Hechizada, de Elisa S. Amore, la historia de un  amor prohibido entre ángeles.  Os invitamos a visitar nuestra página web www.ozeditorial.com  Síguenos en: Facebook: www.facebook.com/OzEditorial                           Twitter: https://twitter.com/Oz_Editorial


LIBROS de SEDA. Así son ellos…  Libros  de  Seda  es  una  nueva  editorial  cuyos  primeros  títulos  vieron  la  luz  a  primeros  de  este  mes  de  mayo  del  2013.  La  editorial  está  especializada  en  novela  romántica  (contempo‐ ránea, histórica, regencia, paranormal) y novela juvenil y nace de  la  ilusión  y  el  esfuerzo  de  un  grupo  de  profesionales  que  llevan  trabajando en el mundo editorial cerca de veinte años. 

SUS PRIMERAS APUESTAS

Emprendemos este nuevo proyecto con una gran ilusión, apoyada  por  la  experiencia  de  muchos  años  de  trabajo  y  a  sabiendas  de  que  el  género  romántico  es  uno  de  los  más  populares  entre  las  lectoras  de  este  país  y  que  no  siempre  se  ha  tratado  con  el  cuidado y la calidad que merece; en cuanto al juvenil, queremos  llegar  a  cubrir  el  hueco  que  han  dejado  Harry  Potter  y  la  saga  Crepúsculo  con  nuevos  títulos  (sagas  vampíricas,  mágicas,  etc.)  que sin duda complacerán a los jóvenes lectores y también a los  no  tan  jóvenes,  que  buscan  seguir  leyendo  y  quieren  disfrutar  más  de  este  tipo  de  libros.  Editamos  un  producto  que  cubrirá  parte de la alta demanda que de esta narrativa existe, tanto en el  ámbito  español  como  americano,  incluidas  América  Latina  y  el  mercado de habla hispana de Estados Unidos.  Nuestra aportación se fundamenta en:  •  La  mejor  selección  de  autores  no  publicados  en  lengua  española.  • Ediciones y traducciones de calidad.  • Dar a la  novela romántica el  reconocimiento editorial que  por  ventas y público merece.  •  Ofrecer  a  los  lectores  novelas  para  disfrutar  y  leer  por  entretenimiento...   Os  invitamos  a  visitar  nuestras  descargas  web  de  primeros  capítulos en:  http://issuu.com/librosdeseda       

25 RománTica'S


Este número lo dedicamos a una de las escritoras  más prolíficas y emblemáticas del género Román‐ tico,  Danielle  Steel.  ¿Qué  podemos  escribir  de  ella  que  no  se  haya  escrito  ya?  He  de  decir  que  Steel  no  es  una  de  mis  autoras  favoritas,  el  dra‐ matismo  de  sus  historias  y  sus  finales  redondos,  ejemplo  claro  de  a  lo  que  me  refiero  lo  pueden  comprobar en Vacaciones en Saint Tropez, no me  convencen,  demasiado  excesivos  diría.  Y  sin  em‐ bargo, no podemos obviar que es la reina indiscu‐ tible del género romántico y los números la ava‐ lan: más de 500 millones de copias vendidas y un  centenar de títulos; récord de permanencia en la  lista  de  los  libros  más  vendidos  del  New  York 

RománTica'S 26

                                                  Times  (390  semanas);  desde  1989  se  encuentra  en el Libro Guiness de los Récords por haber con‐ seguido  tener  tres  títulos  en  la  lista  de  best‐ sellers  al  mismo  tiempo.  Según  informes  de  la  Unesco,  junto  con  Agatha  Christie,  Steel  es  una  de las autoras más leídas y traducidas (a casi una  treintena de idiomas) del planeta. Ocupa el cuar‐ to  lugar  en  la  lista  de  los  escritores  mejor  paga‐ dos.  Resumiendo,  Danielle  Steel  es  sinónimo  de  éxito  en  ventas  y  a  sus  bien  llevados  65  años,  la  autora  estadounidense  sigue  cosechando  exce‐ lentes  resultados  aunque  parte  de  la  crítica  no  encuentre  un  equilibrio  entre  su  tremendo  éxito  y la calidad de sus obras. 


¿Cuál es el secreto de su pluma? Entre otras cosas, podríamos decir que parte del  glamour que la autora destila queda plasmado en  sus  novelas  ambientadas  en  lugares  de  moda  de  Estados Unidos y Europa. A su vez, sus lectores se  identifican  con  esas  historias  o  sueñan  con  estar  en  la  piel  de  algunos  de  sus  personajes  para  poder  experimentar  algunas  de  las  situaciones  narradas.  La  cuestión  es  que  la  búsqueda  del  amor  que  plantea  Steel  la  ha  llevado  a  alcanzar  un éxito literario rotundo novela tras novela con  sus historias dramáticas, el glamour y la ambien‐ tación  sofisticada  que  versan  sobre  diferentes  temas como la muerte, el matrimonio, el divorcio  o la pérdida. Todos estos componentes hacen po‐ sible  que  sus  obras  atraigan  a  un  público  muy  amplio.  Sin  embargo,  a  pesar  de  su  dilatada  historia  y  de  todos  los  acontecimientos  que  ha  experimentado, Steel mantiene una premisa, pre‐ fiere  no  mezclar  su  vida  íntima  con  la  ficción  de  sus libros. En este sentido es una defensora de no  basar sus historias en personajes reales.  

La vida de Steel Danielle Steel  nació  en  1947  en  San  Francisco  aunque  ha  pasado  parte  de  su  vida  en  Nueva  York.  Recibió  una  educación  estadounidense  y  europea  y  cuando  apenas  contaba  con  veinte  años  alcanzó  el  éxito  en  el  mundo  empresarial.  Fue gracias a uno de los editores de una publica‐ ción  que  Steel  comenzó  a  escribir  para  publicar  hasta que decidió finalmente dedicarse de lleno a  la  escritura.  A  pesar  de  sus  ganas,  sus  primeras  novelas  pasaron  algo  desapercibidas  pero  lejos  de  desanimarse,  la  autora  continuó  su  labor  con  constancia y trabajo hasta alcanzar el éxito. En al‐ guna ocasión su editor ha manifestado que Steel  tiene el talento de penetrar en el corazón de las  mujeres  y  emocionarlas.  Quizás  esa  sea  la  clave  de su pluma.    Desde  joven  hasta  el  presente,  la  vida  personal  de Danielle Steel ha sido bastante ajetreada y no  precisamente  un  camino  de  rosas.  Cinco  matri‐ monios fallidos y nueve hijos conforman la dilata‐ da existencia de esta autora quien ha tenido que  hacer frente a una de las situaciones más doloro‐ sas, la muerte de uno de sus hijos quien sufría un  transtorno  bipolar.  Esta  tragedia  llevó  a  Steel  a  escribir  un  libro  a  su  hijo  Nicholas  bajo  el  título  «Su  luz  interior»  y  al  mismo  tiempo  fundar  una  organización para ayudar a tratar a personas con  problemas mentales.  

               

Incursión en otros campos Además de  ser  reina  indiscutible  de  la  novela  romántica, Danielle Steel se ha atrevido con otros  géneros como el infantil, donde ha publicado una  serie dirigida a los más pequeños con el nombre  ‘Max  y  Martha’.  Un  total  de  diez  obras  acompañadas  con  ilustraciones  cuya  función  es  ayudar a los benjamines de la casa a hacer frente  a distintas situaciones como un nuevo colegio, un  nuevo  hermano  o  un  padrastro...  Y  esta  no  es  toda  su  incursión  en  otros  terrenos,  también  ha  publicado  un  libro  de  poemas  de  amor  llamado  «Love: Poems by Danielle Steel».    Otro  dato  destacable  sobre  la  autora  tuvo  lugar  en  el  2002  cuando  fue  condecorada  por  el  Gobierno francés como Caballero de la Orden de  las Artes y Letras por su  aportación al desarrollo  de  la  cultura.  Además  de  escribir,  la  autora  muestra  un  gran  interés  por  los  artistas  emergentes, en el 2003 abrió una galería de arte  en  San  Francisco  donde  se  muestran  pinturas  y  esculturas de jóvenes talentos.   Aunque  dedica  gran  parte  de  su  tiempo  a  la  escritura  y  documentación  de  sus  historias,  la  autora de best‐sellers es una mujer muy familiar  a  la  que  le  gusta  disfrutar  de  su  familia  y  mascotas.  En  alguna  ocasión  ha  declarado  que  mantiene  una  estrecha  relación  con  todos  sus  hijos  y  en  su  propia  web  ha  afirmado  que  lleva  una vida muy familiar. 

27 RománTica'S


«Steel celebra la vida sin renunciar a sus turbulencias, sus melodramas y sus intensas pasiones». Booklist

Sobre su última novela «Tiempo prestado» es la última historia de Danielle Steel que ha llegado a nuestras librerías. Con ella los lectores podrán sumergirse en la vida de Coco Barrington, una joven en la que había puestas grandes esperanzas de éxito y que al final ha terminado convirtiéndose en la oveja negra de una familia pudiente de Hollywood, lugar de donde un día escapó huyendo de la superficialidad y la fama que la rodeaba. Coco abandonó sus estudios de Derecho y se dedica a cuidar perros. Cuando decide regresar a su hogar, su hermana le pide que se traslade a su mansión para cuidar de su mascota y Coco no se puede negar. Lo que no imagina es que en esa gran casa se encontrará con un huésped que pertenece al mundo al que ella detesta. Leslie Baxter es el actor del momento y se recluye en casa de su hermana para evitar a su ex pareja. Ambos pertenecen a mundos distintos pero la atracción que surge entre ellos los acerca irremediablemente. En casa de su hermana, cerca de su familia y de un hombre que le es irresistible, Coco comienza a ver las cosas desde otro punto de vista…

[…]Me da igual que te pases el día en la playa, que pasees perros o que seas hija de una autora de bestsellers y de un famoso agente de Hollywood ya desaparecido. Te amo, a ti y todo lo que tú eres. A lo mejor, con un poco de suerte, acabas queriéndome tú también a mí. […] —Yo ya te quiero ahora. No porque seas un actor famoso, sino precisamente a pesar de ello, si es que eso tiene sentido. Y hasta  aquí  podemos  leer,  con  esta  nueva  historia de la reina de la novela rosa tendremos la  posibilidad  de  experimentar  el  glamour  de  Hollywood a  través de las páginas de su nuevo ti‐ tulo mientras estamos felizmente acomodadas en  nuestro sillón favorito de casa.  Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 28


Yuliss: Bueno,  antes  que  nada,  gracias  Kassandra,  Edward,  por  dejarme  entrevistaros.  Como  siempre  empiezo  mis  entrevistas  en  esta  sección,  ¿podéis  explicarme  un  poquito  qué  novelas  tenéis  ambos  y  de  qué  van?  ¡Así  los  lectores  españoles  —y  las  editoria‐ les— pueden conoceros un poquito mejor!  Kass: ¡Por supuesto! Nos encantaría. Ambos somos autores de litera‐ tura erótica con Horny Devil Publishing (HDP). Edward está en proce‐ so de escribir una serie de BDSM, además de un par de libros que no  están dentro de ninguna serie. Su serie «The Pit» va de tres «herma‐ nos», Cameron, Harvey y Hamilton, que son dueños de un exclusivo  club  de  BDSM.  Tiene  seis  libros  en  total:  dos  por  cada  Dominante.  Los  tres  hombres  son  bastante  diferentes  los  unos  de  los  otros,  y  cada  uno  aporta  algo  diferente.  Cam  está  buscando  a  su  sumisa  perfecta, en vano, hasta que conoce a Tilly por accidente. Harvey no  busca  a  nadie,  de  hecho  evita  cualquier  relación  por  completo,  incluso hasta llegar al punto de solo hacer orgías. Ham tiene límites  muy duros y es interesante de verlo en acción. Además de esa serie,  tiene  otro  libro  aparte  que  va  a  salir  en  apenas  unas  semanas,  The Ten O’Clock Club, que es pura erótica y muy sexy.   Ed:  Kassandra  también  está  en  proceso  de  escribir  una  serie  de  BDSM. Su serie «Doctor’s Orders» (Las órdenes del Doctor) se centra  en un hospital especial donde los protagonistas trabajan o están afi‐ liados. También es de seis libros, dos por cada pareja. Doctor, Doctor va  sobre  Mia,  dominante,  abogada  y  paciente,  y  Joel,  un  médico  sumiso que lucha contra su naturaleza sexual sumisa. Doctor Dom se  está escribiendo ahora mismo y se centra en un médico dominante.  El  tercero  aún  está  en  proceso  de  planificación.  Su  segunda  serie,  también en proceso, es «MenageMates» (Compañe‐ros de Menage)  que usa las orgías como método de emparejamiento.   Ambos:  Además,  hemos  escrito  juntos  dos  libros  por  ahora,  y  tenemos  planes  de  seguir.  El  primero  es  Splinter’s Heart,  una  historia  pasional  y  sexy  sobre  una  pareja  de  vampiros,  que  empezó  

            Hello, hello RománTica’S! Este bimestre he vuelto a irme por tierras americanas, pero antes decidí hacer escala en Reino Unido. ¿Y cuál fue mi sorpresa? Pues que había tanto talento donde elegir que decidí en esta ocasión no decantarme solo por un talento, ¡sino dos! Lo que normalmente solemos llamar un 2x1, para que nos entendamos. Estos dos autores, Kassandra Cox y Edward Tailor, escriben por separado, peeeero han escrito juntos alguna que otra vez. Por esa razón he pensado que era el momento de traer dos nuevos talentos por el precio de uno, y de dos culturas muy diferentes. Yo he tenido la oportunidad de conocerlos, y ahora me gustaría que vosotros, los lectores y las editoriales (que sí… sé que leéis esto) los conozcáis un poquito mejor. ¿Y qué mejor que con una entrevista? 

29 RománTica'S


como un solo libro pero que al final será una serie.  El segundo es Host 911, que es medio paranormal,  medio comerótica, el término que se usa en nuestra  editorial para los libros eróticos y cómicos. También  salimos  en  la  Antología  de  HDP  de  Navidad,  Naughty Not Nice con historias cortas y muy hot. El  cuento  de  navidad  de  Ed  era  una  adaptación  de  Hansel y Gretel en erótico, y el de Kass fue un relato  llamado Caroline’s Christmas Surprise.   A  ambos  nos  queda  mucho  por  publicar  tanto  juntos como por separado.  ¿Por  qué  elegisteis  escribir  sobre  BDSM  y  erótica  en  general?  ¿Es  cuestión  de  que  os  gusta  o  se  os  hace más fácil escribirlo?  Ed: A mí básicamente me metieron en el mundo de  la  escritura.  Todo  empezó  en  un  juego  de  rol  que  visité  y  que  llevaba  otro  autor.  Estuve  allí  para  pasármelo bien; posteaba en las escenas con otros  jugadores  y  más  adelante  me  pidieron  que  escribiera con ellos. Siempre me fascinó el BDSM y  cuando  me  dieron  la  oportunidad  de  escribir,  todo  pareció tener sentido. Ahí fue cuando conocí a Kass  por primera vez.   Kass: Mi historia es bastante similar a la de Ed. A mí  también me impulsaron a escribir en un juego de rol  que llevaba una autora favorita mía. Lo que empezó  como lectura y diversión con los jugadores de rol, al  final  terminé  jugando  yo  también.  Ahí  fue  donde  conocí a Ed.  Con frecuencia escribimos  en  pareja y  siempre  de  sexos  opuestos  el  uno  del  otro  para  animar  al  otro  a  escribir.  Yo  también  estoy  fascinada  con  el  BDSM  y  me  encanta  escribir  erótica. Una vez que empecé con los juegos de rol,  todo parecía encajar. Sinceramente, todo fluye y es  bastante  cómodo  para  mí  de  escribir.  Siempre  me  ha  encantado  leerlo  y  ahora  al  escribirlo  es  una  nueva forma de disfrutarlo también.   Sé que el tema está siendo repetitivo, lo sé, pero,  ¿cómo os sentís sobre el fenómeno de 50 sombras  y el término «Porno para mamás»?  Kass:  Yo  creo  que  es  fantástico  que  50  Sombras  trajera  el  género  erótico  al  mundo.  No  es  que  no  existiera antes, pero 50 sombras hizo que fuera más  conocido  y  estuviera  más  aceptado  para  reseñar  y  disfrutar.  Me  gusta  el  término  «Porno  para  mamás». Me hace reír. Es justo lo que es.   Ed: Porno para mamás está guay. Después de todo,  las  mujeres  se  han  estado  enamorando  de  los  personajes  ficticios  desde  los  comienzos  de  la  literatura.  Y  mover  eso  hasta  el  punto  de  considerarlo  un  porno  femenino  aceptable  es  genial.  ¿Y  qué  autor  no  querría  ser  E.L.  James? 

RománTica'S 30


Escribió una  serie  bastante  atrevida  que  captó  la  atención  de  millones  de  personas.  Desde  mi  punto  de  vista  los  motivos  que  estaban  detrás  de  la  vida  de  BDSM  del  Señor  Grey  son  controvertidos,  pero  E.L. James tocó bien el tema.   De  vuestros  libros,  y  del  libro  que  habéis  escrito  entre  los  dos,  ¿qué  pensáis  que  a  los  lectores  les  gusta  más?  ¿Hay  algo  en  vuestras  historias  que  destaque de entre otras del mismo género?  Ed:  Creo  que  escribir  novelas  eróticas  desde  el  punto  de  vista  masculino  es  inusual,  y  quizás  un  poco único. Mi serie The Pit está ambientada en la  ciudad  de  Londres  y  eso  también  se  añade  al  misterio  de  la  historia.  Nuestros  libros  juntos  parecen funcionar bien ya que Kass y yo conocemos  cuáles  son  nuestros  fuertes  y  lo  que  sentimos  se  plasma en lo que escribimos. Incluso ya en nuestros  días  de  juego  de  rol,  los  fans  solían  pedir  que  escribiéramos juntos.  Kass: Quería empezar mi serie BDSM con una mujer  dominante  en  vez  del  tradicional  hombre  dominante, así que creo que eso es diferente. En la  de Menage Mates, los menages se usan como juego  de emparejamiento donde uno de los tres hace que  los  otros  dos  se  encuentren  y  conozcan.  También  intenté  algo  diferente  con  eso.  Por  ahora  con  nuestros  libros  juntos,  estoy  de  acuerdo  con  Ed  y  eso  le  da  un  toque  de  «Él  dijo,  ella  dijo»  a  las  historias.  Tenemos  química  escribiendo  y  ya  la  empezábamos  a  disfrutar  desde  nuestros  días  de  juegos  de  rol.  Ha  sido  divertido  llevarlos  hasta  los  libros también.   Ahora  hablemos  de  vuestra  carrera.  ¿Fue  difícil  llegar  a  publicar?  ¿Lo  intentasteis  durante  mucho  tiempo?  Kass: En realidad, fue cuestión de estar en  el lugar  correcto en el momento adecuado. Empezamos en  HDP  desde  que  esta  comenzó.  Mandamos  los  manuscritos y nos lo aceptaron a la primera.  Ed:  Sí  que  tuvimos  suerte,  sí.  Firmamos  con  HDP  que  era  nuevo  en  el  mundillo  y  estaban  buscando  autores  de  nuestro  género,  así  que  nos  consideramos afortunados.   Una  de  las  cosas  que  me  encanta  de  vuestros  libros  son  las  portadas.  ¿Qué  os  gusta  más  de  vuestras historias y personajes?  Ed: Me encanta crear personajes y ver dónde me va  a  llevar  sus  historias.  No  planeo  mucho  la  historia.  Sé  que  debería,  pero  lo  que  hago  es  ponerlo  por  secciones.  Eso  me  funciona  hasta  que  llego  cerca  del  final  que  entonces  es  como,  «vale,  y  ahora  qué».  

31 RománTica'S


Noventa días no son suficientes para una historia de amor como la de Daniel y Amelia... Una relación tan intensa y profunda ha de vivirse todos los días.

Kass: El  gran  talento  Dee  Allen  es  responsable  por  nuestras  portadas.  Son  sexis  y  divertidas  y  a  mí  también  me  encantan.  Me  encanta  todo.  Disfruto  desarrollando a los personajes y les cojo muchísimo  cariño. Espero que los demás también. El construir  la  historia  también  es  bastante  divertido.  Me  encanta  colaborar  con  Ed  tsmbién.  Parecemos  construir más y más sobre las ideas del otro y hace  que la historia quede más redonda, creo.  ¿Tiene  eso  que  ver  con  el  mensaje  que  le  queréis  mandar  a  los  lectores?  ¿O  solo  escribís  lo  que  os  sale de dentro?  Ed:  Como  dije  antes,  los  personajes  parecen  fluir  mientras  voy  escribiendo,  así  que  supongo  que  sí  que  escribo  desde  el  corazón.  Los  comentarios  de  los  fans  tienen  gran  cabida  también.  Por  ejemplo  con Splinter’s Heart los fans querían más, así que se  lo daremos. Kass y yo hablaremos sobre la dirección  y los personajes y con suerte continuará como una  serie.   Y para acabar, no puedo irme sin preguntaros una  última pregunta. ¿Qué le diríais a las editoriales y  lectores  españoles  si  los  tuvierais  frente  a  vosotros? (¡Sí, este es el momento de venderos!)  Ed:  Supongo  que  les  diría  que  me  dieran  una  oportunidad ya que los hombres también podemos  escribir erótica. Les diría que estamos aprendiendo  este  arte  con  cada  palabra  escrita  y  que  tenemos  muchísimas más cosas guardadas en la manga. Kass  y  yo  tenemos  cosas  impresionantes  en  proceso  tanto  por  separado  como  juntos,  así  que  tomad  el  sol, echaros un Rioja y encontradnos en vuestros e‐ readers.   Kass: Creo que Ed lo ha dicho todo perfectamente.  Buscadnos  en  Amazon,  Barnes  and  Noble,  AllRomanceKobo,  Smashwords  o  en  Itunes.  Dadle  una  oportunidad  a  nuestras  historias  y  no  os  arrepentiréis.  Si  queréis  saber  un  poco  más  sobre  nosotros  personalmente,  podéis  visitar  nuestras  páginas webs:  www.edwardtailor.webs.com,  www.kassandracox.webs.com.   Nos  encantan  los  comentarios  de  los  fans  y  nos  encantaría los vuestros también.   Yuliss:  Muchas  gracias  a  los  dos,  Kassandra  y  Edward. ¡Ha sido un placer!  Ambos: ¡Gracias, lo hemos pasado bien y valoramos  el apoyo!  Cazatalentos: Yuliss M. Priego 

RománTica'S 32


VIII PREMIO TERCIOPELO Roca  Editorial  convoca  el  Séptimo  Premio  de  Novela  Romántica  Terciopelo  con  el  propósito  de  difundir  y  fomentar  la  literatura  de  ese  género.  De  entre  los  manuscritos  recibidos  se  premiará  aquella obra que destaque por su originalidad y amenidad. 

BASES 1. Las novelas, escritas en lengua española, deberán ser originales e inéditas.  2.  Los  originales  deberán  presentarse  bajo  seudónimo  y  con  una  extensión  entre  150  y  350  folios,  claramente mecanografiados a doble espacio y por una sola cara.  3.  Acompañará  a  las  obras  presentadas  una  plica  en  cuyo  interior  figurará  el  nombre,  dirección  y  teléfono de contacto del autor, así como una declaración firmada en la que se haga constar que la  obra no tiene comprometidos los derechos de publicación con ninguna  editorial y que tampoco se  halla  pendiente  del  fallo  de  cualquier  otro  premio.  En  el  exterior  de  la  plica  se  consignará  el  seudónimo con el que se presenta su autor.  4. La dotación del Premio será de 2.000 euros en metálico.  5. El plazo de admisión de originales se cerrará el 1 de septiembre de 2013 y el Premio será fallado el  29 de noviembre del mismo año.   6. La presentación al Premio compromete al autor a no retirar su original antes de hacerse público el  fallo del jurado. Asimismo, el hecho de presentar una obra implica la aceptación por parte del autor  de todas las bases del Premio.  7. Los originales se enviarán en una copia impresa  y encuadernada, acompañada por un  CD con el  texto de la obra en Word, y haciendo constar en la cubierta el nombre del Premio, el título de la obra  y el seudónimo del autor, a: 

Roca Editorial de Libros, S. L. Av. Marquès de l’Argentera, 17, pral. 1ª C.P. 08003 Barcelona, España

D E

8. El  Jurado  y  las  personas  que  intervengan  en  el  proceso  de  valoración  y  selección  de  las  obras  optantes al premio guardarán la debida confidencialidad, tanto sobre las novelas presentadas como  sobre su marcha y resultados.  9. El cobro del importe del Premio supone la concesión a Roca Editorial de los derechos en exclusiva  de publicación de la obra. Estos derechos abarcan todas las modalidades de edición, todo el territorio  mundial, así como los derechos de traducción a otros idiomas y su difusión mediante adaptaciones  cinematográficas y/o televisivas.  10.  La  dotación  económica  se  computa  como  anticipo  a  cuenta  de  los  derechos  de  autor.  Roca  Editorial formalizará el correspondiente contrato de edición con el ganador.  11.  Roca  Editorial  se  reserva  el  derecho  de  opción  preferente  para  publicar  aquellas  obras  presentadas y que no hayan resultado galardonadas, previo acuerdo con los autores respectivos.   En  caso  de  recibir  oferta  por  parte  de  otra  editorial  para  la  publicación  de  su  libro,  el  autor  lo  notificará a Roca Editorial quien en un plazo no superior a 20 días le notificará de su interés o no en  ejercer  su  derecho  de  opción  preferente  para  publicarlo  en  Roca  Editorial.  En  caso  de  no  hallarse  interesada, el autor podrá, libremente ceder los derechos de su obra a un tercero.  12. El ganador se compromete a comparecer en aquellos actos de promoción que se deriven tanto  de la presentación de la obra premiada como de la publicación del libro.  13. Los originales presentados no serán objeto de devolución.  Barcelona, mayo de 2013 

I N F O R M A C I Ó N

I N T E R É S

33 RománTica'S


Bases para el I Premio KIWI RA 1.  Podrán  optar  al  I  Premio  de  Novela  Romántica  KIWI  RA  las  novelas  románticas  escritas  originariamente en lengua española, con una extensión mínima de 175 páginas de tamaño DIN  A4, escritas a doble espacio con tipografía Times New Roman de cuerpo 12 (aproximadamente  275.000 caracteres con espacios). Las novelas románticas estarán dirigidas a lectores adultos, y  podrán pertenecer a cualquiera de los subgéneros que existen: fantasía romántica, romántica  paranormal, romántica erótica, chick lit (comedia romántica) o novela sentimental entre otros.  2.  Podrán  optar  a  este  Premio  autores  de  cualquier  nacionalidad  y  sexo,  siempre  que  sean  mayores de edad y que su obra esté escrita en español.  3. Este certamen está abierto tanto a autores noveles como a autores ya publicados.  4. Se admitirá un solo manuscrito por autor.  5.  Al  optar  a  dicho  Premio,  el  concursante  garantizará  que  se  trata  de  una  obra  inédita  (es  decir, que no ha sido publicada en cualquier formato, incluido el digital en todos sus formatos,  considerándose  publicado  el  estar  o  haber  estado  disponible  a  través  de  internet),  que  su  autoría le corresponde en exclusiva y que no es copia o modificación de ninguna otra, así como  que la  misma no se encuentra participando ningún otro premio ni ha  contraído compromiso  alguno con un tercero sobre los derechos de dicha obra. Deberá estar registrado en el Registro  de la Propiedad Intelectual.  6.  El  jurado  del  Premio  estará  compuesto  por  profesionales  especializados  en  literatura  romántica:  

Merche Diolch Ana R. Vivo Chus Nevado Teresa Rodríguez  El fallo, inapelable, se hará público a través de la página web www.edicioneskiwi.com y el blog  www.yoleora.com el 6 de Enero de 2014.  7. El Premio no podrá ser repartido entre dos novelas y podrá ser declarado desierto.  8.  Las  obras  deberán  ser  enviadas  en  archivo  PDF  por  correo  electrónico  a  la  dirección  premio@edicionskiwi.com,  acompañadas  de  un  PDF  separado  en  el  que  el  autor  manifieste  que  acepta  todas  y  cada  una  de  las  cláusulas  de  las  presentes  bases  e  incluya  sus  datos  personales, número de documento de identidad, dirección  postal y teléfono de contacto, así  como una breve reseña biográfica y una sinopsis de la obra presentada.  9. Los participantes podrán usar seudónimo, siempre y cuando en la presentación consten los  datos reales y no se envíen más de un manuscrito por autor.  10. La cuantía del Premio será de 500 euros, suma que será considerada como anticipo por la  cesión,  en  exclusiva,  de  todos  los  derechos  de  edición  a  EDICIONES  KIWI  S.L.  y  conllevará  la  edición y publicación de la obra premiada por parte de dicha editorial en su sello romántico.  Las dos obras finalistas serán publicadas bajo el sello digital de Ediciones Kiwi.  11.  El  ganador  se  compromete  a  suscribir  con  Ediciones  Kiwi  el  contrato  de  cesión  que  se  le  presente al efecto para dicha obra. Ediciones Kiwi publicará la obra en la fecha que considere  conveniente, y a más tardar en el plazo de un año a partir de la fecha de publicación del fallo  mencionado en la cláusula 6.  12.  El  plazo  de  entrega  de  originales  comenzará  el  1  de  Junio  de  2013  y  finalizará  el  30  de  Septiembre de 2013. 

RománTica'S 34


13. La presentación al Premio supone la aceptación íntegra e incondicional de estas bases por  parte del concursante, así como la imposibilidad de retirada de cualquier obra que haya sido  presentada en debida forma antes de que se haga público el fallo.  14.  EDICIONES  KIWI  S.L.  tendrá  una  opción  preferente  sobre  cualquier  novela  presentada  a  este Premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante  del correspondiente contrato dentro de los cuatro meses siguientes a la publicación del fallo  del Premio.  15.  No  se  mantendrá  correspondencia  de  ninguna  clase  con  los  autores  que  se  presenten  al  Premio. Una vez fallado el Premio, los archivos de los originales no premiados se destruirán.  16.  De  conformidad  con  la  Ley  Orgánica  15/1999  sobre  Protección  de  Datos  de  Carácter  Personal, los datos obtenidos a través de la presente convocatoria se incorporarán a un fichero  responsabilidad  de  la  empresa  Ediciones  Kiwi,  S.l.  y  serán  tratados  de  acuerdo  con  la  normativa  vigente.  Los  interesados  podrán  ejercitar  los  derechos  de  acceso,  rectificación,  modificación y oposición dirigiéndose a:  

Ediciones Kiwi, S.L. Plaza Frontó, nº2 C.P. 12570 Alcalá de Xivert (Castellón).

                  El fin de semana de mayo comprendido entre los días 17 y 19 de Mayo tuvo lugar el   I ENCUENTRO DE LOARRE. Allí se dio a conocer la novela corta ganadora de su primer  certamen de letras.   Desde RománTica’S nos sumamos a la felicitación. 

Ganadora del I Premio de Novela Corta Romántica Castillo de Loarre Verónica Martínez Amat con la novela  

«Secreto de Loarre»

35 RománTica'S


2 NUEVOS PERSONAJES 

   

«El sacrificio del verdugo»  NOELIA AMARILLO 

 

En «El  Sacrificio  del  Verdugo»  retomo  la  narración  erótica/  creativa de la que hice gala en  Ardiente Verano, y no, eso no  significa que ambas novelas se  parezcan, porque no es así. Lo  único que tienen en común es  que  ambas  transcurren  en  su  mayor  parte  en  un  bosque,  y  ya  sabéis  lo  mucho  que  me  gustan  los  bosques  y  todo  lo  que  dan  de  sí  en  mi  imagina‐ ción...  

En ESDV  os  vais  a  encontrar  una  historia  muy  distinta  a  todas  las  que  he  escrito;  no  solo abandono la época actual  en  la  que  tan  a  gusto  me  muevo  y  me  pierdo  en  una  ambientación  basada  en  la  edad media, sino que además  creo un  nuevo mundo:  El  Rei‐ no  del  Verdugo;  con  sus  ríos,  sus aldeas, sus castillos, sus le‐ yendas, sus gentes, sus distin‐ tas clases sociales…  

Os preguntaréis,  ¿por  qué?,  y  la  respuesta  es  porque  quería  hacer mis propias normas, mis  propias  leyes  y  mis  propias  leyendas.  Sabía  exactamente  quién  iba  a  ser  «El  Rey»,  sus  antepasados,  sus  enemigos…  sus  amores.  Toda  la  historia  gira  en  torno  a  este  rey.  Pero… él no es el protagonista  principal,  sino  la  pieza  clave  alrededor  de  la  que  se  desa‐ rrolla la trama. 

Ella… AISLING [...]Una joven de belleza singular que hablaba con los robles y los lobos. [...] Los hombres susurraban entre sí, asegurando que sus cabellos eran dorados. No, rojizos. No, verdes. Que sus ojos eran grises. No, lavanda. No, azules. Que tenía afilados colmillos con los que devoraba a todo aquel que se atrevía a romper la ley y penetrar en el bosque. No, que lo seducía y luego lo abandonaba a su suerte, perdido en la fronda hasta que moría de hambre. No, que lo asaba en una enorme hoguera y luego se lo comía.[...] Aisling  es una dríade.   Vive  según  sus  propias  normas,  no  se  molesta  en  mentir  o  disfrazar  lo  que  piensa,  y  posee  una  ingenuidad  atrevida  que  desconcierta,  y  mucho,  a  Kier.  No  está  acostumbrada  a  expresarse  con  palabras,  de  hecho  eso  es  algo  que  jamás  ha  necesitado, ya que se comunica con sus amigos y su familia de  otras  maneras,  por  lo  que  su  manera  de  hablar  es  bastante...  singular.  También  es  muy  protectora  con  los  suyos  y  es  capaz  de  hacer  cualquier cosa, por arriesgada que sea para protegerlos. Pero a  la vez tiene un genio vivo que no se molesta en ocultar... mucho  menos cuando sus amigos la hacen enfadar. 

RománTica'S 36


37 RomรกnTica'S


Él… KIER  Es  un  artesano.  Fabrica  «cosas»  y  luego  las  vende  al  mejor  postor,  ya  sea  en  el  mercado  de  Sacrificio  del  Verdugo  (la  capital  del  Reino),  o  a  clientas  que  le  han  hecho  encargos.  También presta sus servicios si estas requieren que les enseñe a  «utilizar»  sus  productos,  el  problema  surge  cuando  tiene  que  hacer  entrega  de  sus  productos,  pues  dado  el  peculiar  talante  de sus compradoras, se ve obligado a hacerlo en un lugar donde  nadie  pueda  verlas...  y,  ¿qué  mejor  lugar  que  el  Bosque  Prohibido? Lo malo es que está prohibido entrar en el bosque, y  si los guardias del rey le pillan le van a hacer mucha pupa...   ¿Cómo es Kier?  No  es  un  hombre  muy  sociable,  quizá  porque  tampoco  le  han  dado opción de serlo. Está un poco de vuelta de todo y es muy  desconfiado,  sobre  todo  con  los  nobles...  Está  más  o  menos  acostumbrado  a  tratar  con  ellos  (sobre  todo  con  las  damas),  y  sabe  que  mienten  más  que  hablan.  En  definitiva,  no  se  fía  de  nadie y siempre espera lo peor de todo el mundo, de ahí que se  sorprenda  tanto  al  conocer  a  Aisling  y  descubrir  que  ella  es  la  sinceridad personificada.  .

RománTica'S 38


Me miras  directamente  a  los  ojos  y  sonríes  como  si  no  estuviera  ocurriendo  nada,  como  si  aquel  amor que me juraste hace tres años aún fuese el timón de tu vida.  Las demás personas del restaurante nos rodean sumidas en su propia realidad, no sé si mejor  o peor que la mía, y yo hundo mi tenedor en los cuadraditos de pasta rellena que momentos antes  me ha traído el camarero de acento italiano.  Ahora frunces el ceño de forma casi imperceptible mientras masticas, y me pregunto si es en  ella en quién estás pensando. Ella, la que hasta hace unos pocos días era mi amiga y confidente, a la  que  revelaba  todas  y  cada  una  de  mis  preocupaciones  y  desvelos  acerca  de  tus  cada  vez  más  frecuentes  ausencias.  Qué  ironía.  Por  la  mañana  yo  le  contaba  lo  distante  que  estabas  conmigo,  cuando las sábanas de su cama aún estaban tibias y olían a tu perfume.  Todavía recuerdo cuando ella nos presentó aquella tarde en el bar de debajo de la oficina. Ni  remotamente podía imaginar que mi compañera de trabajo desde hacía dos años, mi otra mitad en  la agencia de publicidad, podía tener esas intenciones contigo.  Un ruido me saca con brusquedad de mi diatriba interior, sobresaltándome. Es tu móvil, con  la  que  era  nuestra  canción,  The way you look tonight.  Disculpándote  con  un  gesto  te  levantas  y  te  alejas para hablar, caminando hacia las cristaleras que dan hacia la calle bien iluminada.  Jugueteo con los trozos de cebollino que adornan mi plato, saboreando mi venganza. Nada  mejor que este colofón final tras una semana de dolor e incredulidad al descubriros juntos el día de  nuestro  aniversario.  Estúpida  de  mí,  que  compré  una  botella  de  vino  y  estrené  el  conjunto  de  lencería  que  tanto  te  había  gustado  del  escaparate  de  Victoria´s  Secret  para  ir  a  tu  oficina  a  sorprenderte. Todos se habían ido ya, y tú me habías avisado de que te quedarías hasta tarde para  adelantar trabajo antes de irte de viaje de negocios a Zurich. Un contrato de lo más interesante para  la  empresa,  dijiste.  Ahora  sé  que  era  un  viaje  para  dos,  y  no  exactamente  para  ti  y  para  mí.  Otra  excusa más para reírte en mi cara.  Regresas tras tu breve conversación telefónica y tomas asiento de nuevo, recordándome lo  especial  que  es  esta  cita  para  ti.  Nuestro  tercer  aniversario.  Y  también  el  último,  pienso  para  mis  adentros.  El camarero se acerca y nos pregunta si todo está bien. Bien no, está perfecto. Me voy a  librar de una carga pesada que no me deja vivir mi vida como yo quiero.  Dos personas a las que no  les importo lo más mínimo.  El  atractivo  italiano  me  llena  la  copa  del  delicioso  vino  tinto  y  me  sonríe,  coqueteando  descaradamente. Tal vez debería seguirle el juego, pronto seré una mujer soltera y sin compromiso.  Pero ahora lo único que me importa es terminar con esto cuanto antes.  La puerta del local se abre dejando entrar el sonido de la calle al interior: risas, coches, un  pitido. Desvío la vista hacia la entrada y la veo. Ahí está, mi compañera de trabajo y la amante de mi  compañero de mesa, impecable como siempre. Su melena oscura y lacia le cae sobre los hombros y  sigue la curva de su pecho. Camina hacia el maître, que le indica sin titubear nuestra mesa. Hemos  quedado, en teoría, para cenar las dos solas, qué sorpresa tan agradable le espera.  Mi acompañante se atraganta y agarra con brusquedad su copa para vaciarla por completo,  mientras  yo  sonrío  con  malicia  y  siento  cómo  la  sangre  inunda  mis  mejillas,  rompiendo  todas  las  barreras.  —Hola,  Sandra  —digo,  recalcando  cada  sílaba,  deleitándome  en  su  cara  de  poema.  De  repente  me  parece  muy  pequeña  e  insignificante,  incluso  subida  a  sus  tacones  de  vértigo—.  Por  favor, siéntate. Yo ya me iba. No quiero molestar a una pareja enamorada —sonrío con sarcasmo y  me levanto con el corazón saliéndome por la boca—. Feliz aniversario, cariño.  Y me alejo de esos dos, dejando todo mi lastre en el restaurante. Eso sí, guiñándole un ojo al  italiano  y  deslizando  en  sus  manos  mi  número  de  teléfono.  A  nadie  le  amarga  un  dulce,  y  a  mí,  mucho menos. 

39 RománTica'S


—Vamos, vamos, que no me aguantooooo!!!  Ese grito de guerra fue acompañado por unos saltitos de los más graciosos… y delatores,  los mismos que hicieron que la exuberante delantera de mi amiga se moviese en un gesto de  asentimiento,  reafirmando  así  la  urgencia  de  atender  cuanto  antes  dicha  orden.  Entramos  al  pequeño  baño,  casi  de  lado,  mirando  con  cara  de  desconfianza  y  arrugando  la  nariz  cuando  nos saludó el olor a… vete tú a saber qué.  O  al  menos,  esa  fue  mi  reacción.  La  de  mi  amiga  no  pude  determinarla,  porque  había  desaparecido por la otra puerta.  No debí de haber salido.    Era  lo  que  pensaba  mientras  miraba  mis  ojos  enrojecidos  en  el  espejo.  Ladeé  la  cabeza,  como  si  así  pudiera  encontrar  el  equilibrio  entre  yo  y  la  imagen  que  se  balanceaba  en  el  espejo. Ahí fue cuando descubrí que yo también estaba dando saltitos.   Y que iba con una borrachera monumental.  Como prácticamente tenía la cabeza pegada al espejo, retrocedí un paso y me miré desde  otro  ángulo.  Pero  algo  obstaculizó  mis  movimientos.  Miré  hacia  abajo,  dónde,  para  mi  sorpresa,  me  encontré  peligrosamente  subida  en  unos  andamios  y  tratando  de  mantener  el  equilibrio.  —A  tomar  por  culo  —dije  mientras  daba  un  par  de  puntapiés—.  Oh,  siiiiiii,  qué  agustooooooo.  Esta última frase no sé si la dije yo. Tal vez fuera la voz de Clarita. Mis sentidos estaban un  tanto atrofiados.  Mi idea había sido la de tomar un par de cervecitas en la plaza, las justas y necesarias para  que el alcohol desalojara al okupa que vivía en mi cabeza. Pero no lo desalojó. Así que pensé,  venga, otra cervecita.  En esas que Clarita se puso en plan chisposa. Por norma general, las borracheras de Clara  eran lacrimosas, pero aquél viernes, no sé porqué, tenía una gracia que no podía con ella, la  jodía. Ja, menudo ratejo de risas que nos pasamos a costa de sus ocurrencias… pero luego dijo  algo que hizo que el Okupa se alzara en mi cabeza, gritando y reclamando atención. Yo que sé  sobre nubes grises… como sus ojos…. «Elena, Elena», me susurra el cabrón en mi mente. Pues  nada, otro botellín más a modo de mordaza.  A la cuarta cerveza ya íbamos un tanto perjudicadas, tanto, que Rosario, hasta ahora en el  más absoluto de los silencios, soltó la bomba.  —Oyes, ¿y si nos vamos a bailar?  Imposible decir que no. Sobre todo porque esas dos locas ya tiraban de mi.   —Un momento, un momento —protesté—. ¿Y quién va a conducir?  Ellas  se  miraron  entre  ellas  y  luego  me  miraron  a  mí  de  arriba  abajo.  Como  soy  la  que  mejor  aguanta  el  alcohol,  temí  que  me  terminaran  liando,  pero  mis  zapatos  me  salvaron.  O,  para ser más exactos, los tacones de mis zapatos.   La solución: tirar de taxi.  Así  que  ahí  iba  yo,  en  la  parte  delantera  del  taxi  dándole  indicaciones  —¡Ja!—  a  un  hombrecillo  perplejo  y  escandalizado  por  las  barbaridades  que  Clarita  iba  soltando.  Me  hubiera  compadecido  de  él  de  no  haber  sido  porque  por  un  par  de  ocasiones  le  pillé  mirándome de reojo el escote.   —Es  la  última  vez  que  me  pongo  esta  camiseta  —dije  entre  dientes  cuando  me  bajé  del  coche, mientras intentaba subírmela un poco. 

RománTica'S 40


—Que nooooooo.  Que  estás  preciosaaaaaaaaa.  Que  a  ti  el  escote  palabra  de  honor  te  queda chachi piruliiiiiiiii.   Razón  no  le  faltaba,  porque  el  taxista  no  fue  ni  el  primero  ni  el  último  en  mirarme  tan…  apreciativamente.  Entramos en el primer pub que encontramos, entre risas y bailes, cuando de pronto…  «Me muero por besaaaaaarte, por morirme en tu boooooooooooca».  Puto Okupa…  —Tócate los cojones.  —¿Qué dices? —preguntó Rosario cuando me oyó mascullar malhumorada.  —Nada. Tira pa’lante, como Alic… ¡ups!  Y  dale  con  el  Okupa.  ¿Se  podía  ser  más  pesado?  Además,  ¿qué  hacía  yo  pensando  en  Alicante, con lo lejos que estaba eso de Madrid? ¿Sólo porque supuestamente él estaba allí?  Ya le pillaría, ya.  Para  mi  alivio  y  mi  paz  mental,  la  canción  terminó  y,  con  ello,  el  Okupa  reculó…  temporalmente.  Clara fue la encargada de ir a por las bebidas. Me asusté cuando tanto ella como Rosario  pasaron de las cervezas y se decantaron por algo más fuerte.  —Joder, no mezcléis, que luego os da el bajón.  —¡Y una mierda, bajón! A mi hoy no hay quien me pare.  —Eso, eso —secundó Clarita—. Hoy la vamos a liar parda.  Yo no sé si parda, pero liarla, seguro.   No me consultaron, sino que directamente me pidieron un Ballantine con Coca‐Cola.  ¡Peligro! ¡Peligro!  Sí, la liamos parda, porque después de un primer trago un tanto titubeante, fue cuando me  desaté.  El Okupa, también.  Así que para no pensar en él, me dediqué durante más de media hora a perderme con mis  Musas. Ah, pero las puñeteras estaban de lo más escurridizas, así que me levanté de mi trono  y comencé a bailar. O al menos, lo intenté, porque la música era de lo más deprimente.  —¡Elenitaaaaa!  —Uy,  que  mal  sonaba  ya  la  voz  de  Clara—.  ¡Vengaaaaaaa!  ¡Vamos  a  bailarrrrrr!  —La música es una puta mierda. —Sí, lo sé. Estaba siendo un poco aguafiestas.  —Joder,  aquí  no  te  van  a  poner  a  los  Metallica  —contraatacó  Rosario,  supongo  que  cansada de mi enajenación mental y mi perenne malhumor.  —No, ni a Mozart —volví a mascullar.  —Rarita estás hoy, ‘jamía —dijo indignada Rosario antes de ponerse a bailar un tema del  año catapún chimpún, gorigoripún. Les hice un gesto para indicarles que me iba fuera un rato a  despejarme. Creo que no se dieron ni puñetera cuenta.  Fuera  se  estaba  bien.  A  pesar  de  que  refrescaba,  el  alcohol  me  había  dado  la  suficiente  dosis de L-Casei Imunitas para activar mis defensas y no sentir ni pizca de frío.  Había varias personas fuera, unos charlando, otros fumando. Al otro lado de la calle, dos  policías  que  no  estaban  nada  mal.  Siempre  me  han  gustado  los  hombres  uniformados.  Me  imaginé al Okupa vestido así… Mmmmm...  —¡Olé, olé y olé las chicas guapas!  Vaya, un pesado. Perfecto. La persona ideal para descargar mis frustraciones.  —Pírate.  —Uy, qué humos. Tranqui, tía, que no te voy a comer.  —Ni yo que me deje.  —Como si quisiera hacerlo —dijo, enfadado. Yo, en mi salsa. Al fin y al cabo, por algo tenía  fama de borde—, con esa cara de caballo.  La carcajada que solté fue colosal.  —Sí, sí, caballo. Pero no serás tu quien me monte… 

41 RománTica'S


—¿Todo bien, señorita?  ¡Coño!  El  uniformado.  Joder,  y  de  cerca  estaba  buenísimo.  Me  olvidé  del  pesado,  del  mundo y del… No. Del Okupa no me había olvidado. ¡Qué más quisiera yo!   Le  dediqué  al  poli  una  sonrisa  enorme,  esa  que  pretendía  ser  deslumbrante  pero  que  después de la ingesta abusiva de alcohol sólo podía considerarse como un intento de mostrarle  todos y cada uno de mis dientes.  —Sí, sí, agente. Todo bien.  El  pesado  desapareció.  O  al  menos,  a mí  me  lo  pareció.  Mi  atención,  toooda ella,  estaba  concentrada  en  el  espécimen  de  macho  perfecto  que  había  frente  a  mí,  un  espécimen  que  pese a mi respuesta se había quedado allí clavado y me miraba con un brillo divertido, travieso  y picarón en sus ojos… Mmmmm, qué ojos tan azules. No grises. Azules… ¡Jo!  —Pensé que la estaban molestando.  —Bah, lo tenía controlado.  Los  ojos  del  machomán  descendieron  hasta  mi  escote.  Me  sentí  muy  sexy  cuando  le  vi  insinuar una sonrisa y una mirada… apreciativa.  —¡Elenaaaaaaaaaaa!   La que faltaba…  —Joder, me tenías preocupada… ¡Eh, eh, eh….! —exclamó con placer cuando vio al policía  —. ¡Alguien ha sido mala! —terminó diciendo en tono cantarín.  —Que no, Clara, que el agente sólo…  —Oyes,  que  si  la  va  a  detener,  a  mí  también  —dijo  fingiendo  seriedad,  algo  tremendamente difícil en su estado—. Ya lo dice el refrán, genio y figura, hasta la sepultura.  —Sepultura la que yo te voy a dar como no calles la puta boca —susurré enojada.  —¡Perrakaaaaaaaaaaaasssssss! —Peligro número dos al acecho—. Joder, joder. Madre mía  de mi corazón y de mi inmaculada alma —¿Einsss?—. Cómo está el cuerpo de policía.  —Señoritas… —dijo entre risas el agente. Sin embargo, sus ojos no se despegaban de mí.  ¿Le  habría  molado?  Quizá.  O  eso,  o  le  gustaba  mi  camiseta  palabra  de  honor,  porque  no  dejaba de mirármela.  —Oyes, la pistola… ¿está cargada?  Risotadas ebrias. Muuuuy ebrias.  —Mantengan el orden, por favor.  —¿O si no qué? —Hala, ya salió la vena chulesca de Clarita—. ¿Me va a esposar? ¿O me va  a dar con la po…rra?  Risotadas incontrolables.   —Yo, si no es por una buena recompensa, paso de esas cosas.  ¡Boooomba!  Asesiné  a  Rosario  con  la  mirada,  porque  no  sabía  la  que  acababa  de  montar.  Así  lo  reflejaron los ojos azules —¡azulísimos!— del agente, que se había puesto serio de pronto. Con  ese comentario, pasamos de ser tres tías locas que estaban de marcha, a ser tres prostitutas  potenciales.  —No le haga caso, agente. Es que va muy perjudicada.   Sí, yo le molaba al agente, porque me creyó. Me  dedicó una sonrisa y relajó un poco los  anchísimos hombros.  —Yo que usted las controlaría.  Vale, hasta ahí, de acuerdo. Pero, ¿quién me controlaba a mí?  —Señor, sí señor —dije cuadrándome y regalándole un saludo militar.  Otra vez su sonrisa profident. Echó a andar, lo que nos permitió admirar sus maravillosas  posaderas, pero entonces se volvió y me miró.  —Esto…, sería mejor que se calzara, señorita.  ¡Hostias!  No  me  había  dado  cuenta  de  que  no  llevaba  zapatos.  Le  dirigí  una  mirada  lastimera,  casi  de  disculpa  y  solté  un  ¡Ups!  al  más  puro  estilo  Betty  Boop.  Aquello  pareció  complacerle. 

RománTica'S 42


Volvimos al  pub  entre  risas  y  bailes,  yo  con  un  humor  excelente  porque  aquél  incidente  había conseguido desalojar al Okupa. Hasta que…     «Rabioooooosa, Rabioooosa, Rabiooosa. Yo soy Rabiooosa».  —¡Tócate los cojones!  Sí, ahora estaba rabiosa. Porque no sólo no había conseguido mi objetivo principal, que no  era otro más que echar al Okupa de mi cabeza, sino que además me había cogido una buena  cogorza y por poco nos detienen.  Y encima, ¡había perdido mis mejores zapatos!    Para mí, la fiesta estaba prácticamente acabada, de modo que traté de convencer a esas  dos locas de que volviéramos a casa. Mis intentos, que pasaron por todas las etapas —véase:  sugerencia, orden, amenaza y súplica—, dieron sus frutos a eso de las cuatro de la mañana.     Así  que  ahí  estaba  yo,  por  fin  en  casa,  con  los  pinreles  más  negros  que  el  sobaco  de  un  grillo, algún que otro corte y una ampolla que tenía muy mal aspecto, pero oyes, durante más  de dos horas el Okupa me dio cierta tregua.    Hasta que se despertó y se presentó ante mí. Como una alucinación. O un fantasma. Joder,  ¿qué coño le habían echado a la bebida?    —Buenas noches. ¿O debo decir buenos días?    ¡La alucinación hablaba! Y sonreía, y… joder, qué sonrisa.    —Debes decir: Adiós.    Sí, había recuperado la cordura. Y el cabreo. ¿Con qué cara se presentaba en mi casa a las  cinco de la mañana? Y, además, ¿cómo había entrado?    —¿Cómo leches has entrado?    —¿Importa?    No,  no  importaba.  Ahora  sólo  sabía  que  él  estaba  ahí.  Aquí.  En  mi  casa.  En  mi  cama.  Llamándome con un dedo. Esperando a que fuera a su lado.    No, nada más importaba.     Sólo saber que, una vez más, y sin esperar que sirviera de precedente, iba a perderme en  sus brazos.    ¿Por  cuánto  tiempo?  Ni  lo  sabía,  ni  me  importaba.  Había  regresado  a  mí.  Como  siempre  decía que haría…        Extracto de Elena in love  (precuela de la novela   Clarita y su mundo de Yupi)  ©Laura Nuño     

43 RománTica'S


No es fácil ser madre soltera y tener lejos a tu familia. Es lo que tiene haberme quedado embarazada con  dieciséis años. Cuando tu familia te repudia y te echa de casa, obligándote a madurar con rapidez, te das  cuenta de lo fácil que era ser adolescente...  Me tuve que marchar de mi adorada Ibiza a Madrid, pues allí tenía a mi mejor amiga, Mara, que me  ofreció su casa hasta que encontrara un trabajo y poder alquilarme un apartamento para mí y mi bebé.  Al principio tuve dudas, ¿en serio quería tener un crío con toda la vida por delante? Desde luego que  no. Pero por una cosa u otra nunca me decidía. Cuando comencé a sentir ese bichillo moviéndose dentro  de mí, supe que lo quería, quería tener ese bebé entre mis brazos. Y bueno, ahora, doce años después, no  me arrepiento mi decisión.  Hasta los dieciocho años no conseguí encontrar un trabajo, pero la verdad, fue una suerte, pues mi  trabajo de media jornada en un reconocido bufete de abogados no está nada mal, me da para pagar el  alquiler del estudio de treinta y cinco metros cuadrados donde vivo con Dani, mi hijo. Es una mierda de  casa,  pero  al  menos  el  alquiler  es  bajo,  tenemos  calefacción  y  agua  caliente.  Tiene  una  pequeña  habitación,  donde  el  niño  y  yo  dormimos  en  literas,  con  un  armario  bastante  pequeño.  El  salón  y  el  comedor son lo mismo, con un sofá pequeño para los dos y una cocina americana. Y bueno, el baño no es  una maravilla, pero al menos tenía ducha y podíamos movernos bien en él.  Cada vez que me miro en  el espejo me doy cuenta de lo que he cambiado desde que descubrí que  estaba  embarazada.  He  crecido  bastante,  pero  con  el  parto,  cogí  un  montón  de  kilos,  que  aún  no  he  conseguido quitarme, y eso que he probado mil dietas, uso una 46 y tengo bastante pecho. No seré una  top model pero me siento bien conmigo misma, aun así, mis kilos de mas no han sido un problema para  encontrar  pareja  (al  menos  para  una  noche,  porque  cuando  dices  que  tienes  un  hijo,  no  vuelven  a  llamarte...) Mi pelo castaño, antes largo hasta la cintura se ha visto reducido a la mitad, cayendo en ondas  sobre mis hombros. También había perdido algo de vista, obligándome a usar gafas de pasta, que cierto  es que me quedan bastante bien. Y bueno, llevo varios tatuajes en mi cuerpo...  Era lunes y tenía el día libre, por lo que me puse a revisar facturas, comprobando una vez más que no  llegábamos a fin de mes. A Dani le encantaban las artes marciales y le había prometido que le apuntaría a  clases y así lo hice, me supone mucho gasto, pero no puedo sacarle de allí, me odiaría y no podría pasar  por eso.  —Voy a tener que pedir un aumento—dije mirando de nuevo las notas sobre la barra de la cocina.  En ese momento la puerta se abrió. Era Dani que llegaba del cole con Lolo, su compañero de clase y  también vecino.  —Mamá, tengo una carta para ti—me dio un beso a la vez que dejaba el sobre en la mesa—. Me voy a  casa de Lolo. Adiós.  Cogí el sobre y vi el remitente. Era del colegio de Dani.  —¡Daniel Ruano! ¡Ven aquí inmediatamente!—grité. Aquellas cartas no me gustaban nada.  —Luego  te  veo—se  despidió  su  amigo.  El  pobre  me  tenía  miedo,  pues  ya  me  había  visto  cabreada  otras veces y he de ser sincera... Tengo muy mala leche y a veces me doy miedo a mí misma.  Saqué la carta y la leí mientras daba un empujón a la puerta con el trasero y la cerraba.  Estimada Sra. Ruano. Le remito la presente rogándole asista a una reunión en el colegio con el jefe de estudios y el director hoy lunes a las 17:30 horas. Atentamente  —¿Se puede saber qué coño has hecho esta vez?—dije de malos modos.  —No tengo ni idea... —se encogió de hombros.  —¿Crees  que  es  normal  que  en  menos  de  un  mes  me  haya  tocado  ir  a  hablar  tres  veces  con  tus  profesores?  

RománTica'S 44


Dani era un niño muy bueno y cariñoso, pero a veces también es un poco cabroncete, siempre metido  en líos. No puedo decir a quién ha salido, porque no se ni quién es su padre, y desde luego a mí no ha  salido... Si, de joven fui una cabra loca, algo a lo que finamente diríamos, una fresca, una facilona y bueno,  aquella noche me emborraché tanto que no recuerdo nada de lo ocurrido, hay rumores de tríos, orgías...  No quiero ni saberlo, pero lo cierto es que alguno acertó con sus soldaditos...  —¡Joder! ¡Son casi las cinco! ¿Por qué no me la has dado esta mañana?—miré el reloj cabreada.  —La tenía en la mochila y me he acordado ahora...   Dejé  todo  lo  que  estaba  haciendo  y  me  metí  rápidamente  en  el  baño  y  me  di  una  rápida  ducha,  dejando mis rizos secarse solos. Me puse un vestido de punto que me favorecía mucho, disimulando un  poco mis morcillitas, unos tacones bajitos y una pizca de maquillaje.   Obligué a Dani a cambiarse de ropa, pues la que tenía estaba llena de barro. Cogí mi bolso y salimos  de casa. Rebusqué en mi bolso las llaves del viejo Golf, pero no las encontraba.  —¿Dónde cojones he metido las llaves?  —Mamá deja de decir palabrotas, que luego te quejas si yo digo algún taco.  —Es que no tienes que decir ninguno. Me cago...  Aparecieron.  Montamos y tras arrancar el motor salimos disparados hacia el colegio, pues ya llegábamos tarde. El  colegio estaba algo lejos de casa, pero por suerte pasaba un autobús por la puerta de casa que dejaba a  Dani dos calles antes cerca de la escuela.   Aparqué el coche en el parking y tras colocarme la falda del vestido entramos en el recinto. Aquello  estaba completamente vacío. Nos dirigimos a la clase de Dani, donde habían tenido lugar las anteriores  reuniones. Llamé a la puerta y me asomé.  —Buenas tardes Lorenzo—saludé al jefe de estudios.  —Buenas tardes Lydia. Pasad, por favor.  Entramos y nos sentamos en unas sillas frente a su mesa.  —¿Qué ha hecho Daniel?—pregunté sin rodeos.  —Bueno...  Primeramente, en clase de biología ha soltado varias ranas y ha escondido algunas  en el  bolso de la señorita Lourdes. En química le ha dado por quemar esponjas con el mechero y por último en  el recreo le ha dado por organizar una batalla de almuerzos...  Miré a Dani bastante cabreada y él agachó la cabeza, encogiéndose en la silla, avergonzado.  —Ah, con que no sabías qué has hecho, ¿no?—dije de malos modos—. ¿Cuál será el castigo?   —El director es quien debe tomar esa decisión. Ya sabe de lo ocurrido y le está esperando.  —Tú y yo hablaremos en casa, jovencito.  Ahora vete al coche y espérame allí —le di las llaves  y en  silencio se marchó—. No sabes cuánto siento lo ocurrido, ya no sé qué hacer con él...  —Sé que es difícil no tener ayuda, pero si quieres, podemos concertar una cita con nuestra psicóloga,  para los dos.  —La verdad es que estaría bien. A ver si le meto en vereda a este niño…  —De eso me encargo yo. Ahora ve a dirección, te están esperando.  Me puse en pie y tras despedirme de Lorenzo salí de la clase, dirigiéndome a dirección, aquel lugar  que tan bien conocía, no solo por Dani, sino por mí misma. Yo también estudié en este colegio y me pasé  tiempo en aquel despacho, antes de quedarme embarazada en aquella fiesta encubierta en el viaje de fin  de curso en Roma.  Cuando llegué a la sala, leí el cartel: Dirección, Sr. Rodrigo Moreno.  —¿Rodrigo Moreno? ¿Y el señor Luis Sánchez? —debía ser el nuevo director, pero no tenía ni idea de  que hubieran cambiado…—. Dani… —Seguro que él lo sabía y no me había dicho absolutamente nada.   Llamé  a  la  puerta  y  esperé  a  que  el  director  abriera,  pero  no  obtuve  respuesta,  por  lo  que  decidí  volver a llamar mientras abría la puerta.  —¿Hola? —allí no había nadie, pero no me importó, entré y cerré la puerta. Después me senté en una  de las sillas de confidente, frente al cómodo asiento del señor Moreno.  Enseguida  entró  alguien  en  el  cuarto,  por  lo  que  acto  instintivo  me  puse  de  pie  y  me  volví,  encontrándome  con  un  hombre  rubio,  de  pelo  largo  y  unos  ojos  inmensamente  azules.  Su  rostro  me  recordó  a  un  actor  de  una  película  de  terror  que  había  visto  hacía  unas  noches  con  la  madre  de  Lolo  (nuestros vecinos).  —Buenas tardes, ¿Lydia Ruano? —me ofreció su mano, que estreché con fuerza. 

45 RománTica'S


—Encantada. ¿Eres el nuevo director?  —Exacto. Llevo un par de semanas aquí. Siéntate, por favor.  Madre mía… ¡menudo bombón! Debía tener aproximadamente unos treinta y tres o treinta y cuatro  años. La camisa blanca y los pantalones negros le sentaban como un guante…  —Daniel es tu hijo, ¿cierto?  —No sé si decir «por desgracia» o no—dije entrecomillando con mis dedos.  Rodrigo cogió los papeles del «historial» de Dani, como si de un criminal se tratara. Se apartó con la  mano el cabello que cubría sus azulisíiiiisimos ojos, echándolo hacia atrás.  Joder. No estaba nada mal el nuevo director...  —Supongo que Lorenzo te ha puesto en antecedentes, ¿no?  —Eso es.  —El incidente de química no ha sido grave, pero podría haber quemado algo...  —Lo sé... ¿Cuánto tiempo estará castigado?  —No voy a castigarle.  —¿Ah no? ¿Entonces?  —Le voy a expulsar una semana.  Me llevé las manos la frente, golpeándola. Expulsado...  —Yo le mato—este niño al final me iba a provocar un infarto—. ¿Y dónde le dejo yo hasta que salga  del trabajo? No tengo a nadie que se quede con él...  —Lo siento. Creo que es lo más justo.  —No te quito la razón, pero en casa tantas horas solo no puedo dejarle...  —No le pasará nada, mientras no salga de casa...  —Ese es el problema, que es un niño hiperactivo y necesito que esté vigilado. Lorenzo me habló de la  psicóloga. ¿Crees que ella podría estar con él durante unas horas?  —Hablaré con María, no creo que haya inconveniente.  Entonces noté una terrible oleada de calor. Oh mierda... Uno de mis ataques de ansiedad... Comencé  a abanicarme con la mano, intentando acabar con el sofoco, pero comencé a hiperventilar.  —Lydia, ¿te encuentras bien?  —No... Tengo mucho calor... Me falta el aire...  Sé que él se asustó, porque inmediatamente le sentí cerca de mí, dándome aire con unos papeles.  —Tranquila, inspira, respira. Despacio, intenta calmarte, por favor.  Lo intenté, respiré con lentitud, obligando a que el aire entrara en mis pulmones, pero el oxígeno se  negaba a hacerlo...  —Sigue respirando, voy a llamar a una ambulancia—cogió su móvil —. Mierda, no tengo batería... A  ver donde he puesto el inalámbrico.  Buscó por toda la mesa el dichoso teléfono, pero no lo encontró.  —Me lo habré dejado en el aula, voy a buscarlo.  Se dirigió a la puerta y la abrió, pero estaba atascada.  —¡Joder! ¡Otra vez no!  —¿Qué ocurre?—dije como pude.  —Es la tercera vez que se atasca la puerta... ¿Tienes móvil? —me preguntó.  —En mi bolso.  —¿Y dónde está? No lo veo.  —¡Dios!—mi hiperventilación aumentó. Me había dejado el puto bolso en el coche—. ¡Ay Dios!  Entonces, todo desapareció ante mi vista. Sí. Me desmayé.  No sé cuánto tiempo estuve inconsciente, pero unos gritos y golpes en mis mejillas me despertaron.  —¡Lydia por Dios! ¡No me hagas esto! ¡Despierta o me dará a mí también algo!  Era la voz de Rodrigo.  Abrí los ojos y vi su rostro cerca de mí. Estaba tumbada en el suelo con las piernas sobre una silla.  —Menos mal que has despertado...  —¿Cuánto llevo así? Me intenté incorporar con su ayuda.  —Casi media hora...  —Siento haberte asustado.  —¿Estás bien? 

RománTica'S 46


—Sí, me  ocurre  desde  que  era  una  niña...  Al  mínimo  nervio,  me  dan  estos  ataques.  Gracias  por  la  ayuda.  Rodrigo  se  puso  en  pie  y  me  ofreció  sus  manos  para  levantarme,  pero  frente  a  mi  cara  tenía  la  cremallera  de  sus  pantalones...  Llevaba  casi  un  año  sin  desempolvar  mi  pepitilla  y  ésta  ahora  mismo  parecía tener vida propia...  Cogí sus manos y me puse en pie, acercándome a él y haciéndole que inconscientemente rozara mis  pechos con sus manos, aun sujetas a las mías.  —Gracias de nuevo.  Me  bajé  un  poco  el  escote,  seguía  teniendo  opresión  en  el  pecho,  pero  nada  comparado  a  lo  que  había ocurrido minutos antes.  —¿Estás casada, Lydia?  —Soy madre soltera, de ahí mis nervios.  —Pero eres muy joven. ¿Veintiocho? —asentí—. Sí que lo eres, te saco cinco años—sonrió.  Joder,  tuve  que  sentarme  y  cruzarme  de  piernas,  pues  comenzaba  a  notar  cómo  me  palpitaba  la  entrepierna.  —No  he  conseguido  abrir  la  puerta—dijo  él  dejándose  caer  en  su  cómoda  silla—.  Lo  siento.  Tendremos que hacer algo hasta que alguien consiga abrirnos, ¿no?   ¿Estaría pensando lo mismo que yo?  —Echamos... —oh, Dios... —¿unas damas? ¿Sabes jugar?  Vaya... Damas... Solté una sonora carcajada.  —De acuerdo, y el ganador deberá elegir castigo para el perdedor—como él perdiera, ya sé que le iba  a hacer...  —Hecho—me ofreció su mano y la estreché.  Apartó los papeles de su mesa y sacó el tablero y las fichas del armario que había a su espalda.  La partida no duró demasiado. Perdí. Y eso que las damas se me daban bastante bien, mejor que el  ajedrez.  —Bueno,  me  toca  decidir  tu  castigo  —respondió  Rodrigo  con  una  sonrisa.  Estaba  dispuesta  a  quitarme el vestido cuando...—. Háblame del padre de Dani.  ¿Perdona? ¿Qué estoy como una moto y va y me pregunta por alguien que ni siquiera sé quién es?  Este tío es bobo... Uy... Lo mismo está casado y mi pepitilla y yo nos habíamos ilusionado... Dios, ¡estoy  desesperada!  Creo  que  mi  rostro  mostró  algo  de  sorpresa,  o  yo  que  sé,  porque  enseguida  me  pidió  disculpas.  Entonces decidí contarle lo que ocurrió en la fiesta de fin de curso y lo que vino después con mi familia...  —Vaya...—dijo rascándose la cabeza. Por su tono creo que pensaba que ya era mayor de edad cuando  me quedé embarazada y que el otro desapareció.  —No  tienes  porqué  sentir  lástima  —comenté  algo  borde,  pues  su  cara  mostraba  una  pizca  de  tristeza—. Lo hecho, hecho está. Dani es lo mejor que me ha pasado en la vida.  —Pero tu hijo necesita una figura paterna en su vida.  —Tiene doce años. Ya no importa. ¿Echamos otra? Quiero la revancha.  Una nueva partida comenzó y de nuevo perdí.  —Mierda... —¿por qué me pasaba esto a mí?   —Has  vuelto  a  perder.  —Se  puso  en  pie  y  se  acercó  hasta  donde  yo  estaba,  apoyando  su  trasero  sobre su escritorio—. Veamos... Ponte de pie.  ¿De pie? ¿Y qué coño quería que hiciese de pie?   Apartó las sillas y dio una vuelta a mi alrededor, mirándome de arriba a abajo.  —Si quieres te hago una foto —le solté. Estaba empezando a mosquearme. Como me llame gorda o  algo parecido, juro que le doy un guantazo...  —Mmmm...  —Mmmm, ¿qué? Me estás poniendo nerviosita.  —Mejoras con los años.  —¿Perdona?  De  pronto  se  abalanzó  sobre  mí,  besándome  con  avidez.  Su  lengua  jugó  con  la  mía  mientras  sus  manos estrujaban mi orondo culo...  Pero entonces me separé. 

47 RománTica'S


—¿Qué cojones haces?   —Lo que llevas deseando desde que me has visto entrar por la puerta.  —¿Cómo dices?  —Vamos, ¿crees que no te he visto cruzarte de piernas y morderte el labio?   —¿Pero  qué  te  has  creído?  Voy  a  denunciarte  por  acoso  y  te  juro  que  no  volverás  a  trabajar  en  tu  puta vida.  Entonces,  rápidamente  me  empujó  contra  el  escritorio,  colocándose  tras  mi  espalda.  Me  levantó  el  vestido hasta la cintura.   —¡Socorro! —grité.  Soy gilipollas. En el colegio no hay nadie, si no, ya estaríamos fuera del despacho...  Noté  como  su  mano  recorría  mi  estómago  hasta  colocarla  entre  mi  vientre  y  mi  braguita,  bajando  cada vez más, hasta rozar mi clítoris.  —Joder...  —Si  te  dejaras,  sería  más  fácil  para  los  dos...  —replicó,  frotando  mi  montículo,  haciéndome  estremecer.  —Dios...  Noté como el orgasmo parecía llegar, pero de pronto paró. Me obligó a girarme y mirarle.  Tenía los pantalones desabrochados y su miembro erecto a la vista. Dios. Lo necesitaba ya...   Me quité con rapidez mis prendas íntimas y me senté sobre el escritorio, abierta de piernas para él.  —Vamos, termina con mi castigo —le dije mientras me mordía sensualmente el dedo índice.  Y vaya si lo hizo.  Con  una  fuerte  embestida  se  adentró  de  mí,  arrancándome  un  fuerte  gemido,  moviéndose  rápidamente. Aquel vaivén me estaba volviendo loca…  —¡Por el amor de Dios! ¡Sigue!  Y llegó. Mi orgasmo y mi gemido de placer le incentivaron para moverse con más rapidez mientras me  besaba de nuevo.  Una vez más sus dedos se movieron en mi florecilla, provocándome un segundo orgasmo. Joder... ¡En  mi vida había tenido dos seguidos! Y entonces... Él también alcanzó el clímax...  —La  Virgen,  Lydia...  Eres  jodidamente  deliciosa...  —Apartó  los  mechones  de  mi  cabello  mientras  se  apartaba de mí.  —Tú tampoco has estado mal... No te denunciaré porque me ha gustado...  Nos vestimos de nuevo y cada uno nos sentamos en nuestras respectivas sillas. No pudimos dejar de  mirarnos. Joder qué bueno estaba...  Tras unos minutos en silencio, él habló de nuevo.  —Lydia, ¿en serio no me reconoces? ¿Tanto he cambiado?  —¿Estás diciendo que nos hemos visto antes?  —Joder... Sabía que esto pasaría...  —¿Pasar el qué? No te entiendo.  —¿En serio no reconoces al pardillo de clase de tu hermano Sergio, el empollón escondido entre unas  gafas de pasta y aparatos en los dientes?  Pues no, la verdad es que no lo recordaba...  —¿En serio no te acuerdas del que fue vuestro monitor en el viaje de fin de curso? ¿El que organizó la  fiesta?  Joder, ahora comenzaba a recordar...  —¿Aquel chico flacucho al que tú sacabas una cabeza y que te besó durante el juego de la botella?  Mierda...  —El... El que te dejó embarazada...  En mi cabeza sonó un click y comencé a recordar algunas de aquellas escenas...  La botella rodando  mientras bebíamos, risas, y aquellos labios que escondían el dichoso aparato...  —Joder... Rodri el fideo chino...  Casi  me  da  algo...  ¿¡Cómo  no  había  podido  reconocerlo!?  Era  el  mejor  amigo  de  mi  hermano  y  se  pasaba horas en mi casa. Iba tras de mí, mi hermano me lo decía constantemente, pero yo no quería nada  con él, era una chiquilla que jugaba con muñecas con su hermana pequeña...  —No sé qué decir...—era verdad, me había quedado completamente en blanco. 

RománTica'S 48


Lo que él no sabía era que yo estaba loquita por él. Sí, en nuestros tiempos no te fijabas en la belleza  exterior, sino en la interior. Y nunca me atreví a decirle nada por temor a que mi hermano se enfadara  con él.  —Desde  aquel  viaje  he  seguido  tus  pasos,  allá  donde  ibas,  yo  estaba  a  tu  lado,  pero  no  te  dabas  cuenta  de  ello  —me  confesó  poniéndose  en  pie  y  acercándose  a  mí—.  Por  eso  me  hice  profesor  y  conseguí la plaza en este colegio, quería estar cerca de nuestro hijo. Y de ti.  —¿Por  qué  nunca  me  dijiste  nada?  ¿Sabes  cuantos  años  llevo  llorando,  sin  dejar  de  pensar  qué  ocurrió  en  realidad  aquella  noche?  No  pretenderás  que  de  repente  te  perdone  todos  estos  años  tan  terribles que he pasado yo sola criando a un niño, ¿no?  Se arrodilló frente a mí y me cogió de las manos. Noté como las lágrimas rodaban por mis mejillas.  —No  quiero  que  me  perdones  porque  sé  que  no  me  lo  merezco,  pero  al  menos  déjame  estar  a  vuestro lado, quiero verle crecer, jugar con él, ayudarle en lo que haga falta...  No podía decir nada, me encontraba en estado de shock. Él, el amor de mi infancia había regresado a  mi vida. ¿Y ahora qué se supone que debería hacer?  —¿Te has parado a pensar qué dirá Dani cuando se entere?  En ese momento, la puerta se abrió.  —Mamá, tengo hambre... —Mi niño al rescate.  El pobre nos miró y se preocupó. No le gustaba verme llorar.  Entró furibundo en el despacho y se dirigió directo hacia Rodrigo.  —¿Qué le has hecho a mi madre para que esté llorando? Me da igual que seas mi director, te pegaré  una paliza si hace falta. —Se colocó en postura de defensa, tal y como le habían enseñado en las clases de  kung fu.  Entonces solté una gran carcajada, tras lo cual mi chiquitín se calmó.  —Dani,  cariño,  no  lloro  porque  me  haya  hecho  algo,  sino  todo  lo  contrario,  lloro  de  alegría—le  tranquilicé.  —No entiendo.  —Cielo,  lo  que  te  voy  a  contar  no  sé  si  te  gustará  o  no.  —Mierda  ya  comenzaba  a  notar  las  taquicardias otra vez.  —¿Qué ocurre? Y no me lo expliques como a un bebé, pues ya no lo soy. —Se cruzó de brazos.  —Muchas  veces  me  dices  que  te  gustaría  conocer  a  tu  papá,  ¿verdad?  —asintió—.  Pues,  ¿y  si  te  dijera, que por motivos de trabajo se tuvo que marchar fuera de España y que yo me enfadé tanto con él  que no volvimos a hablarnos?  —Yo también me hubiera enfadado —respondió él.  —Pues  ¿qué  te  parece  si  te  digo  que  ha  vuelto  y  hemos  hecho  las  paces  porque  nos  queremos  y  queremos volver a estar juntos?  Sí.  Le  había  mentido.  ¿Pero  qué  debía  hacer?  ¿Mentirme  a  mí  misma  también,  negándome  que  no  podía dejar de pensar en sus ojos azules?  —¿Dónde está?  —Lo tienes frente a ti. —Señalé hacia Rodrigo.  Dani se quedó boquiabierto, sin habla. Parecía que sus ojos se iban a salir de sus cuencas.  —¿Tú eres mi padre?—le preguntó.   Le  miró  bien  y  se  dio  cuenta  de  que  tenían  un  gran  parecido.  Entonces  le  abrazó  con  fuerza,  dejándome sin respiración.  —Bienvenido a casa, papá.    ©Laura Morales 

49 RománTica'S


Pídeme la casa Pídeme el aire, Pídeme Y dame al fin el infinito, del hueco de mi espalda, el gemido, el vello erizado el estallido, la redondez del hombro, los ojos cerrados, bajo tus dedos… quizás el mundo, el valle del vientre. los labios abiertos. rojo deseo la vida entera. Lea sonrió, iba camino de la Sala de Reuniones, cuando un vistazo a la carpeta color rojo subido le recordó  el    poema  que  había  leído.  Realmente  podía  estar  contenta  con  sus  colaboradoras,  cada    vez  que  les  proponía  algo  le  esperaba  una  grata  sorpresa.  Nunca  sabía  que  iba  a  encontrar  detrás  de  cada  palabra  que escribían.    Llego a la puerta de la estancia todavía con la sonrisa bordeándole los labios. Ponía pasión en su  trabajo…y  aquellas  que  la  rodeaban  también.  Sacudió  la  cabeza  mientras,  ruborizada,  recordaba  el  contenido del relato al que pertenecía el poema que acababa de leer. A las lectoras les iba a encantar el  «Especial Cuentos para  Caperucitas  Modernas»  de  ese  mes.  A  los  de  la  redacción  los  había  hecho  ir de  cero a cien en cada uno de los textos que habían ido llegando. Durante las últimas semanas el ambiente  se había caldeado  notablemente a base de palabras y sin necesidad de radiadores.    En el interior le deslumbro el sol colándose a raudales desde los grandes ventanales de la pared  que había frente a la puerta. Bordeó la larga mesa de cristal en la que se reunirían en un rato para hacer  el montaje, y fue extendiendo las cortinas de lamas verticales entre aquel brillante mundo exterior y el  interior.    Cuando  la  luz  ya  no  hería,  solo  acompañaba,  se  volvió  satisfecha  y  consultó  el  reloj:  aún  tenía  tiempo para consultar sus notas. Había adelantado trabajo quitándole horas a la noche anterior, a cambio  tendría que matar la modorra y su estómago con un par de cafés muy cargados, en cuanto pudiese. Otra  cosa  sería  quitar  de  su  cuerpo  el  calor  que  fluía  de  entre  sus  piernas,  para  eso  iba  a  necesitar  muchas  horas extra en varios días consecutivos…si encontraba con quien hacerlo.    Con la mirada, buscó el portafolios que había dejado sobre la mesa antes de bordearla. Un rayo  de luz colándose entre dos lamas creaba un juego de moteadas partículas en suspensión antes de incidir  sobre el oscuro cristal de la mesa y mostrar la capa de polvo que velaba la superficie. Ahora entendía las  cortinas abiertas, los de la limpieza no debían haber terminado su labor, suspiro algo enfadada, ahora no  abría tiempo para llamarlos.   Antes de darse cuenta ya estaba solucionándolo, sacó un trapo del armario multiusos y decidida  se inclino sobre la larga mesa para limpiarla. Estiró el brazo intentando abarcar la máxima extensión de  mesa posible, hasta recostarse en ella, Notó el calor del vidrio calentado por el sol a través de la tela fina  de su vestido de seda, ummm,  cerró los ojos apoyando el rostro contra el cristal…    Primero notó el menguante vuelo de su falda alzándose con ligereza, no tuvo tiempo de achacarlo  a  una  liviana  corriente,  pues  otra  piel  desconocida  le  estaba  dibujando  despacio  las  piernas.  Su  cuerpo  respondió  sin  decir  una  palabra,  obstinándose  en  erizar  el  vello  de  toda  su  piel  y  en  licuarla  hasta  empapar la escasez de su ropa interior.    Oyó una risa ronca, baja vibrante, cuando le humedeció los dedos que se colaban entre el elástico  buscándola, hasta que la encontraron. Con aquellos dedos pellizcó suavemente la erguida protuberancia  del clítoris para hacerla crecer bajo la presión de sus circulares caricias, mientras que lentamente su otra  mano tomaba posesión de sus glúteos.     Lea casi gritó al sentirlo alejarse, notó las manos grandes, sujetándola fuerte de  las caderas y la  rotunda  dureza  de  su  sexo  contra  su  cuerpo.  Gimió  pidiendo.  Las  manos  descendieron  mientras  abrían  pausadamente  los  glúteos  y  la  humedad  de  su  lengua  entraba  entre  ellos  hasta  hacer  un  sendero  de  fluidos que llegaba a su sexo expuesto.    La penetró despacio, a estocadas cortas y lentas, por delante con su duro sexo, por detrás con su  mojado dedo, adaptándose a sus gemidos, hasta que el ritmo fue creciendo, y ya no pudo seguirlo.    No abrió los ojos hasta mucho después, cuando oyó el resbalón de la puerta y ya no importaba quién era.   

RománTica'S 50


Otra forma de disfrutar la lectura Como todos  los  bimestres,  el  equipo  de  RománTica’S  ha  ido  un  poco  dando  tumbos  y  mirando qué artículos hacer, qué aire darle a una  determinada  sección  o  si  pudiese  haber  algo  de  interés para vosotros, nuestros lectores.  Uno de esos días, en una conversación telefónica  de  la  coordinadora  de  contenidos  y  una  de  nuestras articulistas surgió el tema de hablar del  audiobook o audiolibro. Yuliss comentó que sería  un buen artículo y una nueva manera de que las  editoriales enfocasen las ventas de sus libros, una  vía más de distribución, un formato en CD o mp3  o cualquier tipo de archivo de sonido.  Lo  que  no  es  nada  nuevo  pues  en  algunas  librerías de nuestro territorio ya tienen a la venta  algunos  títulos  si  bien,  de  éstos,  casi  ninguno  se  podría considerar de novela romántica. La edito‐ rial  SONOLIBRO  es  una  de  las  pioneras  en  este  tipo de formato en España. Tienen el tamaño de  una  tarjeta  de  crédito  y  llevan  un  código  de  descarga directa.   Investigando  hemos  descubierto  que  Karol  Scandiu tiene tres títulos de novela erótica a muy  buen precio dado el tipo de  plataforma.  A parte de esto que señalamos también sabemos  de muchas personas que estarían encantadas de  sentarse  en  un  buen  sillón  junto  a  un  libro  y  disfrutar de su lectura pero desgraciadamente no  pueden  hacerlo  por  su  minusvalía  visual.  Cree‐ mos  que  una  alternativa  al  pesado  y  engorroso  libro en braille podría ser ésta. Aunque hemos de  admitir…  que  es  toda  una  experiencia  (gratifi‐ cante  además)  ver  a  un  invidente  pasear  los  dedos por sus páginas y comprender que no solo  está leyendo sino disfrutando de su capacidad de  hacerlo.   Tres  de  nuestras  colaboradoras  malagueñas  sa‐ bían  de  una  autora  que  ya  había  vivido  la  expe‐ riencia  de  ofrecer  sus  libros  en  formato  audio  y  una  de  ellas  se  puso  en  contacto  con  la  autora:  Regina  Roman.  Ella  es  quien  nos  va  a  relatar  su  propia experiencia. Le damos la palabra y espera‐ mos  que  este  artículo  os  resulte  original,  ameno  y, sobre todo, informativo.         

51 RománTica'S


Su audiolibro se donó en mayo de 2012 ciera, con  solo  pulsar  un  botón,  surgió  la  idea  del  «Audiolibro». 

Cuando tienes una abuela maravillosa, responsable  de  que  con  solo  nueve  años  empezases  a  leer,  te  embriagaras  con  Jane  Eyre  y  te  enamoraras  de  los  libros, a la que recuerdas con un libro en las manos  siempre  que cierras  los  ojos,  cuesta  aceptar  que  la  edad  no  perdona  y  que  tras  su  operación  de  cataratas le robaron, no ya la vista, sino su bien más  preciado: el poder leer.   Cada  vez  que  iba  a  visitarla  y  le  contaba  entusias‐ mada  los  pequeños  pero  guerreros  avances  de  mi  obra, se le entristecía el semblante y lamentaba no  poder  disfrutarme.  Tantos  autores  admirados,  tan‐ tas historias devoradas, tantísimas horas dedicadas  a la lectura y ahora que su nieta publicaba, las letras  le bailaban solas y se mareaba con solo fijar la vista  en una página.  Ay,  qué  penita  me  dio  y  cuántas  veces  me  retum‐ baron sus palabras en la cabeza.  Por  eso  empecé  a  leerle.  En  voz  alta.  «El  pequeño  de la casa» porque conoce a los perritos protagonis‐ tas y es una historia tan bonita y emotiva que sabía  que le encantaría. Pero vive lejos y solo podía leerle  cuando la visitaba. A veces pasa un mes largo entre  vez y vez y se le olvidaba lo que ocurría en el capítu‐ lo anterior y cómo coger el hilo.  Buscando  el  modo  en  que  pudiera  oír  mi  voz  y  pasear  por  un  capítulo  cada  día,  cuando  le  apete‐

A todos  nos  gusta  que  nos  cuenten  cuentos,  que  nos lean historias, ¿verdad? Nos pasa desde peque‐ ñitos. El audiolibro es un buen sustituto al contador  de cuentos de toda la vida y es muy útil no solo en  el  caso  de  personas,  como  mi  abuela,  que  ya  no  pueden leer por culpa de la edad, aunque hayan si‐ do lectoras compulsivas, sino también a quienes se  ven  obligados  a  recorrer  grandes  distancias  en  co‐ che, bus o tren cada día para ir a trabajar; a los que  nos gusta pasear tranquilamente para mover un po‐ co el trasero; a los que corren en solitario, a los que  adoran  tumbarse  al  sol  en  una  hamaca  o  al  fresco  baja un árbol.  Mi amiga y periodista Natalia me ayudó y entre las  dos  creamos  el  audiolibro  de  «Un  féretro  en  el  tocador de señoras». Ella, que es una profesional, le  añadió musiquilla de fondo y al principio y final  de  cada capítulo. Y quedó tan chulo y tan divertido que  pensando en los invidentes y en las pocas comedias  que se pasan al formato de audiolibro, lo regalamos  a  la  O.N.C.E.  de  Málaga  en  mitad  de  un  precioso  evento que organizaron para la ocasión.  De ese sueño hace casi tres años y nuestros planes  de convertir en audiolibro cada una de mis novelas  se  truncó  al  dejar  ella  su  trabajo  de  entonces  y  no  disponer  de  un  estudio  de  grabación  adecuado.  Pero  no  perdemos  la  esperanza  de  retomar  algún  día  ese  precioso  proyecto,  hacerlo  incluso  con  varias  voces  dependiendo  de  los  personajes,  y  volver a regalárselos a los invidentes. Y a mi abuela.  Y a todos aquellos que quieran probar a sumergirse  en una nueva y fantástica forma de leer. 

Escuchar, cerrar los ojos y disfrutar mientras imaginas Artículo: Regina Roman   

RománTica'S 52


53 RomรกnTica'S


Tobin Scott, conocido también como lord Eberlin, no había regresado a Hadley Green  desde que ejecutaron a su padre, acusado de haber robado las joyas de la condesa  Ashwood.  Quince  años  después  está  dispuesto  a  utilizar  su  poder  para  destruir  la  propiedad Ashwood y a la nueva condesa, Lily Boudine.   La peligrosa relación entre Tobin y Lily pronto se convertirá en un delicado juego de  seducción,  y  la  joven  comprenderá  que  él  no  es  el  hombre  frío  y  desalmado  que  pretende aparentar. Juntos tratarán de encontrar las joyas para restituir el honor de  la familia de Tobin, y su ardiente pasión revelará un secreto que cambiará sus vidas  para siempre.  Pero lo que no se imaginan ninguno de ellos, es que lo que empieza siendo un feroz  enfrentamiento acabará convirtiéndose en una delicada danza de seducción… 

—¿Quieres que sea más claro? —murmuró—. Te estoy diciendo que o bien me quedo con tu virtud o me quedo con Ashwood. Tú eliges. Uff, ¡cuánta  hostilidad!  Habrase  visto…  Por  fin  la  historia  de  lord  Eberlin,  ese  hombre  atormentado  por  su  pasado  que  haría  cualquier  cosa  por  vengarse de la mujer que se lo arrebató todo en la  vida, Lily Boudine.  Cuando apenas contaba con ocho años de edad, Lily  fue testigo de cómo el hombre que había robado las  joyas de su tía se alejaba de la mansión a caballo. Su  testimonio  fue  crucial  para  encontrar  al  culpable  y  llevarlo  a  la  horca.  Quince  años  después  las  joyas  Ashwood se habían convertido en una leyenda y lo  sucedido  aquel  día  en  un  mal  recuerdo  que  todos  quisieron olvidar. 

salvarla. Si  él  hombre  que  desea  vengarse  de  ella,  no la hunde antes…  «La venganza de lord Eberlin» es la segunda entrega  de  Los  secretos  de  Hadly  Green,  de  la  autora  Julia  London.  Una  serie  que  en  sus  páginas  esconde  historias  verdaderamente  emocionan‐tes,  como  ésta que nos ocupa.  En la entrega anterior, ya vimos algunas pinceladas  del  personaje  de  lord  Eberlin,  ese  hombre  que  conocía  el  secreto  que  escondía  Keira  y  que  amenazaba  con  desvelar.  Tras  la  vuelta  de  Lily  a  Hardly  Green  y  descubierta  la  charada,  Eberlin  se  dispone a jugar al gato y al ratón con Lily hasta darle  caza.  Pero  Lily  no  se  rendirá  fácilmente  y  hará  frente a las argucias de Eberlin para arruinarla. 

Todos, menos  una  persona,  más  bien  un  niño  que  había  visto  truncada  su  vida  por  la  pérdida  de  su  padre.  Con  una  adolescencia  y  juventud  llena  de  vicisitudes en la que hizo de todo por salir adelante  y  tras  reencontrarse  con  su  hermana  de  la  que  lo  separaron  cuando  todo  sucedió,  Tobin  Scott  logra  volver  a  Hadley  Green  con  un  nuevo  estatus  y  con  un  poder  del  que  antes  carecía.  Después  de  años  padeciendo, por fin vería consumada su venganza. 

Cuando terminé  «El  año  que  nos  amamos  peligrosamente» cogí inmediatamente la historia de  lord Eberlin para seguir leyendo. Cómo que me iba a  aguantar  la  espera,  ¡ja!  La  historia  no  me  decepcionó. La trama gira en torno a la venganza de  Lord Eberlin y la desaparición de las joyas Ashwood.  Tobin afirmaba que su padre era inocente, y si esto  era  así,  ¿quién  había  robado  las  joyas?  ¿Es  que  acaso habían utilizado a una niña para culpabilizar a  alguien y quitarlo de en medio? 

Lily jamás  ha  podido  olvidar  lo  que  sucedió  aquel  día.  Aunque  tras  los  desgraciados  sucesos  la  enviaron  con  parte  de  su  familia  a  Irlanda,  donde  pudo  iniciar  una  nueva  vida,  jamás  ha  olvidado  los  ojos de aquel niño que la miraban inquisitivamente.  Tras la muerte de su tio, ella es la nueva señora de  Hadly  Green.  Y  aunque  la  heredad  está  en  un  estado  lamentablemente,  ella  hará  todo  para 

La realidad sea como fuere es que aquellos hechos y  los  posteriores  años  de  penuria  marcaron  el  carácter  de  Tobin  haciéndolo  un  hombre  sin  escrúpulos  capaz  de  cualquier  cosa  por  conseguir  sus  propósitos.  Su  actual  fortuna  la  había  conseguida  traficando  con  armas  y  el  título  que  ostentaba había sido comprado. Con un semejante  perfil, quedaba claro que Lily no podía fiarse de él. 

RománTica'S 54


Pero ¿por  qué  cuando  miraba  a  sus  ojos  no  veía  maldad  sino  tormento  y  desamparo?  Y  es  que  a  pesar de todas las faenas que le hacía cada vez que  se  encontraban,  los  hechos,  su  forma  de  compor‐ tarse, desmentían sus palabras. 

No te pierdas la nueva entrega de la serie «Club Bastion». Stephanie Laurens monta escenas ardientes y apasionadas sin desmelenarse

¡Hay que  ver  cómo  nos  gustan  a  las  mujeres  los  hombres  contradictorios!  Si  es  que  somos  maso‐ quistas.  Anda  que  no…  Igual  que  la  protagonista,  desde  el  primer  momento  sentí  debilidad  por  Tobías.  Su  trágica  historia  y  cómo  ha  logrado  con‐ vertirse en un hombre es poco menos que conmo‐ vedora. También la historia de su hermana, a quien  veremos en varias escenas.  A pesar de lo que pueda parecer, esta no es una de  esas  tormentosas  historias  de  amor  y  odio,  más  bien  de  un  amor  aparentemente  imposible  que  irá  ganando hueco en sus corazones hasta implantarse  y  quedarse  allí  para  siempre.  Las  escenas  que  comparten  los  protagonistas  están  llenas  de  muchos  sentimientos;  enfado,  risa,  tristeza,  amor,  ternura…  Dos personajes dispares como un hombre atormen‐ tado  por  su  pasado  y  una  joven  aparentemente  caprichosa  por  su  forma  de  crianza  encontraran  el  amor donde menos lo imaginan. Y es que a pesar de  las circunstancias que los separaron, ninguno de los  dos  ha  olvidado  las  aventuras  que  vivieron  de  pequeños como niños cercanos que eran.  Pero  aunque  Tobías  sabe  que  tiene  fuertes  sentí‐ mientos por Lily, no sabe si será capaz de dejar a un  lado el odio que ha acumulado durante todos esos  años. Sólo encontrar al verdadero culpable del robo  y limpiar el nombre de su padre podrá devolverle la  tranquilidad a su alma. ¿Pero lo conseguirá? 

¿Qué le estaba ocurriendo? ¿Se estaba volviendo loco? ¿Se le estaría descomponiendo el cerebro o el corazón? Jamás había sentido nada parecido. Era como si estuviera abandonando su propia piel, como si se le estuvieran encogiendo las venas, como si se le secaran, como si alguien estuviera restringiendo el flujo sanguíneo de su cuerpo. Como digo,  la  novela  tiene  pasajes  muy  emotivos,  palabras  que  emocionan  y  desgarran,  escenas  que  esconden secretos y otras que los desvelan. Cuando  pasé  la  última  página  habría  seguido  leyendo  la  siguiente historia de haberla tenido a mano, a pesar  de que me hacía falta secarme la  pechá de lágrimas  que había echado. «La venganza de Lord Eberlin» es  una hermosa historia de amor que invita a sentarte  en un sofá, sumergirte en sus páginas y no dejar de  leer hasta no acabar la novela. 

Crítica: Ana Mª Benítez 

55 RománTica'S


Viola Thornhill jamás se hubiera imaginado lo acertada que llegaría a ser la predicción de  aquella gitana: «Cuando un forastero, alto, guapo y de pelo oscuro...». Viola creía haber  encontrado la paz en Pinewood Manor, la casa que le legó el difunto conde de Bamber  porque  confiaba  en  ella  y  creía  que  merecía  otra  oportunidad.  Pero  lord  Ferdinand  Dudley ha viajado a Trellick con el propósito de tomar posesión de esa misma casa, que  le ganó a las cartas al joven conde de Bamber.  Ni  Ferdinand  ni  Viola  están  dispuestos  a  renunciar  a  lo  que  consideran  suyo,  y  se  embarcan en una convivencia que les deparará muchas sorpresas. Poco a poco surge algo  entre ellos: lord Dudley queda fascinado con Viola, que también se siente atraída por él,  pero sabe que no puede hacerse ilusiones.  Cuando  aparece  el  conde  de  Tresham,  hermano  de  Ferdinand  no  tarda  en  reconocer  a  Viola  y  desvelar  su  escandaloso  pasado.  Ella,  ante  la  posibilidad  de  perder  la  casa  y  la  nueva  vida  que  ha  construido  allí,  decide  valerse  de  su  mejor  arma  para  desafiar  a  Ferdinand...  Antes  de  empezar  voy  a  señalar  un  hecho  irrefutable: Con algunas escenas de esta novela no  es  que  lo  haya  pasado  mal…  es  que  lo  he  pasado  peor.  La  forma  en  que  iba  desarrollando  éstas  su  autora  ha  hecho  que  se  tambalearan  los  cimientos  de  mi  persona  como  si  de  un  tsunami,  un  corrimiento de tierra o un terremoto se tratase.  Sabes  que  Balogh  siempre  se  va  guardando  lo  importante y te vas dando que va soltando indicios  del  devenir  de  la  trama  y  por  ello  es  una  de  mis  autoras  preferidas.  Esta  mujer  no  tiene  precio  cuando de relatar una historia se trata. Es sutil en la  amargura  que  imprimen  sus  novelas  pese  al  tono  distendido  con  el  que  las  dota.  Un  genio  de  las  letras. Es mi opinión.  Pero comencemos con lo que nos ocupa. 

―Dormiré aquí, en mi casa y en mi cama. ―En ese caso compartirá la casa conmigo. Con un hombre al que ha acusado de no ser un caballero Tenga en cuenta que además de ser un jugador disoluto, es posible que también adolezca de un ansia sexual desenfrenada. Es posible que anoche viera usted una pequeñísima muestra de lo que soy capaz de hacer cuando estoy excitado. ¿Está segura de que desea arriesgar tanto su persona como su reputación? Los personajes  masculinos  de  Balogh  siempre  me  han  gustado  pero  al  empezar  a  leer  esta  novela  le  tomé  una  antipatía  a  éste  que  no  pude  evitarlo.  ¡Grandísimo capullo! Estirado insolente engreído…  ¡Menudos  epítetos  se  me  ocurrían!  Le  hubiera  llevado  hacia  una  hoguera  y  habría  hecho  con  él  una buena fogata, os lo juro. Pero a medida que iba  avanzando  en  la  historia  este  capullo  comen‐zó  a  colárseme  por  las  venas,  a  filtrarse  en  mi  riego  sanguíneo dirigirse derechito hacia el músculo que a  todos nos palpita dentro del pecho. Y esa habilidad,  la  de  hacer  ese  cambio  sutilmente  y  de  manera  creíble,  señoras,  la  tienen  pocas  autoras.  Ni  que  decir  tiene  que  Mary  es  una  de  ellas  y,  además,  lo  logra de forma realmente admirable. 

RománTica'S 56

La historia  que  desgrana  de  Viola  no  es  fácil  de  digerir.  Una  chica  que  tendría  que  haber  estado  protegida,  en  casa,  que  por  la  época  a  la  que  se  hace referencia debería de haber estado esperando  la llegada de un caballero que le pidiera la mano se  ve  obligada  a  llevar  a  cabo  las  acciones  a  las  que  poco  o  mucho  se  ve  sometida…  me  llevó  a  un  continuo  malestar.  A  adolecer  de  un  continuo  sufrimiento  por  ella,  por  lo  que  debió  de  ser  y  nunca fue. En serio, lo repito: no lo he pasado mal,  lo he pasado peor.  Pero me ha encantado la novela. Me ha gustado la  caracterización de Viola, su aire de inocencia y amor  por la paz. Sus ansias de redimirse ante sus propios  ojos su amor por las cosas pequeñas de la vida. Su  intrínseca pasión por la tranquilidad y ese afán por  la  soledad.  Una  mujer  rota  pero  decidida  a  juntar  las  cenizas,  añadirles  barro  y  construir  una  nueva  vida  en  algún  punto  del  confín  del  mundo  al  que  pertenecía.  Un alma perdida que ha hecho de ese hogar, caído  por obra y milagro en sus manos, su refugio y que el  mismo  le  ha  proporcionado  algo  mucho  más  ansiado que lo que el dinero pueda dar: seguridad y  distancia.   A  medida  que  te  adentras  en  la  trama  vas  «observando»  entre  líneas  que  su  autora  se  calla  muchas  cosas  importantes.  Sus  diálogos  están  dotados  de  unos  dobles  sentidos  que  te  lo  dicen  todo  sin  decirte  nada  pero  que,  conociendo  a  su  autora  los  buscas  precisamente.  Sabes  que  Mary  siempre dice mucho de lo que a priori parece… 

―¿Por qué está tan segura de que el difunto conde quería dejarle Pinewood Manor? Salvo por el hecho de que al parecer prometió hacerlo, claro. ―Por el hecho de que prometió hacerlo. ―De acuerdo, se lo prometió. ¿Por qué iba prometerle algo así? ¿Era su sobrina o su prima preferida? ―Me quería.


―Eso no siempre quiere decir que… ―Y yo lo quería. Tal vez nunca haya querido lo hayan querido, lord Ferdinand. Pero el amor implica confianza. Yo confiaba en él. Sigo haciéndolo. Y siempre lo haré. Dijo que Pinewood Manor sería mío y no me cabe la menor duda de que lo es.

 

Este es el resultado de mezclar lores ingleses con chicas actuales: una novela fresca y divertida llena de humor e ingenio donde la química hace de las suyas.

Bufff. Me  quedé  sin  aliento  en  esa  escena  pero  no  fue  la  primera  ni  la  última  vez.  Esa  confianza  ciega  de  Viola  en  el  fallecido  Bamber  me  conmovía  siempre.  Me  preguntaba  ¿por  qué  esa  confianza  ciega  en  el  difunto  lord?  pero  en  el  fondo  de  mi  cerebro  sabía  el  porqué.  Cuando  la  autora  lo  desvela  al  fin  no  es  sino  una  confirma‐ción  de  las  sospechas  que  llevabas  barruntando  desde  el  principio.  Muchas  veces  he  comentado  que  soy  de  lágrima  fácil  y  que  muchos  libros  me  han  hecho  llorar  amargamente  así  que,  supongo,  no  os  vais  a  extrañar si os digo que nuevamente han corrido ríos  de  agua  salida  por  mis  mejillas,  que  mi  corazón  se  ha  contraído  en  incontables  ocasiones  y  que  tenía  que parar de leer para serenarme porque, y perdón  por la expresión, las he pasado putas con éste. Con  Viola y con Ferdinand. Algunas escenas con él como  principal protago‐nista no tienen desperdicio podría  reseñar al menos cuatro pero hacia el final (página  272) hay una que no tiene precio.  Escenas  tan  dolorosamente  sutiles  como  solo  Balogh  podría  escribir  y  como  solo  unas  traducto‐ ras  que  miman  a  su  traducida  lograrían  hacer.  No  me cabe duda alguna que tanto A. I. como Mar son  fans incondicionales de Mary Balogh y ese cariño se  refleja en su trabajo.  «Amante  de  nadie»  es  una  novela  espléndida  con  muchos  sentimientos  soterrados  y  enterrados  y  no  me extraña que su autora esté considerada una de  las  mejores  del  género.  La  descubrí  tarde  pero  no  me  arrepiento  en  absoluto  de  ello  pues  es  de  ésas  que  con  cada  libro  que  saca  te  transporta  a  una  aventura cuajada de rosas y espinas. Sus personajes  son  divinos,  el  ritmo  que  imprime  a  sus  tramas  sin  ser vertiginoso te mantiene atrapada en la historia y  su elegancia su mejor firma de identidad. Altamente  recomendable e ineludiblemente adictiva.  Para  finalizar  os  dejaré  una  frase  que,  sin  haber  leído  la  novela  no  dice  mucho  pero  una  vez  has  cerrado la misma lo dice todo: 

―[…] No soy la amante de nadie. Crítica: Loli Díaz   

57 RománTica'S


¿Es posible  renunciar  a  lo  que  más  deseas  cuando  la  recompensa  puede  ser  maravillosa? Bienvenidos a Cala Espinada.  Bienvenidos a Cala Espinada, un lugar en que las mujeres de salud delicada disfrutan  de la brisa del mar y donde los hombres en la flor de la vida… brillan por su ausencia.  ¿O no?  Victor Bramwell, teniente coronel del Ejército británico, alejado del servicio por una  herida de guerra, está dispuesto a cualquier cosa con tal de recuperar su comisión.  Incluso a convertirse en el conde de Rycliff y crear una milicia en Cala Espinada. Por  supuesto,  ese  no  es  lugar  para  un  hombre  como  él;  allí  no  hay  nada  más  que  solteras... y ovejas. Aunque también está la exquisita Susanna Finch.     

Sabios consejos de la señora Worthington para jóvenes damas era un flagelo para todas las chicas sensatas del mundo, representado por los insípidos y dañino consejos que podían leer en cada página. Ella estaría encantada de triturar todas sus páginas, de molerlas con un mortero hasta convertirlas en polvo, con el que llenaría un frasco en el pondría una etiqueta con una calavera antes de colocarlo en el último estante de la despensa, junto a las horas secas de la dedalera y las bayas de belladona. Pues sí, ese es el pensamiento de nuestra querida  protagonista  acerca  de  uno  de  los  libros  más  importantes que toda buena señorita de sociedad  debía tener junto al cabecero de su cama. 

final de  la  historia  de  Bram  y  Susanna  crea  unas  expectativas  inmensas  y  el  gusanillo  de  la  curiosidad  se  instala  en  tu  estómago  y  te  hace  desear  más,  desear  que  el  próximo  caiga  en  tus  manos cuanto antes… mejor.  Pero ya llegaré a eso.  Os  diré  que  esta  primera  novela  de  Dare  de  la  serie  «Cala  Espinada»  me  ha  gustado,  me  ha  gustado  mucho.  La  he  encontrado  (como  ya  he  comentado)  amena,  entretenida,  divertida,  cálida,  con  unas  buenas  dosis  de  humor  y  sobre  todo llena de pasión. 

A lo  largo  de  todo  el  periplo  me  he  ido  riendo  a  carcajadas  con  los  diálogos  que  ha  creado  su  autora,  de  la  historia  tan  sumamente  fresca  y  encantadora que ha logrado plasmar en el papel  Tessa  y  con  unos  personajes  que  tienen  mucho  que decir. 

Aclararé algo  sobre  esto  último,  sobre  la  pasión.  La pasión a la que me refiero no es precisamente  a la pasión sexual, aunque haya mucho de eso en  la novela porque estos dos personajes sienten el  uno hacia la otra una atracción increíble desde el  mismo instante en que sus cuerpos chocan como  dos  trenes  de  mercancía  que  van  por  el  mismo  raíl  pero  que  vienen  de  dos  direcciones  contrarias…  No,  la  pasión  a  la  que  me  refiero  realmente  es  a  la  pasión  por  la  vida.  Ambos  sienten  que  tienen  una  misión  que  cumplir  y  en  ella  vierten  todos  sus  esfuerzos  y  esperanzas.  Sienten  tal  efusión,  tal  ardor  por  la  vida  que  la  atrapan a manos llenas y son como un polvorín a  punto de estallar y ya sabéis lo que dice el dicho:  «El  hombre  es  fuego,  la  mujer  estopa,  viene  el  diablo…» 

No había  leído  anteriormente  nada  de  esta  autora  porque  creo  que,  hasta  la  fecha,  no  habíamos  tenido  la  suerte  de  verla  traducida  a  nuestro idioma pero el principio de esta novela te  abre  el  apetito,  metafóricamente  hablando,  de  degustar un suculento primer plato y te deja con  las  ganas  de  deleitarte  con  un  segundo  para  esperar expectantes el postre y lo que te planten  delante.  De  hecho,  el  pequeño  aperitivo  que  de  este segundo plato nos ha ofrecido Manderley al 

Pues eso.  Dos  personas  con  un  carácter  fuerte  y  que  siempre  saben,  o  creen  saber,  lo  que  es  lo  mejor  para  todo  el  mundo  no  pueden  tener  un  mejor (o peor) comienzo para iniciar una relación.  Él  es  férreo  de  convicciones,  está  decidido  a  volver  con  su  regimiento  y  ella,  por  su  lado,  no  puede  permitir  que  un  advenedizo  llegue  a  su  amada  calada  y  destruya  en  unos  días  lo  que  le  ha  llevado  años  construir.  Pero  ninguno  contaba  con el destino… ni con Cupido… 

No tengo  que  decir  que  esta  novela  me  atrapó  desde su inicio. Me lo he pasado realmente bien  con  las  aventuras  y  desventuras  de  Bramwell  y  Susanna. Esta pareja protagónica de «Una noche  nada  más»  es  una  de  esas  parejas  que,  desde  el  mismo inicio, te subyuga y te lleva por el camino  que  quiere  su  autora.  Vivir  junto  a  ellos  las  algo  más  de  quinientas  páginas  que  tiene  el  libro  me  ha resultado ameno, divertido e ingenioso. 

RománTica'S 58


La novela está llena de hermosos momentos que  he  disfrutado  enormemente.  Está  cuajada  de  secundarios  que  se  van  desvelando  poco  a  poco  como  futuros  protagonistas  de  nuevas  entregas.  De  entre  todos  hay  varios  que  me  han  llamado  mucho  la  atención:  la  señorita  Kate,  con  su  mancha  de  nacimiento;  el  cabo  Thorne,  con  su  aire de mujeriego impenitente; la delicada Diana,  que  pese  a  su  asmática  existencia  es  fuerte  y  decidida; el médico, que si bien sale poco me ha  dejado  intrigada;  los  gemelos  Rufus  y  Finn,  jóvenes pero llenos de vida; Charlotte…  

 

Vuelve a las librerías Tessa Dare, la autora que ha puesto risas en sus escritos y a personajes increíbles en nuestras vidas.

Pero si  hay  dos  personajes  secundarios  que  me  han  atraído,  a  veces  incluso  me  han  dado  más  juego que los protagonistas (y eso que salen bien  poco juntos…) esos son, sin duda alguna Minerva  y  lord  Payne.  ¡Cielos!  ¡Vaya  par!  La  primera  una  sabionda  que  oculta  tras  sus  gafas  unos  ojos  hermosos y una mente aguda y tras su apariencia  anodina  y  que  pasa  desapercibida…  un  férreo  control  de  sus  emociones.  Y  el  segundo…  ¡Bufff!  Este personaje tiene mucho más que decir, os lo  garantizo. Guarda en su interior mucha pena que  intenta  ocultar  bajo  una  apariencia  de  me‐da‐ todo‐igual  y  voy‐a‐hacer‐lo‐que‐me‐venga‐en‐ gana.  Lord  Payne  es,  de  todos,  el  personaje  que  he  encontrado  más  carismático  y  su  «explosiva»  presencia me ha deleitado enormemente pues le  da a la novela ese sabor picarón que necesitamos  como  ingrediente  aglutinante  de  cualquier  manjar. Deseando leer la historia de estos dos, os  lo juro.  «Una noche nada más» es, a mi parecer, uno de  los  mejores  debuts  de  lo  que  va  de  año  2013.  Tessa  Dare  me  ha  sorprendido  en  esta  primera  novela pues no me esperaba para nada soltar con  esta  historia  tantas  carcajadas.  Los  diálogos  me  han  resultado  muy  simpáticos  y  la  historia  muy  grata  de  leer.  Una  aventura  pastoril  al  más  puro  estilo de Jane Austen aunque eso sí, mucho más  atrevida que las de ella. Leer a Tessa Dare ha sido  como  releer  «Orgullo  y  prejuicio»  o  «Emma».  Al  igual que Austen, Dare, ha impreso en su historia  notas  de  calidez,  momentos  de  diversión  y  toques  sutiles  de  sentimentalismo  sin  resultar  empalagoso.  

―Por favor, no te vayas ―susurró ella aferrándose a la casaca―. No me dejes. Una novela que no me importaría volver a leer y  que  recomiendo  a  quienes  quieran  disfrutar  de  unos momentos hogareños en la campiña inglesa.  Crítica: Loli Díaz 

59 RománTica'S


Andrew, lord Drake, ha sido desheredado por su padre a  causa de la vida disoluta que  lleva.  Para  volver  a  ganarse  su  favor,  Andrew  decide  fingir  que  ha  cambiado  sus  malos  hábitos. Como parte de su plan, quiere convencer a su padre de que está cortejando  a  una mujer respetable con la intención de casarse con ella.  El problema es que no conoce a ninguna mujer decente, excepto Caroline Hargreaves, la  hermana  solterona  de  su amigo.  De  modo  que  hace  chantaje  a  la  reacia  joven  a  fin  de  que lo ayude, y así comienza la farsa…  A finales del siglo XIX, un decidido joven nacido en los bajos fondos de Boston logra salir  de  su  barrio  de  origen  y  casarse  con  la  hija  de  una  familia  aristocrática  de  la  ciudad,  a  quien conoce a través de un compañero de colegio, hermano de la joven.  Jason no deja de decirse que Laura representa su ascenso social, pero mantiene una dura  lucha interior al sentirse atrapado entre dos mundos. Ella, por su parte, es indiferente a  los orígenes sociales de Jason, pero no acaba de sentirse a gusto junto a un hombre tan  atormentado y pasional.   

B de  bolsillo  ha  lanzado  a  la  venta  dos  historias  cortas  de  una  de  las  autoras  del  género  romántico  que más me gustan: Lisa Kleypas.  Es  de  agradecer  que,  una  de  las  editoriales  de  mayor reconocimiento en la literatura romántica en  España, se haya atrevido a lanzar ambas novelas en  un formato muy atractivo a la vista y de una calidad  bastante importante desde el punto de vista físico.  Dos historias que, al menos una de ellas, muchas de  nosotras  estábamos  esperando  leer  algún  día  porque  era  como  tener  una  serie  inconclusa.  Me  refiero  a  la  historia  de  lord  Drake,  el  hermano  de  Logan  Scott  («Porque  eres  mía»).  Este  personaje  nos atrajo mucho cuando le conocimos en la novela  antes  mencionada  y  que  yo,  al  menos,  estaba  deseando  poder  hincarle  el  diente.  He  tenido  que  esperar más de diez años para poder «disfrutar» de  esta historia. Pero ya llegaré a este punto.  Sinceramente, no entiendo a veces a las autoras. Ni  ya  puestos  a  sus  editores  originales.  No  entiendo  como se le puede ofrecer el que escriban un relato  corto cuando es obvio que necesitan, o al menos en  uno  de  estos  dos  casos,  desarrollar  la  historia  en  muchas más páginas.  No  obstante,  siendo  Lisa  quién  es  y  siempre  gustándome  ser  total  y  absolutamente  objetiva  en  mis  apreciaciones  pese  a  que  muchas  de  ellas  me  puede  la  pasión…  intentaré  hacer  un  esbozo  de  ambas  historias  sin  llegar  a  hacer  spoilers.  O  al  menos, esa va a ser mi intención.  Pero  antes  de  comenzar  deciros  que  viendo  el  precio  de  ambos  libros,  el  tamaño  de  la  letra  y  el  tipo de encuadernación que nos ha ofrecido nuestra  editorial  quizás  le  hubiese  sido  también  muy  rentable  lanzar  ambas  historias  en  lugar  de  en  dos  libros…  en  uno  solo  (más  que  nada  por  aquello  de  compensarnos un poco por las carencias de uno de  ellos).  Al  menos  ése  es  mi  punto  de  vista.  No  sé  si  todas opinaríais lo mismo.  Pero comencemos con el primero de ellos… 

RománTica'S 60

Sí, quiero  Como os decía quería esta historia desde el mismo  momento  en  el  que  me  enteré  que  existía.  Necesitaba  y  ansiaba  leerme  la  historia  de  Andrew  porque  la  serie  del  Teatro Capitol  se  me  quedaba  coja  y  este  personaje  me  resultaba  de  lo  más  atractivo  e  interesante.  Me  daba  la  sensación  que  tenía  mucho que decir  y no me equivocaba en  mis  apreciaciones. Realmente Andrew guarda y esconde  bajo  su  pecho  muchos  secretos,  mucho  dolor  y  mucha incomprensión por parte de un padre que en  nada le ha valorado.  Pero  Kleypas  no  ha  tenido suficientes  páginas  para  desarrollarlo.  Se  le  ha  quedado  una  historia  bastante floja en un argumento que le hubiese dado  para  hacer  una  novela  de  al  menos  trescientas  páginas.  Ha  sido  una  verdadera  pena  el  no  haber  tenido  la  posibilidad  de  que  nos  contara  esta  historia  con  muchos  más  detalles  de  cómo  lo  ha  hecho.  Andrew  daba  para  mucho  más,  la  historia  se  merecía  mucho  más.  Se  le  ha  quedado  corta,  ha  intentado  decirnos  mucho  en  pocas  páginas  y  me  ha  dado  la  sensación  de  estar  perdiéndome  lo  mejor  y  más  jugoso  de  un  personaje  con  mucho  carisma  y,  como  digo,  con  mucho  dolor  encerrado  en su pecho porque Andrew… no es como parece.  La novela tiene momentos muy buenos por los que  merece la pena leerla pero te saben a muy poco. Es  como  cuando  vas  a  un  restaurante  de  cinco  tenedores y las porciones son tan minúsculas que ni  las  saboreas.  Con  los  personajes  en  este  caso  te  pasa  igual.  Te  los  esboza,  te  da  pinceladas  de  genialidad  y  luego,  en  el  conjunto,  todo  lo  ves  difuminado.  Es  como  un  cuadro  impresionista  que  no lo aprecias a menos que te alejes.  Deja  diálogos  muy  buenos  y  momentos  realmente  esclarecedores pero que te saben a muy poco.  Leed con atención el pasaje de las páginas 94‐95.    


Rendición Ésta  la  he  dejado  para  la  última  precisamente  por  todo lo contrario. Esta sí le ha salido prácticamente  redonda,  a  esta  no  le  he  visto  que  le  faltaran  páginas.  Es  una  historia  sin  mayores  pretensiones  pero muy hermosa. 

La serie Bahía Friday es indispensable para cualquier lectora de romántica que se precie. Lisa Kleypas vuelve a demostrar grandes dosis de genialidad y regala personajes inolvidables

Dos personas que vienen de mundos muy distintos.  Ella es una chica que proviene de lo mejor de la alta  sociedad de Boston y él de los más bajos fondos. Un  irlandés  advenedizo  que  se  ha  hecho  a  sí  mismo.  Que ha luchado a brazo partido por convertirse en  alguien importante y que lo ha logrado.  Desde  el  mismo  inicio  de  la  novela  sabes  lo  que  él  quiere  pero  no  llegas  a  plantearte  muchas  de  las  cosas  que  suceden  realmente  entre  estos  dos  caracteres tan antagónicos. Él se ha casado con ella  por  muchos  motivos,  es  celoso  hasta  decir  basta  y  muy  posesivo.  No  ha  tenido  mucho  en  su  niñez,  a  decir  verdad  no  ha  tenido  nada  y  ella,  en  cierto  modo, lo es todo.  Durante un par de meses ni siquiera se ha atrevido  a  mirarla  y  Kleypas  nos  lo  presenta  como  un  buen  perro  del  hortelano.  No  eres  mía  en  el  amplio  sentido de la palabra pero tampoco serás de nadie… 

―Te poseo. Cada pulgada de ti es mía. No voy a negar que Jason me cayó bastante gordo.  Pero a medida que discurren las páginas, a medida  que Kleypas nos va esbozando los orígenes de este  protagonista te vas dando cuenta que para él nada  ha  sido  fácil;  comprendes  bastante  bien  el  distanciamiento tan palpable que tiene hacia todo y  hacia todos y que lo único que puede aferrarse es,  quizás, a su dinero.  El  momento  en  el  que  Kleypas  nos  relata  esto  que  señalo  hace  que  contengas  el  aliento  y  recapacites  en  lo  que  realmente  afortunados  que  somos  quienes teneos un techo sobre la cabeza y un plato  caliente  en  la  mesa  cada  día.  Por  desgracia,  en  los  tiempos que ahora vivimos solo tenemos que mirar  a  nuestro  alrededor  para  darnos  cuenta  que  no  todo  ha  evolucionado  como  debiera  y  que  hay  personas cuyo único cobijo son las viejas piedras de  un puente. Kleypas nos regala momentos así… 

―En el North End se da por supuesto que un hombre no puede escapar del medio en que ha nacido. Los irlandeses son fatalistas n estas cuestiones. Yo creía que la única manera de conseguir algo que deseaba era robarlo. Cuando no podía conseguir carbón o madera para quemar, la familia tenía que permanecer en la cama todo el día para permanecer calientes. Crítica: Loli Díaz 

61 RománTica'S


Una serie de asesinatos mantiene en vilo al departamento de policía de Washington  y más concretamente al detective Ben Paris. Uno tras otro, los cadáveres de mujeres  rubias  y  de  complexión  ligera  aparecen  estranguladas  en  distintos  puntos  de  la  ciudad. Ninguna de ellas presenta signos de violencia. El arma homicida siempre es la  misma, una prenda marcada con una cruz. Sobre los cuerpos, una nota: «Su pecado  le es perdonado».  Ningún otro vínculo parece relacionar las distintas muertes. Sin más pistas a las que  aferrarse, la policía no tiene más remedio que colaborar con la distante y prestigiosa  psiquiatra  Tess  Court,  quien  no  tarda  en  trazar  el  perturbador  perfil  de  un  alma  torturada.  Pero  al  mujeriego  y  atormentado  detective  le  cuesta  concentrarse  en  la  psique  del  asesino.  Está  distraído,  muy  a  su  pesar,  por  esa  mujer  fría  y  calculadora  que no para de desafiarle con sus ridículas teorías y sus absurdos consejos.   No podrían ser más incompatibles y,  sin embargo, ninguno de los dos puede evitar  embarcarse en un peligroso juego de atracción y deseo que les impedirá ver lo que  resulta evidente; Tess es rubia, Tess es frágil, y su nombre aparece en la lista de un  hombre que solo tiene una misión: salvarla de sus pecados. 

—Tú eres la quien tiene la espada, Ben. Yo solo tengo palabras. Ben Paris  es  policía,  su  deber  es  detener  a  los  delincuentes; Tess Court es psiquiatra, su misión es  ayudar a los enfermos. Cuando dos polos opuestos  se  enfrentan,  cuando  dos  visiones  distintas  se  confrontan ¿es posible llegar a un punto en común?  Varias mujeres han sido asesinadas en la ciudad de  Washington.  El  mismo  patrón  se  repite  en  todos  ellas, las víctimas aparecen con un amito sacerdotal  y  una  nota  que  dice:  «Sus  pecados  han  sido  perdonados».  Todas  compartían  características  físicas,  chicas  de  apariencia  frágil,  rubias  y  que  rondaban  la  treintena.  El  asesino  las  estrangula  rápidamente,  sin  dejar  huellas  y  con  las  ropas  en  perfectas condiciones. Como si siguiera un ritual. Lo  que hace pensar al departamento de policía que se  encuentra  ante  un  asesino  en  serie  al  que  los  periódicos ya han apodado «El sacerdote».  La preocupación de la ciudadanía ante esta sucesión  de  crímenes  hace  que  la  policía  contacte  con  la  psiquiatra  Tess  Court,  a  fin  de  que  ella  les  ofrezca  un  perfil  psicológico  del  asesino  que  quizás  les  ayude a anticipar sus acciones y poder detenerlo de  una vez por todas. Pero el detective Ben Paris no es  partidario  de  involucrar  a  un  psiquiatra  en  el  caso.  Para  él  los  loqueros  sólo  son  charlatanes  que  etiquetan  a  la  gente.  Él  no  necesita  saber  cómo  piensa un asesino, sólo atraparlo. Opinión que deja  bien patente en su primera reunión con Tess.  No obstante, y para su pesar, la atracción  que Ben  sentirá  por  ella  desde  el  primer  instante  le  hará  replantearse muchas de las opiniones que hasta ese 

RománTica'S 62

momento mantenía. Y es que, al contrario de lo que  los  hechos  indican,  Tess  cataloga  a  al  asesino,  no  como  un  delincuente,  sino  como  un  enfermo  que  necesita ayuda. Una ayuda que ella está dispuesta a  proporcionarle…  En  «Polos  opuestos»,  la  señora  Roberts  nos  propone un enorme dilema: ¿es responsable de sus  actos  una  persona  que  supuestamente  está  enferma?  Y  cuando  ese  enfermo  ha  cometido  un  asesinato,  ¿quién  debe  recibir  compasión?  ¿El  culpable  «inconsciente»  o  sus  víctimas?  Supongo  que  todos  tenemos  clara  la  respuesta.  O  eso  creemos,  porque  conforme  vas  avanzando  en  su  lectura,  esta  historia  consigue  que  te  cuestiones  hasta tu propia fe.  Ben es un hombre cínico, al que le dan repelús los  psiquiatras, literalmente. Su experiencia personal le  ha enseñado que no se puede confiar en ellos, que  cuando  llega  la  hora  de  la  verdad  esos  deseos  de  curar a un enfermo se esfuman y ellos «se lavan las  manos». Para él la compasión, la ayuda, el consuelo  deben  recibirlos  las  víctimas  de  la  violencia  o,  en  este  caso,  las  familias  que  han  perdido  a  un  ser  querido por culpa de un asesino.  Tess  no  opina  lo  mismo.  Para  ella  todos  los  pacientes  son  iguales,  sea  lo  que  sea  que  hayan  hecho  o  les  haya  sucedido.  Y  todos  los  enfermos  necesitan tratamiento para curarse. Si no, seguirán  con  los  mismos  comportamientos  una  y  otra  vez  hasta  que  alguien  les  haga  ver  el  error  en  su  conducta.  La  apariencia  fría  de  Tess,  su  forma  calmada y analítica de proceder hace pensar a Ben  que  ella  es  igual  que  el  resto,  pero  nada  más  lejos  de la verdad. Tess se dedica en cuerpo y alma a sus 


pacientes. Y  cuando  Ben  lo  comprenda,  quizás  ya  sea demasiado tarde.  Mientras avanzan en la investigación para descubrir  al asesino, Ben y Tess se encontrarán una y otra vez  con la misma disyuntiva. Según el perfil de Tess, el  asesino  es  un  hombre  que  siente  una  reverente  fascinación  por  la  iglesia.  Quizás  sea  sacerdote,  o  puede que haya recibido formación eclesiástica. Lo  seguro  es  que  es  un  entendido  en  el  tema.  De  alguna manera, cree estar otorgándole el perdón a  sus  víctimas,  la  absolución  final  a  sus  pecados.  ¿Pero qué pecados cree el asesino que sus víctimas  han  cometido?  ¿Por  qué  cree  que  debe  perdo‐ narlas? 

Una absorbente y conmovedora historia donde esos momentos que le robas a la vida pueden marcar una gran diferencia. Una novela inolvidable.

La manera en que Roberts presenta la investigación  desgranando  poco  a  poco  todos  los  detalles  del  caso es fantástica. Un personaje a destacar para mí  es  monseñor  Logan,  psiquiatra  también,  que  ayudará  en  el  perfil  religioso  del  caso.  Las  observaciones  de  este  hombre  me  encantaron.  Sin  olvidarme  de  Ed,  el  compañero  de  Ben,  de  cuya  historia  disfrutaremos  en  «Atrapada»,  que  va  a  todos lados con una bolsita de infusión poniendo el  punto de humor a la novela. Ni del abuelo de Tess,  el senador Writemore, que se ocupó de ella cuando  sus  padres  fallecieron.  Un  hombre  carismático  y  entrañable  que  le  hará  pasar  algún  momento  incómodo a Ben, je, je, je.  Nora  Roberts  nos  brinda  otra  de  sus  magníficas  historias  en  «Polos  opuestos».  Me  encanta  esta  autora  y  no  lo  puedo  remediar.  Es  una  de  las  primeras  autoras  que  leí,  con  ella  eché  los  dientes  en  el  mundo  de  la  romántica,  podría  decirse.  Así  que  cuando  narra  historias  como  ésta,  en  la  que  además  de  una  buena  trama  de  suspense  nos  ofrece  un  estupendo  romance  no  puedo  evitar  dejar la objetividad a un lado y dejarme llevar por la  lectura.  Hay  determinados  libros  o  autoras  que  te  hacen  replantearte hasta tus propias creencias. No sé si os  habrá pasado alguna vez. Pero esta mujer conmigo  lo  consigue.  Las  historias  que  crea,  ya  sea  con  sus  novelas  de  suspense  o  con  sus  sagas  familiares,  generan  una  atmosfera  para  mí  irrepetible.  Natu‐ ralmente  tiene  novelas  mejores  y  peores,  no  nos  vamos a engañar. Pero con la prolífica colección de  novelas que ya tiene a sus espaldas, es de agradecer  que  siga  manteniendo  su  estilo  y  ofreciéndonos  historias  ricas  en  detalles  capaces  de  hacernos  temblar, ya sea de miedo o de emoción.  Crítica: Ana Mª Benítez 

63 RománTica'S


Nathaniel West ha pagado un alto precio por servir a su país en Afganistán. Regresa al  rancho familiar, en las montañas de Colorado, para rehacer su vida y sanar sus heridas.  Ha decidido que jamás volverá a enamorarse. Sin embargo, cuando conoce a Megan, una  misteriosa mujer de ojos verdes, algo despierta en su interior; ella hace que le hierva la  sangre, que se sienta un hombre de nuevo.  Megan  Hunter  ha  luchado  mucho  para  dejar  atrás  la  pesadilla  que  padeció  durante  su  adolescencia y empezar de nuevo. Pero su pasado la acecha, y es atacada por el hombre  que  la  había  hecho  pasar  un  infierno.  Su  salvador  resulta  ser  un  hombre  lleno  de  cicatrices en el que no puede dejar de pensar. Junto a él se siente a salvo y, por primera  vez en toda su vida, es presa de un intenso deseo.  Aunque enfrentarse a los recuerdos nunca es fácil, ambos tienen que aprender a confiar  en los demás y superar el pasado que planea sobre sus vidas. Entregarse a otra persona  es  un  reto,  pero  los  dos  tendrán  que  hacerlo  para  aceptar  la  pasión  que  late...  bajo  la  piel. 

―¿Cómo puedo ser una buena madre cuando estuve presa durante el primer año de vida de Emily? ―La vió menear la cabeza, con los ojos nuevamente llenos de lágrimas y expresión de angustia―. No existen los nuevos comienzos. No importa lo que yo haga, el pasado siempre vuelve. Siempre. Hay cosas que el mundo nunca perdona. ―No es el mundo el que no te perdona, Megan, cariño. Eres tú misma. He de  reconocer  que  me  encanta  esta  autora.  Pamela  Clare  logra  expresar  en  pocas  palabras  sentimientos  y  situaciones  que  a  los  demás  nos  llevarían páginas y eso, señoras, es increíble.  Pero  pongámonos  en  antecedentes.    ¿Habéis  leído los anteriores libros de Clare? ¿No? Pues os  diré  que  el  personaje  femenino  de  esta  historia,  Megan, ya nos lo dio a conocer anteriormente en  el  tercer  libro  de  esta  serie  bautizada  como  Equipo  I:  «Espósame».  Allí  tuvimos  acceso  a  mucha  información  sobre  la  vida  que  había  tenido  que  soportar  esta  chica  y  los  abusos  y  vejaciones  de  la  que  fue  víctima.  Una  historia  dura que Clare retoma en esta entrega pero que  lo  hace  de  tal  manera  que  está    exenta  de  herir  susceptibilidades  y  mirad  que  yo  soy  de  corazón  blando;  por  ello  agradezco  infinitamente  que  haya tratado esta historia de la manera en que lo  ha  hecho:  con  sutileza,  respeto,  calidez  y  una  increíble dosis de redención y esperanza. 

Ambos personajes  llevan  a  sus  espaldas  una  mochila  bastante  pesada  y  Clare  además  les  ha  dotado de una gran cantidad de cicatrices.  Las de Nate no son solo superficiales. Pese a estar  marcado  de  por  vida  también  su  alma  está  quebrada  y  Megan…  bueno,  deciros  que  Megan  ha  soportado  cargas  mucho  más  pesadas  es  quedarme  corta,  pero  aun  así  ha  dotado  a  este  personaje de una sencillez, de una calidez y de un  esfuerzo de superación increíbles. Megan es una  mujer  que  ha  tenido  que  coger  su  vida  hecha  pedazos y recomponerla pieza a pieza como si de  un  puzzle  de  innumerables  piezas  se  tratase.  Es  una heroína de las que pocas veces encontramos.  Su  actitud  duele.  Duele  por  el  simple  hecho  de  que  ella  no  ve  que  pueda  tener  ni  merecer  otra  oportunidad  de  ser  feliz.  Sus  cicatrices  son  muy  profundas y se siente, en el fondo, inmerecedora  de  ello.  Me  he  tenido  que  tragar  nudos  como  puños para no echarme a llorar por ella página sí  y otra también. 

―Me importas mucho, Nate, pero mi pasado… Mi pasado me persigue allí donde vaya. Después de la noche pasada… estaba esperando el momento en que te dieras cuenta de que no deseas estar con alguien como yo. De que no me quieres en tu vida. Y luego viene la respuesta de él donde la autora  inserta una frase que da sentido al título del libro  y que me conmovió de una manera… 

A lo largo de la novela nos vamos a encontrar con  escenas verdaderamente buenas; con momentos  increíbles  que  Pamela  ha  sabido  transmitir  a  través de una simple caricia, de una sola mirada,  de un simple gesto. 

―¡Oh, Megan! Tú has sido capaz de ver más allá de mi apariencia física, bajo mi piel; me has aceptado como el hombre que soy, con mis cicatrices y todo lo demás, ¿por qué te cuesta tanto creer que yo también puedo aceptar las tuyas?

Al abrir estas páginas sabía que la historia que iba  a  leer  no  iba  a  ser  fácil  pero  estaba  lejos  de  pensar que la iba a disfrutar tanto. 

Ha sido todo un placer reencontrarme con Marc,  el hermano de Megan, y con el resto de cónyuges  de  nuestras  intrépidas  reporteras  del  equipo  del 

RománTica'S 64


Denver Independent. Pero  si  hay  unos  personajes  que te conquistan por motivos muy distintos ésos  son, sin lugar a dudas, Jack y Emily.  Jack es el padre de Nate, un anciano encantador  que juzga a las personas por lo que son no por lo  que  fueron  y  eso  demuestra  que  es  un  hombre  tan  íntegro  y  ecuánime  como  su  hijo  que  no  se  deja influenciar por lo que han dicho los demás y  emite  su  propio  juicio.  Pocas  personas  somos  como  él  pero  ojalá  muchas  actuáramos  de  igual  manera. 

Una historia donde el secundario se come literalmente al protagonista y es que Ian MacKenzie es mucho Ian.

Emily, apodada garbancito, es la niña de los ojos  de  Megan  y  de  sus  tíos  Marc  y  Sophie.  Una  pequeñaja encantadora de cuatro años que roba  el corazón de Nate y su padre nada más aparecer  por el rancho y que, dicho sea de paso, no es de  extrañar. Juzgad por vosotras mismas si con estas  palabras  no  se  metió  en  el  saco  a  Nate  cuando  éste la  coge  en sus  brazos estando adormilada y  la  niña  abre  los  ojos,  lleva  la  mano  a  su  mejilla  marcada  y,  lo  único  que  sale  de  sus  pequeños  labios  es  esta  palabra:  pupa.  Se  me  encogió  el  corazón y no fue ni la primera ni la última vez que  me ocurrió a lo largo de la historia. Me pasó igual  que  al  propio  Nate  que,  conmovido por el sincero

gesto de la niña, por su compasión, notó un nudo en la garganta y una opresión en el pecho, justo donde se suponía que estaba su corazón. «¡Contrólate, marine!». Que te desbocas.  «Bajo  la  piel»  es  una  novela  que  la  he  cerrado  tras una incansable lectura con una sonrisa en los  labios y que me ha transmitido un mensaje claro  y contundente: en esta vida siempre puede existir  un resquicio de esperanza.  Así  mismo  quiero  hacer  una  última  anotación  para  agradecer  a  Pamela  Clare  y  al  editor  de  Phoebe  en  España  el  haber  incluido  en  esta  entrega un relato al final. Me lo he pasado genial  con  las  pullas  de  los  «miembros  honorarios»  del  Equipo I (Julian, Gabe, Marc y Zach) que intervie‐ nen  en  algo  de  lo  más  increíble  pero  sobre  todo  por las insinuaciones acerca de la pierna ortopé‐ dica  de  Gabe  Rossiter.  Si  en  algo  se  caracteriza  Pamela Clare es por señalar los «defectos» de sus  personajes de forma casual y sin darles la mayor  importancia.  Las  personas  son  lo  que  son  por  quienes son no por su apariencia. Da al lector una  imagen clara de que todos pueden llegar a hacer  lo  que  deseen  y  que  una  minusvalía  física  no  es  impedimento para nada.  Crítica: Loli Díaz 

65 RománTica'S


George Hansen y Natalia Rico se enamoraron siendo apenas unos adolescentes. Siendo él  americano  y  ella  española,  la  vida  les  separó  sin  que  pudieran  evitarlo  pero  diez  años  después,  sus  destinos  vuelven  a  cruzarse.  Los  sentimientos  dormidos,  pero  nunca  olvidados,  regresan  con  fuerza;  sin  embargo,  la  realidad  se  encargará  de  demostrarles  que ahora siguen habiendo obstáculos que no son fáciles de salvar.  Nat es consciente de su difícil situación personal. Nada ha cambiado para ella a pesar de  que, incluso después de tantos años, continúa amando a George como cuando era una  chiquilla. Y George, que por fin ha reencontrado a la única mujer que nunca ha podido  olvidar,  está  decidido  a  que  nada  se  interponga  entre  ellos  y  a  que  esta  vez  sea  para  siempre.  Pero un secreto que no admite el perdón va a ponerles a prueba. Un descubrimiento que  supondrá un  antes  y un después en sus vidas. Los rencores crecerán, apoderándose de  los sentimientos pero, ¿podrá vencerlos el corazón? Una historia llena de amor, pasión,  erotismo y silencios que no te dejará indiferente.   

Empezaré esta  crítica  diciendo  que  esta  autora  me  ha  sorprendido  gratamente.  Sabía  que  había  publicado  una  novela  anterior,  «Espirales  en  el  ombligo»,  pero  no  la  había  leído.  Gracias  a  un  artículo aparecido en la sección del Writer’s Garden  de la web Románticas al Horizonte me sentí picada  en la curiosidad así que no paré hasta hacerme con  un ejemplar.  Las relaciones basadas en un reencuentro, y más si  éste se produjo cuando eran unos adolescentes, me  encantan así que no podía esperar para empezar a  leerlo.  Cuando  cayó  en  mis  manos  fue  comenzar  y  leérmelo de una sentada pues la historia me atrapó  desde el mismo inicio.  Así que… aquí os dejo mis impresiones: 

En todos aquellos años no había dejado de recriminarse haber querido volver a su tierra, abandonándola. Qué tarde se había dado cuenta de que su tierra era ella; su Nat suya para siempre. Como él de ella. Ninguna otra había sido capaz de sustituirla en su corazón ni en sus entrañas. Dentro de unos días volvería a Texas, pero antes la tendría y esta vez sería para siempre. Ese dolor, ese maldito vacó en su pecho sólo se calmaba cuando ella estaba cerca. Después de diez años volvía a sentir cómo se desvanecía.   ¿No es una inmejorable carta de presentación para  atrapar a cualquier lectora que se precie?  La  relación  de  George  y  Nat  me  ha  encantado.  Me  ha mantenido a la espera de la siguiente escena, del  siguiente  capítulo  esperando  en  cada  momento  no  tener  que  volver  a  coger  el  pañuelo  y  no  precisamente  por  ser  una  historia  amarga  sino  porque  eran  tantos  los  sentimientos  a  flor  de  piel  que  saltaban  de  las  páginas  que  no  podía  evitar  estremecerme de dolor por ellos.  Un  amor  tan  arraigado  y  tan  alejado  no  es  para  menos.  Creedme,  si  hay  algo  que  duele  es  amar  a  alguien y que éste no esté a tu lado. Es desgarrador. 

RománTica'S 66

Te cogen el corazón y lo aprietan en un puño hasta  que  éste  se  deshace  como  polvo.  Es  como  las  escenas  que  aparecen  en  la  serie  «Érase  una  vez»  donde  Regina  saca  el  corazón  de  su  víctima  y  lo  estruja  hasta  que  ésta  muere  y  el  corazón  desaparece  de  su  mano.  Te  falta  durante  mucho  tiempo  la  respiración  y  sientes  que  la  vida  se  te  escapa. Eso es lo que he sentido leyendo algunas de  las escenas de «Mi tierra eres tú».  No  puedo  llegar  a  imaginar  cómo  se  puede  sobre‐ vivir a algo así aunque al final logras seguir adelan‐ te  con  tu  vida.  Lo  mejor  en  estos  casos  que  nos  ocupa  es  que  más  tarde  o  más  temprano  llega  esa  segunda  oportunidad  que  muchos  no  hemos  tenido…  Y,  esa  segunda  oportunidad,  Bela  nos  la  ofrece  de  una forma cálida y con momentos inolvidables pese  a que la relación entre ambos protagonistas no va a  ser nada fácil por algo que sucedió y que ella ocultó.  Por alguien que aparece en la vida de George y que  remueve  los  cimientos  de  su  existencia  hasta  desubicarle por completo y hacerle perder el rumbo  que se había establecido.  Chicas,  he  disfrutado  de  lo  lindo  con  esta  novela,  con  la  relación  de  estos  dos  protagonistas  que  me  han  dicho  mucho  en  pocas  páginas.  Con  una  historia  de  amor  que  es  capaz  de  salvar  los  obstáculos  del  tiempo  y  de  la  distancia.  Con  unos  secundarios  que  me  han  llevado  a  desear  leer  sus  propias  historias,  con  amistades  a  prueba  de  bombas,  con  lealtades  siempre  presentes  y  con  un  personaje  que  me  ha  robado  el  corazón  pero  que  no  revelaré  de  quién  se  trata,  aunque,  si  habéis  leído la novela podréis dilucidar a quién me refiero.  Pero dejando a un lado, de momento, el análisis de  la  novela  en  sí  he  de  hacer  un  alto  en  el  camino  para  señalar  hacia  otro  personaje:  hacia  Luna,  la  madre  de  George.  Existen  en  el  tercer  cuarto  del  libro  una  serie  de  escenas  con  ella  como  co‐ protagonista  que  logró  arrancarme  de  cuajo  la  piel 


del cuerpo. Esos momentos a los que yo he llamado  «momentos  Luna»  hicieron  aflorar  en  mí  una  serie  de  sentimientos  totalmente  encontrados.  Al  principio rechazo, no os lo  voy a negar.  Veía a una  madre  desnaturalizada  que  había  antepuesto  su  vida a la de su hijo, que había logrado vivir a su aire  a expensas del abandono de un niño que aprendió a  valerse  por  sí  mismo  desde  muy  niño  pero  conforme  vas  conociendo  al  personaje,  vas  descubriendo a la mujer y eso no ha tenido precio.  Algunas escenas en las que se enfrenta con su hijo  son de lo mejor que he leído. 

Una historia conmovedora que irá in crescendo hasta terminar en un apoteósico final

También añadiré  que  me  he  encontrado  en  varias  ocasiones deseando poder leer varios libros a la vez  porque  hay  relaciones  que  comienzan  a  fraguarse  en este libro que te dejan ansiando saber más.  Si  no  sabéis  a  quiénes  me  refiero  os  lo  aclararé  ahora mismo. Me refiero a Candy y a Byron. No voy  a  especificaros  quiénes  son  ni  qué  papeles  juegan  en  la  vida  de  George  y  Natalia  pero  os  invito  a  descubrirlo. La última escena de la novela me dejó  con  ganas  de  estrangular  impunemente  a  Bela  por  dejarme  con  dos  palmos  de  narices  y  sin  saber  realmente qué leches ha ocurrido en cierta cabaña.  Si algo frenó mis ansias asesinas fue saber que esta  autora está actualmente inmersa en el desarrollo de  esta  historia.  De  no  haber  sido  así…  creo  que  me  hubiesen metido en prisión. No se le puede ofrecer  a un lector un trozo de tarta de su sabor favorito y  luego  cuando  va  a  coger  el  tenedor  para  comer  quitarle de un tirón el plato con tan sabroso manjar.  Debería estar penado por ley. ¿Verdad?  «Mi  tierra  eres  tú»  es  una  novela  de  segundas  oportunidades  que  no  decepciona,  más  bien  te  sorprende. Es altamente recomendable y la historia  te  mantiene  atrapada  mientras  la  lees  y  la  recuer‐ das  incluso  cuando  ya  has  empezado  otra  novela.  Sus diálogos y escenas te mantienen ensimismada y  hace  que  se  te  olvide  la  hora  que  es  porque  estás  disfrutando  como  una  enana  con  lo  que  su  autora  te  está  contando.  Transmite  a  veces  dolor,  a  veces  desesperación (no os perdáis la conversación entre  George  y  su  abuelo.  Página  196)  y  otras  veces  instintos  de  agarrar  la  vida  con  ambas  manos  a  la  par  que  esperas  que  ese  pequeño  hilo  de  felicidad  que sostienes entre los dedos no se te escape de las  manos.  Es  de  ésas  que  te  dejan  un  inmejorable  sabor de boca. Altamente recomendable.    Señoras… en España tenemos autoras que en nada  tienen  que  envidiar  a  las  americanas.  Disfrutad  de  ellas y de sus maravillosas historias.  Crítica: Loli Díaz 

67 RománTica'S


ARDAN, HIGHLANDER PROTECTOR

¿Quién no sueña alguna vez en la vida con ir a Escocia para encontrar un Highlander de dos metros de altura, cuerpo bien esculpido y una dominancia digna de ponernos de rodillas?

Exacto, nadie.  

¿Y quién  no  sueña  con  encontrarse  alguna  vez  con Ardan de las Highlands, para que nos quite la  ropa,  nos  tire  en  la  cama  y  nos  haga  perder  el  sentido? 

el odio y la venganza poseyeran por completo su  corazón,  olvidándose  de  sus  valores  y  de  lo  que  verdaderamente siente en su interior.  

¡Exacto! Nadie. Por ese único y solo motivo —que  es  completa  y  perfectamente  válido,  ¿verdad?—  hoy  va  a  subir  al  Olimpo  este  gran  Dios  que  nos  ha enamorado a muchas desde la página uno de  El libro de Ardan de Lena Valenti.   Después  de  seis  libros  de  la  Saga  Vanir,  llegó  el  turno  de  Ardan  y  su  valkyria  Bryn.  Puedo  decir  con  total  seguridad  que  es  uno  de  los  mejores  libros  de  la  saga,  además  de  una  de  las  parejas  más  emotivas  y  fuertes  de  toda  la  serie.  Ardan  siempre ha sido un hombre rudo, un Highlander,  un  einherjar  que  siempre  se  sale  con  la  suya  y  consigue lo que quiere. Ha conquistado tierras, y  las ha perdido también. Pero lo que más apreció  en  su  vida  y  que  luego  lo  hizo  volver  negro  su  corazón fue la valiente y dominante Bryn.   ¿Quién  iba  a  pensar  que  un  hombre  tan…  masculino, rudo e incluso salvaje pudiera ser tan  increíblemente  sexy,  romántico  y  protector?  A  todas  nosotras  nos  encantaría  poder  tener  aunque  sea  un  pedacito  de  ese  enorme  cuerpo  que  tiene.  ¡Con  eso  ya  seríamos  más  felices  que  unas pascuas!  Sin  embargo,  no  todo  es  de  color  de  rosa  en  la  vida de Ardan. La  traición de Bryn consiguió que 

RománTica'S 68

     

Muchos protagonistas  masculinos  en  la  novela  romántica la han, como diríamos hablando mal y  pronto, cagado multitud de veces por errores que  parecen  más  normales  y  diarios  de  lo  que  nos  imaginemos, pero nunca hemos visto que ningún  personaje  se  tire  medio  libro  haciéndole  la  vida  imposible a Bryn.  ¿Qué masoquistas somos, no? Pues sí… y no.   Porque  precisamente  por  esa  relación  tan  dañada,  tan  oscurecida,  Ardan  y  Bryn  cautivaron  nuestros  corazones.  Porque  contra  peor  sea  la  pelea, mejor será la reconciliación.  Ardan  no  es  un  personaje  que  solo  comete  errores,  sino  que  los  enmienda.  Es  un  hombre  que sabe reconocer cuándo se equivoca y lo que  tiene que hacer para solucionar las cosas. ¿Y qué  es eso si no un don celestial?  Por  eso  mismo,  y  porque  nos  sube  la  libido  a  todas, ¡bienvenido al Olimpo, señor Ardan!   Aunque esto ya más que el Olimpo se parece a un  harén con un montón de tíos (y tías) buenorros…  pero, ¿quién se queja? 

Exacto, NADIE Artículo: Yuliss M. Priego  


69 RománTica'S


ROMÁNTICA’S presenta «Una mágica visión»

 

de

KATE DANON

  El pasado mes de Marzo salió a la venta la primera novela de Katen  Danon «Una mágica visión».   Si  bien  esta  sea  la  primera  novela  de  Kate  Danon  que  se  lanza  al  mercado.  Ésta  no  es  una  autora  totalmente  desconocida  para  nosotros  y  es  que  tras  este  nombre  se  esconde  Victoria  Rodríguez,  autora  de  dos  novelas  fantásticas  también  publicadas  por  Kiwi.  Así  que  como  veis,  esta  autora  tiene  varias  facetas  interesantes  a  conocer.  «Una mágica visión» es una magnífica novela del oeste muy a tener  en  cuenta.  A  pesar  de  ser  la  primera  incursión  de  la  autora  en  el  género,  se  desenvuelve  con  una  facilidad  pasmosa  para  narrarnos  escenas,  situaciones  y  hechos  que  pueden  transmitirte  multitud  de  emociones.  Una  fluidez  narrativa  muy  propia  de  las  autoras  consagradas que consigue hacerte reír y llorar con poco segundos de  diferencia. 

Una mágica visión (Kate Danon) 1854, California. Shannon Blythe viaja desde Independence en la caravana de mujeres que la llevará a su nueva vida, donde espera encontrar un marido que la acepte tal y como es. Y es que Shannon es una mujer diferente, posee un don singular: es capaz de tener visiones y predecir el futuro, algo que nunca ha sido bien visto por aquellos que la han conocido, incluido su severo padre que la abandonó cuando era una niña.

La historia  de  amor  entre  sus  protagonistas,  Shannon  y  Darren,  comienza  de  manera  accidentada.  Pero  lo  que  en  un  principio  se  prevé  como  un  matrimonio  abocado  al  desastre  va  tomando  una  forma  totalmente  distinta  convirtiéndose  en  un  romance  delicioso  con  escenas  desternillantes,  otras  tiernas  y  e  incluso  emotivas.  Como contrapunto, la novela también tiene su parte dura y es que  igual que no hay luz sin sombras, no hay rosa sin espinas.  

Por desgracia, un desafortunado incidente provocará que acabe emparejada con el único hombre de Loan's Valley que se arrepiente de haber solicitado una esposa, Darren Davis. El vaquero es el padrino de una niña muy especial, Huyana, que posee el poder de comunicarse con los espíritus. Pero Huyana ha desaparecido, nadie sabe qué ha sido de la pequeña y Davis no tiene ni el ánimo ni el tiempo necesarios para atender a su recién llegada esposa.

Ojalá Kate  Danon  nos  siga  regalando  historias  igual  de  magníficas  que «Una mágica visión». En RománTica’S casi nos vemos obligados  a  recomendarla  fehacientemente,  ya  que  si  eres  amante  del  romance,  de  una  buena  historia  de  amor  con  la  que  puedas  revivir  otra época, es necesario que leas «Una mágica visión» SÍ o SÍ. 

A pesar de todo, Shannon luchará por su nuevo matrimonio, pero ¿logrará vencer la reticencia del vaquero y hacerse un hueco en su atormentado corazón?

Con esta historia sencilla pero a la vez conmovedora, Kate o Victoría  da un paso más en su carrera como autora. Pues si bien el oeste es  un  género  que  podría  decirse  da  poca  cabida  a  la  originalidad,  se  presta mucho a historias llenas de sentimiento y también de intriga.  Una atmósfera que la autora ha sabido aprovechar a la perfección. 

RománTica'S 70


Hoy os traigo una serie que ha conseguido, dentro de la romántica,  que  un  malo  malísimo  haya  robado  el  corazón  a  sus  lectores.  Una  serie  que  en  principio  fue  presentada  en  nuestro  país  como  una  trilogía  y  que  va  a  publicar,  en  Septiembre  de  este  mismo  año,  su  quinto volumen ya.  Su  creadora,  Darynda  Jones,  era  una  desconocida  por  estos  lares  pero consiguió, con el primer volumen de la Serie Charley Davidson,  un  Golden  Heart  y  un  RITA,  premios  muy  importantes  dentro  del  género romántico en EE.UU.  Y  aunque  debería  ser  imparcial,  a  la  hora  de  redactar  este  artículo,  no  puedo  evitar  deciros  que…  ¡¡¡SUS  LIBROS  SON  UNA  PASADA!!!  Ains…, ya me he desahogado, ahora viene la redactora profesional.  La  Serie  de  Charley  Davidson,  como  ya  os  he  indicado  más  arriba,  lleva por ahora cuatro volúmenes publicados y un quinto que verá la  luz después del verano en EE.UU. (nosotros tendremos que esperar  un poco más). 

[...]-«Prohibido el paso de gente muerta más allá de esta puerta» -leyó en voz alta desde el otro lado-. «Y sí, si de repente posees la capacidad de atravesar las paredes, estás muerto. No estás tumbado en alguna cuneta a punto de despertar. Acéptalo de una vez. Y mantente bien lejos de mi cuarto de baño.»[...]

Nos cuenta una historia divertida, irónica, fresca y vivaz, en la que a  través  de  misterios  que  debe  resolver  su  protagonista,  Charley,  detective  privado  con  clientes  vivos  o  muertos,  lleva  al  lector  a  través de distintas aventuras en las que el suspense viene de la mano  de demonios o hechos difíciles de explicar y más cuando se mete por  medio un malo malísimo que roba la respiración pero… creo que os  estoy haciendo un lío y no me estoy explicando cómo debería, por lo  que vamos al comienzo: sus Personajes.   

Mi nombre es Charley Davidson y, por lo que me han contado, los fallecidos me ven como una especie de faro en la oscuridad, como una entidad brillante que pueden divisar incluso desde otros continentes. Cuanto más cera están más chispeante me ven.

Mi trabajo: guiar a la gente hacia la luz.

71 RománTica'S


PERSONAJES PRINCIPALES [...]-No te pareces al ángel de la muerte. -No lo has conocido, ¿o sí? -Bueno, no, en realidad no respondió. -Tengo la túnica en la tintorería. El comentario le hizo soltar una risilla avergonzada. -¿Y la guadaña?[...] 

[...]-¿No se te ocurrió buscarlo en Google? -Bueno, a ti tampoco -se defendió Cookie cuando le pregunté por Reyes en el coche, de camino a Santa Fe-. Consulté las bases de datos oficiales y encontré el expediente policial y la información referente a su condena. Y visité la página de The News Journal para los artículos sobre el juicio. -¿Y no se te ocurrió buscarlo en Google? -A ti tampoco -repitió, consternada. No había dejado de teclear en su portátil. -¡Clubes de fans! -exclamé, algo más que ligeramente escandalizada-. Tiene clubes de fans. Y montañas de correspondencia.[...]  

                 

Charley Davidson: detective privado, hija/sobrina de polis, que resuel‐ ve  casos  con  cierta  ayuda  «no  terrenal»  y  que  en  sus  ratos  de  ocio  (cuando los tiene) detenta el puesto de ángel de la muerte.  Para que nos entendamos y no nos compliquemos, estilo a Melinda  Jones de la serie Entre Fantasmas o más de andar por casa, la serie  española El don de Alba.  Pero a diferencia de ellas, nuestra Charley es detective profesional y  sus historias poseen un matiz más, ¿cómo os lo explicaría?, pasional  y es que…  Un  toque  más  pasional  que  viene  impreso  de  Reyes Farrow,  Reyes,  Rey'aziel, el malo malísimo o el hijo de Satán, como gustéis llamarlo  (para mí es el sueño inalcanzable que  todas las mujeres u hombres  tenemos por las noches en las que ansiamos… ufffffffff… se me está  yendo la pinza, perdón).    El  caso  es  que  este  hombre  ha  conseguido  que  much@s  lectores  devoren  las  novelas  de  la  serie  Charley  Davidson  sólo  con  único  objetivo: saber más cosas de su protagonista masculino, de Él.    Si  me  perdonáis,  un  pequeño  inciso,  ya  que  Darynda  Jones  en  mi  opinión ha hecho y sigue haciendo algo muy bien, y es que desde el  primer  libro  de  esta  serie  fue  ofreciendo  a  los  lectores  pequeñas  píldoras  de  Reyes,  de  su  relación  con  Charley,  de  encuentros  imprevistos  o  algo  más  previstos,  aumentando  las  dosis  según  el  lector iba adentrándose en los libros de la serie, uno a uno, de forma  que ha enganchado con facilidad porque nadie puede negar que se  desea saber más cosas de él y por tanto se devoran sus libros.      [...]-Creo que he tenido un orgasmo.   Se me escapó la risa.   -Pero si solo lo has mirado.   -Lo sé, pero ¿tú has visto qué espaldas tienes ese hombre? -preguntó, y   volví a reírme entre dientes. -Sí, lo he visto. Tranquila, pronto volverás a sentirte las piernas. -Y esos brazos. Por el amor de Dios, ¡quién hubiera dicho que unos brazos pudieran ser tan sexies? -Le pasa a todo el mundo.   -Es que es tan...   -Lo sé.   -Y tan... -Eso también lo sé.[...]

 

Y después de este rollo que os he soltado… seguimos.   

Para comérselo, vamos

RománTica'S 72


Y, Garret… Much@s no dábamos un duro por él… perdón por la  expresión, creo que ahora se diría «no dar un euro» por él, pero  novela a novela se ha hecho un hueco en el corazón del lector hasta  conseguir que haya división de opiniones entre las fans de esta serie  porque… hay que reconocer que el detective Garret, quien nos  ofrece más de una sorpresa en cada novela, está cañón y aunque se  huele que bebe los vientos por Charley no sabemos muy bien si  acabará con ella o con la amiga/secretaria de la detective o con otro  personaje que acabe saliendo en la serie. A  estos  tres  personajes  que  para  mí  son  los  principales,  debemos  sumarles:   El  padre  de  Charley,  expoli,  dueño  de  un  bar  y  padre  preocupado  por  una  hija  que  siempre,  siempre  sale  de  los  accidentes  más  inverosímiles  con  mucha  rapidez  (más  de  uno  no lo habríamos contado ya).   El  tío  poli,  el  tío  Bob,  quien  «utiliza»  a  la  sobrina/detective/  ángel de la muerte, para resolver más de un caso.   Cookie,  secretaria/amiga/madre  coraje  que  se  hace  querer  y  que se le cae la baba cada vez que ve a Garret.   Owen Vaughn, un poli que odia a Charley pero que poco a poco  nos  va  descubriendo  que  pinta  allí,  con  cada  una  de  sus  apariciones en los libros, con esa cara de borde.   Y  un  sinfín  de  personajes  más,  como  los  fantasmas  que  necesitan ayuda, ya sea para resolver sus crímenes, como para  que  Charley  le  eche  una  mano  a  sus  familiares  o  simplemente  para  estar  sin  hacer  nada  en  una  esquina  de  su  habitación.  Os  juro  que  creo  que  el  fantasma  que  se  aloja  con  Charley,  en  su  mismo apartamento (ains… ahora mismo no me acuerdo de su  nombre. Ains… mi alzhéimer), tendrá mucho que decirnos el día  de mañana. 

[…]—Tampoco te amo. Reyes agachó la cabeza para observarme a través de sus abundantes pestañas oscuras. —¿Estás segura? Porque la emoción que desprende tu cuerpo cada vez que estoy cerca de ti no es indiferencia, de eso estoy seguro. —Eso no significa que sea amor. —Podría serlo, te lo prometo. Quítate el suéter y dame diez minutos. Verás como después te sientes enamorada sin la menor sombra de duda.[…]

En conclusión, la Serie de Charley Davidson nos ofrece:     

Misterios Acción. Se mete en cada una Charley…  Romance, ains.... ¡cómo me gusta esta parte!  Erotismo poco,  pero  os  juro  que  aunque  va  ganando  en  aparición, volumen a volumen, lo poco que hay es en ocasiones  lo justo y necesario para que rocemos el sabor de la miel.   Sorpresas, las hay, a montones pero... no os digo ni pío porque  si no os desvelaría mucha de la trama que aparece en la serie, y  eso que ya se me ha escapado muchoooooooooooo. 

La relación de estos dos protagonistas es de las que no se olvidan por mucho tiempo que pase entre un libro y otro

73 RománTica'S


Darinda Jones fue uno de los mejores debuts del 2012 en España

Y con esto creo que ya no os cuento nada más, por lo mismo que os  he  dicho,  ya  que  si  os  destripo  libro  a  libro  conseguiría  el  efecto  contrario  a  lo  que  estoy  buscando  con  este  artículo,  que  os  leáis  la  Serie de Charley Davidson, creada por Darynda Jones.    Sólo  os  enuncio  los  títulos  que  hay  publicados  por  ahora,  para  que  los tengáis controlados y salgáis corriendo a comprarlo, si todavía no  los habéis leído, y el título del quinto que está por llegar.    1. Primera Tumba a la Derecha 2. Segunda Tumba a la Izquierda 3. Tercera Tumba todo Recto 4. Cuarta Tumba bajo mis Pies 5. Fifth Grave Past the Light (fecha de salida en EE.UU 07/09/2013)    Ahhhhhhhhhhh… y sólo una cosa más:   

Si el infierno tiene una puerta de acceso como la que describe Darynda Jones ufffffffffff....

¡Para qué querer ir al cielo!

RománTica'S 74


Hace tan  solo  unos  días  que  se  ha  puesto  a  la  venta la novela ganadora del II PEJR. La ganadora,  este año, ya sabéis todos quién es: Anabel Botella  pero quizás no conozcáis tanto a sus personajes:  los  protagonistas de esta maravillosa historia que 

nos encandilaron  desde  el  mismo  momento  en  que la misma cayó en nuestras manos. Os los pre‐ sentamos.  Disfrutad  de  ellos,  de  sus  gustos,  de  sus  aficiones.  Conocedlos  en  profundidad  como  nosotras ya tuvimos el placer de hacer. 

PERFIL DE LA PROTAGONISTA Nombre: Emma Ojeda  Edad: 16   Horóscopo: Leo  Estudios: 1º de Bachiller  Ciudad: Madrid‐Caños del Agua  Familia: Comparte una hermana de tres años y medio con Niko. 

EL FÍSICO DE EMMA Ojos: Verdes           Color de pelo: Moreno  Piel: Pálida  Altura: 1.62 m.  Talla: 36 de pantalón  Características:  Delgada,  menuda  y  esbelta.  Labios  gruesos  y  rojos.  Le  gusta  vestir  con  ropa  cómoda  y  no  suele  seguir  los  dictámenes  de  la  moda. 

SU PERSONALIDAD Quiere ser criminóloga, y de un tiempo a esta parte comparte la afición  de  Niko  por  el  cine.  Es  algo  desconfiada,  valiente,  calculadora  y  tiene  sangre  fría.  Adora  a  su  hermana  Carlota  y  presume  de  ella.  Odia  que  Niko se meta con ella y no la llame por su nombre. 

SUS GUSTOS Color: Rojo  Comida: Cangrejos de río y tortilla de patatas  Película favorita: El señor de los anillos  Ciudad favorita: Madrid  Bebida: Té English Breakfast  Aficiones: Estar con su familia, leer y ver películas clásicas.  Serie de TV: Breaking Bad y CSI Las Vegas   Canción favorita: Lovesong   Lugar al que viajaría: A Nueva York.  Si pudiera pedir cualquier deseo: Que Niko se traslade a vivir a Madrid.  Miedos: Perder a Niko y a Carlota.  Lema: Todo el mundo miente. 

Kaya Scodelario sería la actriz idónea para interpretar a Emma Ojeda

75 RománTica'S


P                        

PERFIL DEL PROTAGONISTA Nombre: Niko Jones  Edad: 20  Horóscopo: Capricornio  Estudios: Segundo de medicina.  Ciudad: Caños del Agua  Familia: Comparte una hermana de tres años y medio con Emma. 

EL FÍSICO DE NIKO Ojos: Azul oscuro           Color de pelo: Moreno  Piel: Bronceada.  Altura: 1.84 m.  Talla: 42 de pantalón  Características:  Delgado  y  músculos  definidos.  Labios  gruesos  y  carnosos. Manos fuertes y dedos largos. 

SU PERSONALIDAD Es un amante del cine y siempre tiene una frase de película en la boca.  Es  simpático,  amable,  culto  y  ocurrente.  Parece  que  todo  se  lo  toma  a  broma,  salvo  la  medicina.  Sueña  con  ser  médico  desde  pequeño.  Tam‐ bién se toma muy en serio sus sentimientos hacia Emma. 

SUS GUSTOS Adam Gregory sería el actor que encarnaría a Niko Jones Artículo: Eva Rubio y Rocío Muñoz 

RománTica'S 76

Color: Azul  Deporte: Footing  Comida: Tortilla de patatas y las galletas de chocolate blanco que prepa‐ ra su madre.  Bebida: Café con leche  Película favorita: La princesa prometida y La fiera de mi niña  Ciudad favorita: Nueva York  Aficiones: Estar con su familia y ver películas clásicas.  Serie de TV: Doctor Who y Once Upon a time  Su coche: Renault 5.   Canción favorita: Lovesong   Lugar al que viajaría: A cualquier parte de Europa.  Si pudiera pedir cualquier deseo: Estar con Emma el resto de su vida.  Miedos: Perder a Emma y a Carlota.  Lema: Hakuna Matata. 


77 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 78


79 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 80


Las librerías deberían estar señalizadas  en los mapas como zonas peligrosas.  Marcadas como establecimientos poco  recomendables. Como anomalías    sospechosas en la geografía comercial.  Nadie sabe explicar a dónde conduce la    puerta de una librería.    Por eso los que entran tardan tanto en  salir. Se han perdido. A veces, para  siempre. Los libreros son gente  extraña.  ¡Abrir una librería! Piénsalo, hermano.  Mira a derecha e izquierda. Consulta el  reloj. El móvil. Lo  que sea. Mueve ese  culo. Disimula.  ¿Vas a entrar? No me jodas. ¿Vas a  entrar, de veras, en una librería?  Manuel Rivas 

Sebastián Nualart cometió un  Escocia, 1766.   grave error en su  Angus McTern, jefe de su  adolescencia, y a causa de  clan, y es respetado por los  ello su familia tuvo que  hombres y adorado por las  mudarse a Cádiz para que  mujeres. Hasta que aparece  empezase de cero. Fueron  Edilean Talbot. Edilean,  tiempos difíciles, pero  nacida en la opulencia,  después de recuperar el  representa todo lo que Angus  cariño de sus hermanos y  desprecia.  conocer a Cecilia,... 

  Xander Santiago lleva años  Después de haber pasado  ejerciendo a la perfección el  tanto tiempo encerrado en  papel de playboy millonario.  medio de la oscuridad y el  Jamás le dieron la  calor, Dax se pregunta cómo  oportunidad de contribuir en  habrá cambiado el mundo de  el imperio empresarial de la  la superficie. Pero lo que más  familia, y se convirtió en un  le preocupa son los cambios  maestro del sexo.   que puede haber sufrido él  mismo. Enterrado vivo  durante siglos... 

Grace Gauthier creía que  estaba a punto de lograr una  vida perfecta. Después de  conseguir trabajo como  institutriz, su empleador le  había propuesto matrimonio  y todo iba viento en popa.  Hasta que su futuro marido  aparece muerto y la policía  sospecha...  

81 RománTica'S


Vamos a ver, ¿qué hay de  Un rumor recorre el reino del  malo en ser demasiado  Verdugo. Una joven de  servicial? ¿Y en estar siempre  singular belleza camina  dispuesta a echar una  desnuda entre los robles del  manita? ¿Acaso no es bonito  Bosque Prohibido. Una  tener siempre en la punta de  salvaje dríade que atrapa en  la lengua un “Tranquila, que  sus redes de placer a los  eso ya lo hago yo”? Pues eso,  incautos que osan adentrarse  que te puedes encontrar por  en la mágica floresta…  el camino con…           

Luba, la sensual bailarina a la  que conocimos en Ochenta  melodías de pasión en azul,  es la protagonista de esta  nueva entrega, donde  descubrimos su infancia en  Ucrania, su pasión por la  danza y su despertar a la  sexualidad, así como los  avatares del destino que... 

RománTica'S 82

Gabe, Jace y Ash son tres de  los hombres más ricos y  poderosos del país. Están  acostumbrados a conseguir  todo lo que desean.  Absolutamente todo. En el  caso de Gabe se traduce en  hacer realidad una fantasía  concreta con una mujer que  era fruta prohibida para él...   

«Sexo, lujuria, depravación.  ¡Ay, las retorcidas pasiones  del mundo crepuscular de la  literatura lésbica!»  Chicago Free Press  Un clásico de la novela  romántica de la década de  1950 por la reina de la  literatura popular lésbica. 

¿Será la atracción que de  forma inesperada empieza a  surgir entre ellos, una salvaje  pasión que late en sus  corazones, la encargada de  conseguirlo? ¿Lograrán  recorrer la distancia y cumplir  todas las promesas que se  han hecho?   Sigue el camino hacia lo más  profundo de sus almas. 


La centinela DarkRiver Mercy  El capitán Julian Ashford, un  Diez días antes de la boda,  Smith es la hembra  oficial británico en el frente  Polly pierde su anillo de  dominante más peligrosa de  occidental, es abordado en la  compromiso. Todo se tuerce  su camada de leopardos. Su  plaza mayor por Kate, una  en un hotel lujoso de Londres  papel en el grupo y su propia  joven y encantadora  en el que ella y sus amigas  naturaleza la han convertido  americana. Aunque es la  están celebrando su  en un ser muy exigente, y  primera vez que Julian la ve,  despedida de soltera por  aunque lleva tiempo  Kate le descubre que dispone  todo lo alto. Todas quieren  sufriendo por la falta del  de información confidencial  probarse ese anillo tan  contacto físico que necesita,  sobre su próxima misión.  valioso, y entre risas y  ninguno de los machos de su  2007‐1947  champán…  raza la satisfacen.         

Era un día muy caluroso y a  ¿En quién podemos confiar  Tres amigas se encuentran  Venus Collingswood le  cuando todo parece  durante el verano a orillas del  apetecía darse un baño en el  derrumbarse a nuestro  lago Dragonfly, en Nueva  Inglaterra. Cada una acude  alrededor? ¿Es posible volver  estanque. pero no quería que  se le mojara el vestido. Total,  a amar cuando tu primer  por un motivo y busca algo  ninguno de los habitantes del  gran amor te traiciona de  distinto.   Cada una intentará durante  manera inesperada? Corre el  pequeño Little Huffington iba  a pasar por ahí. Además, ese  año 1754 y Brice Kinross,  este verano descubrir  era el entorno perfecto  hundido tras la traición de su  realmente quiénes son.  donde pergeñar un plan.   hermano y de su prometida...   

83 RománTica'S


La belleza de Summer  Caillen Dagan ha aprendido a  Weston es conocida entre  vivir en el Universo Ichidian  todos los solteros del  casi como un espectro.  condado de Texas, incluido  Cuando lo detienen y están a  Lance Calder, un mestizo  punto de ejecutarlo, su ADN  orgulloso y apasionado al que  revela su verdadero origen.  ninguna dama le daría ni los  Entonces se ve obligado a  buenos días.Sin embargo,  adentrarse en un mundo aún  Summer lo necesita, pues él  más peligroso y despiadado  es la única esperanza que le  que el de las sangrientas  queda de rescatar a su  calles en las que se crió.   hermana…     

Desde su primer encuentro  Julia supo que Aidan Carr, el  correctísimo duque de  Trathen, tenía algo de diablo,  un demonio que anhelaba,  en secreto, lo que no podía  tener y que albergaba un  intenso deseo por ella.Así  que cuando se vio atrapada  en una situación  comprometida... 

RománTica'S 84

Ewan, el mayor de los  hermanos McCabe, lleva  ocho años tratando de  vengarse de los Cameron y  de poner a salvo a su clan.  Para él, los asuntos del  corazón no son en absoluto  una prioridad… hasta que  conoce a Mairin, una belleza  de ojos azules que trastoca  su duro mundo de lucha.   

El oscuro y exquisito placer  de la posesión...   Sexy, adictiva y seductora, la  tercera entrega de la serie  Crossfire consolida su gran  éxito internacional y se  devora con avidez. Con más  de tres millones de lectores,  Sylvia Day es una de las  autoras más leídas del  momento. 

Los caminos de Isabel Vargas‐ Howard y Juan Ulloa se  cruzan un frío día de octubre  de 1723 en Westminster,  durante la coronación de  Jorge II. Ella forma parte del  cortejo del rey y él acaba de  desembarcar en Londres. Su  encuentro viene marcado por  un trágico suceso que… 


Dicen que el poder absoluto  lo corrompe… absolutamente  todo, pero resulta que  incluso una pizquita de magia  puede arrastrarte hasta el  lado oscuro. Esa es la razón  por la que Lily tiene que  aprender a controlar sus  recién descubiertas  habilidades, y tiene que  hacerlo rápidamente.       

La pasión sigue latiendo  entre Lucy y Jude que  retoman su historia más  enamorados que nunca. La  química explosiva que hay  entre los dos hace que vivan  una mágica historia de amor  pero muy complicada a su  vez por el fuerte carácter de  Jude.   

Lana ha vivido toda la vida a  El peligro aumenta para los  la sombra de su prima  Cazadores de Sombras ahora  Ashton, quien saca las  que esta trilogía, besteller del  mejores notas, tiene  New York Times, llega a su  montones de amigos y  fin. Si la única manera de  físicamente parece una  salvar el mundo fuera  modelo. Y lo que Lana más ha  destruyendo a quien más  envidiado: el amor de  amás, ¿lo harías? El tiempo  Sawyer, de quien ella ha  corre. Debes elegir. Pasión.  estado secretamente  Poder. Secretos. Magia.  enamorada 

ACID, la fuerza policial más  poderosa y corrupta del  planeta, ha aislado Gran  Bretaña del resto del mundo.  Todo está controlado por las  agentes del régimen que  encierran a los disidentes en  prisiones de alta seguridad.  Allí se encuentra Jenna, una  adolescente de 17 años…   

Los padres de Kylie se van a  divorciar, su novio la ha  dejado y su abuela ha  muerto. Por si eso fuera  poco, cuando su madre la  pilla en una fiesta donde la  policía encuentra drogas,  decide enviarla al  campamento Shadow Falls.  

85 RománTica'S


JR

ERÓTICA

JR

  ACTUALES  

RománTica'S 86


87 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 88


89 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

La siguiente conexión entre libro y canción, o mejor dicho trilogía y  canción, me vino a la mente tras ver el tráiler de la segunda película,  En  llamas.  Ya  sabéis  de  qué  libros  hablo,  ¿verdad?  Los  Juegos  del  Hambre.  Es  ciertamente  una  trilogía  que  no  deja  indiferente  a  nadie,  ya  sea  por  la  temática,  los  personajes,  el  argumento  y  las  sorpresas.  Aunque  entra  en  la  categoría  de  juvenil‐adulto,  en  mi  opinión  lo  mejor es leerlo «con edad», a mí muchas veces me pasa que releo y  me da por interpretar mejor cuando va pasando el tiempo.  En fin, hay unas frases de la canción, Revolución de Amaral que creo  que dan en el clavo con sentimientos y escenas de los libros. Como  este párrafo: 

Por la noches de vacío cuando te ibas a dormir, esperando que la suerte volviera a sonreír, con los ojos abiertos esperando un milagro. Noches de  vacío,  de  intentar  mejorar  la  situación  pero  sentirte  siempre entre las cuerdas. ¿No es así como se siente Katniss? Y, por  azares  del  destino,  surge  una  oportunidad,  algo  peligroso,  pero  teniendo  algo  por  lo  que  luchar  el  miedo  es  la  menor  de  sus  preocupaciones. Hay que salir adelante. 

Siento que llegó nuestra hora, ésta es nuestra revolución. La entereza de Katniss es envidiable. Todo se descoloca y su vida da  un  giro  de  360  grados.  No  todo  el  mundo  reaccionaría  igual,  pero  nuestra  protagonista  analiza  fríamente  y  actúa  según  le  dicta  el  corazón.  Sin  embargo,  hay  algo  contra  lo  que  es  difícil  luchar:  los  sentimientos. 

Porque creo que éste es el momento de olvidar lo que nos separó y pensar en lo que nos une. ¿Y qué  si  hay  obstáculos?  ¿Y  qué  si  es  difícil?  La  palabra  clave  es  creer.  Katniss  entabla  una  amistad  con  Gale  pero  es  Peeta  quien  recorre con ella una experiencia inolvidable. ¿Vale más la seguridad  o demostrar lo que sientes? El viaje de Katniss es duro, dramático, y  cambia su vida y la de las personas a su alrededor. Pero, al final, son  las  decisiones  que  toma  las  que  determinarán  lo  que  vivirá  y  cómo  seguirá adelante.   

LOS JUEGOS DEL  HAMBRE  Suzanne Collins  GANAR SIGNIFICA FAMA Y RIQUEZA. PERDER SIGNIFICA UNA MUERTE SEGURA. En  una  oscura  versión  del  fu‐ turo  próximo,  doce  chicos  y  doce  chicas  se  ven  obligados  a  participar  en  un  reality  show  llamado  «Los  juegos  del  ham‐ bre». Solo hay una regla: ma‐tar  o morir.  Cuando  Katniss  Everdeen,  una  joven  de  dieciséis  años  se  pre‐ senta  voluntaria para ocupar  el  lugar de su hermana en los jue‐ gos, lo entiende como una con‐ dena  a  muerte.  Sin  embargo  Katniss ya ha visto la muerte de  cerca  y  la  supervivencia  forma  parte de su naturaleza. 

¡Que empiecen los septuagésimo cuartos juegos del hambre! Pero tras ellos Katniss descubre  que la pesadilla no ha termina‐ do,  el  Capitolio  quiere  vengan‐ za.  Contra  todo  pronóstico,  Katniss  y  Peeta  siguen  vivos.  Ella  debería  sentirse  aliviada  pero se rumorea que existe una  rebelión contra El Capitolio, una  rebelión que puede que ambos  hayan ayudado a inspirar. 

Artículo: Tamara Arteaga

RománTica'S 90


TITULO ORIGINAL The Rebound AÑO 2009 DURACIÓN 97 min. PAÍS EE.UU. DIRECTOR Bart Freundlich GUIÓN Bart Freundlich MÚSICA Clint Mansell FOTOGRAFÍA Jonathan Freeman

         

REPARTO Catherine Zeta-Jones, Justin Bartha, John Schneider, Lynn Whitfield, Jake Cherry, Samantha Ivers, Kelly Gould PRODUCTORA The Weinstein Company / The Film Department GÉNERO Comedia Romántica

        

Una mujer hecha y derecha se embarca en una relación con un chico más joven que hace las veces de canguro de sus hijos. Si hace algunas décadas este tipo de relaciones eran criticadas de lo lindo, ahora y gracias a la que mantuvieron Demi Moore y Ashton Kutcher, el enamoramiento entre una mujer de más de cuarenta y un chico mucho más joven es algo casi estándar. Cuando  Sandy  (Catherine  Zeta‐Jones),  una  atractiva  madre  de  40  años,  descubre  que  su  marido  la  engaña,  su  mundo  perfecto  de  «mantequilla» se viene abajo. Sin pensárselo dos  veces, se traslada a Nueva York con sus dos hijos  con el propósito de rehacer su vida. Allí, conoce a  Aram  (Justin  Bartha),  un  encantador  licenciado  universitario  de  24  años  que  trabaja  en  la  cafetería  bajo  el  apartamento  que  ella  alquila.  Cuando Sandy encuentra trabajo, le pide a Aram

          que  haga  de  canguro  de  sus  hijos.  La  carrera  de  Sandy  empieza  a  despegar  y  Aram  se  va  convirtiendo  en  una  parte  cada  vez  más  importante  de  su  vida.  Es  un  chico  divertido  y  cariñoso  y  a  sus  hijos  les  encanta.  Poco  a  poco,  este  grupo  va  tomando  forma  de  improvisada  familia  y  aunque  hay  una  larga  lista  de  razones  por  las  que  no  deberían  estar  juntos,  el  amor  llega  sin  avisar  dos  veces.  Sandy  y  Aram  tienen  que  hacer  frente  al  escepticismo  de  familiares  y  amigos  en  lo  referente  a  su  nueva  relación  y  ambos  tendrán  que  decidir  si  lo  que  tienen  es  algo  simplemente  divertido  con  las  horas  contadas  o  puede  tratarse  de  algo  realmente  duradero...  Cuando  decidimos  ir  al  cine  a  disfrutar  de  una  comedia  romántica,  lo  queramos  o  no,  suele  hacer  acto  de  presencia  en  nuestra  mente  una 

91 RománTica'S


serie de premisas adheridas casi por naturaleza a  este  género  cinematográfico  de  las  que  no  podemos zafarnos. Sentencias del estilo:    1.‐  Lo  que  vamos  a  ver  es  SOLO  una  comedia  romántica. Esto significa que el final es sabido de  antemano, como mínimo.   2.‐ TAMPOCO veremos una obra maestra ni algo  que  se  le  parezca  así  que  vamos  a  relajarnos  simplemente  y  a  disfrutar  de  una  hora  y  media  enchufados a la pantalla.     Desde  luego,  eso  de  «disfrutar»  viendo  una  comedia romántica también encierra una serie de  premisas  mínimas  que  varían  según  la  exigencia  de  cada  espectador.  He  de  reconocer  que  en  algunas ocasiones mi tolerancia a este género ha  sido bajísima y aunque lo digo sin pudor, a veces  no puedo menos que ruborizarme ante tan poca  demanda por mi parte.    Cuando  decidí  ver  «Mi  segunda  vez»  pensé  que  mi  tolerancia  brillaba  por  su  ausencia.  Sincera‐ mente Catherine Zeta‐Jones no es la típica actriz  que  despierte  mis  simpatías  en  un  papel  prota‐ gonista de comedia romanticona. Demasiado fría  para estos menesteres. Tampoco es que el actor  Justin Bartha me encante. Con lo cual  y para ser  totalmente sincera, no esperaba demasiado de la  película, y mucho menos después de haber visto  su  cartel.  Zeta‐Jones  se  me  antoja  una  mujer  ‘marimandona’  y  el  pobre  Bartha  un  conejillo  asustado ante semejante fémina. Aparentan poco  equilibrio en esa relación, ¿no creen? Y todo esto  por el simple vistazo a una imagen…    Y  sin  embargo,  aunque  es  solo  una  comedia  romántica, el film encierra alguna que otra cosita  que me sorprendió por novedosa al no responder  al  prototipo  del  género.  Se  trata  de  una  película  bien llevada, con una segunda mitad más cercana  a  la  tristeza  que  a  la  alegría  y  aunque  le  faltan  puntos,  (Zeta‐Jones se olvida a veces de la natu‐ ralidad  y  cae  en  las  garras  de  la  sobreactuación)  creo que merece la pena verla y disfrutarla.     En  cuanto  a  los  secundarios,  es  destacable  el  papel  de  John  Schneider,  absolutamente  repug‐ nante.  Los  pequeños  monstruitos  de  la  Jones  divierten y dan en la tecla con sus actuaciones.   Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 92

 


«Damiselas peculiares y excéntricas»

Caballeros hoscos con un  pasado oculto, damiselas  peculiares y un tanto  excéntricas, tramas de corte  histórico, la mayoría de ellas  ambientadas en la Regencia  Inglesa, en las que la intriga e  incluso el suspense adquieren  una gran relevancia… A  grandes rasgos, estas son las  características fundamentales  que nos podemos encontrar  en las novelas de Amanda  Quick. En esta ocasión, ha  tocado relectura de Rendición, Las trampas del amor y La imprudente, una pequeña  muestra de los títulos que  forman parte de su extensa  obra. No es ningún secreto  que adoro la novela romántica  histórica, así que a estas  alturas ya podréis suponer  que los he devorado en tres  jornadas, a día por ejemplar. Y  es que me pierden esas  protagonistas atípicas a su  tiempo, con un marcado  carácter y una valentía tal que  chocan frontalmente con las  también marcadas  personalidades de sus  antagonistas masculinos.   

  Amanda Quick es uno de los  nombres en clave tras el que  se oculta Jayne Ann Castle  Krentz (o J.A.C.K., abreviatura  usada por sus más fervientes  seguidores). A lo largo de los  años esta autora ha utilizado  varios pseudónimos, pero en  la actualidad son solo tres los  que se mantienen vigentes y  diferencian los subgéneros  que escribe: Jayne Ann Krentz  para las novelas  contemporáneas, Amanda  Quick para las históricas y  Jayne Castle para las  futuristas/paranormales,  todas ellas dotadas con una  gran carga de suspense.  Aparte de escritora, es editora  y colaboradora de una  colección de ensayos: 

Dangerous Men and Adventurous Women: Romance Writers on the Appeal of the Romance, publicado por la Universidad  de Pennsylvania.  Su compromiso con el género  romántico ha sido muy grande  desde el principio de su  carrera, allá por los años 70,  cuando dejó de lado su    

profesión de bibliotecaria  para sumergirse de lleno en la  escritura. No solo forma parte  del equipo asesor del  programa para escritores de la  Universidad de Washington;  además, cada año, en la  convención anual de Romance  Writers of America participa  en un taller de un día de  duración especial para  bibliotecarios, en el que habla  sobre la importancia de este  género. Según palabras  textuales, «el género  romántico es el único género  en el que se garantiza a los  lectores que la heroína tendrá  un lugar relevante en el  corazón de la historia. Estos  son los libros que elogian las  virtudes y los valores heroicos  de las mujeres, tales como el  coraje, el honor, la  determinación y la fe en el  poder curativo del amor».  Esta autora ha publicado la  impresionante cifra de más de  140 libros, y sus novelas han  sido best sellers en multitud de  ocasiones, según la  prestigiosa lista del ‘New York  Times’. 

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

     

93 RománTica'S


Como Amanda Quick, tiene  29 títulos a sus espaldas;  como Jayne Ann Krentz, la  cifra suma más de 50; como  Jayne Castle, más de 30; y no  cuento los libros publicados  bajo otros pseudónimos… Sin  embargo, a partir del 2010 no  se ha traducido nada al  español, a excepción de dos  novelas independientes,  Harlequines para más señas,  escritas hace ya bastantes  años. ¿Qué está pasando?  ¿Qué ocurre con la serie  Sociedad Arcana que aglutina  títulos con sus tres nombres  vigentes, entremezclando  diferentes subgéneros? A  fecha de hoy, esta serie  consta de doce libros, aunque  en español solo podemos  encontrar el primero, el  segundo, el cuarto y el sexto.  Para más escarnio, ni siquiera  se ha seguido un orden  correlativo. Pensaba haber  centrado este artículo    

en su faceta como escritora  de novela histórica, pero  llegados a este punto debo  clamar al cielo por la desidia  en general que se manifiesta  últimamente respecto a la  publicación de autoras  consagradas, y en cuanto a  subgéneros que han tenido y  siguen teniendo multitud de  seguidores. Y no quiero hacer  hincapié en la falta de respeto  hacia sus lectores…    Artículo: Chus  Nevado   

El VIII libro de «La sociedad arcana» vio la luz en EE.UU. ¡en abril de 2010!

RománTica'S 94

Nuevas historias se han publicado y aquí no han llegado


El libro: El gran Gatsby de Francis Scott Fitszgerald A nadie puede extrañarle que esta vez, de camino  hacia mi personal cápsula temporal que encierra  los  libros  de  mi  juventud,  y  resbuscando  en  ella  haya  dado  expresamente  con  este  libro,  con  «El  gran  Gatsby».  Y,  es  que…  sabía  que  lo  tenía  encerrado en algún lugar  de ésta. Guardado que  no olvidado y recuperado tras más de veinte años  oculto en ella y de haberlo leído por última vez.  Haciendo  recuento,  barajando  opciones  y,  coincidiendo  con  la  puesta  de  largo  y  el  estreno  hace unos días en cines de esta obra nuevamente  llevada a la gran pantalla he creído que podía ser  una muy buena opción para recordar los orígenes  tanto  de  su  creador  como  de  una  obra  que  ha  sido fuente de inspiración para muchas otras.  Pero comencemos por el principio, veamos quién  se  esconde  tras  ese  nombre  que  comparte  con  uno  de  los  presidentes  americanos  más  emblemáticos de todos los tiempos. Conozcamos,  antes  de  meternos  en  materia  con  la  novela  en  cuestión,  a  su  creador.  Conozcamos  a  Francis  Scott Fitzgerald.  Francis  Scott  Key  Fitzgerald  nació  en  Saint  Paul,  Minnesota,  el  24  de  Septiembre  de  1896 y falleció en Hollywood, California,  un 21 de diciembre de 1940 cuando la  II  Guerra  Mundial  estaba  ya  en  sus  inicios. La obra de Scott Fitzgerald es un  fiel  reflejo  de  los  problemas  de  la  época  que  siguieron  a  otra  guerra,  la  conocida  en  aquel  entonces  como  Gran  Guerra  y  que  hoy  ya  sabemos  que  no  fue  sino  una  avanzadilla  para  otra  que  hizo  temblar  los  cimientos  de  toda  la  civilización mundial.  Como  iba  diciendo,  en  sus  novelas  se  puede  apreciar el descontento que sufría la juventud de  la  época  y  el  hastío  por  una  vida  llena  de  privilegios  pero  que  cada  vez  se  volvía  más  disipada.  Son  los  locos  años  ’20.  La  revolución  femenina  en  sus  mismos  orígenes,  el  cambio  de 

mentalidad que comienza a instaurarse en países  más  modernos  como  el  suyo  y  que  poco  a  poco  iría  ampliando  horizontes  al  instaurarse  estas  tendencias  en  Europa.  La  I  Guerra  Mundial  trajo  consigo  el  que  las  mujeres  dejasen  a  un  lado  la  casa  y  el  hogar  y  experimentasen  el  poder  que  podían  llegar  a  detentar  tras  haberse  visto  desprovistas  en  muchos  casos  de  una  presencia  masculina hasta ese momento «protectora».  Nace  el  Jazz,  es  la  época  de  la  prohibición,  de  la  Ley  Seca  de  los  años  ’20  y,  entre  este  cambio  generacional  surgen  obras  de  un  gran  calibre  como  las  que  nos  ocupa  de  este  gran  autor  americano que, en su día, apenas si vendió unos  miles  de  ejemplares  pero  que  hoy,  sin  lugar  a  dudas, sabemos que marcó tendencias. Una obra  que quien la lee no le deja indiferente por todo lo  que en sus páginas encierra.  Seguid  conmigo  el  bagaje  de  un  personaje  tan  enigmático  como  carismático.  Adentraos  breve‐ mente  en  el  mundo  del  fascinante  decorado  de  las  ciudades  estadounidenses  de  estos  años.  Viajad  a  través  de  sus  páginas  gracias  a  un  narrador de excepción y conozcamos a través de  él, de Nick Carroway, a otro: Gatsby.   El gran Gatsby vio por primera vez la luz en el año  1925  y,  como  ya  comentaba,  apenas  unos  miles  de  ejemplares  fueron  vendidos,  en  concreto,  unos  24000.  Durante  la  Gran  Depresión  y  la  II  Guerra  Mundial  cayó  en  el  olvido  y  nuevamente  volvió a ver la luz muchos años después de que su  autor falleciese. Yo tuve la suerte de leerlo en el  instituto y conocer una historia de amor que fue  capaz  de  perdurar  a  lo  largo  de  los  años  en  el  corazón  de  un  joven  soldado  que  jamás  pudo  olvidar a su Daisy.  Lo primero que me llamó la atención cuando cogí  por primera vez este libro, recomendación de una  de mis profesoras, fue la extraordinaria brillantez  con la que estaba escrito. 

95 RománTica'S


Para una  chica  de  segundo  de  B.U.P.  el  enfrentarse a un texto de esta índole no fue tarea  fácil.  Mis  recursos  no  son  ni  mucho  menos  los  que  tengo  ahora  pero…  si  en  su  momento  la  disfruté…  ni  os  cuento  lo  que  ha  llegado  a  ser  para mí releerla tantos años después.  […]Si la personalidad es una serie ininterrumpida de gestos logrados, entonces había en Gatsby algo magnífico, una exacerbada sensibilidad para las promesas de la vida, como si estuviera conectado a una de esas máquinas complejísimas que registran terremotos a quince mil kilómetros de distancia. Tal sensibilidad no tiene nada que ver con esa sensiblería fofa a la que dignificamos con el nombre de «temperamento creativo»: era un don extraordinario para la esperanza, una disponibilidad romántica como nunca he conocido en nadie y como probablemente no volveré a encontrar. No: Gatsby, al final, resultó ser como es debido. Fue lo que lo devoraba, el polvo viciado que dejaban sus sueños, lo que por un tiempo acabó con mi interés por los pesares inútiles y los entusiasmos insignificantes de los seres humanos. […]  Como decía lo primero que me llamó la atención  fue  la  brillantez  del  escrito.  La  forma  en  la  que  Scott  Fiztgerald  relata  la  vida  de  un  joven  que  aparece  casi  por  ensalmo,  rodeado  de  opulencia  y prácticamente de la nada.  ¿Quién  es  Gatsby?  Muchos  se  lo  preguntan  en  secreto pero pocos son capaces de hacerlo en voz  alta.  La  especulación  que  origina  su  nombre  te  hace  sumergirte  en  sus  páginas  y  no  levantar  el  trasero  del  sillón  en  el  que  te  has  sentado  hasta  averiguarlo.  Tras el nombre de Jay Gatsby se encierra todo el  misterio que puedas llegar a imaginarte. No sabes  quién es. De dónde ha salido. Compartes junto a  la  narración  de  Nick  cada  uno  de  los  momentos  del  tiempo  que  pasaron  juntos  e  intentas  desentrañar la maraña de incógnitas que tienes la  necesidad de saber.  Poco a poco vas descubriendo que tras la fachada  de gran hombre se esconde un  tímido chico  que  una  vez  quedó  deslumbrado  por  la  sonrisa  de  Daisy  y,  que  tras  haber  mantenido  su  recuerdo  durante  años,  ahora  está  dispuesto  a  reconquis‐ tarla. Pero nada es fácil. Daisy está casada y cada  uno de los movimientos que va realizando Gatsby  con Carroway como espectador están estudiados,  obedecen un plan previamente trazado. 

RománTica'S 96

La relación entre los personajes daría para llenar  folios  y  folios.  Podría  estar  desgranando  y  diser‐ tando  a  cerca  de  Daisy,  Buchanan  y  Carroway  durante  horas  pero  es  Gatsby  quien  se  llevaría  todos mis elogios. Este personaje que salió de la  pluma  de  Scott  Fizgerald  daría  para  hacer  una  revista entera, para sentarse a charlar con amigos  que disfrutan de la literatura y acabar cerrando el  café en el que te sentaras a conversar de él.  Gatsby  es…  ¿cómo  lo  diría?  Viene  a  ser  como  Charley  Davidson  para  los  muertos.  Una  luz  bri‐ llante en medio de cualquier oscuridad. La vitali‐ dad que genera a su alrededor es deslumbrante y  desde el mismo instante en el que le percibes ca‐ es rendida ante su encanto.  El  propio  Fitzgerald  escribió  desde  Europa  a  su  editor  para  decirle  lo  siguiente:  «He  escrito  la  mejor novela de los Estados Unidos de América». He decir una cosa: No puedo estar más de acuer‐ do con él.   Esta novela ha sido llevada al cine en más de una  ocasión.  Yo  he  visto  la  versión  de  1974  unas  cuantas  veces  donde  Robert  Redford  interpreta‐ ba  a  Gatsby  pero  he  de  admitir  que  el  pasado  viernes, tras ver la puesta en escena y la interpre‐ tación  de  Leonardo  Dicaprio,  actor  que  no  es  santo de mi devoción, he de admitir que no solo  borda el papel sino que le confiere esa pátina de  lustre que sabes que tiene cuando lees el libro y  del que él dota al personaje que interpreta.  Señoras, si no han tenido el placer de leer la no‐ vela,  no  se  la  pierdan  y  si  ya  la  descubrieron  deléitense  con  una  soberana  interpretación  del  hombre literario con el que disfrutaron. La escena  en  la  que  Leo  interpreta  a  un  Gatsby  que  pierde  los estribos es sobrecogedora. Me dejó muda.  Ahora  podéis  adquirir  un  ejemplar  a  bastante  buen  precio  en  la  colección  Compactos  de  Anagrama, unos 8€.   Artículo: Loli Díaz   


La Película: Cuando ruge la marabunta TÍTULO ORIGINAL The Naked Jungle AÑO 1954

 

DURACIÓN 95 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Byron Haskin GUIÓN Philip Yordan y Ranald MacDougall MÚSICA Daniele Amfitheatrof FOTOGRAFÍA Ernest Laszlo REPARTO Charlton Heston, Eleanor Parker, William Conrad, Abraham Sofaer, Norma Calderon, John Dierkes, Douglas Fowley PRODUCTORA Paramount GÉNERO Comedia romántica - Musical

Una mujer hecha a su medida

Hoy os  traigo  una  película  un  tanto  singular  de  los  años  ’50  con  otros  dos  grandes  de  entre  los  grandes  actores  de  todos  los  tiempos.  Ellos  son  Charlton  Heston  y  Eleanor  Parker,  dos  actores  que  aterrizan  por  primera  vez  en  este  humilde  artículo.  La  belleza  de  Eleanor  es  incomparable  y  la  dulzura de sus rasgos la hacen cuadrar un papel  que parece haberse escrito exclusivamente para  ella.  En el caso de Heston… decir que este hombre ha  encarnado  papeles  de  lo  más  jugosos y  apetito‐ sos que le puedan ofrecer a un actor es quedarse  muy  cortos.  Le  hemos  visto  en  papeles  que  en‐ cumbrarían a cualquiera a la fama: Moisés, Ben‐ Hur, Miguel Ángel… Y tantos y tantos otros.  «Cuando ruge la marabunta» es una de las pelí‐ culas más impactantes de todas las que recuerdo  haber  visto  en  mi  niñez  junto  con  mi  padre.  Recuerdo  escenas  que  hoy  día,  con  el  paso  del  tiempo  entiendo  a  la  perfección  pero  que,  cuando  no  levantaba  dos  palmos  del  suelo  no  llegaba  a  comprender  el  doble  sentido  que  te‐ nían.  Desde  luego,  pasados  los  años,  te  das  cuenta que los guionistas fueron de lo más suti‐ les  para  exponer  lo  que  ambos  se  deciden  a  contar sin incurrir en vulgaridades.  Sin  lugar  a  dudas  la  película  tiene  un  trasfondo  que causa verdadero terror pero, dejando eso a 

un lado,  te  das  cuenta  que  es  una  historia  de  amor  maravillosa  que  bien  podría  haber  salido  de la pluma de una de nuestras autoras en lugar  de la de un hombre, Carl Stephenson. Una obra  llevada  a  la  gran  pantalla  por  unos  actores  que  echaron  los  restos  y  una  escenografía  de  impresión  pues  los  exteriores  escogidos  son  fabulosos si bien se rodaron muy lejos del lugar  que representan.  Pero  volvamos  a  la  relación  de  ellos  dos.    Una  relación que no es para nada fácil desde el mis‐ mo instante en que comienza. Ellos se han casa‐ do por poderes y no se conocen de nada pero la  primera vez que él la ve queda impactado por su  belleza  y  su  porte.  Él  mismo  explica  de  forma  sencilla este hecho: 

―Nuestro contrato, matrimonio por poderes, es un medio normal de conseguir esposa en la selva. Pero usted… no es una mujer corriente.   Christopher, que así se llama nuestro protagonis‐ ta  es  uno  de  esos  personajes  masculinos  muy  poco  corrientes,  el  más  extraño  de  cuantos  nos  hayamos  podido  topar.  Un  fiero  hombre  escon‐ dido  tras  una  fachada  de  frialdad  y  que  te  deja  en ciertos momentos atónita por su forma de ac‐ tuar  para  con  ella.  Te  entran  deseos  de  estran‐ gularlo en ocasiones por ello pero, a medida que  le  vas  conociendo,  te  vas  dando  cuenta  que  es‐ conde  mucho  más  de  lo  que  demuestran  sus 

97 RománTica'S


actos. Un  hombre  cuyo  orgullo  es  su  debilidad  pero  que  a  la  vez  es  justo.  Él  mismo  se  llega  a  definirse  en  un  momento  dado  como  inseguro, complicado, un poco fatuo y, a veces, un pobre payaso.  Pero  un  hombre  que,  en  el  fondo,  actúa  como  actúa  por  unos  motivos  que  tiene  a  buen  re‐ caudo.  Hay  un  par  de  escenas  que  quitan  el  aliento,  escenas  que  ambos  comparten  y  que  desde  el  punto de vista de una mujer son bastante duras  y  denigrantes  pero  que  a  la  vez  ponen  de  manifiesto  el  carácter  (y  el  aguante)  de  nuestra  protagonista femenina.  El  despegue  de  mal  genio  que  en  un  momento  dado ofrece Christopher es de esas escenas que  jamás olvidas. Su obsesión compulsiva  para que  todo lo que le rodee sea nuevo y sin estrenar. No  entiendes  por  qué…  hasta  que  hace  una  confesión que te deja con el culo pegado al sillón  y la boca abierta como plato.  Una  relación  nada  fácil  de  sobrellevar  pero  que  conformen  pasan  los  minutos  se  te  hace  más  hermosa  porque  un  hombre  sin  corazón  ni  sentimientos  en  realidad  se  destapa  como  otro  de  férreas  convicciones,  leal  y  un  trabajador  incansable. 

               

Dicen que esta escena fue totalmente  improvisada por Heston pero en mi vida he  visto unas reacciones más acertadas.   Él se presenta enloquecido, exasperado por  un querer y no querer.   Es digna de ver una y otra vez, os lo aseguro.             

Una de  las  relaciones  cinematográficas  más  duras y a la vez más hermosas que he tenido el  placer  de  disfrutar  en  varias  ocasiones  y  que  encierran  varios  mensajes  entre  ellos  que,  una  mujer,  si  es  la  adecuada  y  tiene  una  paciencia  infinita,  puede  ablandar  el  corazón  de cualquier  hombre  y  que  la  voluntad,  en  ocasiones,  y  el  arrojo  y  la  valentía,  en  otras,  puede  incluso  con  una plaga de hormigas llamada marabunta. 

Las expresiones  que  ambos  actores  han  sabido  reflejar acompañan admirablemente a sus actua‐ ciones y los diálogos… inolvidables. 

Este fotograma pertenece a otra de las  escenas claves de la película. Si la anterior  sobrecoge, el diálogo completo de ésta al que  pertenecen las palabras anteriores ni os  cuento. 

―Insisto en que conoce bien a los hombres. ―Mejor que usted a las mujeres. ―¿Dónde lo aprendió? ¡¿De qué hombre?! ¡He puesto el dedo en la llaga, ¿verdad?! ¿Ha pertenecido a otro hombre? ―Estuve casada. Lo que acontece a continuación… sin palabras. Y  lo  que  viene  más  adelante  es  lo  mejor  de  lo  mejor.  Y,  como  dice  que  una  imagen  vale  más  que mil palabras… 

RománTica'S 98

         

Si no habéis tenido la oportunidad de haberla  visto aún, os invito a hacerlo. No os  arrepentiréis pues es de esos romances que  no te esperas a priori pero que merece la  pena presenciar.    Artículo: Loli Díaz 


Los zapatos MIS PIES GRITAN Y SUFREN COMO UN CONDENADO ME MATAN LOS   ¿¿¿ ZAPATOS???  Recuerdo  (cosa  rara)  que  la  vez  anterior  hablábamos  del  peplo,  una  prenda  de  vestir  de  hace poco tiempo, unos siglos nada más. Pero ¿Y  en los pies? 

Los griegos  solían  calzar  las  altos  sandalias  llamadas  coturnos, que llegaban hasta la panto‐ rrilla y que fueron luego adaptados por los roma‐ nos. Y estos últimos necesitarían un artículo para  ellos;  se  les  conocieron  diferentes  especies  de  calzado  a  saber:  el  calceus,  el  muleus,  el  phaecasium, calzados enteros hechos de cuero, y  la  soleá,  la  caliga,  la  crépida,  la  baxea,  el  sandalium, algo más simples. 

¡Zapatos!, estuve  a  punto  de  contestarme…  más  fijaos bien, creo que esa palabra para definir «el  calzado» en general anda algo equivocada.  Existen evidencias que nos enseñan que la histo‐ ria  del  zapato  comienza  a  partir  del  año  10.000  a.C., o sea, al final del paleolítico (pinturas rupes‐ tres, hacen referencia al calzado). 

Veamos unos pocos…

Las sandalias de los egipcios se hacían de paja, papiro o de fibra de palmera.

Era común caminar descalzo y llevar las sandalias colgadas utilizándolas sólo cuando fuera necesario.

Se sabe que apenas los nobles de la época las poseían. Calzado abisinio: Se denominaba

kroumir.

Era un  botín  corto  a  nivel  del  tobillo  confeccio‐ nado  en  suave  cuero,  con  lengüeta  cubriendo  el  empeine, fijo mediante broches.  Artículo: Marina Capilla 

Caliga de soldado romano

Y os  diré  que  durante  unos  cuantos  de  los  si‐ guientes  siglos,  aproximadamente  hasta  el  XVIII  el  calzado  más  usado  (si  te  lo  podías  permitir)  eran los Bocerguíes (especie de botas o botines)  que  si  bien  fueron  cambiando  su  diseño  y  mate‐ rial no sufrieron grandes modificaciones. Y añadi‐ ré  como  anécdota  que  los  tacones  eran  tan  pro‐ pios en los hombres como en las mujeres.  Fue a partir del XIX que no aparecen las grandes  diferencias entre el calzado masculino y el feme‐ nino,  y  donde  los  «zapatos»  hacen  su  aparición  con aspecto más parecido a los actuales.  

Y, sabiendo todo esto…

¿CÓMO SE NOS OCURRIÓ QUEDARNOS CON LOS TORTUOSOS TACONES?

99 RománTica'S


Amaya Felices (Zaragoza) Carolina Iñesta (Elche, Alicante) Cristina Puig (Palma de Mallorca) Haizea López (Sopelana, Vizcaya) Itsy Pozuelo (Cartagena) Laura López Alfranca (Madrid) Laura Morales (Fuenlabrada, Madrid) Lucía Arca (Zaragoza) María Martínez (Albacete) Olga Salar (Valencia) Raquel Cruz (Vigo) Victoria Rodríguez (Parla, Madrid) Victoria Vílchez (Santa Cruz de Tenerife) Tania López Parra (Málaga)

RománTica'S 100


El corazón tiene razones… Hugh  Michael  Jackman  Watson  nació  el  12  de  octubre de 1968 en Sidney, Australia. Es conocido  en  el  mundo  entero  como  cantante,  bailarín  y  actor  de  obras  en  teatro,  cine  y  televisión.  Jackman ha obtenido reconocimiento internacio‐ nal  por  sus  papeles  en  películas  de  Hollywood,  entre  las  principales  se  incluye  X-Men.  Kate & Leopold.  The Prestige y un largo etc. En noviembre  del años 2008, la revista People lo eligió como el  hombre  más  atractivo  del  mundo.  Luego  de  haber presentado los Premios Tony hasta en tres  ocasiones,  Jackman  dirigió  la  entrega  de  los  Premios  Óscar  el  22  de  febrero  de  2009.  En  el  mismo año recibió una estrella en el Paseo de la  Fama de Hollywood.  

Estudió periodismo  en  la  Universidad  de  Tecnología  de  Sidney.  Después  de  su  graduación  estudió  teatro  en  la  Academia  de  Australia  Occi‐ dental  de  Artes  Escénicas  en  Perth  (WAAPA),  e  inmediatamente  obtuvo  un  papel  en  la  serie  de  TV de la ABC  Corelli donde conocería  a su futura  esposa Deborra‐Lee Furness nacida en diciembre  de 1955 en Australia. Es actriz y directora.   Los actores australianos Hugh, 42, y Deborra‐Lee,  50, se casaron el 11 de abril de 1996. Él entonces  tenía  27  años  cuando  pronunció  el  «si,  quiero»,  mientras  que  ella  tenía  36.  A  la  hora  de  tener  hijos tuvieron serias dificultades, ya que Deb, co‐ mo Hugh la llama cariñosamente, sufrió dos abor‐ tos  y  fue  entonces  cuando  la  pareja  decidió  de‐ cantarse por la adopción. En julio de 2000 adop‐ taron a Oscar Maximillian y en 2005 a Ava Eliot. 

101 RománTica'S


Hugh contó al diario australiano  Herald Sun cómo  fue  el  momento  en  el  que  descubrieron  que  no  podían tener hijos de forma natural. 

   

Fue muy doloroso, no es fácil. Pones mucho tiempo y esfuerzo en ello y afecta tanto.

Intentar tener hijos es maravilloso pero cuando sientes que esto no va a ocurrir esto te crea cierta ansiedad.

   

Antes de saberlo… 

«Nosotros pensábamos que tendría-mos uno o dos hijos biológicos y después adoptaríamos. Pero cuando nosotros decidimos que habíamos tenido suficientes fecundaciones in vitro, decidimos adoptar. Desde el momento en que comenzamos el proceso de adopción la ansiedad desapareció».

     

Ahora vuelve  la  vista  atrás como  un  feliz y  orgu‐ lloso padre de dos hijos  

 

No pienso que son adoptados, son nuestros hijos.

 

Deb y yo somos creyentes y yo supongo que podrías llamarlo destino. Nosotros sentimos que las cosas sucedieron así porque tenían que suceder. Obviamente biológicamente no era la manera de tener hijos.

Juntos forman uno de los matrimonios más estables y envidiados entre los famosos.

Concluye Hugh,  que  es  un  marido  y  un  padre  ejemplar  Hugh Jackman y su esposa, Deborra‐Lee Furness,  conmemoraron  recientemente  sus  17  años  de  feliz  matrimonio  con  una  romántica  velada  en  el  exclusivo  restaurante  Eleven  Madison  Park  de  Nueva  York,  una  noche  inolvidable  en  la  que,  además, pudieron disfrutar de la variada carta de  cócteles  que  ofrece  el  famoso  establecimiento.  Para hacer partícipes a sus seguidores de Twitter  de  los  festejos  del  aniversario,  la  entrañable  pareja  inmortalizó  la  emotiva  escena  con  una  foto  que  posteriormente  publicaron  en  sus  perfiles  de  la  red  social,  y  el  australiano  compartió  con  sus  fans  las  sensaciones  que  le  había dejado la divertida celebración.   

RománTica'S 102


USTEDES Y NOSOTROS Ella me dice que mi obligación es no estar en forma para que ella parezca más guapa que yo. Me dice que nuestro contrato matrimonial estipula que todo se reduce a que ella tiene que parecer más bella.

Ustedes cuando aman exigen bienestar, una cama de cedro y un colchón especial. Nosotros cuando amamos es fácil de arreglar, con sábanas qué bueno sin sábanas da igual. Ustedes cuando aman calculan interés, y cuando se desaman calculan otra vez. Nosotros cuando amamos es como renacer, y si nos desamamos no la pasamos bien. Ustedes cuando aman son de otra magnitud, hay fotos chismes prensa y el amor es un boom Nosotros cuando amamos es un amor común, tan simple y tan sabroso como tener salud. Ustedes cuando aman consultan el reloj, porque el tiempo que pierden vale medio millón. Nosotros cuando amamos sin prisa y con fervor, gozamos y nos vale barata la función. Ustedes cuando aman al analista van, él es quien dictamina si lo hacen bien o mal. Nosotros cuando amamos sin tanta cortedad, el subconsciente piola se pone a disfrutar. Ustedes cuando aman exigen bienestar, una cama de cedro y un colchón especial. Nosotros cuando amamos es fácil de arreglar, con sábanas qué bueno sin sábanas da igual.

Aunque suene a tópico, fue amor a primera vista y desde que la vi por primera vez supe que era la mujer de mi vida. Estaba totalmente seguro de que íbamos a estar juntos para siempre, incluso antes de haber intercambiado una palabra. Nuestra relación es una de las únicas cosas en este mundo que sé que van a permanecer inalterables hasta el día en que ya no estemos. Con declaraciones así, cómo no vamos a querer y admirar a  nuestro lobezno particular.   Y por eso, meditando en su bonita historia de amor, he  recordado una poseía que bien podría ser recitada por  aquellos que dicen maledicencias sobre su matrimonio. 

Autor del poema: Mario Benedetti  Artículo: Aravalle Palacios       

103 RománTica'S


RománTica'S 104


105 RománTica'S


!!!!!!o!vo!mvhbs!ef!mb!Nbodib-!ef!dvzp! opncsf!op!rvjfsp!bdpsebsnf-!op!ibdf!nvdip! ujfnqp!rvf!qbt!qps!bmm!vo!ijebmhp!ef!mpt!ef! mbo{b!fo!btujmmfsp-!bebshb!boujhvb-!spdo!gmbdp! z!hbmhp!dpssfeps/! De sobrenombre don Quijote y Caballero de la Triste Figura, como a él mismo le gustaba  llamarse, buscaba desconsoladamente a su amor,  Dulcinea, señora de sus pensamientos de muy  buen parecer, emperatriz incluso en sus sueños,  labradora de pelo en pecho en la realidad, pero  su amada al fin y al cabo, aunque ella jamás  supiera de ello. Se apeó de su caballo Rocinante  sin mozo ni escudero que le sujetara el estribo,  pues hacía ya mucho tiempo, más incluso de lo  que cualquiera pudiera pensar o vivir, desde que  su fiel amigo Sancho lo abandonó, no por propio  antojo, a la voluntad del destino. A las puertas del  convento de la Asunción de Calatrava, una vez  habitado por monjas y otra por frailes, que se  sepa nunca juntos ni revueltos, en aquel  momento hospedería, el ventero   atendió las demandas de tan   renombrado caballero,   ofreciéndole buen vino   y mejor yantar.   

RománTica'S 106

   


El claustro del Convento de la Asunción de  Calatrava era uno de los más bellos, aunque  menos conocidos del Renacimiento español,  cuyas reglas arquitectónicas se basaban en las de  Vitruvio, y aunque muchos nombres se han dado  para el autor de tan excelsa obra, la de un tal  Enrique Egas «el Mozo», discípulo de Francisco  de Luna, parece el más aproximado. Don Quijote,  tras tan magnífico festín culinario de berenjenas y  gachas y un exceso de vino, pensó que aquel  ventero era el mismísimo Diablo que, con sus  fauces de lobo, habría devorado a las pobres  monjitas que en aquel mismo lugar debían  atender y le golpeó con su lanza, ya quebrada de  tantas luchas y duelos. Los hijos de éste, que  vieron tan deshonroso espectáculo, alzaron al  loco y lo lanzaron de boca contra el pedregal  polvoriento de los aledaños. Cuánta falta le haría  en aquel instante su incansable escudero…,  siempre atento y provisto de ungüentos y curas  para tan fatales encuentros. Pero aquel día,  pareció que la suerte, como otras muchas veces,  estuvo del lado de tan infatigable caballero, pues  Sancho volvió a aparecer a su lado para curar sus  heridas. Ensilló a Rocinante y sujetó el estribo  para que su amo lo montara, y a continuación lo  cogió de las riendas camino hacia el interior de  tan ilustre municipio, una de las grandes joyas de  España, declarado Conjunto Histórico Artístico.  Dejando atrás el convento, situado a extramuros  como lo era el de Santo Domingo y también el de  Santa Catalina, don Quijote y su noble y leal escu‐ dero saludaban a arrieros y carreteros que a gran  velocidad circulaban por aquellas tierras de olivos  y miraban perplejos los gigantes de viento que en  las alturas se elevaban arrogantes. ¡Con cuánto  odio los miraba el de la Mancha, recordando su  penúltima desventura…! Pasaron de largo junto a  un palacio, antiguo almacén de los Fúcares,  buenos negociantes, banqueros alemanes que  llegaron de la mano del emperador Carlos V, el  cual les arrendó las minas de mercurio de  Almadén como privilegio por el apoyo económico  durante las guerras que llevó a cabo por Europa.  Este gran caserón sirvió como depósito donde  guardar dicho metal. Sí se detuvieron en la iglesia  Madre de Dios, antiguo hospital de Nuestra  Señora de la Mayor. Entre columnas toscanas,  lados cubiertos por veneras y altas ventanas  formadas por arcos de medio punto, Sancho rezó  y pidió por el buen destino de las hazañas  venideras, y su amo, por el reencuentro con su  amada Dulcinea del Toboso. 

107 RománTica'S


Se adentraron después por las calles de  adoquines y casas encaladas y echaron un vistazo  hacia el interior de un recinto de vestimentas e  historias: el Museo Nacional del Teatro, el único  museo español dedicado exclusivamente a las  artes escénicas. En una puerta contigua, una  mujer con faldamenta y mantilla de blonda  manejaba con soltura el encaje de bolillos. Les  contó el origen de tan peculiar artesanía y en un  abrir y cerrar de ojos le ofreció a don Quijote un  pañuelo con sus iniciales: A. Q. (Alonso Quijano o  de Quijada), como presente.  Llegaron entonces a la Plaza Mayor, lugar de  mayor confluencia. Las galerías corridas de color  verde que la flanqueaban sobre soportales con  columnas toscanas, sirvieron en su día de  tribunas para actos públicos, festivos y religiosos,  incluidas las famosas corridas de toros que allí se  realizaron hasta el año 1785, cuando Carlos III las  prohibió. Presidía la plaza la estatua ecuestre de  don Diego de Almagro, conquistador y  descubridor de Chile, símbolo de la ciudad; y al  otro extremo, el Ayuntamiento, desde cuya  balconada, junto al escudo tallado con las viejas  armas municipales, hablaba el corregidor sobre  fiestas y pregones. No era día, menos mal, para  acordarse de lo sucedido en el viejo convento,  era día de fiesta y, como tal, por la plaza y  callejuelas colindantes circulaban de un lado a  otro personalidades como Shakespeare,  Quevedo, Lope de Vega, Tirso de Molina o  Calderón de la Barca. También otras gentes con  sus hábitos y herreruelos, licenciados, mozos,  labradores, mujeres con saya e incluso pastores  con sus cayados y pellicos. Las tabernas vendían  su bálsamo de uva a buen precio, perjudicial para  aquellos viajeros excesivamente sedientos, pero  curador de penas y desamores. Por supuesto, el  caballero y su mozo se acercaron a una de ellas  para probar tan delicioso brebaje,  acompañándolo de los duelos y quebrantos    (plato tradicional cuyos ingredientes principales  son el huevo revuelto, tocino y sesos de cordero)  que a Sancho aún le quedaban en la bolsa. Como  otras muchas veces les había sucedido en sus  viajes, el tabernero les echó de malas formas,  esta vez atizándoles con la escoba por no tener  dinero con el que pagar, los caballeros nunca  portaban reales ni euros encima. 

RománTica'S 108

Año tras año, en el mes de julio, se celebra en Almagro el Festival Internacional de Teatro Clásico, algo único en el mundo que sumerge cada calle en otra época. Con el de este año, serán ya treinta y seis las ediciones celebradas.


Cuando recobraron el sentido, percibieron cómo  la mayoría de los presentes en la plaza acudieron  al edificio porticado que se abría frente a la  taberna. Era el Corral de Comedias, único  ejemplo en el mundo que quedaba de este tipo  de arquitectura teatral. Se acercaron, como no  podía ser de otra forma, dejando a Rocinante  atado a una de las columnas, pues por aquel  lugar no habían visto ninguna cuadra o  caballeriza. Los padres les contaban a los hijos  que allí dentro se recreaban los avatares y  picarescas del teatro del Siglo de Oro y que en  breve unos actores interpretarían algunos de los  actos más conocidos del famoso don Quijote de  la Mancha. ¡Qué felices se sintieron el hidalgo  caballero y su fiel Sancho! Seguían siendo  conocidos y afamados no se sabe muy bien  cuántos años después de aparecer en aquellos  libros. No se perdieron ni un solo detalle de la  obra ni de las risotadas de los espectadores. Para  lo bueno y para lo malo eran los personajes más  importantes de la literatura española y, a pesar  de ser recibidos como eran recibidos en ventas y  tabernas, ahora, por fin, eran reconocidos. Lo  único que a don Quijote le malhumoró fue que su  querida Dulcinea fuese interpretada por un  hombre con bigote. Menos mal que Sancho  calmó sus ánimos y le espoleó para ir a descansar  y así poder continuar el camino a la mañana  siguiente.   

Salieron, por lo tanto, del Corral de Comedias y  andando y cabalgando, cada uno a los suyo, hacia  el sur, cruzaron por la plaza de Santo Domingo,  uno de los espacios más emblemáticos de este  municipio, con edificios civiles tan importantes  como el Palacio de los Torremejía, el de  Valdeparaíso o la casa del Prior del Campo de  Calatrava. La lumbre de unos candiles que,  extrañamente para ellos, se encendían sin fuego  y de algún modo extraño y desconocido que les  hacía pensar en brujas y magia, iluminó el  naciente crepúsculo. Arribaron entonces al  convento de San Francisco, en aquel momento  Parador Nacional, construido por la familia Dávila  de la Cueva en el 1596, y tan acogedor y elegante  que, a pesar de los deseos de Sancho, su amo  descartó por ser demasiado atractivo para un  caballero como él. Encontraron en las  inmediaciones una posada, más del estilo de un  caballero como su propio nombre indicaba:  Posada de los Caballeros. Aunque nada tenía que  ver con las de las novelas caballerescas de la Edad  Media, don Quijote se la imaginó como aquella  donde trabajaba una moza asturiana de nombre  Maritornes, con un lecho de irregulares tablas  sobre dos bancos y un colchón lleno de  bodoques. Era su sino. A la mañana siguiente  tendría que madrugar, seguramente a base de  palos, e iniciar de nuevo el camino, junto a su fiel  escudero, hacia nuevas aventuras y desventuras  que algún día narraría a su amada Dulcinea, no se  sabe muy bien dónde ni cuándo. Lo que sí es  seguro es que será en algún lugar de la Mancha…

Existe una ruta conocida como Ruta de don Quijote, cuyo recorrido atraviesa los mismos escenarios donde Cervantes situó las andanzas del hidalgo caballero y su escudero. Cuenta con 2.500 kilómetros y aspira a ser catalogada como Patrimonio de la Humanidad por sus valores culturales y medioambientales. Artículo: Alfredo Gómez 

109 RománTica'S


Querido diario:  Odio  a  mi  coche  con  todas  mis  fuerzas.  El  muy  desagradecido me ha dejado tirada este fin de semana, y me  he  perdido  por  su  culpa  un  maravilloso  viaje  que  llevaba  meses planeando con mis amigas.  Aprovechando que Jorge tenía que pasar estos días con  su  padre,  mis  dos  mejores  amigas  y  yo  pensábamos  escaparnos  hacia  Benidorm  en  un  finde de  locura,  lujuria  y  desenfreno.  Ya,  ya  sé  que  quizá  no  se  trate  de  un  destino  muy exótico, pero el presupuesto no daba para más.  Ellas  salieron  la  tarde  del  jueves.  Como  yo  no  pude  conseguir libre el viernes, saldría ese día después de trabajar  y, por la noche, ya estaría en pleno desparrame.   Pues  no.  El  puñetero  ha  decidido  averiarse  en  plena  carretera,  en  medio  de  ninguna  parte,  antes  de  llegar  a  Tarancón.   Llevaba unos días con una lucecita roja que se encendía  en  el  salpicadero,  pero  como  yo  de  mecánica  entiendo  lo  mismo  que  de  física  cuántica,  no  le  di  mayor  importancia  aunque,  por  lo  visto,  sí  que  la  tenía.  Ha  empezado  a  salir  humo del motor y he tenido que parar en el arcén y vaciar el  extintor de emergencia.  Lo  peor  de  todo  ha  sido  el  operario  de  la  grúa  del  seguro  quien,  con  mucho  recochineo,  me  ha  explicado  que  la  luz  que  se  encendía  era  la  del  aceite,  y  que  sería  un  milagro no tener que cambiar todo el motor.  El  muchacho  estaba  de  muy  buen  ver  (juzguen  si  no),  para  qué  vamos  a  negarlo,  y  ahora  estoy  más  cabreada  todavía  porque,  debido  al  ofuscamiento  inicial,  he  dejado  pasar la oportunidad de pedirle su número de teléfono.  No  obstante,  me  ha  estado  explicando  muy amablemente,  en  un  lenguaje  que  debe  de  ser  un  dialecto  derivado  del  swahili,  todas  las  cosas  que  tendrían  que  reparar,  y  que  me  quedaré  sin  coche  durante  más  de  una  semana.   

RománTica'S 110


Y para  más  inri,  mi  seguro  no  cubre  la  avería,  porque  dicen  que  ha  sido  una  negligencia  mía,  a  pesar  de  mis  intentos  de  explicarles  que  todo  lo  que  no  sea  el  ambientador del coche pertenece a la rama de la mecánica,  y que yo de esas cosas no entiendo. ¡Señor! Si no soy capaz  ni  de  cambiar  una  rueda,  ¿cómo  voy  a  saber  que  hay  que  rellenar  el  depósito  del  aceite?  Si  los  manuales  de  los  vehículos  los  escribieran  personas  normales,  no  pasarían  estas cosas. 

Swahili, se habla aquí

Creo que,  para  la  próxima  vida,  me  voy  a  proponer  seriamente aprender algo de mecánica.  PD:  Sigo  sin  saber  dónde  está  la  «junta  de  la  trócola»  que  me ha dicho el de la grúa que tendré que cambiar. 

Violeta Lago,  una madre neurótica   

111 RománTica'S


RomรกnTica'S 112


113 RomรกnTica'S


Este bimestre  os  ofrecemos  la  undécima  entrega  de  esta  segunda  etapa  de  la  sección  de  Horóscopos.  Después  de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental  y  las  compatibilidades  de  los  distintos  signos,  en  este  nuevo  ciclo  nos  ocupamos de daros a conocer en cada número un signo del Zodíaco  Azteca. En el anterior número, dibujamos el perfil del signo Caña. En  esta entrega profundizaremos en las características y peculiaridades  de Conejo, undécimo signo de este horóscopo, asociándolo además  con  los  protagonistas  de  una  novela  que  aprovecharemos  para  recomendaros. Esperamos que os resulte interesante. 

 

El signo Conejo  El  conejo  es  el  símbolo  del  Sur,  que  para  los  aztecas correspondía a una región básicamente  agrícola. De ahí que se relacione a este animal  con  la  prosperidad  y  la  abundancia;  por  tanto,  un  signo  favorable  para  los  agricultores  y  los  que  se  relacionan  con  la  tierra.  Trabajadores,  ambiciosos  y  con  un  espíritu  emprendedor,  estos nativos tienen un alto sentido del deber.    Mujer conejo:   Rebecca Newland  Mis más secretas fantasías  Mary Balogh    Lady  Rebecca  Newland  era  una  joven  de  diecisiete  años  cuando Devon Sinclair, futuro  duque  de  Pembroke,  la  salvó  de lo que habría sido una au‐ téntica  tragedia.  Desde  en‐ tonces,  ella  ha  sentido  un  irresistible  deseo  por  ese  misterioso hombre.  Acosado por su terrible pasa‐ do,  Devon  nunca  ha  tenido  in‐tención  de  casarse,  hasta  que su padre le da un ultimá‐ tum:  o  contrae  matrimonio  antes de Navidad, o se queda  sin herencia.  El  destino  hará  que  Devon  y  Rebecca  se  reencuentren  cuando el padre de ésta la ha  comprometido con otro hom‐ bre. Con su patrimonio en pe‐ ligro,  él  está  dispuesto  a  se‐ ducir  a  la  joven,  pero  los  se‐ cretos y las mentiras se inter‐ pondrán en su relación. 

RománTica'S 114

Por otro lado, su carácter está marcado por la Luna, de quienes son  fiel reflejo. Soñadores, idealistas, volubles e incluso caprichosos, los  Conejo van saltando de un lado a otro igual que su cambiante madre  celestial.  Juguetones  y  afectuosos,  serán  siempre  el  centro  de  atención en todas las reuniones familiares y de amigos.  El carácter de Conejo  Los  nativos  del  signo  Conejo  conviven  con  una  personalidad  ambivalente e incluso contradictoria. Alegres, afectuosos, agradables  y simpáticos, esconden un interior sensible que para ganar confianza  en  sí  mismo  se  reviste  de  esta  capa  atrayente  y  seductora.  De  esta  forma se ganan la estima de los demás. Pero deben tener cuidado de  no caer presos de su propia imagen creada.  El problema es que debido a esta apariencia que muestran adaptable  y  siempre  complaciente  a  menudo  se  encuentran  teniendo  que  esconder sus verdaderos sentimientos y deseos para no ofender y/o  decepcionar  a  los  demás,  lo  que  puede  llevarles  a  una  gran  frustración.  Se  produce  ahí  la  otra  cara  de  la  moneda;  el  interior  volcánico que contrasta con el pacífico exterior.  Los  Conejo,  en  permanente  búsqueda  de  un  ambiente  armónico  y  equilibrado,  suelen  mostrar  su  lado  pasivo,  tranquilo  y  tolerante  e  intentan apaciguar todas las fuentes de crispación a su alrededor con  el fin de que los cambios y alteraciones externos no despierten  ese  fuego latente en su interior. En su propia forma egoísta de proteger  su sensibilidad.  Su  finalidad  en  la  vida  será  conseguir  el  bienestar  deseado,  tanto  espiritual como sentimentalmente. Su acentuada sensibilidad a veces  les  jugará  malas  pasadas  y  por  ello  quizás  emitir  juicios  de  valor  erróneos.  La  mayor  gesta  de  los  Conejo  será  confiar  en  ellos  y  en  quienes  les  rodean.  Sólo  así,  si  son  capaces  de  ordenar  su  vida  y  redirigir sus energías hacia unas relaciones verdaderamente sanas y  equilibradas podrán alcanzar la felicidad. 


Conejo y el amor  Los  nativos  Conejo  son  unos  sentimentales.  Su  búsqueda  afectiva  y  emocional coincide con su búsqueda de la armonía y el equilibrio en  la  vida.  Este  rasgo  comporta  una  marcada  sensibilidad  que  los  convierte en personas muy vulnerables a las opiniones ajenas y por  tanto susceptibles de salir heridos en cualquier relación.   Suelen interiorizar sus sentimientos y reflexionar sobre ellos, lo que  no les favorece nada a la hora de llevar una relación, pues dificulta la  comunicación. Todo cuanto les ocurre les afecta de manera máxima,  viviéndolo  con  gran  impresión,  y  no  pueden  evitar  sentirse  como  protagonistas  de  una  gran  tragedia  griega.    Este  sentimentalismo  a  flor de piel hace que tengan una gran necesidad de sentirse amados,  protegidos y cuidados.  En este aspecto el sexo para ellos se relega a un segundo plano. Las  relaciones compartidas con su pareja son una manera de expresar el  mutuo  amor  que  sienten  y  estarán  llenas  de  miradas,  caricias  y  besos. Y mucho romanticismo. Para ellos quizás sea más importante  la  atmósfera  que  el  acto  en  sí.  Todo  en  la  relación  conllevará  un  preámbulo para disfrutar plenamente del juego.  Esa delicadeza y refinamiento en las artes amatorias les granjeará un  gran número de conquistas. Pero pese a lo que pueda parecer por su  carácter  juguetón,  esto  no  es  lo  importante  para  ellos.  Sino  el  sentimiento, la conexión que encontrará con su verdadera pareja de  vida.  Los  Conejo  temen  las  pasiones  que  destrozan  o  lastiman,  por  eso  no  serán  dados  a  ir  de  flor  en  flor  rompiendo  corazones.  Pues  sabe que es susceptible de que se lo rompan a él.  La  persona  que  quiera  conquistar  su  corazón  deberá  demostrarles  que su relación es algo que trasciende de lo físico. Los Conejo sólo se  dejarán  llevar  por  la  pasión  totalmente  y  absolutamente  cuando  su  pareja  les  haya  demostrado  que  lo  que  desea  es  su  corazón,  por  utópico  que  suene.  Sólo  así  entregarán  su  cuerpo  en  una  danza  interminable de entrega y posesión del ser amado.    ¿Quieres saber si eres Conejo?    11 y 23 de enero  9 y 21 de febrero  5, 17 y 29 de marzo  10 y 22 de abril  4, 16 y 28 de mayo  9 y 21 de junio 

3, 15 y 27 de julio  8 y 20 de agosto  1, 13 y 25 de septiembre  7, 19 y 31 de octubre  12 y 24 de noviembre  6, 18 y 30 de diciembre    Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca, Hipólito Moctezuma 

Hombre conejo:   Christopher Seton  Una rosa en invierno  Kathleen Woodiwiss    Una  maravillosa  historia  de   pasión, amor y honor. Uno de   los  títulos  emblemáticos  de  un  nombre  clásico  del  género    romántico  histórico:  Kathleen   Woodiwiss.   De  todos  los  hombres  que  la   cortejan, Erienne Fleming solo  se  siente  atraída  por  Christo‐  pher  Seton,  un  apuesto  y  burlón  caballero  estadouni‐ dense. Sin embargo la fuerzan  a  casarse  con  lord  Saxton,  un  hombre con un pasado trágico  que esconde las heridas de su  rostro  tras  una  máscara.  Poco  a  poco,  Erienne  aprende  a  conocer  la  generosa  natura‐ leza  del  extraño  al  que  llama  marido,  pero  no  puede  evitar  caer  en  la  red  de  intrigas  y  pasión  de  Christopher.  Y  así,  ante ella se abre una elección  devastadora:  ¿someterse  al  deber  y  el  honor  o  dejarse   llevar  por  los  dictados  del  corazón? 

115 RománTica'S


FE DE ERRATAS NÚMERO ANTERIOR. 

Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo:  romanticasmagazzine@gmail.com  De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra  RELATOS    El texto no podrá superar las 3000  palabras.      Todos los relatos deberán llevar el    nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que  se haga constar que el texto es de tu    propiedad.   

En el número anterior, en el apartado  de nuevas incorporaciones se le hacía  un hueco a la autora Astrid Gallardo,  no obstante en la revista aparece  como Astrid Guerrero. Sentimos  mucho esta confusión como así  también sentimos el que se nos  olvidaran dos de las catorce lunas;  escritoras que, unidas, han creado una  maravillosa recopilación de relatos con  fines solidarios. Nuestras más sinceras  disculpas tanto a Astrid como a la  tinerfeña Victoria Vílchez y a la  malagueña Tania López Parra.   Desde  RománTica’S  deseamos  que  este nuevo número os haya gustado.   Gracias  a  tod@s  por  seguir  leyendo  nuestra publicación bimensual.  Saludos cordiales, Equipo RománTica’S  

     

Contacta con  RománTica’s  para    hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre la revista como cualquier otro  tema  relacionado  con  la  novela  romántica.  Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com 

   

RománTica'S 116


117 RomรกnTica'S


Romanticas 024  

RománTica'S, tu revista de novela romántica.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you