Page 1


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Enttrevista a Helena Nieto Enttrevista a Olivvia Monterreyy Unaa tarde con Raquel R Rodreiin Editoriales españolas: e Nuuevas incorpo oraciones Especial Daaniel Glattaueer Series y Sagaas: Cazadoress de Sombrass Dioses del Olimpo O Espacio JR Romances reales Una mirada al pasado Auttora ¿en el olvvido? La cápsula c del tieempo Ocio y Placeer Pasatiemposs Horóscoposs Y otros máss… úmero cola aboran En este nú Alfredo Góm mez Ana Sarria Ana M. Ben nítez Aravalle Palacios Carolina Iñeesta Eva Rubio Laura Lópezz Alfranca Loli Díaz M.J. Estepa Merche Dio olch Mónica Liceeras Noelia Amaarillo Rocío Muño oz Y, colaboraación especiial de: Jezzz Burning Marr Carrión Raqquel Rodrein Men nchu Garceráán

Edittorial Queridas lectoras: Os  prese entamos  el  nuevo  n númeero  de  nuesstra  revista  que esperamos sea de vuestro aggrado.   Como sab bréis este bimestre es el bimestre de las flores  y del com mienzo del veerano.  En  este número  oss  ofrecemo os  con  la  inestimable  colaboracción  de  sus  ganadoras,  un  especial  del  Premio  Terciopelo  donde  laas  chicas  q que  han  gaanado  este  concurso  aportan  reelatos  que  hemos  calificados  de  especiale es, pues así so on ellas: esp peciales.  Como  sie empre  hemo os  trabajado o  en  las  secciones  que  creemos seños de ideentidad de nuestra publiccación y las  muy divertidas anecd dotas de Laurra que estam mos seguras  os hará so oltar la carcaajada.  MJ  os  haa  preparado  una  entrevista  tan  pecculiar  como  nos tiene e acostumbraadas.  Las  chicas  de  JR  noss  llevan  de  vviaje  nada  más  m y  nada  menos qu ue a Italia en n un especiaal que estam mos seguros  os encand dilará. ¡Echa un vistazo aa su espacio!.  No podían faltar la seección de la ccápsula ni loss dioses del  Olimpo  y  y en  la  seccción  de  Crítticas  un  ade elanto  muy  jugoso de e la nueva no ovela de Noeelia Amarillo o. ¡No te los  pierdas! Y,  en  estte  bimestre,,  nuestro  ap poyo  solidario  a  Lorca.  Colabora  con  ellos  y  aporta  tu u  pequeño  granito  de  arena.  Deseamo os de todo co orazón que  este nuevo  número no  esté a faltta de nada. Gracias una vez más p por vuestra cconfianza.    ománTica’S Equipo de Ro

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


ENTREVISTAMOS A… HELENA NIETO & CIA  Me llamo Helena Nieto y nací en Gijón. Desde muy pequeña he sentido gran  pasión por la lectura y la escritura. Siempre he tenido mucha imaginación.  Recuerdo  que  de  niña  me  inventaba  historias  con  personajes  y  diálogos,  que  pocas  veces  pasaba  al  papel,  pero  que  tenía  en  mi  cabeza.  Durante  años he trabajado como profesora de guitarra, porque la música es otra de  mis  pasiones.  Me  gusta  contar  historias;  historias  de  sentimientos  y  relaciones humanas,  porque  creo  que el amor,  la  amistad  y  las  emociones  son los ejes que mueven el mundo.  Soy una persona muy familiar aunque de vez en cuando necesito mi espacio  y mis momentos de soledad. Pienso que si crees en los sueños, se pueden  llegar  a  conseguir.  Soy  por  naturaleza  muy  soñadora,  idealista  y  como  buena Piscis, adoro el agua. Me gusta pasear por la playa, con el ruido de las  olas de fondo, sentir la brisa marina y respirar el olor del salitre. Aunque me  gusta toda la música, prefiero escuchar baladas de amor o desamor. Estoy  casada y tengo  dos  hijos,  ellos  son  el  motor  de  mi  vida.  Me  encanta estar  con las personas que quiero y aprecio.  Su primera novela «Secretos de arena» fue publicada por la editorial Rachel.

El paseo  marítimo  era  precioso.  Nunca  había  estado en ese encantador lugar; las olas del mar  chocaban contra el acantilado y salpicaba con su  espuma las farolas y la balaustrada del paseo. La  gente  curiosa  se  acercaba  para  presenciar  el  rompeolas  e  incluso  hacían  fotos  para  sacar  una  buena imagen de aquel natural acontecimiento.   Aunque  soy  del  sur,  siempre  me  ha  encantado  viajar  al  norte  y  deleitarme  de  su  maravillosa  naturaleza. Desde que llegué a Asturias, comencé  a respirar una exquisita combinación  de olores a  salitre  y  a  los  bosques  de  coníferas  de  todo  su  entorno;  la  diosa  de  la  naturaleza  parecía  dar  la  bienvenida  a  toda  persona  que  pisara  sus  hermosas tierras.   Había  quedado  con  Helena  Nieto  en  aquel  estupendo  lugar.  Estaba  deseando  almorzar  con  ella  y  luego  ir  a  una  cafetería  muy  especial  a  conocer  los  protagonistas  de  “Un  punto  y  aparte”. Como siempre, me encontraba nerviosa,  no  sé  por  qué  debería,  ya  que  a  Helena  la  conozco  desde  hace  tiempo,  pero  soy  así,  no  puedo  remediarlo.    De  repente,  unos  gritos  me  llamaron la atención y giré la cabeza: 

Helena: Ariadnaaaaaaaaaa   María Jesús: Ainsssss, ¡Hola!   Helena gritaba mi nombre desde lejos. ¡La alegría  del momento era mutua!  Qué gusto me da verte. Qué ilusión me hace que  estés aquí.  Ya hace tiempo que no nos vemos, ¿cómo estás,  cielo?  Yo muy bien. ¿Y tú? ¿Llegaste anoche?  Si, llegué anoche y me alojé en un hotel.   Entonces,  has  podido  descansar  después  de  un  viaje  tan  largo  porque  son  un  montón  de  horas  desde Sevilla.  Si, además  me conecté inmediatamente al  WIFI  para  ver  a  mis  hijos  y  a  mi  marido  por  la  Web  Cam.   Tenías  que  haber  aceptado  el  quedarte  en  mi  casa.  Oh, no cielo, no me gusta incomodarte, por Dios.  Pero  no  hablemos  de  mí.  ¡Quiero  que  me  cuentes,  con  pelos  y  señales,  todo,  absolutamente  todo  el  éxito  que  estás  obteniendo de Un punto y aparte! 

A C T U A L I D A D

5 RománTica'S


Sí, es  verdad.  Está  teniendo  mucho  éxito.  Estoy  encantada.  Cariño, te parecerá un sueño, ¿verdad?  Sí. Si publicar la primera novela ya fue un sueño  para  mí,  ni  te  cuento  lo  que  es  ver  dos  novelas  en  la  librería.  Bueno,  tú  lo  vas  a  saber  enseguida.  Reconozco  que  leo  poco  de  novela  contemporánea,  pero  tengo  que  admitir  que  últimamente  no  puedo  soltar  de  mis  manos  ninguna de ellas… y sobre todo la tuya me llegó  a conquistar tanto ¡que la devoré en cuatro días!  ¿Dónde está la clave para enganchar al lector?   En  mi  opinión  que  sea  amena  y  entretenida,  lo  primero. Luego depende del gusto de cada uno,  claro.  Pero  para  mí  que  sea  realista  y  que  te  puedas  identificar  con  los  personajes  es  muy  importante.  El  lector  que  busque  fantasía  por  ejemplo, no pensará lo mismo. Depende mucho  de lo que busques en las historias que lees.  ¿Cuántos  días,  semanas  o  meses  estuviste  tejiendo la novela?  La  escribí  en  cuatro  meses.  Yo  tengo  una  idea  general  cuando  me  pongo  a  escribir,  luego  lo  que  sale.  Mis  personajes  siempre  me  acaban  llevando por donde ellos quieren.   Y  en  total,  me  llevo  cuatro  meses  escribirla  y  corregirla.  Helena y yo nos fuimos sin dejar de charlar hasta  un restaurante muy cerca de allí. Era un cocedero  de mariscos muy reconocido de la zona. El metre  nos  recomendó  una  mesa  al  lado  de  una  cristalera  donde  podíamos  ver  el  mar.  No  dudamos e hicimos caso de su recomendación.    Qué vistas, por Dios…   Sí,  son  preciosas.  Además  tú  siendo  del  Sur,  notarás muy diferente el paisaje de lo que estás  acostumbrada, me imagino.  Tengo  que  reconocer  que  este  lugar  me  recuerda a las poesías de Bécquer.    Eso  me  recuerda  cuando  iba  al  Instituto  y  llevamos  extractos  de  sus  poesías    en  las  portadas  de  las  libretas.  ¡Qué  romántico!  Me  

RománTica'S 6

encantaba. Y  luego  si  pensabas  en  el  chico  que  te gustaba…. Mucho más (se ríe).  Bueno,  preciosa  ¿qué  me  recomiendas  de  esta  tierra?  Como  estamos  en  la  costa.  Todo  lo  que  sea  pescado  y  marisco  estará  delicioso.  Si  te  gusta,  claro. La merluza a la sidra por ejemplo, está de  muerte. Lo más típico sería una fabada, pero es  muy  fuerte.  Lo  que  sí  tienes  que  probar  es  el  postre de arroz con leche, como se hace aquí en  Asturias.  Es  buenísimo.  Ah…  y    no    puedes  irte  sin tomar un poco de sidra.  Helena,  cuando  escribes  la  sinopsis  de  tus  novelas, ¿la haces una vez que la has acabado o  al principio de ella?    Al  final.  Cuando  acabo.  Porque  como  los  personajes  me  llevan  por  donde  quieren.  Hasta  que no pongo la palabra Fin, no hago la sinopsis.  ¿Hay amor después del amor? Jejejeje.   Sí,  creo  que  puede  haber  amor  después  del  amor, por supuesto.   ¿Cómo  catalogarías  Un  punto  y  aparte,  sentimental o  romántica?  Digamos  que  una  mezcla  de  ambas.  No  es  del  todo romántica, ni del todo sentimental. Lo que  he leído sentimental hasta ahora, no suele tener  escenas de sexo, o son muy light, por eso no me  acaba  de  encajar  en  sentimental.  Y  al  ser  una  novela muy realista, tampoco encaja en la típica  romántica.  Es  un  poco  complicado  esto  de  las  calificaciones.  En  un  momento  de  la  novela  me  hiciste  llorar  como  una  niña  pequeña,  cielo.  Tocas  los  sentimientos maternales con un tacto increíble y  eso de es admirar. ¿Te fue difícil describirlos?   No. Resultará pedante que lo diga, pero  no me  cuesta  nada  escribir  ninguna  escena.  Simple‐ mente  me  meto  en  el  papel  del  personaje.  Yo  podía sentir lo que Paula sufría o se preocupaba  con  sus  hijos.  Me  metía  en  su  papel.  Siempre  hago  eso.  Es  como  si  yo  misma  interpretara  el  papel  del  personaje.  Me  pongo  en  su  piel.  Por  otro  lado,  soy  una  persona  muy  sensible,  y  soy  madre.  Eso  ayudó  también  para  este  tipo  de  escenas. 


Almorzamos estupendamente y nos fuimos a dar  un  paseo  para  bajar  un  poco  la  gran  ingesta  de  alimentos  que  habíamos  tomando…  pero  es  que  ¡era para pegarse el lote! puesto que todo estaba  exquisito.  Después  de  media  hora,  nos  dirigimos  al  aparcamiento  que  había  muy  cerca  del  paseo  marítimo  a  recoger  el  coche  de  Helena.  Conducimos  hasta  el  café  donde  nos  esperaba  Sergio y Paula, los protagonistas de la historia.  La cafetería estaba junto a un local de arte donde  los  artistas  de  toda  la  ciudad  exponían  sus  trabajos.   ¿Estarán esperándonos?  Sí, claro. Ya saben que vienes a entrevistarlos. Al  principio  no  se  podían  creer  que  su  historia  te  interesara.  Son  muy  agradables.  Te  gustarán.  Además de guapísimos, sobre todo Sergio. Tiene  unos ojos…. Hummm…ya verás. Vas a alucinar…  Helena  tenía  muchas  ganas  de  volverse  a  encontrar con Paula y Sergio. Me contó que hacía  más  de  ocho  meses  que  no  se  habían  visto  para  hablar  acerca  de  su  historia.  Y  estaba  muy  emocionada  de  volver  a  encontrarse  con  esa  pareja tan especial.  Entramos  en  un  café  muy  antiguo  y  quedé  sorprendida.  Parece  que  nos  trasladamos  a   finales del siglo XIX. El estilo del café conserva el  aire  Modernista  de  la  época  en  que  se  creó.  Las  mesas son de mármol, y tiene grandes divanes. Y  cuánta gente… es enorme.  Que preciosidad de café.  Sí.  Es de 1899. Es un lugar muy concurrido como   puedes  ver.  Se  está  muy  bien.  Aquí  se  reunían  los  grandes  intelectuales  de  la  ciudad  y  hacían  sus  tertulias.  Es  un  lugar  mágico.  Muy  propio  para escritores.  Me encanta.  A mí también. ¡Ah… mira, ahí están!  Y en ese instante…  Paula: Hola, chicas.  Sergio: ¿Qué tal, Helena? 

Muy bien,  Sergio.  Os  presento  a  Ariadna.  Una  chica  de  Sevilla  encantadora  y  como  veis  muy  guapa. También es escritora.  ¡Hola!  Encantada  de  conoceros.  Pero,  ¡qué  guapa eres Paula! Tal y como Helena te describe  en la historia… (El bombón de Sergio no se escapaba del piropo. ¡Pero eso no iba a soltarlo!)  Creo que la escritora ha exagerado un poco. Me  ve con muy buenos ojos.  No  exageré  nada.  Además  eras  mi  personaje.  Me  tomé  ciertas  libertades…pero  no,  es  verdad  que no exageré nada.  Claro que no. Incluso te quedaste corta.  Me  vais  a  sacar  los  colores  entre  todos.  ¡Qué  vergüenza!  La  pareja  nos  guió  hacia  una  mesa  que  habían  reservado para nosotros.  La  mejor  mesa,  al  lado  de  la  ventana.  Donde  tomasteis  el  primer  café  juntos.  Cuando  coincidisteis en la Galería de pintura ¿A qué sí?  Bueno,  no  tengo  palabras,  chicos.  Sois  encantadores…  Gracias. Y sí, Helena, fue aquí donde tomamos el  primer café. En esta mesa. ¿Te acuerdas, Paula?  Claro  que  me  acuerdo.  Hablamos  poco  aquella  vez. Y yo pensé, qué tímido es este chico. ¡Quién  me  iba  a  decir  entonces  que  terminaríamos  juntos! (le mira de reojo y Sergio sonríe)  Tenía ganas de conoceros, y desde luego Helena  me  ha  hablado  mucho  de  vosotros.  No  sé  por  dónde  comenzar  la  pequeña  entrevista,  si  por  Sergio o Paula…  Las damas primero. Además yo soy más tímido,  ya lo sabes… y a ella le encanta hablar.  Cómo quieras, Sergio. Si crees mejor que por tu  preciosa mujer, así será.  Siempre  me  dejas  a  mí  lo  más  difícil,  Sergio.  Podías empezar tú, y luego yo te sigo…  No, cariño. Empieza tú que se te da mejor que  a  mí.  Paula, vuestra historia de amor ha sido preciosa,  emotiva, apasionada, y sobre todo muy madura.  ¿Qué  ingredientes  has  usado  para  llegar  a  fortalecer vuestros lazos con tanto éxito? 

7 RománTica'S


Ufff.. Qué  difícil.  ¿Ingredientes?  Bueno…un  poquito de canela que dicen que es afrodisiaca,  hierbas  exóticas…  nooooooooooo,  es  broma.  Hablando  en  serio.  No  sé.  Los  dos  pusimos  mucho  en  esta  relación  desde  el  principio.  No  era nada fácil. Los dos lo sabíamos. Él aportó su  encanto, su infinita paciencia, su ternura… no sé,  tanto. Y  yo el resto… creo que nos complemen‐ tamos.  Reconozco  que  él  me  aguantó  mucho,  soportó a mis hijos, y me soportó a mí (se ríe)  Sergio  contempla  a  Paula  con  ojos  de  corderito  degollado.  Esta pregunta es para la pareja. ¿Puedo declarar  que  lo  vuestro  ha  sido  un  cortejo  como  los  de  antaño pero en nuestra época?   ¿De antaño? Noooo… ¿por qué dices de antaño?   Hombre,  se  refiere  a  que  no  fue  como  otras  parejas que se conocen  y zas….se van a la cama  al  minuto,  en  la  siguiente  escena  como  en  las  películas.  Tú  tuviste  que  conquistarme  primero…(se ríe)  Además  que  yo  recuerde,  la  que  se  lanzó  fuiste  tú, Paula. Le llamaste enseguida cuando viste la  oportunidad  de  poder  a  estar  solas  con  él,  jejeje…te  presentaste  en  su  apartamento.  (Nos reímos todos)  Sí,  es  verdad.  Ni  me  reconocía  a  mi  misma…  lanzándome de esa manera… (vuelve a reírse)  Hablamos  de  sentimientos  familiares  y  quebraderos  de  cabeza.  ¿Resulta  difícil  compaginar  el  amor,  con  un  hombre  que  no  es  el padre de tus hijos, y con tu familia, Paula?  Ahora  ya  no  tanto.  Pero  al  principio  sí  que  nos  costó. Más que nada por los niños. El resto de la  familia  lo  aceptó  desde  el  primer  momento.  Mi  madre  lo  adora.  Más  que  a  mí…  (y continúa riéndose)  Es  que  me  hago  querer  y  la  mimo  mucho.  No  como tú…(bromea)  Paula,  ¿qué  se  te  pasó  por  la  cabeza  cuando  Sergio  te  dijo  que  necesitaba  aclararse  los  pensamientos?  Recuerdo  que  cuando  lo  leí,  se  me cayó lo que tenía en las manos… 

RománTica'S 8

Me pasó  de  todo.  No  sé.  Me  dejó  sin  palabras.  De  hecho  creo  que  no  le  dije  nada.  Estaba  desolada. No me lo podía creer. Fue horrible. No  me quiero ni acordar.  Sergio le coge la mano y le da un beso en el dorso  y luego…  ella lo mira y queda sorprendida de lo  que  él  acaba  de  hacer.  Sus  labios  han  sellado  el  amor  que  se  tienen  delante  de  la  autora  y  la  entrevistadora.     Ya  no  existen  parejas  así,  ¿verdad  Helena?  ¿O  tienes  un  as  en  la  manga  para  la  próxima  novela?  Humm….  Solo  puedo  decir  que  la  próxima  novela  es  muy  diferente  de  lo  que  he  escrito  hasta ahora. No puedo decir más. Es top‐secret,  pero sí, si hay amor.  Me encanta escribir sobre  el amor, ya lo sabéis.  Todos nos reímos ante el comentario.   Sergio,  en  el  momento  que  viste  a  Paula,  por  primera  vez,  sentada  en  la  oficina,  rodeada  de  papeles  e  inmersa  en  su  trabajo…  ¿Qué  fue  lo  que tu cabeza pensó? ¡Y dime la verdad! (no pude evitar reír)  (riéndo)  Pensé,  ¿qué  hace  esta  bella  mujer  ahí  sentada  entre  papeles  pudiendo  estar  en  mis  brazos? Bueno, en serio, me pareció preciosa su  sonrisa.  Creo que me enamoré en ese momen‐ to,  y  ella  también  aunque  no  lo  reconozca  nunca.  ¡Qué  mentiroso!  Y  que  cursi,  Sergio.  Por  Dios…  estás quedando fatal.  Y, no, no me enamoré de  ti  entonces.  Pensé  que  estaba  como  un  queso,  como dijo Sandra días después… eso sí. Aunque  bueno a mí no me gusta el queso…   El amor que le tienes a Paula… ¿Ha sido sellado  eternamente  en  tu  corazón,  Sergio?  (Me gusta desafiar a los protagonistas, no tengo remedio…)  (Carraspea antes de hablar)  Ella  ya  sabe  que  no  habrá  nadie  más  en  mi  corazón.    Este  amor  es  para siempre. Me moriría sin ella.  Paula se ha quedado asombrada por lo que acaba  de decir él. 


¿Realmente creíste,  Sergio,  que  Paula  lo  intentaría de nuevo con su ex marido?    El  ex  entonces  era  un  plasta,  siempre  estaba  metiéndose  en  medio.  Yo  sabía  que  quería  volver  con  ella…  y  luego  cuando  los  vi  aquel  día…  se  me  cayó  el  mundo  encima.  En  ese  momento sí lo creí, la verdad.  ¿Qué piensan tus hijos de vuestra unión, Paula?   Ahora  están  encantados.  Y  mira  que  nos  lo  hicieron  pasar  mal…pero  al  final  mereció  la  pena.  También  han  madurado.  Entonces  estaban en esas edades tan difíciles, con mucha  rebeldía encima. Ahora están más tranquilos.  Quiero darle la enhorabuena a Helena por haber  plasmado  vuestra  historia  en  papel  y  deciros  que  un  amor  como  el  vuestro  es  el  ejemplo  a  seguir  de  muchas  parejas.  Y  con  esta  pregunta  quiero  cerrar  esta  pequeña  entrevista.  ¿Tendremos  boda  de  alguno  de  los  chicos  de  la  familia?  

Espero que no. No me asustes.  Si  la  hacen  abuela  tan  pronto,  le  da  algo.  ¿Verdad, Sergio?  Sergio se desparrama de risa     Pues sí…  Me ha encantado conoceros a los dos (me dirijo  a  la  pareja),  sois  unos  encantos.  Y  a  ti,  Helena,  espero que volvamos a vernos este año y puedas  contarme  otra  maravillosa  historia  como  la  de  Sergio y Paula.  Yo también lo espero.  Ha sido un placer conocerte, Ariadna. Y gracias,  Helena.  Lo  mismo digo. Ha sido un placer.    Entrevista realizada por: M. J. Estepa  www.ariadnamccallen.blogspot.com 

9 RománTica'S


RomรกnTica'S 10


CAROLINA I.Q. ENTREVISTA A… OLIVIA MONTERREY    Hoy  tenemos  el  placer  de  tener  con  nosotros  a  una  artista  polifacética, escritora e ilustradora, recién publicada por ediciones  Babylon:  Olivia  Monterrey  quien  ha  entrado  con  muy  buen  pie,  con  todo  su  frescor  y  creatividad,  en  el  elenco  de  los  escritores  publicados  gracias  a  una  maravillosa  obra  romántica  adulta:  Invierno.  Una  obra    que  simula  ser,  al  principio,  un  fantástico  y  dramático  romance  histórico,  pero  en  el  que  muy  pronto  empiezan las sorpresas.   Olivia,  nació  en  Fuentealbilla  (Albacete),  comenzó  a  leer  desde  bien  pequeña  y  a  interesarse  por  la  escritura  en  plena  adolescencia,  pero  no  fue  hasta  bien  entrada  la  veintena  cuando  decidió tomárselo en serio y proponerse poder publicar algún día.  Compagina sus estudios de Filología Hispánica con la escritura y la  ilustración.  Ha  realizado  portadas  para  varias  novelas  y  actualmente  prepara  la  segunda  parte  de  Invierno,  entre  otros  proyectos de ilustración y cómic.  Pero dejemos que ella misma nos la descubra:      Carolina:  Bienvenida,  Olivia,  en  primer  lugar  al  mundo  literario  y,  por  supuesto,  a  nuestro  pequeño  y  acogedor  espacio  romántico.  Háblanos  para  empezar  de  ti:  ¿de  dónde  eres?  ¿Alguna  afición  que  declarar  con  la  que  podamos estar más cerca de conocerte?   Olivia:  Muchas  gracias,  Carolina,  y  también  al  equipo de Romántica’s por esta entrevista. Es un  placer estar aquí con vosotros.   Pues  soy  manchega,  nacida  en  Fuentealbilla  (Albacete),  pero  he  vivido  toda  mi  vida  en  un  pueblo  de  Alicante,  así  que  me  siento  de  ambos  lugares.  Mis  aficiones  son,  sobre  todo,  ir  al  cine,  también  leer,  escuchar  música  de  casi  todo  tipo,  salir con mis amigos, dibujar, dar largos paseos…  Lo normal ☺  Ahora  que  sabemos  algo  de  ti,  cuéntanos:  ¿Cómo  nace  la  idea  de  escribir  la  fascinante  historia que encierra Invierno?   Siempre  me  gustó  escribir  y  la  idea  de  entretenerme  a  mí  y  a  mis  amigos  fue  la  excusa  perfecta para empezar. Al principio fue eso, mera  diversión,  pero  luego  los  personajes  fueron  adquiriendo  su  propia  personalidad  y  ellos  mismos  escribieron  su  propia  historia.  Al  ser  novata en la escritura y al tener poca experiencia  a la hora de crear semejantes entresijos, me dejé 

Foto cedida por la autora 

           ©Diana Buhigas Tonrné 

llevar  por  los  personajes,  por  las  consecuencias  de  sus  actos  y  por  sus  propios  sentimientos.  Podría  decirse  que  Invierno  se  ha  escrito  sola.  Yo  tenía  un  plan  para  ellos,  pero  decidieron  tomar  las  riendas.  Siempre  agradeceré  a  la  escritora  Sue‐Ellen  Welfonder  que  se  cruzara  en  mi  camino,  porque  fue  una  novela  suya  la  que  terminó  de  animarme.  Fue  como  una  guía  para  mí  en  ese  momento.  Creo  que  es  bueno  tener  a  alguien  en  quién  fijarse,  aunque  luego  tus  pasos  se dirijan hacia otros derroteros.  Además de la obra de Sue‐Ellen Welfonder, ¿qué  obras  o  autores  te  sirven  de  inspiración?  ¿Qué  libros son tus preferidos de toda la vida?  Oscar  Wilde  es  uno  de  los  grandes,  también  Katherine Neville y Arlette Geneve (me fascina su  forma de narrar). Ovidio y su  Metamorfosis es una  fuente  increíble  de  inspiración,  incluso  Shakespeare  se  fijó  en  él.  También  me  inspira  la  mitología,  sobre  todo  la  celta  y  la  nórdica,  sus  leyendas  y  sus  mitos;  algunos  cómics  y  también  cuentos populares, como  La Cenicienta y  La Bella y la Bestia.  Incluso  he  llegado  a  encontrar  la  inspiración  en  la  letra  de  una  canción.  Cualquier  cosa, por pequeña que sea, te puede evocar mil y  una historias. 

11 RománTica'S


Mis libros  preferidos  son  El Ocho, La Celestina, Juegos de Seducción  (que  se  ha  convertido  en  mi  libro favorito),  La historia interminable… y cuentos  populares, sobre todo.  Hemos  descubierto  también  tu  faceta  y  tu  trabajo como estupenda ilustradora. ¿Qué obras  publicadas  has  ilustrado?  ¿Sigues  trabajando  también en esta faceta?  Ilustré  un  librito  infantil  para  un  colegio  y  también  la  portada  de  una  novela  de  Nimphie  Knox.  Y,  bueno,  también  las  ilustraciones  interiores de mi propia novela y la portada de  Sé tú misma, de Moruena Estríngana. Tengo, además,  algunas  cosas  pendientes  con  un  par  de  escritores. Mi estilo es muy de cómic, que es, de  hecho,  una  de  las  cosas  a  las  que  quiero  dedicarme.  El  dibujo,  ahora  mismo,  lo  tengo  como un hobby, algo a lo que dedicarle un par de  horas  al  día  siempre  que  puedo,  para  des‐  estresarme  de  la  vida  diaria  y  retomar  fuerzas  para  seguir  con  mis  obligaciones.  El  dibujo  lo  tengo en un segundo plano, ahora estoy centrada  en la escritura.  ¿Cuánto  tiempo  tardaste  en  escribir  Invierno?  ¿Qué  fue  lo  más  costoso  o  interesante  de  todo  el proceso de creación?  En  escribir  la  historia  tardé  unos  siete  meses,  pero  antes  hubo  un  duro  y  largo  proceso  de  elaboración  y  de  lluvia  de  ideas.  Lo  más  costoso  fue  hacer  que  todo  pareciese  natural,  que  los  hechos  resultaran  creíbles  y  que  los  personajes  tuviesen reacciones acordes a su personalidad y a  sus  experiencias.  Lo  más  interesante  fue  darme  cuenta  de  que  para  ser  escritor  no  hay  que  ser  «escritor»,  sino  un  personaje  más.  Meterte  dentro  de  ese  mundo  como  si  no  existiera  nada  más.  Gracias  a  estos  personajes  he  experimentado  cosas  que  jamás  creí  que  podría  sentir. Poder «ser» ellos es una de las cosas más  maravillosas que he vivido.  Una  vez  terminada  y  registrada  tu  ópera prima,  ¿Cuánto  tiempo  tuviste  que  esperar  por  el 

RománTica'S 12

ansiado «Sí» de una editorial? Creo que tu caso  fue bastante rápido, algo inusual.   Sí,  fue  bastante  rápido.  Yo  misma  me  sorprendí.  Desde  que  registré  la  novela  hasta  que  me  dijeron  que  «Sí»,  pasó  apenas  un  mes.  Y  fueron  dos  editoriales  las  que  se  pusieron  en  contacto  conmigo casi a la vez, solo con un par de días de  diferencia.  Tuve  que  elegir  una  y  me  decanté,  finalmente, por Babylon.  Por  favor,  Olivia,  cuéntanos:  ¿Cuál  fue  tu  reacción al ver ese «SÍ» de Babylon?  Primero  no  me  lo  creía,  me  llevé  las  manos  a  la  boca  y  leí  el  mail  como  cinco  veces.  Cuando  fui  consciente de que querían publicarme, di un salto  y  corrí  por  toda  la  casa  gritándoles  a  mis  padres  que me publicaban. Me puse nerviosísima, pero a  la  vez  contentísima.  Es  algo  difícil  de  explicar,  pero es una sensación que no cambio por nada.  ¿Cuál ha sido para ti, Olivia, la alegría o sorpresa  más  grande  que  has  recibido  después  de  la  publicación?  ¿Qué  te  ha  aportado?  ¡Cuéntanos  lo mejor que has vivido gracias a ella!  Llevo  muy  poco  tiempo  en  el  mundo  editorial,  pero  sí  puedo  decir  que  lo  mejor  que  he  vivido,  sin duda, es que he conocido a gente maravillosa.  He hecho nuevas amistades y estoy aprendiendo  mucho  de  sus  experiencias.  Me  está  aportando  muchas  cosas  buenas,  sobre  todo  en  el  terreno  personal.  Además,  es  increíble  la  sensación  que  te  recorre  cuando  ves  un  mail  en  tu  bandeja  de  entrada  y  resulta  ser  de  un  lector  al  que  le  encanta tu trabajo. Es muy gratificante saber que  lo que haces gusta, al menos a la mayoría.  ¿Cómo  ves  desde  dentro  el  mundo  literario?  ¿Qué  opinas  del  auge  del  género  romántico  en  los últimos tiempos?  La verdad, como llevo tan poquito tiempo, no sé  cómo lo veo. Con mi poca experiencia solo puedo  decir que, de momento, me encanta. La gente se  está  portando  muy  bien  conmigo  y  yo  procuro  corresponderles  con  el  mismo  buen  trato.  Creo  que es importante tenderse la mano.  


Con respecto  al  auge  del  género  romántico,  me  alegro enormemente de que grandes historias de  amor,  que  en  otro  tiempo  pudieran  verse  eclipsadas por otros géneros de moda, vean la luz  al fin y nos den la oportunidad de conocerlas. No  soy una gran fan de las novelas románticas, pero  estoy  descubriendo  algunas  que  me  están  dejando un muy buen sabor de boca. Quizá sea el  hecho  de  que  se  publiquen  más  lo  que  haya  hecho  que  conozca  mejor  el  género  y  que  esté  descubriendo auténticas joyas.  Descríbenos brevemente a tu variadísimo elenco  de personajes.  Bueno,  esto  es  complicado,  (se ríe).  Describiré  a  los  principales,  porque  podría  alargarme  demasiado. 

Kira es  una  chica  con  un  don  especial,  tiene  un  carácter  fuerte  y  es  luchadora  por  naturaleza.  A  veces  siente  miedo,  también  se  equivoca,  y,  en  ocasiones,  se  deja  llevar  por  la  tristeza;  pero  siempre consigue salir adelante.  

muchacho muy  ambiguo  y  siempre  está  en  constante lucha interna. 

Erius es  un  chico  muy  eficiente,  un  gran  guerrero y también con más de un secreto. Cree  que ya tiene su sitio en el mundo, pero este dará  un vuelco cuando descubra que no es así.   Elisabeth    es  malvada,  pero  tiene  su  corazón‐ cito. Se enamora de un imposible y su frustración  por no ser correspondida, y también su ambición  por  el  lujo  y  el  dinero,  la  enloquecen  hasta  el  punto de atentar contra los demás para conseguir  lo que desea.  Creo  que  con  esto  hay  suficiente  ¡Es  que  son  tantos!  Antes  de  acabar,  un  par  de  preguntas  curiosas  que  tengo  por  costumbre  hacer  a  todos  los  escritores entrevistados. Ahí van:  1. ¿Cuál  es  el  lugar  más  extraño  en  el  que  te has puesto a leer un libro?  En  una  tienda  de  campaña  improvisada  con  sábanas,  construida  en  la  terraza  de  una  piscina.  Yo  era  muy  pequeña  y  me  metía  allí  siempre para leer mis cuentos y también para  pintar  libros  de  colorear.  En  verano  leo  en  el  balcón  o  encima  del  pozo  que  hay  en  esa  misma terraza, pero mi sitio preferido siempre  será la cama. 

Vartan es  un  hombre  problemático  y  desconfiado.  Es  frío  y  carismático  y  tiene  un  carácter  cruel.  Pero  esconde  mucho  más  de  lo  que muestra.  Dorian es perfecto. Amable, gentil, bueno; pero  también  serio  y  estricto.  Es  el  marido  que  toda  mujer  querría  tener,  aunque  también  esconde  algo que no quiere que nadie descubra.  Shawn  es  un  chico  sensible,  el  cual  viste  una  coraza  de  irritabilidad,  que  es  la  misma  que  le  impide  acercarse  a  la  persona  que  ama.  Es  un   

2. ¿Con qué  escritor/a,  vivo  o  ya  fallecido,  de  cualquier  época  y  país  te  gustaría  compartir  una  cena  y  dónde  sería  este  pequeño  manjar?  (Deja que tu imaginación ponga la mesa de esa cena y traiga a los invitados)  Ya  que  debo  decir  un  escritor,  me  contendré  las  ganas  de  mentar  a  Leonardo  Da  Vinci  ;P  Me  encantaría  compartir  cena  con  William  Shakespeare en el Londres del siglo XIX, en el  salón de una lujosa casa decorada con el gusto  de  la  época,  y  así  poder  hablar  de  sus  experiencias y de las circunstancias en las que  se  encontraba  cuando  escribió  sus  obras.  Los  invitados  serían  Mary  Shelley,  Lord  Byron,  Fernando  de  Rojas,  Miguel  de  Cervantes,  Ovidio, Homero, Catulo y el gran Quevedo. Los  autores no concuerdan con la época, ¡pero ahí  está la gracia!   

13 RománTica'S


Por último, dinos dónde podemos encontrarte y  seguirte;  y  regálanos,  si  eres  tan  amable,  un  mensaje a los lectores de la revista Romántica’s.  Podéis  seguirme  en  mi  blog  http://www.oliviamonterrey.blogspot.com/  y  también  en  mi  Facebook;  solo  tenéis  que  poner  mi nombre en el buscador y ahí os sale.  A  todos  los  lectores  de  la  revista  RománTica’S,  nunca  dejéis  de  luchar  por  vuestros  sueños.  Por  muchas  zancadillas  que  encontréis,  por  muchos  problemas  e  impedimentos  que  surjan,  sed  fuertes y saltad por encima de esos muros. No os  rindáis  antes  de  empezar  porque,  si  lo  hacéis,  nunca sabréis si pudisteis haberlo logrado.  Y,  por  último,  muchas  gracias  al  equipo  de  RománTica’S por esta estupenda entrevista y por  todo el apoyo mostrado. Ha sido un placer. ¡Nos  leemos!  Sobra decir que ha sido un auténtico placer.   A  todos  los  lectores  decirles  que  Invierno  se  adquiere  vía  Internet,  muy  fácilmente  y  a  un  precio muy asequible en la siguiente dirección:   http://tienda.edicionesbabylon.es/36‐ invierno.html   Olivia,  te  deseamos  lo  mejor  en  esta  andadura  desde  todo  el  equipo  de  RománTica’S  y  te  felicitamos  por  tu  obra.  Toda  la  suerte  del  mundo con todos los proyectos que emprendas.  Te seguiremos a partir de ahora.   Muchas gracias y ¡hasta pronto!  Entrevista: Carolina Iñesta Quesada,   autora de El guardián de los secretos. 

RománTica'S 14

 


15 RomรกnTica'S


Una tarde con… Raquel Rodrein

Antes de  nada;  muchas  gracias  por  dejarnos  entrar  en  tu  casa  y  curiosear entre tus cosas…  Gracias  a  vosotras  por  compartir  este  ratito  conmigo  y  sobre  todo  por esas palabras que suenan como música para mis oídos… «ávida  lectora, viajera incansable y estupenda escritora». Lo último… me ha  llegado.  

©foto: Magnus Lundstedt

Raquel Rodrein, ávida lectora,  viajera  incansable  y  estupen‐ da  escritora  nos  ha  invitado  a  pasar la tarde con ella. Tomad  vuestra tacita de café, echadle  azúcar  y,  ¡disfrutad  de  la  entrevista!     Antecedentes: ¿qué sabíamos  de Raquel Rodrein?  Ella  nació  en  Málaga  en  1970  aunque pasó gran parte de su  vida  en  Granada,  ciudad  a  la  que  llevará  siempre  en  su  corazón y dónde comenzó sus  estudios de Derecho.   Fascinada  por  el  mundo  cinematográfico,  le  hubiese  gustado  estudiar  Artes  Escé‐ nicas  para  ponerse  detrás  de  una  cámara  y  escribir  guiones  que  luego  se  plasmaran  en  la  gran pantalla.  Viajera  por  excelencia  ha  residido  en  el  estado  de  Kansas  (EE.UU.)  y  París;  visitado lugares emblemáticos  como  Nueva  York  o  Escocia  y  recientemente  ha  paseado  por las calles de Irlanda.  Es una firme defensora de que  la  realidad  más  simple  puede  superar a la más insólita de las  ficciones. Prueba de ello es su  primera novela «Tú escribes el  final»  ganadora  del  IV  Premio  Terciopelo  de  Novela  Román‐ tica. 

RománTica'S 16

¿Tienes un «rinconcito especial» para escribir… o cualquier sitio te  vale?  Sinceramente, la verdad es que no tengo un rincón especial aunque  eso  no  significa  que  sueñe  con  retirarme  una  temporadita  al  año  a  una  pequeña  casita  de  la  Toscana,  por  ponerte  un  ejemplo,  para  evadirme  del  mundanal  ruido  y  centrarme  en  una  de  mis  mayores  pasiones.  La  mayor  parte  del  tiempo  escribo  sentada  o  medio  tumbada en  el sofá de mi salón. Necesito silencio y  tranquilidad, lo  cual es difícil teniendo en cuenta mi ritmo frenético de vida. Quienes  me  conocen  saben  que  llevo  demasiadas  cosas  a  la  vez  y  a  veces  hasta me he visto obligada a desconectar los teléfonos, aunque sea  durante un par de horas, para que no me interrumpan cuando estoy  en pleno apogeo de inspiración.   Cuando oía a los escritores decir que necesitaban apartarse y buscar  la  inspiración  en  un  lugar  remoto  me  parecía  un  esnobismo,  pero  ahora lo comprendo y comparto plenamente dicha afirmación. Una  vez escuché decir a un escritor de renombre que tenía una rutina a la  hora  de  ponerse  a  escribir.  Supongo  que  eso  podrá  hacerlo  todo  aquel  que  viva  de  la  escritura,  pero  en  mi  caso  no  es  así,  de  modo  que a veces puedo tirarme semanas sin teclear absolutamente nada  porque la vorágine del día a día no me lo permite. La mente necesita  estar despejada para crear algo y yo cuando no estoy al cien por cien  ni  siquiera  lo  intento.  Así  que  como  respuesta  final  os  diré  que  me  basta con lugar cómodo y sobre todo en calma. Cuando  escribes…  ¿Lo  haces  con  un  argumento  cerrado  o  son  los  personajes los que deciden como va ser la historia?  Generalmente tengo una idea más o menos preconcebida. Creo que  es  algo  que  le  sucede  a  todo  aquel  que  se  plantea  contar  una  historia.  Sabes  cómo  comienza  pero  jamás  cómo  va  a  acabar.  Es  inevitable que surjan nuevas ideas, nuevos personajes, escenarios y  situaciones  que  incluso  me  hacen  cambiar  muchas  de  las  escenas  que  a  lo  mejor  ya  están  escritas.  Los  personajes  terminan  apoderándose  del  hilo  de  la  trama  y  aunque  suene  ilógico  muchas  veces  adquieren  mayor  protagonismo  del  que  tengo  intención  de  darles. El regreso de Hugh ha sido un claro ejemplo de ello.  ¿Qué despierta tu imaginación, qué es lo que te inspira?  Me  inspiran  las  cosas  más  sencillas  y  al  mismo  tiempo  las  más  inusitadas.  Creo  que  es  necesario  ese  instante  de  desvarío  que  te  lleva  a  escribir  determinada  escena.  Me  ha  pasado  en  muchas  ocasiones.  Escribo  varios  capítulos,  dejo  pasar  el  tiempo,  retomo  la  escritura donde la dejé y me preguntó a mi misma en qué demonios  pensaba  cuando  escribía  determinados  párrafos.  A  veces  me  sorprende lo que he escrito. 


Despierta mi imaginación y mi  inspiración  una  persona,  un  lugar,  una  anécdota,  la  letra  de  un  canción,  una  conversa‐ ción.  La  vida  diaria  está  llena  de  historias  y  en  la  realidad  buscamos  inevitablemente  ese  elemento  que  sirve  para  desarrollar la trama. Cualquier  cosa  me  sirve  en  el  momento  más inesperado.  También  los  viajes  y  la  gente  que  he  ido  conociendo  a  tra‐ vés de ellos han sido experien‐ cias  totalmente  enriquecedo‐ ras  y  que  han  aportado  e  incluso influenciado mucho mi  forma de pensar y de ser. Esa  influencia  ha  quedado  plas‐ mada  en  muchos  de  mis  per‐ sonajes.  ¿Ha  cambiado  en  algo  tu  día  a  día  ganar  el  IV  Certamen  Terciopelo?    Pues ha cambiado bastante en  el sentido de que si antes de si  antes  estaba  atareada,  ahora  lo  estoy  doblemente,  pero  di‐ cen que sarna con gusto no pi‐ ca, de modo que aunque todo  esto  me  ha  agotado  por  el  desgaste  emocional  y  físico  que  ha  conllevado,  las  satis‐ facción  de  ver  valorado  tu  trabajo,  un  trabajo  que  jamás  pensé  en  mostrar  a  nadie  es  algo que no tiene precio.   Si algo tengo que agradecer al  este  certamen  es  la  posibi‐ lidad  que  me  ha  dado  de  co‐ nocer a tantas escritoras espa‐ ñolas de las que desconocía su  existencia.   El  premio  Terciopelo  y  la  publicación  de  Tú escribes el final  han  sido  sin  duda  vitales  para  comenzar  una  lucha  sin  descanso  por  cumplir  mi  más  preciado  sueño.  Aunque  es  imposible  escribir  a  gusto  de  todos,  me  siento  feliz  por  los 

resultados conseguidos  y  aún  por  conseguir  porque  esto  no  ha  hecho  más  que  empezar.  Otro  detalle  que  me  ha  cambiado el día a día  han sido  las  innumerables  muestras  de  apoyo  y  de  cariño.  Recibir  e‐ mails  o  llamadas  de  personas  conocidas  que  han  experi‐ mentado  tantas  emociones  con  mi  historia  es  siempre  gratificante,  pero  si  encima  lo  hacen desconocidos que inclu‐ so  han  leído  mi  libro  más  allá  de mis fronteras, eso sí que es  algo que nunca pensé que me  iba a suceder.  Para  poneros  un  ejemplo,  ha‐ ce  poco más de dos meses re‐ cibí  un  extenso  e‐mail  que  ahora  soy  incapaz  de  resumir  por  el  contenido  emocional  que llevaba, de un joven actor  de  teatro  que  se  había  leído  dos  veces  Tú escribes el final  y  que trataba de abrirse camino  en  el  difícil  mundo  de  la  interpretación.  Se  había  sen‐ tido  completamente  identifi‐ cado con el personaje de Liam  y  me  daba  las  gracias  una  y  otra  vez  por  haberle  regalado  esperanzas.  Os  podéis  imagi‐ nar  hasta  donde  llegaban  mis  lágrimas.    He leído en tu web que estás  trabajando  en  la  adaptación  cinematográfica  de  Tú escribes el final ¿Es muy difícil adaptar  una  novela  al  cine?  ¿Hay  alguna  fecha  prevista,  algún  actor/actriz  en  quien  hayas  pensado? ¿Nos puedes contar  algo?  La  verdad  es  que  la  Web  la  tengo  muy  abandonada.  Ten‐ go  que  preparar  un  montón  de  cosas  nuevas,  textos,  foto‐ grafías,  artículos,  reseñas.  Le  tengo  que  pasar  todo  a  mi  genial  amigo  Magnus  Lunds‐

tedt que  se  ha  ofrecido  a  crearla,  pero  si  no  le  doy  ma‐ terial  no  hay  nada  que  hacer.  Soy  un  desastre.  Espero  po‐ nerla al día en breve.    La adaptación cinematográfica  de  Tú escribes el final  ya  la  finalicé  a  finales  del  2010.  Después  de  registrada  tam‐ bién  ha  sido  traducida  al  inglés gracias a una joven tra‐ ductora  residente  en  Londres  que se enamoró de la historia  y se ofreció participar en este  reto  que  me  había  impuesto.  He  disfrutado  mucho  en  el  proceso  de  adaptación,  tra‐ ducción  y  revisión  del  guión.  Desde  de  aquí  agradezco  de  corazón a mi amiga Evy Jessica  Rune  por su fantástico traba‐ jo.  La  traducción  a  la  lengua  inglesa  era  algo  necesario  da‐ do  que  si  algo  tengo  claro  es  el  hecho  de  que  el  personaje  de Liam Wallace tiene que ser  un  actor  escocés  y  desafortu‐ nadamente  dicho  actor  no  se  distingue precisamente por su  tendencia  a  ser  políglota.  De  modo que espero que tarde o  temprano su agente y socio le  filtre el guión.  Solo  puedo  contar  que  dicho  guión  está  en  manos  de  una  productora  española,  una  francesa  con  sede  en  Londres  y  varias  productoras  anglosa‐ jonas,  una  de  ellas  con  sede  en Los Ángeles. Es un proceso  muy  lento  y  ya  me  gustaría  poder  tener  una  fecha  pre‐ vista. Si algún día esto se cum‐ ple pienso gritarlo a los cuatro  vientos.  No  os  quepa  duda,  pero  por  el  momento  no  es  más que un proyecto que está  en el aire. Si mi libro estuviese  traducido  al  inglés,  creo  que  las  cosas  serían  mucho  más  fáciles. Una española tratando 

17 RománTica'S


©Magnus Lundstedt de vender  un  guión  en  el  mundo  anglosajón  es  tarea  casi  imposible,  pero  por  lo  menos  ya  lo  han  leído  en  el  lugar  en  el  que  tenía  que  ser  leído.  Lo  demás  lo  dejo  en  manos del destino.  Por  supuesto  que  es  complicado adaptar una nove‐ la  al  cine.  Se  pierde  mucha  esencia  de  la  historia  porque  no  existe  narración  y  no  es  tarea fácil transmitir los sentí‐ mientos  de  los  personajes  a  través  de  los  diálogos.  He  te‐ nido  que  reducir  mucho,  qui‐ tar  muchas  escenas  y  escribir  otras  nuevas.  El  resultado  ha  sido muy  bueno y espero que  a  la  larga  termine  dando  sus  frutos.  A  principios  de  año  una  productora  de  la  ciudad  natal  del actor ha sido la primera en  mostrarse  intrigada  por  la  historia,  habiendo  pasado  el  guión  por  todos  los  filtros  pertinentes.  Han  tenido  lugar  una  serie  de  incongruentes  declaraciones  y  acciones  por  parte  de  esta  productora  y  lo  he    puesto  en  conocimiento  de la editorial en caso de que 

RománTica'S 18

quieran copiar  la  idea  sin  pasar  por  los  cauces  legales  pertinentes.  No  puedo  decir  nada  más.  Lo  que  sí  me  ha  quedado  claro  después  de  este  incidente  es  que  Tú escribes el final puede llegar a la  gran  pantalla. Si alguien quie‐ re  copiarme  eso  significa  que  la idea es original. Así que voy  a luchar hasta el final.  ¿Cuáles  son  tus  proyectos  actuales,  tienes  pensado  algún  nuevo  libro  con  el  que  volver a deleitarnos?  Ahora  mismo  estoy  a  la  espera  de  lo  que  me  diga  la  editorial  en  relación  a  El regreso de Hugh.  Lo  dejé  entregado  justo  antes  de  las  vacaciones  de  Semana  Santa,  de  modo  que  todavía  es  pronto  para  tener  noticias,  pero  parece  que  vamos  por  muy  buen  camino.  Estoy  muy  contenta.  Eso  es  lo  único  que  puedo  contaros  en  este  momento  porque  no  sé  nada  más.   Cuéntame… ¿Quién es Raquel  Rodrein,  hacia  donde  se 

dirige, cuáles son sus metas?  Pues  soy  una  trabajadora  y  luchadora  nata,  como  la  mayor parte de las mujeres de  este  planeta,  que  ha  tardado  años  en  creer  un  poco  en  sí  misma    pero  como  se  suele  decir  «más vale tarde que nunca».  Sigo  trabajando  y  que  no  falte…  porque  de  la  literatura  en  nuestro  país  comen  muy  pocos,  los  de  siempre.  No  voy  a  negar  que  me  gustaría  algún  día  dedicarme  a  escribir  en  exclusiva  pero  tengo  que  ser  realista.  Mis  metas:  seguir  como  hasta  ahora.  Ser  feliz,  hacer  feliz  a  quienes  están  a  mi lado, seguir rodeada de mi  familia,  mis  amigos  que  son  un  tesoro  y  por  supuesto  continuar la preciosa tarea de  contar  historias  y  captar  lectores  y  lectoras  de  todo  el  mundo.  Creo  que  más  no  se  puede pedir.  Un fuerte abrazo y gracias por  compartir este ratito conmigo. 

Entrevista: Noelia Amarillo 


19 RomรกnTica'S


ÉRIDE EDICIONES 

Una nueva editorial abre sus puertas a las autoras españolas. Se trata de  Éride Ediciones, formada por un grupo de profesionales del diseño y de la  edición  con  más  de  12  años  de  experiencia  en  ambos  campos  que  garantizan que el proceso de edición de cada libro se lleve a cabo con la  mayor  rigurosidad.  En  Éride  Ediciones  tienen  cabida  todos  los  géneros,  desde la narrativa más clásica hasta la poesía más vanguardista, así como  libros  técnicos,  científicos  y  humanísticos.  Y  desde  ahora  también  la  narrativa romántica española.  Éride  Ediciones  ofrece  a  las  autoras  editar  su  libro  con  un  servicio  exclusivo de edición, coedición, o autoedición, en función de la valoración  realizada  por  su  Departamento  de  Lectura.  Además  facilitan  la  distribución  de las obras en librerías y centros comerciales, así como su  presentación en formato electrónico y su inclusión en librerías virtuales.  Un servicio completo para que el sueño de cualquier escritor sea por fin  una realidad.  Desde  el  mes  de  mayo  ya  podemos  disfrutar  de  dos  novedades  de  autoras españolas de la mano de Éride. Las primeras en abrir el campo en  esta  editorial  han  sido  Noelia  Amarillo,  con  Ardiente Verano,  y  Megan  Maxwell, con  Te esperaré toda mi vida. Desde RománTica’S le deseamos la  mayor  de  las  suertes  en  su  nueva  andadura  a  Éride  Ediciones  y  sus  autoras..

María, una mujer de poco más  de  treinta  años,  con  un  hijo  adolescente  y  una  vida  cómoda  en  Madrid,  se  ve  «obligada»  a  pasar  las  vacaciones  de  verano  en  el  pueblo de su exmarido. Y no es  que le haga mucha gracia…  Un  día,  perdida  en  la  sierra,  encuentra  una  rústica  cabaña  de  madera  en  un  claro  del  bosque.  Junto  a  ella  hay  un  pequeño  cercado  con  dos  caballos; incapaz de  resistir  la  curiosidad,  se  acerca  para  recrearse  en  sus  movimientos  sin  saber que ella misma está siendo observada.  A  partir  de  ese  momento  todo  su  mundo  dará  un  giro  radical.  Todo en lo que cree cambiará a manos de un desconocido que no  permite  que  le  vea  la  cara  mientras  le  ordena,  susurrante,  que  haga lo que jamás se atrevió a hacer.  ¿Lo  hará?  ¿Se  dejará  llevar  por  las  palabras  encendidas,  las  caricias  ocultas  y  la  pasión  prohibida  de  un  hombre  al  que  ni  siquiera puede ver el rostro? 

RománTica'S 20

¿Qué ocurriría  si  una  mujer  de  siglo XXI, como tú, viajara en el  tiempo al siglo XVII?  Averígualo  sumergiéndote  en  las páginas de esta novela de la  mano  de  Montse  y  sus  dos  amigas,  Julia  y  Juana;  unas  españolas afincadas en Londres.  Una  rifa,  un  premio,  un  viaje,  una  ciudad:  Edimburgo.  Tierra  de leyendas y escoceses.  Allí,  en  aquel  momento,  en  aquel  lugar,  ocurrirá  algo   que   cambiará para siempre la vida de la protagonista y sus amigas.    ¿Quieres saber qué pasa? ¿Te apetece sonreír y divertirte?  ¿Deseas enamorarte?    Entonces, no tienes más remedio que abrir el libro y ponerte  cómoda.    ¡Disfrútalo! 


EDITORIAL DARKISS 

La editorial  Harlequin  Ibérica  nos  presenta  su  nuevo  sello  Darkiss.  Una  colección  JUVENIL  con  libros  llenos  de  emoción,  misterio,  romance  que  transportarán al lector a mundos fantásticos y paranormales. En DARKISS el  lector  podrá  encontrar  atractivas  historias  con  apasionantes  protagonistas  en busca de su destino. Este nuevo proyecto iniciará su andadura en el mes  de mayo con dos jugosas novedades que harán las delicias de los amantes  de la novela paranormal. 

Entrelazados,  cuyos  títulos  en  inglés  son  Brighid’s Quest  y  Unraveled,  respectivamente.  Para  que  vayáis  saciando  vuestra  sed  os  dejamos  la  sinopsis  y  la  portada  de  las  dos  primeras  novedades: 

Ambos lanzamientos se podrán a la venta en formato papel por 15,90 euros  y  también  en  formato  digital  EPUB,  para  los  que  prefiráis  los  libros  electrónicos.  El  primero,  Profecía de sangre,  es  el  primer  libro  de  la  serie  de  Partholon  que  P.C.  Cast  publicó  en  el  año  2004  con  el  título  original  de  Elphame’s Choice.  La  segunda  es  Entrelazados,  de  Gena  Showalter,  novela  que inicia la serie que lleva el mismo nombre y cuya segunda parte veremos  a lo largo del año.  Cuatro títulos más se prevén en este 2011 para esta colección: My soul to  take,  de  Rachel  Vincent,  y  Poison  Study,  de  Maria  V.  Sydner,  que  probablemente verán la luz en el mes de septiembre. Y aproximadamente  para  noviembre,  suponemos  que  de  cara  a  las  navidades,  Darkiss  editará  como  ya  hemos  comentado  el  segundo  libro  de  las  sagas  Partholon  y 

  .

21 RománTica'S


U UN DICIE EMBRE D DE PERRO OS    Dan niel Glatttauer, ge ermano een Hispania      Daniel Glatttauer es un eescritor  y  periodistaa  austriaco  nacido  en Viena en n 1960. Ha ttrabaja‐ do para meedios como eel diario  Der  Standard,  dondee  tiene  una column na de opinió ón, y ha  publicado  varios  v libross  entre  los  que  se  encuentra  la  obra  de  2004  Der D Weihnachhtshund,  posteriormeente  adaptada  al  cine. En 200 06 logró el G German  Bok Prize po or su libro  Contra C el viento del norte n ,  obra  que  q ha  supuesto  su u  salto  al  mercado  m internacional  y  que  ha  h sido  traducida  a  más  de  d 25  idiomas.  Una  de  las  épocass  más  controvertid das  del  año o  es  la  Navidad,  si  no  que  se  lo  pre‐ os  protagonistas  de  gunten  a  lo esta historiaa. Max es un n perio‐ dista  cansaado  del  frío  vienés  que ve en eesa época del año el  momento  ideal  para  darse  una  vuelteccita  por  Las  Maldi‐ vas  y  sentirr  el  calorcito o  de  la  isla,  la  areena  fina  y  el  e agua  cristalina.   Katrin  es  una  joven  qu ue  va  a  cumplir  30 0  años  jussto  en  Nochebuena.  Está  harta  de  celebrarlo  siempre  s de  la  mis‐ ma forma yy de que sus  padres  sean  tan  prrotectores  co on  ella,  tienen  máás  ganas  que  q la  propia interresada en accoger a  un  yerno.  El  tercero  en  e dis‐ cordia  de  este  panoraama  es  a vago o  y  de  un  braco  alemán  pelo duro q que se convieerte sin  quererlo  en n  el  nexo  dee  unión  entre  estos  dos  serees  algo  desdichados  que  busccan  su  mundo.     sitio en el m

RománTica'S 22

No imporrta que Katrin no ten‐ ga  idea  de  d cómo  cuidar  a  un  perro, nu unca se ha te enido que  preocupaar  por  ello  porque  p su  progenito or  los  odia  y  jamás  dejaría  que  uno  de  esta  pusiera las paatas en su  especie p casa, ¿o  sí?  Katrin no o sabe de  bracos nii nada sobre razas pe‐ rrunas,  dietas,  d higien ne  o  algo  relacionaado  con  tod do  lo  que  entraña  el  e mundo  caanino,  pe‐ ro  da  igu ual.  La  cuestión  es  no  celebrar  la Nochebue ena como  es tradiciional. Para e evitarlo se  esmera m muchísimo in ntentando  conseguir lo que anda buscan‐ do  y  un  joven  llam mado  Max  tiene  el  remedio  parra  que  su  objetivo  llegue  a  buen  puerto… Esta  historia  no  es  ni  más  ni  menos  que  q la  que  ha  h creado  Daniel  Glattauer,  periodista  y  U obra  escritor  austriaco.  Una  h convertid do  en  un  que  se  ha  fenómeno  literario  al  a que  se  suma su anterior gran n éxito en  España, Contra C el viento del norte  y  la  segu unda  parte  Cada siete olas,  noovelas  que  lo  han  catapultaado  a  la  fama  mun‐ dial.  La huella h de un beso  es  su  último  trabajo  t llegaado  hace  poco a laas librerías de nuestro  país. En eesta novela ssi hay algo  que sobresalga con respecto a  nterés que  las anteriiores es el in despiertaan  las  vidas  de  los  personajees  secundarios  gra‐ cias a que el escritorr se aden‐ tra en elllas un poco  más de lo  corrientee.  Este  hech ho  contri‐ buye a que lo que no os cuenta  sea  más  divertido  y  y entrete‐ nido.  Ottra  de  sus  caracte‐

rísticass es  la  falta  de  preten‐‐ siones  de  la  historia,  unaa  lecturaa  bienvenidaa  para  unaa  tarde d de domingo de té, café yy  sofá.  Al fin yy al cabo  Laa huella de unn beso naarra la existeencia de doss  jóvenees  solitarios  que  no  han n  enconttrado  su  lu ugar  en  ell  mundo o  que  les  rodea  y  cuyass  vidas  se  cruzan  gracias  g a  un n  braco  alemán  vago,  que  see  convieerte  en  el  te estigo  mudo o  de  loss  pensamien ntos,  las  du‐‐ das  y  la  evolución  de  la  amis‐‐ tad  en ntre  Max  y  Katrin.  Unaa  lecturaa que te acerca también n  al mun ndo animal, e en este caso o  al  can nino,  todo  lector  quee  comien nza  este  lib bro  terminaa  cogien ndo  cariño  al  braco  aun‐‐ que seea un perro p plomazo pe‐‐ rezoso o…  Como  no  es  unaa  gran  ideaa  desvelar  detalles  relevantess  del librro, aquí va una cuestión::  ¿Por  q qué  será  que  Max  no o  puede besar a Katrrin?  ue sí podemo os adelantarr  Aunqu a  aqueellos  que  haan  leído  suss  anterio ores  historias  o  a  loss  que  quieren  empezar  a  leer‐‐ las,  qu ue  La  huella  de  un  beso o  se  enccuentra  un  poco  p alejadaa  de  lo  que  fue  su  primer  gran n  éxito  een  España,  esta  e historiaa  posee  todo de lo q que carecían n  las  doss  primeras:  descripción,,   encuen ntros,  silenccio,  cercaníaa  física… …  Y  hasta  ah hí  se  puedee  leer.  A Artículo: Mó ónica Licerass    


23 RomรกnTica'S


RománTica’S presenta

Asedio al corazón de

Pilar Cabero

Quienes la han leído, la han catalogado de romántica, apasionada y  con  una  fuerza  narrativa  aún  más  presente  que  en  los  dos  títulos  anteriores.    Para  los  que  ya  hemos  leído  novelas  de  Pilar  creo  que  esos  comentarios son cuando menos acertados. La autora nos hizo vibrar  con su primera novela. Leer A través del tiempo fue como sumergirnos  en una historia de capa y espadas de las de antes con un cierto toque  de sobrenatural. El final fue de órdago y estamos seguros que como  a nosotras, también a vosotras os dejó con ganas de saber más sobre  la  historia  de  esa  particular  familiar.  Tuvimos  que  esperar  algo  más  de  un  año  para  conocer  las  vicisitudes  de  Yago,  el  hijo  de  Diego  y  Marina, en Tiempo de Hechizos.    Ahora Cabero nos sorprende con una historia más consolidada, más  romántica  que de aventuras y con un  hilo narrativo más propio  del  género que nos ocupa: la novela romántica histórica de siempre.    Dos personas marcadas por su pasado, dos seres para quienes la vida  no  ha  sido  fácil,  dos  protagonistas  que  sabrán  llegarte  al  corazón  hasta asediarlo para desembocar en un final difícil de olvidar.   

Pilar Cabero nos ofrece una historia cargada de sentimientos donde el deber parecerá imponerse sobre el deseo de dos corazones avocados a estar juntos. Desde RománTica’S  esperamos  que  el  nuevo  libro  de  esta  joven  autora  ocupe  un  buen  lugar  en  vuestra  lista  de  la  compra  de  este  bimestre.  Estamos  seguras  que  no  os  decepcionará.  Deseamos  la  mejor  de  las  suertes  a  Armand  y  Camila,  un  hombre  y  una  mujer  separados por algo más que una guerra. 

RománTica'S 24

               

Asedio al corazón Pilar Cabero Por fin, tras un largo asedio, y la inesperada ayuda del incendio del castillo de la Mota, el Mariscal Duque de Berwick había conseguido tomar la ciudad. El capitán francés Armand Boudreaux busca supervivientes en el campo de batalla sin saber que va a encontrar malherido a su propio hermano. Camila es hija del difunto médico, don Arturo de Gamboa, del que todos decían que tenía el Don cuando tocaba a los enfermos. Ella no, pero ayuda en lo que puede socorriendo tanto a españoles como a franceses, criada en la compasión a cualquier ser humano. Boudreaux sólo tiene dos prioridades en la vida: salvar a su hermano y preservar su corazón, destrozado por una esposa infiel. Camila tiene otras dos: proteger a un pequeño huérfano y dedicarse en cuerpo y alma a su trabajo de sanadora y a sus pócimas; el amor no puede existir para una mujer estéril. Ninguno de los dos cuenta con que ni batallas, ni enemistad entre sus países, ni siquiera sus propios deseos, deberán luchar contra una pasión que les arrastrará.


El 18/05/2011 Libros del Atril convocó el Sexto Premio de Novela Romántica Terciopelo con el propósito de difundir y fomentar la literatura de ese género. De entre los manuscritos recibidos se premiará aquella obra que destaque por su originalidad y amenidad.

BASES

1. Las novelas, escritas en lengua española, deberán ser originales e inéditas. 2. Los originales deberán presentarse bajo seudónimo y con una extensión entre 150 y 350 folios, claramente mecanografiados a doble espacio y por una sola cara. 3. Acompañará a las obras presentadas una plica en cuyo interior figurará el nombre, dirección y teléfono de contacto del autor, así como una declaración firmada en la que se haga constar que la obra no tiene comprometidos los derechos de publicación con ninguna editorial y que tampoco se halla pendiente del fallo de cualquier otro premio. En el exterior de la plica se consignará el seudónimo con el que se presenta su autor. 4. La dotación del Premio será de 2.000 euros en metálico.

I N F O R M A C I Ó N D E

5. El plazo de admisión de originales se cerrará el 1 de septiembre de 2011 y el Premio será fallado el 30 de noviembre del mismo año. 6. La presentación al Premio compromete al autor a no retirar su original antes de hacerse público el fallo del jurado. Asimismo, el hecho de presentar una obra implica la aceptación por parte del autor de todas las bases del Premio. 7. Los originales se enviarán en una copia impresa y encuadernada, acompañada por un CD con el texto de la obra en word, y haciendo constar en la cubierta el nombre del Premio, el título de la obra y el seudónimo del autor, a: Libros del Atril, S. L. Av. Marquès de l’Argentera, 17, pral. 1ª E C.P. 08003 Barcelona, España

I N T E R É S

25 RománTica'S


E V PREMIO TERCIOPELO 8. El Jurado y las personas que intervengan en el proceso de valoración y selección de las obras optantes al premio guardarán la debida confidencialidad, tanto sobre las novelas presentadas como sobre su marcha y resultados. 9. El cobro del importe del Premio supone la concesión a Libros del Atril de los derechos en exclusiva de publicación de la obra. Estos derechos abarcan todas las modalidades de edición, así como los derechos de traducción a otros idiomas y su difusión mediante adaptaciones cinematográficas y televisivas. 10. La dotación económica se computa como anticipo a cuenta de los derechos de autor. 11. Libros del Atril se reserva el derecho de opción preferente para publicar aquellas obras presentadas y que no hayan resultado galardonadas, previo acuerdo con los autores respectivos. 12. El ganador se compromete a comparecer en aquellos actos de promoción que se deriven tanto de la presentación de la obra premiada como de la publicación del libro. 13. Los originales presentados no serán objeto de devolución. Barcelona, mayo de 2011

ANTERIORES PREMIOS PUBLICADOS  I PREMIO 2006 

IV PREMIO 2009   

RománTica'S 26

II PREMIO 2007  

III PREMIO 2008 

V PREMIO 2010  


El programa radiofónico 

TRAS LOS LÍMITES  cuenta con una  de nuestras  colaboradoras habituales 

EL DIVÁN ROMÁNTICO  organiza su I ENCUENTRO  en La Coruña 

Nuestra  colaboradora  Carolina  Iñesta,  autora  de  El  Guardián  de  los  Secretos,  ha  entrado  recientemente  a  formar  parte  de  la  plantilla  del  programa  radiofónico  de  misterio  Tras los límites,  en  el  que  ya  lleva  un  mes  realizando  entrevistas y reseñas radiofónicas.   Tras realizarle una entrevista al respecto de su  propia novela en dicho programa, se le ofreció  dirigir y coordinar la sección literaria de Tras los límites, un programa de éxito en su género, que  cuenta siempre con entendidos y especialistas  en la materia y que fue finalista de los Premios  europeos Podcast Awards.   Un  programa  que  podemos  escuchar,  no  sólo  en  varias  emisoras  de  España  (como  Sol  FM,  radio Alfaguara etc.), sino también en emisoras  del  otro  lado  del  charco,  como  Argentina  y  Uruguay, además de a través de Internet, en la  web del programa.   Carolina  desea  invitar  a  los  compañeros  escri‐ tores que usen leyendas, crímenes o misterio‐ sos personajes reales en sus novelas, a ponerse  en  contacto  con  ella  sin  ningún  inconveniente  (en el mail que podrán encontrar en su página  de  Facebook)  y  Carolina  estará  encantada  de  entrevistarlos  en  directo  y  así  ayudar  a  dar  a  conocer sus obras. 

El I Encuentro Diván Romántico se trata de un evento sin ánimo de lucro y  que  se  celebrará  el  sábado  2  de  Julio  de  2011  en  el  Hotel  Riazor  de  La  Coruña a lo largo de todo el día. Incluyendo una comida en el mismo Hotel  que  tendrán  que  abonar  cada  una  de  las  asistentes,  a  razón  de  20,00€  por  persona. No habrá cuotas de inscripción, ni de ningún otro tipo.  Pretende  ser  una  reunión  en  la  que  se  unirán  Escritoras  de  Romántica  españolas, Editore/as y Traductoras con aficionadas a este género literario;  con  la  intención  de  que  se  establezca  como  cita  anual  en  nuestra  ciudad  y  llegue a convertirse en un referente a nivel nacional.  Se celebrará una jornada a lo largo de todo el día, con varias mesas redondas  en  las  que  se  tratarán  diversos  temas  relacionados  con  la  Literatura  Romántica y dónde las aficionadas podrán hacer preguntas a sus escritoras  favoritas  y  participar  activamente,  incluyendo  también  varios  sorteos  y  una  firma de libros.  Pretendemos  dar  cobertura  mediática  al  evento  en  prensa  escrita,  radio  y  televisión.  Más información sobre este ENCUENTRO en:  http://deamorlibrosyotrashistorias.blogspot.com/search/label/Encuentro%2 0Div%C3%A1n%20Rom%C3%A1ntico  También Facebook  http://www.facebook.com/?ref=home#!/pages/Yo‐leo‐Literatura‐ Rom%C3%A1ntica‐y‐soy‐Inteligente‐y‐Culta/171641432851659  El correo electrónico para inscribirse al Encuentro es:  encuentrodivanromantico@hotmail.es  En breve se habilitará un número de cuenta para que aquellos que quieran  asistir ingresen el dinero de la comida. 

Visita las webs de las distintas FERIAS DEL LIBRO.  Entre los meses de Mayo y Junio,   cada ciudad celebra su semana especial del Libro  ¡¡¡NO TE PIERDAS LA TUYA!!! 

27 RománTica'S


Hablar sobre los protagonistas de una novela no es siempre fácil para sus autores  pero  Mar  Carrión  se  ha  prestado  gentilmente  a  presentarnos  a  los  suyos  de  Senderos que saldrá a la venta el próximo mes de Julio en Terciopelo.   Suponemos  que  querréis  saber  de  qué  va  la  novela.  Y  antes  de  dar  paso  a  las  características de Erin y Jesse, os dejamos como aperitivo su sinopsis: 

La vida de Erin Mathews no es nada fácil. Tiene un padre tirano y egocéntrico que jamás les demostró ni a ella ni a su hermana una pizca de cariño y un trabajo que si bien no odia tampoco es que sea el trabajo con el que siempre ha soñado. Su única afición es la única vía de escape. El piloto Jesse James Gardner lo ha perdido todo, incluida la licencia que es medio de subsistencia. El responsable, Wayne Mathews, el padre de Erin. Por ello, cuando esta se presenta en la puerta de su casa ofreciéndole dinero por ayudarla en un absurdo, no puede sino aprovechar la ocasión de indagar cuánto sabe ella de la razón de su despido, de su juicio (pendiente de apelación) y de la pérdida de su licencia.

Senderos

Desde luego lo que ninguno de los dos espera es que sus senderos, que creían paralelos, hayan girado noventa grados y se hayan cruzado. ¿Qué es lo que está surgiendo entre ellos aparte de la admiración por la integridad del otro? Juntos descubrirán que la vida, a veces, te muestra senderos que jamás pensaste que recorrerías.

ERIN MATHEWS 

JESSE GARDNER 

Comenzaré por  ella,  la  protagonista  femenina,  una  joven  empresaria  a  la  que  he  querido  dotar  de  muchas y buenas cualidades entre las que, quizás su   nobleza,  sea  su  rasgo  más  cautivador.  Ella  es  la  clase  de  persona  que  cree  en  la  calidad  humana  y  que,  a  priori,  todo  el  mundo  le  parece  bueno  y  honrado  hasta  que  no  se  demuestre  lo  contrario.  Erin  trata  de  resolver  los  conflictos  apelando  siempre  a  la  razón  y    posee  una  naturaleza  muy  templada y conciliadora, aunque su equilibrio se ve  amenazado  en  muchísimas  ocasiones  a  lo  largo  de  la novela, tanto por la relación dictatorial a la que la  somete  su  padre  en  el  trabajo  y  en  su  vida  en  general,  como  por  tener  que  lidiar  con  el  carácter  mucho  más  impetuoso  de  Jesse  Gardner.  Las  necesidades  de  Erin  Mathews  son  muy  claras,  ella  sólo quiere ser correspondinda en el amor, llegar a  un punto de inflexión con su padre y seguir gozando  de su afición secreta, que es la única vía de escape  de la constante presión en la que transcurre su vida. 

Es la  antítesis  de  Erin.  El  inicio  de  su  novela  está  marcado por su profundo odio y su sed de venganza  hacia  el  padre  de  Erin  y  hacia  ella  misma,  pues  lo  despojaron  de  todas  sus  posesiones  al  perder  un  juicio  en  el  que  el  propio  Jesse  acusaba  a  la  empresa de realizar actividades ilícitas que no pudo  demostrar.  Jesse  es  un  hombre  íntegro  y  honesto,  tiene  unos  principios  muy  firmes  y  una  conciencia  muy sólida y con ellos se mueve por la vida. A nivel  sentimental,  su  corazón  está  recubierto  de  una  gruesa  capa  de  polvo.  La  responsable,  una    mujer  que  le  hirió  con  la  mayor  de  las  traiciones  años  atrás.  De  carácter  mucho  más  vehemente  e  irreflexivo  que  Erin,  le  saca  de  sus  casillas  la  personalidad  asertiva  de  ella,  así  como  la  amabilidad  y  la  simpatía  con  la  que  trata  a  todo  el  mundo. Sin embargo, es precisamente ese rasgo de  Erin,  el  que  consigue  arañar  las  murallas  que  él  ha  construido  a  base  de  rencor.  Las  necesidades  de  Jesse  son  tan  claras  como  las  de  Erin,  y  su  único  objetivo  en  la  vida  es  ver  entre  rejas  a  los  responsables de su situación. Todas sus actuaciones  y pensamientos van encaminados hacia ese fin. 

RománTica'S 28


29 RomรกnTica'S


FOTO-RELATO: IMÁGENES QUE INSPIRAN

RománTica'S 30


©Rosa Mª Cruz Lara 31 RománTica'S


RomรกnTica'S 32


E S P

—¡Hola!  Escucha  cómo  la  saluda  y,  aunque  lleva  un  rato  mirándolo  con  disimulo,  intenta  aparentar  sorpresa al darse cuenta de que no podrá escabullirse entre el gentío tras haber preferido mantenerse  algo alejada de los grupos que charlan animadamente. Alberto camina hacia ella con esa sonrisa que  ya se adivinaba atractiva en su adolescencia, pero que ahora, pasados ya unos buenos veinte años, es  sencillamente arrebatadora. Trata por todos  los  medios de controlar los nervios que siente revolotear  en su estómago. Finge calma componiendo un tímido gesto de bienvenida y aprieta fuerte los dedos  alrededor de la copa, mientras se pregunta en qué  momento de locura se le ocurrió hacer clic en el  «Asistiré» cuando recibió la noticia de evento por Facebook.  —Hola —responde.  —¡Cuánto tiempo! —exclama al llegar junto a ella.  Apenas  recordaba  ya  lo  alto  que  era,  e  inclina  ligeramente  la  cabeza  hacia  atrás  para  poder  mirarlo a los ojos: gris muy oscuro, como una tormenta de verano.  —Sí, mucho. Es difícil reconocer a algunos —comenta.  —Es cierto. Aunque otros no han perdido las costumbres de entonces —ríe mientras le hace un  gesto  señalando  a  Pedro,  el  que  fuera  el  más  gamberro  de  la  clase  y  que,  por  lo  que  podía  ver,  continuaba comportándose de una forma un tanto traviesa—. Sin embargo, tú estás genial —añade.    —Bueno, gracias —acierta a decir, sintiendo alarmada que el rubor acude a sus mejillas.    —Ven. Sentémonos y cuéntame qué ha sido de tu vida.    Únicamente  con  un  movimiento  de  la  mano  de  Alberto  se  ve  arrastrada  hasta  la  esquina  opuesta, donde hay un par de sillones libres. Tras los cristales, el sol avanza hacia el ocaso y otorga un  bello  tono  dorado  a  su  masculino  rostro.  La  invita  a  que  elija  asiento.  Decide  dejar  el  vaso  sobre  la  pequeña mesa de cristal y escoge el sillón más pequeño para acomodarse.    —Bueno,  cuéntame,  ¿qué  ha  conseguido  la  niña  más  inteligente  del  curso?  —pregunta  con  otra de esas sonrisas que consigue bloquearla.    Carla  coge  el  bolso  que  aún  no  ha  descolgado  de  su  hombro  y  lo  lleva  hasta  el  regazo  para  tener algo que hacer con las manos sin que se le note demasiado el nerviosismo.    —Pues…    —¡Oye,  Alberto!  —alguien  lo  llama  y  ambos  atienden—.  ¡Ven  un  momento,    mira  quién  ha  llegado!    Mira  hacia  el  lugar  en  concreto  y  se  da  cuenta  que  el  «quién»  corresponde  a  «una  quién».  Claro, no podía ser de otro modo, es imposible que Sara, la más guapa de la clase,  ahora convertida en  toda una beldad, falte a la reunión. Todos los chicos la rodean y ella está encantada con esa atención.  Comprueba con fastidio que Alberto sonríe y sus ojos incluso brillan.    —Discúlpame, enseguida vuelvo —dice.    Se  queda  allí  sentada  mirando  al  grupo,  inmóvil,  como  una  de  las  plantas  que  decoran  las  esquinas junto a las ventanas. Se siente transportada a una edad pasada en la que su vida transcurría  del  mismo  modo:  sentada  en  una  esquina  de  la  estancia  viendo,  oculta  detrás  del  lápiz,  cómo  otros  disfrutaban de cada minuto. ¿Qué esperaba? Hay cosas que nunca cambian. Debería estar contenta, al  menos ya ha obtenido algo más de lo que esperaba de aquel encuentro. Se encoge de hombros, toma  su copa y da un pequeño sorbo. Necesita centrar la atención en otro lugar, no está bien mirar hacia  ellos, se siente como una fisgona estúpida. Abre el bolso buscando algo, cualquier cosa que le permita  pasar unos minutos entretenida. No encuentra nada, maldice la poca capacidad del bolso y opta por  probar en el monedero para  localizar aunque sea un ticket de la compra.     

E C I A L

R E L A T O S 33 RománTica'S


Siente la presencia de alguien que se agacha a su lado y las puntas de unos cabellos negros se cuelan  en su ángulo de visión. Da un respingo y oculta el monedero acercándoselo al pecho, antes de darse cuenta  de  que  es  él.  Alberto  ha  vuelto,  se  yergue  y  deja  un  par  de  copas  más  sobre  la  mesa  antes  de  volver  a  ocupar  el  asiento.  Sin  entender  bien  qué  ha  ocurrido  para  que  haya  dejado  a  la  espectacular  Sara,  mira  hacia el lugar y comprueba que la escena sigue siendo la misma, pero sin él entre los que intentan acaparar  su atención.    —No sé qué tomas, pero me he permitido traerte un San Francisco.    —¡Oh! Está bien, gracias —dice nerviosa.    —¿Qué  tienes  ahí?  ¿Son  fotos?  —pregunta  travieso,  acercando  el  rostro  hacia  ella  para  intentar  entrever algo—. Déjame verlas.    Carla  maldice  su  suerte.  Probablemente  él  no  recuerde  sus  rasgos  de  entonces  con  exactitud  y  mostrarle  las  fotografías  únicamente  servirá  para  traer  alguna  mofa  a  sus    labios.  Sin  embargo,  no  encuentra una excusa con el suficiente peso para esconderlas y se la entrega.    —¡Vaya! —Exclama divertido, y ella se encoge para recibir el dardo—. No estaba equivocado: estás  genial.    —Gracias —acierta a balbucear recogiendo la fotografía de entre sus dedos, evitando tocarlos—. Tú  también. Siempre fuiste muy…    Alberto levanta una ceja esperando oír el final de la frase y Carla vuelve a maldecir los nervios que  traicionan su lengua aliándola con sus pensamientos. Enrojece y calla.    —¿Muy qué? –sonríe.    —No sé…, ¿guapo? —intenta, acompañando las palabras con una risita idiota que pretende quitar  importancia a la metedura de pata.    Alberto  ríe  y  se  acentúa  en  ella  la  sensación  de  estar  fuera  de  lugar.  Aquello  es  una  auténtica  pérdida de tiempo que únicamente sirve para reafirmar que no está hecha para reuniones sociales. Nunca  ha salido bien parada de ellas y ésa no tiene por qué ser diferente.  Mira de nuevo a su alrededor: todos  siguen charlando y riendo como si nada hubiera pasado. Quizá es mejor que se marche, después de todo  aún no ha ocurrido nada de lo que pueda arrepentirse al día siguiente. Está a tiempo de enmendar el error  yéndose  a  casa,  regresando  a  su  realidad.  Pasados  unos  días  ya  no  recordará  el  mal  rato  pasado  y  continuará haciendo frente a sus problemas diarios sin tener que añadir uno más. Sujeta el bolso, ya con el  monedero dentro, y se pone en pie dispuesta a marcharse.    Alberto la mira sin comprender.    —¿Qué ocurre?    —Mira, esto es un error y… Me voy a casa.    En su rostro se esfuma toda señal de buen humor y compone un semblante grave que le otorga un  atractivo  especialmente  masculino.  Agacha  la  cabeza  y  mete  las  manos  en  los  bolsillos  antes  de  volver  a  mirarla.    —Adiós, me ha gustado volver a verte —se despide y encamina los pasos al exterior antes de que él  pueda decir alguna cosa que consiga hacerla cambiar de parecer o la deje anclada al suelo con el poder de  sus ojos grises.  La carne es débil y el corazón aún más, piensa. Con toda probabilidad ese pequeño aspecto de la vida  es el culpable de que resolviera acudir allí. Llevaba tanto tiempo desoyéndolo que seguramente gritó más  de lo habitual para hacerse notar por encima del pensamiento racional. Pero ya tiene suficiente material  para continuar otros veinte años volviendo la espalda a los pasados, a la solitaria e incomprendida infancia  y  adolescencia;  para  regresar  a  su  aburrida  pero  práctica  vida,  oculta  en  el  anonimato  que  ofrece  una  ciudad como Barcelona.  En el exterior todo sigue su curso normal, nada ha cambiado. Los automóviles y las personas caminan  de  un  lado  a  otro  por  la  Gran  Vía,  unas  solas  y  otras  acompañadas.  ¿Y  qué  más  da?  ¿Qué  le  importa?  Levanta la mano al ver la luz verde de un taxi y se acerca rápidamente a la acera para abrir la puerta de los  asientos traseros.  —¡Carla, espera! —oye a su espalda—. ¡Carla!  La insistencia consigue que gire el rostro para ver sorprendida que Alberto corre hacia ella. Los bajos  de su americana vuelan tras él como si fuera la capa de un superhéroe salido de una fantasía absurda para 

RománTica'S 34


salvarla de un peligro inexistente. Cuando llega junto a ella no es capaz de encontrar algo que decir, pero a  él  no  parece  importarle  lo  más  mínimo.  Le  sujeta  la  puerta  para  que  ella  pueda  entrar  y,  alucinada,  comprueba que se acomoda a su lado.  —¿Adónde  vamos?  —pregunta  el  taxista  elevando  la  voz  por  encima  de  la  de  Alanis  Morissette  cantando Head over feet.  —Ample, número veintiséis —responde él—. No puedo dejar que te vayas sin cenar —explica.  —Pero…  —No hay peros.  —¿Y la fiesta?  —¿Qué tiene de interesante esa fiesta? Conozco de sobra a todos los asistentes.  —También me conoces a mí.  —No  del  todo.  No  eras  demasiado  comunicativa,  siempre  metida  entre  tus  libros  y  apuntes.  Espero  que eso haya cambiado algo con la edad.  —¿Y qué esperas encontrar?  —No espero nada. Me dejo llevar.    El trayecto se le hace eterno, sobre todo porque no encuentra nada más que decir. Alberto se limita  a charlar con el taxista sobre las noticias que emite la radio y de esa forma descubre que consiguió terminar  sus estudios y realizar la carrera de periodismo. Todo un logro para el que fuera un negado en el colegio,  piensa mirándolo reojo. ¿Cuántas sorpresas más esconde?    Al llegar a destino paga la cuenta y sale del coche, esperando paciente con la puerta abierta a que  ella lo siga. «Me dejo llevar», está bien, ella también puede hacerlo, por una vez.    Dentro del restaurante, las paredes de piedra, la luz indirecta y el acogedor diseño se apoderan de  ella,  sintiéndose  transportada  a  una  de  aquellas  pequeñas  pero  lujosas  casas  rurales  de  la  montaña  con  madera por todas partes. Los comensales hablan en voz baja y el camarero los acompaña hasta una mesa al  final  del  salón.  Servilletas  rojas  para  vajilla  negra  y  una  pequeña  velita  creando  un  ambiente  tranquilo  al  alcance de la mano.    Como un perfecto caballero de brillante armadura, Alberto retira la silla y espera a que ella la ocupe  antes de dirigirse a la propia. El camarero deja las cartas sobre la mesa y desaparece discretamente.    —Qué bonito es esto.    Él no dice nada, deja que siga bebiendo de la belleza del lugar y, con una sonrisa indescifrable, mete  la nariz en el menú.    —¿Tienes hambre?    —No demasiada.     —Podemos elegir algunas tapas, si te apetece.    Ella  se  encoge  de  hombros  y  asiente.  El  camarero  se  acerca  y  Alberto  se  encarga  de  pedir  tres  platos compuestos por cosas como pastel de pato, “chupa‐chups” de queso y gambas a la plancha con salsa  de menta, además de un vino recomendado por la casa.    —Bien —dice, cruzando los brazos sobre la mesa y centrando toda su atención en ella, una vez que  vuelven  a  ser  dos—,  ahora  puedes  contarme,  con  todo  detalle  y  sin  interrupciones,  qué  ha  sido  de  ti  en  estos años.    —¿Y  a  qué  viene  tanto  interés?  ¿Pretendes  usar  la  información  para  uno  de  tus  artículos?  — responde Carla devolviéndole la sonrisa cuando él frunce el ceño—. Es broma. Estudié gestión de empresas  y tengo mi propio negocio.    —Qué interesante, ¿qué vendes?    —Amor —él levanta ambas cejas—. Es una web de relaciones y contactos en internet. Como una  red social para buscar pareja.    —¿Y qué opina tu marido o novio de que dediques el tiempo a las relaciones de otros?    —No tengo pareja.    —No puedo creerlo —se muestra sorprendido—. ¿Dedicándote a eso te has olvidado de ti misma?    —No  exactamente  —sonríe  tímidamente—.  Tuve  mi  propia  historia,  sólo  que…  no  tuvo  un  final  feliz. 

35 RománTica'S


—¿No llevaba agua en el bolsillo? —pregunta, consiguiendo sacarla del malestar producido por los  recuerdos.    —¿Cómo? —Ríe.    —¿Recuerdas aquellos ejercicios de redacción a los que nos sometía doña Antonia?    Carla asiente divertida.    —Los  recogía  y  después  los  volvía  a  repartir  para  que  nosotros  mismos  corrigiéramos  a  nuestros  compañeros —apunta ella.    —Pues  una  vez  me  tocó  uno  de  los  tuyos.  Contabas  la  historia  de  una  princesa  codiciada  por  muchos  príncipes  y,  agobiada  por  el  problema,  impuso  como  regla  que  únicamente  aceptaría  al  hombre  que pudiera llevarle agua en el bolsillo.    Carla sonríe divertida y Alberto ríe con ella.    —¿Cómo es posible que te acuerdes de eso? ¡Qué vergüenza!    —No  debes  tenerla,  también  recuerdo  que,  para  mi  absoluta  decepción,  no  encontré  ni  una  sola  falta que corregir en el texto.    —Quizá las hubiera y no las viste.    —Puede ser —acepta él—. Durante esa época hubo muchas cosas que me pasaron desapercibidas  y, si les hubiera prestado la atención adecuada, quizá mi presente sería muy distinto.    —¿Cómo cuáles? —pregunta interesada.    —Tú.    Baja la mirada para ocultar un nuevo sonrojo pero, antes de que pueda recuperarse, encuentra a  Alberto de pie a su lado. Lo mira sin comprender qué se propone y observa cómo se lleva un dedo al rostro,  bajo  el  gris  de  un  ojo,  para  advertirla  de  que  sigua  sus  movimientos.  La  misma  mano  se  introduce  en  el  bolsillo  del  pantalón  y  extrae  de  él  un  diminuto  papel  del  que  le  hace  entrega.  Lo  abre  con  manos  temblorosas y lee: «agua».      Abre los ojos y la imagen es la misma. No ha cambiado en absoluto, aunque calcula que su fantasía  debe haber durado unos buenos diez minutos. Toma otro sorbo de la copa y cruza una pierna por delante  de la otra mientras continúa apoyada contra la pared comprobando que, por mucho que su imaginación se  dispare, la realidad es muy distinta; tanto que sigue siendo molesta. Baja los ojos hasta el suelo. Quizá deba  marcharse ya. Total, nadie notará la falta puesto que no han reparado en ella aún.    —¡Hola!    El saludo la coloca en alerta y levanta el rostro para ver de quién procede. Alberto, muy parecido al  aspecto que tuvo en su imaginación, se encuentra frente a ella.    —Hola —responde.    —¡Cuánto tiempo!    —Sí, mucho. Es difícil reconocer a algunos —repite, completamente sumergida en aquel déjà vu.    —Es cierto. Sin embargo, tú estás fantástica.    —Gracias —acierta a decir.    —Ven. Sentémonos y cuéntame qué ha sido de tu vida.    FIN    Jezz Burning  Mayo 2011  http://jezzburning.com 

RománTica'S 36


Por tercera  vez  consecutiva  en  el  margen  de  las  dos  últimas  horas,  Laura  se  aseguró  de  que  llevaba en su maletín todos los documentos necesarios para cerrar el trato con los clientes ingleses.  Era  el  primer  trabajo  importante  que  su  jefe  delegaba  en  ella  y  Laura  se  había  tomado  aquella  responsabilidad como un reto. Le demostraría que estaba lo suficientemente cualificada para asumir  negocios de aquella envergadura. Era muy posible que si las negociaciones llegaban a buen puerto y  Laura conseguía un trato con los ingleses, su jefe la premiara con un más que merecido ascenso. Se  trataba  de  cerrar  una  importantísima  campaña  publicitaria  en  la  que  hacía  meses  que  trabajaba  incansablemente. La emoción y los nervios bullían en su interior desde hacía varios días.  Laura sacó su coche del garaje del edificio donde residía y cruzó las oscuras e invernales calles  de Albacete bajo una lluvia incesante que por minutos arreciaba. No le importaba viajar de noche, al  fin y al cabo, Madrid sólo estaba a dos horas de camino siguiendo la autovía, aunque se temía que si  continuaba lloviendo de aquella furiosa manera llegaría mucho más tarde de lo previsto. La reunión  estaba  programada  para  las  doce  de  la  mañana  del  día  siguiente,  podría  haber  salido  temprano  y  llegar con tiempo de sobra, pero prefería hacer noche en Madrid y dedicar las primeras horas de la  mañana a repasar todas sus notas.  La carretera circunvalación estaba plagada de coches procedentes de los polígonos adyacentes  a la ciudad, que regresaban a casa después de un largo día de trabajo. Por fortuna, en cuanto Laura  tomó  la  A31,  el  tráfico  se  disolvió  casi  por  completo.  Para  sentirse  algo  más  acompañada,  puso  la  radio en una emisora que sólo emitía música y tarareó distraídamente las canciones que conocía.   Durante la primera hora de camino, apenas se cruzó con unos cuantos coches que circulaban  en  sentido  inverso,  y  muy  pocos  eran  los  que  seguían  su  misma  dirección.  Suponía  que  el  escaso  tráfico  era  consecuencia  del  abundante  aguacero  que  estaba  cayendo,  pues  no  resultaba  nada  apetecible  conducir  con  semejantes  circunstancias  atomosféricas.  Se  vio  obligada  a  mantenerse  a  una velocidad muy por debajo de la permitida, pero no tenía prisa por llegar a su destino.   Sus pensamientos giraban en torno a la reunión. Laura repasaba mentalmente la forma en la  que, posiblemente, se desarrollarían las negociaciones. Sin embargo, aunque estaba distraída en sus  reflexiones, reaccionó con una rapidez vertiginosa cuando vio un coche ante ella que jamás debería  haber estado detenido en medio de la carretera. Su pie aplastó el freno y de su garganta escapó un  grito de pánico cuando las ruedas de su Seat Ibiza patinaron sobre el asfalto encharcado y Laura no  pudo hacerse con la dirección. Dio un volantazo para esquivar el golpe, pero la parte trasera chocó  violentamente  contra  lo  que  le  pareció  un  todo  terreno  y  el  coche  de  Laura  salió  despedido  de  la  carretera.  Maniobró  a  ciegas  antes  de  caer  por  un  terraplén  que  tenía  una  pendiente  muy  pronunciada.  Dio  vueltas  de  campana,  y  lo  último  que  vio  antes  de  perder  el  conocimiento,  fue  el  terreno enfangado que los faros del coche iluminaban conforme caía.    A su alrededor se hizo una profunda e inescrutable oscuridad.  Cuando despertó lo hizo con un terrible dolor de cabeza. Su postura era extraña y forzada, por  lo  que  entendió  que  no  se  hallaba  durmiendo  en  su  cama  ni  que  acababa  de  despertar  de  una  horrible pesadilla. Identificó el sonido atronador que escuchaba a su alrededor como el de la lluvia  golpeando  una  superficie  metálica  y,  aunque  la  oscuridad  era  densa  y  no  le  permitía  ver  nada  en  absoluto, rápidamente recordó que había tenido un accidente de tráfico y que se hallaba atrapada en  el interior de su coche.  

37 RománTica'S


Laura se  removió  sobre  su  asiento  y  tanteó  a  su  alrededor  hasta  encontrar  el  cierre  del  cinturón  de  seguridad.  Después  buscó  la  palanca  que  abría  la  puerta  y,  por  fortuna,  se  abrió  sin  problemas  permitiéndole  salir  al  exterior  donde  continuaba  lloviendo.  Un  relámpago  restalló  en  el  cielo  e  iluminó  la  carrocería  de  su  Seat  Ibiza,  que  estaba  completamente  destrozada  y  abollada.  Había sido un milagro que saliera con vida de aquel aparatoso accidente.   Laura localizó su cartera de piel en el asiento del copiloto y alargó un brazo para apoderarse de  ella  y  de  su  bolso.  Tuvo  suerte  y  consiguió  abrir  el  maletero  para  recuperar  su  maleta,  pues  era  la  parte  frontal  del  coche  la  que  había  sufrido  casi  todos  los  daños.  Después,  con  lágrimas  de  desesperación que se deslizaban por sus mejillas mezclándose con la gélida lluvia, Laura escaló por el  terraplén fangoso por el que había caído hasta alcanzar la autovía.  Caminó  por  el  arcén  con  la  esperanza  de  que  algún  coche  se  detuviera,  pero  la  carretera  estaba desierta y siniestramente oscura. No sabía qué hora era, pero tenía la sensación de que había  permanecido  inconsciente  durante  horas.  La  ansiedad  le  oprimió  el  pecho,  pero  no  podía  dejarse  llevar por la desesperación, lo más importante es que estaba viva y aparentemente ilesa.   No  había  ni  rastro  del  coche  que  había  provocado  su  accidente.  El  conductor  del  mismo,  ni  siquiera había tenido la decencia de llamar a la policía ni de comprobar su estado. Era una pena que  no hubiera tenido tiempo de ver y memorizar su matrícula.  Unos  minutos  después,  vislumbró  el  rótulo  anaranjado  de  un  mesón  de  carretera  donde  también ofrecían camas. Llamaría por teléfono al servicio de carreteras y arreglaría los trámites para  que la llevaran a Madrid. En el peor de los casos, podía hacer noche allí y arreglárselas para continuar  su  viaje  por  la  mañana  temprano.  Laura  se  sintió  más  animada  y  caminó  a  buen  ritmo  los  últimos  metros que la separaban del mesón. En el parking había unos cuantos coches estacionados y vio algo  de luz a través de la puerta acristalada de la cafetería.   Ya en el interior, Laura se sacudió el agua que resbalaba de su abrigo y se escurrió el cabello  hasta formar un charquito a sus pies. No había muerto en el accidente, pero era muy probable que  cogiera una pulmonía. Estaba muerta de frío y le castañeteaban los dientes.  La cafetería del mesón  estaba en silencio, desierta, y la luz que la iluminaba era muy tenue, pero Laura enseguida localizó a  un hombre que estaba situado detrás de la barra de bar. Tenía la cabeza apoyada sobre un mueble y,  según se acercó a él, comprobó que estaba profundamente dormido.   Le llamó en susurros para no sobresaltarle pero no le despertó. Un reloj que había colgado en  lo alto de la pared, indicaba que eran las doce de la noche. Laura volvió a intentar comunicarse con el  hombre pero unos ruidos tras su espalda la hicieron girar de inmediato. En la máquina expendedora  de golosinas, había un hombre de espaldas a ella que recogía unas barritas energéticas. Cuando se  dio la vuelta y sus ojos se encontraron, Laura se quedó sin aliento.  Parpadeó por si se trataba de un espejismo, pero los ojos azules de Martin seguían clavados a  su mirada. La llenó de confusión que no pareciera tan sorprendido como ella y tuvo la sensación de  que él estaba esperando a que se produjera ese encuentro entre los dos. Pero, ¿cómo era posible?  —¿Eres tú… realmente? —preguntó con la voz trémula.  Martin asintió lentamente y, a continuación, esbozó una leve y emotiva sonrisa.  —Sí,  soy  yo  —se  acercó  a  ella  y  se  detuvo  a  un  par  de  metros  de  distancia  —Entiendo  que  estés asombrada, han pasado cuatro largos años.  —Estoy… algo más que asombrada.  —Te dije que algún día volvería.  Sus  cálculos  eran  exactos.  Hacía  cuatro  años  que  Martin  se  había  marchado  al  otro  lado  del  mundo. Cuatro años amando a un hombre al que no había vuelto a ver desde entonces. Cuatro años  con  el  corazón  roto  y  envuelto  en  gruesas  cadenas  de  hierro  que  no  le  habían  permitido  amar  a  ningún otro hombre.  Marta asintió. Ahora temblaba por la fuerza de sus emociones y no por el frío que entumecía  sus músculos. Le miró sin que le saliera la voz y sintió que las lágrimas se le agolpaban en los ojos.  Martin había sido el amor de su vida, todavía lo era.   —De  haber  podido  habría  regresado  a  buscarte  mucho  tiempo  antes,  pero  me  ha  resultado  completamente imposible —dijo él con la voz sincera. Luego se acercó un paso más hacia ella y se 

RománTica'S 38


atrevió a tomar sus manos frías y temblorosas entre las suyas, mucho más grandes y calientes. Laura  alzó  la  cabeza  para  mirarle  y  recorrió  con  mirada  ávida  cada  detalle  de  su  atractivo  y  masculino  rostro, en el que no halló ni una sola huella del paso del tiempo. Sin embargo, su cuerpo y su cabeza  continuaban presos en el aturdimiento y se negaban a reaccionar —Sé que todavía no es tarde. A lo  mejor te parezco un presuntuoso, pero tus ojos me dicen que todavía me quieres.  —Dios  mío  Martin  —Laura  movió  la  cabeza  lentamente  —Claro  que  te  quiero,  nunca  he  dejado de hacerlo. Pero no puedes aparecer así de repente, sin avisar, y pretender que me arroje a  tus brazos como si no hubieran existido estos últimos cuatro años.  —Pero quieres hacerlo. Al igual que yo.  Por  supuesto  que  quería  hacerlo,  no  había  nada  en  el  mundo  que  le  apeteciera  más  en  ese  momento. Sin embargo, en los últimos tiempos había sufrido tanto que había aprendido a ser más  cauta con sus sentimientos.   Laura  le  miró  mientras  reprimía  sus  ansias  por  abrazarle  y  besarle  hasta  que  le  dolieran  los  labios. Antes, necesitaba que Martin le explicara las razones de su presencia allí.   —¿Qué estás haciendo en este motel? Yo no pensaba detenerme aquí.  —Me  dirigía  hacia  Albacete,  pero  se  hizo  demasiado  tarde  y  decidí  pasar  la  noche  aquí  y  continuar  el  viaje  por  la  mañana.  Ha  sido  una  coincidencia  que  nos  encontremos  en  este  lugar  — Martin alzó sus manos, que estaban enlazadas a las de él, y le besó los fríos nudillos sin apartar la  mirada de ella —Cuánto he ansiado volver a verte, a tocarte, a que me miraras tal y como ahora lo  estás haciendo.  —Yo…  —Laura  se  aclaró  la  garganta,  el  cerebro  se  le  nublaba  a  pasos  agigantados  —Me  disponía a pedir una habitación…  Martin miró por encima del hombro de Laura hacia el hombre que había tras la barra de bar.  —No te molestes, está dormido como un tronco y más borracho que una cuba —Laura se giró  y vio la botella de whisky casi vacía que había pasado por alto minutos antes —En mi habitación hay  dos camas, ven conmigo.  El  tono  sugerente  de  su  voz  así  como  aquella  enigmática  sonrisa,  parecían  una  invitación  en  toda  regla  a  que  Laura  transgrediera  su  sentido  común.  Ella  necesitaba  saber  antes  de  dar  rienda  suelta a sus sentimientos, y así se lo hizo saber.  —Tenemos que hablar de muchas cosas, Martin.   —Hablaremos de todo lo  que desees  —dijo él, aún a sabiendas  de que había ciertas  cosas y  ciertos detalles de su presencia allí, que todavía no podía compartir con Laura.  Con un nudo de emoción que le oprimía el pecho, Laura asintió y Martin se encargó de tomar  su  equipaje.  Luego  le  indicó  que  le  precediera  por  las  escaleras  que  daban  a  la  planta  de  arriba,  donde se hallaban las habitaciones.  Entraron  en  la  pequeña  habitación.  Las  dos  camas  con  colchas  floreadas  estaban  separadas  por  una  mesita  donde  dejaron  el  bolso,  la  maleta  y  el  maletín  de  Laura.  Una  puerta  en  un  rincón  conducía  al  baño,  y  había  un  armario  empotrado  en  la  pared  cuya  puerta  abierta  mostraba  un  interior vacío y desangelado, a excepción de un abrigo negro que había colgado de una percha.  —¿Viajas sin equipaje? —le preguntó Laura.  —He dejado la maleta en el coche, sólo pensaba pasar aquí unas horas —contestó, mientras  cerraba la puerta de la habitación —Ponte cómoda y quítate esas ropas mojadas.  Laura asintió y abrió su maleta, de la que sacó un bonito pijama de invierno y unas zapatillas  de andar por casa.  —Pensaba  hacer  noche  en  Madrid  porque  mañana  tengo  una  reunión  de  negocios.  Pero  he  tenido  un  accidente,  mi  coche  ha  caído  por  una  cuneta  y  he  estado  a  punto  de…  —no  consiguió  pronunciar esa palabra sin que se le quebrara la voz —La persona que lo ha provocado se ha dado a  la fuga.  Enseguida sintió las manos de Martin cerradas en torno a sus brazos, y aunque varias capas de  ropa le impedían sentir su contacto, Laura se estremeció igualmente. Se volvió hacia él y Martin le  colocó ordenadamente los mechones de cabello negro que tenía adheridos a su rostro pálido. 

39 RománTica'S


—Siento muchísimo  lo  del  accidente,  Laura.  Deberían  meter  entre  rejas  a  todos  los  conductores  imprudentes  que  dejan  abandonadas  a  sus  víctimas  en  la  carretera  —dijo  de  forma  apasionada —Sin embargo, me alegro muchísimo de que estés aquí, conmigo.  Martin  le  acarició  la  mejilla  y  a  Laura  se  le  olvidó  el  accidente  por  completo.  Durante  largos  segundos, quedó embebida en su penetrante mirada azul y el corazón le comenzó a latir más rápido.   —Te…  tengo  que  llamar  por  teléfono  al  servicio  de  carreteras  —rompió  el  intenso  contacto  entre los dos y buscó su móvil en el interior de su bolso. Tenía la pantalla destrozada y los botones no  funcionaban, se había roto con el accidente —Tendré que llamar desde un teléfono fijo, imagino que  habrá alguno abajo.  —No te molestes, la tormenta ha averiado la línea telefónica. Tampoco funciona.  —¿En serio? —dijo con voz afligida.  —En serio, pero no tienes que preocuparte. Yo mismo te llevaré a Madrid mañana en cuanto  amanezca.   Resuelto el problema de su transporte, Laura se sintió mucho más tranquila y pudo centrar su  completa atención en Martin.  —Voy a quitarme las ropas mojadas.  Laura cogió el pijama y las zapatillas y se refugió en el interior del baño. Se miró en el espejo  redondo  que  había  sobre  el  lavabo  y  se  alarmó  un  poco  al  descubrir  el  tono  níveo  de  su  piel  y  las  incipientes  ojeras  que  halló  bajo  sus  ojos  castaños.  De  repente,  se  hizo  muy  importante  para  ella  estar guapa ante Martin.   Se  quitó  la  ropa,  se  colocó  el  pijama  e  hizo  lo  que  pudo  con  su  pelo  castaño  que  lucía  empapado y enmarañado. Todavía no podía creer que Martin estuviera en la habitación de al lado.   Se  conocieron  cuando  comenzaron  a  trabajar  juntos  seis  años  atrás  en  la  misma  empresa.  Entre los dos surgió un flechazo instantáneo y, al cabo de unos días,  ya estaban saliendo juntos. Con  anterioridad, tanto Martin como Laura habían tenido otras relaciones serias, pero ninguno de los dos  supo  cuál  era  el  verdadero  significado  de  la  palabra  amor  hasta  que  no  se  conocieron.  Muy  poco  tiempo después, se fueron a vivir juntos a un pequeño chalet adosado que alquilaron en las afueras  de Albacete, y compartieron dos años maravillosos de sus vidas. Laura jamás fue tan feliz como lo fue  durante  auquella  época,  amaba  a  Martin  con  toda  su  alma  y  él  la  amaba  a  ella  con  la  misma  intensidad y devoción.  Hasta que él tuvo que marcharse a Portland, Oregon.   Martin  no  era  español,  era  estadounidense,  y  aterrizó  en  España  cuando  la  empresa  para  la  que  trabajaba  en  Oregon,  que  tenía  filiales  repartidas  por  todo  el  mundo,  le  ofreció  un  puesto  directivo  en  España,  concretamente  en  la  filial  de  Albacete.  Martin  aceptó  sin  pensarlo,  pero  dos  años  después  las  circunstancias  le  obligaron  a  regresar  a  su  país  antes  de  tiempo.  Su  madre  cayó  enferma, le diagnosticaron alzehimer en estado avanzado, y puesto que Martin no tenía más familia  que pudiera cuidar de ella, decidió volver a Estados Unidos. Antes de partir, hablaron largo y tendido  de su situación, una situación que no ofrecía demasiadas salidas. Martin no tenía ni idea de cuándo  podría regresar a España y, Laura, que le habría acompañado con los ojos cerrados a cualquier parte  del mundo a la que él se hubiera marchado, tampoco vivía una situación familiar propicia para hacer  las maletas y trasladarse a vivir a otro país. Su hermana la necesitaba, su marido había fallecido hacía  poco tiempo y estaba pasando por una grave depresión. Puesto que sólo se tenían la una a la otra,  Laura no pudo abandonarla. Por supuesto, a su hermana nunca le dijo que se quedaba en España por  ella, jamás lo habría consentido.  Martin le prometió volver en cuanto la situación se resolviera de una forma o de otra, pero eso  nunca llegó a suceder. Tuvieron contacto telefónico durante los dos años siguientes, hasta que Laura  sintió que vivir ese amor en la distancia la estaba matando en vida. Un buen día,  decidió acabar con  aquel  sufrimiento,  y  le  dijo  a  Martin  que  cada  uno  debía  seguir  su  propio  camino,  ella  no  podía  pasarse la vida entera esperando a que sus vidas volvieran a cruzarse. Martin se mostró mucho más  reacio que ella a dar por finalizada su relación, pero con el tiempo entendió que aquella que ofrecía  Laura, era la mejor solución.  

RománTica'S 40


No volvieron a tener contacto durante los dos años posteriores, pero ahora Martin estaba allí y  aunque  todavía  no  se  habían  sentado  a  hablar,  él  le  había  dicho  lo  suficiente.  Había  vuelto  para  quedarse. Aunque Laura prefería actuar con prudencia, una abrasiva alegría envolvía su corazón. Sus  sentimientos por él, a pesar de los largos años separados, estaban intactos, le quería con la misma  intensidad que el primer día.   Laura  abandonó  el  baño  con  otra  predisposición.  El  accidente  le  parecía  ahora  una  mera  anécdota en comparación con el giro que acababa de tomar su vida. Sin embargo, necesitaba saber  más, deseaba que él le explicara con pelos y señales cuáles eran sus nuevos planes y de qué manera  la incluían a ella.  Martin  se  hallaba  sentado  en  el  lateral  de  una  de  las  camas  y  Laura  tomó  asiento  en  la  de  enfrente. Sus rodillas se rozaron en el angosto espacio y sus ojos se miraron fijamente, desbordados  de emociones.  —¿Cómo está tu madre? —le preguntó Laura, aun temiéndose la respuesta.  —Murió  hace  unos  meses  —contestó  con  pesar,  aunque  su  expresión  resignada  decía  que  había sido lo mejor. Apoyó las palmas de las manos sobre los muslos de Laura, acariciándolos con los  pulgares —He vuelto para quedarme a tu lado, quiero estar contigo durante el resto de… —hizo una  pausa  en  la  que  pareció  pensar  la  palabra  precisa  —…mi  vida.  Ahora  ya  no  existe  nada  que  se  interponga  entre  los  dos.  No  trato  de  borrar  de  un  plumazo  los  últimos  cuatro  años  porque  han  sucedido cosas que nos han cambiado a ambos, pero lo único que no ha variado es mi amor por ti,  Laura.   Laura  tragó  saliva  y  trató  de  decir  algo,  pero  la  emoción  que  la  embargaba  le  paralizaba  las  cuerdas  vocales.  En  su  lugar,  se  levantó  y  se  sentó  a  su  lado  y,  Martin,  tomó  su  rostro  entre  las  manos  y  la  besó  impetuosamente,  con  las  emociones  desbordadas.  Ella  le  echó  los  brazos  a  los  hombros y se unió a él con el mismo sentimiento y avidez. Su fuerza de voluntad era frágil y cedió  por  completo  ante  él.  Cuando  Martin  se  separó  finalmente,  una  vez  saciada  su  necesidad  más  acuciante,  la  encerró  entre  sus  brazos  y  aspiró  el  olor  a  fresas  que  todavía  desprendía  su  cabello  mojado.  —Cuánto te he echado de menos —murmuró contra su oído.  Laura  había  imaginado  muchísimas  veces  que  ella  y  Martin  volvían  a  reencontrarse,  pero  la  realidad superaba cualquiera de sus desesperadas fantasías. Adiós a cualquier intento de mantener  una conversación. A esas alturas, Laura sólo podía pensar en enredarse en el cuerpo de Martin y en  recuperar el tiempo perdido. Deslizó los dedos entre sus cabellos rubios y le atrajo hacia ella hasta  que sus labios volvieron a besarse.   —Yo  también  te  quiero,  Martin.  Te  quiero  con  toda  mi  alma  —susurró  jadeante  contra  su  boca.  Martin cambió de postura y Laura quedó tendida sobre la cama. Le acarició los mechones de  cabello todavía húmedos por la lluvia y la observó con adoración.  —Te  dije  que  hablaríamos,  pero  creo  que  no  soy  capaz  de  tenerte  a  mi  lado  sin  hacerte  el  amor. ¿Tú qué opinas?   Laura esbozó una sonrisa que fue secundada por una de él.  —¿Desde cuándo me pides opinión?  Laura llevó las manos a su camisa negra y comenzó a desabrocharle los botones.  —Tienes razón, tú siempre solías estar dispuesta para mí.  Martin  hizo  lo  propio  con  el    pijama  de  Laura,  que  también  se  abrochaba  por  la  parte  delantera. Cuando sus pechos quedaron al descubierto se inclinó para besarlos mientras sus manos  se internaban bajo la cinturilla de sus pantalones y lo deslizaba por sus exquisitas caderas.   Se  pasaron  toda  la  noche  haciendo  el  amor,  redescubriéndose  mutuamente  aunque,  en  realidad, ninguno había olvidado ni el cuerpo, ni los sentimientos, ni las reacciones del otro. Todo era  maravillosamente familiar pero, a la vez, no estaba carente de novedad. Laura era tan feliz entre los  brazos  de  Martin  que  olvidó  por  completo  su  reunión  con  los  ingleses  en  Madrid.  Se  durmió  poco  antes  del  amanecer  y,  cuando  despertó,  un  sol  apagado  e  invernal  se  derramaba  sobre  la  colcha  floreada de la cama que compartían. 

41 RománTica'S


Un poco aturdida por los nuevos acontecimientos, le costó reaccionar cuando consultó su reloj  de pulsera, que indicaba que eran las diez de la mañana.   —¡Las diez de la mañana! —exclamó horrorizada, incorporándose de inmediato.  Martin estaba despierto a su lado pero las prisas de Laura no le afectaron, se le veía relajado y  la miraba de forma contemplativa.  —¡Venga vamos! Tenemos que vestirnos y ponernos ahora mismo en marcha.  Laura abandonó la cama y se apresuró todo cuanto pudo. Abrió su maleta, sacó su neceser y la  ropa que iba a ponerse ese día, y lanzó una mirada a Martin al percatarse de que no la secundaba. Si  no fuera porque no tenía ningún sentido, juraría que él la miraba con un hálito de tristeza.   —¿Sucede algo? —le preguntó con el ceño fruncido.  —No, es sólo que… me gusta mirarte.  Laura le sonrió desde el otro extremo de la habitación.  Reemprendieron  el  camino  cuarenta  minutos  después,  y  aunque  la  emoción  por  estar  con  Martin  la  impulsaba  a  pasarse  todo  el  camino  charlando  de  mil  cosas  con  él,  no  le  quedó  más  remedio  que  recuperar  la  responsabilidad  por  su  trabajo.  Así,  se  pasó  la  hora  de  viaje  revisando  todos los papeles de su presentación publicitaria, de tal forma que, cuando llegaron a Madrid, Laura  tenía todas las ideas frescas y claras.   Se sentía muy segura de sí misma. Estaba exultante y con ganas de comerse el mundo, se iba a  meter  a  los  ingleses  en  el  bolsillo  y  regresaría  a  Albacete  con  un  acuerdo  firmado.  Sabía  con  total  seguridad,  que  era  el  inesperado  regreso  de  Martin  a  su  vida  el  que  la  había  imbuido  de  todo  ese  derroche maravilloso de energía y convicción.   Cuando  estacionaron  el  coche  en  el  Paseo  del  Prado,  ella  le  dio  un  impetuoso  beso  en  los  labios  y  luego  salió  a  toda  prisa  del  coche  con  su  maletín  en  la  mano,  rumbo  hacia  un  imponente  edificio  acristalado  sede  de  su  empresa  en  Madrid.  Martin  la  siguió  con  las  manos  metidas  en  los  bolsillos, abrumado en cierta manera  por no poder compartir la felicidad  que inundaba a Laura en  esos momentos. Decidió esperarla en el vestíbulo del edificio mientras ella lo cruzaba rauda hacia el  ascensor.   Martin  se  recostó  sobre  el  sofá  de  cuero  blanco  y  esperó  a  que  ella  regresara.  Debía  decirle  tantas  cosas  que  no  sabía  por  dónde  comenzar.  No  sería  nada  fácil  hacerle  ver  la  realidad  y  temía  que la reacción de Laura fuera desoladora, no podría soportar verla hundida. Pero para eso estaba él  allí, para hacerle comprender que su mundo no acababa en ese preciso instante ni en ese concreto  lugar.   Laura atravesó un pasillo decorado con muy buen gusto y entró en la sala de juntas donde los  ingleses la esperaban. Hablaban en su idioma, que Laura dominaba a la perfección, y mantenían una  conversación coloquial que nada tenía que ver con el asunto que les había reunido allí.  Junto  al  umbral  de  la  puerta,  Laura  se  aclaró  la  garganta  para  llamar  su  atención,  pero  los  hombres elegantemente trajeados no desviaron sus miradas hacia ella y siguieron enfrascados en su  charla. Laura caminó hacia la mesa, sobre la que depositó su cartera de piel, y miró uno a uno a todos  los congregados antes de hacerse ver.  —Buenos días a todos, soy Laura García, la directora de publicidad de M&H Publicity —dijo en  un perfecto inglés —Cuando quieran podemos comenzar la reunión.  No hubo respuesta, los hombres la ignoraron por completo y continuaron conversando entre  ellos como si Laura no estuviera presente. Les observó sin comprender, y repitió la frase en un tono  más elevado, pero fue como hablarle a una pared. ¿Qué estaba pasando allí? Laura se puso nerviosa,  si era una broma no tenía ninguna gracia. Se acercó al señor del bigote blanco que estaba más cerca  de  ella  y  le  habló  muy  cerca  del  oído,  en  un  tono  de  voz  que  a  cualquiera  le  habría  hecho  dar  un  respingo.   Pero para aquel señor y para el resto, Laura era completamente invisible.   El corazón se le aceleró y una repentina sensación de miedo prendió en su interior. Se quedó  paralizada  y  profundamente  aturdida,  tratando  de  comprender  qué  era  lo  que  estaba  sucediendo  pero sin llegar a ninguna conclusión. Todo era tan surrealista que, a menos que fuera un sueño, no  había explicación que justificara aquella actuación. 

RománTica'S 42


Laura abandonó la sala de juntas y se precipitó sobre la mesa de una secretaria, la misma a la  que  había  saludado  minutos  antes  y  que  no  le  había  respondido.  Creyó  que  porque  estaba  concentrada en su trabajo y no la había escuchado. Plantó las manos sobre el mostrador de su mesa  y le habló con la voz nerviosa, pero la joven se comportó de igual forma a la de los clientes ingleses,  la ignoró por completo.  Una a una, se fue deteniendo en todas las mesas que halló a su alrededor mientras se dirigía  de vuelta al ascensor. Nadie la miró a los ojos y nadie demostró la mínima reacción a sus palabras.  Para todas aquellas personas, Laura era invisible, y su miedo se convirtió en auténtico pánico. Ya en  el ascensor, le chilló a una señora ataviada con un traje de Armani que permaneció impasible a sus  gritos, y unas lágrimas de incomprensión comenzaron a rodar por sus mejillas.   Martin se hallaba en el mismo lugar donde le había dejado y Laura corrió hacia allí como si él  estuviera en posesión de una explicación coherente. Martin se levantó de súbito al verla llegar tan  nerviosa,  y  mientras  le  contaba  con  atropello  lo  que  le  había  sucedido  allí  arriba,  él  intentó  apaciguarla tomándola de las manos y mirándola con ternura.  —Laura, tengo que contarte algo muy importante, pero primero necesito que te tranquilices.  Clavó  una  penetrante  mirada  en  ella  y  sus  manos  la  asieron  con  firmeza,  pero  Laura  estaba  demasiado confusa.  —¿Cómo  voy  a  tranquilizarme,  Martin?  Nadie  me  reconoce  y  nadie  parece  verme  o  escucharme  —se  giró  y  le  gritó  a  una  mujer  que  caminaba  hacia  la  salida.  No  obtuvo  ninguna  respuesta —¿Lo ves? ¿Qué es lo que está sucediendo? —le preguntó con la voz angustiada.  Martin le acarició el pelo y volvió a mirarla con esa mezcla de ternura y tristeza que Laura no  acababa de comprender.  —Laura,  cariño,  nadie  puede  verte  ni  escucharte  porque  tú…  —le  acarició  las  mejillas  con  la  yema de los pulgares y retiró sus lágrimas — …falleciste en el accidente de tráfico.  Laura  movió  la  cabeza  lentamente,  en  señal  de  incredulidad,  y  su  voz  sonó  ahogada  cuando  intentó hablar.  —¿Qué? —musitó.  —Yo  estuve  allí  y  presencié  el  accidente.  Moriste  en  el  acto,  Laura  —le  explicó  con  la  voz  atribulada —No he podido decírtelo antes, era necesario que lo descubrieras por ti misma.  —Pero…  ¿pero  qué  estás  diciendo,  Martin?  —las  lágrimas  continuaron  brotando  de  sus  ojos  castaños —¿Cómo puedes inventarte un disparate así y quedarte tan tranquilo?   —Sé que no es fácil de asimilar, para mí tampoco lo fue en su momento.   —¿Para ti? ¿Qué significa eso?  —Significa  que  yo  morí  igual  que  tú  —Laura  abrió  mucho  los  ojos  y  se  quedó  sin  palabras,  sintió como si el corazón se le cayera a los pies, estaba emocionalmente bloqueada —Sucedió una  noche  cuando  volvía  a  casa  de  la  oficina.  Un  conductor  hizo  un  adelantamiento  imprudente  y  tuvimos un choque frontal a más de cien millas por hora. Yo también fallecí en el acto —dijo con el  tono  emocionado,  más  por  la  tristeza  con  la  que  Laura  le  miraba  que  por  recordar  lo  sucedido.  Martin lo tenía más que asimilado —No fue hasta que presencié mi propio funeral cuando dejé de  negar lo obvio.   —¿Cu…cuánto tiempo…?  —Hace un año.  —Y durante todo este tiempo tú… —la voz de Laura pareció provenir desde la otra parte de un  largo túnel.  —He  estado  a  tu  lado.  Cada  hora  y  cada  minuto  del  día  —por  primera  vez  esbozó  una  leve  sonrisa  que  hizo  relajar  el  rictus  crispado  de  Laura  —Por  eso,  porque  he  estado  junto  a  ti  y  he  seguido tu vida tan de cerca, sé perfectamente que me sigues amando como al principio. Te he visto  llorar  muchas  veces  y  he  sido  testigo  de  tu  incapacidad  para  amar  a  otro  hombre.  No  me  importó  morir  con  tal  de  estar  contigo,  aunque  ha  sido  mucho  más  duro  de  lo  que  yo  pensaba  el  que  no  pudieras verme, oírme o sentirme.  

43 RománTica'S


—Dios mío… —Laura se mordió los labios para contener un nuevo brote de lágrimas, la barbilla  le temblaba. De repente, se sentía tan apenada de que Martin hubiera muerto que se olvidó de sus  propias circunstancias —De haberlo sabido yo…  —Era imposible que tú lo supieras, pero ahora, todo eso carece de importancia.  Volvió a quedarse muda durante unos segundos, los pensamientos giraban en su cabeza con la  violencia de un tornado.   —¿Y  qué  se  supone  que  somos?  ¿Espíritus  errantes?  ¿Estamos  condenados  a  pasar  aquí  el  resto de la eternidad? —preguntó con nerviosismo.  Martin negó con la cabeza.  —Debería  haberme  marchado  de  aquí  cuando  fallecí,  pero  no  podía  hacer  ese  viaje  sin  ti.  Estaba  dispuesto  a  esperarte  los  años  que  hicieran  falta  anclado  en  este  mundo  con  tal  de  verte  todos los días. Ahora ya no hay razón que nos retenga aquí.  —¿Y a dónde se supone que vamos? ¿Acaso existe el… el cielo?  Martin sonrió.  —No lo llamamos así, pero tiene ciertas semejanzas con él. Es muchísimo mejor de lo que el  hombre haya llegado a imaginar jamás —aseguró. Sin embargo y, como era de esperar, la impresión  recibida por Laura era demasiado fuerte como para aceptar sin más lo que él le explicaba. La tomó  por  la  cintura  y  la  estrechó  contra  su  cuerpo,  enlazando  los  dedos  detrás  de  su  espalda  —Lo  que  quiero que entiendas es que nuestro paso por la tierra es sólo el principio de nuestra existencia. Lo  realmente bueno viene ahora, Laura.  —Estoy… me siento muy desorientada y perdida en estos momentos —en su voz persistía un  deje atribulado pero ya no derramó más lágrimas —Quiero ver mi funeral, necesito verlo para poder  encajar todo lo que me estás contando.  —Mañana por la mañana podrás verlo. Esperaremos aquí hasta entonces.  Laura asintió en silencio y luego Martin la abrazó durante largo rato. Ella se aferró a su cuerpo  cálido y fuerte y se dejó arropar hasta que sintió que su pena disminuía y que el amor que sentía por  él volvía a dominar el centro de sus pensamientos. A su debido momento, una vez recuperada parte  de la calma que había perdido en la última hora, Laura deshizo el abrazo y le miró a los ojos.  —¿En  serio  éste  sólo  ha  sido  el  principio  de  nuestra  existencia?  ¿Que  allá  donde  vamos  nos  aguarda algo mejor?  —¿Alguna vez has imaginado cómo sería la vida si no existiera el dolor? —Laura asintió con la  cabeza, lo había imaginado muchas veces —Pues esa es la vida que nos espera. Además, volverás a  ver a todos los seres queridos que perdiste aquí. No tienes nada que temer —le metió el cabello por  detrás de las orejas y la besó en la frente.  No  era  nada  sencillo,  Martin  lo  sabía  por  propia  experiencia,  pero  Laura  ya  parecía  encajar,  comprender y aceptar.   —Cuando te marchaste a Estados Unidos, me dije que te habría acompañado al fin del mundo  con tal de estar a tu lado. Supongo que ahora es el momento de demostrártelo —comentó Laura con  la voz suave.  Martin se inclinó sobre su rostro y besó detenidamente sus labios salados por las lágrimas, y  ella  esbozó  una  primera  aunque  lánguida  sonrisa.  Después,  Martin  tomó  su  mano  y  la  instó  a  que  abandonaran  el  edificio.  Laura  apoyó  la  cabeza  en  su  hombro  y  dejó  que  él  la  guiara  hacia  aquella  nueva vida.    FIN    Mar Carrión  Mayo 2011  marcarrion.blogspot.com       

RománTica'S 44


El taxista me dejó a la entrada de la estación Bruxelles‐Midi justo diez minutos antes de la hora  prevista  de  salida.  No  esperé  a  que  el  conductor  me  diese  el  cambio  y  descendí  del  vehículo  a  velocidad de relámpago sin percatarme de que casi me llevo por delante a otra viajera que caminaba  delante  de mí. Me disculpé sin siquiera echar la vista atrás mientras la oía blasfemar en arameo. Me  adentré  en  la  abigarrada  estación  esquivando  a  todo  aquel  que  se  cruzaba  en  mi  camino  mientras  tiraba de mi maleta y buscaba una pantalla que me indicase el andén al que dirigirme dado que mi  billete  no  contenía  esa  información.  No  tuve  necesidad  de  hacerlo  porque  enseguida  divisé  las  familiares letras blancas sobre fondo rojizo del Thalys en el otro extremo de la terminal. Aceleré el  paso porque la distancia era mayor de la que parecía a simple vista y las agujas del reloj no corrían  precisamente a mi favor.   Me aseguré una vez más de que me metía en el tren correcto, el de las 17.40 Bruxelles Midi‐ Paris Nord, porque no era la primera vez que las prisas y mi habitual despiste me habían llevado al  andén  equivocado.  Busqué  mi  vagón  en  primera  clase,    cortesía  de  mi  editor,  y  me  detuve  en  el  pasillo  atestado  de  viajeros  mientras  localizaba  mi  asiento  y  un  maldito  hueco  donde  dejar  mi  equipaje.   Como  respuesta  a  mis  plegarias  apareció  una  azafata  que  a  juzgar  por  el  rictus  de  desesperación  de  mi  rostro  comprendió  que  no  había  logrado mi  propósito.  Dudé  que  me  hubiese  reconocido  porque  aunque  mi  tercer  libro  me  había  consolidado  definitivamente  como  escritor,  si  algo había aprendido a lo largo de los años observando a la gente que me rodeaba era adivinar si me  encontraba o no frente a un lector o lectora y mi sexto sentido me dijo que la joven que me ofrecía  aquella estudiada sonrisa no estaba entre los que entraban en una librería en busca de uno de mis  ejemplares.     ‐Permítame, señor. Si no es mucha molestia podríamos ponerlo en el siguiente vagón. Creo  que hay espacio.    No me apetecía que mi equipaje viajase en un vagón diferente al mío. No es que llevase nada  de valor pero era una manía. ¿De qué servía viajar en primera si los inconvenientes parecían ser los  mismos?    ‐No se preocupe.Yo misma me encargaré de traerle su equipaje minutos antes de la llegada a  la estación.  Me  percaté  de  que  desde    la  posición  en  la  que  estaba  mi  asiento,  justo  frente  a  la  puerta,  podía ver claramente la salida del otro vagón.    ‐No será necesario, gracias. Yo me haré cargo.  La  acompañé  y  mientras  ella  me  indicaba  amablemente  el  hueco  sobrante,  por  el  rabillo  del  ojo vislumbré varios movimientos de cabeza en mi dirección. Lectores y mujeres. Siempre tendré la  duda.  Nunca  sabré  si  mis  libros  se  venden  por  la  calidad  de  mis  historias  o  por  ese  insospechado  agraciado  físico  que  al  parecer  he  logrado  alcanzar  con  la  madurez  o  quizá  con  la  satisfacción  de  haber  logrado  finalmente  todo  aquello  que  una  vez  soñé.  Lancé  una  de  mis  afables  sonrisas  a  la  azafata y regresé a mi asiento.  Respiré  hondo.  Estaba  agotado  después  de  tres  días  de  presentaciones  en  varias  ciudades  belgas y soñaba con llegar a casa, darme una ducha, prepararme una suculenta cena y meterme en la  cama. Eran las ventajas de mi nuevo status de hombre soltero, ventajas que pensaba aprovechar al  máximo antes de volver a implicarme en una nueva relación, cosa de la que huía pero en cuyas redes  terminaría  cayendo  tarde  o  temprano.  El  Thalys  comenzó  a  moverse.  Volví  a  consultar  mi  reloj,  regalo de mi ex mujer. 17.40 en punto. Cerré los ojos. Necesitaba dormir. No quería pensar en aquel 

45 RománTica'S


rostro y aquellos ojos que dos tardes antes me habían hecho rememorar momentos de mi vida que  ya  formaban  parte  de  un  pasado  lejano.    No  tardé  en  perderme  en  un  ligero  sueño  que  veinte  minutos después se vio interrumpido por el habitual ruido de fondo que anunciaba que la cena iba a  ser servida.  Soy  una  mujer  previsora  y  siendo  hora  punta  de  viernes  no  me  apetecía  en  absoluto  tropezarme con los cientos de trabajadores que abandonaban sus puestos de trabajo para regresar a  sus hogares en el metro, de modo que me despedí del resto de compañeros del curso al que me vi  obligada a asistir durante tres días en Bruselas, pasé por mi hotel y puse rumbo a la estación. Llegué  con  tiempo  suficiente  para  tomar  un  café  y  pasarme  por  una  librería  en  busca  del  último  libro  de  Henri  Benoit.  Soy  de  la  vieja  escuela,  de  esas  que  se  pierden  entre  los  estantes  en  busca  de  esos  ejemplares de escritores y escritoras que no venden dos millones de ejemplares de una sola sentada.  Me gusta darle la oportunidad a lo menos conocido. El proceso es siempre el mismo. Tanteo el libro  entre mis manos, me dejo llevar por el título y la portada y posteriormente le doy la vuelta para leer  la sinopsis.  Si la sinopsis me atrapa me lo llevo. Pero esa vez fue diferente porque lo primero que me  atrapó fue el innegable atractivo del escritor.  Una preciosa fotografía en blanco y negro acompañaba  al  texto  de  la  sinopsis.  Ojos  claros,  sonrisa  afectuosa,  cabello  cuidadosamente  desordenado  y  vestigios de una sombra de barba salpicada de seductoras canas. No os mentiré si os digo que tuve  que leer la sinopsis dos veces porque sin poder evitarlo mis ojos se desviaban de las letras hacia la  fotografía. Había algo que no me cuadraba. Analicé los detalles de aquel rostro que se me antojaba  tremendamente familiar y comprendí que aquel individuo era Benoit, pero no el Benoit escritor, sino  Benoit, el compañero de la Sorbonne que yo recordaba. Inmediatamente abrí la contraportada para  buscar algún dato relativo a su persona que aclarase mis dudas.     Henri Benoit, 1970. Se licenció en Derecho por la Universidad de la Sorbonne y ejerció como  abogado durante doce años en París donde vive actualmente. El éxito de público y crítica de sus dos  primeras obras, Última hora y Los perdedores lo han consolidado como uno de los grandes dentro del  género del thriller contemporáneo.     No le habría reconocido ni en un millón de años de no ser porque yo fui...¿cómo lo diría para  que  me  entendáis?  Algo  así  como  su  primera  chica.  Si,  no  estoy  bromeando.  El  Henri  Benoit  de  la  fotografía se alejaba mucho de la imagen que yo aún conservaba de él. Henri, de la promoción del  88/89.  Benoit,  el  raro,  el  chico  inseguro,  retraído,  indeciso  y  esquivo  que  huía  de  los  estereotipos,  alto, desgarbado y de flequillo imposible que no dejaba ver esos expresivos ojos escondidos tras unas  gafas  que  parecían  ser  su  blindaje  frente  al  mundo.  Y  sí,  yo…la  irresistible,  la  rompecorazones  Charlotte  Moreau,  que  pude  haber  escogido  en  aquellos  primeros  años  de  entre  una  legión  de  apuestos admiradores me dejé arrastrar por el singular y a veces hasta excéntrico Henri Benoit. En  principio  no  voy  a  negaros  que  todo  comenzó  como  una  apuesta,  algo  que  estuve  lamentando  durante  mucho  tiempo.  Recuerdo  aquella  conversación  como  si  hubiese  sucedido  ayer.  Un  viernes  lluvioso  de primeros de abril en una cafetería de la Rue Soufflot. Él estaba sentado en una esquina,  aparentemente abstraído mientras contemplaba el ir y venir de los peatones a través del cristal. De  vez  en  cuando  lo  veíamos  escribir  algo  en  una  libreta.  Pocas  veces  alzaba  la  cabeza  en  nuestra  dirección, temeroso quizá de verse obligado a entablar una conversación con unas desalmadas como  nosotras que no dejábamos títere sin cabeza.  ‐Imagínatelo  sin  esas  gafas  horribles  y  con  otro  corte  de  pelo.  Os  digo  que  tenemos  un  diamante  en  bruto  delante  de  nuestras  narices  y  no  nos  estamos  dando  cuenta‐dije  mientras  dibujaba  en  mi  mente  la  imagen  que  yo  había  comenzado  a  diseñar  por  aquel  entonces  y  que  descubriría quince años más tarde en todo su esplendor.  ‐Es un bicho raro, mejor no intentarlo‐aclaró Noelle‐.Aunque no te engaño si te confieso que  más de una vez me he preguntado cómo será bajo esos pantalones enormes y esos chalecos de dos  tallas por encima de la suya.    ‐Eso es una tarea imposible‐añadió Lucie.    ‐Me atrae lo imposible. 

RománTica'S 46


‐No, Charlotte, a ti lo que te atraen son los problemas.    ‐Todo el mundo merece una oportunidad.    ‐¿Oportunidad?  ¿Vas  a  hacer  su  fantasía  realidad?  Estoy  segura  de  que  se  encierra  en  el  cuarto de baño de su casa para pensar en ti. Será la obra humanitaria del año‐rió Noelle.    ‐Sois malvadas‐me quejé  mientras desviaba mis ojos hacia la mustia estampa de Henri  que  en aquel preciso instante alzaba despistado la vista hacia nosotras. Bueno, en realidad la dirigió hacia  mí, pero la apartó inmediatamente‐.Me lo tomaré como un desafío.    Noelle y Lucie me miraron estupefactas.    ‐No eres capaz‐me increparon las dos al unísono.    ‐Ponedme un plazo.    ‐Es  capaz‐reiteró  Lucie,  aún  asombrada  por  mi  evidente  interés  en  comprometerme  con  semejante iniciativa.    ‐Llegarás  hasta  el  final  y  tenemos  que  ver  con  nuestros  propios  ojos  el  cambio‐sentenció  Lucie‐.Un mes. Trescientos francos.    ‐¿Un  mes?‐Noelle  dejó  escapar  una  carcajada  que  tuvo  que  controlar  para  no  levantar  sospechas‐.El pobre caerá rendido a tus pies en menos de cuarenta y ocho horas.    ‐No me habéis entendido‐aclaró Lucie‐.Me refiero a que tienes que aguantar un mes con él.    ‐Demasiado tiempo. No lo soportarás‐insistió Noelle.    ‐Es pan comido.    ‐No cantes victoria‐Lucie me miró fijamente con semblante serio‐.Esto es un juego que puede  convertirse en un arma de doble filo.    ‐¿Crees que me voy a encapricharme de mi reto?  ‐Solo te digo que no habrá lugar a prórroga.    Habían transcurrido más de tres años desde que hice aquel descubrimiento, dieciocho desde  aquella tarde en la cafetería. Ahora me hallaba frente a una torre de ejemplares de su tercera novela,  El acuerdo, la cual había presentado en la librería Tropismes de Bruselas. La tarde anterior paseaba  por la Galerie des Princes cuando me tropecé con aquella inesperada sorpresa anunciada en grandes  carteles que publicitaban su favorecido rostro y la llamativa portada de su libro. No tenía noticias de  que estuviese en la capital belga. A través de los cristales pude observar el ambiente ajetreado que  se respiraba en el interior de la grandiosa librería y me hizo feliz ver que el lugar estaba desbordado  de seguidores de Henri que hacían una interminable cola para que les firmase su ejemplar. No logré  verle  a  él,  así  que  no  me  lo  pensé  y  entré  decidida  a    llevarme  uno  pero  la  gente  que  aguardaba  haciendo cola frente a las cajas era aún mayor y no iba con tiempo suficiente, de modo que cambie  de opinión. Sin embargo algo inexplicable me retenía allí y no pude abandonar la librería sin intentar  verle de cerca. Pese a la multitud de asistentes al evento traté de alcanzar una posición desde la que  poder  contemplarlo.  Vestía  una  camisa  blanca  sin  corbata  y  una  americana  azul  oscura.  Estaba  inclinado  sobre  la  mesa  mientras  garabateaba  una  rápida  dedicatoria.  Me  invadió  una  extraña  sensación de orgullo, viéndole allí sonriente, satisfecho, relajado y con ese resplandor que iluminaba  cada rasgo de sus facciones. Un individuo se le acercó por detrás para decirle algo al oído y Henri alzó  la cabeza en mi dirección. El individuo señaló a alguien que estaba detrás de mí y fue justo en ese  preciso instante cuando me quedé paralizada y no os miento si os digo que dudé que el aire pudiese  llegar  a  mis  pulmones.  Sus  ojos  disimularon  en  vano  la  inesperada  sorpresa  pero  la  duda  le  hizo  desviar  de  forma  inmediata  su  atención  hacia  la  persona  que  en  realidad  era  el  objetivo  de  su  búsqueda.  La  pareja  que  tenía  tras  de  mí  trataba  de  buscar  un  hueco  para  acercarse  hacia  donde  ambos estaban. Me hice a un lado pese al reducido espacio para abrirles paso perdiendo de aquella  forma el fugaz contacto visual mantenido con Henri. ¿Me había reconocido?     Una  extraña  sensación  de  vacío  se  apoderó  de  mi  estómago  y  os  aseguro  que  no  tenía  ni  pizca de hambre. Decidí marcharme. Me giré una vez más y cuál fue mi sorpresa cuando le descubrí  recorriendo  con  la  vista  el  área  donde  un  minuto  antes  nos  habíamos  visto.  Sus  ojos  grisáceos  volvieron a tropezarse con los míos mientras yo me precipitaba hasta la puerta de salida.   

47 RománTica'S


‐Son 20 euros‐repitió el chico que estaba tras la caja registradora de la librería de la estación.     Desperté  de  mis  recuerdos.  Pagué  el  importe  con  tarjeta  y  salí  de  allí.  Me  detuve  en  una  cafetería para meter mi compra dentro de la maleta y sacar el libro de otro autor que aún no había  finalizado para leer en el tren. Antes de guardarlo volví a contemplar su imagen en el reverso.     *  *  *    El tren hacía su entrada en la Gare du Nord a las 19.00 horas, cinco minutos antes de la hora  prevista de llegada. Me levanté de mi asiento y pasé al vagón contiguo con objeto de recuperar mi  maleta antes de que todo el mundo decidiese hacer lo mismo. Me aseguré de que llevaba la pegatina  que  le  distinguía  del  resto  de  equipajes,  todos  prácticamente  iguales.  Maldita  globalización.  Ese  pequeño  detalle  me  llevó  a  recordar  nuevamente  a  Charlotte  mientras  arrastraba  mi  maleta  al  exterior. Recuerdo el fin de semana que pasé con ella en la primavera del 89 en Chantilly. En su bolsa  de equipaje había depositado una enorme pegatina de color rojo para diferenciarla del resto.     ‐¿Por  qué  lo  haces?‐le  pregunté  yo  con  curiosidad  mientras  ambos  bajábamos  en  nuestra  parada.    ‐Alguien se llevó mi equipaje una vez por equivocación.    ‐¿Y lo recuperaste?    ‐Sí.  Aunque  estoy  segura  de  que  quien  se  lo  llevó  era  del  sexo  opuesto  a  juzgar  por  el  desorden de mi ropa interior.    Me  dedicó  una  sugerente  sonrisa  en  respuesta  a  la  mirada  que  le  lancé  que  mostraba  de  forma descarada mis lujuriosos pensamientos.    Años después yo había adoptado ese mismo hábito a raíz de un hecho similar con el equipaje  de un amigo mío. Tomé la salida que conducía a la hilera de taxis, esperé mi turno. Volví a conectar el  móvil. Tenía varias llamadas perdidas que devolví mientras el taxista me conducía hasta la Rue Saint  Paul. Cualquier cosa con tal de mantener la mente ocupada y no pensar en la súbita reaparición de  Charlotte en la librería de Bruselas.    *  *  *      El Thalys ya se había detenido en la estación. Salí del servicio y volví a tomar asiento mientras  esperaba  pacientemente  a  que  los  viajeros  de  mi  vagón  despejasen  el  angosto  pasillo  para  poder  acceder  a  mi  equipaje.  Juraría  haber  colocado  mi  maleta  en  la  parte  derecha  del  estante,  sin  embargo me la encontré en posición distinta. Supuse que otros viajeros la habían movido para sacar  las  suyas  del  hueco.  Me  aseguré  de  que  era  una  Samsonite  y  de  que  llevaba  mi  pegatina  roja  distintiva  que  me  pareció  más  gastada  de  lo  normal.  En  ese  instante  no  pensé  que  a  alguien  se  le  pudiese haber ocurrido poner el mismo distintivo que yo. Me sonó el móvil mientras me planteaba  semejante cuestión. Respondí. Era mi hermana Héléne que había venido a recogerme. Me llamaba  para indicarme donde me esperaba con el coche.    ‐¿Qué    tal?‐me  preguntó  mientras  metíamos  mi  equipaje  en  el  maletero  y  subíamos  al  vehículo.    ‐Deseando llegar a casa cuánto antes. Estoy realmente agotada.    ‐¿Has visto a Henri Benoit?    ‐Lo  vi  en  una  librería  de  Bruselas  presentando  su  nuevo  libro,  pero  estaba  abarrotado  de  gente y desistí.    ‐No. Me refiero a si lo has visto ahora. Ha salido de la estación justo cinco minutos antes que  tú. Lo he visto mientras esperaba en la cola de los taxis. Seguro que venía también en el Thalys‐me  aclaró mi hermana mientras arrancaba.    Algo  en  mi  interior  se  agitó  de  forma  alarmante.  No  podía  quitarme  de  la  cabeza  ese  brevísimo reencuentro visual que había dejado en mí una estela de sentimientos confusos. El mero  hecho  de  pensar  que  lo  que  nos  había  separado  durante  un  trayecto  de  menos  de  dos  horas  eran  uno o varios vagones me sobrecogió. Era como si de repente todo girase en torno a él. 

RománTica'S 48


‐Es probable,  pero  no  hemos  coincidido.  A  propósito,  ¿qué  tal  la  fiesta  de  cumpleaños  de  Joyce?‐pregunté desviando el tema de conversación. Cualquier cosa con tal de no pensar en Henri.    *  *  *        Eché un vistazo al contestador después de salir de la ducha. Ninguna llamada interesante que  ya  no  hubiese  respondido  a  través  del  móvil.  Ya  había  dejado  claro  que  pese  a  que  era  noche  de  viernes necesitaba descansar. Me senté al filo de la cama para abrir la maleta y sacar mi Mac. Le di la  vuelta para deslizar la combinación de números. Un  momento, aquella maleta…    ‐No es posible.  La maleta que tenía ante mí era exactamente igual que la mía, la misma estúpida pegatina roja  en el mismo  lugar…bueno…ahora  me percataba de  que no estaba exactamente en el  mismo lugar.  Todo prácticamente igual salvo un pequeño detalle. El modelo se abría al modo que yo consideraba  antiguo, con cremallera y no con una combinación numérica.  ¿Cómo no me había dado cuenta? ¿Se  podía ser más imbécil? No, yo creo que no. Era tal mi grado de indignación que salí disparado de mi  habitación  en  dirección  al  vestíbulo.  Abrí  el  armario  y  rebusqué  en  los  bolsillos  de  mi  abrigo  hasta  que  di  con  el  resguardo  del  billete.  Busqué  el  maldito  número  de  atención  al  cliente  y  me  dirigí  al  salón.  La  operadora  tardó  en  responder  y  resoplé  hastiado  mientras  me  veía  obligado  a  esperar  a  que terminase la interminable frase de saludo, identificación y ofrecimiento a prestarme su ayuda,  aunque siendo la hora que era dudaba mucho que pudiese resolver mi problema.    *  *  *    Maldije a todos mis antepasados, al maldito Thalys y todos sus pasajeros. Pregoné al estúpido  que se había llevado mi maleta. ¿Acaso el muy idiota no había visto el distintivo? ¿Es que la gente ya  no sabía distinguir sus pertenencias? Todo eso contando con la posibilidad de que se tratase de un  error porque igual se trataba de un robo, lo cual sería algo realmente patético. Nadie lleva dinero ni  cosas de valor en las maletas, pero sí cosas que me hacían falta en aquel preciso instante. Lo peor de  todo  es  que  quien  quiera  que  fuese  tendría  el  campo  despejado  para  curiosear  el  interior  de  mi  equipaje cosa que yo no podía hacer. Para colmo ni siquiera estaba en igualdad de condiciones. Mi  grado  de  irritación  iba  en  aumento  mientras  esperaba  a  que  alguien  se  dignara  a  responder  a  mi  llamada después de haber localizado el número de la estación.    *  *  *    Dejé mis datos a la operadora y un número de contacto. Regresé a mi habitación para sacar la  maleta de allí y dejarla en el vestíbulo pero algo que aún no alcanzo a comprender me hizo cambiar  de  opinión.  Es  como  si  ese  maldito  armatoste  que  no  me  pertenecía  me  estuviese  enviando  un  mensaje  que  me  consideraba  incapaz  de  descifrar.  No  os  voy  a  venir  ahora  con  el  cuento  de  que  escuché una voz interior que me decía: Vamos, ábrela porque lo estás deseando. No. No sucedió de  esa manera. Sencillamente fue como si una fuerza oculta e inexplicable tirase de mí.     ‐No, Henri. No es buena idea‐me repetí una y otra vez en voz alta tratando de convencerme a  mí mismo‐.No lo hagas.    Pues bien. Lo hice.    *  *  *    ‐En  efecto.  Ha  dejado  un  número  de  contacto‐me  decía  la  operadora  mientras  agradecía  al  sujeto  que  tenía  mi  equipaje  en  su  poder  su  rápida  intervención,  lo  que  demostraba  que  era  una  persona seria‐.Tome nota del número por favor.  Apunté el teléfono. Era un móvil.   ‐¿Y el nombre? 

49 RománTica'S


‐Henri Benoit.  Me quedé petrificada.     ‐Le agradecería que me dejase su número por si el señor Benoit vuelve a telefonear.    No podía tratarse del mismo Henri que yo pensaba. Mi hermana Héléne lo había visto salir de  la estación en busca de un taxi. Había estado en Bruselas. Era evidente que había viajado en el Thalys  al  igual  que  ella,  pero  si  así  había  sido  ¿dónde  demonios  había  estado  sentado?    Era  más  que  evidente que la maleta estaba en mi vagón pero él no.     ‐¿Señora Moreau?    Igual se había pasado todo el trayecto sentado en el bar. No ibamos a tener los dos la misma  maleta  aunque  era  evidente  que  con  diferentes  extras.  La  suya  era  más  cara  que  la  mía  y  lo  de  la  pegatina…no me puedo creer que él también…    ‐Disculpe, señora Moreau ¿sigue usted ahí?  Puse fin a mis divagaciones. Odio que me llamen señora.    ‐Si, perdone. No será necesario. Contactaré con él.    ‐Pero…  No  la  dejé  terminar  y  corté  la  llamada.  Permanecí  unos  minutos  en  el  más  absoluto  de  los  silencios  con  la  vista  puesta  en  su  equipaje  de  imposible  apertura  mientras  trataba  de  encontrarle  sentido a toda aquella cadena de acontecimientos. Tenía el número de su móvil. ¿Qué iba a decirle?  Hola Henri. Soy yo, Charlotte. Charlotte Moreau, la misma que te rompió el corazón hace dieciocho  años. Tengo tu maleta. Me he comprado todos tus libros. He estado a punto de contactar contigo en  tu  página  web,  pero  nunca  me  he  atrevido  a  hacerlo.  Bueno,  te  confieso  que  quise  hacerlo  mucho  antes de que te convirtieras en un escritor de éxito, pero me enteré de que te habías casado y no me  pareció muy buena idea. Ya ves la de vueltas que da la vida. Una estúpida maleta es la que nos ha  puesto en contacto después de tantos años.  Comencé  a  teclear  su  número  con  dedos  temblorosos.  Respiré  hondo.  A  la  tercera  llamada  salió el buzón de voz. Maldito idiota. ¿Por qué no estaba pendiente del teléfono? Le dejé un mensaje.  ‐Hola.  Mi  nombre  es  Charlotte.  Creo  que  ambos  nos  hemos  llevado  la  maleta  incorrecta.  Puedes contactar conmigo en este número. Gracias.  Colgué  y  esperé  unos  minutos  por  si  no  le  había  dado  tiempo  a  responder,  pero  no  sucedió  nada.  Prefería  no  pensar.  Prefería  no  imaginar  que  lo  más  probable  era  que  Henri  estuviese  plenamente concentrado fisgoneando en mi equipaje.    *  *  *    Estaba  frente  a  la  maleta  de  Charlotte.  Por  supuesto  ya  estaba  abierta.  Aún  sostenía  en  mi  mano derecha un ejemplar de El acuerdo. Si no hubiese dejado el recibo pagado con tarjeta dentro  no  habría  averiguado  que  pertenecía  a  ella.  Sentí  que  todo  se  movía  a  mi  alrededor.  ¿Cómo  podía  haberme sucedido algo semejante? Parecía que las fuerzas del universo se estaban tomando muchas  molestias para que ambos volviéramos a encontrarnos, desplazándonos a su antojo sobre el tablero  de la vida, planeando la jugada hasta llegar al momento perfecto.  No  pude  evitarlo.  No  pude  evitar  dejarme  arrastrar  por  los  innumerables  recuerdos.  Habían  transcurrido casi dieciocho años desde aquella tarde en aquel café. ¿Cómo olvidarlo? Un chico como  yo no podría olvidar jamás como una de las chicas más bonitas de mi clase se tomaba la molestia de  interesarse  por  mí.  Sus  amigas  se  habían  marchado  y  ella  se  había  quedado  sola  en  la  mesa.  No  paraba de mirarme y quise que la tierra me tragase cuando vi como se ponía en pie y se dirigía hacia  mí. Me sentía totalmente cohibido.  ‐¿Qué escribes?  De forma instantánea cerré mi cuaderno.  ‐Nada‐respondí cortante.  ‐¿Y qué tal el examen?  ‐No fue mal del todo.  ‐¿Piensas encerrarte en casa? ¿No te apetece venir a tomar algo? 

RománTica'S 50


‐No, gracias.  ‐Venga, Henri.   ‐Charlotte, no me lo tomes a mal, pero no estoy en la onda de tu grupo de amigos.  ‐No hace falta que lo digas.  Le lancé una mirada reprobadora.  ‐Tú y yo. Nadie más.  Permanecí en silencio.  ‐Vaya…sí que lo pones difícil, Benoit.  ‐¿Tú y yo?  Ella asintió.  ‐¿Quieres salir conmigo? ¿A…a solas?‐logré decir.  Volvió  a  mover  la  cabeza  en  gesto  afirmativo.  Yo  miré  de  un  lado  para  otro,  como  para  asegurarme  que  no  había  nadie  contemplando  la  surrealista  escena  que  estaba  viviendo.  Nadie  pareció  haberse  percatado  de  mi  presencia,  de  modo  que  eso  me  tranquilizó  porque  era  a  lo  que  estaba acostumbrado.  ‐Una mujer se moriría esperando tu respuesta.  Yo traté de buscar una frase que sonase inteligente.  ‐Ya estamos a solas. ¿Qué es lo que quieres?  ‐Conocer al verdadero Henri.  ‐Ya me conoces.  Ella negó con la cabeza lentamente. Extendió su brazo hacia mí y su mano rozó mi mejilla. Sus  dedos se deslizaron por detrás de mi oreja y con cuidado retiró mis gafas.    ‐¿Qué pretendes?‐conseguí decir.  No  olvidaré  jamás  sus  labios  curvándose  en  aquella  enigmática  sonrisa.  Si  alguna  vez  tuve  la  duda, con ese simple gesto ella las hizo desaparecer todas de un plumazo. Ese día supe que estaba  irremediablemente enamorado de Charlotte Moreau.    *  *  *    Volví  a  comprobar  mi  móvil.  Seguía  sin  devolverme  la  llamada.  ¿Qué  estaría  pasando  por  su  cabeza en aquel momento? No quise dejarme llevar por los recuerdos pero ¿quién no lo haría en mi  situación? Apuesto a que él estaba haciendo exactamente lo mismo.  Estuvimos  charlando  en  aquella  cafetería  durante  horas.  Henri  demostró  mi  teoría  de  que,  efectivamente,  no  le  conocía.  Conforme  pasaban  los  minutos  iba  descubriendo  facetas  de  él  que  jamás  había  imaginado.  Me  olvidé  por  completo  de  la  conversación  mantenida  con  Lucie  y  Noelle,  ese estúpido juego que yo misma había comenzado. No se me ocurrió pensar en la advertencia de  Lucie.  Me  dejé  llevar  creyendo  que  se  trataría  de  una  mera  conquista,  otra  pequeña  victoria  para  enriquecer mi pretencioso ego, pero nada salió como yo esperaba. Jamás había dedicado más de diez  minutos seguidos de mi valioso tiempo para conversar con Henri, sin embargo aquellas dos horas en  el café Soufflot fueron suficientes para saber que el indiferente, simple y aparentemente abstraído  Henri Benoit, era aún mucho más complejo de lo que había imaginado. Yo, que me creía dueña de la  situación, terminé perdiendo las riendas cuando nos íbamos a despedir frente a la entrada del metro.  ‐¿Quieres que nos veamos mañana?‐me preguntó, habiendo abandonado de forma repentina  esa  incuestionable  timidez  que  había  logrado  ocultar  durante  nuestra  tertulia  en  el  café.  Soltó  la  frase con rapidez, como si no quisiera darse a él mismo la oportunidad de dar un paso atrás en ese  milagroso acercamiento que había logrado conmigo.   Yo  me  quedé  en  blanco,  sin  saber  qué  decir.  No  sé  cómo  explicaros  esto.  No  es  que  no  estuviera  acostumbrada  al  hecho  de  que  un  chico  quisiese  volver  a  quedar  conmigo.  Sabía  el  esfuerzo  sobrehumano  que  había  hecho  Henri  al  hacerme  semejante  petición.  Lo  adiviné  solo  con  ver  ese  leve  movimiento  de  la  nuez  en  su  garganta.  Lo  adiviné  por  aquellos  ojos  grisáceos  y  herméticos  que  me  atravesaron  de  una  forma  conmovedora  a  través  del  cristal  de  sus  gafas.  Él  interpretó mi súbito silencio como una negativa. 

51 RománTica'S


‐De acuerdo. Supongo que ya has hecho demasiado por hoy.  No  os  voy  a  negar  que  también  aquella  reacción  por  su  parte  me  sorprendió.  El  tono  de  su  frase  no  era  en  absoluto  de  despecho,  al  contrario.  Había  un  deje  de  ironía  que  me  pilló  desprevenida y por un momento dudé de él. ¿Había estado fingiendo? ¿Cuándo era el Henri inseguro  y apocado y cuándo el Henri lanzado y resuelto? En ese mismo instante un grupo de chavales pasó  por  mi  lado  a  tal  velocidad  en  dirección  a  las  escaleras  del  metro  que  casi  me  arrastran  con  ellos.  Henri reaccionó con rapidez para no hacerme caer y me sujetó con fuerza entre sus brazos mientras  los increpaba por su falta de modales. La proximidad de nuestros cuerpos durante aquellos escasos  segundos me hizo aguantar la respiración. Noté la tensa textura de su musculatura lo que me llevó a  reafirmar  mi  teoría  de  que  bajo  aquellas  anodinas  prendas  se  escondía  un  Henri  perfectamente  formado. Aparté los ojos en un gesto reflejo huyendo de sus escrutadores ojos y él me liberó de su  efímero abrazo.    ‐Gracias‐conseguí decir mientras trataba de recomponerme de mis confusos pensamientos.    Él no dijo nada.     ‐Tengo  que  marcharme.  Gracias,  fue  estupendo  charlar  contigo.‐Hablé  atropelladamente  y  me escabullí escaleras abajo sin decir nada más. En el cuarto escalón me detuve y volví a subir. Él no  se había movido de su lugar. No pude evitarlo. Lo hice. Me puse de puntillas y le planté un fugaz beso  en los labios.    ‐Mañana  a  las  siete  de  la  tarde.  Te  espero  en  el  metro  de  la  Bastilla,  salida  de  Rue  La  Roquette.        *  *  *      Mi móvil emitió un pitido. Alguien me había dejado un mensaje. Pensé inmediatamente que  podía tratarse de ella. Estúpido de mí. Olvide sacar el móvil de mi habitación. En aquella zona de mi  apartamento  no  solía  tener  cobertura.  La  pantalla  me  avisaba  de  un  mensaje  de  voz.  Era  ella.  Me  quedé paralizado sin saber qué hacer. Me inundó la misma sensación que me había invadido aquella  tarde  al  despedirme  de  ella  en  la  estación  de  metro  Luxembourg.  Ese  inesperado  beso  y  esta  cita  improvisada que me abría unas posibilidades hasta entonces inimaginables para mí. Esa noche no me  pude concentrar en nada, apenas hablé con Alain, mi compañero de cuarto y no logré pegar ojo. No  le comenté nada porque sabía que no me creería. Por primera vez en mi vida me planteé rebuscar en  mi armario en busca de algo que me hiciese ir acorde con Charlotte. No lo encontré, de modo que  con el permiso de Alain rebusqué en el suyo y me hice con un suéter azul. Yo recuperé unos antiguos  tejanos y con eso y algo de abrigo me lancé a la calle para acudir a mi cita con Charlotte. Ella llegó  con diez minutos de retraso, los diez minutos más largos de mi vida. No noté nada en su expresión  que me indicase que aprobaba mi nueva indumentaria. Después de haber comido unas pizzas y tras  haber compartido varias cervezas, me atreví a darle un beso a la salida del pub, cosa que no había  hecho jamás. Supongo que al no estar acostumbrado a beber alcohol, el casi litro y medio de cerveza  que  me  había  bebido  me  ayudó  bastante  a  tomar  la  iniciativa.  Bueno,  me  explico,  sí  que  lo  había  hecho  pero  había  sido  con  chicas  que  nada  tenían  que  ver  con  Charlotte.  Chicas  mucho  menos  decididas y que no llegaban más allá al igual que yo. Si, tenía 19 años y aún no había llegado hasta el  final.   El  beso  fue  torpe,  no  por  su  parte,  más  bien  por  la  mía.  Me  sentí  ridículo  pero  ella  no  se  mostró ofendida y se limitó a sonreírme cuando se apartó.    ‐Lo siento‐me disculpé avergonzado.  Ella enlazó sus manos alrededor de mi cuello.  ‐Volvamos a intentarlo‐me rogó con una sonrisa que me hizo perder la cordura.  Sentí  la  dulzura  de  su  boca  sobre  la  mía  como  una  ofrenda.  Yo  quise  ir  deprisa,  quise  saborearla,  ahondar  en  aquel  rincón  desconocido  para  mí,  pero  ella  presionó  con  suavidad  deslizando sus dedos sobre mi nuca, pidiéndome de esa manera que fuésemos despacio. No se tomó  ninguna prisa y yo me adapté a su ritmo, comprendiendo que no era yo quien marcaba las pautas.  Era ella quien me estaba enseñando a gozar, a percibir todos y cada uno de los sentidos, a recrearse 

RománTica'S 52


en algo  tan  simple  y  la  vez  tan  intenso  como  un  beso.  Puedo  decir  con  absoluta  seguridad  que  Charlotte Moreau me enseñó muchas cosas aquella noche y una de ellas fue como besar a alguien  como si se te fuese la vida en ello.  ‐Mis padres no están en casa‐murmuró a un centímetro de mis labios con voz entrecortada.  Yo  tuve  que  tomar  aire  pero  no  fui  capaz  de  decir  nada  porque  todavía  estaba  tratando  de  recuperarme  de  los  efectos  del  beso  más  embriagador  de  mi  vida.  Todavía  no  podía  creer  que  me  estuviese sucediendo algo semejante. Aquello era el mundo al revés, se supone que las cosas no eran  así. Es el chico quien se lleva la chica a la cama y no al contrario.    ‐¿Por qué yo, Charlotte? No soy lo que esperas.    ‐No espero nada de ti‐ me respondió mientras sentía una de sus manos deslizarse sobre mi  abdomen bajo mi suéter.   No supe cómo tomarme esa respuesta. Lo único que os garantizo es que no me tranquilizó. No  tardé  en  darme  cuenta  de  que  a  Charlotte  en  aquel  momento  lo  que  menos  le  interesaba  era  mi  vestuario.  Comprendí  que  estaba  más  interesada  en  ver  lo  que  había  debajo.  Cerré  los  ojos  y  me  encomendé a todos los dioses y santos conocidos para que la primera experiencia sexual de mi vida  no me dejase en evidencia.    *  *  *        ¿Por qué no me devolvía la llamada? Aquella larga espera me estaba sumiendo en un ataque  de  nervios.  ¿Y  si  ahora  quería  vengarse  de  mí  después  de  lo  que  le  hice?  ¿Y  si  ahora  pretendía  tenerme  a  la  espera  durante  varios  días  con  la  sola  idea  de  fastidiarme?  Mis  plegarias  fueron  escuchadas. Recibí un mensaje de texto que me dejó perpleja.    ¿Es muy precipitado quedar a las  21.30 para intercambiarnos los  equipajes? ¿Café Soufflot??    Café Soufflot. El mismo lugar en el que comencé mi arriesgado juego. Un juego en el que yo  misma había caído pese a las advertencias de Lucie. Me he preguntado muchas veces cómo calificar  aquella  noche  y  las  que  le  sucedieron.  Momentos  llenos  de  caprichosas  incongruencias.    Fue  paradójico el hecho de que la primera velada que pasamos juntos fuese una de las más excitantes de  mi vida. No me considero una persona promiscua, nunca lo fui. Los hombres que han pasado por mi  cama  pueden  contarse  con  los  dedos  de  una  mano  y  os  aseguro  que  incluso  sobrarían,  pero  la  aparente inexperiencia de Henri me hizo sentirme la mujer más afortunada sobre la faz de la tierra  porque en ningún momento pensó en su propia satisfacción. Centró todos y cada uno de sus sentidos  en mí. En esa ocasión fui yo quien quise ir deprisa pero él se demoró en cada caricia y en cada beso  rogándome paciencia. Quería experimentar, descubrir lo que sus manos, su boca y su cuerpo podían  llegar a provocar en el mío. Me arrastró a una vorágine de sensaciones que jamás creí que existieran.  Henri  no  solo  se  desnudó  ante  mí  mostrándose  como  una  escultura  propia  del  mismísimo  Miguel  Ángel,  desnudó  su  alma  y  se  expuso  en  su  totalidad  aún  sabiendo  desde  lo  más  profundo  de  su  corazón el  riesgo que ello conllevaba.    Mis padres regresaron de Eygalières al día siguiente por la noche. Durante todo el domingo no  me  atreví  a  responder  al  teléfono  temiendo  que  fuese  él.  No  quería  verle  porque  no  quería  reconocer delante de todo el mundo que algo había cambiado. No hizo falta hacerlo. Fingí un terrible  resfriado  y  un  cansancio  producido  por  la  astenia  primaveral.    No  aparecí  por  clase,  pero  Noelle  si  apareció por casa para preguntarme qué demonios había sucedido.  ‐¿A qué te refieres?‐le pregunté olvidándome por un instante de mi supuesto malestar.  ‐Benoit,  por  Dios.  Ha  aparecido  afeitado  y  con  un  nuevo  corte  de  pelo  aunque  no  se  puede  decir que Armani haya entrado en su armario.   ‐¿Ha preguntado por mí?  ‐No lo ha hecho. No es tan tonto como parece. 

53 RománTica'S


Yo guardé silencio.  ‐¿Sucedió lo que me imagino?  Yo asentí agachando la cabeza.  ‐Y fue tal desastre que no te atreves ni a mirarlo a la cara y menos aún que te vean con él.  ‐Fue fabuloso.  ‐¿Cuántas veces?  ‐Dos.   ‐Vaya con Benoit “el raro”. ¿Es como imaginabas?  ‐Es muchísimo mejor. Tengo que parar esto, Noelle.  ‐Lo siento. Conoces a Lucie. Ya te avisó.  ‐No te equivoques. No me he encaprichado de él. No quiero hacerle daño.  ‐¿Daño? Por Dios, Charlotte…si tendría que besar el suelo que pisas.  ‐Basta. Esto se ha acabado‐concluí.    Pero no acabó. Henri se presentó en mi casa el viernes con la excusa de traerme los apuntes a  petición de  Noelle y para ayudarme con las prácticas de derecho penal a las que no había querido  asistir. Nos metimos en mi habitación y teniendo en cuenta que estaba bajo el mismo techo que mis  padres, solo se limitó a darme un fugaz beso en los labios que me dejó fuera de órbita. No hicimos  alusión  a  mi  ausencia  de  clase  durante  la  semana,  ni  a  lo  sucedido  el  fin  de  semana  anterior.  Se  marchó dos horas después, no sin antes darme el número de teléfono de su residencia. Durante las  restantes  dos  semanas  nos  eludíamos  sin  razón  aparente  hasta  que  ninguno  de  los  dos  pudimos  soportarlo más.  ‐¿Tienes planes para este fin de semana?‐me preguntó a la salida de clase con gesto nervioso e  impaciente.  ‐No.  ‐Mis  padres  tienen  un  abono  que  les  quedaba  canjeable  de  una  agencia  de  viajes  para  una  reserva en un B&B de Chantilly. Hay que gastarla antes de fin de mes y dado que nadie va a utilizarla  me gustaría…me gustaría que fuésemos juntos.  Tardé en responder y no porque no me agradase la oferta. El mero pensamiento de disfrutar  de él durante todo el fin de semana era lo que más deseaba pero era lo que menos me convenía en  aquel instante en el que estaba a punto de ganar trescientos francos.  ‐De esa forma podremos hablar de la razón por la que me has estado evitando durante todo  este tiempo.    ‐Henri, por favor, no quiero que pienses que…  No  pude  acabar  la  frase  porque  él  se  inclinó  sobre  mí,  me  agarró  por  la  nuca  y  a  la  vista  de  todo el mundo me besó.   ‐¿Te recojo en casa mañana para irnos juntos a la estación? Te espero abajo a las diez.  ‐De acuerdo‐conseguí decir aún asombrada por su actitud.  Él  se  marchó  y  después  de  aquel  fin  de  semana  que  pudo  haber  sido  el  comienzo  de  una  preciosa  historia  yo  lo  arruiné  todo  por  una  simple  apuesta  que  quise  romper  cuando  ya  era  demasiado tarde.  Tecleé un mensaje en respuesta al suyo. No estaba preparaba para oír su voz al igual que él  tampoco lo estaba. Consulté la hora. Eran más de las ocho y media. Tenía el tiempo justo.            De acuerdo. Allí estaré.         *  *  *      Eran las 21.35 cuando bajaba del taxi frente al café en el que habíamos quedado. La terraza  registraba  un  lleno  completo.  Lo  busqué  pero  no  lo  encontré  así  que  entré  en  el  local.  Lo  hallé  sentado frente a una de las mesas situadas bajo las estanterías llenas de libros mientras charlaba con  una pareja. Instintivamente, como si hubiese captado mi presencia, giró su cabeza en mi dirección.  

RománTica'S 54


Allí estaba  sorteando  las  mesas  del  local  tirando  de  mi  maleta.  Se  detuvo  cuando  yo  le  descubrí. Me despedí de unos vecinos de la zona que me encontré en la cafetería y volví a centrar la  mirada en ella. No supe cómo reaccionar pero se me olvidó el tiempo que había transcurrido. No fui  consciente de que habíamos vivido dieciocho años separados sin volver a tener noticias jamás el uno  del otro. El padre de Charlotte obtuvo una cátedra por la Universidad de Montpellier y toda la familia  se trasladó a finales del mes de mayo del 89. Ella trató de despedirse de mí pero yo me negué a verla  y pese a que dejó una nota al conserje con su nueva dirección, yo la rompí y la arrojé a la papelera.   La rabia me consumía desde que la había sorprendido aquella mañana a última hora cuando  las  aulas  habían  quedado  desiertas.  Fui  en  su  busca  pero  las  risas  de  sus  amigas  mientras  pronunciaban mi nombre me obligó a detenerme al lado de la puerta sin ser visto.  ‐Creo que deberías ser tú quien me devolviese los trescientos francos. Después de todo Benoit  “el raro” no ha resultado ser tan raro….  ‐Deberíamos haber aumentado la apuesta y haberla obligado a grabar un video para verificar  esa teoría de que bajo sus ridículos atuendos de hippie pasado de moda existe semejante cuerpo y  atributos. Menudas pintas.  ‐No tiene gracia‐le oí decir a ella mientras yo trataba de controlar el ataque de furia que me  comenzaba a invadir.  ‐Menos  mal  que  no  te  di  más  de  un  mes.  Habrías  terminado  enamorándote  y  lo  habrías  echado todo por la borda‐era Lucie quien le hablaba‐.Ya te dije que no era buena idea. Solo te atraen  los tipos con problemas.  ‐Henri  no  tiene  ningún  problema.  Es  mucho  más  inteligente  que  cualquiera  de  los  estúpidos  con los que habéis salido vosotras.  Respiré hondo mientras la oía defenderme pero aun así la mera idea de pensar que…  ‐Tómate  tu  fin  de  semana  en  el  campo  como  el  regalo  de  despedida.  Se  le  pasará,  tú  le  has  abierto al mundo. Encima te lo tendría que agradecer.  Si  hubiese  podido  habría  entrado  en  aquel  instante  para  decirle  cuatro  cosas  a  esa  cursi  de  Noelle.   ‐¿Le has dicho ya que esto ha terminado?‐oí preguntar a Lucie.  ‐Aún no. Quizá lo haga esta noche.  ‐¿Quizá?  Se produjo un silencio preocupante que me hizo  bajar la guardia. Después escuché un golpe  seco sobre la mesa.  ‐Pero ¿qué haces?‐preguntó alguna de ellas.  ‐Basta. No puedo seguir con esto. Ha sido un error.    Esas fueron las últimas palabras que dijo antes de salir corriendo y pillarme in fraganti frente a  la puerta. Vi algo extraño en sus ojos pero yo estaba tan cegado por la ira ante la humillante traición  a la que me había sometido que no interpreté ese repentino fulgor como lo que era. El anuncio de  unas lágrimas de remordimiento por su imperdonable actitud.  ‐Henri, lo siento…yo …  ‐No  hace  falta  que  digas  nada.  Lo  habéis  dejado  todo  muy  claro.  No  sabía  que  se  le  pudiese  poner precio a los sentimientos. Te he salido muy barato.   Me marché de allí, aguantando el tipo lo mejor que pude y no eché la vista atrás pese a que  ella salió corriendo detrás de mí y me alcanzó.  ‐Perdóname, Henri.  Yo me detuve para mirarla una vez más.  ‐Llegué a creer que eras diferente pero me equivoqué.  Después de aquel día jamás volví a verla hasta ese instante. Yo me licencié en la Sorbonne y  ella  probablemente  continuó  con  sus  estudios  en  la  Universidad  de  Montpellier.  La  verdad  es  que  nunca  me  planteé  el  tratar  de  localizarla  e  incluso  ahora  que  tan  fácil  resultaba  encontrar  a  viejos  compañeros del colegio y universidad gracias a las redes sociales tampoco lo había hecho. No os voy  a negar que muchas veces a lo largo de mi vida me he preguntado qué habría sido de ella. Dieciocho 

55 RománTica'S


años es un periodo lo suficiente largo como para hacerse preguntas en relación a aquellas personas  que  de  alguna  forma  han  marcado  un  antes  y  un  después  en  nuestras  vidas  y  os  puedo  decir  que  Charlotte había sido una de esas personas.  Yo permanecí de pie. Ella levantó la mano tímidamente mientras se acercaba hasta donde yo  estaba. ¿Qué se supone que debes decirle a la primera mujer de la que te enamoras cuando solo eres  un chaval y con la que vuelves a encontrarte después de tantos años? ¿Estaría casada, divorciada?  ¿Tendría hijos? ¿A qué se debía su estancia en Bruselas?  ‐Hola‐fue lo más ingenioso que se me ocurrió decir.  ‐Hola‐respondió ella con una sonrisa contenida.  Los dos nos miramos fijamente durante unos segundos sin saber cómo romper el hielo.  ‐Menuda forma de…‐comenzamos a decir los dos al unísono.  Después se nos escapó una risa descontrolada. Yo retiré una silla para que colocase mi maleta  en el hueco que había dejado junto a la suya y acerqué otra para que ella tomase asiento. Hice una  rápida seña al camarero y se acercó a nuestra mesa.    *  *  *    ‐¿Has cenado?‐me preguntó.  ‐No. Gracias. No tengo hambre‐le respondí yo tratando de recuperarme aún de la impresión de  tenerlo  delante.  Estaba  nerviosa,  muy  nerviosa,  sin  embargo  él  rezumaba  seguridad  por  los  cuatro  costados. Era él quien llevaba el control de la situación.  ‐Estás  muy  delgada.  Mucho  más  que  la  última  vez.  No  me  gusta  comer  solo  y  menos  aún  teniendo a una mujer delante.  ‐No quisiera entretenerte demasiado.  Seguro que tienes cosas mejores que hacer antes que  cenar un viernes por la noche con una antigua…  ‐Un  croque  provençal  con  doble  de  queso  y  para  mí  el  savoyard‐le  dijo  al  camarero  que  ya  estaba frente a nosotros preparado para apuntar la comanda. Después fijó la vista en mí, como para  asegurarse de que el croque provençal con doble de queso seguía siendo mi favorito. No podía creer  que aún se acordase de lo que cenamos aquella primera tarde que estuvimos en ese mismo café‐.¿Te  sigue gustando la ensalada de aguacate y gambas?  Yo asentí, aún asombrada de su prodigiosa memoria.  ‐Bien, compartiremos la ensalada, Fabrice y trae también un par de cervezas. La del mes.  ‐Marchando la cerveza ahora mismo‐exclamó el simpático Fabrice.  Nos quedamos de nuevo en silencio. Yo me sentí como una estúpida. No conseguía apartar los  ojos de él.  ‐Menuda  tontería…lo  de  la  pegatina.  Nunca  imaginé  que  terminarías  adoptando  la  misma  manía que yo.  Él sonrió. Tardó en pronunciarse y me dio la sensación de que estaba eligiendo con cuidado las  palabras.  ‐Me alegro de haberla adoptado y me alegro de que leas mis libros. Siento haber fisgoneado  en tu equipaje…no pude evitarlo. El recibo de la tarjeta con tu nombre y la misma bufanda de color  verde que llevabas en Bruselas…lo he tenido fácil.  Me  gustó  que  dijese  aquello.  Demasiado  quizá.  Tendría  que  andarme  con  cuidado.  Hay  hombres  que  nunca  olvidan  y  Henri  era  uno  de  ellos.  Podía  estar  planeando  una  especie  de  venganza. Si quería castigarme engatusándome con sus armas de escritor seductor estaba en todo su  derecho.  ‐Descuida, yo habría hecho lo mismo con el tuyo de haber tenido la oportunidad.  La boca de él se explayó en una generosa sonrisa que tocó cada fibra de mi ser.   ‐Se te ve fenomenal‐le dije finalmente‐.No imaginas lo contenta que estoy de ver lo que has  conseguido.  ‐Tú sigues tan bonita como siempre. No has cambiado mucho.  Fabrice dejó las dos cervezas sobre la mesa y se marchó. 

RománTica'S 56


‐Sí que he cambiado‐le advertí.  ‐¿Qué hacías en Bruselas?‐cambió de tema.  ‐Trabajo.  ‐Entonces vives aquí en París. Regresaste.  ‐Así es‐respondí sin querer entrar en muchos detalles, cosa que él captó enseguida.  ‐Supongo que tenemos que ponernos al día de muchas cosas‐añadió.   Yo rehuí su mirada mientras me llevaba el vaso de cerveza a mis labios.  ‐No creo que hoy sea el momento adecuado.  Él esperó a que yo me dignara a volver a mirarlo. Y entonces dijo algo que no esperaba.  ‐Te equivocas, Charlotte. Hoy es el momento perfecto.    *  *  *    Yo me giré para coger el ejemplar de El acuerdo que había encontrado entre su equipaje y que  tenía escondido bajo mi abrigo. Lo coloqué encima de la mesa donde ella pudiese verlo.  ‐En Bruselas no tuve oportunidad de dedicártelo‐le dije.  Ella reaccionó con una extraña mezcla de felicidad y culpabilidad que yo no pude soportar por  todos  los  sentimientos  que  su  mera  presencia  estaban  empezando  a  despertar  en  mí.  Sabía  que  estaba nerviosa por como terminaron las cosas entre nosotros.    ‐Deja de pensar en lo que sucedió. Ha pasado mucho tiempo. Somos personas adultas.    ‐No quise hacerte daño, Henri.    Fue música para mis oídos volver a escucharla pronunciar mi nombre en voz alta.    ‐Muchas  veces  hacemos  daño  de  forma  inconsciente.  Forma  parte  de  la  naturaleza  del  ser  humano, de modo que olvídalo. No pienso vengarme ni nada parecido. Además, sé que devolviste los  trescientos francos.    Logré arrancarle una sonrisa que pareció hacer desaparecer la tensión de su rostro. Esperé  pacientemente a que leyese mi dedicatoria.          Para Charlotte, la mujer que sin saberlo hizo de   mi el hombre que soy.         Henri Benoit, París, 16 de febrero de 2007    *  *  *      Continuamos en el café Soufflot, charlando sobre los vaivenes de nuestras respectivas vidas  hasta  que  nos  quedamos  a  solas  mientras  Fabrice  y  el  resto  del  personal  deambulaban  a  nuestro  alrededor canturreando a la vez que terminaban las tareas de  limpieza previas al cierre del local sin  presionar  a  su  cliente  de  toda  la  vida  y  su  nueva  acompañante.  No  hizo  falta  hacer  la  pregunta  porque ambos lo sabíamos. Los dos estábamos libres, sin ataduras, tal y como lo estuvimos dieciocho  años atrás, con la diferencia de que por aquel entonces, tal y como había dicho Henri, no había sido  el  momento  adecuado.  Mientras  reíamos  recordando  algunos  sinsabores  de  nuestra  época  de  estudiantes  y  de  nuestros  comienzos  profesionales,  ambos  supimos  que  finalmente  habíamos  encontrado el momento perfecto en el mismo lugar en el que la imperfección de nuestras vidas nos  había unido por primera vez.    FIN  Raquel Rodrein  Mayo 2011  http://raquelrodrein.com  Inscrito  en  el  Registro  de  Propiedad  Intelectual.  Reservados  los  derechos  de autor. 

57 RománTica'S


Tenía que salir de allí. Ya. Si continuaba en aquel lugar un segundo más, se derrumbaría y daría un  espectáculo delante de las únicas personas que no querría darlo nunca.   —Si me perdonan —dijo poniéndose en pie— voy a salir un rato.  No esperó a que le contestaran. Rodeó su mesa y se encaminó hacia las enormes puertas de  roble   —¿Estás bien Isabella?  Unos  profundos  ojos  verdes  la  miraban  con  preocupación.  ¡Oh  Dios!.  No.  No  estaba  bien.  El  hombre  la  sujetaba  por  el  brazo,  como  si  temiera  que  se  fuera  a  caer  en  cualquier  momento  y  se  había inclinado sobre ella para poder ver mejor su expresión.  No quería ni imaginar cual sería ésta. Seguro que tenía el rostro descompuesto y mostraba a  gritos que iba a romper a llorar en cualquier momento.  —Estoy bien, no se preocupe. Solo necesito tomar un poco de aire.  Habló sin mirarlo a la cara. La conocía muy bien. Mandíbula cuadrada con rictus de seguridad,  marca de la casa. Ojos verdes, con puntitos dorados y pelo castaño claro. Se la sabía de memoria.   Él  aceptó  la  explicación  pero  no  estaba  nada  convencido.  Isabella  no  tenía  ese  tipo  de  reacciones.  Se  enderezó,  quedando  unos  quince  centímetros  por  encima  de  ella  y  soltó  su  brazo.  Nada más hacerlo echó de menos la suavidad de su piel.  Ella aprovechó el desconcierto masculino para abandonar la habitación. Aún no había cerrado  la puerta cuando oyó la voz de la mujer.  —No te preocupes Marco, estará bien.   —Está muy rara. Nunca la he visto así. —Comentó él casi para sí mismo.  —Tú  nunca  prestas  mucha  atención  a  las  cosas,  hijo.  Isabella  es  una  mujer  sensible,  pero  también es dura. No sé qué le ocurre pero seguro que lo superará en unos minutos. Ya verás como  vuelve totalmente recuperada.  Bárbara  conocía  a  Isabella  y  sospechaba  la  causa  de  su  indisposición.  Le  dieron  ganas  de  sonreír,  pero  si  lo  hacía  tendría  que  ofrecer  algunas  explicaciones  que,  por  el  momento,  no  tenía  ningún interés en dar.  Isabella se dirigió hacia la escalera que llevaba al vestíbulo. Hacía cinco años que vivía en aquel  lugar y todavía le sobrecogían sus dimensiones. Para ella, suponía un privilegio vivir en ese lugar, un  castillo restaurado del siglo XVI, con sus armaduras relucientes escoltando los pasillos y accesos, la  enorme  chimenea  del  salón  principal,  que  apenas  se  utilizaba,  o  la  inmensa  biblioteca,  su  sitio  preferido. Allí se podían encontrar desde incunables de incalculable valor y primeras ediciones de los  clásicos  más  famosos,  hasta  novelas  actuales,  incluidas  una  gran  representación  de  novelas  románticas,  de  las  que  Bárbara  era  lectora,  casi  convulsiva.  Sonrió  a  pesar  de  su  estado  de  ánimo.  Bárbara era un personaje digno de estudio. Tenía una personalidad enérgica, necesaria para poder  gobernar  todo  el  legado  de  sus  antepasados.  Su  carácter  tenaz  y  férreo  contrastaba  con  su  amabilidad y gentileza en el trato. Siempre tenía la palabra adecuada. Cuando la contrató cinco años  atrás,  le  dijo  que  consideraba  que  ella  era  la  persona  adecuada  para  ejercer  las  labores  de  su  secretaría  y  que  le  ayudaría  a  adaptarse.  Así  lo  hizo.  Pese  a  su  renuencia,  Isabella  se  encontró  trabajando para aquella dama aristocrática y trabajadora a partes iguales. Se había convertido en su  mano derecha y no sabía qué haría si tuviera que marcharse de allí.  Marcharse. Esa palabra reverberó en su cerebro. Lo más probable era que esa fuera su única  solución.  Lamentaría  mucho  abandonar  todo  aquello  pero  no  podía  seguir  viviendo  bajo  el  mismo  techo que Marco, el único hijo y heredero de su jefa, si éste se casaba. Y ese era el ultimátum que 

RománTica'S 58


había oído hacía unos segundos. Había llegado la  hora de casarse, le había soltado Bárbara delante  de ella. Ni siquiera había esperado a quedarse a solas con él.  Esa tarde, cuando Marco había ido a verla, ellas estaban trabajando en la próxima recepción  que se iba a dar en el castillo. Lo hacían de vez en cuando, sobre todo cuando alguna de las obras de  caridad  de  las  que  se  ocupaba  Bárbara,  necesitaba  fondos.  En  esa  ocasión  era  para  un  hospital.  Querían hacer una biblioteca para los niños que permanecían ingresados. Pues bien, Bárbara había  dejado a medias el trabajo y había soltado la bomba.  —Marco, ha llegado la hora de casarse. Es tu responsabilidad. Quiero dejar todo en tus manos  pero antes, quiero que tengas una esposa.  Si Isabella sintió que le daban un mazazo, la impresión que él se llevó tampoco fue pequeña.   Marco  estaba  acostumbrado  a  vivir  su  vida.  Llevaba  las  empresas  de  la  familia  y  trabajaba  duro, pero también sabía divertirse y, por lo que ella había podido ver, la compañía femenina no le  suponía  ningún  problema.    Lo  entendía  porque  era  el  hombre  más  atractivo  que  había  visto  en  su  vida.  La primera vez que lo vio, sintió como si le hubieran dado un puñetazo en el pecho. El aire no  conseguía entrar a sus pulmones y casi no pudo pronunciar un “encantada de conocerlo” mientras  estrechaba  su  mano,  por  la  que  subió  un  calambrazo  que  habría  fundido  los  plomos  de  cualquier  instalación.  Bueno,  en  realidad  había  fundido  los  suyos.  Su  instalación  cerebral  había  sido  un  siniestro  total  porque  cada  vez  que  se  encontraba  con  él,  era  incapaz  de  hablar  con  un  poco  de  coherencia.  Había  aprendido  a  amarlo  en  silencio,  había  visto  ir  y  venir  a  unas  cuantas  mujeres,  interesadas en su posición social y económica, de las que él había pasado de la forma más elegante  posible.  No  se  dejaba  cazar  por  nadie.  Esa  actitud  permitía  a  Isabella  cierta  tranquilidad.  No  sabía  muy  bien  qué  esperaba  porque  desde  el  principio  había  sabido  que  Marco  no  era  para  ella.  Sin  embargo, pensar que tenía que vivir bajo el mismo techo que él y su esposa… Su cabeza negó con  energía. Eso no podría resistirlo.  Había llegado a la rosaleda. El perfume de las rosas inundaba aquel lugar encantado. Era una  especie de glorieta apartada de la vista general del jardín. Cuando quería pensar, solía acudir a aquel  lugar,  un  poco  salvaje,  y  sentarse  en  uno  de  los  bancos  resguardado  por  un  seto  alto.  No  sabía  el  tiempo que llevaba allí. Las luces de las farolas se habían encendido. Se dio cuenta de que en unos  minutos el sol se habría puesto por completo.  —¿Seguro que estás bien?  La voz, surgida a sus espaldas, le produjo tal sobresalto que, como impelida por un resorte, se  puso en pie. Sus cuerpos quedaron a escasos centímetros. Él la sostuvo por los brazos y buceó en sus  ojos oscuros en busca de una respuesta sincera.  —Sí. Estoy bien. ¿Por qué lo pregunta?  En los cinco años que habían vivido bajo el mismo techo, Marco había aprendido a interpretar  un poco el lenguaje corporal de Isabella. No era una mujer muy expresiva, pero él conocía muy bien  algunas señales. Nunca perdía la compostura, era fría, distante y elegante. En ese momento, vestía  un pantalón gris oscuro y una camisa blanca. La chaqueta, de la misma tela que el pantalón, estaría  seguramente en el respaldo de su silla de trabajo. Nunca bromeaba con él, aunque, le constaba que  sí lo hacía con el personal de la casa, incluso la había visto jugar con los hijos pequeños del jardinero.  Jamás la había visto relajada. En ocasiones, sentía la necesidad de ser él quien le hiciera perder ese  autocontrol del que estaba tan orgullosa y que a él tanto le molestaba. Sin embargo, esa tarde, algo  se había resquebrajado en su armadura. Por eso, a pesar de las palabras de su madre, había salido en  su busca.  —Me ha parecido que estabas algo alterada.  Ella hizo un gesto con la mano, como ahuyentando los malos pensamientos y aprovechó para  alejarse unos metros. Su cercanía no la dejaba pensar con claridad. Por eso huía cuando él aparecía.  —No se preocupe. No es nada. Es que llevaba toda la tarde trabajando y me he mareado un  poco.  Él  sabía  que  era  mentira,  ella  sabía  que  él  lo  sabía,  pero  ahí  estaban.  Habían  mantenido  ese  tipo de conversación en algunas ocasiones. Él intentando avanzar, ella huyendo de su influencia. No 

59 RománTica'S


quería ser asequible. Si le dejaba acercarse demasiado, la despedida dolería mucho más. Pero esta  vez  él  no  siguió  el  juego  preestablecido.  La  sujetó  por  ambos  codos  y  se  aproximó  un  poco  más.  Alcanzaba a recibir el aliento sobre su rostro.  —Bella… —Todo el cuerpo de ella se estremeció al oír esa voz ronca musitar el diminutivo—  No me voy a mover de aquí hasta que no me digas qué te pasa.  La  determinación  brillaba  en  sus  ojos  verdes  y  ella  sabía  hasta  qué  punto    podía  ser  terco  y  persistente. Antes de que pudiera evitarlo, unas palabras brotaron de su boca.  —¿Es cierto que te vas a casar? —La pregunta brotó de sus labios sin pedir permiso, al igual  que el tuteo.  Por unos segundos, él se mostró desconcertado.  ¿Qué pregunta era esa? y ¿Por qué se la hacía ahora? Ella nunca había entrado en temas tan  personales en sus conversaciones.  —Seguramente.  —Se  encontró  respondiendo—.  Mi  madre  puede  ser  muy  persuasiva  y  es  posible que haya llegado la hora de cumplir con lo que se espera de mí.  —Sí.  Eso  era  lo  que  se  temía.  —No  sabía  cómo  continuar  y  soltó  lo  primero  que  le  vino  a  la  cabeza— Alessandra podría ser una buena candidata. Es guapa, inteligente, trabajadora y es evidente  que besa por donde tú pisas. —¿Cómo era que se encontraba ofreciendo consejos y más de aquella  envergadura?  Así que se había dado cuenta de la existencia de Alessandra. En la vida habría imaginado algo  parecido porque parecía que sus ideas y venidas le importaban bastante poco y ahora, de repente, se  la veía muy interesada en conseguirle una esposa.  —Es posible. —Respondió evasivo.   —Siempre está bien que en una relación le quieran a uno. —Puntualizó ella.   No  sabía  si  reír  o  mandarla  al  infierno  por  aquella  ecuanimidad  que  mostraba  ante  él.  Optó  por volver a provocarla.  —Y  ahora  que  yo  he  respondido  a  tu  pregunta,  responde  tú  a  la  mía.  ¿Por  qué  estabas  tan  triste cuando te he encontrado?  Durante  la  conversación,  había  llegado  a  la  misma  conclusión  que  cuando  estaba  en  el  despacho.  Tenía  que  irse.  Ya  no  podía  seguir  viviendo  allí,  pero  antes  de  decírselo  a  él,  tenía  que  comunicárselo  a  su  jefa.  En  ese  momento  hizo  algo  que,  si  hubiera  decidido  permanecer  allí,  no  habría hecho jamás. Se puso de puntillas y depositó un largo beso en la mejilla de Marco.   —Nos veremos en algún lugar. —Lo pronunció en tono ronco, como si contuviera las lágrimas.  Después dio media vuelta y volvió sobre sus pasos.  Marco se quedó petrificado en medio de la rosaleda. No tenía ni idea de lo que había sucedido.  Por un instante, el bloque de hielo se había deshecho, se había amoldado a su cuerpo y había dejado  algo parecido al fuego líquido, grabado sobre su cara. Se llevó una mano al lugar donde quemaba sin  dar crédito a lo sucedido.    Isabella volvió al despacho que Bárbara tenía instalado en el primer piso del castillo. Sus pasos  eran firmes. Ahora que había tomado la decisión, todo se veía de otra manera.  —Bárbara ¿Puedo hablar contigo un  momento?  —Claro. —Dejó el bolígrafo sobre la mesa y se dispuso a escuchar lo que tenía que decirle.  —Voy a marcharme.  —¿Qué? —Había oído perfectamente y conocía el motivo por el cual quería hacerlo. Había que  ser muy ciego para no darse cuenta de lo que sentía aquella extraordinaria muchacha por su hijo. Por  eso había tenido que acelerar algo las cosas. Estaban en un punto muerto y podrían haberse pasado  así otros cinco años. No había llegado  a la edad  que tenía sin haber aprendido unas cuantas cosas  sobre la vida.  —Tengo que dejar el trabajo Bárbara. Tengo que salir de aquí.  Su  voz  temblaba,  al  igual  que  su  cuerpo.  Casi  sintió  pena  por  ella.  Si  la  presionaba  un  poco,  terminaría  contándole  lo  que  ella  quisiera,  pero  no  estaba  en  sus  planes.  No  era  necesario.  Había  estado  demasiadas  veces  en  la  misma  habitación  que  la  pareja  y  había  sido  testigo  de  las  miradas 

RománTica'S 60


furtivas  y la tensión que se creaba entre ambos. Había ocasiones en los que tenía que reprimir las  ganas de sacudirlos ante tanta ceguera. Y por fin lo había hecho. Les había sacudido.  —Isabella, sabes que eres muy valiosa para mí y no solo como empleada. Has llegado a ser una  de mis mejores amigas a pesar de la distancia de edad que nos separa. Confío tanto en ti, que si tú  crees que debes abandonar este trabajo, respeto tu decisión sin preguntas. Sus brazos descansaban  cómodamente sobre la mesa y su cuerpo mostraba una tranquilidad que no sentía. Aquel plan tenía  sus riesgos y podía salir mal.   La chica estaba un tanto desconcertada por la actitud comprensiva de su jefa. Había esperado  que intentara convencerla por todos los medios, no que la comprendiera y aceptara tranquilamente  su decisión.    —Si no te importa, no voy a bajar a cenar. —Consiguió decir.  La mujer sonrió con ternura.  —No te preocupes. Mañana hablaremos.  Isabella dio media vuelta y se dirigió a su habitación.  Unos minutos más tarde, la puerta del despacho volvía a abrirse dando paso a Marco.  Bárbara levantó la cabeza y lo observó.  Parecía un poco alterado. Un hombre tan grande y tan  seguro de sí mismo y en aquel momento le recordaba al niño que acudía a ella en busca de ayuda.  —Ah, Marco. Siéntate. Tengo algo que decirte.  Él,  confuso  todavía  por  la  escena  de  la  rosaleda,  obedeció  a  su  madre  sin  saber  la  que  se  le  venía encima.  —Isabella se marcha. Ha dejado el trabajo.  El corazón le dio un vuelco en el pecho. Ahora entendía ese beso. Era un beso de despedida.  —Pero… ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?  Se había acostumbrado a su presencia. Distante, sí, pero ahí estaba todas las mañanas cuando  bajaba a desayunar, o por las noches, cuando cenaba con su madre. Le gustaban sus conversaciones  cáusticas y su irónico sentido del humor. ¿Qué iba a hacer él sin ella?  —No  tengo  ni  idea.  —Explicó  su  madre—.  Mañana,  intentaré  razonar  con  ella,  pero  estaba  muy decidida.  Marco se levantó pesadamente de la butaca en la que había estado sentado.  —Voy a dar una vuelta. —Anunció, y salió sin esperar respuesta.    Isabella estaba mucho más tranquila desde que había notificado a Bárbara su decisión de irse.  Después de los nervios de toda la tarde, una extraña calma se había instalado en su estado de ánimo  dejándola como si estuviera anestesiada. Era tarde, pero no le apetecía permanecer encerrada en su  dormitorio.  Tampoco  quería  aparecer  por  ninguna  de  las  zonas  en  las  que  pudiera  tropezar  con  alguno de los miembros de la familia, así que, después de echar una ojeada al jardín, decidió que lo  mejor era salir a la parte de atrás y dar un paseo.   La  noche  era  cálida  e  invitaba  a  disfrutar  del  aire  libre.  Dirigió  sus  pasos  hacia  la  zona  del  pequeño lago. El aroma de los jazmines inundaba el camino despertando sus sentidos. Cuando oyó  crujir la grava tras ella, supo que no estaba sola. Giró con rapidez y quedó frente a la última persona  que quería ver en ese momento.  Marco  la  vio  salir  de  la  casa  y  pensó  que  aquella  era  una  magnífica  oportunidad  para  convencerla de que se quedara. Desde que su madre le había dado la noticia de su marcha, no había  dejado de dar vueltas a los motivos que le hacían desear que se quedara. La quería allí para siempre.   No había que ser muy perceptivo para darse cuenta de que su presencia no era bien recibida.  El rostro de Isabella cambió de la tristeza a la inexpresividad y su cuerpo adoptó una postura tensa y  estirada. Algún día acabaría con esa rigidez, se prometió.  —Me ha dicho mi madre que te marchas —dijo sin dejar de acercarse.  Ella dio un paso atrás. Pocas veces se había sentido intimidada por su elevada estatura pero,  en aquella ocasión, la expresión de sus ojos anunciaba peligro.  —Sí. Ya está decidido —Respondió sin apartar la mirada de la suya.  —¿Eso es lo que te llevaba carcomiendo toda la tarde? ¿Por qué no me lo has dicho? 

61 RománTica'S


—Porque no  tengo  que  decirte  nada.  Es  tu  madre  la  persona  que  me  contrató  y  con  quien  tengo que hablar de si renuncio o no a mi trabajo.  Era una respuesta impertinente que Marco encajó bastante mal. Se acercó un poco más, sus  rostros  casi  se  tocaban.  Los  ojos  de  él  despedían  destellos  de  furia,  los  de  ella,  algo  temerosos,  se  mantenían inmutables y distantes.  —¿Por qué?  Ella sabía perfectamente a qué se refería pero algo malvado había despertado en su interior al  ver la actitud del hombre que la había cautivado desde su llegada. Él siempre se mostraba educado  pero ahora, parecía estar a punto de perder el control. Una vena perversa la empujó a provocarle  un  poco más.  —¿Por qué, qué?  —¡Maldita sea Bella! ¡No juegues  conmigo! —La agarró por los brazos y la dejó literalmente  pegada a él.  A pesar del desafío de sus ojos, la cercanía le permitió percibir el temblor de su cuerpo. Así que  no era tan inmune como pretendía aparentar. Se alegraba, porque él estaba totalmente alterado y  no quería ser el único.  —¿Por qué quieres marcharte de repente?  —Tengo  que  irme.  Eso  es  todo.  —La  valentía  empezaba  a  abandonarla.  La  presión  de  sus  manos  sobre  los  brazos,  el  calor  que  desprendía  su  cuerpo,  esa  mirada  abrasadora  que  le  pedía  explicaciones,  la  ponían  demasiado  nerviosa  y  la  dejaban  indefensa  ante  esos  sentimientos  que  siempre había ocultado. Miles de veces había soñado que la acariciaba o la besaba, que sus ojos la  miraban con deseo, sin embargo solo habían sido sueños, jamás la había tocado de aquella manera ni  habían estado tan cerca como en ese momento.  Por  fin  pudo  reaccionar.  Con  un  movimiento  brusco  se  deshizo  de  sus  brazos  y  se  alejó  en  dirección al castillo. Marco se dio cuenta en ese momento del cambio experimentado en el aspecto  de Isabella. Se había soltado el pelo, que caía en una melena larga y ondulada y su inseparable traje  había desaparecido para dejar paso a unas mallas negras ajustadas y un amplio jersey que le llegaba  a media pierna. Vestía siempre de manera tan formal que le sorprendió verla con aquella ropa, que  sin  pretenderlo,  resultaba  provocativa.  Se  había  mostrado  tan  reservada,  por  lo  menos  en  su  presencia, que no había llegado a percibir su verdadera personalidad. Y le gustaba. Mucho. Si ya le  atraía su aspecto serio, el informal podría volverle loco. Parecía mucho más joven y vulnerable. Había  perdido  toda  su  rigidez.  Pensándolo  bien,  la  transformación  quizá  no  se  debía  solo  el  cambio  de  imagen; era posible que la cercanía que habían compartido la hubiera perturbado tanto como a él.  —Bella. Espera un momento. —Pidió temeroso de que desapareciera para siempre de su vida.  Quería retenerla un poco más.  ¿Había sonado la voz del gran hombre de negocios con tono suplicante? No podía ser. Marco  no suplicaba. No obstante, se detuvo. Desde donde se encontraba podía ver el castillo. Había algunas  luces  encendidas  pero  el  resto  se  mantenía  sumergido  entre  las  sombras.  Era  un  edificio  no  muy  grande,  pero,  aún  así,  impresionaba  y  a  aquellas  horas,  mucho  más.  Los  torreones  se  recortaban,  oscuros contra el cielo confiriéndole un halo misterioso.  Oyó que él se acercaba a su espalda y volvió a sentir un pequeño estremecimiento. Estaba al  límite de sus fuerzas y ya no sabía cuánto tiempo más podría seguir fingiendo.  —No te marches —Le oyó decir.   No se atrevía a pensar, siquiera, en la causa de esa petición. A pesar de que siempre habían  mantenido una relación cordial, no podía considerarse que fueran amigos. ¡Si hasta esa misma tarde  le  había  hablado  de  usted!  Se  habían  dicho  más  cosas  en  unas  horas  que  en  cinco  años.  Respiró  hondo y se giró hacia él. Ahora era su turno de preguntar.  —¿Por qué?  Él tenía un miedo atroz a enfrentarse a esa pregunta porque, en realidad, hacía mucho tiempo  que conocía la respuesta. Otra cosa muy diferente era que no quisiera reconocerla.  —¿Por qué, que? —Respondió emulándola. 

RománTica'S 62


—¿No hemos jugado a este juego antes? —Preguntó decidida a conocer la verdad— ¿Por qué  no quieres que me marche?  —Nos  hemos  acostumbrado  a  tenerte  con  nosotros.  Te  echaríamos  de  menos.—¡Vaya  una  explicación más estúpida le acababa de dar!  —Tu madre lo comprende —Replicó. No era eso lo que esperaba oír.  Él se pasó una mano por el rostro. No sabía cómo salir de aquello. Tenía que conseguir que se  quedara y, por lo visto, la única forma era sincerarse.   —Está bien. Yo te echaría mucho de menos. —Volvió a acercarse un poco.   Esta vez, ella no retrocedió. Levantó la cara hacia él.  —Tú te vas a casar. Tendrás compañía y estarás ocupado.  Por alguna extraña razón, aquella perspectiva no le parecía nada atractiva. La única persona a  la  que  veía  a  su  lado  años  después,  compartiendo  su  vida,  su  trabajo,  sus  preocupaciones  y  sus  alegrías era ella. Cuando pensó en sus hijos, fue ella la que apareció como madre. Ese pensamiento  fue la revelación definitiva. Era ella la mujer adecuada, la mujer con quien quería pasar el resto de su  vida. Ahora, solo le quedaba convencerla para que aceptara pasarla con él.  Levantó  una  mano  y  sus  dedos  acariciaron  con  suavidad  la  línea  del  pómulo.  Notó  como  se  sobresaltaba pero no se separaba. Iba sin maquillar y su piel se veía tersa y blanca, sin ningún tipo de  imperfección.  Perfecta,  se  dijo.  Se  aventuró  algo  más  y  delineó sus  ojos  y  las  cejas.  Isabella  estaba  petrificada  por  la  impresión.  ¿Se  había  vuelto  loco?  Era  probable,  pero  el  delicioso  hormigueo  que  sentía, era demasiado bueno para detenerlo. Por fin sintió las yemas de los dedos sobre sus labios  entreabiertos.  ¡Jesús!  Esa  simple  caricia  la  había  dejado  sin  respiración.  Él,  por  su  parte,  estaba  absorto en su tarea, parecía hipnotizado.  —Tengo algo que proponerte. —Se encontró diciendo.  —¿El qué? —Una pregunta escueta, recelosa y trémula.  —Cásate conmigo. —Ya estaba dicho. No había marcha atrás.  —¡¿Qué?! —La pregunta salió como un graznido—. ¿Casarme contigo?  Debía tener una expresión de alucinada tal, que estaría hasta ridícula.  —No pongas esa cara de espanto. ¿Tan malo te parece? —Reconocía que la proposición podía  resultar repentina y hasta algo extravagante, dado que nunca había tenido ningún tipo de confianza,  pero  no  era  para  poner  esa  expresión  consternada,  pensó  algo  molesto  y  sobre  todo,  cargado  de  aprensión ante su posible negativa.   —¿Por qué? —Preguntó ella ajena a todas las cavilaciones masculinas. Necesitaba conocer los  motivos de esa insólita petición.  —No empecemos otra vez con los por qué, por favor.  —¿Cómo no voy a preguntar por qué te quieres casar conmigo? Hasta hace unas horas casi no  te dabas cuenta de mi presencia.  —Eso no es cierto —se defendió— siempre he sido muy consciente de tu presencia.   —Pues  lo  has  disimulado  muy  bien.  —Lo  acusó  casi  con  genio,  consciente  de  lo  mal  que  lo  había pasado por esa indiferencia.  Los labios de él esbozaron una provocadora y atractiva sonrisa, que para ella siempre resultaba  devastadora.  —No podía hacerte proposiciones delante de mi madre.  —Pues ahora sí las haces.  —Ahora te pido que te cases conmigo.  —¿Por  qué  quieres  casarte  conmigo?  Y  no  me  digas  que  es  porque  me  echarás  de  menos.  Tampoco creo ser la aristócrata adecuada para el puesto.  —Bella  —pronunció  su  nombre  con  tono  de  paciencia—  no  te  menosprecies,  eres  perfecta  para  cualquier  puesto  y  lo  que  te  estoy  proponiendo  es  que  compartas  tu  vida  conmigo,  no  un  trabajo.  La vio quedarse seria y pensativa, sin hacer ninguna pregunta más y se sintió invadido por el  pánico ¿Y si decía que no? No podía hacerlo. No le dejaría.  

63 RománTica'S


Cuando ella abrió la boca para hablar, no le permitió continuar, le cubrió los labios con su boca  en  un  intento  por  detener  el  torrente  de  palabras  que  se  avecinaba,  pero  calibró  mal  las  consecuencias  de  aquella  acción  desesperada.  Había  oído  hablar  de  calambrazos,  descargas  eléctricas y demás similitudes, él nunca había experimentado nada parecido, sin embargo, no estaba  preparado para lo que sintió cuando sus labios se tocaron. Algo poderoso explotó entre los dos y lo  que  comenzó  con  un  simple  roce,  se  convirtió  en  un  estallido  en  toda  regla.  No  esperaba  que  ella  respondiera  de  esa  manera  apasionada.  Parecía  siempre  tan  distante,  que  no  había  imaginado  el  fuego que guardaba dentro. Si eso era una muestra de lo que podía suceder, estaba convencido de  que  tendrían  fuegos  artificiales.  La  estrechó  contra  sí,  sin  dejar  un  milímetro  de  espacio  entre  sus  cuerpos y ella se amoldó a él con total dejadez. Sus manos acariciaron su nuca y se enredaron en su  pelo,  acercándolo  un  poco  más  si  eso  era  posible.  La  necesidad  que  sentían  el  uno  por  el  otro  era  frenética. Sus bocas se probaron y devoraron mientras sus manos acariciaban. El pulso disparado de  ambos latía sin control. Se besaron hasta que sus pulmones amenazaron con estallar. Solo entonces,  se separaron unos centímetros, los suficientes para tomar un poco de aire. Mientras que lo hacían se  miraron con asombro. Isabella ya no recordaba lo que iba a decir.  —¿Tienes  alguna  objeción?  —Preguntó  él  con  una  voz  que  no  reconoció  como  suya—  Creo  que te he dado un buen argumento.  —Sí —dijo ella con sencillez.  —¿Sí qué?  —No empecemos con las preguntas tontas. Sí me casaré contigo.  A  él  solo  le  faltó  lanzar  un  grito  de  júbilo.  A  cambio,  lo  que  hizo  fue  volver  a  besarla  con  impaciencia, demostrándole que no se arrepentiría de la decisión que acababa de tomar.  —Te quiero —Murmuró al fin sobre sus labios.  —Y yo. Por eso me caso contigo.  Ahí terminó la conversación. Durante mucho rato, no se volvió a oír ninguna pregunta tonta a  las que los dos eran tan aficionados.  Si unas horas antes les hubieran dicho que esa noche iban a estar besándose de esa manera,  totalmente desenfrenada en medio de un jardín, habrían llamado loco a cualquiera. No obstante, ese  pensamiento era la última de sus preocupaciones. Por el momento, lo único que les interesaba era  esa deliciosa locura que acababan de descubrir.  Desde  la  ventana  del  torreón,  Bárbara  seguía  la  escena  con  una  sonrisa  satisfecha.  «Misión  cumplida», Pensó.    FIN    Menchu Garcerán  Mayo 2011  menchugarcern.blogspot.com  Inscrito  en  el  Registro  de  Propiedad  Intelectual.  Reservados  los  derechos  de  autor. 

RománTica'S 64


Después del éxito apabullante qu ue tuvo la Saaga Crepúscu ulo en todo  el  mundo o  llegaron  a  nuestras  lib brerías  historias  nuevas  en  las  que  los más eescépticos crreían que se iban a encontrar más de e lo mismo:  romance entre vampiros alejadoss del antiguo o estereotipo o.  Pero esa idea iba a esstar muy alejjada de la realidad.  nte  en  Estad dos  Unidos,  Apareció  Cassandra  Clare  escritora,  residen eriodismo  sensacionaliista  para  dedicarse  que  deejó  el  pe completaamente a la e escritura y m más concretamente a suss Cazadores  de Sombras.  nconcito y  Una serie a la que hemos querido ccederle este  pequeño rin ndo en admiiradores y po or qué no  que sin mucho ruido haa ido crecien onforman,  porque  no  decirlo,  en  número  dee  volúmeness  que  la  co ue en un prin ncipio iba a cconstituirse ccomo una  debemos olvidarnos qu hora, por las últimas notiicias que noss llegan, va ccamino de  trilogía y ah pentalogía.  Pero  ahí  no o  queda  la  cosa  c porque  debemos  sumarle  la  precuela  que  q ha  creeado  la  esccritora,  utilizando  este e  mundo  imaginario, y que si las ccosas no varrían será una trilogía.  ncemos  desde  el  principio  porque,  quizás,  no  todos  los  Pero  comen que  habéis  decidido    detener  d vuesstros  ojos  en n  este  artícu ulo  sepáis  ombras,  porr  lo  que  hoyy  vamos  a  que  es  eso  de  los  Cazaadores  de  So d nte  por  si  os  decantáis  por  la  intentar  exxplicároslo  detenidamen compra de ssus libros ah hora que llegan las ferias de libro.  Lo primero es que nos eencontramoss ante una Se erie Juvenil (teniendo  o  el  mundo  de  poner  etiquetas),  e en  cuenta  la  manía  que  tiene  todo os que una seervidora ya ttiene sus años y se ha le eído todas  pero deciro las novelas  que hay acttualmente pu ublicadas y le han gustad do, por lo  que  en  esste  caso  os  dejo  a  vu uestra  eleccción  si  decidís  o  no  arriesgaros con la lecturra.  Y  si  hay  que  determin nar  el  por  qué  de  esa  etiqueta  podríamos  p deducir  que  se  debe  a  que  la  autora  a nos  sitúa  dentro o  de  una  narración  ambientada  a en  una  Fantasía  Urbaana,  donde  podemos  encontrarno os  todos  los  seres  mitológicos,  legendarios  que  conocemos de otros libros de este ggénero. 

65 RománTica'S


Los protagonistas  son  los  Cazadores  de  Sombras  o  Nefilim,  descendientes  de  un  humano  que  mezcla  su  sangre  con  la  del  ángel  Raziel.  Luchan  contra  hombres‐lobo,  vampiros,  demonios  y  un  sinfín  de  seres,  con  un  solo  objetivo:  que  el  mundo tal como lo conocemos siga imperturbable.  ¿Y quiénes son esos Cazadores de Sombras?

Una pregunta que tiene una respuesta sencilla, ya que ellos son los  protagonistas de la lucha que se entablará entre el mal y el bien a lo  largo de los distintos tomos que conforman la Serie.  Destacarán  entre  todos  ellos,  porque  siempre  hay  algunos  personajes que tienen más relevancia que otros, una pareja peculiar  formada por Clary y Jace.    Una  pareja  que  conseguirá  que  os  enamoréis  de  ellos,  de  su  evolución y también… que os tiréis de los pelos, os comáis las uñas u  os acordéis de… (mejor no sigo) al llegar al final de cada volumen, ya  que una de las cosas en las que más está dicha esta escritora es en  dejarnos con la miel en los labios, poner la palabra Fin y… ¡esperar el siguiente libro!   Como ya os señalé más arriba, la Serie Cazadores de Sombras iba a  ser  una  trilogía,  no  sabemos  si  por  motivos  editoriales,  por  la  gran  cantidad  de  fans  que  siguen  sus  aventuras  o  porque  noséqué…  nos  encontramos  con  la  publicación  de  tres  libros  en  nuestro  país,  un  cuarto que viene de camino (el 24 de mayo) y dos más que verán la  luz en el 2012 y 2013, respectivamente, en Estados Unidos; la llegada  a nuestro país de seguro que será más tardía.

SUS TÍTULOS  Ciudad de hueso Ciudad de ceniza Ciudad de cristal Ciudad de los ángeles caídos City of Lost Souls, City of Heavenly Fire, Y más… 

¾ Ciudad de Hueso: primer  tomo  de  la  Serie  en  la  que  la  autora  nos  presenta si no a todos los personajes que van a ir circulando por esta  aventura a casi todos.   

Conoceremos a  Clary,  una  humana  que  acabará  uniéndose  a  este  Mundo de Sombras para luchar contra el mal. Se enamorará del chico  rebelde,  Jace,  presentando  una  relación  amor‐odio  hasta  que  deciden bajar sus barreras pero… esa felicidad se verá truncada.  Tendrán  que  luchar  contra  Valentine,  uno  de  los  grandes  enemigos  de  esta  sociedad  secreta,  además  de  ser  uno  de  los  personajes  que  destaparán  la  caja  de  los  truenos  rompiendo  las  ideas  que  se  había  formado  el  lector  con  respecto  a  una  serie  de  datos  que  ha  ido  leyendo  a  lo  largo  del  libro  (lo  siento  mucho  pero  no  quiero  desvelaros mucho más). 

RománTica'S 66


¾ Ciudad de Ceniza: Nos  encontramos  que  la  relación  entre  Clary  y  Jace está rota, algo sucedió en el libro anterior que les obliga a evitar  esa atracción que sienten.   

Es el momento en el que aparece en escena, pisando fuerte, Simon,  amigo  de  nuestra  protagonista  (ya  le  habíamos  conocido  anteriormente) buscando llenar ese hueco que ha dejado el Cazador  de Sombras.   

Valentine sigue haciendo de las suyas pudiendo observar que dentro  de sus planes están que Jace se una a él.   ¾ Ciudad de Cristal: Con este volumen llegábamos, en principio, al final  de la historia.    La  aventura  se  traslada  a  una  ciudad  legendaria  donde  retienen,  secuestrada,  a  la  madre  de  Clary,  quien  decide  ir  a  salvarla.  Una  misión para la que necesitará ayuda.    Los  Cazadores  de  Sombras  tendrán  que  unirse  a  sus  enemigos  (hombres‐lobo, vampiros,…) para dar caza a su enemigo.  

¾ Ciudad de los Ángeles Caídos: este libro está a punto de llegar a  nuestras manos, ya que verá la luz el 24 de mayo, en España.    En él nos narran la historia de Simon, el amigo fiel de Clary, los  cambios  que  sufre  su  vida  por  algo  que  le  sucedió  en  los  volúmenes  anteriores.  Además  nos  reencontraremos  con  Jace,  Clary y otros personajes que ya conocemos.    En  la  novela  de  Ciudad de los Ángeles Caídos  nos  encontraremos puntos en común con El Ángel Mecánico, libro‐ precuela  de  esta  serie,  consiguiendo  con  ellos  que  el  lector  enlace  ciertos  datos  que  aparecían  en  cada  una  de  las  tramas  haciendo  que  éste  último,  El Ángel Mecánico,  no  se  quede  descolgado de la aventura que ha creado Cassandra Clare.  Pues  llevamos,  si  las  cuentas  no  me  fallan,  cuatro  libros  por  ahora  que  conforman  la  Serie  Cazadores  de  Sombras,  y  que   están  publicados  actualmente  en  nuestro  país  (bueno,  a  uno  le  faltan días). A ellos debemos sumarles dos más… ¡por ahora!:   

67 RománTica'S


Y hasta  aqu uí  llega  la  Serie  de  los  Cazado ores  de  So ombras  propiamentte  dicha,  peero  no  creáis  que   hemos  accabado.  Para nada.  A Cassandraa Clare, sin aalejarse  de  este  mundo  m de  fantasía  f

urbana, sse le ocurrió una idea,  idea que  parecía desscabellada  y  que  por  p los  círrculos  de  admirado ores  que  la  seguían,  no  se  tenían  de emasiadas  expectatiivas, pero paarece que  lo ha vueelto a consegguir.  

Y es  que  la  autora  viendo,,  quizás,, que quedaban algunoss  flecos  sueltos  en  esta  e historiaa  decidió ó ponerse a  escribir unaa  precueela  de  Cazzadores  de e  Sombrras.

Por precuelaa nos referim P mos a un librro o… trilogíaa (tiene todaa la pinta dee  q que va a con nstituirse en  trilogía si no o en algo máás) que se am mbienta 130 0  a años  antes  de  d todos  loss  acontecimientos  que  suceden  en  la  Serie  dee  C Cazadores de e Sombras.  

Bajo el  título B o  de  El Áng gel Mecánicco,  conocem mos  a  Tessa  Gray  quien n  d decide  viajarr  a  Londres  a  buscar  a  su  hermano o.  Será  raptaada  por  unaa    llamada  Club  Pandemo o organización onium  de  laa  que  los  Caazadores  dee  S Sombras la re escatarán.   

Volvemos a  V a adentrarn nos  en  un n  triángulo  amoroso  donde  suss  p protagonista s son Jem yy Will, situán ndose en el vvértice del m mismo Tessaa  q quién descub brirá qué es e en realidad.  

Como supon C néis  esta  novvela,  El Ánggel Mecánicoo,  nos  deja  con  c un  finall  a abierto,  a  la  espera  de  que  q llegue  a  nuestras  lib brerías  la  seggunda  partee  d del mismo qu ue llevará co omo título, en inglés, Cloockwork Prin nce.    Y Y hasta aquí  puedo escrib bir.    S Sólo  una  curiosidad  máás  y  es  que  esta  Serie,  gracias  al  éxito  é que  haa  c conseguido c cosechar, pro onto tendrá  su versión een un formatto diferente,,  e en Novela Gr ráfica.     Además algo A o que a much hos les hará  ilusión y es  la de poner  cara y voz aa  s sus personaj es favoritos en la gran paantalla, porq que si las cossas no varían n  m mucho habrá á película de Cazadores d de Sombras.     erche Diolch h Artículo: Me  

RománTica'S 68


GABRIEL, MARQUÉS DE RALSTON

  Un  nuevo  héroe  hace  su  protagonista del libro…  NUEVE favor de su amada doncella. Y  REGLAS QUE ROMPER PARA aparición en el panteón de los  aún  así,  si  alguien  se  merece  CONQUISTAR A UN GRANUJA, ha  Dioses  del  Olimpo,  un  héroe  un  sitio  de  honor  entre  tenido  que  enfrentarse  a  sus  que  busca  el  descanso  del  nuestros  dioses  adorados  ése  propios  sentimientos  y  guerrero tras una encarnizada  es  GABRIEL, el  infame romper  los  cadenas  que  le  lucha  por  el  corazón  de  su  MARQUÉS DE RALSTON.  impedían  ofrecer  su  amor  a  dama.  Pero  no  os  llevéis  a    lady  Calpurnia  Hartwell,  equivoco, señoras, este héroe  Sí, porque este héroe de carne  aquella  que  se  había  no  ha  tenido  que  luchar  y  hueso,  ha  tenido  que  hacer  adueñado de un pedazo de su  contra  dragones  ni  enfren‐ frente  a  un  enemigo  mucho  corazón  desde  el  instante  en  tarse  a  malvados  hechiceros.  más  poderoso  que  todos  los  que  la  vio  parada  frente  a  él  Ni siquiera ha tenido que subir  crueles  mercenarios  o  fieras  decidida  a  llevar  su  misión  a  hasta  lo  más  alto  de  la  más  criaturas  mágicas  que  puedan  cabo.  alta  torre  para  obtener  el  existir  en  el  universo.  Gabriel,      culpables  de  que  ella  quedara  relegada  para  Durante diez largos años, lady Calpurnia Hartwell  no  fue  más  que  un  florero,  todo  un  dechado  de  siempre al probo altar de las solteronas.    buenas  maneras  que  asistía  a  reuniones  y  bailes  Nuestra  protagonista  veía  pasar  la  vida  delante  como  era  su  deber,  sin  perder  jamás  la  de  sus  ojos…  Mientras  las  demás  jóvenes  damas  compostura  y  convirtiéndose  poco  a  poco  en  la  reían,  bailaban  y  amaban,  el  espíritu  de  nuestra  criatura  corriente  e  insulsa  que  tanto  temía.  Tan  Callie  se  consumía  poco  a  poco.  Hasta  que  un  sólo  en  privado  soñaba  y se  dejaba  llevar  en  sus  buen día despertó de su letargo…  Y ansiando un  fantasías  por  aquel  héroe,  aquel  amante  de  beso de verdad de aquel que siempre  la visitaba  ficción  que  lamentablemente  tanto  se  parecía  a  en  sus  sueños,  acudió  a  su  encuentro…  Un  quien,  durante  un  fugaz  encuentro  cuando  encuentro  que  marcaría  el  destino  de  nuestro  apenas  tenía  dieciocho  años,  le  dedicó  unas  héroe  y  su  emperatriz,  como  él  la  llama  pocas  palabras  amables  que  fueron  las  únicas  cariñosamente.    

69 RománTica'S


Portada de su edición en inglés 

                            Mil  y  una  aventuras  han  vivido  juntos  nuestros  protagonistas,  y  particularmente  me  solidarizo  con  Gabriel,  pues  si  Hércules  tuvo  que  realizar  doce  trabajos  como  penitencia  para  ser  volver  a  ser cogido por los dioses, las nueve tareas en las  que  Callie  decide  aventurarse  son  el  particular  castigo  que  un  dios  muy  travieso  impuso  a  Gabriel, no se sabe porqué motivo.    

RománTica'S 70

¿Qué hombre  está  dispuesto  a  seguir  a  una  mujer,  a  acompañarla  en  sus  aventuras  y  proporcionarle toda la diversión que necesita sin  que  de  su  boca  salga  un  reproche?  Bueno,  lo  último  no  es  del  todo  cierto,  nuestro  héroe  intenta hacer razonar a su emperatriz, pero cuando  no lo consigue, accede a hacer realidad todos sus  sueños y, aludiendo a nuestro célebre Cervantes,  ser el Sancho Panza de todas las andanzas que a  este ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha  se le ocurren.  Y  así  poco  a  poco,  desafiando  a  las  reglas,  y  rompiéndolas  una  a  una,  Callie  y  Gabriel  consiguen  completar  esta  épica  lista  de  tareas  digna  de  la  Ilíada.  Y  por  culpa  de  ellos,  yo  he  experimentado  cosas  que  supuestamente  una  joven  y  refinada  dama  jamás  debería  conocer,  aunque no es que me importe mucho, la verdad.  He  fumado  y  he  bebido,  una  experiencia  nada  recomendable; he montado a horcajadas, aunque  no  de  la  forma  más  convencional;  he  jugado  en  un  club  de  caballeros,  a  un  juego  muy  especial;  he  bailado  todas  las  piezas  de  una  fiesta;  e  incluso  he  sido  objeto  de  una  apuesta,  aunque  esto  último  no  es  algo  de  lo  que  sentirse  orgullosa. También he asistido de un duelo, en el  que casi me dejo el corazón, y !he disparado una  pistola!  Comprenderéis  que  después  de  todas  estas  peripecias  juntos,  no  pueda  sino  admirar  el  temple que Gabriel demuestra con Callie en todo  momento.  Cualquier  otro  hombre  la  hubiera  puesto  sobre  sus  rodillas  al  menor  intento  de  rebeldía,  conozco  a  más  de  uno  que  lo  hubiera  hecho  sin  inmutarse.  Pero  él  no,  él  admira  a  Callie,  quien  desafiando  las  reglas,  y  rompiéndolas  una  a  una,  consigue  hacerse  un  hueco en el corazón de este granuja.  Un  corazón  endurecido  por  el  paso  de  los  años,  protegido  por  la  hiedra  que  había  crecido  a  su  alrededor y que no dejaba ver el hermoso interior  tapándolo  todo.  Pero  no  es  fácil  manifestar  los  sentimientos  y  reconocer  la  verdad,  aunque  la  tengamos  ante  nuestros  ojos.  A  veces  hace  falta  perder  aquello  que  se  ama  para  comprender  a  ciencia cierta hasta qué punto es importante para  nosotros.  


Nuestro héroe  se  da  cuenta  de  ello  a  tiempo,  y  en  un  alarde  de  gallardía  y  nobleza  como  pocos  he  visto,  se  sincera  con  su  dama,  poniendo  el  alma  a  sus  pies  y  suplicando que se quede a su lado y comparta su vida.  ¿Puede  alguien  permanecer  impertérrito  ante  tremenda  declaración  de  amor?  ¡Habría  que  ser  de  hielo,  y  debo  reco‐nocerlo,  yo  no  lo  soy!  Igual  que  Callie,  mi  corazón  se  estremeció  al  ver  a  ese  hombre  cual niño llorando a sus pies. 

     

Quizás algunos  podrían  llamarlo  blandengue,  pero  un  verdadero caballero debe ser noble y valiente a la vez.  Valiente  para  proteger  a  una  dama  de  los  indeseables  que deseen aprove‐charse de ella, y noble para poner el  mundo  a  sus  pies  si  así  ella  lo  requiriera.  Así  pues  ¡pasad,  pasad,  buen  señor,  y  tomad  un  poco  de  ambrosía  para  calmar  vuestra  sed!  ¡Pasad,  y  sed  bienvenido, los dioses os esperan!  Artículo: Ana Mª Benítez

71 RománTica'S


RomรกnTica'S 72


El género juvenil romántico de Italia llega a España  En  esta  ocasión  aproveché  un  viaje a Roma, capital de Italia,  y  me  llevé  un  buen  lote  de  anotaciones  sobre  publicacio‐ nes  JR  más  destacadas  de  allí  entre  sus  autores.  Así  que  coged  asiento,  esto  promete  ser muy revelador.  cidos  en  España,  tales  como  Federico  Moccia  (Tres metros sobre el cielo)  o  Francesco  Gungui (Siempre estarás tú).  uando  hablamos  de  literatura  italiana,  habla‐ mos de amore y esperienze, de  mundos  repletos  de  sensacio‐ nes que crean mariposas en el  estómago.  Todo  ello  con  un  estilo casi hasta poético y una  prosa muy cuidada. Pero si ya  nos introducimos en lo que es  literatura juvenil romántica, lo  que  más  cabe  mencionar  como  tema  característico  es  la vida real, un aspecto por el  que ya son unos cuantos auto‐ res italianos los que son cono‐

Ahora bien,  ¿qué  editoriales  italianas  publican  JR?  A  dife‐ rencia  de  España,  todavía  el  mercado  tiene  que  madurar  un poco más, no existen real‐ mente colecciones tales como  ELLAS  (Montena)  donde  lo  puedas encontrar todo defini‐ do y ordenado, es necesario ir  picando  de  distintos  sellos  para  dar  con  lo  que  se  busca.  A  su  favor,  está  el  hecho  de  que  en  bolsillo  nos  podemos  encontrar  los  libros  mucho  más  baratos:  caso  de  Alas de

Aprilynne Pike en  Sperling  paperback  (www.sperling.it)  a  6,50€,  donde  también  pode‐ mos encontrarnos, aunque no  en  bolsillo  (Sperling  &  Kupfer),  la  segunda  parte  publicada,  Días eternos  de  Rebecca  Maizel  (próxima  publicación  de  vampiros  por  Urano  ediciones  en  España),  Legacy  y  Alera  de  Cayla  Kluver,  pero  de  momento  ningún  título  JR  de  creación  italiana.  Para  ello,  deberemos  adentrarnos  en  Piemme freeway  (www.piemmefreeway.it  o  también:  www.edizpiemme.it)  que  posee  unas  cuantas  novelas de interés tales como:

 

73 RománTica'S


Love factor de Mathilde Bonetti, cuyo argumento gira en torno  a  una  chica  que  sueña  con  convertirse  en  una  cantante  de  talento, pero que debido a su padre, que desea que se convierta  en  una  intérprete,  ha  tenido  que  retrasarlo  hasta  que  pronto  llega su oportunidad en un casting donde también conocerá a su  amor. Según las críticas, esta es una novela perfecta para leer de  forma  rápida  con  bastantes  momentos  divertidos.  Así  que  goza  de buenos comentarios en la blogoesfera.    Rosso Cuore  de  Gabriele  Novecento,  es  una  historia  calificada  como  comedia  romántica  para  adolescentes.  La  protagonista,  Alice,  monta  con  su  amigo,  Cesare,  una  agencia  para  que  sus  clientes encuentren a su alma gemela, lo que no sabe es que al  final será ella la que caiga en su propia trampa.    I cacciatori del tempo de Vanna De Angelis. Éste quizá sea uno  de  los  más  llamativos,  cuyo  librotráiler  no  podéis  perderos  (youtu.be/7PD07nhPOSI). En esta ocasión, la trama se introduce  de lleno en la fantasía. Yonec es el hijo de un hada y vive en la  Edad  Media.  Mientras  que  Janis  va  al  instituto  y  vive  en  la  actualidad.  Sus  vidas  están  unidas  por  una  antigua  profecía,  un  cruel destino que les obliga a vivir en tiempos diferentes. Por lo  que terminarán viajando en el tiempo para romper entre ambos  la maldición que les persigue. Sin embargo, no va a ser fácil, un  poder  oscuro  y  terrible,  que  viene  desde  la  antigüedad  hasta  nuestros tiempos, está decidido a acabar con ellos. Yonec y Janis  se  enfrentarán  a  una  lucha  a  muerte  contra  las  fuerzas  que  les  impiden estar juntos para siempre.    Vorrei che fossi tu  de  Lorenza  Bernardi.  ¿Qué  pasaría  si  te  llegara un sms erróneo en el que hablaran de tu novela favorita?  Bea, a pesar de lo tímida que es, no puede resistirse y contesta a  lo  que  pronto  se  convierte  en  una  larga  cadena  de  mensajes.  ¿Habrá encontrado a su alma gemela? Mientras tanto, acaba de  conocer en su clase a Andrea, un chico completamente grosero y  arrogante como ninguno. Pero al destino a veces le gusta gastar  bromas muy pesadas…    Como curiosidad, cabe mencionarse que dentro de este mismo sello  se publican éxitos tales como Hush, Hush de Becca Fitzpatrick y Si no despierto de Lauren Oliver. Pasamos ahora a una de las editoriales de  más  relevancia  en  Italia,  Newton  Compton  (www.newtoncompton.com)  encuanto  a  narrativa.  No  obstante,  en  este  grupo  no  nos  encontraremos  con  muchas  publicaciones  dentro  de  literatura  juvenil romántica… 

RománTica'S 74


De creación italiana se puede destacar Innamorata di un angelo de  Federica  Bosco  (www.federicabosco.com),  que  en  España  es  conocida  por  sus  obras  destinadas  a  un  público  más  adulto:  Para volverse loca (ed. Algaida). Las críticas son muy variadas, y si hay algo que hay  que  tener  en  cuenta  es  que  aunque  el  libro  puede  parecer  de  fantasía  por  su  cubierta  y  el  título,  no  lo  es.  Así  que  si  os  gustó  la  película de Espera al último baile, tal vez os interese esta novela. El  argumento gira en torno a Mia, una adolescente de 16 años que es  hija  de  padres  divorciados,  por  lo  que  ha  pasado  a  vivir  con  su  madre,  lo  cual  ha  convertido  su  vida  en  un  total  desastre.  Pero  a  diferencia  de  sus  compañeros  que  pasan  sus  días  en  los  centros  comerciales  para  robar  pintalabios  y  escuchar  el  iPod,  ella  entrena  muy duro para poder entrar en el prestigioso Royal Ballet School de  Londres.  Por  si  fuera  poco,  ser  reflexiva,  irónica  y  sincera,  no  ha  convertido  a  Mia  en  la  chica  más  popular  del  instituto,  pero  aún  puede  contar  con  el  afecto  incondicional  de  su  mejor  amiga,  Nina,  que  la  quiere  como  a  una  hermana.  Y  eso  está  muy  bien,  el  problema  es  su  amor  secreto  por  el  hermano  mayor  de  Nina,  Patrick,  que  lamentablemente  la  considera  como  una  hermana  pequeña. Lo que Mia no sabe, es que de nuevo el destino tiene algo  guardado para ella y pronto tendrá que decidir entre las dos cosas  que más quiere...  Ya  fuera  de  made in Italy,  Newton  Compton  cuenta  con  unos  cuantos  títulos  importantes  como  la  saga  de  Crónicas Vampíricas (entre otras adquisiciones de L. J. Smith), Almas gemelas  de  Elizabeth Chandler,  Sueña de Lisa McMann, Ángeles extraños de Lili  St.  Crow,  Demonios personales  de  Lisa  Desrochers…  Y  otros  no  publicados  todavía  en  España  como  Fallen Angel  por  Heather  Terrell (de ángeles y vampiros), y The chemical. Garden Trilogy de la  joven  escritora  Lauren  DeStefano,  con  una  trama  distópica  y  una  cubierta  de  lujo.  Si  os  metéis  en  la  web,  podréis  ver  más  cositas,  aunque el catálogo para búsquedas dentro de nuestro campo podría  mejorarse mucho más…  Entre  las  grandes,  no  puede  faltar  Mondadori  (www.librimondadori.it),  pero  cuyo  acceso  online  del  catálogo  es  una  completa  locura  si  lo  que  buscas  es  literatura  juvenil,  para  lo  cual  es  mejor  entrar  directamente  en  www.ragazzi.mondadori.it.  Este  sello  tiene  en  sus  arsenales  una  «Laura  Gallego»:  Licia  Troisi.  En  España  sus  libros  (Crónicas del mundo Emergido)  comenzaron  a  traerse  por  Kailas  editorial  y,  de  hecho,  la  serie  cuenta  con  comics  basados  en  la  historia.  A  pesar  de  ello,  la  poca  promoción  y  mala  distribución  no

75 RománTica'S


los ha co onvertido en  un éxito dee ventas aquí. Dentro de e Mondadorii  también  se  encuentran  libros  muy  m conocid dos  como  Ca azadores dee Sombras,, Hermosas criaturas, Medianoche… M …  y  a  destaacar  está  su u  colección n  Oscar  Besstseller  a  9’’50€  donde  tienen,  ad demás  de  a  a Francesco o Gungui, a  Dorotea De  Spirito, unaa joven escritora italianaa  que  ha  publicado  p co on  ellos  Ang gel,  cuya  hisstoria  se  sum merge  en  ell  mundo  de  d los  ángeles.  De  momento,  su  eestilo  no  go oza  de  muyy  buenas críticas.  e  destacan  por  p editar  el  género,  au unque  no  dee  Otras  editoriales  que n  Giunti  (y.giunti.it)  que  ccuenta  con  La L bestia  dee  autores  italianos,  son Alex Flinn n, Paranorm mal de Kiersteen White, G Guía de Jessicca para ligarr  con  vampiros  de  Beth  Fantaskeey  y  un  libro o,  que  hastaa  cuenta  en n  de fans a peesar de no haaber sido pu ublicado aún n  España con un club d en nuestra lengua: A Angel de L. A A. Weatherlyy. También está el grupo o  editorial  Fazi  editore  (www.faziedditore.it)  en  ccuya  colección  llamadaa  Lain,  podemos  enco ontrar  una  gran  varied dad  de  libro os  bastantee  conocido os  como  Jun ntos  de  Ally  Condie,  Enncanto Fatall  de  Melissaa  Marr,  Ell club de loss corazones solitarios  d de  Elizabeth  Eulberg,  Laa  saga Creppúsculo… Luego Editrice Nord (www.editricenord.it) donde está ) á  la saga de La casa de e la noche, yy Editrice Co orbaccio (www.corbaccio.it)  ) que editaa Rubí de Kerstin Gier.  Dejo paraa el final unaa de las edito oriales que m más me han gustado porr  su  catálo ogo  online:  Fanucci  editore  (www w.fanucci.it)  que  q ademáss  cuenta  con  c librerías  en  Roma.  Si  entráis  b buscando  po or  Ragazzi  y  y luego  especificáis  po or  Teens  hallaréis  un  grran  número  de  novelass  reconocid das  en  nuesstro  país,  y  mira  por  d donde:  Tatu uaje  de  Anaa  Alonso y  Javier Peleggrín, ¡Nuestra JR también cruza fronteras! Otrass  A Nöel,   y  Los sang gre azul  dee  a  destacar  son  Eterrnidad  de  Alyson  Melissa  de  d la  Cruz,  e  incluso  allguna  que  to odavía  no  ha  h llegado  a  a nuestro  país  p aunque e  están  comprados  los  d derechos:  Th he Forest off Hands annd Teeth de C Carrie Ryan, no obstantee, lo que máss interesa ess  que  tienee  bastantes  libros  de  esscritores  itallianos,  aunq que  por  otraa  parte son n más bien cconsideradoss de tipo coleección entre los lectoress  de  la  blo ogoesfera,  mi  recomendaación  es  quee  seáis  vosottros  mismoss  los que b busquéis.   Pues bien n, si lo que q quieres es co omprar literaatura italianaa a través dee  una librería online de e allí, la máss conocida es  www.bol.it,  que aunquee  n  está  en  italiano,  máás  o  menos  os  podréis  arreglar  ya  sea  con  un traductorr o leyendo e entre líneas. Como siemp pre, más info ormación en  www.juvenilroman ntica.es  Artículo o: Eva Rubio o

RománTica'S 76


Poppy Hathaway  adora  a  su  poco  convencional  familia,  aunque  lo  que  realmente  desea  es  un  poco  de  normalidad.  Pero  un  día  conoce  a  Harry  Rutledge, el enigmático propietario del hotel Rutledge, un hombre con fortuna,  poder  y  una  peligrosa  vida  secreta.  Cuando  éste  compromete  la  reputación  de  Poppy,  la  joven  sorprende  a  todos  aceptando  su  proposición  de  matrimonio,  sólo  para  descubrir  que  su  flamante  esposo  le  ofrece  su  pasión  pero  no  su  confianza.  Harry estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para conquistar a Poppy,  salvo  abrirle  su  corazón.  Durante  toda  su  vida  ha  guardado  las  distancias  con  todo  el  mundo,  pero  la  mordaz  y  cautivadora  joven  quiere  ser  su  esposa  en  todos los sentidos. Mientras el deseo crece entre ellos, un enemigo acecha entre  las  sombras.  Si  Harry  quiere  mantener  a  Poppy  a  su  lado,  deberá  decidirse  de  una vez por todas a forjar una relación en cuerpo y alma.     

—Jamás podré olvidar que me apartaste del hombre que amaba y que ocupaste su lugar. No estoy segura de que alguna vez pueda perdonarte esto. De lo único que estoy absolutamente segura es de que nunca te amaré. ¿Sigues queriendo casarte conmigo a pesar de ello? Creo que  con  esta  frase  está  casi  todo  dicho.  Pero  si  solo  nos  quedamos  con  ella,  estaríamos  viendo solo la punta del iceberg de lo que es en  realidad  el  alma  y  el  corazón  de  nuestro  impenitente Harry. 

Si bien  lo  único  que  ha  deseado  en  la  vida  es  demostrar  y  demostrarse  que  él  es  un  hombre  con metas y con las ideas claras, también es bien  cierto  que  donde  pone  el  ojo,  se  lleva  la  caza  (bueno  el  refrán  no  es  exactamente  así  pero  es  que no puedo expresarlo mejor).   Poppy  es  todo  lo  que  admira  en  una  mujer  y  si  además  viene  acompañado  por  una  sonrisa  encantadora,  un  dinamismo  excepcional  y  un  cuerpecito  de  infarto…  ¿qué  hombre  no  puede  caer víctima de su hechizo? 

Y es que nuestro solitario y encantador dueño de  hotel  tiene  mucho  más  que  decirnos  a  lo  largo  de las 350 páginas (plus minus) de las que consta  este entrañable libro de Lisa. 

Pero es  que  además  Harry  sabe  que  su  prometido  no  la  desea,  al  menos  no  la  desea  tanto  como  él  es  que  es  capaz  de  extorsionar,  engañar y mentir si es preciso por conseguirla a  ella. 

A lo  largo  y  ancho  de  sus  palabras  vamos  a  ir  descubriendo  un  personaje  cargado  de  sentimientos encontrados, un hombre que no ha  conocido el cariño ni por parte de su madre (que  lo  abandonó  a  la  tierna  edad  de  cinco  años)  ni  por parte de su padre (quien llega a pensar que  en  realidad  no  es  hijo  suyo).  Con  estos  antecedentes  lo  increíble  de  Harry  es  que  haya  formado un carácter recto, ecuánime y sin lugar  a  dudas  extraordinario  pero  también  con  un  sentido de la posesión un tanto desvirtuado.  

Escenas divertidísimas,  diálogos  mordaces  y  tramas  secundarias  hacen  de  este  libro  una  novela  con  chispa  y  de  la  que  una  tampoco  se  puede  olvidar  de  las  tramas  secundarias  que  va  deshilachando  su  autora.  El  complot  de  los  empleados  del  hotel  para  que  el  flamante  matrimonio de su jefe sea consumado, cosa que  tendría  que  haber  sucedido  muchas  noches  atrás… pues, si el carácter de Harry era agrio, la  falta de desfogue sexual le está convirtiendo en    

77 RománTica'S


un auténtico  tirano.  Y,  ¿qué  pueden  los  empleados  hacer  sino  inundar  la  habitación  de  Poppy  y  obligarles  a  dormir  en  la  misma  habitación?  Pero  nada,  aún  así  el  matrimonio  parece condenado al fracaso.  Pero  mientras  estamos  centrados  en  todo  esto,  Lisa  vuelve  a  crear  una  segunda  historia  que  ya  comienza a fraguarse en el libro anterior de esta  serie  Sedúceme al amanecer donde  otro  personaje  de  esta  peculiar  familia,  Leo  empieza  a  tomar  una  importante  relevancia  y  que  es  el  hilo  conductor  de  la  siguiente  historia  (AÚN  NO  PUBLICADA EN ESPAÑA) junto con un personaje  femenino  que  estoy  segura  tiene  mucho  que  decir.  Si  me  pongo  a  pensar  en  ello,  casi  me  entran  ganas  de  coger  una  de  esas  bellas  pistolas  de  duelo  y  batirme  en  buena  lid  con  su  autora  porque  ¿qué  clase  de  mente  retorcida  puede  crear un final como el que Kleypas nos brinda y  quedarse tan pancha? ¿Podrá esta mujer dormir  bien por las noches sabiendo que hay seguidoras  incondicionales  con  ganas  de  darle  un  buen  mamporro? ¿Alguna de vosotras conoce a buen  sicario? Creo que con esto me he pasado…  La  verdad  sea  dicha,  después  de  terminar  esta  genial historia, una servidora se ha quedado con  las ganas de  saber qué leches ocurre  entre Leo,  el  más  sinvergüenza  de  todos  los  hermanos  y 

una joven  con  gafas,  apocada  aparentemente  con  muchos  secretos  entre  su  corsé  y  sus  enaguas.  Sorprendente historia, más si tenemos en cuenta  las  charlas  cargadas  de  ironía  entre  los  personajes que interactúan en ella.   Si  tuviese  que  quedarme  con  una  escena  no  sabría por cuál decirdirme pero hay dos que creo  que no se me olvidarán en la vida:  ♥ La  conversación  mantenida  entre  Leo  y  Poppy  con  alusión  al  izamiento  de  una  bandera  (lo que me pude reír ahí)  ♥ El  final  que  deja  al  espectador  expectante  y  anhelante  por  la  continuación  porque… ¿cómo se puede terminar un libro con  una frase como esta? 

—Cat, tenemos que hablar de lo ocurrido. Y ya está, la autora suelta eso… y a mí casi me da  un  síncope.  Me  dije,  ¡no  puede  ser!  Esta  mujer  no ha podido dejar así la novela ¿faltan páginas?  Pues no, no faltaban páginas simplemente me di  de cabezazos contra el libro y deseé poder viajar  en el tiempo hacia un futuro (espero que no muy  lejano por el bien de alguna editora) y saber de  qué  diantres  tenían  estos  dos  que  hablar…  Me  puedo  hacer  una  idea,  pero  no  puedo  saberlo  con certeza…  Crítica: Loli Díaz 

RománTica'S 78


Mientras Tyler Randolph está buscando oro en Nuevo México para conseguir dinero y construir el hotel de sus sueños, se encuentra a una mujer herida y dejada a su suerte en medio de una tormenta de nieve. No puede levársela a Albuquerque porque no sabe quién está intentando asesinarla, así que se la lleva a su cabaña. Cuando los asesinos vuelven a por ella, él convertirá la protección en su trabajo. Aunque Tyler siempre ha sido un solitario que no está acostumbrado a tener a ninguna mujer alrededor, además de tener un gran complejo debido a su grande y desgarbado cuerpo, y también porque no es atractivo como sus hermanos. ¿Podrá Daisy borrar todas las sombras de la vida de Tyler?

 

«Nunca había abrazado a una mujer mientras lloraba de dolor. Sabía que eso había cambiado algo en él para siempre»

barbilla y  unos  ojos  grandes  y  profundos  y  a  nuestro  Tyler  de  los  rasgos  propios  de  Benjamin  Ponteepee.  

Hace muchos  años,  cayó  en  mis  manos  una  novela  romántica  escrita  por  un  hombre.  Su  nombre: Fabio, su título: Pirata y lo cierto es que  incluso  para  lo  que  las  chicas  de  entonces  de  entonces  ya  habíamos  leído  me  pareció  una  novela  con  gran  carga  erótica  pero  floja  en  argumento.  Jamás  hasta  la    fecha  había  vuelto  a  leer una novela romántica escrita por un hombre  y  sin  embargo  he  llegado  a  saber  lo  que  me  estaba perdiendo cuando ha caído en mis manos  un ejemplar de esta Daisy de Leigh Greenwood. 

A lo que iba, que me voy por las ramas… 

La sensibilidad  de  la  que  este  autor  nos  hace  partícipe  me  ha  llevado  a  ser  consciente  de  mis  prejuicios  y  a  darme  cuenta  que  estaba  equivocada en mis apreciaciones.  La  novela  de  Greenwood  es  dulce,  es  sutil  y,  aunque  su  contenido  erótico  no  es  excesivo,  su  carga latente se aprecia desde el inicio.  A  nadie  voy  a  engañar,  dicen  que  las  comparaciones son odiosas pero al leer este libro  no  he  podido  evitar  ir  comparando  pinceladas  con una película que no hace mucho expuse en la  sección  de  La  cápsula  del  tiempo:  Siete  novias  para  siete  hermanos.  Al  leer  Daisy  no  pude  sino  imaginarme  a  Dorcas,  la  muchacha  alta  que  sobresale por más de una cabeza al resto de sus  congéneres femeninas, así que disculpadme si he  investido  a  nuestra  chica  de  un  hoyuelo  en  la 

La novela me ha parecido entrañable, la relación  de  Tyler,  ese  hombre  malhumorado  y  tosco  que  recorre  las  montañas  en  busca  de  oro  para  así  poder  lograr  su  sueño  más  profundo  ha  creado  en mí una especie de conexión y empatía con él.  Si  bien  este  hombre  tímido  que  se  esconde  tras  una  espesa  barba  y  un  largo  y  enmarañado  pelo  podría  hacernos  salir  corriendo  en  dirección  contraria  la  verdad  es,  que  el  autor,  nos  lleva  a  prestarle  una  atención  peculiar  por  la  manera  que tiene de tratar a la herida Daisy, su forma de  protegerla  y  su  candor  a  la  hora  de  procurarle  confort y hacer que sienta apreciada.  Apreciada, sí, habéis leído bien. Nuestra Daisy se  siente un tanto desplazada por su altura, es más  alta que el resto de las chicas del pueblo, es más  alta  que  la  gran  mayoría  de  los  hombres  y  creo  que es por ello que se siente tan a gusto junto a  Tyler,  porque  los  Randolph,  todos  ellos,  son  tan  altos  como  campanarios.  Por  primera  vez  tiene  que  mirar  hacia  arriba  para  encontrarse  con  los  ojos de un hombre, por primera vez no se siente  como un caballo junto a uno y por primera vez se  siente frágil en comparación con él.  ¿No  es  eso  algo  maravilloso?  Para  ella  desde  luego  lo  es.  Además  Tyler  le  ha  puesto  ante  sus  ojos algo aún más valioso… le ha hecho entender 

79 RománTica'S


que ella es una persona que puede valerse por sí  misma si solo se lo propusiera.   Y  esto,  señoras,  lejos  de  hacerle  ver  que  es  apreciada  por  quien  es  la  hace  revelarse  contra  todo  lo  que  creía  irreparable.  Las  mujeres  no  tienen  por  qué  casarse  con  alguien  a  quien  no  aman,  tampoco  tienen  por  qué  hacerlo  con  alguien  quien  no  las  valora  y  desde  luego  no  tienen  por  qué  hacerlo  con  alguien  que  puede  imponerse en su vida y obligarla a hacer algo que  no quiere.  Teniendo en  cuenta todo  esto no es  de extrañar  que el autor haya dotado a Tyler con la paciencia  del  Santo  Job  porque  lo  cierto  es  que  sin  esa  paciencia,  sin  esa  calma  y  sin  ese  instinto  de  protección… Tyler, no sería Tyler.  Y  si  pensáis  que  este  hombretón  está  dotado  de  una imagen que haría perder la cabeza a toda la  mujer  que  se  cruce  por  su  camino,  estaríais  equivocadas. Es por ello que Tyler me resulta tan  fascinante:  está  considerado  el  feo  de  la  familia.  No  obstante,  lo  que  quisiera  añadir  es  que  tampoco le hace falta cuando es capaz de tratar a  Daisy como una joya rara y cara, pone por encima  de todo su seguridad y su bienestar y es capaz de   arriesgar por ella su propia vida de ser necesario  por mantenerla segura. ¿No es un amor? Tyler ha  conquistado  mi  corazón  y  lo  ha  hecho  de  una 

RománTica'S 80

forma extraña: conquistando el cerebro de Daisy.  En un pasaje del libro dos personajes secundarios  mantienen la siguiente conversación: 

—¿Qué demonios ha sido todo eso? —preguntó uno de los hombres de Bob Greene—. ¿Cómo demonios se las ha arreglado para que un Randolph la ayude? —¿Lo conoces? —preguntó Río. —A él no, pero conozco a su familia. Todo el mundo los conoce. Son muy ricos y tan peligrosos como una serpiente. Uno de ellos está ahora en Albuquerque. Era pistolero. Éste se supone que busca oro. —Creo que lo encontró —dijo Río, mientras miraba a la pareja que desaparecía en la distancia.      Y  con  este  pasaje,  Greenwood  me  conquistó  porque el oro al que se refiere Río no es una veta  importante  (que  sin  duda  encuentra)  Río  se  refiere al oro que representa en sí la joven Daisy.  ¿No es maravilloso?  Lástima  que  el  resto  de  los  libros  no  estén  disponibles  de  momento,  esperemos  que  no  tarden mucho en salir en bolsillo porque lo cierto  es que me he quedado con ganas de más. Me ha  intrigado  el  personaje  de  Hen,  protagonista  de  Laurel  y  lo  ha  hecho  mucho  más  el  primogénito,  protagonista  de  Rose  pero  sin  duda  estaré  al  pendiente  del  libro  que  protagonizará  Zac,  el  díscolo de la  familia y que es sobre quien gira  la  historia de Lily.   Crítica: Loli Díaz 


Este donjuán no esperaba que una cándida muchacha le diese a probar su propia medicina. JASPER FINLEY, barón de Montford, es un seductor que decide probar el  «más  difícil  todavía»  y  apuesta  que  en  dos  semanas  seducirá  hasta  las  últimas  consecuencias  a  una  dama  virtuosa.  Sin  embargo,  la  presa  escogida,  la  ingenua  y  hermosa  Katherine  Huxtable,  resulta  ser  indomable e inflige a Jasper una derrota humillante. Pero parece que el  barón  no  escarmienta,  porque  cuando  vuelven  a  encontrarse  años  después, propone a Katherine una nueva y arriesgada apuesta en la que  están en juego nada menos que sus propios corazones.     

«Maldita sea mi estampa» Desde luego  esta  frase  es  toda  una  revelación  y  jamás  llegué  a  pensar  que  una  frase  tan  típica  nuestra iba a pasar a la posteridad en un libro de  Balogh pero lo cierto es que la frase resume muy  bien  los  sentimientos  que  hacia  sí  mismo  tiene  nuestro protagonista: Jasper Finley.  Y es que no es para menos…  Jasper es un hombre con mucha suerte, pero no  mucha  suerte  en  el  juego  como  a  todas  nos  podría  hacer  pensar.  Jasper  tiene  suerte  en  las  conquistas, tanta  que él mismo se autodenomina  el  seductor por excelencia. No hay mujer que se  le resista ni apuesta que no pueda ganar. Y es que  para  Jasper,  hasta  el  momento,  las  mujeres  no  tienen  secretos.  Son  fáciles  de  convencerlas  de  que hagan lo que a él buenamente se le antoje…  Este hombre, con su aire indolente, su ardor por  las  apuestas  y  su  pasión  por  el  riesgo  podría  parecer  el  típico  canalla  adorable  que  en  algún  que  otro  momento  del  libro  te  entran  ganas  de  estrangular,  en  otras  te  hace  sonreír  y  en  otras  literalmente,  soltar  la  carcajada.  Porque  Jasper,  es mucho Jasper.  No es para nada lo que podríamos esperar en un  libro  de  Mary  y  he  de  decir  que  me  he  llevado  una grata sorpresa.  En  esta  segunda  entrega  de  los  Huxtable,  la  señora  Balogh  da  muestras  una  vez  más  de  su  ingenio  y  de  las  características  que  la  hacen  tan  única y a la vez una apuesta tan segura cada vez 

que buscamos y compramos una de sus novelas.  Ella  juega  de  forma  magistral  con  sus  protagonistas  y  es  capaz  de  crear  tramas  secundarias  sin  necesidad  de  recurrir  a  los  complots  y  a  los  malos  malísimos  que  únicamente buscan quitar de en medio a uno de  los  protagonistas  por  una  u  otra  razón,  a  veces,  de forma violenta.  Los  personajes  secundarios  de  sus  tramas  dan  tanto  juego  o  más  como  los  personajes  principales  y  buena  muestra  de  ello  es  el  tío  de  Charlotte, la hermana pequeña de nuestro ya tan  querido  Jasper,  señor  Wrayburn.  Este  personaje  pone  la  nota  de  color  llamativo  a  la  historia  porque en torno a él van a girar las decisiones de  un  hombre  que  olvida  algo  de  vital  importancia  en su camino por la vida.  Como todas las que conocéis las obras de Balogh  sabréis,  esta  mujer  es  capaz  no  solo  de  engancharte  a  sus  escritos  desde  el  primer  momento  sino  que,  además,  te  hace  desear  disponer  o  tener  a  mano  el  siguiente  libro  de  la  serie.  Si  en  Cásate conmigo  me  hizo  llorar  de  lo  lindo,  en  este  no  he  tenido  más  remedio  que  sonreír  y  soltar  a  veces  la  carcajada.  Lo  que  mejor  sabe  hacer su autora es, desde luego, sacar el máximo  rendimiento a sus personajes, y esto, señoras, lo  lleva a cabo de forma admirable.  Algo  tan  difícil  para  una  mujer  como  verse  envuelta  en  una  situación  tan  bochornosa  como  la  sufrida  por  nuestra  Katherine  a  comienzos  del 

81 RománTica'S


libro, el saberse víctima de lo que para ella iba a  ser algo importante, Jasper lo convierte en polvo.  Y es por ello que la actitud distante con la que se  enfrenta  a  esa  cruda  realidad  la  hace  una  de  las  más entrañables féminas del universo Balogh.  Años  después  tendrá  su  oportunidad,  años  después  también  se  verá  envuelta  en  el  escándalo  del  que  salió  airosa  hace  años  y  años  después tendrá por fin la ocasión de sentir en su  propia  piel  aquello  que  solo  vislumbró  en  el  pasado. Después de lo ocurrido en los jardines de  Vauxhall,  nuestra  chica  tendría  que  haberse  desmoronado  en  algún  momento  pero  su  carácter  vivaz,  del  que  hace  gala  a  lo  largo  de  todo  el  libro,  es  fundamental  para  el  devenir  de  esta  maravillosa  novela  y es  que,  pese  al  enfado  monumental  que  ella  tiene  por  haberse  dejado  enredar,  lo  cierto  es  que  su  alma  es  tan  cándida  que es capaz de dar una segunda oportunidad.  Pero  alguna  de  vosotras  se  estará  preguntando  ¿cómo llegan ambos del punto a al punto b de su  historia? Es aquí donde la intervención de un ser  desgraciado  y  banal  se  convierte  en  el  punto  de  inflexión de donde partirá el camino conjunto de  nuestros  chicos.  Sin  esta  intervención,  que  podríamos  señalar  como  fruto  de  la  divina  providencia,  nuestros  queridos  protagonistas  hubiesen  tardado  mucho  más  en  dar  el  paso  inevitable  que  les  hubiese  conducido  a  una  vida  en común.  No  es  por  nada,  pero  pese  a  la  mala  baba  de  la  que  está  dotado  Clarence  Forrester  hemos  de  estarle agradecidas por el papel tan fundamental  que  juega  en  este  enredo  que  lleva  como  consecuencia a un matrimonio algo precipitado y   a  una,  ¡cómo  no!,  apuesta  algo  más  que 

RománTica'S 82

arriesgada… Y  es  que,  aunque  pueda  parecer  lo  contrario, Jasper no puede evitar volver a caer en  sus  malos  hábitos,  las  apuestas  son  irresistibles  para él.  ¿Queréis  saber  qué  apuesta?  Pues  a  mi  parecer,  la  más  arriesgada  de  todas  pero  creo  que  no  la  desvelaré,  dejaré  que  la  busquéis  entre  las  páginas de esta estupenda historia y no revelaré  el  secreto  de  lo  que  hacen  tan  especial  este  nuevo libro de los ya tan queridos Huxtable.  Seguiré  al  pendiente  de  las  próximas  entregas,  estaré  ansiosa  por  vislumbrar  finalmente  la  historia  del  Huxtable  que  más  me  intriga,  Con,  quien  también  en  Sedúceme  juega  un  papel  trascendental  en  su  intento  de  mantener  a  Katherine  fuera  del  camino  del  mayor  sinvergüenza  que  Londres  conoce,  por  muy  amigo suyo que sea.   Si tuviese que quedarme con una escena del libro  destacaría  la  reunión  entre  el  cuñado  de  Katherine  (marido  de  Nessa),  el  hermano,  y  por  supuesto  Con,  donde  discuten  quién  será  el  primero  en  dar  una  buena  paliza  al  canalla  de  Felton.  Y  si  tuviese  que  destacar  una  frase,  destacaría  esta: 

«No será tan malo si no permitimos que lo sea. Aunque las experiencias de la alta sociedad y la preocupación por nuestras familias nos obliguen a casarnos, señorita Huxtable, no pueden obligarnos a ser desdichados para siempre. Solo nosotros tenemos ese poder. No lo permitamos. Hagámonos felices el uno al otro» Entra en juego, arriésgate a apostar… seguro que  ganas.  Crítica: Loli Díaz 


En la vida de Ruth no hay sitio para nadie más… de hecho, ni siquiera hay sitio  para ella misma. Cuida su casa, a sus hermanos (ya adultos) y a su padre, que no  tiene las ideas muy claras. La mayor parte del día se le escapa en un centro para  mayores, donde no sólo hace su trabajo sino también el de la arpía de su jefa. Su  única  vía  de  escape  son  las  contadas  reuniones  con  sus  amigas  y  pasar  algún  sábado  que  otro  con  un  amigo  especial  que  le  hace  hermosos  “diseños  de  interiores”.   La  vida  de  Marcos  es  un  cúmulo  de  experiencias  y  viajes.  Imprevisible,  impaciente y visceral hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere (así le va).  Tras varios años vagando sin rumbo fijo, decide volver a España, su país natal. La  falta de previsión y la búsqueda de la comodidad se confabulan para que acabe  viviendo en la casa de su madre, una mujer obsesionada con las telenovelas que  vive por y para la ficción. 

«De niños eran los mejores amigos y los más fieros enemigos. Pero el destino los separó. Ahora vuelven a encontrarse, todo sigue igual y a la vez todo ha cambiado…» Hace poco más de un año, leí un libro publicado  por  la  editorial  Rachel  de  esta  autora,  su  título:  Falsas apariencias.  Lo  cierto  es  que  me  divertí  tanto, pasé tan buen rato con él que me propuse  adquirir cualquier novela que esta autora lanzase  al mercado. Pues bien, he de decir que en cuanto  me  enteré  que  Noelia  estaba  escribiendo  esta  novela,  tiré  de  todo  lo  necesario  para  hacerme  con el manuscrito de la novela. Hablé con una de  mis  compañeras  de  web,  indagamos,  amenaza‐ mos,  extorsionamos  a  la  propia  autora  para  que  nos  pasase  el  original  y  cuando  cayó  en  mis  manos… Fue simplemente genial.  Ya me había intrigado desde la novela anterior los  que  se  visualizaban  como  protagonistas  de  ésta:  Ruth y Marco. Pero si en Falsas apariencias, Noelia,  hace gala de un sentido del humor que raya en lo  delirante, en ésta, echa los restos al presentarnos  una novela que, sin dejar de lado la carga erótica  que  ya  es  inherente  en  ella,  es  mucho  más  madura. Unos protagonistas más serios, un amor  que  se  fragua  durante  años,  un  amor  que  se  asienta  sobre  los  cimientos  firmes  de  una  larga  amistad y que no por ello es menos interesante.  Ambos  personajes  tendrán  que  aprender  a  vivir  con sus recuerdos del pasado, con las decisiones  tomadas en un momento clave de su existencia y 

con unos  sentimientos  que  van  mucho  más  allá  del enamoramiento adolescente.  Noelia me ha vuelto impactar con escenas como  la  de  una  habitación  en  una  casa  extraña,  una  visita  a  un  esteticista  o  la  de  un  hombre  intentando captar la admiración de una criatura…  Y  con  personajes  tan  variopintos  como  una  ma‐ dre un poco chalada y agorafóbica enganchada a  las  telenovelas  aquellas  propias  de  los  años  ochenta  y  noventa  como  «Pasión»,  lo  que  me  trajo  a  la  memoria  «Corazón  salvaje»  o  «La  mentira»;  un  hombre  interesado  en  la  felicidad  de  su  amigo  y  unas  amigas  a  quienes  ya  conocimos  en  Falsas apariencias  capaces  de  proteger  a  las  que  ellas  consideran  en  ese  momento,  la  débil  del  grupo;  pero  sobre  todo,  me  ha  encandilado  con  unos  hermanos  fuertes,  atractivos y leales capaces de romperle la cara a  quien sea si con ello salvaguardan a la chica de la  familia.  No me voy a extender más porque el libro aún no  ha  salido  a  la  venta,  pero  sí  os  puedo  garantizar  que el libro no defrauda, es dinámico, encantador  con  unos  personajes  ya  conocidos  y  que  se  te  harán entrañables y cargado de unas escenas que  se asentarán en tu memoria y no podrás olvidar…  Por cierto, si no habéis visto aún el booktrailer os  lo  recomiendo  encarecidamente,  me  inflé  de  llorar mientras lo visualizaba…  http://www.youtube.com/watch?v=EfXa5Bh1Ca8&feature=fvst 

Crítica: Loli Díaz 

83 RománTica'S


El clan  Kincardine,  tiempo  atrás  poderoso,  se  encuentra  sumido  en  la  miseria.  Una  antigua profecía anunció que una maldición lo atormentaría durante cien años, hasta  que el heredero del clan desposara a una doncella guerrera, cuyos ojos serían del color  del  brezo  y  tendría  la  capacidad  de  ver  cosas  que  al  resto  del  mundo  permanecen  ocultas.  Al  regresar  de  las  cruzadas,  Marcus  Kincardine  descubre  que  su  clan  se  encuentra  totalmente  arruinado,  por  lo  que  se  decide  a  buscar  a  la  muchacha  profetizada  para  desposarla. Lady Avalon, por su parte, no cree en predicciones, sino en su capacidad  para  decidir  su  camino  sin  interferencias  ajenas.  Sin  embargo,  todos  a  su  alrededor  desean dirigir su vida; incluso su tío y protector, que esconde un terrible secreto.  Marcus  tendrá  que  luchar  contra  el  sombrío  destino  que  aguarda  a  su  gente,  y  convencer a Avalon de que la pasión que siente por ella es genuina. Pero, a pesar del  fuego que empieza a crecer en su interior, Avalon se niega a sacrificar su vida en aras  de una absurda profecía, y Marcus se verá obligado a vencer a un enemigo mucho más  peligroso que los sarracenos: la mujer a la que ama.      Temida  por  muchos  y  deseada  por  otros,  lady  Avalon  es  todo  un  misterio  para  los  hombres.  Acusada  de  bruja  debido  a  los  comentarios  malintencionados  que  corren  sobre  ella,  Avalon  guarda  celosamente  el  secreto  de  su  verdadero  don  para  impedir  que  nadie  pueda  utilizarla.  Su  infancia no ha sido nada fácil, con un padre cruel  y  despiadado  del  que  no  aprendió  nada  salvo  a  recelar de quienes se le acercan buscando algo a  cambio.  Avalon  está  marcada  por  una  profecía,  una  maldición  que  la  convierte  en  el  blanco  perfecto  para  los  codiciosos  que  desean  sus  tierras  y  la  satisfacción de haber domado a la hechicera. Uno  de  ellos  es  su  prometido,  un  hombre  con  las  mismas  cualidades  de  su  padre,  y  ella  no  está  dispuesta  a  dejarse  atrapar  y  a  volver  a  sufrir  la  misma vida que ya vivió. Pero Marcus Kincardine  no es el hombre que ella esperaba...  Dispuesto a reclamar a la mujer que una antigua  profecía  destinó  para  él,  Marcus  hará  cualquier  cosa  por  salvar  a  su  clan  de  las  penurias  y  la  devastación que los asola. Cuando regresa de las  cruzadas y encuentra la desolación que reina a su  alrededor,  decide  buscar  a  su  prometida  para  llevar  a  cabo  el  matrimonio  y  terminar  con  esa  maléfica historia para siempre. 

RománTica'S 84

«Esta maldición durará cien años, hasta que de entre

vuestros vástagos surja una muchacha con los rasgos de tu dama, una hija de tu clan que se despose con el terrateniente. Hasta que ella vuelva, no prosperarás, ni lo hará ninguno de los tuyos. Y ella será una muchacha rebelde que conocerá tus emociones y tus pensamientos más profundos. Y odiará tu nombre.» Shana Abé me ha sorprendido muy gratamente al  leer esta historia. Con una sencillez pasmosa y sin  apenas  percibirlo,  la  autora  te  va  cautivando  conforme  avanzas  en  la  trama.  Un  romance  que  gustará  a  las  amantes  de  la  romántica  ambientada en Escocia, sobre todo si existe algún  misterio mágico por medio. El error de precio en  esta  novela  quizás  haya  disuadido  a  algunas  lectoras  de  comprarla,  lo  cual  es  una  lástima,  pues  es  una  novela  que  verdaderamente  vale  la  pena.  En  La prometida  nos  encontraremos  algunos  clásicos  dentro  de  la  novela  histórica,  los  malvados que pretenden hacerse con la herencia  de  la  protagonista,  un  héroe  aguerrido  pero  tierno  al  mismo  tiempo  que  nos  va  enamorando  poco  a  poco  con  sus  maneras  calmadas  y  una  protagonista  rebelde  capaz  de  presentar  batalla  si la ocasión lo requiere aunque en el fondo esté  deseando  que  su  enamorado  le  calle  la  boca  a  besos. 


Desde el momento en que Avalon ve a Marcus se  da cuenta que él no es su padre, pero aun así se  niega  a  ser  manipulada  y  obligada  a  un  matrimonio  que  sólo  le  traería  desdicha.  Por  su  parte,  Marcus  se  siente  desconcertado  ante  la  lujuria  instantánea  que  siente  hacia  su  futura  esposa.  Sabe  que  ella  es  la  muchacha  que  está  destinada para él, lo siente en su piel, y no se va a  rendir. Con amor y firmeza conseguirá granjearse  el corazón de Avalon, que sufrirá la disyuntiva de  querer  y  no  poder  rendirse  en  los  brazos  de  Marcus, su único y verdadero amor. 

En este  sentido,  el  don  de  Avalon  será  crucial  para  poder  salvar  a  Marcus  y  a  sí  misma  de  los  peligros que  acechan en la penumbra. Temerosa  de  la  reacción  de  Marcus,  Avalon  no  termina  de  revelarle la verdad acerca de su don. Únicamente  cuando él demuestre ser digno de su confianza se  abrirá  a  él  confesándole  su  secreto.  Aunque  quizás para entonces sea demasiado tarde...  Si deseáis leer una historia sencilla, que al mismo  tiempo  os  seduzca,  no  debéis  dejar  de  leer  La prometida.  En  sus  páginas  encontraréis  todos  los  alicientes  de  una  buena  novela  que  merece  ser  re‐leída  una  y  otra  vez.  Sin  daros  cuenta  os  sumergiréis  en  los  pensamientos  de  los  protagonistas, que os atraparán hasta el punto de  creer  que  estáis  en  la  misma  Escocia  viviendo  la  historia  a  través  de  ellos.  Una  novela  que  he  terminado  en  unas  pocas  horas,  así  que  podéis  imaginaros lo que me enganchó. Para mí ha sido  un  auténtico  placer  pasear  por  esos  páramos,  vestir  un  tartán  y  sentir  la  pasión  de  un  highlander.  Felicito  a  Phoebe  por  la  publicación  de  esta  novela  pues  La prometida  es  una  novela  digna  de  ocupar  un  lugar  destacado  en  nuestras  estanterías.   Crítica: Ana Mª Benítez 

85 RománTica'S


Emilia Highhart, una joven y rica americana recién llegada a Londres, está causando  sensación en la ciudad. Es bella e ingeniosa, pero, desafortunadamente, la torpeza  también  forma  parte  de  sus  cualidades.  Sin  embargo,  en  su  primera  salida,  su  carnet  de  baile  no  tarda  en  llenarse  con  los  nombres  de  los  caballeros  más  respetables. Aunque Emilia sólo tiene ojos para el canalla de lord Philip.  Aunque, en realidad, no se trata del auténtico lord Phillip... Mientras que el verda‐ dero dilapida sin miramientos la fortuna familiar, su gemelo, Devon, el segundón al  que  todos  creían  muerto,  debe  atender  asuntos  sociales  haciéndose  pasar  por  su  gemelo. Ambos hermanos se verán compitiendo por Emilia, quien, sin sospecharlo,  es cortejada por dos hombres diferentes aunque de idéntico rostro; pero sólo uno  de ellos será el amor de su vida. 

Unas escaleras  tuvieron  la  culpa  de  que  la  presentación  en  sociedad  de  Emilia  Highhart  estu‐ viera a punto de ser recordada como desastrosa, un  suceso  que  fue  impedido  por  el  mismo  objeto  de  deseo  que  había  estado  admirando  un  instante  antes  y  que  había  sido  el  causante  de  su  desafortunada  distracción  en  el  momento  menos  oportuno.  Muy  breve  fue  el  intercambio  de  palabras  que  Emilia  tuvo  con  lord  Phillip,  marqués  de  Huntley,  mientras  él  se  preocupaba  por  su  estado y la acompañaba al pie de las escaleras, pero  fue suficiente para que quedara intrigada por aquel  caballero. Lo que ella ignoraba es que no se trataba  del  verdadero  lord  Phillip,  sino  de  su  hermano  gemelo...  Para  Devon  Kensington  hacerse  pasar  por  su  hermano  era  agotador.  Tenía  que  coquetear  con  todas  las  damas,  gastar  bromas  sobre  mujeres  y  caza con los hombres y jugar mal a las cartas. Aun‐ que esto último no le importaba demasiado; para él  hacer  que  su  hermano  perdiera  dinero  era  un  auténtico  placer.  Devon  tuvo  que  marcharse  de  Inglaterra  a  causa  de  una  de  las  tropelías  de  su  hermano a la que él tuvo hacer frente en un duelo.  Entonces  había  decidido  que  nunca  más  volvería  a  ser  el  eterno  segundón.  Pero  allí  estaba,  en  un  baile, y lo cierto es que no le apetecía marcharse.  Y  todo  por  una  mujer,  una  mujer  que  bien  podría  ser como las demás, aunque una melena pelirroja y  unos ojos azul oscuros no es que fueran corrientes,  pero  lo  que  verdaderamente  había  impactado  a  Devon  había  sido  lo  bien  que  esa  muchacha  encajaba en sus brazos, como si hubiera sido hecha  para ellos. Más tarde volvió a comprobarlo, cuando  se la encontró en la biblioteca y pudo saborear sus 

RománTica'S 86

labios, pero ella creía haber besado a su hermano, y  en  aquel  momento,  mientras  escapaba  por  una  de  las  puertas,  jamás  se  había  sentido  más  despreciable.  Pero los caminos del amor son inescrutables... Aún  más,  cuando  sin  saberlo  entras  en  competición  contra  tu  propio  hermano  por  el  favor  de  esa  dama...  Esencia nos trae la primera novela de Maya Rodale,  Gemelos y rivales,  una  historia  que  esconde  muchas  sorpresas. Debo confesar que me he reído bastante  con las peripecias de su protagonista; no es que una  disfrute  viendo  sufrir  a  los  demás,  pero  es  que  en  este caso la diversión está justificada... ¿Qué haríais  vosotras si el  hombre que os interesa parece sufrir  de doble personalidad? Os acabaríais volviendo loca  como  le  sucede  a  la  pobre  Emilia,  y  es  que  ¡no  es  para menos! En un momento, su amado la mira con  pasión  contenida,  y  al  otro  se  examina  las  uñas  como  si  no  tuviera  nada  mejor  que  hacer.  Es  de  entender que no sepa si besarlo hasta derretirse en  sus brazos u odiarlo para el resto de su vida.  Lo  de  odiarlo  puedo  entenderlo  perfectamente.  Lord  Phillip  es  un  crápula,  un  granuja  que  no  le  importa  nada  salvo  su  propio  entretenimiento,  y  si  puede ser debajo de unas faldas, mejor que mejor.  Jamás  se  ha  interesado  por  la  herencia  familiar,  salvo  para  cobrarla.  Y  su  única  preocupación  hacia  su  hermano  Devon,  es  cómo  conseguir  quitárselo  de  en  medio  de  una  vez  por  todas  para  que  no  le  arruine  su  cortejo  con  Emilia,  a  la  que  ha  decidido  conquistar  para  conseguir  su  fortuna  e  intentar  saldar  las  deudas  que  ha  ido  acumulado  a  lo  largo  del  tiempo.  Egocéntrico,  irresponsable,  déspota, 


todo un  dechado  de  virtudes  que  bien  merece  la  etiqueta de gemelo malvado.  Sin  embargo,  Devon,  es  totalmente  opuesto.  Siempre  ha  vivido  a  la  sombra  de  su  hermano.  Acostumbrado  desde  pequeño  a  hacerse  responsable de los actos de éste, la cercana muerte  de  su  padre  lo  volverá  a  unir  a  él,  poniendo  de  manifiesto todas las rencillas existentes entre ellos.  La falta de cariño de su progenitor, y los problemas  que siempre le ha acarreado su hermano han hecho  de  Devon  un  hombre  inseguro  en  los  asuntos  del  amor. En sus encuentros con Emilia duda una y otra  vez,  martirizándose  por  las  tremendas  ansias  que  siente  de  permanecer  a  su  lado  si  bien  sea  consciente de que para él es fruta prohibida. Hasta  que se percata de las intenciones de Phillip...  Como  ya  he  comentado  es  divertido  ver  el  desconcierto que estos dos hombres le provocan a  la  protagonista.  Sus  diferencias  a  la  hora  de  comportarse sumergen a Emilia en un mar de dudas  sobre  si  continuar  permitiendo  que  Lord Phillip  la  corteje  o  no.  Dudas  que  comparte  con  su  tía  y  protectora Lady Palmerston, un personaje que será  fundamental (al igual que otros que intervienen en  esta charada) en la relación entre Emilia y Devon, a  quienes les hará falta más de un empujoncito para  que se unan después del desaguisado que ha liado  Phillip. Momentos memorables proporcionados por  las  ocurrencias  de  aquellos  que  se  empeñan  en  juntar a esta pareja.  Con  argumento  bastante  sencillo  y  una  extensión  menor  a  la  de  otras  novelas,  Maya  Rodale  ha  conseguido  crear  una  historia  intensa  de  la  que  he  podido  disfrutar  desde  el  principio  hasta  el  fin.  Particularmente,  me  encantan  las  novelas  sin  demasiados  artificios  que  te  hagan  pasar  un  buen  rato  y  te  saquen  una  sonrisa  de  vez  en  cuando.  Hombre,  si  contienen  un  poco  de  misterio,  mejor  que  mejor,  pero  no  siempre  se  puede  conseguir  todo. Aunque en este caso, la autora me ha dejado  bien intrigada por la segunda parte de  Los hermanos Kensington. Y es que con la trayectoria de Phillip, éste  tendría  que  hacer  muchos  méritos  para  redimirse  ante  mis  ojos.  No  es  por  ser  mala,  ¡Dios  me  libre!,  pero  ojala  que  su  enamorada  le  ponga  las  cosas  difíciles a este granuja, y que yo pueda leerlo. 

Crítica: Ana Mª Benítez 

87 RománTica'S


Tras años de investigación, Diana Mantti ha dado con la fórmula de un fármaco  que  parece  paliar  una  dolorosa  enfermedad.  Las  horas  que  ha  pasado  entre  tubos  de  ensayo  y  microscopios  han  dado  su  fruto  y  se  ha  convertido  en  una  pieza clave del laboratorio para el que trabaja, el Pharmaceutical Industries.  Una  mañana,  al  llegar  a  su  despaco,  se  encuentra  todo  patas  arriba  e  inmediatamente  siente  un  fuerte  golpe  en  la  cabeza  que  la  deja  inconsciente.  Cuando despierta, un ángel imponente la está atendiendo.  Adam  Howard,  el  dueño  de  los  laboratorios,  no  puede  creer  que  alguien  haya  conseguido  entrar  en  su  laboratorio.  Si  la  intención  era  hacerse  con  la  fórmula  que acban de descubrir.. ¡van listos! Está dispuesto a protegerla con su vida.  Pero proteger la fórmula no es su único objetivo; el principal es mantener a salvo  a Diana, una mujer que no solo llevará a Pharmaceutical Industries a las portadas  de la revistas clínicas sino que obtendrá algo más importante que su empresa: su  corazón. 

«—¿Me dirás de una vez quien eres y que haces aquí? —Soy Adam Howard, el dueño de Pharmaceutical Industries […], soy tu jefe» Así empieza  esta  carrera  contrarreloj  para  esclarecer el  asalto a unos prestigiosos laborato‐ rios farmacéuticos que trata de lanzar al mercado  un  potente  medicamente  que  palía  los  síntomas  del  Parkinson.  Una  cura  en  la  que  Diana  lleva  trabajando  años  pues  su  padre  cayó  víctima  de  ella.  Y  así  es  como  entra  en  juego  nuestro  protagonista Adam, un hombre que está cañón y  que  Diana  confunde  con  un  ángel  porque  cree  haber  ido  al  otro  lado  de  la  vida  durante  unos  breves instantes.  Lo  cierto  es  que  cuando  salió  anunciado  que  Menchu había ganado el V Premio Terciopelo con  una  novela  llamada  Ensayo y error, no  me  podía  imaginar que la novela me iba a enganchar tanto.  Tiene los elementos propios de una buena trama  de  intriga  pero  aderezado  con  una  historia  romántica  que  da  giros  a  cada  paso  de  las  páginas.  La verdad es que es ágil, para nada aburrida y si  bien  por  las  características  de  la  novela  se  sabe  cómo  va  a  terminar  todo,  es  decir,  chico  conoce  chica,  chicos  se  enamora,  chicos  terminan  juntos…  la  trama  subyacente  de  intriga  me  mantuvo atrapada hasta la última página. 

Ha sido  una  de  las  pocas  veces  que  en  una  historia de suspense he andado tan perdida sobre  quién  era  el  que  se  escondía  entre  las  sombras  que  no  he  podido  menos  que  leérmelo  de  una  sentada.  No  sé  si  os  ocurrirá  lo  mismo  a  vosotras,  pero  desde  luego  yo  iba  tan  despistada  que  quería  llegar al final para saberlo, y cuando me enteré…  casi  me  da  un  pasmo.  Obviamente,  no  os  voy  a  revelar  la  mano  negra  oculta  tras  las  sombras  porque  eso  sería  de  muy  mal  gusto,  pero  sí  os  diré que Menchu ha sabido crear en torno a esta  figura una especie de halo de misterio que dudo  que  ni  siquiera  ella  misma  supiese,  cuando  empezó  a  escribir  la  novela,  que  la  historia  desencadenaría en este personaje.  Menchu,  hija,  disculpa  que  lo  diga  pero  es  que  me  tomaste  tan  por  sorpresa  que  se  me  quedó  cara de idiota. Pensaba, ¡no puede ser!, ¿he leído  bien?  De  todos  modos,  como  ya  adelantamos  en  la  revista  anterior  y  se  ha  reflejado  en  uno  de  los  booktrailers  que  se  han  presentado  a  tu  concurso,  La fórmula deseada  es  una    historia  donde la intriga es el primer plato, la sospecha el  segundo y el amor el mejor de los postres.  Una  novela  que  es  una  persecución  en  pos  del  enemigo  oculto  y  el  cual  puede  ser  cualquiera…  ¡Y ya creo yo que fue cualquiera!…      Crítica: Loli Díaz 

RománTica'S 88


89 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 90


91 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 92


93 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 94


95 RomรกnTica'S


C

azarrecompensas, de madre  asesinada y padre ejecutado. 

s

arcástica y transgresora,  protegida por el único nosferatu al  que no desea estaquear con sus  tacones...  

P

or sus venas corre la sangre  demoníaca más seductora y peligrosa  así como el potencial para acceder a… 

EL POZO DE TODAS LAS ALMAS 

Una mujer hecha a sí misma que se ha  inventado un pasado para conseguir  su presente, y un sueco alto y cañón,  que va a convertir ese presente en un  fatal quebradero de cabeza para  ofrecerle un futuro poco menos que  extraordinario.  Vuelve la reina del psico‐comedy esta  vez con una novela gratuita. Solo te  piden que la disfrutes y te subscribas  al newsletter para poder informarte  de futuras sorpresas.  Entra en este link y… ¡¡Disfrútala!!  http://www.reginaroman.com/2010/ 12/del‐suelo‐al‐cielo/  RománTica'S 96


97 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 98


99 RomรกnTica'S


ACTUALES

CHICK‐LIT

PARANORMAL

HISTÓRICA

RománTica'S 100


101 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 102


103 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Me tendrás que perdonar por este beso que te di, hay momentos en que sobran las palabras. No me conoces, ya lo sé, pero fue un impulso de la piel que broto cuando te vi, sin esperar.   Hay libros, películas, canciones,…  que se te quedan en el recuerdo.   La  novela  de  la  que  voy  a  hablar  a  continuación  es  una  de  ellas.  La  serie  Bridgerton  de  Julia  Quinn  es  una  de  las  preferidas  de  las  lectoras de romántica. Creo que todas tendremos alguna entrega de  los Bridgerton en nuestra biblioteca, si no la saga entera. Pero hubo  una  historia  en  concreto  que  a  mí  me  llamo  poderosamente  la  atención y que guarda en lugar especial en mi memoria: El corazón de una Bridgerton.  Quienes  la  hayan  leído  sabrán  que  los  versos  anteriores no se corresponden a la novela. En este caso, pertenecen  a la canción  Te conozco desde siempre, en la todo comienza con un beso  al igual que en este emotivo relato de un amor eterno.    Sí, la había besado; sí, había sido el beso más espectacular de su vida. Pero ya había acabado todo. Y no iba a volver a ocurrir. Ahora que había ocurrido por fin, ahora que había probado la perfección, sufría más que nunca. Ahora sabía exactamente lo que se perdía; comprendía con dolorosa claridad qué era lo que no sería jamás suyo.    Este  sencillo  de  la  artista  Malú,  que  bien  podría  ser  cantado  a  dúo  por  los  protagonistas,  refleja  a  la  perfección  algunos  de  los  pasajes  de  esta  novela  dulce  y  pasional  historia  que  describe  los  sentimientos  de  un  hombre  cuando  se  ve  enfrentado  a  las  consecuencias de un acto irrefrenable y los de una mujer cuando se  ve sorprendida por un amor que había tenido delante todo el tiempo  y  al  que  jamás  había  prestado  atención.  Un  amor  gestado  inconscientemente  día  tras  día  durante  años.  Una  agridulce  explosión  de  sentimientos  a  la  que  Malú  pone  un  toque  intenso  y  desgarrador con su música, como nos tiene acostumbrados. Prueba  de ello su estribillo, aunque claro, no suena igual sin la melodía que  lo acompaña.   

Te conozco desde siempre, tú ya estabas en mi alma, tú ya estabas en mi mente, te conozco desde siempre, es por eso que me cuesta controlar tanta locura… .  Texto: Ana Mª Benítez 

RománTica'S 104

El corazón de una Bridgerton  Julia Quinn  El  día  que  conoció  a  Fran‐ cesca  Bridgerton,  Michael  probó por primera vez el dul‐ ce  sabor  del  amor  y  el  amar‐ go gusto de la desesperación.  Porque ella era la única de las  muchas  mujeres  que  había  conocido  que  le  inspiraba  auténtica  pasión,  pero  era  también la mujer de su primo  John, al que quería más que a  un hermano. El destino inter‐ viene y John muere de forma  repentina.  Su  desaparición  proporciona  a  Michael  rique‐ za  y  posición...  pero  lo  único  que  siempre  envidió  de  él  sigue  estando  fuera  de  su  alcance, tras la infranqueable  barrera  del  remordimiento.  Francesca  no  entiende  por  qué el mejor amigo de John y  en  quien  ella  misma  siempre  ha  buscado  apoyo,  no  está  a  su  lado  para  consolarla.  Algo  en  su  interior  le  dice  que  debe  dar  un  pequeño  paso,  apenas  un  gesto,  para  que  el  secreto  de  Michael  salga  por  fin  a  la  luz.  Pero  esa  misma  voz  le  dice  también  que  cuando lo haga su propia vida  cambiará para siempre. 


TITULO ORIGINAL L Bride & Pre ejudice AÑO O 2004 DURACIÓN N 110 min. PAÍS S Reino Unido o DIRECTOR R Gurinder Ch hadha GUIÓN N Gurinder Ch hadha y Paul Mayeda M Berge es (Basado en la novela de Jane J Austen) MÚSICA A Anu Malik & Craig Pruess F FOTOGRAFÍA A Santosh Siv van REPARTO O Aishwarya Rai, R Martin Henderson, Daniel Gillies, Naveen And drews, Namratta Shirodkar, Indira Varma, Nadira Babbar, Alexis Bledel, M Marsha Mason, Asha anti PR RODUCTORA A Coproducció ón GB-USA; Pa athé Pictures International / UK Film Council / Miramax Fiilms / Kintop Pictures / Ben nd It Films GÉNERO O Comedia rom mántica, musical

    

Bailess exóticcos y mu ucho colorid do son laas arma as más seducctoras d del cono ocido cin ne         d familia  está  desesperada  porr  Laa  madre  de  en ncontrar un buen partido o para ellas. Cuando doss  caaballeros  atrractivos  y  riccos  como  Mr.  M Bingley  y  y Mr.  M Darcy  lleegan  a  la  ciu udad  para  asistir  a a  unaa  bo oda, las ilusiones de la faamilia aumen ntan a pesarr  de e  el qué diráán  y  las  circu unstancias  a  a las  que  see  pu ueden enfrentar.    En n  el  argumeento  de  estta  historia  bollywoodiense b e  ap parecen  los  ya  conocido os  conflictoss  romántico‐‐ faamiliares  alrededor  a d de  matrim monios  porr  co onveniencia  para  mejorrar  el  estatu us  social,  ell  ro oce entre traadición y mod dernidad, lass diferenciass  en ntre clases o o los prejuicio os derivadoss del choquee  cu ultural.  Com mo  buena  rrepresentació ón  de  estee  esstilo  coloristta  están  los  números  musicales  m en n  lo os  que  los  protagonistaas  cantan  y  y bailan,  lass  exxplosiones  exóticas  de  color  que  ofrecen n  de estellos  de  la  India,  lla  alegría,  el  hermoso o 

BO OLLYW WOO OD

g ver una  pelícu ula  Para  los  que  les  guste  ble  simplementte  para  paasar  un  raato  agradab dedicamos  este  númerro  a  Bodas y Prejuicios,  film  de la cineassta india nacida en Africaa y afincada en  Inglaterra  Gurinder  Chadha,  C más  conocida  y  apreciada p por su anterio or trabajo Qu uiero ser com mo  Beckham.     En  esta  ocaasión  Chadhaa  se  atreve  con  un  clásiico  de la literatura inglesa yy adapta la n novela Orgulllo y prejuicio al colorido cine  de Bollywoood, la rentabble  y  prolífica  industria  cinematográfica  india,  que  aunque no  lo parezca p produce máss películas que  Hollywood.     La historia  la conocemo os todos, aq quí los Benneett  de  la  novella  original  so on  los  Baksh hi,  una  famiilia  pudiente  de  d Nueva  Delhi  form mada  por  un  matrimonio o con cuatro hijas solteraas de buen veer. 

105 RománTica'S


vestuario o  algunas  escenas  simpáticas  que  arrancan  unas  risas.  Sin  más,  se  trata  de  una  película  aceptable  y  entretenida  pero  que  hace  pensar  que  sus  personajes  están  desaprove‐ chados. Por muy extraordinaria que sea la belleza  de la actriz principal Aishwarya Rai, que lo es, no  basta. Su interpretación de Elizabeth, Lalitha en el  film,  es  simplona  aunque  tenga  una  actitud  liberal para la familia, pudo dar más. En cuanto a  Martin  Henderson‐Mr.  Darcy  más  de  lo  mismo,  tremendamente sosito, pero eso sí, muy mono.    Aunque  no  todo  son  espinitas,  en  esta  cinta  podemos  disfrutar  de  momentos  especialmente  plausibles  entre  los  que  destacan  los  que  acompañan  a  la  divertida  canción  No life without wife  o  la  romántica  Take me to love  o  el  coro  de  surfistas en la playa.  En  este  punto  solo  queda  decir,  atentos  a  la  danza de la cobra…       Sobre Bollywood    El  éxito  de  la  industria  de  cine  india  radica  básicamente en el tipo de historias que cuentan y  especialmente  en  el  modo  de  hacerlo.  En  todas  sus  películas  se  repiten  casi  siempre  los  argumentos claramente positivos y es obligado el  final  feliz.  A  su  vez,  los  bailes  y  la  música  son  imprescindibles  y  prefieren  crear  un  aire  llamativo y artificial.   Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 106


de manera  inmediata  entre  los  más  vendidos  de  las  listas  del  New  York  Times  y  el  Washington Post.  Sus  libros  han  sido  traducidos  a dieciocho idiomas, y se han  publicado en 36 países.  Ha  recibido  numerosos  premios  y  distinciones  de  revistas  especializadas  en  literatura.   Tiene  más  de  veinte  millones  de  libros  vendidos  en  todo  el  mundo.   (Fuente: Wikipedia, y Dorothy  Garlock  The voice of America´s heartland www.dorothygarlock.com)  Dorothy  Garlock  es  una  escritora,  que  con  gran  sen‐ cillez, y sin abusar de palabras  rimbombantes  ni  tramas  de‐ masiado  enrevesadas  con‐ sigue  trasmitir,  no  solo  sen‐ timientos,  sino  también  sen‐ saciones.  Es  imposible  leer  cualquiera  de  sus  libros  y  no  sentir en la propia piel el roce  de  la  brisa,  el  sabor  de  las  lágrimas,  o  la  mirada  del  ser  amado.  Sus  historias  son  casi  poesía, odas a la fuerza vital, a  la  resistencia  contra  viento  y  marea, a la justicia.   Pese a la sencillez de que hace  gala  en  su  estilo,  o  quizá 

debido a  eso,  sus  tramas,  de  gran  profundidad,  tanto  emo‐ cional  como  argumental,  no  dejan,  ni  pueden  dejar,  a  nadie  indiferente.  Sus  libros  son  íntimos,  inquietantes,  y  muy reales.   Sus  personajes  se  debaten  entre  los  claroscuros  de  la  sociedad,  y  nunca  son  lo  que  parecen.  Dorothy  nos  habla  de  ellos,  nos  cuenta  sus  vidas  y  nos  hace  formar  parte  de  ellas,  obligándonos  a  mirar  más allá de la fachada exterior  que en un principio nos incita  a  pensar  que  no  son  «trigo  limpio»;  nos  hace  recapacitar  sobre  todas  aquellas  veces  que  hemos  juzgado,  erróne‐ amente,  a  alguien  sin  cono‐ cerlo…   Y  yo  me  pregunto:  ¿Por  qué  en España solo hay publicados  cuatro  libros  de  esta  mag‐ nífica autora? Y encima, están  descatalogados.  Me  parece  injusto  que  se  nos  prive  de  unos  libros  tan  carismáticos  y  excelentes.  En  serio.  Señores  editores,  por  favor,  háganme  caso,  publiquen  más  libros  de  Dorothy  Garlock,  las  lectoras  españolas  nos  merecemos  lo  mejor de lo mejor, y ella lo es. 

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

                              Dorothy Garlock (1927, Texas)  reside  en  Clare  Lake,  Iowa  desde  1955,  en  compañía  de  su  marido,  Herb  Garlock.  Ávi‐ da  lectora  y  gran  aficionada  a  la  historia,  su  éxito  como  no‐ velista  supuso  una  gran  sor‐ presa  para  ella.  Comenzó  su  carrera  como  escritora  de  novelas  en  1976,  cuando  tras  trabajar  durante  catorce  años  como  columnista  en  un  pe‐ riódico  local,  decidió  presen‐ tarse  a  un  concurso  literario  para escritores inéditos; no lo  ganó,  pero  uno  de  los  jueces  resultó  ser  agente  literario,  y  le  gustó  tanto  el  manuscrito  que se ofreció a representarla,  ella  aceptó  y  el  resto,  es  historia.     El  uso  de  los  diálogos  en  su  libro  A Love for all time  se  utilizó  como  ejemplo  en  el  li‐ bro de texto Writing Romantic  Fiction,  de  Helen  Barnhardt,  Writer's Digest Press.  Fue  una  de  las  seis  autoras  seleccionadas  para  poner  en  marcha  Loveswept  de  Bantam  Books.  Es  miembro  del  Salón de la Fama de Romance Writers.  Cada  vez  que  se  ha  publicado  uno  de  sus  libros,  ha  estado 

107 RománTica'S


LIBROS PUBLICADOS EN ESPAÑA    Ternura, Ed. Plaza & Janes, Cisne. 1999 (Tenderness)   Pecados de Verano, Ed. Plaza & Janes, Cisne. 1999 (Sins of Summer)  Bajo el cobertizo, Ed. El Andén. 2008 (The Edge of Town)   Ruta 66, la madre de todas las ruta s, Ed. El Andén. 2009 (Mother Road) 

¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾ ¾

BIBLIOGRAFIA Dorothy Garlock    NOVELAS INDEPENDIENTES   Love and Cherish (1980)  The Searching Hearts (1982)  Glorious Dawn (1982)  A Love for All Time (1983)  The Planting Season (1984)  Homeplace (1991)  A Gentle Giving (1993)  Tenderness (1993)  Forever Victoria (1993)  She Wanted Red Velvet (1996)  This Loving Land (1996)  More Than Memory (2001)  Train from Marietta (2006)  On Tall Pine Lake (2007)  Will You Still Be Mine? (2007)  The moon looked down(2009)    Serie Annie Lash   Wild Sweet Wilderness (1985)  Annie Lash (1994)  Almost Eden (1995)    Serie Colorado Wind   Restless Wind (1986)  Wayward Wind (1986)  Wind of Promise (1987)    Serie Wabash River   Lonesome River (1987)  Dream River (1988)  River of Tomorrow (1988)  Yesteryear (1995)    Serie Wyoming Frontier   Midnight Blue (1989)  Nightrose (1990)  Sins of Summer (1994)  The Listening Sky (1996)  Larkspur (1997)  Sweetwater (1990)           

RománTica'S 108

Serie Dolan Brothers   Ribbon in the Sky (1991)  With Hope (1998)  With Song (1999)  With Heart (1999)  After the Parade (2000)  Will You Still Be Mine? (2007)    Serie Jazz Age   The Edge of Town (2001)  High on a Hill (2002)  A Place Called Rainwater (2003)  River Rising (2005)    Serie Route 66   Mother Road (2003)  Hope's Highway (2004)  Song of the Road (2004)    Omnibus  ¾ Dreamkeepers:  Strange  Possession  /  Marriage  To        A Strange (2005)  ¾ Wishmakers:  Hidden  Dreams  /  She  Wanted  Red  Velvet (2006)  ¾ Loveseekers:  Sing  Softly  To  Me  /  Gentle  Torment  (2007)    Bajo el seudónimo de Johanna Phillips  Gentle Torment (1981)  Strange Possession (1982)  Passion's Song (1982)  Amber‐Eyed Man (1982)  Hidden Dreams (1983)    Bajo el seudónimo de Dorothy Phillips  Marriage to a Stranger (1982)  She Wanted Red Velvet (1986)  Sing Softly to Me (1986)    Bajo el seudónimo de Dorothy Glen  Sunshine Every Morning (1985)  The Hell Raiser (1990)  Artículo: Noelia Amarillo


El libro: Sentido y Sensibilidad de Jane Austen Fue su primera novela publicada y vio la  luz  por  primera  vez  en  el  año  1811  y  lo  hizo  bajo  el  pseudónimo  de  A Lady.  Sentido  y  sensibilidad  es  pro‐ bablemente  la  novela  más  emblemática  de  esta  autora  que  no  llegó  a  ver  la  enorme  trascen‐ dencia que ha tenido entre el público  femenino,  sus  obras  han  significado  para  nosotras  una  apertura  al  costumbrismo  inglés y a sus buenas gentes.  También  hemos  de  recordar  que  a  raíz  de  esta  novela  alguna  que  otra  autora  de  nuestros  días  ha  sabido  muy  bien  enganchar  con  su  estilo  y  regalarnos otra historia de lo más bella como fue  en  su  día  La tercera hermana,  un  intento  de  continuación por conocer la vida y vicisitudes de  la  más  pequeña  de  las  hermanas  Dashwood  que  hoy nos ocupan.  Por  ello,  acomodémonos  en  nuestro  sillón  favorito, encendamos la luz si nos es necesario y  embarquémonos en un viaje hacia el recuerdo de  esta magnífica obra que es Sentido y Sensibilidad.  ¿Habéis llegado a leerla? ¿No? Quizás después de  esta  breve  exposición  os  entre  el  gusanillo  y  busquéis  entre  los  libros  añorados  de  nuestras  madres esta obra clásica y precursora de nuestra  novela romántica de hoy.  Comencemos  por  el  principio,  comencemos  por  una  casa  en  la  campiña  inglesa  y  con  unas  hermanas que acaban de perder a su padre y han  caído en la más que discutible responsabilidad de  un medio hermano, John Dashwood, que poco o  nada quiere tener que ver con ellas.  Recordemos  o  conozcamos  a  las  dos  chicas  mayores,  a  Elinor  y  Marianne  y  que  sean  ellas  quienes nos conduzcan a través de las páginas de  esta  hermosa  novela  en  el  conocimiento  de  qué 

es lo  que  más  puede  atraer  a  un  hombre  si  el  sentido o la sensibilidad.  ¿Qué pensáis vosotras?  Si  tuviera  que  inclinarme  hacia  algún  lado  de  la  balanza  creo  que  escogería  el  platillo  de  la  sensibilidad, me inclinaría por Marianne, la joven  impetuosa,  llena  de  vida  y  que  aún  cree  en  la  fuerza irrefrenable del destino.  No  obstante,  quizás,  alguna  de  vosotras,  se  inclinará a tomar posesión por el otro lado de la  balanza, por Elinor, la apocada y siempre sufrida  joven  que  ve  como  en  algunos  momentos  la  felicidad que cree tener atrapada en las manos se  escurre entre sus delicados dedos.  Pero no nos engañemos, en la novela, Jane nos va  a  ir  desgranando  paso  a  paso  cada  una  de  las  piedras  que  el  destino  pone  en  el  camino  de  ambas  y  nos  irá  mostrando  a  la  vez  que  las  decisiones  de  estas  dos  valerosas  chicas  serán  como barreras salvadas hasta lograr alcanzar esa  felicidad  que  se  nos  puede  hacer  tan  esquivas  porque…  los  caminos  de  la  providencia  son,  la  mayoría  de  las  veces,  cuando  menos  inescrutables.  ¿Quién si no se lo podría haber dicho a ellas?  ¿Quién  les  podría  haber  advertido  que  lo  establecido  a  fin  de  cuentas  podía  hacer  girar  el  mundo  en  el  sentido  contrario  que  se  tenía  previsto?   Lo que comenzó siendo un drástico cambio en la  administración de la propiedad puede derivar en  la  consecución  de  la  felicidad  para  estas  dos  jóvenes.  La  aparición  en  escena  de  Edward  Ferrars,  hermano  de  su  cuñada  Fanny,  va  a  despertar los tiernos sentimientos de Elinor. Y la  llegada de Willoughby prenderá las llamas de un  incipiente  amor  en  el  candente  corazón  de  Marianne. 

109 RománTica'S


Pero ni  el  señor  Ferrars  es  libre  de  entregar  su   alma  a  Elinor  ni  Willougby  será  el  dechado  de   virtudes que cree ver Marianne en él.  ¿Y  dónde  nos  conduce  esto?  A  un  sufrimiento  atroz por parte de ambas chicas.   Elinor  se  sentirá  traicionada  por  Edward  y  Marianne vivirá en propias carnes la mentira y la  traición  hasta  el  punto  de  llegar  a  caer  literalmente  enferma  por  un  amor  no  correspondido y una traición inmerecida.  Si  lo  de  Edward  tiene  explicación  y  podemos  incluso  llegar  a  perdonar  su  inconsciencia,  Willoughby  no  tiene  redención  posible.  Su  personaje, a medida que avanza la trama, se hace  cada vez más odioso. Si por el primero podemos  llegar  incluso  a  levantar  una  barrera  de  protec‐ ción, por el segundo no hay remisión posible.  Pero  en  lo  mejor  de  la  trama,  cuando  se  piensa  que Marianne se irá consumiendo de pena por el  desplante,  aparece  un  personaje  que,  hasta  ese  momento  casi  invisible,  se  erige  como  el  verdadero  y  único  héroe  de  esta  historia  (al  menos para mí). 

Me da  igual  que  Edward  sea  un  hombre  de  sentimientos  nobles,  o  que  otros  personajes  de  sus novelas (que ya hemos ido conociendo) como  Darcy  o  Knightly  me  hayan  encandilado,  es  Brandon quien me ha postrado de rodillas. 

—Denme algo que hacer o me volveré loco… ¡¡¡¡¡Uauuuuu!!!!!    ¿Se puede decir más?  Tanta ha sido su repercusión que ha sido llevada  al  cine  y  a  la  televisión  en  varias  ocasiones  pero  creo  que  la  versión  más  conocida  es  la  de  1995  con Emma Thompson en el papel de Elinor, Kate  Winslet  como  Marianne,  Hugh  Grant  como  el  señor Edward Ferrars y, desde luego, encomiable  interpretación  de  Alan  Rickman  (profesor  Snape  de Harry Potter) en el papel de coronel Brandon.  Como  dato  también  curioso  podemos  ver  interpretando  a  John  Dashwood  al  singular  doctor House (Hugh Laurie) 

¿Queréis saber de quién se trata? Pues del bueno  del  coronel  Brandon.  ¡Dios!  Que  digo  yo,  toda  mujer debería tener a un coronel Brandon en su  vida,  o  al  menos  tener  la  suerte  de  tropezarse  con uno…  Un hombre regio, duro de facciones, recto y a la  vez  con  unos  sentimientos  tan  nobles  hacia  nuestra  desgraciada  chiquilla  que  me  conmovió  tanto  que  ojalá  muchos  de  nuestros  protagonistas fuesen así.  Hay  una  escena  en  la  que  no  pude  evitar  derramar  alguna  que  otra  lágrima  por  el  bueno  del  coronel,  por  ese  hombre  que  casi  a  pie  de  cama  entra  en  un  estado  de  indefensión  tal  que  casi  te  entraban  ganas  de  atravesar  las  páginas  del  libro  y  arrullarlo  como  se  hace  con  un  bebé  cuando no puede dejar de llorar.  Un  hombre  hecho  y  derecho  pero  que  ante  la  impotencia  de  poder  hacer  algo  por  Marianne  casi  cree  una  que  va  a  terminar  por  perder  la  razón.  ¿No  es  encomiable?  Ante  eso  no  tengo  otra  opción que postrarme de hinojos ante la señorita  Austen. 

RománTica'S 110

Una  novela  muy  completa,  con  unos  personajes  no solo carismáticos sino emblemáticos, con una  sensibilidad  inigualable  y  unos  sentimientos  que  van más allá de lo convencional para la época.  Puedes  adquirirlo  en  tu  librería  habitual  por  un  precio mini.  Artículo: Loli Díaz     


La Película: Grease TITULO ORIGINAL Grease AÑO 1978 DURACIÓN 110 min. PAÍS EE.UU. DIRECTOR Randall Kleiser GUIÓN Bronte Woodard & Allan Carr (Musical: Jim Jacobs & Warren Casey) MÚSICA Barry Gibb FOTOGRAFÍA Bill Butler REPARTO John Travolta, Olivia Newton-John, Stockard Channing, Jeff Conaway, Didi Conn, Lorenzo Lamas, Dinah Manoff, Barry Pearl, Michael Tucci PRODUCTORA Paramount Picture GÉNERO Romance musical

PREMIOS 1 Oscar en 1978: Mejor Canción

Tell me more, Tell me more (Cuéntame más) Adelantémonos un  poco  en  el  tiempo  con  respecto  al  número  anterior  y  bailemos  a  ritmo  de  rock  &  roll  de  la  mano  de  Danny  Succo  (John  Travolta) y Sandy (Olivia Newton‐John). Volvamos  a vestir cazadoras de cuero con el símbolo de un  pájaro o vistamos las preciosas chaquetas de raso  rosa de las pink ladies.  Desde  luego  no  es  de  extrañar  que  este  film  se  haya  convertido  en  un  icono  del  cine  musical  de  los  años  70  y  haya  pasado  a  engrosar  la  lista  de  las  películas  más  emblemáticas  de  Hollywood.  Y  es  que  con  músicas  atrevidas  y  escenas  de  baile  geniales  nos  encontramos  con  una  historia  de  amor que bien podríamos protagonizar cualquier‐ ra de nosotras hoy día. 

no pudieses apartar la vista de ese chico delgado  pero a la vez atrayente y es que, amigas mías, lo  malo atrae, y atrae mucho.  ¿Quién no ha bailado o seguido tan solo el ritmo  con  los  pies  mientras  sonaba  ese  Go Greased Lightnin' o  ese it's electrifyin'?  ¿Quién  no  ha  mirado el agua de una fuente y ha soñado con la  cara  del  chico  del  momento?  Estoy  segura  que  muchas de nosotras se ha puesto alguna vez en la  piel de Sandy, Rizzo o Frenchy hasta el punto de  hacer  locuras  como  cortarnos  el  pelo,  rizarlo  o  teñirlo… ¡a veces de rosa! O cambiar de vestuario  con  tal  de  atraer  a  ese  hombre  que  nos  hace  palpitar el corazón.   

Una chica  de  buenos  modales  y  un  chico  malo  con cara de ángel donde un atractivo hoyuelo en  la barbilla que llenan la pantalla con cada primer  plano  y  unos  ojos  azules  como  el  mar  mediterráneo cuyo brillo conseguían enamorar a  toda  espectadora,  incluyendo  a  una  servidora,  que en la oscuridad de una sala de cine hacía que 

111 RománTica'S


Esta película que hoy nos ocupa no ha pasado a la  posterioridad por ser una gran película pero sí lo  ha  hecho  por    un  reparto  atractivo  y  divertido,  una  escenografía  de  gran  colorido,  una  música  genial e inolvidable y una historia de amor creíble  y que puede ocurrir con frecuencia.  Así a bote pronto puedo citar a 3MSC donde H y  Babi  protagonizan  una  historia  similar  pero  donde se cambian los coches por las motos y los  números musicales por adrenalina. 

Pink Lady  o  T  Bird,  chica  o  chico,  qué  más  da,  el  caso  es  pasr  un  buen  rato  ante  la  pantalla  del  televisor  con  un  buen  bol  de  palomitas  mientras  disfrutas de unos números de baile increíbles.  Dos escenas favoritas: el arreglo de un coche para  participar  en  una  carrera  y  un  baile  difícil  de  olvidar  en  una  pista  llena  de  focos  televisivos  y  donde una vez más, John Travolta deja claro que  pocas caderas como las suyas…   

Pero la  ironía  de  la  película  es   que  si  bien  donde  en  el  transcurso  de  la  historia  es  él  quien  quiere  cambiar  por  Sandy  para  conseguirla…  al  final  quien  hace  el  cambio  es  ella,  que  pasa  de  niña  dulce  con  faldas  de  vuelo  y  rebeca  y  un  carácter  apocado  a  toda  una  loba  con  agujeros  en  las  orejas,  pantalones  de  cuero, camiseta ajustada y rizos cardados.   Una  película  que  si  bien  está  hecha  a  finales  de  los  años  70  emula  en  todo  lo  demás  a  la  sociedad  de  los  años  50.  Una  historia  de  amor  entre  dos  jóvenes  adolescentes  que  ponen  a  prueba  algo  más  que  su  carácter.  Unos  amigos  que  forman  una  pandilla  un  tanto  peculiar  cada  uno  con sus caracteres desde la tímida Frenchy  (Didi  Conn)  que  sueña  con  ser  peluquera  a  la  alocada  Rizzo (Stockard Channing) que en algún momento  de la película llega a creer que está embarazada y  de  un  chulo  Kenny  (Jeff  Conaway)  al  gracioso  de  turno Sonny (Michael Tucci).  Si  no  has  tenido  ocasión  de  verla,  desde  estas  páginas  te  invito  a  ello.  Baila  a  ritmo  de  rock  &  roll con canciones pegadizas, sueña con un chico  malo y atrévete a cambiar lo que creas que tienes  que  cambiar.  Todo  ello  aderezado  con  diálogos  chispeantes, el olor dulce de los caramelos, la sal  de las palomitas de maíz y la fresca fragancia del  limón o el espeso aroma del aceite de motor.  Y si esto os sabe a poco, siempre podéis recurrir a  la secuela de la historia con una protagonista de  lujo  como  es  Michelle  Pfeiffer  y  un  jovencísimo  Maxwell  Caulfield  que  pasó  a  ser  uno  de  los  integrantes  de  series  como  Dinastía  o  Los Colby  interpretando  el  papel  de  Miles Colby  Artículo: Loli Díaz    

RománTica'S 112


El abannico Atrás  hem mos  dejado  ya  las  Navidades,  N l los  carnavales  y  la  Semaana  Santa  y  y nos  vem mos  n una época en la que se aproxima  un  inmersos en calor que no o suele ser liigero precisaamente.  España,  qu ue  es  dond de  la  gran  mayoría  de  nuestras lecctoras vive sse caracterizaa por un clim ma  cálido  que  casi  se  vu uelve  sofocaante  en  esttos  meses y quee es mucho más acucian nte cuanto m más  al  sur  vamo os.  ¿Qué  meejor  manera  de  paliar  ese  e calor bocho ornoso, a vecces húmedo,, a veces secco,  que  nos  ato osiga  durantte  esta  épocca  del  año  que  con un aban nico?  Todas  nossotras  sabee  qué  es  un  abanicco,  obviamentee,  pero  ¿sabemos  ¿ qué  utilidad  específica  se  le  dabaa  en  época  de  nuestrras  antepasadaas  a  parte  dee  paliar  el  caalor  agobian nte  que asola n nuestro país?? ¿hemos visto alguna vvez  los  movimiientos  ejecu utados  por  las  damas  de  siglos  anterriores  para  atraer  al  ch hico  guapo  de  turno a quee admire sus encantos? In ntentaré haccer  una breve eexposición dee su significaado, su historia  y  su  uso  y  manejo  parra  el  disfrute  de  mujerees,  hombres… yy viceversa 

Abanico: s.m. s 1) Instrumento o en forma d de medio círrculo, formado  generalmen nte por una  serie de varrillas unidas  en  un  extremo o,  y  que  sirrve  para  darr  o  darse  aire  moviéndolo o manualmen nte de un lad do a otro.   2) Cosa  que  tiene  formaa  parecida  a  la  de  esste  instrumento o cuando esttá desplegad do: un abanico  de naipes; eel pavo real aabre la cola een abanico.  3) Conjunto  de  cosas  o  posibilidades  entre  las  que  se  puede  elegir:  en  la  l agencia  de  viajes  nos  n presentaron n  un  amp plio  abanicco  de  ruttas  turísticas.   o,  disposición n  de  los  cicllistas  en  filaa  y  4) En  ciclismo moviéndosee  de  un  lad do  al  otro  de  la  carreteera  para evitar que el viento o dificulte su u marcha.   

Pu ues bien, cen ntrémonos een la primeraa definición,,  esse  instrumen nto  que,  unaa  vez  desple egado,  tienee  fo orma  de  meedio  círculo  yy  sirve  paraa  darse  aire..  Su upongo que habréis visto o más de uno o pero por sii  accaso hay algú ún que otro despistado, aquí os dejo o  un na muestra d de un abanico corriente e y moliente,,  de e  los  que  incluso  en  las  tie endas  conoccidas  hace  un nos  años  co omo  de  veeinte duros poodía‐ mos  m encontraar.  Báásico,  sin n  niingún  otro o  ob bjetivo  que  el  de  paliar  el calor.    Un artículo  se encillo y  fáácil de ma‐   ne ejar que, al  menos yo, sue m e‐  lo o llevar en el   bo olso…    ¿P Pero son (o h han sido) siempre así de simplones?   Pu ues la verdad d es que no.     o cierto es, q que el abanico llegó a se er tal objeto o  Lo de e  complemeento  entre  las  jóveness  y  no  tan n  jó óvenes  de  siglos  s atrás,  que  los  diseñadoress  lle egaron  a  creear  auténticaas  obras  de  arte.  Desdee  el  encaje  a  las  plumas,  de  las  finass  pinturas  a  a te ejidos como la seda o maateriales paraa sus varillass  taan caros com mo el nácar o  el carey. 

113 RománTica'S


No es de exxtrañar que  aquellas dam mas llegaran n a  ser auténticcas coleccion nistas.    Pero  pese  a  lo  que  podríamos  pensar,  esste  utensilio  ess  relativamente  joven.  Su  S origen  daata  de unos cin nco siglos atrrás, alrededo or  de los añ ños  1400‐1425  cuando  llegaron  a  China  procedenttes  de Corea y, gracias a grandes viajeros, a países de  Europa com mo España, Ittalia o Portuggal.    Habrá  quee  señalar  que  q la  épocca  de  mayyor  esplendor ffue en Francia durante lo os reinados  de  Luis  XIV  y  Luis  XV  do onde  se  convirtió  en  un  elemento in ndispensablee del atuendo o femenino. Desgraciadaamente  en n  estos  momentos,  m el  abanico  ha  pasado  a  seer  un  mero  complementto,  muy  poco  utilizado  y  solo  en  aquellos  lugarres  donde  el  calor  c bocho ornoso  lo  haace  de  ayuda  inestimablee.   Sin embarggo, haremos  también un  breve alto  en  el  camino  y  recordem mos  que  este  apreciado  objeto  fue  indispensable  en  el  artee  del  ligoteo  en  épocas ya p pasadas. Era el elemento o indispensab ble  de  un  lengu uaje  sutil  peero  cifrado,  que  q desgracia‐ damente, ha caído casi en el olvido.. Con él podíían  expresarse  sentimiento os  e  incluso  acordar  cittas  delante  dee  un  salón  abarrotado  de  person nas  ajenas  a  lo o  que  se  coccía  ante  suss  aristocráticcas  naricitas.   ¿Sabéis  quee  incluso  se  le  llegó  a  dar  d un  nomb bre  que  podría  pasar  como o  ciencia?  Si  el  estudio  de  las  células  se  llama  hisstología,  el  estudio  e de  las  l leyes de la vvida, Biologíaa o Geografía el estudio de  la  superficie  terrestre,  la  Campilogía  (nomb bre  raro,  raro)  se  dedica  al  estudio  deel  lenguaje  del  d abanico  en n  función  dee  su  orientaación  o  de  la  forma de su ujetarlo.  A  continu uación  os  dejo  algu unos  de  los  l movimiento os más conocidos y que sservían para el  sutil arte dee las citas claandestinas…  • Abaanicarse  rápidamente.  Te  am mo  intensamen nte.  • Abaanicarse  len ntamente  o  de  form ma  pausada, siggnificaba soyy una señora casada y m me  eres indiferrente. Tambiién si se abre y cierra muy  despacio siggnifica esto. 

RománTica'S 114

• Cerrarr despacio.  Este  cierre  significa  un n  Síí.  Si  se  abrre  y  cierra  rápidamente  significa,,  Cuidado, C estoy comprometidaa.  • Cerrarrlo  de  formaa  rápida  y  aiirada  signifi‐‐ caaba No.  • Contaar  sus  varillas  o  pasar  los  dedos  porr  ellas  quería  decir  d que  se  quería  haablar  con  ell  jo oven que en eese momentto está miran ndo.  • Cubrirrse  del  sol  ssignifica  que e  eres  feo  y  y qu ue no está in nteresada.  • Sujetaar  con  las  dos  manos  significa  ess mejor m que me ollvides.  • Cubrirrse  la  cara  con  él  sign nifica  síguemee cuuando me vayaa  ¿O Os  imagináis  en  los  tiempos  que  q corren n  re ecurriendo a estos ardidees? ¿Creéis q que nuestross  ho ombres  de  hoy  enteenderían  qu ue  lo  quee  qu ueremos exp presar ya seaa con un simple golpe dee  ab banico o con ntando sus vvarillas es alggo así como::  Ch hato, te espeero tras aqueel coche a lass ocho?  Cllaro  que  siempre  está  laa  opción  de  arrojarle  ell  ab banico ¿creééis que se daarían por enterados quee  lo o que le estam mos advirtiendo es que lle odiamos yy  qu ue no querem mos seguir ssabiendo nad da de él?  Desde  luego o,  también  creo  que  nuestrass  an ntepasadas  agradecieron  el  uso o  de  estee  exxtraordinario o  artefacto,  porque  co on  el  calorr  prroducido  en ntre  el  corséé,  las  capas  y  capas  dee  en naguas,    y  esos  vesttidos  que,  en  algunoss  momentos  m taapaban  hastta  el  cuello o,  el  sofoco o  te endría que seer tal, que eestoy segura  más de unaa  caayó redonditta al suelo por causa del agobio y ell  ah hogo.  Pe ero  antes  de  terminar  haré  un  apunte,  si  mee  pe ermitís.  Hacee  algún  tiem mpo  leí  uno  de  nuestross  lib bros  donde  el  caballero o  regalaba  a  la  chica  un n  he ermoso  ejem mplar  cada  vez  que  ésta  é decidíaa  ro omperle  uno o  ya  fuera  co ontra  los  de edos  o  en  laa  caabeza.  ¿No  os  o acordáis??  Me  refiero o  al  libro  dee  Su uzanne  Enocch  El canallaa. Un  libro  hermoso  con n  un na  historia  que  atrapa  y  el  cual  es  un  bello o  ejjemplo del aarte que es ssaber manejar de formaa  ad dmirable… el abanico.  ulo: Loli Díazz  Artícu


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD Terremoto en Lorca   Si  en  el  número  anterior  de  esta  revista  dábamos  la  noti‐ cia  acerca  del  tsunami  en  Japón,  en  esta  no  es  menos  que  nos  solidaricemos  con  una  población  tan  cercana  a  nosotros como es Lorca. 

En pocos  minutos  sus  ciudadanos  vieron  cómo  sus  casas  se  caían,  sus  coches  quedaban  aplastados  bajo  centenares  de  kilos  de  cemento y amigos y familiares  hospitalizados. 

Esta población  murciana  pa‐ deció  el  pasado  día  11  de  Mayo  uno  de  los  aconteci‐ mientos  más  dolorosos  en  los  últimos años. 

Desde esta pequeña página, el  equipo de RománTica’S quiere  hacer un llamamiento a todas  aquellas personas que deseen  colaborar con ellos. 

Fundación Cajamurcia

Entidad: 2043 Sucursal: 0090 Digito control: 30 Cuenta: 2007007302 Banco Santander Entidad: 0049 Sucursal: 1892 Digito control: 62 Cuenta: 2110547428

CRUZ ROJA Puedes realizar tu donativo en cualquiera de las cuentas pertenecientes al organismo humanitario, con el concepto 'Terremoto Lorca'

Es por  esta  razón  que  aquí  os  dejamos  varios  organismos  e  instituciones  públicas  y  priva‐ das que os dan la oportunidad  de  ayudar  a  estos  nuestros  hermanos.  Instamos  a  los  ciudadanos  de  toda  España  a  hacer  donacio‐ nes  en  señal  de  solidaridad  a  los  afectados  por  este  terre‐ moto.  Este  seísmo,  de  5.2  grados en la escala de Richter,  ha  dejado  239  heridos  y  9  muertos. 

CÁRITAS Teléfono de donaciones: 902 33 99 99

Banco BBVA Entidad: 0182 Sucursal: 2000 Digito control: 23 Cuenta: 0201508712

115 RománTica'S


RomรกnTica'S 116


UN REY ENAMO ORADO  Oscar Wildee, dramaturggo, escritor  de cuentos yy poeta, nacció  en Dublín, Irlanda, en el año 1854.  Escribió  un  cuento,  Ell cumpleaños de d la infanta donde  queddó  registrado eel inmenso aamor que le  tuvo Carlos  II de Españaa a  María Luisa de Orleans. 

Parid, beella flor de lis, s, que en aflicción a tann extrañaa, si paríss, paarís a Esppaña, si no parís, a París

¡Vamo os a conocerr esa bonitaa historia de amor! María Luisaa nació un 27 7 de marzo d de 1662 en  la hermosa cciudad de  París, Franccia. A pesar d de haber perdido a su m madre a la tie erna edad  de 8 años, M María Luisa ttuvo una infaancia feliz en n la corte fraancesa. En  1671  su  padre  contrajo o  matrimonio  con  la  princesa  alemaana  Isabel  c en  una  segund da  madre  Carlota  del  Palatinado,,  quien  se  convirtió  para María  Luisa. Para  darnos una  idea de cóm mo era la jovven María  Luisa,  conviene  citar  las  palabras  del  d prestigiosso  historiado or  Gabriel  mazo:  Hereddó María Luisa L de su madre, Enriqueta de Maura  Gam

Inglaterra, noo sólo su bien proporcionada p a estatura, eleggancia naturaal de porte y belleza de faccciones, sino suu encanto, palabra p triviallizada por el abuso, a pero que referida a una damaa de la Cortee de los Luisses XIV, XV V o XVI u y caliidad superlativva. conserva significado concretto, renombre universal

Carlos II  rey  de  España,  Nápolees,  Sicilia  y  Cerdeña,  naació  el  6  dee  noviembre de 1661 e en la bonita  ciudad de M Madrid. Fue  proclamado o  rey  en  1665,  a  los  cuatro  c años.  Era  una  peersona  con  escaso  e vigorr  mental y educado po or teólogos sin conocimieentos político os, mantuvo o  correspondencia  con n  Sor  Úrsulaa  Micaela,  mística  alicaantina,  paraa  pedirle  consejo.  c Su  mala  m salud  hacía  sospecchar  que  mo oriría  joven,,  por lo que nuevamen nte se descuiidó su educaación; nadie sse preocupó ó  o.  de prepararle adecuaadamente paara las tareass de gobierno  

117 RománTica'S


Una vez  firmada  la  Paz  P de  Nimega  entre  e Fran ncia  y  España  en  1678,  se  co oncertó  onio  entre  María  el  matrimo Luisa  y  el  e joven  monarca  m español,  Caarlos  II.  La  boda  b se  celebró el 1 11 de noviem mbre de  1679  en  Quintanapalla Q a,  muy  cerca  de  la  ciudad  de  Burgos.  B Y  era  tan  conocida  c la  pasión  de este mo onarca por su u joven  esposa  fraancesa  dessde  el  momento  que  la  vio o,  que  incluso Oscaar Wilde dijo o:   

La veía siiempre comoo cuando conntempló por primera veez en el cas-tillo de Fonntainebleau, cuando conntaba él la edad de quinnce años, y e todavía menos. Porr aquél tiemppo ella f que conttrajeron solem fue mnes esponsaales, ante ell Nucio de Su S Santidad, d, ell rey de Fraancia y toda la corte. Perro C Carlos regressó a el Escorrial, llevanddo c consigo un rizo r de cabellllos rubios y ell recuerdo dee dos labios infantiles innclinándose a besar su mano m cuand subía a laa carroza. do

A pesaar de que Maaría Luisa no o  sentía  la  misma  pasión  p haciaa  su esposo, con el ttiempo llegó ó  a  encariñarse  co on  él.  Poco o  despuéés  de  la  boda,  ell  Marqu ués de Harcourt escribió:     

Pasaron llos años pero la joven  pareja  real  no  perdía  p la  esperanzza de llegar aa procrear  hijos.  Un  testigo  escribió  que,  al  acudir  Carlos  y  María  Luisa 

a  rezaar  juntos  paara  obtenerr  descen ndencia, se p portaban  conn

Temí qque la Reinna fuese muyy desgraciiada. Veo coon satisfacciónn que lass cosas cambiaan de aspecto. El Reyy está enamorradísimo y laa complacce en todo lo que q pide.

  Sin  embarggo,  el  pueblo  y  la  corte  españ ñola  se  deseespera‐ ban  por  la  tardanza  en n  la  lle‐ gada  de  un  heredero,,  razón  por la cual  se sometió aa María  Luisa  a  algunos  métodos  m inadecuado os  en  su  inteento  de  curar su sup puesta inferttilidad.  

tal eddificación, quue hasta lass piedras se movían a pedir a Dioss la sucessión que deseann.

e la pareja taambién existte una leyenda en la quee  En laas crónicas de cuen ntan que el rrey, desesperado por dar un herederro a España,,  y desspués de hab ber recibido  en la corte  a numeroso os médicos ee  incluso,  hechiceros,  hacía  ir  a  la  reinaa  por  palaccio  sin  ropaa  interrior  pues  nu unca  se  sab bía  cuando  los  astros  iban  a  serr  prop picios para qu ue la joven cconcibiese. TTanto fue assí que un díaa  que  María  Luisaa  montaba  a  caballo  ttuvo  un  desafortunado o  percaance,  el  caaballo  la  desmontó  d y   el  pie  se e  le  quedó ó  engaanchado en e el estribo con n tan mala su uerte que lass faldas se lee  subieeron hasta laas caderas y toda la cortee que estabaa cerca pudo o  ver  de  d primera  mano  las  paartes  puden ndas  de  la  re eina.  El  rey,,  azoraado no supo o muy bien qué hacer y u un cortesano o ayudó a Su u  Majeestad  a  salir  del  mal  traance.  El  rey,  como  castigo…  mandó ó  castrrar al caballo o.   

RománTica'S 118


o, llegó  el  in nesperado  Finalmente,,  tras  casi  diez  años  de  matrimonio final.  Un  día  después  de  d dar  un  paaseo  a  caballo,  la  reina  empezó  e a  sentir un fu uerte dolor een el vientree que la tuvo o postrada en la cama  toda  la  tarrde,  falleciendo  al  anocchecer  del  día  siguientte,  12  de  febrero  de..  Se  han  barrajado  numeerosas  hipótesis  sobre  su  s muerte  como el envenenamien nto pero en rrealidad parece ser que  murió de  nio  de  un  testigo,  en  su  lecho  de  una  apendicitis.  Según  el  testimon muerte  Maaría  Luisa  see  despidió  de  d su  marid do  con  las  siguientes  s palabras:  Muchas M mujerees podrá tener Vuestra Majjestad; pero niinguna que le quiera máss que yo . 

Sí, la haabía amado con locura; poor ella olvidó dó, o pareció olviidar, los gravves aasuntos del Estado. E Cuaando m murió, durantte algún tiem mpo esttuvo como prrivado de razzón. Y sin duda haabría abdicaado para recluirse en el gran M Monasterio Trrapense de G Granada.

Y el rey Caarlos la amóó tanto que Oscar Wildde dijo de éll: Artículo: Aravalle e Palacios   

119 RománTica'S


Ocio y Placer Escapadas romรกnticas: Una ciudad de cine

RomรกnTica'S 120


Pliego mis  párpados.  Sostengo  con  ímpetu  una moneda entre una de mis manos. Digo  las  palabras  mágicas,  tan  sólo  escuchadas  por  mí:  Deseo regresar a Roma.  Al  unísono,  lanzo la moneda hacia atrás. Dejo a mis ojos  descubrir  el  mundo  que  me  rodea,  despaciosamente,  con  calma,  esperando  que el deseo se haya hecho realidad. Parece  que  sí.  A  mi  alrededor  se  agolpa  el  gentío,  las  cámaras  de  fotos  y  los  vendedores  de  rosas.  Me  giro.  Una  inmensa  fuente  se  levanta  majestuosa  ante  mis  ojos  sonrientes. Es la Fontana di Trevi. Mi mirada  se  acerca  al  lugar  donde  ha  caído  el  numerario. En el claro que ha quedado tras  la  salpicadura  se  deja  ver  una  imagen.  En  ella,  una  tal  Anita  Ekberg  y  un  tal  Marcello  Mastroianni  se  funden  en  un  apasionado  beso.  Es  la  Dolce Vita.  Sin  lugar  a  dudas,  una de las mejores escenas del cine del siglo  XX.

121 RománTica'S


El cine  ha  tributado  a  Roma  el  grandioso  homenaje  de  glosar  buena  parte  de  su  inmenso  anecdotario.  Ha  contado cientos de leyendas romanas, ha reflexionado en  clave  romana  sobre  ética  y  poder,  ha  instruido  y  adoctrinado  al  público,  ha  impresionado  y  hecho  reír.  Es  cierto  que,  a  través  del  cine,  no  podemos  conocer  los  aspectos  esenciales  de  la  antigua  Roma,  pero  sí  introducirnos  en  el  saber  popular,  en  reconocer  una  sesión del Senado, por ejemplo, familiarizarnos con dicha  civilización  por  su  moda,  su  entorno  o  sus  costumbres,  o  saber  que  en  una  carrera  de  cuadrigas  o  una  lucha  entre  gladiadores se aplaude. La historia de esta ciudad no sólo  se ha escrito en libros o manuscritos, en las columnas del  antiguo  Imperio,  en  las  calles  medievales  bordeadas  de  palacios  renacentistas  o  en  las  fuentes  barrocas  situadas  en  elegantes  piazzas,  también  se  ha  plasmado  en  la  gran  pantalla con letras de oro, tanto en blanco y negro como  en  un  inmenso  arco  iris  de  luz,  color  y  diálogo.  Caminar  por  Roma  es  como  estar  caminando  dentro  de  una  película. Te sientes el protagonista, ese que reconoce cada  edificio,  plaza  o  fuente,  cada  adoquín  que  pisa;  ese  que  sabe  lo  que  allí  ha  ocurrido  mucho  tiempo  atrás.  Pasear  por sus calles es pasear entre miles de años de historia; un  placer  para  los  cinco  sentidos.  Cada  rincón  tiene  una  historia que contar. Es un libro que escribir o una película  que  rodar.  Cojamos  pues  una  cámara  de  vídeo  y  comencemos a grabar. 

TRES, DOS, UNO… ¡ACCIÓN!   

RománTica'S 122

Como toda gran historia, Roma nació entre el mito y la leyenda. La hija del rey Numitor, descendiente de Eneas, hijo de la diosa Venus, tuvo dos gemelos con el dios Marte: Rómulo y Remo. Dado que, al ser sacerdotisa de Vesta, violó con su acción los votos de castidad, el castigo que el rey Amulio le impuso fue arrojar a los recién nacidos al río Tíber, para que fuesen muertos. Depositados en una cesta, fueron arrastrados y trasportados por el río, hasta arribar a orillas de un lugar. Allí, fueron recogidos por una loba: Luperca, que los amamantó y cuidó hasta que fueron acogidos por un pastor llamado Fáustulo y su esposa Laurentia. Los criarían hasta hacerse mayores, momento en el cuál se vengarían de Amulio, al que ambos asesinaron. Tras ello, los hermanos comenzaron a marcar los ejes de una nueva ciudad con un arado, como era entonces costumbre, en el mismo lugar donde la loba les había encontrado años atrás. Para ponerla nombre, los gemelos decidieron una singular competición: aquél que viese más pájaros en el cielo durante un período de tiempo determinado, llamaría con su nombre a la ciudad. Rómulo ganó la lid y comenzó a marcar el perímetro de Roma, jurando que mataría a todo aquel que penetrase en los límites sin su permiso previo. Su hermano Remo, enojado por haber perdido tan peculiar concurso alado, borró por despecho la zanja cavada por Rómulo y entró a propósito en los límites, con lo que a su hermano no le quedó más remedio que cumplir su juramento y matarlo. El 21 de abril del año 753 a.C. se funda oficialmente la ciudad de Roma. En los Museos Capitolinos se puede encontrar una imagen en piedra de Rómulo y Remo mamando de los pechos de la loba Luperca.


Dejando atrás  el  impresio‐ nante Monumento Nacional  dedicado  a  Víctor  Manuel  II  y  caminando  por  la  Vía  del  Foro Imperial, sobre hermo‐ sos adoquines, os encontra‐ réis a un lado con inmensas  esculturas  romanas  de  los  primeros  emperadores  ro‐ manos  y  la  espléndida  co‐ lumna  de  Trajano  que,  recorrida  de  abajo  a  arriba  por  un  bajorrelieve  en  espiral,  conmemora  las  victorias  de  dicho  empera‐ dor frente a los dacios. 

123 RománTica'S


Al otro lado, el Foro y el Palatino y, al fondo, como una hermosa amada que os espera   con los brazos abiertos, el Coliseo. Originalmente denominado Anfiteatro Flavio, en  honor a la dinastía Flavia, debe su actual nombre a una colosal estatua ubicada   junto a él muchos años antes a contar desde la actualidad. En él había cabida     para unos 55.000 espectadores. Allí, se celebraban los famosos juegos, el   divertimento más aclamado por los romanos. En su interior, hoy muy       deteriorado, aún podemos ver a Russell Crowe interpretando a   Máximo en Gladiator y derrotando a Cómodo mientras la   algarabía se exalta y exhibe su deteriorada ideología.   Gladiadores, animales salvajes y miles de   cristianos murieron en la arena de este   monumental recinto de cuatro   pisos, divididos en su   día por el estatus   social y el sexo,   que se eleva   cuarenta y ocho   metros hacia el cielo. 

RománTica'S 124


125 RománTica'S


Unos cuantos metros más arriba, al norte, o según como lo queramos    mirar:  a Tres metros sobre el cielo,  podréis  encontraros  con  el  puente Milvio, un lugar de antiguas batallas donde hoy las parejas de    enamorados  colocan  en  las  farolas  del  puente,  candados,  lanzando    posteriormente  la  llave  al  Tíber,  simbolizando  así  su  amor  eterno,  inseparable, igual que el puente une los dos extremos del río.    Si lo que queréis es rememorar las famosas carreras de cuadrigas de    Ben Hur,  tendréis  una  excelente  visión  desde  lo  alto  del  Palatino.  Desde allí, podréis contemplar, como unos espectadores más, el gran    Circo  Máximo.  Allí  arriba,  podréis  saborear  el  olor  del  polvo  y  de  la    arena que carros y caballos levantaban con descaro y arrogancia para  elevar  el  trofeo  del  vencedor:  una  palma  y  una  corona  de  laureles,    además  de  una  considerable  fortuna  y,  cómo  no,  los  vítores  del  público. Por desgracia, los numerosos y grandiosos monumentos con    los que cuenta la ciudad, han dejado un tanto de lado a este gigante    romano,  de  alguna  manera  precursor  del  hoy  deporte  rey  del  automovilismo:  la  Fórmula  1.  Una  pena,  teniendo  en  cuenta  la    importancia que tuvo en su día.      Pero no nos detengamos en nimios descuidos. Continuemos. Roma lo  merece. Acercaros a una de las decenas de fuentes que por el camino  encontraréis. Descansad, tomad aire y, sobre todo, bebed el agua que  allí se derrama. Es potable y fresca. Una herencia más de una antigua  civilización avanzada a su mundo. Os toparéis, al cruzar el Tíber, con el  Castillo  circular  de  Sant’Angelo,  también  llamado  Mausoleo  de  Adriano.  Lo  dejamos  a  mano  derecha  y  continuamos  recto  hasta  encontrarnos con una ciudad dentro de la gran ciudad: el Vaticano. Si  hubiese  palabras  para  describir  lo  que  allí  dentro  se  esconde  las  utilizaría,  os  lo  aseguro,  pero  el  oficio  de  escritor  aún  no  me  las  ha  proporcionado. Ni tan siquiera las cientos y cientos de películas que se  han rodado en ella son capaces de mostrar lo que realmente se puede  encontrar  en  su  interior.  La  basílica  es  un  monstruo  sublime,  hecha  para la fe y el culto a San Pedro y a Dios. No sé si Miguel Ángel lo vio  así  cuando  se  lo  ocurrió  tallar  un  bloque  de  mármol  y  dar  vida  a  La  Piedad.  La  imagen  llena  el  edificio  por  completo.  Es  religión,  pero  también es arte; una escultura que toca el cenit del cielo con los dedos,  arrugándose tan sólo por los pliegues de las telas de mármol que caen  hasta el suelo. Llegaréis al éxtasis. Pero, si no habéis tenido suficiente,  prepararos  para  entrar  a  los  Museos  Vaticanos.  Tras  una  cola  sofocante  entre  vendedores  de  agua  fresca,  sombrillas  de  papel  y  gorros  de  paja  que  os  transportarán  de  nuevo  a  la realidad,  cruzaréis  salas y salas impregnadas de riquezas, ¡qué paradoja!, que os llevarán  al  tesoro  más  bello  que  el  hombre  ha  creado:  la  Capilla  Sixtina.  La  entrada  es  apoteósica.  La  sala  llena  de  personas  que,  impresionadas,  lanzan los flases de sus cámaras a todo su alrededor a pesar del guarda  vaticano y los carteles  que oran el «prohibido fotos» y «silencio». No  puede callar un alma ante tanto color y belleza, ante tal obra de arte  tan sólo al alcance de ese genio loco llamado Miguel Ángel.  RománTica'S 126


Id a  visitar  el  Panteón  de  Agrippa,  el  templo  de  todos  los  Dioses.  Forma  parte  de  la  primera  escena  de  la  película de Peter Greenaway: El Vientre del Arquitecto. Allí cerca, os encontraréis  con  la  mejor  heladería  de  Roma  y,  probablemente,  del  mundo  entero.  Un  poco  más  adelante,  escon‐dida  de  turistas,  aunque  no  de  estu‐diantes  ni  de  vendedores  ambulantes,  podréis  descubrir otro templo: la Iglesia de San  Pietro in Víncoli, donde se muestra otra  obra  maestra  del  Rena‐cimiento:  el  Moisés  de  Miguel  Ángel,  de  mármol  blanco  de  Carrara,  figura  central  de  la  tumba del papa Julio II. No habléis. Tan  sólo intentad mirarle a los ojos. Él será  quién os hable. 

Es hora  de  comer.  Por  supuesto,  pasta.  Ni  os  lo  penséis.  Su  sabor  es  inigualable; da igual que la comáis en el mejor restaurante de Roma que  en  cualquier  trattoria,  pequeño  negocio  familiar.  De  postre:  tiramisú  o  helado.  ¡Elegid!  Da  lo  mismo.  Cualquiera  de  las  dos  dejará  vuestro  paladar alegre. Y, de café, un capuchino. Está delicioso.  Cruzad de nuevo el Tíber. Esta vez en sentido contrario. Caminad recto.  ¡Cuidado  con  los  coches  y  las  motos!  A  pesar  de  que  los  semáforos  muestren  el  disco  de  color  rojo  bastante  más  amplio  que  el  verde  o  el  ámbar, no os fiéis, los romanos son nefastos conductores, sin distinción  de  sexos.  La  Plaza  Navona  calmará  vuestro  paso  ágil  y  vuestra  mirada  buscadora de tesoros de otro tiempo. En este lugar se asentaba el Circo  Agonal,  donde  se  celebraban  antiguos  espectáculos  deportivos.  De  ahí,  la  forma  alargada  que  dispone.  Por  ella,  circulan  los  turistas  y  se  presentan los nuevos artistas de nuestra era: los retratistas y esculturas  vivientes,  que  dan  vida  al  lugar.  A  alguno  de  estos  retratistas  segura‐ mente  les  hubiera  gustado  estar  en  el  rodaje  del  film  Ayer, Hoy y Mañana,  donde  Sofía  Loren  hace  un  sensual  striptease  ante  la  mirada  atónita de Marcello Mastroianni. En el centro de la plaza se encuentra la  Fontanda dei Quattro Fiumi, obra de Bernini, en la que cuatro gigantes  de  piedra  hacen  que  los  cuatro  grandes  ríos  del  mundo;  el  Ganges,  el  Danubio, el Nilo y el Río de la Plata; se sientan representados. Dicen que  es una de las plazas más bellas del mundo. A esos que lo dicen, yo no les  quito la razón.     

No os marchéis de Roma sin pasar una velada romántica en alguno de los  magníficos restaurantes con los que cuenta la ciudad. Yo os recomiendo  el  restaurante  Ciampino.  Después  de  una  cena  con  velas  y  vistas  excelentes,  pasead  por  la  Roma  nocturna.  Bajad  la  escalinata  de  135  peldaños de la Plaza de España. Con cientos de estrellas en el cielo y con  el rumor del agua, de fondo, jugueteando por las fuentes, la noche será  más  hermosa.  Ya  les  pareció  romántico  el  lugar  a  Audrey  Hepburn  y  Gregory Peck en Vacaciones en Roma. 

127 RománTica'S


RomรกnTica'S 128


Cuando despertéis  de  ese  sueño  tan  real  en  cualquier  hotel  de  la  ciudad,  no  dejéis  de  visitar  la  famosa  Villa  Borghese,  el  parque  público más grande que hayáis visitado jamás. La Plaza del Popolo,  presidida  por  un  monumental  obelisco  egipcio  –muy  habitual  en  las plazas romanas‐ os mostrará la entrada. Las vistas desde allí son  espectaculares. Roma se ve eterna y, sin embargo, joven.  Pero, igual que sucede en el cine, las buenas películas terminan sin  poder remediarlo y, Roma, la ciudad de las siete colinas, os despide  en  Termini,  su  estación  de  trenes  y  autobuses.  Desde  allí,  uno  de  estos  vehículos  os  conducirá  a  los  aeropuertos  de  Ciampino  o  Flumicino  para  volar  hacia  el  rincón  del  planeta  donde  residáis,  esperando,  eternamente,  a  que  encontréis  de  nuevo  el  camino  adecuado  para  volver  a  ella;  porque,  como  todo  el  mundo  sabe,  todos los caminos, llevan a Roma.    Artículo: Alfredo Gómez   

129 RománTica'S


Bienvenidos a  vuestra  nave  morada  del  misterio.  Dado  el  mes  que  toca  (mayo),  voy  a  hablar  de  esa  especie  no  tan  valorada  como  merece  y  que  todo  escritor  novel  necesita:  el  amigo  del  escritor  novel  (psicologus  baratus  cun  sin‐ dromis  psicokiller).  Sí  es  el  cumple de uno de mis amigos. 

El amigo  del  escritor  novel  es  aquel  que,  normalmente,  no  solo  cree  en  el  potencial  del  novel, sino que le aguanta sus  paranoias,  chorradas  y  las  ganas de matar.   Puede que lo haga por si tiene  suerte  y  el  escritor  novel  se  convierte  en  un  fenómeno 

editorial, para  vivir  de  contar  sus  chorradas  (los  míos  lo  llevan  cruda  con  este  anecdotario,  pero  siempre  participan en él).   Pero,  ¿Qué  tipos  de  cosas  aguantan?  Aquí  tenemos  una  pequeña lista: 

Los  momentos  dramas  del  escritor  (de  los  cuales  he  dado  muchos ejemplos y diversos en estos anecdotarios).    Los  momentos  de  alegría  desmedida  por  cualquier  gili‐ chorrada. Que comienzan desde el primer relato/libro/artículo/ente  extraño  pasando  por…  lo  mismo  que  lo  anterior,  pero  pasando  por  segundo, tercero... vamos, que un amigo del escritor siempre estará  para felicitar y sentirse alegre por ti: 

―¡Tío! Uno de una revista ha reconocido mi nombre, ¡voy a convertirme en una escritora famosa! Es la primera vez que alguien reconoce mi talento. ―¿Sabes que hay días que dan ganas de matarte? Nota: escritor novel, si su amigo no le mata en este momento, no  dude que se la guardará para el futuro y con razón, que seguro que le  ha  estado  aguantando  sus  neuras.  ¡Cuide  de  sus  amigos!  Deles  de  comer  sáqueles  a  pasear…  porque  serán  los  que  tengan  que  hacer  bulto en su firma de libros.    Para echarte un capote por si metes la gamba (aunque en mi  caso,  acabo  dejando  flipados  a  mis  amigos).  De  esta  podría  contar  varias,  pero  quedaría  muy  largo,  digamos  que  fue  típico  caso  de  criticar algo o alguien y alguien a tu lado o detrás que lo conoce y lo  apoya [en esa ocasión me dediqué a hablar con el autor en cuestión  como  si  nada,  estaba  criticando  muy  en  general  (nota  para  los  curiosos: criticar con motivos, no a machaque por machacar)].      lauralopal.blogspot.com   

RománTica'S 130

 


¿Cómo se  reconoce  a  un  amigo  de  escritor  novel?  ¿Usted  cree  ser  uno de ellos? Entonces haga este rápido test para descubrirlo:  1. Llegas  un  día  al  café/mesenger/chat/Facebook  y  tu  amigo  asegura  que  ha  acabado  una  historia,  ¿qué  haces  en  ese  momento?:  A. Le  pido  que  me  la  mande  y  que  intentaré  leerla,  procuraré  no criticarle mucho, porque luego mi amigo se deprime.  B. Le  aviso  que  seré  sincero  y  ecuánime,  para  que  decida  si  mandármelo o no.  C. Refunfuño,  me  niego  y  me  tiene  que  convencer,  es  que  da  mucha  pereza…  aunque  luego  me  guste,  me  cuesta  leer  mucho en pantalla.  D. ¡Un segundo! ¿Mi amigo escribe? Primera noticia que tengo.  2. Tras leerte el libro de tu amigo, crees que no está nada mal, pero  hay cosas que se pueden mejorar, ¿qué haces?  A. Bueno… es que tampoco quiero que se desanime. Intentaré  decírselo, pero si veo que me pone ojitos, rectificaré.  B. Ey, si no quería sinceridad, que no me lo hubiera mandado.  Intentaré  ser  diplomático,  pero  no  voy  a  callarme.  Quiero  que sea escritor y eso implica que no siempre me gustarán  sus historias.  C. Hombre,  pues  incidiré  muchísimo  sobre  eso.  Si  quiere  mejorar,  que  aguante  carros  y  carretas,  que  habrá  alguno  más burro que yo por ahí.  D. ¿Te importa? Intento asimilar que mi amigo es escritor y que  me mira con ojos raros… ¿por qué me mira así? Da más yu‐ yu que la niña del exorcista…  3. Tu amigo se ha lanzado y ha decidido que quiere mandar el libro  a una editorial, con machaque continuo de su seguridad de tipo:  «pero… ¿y si no valgo?»  A. Yo le animo enormemente, sin dudarlo.  B. Le  relajo  y  le  recuerdo  que  o  se  presenta  o  nunca  sabrá  si  realmente vale o no. Además, que un rechazo, en el caso de  ocurrir, no es el fin del mundo.  C. Buff, qué pereza. Seguramente me marche pronto a la cama  si sigue en ese plan. Le quiero mucho, pero cuando le entra  la  neura  es  imposible.  Además  ser  escritor  es  muy  difícil  y  entrar en el mundo editorial, más todavía.  D. ¿Y además quiere publicar? ¿En serio? No es por nada, pero  este test me está mosqueando. ¿Por qué me ha pedido mi  amigo que lo haga?     

Sus resultados… ¡Consúltelos y disfruten!: 

Mayoría de A: Vale, sabemos que vienes  del  mundo  de  caramelo  del  país  de  la  piruleta,  sí,  ese  en  el  que  hasta  los  personajes Disney se sienten con subidón  de azúcar. Te adoramos por tu dulzura y  amor,  pero  no  lo  dudes:  un  escritor  ne‐ cesita que le digan cosas realistas y mejo‐ rables de cuando en cuando. No serás pe‐ or persona si lo haces, palabrita.   

Mayoría de B: Los amigos de verdad son  difíciles  de  encontrar…  y  los  que  encima  son  buenos lectores ni te cuento. ¿Quie‐ res mi mail? ¿Por fiiii…? (Escritor en cues‐ tión que ha pedido a  su amigo que haga  este test… átalo a la pata de la cama, que  este te lo intentamos robar).   

Mayoría de  C:  Lo  reconozco:  los  amigos  escritores somos un coñazo, lo sabemos,  pero ten en cuenta que somos una espe‐ cie  muy  sensible  y  que  necesita  mucho  cariñito.  Por  favor,  quiérenos  y  aguán‐ tanos  un  poquito  más,  no  lo  hacemos  a  mal, es que te queremos tanto que nece‐ sitamos  tu  opinión.  Si  lo  haces  a  mala  baba  ¿realmente  eres  amigo?  Porque  chico,  con  amigos  como  tú…  me  quedo  con los enemigos…   

Mayoría de  D:  no  lo  dudes,  esto  es  una  excusa  para  que  tu  amigo  salga  del  armario  de  escritores  y  decírtelo  de  forma  que  no  te  acojone.  ¿Ves  esa  cara  de  inmensa  ternura?  ¡Huye!  Intenta  convertirte  en  su  amigo  del  escritor  novel.   

Ahora en  serio,  escritores  noveles,  cuidad  de  esos  amigos  que  os  leen,  critican  y  aguantan  vuestras  tonterías.  En  el  fondo  lo  hacen  porque  nos  quieren  mucho…  o  eso o  quieren  conseguir  un  pelotazo  Rowlingniano a vuestra costa.   

Hasta aquí  la  nave  morada  de  misterio.  Buenas…  la  hora  que  sea  y  disfrutad  de  la  primavera,  que  cada  vez queda menos para el veranito.    Artículo: Laura López Alfranca 

131 RománTica'S


Tentación (Nicole Jordan)  Unos nuevos caballeros han aterrizado en nuestras librerías, se hacen llamar los Guardianes de Cyrene. Sus historias son ardientes, especiales. Entra en su mundo y déjate tentar por el primero de ellos.

En nombre de la venganza (Anne Stuart)  ¿Qué estaríamos dispuestos a hacer por vengarnos de aquel que su momento nos agravió? Hay límites que no se pueden sobrepasar, y cuando se hace, se debe estar dispuesto a aceptar las imprevisibles consecuencias. En nombre de la venganza es una historia de amor y odio, una batalla inmemorial donde la pasión juega un papel fundamental

Amante mío (J. R. Ward)  Es probablemente el más enigmático de todos los integrantes de la Hermandad, un niño al que conocimos en los libros anteriores y que se nos ha ido haciendo un hueco en nuestros corazones. Ward nos demuestra en esta historia que no se dice menos aunque no se pueda hablar.

Secretos en Londres (Julia Quinn)  Un serio espía con un sentido único del humor. Risas a raudales para una novela con el mejor sello de la factoría Quinn quien con su estilo narrativo hace de sus escritos unos libros abrasadoramente divinos.

9 Reglas que romper… (Sarah MacLean)  Es una novela maravillosa, de esas que deseas conservar para releer una y otra vez. Desde la primera hasta la última página, su autora confecciona capa a capa una historia que gustará tanto a las amantes de las buenas comedias, como a las que gustan de una trama más sentimental. Un cuento romántico hecho para deleite de los sentidos. 

RománTica'S 132


Corazón comanche (Catherine Anderson)   

Antílope veloz es un hombre como pocos, con su inestimable paciencia hace que su pequeña Amy vuelva a confiar. Después de haber disfrutado con Luna comanche, el libro anterior de esta serie, no es de extrañar que lleguemos a ver éste entre los más vendidos del género. Anderson hará estremecer nuevamente los corazones de quienes la lean. El sabor de las novelas de antaño como seña de identidad de su autora.

Demonios personales ( Lisa Desrochers)  Debido a sus dones, la joven Frannie se convertirá en la causa de una nueva batalla en la eterna guerra entre el bien y el mal. Luc y Gabriel lucharán por apropiarse de su alma, aunque por motivos distintos. La bíblica historia de Caín y Abel revive, Lisa Desrochers nos muestra lo apasionante y divertido que puede resultar ser malvado.

Tus malas costumbres (Eloisa James)  La última novela de una serie encantadora con unos personajes absolutamente irresistibles. Si casi pensé que no habría ninguna novela que superase en pasión a las anteriores, James ha logrado en ésta echar los restos. ¡No te pierdas la solución a todos los problemas de unas malas costumbres y un héroe que resuma encanto por los cuatro costados…!

La noche del jaguar (Nalini Singh)   Nalini Singh nos presenta una historia con una buena carga de intriga y unas escenas cuanto menos ¡candentes! Las páginas de este libro echarán humo y te atraparán a partes iguales

Amante atrapada (Anne Gracie)  La tercera entrega de los Jinetes Oscuros de Annie Gracia ya está aquí. Para escapar de un matrimonio concertado, su intrépido protagonista viajará a Egipto para encontrar allí el amor. Con una maravillosa ambientación de fondo, la historia del apasionado Rafe y su exótica enamorada Ayisha os hará vibrar. Acción, aventura, romance y mucho más...

133 RománTica'S


¡CARIÑO! ¿Qué le ha pasado a  tu espalda? ¡TE FALTA UN  BUEN TROZO! 

A eso es a lo que se refieren  cuando se habla de…  ¡¡¡PIERNAS KILOMÉTRICAS!!! 

RománTica'S 134


135 RomรกnTica'S


Durante el  primer  año  de  RománTica'S  nos  hemos  ocupado  de  definir  la  personalidad  y  el  carácter  de  los  signos,  centrándonos  en  el  amor,  claro  está.  Ahora  continuaremos  con  la  nueva  etapa,  esta  vez  hablando  de  las  compatibilidades,  es  decir, cómo se relaciona cada signo con sus distintos congéneres, que  comenzamos  el  bimestre  pasado.  Este  bimestre  toca  el  turno  a  TAURO Y GÉMINIS.  Del 21 de Abril al 21 de Mayo  ¿LA PAREJA IDEAL DE TAURO? 

El hombre tauro:  Theodore Westgaard 

«Los dulces años»  Cuando Linnea llega al Álamo,  no  imagina  que  el  hombre  irritado  que  la  recibe  en  la  estación de tren se convertirá  en  su  gran  amor.  Con  sólo  dieciocho años, la vehemente  y  alegre  Linnea  es  la  nueva  profesora  y  está  decidida  a  conquistar  un  lugar  en  la  fa‐ milia  que  la  acoge,  así  como  dentro  de  la  comunidad.  Theodore  es  un  granjero  de  treinta y cuatro años que vive  con  su  madre  y  su  hijo  de  dieciséis  años.  Al  igual  que  los demás granjeros, Teddy se  ocupa  fundamentalmente  de  la  cosecha,  y  cuando  Linnea  llega a vivir a su casa, se sien‐ te  invadido  e  irritado  porque  la  joven  no  respeta  las  reglas  tácitas  de  la  comunidad.  Lentamente,  en  medio  de  las  tareas cotidianas, surge entre  ellos  un  amor  profundo.  Ate‐ morizado por la diferencia de  edad  entre  ambos,  Teddy  intenta  alejarse  de  Linnea.  Pero  ella  está  dispuesta  a  aceptar  el  desafío  porque  sabe que él es su destino. 

RománTica'S 136

Dicen que los opuestos se atraen, pero ésta  puede ser una mezcla peligrosa: sí, Fuego y  Tierra  se  atraen,  pero  no  son  del  todo  incompatibles.  La  fogosidad  y  dinamismo  de  Tierra  cautivan  sobremanera  al  pragmático  y  circunspecto  Tierra,  aunque  su  visceralidad  puede  herir  su  aparentemente  impertérrito  corazón.  A  través del conflicto limarán sus asperezas.  Si  Tauro  no  quiere  acabar  con  los  nervios  de  punta,    no  debería  acercarse  mucho  a  Aries.  Su  imprevisibilidad  y  volatilidad  pueden  relegar  a  Tauro  a  un  segundo  plano  en  algunas  cuestiones,  algo  no  demasiado  de  su  agrado.  Además  siendo  ambos  tan  orgullosos,  mejor  no  imaginar  sus  discusiones.  En  el  aspecto  sexual  serían  una  bomba,  pero  ¿les  compensaría?  Todo  sería  cuestión  de  sopesar  los  pros  y  los  contras.  Leo  es  un  signo  que  derrocha  sensualidad,  por  naturaleza  suele  atraer  todas las miradas. Y si alguien se le resiste, ya encontrará la manera de  hacerlo  caer.  Aunque  no  tendrá  este  problema  con  Tauro,  encandilado  con  las  maneras  del  León.  Pero  deben  tener  cuidado  de  que  una  sobreexposición social no dañe su relación, pues Tauro no es tan amigo  de las actividades lúdicas como Leo.  Para Tauro, con sus formas lentas y calmadas, será un poco difícil lidiar  con  la  independencia  y  espontaneidad  de  Sagitario,  cuyo  fuego  se  enciende  igual  de  rápido  que  se  apaga.  Teniendo  ideales  y  formas  de  sentir  y  de  actuar  diferentes  será  un  poco  complicado  que  vuestra  relación  se  estabilice  y  sea  duradera.  Siendo  tan  diferentes  su  compatibilidad es baja.  El  amor  entre  Tierra  y  Tierra  sólo  puede  llamarse  de  una  sola  manera:  una  relación  estable.  Si  surge  el  amor,  hay  una  buena  probabilidad  de  que sea una relación larga y bonita ya que a los dos les gustan las cosas  serias y formales, quizás demasiado, en el amor también se necesita un  poco de diversión.  Con alguien igual a él, Tauro puede aburrirse hasta el infinito y más allá.  Una relación estable, sí, pero carente de espontaneidad y dinamismo. Si  es  lo  que  busca,  perfecto,  en  este  caso  Tauro  encontrará  en  su  pareja  una persona que le proporcionará la lealtad y la seguridad que necesita  para vivir.  En  el  caso  de  Virgo,  su  sensualidad  atrae  a  Tauro  como  la  miel  a  las  abejas,  y  pueden  hacer  una  buena  pareja  con  alguien  de  este  signo.  Estos  signos  comparten  interesen  y  tienen  formas  similares  de  ver  la  vida, ambos son pragmáticos y constantes. Como mínimo, disfrutaran de  un apasionado romance. 


Tauro y Capricornio tienen ambos un carácter bastante terco (ya sabéis,  nobles  pero  cabezones),  pero  a  pesar  de  ésto  su  relación  puede  fructificar y llegar a compartir una estable y duradera historia de amor.  Como amigos y  compañeros  de trabajo  se  llevarán  a  las  mil  maravillas.  Como pareja, deberán cuidar la relación sexual para no caer en la rutina  y que la relación no muera por aburrimiento.  La Tierra y el Aire tienen una relación complicada. Sucede que estos dos  elementos combinados resultan un tanto conflictivos, después de todo,  a nadie le gusta que se lo lleve un tornado. En este caso se debe intentar  llegar a un punto de común acuerdo donde la convivencia sea llevadera  y  se  mantengan  receptivos  hacia  nuevas  formas  de  escuchar,  sentir  y  amar.  Géminis  y  Tauro  son  como  combinación  una  bomba  explosiva.  Para  Tauro  será  imposible  saber  en  qué  punto  de  encuentra  Géminis,  quien  desestabilizará su sistema pues es más inquieto que un saltimbanquis.   Con  sus  personalidades  tan  distintas,  será  complicado  que  esta  pareja  pueda mantener un compromiso.  Tauro  y  Libra  tienen  el  mismo  regente  planetario,  Venus.  Uno  puede  pensar que de esta forma una relación sentimental debe funcionar, pero  no  todo  es  perfecto.  Libra  puede  ser  la  pareja  ideal  o  un  enemigo  potencial, la relación entre ellos se tambaleará a menudo entre el amor  y el odio, ya que se generarán situaciones de celos y angustia que tarde  o temprano pueden terminar con la pareja.  Algunas  de  las  ideas  progresistas  de  Acuario,  pueden  chocar  con  la  tradicional  personalidad  de  Tauro.  Esta  pareja  vivirá  intensas  experiencias  amatorias,  pero  les  será  complicado  adaptarse  en  el  día  a  día  debido  a  sus  distintas  formas  de  concebir  una  relación.  Será  necesaria  una  alta  dosis  de  paciencia  y  comprensión  para  que  todo  llegue a buen puerto.  Tierra  y  Agua  podrían  formar  la  pareja  perfecta:  Tierra  será  la  parte  práctica  y  equilibrada  de  la  relación,  mientras  que  Agua  aportará  su  imaginación, misterio, y profundidad de emociones a esta combinación,  una de las más fértiles en el campo de las relaciones.  Cáncer  es  uno  de  los  signos  que  mejor  compatibilizará  con  Tauro,  que  será  el  respaldo  que  el  Cangrejo  necesita  para  no  retroceder  ante  la  profundidad de las aguas. Por su parte, el Toro encontrará el compañero  ideal  con  el  que  compartir  y  disfrutar  de  la  vida  hogareña.  Sólo  deben  tener cuidado con no dejarse llevar por los enfados tontos que pueden  hacerles caer en un bajón a la misma vez.  Tauro  y  Escorpio  son  signos  apuestos,  y  su  vez  complementarios.  Igual  que en todas las relaciones  donde ambos son totalmente diferentes, las  mismas cosas que los atraen pueden separarles. Tauro, el orgulloso pero  sufridor Escorpio puede ser el amor de tu vida, así que no te dejes llevar  por  tu  cabezonería,  que  con  un  testarudo  en  la  familia  hay  más  que  suficiente. 

La mujer tauro:  Helena Martí  

«Dulce locura»   Anthony  Phellps  parece  tenerlo  todo:  un  buen  traba‐ jo,  unos  amigos  increíbles,  y  ningún compromiso. Una vida  perfecta. O eso es lo que cree  todo  el  mundo,  todo  el  mundo  excepto  él.  Anthony  nunca le ha contado la verdad  sobre  sí  mismo  a  nadie,  y  tiene intención de seguir así…  hasta que conoce a Helena.  Helena ya sabía que Anthony,  el  amigo  inglés  de  su  her‐ mana  y  su  cuñado,  iba  a  ca‐ erle bien, lo que no sabía era  que conocerlo iba a cambiarle  la vida para siempre, ni que a  veces las historias de amor de  película tienen principios algo  complicados. 

Con el signo de Piscis, Tauro se entenderá de maravilla, sobre todo si se  trata  de  compañerismo  e  interacción  social.  En  el  hogar,  sin  embargo,  pueden tener sus diferencias, sobre todo debido a la tendencia de Piscis  de vivir en un mundo imaginario, ya que Tauro prefiere la vida práctica y  sencilla. Aún así, estos dos signos disfrutarán de una plena y satisfactoria  vida sexual. 

137 RománTica'S


Del 22 de Mayo al 21 de Junio  ¿LA PAREJA IDEAL DE GÉMINIS? 

La Tierra  y  el  Aire  tienen  una  relación  complicada.  Sucede  que  estos  dos  elementos  combinados  resultan  un  tanto  conflictivos,  después  de  todo,  a  nadie  le  gusta  que  se  lo  lleve  un  tornado.  En  este  caso se debe intentar llegar a un punto de común acuerdo donde la  convivencia  sea  llevadera  y  se  mantengan  receptivos  hacia  nuevas  formas de escuchar, sentir y amar. 

El hombre géminis:   Erik MacSorley   «El halcón»  Erik  MacSorley  es  un  nave‐ gante  experto  que  jamás  ha  sido doblegado por tormenta o  mujer alguna... hasta el día que  rescata  del  mar  a  una  mu‐ chacha.  Un  aspecto  vulgar  en‐ mascara  sin  embargo  su  iden‐ tidad: se trata de lady Elyne de  Burgh,  la  hija  del  noble  más  poderoso  de  Irlanda.  Pero  aún  peor  es  que  esta  encantadora  sirena parezca a la vez fogosa e  impenetrable,  y  Erik  no  tendrá  sino  que  redoblar  su  empeño  para averiguar la verdad.  Este  tipo  de  retos  pueden  hacer  olvidar  la  guerra  a  cual‐ quiera,  pero  no  a  Erik.  Sos‐ pecha también que Ellie escon‐ de  algunos  secretos  que  po‐ drían  poner  en  peligro  la  mi‐ sión  que  le  ha  sido  enco‐ mendada:  permitir  el  regreso  del rey Bruce a Escocia para re‐ clamar el trono. Mientras la ba‐ talla  por  un  rey  y  un  país  se  libra entre las orillas de Escocia  e  Irlanda,  ¿conseguirá  Ellie  do‐ mar  al  guerrero  legendario  a  quien todos llaman el Halcón?.   

RománTica'S 138

Géminis y  Tauro  son  como  combinación  una  bomba  explosiva.  Para  Tauro  será  imposible  saber  en  qué  punto  se  encuentra  Géminis,  quien  desestabilizará  su  sistema  pues  es  más  inquieto  que  un  saltimbanquis.   Con  sus  personalidades  tan  distintas,  será  complicado  que  esta  pareja pueda mantener un compromiso.  Virgo  y  Géminis  comparten  intereses  intelectuales  y  diversiones.  Pero ¿vivir juntos?... Piénsalo, Géminis no admite que lo dirijan y le  gusta ser libre. Y Virgo puede ser muy crítico e intransigente cuando  está en racha.  Pueden ser almas afines, pero ambos deberán aprender a escuchar a  su  pareja  si  quieren  que  una  relación  romántica  fructifique  y  no  se  esfume en el aire.  Para  un  Capricornio  saber  qué  tierra  está  pisando  es  importante,  y  con Géminis puede sufrir un terremoto y encontrarse de repente en  el aire. La tradicional personalidad de la Cabra puede ser demasiado  para este volátil e inestable signo que necesita constantes aventuras.  Lo  mejor  será  tener  una  buena  amistad  que  conservar  en  el  recuerdo.  La relación entre Aire y Aire tiene muchas ventajas. Tener el mismo  elemento ayudará a que se comprendan y vean el mundo de forma  similar, a Aire le encanta vivir experiencias nuevas y interactuar con  los  demás.  Pero  debe  existir  un  buen  nivel  de  confianza;  la  comunicación es vital en esta relación donde ambos necesitan tanta  libertad.  Con alguien de su mismo signo, Géminis experimentará una infinidad  de  aventuras  y  diversiones.  Su  relación  jamás  caerá  en  la  rutina,  al  contrario, puede sufrir una exceso de cambios que de al traste con la  estabilidad  emocional  de  la  pareja.  Para  evitar  esto  lo  mejor  es  intentar controlar un poco tanta versatilidad.  Las  relaciones  de  Géminis  con  Libra  serán  satisfactorias  para  una  y  otra parte, si bien es difícil que sean estables y duraderas. Ambos son  demasiado  frívolos  e  inconstantes,  no  soportan  una  discusión  abierta, lo que puede dar lugar a malentendidos. La comunicación y  el  entendimiento  social  se  dan  de  forma  tan  natural  y  espontánea  entre los dos, que conservarán una bonita amistad.  Si  Acuario  desea  mantener  una  historia  con  Géminis  existe  un  alto  porcentaje  de  posibilidades  de  éxito,  ya  que  ambos  comparten  una  gran  afinidad  en  sus  formas  de  pensar  y  en  sus  metas  en  la  vida.  Además  siendo  ambos  tolerantes  les  serás  más  fácil  solucionar  las 


discrepancias que se puedan presentar y así lograr tener una pareja  feliz y consolidada.  Una de las relaciones más complejas entre elementos es la de Aire y  Agua,  y  sus  naturalezas  son  muy  distintas.  Aire  es  pensamiento,  raciocinio,  frialdad;  Agua  es  sentimiento,  emociones,  calidez.  Existe  un  mecanismo  inconsciente  que  los  lleva  a  buscarse  y  relacionarse;  pero su relación no es fácil.  Existen diferencias notables entre los signos de Géminis y Cáncer que  hacen complicada una convivencia entre ellos. Géminis es un espíritu  libre  que  se  deja  llevar  por  sus  creencias  e  ideales,  mientras  que  el  Cangrejo necesita una estabilidad emocional y material para ser feliz.  No obstante, los polos puestos se atraen, así que por intentarlo que  no quede. Un consejo, no pasarse con las fiestas. 

Entre Escorpio  y  Géminis  puede  surgir  una  hermosa  relación  de  amistad nacida de la admiración, no así en el amor pues raciocinio y  emotividad raras veces van al unísono. Pueden compartir aficiones y  pasar juntos algún tiempo, pero al apasionado Escorpio le terminará  exasperando la ligereza de Géminis. 

La mujer géminis:  Molly Sommerville  «Este corazón mío» 

Géminis puede entenderse muy bien con Piscis, ambos son signos a  los que les gusta relacionarse y compartir sus ideas. La amistad entre  ellos  fructificará  rápidamente,  pero  en  el  amor  ambos  son  demasiado  inconstantes,  por  lo  que  su  unión  se  convertiría  en  una  montaña  rusa,  llena  de  altibajos.  Ambos  deberán  trabajar  en  la  relación para que ésta no se vaya a pique en las primeras millas. 

Molly Sommerville  tiene  fama  de  meterse  en  líos.  Es  verdad  que  se  desprendió  de  una  he‐ rencia  de  quince  millones  de  dólares…  pero  vaya,  nadie  es  perfecto.  Aún  así,  si  alguien  tiene  una  vida  casi  perfecta,  ésa es Molly. Aunque sus libros  de  la  Conejita  Daphne  podrían  venderse  mejor,  vive  encan‐ tada  con  su  minúsculo  loft,  su  caniche  francés  y  su  profesión  de  escritora  de  cuentos  infan‐ tiles. 

¿Aire y  Fuego  juntos?  ¡Saltan  chispas!  Estos  dos  elementos  se  complementan  muy  bien,  a  los  dos  les  gusta  la  acción  e  ir  de  aquí  para  allá.  El  aire  es  necesario  para  que  el  fuego  cobre  vida  y  se  expanda,  así  que  es  seguro  que  en  esta  relación  perdurará  la  llama  del amor, siempre que el fuego no cause un incendio.  La buena comunicación entre Aries y Géminis será fundamental para  esta sea una pareja sólida y estable. Ambos son muy apasionados y  su disposición a la variabilidad puede echar al traste la relación, si se  confían  demasiado.  La  solución  es  que  ambos  echen  mano  de  su  creatividad y su sentido del humor para quitarle hierro a las posibles  diferencias que puedan surgir.  Leo  y  Géminis  podrían  formar  una  buena  pareja,  ambos  son  signos  intelectuales, aunque Leo es más centrado en sus ideas que Géminis,  quien suele ser más cambiante en ese sentido. Para que esta pareja  cuaje  como  debiera,  el  León  deberá  ceder  un  poco  su  liderazgo  en  aras de una convivencia tranquila, mientras que los Gemelos deberán  cuidar su ligereza al hablar para no herir el orgullo de su compañero.  La  personalidad  de  Géminis  es  totalmente  distinta  a  Sagitario,  no  obstante,  es  su  opuesto  en  el  zodiaco.  Pero  la  necesidad  de  movimiento  de  ambos,  su  ansia  de  conocimientos  e  intereses  similares  puede  ser  un  buen  pilar  donde  cimentar  esta  relación.  Aunque Sagitario debe tener tacto a la hora de decir las cosas si no  quiere que el político Géminis inicie una batalla campal.   Artículo: Ana Sarria 

Sí, Molly se siente feliz por casi  todo… excepto por llevar tanto  tiempo  enamorada  de  Kevin  Tucker,  el  desvergonzado  y  terriblemente atractivo jugador  de  los  Chicago  Stars,  ¡un  hom‐ bre  que  ni  siquiera  recuerda  cómo se llama ella! Una noche,  la  tendencia  de  Molly  a  me‐ terse  en  líos  la  lleva  directa  a  los brazos de Kevin. Si al menos  ese  futbolista  demasiado  bien  pagado, que conduce un Ferrari  y  desteta  los  caniches,  fuese  tan superficial como ella desea,  Molly  podría  proseguir  con  su  vida casi perfecta… 

139 RománTica'S


An ntes de  nada  n dar  llas  gracias  a  todass  las  chicas  ganado oras  del  Premio o  erciopelo de Narrattiva Romáántica porr  Te su u  colaboraación  en  eeste  número  y  suss  re elatos.  Daar  las  graacias  también  a  la  editoriall  po or  ser  laa  pioneraa  en  briindar  un n  co oncurso en n el que ttantas auttoras han n  pu uesto  su us  esperranzas  de  d verse e  pu ublicadas

Si d deseas que e publique emos tu rrelato,  envvíanoslo a nuestra d dirección de correo o:  rom manticasm magazzine@ @gmail.co om 

Y sobre  to odo  dam mos  las  gracias  g a a  to od@s  por  seguir  leyendo  nuestraa  pu ublicación n  bimenssual  y  hacernoss  lle egar vuesttras opinio ones.  Saaludos corrdiales, Eq quipo Rom mánTica’SS  

Co ontacta con  R RománTicca’S para               haacernos  llegarr  tu  opinión,    co omentariios  y  ssugerenccias  tantto  so obre la re evista co omo cualquier otrro  te ema  relaacionado o  con  la  l nove ela  ro ománticaa. 

Esscríbenoss a este ee‐mail:  ro omanticaasmagazzzine@gm mail.com 

De entre los relatos re ecibidos se e  eccionarán n los que serán pub blicados e en  sele nue estras págginas. No sse os olvid de    con nsignar en el asunto o del mail la palabraa    RELLATOS  El te exto no podrá supe erar las 30 000    palaabras.  Tod dos los rel atos debe erán llevar el    nom mbre de e el/la autorr/a y acom mpañar el    escrito con u una peque eña nota e en la que    haga constar que ell texto es de tu  se h   pro opiedad.   

   

RománTica'S 140


141 RomรกnTica'S


RománTica'S - 012  

RománTica'S, tu revista de novela romántica

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you