Junio 2021. Nº 155

Page 42

42

MELÓN Y SANDÍA

MARCAS

El ABC de las grandes marcas en tiempos de pandemia E

sta crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de responder a los cambios con rapidez y determinación y de trazar líneas estratégicas claras de cara al futuro. Además, este contexto conlleva nuevos retos y oportunidades a las empresas, con una sociedad que ha cambiado de manera notable sus hábitos de consumo. Como respuesta a este escenario, grandes marcas de melón y sandía coinciden en que las líneas a seguir para mantener el prestigio del que ya gozan son

la apuesta por la innovación como palanca de crecimiento, una mayor promoción para fomentar las propiedades saludables de sus productos y potenciar su nivel de consumo, así como seguir trabajando en ofrecer la máxima calidad, sabor y seguridad alimentaria. Bollo, Melones el Abuelo y Grupo Agroponiente nos responden a estas tres cuestiones clave:

1. ¿Qué líneas estratégicas se han marcado en el corto y medio plazo? 2. Salud, proximidad y seguridad alimentaria son cuestiones que preocupan al consumidor post-COVID, ¿cómo se adaptan a estas nuevas demandas?

3. ¿Qué impacto está teniendo la pandemia en las marcas de melón y sandía?

Carla Vercher,

responsable de Marketing de Bollo. 1. A corto plazo, nos marcamos alcanzar los objetivos de ventas y apostar este verano por el nuevo melón Sweetheart, de menor tamaño, piel blanca, con rayas verdes y muy buen sabor. Creemos que será un éxito, ya que está pensado para los nuevos modelos de familia con menos miembros o para el consumo start and end, es decir, de una sola toma en la que no se queda melón almacenado para otro día u ocasión. A medio plazo, queremos seguir invirtiendo en calidad y sabor, que al final es la base del negocio, ya que la fruta, si no está buena, no se consume.

Junio 2021

2. Las frutas y hortalizas son de por sí alimentos que aportan vitaminas y

nutrientes beneficiosos. En este sentido, tenemos que saber trasladar al consumidor la alta calidad de nuestros productos y la importancia de que estén confeccionados aquí. En cuanto a la gestión de la pandemia, hay que remarcar que las empresas agroalimentarias nos hemos volcado en dar servicio, en producir y evitar el desabastecimiento, lo que sin duda hubiera causado una crisis social. Es importante impulsar ahora el consumo de nuestros productos, porque todos los componentes de la cadena agroalimentaria hemos sido tremendamente generosos y solidarios en prestar servicio, en especial en los primeros meses de pandemia cuando la incertidumbre era atroz.

3. Las marcas en general, no solo en melón y sandía, aportan al cliente confianza y seguridad. Cuando el consumidor adquiere el producto, acepta unos atributos, lo que supone una gran responsabilidad para las empresas de cumplir con las expectativas.

Celedonio Buendía,

gerente de Procomel - Melones El Abuelo. 1. Siempre basamos nuestra política de trabajo en la autoexigencia. Porque lo difícil no es llegar, sino mantenernos, y tras ese objetivo marcamos nuestra línea estratégica de presente y de futuro. Nuestra tarea no es el resultado de un trabajo de dos días y somos muy exigentes, hasta el punto de que hemos llegado a no servir producto marca El Abuelo cuando este no alcanza la calidad que le caracteriza, aunque el cliente se muestre disconforme. Y seguiremos trabajando en esa línea. 2. Estas demandas que se han acentuado con la pandemia son características intrínsecas de nuestras frutas y lo único que debemos hacer es seguir haciendo bien nuestro trabajo y dándolo a conocer para que el producto alcance el valor que se merece en el mercado. No lo estamos comunicando de la forma que corresponde, aunque ya estamos trabajando en ello. Debemos transmitir una confianza total al consumidor a base de información: es bueno, le sienta de maravilla y es terriblemente sano. 3. Hoy por hoy, el consumidor sigue comprando marca y estoy convencido de que es por la garantía que ofrece. En nuestro caso, podemos hacerlo porque todos nuestros productos están certificados y cuentan con analíticas de todo tipo, ofreciendo la máxima seguridad alimentaria, además de sabor. Se trata de una diferenciación que el cliente valora y, por ello, en esta línea de producto seguimos creciendo de una forma interesante.