Issuu on Google+

PENSAMIENTO LIBRE FREE THOUGHT LIBRE PENSテ右

REVISTA DE HUMANIDADES

Noviembre-diciembre 2012. Aテアo III, nテコm. 14.

www.pensamientolibre.org

1


SUMARIO

EDITORIAL

PENSAMIENTO LIBRE ACADÉMICO

PENSAMIENTO LIBRE SOCIAL

PROMESAS DE PENSAMIENTO LIBRE

2


EDITORIAL

Vivimos tiempos peculiares: próxima alternancia de gobierno federal en nuestro país además de algunos relevos estatales y municipales, inseguridad en el norte, desastres naturales en algunos países, crisis económica en gran parte de Europa de la que no se recuperan, reformas constitucionales que están en discusión para ser votadas, etc. Es precisamente ahí donde nuestro pensamiento se hace escuchar.

En esta coyuntura histórica levantamos la voz, nos expresamos y

libremente decimos al otro lo que pensamos, sentimos y creemos.

Como cada bimestre, esta entrega supera la anterior. La aportación de un Doctor en dirección de organizaciones y las de universitarios comprometidos con nuestro país son excelentes propuestas que ponemos a su disposición. Los articulistas que escribimos cotidianamente ya no necesitamos presentación, ustedes nos conocen

Espero esta edición sea de su agrado, en ella pusimos mente y corazón. Nos regalamos a ustedes, razón de nuestro esfuerzo y dedicación.

Por un libre pensamiento.

Julio García. Director.

3


SECCIÓN: PENSAMIENTO LIBRE ACADÉMICO Articulistas con posgrado que comparten sus escritos con creatividad, formalidad y estructura.

SECTION: ACADEMIC FREE THOUGHT Writers whit graduate that share creative, formal and structured thinking.

SECTION: LIBRE PENSÉE ACADÉMIQUE Écrivains supérieures à partager leurs écrits avec la créativité, la formalité et de structure.formelle structurée, créatives et formelle.

PARTICIPACIONES: PERIÓDICOS: -

Ana Lucía Maldonado: La vida sin tiempo.

-

César De León: Una taza de café.

-

Lucero López: Tres.

-

Dulce Terrazas: Factores que influyen en el adolescente en su rendimiento escolar.

-

Álvaro Rodríguez: El tiempo: construcción formal del hombre.

-

Julio García: ¿Qué es competitividad?

INVITADO: -

Francisco Ertze Encinas: Hacia una educación cívica eficaz. 4


LA VIDA SIN TIEMPO LIFE WITHOUT TIME LA VIE SANS TEMPS Ana Lucía Maldonado Mellado Universidad Autónoma del Noreste Autonomous University of the Northeast Université Autonome du Nord-Est ana.lucia.maldonado@hotmail.com

Resumen: “La vida sin tiempo” es un artículo que ilustra la tendencia humana de huir de momento presente; generando una gran carga emocional que provoca sufrimiento y

desaprovechando valiosas

oportunidades de crecimiento y desarrollo. Palabras clave: Ahora, pasado, futuro.

Abstract: "Life without time" is an article that illustrates the human tendency to escape from the now; generating a heavy emotional burden than causes suffering and missed valuable opportunities for growth and development. Keywords: Now, past, future.

Résumé: «La vie sans temps» est un article qui illustre la tendance humaine échapper moment présent; générer une lourde charge émotionnelle qui provoque la souffrances et manquer des occasions pour la croissance et le développement. Mots-clés: Présent, passé, futur.

5


Porque el tiempo es vida, y la vida radica en el corazón. Momo, Michael Ende

-¡Quiero ser adolescente!- me espetó a quemarropa mi hija de ocho años cuando regresábamos de visitar a mi madre. Consciente que mi respuesta podría mejorar o dañar la comunicación entre mi pequeña y yo le pregunté -¿Qué es lo que sientes?- mientras trataba de mantener un porcentaje razonable de mi atención en el tráfico. Como si hubiera agitado una botella de refresco y quitado la tapa después; mi hija comenzó una retahíla de argumentos, quejas y ejemplos sobre lo terrible que era ser niño. Cuando finalmente terminó la perorata habíamos llegado a casa, y para confirmar todo lo que me había dicho anteriormente, le pedí a ella y a su hermana menor que realizaran sus abluciones nocturnas: preparar su uniforme, ponerse la piyama, lavarse los dientes, etc. Cuando me quedé sola en la cocina las palabras de mi hija todavía daban vueltas en mi cabeza y sentía una gran opresión en el pecho. No tiene nada de extraño que los niños vean con admiración lo que hacen sus mayores, ni tampoco que fantaseen sobre lo que desean ser cuando crezcan, pero en mi hija veo algo más, veo una tendencia casi obsesiva por eludir el presente; ya sea añorando el pasado o anhelando el futuro. Y tuve que admitir, con mucho pesar, que es de mí de quien ha adquirido esa predisposición, ya que todos los días mantengo una guerra sorda y feroz para mantenerme en el ahora. Pero no soy la única. El ser humano cuando se enfrenta a una realidad que no puede manejar se refugia en el pasado o en el futuro para evadirse de ella. Lo que percibimos como problemas económicos, familiares, de pareja o laborales pierden intensidad por un instante cuando nos sumergimos en maravillosos recuerdos cargados de subjetividad, ya que solemos magnificar los aspectos positivos y desdibujar los negativos, o bien, visualizamos un dichoso porvenir haciéndolo más brillante utilizando la inagotable paleta de colores de nuestra fantasía.

6


Sin embargo, al no aceptar el presente estamos viviendo al margen de la vida, ya que cada experiencia nos proporciona oportunidades de aprendizaje, crecimiento y desarrollo. Cuando nos retraemos de la realidad, es decir, no aceptamos el ahora, acumulamos una enorme cantidad de sufrimiento eliminando toda posibilidad de acción, decisión e integración de las situaciones que vivimos. (Tolle, 2008, p. 93-115). En el 2008, Tolle afirma que: Estar identificado con su mente es estar atrapado en el tiempo: la compulsión de vivir casi exclusivamente a través de la memoria y la anticipación Esto crea una preocupación interminable con el pasado y el futuro y una negativa a reconocer y honrar el momento presente y a permitir que sea. La compulsión surge porque el pasado le da a usted una identidad y el futuro contiene la promesa de la salvación o la realización en cualquier forma. Amabas son ilusiones. (p. p. 70-71) Recordar o soñar no tiene nada de malo siempre y cuando estemos completamente conscientes de que ambos son constructos de nuestra mente y no vivamos a través de ellos, ya que la dolorosa comparación entre uno u otro y la realidad nos generará profundo e innecesario sufrimiento que se manifestará en diversas formas: ansiedad, depresión, angustia, estrés; que lenta e inexorablemente se acumularán en nuestro cuerpo desencadenando un sin número de padecimientos. Ende (2000) ilustra esta situación en una desgarradora escena en la que Momo 1 tras ser asediada por los hombres grises2 regresa a la ciudad y encuentra a un buen amigo suyo, un viejo albañil que obnubilado por los recuerdos y el alcohol añora los días en los que su trabajo tenía significado y es incapaz de ayudar a la niña en ese momento. Cuántas veces hemos reconstruido una situación desagradable del pasado, aunque sea reciente, recreando con exactitud cada detalle y al hacerlo volvemos a sentir la misma emoción que entones, ira, angustia, miedo o frustración. Incluso, llegamos a modificar los eventos y nos vemos diciendo y haciendo aquello que en su momento no pudimos o nos atrevimos. Este recuerdo “editado” puede reconfortarnos por un instante, 1

Momo, niña de edad indeterminada que posee la capacidad de hacer que las personas descubran su verdadero valor; personaje principal de la obra homónima escrita en 1973 por el novelista alemán Michael Ende. 2 Seres vestidos con trajes obscuros, de piel cetrina y voz metálica que fuman incesantemente cigarrillos que desprenden humo azulado y tienen por misión engañar a los seres humanos para que inviertan en su banco de tiempo. Momo, Michael Ende (1973).

7


pero en el fondo el malestar se intensifica, no tanto por lo que “nos hicieron” sino por lo que nos hacemos a nosotros mismos al recordarlo una y otra vez. Muchas otras, cuando las estrecheces monetarias o afectivas nos atribulan, fantaseamos con la abundancia; nos visualizamos rodeados de las cosas y las personas que creemos nos traerán la felicidad y nos harán sentir dichosos y plenos; pero al final, todo queda en el suspiro de resignación que exhalamos ante cada aparador y cada pareja que encontramos en nuestro camino sintiéndonos cada vez más pequeños y miserables. Lo grave de estos episodios, aparentemente incontrolables, es que renunciamos al disfrute de lo que la vida nos ofrece con cada situación; prefiriendo espejismos huecos que sólo nos traen sufrimiento, en otras palabras, cambiamos oro por espejos. En esos momentos, es como si los hombres grises estuvieran al acecho, moviéndose sigilosos a nuestro alrededor, cuchicheando con sus voces átonas, conteniendo burlonas carcajadas e impregnando nuestro espacio vital con el humo azulado de sus cigarrillos que huele a instantes perdidos, a tiempo muerto. (Ende, 2000). Una postura un poco más proactiva que la ya ilustrada es vivir bajo el axioma latino carpe diem3 que alerta sobre la transitoriedad de la existencia y cuya aplicación literal entraña un enorme riesgo: el de mantener una búsqueda feroz de emociones, situaciones y placeres; desarrollando así un apetito insaciable por lo novedoso y poco convencional manteniéndonos en una perpetua intranquilidad, huyendo de cualquier conexión profunda con nosotros mismos y con lo que nos rodean y llevándonos, en última instancia, a algo peor que la muerte, la no vida. Entonces, ¿qué alternativas existen para evitar que “esta conducta entre en contacto con el campo de energía del cuerpo interior, esté intensamente presente, deje de identificarse con la mente, entréguese a lo que es? Esas son todas las puertas que puede usar, pero sólo necesita usar una” (Tolle, 2008, p.159). Cada vez que nos sorprendamos en uno de esos saltos cuánticos al pasado o al futuro hay que respirar profundamente, sentir nuestro cuerpo y el ambiente que nos rodea, luego ir más adentro centrándonos en el silencio del que provienen todas las respuestas y en el espacio infinito de nuestro ser y mantenernos ahí, conectados con la fuente de la vida, plenamente conscientes, viviendo sin tiempo. Mientras más se

3

Aprovecha el día

8


practique, más natural será y a la larga recuperaremos nuestra paz mental y mejoraremos significativamente nuestra salud. (Tolle, 2008, p. 131-152). Cuando las niñas estuvieron listas, subí a su cuarto para realizar nuestra rutina de antes de dormir: leer, orar, arroparlas y darles un beso de buenas noches. Antes de apagar la luz mi pequeña, seguramente percibiendo mi inquietud me preguntó -¿Alguna vez has querido ser alguien más o estar en otro lugar?-Si-le contesté- Pero en este momento, me siento muy feliz de ser tu mamá y no desearía estar en otro sitio que aquí contigo-. Mi hija me miró con expresión confusa, como cuando recibes la respuesta que deseas y no la que esperas, pude ver en sus ojos oscuros y risueños la batalla que libraba en su interior, y en ella, mi propia lucha y la de todos. Me echó los brazos al cuello y me dio un beso en la mejilla diciéndome -te quiero mucho mami-, unos minutos después, estaba durmiendo plácidamente. La crianza es una labor sumamente compleja y demandante en la que la mitad del tiempo no sabes si lo estás haciendo bien, y la otra mitad estas completamente seguro que lo estás haciendo mal. Este episodio me gustaría colocarlo en el primer cincuenta por ciento. Cuando veo a mis hijas, me embarga una sensación de paz e infinita ternura, pero también de profunda preocupación. Soy su modelo, por ahora, y es mi responsabilidad ser un buen ejemplo. Los patrones y conflictos internos que poseo, que en ocasiones me resultan tan difíciles de identificar, son como libros abiertos para ellas y los absorben inconscientemente adjudicándose cargas que no les corresponden y de las que les resultará muy difícil desprenderse. De ahí que, mientras más presencia pueda tener en mi vida, mientras más despierta y consciente del aquí y el ahora pueda estar, más libres serán ellas para labrarse su propio camino, vivir sus propias experiencias y cometer sus propios errores. Entonces podré visualizarlas como mujeres independientes, capaces de enfrentar los dolores y disfrutar las alegrías de la vida, con una profunda aceptación de lo que es y de quiénes son.

9


REFERENCIAS -

Ende, M. (2000). Momo o La extraña historia de los ladrones de tiempo y de la niña que devolvió el tiempo a los hombres. México: Alfaguara. -

Tolle, E. (2008). El poder del ahora. Un camino hacia la realización personal. Bogotá: Norma.

Este artículo se terminó de escribir el 15 de octubre de 2012

10


UNA TAZA DE CAFÉ A CUP OF COFFEE UNE TASSE DE CAFÉ César Arnulfo De León Alvarado Instituto Salesiano de Estudios Superiores Salesian Institute of Advanced Studies Salésien Institut d'Enseignement Supérieur cesar8dla@hotmail.com

Resumen: El Amor, como toda experiencia densa, encierra en sí una polaridad de emociones que pueden vivirse acompañadas con una taza de buen café. Palabras clave: Amor, café, enamorarse, dolor

Abstract: Love, like all dense experience, contains within itself a polarity of emotions that can be experienced accompanied with a cup of good coffee. Keywords: Love, coffee, falling in love, pain.

Resumé: L'amour, comme toute expérience dense, contient en lui-même une polarité d'émotions qui peuvent être expérimentés accompagnés d'une bonne tasse de café. Mots-clés: L'amour, café, tomber en amour, douleur.

11


“All you need is love” The Beatles

Me levanto temprano, hago el desayuno, mientras escucho atento el sonido de la cafetera que indica que el café matinal está listo para acudir al encuentro de mi eterna taza plateada de metal. No es el mejor material para tomar café, pues el metal suele ser frío, lo mismo que su color, que evoca más bien una mañana gris envuelta en la neblina, que el suave golpe de calor que pronto resguardará en sus confines; sin embargo a mí me gusta el calor y el olor del café, y también los días grises envueltos en neblina, así que ésta, mi taza favorita, es el perfecto lugar para tan evocador encuentro. Reviso mi armario tratando de recordar qué traje usé el lunes de la semana pasada, para no repetir el color, ni la camisa con que lo usé, y mucho menos la corbata. Tanta trivialidad me asombra. Bueno en realidad no, no me asombra, simplemente me mantiene vivo que ya es mucha ganancia. Hace un mes era toda una hazaña atreverme a salir a la luz del día; prefería permanecer enmudecido, escondido tras la barba crecida en mi cara, enmoheciendo mi ser en reposo sobre el colchón de la cama, buscando la mejor postura no tanto para dormir, sino para no pensar, para dejar que mi vida se escapara entre los brazos de Morfeo, en un estado de somnolencia que no me permitiera distinguir la cruel realidad del maravilloso mundo de los sueños, donde todo es posible, donde nada es tan trágico que no se pueda solucionar con un simple pestañeo, pues en un abrir y cerrar de ojos, hasta la más terrible pesadilla desaparece mientras la conciencia obnubilada atina a decir “fue sólo un sueño”. Ese era mi mundo, la realidad por sí misma era demasiado burda y descarada para mí. Así es cuando la vacuidad penetra en el alma, cuando un sueño que surca vertiginoso el océano de la ilusión, se ve de pronto encontrado con los escollos de la más pura realidad sin poderlos esquivar. Entonces el corazón puro y confiado, se vuelve receloso, huraño de sí mismo, esquivo, difícil de hallar, pues una vez herido, prefiere esconderse en una coraza de hierro a dejarse de nuevo vulnerable frente a los hechizos del amor. Así me sentía yo. 12


Ella, no era una chica extraordinaria. Tenía ciertamente unos ojos hermosos, a través de los cuales yo podía imaginarme el cielo y el océano en perfecta armonía. La textura de su nívea piel invitaba a las caricias, la frescura rojiza de sus labios incitaba a probarlos, y un sutil olor a frutas que despedía al pasar, imponía el recuerdo, para siempre, de tan delicado aroma. Era pues esta mujer, si bien no una chica extraordinaria, al menos sí una chica atractiva, pues lo que se ve no se juzga, no se niega. Charlamos un par de ocasiones, o más bien, intercambiamos un par de saludos en algún momento, y aunque no pasó desapercibida su presencia, ciertamente no pasó algo más. Así de sencillo. Parecíamos seguir caminos diferentes que solamente se tocaron en alguna remota intersección para después separarse irremediablemente, como esos senderos que se pierden en la nada a la orilla de la carretera, escondiendo poblaciones casi fantasmales que apenas dejan huella de su existencia (o que ni siquiera despiertan la curiosidad por preguntarse si existen). Así coexistíamos hasta que un día un cruce de miradas y una sonrisa que apareció sin ser invitada, provocó que esas existencias paralelas tuvieran un punto de encuentro, y convergieran finalmente en un nuevo camino que se asomaba prometedor, al igual que la primavera que apenas iniciaba. -Hola. ¿Me recuerdas? (me atreví a preguntar) -Sí, nos hemos topado un par de ocasiones, ¿cierto? -¡Claro! Cuando pedí tu número telefónico no sabía si en verdad eras tú. -Yo también dudé cuando revise mi celular, pensé que podría ser alguna otra persona con quien me estaba “mensajeando”. -Pues ya ves, ¡sí soy yo! (dije mientras reía) La primera vez que te saludé ni siquiera volteaste a verme (atiné a decir en son de broma). -¿De veras? (preguntó fingiendo sorpresa) Es que ese día estaba muy ocupada haciendo compras, pero ya ves, creo que me he ganado otra oportunidad (volvió a sonreír).

13


Seguimos platicando durante la velada, en donde fuimos del Jazz a la música andina, de Chicago a Barcelona y del Vodka al Tequila, para terminar finalmente bebiendo café, esa bebida prodigiosa que tanto me gusta y que en ese entonces a ella también le encantaba. De ahí en adelante todo fue magia. Me atrajo su porte, me sedujo su mirada y me conquistó finalmente su sonrisa, que a pesar de su aire de ingenuidad, dejaba entrever la inquietud y el deseo de una mujer atrevida. Fue entonces que, como todo ser que se encuentra perdido bajo el dardo de Cupido, escribí en una servilleta: Si quisiera enamorarme estaría día noche pensando en ti, saldría a las calles buscando tu rostro en cada persona; vería tu sonrisa en los rostros de cada paseante y escucharía el suave murmullo de tu voz en medio del tráfico matinal. Tus largos cabellos serían mi sombra en cada árbol majestuoso y respiraría en sus hojas y flores la fresca fragancia que a tu paso dejas al caminar. Seguiría cada nube hasta encontrar aquella que pudiera tener la figura adecuada para poderte vestir de bello algodón, fundiéndose a la perfección en tu nívea piel. Probaría las ciruelas y las rojas fresas de cada mercado, buscando encontrar en ellas tus labios y su definido sabor que tanto me recuerdan a ti.

Y sí, al empezar el verano, pronto caí enamorado. Lo demás, como en toda historia de enamorados, sobra mencionarlo, pues tanta cursilería y afecto puede empalagar a aquellos que como yo, guardamos un escondido escepticismo ante lo que a veces llamamos amor, aunque seamos sus más fervientes seguidores. Es algo así como adictivo este asunto, una vez que se prueba se quiere volver a consumir, aunque a veces el precio que hay que pagar no sea tan de nuestro agrado (¡aunque siempre valga la pena pagarlo!). Y sucedió lo inesperado. Sinceramente no lo vi venir, aunque ciertamente había cosas que no encajaban en ese idílico paraíso en el que entonces vivía. -Sí, bueno. ¿Estás ocupada? (dije yo con un tono que denotaba nerviosismo) -¿Quién habla? (su voz era fría y cortante) -Soy yo mi amor, hablaba para saludarte. Sabes te extraño… 14


-Oye, sabes que, ya no me hables…necesito estar sola, luego te busco… -¿Te pasa algo? Suenas un poco extraña… -Estoy bien. No te preocupes. Son ciclos por los que pasan las personas. Tengo que colgar. -Ok mi amor. ¡Cuídate mucho! ¡Te mando un beso! -Bye. Esta plática, aunque obvia y evidente, no alcanzó a llevarse del todo mis esperanzas. Pensaba que todo volvería a la normalidad, que era un periodo de duda normal y que así como llegó un día, así tendría que pasar. Y efectivamente, el periodo de duda se terminó cuando ella se dio cuenta que estaba enamorada de alguien más... Finalmente el primer amor deja una huella fuerte, difícil de superar si no se le trata con cierto cuidado, y yo lejos de saber lo que realmente ocurría en su vida, quedé olvidado junto con todas las promesas que un corazón envalentonado por el amor suele hacer, ya no había espacio en su corazón para mí... Entonces escribí de nuevo en una servilleta, tratando de hallar consuelo: Te recuerdo como si fuera ayer mismo cuando mis labios se despidieron de tus mejillas rosadas, tratando de capturar tu esencia a través del simple contacto de mi piel con la tuya. Es difícil reconocer que hoy no estás más aquí. Camino como cada mañana entre las rosas y las lilas del jardín, donde tantas veces solíamos pasear juntos. Tu fragancia parece acompañarme mientras se asoma timorata entre el olor a fresca hierba y a tierra mojada, revolviendo con sorpresa mis sentidos, hasta que finalmente pongo fin al desvarío, volviendo a cada tanto mi cabeza, que empieza a comprender entonces por la fuerza, que sólo mi propia sombra acompaña mi andar. Alargo en las noches mi mano inquieta, repasando a tientas, temerosa, la informe figura de la soledad, que noche a noche es la huésped de mi cama. Busco en la sombras encontrar tu cabellera alborotada, aguzo el oído para oír tus pasos en la alcoba, y al despertar

15


del ligero letargo en que me encuentro, busco hallar consuelo apretando con fuerza mi única almohada, mientras una lágrima trata de llevarse tu recuerdo, recorriendo con ternura mi mejilla. Recuerdo tu sonrisa y parece que soy feliz por un instante, mientras el agua de la regadera refresca mi cara y mi cuerpo. Solíamos reír juntos, y solíamos reír mucho además. El agua saltarina que baña mi cuerpo es ahora lo más parecido a tu sonrisa. Es fresca, radiante, contagiosa de su vitalidad. Mientras escucho el caer del agua soy otro, pareciera que su ritmo armonioso es la cura milagrosa para superar la fatiga y el dolor que esta vida parece traer a veces al corazón. Cierro la llave, salgo de la regadera, y el dulce sonido de cientos de gotas cayendo se ha ido, al igual que tu sonrisa… Un sorbo de café me mantiene pendiente de este mundo, se convierte en mi nexo preferido para estar aquí, para intentar escapar de ti, para enfrentarme con la vacuidad inminente de tu no-ser, de tu haber sido para no ser más, condenada a la efímera existencia y a la absoluta desaparición…disfruto tanto mi café como puedo, pronto su humear y su calor se extinguirán, me abandonarán de nueva cuenta, solamente su amargo sabor perdurará en mi paladar, para recordarme a mí mismo que estoy vivo, aunque mi vida parezca la agonía más perversa, cuando tengo que vivirla sin ti…

Fui valiente, traté de sobreponerme. Salí a fiestas, conocí buenas chicas, conseguí un mejor empleo, me fui de vacaciones fuera de la ciudad. Antes de caer bebí, lloré con rabia, platiqué con amigos y desconocidos, purgué mi dolor con golpes en la pared, quemé y destrocé cartas, fotografías, regalos, promesas… Finalmente nada de esto fue suficiente, y después del otoño, el endeble cimiento que sostenía mi vida acabó por ceder al peso de semejante dolor. Mi mundo, tal como lo conocía, simplemente se desvaneció. Y con el invierno encima, decidí resguardarme en mi cama, cobijado por el peso de los recuerdos, abrazando contra mi pecho la imagen de su linda cara, que ahora producía una extraña mezcla de emociones, de cariño y de dolor. No la había olvidado en

16


realidad, pero tampoco supe nada más de ella. El eco de nuestra última conversación telefónica resonaba con fuerza en mi interior: -Mmmm…sí bueno, ¿eres tú? -Hola (dijo tímidamente). Sí, soy yo. -¿Cómo has estado? Supe que te habías casado. -¡Sí! Pues ya ves, la boda, el embarazo… -Entiendo… ¿por qué?... -Hay cosas que no se pueden explicar… -Es que ¡me dolió tanto! -Lo siento… no fue mi intención… -¿Me vas a dejar sin respuesta? -De verdad, aún no lo sé… -Si tú no lo sabes, entonces ¡¿quién?! Sé feliz, hasta luego… -Hasta luego… El hielo que reventaba las tuberías de agua forradas de periódico no pudo haberme dejado más frío que esta conversación. Ansiaba respuestas y las busqué con quién yo presumía debía tenerlas. Ahora resulta que el Oráculo a quien había acudido no tenía nada que decir. Estuve tentado a ir al psiquiatra (las pláticas con la psicóloga no parecían ayudar). Mi voluntad resquebrajada, sucumbía ante la tristeza y el dolor. No tenía ánimos de nada. Tenía que dejar que la herida se hiciera cicatriz. Con esa idea fija en mi mente sobreviví la Navidad y el Año Nuevo. Llegó un momento en que dejé de pensar, queriendo con ello dejar de sentir. Parece que después de un tiempo esta estrategia comenzó a funcionar. Empecé a abrir los ojos de lleno, al menos ya encendía el televisor y empezaba a criticar los programas aburridos y sin sentido que pretendían entretener a las

17


masas, ávidas de historias ajenas para olvidar la realidad agobiante que le rodea. Era un signo de vida. Los días siguientes fueron de mejoría gracias a las infusiones alimenticias de mi madre quien, como ningún otro ser en este planeta, tiene la habilidad de poner todas las prodigalidades de la vida en un plato de caldo caliente. Esto junto a los nuevos proyectos que habría por realizar en mi nuevo empleo y la sonrisa de mi pequeña sobrinita que me hacía recordar la infancia con mi hermana me ayudaron a reaccionar. Hace un mes ya que sigo viviendo en la “normalidad” y me afeito todos los días. Bueno, no todos, los sábados me concedo el privilegio de prescindir del rastrillo por un día para sentir el roce áspero de mi barba saliente que hace brotar en mí al hombre montaraz, atrevido, que dueño de sí mismo se atreve a concederse el mayor de los privilegios: el privilegio de soñar. Todavía no estoy “en forma” para volver a las andanzas del amor, pero siempre tengo una taza de rico café cada mañana, un traje limpio, una camisa y una corbata. Estos son mis vendajes y mi medicina, y mientras no haya trasplantes o algún tratamiento efectivo para un corazón hecho pedazos, tendré que esperar algún tiempo para querer volverme a enamorar. Mientras tanto, taza en mano, disfruto la Belleza que me rodea, sin atreverme aún, claro está, a tocarla siquiera…no me quiero arriesgar…

Esta narración se editó el 30 de octubre de 2012.

18


TRES THREE TROIS Lucero López Ávila Gaxiola Universidad de Cambridge Cambridge University Universite de Cambridge lucero.lopezavila@gmail.com

Resumen: Tres escritos en los que se emplean ciencias como la física, las matemáticas y las fonética para tratar de explicar, desde un punto de vista mas lógico y analítico, el sentir humano. Palabras clave: Eco, números, vocales.

Abstract: Three writing pieces in which science such as Physics, Mathematics and Phonetics are used to try to explain, from a more analytic and logical viewpoint, human feelings. Key words: Echo, numbers, vowels.

Resume: Trois histoires dans laquelle sciences comme Physique, Mathématiques et Phonétique sont utilisés pour tenter d'expliquer, a partir d'un point de vue plus logique et analytique, le sentiment humain. Mots-cles: Eco, nombre, voyelles.

19


VOCALES Para ti, loco, mi todo fue poco. Est谩s s贸lo y roto hundido en el lodo. Sin mis labios rojos inunda tus ojos dolor como pocos. Buscando los c贸mo porque ya no somos.

20


FÍSICA Apesadumbrada Descubrí que tus "te amo" no eran sino el eco de los míos retumbando en las paredes de tu corazón vacío.

MATEMÁTICAS Hoy te dije: "yo te amo". Contestaste: "yo también". En la historia de los números es la primera vez que indiscutible derrotas con tus dos a mis tres.

Estos poemas fueron editados el 30 de octubre de 2012. 21


FACTORES QUE INFLUYEN EN EL ADOLESCENTE EN SU RENDIMIENTO ESCOLAR FACTORS THAT AFFECT THE ACADEMIC PERFORMANCE IN TEENAGERS FACTEURS QUI INFLUENCENT LE RENDEMENT SCOLAIRE À L'ADOLESCENCE Dulce Terrazas Villalobos Universidad Interamericana para el Desarrollo Interamerican University for Development Université Interaméricaine puor le Développement dulce_terrazas_villalobos@hotmail.com

Resumen: El rendimiento escolar durante la adolescencia se puede ver afectado por varios factores que le influyen como lo son los factores familiares, sociales y biológicos, pero ¿cuál de estos tres puede ser el de mayor relevancia? Palabras clave: Adolescencia, rendimiento escolar.

Abstract: Academic performance in adolescence may be affected by various factors that influence, factors such as family, social and biological, but which of these three may be the most important? Keywords: Adolescence, teenagers, academic performance.

Résumé: Le rendement scolaire à l'adolescence peut être affectée par divers facteurs qui influencent les facteurs tels que la famille, sociale et biologique, mais laquelle de ces trois peut-être le plus important? Mots-clés: Adolescence, rendement scolaire.

22


En el artículo anterior hablamos sobre un estudiante de educación media superior en su primer día de clases y sobre la reseña de las características de las que es poseedor -un rendimiento escolar no brillante.

Cabe preguntarse:

¿por qué

sucede esto? ¿Qué factores afectan al rendimiento académico de este adolescente?

Pues bien.

Creo que será necesario adentrarnos a esta etapa

llamada adolescencia, para lo cual se ha entrevistado a una experimentada psicóloga.

Entrevista a la Lic. Mónica Romero Muza

1.- ¿Nos puedes decir tu nombre, profesión y experiencia? Lic. Mónica Romero Muza, soy Licenciada en psicología, con experiencia en psicopedagogía. Tengo diez años de experiencia en el ramo educativo.

2.- ¿Nos podrías definir lo que es la adolescencia? Es una etapa del desarrollo del ser humano que se caracteriza por muchos cambios en varios niveles, cambios biológicos y hormonales que desencadenan en cambios físicos, alteraciones en el comportamiento y también en aspectos intelectuales y sociales. La adolescencia se inicia con la pubertad considerándose en las mujeres desde su primera menstruación o menarquía y en varones desde los 12 o 13 años de edad hasta los 18 o casi 21 años.

3.- ¿Qué factores influyen en el adolescente en su rendimiento escolar? Primeramente está el factor familiar; es muy importante el tipo de comunicación dentro del núcleo familiar, los problemas entre familia,

23

procesos de divorcios


durante la adolescencia o bien problemas dentro del núcleo familiar a los que no se ha dado una solución, por ejemplo, el papá lejano o periférico, la ausencia de padres por cuestión de trabajo, roles no definidos o confusos, limites no claros ni bien establecidos, violencia intrafamiliar entre otros. También existen los factores sociales como la apariencia física, necesidad de pertenencia que incluye la aprobación por sus pares lo que lleva a comportamientos condicionados por gustos o intereses, modas (marcación de estereotipos) y la adquisición de malos hábitos. Por otra parte, también influyen los factores biológicos, es decir, aquellos que se dan durante el proceso de crecimiento, como lo son los cambios hormonales que pueden ocasionar hipersensibilidad, irritabilidad, somnolencia o exceso de energía.

4.- ¿Cuál factor de los antes mencionados te parece el de mayor importancia? El factor familiar, porque es donde los hijos desde niños aprenden a ver a través de la percepción de los padres, así como las actitudes y la forma de reaccionar en determinadas circunstancias o eventos. En la familia se da esa retroalimentación sobre lo correcto de lo que no lo es, cuando no se cubre eso dentro de la familia van a existir situaciones en donde el adolescente esté en desventaja para comportarse adecuadamente dentro de la sociedad.

5.- Hoy en día existen varios libros de reconocidos autores que recomiendan la formación del carácter o el trabajo de la inteligencia emocional en adolescentes. ¿Crees que formar el carácter o trabajar en su inteligencia emocional puede influir para que el adolescente se desarrolle de mejor forma en esta etapa? Sí, definitivamente, porque ellos tienen que tomar rienda de su vida y estas herramientas pueden ayudarlos a tener relaciones sociales más sanas que los lleven al logro de sus objetivos, de tener una familia funcional donde el adolescente como adulto que llegará a ser asuma las responsabilidades de sus 24


circunstancias, siendo personas mejor preparadas para resolver las dificultades propias de las vida a los que se verán sometidos.

Con esta entrevista nos vamos formando una idea de los factores que afectan al adolescente en su rendimiento académico como señalan Conde y De-Jacobis (2001): La causa del bajo rendimiento escolar es la vida emocional del adolescente, la falta de comunicación con los integrantes de la familia, la inestabilidad de su desarrollo físico y emocional, que dan como resultado justamente el bajo desempeño, la reprobación de materias, e incluso la deserción escolar.

Coincide la Lic. Romero Muza con la cita anterior en que el factor familiar, en el aspecto de la comunicación, influye determinantemente en el rendimiento escolar del adolescente, además de la formación de su dimensión emocional. La pregunta que queda después de haber leído lo anterior es: ¿cómo podemos los padres o docentes contribuir a la educación del adolescente y qué herramientas les debemos ofrecer que le ayuden en esta etapa? De este tema hablaremos en nuestro próximo artículo.

REFERENCIAS: -

Conde-Rosas, J. y De Jacobis-Viñolas, G. (2001) ¿Por qué los estudiantes del segundo grado de bachillerato reprueban?, por un coeficiente intelectual bajo o por facultares emocionales.

Tesis inédita.

Universidad Franco

Mexicana.

Este artículo se terminó de escribir el 29 de Octubre del 2012. 25


EL TIEMPO: CONSTRUCCIÓN FORMAL DEL HOMBRE. TIME: MAN FORMAL CONSTRUCTION. HEURE: MAN CONSTRUCTION FORMELLE. Álvaro Miguel Rodríguez Jáuregui Instituto Salesiano de Estudios Superiores Salesian Institute of Advanced Studies Salésien Institut d'Enseignement Supérieur rojasdb@hotmail.com

Resumen: El tiempo no existe, es algo sin sustancia fuera del hombre; el tiempo es una construcción humana para entender lo que sucede fuera del mismo humano. El tiempo existe porque lo hemos construido. El cosmos vive en un presente constante, donde no hay pasado ni futuro, sino un latir constante, un “siendo” perpetuo de las cosas que el hombre entiende como recorrido, como lo que ha pasado, está pasando y pasará. Palabras claves: Insistencia, existencia, tiempo.

Abstract: Time does not exist, it's no substance outside man, time is a human construct to understand what happens outside the human. Time exists because we have built. The cosmos lives in a constant present, where there is no past or future, but a steady beat, a "being" perpetual things that man understands as travel, as it happened, is happening and will happen. Keywords: Insistence, existence, time.

Résumé: Le temps n'existe pas, ce n'est pas une substance extérieure à l'homme, le temps est une construction humaine de comprendre ce qui se passe en dehors de l'être humain. Le temps existe parce que nous avons construit. Le cosmos vit dans un présent permanent, où il n'y a ni passé ni futur, mais un battement régulier, un «être» des choses éternelles que l'homme comprend que le voyage, comme cela s'est passé, se passe et se passera. Mots-cles: Insistencia, existencia, temps.

26


Algo ex-siste y algo in-siste; es decir, algo está independientemente fuera del hombre, del sujeto, pero otras cosas están en la conciencia del hombre de algún modo. La ex-sistencia está ahí, siendo. En otras palabras, no tiene en sí misma referencias de pasado ni futuro sino que está siendo. La ex-sistencia no fue, no será, ni es estática, algo definido inmutable, algo a lo que se le pueda definir como que es. La ex-sistencia no es sino que está en un constante siendo. Dicho en otras palabras, la ex-sistencia no corre en el tiempo sino es percibida en el tiempo. De modo que, dicho esto, si queremos acercarnos a estudiar el tiempo, debemos verlo en la conciencia humana, en el sujeto, en lo que piensa. En ningún lugar del hombre hay tiempo si no es en lo que piensa, pues su cuerpo está en las mismas condiciones de la ex-sistencia. Y con esto pasamos de inmediato a la in-sistencia, donde algo está en el hombre, donde algo in-siste en el sujeto. La in-sistencia es, fue o será; la in-sistencia sí corre en el tiempo o sí se piensa en el tiempo; la in-sistencia no puede estar en un siendo (salvo a modo de concepto) porque lo pensado congela todo movimiento: lo que es en la insistencia, es pero fijo, tan fijo que puede definirse, analizarse, revisarse detenidamente. La ex-sistencia no es sino hasta que es pensado por el hombre; puede ex-sistir pero será algo hasta que sea pensado por el sujeto. De hecho cuando se dice que algo es, es en la in-sistencia, porque en la ex-sistencia ha dejado de ser por estar siendo, por estar en un fluido constante que se aleja rápido de la definición. El sujeto debe fijar la ex-sistencia en la in-sistencia como hacen los cazadores que disparan a algo que corre y lo mata para ver qué es. En la insistencia son las cosas, en la ex-sistencia están siendo. El sujeto piensa y construye la ex-sistencia, hace un proyecto que impone en ésta. Para que el sujeto pueda decir algo sobre la ex-sistencia lo hace desde la in-sistencia; es decir, todo lo que el sujeto piensa es el ropaje con el que viste las cosas para estar frente a ellas, es su manera de pisar en la ex-sistencia.

27


Todo para decir que nuestro trabajo sobre el tiempo debe enfocarse en cómo se piensan las cosas en la in-sistencia, cómo se construye el tiempo en el sujeto e incluso, primero, qué es el tiempo en el sujeto.

El tiempo en Kant. Dejando de lado las aportaciones de la fenomenología que son, por naturaleza, meramente descriptivos, Kant ha sido el primero y el más contundente al separar la cosa en sí de lo que el hombre puede pensar y decir de ella. Es para nosotros absolutamente desconocido cuál puede ser la naturaleza de las cosas en sí, independientemente de toda receptibilidad de nuestra sensibilidad. No conocemos de ellos más que la manera que tenemos de percibirlos, manera que nos es peculiar, pero que tampoco debe ser necesariamente la de todo ser, aunque sea la de todos los hombre (Kant, 2004, p.215).

Con esto ha separado también el tiempo de las cosas: “el tiempo no es un concepto empírico derivado de experiencia alguna, porque la simultaneidad o la sucesión no serían percibidas si la representación a priori del tiempo no les sirviera de fundamento” (Kant, 2004, p.207); es decir, no podríamos percibir las cosas sucesiva o simultáneamente, por ejemplo; no habría tiempo percibido en las cosas si el mismo tiempo estuviera en la cosa en sí. Por esta razón, continua diciendo Kant, el tiempo es a priori, independiente de la cosa, es una forma de intuición pura, el tiempo es una representación necesaria que sirve de base a todas las intuiciones. Más contundente aún es al afirmar que: El tiempo no subsiste por sí mismo, ni pertenece a la cosa como determinación objetiva que permanezca en la cosa misma, una vez abstraídas todas las condiciones subjetivas de su intuición… El tiempo es la forma del sentido interno… no puede ser determinación alguna de los fenómenos externos, no pertenece ni a la figura, situación, etc., sino que

28


determina la relación de las representaciones en nuestros estados internos. (Kant, 2004, p.209).

El tiempo es el canal de intuición de las cosas. Kant ha separado definitivamente el fenómeno y la cosa en sí. La cosa en sí como ex-sistencia y el fenómeno como in-sistencia, como a lo único que podemos atenernos, las percepciones que el sujeto tiene de las cosas; y es en la percepción donde Kant coloca el tiempo. El tiempo “tiene, pues, una realidad subjetiva en relación a la experiencia interna: es decir, yo tengo realmente las representaciones del tiempo, y de mis propias determinaciones en él” (Kant, 2004, p.212). Y aunque en cuestión de percepción no es válido separar el tiempo del espacio, ahora interesa sólo el tiempo.

La forma de la representación temporal kantiano. Contiene, pues, la experiencia dos elementos bien distintos, a saber: una materia para el conocimiento, que ofrecen los sentidos, y cierta forma ordenadora de esta materia, procedente de la fuente interna de la intuición y del pensamiento puros, la cual, únicamente motivada por la primera, produce los conceptos (Kant, 2004, p.254).

El tiempo kantiano está en la forma interna de intuición que ordena la materia dada por los sentidos para el conocimiento; el tiempo es forma pura porque “no tiene enlace alguno de la diversidad [de las cosas en sí] que hay en ella [la misma diversidad] y que por consiguiente no contienen ninguna intuición determinada” (Kant, 2004, p.289). Y en esta forma temporal pura se posibilita la subsunción del objeto en los conceptos puros, por esto la importancia del tiempo en la percepción: el tiempo es la forma que posibilita la percepción, sin la forma temporal no podríamos percibir las cosas como fenómenos. Por ejemplo, en el esquema de sustancia el tiempo no transcurre, “la sustancia es la permanencia de lo real en el tiempo; es decir, que se presenta lo real como un substractum de la determinación empírica del tiempo en general, 29


substractum que permanece, mientras que todo lo demás cambia” (Kant, 2004, p.308); el esquema de causa no es sino la sucesión en una línea temporal; el esquema de la reciprocidad es la simultaneidad. Así, pues, toda representación se hace en el sentido interno, en la forma temporal pura, en el tiempo. Para Kant el tiempo es una forma pura de intuición, la forma que forma lo que recibe de la sensibilidad, por eso: …los esquemas no son más que determinaciones a priori del tiempo según reglas, y que, según el orden de las categorías, se refieren a la serie del tiempo, el contenido del tiempo, el orden del tiempo, y en fin, el conjunto del tiempo en relación a todas las cosas posibles.(Kant, 2004, p.309).

El tiempo es la posibilidad de toda representación, todo fenómeno aparece en él. Pero ¿cuál es la forma que da la forma al tiempo?, ¿cuál es la forma que posibilita la permanencia, lo sucesivo, lo simultaneo?, ¿qué ordena al tiempo?, ¿cuál es el esquema base para el tiempo general? Otra vez, ¿cuál es la forma de la forma del tiempo?

La forma de la forma temporal: la forma madre. Ahora, según nos posibiliten las condiciones de extensión para este trabajo, expondremos la forma que llamamos forma madre como el esquema que informa el tiempo. Tendremos que meter el espacio, porque suponemos, como lo explicaremos, que de la tridimensionalidad espacial se configura la temporal.

El yo como centro y el cuerpo como propiedad. El yo es el centro en la conciencia del sujeto y de las representaciones que haga; y tan es el centro que todo lo que se construye se hace en referencia a él.

30


Básicamente todo lo que pueda construir estará arriba o abajo, a un lado o al otro, adelante o atrás. El yo del sujeto no sólo se experimenta como centro: el sujeto experimenta una dicotomía, una experiencia que le hace percibir como cosa distinta el cuerpo respecto de sí mismo. Tan es así que incluso a nivel de lenguaje lo expresa como sigue: yo y mi cuerpo. El cuerpo lo experimento como mi propiedad y no como yo mismo. Y larga es la historia de esta separación esquemática: la separación del alma y cuerpo entre los antiguos griegos, en donde se ve en Platón una concepción más elaborada y madura (Erwin, 1983), y el recorrido dentro del pensamiento filosófico, que es largo y controversial (Gavaert, 1981, pp.69-114). El yo toma distancia de lo carnal, no porque no sea carnal, sino porque lo entiende, y al entenderlo lo construye como objeto; o mejor dicho, lo construye como objeto en su intención de entenderlo. El cuerpo, siendo ahora objeto en la conciencia es ya otro distinto al yo, pero a nivel de construcción cognitiva. Es necesidad que no se identifiquen para que el yo conozca el cuerpo, porque de otro modo no puede el sujeto entenderse como ser material ni psíquico. Esta distancia, esta separación, esta dicotomía yo-cuerpo hace pensar mi cuerpo como algo distinto a mí: yo tengo un cuerpo, mi cuerpo, mi mano, mi pecho, etcétera. El cuerpo se hace propiedad del yo, porque del yo ya no puede distinguirse más: el sujeto es el yo-cuerpo. El yo está en el centro y esta es la experiencia de centro más contundente del yo porque es de aquí de donde informa su estructura espacial interna. “El dentro y fuera, el adelante y atrás, el arriba y abajo son designados asociándoseles a un determinado sustrato sensible que se encuentra dentro de la totalidad del cuerpo humano” (2003, p.170). Es precisamente en el centro de ese sustrato sensible (el cuerpo como construcción) de donde se experimenta el yo como centro. Una implicación del cuerpo como propiedad del sujeto es que esta propiedad le da una ubicación espacial al yo; o sea, al sujeto. El cuerpo se vuelve medio en su relación con el mundo exterior. La misma expresión mundo exterior 31


nos remite a pensar el cuerpo separado del yo. El yo como el interior y el cosmos el exterior, en el que, repetimos, el cuerpo es el medio para mi contacto con ese cosmos ¿No hay en lo dicho (cuerpo como propiedad) un esquema o una forma ya básica de lo de afuera y lo de adentro, una forma en la base para interpretar el mundo? Pero no nos interesa aquí la estructura que nos genera la propiedad de un medio como el cuerpo: si el cuerpo da al yo una ubicación espacial debe dar por ende una estructura espacial ¿Cuál es ésta?

El cuerpo, la informática del espacio y la Forma Madre. Si, como dijimos, el cuerpo se construye como propiedad del yo, es decir, el yo está en el cuerpo y además, este cuerpo le da una ubicación espacial, coincidimos ahora con Cassirer que sostiene que: …particularmente la diferenciación de los miembros del cuerpo es la que sirve de punto de partida para todas las otras determinaciones de lugar. Una vez que el hombre se ha formado una clara imagen de su propio cuerpo, una vez que lo ha concebido como un órgano más autosuficiente e intrínsecamente articulado, éste le sirve como de modelo para estructurar la totalidad del mundo (Cassirer, 2003, p.169).

Un sustrato de cuerpo del sujeto es el centro de la totalidad de las direcciones o ubicaciones espaciales en la conciencia. El sustrato corporal exsistente del sujeto es el equivalente al yo de la in-sistencia. El sujeto mismo, pues, puede decir que algo está atrás de él, en él o delante de él. El espacio determina al tiempo en su estructura, porque ambos tienen la misma estructura original. Es primero el espacio en la determinación subjetiva, pues no hay tiempo en la exsistencia; por el contrario el espacio es percibido sensiblemente (aunque su tridimensionalidad es construida): no hay tiempo sensible fuera del sujeto, pero espacio sí. Es por esto que decimos que primero es el espacio y después el yo estructura el tiempo, la línea intuitiva de mutaciones fenoménicas.

32


Y no sólo eso, el sujeto, además, en la construcción de su lenguaje, manteniéndose en el principio de la designación espacial de sus miembros como horizontes o direcciones espaciales. …lo hace objeto de una aplicación más general. La designación de detrás puede expresarse también mediante una palabra como huella en lugar de una palabra como espalda; debajo puede expresarse también mediante una palabra como suelo o tierra; sobre puede expresarse también mediante una palabra como aire (Cassirer, 2003, p.171). La construcción del cuerpo como objeto y la experiencia de centro del yo, le da sentido incluso al lenguaje. Sin embargo, lo que nos interesa aquí no es la construcción del lenguaje sino algo más adentro, una estructura principal que soporta las construcciones temporales; no nos interesan, por ahora, las implicaciones lingüísticas sino la forma fundamental de las formas temporales, la forma primera y más básica de todas las formas: la Forma Madre. ¿Cuál es, pues, esa forma madre; la forma fundamento que configura el tiempo?

A

F

C

D

E

B

33


Una forma tridimensionada y bidireccionada de modo que le da a todas las posiciones de los objetos el abajo y arriba, el estar a un lado u otro, el delante y atrás y todas las demás ubicaciones espacio-temporales que se deriven de ello. Por tal razón es una forma primera o fundamental, por eso hablamos de la Forma Madre.

El tiempo y la forma madre. El tiempo no es nada más que la forma del sentido interno, es decir, del intuir a nosotros mismos y a nuestro estado interior. Pues el tiempo no puede ser una determinación de fenómenos externos; no pertenece ni a la figura, ni [a una] situación, etc., y en cambio determina la relación de las representaciones en nuestro estado interno… (Kant, 2004, p.209).

Con esto Kant separa lo real de lo intuido; separa las cosas de la exsistencia del tiempo de los fenómenos. “Kant ve en la analogía de la experiencia, en los tres principios sintéticos, en sustancia, causalidad e interacción las tres diferentes relaciones temporales posibles, para constituir la permanencia, la sucesión y la simultaneidad” (Cassirer, 2003, p.184); Kant pone formas para esas determinaciones: la forma del tiempo. Sin embargo el tiempo, como construcción no puede tener otra forma básica que la Forma Madre, de donde le vienen su fondo tridimensional; si no es así, ¿cuál es la forma temporal de estas tres posibilidades: permanencia, sucesión y simultaneidad?, ¿tiene el tiempo tres formas o una que muta en tres posibilidades? Estas tres posibilidades temporales kantianas no son tales, no son formas de tiempo, sino construcciones de modos de fenómenos afectados ya por la forma tridimensional del tiempo; construcciones que se hacen a partir de la Forma Madre. El objeto construido se afecta en su posibilidad de pasado, presente o futuro; como en el caso del espacio se afecta como atrás, a lado o adelante; permanencia corresponde bien a presente (presencia), sucesión al orden progresivo de atrás hacia adelante, y simultaneo al estar de lado. Todo con 34


referencia a un yo como centro de una estructura tomada de su imagen de cuerpo que se hizo imagen del mundo. En síntesis, las tres posibilidades temporales de Kant no las construye el tiempo sino la Forma Madre, o mejor dicho, el tiempo es configurado por una forma básica y posibilita los modos temporales de Kant y las modalidades cotidianas de pasado, presente y futuro. En la forma madre se tridimensiona el espacio y luego el tiempo del mismo modo: espacio y tiempo son la posibilidad de intuir la ex-sistencia a modo de la in-sistencia, al modo del sustrato corporal, al modo de la forma madre derivada de éste. Cuando el sujeto se enfrenta a una realidad externa, en su intención de aprehenderla, impone sobre tal una forma y con su carácter espacial y temporal ya tridimensionado. Pero el yo como centro: el pasado es pasado porque el yo lo representa detrás de él; el presente porque va a un lado de él; y el futuro, porque va delante de él. Las cosas son un constante siendo independientes del sujeto, el mismo sujeto entra en esta condición. Las cosas no tienen pasado ni presente ni futuro, sino una vida que corre al ritmo de la misma vida. El devenir de los griegos, tan problemático en su época, no es sino un problema exclusivo del hombre, no para el cosmos. El tiempo, que posibilita las mutaciones de lo percibido, está sujetado las condicionantes del yo; el tiempo no es sino la posibilidad del mismo yo de presentarse para sí un fenómeno, pero bajo la tridimensionalidad que impone el espacio hecho estructura a partir del cuerpo del sujeto. El hombre vive en un constante siendo, sin pasado, sin futuro, un constante presente (si se me permite decirlo así); el hombre está metido en un ritmo eterno; el hombre no va a la eternidad, el hombre está en la eternidad.

35


REFERENCIAS: -

Cassirer, E. (2003). Filosofía de las formas simbólicas, Tomo I: El lenguaje. México: FCE.

-

Colomer, E. (2001). Del pensamiento alemán de Kant a Heidegger. Tomo I: la filosofía trascendental: Kant. España: Herder.

-

Erwin, R. (1983). Psiqué: la idea del alma y la inmortalidad entre los griegos. México: FCE.

-

Gavaert, J. (1981). Introducción a la antropología filosófica: El problema del hombre. España: Sígueme.

-

Kant, Immanuel. (2004). Crítica de la Razón Pura. Buenos Aires: Losada.

Este artículo se terminó de escribir el 13 de Octubre de 2012

36


COMPETITIVIDAD: ADAPTACIÓN HISTÓRICA COMPETITIVENESS: HISTORICAL ADAPTATION COMPÉTITIVITÉ, DE L'ADAPTATION HISTORIQUE Julio Salvador García Ornelas Universidad Interamericana para el Desarrollo Interamerican University for Development Université Interaméricaine puor le Développement juliosgo@hotmail.com

Resumen: La competitividad es un concepto nuevo relativamente. Se hará una reseña histórica del término y luego de una característica muy peculiar: su capacidad de cambiar la forma de pensar, superando paradigmas arraigados a un nivel económico. Palabras clave: Competitividad, Paradigma, Cambio, Reseña, Educación.

Abstract: Competitiveness is a relatively new concept. There will be a brief history of the term and after a very peculiar feature: its ability to change the thinking, overcoming paradigms rooted at an economic level. Keywords: Competitiveness, Paradigm Shift, Review, Education.

Résumé: La compétitivité est un concept relativement nouveau. Il y aura un bref historique du terme et après une caractéristique très particulière: sa capacité à changer la pensée, les paradigmes ancrés à surmonter sur le plan économique. Mots-clés: Compétitivité, Paradigm Shift, Éducation.

37


Hablamos en el artículo anterior del impresionante resultado de la competitividad, la velocidad con la que evoluciona y algunas características generales. Ahora hablemos un poco del término y su historia antes de unirlo a la reflexión referente al ámbito educativo que se comenzará en la siguiente entrega. Comencemos con lo básico, me refiero a la definición del término.

La

propuesta de Garelli (2009) es la siguiente: La competitividad es… el campo de la economía que reconcilia e integra varios conceptos y teorías de la economía y la administración en una serie de principios guía que impulsan la prosperidad de una nación, una empresa o un individuo. Para contextualizar esta interesante conceptualización remontémonos al pasado, donde encontramos la influencia de mi amada filosofía, siempre presente en lo importante de la humanidad.

Reseña histórica del concepto

René Descartes propuso en el siglo XVII una solución para la compresión de problemas. En el método cartesiano, descrito en su obra Discurso del método de 1637 establece un principio: “el segundo principio consiste en dividir cada una de las dificultades que examiné en tantas partes como fuera posible, ya que parecía ser un requisito para que fuera resuelto de la mejor forma posible”. Desde él, el enfoque fundamental empleado, que consiste en la división, ha permeado todos los campos del conocimiento. De ahí que ahora podamos hablar de expertos en la materia. Así se explica la especialización a la que muchas profesiones están sujetas (un médico puede tener una especialidad entre una infinidad que existen, un abogado no se diga). Aquí comienza el cambio de mentalidad que se dibuja en el título. La personas competitivas no se encasillan a un paradigma de división; ellos integran las múltiples capas de objetivos en una estructura holística, coherente.

La competitividad analiza cómo se administra la totalidad de

competencias para lograr la rentabilidad y la prosperidad. La importancia de esto es que una mentalidad de aproximadamente cuatrocientos años se está 38


renovando, y quienes lo creen y actúan sacan ventaja a sus contemporáneos en cualquier ámbito. La competitividad considera cosas que antes no se percibían como importantes.

Hace ya algún tiempo, una empresa que producía mucho era

competitiva, una empresa que tenía suficientes activos tangibles era competitiva, pero ya no es así en el sentido estricto de la palabra. Claro que son indicadores, sin embargo, conocer el ambiente laboral y los activos intangibles como la educación de los empleados o la investigación y su impacto en la competitividad dan luces que, si se interpretan correctamente, aumentan los resultados y el éxito multidimensional. La riqueza es el resultado de la competitividad en el pasado: los logros económicos de negocios acumulados en generaciones pasadas, la suerte de tener recursos naturales (habilitadores de la competitividad) o provenir de una familia acaudalada. La riqueza no es suficiente para determinar la competitividad futura pues ayuda, pero no la garantiza. El éxito depende de la eficiencia de la presente generación para usar, expandir y transferir activos a futuras generaciones. La riqueza

puede

ser

hasta

una

amenaza

porque

pueden

favorecer

la

autocomplacencia y la arrogancia. Lo que tienes no importa tanto como lo que hagas con lo que tienes… Todo lo anterior es un recuento de lo que es la competitividad y la riqueza, términos fundamentales en lo referente a este concepto que después adaptaremos al mundo educativo, principal foco de atención.

Competitividad: cambiando el esquema mental.

La teoría de la competitividad intenta ir más allá del análisis de la productividad, acumulación de activos, amasamiento de riqueza y aumento de poder. Es más bien cambiar de mentalidad: ver al mundo, las naciones, las empresas y las personas desde una perspectiva diferente, una integral, holística, esto mediante un análisis de tiempo y espacio diferente a como se ha venido haciendo. 39


El esquema que debe ser modificado se divide en dos ideas principales.

1. La competitividad es como una carrera. Sólo que no es ya una carrera como la conocemos. No se trata de ti corriendo más rápido de lo que lo hacías ayer; es sobre ti corriendo más rápido hoy que todos los demás en la carrera. El concepto que describe esto es benchmarketing, la comparación con lo que están logrando los competidores en el mismo marco temporal.

Así se comprende que el

desempeño de otros importa tanto como el propio. La evaluación comparativa debe ser frente a otros hoy en día, no frente a sí mismo ayer. Un ejemplo que ilustra es el de John Young, director general de HP en los ochentas, pues comparó su empresa con lo avances en Japón, y gracias a ello logró hacer de la empresa que dirigía una de las más importantes, suerte que no se habría logrado si se hubiera cerrado herméticamente en su auto-comparación.

2. Ganar no es suficiente. Porque ganar puede no ser tan bueno como pensamos si nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Estoy ganando la carrera correcta? ¿Por cuánto estoy ganando? Me explico. La teoría competitiva subraya que el éxito es sobre las diferencias positivas al maximizarlas frente al competidor más directo. En este mundo ser bueno no es suficiente. Se necesita ser diferente. Doy un ejemplo. Un alumno que sea bueno para manejar la computadora puede pensar que vivirá de eso, ya que lo domina muy bien. Lo que no piensa es que el 80% de los que tienen su edad también lo hacen de manera sobresaliente. Si otra característica que posee es que mide 1.90 mts a los 15 años, otra posibilidad es que practique baloncesto. Pocos en su ciudad tienen esa estatura a esa edad. Aunque no sea su primera opción, su gusto predilecto, en términos de competitividad debería elegir donde la distancia es mayor con sus competidores, en este caso el deporte. A mayor ventaja, mayor ganancia. Así, el éxito es sobre las diferencias, no en el llegar primero en una competencia cerrada con final de fotografía. Como nos damos cuenta, la competitividad exige cambiar los marcos de comparación, de referencia.

No se busca descubrir el hilo negro; se busca 40


reconciliar los tres siglos de mentalidad al respecto que evoluciona a un ritmo sorprendente en el que sobresalen quienes se adaptan y evolucionan a la par del mundo. En el siguiente artículo ilustraré con ejemplos cómo el cambio de mentalidad ha dado resultados. Quien es competitivo, es exitoso.

REFERENCIAS:

-

Garelli, S. (2009). Competidores de primera clase. México: Infocolor.

-

Descartes, R. y Clarke, D, M. (1999). Discourse on Method and Related Writings. London: Penguin Books.

-

HP (2001). The HP story -60 years of innovation. Recuperado el 22 de octubre de 2012 desde: www.hp.com/hpinfo/abouthp/histnfacts/, HP.

-

Smith, A. y Cannan, E. (1904). An inquirí into the nature and causes of the wealth of nations. Londres: Methuen & Co.

Este artículo se terminó de escribir el 25 de octubre de 2012.

41


HACIA UNA EDUCACIÓN CÍVICA EFICAZ. TOWARDS AN EFFECTIVE CIVIC EDUCATION VERS UNE ÉDUCATION CIVIQUE EFFICACE Francisco Ertze Encinas. Universidad Panamericana. Panamerican University. Université Panaméricain fertze@up.edu.mx

Resumen: El Doctor Francisco Ertze comparte una reflexión respecto a la importancia de la educación cívica con propuestas concretas y consistentes como respuesta a la urgente crisis contemporánea. Palabras clave: Educación cívica, crisis, educación, propuesta.

Abstract: Dr. Francisco Ertze shares a reflection on the importance of civic education and consistent with concrete proposals in response to the urgent contemporary crisis. Keywords: Civics, crisis, education, given.

Résumé: Dr. Francisco Ertze partage une réflexion sur l'importance de l'éducation civique et cohérente avec des propositions concrètes en réponse à la crise contemporaine urgente. Mots-clés: L'éducation civique, la crise, l'éducation, donnée.

42


La formación política del hombre, su preparación para asumir responsabilidades en la vida social, ha sido una de las preocupaciones esenciales de la educación desde antiguo. Sin embargo, con la modernidad y la emergencia paralela del individuo como unidad básica de la sociedad, tal exigencia y tal preocupación se han vuelto muy problemáticas. En buena medida, puede decirse que hoy vivimos en una “sociedad de individuos” en la que la dimensión social de la persona ha ido perdiendo valor como fuente de sentido para la vida. Por el contrario, el individuo moderno ordena su conducta fundamentalmente por referencia a sus aspiraciones y experiencias privadas, por lo que diera la impresión de la existencia de un espacio público muerto o vacío en nuestra sociedad. Dicha situación es el resultado de un largo y complejo proceso histórico cuyo arranque se situaría en la etapa final de la Edad Media. La educación debería estar pensada como una práctica social y no simplemente como una transacción entre individuos aislados. Existe así una estrecha conexión entre los conceptos de educación, persona y sociedad. No hay que perder de vista que una práctica social está guiada por un modo de ver y hacer que proporciona una determinada tradición. Sin ésta no habría nada que cambiar, ni tampoco ningún espacio para la creatividad. Parte del aprender a ser persona es, por tanto, el aprendizaje para ser un agente moral en una comunidad en la que sus miembros también lo son. Educar el civismo en el marco de la educación ética es una tarea esencial en una sociedad libre. Es en este contexto donde emerge el concepto de autonomía personal como ideal educativo. Es un concepto que está en relación con otros, como el de autodominio, la identidad personal, la neutralidad y como telón de fondo, la libertad personal.

43


Crisis contemporánea

Desde finales del siglo XIX y en particular en las últimas décadas, las normas que regulan las relaciones sociales, han sufrido un rápido e imparable proceso de desvalorización. La consecuencia última de semejante proceso es que la sociabilidad no está de moda; en nuestro mundo resulta descortés hablar de la cortesía: en determinados ambientes lo cortés consiste en actuar descortésmente. Los “adversarios” de la sociabilidad en la actualidad, se pueden clasificar en dos categorías4: los de carácter político y los de naturaleza psicológica. Desde el punto de vista político, está extendida la idea de que lo esencial de la sociabilidad es incompatible con la democracia, y más en concreto con los principios de “libertad” e “igualdad”. Las normas sociales funcionan como una cortapisa a la libertad de expresión, resultan antidemocráticas y estarían condenadas a transformarse y hacerse más simples o a desaparecer de las sociedades democráticas. Habría que apelar al principio de “fraternidad”, que subraya el valor de los sentimientos de arraigo y pertenencia a una determinada sociedad. Otra posible vía de rescate del civismo consiste en redefinir el concepto de “igualdad” de manera que el acento no se ponga tanto en los derechos individuales como en la igualdad natural de los seres humanos y en los derechos que de ella se derivan, lo cual autoriza a imponer límites a la libertad de expresión y de actuación de las personas. El principio del pensamiento clásico según el cual el armazón político de una sociedad lo forman las leyes ha sido sustituido por el principio de que las leyes y costumbres deben limitarse a establecer un acuerdo de mínimos para que la vida social se desarrolle sin sobresaltos, dejando plena libertad para decidir sobre las cuestiones decisivas a cada uno de los individuos.

4

Cfr. Naval, Concepción. Educar Ciudadanos. EUNSA. 1995.

44


Las costumbres son el fundamento del orden político, pero no es conveniente ni posible imponerlas por la fuerza, ni mediante el recurso a la ley. Sin embargo, actualmente se fomenta que su vigencia y su permanencia dependan en lo sustancial del grado en que los ciudadanos las asumen. El proyecto de impulsar a través de la convivencia un determinado estilo de vida choca con otro principio básico del liberalismo: el espacio público debe ser neutral para no favorecer o perjudicar a ninguna opción ideológica, porque la obligación de respetar a las minorías en la vida pública es absoluta y terminante. Cabe plantearse si el espacio público tolerante y pluralista que instaura la democracia liberal es de hecho neutral, o más bien es ocupado por la ideología mayoritaria, o incluso acaba siendo controlado por aquellos que conocen las estrategias para influir en la opinión pública y disponen de los medios para hacerlo. Da la sensación de que el liberalismo obra en este campo con excesiva ingenuidad, o simplemente con pragmatismo. La propuesta liberal es que el libre juego de confrontación de las diversas ideologías producirá una situación de equilibrio que garantice la plena libertad de expresión a todos los ciudadanos. La experiencia demuestra, sin embargo, que en las democracias hay de hecho ideas y conductas que están mal vistas, y que también en ellas el estado de opinión actúa como un serio límite para la libertad de expresión y como una referencia de conducta. Y es que todos los mecanismos de control social que denominamos “costumbres” siguen operando en la democracia porque forman un universal social –pertenecen a la naturaleza de la sociedad- y no es posible suprimirlos, aunque sea posible ignorar o despreciar su poder. Las normas sociales son vistas, más que como una fuerza educativa, como un límite externo que el ciudadano ha de respetar, o mejor aún, está obligado a no quebrantar. Conceptos como moralidad pública, civismo, discreción, pudor, tacto, delicadeza o buena educación quedan así debilitados, al estar privados de su fundamento y de su genuino significado: la necesidad de recuperar las virtudes sociales vendrá a través de educar, desde temprana edad y de forma adecuada, el civismo en los miembros de la comunidad política. 45


Cuestión de una buena educación

Se requiere de una educación cívica cimentada sobre la siguiente regla de oro: Respetar y defender el orden moral de la sociedad de la misma manera que harías que la sociedad respetara y defendiera tu autonomía5. Educación es la acción recíproca de dos, que ayuda al perfeccionamiento humano, ordenado intencionalmente a la razón y dirigido desde ella en cuanto que promueve hábitos buenos6. Se educa el a través de la convivencia social, pero no sólo en ella; se requiere hacerlo en la familia, en la escuela y en otros ámbitos. El término de este tipo de educación sería la ejercitación de la virtud de la prudencia que capacita al hombre para la justa valoración de los actos de la voluntad y también para su recto ejercicio. La causa principal de toda educación es siempre el sujeto que la adquiere; una vez que la virtud se ha conseguido, los actos siguientes se hacen con facilidad y deleite. La función del educador es subsidiaria. El educador ayuda a realizar actos, poner al educando en condiciones de poderlos llevar a la práctica 7. Para ello, el educador cuenta con dos tipos de medios según la necesidad y las circunstancias8: unos directos (la doctrina y el ejemplo) y otros indirectos (los premios y castigos). Los primeros constituyen los factores positivos que ya hay en el hombre; y lo segundos, se oponen a los factores negativos, que contrarrestan las posibilidades de adquirirla. El ejemplo consiste más en el hacer que el decir. Es un cierto modo de enseñar no verbal. Aunque está menos próximo a la intención formativa, resulta

5

Cfr. Etzioni, Amitai. La Nueva Regla de Oro. Paidos. 1999. Cfr. Naval, Concepción. Educar Ciudadanos. EUNSA. 1995. 7 Cfr. Millán Puelles, Antonio. La Formación de la Personalidad Humana. Rialp. 1963. 8 Cfr. Naval, Concepción. Educar Ciudadanos. EUNSA. 1995. 6

46


más eficaz que las solas palabras. El que ve el ejemplo, razona sobre él, y así pasa a ser una razón eficaz para su conducta. La mejor manera de actuar en la formación moral, respecto a los procedimientos directos y positivos, consistiría en usarlos simultáneamente y de modo armonioso. Respecto a los medios indirectos para disponer bien al educando, podemos afirmar que no son medios infalibles de formación moral, ya que se quedan a nivel de una mera inducción.

Urge una sólida formación cívica

El Civismo se define como el conjunto de ideas, sentimientos, actitudes y hábitos, que hacen de los individuos y los grupos miembros buenos de las comunidades políticas en que se integran9. La palabra Civismo se deriva etimológicamente del vocablo latino civis, miembro, con todos los derechos, de la civitas o comunidad política. Este término tuvo su origen en la Revolución Francesa, inicialmente aparece vinculado a una secularización de la vida. Su naturaleza es compleja, pues no cabe reducirlo a una virtud concreta, implica conocimientos, sentimientos, hábitos, habilidades, etc., y hace referencia a la comunidad política. El civismo está en relación con la justicia legal y por tanto con el bien común. Es una adhesión incondicional al bien común, que no es lo mismo que decir adhesión al Estado. De hecho, es un deber cívico oponerse a las medidas políticas perjudiciales al bien común. El fin del civismo es la persona humana, se funda en el desarrollo de la personalidad del hombre y en el reconocimiento de la dignidad humana y de sus derechos fundamentales.

9

Cfr. Sierra, R., Voz “Civismo”, Gran Enciclopedia Rialp. Rialp. 1997.

47


El civismo da el sentido de pertenencia a una comunidad y a la vez forja los elementos que nos permitirán comprender la cultura de los otros, de aquéllos que son nuestros vecinos, en la escuela o en la ciudad. No es una disciplina como las demás en la escuela, sino que es un objetivo de formación interdisciplinar o transversal. La ciudadanía es tema de constante actualidad en el pensamiento occidental, es por tanto una realidad compleja y multidimensional que pide ser contextualizada en un espacio político e histórico concreto. Un ciudadano es una persona conocedora de en qué consisten las cuestiones públicas, imbuida de virtudes cívicas y con la capacidad para desempeñar un papel en la arena política10. Por otra parte, la ciudadanía se podría entender como un estatus conferido a todos aquéllos que son miembros plenos de una comunidad. Todos los que poseen este estatus son iguales respecto a los derechos y obligaciones que se derivan. No existen principios universales que determinen en qué consisten estos derechos y obligaciones, pero las sociedades donde la ciudadanía es una institución en vía de formación, crean una imagen ideal en función de la cual se puede orientar su realización. La voluntad de seguir la vía así trazada es la voluntad de progresar hacia una mayor igualdad, hacia un enriquecimiento de la sustancia misma del que este estatus está impregnado. Es una lealtad de hombres libres que gozan de derechos y están protegidos por una ley común. Su desarrollo está estimulado por la lucha comprometida en la conquista de estos derechos y en la garantía por consiguiente del disfrute11. Formar el civismo, orientar la acción educativa en la ciudadanía democrática, no es algo que sólo debe estar presente en la escuela, sino que conviene que sea un objetivo patente y constante en la educación permanente de

10

Cfr. Heater, Derek. Citizenship: The Civic Ideal in World History, Politics and Education. Harlow. 1990. 11 Cfr. Marshal, T.H. Citizenship and Social Class. Cambridge University Press. 1992.

48


todos los ciudadanos, empezando por sus familias. Ejemplo claro de ello es la Escuela del Sujeto fundada e impulsada por Alain Touraine12. A continuación se presenta una propuesta de modelo de educación cívica que pretende ser eficaz. Es el resultado de combinar una serie de propuestas de los autores citados en este artículo y algunas experiencias profesionales personales.

Propuesta de modelo de educación cívica eficaz

I) Dimensiones de la educación cívica: En la ciudadanía democrática existen diversas dimensiones que nos dan idea a su vez de la extensión implicada en la educación a ella encaminada: 1ª) Política, social, cultural y económica; 2ª) Cognitiva (conocimientos), afectiva (identidad y pertenencial) y práctica (actuaciones); 3ª) Jurídica (los derechos civiles y políticos por un lado, económicos y sociales por otro); 4ª) Psicológica (va más allá de lo jurídico para insertarse en la realidad cotidiana).

II) Contenidos de la Educación Cívica: a) Adquisición de Conocimientos: - La construcción de un conjunto de conceptos que tienen una significación en la problemática de los derechos del hombre: libertad, igualdad, ley, dignidad, poder, conflicto, solidaridad.

12

Cfr. Touraine, Alain. ¿Podremos vivir juntos?. Fondo de Cultura Económica. 1997.

49


- Una reflexión sobre los fundamentos de los derechos humanos y las cuestiones que de ellos se derivan. - Una iniciación al Derecho. Conocer un mínimo de derechos, de reglas de la vida colectiva, preguntarse sobre el funcionamiento de la justicia. - El modo de funcionar de la democracia y sus instituciones. - Los procesos políticos, jurídicos y financieros. - Los derechos, libertades y responsabilidades de los ciudadanos, tal como son definidos en los textos nacionales e internacionales que tienen autoridad en materia de derechos del hombre. - El contexto de ciudadanía democrática en la comunidad y en la sociedad donde esos ciudadanos viven. - El contexto latinoamericano, y por tanto internacional de la ciudadanía democrática. b) Adquisición de Virtudes Sociales: - Interés por los problemas sociales y políticos. - Identidad nacional. - Confianza política. - Autodisciplina. - Lealtad. - Tolerancia y reconocimiento de sus propios prejuicios. - Respeto a los demás. - Aceptación de la autoridad legítima. - Veracidad. - Gratitud. - Saber perdonar.

50


c) Habilidades y prácticas instrumentales: - Resolver los conflictos de manera no violenta. - Saber argumentar y defender el propio punto de vista. - Ser capaz de interpretar los argumentos de otros. - Saber reconocer y aceptar las diferencias. - Actitud crítica ante la información. - Capacidad de juzgar. - Capacidad de elegir, de tomar posición. - Formar coaliciones y cooperar con los organismos de fines análogos. - Participar en los procesos sociales y políticos.

III) Niveles en la Vida Escolar: a) La clase: el lugar de explicación, de debate, de intercambios. Son variadas las materias que entran directamente en juego: historia, literatura, civismo, arte y filosofía. b) La escuela en su conjunto: lugar donde se aprende a delegar, a representar, a tomar la palabra y a participar en la comunidad escolar. c) El ámbito extra-escolar: clubes y actividades no obligatorias. Aquí entran los deportes en equipo, las actividades de servicio social y el voluntariado. Frente al concepto liberal de autonomía personal extrema, resurge el concepto de cuidado de uno mismo y de los demás, como principio de la educación. Sin una base ontológica compartida -quién soy, dónde estoy, de dónde vengo- no es posible dar la validez a las decisiones y opciones del sujeto. Parte del aprender a ser persona es el aprendizaje de los conocimientos y la práctica de las virtudes sociales que le permitan ser un agente moral en una comunidad moral, en la que sus miembros también lo son. Es prioritario que los individuos aprendan a tomar parte en las variadas actividades teóricas y prácticas 51


de la comunidad donde puedan aplicar las habilidades que la sociedad actual estĂĄ demandando. Llegar a ser educado es aprender a ser persona. Ser persona es tambiĂŠn llegar a ser miembro de una sociedad en la que la prĂĄctica de las virtudes sociales resulta de crucial importancia.

52


SECCIÓN: PENSAMIENTO LIBRE SOCIAL La sociedad en general encuentra un espacio aquí. Todos tienen algo que decir, y este lugar los recibe si lo desean expresar. Se invita a participar a mayores de edad que reflexionan sobre su contexto, historia y realidad.

SECTION: SOCIAL FREE THOUGHT Society in general is a space here. Everyone has something to say, and this place gets if you want to express. Are invited to participate the adults who reflect on their context, history and reality.

SECTION: LA LIBRE PENSÉE SOCIALE La société en général est un espace ici. Tout le monde a quelque chose à dire, et cet endroit devient si vous voulez exprimer. Sont invités à participer à des adultes qui réfléchissent sur leur contexte, de l'histoire et de la réalité.

PARTICIPACIÓN: -

Diego González: Conciencia.

53


CONCIENCIA CONSCIENCE CONSCIENCE Diego González Ramírez Universidad Interamericana para el Desarrollo Interamerican University for Development Université Interaméricaine puor le Développement diegonzalez_17@hotmail.com

Resumen: Se nos comparte una reflexión sobre los peligros del mundo permisivista y superficial en el que vivimos.

Pensamientos de este tipo se rebelan a la corriente que parece nos arrastra

inmisericordemente. Palabras clave: Educación, cambio, país.

Abstract: He shares a reflection on the dangers of the world and superficial permissivist we live. Thoughts of this type to the current revolt appears drags us mercilessly. Keywords: Education, change, country.

Résumé: Nous partageons une réflexion sur les dangers du monde et permissivist superficielle nous vivons. Les pensées de ce type à la révolte actuelle semble nous entraîne sans pitié. Mots-clés: L’education, le changement, le pays.

54


Hace ya tiempo que he estado cruzando horizontes inéditos, paseándome por nuevos rumbos del pensamiento humano, conociendo palabras ajenas que ahora resuenan en mí y las siento como mías. Me he dado cuenta de que la filosofía es semejante a unas filosas tijeras que cortan las vendas que traemos en los ojos, vendas que la ignorancia, los tabús, la misma cultura y muchas marginaciones del pensamiento moderno nos han colocado. Todo aquello que no nos permite mirar más allá se le llama pensamiento cuadrado: es regido por las opiniones ajenas, información ya fabricada y una gran pereza mental que nos tiene idiotizados revolcándonos en viejos y mediocres fangos. La cerrazón de pensamiento se ha ido cultivando desde la aparición de la Era de la comunicación.

Esta Era nos trajo grandes ventajas y también

problemas, por ejemplo la falta de interés por la opinión personal y por los libros, la gran inversión de tiempo perdido y la excesiva información fabricada y dirigida. Prácticamente estamos en un tiempo donde tenemos todo a la mano sin aplicar el mínimo esfuerzo. Este fenómeno causa displicencia en la sociedad pues nos vuelve mediocres, inútiles, poco pensantes, poco críticos y lo más importante: nos hace perder el espíritu y la esencia de nuestras personalidades. Sabemos que el criterio personal es una de las cosas más valiosas que posee el ser humano, la validez de sus argumentos, por llamarlo así. Sólo imagina una sociedad en la que nadie defienda sus ideas, donde todos piensen de igual manera, donde un tirano se encargue de darnos órdenes, tal como un titiritero mueve a sus títeres, donde sólo gobierne la materia sobre el espíritu, donde tus pensamientos se queden en donde nacieron y no se lleven a la práctica; sería un mundo anti-producente. Quizá suene exagerado, pero es de lo que se están encargando los medios de comunicación. Día a día están creando una sociedad light, donde todos los seres humanos vamos perdiendo el sentido de las cosas y damos mayor valides a prácticas hedonistas en la vida cotidiana.

Todo esto

comienza por la falta de compromiso hacia la vida y la falta de entusiasmo hacia aportar nuevos pensamientos al mundo. De ahí se desencadenan una serie de fenómenos que son de suma preocupación.

55


El ideal aséptico, como la palabra lo dice, es una privación al contagio. Cuando hablamos de ideales, nos referimos la privación al contagio del conocimiento. Esta palabra también hace referencia a la desmotivación. El ser humano pasa por una etapa en la que su ideal es débil, en la que no hay interés por visitar nuevos horizontes, no hay interés por proyectar sus planes a futuro ni por aprender cosas. Puedo afirmar que ese fenómeno está presente en nuestra sociedad ya que me encuentro como coordinador en un grupo de superación personal para adolescentes y jóvenes y me propuse averiguar cuantos tenían esa motivación de vida, ese interés por los ideales; me di cuenta que solo un 40% de los adolescentes y jóvenes viven bajo una motivación. Eso es algo preocupante. Afortunadamente ellos tienen ayuda, personas que los pueden guiar y ayudar a encontrar esa motivación hasta ese momento inexistente, pero desgraciadamente ese grupo de adolescentes y jóvenes no son ni un 2% de la población de adolescentes y jóvenes de mi ciudad (Tepatitlán, Jalisco). Más que lamentarse habrá que encontrar una solución a ese problema si no queremos que en un futuro aproximado de 70 años la humanidad sea una estampida de borregos peleando entre sí. Otro factor que influye mucho en la sociedad actual es el permisivismo, entendiéndolo como el darnos permisos desenfrenados a las cosas que nos plazcan.

No nos damos cuenta, pero cada vez más nos acercamos a donde

Charles Darwin afirmaba estaba nuestra procedencia: el simio. Estamos adaptando un comportamiento totalmente animal. El ser permisivistas nos vuelve animales, nos vuelve seres indisciplinados y poco razonables, que sólo siguen los instintos e impulsos que dicta el cuerpo. Si actuamos de guiados por ese impulso estaremos retrocediendo a la supuesta evolución que ya hemos alcanzado, y no hablo en forma física, sino en conductas y pensares. Tal vez suene contradictorio lo que diré, pero ojalá actuáramos como animales ya que ellos respetan la ley natural, algo que no nosotros no hacemos desde hace mucho. Tenemos que aprender de la naturaleza pues todos los días nos da una lección; es cuestión de abrir los ojos y el espíritu para dejar que nos sorprenda su sabiduría, esa que nos rodea. 56


Pues bien, como lo mencioné antes, más que lamentarnos, hay que encontrar una solución. Mi invitación es a tener un poco más de conciencia. Que no echemos en bolsa rota las advertencias que se nos hacen. Hay que combatir la cultura light poniendo en práctica el compromiso y la motivación de vida no olvidando contagiar de estos conocimientos a las nuevas generaciones, porque ellos serán quienes rijan el mundo el día de mañana.

Este artículo se editó el 17 de octubre de 2012.

57


SECCIÓN: PROMESAS DE PENSAMIENTO LIBRE Este proyecto tiene, entre otros objetivos, uno muy importante: favorecer la formación de articulistas que tienen inquietudes y no tienen espacios. Es ideal para estudiantes de nivel medio superior y superior que quieren compartir lo que piensan, siempre valioso y enriquecedor.

SECTION: FREE THOUGHT’S PROMISES This project aims, among other objectives, an important one: to encourage the formation of writers who have concerns and have no spaces. Ideal for students and higher education level who want to share their thoughts, always valuable and enriching.

SECTION: PROMESSES DE LA LIBRE PENSÉE Ce projet vise, entre autres objectifs, une question importante: afin d'encourager la formation des écrivains qui ont des préoccupations et sans espace. Idéal pour les étudiants et le niveau de l'enseignement supérieur qui souhaitent partager leurs pensées, toujours précieux et enrichissant.

PARTICIPACIÓN: -

Salvador Ernesto Jiménez Castellanos: Los cimientos de una gran nación.

58


LOS CIMIENTOS DE UNA GRAN NACIÓN THE FOUNDATION OF A GREAT NATION LA FONDATION D'UNE GRANDE NATION SALVADOR ERNESTO JIMÉNEZ CASTELLANOS Universidad Interamericana para el Desarrollo Interamerican University for Development Université Interaméricaine puor le Développement sejc99@hotmail.com

Resumen: En estos tiempos de cambio político, alternancia y reformas, un joven alza la voz y expresa lo que realmente es ser mexicano. ¿Cómo puedo gritar con orgullo Viva México? Palabras clave: Nación, México, Orgullo, Patriotismo.

Abstract: In our times of political change and reforms alternation, a young man raises his voice and express what it is to be Mexican. How I can proudly shout Viva Mexico? Keywords: Nation, Mexico, Pride, Patriotism.

Résumé: En ces temps de changement politique et l'alternance des réformes, un jeune homme élève la voix et exprimer ce que c'est que d'être mexicain. Comment puis-je fièrement crier Viva Mexico? Mots-clés: Nation, le Mexique, la fierté, patriotisme.

59


¡Viva México! Es una frase tan mencionada que hasta podría considerar ya un cliché. Parece ser más asociada a eventos sociales y/o espectáculos que a los eventos patrióticos. El claro ejemplo de ello es el himno nacional: los mexicanos lo interpretamos de una manera muy particular mientras que al cantarlo en escuelas en honores a la bandera es algo que los niños y adolecentes quieren evitar; el entonarlo en la selección nacional de fútbol parece ser motivo de orgullo y desborda emociones, lo que me puso a pensar: ¿Qué acaso no es el himno y la bandera nuestra identidad mas preciada y el deporte o eventos sociales y espectáculos un medio de representarla? A nuestra nación le pasa algo muy curioso: suele ser muy extremista y todóloga. Existen personas de todo tipo y de polo a polo. La razón de esto es que estamos llenos de dudas con respecto a lo que opinamos de nuestra misma gente. Algunas personas son muy cálidas y otras frías, algunas corruptas y otras muy honestas, pero sorprendentemente todas pueden estar dentro de una mismo vecindario. Esto hace que el mexicano no se respete a sí mismo o a su identidad denigrando el trabajo, el arte, el deporte y todo lo producido en México, creando una atmósfera de malinchismo que nos afecta a todos. Si bien en todo el mundo tienen un poco de todo aquí se magnifica esta situación. Es bien sabido que por lo general en México el que hace las cosas bien es discriminado o maltratado y suele salirle mal las cosas, si no, pregúntenle al estudiante de primaria, secundaria, preparatoria e incluso a nivel licenciatura que sea de excelencia académica, como le va con el bulling o indiferencia de los compañeros sólo por ser listo y dedicado en lo que se supone se debe hacer en una escuela: ¡estudiar! En cambio, aquel joven que sea irresponsable con tareas, que no cumpla con las reglas de la institución, que copia en los exámenes, que faltan a clases y al respeto a los maestros suelen ser los que más “amigos” tienen o más populares son. ¿No es algo ilógico? Esto causa que los alumnos vayan a la escuela con la idea de que ser listo o ser aplicado está mal y por tanto prefieran copiar tareas y vivir en la mediocridad de la aceptación de nuestra gente a sobresalir y ser motivo de burlas; incluso en el mismo gobierno sucede algo similar: aquél que hace bien su trabajo suele ser despedido y remplazado por el que sí quiere participar de la famosa 60


“mochada”. Como ejemplos de estos hay muchos y estoy seguro que les habrá tocado ver o vivir algún caso. ¡A México le hace falta un cambio! Un cambio en su gente, que deje de ser prejuiciosa, deje de ser mediocre y acepte el reto de sobresalir en todos los ámbitos de la vida, que sea motivo de orgullo social, cultural, político y profesional; que a aquél que tenga cualidades sobresalientes se le premie y apoye, que no sea indiferente ni objeto de burla o discriminación, que aquella persona integra y honesta reciba el reconocimiento que merece por ayudar a terminar la corrupción y que a cada niño y niña mexicano se le inculque el hambre y ambición de ser una persona integra y socialmente responsable, que tenga cimientos sobre las artes, lo académico, lo deportivo y lo cultural de tal manera que, sea cual sea su orientación profesional, logre ser un humano lleno de cultura e integro hacia la sociedad y hacia él mismo, una persona cabal que entienda su identidad, de dónde viene y a dónde quiere llegar, lo que significa ser un mexicano, una persona con alta calidad moral. Que nuestro pueblo, nuestra gente, rompa con las divisiones de un país que lo tiene todo para ser vanguardista en lo que se proponga. Solo así, en algún futuro, seremos un México total, donde seamos dueños de nuestra gran nación. Así podremos gritar a pecho abierto y con orgullo: ¡VIVA MÉXICO!

Este artículo se editó el 18 de octubre de 2012.

61


ÍNDICE

SUMARIO

2

EDITORIAL

3

PENSAMIENTO LIBRE ACADÉMICO

4

-

Ana Lucía Maldonado: o La vida sin tiempo.

-

5

César De León: o Una taza de café.

-

11

Lucero López: o Tres.

-

19

Dulce Terrazas: o Factores que influyen en el adolescente en el rendimiento

22

académico. -

Álvaro Rodríguez: o El tiempo, construcción del hombre

-

Julio García: o Competitividad empresarial en educación.

-

26

37

Francisco Ertze: o Hacia una educación cívica eficaz. 62

42


PENSAMIENTO LIBRE SOCIAL -

53

Diego González: o Conciencia.

54

PENSAMIENTO LIBRE TALENTO

58

-

Salvador Jiménez: o Los cimientos de una gran nación

ÍNDICE

59

62

63


Pensamiento Libre # 14 Noviembre-Diciembre 2012