Panorama del sector Camping - 177

Page 32

❂ Reportaje UNA CUESTIÓN DE PRINCIPIOS Y DERECHOS

Accesibilidad, un salto cualitativo Accesibilidad, espacios adaptados, eliminación de barreras, etc., son conceptos que actualmente la ley contempla en la creación y reordenación de establecimientos turísticos, más allá de tratarse de una cuestión de principios morales en el seno del sector empresarial. Es por eso que los campings españoles están dando pequeños pasos para que el colectivo de discapacitados físicos disfrute del derecho de acampar libremente, del mismo modo que lo hace el resto de turistas. Sin embargo, todavía son muchos los «quiero, pero no puedo» que hay que salvar al respecto, casi siempre justificados por una razón económica que no contribuye al salto cualitativo que se espera del sector.

J. D. del Castillo

C

UANDO se habla de turismo en términos generales todos podemos darnos por aludidos, puesto que se trata de un derecho, una opción que rompe con lo cotidiano, o simplemente una elección. Pero si restringimos el campo, podemos observar que en algunos sectores no todos pueden darse igualmente por aludidos. Por eso es que en los últimos años se habla tanto de accesibilidad, puesto que el segmento que ocupan las personas con discapacidad física está reivindicando su derecho a ejercer libremente y cómodamente la actividad turística. Antes de observar la repercusión que esta situación está generando en el sector camping, es necesario pasar por la definición de acce-

sibilidad turística. El concepto denota el conjunto de características de que debe disponer un entorno, producto o servicio para ser utilizable en condiciones de confort, seguridad e igualdad por todas la personas y, en particular, por aquellas que tienen alguna dificultad. La accesibilidad puede entenderse en relación a tres formas básicas de actividad humana: movilidad, comunicación y comprensión; las tres sujetas a limitación como consecuencia de la existencia de barreras. Muy ligado al término se encuentran palabras como barreras, adaptación, diseño, etc., estrechamente relacionadas entre sí, pues la idea de concebir un espacio sin barreras arquitectónicas deriva en reconvertir los espacios utilizando el diseño y la adaptación. Esto puede entrar en conflicto con la acepción universal de accesibilidad, ya que hablar de barreras alude a un espacio inicialmente no adaptado, y su posteriormente adaptación puede no cubrir todas las necesidades de la adaptación y, por tanto, no ser una solución óptima. Ante todo, una labor social Pero no por no tener un espacio adaptado se debe desistir de la idea de hacerlo. Pensemos que la falta de acceso y las barreras presentes en el entorno condicionan la participación social, y en consecuencia, el ejercicio de las libertades fundamentales (derecho a la educación, derecho al empleo, los servicios sociales y sanitarios, derecho a la cultura, a la integridad personal etc.) en mayor medida que las propias limitaciones funcionales. Por Euro Bungalow ha implantado en sus alojamientos el novedoso sistema ACCES. (Imagen © Euro Bungalow.)

32

PANORAMA