Issuu on Google+

Gran parte de los emprendimientos están cargados de voluntad, pero necesitan de un último empujón financiero para lanzarse al éxito. Acá la historia de varios venezolanos que, gracias a una plataforma web que permite a cualquier usuario hacer un aporte monetario, echaron a andar su idea Patricia Sulbarán Lovera psulbaran@el-nacional.com/ @patsulbaran 26 TED -


en cualquier ciudad del mundo, en cualquier bar o café, y en cualquier grupo de amigos, de profesiones distintas, reunidos para hablar de cualquier cosa. La conversación pronto se convierte en una tormenta de ideas, hasta que alguien lanza una que es increíble, motivadora y que emociona a todos. Lo normal es que el furor dure hasta la puerta del bar, umbral que los regresa a la realidad de sus rutinas, a menos que una página web que también haga la función de red social, les brinde la oportunidad de financiar su proyecto, sin mecenas ni préstamos bancarios. Para Lope Gutiérrez-Ruiz, quien antes formó parte del equipo de Fundación Plátanoverde y ahora reside en Austin, Texas, y Michelle Benaim, que había trabajado para varias publicaciones académicas en Estados Unidos, esa idea flamante se hizo tangible gracias a la web pionera del fenómeno del crowdfunding, Kickstarter. com. “Llegué a ella en 2009, cuando no tenía seguidores y los proyectos se postulaban por invitación de los administradores”, cuenta GutiérrezRuiz, quien decidió crear una revista llamada The Gopher Illustrated con Benaim como socia. Sólo necesitaban 4.500 dólares para imprimirla. “Enviamos un correo electrónico a la página explicándoles nuestro proyecto y el presupuesto. A los dos días nos dieron la bienvenida y grabamos un video sencillo y explicativo para hacer campaña”, dice Benaim. El resto es historia: contra todo pronóstico recaudaron 5.716

El crowdfunding o “financiación por suscripción” se ha convertido en un fenómeno avasallante que le ha dado vida a centenas de proyectos emprendedores

dólares y ya preparan la tercera edición. Desde ese momento y hasta hoy, el crowdfunding o “financiación por suscripción” (como se le llama en español), se ha convertido en un fenómeno avasallante que le ha dado vida a centenas de proyectos emprendedores, que van desde una marca de galletas hasta la posproducción de un largometraje.

Productores, todos. A primera vista suena como dinero fácil, pero emprender una campaña de promoción y regar la voz para atraer contribuyentes es una tarea titánica, equivalente al tradicional esquema de negociar con patrocinantes. Para Juan Miguel Marín, diseñador gráfico ecuatoriano que dirigió La casa del ritmo,

Cómo funciona Desde el boom de Kickstarter en 2010, se han creado páginas web afines al crowdfunding, con distintas políticas de uso. Sin embargo, el esquema consiste en postular un proyecto, no necesariamente de índole artística o audiovisual, con un material de presentación que explique bien la idea. La campaña tendrá un tiempo de duración determinado, generalmente de 30 días. En la medida en que el aporte monetario es mayor, el “inversionista” gana en recompensa: obtiene exclusivas del proyecto, material extra, entre otros plus. Las páginas web suelen cobrar una comisión en el caso de que el proyecto sea exitoso y el dinero aportado puede superar la meta. Este modelo ha funcionado para 41.000 proyectos postulados en Kickstarter. 27 TED -


Fotografías cortesía Romina Olson

El esquema consiste en postular un proyecto, no necesariamente de índole artística o audiovisual, con un material de presentación que explique bien la idea

un documental sobre los 20 años de carrera de Los Amigos Invisibles, lograr la meta de 30.000 dólares en su perfil de Kickstarter implicó mucho sacrificio. “Durante los 30 días que duró la campaña, Catalina Kulczar, la productora, y yo, trabajábamos entre 10 y 12 horas al día, turnándonos frente a la computadora, enviando e-mails, boletines de prensa y alimentando Facebook y Twitter”, enumera sobre un proceso tan vertiginoso como un paseo en montaña rusa. “Nos quedaban 10 días de campaña y llevábamos 14.000 dólares apenas. De repente la gente empezó a contribuir hasta que sobrepasamos los 30.000 dólares”, comenta aún asombrado. Fanáticos de la banda de todo el mundo contribuyeron, así fuera con 5 dólares, para que Marín pudiera filmar un concierto con toda la calidad y 28 TED -

En la medida en que el aporte monetario es mayor, el “inversionista” gana en recompensa: obtiene exclusivas del proyecto, material extra, entre otros plus Lope Gutiérrez-Ruiz y Michelle Benaim


Venezuela sui géneris

Alfredo Hueck

terminara el documental, que ya se ha presentado en varios festivales de cine. En el esquema de Kickstarter, cada contribuyente se convierte en parte del proyecto y recibe atenciones especiales de acuerdo con el monto que deposite. “No hay que confundirlo con donativos, pues están invirtiendo, lo que los hace productores asociados”, aclara Marín. Para La casa del ritmo, 599 personas aportaron y aparecen en los créditos del documental, además de haber recibido el DVD y una franela especial. El caso de The Gopher Illustrated fue distinto: una agencia que detecta tendencias notó su perfil en Kickstarter y se interesó en hacer una contribución grande. “No podíamos creerlo. Dijeron que querían incluir la revista como regalo para sus clientes, que eran marcas como MTV,

Para todos, el control cambiario fue un verdadero desafío al momento de recibir las contribuciones. “La masa de seguidores de Los Amigos Invisibles en Venezuela quería colaborar, pero algunos no tenían tarjeta o fondos. Algunos hasta pidieron prestado”, señala Marín. Hueck y González tienen proyectos que abordan la violencia en el país desde diferentes géneros, por lo que mucha gente se interesó, pero no podían colaborar. “Terminé por colocar información de una cuenta bancaria en Venezuela desde el perfil de Indiegogo”, dice Hueck.

Nike, Motorola, etc.”, cuenta Benaim. Así, en 12 días habían recolectado más de lo necesario y la revista se imprimiría con óptimos estándares de calidad.

Ayuda, pero no es todo. “¿A quién no le va a interesar ayudar para la construcción de la paz enVenezuela?”, pensó el sociólogo y documentalista Juan Carlos González al momento de crearse un perfil en la página web catalanaVerkami, también pensada para el crowdfunding. Vivía en Barcelona, España, en 2010, y ya había filmado gran parte del documental Apuntes para dejar de matarnos, sobre iniciativas comunitarias de paz para regenerar el ambiente de violencia en Venezuela. “Tuvimos 40 días de plazo para recolectar 5.535 euros y sólo


llegamos a 4.635 euros. Fue un bajón porque en esa página es todo o nada”, dice sobre una de las desventajas de Verkami y Kickstarter: si no se recauda el objetivo en los días estipulados, el dinero se reembolsa a los usuarios. A Alfredo Hueck, cineasta residenciado en Miami, le ocurrió lo contrario. Afilió su proyecto, un largometraje llamado Paquete 3, al que le falta

Consejo de sabio “Ten listas las cuentas de Twitter y Facebook antes de lanzar la campaña e incluye en tu presupuesto el envío de paquetes y recompensas a los contribuyentes”. Juan Miguel Marín, de La casa del ritmo. “Estudia qué página funciona mejor para tu proyecto. Si es mucho dinero, es mejor escoger una como Indiegogo.com, y si rodea los 5.000 dólares, Kickstarter funciona bien”. Alfredo Hueck, de Paquete 3. “Elabora un material visual que atraiga a la gente y explique bien de qué va tu idea y qué pretendes con ella”. Lope Gutiérrez-Ruiz, de The Gopher Illustrated.

Ten listas las cuentas de Twitter y Facebook antes de lanzar la campaña e incluye en tu presupuesto el envío de paquetes y recompensas a los contribuyentes

Juan Carlos González

la edición y mezcla de sonido para estar listo, a la página web Indiegogo, que establece en su política que el creador igual se lleva el dinero, así no haya llegado a la meta. “Mi objetivo era recaudar 40.000 dólares y sólo llegué a 8.680 dólares, que me permitieron mandar hacer el sonido con toda la calidad a Los Ángeles”, comenta contento. Los dos realizadores no tuvieron una experiencia de rotundo éxito con el crowdfunding , pero no atribuyen las fallas a la plataforma en sí. “Entendí que no sólo se trata de postularlo, sino que el esfuerzo de difusión y promoción debe ser importante y trascendente”, advierte González, que este año se reactivará con otras vías para finalizar el proyecto. “Es una manera muy democrática de trabajar, además de un medidor estupendo para ver si a la gente le interesa lo que estás haciendo”, agrega Hueck.

Coordenadas www.lacasadelritmo.com www.apuntesparadejardematarnos.com www.gopherillustrated.org www.alfredohueck.com 30 TED -


Venezuela en el crowdfunding