Page 1

Don Bosco en

México Testimonio gráfico de la visita de las Reliquias Insignes de San Juan Bosco por la República Mexicana

agosto-septiembre 2010


D.R. ©2010 Congregación Salesianos de San Juan Bosco Provincia María de Guadalupe Provincia Cristo Rey y María Auxiliadora, A.R. San Juan Bosco 4299 Camino Real, Zapopan, Jalisco Impreso y hecho en México


Presentación

L

a Familia Salesiana siguiendo las indicaciones trazadas por el Noveno Sucesor de Don Bosco, el P. Pascual Chávez Villanueva se encuentra desde el 2009 en actitud de caminantes, preparando en calidad y en profundidad las celebraciones del 2º Centenario del natalicio de nuestro Padre San Juan Bosco. Dicha preparación ha iniciado con una bella iniciativa fruto de la iluminación del Espíritu Santo al Rector Mayor como es la peregrinación de la Urna con la Reliquias Insignes de San Juan Bosco a todos los lugares en donde se encuentran los salesianos regados por el mundo. Esta iniciativa y gran peregrinación ha dado inicio en el año 2009, que es el año de la celebración de los 150 años de la fundación de la Congregación Salesiana y se prolongará hasta su culminación en el 2015. La peregrinación de la urna quiere ser la expresión más clara y profunda de la presencia de Don Bosco que visita la Congregación extendida por todo el mundo, cada Inspectoría y las Iglesias particulares en las que están presentes los SDB para motivar la fidelidad al carisma recibido, suscitar las vocaciones en la Iglesia y a la Congregación y agradecer la presencia del carisma salesiano en las iglesias locales y en las diversas naciones. Es Don Bosco que desea un encuentro con sus hijos, con todos los miembros de su Familia y con los jóvenes dispersos por todo el mundo, en los contextos sociales y culturales más diversos pero unidos por un mismo estilo. Junto con las inspectorías de América, nuestras inspectorías del México Salesiano,

han sido privilegiadas porque la urna de Don Bosco nos ha visitado al iniciar este camino de preparación al 2º Centenario; que es un impulso que nos une como Familia Salesiana, nos marca un camino de reflexión y nos mueve a fortalecer nuestro compromiso hacia los jóvenes más pobres de México y el ejemplo de Don Bosco es una motivación a vivir la pasión apostólica. Don Bosco ha pasado por México y estamos agradecidos por su presencia, por todo lo que ha suscitado en el corazón de las personas, en los jóvenes y en cada uno de los integrantes de la Familia Salesiana, pues han sido multitudes con grandes deseos de ver y encontrarse con su urna y por medio de Don Bosco ser escuchados ante Dios. La presencia de la gente ha rebasado las expectativas que se tenían calculadas; el cariño y aprecio y la respuesta de nuestros Pastores de la Iglesia ha sido admirable, los corazones de muchas personas han vibrado al paso del santo, pues la devoción es grande y se le siente cercano a la vida de las personas y de las familias. La visita nos ha demostrado la fuerza del carisma que es conveniente aprovechar para la salvación de muchos jóvenes. Pudimos contemplar agradecidos el amor y la devoción que despierta en México. La presencia de Don Bosco en el territorio de México ha marcado el protagonismo de los jóvenes en la vida y en el corazón de cada miembro de la Familia Salesiana y la misión es tratar de ser Don Bosco para los jóvenes testimoniándoles en sus vidas la presencia y el amor de Dios.

P. Salvador C. Murguía V. sdb. Inspector de los Salesianos de Guadalajara

Don Bosco en México

3


Sueños hechos realidad

D

on Bosco en sueños recorrió América, Asia, África, Oceanía… En vida conoció Francia y España… Hoy recorre el mundo para que la Familia Salesiana, desarrollada en las obras salesianas esparcidas por todas las latitudes en 130 países, redescubra la validez del carisma de Don Bosco y busque las formas de encarnarlo en cada una de las circunstancias de cada lugar. Hoy se cumplen los deseos de tantos jóvenes, representados en el grito de los muchachos del sueño: “¡Te hemos esperado tanto!” “Vi una inmensa cantidad de jovencitos que, corriendo a mi derredor, decían:

4

Don Bosco en México

¡Te hemos esperado tanto tiempo, pero finalmente estás aquí”! Así los ve Don Bosco en su sueño misionero de 1886, en el que su Maestra le indica: “Tira una línea desde una extremidad a la otra; desde Pekín a Santiago, haz centro en el corazón de África y tendrás una idea exacta de cuánto deben hacer los salesianos”… La noche del 30 de agosto de 1883, Don Bosco tuvo el gran sueño misionero a través de Sudamérica. Subió al tren en Cartagena, Colombia y recorrió “Bosques, montañas, llanuras, ríos larguísimos y majestuosos que jamás pensé que existieran”… “Atravesamos florestas, penetramos en algunos túneles, pasamos sobre gigantescos viaductos, nos


internamos entre las gargantas de las montañas… “Así recorrió Lima, La Paz, Santa Cruz de la Sierra, San Pablo, los ríos Uruguay y Paraná… Mendoza, Santiago de Chile, Patagonia, Magallanes…”. Nuevamente el 31 de enero de 1885 Don Bosco sueña: “los medios de locomoción que, al correr adoptaban mil aspectos fantásticos y mil formas diversas…, pasaban por encima de los pueblos y ciudades…; veía hacia debajo los tejados de las casas…; los caminos se convertían en caminos aéreos, formando un mágico puente…Vi en un solo punto el pasado, el presente y el futuro de nuestras misiones… Era llevado a gran velocidad por un camino extraño, altísimo… Contemplé las obras de Chile, Paraguay, Brasil, Argentina… En un instante

la llanura se convirtió en un salón… De pronto, vi, en medio de la multitud grupos de muchachos… Pertenecían a la Patagonia y al África meridional… Comenzaron a cantar y se unieron, mezclando las voces de manera que semejaban instrumentos musicales maravillosos… Un coro único, una sola armonía… Era de tal manera el gusto y la belleza que penetraban en los sentidos produciendo un efecto tan especial, que el hombre se olvidaba de su propia existencia. Yo caí de rodillas…” A partir del 1° de julio del 2009 la reliquia insigne de Don Bosco ha suscitado el entusiasmo popular por donde quiera que ha pasado, invitando a descubrir las maravillas que Dios hace a través de los hombres.

Don Bosco en México

5


La opción de Don Bosco

P. Sergio Checchi

D

on Bosco hizo una clara y decidida opción por los jóvenes, los adolescentes, los muchachos (no precisamente los niños, ni los adultos). Sintió que ése era el campo que el Señor le había asignado: la juventud, “la porción más delicada y valiosa de la sociedad humana”; edad frágil, expuesta…, decisiva para el resto de la vida; decisiva para el futuro de la sociedad y de la Iglesia. Desde pequeño Juan Bosco entendió que ésa era su vocación: los muchachos. En Chieri, mientras estudiaba la secundaria, formó con sus compañeros la “Sociedad de la alegría”. Joven sacerdote en su pueblo, gozaba de la compañía de los chicos. A su director espiritual, Don José Cafasso, le manifestó que “se veía rodeado de muchachos”. A su bienhechora, la marquesa de Barolo, le declaró su decisión: “Mi vida la tengo consagrada al bien de la juventud”. Años más tarde, en unas “buenas noches”, les dijo a sus muchachos: “Yo por ustedes estudio, por ustedes trabajo, por ustedes vivo, por ustedes estoy dispuesto incluso a dar mi vida. Ustedes son la razón de mi vida”. En 1884, estando de viaje en Roma, les escribía: “Cerca o lejos, yo pienso siempre en ustedes. Mi único deseo es que sean felices en esta vida y en la otra. El no verlos ni oírlos me causa una pena que no pueden imaginar”. A su joven secretario, que le sugería que ya no se cansara confesando a los muchachos, Don Bosco, ya anciano, le respondió: “Querido Viglietti, he prometido al Señor que hasta mi último aliento estaré al servicio de mis pobres muchachos”. Y en el lecho de muerte les dijo a los salesianos que lo asistían: “Díganles a mis queridos jóvenes que los espero a todos en el paraíso”. Se había gastado por ellos, había escrito libros para ellos, había escrito biografías de ellos, soñaba de noche con ellos… Nunca se dejó distraer de la opción que había hecho. Cuando en el año centenario de su muerte se buscó un título para Don Bosco, el Papa Juan Pablo II lo nombró oficialmente “Padre y maestro de los jóvenes”.

6

Don Bosco en México


Preferencia de Don Bosco

P. Sergio Checchi

D

entro de la opción por los jóvenes, hizo Don Bosco una opción más específica: los “jóvenes pobres, abandonados y en peligro”, que es como decir los muchachos del pueblo, los más necesitados, los más desatendidos, los más expuestos. Cuando, joven sacerdote, Don Bosco daba sus vueltas por la periferia de Turín, salía a su encuentro, se acercaba a ellos, se los hacía amigos, los invitaba al Oratorio. Eran pequeños inmigrantes, ayudantes de albañil, picapedreros, limpiachimeneas, mocitos de cafeterías o de barberías, algunos eran huérfanos, algunos hasta ladronzuelos, ignorantes en cosas de religión. Reflexionaba Don Bosco: “Ellos no son malos, pero el abandono en que viven, el descuido de sus padres, la ociosidad, las malas compañías...; si siguen allí, si nadie hace nada por ellos, serán seguras víctimas del vicio, o de la delincuencia, o de las sectas: pueden ser manipulados por adultos sin conciencia; estarían expuestos a la miseria, al materialismo, a ideologías revolucionarias. Estos muchachos necesitan verdaderamente una mano bienhechora que cuide de ellos, los cultive, los lleve a la virtud y los aleje del vicio”. Al inicio de 2007 alguien preguntó a Don Pascual Chávez:

“¿Quiénes son hoy los verdaderos muchachos pobres?” El Rector Mayor contestaba con cinco páginas conmovedoras, que deberíamos releer. Entre otras cosas escribía: “En estos últimos treinta años la realidad de la pobreza, sobre todo juvenil, se ha ido haciendo más global y dramática, como consecuencia de factores económicos, culturales, estructurales y humanos, hasta convertirse en una cultura de no-solidaridad y de exclusión... Son las ‘nuevas pobrezas’ de los jóvenes, las situaciones de abandono en que se pueden encontrar o caer”. Luego seguía: “He aquí un mapa de la marginación y de la explotación juvenil en el mundo: los muchachos de la calle, los muchachos-soldados, los muchachos violados, los muchachos obreros o esclavos, los muchachos ‘nadie’, los muchachos encarcelados, los muchachos donadores forzados de órganos y los mutilados, los muchachos pobres y marginados, los muchachos de las alcantarillas y los errantes, los muchachos enfermos, los muchachos refugiados y huérfanos”. Y después de describir con rasgos conmovedores cada categoría, concluía: “Tanta desgracia solicita las conciencias de todos”, y pasaba a considerar cuál ha sido y cuál debe ser la respuesta salesiana hoy. Don Bosco en México

7


¿A qué viene Don Bosco a México?

V

iene a recordarnos el inmenso amor de Dios a la humanidad. Don Bosco sólo es el mensajero que nos anuncia el gozo de la vida en Jesús, de la conversión, de la vida cristiana, sacerdotal y religiosa. Es el testigo que nos habla de la alegría de la Resurrección, de la santidad vivida en lo cotidiano y entre los que son más cercanos a nosotros. Es el maestro que nos recuerda las lecciones de la Vida: lo que vale la pena ser vivido y y por lo cual vale la pena vivir y entregar la vida. Es el amigo que está dispuesto a escucharnos, a acompañarnos y a darnos los consejos verdaderos, aquellos que nos conducen a los que nos hacen bien. 8

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

9


Toluca - México 4 de agosto 2010

Don Bosco en su Club de la Alegría diseñó un itinerario de santidad para su tiempo y para todos los tiempos: 1 – Ninguna acción, ninguna conversación que desdiga de un buen cristiano. 2 – Cumplir con los deberes escolares y religiosos 3 – Estar siempre alegres Mons. Víctor René Rodríguez Gómez

10

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

11


Santuario María Auxiliadora – Profesiones 5 de agosto 2010

Los valores de un buen animador-asistente son: participación aún sacrificada en aquello que hacen los jóvenes, poner el propio tiempo a su disposición para ayudar, animar a la lectura espiritual, acercarse con preferencia a los muchachos, decirles buenas palabras y darles buenos consejos. Don Bosco

12

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

13


Barrientos 6 de agosto 2010

14

Don Bosco en MĂŠxico


La vida de Don Bosco fue un milagro permanente. El relato de su existencia se puede colocar al lado de los más bellos de “las leyendas de oro”. A. Gómez Restrepo, literato colombiano

Don Bosco en México

15


Coacalco 7 de agosto 2010

16

Don Bosco en MĂŠxico


Convicci贸n-base de Don Bosco para educar bien es necesario poner a Dios en el primer lugar. Si no se educa cristianamente, un oratorio no tiene razones para existir. Teresio Bosco

Don Bosco en M茅xico

17


Basílica de Guadalupe 7 de agosto 2010

18

Don Bosco en México


En Don Bosco se unen admirable y armónicamente los dones naturales y los dones de la gracia, de manera que lo humano no queda anulado, sino que queda impregnado de lo divino. San Juan Bosco es un hombre simpático y atrayente, activo y dinámico, trabajador y austero; un hombre enérgico y tenaz, manso y sencillo, prudente y creador; sobre todo sabe leer la historia en la que está inmerso con mirada de fe y profética. Es el testimonio que mejor debemos asimilar hoy. Mons. Diego Monroy

Don Bosco en México

19


Catedral Metropolitana 8 de agosto 2010 Como a Don Bosco se le encomendó una tarea que estaba fuera de su capacidad y fuerzas para realizarla él solo, Cristo le dio a quien fuera su sostenedora y constante auxilio: María Madre... Ella le guió, ayudándole a llevar a buen término la misión que en sueños Dios le encomendó... La experiencia de Juan Bosco desde su niñez y adolescencia le dieron solidez en los valores de la espiritualidad inculcados por su madre, abriéndole horizontes para sembrar en los jóvenes esperanza y transformar su vida para ser útiles en su comunidad. Card. Norberto Rivera Carrera

20

Don Bosco en México


Nazareth 8 de agosto 2010

Don Bosco en MĂŠxico

21


Formación integral

P. Sergio Checchi

D

on Bosco ofrecía a sus muchachos una formación integral. Lo que en una familia cristiana harían un buen papá y una buena mamá para sus hijos. Los muchachos encontraban en la casa de Don Bosco pan y hogar, juego y alegría, compañía y amistad, estudio y aprendizaje de un oficio, coro y banda musical, declamación y teatro, ambiente sereno y respetuoso, paseos y fiestas religiosas, abundante palabra de Dios, vida sacramental, presencia viva de la Sma. Virgen y llamado a la santidad, una santidad al alcance del muchacho. El art. 40 de las Constituciones de los Salesianos resume aquella experiencia educativo-pastoral con cuatro pinceladas; dice: “El Oratorio de Don Bosco era para los jóvenes hogar que acoge, parroquia que evangeliza, escuela que prepara a la vida, patio donde encontrarse como amigos”. Todo en un ambiente de disciplina y buen empleo del tiempo, pero en estilo de familia, no de cuartel; por con22

Don Bosco en México

vicción, no por miedo al castigo. Comentaba Don Bosco: “Cuando los muchachos se sienten amados por sus educadores, aman y hacen las cosas con buena voluntad”. Ellos se sentían felices. Sobre esta promoción integral, comentan las Constituciones salesianas: “Como educadores, colaboramos con los jóvenes para desarrollar sus talentos y aptitudes hasta la plena madurez... Compartimos con ellos el pan, y promovemos su competencia profesional y formación cultural... Los ayudamos a abrirse a la verdad y a adquirir una libertad responsable, capacidad de diálogo y espíritu de servicio... Los educamos para las responsabilidades morales, profesionales y sociales... Los acompañamos al encuentro del Señor resucitado, los encaminamos hacia una experiencia de vida eclesial, los iniciamos en la participación consciente y activa en la liturgia, los ayudamos a descubrir y desarrollar su propia vocación humana y cristiana” (arts. 32-37).


San Miguelito 9 de agosto 2010

Don Bosco en MĂŠxico

23


Catedral de Puebla 9 de agosto 2010

24

Don Bosco en MĂŠxico


Los santos son una floración de la santidad de Dios, son manifestación del amor de Dios. En el sueño de los nueve años se gesta la misión de ser padre de muchos niños pobres, huérfanos y abandonados. Mons. Víctor Sánchez

Don Bosco en México

25


Acompañamiento

P. Sergio Checchi

A

l concepto de “asistencia”, tan importante en el método educativo de Don Bosco., hoy le llamamos “acompañamiento”. Es la presencia continua, amiga, animadora del educador entre los muchachos. El “asistente” no es un vigilante, un policía; es uno que consagra la vida al bien de los muchachos y que comparte con ellos el tiempo, los acompaña en los momentos de recreo y en las celebraciones religiosas, les da buen ejemplo y buenos consejos, corrige con amabilidad; está para prevenir el mal; anima, orienta y guía. La “asistencia” es sacrificada, pero es la clave del éxito educativo, Exige no encerrarse en oficinas, aulas o salitas, sino estar con los muchachos, acompañarlos a todas partes, estar donde están ellos: desde acogerlos a la entrada de Colegio (o del Oratorio) a despedirlos junto al portón; recibirlos en el aula de clase, participar en sus actividades.

26

Don Bosco en México


Chipilo 9 de agosto 2010

La obra de los Salesianos y sus Cooperadores tiende a ayudar a las buenas costumbres, disminuyendo el número de los díscolos, que, abandonados a sí mismos, corren el peligro de atestar las cárceles. Instruirles, prepararles para el trabajo, proveerles de medios y, donde sea necesario, también de albergue, no ahorrando nada para impedir su ruina, más aún, para hacerlos buenos cristianos y honrados ciudadanos. Don Bosco

Don Bosco en México

27


TehuacĂĄn 10 de agosto 2010 La ciencia sin conciencia, es la ruina de nuestra alma. Don Bosco

28

Don Bosco en MĂŠxico


Don Bosco en MĂŠxico

29


Mérida 11 de agosto 2010

30

Don Bosco en México


No es la ciencia la que hace los santos, sino la virtud. Don Bosco

Don Bosco en MĂŠxico

31


Ayutla 12 de agosto 2010 Hemos de ser buenos cristianos y honrados ciudadanos. Don Bosco

32

Don Bosco en MĂŠxico


Don Bosco en MĂŠxico

33


Oaxaca 13 de agosto 2010

34

Don Bosco en MĂŠxico


Don Bosco es actual. Es un grito de esperanza en medio de una sociedad infestada de violencia y dolor. Él en su tiempo, en su historia, dio una respuesta real a las situaciones juveniles caracterizadas por el desempleo, el abandono, el rechazo, la pobreza y la ausencia de valores morales. Ninguna diferencia con las realidades que vivimos actualmente. P. Pedro Gonzålez

Don Bosco en MĂŠxico

35


Río Manso 14 de agosto 2010

La educación de un niño debe tener por base la formación de la voluntad. Don Bosco

36

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

37


Veracruz 15 de agosto 2010 La visita de San Juan Bosco es, para nosotros, una motivación poderosa que debe iluminar nuestra pastoral juvenil. La presencia de San Juan Bosco nos recuerda una gran tarea. El Evangelio nos dice lo importante que son para Jesús los niños, los adolescentes y los jóvenes. Ésta es una motivación clave que nos invita a la entrega a esta tarea: trabajar en favor de la juventud para hacer viva, hoy, la Palabra de Jesús: “el que recibe a uno de estos, a mí me recibe”. Mons. Luis Felipe Gallardo

38

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

39


México: Santuario de María Auxiliadora 16 de agosto 2010 Los jóvenes no sólo deben de ser amados, sino que deben darse cuenta de que se les ama. Don Bosco

40

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

41


Instituto Don Bosco – México 16 de agosto 2010

Haz que todos los que hablan contigo se hagan amigos tuyos Don Bosco

42

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

43


Tuxtla Gutiérrez 17 de agosto 2010

44

Don Bosco en México


Basta que un joven entre en una Casa Salesiana, para que la Virgen Santísima lo tome inmediatamente bajo su protección especial. Don Bosco

Don Bosco en México

45


San Cristóbal de las Casas 18 de agosto 2010 La afabilidad sea su manera de tratar; gánense los corazones de los jóvenes por medio del amor: recuerden siempre la máxima de San Francisco de Sales: “Más moscas se cazan con una gota de miel que con un barril de vinagre”. Don Bosco

46

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

47


El secreto de Don Bosco P. Sergio Checchi

C

uando a Don Bosco se le pidió que revelara el secreto de su éxito pedagógico, él lo resumió en tres palabras, que llegaron a ser clásicas: Razón, Religión y “Amorevolezza”. Razón: no órdenes ni imposiciones autoritarias, no amenazas, sanciones y castigos; no insultos, burlas ni humillaciones en público; sino normas razonables, adaptadas a la edad; sabiendo motivar, razonar, dialogar; iluminar la mente del joven, inculcarle valores, hacerlo protagonista y corresponsable de su formación; valorar sus capacidades; respetar su persona, sus derechos, su dignidad; ser comprensivos y cercanos. Religión: ayudar al joven a descubrir la dimensión trascendente de su vida y el privilegio de ser cristiano; ayudarlo a encontrarse con la persona de Jesús y a interiorizar los criterios del Evangelio; ofrecerle con abundancia la palabra de Dios y animarlo a aprovechar la fuerza educativa de los sacramentos; hacerle sentir viva la presencia de Dios y de la Madre celestial; presentarle el ejemplo de los Santos; crear en torno a él un ambiente cristiano; exhortarlo a la práctica de las virtudes (que para el joven son, sobre todo, según Don Bosco, la alegría, la obediencia, la gratitud, la pureza, la caridad fraterna, la piedad, el cumplimiento del deber diario, el celo por la salvación de los compañeros); hacerle desear la santidad y anhelar el paraíso. “Amorevolezza”: equivale a un conjunto de actitudes espirituales y pedagógicas del educador hacia el educando: amabilidad, cariño, afecto, bondad, comprensión; implica crear cercanía, confianza, ambiente de familia; hacer que el muchacho se sienta querido. Según Don Bosco, “el asistente” es y debe mostrarse como un hermano mayor; y el Director como un padre. Todo el que trabaja en una obra salesiana, en el campo de la educación, debe aparecer ante los muchachos no como un empleado, un funcionario, sino como uno que comparte con ellos la casa, el tiempo y sus capacidades. 48

Don Bosco en México


Los Reyes la Paz - Toluca 19 de agosto 2010

Don Bosco en MĂŠxico

49


Zitácuaro 20 de agosto 2010

50

Don Bosco en México


He consagrado mi vida a la juventud, porque de su educaci贸n depende la felicidad de una naci贸n. Don Bosco Don Bosco en M茅xico

51


Uruapan 21 de agosto 2010

En la comuni贸n frecuente se encuentra luz, fuerza y santidad. Don Bosco

52

Don Bosco en M茅xico


Don Bosco en MĂŠxico

53


Morelia 22 de agosto 2010

54

Don Bosco en MĂŠxico


Hoy, más que nunca, necesitamos educadores, padres de familia, que vayan con alegría por el camino del buen, como lo vivió San Juan Bosco. Mons. Alberto Suárez Inda

Don Bosco en México

55


Querétaro 23 de agosto 2010

La reliquia de Don Bosco... nos recuerda que el Evangelio es Buena Noticia, que es alegría del corazón, que hace bien al alma seguir a Jesús, que es hermoso ser cristiano y que “un santo triste es un triste santo”, que podemos ser, como él, un santo alegre, porque la santidad es vivir siempre alegres en el Señor. Mons. Mario de Gasperín Gasperín

56

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

57


Celaya 24 de agosto 2010

La ayuda de Dios no falta cuando se trabaja con ahĂ­nco y con fe. Don Bosco

58

Don Bosco en MĂŠxico


Irapuato 24 de agosto 2010

Una casa sin música es un cuerpo sin alma. Don Bosco

MEG

Don Bosco en México

59


Le贸n 24 de agosto 2010

60

Don Bosco en M茅xico


San Juan Bosco, gran hombre de Iglesia, nos enseñó a amar profundamente a María, a educar a los jóvenes al compromiso cristiano y social, con la profunda alegría que proviene de la vida de la gracia. Mons. Héctor Guerreo Córdovta

Don Bosco en México

61


León 24 de agosto 2010 En Turín está el cuerpo de Don Bosco, pero en León está el corazón de Don Bosco. P. Renato Ziggiotti, Vo. Sucesor de Don Bosco

62

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

63


Guadalajara 25 de agosto 2010

64

Don Bosco en MĂŠxico


Estar frente a Don Bosco, como persona, m谩s que como autoridad civil, es una experiencia de renovaci贸n ante quien entreg贸 su vida a dar respuestas a problemas sociales. Lic. Miguel Castro Reynoso Presidente Municipal de Tlaquepaque

Don Bosco en M茅xico

65


Guadalajara 26 de agosto 2010

66

Don Bosco en MĂŠxico


Para nosotros la santidad consiste en estar siempre alegres. Domingo Savio

Don Bosco en MĂŠxico

67


Un gran movimiento P. Sergio Checchi

D

on Bosco no fue un llanero solitario, un quijote que avanza solo, un superhéroe que no admite compañía cuando se trata de resolver las situaciones riesgosas. Desde el inicio de su actividad él sintió que el número y las necesidades de sus muchachos desbordaban sus capacidades, y sintió necesidad de colaboradores. (Todavía no existían los Salesianos). Encontró ayudantes benévolos, deseosos de consagrar una parte de su tiempo al servicio de la juventud pobre. Los primeros fueron naturalmente sacerdotes; su tarea era, sobre todo, la de predicar, confesar, dar catecismo. Junto a los sacerdotes hubo muy pronto laicos. Éstos procedían de los ambientes sociales más variados: algunos pertenecían a familias acomodadas; otros de más humilde condición: daban catecismo, ayudaban en las clases nocturnas, asistían a los muchachos en la iglesia durante las celebraciones, organizaban para ellos juegos y paseos, estaban atentos a sus necesidades materiales, alguna vez les pagaban una buena merienda; algunos se preocupaban de encontrarles trabajo. También las mujeres tenían sus tareas: cocinaban, lavaban, planchaban, zurcían la ropa de los muchachos más pobres, pasaban revista a las camas de los internos. Todos, quien más y quien menos, ponían también dinero de su bolsillo. Don Bosco deseaba reunir a todos esos colaboradores en una asociación estructurada; una noche de 1850 reunió a siete de ellos, todos laicos, y les propuso organizarse en Pía Unión Provisional. De momento el proyecto no tuvo éxito.

68

Don Bosco en México


Guadalajara - Colegio Anáhuac Chapalita 26 de agosto 2010

Don Bosco en México

69


Colima 27 de agosto 2010

70

Don Bosco en MĂŠxico


A San Juan Bosco le reconocemos como un hombre ilustre que trabajó a favor de tantos niños y jóvenes bajo un proyecto educativo que está vivo hoy, a través de sus obras presentes en la ciudad. Lic. Mario Anguiano Moreno Gobernador Constitucional del Estado de Colima

Don Bosco en México

71


Sahuayo 28 de agosto 2010

72

Don Bosco en MĂŠxico


Ser amigo de Don Bosco significa que tú me ayudes a salvar tu alma. Don Bosco

Don Bosco en México

73


Zamora 28 de agosto 2010 San Juan Bosco es un santo que tiene mucho que decirnos ante todo lo que se está viviendo. Ante esto lo que se requiere es una nueva revolución del corazón y del espíritu, para que los seres humanos seamos más humanos y para que no existan dominados ni dominadores. Mons. Javier Navarro Obispo de Zamora

74

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

75


San Luis Potosí 29 de agosto 2010

Don Bosco visita a su hijo en la cárcel como hizo en Turín visitando a los muchachos encarcelados.

76

Don Bosco en México


San Juan Bosco fue un verdadero pastor que transparentó a Dios y a Cristo Buen Pastor… Fue un hombre que encontró la verdadera alegría. En él se cumplen las palabras del apóstol Pablo: vivió lo que es bueno, justo, perfecto. Se apasionó por lo bueno de Dios... Sólo buscó realizar la tarea que Dios le encomendó sin buscar grandezas. Reconozcamos su pasión por educar a los jóvenes, por el evangelio, su heroico amor a Dios y a las almas, su espíritu misionero que lo impulsó a enviar a sus hijos a tierras lejanas para llevar el Evangelio de Jesús. Mons. Luis Morales Reyes / Arzobispo de San Luis Potosí

Don Bosco en México

77


Herencia de Don Bosco

P. Sergio Checchi

T

area: Los jóvenes, los jóvenes. ¿Sólo los jóvenes? En realidad las Constituciones salesianas nos señalan cuatro campos como compromisos heredados de Don Bosco. Cuatro, pero relacionados entre sí: •

78

El primero, el prioritario, el que nos especifica ante la sociedad y la Iglesia, sí son los jóvenes, los muchachos de los ambientes populares, preferentemente los más pobres, los que tienen mayor dificultad en abrirse un camino, los expuestos a quedarse rezagados, marginados, excluidos, los que tienen mayor necesidad de ser queridos y evangelizados. El segundo compromiso que nos ha dejado Don Bosco es el cuidado especial de las vocaciones apostólicas, los jóvenes llamados a un servicio en la Iglesia. Convencidos, como lo estaba Don Bosco, de que hay muchos jóvenes ricos en recursos espirituales, los ayudamos a descubrir, acoger y madurar el don de la vocación seglar, consagrada o sacerdotal, para bien de la Iglesia. En tercer lugar, el servicio pastoral a los ambientes populares, las zonas pobres, las menos atendidas pastoralmente, expuestas a la miseria, a los vicios, a las sectas, a la pérdida de la fe; acompañando esas comunidades en el esfuerzo de promoción humana y crecimiento en la fe; con una atención especial a la familia y a los laicos empeñados en la evangelización del ambiente; y usando los mejores medios de la comunicación social, como lo hizo Don Bosco a la altura de su tiempo. Y por último, los pueblos aún no evangelizados, que fueron objeto especial de la solicitud y pasión apostólica de Don Bosco; las misiones a los países lejanos, a los que aún no conocen el Evangelio, allí donde la Iglesia aún no está implantada y desarrollada. En sus sueños la mirada de Don Bosco se extendía a horizontes lejanos y abarcaba el mundo entero: desde Santiago de Chile, pasando por el corazón de África, hasta Pekín en China. Don Bosco en México


Matehuala 30 de agosto 2010

Don Bosco en MĂŠxico

79


Saltillo 30 de agosto 2010

80

Don Bosco en MĂŠxico


Camina con los pies en la tierra, pero teniendo la mirada y el coraz贸n en el cielo. Don Bosco

Don Bosco en M茅xico

81


Monterrey 31 de agosto 2010

Quien quiere ser amado, ame. Quien es amado obtiene todo, especialmente de los j贸venes. Don Bosco

82

Don Bosco en M茅xico


Don Bosco en MĂŠxico

83


Monterrey 1º de septiembre 2010

Los Cooperadores son otros tantos brazos que colaboran con la cabeza y con los demás miembros de la Congregación Salesiana para producir este triple orden de bienes: trabajo, instrucción, filantropía. Don Bosco

84

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

85


Chihuahua 2 de septiembre 2010

Con la ayuda de María todo se puede. Con ella se obtiene cualquier favor. Don Bosco

86

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

87


Ciudad JuĂĄrez 3 de septiembre 2010

Un hombre de paz nos visita.

88

Don Bosco en MĂŠxico


Don Bosco en MĂŠxico

89


Nogales 4 de septiembre 2010

El dinero no puede satisfacer el coraz贸n del hombre, sino el buen uso que de 茅l se hace; es esto lo que produce la verdadera satisfacci贸n. Don Bosco 90

Don Bosco en M茅xico


Don Bosco en MĂŠxico

91


Hermosillo 5 de septiembre 2010

María es la Estrella del Mar. Ella no abandona a los que confían en ella. Pongámonos todos bajo su manto. La Virgen nos librará de los peligros y nos guiará a puerto seguro. Don Bosco

92

Don Bosco en México


Don Bosco en MĂŠxico

93


Culiacán – Guasave 6 de septiembre 2010

94

Don Bosco en México


El más valioso sostén de la juventud es el sacramento de la Confesión y de la Eucaristía. Don Bosco

Don Bosco en México

95


Los Mochis 6 de septiembre 2010

Trabajo y templanza. Son las dos armas con las que llegaremos a triunfar en todo. Don Bosco

96

Don Bosco en MĂŠxico


Don Bosco en MĂŠxico

97


Navojoa – Guaymas 7 de septiembre 2010

98

Don Bosco en México


MarĂ­a quiere la realidad, no las apariencias. Don Bosco

Don Bosco en MĂŠxico

99


Ciudad Obreg贸n 7 de septiembre 2010

Todo joven por muy desgraciado que sea, tiene un lado accesible para el bien y el primer deber del educador es hallar ese punto, esta cuerda sensible del coraz贸n para sacar frutos. Don Bosco

100

Don Bosco en M茅xico


Don Bosco en MĂŠxico

101


San Luis Río Colorado 8 de septiembre 2010

Si hubiese tenido cien veces más fe de la que tengo, hubiese hecho cien veces más de lo que hice. Don Bosco

102

Don Bosco en México


Mexicali 8 de septiembre 2010

Don Bosco en MĂŠxico

103


Tijuana 9 de septiembre 2010

Nosotros somos deudores de María Auxiliadora. Todo y todas nuestras obras tuvieron su comienzo y su cumplimiento en el día de la Inmaculada. Don Bosco

104

Don Bosco en México


9 de septiembre 2010

Don Bosco en MĂŠxico

105


La energía de Don Bosco P. Sergio Checchi

E

spiritualidad: Don Bosco fue realmente un gran trabajador, un extraordinario impulsor de fuerzas apostólicas, realizador de obras gigantescas, creativo y emprendedor. Pregunta: ¿De dónde sacó la energía para hacer todo lo que hizo con inteligencia, tenacidad y solidez? El secreto fue su profunda espiritualidad: vivía sumergido en Dios, era movido por la fe, por la esperanza del cielo, por la caridad pastoral, por el deseo de salvar todas las almas; no podía admitir

106

Don Bosco en México

que un solo muchacho no fuera cristiano, que no conociera a Jesús, que no viviera en gracia de Dios, no salvara alma; habría cualquier sacrificio para evitar un solo pecado. “Cuando se trata de salvar un alma, yo me lanzo hasta la temeridad”; “Almas es lo que quiero, lo demás no me interesa”. En su trabajo, en su cansancio encontraba fuerza en Jesús Sacramentado y en María Auxiliadora. En la fatiga y en los achaques repetía: “Un rincón de paraíso lo arregla todo, allí descansaremos”.


Tijuana - Estados Unidos 11 de septiembre 2010

Ella lo ha hecho todo. Don Bosco

Don Bosco en MĂŠxico

107


Itinerario Tijuana

Mexicali

San Luis Río Colorado

Fecha

Agosto 24

Celaya – Irapuato – León

58

Agosto 25

Guadalajara

64

Agosto 26

Guadalajara

66

Agosto 27

Colima

70

Agosto 28

Sahuayo – Zamora

72

Agosto 29

San Luis Potosí

76

Agosto 30

Matehuala – Saltillo

79

Agosto 31

Monterrey

82

Septiembre 1

Monterrey

84

Septiembre 2

Chihuahua

86

Septiembre 3

Ciudad Juárez

88

Septiembre 4

Nogales

90

Septiembre 5

Hermosillo

92

Septiembre 6

Culiacán – Guasave – Los Mochis

94

Septiembre 7

Navojoa – Guaymas – Cd. Obregón

98

Septiembre 8

San Luis Río Colorado – Mexicali

100

Septiembre 9

Tijuana

104

Septiembre 10

Tijuana

105

Septiembre 11

Tijuana – Estados Unidos…

107

Lugar

Página

Hermosillo Guaymas Cd. Obregón Chihuahua Navojoa

Los Mochis Guasave Culiacán

El recorrido de la reliquia por el mundo es el siguiente: Región

Comienza

Termina

América Cono Sur

1º ago 2009

febrero 2010

8

InterAmérica

marzo 2010

octubre 2010

8

Asia Oriental Oceanía

noviembre 2010

abril 2011

6

Sud Asia

mayo 2011

noviembre 2011

7

África

diciembre 2011

abril 2012

7

Europa Oriental

mayo 2012

noviembre 2012

5

Europa Norte

diciembre 2012

agosto 2013

9

Italia Medio Oriente

septiembre 2013

enero 2014

5

108

Cd. Juárez

Nogales

MEG

Don Bosco en México

Meses


El recorrido en nuestra patria MEM

Monterrey Saltillo

Matehuala

Fecha

Lugar

Página

Agosto 4

Toluca – México D.F.

10

Agosto 5

D.F. Santuario de María Auxiliadora

12

Agosto 6

D.F. Barrientos – Coacalco

14

Agosto 7

D.F. Basílica de Guadalupe

18

Agosto 8

D.F. Catedral – Puebla

20

Agosto 9

Puebla

24

Agosto 10

Puebla – Tehuacán

28

Agosto 11

Mérida

30

Agosto 12

Ayutla

32

Agosto 13

Oaxaca

34

Agosto 14

Río Manso

36

Agosto 15

Veracruz

38

Agosto 16

D.F. Santuario de María Auxiliadora

40

Agosto 17

Tuxtla

44

Agosto 18

San Cristóbal

46

Agosto 19

Toluca

49

Agosto 20

Zitácuaro

50

Agosto 21

Uruapan

52

Agosto 22

Morelia

54

Agosto 23

Querétaro

56

San Luis Potosí León Guadalajara

Celaya Irapuato Querétaro

Mérida

Sahuayo Zamora Cd. de México Morelia Uruapan Zitácuaro Toluca Puebla Colima

Veracruz

Tehuacán Oaxaca Ayutla Río Manso

Tuxtla San Cristóbal

Don Bosco en México

109


Mirar a Don Bosco P. Sergio Checchi

E

ntender todo esto, tenerlo presente, asimilarlo, es dar la definición, el perfil, la esencia del salesiano, de “lo salesiano”: una obra es salesiana, un proyecto es salesiano, una intervención es salesiana, si de algún modo reproduce los rasgos de la persona y de la actividad de Don Bosco. Esos rasgos son los que nos caracterizan y distinguen de cualquier otro sistema espiritual, pastoral, pedagógico. Es el patrimonio que el padre nos ha dejado; patrimonio común a todos nosotros, religiosos o seglares. Un tesoro que Dios nos ha dado a través de Don Bosco, y que no hay que dejar que se pierda o se difumine. Mirar continuamente a Don Bosco es la garantía de la significatividad, validez y futuro de nuestra presencia en cualquier país.

110

Don Bosco en México


Don Bosco: Tu palabra y tu acción, como Jesús, incomodó a muchos, pero a muchos más llevó la salvación, la superación de sí mismos y la paz y el progreso a sus familias y a la sociedad. Tus actitudes de servicio incondicional, de creatividad multiplicadora del bien, de animación y promoción de los jóvenes, de trabajo incansable, de bondad irradiante, de luchador apostólico, de fecundo escritor popular, de alegría contagiosa, de fundador intrépido de congregaciones religiosas y movimientos laicales, de suscitador de iniciativas sociales, de pedagogo y educador genial, de apóstol de María Auxiliadora, de sembrador de Santidad hicieron de ti una memoria viviente de Jesús el Buen Pastor… Tu paso entre nosotros aviva en nosotros la fuerza de tu carisma y la entrega a tu misión.

Don Bosco en México

111


Gracias

G

racias al Rector Mayor de los Salesianos, P. Pascual Chávez Villanueva, todos estamos constatando que los sueños de Don Bosco fueron premoniciones o profecías… Ellos hoy son una realidad. Y nosotros somos esa realidad y, como los muchachos del sueño, le gritamos: “¡Quédate con nosotros!” Este álbum es el vivo testimonio del paso de Don Bosco entre nosotros, pero también la captura perenne e inacabable del momento en que el soplo del Espíritu sacudió nuestra rutina y comodidad para asumir los retos de nuestro mundo y vivificarlos con el carisma que Dios dio a Don Bosco y éste nos legó. En estas páginas están las semillas del futuro de la Familia Salesiana y de nuestras obras.

Gracias al P. Sergio Checchi por su colaboración

Don bosco en méxico  

Don Bosco en México Una experiencia excelente; compartida en Familia,. Salesianos Exalumnos Ignacio Aguilar González Juan Mario Mancilla Mac...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you