Page 1


El camino de

Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

Monterrey, Nuevo León, 2018


Primera edición, 2018 © Adalberto Arturo Madero Quiroga © Fundación Lazos para la Vida Digna ISBN: en trámite. Reservados todos los derechos conforme a la ley. Prohibida la reproducción total y parcial de este texto sin previa autorización por escrito del autor. Impreso en Monterrey, México Printed in Monterrey, Mexico


El camino de

Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Monterrey, Nuevo León, 2018


Índice Introducción.............................................................................................................9

PRIMERA PARTE

1. Una ciudad atribulada...................................................................................19 La ciudad por esos años.................................................................................23

2. El gobierno de Arturo B. de la Garza............................................................29 El problema del agua en el Estado.................................................................35 Insensibilidad gubernamental........................................................................45 Un jefe político desaseado ............................................................................46

3. Los candidatos del gobernador.....................................................................57

El Comité de Defensa Municipal....................................................................59 El cuñado incómodo........................................................................................73 La elección municipal y sus resultados..........................................................78

4. 1946: La elección perdida..............................................................................83

Los mítines de Acción Nacional en la campaña............................................90

El día de la elección.........................................................................................97

5. La nueva oportunidad, 1948.........................................................................105

La ciudad durante el gobierno de Félix González Salinas, 1946-1948.......107

La crisis camionera.........................................................................................113

Acción Nacional: rumbo a las elecciones municipales..................................117


SEGUNDA PARTE

6. Raúl Rangel Frías: el camino a la precandidatura.......................................123 Los escritos juveniles......................................................................................125 El joven vasconcelista.....................................................................................130 En el Departamento de Acción Social Universitaria (DASU).......................142 Secretario del Banco Popular ........................................................................155

7. Buscando aspirante para Monterrey............................................................159 Rangel Frías en precampaña..........................................................................162 La precampaña en acción...............................................................................164 Apoyando al presidente de la República.......................................................166 Los sub-comités rangelistas...........................................................................172

8. Santos Cantú Salinas: el candidato del gobernador....................................177

El respaldo al candidato oficial.......................................................................183

Fin del sueño rangelista .................................................................................185

La elección municipal y su resultado.............................................................189

Recuento final................................................................................................193 Anexos............................................................................................................199 Bibliografía......................................................................................................209

Acerca del autor.............................................................................................211


Introducciรณn


E

l propósito de este trabajo es develar la forma y el fondo como se desarrollaron en Monterrey los procesos electorales durante la segunda mitad de la década de los cuarenta. Etapa en que la ciudad recobró su dinamismo económico, con un nuevo despegue en la industria y los servicios. Una modernización que contrastó con la inmovilidad del poder político regional y los bajos niveles de vida de la mayor parte de la población. En primer lugar, la vida política no solamente seguía envuelta en el viejo andamiaje, donde el partido oficial y el gobierno local no dejaban ningún hueco a las fuerzas opositoras, sino que, se replantearon los antiguos estilos de manipular la voluntad, la participación y los resultados de los comicios, tanto locales como federales. Las tradicionales prácticas del dedazo, manipulación de los padrones, acarreos, robo de urnas, boletas alteradas, grupos de choque y hasta los partidos “paja”, fueron el principal engranaje de una maquinaria política que se negaba a democratizarse, pese a que en su interior existieron voces que reclamaban el cambio y una mayor participación de las bases. En segundo lugar, el crecimiento económico que se logró alcanzar con la nueva etapa de industrialización, motivada en buena parte por las demandas que generó la Segunda Guerra Mundial, surtió poco efecto como palanca del desarrollo social. La mayor parte de la población de lo que será el Área Metropolitana de Monterrey, vivió en condiciones de precariedad. En zonas urbanas carentes de los servicios básicos, en colonias que estuvieron en el total abandono durante los cuarenta. Situación que en buena parte se explica, por la falta de voluntad política de parte de los mandos municipales y estatales por mejorar el nivel de vida de miles de regiomontanos que sólo vieron de lejos las bondades de la nueva industrialización. Esta situación sociopolítica de contrastes, en buena medida se explica por el papel que desempeñó durante su sexenio Arturo B. de la Garza (1943-1949), cuyo mandato rompe con las tradiciones del poder político regional, al imponer su voluntad en los designios de los altos mandos públicos, como las alcaldías, haciendo a un lado a las organizaciones del PRI que por buen tiempo llevaban “mano” en los destapes para estos cargos.


12 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Este escrito se desprende de un proyecto más amplio titulado “Las Elecciones de Monterrey”, que coordino en la actualidad y que constituye una crónica de los procesos electorales de Monterrey, desde la década de los cuarenta hasta los noventa. De todos los procesos que hemos escudriñado, me pareció muy relevante destacar uno en el que participó el joven Raúl Rangel Frías: la precampaña municipal de Monterrey en 1948. La historiografía regional no se ha ocupado de referir este suceso que comenzó a definir su carácter e impulsar su participación en el servicio público. Casi nadie sabe que el Lic. Rangel Frías fue precandidato a la presidencia municipal de Monterrey en 1948, al ser impulsado por una facción alterna en el PRI, respaldada por el ex gobernador Gral. Bonifacio Salinas Leal, quien vio en la figura de este joven de 35 años, a un líder que podía iniciar los cambios democráticos al interior de ese organismo político. El capítulo primero lo dedicamos a mostrar el contexto de la ciudad de Monterrey, su descripción física y los principales acontecimientos ocurridos en la segunda mitad de los cuarenta. Abordamos la estructura de gobierno y los integrantes de los poderes en el Estado, así como la conformación de las instituciones de educación superior que fortalecieron el desarrollo regional. En el capítulo segundo, se hace referencia al gobierno del Lic. Arturo B. de la Garza, en ese entonces el hombre fuerte de Nuevo León, así como sus claroscuros durante su administración; en materia educativa destacamos el aumento al presupuesto del ramo, su compromiso con la Universidad de Nuevo León, el desarrollo de la obra pública, entre otros temas. En contraste, se alude la parte obscura del régimen, como el mal manejo de los recursos, la falta de servicios elementales para la mayoría de la población, manipulación de los procesos electorales, conflictos con el sector obrero, así como el candente tema de la adquisición de la Compañía de Agua y Drenaje en 1945.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 13

En el capítulo tercero tocamos el tema de las elecciones municipales de 1945, en donde el Lic. Arturo B. de la Garza tuvo un protagonismo muy especial. En la primera elección (la municipal de 1945), impulsó a su cuñado Félix González Salinas para que los sectores del entonces PRM lo ungieran como candidato a la presidencia municipal de Monterrey, para así enfrentar al candidato del frente opositor, el empresario y periodista Manuel L. Barragán. Esta elección tuvo varias irregularidades en el proceso y durante la jornada electoral, dejando sin votar a muchos regiomontanos, entre ellos, al propio Barragán. Con la clara intervención de los gobiernos estatal y municipal, González Salinas escaló al máximo puesto municipal de Nuevo León y gobernó la capital del Estado entre los años de 1946 a 1948. Al capítulo cuarto, que aborda la elección federal de 1946, le llamé la “elección perdida”, ya que contra todo pronóstico, el partido de la Revolución perdería el principal distrito del Estado a manos de una injundiosa oposición representada por el Partido Acción Nacional. En unos comicios donde el candidato presidencial del PRI, Miguel Alemán, ganó en la entidad por poco margen (cerca de cinco mil votos), el 1º distrito con cabecera en Monterrey sería para el Lic. Antonio L. Rodríguez del PAN, quien ganó el escaño derrotando al priista José González Leal, por más de tres mil sufragios, convirtiéndose así, en el primer diputado federal electo de oposición de Nuevo León, dándole un duro golpe al gobernador nuevoleonés. En el capítulo quinto se analiza la administración del alcalde Félix González Salinas (1946-1948), cuyo gobierno tuvo que enfrentar el problema de las tarifas camioneras, mientras que su jefe político comenzó a tambalearse en la silla del poder, al generalizarse el descontento de la clase política regiomontana, que se reflejó, hacia el interior, en la aparición de un grupo alternativo que aspiraba a realizar cambios importantes a la estructura política del PRI, y hacia el exterior, el fortalecimiento del Partido Acción Nacional, que se convirtió en la principal fuerza opositora.


14 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En el capítulo sexto presentamos, como antesala, al joven Rangel Frías, desde sus tiempos de bachiller, hasta la época en que se convirtió en un crítico profundo (como buen vasconcelista) del sistema político y, desde luego, del tipo de enseñanza que se impartía en las aulas universitarias de la localidad. Dichas inquietudes políticas las combinó con el quehacer cultural, principalmente la escritura y la divulgación de las ideas. El nivel que pronto llegó a alcanzar en el mundo de las letras, además de sus contactos con las mejores plumas y voces de ese tiempo, principalmente de la ciudad de México, lo llevó a ocupar un espacio cultural de la Universidad de Nuevo León al que le dio un brillo de alcance internacional: el Departamento de Acción Social Universitaria (DASU). También referimos su paso como secretario del Banco Popular de Edificaciones y Ahorro del Estado, de 1946 a 1952, cuyo director gerente fue Manuel L. Barragán. En dicha institución se relacionó con la élite regiomontana, principalmente con los hombres de negocio de la Fundidora Monterrey. El banco brindaba importantes servicios financieros, en poco tiempo logró incrementar las inversiones y capitalizaciones. Durante su gestión los ahorros crecieron de 2.5 millones de pesos a 15.3 millones, y los préstamos de 3.5 a 15.9 millones. En el capítulo séptimo abordamos la precandidatura del Lic. Rangel Frías, su surgimiento en el ámbito político, antes de ser rector de la Universidad de Nuevo León y gobernador del Estado; así como la división existente en el PRI por impulsar a un candidato fuerte entre dos proyectos de gobierno. Finalmente, se aborda su renuncia a la precandidatura del PRI, ante la presión del grupo en el poder, que sin importarle el arraigo que el joven político había cosechado en poco tiempo con algunos sectores del partido, impuso su voluntad y lo dejó fuera de la jugada. Aunque no por mucho tiempo, ya que su lealtad al sistema pronto lo premiaría con dos importantes cargos que lo llevaron a trascender en la historia de Nuevo León: primero, rector de la Máxima Casa de Estudios y, posteriormente, gobernador del Estado.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 15

Se anexan dos documentos valiosos que dan cuenta de su carácter y visión sobre la situación imperante en la vida social y política de finales de los cuarenta, así como el arraigo y el liderazgo que alcanzó entre los diferentes grupos sociales en el corto tiempo de su precampaña. En el primer anexo se reproduce su discurso de apoyo a la política económica del presidente Miguel Aleman, acto que no fue bien visto por el grupo dominante del PRI. En el segundo se publica un manifiesto de los obreros metalúrgicos dandóle su respaldo cuando renuncia a la precandidatura de Monterrey. Esperamos que este libro permita ampliar la perspectiva sobre la vida y el legado de Raúl Rangel Frías, así como la comprensión de este periodo de la historia regiomontana, en el que se describe un sexenio muy controvertido, en donde el PRI intenta cambios para democratizar la participación de sus bases, y la clase política alterna al gobierno buscara resarcir el poder municipal con sangre fresca.


Primera parte


1

Una ciudad atribulada


E

n 1948 la población de Monterrey se calculó en 339 mil habitantes, lo que representó el 46 por ciento de la registrada en todo el Estado, que ascendió a 740 mil habitantes.1 El alcalde de la ciudad era Félix González Salinas2. Los regidores: Guadalupe González, José Ovalle, Antonio Espino, Manuel Coello, Desiderio Galarza, Juan José Peña, Miguel Pérez, José Vildózola, Pedro Carrizales y Felipe Ceniceros. Síndicos: Tomás Iglesias y Carlos Villarreal.3 El titular del poder Ejecutivo era el Lic. Arturo B. de la Garza y Garza4, quien había asumido el cargo el 4 de octubre de 1943, para concluirlo en 1949, siendo el primer gobierno estatal en durar seis años.5 En el Congreso del Estado estaba en funciones la LI Legislatura, que había iniciado sus trabajos el 16 de septiembre de 1946, para concluirlos el 15 de septiembre de 1949. Todos los diputados pertenecían al Partido Mexicano de la Revolución.6 Los integrantes de esta Legislatura fueron: Hilario Martínez Jr., Roberto Cortés, Miguel Castillo Cobos, Adalberto González Elizondo, Nemesio Dueñas Dávila, Zenaido B. Martínez, Ernesto de Villarreal Cantú, Nereo Ruíz Cantú, Guadalupe Morales Mireles y José Arizpe.7 El Tribunal Superior de Justicia se había constituido el 4 de octubre de 1943, para concluir el 3 de octubre de 1949. El Magistrado de la 1ª. Sala fue el Lic. 1 Tomado del sitio web www.cedem.mty.itesem.mx/pdf/POB_AMM, visto el 26 de febrero de 2017. 2 Nació el 14 de agosto de 1897 en Los Herreras, Nuevo León. Los estudios de primaria y secundaria los realizó en su pueblo natal. Más tarde se inició en la carrera comercial. Durante los años 1919-1920, fue Regidor del Ayuntamiento de Los Herreras. En 1921 resultó Diputado electo al Congreso del Estado por el 8º Distrito para el periodo 1921-1923. Después se dedicó a trabajos de agricultura y ganadería hasta el año de 1925, en que radicó en la Ciudad de México, D. F. Allí encauzó sus actividades en la introducción de ganado y ventas del mismo en los rastros del Distrito Federal, durante dieciocho años. En 1936 salió electo Presidente de la Unión de Introductores en los Rastros del Distrito Federal y reelecto siete años consecutivos para el mismo cargo, sin remuneración. En 1938 fue Presidente del Comité de Propaganda en la Capital de la República en favor del entonces candidato a Gobernador del estado de Nuevo León Gral. Bonifacio Salinas Leal. Durante su gestión fue nombrado Director del Registro Público de la Propiedad (1943-1945). 3 Cavazos Garza, Israel. El Muy Ilustre Ayuntamiento de Monterrey desde 1596 (1996), Presidencia Municipal de Monterrey, Monterrey, p. 118. 4 Ibidem. 5 Covarrubias, Ricardo. Gobernantes de Nuevo León 1582-1979, Gobierno del Estado de Nuevo León, Monterrey, 1979, p. 159. 6 Ibid., pp. 160-161. 7 Véase el catálogo del Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León, aprobación de elecciones a diputados verificadas en julio de 1946.


22 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Enrique B. Garza8, de la 2ª. Sala el Lic. Pablo Quiroga Treviño9 y de la 3ª. el Lic. Teófilo Martínez Pérez.10 Los Magistrados eran electos por los diputados del Congreso de Nuevo León, en una terna presentada por el gobernador. El 4 de julio de 1945, el Lic. Pablo Quiroga dejó su cargo como Magistrado ya que fue nombrado Administrador de la recién creada Caja Regional del Instituto Mexicano del Seguro Social en el Estado, siendo relevado por el Lic. Amadeo Garza Treviño. El Lic. Quiroga ostentaba hasta el día de su renuncia el encargo de Presidente del Tribunal Superior de Justicia, cargo al que fue ascendido el magistrado de la 3ª Sala.11

La ciudad de Monterrey vista desde el cerro del Obispado en la década de los cuarenta. 8 Abogado nacido en San Pedro de las Colonias, Coahuila en 1905. Fue licenciado en Derecho por la Escuela de Jurisprudencia de Nuevo León, título que obtuvo en 1928 y se desempeñó en el Tribunal Superior de Justicia del Estado como actuario, escribiente y juez de letras. Fue Procurador de Justicia del Estado durante el gobierno de Pablo Quiroga Treviño de 1933 a 1935 y Magistrado (desde 1937 hasta 1967). Falleció el 9 de febrero de 1989. 9 Nació en Ciénega de Flores, Nuevo León, el 25 de enero de 1903. Se recibió de abogado en la Universidad Nacional, en 1928. Se desempeñó como escribiente, juez menor letrado, agente del Ministerio Público Federal, oficial mayor y secretario general del gobierno de Nuevo León; formó parte del comité organizador que fundó la Universidad de Nuevo León y fue catedrático en la Facultad de Leyes. El 27 de diciembre de 1933 Francisco A. Cárdenas renunció a la gubernatura, por lo que el Congreso Local lo designó gobernador sustituto constitucional, periodo que concluyó el 4 de octubre de 1935. Fue magistrado del Tribunal Superior de Justicia; diputado federal en la XLI Legislatura; presidente y miembro del Colegio de Notarios de Nuevo León. Murió el 15 de septiembre de 1987, en la ciudad de Chihuahua, y sus restos fueron trasladados a Monterrey. 10 Ibid., p. 160. 11 El Norte, 4 de julio de 1945, p. 8.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 23

Un acontecimiento que trascenderá socialmente a partir de esta jornada electoral –a llevarse a cabo el 2 de diciembre de 1948– fue el derecho de la mujer a votar. En el número 35 del Diario Oficial de la Federación, correspondiente al 12 de febrero de 1947, se publicó el decreto mediante el cual se adicionó al párrafo primero de la fracción primera del artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, concediéndose a las mujeres el derecho de participar en las elecciones municipales en igualdad de circunstancias que los varones con el derecho de votar y ser votadas.

La ciudad por esos años Monterrey era a principios de los cuarenta la segunda ciudad del país, con el porcentaje más bajo de analfabetismo. La iniciativa privada sostenía el 43 por ciento de las escuelas y el 57 por ciento restante el Estado. La Universidad de Nuevo León era la principal institución educativa de enseñanza superior, y desde 1943 se integró el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, con carreras profesionales que demandaba la creciente industria de la localidad.12

Palacio Municipal de Monterrey.

12 Roel, Santiago. Nuevo León. Apuntes Históricos, p. 215.


24 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La ciudad de Monterrey, distinta a la gran metrópoli de ahora, tenía las siguientes características: el principal núcleo poblacional fuera del centro de la ciudad, estaba formado por varias colonias y barrios con alta densidad de población. Al norte: Colonias Talleres, Ferrocarrilera, Industrial, Hidalgo, Niño Artillero, Bellavista, Militar, Asarco, Cantú, Primero de Mayo y Cementos. Al oriente: Moderna, Fabriles, Acero, Obrera y Buenos Aires. Al sur y sureste: Nuevo Repueblo, El Caracol, Independencia, la Libertad y Nuevas Colonias. Al poniente se encontraban las colonias residenciales, con arquitectura moderna y calles pavimentadas con todos los servicios: El Mirador, Obispado y Gutiérrez.13 Un viajero de la época llamado Sandalio López, que había pasado su infancia en Monterrey, describió algunos elementos de su traza urbana, distinguiéndola por su modernidad, auge industrial y armonía arquitectónica, muy parecida, según él, a las ciudades norteamericanas. En su narrativa señala que la ciudad era muy limpia y bien trazada. Respecto a los hoteles se dijo que eran magníficos “con la majestuosidad y el confort de los grandes del mundo, como el Ancira, Colonial, Imperial, Bermuda, Continental, Iturbide, etc., ofrecen al viajero el descanso, la comodidad y la contemplación de una ciudad en constante movimiento, desde un mirador tranquilo y confortable”.14 Al viajero que esto escribe, también le llamó la atención la Ciudad Militar, “cuya eficacia y resultados saben mejor que nadie los soldados que en ella tienen casa y cuartel.” En cuanto a los hospitales estableció: “Lujo, magnificencia, rapidez y acierto en el servicio, hacen destacar el Hospital privado Muguerza, al lado de los establecimientos similares de que tanto hemos oído hablar o visto en los Estados Unidos.” 15 Sobre las colonias residenciales y espacios de recreación destacó: “La exquisitez, el lujo y el buen gusto arquitectónico, se encuentran en la colonia del Obispado, con sus residencias ultramodernas. Los regiomontanos y los viajeros tienen para la vida social, grandes clubes, como el Casino Monterrey, Terpsícore, etc.” 16 13 Montemayor Hernández, Andrés. Historia de Monterrey, Asociación de Editores y Libreros de Monterrey, Monterrey, 1971, p. 370. 14 El Porvenir, 24 de noviembre de 1942, p. 3. 15 Ibidem. 16 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 25

Barrios del norte de Monterrey en la década de los cuarenta.

En cuanto a los medios impresos señaló: “Los regiomontanos tienen la preocupación de la vida, se afanan por la cultura y la civilización, están ansiosos de saber lo que pasa en el resto del país y en el mundo. Su población absorbe tres diarios principales, como son El Porvenir (fundado en 1919), El Norte (desde 1938), y El Sol (establecido en abril de 1922), y otros de menor categoría.”17 El viajero consideró que la capital del Estado era una ciudad “americanizada”, por su notable modernización y estilo de vida. Finalizó advirtiendo: “Cuando abandonamos Monterrey, lo hacemos con la sensación de haber estado en una ciudad modelo, y nos llevamos de ella el mejor y más agradable de los recuerdos.”18 17 Ibidem. 18 Ibidem.


26 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El crecimiento urbano incrementó notablemente la demanda de servicios públicos.

Destacamos este relato, porque en los periodos sucesivos, se remarcará el incremento demográfico que traerá consigo el deterioro de una parte considerable del paisaje urbano, la arquitectura y los espacios habitacionales; la configuración de Monterrey en una megalópolis, la develará como una ciudad desordenada, sin planeación, carente de servicios básicos, con problemas de higiene y salubridad, con altos niveles de contaminación, sin espacios vitales y con elevados índices de inseguridad y marginalidad. Otros acontecimientos importante por esos años fueron los decesos de los empresarios Francisco G. Sada Muguerza, el 31 de marzo de 1945 y de José Calderón Muguerza, el 6 de agosto de 1946. Formaron parte importante en la fundación de la Cervecería Cuauhtémoc en 1890, además de haber sido socios fundadores de otras empresas pioneras en la ciudad de Monterrey. El 30 de julio de 1945, se inició la construcción de los primeros edificios del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, que se levantaron por la carretera Nacional (hoy Avenida Eugenio Garza Sada) al sur de la ciudad, adelante de los Apartamentos “Cerro de la Silla”. En su momento fue considerada como la ciudad universitaria de Monterrey, siendo una obra grande y ma-


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 27

jestuosa, en la que el presupuesto para la compra de terrenos, construcción de edificios y laboratorios fue de 25 millones de pesos, mismos que fueron donados por inversionistas privados.19 Por otra parte, para el 10 de mayo de 1945, la compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey inauguró la maternidad “María Josefa”, importante obra social para benefició a las esposas de los trabajadores metalúrgicos. Esta maternidad fue financiada e ideada por el filántropo industrial español Adolfo Prieto, quien lamentablemente falleció antes de verla conlcuida.20

Plaza Zaragoza antes de la construcción del nuevo Palacio Municipal.

Finalmente, se siguió con el proceso de construcción del Gran Parque “Cuauhtémoc y Famosa”, el primero en México en donde los trabajadores, emplea19 El Norte, 16 de septiembre de 1945, p. 1. 20 Ibidem.


28 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

dos de las empresas y sus hijos, realizaban actividades deportivas y acondicionamiento físico. Además del parque, se construiría una clínica médica para los trabajadores de la empresa cervecera.21 Esta era la perspectiva de una ciudad que estaba creciendo con gran dinámica en la década de 1940, y que buscaba con ansiedad, los caminos de la democracia, así como hombres y mujeres honestos que la administrasen.

21 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 29

2

El gobierno de Arturo B. de la Garza


E

l gobernador de Nuevo León era el Lic. Arturo Bonifacio de la Garza y Garza.22 Durante su administración se incrementó la obra pública y social. En el ámbito educativo, se atendieron las condiciones materiales de la enseñanza, ello se reflejó en el pago de las jubilaciones a los maestros y las pensiones para estudiantes con méritos académicos y dificultades económicas. Se dotó también a los mentores y sus familias, de los servicios médicos de los que hasta entonces habían carecido, y se promulgó la Ley de Compensaciones y la Ley de Jubilaciones del Magisterio en 1949. Normativa en la cual se estableció categorías del 70 y 80 por ciento para los de 20 y 30 años, y de sueldo total para los de más de 40 años. Además, se le donó al magisterio la Casa del Maestro (ubicada en Washington y Amado Nervo), se adquirió un terreno en el norte de la ciudad para establecer la colonia del Maestro. En virtud de lo anterior, la medalla que actualmente se entrega con la compensación estatal a los docentes de 20 años de servicio lleva su nombre.

Comparativamente, el presupuesto para la educación durante el gobierno de Arturo B. de la Garza se duplicó, ya que para 1943, último año del gobierno de su antecesor Gral. Bonifacio Salinas, el presupuesto general de la educación fue de 2 millones 269 mil 180 pesos. Cuadro comparativo del incremento a la educación durante el sexenio de Arturo B. de la Garza en relación al de Bonifacio Salinas. Gobernador

Presupuesto Educación

Gral. Bonifacio Salinas (último año de su gobierno 1943)

$2;269,180 pesos (m/n)

Porcentaje aumento

Lic. Arturo B. de la Garza (primer año de su gobierno en 1944)

$4;493,869 pesos (m/n)

96%

Lic. Arturo B. de la Garza (último año de su gobierno 1949)

$8; 917,060 pesos (m/n)

100%

22 Nació en General Bravo, Nuevo León, el 14 de mayo de 1905. Fue un abogado y político mexicano, ocupó diversos cargos políticos, entre los que destacan, gobernador de su estado natal. Realizó sus primeros estudios en su tierra natal y posteriormente en Monterrey donde concluyó su carrera en la Facultad de Derecho en la Universidad de Nuevo León en 1933. Durante el gobierno de Bonifacio Salinas Leal (1939-1943) fue Secretario General de Gobierno, postulado como candidato del Partido de la Revolución Mexicana al gobierno del Estado, resultó electo para el período constitucional siguiente. Durante su gestión alentó la producción agrícola y amplió las áreas de cultivo, dio un importante apoyo a los productores citrícolas de Nuevo León que sufrían grandes pérdidas debido a dificultades para transportar el producto y se hicieron inversiones para atacar el problema de las sequías en el campo. El aspecto educativo recibió fuerte apoyo en recursos durante el gobierno de De la Garza y se dotó a la Universidad de una nueva Ley Orgánica que le asegurara el ingreso de mayores recursos. Falleció en la Ciudad de México, el 26 de junio de 1952.


Lic. Arturo B. de la Garza, gobernador de Nuevo Leรณn,1943-1949.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 33

Desde el inicio de su gestión, el presupuesto para la educación se incrementó hasta un total de 4 millones 493 mil 869 pesos en 1944, que representó un aumento del 43 por ciento del presupuesto total del Estado de Nuevo León. Mientras que las aportaciones a la Universidad de Nuevo León permitieron la terminación y construcción de diversos edificios, entre ellos la Facultad de Ciencias Químicas, Colegio Civil y la Facultad de Medicina. Presupuesto invertido en la Universidad de Nuevo León durante el gobierno de Arturo B. de la Garza Año

Inversión en la UNL

Porcentaje

1943

$553,424 pesos

1944

$1;694,780 pesos

200 % (conforme al de 1943)

1946

$1;109,192 pesos

-30 % (conforme al de 1944)

1947

$1;389,712 pesos

25 % (conforme al de 1946)

1949

$1;798,000 pesos

30 % (conforme al de 1947)

1950

$1;916,024 pesos

10% (conforme al de 1949)

Nota: 1943 corresponde al último año de gestión del anterior gobernador Gral. Bonifacio Salinas Leal, y 1950 al primer año del Dr. Ignacio Morones Prieto.

Al terminar el sexenio, el panorama de la educación nuevoleonesa era el siguiente: En 1949, el presupuesto para la educación fue de 8 millones 917 mil 60 pesos, frente a un presupuesto global de 24 millones 850 mil 357 pesos. Cerca del 40% del total del presupuesto del gobierno de NL iba a la educación, incluyendo la educación primaria, media y la universitaria. 23 Entre sus acciones de gobierno más importantes se encuentran: • La organización de los gremios magisteriales, de trabajadores del Estado y de los productores agrícolas. 23 Benjamín Palacios en sitio web http://www.15diario.com/hemeroteca/15diario/hemeroteca/2015-10-19/ tijerina19.html consultado el 15 de enero de 2018.


34 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga • Se creó el Departamento de Maquinaria Agrícola en 1948, que impulsó el desarrollo ganadero y agrícola. • Aseguró a los ganaderos con un predio propio en Ciudad Guadalupe (Villa de Guadalupe) donde pudieran realizar su exposición ganadera anual, y para que se instalara la sede oficial de la Unión Ganadera Regional. • El reconocimiento municipal del voto a la mujer, el cual se hizo efectivo en la elección local de 1948. • Creó el directorio general de personal y el directorio general de los funcionarios municipales en el Estado en 1946. • Expidió la Ley del Servicio Civil del Estado de Nuevo León, para regular las relaciones de los trabajadores de los poderes del Estado y de sus municipios. • Se creó la Ley de Planificación para adaptar los centros de población a las necesidades de higiene, edificaciones, servicios urbanos y construcciones. • Expropiación de la Compañía de Agua y Drenaje.

El gobernador recibiendo del presidente Manuel Ávila Camacho apoyo para adquirir Agua y Drenaje.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 35

Los logros del gobierno estatal en los proyectos educativo y agrícola no pueden ocultarse, pero tampoco puede esconderse su intervención en los procesos electorales, la práctica del nepotismo y la ineficiencia administrativa en varias asignaturas, donde dejó más que claroscuros y que a la postré destiñen la eficiente labor al frente del gobierno del Estado, los cuales a continuación analizaremos.

El problema del agua en el Estado Un terrible flagelo social que enfrentó el gobernador De la Garza fue la recuperación de los servicios de agua y drenaje, los cuales se encontraban en manos de una empresa privada extranjera. El problema era complicado, ya que a principios de 1940 solamente el 60 por ciento de la población regiomontana contaba con agua potable.

Canalón sobre la avenida Zaragoza del centro de Monterrey.


36 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Desde los primeros años de fundada la ciudad, el abasto de agua estuvo garantizado por los caudales del río Santa Catarina y los Ojos de Agua de Santa Lucía, pero esto cambió cuando la ciudad comenzó a crecer vertiginosamente a finales del siglo XIX. Hay fuentes documentales que afirman que en 1878 se construyó el primer sistema de agua entubada en Monterrey, “el cual iba desde una acequia llamada de Las Quintas, al pie del Cerro del Obispado, hasta una fuente instalada en la plaza principal, donde la gente podía abastecerse de agua.”24 Años después se iniciaría la construcción de un moderno sistema de agua potable y drenaje sanitario, planeado para dar servicio a una población de 200 mil habitantes. Para esos años, el gobierno del Gral. Bernardo Reyes (que gobernó Nuevo León en diversos periodos entre 1885 y 1909), después de haber analizado diversas opciones, entre las cuales se encontraba la construcción de una presa o la extracción de aguas profundas en la zona de la Huasteca, sobre el Rio Santa Catarina, concluyó que la única forma de asegurar un abastecimiento confiable a la creciente población de Monterrey, era concesionando los servicios a quien demostrara capacidad técnica y suficiencia económica para emprender las grandes obras que necesitaba la ciudad hacia el futuro. Es así como se otorga la concesión a una empresa extranjera para dotar de agua a la ciudad: El Congreso del Estado expidió un decreto el 4 de noviembre de 1904, mediante el cual se elevó a rango de Ley, el contrato que el entonces Gobernador Bernardo Reyes había celebrado con los señores James Stocker y William Walker, para la concesión de los servicios de agua y drenaje, y aprovechamiento de las aguas para fuerza motriz para la ciudad de Monterrey, por lo cual en mayo de 1906, se constituye la Compañía de Agua y Drenaje de Monterrey (The Monterrey Water Works and Sewer Company, Limited) con sede en Toronto, Canadá.25 24 Tomado del sitio web https://www.sadm.gob.mx consultado el 30 de octubre de 2017. 25 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 37

Tarjeta postal de la Compañía Topo Chico de Monterrey.

El documento establecía un periodo de 99 años y que los contratistas estaban obligados a introducir obras de drenaje para la ciudad, conducir y distribuir las aguas a los domicilios de particulares y empresas, así como darle salida a las aguas negras y desperdicios industriales. Para la realización de tales obras el gobierno del Estado debería dar su aprobación previa y otorgar los terrenos para la explotación de los pozos.26 Una cláusula establecía que el Gobierno de Nuevo León tenía el derecho a comprar la compañía después de transcurridos 40 años, luego de poner en servicio las obras construidas. Además se estableció que las tarifas por la prestación de los servicios, serían aprobadas por el ejecutivo estatal y no podían incrementarse sin su consentimiento.27

26 Tomado del sitio web https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2654/18.pdf, consultado el 2 de noviembre de 2017. 27 Tomado del sitio web https://www.sadm.gob.mx, consultado el 30 de octubre de 2017.


38 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

De diversos pozos se canalizaba el agua que surtía a la ciudad. Aquí el río Santa Catarina en la Huasteca.

Al iniciar la década de 1940, se calculó que sólo el 63 por ciento de los habitantes de la ciudad recibían el servicio, con lo cual se demostraba que la empresa privada “no había podido concluir las obras necesarias para atender la demanda de la población, ni realizado las redes y obras de captación que permitieran incrementar el suministro de agua, que atendieran la demanda doméstica y los requerimientos del sector industrial que empezaban a crecer aceleradamente.” 28 El gobierno vs Agua y Drenaje En esta coyuntura, el gobierno de Arturo B. de la Garza tuvo que afrontar el problema de la escasez de agua para la población, dando por resultado fuertes controversias con la empresa, la cual se negaba a hacer más inversiones. En 1945, y con el caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se falló a favor del Gobierno del Estado de Nuevo León, por lo que después de realizar los avalúos correspondientes y tras arduas negociaciones, el titular del Ejecutivo dispuso la compra de la compañía. Según fuentes estatales: 28 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 39

Se convino el pago de 8 millones 270 mil pesos por todos los bienes y derechos de la empresa canadiense. Para cubrir dicha cantidad, el Gobierno del Estado obtuvo un préstamo bancario de Nacional Financiera, S.A., firmándose el convenio correspondiente el 25 de julio de 1945. Una vez que la empresa pasó a manos del Gobierno del Estado, se celebró un Fideicomiso con el Banco Mercantil de Monterrey (hoy Banorte), para continuar con la operación cotidiana, con los mismos trabajadores de la empresa, que formaban parte del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), ya que la misma empresa canadiense operaba los servicios de tranvías, luz, gas y fuerza motriz. Este sindicato es el que actualmente sigue prestando sus servicios a la Institución y a la comunidad.29 Las discrepancias entre el gobierno estatal y la compañía extranjera que administraba el uso del agua en Monterrey tenían varios antecedentes, siendo uno de ellos, aquel que se inició cuando en junio de 1944, la compañía pretendía construir una presa que produjera luz eléctrica en el Cañón de la Huasteca, pero el Estado le negó tales permisos, argumentando que se desviaría el agua que era de consumo diario para los ciudadanos de Monterrey.30 Otra confrontación directa entre el gobierno y la empresa fue la falta de servicio del vital líquido en los municipios rurales del Estado. En el verano de 1944, llegó el caos a la región norte de Nuevo León, en especial en el municipio de Anáhuac, en donde las actividades agrícolas eran primordiales para los vecinos del sector. En esos días los residentes, jornaleros, agricultores y ganaderos de ese municipio, se quejaron públicamente de la escasez de agua existente en la presa “Don Martín”, y que la poca existente se les repartía a los vecinos “más influyentes” de la región para regar sembradíos. Solicitaron tuberías para que les llegara el agua 29 Ibidem. 30 El Provenir, 11 de julio de 1944, p. 5.


40 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

potable a sus casas y también para acceder a las aguas de cultivo, de lo contrario, la sequía daría al traste con la siembra de algodón, trigo, sorgo, grano y forraje.31 La crisis llegó a tal grado que cerca de dos mil afectados se apostaron en las calles de la ciudad en protesta por la falta del vital líquido, por lo que el gobernador tuvo que intervenir para prometer una mejor distribución del agua y así solucionar el problema para cerrar el capítulo de Anáhuac.32 Por otra parte, el problema del agua en Monterrey también se agudizó durante estos años, de tal forma que en las temporadas de verano, en especial durante los meses de julio y agosto, la falta de agua azotaba terriblemente a los vecinos de las colonias de todos los estratos sociales. La prensa manejaba datos como que el agua potable era extraída de norias contaminadas o de que en las colonias Independencia y Nuevo Repueblo no había agua en las tuberías, incrementando así el porcentaje de enfermedades gastrointestinales.33 Una crítica aparecida en un rotativo local señalaba lo siguiente: Tan pavorosa situación se ha agudizado en forma alarmante durante los últimos días, pues según los informes autorizados que en otros lugares hemos obtenido, los habitantes de Monterrey estuvieron en peligro de pasarse cuando menos cinco días sin agua debido en parte a la escasez imperante, pero en gran parte también a la apatía de la Compañía de Agua y Drenaje que a pesar de las utilidades que ha obtenido durante los años que tiene de explotar este servicio hasta la fecha, no ha cumplido con las obligaciones que impone el contrato-concesión, consistentes, entre otras cosas, de tener almacenados cuando menos cinco millones de metros cúbicos de agua para los casos en que los manantiales o veneros llegaren a extinguirse parcial o totalmente.34 31 32 33 34

El Provenir, 29 de julio de 1944, p. 7. El Norte, 3 de agosto de 1944, p. 1. El Norte, 14 de agosto de 1944, p. 5. Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 41

Los servicios sanitarios establecieron campañas preventivas para combatir la tifoidea y todo problema gastrointestinal, solicitando a los regiomontanos que adquirieran el agua de pozos o norias, la hirvieran antes de beberla. La ineficiencia del gobierno El cambio de mando, lejos de resolver el abasto y las altas tarifas del vital líquido, empeoró la situación, demostrando la ineficiencia de la administración estatal, cuyos yerros fueron exhibidos por el sindicato del ramo.

A finales de los 40, Arturo B. de la Garza era el hombre fuerte de la política local.

Durante el mes de septiembre de 1945, el Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica, Gas, Agua y Drenaje del Estado de Nuevo León expuso públicamente su desacuerdo con la labor de la empresa estatal de Agua y Drenaje y las contradicciones que el gobernador De la Garza había expresado públicamente en diversos eventos, acusando a los trabajadores sindicalizados de boicotear los trabajos de la empresa.


42 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Tratando de precisar algunos puntos, los líderes sindicales destacaron que: • En época en la que la antigua Compañía de Agua y Drenaje de Monterrey S.A transfirió la propiedad de sus bienes, costaba al usuario $28 pesos un través de agua y drenaje. En la actualidad este costo se eleva a $68 pesos (cerca del 120 por ciento más). • La agravante de que actualmente el material que se usa en estas obras corre a cargo del usuario; también el costo de agua y drenaje tenía un promedio de $5 pesos mensuales y en la actualidad la cuota promedio se ha elevado a la cantidad de $12 pesos mensuales (cerca del 120 por ciento más), que era exactamente el doble del costo de estos servicios en la Ciudad de México. • El gobierno el Estado creó el impuesto del 25 por ciento y cubre la cuota de agua y drenaje con el propósito estirar las redes en la ciudad de las nuevas extensiones, pero también son costeadas por los dueños de los predios.35 Para finalizar, confirmaron que jamás adoptarían posturas demagógicas y que frente a las circunstancias, ellos izarían la bandera de la reivindicación, con la tarea de lograr para sus representantes un salario más justo, más humano y mejor servicio para la ciudadanía de Monterrey.36 Este problema sería tratado de forma mediática por los principales diarios de la localidad, enfocándose a la figura del gobernador como el principal responsable de los manejos irregulares en la naciente compañía de Agua y Drenaje de Monterrey.

35 El Norte, 22 de septiembre de 1945, p. 8. 36 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 43

Tarifas del agua antes y después de la adquisición de la compañía por el gobierno del Estado. Antes

Después

% aumento

Través de agua y drenaje costaba 28 pesos

Tras la compra el costo era de 68 pesos

120%

Servicio residencial promedio costo de 5 pesos

Tras la compra era de 12 pesos

120%

Los casos más críticos Según una nota de finales de julio de 1948, cerca de cien mil personas estaban con poca o nada de agua, sobre todo, en las colonias del norte y oriente de la ciudad, donde existía una densa población de escasos recursos. La molestia mayor recaía en que los usuarios de Monterrey eran los pagantes del sistema, ya que el gobierno del Estado les había recetado el 25 por ciento de aumento a la cuota, para la liquidación de la empresa extranjera que era dueña del negocio. Con esto, debía ser el Municipio de Monterrey el dueño del sistema y no el Gobierno del Estado.37 Las colonias perjudicadas por la falta del vital líquido eran: Talleres, Tijerina, Progreso, Estrella, Niño Artillero, Hidalgo, Obrerista, Moderna, Terminal, Reforma, Fabriles, Fraccionamiento Buenos Aires, entre otras. Un reportaje ponía el dedo en la llaga y de forma alarmante anunciaba las dificultades que la compañía estatal tenía para conseguir agua en más pozos de la región: …100,000 habitantes están sufriendo actualmente la escasez o falta absoluta del líquido potable, coincidiendo con la rigurosa canícula y aumentando el peligro de que aparezcan epidemias debido a que más del 60% de la ciudad carece del servicio de drenaje. Por confesión propia de la compañía de agua y drenaje de la ciudad, se están agotando las corrientes subterráneas que precipitándose hacia la ciudad abastecen de agua a una población de 260,000 habitantes, sin que haya por ahora remedio a la vista que poner a tal situación.38 37 El Norte, 28 de julio de 1948, p. 8. 38 Ibidem.


44 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La situación se agudizó a principios de agosto, cuando reporteros de varios diarios de la localidad testificaron que los pozos de agua en el Obispado y el de Guadalupe estaban a menos de la mitad de su capacidad, y que por la sequía en la región, no recibían líquido de los manantiales que los surtían. Además se informaba que la “Alberca Monterrey” se mantendría abierta, ya que está era surtida por manantiales internos, sin embargo, se pondría especial atención en sus usuarios a causa de la meningitis y gérmenes de poliomielitis que podría transmitirse en caso de que alguien fuera portador de estas bacterias.39 La sequía se agudizó durante el mes de agosto, afortunadamente, conforme se acercó el mes de septiembre, las lluvias llegaron y los pozos comenzaron a almacenar el vital líquido. Sin embargo, el problema por las cuotas del agua siguió en años posteriores, y los recortes diarios cada temporada de calor fueron el pan de cada día. De esta manera, el traspaso del servicio de agua y drenaje a manos del Estado, no pudo ser bien capitalizado. Entre otras razones por la falta de voluntad para mantener tarifas accesibles para la población de bajos recursos, así como la falta de transparencia y de cumplimiento en el manejo de los recursos económicos de la empresa, en la que nunca se percibió una mejora en su infraestructura, equipo o personal de base. El gobernador de la Garza no supo aprovechar el éxito obtenido y, en lugar de rebajar las cuotas de aquellos servicios, o de mantenerlas cuando menos como estaban, las aumentó considerablemente, con el pretexto de pagar el préstamo durante su administración. El préstamo no se pagó y el público llegó a desear que la empresa hubiera continuado en manos extranjeras. Una antipatriótica aberración provocada por la torpeza del gobernante.40

39 El Norte, 1 de agosto de 1948, p. 10. 40 Palacios, Benjamín. Páginas sobre Arturo B. de la Garza. Un gobernador progresista en el corazón del conservadurismo (1943-1949). UANL, Monterrey, 2015, p. 182.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 45

Insensibilidad gubernamental En julio de 1946, la Liga de Constituyentes y Usuarios de Servicios Públicos de Nuevo León en voz de su dirigente, Daniel Lozano Vallejo, explotó contra el gobierno del Estado al considerarlo “un patrón despótico”. Acusaban de maltrato laboral al Ejecutivo estatal, ya que no pagaba al burócrata lo que humanamente se merecían, además de sentirse explotados: [El empleado de gobierno] No es tratado ni retribuido como persona humana en su integral dignidad, ni como jefe de familia. Parece condenado a ser un siervo sin remisión y liberación. Los señores feudales de otros tiempos, los encomenderos de la Colonia no daban tratos peores. Hay 62 empleados con salario inferior a $100 mensuales incluidos los tres poderes, pero excluidos los maestros. Hay jornales de hasta $45 mensuales que corresponden a conserjes, escribientes, mensajeros, afanadoras, etc. La mayor parte de estos humildes servidores trabajan la jornada legal, es decir, sin oportunidad para laborar con otro patrón menos exigente o más justo para completar su modesto presupuesto.41 Respecto a los altos funcionarios, los acusó de ganar muy bien y dejar en la miseria a los que más trabajan y menos tienen. De la situación económica del gobernador, Lozano Vallejo comentó: El señor Gobernador es un capitalista sui generis. Sólo en el presupuesto de 1948 se concede $7000 pesos mensuales, sin contar con ayudantes y choferes, que elevan sus ingresos a los $10,000 pesos aproximadamente. En suma, este funcionario gana casi lo mismo que 100 profesores rurales, o que 90 taquigrafistas, o que 40 o 50 jefes de departamento y oficina.42 41 El Norte, 12 de julio de 1948, p. 6. 42 Ibidem.


46 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Un jefe político desaseado El gobierno de Arturo B. de la Garza estuvo plagado de malos manejos en la administración, como el caso de la empresa de agua y drenaje, el nepotismo y del tradicional “dedazo”, hechos que afectaron severamente su imagen. Su afán por imponer a sus cuñados como munícipes, desafiar a las organizaciones obreras y a las de su propio partido, engañar a la opinión pública, organizar comicios electorales con fraudes escandalosos, le valieron en su momento duras críticas y un daño irreparable a su credibilidad como gobernante. En una editorial publicada el 18 de septiembre de 1945, se manifestó un desencanto ciudadano por el sistema político-electoral del momento y se criticó la política tradicional del “dedazo”: Las elecciones en general, que deben constituir la designación de los mejores para la administración honrada de la cosa pública, son normalmente chanchullos de los omnipotentes debidamente amañados para tal objeto. Casi siempre el gobernador pone a los presidentes municipales y estos a los gendarmes y a los funcionarios de menor categoría. El presidente de la República por su parte influye sobre la designación de los gobernadores, si no es que los nombra directamente y nunca vemos el espectáculo natural, en una democracia auténtica de oposición hacia el centro de los gobiernos locales y los que más hemos presenciado los últimos tiempos son ciertas resistencias por deficiencias en el poder central.43 Esta crítica al sistema político afirmaba, además, que los personajes electos o designados por el gobernador eran ignorantes, ladrones, mordelones, se desentendían de sus funciones como servidores de la comunidad regiomontana y eran cazadores de fieras o de la diosa fortuna. 43 El Norte, 18 de septiembre de 1945, p. 3.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 47

Pero si tienen las cualidades que se oponen a los defectos señalados, veríamos el sorprendente milagro de que los funcionarios municipales produjeran la independencia de la entidad que gobernarán, sin incursiones lamentables de organizaciones extrañas, como la CTM, el PRM y otros no menos nefastos, veríamos los que no vemos desde hace mucho tiempo atrás: El vivir pleno y confortable, que menciona Aristóteles.44

Durante la renovación de ayuntamientos en 1945, fue acusado de imponer a su cuñado Demetrio González Salinas, como precandidato a la presidencia municipal de Monterrey, contra la voluntad del sector obrero del partido y causó una gran polémica que involucró al líder nacional de la CTM Fidel Velázquez. Primer desencuentro El 11 de julio del año referido se esperaba que el candidato del PRM para la alcaldía de Monterrey saldría, como en anteriores elecciones, de las filas de la Federación de Trabajadores de Nuevo León (FTNL), por un acuerdo tomado en la ciudad de México entre dirigentes tricolores, la CTM y el gobernador. El perremista que sería respaldado por dicho pacto era José González Leal, ex diputado local.45 Sin embargo, un cambio de señal en el gobierno del Estado enrareció el ambiente político local y días después en su visita a la ciudad, el dirigente nacional de la CTM Fidel Velázquez fue agredido en un evento de dicha central obrera por miembros del Sector Popular coludidos con partidarios comunistas. Hay que señalar que por espacio de tres semanas, el Lic. De la Garza permaneció en la ciudad de México, negociando la compra de Agua y Drenaje, por lo que dejó el cargo interinamente en manos del Lic. Eduardo Livas Villarreal, quien en ese sexenio se desempeñó como Secretario General de Gobierno (1943-1949). 44 Ibidem. 45 El Norte, 11 de julio de 1945, p. 6.


48 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El líder de la CTM Fidel Velásquez junto al sector obrero de Monterrey en su visita de 1945.

Fidel Velázquez es atacado Un diario local publicó el 17 de julio una crónica que daba cuenta del conflicto entre el gobierno del Estado y la referida central obrera: En ocasión a la estancia del señor Fidel Velázquez, Secretario General de la CTM y personas que la acompañan, la FTNL efectuó anoche en su local de los Altos del Teatro Lírico, un consejo extraordinario en el que estuvieron presentes 45 comités de otros tantos sindicatos adheridos a dicha central. En tanto se desarrollaba la sesión del Consejo Extraordinarios de la FTNL, en la que hicieron uso de la palabra el diputado José S. Arizpe, Fidel Velázquez y Bernardo Medina, Secretario General de la Federación de Trabajadores de la República de Colombia, fuera del


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 49

local en el tramo de la Calzada Madero comprendido en la calle de Juárez a la de Colegio Civil, se congregó un grupo de elementos del Sector Popular del PRM mezclados con afiliados al Partido Comunista, los que haciendo uso de magnavoces improvisaron un mitin con objeto de obstrucción a los trabajos del Consejo, pretendiendo además entrar a la fuerza al local de la FTNL cuyos propósitos vieron frustrados no obstante sus repetidos intentos.46 Según la crónica, en cuanto Fidel Velázquez se dio cuenta del escándalo que en plena vía pública provocaba el grupo disidente, tuvo duras expresiones para el gobierno del Estado, dijo que éste permitía y auspiciaba estas manifestaciones de desorden, sentenciando que toda la responsabilidad de lo que aconteciera posteriormente recaería sobre el mismo gobierno que encabezaba el Lic. Arturo B. de la Garza, en virtud de que junto con los “rijosos” se encontraron agentes de las comisiones de seguridad y de la policía judicial, que dependían directamente del ejecutivo estatal.47 El intento por reventar la reunión creció de decibeles a la salida del líder obrero y su comitiva, al ser agredidos por una enardecida multitud que los esperaba a la salida del recinto. Según los reporteros: … en los momentos que Fidel Velázquez dejaba el local saliendo a la calle en unión de sus acompañantes para abordar la camioneta que puso a su disposición el gobierno del Estado de Coahuila, los del mitin improvisado en la Calzada trataron de impedir que el auto se pusiera en movimiento enfrentándola con otra camioneta y teniendo el chofer del líder de la CTM que hacer un forzoso viraje para salir de aquel lugar, pero no en forma tan rápida para que un rielero comunista de la Sección 19 no le arrojara una botella contra los cristales del parabrisas que quedó hecho añicos.48 46 El Norte, 17 de julio de 1945, p. 6. 47 Ibidem. 48 Ibidem.


50 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La CTM anuncia no asistir a mitin por el atentado a Fidel Velázquez.

Este suceso tuvo repercusiones nacionales, ya que la Federación de Trabajadores de Nuevo León protestó enérgicamente por esto actos enviando telegramas de queja al Presidente de la República, al Secretario de Gobernación, a la Cámara de Senadores y de Diputados y al Lic. y Senador Antonio Villalobos Presidente del Partido de la Revolución Mexicana, así como a la CTM y sindicatos nacionales filiales de dicha central obrera. En contraparte, el sindicato comunista de rieleros de la Sección 19, comentó días después que fue Fidel Velásquez, por su falta de tacto, el que originó el zafarrancho ya que al negarse a bajar a escuchar las palabras de los trabajadores, éstos se violentaron ante su rechazo y un rielero llamado Emilio Esquivel fue el


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 51

causante del botellazo al parabrisas y de todo el problema mediático. Rechazaron que hayan seguido órdenes del gobernador De la Garza, y que únicamente luchaban para dignificar los derechos de los trabajadores.49 Cuatro días después del desaguisado, la FTNL informó públicamente que tras sesionar, analizar los pros y contras, habían resuelto no asistir a un mitin de apoyo al Lic. Miguel Alemán y lo comunicaban por medio de un telegrama: “… considerando que el atraco de qué fue víctima el compañero Fidel Velázquez obedeció a maniobras de destacados miembros del Sector Popular en esta ciudad, como protesta abstendremos asistir mitin del día 21. Entre tanto seguiremos luchando incansablemente por su candidatura que representa el baluarte más firme de la reivindicación del proletariado.50 El pleito personal por las preferencias electorales se convirtió en un problema partidista, que pudo traer funestas consecuencias públicas entre dos bandos que no estaban dispuestos a ceder sus posiciones políticas: la radicalidad de la CTM contra el Sector Popular, que respaldaba los intereses del gobernador del Estado. La columna “Perfiles Provincianos” de El Norte, cuestionó la huelga nacional propuesta por la CTM para aclarar la agresión a su líder en Monterrey, así como su exigencia de disculpa para el gobierno de Nuevo León. Como bien es sabido en Monterrey existe planteada la pugna política por la conquista de la presidencia municipal. Los líderes cetemistas las quieren para sí y a ello obedeció la pugna, aun cuando disfrazada con otros pretextos la visita del subsecuente súbdito de don Vicente (Lombardo Toledano). Entonces al recibir el fatal botellazo en el parabrisas de su auto no actuaba el líder Velázquez como representante de los intereses so49 El Norte, 17 de julio de 1945, p. 5. 50 El Norte, 21 de julio de 1945, p. 5.


52 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga ciales de los trabajadores, sino como agitador y líder político. Y ya se sabe don Fidel que aquí en México la política se dirime no sólo a botellazos sino balazo limpio.51

El 24 de julio, el precandidato a la presidencia municipal de Monterrey, José González Leal, emplazado frente a las instalaciones de la FTNL, acusó al grupo de los “González- Salinistas” afines al precandidato Dr. Demetrio González, cuñado del gobernador, de ser los causantes de la agresión a Fidel Velázquez y que buscaban quitarle al Sector Obrero su derecho a nombrar candidato para la alcaldía de Monterrey. Sobre los hechos que había podido indagar informó a los medios de comunicación lo siguiente: … antes de la agresión al líder nacional Velázquez, los que participaron en el improviso mitin de protesta se estuvieron embriagando en el Salón Lírico, de donde se supone salieron las botellas que arrojaron contra la camioneta ocupada por Fidel Velásquez y los demás miembros del Comité Nacional de la CTM.52 Con esta declaración, el problema interno del partido se había convertido en un conflicto mediático, con varios actores en pugna. La negociación entre el gobernador y el Sector Obrero sería ahora necesaria para evitar un choque más violento. Dicha reunión para firmar la paz ente ambos bandos y tratar de impulsar una candidatura en común se efectuaría en la ciudad de México el 28 de julio de 1945, en presencia de las altas autoridades del partido.53 Se estableció que el verdadero candidato oficial del sector obrero en Nuevo León saldría del seno de la sesión extraordinaria que celebraría la FTNL, destacando que el candidato electo, debería serlo por la mayoría de los organismos sindicales, el cual recibirá su apoyo de la Federación y del Comité Central de la capital de la República, promesa hecha por el Secretario General de la CTM.54 51 52 53 54

El Norte, 25 de julio de 1945, p. 3. El Norte, 25 de julio de 1945, p. 5. El Norte, 29 de julio de 1945, p. 5. Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 53

Los hombres fuertes del Partido de la Revolución Mexicana en Nuevo León.

Para finales de julio, el PRM tenía cuatro “tapados” para la alcaldía regiomontana: Demetrio González Salinas, Santos Cantú Salinas, José González Leal y Fidencio de la Fuente, pero nuevamente la ruleta de la suerte volvió a girar, y al poco tiempo todos quedan descartados, para recibir el ungimiento Armando Arteaga Santoyo,55 como el precandidato más fuerte y seguro para recibir el apoyo corporativo.56 55 Nació en Monterrey el 26 de octubre de 1906. Fue un abogado, historiador y político destacado. Estudió en el Colegio Civil de nuestra ciudad y termina sus estudios de abogado en la Universidad Nacional de México. Desde estudiante muestra cualidades de buen político y una vez en el ejercicio profesional, gusta de investigar la vida de personajes importantes, como es el caso de Fray Servando Teresa de Mier, a quien le escribió la biografía más amplia que hasta la fecha tenemos. Escribe en diversas revistas y periódicos, como Jueves de Excélsior, Revista de Revistas; Revista de la Universidad de México; Armas y Letras, de la Universidad de Nuevo León; y en el periódico El Porvenir. En la política destacó, llegando a ser legislador federal en varias ocasiones, tanto diputado como senador de la República. En la administración pública estatal, alcanzó a ser secretario general de gobierno en tiempos de Bonifacio Salinas Leal. Muere en la ciudad de México en agosto 28 de 1982. 56 El Norte, 31 de julio de 1945, p. 6.


54 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Las negociaciones entre el gobernador De la Garza y la FTNL eran de estira y afloja, mientras el hermano político del gobernador (Dr. Demetrio González) quedaba descartado para la lucha por la candidatura de Monterrey, el mandatario estatal anulaba las otras tres opciones, mientras la CTM proponía a Armando Arteaga Santoyo como el candidato de unidad. Sin embargo, un aspecto legal impediría a este último juramentar el puesto de edil para Monterrey, ya que no tenía el arraigo domiciliario que constitucionalmente se exigía para acceder a la candidatura.

Desplegado de apoyo al Dr. Demetrio González Salinas.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 55

Arteaga Santoyo era la carta fuerte de la FTNL, por lo que al caerse esa posibilidad, el gobernador De la Garza impuso como la carta final a su otro cuñado: Félix González Salinas; como el único precandidato al gobierno de Monterrey. De esta manera y tras una turbia negociación con el sector obrero, logró imponer a otro familiar en el máximo puesto municipal del Estado.57 La prensa citó este hecho de la manera siguiente: Dicho pacto se firmó hasta ayer en la mañana quedando una copia del convenio en manos del diputado Francisco García Carranza y otro en manos de don Félix González Salinas, quién fue el candidato de transacción que fue designado en lugar del Lic. Armando Arteaga Santoyo, quien figuraba como posible precandidato en primer término pero fue desechado a última hora ya que está impedido por la Constitución Política del Estado para figurar en un puesto de elección popular, ya que no es nativo del Estado.58 El domingo 26 de agosto, fue lanzada la precandidatura de Félix González Salinas por el Sector Obrero y el gobernador Arturo B. de la Garza finalmente le ganó la partida a la CTM, primero enviando los arreglos internos a conflictos callejeros y posteriormente aplicando el colmillo en las negociaciones. Su clara intervención en las elecciones municipales de 1945 para imponer a uno de sus familiares en la candidatura para la alcaldía regiomontana fue muestra de la estructura de un sistema político que por varias décadas gobernó de forma autoritaria a la nación, los estados y los municipios. Como premio a la lealtad al partido y a su gobernador, el Lic. Santos Cantú Salinas dirigió los destinos del partido en la región y tres años después sería electo alcalde regiomontano. José González Leal sería en 1946 candidato para diputado del 1º distrito con cabecera en Monterrey, en tanto el Dr. Demetrio González Salinas volvió a su negocio de ganado y Armando Arteaga Santoyo sería electo diputado federal para el trienio de 1946 a 1949. Al final, nadie salió 57 El Porvenir, 3 de agosto de 1945, p. 9. 58 Ibidem.


56 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

perdiendo, todos obtuvieron altos cargos y el jefe del Ejecutivo estatal logró su objetivo. Con el flagelo del agua encima, De la Garza experimentará a partir de 1945, el juicio de los ciudadanos, que evaluarían en las elecciones municipales de 1945 y 1948, así como en las federales de 1946, su desempeño político y moral como gobernante. Estos inocultables claroscuros de su administración definitivamente proyectarían los sucesos que a continuación narraremos.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 57

3

Los candidatos del gobernador


D

urante el sexenio de Arturo B. de la Garza se llevaron a cabo dos elecciones municipales: una en 1945 y la otra en 1948. En la primera apoyaría para la capital de Nuevo León a su cuñado y en la otra se decidiría por un político tradicional, pero con poco arraigo en las bases, dando por resultado elecciones muy polémicas con tintes de fraude electoral en ambos casos. En la elección de 1945, antes de iniciarse oficialmente la campaña electoral, hubo intensas negociaciones hacia el interior del poder local, en donde las alianzas y las posturas hacia los precandidatos eran oro molido para sus aspiraciones políticas. El PRI entonces denominado Partido de la Revolución Mexicana (PRM), emergía como la fuerza política más importante de la entidad, aglutinando el poder obrero, campesino y popular de la ciudad. En esa elección de 1945, se pondría en juego su hegemonía política ante una oposición que se alió alrededor de uno de los regiomontanos más prominentes de la región. Los perremistas confrontados con parte de la población regiomontana que no avalaba sus métodos para ganar las elecciones, pondrían en juego el capital político heredado de la Revolución y, por primera vez, se vislumbraba la posibilidad de que perdieran la alcaldía regiomontana, ante la arremetida de las fuerzas ciudadanas.

El Comité de Defensa Municipal Derivado del desaseo electoral y la falta de apertura política del partido oficial, en octubre de 1945 surgió el Comité de Defensa Municipal, como un organismo ciudadano que se avocaría a auxiliar las labores de gobierno y administración municipal en la ciudad de Monterrey. Estaría integrado por hombres y mujeres que sintieran amor por la ciudad, preocupados por participar en la administración y el cuidado de los servicios municipales. Este proyecto había cobrado impulso y con frecuencia se efectuaron consultas y cambios de impresiones sobre los asuntos medulares de la ciudad.59 59 El Porvenir, 19 de octubre de 1945, p. 2.


60 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Este organismo ciudadano participaría de forma activa en las elecciones municipales de 1945, integrado por personas que no estaban vinculadas a la política, ni a sindicatos obreros o campesinos. A principios de octubre quedó estructurada la base ideológica de la organización, que venía a satisfacer una de las necesidades fundamentales de Monterrey: que los comités ciudadanos trabajaran en conexión con las autoridades, para definir las aspiraciones urbanas, analizarlas, plantearlas y resolverlas técnicamente, a fin de que los gobiernos de los diferentes niveles, las tomaran en cuenta y las integraran en su proyecto de obra pública. Durante estos días hubo muestras de inconformidad contra el gobierno estatal y municipal. El general brigadier Armando Garza Zambrano pronunció un interesante discurso criticando al gobierno en turno: …en el momento histórico en que vivimos los funcionarios públicos negaran encerrarse en sí mismo y olvidar a los semejantes que caen vencidos en la lucha por la existencia, sino que impulsados por un generoso anhelo, deben levantar a los humildes, proteger a los desheredados y caídos en desgracia, combatir las injusticias atenuando nobles esfuerzos a las designaciones sociales y remediando los estragos del infortunio.60 Confrontó al gobernador para que cumpliera su promesa de respetar el voto de los regiomontanos y de no intervenir en la justa electoral, aún y cuando el candidato oficial fuera su cuñado. Pidió luchar con todo valor por la disputa electoral, pues de otra forma, continuarían imponiéndose a la mayoría la minoría antidemocrática; y que el deber de los ciudadanos libres era seguir la lucha cívica de altura, porque las causas nobles que atañen al pueblo se abren pasó a través de la imposición por la fuerza de la verdad, por la fuerza incontrastable de su voluntad soberana.61 60 Ibidem. 61 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 61

Manifiesto del Comité de Defensa Municipal apoyando a Manuel L. Barragán.

Representantes del Partido Liberal Nuevoleonés (que formaría parte de la Coalición de partidos que conformó el Comité de Defensa Municipal) comentaron en rueda de prensa que la contienda electoral era la excusa perfecta para iniciar una campaña ciudadana y rescatar los gobiernos municipales que se encontraban en manos de extraños y de advenedizos. Por eso invitaban a la comunidad a unirse a los eventos que el Partido realizaría, haciendo una gran alianza con los ciudadanos y buscando una candidatura fuerte para acceder a la alcaldía regiomontana:


62 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Monterrey, la capital industrial y laboriosa por excelencia, requiere hombres que la dignifiquen y prestigien, hombres que, la administren con honradez acrisolada, encauzándola hacia la grandeza que merece un pueblo culto, de iniciativa y de trabajo. Y sí estos hombres no se niegan a servir a su Patria Chica, el Partido Liberal Nuevoleonés garantiza que para enero próximo, Monterrey en particular, contará con funcionarios municipales que le darán lo que ahora no tiene, a pesar de su excelente presupuesto: limpieza en sus calles, parques y jardines, drenaje pluvial, honrada y eficiente policía.62

En sus declaraciones, este organismo se refirió de forma específica al cuñado de Arturo B. de la Garza (Félix González Salinas), quien había sido postulado por el PRM para la presidencia municipal de Monterrey y provocó división entre “Los Jinetes del Apocalipsis”. Por lo cual el Partido Liberal quiere recordar a todos los buenos ciudadanos en la Revolución Mexicana, símbolo de democracia, combatió y venció a los impostores del continuismo y el nepotismo fatídico. Por lo tanto, funcionarios, partidos políticos o simples ciudadanos que auspician o toleran estas lacras, son enemigos de la Revolución auténtica y de la democracia ahora triunfante en todo el mundo.63 Invitaban a la ciudadanía regiomontana a elegir personas para los puestos de gobierno municipal, que fueran responsables y de alto valor moral, que tuvieran preparación administrativa, honestidad sobrada y que garantizaran los anhelos de la sociedad y también velaran por los dineros del Tesoro Municipal en beneficio de todos los regiomontanos. Terminaba exhortando a la ciudadanía a votar en las elecciones de diciembre contra el candidato oficial impuesto por el gobernador.64 62 Ibidem. 63 El Porvenir, 20 de octubre de 1945, p. 7. 64 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 63

Finalmente, el 24 de octubre se anunció oficialmente el surgimiento del Comité de Defensa Municipal, su participación en las elecciones locales, teniendo como su candidato al empresario Manuel L. Barragán65. Este hecho cimbraría no sólo a la ciudadanía regiomontana, sino a los integrantes del PRM, quienes veían en la figura de Barragán a un difícil contendiente.66 En su presentación oficial, dicho comité manifestó sus aspiraciones políticas de la siguiente manera: El Comité de Defensa Municipal, integrado por elementos de todos los sectores sociales, atendiendo a la urgente necesidad de un cambio radical de la cosa pública de la ciudad Monterrey, ha venido celebrando reuniones hasta llegar a la conclusión de que es indispensable y recomendada la consideración de los partidos políticos organizados y de todos los sectores que forman la ciudadanía regiomontana, una planilla integrada por personas de reconocida hon65 Nació en Monterrey, en 1888; realizó sus primeros estudios en la ciudad y de niño fue alumno del profesor Serafín Peña, más adelante estudió en el Colegio Hidalgo y tomó clases de inglés en el Círculo Mercantil Mutualista. El 2 de octubre de 1905 ingresa a la Cervecería Cuauhtémoc como mensajero, pasado algún tiempo, logró figurar como taquígrafo y mecanógrafo, posteriormente, tomó clases nocturnas de inglés más tarde fue taquígrafo bilingüe en el departamento de publicidad de la empresa y posteriormente ocupó la jefatura de dicho departamento. Más adelante, tomó un curso de publicidad por correspondencia a través de una institución norteamericana. El puesto de jefe de publicidad le dio la oportunidad de tener contacto con directores de periódicos, diarios de revistas, con escritores, con dueños de establecimientos de imprenta y de litografía, con talleres de pintura, con vendedores de calendarios, etc. Posteriormente entra a trabajar a la compañía “Topo Chico” como distribuidor de ese producto, época en la cual le sugiere a uno de los dueños de la compañía solicitar la franquicia para embotellar en Monterrey el refresco “Coca Cola”, con el paso del tiempo y un amplio trabajo en la compañía pasa a ser dueño de la compañía con otro amigo suyo. Ya como dueño de dicha fábrica, adquiere la franquicia de Coca Cola. Desde junio de 1918 publicó la revista mensual Actividad, órgano de la Cámara Nacional de Comercio, Industria y Minería de Nuevo León. Posteriormente establece su propio taller de imprenta, en el cual edita las revistas mencionadas más Solidaridad, órgano del Círculo Mercantil Mutualista. Época en la cual edita Publicidad Eficaz, precursor en Monterrey del sistema de anuncios por medio de grandes tableros colocados en las azoteas de determinados edificios. En 1918 fundó la revista Actividad de la Cámara de Comercio. Fundador de Solidaridad (1922). Director del periódico Excélsior de México de 1929 a 1931. En 1934 colaboró para la organización del Banco Popular de Edificación y Ahorros, S. A. y en 1936 Jesús Escalante Leal lo invito para que fuera Presidente del diario “El Tiempo”, posteriormente funda el tabloide “Más Noticias” y con ello convertirse en los precursores del sistema de impresión “Offset”. Ocupó el puesto de primer Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Minería de Nuevo León, Presidente del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey, Presidente de la Delegación en Monterrey de la Benemérita Cruz Roja Mexicana, Presidente del club “Sembradores de la Amistad”, entre otros cargos. 66 El Porvenir, 24 de octubre de 1945, p. 8.


Adalberto Arturo Madero Quiroga

64 ‹

orabilidad pertenecientes a los diversos sectores de la población para que forme el próximo ayuntamiento Monterrey. Asimismo como norma de lo que pueda hacerse en la administración pública, presentamos un programa mínimo de acción que comprende lo esencial para una administración eficiente.67

Manuel L. Barragán durante un mitin.

Entre los puntos básicos del programa presentado por este Comité, destacan los siguientes: 1. Entrega mensual a la ciudadanía de balances sobre las condiciones del erario municipal. 2. Que el Municipio de Monterrey cuente con sus impuestos, descentralizando algunos como los de espectáculos, vehículos, placas, licencias de manejar, etc. 67 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 65

3. Sólo industrias y comercios grandes pagarán aumento de impuestos. Los ambulantes sólo saldarán los ya establecidos. 4. Combatir el analfabetismo entre la población. 5. Pavimentación de los barrios pobres. 6. Drenaje pluvial para los barrios del Oriente de la ciudad que constantemente se inundan. 7. Mejoramiento de los servicios de policía, limpieza y jardines. 8. Acción penal contra la prevaricación de los empleados públicos y especialmente contra la mordida. 9. Supresión de canonjías y empleos supuestos y de favor. 10. Mejor redistribución para el personal eficiente del municipio. 11. Estimulación y tratamiento de la vivienda obrera. 12. Extensión de los servicios de agua y drenaje a toda la ciudad. 13. Elevación del valor urbano de la colonia Independencia, abandonada por todos los municipios anteriores (sic), tratando de construir en este barrio un mercado moderno, aumentar la campaña contra el paludismo y estimular la construcción de un sanatorio para tuberculosos. 14. Acción intensa para rescatar el prestigio de Monterrey como primera ciudad de provincia y de su administración pública.68

68 El Porvenir, 23 de octubre de 1945, p. 7.


Propaganda barraganista.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 67

El Comité de Defensa Municipal fue integrado por el Partido Liberal Nuevoleonés, el Partido Laborista Regiomontano, el Partido Constitucionalista de Nuevo León, el Comité Pro- Barragán relacionado con la propaganda política y el Comité Femenil Pro-Barragán y con el respaldo del Partido Acción Nacional. Para la opinión pública, la repentina candidatura de Barragán fue de gran impacto. La mañana del 29 de octubre de 1945, un diario local publicó una nota titulada “Hay pánico en las filas del PRM por la postulación del señor Manuel L. Barragán”, en donde se comentó que algunas voces dentro del partido gobernante estaban “inquietas” por la designación del empresario y periodista, y que la planilla presentada por el partido de la Revolución “no tiene la suficiente personalidad” para enfrentar la ofensiva barraganista. …las mismas fuerzas perremistas, antes confiadas y seguras de su triunfo, se muestran ahora temerosas de un vuelco en la carretera política y aseguran ellas mismas que dicha candidatura es un gran peligro para sus conquistas públicas. Sin embargo, acerca de la unificación cetemista nada en firme se ha dicho, aun cuando se asegura que ya se hacen trabajos encaminados a este fin y de reconocer que es la única forma de contrarrestar la campaña barraganista, obteniendo a la postre el triunfo del sector obrero organizado.69

69 Ibid, p. 10.


El candidato opositor hablando frente a la multitud en un mitin de su campaĂąa.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 69

Estas fuentes aseguraron que primero se buscaría la unidad de las centrales obreras y enseguida buscarían un candidato que enfrentara de manera digna a la figura de Manuel L. Barragán, quien gozaba de gran simpatía y reconocimiento entre el pueblo regiomontano: Todos los dirigentes obreros de esta ciudad, convienen en que la planilla pseudo oficial encabezada por Félix González Salinas no tiene la suficiente personalidad para enfrentarse a don Manuel L. Barragán, y que si quiere obtener el triunfo es necesario buscar otra persona que logre unificar a los sectores obreros de esta ciudad y pueda entablar una lucha con suficiente probabilidades de triunfo.70 Uno de los eventos más destacados de esta campaña se efectuó el domingo 25 de noviembre, en una gran concentración llamada “Manifestación ProMunicipio Libre”. Esta marcha inició en la Alameda “Mariano Escobedo”, sobre las calles de Pino Suárez y Aramberri, la cual avanzaría hasta la calle Washington dando vuelta al sur por la avenida Juárez, después por el oriente por la calle Morelos, para bajar rumbo al norte sobre la calle Zaragoza hasta llegar el Palacio de Gobierno, donde se celebraría un gran mitin.71 El día de la manifestación, los barraganistas expusieron a la ciudadanía las causas que los había llevado a recorrer las calles, para protestar contra el mal gobierno: Creemos en Monterrey. Y creemos en la nobleza de nuestra causa. Por eso hemos afrontado una lucha desigual. Por eso nos dirigimos hoy confiadamente a cada regiomontano y le decimos con la mano abierta en señal de afirmación y de pacto desinteresado y viril: ¡Vamos a dignificar nuestra ciudad! Vamos todos juntos a exigir nuestros derechos cívicos, para dignificar a Monterrey en el único aspecto fundamental que actualmente es un lastre y oprobio: la administración municipal.72 70 Ibidem. 71 El Porvenir, 23 de noviembre de 1945, p. 2. 72 El Porvenir, 25 de noviembre de 1945, p. 6.


70 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Caravana de apoyo a Barragán que reunió cerca de 30 mil personas.

Señalaron que la manifestación de ese día era distinta, porque no era un respaldo interesado y obligatorio a ninguna persona, candidato o partido, sino una expresión clara del civismo, de lealtad a la ciudad, de sereno valor ante el reto de los poderosos y la insolencia de unos pandilleros fuereños que disponen del patrimonio del pueblo regiomontano, como si fueran bienes mostrencos repartibles en familia.73 Ellos, los poderosos, atropellan los derechos cívicos de todos los modestos servidores públicos (y también de los inmodestos), obligándolos con estilo totalitario a adherirse al eterno continuismo. Inclusive a los maestros que debieron dar ejemplo de civismo a las nuevas generaciones. Pero esta vez la imposición se ha grabado con la Impúdica Cuñadocracia y ha colmado la paciencia del pueblo. 73 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 71

Ellos, los líderes de la CTM, sin tener ningún arreglo local puesto que no alcanzaron ni tercer asiento en la representación obrera del Seguro Social, han chantajeado al gobierno del Estado ocupando la mayoría de los puestos públicos. Ellos se burlan de los obreros no–cetemistas, que son la enorme mayoría y se mofan de la indefensa clase media y del sufrido pueblo regiomontano.74 Planteaban que el pueblo Monterrey reclamaría ese día en las calles lo que le pertenecía. Que haría un nuevo y vigoroso esfuerzo para que la corriente de corrupción y de ignominia no continuara con mayor desvergüenza y con mayor voracidad; que no se seguiría destruyendo el patrimonio de la comunidad; que no se seguirían despilfarrando los terrenos municipales; que se mejorarían todos los servicios a que tenían derecho los ciudadanos y se daría cuenta mensualmente a la ciudadanía del manejo de los fondos públicos. ¡No importa que ellos tengan en sus manos la fraudulenta maquinaria electoral! ¡Nuestra Victoria será tan evidente y notoria que sus trucos no podrán ocultarlo! Conciudadanos: vosotros daréis hoy cabal respuesta a reserva de confirmar el día 2 de diciembre, a ese dilema planteado por el monopolio político Cuñadista: ¿está muerto no está muerto el espíritu cívico de los hombres de Monterrey? ¡Viva el Municipio Libre! ¡Viva Barragán!, exigimos respeto a la voluntad de la mayoría de los regiomontanos.75 El encabezado principal de un diario local al día siguiente fue: “Imponente resultó la manifestación de los partidos”, otros titulares menores de esa misma página señalaron: “Treinta Mil Regiomontanos en el Acto Cívico de Ayer”, “Completo Orden Imperó en el Magno Desfile Ciudadano”, “El Candidato Señor Barragán Entusiastamente Aclamado” y “Personalmente el Gral. Ortiz Veló por la Tranquilidad”. 74 Ibidem. 75 Ibidem.


72 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Evento que fue todo un éxito y en donde la prensa destacó que se reunieron 30 mil regiomontanos para apoyar a Barragán; todas las planas principales de los rotativos locales reseñaron la emotividad del evento y el respaldo popular que recibió el candidato ciudadano. En su discurso, Barragán se comprometió a velar por la prosperidad y engrandecimiento de Monterrey, e insistió a los presentes en que debían de acudir a votar sin miedo, invitando a todos para que ejercieran este derecho ciudadano para construir un municipio libre. La participación y la presencia de ustedes en este significativo acto cívico, simboliza la voz fuerte, imperativa, categórica que con toda la fuerza de sus pulmones lanza el pueblo de Monterrey a la República entera, porque ella y quienes actualmente rigen en su destino sepan de antemano sin necesidad de esperar hasta el día 2 de diciembre próximo, que no hay padrones, que no hay casillas electorales, que no hay ánforas suficientes para condenar en el trascendental acto eleccionario que se avecina la voluntad firme y soberana de quienes anhelan una administración municipal que responda a las urgencias actuales de la población regiomontana.76 Planteó que su norma de conducta en esta cruzada democrática había sido enérgica, pero rectilínea. Que estaba completamente seguro de que su esfuerzo no sería estéril y que a la postre beneficiaría a toda la ciudadanía regiomontana, tan necesitada de un buen gobierno y de funcionarios que fueran honrados y dieran buenas cuentas a sus electores. Además, destacó: … en mi larga vida de luchas y de trabajos, he aprendido que no sólo en Monterrey, sino también en todo México, en todo el mundo entero hay patrones malos, hay patrones perversos, pero también hay obreros malos y perversos no sólo en Monterrey, 76 El Porvenir, 26 de noviembre de 1945, p. 1.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 73

sino también en todo México, en el mundo entero hay obreros buenos, hay honestos, pero hay también patrones buenos y honestos.77 Estos fueron algunos destellos de la campaña barraganista que, sin duda, fue innovadora y de alto impacto para las esferas políticas de la ciudad, ya que marcó un parteaguas en la vida democrática de Nuevo León.

Hay que señalar que esta campaña fue de las primeras mediáticas en la historia de las elecciones de Nuevo León. Como se recordará Barragán tenía antecedentes en el periodismo y conocía los alcances de este medio para impactar a la gente, estaba relacionado con los periodistas más connotados, así como con los dueños de los diarios locales, por lo que la extensa cobertura de su actividad política se le facilitó y fue planeada por él y los integrantes del Comité de Defensa Municipal. Asimismo, el PRM contaba con un comité de prensa que daba guerra a los opositores al régimen y contaba con partidos satélites para la guerra sucia, por lo que esta campaña, como pocas, fue de periodicazos constantes.

El cuñado incómodo Como se señaló anteriormente, la nominación de Félix González Salinas como candidato del PRM a la alcaldía regiomontana, fue un acto de presión del gobernador contra la FTNL, que tradicionalmente eran los encargados de nominar candidato para administrar la capital del Estado. A pesar del duro golpe que significó la nominación de Manuel L. Barragán para competir en las justas municipales, el PRM estatal y el gobernador mantuvieron como candidato a Félix González Salinas. Hay que recordar que originalmente el candidato que impulsaba el gobernador era el Dr. Demetrio González 77 Ibidem.


74 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Salinas, hermano de Félix, pero fue sacado de la jugada por señalársele algunos actos de malos manejos en la ciudad de México en la compra de ganado.78 Días después del destape de Manuel L. Barragán, los sectores Obrero, Popular y Campesino del Partido de la Revolución Mexicana unificaron sus filas en torno a la candidatura del referido Félix González Salinas para presidente municipal de Monterrey.79 Esta “cargada” a favor del candidato despejaba dudas dentro del partido y ampliaba los panoramas de los simpatizantes revolucionarios en la ciudad. El Partido de la Revolución Mexicana informó que los plebiscitos efectuados por sus tres sectores para la renovación de funcionarios municipales otorgaban indiscutible y “democráticamente” la candidatura de Monterrey a González Salinas, por lo cual, él enfrentaría a Manuel L. Barragán, en los comicios municipales que se llevarían a cabo el primer domingo de diciembre del año en curso. Muy pronto los perremistas iniciarían el golpeteo político contra Barragán por medio de sus partidos satélites, como el Gran Partido Revolucionario Ferrocarrilero de Nuevo León, que públicamente apoyó la candidatura de González Salinas, considerando que así se le daría continuidad a las posiciones del proletariado en las políticas estatales y se frenaría a la clase empresarial en su intento por recuperar el poder público.80 Sentenciaron que estaban en pie de lucha y dispuestos a entrar en debate contra quien fuese en el momento indicado: Les aseguramos a los enemigos de la Revolución Mexicana, que por fortuna todos estamos unidos contra el enemigo común y le daremos la batalla cómo sea necesario, en el terreno que nos pidan y a la hora que lo deseen.81 78 79 80 81

El Norte, 5 diciembre de 1945, p. 8. El Porvenir, 14 de octubre de 1945, p. 7. El Porvenir, 4 de noviembre de 1945, p. 16. Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 75

Félix González Salinas.

La imposición de González Salinas en la candidatura por Monterrey fue duramente criticada por la prensa local, a tal grado que se comenzó a usar el término “cuñadismo” en relación al gobernador y su pariente político. En un reportaje titulado “Vidas Paralelas”, publicado el 4 de noviembre de 1945, se narra con cierto desdén “la trayectoria” del candidato perremista, del cual había poca referencia de su actuación pública. De esta forma se inició el relato de su vida:


76 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga No nos ha sido fácil obtener datos sobre este señor, así pues su materia biográfica disponible no es muy abundante. Como los pueblos felices y las mujeres honradas, don Félix no tiene historia. No sabemos tras de procurar averiguar lo que le haya pasado algo digno de recordarse. Nació en el municipio de Los Herreras hace alrededor de 45 años. Probablemente su niñez transcurrió entre el hogar, la escuela del pueblo, los campos aledaños. No han de haber sido miserables las condiciones en las cuales creció, pues permitieron la carrera de su hermano Demetrio que llegó a ser médico andando el tiempo.82

Según esta publicación, en la ciudad de������������������������������������� México, González Salinas atendió���� negocios de ganado durante varios años. En el rastro de la metrópoli compraba reses por cuenta de su hermano el doctor Demetrio y estas actividades le permitieron más tarde un poco de dinero y hacerse propietario de la modesta casa que tenía sobre la calle de Pino Suárez. Sin embargo, su verdadero ascenso público lo logró de mano de su cuñado el gobernador: El licenciado Arturo B. de la Garza, gobernador del Estado, le nombró director del Registro Público de la Propiedad, puesto que estuvo durante un año poco más o menos y al cual renunció el 31 agosto próximo pasado. Este empleo está considerado como una canonjía y se reserva para aquellos a quienes se quiere favorecer sin hacerlos trabajar intensamente. Quienes conocen el manejo de dicho puesto, nos aseguraron que éste es desempeñado con mucha pericia por el licenciado don Francisco Rodríguez, conocedor de tal Registro y soporte de los directores que generalmente pasan por ahí en calidad de firmones.83

82 El Norte, 4 de noviembre de 1945, p. 5. 83 Ibidem.


La planilla del PRM para el periodo de 1946 a 1948.


78 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A través de este texto su autor se preguntaba ¿por qué el pueblo de Monterrey habría de entusiasmarse con la personalidad del señor Don Félix González Salinas? O ¿qué había hecho de extraordinario y qué había organizado? Y ¿qué antecedentes tenía que lo hacían especial para ocupar el primer puesto de la administración de la ciudad? Las respuestas fueron las siguientes: La verdad es que su principal mérito o mejor dicho su principal título para captar la atención pública es ser cuñado del gobernador, y esa es mera coincidencia que lo ha hecho candidato a la presidencia municipal de Monterrey. No creemos que el señor González Salinas, hombre de buen sentido, no hable en serio cuando dice que se siente respaldado por las organizaciones obreras auténticas, por los grupos campesinos y por el fuerte Sector Popular, que ha querido conjugar en él (en Don Félix) sus esperanzas revolucionarias.84 Para finalizar este escrito, el autor aseguraba que, de no ser por el parentesco con Arturo B. de la Garza, el señor Félix estaría cultivando tierras o comprando ganado, preocupado por las lluvias y “o por la enfermedad de un becerro”, en lugar de preocuparse por gobernar una metrópoli como Monterrey.

La elección municipal y sus resultados Para favorecer la elección de Félix González Salinas, el gobernador De la Garza autorizó por medio de la Comisión Municipal de Monterrey los padrones que habían sido utilizados, dos años antes, en 1943, durante la elección a gobernador, en la que resultó electo, y que tenían sendas irregularidades. Miembros del Partido Laborista Regiomontano trataron de corregir las irregularidades de dicho padrón. La autoridad electoral municipal avisó que únicamente los trabajos habían sido empleados hasta la sección 32, restando de le84 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 79

vantar los padrones hasta la número 162. Estos padrones son los que regirían las elecciones para la justa local a realizarse el 2 de diciembre y que renovaría los poderes municipales para el periodo de 1946 a 1948.85

El día de la jornada electoral Barragán no sufragó por no estar en el censo de votación.

El día de la jornada electoral, increíblemente el señor Barragán no votó, por no hallarse registrado en el padrón de su casilla. A diferencia del candidato opositor, el perremista Félix González Salinas sí pudo votar en su casilla ubicada precisamente en el cruzamiento de las calles Amado Nervo y Espinosa, en el centro de Monterrey. González Salinas quien residía en el municipio de Los Herreras, Nuevo León, cuando los padrones fueron levantados hacía muchos años, no podría figuran en ninguna lista de votantes que no fuera la de su municipio, 85 El Porvenir, 4 de noviembre de 1945, p. 3.


80 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sin embargo, se presentó a votar y su cédula sí se encontraba entre el padrón de votantes. Además, se presentaron otra serie de irregularidades: robo de ánforas, presencia de hombres armados en las casillas, aviadores, la implementación de las “porras viajeras”, casillas en cantinas, urnas llenas de votos antes de iniciar la elección, entre otras. El resultado final del proceso marcó una seria desproporción en la cantidad de votos que se esperaban de un lado y del otro. Oficialmente Félix González Salinas del PRM recibió 24 mil 654 votos, mientras que Manuel L. Barragán sólo obtuvo 3 mil 890 votos, resultando ganador el primero por amplio margen. La confabulación del gobernador Arturo B. de la Garza junto a las Comisiones Municipal y Estatal Electoral se mantuvo en todo momento. Uno de ellos fue cuando los seguidores y el Comité de Campaña de Manuel L. Barragán le solicitaron aclaración en los padrones electorales que controlaba el municipio de Monterrey y que serían usados para la elección municipal del 2 de diciembre, hecho que ni De la Garza, ni la Comisión Municipal de Monterrey atendieron. Entre el Congreso del Estado, el gobernador y el entonces presidente municipal de Monterrey, Constancio Villarreal, lograron minimizar el gran fraude cometido contra la candidatura de Manuel L. Barragán y el Comité de Defensa Municipal, logrando con ello su propósito central: que Félix González Salinas jurara como alcalde de Monterrey para la administración de 1946 a 1948. En relación a las elecciones del 2 de diciembre de 1945, el gobernador refirió durante su Tercer Informe de Gobierno de 1946 lo siguiente: De acuerdo con la Constitución Local se efectuaron durante el presente año dos actos eleccionarios; el primero en diciembre próximo pasado para renovar los funcionarios municipales y el segundo; en julio del año actual para la renovación de la H. Cámara de Diputados.


Constancio Villarreal, alcalde de Monterrey cuando se realizรณ el fraude contra Barragรกn.


82 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Creo de mi deber mencionar que las elecciones municipales fueron tranquilas en todo el Estado con excepción de Monterrey donde se desarrolló un campaña de prensa del Partido Liberal Nuevoleonés y del Partido Laborista Regiomontano que desviando lo que pudiera ser su objetivo político, enderezó muchas veces injustificadamente, sus ataques al gobierno local y al régimen del País en general. Sin embargo, en las elecciones políticas el Partido de la Revolución Mexicana, formado por los trabajadores y pueblo de la clase media impulsó su voluntad por una mayoría indiscutible.86

Con el paso de los días y tras el fraude cometido, el candidato del PRM, Félix González Salinas, asumió la presidencia de Monterrey el primero de enero de 1946. Las protestas barraganistas después del fraude electoral se reflejaron en impresos publicados en los principales diarios de la ciudad, donde criticaban fuertemente la imposición del cuñado del gobernador y el terrible atraco a la democracia, tras decretarse oficial y legalmente la derrota de Manuel L. Barragán. Además, el Comité de Prensa Pro-Barragán organizó el viernes 11 de enero de 1946, una manifestación luctuosa en la Alameda Mariano Escobedo, a las 10 horas, como acto solidario por lo ocurrido en León, Guanajuato, evento al cual asistieron miles de regiomontanos.87 Así fue la imposición de 1945, en una errónea selección de candidato que el gobernador impulsó hasta sus últimas consecuencias. Pero, ¿sería otra la circunstancia para la elección municipal de 1948, y De la Garza habría aprehendido la lección? 86 III Informe del gobernador Arturo B. de la Garza, 1945-1946. 87 La Matanza de León. La noche del 2 de enero de 1946 la policía y el ejército, parapetados en los balcones y la azotea de la ciudad de León, Guanajuato, comienzan a disparar sobre una masa inerme, que en la Plaza de la Constitución, protesta por el fraude electoral contra Carlos A. Obregón, candidato de la Unión Cívica Leonesa (UCL), que atribuyen al gobernador Ernesto Hidalgo para imponer como presidente municipal a Ignacio Quiróz del PRM. Brigadas de la UCL, invitaron a la población a un paro cívico de labores en protesta por el fraude electoral y el mal gobierno, y a reunirse frente al Palacio Municipal en demanda de que se reconociera el triunfo de su candidato. Alrededor de las cuatro de la tarde, se informó a la multitud asistente (se dice que más de diez mil personas) que ya se había solicitado la intervención del presidente Ávila Camacho y que se estaba negociando con el gobernador Hidalgo. El número de víctimas es indeterminable, pues los muertos y heridos se dispersan entre la Cruz Roja, los hospitales públicos y privados, los consultorios médicos y las casas particulares. Oficialmente se reconocerán 26 muertos y 37 heridos graves. Desde entonces la plaza fue reconocida como Plaza de los Mártires del 2 de Enero.


4

1946: La elecciรณn perdida


E

n julio de 1946, se efectuarían en Nuevo León, así como en el resto del país, elecciones federales para renovar la Presidencia de la República y el Congreso de la Unión.

Estos comicios volverían a mostrar la fragilidad del gobierno de Arturo B. de la Garza, sumido en una terrible crisis de credibilidad, y ante los ataques bien orquestados por la oposición, se ponía en riesgo, otra vez, la supremacía del partido tricolor en la entidad. Compitieron por el máximo puesto de la nación el Lic. Miguel Alemán Valdés por el Partido Revolucionario Institucional, por el Partido Demócrata Mexicano el Lic. Ezequiel Padilla Peñaloza, el Gral. Carlos Calderón por el Partido Popular Nacional de Colocación Revolucionaria y el Gral. Jesús Aguilar Castro por el Partido Fuerza Popular. El Partido Acción Nacional no presentó candidato.

El padillismo en Nuevo León, recibió una gran cantidad de votos el 7 de julio de 1946.


86 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En Nuevo León, los candidatos a senadores fueron por el Partido Revolucionario Institucional José Vivanco88 y Juan Manuel Elizondo89 como propietarios, en tanto como suplentes iban Rodolfo Gaytán y Francisco Vela González.90 Por Acción Nacional compitieron para esos dos escaños Alfonso Junco91 y José G. Martínez92 y sus suplentes fueron Juventino Villarreal Muñoz93 y Nieves 88 Nació en Linares, Nuevo León, el 29 de marzo de 1899. A partir de 1930 se dedicó de lleno a la política ocupando puestos menores en el gobierno estatal y bajo la gubernatura del licenciado Arturo B. de la Garza (1943-1949). Vivanco ocupó el puesto de tesorero general, para posteriormente en 1946 ser electo Senador, puesto que desempeñó hasta 1949. Al iniciarse el gobierno estatal del doctor Ignacio Morones Prieto, éste lo nombró Secretario General de Gobierno, cargo que desempeñó hasta diciembre de 1952, cuando el gobernador renunció a su puesto para ir a tomar la cartera de Salud en el gabinete presidencial. Entonces, el Congreso Local lo designó gobernador interino por un periodo de seis meses; es decir, del 5 de diciembre de 1952 al 31 de mayo de 1953, fecha en la que el mismo Congreso lo ratificó para gobernar hasta el 4 de octubre de 1955. Entregaría la estafeta gubernamental al Lic. Raúl Rangel Frías. Falleció en Monterrey, el 1 de julio de 1979. 89 Dirigente obrero. Nació en San Buenaventura, Coahuila, el 8 de marzo de 1910. Fue fundador en 1933 de la Federación de Estudiantes Revolucionarios y miembro del Comité Nacional de Defensa Proletaria en 1935. Participó con Vicente Lombardo Toledano, Fidel Velásquez y otros en la organización de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en 1938. Ingresó a la sección 67 del Sindicato de Mineros del cual fue dirigente en 1942; también fue electo secretario general del mismo sindicato a nivel nacional. Representó a México en la conferencia de San Francisco en 1945 y asistió a la fundación en París de la Federación Sindical Mundial. Senador de la República por el estado Nuevo León en 1946 representando al PRI; en ese mismo año participó en la fundación del Partido Popular. Fue miembro fundador de la Universidad de Nuevo León. 90 El Norte, 13 de junio de 1946, p. 6. 91 Nació en Monterrey, Nuevo León, 26 de febrero de 1896; hijo del poeta Celedonio Junco de la Vega y de Elisa Voigt. Cultivó esencialmente la literatura, pero es importante también su producción histórica. Estudió en Monterrey  y desde niño, en 1906, escribió en El Pasatiempo. De 1910 a 1912 colaboró en El Estudiante. En 1918 se trasladó a la ciudad de México y colaboró en numerosas e importantes publicaciones nacionales y extranjeras. Autor de diversas obras literarias como Inquisición sobre la Inquisición (1933); Cosas que arden (1934); Un siglo de Méjico de Hidalgo a Carranza (1934); Gente de Méjico (1937); Sangre hispania (1940); La ola de fango (1941); Defensa de la madre (1942); Tres lugares comunes (1943), entre muchas más. Fue candidato del Partido Acción Nacional para Senador en 1946. Fue Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Fallecería en la Ciudad de México el 13 de octubre de 1974. 92 Nació el 5 de diciembre de 1900 en Monterrey. Hijo de Gregorio D. Martínez, quien fuera médico y alcalde de Monterrey y Tomasa Lozano de Martínez. Cursó sus estudios preparatorios en el Colegio General del Estado de Nuevo León y los profesionales en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.  Participó activamente en la fundación de la Delegación Monterrey de la Cruz Roja Mexicana, formando parte del primer cuerpo de practicante del puesto de socorros que en el julio de 1937 se instaló en un local cedido por la Asociación de Médicos de N.L., en las calles Ruperto Martínez y Jiménez donde fue nombrado primer Director Médico. Fue uno de los fundadores de Acción Nacional en Nuevo León y fue nombrado Presidente del Comité regional durante la década de 1939 a 1949. Como agradecimiento a su labor política, el PAN de Nuevo León creó la Fundación José G. Martínez, A.C., con el objetivo de formar jóvenes con vocación política. Falleció el 5 de abril de 1976. 93 Nació en Lampazos de Naranjo, N.L. el 4 de marzo de 1909. Hijo de Emigdio Villarreal González y Amalia Bacco. Estudio medicina en la Universidad de Nuevo León terminando, su carrera en 1934. Se desempeñó como maestro de la Facultad de Medicina y Vicepresidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Monterrey. Fue miembro fundador del PAN en Nuevo León y tuvo varios cargos de elección popular en diversas etapas de la historia.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 87

Morales Martínez.94 Hay que mencionar que además de participar por el PAN, los antes mencionados también representaron a los partidos Fuerza Popular y Nacional Demócrata Independiente.95 Fue la primera coalición de oposición en Nuevo León, durante una elección federal.

Miguel Alemán, candidato del PRI a la presidencia de la República en 1946.

Para el 1º Distrito, con cabecera en Monterrey, contenderían por el PRI José González Leal y como suplente Francisco Morales; por el PAN, Fuerza Popular, Nacional Demócrata Independiente, y el Demócrata Mexicano fue nominado Antonio L. Rodríguez96 y Casimiro P. Flores. Mientras el Partido Popular Reivin94 Ibidem. 95 Esta cuestión la hemos ampliado más en: Madero Quiroga, Adalberto Arturo. Las elecciones en Monterrey (1940-1955), Fundación Lazos para la Vida Digna, Monterrey, en prensa. 96 Antonio Leónidas Rodríguez Quiroz nació en Monterrey, N.L., el 20 de abril de 1899. Fue empresario, banquero, diplomático y político mexicano. Fundador, en 1942, de Enseñanza e Investigación, A. C., patrocinador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. En julio de 1947 fundó el Instituto


88 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

dicador Revolucionario Mexicano postuló a José López Hickman y como suplente a Arturo Moreno Rodríguez.97

Propaganda del PAN de la elección federal de 1946.

de Estudios Sociales y Urbanísticos de Monterrey, AC. Concibió, promovió y logró la creación, en el año de 1968, de la Universidad de Monterrey, de la que fue su primer Presidente por el período 1968-1975. Organizó el Centro de Productividad de Monterrey, A. C. Presidente de la Comisión que concibió y ejecutó el plan de edificar el templo de la Purísima en Monterrey de arquitectura modernista (años 1939-1946), Fue Promotor principal para organizar en 1956, la asociación denominada Instituciones Educativas Labastida, A. C. Hoy en reconocimiento a su obra y espíritu cívico, una de las principales avenidas de la ciudad de Monterrey lleva su nombre “Bulevar Antonio L. Rodriguez”. Falleció a la edad de 76 años. 97 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 89

Además, el PAN nominaría al profesor Pedro Reyes Velázquez98 para el 2º Distrito; a Gustavo Rendón para el 3º Distrito; y a Jesús A. Dávalos para el 4º Distrito, haciéndole la competencia a los candidatos del PRI Lic. Armando Arteaga Santoyo, Lic. Santos Cantú Salinas y Ramón Sepúlveda, respectivamente.99 El domingo 12 de mayo, a las 11 horas, se efectuó la primera gran concentración de los candidatos de Acción Nacional en la Plaza de la República (entre los palacios federal y estatal), a donde acudió una gran cantidad de simpatizantes. En el evento estarían como oradores Rafael Alonso y Prieto, Pedro Reyes Velázquez, Antonio L. Rodríguez, Alfonso Junco y el Lic. Efraín González Luna, presidente del Partido en Jalisco.100 El evento había sido una demostración de vigor del partido albiazul, las masas habían respondido al llamado del PAN, para protestar contra el mal gobierno de Arturo B. de la Garza. En el texto se hacía referencia al evento: … una demostración viril de resurgimiento de la ciudadanía regiomontana fue el mitin efectuado el día de ayer a las 11 de la mañana en la Plaza de la República, organizado por el Comité Regional de Acción Nacional para presentar a los habitantes de la ciudad, los candidatos que sostendrá durante los próximos comicios electorales para la renovación de los poderes federales.101

98 Maestro, político y periodista. Nació el 5 de julio de 1915 en Lagos de Moreno, Jalisco. Estudio leyes y medicina en la Universidad de Guadalajara, pero en 1941 se trasladó a Monterrey, tierra donde residiría muchos años. Participó en la fundación del Centro Cultural “Carlos Pereira” de Coahuila. Como periodista participó en columnas para el diario “El Porvenir” como Aventura y Escarmiento y Sopa de Letras y en “El Norte”, “El Siglo” de Torreón y “El Diario” de Yucatán. Fue maestro fundador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. En materia política fue miembro fundador del Partido Acción Nacional en Nuevo León, siendo diputado federal entre los años de 1964 a 1967. Falleció el 2 de diciembre de 1980. 99 Ibidem. 100 El Norte, 12 de mayo de 1946, p. 6. 101 El Norte, 13 de mayo de 1946, p. 5.


90 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Los mítines de Acción Nacional en la campaña Ante más de un millar de personas, el mitin se llevó a cabo en orden y con respeto. Obreros, amas de casa, ancianos, niños estuvieron atentos a los discursos dados sobre una tribuna improvisada a bordo de unos camiones frente a la Plaza de la República. Desde allí el Lic. Efraín González Luna expresó: Exhorto al pueblo de Monterrey a que cumpla con su deber cívico, emitiendo su voto y que exija el respeto del mismo. Debemos elegir hombres dignos que sean la verdadera esencia del valor moral de nuestro pueblo.102

Durante la campaña panista de 1946. Alfonso Junco candidato a senador por Nuevo León y Efraín González Luna, líder del partido en Jalisco.

102 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 91

En su discurso Antonio L. Rodríguez, que aspiraba a la diputación federal por el 1º Distrito, aseguró que los que se autodenominan “revolucionarios” no habían hecho más que desvirtuar el proyecto social y político, que inicio en 1910 con sus contradicciones: Vivimos dentro de una euforia demagógica que todos los días nos habla de grandes proyectos; los verdaderos problemas que planteó la Revolución han sido totalmente deformados y desvirtuados. Constantemente, los líderes y los políticos se dan golpes de pecho con la palabra Revolucionarios; se persiguen entre sí y se injurian en cuanto alguien sale del grupo. Se llaman revolucionarios quienes en realidad son conservadores o quieren ser conservadores de privilegios y monopolios.103 Concluyó su discurso entre vivas y una ovación rotunda, solicitando a los presentes que fuesen a votar el próximo domingo 7 de julio, para iniciar el cambio en la entidad y el país, y quitar a los “revolucionarios” del poder. El mitin terminó pasadas las 12 del mediodía, bajo un fuerte calor que azotaba la ciudad. Otro gran mitin albiazul fue realizado en la Plaza Díaz Mirón, de la colonia Independencia, frente al Santuario de la Virgen de Guadalupe, el domingo 19 de mayo por la mañana. Allí fungieron como oradores Juan José Hinojosa, el Dr. José G. Martínez y Antonio L. Rodríguez.104 En palabras de un reportero, la multitud fue “en extremo numerosa y creciente por escuchar a los oradores, que se han significado por la sencillez de sus conceptos emitidos”, por la valentía con que hablaban de los problemas que vivía la ciudad y el Estado, y por la cordura con que exponían sus ideas e impresiones.105 Desde el estrado, Antonio L. Rodríguez, defendió los principios de la familia y la patria, asegurando que para el beneficio colectivo era fundamental cumplir 103 Ibidem. 104 El Norte, 20 de mayo de 1946, p. 5. 105 Ibidem.


92 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

el deber político exigiendo gobernantes capacitados, “tanto en lo moral como en lo intelectual”. Manifestó que aceptó el cargo para servir a la comunidad y a la Patria venerada.

Antonio L. Rodríguez, candidato a diputado del PAN al 1º Distrito con cabecera en Monterrey.

En tanto, el Dr. José G. Martínez expresó que Acción Nacional buscaba orientar a la sociedad y que cada ciudadano cumpliera con su deber, no dejando la carga en hombros de otra persona. Sobre su candidatura expresó: Hemos venido a la política porque queremos reformar el concepto que se tiene de esa palabra, queremos servir lealmente al pueblo al que nos debemos, porque es el pueblo el que elige a sus gobernantes.106

106 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 93

Posteriormente, el viernes 24 de mayo, a las 20:30 horas, se realizó una reunión en la Plaza Santa Isabel, ubicada entre la Calzada Madero y la calle 20 de noviembre, donde nuevamente una gran multitud se reunió para escuchar a los candidatos albiazules. Allí se suscitaría un incidente de violencia, típico de esos años, donde una porra de reventadores agredió a pedradas al candidato a Senador Dr. José G. Martínez, mientras éste daba su discurso. En una clara actitud de sabotaje, los porros insultaban a todo aquel que tomaba el micrófono, provocando que se generalizara un zafarrancho de grandes proporciones. Un reportero recogió el testimonio siguiente: La base de la provocación dirigida por el diputado federal Rodolfo Gaytán, quien en la Cámara nunca ha hecho oír su voz, pero para gritar a media calle se pinta solo, fue una camioneta con altoparlante cuyos ocupantes se dedicaban a insultar a cada una de las personas que iban haciendo uso de la palabra durante el desarrollo del mitin y sin respeto alguno de damas y familias que habían acudido con el propósito de presenciar el mitin del PAN, dado el entusiasmo cívico que las actividades del partido han despertado.107 A pesar de haber apedreado al Dr. Martínez, el mitin continuó, y sin miramientos de violencia contra los agresores, quienes permanecieron en la plaza hasta el final del evento. Se identificó entre la multitud al diputado federal Rodolfo Gaytán y al líder Tomás Cueva. Con este hecho se medía que la preferencia panista en Monterrey subía, y que el caudillismo tricolor iba en decremento.108 Una semana después, en la plaza Niño Artillero, ubicada en las calles de Dr. Coss y Gral. Treviño (también conocida como “Del Chorrito”) los panistas efectuaron otra concentración masiva. La reunión comenzó a las 20:30 horas, y contó con la presencia de familias, obreros, amas de casa y ancianos. 107 El Norte, 25 de mayo de 1946, p. 2. 108 Ibidem.


94 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Propaganda de Acción Nacional en las elecciones federales de 1946.

Estuvieron como oradores: Antonio de la Peña, el Lic. Alfonso Rubio Rubio, Rafael Alonso y Prieto109, el Lic. Antonio L. Rodríguez y el Dr. José G. Martínez. Desde el micrófono, los panistas exigieron un alto a la persecución y el espionaje de que eran víctimas, y solicitaron a los ciudadanos razonar su voto para no 109 Político y contador público. Fue de los miembros fundadores del Partido Acción Nacional en Nuevo León. Fue presidente del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León en los periodos 1950-1951 y 1956-1957.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 95

elegir agitadores irresponsables al puesto de elección popular, señalando directamente el caso del diputado federal Rodolfo Gaytán, que una semana antes, había orquestaso la pedriza contra los panistas en una plaza pública.110 La campaña federal de los panistas en Nuevo León tenía sus fundamentos, y justificaba su rechazo al gobierno de Arturo B. de la Garza, a quien cuestionaban su nepotismo, entre otras cosas, por apoyar la candidatura de su cuñado en 1945. En la declaratoria de principios, publicados el 27 de mayo, los candidatos albiazules manifestaron: 1. Respeto y garantías a la persona humana. 2. Libertad y respeto del sufragio. 3. Libertad del Municipio. 4. Libertad del campesino y de la tierra. 5. Libertad sindical. 6. Realización inmediata del programa más urgente de reforma social. 7. Límite a la invasión desquiciante y corruptora del Estado. 8. Honradez, responsabilidad y aptitud en la administración pública. 9. Colaboración activa de México en la creación de un orden internacional que preserve la paz.111 El evento que marcó el cierre de campaña en el 1º distrito de Monterrey, fue realizado el domingo 16 de junio, en la Plaza Zaragoza, donde según cifras oficiales asistieron cerca de cinco mil personas.112

110 El Norte, 30 de mayo de 1946, p. 2. 111 El Norte, 27 de mayo de 1946, p. 6. 112 El Norte, 17 de junio de 1946, p. 6.


96 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Simpatizantes del PAN en Monterrey durante el mitin de cierra de campaña, en la Plaza de la República.

La gran multitud, según testimonios periodísticos, comenzó a llegar “al patio grande de la casa” como se le conocía a la referida plaza, desde las 10 horas y ya cuando inició el mitin la plaza “se encontraba llena de hombres, mujeres, ancianos, trabajadores, patrones, pobres y ricos, todos representantes de Monterrey.”113 Allí hablaron Antonio de la Peña como representante del comité directivo estatal del PAN, el candidato a senador Alfonso Junco, Daniel Kuri Breña enviado de la dirigencia nacional y el candidato a diputado federal por el 1º distrito Lic. Antonio L. Rodríguez.114 En su discurso, Antonio L. Rodríguez volvió a comentar que al Congreso de la Unión sólo debían ir hombres dignos, capacitados y honrados y no marionetas del gobernador De la Garza. Enfatizó su crítica en los priistas, a quienes acusó de ir a puestos públicos a no representar el pueblo sino a enriquecerse: Sí queremos que nuestro país sea un país próspero, sí queremos acabar con la inmoralidad administrativa y con el pavoroso problema de la escasez, debemos luchar para dignificar el ambiente 113 Ibidem. 114 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 97

político y llevar a las cámaras dignos representantes del pueblo. Pregunto a los ciudadanos de Monterrey, que quieren, ¿una camarilla o un Congreso?, ¿mandones o verdaderos mandatarios?, ¿agitadores o líderes? El pueblo tiene la última palabra.115 El día de la elección El día de la jornada electoral, el domingo 7 de julio, transcurrió con pocos problemas en los lugares de votación. La ciudad se mantuvo en orden y con gran afluencia de votos como nunca antes se había vivido. Tanto panistas como priistas, ansiosos y seguros, esperaban desde sus casas de campaña buenas noticias al fin de esa jornada. Se planteó que ese día votaron cerca del 50 por ciento de la población registrada en las 142 secciones electorales, de las que componía el distrito.116

Antonio L. Rodríguez y José G. Martínez emitiendo su voto. 115 Ibidem. 116 El Norte, 8 de julio de 1946, p. 1.


98 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La elección presidencial de 1946, fue considerada la más ordenada y limpia de la historia del México posrevolucionario, aunque no necesariamente la más equitativa. Según una crónica de la época: Fue una jornada con escasos reportes de violencia. Miguel Alemán logró movilizar un amplio apoyo gracias a la gran cantidad de recursos públicos y privados que tuvo a su disposición. Fue declarado ganador con un millón 786 mil 901 votos (77.90 por ciento). Al segundo lugar, Ezequiel Padilla, se le reconocieron 443 mil 357 sufragios (19.33 por ciento). Desde el punto de vista de la relación con Estados Unidos, la elección fue un éxito: el presidente Truman felicitó al vencedor, lo invitó a Washington y expresó su deseo de visitar México.117 Los resultados de la elección federal en Nuevo León fueron los siguientes:

En Nuevo León la elección presidencial presentó las siguientes cifras: Lic. Miguel Alemán, Partido Revolucionario Institucional, 27 mil 801 votos; Lic. Ezequiel Padilla, Partido Demócrata Mexicano, 22 mil 615 votos; Gral. Jesús Cesáreo Castro, Partido Fuerza Popular, mil 745 votos y Gral. Carlos Enrique Calderón, Partido Popular Nacional de Colocación Revolucionaria, 2 mil 837 votos. Si se suman los votos de la oposición (27 mil 197) y se confrontan con los del PRI, la diferencia es mínima (601), por lo que se pudo considerar una derrota para el 117 Tomado del Sitio web https://www.nexos.com.mx/?p=20010 consultado el 10 de diciembre de 2017.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 99

partido gobernante, ya que a pesar del fraude cometido a todas luces, no pudieron revertir el empuje de la oposición y la participación ciudadana. El sistema político comenzaba a flaquear en Nuevo León. Le urgían nuevos vientos. La razón de que la votación en la entidad resultó tan cerrada (y no así en el resto del país), obedece a que Ezequiel Padilla encontró en el empresariado regiomontano simpatías por su propuesta, así como por su cercanía a los Estados Unidos, en su labor como Secretario de Relaciones Exteriores. Además, contó con el apoyo de grupos disidentes del PRI y de tendencia anti-alemanista. En Nuevo León se anunció por la noche que el Lic. Miguel Alemán Valdés había ganado la presidencia de la República, aunque por pocos votos, y que en Monterrey, por primera vez, habría un diputado federal de oposición. Según cifras presentadas por el propio PRI, esa cálida noche, fue que habían ganado todas las posiciones puestas en juego, pero el 1º Distrito con cabecera en Monterrey había sido para Acción Nacional. Las cifras preliminares presentadas por el PRI daban al Lic. Antonio L. Rodríguez del PAN 13 mil 559 votos, contra 13 mil 8 de su candidato José González Leal. Con ello se adjudicaba a los panistas de Nuevo León una curul en el Congreso de la Unión, y el Lic. Rodríguez se convertía en el primer diputado de oposición electo en el Estado.118 La Junta Computadora finalmente dio su veredicto la madrugada del 13 de julio, siendo el resultado oficial el siguiente: Lic. Antonio L. Rodríguez del Partido Acción Nacional 17 mil 135 votos; Lic. José González Leal del Partido Revolucionario Institucional 14 mil 282 votos; José López Hickman 370 votos.119 Ese día le sería entregada la credencial de ganador por la Junta Computadora Electoral y formaría parte del Congreso de la Unión, de 1946 a 1949. En esa legislatura federal serían cuatro panistas los que ocuparían una curul en el Congreso: junto al citado Antonio L. Rodríguez, estarían Aquiles Elorduy, Juan Gutiérrez Lascuráin y Manuel Ramírez Munguía.120 118 El Norte, 9 de julio de 1946, p. 1. 119 El Norte, 13 de julio de 1946, p. 6. 120 Manuel Gómez Morín también había ganado una curul, pero no le fue permitido tomar posesión, debido a que no había optado por tomar la nacionalidad mexicana.


100 ‚

Adalberto Arturo Madero Quiroga


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 101

En términos generales, los resultados obtenidos por el partido oficial apenas le permitieron ganar por la mínima diferencia, con excepción de los diputados federales, en la que obtuvo una ventaja considerable a pesar de haber perdido el primer distrito, en la presidencia de la República casi fue un empate, y en el Senado la oposición sumó más votos que los emitidos al PRI. Si se suman todos los votos que favorecieron a este partido, se contabilizan 120, 767, contra 110,447 de la oposición, por lo que la diferencia fue apenas de 10,320 votos. Este resultado encendió la alarma en las oficinas del partido gobernante, y era una señal de que los años de triunfos avasalladores quedaban atrás, ahora era necesario re-


Adalberto Arturo Madero Quiroga

102 ‹

plantear el sistema fortaleciendo la participación de las bases, o dejar todo igual, y correr el riesgo de que la oposición siguiera conquistando espacios y atrayendo mayor número de electores. Las elecciones federales de 1946, resultados en Nuevo León. PRI

Oposición

Diferencia

Presidencia de la República

CARGO

27,801

27,197

604

Cámara de Senadores

56,584

60,545

3,961

Cámara de Diputados

36,382

22,705

13,677

Suma

120,767

110,447

10,320

A pesar de la intervención gubernamental el día de la jornada (documentada por los diarios de la localidad), que alteró el resultado final, los candidatos del PRI estuvieron a punto de perder los escaños para el Senado. Los priistas, José Vivanco y Juan Manuel Elizondo, ganaron por un estrecho margen de cerca de cuatro mil votos a sus oponentes panistas Alfonso Junco y José G. Martínez. Sin embargo, los candidatos para diputados federales del PRI, por los distritos 2º, 3º y 4º en la zona rural del Estado, ganarían por un mayor margen. Sin embargo, la crisis provocada por la derrota en el principal distrito de Nuevo León, fue una gran presión para el gobernador y el partido oficial. Arturo B. de la Garza, con la maquinaria del Estado y su intervención en el proceso electoral, no pudo evitar la derrota en el principal distrito nuevoleonés y con una apretada elección para el Senado de la República. Por lo que una nueva avalancha de críticas se dirigió sobre el priismo de Nuevo León y su gobernador, al favorecer con excesos y actos ilegales el crecimiento de la oposición. Lo apretado del resultado y la pérdida del primer distrito, fue un fuerte golpe para el mandatario estatal. Sus bonos como jefe político de la entidad estaban a la baja.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 103

Antonio L. Rodríguez recibiendo sus credenciales como diputado federal electo. Se convertiría en el primer legislador nuevoleonés de oposición en ir al Congreso de la Unión.

Esta lección recibida pondría en entredicho la victoria del partido de la Revolución en las elecciones municipales de 1948, y abriría una serie de confrontaciones hacia el interior de dicho partido.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 105

5

La nueva oportunidad: 1948


T

ras perder en la elección federal de 1946 el escaño del 1º distrito, las elecciones municipales de 1948 significaban para el jefe del Ejecutivo estatal su última oportunidad para demostrar que tenía el control político de Nuevo León, así como el poder para designar a los candidatos priistas. Tratando de buscar nuevos mecanismos para dar una cara de “demócrata”, el PRI innovó su elección interna, en busca de candidatos electos de forma más abierta, con la participación real de los sectores del partido, procurando que los ungidos gozaran de respeto, popularidad y reconocimiento a sus capacidades.

El cabildo regiomontano durante el periodo de 1946 a 1948.

La ciudad durante el gobierno de Félix González Salinas, 1946-1948 En 1945 fue electo presidente municipal de Monterrey, en polémicas votaciones, Félix González Salinas, hermano político del gobernador Arturo B. de la Garza, provocando la comidilla pública de que en la entidad imperaba la práctica política del cuñadismo.


108 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Durante su trienio, realizó varias obras públicas y celebró eventos populares que fueron bien vistos por la ciudadanía y que resultaron benéficos para el desarrollo urbano de la localidad: 1. Se construyó con recursos municipales, el ducto del drenaje pluvial de la calle Isaac Garza, desde Félix U. Gómez, hasta la calle Manuel Doblado. 2. Se inició la remodelación de la Plaza de la República, atrás del Palacio de Gobierno, y la reinstalación del monumento del Gral. Mariano Escobedo. Dicha obra, en su proyecto original, constaba de un embellecimiento de las jardineras de dicha plaza, la erección del monumento al general republicano y la construcción de una biblioteca. El presupuesto estimado para la finalización de dicha obra, que era estatal, municipal y de la sociedad civil, se estimaba en $465,805.60 pesos. 3. Se organizaron 186 Centros de Alfabetización, instalados en las colonias populares de la ciudad por un Patronato Pro-Alfabetización, integrado por el Ayuntamiento y grupos de ciudadanos. 4. Se llevaron a cabo en 1946, los festejos del 350 aniversario de la Fundación de Monterrey, con diferentes eventos, ceremonias y concursos, los cuales se efectuaron entre el 13 y 22 de septiembre. 5. Se realizó la ampliación de la Plaza Zaragoza, considerada “el patio grande de todos los regiomontanos”. Se reconstruyó el quiosco central, se agregaron cuatro fuentes tipo modernistas y se remodelaron las jardineras.121

121 Archivo Histórico de Monterrey. Colección Informes Municipales, Informe de los tres años de gobierno municipal de Félix González Salinas, 1946-1948.


Obras pluviales durante la gestión de Félix González Salinas.


110 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Además, por esos días y a iniciativa de un comité ciudadano encabezado por los señores Garza Sada y el Ing. Kurt Mum, dio comienzo la remodelación y ampliación de la calle Padre Mier, entre las avenidas de Dr. Coss y Pino Suárez.122

Diversas obras púbicas durante la administración 1946-1948. 122 El Norte, 19 de agosto de 1948, p. 7.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 111

Sin embargo, la ciudad presentaba un desordenado crecimiento urbano y demográfico, las autoridades municipales además de insensibles, resultaron ineficientes, se le dió un mal uso a los servicios públicos, a tal grado que los periódicos de la época123 le dedicaron varias primeras planas a notas relacionadas a los malos servicios municipales que prestaban a la ciudadanía. A principios de julio de 1948, un grupo de vecinos de las colonias del noreste se manifestaron exigiendo a las administraciones municipal y estatal la instalación de una unidad sanitaria para el efecto de atender a la niñez, a los ancianos y a la comunidad en general, ya que argumentaron que no disponían de servicios de salud, ni de unidades deportivas.124 El 17 de agosto, un diario local aseguraba que el municipio de Monterrey contaba con terrenos que manifestaban un valor mayor a los cinco millones de pesos, con una superficie de más de medio millón de metros cuadrados. Lo cual potenciaba la construcción de escuelas, parques y jardines, sin embargo, esta administración municipal no tenía contemplado edificar ni una de estas obras, por falta de presupuesto.125 Las colonias donde se ubicaron dichos terrenos abarcaron las colonias Madero, Las Lomas, Talleres, Rastro, Las Mitras, Insurgentes, Pablo A. de la Garza, Alta Vista, Victoria, Martínez, Moderna, entre otras. También se critica fuertemente la falta de un archivo municipal en el ramo de Hacienda, ya que estos datos fueron sacados de forma personal por el encargado del despacho municipal, Ing. Valdemar Ibarra.126

123 124 125 126

El Porvenir y El Norte. El Norte, 2 de julio de 1948, p. 7. El Norte, 17 de agosto de 1948, p. 7. Ibidem.


Conmemoración de los 350 años de la fundación de Monterrey en 1946.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 113

La crisis camionera Para terminar de empeorar este panorama, el 19 de agosto el municipio regio enfrentó un fuerte conflicto con los dueños del transporte urbano, problema que estuvo a punto de paralizar toda la ciudad. En reuniones previas con los camioneros y ante la amenaza de aumentos de tarifa, el alcalde regiomontano se comprometía con la ciudadanía a no subir la tarifa, de 10 a 15 centavos por persona, ya que primero renunciaría antes que permitirlo, aseguró. Al día siguiente, los empresarios le lanzarían el guante con el alza de tarifas.127

El alcalde de Monterrey tuvo que enfrentar una grave crisis con los dueños de los camiones de transporte urbano.

Durante las primeras horas del día siguiente, las principales rutas camioneras de la ciudad como “Panteones”, “Fundiciones-Keramos-Cervecería” y “Circunvalación No. 3, 4 y 5” iniciaron sus actividades con la nueva tarifa de 15 centavos, solicitando a través de cartelones en las unidades el apoyo a la nueva tarifa con la leyenda “cooperación para mantener las unidades en buen estado.”128 127 El Norte, 20 de agosto de 1948, p. 6. 128 Ibidem.


114 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Tras una serie de negociaciones con los dueños de las unidades, el alcalde Félix González Salinas comentó: …mientras me encuentre al frente de la comuna no serán alteradas las tarifas por el servicio de camiones, no tanto por dejar de considerar la situación en que se encuentran los empresarios de camiones, sino porque tengo la firme convicción de que alterar la cuota se creará un problema serio para el público, bastante hostigado ya con la situación de crisis nacional en que nos encontramos.129 En una sesión extraordinaria de Cabildo, llevada a cabo el 20 de agosto para tratar de solucionar el problema, los empresarios enviaron un memorial al ayuntamiento regiomontano para su revisión y aprobación con los siguientes puntos: 1. La necesidad de llevar la tarifa camionera de 10 a 15 centavos para cubrir el alto costo que representan las refacciones y combustibles. 2. Que se obligue a Petroleos Mexicanos a venderles gasolina, en vez de mexolina, pues el combustible último resulta muy caro para la tracción de los camiones. 3. Que se obtengan de la Secretaría de Hacienda un permiso especial para importar de los Estados Unidos las refacciones camioneras, sin arancel de ninguna especie, para disminuir el costo de mantenimiento de vehículos. 4. Al obtenerse favorablemente los puntos 2 y 3, las empresas estarán en condiciones de estudiar una tarifa oscilante entre los 10 y 15 centavos, pero no fija en ninguno de estos extremos. 5. En caso de que la autoridad no se pliegue a ninguna de las anteriores consideraciones, los camioneros del Frente dejarán de prestar el servicio.130 129 Ibidem. 130 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 115

El alcalde respaldado por el Cabildo rechazó el ultimátum de los empresarios, asegurando que la tarifa para el usuario seguiría a 10 centavos y afirmando que quienes no se hallarán conformes con lo establecido por el gobierno, o que por capricho suspendan el servicio, se le retiraría la concesión.131 Por su parte, los regidores después de un verdadero maratón de opiniones, reafirmaron su criterio sobre el escabroso asunto del alza de las tarifas camioneras. La totalidad de los ediles estuvieron de acuerdo en que las tarifas no debían elevarse ni un solo centavo “sea cual fuere el estado en que se encuentran las empresas”, y se mostraron conscientes de que la crisis que argumentaban los camioneros para solicitar el aumento de las tarifas del servicio transporte no era una crisis parcial, exclusiva de ellos, sino general porque afectaba a todos. En relación a lo anterior, el regidor José Ovalle comentó, “los empresarios están en plan de reto y vamos sacando el guante para terminar con la anarquía estableciendo sanciones duras para los revoltosos.”132 El regidor Antonio Espino, también refirió que el plan de anarquía absoluta que proponían los empresarios del transporte resultaría dañino para la ciudad, y exhortó a sus compañeros para que no se violara el principio de autoridad y que se obrara con el rigor que merecían las desobediencias a los mandatos oficiales.133 Ese mismo día, en la plaza “El Coliseo”, ante un auditorio lleno de ferrocarrileros, mineros, electricistas y petroleros (se comentó la ausencia obrera y de la CTM en el acto) se realizó un mitin contra la carestía de precios y la política alemanista. Se aplaudió la postura del ayuntamiento contra los empresarios del transporte, a quienes acusaron de mercenarios y de perjudicar al pueblo con sus ambiciones desmedidas. Además, acordaron enviar una representación para exigirle al gobernador De la Garza que cumpliera con sus funciones de velar por los intereses de la mayoría, en lugar de andar apoyando a sus amigos y familiares.134

131 132 133 134

Ibidem. El Norte, 21 de agosto de 1948, p. 7. Ibidem. El Norte, 21 de agosto de 1948, p. 5.


116 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El respaldo ciudadano a la política municipal.

Por su parte, el alcalde Félix González Salinas emitió un boletín en donde estableció que, por ningún motivo, se cambiaría la tarifa autorizada en 10 centavos, dando orden a los agentes de tránsito para que en las diversas calles de la ciudad se pegara su edicto y se dejara atrás la polémica que los empresarios transportistas trataban de generar.135 En un último intento por convencer a la autoridad, los empresarios trataron de proponer un servicio de primera clase, con camiones mejor equipados con tarifa de 15 centavos, y uno de segunda, donde habría unidades más deterioradas, a 10 centavos. Aseguraron que este reajuste tarifario les permitiría solventar los fuertes gastos que tenían que enfrentar debido a la devaluación del peso. Sin embargo, esta nueva propuesta tampoco procedió.136

135 El Norte, 21 de agosto de 1948, p. 6. 136 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 117

Finalmente, el alcalde ganó la disputa y los camioneros debieron de olvidar sus pretensiones de aumento y regresaron al servicio con el precio anteriormente impuesto. Acción Nacional: rumbo a las elecciones municipales La crítica situación que padecía el ayuntamiento regiomontano, encabezado por Félix ��������������������������������������������������������������������������� González Salinas, fue expuesta por el diputado federal Antonio L. Rodríguez durante la Convención Municipal de Acción Nacional: En cada población del país se tropieza con la injuria, el abandono, el manejo ineficiente de los bienes públicos, la despreocupación y el desconocimiento de los problemas básicos; ni siquiera existe conciencia de lo defectuoso y atrasado de la Ley Orgánica Municipal que rige la vida de los ayuntamientos y no se hace el menor esfuerzo por remediar la desordena situación que existe por los escasos e ineficientes Reglamentos Municipales que han venido conservando desde largos años sin que haya quien los estudie o quien quiera conocerlos. Quienes han venido integrando los ayuntamientos ni siquiera hacen gestiones para que se restituyan hacia el municipio los impuestos de que han sido desposeídos; los escasos ingresos sufren filtraciones que merman el caudal de la hacienda pública y coronando la desorganización y la falta de recursos se encuentra la incompetencia de las personas designadas para integrar los ayuntamientos y la ambición de muchos de ellos, no para servir sino para aprovechar el puesto y transformarlo en ocasión de lucro; el estudio y análisis de la población del estado, como la República entera, nos lleva la frase-resumen magistralmente aceptada de Efraín González Luna: El Ayuntamiento de México es caciquismo y mugre.137 137 El Norte, 7 de julio de 1948, p. 6.


118 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El diputado Rodríguez aseguraba que Acción Nacional proclamaba el rescate del municipio, como condición esencial para lograr la limpieza de la vida pública de México. Manifestaba que el presidente municipal no era, ni debía ser, como por desgracia sucedía en la realidad: “un peón de estribo del Gobernador en turno; el Ayuntamiento no debe ser un sucio y degradado cómplice de la falsificación electoral.”138

Propaganda de Acción Nacional motivando la defensa del voto. 138 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 119

También afirmó que desde los años del ex presidente Lázaro Cárdenas se estableció el nefasto reparto de los ayuntamientos de la República, que los jerarcas de los organismos políticos del PRI, centrales obreras, confederaciones campesinas llevaban, y aún llevan a la capital unos meses antes de las elecciones municipales de cada Estado, y que Monterrey estaba catalogado como propiedad y botín para los líderes de la CTM, en tanto los gobernadores en turno habían aceptado esta situación a sabiendas que el grupo de menor importancia en la ciudad era precisamente la CTM. Sobre la elección municipal en Monterrey a finales de 1948 comentó: Nuestro partido tiene como propósito y meta realizar la transformación de la vida pública de México. Monterrey espera de nosotros un programa que sea faro de luz, que marque el camino de salvación. Esa es nuestra tarea y estoy seguro que de esta Convención saldrá por primera vez en la historia de Monterrey, un programa que sea eso, faro de luz, señal de marcha, estímulo fecundo para la actividad regiomontana. Es necesario que la opinión ciudadana obtenga información precisa sobre problemas y soluciones, sobre necesidades y posibilidades, sobre ingresos y sobre erogaciones, el confucionismo que ha sido actividad preferente de nuestro pintoresco y demagógico Gobernador, debe aclararse con datos y cifras.139 La presentación de este Programa de Acción Municipal para el periodo de 1949 a 1951, tuvo un impacto social inédito, ya que anteriormente los candidatos no presentaban un programa de gobierno. El PAN daba un golpe de autoridad al brindar una plataforma política con planes y propósitos prácticos, contrariando al proyecto caudillista del partido oficial. Sobre el problema camionero, Acción Nacional se expresó públicamente, asegurando que los abusos cometidos contra el público regiomontano por algunas empresas del transporte urbano y frente a la anarquía en general que 139 Ibidem.


120 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

vive este servicio público, este organismo contaba con propuestas que ya habían sido agregadas en su programa de gobierno municipal, mismo que propondrán a la ciudadanía a partir del mes de octubre, en las campañas para renovación de ayuntamientos.140 Manifestaron que lamentablemente las empresas concesionarias no buscaban mejorar el servicio para los ciudadanos, sino que, ambicionaban una rápida y jugosa ganancia, basada en malos servicios, pésimas condiciones de las unidades del transporte y un abuso constante hacia los pasajeros, por lo que se requería una evaluación de las concesiones y quitarles la franquicia a quienes no cumplieran con el compromiso social de dar un buen servicio.141

140 El Norte, 21 de agosto de 1948, p. 6. 141 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

Segunda parte

› 121


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 123

6

Raúl Rangel Frías: el camino a la precandidatura


A

l iniciar el proceso de selección de candidatos para contender por los ayuntamientos de Nuevo León, el PRI enfrentaba conflictos internos, debido a la existencia de dos bandos dentro del organismo político: por un lado, el grupo del gobernador Arturo B. de la Garza, que pese a los tropiezos que tuvo en las anteriores elecciones federales, quería imponer un candidato, improvisando un nuevo método de selección para contrarrestar el poder del segundo grupo, liderado por el ex gobernador Gral. Bonifacio Salinas, que buscaba un candidato popular que garantizara un triunfo contundente.142 En medio de los conflictos internos que vivía el PRI para las elecciones municipales de 1948, apareció la figura de un joven universitario, catedrático, humanista, que hacía sus primeros intentos en la política, y que llamó la atención del grupo político del Gral. Bonifacio Salinas, su nombre era: Raúl Rangel Frías. El aspirante contaba para 1948 con 35 años de edad, había nacido el 15 de marzo de 1913 en la capital regiomontana. Ingresó al Colegio Civil a la edad de 13 años, en donde cursó la secundaria y el bachillerato. Desde temprana edad mostró un espíritu crítico, que se reflejó en los cuestionamientos a sus maestros, así como a los métodos y programas de estudio que se impartieron en su escuela. Comenzó a estudiar Derecho en la entonces Universidad de Nuevo León, para concluirla el año de 1938, en la Universidad Nacional Autónoma de México(UNAM), graduándose con la tesis Entidad del Estado y derecho de la teoría jurídica pura de Hans Kelsen. Durante su etapa estudiantil fue un gran orador, incluso llegó a ganar un certamen organizado por El Universal en 1929. También fue un carismático líder que presidió la Sociedad de Alumnos, así como un prolífico escritor y editor de varios periódicos estudiantiles. Los escritos juveniles En estos textos publicados entre 1929 y 1934, se aprecian con nitidez las inquietudes intelectuales y humanísticas que regirán su actividad como político, 142 El Norte , 15 de julio de 1945, p. 7.


126 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

educador y escritor. En sus primeros destellos literarios deja ver su capacidad para crear ficciones, argumentos, crítica periodística, ensayo histórico, así como una virtual capacidad para la promoción editorial, la organización de grupos culturales y, desde luego, la oratoria y el discurso.143 Se inició en la Revista Estudiantil y El Estudiante, en las que ocupo, desde un principio, un lugar preponderante entre los jóvenes prosistas que formaron la “Generación de 1927”. La Revista Estudiantil Publicación que iniciaron en 1924, José N. Chíado, Simón Guajardo y Alfredo de la Torre. Durante su primer año apareció quincenalmente, después tuvo una entrega irregular y se imprimió hasta 1934, cambiando dos veces de nombre “Renovación” y “El Estudiante”. En sus interiores se dieron cita los escritores más renombrados de la época como Darío, Rodó, Unamuno, Nervo, Gutiérrez Nájera, Díaz Mirón, Sierra, Caso y Vasconcelos. Entre los locales sobresalen: Felipe Guerra Castro, Eusebio de la Cueva, Alfonso Reyes, Nemesio García Naranjo, David Alberto Cossío, Héctor González y Eduardo Martínez Célis.144 Durante sus primeros años eran contados los jóvenes que colaboraban con escritos. Sin embargo, en unos cuantos años comienza a tener mayor presencia, dando un aire de modernidad a la revista y dejando en claro que este grupo comenzaba a tomar conciencia del significado de ser estudiantes. Es entonces cuando se consolidan como grupo, y son bautizados por uno de sus integrantes, José Alvarado, como el “Grupo Renovación”. Entre sus expresiones más manifiestas están: la exigencia de abolir los castigos y los celadores en las escuelas de educación superior, una mejor selección de los catedráticos y, sobre todo, lo que más va a calar a las autoridades, una nueva orientación ideológica en la enseñanza universitaria. Como era de esperarse, estos vientos de cambio fracasan en un primer momento, ya que los primeros en oponerse fueron los profesores y luego las autoridades educativas.145 143 Martínez, José Guadalupe (comp.) Raúl Rangel Frías, escritos juveniles, 1929-1934, Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, Monterrey, 1993, p.15. 144 Ibid.,pp.16-17. 145 Ibid., p. 17.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 127

Nemesio García Naranjo.

La Generación de 1927 A pesar de que en sus inicios sus propuestas resultaran utópicas, la semilla de la inquietud y el cambio había encontrado tierra fértil, decenas de jóvenes comenzaron a prepararse en todos los ámbitos del conocimiento, el arte y las humanidades, consideradas sus principales armas, para interpretar y actuar los problemas sociales de su época. Integraron esta histórica generación: José N. Chíado, Simón Guajardo, Alfredo de la Torre, Plácido Cura Gómez, Herlinda


128 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Alardín Rosas, Luz Ma. Cardús, Ma. Luisa Ceniceros, Raúl González, Edmundo Ramos, Antonio César Cantú, Roberto Hinojosa, Luis Pérez Maldonado, Alfredo Rangel Realmy, Helio Flores, Fidencio de la Fuente, Ricardo César González, Guillermo J. Benavides, Juan Guerrero Villarreal, Esteban González W., Alfonso Cavazos, Mario S. Martínez, Edmundo Alvarado, Oscar Alvarado, César Ortiz, Juan Manuel Elizondo y Raúl Rangel Frías. Estos jóvenes, decididos a provocar el cambio, supieron alternar la actividad literaria –poesía, cuento o ensayo- con el periodismo. “Transformaron, con su participación decidida y valiente, la orientación de revistas y periódicos para conseguir los cambios que se proponían.”146 Cuentos juveniles Cuando ingresó al Colegio Civil, recibió la influencia de los maestros Francisco Beltrán, Macedonio Tamez, Ernesto García Ortiz, José Kipper, German Almaraz, Antonio Moreno y Héctor González. De inmediato se distinguió por su dedicación al estudio. Desde luego, también influyeron sus compañeros de generación, principalmente su amigo José Alvarado. Pero la orientación definitiva la obtuvo de filósofos, poetas y novelistas. En ese tiempo leyó y meditó los libros de José Enrique Rodó, José Ingenieros, José Ortega y Gasset, Oswald Spengler, Waldo Frank, José Carlos Mariátegui, Lenin, Alfonso Reyes y un gran número de novelistas, sin faltar los clásicos publicados por José Vasconcelos, sobre todo, los que éste imprimió con su nombre.147 Esta gama de ideas, procesos y lugares le permitió al joven Raúl concebir sus primeras ficciones literarias, por lo que apenas a los 16 años, nos legó tres cuentos: “Una tarde”, “Un recuerdo” y “Ultratumba”. En el primero describe las vivencias de su infancia. El recuerdo del maestro casi ciego, las alegres escapadas al río y al monte. El fin de cursos y bellas imágenes de los caseríos, la vieja parroquia y los atardeceres de un pueblo tranquilo.148 146 Ibid.,p. 18. 147 Ibid.,pp.19-21. 148 Ibid., p. 20.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 129

En el segundo, una madre cuenta a su hijo de cinco años, la muerte de su padre. El niño incapaz de comprender el sentido de la muerte, juega con flores, recibe por esto regaño de mujeres enlutadas. Cuando se duerme sueña con fantasmas negros que lo siguen y lo atormentan. Lo soñado se va cumpliendo en la realidad, la muerte, lo obscuro, lo acompañarán toda su vida y en su desesperación dirá: “solo me resta perdonarme, en lo negro de la nada”.149 En el tercero, relata el misterio de la vieja casona donde, instantes después de las doce campanadas, un joven toca el piano, arrancándole acordes amorosos que van trocándose en notas de amenaza y de venganza, para terminar en trance de muerte. Los inquilinos deciden esperar el amanecer para develar el misterio, éste queda latente al encontrar el piano abandonado y lleno de telarañas, apreciándose solo, en el polvo del banquillo, las estelas dejadas por un esqueleto.150 En estos tres cuentos podemos apreciar tres momentos de su vida: la nostalgia por la infancia, la toma de conciencia ante la muerte y el misterio encerrado en el futuro. A pesar de su gusto por este creativo género de la ficción, Rangel Frías no prosiguió de lleno en este campo fértil, sino que, lo dejó para futuros momentos, y se enfocó en aspectos sociales y culturales que consideró más urgentes de resolver. Periódicos estudiantiles Durante el lapso que transcurrieron las revistas antes referidas, el joven Raúl también dedico parte de su tiempo a escribir artículos y editar periódicos. De esto dan cuenta, “Archivaldo”, quincenal, subtitulado “humorista y de combate”, publicado entre 1927 y 1930. Le siguieron “El Estudiante” y “El Bachiller”, los cuales se imprimieron en 1930. Del primero se tiene registro de cuatro números y del segundo seis. Los dos fueron dirigidos por Rangel Frías. En su segunda época, 1932, los dirigió Humberto Charles. 149 Ibid., pp.20-21. 150 Ibid., p. 21.


130 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En febrero de 1931 se creó “Rumbo”, sus redactores iniciales fueron: Enrique E. González, Roberto Hinojosa y José Alvarado. A partir del segundo número la dirección la ocupó Rangel Frías. En 1932 y 1933, la publicación sólo tuvo dos números, una cada año, y lo redactaron Juan Manuel Elizondo, Fidencio de la Fuente y Roberto Hinojosa. El cuarto año de vida fue el más agitado de todos, se tienen registrados tres números. Redactaron el primero Filiberto de la Garza y César Ortiz; el segundo aborda el inicio de la huelga universitaria de 1934, contiene íntegro el discurso de Raúl Rangel Frías en el Teatro Independencia, pronunciado ante la presencia de las autoridades gubernamentales y educativas. El último, expone las razones y las peticiones del Comité de Huelga. Con las revistas y periódicos creados por los jóvenes de la “Generación del 27”, el periodismo estudiantil se fue fortaleciendo, adquirieron conciencia de sus derechos y, al mismo tiempo, de la situación económica, política y social vivida en la región y el resto del país. En sus artículos trataron los temas de mayor interés para todo el estudiantado. El mismo problema lo abordaban con enfoques y matices diferentes, buscando hondura y claridad, logrando algunos, imprimir a sus escritos un sello bastante personal. La finalidad se conservó inamovible: abrir espacios para que en Nuevo León se filtrara el aire fresco de la modernidad. Gastaron toda su energía tarando de despertar del ayuno cultural, superar el atraso educativo, recobrar los valores de la Revolución y, “como barrera para detener la influencia yanqui señalaron la urgencia de fundar la Universidad del Norte. Soñaron con un Monterrey culto –entonces centro de toda actividad– y más humano.151

El joven vasconcelista La incursión en la política por parte del joven Rangel Frías no se entendería sin considerar su etapa estudiantil, así como su temprana vocación de escritor y ensayista. Desde sus años de bachiller, hasta su ingreso a la universidad, va confi151 Ibid., pp. 22-23


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 131

gurando una práctica social e intelectual que le permitirá tener una lectura de su tiempo, una perspectiva de la historia y una claridad como pocos para enfrentar los retos del presente y del futuro. Se agrupa en una generación de jóvenes inquietos, cuestionadores, propugnadores del cambio social y político, sustentado en la educación, el conocimiento, la cultura y el arte.

El Grupo “Alfonso Reyes” Al mediar los años 20, tres jóvenes, José Alvarado (1911-1974), Raúl Rangel Frías (1913-1993) y Juan Manuel Elizondo (1910-2009), formaron el grupo con este nombre, por iniciativa del primero y bajo el patrocinio del propio regiomontano universal, que para entonces fungía como embajador de México en Brasil. Estos jóvenes eran estudiantes inquietos y estaban ansiosos por mejorar su preparación, no solamente estaban al día de lo que sucedía en su país, sino también de los eventos internacionales que impactaron el ámbito económico, social y político. Tenían a pesar de su edad, un gran conocimiento sobre los pensadores y escritores de su tiempo, en este caso, admiraban la trayectoria de Alfonso Reyes, quien había fundado el Ateneo de la Juventud junto con Antonio Caso y José Vasconcelos.

Alfonso Reyes, cautivador de la generación de Rangel Frías.


132 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El grupo comenzó a crecer y surgió la idea de asignarle un nombre. Al respecto dijo Juan Manuel Elizondo: Se nos ocurrió ponerle el nombre de Alfonso Reyes (…) Y entonces se le escribió… estaba en Brasil, y él nos felicitó y dijo que le daba mucho gusto que fuera un grupo de estudio. Nos atrevimos porque sabíamos de sus conferencias, de lo que se había hecho en el Ateneo de la Juventud, de quienes estuvieron ahí y quienes eran (…) Queríamos integrarnos a ese mundo.152

José Vasconcelos, ejemplo y paradigma de la juventud de su tiempo. 152 Universidad Autónoma de Nuevo León. 75 años forjando hombres con sentido de vida, Clío, Monterrey, 2008, p.67.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 133

Este grupo de bachilleres estaban inspirados en las ideas de José Vasconcelos, de forjar un México nuevo. Para tal efecto, intercambiaban libros, realizaban conferencias y estudiaban intensamente lo referente a la modernización de la educación universitaria; principalmente los planes de estudio, los métodos pedagógicos y los contenidos temáticos. Sobre esto señala Elizondo: (…) todos los impulsos aparentemente contradictorios de la Revolución quedaban conjugados en la espléndida obra cultural de Vasconcelos, sobre todo lo mexicano, el mestizaje, la educación, el arte mural con temas mexicanos, y, sobre todo, su concepto bolivariano de América Latina.153 Al ponerse en contacto con los estudiantes y egresados de la Universidad Nacional como Alejandro Gómez Arias, Mauricio Magdaleno, Salvador Azuela, Manuel Moreno Sánchez, entre otros, que habían luchado para obtener la autonomía de su alma mater, percibieron las profundas diferencias que existían entre los programas de enseñanza que se ofrecían en la UNAM y los que ellos abrevaban. A todos estos jóvenes los impulsaba el deseo de luchar para transformar, al lado de Vasconcelos, el régimen político que se vivía, pero –señala Elizondo– en el Grupo “Alfonso Reyes”: (…) nuestro propósito era cambiar a los hombres de gobierno por otros hombres limpios e ilustrados, como habíamos aprendido de Platón. Los problemas políticos que visualizábamos eran problemas de hombres, referidos a hombres. En cambio, los jóvenes de la Universidad de México luchaban no sólo por estos mismo cambios, sino por implantar en México un sistema democrático de acuerdo con los principios teóricos de Montesquieu y de Rousseau. (…) Era claro que los estudiantes de Monterrey estábamos, por lo menos, con medio siglo de retraso en nuestros conocimientos históricos y políticos respecto a los jóvenes que estudiaban en la Universidad de México.154 153 Elizondo, Juan Manuel. “José Alvarado y los orígenes de la Universidad,” UANL, Revista Deslinde, Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, Monterrey, 1999, p. 55. 154 Ibid., p. 56.


134 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A partir de este encuentro con sus pares de la ciudad de México, la crítica de Alvarado y Rangel sobre el Colegio Civil adquirió mayor profundidad al evidenciar que sus programas de estudio se basaban en conocimientos del siglo XIX, pues los docentes regiomontanos hacían caso omiso de los adelantos científicos de entonces, como las características del átomo, las experiencias de Sigmund Freud acerca del funcionamiento de la mente, los descubrimiento de Pavlov sobre el reflejo condicionado, por mencionar algunos, los cuales ya se difundían en libros y revistas no especializados y estaban al alcance de los estudiantes. En 1930, la Confederación Nacional de Estudiantes realizó en Monterrey el Congreso Nacional de Estudiantes, presidido por Alejandro García Arias. En dicho foro se trató la inconformidad de los estudiantes ante la calidad de la educación que proporcionaba el Estado, muy similar en todas las entidades del país y distinta a la que se impartía en la UNAM.

Logo de la UNAM.

A partir de este Congreso, la aspiración de beneficiarse con una universidad cobró mayor fuerza entre los jóvenes de Monterrey. De ahí que, durante el tercer Congreso, realizado en Toluca en 1932, Alvarado, Rangel y Elizondo, como


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 135

representantes de la Federación de Estudiantes de Nuevo León, solicitaron y obtuvieron apoyo para que la Universidad del Norte se estableciera en la capital nuevoleonesa.155

Juan Manuel Elizondo, Raúl Rangel Frías y José Alvarado, en Toluca, 1932. 155 75 Años…, p. 69.


136 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Uno de los cuestionamientos que hizo Rangel Frías, a sus 18 años de edad, en su artículo “La orientación ideológica de la universidad”, fue una muestra clara del nivel cultural y el espíritu crítico que había alcanzado el Grupo “Alfonso Reyes”: (…) Decidme: ¿No es ya inusitado en Monterrey, y altamente significativo de sus virtudes potenciales, el hecho de que la juventud se empeñe, sin trazas de que lo hagan sus maestros, en la fundación de la Universidad, y que con recto y firme impulso, cuyo punto de partida es extraño por controvertido (…) pida a aquellos que guardaban silencio el juicio recto y la palabra acertada?156 En la parte final de su discurso, establece la misión y los objetivos centrales de la nueva casa de estudios, centrándose en el bienestar educativo de los alumnos, la renovación curricular y temática de las profesiones, más científica y menos técnica, así como la propuesta de una universidad que se rigiera por sí misma, sin la intervención de las autoridades. Esto lo plantea de la siguiente manera: I.

La Universidad será considerada como la casa del estudiante.

II.- Reducción a lo indispensable de los conocimientos ilustrativos. Técnica. Aumento, al mayor grado, de la investigación de las ciencias reales y racionales. Ciencia. III.- Investigaciones históricas culturales. Cultura. IV.- Reconocimiento, es decir, apoyo decidido y franco sin intervención directa por el gobierno universitario, de las organizaciones sociales y culturales estudiantiles; y todo lo que contribuya a la formación de la conciencia cívica y ética de los mismos. V.- Autonomía universitaria; es decir, libertad de la función ideológica. 156 Rangel Frías, Raúl. El Porvenir, noviembre 29 de 1931, pp. 4-6.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 137

Inspirado en el ejemplo de lo más avanzado de la juventud mexicana y ávido de formar parte de las nuevas corrientes del pensamiento humanístico, este grupo se constituyó en el principal impulsor de fundar en Monterrey una universidad acorde a su desarrollo y con los parámetros culturales y científicos que imperaban en las instituciones educativas de vanguardia. Comentó Rangel: (…) …hay que ser revolucionario con hechos y no en abstracto. Y esta es la ocasión de demostrarlo. Traemos hechos y pedimos hechos. Los que ya terminamos la Preparatoria no la olvidamos, y por eso, por que la queremos, pedimos que no continué siendo una falsedad por sí misma y para que no nazca la Universidad con una vida falsificada.157

Dr. Pedro de Alba. 157 Ibidem.


138 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La propuesta anhelada desde los años 20, comienza a volverse realidad a principios de los 30. El 22 de febrero de 1933 se presentó en Monterrey el doctor Pedro de Alba, comisionado por la Secretaría de Educación Pública para iniciar los trabajos de formación de la Universidad. A tres días de su llegada, se integró el Comité Organizador, en el que participaron funcionarios del gobierno estatal y de las entidades del norte del país, delegados del sector educativo federal y estatal, representantes de los maestros, así como los directores de las escuelas de Jurisprudencia, Medicina, Colegio Civil y otras más, sin faltar los representantes de los estudiantes de cada una de ellas. Entre sus primeras tares, el comité formuló el proyecto de Ley Orgánica para la Universidad y algunas reformas a la Ley General de Educación.158

Comité Organizador de la UNL. Primera fila de izquierda a derecha: Dr. Nicandro Tamez, Srita. María de la Luz González, Profra. Belén Garza, Lic. Pedro Benítez Leal, el Gobernador Francisco A. Cárdenas, Dr. Pedro de Alba, primer rector de la UNL, Srita. Ana María Delgado y Profr. Joel Rocha. En la segunda fila, segundo, tercero y quinto, de derecha a izquierda, Lic. Pablo Quiroga, Secretario General de Gobierno, Dr. Ángel Martínez Villarreal, representante de la Asociación Médica Mexicana y Lic. Héctor González, director de la Escuela de Leyes, personajes protagónicos en la siguiente etapa de la Universidad. 158 75 Años… p. 76.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 139

Desde su llegada a Monterrey, De Alba había sostenido charlas con miembros de la Federación de Estudiantes de Nuevo León, entre ellos el Grupo “Alfonso Reyes”. Al respecto, Juan Manuel Elizondo recuerda: Conversamos largamente sobre el proyecto universitario y sobre las ilusiones que nos había forjado con la creación de la Universidad. No obstante, integró un Comité Organizador con gentes que, a pesar de su representatividad social, ignoraban todo lo concerniente a una universidad. Alvarado, Rangel y los otros miembros de nuestro grupo… no fueron invitados a formar parte de este comité. Esto dio origen a las primeras fricciones con el doctor, pues dejó entrever que quedaría integrada por los mismos centros de educación que existían en Monterrey: el Colegio Civil, la Escuela de Medicina, la Escuela Industrial “Álvaro Obregón” y la Femenil “Pablo Livas”. Ni una palabra se dijo, ni por el Comité Organizador ni por don Pedro de Alba, acerca del cambio del sistema de educación.159 La actitud crítica se recrudeció en gran parte de la comunidad estudiantil, ante la falta de propuestas de cambio estructural en el modelo de Universidad propuesto por el referido comité, pues para muchos estudiantes, destaca Elizondo: “lo único que hizo Pedro de Alba fue declarar universitarias a las escuelas que teníamos, les puso un rector, un secretario y ya quedó formada la universidad; es decir, nos dejó exactamente igual”.160 Esto llevó a decir a Rangel Frías que esa universidad “era tan inútil para Monterrey como lo era una flor en la solapa de un saco de vestir: un simple adorno para la ciudad”.161 El 24 de septiembre se declararon abiertos los cursos universitarios, al día siguiente se iniciaron las clases, y antes de finalizar el año, el 20 de diciembre de 1933, se inauguró oficialmente la Universidad de Nuevo León, la cual no correspondía a las expectativas que había señalado el Grupo “Alfonso Reyes” 159 Elizondo, Op. Cit., p. 53. 160 Ibid, p. 104. 161 Ibid., p. 59.


140 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de Rangel Frías, cuya principal demanda consistía en adoptar –de manera paulatina y de acuerdo a las posibilidades locales– el modelo educativo de la UNAM.162

Paraninfo de la Escuela Industrial “Álvaro Obregón”.

En esta primera etapa de la máxima Casa de Estudios, Rangel Frías y su generación tendrán una participación que no rebasó el entusiasmo y las buenas intenciones, ya que no fueron requeridos por lo radical de sus planteamientos. Sin embargo, en menos de una década, el joven Raúl se convertirá en uno de los pilares fundamentales que desde la base de la docencia, la investigación y la difusión cultural, comienza a construir su sueño: una universidad a la altura del potencial industrial y financiero de Monterrey.

En la capital del país impartió cátedra en la Escuela Nacional de Jurisprudencia y en la Extensión Social del Centro para Obreros. Formó parte de la generación literaria denominada Barandal, a la que también pertenecían Octavio Paz, Rafael López, José Alvarado y Salvador Toscano.

162 75 Años…, p. 80.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 141

Octavio Paz, integrante del grupo “Barandal”.

Tras declinar la invitación de Alfonso Reyes para ingresar al Colegio de México, regresó a Monterrey para trabajar en el gobierno del Estado, como responsable del Departamento de Prensa y Publicidad de la Oficialía Mayor. Además fue


142 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

profesor de la Facultad de Derecho, de la Escuela Nocturna de Bachilleres y de la Preparatoria del Instituto Laurens. Una vez que se incorporó al medio universitario, comienza a sobresalir su vocación por la cultura. En 1942 emprendió el lanzamiento de la revista Universidad, publicación que adquiriría prestigio internacional. Un año después fue designado jefe del Departamento de Acción Social Universitaria, cuando la Universidad de Nuevo León (UNL) reabrió sus puertas, con la promulgación de su nueva Ley Orgánica. En el Departamento de Acción Social Universitaria (DASU)

Dr. Enrique C. Livas.

En los inicios de su labor universitaria fue designado por el Rector Enrique C. Livas, Jefe del Departamento de Acción Social Universitaria, desde donde inició


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 143

el gran proyecto de levantar y fortalecer a la Universidad para insertarla en los grandes espacios de la cultura. Departamento que desarrolló sus actividades a través de programas destinados al fomento y difusión editorial, música, teatro universitario, artes plásticas, exposiciones arqueológicas, pictóricas y bibliográficas. Por primera vez, la UNL tendría un ambiente cultural de campus universitario, el sueño de la Generación de 1927, en buna parte, comenzaba a materializarse. Este Departamento fue creado el 13 de septiembre de 1943, bajo su dirección, e inició con dos importantes objetivos: 1) Extensión universitaria y 2) Difusión editorial y bibliográfica.163 Armas y Letras En 1944, aparece el boletín mensual Armas y Letras, publicación emblemática que tuvo proyección nacional e internacional. A este respecto, decía el entonces rector en su informe de actividades: Se ha publicado puntualmente un boletín mensual que con el nombre de Armas y Letras y como órgano del Departamento, lleva a todo el país y a muchas partes del continente noticias sobre las principales labores universitarias y ha tenido una aceptación envidiable por su contenido y presentación.164 En el primer número de dicha publicación se leen las siguientes palabras de su director: Con este número se inicia la publicación de “Armas y Letras”, boletín de la Universidad de Nuevo León que edita el departamento de Acción Social. Por imperiosa e ineludible necesidad, en esta su primera salida tendrá un carácter casi exclusivamente informativo, para transmitir la noticia del nacimiento de la Universidad de Nuevo León.165

163 Pompa del Ángel, Juana Margarita. Reseña Histórica de la difusión cultural en la Universidad Autónoma de Nuevo León. UANL, 2000, p. 47. 164 Livas, Enrique C. Ibid., p. 138. 165 Revista Armas y Letras, número 1, 1944.


144 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Revista emblemática que con el paso del tiempo ha dado cuenta de la evolución cultural local, del país y de otras latitudes del mundo. En sus páginas han escrito los autores más representativos de México y sigue siendo un termómetro del quehacer cultural de México.

Primer ejemplar de Armas y Letras, enero 1944.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 145

Número 10 de Armas y Letras dedicado a Alfonso Reyes.

En la labor editorial destacó la publicación de las siguientes obras: Dos exclusivas del hombre: la mano y el tiempo (1945) de José Gaos. Correspondencia Juárez-Vidaurri (1946), Tomo I (compilación) de Santiago Roel. Ética (1947) de Genaro Salinas Quiroga. De soledades y otros pesares (1948) de Pedro Garfias. La época literarias de Sor Juana Inés de la Cruz (1951) de Jesús Reyes Ruiz. Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León (1944). La Universidad, su Misión y su Marcha (1944) de Enrique C. Livas. Los regiomontanos (1945), discurso pronunciado por Alfonso Reyes en la Feria del del Libro de 1945. Historia del Colegio Civil (1945) de Héctor González y Raúl Rangel Frías. Federico Cantú (1946), catálogo de la obra del pintor. La pintura contemporánea de México (1946). Obras maestras del arte indígena de México (1947). Exposición de Cerámica del antiguo México (1948). Tres exposiciones del Siglo XIX (1949).


146 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Otra labor importante al frente del citado Departamento fue la total reorganización de la Biblioteca de la Universidad. Por principio de cuentas, se le dotó de 600 nuevos volúmenes y se programaron diversas actividades de extensión cultural.166

Colegio Civil, en donde estuvo alojado el DASU.

En el ciclo escolar 1948-1949, el DASU trabajó en tres rubros: producción editorial, artística y difusión cultural. Al concluir 1948, quedaron cumplidos cinco años de la publicación Armas y Letras, que llegó a su edición número 70, pero continuó 166 Pompa del Ángel. Ibid., p. 49.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 147

su aparición en 1949. Sus páginas sirvieron como escaparate para los textos de funcionarios de la máxima Casa de Estudios, así como de intelectuales de la localidad.167 La Escuela de Verano El Departamento también arrancó con un ciclo de conferencias, una campaña en pro de la cultura musical y diversos cursos de pintura. El Lic. Rangel Frías, “al apreciar el entusiasmo con que la comunidad recibía esas manifestaciones culturales, encomienda al profesor Francisco M. Zertuche concretar la idea de organizar una Escuela de Verano, la que durante los meses de julio y agosto ofreciera conferencias sobre Filosofía, Literatura, Historia y otras ramas del arte y la cultura. De esta forma nace el 22 de julio de 1946, la Escuela de Verano de la Universidad de Nuevo León.” 168

Francisco M. Zertuche. 167 Ibid, p. 56. 168 Cárdenas Cavazos, José. La flama de la verdad. Evolución Histórica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, UANL, (1999), p. 35.


148 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Los profesores y conferencistas que participaban cada año procedían en su mayoría de la ciudad de México, principalmente de la Universidad Nacional y El Colegio de México, quienes impartían conferencias sobre filosofía, literatura, historia, ciencias sociales o ciencias exactas, lo que permitió un enriquecimiento cultural de la ciudad y de sus jóvenes estudiantes. Entre la lista de conferencistas, que es muy extensa, destacan: Rafael Ramírez, Daniel Cossío Villegas, Francisco Giner de los Ríos, José Gaos, José L. Gutiérrez, Eduardo Nicol, Luis Recaséns Siches, José Alvarado, José María Gallegos Rocafull, Edmundo O´Gorman, Justino Fernández, Carlos Pellicer, Wenceslao Roces, Mariano Azuela, Wiberto Jiménez Moreno, Salvador Toscano, Agustín Yañez, José Luis Martínez, Emmanuel Carballo, Agustín Millares Carlo, Rafael Heliodoro Valle y muchos más.

Invitación para asistir a las conferencia de Economía.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 149

La Escuela de Verano llevó a cabo sus primeros cursos con una duración de 30 días y la matrícula de 60 alumnos; posteriormente intensificó sus actividades en el período comprendido del 21 de julio al 22 de agosto de 1947 con la impartición de conferencias, exposiciones y promociones culturales. Sobre la Escuela de Verano, el rector en su informe de 1946 comentó al respecto: La Escuela de Verano de la Universidad de Nuevo León fue establecida en este año [1946], y tiene como propósito difundir sus funciones docentes, atrayendo a su seno a los universitarios del país, a los extranjeros, así como al libre concurrente que acuda movido sólo por la necesidad de nuevos conocimientos. Sus actividades se fincan en la divulgación de las Disciplinas que más idóneamente conspiran a dar una idea justa, moderna y accesible de la cultura general en los aspectos histórico, social, literario y artístico, sin descuidar los ordinarios conocimientos de las Asignaturas académicas universitarias.169 Un año después, incrementó sus actividades, con más cursos y conferencias. Los cursos comprendieron las secciones Médica, con tres disciplinas: gastroenterología, cirugía de urgencia y neumotisiología; Técnica, con incidencia en los rubros de: materias primas minerales, ingeniería sanitaria, geología, geometría analítica y cálculo, química orgánica y bacteriología, y Humanidades, con las siguientes materias: historia de la filosofía en México, sociología mexicana, literatura mexicana, literatura cervantina, letras de Nuevo León, español superior, historia de la arquitectura en México, pintura moderna de México e inglés.170 El directorio de esta importante institución universitaria fue el siguiente: 169 Livas, Enrique C. Universidad, núm. 6, Monterrey, 1945-1946, p. 121. 170 Pompa del Ángel. Ibid., p. 55.


150 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Rector: Dr. Enrique C. Livas; Secretario: Prof. Antonio Moreno; Departamento de Acción Social Universitaria: Lic. Raúl Rangel Frías; Instituto de Investigaciones Científicas: Dr. Eduardo Aguirre Pequeño; Sección Editorial: Lic. Eduardo Alvarado Santos; Sección de Artes Plásticas: Prof. Alfonso Reyes Aurreocoechea.171 Escuela de Verano: Prof. Francisco M. Zertuche. Su dirección: calle Washington y Colegio Civil, Tel. 67-50. Monterrey, Nuevo León, México. El 3 de diciembre de 1946, se presentó ante el H. Consejo Universitario el escudo y el lema de la UNL, por el doctor Enrique C. Livas y el arquitecto Joaquín A. Mora. En el concurso convocado por el DASU, los referidos universitarios presentaron su trabajo bajo el sudónimo de “Cástor y Pólux” y el lema propuesto fue “Alere Flammam Veritatis”, cuya traducción significa “Alentando la Flama de la Verdad”.

Instituto de Investigaciones Científicas.

171 Su vida personal y trayectoria cultural ha sido descrita en: Madero Quiroga, Adalberto Arturo. Alfonso Reyes Aurreocoechea. El Hombre, Casa Editorial Regiomonte Reinero, Monterrey, 1992.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 151

Primer emblema de la Universidad de Nuevo León.

En julio de 1946 se presentó la Exposición Nacional de Pintura Contemporánea Mexicana, dentro del marco de la Escuela de Verano, con la colaboración de la Dirección General de Educación Estética de la Secretaría de Educación Pública, en el aula “Juan C. Doria Paz” de la Facultad de Ingeniería de la UNL. En dicha exposición se pudieron admirar obras de José María Velasco, Félix Parra, Saturnino Herrán, Germán Gedovius, Diego Rivera, Ángel Zárraga, Joaquín Clausell, Roberto Montenegro, Francisco Goitia, Juan de M. Pacheco, Julios Castellanos, Luis Arenal, Francisco Dosamantes, Alfredo Zalce, María Izquierdo, Raúl Anguiano, Juan Soriano, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, Juan O’Gorman, José Chávez Morado, Jesús Guerrero Galván, Armando López Carmona, Feliciano Peña, José Clemente Orozco, Federico Cantú.172

172 Ibid.,p. 59


Exposici贸n de pintura: Autorretratos de pintores mexicanos, organizada por la Escuela de Verano en agosto de 1948.

Invitaci贸n para la inauguraci贸n de la exposici贸n.


David Alfaro Siqueiros.

Frida Kahlo.

Federico Cantú.

José Clemente Orozco.


154 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Profr. Alfonso Reyes Aurreocoechea.

Taller de Artes Plásticas La sección de Artes Plásticas fue dirigida por el profesor Alfonso Reyes Aurrecoechea, propuso la creación de un taller, que ya funcionaba de manera limitada desde el año anterior en la Facultad de Arquitectura, a fin de que pasara a depender del DASU. La primera coordinadora fue la pintora Carmen Cortés durante el periodo de 1948 a 1950, iniciando los cursos en los patios del Colegio Civil, contando con una asistencia de 25 alumnos inscritos para después incrementarse a 45 alumnos. Al renunciar a su cargo la maestra Cortés se quedó como coordinador el maestro Jorge Rangel Guerra en 1951, cargo que ocupó sólo un año, pues se fue a estudiar a Europa durante los años de 1952 y 1953. Es nombrado nuevo coordinador el maestro José Guadalupe Ramírez Santos.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 155

Secretario del Banco Popular Además de sus funciones en la Universidad, Rangel Frías era en 1948 secretario del Banco Popular de Edificación y Ahorro S.A., del Estado, en el que estuvo de 1946 a 1952. El director gerente de esta institución bancaria era Manuel L. Barragán, periodista y empresario regiomontano, cuya campaña referimos anteriormente. Directorio del Banco Popular Nombre

Cargo

Empresa

Lic. Carlos Prieto

Presidente

Cía. Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey

D. Mariano Hernández

Vice-Presidente

Vidriera Monterrey

Lic. Raúl Rangel Frías

Secretario

Ing. Evaristo Araiza

Vocal

Banco de México

D. Rodolfo J. García

Vocal

Banco de Monterrey

D. Guillermo Zambrano

Vocal

Focos, S.A.

D. Ignacio Albo Jr.

Vocal

Troqueles y Esmaltes

D. Jesús Ferrara

Vocal

Cigarrera “La Moderna”

D. Salvador Odriozola

Vocal

Fábrica de Ladrillos Industriales

D. Manuel L. Barragán

Vocal

Aseguradora del Norte

Lic. Ángel Santos C.

Vocal

Central Financiera y Fiduciaria de Inversiones

D. Luis González

Comisario

Lic. José Benítez

Comisario suplente

D. Manuel L. Barragán

Director Gerente

D. Abelardo Mireles

Sub-Gerente

D. José G. Dávila

Sub-Gerente

Dicho banco fue establecido el 2 de marzo de 1934 con un capital inicial de $500,000 pesos y sus principales accionistas fueron Carlos Prieto, Mariano Hernández, Jesús Ferrara, Manuel L. Barragán, Evaristo Araiza, (que fue director del Banco de México), Ángel S. de Cervantes y varios más, casi todos accionistas de la Fundidora de Acero de Monterrey.173

173 Flores, Óscar. Monterrey Industrial, 1890-2000. Universidad de Monterrey, Monterrey, 2000, p. 31


Informe de la junta directiva del Banco Popular.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 157

Esta institución bancaria se encargaba de los contratos de capitalización, realización de sorteos mensuales para los socios, pagos de dividendos y préstamos. En sus informes anuales se establecía como “una institución seria, de limpio manejo de los intereses entregados a su cuidado y de una solidez y solvencia a toda prueba.174 En un principio, las instalaciones de este banco estuvieran ubicadas en las calles de Padre Mier y Galeana en el centro de Monterrey. Posteriormente se trasladaría en 1959 a su sede final el Condominio Acero. Rangel Frías ocupó el puesto de secretario desde 1946 y su función dentro de esta institución consistía en citar a juntas y asambleas, establecer acuerdos con los socios y revisar los informes anuales del consejero censor. Durante el tiempo que colaboró en el banco, las inversiones y capitalizaciones subieron de forma considerable, ya que la institución aumentó su cartera de clientes y sus inversiones de la siguiente forma: Año

Ahorros

Préstamos otorgados

Porcentaje aumento de ahorros

1934

$12,438.05 (m/n)

$34,534.11 (m/n)

1938

$50,555.10 (m/n)

$61,658.78 (m/n)

200%

1942

$995,980.55 (m/n)

$102,682.05 (m/n)

900%

1945

$2;526,107.56 (m/n)

$3;525,685.00 (m/n)

130%

1948

$5;567,895.68 (m/n)

$5;524,635.00 (m/n)

120%

1951

$15;317,782.20 (m/n)

15;950,430.55 (m/n)

190%

Esta experiencia mercantil le dio al joven Rangel los contactos políticos y económicos de la élite regiomontana, muy útiles durante su mandato al frente de la Universidad de Nuevo León y del gobierno del estado en años posteriores. Esta era la parte medular del desarrollo profesional del joven Raúl, antes de que se lanzara a su primera aventura política. Al igual que cuando fue estudiante, Rangel Frías era muy dinámico, inquieto y buscaba una oportunidad para in174 Archivo Histórico de Fundidora. Previ, Periódico de los Trabajadores. Informe Anual correspondiente al año de 1945 del Banco Popular de Edificación y Ahorro S.A., Lunes 15 de abril de 1946, No. 25


158 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cursionar en un puesto de elección popular y aprovechó la coyuntura existente por la disputa del poder local, entre Bonifacio Salinas y Arturo B. de la Garza, para colarse como precandidato del primero y férreo opositor del segundo.

Construcción del Condominio Acero donde se alojaría el Banco Popular.


7

Buscando aspirante para Monterrey


E

n julio de 1948, comenzaron a moverse las fichas del tablero político rumbo a las elecciones municipales de diciembre. Hacia el interior del partido gobernante, se integraron algunos comités para postular a sus mejores “gallos”, con miras a una convención abierta, democrática y con amplia participación de “las bases”. El 21 de julio de 1948, el PRI publicó la Convocatoria a Elecciones Internas para designar los Ayuntamientos en el Estado de Nuevo León, bienio 19491951. Incluía un nuevo método de selección, en donde los miembros podrían elegir directamente a sus candidatos. Esta nueva forma fue propuesta por el jefe del Ejecutivo estatal para tratar de ocultar la mala imagen pública, tratando de dar una cara fresca y renovada a la militancia y a la comunidad. La elección de candidatos se haría por el voto individual de los miembros del Partido, en las casillas que deberían instalarse el 3 de octubre de ese año. Además, a cada miembro inscrito se le expediría una credencial de elector. La inscripción de electores se cerraría el 18 de septiembre, y el día 20, se publicarían los padrones en lugares visibles. A más tardar, el día 25 de septiembre, el Comité Ejecutivo Regional, por conducto de los Comités Municipales, publicaría avisos sobre la jurisdicción que comprendería cada una de las casillas, así como el lugar preciso donde deberían quedar instaladas. El registro de precandidaturas se haría ante el Comité Municipal. Los precandidatos deberían tener una antigüedad de seis meses en el Partido, estar registrados ante el Comité Municipal de la jurisdicción de que se tratara, y haber vivido permanentemente en el Municipio, por lo menos seis meses antes de la solicitud de registro. El término hábil para el registro de precandidaturas quedaría comprendido desde la fecha de la publicación de la Convocatoria, hasta las 24 horas del 25 de septiembre.


162 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En este contexto, el Gral. Bonifacio Salinas aprovechó los desaciertos políticos de la administración de De la Garza, para filtrar a Raúl Rangel Frías, un precandidato joven, de raíces universitarias y con ideas democratizadoras, que competiría de forma abierta al candidato que decidiera impulsar el gobernador. Ese mismo día, un columnista publicó que al interior del PRI existían dos precandidaturas para la alcaldía de Monterrey. Una era la respaldada por el ex Gobernador del Estado Gral. Bonifacio Salinas Leal, teniendo como precandidato al Lic. Raúl Rangel Frías, y la otra, por el Lic. Arturo B. de la Garza, apoyando al Lic. Jesús García González (secretario de Ayuntamiento, se convertiría en el Jefe de Campaña de Santos Cantú Salinas). Se destacaba que hasta ese momento, García González contaba con el respaldo de un gran número de simpatizantes, como los grupos cooperativistas y minero metalúrgicos. Sobre su trayectoria se dijo que era “revolucionaria fuera de duda” y muy conocido en los círculos sociales de la ciudad.175 Rangel Frías en precampaña En los altos del Teatro Lírico, calzada Madero esquina con Juárez, se instalaría desde mediados de julio el Comité de Campaña del Lic. Rangel Frías. Sus simpatizantes aseguraban en esos momentos que “era un conocido profesionista de esta ciudad, que había aceptado la invitación que le hicieran diversos amigos de distintos sectores de la ciudad, para tomar participación directa en la contienda municipal.”176 Era considerado en ese momento por el historiador Santiago Roel Melo,177 como el mejor elemento para la contienda de la presidencia municipal de Mon175 El Norte, 21 de julio de 1948, p. 2. 176 Ibidem. 177 Abogado e historiador que nació en Monterrey el 24 de noviembre de 1885, siendo hijo de Secundino Roel y de María Melo. Realizó sus estudios primarios en la escuela del Profr. Adolfo Viand y después en la del profr. Ruperto Rocha. En 1903 interrumpió sus estudios debido a los sucesos políticos en los que, una manifestación fue reprimida brutalmente por las fuerzas del gobierno estatal, llegando a intervenir en ellos junto con Antonio de la Paz Guerra y Galdino P. Quintnilla. Fue fundador, junto con De la Paz Guerra, de la revista Renacimiento en 1904, y desde esa fecha hasta 1910, publicó sus primeros trabajos históricos y literarios. Además, escribió para el semanario estudiantil Redención, en 1903. Fue regidor del Ayuntamiento de Monterrey en 1912, y después diputado suplente al Congreso Constituyente Local en 1917, Síndico primero en el Cabildo Municipal de 1916 a 1917. Murió el 19 de enero de 1957 a los 71 años.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 163

terrey y era reconocido como el candidato fuerte del ex gobernador Bonifacio Salinas.178 Unos días después de su “destape”, ya se nombraba a Rangel Frías como el más asiduo y preparado hombre para encumbrarse en la alcaldía regiomontana. Un vocero del sindicato ferrocarrilero así lo manifestó: Entre los círculos ferrocarrileros de la localidad priva grande entusiasmo por llevar a la presidencia municipal de los próximos comicios al Licenciado Raúl Rangel Frías, según informó ayer el señor Fidel González Ayudante del Superintendente de Talleres de la División Monterrey, asegurando que es el candidato más viable por lo que se ha decidido darle todo el respaldo necesario apoyado por el bloque ferrocarrilero que pugnará por sacarlo adelante.179 El 4 de agosto, un considerable número de militantes priistas que simpatizaban con Rangel Frías, habían impugnado la convocatoria emitida por el Comité Regional en virtud “de que adolece de graves violaciones a los Estatutos vigentes en la parte relativa al tiempo en que debe publicarse la Convocatoria de las elecciones internas para la renovación de Ayuntamientos.” Los estatutos del PRI establecían que dicha Convocatoria debía publicarse con seis meses de anticipación a la celebración de las elecciones oficiales, precepto legal que fue violado flagrantemente por los integrantes del Comité Regional, ya que no fue sino hasta el día 21 de de julio cuando se publicó, cuando debió haberse emitido desde el día 5 del mes anterior. Se dijo que en virtud de las violaciones que se hicieron a los Estatutos, ya se había presentado una protesta ante el Comité Ejecutivo Nacional de dicho organismo político, solicitando que se nulificara dicha convocatoria y que se emitiera otra nueva. Finalmente, el Comité Central Directivo Pro-Rangel Frías, solicitó del Ejecutivo del PRI, que de conformidad con el régimen legal de ese Instituto, se san178 El Norte, 4 de julio de 1948, p. 16. 179 El Norte, 5 de julio de 1948, p. 9.


164 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cionara la negligencia del Comité Regional con la destitución inmediata de sus miembros.180 La precampaña en acción La popularidad de Rangel Frías iba a la alza y sus seguidores contagiaban con la idea de que un joven intelectual, ligado a la Universidad de Nuevo León, se convirtiera en el próximo alcalde de la capital nuevoleonesa. El 14 de agosto, por medio de un desplegado “Principales Conceptos”, manifestó su ideal de servir a Monterrey como universitario y ciudadano, no como político: Estoy aquí en cumplimiento de un deber ineludible, como universitario y como ciudadano. Un capítulo más de la historia política de Monterrey está por escribirse y he sido llamado a participar en esta lucha cívica como precandidato a la presidencia municipal y he aceptado la invitación que se me hiciere porque considero, en atención al deber imperioso que cada ciudadano tiene frente a la vida social en que se desarrolla, que hay que dar respuestas a las cuestiones inherentes a la vida pública de México. No soy un político profesional, respondo al llamado de diversos grupos de ciudadanos interesados en el mejoramiento de la vida política del Estado. En estas circunstancias cumplo simplemente con la obligación de universitario y de ciudadano de ponerme el servicio de mi ciudad. Solamente me mueve una aspiración: ser una voz que exprese la conciencia pública de Monterrey y el instrumento de que se valga esa conciencia ciudadana para construir su destino, atendiendo a todos los sectores sociales que integran ésta querida ciudad de Monterrey.181

180 El Porvenir, 5 de agosto de 1948, p. 2. 181 El Norte, 14 de agosto de 1948, p. 6.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 165

Rangel Frías durante el mitin de arranque de precampaña.

Consideraba que su futura administración municipal sería la respuesta a la configuración de la realidad social del regiomontano, y que su ideario se resumía en un lema “Por la grandeza de Monterrey y al servicio de todos sus habitantes”: De una vez por todas quiero declarar que lucharemos dentro del Partido Revolucionario Institucional, ya que esté, por su parte, ha asegurado por voz de sus dirigentes que pondrá en práctica los procedimientos más democráticos y de mayor garantía para que resulte electo una persona con la cual se ganen las elecciones municipales, no solamente desde el punto de vista jurídico sino que también se logre conquistar la confianza y el apoyo de todos los grupos sociales. Pugnaremos porque se haga efectivo ese compromiso que se ha contraído solemnemente con el pueblo.


166 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Pues nadie debe tener el monopolio de la política en Monterrey. Afortunadamente la verdadera política a la que la ciudad y el Estado le deben su prosperidad, es la que se hace con el trabajo de sus gentes y en el lugar de las familias regiomontanas.182

Apoyando al presidente de la República A mediados de agosto, el Comité Directivo Pro-Rangel Frías organizó un mitin para respaldar la política económica del Presidente de la República, Lic. Miguel Alemán, en el cruce de la Calzada Madero y Avenida Juárez. Como precandidato a la alcaldía de Monterrey, haría uso de la palabra para referirse a la problemática económica del país. También participarían representantes obreros, profesionales, estudiantes universitarios y algunos pequeños comerciantes que simpatizaban con su precandidatura: …al mismo tiempo que aprueban la necesidad de que el pueblo de México otorgue un voto de adhesión al Primer Mandatario de la República en los momentos en que se reclama la unidad nacional como medida efectiva para ayudar a la solución de todos los problemas que sufre el país.183 A nombre de los profesionistas hicieron uso de la palabra el Lic. Enrique González Montemayor y el Dr. José Luis Lozano, mientras por los estudiantes dieron su discurso Américo Delgado de la Peña y José Treviño Paz. El mitin principió a las diez de la mañana y duro dos horas. Unos días después, el comité rangelista realizó otra concentración masiva en defensa del gobierno “democrático” del Presidente de la República, afuera de su oficina de campaña. En su discurso, el precandidato respaldo la política del mandatario federal, reiteró su ideario político y señaló algunos conceptos para gobernar Monterrey: 182 Ibidem. 183 El Porvenir, 23 de agosto de 1948, p.7.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 167

Hemos interrumpido un movimiento de legítimos propósitos políticos locales, para atender a la situación que atraviesa la República. En este momento nuestra bandera se inclina y da paso a otra, mil veces más grande y sublime la Bandera de México. Callan en esta ocasión las voces del oportunismo político. Callan también las voces cómplices que organizan kermeses para silenciar nuestra voz. Por nuestra parte hemos de seguir leales a la palabra de origen que nos dio el pueblo para interpretar con ella, en los momentos difíciles, los problemas que el mismo pueblo siente en lo más vivo de sus entrañas. La República, grande y prodigiosa de nombre, ve cruzar por los cielos la sombra amenazante de esa inminente depresión económica. Empero, no está allí exclusivamente localizado el peligro que conmueve a las gentes de México, sino que en el seno de esos nubarrones de tormenta se esconden y disimulan funestas pretensiones de orden político, que apuntan al corazón de un pueblo que se mantiene en pie en defensa de los derechos de la Patria. Una avalancha de rumores, un tumulto de voces e inmenso tropel de gentes en temerosa huida ponen al descubierto del pueblo de México, quienes son verdaderamente los suyos y a quienes debe reconocer como sus enemigos. Tras de todo ello su delito: la intención de aislar al Presidente de la República de las masas populares, entregar las fuerzas morales y políticas que llevaron al poder al licenciado Miguel Alemán a la más completa desorientación. Y en la turbia marejada de intereses y de pasiones inconfesables, utilizar la confusión para imponer un nuevo estado político a la Nación.


168 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Con mal disimulado regocijo piensan algunos que se aproxima un momento similar al que se provocó en 1913 con el asesinato del Presidente Madero. Nosotros afirmamos que no ha de repetirse, para bien de México, un golpe de Estado. Nada ni nadie, así sea la aflictiva situación económica, podrá apartar al pueblo de México de su adhesión política al régimen del Presidente Alemán; nada ni nadie podrá hacerlo caer de la misma voluntad del pueblo que lo llevó al poder. Sin disminuir la gravedad de una situación económica que se manifiesta en la devaluación de la moneda, puede decirse que el origen, las consecuencias y el orden de las soluciones, pertenecen por entero a factores de carácter político. Son en primer lugar las fuerzas resultantes de la última Guerra Mundial, que ahora empujan al aislamiento económico y social a todos los pueblos del mundo. La ausencia de un comercio internacional que distribuya adecuadamente la producción de cada nación ha impuesto en todas partes la devaluación monetaria, que no es sino el reconocimiento del desorden y de la confusión que priva en la posguerra. Pero, al margen de esta fuerza de orden internacional, juegan también factores internos, interesados igualmente en evitar una posible recuperación. Estos factores internos se ligan a fuerzas políticas y económicas. Sabemos que hay intereses muy activos que pretenden regresar a la explotación del subsuelo mexicano; trásfugas de la Patria que depositan su capital en el extranjero; y que hay también quienes realizan ganancias extraordinarias al margen de las situaciones deplorables de nuestra gente y con menoscabo de las más elementales normas éticas del comercio. Pero es un hecho que las fuerzas económicas y sociales de México están intactas a pesar de la devaluación monetaria. Nuestra agricultura prosigue su ritmo de recuperación y nuestra industria, a


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 169

pesar de las arriesgadas condiciones en que se mueve, afirma cada día el progreso económico del país. Por otra parte, los campesinos y los obreros, los empleados, técnicos y profesionales, todas las fuerzas del país, tienen fe en el destino de México y cada día afianzan su esperanza con el firme tesón de sus esfuerzos. En tales condiciones, no hay motivo para desesperar, para temer al futuro, o para dejarse arrastrar por una ola política transitoria. Recordemos que la mejor riqueza de un pueblo está depositada en sus hombres y que éstos, hoy como ayer, llevaron a la Presidencia de la República al licenciado Alemán, están dispuestos a proseguir su marcha histórica, sin titubeos ni desmayos, porque no es un hombre el que conduce sus destinos, sino la propia bandera de México que es el símbolo más perfecto y más puro de nuestra nacionalidad. Banda tricolor, cruza el pecho de nuestro Presidente, como la representación de lo que es la tierra y el pueblo de México. Estar con él es ser fieles a la Bandera y a la Patria. ¡Viva el Presidente! ¡Viva México!184 En los pasillos políticos se comentó que el Presidente de la República había dirigido un telegrama al Comité Directivo Pro-Rangel Frías, en el que le expresaba su agradecimiento “por el interés que ha puesto en la necesidad de orientar al pueblo de Monterrey, sobre los problemas de orden nacional.”185 Se recuerda que el referido comité ya había enviado un mensaje al mandatario nacional “diciendo del acuerdo tomado por la asamblea constituida el domingo próximo pasado, por trabajadores, profesionales, empleados, pequeños comerciantes, pequeños industriales y estudiantes universitarios, en el sentido de otorgar un voto de adhesión al licenciado Miguel Alemán respecto a su actual política nacional.”186 184 El Norte, 23 de agosto de 1948, p. 6. El subrayado es nuestro. 185 El Norte, 22 de agosto de 1948, p. 2. 186 Ibidem.


Telegrama enviado por los rangelistas al Lic. Miguel Alemรกn anunciado un mitin para respaldar su gobierno.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 171

Los diarios locales subrayaron que el mitin había despertado mucho interés en la ciudad. Con respecto al PRI, se dijo que muchos militantes no habían visto con simpatía este acto popular, aclarándose que si bien “no ha habido ninguna manifestación de sabotaje, en cambio si algunos políticos profesionales dolosamente han estado tratando de minar el ánimo de las gentes diciendo que el pueblo no necesita de orientaciones que provengan de otra parte que no sea precisamente de la voluntad imperante en este Estado, que al fin de cuentas, está organizado perfectamente y que lo demás sale sobrando. Los observadores políticos de esta especie, se abstuvieron de manifestar cuál es esa voluntad patente, diciendo que no venía ni al caso mencionar.”187 También se comentó la importancia del mitin, al que se consideró como una jornada cívica de extraordinaria trascendencia: El extraordinario significado que alcanzó el mitin popular efectuado ayer en la noche, en el cruzamiento de la calzada Madero y Juárez, radica en primer término en la espontaneidad de una inmensa masa de trabajadores, de personas pertenecientes a todas las clases sociales de Monterrey, que ocurrieron sin presión oficial de ninguna especie, llevada solamente por el interés de acudir a un acto cívico en el que se respaldó a la política del gobierno del licenciado Miguel Alemán. Después significó por la vigorosa acogida que recibieron las palabras de los oradores entre los que se contaron a Manuel Montemayor ferrocarrilero; Ramiro Martínez del Seguro Social; Rodolfo Gaytán188 elemento cetemista y senador suplente por el estado de Nuevo León; José Treviño Faz estudiante universitario; Doctor José Luis Lozano portavoz del grupo de profesionistas que sostienen la precandidatura de licenciado Raúl Rangel Frías a la presidencia municipal de Monterrey y finalmente al licenciado Raúl Rangel Frías.189 187 Ibidem. 188 Fue diputado federal por Nuevo León (1943-1946), senador suplente (1946-1952) y líder de la FTNL en el estado de Nuevo León de 1957 a 1971. Fue asesinado en Monterrey, en sus oficinas de las calles de Guerrero y Marco Polo , el 29 de mayo de 1971, por presuntamente apoyar el movimiento estudiantil en 1968. Su sucesor al frente de la central obrera sería el Lic. Raúl Caballero Escamilla. 189 El Norte, 23 de agosto de 1948, p. 2.


172 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La corriente a favor de Rangel Frías fue encabezada por el Dr. José Luis Lozano , quien años más tarde (1954) sería electo presidente municipal de Monterrey. Lozano a nombre de “los rangelistas”, publicó el 16 de agosto el telegrama enviado al presidente Miguel Alemán Valdés, en donde afirmaba que en magna asamblea general “por aclamación”, le enviaban su voto de adhesión, simpatía y respaldo en las acciones que el Jefe del Ejecutivo Federal realizaba en beneficio de la sociedad mexicana.191 190

A estas reuniones asistieron “nutridas representaciones de trabajadores ferrocarrileros, minero-metalúrgicos, profesionistas, estudiantes, cetemistas, etc., habiendo hablado a nombre de este núcleo de empleados el señor Ramiro Martínez, quien hizo saber a los ahí presentes el decidido y entusiasta apoyo para su candidato Rangel Frías.”192 Es importante señalar que la Federación de Trabajadores de Nuevo León (FTNL) apoyó al principio las reuniones de Rangel Frías, sin embargo, con el pasar de los días, y recibir “nuevas instrucciones” se cargaría a favor del precandidato oficial que impuso el gobierno del Estado y la dirigencia del PRI.

Los sub-comités rangelistas Para fortalecer su actividad electoral en las colonias de la ciudad, el 21 de agosto se informó la constitución de un subcomité de precampaña en la colonia Nuevo Repueblo, acto al cual acudieron más de 500 personas, en el cual hicieron uso de la palabra representantes de las secciones mineras, ferrocarrileros, profesionales, estudiantes universitarios y algunos comerciantes y pequeños industriales, así como el propio precandidato. La presidencia del referido subcomité quedó a cargo de Romelio Salas.

190 Médico y político regiomontano nacido el 26 de octubre de 1911. Se graduó de la Escuela de Medicina de Nuevo León en 1934. Fue presidente del Patronato pro-edificio de la Facultad de Medicina de la UNL en 1947. Sería alcalde de Monterrey entre 1955 y 1957. 191 El Norte, 16 de agosto de 1948, p. 6. 192 El Porvenir, 17 de agosto de 1948, p. 6.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 173

El segundo subcomité se instaló al día siguiente, en la calle Hilario Martínez, en esa misma colonia, con el propósito de que los cientos de sus simpatizantes contaran con los centros de dirección política necesarios, acotaros sus organizadores.193 Estaba organizado por Carlos López, funcionaba en la Garita Sur de la colonia Nuevo Repueblo, bajo su dirección y la de sus colaboradores: Jesús Cavazos y Francisco Montemayor. Se destaca que la asistencia fue copiosa, privando el entusiasmo.194

Durante la instalación de un sub-comité.

A finales de agosto se integraron otros sub-comités políticos. El tercero en la colonia Terminal, en las calles de Palma y Clavel, bajo la dirección de Ramiro Ramírez, y como presidente Juan Cortez.195 Se agrega que durante su instalación, hubo oradores elocuentes ante una nutrida concurrencia. Entre ellos: 193 El Norte, 22 de agosto de 1948, p. 2. 194 Ibidem. 195 El Norte, 28 de agosto de 1948, p. 8.


174 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

el Lic. Jesús de León, joven profesionista, hizo uso de la palabra en nombre del grupo de abogados regiomontanos; el ferrocarrilero Raúl Treviño y la Sra. María B. de Camacho, en nombre del grupo femenil de la colonia Nuevo Repueblo.196 En la colonia Terminal, se instaló otro sub-comité, acto en el que fungieron como oradores: Onésimo Villarreal en representación de los ferrocarrileros; el Dr. José Luis Lozano, en representación del Sector Popular; José Treviño Faz, representante de los grupos universitarios; el Dr. Jesús Leal Villarreal a nombre de los profesionales, y finalmente se dejó oír la voz del precandidato, quien expresó en términos claros y precisos “el gran significado que tiene para las colonias de Monterrey, la intervención de sus habitantes en las próximas lides políticas, como una manera práctica, efectiva y justa, encaminada a la resolución de sus problemas vitales a través de personas que en el momento preciso y mediante la voluntad del pueblo sea llamada a conocerlos.”197 El 30 de agosto se inauguró otro en la colonia Caracol. A este evento asistió la mayor parte de los vecinos, para dar su respaldo al joven precandidato, al que consideraron una nueva corriente del PRI y que obedecía “a la real voluntad del pueblo, fincada en un auténtico espíritu democrático”, dijo uno de los oradores.198 El Lic. Jesús de León, manifestó la necesidad de que todos los habitantes de Monterrey se percataran del hecho innegable de estar frente a una situación política en la que no había más que dos caminos que elegir: “acabar con la imposición política que viene afectando a Nuevo León desde hace muchos años o reforzarlo en las próximas elecciones municipales. (…) la imposición política se combate en todo Monterrey, e igualmente dentro del PRI, a través del precandidato.” La reunión concluyó a las 23 horas, con un discurso del precandidato priista, quien personalmente presidió los trabajos esa noche.199 196 197 198 199

Ibidem. Ibidem. El Norte, 31 de agosto de 1948, p. 8. Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 175

El 2 de septiembre los sub-comités de apoyo a Rangel Frías seguían en marcha, como nunca había ocurrido con otro precandidato priista, cada día se instalaban y fortalecían más dichos espacios en las colonias obreras y de clase media. En un matutino se narró lo sucedido en la colonia Estrella: La inmensa mayoría de los profesionales de la localidad han brindado un voto de adhesión al licenciado Raúl Rangel Frías precandidato a la presidencia municipal de Monterrey, simpatías que harán del conocimiento público a fin de demostrar a la ciudad que los profesionistas al margen de la burocracia, suman su criterio político y moral en pro del universitario Rangel Frías. La totalidad de los vecinos de la colonia Estrella de esta ciudad estuvieron en el Comité Directivo Pro-Rangel Frías con objeto de patentizar sus simpatías hacia el universitario y precandidato a la presidencia municipal de Monterrey y solicitar la instalación de un sub-comité político en aquel lugar, ya que la población tiene interés en hacer una labor efectiva de ordenación a la vez que de presencia al candidato.200 Sin embargo, será en el mes de septiembre cuando comienza a apagarse la flama de popularidad y arraigo que en pocas semanas había encendido el joven Rangel Frías entre los priistas y la ciudadanía. Arturo B. de la Garza de puño y porrazo filtra entre los medios su favorito para ocupar la alcaldía regia, y solamente será cuestión de días saber sí el inquieto universitario persistiría en su lucha por alcanzar la candidatura o se doblegue ante la imposición de quien tenía las riendas del partido.

200 El Norte, 2 de septiembre de 1948, p. 7.


Los contrastes de una precampaña

Raúl Rangel Frías en un mitin apoyando la política económica de Miguel Alemán, rodeado de gente humilde, a la intemperie y en plena avenida Madero.

Santos Cantú, en un banquete organizado por sus partidarios, vestidos elegantemente, degustando alimentos acompañados con famosa cerveza.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 177

8

Santos Cantú Salinas: el candidato del gobernador


L

a noche del 9 de agosto se llevó a cabo la integración del Comité Político del PRI que apoyaría la precandidatura del diputado federal Santos Cantú Salinas. La junta se efectuó en un local ubicado en el cruzamiento de la avenida Madero con la calle de Villagrán, “resultando insuficiente para contener el gran contingente de amigos y simpatizadores del licenciado Cantú Salinas que están dispuestos a luchar en los próximos comicios para llevarlo a la Alcaldía de Monterrey.”201 La comisión organizadora inició los trabajos, “discutiéndose ampliamente la situación, llegándose al acuerdo de designar al Lic. Jesús García González, actual Secretario del Ayuntamiento, como presidente del Comité y Jefe de la campaña pro-Santos Cantú Salinas, a fin de unificar los elementos que militan dentro de las filas del PRI, evitándose cualquier división que pudiera perjudicarlo.”202

Tal acuerdo fue acogido con aplausos y aclamaciones, nombrándose una comisión para que comunicará tanto al Lic. García González, como al Lic. Cantú Salinas, los acuerdos tomados por la comisión, invitándolos para que asistieran a la sesión. Y una vez localizados ambos profesionales, “se presentaron en las oficinas del comité, siendo recibidos con atronadoras salvas de aplausos. Ambos hablaron brevemente, aceptando y agradeciendo las designaciones hechas en su favor.” La junta terminó después de las 11 de la noche. 203 Es importante subrayar Santos Cantú Salinas, todavía diputado federal, arrancó su precampaña de manera gris, con poco arraigo popular a pesar del respaldo oficial y la mayor parte de sus eventos fueron opacados por el arrastre que impuso Rangel Frías en todos los mítines que abanderó, quien era visto como un joven rebelde, que cuestionó con acciones concretas la cerrazón política de su partido. El 16 de agosto, los dirigentes del Club Político Ferrocarrilero de la Sección 19 local, informaron que un nutrido grupo de sus afiliados se habían entrevistado 201 El Porvenir, 10 de agosto de 1948, p.2. Días antes de esta designación se había dicho que el ungido sería el Lic. Jesús García González, incluso hasta se valoró su perfil públicamente. 202 Ibidem. 203 Ibidem.


180 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

un día antes con el Lic. Santos Cantú Salinas, para “protestarle su adhesión y darle a conocer los acuerdos tomados para los trabajos que habrán de desarrollar los ferrocarrileros en pro de esa candidatura.”204

Santos Cantú Salinas. 204 El Porvenir, 16 de agosto de 1948, p. 14.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 181

Finalmente, dijeron que Cantú Salinas se había sentido complacido de contar con las simpatías que los rieleros fueron a patentizarle, y agradeció su disposición para llevarlo a la Presidencia Municipal. Sobre su candidatura comentó: Reconocemos y respetamos el derecho de los demás que, como nosotros, aspiran a intervenir en la dirección de los destinos de la Ciudad. Confiadamente esperamos el momento en que el pueblo exteriorice su voluntad a través del voto para saber a quién corresponde esa dirección y obligación de servicios. Procuramos elevar nuestro pensamiento y nuestra acción a planos superiores, sin descender jamás a los bajos fondos de la política, que es hervidero de pasiones, donde los ánimos se exaltan, el pensamiento se ofusca y la ponderación se pierde, porque entonces lo único que conseguiríamos sería poner de manifiesto nuestra incapacidad para regir los destinos de una Ciudad tan importante y tan culta como lo es Monterrey.205 Su imagen pública fue impuesta a los medios de comunicación, poco a poco, desde mediados de agosto, de tal manera que para inicios de septiembre quedaba claro que él era el designado del gobernador, sobre el cual habrían de cargarse todas las fichas del tablero político. En un desplegado partidista, publicado el 26 de agosto, se destaca lo siguiente: Esta precandidatura, símbolo de unidad y de trabajo y que constituye una garantía de tranquilidad y de confianza para todos los hogares regiomontanos, surge hoy a la lucha cívica como resultado de un acuerdo tomado por todas las organizaciones revolucionarias que agrupan en su seno la totalidad de los miembros del Partido Revolucionario Institucional, como son las siguientes: 205 Ibidem.


182 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Federación de Organizaciones Populares (CNOP), Federación de Trabajadores de Nuevo León (CTM), Secciones 54, 66 y 67 de Mineros Metalúrgicos, Federación Única de Trabajadores de Nuevo León (CUT), Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos de Campesinos de Nuevo León (CNC), Federación de Obreros y Campesinos Mexicanos (COCM), Federación Proletaria de Nuevo León (CPN), Federación Autónoma del Trabajo, Comité Coordinador de Sindicatos Federales (FTSF), Liga de Federaciones y Sociedades Cooperativas (INC), Federación de Comités del Pueblo, Frente Único de Camioneros del Norte, Frente de Abogados de Nuevo León, Sección 26 del STIC, Sección 43 de Maestros del Estado, Frente Popular de la Colonia Independencia, Centro de Ingenieros Postulantes de Monterrey, Unión de Comerciantes y Pequeños Industriales de Monterrey, Bloque Revolucionario de Médicos, Unión Juvenil Universitaria, Sección 23 de Maestros Federales, Unión de Comerciantes de Mercados y Similares, Sindicato de Trabajadores de Caminos, Unión de Burócratas Municipales, Bloque Único de Ferrocarrileros de Orientación Política, Bloque de Médicos Revolucionarios, Sindicato de Médicos y Cirujanos de Nuevo León, Unión de Burócratas del Estado, Veteranos de la Revolución, Asociación de Propietarios de Cantinas, Sinfonolas, Restaurantes y Similares del Norte, Unión de Empleados de Hoteles, Cantinas, Restaurantes y Similares, y Frente Social Monterrey.206

Su relación mediática con los diversos grupos de profesionistas de la localidad fue usada como propaganda para restarle valor a los seguidores de Rangel Frías, y “mostrar” a la ciudadanía que el diputado Santos también era un un hombre culto. Por ejemplo, en una nota que refiere una reunión partidista, se deja entrever que los médicos y los profesionistas respaldaban su precandidatura: 206 El Porvenir, 26 de agosto de 1948, p. 14.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 183

Un numeroso grupo de abogados e intelectuales connotados de Monterrey ofreció en el café Los Arcos un significativo agasajo de simpatía y adhesión al señor licenciado Santos Cantú Salinas, precandidato a la Presidencia Municipal dentro del Partido Revolucionario Institucional, potenciándole un absoluto apoyo y ofreciéndole luchar por su triunfo en beneficio del pueblo regiomontano. En un banquete organizado ayer al mediodía por un nutrido grupo de Médicos y Estudiantes de esta ciudad, se hizo patente la simpatía de que goza el señor licenciado Santos Cantú Salinas, precandidato dentro del PRI, entre profesionistas y universitarios. Un núcleo mayor de ciento cincuenta profesionistas y más de una centena de estudiantes aclamo efusivamente al precandidato, ofreciendo llevarlo al triunfo en las próximas elecciones internas del PRI y en los comicios electorales de diciembre.207

El respaldo al candidato oficial Aunque la precampaña de Rangel Frías había prendido, como pocas, durante julio y agosto, en septiembre su presencia mediática fue decreciendo para cederle más espacio al Lic. Santos Cantú Salinas.208 En estas fechas surgió el rumor de que la elección interna del PRI, programada para el 3 de octubre, en donde se elegirían los candidatos a puestos en la renovación de ayuntamientos en el Estado, se efectuaría por medio del plebiscito libre, es decir, abriendo la votación a todo público, con el fin de combatir el cacicazgo local y ganarle tiempo a la oposición. Un columnista de El Norte, lo expresó de la siguiente manera: 207 El Porvenir, 28 de agosto de 1948, p. 9. 208 Originario de Monterrey. En el antiguo Colegio Civil cursó sus estudios de preparatoria para graduarse después en la Escuela de Jurisprudencia, de esta misma ciudad en 1933. Su participación política fue corta, ya que sólo durante l1940 a 1945 fungió como Presidente del Comité Regional del PRM, después fue electo Diputado Federal para el periodo de 1946 a 1949 por el 3º Distrito de Nuevo León al Congreso de la Unión.


184 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga El Partido Revolucionario Institucional en el estado de Nuevo León, está actualmente situado en difícil trance político dada la circunstancia de que el procedimiento electoral a seguir en la contienda interna que se fija para el día 3 de octubre, adolece de graves y contradictorios vicios. En primer término atentan contra la pregonadas promesas hechas por el general Sánchez Taboada, presidente Nacional del PRI, en el sentido de que dicho partido político se sujetaría de las elecciones internas a los cánones democráticos respetando la voluntad ciudadana de todos sus miembros, cosa que irremisiblemente dejará de por el cual se está cumplirse ya que la convocatoria lanzada por el PRI para las elecciones municipales en el estado de Nuevo León fue dada a conocer mes y medio después de la fecha legal, motivo violando el derecho sustancial que tienen los elementos afiliados al PRI de participar en la contienda electoral próximo en igualdad de circunstancias frente a los grupos contendientes. Los portavoces de estas cuestiones de orden político, algunos de ellos procedentes de la capital de la República, y por lo mismo sin intereses en la política municipal del Estado, agregaron en segundo término que es muy posible que se verifique el procedimiento electoral dentro del PRI a fin de evitar agitaciones, ahora que todo el pueblo de México piensa en el orden y el respeto a las libertades ciudadanas como una manera de atender a los graves problemas nacionales.209

La nota insistía en que el plebiscito libre era una forma contundente de destruir las prácticas antidemocráticas, realizadas por la máquina burocrática que se aprovechaba de la premura del tiempo, que evitaba la revisión de los padrones electorales y que los grupos contendientes se cerciorarán inclusive, del lugar dónde quedaban instaladas las casillas electorales y de la idoneidad de las personas encargadas de su funcionamiento.210 209 El Norte, 11 de septiembre de 1948, p. 8. 210 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 185

Todo esto hacía suponer que en el Estado la política priista tomaría la ruta de brindar garantías democráticas en los comicios municipales, en virtud de las inmorales prácticas electorales que el cacicazgo nuevoleonés venía practicando desde tiempo atrás. Sin embargo, esto quedaría en el plano de las buenas intenciones, y a las elecciones de 1948 les deparaba el mismo destino que a las anteriores: imposición, desaseo y fraude electorales. La estrategia “rangelista” de considerar que el sistema priista podía dar cabida a la participación política de sus bases y a sus mejores hombres, debió generarle un caudal de presiones al joven universitario, por parte de los altos mandos del PRI, de tal manera que para mediados de septiembre, su precampaña se apaga por completo cuando se anuncia su retiro de la contienda interna (véase Anexo 2, en donde sus adherentes manifiestan las causas por las que Rangel Frías renunció a su precampaña), para dejarle el camino libre a Santos Cantú.

El fin del sueño rangelista El 20 de septiembre, Raúl Rangel Frías concedió una entrevista exclusiva a El Norte, en donde públicamente manifestó que renunciaba a seguir participando en la precandidatura por Monterrey. El firmante de la nota, el periodista Luis de Urdiñola, aseguró que un desilusionado Rangel Frías decidió dejar el proceso por la resistencia de la dirigencia a democratizar el proceso: El proceso electoral del PRI suficientemente atrofiado para no producir credenciales que autoricen a sus miembros, hombres y mujeres, a votar en la elección interna, un deseo de renovación de métodos, hombres y credos que tiene mucho de juventud rebelde, y por último la convicción de que en el futuro las plataformas políticas serán productos coherentes de los partidos y no banderas que giran alrededor de un hombre, llevaron a Lic. Raúl Rangel Frías precandidato a la presidencia municipal de Monterrey a retirarse de la liza política.


186 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga La abstención de prestar el noviciado de su personalidad política a las próximas elecciones municipales, no implica según el licenciado Raúl Rangel Frías que los principios que animaron a diversos grupos dentro del PRI a unirse en su rededor, a no continuar luchando por una suma de ideas que dentro del mismo partido pueden determinar el principio de una renovación que apunta incontenible.211

Para explicar las diferencias que tuvo con el proceso interno de su partido, Rangel Frías explicó: La elección interna es el acto para designar los candidatos del Partido. Esta elección puede ser de varias maneras: en teoría por lo menos, ya sea por medio de la instalación de casillas y votación, por medio de cédulas o por medio de un plebiscito. Se protestó la convocatoria del PRI dentro del partido mismo, porque el sistema de votación por cédula y en casillas es inconveniente, ya que los trabajos de organización del Partido no están en condiciones de proporcionar a los votantes la autorización electoral que representa la credencial. Esto quiere decir que los padrones, registros de planillas y la elección misma modifican el resultado electoral. No se trató de una diferencia de personalidades, facciones sino de inconformidad en el proceso. Es por esto que el cargo de rebeldía que se nos hizo resulta injustificado.212

Sobre “sus formas”, comentó que no pretendía tener el monopolio de la juventud o de las ideas renovadoras dentro del PRI, pero sí reconocía que quienes 211 El Norte, 21 de septiembre de 1948, p. 6. 212 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 187

formularon su candidatura tenían en mente, sin divisionismo alguno, un proceso de renovación que era indicio de madurez parcial y sentenció: Continuaremos luchando, porque mi aparición en la vida pública por primera vez no apuntaba especialmente hacia la presidencia municipal de Monterrey. No he tenido conversación alguna sobre el particular con el diputado Santos Cantú Salinas, ni con ejecutivos del PRI. Mi actuación ha sido la de un ciudadano libre a quien se le impone la obligación de servir en la liza electoral. Puedo asegurar que está aparición del grupo político que encabecé dentro del PRI es sintomática del proceso de evolución que tiene que sufrir todo grupo social, evolución que se cumple contra nuestra voluntad o sin ella. Es obligación de todo ciudadano consciente fomentar la renovación de sistemas, hombres y credos.213

Sobre la participación del PAN, la veía como una oportunidad para su partido en mejorar y trabajar más en pro de los ciudadanos: Por lo que toca al Partido Acción Nacional, le concedo la beligerancia que merezca, al presentar un contingente electoral apreciable, pues hasta ahora no se puede apreciar su fuerza real y positiva. Con el PAN, el grupo que encabece coinciden un punto importante: los partidos políticos deben presentar y de hecho están presentando en el presente y lo harán en el futuro, plataformas de partido productos de filosofías políticas, no banderas personales de candidatos más o menos populares. No creo que el PRI presente después del retiro de mi precandidatura, un segundo candidato a las elecciones municipales.214 213 Ibidem. 214 Ibidem.


188 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Concluyó diciendo que las características sociales de Monterrey, la hacían una ciudad ejemplo a nivel nacional, debido a que contaba con un grupo humano muy maduro que podía dar la pauta para el cambio político que anhelaba la población mexicana. Lo sucedido en su precampaña, era la mejor prueba de que había llegado la hora de la conciencia política.215

Se invita a los rangelistas a incorporarse a la precandidatura de Santos Cantú.

A pesar de manifestar su determinación de no apoyar la precandidatura del Diputado Lic. Santos Cantú Salinas, un diario local publicó un desplegado donde el Comité Central Directivo que respaldaba a este precandidato, suscrito por el Lic. Felipe Salinas Tijerina, Secretario General y Lic. Jesús García González, Presidente, invitó a los miembros del PRI simpatizadores del Lic. Raúl Rangel Frías a “ingresar a las filas de nuestro Pre-Candidato (…) Vuestra cooperación es necesaria para for215 Ibidem.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 189

talecer y asegurar el triunfo del Partido Revolucionario Institucional.” Había que sanar la llaga cuando antes, y mostrar una cara de unidad ante la ciudadanía. Diagnóstico de la pre-candidatura de Raúl Rangel Frías,1948 Días que duró su precampaña

60 días (del 21 de julio al 19 de septiembre de 1948)

Subcomités que abrió en las colonias de la ciudad

5 en total (2 en la Nuevo Repueblo, 1 en la Terminal, 1 en la Obrera, y 1 en la Caracol) registrados por los medios.

Políticos que lo apoyaron en su precampaña

José Luis Lozano, José Treviño Faz, Rodolfo Gaytán, Romelio Salas, Carlos López, Jesús Cavazos, Francisco Montemayor, Ramiro Ramírez, Juan Cortez, Raúl Treviño, Jesús de León, Onésimo Villarreal, Jesús Leal Villarreal y otros.

Comité de campaña

Altos del Teatro Lírico (Calzada Madero esquina con Juárez).

La elección municipal y su resultado Como candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, Santos Cantú Salinas lanzó un reto a la oposición, y en especial al Partido Acción Nacional: Cualquiera que sea la actitud que en esta campaña electoral adopten los hombres de Acción Nacional, nosotros, por ser consecuentes con nuestros propósitos, seguiremos observando como norma inevitable de conducta, la ponderación, la decencia y el respeto a los demás. Procuraremos dar oportuna y eficaz resolución a los problemas que afecten e interesen a la ciudad, y al mismo tiempo plena satisfacción al humano y justo deseo de vivir rodeado de toda clase de garantías y seguridades en un ambiente de recíproca comprensión, que hagan posible la convivencia común. Estos hombres servirán con lealtad y honradez a la ciudad de Monterrey. - Vote usted por ellos!


190 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Lic. Santos Cantú Salinas, alcalde 1º. Propietario Lic. Francisco Barrera Garza, alcalde 2º. Judicial Propietario Lic. Francisco Flores R., alcalde 2º. Judicial Suplente Lic. Armando García Gámez, alcalde 3º. Judicial Propietario Suplente Lic. Francisco Gutiérrez, alcalde 3º. Judicial Suplente Lic. Jesús García González, Síndico Primero C. Fidel Ayala Jiménez, Síndico Segundo C. Jesús Ayala López, 1er. Regidor C. José Martínez R., 2º. Regidor C. Francisco Pérez, 3er. Regidor C. Rodolfo Siller, 4º. Regidor C. Ramiro Guerra, 5º. Regidor Profra. Manuela Montemayor, 6ª. Regidora C. Cesareo Solís, 7º. Regidor C. Saturnino Torres, 8º. Regidor C. Enrique Cepeda, 9º. Regidor C. Jesús Díaz, 10º. Regidor.

Cantú Salinas fue electo candidato del PRI por una Convención Municipal para la presidencia municipal de Monterrey, y competir en las elecciones del 5 de diciembre de 1948. Finalmente, el candidato del gobernador Arturo B. de la Garza fue impuesto sobre la propuesta electoral y renovadora de su opositor, el ex gobernador Gral. Bonifacio Salinas Leal. Quedaba claro que la “política tradicional” se impuso a la “innovación política” en este primer enfrentamiento.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 191

La planilla del PRI se enfrentaría en las elecciones municipales de 1948 a la del panista José G. Martínez, quien había sido electo por la convención municipal albiazul a finales de septiembre. Según la crónica periodística, la campaña y el día de la elección fueron manipuladas arteramente por la maquinaria oficial. La esperanza ciudadana de que estas elecciones serían limpias y de que las autoridades asumirían el compromiso de respetar y hacer valer la ley, pronto se desmoronó. Las notas de los principales diarios regiomontanos dieron cuenta de una jornada electoral totalmente desaseada, en la que el partido en el poder junto con el gobierno y los partidos políticos “paja” cometieron todo tipo de atrocidades para asegurar su triunfo. Esta actitud de prepotencia e ilegalidad que ya se manifestaba días antes de las elecciones, se recrudecerá el domingo 5 de diciembre, y se mantuvo hasta la fecha en que se reunió la Junta Computadora, órgano electoral que se encargó de legitimar el fraude, que muchos daban por hecho desde tiempo atrás. En medio de la polémica por la intervención del gobierno del Estado, el gobierno municipal y demás autoridades, el resultado oficial arrojó 29 mil 742 votos a favor del candidato del PRI, Lic. Santos Cantú Salinas; contra 19 mil 921 del Dr. José G. Martínez.216 El 18 de diciembre se publicaría en el Periódico Oficial el acuerdo número 140, expedido por el Congreso del Estado un día antes, en el cual se declaran válidas las elecciones municipales celebradas el 5 de diciembre de 1948. Con ello terminó el proceso electoral y el Lic. Cantú Salinas gobernó la capital del estado de 1949 a 1951. Así concluyó el primer intento de Raúl Rangel Frías por ascender al poder político regional, una experiencia que si bien fue desgastante y causo honda desilusión en los priistas que aspiraban por el cambio, le dio presencia y lo calibró para en poco tiempo convertirse en uno de los políticos más encumbrados de Nuevo León. 216 El Norte, 12 de diciembre de 1948, p. 3-B.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 193

9

Recuento final


E

l sexenio de Arturo B. de la Garza fue muy controvertido, su forma de ejercer el poder, sobre todo, de conducir los procesos electorales, puso en riesgo el control político que ejercía el partido gobernante. Su afán de dominar toda la estructura política de la entidad, lo llevo a romper de manera peligrosa, con las estructuras tradicionales que imponían las candidaturas municipales, como sucedió con la Federación de Trabajadores de Nuevo León, en las elecciones de 1945. Además, ese ensimismamiento y lo desaseado de sus “métodos” para asegurar el triunfo en los procesos electorales, le generó hacia el interior de la clase política regiomontana una amplia oposición, convencida de que él no iba a renovar los mecanismos políticos que pregonaba el régimen, por lo que se buscó una alternativa con “sangre fresca.” Su forma de operar lo fue desgastando –y desprestigiando– en poco tiempo, de tal manera que a final de su mandato ya no tuvo la influencia que ostentó al inicio de su gubernatura, en la designación de los puestos clave; solamente le alcanzó para impulsar al Lic. Pablo Quiroga Treviño, como diputado federal por el primer distrito y al Lic. Jesús Garza Cantú, mismo cargo legislativo por el tercer distrito; además, su secretario de Gobierno, Eduardo Livas, no pudo continuar con la mecánica política que lo hubiese convertido en jefe del Ejecutivo, ya que compitió internamente para dicho cargo contra el Dr. Ignacio Morones Prieto, y éste salió victorioso. Esto también rompe con la tradición, ya que lo esperado hubiese sido que Livas fuera el ungido para el cargo de Gobernador, como había sucedido con De la Garza, que había ocupado el puesto referido en el anterior gobierno de Bonifacio Salinas Leal. La coyuntura de la que emerge Raúl Rangel Frías, y que constituye su primera experiencia política, deriva de la lucha por el poder entre el gobernador en turno, Lic. Arturo B. de la Garza y su antecesor, el Gral. Bonifacio Salinas, entre los años de 1945 a 1948. De la Garza, sin guardar “las formas”, abrió de par en par la puerta de la administración a familiares y amigos, imponiéndolos aún a costa de generarle conflictos con grupos y organismos de su partido, dando lugar al conocido fuego amigo tricolor y chantajeando a su gente cercana. En esta batalla, en la que siempre


196 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

llevó la ventaja por tener el control (legal e ilegal) de los procesos electorales, ganó a sangre y fuego las elecciones municipales de 1945 y 1948, y perdió una que le daría el primer curul a la oposición panista, la elección federal de1946. El punto más grave del conflicto, entre estos hombres fuertes de la política nuevoleonesa, se manifestó precisamente en la precampaña de 1948, cuando ambos intentaron imponer a sus prospectos para el ayuntamiento de Monterrey, ganando finalmente la propuesta de quien estaba encumbrado en el poder, y dejando fuera la propuesta democratizadora que representaba el joven universitario. Hay que recordar que en la elección municipal de 1945 todos los precandidatos priistas a la alcaldía de Monterrey que no accedieron al puesto, fueron premiados posteriormente con altos cargos públicos. Arturo B. de la Garza siempre premió a los que fueron leales e incondicionales. Por ejemplo, Armando Arteaga Santoyo sería electo diputado federal por el 2º distrito de Nuevo León para el trienio de 1946 a 1949; José González Leal sería en 1946 candidato para diputado del 1º distrito con cabecera en Monterrey; el Lic. Santos Cantú Salinas sería el líder del partido en el Estado y tres años después sería electo alcalde regiomontano (1949-1951); en tanto, el Dr. Demetrio González Salinas volvió a su negocio de ganado en la capital del país. A pesar del duro fracaso que significó renunciar a una precandidatura que había prendido intensamente, Rangel Frías mostró lealtad al sistema y permaneció apegado al partido de la Revolución mexicana. Nueve meses después fue nombrado Rector de la Universidad de Nuevo León, el 9 de mayo de 1949, por disposición del gobernador Arturo B. de la Garza, antes de dejar el puesto en manos del Dr. Ignacio Morones Prieto. Es así como concluiría su primera etapa de vida en la política local, iniciando la segunda con su nombramiento como rector de la Máxima Casa de Estudios (1949-1955). De ser víctima del sistema impuesto por la maquinaria revolucionaria, Rangel Frías supo contener su “rebelión democrática”, canalizarla, disciplinarse y mostrarle lealtad a un sistema que lo retribuiría con distinciones y cargos públi-


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 197

cos. Aquel joven de 35 años, que quiso cambiar desde las entrañas las prácticas democráticas del Partido Revolucionario Institucional, aceptó la lección de la política.

El rector de la UNL.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

Anexos

› 199


Anexo 1 Discurso del Lic. Raúl Rangel Frías en apoyo a la política del Presidente de la República Lic. Miguel Alemán Valdés.

Hemos interrumpido un movimiento de legítimos propósitos políticos locales, para atender a la situación que atraviesa la República. En este momento nuestra bandera se inclina y da paso a otra, mil veces más grande y sublime la Bandera de México. Callan en esta ocasión las voces del oportunismo político. Callan también las voces cómplices que organizan kermeses para silenciar nuestra voz. Por nuestra parte hemos de seguir leales a la palabra de origen que nos dio el pueblo para interpretar con ella, en los momentos difíciles, los problemas que el mismo pueblo siente en lo más vivo de sus entrañas. La República, grande y prodigiosa nombre, ve cruzar por los cielos la sombra amenazante de esa inminente depresión económica. Empero, no está allí exclusivamente localizado el peligro que conmueve a las gentes de México, sino que en el seno de esos nubarrones de tormenta se esconden y disimulan funestas pretensiones de orden político, que apuntan al corazón de un pueblo que se mantiene en pie en defensa de los derechos de la Patria. Una avalancha de rumores, un tumulto de voces y inmenso tropel de gentes en temerosa huida ponen al descubierto del pueblo de México, quienes son verdaderamente los suyos y a quienes debe reconocer como sus enemigos. Tras de todo ello su delito: la intención de aislar al Presidente de la República de las masas populares, entregar las fuerzas morales y políticas que llevaron al poder al licenciado Miguel Alemán a la más completa desorientación. Y en la turbia marejada de intereses y de pasiones inconfesables, utilizar la confusión para imponer un nuevo estado político a la Nación.


202 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Con mal disimulado regocijo piensan algunos que se aproxima un momento similar al que se provocó en 1913 con el asesinato del Presidente Madero. Nosotros afirmamos que no ha de repetirse, para bien de México, un golpe de Estado. Nada ni nadie, así sea la aflictiva situación económica, podrá apartar al pueblo de México de su adhesión política al régimen del Presidente Alemán; nada ni nadie podrá hacerlo caer de la misma voluntad del pueblo que lo llevó al poder. Sin disminuir la gravedad de una situación económica que se manifiesta en la devaluación de la moneda, puede decirse que el origen, las consecuencias y el orden de las soluciones, pertenecen por entero a factores de carácter político. Son en primer lugar la fuerzas resultantes de la última guerra mundial, que ahora empujan al aislamiento económico y social a todos los pueblos del mundo. La ausencia de un comercio internacional que distribuya adecuadamente la producción de cada nación ha impuesto en todas partes la devaluación monetaria, que no es sino el reconocimiento del desorden y de la confusión que priva en la posguerra. Pero, al margen de esta fuerza de orden internacional, juegan también factores internos, interesados igualmente en evitar una posible recuperación. Estos factores internos se ligan a fuerzas políticas y económicas. Sabemos que hay intereses muy activos que pretenden regresar a la explotación del subsuelo mexicano; trásfugas de la Patria que depositan su capital en el extranjero; y que hay también quienes realizan ganancias extraordinarias al margen de las situaciones deplorables de nuestra gente y con menoscabo de las más elementales normas éticas del comercio. Pero es un hecho que las fuerzas económicas y sociales de México están intactas a pesar de la devaluación monetaria. Nuestra agricultura prosigue su ritmo de recuperación y nuestra industria, a pesar de las arriesgadas condiciones en que se mueve, afirma cada día el progreso económico del país. Por otra parte, los campesinos y los obreros, los empleados, técnicos y profesionales, todas las fuerzas del país, tienen fe en el destino de México y cada día afianzan su esperanza con el firme tesón de sus esfuerzos. En tales condiciones, no hay motivo para desesperar, para temer al futuro, o para dejarse arrastrar por una ola política transitoria. Recordemos que la mejor


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 203

riqueza de un pueblo está depositada en sus hombres y que éstos, hoy como ayer, llevaron a la Presidencia de la República al licenciado Alemán, están dispuestos a proseguir su marcha histórica, sin titubeos ni desmayos, porque no es un hombre el que conduce sus destinos, sino la propia bandera de México que es el símbolo más perfecto y más puro de nuestra nacionalidad. Banda tricolor, cruza el pecho de nuestro Presidente, como la representación de lo que es la tierra y el pueblo de México. Estar con él es ser fieles a la Bandera y a la Patria. ¡Viva el Presidente! ¡Viva México!

Monterrey, N.L., 21 de agosto de 1948.


Anexo 2 Manifiesto del Bloque de Mineros por las irregularidades cometidas por la dirigencia del PRI en la organización de su convención, que provocaron la renuncia de Raúl Rangel Frías a su precandidatura a la alcaldía de Monterrey, 17 de septiembre de 1948. A nombre propio y de las personas que juntamente con nosotros manifestaron su adhesión a la precandidatura del C. Lic. Raúl Rangel Frías, declaramos: 1ª.- Que la citada precandidatura obedeció al deliberado propósito de renovar las filas del Partido con elementos de la joven generación, que ofreciesen una garantía de popularidad, arraigo y competente preparación, en los más elevados puestos de representación pública. De esa manera, recogimos y pusimos en práctica los ofrecimientos hechos por los dirigentes del PRI, respecto a la elección democrática y depuración de candidaturas internas. 2ª.- En la consecución de nuestro propósito, iniciamos este movimiento político invitando a todos los sectores sociales a participar del mismo, asegurándoles que dicha participación tendría la garantía del más amplio respeto para la decisión de las mayorías. Nuestro trabajo político tuvo una amplia aceptación en todas partes: los trabajadores, la clase media, estudiantes y profesionistas acudieron a nuestro llamado. Más de treinta subcomités se instalaron en las colonias de Monterrey y cada uno de ellos realizó una reunión pública donde se explicaron los motivos y los propósitos de esta campaña política. 3ª.- No obstante que desde un principio protestamos la convocatoria expedida para las elecciones internas del PRI, y pedimos que se autorizase el sistema de plebiscitos libres, nuestra solicitud fue desatendida; y hoy, estamos seguros, no se modificará la citada convocatoria. Consideramos que bajo dicho procedimiento, todos los elementos agrupados alrededor nuestro, no disponen de medios para hacer eficaz su participación, en este acto eleccionario, pues el sistema de credenciales, repartidas dis-


206 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga cretamente con vistas a la elección interna; los términos exiguos que se fijan entre el registro de planillas, a publicación de padrones y la elección misma, nulifican de antemano nuestro contingente electoral.

4º.- Aún más, diversos dirigentes políticos del Partido con las fuerzas que representan se han empeñado en producir un movimiento para hacer predominar a toda costa cierta precandidatura, recurriendo a toda clase de resortes para impedir el progreso espontáneo y popular de nuestra campaña. Se nos quiere reducir a una actitud de rebeldía y de indisciplina, cuando lo que hemos pretendido consiste fundamentalmente en llevar adelante un proceso de crecimiento interior y de avance democrático, para presentar al pueblo unido y vigoroso en las próximas Elecciones Municipales. 5º.- Debemos reconocer que por el juego de los diversos factores que se han analizado anteriormente, nuestros propósitos han quedado frustrados en la práctica y por el momento; pero, a la vez, afirmamos que esta frustración momentánea justifica la legitimidad del movimiento emprendido y sienta las bases para continuar luchando por los mismos objetivos en ocasiones que habrán de presentarse en un próximo futuro. 6º.- Declaramos, por lo anterior, que en lo sucesivo toda la responsabilidad de la dirección política del Partido, en la lucha electoral que se avecina, corresponderá íntegramente al grupo político que ha presentando la otra precandidatura; ya que no sancionaremos con la presencia de la nuestra, las elecciones internas que habrán de celebrarse el 3 de octubre venidero, ni podemos establecer solidaridad con una dirección política que incurre en el error que quisimos desterrar de la vida interna del Partido. 7º.- Por último, hacemos hincapié en que, al retirar la precandidatura del C. Lic. Raúl Rangel Frías, de acuerdo con este último, no desertamos ni desertaremos nunca de la lucha política revolucionaria, procurando siempre fortalecerla y dignificarla en sus procedimientos y en la elección de sus dirigentes. Monterrey, N.L, Septiembre 17 de 1948.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 207

Por el Bloque de Mineros: Tomás Gómez Alanís, Presidente; Cipriano Barrón, Vice-Presidente; Manuel García B., Secretario; Rubén A. Caballero, Tesorero; Florentino Jasso, Subtesorero; Humberto Villarreal M., Srio. de Organización; Plácido Salinas G., Secretario de Prensa; Melesio Martínez V., Secretario de Actas; José Santos Marín A., Representante ante el C. Central; José S. González, Vocal; Benjamín Marín Arteaga, Vocal y Gabino Martínez V. Por el Comité de Control Político Ferrocarrilero: Raúl E. Treviño, Presidente; Manuel Montemayor, Vice-Presidente; Manuel C. Salinas, Secretario General; Jesús Martínez, Tesorero; Fidel González B., Subtesorero; Onésimo C. González, Secretario de Organización; E. Lizcano V., Secretario de Actas; Carlos Tapia, Secretario de Prensa y Propaganda y José Borrego, Secretario de Relaciones. También firman los Sub-Comités Políticos organizados en pro de la candidatura del Lic. Raúl Rangel Frías: Subcomité No. 1, Colonia Obrerista, Nuevo Repueblo, Modernas, Obrerista 2, Garita del Sur, Reforma, Talleres, Obrera, Caracol, Garita del Sur 2, Bellavista, Francisco I. Madero, Hidalgo, Moderna, Treviño, Industrial, Progreso, Comité de Control Político Secciones Mineras, Comité de Control Político de Abogados de Monterrey, Subcomité Sección 148, Comité de Control Político de Acción Juvenil y Comité de Control Político de Médicos.


BIBLIOGRAFÍA • Cárdenas Cavazos, José. La flama de la verdad. Evolución Histórica de la Universidad Autónoma de Nuevo León. UANL, 1999. • Cavazos Garza, Israel. El Muy Ilustre Ayuntamiento de Monterrey desde 1596, Presidencia Municipal de Monterrey, Monterrey, 1996. • Cavazos Garza, Israel. Diccionario Biográfico de Nuevo León. Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, 1984. • Covarrubias, Ricardo. Gobernantes de Nuevo León 1582-1979, Gobierno del Estado de Nuevo León, Monterrey, 1979. • Elizondo, Juan Manuel. José Alvarado y los orígenes de la Universidad. UANL, Revista Deslinde, Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, Monterrey, 1999. • Flores, Óscar. Monterrey Industrial, 1890-2000. Universidad de Monterrey, Monterrey, 2000. • Informes del rector Enrique C. Livas. UANL, 1944, 1945, 1946. • Madero Quiroga, Adalberto Arturo. Alfonso Reyes Aurreocoechea. El Hombre, Casa Editorial Regiomonte Reinero, Monterrey, 1992. • ––––––––––––––––––––––––. Las elecciones en Monterrey (19401955), vol.1, Fundación Lazos para la Vida Digna, Monterrey, en prensa. • ––––––––––––––––––––––––. Las elecciones en Monterrey (19571972), vol.2, Fundación Lazos para la Vida Digna, Monterrey, en prensa. • Martínez, José Guadalupe (comp.) Raúl Rangel Frías, escritos juveniles, 1929-1934, Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, Monterrey, 1993. • Montemayor Hernández, Andrés. Historia de Monterrey, Asociación de Editores y Libreros de Monterrey, Monterrey, 1971. • Palacios, Benjamín. Páginas sobre Arturo B. de la Garza. Un gobernador progresista en el corazón del conservadurismo (1943-1949). UANL, Monterrey, 2015. • Pompa del Ángel, Juana Margarita. Reseña Histórica de la difusión cultural en la Universidad Autónoma de Nuevo León. UANL, 2000.


210 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• Revista Armas y Letras, número 1, Monterrey, 1944. • Revista Universidad, número 6, Monterrey, 1945-1946 • Roel, Santiago. Nuevo León. Apuntes Históricos. Editorial Castillo, Monterrey, 1984. • Universidad Autónoma de Nuevo León. 75 años forjando hombres con sentido de vida. Clío, Monterrey, 2008.

Sitio electrónicos • http://www.15diario.com/hemeroteca/15diario/ hemeroteca/2015-10-19/tijerina19.html • https://www.sadm.gob.mx • https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2654/18.pdf • https://www.nexos.com.mx/?p=20010

Periódicos • El Porvenir, años de 1945, 1946, 1948 (Hemeroteca de la UANL) • El Norte, años de 1945, 1946, 1948 (Hemeroteca de la UANL)

Archivos • Archivo Histórico de Monterrey. Colección Informes Municipales. • Archivo General del Estado de Nuevo León. Colección Informes de Gobernadores. • Archivo Histórico de Fundidora. Periódico de los trabajadores PREVI. • Capilla Alfonsina de la UANL, Fondo Nuevo León.


Acerca del autor


N

ació en Monterrey, N.L., el 25 de septiembre de 1969. Licenciado en Derecho por la Universidad Regiomontana. Desde la adolescencia mostró un profundo interés por la historia de Nuevo León y la historia eclesiástica, sobre todo, la referida a la vida de los Papas. Su proclividad a los temas históricos no sólo se concentró en la lectura, sino que, incursionó en los archivos históricos y las bibliotecas especializadas para elaborar sus primeras investigaciones, de cuyo fruto dan cuenta varios ensayos que lo llevaron a formar parte de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia a la edad de 19 años, siendo uno de los miembros más jóvenes en ingresar a dicha asociación. Su afición por la historia también se debe a la influencia de su abuelo, el Lic. Pablo Quiroga, gobernador de Nuevo León del 27 de diciembre de1933 al 3 de octubre de 1935, con quien solía mantener largas conversaciones sobre diversos temas de la política y la vida social de Monterrey; el propio Madero reconoce que eso influyó en su formación y su vocación por la historia y el servicio público. Perteneció a la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística y fue cronista del municipio de Allende, Nuevo León. Es autor de las siguientes obras: Perfil biográfico del general y licenciado Aarón Sáenz Garza; Camino a la vida; Naciste para triunfar; La razón de vivir; Libertad de Nación; Alfonso Reyes Aurrecoechea, el hombre; Centenario de la Constitución; Nuevo León, su origen constitucional; Legisladores Nuevoleoneses; Propuestas para el Senado; El licenciado Pablo Quiroga: una vida en la vida política de Nuevo León (dos ediciones); y Ensayos de David Alberto Cossío. Coordinador general de dos importantes obras de historia regional: Historia del H. Congreso de Nuevo León (1824-2000),publicada por el Congreso del Estado en un disco compacto, con más de 10 mil cuartillas de contenido; y la enciclopedia Monterrey: origen y destino, Municipio de Monterrey (9 tomos). Ha compilado los siguientes libros: Obra completa de David Alberto Cossío (12 tomos); Obra completa de Bernardo Reyes (3 tomos); Nuevo León a través de sus Constituciones; Historia del Senado mexicano 1824-1877. Legislar para transformar; Testimonios fundacionales. Monterrey y Cadereyta (dos edi-


214 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ciones); Obras completas de Alberto J. Pani (9 tomos); Memorias del General Juan Andreu Almazán (9 tomos, 2 publicados y 7 en proceso); Hermenegildo Dávila. Estudios biográficos sobre el ciudadano doctor José Eleuterio González…, y Gonzalitos, Ideario. También ha compilado las publicaciones más emblemáticas de la historia del PAN, como: Boletín de Acción Nacional (4 tomos); Lo que hemos aportado; Ensayos de Acción Nacional (6 tomos); Discursos de campaña presidencial de Efraín González Morfin (13 tomos); Escritos periodísticos de José González Torres (8 tomos); Antología de José González Torres; y Escritos periodísticos de José Ángel Conchello (11 tomos). Tiene en preparación importantes proyectos editoriales como Las Elecciones en Monterrey, 1940-1994, en seis tomos. Desde el año 2009, se ha dado a la tarea de recopilar la obra inédita y más representativa del Dr. José Eleuterio González “Gonzalitos” (1813-1888), además de los textos referidos anteriormente, tiene en prensa: José Eleuterio González, Discursos, Gonzalitos, Iconografía y Gonzalitos. Escritos diversos. Actualmente está concluyendo la edición de uno de los libros que dejó pendiente de imprimir el Dr. González: Manual de etimologías grecolatinas, texto breve dirigido a los estudiantes de medicina, para que conocieran las raíces de la terminología científica. Ingresó al Partido Acción Nacional en 1995. Se desempeñó como asesor jurídico de los regidores de dicho partido en el estado de Nuevo León, así como del Comité Directivo Municipal de Marín. Fue coordinador de los regidores de representación proporcional en el Estado. Fue subsecretario de Finanzas y secretario de Acción Gubernamental del Comité Directivo Estatal de dicho partido. En 1997 fue coordinador de finanzas en la campaña de Roberto Chapa Chapa, para la alcaldía de Escobedo. Cuando fue diputado local, también se desempeñó como subcoordinador jurídico de los diputados de su fracción.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 215

Ha sido subsecretario de Acción Gubernamental del Comité Ejecutivo Nacional, así como miembro del Comité Directivo Estatal de Nuevo León, del Consejo Estatal y del Consejo Nacional. Precandidato a la gubernatura de Nuevo León en 2002 y 2006, y precandidato a la alcaldía de Monterrey en 2015. En 2010 fundó la asociación civil “Lazos para la Vida Digna”, con el propósito de gestionar becas para los jóvenes de escasos recursos que desearan estudiar una carrera técnica o profesional, así como la atención a las personas con discapacidad y los adultos mayores. En el plano de la vida pública, Adalberto Madero se ha desempeñado como Diputado Local (1997-2000), Senador de la República (2000-2006) y Alcalde de Monterrey (2006-2009). Durante su etapa como legislador local, 1997-2000, fue Vicepresidente de las comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales; secretario de las comisiones Primera y Cuarta de Hacienda Municipal; y vocal de Hacienda del Estado y Quinta de Hacienda Municipal. Su paso por estas comisiones le permitieron estar al tanto de la situación financiera del Estado y los municipios, de los niveles de crecimiento y de la magnitud de la obra pública, de las aportaciones y participaciones federales, así como de los elementos jurídicos que sustentaban el ejercicio financiero de la entidad. Fue de los primeros diputados en denunciar los malos manejos de funcionarios estatales y presidentes municipales, siendo el caso más estrepitoso, el del ex tesorero estatal, Xavier Doria González, a quien se le acusó en 1999, de peculado por 173 millones de pesos –el equivalente a 18 millones, 77 mil dólares, de acuerdo al tipo de cambio de ese año–, en perjuicio del gobierno de Nuevo León. Promovió importantes iniciativas, tales como: una reforma que proveía mayores recursos a los Municipios; en el mismo sentido, participó en la Ley de Hacienda del Estado; gestionó ante la Federación mayores recursos para el campo, así como el aumento de las partidas presupuestales para Nuevo León y promo-


216 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

vió la transparencia en el manejo de las finanzas de los municipios nuevoleoneses que le fueron encomendados. Además, como presidente de la Comisión de Biblioteca promovió la organización del archivo del H. Congreso, mejoró su infraestructura e incrementó su acervo documental, al respecto, se adquirió la copia más antigua del acta de fundación de la ciudad de Monterrey, así como de otros municipios de la entidad. Además, profesionalizo la planta laboral, al contratar especialistas en historia, archivonomía, bibliotecología y ciencias de la información. En el Senado de la República, 2000-2010, presidió la Comisión de Biblioteca y Asuntos Editoriales, fue integrante de las comisiones de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, y primer presidente de la Bicamaral del Sistema de Bibliotecas del Congreso de la Unión. Presentó 35 iniciativas sobre diversos asuntos, de las cuales destacan las siguientes: En materia de discapacidad le fueron aprobadas cinco: Dos por las que se adicionan artículos a la Ley del Impuesto sobre la Renta, para que el patrón que contrate a personas que padezcan alguna discapacidad, pudiera deducir del impuesto a su cargo, una cantidad igual al 150% de la cantidad pagada por concepto de salario a su trabajador discapacitado; y otra para que el patrón que contratara a este tipo de personas, pudiera deducir del impuesto a su cargo, una cantidad igual al 20% de la cantidad pagada por concepto de salario a su trabajador discapacitado. Una reforma a la Ley del Banco de México para que elaborara billetes y monedas identificables para personas invidentes y débiles visuales. Otro ordenamiento para que a estas personas y a los adultos mayores se les otorgara un descuento en el trámite de sus pasaportes. Y de gran trascendencia legislativa, la nueva Ley General de Protección a los Derechos de las Personas con Discapacidad, que mandataba establecer un instituto nacional que atendiera a este sector de la población, entre otras disposiciones.


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 217

También fue de vital importancia para la salud pública y la actividad pecuaria nacional, la Ley Federal de Sanidad Animal, mediante la cual se sentaron las bases para el diagnóstico, prevención, control y erradicación de las enfermedades y plagas que afectaban a los animales destinados al consumo humano. Para poner fin a una serie de irregularidades en la seguridad de valores, se le aprobó la Ley de Seguridad Privada, que regularía todas sus modalidades y fortalecería el marco legal en el que operaban las empresas dedicadas a esta actividad. Finalmente, en el ámbito de la justicia y los derechos humanos, se aprobó su propuesta de reforma a los artículos 14 y 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para abolir la pena de muerte en nuestro país. En la comisión de Biblioteca y Asuntos Editoriales promovió la publicación de 75 títulos -en más de 100 volúmenes- referentes a la historia de México, el quehacer de los legisladores mexicanos, los asuntos internacionales y el medio ambiente, así como ensayos sobre el arte y la cultura del país. Con el fin de reseñar las actividades senatoriales, reeditó con un nuevo formato la Crónica Legislativa, revista que desde 2001 a 2006 se publicó semanalmente. Todas estas publicaciones, libros y revistas, fueron enviadas a todas las bibliotecas legislativas y a las bibliotecas públicas más importantes del país, así como a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos de Norteamérica, por lo que se generó una importante red de información bibliohemerográfica. Durante su desempeño como alcalde de Monterrey, 2006-2009, estableció importantes records en materia de obra pública y social, con un gobierno enfocado en el humanismo, la participación ciudadana y la obra pública sustentable. La obra pública se concentró en dotar a la ciudad de equipamiento urbano, vialidades, medio ambiente y accesibilidad. En este rubro se tuvo una inversión histórica por más de dos mil 600 millones de pesos (mdp), el equivalente a lo invertido en las tres administraciones anteriores. Entre las principales obras destacan:


218 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• Inversión récord en manejo de aguas pluviales, 6.5 veces más que la administración 2003-2006. • Repavimentación de una cuarta parte de las avenidas del municipio, algo que nunca se había realizado en gobiernos anteriores. • Sistema Vial de Flujo Continuo Leones-Rangel Frías; y continuación de la segunda etapa del Sistema Vial de Flujo Continuo Eugenio Garza Sada, construyendo nueve pasos a desnivel. • Programas permanentes de delimitación, limpieza y pintura en las calles y avenidas de la ciudad, integrando colonias que nunca habían sido atendidas. • Por medio del Programa de Acción Comunitaria se atendieron más de 300 colonias beneficiando a cerca de 300 mil familias en la remodelación de plazas, pavimentación, alumbrado y seguridad. • Mejoramiento de los cuatro parques municipales, con más espacios de entretenimiento y recreación, así como programas permanentes de convivencia familiar sin costo para el visitante. • Construcción de canchas de pasto sintético y gimnasios al aire libre en colonias de alto riesgo. Así como el mejoramiento de los parques lineales y naturales, a los cuales se les dotó de aparatos, bebederos, pistas y arborización. En materia de educación se realizaron acciones enfocadas en mejorar la infraestructura de las escuelas de enseñanza básica, por lo que se le dio mantenimiento a más del 80% de los planteles escolares, convirtiéndolos en espacios dignos y seguros. Además, se instaló Internet en muchas escuelas públicas. Para asegurar a los jóvenes de escasos recursos el acceso a la educación media y superior se gestionaron 25 mil 158 becas; por primera vez, se programaron cursos propedéuticos gratuitos para los estudiantes que pretendían ingresar a las preparatorias de la UANL; para fortalecer la educación media y superior se ofrecieron de manera gratuita cursos de computación e inglés; se coordinaron


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 219

programas con el INEA para abatir el rezago educativo de la ciudad, permitiendo que cientos de personas adultas acreditaran su educación básica, entre otras importantes acciones. En el renglón de salud pública se llevaron a cabo programas que beneficiaron a miles de familias regiomontanas, algunos implementados por primera vez en la ciudad y todos ofrecidos de manera gratuita. Se construyeron cinco centros de desarrollo infantil. Se amplió el servicio médico municipal, consolidándolo como hospital general de especialidades. Se efectuó un millón 238 mil 262 servicios de salud a más de 345 mil pacientes. Como nunca antes, se llevaron a cabo campañas de medicina preventiva, como detección de osteoporosis, detección oportuna de cáncer y diabetes y exámenes de antígeno prostático (por primera vez en el país). Se programó una campaña permanente de fumigación en todas las colonias, principalmente para abatir el dengue. Para atender de manera sistemática las necesidades de los jóvenes se creó el Instituto de la Juventud Regia. En materia de discapacidad y accesibilidad se marcaron importantes pautas, atendiendo los parámetros y las recomendaciones de las normas internacionales. Baste señalar que se implementaron programas de empleo para la contratación de personas con discapacidad para desempeñarse en el Municipio. Se creó el Reglamento de Accesibilidad y el de Atención a Personas con Discapacidad, para exigir que las nuevas construcciones y edificios públicos fueran accesibles a todos los usuarios. Se establecieron semáforos para invidentes y débiles visuales, en el primer cuadro de la Ciudad y se construyeron mil 489 rampas en las todas las plazas públicas. Para abatir el desempleo se realizaron 23 ferias del empleo, logrando colocar a 35 mil personas, que pudieron contar con un salario digno y las prestaciones de ley. Además, cada dos meses, la administración organizó ferias del empleo para personas con discapacidad y adultos mayores. Su interés por la historia y el humanismo se plasmó en las acciones realizadas en el ámbito de la cultura municipal. Destaca la publicación impresa de la enci-


220 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

clopedia histórica Monterrey, origen y destino, en nueve tomos, única en su género, en la que participaron 14 investigadores de la ciudad de Monterrey, quienes abordaron diversos ejes temáticos como los grupos étnicos y su enfrentamiento con los colonizadores europeos, la vida colonial y la configuración de los primeros asentamientos urbanos, la minería y el comercio, la industrialización y sus efectos sociales, el impacto de la revolución mexicana, la modernización del siglo XX, el perfil de la ciudad en los albores del nuevo milenio, entre otros. Esta obra se distribuyó en todas las bibliotecas de Monterrey, siendo una de las principales fuentes de consulta para cientos de niños y jóvenes que estudian la historia regia. Además, para aprovechar las tecnologías de la información se creó la página electrónica Encicloregia, portal donde se sintetiza la historia, el arte y la cultura de la ciudad de Monterrey. En el proyecto participaron historiadores, cronistas, escritores, fotógrafos y artistas de diversas disciplinas. Con este portal el municipio fue pionero en la cultura digital. De gran trascendencia para la difusión de la historia y la preservación del patrimonio cultural fue el rescate histórico del Museo Metropolitano de Monterrey, el cual se consolidó como museo de sitio, siendo el primero de la ciudad en contar con ventanas arqueológicas, proyectos que se desarrollaron en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Originalmente se iba a desarrollar una obra civil que comprendía restauraciones, equipamiento, instalaciones eléctricas, drenaje y remoción de pisos, sin embargo, al momento de realizar las primeras excavaciones en el patio central se encontraron piezas arqueológicas y fósiles que correspondían a la etapa colonial, por lo que el proyecto original fue interrumpido para dar lugar al rescate arqueológico del inmueble, que data de la segunda mitad del siglo XIX. Esta decisión no fue fácil, ya que por año y medio se dilataron los trabajos de la obra civil y se redujeron los espacios para las exposiciones temporales, pero la administración asumió esta responsabilidad, prefiriendo dicha postergación a cambio de dotar a la comunidad un edificio histórico convertido en museo de sitio. Finalmente, en los programas culturales y de entretenimiento realizados en los espacios públicos del municipio se tuvo una afluencia de cinco millones de vi-


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 221

sitantes. Estos eventos fueron reconocidos a nivel nacional por la prensa escrita y los medios televisivos, otorgándole a Monterrey el tercer sito de importancia cultural, después de la ciudad de México y Guadalajara. Todas las acciones anteriores pudieron llevarse a cabo gracias a la implementación de un gobierno eficiente, ordenado y transparente. La administración de Adalberto Madero ha sido la más eficiente para captar recursos propios y gestionar recursos estatales y federales, los cuales ascendieron a 7 mil 163 millones de pesos (la cifra no incluye el financiamiento, y está en pesos constantes). En el cobro del predial se tuvo un incremento del 20% en relación al gobierno antecesor, destacando que nunca se aumentaron los valores catastrales. Se redujo en más de 700 millones de pesos el gasto corriente para destinarlo a la obra pública; así como el 11% de la nómina, se establecieron tabuladores y se creó la Dirección de Planeación Presupuestal, para controlar el ejercicio del gasto público. Para sentar las bases de la participación ciudadana, como nunca antes, se formaron consejos ciudadanos en todas las áreas de la administración y se expidió el Reglamento de Participación Ciudadana, de esta manera, los ciudadanos no solamente estuvieron al tanto de cómo y en qué se aplicaron los recursos públicos, sino que, además, participaron en el diseño de los proyectos de la obra pública y manifestaron sus puntos de vista, así como la aprobación de dichas obras. En el renglón de transparencia y buen gobierno, el municipio de Monterrey tuvo un reconocimiento nacional. Por dos años consecutivos, obtuvo la calificación más alta del Sistema para la Medición del Desempeño Municipal, convirtiéndonos en el único municipio del Estado en obtenerlo. En la administración se pasó de una calificación de 71 en 2006, a 98.5 en 2007, dentro del programa “CIMTRA Básico”, una evaluación realizada por la CANACO de Monterrey. Con este resultado, Monterrey se colocó, junto con San Pedro Garza García, en el primer lugar nacional en esta materia. La transparencia, el eficiente manejo de los recursos y la aplicación tangible de los mismos, quedaron en evidencia al aprobársele las cuentas pú-


222 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

blicas de su administración, por parte del Congreso del Estado. Aunque es importante subrayar que dicha aprobación se efectuó recientemente, nueve años después de dejar el cargo de alcalde, ya que por motivos políticos, los grupos cupulares del Partido Acción Nacional orquestaron una campaña de desprestigio, a efecto de dañar su imagen y neutralizarlo políticamente, de ahí que no les convenía reconocer que el gobierno de Madero Quiroga había entregado cuentas claras. En términos generales, se puede establecer que el desenvolvimiento social de Adalberto Madero en la esfera del ejercicio público y en el ámbito de la difusión cultural ha sido congruente con sus principios y valores que se orientan al humanismo y al desarrollo social. Amor por la historia y servir a la comunidad, son los pilares básicos que han marcado su vida. Por encima de la política y de cualquier interés partidista o de grupo, están las necesidades de las personas, de la comunidad, de ahí que su compromiso político y social siempre ha sido servir, sobre todo, a los grupos vulnerables. Siempre ha dicho que el poder político es para servir a la gente, que ésta es el patrón de los funcionarios públicos, por lo que el gobierno debe acatar sus reclamos y promover el bien común. Madero Quiroga ha declarado que no le debe nada a nadie. Que sus cargos en la administración pública se los ha ganado a pulso, siempre remando contra la corriente y contra los pronósticos, con mucho esfuerzo, mucho dedicación y, sobre todo, en un ejercicio de plena participación democrática. Ningún puesto le ha sido otorgado por designación directa, ni ha recibido favores para obtenerlo. Es una persona a la que le gusta competir y sabe respetar el Estado de Derecho, pero cuando se violenta la ley y se le tratan de restringir sus derechos, no se queda callado y recorre todas las instancias para que se le restituyan sus garantías. No está acostumbrado a obedecer ciegamente los mandatos de sus dirigentes, sobre todo, cuando se afectan los intereses de la gente. De esto da cuenta


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948

› 223

su actitud como senador de la República: de entrada, la dirigencia panista trató de convencerlo de que renunciara a dicha precandidatura a cambio de una diputación federal plurinominal. Ya como legislador de la Cámara alta, presentó un punto de acuerdo denunciando al gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, por una ola de secuestros que se dio en la frontera tamaulipeca en contra de personas de Monterrey; algunos liderazgos del PAN y del PRI se opusieron a que lo presentará, y pesé a ello subió a la tribuna a denunciar estos actos tan deplorables. Su grupo parlamentario siendo del mismo partido que el presidente de la República, no criticó su política energética, sobre todo, la constante alza en el precio del gas natural doméstico. Sin embargo, Adalberto Madero, haciendo eco de la necesidad de los miles de usuarios, denunció varias veces en la tribuna esos excesos y exigió frenar la escalada de precios. Cuando el gobierno de Vicente Fox expropió los ingenios azucareros, fue el único panista que se opuso a tal medida, por considerarla un acto injusto, que únicamente se llevaba a cabo para justificar los malos manejos de algunas empresas azucareras que simularon exportaciones; al final, esta argumentación resultó ser justa y fundada, ya que al poco tiempo el gobierno devolvió algunos ingenios expropiados. Durante su alcaldía siempre estuvo presionado por los grupos cupulares del PAN, quienes además de quererle dar línea política, pretendieron manipularle la nómina municipal. Le hicieron la vida “de piedritas”, recuerda en una entrevista, y por todos los medios posibles trataron de “reventarlo” y desprestigiar sus acciones de gobierno. Esta actitud de parte de dichos grupos se mantuvo hasta la actualidad, por lo que le bloquearon todas las posibilidades para competir nuevamente por un cargo público, principalmente la precandidatura a la alcaldía de Monterrey, situación que lo llevó al extremo de renunciar al PAN, al no existir condiciones para realizar una contienda democrática. A unas horas de dejar este partido, al que le dedicó 23 años de su vida, desde la dirigencia nacional trataron de convencerlo para que no renunciara, a cambio le obsequiarían un cargo de elección popular. Sin embargo, la decisión ya estaba tomada, y presentó su


224 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

renuncia a dicho organismo político, aludiendo que lo hacía porque: “El PAN ha perdido su esencia, su rumbo y su credibilidad como alternativa al cambio. Un reducido grupo de panistas se ha encargado de secuestrarlo y convertirlo en su fuente de pingües ganancias. Soy una persona de palabra y me he comprometido con los ciudadanos a luchar para mejorar nuestro Municipio, renuncio al Partido, pero no a mi vocación de servir a la gente, seguiré trabajando para que en el 2018 los regiomontanos comencemos a escribir una nueva historia.”


El camino de Raúl Rangel Frías a la precandidatura de Monterrey, 1948 se terminó de imprimir en el mes de abril de 2018, en los talleres de Facsimil Arte Gráfico, S.A. El cuidado de la edición estuvo a cargo de Eduardo Cázares, José Antonio Olvera y Adalberto Arturo Madero Quiroga. Diseño editorial de Isaías de Dios Muñoz.


Rangelfrias225x165abr15  
Rangelfrias225x165abr15  
Advertisement